Sie sind auf Seite 1von 54

Hipófisis:

La hipófisis o glándula pituitaria es una glándula endocrina que segrega hormonas encargadas de regular la homeostasis incluyendo las hormonas trópicas que regulan la función de otras glándulas del sistema endocrino, dependiendo en parte del hipotálamo, el cual a su vez regula la secreción de algunas hormonas. Es una glándula compleja que se aloja en un espacio óseo llamado silla turca del hueso esfenoides, situada en la base del cráneo, en la fosa cerebral media, que conecta con el hipotálamo a través del tallo pituitario o tallo hipofisario. Tiene forma ovalada con un diámetro anteroposterior de 8 mm, trasversal de 12 mm y 6 mm en sentido vertical, en promedio pesa en el hombre adulto 500 miligramos, en la mujer 600 mg y en las que han tenido varios partos, hasta

700mg

Las tres diferentes partes de la hipófisis son la hipófisis anterior, o adenohipófisis; el lóbulo intermedio, o pares intermediales; y la hipófisis posterior, o neurohipófisis. El lóbulo intermedio se desarrolla de manera deficiente en los seres humanos, y tiene poca capacidad funcional distinta a la de confundir a los radiólogos al formar extensiones no funcionales, benignas y císticas de la hipófisis. La hipófisis posterior, que proviene del diencéfalo, es responsable del almacenamiento y la liberación de la oxitocina y de la vasopresina (a la que también se le conoce como hormona antidiurética [ADH]). La hipófisis anterior, la porción más grande de la glándula, se origina en la bolsa de Rathke, una evaginación del ectodermo bucal que se extiende de manera gradual hacia arriba y a la postre queda envuelta por el hueso esfenoide. La creación de la eminencia media, la porción inferior del hipotálamo, y el tallo hipofisario son otros acontecimientos críticos en la formación de la unidad hipotalámica-hipofisaria. Es posible detectar la función hipofisaria alrededor de la novena semana de gestación. La hipófisis reside en una bolsa del esfenoides (la silla turcica, que significa silla turca) y está rodeada por la duramadre. La reflexión de la dura que separa la parte superior de la hipófisis del hipotálamo, la silla del diafragma, es penetrada por el infundíbulo, o tallo hipofisario, que conecta la adenohipófisis con la eminencia media y el hipotálamo.

El tallo hipofisario contiene estructuras neurales y vasculares que terminan en la hipófisis. La hipófisis posterior está conectada con los núcleos hipotalámicos supra óptico y para ventricular (donde se producen la vasopresina y la oxitocina) por medio de dos tubos neurosecretores distintos que pasan a través del tallo. La hipófisis anterior recibe 80 a 90% de su aporte sanguíneo y muchos factores hipotalámicos a través del sistema portal hipotalámico-hipofisario, también contenido en el tallo. El plexo primario de este sistema portal se localiza en la eminencia media, y está compuesto de capilares que carecen de una barrera sangre-cerebro (capilares fenestrados) donde terminan los axones de los núcleos hipotalámicos que modulan la función hipofisaria. A su vez, los vasos portales largos conectan el plexo primario con la hipófisis anterior y sirven como conducto para las hormonas hipotalámicas-hipofisiotrópicas.

ASPECTOS FUNCIONALES DE LA UNIDAD HIPOTALÁMICA-HIPOFISARIA

Las rutas aferentes (entradas) al hipotálamo se integran en varios núcleos especializados, se procesan y luego se dividen en respuestas de patrones específicos. Debido a que

el hipotálamo tiene muchas conexiones neurales eferentes (salidas) a los centros más altos

del cerebro (el sistema límbico, el sistema nervioso autónomo y la hipófisis), al parecer estas respuestas son más bien difusas pero en realidad son estereotipadas. Los patrones de respuesta hipotalámica son similares para cada hormona hipofisaria específica, y se

caracterizan por mecanismos de retroalimentación negativa de circuito abierto, pulsatilidad

y

ciclicidad. La retroalimentación negativa se asemeja a un servomecanismo típico

y

forma la base para comprender la función hipotalámica hipofisaria. Un ejemplo de

retroalimentación negativa es la relación entre un termostato y una unidad de calefacción casera. El termostato se ajusta a una temperatura dada. Al mantenerse la temperatura en

el

hogar por debajo de este punto de ajuste, el termostato envía un impulso eléctrico

al

horno y éste se prende. El calor de la habitación se restaura y, cuando la temperatura

excede el punto de ajuste predeterminado, el termostato apaga al horno. Debido que el punto de ajuste del termostato se establece para la comodidad de los ocupantes, a

la relación funcional horno-termostato se le denomina sistema de retroalimentación

negativa de circuito abierto. La mayor parte de los circuitos de retroalimentación endocrina son del tipo abierto, lo que significa que están sujetos a la regulación externa, y por

lo general se ven influidos o modificados por una entrada neural más elevada u otras

hormonas. Un ejemplo sencillo de circuito de retroalimentación endocrina es el eje hipotalámico-hipofisario-tiroideo. El hipotálamo produce la hormona hipofisiotrópicas, hormona liberadora de tirotropina (TRH), y la libera dentro del sistema portal, donde se dirige a los tiro tropos (o células productoras de TSH) de la hipófisis

anterior para secretar hormona estimulante de la tiroides (TSH). Ésta circula a la tiroides y estimula varios pasos de la misma que son críticos en la producción y liberación de la hormona tiroides (tiroxina). La tiroxina se libera en la sangre y circula al hipotálamo y

la hipófisis para suprimir la producción adicional de TRH y TSH. Es posible que este eje se

inhiba de manera parcial por esteroides suprarrenales (glucocorticoides) y citosinas.

Como resultado, tal vez la producción de la hormona tiroides decline durante períodos de tensión fisiológica grave. A la retroalimentación de la tiroxina a nivel de la hipófisis se le denomina circuito de retroalimentación corto; y a la retroalimentación a nivel del hipotálamo, circuito de retroalimentación largo. A la retroalimentación entre la hipófisis y el hipotálamo (cuando se presenta) se le conoce como circuito de retroalimentación ultracorto. En la figura 17-2 se ilustra este circuito de retroalimentación simple. Todas las hormonas hipofisarias anteriores se secretan de manera pulsátil. Por lo general,

la frecuencia de pulsación de la secreción se regula a través de modulación neural y es

específica para cada unidad orgánica hipotalámica-hipofisaria-terminal. Quizá el mejor

ejemplo de la pulsatilidad hipofisaria es la secreción de las hormonas que regulan la función gonadal (hormona luteinizante [LH] y hormona foliculoestimulante [FSH]). En sujetos masculinos normales, el intervalo promedio de interpulsación de la LH es de 55 min, en tanto la duración máxima promedio de la LH es de 40 min.4 La frecuencia de pulsación de la hormona hipotalámica reguladora, hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), tiene efectos profundos sobre los perfiles de la secreción de la LH:

el aumento de la frecuencia de pulsación de la GnRH reduce la respuesta secretora de la gonadotropina y la disminución de la frecuencia de pulsación de la GnRH aumenta la amplitud de la pulsación subsiguiente de la LH. Otra característica de la unidad hipotalámica-hipofisaria es la naturaleza cíclica de la secreción hormonal. El sistema nervioso suele regular esta función a través de señales externas, como cambios de luz- oscuridad o la proporción entre la luz del día y la oscuridad. El término zeitgeber (donante de tiempo) se refiere al proceso de arrastrar o sincronizar estos estímulos externos dentro de la función de los relojes biológicos internos. Como resultado, muchas hormonas hipofisarias se secretan en cantidades diferentes, lo que depende de la hora del día. Estos ritmos circadianos, o diurnos, se caracterizan por secreción de la adrenocorticotropina (ACTH), o de la TSH. Con la ACTH, el nadir de secreción se encuentra entre las 11:00 p.m. y las 3:00 a.m., y el máximo ocurre al despertar o alrededor de las 6:00 a 9:00 a.m.6 El ritmo circadiano de la ACTH es resultado de variaciones en la amplitud de la pulsación, no de las alteraciones en la frecuencia de la pulsación.7Las concentraciones nocturnas de la TSH son casi dos veces las del día y, al contrario de lo que sucede con la ACTH, el aumento nocturno de la TSH es resultado del incremento en la amplitud de la pulsación.

de la TSH es resultado del incremento en la amplitud de la pulsación. HORMONAS HIPOFISIOTRÓPICAS O

HORMONAS HIPOFISIOTRÓPICAS O HIPOTALÁMICAS

Las hormonas hipotalámicas llegan a tener varias acciones. Por ejemplo, la TRH estimula la secreción de TSH y de prolactina; la GnRH estimula la producción de LH y FSH; y la somatostatina (SS) inhibe la hormona del crecimiento (GH) y libera TSH de la hipófisis. Además de sus efectos sobre el metabolismo del agua, la vasopresina (ADH) estimula la secreción de la adrenocorticotropina (ACTH). Estas hormonas hipofisiotrópicas se encuentran en todo el sistema nervioso central y varios otros tejidos, incluyendo el intestino, el páncreas y otras glándulas endocrinas. Su función fuera del hipotálamo y de la hipófisis aún no se comprende por completo. En el cuadro 17-1 se resume la acción de las hormonas hipofisiotrópicas en la función de la hipófisis anterior.

HORMONAS DE LA HIPÓFISIS ANTERIOR o Adenohipófisis

Las hormonas secretadas de la hipófisis anterior son más grandes y más complejas que las sintetizadas en el hipotálamo. Estas hormonas hipofisarias son trópicos, lo que significa que sus acciones son específicas para otra glándula endocrina, o efectores directos, porque actúan de manera directa sobre tejido periférico. La TSH y su papel único en la función reguladora de la tiroides es un ejemplo trópico; un ejemplo de efector directo es la GH. Ésta tiene efectos directos sobre el metabolismo del substrato en varios tejidos y estimula, también, el hígado para producir factores de crecimiento que son críticos en la mejoría del crecimiento lineal. Las hormonas trópicas son la LH, que dirige la producción de la testosterona de las células de Leydig en hombres y la ovulación en mujeres; la FSH, que es responsable del reclutamiento ovárico y de la foliculogénesis temprana en mujeres y espermatogénesis en hombres; la TSH, que controla la producción de la hormona tiroides en la tiroides; y la ACTH, que regula la esteroidogénesis suprarrenal. Tanto la GH como la prolactina son efectores directos. En el cuadro 17-2 se muestra un resumen general de las relaciones entre las hormonas de la hipófisis anterior y sus órganos objetivo, y efectores de retroalimentación. Las acciones de las hormonas trópicas se analizan en otros capítulos dedicados a la glándula blanco específico.

