Sie sind auf Seite 1von 231

La Sociedad.

Definición. La
S.A.U.

Sociedades
La sociedad
"El espíritu de grupo es lo que da a muchas empresas una
ventaja sobre sus competidores". (George L. Clements, 1985).

Sociedad

Definición
La sanción del Código Civil y Comercial de la Nación (en adelante CCC) ha
impactado significativamente en la materia de sociedades, eliminando las
sociedades civiles.

Consecuencia de ello, la antes llamada Ley de Sociedades Comerciales pasa


llamarse Ley General de Sociedades Nº 19.550 (en adelante LS).

Análisis del art. 1 de la Ley General de Sociedades


El artículo 1º, con la última reforma legislativa citada de la Ley Nº 26.994,
nos brinda un concepto de sociedad mediante la enumeración de los
elementos necesarios e indispensables para su conformación: la existencia
de uno o más socios, la organización, la tipicidad, la realización de aportes y
la participación en beneficios y pérdidas.

La posibilidad de crear sociedades unipersonales bajo la forma de la


sociedad anónima es una de las novedades incorporadas, ya que antes la
pluralidad de socios era una exigencia para la constitución de la sociedad, y
ahora puede admitirse mediante un acto de voluntad unilateral.

En cuanto al elemento organizativo, implica toda una estructura de un


negocio que se instrumenta en el acto constitutivo, donde se establecen las

1
reglas y normas de funcionamiento y organización para la realización de una
actividad con el fin de obtener un lucro.

Aun así, el elemento organización nada agrega a la definición, y el legislador


ha querido justificarlo en la idea económica de empresa, cuando es muy
difícil que se presente el supuesto de que no exista empresa cuando el
mismo art. 1º LS dispone para la sociedad la realización de una actividad
mercantil para que sea tal.

Los restantes elementos contenidos en la definición serán desarrollados en


el punto 2.2 de la presente lectura.

Otro aspecto para destacar del concepto de sociedad resulta de la


eliminación de los actos de comercio (ahora son actos jurídicos) es la
eliminación de la distinción entre sociedades civiles y comerciales, dejando
de lado el vocablo “sociedades comerciales” para hablar meramente de
sociedades.

La personalidad de las sociedades


La personalidad jurídica del ente societario surge del artículo 2º de la LS, que
establece que la sociedad es un sujeto de derecho, otorgándole a dicha
prerrogativa el alcance fijado en la ley.

A su vez, el Código Civil y Comercial, en su art. 141, establece que “Son


personas jurídicas todos los entes a los cuales el ordenamiento jurídico les
confiere aptitud para adquirir derechos y contraer obligaciones para el
cumplimiento de su objeto y los fines de su creación”1.

La personalidad jurídica del ente societario tiene justificación en la práctica,


ya que su patrimonio opera como garantía por las deudas en las que los
representantes de la sociedad incurran frente a los terceros contratantes
con la sociedad.

Por otro lado, son instrumentos que aventajan el esfuerzo asociado y los
capitales que los socios han aportado, manteniendo en principio el
patrimonio propio ajeno al riesgo empresario

1 Art. 141 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

2
Definición

La personalidad jurídica conceptualiza un centro de imputación


diferenciado de sus miembros (art. 143), con capacidad para
adquirir derechos y contraer obligaciones (art. 141); generando un
patrimonio, prenda común de los acreedores de esa nueva
persona, que no pueden agredir los acreedores individuales de sus
miembros. (Richard, 2015, p. 2).

El otorgamiento de la personalidad jurídica responde a fines eminentemente


prácticos, ya que satisface las necesidades que el mundo mercantil presenta.

Atributos. Efectos
El Código Civil y Comercial les otorga a las sociedades el carácter de personas
jurídicas privadas (art. 148 inc. a), y conforme lo establecido en dicho cuerpo
legal, goza de los siguientes atributos de la personalidad:

 El nombre, como designación que las individualiza con el


aditamento de la forma jurídica adoptada (Art. 151 CCC).

 Domicilio y sede social (Art. 152 CCC).

 Patrimonio como conjunto de bienes de la sociedad (Art. 154


CCC).

 Duración (Art. 155 CCC).

 Objeto, preciso y determinado (Art. 156 CCC).

En cuanto a los efectos del reconocimiento de la personalidad, establece al


art. 143 CCC:

Personalidad diferenciada. La persona jurídica tiene una


personalidad distinta de la de sus miembros. Los miembros
no responden por las obligaciones de la persona jurídica,

3
excepto en los supuestos que expresamente se prevén en
este Título y lo que disponga la ley especial.2

Es el efecto de la división patrimonial, de la generación de un


nuevo patrimonio. Se plasma el efecto fundamental del
reconocimiento de la existencia de una persona jurídica
privada: quien reclame a la misma debe intentar satisfacer el
daño del patrimonio de la persona jurídica. Sólo
excepcionalmente podrán reclamarse a los miembros que la
constituyeron, que pueden tener que responder conforme al
tipo de persona jurídica que han constituido, lo que se
advierte fácilmente en el caso de sociedades donde la
elección va desde tipos con responsabilidad de sus miembros
hasta otros que relativizan y condicionan cualquier reclamo
de responsabilidad. Se generan centros diversos sobre el que
los acreedores de la persona jurídica podrán pretender excluir
a los acreedores individuales de los miembros. El concurso
preventivo o quiebra de esa persona jurídica generará una
masa invulnerable, ya que los acreedores personales de los
titulares de participaciones en la concursada o fallida no
podrán pretender derechos sobre esos bienes. (Richard. E.
2015, p. 3).

Se recomienda, para profundizar el estudio del tema, la lectura


del artículo Sobre la personalidad jurídica privada en el nuevo
Código Civil y Comercial (Ley 26.994), del Dr. Efraín Hugo
Richard. www.elDial.com - DC1EAE. Publicado el 13/03/2015

Nacimiento y extinción
El art. 142 CCC establece:

Comienzo de la existencia. La existencia de la persona jurídica


privada comienza desde su constitución. No necesita
autorización legal para funcionar, excepto disposición legal en
contrario. En los casos en que se requiera autorización

2 Art. 143. Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

4
estatal, la persona jurídica no puede funcionar antes de
obtenerla.3

Afirmamos, entonces, que la personalidad jurídica nace con el ente social,


por lo que es independiente de la inscripción del ente en el Registro Público,
cuyo efecto es otorgar oponibilidad al acto frente a terceros cuando el tipo
social escogido exija recaudos especiales de publicidad, como el caso de una
sociedad de responsabilidad limitada.

Abuso de la personalidad
Tal como lo citamos anteriormente, el art. 2 LS le otorga a la sociedad el
carácter de sujeto de derecho con el alcance fijado por la ley, lo que da la
idea de ciertos límites.

El abuso de la personalidad jurídica se configura cuando se utiliza al ente


societario para fines distintos y desviados de los que el legislador ha tenido
en cuenta al otorgarle el carácter de sujeto de derecho.

Se utilizan las ventajas que otorga el reconocimiento de la personalidad


jurídica de las sociedades para cometer abusos a través de la figura de la
sociedad comercial, escudando mediante su uso intereses y negocios ajenos
a la consecución del objeto social y al margen de las previsiones legales.

Un caso ejemplo de esta modalidad es la creación de una sociedad a la cual


se transfieren los bienes de una persona física a fin de ocultar su patrimonio
y así operar en el mercado por cuenta propia, contraer deudas y eludir la
responsabilidad ante cualquier acción de cobro.

La inoponibilidad de la persona jurídica


Para aplicar la sanción a las maniobras que se escudan en la personalidad
jurídica para enmascarar otras intenciones, el art. 54 in fine LS establece la
inoponibilidad de la persona jurídica e impone a los socios o controlantes la
responsabilidad solidaria e ilimitada por los perjuicios ocasionados.

El Código Civil y Comercial ha incorporado al articulado la figura de la


inoponibilidad de la persona jurídica en el art. 144 que dispone:

3 Art. 142. Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

5
Inoponibilidad de la personalidad jurídica. La actuación que
esté destinada a la consecución de fines ajenos a la persona
jurídica, constituya un recurso para violar la ley, el orden
público o la buena fe o para frustrar derechos de cualquier
persona, se imputa a quienes a título de socios, asociados,
miembros o controlantes directos o indirectos, la hicieron
posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por
los perjuicios causados.

Lo dispuesto se aplica sin afectar los derechos de los terceros


de buena fe y sin perjuicio de las responsabilidades
personales de que puedan ser pasibles los participantes en los
hechos por los perjuicios causados.4

De la comparación entre el texto de la Ley General de Sociedades y del CCC,


advertimos que este último resulta más extensa en su redacción porque
comprende, tal como lo establece la propia norma, todas las formas
asociativas y hace pasible de la responsabilidad al controlante haciendo la
aclaración de directo e indirecto.

La Sociedad Anónima Unipersonal


Luego de décadas de discusión y opinión de la doctrina nacional, y así como
lo prevén leyes de otros países, la Ley Nº 26.994 ha incorporado a la LS la
posibilidad de constituir sociedades unipersonales, es decir, conformadas
por una sola persona.

Definición. Denominación
Las sociedades unipersonales son aquellas constituidas por una sola persona
sea humana o jurídica, creadas por un acto de voluntad unilateral, con
características y requisitos particulares y definidos conforme lo ha
establecido la ley.

Conforme lo dispone el art. 164 LS, su denominación es sociedad anónima


unipersonal y la denominación social debe contener la expresión “sociedad

4 Art. 144. Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

6
anónima unipersonal” o la sigla S.A.U., en razón de que la sociedad anónima
es el tipo que ha escogido el legislador para su existencia.

La ley ha omitido prever una sanción para el caso que se celebren actos sin
la mención a la denominación exigida.

Régimen. Responsabilidad
En primer lugar, y teniendo en cuenta que el tipo legal exigido para la
constitución de las sociedades unipersonales es la sociedad anónima, se
impone el requisito de que deben ser constituidas por instrumento público
y acto único.

Además, la sociedad unipersonal no puede ser constituida por otra sociedad


unipersonal (art. 1° LS).

En relación con el capital social, debe ser integrado de modo total en el acto
constitutivo (art. 11 inc. 4º LS), así como en suscripciones de futuros
aumentos. La ley no lo prevé de modo expreso, pero se infiere del art. 186
inc. 3 LS.

Otra consecuencia de la incorporación de las S.A.U. a la ley societaria


argentina hace que la reducción a uno del número de socios de las
sociedades anónimas haya sido eliminada como causal de disolución de la
sociedad (art. 94 LS). Implica dicho caso que deban adecuar su
denominación a S.A.U. y cumplir con el régimen de fiscalización dispuesto
por el art. 299 LS.

Además, la reforma ha incorporado el art. 94 bis LS, que dispone la


transformación de pleno derecho en sociedad anónima unipersonal de las
sociedades en comandita simple o por acciones y de capital e industria cuyo
elenco de socios quedará reducido a uno si en el término de 3 meses no se
toma un resolución al respecto.

En cuanto al régimen de responsabilidad, la reforma no ha incluido norma


alguna que imponga la obligación de que los créditos cuya titularidad del
único socio respecto de la sociedad unipersonal o familiares y afines de
cierto grado deban subordinarse respecto de los créditos cuyos titulares
sean acreedores sociales (Vítolo, 2015).

Claro está que una norma en ese sentido ha sido pensada para la protección
de los derechos de terceros que puedan contratar con la S.A.U. y pudiesen
resultar afectados en su derecho de cobro.

7
Fiscalización
En cuanto al régimen de fiscalización, el art. 299 inc. 7º LS dispone que están
sujetas a fiscalización estatal permanente.

A modo de reflexión de este nuevo instituto tan aclamado durante años por
muchos sectores del derecho mercantil, el régimen que la LS ha establecido
para las S.A.U. es complejo y estricto para que el pequeño empresario pueda
acogerse a él, con lo cual una estructura social como la exigida al parecer
puede que exceda sus posibilidades.

¿Es conveniente en la práctica la constitución de la


S.A.U. para los pequeños empresarios?

8
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Richard, E. H. Sobre la personalidad jurídica privada en el nuevo Código Civil y


Comercial (Ley 26.994) {versión electrónica} El Dial DC1EAE. Recuperado de:
www.elDial.com.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades, comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires. AdHoc.

www.21.edu.ar

9
La estructura de
la sociedad

Sociedades
La estructura de la
sociedad
Los socios
Quienes integran una determinada sociedad, son denominados socios.

Si bien los distintos tipos sociales imponen algunas características


particulares a los socios, existen rasgos comunes a todas ellas.

Definición y relaciones con la sociedad


El carácter de socio conlleva la asunción de determinadas actuaciones frente
a la sociedad que integra y frente a sus consocios, ya que tal estado implica
derechos y obligaciones de distinta índole, tendientes a posibilitar el
cumplimiento de los fines de la sociedad.

Es de destacar que el estado de socio no es idéntico para todos los tipos


societarios, sino que deberá tenerse en cuenta el tipo de sociedad de la que
forma parte. En efecto, si estamos frente a una sociedad de interés o de
personas (sociedad colectiva, de capital e industria y en comandita simple) y
en algunos casos en las sociedades de responsabilidad limitada, el vínculo
personal es muy fuerte entre el socio y la sociedad.

Esto no ocurre con las sociedades de capital, la sociedad anónima, que pone
el acento más en la inversión de capital que en las características personales
de los aportantes.

Derechos
Una vez que el estado de socio ha sido adquirido, los derechos y obligaciones
que conlleva dicho estatus resultan independientes de su voluntad, ya que
se encuentran determinados por la ley, el estatuto de la persona jurídica, así
como de las particularidades de la propia relación (Richard y Muiño, 2004).

1
Los derechos en general son los mismos para todos los tipos sociales.

Pueden ser clasificados en dos grandes grupos:

1) Políticos: están relacionados con la actuación del socio en la


sociedad. El derecho a voto, el derecho a la información, ejercer el
derecho de receso, entre otros.

2) Económicos: son los derechos que tienen que ver con el fin de lucro.
El derecho primordial es el de obtener el dividendo. También el
derecho a obtener la cuota de liquidación.

Aportes: Bienes aportables, forma y determinación;


valuación y mora. Supuestos legales
Respecto de las obligaciones de los socios, la primera consiste en el deber
de cumplir con los aportes prometidos, lo que reviste un carácter esencial,
ya que sin dicho aporte no existirá capital para llevar adelante el objeto
social.

En principio, todas las cosas y derechos pueden ser aportados con la


salvedad del tipo social de que se trate.

En las sociedades en las cuales los socios responden por las obligaciones
sociales solidaria e ilimitadamente, la ley es más flexible y admite que los
aportes consistan en obligaciones de dar o de hacer.

En cambio, en las sociedades en las que la responsabilidad de los socios se


limita al aporte efectuado, lógicamente se exige que consistan en
obligaciones de dar susceptibles de ejecución forzada.

En relación con la forma de integración de los aportes y las


exigencias legales, véase Nissen, R. (2006) Curso de Derecho
Societario (p. 105 a 113) y los arts. 38 a 50 LS.

La valuación del aporte en especie debe ajustarse a las previsiones del art.
51 LS. Seguidamente, el art. 52 LS contempla la posibilidad de impugnar
dicha valuación.

2
En relación con la mora en el aporte, si el socio incumpliera con este deber
impuesto por el art. 37 LS, incurrirá en mora por el mero vencimiento del
plazo y deberá resarcir los daños e intereses correspondientes a la sociedad.

La situación se agrava en las sociedades personalistas, ya que además de los


mencionado, se procederá a la exclusión del socio moroso, sin necesidad
(para este supuesto concreto) de la promoción de las acciones judiciales
pertinentes.

En las sociedades anónimas, además se suspende automáticamente el


ejercicio de los derechos propios de las acciones morosas, pudiendo
establecerse en el estatuto sanciones tales como: a) que los derechos de
suscripción sean vendidos en remate público; b) la caducidad de los
derechos que otorgan las acciones en mora.

Otra obligación inherente a la calidad de socio consiste en adecuar su


conducta y sus intereses personales al interés social, así como a las
necesidades de la sociedad.

Tiene relación con lo desarrollado atinente a la affectio societatis.

El deber de lealtad se impone a lo largo del articulado, debiendo abstenerse


de votar cuando sus intereses personales pudieran colisionar con los sociales
(art. 248 LS), no utilizar la estructura societaria para fines extrasocietarios ni
para defraudar a terceros (art. 54 LS).

Para mayor desarrollo del tema, véase Nissen, R. (2006). Curso


de Derecho Societario (pág. 104 a 112).

La responsabilidad frente a terceros


En los tipos sociales en los que se limita la responsabilidad, los acreedores
de la sociedad no podrán atacar el patrimonio personal de los socios, así
como los acreedores de los socios no pueden agredir el patrimonio social,
sólo en relación sobre las participaciones sociales.

En cambio, en las sociedades en las cuales no existe tal limitación, los


acreedores sociales pueden perseguir el cobro de sus créditos sobre el
patrimonio de los socios, ya que estos tienen responsabilidad solidaria e
ilimitada por las deudas sociales.

3
Cabe aclarar que los acreedores particulares de los socios no pueden agredir
el patrimonio social para perseguir el cobro de sus acreencias.

Los socios son garantes subsidiarios porque gozan del beneficio de excusión
contenido en el art 56 LS, que establece la previsión de que previo a la
ejecución del patrimonio particular del socio deba atacar el patrimonio de la
sociedad.

Además, los acreedores del socio no pueden hacer vender las partes de
interés y sólo podrán cobrar su deuda sobre las utilidades y la cuota de
liquidación que le correspondiese al socio deudor.

En relación con las cuotas y acciones, pueden ejecutarse mediante la venta


forzada para el cobro de las acreencias, aunque también cobrar sobre las
utilidades y cuota de liquidación.

Socio oculto, socio del socio y socio aparente


En la práctica societaria se presentan situaciones en las cuales se advierte
que el verdadero socio decide no figurar en el contrato constitutivo o
esconderse detrás de un presta nombre, logrando así separar su patrimonio
en distintas sociedades comerciales de las cuales él no forma parte.

Es el caso del socio aparente, tratado por la LS en su art. 34.

Al respecto, debemos tener en cuenta dos puntos de vista: el primero, en la


relación de este socio ficticio con los demás socios; y el segundo, en su
relación con terceros.

Analizando el primer caso, vemos que la LS prohíbe al presta nombre invocar


su aparente carácter de socio frente a la sociedad y sus integrantes, no
pudiendo en consecuencia ejercer ningún derecho inherente a la calidad de
tal.

Frente a los terceros, deberá cumplir con sus obligaciones y


responsabilidades, no pudiendo eludirlas mediante la invocación de calidad
de socio aparente, manteniendo, sin embargo, las acciones pertinentes
contra los socios para ser indemnizado de los gastos que eventualmente
deba afrontar.

Las disposiciones de la ley de sociedades para socio aparente son


comprensivas de la situación en la cual un sujeto permite la utilización de su
nombre y también la que tolera su empleo sin poner fin a esa situación, vale
decir que se podrá incurrir en la situación prevista en el art. 34, sea por
acción o por omisión.

4
El socio oculto es aquella persona que no figura en el contrato social como
integrante de la sociedad y que niega ante terceros su condición de tal, pero
de manera directa o indirecta (a través de un presta nombre) y goza de los
beneficios de la calidad de socio.

En este caso, la LS sanciona tal comportamiento fuertemente, debiendo


responder de manera subsidiaria, ilimitada y solidaria por las obligaciones
sociales, pudiendo incluso extendérsele la quiebra de la sociedad a la cual
niega o esconde su participación.

La figura de socio del socio también está prevista en la LS en el art. 35.

No se prohíbe a quien reviste la calidad de socio dar participaciones a


terceros, pero se deja aclarado expresamente que estos carecerán de todo
derecho, tanto patrimonial o político, inherente a la calidad de socio. Es por
ello que de ninguna manera el socio del socio podrá requerir el amparo de
los mismos a la sociedad.

Es importante tener siempre presente que el socio del socio no es socio de


la sociedad, sino exclusivamente del socio que les otorgó la participación,
siendo un socio gestor de este último frente a la sociedad, rigiendo entre
ellos una relación que sigue las normas propias de la sociedad accidental o
en participación. El socio del socio además deberá rendir cuentas, ya que su
participación en la sociedad tiene en miras el interés del socio que le otorgó
la participación.

Los órganos sociales

La teoría del órgano


El carácter de sujeto de derecho que el art. 2 LS otorga a las sociedades
requiere para su obrar frente a terceros que deba hacerlo por intermedio de
las personas físicas que han sido designadas para tal cometido.

La ley de sociedades acoge la teoría del órgano para explicar la naturaleza


jurídica de la relación entre la sociedad y sus administradores.

En virtud de ella, los administradores son funcionarios de la sociedad, con lo


cual cuando ellos en su calidad de personas físicas intervienen, se entiende
que es la sociedad misma la que actúa frente a los terceros.

5
El órgano de gobierno: Definición, funciones y
responsabilidad
El órgano de gobierno está constituido por el conjunto de socios y constituye
el seno en el cual se adoptarán las decisiones sociales.

Funciona conforme un régimen de quórum y mayorías que deberá ser


regulado en el instrumento constitutivo conforme el principio de autonomía
de la voluntad para las decisiones ordinarias.

Hay casos en los cuales las resoluciones que se adopten pueden considerarse
trascendentes para la vida del ente, por lo que la ley exige mayorías
agravadas para tomar dicha medida, como por ejemplo, el traslado de la
jurisdicción de la sociedad, un aumento de capital, la transformación o
fusión, entre otros.

De dichas reuniones se deberán labrar actas que se llevan en un libro


especial, conforme lo establece el art. 73 LS para las actas de deliberaciones
de los órganos colegiados, cualquiera sea el tipo social.

El órgano de administración: Definición.


Nombramiento e inscripción. Funciones.
Responsabilidad
En el ámbito societario, debemos distinguir la administración de la
representación.

Es en el ámbito de las sociedades anónimas donde puede advertirse con


mayor claridad esta diferencia: el directorio será el órgano de
administración, pero si se trata de una organización en forma colegiada, la
representación de la sociedad la tiene el presidente. Sólo él obliga a la
sociedad frente a terceros, excluyendo la posibilidad de que lo haga
cualquier otro miembro integrante.

La administración pertenece a la gestión interna de los negocios del ente.

Pueden organizarse en forma singular, con lo cual la administración y


representación recaen en la misma persona.

Otro modo es en forma plural, por lo que ambas funciones pueden estar en
manos de todos los administradores (administración plural indistinta) o
requerir conforme se lo haya establecido en el instrumento constitutivo la
necesaria intervención de dos o más administradores (administración plural
conjunta).

6
También puede establecerse la forma colegiada.

El nombramiento de los administradores está a cargo, en principio, del


órgano de gobierno de la sociedad, conforme la mayoría simple, y debe
inscribirse en el Registro Público, según lo dispuesto por el art. 60 de la LS,
cumpliendo dicha inscripción efectos declarativos.

Esto significa que si bien el administrador reviste tal carácter desde su


designación, es a partir de la registración pertinente que asume la
representación de la sociedad y la obliga por todos los actos celebrados en
nombre de ella.

La registración es esencial a los fines de la oponibilidad frente a terceros. En


consecuencia, si un administrador ha sido desvinculado y tal situación no ha
sido debidamente inscripta, continuará obligando a la sociedad con los
riesgos que tal negligencia (la falta de inscripción de la desvinculación)
implica sin perjuicio de la responsabilidad de tal administrador frente al
ente.

El objeto de la inscripción por ante el Registro Público tiene en miras la


protección de los derechos de los terceros que contratan con la sociedad.

La carga de la inscripción no corresponde sólo a la sociedad, sino que


también corresponde o puede ser llevada adelante por quienes revistieron
el carácter de administradores y pretenden con ello hacer pública su
desvinculación, a los fines de evitar cualquier tipo de responsabilidad.

Para estos supuestos, los interesados deberán acompañar la documentación


pertinente que acredite la desvinculación pretendida de manera fehaciente.

Adentrándonos en materia de responsabilidad de los administradores, el art.


59 LS nos brinda los principios generales, señalando el estándar de conducta
que los administradores y representantes de la sociedad deben llevar
adelante, quienes deben desempeñar la tarea con la lealtad y diligencia de
un buen hombre de negocios.

El deber de lealtad, como ya hemos visto, es propio de la calidad de socio e


implica actuar con honestidad, postergando su interés personal cuando
pueda perjudicar el interés social.

La diligencia tiene en miras la idoneidad y la eficiencia en el desempeño de


las funciones asignadas, o sea, contar con competencia suficiente y aptitud
profesional para llevar adelante los negocios que se le han confiado.

Si no cumpliesen con tales requisitos, la LS prevé que respondan de manera


solidaria e ilimitada por los daños y perjuicios que ocasionaren a la sociedad,
sea por acción u omisión. Analizaremos más adelante estas cuestiones, sin

7
embargo, debemos tener siempre presente que, al ser custodios de bienes
ajenos, los administradores están obligados a:

a) conservar los bienes de la sociedad, manteniéndolos en el patrimonio


social, justificando debidamente toda enajenación;

b) afectar los bienes de cambio al giro ordinario de la empresa, teniendo


presente el objeto social;

c) evitar el agravamiento de la responsabilidad patrimonial de la


sociedad;

d) respetar las normas de funcionamiento interno de la sociedad y los


derechos de sus integrantes;

e) y promover las acciones judiciales para evitar que los órganos sociales
adopten resoluciones que pudieran afectar a la sociedad.

Siguiendo lo dispuesto en el art. 274 LS, los administradores deberán


responder por el mal desempeño de su cargo, por la violación de la ley, los
estatutos o los reglamentos, así como se harán responsables también por
cualquier otro daño que haya sido producido por dolo, por abuso de
facultades o culpa grave.

Esta última referencia no autoriza a sostener que pueda excluirse la


responsabilidad por culpa leve y deberá estarse al análisis del caso concreto,
ya que se trata de un parámetro para la apreciación judicial de la actuación
del administrador, atento la LS tiene presente que la función que cumple
supone la aceptación permanente de los riesgos que implica la actividad
empresaria.

Es por ello que deberemos analizar cada caso concreto, teniendo en cuenta
distintos factores como, por ejemplo, la dimensión de la empresa, el objeto
de la sociedad, las funciones genéricas y específicas que lleva adelante, las
circunstancias en que debió tomar la decisión, entre otras.

El órgano de representación. Definición.


Nombramiento e inscripción. Funciones.
Responsabilidad. La teoría de la apariencia
La representación pertenece a la faz externa del ente y es la facultad de
actuar frente a terceros.

8
¿Cómo puede un tercero conocer el ámbito de actuaciones de un
administrador?

Para tal cuestión, viene en nuestro auxilio la teoría de la apariencia.

El art. 58 LS dispone que el administrador o representante que de acuerdo


con el contrato o por disposición de la ley tenga la representación de la
sociedad obliga a ésta por todos los actos que no sean notoriamente
extraños al objeto social.

Entonces, el objeto social en principio marca el límite de actuación del


representante, de lo que deriva la importancia de su precisión al momento
de constitución de la sociedad.

El representante conoce el límite de sus facultades cuando contrata con un


tercero, mientras que el tercero no tiene certeza absoluta ni conoce las
estipulaciones contractuales.

Por lo tanto, y en protección de las relaciones comerciales, la sociedad queda


obligada por todos los actos que no sean notoriamente extraños al objeto
social, lo que resulta una cuestión de hecho debiendo estar al caso concreto
y en caso de duda la sociedad quedará obligada sin perjuicio de las
eventuales responsabilidades por el abuso de facultades.

El tercero que contrata tiene derecho a presumir que se han cumplido todas
las regulaciones internas y que los actos del administrador o representante
gozan de una presunción de legitimidad.

La existencia y los alcances de la actuación con relación a terceros de buena


fe deben ser juzgados sobre la base de la manifestación externa, de manera
tal que dicha configuración produzca convicción respecto de su regularidad
y realidad.

El órgano de fiscalización. Definición, funciones y


responsabilidad
El órgano de fiscalización es aquel cuya función es justamente controlar,
fiscalizar la gestión de la sociedad en general, participar en determinados
actos, presentar informes y todas aquellas competencias establecidas en la
ley.

Puede representarse por medio del consejo de vigilancia (art. 280 LS) o la
sindicatura (art. 284 LS).

El órgano de fiscalización no es exigido para todos los tipos sociales.

9
En las SRL, en principio se encuentra a cargo de cualquiera de los socios (art.
55 LS).

En los casos del art. 158 LS, es decir, cuando el capital social alcanza el
importe fijado por el art 299 inc. 2º LS, el control interno es obligatorio.

En los casos de las sociedades anónimas, tal como lo establece el art. 284 in
fine LS, las que no se encuentren en los supuestos del art. 299 pueden
prescindir de la sindicatura cuando así se prevea en el estatuto.

Además de la fiscalización interna, para las sociedades anónimas del art. 299
LS, la ley prevé una fiscalización estatal externa que en los casos de las
sociedades que hacen oferta pública de sus acciones (art. 299 inc1º LS) es de
carácter permanente, no así para el resto.

El capital social

Definición y función
El capital social es uno de los elementos esenciales de las sociedades
comerciales y cumple fundamentalmente las siguientes funciones:

a) De productividad. Una función netamente económica, por medio de


la cual el capital sirve como un fondo patrimonial empleado para la
obtención de un determinado beneficio, a través de la realización de
una actividad comercial.

b) Determina la posición del socio. A través de un cálculo matemático


podemos medir su participación. En las sociedades anónimas y
sociedades de responsabilidad limitada, puede medir su
responsabilidad.

c) Garantía de los acreedores de la sociedad. Es la función de mayor


relevancia, ya que es la forma en que se compensa la exoneración de
responsabilidad de la que gozan los patrimonios personales de los
integrantes de la sociedad.

10
Relación con el patrimonio neto y el valor real de la
participación societaria
El capital social es un número permanente en la contabilidad, invariable
(salvo los casos de aumento o reducción), que permite dar a conocer a los
terceros cuál es la cifra con la que la sociedad responderá por las
obligaciones contraídas.

En cambio, el patrimonio social es fluctuante y variable con relación al giro


y la suerte de los negocios conforme el desarrollo de la actividad comercial.

El patrimonio neto está conformado por la diferencia entre el activo de la


sociedad deducido su pasivo.

Suscripción e integración
El capital suscripto está representado por la totalidad de los aportes que los
socios se han comprometido a efectuar.

La ley exige que se suscriba el 100% del capital al momento de la constitución


de la sociedad.

La integración del capital es el aporte efectivo del capital suscripto.

En el caso de las S.A.U., el art. 11 inc 4º LS exige que la integración del capital
al momento del acto constitutivo sea del 100%.

Para las SRL, el art. 149 LS establece que los aportes en dinero se deben
integrar en un 25% como mínimo y completarse en el plazo de dos años.

11
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Nissen, R. (2006) Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades, comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

www.21.edu.ar

12
La constitución
de la sociedad

Sociedades
La constitución de la
sociedad
Tipicidad
En este punto del programa analizaremos el concepto de tipicidad, su
significado y las consecuencias de acogerse o no a lo dispuesto por los tipos
sociales previstos por la ley societaria.

Definición

La tipicidad es un requisito de orden público contenido en el art.


1º de la LS, que exige a los socios adecuarse a un esquema
normativo de tipos sociales que constituyen un número cerrado
reglado por la LS.

Su fundamento es la seguridad jurídica, tanto para los integrantes de la


sociedad como para los terceros que contratan con esta, quienes al conocer
el tipo social de que se trata podrán inferir fácilmente la responsabilidad de
los socios, el régimen de administración y funcionamiento, entre otras
cuestiones.

Requisitos esenciales tipificantes. Efectos


Cuando la sociedad ha sido debidamente instrumentada, el efecto principal
es poder acogerse a las consecuencias propias del tipo elegido. Un claro
ejemplo de ello lo constituye la limitación de la responsabilidad que
caracteriza a las sociedades de responsabilidad limitada y sociedades
anónimas.

1
Los requisitos esenciales tipificantes, además de caracterizar a un
determinado tipo social conforme la ley lo ha establecido, diferencian a un
tipo de otro. Por ejemplo, las sociedades de responsabilidad limitada
representan su capital en cuotas sociales y su órgano de representación es
la gerencia, mientras que las sociedades anónimas poseen acciones y el
directorio es el órgano de administración.

Requisitos generales del


contrato de sociedad

En este apartado estudiaremos los requisitos que se exigen para el acto


constitutivo.

Elementos esenciales: sujetos, consentimiento,


capacidad, objeto, causa y forma
Si es una sociedad unipersonal, recurrimos al artículo 1.800 del Código Civil
y Comercial, que dispone para los actos de declaración unilateral de
voluntad: “Regla general: la declaración unilateral de voluntad causa una
obligación jurídicamente exigible en los casos previstos por la ley o por los
usos y costumbre. Se le aplican subsidiariamente las normas relativas a los
contratos”.1

Cuando la sociedad está constituida por dos o más socios, los elementos
esenciales son los comunes a todo contrato: los sujetos (con capacidad
conforme lo establece el Código Civil y Comercial); Objeto, causa y forma.

Para profundizar el punto, véase Nissen, Ricardo. (2006). Curso


de Derecho Societario (págs. 65 a 80), en correlación con la
actualización dispuesta por el Código Civil y Comercial de las
normas pertinentes.

1 Art. 1.800. Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

2
Elementos especiales: affectio societatis, aportes,
participación en los beneficios y soportación de las
pérdidas
En relación con los elementos especiales comunes a todo acto constitutivo
de una sociedad, son:

Affectio societatis: podemos entenderla como la existencia de una intención


de los socios de trabajar en forma coordinada a los fines de realizar el objeto
social.

Es la voluntad de cada socio de adecuar su conducta y sus intereses


personales a las necesidades de la sociedad, predisponerse anímicamente a
la colaboración en todo lo relacionado con el objeto social y formar parte de
un proyecto común para lograr el fin social.

Ahora bien, tal definición no implica necesariamente un permanente estado


de gracia y concordia entre los socios. Nada tienen que ver la amistad y la
cordialidad entre ellos, ya que las conductas impuestas por la ley en miras
del bien social generalmente producen intercambios de opinión y
discusiones, lógicas en cualquier organización de personas.

Es por ello que la pérdida de affectio societatis no constituye por sí mismo


una causal de resolución parcial del contrato de sociedad. Ahora bien, si de
dicha pérdida se derivan inconductas de un socio que impidan el normal
desenvolvimiento de la vida social, como por ejemplo reiteradas e
injustificadas ausencias a las asambleas que impidan la toma de decisiones,
podrá requerirse su exclusión, pero no en mérito de la pérdida de affectio
societatis, sino con motivo de sus inconductas.

Aportes: Son las contribuciones que cada integrante de la sociedad debe


realizar a fin de constituir el patrimonio social, destinada al desarrollo del
objeto social. El aporte debe ser lícito, serio y resultar del contrato social.
Más adelante será desarrollado en profundidad en el punto 3.1.3 del
presente Módulo.

Participación en los beneficios y soportación de las pérdidas: Este punto


tiene que ver con la idea de negocio común. En cuanto a la participación en
los beneficios, la LS no habla de lucro, sino de beneficios, un concepto más
amplio, que no se limita exclusivamente a una ganancia a repartirse, por más

3
de que la sociedad esté dirigida hacia la consecución del lucro, objeto de
toda actividad comercial.

Los socios, entonces, gozan de un derecho innegable a la distribución de los


beneficios, que no puede ser restringida ni menoscabada, salvo casos
excepcionales.

De la misma manera sucede con las pérdidas y deberá mantenerse la


proporción indicada en el contrato constitutivo, o en su defecto en la medida
del aporte realizado.

Valga destacar que el art. 13 inc. 1 L.S. sanciona con nulidad aquellas
cláusulas que eximan a alguno de los socios a soportar las pérdidas de la
sociedad.

Contenido del instrumento constitutivo


Análisis del art. 11 Ley General de Sociedades
El art. 11 LS establece cuáles son los datos que debe contener el instrumento
constitutivo.
1º. Datos personales. Deben consignarse los datos personales
completos de los socios: nombre, edad, estado civil, nacionalidad,
profesión, domicilio y número de documento. Ello a los fines de su
correcta individualización y control respectivo, referente a
inhabilitaciones e inhibiciones que pudieran pesar sobre los
integrantes.

2º. Razón social o denominación de la sociedad y su domicilio. El


nombre es un atributivo derivado de su personalidad que permite su
individualización.

A diferencia de lo que ocurre con el nombre comercial que se


adquiere por el uso y respecto del fondo de comercio que se refiere,
el nombre de una sociedad comercial es intransferible y sólo
procederá su modificación en supuestos que con carácter de
excepción así lo justifiquen.

Para complementar lo expuesto, véase como Anexo: Otamendi,


J. (Mayo 2015). Requisitos del nombre de una persona jurídica
en el Código Civil y Comercial. La Ley, Año LXXIX Nº 83, pág. 1 y
2. Recuperado de: www.laleyonline.com.ar/doc/1338/2015

4
En relación con el domicilio social, vale aclarar que consiste en la
jurisdicción donde residirá la sociedad.

El concepto de sede social implica la designación exacta de la calle y


número donde la sociedad va a funcionar. Su determinación reviste
gran importancia, por cuanto es el domicilio donde se notificará de
manera fehaciente a la sociedad a lo largo de su existencia.

En la práctica, resulta conveniente la designación del domicilio


(jurisdicción) en el texto del instrumento constitutivo y la fijación de
sede social mediante acta complementaria, a los fines de que en caso
de traslado de la sede no sea necesaria una modificación de estatuto
o de contrato social sino de una inscripción de la modificación.

El CCC, en el art. 152, hace una distinción entre domicilio y sede


social, aunque sin definir los conceptos ni efectuar las distinciones
del caso.

3º. Objeto social. Está constituido por los actos o categorías de actos que
por el instrumento constitutivo podrá realizar la sociedad para lograr
su fin mediante el ejercicio de su actividad comercial. *

Los requisitos que debe cumplir son los siguientes:

a) Debe ser lícito, como también deben serlo las actividades que se
llevan adelante. (arts. 18 y 19 LS);

b) Posible, desde el punto de vista fáctico. Si la imposibilidad fuese


preexistente y absoluta, entonces la sociedad será nula; si fuese
sobreviniente, deberá disolverse.

c) Preciso y determinado, debiendo ser claro y lograr la mayor


exactitud posible con las actividades que tengan relación unas con
otras, evitando enumeraciones genéricas, que probablemente
generen observaciones por parte de los órganos de contralor. De
ninguna manera quedan excluidos los objetos múltiples, pero
deberán identificarse de manera clara y precisa. Su importancia
radica en la legitimación que brinda a los administradores y
representantes para actuar, sirviendo también de referencia de
garantía para los terceros

4º. Capital social. Está compuesto por los aportes de los socios y debe
respetar cierta relación con el objeto social, adecuándose a la
actividad comercial que pretende llevar adelante. Debe ser

5
expresado en moneda argentina. Para las S.A.U., debe ser integrado
totalmente en el acto constitutivo.

5º. Plazo de duración de la sociedad. Debe ser determinado.


Fundamento de ello es que de tal manera se brinda seguridad a los
socios, que así conocen la existencia de sus derechos y obligaciones
como también lo hace respecto de los acreedores particulares de los
socios, en cuanto la sociedad no puede ser prorrogada si no existe la
conformidad de estos y permite además la consecución del objeto
social, por la permanencia del vínculo societario en el tiempo.

Nuestra LS no establece plazos máximos ni mínimos, sólo se exige su


determinación.

Al hablar de plazo, debemos mencionar necesariamente los


conceptos de prórroga y reconducción, ambos institutos destinados
a evitar la disolución y liquidación de la sociedad por el vencimiento
del plazo.

