Sie sind auf Seite 1von 5

Las propiedades de los sistemas abiertos

De esa forma, se transcribe de la definición más universal de los sistemas generales a


centrar la aplicación en uno de los dos tipos básicos, el sistema abierto. Ahora es
posible definir algunas de las propiedades formales macroscópicas de los sistemas
abiertos, tal como se emplean a la interacción,

Totalidad
Cada una de las partes de un sistema está-relacionada de tal manera con las otras que
un cambio en una de ellas estimula un cambio en todas las demás y en el sistema total.
Esto es, un sistema se comporta no sólo como un simple compuesto de elementos
independientes, sino «como un todo inseparable y coherente.

Tal vez esta característica se entienda mejor en contraste con su opuesto polar, el
.carácter sumatorio: si las variaciones en una de las partes no afectan a las otras o a
la totalidad, entonces dichas partes, son-independientes entre sí y conforman un
"montón” que no es más complejo que la suma de sus elementos.

Este carácter sumatorio puede situarse en el otro extremo de un continuo hipotético de


totalidad, y cabe señalar que los 'sistemas siempre se caracterizan por cierto grado de
totalidad.

Si en su momento las teorías mecánicas del siglo xix no fueron formalizadas para
constituir una metateoría, ahora puede entenderse que son primariamente analíticas y
sumatorias. "La concepción mecanicista del mundo encontró su fundamento en el
espíritu laplaceano, esto es, en la concepción de que todos los fenómenos son, en
última instancia, conglomerados de acciones fortuitas de unidades físicas
elementales".. Así, los contrastes históricos nos darán los sobresalientes ejemplos.
Como señaló. Ashby:
La ciencia se encuentra-.hoy.-en-algo así corno...una línea divisoria.. .«'Durante dos
siglos ha explorado sistemas que son basicamente simples ó bien susceptibles de ser
reducidos a sus componen tal como "variar los factores de a uno a por uno ", demuestra
que los científicos se ocupaban en gran medida de investigar los sistemas .a los que
podía aplicarse ese método, pues éste a menudo resulta fundamentalmente
impracticable con los. sistemas complejos. Recientemente cuando Sír Ronald' Fisher
publicó eh Ja década de 1920 su obra sobre experimentos realizados con abonos
agrícolas, se pudo reconocer claramente que los niños tienen su origen en los síntomas
de la paciente.

Puede evitar las relaciones sexuales con la paciente aparentemente porque ella está
enferma y no podría hacerlo. Quizá le incomode sentirse solo, pero, puesto que la
paciente tiene miedo de estarlo, él siempre puede tenerla a su lado sin revelar así qué
el tiene ese síntoma.

La paciente insatisfecha puede revelar cierto deseo de tener una relación extramarital,
pero sus síntomas fóbicos le impiden vincularse con otros hombres. ¡En cuanto al
marido!, las características de su personalidad y su reacción frente a la enfermedad de
la paciente hacen que esa posibilidad tampoco exista para él. Tanto la paciente como
el esposo están relativamente protegidos de esa exigencia por los síntomas de la
primera.

Por lo común, el matrimonio es infeliz y la pareja vive distante e insatisfecha, pero los
síntomas sirven para mantenerla unida. Este tipo de matrimonio podría llamarse
matrimonio compulsivo...

La familia como sistema

La teoría de las reglas familiares se adecúa a la definición inicial de un sistema como


'estable con respecto a algunas de sus variables si estas variables tienden a
mantenerse dentro de límites definidos" y, de hecho, esto lleva a una consideración
más formal de la familia como sistema, Este Modelo para- la interacción familiar fue
sugerido por Jackson cuando introdujo el concepto de Homeostasis Familiar (69).

Observando que las familias de los pacientes psiquiátricos a menudo sufrían


repercusiones drásticas (depresión, episodios psicosomáticos, etc.) cuando el paciente
mejoraba, Jackson postuló que estas conductas y quizá, por lo tanto, la enfermedad
del paciente, eran "mecanismos homeostáticos" que intervenían para que el sistema
perturbado recuperara su delicado equilibrio. Esta breve formulación constituye el
núcleo de un enfoque comunicacional de la familia, qué ahora puede describirse en
términos de algunos principios ya presentados.

Totalidad

Cada parte está relacionada con el todo, de tal modo que el cambio de una persona
provoca cambios en todas las personas y en el sistema. El todo es más que las partes,
no es igual al sumatorio de partes se refiere a la Teoría General de Sistemas.

Dentro de la familia la conducta de cada individuo está: relacionada con la de los otros
y depende de ella. Toda conducta es comunicación, y, por ende, influye sobre los
demás y sufre la influencia de éstos, Específicamente, como ya se señaló, los cambios
favorables o desfavorables en el miembro de la familia identificado como paciente
ejercen por lo común algún efecto sobre otros miembros, sobre todo en términos de su
propia salud psicológica, social o incluso física.

Los terapeutas de familia que logran aliviar el problema por el cual se los consultó
enfrentan presentan a menudo una nueva crisis.
Cada miembro en el sistema es activo y comunicacional, interaccional, aunque se
proponga no serlo, es reactivo al propio sistema por serlo a cada uno de los miembros.
La experiencia de cada uno, aún la más interna, nunca es aislada, depende de la
interacción con el medio. La vida psíquica de un sujeto no es exclusivamente un
proceso interno. El individuo es miembro de un sistema familiar al que debe adaptarse

Es un modo de organizarse los miembros del sistema, es una estructura que emerge
de los elementos que interactúan entre sí. La organización estructural es un modo de
funcionamiento relacional (Teoría de la Gestalt). El emergente no parece tener que ver
a veces con las partes.

En un sistema la relación e interacción se establece en bucles interaccionales no en


nexos causales o relaciones lineales. Esto es especialmente cierto en relaciones
complementarias, como es el caso del sistema familiar (Teoría Cibernética de la
Retroalimentación).

Los resultados en un sistema no se explican por sus presupuestos o condiciones


iniciales, sino por un proceso interaccional de esas condiciones. No vale la idea de:
madre pega --- niño trauma, sino cómo hace quién qué, es decir, cómo hace alguien
algo, el cómo cobra especial relieve. Por ello a igual origen distintos resultados, y
viceversa, a distintos orígenes los mismos resultados.

Las fuerzas de equilibrio en el seno del sistema familiar son dos, la homeostasis y la
función escalonada. El equilibrio deriva de reglas de funcionamiento que implican el
establecimiento de límites explícitos e implícitos. Los límites son generacionales,
implican alianzas, exclusiones, liderazgos, ejercicio del poder, etc...

La homeostasis:
Es una función estabilizadora y de equilibrio. La homeostasis familiar puede ser
también negativa ya que el precario equilibrio se consigue a través de un chivo
expiatorio al que se denomina es psicología “paciente identificado”. A veces se acepta
el rol de chivo, y en otras se rechaza, pero en cualquier caso se obtienen beneficios
secundarios de este precario equilibrio y no interesan cambios en el sistema.

De aquí que, por una parte, el sistema tienda a la estabilidad y al no cambio, y por ello
"una desviación en la forma de la conducta fuera del rango aceptado se ve
contarrrestada (castigada, sancionada, o incluso reemplazada por un sustituto, como
cuando otro miembro de la familia se convierte en el paciente). Por otra parte, el cambio
se produce a lo largo del tiempo, lo cual creemos se debe, por lo menos en parte, a
cambios individuales de los miembros del sistema, y puede eventualmente llevar a un
nuevo estado de organización y estructura del propio sistema, es lo que se llama
función escalonada