Sie sind auf Seite 1von 5

Tema 7.

Los ecosistemas y la biodiversidad


1. LOS ECOSISTEMAS
Un ecosistema está formado por tres elementos: un lugar y sus condiciones físicas (el biotopo), los organismos que
viven en él (la biocenosis) y las relaciones que se establecen entre todos ellos. En un ecosistema se distinguen dos
tipos de componentes: los no vivos o abióticos y los vivos o bióticos.

 Los componentes abióticos: Los componentes abióticos son el medio físico (el agua, las rocas...), las
características físicas y químicas (la temperatura, la luz...). La luz, el agua y la temperatura son algunos de los
principales componentes abióticos que influyen en la biología de los seres vivos.
o La luz. Las algas y las plantas utilizan la energía de la luz del Sol para realizar la fotosíntesis. Además, las plantas
tienen la capacidad de crecer hacia la luz para captarla mejor, por eso son tan altos los árboles de las selvas
tropicales.
o El agua es esencial para que todos los seres vivos realicen sus funciones vitales.
o La temperatura. Salvo en algunas excepciones, los seres vivos desarrollan su actividad a temperaturas
comprendidas entre 0ª C y los 50°C. Por encima o por debajo de esos valores, no sobreviven. Según el
comportamiento ante la temperatura, hay dos tipos de organismos:
1. Los endotermos (las aves y los mamíferos), tienen mecanismos para regular su temperatura interna
y mantenerla constante.
2. Los ectotermos, cuya temperatura varía en función del medio.

 Los componentes bióticos: Los componentes bióticos son los seres vivos. En todo ecosistema hay varias
especies de seres vivos. Por ejemplo, en un río hay truchas, lucios, etc. Se denomina población al conjunto de
todos los individuos de una misma especie que viven en un ecosistema. El conjunto de todas las poblaciones
forma la biocenosis.

 Las relaciones en el ecosistema


■ Las relaciones alimentarias: Los seres vivos de un ecosistema necesitan obtener nutrientes para sobrevivir. Al
hacerlo se relacionan con el biotopo y con otros seres vivos en las relaciones alimentarias. Según la forma de obtener
los nutrientes, los seres vivos se clasifican en tres grupos, llamados niveles tróficos o alimentarios:
o Los productores son los organismos autótrofos, como las algas o las plantas, capaces de producir su propio
alimento.
o Los consumidores son los organismos heterótrofos que se alimentan de otros seres vivos.
o Los descomponedores son los que se alimentan descomponiendo organismos muertos o restos de seres vivos,
como hojas, excrementos... transformando la materia orgánica en inorgánica, se llaman saprófitos. Son
muchas especies de bacterias y hongos.

■ Otras relaciones en el ecosistema: Otras relaciones que se establecen en un ecosistema están relacionadas con la
lucha por un territorio, con la reproducción, etc. Estas relaciones pueden darse entre organismos de la misma especie
(intraespecíficas) o de especies diferentes (interespecíficas).
- Relaciones intraespecíficas: asociaciones familiares (compuestas por familiares emparentados entre sí y se
reproducen y cuidan a sus crías), asociaciones gregarias (compuestas por individuos que no necesariamente
tienen que estar emparentados entre sí, sino que se unen para defenderse), asociaciones coloniales y
asociaciones estatales.
- Relaciones intraespecíficas: la depredación (existe un depredador que caza y mata a otro, la presa, para
alimentarse), el parasitismo (un parásito se beneficia de otro animal, el huésped, perjudicándolo, pero
raramente matándolo), el comensalismo y el mutualismo.
2. LOS TIPOS DE ECOSISTEMAS Y EL EQUILIBRIO

 Los tipos de ecosistemas


o Los ecosistemas terrestres tienen un biotopo cubierto por aire (su medio es el aire), y están condicionados
por principales elementos del clima: la temperatura, las precipitaciones y la altitud. Según estos factores
encontramos bosques, desiertos, praderas, etc.
o Los ecosistemas acuáticos tienen un biotopo cubierto por agua (su medio es el agua) y están condicionados
por la dinámica del agua y por la salinidad. En función de este último factor, se diferencian dos tipos: los
ecosistemas de agua dulce y los ecosistemas marinos.

