Sie sind auf Seite 1von 226

´

“MANTENGANSE
EN EL
AMOR DE DIOS”
´
ˇ ¿De que manera demostramos
que amamos a Dios?
´
ˇ ¿Como sabemos si podemos
confiar en nuestra conciencia?
´
ˇ ¿Que damos a entender por
las amistades que elegimos?
´
ˇ ¿Influye en nuestra relacion
con Dios la actitud que tenemos
hacia la autoridad?
´
ˇ ¿Por que es siempre mejor obe-
decer las normas de moralidad
que Dios ha fijado?
´
ˇ ¿Cual es el secreto para sen-
tirse satisfecho en el trabajo?
´
ˇ ¿Que puede avivar nuestros
´
deseos de obedecer a Jehova?

s
160525
lv-S
“MANTÉNGANSE
EN EL
AMOR DE DIOS”
ES TE LIBRO PERTENECE A

Procedencia de las ilustraciones: ˛ Página 14: ˘ COMSTOCK Images/age fotostock


˛ Página 134: Mixa/age fotostock ˛ Página 201: ˘ bilderlounge/Tips RF/age fotostock

Esta publicación se distribuye como parte de una obra mundial


de educación bíblica que se sostiene con donativos. Prohibida su venta.
Si desea hacer un donativo, visite jw.org.

A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas se han tomado


de la versión en lenguaje moderno Traducción del Nuevo Mundo
de las Santas Escrituras (con referencias).
“Keep Yourselves in God’s Love”
Impresión de marzo de 2018
Spanish (lv-S)
˘ 2008
Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania
Editores
Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.
Wallkill, New York, U.S.A.
´
Testigos Cristianos de Jehova
´
Ctra. Torrejon-Ajalvir, km. 5
28864 Ajalvir (Madrid)
Made in Spain
˜
Hecho en Espana
´
INDICE
´ ´
CAPITULO PAGINA

1. “Lo que el amor de Dios significa” 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 5

2. La importancia de mantener una buena conciencia 9 9 9 9 14

3. Amemos a quienes Dios ama 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 25


´
4. ¿Por que respetar la autoridad? 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 36
´
5. Que implica no ser parte del mundo 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 50
´
6. Como elegir diversiones sanas 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 62

7. ¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 9 9 9 9 9 9 9 74

8. Dios ama a las personas limpias 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 86


´
9. “Huyan de la fornicacion” 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 97

10. El matrimonio: regalo del Dios de amor 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 110

11. “Que el matrimonio sea honorable” 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 121

12. Hablemos siempre de forma edificante 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 133

13. Fiestas que desagradan a Dios 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 144

14. Honrados en todas las cosas 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 160


´
15. Como ver “el bien por todo su duro trabajo” 9 9 9 9 9 9 9 9 9 171

16. Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 9 9 9 9 9 9 183


´ ´
17. “Edificandose sobre su santısima fe” 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 196
´
Apendice 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 206
´
A todos los que aman a Jehova:
´ ´
Jesus dijo: “[Ustedes] conoceran la verdad, y la verdad
´ ´
los libertara” (Juan 8:32). ¡Que palabras tan alentado-
´
ras! Ciertamente, la verdad esta a nuestro alcance, aun en
´ ´ ´
estos momentos crıticos, “los ultimos dıas” en que reina
la mentira (2 Timoteo 3:1). De hecho, seguro que recorda-
mos lo emocionante que fue aprender la verdad expuesta
´
en la Palabra de Dios. ¡Que experiencia tan maravillosa!
Pero no basta con conocer bien la verdad y participar
con constancia en difundirla. Es esencial vivirla. En efec-
to, tenemos que mantenernos en el amor de Dios. Pero
´ ´
¿como logramos mantenernos en su amor? Jesus dio la
respuesta la noche antes de morir, cuando dijo a sus
´
apostoles fieles: “Si observan mis mandamientos, perma-
´ ´
neceran en mi amor, ası como yo he observado los man-
damientos del Padre y permanezco en su amor” (Juan
15:10).
´ ´ ´
¿Notamos como consiguio Jesus permanecer en el amor
de Dios? Obedeciendo los mandamientos de su Padre.
´
Y ası mismo debe ser en nuestro caso. Para mantenernos
en el amor de Dios, tenemos que guiarnos por la verdad
´
en todo lo que hacemos. Bien lo dijo Jesus aquella misma
noche: “Si saben estas cosas, felices son si las hacen” (Juan
13:17).
´
Nuestro mas ferviente deseo es que este libro nos ayude
´ ´
a todos a seguir poniendo en practica la verdad y ası man-
tenernos “en el amor de Dios [...] con vida eterna en mira”
(Judas 21).
´
Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehova
´
C APITULO 1

“Lo que el amor de Dios


significa”
“Esto es lo que el amor de Dios significa:
que observemos sus mandamientos; y, sin embargo,
sus mandamientos no son gravosos.” (1 JUAN 5:3.)

¿AMA usted a Dios? Si ya le ha dedicado su vida, con-


´ ´ ´
testara sin duda con un rotundo sı, y con toda la razon.
´ ´
Para nosotros, querer a Jehova es lo mas natural del mun-
´
do. En realidad, no hacemos mas que corresponder a su
´
amor. Como bien dice la Biblia, “amamos [...] porque el
´
nos amo primero” (1 Juan 4:19).
2 Jehova´ siempre busca formas de demostrar que nos
´
quiere. Nos ha dado un hermoso hogar, la Tierra, y dıa a
´
dıa nos proporciona todo lo que necesitamos para man-
´
tenernos vivos (Mateo 5:43-48). Tambien cuida de algo
´
mucho mas importante: nuestras necesidades espiritua-
´
les. Por ejemplo, nos regalo su Palabra, la Biblia. Y nos in-
´
vita a orarle, a dirigirnos a el con la confianza de que nos
´ ´ ´
escuchara y de que nos ayudara con su espıritu santo (Sal-
˜
mo 65:2; Lucas 11:13). Pero su mayor muestra de carino
´
fue enviar a su Hijo mas querido a rescatarnos del peca-
´ ´
do y la muerte. ¡Que amor tan grande nos tiene Jehova!
(Juan 3:16; Romanos 5:8.)
3 Jehova´ desea que disfrutemos de su amor por toda la

´ ´
1, 2. ¿Por que ama usted a Jehova?
´
3. a) ¿Que tenemos que hacer para mantenernos en el amor de
´ ´
Dios? b) ¿Que importante pregunta debemos hacernos, y donde en-
contramos la respuesta?

5
Al dedicarnos
y bautizarnos
comenzamos a vivir
de un modo que
demuestra amor
´
y obediencia a Jehova

´
eternidad. Pero ¿lo lograremos? Eso dependera de no-
´
sotros. La Biblia exhorta a los cristianos: “Mantengan-
se en el amor de Dios [...] con vida eterna en mira”
´
(Judas 21). El uso del verbo “mantenganse” da a entender
´
que, para no perder el amor de Jehova, tenemos que ac-
tuar. En efecto, tenemos que corresponder a su amor con
´
obras. Ası pues, es esencial que cada uno de nosotros se
´
pregunte: “¿Que debo hacer para demostrarle a Dios que
lo amo?”. Para ver la respuesta, leamos las palabras inspi-
´
radas del apostol Juan: “Esto es lo que el amor de Dios
significa: que observemos sus mandamientos; y, sin em-
bargo, sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3).
“Lo que el amor de Dios significa” 7

Dado que estamos interesados en demostrarle a Dios que


´ ´
lo amamos muchısimo, examinemos que quieren decir
exactamente esas palabras de Juan.
“ESTO ES LO QUE EL AMOR DE DIOS SIGNIFICA”
´
4 Al hablar en este versıculo ´
del “amor de Dios”, ¿a que
´ ´
se referıa el apostol Juan? No al amor que Dios siente por
´
nosotros, sino al que nosotros sentimos por el. Segura-
´
mente, usted recuerda el tiempo en que empezo a crecer
´
ese amor en su corazon.
´
5 Detengase ´
un momento a pensar en aquellos dıas.
´ ´
Al aprender la verdad acerca de Jehova y sus proposi-
´ ´ ´
tos, fue creciendo su fe en el. Tambien llego a entender
´
que usted —como todos— habıa nacido pecador y que,
´ ´ ´ ´
por esa razon, estaba alejado de Dios; aun ası, el le ofrecıa
mediante Cristo una maravillosa oportunidad: vivir para
´ ´ ´
siempre disfrutando de la perfeccion que Adan habıa per-
´
dido (Mateo 20:28; Romanos 5:12, 18). Ademas, fue com-
´ ´
prendiendo el gran sacrificio que habıa hecho Jehova al
´
enviar a su Hijo mas querido a morir por usted. Tanto le
´ ´
conmovio esa demostracion de amor, que no pudo me-
´
nos que sentir amor por Jehova (1 Juan 4:9, 10).
6 Pero esos sentimientos no eran todavıa ´
verdadero
´ ´
amor. ¿Por que decimos esto? Porque el amor va mas
´
alla de los sentimientos y las palabras. Amar a Dios es
´ ´
mucho mas que decir: “Yo amo a Jehova”. Al igual que
la fe, el amor verdadero se demuestra con obras (Santia-
go 2:26). Sin duda, cuando amamos a alguien, queremos
´
hacer las cosas que le agradan. Y eso fue lo que ocurrio
´ ´
4, 5. a) ¿Que quiso decir Juan con la expresion “el amor de Dios”?
´ ´
b) Explique como ha ido creciendo en su corazon el amor por
´
Jehova.
´ ´
6. ¿Como se demuestra el amor verdadero, y que ha hecho usted por
amor a Dios?
´
8 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
en su caso. Cuando el amor por su Padre celestial echo
´ ´ ´
raıces en su corazon, quiso vivir de la forma que a el le
´ ´ ´
agrada. Quizas hasta se bautizo como testigo de Jehova.
´ ´ ´ ˜
Si ası lo hizo, esta claro que sentıa profundo carino y de-
´ ´ ´
vocion por Dios, y que por ese motivo tomo la decision
´
mas importante de todas: prometerle a Dios que dedica-
´
rıa el resto de la vida a hacer su voluntad, y luego simboli-
´ ´
zar esa dedicacion bautizandose (Romanos 14:7, 8). Pero,
´
como veremos a continuacion, para cumplir esa prome-
˜ ´
sa tan importante hay que hacer lo que senala el apostol
Juan.
“OBSERVEMOS SUS MANDAMIENTOS”
7 Juan explica que el amor de Dios significa “que ob-
´
servemos [u obedezcamos] sus mandamientos”. ¿Cua-
les son estos mandamientos? La Biblia nos lo indica. En-
´ ´
tre otras cosas, Jehova prohıbe emborracharse, cometer
´
inmoralidad sexual, adorar ıdolos, robar y mentir (1 Co-
rintios 5:11; 6:18; 10:14; Efesios 4:28; Colosenses 3:9).
Para observar los mandamientos de Dios hay que vivir se-
´
gun las normas morales expuestas en la Biblia.
8 Sin embargo, para agradar a Jehova´ no basta con obe-
´
decer los mandamientos que el ha dejado escritos en la
´
Biblia. Jehova no nos agobia con leyes que regulen cada
paso que damos. De hecho, nos enfrentamos todos los
´
dıas a muchas situaciones sobre las que no hay nin-
´ ´ ´
gun mandamiento bıblico directo. En tales casos, ¿como
´ ´
sabemos si Jehova estara contento con lo que pensa-
´
mos hacer? Pues bien, ¿donde encontramos indicacio-
´
nes claras sobre como ve Dios las cosas? Nuevamente,
´ ´
7. ¿Cuales son algunos mandamientos de Dios, y que hay que hacer
para observarlos?
´
8, 9. Al enfrentarnos a situaciones sobre las que no hay ningun
´ ´ ´
mandamiento bıblico directo, ¿como podemos saber que quiere
´
Jehova que hagamos? Ponga un ejemplo.
“Lo que el amor de Dios significa” 9

en la Biblia. Cuando la estudiamos, aprendemos lo que


´
Jehova ama y lo que odia (Salmo 97:10; Proverbios 6:
´
16-19). De este modo, vamos viendo cuales son las ac-
titudes y conductas que le agradan. Al ir conociendo la
´
manera de ser y actuar de Jehova, se nos hace cada vez
´ ´ ´ ´
mas facil saber si una decision esta de acuerdo con la vo-
´
luntad de Dios o no. Ası, muchas veces logramos percibir
´ ´
“cual es la voluntad de Jehova” sobre determinado asun-
´
to aunque la Biblia no contenga una ley especıfica (Efe-
sios 5:17).
9 Pongamos un ejemplo. La Biblia no senala ˜
directa-
´
mente en ningun sitio que evitemos los programas y pe-
´
lıculas inmorales o muy violentos. Pero ¿hace falta una
´
ley directa que los prohıba? Ya sabemos lo que opina
´ ´
Jehova. En su Palabra deja muy claro que el “odia a cual-
´
quiera que ama la violencia” y que “juzgara a los for-
´
nicadores y a los adulteros” (Salmo 11:5; Hebreos 13:4).
Cuando reflexionamos en estas palabras inspiradas llega-
´ ´
mos a comprender cual es la voluntad de Jehova. Y por
´
eso decidimos no entretenernos viendo imagenes muy
´ ´
graficas de cosas que el odia. Este mundo trata de hacer-
nos creer que las diversiones que promueven la corrup-
´ ´
cion son inofensivas, pero a Jehova le complace que las
evitemos a toda costa.1
10 ¿Cual ´ ´
es la razon principal por la que obedece-
mos los mandamientos divinos? En otras palabras, ¿por
´ ´
que deseamos vivir todos los dıas como Dios quie-
re? No es solo por ahorrarnos problemas o por evitar
´ ´ ´
que el nos castigue (Galatas 6:7). Obedecemos a Jehova
´
porque comprendemos que es una magnıfica manera
´
1 En el cap. 6 de este libro se explica como elegir diversiones sanas.
´ ´ ´
10, 11. ¿Por que queremos obedecer siempre a Jehova, y con que ac-
titud le obedecemos?
´
10 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ˜
de demostrarle cuanto lo amamos. Al igual que los ninos
´
desean la aprobacion de sus padres, nosotros ´ deseamos
´ ´
la aprobacion de Jehova (Salmo 5:12). El es nuestro Pa-
´ ´
dre y lo queremos mucho. Nada nos produce mas alegrıa
´ ´
ni mas satisfaccion que saber que nuestra conducta cuen-
´ ´
ta con la “aprobacion [...] de Jehova” (Proverbios 12:2).
11 Por eso, no servimos a Dios de mala gana ni tampoco
´
poniendo condiciones o segun nuestras preferencias.1
´
No decidimos a nuestro antojo cuando vamos a obede-
´ ´
cer, quizas pensando en hacerlo solo si nos resulta co-
modo o si no tenemos que sacrificarnos demasiado. Por
´
el contrario, somos “obedientes de [todo] corazon” (Ro-
manos 6:17). Como el salmista, decimos: “[Tengo] cari-
˜ ´
no a tus mandamientos” (Salmo 119:47). Ası es, obedece-
´ ´
mos a Jehova con gusto. Reconocemos que el merece —y
de hecho nos lo pide— que le obedezcamos siempre y sin
poner peros (Deuteronomio 12:32). Queremos ser como
´ ´ ´ ´
Noe, quien por decadas obedecio fielmente a Dios y ası
´ ´ ´
demostro cuanto lo amaba. De este modo, se dira de cada
´ ´
uno de nosotros lo mismo que se dijo de el: “Procedio
´
a hacer conforme a todo lo que le habıa mandado Dios.
´ ´
Hizo precisamente ası” (Genesis 6:22).
12 ¿Como´ ´
se siente Jehova cuando le obedecemos con
´
gusto? La Biblia dice que le alegramos el corazon (Pro-
verbios 27:11). Pero ¿de verdad puede uno hacer feliz al
´
Soberano universal? Sin lugar a dudas. Veamos por que.
´ ´
Jehova nos creo con la capacidad de decidir por nosotros
´ ´
mismos que vamos a hacer. Ası, tenemos siempre la op-
1 De mala gana, hasta los demonios son capaces de obedecer.
´ ´ ´
Cuando Jesus ordeno a unos espıritus malignos que salieran de
´
unas personas, ellos no tuvieron mas remedio que hacer lo que
´
no querıan: reconocer la autoridad de Cristo y obedecerle (Marcos 1:
27; 5:7-13).
´ ´ ´
12. ¿Cuando le damos una gran satisfaccion a Jehova?
“Lo que el amor de Dios significa” 11
´
cion de obedecer a Dios o, por el contrario, desobedecer-
le (Deuteronomio 30:15, 16, 19, 20). Por eso, cada vez que
decidimos hacer su voluntad porque lo amamos con toda
´
nuestra alma, le damos una gran satisfaccion (Proverbios
´
11:20). Y, ademas, estamos siguiendo el mejor modo de
vivir.
“SUS MANDAMIENTOS NO SON GRAVOSOS”
´ ˜
13 El apostol Juan anade luego unas palabras tranqui-
´
lizadoras: “[Los] mandamientos [de Jehova] no son gra-
´
vosos”. El termino griego que se traduce “gravosos” en
1 Juan 5:3 significa literalmente “pesados”.1 Por eso, otra
´ ´ ´
version bıblica traduce ası la frase: “Sus mandamientos
no son una carga pesada” (Nuevo Testamento, Pedro Or-
´
tiz). Jehova no nos pide nada insoportable o contrario a
´
la razon. Aunque todos somos imperfectos, podemos
cumplir sus leyes.
14 Pongamos una comparacion. ´ ´
Imagınese que uno de
sus mejores amigos le pide a usted que le ayude a mu-
darse de casa. Hay que mover muchas cajas, algunas re-
lativamente ligeras y otras tan pesadas que solo pueden
´
llevarse entre dos personas. Su amigo le dice cuales quie-
re que cargue. No le va a pedir que levante las cajas pesa-
das usted solo, pues no desea que se lastime cargando un
peso superior a sus´ fuerzas. Lo mismo ocurre con nuestro
amoroso Dios. El no nos pide imposibles (Deuteronomio
1 Esta misma palabra se usa en Mateo 23:4, donde se habla de las
´
“cargas pesadas” que los escribas y fariseos ponıan sobre los hombros
de la gente al obligarla a cumplir una larga lista de reglas y tradicio-
nes inventadas por el hombre. En Hechos 20:29, 30 se traduce como
´ ´
“opresivos” y se aplica a los apostatas que se portarıan como tiranos
˜ ´
y enganarıan a muchos hablando “cosas aviesas”, o retorcidas.
´ ´
13, 14. ¿Por que decimos que los “mandamientos [de Jehova]
´ ´ ´
no son gravosos”, y con que comparacion podrıamos explicarlo?
´
12 “Mantenganse en el amor de Dios”

30:11-14). Nunca nos manda cargar con un peso excesi-


´ ´
vo. Jehova comprende hasta donde podemos llegar, pues
´
“conoce bien la formacion de nosotros, y se acuerda de
que somos polvo” (Salmo 103:14).
15 Los mandamientos de Jehova´ no son para nada pesa-
´ ´
dos; lo unico que buscan es nuestro bien (Isaıas 48:17).
´ ´
Moises dijo a los israelitas que debıan “poner por obra
´
todas estas disposiciones [...] de temer a Jehova nues-
´ ´
tro Dios”. Y luego indico la razon: “[Es por] nuestro bien
siempre, para que nos mantengamos vivos” (Deuterono-
´
mio 6:24). Nosotros tambien podemos estar seguros de
que las leyes divinas son siempre para provecho nuestro,
´
para que seamos felices eternamente. Y es logico que sean
´ ´
tan beneficiosas. ¿Por que? Porque proceden de Jehova, y
´ ´
el sabe lo que mas nos conviene, ya que es infinitamente
´ ´
sabio (Romanos 11:33). Ademas, el es el amor en persona
´
(1 Juan 4:8). Como el amor es parte esencial de Dios, esta
presente en todo lo que hace y dice, lo que incluye todos
sus mandamientos.
16 Pero eso no quiere decir que obedecer a Dios sea fa- ´
cil. Tenemos que luchar contra la influencia de este mun-
do corrupto, que “yace en el poder del inicuo” (1 Juan
´
5:19). Tambien tenemos que pelear con nuestra propia
´
imperfeccion, que nos incita a violar las leyes divinas (Ro-
manos 7:21-25). Pero en esta batalla puede triunfar el
´ ´
amor a Dios. Jehova bendice a quienes estan decididos
´
a obedecerle por amor. De hecho, da “espıritu santo [...]
a los que le obedecen como gobernante” (Hechos 5:32).
´
Y ese espıritu produce en nuestro interior un fruto mara-
´
15. ¿Por que podemos estar seguros de que los mandamientos de
´
Jehova son para provecho nuestro?
´
16. ¿Que nos permite ser obedientes a Dios aunque sufrimos la
influencia de este mundo corrupto y de nuestra propia imperfec-
´
cion?
“Lo que el amor de Dios significa” 13

villoso: excelentes cualidades que, a su vez, nos ayudan a


´
seguir obedeciendo a Dios (Galatas 5:22, 23).
17 En este libro estudiaremos los principios y las nor-
´ ´
mas morales de Jehova, ası como muchas otras indica-
´
ciones de lo que el quiere que hagamos. Al realizar este
examen, debemos tomar en cuenta varios hechos impor-
´
tantes. Primero, que Jehova nunca nos obliga a obede-
´
cer sus leyes y principios; el quiere que hagamos su vo-
´
luntad porque nos nace del corazon. Segundo, que
´
Jehova nos ofrece un modo de vida que trae consigo mu-
chas bendiciones en la actualidad y vida eterna en el fu-
´ ´
turo. Y por ultimo, que obedecer a Jehova de todo cora-
´ ´ ´
zon es una magnıfica manera de demostrarle cuanto lo
queremos.
18 Para ayudarnos a decidir si algo esta´ bien o esta´ mal,
´
Jehova nos ha hecho a todos un regalo: la conciencia.
No obstante, si queremos que esta facultad nos oriente
bien, tenemos que educarla, y eso es lo que vamos a ver
´ ´
en el proximo capıtulo.
´ ´
17, 18. a) ¿Que estudiaremos en este libro, y que debemos tomar en
´ ´ ´
cuenta al examinarlo? b) ¿Que veremos en el proximo capıtulo?

´ ´
¿QUE CONTESTARIA USTED?
´ ´
ˇ ¿Como quiere Jehova que le obedezcamos,
´
y por que decimos que obedecer es para
provecho nuestro? (Deuteronomio 5:28-33.)
´ ´
ˇ ¿Cuanta importancia tiene para Jehova que
le obedezcamos? (1 Samuel 15:22, 23.)
´ ´
ˇ ¿Que aprendemos de la manera en que veıa
´
Jesus la obediencia a Dios? (Juan 8:29.)
´
ˇ ¿Por que es justo que obedezcamos a Jeho-
´ ´
va? (Revelacion [Apocalipsis] 4:11.)
´
C APITULO 2

La importancia de mantener
una buena conciencia
“Tengan una buena conciencia.” (1 PEDRO 3:16.)

´ ´
¿SABE que tienen en comun el marinero que navega por el
´
oceano, el excursionista que atraviesa el desierto y el avia-
´
dor que vuela entre las nubes? Que todos ellos se veran
´
en graves problemas si no disponen de algun aparato para
´
orientarse. No tiene por que ser muy moderno; basta con
´
una sencilla brujula.
´
2 En esencia, una brujula ´
es un cırculo con una aguja
imantada que apunta al norte. Pero si funciona como debe,
´
puede salvarnos la vida, y mas si contamos con un mapa
´
fiel. Pues bien, Jehova nos ha hecho un regalo que se pare-
´
ce a la brujula (Santiago 1:17). Nos referimos a la concien-
´
cia. Sin ella, estarıamos completamente perdidos. Cuando
la usamos bien, nos ayuda a hallar nuestro rumbo en la vida
´ ´ ´
1, 2. ¿Por que es la brujula un instrumento tan necesario, y en que
sentido se parece a nuestra conciencia?
La importancia de mantener una buena conciencia 15

y a no salirnos del camino correcto. Como vemos, es un


´
regalo muy valioso. Por ello, conviene examinar que es la
´
conciencia y como funciona, y luego analizar los siguientes
´ ´
puntos: 1) como educamos la conciencia; 2) por que debe-
´
mos tomar en cuenta las conciencias ajenas, y 3) que bene-
ficios obtenemos al mantener una buena conciencia.
´ ´
QUE ES Y COMO FUNCIONA LA CONCIENCIA
3 En la Biblia, la palabra griega para “conciencia” trans-
´
mite la idea de “conocimiento en comun”, o “conocimien-
to compartido con uno mismo”. Es decir, tenemos en nues-
tro interior la capacidad de conocernos a nosotros mismos.
No hay ninguna otra criatura en la Tierra a la que Dios haya
´
dado esa facultad. Gracias a ella podemos, por ası decirlo, mi-
´
rarnos desde fuera y hacer una evaluacion moral de lo que
hacemos. La conciencia es testigo, fiscal y juez de nuestros
actos y de nuestros motivos. Nos orienta al tomar decisio-
nes y nos indica si el camino que pensamos seguir es bueno
´
o no. Si decidimos acertadamente, nos premia haciendonos
sentir bien; si no, nos castiga con remordimientos.
4 El primer hombre y la primera mujer, Adan ´
y Eva, fue-
ron creados con una conciencia, como lo demuestra el he-
¨ ´ ´
cho de que sintieran verguenza despues de pecar (Genesis
´
3:7, 8). Lamentablemente, a esas alturas ya no servıa de mu-
´
cho que la conciencia les molestara. ¿Por que? Porque ha-
´ ´
bıan desobedecido a Dios a sabiendas. Eran perfectos, ası
´ ´
que la decision de rebelarse contra Jehova y convertirse en
´
sus enemigos la habıan tomado con pleno conocimiento
´ ´
de causa. Por lo tanto, no habıa marcha atras.
´
5 A diferencia de Adan y Eva, muchas personas, pese a ser

´
3. ¿Que significa la palabra griega que se traduce “conciencia”, y a
´
que capacidad del ser humano hace referencia?
´ ´ ´ ´
4, 5. a) ¿Como sabemos que Adan y Eva tenıan conciencia? ¿En que
´
se convirtieron al decidir desobedecer a Dios? b) ¿Que ejemplos hay
en las Escrituras Hebreas de personas que escucharon su conciencia?
´
16 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
imperfectas, han escuchado su conciencia. Entre ellas esta
el fiel Job, quien dijo: “A mi justicia he echado mano, y
´ ´ ´
no la soltare; mi corazon no me molestara” (Job 27:6).1 Job
´
escuchaba con atencion la voz de su conciencia antes de ac-
´ ´
tuar o tomar cualquier decision. Por eso podıa decir con or-
´
gullo que su conciencia no le molestaba; no vivıa mortifica-
¨
do por la culpa o la verguenza. Un caso muy distinto es el de
´ ´ ´
David. A el sı llego a atormentarle la conciencia. La Biblia
´ ´ ´
dice que “el corazon de David [estuvo] hiriendolo” despues
´ ´ ´
de faltarle al respeto a Saul, el rey que Jehova habıa ungido
(1 Samuel 24:5). Aquellos remordimientos le ayudaron mu-
˜ ´
cho, pues le ensenaron a ser mas respetuoso.
6 Los siervos de Jehova´ no son las unicas
´
personas do-
´ ´
tadas de conciencia. El apostol Pablo dijo por inspiracion:
“Siempre que los de las naciones que no tienen ley hacen
por naturaleza las cosas de la ley, estos, aunque no tienen
´ ´
ley, son una ley para sı mismos. Son los mismısimos que de-
´
muestran que la sustancia [o la esencia] de la ley esta escri-
ta en sus corazones, mientras su conciencia da testimonio
´
con ellos y, entre sus propios pensamientos, estan siendo
acusados o hasta excusados” (Romanos 2:14, 15). A veces,
el testimonio (o la voz) de la conciencia impulsa a muchas
personas a actuar en conformidad con los principios divi-
´
nos aunque no conozcan para nada las leyes de Jehova.
7 Pero la conciencia no siempre funciona como es debi-
´ ´
do. Para entender por que, piense en el ejemplo de la bru-
´ ´
jula. ¿Que ocurre si la acercamos a un iman? Que la aguja
´ ´
1 Las Escrituras Hebreas no usan un termino especıfico para “con-
ciencia”, pero en ejemplos como este aluden claramente a ella. Aun-
´
que a menudo el corazon designa a la persona interior en su totalidad,
´
en este y otros versıculos es obvio que representa una parte concreta
de la persona interior: su conciencia. Las Escrituras Griegas Cristianas
´ ´
sı tienen un termino para “conciencia”, y aparece unas treinta veces.
´
6. ¿Que demuestra que todos hemos recibido el don de la conciencia?
´
7. ¿A que se debe que la conciencia no funcione bien a veces?
La importancia de mantener una buena conciencia 17
´
se desvıa y deja de apuntar al norte. ¿Y si la utilizamos sin
´
la ayuda de un buen mapa? Entonces no valdrıa de mu-
cho. Con la conciencia ocurre igual. Si dejamos que influ-
´ ´
yan en ella nuestros deseos egoıstas, no nos indicara el ca-
mino correcto. Y si no consultamos el “mapa” de la Palabra
de Dios, no sabremos distinguir entre el bien y el mal a
´
la hora de tomar muchas decisiones importantes. Ademas,
para que la conciencia funcione como es debido necesita-
´
mos la ayuda del espıritu santo. Como dijo Pablo: “Mi con-
ciencia da testimonio conmigo en [conformidad con el] es-
´ ´
pıritu santo” (Romanos 9:1). Ahora bien, ¿como logramos
´
que la conciencia funcione de acuerdo con el espıritu santo
´ ´
de Jehova? Como veremos ahora, la clave esta en educarla.
´
COMO EDUCAR LA CONCIENCIA
´
8 ¿Como debe utilizarse la conciencia a la hora de tomar
decisiones? Muchos creen que basta con escuchar al cora-
´
zon. Luego tal vez digan: “Es que mi conciencia me lo per-
´
mite”. Pero no olvidemos que los deseos del corazon son
´
muy intensos y pueden afectar a la conciencia. Ası lo confir-
´ ´
ma la Biblia: “El corazon es mas traicionero que cualquier
´
otra cosa, y es desesperado. ¿Quien puede conocerlo?” (Je-
´ ´
remıas 17:9). Por eso, lo mas importante para nosotros debe
´ ´
ser complacer a Jehova y no a nuestro corazon.1
˜
1 La Biblia ensena que no basta solo con tener la conciencia tranqui-
´
la. Por ejemplo, Pablo afirmo: “No tengo conciencia de nada contra
´
mı mismo. Sin embargo, no por esto quedo probado justo, sino que el
´ ´ ´
que me examina es Jehova” (1 Corintios 4:4). Ası que lo mas impor-
tante no es que nosotros creamos que tenemos la conciencia limpia.
Algunas personas persiguen a los cristianos —como el propio Pablo en
´
su dıa— y, sin embargo, tienen la conciencia tranquila, pues piensan
´
que estan haciendo la voluntad de Dios. Por eso, lo esencial es tener
una conciencia limpia a los ojos de Dios (Hechos 23:1; 2 Timoteo 1:3).
´ ´ ´
8. a) ¿Como puede afectar el corazon a nuestra conciencia? ¿Que
´ ´
debe ser lo mas importante al tomar decisiones? b) ¿Por que no bas-
´
ta solo con tener la conciencia tranquila? (Vease la nota.)
´
18 “Mantenganse en el amor de Dios”

9 Al tomar decisiones, la persona que tiene la conciencia


´ ´ ´
bien entrenada no se guıa por el egoısmo. Se guıa por el te-
mor de Dios, es decir, por un verdadero temor a desagra-
´ ´
dar al Padre celestial. Ası lo ilustra el caso del fiel Nehemıas.
´ ´
Como gobernador de Jerusalen, tenıa autoridad para exigir
´
a sus subditos que pagaran ciertos impuestos. Sin embargo,
´ ´ ´ ´
no lo hizo. ¿Por que? El mismo explico la razon: “[Fue] a
´ ´
causa del temor a Dios” (Nehemıas 5:15). No querıa correr
´ ´ ´
el mas mınimo riesgo de desagradar a Jehova oprimiendo
´
al pueblo. Es vital que nosotros tambien tengamos ese mis-
´
mo temor, pues nos llevara a consultar la Biblia siempre que
´
tengamos que tomar cualquier decision.
10 Tomemos por caso el consumo de alcohol. Si asistimos
´ ´
a una reunion social, quiza nos preguntemos: “¿Debo be-
´
ber, o no?”. Para tomar una buena decision, primero hay
que educar nuestra conciencia examinando los principios
´
bıblicos. Por un lado, las Escrituras no condenan el con-
sumo moderado de alcohol. De hecho, alaban a Dios por
habernos proporcionado el vino (Salmo 104:14, 15). Por
´
otro lado, sı condenan los excesos y las juergas (Lucas 21:34;
´
Romanos 13:13). Lo que es mas, incluyen la borrachera en
´
una lista de pecados tan graves como la fornicacion o el
adulterio (1 Corintios 6:9, 10).1
11 Principios como esos educan la conciencia y la sensibi-
´ ´
lizan. Ası, cuando nos inviten a una reunion social donde
´ ´
quizas se sirva alcohol, debemos preguntarnos: “¿Que am-
´
biente habra? ¿Es probable que se descontrole y degenere
´
1 Muchos medicos opinan que el consumo moderado es imposible
´ ´ ´
en el caso del alcoholico y que, por tanto, su unica opcion es no be-
ber en absoluto.
´ ´ ´
9. ¿Que es el temor de Dios, y que relacion tiene con la conciencia?
´ ´
10, 11. ¿Que principios bıblicos nos ayudan a decidir si vamos a be-
´
ber alcohol, y que debemos hacer para que Dios nos ayude a poner-
´
los en practica?
La importancia de mantener una buena conciencia 19
´ ´
en una juerga? ¿Y que puede decirse de mı? ¿Tengo enor-
mes ganas de beber? ¿Dependo del alcohol? ¿Lo necesito
para sentirme bien y actuar como yo quiero? ¿Soy capaz
´
de decir basta?”. Al examinar los principios bıblicos o cual-
´
quier pregunta sobre como aplicarlos, es conveniente orar
´
a Jehova (Salmo 139:23, 24). De esta forma lo invitamos a
´ ´
que nos guıe con su espıritu santo y, al mismo tiempo, en-
˜
senamos a la conciencia a ajustarse a los principios divinos.
Ahora bien, al tomar decisiones hay otro factor que debe-
mos tener en cuenta.
´
POR QUE TOMAR EN CUENTA
LAS CONCIENCIAS AJENAS
12 A veces pudiera sorprendernos lo diferentes que son las
´
conciencias aun dentro de la congregacion. No es raro que
un cristiano opine que cierta costumbre o comportamiento
´ ´
no esta bien, mientras que otro lo considere lo mas normal
del mundo. Por ejemplo, volviendo al asunto de la bebida,
a algunos les gusta pasar un rato tranquilo tomando una
˜ ´
copita en companıa de sus amigos; sin embargo, otros lo
´ ´
ven mal. ¿A que se deben esas diferencias, y que peso deben
tener en nuestras decisiones?
13 Existen numerosos factores que nos hacen diferentes.

Entre ellos figuran las circunstancias del pasado, que cam-


´ ´
bian muchısimo de unos a otros. Ası, hay cristianos que
´
recuerdan muy bien que en su dıa tuvieron ciertas debili-
´
dades y que incluso sufrieron recaıdas (1 Reyes 8:38, 39).
Imaginemos que nos visita un hermano que tuvo proble-
mas con el alcohol y que, por eso, es muy sensible con el
tema de la bebida. Si lo invitamos a una copa, la concien-
cia probablemente lo impulse a ser prudente y rechazarla.
¿Nos ofenderemos? ¿Insistiremos en que la acepte? Desde
´
luego que no. Por amor fraternal, respetaremos su decision,
´
12, 13. ¿Por que son diferentes las conciencias de los cristianos, y
´ ´
como deberıamos reaccionar ante tales diferencias?
´
20 “Mantenganse en el amor de Dios”

sin importar que nos haya explicado sus razones o que haya
preferido callarlas.
´
14 Ya en el siglo primero, el apostol ´
Pablo observo que ha-
´
bıa gran diversidad de conciencias en las congregaciones.
´ ´
Por ejemplo, algunos cristianos tenıan escrupulos ante cier-
´
tos alimentos que se sacrificaban a los ıdolos y luego se ven-
´ ´
dıan en el mercado (1 Corintios 10:25). Pero Pablo no veıa
´ ´ ´
ningun problema en aceptarlos. Para el, los ıdolos no eran
´
nada; a fin de cuentas, esos alimentos no les pertenecıan a
´ ´
ellos, sino a Jehova, que los habıa creado. Sin embargo, Pa-
´ ´
blo comprendıa que no todos iban a compartir su opinion.
´ ´
Algunos habıan sido idolatras antes de abrazar el cristianis-
´
mo, y por eso sentıan repugnancia ante todo lo que hubie-
´ ´ ´ ´ ´
ra tenido la mas mınima relacion con la idolatrıa. ¿Cual era
´
la solucion?
15 Pablo dijo: “Los que somos fuertes [...] debemos sopor-

tar las debilidades de los que no son fuertes, y no estar agra-


´
dandonos a nosotros mismos. Porque hasta el Cristo no se
´ ´
agrado a sı mismo” (Romanos 15:1, 3). Esto significa que, al
´
igual que Jesus, debemos anteponer el bienestar de nuestros
hermanos al nuestro. En otro pasaje relacionado, Pablo lle-
´ ´
go a afirmar que preferıa no comer carne antes que hacer
´
tropezar a una de las valiosas ovejas por las que Cristo habıa
dado la vida (1 Corintios 8:13; 10:23, 24, 31-33).
16 Ahora bien, si otros cristianos hacen cosas que nuestra

conciencia no nos permite, no debemos criticarlos, como


si todo el mundo tuviera que opinar lo mismo en asuntos
´
de decision personal (Romanos 14:10). En realidad, la con-
ciencia es para juzgarnos a nosotros mismos y no a los de-
´ ´
mas. No olvidemos que Jesus dijo: “Dejen de juzgar, para
´
14, 15. ¿Que problema relacionado con la diversidad de conciencias
´ ´ ´
surgio en el siglo primero, y que solucion propuso Pablo?
´
16. ¿Por que no debemos juzgar a quienes hacen cosas que nuestra
conciencia no nos permite?
´
Nuestra conciencia educada por la Biblia nos ayudara a decidir
si vamos a beber alcohol o no
´
que no sean juzgados” (Mateo 7:1). Ningun miembro de la
´ ´ ´
congregacion deberıa crear polemica en torno a asuntos de
conciencia. Nuestro objetivo no es derribarnos unos a otros,
sino edificarnos, promoviendo el amor y la unidad entre to-
dos (Romanos 14:19).
BENEFICIOS DE MANTENER
UNA BUENA CONCIENCIA
´
17 El apostol ´
Pedro exhorto a los cristianos: “Tengan una
´
buena conciencia” (1 Pedro 3:16). La mayorıa de los se-
´
res humanos no disfrutan de la gran bendicion de que su
´ ´
conciencia este limpia a los ojos de Jehova. Como dijo Pa-
blo, tienen cauterizada “su conciencia como si fuera con
hierro de marcar” (1 Timoteo 4:2). Cuando se marca a las
´
17. ¿Que le ha ocurrido a la conciencia de muchas personas?
Una buena conciencia nos orienta en la vida
y nos llena de gozo y paz

reses con un hierro al rojo vivo, su piel se quema y se for-


ma una cicatriz insensible. Del mismo modo, la conciencia
´
de muchos esta, a todos los efectos, muerta. No siente nin-
´
gun dolor. Por eso se queda muda cada vez que hacen algo
malo; no les avisa ni les produce remordimiento, culpabili-
¨
dad o verguenza. Esas personas han perdido el sentido de la
´ ´
culpa y, por lo visto, ese hecho no les preocupa lo mas mı-
nimo.
18 Muchas veces, los sentimientos de culpa son la manera

en que la conciencia nos dice que hemos hecho algo malo.


Si le hacemos caso a su voz y nos arrepentimos, seremos
perdonados, sin importar lo grave que sea nuestra ofen-
´
18, 19. a) ¿Para que pueden servirnos los sentimientos de culpa y
¨ ´
verguenza? b) ¿Que podemos hacer si la conciencia no deja de mor-
tificarnos aunque nos hayamos arrepentido?
La importancia de mantener una buena conciencia 23
´ ´ ´ ´
sa. Ası sucedio con el rey David. El cometio grandes peca-
´ ´
dos, pero recibio el perdon divino principalmente porque
´ ´ ´
se arrepintio de todo corazon. En efecto, llego a odiar sus
´ ´
malas acciones y tomo la firme determinacion de no deso-
´
bedecer las leyes de Dios nunca mas; por eso pudo compro-
´ ´ ´
bar por sı mismo que Jehova es “bueno y [esta] listo para
perdonar” (Salmo 51:1-19; 86:5). Ahora bien, en ocasiones
¨
los sentimientos de culpa y verguenza no dejan de mortifi-
carnos aunque nos hayamos arrepentido y se nos haya per-
´
donado. ¿Que haremos en tal caso?
19 Una vez que nos hemos arrepentido, no sirve de mu-

cho que la conciencia nos martirice con sentimientos de


´
culpa. Si el corazon no deja de condenarnos, tenemos que
´
‘asegurarlo’, es decir, convencerlo de que Jehova es ma-
yor que nuestros sentimientos. Es el momento de poner en
´ ´
practica un consejo que quiza hayamos dado a otros: “Tie-
´
nes que recordar que Jehova te ama y aceptar que te ha per-
donado” (1 Juan 3:19, 20). Cuando logremos tener limpia
la conciencia, sentiremos gran paz y serenidad, y un gozo
´
que difıcilmente encuentra la gente del mundo. Muchas
personas que cometieron pecados graves han experimenta-
´
do ese enorme alivio, y hoy sirven a Jehova con buena con-
ciencia (1 Corintios 6:11).
20 El objetivo de este libro es ayudarnos a conseguir ese

gozo y a mantener una buena conciencia mientras lucha-


´ ´ ´
mos contra el mundo de Satanas durante estos ultimos dıas.
´
Claro, no puede abarcar todas las leyes y principios bıbli-
cos aplicables a nuestra vida diaria. Y cuando trata asuntos
´
de conciencia, tampoco ofrece una lista de reglas especıfi-
´ ´ ´
cas para cada caso. Mas bien, analiza como poner en practi-
˜ ´
ca las ensenanzas de la Palabra de Dios, y ası nos facilita la
labor de educar y sensibilizar la conciencia. No olvidemos
´ ´
20, 21. a) ¿Cual es el objetivo de este libro? b) ¿Que libertad ha con-
´
cedido Dios a los cristianos, y como debemos usarla?
´
24 “Mantenganse en el amor de Dios”

que, mientras que la Ley mosaica daba prioridad a las re-


´
glas, “la ley del Cristo” concede mas importancia al deber
´
de usar la conciencia y guiarse por los principios bıblicos
´ ´
(Galatas 6:2). Ciertamente, Jehova nos da mucha libertad.
Pero la Biblia nos anima a que, en vez de emplearla “como
disfraz para la maldad”, la usemos para algo mucho me-
´ ´
jor: para demostrarle a Jehova cuanto lo amamos (1 Pedro
2:16).
21 Cuando usted comenzo´ a conocer a Jehova, ´
dio los
´
primeros pasos en el camino a la vida. Para continuar en el,
´ ´
es necesario que analice, con la ayuda de la oracion, como
´
aplicar los principios bıblicos, y luego obrar en consecuen-
´ ´
cia. Ası, “mediante el uso”, tendra “sus facultades percepti-
vas entrenadas” (Hebreos 5:14). Una vez que su conciencia
´ ´ ´
este bien educada en los principios bıblicos, sera un ins-
´ ´ ´
trumento muy util. Tal como la brujula guıa al viajero, la
´ ´
conciencia lo orientara a usted y le permitira tomar decisio-
´
nes que agraden a su Padre celestial. Y, sin duda, tambien le
´
ayudara a mantenerse en el amor de Dios.

´ ´
¿QUE CONTESTARIA USTED?
´
ˇ ¿Como debe influir en nuestra conciencia
´
el hecho de que Jehova ve todo lo que
hacemos? (Hebreos 4:13.)
´ ´ ´
ˇ ¿Como le ayudo la conciencia a Jose a
´ ´
resistir la tentacion? (Genesis 39:1, 2, 7-12.)
´ ´
ˇ Si queremos acercarnos a Jehova, ¿por que
es imprescindible tener la conciencia limpia?
(Hebreos 10:22.)
´
ˇ ¿Por que debemos tomar en cuenta la con-
ciencia de los no creyentes? (2 Corintios 4:
1, 2.)
´
C APITULO 3

Amemos
a quienes Dios ama
´
“El que esta andando
´
con personas sabias se hara sabio.”
(PROVERBIOS 13:20.)

LOS seres humanos somos como esponjas: absorbemos


muchas cosas del ambiente que nos rodea. Muchas veces
—a menudo sin darnos cuenta— adoptamos las actitudes,
las normas, las virtudes y hasta los defectos de la gente con
´
la que mas nos relacionamos.
˜
2 La Biblia senala ´
una realidad innegable: “El que esta
´
andando con personas sabias se hara sabio, pero al que
´ ´ ´
esta teniendo tratos con los estupidos le ira mal” (Prover-
´ ´
bios 13:20). La expresion que se utiliza en este versıculo
´
(“esta andando con”) no se refiere al contacto ocasional,
˜ ´
sino al companerismo habitual.1 Un comentario bıbli-
co dice lo siguiente sobre este pasaje: “Andar con alguien
implica apego y estima”. ¿Y verdad que solemos imitar a
´ ´
quienes mas apreciamos? Sin duda, cuanto mas unidos es-
´
tamos a una persona, mas influye en nosotros, sea para
bien o para mal.
3 Si queremos mantenernos en el amor de Dios, es esen-
˜ ´ ´
cial buscar buenas companıas. ¿Que hay que hacer para
´
1 El verbo hebreo que se traduce “tener tratos” tambien se vier-
˜
te “asociarse” y “tener companerismo” (Jueces 14:20; Proverbios
22:24).
´ ˜ ´
1-3. a) ¿Que innegable realidad senala la Biblia? b) ¿Que hay que ha-
˜ ´
cer para encontrar buenas companıas?
´
26 “Mantenganse en el amor de Dios”

encontrarlas? Sencillamente, amar a quienes Dios ama,


´
aceptar como amigos a los amigos de Dios. Pienselo bien:
´
estas personas tienen las cualidades que Jehova pide de sus
´ ˜ ´
amigos. ¿Que mejor companıa puede haber? Por eso, vea-
´
mos ahora cuales son esas cualidades. Al tener claros los
´
criterios de Jehova, estaremos listos para buscar buenas
amistades.
LOS AMIGOS DE DIOS
´
Jehova no elige como amigo a cualquiera. Al fin y al
4
´
cabo, el tiene el perfecto derecho de hacer una riguro-
´
sa seleccion, ya que es el Soberano universal y su amistad
´
es el mayor honor que puede tenerse. Entonces, ¿a quie-
´ ´
nes escoge como amigos? Jehova se acerca unicamente a
´ ´
quienes confıan en el con fe absoluta. Entre ellos ´ se des-
´ ´
taca el patriarca Abrahan, famoso por su fe. El recibio la
´
orden de sacrificar a su propio hijo.1 ¿Habra una prueba
´ ´ ´ ´
de fe mas difıcil para un padre? Pues bien, Abrahan practi-
´
camente “ofrecio [...] a Isaac”, con la completa seguridad
´
de “que Dios podıa levantarlo hasta de entre los muertos”
(Hebreos 11:17-19). Por haber demostrado una fe y una
´ ´ ´
obediencia ejemplares, Jehova se refirio a el de modo muy
´ ´
afectuoso, llamandolo “mi amigo” (Isaıas 41:8; Santiago 2:
21-23).
5 Jehova´ valora mucho a la gente leal y obediente.

De hecho, ama a quienes le son fieles cueste lo que cueste


´
(2 Samuel 22:26). Como vimos en el capıtulo 1, se com-
´ ´
1 Esta prueba fue un modelo de lo que Jehova mismo harıa en el fu-
´ ´
turo: sacrificar a su Hijo unigenito (Juan 3:16). Ahora bien, Abrahan
´ ´
no llego a sacrificar a Isaac, pues Jehova intervino y le dio un carne-
´
ro para sustituirlo (Genesis 22:1, 2, 9-13).
´ ´
4. ¿Por que tiene Jehova el derecho de seleccionar rigurosamente sus
´ ´ ´ ´
amigos, y por que se refirio el a Abrahan como “mi amigo”?
´ ´
5. ¿Como considera Jehova a quienes le obedecen lealmente?
Amemos a quienes Dios ama 27
´
place en quienes le obedecen por amor. Ademas, Prover-
bios 3:32 indica que “tiene intimidad”, o amistad estrecha,
tan solo con “los rectos”, o sea, con los hombres y mujeres
que obedecen lealmente las normas divinas. A esas perso-
´
nas justas, Jehova tiene la gentileza de invitarlas a entrar en
su “tienda”; en otras palabras, acepta con gusto que lo ado-
ren y les permite orarle siempre que lo deseen (Salmo 15:
1-5).
6 Jehova´ ama a quienes quieren a su Hijo unigenito. ´ ´
Ası
´ ´
lo reconocio el propio Jesus cuando dijo: “Si alguien me
´ ´
ama, observara mi palabra, y mi Padre lo amara, y vendre-
´ ´
mos a el y haremos nuestra morada con el” (Juan 14:23).
´ ´ ´
Segun este pasaje, ¿como demostramos amor por Jesus?
Observando su palabra, es decir, obedeciendo todos sus
mandamientos, entre ellos el de predicar las buenas nue-
´
vas y hacer discıpulos (Mateo 28:19, 20; Juan 14:15, 21).
´
Otra forma de demostrar amor por Jesus es “[siguiendo]
´
sus pasos con sumo cuidado” (1 Pedro 2:21). Ası, aunque
somos imperfectos, procuramos imitarlo lo mejor que po-
´
demos en nuestra manera de hablar y actuar. Y Jehova se
conmueve al ver que, por amor a su Hijo, nos esforzamos
por llevar una vida cristiana.
7 Como hemos visto, Jehova´ exige que sus amigos ten-
´
gan fe, sean leales y obedientes, y amen a Jesus y la forma
´ ˜ ´
de vida que el enseno. Por eso, conviene preguntarse:
´
“¿Que puedo decir de mis amigos? ¿Tienen ellos esas cua-
lidades y viven de ese modo? ¿Son verdaderos amigos de
´
Jehova?”. Ciertamente, es sabio entablar amistad con
quienes cultivan las cualidades cristianas y predican con
celo las buenas nuevas del Reino. Esas personas son una
buena influencia, pues nos animan a cumplir con nuestra
´ ´ ´ ´
6. ¿Como demostramos amor por Jesus, y como se siente Jehova al
ver que queremos a su Hijo?
´ ´
7. ¿Por que es sabio entablar amistad con los amigos de Jehova?
´
28 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´ ´
decision de agradar a Dios (vease el recuadro “¿Que es un
´
buen amigo?”, en la pagina 29).
´
UNA GRAN LECCION DE AMISTAD
8 Las Escrituras nos ofrecen muchos ejemplos de siervos

de Dios que se beneficiaron por haber elegido buenos ami-


´ ´
gos. Ası, podemos fijarnos en la historia de Noemı y su
´
nuera Rut, el relato de los tres jovenes hebreos que se man-
tuvieron fieles en Babilonia y el ejemplo de Pablo y Timo-
teo (Rut 1:16; Daniel 3:17, 18; 1 Corintios 4:17; Filipenses
2:20-22). Pero nos centraremos en un caso muy especial: la
´
amistad entre David y Jonatan.
9 La Biblia dice que, cuando David mato´ a Goliat, el
´ ´ ´
“alma de Jonatan se ligo con el alma de David, y Jonatan
´
empezo a amarlo como a su propia alma” (1 Samuel 18:1).
´ ´
Ası dio comienzo una amistad inquebrantable que supero
´
la gran diferencia de edades y duro hasta la muerte en ba-
´ ´
talla de Jonatan (2 Samuel 1:26).1 ¿Cuales eran las bases de
´
esta solida amistad?
10 A David y Jonatan ´ ´
les unıa el amor a Dios y el fir-
´ ´
me deseo de ser fieles a el. Ambos tenıan en gran estima
´
las cosas espirituales. Ademas, se admiraban mutuamente
´
por sus buenas cualidades. Sin duda, Jonatan apreciaba la
´
valentıa y el fervor de un joven que era capaz de defender
´ ´ ´
el nombre de Jehova sin ningun miedo. Y David no podıa
menos que valorar la lealtad y obediencia a las disposicio-
´
nes de Jehova de un hombre de edad madura que, sin pen-
´
1 Cuando David derribo a Goliat, era muy joven —“solo [...] un mu-
´ ´ ˜
chacho”—, y a la muerte de Jonatan tenıa unos 30 anos (1 Samuel
´ ´
17:33; 31:2; 2 Samuel 5:4). Como Jonatan tenıa unos 60 cuando fa-
´ ˜
llecio, es evidente que era unos treinta anos mayor que David.
´ ´ ´ ´ ´
8. ¿Que le llama mas la atencion sobre la relacion entre a) Noemı y
´
Rut? b) los tres jovenes hebreos? c) Pablo y Timoteo?
´ ´
9, 10. ¿Cuales eran las bases de la amistad entre David y Jonatan?
Amemos a quienes Dios ama 29
´ ´
sar en sı mismo, anteponıa los intereses de su amigo a los
´
suyos propios. Solo hay que fijarse en lo que ocurrio cuan-
do David atravesaba uno de los peores momentos de su
´
vida, perseguido a muerte por el malvado rey Saul (el pa-
´
dre de Jonatan) y viviendo como fugitivo. Tanta era la leal-
´
tad de Jonatan, que “fue a [donde estaba] David [...] para
fortalecerle la mano respecto a Dios” (1 Samuel 23:16).

´
¿QUE ES UN BUEN AMIGO?
˜
Principio: “Un companero verdadero ama
en todo tiempo, y es un hermano nacido para
cuando hay angustia” (Proverbios 17:17).
Preguntas para meditar
´
ˇ ¿Son tambien amigos de
´ ´
Jehova y Jesus mis amista-
des? (Juan 15:14, 16; San-
tiago 2:23.)
ˇ ¿Me ayudan a tener bue-
nas costumbres? (1 Corin-
tios 15:33.)
ˇ ¿Me quieren tanto como
para corregirme cuando es
necesario? (Salmo 141:5;
Proverbios 27:6.)
ˇ Al ver mi manera
de hablar y comportarme,
´ ´
¿opinaran los demas que
puedo ser un buen amigo?
(Proverbios 12:18; 18:24;
1 Juan 3:16-18.)
´
30 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
COMO HICIMOS BUENAS AMISTADES
ˇ “Al principio me costaba hacer amistades en
´ ´
la congregacion. Pero descubrı que para cultivar
cualidades como la paciencia, el aguante, el amor
´
y el espıritu de sacrificio no hay nada mejor que
participar activamente en el ministerio. Al ir de-
´
sarrollando estas cualidades, me gane la simpa-
´
tıa de algunas personas con esa misma actitud, y
ahora tengo buenas amistades.” (Shivani.)
´ ´
ˇ “Le pedıa a Jehova que me ayudara a encon-
´
trar amigos en la congregacion, pero por mucho
´
tiempo me dio la impresion de que no me estaba
´ ´
contestando. Termine dandome cuenta de que
yo no estaba haciendo nada para conseguirlos, de
modo que puse manos a la obra. Hoy tengo ami-
´
gos, y estoy seguro de que ha sido Jehova quien
me los ha dado.” (Ryan.)