Las acciones de las hormonas trópicas se analizan en otros capítulos dedicados a la glándula blanco
HORMONA DEL CRECIMIENTO La hipófisis es vital para el crecimiento normal. El crecimiento cesa si

HORMONA DEL CRECIMIENTO

La hipófisis es vital para el crecimiento normal. El crecimiento cesa si se elimina la hipófisis. Además, cuando se reemplazan los productos hormonales de otras glándulas endocrinas que son accionadas por la hipófisis (tiroxina, esteroides suprarrenales y esteroides gonadales), el crecimiento no se restaura hasta que se administra hormona del crecimiento. Sin embargo, cuando la hormona del crecimiento se presenta aislada sin las otras hormonas, el crecimiento no se promueve. Por tanto, se toma en cuenta el funcionamiento completo de la hipófisis para establecer las condiciones adecuadas para el crecimiento del individuo La hormona del crecimiento, también conocida como somatotropina, se relaciona desde el punto de vista estructural con la prolactina y el

lactógeno

De la hipófisis anterior. Los somatotropos, células hipofisarias que producen la hormona del crecimiento, afectan alrededor de una tercera parte del peso hipofisario normal. La liberación de somatotropina de la hipófisis es estimulada por el péptido hipotalámico hormona liberadora de hormona del crecimiento (GHRH). La secreción de la somatotropina es inhibida por la somatostatina (SS). La hormona del crecimiento se secreta en pulsaciones, con un intervalo promedio de interpulsaciones de 2 a 3 h, con la cifra máxima al comienzo del sueño. Entre estas pulsaciones, el nivel de la hormona del crecimiento llega a caer por debajo del límite detectable, lo que origina la evaluación clínica de la deficiencia de la hormona del crecimiento basada en una sola medición desafiante. Ningún otro

humano.

placentario

sistema hipotalámico-hipofisario ilustra de manera más concreta el concepto de un paradigma de circuito abierto que el que se observa con la hormona del crecimiento. Las funciones intermitentes de GHRH/SS y el patrón básico de las pulsaciones secretoras de la hormona del crecimiento son controladas en gran medida por otros factores (cuadro 17-3).

Acciones

de

la

hormona

del

crecimiento

La hormona del crecimiento tiene muchos efectos diversos sobre el metabolismo. Se le considera una hormona anfibó-lica porque influye de forma directa en procesos anabólicos y catabólicos. Uno de los efectos principales de la hormona del crecimiento es que permite al individuo la transición efectiva de un estado de alimentación a un estado de ayuno sin experimentar escasez de los sustratos requeridos para la oxidación intracelular normal. La hormona del crecimiento antagoniza de manera directa el efecto de la insulina sobre el metabolismo de la glucosa, promueve la gluconeogénesis hepática y estimula la lipólisis. Desde un punto de vista teleológico, esto tiene perfecto sentido: el mejoramiento de la lipólisis proporciona sustrato oxidativo para el tejido periférico, como el músculo esquelético, pero conserva la glucosa para el sistema nervioso central al estimular la producción hepática de la glucosa y oponerse a la eliminación de glucosa mediada por insulina. En efecto, la deficiencia de la hormona del crecimiento en niños a veces se acompaña por hipoglucemia, en adultos, tal vez ocurra hipoglucemia si hay deficiencia de GH y ACTH. Los efectos anabólicos de la hormona del crecimiento se reflejan por la síntesis proteica mejorada en el músculo esquelético y otros tejidos. Esto se traduce a un equilibrio de nitrógeno positivo y retención de fosfato. Aunque la hormona del crecimiento tiene efectos directos en muchos tejidos, también tiene consecuencias indirectas que son mediadas por factores a los que en principio se les denominó somatomedinas. En experimentos tempranos, fue evidente que los suplementos de la hormona del crecimiento en animales hipofisectomizados indujeron la producción de un factor adicional que estimuló la incorporación de sulfato en cartílago. Como a esta “proteína” se le purificó, resultó evidente que había más de una somatomedina y, debido a su homología estructural con la proinsulina, la nomenclatura cambió a factor de crecimiento semejante a la insulina (FCI). Por ejemplo, la somatomedina C, el principal factor de crecimiento inducido por la hormona del crecimiento, ahora es FCI-I. Los FCI también poseen receptores superficiales celulares que son distintos de la insulina. Sin embargo, los niveles supra fisiológicos de FC I-II llegan a “sangrar” sobre el receptor insulínico y causan hipoglucemia, en tanto la hiperinsulinemia activa de manera parcial los receptores de FC I-I. La hormona del crecimiento estimula la producción de FCI-I del hígado y, como resultado, el FCI-I se vuelve un amplificador biológico de las concentraciones de la hormona del crecimiento. Está demostrado que los FCI que forman complejos con proteínas de unión al suero especificas afectan las acciones de los FCI de varias maneras. La proteína de enlace al FCI-III (PEFCI-III) es quizá el mejor elemento estudiado de la familia de las PEFCI. Las concentraciones de PEFCI III se correlacionan de manera positiva con las de FCI-I y, como resultado, con las de GH. Debido a esta relación, al FCI-I se le ha utilizado en la evaluación clínica tanto de deficiencia como de exceso de GH.

Acromegalia: La acromegalia se origina por exceso patológico o autónomo de la hormona del crecimiento

Acromegalia:

La acromegalia se origina por exceso patológico o autónomo de la hormona del crecimiento y, en la gran mayoría de pacientes, se produce por un tumor hipofisario. Hay informes de casos aislados de tumores que causan acromegalia debido a la producción ectópica de GHRH. Si ocurre un tumor que produce hormona del crecimiento antes del cierre epifisario, el paciente desarrolla gigantismo y llega a adquirir una altura impresionante; de lo contrario, padece las características típicas, pero insidiosas, del crecimiento excesivo de tejido óseo y blando. Estas características abarcan aumento progresivo de las manos y de los pies, así como crecimiento de los huesos faciales, lo que incluye la mandíbula y los huesos del cráneo. El crecimiento excesivo difuso (no longitudinal si la afección ocurre después de la pubertad) de los extremos de los huesos largos o la espina dorsal tal vez produzca una forma debilitante de artritis. El exceso de la hormona del crecimiento también constituye un trastorno hipermetabólico y, como resultado, los pacientes acromegálicos en ocasiones se quejan de sudoración excesiva o intolerancia al calor. Se observa secreción secundaria de prolactina hasta en 40% de los pacientes con acromegalia.26 Sólo están informados unos cuantos tumores secretores de hormona del crecimiento/TSH.

Prueba:

De acuerdo con lo que ya se mencionó, rara vez una sola medición aleatoria de hormona del crecimiento es diagnóstica. Los paradigmas actuales de pruebas para hormona del crecimiento se basan de manera sólida en la fisiología dinámica del eje de la hormona del crecimiento. Por ejemplo, los valores circulantes de FCI-I y, quizá, de PEFCI III integran en forma razonable las cifras máximas de la secreción de hormona del crecimiento, en tanto los niveles elevados de ambos son consistentes con exceso continuo de hormona del crecimiento. Sin embargo, otros trastornos, sobre todo los hepatomas, se relacionan con concentraciones elevadas de FCI-I y, en algunas personas con acromegalia activa, las cifras de PEFCI III son inadecuadamente normales. Por el contrario, las concentraciones bajas de FCI-I tal vez reflejen producción inadecuada de la hormona del crecimiento. No obstante, también se observan concentraciones bajas de FCI en pacientes con diabetes

controlada de manera deficiente, desnutrición u otras enfermedades crónicas. La prueba definitiva para determinar la producción autónoma de la hormona del crecimiento se basa en la supresión normal de la hormona del crecimiento por dosificación oral de glucosa. En la prueba, que se realiza después de un ayuno durante la noche, se administra al paciente una dosis oral de 100 g de glucosa. La hormona del crecimiento se mide al momento cero y a los 60 y 120 min después de la ingestión de glucosa. Luego de la dosis oral de glucosa, las concentraciones de hormona del crecimiento

son imperceptibles en individuos normales; sin embargo, en pacientes con acromegalia, dichas concentraciones dejan de disminuir e incluso se elevan de manera paradójica. La evaluación de pacientes con sospecha de deficiencia de hormona del crecimiento es más complicada. Existen varias estrategias para estimular la hormona del crecimiento, además de que en la actualidad se desarrollan nuevos protocolos. La hipoglucemia inducida por insulina, a la que una vez se le consideró el estándar, se está reemplazando por esquemas de evaluación menos incómodos. La combinación de infusiones de GF1RH y del aminoácido L-arginina o una infusión de L- arginina acompañada con L-dopa oral son las más usadas. Si las concentraciones de hormona del crecimiento se elevan sobre 3 a 5 ng/ml, es improbable que el paciente tenga

del crecimiento.

deficiencia

de

hormona

Deficiencia de la hormona del crecimiento.

Ocurre en niños y adultos. En niños, tal vez sea familiar o debida a tumores, como los craneofaringiomas. En adultos, es resultado de las anormalidades estructurales o funcionales de la hipófisis Aunque la deficiencia de la hormona del crecimiento en niños se manifiesta por falta de crecimiento, no todos los pacientes con estatura pequeña tienen deficiencia de hormona del crecimiento (como ya se mencionó). Hay varios defectos genéticos identificados en el eje de la hormona del crecimiento. El tipo más frecuente es una mutación recesiva del gen de la GHRH que causa falta de secreción de la hormona del crecimiento. También se ha llegado a observar una mutación más rara, la pérdida del gen de la hormona del crecimiento por sí sola. Además, se informan mutaciones que producen insensibilidad de la GH. Estas mutaciones quizá impliquen al receptor de la GH, la biosíntesis de FCI-I, los receptores de FCI-I o los defectos en la traducción de las señales de la GH. Los pacientes con insensibilidad a la GH no responden de manera normal a la administración exógena de hormona del crecimiento.