 El equilibrio en los ecosistemas


Un ecosistema está en equilibrio si sus relaciones son estables y permiten la supervivencia de las distintas poblaciones
que habitan en él.

■ Los ecosistemas se autorregulan: Aunque un ecosistema esté en equilibrio, las poblaciones que habitan en él se
hallan sometidas a continuos cambios, que pueden, entre otras cosas, modificar el número de individuos de las
poblaciones. El equilibrio del ecosistema es dinámico y se mantiene gracias a continuas respuestas, llamadas
mecanismos de autorregulación que contrarrestan las alteraciones y les devuelven la estabilidad.
■ La pérdida de equilibrio: Los cambios que soportan las poblaciones pueden deberse a causas naturales (cambios
estacionales) o a la intervención humana (sobreexplotación de recursos, contaminación, incendios...). Los que
principalmente alteran su equilibrio son:
o Los cambios en algún factor abiótico, como un cambio brusco de temperatura que puede llegar hacer que
muchos individuos de una población desaparezcan.
o Los cambios que limitan o destruyen los recursos que necesitan los seres vivos para sobrevivir, como los
alimentos.

 El suelo: El suelo es la capa más superficial que cubre la corteza terrestre y que resulta de la alteración de las
rocas y de la acción de los seres vivos. Se considera que tiene carácter de interfase, ya que en su formación
intervienen la geosfera, la biosfera, la hidrosfera y la atmósfera.
o El biotopo: Entre los componentes abióticos que forman el ecosistema suelo se pueden citar las arenas, las
gravas, el aire contenido en los poros, el agua, etc. Entre las características físicas y químicas destacan la
temperatura y la humedad, que son más estables que las que hay en el exterior y la carencia de luz, excepto
en la capa más superficial.
o La biocenosis: Se encuentran animales, como las lombrices, las hormigas, las musarañas, los topos, diversas
especies de arañas, etc. También diferentes especies de plantas, hongos y bacterias.
o Las relaciones: Se establecen relaciones complejas que dependen del tipo suelo. Por ejemplo. en el suelo se
fijan y se nutren las plantas; los caracoles y otros animales se alimentan de ellas y las bacterias y los hongos
descomponen los restos de estos seres vivos cuando mueren.
3. LA BIODIVERSIDAD Y SU IMPORTANCIA
La biodiversidad o diversidad biológica es la variedad de especies que habitan o han habitado la Tierra. La
biodiversidad es uno de los bienes más preciados de la Tierra. Nos proporciona recursos y es necesaria para el
equilibrio del planeta.

 La biodiversidad nos proporciona recursos


o Alimentos. Se obtienen de la caza, la pesca, la agricultura y la ganadería.
o Medicamentos. La industria farmacéutica fabrica muchos medicamentos a partir de los seres vivos. Por
ejemplo, algunos antibióticos se obtienen de los hongos, y ciertos fármacos para combatir el cáncer se
consiguen de diversos organismos acuáticos.
o Materias primas. Los bosques nos permiten obtener madera, corcho, celulosa para fabricar el papel, etc. Las
ovejas nos proporcionan lana...
o Lugares de ocio. Los paisajes representan un patrimonio natural y cultural, y contribuyen al bienestar
psicológico y social del ser humano.
o Energía. Algunos restos o partes de seres vivos se pueden emplear como fuentes de energía. Este es el caso
de los residuos de las actividades agrícolas y ganaderas, de la leña de los árboles, etc.

 La biodiversidad y el equilibrio del planeta


o Los vegetales emiten a la atmósfera el oxígeno que la mayoría de los seres vivos respiramos y contribuyen a
reducir la contaminación.
o Los hongos, las bacterias y otros microorganismos participan en la eliminación de los desechos de otros seres
vivos.
o La pérdida de una sola especie de planta puede causar la desaparición de hasta veinte tipos diferentes de
animales que dependen de ella para su alimentación, su protección, etc. La desaparición de una especie
puede alterar el equilibrio del medio.
4. LA PÉRDIDA Y LA CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

 La pérdida de la biodiversidad: El uso abusivo y la mala gestión de los recursos naturales están
provocando la pérdida de la biodiversidad en muchas zonas de la Tierra y la extinción de numerosas
especies.
La extinción de una especie se produce cuando muere el último individuo perteneciente a ella. Es un fenómeno que
ocurre lentamente de forma natural, y que en los últimos años se ha acelerado como consecuencia de ciertas
actividades del ser humano.