La prórroga prolonga el plazo de vencimiento, pero tal decisión


(adoptada por las mayorías pertinentes) deber tener lugar antes del
vencimiento.

Hablamos de reconducción cuando ha expirado el plazo, pero se


decide la continuación.

6º. La organización de la administración, de su fiscalización y de las


reuniones de socios. Estos elementos son de gestión y organización
para el funcionamiento del ente.

7°. Las reglas para distribuir las utilidades y soportar las pérdidas. En
caso de silencio, será en proporción a los aportes. Recuerda que el
art. 13 inc. 1 LS sanciona con nulidad aquellas cláusulas que eximan
a alguno de los socios a soportar las pérdidas de la sociedad.

8°. Las cláusulas necesarias para que puedan establecerse con precisión
los derechos y obligaciones de los socios entre sí y respecto de
terceros. Es otro elemento que tiene relación con la organización del
ente.

9°. Las cláusulas atinentes al funcionamiento, disolución y liquidación


de la sociedad. Estas previsiones deben respetar lo dispuesto por los
arts. 94 a 112 LS.

6
Forma, publicidad y registración
Forma del instrumento constitutivo
En cuanto a la forma del acto constitutivo, la LS en su art. 4 dispone que el
contrato constitutivo y sus modificaciones debe ser otorgado a través de
instrumento público o privado.

En este último caso, el instrumento debe cumplimentar, además, con lo


dispuesto por el art. 5 segundo párrafo LS que establece la necesidad de que
las firmas sean ratificadas por los otorgantes o autenticadas por escribano
público o funcionario competente.

Los socios podrán optar por uno u otro instrumento, a excepción de las
sociedades por acciones y la sociedad anónima unipersonal, que deberán
hacerlo a través de un instrumento público como lo impone expresamente
la ley en el art. 165 LS.

La publicidad edictal
En cuanto a la publicidad por edictos, la ley de sociedades en su art. 10
dispone para los procesos constitutivos y modificatorios de sociedades de
responsabilidad limitada y sociedades anónimas la necesidad de publicar un
día en el Boletín Oficial un edicto que debe contener los siguientes
requisitos:

a) En oportunidad de su constitución:
1. Nombre, edad, estado civil, nacionalidad, profesión,
domicilio, número de documento de identidad de los
socios;
2. Fecha del instrumento de constitución;
3. La razón social o denominación de la sociedad;
4. Domicilio de la sociedad;
5. Objeto social;
6. Plazo de duración;
7. Capital social;
8. Composición de los órganos de administración y
fiscalización, nombres de sus miembros y, en su caso,
duración en los cargos;
9. Organización de la representación legal;
10. Fecha de cierre del ejercicio;

b) En oportunidad de la modificación del contrato o


disolución:

7
1. Fecha de la resolución de la sociedad que aprobó la
modificación del contrato o su disolución;
2. Cuando la modificación afecte los puntos
enumerados de los incisos 3 a 10 del apartado a), la
publicación deberá determinarlo en la forma allí
establecida.2

La finalidad de esta disposición es la publicidad erga omnes del contenido


del instrumento cuya inscripción se pretende.

A continuación, podemos ver, a modo de ejemplo, un edicto de constitución


publicado en el Boletín Oficial.

GABEL S.R.L.

Constitución de Sociedad

1) Contrato constitutivo de fecha: 28/04/2015 con firmas


certificadas notarialmente el 08/05/2015 2) Socios: a) Gastón
Carballo, D.N.I.: 28.429.540, de 34 años de edad, casado,
Argentino, de Profesión Técnico Superior de Turismo y
Hotelería, y b) María Belén García Moreno, D.N.I.:
28.426.369, de 34 años de edad, casada, Argentina, de
Profesión Ama de Casa, ambos con domicilio en calle Tafi
1287, Ciudad de Córdoba. 3) Denominación de la Sociedad:
GABEL S.R.L. 4) Domicilio y Sede Social de la Sociedad: Tafi
1287, Ciudad de Córdoba. 5) Objeto Social: AGENCIA DE
VIAJES, consistente en realizar por cuenta propia o de
terceros, o asociada con terceros, dentro y fuera del país las
siguientes actividades: reserva, compra y venta de pasajes
terrestres, marítimos y aéreos, nacionales e internacionales,
organización, promoción, contratación y realización de viajes
y de todo tipo de servicios turísticos, personales o grupales,
mediante la organización de tours tanto dentro como fuera
del país, y hacia y desde el extranjero, organizando ferias,
congresos y eventos similares, traslados, visitas guiadas y
excursiones propias o de terceros, reservas en hoteles,
hospedajes y alojamientos dentro o fuera del país; reserva y
venta de entradas a espectáculos en general;
representaciones, comisiones, consignaciones y mandatos de
hoteles, compañías de transporte, restaurantes y todo otro

2Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos


Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

8
ente u organización relacionada en forma directa o indirecta
con el turismo y sus actividades conexas, en el país y en el
exterior; y toda otra actividad relacionada con el objeto
principal. 6) Plazo de duración de la Sociedad: 99 años desde
la fecha de inscripción en el Reg. Pub. De Comer. 7) Capital
Social: $30.000 8) Administración, Representación y uso de la
firma social: estará a cargo de un gerente titular con mandato
por el tiempo de duración de la Sociedad. La Reunión de
Socios podrá designar también, un gerente suplente a los
fines de llenar las vacantes que se produjeran por falta,
ausencia o imposibilidad de ejercicio del gerente titular, con
el mismo tiempo de duración en el cargo. 9) Gerente Titular:
Gastón Carballo, D.N.I. 28.429.540, Gerente Suplente: María
Belén García Moreno, D.N.I. 28.426.369 10) Fecha de cierre
del ejercicio: 31 de Diciembre de cada año. Of: 14/05/15
Juzgado de 1° inst.y 33° Nominacion, con y soc N°6. Expte.
2715551/36. María Vanesa Nasif – Prosecretaria Letrada. N°
9175 - $ 624,52 3

La inscripción en el Registro Público. Efectos.


El art. 5 LS establece que tanto el acto constitutivo, modificación y el
reglamento -en caso que exista-, deben ser inscriptos en el Registro Público
que corresponda al domicilio social así como en el Registro respectivo al
asiento de cada sucursal.

Además, el tercer párrafo del artículo 5 LS ha incorporado con motivo de la


reforma de la Ley Nº 26.994 un agregado que impone el deber de la sociedad
de hacer constar en la documentación que emane de ellas la dirección de la
sede, así como también los datos que identifique la inscripción de la
sociedad en el Registro.

Tal como lo dispone el art. 6 LS, dentro de los 20 días del acto constitutivo
debe presentarse al Registro Público para su inscripción o, en su caso,
autoridad de contralor.

Se otorga un plazo de 30 días adicionales para completar el trámite, cuando


resulte excedido por el normal cumplimiento de los procedimientos.

3 www.cba.gob.ar

9
A su vez, la ley establece que la inscripción solicitada tardíamente o vencido
el plazo complementario se dispondrá si no media oposición de parte
interesada.

Las personas autorizadas para la inscripción de los instrumentos en el caso


que no se hubiesen designado mandatarios especiales son los
representantes de la sociedad designados en el acto constitutivo.

En su defecto, cualquier socio puede instarla a expensas de la sociedad.

El efecto de la inscripción es el de considerar a la sociedad regularmente


constituida (art. 7 LS).

Una vez ordenada la inscripción, en los Registros se forma un legajo para


cada sociedad cuya consulta es pública (art. 9 LS).

La inscripción en el Registro Público se fundamenta en la


protección de las relaciones comerciales, ya que es de interés de
los participantes y contratantes conocer las distintas
circunstancias que refieren a la sociedad, los socios y su
participación, sede social, objeto social, administrador y todo
otro aspecto que resulte relevante de la documentación social.

Modificaciones del contrato constitutivo. Régimen


Conforme lo dispuesto por el art. 5 LS., las modificaciones del instrumento
constitutivo deben respetar las mismas exigencias legales que al momento
de la constitución.

El registro Público
Funciones registrales y de fiscalización
Es oportuno hacer mención a que el Registro Público, anteriormente
denominado “Registro Público de Comercio”, ha sido otro de los grandes
puntos de reforma de la Ley Nº 26.994, aunque deben precisarse
legislativamente las condiciones de funcionamiento y organización del
mismo.

10
El Registro Mercantil es un instrumento de publicidad legal de
forma que los hechos y actos inscriptos en él se supone que
son conocidos por todos y, contrariamente, los hechos y actos
que deben ser inscriptos, pero cuya inscripción se omite, se
consideran que son desconocidos por terceros salvo en
algunas excepciones donde tal régimen de conocimiento
puede ser suplido por un acceso directo a la información, por
parte de los interesados (Vítolo, 2015, p. 83).

Ahora bien, en materia del control y la fiscalización, la Ley Nº 26.994 ha


introducido reformas radicales.

En primer lugar, elimina el control de legalidad por parte del registrador


contenido en el antiguo art. 6 de la Ley de Sociedades Comerciales, que
disponía:

Facultades del Juez. Toma de razón.


ARTICULO 6º — El Juez debe comprobar el cumplimiento de
todos los requisitos legales y fiscales. En su caso dispondrá la
toma de razón y la previa publicación que corresponda4.

El control que antes imponía la norma respecto de la documentación a


inscribir en el Registro implicaba amplias facultades de examen y
verificación.

Por lo tanto, eliminado el control del artículo citado, la reforma hace


presumir que estamos frente a un nuevo sistema de registración automática
que convierte al Registro Público en un receptor de documentos, donde los
efectos de la toma de razón quedan limitados a la publicidad (Vítolo, 2015).

Seguramente, la práctica societaria y las decisiones legislativas posteriores


nos brindarán claridad y precisiones al respecto.

4Art. 6º. Ley de Sociedades Comerciales Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

11
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Nissen, R. (2006) Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Otamendi, J. (Mayo 2015). Requisitos del nombre de una persona jurídica en el


Código Civil y Comercial. La Ley, Año LXXIX Nº 83, pág. 1 y 2. Recuperado de:
www.laleyonline.com.ar/doc/1338/2015.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires. AdHoc.

www.21.edu.ar

12
Las Sociedades no
constituidas según los
tipos legales

Sociedades
Las sociedades bajo el
régimen de la sección
IV de la Ley General de
Sociedades
Sociedades incluidas
La incorporación a la LS de esta sección, que contiene un régimen para “las
sociedades no constituidas según los tipos del capítulo II y otros supuestos”,
es otro de los grandes puntos de reforma de la Ley Nº 26.994.

Como punto de partida, la ley establece en el art. 21 LS que las sociedades


incluidas en este régimen son aquellas que no se constituyan con sujeción a
los tipos del Capítulo II, las que omitan requisitos esenciales o que no
cumplan con las formalidades exigidas por la ley.

Este capítulo contiene a:

a) Las sociedades que no se constituyan conforme los tipos autorizados


por la ley.
b) Las sociedades que omitan requisitos esenciales (tipificantes o no).
Con esta inclusión se relativiza el principio de tipicidad.

c) Las sociedades que no cumplan con las formalidades que la ley exige.

Régimen aplicable
El régimen que se aplica a las sociedades incluidas en la sección IV es
aplicable a todas las sociedades incluidas.

1
En primer término, al eliminar la ley la sanción de anulabilidad, hace que
estas sociedades sean plenamente válidas
Además, las cláusulas del contrato social o estatuto que los socios hayan
previsto son plenamente oponibles entre ellos (art. 22 LS).
La existencia de la sociedad, conforme lo determina la ley, se puede
acreditar por cualquier medio de prueba lo que otorga a quien afirme la
existencia una amplia variedad de posibilidades probatorias.

Una de las novedades aclamadas respecto a las ya desaparecidas sociedades


de hecho es la incorporación de la posibilidad de adquirir bienes registrables,
para lo cual debe acreditar ante el Registro Público la existencia de la
sociedad y las facultades del representante mediante un acto de
reconocimiento de quienes afirman ser socios.

El acto deberá instrumentarse en escritura pública o instrumento privado


con firmas certificadas por escribano.

Luego, el bien puede inscribirse a nombre de la sociedad, indicándose la


proporción en que participan los socios (art. 23 3º párrafo LS).

Representación, administración y
gobierno
Las cláusulas que refieren a la representación, administración, organización
y gobierno de la sociedad pueden ser invocadas entre los socios.
En cuanto a la relación con terceros, cualquiera de los socios representa a la
sociedad exhibiendo el contrato o estatuto.
Si se prueba que el tercero hubiese conocido efectivamente cuándo nació la
relación jurídica, la disposición del contrato le puede ser opuesta (art. 23 LS).

Responsabilidad de los socios


Los socios responden frente a terceros como obligados mancomunados y
por partes iguales, salvo que la solidaridad se haya pactado, en cuyo caso
responderán solidariamente (art. 24 LS).

2
Resulta curioso que los socios de sociedades regulados
en la sección IV, bajo un tipo no previsto, se encuentran
en mejores condiciones de responder patrimonialmente
a los acreedores que los socios de una sociedad
colectiva.
drán colocar preguntas o disparadores!

Subsanación
El art. 25 LS dispone el instituto de la subsanación para el caso de que la
sociedad o los socios tengan la intención de corregir la omisión de requisitos
o los elementos incompatibles con el tipo elegido, otorgándoles la
posibilidad de hacerlo en cualquier tiempo durante el plazo que ha previsto
el contrato.

En caso de no haber acuerdo unánime entre los socios, puede ser ordenada
judicialmente. El socio disconforme podrá ejercer el derecho de receso
dentro de los 10 días de quedar firme la resolución judicial en los términos
del art. 92 LS.

Sin duda alguna, la intención del legislador ha sido otorgar la oportunidad


de que las sociedades bajo este régimen continúen funcionando y
trabajando con la posibilidad de acogerse a los tipos previstos en la ley sin
demasiadas exigencias y con un plazo generoso de tiempo para ello.

Disolución. Liquidación
La segunda parte del art. 25 establece que cualquiera de los socios puede
provocar la disolución si no existiera pacto de duración por escrito, mediante
una notificación fehaciente a todos los socios.

Los efectos se producen de pleno derecho entre los socios a los 90 días de la
última notificación.

Los socios que deseen permanecer en la sociedad, deberán abonar a los que
se retiren su parte social.

Mientras tanto, se estipula que la liquidación se rige por las normas del
contrato y lo establecido por la ley.

3
Relación entre los acreedores
particulares de los socios y los
acreedores de la sociedad
El art. 26 LS dispone que las relaciones entre los acreedores de la sociedad y
los acreedores particulares de los socios se juzgan como si se tratara de una
sociedad de los tipos previstos en el capítulo II.

Se formula la aclaración de que ello será así aún en caso de quiebra y


respecto de los bienes registrables.

4
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

www.21.edu.ar

5
Documentación
y contabilidad

Sociedades
Documentación y
contabilidad
El Código Civil y Comercial en su art. 320 establece: “Están obligados a llevar
contabilidad todas las personas jurídicas privadas y quienes realizan una
actividad económica organizada o son titulares de una empresa o
establecimiento comercial, industrial, agropecuario o de servicios…”1.

Entonces, siendo las sociedades personas jurídicas privadas, tienen la citada


obligación de llevar contabilidad.

La importancia de la documentación contable puede resumirse en lo


siguiente:

1) Reporta un beneficio para el tráfico mercantil, ya que pone en


evidencia la evolución de los negocios y permite la reconstrucción de
su patrimonio en un momento determinado.

2) Permite al ente conocer y dar seguimiento a la evolución de sus


negocios.

3) Permite el derecho de control e información inherente a la calidad


de socio.

Los libros sociales


Los libros societarios son aquellos que deben llevar de manera obligatoria
las sociedades, conforme el tipo social que se haya adoptado.

En el libro de Actas de Asamblea se plasma el resumen de las


manifestaciones vertidas por los socios durante las asambleas, la forma en
que se ha votado el orden del día y los resultados de esas votaciones.

1 Art. 320. Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

1
En el libro de Actas de Directorio se transcriben resumidamente y de
manera similar al anterior las manifestaciones y votaciones de las decisiones
adoptadas en el órgano, cuyo ámbito de actuación es la administración de la
sociedad.

El libro de Registro de Asistencia a Asambleas de Accionistas registra la


manifestación de voluntad de aquellos socios que decidieron participar de
la Asamblea de Accionistas, comunicándolo fehacientemente en el término
de tres días hábiles anteriores a la fecha estipulada; se deja constancia de
sus domicilios, documento de identidad, número de votos con los que
cuenta y la identificación de su apoderado si correspondiere.

El libro de Registro de Acciones es otro de los libros que deben emplear las
sociedades y cuya importancia radica en que el carácter de accionista se
adquiere desde la inscripción de la transferencia en el libro.

Medios mecánicos y electrónicos


El art. 61 LS autoriza a prescindir de las formalidades de los libros de
comercio y autoriza a llevar otros medios de registración, excepto para los
libros inventario y balance.

Los medios pueden ser mecánicos, electrónicos y otros que puedan surgir
informáticamente y la autorización requiere de la inscripción en el Registro
Público, previo dictamen técnico de profesional al efecto.

Los balances y estados contables

El balance. Activo y pasivo


El balance es un documento contable que representa con exactitud la
situación económica y financiera de la sociedad al momento de su cierre.

Por un lado, indica el activo de la sociedad y por el otro, el pasivo al cual


debe sumarse el capital social para determinar en esa compensación si
existen o no utilidades (Richard y Muiño, 2009)

Generalmente, un balance dispone en el activo la siguiente información:

1) Efectivo (Caja y Bancos)

2
2) Créditos provenientes de las actividades sociales

3) Bienes de Cambio (materias primas, productos en elaboración y


terminados)

4) Inversiones en títulos de deuda pública

5) Bienes de uso, con sus respectivas amortizaciones

6) Bienes inmateriales y todo otro concepto que deba incluirse en el


activo.

En el pasivo se incluye:

1) Deudas, separadas según su naturaleza

2) Previsiones por eventualidades

3) Rentas percibidas por adelantado así como todo otro concepto que
amerite figurar en el pasivo.

Tanto el activo como el pasivo se clasifican en corriente y no corriente, según


el plazo de vencimiento o realización sea inferior o superior a un año,
respectivamente. Ello permite saber con cierta precisión la solvencia de una
empresa.

Otros rubros que integran el balance son capital social, reservas legales y
utilidades de ejercicios anteriores.

El art. 63 LS nos brinda mayores precisiones sobre su contenido.

El estado de resultados
El estado de resultados complementa al balance e informa sobre los
resultados de la actividad, sean positivos o no, lo que permitirá evaluar la
distribución de dividendos entre los socios y la remuneración de los
administradores.

La información que surge de este documento contable es:

1) El producido de las ventas o servicios prestados, agrupados por


actividad.

2) Los gastos ordinarios de administración, comercialización y


financiación entre otros.

3
3) Las ganancias y gastos extraordinarios del ejercicio en cuestión.

4) Los ajustes por ganancias y gastos de ejercicios anteriores.

Se complementa con el estado de evolución del patrimonio neto, donde se


incluyen las causas de los cambios acaecidos a lo largo del ejercicio en el
patrimonio neto, permitiendo a su vez comparar la evolución de dicho
patrimonio en el ejercicio en relación con ejercicios anteriores.

Las notas complementarias y los cuadros anexos


Si la información de los balances no fuese suficiente para poner de
manifiesto la situación económica, financiera y patrimonial de la sociedad,
podrán prepararse a tales efectos notas complementarias y cuadros anexos,
donde por lo general surge información que viene a completar los anteriores
estados contables.

El art. 65 LS nos brinda precisiones sobre ambos instrumentos contables.

La memoria
La memoria del ejercicio forma parte de los estados contables, dando detalle
de las operaciones realizadas y a realizarse.

Básicamente, informa sobre la situación presente y futura de la sociedad


dando las razones del caso.

Su importancia radica en la necesaria inclusión de los aspectos


indispensables para informar respecto de la situación actual y futura del
ente social así como la explicación de los administradores en relación con las
variaciones de los estados contables vinculados a los anteriores.

Dividendos

Definición. Distribución
El dividendo “desde el punto de vista contable es el monto resultante de
dividir las utilidades repartibles por el índice de participación que a cada

4
socio le corresponda, contractual o legalmente sobre las mismas” (Roitman,
Aguirre, Chiavassa, 2009, p. 384).

Desde el momento en el que se adopta la decisión social por el órgano de


gobierno, nace un derecho a favor del socio de percibir la parte que le
corresponde.

En cuanto a su distribución, el art. 68 LS establece que no pueden ser


aprobados ni distribuidos si no lo es por ganancias realizadas y líquidas que
resulten de un balance aprobado (excepto art. 224 párr. 2º).

En caso de violación a lo antes dispuesto, las ganancias son repetibles.

Reservas legales y facultativas


La reserva legal tiende a resguardar a terceros que tengan acreencias contra
la sociedad.

El art. 70 LS establece que la reserva legal, para las SRL y SA no debe ser
menor al 5% de las ganancias realizadas y líquidas que arroje el estado de
resultados del ejercicio, hasta alcanzar el 20% del capital social.

Las reservas facultativas están previstas en el último párrafo del artículo,


instituyendo para su formación los principios de razonabilidad y prudencia
en la administración para su formación.

Confección y aprobación de los


documentos contables. Derechos de
los socios
La presentación de la documentación contable al órgano de gobierno implica
una rendición de cuentas de los administradores respecto de su gestión.

Por lo tanto, la ley protege a los socios otorgándoles derechos al respecto.

El art. 67 LS establece que en la sede social deben quedar copias de la


documentación contable a disposición de los socios 15 días antes de ser
considerados.

Es en virtud de la protección del derecho a la información y anoticiamiento


debido y anticipado para el correspondiente estudio y análisis de los
instrumentos.

5
Por su parte, el art. 69 LS regula el derecho tanto a la aprobación como a la
impugnación de los estados contables así como la adopción de resoluciones
de cualquier orden al respecto.

Es una disposición de orden público, ya que la ley establece que es


irrenunciable.

6
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades, comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Roitman, H. y Otros (2009). Manual de Sociedades Comerciales, Buenos Aires: La


Ley.

www.21.edu.ar

7
Nulidades y
control
societario

Sociedades
Nulidades y control
societario

Nulidades
La Ley General de Sociedades, en virtud de sus particularidades, contiene
disposiciones específicas en el tema de nulidad, que se regulan en diferentes
normad del articulado.

Régimen general
Las características particulares del régimen de sociedades hacen que la
normativa respecto de las nulidades contenida en el Código Civil y Comercial
para los actos jurídicos sea poco adaptable. A modo de ejemplo, si pensamos
en un vicio que pudiere adolecer la voluntad de uno de los socios y afectare
la existencia de la sociedad. Eso, en principio, no podría suceder, porque de
ser así afectaría los derechos de los terceros de buena fe que se vincularon
de alguna manera con la sociedad, atentando de esa forma contra la
seguridad jurídica y la estabilidad de las operaciones comerciales. En la
materia específica societaria, las normas que regulan el régimen de
nulidades se encuentran dispersas a lo largo de todo el articulado.

Atipicidad
El concepto de atipicidad, entendido como el apartamiento de los
parámetros establecidos por la ley para la constitución de una sociedad
conforme uno de los tipos previstos (tipicidad), según lo dispone el art. 17
LS modificado por la ley 26.994, ha eliminado la nulidad a las sociedades que
hayan incurrido en la omisión de requisitos esenciales tipificantes o por
contener elementos incompatibles con el tipo legal escogido. En estos casos,
la sanción gravísima de nulidad ha sido sustituida por la no producción de

1
los efectos del tipo y por imponer para su funcionamiento el régimen
dispuesto en la sección IV de la LS.

Para esclarecer el concepto de atipicidad, podemos brindar algunos


ejemplos:

 Una sociedad que se haya constituido bajo un régimen que sea


admitido en la legislación de otro país.

 Una sociedad de responsabilidad limitada que establezca como


órgano de administración al Directorio.

 Una sociedad anónima que pretenda representar su capital en


cuotas sociales.

 Una sociedad en comandita simple que no distinga a las dos clases


de socios comanditados y comanditarios que la caracterizan.

Sociedad de objeto ilícito


En relación con las sociedades de objeto ilícito, el art. 18 LS impone la
nulidad absoluta de la sociedad, debiendo proceder a su liquidación. Una
sociedad que tenga por objeto la comercialización de estupefacientes
encuadraría en este supuesto.

La responsabilidad dispuesta para el caso para socios y administradores es


solidaria e ilimitada por el pasivo social y los perjuicios ocasionados.

Sociedad de objeto lícito con actividad ilícita


Las sociedades de objeto lícito y actividad ilícita (art. 19 LS) también deben
ser disueltas y liquidadas, pero a diferencia de la sociedad de objeto ilícito,
los socios que acreditan su buena fe quedan excluidos de la responsabilidad
ilimitada y solidaria por el pasivo social y por los perjuicios causados,
pudiendo recuperar sus aportes luego de la realización del activo y la
cancelación del pasivo. Consideraremos que existe actividad ilícita si existe
una reiteración de actos o revisten determinada importancia, no
encuadrando en este supuesto el acto ilícito aislado, que generará
responsabilidades exclusivamente para su autor.

Objeto prohibido en función del tipo social

2
El art. 20 de la LS trata las sociedades de objeto prohibido. Se trata de
sociedades cuyo objeto social se encuentre prohibido en razón del tipo
societario elegido. Nuestra legislación establece determinados tipos,
exigencia y controles para actividades como la financiera, bancaria,
aseguradoras, con lo cual una sociedad creada para operar como “mesa de
dinero” cae en el caso del objeto prohibido. Estas sociedades son nulas de
nulidad absoluta y les son aplicables las disposiciones del art. 18 LS, con
excepción de lo referente al remanente de la liquidación que se rige
conforme la sección XIII de la LGS.

Participación y vinculación entre


sociedades
La vinculación entre las sociedades surge de la realidad y la práctica que
impone una economía globalizada y fluctuante que lleva a los operadores
mercantiles a aunarse y relacionarse para potenciar sus negocios y
beneficios.

La participación entre sociedades se encuentra contemplada en los arts. 31


y 32 LS, los cuales establecen las condiciones y limitaciones de la misma.

Las sociedades vinculadas se definen en el art. 33 LS, como los casos en los
que una sociedad participe en más del 10% del capital de la otra.

Control interno y externo. Definición, características y


consecuencias. Derechos de los accionistas. El daño
Podemos definir al control como la posibilidad de que una determinada
sociedad pueda adoptar o hacer adoptar una decisión.

El art. 33 LS establece los casos en que una sociedad se denomina


controlada.

El inc. 1º define lo que denominamos control interno y refiere a la


posibilidad de obtener los votos suficientes que le permitan la mayoría en
las reuniones sociales o asambleas para imponer su voluntad.

Mientras tanto, el inc. 2º refiere al control externo, que deriva de una


posición dominante de una sociedad respecto de la controlada, que se
encuentra en un estado de subordinación económica.

3
El control en sí no configura un ilícito, pero en los casos en los cuales se
genera un daño al patrimonio del ente, afectando al interés social, y como
consecuencia se genera el derecho a la reparación del mismo.

Es una acción de responsabilidad civil por daño y la responsabilidad recae


sobre los administradores que hayan participado cuando se configuren los
presupuestos de responsabilidad civil: antijuridicidad, factor de atribución,
la relación de causalidad y, por supuesto, el daño.

4
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

www.21.edu.ar

5
El cese, la remoción y
la intervención del
órgano de
administración

Sociedades
El cese, la remoción y
la intervención del
órgano de
administración

Cese y remoción de los


administradores
La renuncia de los administradores a los cargos que ocupan varía en sus
consecuencias según el tipo de sociedad de que se trate.

En el caso de las sociedades personalistas, salvo pacto en contrario, el


administrador puede renunciar en cualquier momento, aunque será
responsable la renuncia si fuese dolosa e intempestiva.

En cuanto a las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades


anónimas, la desvinculación no es automática debido a que debe ser
aceptada, no debe ser dolosa ni intempestiva ni afectar el funcionamiento
del órgano.

Causales legales y contractuales de remoción


El principio general relativo a la remoción de los administradores en sus
cargos es la libertad de los socios de elegir a la persona que consideren más
idónea para que tenga bajo su responsabilidad la administración del
patrimonio social. Por lo tanto, la remoción puede proceder sin invocación
de causa, cumpliendo sólo el recaudo de lograr las mayorías necesarias.

1
En las sociedades de interés y teniendo presente lo manifestado, se podrá
establecer libremente la necesidad de justa causa para la remoción de los
administradores.

En las sociedades de responsabilidad limitada, podrá limitarse la libre


revocabilidad de los administradores cuando la designación de estos haya
sido condición expresa de constitución.

En las sociedades anónimas, el estatuto no podrá restringirla, la designación


será revocable exclusivamente por la asamblea, sin perjuicio de que
cualquiera de los accionistas pueda solicitar la remoción con causa de ellos
a través del juicio abreviado correspondiente, que deberá tramitarse contra
la sociedad y los directores cuya remoción se pretende.

Intervención judicial

Definición y procedencia
La gestión social llevada a cabo por los administradores de manera irregular
o deficiente, puede suscitar una serie de conflictos y perjuicios que pongan
en peligro el interés social.

En dichos casos, se presenta la intervención judicial como una medida


cautelar que tiene como fin evitar perjuicios mayores para la sociedad
mientras se sustancia la acción de remoción de los cuestionados
administradores. La intervención judicial es medida cautelar de la acción de
remoción.

Así mismo, cabe aclarar que existen otros casos de aplicación de la


intervención judicial cuando la administración del ente se encuentra acéfala.

Requisitos y prueba
Como requisitos de procedencia, la ley exige:
a) Acreditar la condición de socio por parte de quien solicita la medida.
b) Demostrar el peligro grave.
c) Acreditar el agotamiento de los recursos que brinda la ley o en su
caso el contrato social para poner fin al conflicto que motiva la
solicitud de la medida.
d) La promoción de la acción de remoción del administrador.

2
El art. 115 LS establece cuáles son las clases de medidas de intervención
previstas por la ley y las posibilidades tienen que ver con diferentes grados.

Clases de intervención: Veedor, coadministrador e


interventor administrador
En primer término, hablamos del veedor, quien tiene la misión de controlar
la gestión de los administradores y mantener informado al juez.

En un grado intermedio se encuentra el co-administrador o interventor


judicial, quien no sustituye al administrador actual, sino que tiene
intervención en la administración social, debiendo prestar en algunos casos
expreso consentimiento para que la decisión sea adoptada. La medida más
extrema y grave es la del administrador judicial, ya que implica el
desplazamiento total de los administradores y su reemplazo. Sólo se justifica
en aquellos casos en que el patrimonio de la sociedad corre grave riesgo,
como por ejemplo, en los casos en que los administradores realizaren
maniobras fraudulentas que perjudicaren sustancialmente a la sociedad.

El interventor deberá desempeñar sus funciones de manera personal, no


pudiendo delegarlas, cumplimentando de esa manera con las disposiciones
de la providencia que lo designe.

Su conducta se rige por lo dispuesto en los artículos 59, 271 a 273 LS,
relativos a las responsabilidades de los administradores.

Hemos referido anteriormente que se trata de una operatoria cautelar, por


lo que deben configurarse todos los supuestos de los códigos de rito, en
especial, la prestación de contracautela suficiente, ante la eventualidad de
que su solicitud fuese infundada y se debiesen reparar eventuales daños y
perjuicios a la sociedad.

Recursos en contra de su adopción


Conforme lo determina el art. 117 LS, la decisión judicial que dispone la
intervención judicial puede ser apelada al sólo efecto devolutivo, por lo que
no suspende el despacho de la medida cautelar hasta que se pronuncie el
tribunal de alzada.

3
El instituto de la intervención en los Códigos
procesales
El instituto de la intervención judicial ha sido contemplado en algunos
Códigos procesales con diferentes matices.
Así, al respecto, el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación (en
adelante, CPCCN) en la Sección cuarta regula la figura en estudio.
El art. 222 CPCCN dispone que además de las medidas cautelares de
intervención o administración judiciales autorizadas por las leyes
sustanciales, se pueden disponer las figuras contempladas en dicho cuerpo
legal.

Así, encontramos, por un lado, al interventor recaudador, respecto del cual


el art. 223 CPCCN establece que a pedido de acreedor y a falta de otra
medida cautelar eficaz o como complemento de la dispuesta, podrá
designarse y su función se limitará exclusivamente a la recaudación de la
parte embargada, sin injerencia alguna en la administración.

También contiene a la figura del interventor informante en el art. 224


CPCCN, para que dé noticia acerca del estado de los bienes objeto del juicio
o de las operaciones o actividades, con la periodicidad que se establezca en
la providencia que lo designe.

Cabe aclarar que la intervención judicial para las sociedades comerciales, sea
cual fuere el código de procedimiento aplicable en la jurisdicción, siempre
va a estar sujeta a los requisitos de procedencia establecidos en la Ley Nº
19.550.
Por otra parte, el Código Procesal Civil y Comercial de la provincia de
Córdoba (en adelante, CPCCC) en la sección 3º arts. 475 a 480 regula también
el instituto de la intervención judicial.

Así, en el art. 476 prevé la figura del interventor recaudador, de similares


características que la figura en el CPCCN.

El interventor informante se encuentra previsto en el art. 477 CPCCC.

4
Reorganización
societaria. Disolución y
liquidación
La reestructuración de las sociedades es un fenómeno que se presenta
frecuentemente como consecuencia de la globalización y la dinámica de los
negocios a nivel general.

Transformación

Definición y requisitos
La transformación consiste en la adopción por parte de la sociedad de un
tipo distinto al adoptado originariamente, debiendo someterse al régimen
de la nueva forma societaria adoptada, liberándose de las disposiciones que
regían el tipo anterior.

Con la transformación no se produce la disolución de la sociedad


transformada, sino que supone la continuación de dicho organismo pero con
modificaciones en su forma.

Estamos frente al mismo sujeto jurídico que abandona una forma vieja, para
asumir una nueva, manteniéndose las relaciones jurídicas preexistentes en
el mismo estado en que se hallaban con anterioridad a la transformación.

Los requisitos que deben cumplimentarse a los fines de la reorganización


bajo análisis consisten en:

1) El acuerdo unánime de los socios, salvo pacto en contrario.

2) Balance específico de transformación, cuya fecha deberá ser anterior


al acuerdo que los socios que resuelvan la transformación, deberá
cerrarse en una fecha que no exceda de un mes del acuerdo y puesto
a disposición de los socios con no menos de quince días de antelación
al acuerdo de transformación.

5
3) Otorgamiento del acto que instrumente la transformación, que debe
hacerse a través de los órganos competentes de la sociedad que se
transforma y la concurrencia de los nuevos otorgantes, dejando
expresa constancia de los socios que se retiran, capital que estos
representan y cumplimiento de las formalidades del nuevo tipo
societario; de esa manera, todo el proceso queda debidamente
documentado, ya que el acuerdo de transformación modifica el
originario contrato social.

4) Cumplir con las publicaciones de edictos pertinentes a los fines de la


publicidad del acto.

5) Inscripción del mismo en el Registro Público.

El derecho de receso y de preferencia


Dado que la transformación importa una modificación en el contrato social
originario, los socios tienen el derecho de receso propio de su calidad.

Decidido el ejercicio de este derecho, debemos recordar que procederá


solamente para aquellos socios que hayan votado en contra de la
transformación y aquellos que se encontraban ausentes al momento de su
tratamiento, debiendo ejercerse dentro de los quince días de adoptado el
acuerdo de transformación.

Al momento de su salida, el socio tendrá derecho al reembolso de su


participación societaria, utilizando a tales fines el balance especial de
transformación.

Los socios que decidan permanecer en la nueva sociedad podrán ejercer el


derecho de preferencia sobre las participaciones de los recedentes, salvo
pacto en contrario (art. 79 LS).

Responsabilidad
El proceso de transformación en nada puede afectar a los terceros que
resultan ajenos al fenómeno.

Por ese motivo, la LS mantiene la responsabilidad asumida por los socios con
respecto a las obligaciones que resultaren anteriores a la transformación por
más que su cumplimiento sea posterior, como lo dispone el art. 75 de la LS.

Si por la transformación hay socios que pasan a asumir en virtud de la nueva


forma una responsabilidad ilimitada, esta no va a extenderse a las

6
obligaciones sociales anteriores a la transformación, a excepción que así se
disponga expresamente (art. 76 LS).

Rescisión y caducidad
¿Qué sucede si los socios deciden dejar sin efecto la transformación?
Mientras no haya sido inscripto el acto en el Registro Público de Comercio,
no hay mayores inconvenientes; si aconteció la publicación de edictos,
deberá realizarse una nueva a los fines de cumplir con la publicidad
pertinente.

Por otro lado, ¿puede caducar el acuerdo de transformación? La respuesta


es afirmativa. Si los socios no inscriben el acuerdo en el plazo de tres meses,
queda sin efecto, con la sola excepción de que el plazo se excediera por el
normal cumplimiento de los trámites correspondientes.

Fusión

Definición y requisitos
La fusión es otra de las formas de reorganización societaria y tiene lugar
cuando dos o más sociedades se disuelven sin liquidarse para formar una
nueva sociedad (es la función propiamente dicha) o cuando una sociedad ya
existente incorpora o absorbe a otra, que sin liquidarse se disuelven (fusión
por absorción).

La fusión tiene por objeto la transferencia universal del patrimonio, sea a la


nueva sociedad, en el primer caso, sea a la sociedad absorbente.

Esta es la diferencia principal que existe respecto de la transferencia de


fondos de comercio, donde existe una transferencia parcial de bienes. Es por
ello que no cumplen idénticas funciones ni gozan de los mismos efectos, sin
que puedan ser comparados bajo ningún aspecto. Ello en cuanto que, al
transferirse el fondo de comercio, el adquirente asume el activo, pero no el
pasivo del establecimiento, salvo que se pacte lo contrario. Es así que la
transferencia no implica la extinción de quien lleva a cabo la enajenación,
pudiendo continuar en su personalidad jurídica.

Para que pueda llevarse adelante, los sujetos intervinientes deberán estar
constituidos regularmente, debiendo tratarse exclusivamente de sociedades
comerciales.

