Sie sind auf Seite 1von 11

0

Sesión 8
Catolicidad de la Iglesia

Esquema de la lección:

I.  El término Católico.

1. ¿Es bíblico el término católico?

2. Evolución del término “catolicidad”.

3. Catolicidad y universalidad de la Iglesia.

II. La vocación “universal”.

1. Universal por vocación y por misión.

2. Tres sentidos de la catolicidad.

3. Catolicidad, tercera propiedad de la Iglesia.

III. El Espíritu Santo, alma de la catolicidad.

1. El Espíritu Santo, origen de la catolicidad.

2. La plenitud de la catolicidad.

3. El Espíritu Santo manifiesta la catolicidad.

IV. La Iglesia enviada por Dios a las gentes.   

1. Catolicidad y Misión.

2. Catolicidad y ecumenismo. 

3. Catolicidad y Escatología en la Iglesia.

Profundiza tu fe:

Bajo custodia de escuela de la Fe


1

1. Define ¿Cómo podemos explicar que la Iglesia es católica aunque no se
encuentre el término en la Biblia?

2. Explica ¿qué significa el término “universalidad”
3. Investiga     ¿Qué   relación   existe   entre   la   misión   y   la   vocación   de   la
Iglesia?

Catecismo: 

Para profundizar en el tema puedes leer CEC  nn. 830   al 856

Cuerpo doctrinal:

I. El término Católico.

1. ¿Es bíblico el término católico?

La ausencia del término católico en la Escritura no necesariamente indica que
falte  el concepto de universalidad como nota propia del pueblo  de Dios.

 En el Antiguo Testamento vemos como Abraham es el punto de partida,
Dios lo hace Padre de un gran pueblo para bendecirlo. (Gn. 12,2)

El universalismo mesiánico es recordado de manera constante por los profetas:
Isaías 2,2 ss; 66,18­21; Jer. 3,17; Dan. 7,13­14; Zac. 9,9­10; Mal. 1,10­11.

 En el Nuevo Testamento Jesús predica el reino que el reino de los cielos
ha llegado y que está abierto a todos los hombres (Lc. 2, 30­32). Este
universalismo es patente cuando marca a los doce apóstoles un destino
universal: Id, pues y haced discípulos a todas las gentes (Mt. 28,19). 

 San   Pablo,   gran   promotor   del   universalismo   del   evangelio   escribe   a


Timoteo:   “Dios   quiere   que   todos   los   hombres   se   salven   y   lleguen   al
conocimiento de la verdad” (1ª Tim. 2,3­4)

2. Evolución del término “catolicidad”.

En   teología   el   término   designa,   junto   con   la   unidad,   la   santidad   y   la


apostolicidad, una propiedad esencial de la Iglesia.

 El primero que unió el término «católica" a la mención de la Iglesia fue
san Ignacio de Antioquía: "Donde aparece el obispo, allí está reunida la

Bajo custodia de escuela de la Fe


2

comunidad, lo mismo que donde está Cristo, allí está la Iglesia católica"
(A los Esmirniotas 8:2).

 En   el   llamado   "símbolo   niceno­constantinopolitano"   la   catolicidad   se


enumera sin más entre las cuatro propiedades esenciales de la Iglesia.

 San   Cipriano,   en   su  De   catholicae   Ecclesiae   unitate,   describe   la


catolicidad de la Iglesia como fuerza interior de expansión universal.

 San Agustín, en polémica contra los donatistas, señalará precisamente
en   la   "universalidad"   (esta   vez   en   sentido   no   sólo   cualitativo,   sino
también   cuantitativo)   el   carácter   de   la   verdadera   Iglesia   frente   a   las
pretensiones   de  la   secta  donatista.   Así   pues,  cuando  se  le  aplica   a   la
Iglesia, el término "católico " no designa tanto la autenticidad y la verdad
(con   la   que   va   unida   la   afirmación   de   su   necesidad   salvífica   para   la
humanidad) como su expansión universal.