En adultos, se ha descrito el síndrome de deficiencia de hormona del crecimiento en pacientes que tienen falla completa o incluso parcial de la hipófisis anterior. Los síntomas de este síndrome son bastante vagos e incluyen aislamiento social, fatiga, pérdida de motivación y disminución del sentimiento de bienestar, aunque en varios estudios se documenta aumento de la mortalidad en adultos con deficiencia de la GH.La osteoporosis y las alteraciones en la composición corporal (es decir, reducción de la masa corporal magra)

son afecciones concomitantes frecuentes de la deficiencia de la hormona del crecimiento en adultos. La terapia de reemplazo de la hormona del crecimiento se volvió relativamente sencilla con el surgimiento del recombinante humano de la hormona del crecimiento. En la actualidad, el costo de la hormona del crecimiento constituye el factor limitante principal para el reemplazo

PROLACTINA

La prolactina se relaciona desde el punto de vista estructural con la hormona del crecimiento y el lactógeno placentario humano. Considerada como hormona del estrés, desempeña funciones vitales en relación con la reproducción La prolactina es única entre las hormonas de la hipófisis anterior porque su principal forma de regulación hipotalámica es la inhibición tónica, en lugar de la estimulación intermitente. Al factor inhibitorio de la prolactina (FIP) se le consideraba una hormona polipéptido capaz de inhibir la secreción de la prolactina. Sin embargo, la dopamina es la única señal neuroendocrina que inhibe la prolactina, y en la actualidad se cree que el FIP es impreciso. Además, cualquier compuesto que afecta la actividad dopaminérgica de la eminencia media del hipotálamo altera la secreción de la prolactina. Entre los ejemplos de las medicaciones que causan hiperprolactinemia se encuentran. Fenotiazinas, butirofenonas, metoclopramida, reserpina, antidepresivos tricíclicos y a-metildopa. Cualquier trastorno del tallo hipofisario (p. ej., tumores, traumatismo o inflamación) causa aumento de la prolactina como resultado de la interrupción del flujo de la dopamina del hipotálamo a los lactótrofos, las células hipofisarias secretoras de prolactina.

Como se mencionó, el efector fisiológico de la prolactina es la lactancia. La consecuencia habitual del exceso de prolactina es el hipogonadismo, sea por supresión de la secreción de gonadotropina a partir de la hipófisis o por inhibición de la acción de la gonadotropina en la gónada. La supresión de la ovulación que se observa en el posparto en madres en lactancia está relacionada con este fenómeno.

Prolactinoma

Un prolactinoma es un tumor hipofisario que secreta directamente prolactina, y representa el tipo más frecuente de tumor hipofisario funcional. La presentación clínica de un paciente con un prolactinoma depende de la edad, del sexo y del tamaño del tumor. Las mujeres pre menopáusicas se quejan con mayor frecuencia de irregularidad menstrual/amenorrea, infertilidad, o galactorrea. Por lo general, los hombres o las mujeres posmenopáusicas presentan síntomas de una masa hipofisaria, como dolores de cabeza o afecciones visuales. En ocasiones, en hombres se observa reducción de la libido o problemas de disfunción eréctil. Las razones de la gama de presentaciones de un prolactinoma son un poco imprecisas, pero es posible que se relacionen con alteración importante evidente en las menstruaciones, o el establecimiento abrupto de una descarga de pecho en mujeres más jóvenes. En cambio, es posible pasar por alto la declinación en la función reproductiva

en pacientes de mayor edad como una consecuencia inexorable del “envejecimiento”. Una

complicación reconocida en fecha reciente del hipogonadismo inducido por la prolactina es

la osteoporosis.

Otras causas de hiperprolactinemia

Hay muchas causas fisiológicas, farmacológicas y patológicas de la hiperprolactinemia. Un error común de los clínicos es atribuir cualquier elevación de prolactina a un “prolactinoma”. Por lo general, las elevaciones importantes de la prolactina (> 1 5 0 ng/ml) indican prolactinoma, y el grado de elevación de la prolactina se correlaciona con

el tamaño del tumor. Se observan elevaciones modestas de prolactina (25 a 100 ng/ml) con

interrupción del tallo hipofisario, uso de medicamentos dopaminérgica antagonistas u

otros trastornos médicos.

Control del prolactinoma

Los objetivos terapéuticos constan de corrección de los síntomas que se originan por invasión local o extensión del tumor por reducción de la masa tumoral, restauración de la función gonadal normal y la fertilidad, prevención de osteoporosis y preservación de la función normal de las hipófisis anterior y posterior. Las diferentes opciones terapéuticas abarcan observación simple, cirugía, radioterapia o control médico con agonistas de la dopamina. Sin embargo, el control del prolactinoma también depende del tamaño del tumor (es menos probable “curar” macroadenomas [tamaño de tumor >10 mm] que microadenomas [tamaño de tumor <10 mm])y las preferencias del paciente.

Galactorrea idiopática

A la lactancia que ocurre en mujeres con concentraciones normales de prolactina se le

define como galactorrea idiopática. Esta afección se observa a menudo en mujeres que llevan varios embarazos y no tiene implicación patológica

HIPOPITUITARISMO

La falla de la hipófisis o del hipotálamo da como resultado la pérdida de la función de la hipófisis anterior. A la pérdida completa de la función se le denomina panhipopituitarismo. Sin embargo, es posible que haya pérdida de una sola hormona hipofisaria, a lo que se le conoce como deficiencia monotrópica hormonal. La pérdida de una hormona trópica (ACTH, TSH, LH y FSH) se refleja en el cese de la función de la glándula endocrina afectada.

El

diagnóstico del laboratorio del hipopituitarismo es relativamente sencillo. A diferencia de

la

falla primaria de una glándula endocrina que se acompaña por aumentos importantes en

los niveles circulantes de la hormona trópica hipofisaria correspondiente, la falla secundaria

(hipopituitarismo) se relaciona con concentraciones bajas o normales de la hormona trópica. En el hipotiroidismo primario, por ejemplo, las concentraciones circulantes de

tiroxina son bajas y los valores de la TSH llegan a sobrepasar los 200 pU/ml (normal, 0.4 a 5.0). Como resultado de la falla hipofisaria en el hipotiroidismo, las concentraciones de TSH son bajas de manera inapropiada, y por lo general menores de 1.0 pU/ml.

Etiología del hipopituitarismo.

menores de 1.0 pU/ml. Etiología del hipopituitarismo. HORMONA DE LA HIPÓFISIS POSTERIOR ( neurohipófisis ) La

HORMONA DE LA HIPÓFISIS POSTERIOR (neurohipófisis)

La hipófisis posterior es una extensión del prosencéfalo y representa la región de almacenamiento para la vasopresina (también se le conoce como hormona antidiurética [ADH]) y la oxitocina. Ambas hormonas pépticas pequeñas se sintetizan en los núcleos supraóptico y para ventricular del hipotálamo, y se transportan a la neurohipófisis a través de sus axones en el tracto hipotalamoneurohipofisiario. Éste atraviesa la eminencia media del hipotálamo y continúa hacia la hipófisis posterior a través del tallo hipofisario. La síntesis de cada una de estas hormonas se vincula de manera estrecha con la producción de neurofisina, una proteína más grande con función aún no comprendida por completo. Ambas hormonas se sintetizan fuera del hipotálamo en varios tejidos, y resulta plausible que tengan una función autocrina o paracrina.

Oxitocina

La oxitocina es un nonapéptido cíclico, con un puente de disulfuro que conecta los residuos 1 y 6 del aminoácido. Como modificación postraslacional, el borde terminal C es amidatado. La oxitocina tiene un papel crítico en la lactancia y es probable que desempeñe una función importante en el trabajo de parto y alumbramiento.49Además de sus efectos reproductores, está demostrado que la oxitocina tiene efectos en la función hipofisaria, renal, cardíaca e inmunitaria.

Vasopresina

La vasopresina, que posee una estructura similar a la oxitocina, es un nonapéptido cíclico

con un puente idéntico de disulfuro; se diferencia de la oxitocina por sólo dos aminoácidos. La principal acción de la vasopresina es la regulación de la excreción renal de agua libre y, por tanto, juega un papel primordial en el equilibrio del agua. Los receptores de la vasopresina en el riñón (V2) se concentran en los túbulos renales de recolección y la rama ascendente del asa de Henle. Se acoplan con la ciclasa adenilato y, una vez que están activados, inducen la inserción de 2-aguaporina, una proteína que canaliza agua, dentro de la membrana tubular luminal. Además, la vasopresina es un agente preso potente y efectúa la coagulación sanguínea al promover la liberación del factor VII a partir de los hepatocitos, y la liberación del factor de von Willebrand a partir del endotelio. Estos receptores de la vasopresina (V1a y V 1b) se acoplan a la fosfolipasa C. Los osmorreceptores hipotalámicos y los barorreceptores vasculares regulan la liberación de la vasopresina a partir de la hipófisis posterior. Los osmorreceptores son bastante sensibles a cualquier cambio mínimo en la osmolalidad del plasma, con un umbral osmótico promedio de liberación de vasopresina en seres humanos de 284 mosm/kg. A medida que la osmolalidad plasmática aumenta, también lo hace la secreción de la vasopresina. La consecuencia es una reducción en la depuración renal de agua libre, disminución de la osmolalidad plasmática y regreso a la homeostasis. Los barorreceptores vasculares (situados en el atrio izquierdo, el arco aórtico, y las arterias carótidas) inician la liberación de la vasopresina en respuesta a un descenso en el volumen sanguíneo o la presión arterial. En seres humanos normales, una disminución de 5 a 10% en la presión arterial sanguínea desencadena la liberación de vasopresina. Sin embargo, a diferencia de un estímulo osmótico, la respuesta de la vasopresina a un estímulo inducido por un barorreceptores es exponencial. De hecho, la secreción de la vasopresina inducida por un barorreceptores neutraliza la supresión osmótica normal de la secreción de vasopresina.

La diabetes insípida (DI), caracterizada por la producción copiosa de orina (poliuria) y sed intensa (polidipsia), es una consecuencia de la deficiencia de vasopresina. Sin embargo, la deficiencia total de vasopresina es poco habitual.

Función de la glándula tiroides.

de vasopresina. Sin embargo, la deficiencia total de vasopresina es poco habitual. Función de la glándula

La glándula tiroides es responsable de la producción de dos hormonas: tiroidea y calcitonina; la última se secreta por células C para foliculares y participa en la homeostasis del calcio. La hormona tiroidea es crítica en la regulación del metabolismo corporal, el desarrollo neurológico y otras numerosas funciones corporales. Desde el punto de vista clínico, los trastornos que afectan las concentraciones de la hormona tiroidea son mucho más frecuentes.

Anatomía y desarrollo de la tiroides.

La glándula tiroides se localiza en la parte anterior inferior del cuello y tiene forma similar a la de una mariposa. Se divide en dos lóbulos, uno a cada lado de la tráquea. Una franja de tejido tiroideo, denominada istmo, sirve de puente entre los lóbulos. Debajo de la glándula tiroides se encuentran las glándulas paratiroides (responsables del equilibrio del calcio) y los nervios laríngeos recurrentes (inervación para las cuerdas vocales). Estas estructuras tardías adquieren gran importancia durante la cirugía de

la

tiroides, cuando es necesario tener cuidado para evitar lesión e hipocalcemia resultante

o

ronquera permanente, respectivamente.