7
Los requisitos para llevar a cabo la fusión se encuentran detalladamente
establecidos en el art. 83 LS y son:

a) La exposición de los motivos y finalidades de la fusión;

b) Los balances especiales de fusión de cada sociedad,


preparados por sus administradores, con informes de los
síndicos en su caso, cerrados en una misma fecha que no será
anterior a tres (3) meses a la firma del compromiso, y
confeccionados sobre bases homogénicas y criterios de
valuación idénticos;

c) La relación de cambios de las participaciones sociales,


cuotas o acciones;

d) El proyecto de contrato o estatuto de la sociedad


absorbente según el caso;

e) Las limitaciones que las sociedades convengan en la


respectiva administración de sus negocios y la garantía que
establezcan para el cumplimiento de una actividad normal en
su gestión, durante el lapso que transcurra hasta que la fusión
se inscriba;

Resoluciones sociales

La aprobación del compromiso previo de fusión y de los


balances especiales por las sociedades participantes en la
fusión con los requisitos necesarios para la modificación del
contrato social o estatuto.
A tal efecto deben quedar copias en las respectivas sedes
sociales del compromiso previo y del informe del síndico en
su caso, a disposición de los socios o accionistas con no menos
de quince (15) días de anticipación a su consideración;

Publicidad

La publicación por tres (3) días de un aviso en el diario de


publicaciones legales de la jurisdicción de cada sociedad y en
uno de los diarios de mayor circulación general en la
República, que deberá contener:

a) La razón social o denominación, la sede social y los datos


de inscripción en el Registro Público de Comercio de cada una
de las sociedades;

8
b) El capital de la nueva sociedad o el importe del aumento
del capital social de la sociedad incorporante;

c) La valuación del activo y el pasivo de las sociedades


fusionantes, con indicación de la fecha a que se refiere;

d) La razón social o denominación, el tipo y el domicilio


acordado para la sociedad a constituirse;

e) Las fechas del compromiso previo de fusión y de las


resoluciones sociales que lo aprobaron;

Acreedores: oposición

Dentro de los quince (15) días desde la última publicación del


aviso, los acreedores de fecha anterior pueden oponerse a la
fusión.
Las oposiciones no impiden la prosecución de las operaciones
de fusión, pero el acuerdo definitivo no podrá otorgarse hasta
veinte (20) días después del vencimiento del plazo antes
indicado, a fin de que los oponentes que no fueren
desinteresados o debidamente garantizados por las
fusionantes puedan obtener embargo judicial;
Acuerdo definitivo de fusión

El acuerdo definitivo de fusión, otorgados por los


representantes de las sociedades una vez cumplidos los
requisitos anteriores, que contendrá:
a) Las resoluciones sociales aprobatorias de la fusión;

b) La nómina de los socios que ejerzan el derecho de


receso y capital que representen en cada sociedad;

c) La nómina de los acreedores que habiéndose


opuesto hubieren sido garantizados y de los que
hubieren obtenido embargo judicial; en ambos casos
constará la causa o título, el monto del crédito y las
medidas cautelares dispuestas, y una lista de los
acreedores desinteresados con un informe sucinto de
su incidencia en los balances a que se refiere el inciso
1), apartado b);

d) La agregación de los balances especiales y de un


balance consolidado de las sociedades que se fusionan;

9
Inscripción registral

La inscripción del acuerdo definitivo de fusión en el Registro


Público de Comercio.
Cuando las sociedades que se disuelven por la fusión estén
inscriptas en distintas jurisdicciones, deberá acreditarse que
en ellas se ha dado cumplimiento al artículo 98. 1

Clases de fusión
Las clases de fusión se encuentran contempladas en la definición del art. 82
LS.
Así, la fusión puede consistir en dos o más sociedades que se disuelven sin
liquidarse para:
 constituir una nueva, es la fusión propiamente dicha.

 cuando una ya existente incorpora a una u otras, es la fusión por


absorción

Efectos
El principal efecto de la fusión es que la nueva sociedad o la incorporante,
según se trate de un caso y otro de fusión, adquiere la titularidad de los
derechos y obligaciones de las sociedades disueltas, produciéndose la
transferencia total de sus respectivos patrimonios al inscribirse en el
Registro Público el acuerdo definitivo de la fusión y el contrato o estatuto de
la nueva sociedad, o el aumento de capital que hubiere tenido que efectuar
la incorporante. 2

Además, otro efecto de la fusión es otorgar la calidad de socios a quienes lo


eran de las sociedades disueltas.

1 Art. 83 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.
2 Art. 82 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,

Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

10
Derechos de los socios: Receso y preferencia
El art. 85 LS remite a los arts. 78 y 79 para la aplicación de los derechos de
receso y preferencia admitidos.

Revocación y rescisión
El compromiso de fusión puede dejarse sin efecto por cualquiera de sus
partes, cuando no se obtienen las resoluciones sociales de su aprobación en
el plazo de 3 meses desde la suscripción.

Así mismo, puede revocarse por el mismo órgano de gobierno de las


sociedades mientras no se haya otorgado el acuerdo definitivo con los
requisitos para su celebración y mientras no se causen perjuicios a las
sociedades, socios y terceros (art. 86 LS).

Escisión

Definición y requisitos
La escisión es otra de las formas de reorganización societaria mediante la
adopción de una nueva organización jurídica que supone un
desprendimiento patrimonial.

Puede presentarse de distintas formas:

1) Escisión incorporación o con absorción: se presenta cuando una


sociedad sin disolverse destina parte de su patrimonio a otra
sociedad que ya existe.
2) Fusión escisión: cuando una sociedad participa con otra en la
creación de una nueva sociedad con parte de sus patrimonios, en
este supuesto los socios de ambas sociedades pasan a ser socios de
la nueva sociedad.
3) Escisión propiamente dicha: entendiéndola como aquella en la que
una sociedad destina parte de su patrimonio para la creación de una
nueva sociedad o varias de ellas.
4) Escisión división, donde una sociedad se disuelve sin liquidarse para
constituir nuevas sociedades con la totalidad de su patrimonio.

11
Salvo el supuesto de escisión división, no existe en este tipo de operación
una transferencia universal de bienes, lo que la diferencia netamente de la
fusión, que ya hemos tratado.

El supuesto de excepción mencionado es considerado como el tipo más puro


de escisión, ya que lleva a la formación de dos o más sociedades nuevas,
dividiendo el activo de la escindente, que se disuelve sin liquidarse, y en ese
estado se produce la entrega del patrimonio a las nuevas sociedades, donde
cada una recibe su parte a título universal.

Los accionistas de la sociedad desmembrada reciben la participación


accionaria que les corresponde de la nueva sociedad, a cambio de sus
acciones en la escindente, adjudicándoselas directamente. ¿Podrán
adjudicarse acciones entre los socios de la nueva sociedad que no respeten
las participaciones en la escindente?

La respuesta es afirmativa, siempre que exista el consentimiento expreso de


todos los socios, ya que de otra manera se estarían avasallando sus
derechos.

Salvo para el supuesto de escisión fusión, que sigue las disposiciones propias
de la fusión, los requisitos de la escisión son:

1) Resolución aprobatoria de la escisión del contrato social o estatuto


de la sociedad escisionaria, la reforma del contrato o estatuto de la
escindente en su caso y el balance especial de escisión, que sigue lo
dispuesto por el art. 83 inc. 2 LS. relativo a la fusión.
2) La resolución aprobatoria.
3) Cumplimentar con las publicaciones pertinentes.
4) Otorgar el debido plazo de para que los acreedores ejerzan su
derecho de oposición, similar a lo dispuesto para la fusión.
5) Inscribir la operación en el Registro Público.

Efectos
Los socios pueden ejercer el derecho de receso y de preferencia, los cuales
se rigen conforme las disposiciones de los arts. 78 y 79 LS.

Además, respecto de los acreedores la ley ha previsto que puedan oponerse


al acuerdo de escisión (art. 88 in. 5 LS).

12
Resolución Parcial y Disolución

Resolución parcial: Muerte de un socio y exclusión del


socio
Desde ya, anticipamos que la técnica legislativa que trata bajo un mismo
título a la resolución parcial y a la disolución incurre en error, toda vez que
no son institutos ni complementarios, ni compatibles, sino, por el contrario,
son contrapuestos.

La resolución parcial importa la desvinculación del socio, siguiendo los


restantes con la actividad propia de la sociedad.

Opera, generalmente, cuando existe reducción en el elenco de los


integrantes de la sociedad, modificándose el contrato constitutivo, pero sin
afectar a la sociedad.

Los supuestos que quedan encuadrados en este ítem son la muerte, la


exclusión o retiro voluntario de los socios; los dos primeros se encuentran
regulados en la LS en los artículos 90 a 93, mientras que el retiro del socio
no está contemplado.

Si bien la inclusión de cláusulas que habiliten el retiro voluntario no es del


todo frecuente, podemos recurrir a ellas sin ningún tipo de impedimento
legal.

No existe la necesidad de invocar causa, ya que se trata de una decisión


unilateral del socio, pero para el caso deberá existir una cláusula expresa
que habilite dicha posibilidad en el contrato social.

La muerte de un socio constituye un supuesto de resolución parcial que


tiene distintos efectos según la sociedad que haya integrado.

En las sociedades colectivas y en comandita simple, resuelve parcialmente


el contrato, pero es lícito pactar la continuidad de la sociedad con sus
herederos.

En las sociedades de capital e industria resolverá el contrato, no pudiendo


los herederos ingresar a la sociedad, pero teniendo derecho a percibir el
valor de la participación correspondiente.

En las sociedades de responsabilidad limitada debemos estar atentos al


contrato constitutivo: en caso de silencio, deberá entenderse que la
sociedad se resuelve parcialmente.

13
Sin embargo, podrá preverse expresamente la incorporación de los
herederos con las salvedades del caso.

En cuanto a las sociedades anónimas y para el socio comanditario de las


sociedades en comandita por acciones, la muerte de un socio nunca tendrá
efectos resolutorios del contrato por las características propias de este tipo
de acciones.

Continuando con el análisis, veremos el supuesto de exclusión del socio.

Es el remedio societario utilizado contra aquellos socios que no cumplen con


sus obligaciones sociales, aunque también procede para los casos de
inhabilitación, incapacidad, quiebra o concurso preventivo del socio.

A pesar de lo mencionado, debe quedar en claro que, aun cuando se aplica


como sanción, la exclusión nunca podrá privar al socio del valor de su
participación y del lucro generado.

Para que proceda la exclusión, bastará con que haya existido un grave
incumplimiento de las obligaciones, lo que habilitará el camino judicial, ya
que el juez es el único que decide la exclusión, no los socios, con la sola
excepción del art. 37 LS.

Además de las causales expuestas en el art. 91 LS, la jurisprudencia ha


establecido las siguientes:

1) Distracción del patrimonio social en beneficio personal del socio;

2) Incumplimiento del deber de colaboración para la adopción de


acuerdos imprescindibles para la sociedad;

1) Perturbación del normal funcionamiento de la sociedad;

2) Oposición sistemática a todas las iniciativas;

3) Notoria inconducta que afecte a la empresa;

4) Inasistencia permanente en una sociedad de dos socios.

La decisión social de la exclusión y la promoción de la demanda deben


producirse en el término de los 90 días contados desde que se tomó
conocimiento del hecho que motiva la exclusión.

La acción judicial de exclusión podrá ser promovida por:

1) Representante legal de la sociedad;

2) Representante ad hoc o por nuevo representante, si el socio excluido


reviste carácter de administrador en forma exclusiva;

14
3) Síndico, cuando estuviera prevista la existencia de ese órgano de
control;

4) Cualquiera de los socios, cuando la Asamblea no se haya pronunciado


o haya resuelto en contra de la promoción, siempre que haya votado
a favor de la exclusión.

Es importante no olvidar que la acción de exclusión corresponde a la


sociedad, aunque sea promovida por alguno de los socios, según hemos
analizado.

Si el socio resulta excluido, se producen los efectos propios de las


modificaciones al contrato social, debiendo cumplir con las inscripciones
correspondientes en el Registro Público a los fines de su oponibilidad frente
a terceros. El instrumento a inscribir es la propia sentencia.

La disolución de la sociedad, a diferencia de la resolución parcial, implica el


punto final de su existencia, con lo cual se dejan de realizar las actividades
propias de su objeto social para dedicar sus esfuerzos a la venta de los bienes
sociales y de esa manera cancelar el pasivo y repartir el remanente, si
existiere, respetando la medida de la participación de los socios.

Es un momento en el que se detiene el cumplimiento del objeto social y se


dedican los esfuerzos a concluir las relaciones pendientes de la sociedad.

Es la primera etapa del proceso de liquidación, sin importar ello el cese


intempestivo de las actividades ni la pérdida de la personalidad jurídica, que
se mantiene todo a lo largo del proceso de liquidación.

Es importante tener presente que la sociedad perderá el carácter de sujeto


de derecho sólo con las inscripción de la cancelación de la inscripción en el
Registro Público.

Causales legales y convencionales


El art. 94 LS realiza una enumeración de causales disolutorias que no es
taxativa, pudiendo los socios prever estatutariamente otras causales no
contempladas en la ley (art. 89 LS).

Disolución judicial
La disolución podrá solicitarse judicialmente, teniendo la sentencia efecto
retroactivo al día que se presentó la causa que motivó su solicitud.

15
Dicha solicitud se tramita por juicio abreviado, debiendo ser citados todos
los socios, quienes deberán actuar formando un litisconsorcio necesario.

¿Qué sucede en los casos en los que producida una causal resolutoria la
sociedad ignora o es remisa a las mismas? En dichos supuestos nace para el
socio o accionista el derecho de solicitar la disolución por vía judicial,
teniendo efecto retroactivo al día en que tuvo lugar la causa generadora.
Esta retroactividad permite sancionar a los administradores y socios por las
consecuencias, responsabilizándolos de manera solidaria e ilimitada (art. 99
LS).

Pueden solicitar la disolución los socios o accionistas, ya que de esa manera


lograrán el reembolso de sus participaciones, pero también tiene facultades
para hacerlo el órgano administrativo de control.

Respecto de la legitimación pasiva, parte de la doctrina entiende que debe


entablarse demanda contra la sociedad y los socios, formando un
litisconsorcio necesario; otros entienden que basta con citar a la totalidad
de los socios.

Ahora bien, la sentencia judicial que se dicte acogiendo la demanda sólo


tiene por efecto declarar operada la disolución de la sociedad, a la fecha de
la causa generadora, pero su registración es necesaria para la oponibilidad a
terceros, ello se cumplimenta con la debida inscripción en el Registro
Público.

El vencimiento del plazo: Prórroga y reconducción


Como hemos estudiado anteriormente, uno de los requisitos del
instrumento constitutivo del art. 11 LS es la fijación del plazo de duración de
la sociedad.

Ahora bien, cuando el mismo se acerca a su fin y los socios tienen la


intención de continuar con la actividad social, pueden ocurrir dos cosas:

a) Prórroga: es el caso que la decisión (unánime salvo pacto en


contrario) se resuelva y se solicite la inscripción antes del
vencimiento del plazo.
b) Reconducción: el plazo ya ha vencido, pero puede acordarse hasta
tanto no se haya inscripto el nombramiento de liquidador.
Ambas figuras se hayan contempladas en el art. 95 LS.

16
Remoción de causales resolutorias
La incorporación de este instituto es otra de las novedades que ha
incorporado la reforma.

Establece el art. 100 párr. 1º que las causales de disolución pueden ser
removidas mediando decisión del órgano de gobierno y si se elimina la causa
que le dio origen, siempre y cuando exista viabilidad económica y social de
la subsistencia de la actividad de la sociedad.

Además, agrega otro requisito: la resolución deberá adoptarse antes de


cancelarse la inscripción, sin perjuicio de terceros y de las responsabilidades
asumidas.

Liquidación
Definición. Personalidad de la sociedad en
liquidación
Resuelta la disolución, el siguiente paso es la liquidación de la sociedad,
cuando se venden los bienes sociales para pagar las obligaciones pendientes
y los gastos de liquidación, quedando el saldo en poder de los socios.

El procedimiento liquidatorio no es instantáneo, sino que se desarrolla en


un determinado período, suficiente para realizar el activo y cancelar el
pasivo, podrán venderse los bienes por separado o como integrantes de una
totalidad.

El proceso tiene en cuenta fundamentalmente la protección de los terceros,


no tanto de los socios.

La sociedad conserva su personalidad durante el proceso liquidatorio,


conforme lo establece art. 101 LS, que dispone que la sociedad en
liquidación conserva su personalidad “a ese efecto”.

Véase el texto de Ricardo Nissen (2006): Curso de Derecho


Societario (p. 285 y 286).

Si el pasivo social quedara insatisfecho, se hará responsable de manera


solidaria e ilimitada a los administradores de la sociedad, sobre quienes cae
el deber de conservar el activo de la sociedad y el destino de los bienes que

17
lo integran. Dicha responsabilidad se extenderá a los síndicos, si fuera el
caso, por los mismos motivos.

Designación, inscripción y remoción del liquidador


Ahora bien, salvo disposición contractual o los casos de excepción, la
liquidación corresponde al órgano de administración en funciones al
momento de la liquidación.

Puede acontecer también que se designe en el contrato social otra persona


distinta de estos, en cuyo caso la designación procederá por mayoría simple
en asamblea o reunión de socios, a celebrarse dentro de los 30 de que ha
acontecido la causal de disolución.

¿Qué sucede si el órgano de administración no lleva adelante las conductas


correspondientes o no convoca a la asamblea para su designación? En este
caso cualquier socio, independientemente de su participación social, podrá
exigir al juez la designación de un liquidador, habiendo incurrido los
administradores en un incumplimiento de sus funciones, quedando allanado
el camino para la solicitud de su remoción y desplazamiento.

¿Cuál sería la situación si los liquidadores no aceptaran el cargo? Se podrá


requerir una nueva designación, por cualquiera de los procedimientos
mencionados. Es importante tener presente que el liquidador no debe
esperar la registración de la disolución, e incluso si se encuentra no inscripta
su designación, se encuentra habilitado para ejecutar la voluntad social,
siendo sus actos oponibles no sólo a la sociedad, sino también a terceros.

Facultades y obligaciones del liquidador


Como facultades, en primer lugar, el liquidador ejerce la representación de
la sociedad.

El liquidador podrá efectuar todos los actos necesarios para la realización


del activo y la cancelación del pasivo, y si bien se encuentra subordinado a
las instrucciones de los socios, se entiende que estas tratan la manera en
que debe llevar a cabo tal actividad, y no referida a algún tipo de
autorización, que no es necesaria por el estado mismo en que se encuentra
la sociedad. Por tal motivo, es el liquidador el que ejerce de manera exclusiva
y excluyente la representación del ente.

Además, tiene el derecho a percibir una remuneración por la tarea realizada.

18
En cuanto a las obligaciones del liquidador, se encuentran tratadas en el art.
103 LS, cuyo incumplimiento motiva su lógica remoción, le impide el cobro
de la remuneración correspondiente y lo hace plausible de responsabilidad
por los daños y perjuicios ocasionados.

La primera de ellas es la realización, dentro de los 30 días de aceptado el


cargo de liquidador, de un inventario y balance inicial de liquidación, a los
fines de individualizar la composición patrimonial de la sociedad, lo que
brinda seguridad a todos los intervinientes, esta obligación debe respetarse
aun cuando los liquidadores sean los mismos administradores. Dicho
balance debe ser puesto a consideración de todos los socios.

Nótese que la LS no exige la aprobación de dicho instrumento contable, sino


sólo su puesta a disposición, sin mencionar los derechos que a estos les
asiste.

Asimismo los liquidadores deberán brindar información periódica de la


situación, por lo menos de manera trimestral, además de los balances
anuales si el proceso de liquidación se extendiere en el tiempo. Estamos sin
ningún lugar a dudas frente a una rendición de cuentas que los liquidadores
deben presentar a los socios.

El incumplimiento acarrea las mismas consecuencias que hemos tratado al


estudiar el balance inicial.

En cuanto a los derechos con los que cuenta, el liquidador podrá efectuar
todos los actos necesarios para la realización del activo y la cancelación del
pasivo, y si bien se encuentra subordinado a las instrucciones de los socios,
se entiende que estas tratan la manera en que debe llevar a cabo tal
actividad, y no referida a algún tipo de autorización, que no es necesaria por
el estado mismo en que se encuentra la sociedad. Por tal motivo, es el
liquidador el que ejerce de manera exclusiva y excluyente la representación
del ente.

A los fines de su actuación, deberá sumar a la razón social la frase en


liquidación; si omitiera hacerlo, no lo vuelve responsable de manera
solidaria e ilimitada, pues la disolución puede ser conocida por terceros
atento su inscripción, pero sí resultará responsable por los daños y perjuicios
que pudieran corresponder.

Contribuciones debidas
¿Qué sucede si los fondos resultan insuficientes para afrontar el pasivo?

El liquidador, para los casos de sociedades en que exista responsabilidad


ilimitada y solidaria de los socios, deberá exigirles los montos necesarios,

19
comúnmente denominadas contribuciones debidas. En aquellas sociedades
con responsabilidad limitada, sólo podrán reclamarse las integraciones de
los aportes comprometidos.

Balance final, plan de partición y distribución


Paso siguiente a la cancelación del pasivo, es la redacción del balance final
de liquidación, que deberá registrar:

1) La inexistencia de deudas;

2) El producido de la enajenación;

3) El reembolso del capital aportado por los socios;

4) Si correspondiere el excedente.

Respecto de la partición, no existen reglas específicas que la traten en la LS,


resultando plenamente compatibles las disposiciones del Código Civil y
Comercial al tratar la partición de la herencia.

Si existiesen dudas o discrepancias acerca del valor de los bienes sociales,


podrá recurrirse a peritos tasadores, nombrados de común acuerdo por las
partes o por el Juez, en su defecto.

El art. 111 LS trata el balance final y proyecto de distribución, que variará


según las características propias de cada tipo societario.

Ahora bien, luego de que se encuentren aprobados, de manera implícita o


explícita, los liquidadores deberán agregarlos en el legajo de la sociedad y
comenzar la ejecución de los mismos, abonando a cada socio el importe
correspondiente según su participación.

Dicha actividad podrá cumplirse a través de dinero en efectivo o en bienes,


si se hubiera convenido de tal forma.

Responsabilidad del liquidador


Por encontrarse sometido a las obligaciones y responsabilidades de los
administradores, su actuación se regirá por lo dispuesto en los arts. 108, 274
y 279 LS.

20
Cancelación de la inscripción. Efectos
Cumplido el proceso de liquidación, se procede a la cancelación de la
inscripción del contrato social en el Registro Público, acordando los socios
quiénes conservarán los libros sociales y la documentación relacionada con
la sociedad, o en su defecto será el juez quien indique al responsable.

21
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Nissen, R. (2006) Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

www.21.edu.ar

22
Sociedades de
personas

Sociedades
Sociedades de
personas
“La mutua confianza entre los socios, caracterizada por el
vínculo familiar, fue ampliada con la incorporación o integración
de las sociedades con socios no parientes pero siempre subsistió
la confianza, el carácter intuitu personae que limita el acceso a
los socios”. (Richard & Muiño, 2004, p. 328).

Las sociedades de personas, o también llamadas sociedades de interés, son


aquellas en las cuales las cualidades personales de quienes integran la
sociedad son fundamentales a la hora de constituir el ente y formar el elenco
de socios, con preponderancia por sobre el capital que se aporta.

Las sociedades personalistas en la ley de sociedades son las sociedades


colectivas, las sociedades en comandita simple y las sociedades de capital e
industria.

Tienen en común las siguientes características:

a) Fuerte acento personal en relación con los socios que las integran.

b) La responsabilidad de los socios es subsidiaria, ilimitada y solidaria.

c) La división del capital social es en partes de interés.

El elemento personal es tan fuerte en este tipo de sociedades que de


perderse la affectio societatis de uno o varios de sus integrantes, puede
producir la exclusión o la disolución de aquella, respectivamente.

1
Sociedad Colectiva
Definición y denominación social
La ley de sociedades define a la sociedad colectiva destacando su
característica principal, cual es la responsabilidad solidaria e ilimitada y
subsidiaria de los socios respecto de las obligaciones sociales.

Los acreedores de la sociedad pueden accionar en contra de los socios,


quienes pueden oponer el beneficio de excusión de los bienes sociales (art.
56 LS).

El beneficio de excusión impone que los acreedores deberán ejecutar en un


primer momento los bienes de la sociedad; en caso de insuficiencia, podrán
dirigirse contra cualquiera de los socios.

Si bien la excusión es un instituto propio del ámbito civil, otorgado en


beneficio del fiador, la ley de sociedades lo recepta como un mecanismo de
defensa de los socios ilimitada y solidariamente responsables.

Debe aclararse que el beneficio no llega al extremo de autorizar al socio para


exigir al acreedor la total ejecución de los bienes sociales, ya que si así fuese,
se dificultaría sobremanera el cobro al acreedor de su crédito, resultando
contrario a la naturaleza y finalidad de la LS.

Bastará, entonces, acreditar la insuficiencia del patrimonio social para que


el beneficio de excusión no sea procedente.

El beneficio no procede automáticamente, sino que debe ser alegado por el


socio perseguido.

Cuando uno de los socios haya hecho frente a la deuda reclamada, tiene el
derecho de solicitar a sus consocios el reintegro de lo pagado conforme se
haya pactado en el contrato social.

Por otro lado, en la práctica, la utilización de la figura sociedad colectiva es


muy poco común frente a otros tipos societarios que ofrecen mejores
condiciones, específicamente, con relación al tema de la responsabilidad.

La realidad jurídico económica impone la necesidad para quien emprende


una actividad comercial de limitar la responsabilidad ante los posibles
avatares que puedan ocurrir en los vertiginosos y cambiantes tiempos
actuales en los cuales la economía de nuestro país sufre idas y vueltas en
forma permanente.

En cuanto a la denominación de la sociedad colectiva, podrá optar entre el


uso de una razón social o de una denominación social propiamente dicha.

2
Para el primer caso, se exige que la misma incluya el nombre de alguno,
algunos o todos los socios y la palabra “y compañía”, o su abreviatura si no
estuviesen la totalidad de los socios mencionados.

Para el segundo caso, la LS exige la incorporación del aditamento “sociedad


colectiva” o su abreviatura.

Caracteres particulares
Las partes de interés no pueden ser vendidas por el acreedor, que sólo podrá
cobrarse sobre las utilidades y la cuota de liquidación. (art. 57 LS).

Se justifica dicha norma en que la ejecución forzada de las partes de interés


atentaría contra el carácter personalista de la sociedad, contra su esencia
misma al permitir la incorporación al elenco de socio a terceros que no han
formado parte del proyecto inicial y puede que no tengan nada en común
con los socios restantes.

La transferencia de las partes de interés requiere la conformidad de los


restantes socios, salvo que se pacte lo contrario.

Esta solución también apunta a mantener la conformación con los miembros


originales, cuyas características y cualidades han sido preferidas para la
formación de la sociedad.

Los aportes pueden consistir en cualquier tipo de bienes y dicha amplitud


tiene estricta relación con la responsabilidad ilimitada de los socios para
hacer frente a las obligaciones del ente.

Otra cuestión digna de mención es aquella que se suscita cuando un socio


realiza actos en competencia con la sociedad.

Dicho comportamiento les está vedado, sea que lo realicen personalmente


o por interpósita persona, con la sola excepción de que tengan expresa
autorización por unanimidad de los restantes socios.

De esta manera, se pretende que los esfuerzos del socio sean en provecho
de la sociedad y no en el propio.

Su incumplimiento acarreará la sanción de exclusión, sin perjuicio del


derecho de la sociedad de incorporar los beneficios obtenidos con el actuar
ilegítimo del socio desleal, que deberá responder por los daños y perjuicios
ocasionados.

3
Administración y representación
Podemos establecer el régimen en las siguientes normas:
a) Todos los administradores son representantes de la sociedad.
b) Salvo que el contrato contenga regulación al respecto, todos los
socios pueden administrar en forma indistinta (art. 127 LS).
c) Si son varios los socios que tienen a su cargo la administración y no
se indica qué funciones cumplirá cada uno, pueden actuar
indistintamente (art. 128 LS).
d) Pueden ser administradores los mismos socios o terceros (art. 129
LS).

A su vez, el art. 128 LS estipula que si se hubiese convenido la administración


conjunta, ningún administrador puede actuar individualmente.

Los administradores pueden ser removidos sin invocación de justa causa,


decisión que sin embargo debe adoptarse por mayoría, que al no definir qué
es lo que se entiende por justa causa, dicho concepto queda librado a
interpretación judicial.

Resoluciones sociales
Los socios se congregan en reuniones sociales o asambleas a fin de adoptar
las decisiones.

El art. 132 LS dispone que por mayoría se entiende a la mayoría absoluta de


capital, sin perjuicio que contractualmente se estipule un régimen diferente.

Otra norma que refleja el fuerte vínculo que relaciona a los socios es la del
art. 131 LS, que determina que las modificaciones de contrato, lo que incluye
la transferencia de la parte a otro socio, requieren el consentimiento de
todos los socios, siempre y cuando no haya un pacto en contrario.

Sociedad en comandita simple


Definición y denominación social
Es otra de las sociedades de personas y constituye un tipo social de escasa
utilización.

4
Uno de los motivos lo constituye la existencia de la sociedad de
responsabilidad limitada, que ofrece a todos los socios las ventajas que
tienen en este tipo los socios comanditarios.

La principal característica de esta sociedad es la existencia de dos categorías


de socios: los comanditados o solidarios, por un lado, quienes responden
como los socios de la sociedad colectiva descripta anteriormente; y por el
otro, los socios comanditarios, que ven limitada su responsabilidad al aporte
realizado.

Existe un impedimento por el que un socio no puede revestir ambas


calidades al mismo tiempo.

En relación con la denominación, pueden utilizar una objetiva que incorpore


el aditamento “sociedad en comandita simple” o en su caso, la abreviatura
(SCS), o una razón social integrada únicamente con el nombre de los socios
comanditados y conforme el art. 126 LS (art. 134 LS).

Esto se explica en virtud de la tutela a los terceros que contraten con la


sociedad, por lo cual los socios que poseen responsabilidad limitada no
pueden figurar.

La sanción que contiene el art. 136 LS in fine es grave, imponiendo la


responsabilidad social solidaria, subsidiaria e ilimitada a los socios
comanditarios que figuren.

Caracteres particulares
Podemos señalar entre sus particularidades:
1) Son sociedades intuitu personae: sociedad de personas en las que las
cualidades de los socios son determinantes.

2) Coexisten dos categorías de socios con derechos y responsabilidades


diferenciadas:

o Comanditados: responden por las obligaciones sociales


ilimitada, solidaria y subsidiariamente.

A ellos les compete de modo exclusivo la administración


social.

o Comanditarios: responden limitadamente al capital que se


obliguen a aportar. En caso de quiebra, a ellos no se les
extiende.

5
Aportes
La diferenciación de los socios no sólo tiene implicancias desde el punto de
vista de la responsabilidad, sino también en cuanto a la naturaleza de los
aportes.

Los socios comanditarios, al no aportar dinero en efectivo, sólo aportarán


obligaciones de dar (art 35 LS), no dinerarias, excluyendo de esta manera
prestaciones de industria o trabajo personal.

En cuanto a la valuación de estos aportes, se indicarán en el contrato


constitutivo los antecedentes que la justifiquen, salvo que se decida realizar
el procedimiento de valuación judicial del art. 51 LS.

Por otra parte, los socios comanditados podrán realizar cualquier tipo de
aporte.

Administración y representación
El art. 136 LS dispone que la administración y representación es ejercida por
los socios comanditados o terceros que sean designados para ello, haciendo
aplicables las normas dispuestas para la sociedad colectiva.

El mismo artículo establece la sanción en caso de violación al artículo que


hace responsables solidariamente al firmante con la sociedad por las
obligaciones que se contraigan en infracción.

Resoluciones sociales
El art. 139 LS remite a los artículos de la sociedad colectiva, pero un aspecto
distintivo lo constituye la norma que dispone que los socios comanditarios
tienen votos en la consideración de los estados contables y para la
designación de administrador.

Quiebra, muerte, incapacidad del socio comanditado


En este caso, puede el socio comanditario realizar actos urgentes que
requieran el desarrollo de la actividad y el negocio hasta tanto se regularice
lo acontecido, sin que ello le implique responsabilidad agravada. (art. 140
LS).

6
Así mismo, se establece una causal de disolución para el caso que no se
regularice o se transforme la sociedad en el término de 3 meses

A modo de síntesis y para una mejor comprensión del tema, exponemos un


cuadro que enfrenta las principales diferencias entre las categorías de
socios.

Tabla 1
COMANDITADOS COMANDITARIOS

Nombre de la Puede llevar el nombre de Prohibición de


sociedad uno de los socios figurar por tener la
responsabilidad
limitada

Administración Les compete en forma Sólo ejercen los


exclusiva. derechos derivados
del estatus de socio.

Gestión social A su cargo No pueden


intervenir (art. 137
LS). Sólo en casos
excepcionales (art.
140 LS)

Responsabilidad Responden por las Responden


frente a las obligaciones sociales limitadamente al
deudas sociales ilimitada, solidaria y capital que se
subsidiariamente obligaron a aportar.
No se les extiende la
quiebra.

Fuente: Elaboración propia

7
Sociedades de Capital e Industria
Definición y denominación social
Este tipo social se caracteriza por la existencia de dos categorías de socios:

a) Socios capitalistas: sólo pueden realizar prestaciones de dar.


Responden por las obligaciones sociales como los socios de la
sociedad colectiva.
b) Socios industriales: Aportan su industria, una obligación de hacer.
Sólo responden hasta la concurrencia de las ganancias no
percibidas.

En cuanto a su denominación, el art. 142 LS regla que se integra con el


aditamento “sociedad de capital e industria” o su abreviatura.

En el caso de utilizar una razón social, no puede figurar el nombre del socio
industrial, teniendo en cuenta que dicha calidad de socio tiene una
responsabilidad menor.

La violación de lo antes dispuesto implica la responsabilidad solidaria del


firmante, sea el socio industrial según la administración que se haya
convenido.

Caracteres particulares
Como bien señalamos antes, su distinción radica en la coexistencia de socios
capitalistas y socios industriales.

La idea del legislador al crear este tipo social es la de brindar a quien puede
aportar su trabajo el acceso a una estructura societaria y legal.

A pesar de ello, la realidad demuestra que su utilización es muy poco común,


dado que posiblemente a quien aporta su industria puede que le resulte más
beneficioso encontrarse en una relación de dependencia.

Administración y representación
La administración de la sociedad así como la representación, tal como lo
establece el art. 143 LS, puede ser ejercida por cualquiera de los socios, es
decir, capitalistas o industriales.

8
. Resoluciones sociales
Le es aplicable por disposición del art. 145 LS el art. 139 LS, que remite al
131 y 132 LS.

Se recomienda la lectura del fallo que se presenta a continuación, que nos


brinda en la faz práctica una visión real del conflicto que puede presentarse
en el seno de este tipo social.

Citar ABELEDO PERROT Nº: 70048821

Tribunal: Cámara 2a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Córdoba

Fecha: 16/09/2008

Partes: Bornia, Aldo G. y otro v. Hormigones Córdoba S.C.I transformada en S.R.L

SOCIEDADES (EN PARTICULAR) - Sociedad de capital e industria - Asambleas -


Actuación por mandatario - Aplicación analógica del art. 239, LSC. - Improcedencia
- Exclusión de socios extrajudicialmente - Previsión contractual - Efectos

2ª INSTANCIA.- Córdoba, septiembre 16 de 2008.

Reunidos en Audiencia Pública los vocales de la Cámara 2ª de Apelaciones de esta


ciudad, a los fines de dictar sentencia en estos autos caratulados "Bornia, Aldo G. y
otro v. Hormigones Córdoba S.C.I transformada en S.R.L s/ societario contencioso -
impugnación de asamblea" (expte. 815.681/36) y su acumulado "Hormigones
Córdoba Sociedad de Capital e Industria v. Bornia, Aldo G. y otros s/ societario
contencioso - exclusión de socio" (expte. 824.890/36), venidos en apelación del
Juzgado de 1ª instancia y 13ª nominación Civil y Comercial de esta ciudad, a cargo
del Dr. Carlos Tale, en contra de la sent. 331, del 26/5/2006, por la que se resolvía:
"1) Acoger el planteo de los Sres. Aldo G. Bornia y Elvio D. Ledesma consistente en
la nulidad de la reunión social de "Hormigones Córdoba - S.C.I", celebrada el
21/2/2005 y de todo lo allí decidido, con costas a la sociedad y al socio capitalista y
administrador, Sr. Jorge A. Martínez; 2) No hacer lugar a la acción de exclusión del
socio Aldo G. Bornia, con costas a los actores, esto es, a la sociedad y al socio Sr.
Martínez; 3) Hacer lugar a la acción de exclusión en contra del Sr. Elvio D. Ledesma,
con costas a cargo de este último; 4) Diferir la regulación de honorarios de los
abogados actuantes y perito contadora para cuando se fije la base regulatoria al
efecto y se halle el tribunal en condiciones de practicar dicha regulación; 5)
Protocolícese..."(fs. 629/644).

Este tribunal, en presencia de la actuaria se plantea las siguientes cuestiones a

9
resolver:

1ª.- ¿Es justa la sentencia apelada?

2ª.- ¿Qué pronunciamiento corresponde emitir?

1ª cuestión.- La Dra. Chiapero dijo:

1.- Contra la sent. 331 dictada con fecha 26/5/2006 por el juez de 1ª instancia y 13ª
nominación en lo Civil y Comercial de esta ciudad, interpusieron recurso de
apelación la sociedad Hormigones Córdoba S.C.I (fs. 646), el socio Elvio D. Ledesma
(fs. 648) y el socio Jorge A. Martínez (fs. 649), siendo todos concedidos por el a quo
(fs. 647 y 650). Radicados los autos en esta sede, expresa agravios la sociedad
Hormigones Córdoba S.C.I (fs. 657/674) siendo confutados por los socios Ledesma
y Bornia (fs. 697/702 vta.). A su turno expresa agravios el socio Elvio D. Ledesma
(fs. 705/715) siendo contestados por Hormigones Córdoba S.C.I (fs. 717/728).

Finalmente expresa agravios el socio Jorge A. Martínez (fs. 731) siendo contestados
por los socios Bornia y Ledesma (fs. 736/737 vta.). Dictado y consentido el proveído
de autos y la integración del tribunal queda la causa en estado de estudio y
resolución.

2.- Apelación de la Sociedad Hormigones Córdoba S.C.I

Se queja –mediante apoderado– por cuanto se decidiera acoger la nulidad de la


reunión de social de Hormigones Córdoba S.C.I celebrada el 21/2/2005 y de todo lo
allí decidido con costas a la sociedad y al socio capitalista Sr. Jorge A. Martínez y por
cuanto se rechaza la exclusión de socio del socio Aldo G. Bornia con idéntica
imposición de costas.

Dice que la primera decisión es errónea por cuanto se decide con fundamento en
que no se permitió el ingreso del abogado Alejandro I. Fiorenza como mandatario
del Sr. Elvio D. Ledesma soslayando que en el tipo de sociedades personalistas,
como es la Sociedad de Capital e Industria, el socio -salvo impedimento- tiene la
obligación de concurrir por sí o por otro socio pero no puede hacerse representar
por terceros. Denuncia que la aplicación analógica de lo normado por el art. 239 es
incorrecta porque tal directiva es aplicable a las sociedades de capital pero no es
extensible a las sociedades de personas. Denuncia que la alusión a la práctica y
doctrina es arbitraria desde que hace más de 40 años que no se constituye una
sociedad de capital e industria en el país. Agrega que ni Bornia ni Ledesma tuvieron
impedimento para asistir a la reunión de socios sino que estuvieron el día y hora
señalados en el predio de la empresa.

En lo concerniente a la segunda decisión se queja por cuanto el juez declara


inaceptable la "exclusión extrajudicial" no obstante la previsión contractual
consignada en la cláusula Quinta del contrato social.

10
Agrega en relación al socio Bornia que es equivocada la decisión de considerar
caduco el plazo para demandar por exclusión desde que tal decisión parte del error
de no distinguir entre derecho de exclusión y acción de exclusión.

Sostiene que el plazo para computar la caducidad debe correr a partir del momento
en que los socios Bornia y Ledesma rechazaron la exclusión extrajudicial y que el
incumplimiento de las obligaciones sociales por parte de los socios industriales
nunca fue consentido.

3.- Apelación del socio Elvio D. Ledesma.

Se queja por el dies a quo del cómputo del plazo de caducidad. Dice que el juez se
equivoca al interpretar que si Ledesma se apropió de cuatro facturas que van desde
el 5 al 11/1/2005, el hecho necesariamente debió ocurrir con posterioridad al
11/1/2005, con lo que la acción de exclusión no habría caducado. Dice que lo real
es que se le imputan a Ledesma muchos otros incumplimientos que se habrían
producido durante el año 2004 por lo resulta patente que al interponer la acción el
plazo ya había caducado. Cita doctrina en virtud de la cual la continuidad o
permanencia de la conducta observada por el socio no modificaría el comienzo del
cómputo del plazo de caducidad, debiendo correr a partir del primer acto que
configura causal de exclusión, que en el caso se remontaría al 21/12/2004, fecha
en que terminó la auditoria, momento en que se le hace conocer a Ledesma que
habría incurrido en conductas que entorpecieron el normal funcionamiento de la
sociedad.