En   un   sentido   más   amplio,   el   atributo   indica   también   las   Iglesias   que,   en


virtud de la sucesión apostólica, conservan íntegro el oficio episcopal y admiten
cierto valor a la mediación salvífica de los sacramentos. 1

3. Catolicidad y universalidad de la Iglesia.

En realidad, la Iglesia es por institución divina 'católica', o sea 'universal' (En
griego  kath'hólon: que comprende todo). [...] Toda la tradición de los Padres y
Doctores   de   la   Iglesia   repite   esta   definición   de   origen   evangélico,   hasta   el
Concilio Vaticano II, que enseña: 'Este carácter de universalidad que distingue
al   pueblo  de  Dios   es   un  don  del   mismo Señor  con   el  que  la   Iglesia   católica
tienda, eficaz y perpetuamente a recapitular toda la humanidad ( ) bajo Cristo
Cabeza, en la unidad de su Espíritu' (Lumen Gentium, 13).

Esta catolicidad es una dimensión profunda, fundada en el poder universal de
Cristo resucitado (Cf. Mt 28, 18) y en la extensión universal de la acción del
Espíritu  Santo   (Cf.  Sab   1,  7),   y   fue   comunicada   a   la   Iglesia   por   institución
divina.   Efectivamente,   la   Iglesia   era   católica   ya   desde   el   primer   día   de   su
existencia histórica, la mañana de Pentecostés.

'Universalidad'   significa   estar   abierta   a   toda   la   humanidad,   a   todos   los


hombres y todas las culturas, por encima de los estrechos limites espaciales,
culturales y religiosos a los que podía estar ligada la mentalidad de algunos de
sus miembros, llamados judaizantes. [...] La universalidad es otra propiedad
1
M. Semeraro Diccionario de Teología.

Bajo custodia de escuela de la Fe


3

que   la   Iglesia   posee   por   su   misma   naturaleza,   en   virtud   de   su   institución


divina.   Es   una   dimensión   constitutiva,   que   posee   desde   el   principio   como
Iglesia una y santa, y que no se puede concebir como el resultado de una 'suma'
de  todas   las   Iglesias   particulares.   Precisamente   por  su  dimensión  de   origen
divino es objeto de la fe que profesamos en el Credo. 2

II. La vocación universal.
1. Universal por vocación y por misión.

El catecismo nos dice en el  numeral 835 que en el pensamiento del Señor es la
Iglesia, universal por vocación y por misión, la que, echando sus raíces en la
variedad   de   terrenos   culturales,   sociales,   humanos,   toma   en   cada   parte   del
mundo aspectos, expresiones externas diversas" [Pablo VI]. La rica variedad de
disciplinas   eclesiásticas,   de   ritos   litúrgicos,   de   patrimonios   teológicos   y
espirituales propios de las Iglesias locales "con un mismo objetivo muestra muy
claramente la catolicidad de la Iglesia indivisa".

Efectivamente,   toda   comunidad   cristiana   nace   misionera,   y   el   amor   de   los


creyentes   a   su   Señor   se   mide   precisamente   según   su   compromiso
evangelizador. Podríamos decir que, para los fieles, no se trata simplemente de
colaborar   en   la   actividad   de   evangelización,   sino   de   sentirse   ellos   mismos
protagonistas   y   corresponsables   de   la   misión   de   la   Iglesia.   Esta
corresponsabilidad conlleva que crezca la comunión entre las comunidades y se
incremente   la   ayuda   mutua,   tanto   en   lo   que   atañe   al   personal   (sacerdotes,
religiosos,  religiosas y laicos voluntarios), como en la utilización de los medios
hoy necesarios para evangelizar. 3

2. Tres sentidos de la catolicidad.

Santo Tomás de Aquino desarrolla los diversos elementos de la teología de la
catolicidad. 