La tiroides fetal se desarrolla a partir del recubrimiento de la parte anterior del intestino a la base de la lengua, y emigra a su localización normal sobre el cartílago tiroides en las primeras 4 a 8 semanas de gestación. Para la semana 11 de gestación, la glándula tiroides comienza a producir cantidades cuantificables de hormona tiroidea. Ésta resulta crítica para el desarrollo neurológico del feto. El yodo es un componente esencial de la hormona tiroidea. El yodo es un componente esencial de la hormona tiroidea. En partes del mundo donde existe deficiencia grave de yodo, ni la madre ni el feto llegan a producir hormona tiroidea y ambos desarrollan hipotiroidismo. El impacto es más importante en la descendencia porque el hipotiroidismo conduce a retardo mental y cretinismo.

Síntesis de la hormona tiroidea.

La hormona tiroidea se compone en su mayor parte del oligoelemento yodo. Con esto en mente, resulta comprensible que el metabolismo del yodo juegue un papel clave en la función de la tiroides. El yodo se encuentra en mariscos, productos lácteos, panes enriquecidos con este elemento y vitaminas; es importante en el cuidado de la salud, también está presente en elevadas concentraciones en el medio de contraste utilizado para visualizar arterias en cauterizaciones del corazón y exámenes de tomografía por computadora (TC) y en la amiodarona, un medicamento empleado para tratar ciertos problemas cardíacos.

La ingesta mínima recomendada de yodo es de 150 pg/ día, aunque la mayoría de la gente de países desarrollados consume mucho más de esta cantidad. Si la ingesta de yodo cae por debajo de 50 pg/día, la glándula tiroides será incapaz de producir cantidades

adecuadas de hormona tiroidea, por lo que sobrevendrá la deficiencia de esta hormona: el hipotiroidismo.

Las células tiroides están organizadas en folículos. Éstos son esferas de células tiroides que rodean un núcleo de una sustancia viscosa denominada coloide. El principal componente del coloide es la tiroglobulina, una glucoproteinas producida de manera exclusiva por las células foliculares de la tiroides. La tiroglobulina es rica en el aminoácido tiroxina. Algunos de estos residuos tiroxilos son yodatados, lo que proporciona bloques de construcción de la hormona tiroidea.

Dentro de la célula tiroides, el yodo se difunde a través de la célula al lado apical del folículo, lo que finaliza el núcleo del coloide. Aquí, el yodo concentrado, catalizado por una enzima de unión con la membrana denominada peroxidasa tiroidea (TPO), se oxida y se une con los residuos tiroxilos en la tiroglobulina. Esto ocasiona la producción de monoyodotironina (MIT) y diyodotironina (DIT). Esta misma enzima ayuda, también, al acoplamiento de dos residuos tiroxilos para formar triyodotironina (T3) (un residuo MIT + un residuo DIT) o tetrayodotironina (T 4(dos residuos de DIT). Éstas son las dos formas activas de la hormona tiroidea. Esta matriz de la tiroglobulina, con ramificaciones que sostienen ahora T4 y T3 se almacena en el núcleo del folículo tiroideo. La hormona estimulante de la tiroides (TSH) señala la célula folicular para ingerir una gota microscópica de coloide por endocitosis. Dentro de la célula folicular, estas gotas se digieren por lisosomas intracelulares dentro de T4, T3y otros productos. Luego la T4 y T3se secretan por la célula tiroides en la circulación.

La actividad de la hormona tiroidea depende de la localización y el número de átomos de yodo. Alrededor de 80% de T4 se metaboliza en T3 (35%) o rT3 (45%). La deyodinación del anillo exterior de T+ (5'-deyodinación) conduce a la producción de 3, 5,3’-triyodotironina (T3). La T3tiene actividad metabólica de tres a ocho veces mayor que T4y a menudo se le considera la forma activa de la hormona tiroidea, en tanto la T4es la “pre” hormona (con tiroglobulina como la “prohormona”).

Control de la función de la tiroides

La clave para interpretar de manera adecuada la prueba de la función de la tiroides radica en la comprensión del eje hipotalámico-hipofisario-tiroideo. La función de este eje es regular la producción de la hormona tiroidea. La hormona liberadora de tirotropina (TRH) se sintetiza por las neuronas de los núcleos supraóptico y supra ventricular del hipotálamo y se almacena en la eminencia media del hipotálamo. Cuando se secreta, esta hormona estimula células de la hipófisis anterior para producir y liberar tirotropina (TSH). La TSH, a su vez, circula a la glándula tiroides e induce aumento de la producción y liberación de la hormona tiroidea. Cuando el hipotálamo y la hipófisis perciben que existe una cantidad inadecuada de hormona tiroidea en la circulación, se incrementa la secreción de TRH y TSH, y se origina aumento de la producción de la hormona tiroidea. Si las

concentraciones de hormona tiroidea son elevadas, se inhibirá la liberación de TRH y TSH, lo que conduce a menor producción de la hormona tiroidea. Este ciclo de retroalimentación requiere que el hipotálamo, la hipófisis y la tiroides tengan función normal, además de ausencia de agentes que imiten la acción de la TSH.

Acciones de la hormona tiroidea

La hormona tiroidea circula en el flujo sanguíneo. La T3 y T4 libres están disponibles para viajar a través de la membrana celular. En el citoplasma, la T4 es de yodinada a T3 la hormona tiroidea activa. La T3 se combina con su receptor nuclear en los genes que responden a la hormona tiroidea, lo que conduce a la producción del mensajero RNA y luego, a su vez, las proteínas que influyen en el metabolismo y el desarrollo. Los efectos de la hormona tiroidea incluyen el crecimiento del tejido, la maduración del cerebro, el aumento en la producción de calor, el incremento en el consumo de oxígeno, y la elevación de la cantidad de receptores 3-adrenérgicos. Desde el punto de vista clínico, los pacientes con exceso de hormona tiroidea (tirotoxicosis) tendrán síntomas de metabolismo elevado. Los pacientes con hipotiroidismo informan síntomas de metabolismo bajo.

PRUEBAS PARA LA EVALUACIÓN DE LA TIROIDES Pruebas sanguíneas TSH

La prueba más útil para evaluar la función de la tiroides es la de la TSH. A través de los años, se desarrollaron tres generaciones de análisis. Todos diagnostican hipotiroidismo primario (enfermedad de la glándula tiroides que conduce a baja producción de la hormona tiroidea) con elevadas concentraciones de TSH. Los análisis inmunométricos de TSH de segunda generación, con límites de detección de 0.1 mU/L, detectan de manera efectiva el hipertiroidismo. Sin embargo, es menos probable que las pruebas quimioluminométricas de TSH de tercera generación, con límites de detección de 0.01, proporcionen resultados falsos negativos. Además, dichas pruebas cuentan con mayor precisión para distinguir entre un paciente con hipertiroidismo y otro con eutiroidismo. Los análisis de TSH de segunda y tercera generaciones .En el hipotiroidismo sub clínico, la TSH muestra una elevación mínima, en tanto la T4 es normal. En el hipertiroidismo subdínico, la TSH se suprime, en tanto la T4 es normal. El valor del análisis de TSH se basa en el hecho de que pequeños cambios en las concentraciones de T4libre (a menudo dentro del rango normal) inducen un importante cambio recíproco en la cifra de TSH.

T4 y T3 séricos

Por lo general, los valores séricos totales de T4 y T3 son por radioinmunoanálisis (RIA), análisis quimioluminométricas o técnica inmunométricos similar. Debido a que más de 99.9% de la hormona tiroidea se une a proteína, las alteraciones en las proteínas de unión a

la hormona tiroidea, sin relación con la enfermedad tiroidea, a menudo conducen a valores de T3 total y T4 totales fuera del rango normal. Por esta razón, se realizan esfuerzos para desarrollar análisis que midan la T4 y T3 libres, las formas con actividad biológica de la hormona tiroidea. Por desgracia, los equipos disponibles en la actualidad tienen limitaciones en la medición de las concentraciones de T4 libre. Es decir, muestran dificultad para proporcionar valores precisos de T4libre a través de todas las anormalidades de proteínas de unión conocidas. A pesar de estas desventajas, los equipos de T4libre reemplazaron las determinaciones de T. total en el ámbito clínico, debido a su facilidad de interpretación y menor costo de procesamiento. Sin embargo, los equipos que sirven para calcular las concentraciones de T3 libre también cuentan con desventajas teóricas puesto que su utilidad clínica aún está por definirse con claridad.

Tiroglobulina.

La tiroglobulina es sintetizada y secretada de manera exclusiva por las células foliculares tiroideas. Esta prohormona en la circulación demuestra la presencia de tejido tiroideo residual, sea benigno o maligno. Este hecho hace que la tiroglobulina sea un indicador ideal de tumor para pacientes con cáncer de la tiroides. Los pacientes con cáncer de tiroides bien establecido, que recibieron tratamiento de manera exitosa con cirugía y ablación con yodo radiactivo, tal vez presenten concentraciones indetectables de tiroglobulina.

exitosa con cirugía y ablación con yodo radiactivo, tal vez presenten concentraciones indetectables de tiroglobulina. 16

INTERPRETACIÓN EJE TIROIDEO

Hay que tener en cuenta que los valores de referencia son similares entre laboratorios, aunque pueden existir pequeñas diferencias que hay que tener en cuenta para evitar errores en la interpretación.

Los niveles de TSH suele ser el test inicial y la determinación más útil para el diagnóstico de alteraciones funcionales tiroideas, utilizándose como método de screening en la población de riesgo de padecer enfermedad tiroidea. Junto con los hallazgos clínicos permite diagnosticar a la mayoría de los pacientes. Su nivel de normalidad oscila de 0.4 a 4.0 mlU/L T4 libre puede ser el mejor test inicial ante la sospecha franca de hipertiroidismo. Está menos influida que la T4 total (4.5 a 11.2 mlU/L) por las proteínas transportadoras y sus variaciones. Los niveles de T3 son útiles en determinadas entidades poco usuales, cuando la T4 es normal y la TSH es menor de 0.1mIU/L. Por su parte, los Anticuerpos antitiroideos: son útiles para el estudio de las tiroiditis autoinmunes, de Hashimoto y en la evolución de la enfermedad de Graves-Basedow. A continuación, desarrollaremos un poco más los parámetros que hay que valorar en una analítica:

Como se citó un poco más arriba, actualmente se considera la TSH como el parámetro de elección para descartar o confirmar enfermedad tiroidea. Esto se debe a lo siguiente:

- Ligeras modificaciones en la concentración de las hormonas tiroideas producen una respuesta amplificada de la TSH.