Se agravia también por la interpretación amplia realizada por el a quo respecto de


las casuales de exclusión o los incumplimientos en desmedro de la continuidad y
permanencia del socio en la sociedad. Agrega que se alude a que "la estructura
empresarial recibió el impacto, produciendo daños a la sociedad" sin señalarse los
daños o secuelas quedadas con posterioridad a la presumible comisión de
inconductas de los socios Bornia y Ledesma. En suma sostiene que no se
encontraría acreditado en autos con rigor probatorio irrefutable conductas de
magnitud e importancia que justifiquen una decisión extrema, arbitraria y
unilateral como la de excluir a dos socios industriales fundadores.

4.- Apelación del socio capitalista administrador Sr. Jorge A. Martínez.

Se queja por cuanto se le imponen conjuntamente con la sociedad las costas en su


condición de socio capitalista administrador en los ptos. 1 y 2 del Resuelvo, sin
advertir que la decisión adoptada en la asamblea del 21/2/2005 fue de la sociedad
y no del socio de modo que la condena en costas a su parte debe ser revocada.
Agrega que en el punto dos del resuelvo se lo condena como consecuencia de
considerarlo erróneamente actor cuando compareció en representación de la
sociedad Hormigones Córdoba S.C.I en ejercicio de los derechos que le acuerdan el
art. 91 LSC. y la cláusula 5ª del Contrato Social.

11
5.- El fundamento central por el cual el juzgador admite la nulidad de la reunión de
socios celebrada el 21/2/2005 concierne al supuesto defecto formal en lo tocante
a la constitución de la reunión social.

Sostiene al respecto que el impedimento impuesto por el socio capitalista Martínez


a la intervención del apoderado del socio Ledesma se apoyó en un argumento
"incompartible" cuál es el de que en una sociedad personalista como lo es la de
Capital e industria tal intervención no sería posible.

Arguye que la ley de sociedades no existe dicha prohibición lo que dejaría sin
sustento la postura asumida por Martínez y que además una interpretación
analógica de la ley societaria, autoriza la aplicación analógica de la solución
contenida en el art. 239 LSC. para las sociedades anónimas el que admite la
actuación del socio por mandatario sin exigencias especiales.

Análisis de la apelación de la Sociedad Hormigones Córdoba S.C.I

Coincido con la sociedad apelante en que la aplicación analógica propiciada por el


iudicante no puede ser mantenida.

Es verdadero que el ordenamiento jurídico autoriza al intérprete, en caso de


afinidad de hecho y relación precisa entre el caso contemplado legislativamente y
el conflicto no contemplado llevado a resolución, acudir al argumento analógico
integrando las leyes de modo de cumplimentar el espíritu que provocó su dictado.

Es también de toda racionalidad el resultado que deriva de esta aplicación, ya que


con esta interpretación se logra el propósito evidente perseguido por el legislador
quien no puede contemplar todas las situaciones que plantea la realidad de la vida.

Sin embargo, si tenemos en cuenta que "interpretar es aclarar dudas acerca de la


voluntad manifestada en las normas, desentrañándola del texto legal conforme a
un proceso lógico de significación jurídica" (Clariá Olmedo, Jorge, "Derecho
Procesal", t. I, Ed. Depalma, Buenos Aires, 1983, p. 118) ello supone que se
interprete dentro del contexto mismo de la norma como en su relación con las
restantes directivas del cuerpo normativo en el que se encuentra inserta, a los fines
de dar con la mayor fidelidad posible a la intención expresada por el legislador en
la norma interpretada (Frosini, Vittorio,"Teoría de la interpretación jurídica", Ed.
Temis, Santa Fe de Bogotá, 1991, p. 8).

En esa senda el intérprete no está autorizado a acudir mecánicamente a la


interpretación analógica renunciando a indagar el verdadero sentido y alcance de
la norma, lo que sólo se logra con un examen atento de sus términos pero
consultando la voluntad del legislador.

Es por ello que existen principios que deben respetarse para la aplicación analógica
que pueden sintetizarse así: a) que no exista disposición expresa que contemple el

12
caso; b) que entre el caso previsto y el sometido a examen exista afinidad de hecho;
c) que las diferencias entre ambos no sean sustanciales; d) que las razones que tuvo
el legislador para establecer la norma sean aplicables al caso no previsto, y e) que
la aplicación analógica conduzca a un resultado racional.

En el caso su examine la única condición que concurre es la reseñada en primer


término desde que el legislador no ha previsto si los socios de una sociedad
personalista como lo es la de capital e industria pueda intervenir por apoderado a
las reuniones sociales.

Empero no concurren ninguna de los restantes condiciones que autorizan la


aplicación analógica desde que no existe afinidad de hecho entre la plataforma
fáctica sobre la que se construyó la norma que autoriza a los accionistas de una
sociedad anónima a hacerse representar en las asambleas (art. 239 LSC.), con la que
subyace en la que ha sido traída a resolución en estos autos que refiere a la
posibilidad de los socios de una sociedad personalista (S.C.I) a hacer lo propio en
las reuniones de socios.

Muy por el contrario, las diferencias entre ambos tipos de sociedades son
profundas y ameritan soluciones diversas.

Nótese que, como acertadamente lo pone de resalto el apelante, las disimilitudes


operan en torno a la organización (autorganicismo en las personalistas y
organicismo diferenciado en las de capital), a la responsabilidad de los socios (en la
S.C.I el socio capitalista responde por las obligaciones sociales en forma subsidiaria,
solidaria e ilimitada en las sociedades anónimas el accionista limita su
responsabilidad por las obligaciones sociales), en la administración (en la S.C.I la
sociedad puede ser administrada solo por los socios en cambio en la S.A el director
no necesariamente debe ser accionista), fiscalización (en la S.C.I son fiscalizadas por
los propios socios en las S.A lo son por un órgano específico), gobierno (en la S.C.I
el órgano de gobierno es la reunión de socios en tanto que en la S.A es la Asamblea
a lo que se suma que el accionista tiene el derecho pero no la obligación de
concurrir a la Asamblea en tanto que el socio de las sociedades personalistas tiene
el derecho y la obligación de concurrir y salvo impedimento justificante su
inconcurrencia puede ser causal de exclusión), Affecto societatis (mucho más
intenso en las sociedades personalistas que en las de capital), acciones y partes de
interés (las partes de interés pueden transferirse con acuerdo unánime de los
socios en cambio las acciones integran un título circulatorio negociable de libre
circulación), personas y capitales (las sociedades personalistas ponen el acento en
las personas y las de capital en el capital).

En suma las diferencias entre ambos tipos de sociedades lucen de suficiente


envergadura como para concluir que las razones que pudo tener el legislador para
permitir que en las S.A los accionistas pueden hacerse representar por apoderados,

13
no puedan extenderse derechamente a sociedades del tipo personalista como lo es
la de Sociedad de Capital e industria donde el socio no solo tiene el derecho sino
tiene la obligación de concurrir a las reuniones de socios salvo impedimento
debidamente justificado.

Y ese último aspecto no resulta para nada indiferente desde que la pretensión
nulificante de los socios industriales Bornia y Ledesma luce menos justificada a poco
que se repare que existe prueba suficiente (ver testimoniales obrantes a fs. 347,
350, 384 y 406 correspondientes a los testigos Christian O. Cicarelli, Ricardo R.
Scavino, Carlos Palacio y Roberto R. Coria) de que el día y a la hora fijada para que
tenga lugar la reunión de socios aquellos se encontraban en el predio de la sociedad
sin haber argüido motivo legítimo que los inclinara a incumplir con el deber de
asistencia personal a la reunión que fuera convocada, maxime cuando sabían que
era el ámbito en el cual podían verter explicaciones respecto de los
incumplimientos que se les endilgaba y que desencadenaron la voluntad de
excluirlos.

Si lo hasta aquí considerado en pos de demostrar la inconveniencia de la aplicación


analógica realizada fuera considerado insuficiente, es bueno agregar que la
aplicación analógica está vedada cuando la norma se refiere a circunstancias
excepcionales. Ello así pues no es concebible que una directiva que establece una
solución de excepción (derecho del accionista a intervenir en la asamblea por
apoderado), so pretexto de laguna legal, sea llamada para permitir utilizar la
solución de excepción en otros supuestos disímiles, pues las hipótesis no
contempladas por la norma de excepción encuentran marco en la regla general,
que en el caso es la obligación de los socios de sociedades personalistas de concurrir
personalmente a las reuniones de socios.

Finalmente la ubicación metodológica de la norma en la sección correspondiente a


las sociedades anónimas y no entre las normas generales, se erige en un argumento
más para inferir que el legislador quiso establecer la representación por tercero
solo para las primeras.

Por consiguiente, no resultando válida la aplicación por analogía efectuada por el


sentenciante y siendo la regla en materia de sociedades personalistas la obligación
de asistir personalmente a las reuniones de socios, salvo invocación de
impedimento justificado que en la especie no ha sido invocado y menos probado,
corresponde revocar la decisión en cuanto declara la nulidad de la reunión de socios
realizada el 21/2/2005 con fundamento en un defecto formal de constitución
(impedir la participación del apoderado del socio industrial Ledesma).

El segundo agravio también debe admitirse.

No es verdadero que en el diseño de la ley, la "exclusión extrajudicial" dispuesta


contractualmente en la cláusula séptima de la constitución de la sociedad de capital

14
e industria por la totalidad de los socios, sea inaceptable, como lo ha decidido el
sentenciante.

En sentido contrario al temperamento sentencial se alzan voces de prestigiosa


doctrina nacional expresando "La ley impone la necesidad de acudir a la justicia
para lograr la exclusión del socio, pero nada obsta a que se pacte, en virtud del art.
1197 CCiv., que la exclusión operará extrajudicialmente por la sola decisión de la
sociedad, dejando a salvo -por supuesto- el derecho del socio excluido de acudir a
la justicia para que revoque tal medida"(conf. Escutti, Ignacio A. (H), "Receso,
exclusión y muerte del socio", Ed. Depalma, p. 74; íd.: Cámara, Héctor, "Disolución
y Liquidación de Sociedades Mercantiles", 2ª ed., Ed. TEA, Buenos Aires, 1959, p.
141; Zunnino, Jorge, "Disolución y liquidación", p. 170).

Es decir que si se encuentra -como aquí acontece- previsto contractualmente la


posibilidad de exclusión extrajudicial del socio por voluntad del órgano de gobierno
de la sociedad dicha previsión (cláusula quinta), por resultar producto de la
autonomía de la voluntad de los socios (arg. art. 1197, CCiv.) debe tenerse por
válida.

No obsta la anterior conclusión la circunstancia del socio capitalista cuente con


cuatro votos en tanto que los socios industriales cuenten con solo un voto cada
uno, porque tal distribución fue producto del libre acuerdo de voluntades al tiempo
de constituir la sociedad y no resulta abusiva en los términos del art. 1071, CCiv.
desde que la proporción guarda relación con la distinta situación que tienen los
socios capitalistas de los industriales, desde que los primeros además de aportar el
capital, responde subsidiaria, solidaria e ilimitadamente por las obligaciones
sociales en tanto que los socios industriales solo responden con las utilidades no
percibidas.

Tampoco resulta nula la cláusula desde que no introduce el llamado derecho


absoluto de exclusión, o sea que no atribuye a la mayoría un poder de exclusión
arbitrario e incontrolable sino que tiene previsto que la exclusión se funde en justa
causa.

Es cierto que si se hubiera pactado una cláusula de exclusión basada en la simple


mayoría societaria, ella sería nula, dado que los motivos contractuales de exclusión
deben basarse en una causa y que dicha causa debe responder al concepto de
justicia. Grave incumplimiento de las obligaciones de socio o imposibilidad
sobreviviente.

Pero la cláusula quinta prevé justamente las causales de exclusión enumerando el


mal desempeño, falta de cumplimiento de la industria aportada, pérdida de interés
o incapacidad física o mental para su desempeño.

Pero además de ello cualquier sombra de ejercicio abusivo del derecho se

15
desvanece si se repara en que, pese a que conforme se reseñara ut supra, de
conformidad a las previsiones contractuales hubiera correspondido a los socios
excluidos iniciar acción judicial a los fines de obtener la revocación de tales
medidas, en el caso es la propia sociedad quien promueve acción judicial poniendo
a consideración judicial si han existido verdaderamente actos de entorpecimiento
funcional con envergadura que autorice legítimamente la decisión de excluir a los
socios industriales de la sociedad que integraban, lo que lo releva a la decisión de
todo resabio de arbitrariedad.

Dicho en otros términos, si la previsión contractual de excluir sin necesidad de otra


demostración que la decisión adoptada en la forma prevista, pudiera ser
considerada excesiva, tal mote no podría justificar en este caso la invalidación de la
decisión de excluir a los socios Bornia y Ledesma desde que la sociedad invocó y
probó la existencia de verdaderas causas que justificaban la exclusión.

De otro costado no se sostiene la pretendida violación a lo normado en el art. 145


LSC. ya que, como o sostiene la doctrina, dicha directiva legal es derogable por
pacto en contrario atento que no se encuentra afectado el orden público (conf.
Escutti Romero, Richard (h), "Manual", p. 195 citado por Verón, "Sociedades
comerciales", t. II, Ed. Astrea, p. 695).

Finalmente el tercer agravio también resulta viable, aunque por argumentos


parcialmente diversos a los esgrimidos por la sociedad apelante.

El sentenciante, pese a reconocer que se encuentra acreditado en autos que el


socio industrial Aldo G. Bornia incurrió en grave incumplimiento de sus
obligaciones, rechaza la exclusión por considerar que la acción no fue incoada en
tiempo oportuno (art. 91 LSC.).

Todo el esfuerzo recursivo está enderezado a cuestionar el dies a quo del cómputo
del plazo de caducidad previsto por la directiva societaria y a diferenciar los
conceptos "derecho a exclusión" y "acción de exclusión".

Así el apelante sostiene que si la sociedad, de conformidad a la cláusula quinta,


decidió excluir en forma extrajudicial a los socios Bornia y Ledesma en la reunión
de socios del 21/2/2005 por grave incumplimiento de las obligaciones derivadas de
la calidad de socios, el plazo de caducidad debía computarse a partir del momento
en que los excluidos rechazaron la exclusión extracontractual, por cuanto si
admitían no hubiera sido necesario la promoción de la demanda.

En mi opinión la apelación debe prosperar por argumentos diversos. Conforme lo


afirmara ut supra, la más autorizada doctrina nacional entiende que nada obsta a
que se pacte -como aquí ha sucedido en la cláusula 5ª- que la exclusión operará
extrajudicialmente por decisión de la sociedad, dejando a salvo el derecho del socio
o socios excluidos de acudir a la justicia para que se revoque tal medida en caso de

16
considerarla injusta o arbitraria.

Ergo, si eran los socios y no la sociedad quien debía acudir a la justicia para obtener
la revocación de la medida, no encuentro asidero para rechazar la exclusión de uno
de los socios con fundamento en la caducidad del plazo para promover una
demanda que no estaban obligados a interponer.

Por consiguiente, debe admitirse que el derecho a excluir a los socios fue ejercido
extrajudicialmente de conformidad lo autorizan las previsiones contractuales que
fueron producto de la autonomía de la voluntad de los socios en su conjunto al
tiempo de constituir la sociedad.

6.- Apelación de Elvio D. Ledesma.

Conforme lo resuelto precedentemente la apelación del socio industrial Elvio D.


Ledesma vinculado al cómputo del plazo de caducidad debe denegarse por
idénticos fundamentos.

Si era el socio quien debía, en caso de disentir con la decisión extrajudicial de la


sociedad de excluirlo, interponer acción judicial para obtener la revocación de la
decisión, no es razonable recibir su queja por el inadecuado cómputo del plazo de
caducidad que efectuara al iudicante respecto de la acción deducida por la
sociedad.

Los restantes agravios vinculados con la prueba de las causales de exclusión


tampoco merecen recibo.

En este aspecto coincido con el meduloso examen de la prueba rendida que efectúa
el sentenciante para arribar a la conclusión de que ha habido entorpecimiento
funcional por parte de ambos socios excluidos o cuanto menos cierta reticencia o
demora en la transmisión de la información comercial al sector "Administración"
que no constituyó un mero actuar obstruccionista sino que impactó sobre la
estructura empresarial produciendo daños a la sociedad.

Las meras referencias a incumplimientos del socio Martínez o las conductas que el
apelante entiende debió adoptar no constituyen embate crítico suficiente al prolijo
y exhaustivo análisis del plexo probatorio efectuado por el juzgador.

Tampoco lo es la referencia a la necesariedad de ser alertados de sus inconductas


o interpelados previamente, desde que ello no constituye requisito para decidir la
exclusión. En ese sentido la regla general indica que basta el mero grave
incumplimiento de las obligaciones sociales.

En cuanto a la necesidad de acreditar los daños o secuelas quedadas después de la


presumible comisión de inconductas, es suficiente el incumplimiento considerado
objetivamente sin que sea menester la prueba precisa del daño patrimonial que

17
acarrea a la sociedad, desde que la exclusión puede decidirse cuando se comprueba
que las conductas reiteradas de falta de colaboración y reticencia impide el normal
funcionamiento de la relación societaria perjudicando con ella la función
económica perseguida.

En suma, las conductas desplegadas por los socios que fueron minuciosamente
reseñadas por el iudicante prueban la existencia de casuales de exclusión desde
que alcanzan para formar certeza moral en el tribunal, que excluye toda duda
razonable, de la existencia de conductas que se encuentra reñidas con la calidad de
socios, no incumbiendo a esta alzada efectuar un nuevo análisis exhaustivo de la
prueba producida a los fines de demostrar la concurrencia de las causales de
exclusión porque el análisis del sentenciante no fue rebatido críticamente.

Nótese que el apelante se limitó a formular una censura global y a introducir


cuestionamiento a la conducta del socio capitalista que no resultan dirimentes para
modificar las razones dadas por el juzgador para tener por acreditados los
incumplimientos de los socios industriales, déficit recursivo que impide al tribunal
de apelación revisar los supuestos errores de hecho o de derecho en que pudo
haber incurrido el sentenciante.

7.- Apelación del Sr. Jorge A. Martínez.

Las censuras concernientes a la imposición de costas devienen abstractas dado la


forma en que se resuelve, lo que exime su tratamiento.

Ello así pues las costas por el planteo de nulidad de la reunión social deben ser
toleradas por los nulidicentes Sres. Aldo G. Bornia y Elvio D. Ledesma atento su
condición de vencidos (art. 130 CPCC Córdoba).

Las generadas por la acción de exclusión de socios promovida por la sociedad


Hormigones Córdoba S.C.I deben ser soportadas por el orden en que fueron
causadas, habida cuenta la forma en que se resuelve y en especial la conclusión a
la que se arriba precedentemente en orden a que no era la actora quien debía
acudir a la justicia para mantener su decisión extrajudicial de excluir a los socios
Bornia y Ledesma, sino estos últimos quien debieron hacerlo en caso de considerar
arbitraria o ilegítima la exclusión decidida extrajudicialmente.

La Dra. Montoto de Spila dijo:

Que adhiere al voto y fundamentos emitidos por la vocal preopinante, votando de


igual modo.

El Dr. Sánchez Torres dijo:

Que adhiere al voto y conclusiones arribadas por la vocal Chiapero, votando en


idéntico sentido.

18
2ª cuestión.- La Dra. Chiapero dijo:

En mi opinión corresponde: 1) Admitir la apelación de Hormigones Córdoba S.C.I y


en consecuencia, revocar la sentencia en todo cuanto decide. En su lugar, rechazar
la demanda de nulidad de la reunión social del 21/2/2005, y en consecuencia,
otorgar validez a la exclusión extrajudicial de los socios Aldo G. Bornia y Elvio D.
Ledesma, con costas a estos últimos atento su calidad de vencidos respecto de la
acción de nulidad (art. 130, CPCC Córdoba), y por el orden causado respecto de la
acción de exclusión promovida por Hormigones Córdoba S.C.I atento lo decidido en
la 1ª cuestión (art. 130, in fine CPCC Córdoba) difiriéndose la regulación de
honorarios para cuando exista base económica; 2) Rechazar la apelación de Elvio D.
Ledesma, con costas atento su condición de vencido (art. 130, CPCC Córdoba); 3)
Declarar abstracta la apelación del socio capitalista Jorge A. Martínez.

La Dra. Montoto de Spila dijo:

Que adhiere al voto y fundamentos emitidos por la vocal preopinante, votando en


idéntico sentido.

El Dr. Sánchez Torres dijo:

Que adhiere al voto y conclusiones arribadas por la vocal Chiapero, votando en la


misma forma.

A mérito del acuerdo que antecede, se resuelve:

I.- Admitir la apelación de Hormigones Córdoba S.C.I. y revocar la sentencia en todo


cuanto decide. En su lugar, rechazar la demanda de nulidad de la reunión social del
21/2/2005, y otorgar validez a la exclusión extrajudicial de los socios Aldo G. Bornia
y Elvio D. Ledesma, con costas a estos últimos atento su calidad de vencidos
respecto de la acción de nulidad (art. 130, CPCC Córdoba), y por el orden causado
respecto de la acción de exclusión promovida por Hormigones Córdoba S.C.I atento
lo decidido en la 1ª cuestión (art. 130, in fine, CPCC Córdoba) difiriéndose la
regulación de honorarios para cuando exista base económica.

II.- Rechazar la apelación de Elvio D. Ledesma, con costas atento su condición de


vencido (art. 130 CPCC Córdoba).

III.- Declarar abstracta la apelación del socio capitalista Jorge A. Martínez.

Protocolícese y bajen.- Silvana M. Chiapero.- Marta N. Montoto de Spila.- Julio C.


Sánchez Torres.1

1
Cámara de Apelaciones de Segunda Nominación en lo Civil y Comercial de la
ciudad de Córdoba en autos "Bornia, Aldo G. y otro v. Hormigones Córdoba S.C.I

19
Quiebra, muerte, incapacidad, inhabilitación del socio
administrador
El art. 145 2º párrafo LS dispone que se aplica el art. 140 LS cuando el socio
industrial no ejerza la administración.

Por lo tanto, si el socio industrial no ejerce la administración, la quiebra, la


muerte, la incapacidad o la inhabilitación de todos los administradores lo
habilita para ejercer los actos urgentes de gestión de la sociedad hasta tanto
la situación sea regularizada, sin que le sea aplicable la responsabilidad
solidaria e ilimitada.

transformada en S.R.L s/ societario contencioso - impugnación de asamblea"


(expte. 815.681/36)” del 16 de septiembre de 2008.

20
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina

Fallo de la Cámara de Apelaciones de Segunda Nominación en lo Civil y Comercial


de la ciudad de Córdoba en autos "Bornia, Aldo G. y otro v. Hormigones Córdoba
S.C.I transformada en S.R.L s/ societario contencioso - impugnación de asamblea"
(expte. 815.681/36)” del 16 de septiembre de 2008.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Richard, E. y Muiño, O. (2004) Derecho societario. Sociedades, comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

www.21.edu.ar

21
Sociedad de
Responsabilidad
Limitada

Sociedades
Sociedad de
Responsabilidad
Limitada
Definición y denominación social
La sociedad de responsabilidad limitada (S.R.L) constituye un tipo social que,
tal como citamos antes, ha dejado en desuso al resto de las sociedades de
personas.

Sus características propias, principalmente la limitación de la


responsabilidad de los socios al monto de su aporte, la división
del capital social en cuotas que pueden ser cedidas libremente
entre los socios, la integración de los aportes en un 25% inicial
cuando se trata de dinero en efectivo y el saldo a completarse
en dos años y la fiscalización por parte de los socios, han
convertido a la S.R.L en un espacio atractivo para las
necesidades de las pequeñas y medianas organizaciones para
desarrollar su actividad comercial.

La S.R.L tiene una naturaleza mixta entre las sociedades personalistas y las
sociedades anónimas, ya que si bien tiene elementos que destacan la
importancia de la persona de los socios –por ejemplo, limitando a 50 como
número máximo–, en cuanto a funcionamiento y organización se asimila a la
sociedad anónima sin requerir una estructura tan compleja.

Esa semejanza se manifiesta en las siguientes normas:

1) La transferencia de cuotas no implica la modificación del contrato


social.

2) La copropiedad de las cuotas sociales, como también la constitución


de derechos reales sobre las mismas, se rige por las normas de la
sociedad anónima.

1
3) Los derechos y obligaciones de los gerentes, como también las
prohibiciones e incompatibilidades a las que están sujetos, también
siguen las reglas de la sociedad anónima.

4) El control interno de los socios, exclusivo de estos en las sociedades


personalistas, puede ser suplido por un órgano específico, lo que
resulta obligatorio en determinados supuestos.

5) Dentro del órgano de gobierno, rigen para los socios las limitaciones
del art. 248 LS, previstas para los accionistas de las sociedades
anónimas.

La única excepción al régimen de aplicación supletoria de las reglas de la


sociedad anónima es la posibilidad de que se proceda a la resolución parcial
de la sociedad, en los supuestos de fallecimiento, retiro o exclusión de uno
de los socios.

En cuanto a su denominación social, puede llevar el nombre de los socios


como denominación subjetiva.

Otra posibilidad consiste en utilizar un nombre de fantasía o denominación


objetiva.

En todos los casos, debe contener la indicación “sociedad de responsabilidad


limitada”, su abreviatura o la sigla S.R.L.

Como sanción se aplica la responsabilidad ilimitada y solidaria del gerente


que celebre actos omitiendo tal requisito.

Caracteres
Sus características particulares son:

a) El capital se divide en cuotas sociales.


b) Los socios limitan su responsabilidad a la integración de las cuotas
que suscriben e integran.
c) La administración y representación está en cabeza de un gerente.
d) El máximo número de socios es de 50.

A continuación, relataremos resumidamente el procedimiento de


constitución de una S.R.L en los Tribunales de la Provincia de Córdoba.

El procedimiento de constitución de una Sociedad de Responsabilidad


Limitada se inicia en Tribunales, teniendo en cuenta que en Córdoba existen
juzgados especializados en Concursos y Sociedades.

2
En primer lugar, se presenta la solicitud de inscripción en la Mesa de
Entradas de Tribunales mediante formulario, donde se sortea la causa que
se radicará en alguno de los ocho Juzgados de Concursos y Sociedades.

Cuando se haya asignado Tribunal, deberán ser agregadas las boletas


correspondientes a todo proceso judicial ya abonadas de tasa de justicia,
Caja de Abogados y Colegio de abogados.

El importe correspondiente a abonar para el rubro Caja da Abogados tiene


una relación directa con el capital de la Sociedad que se pretende inscribir,
siendo del 4‰ del capital social.

Respecto al documental principal que se debe acompañar al inicio del


trámite, referimos al Contrato Social, con todos los requisitos que establece
la ley en el art. 11 LS y suscripto por todos los socios con firmas certificadas
por escribano público, o mediante ratificación de firmas ante el Tribunal (art.
5 L.S).

En el caso que estuviese incompleto alguno de los elementos esenciales que


la ley estipula como integrantes del Contrato social, se ordenará mediante
decreto que sea subsanada tal deficiencia mediante Acta Social
Complementaria, la que deberá reunir los mismos requisitos respecto de las
firmas que el Contrato Social.

Esto tiene que ver con el control de legalidad que realiza el Tribunal del
contenido y las cláusulas del Contrato. Por ello, si advirtiese algún aspecto
poco claro o confuso, también se decretará su aclaración.

Luego de esta etapa, se ordenará por decreto la publicación de edictos.


Deben haber sido redactados de acuerdo con lo establecido por el Art. 10 de
la L.S. Una vez publicado el edicto por un día en el diario de publicaciones
oficiales, se acompaña la constancia de la publicación al Juzgado para su
agregación en autos, dejando así constancia del trámite realizado.

Así mismo y en esta instancia, en el caso que el aporte sea de dinero se


requerirá que se haya integrado el 25% del capital social.

Para ello se realiza un depósito en el Banco de Córdoba, para el caso de la


realización del trámite en la provincia de Córdoba, en la cuenta judicial
abierta para el expediente y se acompaña la boleta de depósito como
constancia del mismo para que sea agregada al expediente.

En el caso de aporte de bienes, el inventario correspondiente firmado por


los socios deberá contener el detalle de los bienes aportados, quién los
aportó y la valuación de los mismos conforme lo establecido por la ley.

En el caso de bienes registrables, se deberá acompañar la inscripción


preventiva del bien conforme lo establece el art. 38 LS.

3
Una vez cumplidos estos requisitos, el Tribunal está en condiciones de dictar
sentencia. Previamente y a los fines de la regulación de honorarios de los
profesionales intervinientes, los letrados deben haber manifestado y
acreditado su situación frente al IVA.

Para culminar el trámite ante los Tribunales, se dicta sentencia ordenando


la inscripción en el Registro Público de la constitución de la sociedad.

4
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

www.21.edu.ar

5
El capital social: Las
cuotas sociales

Sociedades
El capital social: Las cuotas sociales
Como hemos expuesto, el capital está representado en cuotas sociales, las
que deben ser de diez pesos o múltiplos de diez (art. 148 LS).

La titularidad de las mismas se acredita con el contrato social en la respectiva


cláusula que lo estipule o conforme el contrato de cesión de cuotas suscripto
e inscripto debidamente en el Registro Público.

Existen previsiones dentro del tratamiento de la S.R.L que tienden a


permitirle su aumento para satisfacer las necesidades de su evolución
comercial, sin tener que adoptar el régimen del art. 160 y sus mayorías.

Estas previsiones refieren a la posibilidad de emitir cuotas suplementarias,


para lo cual el art. 151 LS establece los siguientes requisitos:

1) Autorización del contrato social, sea originalmente o bien habiéndose


reformado e incorporada en el mismo una cláusula específica,
siguiendo el régimen del art. 160, 1º párr. LS.

2) Exigibilidad exclusiva de la sociedad, excluyéndose a los acreedores


sociales. La emisión deberá decidirse por el acuerdo de los socios que
representen más de la mitad del capital social. Luego la decisión
deberá inscribirse y es en ese momento que es obligatorio para los
socios integrarlas.

Deberán estar presentes en el balance a partir de su registración.

Queda descartada la posibilidad de que sea otorgado un plazo para su


integración. Si no se integraren, serán de aplicación las sanciones del art. 37
LS, o sea, la exclusión del socio por mora en el aporte.

Suscripción e integración de aportes


Tal como se ha señalado antes, el capital debe suscribirse íntegramente en
el acto de constitución de la sociedad (art. 149 LS).

Cuando se trate de aportes en dinero, se integra el 25 % en el acto de la


constitución como mínimo y debe completarse el resto en el plazo de dos
años.

Si se trata de aportes en especie, deben ser integrados totalmente.

1
Cuando se trate de bienes registrables, deberán ser inscriptos
preventivamente a nombre de la sociedad en formación (art. 38 LS).

Responsabilidad de los socios y garantías por los


aportes
El art. 150 LS establece que los socios garantizan solidaria e ilimitadamente
a los terceros la integración de los aportes suscriptos.

En este punto, su responsabilidad no se encuentra limitada.

Para mayor desarrollo del tema, consultar Ricardo Nissen


(2006) Curso de Derecho Societario (pág. 104 a 112).

Transferencia de las cuotas sociales. Limitación


La transferencia de las cuotas puede tener origen en un acto voluntario o
forzoso, sea en vida del socio o a causa de su fallecimiento.

La transferencia es una especie de cesión de derechos reglamentada en los


arts. 152 y 153 LS, y debe instrumentarse por instrumento público o privado,
que en el caso de este último para su oponibilidad a terceros deberá tener
las firmas certificadas.

Desde el punto de vista de los intervinientes en la cesión, podrá oponerse


entre ellos desde el momento mismo de la celebración del acto.

En relación con la sociedad, será oponible desde el momento que le sea


comunicada mediando entrega de una copia de la misma.

En cuanto a la oponibilidad a terceros, se exige la inscripción en el Registro


Público.

El art. 152 LS establece como principio general que las cuotas son libremente
transmisibles, salvo que se pacte lo contrario, que nunca puede prohibirlo,
sólo limitarlo.

Las cláusulas limitativas deberán incorporarse al contrato social y deben


establecer los procedimientos requeridos para la conformidad o el ejercicio
de compra por parte de los socios restantes. (art. 153 LS).

2
Ahora bien, ¿qué ocurre cuando muere un socio, se ha
previsto la incorporación de los herederos y a su vez el
contrato contiene cláusulas que limitan la libre
transmisibilidad?

Ejecución forzada
Tal como lo establece el art. 57 LS, los acreedores particulares de los socios
de sociedades de responsabilidad limitada pueden ejecutar las cuotas
sociales de su titularidad.

Así mismo y a fin de tutelar la incorporación a la sociedad de terceros


preservando el carácter personar de los socios, el art. 153 LS reglamenta la
ejecución judicial de cuotas sociales.

Copropiedad de cuotas, derechos reales y medidas


precautorias
El art. 156 LS dispone la aplicación para lo copropiedad de cuotas las regla
del condominio.

A su vez, continúa dicha norma con el tema de los derechos reales y medidas
precautorias y dispone que dichas medidas se inscribirán en el Registro
Público.

3
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

www.21.edu.ar

4
Órgano de
administración: La
gerencia

Sociedades
Órgano de administración: La gerencia
Organización y designación
Este es otro elemento tipificante de la S.R.L, la organización de la
administración en un gerente.

Los gerentes pueden ser socios o terceros y su organización puede ser


individual o plural. En este caso, pueden determinarse en el contrato las
funciones que le competen a cada uno, o que pueden actuar de manera
indistinta (en caso de silencio, se aplica esta última solución).

En cuanto a su designación, puede ser realizada en el mismo contrato de


constitución o en acta social separada, siempre inscripto en el Registro
Público.

La designación posterior requiere la mayoría del art. 160 LS (mayoría de


capital presente), excepto que en el contrato se estipule una solución
diferente.

Derechos y obligaciones de los gerentes


En relación con este punto, se aplica lo dispuesto para los directores de las
sociedades anónimas (art. 157 tercer párrafo LS).

Remoción. Causales y responsabilidad


En las S.R.L rige el principio de la libre revocabilidad de los gerentes
conforme lo dispone de modo expreso el art. 157 5º párrafo LS.

El mismo artículo continúa estableciendo la excepción, en los casos en los


que su nombramiento haya sido condición de la constitución de la sociedad.
Cuando así fuese, se mantendrá en su cargo hasta tanto una sentencia
judicial no lo separe.

Los gerentes también pueden ser removidos por los socios por acción
judicial invocando una causa que sustente la exclusión.

1
En cuanto a causales, podemos hablar de una actuación en competencia,
desvío de fondos y toda otra actuación que comprometa al interés social
provocando un daño.

En cuanto a la responsabilidad, deberá estarse al caso conforme la


organización de la gerencia.

Si la administración es plural colegiada, se aplican las disposiciones relativas


a la responsabilidad de los directores de las sociedades anónimas.

Si la gerencia fuese plural en forma conjunta o indistinta y en el caso algunos


gerentes hayan participado del hecho reprochable, el juez puede fijar la
parte que le corresponda a cada uno en la reparación por los daños causados
conforme la actuación que haya tenido (art. 157 4º párr. LS).

Órgano de Gobierno
Según lo dispuesto por el art. 159, tres son las maneras de adoptar
decisiones sociales:

1) A través de una asamblea de socios, método obligatorio si la sociedad


encuadra en las previsiones del art. 299, inc. 2. LS.

2) Mediante el sistema de consulta por la gerencia de la sociedad a cada


uno de los socios.

3) Mediante la declaración por escrito de todos los socios.

Sin dudas, el legislador ha hecho un gran esfuerzo para facilitar la toma de


decisiones en este tipo social, atento el sector de pequeñas y medianas
empresas al que apunta, innovando sustancialmente en la toma de
decisiones.

Como consecuencia de ello, surge que las decisiones sociales podrán


adoptarse por escrito, por vía postal o por cualquier otro medio fehaciente
de expresión de la voluntad de los socios.

Resoluciones sociales
El contrato social deberá establecer la forma de las deliberaciones y toma de
decisiones por parte de los integrantes de la sociedad, debiendo establecer
qué mayorías deban adoptarse en asamblea de socios o a través del sistema
de consulta por escrito, que actúa como regla general en caso de silencio en
el contrato social.

2
La implementación del voto por consulta ha sido objeto de fuertes críticas,
atento no logra generar entre los socios un debate de opiniones o un
intercambio de pareceres, sólo permitiendo expresión del voto en sentido
afirmativo o negativo. El procedimiento del voto por consulta está previsto
en el art. 159 párr. 1º LS y establece que el voto deberá ser comunicado a la
gerencia por cualquier procedimiento que garantice su autenticidad, dentro
de los diez días de habérsele cursado consulta simultánea a los socios a
través también de un medio fehaciente, o las que resulten de declaración
escrita en la que todos los socios expresen su voto.

Al respecto, realizamos las siguientes consideraciones:

1) Para que el sistema sea viable, las propuestas deben ser


suficientemente claras, disminuyendo el riesgo de equívocos a la
hora de votar por la afirmativa o negativa.

2) Si bien el legislador ha previsto consultas simultáneas, que deben ser


contestadas en un término concreto, dicho plazo podría ampliarse
sin inconvenientes, si fuera necesario recabar explicaciones o
aclaraciones de la Gerencia.

3) La consulta no contestada deberá ser tenida en cuenta como


abstención.

4) El voto no puede estar condicionado, debe ser puro y simple.

5) Las comunicaciones deben dirigirse al domicilio expresado en el


contrato social o en comunicación a la Gerencia.

6) Las decisiones que se adopten por este método deben constar en el


libro de actas respectivo.

Las actas serán confeccionadas y firmadas por los gerentes dentro


del quinto día de cerrado el acuerdo.

Cabe aclarar que el sistema bajo estudio no resulta de gran aplicación en la


práctica.

Deliberación. Mayorías
En el régimen de mayorías para las S.R.L, el legislador ha dispuesto que en
los casos de acuerdos sociales que impliquen modificaciones al contrato
social deban seguirse las siguientes previsiones:

3
1) Deben representar, las mayorías, más de la mitad del capital social
como mínimo, salvo que se haya establecido un régimen más
riguroso.

2) Si no existiese previsión contractual, será necesario el voto de las 3/4


partes del capital social.

3) Si existiese un socio que representara el voto mayoritario, será


necesario el voto de otro socio.

Para el resto de las decisiones sociales, será suficiente la mayoría del capital
presente o partícipe en el acuerdo, salvo que se exija una mayoría superior.
Nótese que la solución prevista en el art. 160, párr.. 3º LS, para la sociedad
compuesta por dos socios, podría considerarse que invierte en los el orden
de valores, dando a los socios minoritarios la posibilidad de definir la
decisión, sin importar el capital que poseyeran.

Todas las decisiones sociales se plasman en las actas respectivas


de modo tal que queda constancia escrita de lo sucedido,
especialmente en los casos en que es necesario saber quién
votó a favor, quién ha votado en contra de determinada
resolución y quién ha estado ausente.

Cabe distinguir dos supuestos:

1) Si se trata de una decisión adoptada por la asamblea de socios,


deberán labrarse en el libro respectivo, con todas las formalidades
de los libros de comercio, firmadas por los socios designados para
ello y por el gerente de la sociedad.

2) Si se trata del método de consulta por escrito, se deberá transcribir la


consulta y el sentido de los votos respectivos respondiendo a la
misma y deberán, según ya lo hemos referido, ser firmadas por los
gerentes dentro de los 5 días de concluido el acuerdo.

En todos los casos, los socios podrán solicitar copia del acta, en los términos
del art. 249 LS, que por analogía se aplica a todos los tipos societarios.

4
Recuérdese que el administrador debe conservar por el término de tres años
las respuestas que contengan el voto de los socios, pudiendo ser consultada
sin inconvenientes por estos.