´
¡Que bien tuvo que sentirse David al ver que su mejor ami-
´ ´
go acudıa a su lado para darle animos!1
´ ´
11 ¿Que leccion aprendemos de la historia de Jonatan´
y
´
David? Sobre todo, que lo mas importante en la amistad
es tener los mismos valores espirituales. Es muy beneficio-
so relacionarse con quienes comparten nuestras creencias,
principios morales y deseos de ser fieles a Dios. En efec-
to, nos permite animarnos y fortalecernos intercambian-
´
1 En 1 Samuel 23:17 vemos que Jonatan dijo cinco cosas para ani-
´ ´
mar a David: 1) que no debıa tener miedo; 2) que los intentos de Saul
´ ´
fracasarıan; 3) que se cumplirıa la promesa divina de que David se-
´ ´ ´
rıa rey; 4) que podıa contar con toda su lealtad, y 5) que hasta Saul
´ ´
sabıa que el nunca iba a traicionar a su amigo.
´ ´ ˜ ´
11. ¿Que leccion sobre la amistad nos ensena la historia de Jonatan
y David?
Amemos a quienes Dios ama 31

do ideas, sentimientos y experiencias (Romanos 1:11, 12).


Y esas amistades espirituales las encontramos entre nues-
tros hermanos en la fe. Ahora bien, ¿quiere decir esto que
´ ˜ ´
todos los que asisten al Salon del Reino son companıas re-
comendables? No necesariamente.
´
COMO ELEGIR NUESTRAS AMISTADES
12 Debemos elegir nuestras amistades con mucho cui-
´
dado, pues no todos los miembros de la congregacion
´ ˜
pueden edificarnos espiritualmente. ¿Deberıa extranarnos
este hecho? La verdad es que no. Al igual que hay frutas
´ ´
que tardan mas en madurar en el arbol, hay hermanos a
´ ´
quienes les toma mas tiempo madurar en la fe. Ası que en
´
cualquier congregacion veremos personas con diferentes
grados de desarrollo espiritual (Hebreos 5:12–6:3). Como
es natural, tenemos que ser pacientes con los nuevos y los
´ ˜ ´
debiles y demostrarles carino, pues ası les ayudaremos a
crecer como cristianos (Romanos 14:1; 15:1).
13 Puede que surjan situaciones en las que debamos te-
´ ´ ˜ ´
ner aun mas cuidado con las companıas dentro de la con-
´
gregacion. Tal vez haya quien se comporte de modo inde-
bido o se deje llevar por la amargura y adopte una actitud
´
criticona. En el siglo primero ocurrıa igual. Aunque la ma-
´
yorıa de los cristianos eran fieles, algunos no actuaban
bien. Por ejemplo, en Corinto hubo quienes dejaron de
´
creer en ciertas doctrinas, y por eso el apostol Pablo advir-
´ ´ ˜ ´
tio a los hermanos: “No se extravıen. Las malas companıas
´ ´
echan a perder los habitos utiles” (1 Corintios 15:12, 33).
Igualmente, Pablo puso a Timoteo sobre aviso de que al-
´
gunos hermanos podıan comportarse de forma poco ho-
´
norable, y que debıa mantenerse apartado de ellos, es de-
cir, evitar el contacto estrecho (2 Timoteo 2:20-22).
´
12, 13. a) ¿Por que debemos tener cuidado al elegir amistades den-
´ ´ ´
tro de la congregacion? b) ¿A que situacion se enfrentaron las con-
´ ´
gregaciones del primer siglo, y que energicas advertencias dio Pablo?
´
32 “Mantenganse en el amor de Dios”

14 Tras estas advertencias de Pablo hay un principio cla-

ro: si alguien es una mala influencia, aunque sea parte de


´ ´
la congregacion, lo mejor es no tener trato estrecho con el
(2 Tesalonicenses 3:6, 7, 14). Debemos proteger nuestra es-
piritualidad. No olvidemos que somos como esponjas y ab-
sorbemos las actitudes y conductas de quienes frecuenta-
´
mos. Si colocamos una esponja en vinagre, no se empapara
˜ ´
de agua. Igualmente, si nos rodeamos de malas companıas,
tampoco asimilaremos nada bueno (1 Corintios 5:6).
15 Afortunadamente, las posibilidades de encontrar

amistades espirituales en nuestra hermandad son muy


´ ´
grandes (Salmo 133:1). La cuestion es: ¿como las conse-
guiremos? Cultivando el modo de ser y actuar que caracte-
´
riza a los amigos de Dios. Ası, los que tengan esa misma
´ ´
actitud se sentiran atraıdos a nosotros. Al mismo tiempo,
´
es conveniente que tomemos la iniciativa (vease el recua-
´ ´
dro “Como hicimos buenas amistades”, en la pagina 30).
Hay que buscar personas con cualidades que nos intere-
´
se imitar. Ademas, los cristianos deben recordar este conse-
´ ´
jo bıblico: “Ensanchense”. Ciertamente, queremos ampliar
´
nuestro cırculo de amistades sin reparar en la raza, la na-
cionalidad o la cultura de los hermanos (2 Corintios 6:13;
1 Pedro 2:17). Tampoco debemos limitarnos a quienes sean
´
de nuestra misma edad. ¿Acaso no era Jonatan mucho ma-
˜
yor que David? Por lo general, los amigos entrados en anos
´ ´
nos aportaran un gran caudal de experiencia y sabidurıa.
CUANDO SURGEN DIFICULTADES
16 Es inevitable que surjan problemas entre cristianos,
´ ´
14. ¿Que principio hay detras de las advertencias de Pablo sobre las
˜ ´
companıas?
´ ´
15. ¿Que podemos hacer para encontrar en la congregacion amista-
des que sean espirituales?
´ ´ ´
16, 17. ¿Por que no deberıamos abandonar la congregacion si un
hermano nos ofende?
Puede encontrar buenas amistades entre sus hermanos en la fe
´
pues la forma de ser y las vivencias varıan mucho de unos
a otros. Se comprende, por lo tanto, que a veces nos ofen-
dan las palabras o acciones de un hermano, o incluso que
tengamos choques de personalidad, malentendidos y dife-
´
rencias de opinion (Proverbios 12:18). Cuando eso ocurra,
´
¿que haremos? ¿Convertiremos la dificultad en una piedra
´ ´
de tropiezo y nos alejaremos de la congregacion? Jamas,
´
pues amamos a Jehova y a sus amigos.
17 Jehova´ ha creado la vida y la sostiene, y por eso es
´
digno de recibir nuestro amor y total devocion (Revela-
´ ´
cion 4:11). Tambien merece nuestro respaldo y lealtad la
´
congregacion cristiana, pues es el instrumento que Dios
utiliza (Hebreos 13:17). En vista de lo anterior, cuando
´
nos llevamos una decepcion con un hermano, no mani-
´
festamos nuestro enojo abandonando la congregacion.
´
Es inconcebible que lo hagamos, pues Jehova no tiene cul-
´ ´
pa de nada. Lo que es mas: lo amamos tanto, que jamas se
´
34 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
nos ocurrirıa darle la espalda ni a el ni a su pueblo (Salmo
119:165).
18 El amor a nuestros hermanos nos impulsa a esforzar-
´
nos por que reine la paz en la congregacion. En efecto, nos
mueve a pasar por alto las faltas de poca importancia, re-
cordando que todos somos imperfectos y cometemos erro-
´
res (Proverbios 17:9; 1 Pedro 4:8). De hecho, si Jehova
´ ´
no espera que sus amigos sean perfectos, ¿por que ıbamos
´
a esperarlo nosotros? Ademas, el amor nos ayuda a seguir
´
“perdonando[nos] liberalmente”, o sea, con generosidad
´
(Colosenses 3:13). Pero esto no es siempre facil. Sin darnos
cuenta, las emociones pudieran cegarnos. El resentimien-
´
to pudiera dominarnos y llevarnos a creer que enojando-
´
nos castigamos de algun modo a quien nos ha ofendido.
´
Pero, en realidad, quien mas se perjudica con el rencor
es quien lo siente. Por eso, es mucho mejor que perdone-
´
mos siempre que haya razones validas para hacerlo (Lucas
17:3, 4). De este modo recibimos innumerables bendicio-
nes, entre ellas disfrutar de paz con nosotros mismos, con
´ ´
la congregacion y, sobre todo, con Jehova (Mateo 6:14, 15;
Romanos 14:19).
CUANDO HAY QUE CORTAR RELACIONES
A veces se espera que cortemos relaciones con perso-
19
´ ´
nas que han pertenecido a la congregacion. Esta situacion
se presenta cuando un cristiano viola la ley de Dios, se nie-
ga a arrepentirse y tiene que ser expulsado. Y lo mismo
˜
ocurre si alguien reniega de la fe ensenando doctrinas fal-
´ ´
sas o desasociandose, es decir, renunciando a su condicion
´
de miembro de la congregacion. La Palabra de Dios dice
con toda claridad: “Cesen de mezclarse [con ellos]” (1 Co-
´
18. a) ¿Como podemos contribuir a que reine la paz en la congrega-
´ ´
cion? b) ¿Que bendiciones recibimos al perdonar siempre que hay
´
razones validas?
´
19. ¿Que situaciones exigen que cortemos relaciones con alguien?
Amemos a quienes Dios ama 35

rintios 5:11-13; 2 Juan 9-11).1 Puede ser muy duro evitar su


˜ ´
companıa, sobre todo si el implicado es un familiar nues-
´ ´
tro o si hemos tenido amistad con el. Ahora bien, ¿que
haremos? ¿Adoptaremos una postura firme, dando prueba
´
ası de que anteponemos, por encima de todo, la lealtad a
´ ´
Jehova y sus justas leyes? Recordemos que Jehova valora
grandemente la lealtad y la obediencia.
20 En realidad, la medida disciplinaria de expulsar de la
´
congregacion a los pecadores que no quieren arrepentirse
´ ´
es una expresion de amor. ¿Por que? En primer lugar, por-
que demuestra amor por el santo nombre de Dios y por
todo lo que este representa (1 Pedro 1:15, 16). En segundo
´
lugar, porque mantiene segura la congregacion. Los her-
manos fieles quedan protegidos de la mala influencia de
´
quien se niega a corregirse. Ası, pueden seguir sirviendo a
´
Dios con la tranquilidad de que la congregacion es un re-
fugio en medio de este mundo malo (1 Corintios 5:7; He-
breos 12:15, 16). En tercer lugar, porque demuestra amor a
´
los propios pecadores. La intencion es que les sirva de sa-
cudida, los haga recapacitar y acaben dando los pasos ne-
´
cesarios para regresar a Jehova (Hebreos 12:11).
21 Sin duda alguna, nuestras amistades ejercen una gran

influencia en nosotros. Por eso, es muy importante que


las seleccionemos con sumo cuidado. Si hacemos amis-
´ ´
tad con los amigos de Jehova, amando a quienes el ama,
˜
nos rodearemos de los mejores companeros que existen.
´
Y ası absorberemos de ellos muchas cosas buenas que nos
´ ´
ayudaran a cumplir con nuestra resolucion de vivir como
´
Jehova quiere.
´ ´ ´ ´ ´
1 En el apendice, pags. 207-209, hallara mas informacion sobre el
trato a los expulsados y los desasociados.
´ ´
20, 21. a) ¿Por que es una expresion de amor el mandato divino de
´
expulsar a los pecadores? b) ¿Por que es tan importante elegir bien
nuestras amistades?
´
C APITULO 4

´
¿Por que respetar la autoridad?
“Honren a hombres de toda clase.”
(1 PEDRO 2:17.)

˜
¿SE HA fijado en la cara que pone un nino cuando no tiene
ganas de hacer lo que le mandan? Es todo un reflejo de la
lucha que se libra en su interior. Oye la voz de su padre y
sabe que debe respetarlo; pero, en este caso, sencillamente
´
no quiere obedecer. ¡Que dilema! Pues bien, de vez en cuan-
do nos ocurre algo parecido a todos nosotros.
2 No siempre resulta facil ´
respetar a quienes tienen cierto
grado de autoridad. ¿Ha tenido usted ese problema alguna
´ ´
vez? Si ası es, puede estar seguro de que no es el unico. Sin
embargo, la Biblia nos manda acatar la autoridad, indepen-
´ ´
dientemente de que el mundo sea cada dıa mas rebelde (Pro-
´
verbios 24:21). Es mas, si queremos mantenernos en el amor
de Dios, es imprescindible que obedezcamos ese mandato
´ ´ ´
bıblico. Ahora bien, ¿por que nos cuesta tanto? ¿Por que nos
´ ´ ´
pide Jehova que lo hagamos? ¿Que nos ayudara a obedecer-
´ ´
lo, y de que maneras podemos cumplirlo? A continuacion
responderemos estas preguntas.
´ ´
POR QUE NO ES FACIL
3 ¿Por que´ resulta difıcil
´
respetar la autoridad? Por dos ra-
zones: primero, porque todos somos imperfectos, y segun-
do, porque los hombres y mujeres que ejercen la autoridad
´ ´
tambien lo son. El pecado y la imperfeccion que nos afligen
˜ ´ ´
surgieron hace miles de anos en el jardın de Eden, cuando
´ ´
1, 2. a) ¿Que lucha interior solemos tener? b) ¿Que preguntas va-
mos a responder?
´ ´ ´
3, 4. ¿Como surgieron el pecado y la imperfeccion, y como nos di-
ficultan estos el respeto a la autoridad?
´
¿Por que respetar la autoridad? 37
´
Adan y Eva se rebelaron contra Dios. Como vemos, el peca-
´ ´ ´
do comenzo con una rebelion. Y hasta el dıa de hoy, nace-
´
mos con la tendencia a rebelarnos (Genesis 2:15-17; 3:1-7;
Salmo 51:5; Romanos 5:12).
4 Como somos pecadores por naturaleza, el orgullo y la
´
arrogancia suelen brotar facilmente en nosotros, a diferen-
cia de la humildad, que tanto trabajo nos cuesta cultivar y
˜
mantener. De hecho, aunque llevemos anos sirviendo fiel-
´
mente a Jehova, podemos volvernos orgullosos y testarudos.
´ ´ ´
Eso fue lo que le ocurrio a Core. Este israelita habıa superado
muchas dificultades junto al pueblo de Dios. Sin embargo,
´ ´ ´
acabo cediendo a las ansias de poder y cometio la osadıa de
´ ´ ´
iniciar una rebelion contra Moises, el hombre mas manso
´ ´
de aquella epoca (Numeros 12:3; 16:1-3). Algo similar suce-
´ ´ ´
dio con el rey Uzıas, quien, llevado por el orgullo, se atrevio
´ ´
a penetrar en el templo de Jehova y efectuar una funcion sa-
´ ´
grada reservada a los sacerdotes (2 Cronicas 26:16-21). Core
´ ´
y Uzıas pagaron muy cara su rebelion. Con todo, lo que les
´ ˜ ´
sucedio nos ensena una importante leccion: tenemos que
luchar contra el orgullo, pues esta actitud nos dificulta res-
petar la autoridad.
5 Por otro lado, las propias personas que han ostentado el

poder han contribuido a minar el respeto a la autoridad. Mu-


´
chas han sido crueles, injustas o tiranicas. De hecho, la his-
toria ofrece una larga lista de atropellos cometidos por los
´ ´
que mandan (Eclesiastes 8:9). Pensemos en el caso de Saul.
´ ´ ´
Cuando Jehova lo escogio para ser rey, el era un hombre
´ ´
bueno y humilde. Pero despues se dejo dominar por el orgu-
llo y la envidia, llegando a perseguir al fiel David (1 Samuel
´
9:20, 21; 10:20-22; 18:7-11). Mas tarde, el propio David fue
´
nombrado rey. Aunque se convirtio en uno de los mejores
´ ´ ´
monarcas de Israel, tambien abuso de su posicion al robarle
´
la esposa a Urıas el hitita y poner a aquel hombre inocente
´
5. ¿Que abusos han cometido los seres humanos a lo largo de la his-
toria?
´
38 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
en la primera lınea de batalla para que muriera (2 Samuel
´
11:1-17). Como vemos, la imperfeccion conduce a los seres
´
humanos a manejar mal el poder, y esta situacion se agra-
´ ´
va cuando no sienten ningun respeto por Jehova. Hablan-
´
do de los instrumentos de represion creados por varios pa-
´
pas, un estadista britanico dijo: “El poder tiende a corromper
y el poder absoluto corrompe absolutamente”. En vista de
´
todos los abusos cometidos, quizas nos preguntemos: “¿Por
´
que debemos respetar la autoridad?”.
´
POR QUE RESPETAR LA AUTORIDAD
6 Las tres razones mas ´
importantes para respetar la autori-
´ ´
dad nacen del amor: primero, amor a Jehova; luego, al pro-
´
jimo, y, finalmente, a nosotros mismos. La primera razon es
´
que amamos a Jehova sobre todas las cosas, y por eso quere-
mos hacerle feliz (Proverbios 27:11; Marcos 12:29, 30). Sabe-
´ ´
mos que desde la rebelion de Eden se ha estado cuestionan-
´ ´
do en la Tierra la soberanıa de Jehova, es decir, su derecho
´
a dominar el universo. Tambien hemos aprendido que la
mayor parte de la humanidad ha rechazado el gobierno de
´
Dios y se ha puesto de parte de Satanas. Sin embargo, no-
sotros adoptamos con orgullo la postura contraria. Por eso,
cuando leemos pasajes que proclaman la majestad de Jeho-
´ ´ ´
va, como Revelacion 4:11, ¿como nos sentimos? Muy con-
´ ´
movidos. No tenemos ninguna duda de que el es el legıtimo
´ ´
Rey del universo, ası que apoyamos de todo corazon su sobe-
´ ´
ranıa obedeciendole en nuestro diario vivir.
7 Ahora bien, respetar a Jehova´ implica mas ´
que obedecer-
le. Claro, hacemos lo que nos pide porque lo amamos. Sin
´ ˜
embargo, habra momentos en que, como al nino del que ha-
´
blamos al principio, nos costara obedecer a nuestro Padre y
tendremos que aprender a ser sumisos. Recordemos que el
´ ´
6, 7. a) Explique por que respetamos la autoridad de Jehova. b) ¿En
´ ´ ´ ´
que momentos tendremos que mostrar sumision a Jehova, y que
ejemplo debemos imitar?
´
¿Por que respetar la autoridad? 39
´ ´
propio Jesus siempre acato los deseos de su Padre, incluso en
´ ´
las pruebas mas difıciles, llegando a decirle: “Que no se efec-
´
tue mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).
8 Por supuesto, Jehova´ ya no habla directamente con nin-

guno de sus siervos. Nos comunica su voluntad mediante


la Biblia y mediante sus representantes en la Tierra. Por ello,
´ ´
la forma mas habitual de someternos a Jehova es obedecer a
´
quienes el ha nombrado y a quienes ha permitido conservar
´
la autoridad. Si nos rebelaramos contra ellos, tal vez recha-
´ ´
zando su disciplina o sus consejos bıblicos, ofenderıamos a
Dios. Eso fue lo que hicieron los israelitas. Cuando protesta-
´ ´
ron y se sublevaron contra Moises, Jehova lo vio como un
´ ´
ataque contra el mismo (Numeros 14:26, 27).
9 La segunda razon ´
para someternos a la autoridad es el
´ ´
amor al projimo. Para entenderlo mejor, imagınese que es un
˜
soldado. Si usted y sus companeros quieren cumplir bien su
´ ´
mision y sobrevivir, tendran que respetar la cadena de man-
´
do, cooperando con sus superiores y siguiendo sus ordenes.
´
Basta con que uno solo se rebele para debilitar al ejercito
entero e incluso ponerlo en peligro. Es cierto que cuando ha-
´
blamos de fuerzas militares pudieran venir a la mente ima-
´
genes de guerra y dolor. Sin embargo, Jehova tiene tropas
que siempre hacen el bien. En efecto, en la Biblia se le lla-
´ ´
ma a Dios centenares
´ de veces “Jehova de los ejercitos” (1 Sa-
´
muel 1:3). El es el Comandante de poderosas huestes de an-
´
geles. Ademas, la Biblia indica que los cristianos somos como
´
un ejercito al servicio de Dios (Salmo 68:11; Ezequiel 37:
´
1-10). Al frente de estos soldados espirituales, el ha puesto
´ ´
a algunos hombres. Si no aceptaramos la direccion de ellos,
´ ˜ ´
pondrıamos en peligro a nuestros companeros. Ası, cuando
´ ´ ´ ´
8. a) ¿Como nos sometemos a Jehova hoy dıa, y que ejemplo nos in-
´ ´ ´
dica lo que el siente al respecto? b) ¿Que nos ayudara a aceptar los
´
consejos y la disciplina que recibamos? (Vease el recuadro de las
´
pags. 46, 47.)
´ ´
9. ¿Por que decimos que, si amamos al projimo, tenemos que respe-
´
tar la autoridad? Explıquelo con un ejemplo.
El padre cristiano sigue el ejemplo
de Cristo al dirigir a su familia
´
un cristiano se rebela contra los ancianos de la congregacion,
perjudica a otros hermanos (1 Corintios 12:14, 25, 26). Es lo
mismo que ocurre cuando un hijo se vuelve desobediente:
la familia entera sufre. Como vemos, cultivar una actitud de
´ ´
respeto y colaboracion es una forma de amar al projimo.
´
10 La tercera razon por la que respetamos la autoridad es

porque la obediencia contribuye a nuestro propio bienestar.


´
Por norma general, cada vez que Jehova nos pide que obe-
dezcamos a alguien, nos indica los beneficios. Por ejemplo,
´
¿que nos promete si honramos a los padres? Que tendremos
una vida larga y feliz (Deuteronomio 5:16; Efesios 6:2, 3).
¿Y si seguimos los consejos de los ancianos de la congre-
´ ˜
gacion? Que no sufriremos danos espirituales (Hebreos 13:
7, 17). ¿Y si respetamos a las autoridades civiles? Que estare-
mos protegidos (Romanos 13:4).
11 Sin duda, al saber las razones por las que Jehova´ quiere

´
10, 11. ¿Por que es bueno saber los beneficios que obtenemos al obe-
decer la autoridad? Explique.
´
¿Por que respetar la autoridad? 41
´ ´ ´
que obedezcamos nos sera mas facil respetar la autoridad.
Analicemos ahora tres campos en los que podemos manifes-
tar dicho respeto.
EL RESPETO EN LA FAMILIA
´
12 Jehova es el Creador de la familia. Como es un Dios
´
que ama el orden, ha dejado claro como debe estar organi-
zada para funcionar bien (1 Corintios 14:33). Al esposo lo
ha nombrado cabeza de la familia, es decir, le ha encarga-
´ ´
do dirigirla. Para ello, el tambien debe respetar la autoridad
´
de Jesucristo, quien es su Cabeza. ¿Como lo hace? Imitando
´ ´
la manera en que el dirige a la congregacion (Efesios 5:23).
´
Por tanto, el buen esposo no rehuye sus deberes, sino que
´
los asume como un verdadero hombre. Eso sı, tampoco es
´ ˜
un despota ni un tirano. Todo lo contrario: es carinoso, ama-
ble y razonable. Nunca ol-
vida que su autoridad tiene
´
lımites y que es siempre in-
´
ferior a la de Jehova.
13 La mujer debe ayudar

y complementar a su espo-
´
so. Ella tambien ha recibi-
do autoridad en el hogar,
pues la Biblia habla de “la
ley de [la] madre” (Prover-
bios 1:8). No obstante, la
cristiana reconoce que su
´
autoridad no esta por en-
cima de la de su marido,
´
12. ¿Que responsabilidad ha
´
recibido el esposo, y como
debe cumplirla?
´
13. ¿Como puede la esposa
cumplir con su responsabili-
dad de una forma que agrade a
´
Jehova?
´
42 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
¿QUE AUTORIDAD DEBO OBEDECER?
´
Principio: “Jehova es nuestro Juez,
´
Jehova es nuestro Dador de Estatutos,
´ ´
Jehova es nuestro Rey” (Isaıas 33:22).
Preguntas para meditar
´ ´
ˇ ¿Que harıa si me pidieran que violara las normas
´
de Jehova? (Mateo 22:37-39; 26:52; Juan 18:36.)
´ ´
ˇ ¿Como reaccionarıa si me prohibieran cumplir un
´
mandato de Jehova? (Hechos 5:27-29; Hebreos 10:
24, 25.)
´
ˇ ¿Que puede motivarme a obedecer a quienes tie-
nen autoridad? (Romanos 13:1-4; 1 Corintios 11:3;
Efesios 6:1-3.)

y por eso lo ayuda a cumplir con su papel de cabeza de la


´
familia. Lo apoya y colabora con el, y nunca lo menospre-
´
cia, manipula ni trata de usurpar su lugar. Cuando no esta
´
de acuerdo con el, se lo expresa con respeto, pero nunca se
rebela contra sus decisiones. ¿Y si el esposo no comparte su
´
fe? Entonces es posible que se enfrente a situaciones difıci-
´ ´
les; aun ası, si respeta su autoridad, tal vez logre que algun
´ ´ ´
dıa el decida buscar a Jehova (1 Pedro 3:1).
14 ¿Que´ logran los hijos cuando son obedientes? Honrar a
´
su padre y a su madre y llenarlos de alegrıa (Proverbios 10:1).
´
Pero, sobre todo, consiguen hacer feliz a Jehova. Y la obliga-
´
cion de obedecer no cambia porque vivan con uno solo de
´
sus padres; de hecho, comprenden que en esa situacion es
´ ´
aun mas necesario que den su apoyo y ayuda. Las familias
´
donde todos cumplen la funcion que Dios les ha asignado
´ ´
viven en paz y son felices. Ademas, honran a Jehova, el Crea-
dor de todas las familias (Efesios 3:14, 15).
´ ´
14. ¿Como pueden los hijos hacer felices a sus padres y a Jehova?
¿Por qué respetar la autoridad? 43

EL RESPETO EN LA CONGREGACIÓN
15 Jehová ha encargado el gobierno de la congregación
cristiana a su Hijo (Colosenses 1:13). Jesús, a su vez, ha en-
comendado el cuidado de las necesidades espirituales del
pueblo de Dios al “esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45-47).
El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová sirve como
“el esclavo fiel y discreto”. Al igual que en el siglo primero, el
Cuerpo Gobernante transmite a los ancianos de las congre-
gaciones sus instrucciones y consejos. Se los comunica direc-
tamente o valiéndose de representantes, entre ellos los su-
perintendentes viajantes. Por consiguiente, siempre que
respetamos la autoridad de los ancianos cristianos, en reali-
dad estamos obedeciendo a Jehová (1 Tesalonicenses 5:12;
Hebreos 13:17).
16 Los ancianos y siervos ministeriales no son perfectos.

Como todo el mundo, tienen sus faltas. Aun así, los ancianos
son verdaderas “dádivas”, regalos de Jehová para que la con-
gregación se mantenga espiritualmente fuerte (Efesios 4:8).
La Biblia dice que han sido nombrados por espíritu santo
(Hechos 20:28). ¿Por qué dice eso? En primer lugar, porque
antes de que un hermano reciba ese nombramiento, los an-
cianos evalúan si cumple los requisitos que señala la Palabra
de Dios, la cual está inspirada por espíritu santo (1 Timoteo
3:1-7, 12; Tito 1:5-9). En segundo lugar, porque cuando ellos
hacen dicho análisis, le ruegan a Jehová que los guíe con su
espíritu.
17 En la congregación hay diversas tareas de las que, por

lo general, se ocupan los ancianos y siervos ministeriales,


15. a) ¿Cómo demostramos en la congregación que respetamos la
autoridad de Jehová? b) ¿Qué principios nos ayudarán a ser obedien-
tes a quienes dirigen la congregación? (Véase el recuadro de las
págs. 48, 49.)
16. ¿Por qué dice la Biblia que los ancianos son nombrados por es-
píritu santo?
17. ¿Por qué se cubren la cabeza las cristianas cuando realizan cier-
tas labores en la congregación?
´
44 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
como dirigir las reuniones para el servicio del campo. ¿Que
ocurre cuando no hay ninguno disponible para realizarlas?
´
En esos casos se usa a otro varon bautizado. ¿Y si tam-
´
poco hubiera ninguno? Entonces se utilizarıa a una her-
mana capacitada. Ahora bien, siempre que una mujer rea-
´ ´
lice una labor que normalmente harıa un varon bautizado,
debe cubrirse la cabeza (1 Corintios 11:3-10).1 Este requisito
´
no pretende rebajar a la mujer en ningun sentido. En reali-
dad, le brinda la oportunidad de expresar respeto por el or-
´
den que Jehova ha establecido en la familia y en la congre-
´
gacion.
EL RESPETO A LAS AUTORIDADES CIVILES
Los verdaderos cristianos nos esforzamos a concien-
18

cia por seguir los principios expuestos en Romanos 13:1-7.


Si leemos este pasaje, veremos que habla de “las autoridades
´
superiores”, o sea, de los gobiernos. Jehova permite que exis-
tan para que realicen algunas funciones importantes, como
mantener el orden y proporcionar diversos servicios. ¿De
´
que manera respetamos a estas autoridades? Obedeciendo
´
sus disposiciones. Ası, nos aseguramos de pagar los impues-
tos, llenar correctamente los formularios o documentos que
nos exijan y cumplir todas las leyes, sea que tengan que ver
con uno mismo, o con la familia, el negocio o la propiedad.
Ahora bien, si nos mandan desobedecer a Dios, nos nega-
´
mos rotundamente. Como los apostoles, respondemos: “Te-
´
nemos que obedecer a Dios como gobernante mas bien que
´ ´
a los hombres” (Hechos 5:28, 29; vease el recuadro “¿Que
´
autoridad debo obedecer?”, en la pagina 42).
19 Otra forma de respetar a la autoridad civil es tratando

´ ´
1 En el apendice, pags. 209-212, se analizan varias maneras de po-
´
ner en practica este principio.
´ ´
18, 19. a) ¿Como explicarıa los principios de Romanos 13:1-7?
´
b) ¿Como mostramos respeto a las autoridades civiles?
´
¿Por que respetar la autoridad? 45

como es debido a sus representantes, sobre todo cuando les


´ ´
hablamos cara a cara. En cierta ocasion, el apostol Pablo
´
comparecio ante el rey Herodes Agripa y el gobernador Fes-
´ ´
to. Aunque sabıa muy bien que ambos tenıan graves defec-
´
tos, se dirigio a ellos con respeto (Hechos 26:2, 25). Nosotros
debemos imitar su ejemplo, sea que nos hallemos ante un
´
alto cargo o, sencillamente, ante un agente de la policıa. Los
´
jovenes cristianos deben adoptar una actitud semejante con
sus maestros y con cualquier otro funcionario escolar. Desde
´
luego, no respetamos unicamente a quienes simpatizan con
´ ´
nuestras creencias, sino tambien a quienes estan en contra
´
de los testigos de Jehova. En realidad, todo el mundo debe-
´
rıa poder ver —aunque no comparta nuestra fe— que somos
respetuosos (Romanos 12:17, 18; 1 Pedro 3:15).
20 No hay por que´ ser mezquinos a la hora de mostrar res-

peto. En vez de expresarlo solo a unos cuantos, es mejor se-


guir este consejo: “Honren a hombres de toda clase” (1 Pe-
´
dro 2:17). A mucha gente le impresionara ver que la tratamos
´
con autentico respeto, sobre todo porque es una cualidad
´ ´
cada vez menos comun. Al actuar ası, estaremos obedecien-
´
do el mandato de Jesus: “Resplandezca la luz de ustedes de-
lante de los hombres, para que ellos vean sus obras excelen-
´
tes y den gloria al Padre de ustedes que esta en los cielos”
(Mateo 5:16).
21 Como este mundo vive en tinieblas, las personas de
´ ´
buen corazon se sienten atraıdas a la luz espiritual. Por tan-
to, si mostramos respeto en el trato con la familia, con los
´
hermanos de la congregacion y con las autoridades civiles,
es probable que algunos nos observen y se sientan impul-
´ ´
sados a andar con nosotros en la luz divina. Serıa fantasti-
co, ¿verdad? Pero, aunque eso no suceda, hay algo que siem-
pre tendremos: la incomparable recompensa de complacer a
´
Jehova y mantenernos en su amor.
´
20, 21. ¿Que beneficios tendremos si mostramos el debido respeto
a la autoridad?
´
46 “Mantenganse en el amor de Dios”

“ESCUCHA EL CONSEJO
Y ACEPTA LA DISCIPLINA”
´ ´
La “atmosfera”, o ambiente, del mundo esta muy conta-
´ ´
minada con el espıritu de Satanas, es decir, con su actitud
´
rebelde y desafiante. De ahı que la Biblia llame al Diablo el
˜
“gobernante de la autoridad del aire” y que senale, ade-
´ ´ ´
mas, que el es quien difunde “el espıritu que ahora opera
en los hijos de la desobediencia” (Efesios 2:2). Hoy existe
´
muchısima gente que no quiere someterse a nadie. La-
mentablemente, algunos cristianos se han contagiado de
esa actitud. Por eso no hacen caso, e incluso se ofenden,
cuando un anciano los alerta con bondad sobre las diver-
´
siones inmorales o violentas, o les hace otra observacion.
´
Pero es muy necesario seguir la exhortacion de Proverbios
19:20: “Escucha el consejo y acepta la disciplina, a fin de
que te hagas sabio en tu futuro”.
´ ´
¿Que nos ayudara a aplicar estas palabras? Examinar
tres razones que suelen darse para rechazar los consejos o
´
la disciplina y ver que actitud recomienda la Biblia.
´
ˇ “No es un consejo muy acertado.” Quiza pensemos que
´
la recomendacion no encaja con nuestras circunstan-
´
cias o que se ofrecio sin tener en cuenta todos los facto-
res, y enseguida le restemos importancia (Hebreos 12:5).
´
Pero, ya que todos somos imperfectos, ¿pudieramos es-
tar nosotros equivocados, al menos en parte? (Proverbios
´
19:3.) ¿De verdad se nos dio el consejo sin ninguna razon
´ ´
valida? Es muy probable que no. Entonces, concentre-
monos en el punto donde debamos mejorar y sigamos
´ ´
esta invitacion de la Palabra de Dios: “[Aferrate a] la dis-
´
ciplina; no la sueltes. Salvaguardala, pues [...] es tu vida”
(Proverbios 4:13).
´
¿Por que respetar la autoridad? 47
´
ˇ “No me gusto el modo en que me lo dijo.” Es cierto que
la Palabra de Dios pide a los consejeros que cumplan con
´
unas exigencias muy altas (Galatas 6:1). Pero, al mismo
tiempo, admite que “todos [hemos] pecado y no [alcan-
zamos] la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Solo quien
´
fuera perfecto serıa capaz de aconsejarnos de manera
perfecta (Santiago 3:2). Sin embargo, ese no es el caso
´
de ninguno de los hombres a quienes Jehova usa para
´
corregirnos. Por eso, lo mas sensato es fijarse en lo que
dicen, y no en la forma como lo dicen. Luego debemos
pedirle a Dios ayuda para aplicar lo que nos sugieran.
´
ˇ “No es el mas indicado para aconsejarme.” Si nos pa-
rece que los defectos del consejero restan validez a
´
sus recomendaciones, sera mejor que repasemos los dos
puntos anteriores. Y si creemos que nadie puede corre-
´
girnos —sea por nuestra edad, experiencia o posicion en
´
la congregacion—, debemos modificar nuestra actitud.
´
En el antiguo Israel, hasta los reyes tenıan que aceptar
´
consejos de profetas, sacerdotes y otros subditos (2 Sa-
´ ´
muel 12:1-13; 2 Cronicas 26:16-20). Hoy, la organizacion
´
de Jehova designa a hombres imperfectos para que nos
orienten, y, si somos maduros, aplicaremos con gusto sus
sugerencias. ¿Tenemos mucha experiencia y grandes res-
´ ´
ponsabilidades? Entonces, razon de mas para dar buen
´
ejemplo siendo razonables y dejandonos guiar con hu-
mildad (1 Timoteo 3:2, 3; Tito 3:2).
´
Es obvio que todos necesitamos que nos guıen. Por eso,
´
debemos estar dispuestos a aceptar y poner en practica su-
gerencias que pueden salvarnos la vida. De hecho, son un
´ ´
amoroso regalo de Jehova que deberıamos agradecer de
´ ´
todo corazon y que nos ayudara a mantenernos en el amor
de Dios (Hebreos 12:6-11).
48 “Manténganse en el amor de Dios”

SEAMOS OBEDIENTES A QUIENES


DIRIGEN LA CONGREGACIÓN
Moisés no podía supervisar por sí solo a los varios mi-
llones de israelitas que viajaban con él por el peligroso de-
sierto. Necesitaba adoptar con urgencia algún sistema de
organización. ¿Qué hizo? “Procedió a escoger a hombres
capaces de entre todo Israel [...] como cabezas sobre el
pueblo, como jefes de millares, jefes de centenas, jefes de
cincuentenas y jefes de decenas.” (Éxodo 18:25.)
Hoy en día, también es necesario que la congregación
cristiana esté bien organizada. De menor a mayor, el orden
es el siguiente: cada grupo para el servicio del campo está
dirigido por un anciano; cada congregación, por un cuer-
po de ancianos; cada grupo de congregaciones, por un su-
perintendente de circuito, y cada país, por un Comité del
País o de Sucursal. Gracias a esta organización, todos los
pastores espirituales pueden atender bien a las ovejas que
Jehová ha puesto a su cuidado, conscientes de que ten-
drán que rendir cuentas ante Jehová y Jesucristo (Hechos
20:28).
Ahora bien, este sistema requiere que todos mostremos
obediencia y sumisión. Nunca querríamos ser como Dió-
trefes, que no tenía ningún respeto por quienes dirigían
la obra (3 Juan 9, 10). Hacemos bien en seguir el conse-
jo de Pablo de ser obedientes y sumisos a los que están al
frente de las congregaciones. ¿Por qué? “Porque ellos es-
tán velando por las almas de ustedes como los que han de
rendir cuenta; para que ellos lo hagan con gozo y no con
suspiros, por cuanto esto les sería gravemente dañoso a us-
tedes.” (Hebreos 13:17.) Algunas personas están dispues-
tas a obedecer, pero únicamente si concuerdan con las
¿Por qué respetar la autoridad? 49

instrucciones que reciben y si logran entender las razo-


nes. No obstante, no olvidemos que los cristianos también
tenemos que ser sumisos, y eso implica obedecer aunque
no deseemos hacerlo. Por consiguiente, sería bueno pre-
guntarnos: “¿Soy obediente y sumiso a quienes tienen au-
toridad sobre mí?”.
La Biblia no indica con lujo de detalles cómo debe efec-
tuarse cada tarea en la congregación. Lo que sí exige es
que todo se efectúe de forma decente y ordenada (1 Co-
rintios 14:40). El Cuerpo Gobernante obedece ese princi-
pio al establecer pautas y procedimientos para que todo
marche bien. Por su parte, los responsables de la congre-
gación dan el ejemplo obedeciendo dichas instrucciones.
Adoptan una actitud razonable y están listos para obede-
cer a quienes supervisan su labor (Santiago 3:17). De esta
forma, todos los grupos, congregaciones, circuitos y países
disfrutan de ser parte de una hermandad que está unida y
bien organizada, como es propio de los siervos del Dios fe-
liz (1 Corintios 14:33; 1 Timoteo 1:11).
Hebreos 13:17 también destaca por qué sería perjudi-
cial que fuéramos desobedientes: porque llevaría a que
los responsables de la congregación trabajaran “con sus-
piros”. Aunque ser pastor espiritual es todo un privilegio,
puede convertirse en una carga si el rebaño es rebelde o
se resiste a colaborar. Pero, como leímos, eso “sería grave-
mente dañoso a ustedes”, es decir, a toda la congregación.
La persona que, por orgullo, se niega a someterse al orden
teocrático sufre además otro tipo de daño: su espirituali-
dad se resiente, lo que la aleja de su Padre celestial (Sal-
mo 138:6). ¡Cuántas razones tenemos para ser obedientes
y sumisos!
´
C APITULO 5

´
Que implica
no ser parte del mundo
“Ustedes no son parte del mundo.” (JUAN 15:19.)
´ ´
LA NOCHE antes de morir, Jesus demostro que se preocupa-
´ ´
ba por el futuro de sus discıpulos. De hecho, oro por ellos
a su Padre: “Te solicito, no que los saques del mundo, sino
que los vigiles a causa del inicuo. Ellos no son parte del
´
mundo, ası como yo no soy parte del mundo” (Juan 17:
´ ´ ´ ´
15, 16). En aquella sentida oracion, Jesus demostro cuanto
´ ´ ´
los querıa y cuanta importancia tenıan las palabras que esa
´
misma noche habıa pronunciado ante algunos de ellos: “Us-
tedes no son parte del mundo” (Juan 15:19). Como vemos,
consideraba esencial que sus seguidores estuvieran siempre
apartados del mundo.
2 ¿A que´ “mundo” se referıa ´ ´
Jesus? Al conjunto de seres
´
humanos alejados de Dios y dominados por Satanas y por el
´ ´ ´
espıritu egoısta y orgulloso que el difunde (Juan 14:30; Efe-
sios 2:2; 1 Juan 5:19). Se comprende, por tanto, que la Bi-
blia diga que “la amistad con [ese] mundo es enemistad con
Dios” (Santiago 4:4). Dado que todos nosotros deseamos
mantenernos en el amor de Dios, hacemos bien en repasar
´
como podemos vivir en el mundo sin ser parte de este. Para
´
ello, veamos cinco cosas que nos permitiran lograrlo: per-
manecer leales al Reino de Dios en manos de Cristo y neu-
´
trales ante las actividades polıticas del hombre, resistir el es-
´
pıritu mundano, arreglarnos con modestia, vivir con un ojo
sencillo y llevar puesta la armadura espiritual.
´ ´ ´ ´ ´
1. ¿Que punto destaco Jesus la ultima noche que paso en la Tierra
como hombre?
´ ´ ´
2. ¿A que “mundo” se referıa Jesus?
´
Que implica no ser parte del mundo 51

PERMANECER LEALES AL REINO Y NEUTRALES


´
3 En vez de involucrarse en las actividades polıticas de su
´ ´ ´
epoca, Jesus se dedico a predicar el Reino de Dios, el futu-
´ ´
ro gobierno celestial en el que ocuparıa la posicion de Rey
(Daniel 7:13, 14; Lucas 4:43; 17:20, 21). Por este motivo, pudo
afirmar ante el gobernador romano Poncio Pilato: “Mi reino
´
no es parte de este mundo” (Juan 18:36). Sus discıpulos fie-
´
les siempre hemos seguido su ejemplo. ¿Como? Siendo lea-
les al Reino y a su rey Jesucristo, y anunciando este gobierno
´ ´
por todo el planeta (Mateo 24:14). Ası, el apostol Pablo es-
´ ´
cribio: “Somos, por lo tanto, embajadores en sustitucion
de Cristo [...]. Como sustitutos [de] Cristo rogamos: ‘Recon-
´
cıliense con Dios’ ” (2 Corintios 5:20).1
4 Los embajadores representan en el extranjero a un sobe-

rano o a un estado. Por ese motivo, asumen una actitud de


´
neutralidad y no intervienen en los asuntos internos del paıs
donde realizan sus funciones. Sin embargo, velan por los in-
tereses del gobierno al que representan. Los cristianos ungi-
´
dos, cuya “ciudadanıa existe en los cielos”, adoptan la mis-
ma postura (Filipenses 3:20). Estos celosos embajadores han
estado predicando el Reino y, como resultado, han ayudado
a reconciliarse con Dios a millones de las “otras ovejas” de
´
Cristo (Juan 10:16; Mateo 25:31-40). Bajo la direccion de los
´
hermanos ungidos de Jesus, los cristianos de las “otras ove-
´
jas” actuan como enviados de Cristo. Ambos grupos forman
´ ˜
1 Desde el Pentecostes del ano 33 de nuestra era, Cristo reina so-
´ ´
bre la congregacion de cristianos ungidos que esta en la Tierra (Colo-
´
senses 1:13). Y en 1914 recibio autoridad como rey sobre “el reino del
´
mundo”. Por consiguiente, los ungidos ahora sirven ademas como
´ ´
embajadores del Reino mesianico (Revelacion 11:15).
´ ´ ´ ´
3. a) ¿Que postura adopto Jesus ante las actividades polıticas de su
´ ´ ´
epoca? b) ¿Por que llama la Biblia embajadores a los discıpulos un-
´
gidos de Jesus? (Incluya la nota.)
´
4. ¿De que maneras han demostrado los cristianos verdaderos su
´ ´
lealtad al Reino de Dios? (Vease el recuadro de la pag. 52.)
´
52 “Mantenganse en el amor de Dios”

LOS PRIMEROS CRISTIANOS ERAN NEUTRALES


Los primeros cristianos se mantuvieron neutrales
´
en la polıtica y se negaron a participar en las guerras.
´
Ası lo reconocen muchos libros de historia. Uno de
ellos dice que “los fundadores del cristianismo se re-
´ ´
sistieron tenazmente a albergar el mas mınimo de-
seo de intervenir de forma directa en el orden po-
´
lıtico de su tiempo” (The Beginnings of Christianity,
George P. Fisher). Otra obra reconoce igualmente
que “se negaban a tomar parte activa en la adminis-
´
tracion civil”, que “era imposible que los cristianos
´
fueran soldados, magistrados o prıncipes sin renun-
´
ciar a un deber mas sagrado” y que su actitud “los
expuso al desprecio y a los reproches de los paganos”
´
(Historia de la decadencia y caıda del Imperio roma-
no, Edward Gibbon).
Con referencia a la postura de los primeros cris-
´
tianos ante el servicio militar tambien encontramos
´
comentarios pertinentes. Por ejemplo, un teolo-
´ ´
go aleman escribio que “los cristianos condenaron
y se resistieron a dicho servicio militar” (Historia de
la Iglesia primitiva, Norbert Brox). Y un ensayo reli-
gioso afirma que tras la muerte de Cristo, y durante
´ ´
un perıodo considerable, sus discıpulos “se negaron
a ir a [la guerra] sin importarles las consecuencias,
¨ ´
sea que fuera la verguenza, la carcel o la muerte.
Se trata de hechos innegables” (An Inquiry Into the
Accordancy of War With the Principles of Christianity,
˜
Jonathan Dymond). Otro escritor senala que co-
´
menzaron a aparecer soldados cristianos unicamen-
´
te cuando “ya se habıa corrompido el cristianismo”.

˜
un solo rebano unido que promueve la causa del Reino me-
´
sianico y mantiene una postura de estricta neutralidad ante
´ ´
las cuestiones polıticas de este mundo (Isaıas 2:2-4).
´
Que implica no ser parte del mundo 53
´
5 Pero, ademas de la lealtad a Cristo, hay otras razones por
las que los cristianos verdaderos permanecemos neutrales.
Para empezar, no somos como los antiguos israelitas, que vi-
´ ´ ´
vıan en un solo paıs, el que Dios les habıa concedido. Nosotros
somos una hermandad esparcida por toda la Tierra (Mateo
´ ´ ´
28:19; 1 Pedro 2:9). Por eso, ¿que ocurrirıa si nos pusieramos a
´ ´ ´
favor de algun bando polıtico? Que se verıa gravemente com-
prometida tanto nuestra unidad cristiana como la libertad y
franqueza con que llevamos el mensaje del Reino a todo tipo
´
de personas (1 Corintios 1:10). Ademas, cuando estallara una
´
guerra, estarıamos peleando contra nuestros hermanos en la
fe, a quienes se nos manda amar (Juan 13:34, 35; 1 Juan 3:
´ ´ ´ ´
10-12). ¡Con razon ordeno Jesus a sus discıpulos deponer las
´
armas e incluso amar a sus enemigos! (Mateo 5:44; 26:52; vea-
´
se el recuadro “¿Me mantengo neutral?”, en la pagina 55.)
6 Ademas,´
los cristianos verdaderos han dedicado su vida
´
a Dios, y no a algun hombre o mujer, o a alguna institu-
´ ´
cion humana o paıs. De hecho, 1 Corintios 6:19, 20 dice que
´
ellos “no se pertenecen a sı mismos, porque fueron compra-
´ ´
dos por precio”. Ası, aunque dan al “Cesar” lo suyo —honor,
´
impuestos y sujecion relativa—, su deber principal es dar “a
Dios las cosas de Dios” (Marcos 12:17; Romanos 13:1-7). En-
´
tre “las cosas de Dios” figuran la adoracion, el amor de todo
´
corazon, la obediencia, la lealtad y hasta la propia vida, si
fuera necesario darla (Lucas 4:8; 10:27; Hechos 5:29; Roma-
nos 14:8).
´
RESISTIR “EL ESPIRITU DEL MUNDO”
7 Otra manera en que nos mantenemos separados del

´ ´
5. ¿Cual es una de las diferencias entre la congregacion cristiana y el
´
antiguo Israel, y que consecuencias tiene este hecho en la vida de los
cristianos?
´ ´ ´
6. ¿Que efecto tiene en nuestra relacion con el Cesar el hecho de que
estemos dedicados a Dios?
´ ´ ´
7, 8. ¿Que es “el espıritu del mundo”, y de que manera opera en la
gente?
´
54 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
mundo es resistiendo su maligno espıritu. Pablo escribio
´ ´
que no hemos recibido “el espıritu del mundo, sino el espı-
ritu que´ proviene de Dios” (1 Corintios 2:12). Y a los cristia-
nos de Efeso les dijo que “en un tiempo anduvieron confor-
me al [...] mundo, conforme al gobernante de la autoridad
´
del aire, el espıritu que ahora opera en los hijos de la desobe-
diencia” (Efesios 2:2, 3).
8 ¿Que´ es el “aire”, o espıritu,´
del mundo? Es la fuerza invi-
´ ´
sible que influye para mal en las personas. ¿Como? Incitan-
dolas a desobedecer a Dios y promoviendo “el deseo de la
carne y el deseo de los ojos” (1 Juan 2:16; 1 Timoteo 6:9, 10).
´ ´
¿Por que tiene este espıritu “autoridad”, o poder, sobre la
humanidad? Porque apela a sus tendencias pecaminosas, es
´ ´
casi imperceptible, actua incesantemente y, como el aire, esta
´
por todas partes. ¿Y de que manera “opera” en la gente? Fa-
voreciendo el desarrollo gradual de cualidades anticristianas,
´ ´
como el egoısmo, el orgullo, la ambicion, la actitud de inde-
´
pendencia moral y la rebeldıa.1 En resumen, logra que, poco
´
a poco, las cualidades del Diablo crezcan en el corazon del
hombre (Juan 8:44; Hechos 13:10; 1 Juan 3:8, 10).
9 ¿Puede el espıritu ´ ´
del mundo echar raıces en nuestra
´
mente y corazon? Ciertamente, pero solo si bajamos la guar-
dia (Proverbios 4:23). Al principio, su influencia suele ser
´
sutil. Por ejemplo, ese maligno espıritu pudiera llegarnos a
´ ˜
traves de companeros que parecen ser buenas personas, pero
´
que en realidad no aman a Jehova (Proverbios 13:20; 1 Co-
´ ´
rintios 15:33). Tambien pudieramos absorberlo mediante
´
publicaciones cuestionables, paginas de Internet con conte-
´ ´
nidos pornograficos o apostatas, diversiones poco edifican-
tes, deportes muy competitivos y, en suma, cualquier perso-
´
na o cosa que transmita las ideas de Satanas y su mundo.
´ ´
1 Vease Razonamiento a partir de las Escrituras, pags. 140-144, edi-
´
tado por los testigos de Jehova.
´ ´
9. ¿De que formas entra el espıritu del mundo en la mente y el co-
´
razon?
´
Que implica no ser parte del mundo 55
´ ´
10¿Como conseguiremos resistir el venenoso espıritu del
mundo y mantenernos en el amor de Dios? Aprovechan-
´
do bien los medios que Jehova ha dispuesto para fortalecer
´
nuestra espiritualidad y pidiendole constantemente que nos
´ ´
de espıritu santo. Aunque el Diablo y su mundo malvado
´
son poderosos, Dios lo es mucho mas (1 Juan 4:4). Por eso,
´ ´
es de importancia capital permanecer cerca de el valiendo-
´
nos de la oracion.
´ ´
10. ¿Como conseguiremos resistir el espıritu del mundo?

¿ME MANTENGO NEUTRAL?


