Sie sind auf Seite 1von 7

Tema 1 Bloques patrón.

Bloques patrón

Son elementos de referencia en el control de otros espesores y para la


verificación de instrumentos de medida como micrómetros, relojes
comparadores, calibres, etc.
Generalmente se presentan por juegos de un número variable de piezas y gracias
al fino acabado de sus caras de medida se pueden adherir entre sí mediante un
simple deslizamiento manual, combinándose en la cantidad necesaria para
disponer de cualquier valor nominal existente dentro de su campo de utilización,
con escalonamientos de hasta 0,5 micras.
De estas características se desprende que los bloques patrón son los
dispositivos de longitud materializada más precisa que existe. Desde que
aparecieron en el mercado, a comienzos del siglo XX, y hasta la actualidad, su
diseño y construcción ha evolucionado constantemente y hoy están sujetos al
cumplimiento de la norma internacional ISO 3650.

Es por eso que los requisitos que deben cumplir los bloques patrón son rigurosos
y se basan en su aptitud para ser instrumentos de calibración. Estos requisitos
son:

Exactitud geométrica y dimensional: deben cumplir con las exigencias de


longitud, paralelismo y planitud.
Capacidad de adherencia a otros bloques patrón: determinada por su acabado
superficial.
Estabilidad dimensional a través del tiempo, es decir, no deben “envejecer”.
Coeficiente de expansión térmica cercano a los metales comunes: esto minimiza
los errores de medición frente a variaciones de temperatura
Resistencia al desgaste y a la corrosión.

Preparación para el uso

Elección

La primera operación consiste en elegir bloques patrón longitudinales que


debidamente combinados nos den la medida deseada. Para ello siempre
tendremos en cuenta lo siguiente:

a) Hay que procurar utilizar el menor número de bloques posibles.


b) Que los bloques pequeños queden en el centro.

Daniel Abalo Costas


c) A ser posible, emplear bloques para desgaste en los extremos. Estos bloques
protectores son de 1 ó 2 mm de espesor y de metal duro, precisamente porque,
al ser de gran dureza, no se desgastan con el roce de los aparatos.
d) Que la adherencia sea perfecta.

Limpieza

Se limpiarán los bloques patrón elegidos por medio de una gamuza observando
que no tengan ninguna partícula de suciedad en la superficie de medición.

Realización de medidas

Procurar tocar con los dedos el menor tiempo posible a los bloques patrón por la
influencia que tiene en ellas la temperatura y sobre todo no cogerlas por las
superficies de medición. Además siempre se manipularán con las manos y
guantes limpios según los casos.

Tomamos dos bloques patrón longitudinales y apoyamos una superficie de


medición contra la superficie del otro bloque.

Ejercemos una suave presión de un bloque sobre el otro evitando la formación de


capa de aire entre sus caras. Para ello se imprimirá un leve movimiento de vaivén.

Comprobamos si están bien adheridas, cogiendo el mayor bloque y poniendo


hacia abajo el más pequeño para ver si cae por su propio peso sobre la gamuza.

Daniel Abalo Costas


Si la adherencia es buena podemos añadir sucesivamente bloques patrón hasta
conseguir la medida que queremos, repitiendo para ello las tres operaciones
anteriores.

Una vez hecho esto, es práctica común dejar enfriar el bloque total formado
sobre la gamuza, para evitar errores en la medición debido a la dilatación.

Materiales que componen los bloques patrón

Los bloques patrón están construidos generalmente en acero, pero también se


presentan en otros materiales de mayor dureza y resistencia, como el metal duro
y la cerámica, por lo que el empleo de piezas de uno u otro material dependerá
del presupuesto y la aplicación.

La dureza media del acero usado en bloques patrón es de 64 HRc (escala


Rockwell) y presenta gran precisión y estabilidad dimensional, así como bajo
coeficiente de expansión térmica. No obstante, las piezas requieren una
meticulosa limpieza posterior a su uso y deben cuidarse las condiciones de
almacenamiento, a fin de protegerlas de la humedad y la corrosión.

Los bloques patrón de metal duro, generalmente carburo de tungsteno o carburo


de cromo, presentan el doble de dureza media con respecto a los de acero y por
ello son capaces de ofrecer una sólida adherencia y gran resistencia al desgaste.

Hasta el momento, los bloques patrón de cerámica son los más resistentes al
desgaste y la corrosión, y presentan las mejores propiedades de adherencia y
estabilidad. Son piezas de óxido de zirconio con un tratamiento especial para
lograr sus características excepcionales, que llegan a una dureza media de 130
HRc. Además, la ventaja que poseen frente a los bloques metálicos es que no se
adhiere ningún tipo de impurezas magnéticas, por ejemplo limaduras de hierro o
virutas de acero, lo que introduciría errores en las mediciones y dañaría la pieza.

Grados de precisión y usos

Aún dentro de cada clase de materiales con los que están construidos, los
bloques patrón se encuentran disponibles en distintas calidades o grados de
precisión (en números o, más antiguamente, en letras), cada grado debidamente
clasificado por la norma ISO 3650 y sujeto a las tolerancias estipuladas por la
misma. Una vez más, el empleo de tal o cual grado de precisión depende de la
aplicación.