Derecho de receso. Supuestos y consecuencias


La ley concede a los socios que votaron en contra el derecho de receso en
varios supuestos, a saber:

 Revocación de la designación de gerente cuando su designación fuese


condición expresa de la constitución (art. 157 LS)

 Transformación

 Fusión

 Escisión

 Prórroga

 Reconducción

 Transferencia de domicilio al extranjero

 Cambio fundamental del objeto

Luego el art. 160 LS deja una puerta abierta a otros casos cuando se trate de
“todo acuerdo que incremente la obligaciones sociales o la responsabilidad
de los socios”.

En cuanto al ejercicio del derecho de receso, habrá que estar a lo dispuesto


por el art. 245 LS y a lo que se haya pactado en el contrato.

El retiro voluntario y la exclusión de socio: causales y


consecuencias
El retiro voluntario de uno de los socios tiene que ver con un derecho y una
decisión personal de hacerlo, ante lo cual la sociedad se ve en la obligación
de restituirle el valor de su participación, valuado conforme el último
balance.

5
Para el tema exclusión de socio, ver lo tratado en el punto 8.4.1. del
programa.

Fiscalización
Como principio general, la fiscalización en las S.R.L está a cargo de los socios,
quienes pueden solicitar la información necesaria y pedir los informes
pertinentes para tal fin.

Aun así, conforme el art. 158 LS otorga la posibilidad de que los socios
establezcan un órgano de fiscalización sea Sindicatura o Consejo de
vigilancia.

Cabe aclarar que en los casos de las S.R.L, cuyo capital alcance el importe
fijado por el art. 299 inc. 2º de la ley, la fiscalización es obligatoria.

Luego del recorrido por estos tipos sociales, ¿cuál


elegirías para iniciar un emprendimiento comercial
propio?

6
Referencias
Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

www.21.edu.ar

7
Sociedad anónima.
Principios generales

Sociedades

1
1
Sociedad anónima.
Principios generales
“La forma anónima en la sociedad realiza la separación y
coordinación de los tres elementos económicos de las
empresas: capital, dirección y trabajo”. (Richard E. Muiño O,
2004, p. 397).

Definición y denominación social.


Importancia económica
La sociedad anónima es la persona jurídica que actúa bajo
denominación social, a través del presidente del directorio,
esencialmente revocable, donde los socios –cuyos nombres
no se registran en el estatuto– responden sólo por el aporte
comprometido, que es representado en acciones. (Richard y
Muiño, 2004, p. 398).

El uso de este tipo societario no se limita a las grandes empresas por la


complejidad y onerosidad de la figura, sino que también es utilizada en la
práctica por empresas familiares o pequeños comerciantes, quienes
advierten en este tipo societario la ventaja de la fuerte limitación de la
responsabilidad y la libre circulación de las acciones que la integran.

No hay otra institución mercantil que refleje como la sociedad anónima en


su evolución los cambios políticos, sociales y económicos de las épocas
respectivas en el país.

La importancia económica de las sociedades anónimas radica en que


permiten la acumulación de capital, limitan la pérdida del aporte sin
responsabilidad para los accionistas a quienes se les permite transferir su
participación sin alterar el capital social y constituyen un instrumento eficaz
para la asociación de capitales a un nivel de gran empresa.

2
Pensemos que la figura de la sociedad anónima representa sociedades de
tan sólo dos socios, como así también a empresas multinacionales cuya
actividad es de enorme envergadura e impacto en el mercado y la vida
económica.

En cuanto a la denominación social, no pueden utilizar razón social porque


no existen socios con responsabilidad solidaria.

Sí pueden utilizar denominación subjetiva.

Además, la denominación debe contener la expresión “sociedad anónima”,


su abreviatura o la sigla S.A., en resguardo de los terceros contratantes con
la sociedad.

Caracteres. Subtipos. Sociedades de


familia, cerradas y abiertas
Las sociedades anónimas pueden ser caracterizadas de la siguiente manera:

 Actúan con denominación social.

 Su capital social está representado en acciones.

 Los socios limitan su responsabilidad a la integración de las acciones


suscriptas.

 Poseen un enfoque prioritario sobre el capital y no sobre la persona


de los socios, motivo por el cual la alteración del elenco de accionistas
no implica una modificación del estatuto.

 Tienen la exigencia de un capital mínimo para su constitución.

 El órgano de gobierno es la asamblea de accionistas.

 La administración se encuentra a cargo del directorio.

 La representación y uso de la firma social está en cabeza del


presidente del directorio.

 La fiscalización se establece a una Sindicatura o Consejo de Vigilancia,


aunque puede prescindirse de estos órganos y ejercer los socios
individualmente el control de los actos societarios, salvo cuando la
existencia de los órganos de fiscalización sea obligatoria.

 Sometimiento de la sociedad al control estatal.

3
En cuanto a los subtipos de sociedades por acciones, encontramos, por un
lado, a las sociedades por acciones en general, y por el otro, a las sociedades
con participación estatal mayoritaria.

Dentro de las sociedades por acciones en general, hay dos clases:

a) Las abiertas: hacen oferta pública de sus acciones o recurren al


público en general para que realicen aportes o contribuciones.

b) Las cerradas: no hacen oferta pública y dentro de ellas podemos


subclasificar en:

o Las que no superan el monto del art. 299 LS.

o Las incluidas en el art. 299 LS, para las cuales la ley impone
otras exigencias.

El proceso de constitución
Forma. Requisitos
La ley establece la constitución de las sociedades anónimas por instrumento
público, por acto único o por suscripción pública conforme lo establece el
art. 165 LS, aunque la práctica demuestra q la forma de acto único es la única
utilizada.
En los casos que la forma elegida para la conformación de la sociedad
anónima sea el acto único, el instrumento debe contener:
 Los requisitos del art 11 LS.

 Describir la naturaleza, clases, modo de emisión, características de las


acciones y régimen de aumento de capital.

 La suscripción del capital, monto y forma de integración y el plazo


para saldar lo adeudado que no podrá exceder de dos años.

 La elección de los miembros del órgano de administración y de


fiscalización, estipulando el plazo de duración de los cargos.

La constitución de la sociedad anónima por suscripción pública implica un


complejo procedimiento que ha desalentado su uso, que requiere:

1) Redacción por los promotores de un programa de fundación.

4
2) El programa deberá contener datos completos de los firmantes
(promotores), las bases de estatuto social, la naturaleza de las
acciones, la determinación de un banco que, previo contrato con
los promotores, tendrá a su cargo la recepción de las suscripciones
y los anticipos de integración en efectivo y, finalmente, los
beneficios que los promotores se reserven, las firmas deberán ser
certificadas.

3) Plazo de suscripción, que no podrá exceder los tres meses,


contados desde la inscripción del programa en el Registro Público.

4) Los inversores deberán suscribir un contrato de suscripción con la


entidad bancaria designada, que deberá contener además del
programa fundacional, expresos detalles sobre la cantidad de
acciones que suscribe cada uno de los inversores y el monto de la
integración, que no podrá ser inferior al 25% del valor nominal de
las acciones suscriptas. Deberá contener, además, la fecha de la
asamblea constitutiva, que debe realizarse dentro de los dos meses
de la fecha de vencimiento del período de suscripción. Si la
suscripción total del capital social fracasase, los contratos se
resuelven de pleno derecho y la entidad bancaria deberá restituir a
cada interesado el importe correspondiente, sin ningún tipo de
descuento.

5) La asamblea constitutiva deberá tener lugar con la presencia del


banco inversor y será presidida por un funcionario de la autoridad
de contralor, quedando constituida con la mitad más una de las
acciones suscriptas.

6) Si se resolviese en la asamblea constituir la sociedad, se redactará


su estatuto, se procederá a la valuación provisional de los aportes
no dinerarios, la designación de los directores y síndicos y el plazo
de integración de los saldos de los aportes en dinero.

7) Se labrará un acta con todo lo allí acontecido y será suscripta por


quienes se designen a tales efectos, conjuntamente con los
delegados de la entidad bancaria y el presidente de la sociedad,
inscribiendo este documento en el Registro Público.

Trámite e inscripción
Tanto el contrato como el reglamento en su caso deben ser presentados a la
autoridad de contralor para el control de los requisitos pertinentes.

5
Debe cumplimentarse con la correspondiente publicación de edictos por un
día en el Boletín Oficial, el que deberá ser confeccionado y contener los
requisitos conforme lo establecido por el art. 10 LS.

El contrato constitutivo, al igual que el reglamento, deben ser inscriptos en


el Registro Público.

Período fundacional
Un tema que reviste especial importancia y que en la práctica profesional
genera fuertes inquietudes y suele ser motivo de consulta permanente es el
tema de la sociedad en formación.

La discusión se centra, como podrá inferirse en las posibilidades de


actuación de esta, hasta lograr la inscripción en el Registro Público cuando
adquiere plena personalidad jurídica y la consecuente posibilidad.

El art. 183 LS dispone en relación a los actos cumplidos durante el período


fundacional que los directores sólo tienen facultades para obligar a la
sociedad respecto de los actos necesarios para su constitución y los relativos
al objeto social cuya ejecución durante el período fundacional haya sido
expresamente autorizada en el acto constitutivo.

Además establece la responsabilidad de los directores, fundadores y la


sociedad en formación, quienes son solidaria e ilimitadamente responsables
por estos actos mientras la sociedad no esté inscripta.

Por los demás actos cumplidos antes de la inscripción, la responsabilidad es


ilimitada y solidaria para las personas que los hubieran realizado y los
directores y fundadores que los hubieren consentido.

A su vez, el art. 184 LS reza:

Asunción de las obligaciones por la sociedad. Efectos.


Inscripto el contrato constitutivo, los actos necesarios para la
constitución y los realizados en virtud de expresa facultad
conferida en el acto constitutivo, se tendrán como
originariamente cumplidos por la sociedad. Los promotores,
fundadores y directores quedan liberados frente a terceros de
las obligaciones emergentes de estos actos. El directorio
podrá resolver, dentro de los tres (3) meses de realizada la
inscripción, la asunción por la sociedad las obligaciones
resultantes de los demás actos cumplidos antes de la
inscripción, dando cuenta a la asamblea ordinaria. Si ésta
desaprobase lo actuado, los directores serán responsables de
los daños y perjuicios aplicándose el artículo 274. La asunción

6
de estas obligaciones por la sociedad, no libera de
responsabilidad a quienes las contrajeron, ni a los directores
y fundadores que los consintieron.1

El capital social
El capital social cumple diferentes fines en la sociedad.

Internamente, permite determinar el grado de participación de los


accionistas en cuanto al reparto de las utilidades y la soportación de las
pérdidas; fija también el quórum y mayorías necesarias para la adopción de
las resoluciones sociales y, eventualmente, la intensidad de los derechos de
los accionistas.

En relación con los terceros, el capital social funciona como garantía para los
acreedores de la sociedad, en cuanto revela el patrimonio que existe en la
sociedad para hacer frente a las obligaciones contraídas.

Un aspecto a tener en cuenta es la integración del capital y su vinculación


con el desarrollo del objeto social, que debe respetarse todo a lo largo de la
vida de la sociedad, en tanto se encuentra íntimamente ligada a la
personalidad jurídica de la misma, pues la finalidad propia de la sociedad
sólo podrá llevarse a cabo si se cuenta con los medios necesarios para ello.

Lo contrario expondría la insolvencia de la sociedad, cuyas consecuencias no


deben ser soportadas por terceros.

La integración del capital social es tratada en el art. 187 LS, donde se


establece que la integración en efectivo no podrá ser inferior al 25% de la
suscripción, debiéndose completar el saldo dentro del plazo máximo de 2
años.

El cumplimiento de dicho requisito se acreditará con la boleta de depósito


en un banco oficial correspondiente.

Recordemos que, en cuanto a los aportes no dinerarios, deberán suscribirse


e integrarse en su totalidad al momento de la constitución, pudiendo estos
sólo comprender obligaciones de dar, susceptibles de ejecución forzada, que
pasan a ser propiedad de la sociedad.

Es de destacar que la suscripción de los aportes debe ser total en el


momento de la constitución, surgiendo de manera clara quienes son los
titulares de las acciones en que el capital social se divide.

1Ley 19.550. Ley General de Sociedades. Boletín Oficial de la República Argentina. Buenos
Aires. Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

7
El porcentaje mencionado de integración es respecto de cada socio y no del
capital social, pero corresponde sólo al acto constitutivo y no rige en los
casos de aumento de capital, donde por lo general la asamblea que resuelve
esa medida delega en el directorio la época de emisión, forma y condiciones
de pago.

El plazo de dos años referido es el plazo máximo en el que se deberá integrar


el aporte y debe surgir de manera clara del contrato social, de otra forma el
cumplimiento de la integración es exigible desde la fecha de inscripción de
la sociedad en el Registro Público.

Principios. Capital mínimo. La función de garantía


“La intangibilidad del capital social refiere al conjunto de principios y normas
que tratan de asegurar el valor mínimo del capital social indicado en la
documentación social como resguardo de los terceros acreedores” (Richard
y Muiño, 2004, p. 421).

La citada función de garantía del capital social frente a los terceros


acreedores de la sociedad es de suma relevancia para la seguridad de las
transacciones comerciales, por lo que nuestra legislación la protege a través
de normas donde se establecen determinados principios que tienden a
asegurar esa función de garantía.

Dichos principios son:

1) Principio de determinación del capital social: exige a la sociedad


que se constituye la mención expresa de su cuantía en el estatuto,
siendo una cláusula de obligatorio acatamiento.

2) Principio de intangibilidad del capital social: prevé una serie de


normas que tienden a evitar la disminución de dicho capital y
mantener la relación entre este y el patrimonio de la sociedad.
La ley general de sociedades aspira a que el capital y el patrimonio
social sean coincidentes.

3) Principio de capital mínimo: el art. 186 LS establece la exigencia de


un capital mínimo para constituir una sociedad anónima que puede
ser actualizada por el Poder Ejecutivo Nacional por decreto cuanto
lo considere necesario.

El mismo artículo establece que el capital debe suscribirse


íntegramente al momento de la constitución.

8
Aumento de capital. Requisitos. Derechos de
suscripción preferente y derecho de acrecer
El aumento de capital es el acto social por el cual la asamblea decide fijar el
capital social en un número mayor al que ha sido fijado en el estatuto.

Conforme a las reglas que gobiernan al capital social en las sociedades por
acciones y siguiendo las disposiciones previstas en el art. 188 LS, el aumento
o reducción del capital social no opera de forma automática, sino luego del
cumplimiento de una serie de requisitos exigidos por la ley cuya finalidad es
brindar transparencia y protección a los accionistas y a los acreedores de la
sociedad.

Los requisitos que deben cumplimentarse para la decisión de aumento son:

a) Decisión asamblearia que lo disponga. Cuando se trate de una


sociedad que haya previsto en el estatuto el aumento y el mismo sea
de hasta el quíntuplo del capital originario, puede ser resuelto por
asamblea ordinaria (art. 188 LS). Si por el contrario, la previsión no
ha sido establecida o el aumento sea superior al quíntuplo, la toma
de la decisión le compete a la asamblea extraordinaria (art. 235 y 244
LS).

b) Suscripción e integración del capital. Posteriormente a la toma de la


decisión correspondiente del aumento, corresponde la emisión,
suscripción e integración. Deben diferenciarse dos supuestos: a) si el
aumento se realiza con efectiva suscripción e integración de las
acciones a emitirse, deben cumplirse los recaudos de publicidad
establecidos en el art. 194 LS a los fines de permitir el ejercicio a los
accionistas del derecho de preferencia, como paso anterior al
ofrecimiento de las nuevas acciones a terceros; b) si dicho aumento
se realiza a través de la capitalización de cuentas que se encuentran
en el balance, o a través de la revaluación de activos, deberá
respetarse la participación de cada accionista, pudiendo realizarse la
emisión de los títulos, de manera inmediata posterior al aumento del
capital social.

c) La inscripción registral. El aumento de capital implica una


modificación al estatuto, ya que uno de los elementos esenciales
requeridos para la constitución de la sociedad (el capital) es alterado
en su número original.

Los pasos descriptos para la implementación del aumento del capital social
generan distintos efectos que le son propios.

9
Respecto de la decisión de la asamblea, habilita a aquellos socios
disconformes a ejercer su derecho de receso, pudiendo incluso impugnarse
dicha resolución.

Respecto del segundo paso, se autoriza a los socios a invocar, frente a la


sociedad, la reforma del capital social, a los fines del quórum, cómputo de
mayorías y régimen de distribución de utilidades, aun cuando los títulos no
hayan sido emitidos, pues basta la suscripción de las acciones emitidas como
consecuencia del aumento del capital social para que los accionistas ejerzan
los derechos que derivan de las primeras, para lo cual no tiene ninguna
relevancia la emisión de los títulos correspondientes.

Las formas de aumento del capital social están previstas en la ley general de
sociedades, y son:

1) Nuevas aportaciones de los socios. Será necesaria la decisión asamblearia


correspondiente que fije el monto del aumento, conjuntamente con la
forma y condiciones en que habrá de pagarse la parte del capital que no se
desembolsa al suscribirlo, pudiendo ser delegada dicha actividad al
directorio.
2) Por capitalización de reservas. Deberán existir reservas disponibles que
permitan su implementación, que deberán provenir de beneficios
obtenidos en ejercicios anteriores; no se exigen nuevos desembolsos a los
socios, entregándoseles nuevas acciones en proporción a su participación.
Se trata de una simple transferencia de la cuenta de reservas a la cuenta de
capital, por supuesto no podrá tratarse de las reservas legales, sino de las
llamadas libres o facultativas.
3) Por capitalización de utilidades. Deja sin efecto la distribución de
utilidades y transforma estas en acciones que son entregadas a los
socios, en proporción a su participación. Debemos destacar que el aumento
de capital por capitalización de reservas o utilidades debe admitirse con
carácter excepcional, pues si bien benefician a la sociedad, en miras de su
desarrollo y expansión, priva a los accionistas de las utilidades
correspondientes, obligándolos, para el caso de capitalización de utilidades,
a suscribir de manera forzada un aumento de capital por decisión de la
mayoría.
De modo similar ocurre con las reservas facultativas, que también se
detraen de las utilidades a distribuir, es por ello que se exige una serie de
recaudos, a los fines de evitar abusos por parte de las mayorías, a saber: 1)
Que las reservas respondan a un criterio prudente de administración. 2)
Que se explique su constitución en la memoria, de manera clara y precisa,
explicitando las razones de su necesidad. 3) Que sean aprobadas por las
mayorías del art. 244 LS, cuando se exceda el capital social y las reservas
legales.
4) Revaluación de activos.
5) Por conversión de debentures u obligaciones negociables.
6) Cuando los acreedores de la sociedad concursada o fallida aportan su
crédito.

10
Ahora bien, debemos tener en cuenta lo normado por el art. 190 LS, que
tiende a proteger el principio de intangibilidad del capital social, y prevé que
no podrán emitirse nuevas acciones si las existentes no se encontraren
suscriptas en su totalidad.

No se diferencia en el texto legal entre los distintos tipos de emisiones, lo


que resulta coherente atento no sólo se atienden de esta manera los
intereses de los terceros, sino también del accionista, que se encuentra
facultado para oponerse a una capitalización de reservas o utilidades,
cuando existe un saldo pendiente correspondiente a un aumento de capital
resuelto con anterioridad, que debe ser cubierto con la capitalización
efectuada.

Si la suscripción resulta insuficiente, los suscriptores y la sociedad no se


liberarán de las obligaciones asumidas, salvo disposición expresa en
contrario prevista en la emisión.

Tal es el problema que puede presentarse cuando se ha decidido un


aumento de capital y emisión de acciones y la suscripción de las mismas no
cubre el total de esa emisión.

¿Qué ocurre si hay mora en la integración del


capital?

Antes que nada, debemos decir que las disposiciones previstas en los
artículos 192 y 193 LS en nada contradicen lo dispuesto con el principio

11
general del art. 37 LS, sino que vienen a complementarlo en el caso
particular de las sociedades anónimas, atento sus características distintivas.

El socio que no cumpla con el aporte en las condiciones convenidas incurrirá


en mora por el mero vencimiento del plazo, debiendo resarcir los daños e
intereses que ocasionare.

Se suspenderá asimismo de manera automática el ejercicio de todos los


derechos que sean inherentes a las acciones en mora, sean de naturaleza
patrimonial o política, debiendo seguir la sociedad los mecanismos previstos
para su cumplimiento efectivo, que, en caso de silencio estatutario, deberá
exigirse judicialmente.

Sin embargo, el estatuto podrá establecer otros mecanismos como los que
trataremos a continuación:

1) Disponer que los derechos de suscripción de las acciones en mora


sean vendidos en remates públicos o a través de un agente de
bolsa, si se trata de una sociedad cotizante. Los gastos de remate e
intereses moratorios deberán ser afrontados por el suscriptor
moroso, que eventualmente deberá responder por los daños y
perjuicios ocasionados.

2) Establecer la caducidad de los derechos de suscripción del moroso,


lo que producirá efectos previa intimación a integrar en un plazo no
mayor de 30 días, con la pérdida de las sumas abonadas en caso de
incumplimiento.

El contrato social podrá disponer ambas sanciones, quedando en manos del


directorio determinar el procedimiento a seguir, o más conveniente.

Por otro lado, debemos aclarar que, respecto del primer supuesto, el socio
moroso deberá responder por el saldo del precio cuando la acción fuera
vendida en un monto que no permitiera a la sociedad cubrir el valor de las
acciones, en caso contrario, vale a decir si existiera un saldo a favor, deberá
ser entregado al exaccionista.

Si se elige el camino de la caducidad de los derechos, la sociedad podrá


proceder a la enajenación de las acciones, previa intimación.

Con relación al derecho de suscripción preferente, normado en el art. 194


LS, tiene como fin asegurar la posición del accionista dentro de la sociedad
para evitar una decisión asamblearia que modifique su participación en la
sociedad.

En el art. 194 LS se establece que para los casos de aumento de capital con
nuevas aportaciones, debe ser ofrecido con prioridad a los titulares de

12
acciones, evitando una eventual disminución en la participación societaria
de estos con la incorporación de las nuevas acciones emitidas.

Debemos entender el derecho de suscripción preferente como el derecho


patrimonial del accionista que tiende al mantenimiento de sus derechos de
participación en la proporción existente, al tiempo en que se decide una
nueva emisión de acciones dentro de la sociedad y acrecer cuando algún
accionista deja de ejercitar ese derecho.

De esta manera, se intenta evitar la dilución patrimonial que implica todo


aumento del capital por nuevos aportes y los derechos políticos del mismo,
conservando el poder de voto en la asamblea y el pleno derecho de
información sobre la gestión societaria.

Con lo dispuesto en el art. 194 LS, se confirma que el grado de participación


de cada accionista dentro de la sociedad constituye un elemento
fundamental que debe tenerse en cuenta a los fines de la adquisición del
carácter propio de socio, ya sea en el contrato constitutivo, o bien con
posterioridad, y en mérito de ello, frente a las distintas situaciones que
puedan resolver un aumento de capital, se establece este derecho de
preferencia como mecanismo útil para la protección de la participación
accionaria del socio, evitando que esta quede reducida hasta límites que
puedan impedirle el ejercicio de derechos esenciales.

Como Anexo al tema en estudio, se sugiere la lectura del


siguiente archivo: Anexo 3 - Grispo, J. D. (Noviembre 2006).
Reflexiones sobre el derecho de suscripción preferente Abeledo
Perrot JA 2006-IV-1184 - SJA Lexis Nº 0003/012938. Recuperado
el 11 de junio de 2015. Recuperado de
www.abeledoperrotonline.com.ar

Aportes irrevocables
Esta figura surge de la necesidad de brindar a la sociedad fondos que se
imputan como “aportes” para ser capitalizados en una futura asamblea con
el carácter de irrevocables para que la persona que aporta los fondos evite
reclamarlos antes que se produzca el aumento del capital.

La entrega de fondos a la sociedad jamás puede ser calificada


como aporte cuando todavía no se celebró su acto necesario,

13
la asamblea general de accionistas que resolvió el aumento
del capital social… Jamás puede hablarse de aporte sin
emisión de acciones y tampoco emisión de acciones sin un
acuerdo asambleario que incrementó dicho capital. (Nissen,
2006, p.402).

Si bien posee un nombre llamativo, para Nissen (2006), el aporte irrevocable


es un vulgar préstamo, sin plazo, que otorga al prestamista un crédito en
contra de la sociedad, y puede tener ese crédito según la forma habitual y
usual del contrato de suscripción de acciones y sin que ello afecte el ejercicio
del derecho de preferencia de los demás accionistas.

Emisión de acciones bajo la par. Reducción del


capital social: Voluntaria, por pérdida del capital y
obligatoria. Amortización de acciones

La emisión bajo la par, técnicamente, implica lanzar a la oferta pública una


acción con un precio de suscripción inferior a su valor nominal.

Conforme lo establece el art. 202 LS, son nulas, excepto que se trate de una
sociedad de las que cotizan en bolsa.

La prohibición de emitir acciones bajo la par se justifica en la necesidad de


proteger la intangibilidad del capital social.

En los casos autorizados, el capital se mantiene intacto en razón de que la


diferencia negativa se debe imputar a reservas libres o revalúos autorizados
(Roitman, Aguirre, Chiavassa, 2009).

La reducción voluntaria del capital social se produce cuando hay un exceso


de capital en virtud de la inversión oportunamente efectuada en relación
con las necesidades que involucra la actividad que se desarrolla y la
envergadura del negocio, con lo cual se impone la necesidad de efectuar una
rebaja.

Conforme lo establece el art. 203 LS, debe ser resuelta por asamblea
extraordinaria previo informe fundado del síndico como sustento técnico y
profesional para tal decisión.

La protección al capital como garantía para los acreedores de la sociedad


impone en el art 204 LS la necesidad de publicación e inscripción de la
reducción de capital y otorga el derecho a oposición para los socios
minoritarios y los acreedores, conforme lo regulado en el art. 83 inc. 3° LS.

14
La reducción de capital por pérdida es un supuesto en el que la propia
realidad de la actividad lo impone, por lo cual la asamblea extraordinaria
resuelve adecuar los números establecidos en la oportunidad en que se fijó
el capital con la situación financiera reflejada en el patrimonio neto, en
resguardo de los derechos de terceros (art. 205 LS).

Conforme lo dispone el art. 206 LS, la reducción de capital es obligatoria en


los casos en que la pérdida insume las reservas (tanto facultativas como
obligatorias) y el 50% del capital social.

La amortización de acciones tiene lugar cuando la misma sociedad emisora


adquiere sus acciones (con el producto de ganancias realizadas y líquidas)
para cancelar los derechos emergentes de ellas, reembolsando su valor a los
accionistas.

De este modo, se realiza una devolución progresiva a los socios del valor de
su aporte.

Un ejemplo lo constituye el caso de yacimientos que se agotan naturalmente


(Zunino J. 2007).

El art. 223 LS establece que el estatuto puede autorizar la amortización total


o parcial de las acciones, bajo los recaudos allí establecidos.

Las acciones
El capital de las sociedades anónimas es representado en acciones.

Entre las funciones que cumplen las acciones, podemos afirmar que
acreditan la posición de su titular en relación con la sociedad emisora,
fijando su participación en ella y estableciendo a partir de su suscripción una
situación que otorga facultades, derechos y obligaciones entre el socio y la
sociedad.

Si bien nuestra legislación indica que todas las acciones deben tener el
mismo valor nominal expresado en moneda argentina (art. 207 LS), nada
obsta que otorguen diferentes derechos.

Por esa razón, está plenamente aceptada la emisión de distintas clases de


acciones, con la salvedad de que en cada clase deberán existir iguales
condiciones.

15
Requisitos de las acciones. Características. Forma de
los títulos
Conforme lo establece el art. 208, los títulos pueden representar una o más
acciones y ser al portador o nominativos, endosables o no.

El art. 211 LS dispone que el estatuto establecerá las formalidades de las


acciones y determina las menciones esenciales que debe contener:

1) Denominación de la sociedad, domicilio, fecha y lugar de


constitución, duración e inscripción;

2) El capital social;

3) El número, valor nominal y clase de acciones que representa el


título y derechos que comporta;

4) En los certificados provisionales, la anotación de las integraciones


que se efectúen. Las variaciones de las menciones precedentes,
excepto las relativas al capital, deberán hacerse constar en los
títulos.2

A su vez, según lo dispone el art. 280 LS, las acciones pueden representarse
en:

 Títulos: pueden representar una o más acciones (art. 208 LS) y ser al
portador o nominativos, endosables o no. A partir del dictado de
la Ley N° 24.587, los valores negociables privados emitidos en el país
y los certificados provisionales que los representen deben ser
nominativos no endosables.

 Certificados globales: las sociedades que hacen oferta pública


pueden emitir certificados globales que representen una
determinada cantidad de acciones, para su inscripción en regímenes
de depósito colectivo (art. 208 LS).

 Acciones escriturales: el estatuto social puede autorizar que todas las


acciones o algunas de sus clases no se representen en títulos. El tema
lo desarrollamos en el punto siguiente 11.5.2.

 Certificados provisionales: estos certificados pueden emitirse


mientras las acciones no estén integradas totalmente. Cumplida la

2Art. 211. Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

16
integración, el titular puede exigir la entrega del título definitivo o la
anotación en cuentas de acciones escriturales (art. 208 LS).

Clases de acciones: Al portador, nominativas,


escriturales, ordinarias y preferidas
Podemos efectuar la clasificación de las acciones teniendo en cuenta
diferentes aspectos:

1) Acciones al portador: pueden transmitirse por la mera tradición. El


titular ejerce los derechos respectivos sólo con la exhibición del
título.

2) Acciones nominativas: pueden ser endosables o no. Son endosables


cuando se transmiten por endoso y pueden circular libremente
aunque su titular debe inscribirse en el libro Registro de Acciones
(art. 215 LS) para poder hacer valer los derechos. Son no endosables
si su trasmisión se realiza vía cesión y requieren la inscripción en el
libro Registro de Acciones (art. 215 LS).

En relación con los derechos que otorgan, podemos diferenciar a las


acciones en:
1) Privilegiadas: confieren más de un voto por acción. La ley les impone
restricciones, como en los casos en que debe votarse por
modificaciones sustanciales en el contrato de la sociedad, supuestos
en los cuales sólo tendrán derecho a un voto.

2) Preferidas: otorgan a sus titulares distintos derechos patrimoniales,


dentro de las siguientes modalidades: a) cobro preferente de las
utilidades hasta determinado porcentaje; b) pago de un dividendo
fijo, si existiesen utilidades; c) acciones con privilegio de percibir
como dividendo un interés fijo.

Como contrapartida, por lo general, las acciones preferidas tienen


limitaciones en la participación de la administración y gestión de la
sociedad, ya que en la mayoría de los casos sus titulares son meros
inversores, que únicamente buscan una rentabilidad por su
inversión.

Las acciones escriturales son aquellas cuya emisión, transferencia,


gravámenes y constitución de derechos reales sobre ellas debe ser inscripta
en cuentas llevadas a nombre de los titulares de las acciones por la sociedad
que las emite, bancos comerciales o de inversión o caja de valores autorizada
a tal fin.

17
La calidad de los accionistas titulares se acredita conforme el comprobante
de la apertura de su cuenta y los movimientos que se inscriban.

Transmisibilidad: Principio general y limitaciones


estatuarias
En cuanto a la transmisibilidad de las acciones, el principio general indica
que pueden circular libremente (art. 214 LS), pudiendo sólo limitarse por
alguna disposición estatutaria que así lo prevea, sin prohibirla de manera
absoluta.

Este principio es válido tanto para acciones nominativas o escriturales.

En las primeras, la transmisión se perfeccionará con la entrega material del


título, la correspondiente anotación de la misma en el libro de Registro de
Acciones pertinente y la inscripción, siendo estos requisitos integrativos y
constitutivos de la transmisión.

En el caso de las acciones escriturales, la sociedad emisora o


la entidad que lleve el registro cursará el aviso
correspondiente al titular de la cuenta en la que se efectúe el
débito por transmisión de acciones, dentro de los 10 días de
haberse realizado la inscripción.3

El libro de Registro de Acciones está previsto en el art. 213 LS y debe ser


llevado en legal forma, tal como se ha tratado el tema en el Módulo 1, con
todas las formalidades de los libros de comercio.

Allí deberán asentarse las distintas clases de acciones de la sociedad, sus


derechos y obligaciones, el nombre del suscriptor, las transferencias que se
realicen y los eventuales derechos reales que graven las acciones
nominativas.

De su debido asentamiento e debida inscripción, surgirá su oponibilidad.

Usufructo, embargo y ejecución de acciones


El usufructo de acciones es un derecho real que se constituye sobre las
acciones.

Se encuentra regulado en el art. 218 LS, que admite la posibilidad de que el


usufructuario sea quien cobre los dividendos y el nudo propietario posea la

3Art. 215 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

18
titularidad de las acciones y el cobro de la cuota liquidatoria (excepto que se
pacte una solución diferente) y los derechos políticos.

En cuanto al embargo y la ejecución de las acciones, los arts. 56 y 219 LS


contemplan la posibilidad de que los acreedores particulares del socio
deudor embarguen las acciones para su posterior ejecución forzada.

Bonos de goce y de participación


Los bonos son títulos que la sociedad puede emitir de una naturaleza
diferente a las acciones, ya que otorgan a sus titulares el derecho de
participar en las utilidades sociales.

Podemos clasificarlos en:


a) Bonos de goce: se encuentran regulados en el art. 228 LS. Se emiten
a los titulares de acciones que han sido amortizadas y les confiere el
derecho de participar en las ganancias o en el producto de la
liquidación si la sociedad se encontrara en disolución, luego del
reembolso del valor de la acción no amortizada.
b) Bonos de participación: pueden emitirse por prestaciones que no
sean aportes de capital y sólo confieren el derecho a participar en las
ganancias del ejercicio (art. 229 LS).

Los debentures y las obligaciones negociables


Los debentures son títulos de deuda que pueden emitir en
forma exclusiva las sociedades por acciones, siempre y cuando
tal emisión estuviere prevista en los estatutos.

Su aplicación en la práctica es escasa.

“El artículo 325 LS dispone que las sociedades anónimas, incluidas las de la
sección VI, y en comandita por acciones podrán, si sus estatutos lo autorizan,
contraer empréstitos en forma pública o privada, mediante la emisión de
debentures”4.

4Art. 325 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

19
Podemos efectuar una clasificación de los debentures en el siguiente cuadro:

Figura 1

Fuente: Elaboración propia basada en Nissen, 2006, p. 422.

La emisión de debentures con garantía flotante afecta a su


pago todos los derechos, bienes muebles e inmuebles,
presentes y futuros o una parte de ellos, de la sociedad
emisora, y otorga los privilegios que corresponden a la
prenda, a la hipoteca o la anticresis, según el caso5.

Los debentures con garantía especial son aquellos que afectan a su pago
bienes determinados de la sociedad susceptibles de hipoteca (art. 333 LS).

La garantía especial debe especificarse en el acta de emisión con todos los


requisitos exigidos para la constitución de hipoteca y se tomará razón de ella
en el registro correspondiente. Les serán aplicables todas las disposiciones
que se refieren a la hipoteca, con la excepción de que esta garantía puede
constituirse por el término de cuarenta (40) años.

La inscripción que se haga en el registro pertinente surte sus efectos por


igual término.

Los debentures con garantía común otorgan a sus titulares el cobro de los
créditos en iguales condiciones que los acreedores quirografarios.

5Art. 327 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

20
En cuanto a los debentures convertibles en acciones:

1º) Los accionistas, cualquiera sea su clase o categoría,


gozarán de preferencia para su suscripción en proporción a
las acciones que posean, con derecho de acrecer;

2º) Si la emisión fuere bajo la par, la conversión no podrá


ejecutarse en desmedro de la integridad del capital social;

3º) Pendiente la conversión, está prohibido: amortizar o


reducir el capital, aumentarlo por incorporación de reservas
o ganancias, distribuir las reservas o modificar el estatuto en
cuanto a la distribución de ganancias6.

Las obligaciones negociables se encuentran reguladas por la Ley


Nº 23.962.
Las ventajas que presentan frente a los debentures han provocado en la
práctica el desuso de estos últimos.

Pueden ser emitidas por las sociedades por acciones y su emisión otorga a
los accionistas el derecho de preferencia y de acrecer para la suscripción de
obligaciones negociables.

Los accionistas disconformes pueden ejercer el derecho de receso (art. 11


Ley Nº 23.962).

Para un desarrollo más profundo del punto, remitimos a la


bibliografía Nissen R. (2006). Curso de Derecho Societario (p. 421
a 426).

6Art. 334 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

21
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires. 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Halperin, I. (1975). Sociedad de Responsabilidad Limitada. Buenos Aires: Depalma.

Grispo, J. D. (Noviembre 2006) Reflexiones sobre el derecho de suscripción


preferente {versión electrónica} Abeledo Perrot JA 2006-IV-1184 - SJA Lexis Nº
0003/012938 Recuperado el 11 de junio de 2015. Recuperado de
www.abeledoperrotonline.com.ar.

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Zunino, J. O. (2007) Régimen de Sociedades Comerciales Ley 19.550. Buenos Aires:


Astrea.

22
El órgano de
gobierno: la
asamblea de
accionistas

Sociedades

1
Sociedad anónima. El órgano
de gobierno: la asamblea de
accionistas

Definición y caracteres

La asamblea es el órgano de gobierno de la sociedad anónima,


donde se reúnen los accionistas conforme los procedimientos
establecidos por la ley y el estatuto para decidir los asuntos
atinentes a la sociedad para la cual ha sido convocada.

La asamblea de accionistas se caracteriza por:

a) Es el órgano de gobierno de la sociedad.

b) Es un órgano no permanente, ya que no funciona


ininterrumpidamente, sino que sus decisiones surgen como
consecuencia de la convocatoria, deliberación, votación y decisión.

c) Posee facultades indelegables con competencia exclusiva, no


pudiendo suplirse su competencia por otros órganos de la sociedad.
Es por ello que se puede decir que la asamblea es soberana porque
sus decisiones, pese a que pueden ser impugnadas por los socios,
están por encima de los demás órganos societarios, quedando
subordinados a sus acuerdos. Sin embargo, esa sumisión no es
incondicional, toda vez que nunca podrá validarse una decisión
ilegítima o contraria a los intereses de la sociedad.

d) La validez de sus decisiones implica el respeto a las formas para


permitir la participación y evitar el abuso por parte del grupo de
control. Debe cumplir los recaudos de convocatoria, deliberación y
votación previstos en el estatuto y conforme lo dispuesto por la Ley
General de Sociedades.

e) Sus decisiones, en tanto se hayan adoptado en respeto de la ley, son


obligatorias. Es importante notar que la voluntad de la asamblea
sustituye las voluntades particulares de sus integrantes, formándolas
y transformándolas para lograr la voluntad de la sociedad.

2
Clases de asambleas

Ordinarias, extraordinarias y especiales. Competencia


La competencia de la asamblea no es ilimitada, sino que se circunscribe a los
asuntos que la propia Ley General de Sociedades le otorga.

Hay distintos tipos de asambleas.

Las asambleas especiales son aquellas en las cuales se adoptan resoluciones


que afectan los derechos de una clase de acciones y requieren el
consentimiento o ratificación por parte de esa clase. Se rigen por las normas
respectivas a la asamblea ordinaria (art. 250 LS).

Por el contrario, las asambleas generales se caracterizan porque incluyen la


participación de todos los accionistas.

Las asambleas ordinarias definen su competencia conforme los temas


previstos en el art. 234 LS, por lo que su carácter es otorgado por la
naturaleza de los temas a tratar, siendo ellos: la aprobación de las cuentas
de los administradores; designación, retribución y remoción de los mismos;
determinación de su responsabilidad; aumento de capital dentro del
quíntuplo.