Principio: “Mi reino no es parte de este mundo”
(Juan 18:36).
Preguntas para meditar
´ ´
ˇ ¿Como explicarıa yo que el
saludo a la bandera
´ es un tipo
´
de idolatrıa? (Exodo 20:4, 5;
1 Juan 5:21.)1
ˇ Cuando me toque explicar
´
por que no participo en de-
terminadas ceremonias na-
´
cionales, ¿como demostra-
´
re que respeto a quienes
no comparten mis creen-
cias? (1 Pedro 3:15.)
´
ˇ ¿Cuales son las razones
por las que yo no respal-
´ ´
do a ningun partido polıti-
´
co ni realizo ningun tipo
de servicio militar? (Juan
13:34; 1 Juan 3:10-12.)
´ ´
1 Consulte el apendice, pags. 212-215.
´
56 “Mantenganse en el amor de Dios”

ARREGLARSE CON MODESTIA


´
11El espıritu que mueve a una persona se manifiesta exte-
riormente de diversas maneras. Una de ellas es la forma de
arreglarse, que abarca la higiene y la indumentaria. Lamen-
´
tablemente, en muchos paıses se han degradado las normas
´ ´
de vestir. Tanto es ası, que un comentarista de television lle-
´
go a afirmar que, al ritmo que vamos, las prostitutas no van
´ ´
a saber que ropa ponerse para llamar la atencion. La pren-
sa ha comentado que esta tendencia, que se ha resumido
¨
con las palabras “poca ropa y menos verguenza”, se obser-
˜ ´
va hasta en ninas que aun no han llegado a la adolescencia.
´ ˜
Tambien son muy populares los estilos rebeldes y desalina-
dos que no demuestran ni dignidad ni amor propio.
12 Dado que servimos a Jehova, ´ ´
es logico que deseemos
proyectar una buena imagen yendo bien vestidos, con ropa
´
limpia, de buen gusto y adecuada para cada ocasion. En to-
das las situaciones, hemos de presentar un aspecto que re-
fleje “modestia y buen juicio”, cualidades que, junto con las
“buenas obras”, tienen que distinguir a todos los hombres y
mujeres “que profesan reverenciar a Dios”. Lo que buscamos
no es que se fijen en nosotros, sino “[mantenernos] en el
amor de Dios” (1 Timoteo 2:9, 10; Judas 21). De hecho, nues-
´
tro adorno mas apreciado debe ser “la persona secreta del
´
corazon [...], que es de gran valor a los ojos de Dios” (1 Pedro
3:3, 4).
13 Tambien ´
hay que recordar que nuestra manera de vestir
´
y arreglarnos determinara en parte el concepto que se for-
´ ´
mara la gente sobre la religion verdadera. La palabra “mo-
´
destia” traduce un termino griego que, empleado en sen-
tido moral, expresa la idea de reverencia y respeto por
los sentimientos y opiniones ajenos. Por lo tanto, hacemos
´
bien en anteponer la conciencia de los demas a los dere-
chos que creamos tener. Para nosotros, lo principal es
´ ´
11. ¿Como influye el espıritu del mundo en las normas de vestir?
´
12, 13. ¿Que principios debemos aplicar en nuestro arreglo personal?
´
honrar a Jehova y su pue-
blo y recomendarnos como
ministros de Dios. En efecto,
queremos hacer “todas las
cosas para la gloria de Dios”
(1 Corintios 4:9; 10:31; 2 Co-
rintios 6:3, 4; 7:1).
14 Cuando participamos

en el ministerio o asistimos
a las reuniones cristianas, es
´ ´
aun mas necesario que va-
yamos limpios y bien arre-
´
glados. Por eso, deberıamos
preguntarnos: “¿Llamo la
´
atencion por mi apariencia
o mi falta de higiene? ¿Se
¨ ´
averguenzan los demas de
´ ´ ´ ´
mı? ¿A que le doy mas im- ¿Honra mi aspecto a Jehova?
portancia: al derecho a arre-
glarme como yo quiera, o a reunir los requisitos para reci-
´ ´
bir algun privilegio de servicio en la congregacion?” (Salmo
68:6; Filipenses 4:5; 1 Pedro 5:6).
15 Jehova´ no ha dejado en la Biblia una lista de reglas so-
´
bre la ropa, el aseo y los demas aspectos del arreglo personal.
´
¿Por que? Porque no tiene intenciones de coartar nuestra li-
´
bertad de elegir y pensar por nosotros mismos. Mas bien,
quiere que seamos cristianos maduros que sacan buenas
´ ´
conclusiones basandose en los principios bıblicos, cristia-
nos que “mediante el uso tienen sus facultades perceptivas
entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo inco-
rrecto” (Hebreos 5:14). Sobre todo, desea que nos guiemos
´ ´
14. ¿Que preguntas deberıamos hacernos sobre nuestra apariencia e
higiene?
´ ´
15. ¿Por que no ha dejado Jehova en la Biblia una lista de reglas so-
´
bre la ropa, el aseo y los demas aspectos del arreglo personal?
´
por el amor a Dios y al projimo (Marcos 12:30, 31). Dentro
´
de estos lımites, hay una amplia variedad de estilos de ropa
´
y formas de arreglarse. No hay mas que ir a una asamblea de
´ ´
los testigos de Jehova en cualquier paıs para ver la diversidad
´
de colores y la alegrıa que reinan entre los asistentes.
MANTENER EL OJO “SENCILLO”
´ ˜
16 El espıritu del mundo es muy enganoso. Mueve a mi-
llones de personas a buscar la felicidad en el dinero y los
´
bienes materiales. Sin embargo, Jesus dijo que “hasta cuan-
do uno tiene en abundancia, su vida no resulta de las co-
´
sas que posee” (Lucas 12:15). Jesus no fue extremista ni re-
´
comendo llevar una vida austera de constantes privaciones.
´ ˜ ´ ´
Pero sı enseno que solo conseguiran la verdadera felicidad y
´ ´
16. ¿En que sentido es el espıritu del mundo contrario a las ense-
˜ ´ ´ ´
nanzas de Jesus, y que preguntas deberıamos hacernos?
´
Que implica no ser parte del mundo 59
´
la salvacion “los que tienen conciencia de su necesidad es-
piritual” y mantienen el ojo “sencillo”, es decir, los que go-
´
zan de una vision espiritual clara, centrada y pura (Mateo
´
5:3; 6:22, 23). Por eso, preguntemonos: “¿De verdad creo lo
´ ˜ ´ ´ ´
que Jesus enseno, o estara influyendo en mı ‘el padre de la
´
mentira’?” (Juan 8:44). “¿Que dan a entender mis palabras,
mis metas, mis prioridades y mi forma de vivir?” (Lucas 6:
45; 21:34-36; 2 Juan 6.)
17 Jesus ´ ´
dijo que “la sabidurıa queda probada” por las
“obras”, o resultados, que produce (Mateo 11:19). Pues bien,
´
¿que beneficios reciben las personas que mantienen el ojo
sencillo? Para empezar, encuentran en el servicio del Reino
´
una verdadera fuente de alivio (Mateo 11:29, 30). Ademas,
se ahorran muchas inquietudes, angustias y dolores (1 Ti-
´
moteo 6:9, 10). Disponen de mas tiempo para la familia y
los hermanos en la fe, ya que se contentan con satisfacer
las necesidades esenciales. A menudo hasta duermen me-
´ ´
jor (Eclesiastes 5:12). Viven mas felices, pues comparten con
´
el projimo su tiempo y recursos (Hechos 20:35). Asimismo,
“[abundan] en la esperanza” y disfrutan en su interior de
´
paz y satisfaccion (Romanos 15:13; Mateo 6:31, 32). Cierta-
mente, estas bendiciones no tienen precio.
LLEVAR PUESTA “LA ARMADURA COMPLETA”
´
18 Si nos mantenemos en el amor de Dios, tambien estare-
´
mos protegidos espiritualmente contra Satanas, quien desea
que perdamos la felicidad y la vida eterna (1 Pedro 5:8). Pa-
˜ ´
blo senalo que tenemos “una lucha”, pero “no contra [cria-
turas de] sangre y carne, sino contra los gobiernos, contra las
autoridades, contra los gobernantes mundiales de esta oscu-
ridad, contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares
celestiales” (Efesios 6:12). La palabra griega que se traduce
17. Mencione algunos beneficios de vivir con un ojo sencillo.
´
18. ¿Que indica la Biblia sobre nuestros enemigos, sus ataques y el
tipo de lucha que libramos?
´
60 “Mantenganse en el amor de Dios”

“lucha” evoca la idea del combate cuerpo a cuerpo y no del


´
que se realiza a distancia, quizas en la seguridad de un refu-
´ ´
gio subterraneo. Refiriendose a los enemigos que tenemos
en el mundo espiritual, Pablo menciona “gobiernos”, “au-
´
toridades” y “gobernantes mundiales”. ¿Que indica este he-
´
cho? Que los ataques de los demonios estan bien organi-
zados y planeados.
19 Aunque somos personas con muchas debilidades y li-
´
mitaciones, podemos salir victoriosos. ¿Como? Aceptando
“la armadura completa que proviene de Dios” (Efesios 6:13).
´
Esta armadura se describe en Efesios 6:14-18: “Esten firmes,
˜
por lo tanto, teniendo los lomos cenidos con la verdad, y te-
niendo puesta la coraza de la justicia, y teniendo calzados
los pies con el equipo de las buenas nuevas de la paz. Sobre
´
todo, tomen el escudo grande de la fe, con el cual podran
apagar todos los proyectiles encendidos del inicuo. Tam-
´ ´
bien, acepten el yelmo de la [esperanza de la] salvacion, y
´
la espada del espıritu, es decir, la palabra de Dios, mientras
´
que, con toda forma de oracion y ruego, se ocupan en orar
´ ´
en toda ocasion en espıritu”.
20 La armadura espiritual nunca puede fallarnos, pues pro-
´
viene de Dios. Eso sı, hay que utilizarla de continuo. ¿Por
´
que? Porque a diferencia de los soldados literales, que a ve-
ces disfrutan de largos descansos entre una guerra y otra,
los cristianos luchamos a vida o muerte en un combate
´
sin tregua. Esta contienda terminara cuando Dios destruya
´
el mundo de Satanas y encierre en el abismo a todos los es-
´ ´ ´
pıritus malignos (Revelacion 12:17; 20:1-3). Ası que si aho-
´
ra usted esta batallando con sus propias debilidades y ma-
los deseos, no se rinda. Todos tenemos que aporrear nuestro
´ ´
cuerpo, por ası decirlo, para ser fieles a Jehova (1 Corintios
´ ´
9:27). Lo preocupante serıa que no estuvieramos luchando.
19. Describa la armadura espiritual del cristiano.
´
20. ¿En que sentido somos diferentes de los soldados de este mundo?
´
Que implica no ser parte del mundo 61

21 Sin duda, nunca triunfaremos por nuestras propias fuer-


´
zas. De ahı que Pablo nos recuerde la necesidad de orar
´ ´ ´
a Jehova “en toda ocasion en espıritu”. Al mismo tiempo,
´
debemos escuchar la voz de Dios. ¿Como lo hacemos? Es-
tudiando su Palabra y aprovechando todas las oportunida-
˜
des que tenemos de reunirnos con otros companeros de lu-
´
cha. Como vemos, no estamos solos (Filemon 2; Hebreos 10:
24, 25). Si somos fieles en estos campos, no solo lograremos
´ ´
la victoria final, sino que sabremos defender dıa a dıa nues-
tras creencias cuando se vean bajo ataque.
LISTOS PARA DEFENDER NUESTRA FE
´ ´
22 Jesus reconocio: “Porque ustedes no son parte del mun-
do, [...] el mundo los odia” (Juan 15:19). En vista de ello,
los cristianos tenemos que estar siempre preparados para de-
fender nuestra fe de forma respetuosa y apacible (1 Pedro
´
3:15). Por eso, preguntemonos: “¿Entiendo las razones por
´
las que los testigos de Jehova adoptamos a veces posturas
que no son populares?”. “Cada vez que tengo que adoptar di-
chas posturas, ¿estoy seguro de que la Biblia y el esclavo fiel
´
tienen la razon?” (Mateo 24:45; Juan 17:17.) “Y al tener que
´
pronunciarme a favor de Jehova, ¿demuestro que no solo es-
´
toy listo para ser diferente sino que ademas me siento orgu-
lloso de serlo?” (Salmos 34:2; Mateo 10:32, 33.)
23 Sin embargo, el Diablo tambien ´ ´ ´
recurre a tacticas mas
´
sutiles para poner a prueba nuestra resolucion de permane-
cer separados del mundo. Por ejemplo, como ya hemos indi-
´
cado, trata de atraernos valiendose de las diversiones degra-
´ ´
dantes. ¿Que nos ayudara a seleccionar entretenimiento que
sea sano, nos revitalice y nos deje la conciencia tranquila?
´ ´
Veremos ese asunto en el proximo capıtulo.
´ ´
21. ¿Cual es la unica manera de triunfar en la guerra espiritual?
´
22, 23. a) ¿Por que tenemos que estar siempre listos para defender
´ ´ ´
nuestra fe, y que preguntas deberıamos hacernos? b) ¿Que veremos
´ ´
en el proximo capıtulo?
´
C APITULO 6

´
Como elegir
diversiones sanas
“Hagan todas las cosas para la gloria de Dios.”
(1 CORINTIOS 10:31.)
´ ´
IMAGINESE: esta a punto de darle un mordisco a una ape-
titosa fruta, y de repente descubre que tiene una parte
´ ´ ´
en mal estado. ¿Que hara? Tiene tres opciones: comersela
´
toda tal y como esta, tirarla entera a la basura o quitarle la
˜ ´ ´ ´
parte danada y consumir el resto. ¿Cual sera su decision?
2 Pues bien, con las diversiones que nos brinda el mun-

do nos ocurre lo mismo que con esta fruta. Cuando nos


ponemos a examinarlas, nos encontramos con que mu-
´ ´
chas estan podridas en sentido moral. ¿Que haremos?
Bueno, algunos se las “tragan” todas, sin mirar si son
buenas o malas. Otros, por el contrario, las rechazan por
´
completo para no exponerse a nada perjudicial. Por ulti-
mo, hay quienes se aseguran de evitar siempre las que son
´
poco sanas, pero disfrutan de vez en cuando de las mas
´ ´
positivas. Ahora bien, ¿que decision tomaremos nosotros a
fin de mantenernos en el amor de Dios?
´
3 La mayorıa de nosotros encaja en el tercer grupo: com-
prendemos que necesitamos distraernos, pero solo con ac-
tividades que no nos perjudiquen moralmente. Claro, para
´ ´
eso hay que saber distinguir cuales son sanas y cuales no.
´
Pero antes de analizar como seleccionar bien las diversio-
´
nes, veamos que efecto pueden tener en nuestro servicio a
´
Jehova.
´ ´
1, 2. ¿Que decision debemos tomar en el asunto de las diversiones?
´ ´
3. ¿Que veremos a continuacion?
Cómo elegir diversiones sanas 63

“HAGAN TODAS LAS COSAS


PARA LA GLORIA DE DIOS”
4 No hace muchos años, un Testigo que se bautizó

en 1946 dijo: “Tengo por costumbre no perderme nun-


ca un discurso de bautismo y escuchar siempre con
atención, como si fuera yo el que se va a bautizar”.
Luego explicó por qué lo hacía: “Recordar que estoy dedi-
cado a Jehová me ha ayudado mucho a permanecer fiel”.
Nosotros opinamos igual que este
hermano: para seguir fieles es muy
útil recordar la promesa que le hici-
mos a Jehová. ¿Qué le prometimos
cuando nos dedicamos? Emplear la
vida entera para servirle (Eclesias-
tés 5:4). Ciertamente, esta prome-
sa debe determinar nuestra actitud
hacia el ministerio cristiano. Pero
también tiene que influir en los de-
más aspectos de nuestra vida, lo
que incluye nuestra forma de diver-
tirnos. Así lo dio a entender el após-
tol Pablo cuando escribió a los cris-
tianos de su época: “Sea que estén
comiendo, o bebiendo, o haciendo
cualquier otra cosa, hagan todas las
cosas para la gloria de Dios” (1 Co-
rintios 10:31).
5 Como vemos, todo lo que hace-

mos en la vida guarda relación con


nuestro servicio a Jehová. Pablo
4. ¿Cómo debería influir la dedicación a
Dios en nuestra forma de divertirnos?
5. En vista de la prohibición de Levítico
22:18-20, ¿qué seria advertencia encierra
Romanos 12:1?
´
64 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
recalco este hecho al dirigir a los cristianos de Roma estas
impactantes palabras: “Presenten sus cuerpos como sacri-
ficio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su
´ ´
facultad de raciocinio” (Romanos 12:1). ¿A que se referıa
´
Pablo al hablar del cuerpo? Se referıa a todo nuestro ser,
´
lo que incluye la mente, el corazon y las fuerzas (Marcos
´
12:30). ¿Y como entregamos nuestros cuerpos como sacri-
ficio? Sirviendo a Dios con toda nuestra alma, con todo lo
que somos. El uso de la palabra “sacrificio” encierra ade-
´ ´
mas una seria advertencia para todos nosotros. ¿Por que?
´ ´
Porque la Ley de Moises prohibıa sacrificar animales con
´
defectos; Dios no los aceptaba (Levıtico 22:18-20). Del
mismo modo, si un cristiano presenta un sacrificio espiri-
´ ´
tual inadecuado, Jehova tampoco lo aceptara. Ahora bien,
´ ´ ´
¿que cosas podrıan llevar a que el rechace el sacrificio que
le ofrecemos?
6 Pablo exhorto´ a los cristianos de Roma: “No [...] sigan

presentando [al pecado] sus miembros” (es decir, “ningu-


´
na parte de su cuerpo”, segun lo vierte La Palabra de Dios
para Todos). De igual modo, les dijo que hicieran “morir
´
las practicas del cuerpo” (Romanos 6:12-14; 8:13). Poco an-
´
tes, ya habıa hablado de algunas partes del cuerpo y de
´ ´ ´
como se empleaban para malas practicas. Refiriendose a
´ ´
las personas pecadoras, habıa dicho: “Su boca esta llena de
´
maldicion”. “Sus pies son veloces para derramar sangre.”
“No hay temor de Dios delante de sus ojos.” (Romanos 3:
´ ´
13-18.) ¿Que sucederıa si un cristiano empleara cualquier
parte del cuerpo para cometer pecados como esos? Esta-
´
rıa contaminando su cuerpo entero. Por citar un caso, si
´
viera premeditadamente imagenes sucias, sea de porno-
´ ´
grafıa o de violencia brutal, estarıa “presentando sus [ojos]
al pecado” y, por tanto, contaminando todo su cuer-
´ ´ ´
6, 7. ¿Como podrıa el cristiano contaminar todo su cuerpo, y que
´
precio terminarıa pagando?
´
Como elegir diversiones sanas 65
´
po. Ya no podrıa ofrecerlo como sacrificio acepto a Dios,
´
pues no le estarıa rindiendo un servicio santo o puro (Deu-
teronomio 15:21; 1 Pedro 1:14-16; 2 Pedro 3:11). Por cul-
´
pa de las malas diversiones, pagarıa un precio demasiado
alto.
´
7 Queda claro que la seleccion de entretenimiento pue-
de tener serias consecuencias. Ciertamente, queremos que
lo que elijamos no eche a perder el sacrificio que rendimos
´ ˜
a Dios, sino mas bien que le anada valor. Veamos ahora
´
como distinguir si una actividad es sana o no.
“ABORREZCAN LO QUE ES INICUO”
8 Para el cristiano, existen dos clases de diversiones:
aquellas que debe evitar a toda costa, y aquellas en las que
puede participar si se lo permite la conciencia. Comence-
´
mos con la primera categorıa: las actividades inaceptables
para el siervo de Dios.
´
9 Como ya vimos en el primer capıtulo de este libro, al-
´
gunas formas de entretenimiento fomentan ideas y prac-
ticas que la Biblia condena rotundamente. Notemos tan
´ ´
solo lo que hacen muchos programas de television, pagi-
´
nas de Internet, pelıculas y canciones. Destacan, o inclu-
´
so promueven, la corrupcion moral, la violencia brutal,
´ ´
el demonismo y la pornografıa. ¿Que debemos hacer los
´
cristianos verdaderos ante cualquier diversion que aplauda
´
conductas contrarias a las leyes y principios bıblicos? Re-
chazarla de plano (Hechos 15:28, 29; 1 Corintios 6:9, 10;
´ ´
Revelacion 21:8). De este modo, le probaremos a Jehova
que tomamos muy en serio estos dos mandatos: “Aborrez-
´
can lo que es inicuo” y “Apartate de lo que es malo”. Ade-
´ ´ ´
mas, al actuar ası demostraremos “fe sin hipocresıa” (Ro-
manos 12:9; Salmo 34:14; 1 Timoteo 1:5).
´ ´
8, 9. a) ¿Que dos clases de diversiones existen? b) ¿Que diversiones
´
rechazamos, y por que?
´
66 “Mantenganse en el amor de Dios”

10 Hay quienes opinan que no tiene nada de malo con-


´ ´
templar escenas que representan explıcitamente practicas
condenadas en la Biblia. Tal vez afirmen: “Una cosa es ver-
lo en la pantalla, y otra muy distinta hacerlo”. Pero quie-
´ ˜ ´
nes razonan ası se enganan a sı mismos y corren un gran
´ ´
peligro (Jeremıas 17:9). Si disfrutaramos viendo lo que
´ ´
Jehova condena, ¿de verdad podrıamos decir que “[aborre-
´
cemos] lo que es inicuo”? Ademas, al exponernos vez tras
vez a la maldad se nos embota la conciencia, lo que puede
llevarnos a pecar o a restarle gravedad a la mala conducta
ajena (Salmo 119:70; 1 Timoteo 4:1, 2).
11 Y eso es precisamente lo que les ha ocurrido a algu-

nos cristianos. Llevados por la mala costumbre de ver actos


´
inmorales, han terminado cometiendolos ellos mismos.
´
Ası, han aprendido por las malas que lo “que el hombre
´ ´ ´ ´
este sembrando, esto tambien segara” (Galatas 6:7). Pero
´
nosotros no tenemos por que caer en la misma trampa
que ellos. Si nos esforzamos por sembrar en nuestra men-
´
te ideas edificantes, cosecharemos buenos frutos (vease el
´ ´
recuadro “¿Que clase de diversiones deberıa elegir?”, en la
´
pagina 67).
DECISIONES PERSONALES ´
BASADAS EN PRINCIPIOS BIBLICOS
12 Hablemos ahora de la segunda clase de diversiones:

aquellas que ni se condenan ni se aprueban de forma es-


´
pecıfica en la Palabra de Dios. En estos casos, cada uno es
´
responsable de determinar si le van a afectar o no (Galatas
´
6:5). Pero no dependemos unicamente de nuestro crite-
´
rio. Contamos con una ayuda para hacer esta evaluacion.
´ ´
10. ¿Que afirman algunos, y por que es peligroso ese razonamiento?
´ ´
11. ¿Como pueden aplicarse al entretenimiento las palabras de Ga-
latas 6:7?
´ ´ ´
12. ¿Como puede aplicarse Galatas 6:5 a la seleccion de diversiones,
´
y donde encontramos ayuda para tomar nuestras propias decisiones?
´
Como elegir diversiones sanas 67

´
¿QUE CLASE DE
´ DIVERSIONES
DEBERIA ELEGIR?
Principio: “Aborrezcan lo que es inicuo;
´
adhieranse a lo que es bueno” (Romanos 12:9).
´
¿Le gustarıa a Dios que...
˛ ... escuchara canciones que despiertan
pensamientos impuros? (1 Corintios 6:9, 10.)
˛ ... hablara y me comportara tan mal como algu-
´
nos personajes de las pelıculas? (Lucas 6:40.)
˛ ... asumiera el papel de personajes violentos
o inmorales en un videojuego?
(Salmo 11:5, 7.)
˜
˛ ... ensenara sus normas
sobre el entretenimiento
pero no las aplicara? (Ro-
manos 2:21.)
´
68 “Mantenganse en el amor de Dios”

En efecto, disponemos de los principios —o verdades fun-


damentales— expuestos en la Biblia. Estos principios nos
´
muestran lo que piensa Jehova. Por eso, si los examinamos
´
con cuidado, lograremos percibir “la voluntad de Jehova”
en todos los campos de la vida, incluido el esparcimiento
(Efesios 5:17).
13 Como es natural, no todos los cristianos han desarro-

´ ´ ´
13. ¿Que nos impulsara a evitar cualquier diversion que desagrade a
´
Jehova?

´
Al elegir las diversiones, los principios bıblicos
nos protegen espiritualmente
´
Como elegir diversiones sanas 69

llado al mismo nivel su discernimiento moral, es decir,


´
su capacidad de evaluar las cosas (Filipenses 1:9). Ademas,
cada cual tiene sus preferencias a la hora de divertirse.
Por consiguiente, no podemos esperar que todos decidan
igual. Pero, diferencias aparte, es esencial que todos medi-
temos constantemente en los principios divinos y permi-
´
tamos que moldeen nuestra mente y corazon. De esta for-
´
ma, estaremos cada vez mas decididos a evitar cualquier
´
tipo de entretenimiento que desagrade a Jehova (Salmo
119:11, 129; 1 Pedro 2:16).
14 Ciertamente, es bueno hacer un examen del tipo de
´
diversiones que elegimos, pues revelara nuestra verdadera
´ ´ ´
opinion sobre lo que esta bien y lo que esta mal. Sin em-
bargo, hay que analizar otro factor: el tiempo que dedica-
´ ´
mos a esas actividades. ¿Por que? Porque ası sabremos si
les estamos dando demasiada importancia. No olvidemos
´ ´
que las cosas mas importantes para el cristiano deberıan
ser los intereses del Reino, es decir, los asuntos espiritua-
´ ´
les (Mateo 6:33). ¿Que nos ayudara a ponerlos siempre en
´
primer lugar? Seguir el consejo del apostol Pablo: “Vigi-
len cuidadosamente que su manera de andar no sea como
´
imprudentes, sino como sabios, comprandose todo el
´
tiempo oportuno que queda” (Efesios 5:15, 16). Ası pues, si
elaboramos un horario que limite nuestros ratos de ocio,
´
dispondremos del tiempo necesario para “las cosas mas
importantes”, las actividades que contribuyen a nuestro
bienestar espiritual (Filipenses 1:10).
´
15 Al elegir diversiones tambien es buena idea dejar un
´
margen de seguridad. ¿A que nos referimos? Volvamos al
´
ejemplo de la fruta que mencionamos en el parrafo
´
14. a) ¿Que otro factor debemos analizar al examinar nuestras diver-
´ ´
siones? b) ¿Que nos ayudara a poner siempre en primer lugar los
intereses del Reino?
´
15. ¿Por que es buena idea dejar un margen de seguridad al elegir di-
versiones?
´
70 “Mantenganse en el amor de Dios”

primero. Para estar seguros de no morder nada podrido,


˜
no solo le quitamos el pedazo danado, sino un poco de la
parte sana que lo rodea. En el caso del entretenimiento, los
cristianos evitamos lo que viola claramente los principios
´ ´
bıblicos; pero ademas es sabio que rechacemos cualquier
´ ´
cosa que nos plantee dudas o nos de la impresion de con-
tener elementos poco saludables para nuestra espirituali-
´
dad (Proverbios 4:25-27). Algo que nos ayudara a dejar ese
margen de seguridad es seguir estrictamente los consejos
´
bıblicos.
“CUANTAS COSAS [...] SEAN CASTAS”
A la hora de seleccionar actividades recreativas, lo pri-
16

mero que tomamos en cuenta los cristianos verdaderos es


el criterio de Dios. Para ello, acudimos a la Biblia, que reve-
´
la el punto de vista y las normas de Jehova. Podemos leer,
´
por ejemplo, la lista del rey Salomon sobre las cosas que
´
Jehova odia, entre ellas “una lengua falsa”, “manos que
´
derraman sangre inocente”, “un corazon que fabrica pro-
yectos perjudiciales” y “pies que se apresuran a correr a la
maldad” (Proverbios 6:16-19). Pues bien, una vez que co-
´
nocemos lo que piensa Dios, ¿que actitud debemos adop-
´
tar? El salmista da la respuesta: “Oh amadores de Jehova,
odien lo que es malo” (Salmo 97:10). Por lo tanto, nuestra
´
seleccion de diversiones tiene que dejar claro que detesta-
´ ´
16. a) ¿Como dejamos claro que compartimos el criterio de Jehova?
´ ´ ´
b) ¿Cual debe ser nuestra forma de actuar dıa a dıa?

´
Al seleccionar el entretenimiento, preguntemonos:
´ ´ ´
ˇ ¿Que influencia tendra en mi relacion con Dios?
´ ´ ´
ˇ ¿Que efecto tendra en mı mismo?
´ ´ ´
ˇ ¿Como afectara a los demas?
´
Como elegir diversiones sanas 71
´ ´
mos todo lo que Jehova odia (Galatas 5:19-21). Y esto debe
´ ´
ser ası tanto en publico como en privado, que es cuando
´ ´
mas claramente se demuestra como somos (Salmo 11:4;
´
16:8). ¿Deseamos de todo corazon vivir de acuerdo con el
´ ´
criterio de Jehova? Si ası es, tendremos siempre presen-
´
tes los principios bıblicos en todas nuestras decisiones. Esa
´ ´ ´
sera nuestra forma de actuar dıa a dıa (2 Corintios 3:18).
´ ´
17 ¿Que mas podemos hacer para determinar si una acti-
´ ´
vidad recreativa le agradara a Jehova? Plantearnos esta pre-
´ ´ ´ ´
gunta: “¿Que influencia tendra en mı y en mi relacion con
´ ´
Dios?”. Por ejemplo, antes de ver una pelıcula deberıamos
´ ´
pensar: “¿Que efecto tendra en mi conciencia?”. Veamos
varios principios aplicables a casos como este.
18 Uno de los principios mas ´
importantes se halla en Fi-
lipenses 4:8: “Cuantas cosas sean verdaderas, cuantas sean
´
de seria consideracion, cuantas sean justas, cuantas sean
castas, cuantas sean amables, cuantas sean de buena repu-
´
tacion, cualquier virtud que haya y cualquier cosa que
´
haya digna de alabanza, continuen considerando estas co-
sas”. Es cierto que cuando Pablo hizo estos comentarios
no estaba tratando el tema del esparcimiento, sino la ne-
cesidad de meditar sobre cosas que agraden a Dios (Salmo
19:14). Sin embargo, estas palabras pueden aplicarse por
´ ´
extension al campo del entretenimiento. ¿Como?
19 Pues bien, pensemos en las diversiones que elegimos
´
—sean pelıculas, videojuegos, canciones u otras— y pre-
´
guntemonos: “¿Me llenan la mente de cosas que ‘sean cas-
´
tas’, es decir, puras?”. Por ejemplo, despues de ver una
´ ´ ´ ´
pelıcula, analicemos que imagenes nos dejo grabadas en la
´ ´
17. ¿Que deberıamos preguntarnos al examinar una actividad recrea-
tiva?
´
18, 19. a) ¿Como nos ayuda el principio de Filipenses 4:8 a elegir di-
´ ´
versiones sanas? b) ¿Que otros principios nos pueden ayudar? (Vease
la nota.)
´
72 “Mantenganse en el amor de Dios”

mente. Si son agradables, limpias y reconfortantes, es ob-


´ ´
vio que elegimos una opcion sana. Pero no podrıamos de-
cir lo mismo si nos asaltaran pensamientos impuros (Ma-
´
teo 12:33; Marcos 7:20-23). ¿De que maneras nos perjudica
pensar en cosas indecentes? Nos roba la paz, embota nues-
tra conciencia cristiana y hasta puede echar a perder nues-
´
tra relacion con Dios (Efesios 5:5; 1 Timoteo 1:5, 19).
˜
En vista del dano que causan las malas diversiones, hay
que estar decididos a evitarlas (Romanos 12:2).1 Queremos
´ ´
ser como el salmista que le pidio a Jehova: “Haz que mis
´
ojos pasen adelante para que no vean lo que es inutil” (Sal-
mo 119:37).
´
PENSEMOS EN LOS DEMAS
20 Pablo senal˜ ´ ´
o otro principio bıblico que debemos te-
ner muy en cuenta al tomar decisiones personales: “Todas
´
las cosas son lıcitas; pero no todas las cosas edifican. Que
cada uno siga buscando, no su propia ventaja, sino la de
´ ´
la otra persona” (1 Corintios 10:23, 24). ¿Que nos ayudara
a aplicar este principio cuando tratamos de encontrar acti-
vidades recreativas sanas? Hacernos la siguiente pregunta:
´ ´ ´
“¿Como influira en los demas lo que yo elija?”.
21 Puede que nuestra conciencia considere “lıcitas”, ´
o
permisibles, ciertas diversiones. Sin embargo, si observa-
´
mos que otros cristianos con conciencia mas delicada
no opinan igual, tal vez decidamos buscar otras opcio-
´
nes. ¿Por que? Porque no queremos ponerles una piedra
´
de tropiezo en su servicio a Dios. Eso serıa pecar “contra
´
[nuestros] hermanos” e incluso, como indico Pablo, pe-
car “contra Cristo”. Debemos tomar a pecho esta adverten-
´ ´
1 Hallara mas principios aplicables al entretenimiento en Prover-
bios 3:31; 13:20; Efesios 5:3, 4 y Colosenses 3:5, 8, 20.
´ ´
20, 21. ¿Como puede aplicarse 1 Corintios 10:23, 24 a la seleccion
del entretenimiento?
´
Como elegir diversiones sanas 73

cia: “Eviten hacerse causas de tropiezo” (1 Corintios 8:12;


10:32). Los verdaderos cristianos optamos por prescindir
´ ´
de diversiones que, aunque quizas sean “lıcitas”, no “edifi-
can” a nuestros hermanos. De este modo seguimos los
acertados y amorosos consejos de Pablo (Romanos 14:1;
15:1).
22 Ahora bien, tambien ´
hay que anteponer el bienes-
´
tar del projimo en el caso contrario, es decir, si somos
´
nosotros los que tenemos la conciencia delicada. Si ası
˜ ´
es, no debemos empenarnos en que los demas cristia-
´
nos compartan nuestra opinion sobre el entretenimiento.
Eso es tan poco razonable como pretender que todos los
´
vehıculos vayan por la carretera a la misma velocidad que
nosotros queremos llevar. Por eso, si otros hermanos eli-
gen el entretenimiento con un criterio algo diferente al
´
nuestro, pero que no esta en conflicto con los principios
´ ´
bıblicos, ¿que haremos? Por amor, respetaremos su liber-
´ ´
tad. Ası, “todos los hombres [podran ver] lo razonables que
´
[somos]” (Filipenses 4:5; Eclesiastes 7:16).
23 En resumen, ¿que´ debemos hacer para elegir bien las

diversiones? Primero averiguaremos si presentan de forma


´ ´
explıcita practicas depravadas que se condenan directa-
´
mente en la Biblia; de ser ası, las rechazaremos. Y cuando
nos enfrentemos a situaciones que no se tratan en la Pala-
´
bra de Dios, analizaremos los principios bıblicos aplicables
´
a cada caso. Ademas, evitaremos todo lo que pueda afec-
tarnos la conciencia y estaremos dispuestos a ceder para
no herir la sensibilidad de otras personas, y en particular,
la de nuestros hermanos. Si nos esforzamos por elegir di-
versiones sanas, glorificaremos a Dios y nos mantendre-
mos en su amor, tanto a nivel personal como familiar.
´ ´ ´
22. ¿Por que debemos respetar la opinion de los demas en asuntos
personales?
´
23. ¿Que debemos hacer para elegir bien las diversiones?
´
C APITULO 7

¿Damos a la vida
el mismo valor que le da Dios?
´
“Contigo esta la fuente de la vida.” (SALMO 36:9.)

NUESTRO Padre celestial nos ha hecho un maravilloso rega-


lo: la vida como seres inteligentes, capaces de imitar sus cua-
´
lidades (Genesis 1:27). Gracias a este don, podemos reflexio-
´
nar sobre los principios bıblicos y aplicarlos. Si aprendemos
´
a actuar ası, creceremos espiritualmente. Seremos personas
´
maduras que aman a Jehova y tienen las “facultades percep-
tivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo
incorrecto” (Hebreos 5:14).
2 Hoy es muy importante saber aplicar los principios bı- ´
blicos. El mundo es tan complejo que ninguna ley consi-
gue abarcar todas las situaciones que se presentan. Tomemos
´
como ejemplo la medicina y, mas concretamente, el uso de
´
productos y tecnicas donde entra en juego la sangre. Este es
un asunto que nos interesa mucho a quienes deseamos obe-
´ ´
decer a Jehova. ¿Como podemos tomar en este campo deci-
siones que nos dejen con la conciencia tranquila y nos per-
mitan mantenernos en el amor de Dios? Entendiendo bien
´
los principios bıblicos pertinentes (Proverbios 2:6-11). Vea-
mos algunos.
LA VIDA Y LA SANGRE SON SAGRADAS
´ ´
3 Jehova considera que existe una estrecha relacion entre
la vida y la sangre, y que ambas son sagradas. La primera vez
´ ´ ´
que revelo este hecho fue poco despues de que Caın mata-
´ ´
1, 2. ¿Que don divino es hoy muy importante, y por que?
´ ´
3, 4. ¿Cuando mencionan las Escrituras por primera vez el caracter
´
sagrado de la sangre, y en que principios se basa?
¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 75

ra a Abel. Dios le dijo al asesino: “¡Escucha! La sangre de tu


´ ´ ´
hermano esta clamando a mı desde el suelo” (Genesis 4:10).
´
A los ojos de Jehova, la sangre de Abel representaba su vida,
brutalmente segada. Era como si esa sangre estuviera pidien-
do a gritos que Dios la vengara (Hebreos 12:24).
4 Despues ´ ´
del Diluvio, Dios incluyo entre los alimentos
´
que podrıan consumirse la carne de los animales, pero con
una salvedad: “Solo carne con su alma —su sangre— no de-
´
ben comer. Y, ademas de eso, [la] sangre de sus [propias] al-
´ ´ ´
mas la reclamare” (Genesis 9:4, 5). Hasta el dıa de hoy, los se-
´
res humanos, como descendientes de Noe, tenemos el deber
´
de cumplir este decreto, que reafirma lo que ya habıa dado a
´
entender Dios al hablar con Caın. Primero, indica el princi-
pio de que, en el caso de todas las criaturas del mundo, su
´
alma —su vida— esta representada por la sangre. Y luego se-
˜ ´ ´
nala que Jehova, el Origen de la vida, pedira cuentas a quie-
nes no respeten la vida y la sangre (Salmo 36:9).
5 Estas dos verdades fundamentales tambien ´
quedaron
´ ´ ´
plasmadas en la Ley de Moises. En Levıtico 17:10, 11, Jehova
dice: “En cuanto a cualquier hombre [...] que coma cualquier
´
clase de sangre, ciertamente fijare mi rostro contra [esa per-
´ ´
sona], y verdaderamente la cortare [o eliminare] de entre su
´
pueblo. Porque el alma de la carne esta en la sangre, y yo mis-
mo la he puesto sobre el altar para ustedes para hacer expia-
´
cion por sus almas, porque la sangre es lo que hace expia-
´ ´
cion en virtud del alma en ella” (vease el recuadro “La sangre
´ ´
expıa los pecados”, en la pagina 76.)1
6 A menos que se fuera a utilizar en el altar, la san-
´ ´ ´
gre tenıa que derramarse sobre el suelo. Ası se devolvıa
´
1 La revista Investigacion y Ciencia hace este comentario sobre la
´
frase “el alma de la carne esta en la sangre”: “Dejando de lado su sig-
´ ´
nificado metaforico, la aseveracion resulta literalmente cierta: todos
´ ´
los tipos de celulas sanguıneas son necesarios para la vida”.
´ ´ ´
5, 6. ¿Como indico la Ley de Moises que la sangre es sagrada y su-
´ ´ ´
mamente valiosa? (Vease tambien el recuadro de la pag. 78.)
´
76 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
LA SANGRE EXPIA LOS PECADOS
´
Cuando un israelita desobedecıa un mandato di-
vino, no quedaba irremediablemente condenado.
En vista de que, como muestra la Biblia, la sangre y
´
la vida son equivalentes, podıa degollar un animal y
´
ofrecerlo en el altar (Levıtico 4:27-31). Si estaba arre-
pentido, su culpa quedaba expiada, o borrada, con ese
sacrificio, aunque solo de forma provisional.
´ ´ ´
El termino bıblico traducido “expiacion” transmi-
´ ´
te la idea de “sustitucion”, ası como la de “cubierta”
(por ejemplo, la tapa que encaja muy bien en un reci-
piente). Claro, en el caso de los pecados de una perso-
´ ´
na, no habıa ningun animal que pudiera sacrificarse
´
para “cubrirlos”, o expiarlos, a la perfeccion. Pero los
sacrificios de animales eran como una sombra, o mo-
´
delo, de la expiacion perfecta de los pecados que ten-
´
drıa lugar en el futuro (Hebreos 10:1, 4).
´ ´
Esa expiacion se logro “mediante el ofrecimiento
del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre” (He-
breos 10:10). La vida humana perfecta de Cristo, re-
presentada por su “sangre preciosa, [que era] como la
´
de un cordero sin tacha e inmaculado”, correspondıa
´ ´
con toda exactitud a la vida que habıa perdido Adan
´
(1 Pedro 1:19). Ası, demostrando un amor y una sabi-
´
durıa extraordinarios, se cumplieron las exigencias de
´
la justicia y se hizo posible nuestra “liberacion eterna”
´
(Hebreos 9:11, 12; Juan 3:16; Revelacion 7:14).

´ ˜
simbolicamente la vida a su Dueno original (Deuteronomio
12:16; Ezequiel 18:4). Hay que destacar, sin embargo, que los
´
israelitas no tenıan que tomar medidas extremas para elimi-
´
nar hasta la ultima gota de sangre del animal. Con tal de
´
que lo degollaran y desangraran bien, podıan comerlo con la
´
conciencia tranquila, pues habıan demostrado el debido res-
peto al Dador de vida.
¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 77
´
7 Alguien que comprendio muy bien los principios que
´ ´
habıa detras de la ley divina sobre la sangre fue David, “va-
´ ´
ron agradable [a Dios]” (Hechos 13:22). En una ocasion co-
´ ´
mento que estaba muerto de sed. Al oırlo, tres de sus hom-
bres se abrieron paso por la fuerza en el campamento
enemigo, sacaron agua de una cisterna y se la llevaron a Da-
´ ´ ´ ´ ´
vid. ¿Como reacciono el? Exclamo: “¿Bebere yo la sangre de
los hombres que fueron a riesgo de sus almas?”. A los ojos de
´
David, esa agua equivalıa a la sangre, o la vida, de aquellos
´ ´
guerreros. Por eso, aunque tenıa mucha sed, “se la derramo
´
a Jehova” (2 Samuel 23:15-17).
´
8 Siglos despues, ´ ´
se reunio la junta que dirigıa la congre-
´ ´
gacion cristiana: el Cuerpo Gobernante. Habıan pasado ya
˜ ´ ´
unos dos mil cuatrocientos anos desde que Noe recibio el
mandato de la sangre, y unos mil quinientos desde que se ce-
´ ´ ´ ´
lebro el pacto de la Ley. En aquella reunion, Jehova inspiro al
´
Cuerpo Gobernante para que escribiera: “Al espıritu santo y
˜
a nosotros mismos nos ha parecido bien no anadirles nin-
guna otra carga, salvo estas cosas necesarias: que sigan abste-
´ ´
niendose de cosas sacrificadas a ıdolos, y de sangre, y de co-
´
sas estranguladas, y de fornicacion” (Hechos 15:28, 29).
9 Es obvio que el Cuerpo Gobernante del siglo I entendıa ´
que la sangre es sagrada y que su uso indebido es un pecado
´ ´
tan grave como la idolatrıa o la fornicacion. Hoy seguimos
fieles a esa postura. Cuando afrontamos asuntos relaciona-
´
dos con el uso de la sangre, examinamos los principios bıbli-
´
cos para tomar una decision que agrade a Dios.
LA SANGRE EN LA MEDICINA
´
10 Por respeto al mandato “sigan absteniendose [...] de
´ ´
7. ¿Como mostro David respeto por la santidad de la sangre?
´
8, 9. ¿Cambio el criterio de Dios sobre la vida y la sangre cuando se
´ ´
fundo la congregacion cristiana? Explique.
´
10, 11. a) ¿Aceptamos los testigos de Jehova las transfusiones de san-
´
gre o de cualquiera de sus componentes principales? b) ¿Que asuntos
´ ´
relacionados con la sangre estan abiertos a la opinion personal?
´
78 “Mantenganse en el amor de Dios”

RESPETEMOS LA VIDA DE LOS ANIMALES


´
Jehova nos permite matar animales para alimen-
tarnos, vestirnos o protegernos. Sin embargo, tene-
mos que ejercitar ese derecho con equilibrio y bon-
´
dad (Genesis 3:21; 9:3). No queremos parecernos al
cruel Nemrod, que, por lo visto, cazaba por pura di-
´ ´ ´
version (Genesis 10:9). Mas bien, debemos imitar a
´
Jehova, quien se preocupa por el bienestar de todas
˜
las criaturas, incluidos los pequenos gorriones (Jo-
´
nas 4:11; Mateo 10:29).
´
Ese interes de Dios
´ se refleja en las disposiciones
de la Ley mosaica (Exodo 23:4, 5, 12; Deuteronomio
22:10; 25:4). Y en conformidad con esa Ley, Prover-
˜ ´
bios 12:10 senala: “El justo esta cuidando del alma
´
de su animal domestico, pero las misericordias de
los inicuos son crueles”. Dentro de poco, tanto las
personas crueles como su manera de actuar queda-
´
ran para siempre en el pasado.

´
sangre”, los testigos de Jehova nos negamos a donar san-
gre, recibir transfusiones o almacenar la propia sangre para
´
reinyectarla mas tarde. Y tampoco aceptamos ninguno de
´ ´
sus cuatro componentes principales: globulos rojos, globu-
los blancos, plaquetas y plasma.
11 Hoy es comun ´
subdividir dichos componentes en frac-
´
ciones que reciben diversos usos. ¿Deberıamos considerarlas
´
“sangre”? ¿Podemos aceptarlas? Esta es una decision perso-
nal. Lo mismo ocurre con procedimientos como la hemo-
´ ´ ´
dialisis, la hemodilucion y la recuperacion de sangre, siem-
´
pre que se use unicamente sangre propia que no haya sido
´ ´
almacenada (consulte el apendice, paginas 215 a 218).
´
12 ¿Le concede Jehova poca importancia a estas decisio-

´
12. Ante un asunto de conciencia, ¿que actitud debemos asumir y
´ ´ ´
que pasos nos permitiran llegar a una decision?
¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 79

nes personales? No, ya que le interesa mucho qué pensamos


y por qué decidimos una cosa u otra (Proverbios 17:3; 24:12).
Entonces, ¿qué deberíamos hacer antes de aceptar o rechazar
un producto o procedimiento médico? Primero, orar a Dios
e investigar el asunto, y luego seguir los dictados de nues-
tra conciencia cristiana (Romanos 14:2, 22, 23). No pode-
mos dejar que nadie nos imponga su conciencia, ni tampoco
andar preguntando: “¿Y qué haría usted?”. En estas cuestio-
nes, “cada uno llevará su propia [...] responsabilidad” (Gála-
tas 6:5; Romanos 14:12; véase el recuadro “¿Considero sagra-
da la sangre?”, en la página 81).1
LAS LEYES DE JEHOVÁ REVELAN SU AMOR
13 Las leyes y principios bíblicos revelan que Jehová es un
Legislador sabio y un Padre afectuoso que vela por el bie-
nestar de sus hijos (Salmo 19:7-11). Aunque el mandato de
que los cristianos “se abstengan [...] de la sangre” no es un
precepto médico, nos protege de complicaciones ligadas a las
transfusiones (Hechos 15:20). De hecho, muchos especialis-
tas califican la cirugía sin sangre como norma de oro de la
medicina moderna. Los cristianos verdaderos vemos en ello
una confirmación más de que Jehová es un Padre amoroso e
infinitamente sabio (Isaías 55:9; Juan 14:21, 23).
14 Dios siempre se ha preocupado por el bienestar de su

pueblo. Así lo demuestran muchas de las leyes que dio a los


israelitas. Por ejemplo, les ordenó construir pretiles, o baran-
dillas, en todas las azoteas. Dado que eran espacios muy uti-
lizados, esta disposición evitaba muchos accidentes (Deute-
ronomio 22:8; 1 Samuel 9:25, 26; Nehemías 8:16; Hechos
1 Vaase la revista ¡Despertad! de agosto de 2006, págs. 3-12, edita-
da por los testigos de Jehová.

13. ¿Qué revelan acerca de Jehová las leyes y principios de la Biblia?


Dé un ejemplo.
14, 15. a) ¿Qué leyes demostraron el amor de Dios por su pueblo?
b) ¿Cómo podemos aplicar los principios que encierran esas normas
de seguridad?
´
80 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
10:9). Tambi ´ en les mando tener bien guardados los toros pe-
ligrosos (Exodo 21:28, 29). Quien pasaba por alto estas nor-
´ ´
mas cometıa una grave negligencia y se exponıa a incurrir en
culpa por derramamiento de sangre.
15 ¿Como´
aplicamos los principios que encierran estas
normas? Estando muy pendientes de la seguridad en campos
´
como el mantenimiento del vehıculo, la forma de condu-
cir, el estado del hogar, las condiciones del lugar de trabajo,
´ ´
las precauciones con los animales domesticos y la seleccion
´
de diversiones. De hecho, en algunos paıses, la principal
´
causa de muerte entre los jovenes son los accidentes, debi-
dos casi siempre a conducta temeraria. Por eso, el joven que
desea mantenerse en el amor de Dios y aprecia la vida no la
arriesga solo por divertirse. No se cree invulnerable. Y como
´
no corre riesgos innecesarios, disfruta mas de la vida (Ecle-
´
siastes 11:9, 10).
16 Dios considera valiosısima ´
la vida humana, incluso la de
´ ´ ´ ˜ ´ ´
los bebes en gestacion. En la Ley de Moises, senalo que de-
´ ´
bıa hacerse cuando alguien herıa a una embarazada. Si ella
˜ ´ ´
o el nino morıan, el agresor serıa culpable ´ de homicidio y
´
lo pagarıa con su vida, “alma por alma” (Exodo 21:22, 23).1
´
En vista de este hecho, comprendemos como tiene que sen-
´ ˜
tirse Jehova al ver que cada ano se practican millones de
abortos, muchas veces en aras de la conveniencia personal o
´
la liberacion sexual.
17 Pero, ¿y si alguien aborto´ antes de aprender las verda-

˜ ´
1 Destacados biblistas senalan que, en vista de la construccion he-
´
brea utilizada, “resulta poco acertado aplicar estas palabras unica-
˜ ´
mente al dano hecho a la mujer”. Hay que subrayar, tambien, que la
´
Biblia no indica que el juicio de Jehova fuera a cambiar dependien-
´
do de la edad del embrion o del feto.
´ ´ ´ ´
16. ¿Que principio bıblico es aplicable al aborto? (Vease tambien la
nota.)
´
17. ¿Como podemos tranquilizar a quien haya abortado antes de
aprender las normas divinas?
¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 81

¿CONSIDERO SAGRADA LA SANGRE?


Principio: “Que se abstengan [...] de la sangre”
(Hechos 15:20).
Preguntas para meditar
´ ´
ˇ ¿Como explicarıa yo la diferencia entre los compo-
nentes principales y las fracciones de la sangre?1
´
ˇ ¿Por que tengo que decidir yo mismo si voy a
´
aceptar o rechazar fracciones sanguıneas o procedi-
´
mientos medicos que impliquen el uso de mi propia
´
sangre? (Romanos 12:2; Galatas 6:5.)
´ ´ ´ ´
ˇ ¿Como le explicarıa al medico por que acepto
´
o por que rechazo el empleo
´
de fracciones sanguıneas?
(Proverbios 13:16.)
´ ´
1 Para mas informacion, con-
´ ´
sulte el apendice, pags. 215, 216.

´ ´
des bıblicas? ¿Debe pensar que Dios no tendra misericordia?
´ ´
De ningun modo. Todo el que se arrepiente de corazon pue-
´ ´
de estar seguro de recibir el perdon de Jehova en virtud de
´
la sangre derramada de Jesus (Salmo 103:8-14; Efesios 1:7).
´
82 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
El propio Cristo dijo que “no [habıa] venido a llamar a justos,
sino a pecadores” para que se arrepintieran (Lucas 5:32).
ERRADIQUEMOS LAS MALAS INTENCIONES
´ ˜
Pero Jehova no se conforma con que no hagamos dano
18
´ ´
al projimo. Quiere que extirpemos del corazon un sen-
timiento por el que se han derramado mares de sangre: el
´
odio. Mediante el apostol Juan nos advierte: “Todo el que
odia a su hermano es homicida” (1 Juan 3:15). Claro, no se
´
trata solo de tenerle antipatıa a una persona, sino de desear
´
verla muerta. Tal aversion pudiera llevar a calumniarla o acu-
´
sarla falsamente de actos dignos del castigo divino (Levıtico
19:16; Deuteronomio 19:18-21; Mateo 5:22). Sin duda, es vi-
´
tal que nos esforcemos por erradicar del corazon las malas in-
tenciones que tengamos (Santiago 1:14, 15; 4:1-3).
19 Si damos a la vida el mismo valor que le da Dios, y

si deseamos mantenernos en su amor, evitaremos la agre-


´
sividad en todas sus formas. El Salmo 11:5 dice que Jehova
“odia a cualquiera que ama la violencia”. Pero esta afirma-
´ ´
cion no solo nos muestra los sentimientos de Dios; tambien
nos permite extraer un principio para guiar nuestra vida: si
´
amamos a Dios, evitaremos cualquier diversion que fomen-
te el gusto por la violencia. De igual modo, cuando leemos
´
en Filipenses 4:8, 9 que Jehova es “el Dios de la paz”, apren-
´
demos que debemos llenar la mente y el corazon con pen-
samientos que sean amables, virtuosos, dignos de alabanza y
que promuevan la paz.
INSTITUCIONES CON LAS MANOS
MANCHADAS DE SANGRE
´
20 A los ojos de Dios, el mundo de Satanas tiene las ma-
´
18. ¿Como muestra la Biblia la causa de muchos actos sangrientos?
´
19. ¿Que lecciones extrae de textos como Salmo 11:5 y Filipenses
´ ´
4:8, 9 la persona que guıa su vida por los principios bıblicos?
´
20-22. ¿Que postura adoptan los cristianos ante el mundo, y por
´
que?
´ ´ ´ ´
¿Como le explicarıa a un medico mi decision
´
sobre el uso de fracciones sanguıneas?

nos manchadas de sangre inocente. Sus gobiernos, represen-


tados en las Escrituras como bestias feroces, han matado a
millones y millones de personas, entre ellas muchos siervos
´ ´
de Jehova (Daniel 8:3, 4, 20-22; Revelacion 13:1, 2, 7, 8). Mu-
´
chos imperios mercantiles e instituciones cientıficas han co-
´ ´
laborado con las potencias polıticas para crear las armas mas
espantosas que puedan imaginarse, sacando ganancias astro-
´
nomicas. No hay duda: “el mundo entero yace en el poder
del inicuo” (1 Juan 5:19).
´
21 Sin embargo, los seguidores de Jesus pueden vivir libres
de culpa de derramamiento de sangre, tanto a nivel indi-
´
vidual como colectivo. ¿Por que? Porque “no son parte del
mundo” y, por eso, mantienen estricta neutralidad en las
´
cuestiones polıticas y las guerras (Juan 15:19; 17:16).1 Ade-
´
mas, cuando los persiguen, imitan a Cristo y no reaccionan
violentamente, sino que tratan con amor a sus enemigos, lle-
gando a orar por ellos (Mateo 5:44; Romanos 12:17-21).
´ ´
1 Vease el cap. 5, “Que implica no ser parte del mundo”.
84 “Manténganse en el amor de Dios”

Sobre todo, los cristianos verdaderos no tienen ninguna


22

relación con “Babilonia la Grande” —el imperio mundial de


la religión falsa—, la organización con mayor culpa de derra-
mamiento de sangre. Las Escrituras dicen que “en ella se ha-
lló la sangre de profetas y de santos y de todos los que han
sido degollados en la tierra”. Y por eso Dios nos advierte:
“Sálganse de ella, pueblo mío” (Revelación 17:6; 18:2, 4, 24).
23 Quien obedece el mandato de abandonar Babilonia la

Grande no solo pide que borren su nombre de una lista de


miembros. Hace mucho más. Detesta las prácticas malvadas
que la religión falsa excusa o incluso promueve, como la
inmoralidad, la intromisión en la política y la acumu-
lación codiciosa de riquezas (Salmo 97:10; Revelación 18:7,
9, 11-17). ¡Cuánta sangre se ha vertido a consecuencia de la
conducta que promueve Babilonia!
24 Antes de abrazar la religión verdadera, todos apoyába-

mos, de una manera u otra, al mundo dominado por Sata-


nás. Por ello compartíamos, en cierta medida, su culpa. Sin
embargo, tomamos un nuevo camino, pusimos fe en el sa-
crificio de Cristo y dedicamos la vida a Dios. De este modo
nos beneficiamos de su misericordia y protección espiritual
(Hechos 3:19). Esta protección nos recuerda a las ciudades de
refugio (Números 35:11-15; Deuteronomio 21:1-9).
25 ¿Para qué servían dichas ciudades? Para dar asilo al israe-

lita que mataba accidentalmente a alguien y huía para salvar


la vida. Cuando llegaba a una de estas ciudades, era juzgado
por las autoridades y tenía que vivir allí hasta la muerte del
sumo sacerdote, momento en que podía mudarse a donde
quisiera. Ese sistema dejó claro que Dios es sumamente mise-
ricordioso y concede gran valor a la vida humana. El sistema
que Jehová tiene hoy para protegernos es similar a aquellas
23. ¿Qué está incluido en salirse de Babilonia la Grande?
24, 25. a) ¿Qué toma Jehová como base para mostrar misericordia
a quienes se arrepienten de su culpa de derramamiento de sangre?
b) ¿Qué sistema existía en Israel?
¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? 85

ciudades de refugio. ¿En qué consiste? Tomando como base


el sacrificio de Cristo, Jehová nos protege de la muerte que
merecemos por desobedecer involuntariamente los manda-
tos divinos sobre la santidad de la vida y la sangre. ¿Y cómo
demostramos que agradecemos este sistema? Una forma es
invitar a otras personas para que se beneficien de él. Esto es
más urgente que nunca, pues está muy cerca la “gran tribu-
lación” (Mateo 24:21; 2 Corintios 6:1, 2).
AL PREDICAR EL REINO DEMOSTRAMOS
APRECIO POR LA VIDA
26 Hoy, el pueblo de Dios está en una situación muy seme-

jante a la de Ezequiel, antiguo profeta al que Jehová colocó


como centinela espiritual de la casa de Israel. Él recibió la si-
guiente misión: “Tienes que oír la palabra [que te diga] y dar-
les advertencia de parte de mí”. Si Ezequiel demostraba negli-
gencia al cumplir sus deberes, sería responsable de la sangre
que se vertiera al ajustar Dios las cuentas a Jerusalén (Eze-
quiel 33:7-9). Pero, como sabemos, el profeta llevó a cabo su
misión y no tuvo ninguna culpa por la pérdida de vidas.
27 Pronto, el mundo de Satanás llegará a su fin. Por eso, los

testigos de Jehová aceptamos como un honor y un deber la


labor de proclamar “el día de la venganza” de Dios y anun-
ciar el Reino (Isaías 61:2; Mateo 24:14). ¿Participamos con
entusiasmo en esta obra vital? Así lo hizo Pablo, y por eso
pudo decir: “Estoy limpio de la sangre de todo hombre, por-
que no me he retraído de decirles todo el consejo de Dios”
(Hechos 20:26, 27). Sin duda, un ejemplo a imitar.
28 Por supuesto, para mantenerse en el amor de nuestro Pa-

dre no basta con dar a la vida y la sangre el mismo valor que


él les da. Como veremos en el próximo capítulo, es preciso
que permanezcamos santos, o puros, a sus ojos.
26-28. ¿En qué sentido nos encontramos en una situación muy se-
mejante a la del profeta Ezequiel, y cómo podemos mantenernos en
el amor de Dios?
C APÍTULO 8

Dios ama a las personas limpias


“Con el que se mantiene limpio te mostrarás limpio.”
(SALMO 18:26.)

