Sie sind auf Seite 1von 1

Comentario de Lectura

100 películas sobre Historia Comtemporánea


Por José Maria Chaparros Lera
En la siguiente lectura se hace énfasis a la idea de que el cine no limita la historia,
sino que es una herramienta didáctica que ayuda a profundizarla. Como se
menciona, se ha caído en la falacia de que el cinematógrafo muchas veces adapta
la historia de acuerdo a su percepción, o que el cine histórico está dirigido a un
público vulgar y poco informado. Sin embargo el arte cinematográfico trasciende
estos argumentos, pues las películas engloban una ciencia histórica que da a
conocer las mentalidades de diferentes épocas.
En ese contexto, se menciona en la lectura, el camino y la relación sinuosa que ha
tenido que seguir Cine e Historia. En las primeras investigaciones, Ferro aboga por
el cine como material didáctico para entender la historia, siendo una puerta para el
análisis sociológico de la historia propiamente dicha. Ya con las escuelas anglo-
europeas y americanas, se enfatiza la idea del cine como elemento trivial para
entender la modernidad, y se confronta la idea de que algunos historiadores no
aceptan el cine porque este se inventa algo, cuando es en él, donde están las
cualidades intrínsecas de la historia, y sobre todo involucra algo más rico: el
testimonio de la sociedad.
Otro aspecto importante que se toma en cuenta en la lectura es el reflejo de las
distintas épocas a través del film, esto involucra el valor de los film como modelos
de mentalidades de dicha época retratada, que permiten una reconstrucción
histórica. Estos tipos de film, ayudan a establecer una re-escritura de la ciencia
histórica.

Desde mi punto de vista, ahondando en diferentes partes de la lectura, considero mi


comentario en base a tres puntos: en primer lugar estoy de acuerdo en que el Cine
no puede ser reducida netamente a una experiencia visual. La naturaleza
cinematográfica concierne una metodología y un proceso posible que en la era
moderna se encuentra cada vez más sostificado, esto nos lleva a entender que ahí,
todo ya es posible. Partiendo de dicho punto, el cine exige ser una herramienta que
ayude a toda ciencia epistemológica, como en el caso de la historia, a ser
entendida. Concuerdo, que la historia no puede ser comprendida solamente de
manera escrita, sino también es necesario ser percibida, visualizada, vivida. El ser
humano es enteramente visual, y de ahí parte su necesidad de conocimiento. Ahora,
también es trivial afirmar que el cine también es historia, y en su repertorio nos
muestra diferentes modalidades de cómo la gente pensaba en su cortometraje.
Resumiendo todo esto, la historia necesita ser sabida para no cometer sus viejos
errores, la educación necesita historia, pero considerando la poca didáctica,
creatividad qué hay para enseñarla y que nos hace evadirla por ser densa y muy de
letras… es necesario coger de la mano al Cine, que nos abre un mundo de
posibilidades para explorar, criticar, apreciar, asombrarnos e investigar acerca de
nuestro pasado, y “solo con los ojos”.