- En las primeras etapas de la disfunción tiroidea, la alteración en la TSH precede a una alteración en la T4 libre (T4L).

Su valoración variabilidad.

-

ofrece

gran

fiabilidad

por

su

elevada

sensibilidad

y

su

baja

Niveles normales de TSH (0.4 a 4.0 mlU/L) descartan enfermedad tiroidea. En caso de anormalidad hay que determinar la T4L. La T4L (0.75 a 1.54mlU/L) que sería el segundo parámetro que hay que incluir en la exploración tiroidea. La valoración de la TSH, junto con la T4L, nos dará el diagnóstico de hipo o hipertiroidismo, al tiempo que nos indicará el origen del trastorno.

Una TSH elevada con T4L baja indica hipotiroidismo.

Si la TSH es alta y la T4L es normal, el diagnóstico más probable es de hipotiroidismo subclínico.

El estudio inmunológico mediante la determinación de anticuerpos antiperoxidasa (antiTPO) y antitiroglobulina se realizará en función de las alteraciones hormonales, con el fin de orientar el diagnóstico desde el punto de vista etiológico.

Si ambas hormonas son bajas, el hipotiroidismo tendrá su origen en la hipófisis o en el hipotálamo. La situación contraria sería la de hipertiroidismo, con T4L elevada y TSH disminuida. Sólo ante la situación de una TSH disminuida con una T4L normal, es recomendable la valoración de la T3 para confirmar o descartar la presencia de tirotoxicosis.

PATRONES TEST EJE TIROIDEO

Las diferentes combinaciones que pueden obtenerse al realizar un test tiroideo serían las siguientes:

TSH baja con elevación de T4: es el patrón típico del hipertiroidismo primario. Otras situaciones menos habituales que también pueden encajar en este patrón son la fase de tirotoxicosis de una tiroiditis aguda o subaguda y la tirotoxicosis secundaria al tratamiento con amiodarona o con litio

TSH baja con T4 normal: se correspondería con un hipertiroidismo subclínico bien con la toma exógena de tiroxina. En caso de TSH baja y T4 normal, la determinación de T3

Es útil para diferenciar la tirotoxicosis

TSH baja o normal con T3 o T4 baja: es un patrón típico de paciente con enfermedad no tiroidea, antes llamado el síndrome del eutiroideo enfermo. En pacientes sin una enfermedad concomitante o con sospecha de enfermedad hipofisaria se ha de considerar el hipotiroidismo central, el cual se acompañará con frecuencia de hipoadrenalismo u otras alteraciones hormonales. También es posible que se corresponda con un hipertiroidismo sobre tratado, hacia lo que nos orientará generalmente la historia del paciente. La TSH puede permanecer suprimida entre dos y tres meses desde el inicio del tratamiento del hipertiroidismo, incluso en presencia de niveles corregidos o bajos de T3 o T4. Esto da un patrón similar al de la enfermedad hipofisaria y se puede interpretar erróneamente que el paciente está aún tirotóxico, cuando en realidad está hipotiroideo.

TSH elevada con T4 baja: patrón de hipotiroidismo primario

TSH elevada con T4 normal: patrón de hipotiroidismo subclínico

TSH elevada o normal con T3 o T4 elevada: podría corresponder a un tumor hipofisario productor de TSH, anticuerpos contra hormonas tiroideas, toma irregular de tiroxina, enfermedad psiquiátrica aguda (primeras tres semanas), ciertos fármacos como

amiodarona, carbamacepina, fenitoína, heparina, así como otras patologías que quedan fuera del ámbito de la geriatría.

SEGUIMIENTO DEL TRATAMIENTO

Para saber si estamos realizando un tratamiento óptimo, deberíamos fijarnos en función de la patología en lo siguiente:

1) HIPOTIROIDISMO: para ver si se está tratando bien con la L-tiroxina, hay que valorar los niveles de TSH. Si el hipotiroidismo se debiera a causa hipofisaria o hipotalámica, habría que mirar la T4L

2) HIPERTIROIDISMO: para ver si se está tratando bien con fármacos antitiroideos o con yodo radiactivo, debe valorarse la T4L y el T3

FACTORES A TENER EN CUENTA

Existen una serie de peculiaridades que deben tenerse en cuenta

- Las concentraciones de T4L y TSH son más altas en el primer año de vida

- El 20% de las embarazadas bajan sus niveles de TSH en el primer trimestre

- Existen ciertos fármacos que pueden hacer variar los niveles de estas hormonas. Entre ellos se podrían destacar: glucocorticoides, litio, amiodarona, yodo, sulfato de hierro, estrógenos, metadona, fenitoína,…

- En ciertas enfermedades agudas pueden darse valores anómalos de laboratorio sin

tener disfunción tiroidea por lo que se recomienda postergar las pruebas diagnósticas hasta la resolución del proceso agudo.

La T3 apenas tiene valor diagnóstico y tan sólo en ciertas situaciones estaría indicada, por lo que sería un error solicitarla de rutina ya que puede generar un factor de confusión.

CRIBADO

Solo se aconseja el cribado de pruebas tiroideas en pacientes que se consideren grupos de riesgo, entre los que se encontrarían los siguientes:

- Recién nacidos, en los que es obligatorio el cribado del hipotiroidismo.

- Personas con historia familiar de enfermedad tiroidea.

- En el posparto, entre las semanas 4-8.

- Pacientes con historia familiar de patología autoinmune como Addison o Diabetes tipo 1

- Pacientes tratados con interferón.

- Pacientes con historia previa de cirugía tiroidea o de cuello, o que hayan sido expuestos a radioterapia de cuello.

- Pacientes en tratamiento con amiodarona, litio o yodo.

- Personas mayores de 35 años. Se recomienda una determinación cada 5 años

Espero que tras esta explicación detallada de la interpretación de las diferentes hormonas tiroideas tengas las herramientas suficientes para saber interpretar una analítica y saber si estás bien tratado/a o necesitas algún reajuste del tratamiento

Parathormona

o necesitas algún reajuste del tratamiento Parathormona La Parathormona o paratohormona, también denominada hormona

La Parathormona o paratohormona, también denominada hormona paratiroidea, PTH o paratirina, es una hormona peptídica secretada por la glándula paratiroides que interviene en la regulación del metabolismo del calcio y del fósforo

La paratohormona es una hormona que produce hipercalcemia (aumento de la concentración de calcio en sangre) si hay un aumento en su secreción; por otro lado, su déficit produce hipocalcemia (bajos niveles de calcio en la sangre) y como consecuencia de esto, puede inducir a la tetania. Además, regula la concentración de iones calcio en el líquido extracelular, aumentando la resorción ósea al estimular a los osteoclastos para resorber el hueso, lo que libera más calcio al torrente sanguíneo. En el caso de iones calcio lo que hace es aumentar la resorción proximal de estos iones procedentes del hueso,

principalmente, para así aumentar los niveles de calcio en sangre. Por tanto, tiene un efecto contrario a la calcitonina.

De igual forma, regula los niveles de iones fósforo en la sangre, de tal forma que hace descender la concentración de ellos en este medio al aumentar su excreción renal (hiperfosfaturia).

La Parathormona (PTH) se forma en la glándula para tiroidea, desde donde se incorpora a la circulación sanguínea .la PTH intacta está compuesta de una única cadena de polipéptidos .el fragmento N-terminal biológicamente activo tiene una vida media de pocos minutos .la determinación selectiva de esta hormona que se encuentra principalmente en su estadio intacto permite evaluar de forma directa la actividad secretora de la glándula paratiroide.

La PTH produce la movilización, junta a la vitamina D y la calcitonina, del calcio y fosfato desde el sistema esquelético, aumenta la absorción de calcio en el intestino ,así como la excreción de fosfato por los riñones .la interacción entre la PTH y la calcitonina garantiza un nivel sanguíneo constante de calcio.

Frente a una alta concentración de calcio, la secreción de PTH se encuentra inhibida, mientras que esta aumenta al bajar la concentración de calcio.

Al producirse alteraciones en el sistema PTH debido a trastornos en la glándula paratiroides, el nivel de calcio en sangre supera lo normal (hipercalcemia) o bien no alcanza la media (hipocalcemia).para detectar la insuficiencia de la glándula paratiroides (hipoparatiroidismo)se requieren análisis altamente sensible capaces de registrar niveles de PTH muy inferiores a los normales .

La hiperfunción de la glándula paratiroides produce un aumento en la secreción de PTH (hiperparatiroidismo) causa en primer lugar por adenomas de la glándula paratiroide. El hiperparatiroidismo secundario como resultado de otras enfermedades (como p.ej, la falta de vitamina D) va a acompañada de bajos niveles de calcio en sangre.

En la evaluación, del hiperparatiroidismo, se concede actualmente una importancia singular a la determinación de las concentraciones de PTH y calcio .la determinación intraoperativa de la PTH durante la resección de adenomas situados en la glándula resulta de singular importancia en casos de hiperparatiroidismo primario .así como también en casos de hiperparatiroidismo secundario de deficiencia renales. Debido a que la vida media de la PTH reviste 3-5 minutos una caída significativa los niveles posquirúrgicos de PTH tras haberse efectuado la resección de una o más glándulas patológicas permite al cirujano efectuar la resección completa y la extracción total del tejido paratiroide hiperfuncionante.

Obtención de la muestra.

Suero o plasma con EDTA tripotásico debido a que la vida media de la PTH es corta, se recomienda que en caso de necesita suero, la sangre se centrifugue inmediatamente .asimismo se recomienda emplear preferentemente muestra de plasma tratado con EDTA tripotasico, pues estabilidad es mayor que el suero y plasma.