ANTES de que el niño salga de casa, la madre comprueba que


se ha bañado y que lleva ropa limpia y presentable. ¿Por qué?
Por un lado, porque comprende que la higiene contribuye a
que crezca sano y, por otro, porque sabe que la gente juzga a
los padres por la apariencia de los hijos.
2 Nuestro Padre celestial también desea que sus siervos sea-

mos personas limpias. De hecho, nos promete en la Biblia


que se mostrará limpio “con el que se mantiene limpio” (Sal-
mo 18:26).1 ¿Por qué insiste Jehová en este punto? En primer
1 En el idioma original, las palabras para “puro” y “limpio” a ve-
ces se refieren a la limpieza física pero más a menudo, a la limpieza
moral o espiritual.

1-3. a) ¿Por qué comprueban las madres que sus hijos estén limpios
y presentables? b) ¿Por qué quiere Jehová que sus siervos seamos per-
sonas limpias, y qué motivos tenemos para serlo?
Dios ama a las personas limpias 87

lugar, porque nos ama y sabe que es para beneficio nuestro.


Y en segundo lugar, porque la imagen que damos sus Tes-
´ ´
tigos lleva a que la gente se forme una impresion de el. Sin
duda, nosotros no queremos deshonrar a Dios ni a su santo
nombre. Queremos glorificarlos. Y por eso debemos mante-
ner impecables tanto nuestro aspecto como nuestra conduc-
ta (Ezequiel 36:22; 1 Pedro 2:12).
3 ¿Que´ motivos tenemos para conservar la limpieza? Para

empezar, sabemos que Dios ama a las personas limpias. Ade-


´ ´
mas, nosotros amamos a Jehova y queremos honrarlo con
´
nuestra entera forma de vivir. Por ultimo, deseamos mante-
nernos por siempre en su amor. Examinemos, por lo tanto,
´ ´
algunos aspectos sobre la limpieza: por que es necesaria, que
´ ´
implica y como podemos conservarla. Esto nos permitira ver
´
si debemos mejorar en algun campo.
´
POR QUE ES NECESARIA LA LIMPIEZA
4 Jehova´ nos ensena ˜
de diversas maneras. Una de ellas es
´
dandonos el ejemplo a seguir. De hecho, la propia Biblia nos
invita a ser “imitadores de Dios” (Efesios 5:1). En vista de
´ ´ ´
lo anterior, ¿cual es la razon mas importante para librarnos
de toda suciedad? Que adoramos a un Dios completamente
´
puro, santo e inmaculado (Levıtico 11:44, 45).
´
5 La pureza de Jehova, como tantos aspectos de su for-
´
ma de ser y actuar, se ve claramente al examinar la creacion
(Romanos 1:20). Tomemos como ejemplo nuestro hogar, la
´
Tierra. Jehova la ha dotado de los medios necesarios para
´ ´
que se mantenga libre de contaminacion. Ası, puso en mar-
´
cha los ciclos ecologicos que purifican el aire y el agua. Ade-
´ ´
mas, creo “brigadas de limpieza” formadas por voraces mi-
croorganismos que transforman los desechos en sustancias
´
inofensivas. Cumplen su mision con tal eficiencia, que has-
´
ta los cientıficos las utilizan para remediar las mareas negras
´ ´ ´
4, 5. a) ¿Cual es la razon mas importante para librarnos de toda su-
´ ´ ´
ciedad? b) ¿Como demuestra la creacion que Jehova ama la limpieza?
´
88 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
y otros desastres ocasionados por la codicia y el egoısmo
del hombre. Es obvio que al “Hacedor de la tierra” le intere-
´ ´ ´
sa muchısimo la limpieza (Jeremıas 10:12). ¿No deberıa ser
igual en nuestro caso? Sin duda.
6 ¿Que´ otra razon ´
tenemos para permanecer limpios?
´
Que Jehova, nuestro Soberano, siempre ha exigido limpie-
za de sus siervos. Por ejemplo, la Ley que dio a Israel esta-
´ ´
blecıa una relacion muy estrecha entre la pureza y la adora-
´ ´ ´ ˜
cion. Ası, requerıa que el sumo sacerdote se banara dos veces
´ ´ ´
antes de realizar sus funciones en el Dıa de Expiacion (Levı-
˜
tico 16:4, 23, 24). Igualmente, senalaba que todos los sacer-
´
dotes tenıan que lavarse las manos´ y los pies siempre que fue-
´ ´
ran a ofrecer sacrificios a Jehova (Exodo 30:17-21; 2 Cronicas
´
4:6). Tambien mencionaba unas setenta situaciones que de-
´
jaban al israelita en un estado de inmundicia, o impureza, fı-
´
sica y ceremonial. Este estado le impedıa —en algunos casos
bajo pena de muerte— participar en cualquiera de las face-
´ ´
tas del culto (Levıtico 15:31). Ademas, la Ley estipulaba que
toda persona que se hubiera vuelto impura se sometiera a un
´ ´ ˜
rito de purificacion que incluıa banarse y lavar su ropa; en
´
caso contrario, serıa “cortada [o eliminada] de en medio de
´ ´
la congregacion” (Numeros 19:17-20).
7 Aunque la Ley de Moises ´ ´
ya no esta vigente, nos permite
´
comprender el punto de vista de Dios. En este codigo, es evi-
´ ´
dente que Jehova presenta la limpieza como condicion indis-
´ ´
pensable para adorarle. Y el no ha cambiado (Malaquıas 3:6).
´ ´
Hoy, como ayer, acepta unicamente la “adoracion que es lim-
´
pia e incontaminada” (Santiago 1:27). Ası pues, haremos bien
´
en examinar que significa esta exigencia en la actualidad.
´
QUE SIGNIFICA ESTAR LIMPIO A LOS OJOS DE DIOS
8 La Biblia no limita la limpieza al plano fısico. ´ ´
Mas bien,
´ ´
6, 7. ¿De que maneras dejo claro la Ley mosaica que los siervos de
´ ´
Jehova debıan permanecer limpios?
´ ´
8. ¿Que tipos de pureza espera Jehova de nosotros?
Dios ama a las personas limpias 89
˜
senala que para estar limpios a los ojos de Dios debemos
mantenernos incontaminados en todos los campos de la
´
vida. En efecto, Jehova espera que demostremos cuatro tipos
´ ´ ´
de pureza: espiritual, moral, mental y fısica. Veamos que esta
implicado en cada caso.
9 Pureza espiritual. Implica no mezclar la religion ´
verdade-
ra con la falsa. Recordemos a los israelitas que estaban cauti-
´
vos en Babilonia. Cuando fueran a partir para Jerusalen, ten-
´ ´
drıan que obedecer el siguiente mandato divino: “Salganse
´ ´
de allı, no toquen nada inmundo; [...] mantenganse limpios”
´
(Isaıas 52:11). Ellos iban a regresar a su tierra principalmen-
´ ´
te para restaurar la adoracion de Jehova. Por lo tanto, el cul-
´
to que rindieran tendrıa que estar completamente limpio de
´ ˜
todo lo que ofendiera a Dios, lo que incluıa las ensenanzas,
´ ´ ´
practicas y costumbres de la religion babilonica.
10 Hoy, los cristianos verdaderos tambien ´
debemos tener
´
mucho cuidado de no contaminarnos con la religion fal-
´
sa (1 Corintios 10:21). Su influencia esta tan extendida que,
´
si nos descuidamos, podrıa afectarnos. Ciertamente, no son
´
pocos los paıses donde las doctrinas paganas —como, por
´
ejemplo, la inmortalidad del alma— impregnan un buen nu-
mero de tradiciones, ceremonias y otras actividades cotidia-
´
nas (Eclesiastes 9:5, 6, 10). Sin embargo, los cristianos verda-
deros no queremos participar en ninguna costumbre ligada
´
a la religion falsa.1 Por eso, no podemos permitir que la pre-
´ ´
sion de la gente nos lleve a rebajar las normas bıblicas para la
´
adoracion pura (Hechos 5:29).
11 Pureza moral. Este tipo de pureza, que exige, entre otras

cosas, evitar toda forma de inmoralidad sexual, es vital para


mantenerse en el amor de Dios (Efesios 5:5). Como veremos
1 En el cap. 13 de este libro se analizan varias celebraciones y cos-
tumbres que los cristianos verdaderos consideramos inaceptables.
´ ´
9, 10. ¿Que implica la pureza espiritual, y en que no participamos
los cristianos verdaderos?
´ ´
11. ¿Que exige la pureza moral, y por que es tan importante?
´
90 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
en el siguiente capıtulo, es sumamente necesario que los
´
cristianos “huyan de la fornicacion”. De hecho, quienes co-
´ ´
meten ese pecado y no se arrepienten “[jamas] heredaran el
´
reino de Dios” (1 Corintios 6:9, 10, 18). Jehova los considera
“repugnantes en su suciedad” y, a menos que se limpien de
´ ´
su impureza, les dara como “porcion [...] la muerte segunda”
´
(Revelacion 21:8).
12 Pureza mental. Dado que los pensamientos conducen
´
a acciones, si dejamos que las ideas sucias echen raıces en
´
nuestra mente y corazon, tarde o temprano cometeremos al-
´
gun acto impuro (Mateo 5:28; 15:18-20). Pero si llenamos la
cabeza de ideas positivas y limpias, querremos comportarnos
´
de forma intachable (Filipenses 4:8). Ahora bien, ¿que nos
´
ayudara a conservar pura la mente? Primero, rechazar cual-
´
quier diversion que la contamine.1 Y, segundo, absorber bue-
nos pensamientos estudiando con constancia la Palabra de
Dios (Salmo 19:8, 9).
13 Como hemos visto, para mantenernos en el amor de

Dios, necesitamos conservar la pureza espiritual, moral y


´
mental. Estos tres tipos de pureza se analizan en otros capıtu-
los de este libro. Pero ahora los dejaremos a un lado para cen-
´
trarnos en el cuarto tipo: la pureza fısica.
´ ´
COMO MANTENER LA PUREZA FISICA
14 Es importante mantener limpios tanto nuestro cuerpo

como nuestro entorno. Hay quienes creen que este es un


asunto privado en el que nadie tiene derecho a inmiscuir-
´ ´
se. Pero el cristiano nunca deberıa opinar ası. Como se indi-
´ ´ ´
co al principio, Jehova no solo insiste en la pureza fısica por
´
nuestro propio beneficio, sino tambien porque la imagen
´
1 El cap. 6 de este libro explica como elegir diversiones sanas.
´
12, 13. ¿Que efecto tienen los pensamientos en nuestras acciones, y
´ ´
que nos ayudara a conservar pura nuestra mente?
´ ´
14. Explique por que la pureza fısica no es simplemente un asunto
privado.
´
La pureza fısica exige mantener limpio el cuerpo y las posesiones
´
que presentamos lleva a que la gente se forme una impresion
´ ˜ ´
de el. Recordemos al nino del primer parrafo: si anduviera
´
siempre sucio o desarreglado, ¿verdad que nos entrarıan se-
rias dudas sobre sus padres? Igualmente, si hubiera algo ina-
propiado en nuestro aspecto o en nuestra vida, ¿no es cierto
´
que desacreditarıamos a nuestro Padre celestial y al mensaje
que predicamos? Hemos de tener siempre muy presentes es-
tas palabras inspiradas: “De ninguna manera estamos dando
causa alguna para tropiezo, para que no se encuentre falta en
nuestro ministerio; antes bien, de toda manera nos recomen-
damos como ministros de Dios” (2 Corintios 6:3, 4). Exami-
´
nemos, por tanto, en que campos debemos conservar la pu-
´
reza fısica.
´
15 La higiene corporal y el aspecto fısico. Independientemente
de la cultura y condiciones de vida del lugar donde vivamos,
´ ´
15, 16. ¿Cuales son algunos buenos habitos de higiene corporal, y
´ ´
que caracterısticas deben distinguir a nuestra ropa?
´
92 “Mantenganse en el amor de Dios”
˜
debemos banarnos con regularidad. Por lo general, todos dis-
´
ponemos de suficiente agua y jabon para asearnos nosotros
y nuestros hijos. Y esto incluye lavarnos las manos antes de
´
comer o manipular alimentos, y despues de usar el inodoro
˜ ´
o cambiar panales. De esta manera evitamos la propagacion
de virus y otros microbios, con lo cual se previenen muchos
males, como la diarrea, e incluso se salvan vidas. Si en la zona
donde vivimos no existen buenos servicios de saneamiento,
haremos bien en enterrar las heces, como en el antiguo Israel
(Deuteronomio 23:12, 13).
16 Tambien ´
debemos lavar con frecuencia la ropa. Lo im-
´ ´
portante no es que sea cara o que este a la ultima moda, sino
´
que este limpia y sea modesta, o recatada (1 Timoteo 2:9, 10).
En todo momento y lugar, queremos que nuestro aseo perso-
˜
nal y nuestro aspecto “adornen la ensenanza de nuestro Sal-
vador, Dios” (Tito 2:10).
17 La vivienda y otras posesiones. Al grado que nos permitan

las circunstancias, tenemos que mantener limpio y presenta-


ble el hogar, tanto si es bonito y tiene muchas comodidades,
´
como si no. Lo mismo debemos hacer con el automovil —sin
olvidarnos del interior—, sobre todo si lo utilizamos para ir a
las reuniones y a predicar. En realidad, hemos de conservar
´
ası todas nuestras pertenencias. De este modo, daremos un
˜
buen testimonio. Al fin y al cabo, ensenamos a la gente que,
´
como Jehova ama la limpieza, va a “causar la ruina de los que
´
estan arruinando la tierra” y va a utilizar su Reino para con-
´ ´
vertirla en un paraıso (Revelacion 11:18; Lucas 23:43). Por
´
eso, el cuidado que demos a la casa y demas posesiones que
´
tengamos debe demostrar que estamos adquiriendo habitos
de limpieza propios del nuevo mundo.
18 Nuestro Salon ´
del Reino. Tratamos con mucho respe-
to este lugar, pues es donde adoramos a nuestro amado
´
17. ¿Por que debemos mantener limpios y presentables el hogar y las
´
demas posesiones que tengamos?
´ ´
18. ¿De que formas tratamos con respeto el Salon del Reino?
Dios ama a las personas limpias 93
´ ´
Dios. Queremos que siempre este impecable y de una buena
´
impresion a quienes nos visiten. A fin de conservarlo en
buen estado, hay que seguir cuidadosamente un programa
de limpieza y mantenimiento. Cuando cooperamos en estas
labores, demostramos verdadero aprecio por nuestro centro
´
para la adoracion pura. Ciertamente, es un privilegio limpiar,
´ ´
“componer y reparar” nuestro salon (2 Cronicas 34:10). Por
supuesto, los mismos principios son aplicables a los lugares
donde celebramos nuestras asambleas.
EVITEMOS TODO LO QUE CONTAMINE
AL ORGANISMO
19 ¿Que´ mas´ ´
abarca la pureza fısica? Evitar toda conducta
que contamine al cuerpo. Por eso nos abstenemos de fumar,
´
beber en exceso o consumir sin razones medicas sustancias
´ ´
que creen adiccion o alteren el animo. Es cierto que la Biblia
no menciona por nombre todos los vicios comunes en el
´
mundo actual, pero sı contiene principios que nos permiten
´ ´
entender por que los considera Jehova inmundos y repug-
´
nantes. Veamos a continuacion cinco principios que quere-
´
mos seguir por amor a Dios y que nos llevaran a recibir su
´
aprobacion.
´
20 “Dado que tenemos estas promesas, amados, limpiemonos
´ ´
de toda contaminacion de la carne y del espıritu, perfeccionan-
do la santidad en el temor de Dios.” (2 Corintios 7:1.) Como
´
vemos, Jehova quiere que evitemos cualquier cosa que ensu-
´
cie la “carne” (es decir, el cuerpo) o que corrompa el “espı-
´
ritu” (o sea, la disposicion mental que predomina en noso-
tros). Por eso, nos abstenemos de todo aquello que cree
´ ´
adiccion y perjudique la salud fısica y mental.
21 En el mismo pasaje, la Biblia nos da una buena razon ´
´
19. ¿Que tenemos que evitar para no contaminar el organismo, y
´ ´
que orientacion nos da la Biblia en este respecto?
´ ´ ´ ´
20, 21. ¿Que quiere Jehova que evitemos, y que buena razon nos da
para hacerlo?
´
94 “Mantenganse en el amor de Dios”

¿LUCHO POR HACER LO CORRECTO?


Principio: “Aporreo mi cuerpo y lo conduzco
´
como a esclavo, para que, despues de haber
predicado a otros, yo mismo no llegue a ser
´
desaprobado de algun modo” (1 Corintios 9:27).
Preguntas para meditar
ˇ Cuando me siento tentado a caer en un vicio,
´
¿le pido rapidamente a Dios que me fortalezca
´
con su espıritu para poder resistir? (Mateo 6:13.)
ˇ ¿Me ayudan a luchar contra el vicio los amigos
´ ´
que tengo, las pelıculas que veo y la musica
que escucho? (1 Pedro 4:3, 4.)
´
ˇ ¿Por que no sirven las buenas obras
para compensar los pecados?
(Mateo 23:25-28.)
´
ˇ ¿Que motivos tengo para
´
imitar a Jesus y sufrir por hacer
la voluntad de Dios? (1 Pedro
2:21; 4:1.)
´ ´
ˇ ¿Como le explicarıa a otra
´
persona por que no fumo?
(Romanos 12:1, 2.)
ˇ ¿Comprendo que
´
una recaıda no es
un fracaso absoluto?
(Romanos 7:21-25.)
Dios ama a las personas limpias 95
´
para “[limpiarnos] de toda contaminacion” que podamos te-
ner. Notemos que 2 Corintios 7:1 comienza diciendo: “Dado
´
que tenemos estas promesas”. ¿Que promesas? Las que Jeho-
´ ´ ´
va hace en los versıculos anteriores: “Yo los recibire. Y yo
´ ´
sere para ustedes padre” (2 Corintios 6:17, 18). ¡Que maravi-
lla! Nos promete cuidarnos con el mismo amor que un pa-
´
dre a sus hijos. Pero nos pone una condicion: que evitemos
´ ´
“toda contaminacion de la carne y del espıritu”. Sin duda,
´ ´
serıa una locura que, por algun vicio repugnante a los ojos de
´ ´
Jehova, sacrificaramos el privilegio de disfrutar de tan estre-
´ ´
cha relacion con el.
22 “Tienes que amar a Jehova´ tu Dios con todo tu corazon ´
y
´
con toda tu alma y con toda tu mente.” (Mateo 22:37.) Jesus
´ ´
explico que este es el mandamiento mas importante de todos
´
(Mateo 22:38). En efecto, Jehova merece que lo amemos con
todo lo que somos, pensamos y sentimos. Y para ello tene-
´
mos que evitar cualquier conducta que acorte la duracion de
nuestra vida o que embote el don divino del pensamiento.
23 “[Jehova] ´
da a toda persona vida y aliento y todas las co-
sas.” (Hechos 17:24, 25.) Como la vida es un regalo de nues-
´
tro amado Dios, los cristianos la tratamos con muchısimo
respeto. Por eso, rechazamos cualquier conducta que mine
´
nuestra salud. No hacerlo serıa una grave falta de respeto por
el don de la vida (Salmo 36:9).
24 “Tienes que amar a tu projimo ´
como a ti mismo.” (Mateo
22:39.) Muchas veces, la persona que tiene un vicio no solo
´ ´
se perjudica a sı misma, sino tambien a quienes la rodean.
´
Ası ocurre, por ejemplo, con el fumador que expone a los de-
´ ´
mas al humo de su cigarrillo. Quien se comporta ası viola el
´
mandato divino de amar al projimo y demuestra que en rea-
lidad no ama a Dios (1 Juan 4:20, 21).
25 “Esten ´ ´
en sujecion y sean obedientes a los gobiernos y a las
autoridades.” (Tito 3:1.) En vista de que en muchos lugares
´ ´ ´
22-25. ¿Que principios bıblicos nos ayudaran a no caer en vicios?
´
96 “Mantenganse en el amor de Dios”

“PARA DIOS TODAS LAS COSAS


SON POSIBLES”
˜
“Con 15 anos —relata Elena—,1 fumaba todos
´ ´
los dıas y bebıa alcohol los fines de semana con
´
mis amistades. Tiempo despues me hice adicta al
´ ´
crack (cocaına en piedra), y eso que tenıa tres hi-
jos que cuidar yo sola. Mi vida era un desastre.
´ ´
Pero un dıa comence a estudiar la Biblia y, con la
´ ´
ayuda de Jehova, conseguı limpiar mi vida y de-
´
jar las adicciones. No fue nada facil, sobre todo
´
en el caso de la cocaına. Si hubiera tenido que
´
realizar todos esos cambios por mı misma, creo
´ ´
que jamas lo habrıa logrado. Puedo asegurar por
´
experiencia propia que, como dijo Jesus, ‘para
Dios todas las cosas son posibles’.” (Mateo 19:26.)
1 Se ha cambiado el nombre.

es ilegal poseer y consumir drogas, los verdaderos cristianos


no lo hacemos (Romanos 13:1).
26 Para mantenernos en el amor de Dios, no basta con

conservar la pureza en uno o dos campos, sino en todo aspec-


´
to de la vida. Es verdad que pudiera ser muy difıcil dejar un
´
vicio y no volver a caer en el; pero se puede lograr.1 No hay
nada mejor que llevar una vida limpia. Ciertamente, si nos
´ ´ ´
lo pide Jehova, es por nuestro bien (Isaıas 48:17). Ademas,
´
nos brinda la satisfaccion de saber que damos un buen testi-
monio del Dios al que tanto amamos y que tanto nos ama.
´
1 Veanse los recuadros “¿Lucho por hacer lo correcto?”, en la
´ ´
pag. 94, y “Para Dios todas las cosas son posibles”, en esta pagina.
´
26. a) ¿Que debemos hacer para mantenernos en el amor de Dios?
´
b) ¿Por que puede decirse que no hay nada mejor que llevar una vida
limpia a los ojos de Dios?
´
C APITULO 9

´
“Huyan de la fornicacion”
¨
“Amortiguen, por lo tanto, los miembros de
´
su cuerpo [...] en cuanto a fornicacion, inmundicia,
apetito sexual, deseo perjudicial y codicia,
´
que es idolatrıa.” (COLOSENSES 3:5.)

EL PESCADOR acude a su lugar preferido en busca de cier-


ta clase de pez. Selecciona detenidamente la carnada, o
´
cebo, y lanza el hilo al agua. Al rato, viendo que la lınea se
˜
tensa y la cana se dobla, enrolla el carrete y saca su captu-
˜
ra. Todo sonriente, se felicita por haber elegido el senuelo
adecuado.
2 Pues bien, en el ano ˜
1473 antes de nuestra era, hubo
´ ´
un hombre que tambien eligio con cuidado un cebo, pero
no para peces. Se llamaba Balaam, y su objetivo era que
´
mordiera el anzuelo el pueblo de Dios, que tenıa su campa-
mento en las llanuras de Moab, justo en la frontera con la
´ ´
Tierra Prometida. Aunque pretendıa ser profeta de Jehova,
´ ´
no era mas que un codicioso farsante al que habıan contra-
´
tado para maldecir a los israelitas. Se sentıa frustrado, pues
´ ´ ´
Jehova no solo se lo habıa impedido, sino que le habıa
obligado a bendecirlos. Pero Balaam, pensando en la paga,
´ ´
no se dio por vencido. Razono que, si conseguıa que co-
´
metieran un pecado grave, Dios mismo terminarıa maldi-
´ ´ ˜ ´ ´
ciendolos. ¿Que senuelo utilizarıa? Las atractivas jovenes
´ ´
de Moab (Numeros 22:1-7; 31:15, 16; Revelacion 2:14).
3 ¿Que´ tal funciono´ la trampa? Bastante bien, pues miles
´
cedieron a la tentacion y “[tuvieron] relaciones inmorales
´ ´
1, 2. ¿Que planes hizo Balaam para perjudicar al pueblo de Jehova?
´ ´
3. ¿Hasta que punto funciono la trampa de Balaam?
´
98 “Mantenganse en el amor de Dios”

con las hijas de Moab”. Hasta llegaron a dar culto a los dio-
ses moabitas, entre ellos el Baal de Peor, repugnante dios
de la fertilidad o, en resumidas cuentas, del sexo. Como
castigo, 24.000 hombres perdieron la vida a las puertas de
´ ´
la Tierra Prometida. ¡Que tragedia! (Numeros 25:1-9.)
´ ´
4 ¿Que habıa contribuido a ese terrible desenlace?
´ ´
La condicion de corazon de muchos israelitas. Desarro-
´
llaron malas actitudes por haberse ido alejando de Jehova,
´ ´
sin recordar todo lo que el habıa hecho por ellos: liberarlos
de Egipto, alimentarlos en el desierto y conducirlos sanos
´
y salvos hasta la Tierra Prometida (Hebreos 3:12). El apos-
´ ´
tol Pablo tuvo presente esa catastrofe cuando escribio:
´
“Ni practiquemos fornicacion, como algunos de ellos co-
´ ´
metieron fornicacion, de modo que cayeron, veintitres mil
´
de ellos en un [solo] dıa” (1 Corintios 10:8).1
5 Los siervos de Dios de la actualidad nos encontramos
´
en una situacion muy semejante a la que se describe en
´
Numeros. Para empezar, nos hallamos a las puertas de una
´
1 Por lo visto, el libro de Numeros combina la cantidad de “cabe-
zas del pueblo” ejecutados por los jueces —probablemente unos mil—
´ ´
con la cifra de los que murieron a manos de Jehova (Numeros 25:
4, 5).
´
4. ¿Por que cayeron en la inmoralidad miles de israelitas?
´
5, 6. ¿Como nos ayuda el relato del pecado de Israel en las llanuras
de Moab?
Vista de las llanuras de Moab
´
“Huyan de la fornicacion” 99
´
Tierra Prometida, solo que muchısimo mayor (1 Corintios
´
10:11). Nos enfrentamos a un mundo cuya obsesion por el
sexo es como la de los moabitas, pero a mayor escala. Ade-
´
mas, el lazo principal en que cayeron los israelitas, la inmo-
˜
ralidad, es el mismo que atrapa todos los anos a miles de
´ ´
cristianos (2 Corintios 2:11). Y a imitacion de Zimrı, quien
tuvo la desfachatez de pasearse con una madianita por el
campamento de Israel e introducirla en su propia tienda,
algunos han sido una influencia corruptora en la congre-
´ ´
gacion cristiana (Numeros 25:6, 14; Judas 4).
´
6 Preguntemonos: “¿Me veo yo en las ‘llanuras de Moab’

actuales? ¿Diviso en el horizonte el premio tan esperado,


´
el nuevo mundo?”. Si ası es, hagamos todo lo posible por
mantenernos en el amor de Dios obedeciendo el mandato:
´
“Huyan de la fornicacion” (1 Corintios 6:18).
´ ´
¿QUE ES LA FORNICACION?
´ ´ ´
7 En la Biblia, el termino fornicacion (en griego porneia)
´
designa todas las clases de relaciones sexuales ilıcitas, es
decir, las que tienen lugar fuera del marco de un matri-
´
monio valido a los ojos de Dios. Abarca tanto el adulterio
como los actos sexuales entre un hombre y una mujer sol-
´
teros, o con una persona dedicada a la prostitucion. Practi-
´
car el coito oral o anal con alguien con quien no se esta ca-
´ ´
sado, o manipularle los genitales, tambien es fornicacion.
´
Y la situacion no cambia si en los actos antes indicados
interviene alguien del mismo sexo o incluso un animal.1
8 Las Escrituras son muy claras: quienes practican la for-
´ ´
nicacion no recibiran la vida eterna (1 Corintios 6:9;
´
1 La seccion “Preguntas de los lectores” de La Atalaya del 15 de
´ ´ ´
julio de 2006, editada por los testigos de Jehova, explica que esta im-
plicado en la inmundicia y la conducta relajada.
´ ´ ´
7, 8. ¿Que abarca en la Biblia la fornicacion, y de que forma cose-
chan lo que han sembrado las personas que la practican?
´
100 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
Revelacion 22:15). Aun hoy, van a cosechar muchos pro-
blemas. Para empezar, no pueden permanecer en la con-
´
gregacion. En muchos casos no solo pierden la tranquili-
dad de conciencia, la dignidad personal y la confianza de
´
los demas, sino que se enfrentan a discusiones matrimo-
´
niales, embarazos no deseados, enfermedades venereas e
´ ´
incluso la muerte (Galatas 6:7, 8). ¿Valdra la pena empren-
der un camino de tanto sufrimiento? Lamentablemente,
muchos no piensan en las consecuencias al dar los prime-
´
ros pasos, uno de los cuales suele ser la pornografıa.
´ ´
LA PORNOGRAFIA: PRIMER PASO A LA FORNICACION
´ ´
9 En muchos paıses, la pornografıa aparece por todos la-

dos: en los puestos de revistas, las canciones, los programas


´ ´
de television y en millones de paginas de Internet.1 ¿Se tra-
´ ´
ta de picardıa inofensiva, como dicen algunos? De ningun
modo. Quienes recurren a ella pueden hundirse en el vi-
´
cio de la masturbacion y alimentar “apetitos sexuales ver-
´ ´
gonzosos”. En ultimo termino, pudieran volverse adictos
al sexo, abrigar deseos pervertidos, sufrir discordias marita-
les, e incluso llegar al divorcio (Romanos 1:24-27; Efesios
´ ´
4:19).2 Segun una autoridad en la materia, la adiccion al
´
sexo es como el cancer: “No deja de crecer y de extender-
´
se, rara vez retrocede, y es muy difıcil tratarla y erradicarla”.
10 Hay que tener muy presentes las palabras de Santiago

´ ´ ´
1 Con el termino pornografıa nos referimos a la representacion
´ ´
(con imagenes, textos o voces) de escenas eroticas destinadas a exci-
tar. Puede ir desde la foto de una persona en pose lasciva hasta la
´ ´ ´
exhibicion de los actos mas aberrantes entre dos o mas individuos.
´ ´ ´
2 El tema de la masturbacion se analiza en el apendice, pags. 218,
219.
´
9. ¿Es la pornografıa inofensiva, como dicen algunos? Explique su
respuesta.
´ ´
10. ¿Como podemos aplicar el principio de Santiago 1:14, 15? (Vea-
´ ´
se tambien el recuadro de la pag. 101.)
´
“Huyan de la fornicacion” 101

1:14, 15: “Cada uno es probado al ser provocado y cau-


tivado por su propio deseo. Entonces el deseo, cuando se
ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado,
cuando se ha realizado, produce la muerte”. Para evitar que
´
esto suceda, ¿que debemos hacer cuando nos vengan ma-
´
los deseos? Tomar medidas inmediatas y sacarnoslos de la
´ ´
mente. Por ejemplo, si nos encontramos con imagenes ero-
´ ´
ticas, ¿que haremos? Rapidamente, apartar la mirada, apa-
´
gar la computadora, cambiar de canal de television...
Lo que sea, con tal de impedir que los deseos inmorales
´
nos consuman y acaben dominandonos (Mateo 5:29, 30).
´
11 Jehova nos conoce mucho mejor que nosotros mis-
¨
mos. Con buenas razones, nos pide: “Amortiguen, por
lo tanto, los miembros de su cuerpo [...] en cuanto a
´
fornicacion, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial
´
11. Cuando nos asalten malos deseos, ¿como demostraremos con-
´
fianza en Jehova?

SACANDO FUERZAS PARA MANTENERSE PURO


´ ´
“En la adolescencia caı en un cırculo vicioso:
´ ´
veıa pornografıa y me masturbaba —explica un
˜
hombre joven—. Mis companeros de estudios opi-
´
naban que eso era de lo mas normal. Sin embar-
´ ´ ´
go, a mı me mancho la conciencia y me arrastro a
´
una vida inmoral. Con el tiempo comprendı que
´
era un esclavo de mis deseos. Pero logre superar
´
esos vicios con la ayuda de Jehova y la congrega-
´ ´
cion. Ahora no me junto con cualquiera; ya se muy
´ ˜ ´
bien cuanto influyen en uno las companıas. Pien-
so que, para no volver a las andadas, es fundamen-
´
tal ser muy constante en la oracion y el estudio de
la Biblia. Ya no vivo esclavo a los deseos de la carne
y tengo el privilegio de ser precursor regular.”
102 “Manténganse en el amor de Dios”

y codicia, que es idolatría” (Colosenses 3:5). Ciertamente,


no es fácil alcanzar ese grado de control. Pero contamos
con la ayuda de nuestro paciente y amoroso Padre celestial
(Salmo 68:19). Por eso, cada vez que nos asalten malos de-
seos, acudamos sin dilación a él, rogándole que nos dé “po-
der [...] más allá de lo normal”, y esforcémonos por desviar
nuestro pensamiento hacia otros asuntos (2 Corintios 4:7;
1 Corintios 9:27; véase el recuadro “¿Cómo puedo librar-
me de un vicio?”, en la página 104).
12 El sabio Salomón nos exhorta: “Más que todo [...],

salvaguarda tu corazón, porque procedentes de él son las


fuentes de la vida” (Proverbios 4:23). ¿Qué es el “corazón”
que debemos proteger? La persona interior, lo que somos
realmente a los ojos de Dios. Y es justo eso, lo que Jehová
ve en el “corazón” —y no la apariencia que proyectamos—,
lo que va a determinar si recibiremos la vida eterna. Así de
sencillo, y así de serio. A fin de proteger el corazón, imi-
temos al fiel Job, quien hizo con sus ojos el compromiso
solemne de nunca mirar indecentemente a ninguna mujer
(Job 31:1). Como el salmista, oremos a Dios: “Haz que mis
ojos pasen adelante para que no vean lo que es inútil” (Sal-
mo 119:37).
LA MALA DECISIÓN DE DINA
13 Como vimos en el capítulo 3, las amistades ejer-
cen una gran influencia, sea para bien o para mal (Pro-
verbios 13:20; 1 Corintios 15:33). Así lo muestra el
ejemplo de Dina, hija del patriarca Jacob. Aunque ha-
bía recibido una buena crianza, cometió la imprudencia
de buscar amigas entre las jóvenes de Canaán, pueblo que,
como Moab, era famoso por su inmoralidad (Levítico 18:
12. ¿Qué es el “corazón”, y por qué tenemos que protegerlo?
13. ¿Quién era Dina, y por qué fue imprudente su selección de amis-
tades?
Es prudente limitar el uso de Internet
´
a una zona publica del hogar
´ ´
6-25). Por eso, ¿que pensarıa cualquier hombre de la zona
´
al ver a Dina? Que era una presa facil para ellos. Y Siquem,
´
“el mas honorable de toda la casa de su padre”, no fue la
´ ´
excepcion (Genesis 34:18, 19).
14 Con el tiempo, Dina conocio´ a Siquem. Probablemen-
´
te, ella no pretendıa tener relaciones sexuales. Pero Siquem
´ ´ ´
sı. Un dıa, al sentirse excitado, actuo como lo hubieran he-
´
cho la mayorıa de los cananeos: sin importarle que la joven
´ ´ ´
se resistiera, “la tomo” y “la violo”. Mas tarde “se enamo-
´ ´
ro” de ella, pero eso no cambio en nada el abuso cometido
´ ´
(Genesis 34:1-4). Y Dina no fue la unica perjudicada, pues
´ ˜ ´ ´
su mala eleccion de companıas desencadeno una serie de
´ ´
sucesos que sumio a toda su familia en el dolor y el descre-
´ ´
dito (Genesis 34:7, 25-31; Galatas 6:7, 8).
15 Puede que Dina extrajera una importante leccion, ´
´ ´ ´
14. ¿Que tragicos resultados tuvo la mala decision de Dina?
´ ´ ´
15, 16. ¿Como conseguimos la verdadera sabidurıa? (Vease el recua-
´
dro de la pag. 109.)
´
104 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
¿COMO PUEDO LIBRARME DE UN VICIO?
´
Principio: “Oh amadores de Jehova,
odien lo que es malo” (Salmo 97:10).
Preguntas para meditar
´
ˇ ¿Evito las situaciones que despiertan en mı malos
pensamientos? (Mateo 5:27, 28.)
ˇ ¿Reflexiono en las consecuencias de dejarse llevar
por los malos deseos? (Proverbios 22:3.)
´
ˇ ¿Que pasos concretos estoy decidido a dar para li-
brarme del vicio? (Mateo 5:29, 30.)
ˇ ¿Estoy dispuesto a hablar de
mi problema con mi padre, mi
´
madre o algun hermano espiri-
tual maduro? (Proverbios 1:
´
8, 9; Galatas 6:1, 2.)
´ ´
ˇ ¿Como demostrare que
´ ´
confıo en que Jehova me
´ ´
dara fuerzas y sabidurıa
para vencer? (Proverbios
3:5, 6; Santiago 1:5.)

pero a las malas. Ahora bien, nosotros no tenemos que


´ ´
aprender ası. Amamos a Jehova, y por eso hacemos caso
de sus consejos, entre ellos, el de “[andar] con personas sa-
bias” (Proverbios 13:20a). Si obedecemos siempre a Dios,
´
llegaremos a comprender cual es el buen camino, “el de-
rrotero [...] de lo que es bueno”, y nos ahorraremos mu-
chos problemas (Proverbios 2:6-9; Salmo 1:1-3).
´
“Huyan de la fornicacion” 105

16 En efecto, Dios ofrece sabidurıa ´


a todos los que la de-
sean. Pero para conseguirla, hay que orar y estudiar la Bi-
blia y las publicaciones del esclavo fiel (Mateo 24:45; San-
´
tiago 1:5). Ademas, es preciso ser humildes y aceptar los
consejos de las Escrituras (2 Reyes 22:18, 19). Para ilustrar
este punto, pensemos en lo siguiente. Seguramente todos
´
reconocemos que el corazon es traicionero y desesperado
´
(Jeremıas 17:9). Pero a la hora de la verdad, cuando tene-
mos que recibir consejos directos y ayuda amorosa, ¿somos
´
humildes y los aceptamos, o dejamos que el corazon nos
˜
engane?
17 Imaginemos la siguiente situacion: ´
un padre no per-
mite que su hija salga con un joven cristiano, a menos
˜ ´
que vayan acompanados. Ella replica: “Pero, papa, ¿es que
´ ´
no confıas en mı? ¡No vamos a hacer nada malo!”. Sin
´
duda, la joven ama a Jehova y tiene las mejores intencio-
´ ´
nes, pero ¿dirıamos que “anda con [verdadera] sabidurıa”
´ ´ ´
y esta “[huyendo] de la fornicacion”? ¿O pensarıamos que
´ ´
imprudentemente “confıa en su propio corazon”? (Prover-
bios 28:26.) Y seguro nos vienen a la mente otros princi-
´
pios que ayudarıan al padre a razonar con su hija sobre este
´
asunto (veanse Proverbios 22:3; Mateo 6:13; 26:41).
´ ´ ´
JOSE HUYO DE LA FORNICACION
18 Contamos con el excelente ejemplo de un joven que
´
amaba a Dios y supo huir de la fornicacion. Se trata de
´ ´
Jose, hermano de Dina por parte de padre (Genesis 30:20-
˜ ´
24). De pequeno, habıa visto los terribles resultados de la
´
imprudencia de su hermana. Sin duda, esos recuerdos, ası
como el firme deseo de mantenerse en el amor de Dios,
˜ ´
lo protegieron anos despues, cuando era esclavo en Egip-
´ ´
to y la esposa de su amo intentaba “dıa tras dıa” seducirlo.
´ ´ ´
17. ¿A que situacion pueden enfrentarse un padre y su hija, y como
´ ´
podrıa el razonar
´ con ella?
´ ´ ´ ´ ´ ´
18, 19. ¿A que tentacion se enfrento Jose, y como manejo la situacion?
´
106 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
Siendo un esclavo, no podıa renunciar a su cargo e irse.
´ ´
No tenıa mas remedio que armarse de valor y afrontar con
´ ´ ´ ´
sabidurıa la situacion. Y ası lo hizo, negandose vez tras vez
a acceder a los deseos de aquella mujer y, finalmente, hu-
´
yendo de su presencia (Genesis 39:7-12).
19 Reflexionemos por un momento: ¿habrıa ´
logrado
´
mantenerse firme si se hubiera pasado los dıas pensando
˜ ´ ´
en la senora, o entregandose con la imaginacion a fanta-
´ ´ ´
sıas sexuales? Difıcilmente. Ademas de negarse a abrigar
´ ´
pensamientos impuros, Jose daba gran valor a su relacion
´ ´ ´
con Jehova. Ası lo indico cuando dijo a la mujer de Potifar:
´
“Mi amo [...] no ha retenido de mı cosa alguna salvo a ti,
´ ´ ´
porque eres su esposa. Ası es que, ¿como podrıa yo come-
´
ter esta gran maldad y realmente pecar contra Dios?” (Ge-
nesis 39:8, 9).
20 ¡Que´ contento tuvo que
´ ´
sentirse Jehova al ver que Jose,
pese a vivir lejos de su familia,
´ ´ ´
seguıa fiel dıa tras dıa! (Pro-
´ ´
verbios 27:11.) Mas tarde, Jose
´
fue encarcelado, pero Jehova
´
se encargo de que saliera en li-
bertad y se convirtiera en pri-
mer ministro y administrador
´ ´
de vıveres de todo Egipto (Ge-
nesis 41:39-49). Su experien-
cia confirma las palabras de
Salmo 97:10: “Oh amadores de
´
Jehov
´ a, odien lo que es malo.
´
El esta guardando las almas
de los que le son leales; de la
mano de los inicuos los libra”.
´ ´ ´
20. ¿De que se encargo Jehova en el
´
caso de Jose?
´
“Huyan de la fornicacion” 107

21 Como Jose,´
miles de cristianos obedecen hoy el man-
dato: “Odien lo que es malo, y amen lo que es bueno”
´
(Amos 5:15). Por ejemplo, un joven africano cuenta que
˜ ¨
una companera de estudios tuvo la desverguenza de ofre-
cerle favores sexuales si le daba las respuestas durante un
´ ´
examen de matematicas. “Me negue de plano —explica—.
´
Al mantenerme fiel a mis principios, no perdı mi dignidad,
´ ´
que para mı vale mas que todo el oro del mundo.” Es cier-
to que uno pudiera “disfrutar temporalmente del pecado”,
´ ´
pero, por lo general, esas alegrıas pasajeras no traen mas
´
que disgustos (Hebreos 11:25). Ademas, no tienen ni pun-
´
to de comparacion con la felicidad eterna que conseguire-
´
mos obedeciendo a Jehova (Proverbios 10:22).
AYUDA DEL PADRE DE MISERICORDIA
22 Como todos somos imperfectos, tenemos que luchar
para reprimir nuestros malos deseos y hacer lo que Dios
´
nos pide (Romanos 7:21-25). Jehova lo sabe, pues “se
acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:14). Pero ¿y
si llegamos a cometer un pecado grave? ¿Ya no hay re-
´ ´
medio? De ningun modo. Es cierto que pudieramos cose-
´
char amargos frutos, como le ocurrio al rey David. No obs-
´
tante, Dios siempre esta “listo para perdonar[nos]” si nos
arrepentimos y “conf[esamos] abiertamente [los] pecados”
(Salmo 86:5; Santiago 5:16; Proverbios 28:13).
23 Ademas,´ ´
en la congregacion contamos con una
´ ´
amorosa ayuda de Jehova: “dadivas en [la forma de]
´
hombres”, pastores maduros que estan listos para darnos
asistencia y quieren hacerlo (Efesios 4:8, 12; Santiago 5:
´
14, 15). Si hemos pecado, nos ayudaran a fortalecer nues-
´ ´
tra relacion con Dios y a dar un paso que contribuira a que
´ ´
21. ¿Como demostro un joven africano que era fiel a sus principios?
´ ´
22, 23. a) ¿Por que decimos que la situacion de quien ha cometido
´
un pecado grave no es irremediable? b) ¿De que ayuda dispone quien
ha pecado?
´
108 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
no reincidamos. ¿Cual? “Adqui[rir] corazon.” (Proverbios
´
15:32.) ¿Como aplicamos este consejo?
´ ´
¿COMO SE “ADQUIERE CORAZON”?
24 La Biblia habla, por un lado, del hombre “falto de co-
´ ´
razon”, y por otro, del que “adquiere corazon” (Proverbios
´ ´
7:7). ¿Quien es el individuo “falto de corazon”? El que ca-
rece de discernimiento y buen juicio, sea por inmadurez
espiritual o por falta de experiencia en el servicio a Dios.
´
Por eso, es mas propenso a cometer pecados graves, como
´
el joven del que habla Proverbios 7:6-23. ¿Y quien es el
´
hombre que “adquiere corazon”? El que se preocupa por
el estado de su persona interior, y por ello estudia regular-
´
mente la Palabra de Dios con la ayuda de la oracion. Al gra-
´
do que se lo permite la imperfeccion, lucha por que sus
pensamientos, deseos, emociones y metas complazcan a
´ ´
Jehova. Ası muestra que “ama su propia alma” —es decir,
´ ´
que se esta haciendo bien a sı mismo— y que quiere “hallar
el bien” (Proverbios 19:8).
25 Conviene que nos preguntemos: “¿Estoy seguro de que

las normas de Dios son las mejores, y de que si las sigo


´
conseguire la mayor felicidad que existe?” (Salmo 19:7-10;
´ ´ ´ ´ ´
Isaıas 48:17, 18). Si tuvieramos la mas mınima duda, ¿que
´
podemos hacer? Meditar en las consecuencias que tendrıa
´
desatender las leyes de Dios. Tambien es preciso que “gus-
´
te[mos] y vea[mos] que Jehova es bueno”, viviendo la
verdad y llenando la mente de ideas sanas, de pensamien-
tos verdaderos, justos, castos, amables y virtuosos (Salmo
´ ´
34:8; Filipenses 4:8, 9). Cuanto mas nos esforcemos, mas
´
aumentara nuestro amor por Dios y por las cosas que el
´ ´
ama, y mas odio sentiremos por todo lo que el odia. Recor-
´ ´
demos a Jose. No era un superhombre, pero logro “[huir]
´ ´ ´ ´
de la fornicacion”. ¿Por que? Porque permitio que Jehova lo
´ ´
24, 25. a) ¿De que manera demostro el joven de Proverbios 7:6-23
´ ´ ´
que era “falto de corazon”? b) ¿Como se “adquiere corazon”?
´
“Huyan de la fornicacion” 109

TEXTOS PARA MEDITAR


´
“Oh amadores de Jehova, odien lo que es malo.”
(Salmo 97:10.)
“Todo el que sigue mirando a una mujer a fin de
´
tener una pasion por ella ya ha cometido adulterio
´
con ella en su corazon.” (Mateo 5:28.)
´
“El que practica la fornicacion peca contra su pro-
pio cuerpo.” (1 Corintios 6:18.)
“Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a escla-
´
vo, para que, despues de haber predicado a otros,
´
yo mismo no llegue a ser desaprobado de algun
modo.” (1 Corintios 9:27.)
´
“Cualquier cosa que el hombre este sembrando,
´ ´ ´
esto tambien segara; porque el que este sembrando
´
con miras a su carne, segara de su carne la corrup-
´ ´ ´
cion; pero el que este sembrando con miras al espı-
´ ´ ´
ritu, segara del espıritu vida eterna.” (Galatas 6:7, 8.)
¨
“Amortiguen, por lo tanto, los miembros de su
´
cuerpo [...] en cuanto a fornicacion, inmundicia [y]
apetito sexual.” (Colosenses 3:5.)
´
“Cada uno de ustedes sepa tomar posesion de su
´
propio vaso en santificacion y honra, no en codicio-
so apetito sexual.” (1 Tesalonicenses 4:4, 5.)

˜ ´
moldeara a lo largo de los anos y le fortaleciera el corazon.
´
Y lo mismo tenemos que hacer nosotros (Isaıas 64:8).
26 No olvidemos que los genitales no son simples jugue-
´
tes o instrumentos de placer. Son el medio que Jehova ha
dado a los casados para que puedan reproducirse y disfrutar
´ ´
de relaciones ıntimas (Proverbios 5:18). En los proximos dos
´ ´
capıtulos examinaremos como ve Dios el matrimonio.
´ ´
26. ¿Que importante tema examinaremos a continuacion?
´
C APITULO 10

El matrimonio:
regalo del Dios de amor
“Una cuerda triple no puede ser rota en dos pronto.”
´
(ECLESIASTES 4:12.)