En la asamblea extraordinaria se tratan todos los temas que no están


comprendidos en las asambleas ordinarias, por lo que su competencia se
define por exclusión (art. 235 LS).

Dada la importancia de las decisiones a debatir y adoptar en el seno de este


tipo de asamblea, se ha previsto para ella un régimen de quórum y mayorías
más fuerte o riguroso que el de las asambleas ordinarias.

Sin perjuicio de las diferentes competencias entre las asambleas ordinarias


y extraordinarias, la Ley General de Sociedades permite su celebración en
forma simultánea, siempre que haya quórum y se decida por las mayorías
pertinentes.

En primera y segunda convocatoria. Asamblea


Unánime
La asamblea en segunda convocatoria tiene lugar cuando ha fracasado la
primera convocatoria.

3
Conforme lo dispone el art. 237 2º párrafo LS, debe celebrarse dentro de los
30 días siguientes y las publicaciones correspondientes se deben hacer por
3 días con 8 días de anticipación como mínimo.

Las asambleas unánimes son aquellas que se celebran sin la exigencia de la


publicación de la convocatoria, quedando supeditada su validez a la
presencia de la totalidad de los accionistas, representantes del total del
capital social, debiendo adoptarse sus decisiones sólo por unanimidad (art.
237 último párrafo LS).

Funcionamiento de la Asamblea
Convocatoria. Forma, medios y plazo

En cuanto al régimen dispuesto para la convocatoria de las asambleas, el art.


236 LS faculta al directorio o al síndico, en los casos previstos por la ley,
cuando lo consideren necesario o cuando les sea requerido por los
accionistas que representen por los menos el 5% del capital social (siempre
y cuando el estatuto no establezca una representación menor).

Podemos efectuar al respecto las siguientes observaciones:

1) El artículo es aplicable tanto a las asambleas ordinarias como


extraordinarias.

2) No es, pese a su apariencia, una facultad (la convocatoria) exclusiva


del órgano de administración o de control, ya que la sindicatura
podrá efectuarla sólo cuando omitiera hacerlo el directorio, lo que
implica la previa intimación al mismo para que realice la
convocatoria requerida.

3) También pueden llamar a asamblea los accionistas que cuenten con


el 5% del capital social, si los estatutos no fijaran una
representación menor, debiéndose indicar los temas que serán
motivo de tratamiento.

Recibida esta solicitud, el directorio o el consejo de vigilancia deberán


convocar a asamblea para que se celebre en un plazo máximo de cuarenta
días, obligación que también corresponde a la sindicatura, si el directorio
hizo caso omiso de su previa intimación al respecto.

Si el directorio o el síndico omitiesen la convocatoria pese al pedido, puede


realizarse por la autoridad de contralor o judicial.

4
Las asambleas deberán convocarse por publicación de edictos durante 5
días, con una antelación de 10 días de anticipación por lo menos y no más
de 30 en el diario de publicaciones legales. Se debe hacer constar en el
respectivo edicto: carácter de la asamblea, fecha, hora y lugar de reunión,
orden del día y recaudos especiales que deberán cumplir los concurrentes.

Depósito de acciones. Comunicación de asistencia


Conforme lo establece el art. 238 LS, para la asistencia a las asambleas es
necesario que los accionistas realicen el depósito de sus participaciones.

El objeto del depósito es que aquellas personas que concurran a las


asambleas puedan acreditar su carácter de socio, procurando de esa manera
identificar a los titulares de las acciones.

Debemos destacar que este mecanismo era necesario al momento de la


existencia de acciones al portador.

En la actualidad, al existir sólo acciones nominativas no endosables, bastará


con cursar las comunicaciones pertinentes para que se los inscriba como
asistentes, con no menos de tres días hábiles de anticipación al acto
asambleario.

El libro donde deberá registrarse su concurrencia es el Registro de Asistencia


a las Asambleas, que reviste una particular importancia, por dos motivos:

1) Preconstituye una forma incontrovertible de prueba de la presencia


en asamblea de accionistas y acciones en número suficiente para
que sea válida y pueda deliberar.

2) Permite al accionista tomar conocimiento de quiénes son los socios


concurrentes, eventualmente sus representantes y el monto de las
tenencias declaradas, junto con los derechos que derivan de estas
(Nissen, 2010).

El accionista no sólo tiene derecho a la exhibición del mismo, sino también,


en mérito de su derecho de información, a solicitar copias de sus
constancias.

Completado el libro, con la anticipación prevista por el párrafo 1º del art.


238 LS, debe ser suscripto por los accionistas, o sus representantes, el mismo
día de la asamblea y como requisito de admisión al acto asambleario.

5
Orden del día. Quórum. Mayorías. Celebración.
Presidencia. Cuarto intermedio
A continuación, detallaremos los aspectos atinentes a las etapas de la toma
de decisiones en el seno asambleario.

El orden del día constituye el temario que se impone al tratamiento de la


asamblea.

Reviste tal importancia que los temas no contenidos en el orden del día que
sean objeto de decisión son nulos, excepto en el caso de aprobación
unánime.

El quórum constituye el número mínimo de capital que debe estar


representado en la asamblea que autoriza la deliberación válida.

El régimen de mayorías se encuentra establecido en los arts. 243 y 244 LS


que imponen una cantidad determinada para la aprobación de los asuntos
tratados.

La unanimidad en la votación no se exige generalmente como forma


decisoria, salvo en los siguientes casos:

1) Para las asambleas unánimes (art. 237, último párrafo LS).

2) Decisiones no incluidas en el orden del día.

3) Reconducción del contrato social, con plazo de duración vencido y


encontrándose ya inscripta registralmente la designación del
liquidador.

Si bien podemos afirmar que nuestra ley ha adoptado el régimen


mayoritario para la toma de decisiones, este no es ilimitado, sino que debe
estar inspirado en el interés social, ya que en caso contrario estaríamos
frente a un acuerdo adoptado en exceso o desviación de poder.

Recordemos que el interés social es el fin perseguido por la sociedad a través


del cumplimiento de su objeto y debe prevalecer sobre el interés personal
de cada uno de los socios.

Tanto el quórum como las mayorías exigidas han sido previstos por la ley
diferenciando según se trate de asambleas ordinarias o extraordinarias, por
lo que exponemos en forma de gráfico para una comprensión más sencilla,
debiendo tener en cuenta que las disposiciones que contiene corresponden
a la estipulación legal sin perjuicio de una regulación distinta por el estatuto.

6
Tabla 2

Fuente: Elaboración propia.

¿Cómo debe computarse el voto del accionista que


se abstiene?

La respuesta no surge de la ley, pero en general la doctrina entiende que


debe tenerse como voto negativo.

Al respecto, Nissen acertadamente pone en evidencia una clara


contradicción del legislador: no puede considerarse como voto negativo, en
tanto la Ley General de Sociedades no le permite ejercer su derecho de
receso, lo que sólo acontece cuando el socio se ha manifestado en contra de
la decisión asamblearia.

7
En cuanto a la celebración del acto, los accionistas pueden ser representados
en las asambleas, resultando suficiente a tal efecto el mandato por
instrumento privado con firma certificada, salvo que el estatuto disponga lo
contrario (art. 239 LS).

Cabe aclarar que no pueden ser mandatarios los directores, síndicos,


integrantes del consejo de vigilancia, gerentes y empleados de la sociedad.

La presidencia de las asambleas (art. 242 LS) tiene facultades ordenadoras


del desarrollo de la asamblea y, por lo general, se encuentra a cargo del
presidente, el directorio o la autoridad que la haya convocado.

Durante la celebración de la asamblea, todos los accionistas tienen derecho


a voz.

En los casos que la convocatoria haya sido judicial o por la autoridad de


contralor, la presidencia estará en cabeza del funcionario que se haya
designado a tal fin.

Cuando la asamblea no haya completado el orden previsto y necesite


prolongarse, puede pasar a un cuarto intermedio por una vez, para
continuar dentro de los 30 días siguientes (art. 247 LS).

El derecho a voto de los accionistas. La sindicación


de acciones
El derecho a voto en las asambleas es el principal derecho político que
involucra la participación, por lo tanto, le compete a todos los accionistas,
excepto en los casos que tengan un interés contrario al social.

Es una manifestación unilateral de la voluntad del socio en sentido


afirmativo o negativo en relación con una cuestión que ha sido sometida a
consulta.

El derecho a voto es indivisible.

El voto, además, debe ser puro y simple, sin condiciones y debe ser ejercido
en presencia en la asamblea, ya que no existe la posibilidad de votar por
correspondencia o adherir posteriormente (Roitman, Aguirre, Chiavassa,
2009).

La sindicación de acciones es un fenómeno de la práctica societaria dirigido


a formar vínculos entre los accionistas para orientar el derecho a voto de
determinada manera y lograr el control ejecutivo de la sociedad o evitar la
dispersión de acciones.

8
Es un contrato parasocietario, ya que pese a su existencia práctica no ha sido
regulado en la ley y constituye un claro ejemplo de la autonomía de la
voluntad de los accionistas de forjar un contrato no prohibido por la ley, pero
asumiendo las responsabilidades del caso. (Richard y Muiño, 2004)

Entre las clases de sindicación de acciones destacamos a:

 El sindicato de voto, gestión o administración: agrupa a los accionistas


y los somete a votar de determinada manera conforme la directiva
pactada.

 El sindicato de bloqueo: los accionistas se comprometen a no


transferir sus acciones o sujetarla a ciertas condiciones.

La intervención de los directores, síndicos y


consejeros. Inhabilitaciones
La intervención de los directores, síndicos y consejeros está prevista en el
art. 240 LS, regulando la obligación y el derecho de asistir con voz a todas las
asambleas.

En cuanto al derecho a voto, sólo les corresponde en la medida que posean


participación accionaria.

Se establece la nulidad de toda cláusula que establezca lo contrario en el


estatuto o reglamento.

Continúa el art. 241 LS disponiendo que los directores, síndicos, miembros


del consejo de vigilancia y gerentes generales se encuentran imposibilitados
de votar en las decisiones que tengan vinculación con la aprobación de actos
de su gestión, ni en las que se relacionen con su responsabilidad o remoción
con causa.

Formalidades. Actas, firmas y copias


De lo acontecido, debe labrarse un acta dentro de los cinco días posteriores
de la clausura de la asamblea.

Su contenido refiere a un resumen de lo acontecido en cuanto a las


manifestaciones vertidas por los participantes, las votaciones y los
resultados de lo decidido.

Todos los accionistas tienen derecho a obtener una copia del acta (art. 249
LS).

9
Las decisiones asamblearias
Efectos
El principio general que ya hemos adelantado es que las decisiones
asamblearias son obligatorias y deben ser cumplidas por el directorio (art.
233 LS).

Sin embargo, este principio sufre excepciones:

1) Cuando el socio disconforme ejerce el derecho de receso

2) Cuando las decisiones fuesen contrarias a la ley, el estatuto,


reglamento o adoptadas para perjudicar a un grupo de accionistas en
abuso de las mayorías.

Impugnación de las resoluciones. Legitimación.


Casos. Trámite. Caducidad. Revocación de la
resolución. Responsabilidad
Una de las excepciones a la obligatoriedad de la decisión de la asamblea se
produce cuando la resolución ha sido adoptada en violación de la ley, el
estatuto o el reglamento.

Del respeto a las normas deviene su exigibilidad, tanto para los accionistas,
los directores y eventualmente los terceros.

La acción de impugnación de decisión asamblearia del art. 251 LS regula el


procedimiento y los requisitos para su ejercicio.

Los legitimados para su interposición son:

Accionistas que votaron en contra de la decisión, ausentes o que se hubiesen


abstenido

 Directores

 Integrantes del Consejo de Vigilancia o Sindicatura, pues tienen a su


cargo el contralor de la sociedad.

 Autoridad de control

La acción se promueve contra la sociedad ante el juez del domicilio en el


plazo de 3 meses de clausurada la asamblea.

10
Cabe aclarar que el juicio prosigue (excepto se haya solicitado medida
cautelar) cuando se encuentre vencido el plazo del art. 251 LS.

Esta solución se justifica en una cuestión de práctica procesal necesaria a fin


de acumular las acciones que pudieran ser objeto de impugnación de una
misma resolución asamblearia.

Las causales de impugnación pueden ser muy variadas y tienen que ver con
un vicio en la resolución.

Podemos citar a modo de ejemplo y para una mejor comprensión:

 Una asamblea ordinaria que aprueba la fusión de la sociedad.

 Una asamblea celebrada sin cumplir los requisitos de convocatoria


(edictos, plazo necesario).

 Asamblea sin el quórum necesario.

 Una votación viciada en los votos emitidos.

 Una resolución asamblearia que decida vender productos no


autorizados por la ley.

 Una decisión adoptada sin la mayoría establecida por el estatuto.

A su vez, el art. 254 2º párrafo LS establece la revocación del acuerdo


impugnado por asamblea posterior.

Esa resolución tendrá efecto desde entonces, por lo cual no procederá el


inicio o continuación de la acción de impugnación.

En cuanto a la responsabilidad de los accionistas, el art. 254 LS párrafo 1º


dispone que quienes hayan votado a favor de la resolución que se declare
nula, responden ilimitada y solidariamente de las consecuencias de las
mismas.

Ello además de la responsabilidad que pudiere corresponder a directores y


síndicos.

La suspensión provisoria de la ejecución de la


decisión asamblearia
La suspensión provisoria de la ejecución de una resolución asamblearia
impugnada contenida en el art. 252 LS es una medida cautelar específica
tendiente a impedir la ejecución de una resolución que ha sido cuestionada,
con el fin de evitar un perjuicio a la sociedad derivado de su aplicación.

11
El propio artículo establece los presupuestos de procedencia que el dictado
de la medida requiere.

En primer lugar, deben existir motivos graves.

Debe tratarse de un temor fundado de perjuicio para el interés social,


meritado en función de los daños que la aplicación de la resolución
impugnada podría ocasionar.

Debido al marco cognoscitivo reducido de toda medida cautelar, para que


proceda la suspensión de la ejecución es suficiente acreditar la prueba de los
motivos graves con las características que se exige para las medidas
precautorias en general, lo que implica un conocimiento sumario que no
requiere un grado de certeza en el magistrado.

El requisito de “peligro grave” no debe ser sólo circunscripto a la posibilidad


de perjuicios al patrimonio de la entidad, sino que también se encuentra
presente ante las irregularidades advertidas en el funcionamiento de sus
órganos o en la violación al normal y regular ejercicio de los derechos
sociales (Nissen, 2010).

A su vez, la ley impone que no medie perjuicio para terceros, lo que requiere
que la decisión asamblearia haya sido ejecutada o esté en vías de ejecución
con respecto a terceros de buena fe, para quienes la eventual nulidad que
se decrete les resultará inoponible, por cuanto se ha creado para ellos una
apariencia eficaz, en la medida en que no corresponde exigir a esos terceros
investigaciones sobre el funcionamiento sin vicios de los órganos sociales.

La contracautela se requiere como la garantía que el peticionante de la


medida debe ofrecer.

A más de todo ello, debe promoverse la acción de nulidad.

La medida precautoria en análisis resulta accesoria a la acción de nulidad de


asamblea que constituye el proceso principal.

Aún más, se requiere que la acción de nulidad del acuerdo asambleario sea
pedida antes o contemporáneamente a la medida precautoria.

El derecho de receso
La finalidad del instituto no es la de facultar al accionista para que este se
retire voluntariamente de la sociedad a placer, sino que intenta conciliar dos
intereses que se consideran esenciales en el ámbito societario, ellos son:

1) El derecho de la sociedad a modificar sus estatutos.

12
2) El derecho del socio que no comparte tales modificaciones, que
podrá retirarse frente a las mismas.

El derecho de receso es uno de los más claros ejemplos de carácter


contractual de la sociedad y un remedio contra el poder ilimitado de las
asambleas, a las que no se les impide alterar las bases del contrato, en la
medida en que se permita, a su vez, al socio disconforme el derecho de
retirarse, previo reembolso del valor de su participación.

Definición. Legitimación
El derecho de receso puede definirse como la facultad de todo socio de
separarse de la sociedad, previo reembolso del valor de su participación
social, cuando el órgano de gobierno resuelve reformar el estatuto
alterando las bases que se tuvieron en cuenta al constituir o incorporarse a
la misma, o bien cuando se modifica sustancialmente el ejercicio de sus
derechos.
El derecho bajo examen debe considerarse como excepcional, ya que ha sido
reservado para enfrentar determinadas situaciones que sin dudas no forman
parte del día a día de la sociedad.
Se exige una clara manifestación de voluntad en contra de la modificación
estatutaria adoptada y de su voluntad a ejercer el receso.
Se encuentran legitimados para ejercer el derecho de receso los accionistas
presentes en la asamblea correspondiente que votaron en contra de la
decisión debiendo ejercerlo en el plazo de 5 días y los accionistas ausentes
que acrediten debidamente el carácter en el plazo de 15 días.
En ambos casos, se computa desde la clausura del acto asambleario.

Procedimiento de ejercicio
El derecho de receso requiere de la declaración del socio unilateral y expresa
de su voluntad de receder.
El requisito primordial lo constituye la temporalidad de su ejercicio (5 días
para los presentes que votaron en contra y 15 días para los ausentes).
A su vez, podemos efectuar las siguientes consideraciones incorporadas por
la jurisprudencia atento la existencia de algunas lagunas en la Ley:
Podemos enumerar como causales legales para el ejercicio del receso:

13
1) El derecho de receso es indivisible, debiendo ejercerse por la
totalidad de las acciones que posee el recedente.

2) No se requieren fórmulas sacramentales para el ejercicio del


derecho, sino sólo notificación fehaciente.

3) En el plazo mencionado, la declaración debe llegar a conocimiento


de la sociedad.

4) La manifestación de la voluntad debe dirigirse a la sociedad,


representada por su representante legal.

Podemos enumerar como causales legales para el ejercicio del receso:


1) Transformación.

2) Prórroga de la sociedad.

3) Reconducción del contrato social.

4) Cambio fundamental del objeto.

5) Reintegro parcial o total del capital social.

6) Transferencia del domicilio al extranjero.

7) Fusión.

8) Escisión.

9) Retiro de la cotización y oferta pública.

10) Aumento del capital social.

En cuanto a la determinación del valor de la participación del socio


recedente, se debe tener en cuenta en función de los estados contables de
la sociedad, tema no poco discutido, donde parte de la doctrina establece
que se debería realizar un balance especial a tales efectos.

Pero debemos tener presente que la aprobación de los estados contables no


debe ser un mero trámite, sino que es responsabilidad de los socios
custodiar la legalidad y veracidad de los mismos.

14
Plazo. Caducidad. Efectos
Los plazos establecidos por la ley para los socios recedentes son:

En el caso de los accionistas, que hayan estado presentes y hayan votado en


contra de la decisión, dentro del quinto día.

Para quienes hayan estado ausentes y acrediten su condición de socios al


momento de la asamblea, 15 días de su clausura.

Además, “el derecho de receso caduca si la resolución que ha dado lugar a


su ejercicio es revocada por asamblea celebrada dentro de los 60 días de
expirado el plazo de ejercicio para los ausentes”1.

En caso que así sea, los accionistas recedentes readquieren sus derechos y
los de naturaleza patrimonial se retrotraen al momento en el cual
notificaron el receso.

El efecto del ejercicio del derecho de receso es, para el accionista, una vez
notificada la sociedad, queda separado de la misma y desligado del vínculo
de derechos y obligaciones que lo unían.

En efecto, pasa a ser un tercero con un derecho crediticio al reembolso del


valor de su participación cesando también su legitimación para ejercer
cualquier derecho inherente a la calidad de socio.

1Art. 245 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

15
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires. 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Halperin, I. (1975). Sociedad de Responsabilidad Limitada. Buenos Aires: Depalma.

Grispo, J. D. (Noviembre 2006) Reflexiones sobre el derecho de suscripción


preferente {versión electrónica} Abeledo Perrot JA 2006-IV-1184 - SJA Lexis Nº
0003/012938 Recuperado el 11 de junio de 2015. Recuperado de
www.abeledoperrotonline.com.ar.

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Zunino, J. O. (2007) Régimen de Sociedades Comerciales Ley 19.550. Buenos Aires:


Astrea.

16
El órgano de
administración:
el directorio

Sociedades

1
Sociedad anónima. El
órgano de
administración: el
directorio
El directorio puede ser definido como:

el órgano permanente, esencial y colegiado que tiene a su


cargo la administración de la sociedad anónima con las
facultades que la ley y el estatuto le confieren, integrado por
los directores, socios o no, elegidos periódica y normalmente
por la asamblea de los accionistas. (Richard & Muiño, 2004, p.
513).

La Ley General de Sociedades exige imperativamente que en el contrato


social se estipule y reglamente la constitución y el funcionamiento del
directorio, respetando las siguientes previsiones:

1) Reunirse por lo menos una vez cada tres meses y cuando lo


requiera cualquier director;

2) La convocatoria deberá ser realizada por el presidente del


directorio;

3) El síndico debe ser convocado a todas las reuniones del directorio,


de las que participará con voz y sin voto;

4) El quórum no podrá ser inferior a la mayoría absoluta de sus


integrantes;

5) Las decisiones se adoptarán por mayoría absoluta de los directores


presentes, salvo que se establezca un régimen más riguroso;

6) Las reuniones de directorio no requieren orden del día, salvo en los


supuestos que sean convocadas por los directores;

2
7) Los directores no pueden hacerse representar en las reuniones, ni
votar por correspondencia, pero en caso de ausencia podrán
autorizar a otro director para hacerlo en su nombre, si existiera
quórum;

8) No pueden participar los directores que tengan un interés contrario


al interés social;

9) Deberá labrarse acta de cada reunión en el libro correspondiente;

10) El acta se deberá redactar mientras se celebra la misma,


resumiéndose las manifestaciones hechas en la deliberación, las
formas de votación y sus resultados.

Dentro del ámbito de competencia del directorio se sitúan todos aquellos


asuntos que no están atribuidos o reservados al órgano de gobierno, es
decir, la asamblea de accionistas.

El directorio, como órgano, se encuentra integrado por personas


individuales, quienes actúan en nombre de la sociedad, lo que se relaciona
con la teoría del órgano oportunamente analizada en virtud de la cual se
descarta toda relación laboral entre la sociedad y los directores.

Ello puede sustentarse por los siguientes motivos:

1) No existe subordinación entre la asamblea (que designa a los


directores) y el directorio. Tan es así que no sólo no está obligado a
obedecer a la asamblea sino que incluso está facultado para
impugnar sus decisiones.

2) La revocabilidad de los directores no requiere invocación de causa,


por lo que no tienen derecho a indemnización alguna.

Para su remoción será necesaria una decisión asamblearia en tal


sentido, lo que se aleja sustancialmente de la estabilidad y vocación
de permanencia del derecho laboral.

3
Administración y representación de la
sociedad anónima
Frecuentemente, en los distintos tipos societarios, administración y
representación, si bien como hemos estudiado no son funciones iguales,
recaen en un mismo órgano o persona.

En el caso de la sociedad anónima, la administración se encuentra a cargo


del directorio, mientras que la representación del ente corresponde al
presidente del directorio.

Los directores
Nuestra ley societaria adopta la teoría organicista, en virtud de la cual los
directores son funcionarios de la sociedad.

En virtud de ello, cuando los directores despliegan su actuación, es la


sociedad misma la que actúa.

El directorio puede organizarse bajo la forma unipersonal o plural.

En el caso de las sociedades anónimas del art. 299 LS, la unipersonalidad no


está permitida, ya que debe integrarse por lo menos con tres directores.

Cuando se dispone un funcionamiento plural, la actuación es colegiada, lo


que implica que se sesiona y decide en virtud del principio de mayorías.

Por estatuto, debe determinarse el número de directores o facultar a la


asamblea que lo haga.

Al asumir el cargo, los directores deben prestar una garantía por eventuales
daños y perjuicios que su gestión pudiese ocasionar a la sociedad (art. 256
LS).

La garantía constituye una condición para su designación, con lo cual en caso


de incumplimiento opera como causal de remoción.

Presidente del directorio: Carácter personal del cargo


Como toda persona jurídica, la sociedad anónima requiere de una
representación que tal como adelantamos, corresponde al presidente del
directorio (art. 268 LS).

4
Tiene a su cargo encabezar al órgano que tiene como función la
administración y gestión de la sociedad desde el punto de vista interno y
vincular a la sociedad con los terceros para el cumplimiento del objeto social.

El estatuto puede autorizar la actuación de uno o más directores, quienes


pueden actuar en forma indistinta o conjunta.

En los dos supuestos es de aplicación el artículo 58 LS.

A su vez, el artículo 266 LS establece el carácter personal e indelegable del


cargo de director.

Aclara, además, que los directores no podrán votar por correspondencia,


pero en caso de ausencia podrán autorizar a otro director a hacerlo en su
nombre, si existiera quórum. Su responsabilidad será la de los directores
presentes.

Requisitos, prohibiciones e incompatibilidades


El art. 256 LS determina las condiciones requeridas para ejercer el cargo de
director. Establece de modo expreso que no se requiere la calidad de
accionista, exige que la mayoría absoluta de directores tengan domicilio real
en Argentina, aunque todos deben constituir domicilio especial en el país a
los fines de la notificación.

Las prohibiciones e incompatibilidades para ser director están establecidas


en el art. 264 LS. No pueden ser directores:

1) Aquellas personas que no pueden ejercer el comercio;

2) Los fallidos hasta su rehabilitación conforme la ley de concursos y


quiebras.

Es importante aclarar que la Ley Nº 24.522 ha suprimido la


calificación de conducta, por tanto la redacción de este punto en la
Ley General de Sociedades ha quedado desactualizada
estableciendo distintos plazos.

3) Quienes hayan sido condenados con pena accesoria de inhabilitación


para ejercer cargos públicos hasta después de diez (10) años de
cumplida la condena.

4) Quienes hayan sido condenados por hurto, robo, defraudación,


cohecho, emisión de cheques sin fondos y delitos contra la fe pública,
hasta después de diez (10) años de cumplida la condena.

5
5) Quienes se encuentren condenados por delitos cometidos en la
constitución, funcionamiento y liquidación de sociedades, hasta
después de diez (10) años de cumplida la condena.

6) Los funcionarios de la administración pública que se desempeñen en


un área relacionada con el objeto que desarrolla la sociedad por el
plazo de dos (2) años del cese de sus funciones.

Designación: Lista completa; Voto acumulativo. La


elección por clases. Duración del cargo. Renuncia y
remoción
El primer directorio de la sociedad anónima que nace es elegido por los
socios en la constitución en caso de acto único y por asamblea constitutiva
si la sociedad se constituye por suscripción pública.

Posteriormente, y para los directores que sean designados luego, el principio


establecido por el art. 234 inc. 2º LS para la designación de los directores es
el de la mayoría absoluta en el ámbito de la asamblea ordinaria.

Existen diferentes sistemas de elección de los miembros del directorio.

La elección por clases de acciones prevé un beneficio a dicha categoría y


conforme al estatuto los miembros de esa clase de acciones tienen la
posibilidad de elegir uno o más directores (art. 262 LS).

Además del sistema de elección por clases, el estatuto debe reglar el


procedimiento por el cual ha de llevarse a cabo y ponerse en práctica.

Por otro lado, el art. 263 LS contempla el procedimiento de elección por voto
acumulativo.

Este sistema de elección es de tipo proporcional y concede a los socios


minoritarios la posibilidad de lograr designar a un director que los
represente.

El proceso se describe en la ley detalladamente y cada uno de sus pasos


hacen que su comprensión sea sencilla.

Para un explicación detallada y precisa de su funcionamiento,


véase Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario (pág. 453 a
457).

6
En cuanto a la duración de los directores en el cargo, el estatuto debe
determinar ese plazo, que no puede exceder de los tres ejercicios (art. 257
LS).

Además, la ley permite la reelección indefinida de los directores (art. 256


LS), con lo cual quienes se desempeñen con capacidad e idoneidad para la
conducción de los negocios sociales en beneficio de la sociedad y los
accionistas pueden continuar sin objeción alguna.

El órgano con competencia exclusiva para la remoción o revocación de los


directores es la asamblea de accionistas, ámbito en el que rige, como hemos
dicho, la libre revocabilidad, dándole de esta manera amplio margen para
modificar la composición del directorio cuantas veces lo crea conveniente.

En caso de vacancia temporal o definitiva, el art. 258 LS prevé:

1) En el caso de elección de directores suplentes, estos accederán al


órgano de administración conforme el orden de su elección;

2) Se prevé que la sindicatura pueda designar reemplazante hasta la


celebración de la próxima asamblea, si no estuviese previsto otro
mecanismo para su nombramiento. Respecto de esta última
posibilidad, destacamos que dicha atribución le ha sido otorgada
por la propia ley, no siendo necesario la previa consulta a los
accionistas.

Para los casos en que nadie se ofreciese o no se encontrase reemplazante,


lo que es habitual en situaciones de conflicto interno, el síndico estará
legitimado para solicitar la intervención judicial, para poner fin a las
anomalías.

En lo atinente a la renuncia de los directores, a diferencia respecto de otros


tipos societarios que sólo generan daños para el caso de dolo e
intempestividad, en la sociedad anónima la presentación de aquella no
implica inmediato alejamiento, debiendo esperar que el directorio se expida
al respecto, que se tratará en la primera reunión luego de haber sido
presentada.

La continuidad del renunciante puede incluso rechazarse, con fundamento


en que se afecta el funcionamiento del directorio (por ejemplo, deja sin
quórum al órgano), en cuyo caso aquel deberá esperar el pronunciamiento
de la asamblea ordinaria.

Recordemos que el carácter doloso de la renuncia debe ser apreciado de


igual manera que respecto de los hechos ilícitos, vale a decir que exista
intención de provocar el daño.

7
En cuanto a la intempestividad, se alude a la falta de previsión por parte del
órgano receptor de la renuncia presentada.

Remuneración de los directores. Límites


La función y el trabajo que ejercen los directores de una sociedad anónima
son remunerados y ante el silencio del estatuto al respecto, la asamblea
general es competente para fijar dicha retribución.

El art. 261 LS establece que el monto máximo de las remuneraciones que


puedan percibir los directores y miembros del consejo de vigilancia,
incluidos sueldos, no podrán exceder el 25% de las ganancias.

Seguidamente, el citado artículo dispone que el monto máximo se limitará


al 5% cuando no se distribuyan dividendos a los accionistas y se
incrementará proporcionalmente a la distribución, hasta alcanzar el límite
cuando se reparta el total de las ganancias.

Mediante esta norma, la ley ha querido equilibrar el derecho patrimonial


principal de los accionistas al dividendo con el derecho a percibir una
remuneración por parte de los directores, con el propósito de evitar
directores ricos y accionistas pobres.

Asimismo, el último párrafo del art. 261 LS establece una excepción a la


norma para los casos en que exista ejercicio de comisiones especiales o de
funciones técnico-administrativas por parte de uno o más directores, esto
es, que frente a lo reducido o a la inexistencia de ganancias impongan la
necesidad de exceder los límites prefijados, sólo podrán hacerse efectivas
tales remuneraciones en exceso si fuesen expresamente acordadas por la
asamblea de accionistas, a cuyo efecto deberá incluirse el asunto como uno
de los puntos del orden del día.

La actividad en competencia y la prohibición de


contratar con la sociedad
El art. 273 LS establece que los directores no pueden participar en
actividades que impliquen competencia con la sociedad, sea por cuenta
propia o de terceros, excepto autorización expresa por parte de la asamblea.

La sanción que se expresa para el incumplimiento de lo citado es la


responsabilidad del art. 59 LS y por supuesto que constituye justa causa de
remoción.

8
La norma es coherente y acorde con la defensa del interés social y la
actividad que lleva a cabo la sociedad frente a un interés particular, más aún
de quien desarrolla tan importante función en el esquema social.

Por otro lado, y en sintonía con lo recién expuesto, el art. 271 LS dispone la
prohibición del director de contratar con la sociedad.

Si bien parece una norma determinante, en su redacción nos brinda detalles


de lo que el director tiene permitido.

El director puede celebrar contratos que sean de la actividad pero en las


condiciones del mercado.

Podemos citar el ejemplo de una sociedad anónima cuya actividad comercial


es la de elaborar y comercializar productos de panificación (pan, facturas,
etc.).

Si cualquiera sea la causa el proveedor de harina ha aumentado


notablemente el precio de la materia prima para la actividad de la panadería
y un director tiene a su vez un almacén que vende al por mayor harina y a
precios mejorados que el ofrecido por el proveedor, resultaría lógico y
beneficioso para la sociedad que pueda celebrar el contrato en las
condiciones que la ley estipula.

En los casos que los contratos no reúnan esas características, se requiere la


aprobación del directorio o conformidad de la sindicatura si no existiese
quórum.

Además, debe darse aviso a la asamblea.

La responsabilidad solidaria por los daños y perjuicios provocados a la


sociedad si los contratos se desaprobasen será a cargo de los directores o la
sindicatura en su caso.

Los contratos que se celebren en violación a lo dispuesto son nulos, sin


perjuicio de la responsabilidad del caso.

Funciones del directorio

Reuniones: Convocatoria. Presidencia. Quórum y


mayorías
Una de las exigencia de la ley para la redacción del estatuto es la de
reglamentar la constitución y el funcionamiento del directorio (art. 260 LS).

9
Primeramente, debemos aclarar que el directorio funciona de manera
orgánica.

La ley establece que el directorio deberá reunirse por lo menos una vez cada
tres meses (art. 267 LS), excepto que se estipule una exigencia de mayor
frecuencia.

Igualmente, podrá reunirse cuando los asuntos lo requieran y se considere


necesario.

La convocatoria deberá ser efectuada en la forma que se establezca en el


estatuto por el presidente del directorio o cualquiera de los directores,
siendo en este caso el presidente el encargado de comunicarla para la
reunión dentro del quinto día de haber recibido el pedido indicando el orden
del día de los temas a tratar.

Si ello no se realizara, lo hará cualquiera de los miembros del directorio (art.


267 in fine LS).

La importancia de comunicar el orden del día radica en el derecho de los


directores a conocer de antemano y con la debida antelación los temas que
tendrán tratamiento, debate y resolución con el objetivo de informarse y así
poder ejercer el derecho de voz y voto con el adecuado conocimiento y
responsabilidad.

En relación con el quórum, la ley determina que podrá deliberar con la


presencia de la mitad más uno de sus integrantes, con el objetivo de formar
un debate rico y nutrido de opiniones por parte de los directores.

En relación con la toma de decisiones, si bien el estatuto debe reglarlo, ante


su silencio la ley no da respuesta clara por lo que debe entenderse que rige
la regla de la mayoría de los presentes.

De las reuniones del directorio se requieren que quede constancia en actas


de lo deliberado y resuelto.

Impugnación de las resoluciones. Legitimación.


Casos. Trámite. Caducidad. Revocación de la
resolución. Responsabilidad
Si bien la Ley General de Sociedades no lo ha previsto, cuando una resolución
emanada del directorio de una sociedad anónima ha sido adoptada en
contra de la ley y abusando de las facultades conferidas en beneficio de un
grupo (sean directores o accionistas), puede entenderse que los restantes
directores o los accionistas en su caso se encuentran autorizados para
ejercer tal acción.

10
La impugnación puede fundarse en vicios formales (falsedad en los votos) o
en incompetencia por asumir facultades que no le correspondían por ley o
el estatuto o porque la decisión le correspondía a otro órgano social (aprobar
los estados contables).

La acción se ejercita en contra de la sociedad, sin perjuicio que puedan


sustanciarse también las pertinentes acciones de responsabilidad contra los
directores involucrados.

También pueden comprender defectos de convocatoria o de


funcionamiento, vicios de legitimación, capacidad o consentimiento de los
directores que afecten el quórum o mayorías, e incluso por vicios en el
contenido de la resolución.

Delegación de funciones. Gerentes y comité ejecutivo


La indelegabilidad del cargo de director establecida en el art. 266 LS no veda
la posibilidad de conferir mandatos para el ejercicio de determinadas
funciones, como actuar en juicio.

Asimismo y teniendo en cuenta la actividad empresarial y la organización


dentro de la sociedad anónima, en distintas áreas o sectores se designan
gerentes para delegar funciones de la administración.

Cabe destacar que la designación de gerentes no excluye la responsabilidad


de los directores, ya que sus funciones se limitan a la administración
ordinaria careciendo de poder para contratar en nombre de la sociedad.

El art. 270 LS “establece que el directorio puede designar gerentes generales


o especiales, sean directores o no, revocables libremente, en quienes puede
delegar las funciones ejecutivas de la administración”.1

En cuanto a su responsabilidad, los gerentes deben responder tanto ante la


sociedad como ante los terceros por los actos desemepeñados en su cargo
en la misma extensión y forma que los directores.

Así, en las sociedades anónimas pueden designarse gerentes en las


diferentes áreas de calidad, de ventas, de marketing, de logística y
distribución, de finanzas, entre otras.

Es fundamental aclarar que la ley expresamente dispone que la designación


de los gerentes no excluye la responsabilidad de los directores.

1Art. 270 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

11
En cuanto al comité ejecutivo, “el art. 269 regla que el estatuto puede
organizar un comité ejecutivo integrado por directores que tengan a su
cargo únicamente la gestión de los negocios ordinarios”2.

El directorio vigilará la actuación de ese comité ejecutivo y ejercerá las


demás atribuciones legales y estatuarias que le correspondan.
En relación con la responsabilidad, la designación del comité no modifica las
obligaciones y responsabilidades de los directores.

La responsabilidad de los directores

Principios generales. El estándar de conducta exigido


La primera obligación que se exige a todo administrador y/o representante
de una sociedad es la de ajustar tanto su conducta al orden jurídico, lo que
incluye el respeto a la ley, al estatuto o contrato social.

Pero, además, la ley establece un estándar jurídico, una pauta interpretativa


de la responsabilidad de los administradores, el deber de actuar con la
lealtad y diligencia de un buen hombre de negocios.

La “lealtad” implica el deber de obrar en ese sentido. “Actuación para


obtener mayores ventajas para la sociedad y sin motivaciones extra sociales
que puedan influir para desviar esa actuación” (Halperin, 1975, p. 187).

La “diligencia de un buen hombre de negocios” implica no solo ser un buen


ciudadano medio, sino actuar con responsabilidad profesional específica
para el tipo de negocios que tiene a su cargo.

La responsabilidad de los directores es una especie dentro del género de la


responsabilidad civil y por lo tanto reposa sobre sus principios generales.

a) Comportamiento antijurídico: implica un obrar contrario al


ordenamiento jurídico.

b) Daño.

c) Nexo de causalidad.

d) Factor de atribución.
2Art. 269 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

12
El art. 274 LS nos presenta tres supuestos de responsabilidad, que en
realidad podrían absorberse y conformar un único supuesto.

1) Por el mal desempeño de su cargo: nos remite al Art. 59, a este


estándar jurídico que debe ser valorado en el caso concreto
conforme las circunstancias del caso.

La responsabilidad, entonces, es por la violación de la obligación


genérica que pesa sobre el directorio de llevar adelante los
negocios sociales cumpliendo con el objeto social en miras a
obtener ganancias.

2) Por la violación de la ley, el estatuto o el reglamento: en realidad,


podría estar subsumida en el anterior supuesto, ya que ningún
hombre diligente actuaría de este modo.

3) Y por cualquier otro daño producido por dolo, abuso de facultades


o culpa grave: es un supuesto residual, por el que el legislador
parece no haber querido dejar afuera ningún acto que pueda dañar.

Los directores deberán responder ilimitada y solidariamente frente a los


accionistas y los terceros por el mal desempeño de sus cargos.