La Iglesia es universal en tres sentidos: 

 Se encuentra en todos los lugares, teniendo tres partes: en la tierra, en el
cielo y en el purgatorio.  “Ante todo, doy gracias a mi Dios por medio de
Jesucristo,   por   todos   vosotros,   pues   vuestra   fe   es   alabada   en   todo   el
mundo”. (Cf. Rom. 1,8)

 Juan Pablo II. Notas sobre la Iglesia (10.VII.91)
2

3
Benedicto XVI. 27 de mayo de 2007, solemnidad de Pentecostés

Bajo custodia de escuela de la Fe


4

 Incluye personas de todos los estados de vida.  “ya no hay judío ni griego;
ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en
Cristo Jesús.” (Cf. Gal. 3,28)

 No tiene límite de tiempo desde Abel hasta la consumación de los siglos. 

3. Catolicidad, tercera propiedad de la Iglesia

La tercera propiedad de la Iglesia es su catolicidad o universalidad.

Esta propiedad le conviene de derecho, porque   en frase de San Agustín   "de


Oriente a Occidente se extiende con el resplandor de una única fe".

La Iglesia no está ceñida, como las naciones civiles o las sectas heréticas, a los
confines de un reino o al ámbito de una raza. Con maternal caridad abraza a
todos [...] siervos o libres, hombres o mujeres, porque Cristo lo es todo en todos
(Col 3,11; Ga 3,28).

En el Apocalipsis se ha escrito: Con tu sangre has comprado para Dios hombres
de toda tribu, lengua, pueblo y nación, y los hiciste para nuestro Dios reino de
sacerdotes, y reinan sobre la tierra (Ap 5,9­10). 

Además, desde Adán hasta hoy y desde hoy hasta el fin del mundo, todos los
fieles  que  profesan la  fe  verdadera  pertenecen a  la misma  Iglesia, edificada
sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas. 

Llámase, finalmente, católica la Iglesia porque todos cuantos quieran conseguir
la   salvación   eterna   deben   adherirse   a   ella,   como   en   tiempos   de  Noé   debían
entrar en el arca quienes no querían perecer en el diluvio . 4

III.  El Espíritu Santo, alma de la catolicidad.

1. El Espíritu Santo, origen de la catolicidad.

Esta catolicidad tiene su origen en el Espíritu Santo, que «llena la tierra» (Sb 1,
7) y es principio universal de comunicación y comunión. La «fuerza del Espíritu
Santo» tiende a propagar la fe en Cristo y la vida cristiana «hasta los confines
de  la   tierra   (Hch   1,  8),   extendiendo   a   todos   los   pueblos   los  beneficios   de   la
redención.

 Catecismo Romano 1090
4

Bajo custodia de escuela de la Fe


5

Antes de la venida del Espíritu Santo, la comunión con el Dios verdadero en la
Alianza divina no era accesible de modo igual a todos los pueblos. [...] Para
entrar de algún modo en la alianza divina, era preciso aceptar la circuncisión y
adoptar las observancias del pueblo judío, apartándose, por tanto, del pueblo al
que pertenecían.  Ahora, en cambio, la comunión con Dios no requiere ya estas
condiciones restrictivas, porque se lleva a cabo «por medio del Espíritu». Ya no
existe   ninguna   discriminación   por   motivo   de   raza   o   de   nación.   Todas   las
personas humanas pueden «ser morada de Dios en el Espíritu» (Ef 2, 22).

Este cambio de situación había sido anunciado por Jesús en su conversación
con la samaritana: «Llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores
verdaderos   adorarán   al   Padre  en  espíritu  y  en   verdad,  porque  así   quiere  el
Padre  que sean los  que  le  adoren.   Dios   es   espíritu,  y  los  que  adoran  deben
adorar en espíritu y en verdad» (Jn 4, 23­24). Era la respuesta de Jesús a la
pregunta sobre el lugar del verdadero culto a Dios, que era el monte Garizim
para los samaritanos y Jerusalén para los judíos. 