Daniel Abalo Costas


Presentación y acoplamiento de bloques patrón

Como ya se señaló, los bloques patrón se suministran usualmente en juegos


presentados en estuches de madera, aunque también pueden adquirirse por
unidad. Si bien existen muchos, los juegos más comunes son los de 56 y 112
piezas, que permiten escalonamientos de 1 mm y 0,5 micras respectivamente. La
longitud nominal del bloque más pequeño del juego de 56 piezas es de 1 mm y
la del bloque más grande es de 200 mm. En el juego de 112 piezas, la longitud
nominal del bloque más pequeño es de 0,5 micras y la del más grande es de 100
mm.

Con frecuencia se presenta la situación en que debe materializarse un valor que


no responde a ninguno de los bloques individuales, es decir, es más probable
que tengamos que materializar, por ejemplo, 12,028 mm que 10 mm exactos.
Esta situación se resuelve mediante el proceso conocido como acoplamiento,
combinación o montaje de bloques patrón.

En virtud del fino acabado que poseen sus caras de medida, los bloques patrón
pueden adherirse por estas caras para formar un acoplamiento capaz de
alcanzar la medida que deseamos materializar. Sin embargo, no se trata de
agrupar bloques al azar, sino de seguir cuidadosas reglas para lograr la precisión
necesaria y proteger los bloques de cualquier daño.

Más información sobre Bloques Patrón según catalogo Mitutoyo

Los bloques patrón suelen ser cerámicos o de acero, los cerámicos suelen tener
una resistencia 10 veces superior a la de acero, casi ausentes de corrosión,
mantienen muy bien su estabilidad dimensional, tanto los de acero cono los
cerámicos tienen similares coeficientes de dilatación térmica, lo cual reduce el
error de medición frente a variaciones de temperatura. Ambos son compatibles

Daniel Abalo Costas


para que se adhieran entre ellos, en los bloques patrón de cerámica no se
adhiere ningún tipo de impurezas magnéticas como por ejemplo virutas de acero.
Con respecto a los de acero tienen extraordinaria estabilidad geométrica, esto es,
que los bloques patrón de acero se fabrican exclusivamente en material que es
envejecido en costosos procesos. Gran fiabilidad del bloque, lo que significa que,
el bloque patrón de acero resulta ser, incluso a pesar de transcurrir mucho
tiempo, un valioso patrón, debido a su extraordinaria estabilidad térmica. Los
bloques patrón de acero son extraordinariamente idóneos como patrones de
ajuste, debido a la reducida incertidumbre de medición que alcanzan. Los
bloques patrón de poseen caras de gran calidad, que garantizan una adherencia
perfecta y un deslizamiento óptimo.

Medidas límite de longitud de los bloques patrón en cualquier punto de la


superficie:

Daniel Abalo Costas


Ejemplo de aplicación. Unión de bloques cerámicos y de acero.

Según su grado de precisión se dividen en:

Grado: K

Para el laboratorio como medida patrón.

Grado: 0

Como medida patrón para el control de calas patrón de taller y para el ajuste de
aparatos y máquinas de medir de alta precisión.

Grado: 1

Para el control de aparatos de verificación, medición de longitudes y para


trabajos de verificación en el gabinete de metrología.

Grado: 2

Como medida de ajuste y de trabajo en el taller y para la verificación de


instrumentos de medida como micrómetros, relojes comparadores, etc.

Juegos de bloques patrón rectangulares en acero.

• Las calas patrón Mitutoyo están fabricadas de acero especialmente


aleado, libre de tensiones y cuidadosamente templado, que posee la estabilidad
necesaria para una elevada precisión, una larga duración y gran capacidad de
adherencia.

• Las calas tienen una dureza de 800 HV (64 HRC), por lo que son
extraordinariamente resistentes al desgaste. Con cantos matados y lapeados a
mano que evitan las fracturas. Cada cala patrón lleva un número de identificación

Daniel Abalo Costas


y la tolerancia de cada una de ellas se indica en el boletín de verificación que
acompaña a cada juego.

• Todos los juegos de calas patrón se empaquetan al vacio, inmediatamente


después de haber sido controlados en la verificación final, con el objetivo de
preservarlos de la humedad e influencias extrañas. Se sirven en estuches de
madera.

Bloques patrón paralelos de cerámica

• Calas patrón paralelas de cerámica (circonio) de gran estabilidad,


lapeadas a mano, con buena adherencia.

• Cada cala lleva un número de identificación. Las calas tienen una dureza
de 1.350 HV, por lo que son muy estables y extraordinariamente resistentes al
desgaste.

• Cada juego de bloques patrón se suministra con un certificado de


inspección con trazabilidad a normativa nacional.

• Además los bloques patrón se miden interferométricamente en un


laboratorio acreditado NKO.

Todos los juegos de bloques patrón se suministran con un certificado de


inspección de fábrica con trazabilidad a la norma nacional.

Además, los juegos de bloques patrón de calibrado clase K son medidos


interferométricamente en un laboratorio acreditado JCSS (Japan Calibration
Service System) .

Un certificado de calibrado JCSS equivale a un certificado de calibrado DKD


(Servicio Alemán de Calibrado), ya que ambas instituciones son miembros de la
ILAC (Corporación Internacional de Acreditación de Laboratorios). Cada miembro
de la ILAC reconoce las certificaciones de los demás.

Daniel Abalo Costas