 Causas de la pérdida de la biodiversidad


Las principales causas de la pérdida de la biodiversidad son la sobreexplotación de los seres vivos y la alteración de
los ecosistemas.
■ La sobreexplotación de los seres vivos: La sobreexplotación de los seres vivos se produce cuando extraemos del
medio tal cantidad de seres vivos y a tanta velocidad que no les damos tiempo a que puedan regenerarse. Está
causada por:
o La caza y la recolección masiva de algunas especies para comercializar productos como el marfil o el coral.
o La pesca excesiva; en especial, la captura de peces con un tamaño inferior al permitido («pezqueñines»).
o La tala masiva de árboles para obtener madera.

■ La alteración de los ecosistemas: La alteración de los ecosistemas se produce cuando ocupamos, contaminamos o
destruimos espacios naturales, y da lugar a la pérdida de biodiversidad porque pone en peligro la supervivencia de
las especies que los habitan. Se debe a:
o La construcción innecesaria de vías de comunicación, como carreteras o vías férreas, y la urbanización
desmesurada.
o La contaminación del suelo, del agua y del aire.
o La tala masiva de árboles para dedicar el terreno al cultivo.
o Los incendios, que devastan miles de hectáreas de bosque cada año.

 La conservación de la biodiversidad: Para conservar la biodiversidad, hay que evitar la


desaparición de especies y la alteración de los ecosistemas.
o Para evitar la desaparición de especies, es necesario:
1. Explotar los recursos de forma sostenible, de manera que dé tiempo a que se regeneren.
2. Prohibir la caza o la recolección de ciertas especies.
3. Realizar programas de cría en cautividad de especies amenazadas (que consisten en la reproducción y
cría de estas en centros especializados para después reintroducirlas en los medios que habitan).
o Para evitar la alteración de los ecosistemas, se deben crear espacios protegidos, reducir la contaminación,
prevenir los incendios, etc.
5. LOS FÓSILES NOS PERMITEN ESTUDIAR LA EVOLUCIÓN
 La biodiversidad y la adaptación: Los seres vivos habitan todos los medios conocidos de nuestro
planeta: los terrestres, desde los más fríos a los más áridos, y los acuáticos, desde los marinos a los de agua
dulce. La supervivencia de las especies en cada uno de estos medios ha sido posible gracias a su capacidad de
adaptarse a ellos.
o La adaptación es la adecuación de los seres vivos a las condiciones del medio en el que viven. Tipos:

■ Las adaptaciones corporales: Las adaptaciones corporales son características que presenta el cuerpo de los seres
vivos y que les permiten realizar una determinada actividad. Por ejemplo:
1. Las aves toman el alimento con el pico, y su forma está adecuada al modo en el que se alimentan: partiendo
semillas, extrayendo insectos y gusanos de sus escondrijos, etc.
2. Los cactus tienen espinas en lugar de hojas para evitar la pérdida de agua.

■ Las adaptaciones de comportamiento: Son acciones que llevan a cabo los organismos y que les permiten obtener
algún beneficio. Por ejemplo:
1. Algunas aves emigran en invierno para evitar las bajas temperaturas; otras realizan una danza de cortejo para
atraer a la hembra y reproducirse.
2. Los lobos cazan en grupo para obtener alimento con mayor eficacia; etc.

 La biodiversidad y la evolución: Las adaptaciones de los seres vivos a las condiciones del medio se
producen de forma muy lenta, a lo largo de millones de años. Durante este proceso, las especies
evolucionan, es decir, cambian y dan lugar a otras nuevas, mejor adaptadas al medio en el que viven.
o Se denomina evolución biológica a los cambios lentos y graduales que han ocurrido en los seres vivos a lo
largo de millones de años.

El estudio de la evolución nos ha permitido saber que:


- La gran biodiversidad de la Tierra ha surgido por evolución.
- Las especies se originan unas a partir de otras y, por tanto, las que habitan el planeta actualmente son
distintas de las que lo habitaron en épocas pasadas.