´
¿LE GUSTAN las bodas? A muchas personas sı, pues suelen
˜
ser celebraciones muy entranables. Los novios lucen sus
´
mejores galas, y sus rostros irradian alegrıa. Rebosantes de
´
felicidad, miran al futuro llenos de ilusion y de esperanza.
2 Hay que reconocer, sin embargo, que la institucion ´
matrimonial se encuentra en uno de sus peores momen-
tos. Por eso, aunque asistimos a las bodas con los mejo-
res deseos para los novios, a veces no podemos menos que
´
preguntarnos: “¿Sera un matrimonio feliz y para toda la
´ ´ ´
vida?”. Eso dependera de cuanto confıen los casados en
´ ˜
los consejos divinos y de cuanto empeno pongan en apli-
´
carlos (Proverbios 3:5, 6). Dicho esfuerzo sera esencial para
´
que tengan exito y logren mantenerse en el amor de Dios.
Ahora bien, sea cual sea nuestro estado civil, haremos bien
en examinar las respuestas que da la Biblia a estas cuatro
´ ´ ´
preguntas: ¿Que razones validas hay para casarse? ¿Cual es
´ ´
el secreto para elegir bien el conyuge? ¿Como se prepara
´ ´
uno para el matrimonio? ¿Que ayudara a las parejas a per-
manecer felizmente casadas?
´
RAZONES VALIDAS PARA CASARSE
3 Algunos opinan que el matrimonio es imprescindible

´ ´
1, 2. a) Cuando asistimos a una boda, ¿que pudieramos preguntar-
´ ´ ´
nos, y por que? b) ¿Que preguntas analizaremos en este capıtulo?
´ ´
3. ¿Por que serıa insensato casarse por razones triviales?
El matrimonio: regalo del Dios de amor 111
´
para ser feliz y que nadie se sentira realizado a menos que
´
encuentre su media naranja. ¡Nada mas lejos de la reali-
´ ´
dad! Tan solo pensemos en Jesus. No solo no se caso nun-
´ ´
ca, sino que indico que estar soltero es un don y animo a
todo el que fuera capaz de hacerlo a permanecer en ese es-
´ ´ ´
tado (Mateo 19:11, 12). El apostol Pablo tambien destaco
´
los beneficios de la solterıa (1 Corintios 7:32-38). No obs-
´ ´
tante, ni Pablo ni Jesus la impusieron como obligacion; de
˜
hecho, la Biblia incluye entre las “ensenanzas de [los] de-
´
monios” la prohibicion de casarse (1 Timoteo 4:1-3). Con
todo, a quienes desean concentrarse en el servicio a Jeho-
´ ´
va, la solterıa les ofrece muchas ventajas. De modo que
´
no serıa sensato sacrificarla por razones triviales, como la
´
presion de las personas que nos rodean.
4 Ahora bien, ¿existen razones validas´
para casarse? Cla-
´ ´
ro que sı. El matrimonio es otro don de Dios que tambien
ofrece sus ventajas y puede hacer a las personas muy fe-
´
lices (Genesis 2:18). Para empezar, es el marco ideal para
criar a los hijos, ya que estos necesitan vivir en un ambien-
´
te estable donde ambos padres les den amor, orientacion y
disciplina (Salmo 127:3; Efesios 6:1-4). Pero hay otros mo-
tivos justificados para decidir casarse.
5 Examinemos dentro de su contexto el versıculo ´
que
´
encabeza este capıtulo: “Mejores son dos que uno, porque
´
tienen buen galardon por su duro trabajo. Pues si uno de
´
ellos cae, el otro puede levantar a su socio. Pero ¿como
´ ´
le ira al que esta solo y cae cuando no hay otro que lo le-
´
vante? Ademas, si dos se acuestan juntos, entonces cierta-
´
mente se calientan; pero ¿como puede mantenerse calien-
te uno solo? Y si alguien pudiera subyugar a uno solo, dos
´
4. ¿Por que es el matrimonio el marco ideal para criar hijos?
´ ´ ´
5, 6. a) Segun Eclesiastes 4:9-12, ¿que ventajas ofrece una buena
´
amistad? b) ¿Como puede convertirse el matrimonio en una cuerda
de tres hilos?
´
112 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
juntos podrıan mantenerse firmes contra el. Y una cuerda
´
triple no puede ser rota en dos pronto” (Eclesiastes 4:9-12).
´
6 Estos versıculos tratan, ante todo, del valor de la amis-
´
tad. Pero ¿pudieran aplicarse al matrimonio? Sı, porque
´ ´ ´
es la relacion de amistad mas ıntima que existe y, como
´
tal, puede ser la fuente de ayuda, consuelo y proteccion de
´
que habla el pasaje. Sin embargo, para que la union en-
tre hombre y mujer sea especialmente fuerte, debe incluir
´ ´
un tercer elemento. Ası sera como una cuerda formada
´
por tres hilos entrelazados que, como implica Eclesiastes,
´ ´
es mucho mas resistente que la de dos. ¿Cual es el tercer
´ ´
“hilo” que le aporta solidez? Jehova. Cuando el forma par-
´
te integral del matrimonio y ambos conyuges se esfuerzan
´ ´
sobre todas las cosas por agradarle, la union es mucho mas
fuerte.
´
7 Por otro lado, el matrimonio es el unico marco adecua-
do para satisfacer los deseos sexuales. Es tan solo dentro de
´ ´ ´
esta institucion que las relaciones ıntimas son fuente legı-
´ ´
tima de placer (Proverbios 5:18). Por lo tanto, ¿que opcion
tienen las personas solteras que hayan pasado “la flor de la
´
juventud”, es decir, el perıodo de la vida en que comien-
´
zan a sentirse con fuerza los impulsos eroticos? En el caso
de que tengan dificultad para controlarse y corran peligro
de cometer actos impuros, Pablo les da el siguiente conse-
´
jo inspirado: “Si no tienen autodominio, casense, porque
´
mejor es casarse que estar encendidos de pasion” (1 Corin-
tios 7:9, 36; Santiago 1:15).
8 Razones aparte, quienes deseen casarse deben ser rea-
´ ´
listas. Pablo dijo que “los que lo hagan tendran tribulacion
´
en la carne” (1 Corintios 7:28). Y es que se enfrentaran a
problemas que no tienen los solteros. Por tanto, si alguien
´
7, 8. a) ¿Que consejo dio Pablo a los cristianos solteros que tienen
´
dificultad para controlar sus deseos sexuales? b) ¿Que imagen realis-
ta del matrimonio nos da la Biblia?
El matrimonio: regalo del Dios de amor 113
´ ´
piensa contraer matrimonio, ¿como lograra disminuir las
dificultades y multiplicar las bendiciones? Una de las cla-
´
ves es elegir bien el futuro conyuge.
´ ´
COMO ELEGIR BIEN EL CONYUGE
´
9 Pablo expuso por inspiracion un principio fundamen-
´ ´
tal que deben aplicar quienes buscan conyuge. Valiendose
de un ejemplo del mundo de la agricultura, dijo: “No lle-
´
guen a estar unidos bajo yugo desigual con los incredu-
´
los” (2 Corintios 6:14). ¿Que ocurre cuando se empareja a
dos animales bajo el mismo yugo para que tiren del arado?
´
Si uno es mucho mas grande o fuerte que el otro, ambos
´
estan a disgusto y sufren. Y lo mismo ocurre cuando un
cristiano se une en un “yugo” matrimonial con alguien
´
no creyente. La relacion se ve sometida a tensiones cons-
tantes, pues las prioridades no coinciden: a uno le preocu-
pa mucho mantenerse en el amor de Dios, y al otro, poco
´ ´ ´
o nada. Lo mas probable es que los dos esten muy inco-
´ ´
modos. Con razon exhorto Pablo a los cristianos a casarse
˜
“solo en el Senor” (1 Corintios 7:39).
10 Pero algunos se sienten tan solos que creen que les irıa ´
mejor bajo un “yugo desigual”. A veces deciden pasar por
´
alto los consejos bıblicos y llegan a casarse con alguien que
´ ´
no sirve a Jehova. Pero siempre acaban topandose con la
triste realidad. Tarde o temprano comprenden que han ele-
´ ´
gido un conyuge con quien no pueden compartir lo mas
´ ´
importante de la vida, y por eso quizas terminen sintien-
´
dose mucho mas solos que antes. Afortunadamente, hay
´
miles de cristianos que no han caıdo en este error, pues
´ ´
confıan en Jehova y le obedecen con lealtad (Salmo 32:8).
´
Siguen solteros, sin perder la esperanza de encontrar algun
´
dıa pareja en el pueblo de Dios.
´ ´
9, 10. a) ¿Como ilustro Pablo el peligro de formar lazos estrechos
´
con no creyentes? b) ¿Que suele ocurrirles a quienes pasan por alto
´
los consejos bıblicos y se casan con un no creyente?
´
114 “Mantenganse en el amor de Dios”

LAS CLAVES PARA ELEGIR BIEN


´
Principio: “Los dos seran
una sola carne” (Mateo 19:5).
Preguntas para meditar
´
ˇ ¿Por que es conveniente
que deje pasar “la flor de la
juventud” antes de casarme?
(1 Corintios 7:36; 13:11; Ma-
teo 19:4, 5.)
ˇ Aunque ya tenga edad para
el matrimonio, ¿he pensado
en las ventajas de quedar-
me soltero un tiempo?
(1 Corintios 7:32-34,
37, 38.)
ˇ Si opto por casarme,
´
¿por que es importante
fijarse en alguien que lleve
´
tiempo sirviendo fielmente a Jehova?
(1 Corintios 7:39.)
´
ˇ ¿Que cualidades debe bus-
´
car la cristiana en un varon?
(Salmo 119:97; 1 Timoteo 3:
1-7.)
´
ˇ ¿Que cualidades debe bus-
car el cristiano en una mujer?
(Proverbios 31:10-31.)
El matrimonio: regalo del Dios de amor 115
´
11 Claro, para elegir bien el conyuge no basta con buscar
´
a alguien que sirva a Jehova. Tiene que haber compatibili-
dad de caracteres, metas espirituales semejantes y el mis-
mo amor por Dios. El esclavo fiel ha publicado muchos
´ ´ ´
consejos bıblicos sobre este asunto crucial, ası que serıa
´
bueno examinarlos detenidamente a la luz de la oracion y
luego guiarse por ellos (Salmo 119:105).1
12 En muchas culturas, la tradicion ´
dicta que los matri-
monios sean concertados. Se parte de la base de que, como
´ ´ ´ ´
los padres tienen mas sabidurıa y experiencia, estan mas
capacitados para buscarles pareja a los hijos. Y lo cierto es
´
que, como en tiempos bıblicos, dichos matrimonios sue-
len salir bien. Los padres que tengan la responsabilidad
´ ´
de tomar esa importante decision aprenderan mucho de
´ ´
Abrahan. Cuando decidio buscarle esposa a su hijo Isaac,
´
no dio importancia ni al dinero ni a la posicion social de
´ ´ ´
la joven. Mas bien, valiendose de su siervo, se tomo el tra-
´ ´
bajo de localizar a una mujer que adoraba a Jehova (Gene-
sis 24:3, 67).2
´
COMO PREPARARSE PARA EL MATRIMONIO
13 Si estamos sopesando la posibilidad de casarnos,

´
1 Vease el cap. 2 del libro El secreto de la felicidad familiar, editado
´
por los testigos de Jehova.
´ ´
2 Algunos patriarcas fieles tuvieron mas de una esposa. Esta prac-
´
tica, conocida como poligamia, no es de origen divino. Jehova la to-
´ ´ ´
lero tanto en la edad patriarcal como despues de la fundacion de la
´ ´
nacion de Israel, momento en que decidio regularla. Sin embargo,
´ ´
no debemos olvidar que cuando llego el cristianismo, la prohibio de-
finitivamente a sus siervos (Mateo 19:9; 1 Timoteo 3:2).
´ ´ ´ ´
11. ¿Que ayuda hay para elegir bien el conyuge? (Vease tambien el
´
recuadro de la pag. 114.)
´ ´ ´
12. ¿Como se elige el conyuge en muchas culturas, y que ejemplo
´ ´
bıblico resulta util en tales casos?
´
13-15. a) ¿Como ayuda Proverbios 24:27 al hombre joven que busca es-
´
posa? b) ¿De que manera puede prepararse la mujer para el matrimonio?
´
116 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
deberıamos preguntarnos: “¿De verdad estoy prepara-
do?”. La respuesta no depende tan solo del concepto que
tengamos sobre el amor, el sexo, la soledad o los hijos.
En realidad, conviene primero trazarse ciertas metas.
14 Pensemos primero en el hombre joven que busca es-
´
posa. Debe reflexionar sobre este versıculo: “Prepara tu
´ ´
trabajo fuera, y alıstatelo [u organızatelo] en el campo.
´ ´
Despues tambien tienes que edificar tu casa” (Proverbios
´ ˜ ´
24:27). ¿Que nos ensena este pasaje? En tiempos bıblicos,
quien planeaba “edificar [su] casa” —o sea, formar fami-
´
lia— debıa preguntarse: “¿Estoy listo para cuidar y mante-
ner a una mujer y a los hijos que vengan?”. Antes de
´
casarse, tenıa que haber trabajado sus campos. Y el mis-
mo principio es aplicable a los varones de hoy. Si quie-
ren casarse, han de prepararse para cumplir con sus debe-
´
res. Mientras su salud se lo permita, tendran que trabajar.
La Palabra de Dios dice que el hombre que no atiende las
´
necesidades fısicas, emocionales y espirituales de su fami-
lia es peor que una persona sin fe (1 Timoteo 5:8).
15 La mujer tambien ´
debe prepararse para asumir serias
˜
responsabilidades. De hecho, la Biblia senala algunas cua-
lidades y habilidades necesarias para ayudar al marido y
cuidar del hogar (Proverbios 31:10-31). Todo el que se lan-
za precipitadamente al matrimonio —sea hombre o mu-
´ ´
jer— es en realidad un egoısta. ¿Por que? Porque no pien-
´ ´ ´
sa en que podra ofrecerle a su futuro conyuge. Ahora bien,
´ ´
la preparacion mas importante para el matrimonio es la
´
de tipo espiritual. Veamos que implica.
16 En primer lugar, el hombre y la mujer deben refle-

xionar sobre las funciones que Dios espera que cumplan


´ ´
cuando se casen. El varon ha de tener muy claros cuales
´ ´
16, 17. ¿En que principios bıblicos deben reflexionar quienes se es-
´
tan preparando para el matrimonio?
El matrimonio: regalo del Dios de amor 117
´ ´
seran sus deberes como cabeza de familia. No podra ejer-
cer su autoridad como un dictador, sino de acuerdo con
´
el ejemplo de Jesus (Efesios 5:23). Igualmente, la cristiana
´
debe comprender todo lo que abarcara su digno cometi-
do. Por eso, hace bien en preguntarse: “¿Estoy dispuesta a
obedecer ‘la ley de [un] esposo’?” (Romanos 7:2). La solte-
´ ´ ´
ra ya esta bajo la ley de Jehova y de Cristo (Galatas 6:2).
´
Y si contrae matrimonio tendra que someterse a una ley
´
mas: la autoridad de su esposo. Nuevamente, debe pre-
´
guntarse: “¿Sere capaz de sujetarme a un hombre imper-
fecto y darle todo mi apoyo?”. En el caso de que esa pers-
pectiva no le atraiga, el matrimonio tal vez no sea la mejor
´
opcion para ella.
17 Ademas,´ ´
quien se case debera estar listo para satisfacer
´
las necesidades de su conyuge, que son diferentes de las
´
suyas (Filipenses 2:4). Pablo escribio: “Que cada uno [...]
´
ame a su esposa tal como se ama a sı mismo; por otra
parte, la esposa debe tenerle profundo respeto a su espo-
´ ´ ´
so”. Como vemos, el apostol comprendio por inspiracion
divina que para el marido es fundamental sentirse respe-
tado, y para la mujer, sentirse amada (Efesios 5:21-33).
18 Por lo tanto, el noviazgo no debe verse unicamente ´
´
como un perıodo para divertirse. La pareja ha de apro-
vecharlo bien para aprender a tratarse y para determinar
´ ´
si serıa una buena decision contraer matrimonio. Ade-
´ ´ ´
mas, durante ese perıodo tambien deben saber controlar-
´ ´ ´
se. ¿Por que? Porque la atraccion fısica, que naturalmente
van a sentir, es muy intensa y pudiera llevarlos a propasar-
˜
se en sus muestras de carino. No obstante, si se quieren de
´
verdad, evitaran todo aquello que perjudique la espiritua-
´
lidad de su pareja (1 Tesalonicenses 4:6). Ası pues, quienes
inicien un noviazgo tienen que cultivar el autodominio,
´
18. ¿Por que es importante saber dominarse durante el noviazgo?
´
118 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´ ´
cualidad que siempre les sera util, sea que terminen casan-
dose o no.
´
COMO LOGRAR QUE DURE EL MATRIMONIO
19 Para que un matrimonio resista el paso del tiempo

tiene que existir un verdadero sentido de compromiso.


En el cine y la literatura, la boda suele ser el “final feliz”.
´
Pero en la vida real, no es ningun final; es tan solo el prin-
´ ´
cipio. Es el inicio de una union creada por Jehova para
´
perdurar (Genesis 2:24). Lamentablemente, el mundo ac-
tual suele ver las cosas de otra manera. En algunas cultu-
´ ´
ras es comun la expresion “lazo conyugal”. Y al parecer, la
´
gente se lo toma al pie de la letra, pues quieren una union
´
que resista mientras les convenga, pero que tambien les
´
sea facil deshacer.
20 Ası, ´
muchos consideran el matrimonio un contrato
´
temporal. Por eso entran en el alegremente, seguros de po-
der romperlo si no satisface sus expectativas o si comien-
zan los problemas. Sin embargo, conviene recordar que la
´
Biblia compara los vınculos estrechos —entre ellos el ma-
trimonio— a una cuerda. Pues bien, muchas cuerdas se
destacan por su resistencia. Por ejemplo, las sogas de los
veleros aguantan la peor de las tormentas sin romperse
ni deshilacharse. Y con el matrimonio ocurre igual: Jeho-
´ ´ ´
va lo preparo para ser duradero. Recordemos que Jesus
dijo: “Lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe
´
ningun hombre” (Mateo 19:6). Y esa es la actitud que de-
bemos adoptar los cristianos. Ahora bien, tal nivel de
compromiso, ¿no convierte al matrimonio en una carga?
´
De ningun modo.
21 El matrimonio puede aportar muchas satisfacciones

´
19, 20. Explique con ejemplos como ven muchas personas el matri-
´
monio y como deben considerarlo los cristianos.
´ ´
21. ¿Que deben aprender los casados, y de que ejemplo disponen?
El matrimonio: regalo del Dios de amor 119
´ ´
y alegrıas. Para ello, es preciso aprender a ver al conyu-
´ ´
ge desde el angulo correcto, centrandose en las cualida-
des que tiene y los esfuerzos que realiza, en vez de enfo-
carse en sus defectos. Pero ¿no es eso cerrar los ojos a la
´
realidad? Ni mucho menos. Jehova nunca se ciega a la rea-
´
lidad, y aun ası esperamos que se fije siempre en nuestro
lado positivo. Concordamos con el salmista que dijo: “Si
´ ´ ´
errores fuera lo que tu vigilas, oh Jah, oh Jehova, ¿quien
´
podrıa estar de pie?” (Salmo 130:3). Pues bien, los casados

Prudentemente, muchos novios


˜
piden a alguien que los acompane
´
120 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
tambien necesitan adoptar una actitud comprensiva y sa-
ber perdonarse (Colosenses 3:13).
22 La felicidad matrimonial puede crecer con el paso
˜ ´ ´
de los anos. Fijemonos en el ejemplo de Abrahan y Sara,
quienes atravesaron juntos muchos problemas cuando
´
eran ya mayores. Con la edad que tenıa Sara —probable-
˜ ´
mente unos 60 anos—, no tuvo que ser facil para ella de-
´
jar la comodidad de su hogar, en la prospera ciudad de Ur,
˜
y pasar el resto de su vida en tiendas de campana. Pero lo
´
hizo, sometiendose a la autoridad de su esposo. De hecho,
´ ´
siempre colaboro con el para lograr que sus decisiones tu-
´
vieran exito. En todo momento lo complementaba y apo-
´
yaba fielmente. Y no lo hacıa por guardar las formas, pues
´ ˜ ´
hasta “dentro de sı” lo llamaba senor (Genesis 18:12; 1 Pe-
´
dro 3:6). Respetaba a su marido con todo el corazon.
23 Como es obvio, los dos no siempre estuvieron de
´ ´ ´
acuerdo. En cierta ocasion, Sara le pidio a Abrahan algo
´ ´
que a el le parecio “muy desagradable”. Sin embargo, a
´ ´
instancias de Jehova, se armo de humildad y le hizo caso
´
a su esposa, lo que resulto para el bien de toda la fami-
´
lia (Genesis 21:9-13). Hoy, los matrimonios —sin importar
´
que lleven decadas casados— pueden aprender mucho de
esta pareja de fieles siervos de Dios.
24 En la congregacion ´
cristiana existen miles de matri-
monios donde el esposo es respetado, la esposa es ama-
´
da y estimada, y la voluntad de Jehova se antepone a todo
´
lo demas. Ciertamente, es posible lograr un matrimonio
feliz. Como hemos visto, quien desee conseguirlo debe-
´ ´
ra elegir bien el conyuge, prepararse bien y esforzarse por
´ ´
que reinen la paz y el amor en su hogar. Una union ası
´ ´ ´
no solo traera gloria a Jehova sino que ayudara al cristiano
a mantenerse en el amor de Dios.
´ ´
22, 23. ¿Que ejemplo dieron Abrahan y Sara a los casados?
´ ´ ´
24. ¿Cuales son los matrimonios que honran a Jehova Dios, y por que?
´
C APITULO 11

“Que el matrimonio
sea honorable”
´
“Regocıjate con la esposa de tu juventud.”
(PROVERBIOS 5:18.)

´ ´
SI USTED es una persona casada, ¿como definirıa su ma-
´ ´
trimonio? ¿Dirıa que es una fuente de felicidad, o mas
´
bien de pesar? ¿Le parece que usted y su conyuge se han
´
ido distanciando, o peor aun, que se limitan a sobrellevar
insatisfechos la vida en pareja? De ser ese su caso, sin duda
´ ´
lamenta que se haya enfriado la relacion. Ademas, si usted
es cristiano, puede que le llene de ansiedad y dolor tener
un matrimonio que no cumple con sus deseos de honrar
´ ´
a Jehova, el Dios al que ama. Pero ¡animo! Las cosas tie-
nen remedio.
2 Recordemos que hay muchos matrimonios cristianos
´ ´
que en su dıa sobrevivıan a duras penas y hoy son todo un
´
ejemplo de solidez. Obviamente, encontraron la formula
´ ´
para fortalecer su union. Y usted tambien puede hallarla.
´ ´
La cuestion es: ¿que puede hacerse para que el matrimo-
´
nio sea mas feliz?
´ ´ ´
MAS CERCA DE DIOS, MAS CERCA DEL CONYUGE
´
3 Cuando ambos conyuges se esfuerzan por acercarse
´ ´
a Dios, tambien se acercan el uno al otro. Ilustremoslo.
˜ ´
Al pie de una gran montana con´ forma de piramide se ha-
´
llan un hombre y una mujer. El esta en el lado norte y
´ ´ ´
1, 2. ¿Que cuestion examinaremos, y por que motivo?
´ ´
3, 4. ¿Por que se reduce la distancia entre los conyuges cuando am-
´
bos se esfuerzan por acercarse a Dios? Ilustrelo con un ejemplo.
´
122 “Mantenganse en el amor de Dios”

´ ´
El conocimiento bıblico llevado a la practica
fortalece el matrimonio
ella en el sur, y los separa una distancia considerable. Pero
´
los dos inician al mismo tiempo el ascenso. ¿Que ocurre?
´
Que la separacion se reduce a medida que suben hacia la
´ ´
cuspide. ¿Como puede animarnos este ejemplo?
4 Pues bien, el ascenso a la montana ˜
representa el es-
´
fuerzo que hacemos los cristianos por servir a Jehova con
´
toda el alma. Seguramente usted y su conyuge aman a
´ ´ ˜
Jehova y estan poniendo todo su empeno en la escala-
da. Pero si se encuentran distanciados, es como si estuvie-
´ ´
ran subiendo por laderas opuestas. ¿Que ocurrira si con-
´
tinuan avanzando hacia la cumbre? Aunque al principio
´
haya un gran espacio entre los dos, cuanto mas se esfuer-
´
cen por ascender —es decir, por acercarse a Dios—, mas
´
cerca estaran el uno del otro. No hay duda: la clave para
“Que el matrimonio sea honorable” 123

reducir las distancias entre marido y mujer es acercarse a


´
Dios. Pero ¿como se logra ese objetivo?
5 Una de las mejores formas de realizar este “ascen-

so” es aplicando los buenos consejos que brinda la Biblia


´ ´
a los conyuges (Salmo 25:4; Isaıas 48:17, 18). Examinemos
´
con detalle uno de ellos, el que dio el apostol Pablo cuan-
do dijo: “Que el matrimonio sea honorable entre todos”
´ ´
(Hebreos 13:4). ¿Que querıa dar a entender con estas pa-
´ ´
labras? En primer lugar, fijemonos en el termino “hono-
rable”. En el idioma original, transmite la idea de estima-
do y precioso. Por lo tanto, el empleo de esta palabra nos
´ ´
muestra como considera Jehova el matrimonio: como
algo de inapreciable valor.
´ ´
EL AMOR A JEHOVA ES LA MEJOR MOTIVACION
6 Si usted y su esposa sirven a Dios, es obvio que am-

bos saben que el matrimonio es algo inestimable y, de


´ ´
hecho, sagrado, pues lo instituyo Jehova (Mateo 19:4-6).
No obstante, si se enfrentan a problemas conyugales, ¿les
´
bastara con saber que el matrimonio es honorable? Pro-
´ ´
bablemente necesiten una motivacion mas poderosa para
´ ´
tratarse con amor y respeto. ¿Cual? Para ver de que se
´
trata,
´ fijemonos de nuevo en las palabras de Pablo.
´ ˜
El no dijo: “El matrimonio es honorable”; mas bien sena-
´
lo: “Que el matrimonio sea honorable”. Por tanto, no es-
´
taba haciendo una simple observacion, sino una exhorta-
´
cion o mandato.1 Es importante tener en cuenta este
1 El consejo de Pablo sobre el matrimonio aparece en el contexto
de una serie de exhortaciones (Hebreos 13:1-5).
´ ´
5. a) ¿Cual es una de las mejores formas de acercarse a Jehova y, al
´ ´ ´
mismo tiempo, a su conyuge? b) ¿Como considera Jehova el matri-
monio?
6. Al examinar en su contexto las palabras de Pablo sobre el matri-
´ ´
monio, ¿que hecho llegamos a entender, y por que es importante
tenerlo en cuenta?
´
124 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
hecho, pues nos permite ver otra cosa que nos motivara a
´
avivar el aprecio en la pareja. ¿Por que decimos esto?
7 Pausemos por un momento. ¿Como ´
ve usted otros
´ ´
mandatos bıblicos, como el de hacer discıpulos o el de
reunirse para adorar a Dios? (Mateo 28:19; Hebreos 10:
24, 25.) Sin duda los cumple, aunque no siempre le re-
´ ´
sulte facil. Ası, sale a predicar aunque las personas sean
´
indiferentes al mensaje del Reino. Y tambien asiste a las
reuniones cristianas aunque salga muy cansado del traba-
jo. A pesar de los pesares, no deja de predicar ni de reunir-
´
se. Nada ni nadie logra detenerlo, ni siquiera Satanas. ¿Por
´ ´ ´
que? Porque usted ama a Jehova de todo corazon, y eso lo
´
motiva a obedecer sus mandamientos (1 Juan 5:3). ¿Y que
beneficios obtiene al predicar y reunirse? Como sabe que
´
esta haciendo la voluntad de Dios, siente paz y gozo en
´
su interior. Y estos sentimientos lo revitalizan (Nehemıas
´ ´
8:10). ¿Que leccion se desprende de lo anterior?
8 Como vemos, el amor a Dios nos motiva a obedecer

los mandamientos de predicar y reunirnos a pesar de los


´
obstaculos que se presenten. Pues bien, ese es el mismo
´ ´
amor que debe motivarnos a obedecer la exhortacion bı-
blica de luchar por “que el matrimonio sea honorable”,
´
aun si nos parece difıcil (Hebreos 13:4; Salmo 18:29; Ecle-
´ ´
siastes 5:4). Y tal como Jehova bendice los esfuerzos que
´ ´
hacemos por predicar y reunirnos, tambien bendecira ge-
nerosamente los esfuerzos que hagamos por demostrar
que valoramos el matrimonio (1 Tesalonicenses 1:3; He-
breos 6:10).
´
9 Entonces, ¿como se consigue que el matrimonio sea
´ ´ ´ ´
7. a) ¿Que mandatos bıblicos cumplimos, y por que? b) ¿Que bene-
ficios obtenemos al obedecerlos?
´ ´
8, 9. a) ¿Que debe motivarnos a honrar el matrimonio, y que incen-
´
tivo tenemos para hacerlo? b) ¿Que dos puntos examinaremos a
´
continuacion?
“Que el matrimonio sea honorable” 125

honorable? Primero, evitando toda clase de conductas


que lo deterioren y, segundo, tomando medidas para for-
talecerlo.
EVITEMOS LAS PALABRAS Y ACCIONES
QUE DESHONREN EL MATRIMONIO
10 Hace ya tiempo, una cristiana realizo´ este comenta-
´ ´
rio: “Le pido a Jehova que me de fuerzas para soportarlo”.
´
¿Soportar que? Ella misma lo explica: “Mi marido me hie-
re con sus palabras. Por fuera no tengo moretones, pero
por dentro estoy llena de cicatrices, pues a cada paso me
´
dice: ‘Eres una carga’ o ‘Eres una inutil’ ”. Esta esposa trajo
´
a colacion un asunto muy inquietante: los abusos verbales
en el matrimonio.
11 ¡Que´ lamentable es que conyuges ´
cristianos in-
tercambien palabras crueles, palabras que dejan heridas
´
difıciles de curar! Es obvio que quienes emplean con fre-
cuencia este tipo de lenguaje no tienen un matrimonio
´
honorable. Ahora bien, ¿que puede decirse de usted? Para
´ ´
averiguarlo, pregunte con humildad a su conyuge: “¿Que
efecto tienen en ti las cosas que te digo?”. Si le responde
˜
que muchas veces le hacen dano, debe estar dispuesto a
´
cambiar (Galatas 5:15; Efesios 4:31).
12 Recordemos que si hablamos mal al conyuge ´
se per-
´ ´ ´
judicara nuestra relacion con Jehova. La Palabra de Dios
˜
senala: “Si a un hombre le parece que es [un buen] adora-
dor [...], y con todo no refrena su lengua, sino que sigue
˜ ´ ´
enganando su propio corazon, la forma de adoracion de
este hombre es vana” (Santiago 1:26). No debemos pen-
sar que el uso que hacemos del lenguaje es una cosa
´
totalmente independiente de nuestra adoracion. Como
´ ´
10, 11. a) ¿Que comportamiento deshonra al matrimonio? b) ¿Que
´ ´
pregunta deberıa hacer uno a su conyuge?
´ ´
12. ¿Como pudiera perder su valor la adoracion que rendimos a Dios?
´
126 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
muestra la Biblia, serıa un error creer que, como uno esta
sirviendo a Dios —o al menos eso es lo que dice—, no im-
˜
porta lo que ocurra en el hogar. No nos enganemos: es
un asunto muy serio (1 Pedro 3:7). Una persona puede ser
´ ´
muy fervorosa y habil en la congregacion. Pero si emplea
´
palabras hirientes en su casa, estara deshonrando su ma-
´ ´
trimonio, y Dios considerara que la adoracion que le rin-
´
de es vana, o lo que es lo mismo, de ningun valor.
13 Los casados tambien ´
deben tener cuidado de no ha-
˜
cer dano de formas menos directas. Veamos dos ejemplos.
Un padre de familia pasa horas atendiendo las llamadas de
´ ´
una madre de su congregacion que crıa sola a sus hijos y
quiere pedirle consejo. Por otro lado, una hermana casada
pasa mucho tiempo todas las semanas predicando con un
soltero. Tanto el padre como la hermana casada segura-
´ ´ ´
mente actuan de buena fe; pero, ¿como se estaran sintien-
´
do sus respectivos conyuges? Una cristiana en esa situa-
´
cion dijo: “Me duele mucho ver a mi marido dedicando
´
tanto tiempo y atencion a una hermana de la congrega-
´
cion. Me hace sentir inferior”.
14 Se comprende que esta hermana sienta un gran

dolor. Y lo mismo puede decirse de quienes, de igual


´
modo, ven que sus conyuges pasan por alto la norma fun-
´
damental que Dios da a los casados: “El hombre dejara
a su padre y a su madre, y tiene que adherirse a su espo-
´ ´
sa” (Genesis 2:24). ¿Quiere decir este versıculo que cuan-
do alguien contrae matrimonio puede desatender a sus
´
padres? Claro que no. Lo unico que indica es que, a partir
de ese momento, debe preocuparse primero por su pare-
ja. Y ocurre igual con sus hermanos en la fe: aunque los
´ ˜ ´
13. ¿De que otras formas pudiera un cristiano hacerle dano a su con-
yuge?
´ ´ ´ ´ ´
14. a) Segun Genesis 2:24, ¿que obligacion tienen ambos conyuges?
´ ´
b) ¿Que preguntas deberıan hacerse los casados?
“Que el matrimonio sea honorable” 127

quiere mucho, su principal responsabilidad sigue siendo


´
con su conyuge. Por eso, si les dedica demasiado tiempo
o los trata con excesiva confianza —sobre todo si son del
´ ´
sexo contrario—, se producira tirantez en su casa. Pregun-
´ ´
tese: “¿Sera esa la razon por la que hay tensiones en mi ho-
´ ´ ˜
gar? ¿Le dedico a mi conyuge el tiempo, atencion y carino
´
que legıtimamente merece?”.
´
128 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´ ´
15 Ademas, cuando un conyuge da atencion indebida a
alguien del sexo opuesto y lo trata con demasiada familia-
ridad, entra en terreno peligroso. Lamentablemente, algu-
´
nos cristianos han actuado ası y han llegado a tener sen-
´
timientos romanticos (Mateo 5:28). Y, en muchos casos,
esto los ha llevado a actos que deshonran el matrimonio
´ ´ ´ ´
aun mas. Veamos que dijo el apostol Pablo sobre este par-
ticular.
´
“EL LECHO CONYUGAL SEA SIN CONTAMINACION”
´
16 Despues de exhortar a “que el matrimonio sea hono-
˜
rable”, Pablo anade la advertencia de que “el lecho conyu-
´ ´
gal sea sin contaminacion, porque Dios juzgara a los for-
´
nicadores y a los adulteros” (Hebreos 13:4). En este pasaje,
´ ´
la expresion “lecho conyugal” nos lleva al ambito de las
´
relaciones ıntimas. Para que el lecho conyugal permanez-
´
ca “sin contaminacion”, o moralmente limpio, las rela-
´
ciones sexuales han de tener lugar unicamente dentro del
matrimonio, en conformidad con las siguientes palabras
´
inspiradas: “Regocıjate con la esposa de tu juventud” (Pro-
verbios 5:18).
17 El adulterio —las relaciones sexuales con alguien

ajeno al matrimonio— es una grave falta de respeto a las


leyes morales de Dios. Aunque a mucha gente del mun-
do le parezca un comportamiento aceptable, los cristianos
verdaderos no adoptamos los criterios del hombre. Com-
´
prendemos que es “Dios [quien] juzgara a los fornicadores
´ ´
y a los adulteros”, y no algun ser humano (Hebreos 10:31;
12:29). Por consiguiente, respetamos la norma de Jeho-
´ ´
15. Segun indica Mateo 5:28, ¿por que deben evitar los esposos cris-
´
tianos dar atencion indebida a alguien del sexo opuesto?
´ ˜
16. ¿Que advertencia anade Pablo al hablar sobre el matrimonio?
´
17. a) ¿Por que no debemos adoptar los criterios de este mundo acer-
´
ca del adulterio? b) ¿Como podemos imitar el ejemplo de Job?
“Que el matrimonio sea honorable” 129
´
va (Romanos 12:9). Imitamos al patriarca Job, quien dijo:
“Un pacto he celebrado con mis ojos” (Job 31:1). En efec-
to, nos comprometemos solemnemente a no permitir que
´ ´
nuestros ojos se queden mirando con pasion a nadie mas
´ ´
que al conyuge. Ası, nos negamos a dar el primero de los
´
pasos que pueden llevar al adulterio (consulte el apendice,
´
paginas 219 a 221).
18 ¿Cuanta ´ ´
gravedad tiene para Jehova el adulterio?
´ ´ ´
La Ley que el entrego mediante Moises nos da una idea,
´
pues sentenciaba a muerte a los israelitas que cometıan
´ ´ ´
adulterio o caıan en la idolatrıa (Levıtico 20:2, 10). ¿En
´ ´
que se parecıan esos pecados? En que ambos violaban un
´ ´
compromiso solemne: adorando un ıdolo se rompıa el
´ ´
pacto con Jehova, y cometiendo adulterio se incumplıan
las promesas matrimoniales. ´ Tanto el uno como el otro
´
eran actos de traicion (Exodo 19:5, 6; Deuteronomio 5:9;
´
Malaquıas 2:14). Por consiguiente, eran condenados por
´
Jehova, el Dios leal y confiable (Salmo 33:4).
19 Es cierto que, a diferencia de los israelitas, los cristia-
´ ´
nos no tenemos que obedecer la Ley de Moises. Aun ası,
´
nos conviene recordar la firmeza con que ese codigo con-
´ ´
denaba el adulterio. ¿Por que? Porque nos ayudara a rea-
´
firmarnos en nuestra decision de no cometerlo nunca.
´ ´
Pongamos una comparacion. ¿Entrarıa usted en un
´
templo y se pondrıa de rodillas a rezar delante de una
´ ´
imagen? “¡Jamas!”, dira rotundamente. ¿Y si le ofrecie-
´ ´
ran muchısimo dinero? “¡Ni hablar!”, contestara sin du-
dar. Y es natural, pues a los cristianos verdaderos nos pro-
´
duce repugnancia la idea de traicionar a Jehova adorando
´ ´
un ıdolo. Y lo mismo tendrıa que ocurrirnos con la idea
´ ´
18. a) A los ojos de Jehova, ¿cuanta gravedad tiene el adulterio?
´ ´
b) ¿En que se parecen el adulterio y la idolatrıa?
´ ´ ´
19. ¿Que nos ayudara a reafirmarnos en nuestra decision de no co-
´
meter adulterio, y por que?
´
130 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
de traicionar a Dios, ası como al conyuge, cometiendo
´
adulterio, sin importar que alicientes tengamos para ha-
´
cerlo (Salmo 51:1, 4; Colosenses 3:5). Nunca querrıamos
´ ´
darle esa alegrıa a Satanas y causar una grave deshonra a
´ ´
Jehova y a la sagrada union del matrimonio.
´
COMO FORTALECER EL MATRIMONIO
20 Claro, para que crezca el respeto mutuo no basta
´
con evitar la conducta que deshonra la union conyugal.
´
¿Que otros pasos hay que dar? Para responder esta pre-
´
gunta, comparemos el matrimonio con una casa. ¿Cuales
´ ´
serıan los objetos que la decoran? Algunos serıan las pa-
´
labras amables y otras muestras de atencion, delicadeza
´
y aprecio. Cuando reina la union entre esposos, hay, por
´
ası decirlo, muchos adornos que aportan color y calidez
˜
al hogar. Pero si el carino disminuye, esos adornos desa-
´
parecen uno tras otro, dejando un vacıo desolador. Aho-
ra bien, usted no quiere que eso suceda. Quiere que “[su]
matrimonio sea honorable”, tal y como Dios manda. Sabe
que es una estructura valiosa que vale la pena conservar y
´
restaurar. Por eso, tomara medidas para detener y corregir
cualquier deterioro que se produzca. Y la Palabra de Dios
˜ ´ ´
senala como: “Con sabidurıa se edifica la casa, y con dis-
cernimiento resulta firmemente establecida. Y con cono-
cimiento los cuartos interiores se llenan de todas las cosas
preciosas y agradables de valor” (Proverbios 24:3, 4). Vea-
´
mos como aplicar estas palabras al matrimonio.
21 Entre las “cosas preciosas” que llenan los hogares
´
felices figuran tambien el amor verdadero, el temor de
Dios y la fe firme (Proverbios 15:16, 17; 1 Pedro 1:7). Estas
´
20. Ilustre con una comparacion lo que ha sucedido en algunos ma-
trimonios.
´ ´
21. ¿Como podemos fortalecer gradualmente el matrimonio? (Vea-
´ ´
se tambien el recuadro de la pag. 131.)
“Que el matrimonio sea honorable” 131

´
¿COMO PUEDO FORTALECER MI MATRIMONIO?
Principio: “Que cada uno de ustedes [...]
´
ame a su esposa tal como se ama a sı mismo;
por otra parte, la esposa debe tenerle profundo
respeto a su esposo” (Efesios 5:33).
Preguntas para meditar
´ ´ ´
ˇ ¿Que buenas cualidades tiene mi conyuge? ¿Como
puedo demostrar que lo aprecio? (Proverbios 14:1;
31:29; 1 Pedro 3:1, 6; 4:8.)
ˇ ¿Honro a mi pareja tratando de entender sus opi-
niones y sentimientos? (Filipenses 2:4.)
ˇ ¿Estoy dispuesto a pasar por alto sus defectos?
(Mateo 6:14, 15.)
´ ´ ´
ˇ ¿Cuando fue la ultima vez que le exprese mi cari-
˜
no? (Cantar de los Cantares 2:9-14.)
´
ˇ ¿Que metas espiritua-
les estamos tratando de
lograr? (Mateo 6:33, 34;
1 Corintios 9:24-27.)
´
ˇ ¿Que puedo hacer yo
´
para animar a mi con-
yuge a leer la Biblia
conmigo y examinar
´
juntos el texto del dıa?
´
132 “Mantenganse en el amor de Dios”

y otras cualidades semejantes fortalecen el matrimonio.


´
Pero ¿ha observado en Proverbios 24:4 como se llenan las
habitaciones con esas “cosas preciosas”? “Con [la ayuda
´
del] conocimiento.” Por tanto, los conyuges que deseen
transformar sus actitudes y avivar su amor deben adquirir
´
conocimiento bıblico y luego aplicarlo (Romanos 12:2; Fi-
lipenses 1:9). Sentarse a repasar tranquilamente la infor-
´ ´ ´ ´
macion bıblica del texto diario o de algun artıculo sobre
el matrimonio publicado en La Atalaya o ¡Despertad! les
´ ´
servira para ver que “cosas preciosas” necesitan para ador-
´
nar su hogar. Luego tendran que introducir esos adornos
en “los cuartos interiores”. En otras palabras: movidos por
´ ´
el amor a Jehova, aplicaran los consejos que han examina-
´ ´
do. Ası conseguiran que regrese a su hogar parte del colo-
´
rido y la calidez que tuvo en su dıa.
22 Por supuesto, volver a colocar todos estos adornos,
´
uno tras otro, tomara su tiem-
po. Pero los cristianos que se
esfuercen por cumplir con la
´
parte que les toca, tendran
´
una gran satisfaccion: la tran-
´
quilidad de saber que estan
´
obedeciendo el mandato bı-
blico de tomar la iniciativa a la
hora de mostrarse honra mu-
tuamente (Romanos 12:10;
Salmo 147:11). Y, sobre todo,
su esfuerzo sincero por honrar
´
el matrimonio los mantendra
en el amor de Dios.
´ ´
22. ¿Que satisfaccion tendremos si
nos esforzamos por cumplir con la
parte que nos toca a la hora de for-
talecer nuestro matrimonio?
´
C APITULO 12

Hablemos siempre
de forma edificante
´
“No proceda de la boca de ustedes ningun
dicho corrompido, sino todo dicho que sea bueno
´ ´
para edificacion [del projimo].” (EFESIOS 4:29.)
´
SUPONGAMOS que le regalamos un automovil a un ser
querido y este decide usarlo mal, conduciendo de forma
˜ ´
irresponsable y haciendo dano a otras personas. ¿Como
´
nos sentirıamos? Sin duda, muy decepcionados.
2 Pues bien, Jehova´ es el origen de “toda dadiva
´
bue-
na y todo don perfecto” (Santiago 1:17). Por ejemplo,
nos ha regalado algo que nos distingue de los animales
y que nos permite expresar nuestras ideas y sentimien-
tos: la facultad del habla. Pero este regalo, como el auto-
´ ´
movil de la comparacion, puede usarse mal. De hecho,
muchas personas lo emplean de forma irresponsable y
˜ ´
hacen dano a los demas. ¿Comprendemos, entonces, lo
´
decepcionado que debe sentirse Jehova?
3 Si queremos mantenernos en el amor de Dios, tene-
´
mos que usar este don como el quiere. O lo que es lo mis-
mo, tenemos que seguir las instrucciones que ha dejado
´
en la Biblia: “No proceda de la boca de ustedes ningun
dicho corrompido, sino todo dicho que sea bueno para
´ ´ ´
edificacion [del projimo] segun haya necesidad, para que
imparta lo que sea favorable a los oyentes” (Efesios 4:29).
´ ´ ´
1-3. a) ¿Que regalo nos ha hecho Jehova, y como puede usarse mal?
´
b) Si queremos mantenernos en el amor de Dios, ¿como tenemos que
usar el don del habla?
Las palabras calmadas
´
son como rocıo
refrescante
´ ´
Por eso, a continuacion examinaremos que tipo de len-
´
guaje hemos de evitar y como podemos usar el don del
habla para edificar a nuestros semejantes. Pero, antes de
´
nada, veamos por que es tan importante controlar la len-
gua.
´
POR QUE CONTROLAR LA LENGUA
´
4 La primera razon para controlarnos al hablar es el
gran poder de las palabras. A este poder alude Proverbios
´
15:4: “La calma de la lengua es arbol de vida, pero el tor-
´
cimiento en ella significa un quebrantamiento del espı-
ritu”.1 Las palabras calmadas de una lengua bondadosa
´
son tan refrescantes como el rocıo y tan reconfortantes
´
como un balsamo. En cambio, los comentarios malin-
´
tencionados de una lengua perversa le aplastan el animo
a cualquiera. Como vemos, las palabras pueden herir o
pueden curar (Proverbios 18:21).
5 El poder de las palabras tambien ´
se ilustra en Pro-
´
verbios 12:18. Allı se indica que quien “habla irreflexi-
´
1 El termino hebreo que en Proverbios 15:4 se traduce “torcimien-
´
to” tambien puede verterse “malicia” y “perversidad”.
´ ´
4, 5. ¿Que dicen varios proverbios bıblicos sobre el poder de las pa-
labras?
Hablemos siempre de forma edificante 135

vamente” es como quien da “estocadas [con] una espa-


da”. Al soltar las cosas sin pensar, causa profundas heridas
y echa a perder buenas amistades. En efecto, las palabras
´
pueden dolernos mas que si una espada nos atravesara el
´ ˜ ´
corazon. Pero, como anade el proverbio, tambien pueden
tener el efecto contrario: “La lengua de los sabios es una
´ ´
curacion”. Quien se esfuerza por demostrar la sabidurıa
divina mide bien lo que dice. Con sus comentarios bon-
dadosos sana corazones heridos y restablece buenas re-
laciones. Sin duda, todos hemos constatado el poder cu-
rativo de las palabras (Proverbios 16:24). Lo que sale de
´
nuestros labios tiene mucha fuerza; usemoslo, por tanto,
no para lastimar al semejante, sino para aliviarlo.
6 Pero, por mas ´
que intentemos hablar con cuidado, a
veces fracasaremos. Y este hecho nos muestra la segun-
´
da razon para controlarnos al hablar: la tendencia innata
a hacer mal uso de la lengua. En efecto, nos cuesta mu-
´
cho refrenarla porque las palabras proceden del corazon
´ ´ ´
y, segun indica la Biblia, “la inclinacion del corazon del
´
hombre es mala” (Genesis 8:21; Lucas 6:45; Santiago 3:
´
2-4). Ahora bien, aunque la imperfeccion nos impide
´
dominar la lengua por completo, sı podemos manejarla
mejor. Para ello tendremos que realizar un esfuerzo cons-
´
tante, como si estuvieramos nadando contra la corriente.
´
7 La tercera razon para controlarnos al hablar es la res-
´
ponsabilidad que tenemos ante Jehova. Lo que decimos
´
no solo influye en la convivencia con los demas, sino
´ ´ ´
tambien en nuestra relacion con Dios. Ası lo indica San-
tiago 1:26: “Si a un hombre le parece que es [un buen]
adorador [...], y con todo no refrena su lengua, sino que
´
6. ¿Por que cuesta tanto refrenar la lengua?
´ ´
7, 8. ¿Hasta que punto somos responsables ante Jehova de lo que de-
cimos?
´
136 “Mantenganse en el amor de Dios”
˜ ´
sigue enganando su propio corazon, la forma de adora-
´ ´
cion de este hombre es vana”.1 Como se explico en el ca-
´ ´
pıtulo anterior, existe una estrecha relacion entre el uso
´ ´
que hacemos del lenguaje y nuestra adoracion. Si diera-
´
mos rienda suelta a la lengua e hicieramos comentarios
hirientes y llenos de veneno, el servicio que rendimos a
´ ´ ´
Dios no tendrıa ningun valor. Sin duda, esto deberıa dar-
nos mucho que pensar (Santiago 3:8-10).
8 Hemos visto tres razones de peso para controlarnos
´
en el uso de las palabras. Ahora examinaremos cual es el
´
lenguaje que debemos evitar por completo y cual debe-
mos emplear para edificar a nuestros semejantes.
PALABRAS QUE DERRUMBAN
9 Lenguaje soez. En la actualidad, las blasfemias, las gro-
´
serıas y las vulgaridades de todo tipo se han vuelto una
˜
plaga. Muchas personas recurren a ellas para anadir fuer-
za a lo que dicen o para compensar su limitado vocabu-
´
lario. Y en el mundo del espectaculo, los humoristas se
valen de palabrotas y chistes subidos de tono para entre-
´
tener al publico. Pero eso no tiene ninguna gracia. Hace
˜ ´
dos mil anos, Pablo envio a los cristianos de Colosas
´
una carta inspirada donde les aconsejo evitar por com-
pleto el “habla ´ obscena” (Colosenses 3:8). Y a los her-
´
manos de Efeso les escribio: “Ni siquiera se mencionen
entre ustedes [cosas como el] bromear obsceno” (Efesios
5:3, 4).
10 A nuestro amado Dios le ofende el lenguaje sucio.
´
Por eso, nosotros tambien lo detestamos y nunca lo utili-
´ ´
1 La palabra griega traducida “vana” tambien se vierte “inutil” e
“infructuosa” (1 Corintios 15:17; 1 Pedro 1:18).
´ ´
9, 10. a) ¿Que lenguaje se ha vuelto una plaga? b) ¿Por que debemos
´ ´
rechazar el lenguaje sucio? (Vease tambien la nota.)
Hablemos siempre de forma edificante 137

zamos. Tenemos muy claro que puede ser una forma de


“inmundicia”, la cual figura entre las “obras de la carne”
´
condenadas por Pablo (Galatas 5:19-21). Sin duda, es un
´ ´
asunto muy serio. ¿Que le sucedera a quien tenga el vicio
de andar siempre hablando de temas gravemente inmo-
rales, indecentes o pervertidos, sea de forma descarada
´
o valiendose de dobles sentidos? En primer lugar, recibi-
´
ra varias advertencias. Y si se niega a arrepentirse y corre-
´ ´
girse, sera expulsado de la congregacion.1
11 Chismes y calumnias. Los comentarios sobre las vi-

das ajenas pueden ser inofensivos si giran en torno a


´ ´
asuntos positivos o utiles, como quien se acaba de bauti-
´ ´
zar o quien necesita animo. Los cristianos del siglo I tam-
´
bien se interesaban mucho por sus hermanos y hablaban
de ellos sin ninguna malicia (Efesios 6:21, 22; Colosen-
´
ses 4:8, 9). Lo que no esta bien es hacer comentarios
que distorsionen la realidad o revelen detalles de la vida
privada. Esa costumbre pudiera llevarnos incluso a algo
´ ´
mas grave: la calumnia, que se define como “acusacion
falsa hecha maliciosamente en contra de alguien con el
˜ ˜
fin de danarlo o desprestigiarlo” (Diccionario del espanol
´
usual en Mexico). Como ejemplo de claras calumnias, te-
nemos las mentiras que lanzaron los fariseos contra Je-
´ ´
sus con la intencion de desacreditarlo (Mateo 9:32-34; 12:
22-24). Un hecho innegable es que las calumnias generan
muchas discordias (Proverbios 26:20.)
´
1 En la Biblia, el termino “inmundicia” engloba pecados muy di-
´
versos. Aunque no todos los tipos de inmundicia exigen la formacion
´
de un comite judicial, quien cometa inmundicia grave y no se arre-
´ ´
pienta sera expulsado de la congregacion (2 Corintios 12:21; Efesios
´ ´
4:19; vease la seccion “Preguntas de los lectores” de La Atalaya del
15 de julio de 2006).
´ ´
11, 12. a) ¿Cuando estan mal los comentarios sobre las vidas ajenas?
´
b) ¿Por que debemos evitar las calumnias?
´
138 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
12 ¿Como ve Jehova a quienes se dedican a difamar o
sembrar discordias? No los ve con buenos ojos. Lo que
´
es mas, odia a quienes provocan “contiendas entre her-
´
manos” (Proverbios 6:16-19). Recordemos que el termino
´
griego para “calumniador” es diabolos, el mismo que se
´
usa para presentar a Satanas como el “Diablo”, es decir,
´
como el Calumniador que difama a Dios (Revelacion 12:
´
9, 10). Desde luego, ninguno de nosotros querrıa conver-
tirse en un “diablo” (o sea, en un calumniador). Cierta-
´
mente, en la congregacion no hay lugar para la calumnia
ni para las obras de la carne que esta fomenta, entre ellas
˜ ´
las “altercaciones [o rinas]” y las “divisiones” (Galatas 5:
´
19-21). Ası pues, antes de contar cualquier cosa sobre el
´
projimo, debemos preguntarnos: “¿Estoy seguro de que
´
es cierto? ¿Serıa una muestra de amor revelarlo? ¿Es ne-
cesario o conveniente que otros se enteren?” (1 Tesaloni-
censes 4:11).
13 Maltrato verbal. Como ya vimos, las palabras pueden
˜ ´
hacer mucho dano. Y es cierto que la imperfeccion nos
lleva a todos a decir cosas que luego lamentamos. Pero
la Biblia nos advierte que hay una forma de hablar que
´
no es admisible ni en la congregacion ni en la familia. Pa-
´
blo exhorto a los cristianos: “Que se quiten toda amar-
´ ´
gura maliciosa y colera e ira y griterıa y habla injuriosa”
´
(Efesios 4:31). Otras traducciones bıblicas vierten “habla
injuriosa” como “insultos”, “ofensas” y “lenguaje insul-
tante”. Esta forma de hablar —que incluye las palabras
´ ´
humillantes, los comentarios asperos y las crıticas despia-
dadas— atenta contra la dignidad y la autoestima de las
˜ ´
personas. Y los ninos, al ser mas inocentes y tiernos, son
especialmente vulnerables (Colosenses 3:21).
´
13, 14. a) ¿Como afecta a las personas el lenguaje injurioso? b) ¿En
´ ´
que peligrosa situacion se encuentran los injuriadores?
Hablemos siempre de forma edificante 139

14 La Biblia condena tajantemente a los injuriadores y


´
muestra que se encuentran en una situacion muy peli-
´
grosa. ¿Que futuro le espera a quien tenga la costumbre
de emplear expresiones insultantes, despectivas o humi-
´
llantes? Primero recibira varias oportunidades de corre-
´
girse. Pero si no las aprovecha, terminara expulsado de
´ ´
la congregacion. Y peor aun, hasta pudiera perder la vida
eterna bajo el Reino de Dios (1 Corintios 5:11-13; 6:
9, 10). Queda claro, que mantenerse en el amor de Jeho-
´ ´
va es incompatible con las groserıas, con las mentiras,
con los insultos y, en definitiva, con todas las palabras
´
que derrumban al projimo.
PALABRAS QUE EDIFICAN
´ ´
15 ¿Como quiere Jehova que usemos el don del ha-
bla? Recordemos que la Biblia nos pide que lo utilicemos
´ ´ ´
“para edificacion [del projimo]” (Efesios 4:29). A Jehova
le complace que nos esforcemos por hallar palabras cons-
tructivas que animen y fortalezcan. Pero las Escrituras
no contienen un reglamento detallado ni una lista con
vocabulario “saludable” (Tito 2:8). Para saber si un co-
mentario es edificante solo hay que ver si pueden apli-
´
carsele estos tres adjetivos: sano, cierto y bondadoso.
´
Tengamos presentes estas tres importantes caracterısticas
´
mientras analizamos varios ejemplos (vease el recuadro
´
“¿Es edificante mi forma de hablar?”, en la pagina 140).
´ ´
16 Elogios sinceros. Jehova y Jesus saben que es muy ne-
´ ´
cesario felicitar a los demas y reconocer sus meritos (Ma-
teo 3:17; 25:19-23; Juan 1:47). Y todos los cristianos te-
nemos que hacer lo mismo. En efecto, “una palabra a
´
su tiempo [...], ¡oh, cuan buena es!” (Proverbios 15:23).
´ ´
15. ¿Que tipo de lenguaje edifica al projimo?
´ ´ ´
16, 17. a) ¿Por que debemos felicitar a los demas? b) ¿Que comen-
´
tarios elogiosos podemos hacer en la congregacion y en el hogar?
´
140 “Mantenganse en el amor de Dios”

¿ES EDIFICANTE MI FORMA DE HABLAR?