El hecho de que se trate de una responsabilidad solidaria e ilimitada, surge


como clara consecuencia del carácter colegiado del órgano, que impone a
cada uno de sus integrantes el deber de vigilancia y control de la totalidad
de la administración o gestión de la sociedad.

Alegar, en consecuencia, que no se ha tenido injerencia alguna en la


administración de los negocios sociales, no reviste entidad suficiente para
ser considerada como una causal exculpatoria.

La responsabilidad explicada sólo encuentra como límite cuando se hubieran


asignado funciones específicas y en forma personal, de acuerdo con lo
establecido en el estatuto, habiéndose cumplimentado con la debida
inscripción en el Registro Público.

Ello no implica la desvinculación del director por los daños que se


ocasionaren a la sociedad, sino que simplemente la imputación de
responsabilidad será tenida en cuenta por el juez, siempre que se haya
cumplido con la inscripción referida ut supra.

13
Acción social de responsabilidad. Causales. Ejercicio.
Efectos
La acción social de responsabilidad es la acción judicial que, previo el
cumplimiento de los requisitos legales pertinentes, persigue la
indemnización de los daños y perjuicios sufridos por la sociedad en su propio
patrimonio, en contra de los directores por el incumplimiento de sus
obligaciones.

El bien jurídico tutelado es la propia sociedad, perjudicada por el mal


desempeño de sus administradores en su gestión.

Para promover la acción, es menester convocar una asamblea a los fines de


tratar la cuestión o aunque sea tratar un asunto en cuya virtud se resuelva
promover la acción. Dispuesta la promoción, le corresponde al presidente
del directorio por ser el órgano de representación, la cual debe ser
promovida en el plazo de 3 meses.

A su vez, según su forma de ejercicio, la acción puede clasificarse en:

1) Acción social ut universi: es aquella ejercida por la misma


sociedad en contra de los directores afectados previo debate y
resolución favorable en el seno de la asamblea sobre la
declaración de responsabilidad de los directores y la promoción
de la acción.

2) Acción social ut singuli: es ejercida por los socios, pero no en


interés propio sino en interés de la sociedad.

i. Por cualquier accionista por inacción de la sociedad: en el caso


de que en el término de tres meses quienes tienen a su cargo la
representación de la sociedad no promuevan la acción social ut
universi, la ley legitima a cualquier accionista para promoverla.
ii. Cuando la sociedad ha resuelto la extinción de la responsabilidad
de los directores conforme el art. 275 LS y a esa resolución se
opuso el 5% del capital social por lo menos.

Los legitimados para la promoción de la acción son:

 La Sociedad (previa resolución asamblearia conforme el art. 276 LS).

 Los accionistas a título singular (arts. 276 y 277 LS).

 El Síndico de la quiebra.

 Cualquier acreedor en forma individual (arts. 278 LS y 175 Ley de


Concursos y Quiebras).

14
Acción individual de responsabilidad. Por el socio. Por
un tercero

La acción individual del accionista es la acción que persigue la indemnización


de los daños producidos en el patrimonio personal del accionista, en virtud
de una relación que surge del estatuto social, o que responde a una relación
de naturaleza societaria.

Debemos encontrarnos ante un daño sufrido por el socio en cuanto tal, en


su patrimonio, no respecto del daño indirecto que pueda resultar de un
menoscabo del patrimonio social. Es en favor del perjudicado.

La acción individual del tercero es aquella que le cabe a todo tercero


damnificado por un incumplimiento de los administradores de cualquier
sociedad.

Es una acción de daños.

En síntesis, para discernir frente a un caso concreto cuál es la acción que


corresponde promover, debemos en primer lugar identificar cuál es el
patrimonio afectado:

 Si la víctima es la propia sociedad, nos encontraremos ante la "acción


social";

 Si el perjuicio es sufrido por un accionista o un tercero, nos


encontramos frente a la "acción individual".

Ya dentro de esta última categoría,

o si el daño es sufrido por un tercero ajeno a la sociedad, será


una “acción individual del tercero”.

o si el perjuicio es sufrido por el accionista, habrá de analizarse


cuál es la naturaleza del derecho afectado: si el daño es
incumplimiento de una obligación que une al accionista con la
sociedad en mérito del contrato de sociedad, corresponde la
“acción individual del accionista”.

Si la relación nada tiene que ver con la relación societaria, será la “acción del
tercero”.

15
Exención y extinción de responsabilidad. Prescripción
Hablamos de exención de responsabilidad cuando el director o directores
no resultan responsables del acto o hecho causante del daño.

Para poder eximirse, el director debe formular la protesta expresa y


asentada en el acta de la deliberación o resolución del órgano de la cual surja
claramente la disidencia y el desacuerdo.

A su vez, se impone la denuncia al órgano de fiscalización.

En cuanto a la oportunidad, la ley establece que debe ser antes que la


responsabilidad sea denunciada al directorio, al síndico, a la asamblea, a
autoridad competente o se ejerza acción judicial.

El sentido es evitar la consumación del daño, no liberar al director de


responsabilidad, por lo que se deberá analizar su conducta en forma íntegra
y ver si su actuación fue idónea para evitar la ejecución de la resolución.

Debe defender el interés social, y no solo oponerse, pero despreocupándose


de la suerte posterior del acto respecto del cual protesta.

En el caso del director ausente en la deliberación y que no conoció la


resolución o el acto dañoso, queda exento siempre y cuando la ausencia o
falta de conocimiento se encuentren debidamente justificados según el
criterio del “buen hombre de negocios”.

De ningún modo puede admitirse que la falta de ejercicio de los deberes


legales o la negligencia sean una forma de evitar responsabilidades.

Por otro lado, la extinción implica existencia de responsabilidad y posterior


extinción, en virtud de la disposición del art. 275 LS.

 Aprobación de la gestión: implica una renuncia genérica a promover


la acción de responsabilidad respecto de los actos potencialmente
generadores de ella. Generalmente, se da en oportunidad de
presentar el balance y la memoria a consideración de la asamblea. Es
una conformidad dada por la sociedad de los actos cumplidos por los
directores, siempre que no haya oposición de accionistas que
representen cuanto menos el 5% del capital social y no que no se trate
de una obligación nacida como consecuencia de la violación de la ley,
estatuto o reglamento.

 Cabe aclarar que no alcanza los supuestos de actos clandestinos u


ocultos que no fueron puestos en conocimiento de la asamblea.

 Renuncia expresa de la sociedad: La renuncia debe ser dispuesta por


la asamblea, siempre que no haya oposición de accionistas que
representen cuanto menos el 5% del capital social y no que no se trate

16
de una obligación nacida como consecuencia de la violación de la ley,
estatuto o reglamento.

 Transacción: el art. 275 impone como requisito que sea resuelta por
asamblea, que no haya oposición de accionistas que representen
cuanto menos el 5% del capital social, y no que no se trate de una
obligación nacida como consecuencia de la violación de la ley,
estatuto o reglamento.

Las acciones sociales y la quiebra de la sociedad


En el caso que la sociedad se encuentre en estado de quiebra, la Ley Nº
24.522 de concursos y quiebras prevé la acción concursal por dolo, regulada
en el art. 173 y ss. Ley de Concursos y Quiebras.

Es una acción que persigue la condena de los administradores (y terceros) al


pago de los daños y perjuicios ocasionados cuando estos han facilitado,
contribuido, agravado o generado la situación patrimonial del deudor o su
insolvencia, mediante una conducta dolosa.

El bien jurídico tutelado lo constituyen los derechos de los acreedores,


perjudicados por la sustracción dolosa de bienes de la sociedad fallida, o la
conducta dolosa que ha permitido o agravado la insolvencia.

El factor de atribución es el dolo civil, que implica actuar a sabiendas y con


la intención de causar un daño a otro.

La legitimación le corresponde:

 Al síndico de la quiebra (autorizado por la mayoría de capital


verificado y declarado admisible) (art. 173 LCQ).

 Los acreedores, cuando el síndico habiendo sido emplazado para


promover la acción, no lo haya hecho (art. 120 LCQ).

La Ley General de Sociedades establece que las autorizaciones conferidas


por la asamblea no son válidas si la sociedad se declara en quiebra en lo que
respecta a la responsabilidad de los directores (arts. 275 y 278 LS).

17
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires. 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Halperin, I. (1975). Sociedad de Responsabilidad Limitada. Buenos Aires: Depalma.

Grispo, J. D. (Noviembre 2006) Reflexiones sobre el derecho de suscripción


preferente {versión electrónica} Abeledo Perrot JA 2006-IV-1184 - SJA Lexis Nº
0003/012938 Recuperado el 11 de junio de 2015. Recuperado de
www.abeledoperrotonline.com.ar.

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Zunino, J. O. (2007) Régimen de Sociedades Comerciales Ley 19.550. Buenos Aires:


Astrea.

18
La fiscalización
interna y externa

Sociedades

1
Sociedad anónima. La
fiscalización interna y
externa
El régimen de la Ley General de Sociedades establece tres modos de
fiscalización a través del consejo de vigilancia, la sindicatura y el contralor
estatal.

Según las características de la sociedad anónima, se impone el deber o no


de contar con un órgano de fiscalización interna, externa o prescindir de ella.

Así, las sociedades anónimas no comprendidas en el art. 299 LS pueden


prescindir de la sindicatura, caso en el que el contralor de la actividad queda
en manos de los socios conforme lo previsto en el art. 55 LS.

El Consejo de Vigilancia
Definición. Normas aplicables
El Consejo de Vigilancia es un órgano de fiscalización colegiado, no
profesional, que está integrado de 3 a 15 accionistas.

Su existencia debe estar prevista de modo expreso en el estatuto que


además debe reglar su organización y funcionamiento.

La designación de los miembros del consejo de vigilancia corresponde a la


asamblea de accionistas y el libremente revocable. Tanto la designación
como su desvinculación deben inscribirse en el Registro Público.

2
Atribuciones y deberes
Podemos enumerar como atribuciones y deberes del Consejo de Vigilancia
las siguientes:

 Fiscalizar la gestión del directorio.

 Convocar a asamblea cuando lo estime necesario o en el caso que lo


soliciten accionistas que representen más del 5% del capital.

 Aprobar determinados actos cuando el estatuto establezca esa


función.

 Presentar a la asamblea sus observaciones en relación con los estados


contables.

 Designar comisiones para examinar las cuestiones que consideren


que corresponda o cuando los accionistas hagan renuncia al respecto.

 Demás funciones y facultades atribuidas por el art. 294 LS a los


síndicos societarios.

La Sindicatura
Definición. Designación
La fiscalización privada en las sociedades anónimas se encuentra a cargo de
uno o más síndicos, cuya designación corresponde a la asamblea de
accionistas eligiendo a su vez igual número de síndicos suplentes (art. 284
LS).

Como lo hemos adelantado, en los casos de las sociedades anónimas no


comprendidas en el art 299 LS, la sindicatura es optativa, por lo que en el
caso de prescindir de la misma debe preverlo en el estatuto.

La designación corresponde a la asamblea ordinaria, conforme la mayoría


absoluta de votos presentes.

El art. 288 LS prevé para la designación la elección por clases, pudiendo el


estatuto autorizar que a cada una de ellas corresponda la elección de uno o
más síndicos titulares e igual número de suplentes y reglamentará la
elección.

3
En ese caso, la remoción se decidirá por la asamblea de accionistas de la
clase, excepto los casos de los artículos 286 y 296 LS.
También se ha previsto la elección por voto acumulativo.1 (art. 289 LS).

El estatuto precisará el plazo por el cual son elegidos para el cargo, que no
puede exceder de tres ejercicios, no obstante, permanecerán en el mismo
hasta ser reemplazados. Podrán ser reelegidos.2 (art. 287 LS).

Su designación es revocable solamente por la asamblea de accionistas, que


podrá disponerla sin causa siempre que no medie oposición del cinco por
ciento (5 %) del capital social, resultando nula cualquier cláusula en
contrario.

En los casos que la sindicatura fuere plural, la actuación se lleva a cabo


conforme las reglas de un cuerpo colegiado y su nombre es el de "Comisión
Fiscalizadora".

Las normas relacionadas a su constitución y funcionamiento deberán ser


establecidas en el estatuto.

Requisitos para ser síndico. Inhabilidades e


incompatibilidades
La Ley Nº 26.994 de reforma ha modificado el art. 285, que regula los
requisitos para ser síndico, los que quedan establecidos de la siguiente
manera:

 Ser abogado contador público con matrícula habilitante o sociedad


con responsabilidad solidaria constituida exclusiva por estos
profesionales.

 Tener domicilio real en el país.

Las inhabilidades e incompatibilidades están previstas en el art. 286 LS: No


pueden ser síndicos:

1) Quienes se hallan inhabilitados para ser directores,


conforme al artículo 264 LS;

1 Art. 289 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.
2 Art. 287 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,

Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

4
2) Los directores, gerentes y empleados de la misma
sociedad o de otra controlada o controlante;

3) Los cónyuges, los parientes con consanguinidad en línea


recta, los colaterales hasta el cuarto grado, inclusive, y
los afines dentro del segundo de los directores y
gerentes generales.

Atribuciones y deberes. Responsabilidad


El cargo de síndico es personal e indelegable.

Los derechos y deberes de la sindicatura están enumerados en el art. 294 LS,


sin perjuicio de lo que el estatuto pueda disponer.

1) Fiscalizar la administración de la sociedad, a cuyo efecto


examinará los libros y documentación siempre que lo juzgue
conveniente y, por lo menos, una vez cada tres (3) meses.

2) Verificar en igual forma y periodicidad las disponibilidades


y títulos valores, así como las obligaciones y su cumplimiento;
igualmente puede solicitar la confección de balances de
comprobación;

3) Asistir con voz, pero sin voto, a las reuniones del


directorio, del comité ejecutivo y de la asamblea, a todas las
cuales debe ser citado;

4) Controlar la constitución y subsistencia de la garantía de


los directores y recabar las medidas necesarias para corregir
cualquier irregularidad;

5) Presentar a la asamblea ordinaria un informe escrito y


fundado sobre la situación económica y financiera de la
sociedad, dictaminando sobre la memoria, inventario,
balance y estado de resultados;

6) Suministrar a accionistas que representen no menos del


dos por ciento (2%) del capital, en cualquier momento que
éstos se lo requieran, información sobre las materias que
son de su competencia;

7) Convocar a asamblea extraordinaria, cuando lo juzgue


necesario y a asamblea ordinaria o asambleas especiales,
cuando omitiere hacerlo el directorio;

5
8) Hacer incluir en el orden del día de la asamblea, los
puntos que considere procedentes;

9) Vigilar que los órganos sociales den debido cumplimiento a


la ley, estatuto, reglamento y decisiones asamblearias;

10) Fiscalizar la liquidación de la sociedad;

11) Investigar las denuncias que le formulen por escrito


accionistas que representen no menos del dos por ciento (2%)
del capital, mencionarlas en informe verbal a la asamblea y
expresar acerca de ellas las consideraciones y proposiciones
que correspondan. Convocará de inmediato a asamblea para
que resuelva al respecto, cuando la situación investigada no
reciba del directorio el tratamiento que conceptúe adecuado
y juzgue necesario actuar con urgencia.3

En cuanto a la responsabilidad, conforme lo dispone el art. 296 LS, los


síndicos son ilimitada y solidariamente responsables por el incumplimiento
de las obligaciones que les imponen la ley, el estatuto y el reglamento.
Su responsabilidad se hace efectiva por decisión de la asamblea.4

Además, “son responsables solidariamente con los directores por los hechos
y omisiones de éstos cuando el daño no se hubiera producido si hubieran
actuado de conformidad con lo establecido en la ley, estatuto, reglamento
o decisiones asamblearias”.5

Fiscalización estatal
Fiscalización estatal permanente. Sociedades
incluidas
La Ley General de Sociedades ha impuesto un régimen de control externo
para determinadas sociedades, que se encuentra a cargo de la Inspección de
Personas Jurídicas en el caso de la provincia de Córdoba.

Conforme lo dispone el art. 299 LS, las asociaciones anónimas, además del
control de constitución, quedan sujetas a la fiscalización de la autoridad de
contralor de su domicilio, durante su funcionamiento, disolución y

3 Art. 294 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.
4 Art. 294 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,

Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.


5 Art. 297 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,

Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

6
liquidación, en cualquiera de los siguientes casos:

1) Hagan oferta pública de sus acciones o debentures;


2) Tengan capital social superior a pesos argentinos ($500)
monto éste que podrá ser actualizado por el Poder Ejecutivo,
cada vez que lo estime necesario;
3) Sean de economía mixta o se encuentren comprendidas
en la Sección VI;
4) Realicen operaciones de capitalización, ahorro o en
cualquier forma requieran dinero o valores al público con
promesas de prestaciones o beneficios futuros;
5) Exploten concesiones o servicios públicos;
6) Se trate de sociedad controlante de o controlada por otra
sujeta a fiscalización, conforme a uno de los incisos
anteriores6.

Fiscalización estatal limitada


La fiscalización estatal limitada, es aquella que lleva a cabo la autoridad de
contralor de las sociedades anónimas que no se encuentra incluidas en el
artículo 299 LS. El control se limita al contrato constitutivo, sus reformas y
variaciones del capital, a los efectos de los artículos 53 y 167 LS.

A su vez, la fiscalización estatal limitada se extiende y la autoridad de


contralor podrá ejercer funciones de vigilancia en las sociedades anónimas
no incluidas en el artículo 299 LS:

1) Cuando lo soliciten accionistas que representen el diez por


ciento (10 %) del capital suscripto o lo requiera cualquier
síndico. En este caso se limitará a los hechos que funden la
presentación;

2) Cuando lo considere necesario, según resolución fundada,


en resguardo del interés público.

6Art. 299 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

7
Facultades de la autoridad de contralor
La autoridad de control, en caso de violación de la ley, del estatuto o del
reglamento, puede aplicar sanciones de:

1) Apercibimiento;

2) Apercibimiento con publicación;

3) Multas a la sociedad, sus directores y síndicos. Estas


últimas no podrán ser superiores a pesos argentinos seis mil
($a 6.000) en conjunto y por infracción y se graduarán según
la gravedad de la infracción y el capital de la sociedad. Cuando
se apliquen a directores y síndicos, la sociedad no podrá
hacerse cargo de ellas. Se faculta al Poder Ejecutivo para que,
por intermedio del Ministerio de Justicia, actualice
semestralmente los montos de las multas, sobre la base de la
variación registrada en el índice de precios al por mayor, nivel
general, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y
Censos.7

Además, el art. 303 LS expresa que la autoridad de contralor


tiene la facultad de solicitar determinadas medidas al juez del
domicilio de la sociedad competente en materia comercial
tales como:

1) La suspensión de las resoluciones de sus órganos si las


mismas fueren contrarias a la ley, el estatuto o el reglamento;

2) La intervención de su administración en los casos del inciso


anterior cuando ella haga oferta pública de sus acciones o
debentures, o realice operaciones de capitalización, ahorro o
en cualquier forma requiera dinero o valores al público con
promesa de prestaciones o beneficios futuros y en el
supuesto del artículo 301, inciso 2. La intervención tendrá por
objeto remediar las causas que la motivaron y si no fuere ello
posible, disolución y liquidación;

3) La disolución y liquidación en los casos a que se refieren los


incisos 3, 4, 5, 8 y 9 del artículo 94 y la liquidación en el caso
del inciso 2 de dicho artículo.8

7 Art. 302 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.
8 Art. 303 Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,

Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972.

8
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550. Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires. 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Halperin, I. (1975). Sociedad de Responsabilidad Limitada. Buenos Aires: Depalma.

Grispo, J. D. (Noviembre 2006) Reflexiones sobre el derecho de suscripción


preferente {versión electrónica} Abeledo Perrot JA 2006-IV-1184 - SJA Lexis Nº
0003/012938 Recuperado el 11 de junio de 2015. Recuperado de
www.abeledoperrotonline.com.ar.

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Zunino, J. O. (2007) Régimen de Sociedades Comerciales Ley 19.550. Buenos Aires:


Astrea.

9
Otros tipos
societarios

Sociedades

1
Otros tipos societarios
El límite de la capacidad jurígena para generar nuevos
instrumentos es el no dañar ni a terceros ni al mercado. (Richard
E., 2015, p. 27).

Sociedad Anónima con participación


estatal mayoritaria
Las sociedades con participación estatal mayoritaria pueden definirse
conforme a la descripción contenida en el art. 308 LS.

Como aquellas sociedades en las cuales el Estado, sea


nacional, provincial, municipal, organismos estatales al efecto
o sociedades anónimas sujetas a este régimen sean
propietarias en forma individual o conjunta de acciones que
representen al menos el 51% del capital social y sean
suficientes para prevalecer en las asambleas ordinarias y
extraordinarias1.

Asimismo, este tipo de sociedad puede conformarse con posterioridad a su


constitución, cuando se reúnan los requisitos mencionados y una asamblea
que especialmente haya sido convocada para eso lo determine, siempre que
no haya oposición expresa de algún accionista.

Caracterización. Requisitos
Las características de la sociedad anónima con participación estatal
mayoritaria son:

1) La participación estatal puede pertenecer al ámbito nacional,


provincial o municipal.

2) El Estado deberá contar con la participación suficiente para


predominar en los distintos órganos de la sociedad.

1Art. 308 Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972 Inspección de Personas Jurídicas.

2
Régimen legal
La Ley General de Sociedades le dedica muy pocos artículos a la regulación
de la sociedad anónima con participación estatal mayoritaria.

El art. 310 LS dispone expresamente que no rige para este tipo de sociedades
las incompatibilidades previstas para los directores del art. 264, inc. 4º LS,
que refiere a los funcionarios de la administración pública, solución que
resulta coherente y lógica con las características propias de la sociedad.

En cuanto a la conformación del directorio, el estatuto podrá prever la


designación de uno o más directores de la minoría.

Además, tal como lo establece el art. 311 2º párrafo LS, cuando las acciones
de capital privado alcancen el 20%, tendrán una representación
proporcional en el directorio, lo que les dará la posibilidad de poder elegir
por lo menos un síndico, sin necesidad de aplicación del sistema de voto
acumulativo para la elección.

En ese caso, no podrán ser directores ni síndicos o integrantes del consejo


de vigilancia en representación del capital privado los funcionarios de la
administración pública.

Conforme lo determina el art. 311 1ª parte LS, no se aplica la limitación en


la remuneración para los miembros del directorio y del consejo de vigilancia
del art. 261 LS, ya que se encuentran desempeñando una función pública.

La pérdida de la prevalencia del Estado en el órgano de gobierno de la


sociedad implica automáticamente la inaplicabilidad de las disposiciones
para el tipo específico, debiendo apartarse los directores y todos aquellos
que incumplan las incompatibilidades dispuestas por el art. 264 LS, rigiendo
a partir de ese momento las disposiciones previstas para la sociedad
anónima.

Sociedad en comandita por acciones


La sociedad en comandita por acciones constituye una sociedad por acciones
con la presencia de socios colectivos que responden ampliamente por sus
obligaciones y que cuentan con vocación de administrar la sociedad (Richard
y Muiño, 2004).

En estas sociedades, coexisten dos clases de socios con las siguientes


características establecidas en el art. 315 LS:

3
Figura 1

Fuente: Elaboración propia

Caracterización. Denominación
La denominación social debe contener las palabras “sociedad
en comandita por acciones”, su abreviatura o la sigla S.C.A., y
su omisión se sanciona con la responsabilidad ilimitada y
solidaria al administrador junto con la sociedad por los actos
que se hubiesen celebrado en esas condiciones. 2

Como régimen general, su actuación se rige conforme las normas


establecidas para las sociedades anónimas, a excepción que se hubiese
previsto un régimen distinto por la ley (art. 316 LS).

Supletoriamente, se rige según las normas establecidas para las sociedades


en comandita simple (art. 324 LS).

En cuanto a su administración, puede ser unipersonal.

Debe ser ejercida por un socio comanditado (lo que es lógico, ya que son
quienes tienen mayor responsabilidad por las obligaciones sociales) o un

2Art. 317 Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972 Inspección de Personas Jurídicas.

4
tercero, cuyo cargo durará el tiempo que se haya establecido en el estatuto
social.

No rigen las limitaciones del art. 257 LS respecto del máximo de los tres
ejercicios en el cargo (art. 318 LS).

Los administradores son elegidos por mayoría en la asamblea general y su


remoción esa sujeta a los principios del art. 219 LS.

El socio comanditario puede pedir la remoción judicial con justa causa,


cuando tenga una representación de no menos del 5% del capital social.

Cuando el socio comanditado sea removido, tiene el derecho de retirarse de


la sociedad o en su caso transformarse en socio comanditario.

Si bien los socios comanditarios no pueden participar en la administración,


tienen el derecho de vigilancia, información y opinión a través de la
sindicatura, cuya elección de sus miembros les compete en forma exclusiva.

En el caso de que la sociedad prescinda de la sindicatura, pueden controlar


a la administración personalmente en su carácter de socios.

Cuando la sociedad se quedara acéfala por cualquier motivo, la ley otorga el


plazo de 3 meses para la reorganización (art. 320 LS).

En relación con el órgano de gobierno, las asambleas de socios se integran


con los socios comanditarios y comanditados.

A los efectos de contabilizar el quórum en la asamblea y los votos, conforme


lo establece el art. 321 LS las partes de interés de los comanditados se
considerarán divididas en fracciones del mismo valor de las acciones.

Conforme lo establece el art. 322 LS, el socio administrador tiene voz pero
no tiene voto, y cualquier cláusula en contrario es nula cuando se trate de
los siguientes casos:

1) La elección y remoción de síndico.

2) La aprobación de la gestión de los administradores y síndicos o


deliberación acerca de su responsabilidad.

3) La remoción prevista en el art. 319 LS.

La cesión de parte de interés del socio comanditado requiere la


conformidad de la asamblea, según el art. 244 LS.

5
Régimen legal
Como régimen general, su actuación se rige conforme las normas
establecidas para las sociedades anónimas, a excepción que se hubiese
previsto un régimen distinto por la ley (art. 316 LS).

Supletoriamente, se rige según las normas establecidas para las sociedades


en comandita simple (ar.t 324 LS).

En cuanto a su administración, puede ser unipersonal.

Debe ser ejercida por un socio comanditado (lo que es lógico ya que son
quienes tienen mayor responsabilidad por las obligaciones sociales) o un
tercero, cuyo cargo durará el tiempo que se haya establecido en el estatuto
social.

No rigen las limitaciones del art. 257 LS respecto del máximo de los tres
ejercicios en el cargo (art. 318 LS).

Sociedades de garantía recíproca


“Las sociedades de garantía recíproca son de carácter mercantil y se
constituyen con el único y exclusivo objeto de prestar garantías en favor de
sus socios partícipes para las operaciones que éstos realicen dentro del giro
ordinario de sus empresas”. (Nissen, 2006, p.543).

Su incorporación a la legislación argentina fue a través de la sanción de la


Ley Nº 24. 467 que las regula.

La denominación social deberá contener la indicación "Sociedades de


Garantía Recíproca", su abreviatura o las siglas S.G.R. (art. 36 ley 24.467).

El objeto social principal de las sociedades de garantía recíproca será el


otorgamiento de garantías a sus socios partícipes mediante la celebración
de contratos regulados en la presente ley.

Podrán además brindar asesoramiento técnico, económico y financiero a sus


socios en forma directa o a través de terceros contratados a tal fin.

Podemos destacar entre sus características:

 Poseen un fuerte acento de tipo personalista que las


asemeja a las sociedades cooperativas (capital variable,
igualdad de votos y valor por cada acción, posibilidad de
incorporación de nuevos socios).

6
 Se caracterizan por la mutualidad, que implica gestión
para el servicio de sus miembros.

 Poseen naturaleza mercantil, ya que su objeto social es


otorgar garantías a los socios y percibir comisiones por ese
servicio.

Conforme lo establece el art. 37 de la Ley Nº 24.467, existen dos categorías


de socios:

Los socios partícipes: puede serlo sólo las pequeñas y medianas


empresas, sean éstas personas físicas o jurídicas, que reúnan las
condiciones generales determinadas por la autoridad de aplicación y
suscriban acciones.

Los socios partícipes son los únicos que pueden resultar beneficiados
con los contratos de garantía recíproca.

Tienen el derecho de retirarse del ente con el reembolso del valor de


sus participaciones.

 Los socios protectores: son aquellas personas físicas o


jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras, que
realicen aportes al capital social y al fondo de riesgo, cuya
titularidad no puede exceder el 50% del capital social.

La sociedad no podrá celebrar contratos de garantía recíproca con


los socios protectores.

En cuanto al capital social, tal como lo establece el art. 45 ley 24. 467 se
integra por los aportes de los socios y está representado por acciones
ordinarias nominativas de igual valor y número de votos.

El estatuto social podrá prever que las acciones sean registrales.

La constitución de las sociedades de garantía recíproca es por acto único y


mediante instrumento público que deberá contener, además de los
requisitos exigidos por la ley 19.550 y sus modificatorias, los siguientes:

1. Clave única de identificación tributaria de los socios


partícipes y protectores fundadores.

2. Delimitación de la actividad o actividades económicas y


ámbito geográfico que sirva para la determinación de quienes
pueden ser socios partícipes en la sociedad.

7
3. Criterios a seguir para la admisión de nuevos socios
partícipes y protectores y las condiciones a contemplar para
la emisión de nuevas acciones.

4. Causas de exclusión de socios y trámites para su


consagración.

5. Condiciones y procedimientos para ejercer el derecho de


reembolso de las acciones por parte de los socios partícipes.

Además, el art. 42 exige autorización para su funcionamiento, así como para


los aumentos en los montos de los fondos de riesgo de las sociedades ya
autorizadas.

Los órganos sociales de las sociedades de garantía recíproca son:

 Asamblea general

 Consejo de administración

 Sindicatura.

Los citados órganos, tal cual lo determina el art. 54 Ley Nº 24.467 tendrán
las atribuciones que determina la Ley Nº 19.550 para los órganos
equivalentes de las sociedades anónimas, exceptuando lo que resulte
modificado por la ley específica.

8
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires


,2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. H. (Abril 2015). El código civil y comercial y contratos asociativos


(negocio en participación y agrupamiento de colaboración, arts. 1442 a 1462)
{versión electrónica}. Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/el-
codigo-civil-y-comercial-y-contratos-asociativos-negocio-en-participacion-y-
agrupamiento-de-colaboracion-arts.-1442-a-1462.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires: AdHoc.

9
Sociedades
constituidas en
el extranjero

Sociedades

1
Sociedades constituidas en el
extranjero
La economía globalizada y el intercambio de bienes y servicios a nivel
mundial generan la actuación de empresas multinacionales y sociedades
constituidas en el extranjero en nuestro país.

Si bien se niega que las sociedades tengan nacionalidad, la protección de los


intereses locales, tanto políticos como económicos, imponen la necesidad
de conocer el origen de los capitales y establecer una regulación a las
sociedades que no han sido constituidas conforme las normas que la Ley
General de Sociedades prevé para las sociedades locales.

La doctrina del control económico (…) adopta como criterio


de determinación sobre el origen de la sociedad la
participación societaria, considerando como sociedad local de
capital extranjero a aquella sociedad domiciliada en el
territorio de la república, en la cual, personas físicas o
jurídicas domiciliadas fuera de ella, sean propietarias, en
forma directo o indirecta, de más del 49% del capital social o
cuenten también, con la cantidad de votos necesarios para
prevalecer en las asambleas de accionistas o reuniones de
socios. (Nissen, 2006, p. 308).

Ley aplicable
Conforme lo establece la primera parte del art. 118 LS, “la sociedad
constituida en el extranjero se rige en cuanto a su existencia y formas por
las leyes del lugar de constitución”1.

Ello será tenido en cuenta en relación con su formación, constitución,


personalidad, etc.

Ahora bien, la actuación en nuestro país de la sociedad constituida en el


extranjero debe ser regulada y al respecto se deberá diferenciar:

1) Si se trata de un acto aislado, se encuentra habilitada para su


realización y para estar en juicio.

1Art. 118 Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972 Inspección de Personas Jurídicas.

2
¿Qué entendemos por acto aislado?

Por acto aislado podemos entender a los actos que no requieren para su
ejecución la designación de un representante permanente o la instalación
de una sucursal o asiento de sus negocios.

Ante el silencio de la ley al respecto y conforme se ha expedido la


jurisprudencia, el criterio del acto aislado debe ser restringido. Se relaciona
con los actos que claramente estén desprovistos de todo signo de
permanencia, que revistan además carácter esporádico y accidental.

El criterio para considerar qué es un acto aislado debe ser restringido.


Si se trata del ejercicio habitual de los actos comprendidos en su objeto social,
establecer sucursal o cualquier otra representación permanente deberá:
a) Acreditar la existencia de la sociedad conforme a las leyes de su
país;
b) Fijar domicilio en la república Argentina;
c) Cumplir con las normas de publicidad y registración exigidas por
la LS para las sociedades constituidas en el país;
d) Justificar la decisión de crear dicha representación y designar a la
persona a cuyo cargo ella estará; y
e) Si se trata de una sucursal, se le deberá asignar un capital, cuando
corresponda por las leyes especiales.
El incumplimiento de lo dispuesto en el art. 118 LS trae aparejado que no
pueda invocarse la existencia de la sociedad extranjera en nuestro país, con
la consecuente falta de legitimación para reclamar los derechos y
obligaciones emergentes en los contratos que hubiera celebrado.

Régimen legal
En relación con la sociedad constituida en el extranjero bajo un tipo
desconocido (art. 119 LS), le serán aplicables las formalidades conforme el
criterio de máximo rigor para las sociedades argentinas, lo que será
determinado por el juez, con lo cual se entiende que será asimilada a la
sociedad anónima y sus exigencias.

Respecto a la contabilidad, el art. 120 LS dispone que para las sociedades


extranjeras incluidas en la hipótesis prevista en el párrafo 3º del art. 118 LS,
es obligatorio llevar en la República contabilidad separada además de

3
someterse a los controles que correspondan según el tipo social del que se
trate.

En cuanto a los representantes de la sociedad extranjera, contraen las


mismas responsabilidades que la ley prevé para los administradores.

En los casos de sociedades de tipos no reglamentados, serán aplicables las


normas referidas a los directores de las sociedades anónimas (art 121 LS).

El art. 122 regula el emplazamiento en juicio de la sociedad constituida en el


extranjero, el que opera conforme el siguiente régimen:

1) Si se origina en un acto aislado, puede cumplirse en la persona del


apoderado que llevo adelante el acto o contrato que haya originado
el conflicto;

2) Si existiera sucursal, asiento o cualquier otra especie de


representación, se efectúa en la persona del representante.

El art. 123 LS contempla la posibilidad de que la sociedad extranjera


constituya sociedades en nuestro país.

A tal fin, la norma exige previamente la acreditación ante el juez del Registro
que la sociedad se ha constituido de acuerdo con las leyes de sus países,
debiendo inscribir en el Registro Público el contrato social y sus reformas,
junto con la documentación de sus representantes legales.

El caso de la sociedad extranjera con domicilio en la República Argentina está


previsto en el art. 124 LS.

La enorme importancia de esta previsión radica en la existencia de muchas


sociedades off shore que frecuentemente provienen de los llamados
paraísos fiscales.

Dispone el artículo:

La sociedad constituida en el extranjero que tenga su sede en


la República o su principal objeto esté destinado a cumplirse
en la misma, será considerada como sociedad local a los
efectos del cumplimiento de las formalidades de constitución
o de su reforma y contralor de funcionamiento.2

2Art. 124 Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,
Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972 Inspección de Personas Jurídicas.

4
Sociedades cooperativas
El origen de las sociedades cooperativas se remonta al inicio de la ayuda
mutua entre los seres humanos, organizados sobre la base de la solidaridad
y la colaboración recíproca.

Sin embargo, con las características con la cual la concebimos en la


actualidad, podemos situar su origen en la Revolución Industrial que
ocasionó en Inglaterra desocupación y carencias en el sector obrero de la
población.

Así, un grupo de trabajadores fundó en 1844 la primera cooperativa


constituida con el fin de suministrar alimentos a los familiares de sus
miembros.

Definición
Las sociedades cooperativas son aquellas constituidas para la satisfacción de
las necesidades humanas que se organizan voluntariamente sobre la base
de la ayuda mutua y el propio esfuerzo.

Son sujetos de derechos conforme los alcances establecidos en la Ley Nº


20.337 que las regula.

En cuanto a su denominación social, debe incluir los términos "cooperativa"


y "limitada", o sus abreviaturas.

Podemos caracterizar a las sociedades cooperativas de la siguiente manera:

1) Poseen un capital variable y sin límite.


2) No tienen límite de número de asociados (excepto el mínimo de 10
asociados que no se aplica para cooperativas de grado superior que
puede constituir con siete entidades de base).
3) Duración ilimitada.
4) El acceso de los interesados para participar es a través de un acto de
adhesión.
5) Limita la responsabilidad de los asociados a las cuotas suscriptas.
6) La organización entre los asociados es democrática, ya que para
adoptar resoluciones sociales cada asociado tiene un voto y no hay
preferencias.
7) No hay fin de lucro entre los asociados y la distribución de los
excedentes entre los asociados es en proporción al uso de los
servicios sociales.

5
8) Prestan servicios a los no asociados y promueven el principio de
integración cooperativa, es decir, la asociación entre ellas para el
cumplimiento de la acción cooperativa.

Caracteres. Clases
En cuanto a las clases de cooperativas, podemos hacer el siguiente esquema:

Sociedades Cooperativas:

Figura 2

Fuente: Elaboración propia. Adaptado de Nissen, 2006, p.511

Es muy común ver en las poblaciones más pequeñas las cooperativas de luz,
de agua, a fin de brindar estos servicios.

Así también son muy conocidas y exitosas algunas cooperativas creadas con
el fin de construir planes de vivienda que los asociados van pagando por
medio de los aportes y luego se les adjudica.

6
Los socios. Derechos y obligaciones
Quienes integran las sociedades cooperativas son llamados asociados.

Conforme lo establece la Ley Nº 20.337 en su art. 17, pueden ser asociados:

 “Las personas físicas mayores de dieciocho años.

 Los menores de edad por medio de sus representantes


legales.

 Demás sujetos de derecho, inclusive las sociedades por


acciones, siempre que reúnan los requisitos establecidos por
el estatuto”3.

En principio, la asociación es libre, aunque el estatuto puede establecer


limitaciones o condiciones que derivan del objeto social y sus características.

Así como el ingreso es libre, los asociados pueden retirarse de la cooperativa


voluntariamente cuando lo haya establecido el estatuto o al finalizar el
ejercicio social, debiendo cursar el correspondiente aviso con 30 días de
anticipación (art. 22 Ley Nº 20.337).

En cuanto a los derechos de los asociados, podemos enumerar:

 El derecho a la información para conocer quiénes son los


asociados de la cooperativa (art. 21).

 El derecho a ejercer el voto, que es igual para todos los


asociados (art. 51).

 El derecho para que le sean entregados los títulos


accionarios que representan las cuotas sociales (art. 24).

 El derecho de poder transferir las cuotas a asociados según


las normas que haya establecido el estatuto (art. 24 in fine).

 El derecho a participar en los excedentes repartibles (art.


42).

 El derecho a ejercer el receso (art. 60).

 Impugnar las resoluciones de la asamblea por ser ilegales


(art. 62).

3Art. 17 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,
2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

7
En relación con las obligaciones, los asociados deben respetar las
disposiciones que contiene el estatuto, en especial lo que refiera al
cumplimiento del aporte.

A su vez, destacamos que en el caso de que un asociado incumpla


gravemente sus obligaciones, puede llegar a ser excluido por la cooperativa
con el poder de disciplinario que le corresponde y en salvaguarda del bien
común.

La sanción se hace efectiva a través del consejo de administración y puede


ser apelada a la asamblea.