Plasma estable durante 2dias a 15-25 grados ,3 días 2-8 grados 6 meses a -20 grado

Intervalo de refencias (cobas)

15-65 pg/ml(1,6-6,9pmol/L)

Resultados anormales

Insuficiencia renal crónica

Niveles altos de fosfato (hiperfosfatemia)

Aumento de los lípidos en la sangre

Osteomalacia en adultos

Embarazo o lactancia

Raquitismo en niños

Uso de algunos medicamentos como rifampina, anticonvulsivos, diuréticos, litio y aquellos que contienen fosfato

Deficiencia de vitamina D

Los niveles por debajo de lo normal pueden ocurrir con

Extirpación accidental de las glándulas paratiroides durante una cirugía de cuello

Destrucción autoinmunitaria de la glándula paratiroides

Tumor metastásico del hueso

Síndrome de leche y de alcalinos (tomar demasiado calcio)

Radiación a las glándulas paratiroides

Intoxicación por Vitamina D

Otras afecciones bajo las cuales se puede realizar este examen

Neoplasia endocrina múltiple (NEM) II

Neoplasia endocrina múltiple (NEM) I

Hiperparatiroidismo secundario

HORMONAS (ESTOMAGO)

Se producen en las paredes del tubo digestivo. Algunas como la ghrelina y la gastrina se secretan en proximal. Otras en distal, e incluso algunas como la motilina en todo el tracto digestivo. Algunas se agrupan formando familias:

Se conocen hormonas que desempeñan un papel importante y específico en la regulación de los órganos gastrointestinales: gastrina, secretina, colecistoquinina (CCQ) y péptido gastroinhibidor (PGI).Motilina, somatostatina. Gastrina La gastrina es un péptido de 17 aminoácidos producido por las células G de la mucosa gástrica en respuesta a estímulos químicos, mecánicos o nerviosos. La gastrina es una de las hormonas gastrointestinales que se originan en las células endocrinas especializadas de las mucosas que tapizan el estómago y el intestino. Respecto a su composición química, estas hormonas son polipéptidos. Se liberan hacia la sangre y circulan por el organismo para volver a los órganos gastrointestinales donde dejan sentir sus efectos.

Cuando se ingieren los alimentos, estas hormonas se segregan ordenadamente a medida que los alimentos son impulsados desde el estómago al interior del intestino, y su liberación activa o inhibe las actividades motoras o secretoras de varios órganos. El resultado final es un proceso bien controlado de propulsión y digestión de los alimentos.

FUNCIÓN GASTRINA Su principal función es estimular la secreción ácida gástrica, y la realiza actuando directamente sobre las células parietales, o bien estimulando la liberación de histamina y potenciando la acción de ésta última. Es un potente agente trófico de la mucosa gástrica, intestinal y del páncreas. Estimula la secreción de pepsina e incrementa el flujo sanguíneo en la mucosa gástrica. Aunque aumenta la actividad eléctrica, la frecuencia y la fuerza de las contracciones gástricas a nivel del estómago proximal, el efecto final de la gastrina sobre la motilidad gástrica produce un enlentecimiento de la evacuación del contenido del estómago. Es también un estimulador de la secreción enzimática del páncreas y tiene un efecto colerético sobre el árbol biliar. Finalmente, la gastrina parece favorecer la liberación de insulina en respuesta a una elevación de la glucemia.El efecto fisiológico más importante es el de estimular la secreción gástrica de ácido: la forma circulante más importante es la gastrina G-17 que tiene mayor potencia biológica que la G-34.

Con una acción primaria: estimula la secreción de ácido por las glándulas del estómago.

Como acción Secundaria: estimula la motilidad gástrica y el crecimiento del epitelio estomacal. El estímulo para su liberación es proteína en estómago, PH gástrico, estimulación Vagal. Un efecto fisiológico adicional es la estimulación del crecimiento de la mucosa gastrointestinal.

La secreción de gastrina es disminuida por fármacos de acción sobre receptores de GRP (BB8), por ejemplo, la pirenzepina. También si la concentración ácida en el estómago aumenta, disminuye la secreción de gastrina. Hay que tener en cuenta que estas células se ven estimuladas por el reflejo Vagal mediante GRP, y no por Ach.

Los médicos suelen solicitar la determinación de gastrina en sangre cuando sospechan que existe una hipersecreción. Esta se presenta en la úlcera péptica (aunque en este caso no se suele investigar) y en el síndrome de Zollinger-Ellison, que consta de una ulceración severa en el estómago y en el intestino delgado y episodios de dolor abdominal y diarrea. Este síndrome está ocasionado por un aumento de los niveles sanguíneos de gastrina secretados por tumores llamados gastrinomas, los cuales pueden presentarse de forma única como un tumor benigno en la cabeza del páncreas (50-60 %) o junto a otros tumores de hipófisis y paratiroides en la neoplasia endocrina múltiple I (MEN I).

Los valores normales de análisis de gastrina

Los valores normales generalmente son de menos de 100 pg/ml (picogramos por mililitro).

Significado de los valores anormales de análisis de gastrina

Demasiada gastrina causa úlcera péptica severa. Los niveles por encima de lo normal también pueden deberse a:

Gastritis atrófica crónica

Hiperplasia de las células G (hiperactividad de las células estomacales productoras de gastrina)

Infección estomacal por Helicobacter pylori

Uso de antiácidos o medicamentos que inhiben el ácido gástrico

Síndrome de Zollinger-Ellison, un tumor productor de gastrina que se puede desarrollar en el estómago o el páncreas

Secretina:

Es una hormona gastrointestinal, producida por la acción de las células S, que se hallan en el duodeno. Su efecto primario es regulador del p H, de los contenidos duodenales a través del control de la secreción del ácido gástrico y el bicarbonato

Funcion: es estimular al estómago para que produzca pepsinógeno, la secreción acuosa y el flujo sanguíneo en este órgano. Además estimula la secreción de somatostatina, la secreción de la glándula Brunner, la secreción PTH y tiene efecto trofico sobre, la mucosa del aparato digestivo .la secretina es una hormona que logra disolver mejor los alimentos con ayuda del jugo gástrico en el estómago para facilitar la secreción.

jugo gástrico en el estómago para facilitar la secreción. Acción Se libera en el duodeno, al

Acción Se libera en el duodeno, al llegar el ácido desde el estómago. Para su liberación depende de la acidez del quimo, que llega al duodeno con un pH de 4,5 o menor, debido a la presencia de productos proteicos y ácidos en la mucosa. La secretina se excreta a través del riñón y hace que el páncreas segregue un jugo digestivo rico en bicarbonato y bajo en enzimas. Este estimula al estómago para que produzca pepsinógeno, que es una proenzima precursora de la pepsina, que digiere proteínas; y estimula al hígado para que produzca la secreción de la bilis con más agua y bicarbonato; induce la secreción pancreática y estimula la secreción biliar.

Efectos

Inhibe la liberación de gastrina y la secreción ácida del estómago.

Sirve como modulador positivo de la secreción exocrina pancreática rica en bicarbonato, durante el proceso de la digestión.

Secreción de otras sustancias como la insulina gracias a las células b de los islotes pancreáticos, de pepsina y mucus gástrico.

Favorece la secreción de agua y electrolitos por la vesícula biliar y la actividad secretora de las glándulas de Brunner.

Inhibe el tono del esfínter esofágico inferior y la motilidad gástrica. Su excreción es desarrollada en el riñón

Acciones fisiológicas

Esófago

Inhibe la motilidad del músculo liso del esfínter esofágico inferior.

Estómago

Estimula la secreción de pepsina y moco.

Inhibe la secreción de agua, electrolitos y ácido clorhídrico.

Disminuye el vaciamiento gástrico.

Inhibe la producción y liberación de gastrina.

Estimula la contracción del músculo liso del esfínter pilórico.

Intestino delgado

Estimula la secreción de agua y electrolitos (bicarbonato).

Inhibe la producción de motilina.

Hígado

Estimula la secreción de agua y electrolitos.

Estimula la secreción de bilis hepática.

Vesícula biliar

Estimula la contracción de la vesícula biliar.

Páncreas

Estimula la secreción de agua y electrolitos.

Estimula la secreción de enzimas pancreáticas.

Inhibe la producción de glucagón.

Aumenta la secreción de insulina.

Razones por las que se realiza la prueba de estimulación de secretina

La secretina normalmente hace que el páncreas secrete un líquido que contiene enzimas digestivas, las cuales descomponen el alimento y le ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes.

El Prueba de estimulación de secretina se lleva a cabo para evaluar la función digestiva del páncreas. Las personas que presentan enfermedades que comprometen este órgano pueden tener un funcionamiento pancreático anormal. Tales enfermedades abarcan:

Pancreatitis crónica

En estas afecciones, puede haber una falta de enzimas digestivas u otros químicos en el líquido que proviene del páncreas. Esto puede reducir la capacidad del cuerpo para digerir el alimento y absorber los nutrientes.

Colecistoquinina

Es una hormona secretada por las células de la mucosa duodenal y del yeyuno, bajo la

influencia del paso por el duodeno, de ácidos o de grasas del contenido intestinal y que

provoca la contracción de la vesícula biliar, para que esta libere bilis hacia el intestino

delgado. En el intestino delgado favorece la emulsión de las grasas con el objetivo de

facilitar su digestión y absorción. Inhibe también, en menor medida la movilidad gástrica.

Por lo tanto, favorece la digestión de las grasas, por su capacidad de estimular el

vaciamiento de la vesícula biliar y lentificar el movimiento del estómago.

Es producida bajo estímulos como ácidos grasos y aminoacidos, ocasiona el retardo del

vaciamiento gástrico la contracción de la vesícula biliar para que esta se contraiga y vierta

la bilis para iniciar con la absorción de las grasas. Al pasar el quimo por el duodeno cesa el

estímulo.

Función de la colecistoquinina

La colecistoquinina desempeña importantes funciones fisiológicas como un neuropéptido en

el sistema nervioso central y como una hormona peptídica en el intestino. También participa

en una serie de procesos fisiológicos como la digestión, la saciedad y la ansiedad.

La función principal es su capacidad para mejorar la digestión ya que reduce la tasa a la que

los alimentos se vacían del estómago, estimulando también la producción de bilis en el

hígado. La bilis encoge la grasa permitiendo que las enzimas la degraden fácilmente

permitiendo reducir el IMC en un tiempo menor.

La colecistoquinina aumenta la cantidad de líquido y enzimas liberados por el páncreas, por

lo que el cuerpo digiere mejor los alimentos. Además, esta hormona aumenta la sensación

de la plenitud a corto plazo reduciendo el apetito durante una comida. Algunas pruebas

han encontrado que la colecistoquinina en el cerebro puede tener repercusiones en la ansiedad.

Digestión

La colecistoquinina media la digestión en el intestino delgado al inhibir el vaciamiento gástrico. Estimula las células acinares del páncreas para liberar enzimas digestivas pancreáticas que catalizan la digestión de grasas, proteínas y carbohidratos. Al disminuir los niveles de las sustancias que estimularon la liberación de la CCK la concentración de la hormona disminuye también.