Principio: “Que su habla siempre sea
con gracia” (Colosenses 4:6).
Preguntas para meditar
´ ´ ´
ˇ ¿Cuando fue la ultima vez que felicite a alguien
´
por su labor? (1 Corintios 11:2; Revelacion 2:1-3.)
´
ˇ ¿Demuestro respeto a los demas pidiendo las cosas
´ ´ ´
con cortesıa y dandoles las gracias? (Genesis 13:14;
Juan 11:41.)
´
ˇ ¿Hablo casi siempre de mı mismo, o me intereso
´ ´
tambien por las ideas y sentimientos de los demas?
(Filipenses 2:3, 4; Santiago 1:19.)
´
ˇ ¿Para que empleo la infor-
´
macion que tengo sobre
las vidas ajenas? ¿Para
edificar, o para derrum-
bar? (Proverbios 15:
1, 2.)
´
ˇ ¿Que actitud de-
muestro hacia el len-
´
guaje soez, y que re-
vela esa actitud sobre
lo que tengo en el
´
corazon? (Lucas 6:45;
Santiago 3:10, 11.)
Hablemos siempre de forma edificante 141

Cuando alguien nos elogia con sinceridad, nos hace sen-


´
tir bien y nos llena de animo. Y es muy natural que nos
´ ´
sintamos ası, pues se esta interesando por nosotros y por
lo que estamos haciendo. Eso nos confirma que ha vali-
do la pena el esfuerzo, fortaleciendo nuestra confianza e
´ ´ ´
impulsandonos a trabajar cada dıa con mas entusiasmo.
Pues bien, dado que las alabanzas son algo que a todos
´ ´
nos gusta recibir, ¿no deberıamos preocuparnos tambien
por darlas? (Mateo 7:12.)
17 Si nos acostumbramos a fijarnos en los puntos fuer-
´
tes de los demas, siempre encontraremos razones para
´ ´
felicitarlos. Por ejemplo, ¿que pudieramos ver en la con-
´
gregacion? A un orador dando buenos discursos, a un jo-
ven luchando por lograr sus metas espirituales o a un
hermano mayor que, pese a sus achaques, nunca falta a
las reuniones. Unas sencillas palabras de elogio les llega-
´ ´ ´ ´
ran al corazon y los fortaleceran. ¿Y que puede decirse
´
del hogar? Ambos conyuges necesitan escuchar sentidas
´
palabras de animo y gratitud (Proverbios 31:10, 28). Y a
´
los hijos tambien les hace falta que los tengan en cuen-
ta y los aprecien. Para ellos, el reconocimiento y la apro-
´
bacion son tan necesarios como el agua y la luz para las
plantas. Por eso, los padres deben estar muy pendientes
´
de elogiarlos por sus buenas cualidades y acciones. Ası les
´ ´
elevaran la autoestima y la confianza, y los moveran a
´ ´
esforzarse aun mas por hacer lo que deben.
´
18 Consuelo y animo. Jehova´ se interesa profundamente
´
por los de “condicion humilde” y por “los [...] aplasta-
´
dos” (Isaıas 57:15). En la Biblia nos dirige esta exhorta-
´ ´
cion: “Sigan consolandose unos a otros y [...] hablen con-
fortadoramente a las almas abatidas” (1 Tesalonicenses
´
18, 19. ¿Por que debemos hacer todo lo posible por consolar y ani-
´
mar a nuestros hermanos, y como podemos hacerlo?
´
142 “Mantenganse en el amor de Dios”

5:11, 14). Podemos estar ´


´ A Jehova le complace
seguros de que el obser-
que usemos palabras
va complacido todo lo edificantes
que hacemos por animar
y consolar a los afligidos.
19 ¿Que´ podemos hacer

por el cristiano desanima-


do? Primero, dirigirle al-
gunas palabras de alien-
´
to. Aunque con eso quizas
no arreglemos sus proble-
mas, no debemos preo-
cuparnos. Lo importante
es mostrarle que estamos
a su lado y que nos inte-
´
resamos. Tambien pode-
´
mos orar con el, pidien-
´
do a Jehova que le ayude
´
a ver que es alguien muy querido, tanto por los demas
como por Dios (Santiago 5:14, 15). Debemos confirmar-
´
le que la congregacion lo necesita y aprecia (1 Corintios
´ ´
12:12-26). Otra buena idea es leerle algun pasaje bıblico
´ ´ ´
que le recuerde cuanto se interesa Jehova por el (Salmo
34:18; Mateo 10:29-31). Si nos tomamos el tiempo nece-
sario para confortarlo con alguna “buena palabra” que
´ ´ ´
salga de nuestro corazon, se sentira mas amado y valora-
do (Proverbios 12:25).
20 Buenos consejos. Como todos somos imperfectos, de
´
vez en cuando necesitaremos orientacion. Por eso la Bi-
blia nos dice: “Escucha el consejo y acepta la discipli-
na, a fin de que te hagas sabio en tu futuro” (Proverbios
´
19:20). En la congregacion recibimos sugerencias de los
´ ´
20, 21. ¿Que tres factores contribuyen al exito de los consejos?
Hablemos siempre de forma edificante 143
´
ancianos. Pero ellos no son los unicos capacitados para
hacerlas. Por ejemplo, los padres tienen que asesorar a sus
hijos (Efesios 6:4). Y las hermanas espiritualmente madu-
´ ´
ras pueden hacer lo mismo con las cristianas mas jovenes
´
(Tito 2:3-5). En todo caso, el amor al projimo dicta que el
consejero formule sus comentarios de forma que nadie
se sienta atacado. Analicemos ahora tres factores que con-
´ ´
tribuyen al exito del consejo: que se de con la debida ac-
´ ´
titud y motivacion, que tenga bases solidas y que se ofrez-
ca de la forma adecuada.
21 El primer factor es que el consejo se de´ con la debida
´ ´
actitud y motivacion. ¿Que nos ayuda a aceptar con gusto
una sugerencia? Sin duda, saber que se ofrece por verda-
´ ´ ´
dero interes en nosotros, y no por frustracion o por egoıs-
´ ´
mo. Entonces, actuemos ası al dar consejo a los demas.
El segundo factor es basarse en la Palabra de Dios (2 Ti-
moteo 3:16). Todo lo que digamos debe estar fundamen-
tado en la Biblia, sea que leamos directamente de ella o
no. Los ancianos tienen cuidado de no imponer sus pro-
´
pias opiniones. Tampoco manipulan textos bıblicos para
respaldar sus ideas. El tercer factor es ofrecer la recomen-
´
dacion de la forma adecuada. Al darla con bondad, respe-
´ ´ ´
tando la dignidad de cada uno, siempre sera mas facil
aceptarla (Colosenses 4:6).
22 Sin duda, al dotarnos del habla, Jehova´ nos ha hecho
´
un regalo valiosısimo. Y como amamos tanto a nuestro
Padre, queremos usarlo bien. Nunca olvidemos que las
´
palabras pueden edificar o derrumbar. Por eso, usemoslas
´ ´ ´
siempre como Jehova quiere: “para edificacion [del pro-
´ ´
jimo]”. Ası, seremos una verdadera bendicion para quie-
´
nes nos rodean y, ademas, podremos mantenernos en el
amor de Dios.
´
22. ¿De que manera queremos usar el don del habla?
´
C APITULO 13

Fiestas que desagradan a Dios


´ ˜
“Sigan asegurandose de lo que es acepto al Senor.”
(EFESIOS 5:10.)
´ ´
JESUS dijo que los verdaderos siervos de Dios “adoraran al
´
Padre con espıritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre
busca a los de esa clase para que lo adoren” (Juan 4:23). Jeho-
´
va encuentra a quienes aman la verdad y los atrae al lado de
´
el y de su Hijo (Juan 6:44). Nosotros tenemos el gran honor
´
de ser parte de ese grupo. Pero aun corremos peligro de caer
´ ˜
en las trampas de Satanas, el maestro del engano. Para evi-
tarlo, debemos estar vigilantes y “asegur[arnos] de lo que es
˜ ´
acepto al Senor” (Efesios 5:10; Revelacion 12:9).
´
2 Recordemos lo que ocurrio hace siglos cerca del monte
´ ´
Sinaı. Cuando los israelitas pidieron a Aaron que les fabricara
´ ´
la imagen de un dios, el los complacio y les hizo un becerro
´ ´
de oro. No obstante, pretendio que solo era un sımbolo del
˜ ´
Todopoderoso, pues dijo: “Manana hay fiesta a Jehova”. Pero
´ ´ ´ ´
¿como se sintio Jehova? ¿Se quedo indiferente al ver esa cele-
´ ´
bracion que mezclaba la religion verdadera y la falsa? Ni mu-
cho menos. De hecho, hizo ejecutar ´ a unas tres mil personas´
´
que habıan adorado la estatua (Exodo 32:1-6, 10, 28). ¿Que
˜
nos ensena este relato a quienes deseamos mantenernos en
el amor de Dios? La importancia de “no to[car] nada inmun-
do” y de esforzarnos celosamente por conservar la verdad
´ ´ ´
libre de toda corrupcion (Isaıas 52:11; Ezequiel 44:23; Gala-
tas 5:9).
´ ´ ´
1. ¿A quienes atrae Jehova, y por que tienen que permanecer en guar-
dia espiritualmente?
´ ´ ´
2. Explique como ve Jehova que se mezcle la religion verdadera y la
falsa.
Fiestas que desagradan a Dios 145

3 Lamentablemente, en tiempos de los primeros cristianos


´ ´
tambien se produjeron intentos de apostasıa, es decir, de des-
˜
viarse de las ensenanzas verdaderas. Al principio no tuvie-
´ ´
ron mucho exito, pues los apostoles obraban como restric-
´ ´
cion, o freno, que lo impedıa. Pero tras su muerte, los falsos
cristianos, que no amaban la verdad, fueron adoptando del
´
paganismo muchas costumbres, celebraciones y dıas “sagra-
dos” que aun hoy se presentan como si fueran cristianos (2 Te-
´
salonicenses 2:7, 10). En este capıtulo veremos algunos ejem-
´
plos. Notaremos que no demuestran el espıritu de Dios, sino
´ ´
el del mundo, y que, ademas, suelen tener algo en comun:
´
apelan a los deseos egoıstas y promueven las creencias falsas y
´
el espiritismo, caracterısticas heredadas de “Babilonia la Gran-
´ ´
de” (Revelacion 18:2-4, 23).1 No olvidemos que Jehova cono-
´
ce muy bien las practicas religiosas repugnantes que dieron
origen a muchas costumbres populares, y que, por lo tanto, le
parecen tan ofensivas hoy como ayer. Sin duda, es su punto
´ ´
de vista el que mas deberıa interesarnos (2 Juan 6, 7).
4 Los cristianos sabemos que a Jehova´ no le gustan ciertas
´
fiestas. Por eso, debemos adoptar la firme determinacion de
´
no tener nada que ver con ellas. Repasemos por que le re-
´
sultan tan desagradables a Dios. Ası, al comprender que son
´
un estorbo para mantenernos en su amor, estaremos aun
´
mas decididos a evitarlas.
LA NAVIDAD, O EL CULTO AL SOL CON OTRO NOMBRE
5 La Biblia nunca menciona que se celebrara el nacimiento
´ ´
de Jesus. De hecho, no sabemos a ciencia cierta cuando tuvo
´ ´
1 Vease el recuadro “¿Deberıa participar en la fiesta?”, en las
´ ´ ´
pags. 148, 149.´ Ademas, muchas celebraciones y dıas festivos se enu-
meran en el Indice de las publicaciones Watch Tower, editado por los
´
testigos de Jehova.
´
3, 4. ¿Por que es necesario examinar las costumbres y celebraciones
´
populares a la luz de los principios bıblicos?
´ ´ ´
5. ¿Por que estamos seguros de que Jesus no nacio un 25 de diciembre?
´
146 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
lugar. De lo que sı podemos estar seguros es de que no fue
´
el 25 de diciembre.1 ¿Por que? Para empezar, porque en Is-
´
rael esa fecha cae en el frıo invierno, mientras que, como in-
´ ´ ´ ´
dica Lucas 2:8-11, el dıa que nacio Jesus habıa “pastores que
´ ˜
vivıan a campo raso” con sus rebanos. (Es obvio que no se
˜ ´
quedaban al aire libre todo el ano, pues de ser ası no ha-
´
brıa tenido sentido destacar este detalle.) Y en invierno sue-
´ ´ ´
len caer en Belen frıas lluvias e incluso nieve, razon por la
que los pastores no se quedaban “a campo raso” cuidando las
ovejas, sino que las guardaban a cubierto. Tampoco hay que
´ ´ ´ ´
olvidar el motivo por el que habıan ido Jose y Marıa a Belen:
para cumplir con el censo ordenado por Augusto (Lucas 2:
´
1-7). Es muy poco probable que, sabiendo la antipatıa que
´ ´
sentıan los judıos por Roma, aquel emperador los obligara a
viajar a las ciudades de sus antepasados en pleno invierno.
6 Entonces, ¿donde´ ´
se encuentran las raıces de la Navi-
dad? No en la Biblia, sino en antiguas festividades paganas.
´
Una de ellas recibıa el nombre de saturnales y estaba dedica-
da a Saturno, el dios romano de la agricultura. Otra era “el
´
nacimiento del ‘Sol invencible’ ”, que, segun la Enciclopedia
´ ´ ´ ´
de la Religion Catolica, tenıa lugar el 25 de diciembre, dıa sa-
˜
grado para los devotos del dios solar Mitra. Esta obra anade
´
que “la Iglesia comenzo celebrando el nacimiento de [Cris-
to]” en esa fecha “para hacer concurrencia a esta fiesta paga-
na consagrada al nacimiento del Sol natural (Mitra)”. Y hay
˜ ´ ˜ ´
que senalar que esto ocurrio unos trescientos anos despues
´
de la muerte de Jesus.
7 Durante aquellos festejos, los paganos intercambiaban

´ ´ ´ ´
1 Segun la cronologıa bıblica y la historia, Jesus probablemente na-
´ ˜ ´
cio en el ano 2 antes de nuestra era, en el mes judıo de etanim, que
´
corresponde a parte de septiembre y octubre (vease la obra Perspica-
´
cia para comprender las Escrituras, vol. 2, pags. 84, 85, editada por los
´
testigos de Jehova).
´ ´
6, 7. a) ¿Donde se encuentran las raıces de muchas costumbres na-
˜ ´
videnas? b) ¿Que diferencia hay entre la generosidad cristiana y los
regalos de Navidad?
El cristiano verdadero
hace regalos movido
por el amor

´ ´
regalos y hacıan banquetes, practicas que se han conserva-
´
do en las Navidades. Pero el espıritu con que se realizan mu-
˜
chos regalos navidenos no es el que se indica en 2 Corintios
9:7: “Que cada uno haga tal como lo ha resuelto en su cora-
´
zon, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al
dador alegre”. Los cristianos verdaderos damos regalos por
amor, sin esperar nada a cambio, y no porque se conside-
re obligatorio hacerlo en una fecha (Lucas 14:12-14; Hechos
´
20:35). Ademas, estamos muy contentos de habernos libra-
do de una pesada carga: todas las tensiones y deudas que sue-
len generarse en esa temporada (Mateo 11:28-30; Juan 8:32).
´
8 Quizas alguien proteste: “¿Acaso no le hicieron regalos los
´
magos a Jesus para celebrar su nacimiento?”. En realidad, no.
´
Aquellos astrologos le hicieron obsequios en reconocimiento
´ ´ ´
8. ¿Le llevaron los astrologos regalos a Jesus el dıa de su nacimien-
to? Explique su respuesta.
´
148 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
¿DEBERIA PARTICIPAR EN LA FIESTA?
´
Principio: “ ‘Salganse de entre ellos,
´ ´
y separense —dice Jehova—, y dejen de tocar
´
la cosa inmunda’; ‘y yo los recibire’ ”
(2 Corintios 6:17).
Preguntas para meditar
´
ˇ Al analizar una fiesta o tradicion, ¿se ve claro
´
que tiene su origen en practicas o doctrinas paganas,
´
o incluso espiritistas? (Isaıas 52:11; 1 Corintios 4:6;
´
2 Corintios 6:14-18; Revelacion 18:4.)
ˇ ¿Honra o exalta indebidamente a personas, orga-
´ ´
nizaciones o sımbolos nacionales? (Jeremıas 17:5-7;
Hechos 10:25, 26; 1 Juan 5:21.)
´ ´
ˇ ¿Eleva a un paıs o grupo etnico sobre otro?
(Hechos 10:34, 35; 17:26.)
´
ˇ ¿Manifiesta “el espıritu del mundo”, el cual
´
se opone al espıritu de Dios? (1 Corintios 2:12;
Efesios 2:2.)
´
ˇ ¿Me convertirıa en una piedra de tropiezo
si participara? (Romanos 14:21.)
´ ´
ˇ Si decido abstenerme, ¿como podrıa explicar
respetuosamente mis razones? (Romanos 12:1, 2;
Colosenses 4:6.)

Los siguientes pasajes ayudan a contestar algunas


preguntas sobre las celebraciones populares:
ˇ “[Los israelitas infieles] empezaron a mezclarse
con las naciones, y se pusieron a aprender sus
obras.” (Salmo 106:35.)
Fiestas que desagradan a Dios 149

´ ´
ˇ “La persona fiel en lo mınimo es fiel tambien
´
en lo mucho, y la persona injusta en lo mınimo
´
es injusta tambien en lo mucho.” (Lucas 16:10.)
ˇ “Ustedes no son parte del mundo.” (Juan 15:19.)
ˇ “No pueden estar participando de ‘la mesa de
´
Jehova’ y de la mesa de demonios.” (1 Corintios
10:21.)
ˇ “Basta el tiempo que ha pasado para que ustedes
hayan obrado la voluntad de las naciones cuando
´
procedıan en hechos de conducta relajada, lujurias,
excesos con vino, diversiones estrepitosas, partidas
´
de beber e idolatrıas ilegales.” (1 Pedro 4:3.)
´
150 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
de que era un personaje ilustre, segun la costumbre de tiem-
´
pos bıblicos (1 Reyes 10:1, 2, 10, 13; Mateo 2:2, 11). De hecho,
no fueron a verlo al pesebre la noche que vino al mundo, sino
´
que lo visitaron en su casa, muchos meses despues.
˜
LOS CUMPLEANOS A LA LUZ DE LA BIBLIA
¨
9 En la antiguedad, ´
el nacimiento de un hijo solıa ser,
como hoy, causa de mucho gozo. Sin embargo, la Biblia
´
no menciona que ningun siervo de Dios celebrara su cum-
˜ ´ ´
pleanos (Salmo 127:3). ¿Sera una omision casual? No, por-
´ ˜ ´
que sı habla de dos fiestas de cumpleanos: la de un faraon
´
y la de Herodes Antipas (Genesis 40:20-22; Marcos 6:21-29).
Y presenta ambas ocasiones con tintes negativos, sobre todo
´ ´
la ultima, la cual llevo a que se decapitara a Juan el Bautista.
´ ˜
9. ¿Que tienen de particular los cumpleanos mencionados en la Biblia?

´
LOS DIAS “SAGRADOS” DEL SATANISMO
˜ ´ ´
Cabe senalar que el dıa mas importante en el sata-
˜ ´
nismo es el cumpleanos de cada persona. ¿Por que?
´
Porque esa religion afirma que todo ser humano
´ ´
puede verse a sı mismo como un dios si ası lo desea.
Por consiguiente, dicen que celebrar el nacimien-
to de uno equivale a festejar el nacimiento de una
´
divinidad. Como es obvio, la mayorıa de la gente
´
no comparte esa actitud tan extremista y egocentri-
ca. Pero hay que reconocer que “mientras otras
´ ˜
fiestas elevan el espıritu, los cumpleanos elevan el
ego” (The Lore of Birthdays).
´
La siguiente fecha “sagrada” del calendario satani-
´
co, celebrada con una gran reunion de hechiceros,
´
es “la vıspera [del 1 de mayo, que] se conoce por no-
´
che de Walpurgis y se considera noche de brujerıa”,
˜
senala la Gran Enciclopedia Universal. Finalmente
viene la llamada Noche de Brujas (o Halloween).
Fiestas que desagradan a Dios 151

10 Según la obra Las cosas nuestras de cada día, los primeros


cristianos “consideraban estas festividades [...] como reliquias
de las prácticas paganas”. Los griegos y romanos, por ejem-
plo, creían que toda persona contaba con un espíritu protec-
tor o una “divinidad bajo cuya tutela cada uno nace y vive”,
y cuya “fiesta la celebraba cada uno el día de su natalicio”, o
cumpleaños (Gran Enciclopedia Rialp). Además, por siglos se
ha relacionado estrechamente la fecha del nacimiento con la
astrología, y más concretamente con el horóscopo.
11 Aparte de por sus conexiones con el paganismo y el espi-

ritismo, es muy probable que los siervos de Dios rechazaran


los cumpleaños por otra razón. ¿Cuál? Su actitud humilde.
Sencillamente, no creían que su llegada al mundo fuera tan
importante como para festejarla (Miqueas 6:8; Lucas 9:48).1
Daban toda la gloria a Jehová, a quien agradecían el maravi-
lloso don de la vida (Salmo 8:3, 4; 36:9; Revelación 4:11).2
12 Cuando un siervo de Dios muere fiel, queda guardado

en la memoria de Jehová, lo que le garantiza que volverá a vi-


vir (Job 14:14, 15). Por eso dice Eclesiastés 7:1: “Mejor es un
nombre que el buen aceite, y el día de la muerte que el día
en que uno nace”. En este pasaje, el “nombre” es la buena
reputación que nos ganamos con Dios sirviéndole lealmen-
te. Es significativo que la única conmemoración que se nos
manda celebrar a los cristianos no es la de un nacimiento,
sino la de una muerte, la de Jesús, cuyo excelso “nombre” es
la clave de la salvación (Hebreos 1:3, 4; Lucas 22:17-20).
1 Vaase el recuadro “Los días ‘sagrados’ del satanismo”, en la
pág. 150.
2 Bajo la Ley, la mujer tenía que presentar una ofrenda cada vez
que daba a luz, lo que era un claro recordatorio de que los pa-
dres transmiten el pecado a sus hijos (Levítico 12:1-8). Esto ayudó a
los israelitas a ver con equilibrio el nacimiento y, probablemente, a
no adoptar costumbres paganas sobre este particular (Salmo 51:5).

10, 11. ¿Cómo veían los cumpleaños los primeros cristianos, y por
qué?
12. ¿Cómo puede ser mejor el día de la muerte que el del nacimiento?
´
152 “Mantenganse en el amor de Dios”

CELEBRACIONES DE PASCUA
QUE ESCONDEN RITOS DE FERTILIDAD
13 En teorıa,´
la Semana Santa celebra la muerte y resurrec-
´
cion de Cristo. Sin embargo, tiene numerosas conexiones
´
con la religion falsa. Tomemos como ejemplo el uso en mu-
´ ´
chos paıses de los huevos y conejos de Pascua. ¿De don-
de proceden estas costumbres? El libro Las cosas nuestras de
´
cada dıa comenta: “Desde tiempos muy remotos, en muchas
´
culturas el huevo simbolizaba nacimiento y resurreccion”.
´
Igualmente, la liebre y el conejo son desde hace siglos image-
nes de fecundidad. Por eso, aunque la Pascua pretende con-
´ ´
memorar la resurreccion de Cristo, es obvio que incorporo
del paganismo muchos ritos de fertilidad.1
14 Jehova´ nunca podrıa ´
aprobar que se celebrara la re-
´
surreccion de su Hijo con inmundos ritos de la fertili-
´
dad (2 Corintios 6:17, 18). De hecho, la conmemoracion de
´ ´
la resurreccion de Cristo no esta autorizada por las Escritu-
´
ras. Para colmo, en algunos paıses recibe un nombre pagano,
con lo que la deslealtad a Dios es doble.
´
LOS ORIGENES DE LA NOCHE DE BRUJAS
15 ¿Que´ origen tiene la Noche de Brujas (o Halloween,
´ ´ ´
abreviacion de un nombre ingles que significa “vıspera del
´
dıa de Todos los Santos”)? Esta fiesta, famosa por sus hechi-
ceras, duendes y grotescos adornos, se celebra el 31 de octu-
´
bre. Su origen se remonta a la epoca de los antiguos celtas de
´ ´
1 En ingles, el Domingo de Resurreccion recibe el nombre de Eas-
ter, que se relaciona con Eostre (u Ostara), diosa de la fertilidad que
´
“a veces era representada con cabeza de liebre y que poseıa una lie-
´
bre que vivıa en la Luna y a la que le encantaban los huevos” (The
Dictionary of Mythology).
´
13, 14. ¿Que origen tienen muchas costumbres populares de Sema-
na Santa?
´ ´
15. ¿Que origen tiene la Noche de Brujas, y que detalles significati-
vos pueden mencionarse sobre la fecha en que se celebra?
Fiestas que desagradan a Dios 153
˜ ˜
Gran Bretana e Irlanda. Cada ano, cuando llegaba la luna lle-
´
na mas cercana al 1 de noviembre, celebraban la fiesta del
“Final del Verano” (Samhain). Pensaban que durante esa no-
che se rasgaba el velo que separaba el mundo humano del so-
´ ´
brenatural, y que los espıritus, tanto buenos como maleficos,
´
vagaban por la Tierra. Como creıan que las almas de los di-
funtos regresaban a sus hogares, les dejaban ofrendas de ali-
mentos y bebidas para apaciguarlos. Por lo tanto, cuando los
˜
ninos de la actualidad se visten de fantasmas y brujas y van
casa por casa amenazando con cometer travesuras si no les
´
hacen un regalito, en realidad estan perpetuando sin saberlo
los ritos de una fiesta pagana.
BODAS LIMPIAS A LOS OJOS DE DIOS
16 Dentro de poco, “ninguna voz de novio ni de novia vol-
´ ´ ´
vera a oırse” en Babilonia la Grande, pues sera destruida
´ ´
(Revelacion 18:23). ¿Por que? Entre otras cosas, por su parti-
´ ´
cipacion en practicas espiritistas. Algunas de ellas se han con-
vertido en costumbres nupciales que pueden contaminar al
matrimonio desde su mismo principio (Marcos 10:6-9).
17 Estas tradiciones, que varıan ´ ´
de un paıs a otro, pudieran
parecer inocentes, pero no olvidemos que proceden de la re-
´ ´
ligion falsa. Entre ellas estan las acciones que supuestamente
´
traen buena suerte a los novios y sus invitados (Isaıas 65:11).
Tomemos como ejemplo la costumbre de lanzar arroz y cosas
´
semejantes. Es probable que la intencion original fuera apa-
´
ciguar con comida a los espıritus malignos para que no hi-
˜ ´ ´
cieran dano a los recien casados. Ademas, el arroz se ha con-
´
siderado por siglos sımbolo de fertilidad, dicha y larga vida.
Es obvio, por tanto, que para mantenerse en el amor de
Dios hay que evitar estas costumbres impuras (2 Corintios 6:
14-18).
´
16, 17. a) ¿Por que es importante que los novios examinen a la luz
´
de la Biblia las costumbres nupciales de la localidad? b) ¿Que debe-
mos tomar en cuenta los cristianos al analizar costumbres como
lanzar arroz y cosas semejantes?
´
154 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
18 Los siervos de Jehova tampoco admiten practicas que
resten dignidad a las bodas y banquetes, o que puedan ofen-
der a algunas conciencias. No toman la palabra para hacer
´
comentarios sarcasticos o insinuantes, ni abochornan a los
novios o a otras personas con bromas de mal gusto (Pro-
´
verbios 26:18, 19; Lucas 6:31; 10:27). Tambien evitan las
bodas espectaculares y fastuosas que, sin modestia algu-
´ ´
na, no son mas que pura “exhibicion ostentosa” de la posi-
´ ´
cion social (1 Juan 2:16). El deseo de Jehova es que las pa-
´ ˜
rejas puedan recordar ese dıa especial con carino, y no con
pesar.1
¿ES EL BRINDIS UNA COSTUMBRE
CON TINTES RELIGIOSOS?
19 En las bodas, ası´ como en otras reuniones sociales, es fre-
˜
cuente hacer brindis. En el ano 1995, una obra especializa-
˜ ´ ´
da senalo que el brindis “es una practica social que probable-
mente se remonta a las antiguas libaciones, sacrificios en los
´ ´
que se ofrecıa un lıquido sagrado a los dioses [...] a cambio de
´
un deseo, elevando una suplica que se resume en las palabras
˜
‘¡que sea por muchos anos!’ o ‘¡a tu salud!’ ” (International
Handbook on Alcohol and Culture).
20 Es cierto que muchos no consideran el brindis un gesto
´
religioso ni una supersticion. Sin embargo, la costumbre de
´
alzar la copa pudiera verse como una suplica al “cielo”, o a
´
una fuerza sobrenatural, para pedir algun favor. Esta forma
´ ´
de solicitar una bendicion no esta de acuerdo con las Escri-
turas (Juan 14:6; 16:23).2
´ ´
1 Veanse los tres artıculos sobre las bodas y las reuniones sociales
´
en La Atalaya del 15 de octubre de 2006, pags. 18-31.
´ ´
2 Vease La Atalaya del 15 de febrero de 2007, pags. 30, 31.
´ ´
18. ¿Que principios bıblicos deben orientar tanto a las parejas que
van a casarse como a sus invitados?
´
19, 20. ¿Que dice sobre el origen del brindis una obra especializa-
´
da, y por que es inaceptable esta costumbre para el cristiano?
Fiestas que desagradan a Dios 155
´
“AMADORES DE JEHOVA, ODIEN LO QUE ES MALO”
21 El mundo atraviesa una franca decadencia moral, aviva-

da de forma directa o indirecta por Babilonia la Grande. Al-


´
gunos paıses patrocinan fiestas anuales, como los carnavales,
que incorporan bailes lascivos o incluso glorifican los estilos
´
de vida homosexuales. ¿Serıa apropiado que quienes aman a
´
Jehova vieran actos de este tipo o asistieran a ellos? ¿Demos-
´ ´
trarıan ası que odian de verdad el mal? (Salmo 1:1, 2; 97:10.)
Sin duda, es sabio que adoptemos la actitud del salmista que
´
pidio a Dios: “Haz que mis ojos pasen adelante para que
´
no vean lo que es inutil” (Salmo 119:37).
22 En los dıas ´
en que se celebre una fiesta inapropiada para
el cristiano, debemos tener cuidado de no dar a entender de
´
algun modo que la estamos apoyando. Bien dijo Pablo: “Sea
´
que esten comiendo, o bebiendo, o haciendo cualquier otra
cosa, hagan todas las cosas para la gloria de Dios” (1 Corin-
´
tios 10:31; vease el recuadro “Ayuda para tomar decisiones
´ ´
sabias”, en las paginas 158 y 159). Pero ¿que puede decirse
´
de las costumbres y celebraciones que no conservan ningun
´ ´ ´
significado religioso, no son de caracter polıtico o patriotico
´
y no violan los principios bıblicos? En tales casos, queda a
´ ´
discrecion de cada cristiano si participara en ellas o no. Por
´
supuesto, hara bien en tener presentes las opiniones ajenas
para no convertirse en piedra de tropiezo.
DEMOS GLORIA A DIOS
CON NUESTRAS PALABRAS Y OBRAS
23 Hoy, muchos ven ciertas festividades populares princi-

palmente como oportunidades para juntarse con la familia y


´
los amigos. Por lo tanto, pudieran llevarse la falsa impresion
´ ´
21. ¿Que celebraciones evitara el cristiano, tengan o no connotacio-
´
nes religiosas, y por que?
´ ´
22. ¿En que casos tendra que decidir el cristiano si su conciencia le
´
permite participar o no en una celebracion?
´
23, 24. ¿Como daremos un buen testimonio de las justas normas
´
de Jehova?
´
156 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
NADA PRODUCE ´ MAS GOZO
QUE LA RELIGION VERDADERA
´
Jehova es el “Dios feliz” (1 Timoteo 1:11).
Y quiere que sus siervos seamos felices, como se
´
indica en los siguientes versıculos:
´
“El que es bueno de corazon tiene un banque-
te constantemente.” (Proverbios 15:15.)
“He llegado a saber que no hay nada me-
jor para ellos que regocijarse y hacer el bien du-
´
rante la vida de uno; y tambien que todo hom-
bre coma y realmente beba y vea el bien por todo
´
su duro trabajo. Es el don de Dios.” (Eclesiastes 3:
12, 13.)
“[El generoso recomienda] cosas generosas [...]
´
y en pro de cosas generosas [...] se levantara.”
´
(Isaıas 32:8.)
´ ´
“Vengan a mı, todos los que se afanan y estan
´ ´
cargados, y yo los refrescare —dijo Jesus—. Porque
mi yugo es suave y mi carga es ligera.” (Mateo 11:
28, 30.)
´
“Conoceran la verdad, y la verdad los liberta-
´
ra.” (Juan 8:32.)
“[A la hora de dar,] que cada uno haga tal
´
como lo ha resuelto en su corazon, no de mala
gana ni como obligado, porque Dios ama al da-
dor alegre.” (2 Corintios 9:7.)
´
“El fruto del espıritu es: amor, gozo, paz, [...]
´
benignidad, bondad.” (Galatas 5:22.)
“El fruto de la luz consiste en toda clase de
bondad y justicia y verdad.” (Efesios 5:9.)
Fiestas que desagradan a Dios 157

de que los testigos de Jehová adoptamos una postura extre-


mista y no amamos al prójimo. En tal caso, podemos expli-
carles con tacto que nos gusta mucho tener reuniones sanas
con nuestros seres queridos a lo largo de todo el año (Pro-
verbios 11:25; Eclesiastés 3:12, 13; 2 Corintios 9:7). Sin em-
bargo, queremos que comprendan que no nos traería nin-
guna felicidad echar a perder esas reuniones con costumbres
que ofenden a nuestro amado Dios y violan sus justas nor-
mas (véase el recuadro “Nada produce más gozo que la reli-
gión verdadera”, en la página 156).
24 Cuando les hacen preguntas sinceras, algunos Testigos

las contestan satisfactoriamente mostrando algunos puntos


del capítulo 16 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia? 1
Ahora bien, hay que recordar que nuestro objetivo no es ga-
nar discusiones, sino ganar corazones. Por eso, nuestra forma
de hablar siempre debe ser respetuosa, apacible, “con gracia”
y “sazonada con sal” (Colosenses 4:6).
25 Los testigos de Jehová estamos bien informados. Sa-

bemos por qué aceptamos o rechazamos ciertas creencias y


prácticas (Hebreos 5:14). Pero también es necesario que lo
sepan nuestros hijos. Cuando nos esforzamos por que en-
tiendan los principios bíblicos en que se basa nuestra postura,
fortalecemos su fe, los preparamos para contestar con la Biblia
a quienes cuestionen sus creencias y los ayudamos a man-
tenerse en el amor de Jehová (Isaías 48:17, 18; 1 Pedro 3:15).
26 Por supuesto, para adorar a Dios “con espíritu y con

verdad” no solo hay que evitar las fiestas contrarias a los


principios bíblicos. En el próximo capítulo hablaremos del
mandato de ser honestos en todos los campos de la vida
(Juan 4:23). Veremos que, aunque muchos lo consideren
poco práctico, obedecer a Dios es siempre lo mejor.
1 Editado por los testigos de Jehová.

25, 26. ¿Cómo podemos fortalecer la fe de nuestros hijos y ayudar-


los a amar más a Jehová?
´
158 “Mantenganse en el amor de Dios”

AYUDA PARA TOMAR DECISIONES SABIAS


Hay situaciones que ponen a prueba tanto nuestro amor a
´ ´
Jehova como nuestro entendimiento de los principios bıbli-
´
cos. Ası ocurre cuando una persona no creyente invita a su
´ ˜ ´
conyuge Testigo a acompanarle a comer con su familia el dıa
´
que se celebra una fiesta del mundo. ¿Que hacen los cristia-
nos en este caso? Algunos aceptan con conciencia tranquila,
´
y otros rechazan la invitacion. Si acceden a ir, dejan muy cla-
´
ro con su conducta que no estan celebrando la fiesta y que
´
van unica y exclusivamente a comer con la familia.
´
Pero antes de decidir si va a ir o no, el conyuge cristiano
hace bien en explicar respetuosamente a su pareja que la si-
´ ´ ´
tuacion podrıa volverse incomoda si, con motivo de la fies-
´
ta, los parientes realizan algun acto en el que, como testigo
´
de Jehova, no desea participar. Tal vez, el no creyente prefie-
´
ra dejar la visita para otro dıa (1 Pedro 3:15).
´
Ahora bien, ¿que ocurre si una cristiana le da esta expli-
´ ´ ´
cacion a su marido y aun ası el insiste en que lo acompa-
˜ ´
ne? Bueno, quizas ella entienda que el esposo es el cabeza y
tiene la responsabilidad de alimentar a la familia (Colosenses
´ ´
3:18). Pudiera razonar que en este caso el esta cumpliendo
´ ´
con esa obligacion en la casa de sus parientes; hasta podrıa
´
aprovecharse la ocasion para dar un buen testimonio. Al fin y
´
al cabo, la comida no esta contaminada porque se sirva en
una fiesta del mundo (1 Corintios 8:8). La esposa tal vez la
´ ´
considere una comida mas. Desde luego, no participara en
´ ´
los saludos, canciones, brindis y demas practicas festivas.
´ ´
Por otro lado, tiene que examinar que efecto tendra en
´
otros el que ella este presente en la comida. ¿Es posible que
´
alguien tropiece si se entera de que visito a sus parientes
´
no Testigos en un dıa festivo? (1 Corintios 8:9; 10:23, 24.)
´ ´
Ademas, ¿la presionaran los familiares para que transija?
No hay que olvidar lo fuerte que es el deseo de no pasar ver-
Fiestas que desagradan a Dios 159
¨
guenza. Por eso, conviene que medite bien el asunto antes de
´
decidir nada. Debe tomar en consideracion todos los factores
´
indicados y, claro esta, los dictados de su propia conciencia
(Hechos 24:16).
´ ˜
¿Debo aceptar una bonificacion navidena?
˜
En la temporada navidena, hay jefes que deciden dar un
´ ´
regalo o bonificacion. ¿Deberıa rechazarlo el Testigo? No ne-
cesariamente. Tal vez el patrono ni siquiera crea que aceptar-
´ ´
lo equivalga a celebrar la fiesta. Quizas lo de como simple
´ ˜´ ˜
participacion en los beneficios de la companıa, como senal
˜
de gratitud por los servicios prestados en el ano o como ali-
´
ciente para que los empleados sigan esforzandose. Puede
´
que tenga el detalle con todos —judıos, musulmanes o de
´
otra religion—, sin importarle si celebran las navidades o no.
Por eso, el que el regalo se realice en esas festividades o lleve
´
un nombre alusivo a ellas no exige automaticamente que el
´
testigo de Jehova lo rechace.
De hecho, hay quienes hacen regalos por motivo de una
fiesta religiosa y no esperan que quienes los reciben compar-
˜
tan sus creencias. Por ejemplo, un companero de trabajo o
´ ´
un pariente quizas diga: “Yo se que los Testigos no celebran
esta fiesta, pero quiero que me aceptes este regalo”. Si el cris-
tiano no tiene reparos de conciencia, puede recibirlo y dar las
gracias sin hablar para nada de la festividad (Hechos 23:1).
En todo caso, a veces es posible explicar con tacto nuestra po-
´ ´
sicion mas adelante, cuando sea menos probable que la per-
sona se ofenda.
´ ´
Pero ¿que ocurre si el regalo se hace con la clara intencion
´
de demostrar que el cristiano no esta firme en sus conviccio-
´
nes, o que esta dispuesto a violar sus principios para conse-
guir beneficios materiales? Obviamente, en ese caso es mejor
´
rechazarlo. Sin lugar a dudas, queremos darle a Jehova devo-
´
cion exclusiva (Mateo 4:8-10).
´
C APITULO 14

Honrados en todas las cosas


“Deseamos comportarnos honradamente
en todas las cosas.” (HEBREOS 13:18.)
˜
UN NINO sale de la tienda con su madre. De pronto, se
´
detiene con cara de susto. ¿Que le ocurre? Sin darse cuen-
´
ta, se ha llevado un juguete. Pensaba pedirle a su mama
´
que lo comprara, pero se olvido. Desconsolado, se echa a
´
llorar. La madre lo tranquiliza y regresa con el a la tienda.
´
¡Que feliz y orgullosa se siente al verlo devolver el jugue-
te y disculparse!
2 Ver que sus hijos aprenden a ser honrados es una
´ ´ ´
gran alegrıa para cualquier padre. Y mas aun para nuestro
´
Padre celestial, porque el es “el Dios de la verdad” (Sal-
´
mo 31:5). A Jehova le complace observar que, como par-
te de nuestro crecimiento espiritual, nos esforzamos por
´
ser personas ıntegras. Dado que queremos hacerle feliz
y mantenernos en su amor, “deseamos —como dijo Pa-
blo— comportarnos honradamente en todas las cosas”
(Hebreos 13:18). Primero examinaremos cuatro facetas
´ ´
en las que no siempre es facil actuar ası y luego repasare-
mos los beneficios de hacerlo.
HONRADOS CON NOSOTROS MISMOS
3En primer lugar, tenemos que aprender a ser honra-
´
dos con nosotros mismos. Cegados por la imperfeccion,
´ ´ ´
1, 2. Explique con una comparacion por que le complace a Jehova
que nos esforcemos por ser honrados.
´ ˜
3-5. a) ¿Como nos advierte la Biblia sobre el peligro de enganarnos a
´ ´
nosotros mismos? b) ¿Que nos ayudara a evaluarnos objetivamente?
Honrados en todas las cosas 161
´ ˜ ´ ´
es muy facil caer en el autoengano. Ası les sucedio a los
´ ´
cristianos de Laodicea. Jesus dijo que, aunque se habıan
convencido de que eran ricos, cada uno de ellos se encon-
traba “pobre”, “ciego” y “desnudo” espiritualmente (Re-
´
velacion 3:17). El estado en que se hallaban no solo era
´ ´
muy lamentable, sino muy peligroso, y mas aun porque
estaban cerrando los ojos a la realidad.
4 De igual modo, Santiago advirtio: ´
“Si a un hombre le
parece que es [un buen] adorador [...], y con todo no re-
˜
frena su lengua, sino que sigue enganando su propio co-
´ ´
razon, la forma de adoracion de este hombre es vana”
´
(Santiago 1:26). Creer que Jehova acepta nuestro servi-
´ ˜
cio aunque usemos mal la lengua, tambien es enganarse
´ ´
a uno mismo. Ese tipo de adoracion es inutil. No logra
´
nada. ¿Que podemos hacer para no caer en un error tan
lamentable?
´
5 En los versıculos anteriores, Santiago habla de la ley
perfecta de Dios, revelada en la Biblia, y la compara con
´
un espejo donde nos anima a “mirarnos” para saber que
retoques tenemos que hacer (Santiago 1:23-25). En efec-
to, las Escrituras son el medio que nos permite evaluar-
´
nos con honradez y descubrir donde tenemos que me-
´
jorar (Lamentaciones 3:40; Ageo 1:5). Ademas, debemos
´
pedirle a Jehova que nos analice, nos permita notar los
´ ´
defectos mas graves y nos de fuerzas para corregirlos (Sal-
mo 139:23, 24). Bien pudiera ser que, sin darnos cuen-
ta, estemos desarrollando una actitud deshonesta. Pero
´
no debemos olvidar como la considera nuestro Padre ce-
´
lestial. Segun Proverbios 3:32, la persona con actitud ´ si-
˜ ´
nuosa, o enganosa, es “detestable a Jehova, pero El tie-
´
ne intimidad con los rectos”. Sin duda, Dios nos ayudara
´ ´
a vernos como el nos ve y a querer hacer lo que el
´
quiere. Ası, podremos decir, como Pablo, que “deseamos
´
162 “Mantenganse en el amor de Dios”

comportarnos honradamente”. Claro, debemos esforzar-


´
nos de todo corazon por hacer realidad ese deseo, aunque
´
hoy por hoy sea imposible lograrlo a la perfeccion.
HONRADOS EN LA FAMILIA
´
6 Ademas, la honradez debe distinguir a nuestra fami-
´
lia. Los conyuges deben ser francos y sinceros el uno con
el otro. No deben caer en vicios tan destructivos como
el coqueteo, las relaciones clandestinas por Internet o
´
la pornografıa de cualquier tipo. Lamentablemente, al-
´
gunos cristianos han obrado ası a espaldas de su pare-
´ ´
ja. ¡Que poca honestidad! Nunca caigamos en practicas
´ ´ ´
que nos lleven a ser hipocritas con nuestro conyuge. Mas
bien, imitemos al rey David, quien dijo: “No me he sen-
tado con hombres de falsedad; La honradez nos ayuda
ni entro con los que esconden a evitar conductas que
´
lo que son” (Salmo 26:4). pudieramos vernos
˜
7 Los padres deben ensenar a tentados a ocultar
sus hijos el valor de la honra-
dez. Para ello, es conveniente
que usen la Biblia. Por un
lado, las Escrituras contienen
ejemplos de lo que no debe
hacerse. Tenemos el caso de
´ ´
Acan, que cometio un robo y
´
trato de ocultarlo; o la historia
´ ´
de Guehazı, que mintio para
lucrarse, y, por supuesto, el re-
lato de Judas, quien no solo
´ ´
6. ¿Por que deben los conyuges ser
´
sinceros el uno con el otro, y que pe-
ligros deben evitar?
´ ´
7, 8. ¿Con que relatos bıblicos pode-
˜
mos ensenar a los hijos el valor de la
honradez?
Honrados en todas las cosas 163
´ ´ ˜ ´
hurto dinero, sino que recurrio al engano mas vil para
˜ ´ ´
hacer dano a Jesus (Josue 6:17-19; 7:11-25; 2 Reyes 5:14-
16, 20-27; Mateo 26:14, 15; Juan 12:6).
8 Pero tambien ´
hay ejemplos positivos. Como el de Ja-
´
cob, que al enterarse de que sus hijos habıan encontra-
´
do dinero en sus costales, les ordeno devolverlo, creyen-
´ ´ ´
do que habıa ido a parar allı por equivocacion. O el de
´ ´
Jefte y su hija, la cual cumplio el voto de su padre a pesar
´
del gran sacrificio implicado. O el del propio Jesus, que al
´ ´
verse ante una multitud enfurecida, actuo con valentıa y
´ ´
no escondio su identidad, demostrando que lo que mas
´ ´
le interesaba era el cumplimiento de la profecıa bıblica y
´
la seguridad de sus amigos (Genesis 43:12; Jueces 11:30-
˜
40; Juan 18:3-11). Esta es tan solo una pequena muestra
´
del gran caudal de relatos bıblicos que podemos emplear
˜
para ensenar a los hijos a amar y valorar la honradez.
9 Ahora bien, esta labor educadora no se limita a las

palabras. Es esencial predicar con el ejemplo. Por eso, el


´ ´ ´ ˜
apostol Pablo pregunto: “Tu, [...] el que ensenas a otro,
˜ ´
¿no te ensenas a ti mismo? Tu, el que predicas: ‘No hur-
tes’, ¿hurtas?” (Romanos 2:21). Hay padres que, aunque
defienden la honradez de labios hacia afuera, de vez en
´ ´
cuando actuan deshonestamente, quiza soltando verda-
´ ´
des a medias o quedandose con artıculos que no les per-
´
tenecen. Luego se justifican diciendo: “No es mas que
˜
una mentira piadosa que a nadie hace dano” o “Ellos ya
´ ´
saben que la gente se lleva estas cosas”. Pero ası lo uni-
co que consiguen es confundir a sus hijos. El robo siem-
´
pre es robo, sin importar el valor del objeto sustraıdo; y
la mentira siempre es mentira, independientemente del
tema del que se trate o de que la falsedad tenga poca
´
9. ¿Por que es esencial dar a los hijos un buen ejemplo de honradez,
´
y que debe evitarse?
´
164 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
MENTIRAS DIABOLICAS
SOBRE LOS PECADOS GRAVES
´
Satanas difunde mentiras muy peligrosas sobre los
´ ´
pecados graves. A el le encantarıa que los cristianos
´ ˜
las creyeramos, pero a nosotros no nos va a enganar.
Conocemos muy bien sus “maquinaciones” (Efesios
6:11). Analicemos tres de tales mentiras.
´
“Puedes ocultarlo.” Eso no es cierto, pues Jehova
´
siempre ve lo que uno hace. “Todas las cosas estan
desnudas y abiertamente expuestas a los ojos de aquel
´
a quien tenemos que dar cuenta.” (Hebreos 4:13.) Ası
´ ´
que, si vamos a tener que responder ante Jehova, y el
´ ´ ´
ya lo sabe todo, ¿para que empeorar aun mas las co-
´
sas tratando de que no se enteren los siervos que el ha
´ ´
nombrado? (Vease tambien 2 Samuel 12:12.)
“No puedes confiar en los ancianos. Mejor no di-
´
gas nada.” En cierta ocasion, el malvado rey Acab de
´ ´ ´
Israel se dirigio a Elıas en estos terminos: “Oh enemi-
´
go mıo” (1 Reyes 21:20). Pero lo cierto es que aquel
´ ´
profeta de Jehova era quien podrıa haberle ayudado a
´ ´
recibir el perdon de Dios. Hoy, Jesus nos proporciona
´
“dadivas en [forma de] hombres”: los ancianos de la
´
congregacion (Efesios 4:8). Aunque son imperfectos,
´
“estan velando por las almas” nuestras, es decir, por la
salud y bienestar espiritual de todos (Hebreos 13:17).
´
Jamas los veamos como enemigos, sino como lo que
´
son: el medio por el que Jehova nos ayuda.
“Hay que encubrir a los amigos.” Si alguien peca
y nosotros lo encubrimos, lo cierto es que no le hace-
´ ´
mos ningun favor. ¿Por que? Porque los pecados gra-
ves son indicios de enfermedad espiritual, y esconder-
´ ´
los es como ocultarle sıntomas importantes al medico
(Santiago 5:14, 15). Puede que nuestro amigo tenga
miedo a ser disciplinado, pero recordemos que la dis-
´ ´
ciplina es una expresion del amor de Jehova que pue-
Honrados en todas las cosas 165

´
de salvarle la vida (Proverbios 3:12; 4:13). Ademas, si
el pecador persiste en su mala conducta, puede po-
´
ner en peligro a otros cristianos. Y de ningun modo
queremos contribuir a que su mala actitud se extien-
´ ´
da en la congregacion (Levıtico 5:1; 1 Timoteo 5:22.)
Por tanto, si sabemos que alguien ha cometido una
falta grave, lo mejor que podemos hacer es asegurar-
nos de que acuda a los ancianos.

´ ˜
trascendencia (Lucas 16:10).1 Ademas, los ninos huelen
´
la hipocresıa desde lejos, y suele afectarles mucho (Efe-
sios 6:4). En cambio, si sus padres se esfuerzan por de-
jarles un buen modelo a seguir, es muy probable que de
´ ´
adultos continuen glorificando a Jehova en este mundo
corrupto (Proverbios 22:6).
´
HONRADOS DENTRO DE LA CONGREGACION
´
10 Tambien tenemos muchas oportunidades de ser ho-
nestos con nuestros hermanos en la fe. Ya vimos en el ca-
´ ´
pıtulo 12 que al estar con ellos debemos tener mas cui-
´
dado, si cabe, con nuestras conversaciones, pues es facil
´
caer en el chisme, o peor aun, en la calumnia. Si repeti-
mos historias no confirmadas, podemos estar, sin preten-
derlo, difundiendo mentiras. Ciertamente, es mejor pen-
sarlo dos veces antes de hablar (Proverbios 10:19). Y eso es
´
ası incluso si estamos seguros de que lo que vamos a decir
´ ´
es cierto. ¿Por que? Porque pudiera ser una intromision
o una falta de bondad (1 Tesalonicenses 4:11). Nunca
1 Si alguien tiene la costumbre de mentir descarada y maliciosa-
´ ˜
mente —con clara intencion de hacer dano—, los ancianos de la con-
´ ´
gregacion pueden formar un comite judicial.
´
10. A fin de ser verdaderamente honestos, ¿que cuidado debemos te-
ner en las conversaciones con nuestros hermanos?
´
166 “Mantenganse en el amor de Dios”

confundamos la franqueza con la rudeza; siempre es po-


sible expresarse con tacto y amabilidad (Colosenses 4:6).
11 Es especialmente importante ser honestos con los
´
pastores de la congregacion. Si alguien ocultara pecados
´
graves —quizas recurriendo a mentiras cuando se le pre-
´ ´ ´
gunte al respecto—, lo unico que lograrıa serıa empeo-
´ ´
rar la situacion. Hasta podrıa empezar a llevar una doble
´
vida, un fraude absoluto, fingiendo servir a Jehova y al
mismo tiempo practicando el pecado (Salmo 12:2). Otro
´
error serıa contar a los ancianos solo parte de la verdad,
omitiendo detalles clave (Hechos 5:1-11). En muchos ca-
sos, quienes se valen de esas tretas se han dejado llevar
˜ ´ ´
por los enganos que difunde Satanas (vease el recuadro
´ ´
“Mentiras diabolicas sobre los pecados graves”, en las pa-
ginas 164 y 165).
12 Asimismo, tenemos que ser honrados con la organi-
´ ´
zacion de Jehova siempre que llenamos un cuestionario
´
o entregamos un informe. ¿Como? Por ejemplo, anotan-
´
do cifras verıdicas en el informe del servicio del campo o
aportando datos exactos sobre nuestra salud —u otros de-
talles de nuestro historial— en las solicitudes para privile-
gios de servicio (Proverbios 6:16-19).
13 Tambien´
debemos ser honrados si mantenemos rela-
´
ciones comerciales o laborales con algun hermano. Cla-
´
ro esta, no nos ocupamos de dichos asuntos ni en el
´ ´
Salon del Reino ni en la predicacion. Si damos empleo a
´
otro cristiano, seremos honrados entregandole puntual-
mente el sueldo acordado y pagando todos los beneficios
´ ´
11, 12. a) ¿Como empeoran la situacion algunos cristianos cuando
´
cometen pecados graves? b) ¿Que mentiras sobre los pecados graves
´ ´ ´
difunde Satanas, y como podemos luchar contra ellas? c) ¿Cual es
´ ´
una forma de ser honrados con la organizacion de Jehova?
´
13. ¿Como demostramos honradez cuando mantenemos relaciones
´
comerciales o laborales con algun hermano?
Honrados en todas las cosas 167

¿SOY REALMENTE HONRADO?


´ ´ ´ ´
Principio: “Oh Jehova, ¿quien sera huesped
´
en tu tienda? [...] El que esta andando exento
de falta y practicando la justicia y hablando
´
la verdad en su corazon” (Salmo 15:1, 2).
Preguntas para meditar
´
ˇ ¿Por que es esencial que diga siempre la verdad?
(Proverbios 6:16, 17.)
´
ˇ ¿Como demuestro que he “desechado la falsedad”
´ ´
cuando me someto a examenes academicos o cuan-
do lleno formularios, declaraciones de impuestos
´
u otros documentos oficiales? (Efesios 4:25; Isaıas
28:15; Mateo 22:17-21; Romanos 13:1-7.)
ˇ ¿Revelan mis palabras y acciones que soy un
trabajador honrado? (Proverbios 11:1; Efesios 4:28;
Colosenses 3:9, 10.)
´
ˇ Si quiero ser honrado, ¿por que es necesario que
evite el amor al dinero? (Salmo 37:21; 1 Timoteo 6:
9, 10.)
´
168 “Mantenganse en el amor de Dios”

que estipule la ley (1 Timoteo 5:18; Santiago 5:1-4). Y si


somos nosotros los que trabajamos para otro Testigo,
cumpliremos fielmente con todas nuestras obligaciones
(2 Tesalonicenses 3:10). No esperaremos un trato prefe-
rencial, como si los lazos espirituales nos dieran derecho
´ ´ ´
a exigir mas ventajas y mas tiempo libre que los demas
empleados (Efesios 6:5-8).
´
14 ¿Y si se trata de un prestamo ´
o una operacion finan-
´
ciera, como una inversion conjunta? La Biblia nos brinda
´
un principio muy util: siempre es mejor ponerlo todo por
´ ´ ´
escrito. Ası, cuando Jeremıas adquirio un terreno, prepa-
´
ro una escritura ante testigos y por duplicado, y luego la
´ ´ ´
puso a buen recaudo (Jeremıas 32:9-12; vease tambien
´
Genesis 23:16-20). Registrar, atestiguar y firmar debida-
mente las transacciones no es una muestra de descon-
´
fianza, sino una sabia precaucion que evita malentendi-
˜
dos, desenganos y discordias. Si decidimos hacer tratos
con otro cristiano, recordemos que no vale nunca la pena
´
poner en peligro la paz y la unidad de la congregacion
´
por cuestion de negocios (1 Corintios 6:1-8).1
´
HONRADOS FUERA DE LA CONGREGACION
15 Los cristianos tambien ´
debemos actuar de forma
intachable con quienes no comparten nuestra fe. Al igual
que Pablo, “deseamos comportarnos honradamente en
todas las cosas” (Hebreos 13:18). Para el Creador es muy
importante que siempre realicemos los tratos comercia-
´
les como es debido, sin importar con quienes los haga-
´ ´ ´
1 En el apendice, pags. 222, 223, se explica como atender las dife-
´
rencias ocasionadas por algun negocio.
´ ´ ´
14. ¿Que sabia precaucion debemos tomar al hacer una transaccion
´
con otro cristiano, y por que?
´ ´
15. ¿Que opina Jehova sobre los fraudes que suelen cometerse en el
´
comercio, y que postura adoptamos los cristianos?
Honrados en todas las cosas 169

mos. Como muestra de este hecho, tan solo en el libro


de Proverbios se menciona varias veces el engaño en el
peso (Proverbios 11:1; 16:11; 20:10, 23). Las balanzas y pe-
sas se usaban en la antigüedad tanto para comprar y ven-
der productos como para comprobar el peso del oro y la
plata con que se pagaba. Muchos comerciantes estafaban
a la gente valiéndose de dos juegos de pesas y balanzas
trucadas.1 Pero Jehová detesta tales trampas. Si queremos
mantenernos en su amor, no podemos recurrir a ningún
tipo de fraude.
16 Los cristianos nos enfrentamos a menudo a la ten-

tación de ser deshonestos. Y no es de extrañar, pues en


este mundo gobernado por Satanás abundan las perso-
nas poco honradas. Con tal de salirse con la suya, exage-
ran —o engañan descaradamente— al hablar de su prepa-
ración y experiencia cuando solicitan empleo. O mienten
en los documentos de impuestos, seguros, inmigración
u otros semejantes. O hacen trampa en los exámenes y
trabajos académicos, tal vez descargando información de
Internet y presentándola como si fuera suya. Hasta so-
bornan a funcionarios corruptos. ¿Qué más cabe esperar
de un mundo lleno de individuos “sin amor del bien”,
“amadores de sí mismos” y “amadores del dinero”? (2 Ti-
moteo 3:1-5.)
17 En ocasiones, tal vez nos cueste seguir firmes en

nuestra resolución de evitar cualquier engaño. Pudie-


ra parecernos que en la sociedad actual solo triunfan y
prosperan los tramposos, mientras que algunos siervos
1 Con un juego de pesas hacían las compras y con otro las ventas;
así siempre salían ganando. También usaban balanzas con un brazo
más largo o más pesado que el otro.