Una vez agotados los recursos internos, el asociado excluido puede recurrir
a la justicia ejerciendo la acción impugnatoria del art. 62 de la Ley Nº 20.337.

El asociado tiene derecho al reembolso del valor de los aportes que hubiese
ingresado.

Órganos. Consejo de administración. Gerente.


Asambleas
El consejo de administración es el órgano de administración en las
sociedades cooperativas.

Se trata de un órgano colegiado y sus miembros son elegidos por la


asamblea.

El estatuto debe establecer la duración en el cargo (que no podrá exceder


de tres ejercicios siendo reelegibles), la forma de elección y el número de
personas que integrarán el consejo.

Los consejeros, tal como lo establece el art. 5 de la Ley Nº 20.337, pueden


hacer uso de los servicios sociales en las mismas condiciones que los demás
asociados.

En relación con las funciones del consejo de administración, el art. 68


establece que “tiene a su cargo la dirección de las operaciones sociales,
dentro de los límites que fije el estatuto, con aplicación supletoria de las
normas del mandato”.4

Las atribuciones del consejo de administración son las explícitamente


asignadas por el estatuto y las indicadas para la realización del objeto social.

El consejo de administración debe reunirse por lo menos una vez al mes y


además cuando así lo requiera cualquiera alguno de sus miembros.

4Art. 68 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,
2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

8
Serán convocados por el presidente y deben reunirse dentro del sexto día
de recibido el pedido. En defecto del presidente podrá convocarlo
cualquiera de los consejeros.

A su vez y conforme lo autoriza el art. 71, “el estatuto o el reglamento


pueden instituir un comité ejecutivo o mesa directiva integrados por
consejeros, para asegurar la continuidad de la gestión ordinaria. Esta
institución no modifica las obligaciones y responsabilidades de los
consejeros”5.

Asimismo, el consejo de administración tiene la facultad de designar


gerentes a quienes se les encomiendan las funciones ejecutivas de la
administración.

Los gerentes responden frente a la cooperativa y los terceros por el ejercicio


en su cargo del mismo modo y extensión que los consejeros y la designación
de los gerentes no excluye la responsabilidad de los consejeros.

Además, el estatuto puede establecer la actuación de uno o más consejeros


para actuar en nombre de la sociedad pero nunca ello desplazará la
representación, que se encuentra a cargo del presidente del consejo de
administración

Los consejeros sólo “pueden ser eximidos de responsabilidad por violación


de la ley, el estatuto o el reglamento, mediante la prueba de no haber
participado en la reunión que adoptó la resolución impugnada o la
constancia en acta de su voto en contra”.6

El órgano de gobierno de las sociedades cooperativas son las asambleas.

De acuerdo con lo establecido en el art. 47, las asambleas son ordinarias o


extraordinarias según la fecha de su celebración.

La asamblea ordinaria debe realizarse dentro de los cuatro meses siguientes


a la fecha de cierre del ejercicio para considerar el balance general, el estado
de resultados y cuadros anexos y la memoria y elegir consejeros y síndico,
sin perjuicio de los demás asuntos incluidos en el orden del día.

Mientras tanto, las asambleas extraordinarias tendrán lugar


toda vez que lo disponga el consejo de administración, el
síndico (conforme a lo previsto por el artículo 79, inciso 2), o
cuando lo soliciten asociados cuyo número equivalga por lo
menos al 10% del total, salvo que el estatuto exigiera un

5 Art. 71 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,
2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).
6 Art. 74 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,

2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

9
porcentaje menor. Se realizarán dentro del plazo previsto por
el estatuto.

El consejo de administración puede denegar el pedido


incorporando los asuntos que lo motivan al orden del día de
la asamblea ordinaria, cuando esta se realice dentro de los
noventa días de la fecha de presentación de la solicitud.7

Las asambleas deben ser convocadas con quince días de anticipación por lo
menos, debiendo incluir el orden del día, en la forma prevista por el estatuto.

Con la misma anticipación de 15 días la asamblea debe ser comunicada a la


Autoridad de Aplicación y al órgano local competente.

Las asambleas se realizan válidamente, sea cual fuere el número de


asistentes, una hora después de la fijada en la convocatoria, si antes no se
hubiera reunido la mitad más uno de los asociados.8

En los casos que el número de asociados pase de cinco mil, la


asamblea será constituida por delegados elegidos en
asambleas electorales de distrito en las condiciones que
determinen el estatuto y el reglamento. Puede establecerse
la división de los distritos en secciones a fin de facilitar el
ejercicio de los derechos electorales a los asociados9.

Lógicamente, la solución que brinda el art. 50 es a los fines prácticos de


posibilitar la celebración de la asamblea.

En relación con la votación, el art. 51 autoriza que se vote por poder, salvo
que el estatuto lo prohíba. El mandato debe recaer en un asociado, quien no
puede representar a más de dos.

Todas las decisiones sobre materias que no hubiesen sido incluidas en el


orden del día son nulas, excepto la elección de los encargados de suscribir el
acta.

De allí deriva la importancia de incluir los asuntos en el orden del día y


realizar dicha publicación en la convocatoria debidamente.

En cuanto a la competencia exclusiva de la asamblea, siempre que el asunto


figure en el orden del día, el art. 58 dispone que le corresponde considerar:

7 Art. 47 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,
2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).
8 Art. 49 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,

2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).


9 Art. 50 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires,

2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

10
1) Memoria, balance general, estado de resultados y demás
cuadros anexos.
2) Informes del síndico y del auditor.
3) Distribución de excedentes.
4) Fusión o incorporación.
5) Disolución.
6) Cambio del objeto social.
7) Participación de personas jurídicas de carácter público,
entes descentralizados y empresas del Estado en los términos
del último párrafo del artículo 19.
8) Asociación con personas de otro carácter jurídico10.

Sin perjuicio de ello, el estatuto puede disponer que otras resoluciones,


además de las indicadas, queden reservadas a la competencia exclusiva de
la asamblea.

En relación con las mayorías, el art. 53 dispone que “las resoluciones se


adoptan por simple mayoría de los presentes en el momento de la votación,
salvo las previsiones de la ley o el estatuto para decisiones que requieran
mayor número”.11

En los casos que impliquen decisiones fundamentales tales como el cambio


de objeto social, la fusión o incorporación y la disolución, se requiere la
mayoría de los dos tercios de los asociados presentes en el momento de la
votación para resolver, solución coherente con la importancia de la
resolución que se adopta.

Además, pueden participar con voz en las asambleas los consejeros,


síndicos, gerentes y auditores, quienes no pueden votar sobre la memoria,
el balance y demás asuntos relacionados con su gestión, ni acerca de las
resoluciones referentes a su responsabilidad así como tampoco podrán
representar a otros asociados.

Se firmará un acta de todo lo acontecido y cualquier asociado puede solicitar


una copia de la misma.

El art. 56 impone la obligación de remitir una copia del acta de lo acontecido


en la asamblea a la Autoridad de Aplicación y también al órgano local

10 Art. 58 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos


Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).
11 Art. 53 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos

Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

11
competente dentro del plazo y con la documentación prevista en el segundo
párrafo del artículo 41.

Las decisiones de la asamblea conforme con la ley, el estatuto y el


reglamento, son obligatorias para todos los asociados, salvo aquellas que
dan derecho al ejercicio del receso.

Asimismo, conforme lo prevé el art. 62, puede impugnarse de nulidad toda


resolución de la asamblea que sea violatoria de la ley, el estatuto o el
reglamento.

Son legitimados para interponerla:

 Consejeros

 Síndicos

 Autoridad de Aplicación

 Órgano local competente

 Asociados ausentes o que no votaron favorablemente.

 Asociados que hayan votado favorablemente, si su voto es


anulable por vicios de la voluntad o la norma violada es de
orden público.

La acción se promoverá contra la cooperativa por ante el juez competente,


dentro de los noventa días de la clausura de la asamblea.

Capital. Excedente. Retorno.


El art. 24 de la Ley de Cooperativas establece que el capital se constituye por
cuotas sociales indivisibles y de igual valor.

Además, dispone que las cuotas sociales deben constar en acciones


representativas de una o más, que revisten el carácter de nominativas.

En cuanto a la transferencia de las cuotas, son transmisibles sólo entre


asociados y con acuerdo del consejo de administración en las condiciones
que determine el estatuto.

El art. 26 dispone que el estatuto debe establecer las formalidades de las


acciones, siendo esenciales las siguientes:

1) Denominación, domicilio, fecha y lugar de constitución.


2) Mención de la autorización para funcionar y de las
inscripciones previstas por esta ley.

12
3) Número y valor nominal de las cuotas sociales que
representan.
4) Número correlativo de orden y fecha de emisión.
5) Firma autógrafa del presidente, un consejero y el síndico.12
En el momento de suscripción, las cuotas sociales deben integrarse en un 5%
como mínimo en el caso de ser dinero en efectivo, contando con un plazo
de 5 años para su integración total.

Sólo pueden ser aportados bienes determinados y susceptibles de ejecución


forzada13.

La valuación de los aportes no dinerarios se efectúa en la asamblea


constitutiva o, si éstos se efectuaran con posterioridad, por acuerdo entre el
asociado aportante y el consejo de administración, el cual debe ser sometido
a la asamblea.

Los fundadores y los consejeros responden en forma solidaria e ilimitada por


el mayor valor atribuido a los bienes, hasta la aprobación por la asamblea.

Si en la constitución se verifican aportes no dinerarios, estos deberán


integrarse en su totalidad.

Cuando para la transferencia del aporte se requiera la inscripción en un


registro, ésta se hará preventivamente a nombre de la Cooperativa en
formación.14

El excedente repartible es lo que denominamos “utilidad” en otros tipos


societarios.

Los excedentes se encuentran definidos en el art. 42 como los que


provengan de la diferencia entre el costo y el precio del servicio prestado a
los asociados y alcanza a todos, hayan hecho uso o no de los servicios de la
cooperativa.

La distribución está establecida en el art. 42 y se destinará:

1º. El 5% a reserva legal;

2º. El 5% al fondo de acción asistencial y laboral o para


estímulo del personal;

12 Art. 26 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos


Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).
13 Art. 28 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos

Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).


14 Art. 28 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos

Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

13
3º. El 5% al fondo de educación y capacitación cooperativas;

4º. Una suma indeterminadas para pagar un interés a las


cuotas sociales si lo autoriza el estatuto, el cual no puede
exceder en más de un punto al que cobra el Banco de la
Nación Argentina en sus operaciones de descuento;

5º. El resto para su distribución entre los asociados en


concepto de retorno;

a) en las cooperativas o secciones de consumo de bienes o


servicios, en proporción al consumo hecho por cada asociado;

b) en las cooperativas de producción o trabajo, en proporción


al trabajo efectivamente prestado por cada uno;

c) en las cooperativas o secciones de adquisición de


elementos de trabajo, de transformación y de
comercialización de productos en estado natural o
elaborados, en proporción al monto de las operaciones
realizadas por cada asociado;

d) en las cooperativas o secciones de crédito, en proporción


al capital aportado o a los servicios utilizados, según
establezca el estatuto;

e) en las demás cooperativas o secciones, en proporción a las


operaciones realizadas o a los servicios utilizados por cada
asociado.

Destino de excedentes generados por prestación de servicios


a no Asociados

Los excedentes que deriven de la prestación de servicios a no


asociados autorizada por esta ley se destinarán a una cuenta
especial de reserva.15

Los retornos repartibles son el remanente de los excedentes repartibles que


benefician en forma exclusiva a quienes ha operado con la cooperativa y
cuyo régimen se adapta a la naturaleza de cada cooperativa (Richard, Muiño
2004).

15 Art. 42 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos


Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

14
Fiscalización estatal
La fiscalización de las sociedades cooperativas por parte del Estado puede
ser general o especial (art. 99).

Es general la que comprende a todas las sociedades cooperativas a cargo de


la autoridad de aplicación o control que en el ámbito nacional es el Instituto
Nacional de Acción Cooperativo y Mutual (INACYM).

El control es ejercido por sí o según convenio con las autoridades de la


provincia respectiva.

La fiscalización especial es la correspondiente a cada cooperativa conforme


la actividad que desarrolla.

Así, si es una sociedad cooperativa financiera, la fiscalización especial estará


a cargo del Banco Central.

Son facultades inherentes a la fiscalización pública:

1) Requerir la documentación que se estime necesaria.


2) Realizar investigaciones e inspecciones en las cooperativas
a cuyo efecto se podrá examinar sus libros y documentos y
pedir informaciones a sus autoridades, funcionarios
responsables, auditores, personal y terceros.
3) Asistir a las asambleas.
4) Convocar a asamblea cuando lo soliciten asociados cuyo
número equivalga por lo menos al diez por ciento del total,
salvo que el estatuto requiera un porcentaje menor, si el
consejo de administración no hubiese dado cumplimiento a
las disposiciones estatutarias pertinentes en los plazos
previstos por ellas o hubiera denegado infundadamente el
pedido.
5) Convocar de oficio a asambleas cuando se constataran
irregularidades graves y se estimara la medida imprescindible
para normalizar el funcionamiento de la cooperativa.
6) Impedir el uso indebido de la denominación "cooperativa"
de acuerdo con las previsiones de esta ley.
7) Formular denuncias ante las autoridades policiales o
judiciales en los casos en que pudiera corresponder el
ejercicio de la acción pública.
8) Hacer cumplir sus decisiones, a cuyo efecto se podrá:
a) Requerir el auxilio de la fuerza pública.

15
b) Solicitar el allanamiento de domicilios y la clausura de
locales.
c) Pedir el secuestro de libros y documentación social.
9) Declarar irregulares e ineficaces, a los efectos
administrativos, los actos a ella sometidos cuando sean
contrarios a la ley, el estatuto o el reglamento. La declaración
de irregularidad podrá importar el requerimiento de las
medidas previstas en el inciso siguiente, sin perjuicio de las
sanciones establecidas en el artículo 101.
10) Solicitar al juez competente:
a) La suspensión de las resoluciones de los órganos sociales
cuando fueran contrarias a la ley, el estatuto o el reglamento.
b) La intervención de la cooperativa cuando sus órganos
realicen actos o incurran en omisiones que importen un
riesgo grave para su existencia.
11) Vigilar las operaciones de liquidación.
12) Coordinar su labor con los organismos competentes por
razón de materia.
13) En general, velar por el estricto cumplimiento de las leyes
en toda materia incluida en su ámbito, cuidando de no
entorpecer la regular administración de las cooperativas16.
A su vez, puede aplicar sanciones conforme lo autoriza el art. 100 en caso de
infracción a la presente ley, su reglamentación, demás normas vigentes:

1) Apercibimiento.

2) Multa de $ 66,50 (sesenta y seis pesos con cincuenta centavos) a $


6.649,88 (seis mil seiscientos cuarenta y nueve pesos con ochenta y
ocho centavos) (*).

En el caso de reincidencia, la multa podrá alcanzar hasta el triple del


importe máximo.

Se considera reincidente quien dentro de los 5 (cinco) años


anteriores a la fecha de la infracción haya sido sancionado por otra
infracción.

Los montos de las multas serán actualizados semestralmente por la


Autoridad de Aplicación del régimen legal de cooperativas, sobre la

16 Art. 100 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos
Aires , 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

16
base de la variación del índice de precios al por mayor, nivel
general, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

3) Retiro de autorización para funcionar.

No pueden ser sancionadas sin previa instrucción de sumario,


procedimiento en el cual tendrán oportunidad de conocer la
imputación, realizar los descargos, ofrecer la prueba y alegar sobre
la producida.

Las sanciones se graduarán teniendo en cuenta la gravedad de la


infracción, los antecedentes de la imputada, su importancia social o
económica y, en su caso, los perjuicios causados.

El destino de las multas ingresará a los recursos del organismo


instituido en el Capítulo XII o del Fisco Provincial, según el domicilio
de la cooperativa, con destino a promoción del cooperativismo17.

17 Art. 100 Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos
Aires, 2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

17
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires


,2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. H. (Abril 2015). El código civil y comercial y contratos asociativos


(negocio en participación y agrupamiento de colaboración, arts. 1442 a 1462)
{versión electrónica}. Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/el-
codigo-civil-y-comercial-y-contratos-asociativos-negocio-en-participacion-y-
agrupamiento-de-colaboracion-arts.-1442-a-1462.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires: AdHoc.

18
Contratos asociativos
en el nuevo Código
Civil y Comercial

Sociedades

1
Los contratos
asociativos en el nuevo
Código Civil y Comercial
de la Nación
Definición. Caracteres. La reforma
introducida por la Ley 26.994
La sanción de la ley 26.994 ha dispuesto que las normas
generales que regulan los contratos asociativos se hayan
incluido en el cuerpo del Código Civil y Comercial, lo que incluye
la regulación del negocio en participación, las agrupaciones de
colaboración, las uniones transitorias y los consorcios de
cooperación.

A su vez, se derogan las normas relativas a la sociedad accidental o en


participación (arts. 361 a 366 Ley Nº 19.550), con lo cual ha quedado
consolidado un régimen unificado de negocios de colaboración.

El traspaso de las figuras citadas al cuerpo del Código Civil y


Comercial ha sido justificado por quienes señalan en los
fundamentos del anteproyecto del Código que se ha
adoptado la tesis ampliamente compartida por la doctrina
argentina de regular los vínculos asociativos estableciendo
precisiones con el fin de distinguirlos del modelo societario.
(Vítolo, 2015, p.205).

Aún más, en la exposición de motivos de la sanción de la Ley


Nº 26.994 se ha señalado que: La regulación de los contratos
asociativos es absolutamente necesaria… En los usos y
prácticas es muy habitual que se celebren vínculos de
colaboración asociativa que no constituyen sociedad. Su

2
tutela jurídica es más evidente aun cuando se piensa en
fortalecer la colaboración para alcanzar economías de mezcla
entre pequeñas y medianas empresas, o para hacer compras
o ventas en común, o desarrollos de investigación, o abordar
grandes obras sin necesidad de asociarse.1

El capítulo 16 sección 1ª regula las disposiciones generales referidas a los


contratos asociativos.

En primer lugar, el art. 1442 CCC dispone que “las normas se aplican a todo
contrato de colaboración, de organización o participativo, con comunidad
de fin, que no sea sociedad”2.

A continuación, aclara que los contratos asociativos no son sujetos de


derecho, con lo cual carecen de personalidad jurídica.

En relación con la forma de los contratos, el art. 1444 CCC establece que no
están sujetos a requisitos de forma.

Esta disposición ha sido establecida en sintonía con el régimen de libertad


de contenidos que ha inspirado el nuevo Código Civil y Comercial.

Sin embargo, algunos de los contratos asociativos nominados exigen que el


contrato sea celebrado por escrito.

Aun así, “tal exigencia de forma no es dispuesta bajo condición de validez,


por lo que el contrato concertado sin instrumento escrito valdrá como
contrato en los que las partes se obligaron a cumplir con la expresada
formalidad”. (Vítolo, 2015, p. 210).

En cuanto a la actuación, el art. 1445 CCC prevé que cuando una parte trate
con un tercero en nombre de la organización común establecida en el
contrato asociativo, las otras partes no devienen acreedores o deudores
respecto del tercero sino de conformidad con las disposiciones sobre
representación, lo dispuesto en el contrato, o las normas de la sección3.

Además, el Código Civil y Comercial ha previsto la libertad de contenidos


para poder incluir en los contratos asociativos disposiciones de las otras
figuras y negocios que a continuación desarrollaremos (art. 1446 CCC).

1 Exposición de Motivos Ley 26.994 B.O. 08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de


2015, texto según art. 1° de la Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la
Nación Argentina
2 Art. 1442 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
3 Art. 1445 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

3
Expresamente, el art. 1447 CCC establece qué contratos no inscriptos
producen efectos entre las partes.

Se recomienda especialmente la lectura del artículo del Dr.


Efraín Hugo Richard titulado El código civil y comercial y
contratos asociativos (negocio en participación y agrupamiento
de colaboración, arts. 1442 a 1462). Disponible en:
http://www.acaderc.org.ar/doctrina/el-codigo-civil-y-comercial-
y-contratos-asociativos-negocio-en-participacion-y-
agrupamiento-de-colaboracion-arts.-1442-a-1462.

Negocio en participación
Esta clase de contrato ha sido regulado en la sección segunda del capítulo
16 del Código Civil y Comercial.

Definición. Caracteres
Conforme lo define el art. 1448 CCC, “el negocio en participación es aquel
que tiene por objeto la realización de una o más operaciones determinadas
a cumplirse mediante aportaciones comunes y a nombre personal del
gestor”4.

No tiene denominación ni está sometido a requisitos de forma.

Tampoco se ha previsto su inscripción en el Registro Público.

Régimen legal
El negocio en participación se integra con dos categorías de contratantes:

 El gestor: actúa en nombre personal.

Los terceros adquieren derechos y asumen obligaciones sólo respecto del


gestor.

4 Art. 1448 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

4
Un aspecto a destacar es que la responsabilidad del gestor es ilimitada y en
el caso de que actúen dos o más gestores son solidariamente responsables
(art. 1449 CCC).

 El partícipe: es el contratante que no actúa frente a los


terceros.

No tiene acción contra los terceros ni los terceros contra aquél, siempre y
cuando no se exteriorice la apariencia de una actuación común 5

El partícipe tiene derecho de información, a la rendición de cuentas por


parte del gestor y acceso a la documentación relativa al negocio.

Si no se ha pactado el momento de ello de la rendición será anualmente y al


concluir la negociación.6

El art. 1452 CCC dispone que la limitación de las pérdidas que afecten al
partícipe no pueden superar el valor de su aporte.

Agrupaciones de colaboración
El contrato de agrupación de colaboración es esencialmente mutualístico, ya
que tiende a establecer una organización común entre los sujetos
consorciados con el fin de facilitar determinadas operaciones propias de la
actividad empresarial que desarrollan (Nissen 2006).

Esta clase de contrato ha sido reglamentado en la sección tercera del


capítulo 16 del Código Civil y Comercial, con una regulación detallada y más
completa que las figuras antes estudiadas dentro de este capítulo.

Definición. Caracteres
La definición está dada en el art. 1453 CCC, que dispone que “hay contrato
de agrupación de colaboración cuando las partes establecen una
organización común con la finalidad de facilitar o desarrollar determinadas

5 Art. 1450 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
6 Art. 1451 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

5
fases de la actividad de sus miembros o de perfeccionar o incrementar el
resultado de tales actividades”.7

Podemos destacar los siguientes caracteres:

 El objeto de la agrupación tiene un ámbito interno de


actuación cuya finalidad está solo dirigida a la obtención de
beneficios concretos de los partícipes sin que la actividad
trascienda a terceros.

No puede perseguir fines de lucro, lo que se ha previsto de


modo expreso en el art. 1454 CCC.

El mismo artículo dispone que las ventajas económicas que genere la


actividad de la agrupación deben recaer directamente en el patrimonio de
las partes agrupadas o consorciadas, es decir, no en la agrupación misma.

También dispone la norma que la agrupación no puede ejercer funciones de


dirección sobre la actividad de sus miembros.

Contrato: contenido y forma


La ley prevé, en relación con la forma del contrato de las agrupaciones de
colaboración, que debe otorgarse por instrumento público o privado con
firma certificada por notario y realizar la inscripción en el Registro Público
que corresponda.

Además, el Registro debe remitir una copia certificada con los datos de la
inscripción al organismo de aplicación del régimen de defensa de la
competencia.

Un punto importante para destacar es que el contrato no puede ser


modificado sin el consentimiento unánime de los participantes.

En cuanto al contenido del contrato, debe contener:

a) el objeto de la agrupación;

b) la duración, que no puede exceder de diez años. Si se


establece por más tiempo, queda reducida a dicho plazo. En
caso de omisión del plazo, se entiende que la duración es de
diez años. Puede ser prorrogada antes de su vencimiento por
decisión unánime de los participantes por sucesivos plazos de
hasta diez años. El contrato no puede prorrogarse si hubiese

7Art. 1453 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

6
acreedores embargantes de los participantes y no se los
desinteresa previamente;

c) la denominación, que se forma con un nombre de fantasía


integrado con la palabra “agrupación”;

d) el nombre, razón social o denominación, el domicilio y los


datos de inscripción registral del contrato o estatuto o de la
matriculación e individualización, en su caso, de cada uno de
los participantes. En el caso de sociedades, la relación de la
resolución del órgano social que aprueba la contratación de
la agrupación, así como su fecha y número de acta;

e) la constitución de un domicilio especial para todos los


efectos que deriven del contrato de agrupación, tanto entre
las partes como respecto de terceros;

f) las obligaciones asumidas por los participantes, las


contribuciones debidas al fondo común operativo y los modos
de financiar las actividades comunes;
g) la participación que cada contratante ha de tener en las
actividades comunes y en sus resultados;

h) los medios, atribuciones y poderes que se establecen para


dirigir la organización y actividad común, administrar el fondo
operativo, representar individual y colectivamente a los
participantes y controlar su actividad al solo efecto de
comprobar el cumplimiento de las obligaciones asumidas;
i) los casos de separación y exclusión;

j) los requisitos de admisión de nuevos participantes;

k) las sanciones por incumplimiento de obligaciones;

l) las normas para la confección de estados de situación, a


cuyo efecto los administradores deben llevar, con las
formalidades establecidas por este Código, los libros
habilitados a nombre de la agrupación que requiera la
naturaleza e importancia de la actividad común.8

8 Art. 1445 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

7
Régimen legal
La regulación del régimen legal, tiene algunos puntos que destacaremos.

En cuanto a la dirección y administración de la agrupación de colaboración,


estará a cargo de una o más personas humanas quienes serán designadas ya
sea en el contrato o posteriormente por medio de una resolución de los
participantes.

Se le aplica las reglas del mandato.

Si fuesen varios los administradores y en el contrato nada se dice al respecto,


pueden actuar indistintamente.

Las resoluciones relativas a la realización del objeto, conforme lo dispone el


art. 1456 CCC, se adoptan por el voto de la mayoría absoluta de los
participantes, a excepción que se hubiese previsto una solución diferente en
el contrato.

Además, las resoluciones pueden ser impugnadas por violación de


disposiciones legales o contractuales.

En ese caso, “la acción debe ser dirigida contra cada uno de los integrantes
de la agrupación y plantearse ante el tribunal del domicilio fijado en el
contrato, dentro de los treinta días de haberse notificado fehacientemente
la decisión de la agrupación”9.

Por otro lado, se conforma un fondo común operativo con las


contribuciones de los participantes y los bienes que con ellas se adquieran
que constituyen el fondo común operativo de la agrupación.

Mientras se mantenga el plazo de duración, los bienes se deben mantener


indivisos, y los acreedores particulares de los participantes no pueden hacer
valer su derecho sobre ellos10.

En relación con la responsabilidad de los participantes,


responden ilimitada y solidariamente respecto de terceros
por las obligaciones que sus representantes asuman en
nombre de la agrupación.

La acción queda expedita después de haberse interpelado


infructuosamente al administrador de la agrupación. El
demandado por cumplimiento de la obligación tiene derecho

9 Art. 1456 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
10 Art. 1458 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

8
a oponer las defensas personales y las comunes que
correspondan a la agrupación.

El participante representado responde solidariamente con


el fondo común operativo por las obligaciones que los
representantes hayan asumido en representación de un
participante, haciéndolo saber al tercero al tiempo de
obligarse.11

El contrato de agrupación se extingue:

a) por la decisión de los participantes;

b) por expiración del plazo por el cual se constituye; por la


consecución del objeto para el que se forma o por la
imposibilidad sobreviniente de lograrlo;

c) por reducción a uno del número de participantes;

d) por incapacidad, muerte, disolución o quiebra de un


participante, a menos que el contrato prevea su continuación
o que los demás participantes lo decidan por unanimidad;

e) por decisión firme de la autoridad competente que


considere que la agrupación, por su objeto o por su actividad,
persigue la realización de prácticas restrictivas de la
competencia;

f) por causas específicamente previstas en el contrato12.

Cualquier participante puede ser excluido por decisión unánime de los


demás, si contraviene habitualmente sus obligaciones, perturba el
funcionamiento de la agrupación o incurre en un incumplimiento grave.

En el caso que por el contrato se vinculen sólo dos personas, “si una incurre
en alguna de las causales indicadas, el otro participante puede declarar la
resolución del contrato y reclamar del incumplidor el resarcimiento de los
daños”.13

11 Art. 1459 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
12 Art. 1461 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
13 Art. 1462 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

9
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires


,2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. H. (Abril 2015). El código civil y comercial y contratos asociativos


(negocio en participación y agrupamiento de colaboración, arts. 1442 a 1462)
{versión electrónica}. Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/el-
codigo-civil-y-comercial-y-contratos-asociativos-negocio-en-participacion-y-
agrupamiento-de-colaboracion-arts.-1442-a-1462.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires: AdHoc.

10
Uniones
Transitorias

Sociedades

1
Uniones Transitorias
Las Uniones Transitorias (cuya denominación anterior a la reforma de la Ley
Nº 26.994 era Uniones Transitorias de Empresas) están reguladas en la
sección cuarta del capítulo 16 del Código Civil y Comercial.

Definición. Caracteres. Objeto


El art. 1463 CCC dispone que “hay contrato de unión transitoria cuando las
partes se reúnen para el desarrollo o ejecución de obras, servicios o
suministros concretos, dentro o fuera de la República”1.

Siguiendo a Nissen, podemos definirlas como agrupaciones constituidas


mediante contratos con el fin de desarrollar conjunta y coordinadamente
una obra, servicio o suministro determinado, relacionados con la actividad
de los contratantes y aunque no configuren sociedades ni son sujetos de
derecho, su actividad se proyecta al mercado (Nissen, 2006).

Entre sus principales características destacamos:

 Poseen objeto único

 Están vinculadas íntimamente al contrato que las originó,


ya que el objeto no es abierto

 No constituye una fusión entre sociedades sino que cada


integrante preserva su individualidad.

En relación con el objeto y tal como se las caracteriza, es único, y se


encuentra limitado a la obra, servicio o suministro

Sin perjuicio de ello, pueden desarrollar o ejecutar las obras y servicios


complementarios y accesorios al objeto principal.

Contrato: contenido y forma


El contrato, conforme el art. 1464 CCC, se debe otorgar por instrumento
público o privado con firma certificada notarialmente y debe contener:

1 Art. 1463 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

2
a) el objeto, con determinación concreta de las actividades y
los medios para su realización;

b) la duración, que debe ser igual a la de la obra, servicio o


suministro que constituye el objeto;

c) la denominación, que debe ser la de alguno, algunos o


todos los miembros, seguida de la expresión “unión
transitoria”;

d) el nombre, razón social o denominación, el domicilio y, si


los tiene, los datos de la inscripción registral del contrato o
estatuto o de la matriculación o individualización que
corresponde a cada uno de los miembros. En el caso de
sociedades, la relación de la resolución del órgano social que
aprueba la celebración de la unión transitoria, su fecha y
número de acta;

e) la constitución de un domicilio especial para todos los


efectos que deriven del contrato, tanto entre partes como
respecto de terceros;

f) las obligaciones asumidas, las contribuciones debidas al


fondo común operativo y los modos de financiar las
actividades comunes en su caso;

g) el nombre y el domicilio del representante, que puede ser


persona humana o jurídica;

h) el método para determinar la participación de las partes en


la distribución de los ingresos y la asunción de los gastos de la
unión o, en su caso, de los resultados;

i) los supuestos de separación y exclusión de los miembros y


las causales de extinción del contrato;

j) los requisitos de admisión de nuevos miembros;

k) las sanciones por incumplimiento de obligaciones;

l) las normas para la elaboración de los estados de situación,


a cuyo efecto los administradores deben llevar, con las
formalidades establecidas en los artículos 320 y siguientes,
los libros exigibles y habilitados a nombre de la unión

3
transitoria que requieran la naturaleza e importancia de la
actividad común.2

El contrato debe ser inscripto en el Registro Público.

Representante. Responsabilidad
“El representante tiene los poderes suficientes de todos y cada uno de los
miembros para ejercer los derechos y contraer las obligaciones que hacen al
desarrollo o ejecución de la obra, servicio o suministro”.3

La designación del representante debe ser inscripta en el Registro Público y


tal designación no es revocable sin causa, excepto que exista decisión
unánime de los participantes.

Cuando existiere justa causa, “la revocación puede ser decidida por el voto
de la mayoría absoluta”4.

En cuanto al régimen de responsabilidad, “excepto disposición en contrario


que se estipule en el contrato, no se presume la solidaridad de los miembros
por los actos y operaciones que realicen en la unión transitoria ni por las
obligaciones contraídas frente a los terceros”5.

Régimen legal
Como principio, los acuerdos se deben adoptar siempre por unanimidad, a
excepción que se haya pactada lo contrario.

En caso de quiebra de cualquiera de los participantes, y la


muerte o incapacidad de las personas humanas integrantes,
no se produce la extinción del contrato de unión transitoria,

2 Art. 1464 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
3 Art. 1465 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
4 Art. 1465 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
5 Art. 1467 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

4
el que continúa con los restantes si acuerdan la manera de
hacerse cargo de las prestaciones ante los terceros.6

Consorcios de Cooperación
Esta clase de contrato están regulados en la sección quinta del capítulo 16
del Código Civil y Comercial.

Definición. Caracteres
“Hay contrato de consorcio de cooperación cuando las partes establecen
una organización común para facilitar, desarrollar, incrementar o concretar
operaciones relacionadas con la actividad económica de sus miembros a fin
de mejorar o acrecentar sus resultados”7.

El art. 1471 CCC dispone expresamente que “el consorcio de cooperación no


puede ejercer funciones de dirección o control sobre la actividad de sus
miembros”8.

En cuanto a “los resultados que genera la actividad desarrollada por el


consorcio de cooperación, son distribuidos entre sus miembros en la
proporción que fija el contrato y, en su defecto, por partes iguales”9

Contrato: contenido y forma


“El contrato debe otorgarse por instrumento público o privado con firma
certificada notarialmente, e inscribirse conjuntamente con la designación de
sus representantes en el Registro Público que corresponda”10

6 Art. 1469 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
7 Art. 1470 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
8 Art. 1471 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
9 Art. 1472 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
10 Art. 1473 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

5
El contrato debe contener:

 el nombre y datos personales de los miembros


individuales, y en el caso de personas jurídicas, el nombre,
denominación, domicilio y, si los tiene, datos de inscripción
del contrato o estatuto social de cada uno de los
participantes. Las personas jurídicas, además, deben
consignar la fecha del acta y, la mención del órgano social
que aprueba la participación en el consorcio;

 el objeto del consorcio;

 el plazo de duración del contrato;

 la denominación, que se forma con un nombre de fantasía


integrado con la leyenda “Consorcio de cooperación”;

 la constitución de un domicilio especial para todos los


efectos que deriven del contrato, tanto respecto de las
partes como con relación a terceros;
la constitución del fondo común operativo y la
determinación de su monto, así como la participación que
cada parte asume en el mismo, incluyéndose la forma de su
actualización o aumento en su caso;

 las obligaciones y derechos que pactan los integrantes;


la participación de cada contratante en la inversión del o de
los proyectos del consorcio, si existen, y la proporción en
que cada uno participa de los resultados;

 la proporción en que los participantes se responsabilizan


por las obligaciones que asumen los representantes en su
nombre;

 las formas y ámbitos de adopción de decisiones para el


cumplimiento del objeto. Debe preverse la obligatoriedad de
celebrar reunión para tratar los temas relacionados con los
negocios propios del objeto cuando así lo solicita cualquiera
de los participantes por sí o por representante. Las
resoluciones se adoptan por mayoría absoluta de las partes,
excepto que el contrato de constitución disponga otra forma
de cómputo;

 la determinación del número de representantes del


consorcio, nombre, domicilio y demás datos personales,
forma de elección y de sustitución, así como sus facultades,
poderes y, en caso de que la representación sea plural,

6
formas de actuación. En caso de renuncia, incapacidad o
revocación de mandato, el nuevo representante se designa
por mayoría absoluta de los miembros, excepto disposición
en contrario del contrato. Igual mecanismo se debe requerir
para autorizar la sustitución de poder;

 las mayorías necesarias para la modificación del contrato


constitutivo. En caso de silencio, se requiere unanimidad;

 las formas de tratamiento y las mayorías para decidir la


exclusión y la admisión de nuevos participantes. En caso de
silencio, la admisión de nuevos miembros requiere
unanimidad;

 las sanciones por incumplimientos de los miembros y


representantes;

 las causales de extinción del contrato y las formas de


liquidación del consorcio;

 una fecha anual para el tratamiento del estado de


situación patrimonial por los miembros del consorcio;

 la constitución del fondo operativo, el cual debe


permanecer indiviso por todo el plazo de duración del
consorcio11.

El contrato debe establecer las reglas sobre confección y


aprobación de los estados de situación patrimonial,
atribución de resultados y rendición de cuentas, que reflejen
las operaciones llevadas a cabo en el ejercicio mediante el
empleo de técnicas contables adecuadas.

Los movimientos deben consignarse en libros contables


llevados con las formalidades establecidas en las leyes. Se
debe llevar un libro de actas en el cual se deben labrar las
correspondientes a todas las reuniones que se realizan y a las
resoluciones que se adoptan.12

11 Art. 1474 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
12 Art. 1475 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

7
Régimen legal
En cuanto al representante del consorcio, tiene a su cargo el deber de llevar
los libros de contabilidad y confeccionar los estados de situación
patrimonial.

También debe informar a los miembros sobre la existencia de causales de


extinción previstas en el contrato o en la ley y tomar las medidas y recaudos
urgentes que correspondan.

Es responsable de que en toda actuación sea exteriorizado el carácter de


consorcio13

A su vez, los participantes son solidariamente responsables en caso del


silencio del contrato, el que puede establecer la proporción en que cada
miembro responde por las obligaciones asumidas en nombre del
consorcio.14

En cuanto a la extinción del contrato de consorcio de cooperación, opera por


las siguientes causas:

a) El agotamiento de su objeto o la imposibilidad de


ejecutarlo;

b) la expiración del plazo establecido;

c) la decisión unánime de sus miembros;

d) la reducción a uno del número de miembros.

La muerte, incapacidad, disolución, liquidación, concurso


preventivo, cesación de pagos o quiebra de alguno de los
miembros del consorcio, no extingue el contrato, que
continúa con los restantes, excepto que ello resulte imposible
fáctica o jurídicamente15.

13 Art. 1476 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.
08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº
27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
14 Art. 1477 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.

08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº


27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
15 1478 Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O. 08/10/2014

Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la Ley Nº 27.077 B.O.
19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

8
Bibliografías de referencia

Código Civil y Comercial de la Nación. Aprobado por Ley Nº 26.994 B.O.


08/10/2014 Suplemento. Vigencia: 1° de agosto de 2015, texto según art. 1° de la
Ley Nº 27.077 B.O. 19/12/2014. Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Ley General de Sociedades Nº 19.550, Boletín Oficial de la República Argentina,


Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 1972. Inspección de Personas Jurídicas.

Ley de Cooperativas 20.337. Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires


,2 de mayo de 1973. Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual (INACYM).

Nissen, R. (2006). Curso de Derecho Societario. Buenos Aires: AdHoc.

Richard, E. H. (Abril 2015). El código civil y comercial y contratos asociativos


(negocio en participación y agrupamiento de colaboración, arts. 1442 a 1462)
{versión electrónica}. Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/el-
codigo-civil-y-comercial-y-contratos-asociativos-negocio-en-participacion-y-
agrupamiento-de-colaboracion-arts.-1442-a-1462.

Richard, E. y Muiño, O. (2004). Derecho societario. Sociedades comerciales, civil y


cooperativa. Buenos Aires: Astrea.

Vítolo, D. (2015). Comentarios a las modificaciones de la ley 26.994 a la Ley General


de Sociedades. Análisis comparativo con la ley 19.550. Buenos Aires: AdHoc.