La respuesta de Cristo indicaba otra dimensión del culto verdadero a Dios: la
dimensión   interior   («en   espíritu   y   en   verdad»),   por   la   que   el   culto   no   se
encontraba ligado a un lugar determinado (santuario nacional), sino que era
culto universal. Esas palabras dirigidas a la samaritana abrían el camino hacia
la universalidad, que es una cualidad fundamental de la Iglesia como nuevo
Templo, nuevo Santuario, construido y habitado por el Espíritu Santo. Esta es
la raíz profunda de la catolicidad.5

2. La plenitud de la catolicidad.
 
El catecismo nos enseña en el numeral 855 que la misión de la Iglesia reclama
el esfuerzo hacia la unidad de los cristianos. En efecto, "las divisiones entre los
cristianos son un obstáculo para que la Iglesia lleve a cabo la plenitud de la
catolicidad   que   le   es   propia   en   aquellos   hijos   que,   incorporados   a   ella
ciertamente   por   el   bautismo,   están,   sin   embargo,   separados   de   su   plena
comunión.”

Efectivamente,   no   puede   haber   ni   desequilibrios   ni   menos   aún   la   mínima


oposición entre la profundización de la unidad de la Iglesia por medio de la
renovación y la búsqueda de la restauración de la unidad entre los cristianos
divididos. Se trata de la misma unidad por la que Cristo ha orado y que el
Espíritu Santo realiza; debe haber, por tanto, interacción incesante entre los
dos  aspectos  inseparables  de un mismo esfuerzo pastoral, que debe serlo de
toda la Iglesia.

 Juan Pablo II Audiencia General. 2.01.91
5

Bajo custodia de escuela de la Fe


6

Los esfuerzos constantes de todos y la vigilancia son requisitos para fomentar y
ahondar sin cesar esta unidad, que constituye el centro del ministerio de la
Iglesia. [...] Servir a la Iglesia es servir a Cristo en su designio de "reunir en
uno todos los hijos de Dios, que están dispersos" (Jn 11, 52). y de renovarlo todo
y recapitularlo finalmente en El, para someterlo todo a su Padre a fin de que
seamos todos en el Espíritu eternamente alabanza de su gloria.

  ¡Este   servicio   es   grande!   Es   digno   de   todas   nuestras   energías.   En   verdad


sobrepasa nuestras propias fuerzas. Nos obliga a orar continuamente.6

3. El Espíritu Santo manifiesta la catolicidad

Como   escribió   el   concilio   Vaticano   II,   'Cristo   envió   de   parte   del   Padre   al
Espíritu Santo, para que llevar cabo interiormente su obra salvífica e impulsar
la Iglesia a extenderse a sí misma. El Espíritu Santo obraba ya, sin duda, en el
mundo antes de que Cristo fuera glorificado. Sin embargo, el día de Pentecostés
descendió   sobre   los   discípulos   para   permanecer   con   ellos   para   siempre;   la
Iglesia se manifestó públicamente ante la multitud. (Ad gentes, 4).

El texto conciliar pone de relieve en qué consiste la acción del Espíritu Santo en
la Iglesia, a partir del día de Pentecostés. Se trata de unción salvífica e interior
que,   al   mismo   tiempo,   se   manifiesta   externamente   en   el   nacimiento   de   la
comunidad   e   institución   de   salvación.   Esa   comunidad,   la   comunidad   de   los
primeros discípulos está completamente impregnada por el amor que supera
todas las diferencias y las divisiones de orden terreno. El acontecimiento de
Pentecostés es signo de una expresión de fe en Dios comprensible para todos, a
pesar de la diversidad de las lenguas. 