16, 17. ¿Qué engaños suelen cometerse en este mundo, y qué reso-
lución adoptamos los cristianos verdaderos?
´
170 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
de Dios pasan estrecheces economicas por ser honestos
“en todas las cosas” (Salmo 73:1-8). Pero, no lo dude-
mos ni un segundo: esos sacrificios merecen la pena. ¿En
´
que sentido? Veamos algunos beneficios de ser hombres
y mujeres de principios.
BENEFICIOS DE SER HONRADOS
18 Pocas cosas hay tan valiosas como la fama de ser
´
decente y cumplidor (vease el recuadro “¿Soy realmente
´ ´
honrado?”, en la pagina 167). Y es algo que esta al alcan-
´
ce de todos. No depende de factores que quizas escapen a
nuestro control, como el talento, la riqueza, la apariencia
´
o la posicion social. Con todo, el buen nombre de que
´ ´
disfrutamos es un tesoro poco comun (Miqueas 7:2). Ası,
aunque haya quienes se burlen de que seamos honrados,
´ ´
otros nos respetaran y nos daran su confianza. Tal vez
´ ´
hasta salgamos ganando economicamente. ¿Como es po-
´
sible? En muchos casos, los testigos de Jehova conservan
el empleo cuando se despide a trabajadores deshonestos,
o son elegidos para cargos que requieren gente de proba-
da fidelidad.
19 Aunque los anteriores beneficios no estan ´
garanti-
´ ´
zados, hay otros mucho mas importantes que sı lo es-
´ ´
tan. El primero, la satisfaccion de tener, como dijo Pablo,
“una conciencia honrada”, o limpia (Hebreos 13:18). Y el
segundo, el gozo de saber que nos estamos mantenien-
do en el amor de nuestro afectuoso Padre celestial, quien
valora la honradez de sus siervos (Salmo 15:1, 2; Prover-
bios 22:1). Sin duda, no hay una recompensa mejor. Ana-
licemos ahora un asunto relacionado: el punto de vista de
´
Jehova sobre el trabajo.
´
18. ¿Por que es tan valiosa la fama de ser honrado?
´ ´
19. ¿Como se benefician nuestra conciencia y nuestra relacion con
´
Jehova cuando somos honrados?
´
C APITULO 15

´
Como ver “el bien
por todo su duro trabajo”
“Que todo hombre [...] vea el bien
´
por todo su duro trabajo.” (ECLESIASTES 3:13.)

HOY, muchas personas consideran el trabajo como una


´ ´ ´ ´
especie de maldicion, una autentica carga. Efectuan dıa
´
tras dıa labores que no les entusiasman y, para colmo, du-
rante jornadas que les parecen interminables. Pero no tie-
´
nen por que resignarse a vivir con esa actitud. Pueden ha-
´
llar la motivacion necesaria para llevar a cabo sus tareas
´ ´ ´
con interes y, lo que es mas, con verdadera satisfaccion.
2 La Biblia ofrece una imagen positiva del trabajo ar-
˜
duo. Senala que tanto la actividad laboral como los frutos
´ ´ ´
que produce son una bendicion. Ası, el sabio Salomon es-
´
cribio: “Que todo hombre coma y [...] beba y vea el bien
por todo su duro trabajo. Es el don de Dios” (Eclesias-
´ ´
tes 3:13). Jehova, que nos ama profundamente y quiere
lo mejor para nosotros, desea que nos sintamos realiza-
dos en nuestro empleo y que disfrutemos de los benefi-
cios que nos brinda. Si aprendemos a ver el trabajo como
lo ve Dios, y nos guiamos por sus principios, podremos
´
mantenernos en su amor (Eclesiastes 2:24; 5:18).
3 En este capıtulo´
analizaremos cuatro cuestiones:
´
¿Como consigue el cristiano ver “el bien por todo su
´ ´
duro trabajo”? ¿Que empleos debe evitar? ¿Como puede
´ ´
1-3. a) ¿Como consideran muchas personas el trabajo? b) ¿Que ima-
´
gen del trabajo ofrece la Biblia, y que cuestiones analizaremos en este
´
capıtulo?
´
172 “Mantenganse en el amor de Dios”

equilibrar las actividades laborales y las espirituales?


´ ´
¿Y cual es la obra mas importante que ha de realizar?
Pero, antes de nada, hablemos de los dos mejores traba-
´
jadores que existen: Jehova y Jesucristo.
EL TRABAJADOR SUPREMO
Y EL OBRERO MAESTRO
4 Jehova´ es el Trabajador Supremo. No en vano, Ge- ´
´
nesis 1:1 dice: “En el principio Dios creo los cielos y la
´ ´
tierra”. Mas tarde, cuando concluyo sus obras en nues-
´ ´
tro planeta, califico de “muy bueno” todo lo que habıa
´
hecho (Genesis 1:31). Dicho de otro modo, estaba plena-
mente satisfecho con su labor. Sin duda, al “Dios feliz” le
causaba un gozo indescriptible ser tan productivo (1 Ti-
moteo 1:11).
5 Jehova´ es sumamente industrioso; tanto, que nun-
´ ´
ca esta inactivo. Por eso, muchos siglos despues de que
las creaciones terrestres quedaran terminadas, Cristo dijo:
“Mi Padre ha seguido trabajando hasta ahora” (Juan
´
5:17). Pero ¿que ha estado haciendo el Padre? Desde los
cielos, ha estado muy ocupado cuidando del hombre y
´ ´ ´
guiandolo. Ademas, ha producido “una nueva creacion”:
´
los cristianos engendrados por espıritu, los cuales van a
´
reinar con Jesus en el cielo (2 Corintios 5:17). Nunca ha
´
cesado de trabajar por el cumplimiento de su proposito
para los seres humanos, a saber, que quienes le aman vi-
van eternamente en un nuevo mundo (Romanos 6:23).
Y tiene que estar muy contento con los resultados, pues
ha logrado que millones de personas escuchen el mensa-
´
je del Reino, sean atraıdas a su lado y hagan los cambios
necesarios para mantenerse en su amor (Juan 6:44).
´ ´
4, 5. ¿Que indicaciones da la Biblia de que Jehova es muy indus-
trioso?
´
Como ver “el bien por todo su duro trabajo” 173

6 Por largo tiempo, Jesus ´ ´


ha dado un magnıfico ejem-
plo de diligencia. Mucho antes de venir a la Tierra fue el
´ ´
“obrero maestro” mediante el que Jehova creo todas las
cosas “en los cielos y sobre la tierra” (Proverbios 8:22-31;
´
Colosenses 1:15-17). Y durante su vida humana no dejo
˜ ´
de ser un buen trabajador. Desde muy pequeno aprendio
´ ´ ´
el oficio de la construccion, y llego a conocersele como
“el carpintero” (Marcos 6:3).1 Recordemos que en aque-
´ ´
llos dıas no habıa ni almacenes de materiales ni aserrado-
´ ´
ras ni herramientas electricas. Aquella profesion era com-
´
pletamente artesanal y exigıa mucha fuerza y destreza.
´
¿Nos imaginamos a Jesus yendo a buscar madera, tal
´ ´
vez talando el mismo los arboles y arrastrando los tron-
cos hasta donde los necesitaba? ¿Y luego preparando y
colocando las vigas de las casas, instalando las puertas
´ ´
e incluso fabricando muebles? Sin duda, el conocıa por
experiencia propia el placer que produce hacer las cosas
bien.
7 Jesus´ ´
tambien fue muy aplicado al llevar a cabo su
˜
ministerio. Por tres anos y medio estuvo absorto en esa
´ ´ ´
mision crucial. Querıa llegar al mayor numero de perso-
´ ´
nas, y por eso aprovechaba bien los dıas, levantandose
´
muy temprano y afanandose hasta entrada la noche (Lu-
cas 21:37, 38; Juan 3:2). Viajaba “de ciudad en ciudad y de
aldea en aldea, predicando y declarando las buenas nue-
´
vas del reino de Dios” (Lucas 8:1). Abarco centenares de
´
kilometros, caminando por senderos polvorientos, para
llevar las buenas nuevas a la gente.
´
1 Segun los entendidos, la palabra griega traducida “carpintero” era
´ ´ ´
un “termino generico que designaba al obrero que sabıa trabajar la
madera, fuera para construir casas o para fabricar muebles y otros ob-
jetos”.
´ ´
6, 7. ¿Que ejemplo de diligencia ha dado Jesus?
´
174 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
8 ¿Vio Jesus los frutos de su trabajo? Claro que sı. Sem-
´ ´
bro tantas semillas de la verdad del Reino que dejo cam-
pos enteros listos para la cosecha. La obra de Dios lo
´ ´
fortalecıa y sostenıa a tal grado que no le importaba que-
darse en ayunas por realizarla (Juan 4:31-38). Al final de
´
su ministerio en la Tierra, ¡que contento tuvo que sentir-
se al poder decir a su Padre: “Yo te he glorificado sobre la
tierra, y he terminado la obra que me has dado que hicie-
ra”! (Juan 17:4.)
9 Sin duda, nadie nos ha dado un mejor ejemplo de
´ ´
ver “el bien por todo su duro trabajo” que Jehova y Jesus.
El amor que nos inspiran nos mueve a ser “imitadores de
Dios” y a seguir los “pasos [de Cristo] con sumo cuidado”
´
(Efesios 5:1; 1 Pedro 2:21). Examinemos ahora como po-
demos gozar de los frutos de nuestro esfuerzo.
´
COMO VER “EL BIEN
POR TODO SU DURO TRABAJO”
10 Las actividades laborales tienen su debido lugar en

la vida del cristiano. Y, dentro de lo que cabe, queremos


´
sentirnos contentos y satisfechos realizandolas. Pero esto
´
no es nada facil cuando no nos gusta lo que hacemos.
´
En tales circunstancias, ¿como puede uno ver “el bien
por [...] su duro trabajo”?
11 Adoptando una actitud positiva. Quizas ´
no podamos
cambiar las circunstancias, pero siempre podremos cam-
´ ´
biar nuestra disposicion. Algo que nos ayudara a hacer-
´
lo es meditar en como ve Dios las cosas. Por ejemplo, si
tenemos una familia que mantener, recordemos que, sin
importar lo servil que parezca nuestra labor, nos permi-
te cubrir sus necesidades, lo que a los ojos de Dios no es
´ ´
8, 9. ¿En que sentido vio Jesus “el bien por todo su duro trabajo”?
´ ´
10, 11. ¿Que nos ayudara a afrontar el trabajo con actitud positiva?
´
Aplicando los principios bıblicos,
veremos “el bien por todo [nuestro] duro trabajo”

poco. En efecto, su Palabra dice que quien no cuida de


los suyos “es peor que una persona que ha repudiado a
´
Jehova” (1 Timoteo 5:8, nota). Cuando comprendemos
que el trabajo es un medio para lograr un fin —cum-
plir con el deber que Dios nos ha dado—, nos sentimos
´
mas realizados y motivados que muchos de nuestros co-
legas.
12 Demostrando diligencia y honradez. Los cristianos

verdaderos tenemos que ser laboriosos y aprender a hacer


bien nuestras tareas. Ser eficientes nos reporta numerosas
´
12. ¿Por que vale la pena ser diligente y honrado en el trabajo?
´
176 “Mantenganse en el amor de Dios”

ventajas, entre ellas, el aprecio de muchos patronos (Pro-


´
verbios 12:24; 22:29). Ademas, al ser honrados y no robar
´
materiales, tiempo ni dinero tambien obtenemos benefi-
´
cios (Efesios 4:28). Como vimos en el capıtulo anterior, a
menudo nos ganamos la confianza de los jefes. Y aun si
estos no se dan cuenta de que somos buenos trabajado-
res, tendremos la dicha de vivir con la “conciencia hon-
rada” y saber que agradamos a nuestro amado Dios (He-
breos 13:18; Colosenses 3:22-24).
13 Reconociendo que nuestra conducta puede traer gloria

a Dios. Cuando nuestro comportamiento es excelente,


´ ´
los demas no pueden menos que notarlo. ¿Que logramos
˜
con ello? “Adorn[ar] la ensenanza de nuestro Salvador,
Dios.” (Tito 2:9, 10.) La buena conducta realza el atracti-
´
vo de la religion verdadera y consigue que la gente vea lo
´ ´ ˜
hermosa que es. ¡Que bueno serıa que un companero de
empresa llegara a interesarse en la verdad por ese motivo!
Y no olvidemos algo de mucha mayor importancia: nada
´
hay mas gratificante que saber que nuestra forma de ac-
´
tuar alegra a Jehova y le da gloria (Proverbios 27:11; 1 Pe-
dro 2:12).
DISCERNIMIENTO AL ELEGIR EMPLEO
´
14 La Biblia no indica con lujo de detalles que es permi-
´
sible y que no lo es en el campo laboral. Pero eso no signi-
fica que pueda aceptarse cualquier trabajo, sin importar
sus implicaciones. Las Escrituras nos ayudan a seleccio-
´
nar ocupaciones que sean honestas y utiles y que, sobre
´
todo, no ofendan a Dios (Proverbios 2:6). ¿Como pode-
mos determinar si un empleo en particular le desagrada?
´ ´
Planteandonos dos preguntas basicas.
´
13. ¿Que logra la conducta excelente en el empleo?
´ ´
14-16. ¿Que dos preguntas basicas debemos plantearnos al elegir em-
pleo?
´
Como ver “el bien por todo su duro trabajo” 177

´
¿DEBERIA ACEPTAR ESTE EMPLEO?
Principio: “Hagan todas las cosas
para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).
Preguntas para meditar
ˇ ¿Exige que´ haga cosas que la Palabra de Dios
condena? (Exodo 20:13-15.)
´ ´ ´
ˇ ¿Me convertirıa en complice de una practica
´
reprobable? (Revelacion 18:4.)
ˇ ¿Es sencillamente un servicio humanitario para
´ ´
el que no hay objecion bıblica? (Hechos 14:16, 17.)
´ ´
ˇ ¿Que efectos tendrıa el que lo aceptara?
´
¿Perturbarıa la conciencia de alguien?
(Romanos 14:19-22.)
´
ˇ ¿Tendrıa que irme a
vivir solo al extranjero,
´
sin mi conyuge ni mis
´
hijos? ¿Que consecuen-
´
cias tendrıa esto en la
estabilidad emocional
y espiritual de ellos?
(Efesios 5:28–6:4.)

15 ¿Se trata de una actividad condenada en la Biblia?


´
La Palabra de Dios desaprueba categoricamente
´ el robo,
´ ´
la mentira y la fabricacion de ıdolos (Exodo 20:4; Hechos
´ ´
15:29; Efesios 4:28; Revelacion 21:8). Por esta razon, re-
chazamos cualquier puesto que nos pida que hagamos
´
cosas como esas. El amor a Jehova nos impide aceptar
empleos que exijan violar sus mandamientos (1 Juan
5:3).
´
178 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
16 ¿Me convertirıa incuestionablemente en complice o
´
promotor de malas practicas? Pensemos en una ofer-
´
ta para ser recepcionista. Este oficio no tiene en sı mis-
´
mo nada de malo. Pero ¿y si fueramos a atender la re-
´ ´
cepcion de una clınica especializada en abortos? Es cierto
´
que no participarıamos de forma directa en la interrup-
´
cion de los embarazos. Sin embargo, al trabajar regular-
´ ´ ´
mente allı, ¿no estarıamos respaldando´ a una institucion
´ ´
dedicada a practicas antibıblicas? (Exodo 21:22-24.) Por
´ ´
amor a Jehova, no queremos vınculos estrechos con nada
que se condene en las Escrituras.
17 Para tomar buenas decisiones en materia laboral,

´
17. a) ¿Que factores conviene evaluar para tomar buenas decisiones
´ ´ ´
en materia laboral? (Vease el recuadro de la pag. 177.) b) ¿Como
lograremos que la conciencia nos ayude a tomar decisiones que agra-
den a Dios?
´
Al poner en primer lugar la predicacion,
´ ´
demostramos cuanto amamos a Jehova
´
Como ver “el bien por todo su duro trabajo” 179
´
bastara en muchos casos con analizar a fondo las dos pre-
´
guntas de los parrafos 15 y 16. Pero hay otros factores que
conviene evaluar detenidamente.1 No podemos esperar
´
que el esclavo fiel y discreto fije reglas para toda situacion
´
posible. Es aquı donde entra en juego el discernimiento
´
personal. Ya vimos en el capıtulo 2 que debemos educar
la conciencia estudiando la Palabra de Dios y analizan-
´ ´
do como aplicarla a la vida diaria. Ası, “mediante el uso”,
tendremos nuestras “facultades perceptivas entrenadas”,
´
y la conciencia nos ayudara a tomar decisiones que agra-
den a Dios y nos mantengan en su amor (Hebreos 5:14).
NO PERDAMOS EL EQUILIBRIO
´ ´ ´ ´
18 En estos “ultimos dıas [...] crıticos” y “difıciles de
´
manejar” no es facil guardar el equilibrio cristiano (2 Ti-
moteo 3:1). Sabemos que es un reto encontrar trabajo y
mantenerlo. Y reconocemos nuestro deber de atender las
necesidades de nuestra familia. Pero, si nos descuidamos,
podemos ceder a las presiones laborales o contagiarnos
´
del materialismo del mundo, lo que estorbarıa nuestro
´
progreso espiritual (1 Timoteo 6:9, 10). Veamos que nos
´
ayudara a conservar el equilibrio y asegurarnos de “las
´
cosas mas importantes” (Filipenses 1:10).
19 Confiemos en Jehova´ de todo corazon ´
(Proverbios 3:
´
5, 6). ¿Verdad que el merece nuestra confianza absolu-
´ ´
ta? Claro que sı, pues el nos quiere y nos cuida (1 Pedro
5:7). Sabe mejor que nosotros mismos lo que nos hace
falta, y su mano nunca se queda corta (Salmo 37:25). Por
1 Los factores que deben considerarse en materia laboral se anali-
´ ´
zan con mas detalle en La Atalaya del 15 de abril de 1999, pags. 28-30,
´
y del 15 de noviembre de 1982, pag. 26.
´ ´
18. ¿Por que no es facil conservar el equilibrio espiritual?
´ ´ ´
19. ¿Por que merece Jehova nuestra confianza absoluta, y que tram-
pa evitaremos si estamos seguros de su cuidado?
´
180 “Mantenganse en el amor de Dios”

´
“ESA DECISION HA LLENADO MI VIDA
DE SATISFACCIONES”
´
“Era muy buena alumna, y por eso conseguı una
´
beca que cubrıa todos los gastos para ir a un presti-
gioso colegio privado de la ciudad de Nueva York.
´
Mas tarde, los consejeros escolares insistieron en
que solicitara el ingreso en varias universidades esta-
dounidenses de renombre. Algunas me aceptaron, y
´
una de ellas incluso me concedio una beca. Sin em-
´ ´
bargo, rechace la oferta por dos razones: veıa que si
me iba a vivir lejos de casa en un campus me expon-
´ ´
drıa a muchos peligros de tipo moral y, ademas, te-
´
nıa muchas ganas de ser precursora.
´ ˜
”Llevo ya mas de veinte anos sirviendo como pre-
cursora regular. Estoy muy ocupada en diversas fa-
´
cetas del ministerio: servir donde hay mas necesi-
´
dad, ayudar en la construccion de Salones del Reino
y trabajar en las labores de socorro cuando ocurren
´
catastrofes. Ahora tengo el gusto de colaborar con
un grupo de lengua extranjera de la ciudad de Nue-
va York.
”Al reflexionar sobre mi trayectoria en el servicio
de tiempo completo, comprendo que ha sido una
´ ´
bendicion que decidiera emprenderlo. Esa decision
´
ha llenado mi vida de satisfacciones. No cambiarıa
por nada del mundo todas las vivencias y amistades
que he tenido.” (Zenaida.)

´
eso, conviene no olvidar la siguiente exhortacion de la
´
Biblia: “Que su modo de vivir este exento del amor al di-
´
nero, y esten contentos con las cosas presentes. Porque
´ ´ ´
[Dios] ha dicho: ‘De ningun modo te dejare y de ningun
´
modo te desamparare’ ” (Hebreos 13:5). Muchos herma-
´
nos que estan en el servicio de tiempo completo dan fe de
´
Como ver “el bien por todo su duro trabajo” 181

que Dios siempre suple las necesidades de la vida. Si esta-


´ ´
mos seguros de que Jehova cuidara de nosotros, no nos
´
inquietaremos indebidamente por el sosten de nuestra
´
familia (Mateo 6:25-32). Jamas dejaremos que el empleo
´
nos lleve a descuidar la predicacion, las reuniones y otras
actividades espirituales (Mateo 24:14; Hebreos 10:24, 25).
20 Mantengamos el ojo sencillo (Mateo 6:22, 23).

En otras palabras, no nos compliquemos la vida. El ojo


del cristiano debe centrarse en un solo objetivo: hacer la
´ ´
voluntad de Dios. Si nuestra vision espiritual esta bien
enfocada, no nos obsesionaremos con conseguir gran-
des sueldos ni una vida de lujos. Tampoco nos enreda-
´ ´
remos en la busqueda incesante de las ultimas noveda-
des que la publicidad presenta como indispensables para
´ ´
la felicidad. ¿Que nos ayudara a mantener el ojo senci-
llo? No cargarnos de deudas innecesarias. No rodearnos
´
de posesiones que demandan muchısimo tiempo y aten-
´
cion. Contentarnos, como dice la Biblia, con tener “sus-
´
tento y con que cubrirnos” (1 Timoteo 6:8). En definiti-
´
va, simplificarnos la vida lo mas posible.
21 Antepongamos siempre lo espiritual. Dado que el

tiempo es un bien escaso, debemos fijarnos prioridades.


´
Si no, nuestras valiosas horas se iran en asuntos de me-
´
nor relevancia y descuidaremos lo principal. ¿Y que debe
ser lo principal? Aunque mucha gente concede una enor-
me importancia a cursar estudios superiores y conseguir
´ ´ ´
un puesto bien retribuido, Jesus animo a sus discıpulos
a buscar “primero el Reino” (Mateo 6:33). Los cristianos
verdaderos anteponemos el Reino de Dios a todo lo de-
´
mas. Con nuestra forma de vivir —nuestras decisiones,
´ ´
20. ¿Que significa tener el ojo sencillo, y como se logra mantener
esa actitud?
´ ´
21. ¿Por que tenemos que fijarnos prioridades, y que debemos ante-
poner en la vida?
´
182 “Mantenganse en el amor de Dios”

metas y actividades— demostramos que para nosotros tie-


´
nen mas peso el Reino y la voluntad de Dios que los bie-
´
nes materiales y las demas cosas que ofrece el mundo.
CELO EN EL MINISTERIO
22 Los siervos de Dios saben que viven muy adentrados
en el tiempo del fin. Por eso, se centran en la labor prin-
´
cipal del cristiano: la comision de anunciar el Reino y ha-
´
cer discıpulos (Mateo 24:14; 28:19, 20). Como su Modelo,
´
Jesucristo, estan muy ocupados en la obra salvadora. ¿De
´ ´
que maneras le dan prioridad? La mayorıa participan fer-
vorosamente en el ministerio como publicadores. Otros
se organizan para ser precursores y misioneros. Y mu-
chos padres animan a sus hijos a emprender el servicio
de tiempo completo, conscientes de que es necesario in-
culcarles metas espirituales. Dado que todos los cristia-
nos verdaderos predican con celo, ¿puede decirse que ven
“el bien por [...] su duro trabajo”? Sin duda. Nada reporta
´
tantas alegrıas, satisfacciones y bendiciones como servir
´
a Jehova con toda el alma (Proverbios 10:22).
23 Para mantener a la familia, muchos nos vemos obli-
´
gados a cumplir con largas jornadas laborales. Aun ası,
podemos ver “el bien por todo nuestro duro trabajo”, tal
´
y como desea Jehova. Si nos regimos por sus criterios y
principios, lograremos sentirnos contentos con nuestro
empleo. Por otro lado, no debemos permitir que nada
´
nos distraiga de la obra principal: la proclamacion de las
buenas nuevas del Reino. De este modo daremos prueba
´
de que amamos a Jehova y anhelamos permanecer en su
amor.
´ ´
22, 23. a) ¿Cual es la labor principal que realizamos, y como demos-
´
tramos que le concedemos la debida importancia? (Vease el recuadro
´ ´ ´
de la pag. 180.) b) ¿Cual debe ser nuestra firme decision en materia
laboral?
´
C APITULO 16

Luchemos contra el Diablo


y sus maquinaciones
´ ´ ´
“Oponganse al Diablo, y el huira.”
(SANTIAGO 4:7.)

˜ ´
¿LLEVA muchos anos sirviendo a Jehova? Entonces, segu-
ramente ha asistido a muchos discursos de bautismo. Pero
´ ´
sin importar en cuantos haya estado, es difıcil no sentir-
se conmovido al fijarse en las primeras filas del local de
asambleas y ver a los candidatos al bautismo levantarse
´ ´
para hacer su declaracion publica. Cuando dan ese paso, la
´ ´
emocion suele generar un atronador aplauso, e incluso la-
´ ´
grimas de felicidad. ¡Que alegrıa ver a otro hermoso grupo
´ ´
de personas poniendose de parte de Jehova!
2 Por lo general, nosotros presenciamos este acto unas
˜
pocas veces al ano. Sin embargo, hay quienes tienen el
´
privilegio de contemplarlo con mucha mas frecuencia: los
´ ´
angeles. ¿Nos imaginamos cuanto “gozo [sienten] en el
cielo” al ver entrar cada semana a miles de nuevos fieles de
todo el planeta? (Lucas 15:7, 10.) Sin duda, les emociona
´
que crezca tanto la parte visible de la organizacion de Jeho-
´
va (Ageo 2:7).
´
EL DIABLO “ANDA [...] COMO LEON RUGIENTE”
3 Pero no todas las criaturas invisibles se alegran de que

miles de personas den la espalda a este sucio mundo y se


bauticen. Los demonios se mueren de rabia. Y no es de ex-
˜ ´ ´
tranar, pues el propio Satanas llego a afirmar que los seres
´
1, 2. ¿Quienes sienten gozo al presenciar bautismos?
´ ´ ´ ´
3. ¿Por que anda Satanas “como leon rugiente”, y que pretende lograr?
´
184 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
humanos no servıan a Jehova por amor verdadero y que
´
eran incapaces de mantenerse fieles ante las pruebas difı-
ciles (Job 2:4, 5). Por eso, cuando alguien decide dedi-
´ ´
car su vida a Jehova, demuestra que Satanas es un men-
´
tiroso y, por decirlo ası, le da una bofetada en su misma
´
cara. Y como el Diablo esta recibiendo miles de bofetadas,
´
semana tras semana, es logico que ronde furioso, “como
´
leon rugiente, procurando devorar [espiritualmente] a al-
guien” (1 Pedro 5:8). Para ello, hace lo imposible por lo-
´
grar que nuestra relacion con Dios se deteriore o incluso se
rompa por completo (Salmo 7:1, 2; 2 Timoteo 3:12).
4 Por fiero que sea el gran “leon ´ ´
rugiente”, no hay razon
´ ´
para tenerle pavor. ¿Por que? Porque Jehova le ha impues-
´ ´ ´ ´ ´
4, 5. a) ¿Que dos lımites ha impuesto Jehova a Satanas? b) ¿Que ga-
rantiza la Palabra de Dios a los cristianos?
´
Cada vez que alguien se dedica a Jehova y se bautiza,
´
demuestra que Satanas es un mentiroso
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 185
´ ´
to dos lımites fundamentales. ¿Cuales? En primer lugar,
´ ´
jamas podra acabar con el pueblo de Dios en conjunto.
´
Y esto lo debe de saber hasta el mismo Satanas, pues Jeho-
´
va predijo que “una gran muchedumbre” de cristianos
´ ´ ´
verdaderos sobrevivira a la “gran tribulacion”, y lo que el
´
anuncia, siempre se cumple (Revelacion 7:9, 14).
´
5 En segundo lugar, Satanas ´
no podra devorar a nadie
´
que se mantenga cerca de Jehova. Esto se deduce de
´
una verdad fundamental que expreso el fiel profeta Aza-
´ ´ ´ ´
rıas cuando le dijo al rey Asa: “Jehova esta con ustedes
´ ´ ´
mientras ustedes [esten] con el” (2 Cronicas 15:2; 1 Co-
´
rintios 10:13). Hay numerosos ejemplos bıblicos de per-
´
sonas que no sucumbieron a los ataques de Satanas (He-
breos 11:4-40). Si, como ellas, nos mantenemos cerca de
Dios, no solo lograremos hacer frente a este feroz enemi-
´ ´
go, sino derrotarlo. Ası nos lo garantiza la Biblia: “Opon-
´ ´
ganse al Diablo, y el huira de ustedes” (Santiago 4:7).
“TENEMOS UNA LUCHA [...] CONTRA
LAS FUERZAS ESPIRITUALES INICUAS”
6 Como vemos, el Diablo nunca ganara´ la guerra con-
´ ´
tra el pueblo de Dios. Pero sı puede causar vıctimas entre
´ ´
quienes bajan la guardia. ¿Como? Debilitando su relacion
´
personal con Jehova a fin de devorarlos. Con este fin, lan-
za ataques intensos, combate a nivel personal y se vale de
´
tretas astutas. Analicemos estas tres tacticas.
´ ˜ ´
7 Ataques intensos. El apostol Juan senal o que “el mun-
do entero yace en el poder del inicuo” (1 Juan 5:19). Es-
tas palabras encierran una advertencia para los cristia-
´
nos verdaderos. Dado que Satanas ya tiene devorado al
mundo —la humanidad alejada de Dios—, se concentra en
´ ´
6. ¿Como intenta Satanas derrotar a cada cristiano?
´ ´ ´
7. ¿Por que ataca Satanas al pueblo de Dios con mas fiereza que
nunca?
186 “Manténganse en el amor de Dios”

arremeter, cada vez con más fiereza, contra el pueblo de


Jehová, que siempre ha escapado de sus garras (Miqueas
4:1; Juan 15:19; Revelación 12:12, 17). Y como le queda
poco tiempo, está más furioso que nunca, y por eso redo-
bla sus esfuerzos. Hoy nos enfrentamos a su ataque final,
el más brutal y destructivo.
8 Combate a nivel personal. Pablo escribió a los cris-

tianos: “Tenemos una lucha [...] contra las fuerzas


espirituales inicuas en los lugares celestiales” (Efesios
6:12). ¿Qué idea quería transmitir con el término “lucha”?
La palabra griega que utilizó se refiere a un combate en
las distancias cortas, una pelea cuerpo a cuerpo. De este
modo, Pablo destacó que cada uno de nosotros tiene su
propia guerra contra los demonios. Da igual que viva-
mos en un país donde la gente crea en espíritus malig-
nos o no. No debemos olvidar que el día que dedicamos la
vida a Jehová fue como si saltáramos a la lona para com-
batir. De modo que, al menos desde que nos bautizamos,
nos encontramos peleando a brazo partido. No es de extra-
ñar que Pablo viera la necesidad de exhortar tres veces a
los cristianos de Éfeso a mantenerse firmes (Efesios 6:11,
13, 14).
9 Tretas astutas. Pablo anima a los cristianos a no dejarse

vencer por las “maquinaciones” de Satanás (Efesios 6:11).


¿Por qué habla de “maquinaciones”, en plural? Porque el
Diablo y sus demonios no emplean un solo método para
intentar engañarnos, sino que echan mano de diversas ar-
timañas. Y tienen buenas razones para hacerlo. Han vis-
8. ¿Qué nos enseña el término griego que empleó Pablo para nues-
tra “lucha” contra los espíritus malignos?
9. a) ¿Por qué razón emplean Satanás y sus demonios diferentes
“maquinaciones”? b) ¿Por qué intenta el Diablo corrompernos la
mente, y cómo podemos oponer resistencia? (Véase el recuadro de
las págs. 192, 193.) c) ¿Qué trampa vamos a analizar?
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 187

to que algunos cristianos logran superar una determinada


prueba y luego sucumben ante otra de distinto tipo. Por
eso, se dedican a observar de cerca lo que hacemos. Quie-
´ ´
ren descubrir que puntos debiles de nuestra espiritualidad
pueden aprovechar. Afortunadamente, no estamos despre-
venidos, pues la Biblia nos mantiene al tanto de muchas
de sus estrategias (2 Corintios 2:11). En este libro ya hemos
examinado trampas como el materialismo, las malas com-
˜ ´
panıas y la inmoralidad sexual. Hablemos ahora de otra: el
espiritismo.
´
EL ESPIRITISMO ES UNA TRAICION
10 El espiritismo, u ocultismo, engloba la adivinacion,´
la
´ ´
brujerıa, los maleficios, la comunicacion con los muertos
´
y otras artes magicas. Quien lo practica cae en el demonis-
´
mo, pues entra en contacto directo con los espıritus malig-
´
nos. Como bien sabemos, Jehova considera que todo esto
´
es “algo detestable” (Deuteronomio 18:10-12; Revelacion
21:8). Dado que nuestro Padre celestial pide a los cristianos
´
que “aborrezcan lo que es inicuo”, jamas se nos ocurri-
´
rıa traicionarlo vilmente teniendo trato con los demonios
(Romanos 12:9). Solo pensarlo nos repugna.
´
11 Ciertamente, el espiritismo constituye una gravısima
´ ´
traicion contra Jehova. Y por eso mismo, el Diablo procu-
ra a toda costa enredarnos en ese pecado. Cada vez que lo
´
consigue, se apunta un gran triunfo. ¿En que sentido? Para
ilustrarlo, pensemos en un soldado. Si se dejara convencer
por el enemigo y cambiara de bando, su nuevo comandan-
´ ´ ´
te se frotarıa las manos satisfecho; quizas hasta pensarıa
´
en humillar al comandante del ejercito rival exhibien-
´
do al traidor como un trofeo. Del mismo modo, si algun
´ ´ ´
10. a) ¿Que abarca el espiritismo? b) ¿Que opina Jehova sobre el es-
´
piritismo, y como lo ve usted?
´ ´ ´
11. ¿Que gran triunfo se apuntarıa Satanas si lograra enredarnos en
´ ´
el espiritismo? Ilustrelo con una comparacion.
´
188 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
cristiano decidiera practicar el espiritismo, se convertirıa a
´
sabiendas en un desertor, y se pondrıa directamente bajo
´ ´ ´ ´
las ordenes de Satanas. ¡Que contento estarıa el Diablo de
´
poder mostrar ese trofeo de guerra! ¿Querrıamos darle ese
´
gusto? Jamas, pues no somos unos traidores.
´
SATANAS SIEMBRA LA DUDA
CUESTIONANDO LA VERDAD
´
12 Difıcilmente caeremos en el espiritismo si lo conside-
´
ramos detestable. Satanas lo sabe, y por eso quiere hacer-
´ ´ ´
nos cambiar de opinion. ¿Como? Confundiendonos para
que lleguemos a creer “que lo bueno es malo y lo malo
´
es bueno” (Isaıas 5:20). Muchas veces trata de lograrlo em-
´
pleando un metodo de eficacia probada: sembrar la duda
cuestionando la verdad.
13 Veamos varios ejemplos de esta tactica ´ ´
diabolica. En el
´ ´ ´
paraıso, Satanas le pregunto a Eva: “¿Es realmente el caso
´
que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo ar-
´ ´ ´
bol del jardın?”. Mucho despues, se presento en una reu-
´ ´ ´
nion de los angeles en el cielo y dejo caer esta pregunta
acerca del fiel Job: “¿Ha temido [...] a Dios por nada?”. Y si-
´
glos mas tarde, cuando Cristo apenas comenzaba su minis-
´ ´
terio terrestre, le lanzo el siguiente desafıo: “Si eres hijo de
Dios, di a estas piedras que se conviertan en panes”. Para
colmo de desfachatez, al hacerle este reto estaba aludiendo
´
en son de burla a las palabras que habıa pronunciado Jeho-
´
va unas seis semanas antes: “Este es mi Hijo, el amado, a
´
quien he aprobado” (Genesis 3:1; Job 1:9; Mateo 3:17; 4:3).
14 Hoy, al igual que ayer, el Diablo sigue recurriendo a

´ ´ ´ ´
12. ¿Con que metodo intenta Satanas cambiar nuestra opinion so-
bre el espiritismo?
´ ´ ´
13. De ejemplos de como siembra la duda Satanas cuestionando la
verdad.
´
14. a) ¿Como ha logrado el Diablo sembrar dudas sobre el espiritis-
´ ´
mo? b) ¿Que vamos a analizar a continuacion?
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 189

la misma táctica. La utiliza, por ejemplo, para sembrar du-


das acerca del espiritismo. Y, por desgracia, logra que algu-
nos cristianos se cuestionen si todas sus modalidades son
de verdad tan malas como se dice (2 Corintios 11:3). Aho-
ra bien, ¿cómo podemos razonar con ellos para ayudar-
les a corregir su actitud? ¿Y qué nos permitirá protegernos
de esta trampa? Para contestar estas preguntas, analicemos
dos campos de la vida en los que Satanás ha ido infiltran-
do elementos espiritistas: las diversiones y el cuidado de la
salud.
APELA A NUESTROS DESEOS Y NECESIDADES
15 Cada día se toman más a la ligera el espiritismo, la
brujería y otras clases de ocultismo, particularmente en el
mundo occidental. Un creciente número de películas, li-
bros, programas y videojuegos presentan las prácticas de-
moníacas como si fueran divertidas, inofensivas e incluso
sofisticadas. De hecho, hay libros y películas con argu-
mentos que giran en torno a las ciencias ocultas que son
muy famosos; tanto, que hasta cuentan con asociaciones
de admiradores. Sin duda, los demonios han logrado que
el público considere que el espiritismo no plantea gran-
des peligros. ¿Ha influido esta actitud en algunos cristia-
nos? Sí. ¿En qué sentido? Por poner un ejemplo típico, un
cristiano que vio cierta película llena de elementos ocul-
tistas dijo: “Sí, vi la película, pero eso no es practi-
car espiritismo”. ¿Por qué es tan peligroso este razona-
miento?
16 Es cierto que ver espiritismo no es lo mismo que prac-

ticarlo directamente; pero eso no significa que no encierre


15. a) ¿Cómo suele verse el espiritismo en el mundo occidental?
b) ¿De qué manera ha influido en algunos cristianos la actitud del
mundo ante el ocultismo?
16. ¿Por qué es peligroso elegir diversiones que giren en torno al es-
piritismo?
190 “Manténganse en el amor de Dios”

ningún peligro. ¿Por qué? Para empezar, hay que señalar


un detalle que se deduce de la Biblia: Satanás y sus de-
monios no pueden leernos la mente.1 Sin embargo, como
quieren saber qué pensamos y cuáles son nuestras debi-
lidades espirituales, vigilan —como vimos antes— todo lo
que hacemos, lo que incluye nuestra forma de divertir-
nos. Por tanto, si alguien demostrara por su conducta que
le gustan las películas y libros sobre médiums, hechice-
ros, endemoniados, y así por el estilo, estaría mandando
un mensaje a los demonios. En realidad, les estaría reve-
lando su punto débil. Y ellos lo aprovecharían para inten-
sificar su lucha “cuerpo a cuerpo” contra él y conseguir
que termine derrotado sobre la lona. De hecho, las diver-
siones ocultistas han llevado a algunos a interesarse tanto
en el espiritismo que han terminado practicándolo (Gála-
tas 6:7).
17 Satanás no solo intenta aprovecharse de nuestros de-

seos de divertirnos, sino también de nuestras necesida-


des en materia de salud. Por ejemplo, un cristiano enfer-
mo quizás se descorazone viendo que ningún tratamiento
lo ayuda a mejorar (Marcos 5:25, 26). ¿Cómo podrían va-
lerse de su desánimo Satanás y sus demonios? Los demo-
nios pudieran tentar al enfermo a dejarse llevar por la de-
sesperación, pasar por alto la advertencia bíblica y aceptar
tratamientos o técnicas que usan algún “poder mágico”, o
espiritista (Isaías 1:13). Caer en esa trampa sería sin duda
1 Ninguna de las designaciones que recibe Satanás —las cuales
lo presentan como Opositor, Calumniador, Engañador, Tentador y
Mentiroso— da a entender que pueda leernos la mente o el corazón.
En cambio, a Jehová se le llama “el examinador de los corazones”, y
a Jesús, “el que escudriña los riñones y corazones” (Proverbios 17:3;
Revelación 2:23).

17. ¿Cómo podría valerse Satanás astutamente del desánimo de un


enfermo?
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 191

muy perjudicial para su relación con Dios. ¿En qué sen-


tido?
18 A los israelitas que habían usado “poder mágico”,

Jehová les dijo: “Cuando ustedes extienden las palmas


de las manos, escondo de ustedes los ojos. Aunque ha-
gan muchas oraciones, no escucho” (Isaías 1:15). Es ob-
vio que nosotros no desea-
mos caer en ese mismo error.
No queremos hacer nada que
lleve a Jehová a cerrar sus oídos
a nuestras súplicas y retirarnos
su apoyo, y menos aún estan-
do enfermos (Salmo 41:3). Por
lo tanto, ¿cómo actuaremos si
encontramos indicios de que
un determinado tratamiento o
método de diagnóstico tiene
elementos espiritistas? Lo re-
chazaremos de plano (Mateo
6:13).1 Así no nos arriesgare-
mos a perder el favor de Jehová Apóyese en Jehová
(véase el recuadro “¿Será espiri- cuando esté enfermo
tismo?”, en la página 194).
¿CONVIENE ANDAR CONTANDO
HISTORIAS SOBRE DEMONIOS?
19 Mientras que en casi todo el mundo occidental suele

1 Para más información, véanse los artículos “¿Una prueba de salud


para usted?”, en La Atalaya del 15 de diciembre de 1994, págs. 19-22,
y “El punto de vista bíblico: ¿Importa qué tratamiento médico esco-
gemos?”, en ¡Despertad! del 8 de enero de 2001.

18. ¿Qué técnicas y tratamientos rechazamos los cristianos, y por


qué?
19. a) ¿En qué engaño del Diablo han caído algunas personas?
b) ¿Qué tipo de relatos debemos evitar los cristianos verdaderos?
´
192 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
¡OJO CON LAS TRETAS SATANICAS!
´ ˜
Satanas, el maestro del engano, “ha cegado las mentes de
´ ˜
los incredulos” por miles de anos (2 Corintios 4:4). Pero tam-
´
bien se ha obstinado en contaminar la mente de los cristia-
´
nos. ¿Por que? Porque sabe que lo que pensemos determina-
´ ´
ra lo que haremos; y que si corrompe nuestra mente, lograra
inducirnos a cometer malas acciones (Santiago 1:14, 15).
´ ´
Pensemos en la tactica que uso para descarriar a Eva.
´ ´ ´
El apostol Pablo explico: “Tengo miedo de que de algun
´
modo, ası como la serpiente sedujo a Eva por su astucia, las
mentes de ustedes sean corrompidas y alejadas de [...] Cris-
´
to” (2 Corintios 11:3). Valiendose de una cautelosa serpiente,
´
el Diablo incito a la primera mujer a emprender un camino
´
desastroso. Para ello, ataco su mente, tratando de manipular-
´ ´
la. Y aquella estrategia surtio efecto. Ella le hizo caso, cambio
´ ´
de opinion y comenzo a ver como deseable lo prohibido. Bas-
´
to con corromper su mente para llevarla a caer en el pecado
´ ´
(Genesis 3:1-6; Revelacion 12:9).
´
Satanas no ha cambiado. Sigue el mismo lema que siem-
´
pre: “Corrompe la mente, y los pecados llegaran solos”. Para
´
ello, tiene a su disposicion una gran maquinaria propagan-
´ ´ ´
dıstica, formada por la polıtica, la religion, el comercio y el en-
´
tretenimiento (Juan 14:30). Ası, logra moldear la mentalidad
´
de la inmensa mayorıa de las personas para que adopten las
´
actitudes y opiniones que el promueve. Como resultado, mu-
chos aceptan —o incluso recomiendan— conductas que en su
´
dıa se consideraban pecado, como, por ejemplo, practicar la
homosexualidad, vivir en pareja sin casarse o tener hijos fuera
´ ´
del matrimonio. ¿Hasta que punto ha tenido exito? “El mun-
˜
do entero yace en [su] poder”, senala la Biblia (1 Juan 5:19).
´
Los cristianos no somos inmunes a los ataques satanicos
(1 Corintios 10:12). De hecho, como el Diablo sabe que le
´
queda poco tiempo, tiene “gran colera” y procura con es-
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 193
˜ ´
pecial empeno descarriar a los siervos de Dios (Revelacion
12:12). No podemos descuidarnos. Si lo hacemos, la sutil pro-
´ ˜
paganda que difunden el y sus muchos “enganadores de la
´ ´
mente” corrompera nuestros pensamientos y nos conducira
al pecado (Tito 1:10).
˜
Tomemos como ejemplo el matrimonio. La Biblia ensena
´
que es una institucion sagrada que implica un compromiso
´
para toda la vida (Mateo 19:5, 6, 9). Pero las pelıculas y los
´
programas de television lo suelen presentar como un contra-
´
to temporal y facil de romper. Hemos de tener mucho cui-
´
dado de que esa idea satanica tan difundida no contami-
ne nuestra mente. No debemos permitir que debilite nuestro
´ ´ ´
sentido de compromiso hacia el conyuge. Si no, ¿que podrıa
ocurrir cuando surjan problemas maritales? Que nos veamos
´
tentados a buscar apoyo emocional y comprension fuera del
´
hogar. Quizas terminemos recurriendo a alguien con quien
nos sintamos compenetrados, sea en el trabajo o en la con-
´ ´ ´
gregacion. En esa situacion pudieran nacer facilmente sen-
´
timientos romanticos que nos coloquen camino al pecado.
´
Veamos otro ejemplo. El mundo de Satanas exhibe un es-
´ ´
pıritu muy independiente. Esta lleno de hombres y mujeres
“testarudos” e “hinchados de orgullo” (2 Timoteo 3:4). Si a
´
los cristianos se nos contagiara esa mentalidad, ¿que efecto
´ ´
tendrıa en nuestra actitud ante la obediencia y sumision? Los
varones tal vez se molesten por los consejos de los ancianos
´
(Hebreos 12:5). Y las hermanas quizas lleguen a cuestionar
el principio de autoridad establecido por Dios (1 Corintios
11:3).
´
Todos debemos estar agradecidos de que Jehova nos ten-
´ ´
ga bien informados de las tacticas de Satanas (2 Corintios
2:11). Si queremos permanecer en el amor de Dios, fijemos
“la mente [...] en las cosas de arriba” y no permitamos que la
´
contamine la propaganda diabolica (Colosenses 3:2).
´
194 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
restarsele importancia a la peligrosidad de Satanas, en
otras partes de la Tierra ocurre lo contrario. Muchas perso-
´ ´
nas han caıdo en la trampa de creer que es mas poderoso
de lo que realmente es. De hecho, viven, comen, trabajan
y duermen con miedo a los demonios. Al mismo tiempo,
les fascina escuchar y contar un relato tras otro sobre ac-
´
tos poderosos realizados por los espıritus. Ahora bien, ¿de-
´ ´
berıamos los siervos del Dios verdadero prestar atencion
a esas historias o difundirlas? No, y por dos razones fun-
damentales.
20 La primera razon´ ´
es que si divulgaramos historias so-
˜ ´ ´ ´
bre hazanas demonıacas, le harıamos el juego a Satanas.
´
¿De que manera? Pues bien, aunque la Biblia reconoce
´
que el tiene la capacidad de realizar actos poderosos, tam-
´ ˜
bien muestra que emplea “senales y portentos [...] men-
˜
tirosos” y “todo engano” (2 Tesalonicenses 2:9, 10). Es el
´ ´ ´
20. ¿Como podrıamos hacer publicidad a Satanas sin darnos cuenta?

