Sie sind auf Seite 1von 2

De las más de 200 clases de nopal

El género Opuntia (al que pertenece el nopal) es el más diverso y de más amplia distribución en América
de la familia de las cactáceas. Se han registrado entre 191 y 215 especies. En México existen 93 especies de
Opuntia silvestres, de las que 62 son endémicas, una cantidad que hace suponer que este territorio es el
centro de origen de la especie. Que los mesoamericanos tenían clara la diversidad de los nopales y sus tunas
lo muestra la prolija descripción que al respecto se incluye en la Historia general de las cosas de Nueva
España de Fray Bernardino de Sahagún:

De las diversidades de tunas

Hay unos árboles en esta tierra que se llaman nopalli, que quiere decir “tunal” o “árbol que lleva
tunas”. Es mostruoso este árbol. El tronco se compone de las hojas y las ramas se hacen de las
mismas hojas. Las hojas son anchas y gruesas. Tienen mucho zumo y son viscosas. Tienen espinas
las mismas hojas. La fruta que en estos árboles se hace se llama tuna. Son de buen comer. Es fruta
preciada, y las buenas dellas son como camuesas. Las hojas deste árbol cómenlas crudas y
cocidas.

Algunos árboles de éstos llaman coznochnopalli, porque las tunas que en ellos se hacen son
amarillas por de dentro.

Otros de estos árboles se llaman tlatocnochnopalli. Las tunas que en ellos se hacen son por de
fuera coloradillas, y por de dentro rosadas. Son de muy buen comer.

Otros árboles de éstos hay, que se llaman cuicuilnochnopalli. Tienen en las hojas unas vetas
coloradas.

Las tunas en que se hacen de éstos se llaman anochtli. Son coloradas por de fuera, y por de dentro
son moradas. Son grandes y tienen grueso el hollejo.

Llaman también tlazolnochnopalli.

Hay otros árboles de estos que se llaman tzohualnochnopalli. La fruta que en ellos se hacen se
llama tzohualnochtli. Son coloradas de fuera, y de dentro son gruesas y largas.

Llámanse por otro nombre estos tunales tlapalnochnopalli.

Hay otros árboles de estos que se llaman tzaponochnopalli. Tienen las hojas redondas y pardillas
y verdes. Son medianos. No ahijan. Son baxuelas. La fruta de estos árboles tzaponochtli son
redondas como zapotes.

Hay otros árboles de estos que se llaman tlanexnopalli. El fruto dellos tlanexnochtli. Son estas
tunas moradas oscuras; son redondas como zapotes.

Hay otros árboles de estos que se llaman camaxtle. Y el fruto dellos también se llaman camaxtle.
Son tunas blancas que tiene el hollejo grueso y acedo: pero el meollo es dulce.
Hay otros árboles de éstos que se llaman xoconochnopalli. Son muy espinosas y tiene las espinas
agudas y largas. Las tunas de estos árboles se llaman xoconochtli; quiere decir “tunas agras”. Son
blancas. Tienen los hollejos acedos y gruesos, que hacen dentera. Cómense crudas y también
cocidas. El meollo tiénenle pequeño y dulce.

Hay otros árboles de éstos, silvestres, que se llaman tenopalli, que se crían en los riscos y en las
peñas y en las sabanas. El fruto que en ellos se hacen se llaman zacanochtli. Tienen los hollejos
agros. Son pequeñas semillas. Cómense cocidas y crudas.

Hay otros árboles de estos que se llaman azcanochnopalli. Son también silvestres, y tienen
muchas espinas, y grandes. El fruto dellos se llaman azcanochtli. Son de muchos colores, unas
blancas, otras coloradas, otras moradas. Son muy dulces. Son redondillas. Tienen los granillos
menudos.

Hay otros árboles de estos que se llaman tecolonochnopalli. Tienen las hojas largas y angostas.
Las tunas que en estos árboles se hacen se llaman tecolonochtli. Tienen gruesos los hollejos.

Fray Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas de Nueva España, lib. XI, cap. VI

Las partes del nopal


Los especialistas se inclinan ahora por agrupar en un solo género (Opuntia) todos los cactos de tallos
articulados y sin costillas que eran considerados géneros distintos (Opuntia, Platyopuntia, Nopalea y
Cylindropuntia). Salvo el último, que tiene tallos cilíndricos y recibe el nombre común de abrojo, los tallos
de los demás –llamados comúnmente nopales– son aplanados. Cada segmento plano y elíptico (penca) es
una de las “hojas gruesas” que dice el doctor Hernández, mientras que las verdaderas hojas en forma de
lezna existen sólo por breve tiempo en las pencas tiernas; las areolas se ubican en las axilas de las hojas y
cuentan con algunas espinas grandes y muy numerosos gloquidios o aguates que parecen ser hojas
modificadas y constituyen una eficaz defensa.

Las flores de los nopales brotan en los bordes de las pencas y tienen muchísimos sépalos, pétalos y
estambres que las hacen tan vistosas como las orquídeas; se transforman en bayas comestibles, las tunas,
que contienen multitud de semillas y están protegidas por la epidermis resistente y las areolas que también
se encuentran en las pencas.

Leonardo Manrique y Jimena Manrique, Flora y fauna mexicana. Panorama actual, Editorial Everest
mexicana, México, 1988, pp. 200-202