La Iglesia recién nacida, de ese modo, por obra del Espíritu Santo, el día de
Pentecostés, se manifiesta inmediatamente al mundo. No es una comunidad
cerrada, sino abierta podría decirse abierta de par en par a todas las naciones
'hasta los confines de la tierra' (Hech 1, 8). Quienes entran en esta comunidad
mediante el bautismo, llegan a ser, en virtud del Espíritu Santo de verdad,
testigos de la Buena Nueva, dispuestos para transmitirla a los demás. Es, por
tanto, una comunidad dinámica, apostólica: la Iglesia 'en estado demisión'. 7

IV. La Iglesia enviada por Dios a las gentes.  

1. Catolicidad y Misión.

Juan Pablo II a la Asamblea plenaria del Secretariado para la unión de los cristianos. 18.11.78
6

 Juan Pablo II. Catequesis El Espíritu Santo en el origen de la Iglesia (2.X.91)
7

Bajo custodia de escuela de la Fe


7

La Iglesia, enviada por Dios a las gentes para ser "el sacramento universal de
la   salvación",   obedeciendo   el   mandato   de   su   Fundador   (Cf.   Mc.,   16,15),   por
exigencias   íntimas   de   su   misma   catolicidad,   se   esfuerza   en   anunciar   el
Evangelio a todos los hombres. Porque los Apóstoles mismos, en quienes está
fundada la Iglesia, siguiendo las huellas de Cristo, " predicaron la palabra de la
verdad   y   engendraron   las   Iglesias.   Obligación   de   sus   sucesores   es   dar
perpetuidad   a   esta   obra   para   que   "la   palabra   de   Dios   sea   difundida   y
glorificada" (2 Tes., 3,1), y se anuncie y establezca el reino de Dios en toda la
tierra. 8

La   Iglesia   se   manifestó   públicamente   delante   de   la   multitud,   empezó   la


difusión   del   Evangelio   entre   las   gentes   por   la   predicación,   y   por   fin   quedó
prefigurada la unión de los pueblos en la catolicidad de la fe por la Iglesia de la
Nueva Alianza, que en todas las lenguas se expresa, las entiende y abraza en la
caridad y supera de esta forma la dispersión de Babel. 9

El catecismo nos dirá sobre el mandato misionero: "La Iglesia, enviada por Dios
a las gentes para ser «sacramento universal de salvación», por exigencia íntima
de su misma catolicidad, obedeciendo al mandato de su Fundador, se esfuerza
por anunciar el Evangelio a todos los hombres": "Id, pues, y haced discípulos a
todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo
estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,19­20). (cf. CEC
849)

2. Catolicidad y ecumenismo.

Aunque la Iglesia católica posea toda la verdad revelada por Dios, y todos los
medios de la gracia, sin embargo, sus miembros no la viven consecuentemente
con todo el fervor, hasta el punto que la faz de la Iglesia resplandece menos
ante los ojos de nuestros hermanos separados y de todo el mundo, retardándose
con ello el crecimiento del reino de Dios.

Por tanto, todos los católicos deben tender a la perfección cristiana y esforzarse
cada uno según su condición para que la Iglesia, portadora de la humildad y de
la pasión de Jesús en su cuerpo, se purifique y se renueve de día en día, hasta
que Cristo se la presente a sí mismo gloriosa, sin mancha ni arruga.

 Ad Gentes 1
8

 Ad Gentes 4
9

Bajo custodia de escuela de la Fe


8

Guardando la unidad en lo necesario, todos en la Iglesia, cada uno según el
cometido que le ha sido dado, observen la debida libertad, tanto en las diversas
formas   de   vida   espiritual   y   de   disciplina   como   en   la   diversidad   de   ritos
litúrgicos, e incluso en la elaboración teológica de la verdad revelada; pero en
todo practiquen la caridad. Pues con este proceder manifestarán cada día más
plenamente la auténtica catolicidad y la apostolicidad de la Iglesia. Por otra
parte, es necesario que los católicos, con gozo, reconozcan y aprecien en su valor
los tesoros verdaderamente cristianos que, procedentes del patrimonio común,
se encuentran en nuestros hermanos separados. Es justo y saludable reconocer
las riquezas de Cristo y las virtudes en la vida de quienes dan testimonio de
Cristo y, a veces, hasta el derramamiento de su sangre, porque Dios es siempre
admirable y digno de admiración en sus obras. 10

3. Catolicidad y Escatología en la Iglesia.

La   Nueva   Alianza,   a   la   que   está   llamada   la   humanidad,   es   también   una


alianza eterna (Cf. Hb 13, 20), y por eso el pueblo mesiánico está marcado con
una vocación escatológica. Es lo que nos asegura de modo especial el  último
libro   del   Nuevo   Testamento,   el   Apocalipsis,   que   pone   de   relieve   el   carácter
universal de una Iglesia extendida en el tiempo y, más allá del tiempo, en la
eternidad. 