´
¿SERA ESPIRITISMO?
Principio: “Las obras de la carne son
manifiestas, y son: [...] espiritismo, [...] divi-
siones [y] sectas [...;] los que practican tales
´
cosas no heredaran el reino de Dios”
´
(Galatas 5:19-21).
Preguntas para meditar
ˇ ¿Tengo alguna costumbre basada en creencias
religiosas falsas? (2 Corintios 6:16, 17.)
´ ´
ˇ ¿Poseo algun objeto que guarde relacion directa
con el espiritismo? (Hechos 19:19.)
´ ´
ˇ ¿Sigo terapias que empleen algun poder magico
´
o sobrenatural? (Levıtico 19:26.)
Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones 195

mayor embustero que existe, y sabe manipular la mente de


quienes sienten atracción por el espiritismo. Así, logra que
crean sinceramente que han visto o escuchado lo que en
realidad no ha ocurrido. Luego tal vez lo cuenten como un
hecho, y al ir de boca en boca, se va exagerando el rela-
to. ¿Qué sucedería si un cristiano participara en esa cade-
na de cuentos? Que estaría colaborando con “el padre de
la mentira”. ¡Le estaría haciendo publicidad! (Juan 8:44;
2 Timoteo 2:16.)
21 Aun si los ataques demoníacos que alguien afirma

haber sufrido fueran reales, hay una segunda razón para


no andar contándolos vez tras vez a los hermanos. Quere-
mos centrarnos en Cristo, y no en Satanás. Debemos estar
“mirando atentamente al Agente Principal y Perfecciona-
dor de nuestra fe, Jesús” (Hebreos 12:2). De hecho, cuando
él estuvo en la Tierra no se dedicó a relatar a sus discípulos
un sinnúmero de historias de espíritus, y eso que sin duda
tenía información de sobra acerca de lo que podía o no po-
día hacer el Diablo. Más bien, se concentró en el mensa-
je del Reino. Hacemos bien en imitar a Jesús y sus apósto-
les conversando sobre asuntos edificantes, como “las cosas
magníficas de Dios” (Hechos 2:11; Lucas 8:1; Romanos 1:
11, 12).
22 Como hemos visto, Satanás intenta acabar con nues-

tra relación con Jehová valiéndose de trampas muy diver-


sas, entre ellas el espiritismo. Sin embargo, si mantenemos
vivo nuestro odio por el mal y nos aferramos al bien, no le
daremos al Diablo la oportunidad de debilitarnos en nues-
tra resolución de rechazar el espiritismo en todas sus mo-
dalidades (Efesios 4:27). ¡Cuánto “gozo [habrá] en el cielo”
si seguimos “firmes contra las maquinaciones del Diablo”
hasta que sea destruido! (Lucas 15:7; Efesios 6:11.)
21. ¿Sobre qué asuntos deben girar nuestras conversaciones?
22. ¿Cómo contribuimos a que haya “gozo en el cielo”?
´
C APITULO 17

´
“Edificandose sobre
´
su santısima fe”
´ ´
“Edificandose sobre su santısima fe, [...]
´
mantenganse en el amor de Dios.” (JUDAS 20, 21.)
´ ´
USTED esta muy ocupado en la construccion de un edificio.
´ ´
Le ha consumido ya bastante tiempo y aun le tomara mucho
´ ´
mas. La labor no es facil, pero le produce grandes satisfaccio-
nes. Pase lo que pase, no piensa abandonarla ni adoptar una
actitud desganada. Quiere hacer un trabajo de calidad, pues
´
de ello depende su vida y su futuro. Pero quizas se pregunte:
´
“¿De que edificio estamos hablando?”. De usted mismo.
´
2 El discıpulo ´
Judas habla de la construccion que cada uno
´
realiza con su propia persona. Fijemonos en el pasaje donde
exhorta a los cristianos a “mant[enerse] en el amor de Dios”.
´
Allı indica que, para lograrlo, es esencial que hagan algo:
´
“edifi[carse] sobre su santısima fe” (Judas 20, 21). Ahora
´
bien, ¿como podemos edificarnos y conseguir que nuestra fe
tenga la solidez necesaria para mantenernos en el amor de
´
Dios? Veamos tres aspectos de la construccion espiritual.
FORTALEZCAMOS LA CONFIANZA
EN LAS JUSTAS NORMAS DE DIOS
´
3 El primer aspecto de la construccion espiritual es forta-
´
lecer la confianza en las leyes de Jehova. En este li-
bro hemos repasado muchos de los justos requisitos divi-
´ ´ ´
1, 2. ¿Que obra de construccion realizamos, y por que es esencial
que estemos pendientes de la calidad?
´ ´
3-5. a) ¿Que mentira sobre los requisitos de Jehova quiere hacernos
´ ´
creer Satanas? b) Ilustre como debemos ver los requisitos divinos y
´ ´
como nos sentiremos al verlos ası.
´ ´
“Edificandose sobre su santısima fe” 197
´ ´ ´
nos en materia de conducta. La cuestion es: ¿que opinion
´ ´
nos merecen? A Satanas le gustarıa hacernos creer que las
´
leyes, principios y normas de Jehova no nos dejan mover-
´ ´
nos ni respirar. Como vio que esa tactica le dio magnıficos
´ ´
resultados en el jardın de Eden, nunca ha cesado de usarla
´ ´
(Genesis 3:1-6). Pero ¿funcionara en nuestro caso? Mucho
´
dependera de si hemos adoptado el punto de vista correcto
sobre los requisitos divinos.
4 Pongamos un ejemplo. Paseando por un hermoso par-

que, nos topamos con una cerca alta y resistente que nos
´
cierra el paso a una seccion muy agradable. A primera vis-
´
ta, la cerca es un fastidioso obstaculo que coarta nuestra li-
´
bertad. Pero, mirando a traves de ella, descubrimos un fe-
´ ´ ´
roz leon al acecho. Ah, ahora comprendemos para que esta
´
la cerca: para nuestra proteccion. Pero volvamos a la rea-
´
lidad. ¿Hay algun depredador dispuesto a abalanzarse so-
´
bre nosotros? Sı, pues la Palabra de Dios advierte: “Man-
tengan su juicio, sean vigilantes. Su adversario, el Diablo,
´
anda en derredor como leon rugiente, procurando devorar
a alguien” (1 Pedro 5:8).
5 Ciertamente, Satanas ´
es un depredador muy cruel.
´ ´
Y para que no caigamos vıctimas de sus multiples “maqui-
´
naciones”, Jehova nos da leyes que nos protegen (Efesios
´
6:11). Por eso, cuando reflexionemos sobre ellas, esforce-
monos por verlas como lo que son: muestras del gran amor
´
que nos tiene el Padre celestial. Vistas ası, comprendemos
´ ´
que estan ahı para protegernos y hacernos felices. Con ra-
´ ´ ´
zon escribio el discıpulo Santiago que “el que mira con cui-
dado en la ley perfecta que pertenece a la libertad, y persis-
´
te en ella, [...] sera feliz” al aplicarla (Santiago 1:25).
6 La mejor manera de fortalecer la confianza en las le-
´
yes divinas y en Jehova, el Gran Legislador, es aplicar sus
´
6. ¿Cual es la mejor manera de fortalecer la confianza en las justas
leyes y principios de Dios? Ponga un ejemplo.
´
198 “Mantenganse en el amor de Dios”

mandamientos en la vida diaria. Esto incluye obedecer “la


´ ˜
ley del Cristo”, que abarca la orden de Jesus de ensenar “to-
´ ´
das las cosas que [el nos ha] mandado” (Galatas 6:2; Ma-
´
teo 28:19, 20). Los cristianos tambien tomamos en serio la
´
exhortacion de reunirnos para adorar a Dios y disfrutar de
sana convivencia (Hebreos 10:24, 25). Otro mandato divino
´
es el de hacer frecuentes oraciones desde el corazon (Ma-
teo 6:5-8; 1 Tesalonicenses 5:17). Al obedecer estos manda-
´
mientos, nos convencemos cada vez mas de que son muy
amorosos. En efecto, comprendemos que nos proporcionan
´ ´
una alegrıa y una satisfaccion que este mundo atribulado
no puede ofrecernos. Sin duda, nuestra confianza en las le-
yes divinas se fortalece cuando meditamos en los beneficios
´
que hemos conseguido obedeciendolas.
7 En ocasiones hay quienes se inquietan pensando que
´ ´ ˜ ˜ ´
no sera facil obedecer ano tras ano las leyes de Jehova, y les
entra miedo a fracasar. Si nos invadieran esos sentimientos,
´
recordemos las siguientes palabras: “Yo, Jehova, soy tu Dios,
˜
Aquel que te ensena para que te beneficies [...], Aquel que
te hace pisar en el camino en que debes andar. ¡Oh, si real-
´
7, 8. ¿Que tranquilidad brinda la Palabra de Dios a quienes temen
˜
no mantenerse fieles con el paso de los anos?
´ ´
“Edificandose sobre su santısima fe” 199
´
mente prestaras atencion a mis mandamientos! Entonces tu
´ ´
paz llegarıa a ser justamente como un rıo, y tu justicia como
´
las olas del mar” (Isaıas 48:17, 18). ¿Nos hemos detenido a
pensar en lo tranquilizador que es este pasaje?
8 Aquı´ Jehova´ promete que, si le obedecemos, tendremos
´ ´
dos beneficios. Primero, nuestra paz sera como un rıo: se-
´
rena, abundante y continua. Segundo, nuestra justicia sera
´
como las olas del mar. ¿En que sentido? Bueno, si nos que-
´
damos mirando las olas desde la playa, viendolas venir una
´
tras otra, nos invade una sensacion de permanencia: sabe-
´
mos que seguiran rompiendo contra la costa a lo largo de
los siglos. Por lo tanto, este pasaje indica que nuestra justicia
—nuestro modo de vivir de acuerdo con lo correcto— pue-
de ser igual de perdurable. Si nos esforzamos por ser fieles
´ ´
a Dios, el nunca permitira que fracasemos (Salmo 55:22).
Ciertamente, al repasar estas alentadoras promesas se forta-
´
lece nuestra confianza en Jehova y en sus justos requisitos.
“ADELANTE A LA MADUREZ”
´
9 El segundo aspecto de la construccion espiritual se in-
dica en las siguientes palabras inspiradas: “Pasemos adelan-
´
te a la madurez” (Hebreos 6:1). Mientras que la perfeccion
´
es algo que hoy esta fuera de nuestro alcance, la madurez
cristiana es una excelente meta que todos podemos lograr.
´
Y a medida que vayamos madurando, aumentara la satis-
´ ´ ´
faccion de servir a Jehova. ¿Por que?
10 El cristiano maduro se esfuerza por ser espiritual y
´ ´ ˜ ´
adoptar la optica de Jehova (Juan 4:23). Pablo senalo que
´
“los que estan en conformidad con la carne fijan la men-
´
te en las cosas de la carne; pero los que estan en confor-
´ ´
midad con el espıritu, en las cosas del espıritu” (Romanos
8:5). Quienes tienen un punto de vista carnal, o puramente
´
9, 10. a) ¿Por que es la madurez cristiana una excelente meta para
´
todos? b) ¿De que manera contribuye la actitud espiritual a que sea-
mos felices?
´
200 “Mantenganse en el amor de Dios”

humano, no pueden ser felices, pues viven con una acti-


´
tud egoısta, miope y materialista. Sin embargo, las perso-
´
nas espirituales disfrutan de muchas alegrıas, pues toda su
´
existencia gira en torno a Jehova, el “Dios feliz” (1 Timoteo
1:11). Quieren agradarle y sienten gozo incluso durante las
´
pruebas de fe. ¿Como es posible? Porque saben que siendo
´ ´ ´
fieles probaran que Satanas es un mentiroso y complaceran
a su Padre celestial (Proverbios 27:11; Santiago 1:2, 3).
´
11 La madurez espiritual se consigue unicamente con la
´ ´ ´ ´
practica. Ası lo indica el siguiente versıculo: “El alimento so-
lido pertenece a [las] personas maduras, a los que median-
te el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para
distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos
˜ ´
5:14). Pablo senala que las facultades de percepcion espiri-
tual tienen que ser “entrenadas”. Y utiliza un verbo griego
´
que en el siglo I debıa de ser habitual en los gimnasios de
Grecia, ya que literalmente significa “ejercitadas como un
´ ´
gimnasta”. Veamos ahora que implica esta preparacion.
12 Nadie nace sabiendo controlar el cuerpo. Los bebes ´
´ ´
apenas logran percibir donde estan sus extremidades,
no coordinan bien los brazos y hasta se dan golpes en la
cara, reaccionando con sorpresa y molestia. Pero poco a
poco, al ir usando el cuerpo, logran dominarlo: primero ga-
tean, luego dan sus primeros pasos y con el tiempo termi-
´
nan correteando.1 El progreso maximo que alcanza un ser
´ ´ ´ ´
1 Los cientıficos emplean el termino propiocepcion. ¿En que con-
´
siste? Es un sentido especial que permite al cuerpo saber la posicion
´
que ocupa en el espacio y la ubicacion de sus extremidades. Gracias
´
a el podemos hacer cosas como aplaudir con los ojos cerrados. Si este
´
sentido se trastorna cuando somos adultos, quiza no consigamos po-
nernos en pie, caminar o incluso sentarnos derechos.
´
11, 12. a) Explique que recomienda Pablo que hagamos con nues-
´
tras “facultades perceptivas”, y que significado tiene el verbo tradu-
´ ´
cido “entrenadas”. b) ¿Que preparacion tiene que recibir el cuerpo
´
para madurar y alcanzar la mayor destreza fısica?
201

humano se observa en los


´ gimnastas. Cuando los ve-
A fuerza de practica,
el gimnasta adiestra mos haciendo piruetas y gi-
su cuerpo ros en el aire con exquisi-
´
ta gracia y precision, no nos
queda duda de que les fal-
´
ta poco para ser maquinas
´
perfectas. Pero esa maestrıa
no es casualidad: han sido
necesarias muchas horas de
ejercicios. La Biblia recono-
´ ´
ce que la educacion fısica
“ayuda a que todo el cuer-
´ ´ ´
po este sano”, aunque subraya que es mucho mas util adies-
´
trar las facultades de percepcion espiritual (1 Timoteo 4:8,
´
Traduccion en lenguaje actual ).
13 En este libro hemos visto muchos puntos que nos ayu-

dan a ejercitar nuestras facultades de discernimiento a fin


´ ´ ´
de ser personas espirituales y fieles a Jehova. Dıa a dıa, antes
´
de tomar decisiones, examinemos a la luz de la oracion los
´ ´
principios y las leyes de Dios. Preguntemonos: “¿Que leyes
´ ´ ´
o principios bıblicos tienen relacion con este caso? ¿Como
´
puedo aplicarlos? ¿Le gustara a mi Padre celestial lo que
pienso hacer?” (Proverbios 3:5, 6; Santiago 1:5). Si adopta-
mos la costumbre de hacernos este examen, iremos entre-
´
nando las facultades perceptivas. Ası lograremos madurar y
mantener una actitud verdaderamente espiritual.
14 Aunque hayamos alcanzado la madurez espiritual,

nuestro desarrollo debe continuar. Para no estancarnos, es


´ ˜ ´
esencial vigilar la nutricion. Ya vimos que, como senalo Pa-
´
blo, “el alimento solido pertenece a [las] personas madu-
ras”. De modo que para que la fe se fortalezca, debemos
´
13. ¿Como podemos entrenar las facultades perceptivas?
´ ´
14. Para crecer espiritualmente, ¿que apetito hay que abrir y que ac-
titud debemos evitar?
´
202 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
tener una alimentacion espiritual adecuada. Ademas, hay
´ ´
que adquirir sabidurıa, o sea, aprender a poner en practi-
ca el conocimiento. Y eso es muy importante, pues, como
´
muestra la Biblia, “la sabidurıa es la cosa principal”. Por lo
tanto, abramos el apetito por las maravillosas verdades que
˜
nos ensena nuestro Padre (Proverbios 4:5-7; 1 Pedro 2:2).
´
Sin embargo, por mucho conocimiento y sabidurıa que
´ ´
tengamos, no hay razon para presumir ni creernos mas que
nadie. De tiempo en tiempo debemos asegurarnos de que el
´ ´
orgullo u otras debilidades no esten apoderandose de nues-
´
tro corazon. De hecho, Pablo recomienda que nos ponga-
mos “a prueba para ver si est[amos] en la fe” y examinemos
“lo que [nosotros] mismos [somos]” (2 Corintios 13:5).
15 Cuando se termina una casa, hay que darle manteni-

miento e incluso ampliarla si las circunstancias lo requie-


´
ren. Y con la espiritualidad pasa lo mismo. ¿Que necesita-
mos para mantenerla en buen estado y lograr que crezca?
Sobre todas las cosas, amor. Efectivamente, el amor por
´ ´ ´
Jehova y por los hermanos debe ser cada dıa mas fuerte.
´
Si no tuvieramos esta cualidad, todos nuestros conocimien-
´
tos y obras serıan tan solo mucho ruido y pocas nueces
(1 Corintios 13:1-3). No hay duda: el amor es la clave de la
madurez y el crecimiento espiritual.
´
CENTRADOS EN LA ESPERANZA QUE DA JEHOVA
16 Veamos el tercer aspecto de la construccion ´
espiritual.
´
Para edificar una autentica personalidad cristiana, hay que
´
vigilar nuestra forma de pensar. Satanas, el gobernante de
este mundo, es especialista en infundir actitudes negativas,
pesimistas, desconfiadas y desesperadas (Efesios 2:2). Y esas
actitudes son tan peligrosas para nosotros como una plaga
de carcoma, o polilla, para una casa de madera. Pero, gracias
´
15. ¿Por que es indispensable el amor para seguir creciendo espiri-
tualmente?
´ ´ ´ ´ ´
16. ¿Que actitudes infunde Satanas, y que proteccion nos da Jehova?
´ ´
“Edificandose sobre su santısima fe” 203
´ ´
a Jehova, contamos con una proteccion garantizada: la es-
peranza.
17 La Biblia presenta “la esperanza de la salvacion” ´
como
´
una defensa esencial en la lucha contra Satanas y su mun-
do. Concretamente, la compara al yelmo, o casco, de una
´
armadura (1 Tesalonicenses 5:8). El soldado de tiempos bı-
´
blicos solıa usar un casco de metal, colocado sobre un gorro
de fieltro o cuero, para que los golpes rebotaran y causaran
˜ ´ ´
menos dano; sabıa que si salıa a luchar sin llevarlo puesto,
´
tendrıa las horas contadas. Pues bien, al igual que esta pie-
za resguarda la cabeza, la esperanza protege nuestros pensa-
mientos.
18 Jesus´ ´ ´ ´
demostro a la perfeccion que significa mantener
´ ´
la esperanza. Recordemos todo lo que sufrio la ultima no-
´
che que estuvo vivo en la Tierra. Uno de sus amigos ıntimos
´ ´
lo traiciono por dinero. Otro dijo publicamente que ni lo
´ ´
conocıa. Y los demas lo abandonaron y salieron huyendo.
´
Sus propios compatriotas se volvieron contra el y pidieron a
gritos que muriera torturado a manos de los soldados roma-
´
nos. No es arriesgado afirmar que soporto pruebas mucho
´ ´ ´
mas difıciles que las que afrontaremos nosotros. ¿Que le
´
permitio salir airoso? Hebreos 12:2 responde: “Por el gozo
´ ´
que fue puesto delante de el aguanto un madero de tormen-
¨
to, despreciando la verguenza, y se ha sentado a la diestra
´
del trono de Dios”. Como vemos, nunca perdio de vista “el
´
gozo que fue puesto delante de el”.
19 Pero ¿que´ gozo era ese? El de saber lo que iba a lo-
´ ´
grar manteniendose fiel: contribuir a la santificacion del sa-
grado nombre de Dios y proporcionar la prueba suprema
´ ´
de que Satanas es un mentiroso. ¡Ninguna esperanza podıa
´ ´
17. ¿Con que sımbolo se muestra en la Biblia la importancia de la es-
peranza?
´ ´ ´
18, 19. ¿Como demostro Jesus lo que significa mantener la esperan-
´
za, y como podemos imitarlo?
´
204 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´ ´ ´
alegrar mas a Jesus! Ademas, sabıa que dentro de poco su
´ ´
Padre celestial lo recompensarıa con creces y le dejarıa dis-
˜ ´
frutar de nuevo de su maravillosa companıa. En los mo-
´ ´ ´ ´
mentos mas difıciles, Jesus se aferro a esa gozosa esperan-
´
za. Y nosotros debemos hacer lo mismo. Jamas olvidemos el
´ ´
gozo que,
´ como en el caso de Jesus, Jehova pone ante noso-
tros. El nos dignifica con el privilegio de colaborar en la san-
´ ´
tificacion de su ilustre nombre y probar que Satanas mien-
´ ´
te. ¿Como podemos hacerlo? Aferrandonos a nuestro Padre
´
como Soberano y manteniendonos al amparo de su amor,
vengan las pruebas que vengan.
20 Jehova´ no solo esta´ dispuesto a recompensar nuestra fi-
´
delidad, sino que esta ansioso de hacerlo (Isaıas 30:18; Ma-
´
laquıas 3:10). Le encanta conceder a sus siervos todo lo que
´
anhelan en justicia (Salmo 37:4). Por eso, centremonos en
la esperanza que tenemos por delante. Nunca adoptemos
las actitudes negativas, corruptas y retorcidas del viejo mun-
´ ´
do de Satanas. Si notamos que se nos estan contagiando, pi-
´ ´
damos con fervor a Jehova que nos de “la paz [...] que supe-
´ ´
ra a todo pensamiento”, la cual protegera nuestro corazon y
nuestras facultades mentales (Filipenses 4:6, 7).
´ ´
20. ¿Que nos ayudara a mantener la actitud positiva y no caer en la
desesperanza?
´ ´
“Edificandose sobre su santısima fe” 205
´
21 ¡Que esperanza tan maravillosa tenemos! Si formamos
´
parte de la “gran muchedumbre”, la cual saldra de “la gran
´
tribulacion”, pensemos en todo lo que nos espera (Revela-
´ ´
cion 7:9, 14). Es difıcil imaginar lo aliviados que nos sentire-
´
mos al vernos libres del influjo de Satanas y sus demonios.
´
A fin de cuentas, ¿quien ha vivido libre de las tentaciones
´
del Diablo? Cuando desaparezcan las presiones satanicas,
´ ´
sera una delicia transformar la Tierra en un paraıso bajo la
´ ´ ´
direccion de Cristo y de los 144.000 que gobernaran con el
´
desde el cielo. ¡Y cuanto deseamos ver eliminadas las enfer-
medades, recibir a nuestros seres queridos cuando resuciten
´
y disfrutar de una vida tan agradable como Dios querıa ori-
´
ginalmente! Cuando estemos cerca de la perfeccion, esta-
´
remos a un paso de alcanzar una recompensa aun mayor:
“la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Romanos 8:21).
22 Jehova´ desea que usted se beneficie de la mayor liber-

tad imaginable. Y el camino de la verdadera libertad pasa


por la obediencia. Por eso, ¿verdad que vale la pena es-
´ ´ ´
forzarse dıa a dıa por obedecer a Jehova? Entonces, ¡siga
´ ´
edificandose sobre su santısima fe a fin de mantenerse en el
amor de Dios por toda la eternidad!
´
21, 22. a) ¿Que gloriosa esperanza tiene la “gran muchedumbre”?
´ ´ ´
b) ¿Que valora usted mas de su esperanza cristiana, y que firme de-
´
cision debe adoptar?
206
´
AP ENDICE
´
TEMA PAGINA

´
Como tratar a un expulsado 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 207

´ ´
¿Cuando hay que cubrirse la cabeza, y por que? 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 209

El saludo a la bandera, las votaciones y el servicio civil 9 9 9 9 9 212

´ ´
Fracciones sanguıneas y procedimientos medicos 9 9 9 9 9 9 9 9 9 215

´ ´
Como vencer la masturbacion 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 218

´ ´
¿Que dice la Biblia sobre el divorcio y la separacion? 9 9 9 9 9 9 9 219

´
Como resolver disputas de negocios 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 9 222
´
Apendice 207
´
Como tratar a un expulsado
Pocas cosas duelen tanto como ver que un familiar o un
´ ´
amigo ıntimo tiene que ser expulsado de la congregacion por
no arrepentirse de sus pecados. No obstante, la manera en
que respondamos en este caso a las indicaciones de la Biblia
´ ´ ´
revelara cuanto amamos a Dios y hasta que grado somos lea-
les a sus disposiciones.1 Por eso, analicemos varias cuestiones
que pudieran surgir.
´ ´
¿Cual debe ser la relacion con un expulsado? “Cesen de
˜ ´ ´
mezclarse en la companıa de cualquiera que, llamandose her-
mano, sea fornicador, o persona dominada por la avidez, o
´ ´
idolatra, o injuriador, o borracho, o que practique extorsion,
y ni siquiera coman con tal hombre.” (1 Corintios 5:11.) Ade-
´
mas, la Biblia nos exhorta: “[Si alguien] no permanece en la
˜
ensenanza del Cristo [...], nunca lo reciban en casa ni le digan
´
un saludo. Porque el que le dice un saludo es partıcipe en sus
obras inicuas” (2 Juan 9-11). La Atalaya del 15 de noviembre
´ ˜
de 1981, pagina 19, senala: “Decir un sencillo ‘¡Hola!’ a al-
´
guien puede ser el primer paso que lleve a una conversacion y
´
tal vez hasta a una amistad. ¿Quisieramos dar ese primer paso
´
respecto a una persona expulsada?”. Ası, cuando un miembro
´ ´
de la congregacion es expulsado, cortamos toda relacion so-
´
cial y espiritual con el.
´
¿Es realmente necesario ser tan estrictos en el trato? Sı, y por
varias razones. La primera es la lealtad a Dios y a su Palabra.
´
Amamos tanto a Jehova que queremos obedecerle siempre,
´ ´
incluso cuando nos resulta muy difıcil. Ademas, estamos se-
´
guros de que el es justo y amoroso, y de que todas sus leyes
´
son para nuestro bien (Isaıas 48:17; 1 Juan 5:3). La segunda
´
razon es que el pecador que no se ha arrepentido es una mala
˜ ´
influencia. Por eso, al excluirlo de nuestra companıa nos
´ ´ ´
1 Los principios bıblicos sobre la expulsion son tambien aplicables a
quienes se desasocian, es decir, a quienes deciden renunciar a su condi-
´ ´
cion de miembros de la congregacion.
208 “Manténganse en el amor de Dios”

protegemos moral y espiritualmente, y preservamos la pure-


za y el buen nombre de la congregación (1 Corintios 5:6, 7).
La tercera razón es que la expulsión puede beneficiar al pro-
pio pecador. ¿De qué manera? Si nos mantenemos fieles a los
principios bíblicos y apoyamos la decisión del comité judicial
tal vez logremos motivar al pecador, quien hasta el momen-
to no ha aprovechado la ayuda de los ancianos. En efecto, es
posible que nuestra postura le ablande el corazón y lo lleve a
cambiar de actitud. Cuando vea que ha perdido la apreciada
relación que tenía con sus seres queridos, quizás “[recobre] el
juicio”, comprenda la gravedad de su pecado y dé los pasos
necesarios para volver a Jehová (Lucas 15:17).
¿Y si el expulsado es un familiar? La lealtad a Jehová pudie-
ra verse sometida a prueba cuando hay de por medio lazos de
sangre. En esas circunstancias, ¿cómo hay que tratar al expul-
sado? Aunque no es posible abarcar todas las situaciones, nos
centraremos en dos casos básicos.
A veces el expulsado vive con su familia inmediata. Dado
que la expulsión no rompe los lazos de sangre, los familia-
res no tienen objeción a que siga relacionándose con ellos
e interviniendo en las actividades cotidianas del hogar. Sin
embargo, por lealtad a Jehová, no pueden confraternizar es-
piritualmente con el pecador, ya que este ha decidido romper
el vínculo cristiano que los unía. Quizás le dejen estar en la
adoración en familia, pero sin participar. Ahora bien, si es
un menor, los padres pueden darle lecciones bíblicas, pues
siguen siendo responsables de su enseñanza y disciplina (Pro-
verbios 6:20-22; 29:17).1
Ahora bien, ¿y si el expulsado no vive con su familia in-
mediata? En ese caso, los cristianos fieles reducen al máximo
el trato, limitándolo a cuando es indispensable atender asun-
tos de familia. No buscan excusas para juntarse. Por lealtad
1 Para más información sobre los menores expulsados que viven con
su familia, véase La Atalaya del 1 de octubre de 2001, págs. 16, 17, y del
15 de noviembre de 1988, pág. 20.
´
Apendice 209
´ ´ ´
a Jehova y a su organizacion, respetan la disciplina bıblica.
Quieren lo mejor para su pariente, y con su postura firme
´ ´
quizas lo ayuden a beneficiarse de la correccion recibida (He-
breos 12:11).1
´ ´ ´
1 Para mas informacion sobre los principios bıblicos aplicables a la re-
´ ´
lacion con parientes expulsados, vease La Atalaya del 15 de abril de 1988,
´ ´
pags. 26-31, y del 15 de noviembre de 1981, pags. 20-25.

´
¿Cuando hay que cubrirse la cabeza,
´
y por que?
´ ´
Por inspiracion, Pablo explico que a veces las cristianas de-
´
ben cubrirse la cabeza para realizar su servicio a Jehova. ¿En
´ ´
que situaciones tienen que hacerlo, y por que? Examinemos
´
las palabras del apostol en 1 Corintios 11:3-16 para ver algu-
´
nas pautas que les permitiran actuar en cada caso de una for-
ma que honre a Dios. Pablo apunta a tres factores a tomar en
cuenta: 1) las actividades que exigen que lleven cubierta la
´
cabeza; 2) los ambitos, o contextos, en que realizan dichas ac-
tividades, y 3) los motivos que tienen para aplicar esta norma.
Las actividades. Pablo menciona dos: orar y profetizar (ver-
´
sıculos 4, 5). Orar es, como sabemos, una forma de dar culto
´
a Jehova; por otro lado, profetizar se refiere hoy a la labor de
˜ ´
ensenanza bıblica de los ministros y ministras cristianos. En-
tonces, ¿quiere decir Pablo que las hermanas han de cubrirse
´ ˜
siempre que esten orando o ensenando la Biblia? No. En rea-
´
lidad, todo depende del segundo factor: el ambito donde rea-
licen estas actividades.
´ ´ ´
Los ambitos. El ´ apostol alude a dos ambitos: la familia y´ la
´
congregacion. El escribe: “La cabeza de la mujer es el varon;
[...] toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta
¨ ´ ´
averguenza su cabeza” (versıculos 3, 5). En la familia, Jehova
´
ha nombrado al esposo cabeza de la mujer. Por eso, ¿que su-
´
cede si ella asume funciones que Jehova reserva para el cabe-
za? Que, a menos que demuestre el debido reconocimiento
210 “Manténganse en el amor de Dios”

a la autoridad de su esposo, lo avergonzará. Veamos varios


ejemplos. Una cristiana está con su esposo presente y tiene
que dar lecciones bíblicas a alguien. Por respeto a la autoridad
del marido, debe cubrirse. Y da igual que él esté o no bauti-
zado, pues es cabeza de la familia.1 ¿Y si una cristiana tiene
que orar o enseñar en presencia de un hijo menor bautizado?
Aunque él no es cabeza de la familia, la madre también se cu-
brirá. ¿Por qué? Porque respeta la autoridad que han recibido
los varones bautizados de la congregación.
Pablo se refiere al segundo ámbito, la congregación, al escri-
bir: “Si algún hombre parece disputar en pro de otra costum-
bre, nosotros no tenemos otra, ni tampoco las congregaciones
de Dios” (versículo 16). Al frente de la congregación, Jehová
ha puesto a hombres bautizados (1 Timoteo 2:11-14; Hebreos
13:17). Así, solo permite que se nombre a varones para que cui-
den Su rebaño como ancianos y siervos ministeriales (Hechos
20:28). Pero a veces es preciso que una cristiana atienda tareas
que normalmente corresponden a un varón bautizado y com-
petente. Por ejemplo, quizás tenga que dirigir una reunión para
el servicio del campo porque no haya ningún hermano capaz.
Esta reunión es en realidad una extensión del programa de en-
señanza de la congregación, y debería dirigirla un hermano.
Y lo mismo sucede si una cristiana tiene que dirigir, en presen-
cia de un varón bautizado, un estudio bíblico establecido.2 Por
eso, ella deberá cubrirse en reconocimiento de que realiza una
función propia de un hombre.
No obstante, la cristiana no tiene que llevar cubierta la ca-
beza para otras muchas facetas de la adoración. Por ejem-
plo, para comentar en las reuniones, predicar de casa en casa
(aunque vaya con su esposo u otro varón bautizado) y orar o
estudiar con sus hijos no bautizados. Ahora bien, ¿qué puede
hacer si le surgen dudas en un caso específico? En primer lugar,
1 La esposa cristiana no ora en voz alta en presencia de su cónyuge cre-
yente a no ser por motivos excepcionales, como que él haya perdido el
habla por alguna enfermedad.
2 Una hermana no tendría que cubrirse la cabeza cuando dirija un es-
tudio bíblico establecido en presencia de un publicador no bautizado que
no sea su esposo.
211

analizar el asunto con más de-


tenimiento.1 Pero si la duda
persiste, y se lo dicta la con-
ciencia, no hay nada de malo
en que se cubra al estilo de la
hermana de la foto.
Los motivos. En el versícu-
lo 10 encontramos dos mo-
tivos que impulsarán a la
cristiana a cumplir con este
requisito: “La mujer debe te-
ner una señal de autoridad sobre la cabeza [...] debido a los
ángeles”. La primera razón se desprende de la expresión “una
señal de autoridad”. En efecto, la prenda que cubre la cabeza
de la hermana es una señal de reconocimiento a la autoridad
que Jehová otorga dentro de la congregación a los varones
bautizados. Es, por tanto, un medio por el que ella demuestra
amor y lealtad a Dios. ¿Y cuál es la segunda razón? Según el
citado versículo, “debido a los ángeles”. Pero ¿qué efecto pue-
de tener en estos poderosos espíritus el que la mujer se cubra?
Los ángeles se fijan en todos los miembros de la organiza-
ción de Jehová, tanto del cielo como de la Tierra, y están muy
pendientes de sus demostraciones de respeto a la autoridad
divina. De hecho, se benefician del ejemplo de obediencia
de los humanos imperfectos. Al fin y al cabo, estos espíritus
también deben dar prueba de sumisión al orden divino, algo
que no todos ellos hicieron en su día (Judas 6). En la actuali-
dad reciben un magnífico ejemplo cada vez que una cristiana
se somete por voluntad propia a la autoridad de un hermano
bautizado, incluso si ella lo supera en experiencia, conoci-
miento o inteligencia. Y el ejemplo les resulta aún más impac-
tante si se trata de una cristiana ungida. ¿Por qué? Porque en
el futuro dicha hermana será parte del grupo de coherederos
que reinará con Cristo en los cielos, en una posición superior
1 Para más detalles, véase La Atalaya del 15 de febrero de 2015, pág. 30;
del 15 de julio de 2002, págs. 26, 27, y del 15 de julio de 1977, págs. 445-
448.
´
212 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
a la de los propios angeles. Como vemos, las cristianas tienen
´
ante sı un verdadero privilegio. Con su conducta leal y sumi-
´ ´ ´
sa dan ante millones de angeles una autentica leccion de hu-
mildad y obediencia.

El saludo a la bandera, las votaciones


y el servicio civil
´
Saludo a la bandera. Los testigos de Jehova creemos que
honrar la bandera con saludos y reverencias, a menudo mien-
tras se entona un himno, es un acto de culto que atribuye la
´ ´ ´
salvacion a la patria y a sus lıderes, en vez de a Dios (Isaıas
43:11; 1 Corintios 10:14; 1 Juan 5:21). Entre los reyes que re-
´ ´
cibieron una veneracion ası figura Nabucodonosor de Babi-
´
lonia. Decidido a demostrar ante sus subditos su majestad y
´
religiosidad, el poderoso monarca erigio una colosal estatua y
´
ordeno que todos se inclinaran ante ella mientras se interpre-
taba una especie de himno. Pero tres hebreos —Sadrac, Mesac
y Abednego— se negaron a honrar la imagen, a riesgo de su-
´
frir la pena de muerte (Daniel, capıtulo 3).
´
¿Que puede decirse de hoy? En su obra El nacionalismo:
´
una religion, el historiador Carlton Hayes habla del “ritual del
nacionalismo moderno” y dice: “La bandera nacional es el
´
sımbolo principal y objeto central de culto. [...] Los hombres
se descubren a su paso; los poetas dedican odas en su honor;
˜ ´ ˜
los ninos le cantan himnos”. Ademas, senala que el nacio-
´ ´
nalismo tambien tiene sus “dıas santos” —como el 4 de ju-
´ ´
lio, Dıa de la Independencia de Estados Unidos—, ası como
´
sus “santos y heroes” y sus “templos”, o lugares venerados.
´ ´
De igual modo, el Diario Oficial de la Federacion, de Mexico,
indica que “el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, son
´ ´
los Sımbolos Patrios” y exhorta a rendir “culto a los sımbolos
˜ ´
nacionales”. Y ya hace anos, una obra de consulta menciono
que “la bandera, como la cruz, es sagrada” (The Encyclopedia
Americana).
´
Apendice 213
´ ´
En fecha mas reciente, esa misma obra explico que los
´
himnos nacionales son “expresiones del sentir patriotico que
´
suelen incluir invocaciones para que Dios guıe y proteja a su
´ ´
pueblo o a sus dirigentes”. Ası pues, los testigos de Jehova
´
no somos extremistas al opinar que las ceremonias patrioticas
donde se saluda la bandera o se toca el himno son actos religio-
sos. En su libro Genio y figura del norteamericano, el profesor
´
D. W. Brogan hablo de varios juicios que implicaron a alumnos
Testigos que se negaron a rendir homenaje a la bandera esta-
dounidense y recitar el juramento de lealtad, subrayando el si-
guiente hecho: “La Suprema Corte ha afirmado al fin [en va-
rias sentencias] que estos ritos cotidianos son de tipo religioso”.
Los Testigos tenemos claro que aunque nosotros no par-
ticipamos en tales actos, pues los consideramos contrarios a
´ ´ ´
los principios bıblicos, las demas personas estan en su perfec-
to derecho de hacerlo. Asimismo, respetamos a las banderas
como emblemas nacionales y nos sometemos a los gobier-
´
nos legıtimos, pues son las “autoridades superiores” que ac-
´
tuan colectivamente como el “ministro de Dios” (Romanos
´
13:1-4). Tambien obedecemos el consejo de orar “respecto a
´
[los] reyes y a todos los que estan en alto puesto”. Sin embar-
´
go, lo hacemos con la intencion de que nos permitan seguir
´
“llevando una vida tranquila y quieta con plena devocion
piadosa y seriedad” (1 Timoteo 2:2).
´
Votaciones polıticas. El cristiano verdadero respeta el dere-
´ ˜
cho de los demas ciudadanos a votar. No hace campana con-
tra las elecciones ni tampoco se niega a colaborar con las
autoridades que resultan elegidas. Ahora bien, toma la firme
´ ´
decision de mantenerse neutral en cuestiones polıticas (Ma-
´
teo 22:21; 1 Pedro 3:16). Pero ¿y si en su paıs es obligatorio
votar o se respira un clima hostil hacia quienes no acuden a
´
las urnas? Si su conciencia se lo permite, podrıa ir a las cabi-
´ ´
nas electorales. Ası, actuarıa como Sadrac, Mesac y Abednego,
quienes, en circunstancias parecidas, hicieron acto de presen-
´
cia en la llanura de Dura. Eso sı, para no violar su neutralidad,
el cristiano debe tener muy presentes estos seis principios:
´
214 “Mantenganse en el amor de Dios”
´ ´
1. Los discıpulos de Jesus “no [somos] parte del mundo”
(Juan 15:19).
2. Los cristianos somos representantes de Cristo y su Reino
(Juan 18:36; 2 Corintios 5:20).
´
3. A todos los miembros de la congregacion nos unen las
mismas creencias y el mismo amor (1 Corintios 1:10; Colo-
senses 3:14).
4. Quien vota por un dirigente es responsable, hasta cierto
´
grado, de lo que este haga (veanse los principios subyacentes
en 1 Samuel 8:5, 10-18 y 1 Timoteo 5:22).
5. Cuando los israelitas pidieron un gobernante visible,
´ ´ ´ ´
Jehova considero que esa peticion constituıa un claro recha-
´
zo a Su soberanıa (1 Samuel 8:7).
6. Los cristianos queremos hablar del Reino de Dios con
´ ´
total libertad a personas de cualquier ideologıa polıtica (Ma-
teo 24:14; 28:19, 20; Hebreos 10:35).
´
Servicio civil. Hay paıses que exigen que los objetores al
´
servicio militar realicen por algun tiempo un servicio civil.
´ ´
¿Que debemos hacer si nos enfrentamos a esta situacion?
´ ´
Orar a Jehova e informarnos bien, tal vez pidiendole consejo
´
a un cristiano maduro. Ası podremos tomar una buena deci-
´
sion de conciencia (Proverbios 2:1-5; Filipenses 4:5).
La Palabra de Dios nos pide que seamos “obedientes a
los gobiernos y a las autoridades”, que estemos “listos para
toda buena obra” y que seamos “razonables” (Tito 3:1, 2). Te-
´ ´
niendo esto presente, debemos preguntarnos que ocurrira si
´
aceptamos el servicio civil: “¿Se vera comprometida mi neu-
´ ´
tralidad cristiana o me vere involucrado en la religion falsa?”
´ ´
(Miqueas 4:3, 5; 2 Corintios 6:16, 17). “¿Me sera difıcil, o
incluso imposible, cumplir con mis responsabilidades cris-
tianas?” (Mateo 28:19, 20; Efesios 6:4; Hebreos 10:24, 25.)
´ ´
“O por el contrario, ¿tendre tiempo para participar mas en las
actividades espirituales, e incluso emprender el ministerio de
tiempo completo?” (Hebreos 6:11, 12.)
´
Apendice 215

Si un cristiano decide con conciencia limpia cumplir con


´
un determinado servicio civil en lugar de ir a la carcel,
´
sus hermanos en la fe deben respetar su decision (Romanos
14:10). Y lo mismo deben hacer si decide no cumplir con di-
cho servicio (1 Corintios 10:29; 2 Corintios 1:24).

´
Fracciones sanguıneas
´
y procedimientos medicos
´
Fracciones sanguıneas. Las fracciones se extraen de los cua-
´ ´
tro componentes principales de la sangre: globulos rojos, glo-
bulos blancos, plaquetas y plasma. Entre las fracciones que se
´ ´
obtienen de los globulos rojos figura una proteına llamada
hemoglobina. Con la hemoglobina, sea humana o animal, se
elaboran productos destinados al tratamiento de anemias agu-
das y hemorragias masivas.
Otras fracciones provienen del plasma, componente san-
´
guıneo formado por agua (en un 90%) y por una gran can-
´
tidad de hormonas, sales inorganicas, enzimas y nutrientes,
´ ´
entre ellos minerales y azucares. El plasma tambien contie-
´ ´ ´
ne factores de coagulacion, proteınas como la albumina y
´
anticuerpos que combaten enfermedades. Ası, cuando una
persona se ve expuesta a determinadas enfermedades, se le
´
suele recetar inyecciones de gammaglobulina, fraccion rica en
anticuerpos que se extrae del plasma de personas inmuniza-
´
das. Finalmente, de los globulos blancos se obtienen fraccio-
nes como los interferones y las interleuquinas, con las que se
´
tratan infecciones virales y canceres.
¿Pueden los cristianos aceptar terapias que empleen fraccio-
´ ´
nes sanguıneas? La Biblia no da instrucciones especıficas, por
´
lo que cada cual debe tomar su propia decision ante Dios de
acuerdo con los dictados de su conciencia. Algunos rechazan
todas las fracciones, razonando que, cuando Dios les dio la Ley
´
a los israelitas, les indico que la sangre de los animales que ma-
´
taran tenıan que “derramarla sobre el suelo” (Deuteronomio
´
216 “Mantenganse en el amor de Dios”

SANGRE COMPLETA
INACEPTABLE ´ ´
Globulos Globulos Plaquetas Plasma
rojos blancos

9999999999999999

9999999999999999
9999999999999
9999999999999
CADA CRISTIANO Fracciones Fracciones Fracciones Fracciones
DEBE TOMAR´ de los de los de las del
´ ´ plaquetas plasma
SU DECISION globulos globulos
rojos blancos

12:22-24). Pero hay otros que, aunque tampoco aceptan trans-


fusiones de sangre completa o de componentes principales,
´ ´
sı admiten tratamientos con una determinada fraccion, pues
´ ´ ´
consideran que, en algun momento, la fraccion dejo de repre-
sentar la vida de la criatura de la que proviene.
Antes de decidir nada, conviene preguntarse: “¿Comprendo
´
que si rechazo todas las fracciones sanguıneas me estoy negan-
do a aceptar todos los productos que las incluyan, entre ellos
medicamentos destinados a combatir ciertas enfermedades o
´ ´
a detener las hemorragias facilitando la coagulacion? ¿Sabrıa
´ ´ ´
explicarle a un medico por que rechazo o por que acepto una
´ ´
o mas fracciones sanguıneas?”.
´ ´ ´
Procedimientos medicos. Dos tecnicas quirurgicas habi-
´ ´
tuales son la hemodilucion y la recuperacion de sangre. La he-
´
modilucion consiste en desviar parte de la sangre, sustituirla
por un expansor del plasma y luego reintroducirla en el cuer-
´
po. Y la recuperacion de sangre es el proceso por el que, duran-
´
te una operacion, se recoge de las heridas y cavidades la sangre
que pierde el paciente, se lava o se filtra y luego se le reinfun-
´ ´
de. Dado que la aplicacion de estas tecnicas puede variar de un
´ ´
doctor a otro, el cristiano debe preguntar a su medico que pre-
tende hacer en su caso.
A la hora de tomar decisiones sobre procedimientos como
los anteriores, debemos preguntarnos: “Si desviaran parte de
mi sangre fuera del cuerpo e incluso se interrumpiera su flu-
´
Apendice 217
´
jo durante un tiempo, ¿me permitirıa mi conciencia educada
por la Biblia seguir considerando que esa sangre es parte de
´
mı, y que por lo tanto no es necesario ‘derramarla sobre el
´
suelo’?” (Deuteronomio 12:23, 24). “¿Se quedarıa tranquila
´
mi conciencia si durante un procedimiento medico extrajeran
parte de mi sangre, la modificaran y la devolvieran a mi cuer-
´ ´
po?” “¿Comprendo que si rechazo todas las tecnicas medicas
que impliquen el uso de mi propia sangre me estoy negando a

PREGUNTAS QUE ES RECOMENDABLE


´
HACER AL MEDICO
´
Si nos van a realizar una operacion o adminis-
trar un tratamiento que pudiera incluir un producto
´
sanguıneo, debemos asegurarnos de tener debida-
´
mente cumplimentada la documentacion legal ne-
cesaria para no recibir transfusiones (por ejemplo,
el poder en el que designamos un representante).
´
Tambien conviene plantear las siguientes preguntas
al doctor:
´
ˇ ¿Sabe todo el equipo medico implicado que soy
´ ´
testigo de Jehova y que no permito bajo ningun con-
cepto que se me administren transfusiones de sangre
´ ´
(sangre completa, globulos rojos, globulos blancos,
plaquetas ni plasma)?
´
ˇ ¿Contiene el producto que me esta recomen-
´ ´ ´ ´
dando alguna fraccion sanguınea? Si es ası, ¿cual es
´ ´
exactamente su composicion? ¿En que cantidad se
´ ´
administrarıa, y de que modo?
ˇ Si mi conciencia me permite aceptar esta frac-
´ ´ ´ ´ ´ ´
cion sanguınea, ¿que riesgos medicos correre? ¿Que
otras opciones tengo?
´
Antes de tomar cualquier decision, expongamos
´
nuestras inquietudes a Jehova, quien promete dar la
´
sabidurıa necesaria a todo el que “siga pidiendo con
fe” (Santiago 1:5, 6).
´
218 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
aceptar procedimientos como los analisis de sangre, la hemo-
´ ´ ´
dialisis y el empleo de la bomba de circulacion extracorporea?”
´ ´ ´
El cristiano debe decidir por sı mismo como permitira que
´
se maneje su sangre durante un procedimiento quir urgico.
Y lo mismo ocurre con las pruebas y terapias que impliquen
˜
extraer y reinyectar una pequena cantidad de sangre, tal vez
´
despues de haberla modificado.

´ ´
Como vencer la masturbacion
´
La masturbacion es un vicio que perjudica la espiritua-
´
lidad, pues fomenta actitudes egocentricas y corrompe la
mente.1 Quienes la practican pudieran terminar viendo a los
´ ´
demas como meros juguetes eroticos, simples instrumentos
´
para su satisfaccion. En realidad, separan el sexo del amor y lo
´ ´
reducen a una funcion corporal que brinda placer momenta-
´
neo y alivia la tension sexual. Pero ese alivio es solo temporal.
´
De hecho, la masturbacion no calma los apetitos carnales
´ ´
que conducen a la fornicacion y la inmundicia; mas bien los
excita (Colosenses 3:5).
´ ´ ´
El apostol Pablo escribio: “Amados, limpiemonos de toda
´ ´
contaminacion de la carne y del espıritu, perfeccionando la
santidad en el temor de Dios” (2 Corintios 7:1). Para algunas
´ ´
personas, esta invitacion a la pureza supone una autentica
´
lucha; pero no deben darse por vencidas, pues Jehova siem-
´
pre esta “listo para perdonar” y brindar su ayuda (Salmo 86:5;
´
Lucas 11:9-13). Puede que a veces tengan recaıdas, pero de-
muestran una buena actitud, como lo indica el hecho de que
sienten remordimientos y se esfuerzan por superar el vicio.
´ ´
Jamas olvidemos que “Dios es mayor que nuestro corazon y
´
conoce todas las cosas” (1 Juan 3:20). Cuando el nos mira,
no se centra en los pecados, sino en toda nuestra persona-
´
1 La masturbacion consiste en manipular o estimular los genitales,
normalmente hasta alcanzar el orgasmo.
´
Apendice 219
´
lidad. Como conoce a la perfeccion nuestras circunstancias,
se compadece de nosotros cuando le imploramos misericor-
dia. Por eso, nunca dejemos de orarle con fervor y humildad,
˜
como el nino que acude a su padre cuando necesita ayuda.
´
Ciertamente, Jehova puede limpiarnos la conciencia (Salmo
´
51:1-12, 17; Isaıas 1:18). Claro, no basta con orar; hay que
obrar en consecuencia y dar pasos decididos, como evitar la
´ ˜ ´
pornografıa de todo tipo y las malas companıas.1
´
Si el problema persiste, uno no deberıa dudar en hablar
´
con su padre (o madre) cristiano o con algun hermano (o
´
hermana) que demuestre madurez e interes personal (Prover-
bios 1:8, 9; 1 Tesalonicenses 5:14; Tito 2:3-5).2
´
1 Muchos han visto practico colocar la computadora en un lugar abier-
to a toda la familia, lo que permite controlar su uso. Otros han decidido
´
ademas instalar filtros, es decir, programas para evitar contenidos noci-
vos. No obstante, conviene recordar que ninguno de estos sistemas in-
´
formaticos es completamente seguro.
´ ´ ´ ´
2 Para mas sugerencias sobre como dejar la masturbacion, veanse “Los
´ ´ ´
jovenes preguntan... ¿Como puedo superar este habito?”, en ¡Despertad!
´ ´
de noviembre de 2006, y Lo que los jovenes preguntan. Respuestas practi-
´
cas, vol. 1, pags. 178-182.

´
¿Que dice la Biblia sobre el divorcio
´
y la separacion?
´
Jehova espera que los casados cumplan con los votos que
´ ´
hicieron el dıa de la boda. Cuando unio a la primera pare-
ja, dijo: “El hombre [...] tiene que adherirse a su esposa, y
´
tienen que llegar a ser una sola carne”. Siglos despues, Jesu-
´ ˜ ´
cristo cito esas mismas palabras y anadio: “Por lo tanto, lo
´
que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningun hom-
´ ´
bre” (Genesis 2:24; Mateo 19:3-6). Como vemos, Jehova y
´ ´
Jesus consideran que el matrimonio es una union para toda
´
la vida, una union que solo termina cuando muere uno de
´
los conyuges (1 Corintios 7:39). Dado que se trata de una
´ ´
institucion sagrada, no deberıamos tomar a la ligera la idea
´
220 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
de disolverla. De hecho, Jehova odia los divorcios que se rea-
´ ´
lizan sin base bıblica (Malaquıas 2:15, 16).
´ ´ ´
Segun la Biblia, ¿que motivo valido hay para divorciarse?
´
Pues bien, Jehova ha indicado que detesta la inmoralidad se-
´
xual (Genesis 39:9; 2 Samuel 11:26, 27; Salmo 51:4). Tanto la
´
aborrece, que permite el divorcio cuando hay fornicacion.
´ ´ ´
(En el capıtulo 9, parrafo 7, se explica que abarca la forni-
´
cacion.) En realidad, a quien Dios ha concedido el derecho
´ ´ ´
de decidir si permanecera casado o se divorciara es al conyu-
ge inocente (Mateo 19:9). Por tanto, si este decide disolver el
´ ´
matrimonio, no estara haciendo nada que Jehova odia. Aho-
´ ´
ra bien, ningun miembro de la congregacion debe animarlo
a dar ese paso. De hecho, teniendo presentes determinadas
´
circunstancias, el conyuge inocente tal vez opte por perma-
necer con su pareja, particularmente si observa verdadero
´
arrepentimiento. En todo caso, es el —que tiene el derecho
´
bıblico a divorciarse— quien debe decidir y asumir las conse-
´
cuencias (Galatas 6:5).
Por otro lado, existen situaciones extremas en las que un
cristiano o cristiana opta por separarse, o incluso divorciar-
´
se, pese a que su pareja no ha cometido fornicacion. Cuando
esto sucede, la Biblia establece que quien decida irse “per-
manezca sin casarse, o, si no, que se reconcilie” (1 Corintios
7:11). De modo que, en tales casos, el cristiano no queda li-
bre para comenzar a relacionarse con otra persona con miras
a volver a casarse (Mateo 5:32). Veamos ahora varias situa-
ciones excepcionales que han llevado a algunos a separarse.
Negativa a mantener a la familia. Hay esposos que no cu-
´
bren las necesidades basicas de su familia, pero no porque
no puedan, sino porque no quieren; y, como resultado, la
´
someten a graves privaciones. ¿Que dice la Biblia sobre
ellos? “Si alguno no provee para los [...] miembros de su
casa, ha repudiado la fe y es peor que una persona sin fe.”
´ ´
(1 Timoteo 5:8.) En caso de que un marido ası rehuse cam-
´ ´
biar, la esposa tendra que determinar si la separacion legal es
´
Apendice 221

un paso necesario para velar por el bienestar de sus hijos y el


suyo propio. Ahora bien, siempre que se acuse a un cristiano
´
de este tipo de negligencia, los ancianos de la congregacion
´
investigaran el asunto a fondo, ya que constituye un motivo
´
por el que podrıa ser expulsado.
´
Maltrato fısico muy grave. Hay quienes se vuelven tan agre-
sivos que ponen en peligro la salud, o incluso la vida, de su
´
pareja. Si el conyuge maltratador es cristiano, los ancianos
´
deben analizar el caso, pues los arrebatos de colera y la con-
´ ´
ducta violenta son motivos de expulsion (Galatas 5:19-21).
´
Peligros muy graves para la vida espiritual. Hay conyuges
que intentan impedir por todos los medios que su pareja sir-
´
va a Jehova o que incluso tratan de obligarla a violar de al-
´ ´ ´
gun modo los mandatos bıblicos. En tales casos, el conyuge
´ ´
cristiano tendra que determinar si la unica manera de “obe-
´
decer a Dios [...] mas bien que a los hombres” es obteniendo
´
la separacion (Hechos 5:29).
Conviene destacar que en casos tan extremos como los
´
anteriores no debe animarse al conyuge inocente ni a sepa-
rarse de su pareja ni a permanecer con ella. Aunque los an-
cianos y otros hermanos maduros pueden brindar apoyo y
´
dar consejos bıblicos, deben reconocer que, en definitiva,
´
el unico que conoce lo que pasa entre marido y mujer es
´
Jehova. Si una cristiana (o un cristiano) exagerara la grave-
dad de sus problemas matrimoniales para justificar su sepa-
´ ´ ´
racion, no estarıa honrando ni a la institucion matrimonial
´ ´ ´
ni al propio Dios. Ademas, Jehova sabe si alguien esta re-
curriendo a maquinaciones astutas, sin importar lo bien tra-
´ ´
madas que esten. En efecto, “todas las cosas estan desnudas
y abiertamente expuestas a los ojos de aquel a quien tene-
mos que dar cuenta” (Hebreos 4:13). Ahora bien, si existe
´ ´
una situacion sumamente peligrosa y, como ultimo recurso,
´ ´
el cristiano decide separarse, nadie deberıa criticarlo. En ul-
´
timo termino, “todos estaremos de pie ante el tribunal de
Dios” (Romanos 14:10-12).
´
222 “Mantenganse en el amor de Dios”
´
Como resolver disputas de negocios
´ ´
En 1 Corintios 6:1-8, el apostol Pablo trato el asunto de
´
los pleitos entre hermanos en la fe. Primero, expreso su in-
´ ´
dignacion porque algunos cristianos de Corinto se atrevıan
´
“a ir al tribunal ante hombres injustos” (versıculo 1).
´ ´
A continuacion, recomendo que las desavenencias se zan-
´
jaran dentro de la congregacion y no en las cortes de justi-
´
cia. Examinemos algunas de las solidas razones que presen-
´
to en su carta inspirada y luego veamos casos en los que tal
´
vez no sean pertinentes las instrucciones del apostol.
Cuando surgen problemas de negocios entre cristianos,
´
Jehova espera que intentemos solucionarlos a su manera,
´ ´
y no a la nuestra (Proverbios 14:12). Como indico Jesus, lo
´
mejor es resolverlos rapido, sin dejar que se agraven (Ma-
teo 5:23-26). Por desgracia, algunos cristianos adoptan una
actitud combativa y terminan yendo a los tribunales. Pero
˜ ´
Pablo senala que “el que esten teniendo litigios unos con
´
otros” es toda una “derrota”. ¿Por que? Sobre todo, por-
que pudiera afectar el nombre de nuestro Dios y la fama de
´
la congregacion. Para que eso no suceda, debemos aplicar
´ ´ ´ ´
esta exhortacion del apostol: “¿Por que no dejan mas bien
´
que les hagan injusticias?” (versıculo 7).
´ ˜ ´
Pablo tambien senalo que Dios ha instituido un me-
dio eficaz que permite resolver muchas disputas. Menciona
que en las congregaciones hay hombres que han adquiri-
´
do sabidurıa gracias al estudio de las Escrituras. En efecto,
los ancianos se encuentran capacitados para “juzgar entre
´
sus hermanos” en diversos “asuntos de esta vida” (versıcu-
´
los 3-5). Asimismo, Jesus dijo que para resolver discusiones
causadas por ofensas graves —como calumnias o fraudes—
pueden darse tres pasos. El primero es tratar de arreglar las
cosas con la otra parte en privado; si lo anterior no resulta,
el segundo paso es volver a reunirse en presencia de uno o
´
dos testigos; y si eso tampoco funciona, el ultimo recurso
´
Apendice 223
´
es acudir a los representantes de la congregacion, los ancia-
nos (Mateo 18:15-17).
´
Por supuesto, los ancianos no tienen por que ser aboga-
dos o asesores comerciales, ni deben actuar como si lo fue-
´
ran. Tampoco van a estipular los terminos del acuerdo para
´
zanjar una disputa de negocios entre dos hermanos. Mas
bien, su labor consiste en ayudar a ambas partes a poner
´ ´ ´
en practica los principios bıblicos y llegar a una solucion
amistosa. Si el caso es muy complejo, tal vez decidan con-
sultar al superintendente de circuito o a la sucursal de los
´
testigos de Jehova. Ahora bien, existen algunas situaciones
en las que el consejo de Pablo que hemos analizado no se-
´
rıa necesariamente aplicable. Veamos varias.
´
Presentar una demanda no es siempre una medida egoıs-
ta. Tal vez se trate de una simple formalidad legal o un paso
´ ´
necesario para alcanzar una solucion pacıfica. Por ejemplo,
pudiera ser imprescindible para obtener un divorcio, reci-
´
bir la custodia de un hijo, establecer una pension alimenti-
cia, cobrar un seguro, ser reconocido como acreedor en un
juicio de quiebra o legalizar un testamento. Incluso es po-
sible que un cristiano decida protegerse de una demanda
´
recurriendo a una contrademanda, o reconvencion.1
El cristiano que recurre a los tribunales en situaciones
´
de esta clase no viola el espıritu del consejo inspirado
´ ´
de Pablo, siempre que no actue con animo combativo.2
´
No olvidemos cuales son nuestras prioridades: santificar el
´
nombre de Jehova y mantener la paz y la unidad en la con-
´
gregacion. Nuestro distintivo como seguidores de Cristo es,
´
sobre todo lo demas, el amor, un amor que “no busca sus
propios intereses” (1 Corintios 13:4, 5; Juan 13:34, 35).
1 En el raro caso de que un cristiano cometiera un delito grave contra
´ ´ ´
otro —como violacion, agresion, asesinato o hurto mayor—, no serıa
´
improcedente denunciarlo ante las autoridades, aunque dicha accion die-
ra origen a un juicio civil o penal.
´ ´ ´
2 Para mas informacion, vease La Atalaya del 15 de marzo de 1997,
´ ´
pags. 17-22, y del 15 de octubre de 1991, pags. 25-28.
Para más información, visite jw.org
o escriba a los testigos de Jehová.