También es inhibido por la somatostatina y el péptido pancreático. La tripsina, una proteasa lanzada por las células acinares pancreáticas, hidroliza el péptido de liberación de la CCK y el péptido del monitor que apaga las señales adicionales para secretar CCK.

La colecistoquinina también causa la producción creciente de bilis hepática, y estimula la contracción de la vejiga y la relajación del esfínter de Oddi dando por resultado la llegada de la bilis en la parte duodenal del intestino delgado.

Gastrointestinal

La colecistoquinina es sintetizada y liberada por células enteroendocrinas en el revestimiento mucoso del intestino delgado. El mayor estimulador de liberación de la colecistoquinina es la presencia de ácidos grasos o ciertos aminoácidos en el quimo que ingresa al duodeno.

La secreción de la colecistoquinina es estimulada por el péptido de las células acinares pancreáticas, la proteína de CCK y la acetilcolina lanzada por las fibras parasimpáticas del nervio del nervio de nervio vago. En el sistema circulatorio la colecistoquinina tiene una vida media relativamente corta.

Acciones fisiológicas Las acciones fisiológicas de la colecistoquinina que compiten con la gastrina: 1. Esófago.

Acciones fisiológicas

Las acciones fisiológicas de la colecistoquinina que compiten con la gastrina:

1.

Esófago.

a.

Inhibe la contracción del esfínter esofágico inferior.

2.

Estómago.

a.

Inhibe el vaciamiento gástrico y estimula su secreción.

3.

Intestino delgado.

a.

Aumenta la secreción de las glándulas de Brunner.

b.

Inhibe la absorción de agua, sodio, potasio y cloro en el yeyuno e íleon.

c.

estimula la actividad motora del intestino.

4. Páncreas.

a. Estimula la producción de enzimas pancreáticas.

5.

Aumenta el trofismo de las células de los acinos y conductos exocrinos pancreáticos.

a.

Estimula la liberación de insulina, glucagón, calcitonina y somatostatina.

B

.refuerza la acción de la secretina, por tanto estimulan la producción de agua y

bicarbonato.

5. Vesícula biliar y vías biliares.

a. Contrae la vesícula biliar y estimula la excreción de bilis hepática.

b. Inhibe la contracción del esfínter de Oddi.

6. Otras funciones extradigestivas reconocidas son:

a. Regula las emociones.

b. Inhibe la ingesta de carbohidratos.

Interviene en la liberación de la hormona de crecimiento, la hormona adrenocorticotropina

y la prolactina.

Inhibe la liberación de la hormona luteinizante.

Interacciona con el sistema dopaminérgica y opiode.

Actúa como factor de crecimiento tumoral en los cánceres de pulmón a células pequeñas, de estómago, de páncreas y de colon.

Disminuye o suprime el deseo de ingerir alimentos.

Su elevación postprandial es la responsable de la somnolencia posalimentaria.

Uso clínico de la colecistoquinina

Su principal uso clínico es para diagnosticar el síndrome de dismotilidad vesicular. Se evalúa mediante el ultrasonido abdominal, con la administración endovenosa de una dosis de colecistoquinina, la reproducción de los síntomas y la motilidad vesicular. En pacientes con enfermedad celiaca se ha determinado valores séricos de colecistoquinina, sin precisarse sus efectos

Motilina

Es un péptido lineal de 22 aminoácidos con la particularidad de que su secuencia es totalmente diferente a los demás péptidos gastrointestinales.

Se produce en las células enterocromafines tipo 2 (EC2) de las mucosas del yeyuno, donde se encuentra la mayor concentración. También se ha encontrado por estudios inmunocitoquímicos en el antro y fundus gástrico, en el duodeno y el íleon proximal.

Mecanismo de liberación

Su liberación depende de la acidificación del quimo una vez que se encuentra en la luz del duodeno, mientras que su inhibición se debe a la alcalinización. Asimismo, se ha observado que la administración intravenosa de glucosa, aminoácidos, secretina y de somatostatina, produce un efecto inhibidor sobre la liberación de motilina. También, se plantea que la ingestión de comidas ricas en grasa, libera motilina, mientras que los carbohidratos y las proteínas, la inhiben. La motilina también se libera como respuesta a la distensión gástrica, estimulada por la llegada de los alimentos al estómago.

Acciones fisiológicas

1. Esófago.

a. Inicia la contracción del esfínter esofágico inferior.

2. Estómago.

a. Inicia el complejo mioeléctrico interdigestivo en la región antroduodenal.

b.En la parte superior del tracto gastrointestinal, estimula la contracción del músculo liso.

c.

acelera el vaciamiento gástrico de nutrientes sólidos y retrasa el de los líquidos.

d.

Estimula la secreción de pepsina.

3.

Intestino delgado y colon.

a.

Aumenta la cinética de las vellosidades intestinales.

b.

aumenta la actividad eléctrica y mecánica del colon.

4.

Vesícula biliar.

a.

Aumenta la presión de la vesícula biliar.

Uso clínico de la motilina

Se conoce poco del papel de la motilina en enfermedades del hombre, pero sí se sabe que su concentración en sangre son elevadas en pacientes con diarreas infecciosas agudas, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerativa idiopática, el esprue tropical y el síndrome de

Zollinger Ellison. La administración intravenosa de motilina estimula la secreción de pepsina en el estómago e intensifica la rapidez del tránsito intestinal. In vitro, la motilina produce contracción del músculo liso del duodeno, el íleon, el colon y la vesícula biliar. Su concentración en sangre varía ampliamente, con un promedio de 60 pmol/L.

Somatostatina

La somatostatina es una hormona proteica producida por las células delta del páncreas, en lugares denominados islotes de Langerhans. Interviene indirectamente en la regulación de la glucemia, e inhibe la secreción de insulina y glucagón. Esta hormona inhibe la síntesis y/o secreción de la hormona del crecimiento (GH, STH o Somatotropina) por parte de la adenohipófisis o hipófisis anterior. También inhibe el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides, bloqueando la respuesta de la hormona estimulante del tiroides (TSH o tirotropina) a la hormona liberadora de tirotropina o TRH. La somatostatina no sólo es secretada a nivel hipotalámico y pancreático sino que además es secretada endócrinamente en la mucosa gastrointestinal; además los tumores carcinoides pueden expresar receptores para la somatostatina, por otra parte se le ha encontrado como neurotransmisor en el sistema nervioso central.

Secreción:

La secreción de la somatostatina está regulada por los altos niveles de glucosa, aminoácidos y de glucagón. La somatostatina es también secretada por el hipotálamo y otras zonas del sistema nervioso central (región paraventricular anterior, capa externa de la eminencia media, órgano subcomisural, glándula pineal).

Funciones:

• Su principal efecto es modular la absorción intestinal de sustratos, ya que inhibe las funciones endocrinas, exocrinas y motoras del tracto gastrointestinal.

*Es posible que en forma indirecta regule la respuesta proporcional de insulina y glucagón en acuerdo a los requerimientos, oferta y disponibilidad de sustratos energéticos. Ello porque existe una compleja interrelación entre las tres hormonas, ejerciendo la somatostatina un efecto inhibidor sobre el glucagón e insulina, controla la liberación de las hormonas hipofisarias.

neuromodulador.

• Ejerce una acción inhibidora sobre la liberación de la hormona del crecimiento a partir de

la hipófisis anterior y sobre otros péptidos funcionalmente activos, insulina, tirotropina, hormona paratiroidea y hormonas gastrointestinales.

y

Se

ha

encontrado

en

otras

zonas

donde

actúan

como

neurotransmisor

• La somatostatina inhibe la secreción de distintas células, como en el caso de la inhibición de la secreción de saliva, la secreción de hormonas gastrointestinales como: gastrina, secretina, insulina, glucagón, enzimas pancreáticas (pepsina) y reduce el flujo sanguíneo esplénico.

Alteraciones:

Su déficit o su exceso provocan indirectamente trastornos en el metabolismo de los

presentan son:

carbohidratos. Algunas de

las

alteraciones

que

se

• Somatostatina

Tumor secretante de SOMATOSTATINA, derivado de las células pancreáticas delta (células secretoras de somatostatina). También se encuentra en los intestinos. Los somatostatinomas están asociados a la diabetes mellitus, colelitiasis, esteatorrea e HIPOCLORHIDRIA. La mayoría de los somatostatinomas tienen posibilidad de METÁSTASIS.

Valores Normales:

25 pg/mL

Muestra: Plasma

Ghrelina

(< 25 ng/L)

"La hormona del apetito"

La ghrelina es una hormona sintetizada principalmente por el estómago, cuya función es informar al cerebro de que el cuerpo debe alimentarse. Así, su nivel aumenta antes de comer y disminuye después de la alimentación. Hasta ahora se sabía que era importante en desarrollo de la obesidad, pues, al estimular el apetito, favorece el aumento el peso corporal.

La ghrelina, además, estimula la secreción de hormona del crecimiento (GH) en la hipófisis y favorece la regulación del metabolismo energético. En anteriores investigaciones se ha observado que la administración de ghrelina en roedores incrementaba su apetito, dando lugar a un aumento del peso corporal y la adiposidad, ya que esta hormona estimula ciertas neuronas hipotalámicas provocando un aumento del apetito. Además de estimular el hipotálamo para generar el apetito, la ghrelina actúa sobre la grasa. Se ha visto que esta hormona favorece la acumulación de lípidos en la grasa visceral. En concreto, provoca la sobreexpresión de los genes de la grasa que participan en la retención de lípidos.

La Ghrelina se sintetiza en el estómago. En este caso, el recorrido que sigue dentro del organismo es sencillo ya que va por la sangre hasta una estructura llamada hipotálamo,

donde se encuentran las principales células nerviosas que regulan la ingesta. Por su parte, el sistema nervioso central también libera la sustancia ante la sensación de hambre.