En la gran visión celeste, que sigue en el Apocalipsis a las cartas dirigidas a las
siete Iglesias, el Cordero es alabado solemnemente porque ha sido inmolado y
ha rescatado para Dios con su sangre 'hombres de toda raza, lengua, pueblo y
nación' y ha hecho de ellos para nuestro Dios un reino de sacerdotes (Cf. Ap 5, 9
10). En una visión sucesiva, Juan ve 'una muchedumbre inmensa, que nadie
podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono
(de Dios) y del Cordero' (Ap 7, 9), Iglesia de los bienaventurados, Iglesia de los
hijos de Dios en el tiempo y en la eternidad: es la  única realidad del pueblo
mesiánico, que se extiende más allá de todos los límites de espacio y de toda
época   histórica,   según   el   plan   divino   de   la   salvación,   que   se   refleja   en   la
catolicidad.11

Lecturas complementarias:

Fragmento de la Homilía de Benedicto XVI  en la solemnidad de San Pedro y
San Pablo. 29 de junio de 2005.

10
 Juan Pablo II a la Asamblea plenaria del Secretariado para la unión de los cristianos. 
18.11.78
11
 Ibid

Bajo custodia de escuela de la Fe


9

La   finalidad   de   la   misión   es   una   humanidad   transformada   en   una


glorificación viva de Dios, el culto verdadero que Dios espera: este es el sentido
más profundo de la catolicidad, una catolicidad que ya nos ha sido donada y
hacia la cual, sin embargo, debemos avanzar siempre de nuevo. Catolicidad no
sólo expresa una dimensión horizontal, la reunión de muchas personas en la
unidad;   también   entraña   una   dimensión   vertical:   sólo   dirigiendo   nuestra
mirada a Dios, sólo abriéndonos a él, podemos llegar a ser realmente uno.

  Como   san   Pablo,   también   san   Pedro   vino   a   Roma,   a   la   ciudad   a   donde
confluían todos los pueblos y que, precisamente por eso, podía convertirse, antes
que   cualquier   otra,   en   manifestación   de   la   universalidad   del   Evangelio.   Al
emprender el viaje de Jerusalén a Roma, ciertamente sabía que lo guiaban las
palabras de los profetas, la fe y la oración de Israel.

Catolicidad   significa   universalidad,   multiplicidad   que   se   transforma   en


unidad; unidad que, a pesar de todo, sigue siendo multiplicidad. Las palabras
de san Pablo sobre la universalidad de la Iglesia nos han explicado que de esta
unidad forma parte la capacidad de los pueblos de superarse a sí mismos para
mirar hacia el único Dios.

Autoevaluación: 

1. Explica con tus palabras ¿Qué significa que  la Iglesia es “católica”?

2. Haz una breve descripción de la evolución del término “católico”

3. ¿Cómo podemos medir el compromiso evangelizador del cristiano?

4. Santo Tomás de Aquino habla de tres sentidos de la universalidad de la
Iglesia, ¿Cuáles son?

5. Haz una comparación entre la Iglesia católica y el arca de Noé.

6. ¿Por qué se dice que el Espíritu Santo es el origen de la catolicidad?

7. ¿Cómo manifiesta la catolicidad el Espíritu Santo?

Bajo custodia de escuela de la Fe


10

8. ¿Qué relación existe entre la misión y la catolicidad de la Iglesia?

9. ¿Cuál debe ser la actitud correcta de un católico, según Juan Pablo II
ante los hermanos separados?  (Consulta el número 2 de la IV parte.)

10. ¿Qué significa que la Iglesia esté marcada por una vocación escatológica?

Bajo custodia de escuela de la Fe