Funciones biológicas

a) Destruye los vasos sanguíneos desnaturalizados

b) Secreción de la hormona GH

c) Regulación del peso corporal y la ingesta (efecto orexigénico)

d) Homeostasis de la presión arterial (agente vasoactivas)

e) Efecto cardioprotector (evita la apoptosis de los cardiomiocitos)

f) Efecto Neuronal: La ghrelina modula actividad cerebral en áreas que controlan el apetito 2 En efecto, en su estudio, Saima Malik et al muestran que ghrelina administrada por vía intravenosa a voluntarios saludables durante un examen de resonancia magnética aumenta la respuesta neuronal a fotografías de comida en regiones del cerebro, incluyendo la amígdala, la corteza orbitofrontal, la insula anterior, y el estriado, los cuales están implicados en codificar el valor incentivo de las señales alimentarias. Así, el estudio demuestra como señales metabólicas tales como la ghrelina pueden favorecer el consumo de comida al favorecer la respuesta incentiva y hedónica a señales relacionadas con comida. La respuesta a señales de comida tiene diferentes componentes: atención, anticipación del placer, motivación para comer (hambre), consumo y memoria; todas las regiones del cerebro implicadas en estas funciones son estimulados por ghrelina. Como la ghrelina estimula regiones del cerebro involucradas en la memoria, se ha comprobado que personas inyectadas con ghrelina recuerdan más claramente fotos de comida un día después de la inyección. Así, se ha sugerido que drogas que bloqueen la ghrelina pueden tener efectos indeseados en la memoria. Además, la ghrelina está íntimamente relacionada con la hormona PYY, ya que las dos actúan en los mismos nervios en el hipotálamo.

Hormona PÁNCREAS

El páncreas humano es un órgano impar, constituido por dos tipos de células secretoras, relacionadas ambas con el manejo de los nutrientes. El 98 % del páncreas está constituido por el páncreas exocrino, formado por numerosos conductos y acinis lobulares conectados por tejido conectivo y recubiertos por una delicada cápsula, cuya función es sintetizar, almacenar y secretar al duodeno, las enzimas necesarias para la digestión de los alimentos. El 2% restante está constituido por células endocrinas con una importante función metabólica de la síntesis y secreción vía portal de una serie de hormonas. Esta pequeña porción endocrina es de importancia vital en la homeostasis de la glucosa y constituye el páncreas insular formado por los islotes de Langerhans. El sistema gastroenteropancreático endocrino está compuesto por varios subtipos distintos de células claras, que sintetizan más de 30 hormonas y péptidos relacionados con ellas. El origen embriológico de todas

ellas se ha estudiado extensamente. El hecho de que estas células compartan factores funcionales e histoquímicas con células neuroendocrinas sugiere la existencia de una misma célula precursora común.

INSULINA Biosíntesis, acciones y mecanismos La insulina es una hormona polipeptídicas que se segrega por las células β de los islotes pancreáticos. Se sintetiza como una sola cadena polipeptídicas en el retículo endoplásmico rugoso: la preproinsulina. Esta proteína se encierra en microvesículas en las cisternas del retículo endoplásmico, donde sufre algunas modificaciones en su estructura, con el plegamiento de la cadena y la formación de puentes disulfuro. Se forma así la molécula de proinsulina que se transporta al aparato de Golgi, donde se empaqueta en gránulos de secreción.

de Golgi, donde se empaqueta en gránulos de secreción. Las células que dependen de la insulina

Las células que dependen de la insulina para captar glucosa tienen en su citoplasma una reserva de moléculas GLUT 4. En presencia de insulina se estimula el movimiento de estos transportadores desde los microsomas hasta la membrana celular y su fosforilación. Cuando cesa la acción de la insulina, los transportadores penetran de nuevo al interior celular. En otras células, los transportadores siempre están expuestos en la superficie celular en una proporción determinada para cada tejido. En el hígado, la insulina estimula la entrada de la glucosa, pero no modifica su transporte, sino que estimula la actividad de la enzima glucokinasa, que convierte rápidamente la glucosa en glucosa-6-fosfato. Así, la concentración de glucosa libre se mantiene muy baja, con lo cual facilita la entrada de más glucosa.

Circulación, distribución y metabolismo de la insulina

La secreción de insulina se produce de manera pulsátil y bifásica. La insulina se tiene que distribuir en el flujo portal, el hígado retiene un 40% de la insulina que le llega y el resto deja escapar a la circulación general. Gran parte de la insulina se degrada en las propias células sobre las que actúa y otra fracción de la insulina secretada se pierde por filtración renal y posterior degradación en las células tubulares renales.

Acciones de la insulina

La actividad de la insulina en un momento dado, no solo depende de la cantidad absoluta presente, sino del balance entre ella y las hormonas antagonistas, disponibilidad de sustratos extra e intracelulares, actividad enzimática, etc.

Sus acciones pueden clasificarse según el tiempo que necesita la hormona para ejercerlas:

Acciones rápidas, que se ejercen en segundos, fundamentalmente por la modulación de la actividad enzimática; como la estimulación de la entrada a las células de la glucosa, aminoácidos y K+.

-Acciones lentas, que se ejercen en horas, como sus acciones a nivel del material genético de determinadas células, que permite el aumento del ARNm para determinadas enzimas; afectando la concentración de las mismas.

Funciones

La insulina es una hormona "Anabólica" por excelencia: permite disponer a las células del aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gasto de energía. De esta manera, mediante glucólisis y respiración celular se obtendrá la energía necesaria en forma de ATP. Su función es la de favorecer la incorporación de glucosa de la sangre hacia las células: actúa siendo la insulina liberada por las células beta del páncreas cuando el nivel de glucosa en sangre es alto. El glucagón, al contrario, actúa cuando el nivel de glucosa disminuye y es entonces liberado a la sangre. Por su parte, la Somatostatina, es la hormona encargada de regular la producción y liberación tanto de glucagón como de insulina. La insulina se produce en el Páncreas en los "Islotes de Langerhans", mediante unas células llamadas Beta. Una manera de detectar si las células beta producen insulina, es haciendo una prueba, para ver si existe péptido C en sangre. El péptido C se libera a la sangre cuando las células Beta procesan la proinsulina, convirtiéndola en insulina. Cuando solo entre un 10 y un 20 % de las células Beta están en buen estado, comienzan a aparecer los síntomas de la diabetes, pasando primero por un estado previo denominado luna de miel, en el que el páncreas aún segrega algo de insulina.

La insulina tiene una importante función reguladora sobre el metabolismo, sobre el que tiene los siguientes efectos:

Estimula la gluconeogénesis.

Inhibe la glucogenolisis.

Aumenta el transporte de glucosa en el musculo esquelético y en el tejido adiposo.

Aumenta la retención de sodio en los riñones.

Aumenta la re-captación celular de potasio y amino-ácidos.

Disminuye la gluco-secreción hepática.

Promueve la glucólisis.

Favorece la síntesis de triacilgleceroles (triglicéridos). Para ello, estimula la producción de acetil-CoA (por ejemplo, al acelerar la glucólisis), y también estimula la síntesis de ácidos grasos (componentes de los triacilgliceroles) a partir de la acetil-CoA.

Estimula la síntesis de proteínas.

Valores Normales:2 - 20 U/mL

Hormona glucagón

(14,35 - 143,5 pmol/L)Muestra: Suero, Plasma.

El glucagón es una de las principales hormonas hiperglucemiantes (que hacen subir el azúcar en la sangre) de nuestro cuerpo. Se produce en las células alfa de los islotes de Langerhans del páncreas, ahí mismo donde las células beta fabrican la insulina.

Mecanismo de acción

Es una hormona de estrés. Estimula los procesos catabólicos e inhibe los procesos anabólicos. Tiene, en el hígado, un efecto hiperglucemiantes debido a su potente efecto glucogenolítico (activación de la glucógeno fosforilasa e inactivación de la glucógeno sintasa). Desactiva a la piruvato Kinasa y estimula la conversión del piruvato en fosfoenolpiruvato (inhibiendo así la glucólisis). Estimula la captación de aminoacidos por el hígado para incrementar la producción de glucosa. Estimula la gluconeogénesis. También tiene un efecto cetogénico.

Metabólicos

Induce catabolismo del glucógeno hepático.

Induce aumento de la gluconeogénesis, con la consiguiente cetogénesis.

Cardiacos

Efecto Beta: Inotrópico y cronotrópico positivo, similar al estímulo beta adrenérgico.

Músculo liso

Induce relajación intestinal aguda.

Otros

Induce aumento de las catecolaminas.

Induce un aumento de la liberación de insulina. Esto permite que las células incorporen el transportador de glucosa (GLUT4) y puedan utilizar la glucosa formada en la gluconeogénesis hepática.

Regulación

REGULACION DE LA GLUCEMIA

A partir de lo expuesto anteriormente, se puede decir, entonces, que el hígado constituye

un "sistema amortiguador de la glucemia" ya que al aumentar los niveles de glucosa en sangre, esta se almacena inmediatamente por acción de la insulina (excepto en los tejidos anteriormente mencionados), por lo que la glucemia disminuye. Posteriormente cuando los niveles de glucosa y de insulina se encuentran ya disminuidos, se produce un aumento en la liberación de glucosa hacia la sangre desde el hígado por la acción glucógenolítica del

glucagón por lo que la glucemia retorna a sus valores normales.

Por otro lado, existen otras hormonas que pueden ser secretadas para contrarrestar el efecto de hipoglucemia como por ejemplo la adrenalina secretada por la médula suprarrenal, que promueve la glucogenólisis hepática incrementando los niveles de glucosa en sangre. Si la hipoglucemia se manifiesta en forma prolongada aumenta la secreción de STH y cortisol disminuyendo la utilización de glucosa por la mayoría de las células del organismo.

Los niveles de glucosa deben mantenerse constantes ya que la disminución de la glucemia

afectaría particularmente al cerebro, la retina y el epitelio germinativo ya que estos utilizan

la glucosa como nutriente para abastecerse energéticamente. Por lo contrario, si los niveles

de glucosa en sangre fueran muy altos (hiperglucemia), se produciría un incremento en la deshidratación celular por el efecto osmótico de la glucosa en la sangre; un aumento en la

pérdida de glucosa por orina y a consecuencia de ello una disminución de los líquidos y electrolitos en el organismo por un mecanismo de diuresis osmótica provocada a nivel del riñón.

Valores Normales: 40 - 130 pg/mL

SOMATOSTATINA

(40 - 130 ng/L) Muestra: Plasma

La somatostatina también fue descrita como una de las hormonas del hipotálamo que se desempeñaba como factor inhibidor de STH. Esta hormona, también es secretada por las células Delta de los islotes da Langerhans promoviendo:

inhibición de la secreción de insulina y glucagón,

disminución de la motilidad del estómago, duodeno y vesícula biliar,

disminución de la secreción y absorción a nivel gastrointestinal.

Por lo tanto, la somatostatina genera un enlentecimiento en la asimilación de los alimentos y disminución en la secreción de insulina y glucagón para evitar la utilización de los nutrientes absorbidos por los tejidos y su rápido agotamiento, por lo que estos permanecen disponibles por un período más prolongado.

Valores Normales: 25 pg./mL

Glándula suprarrenal

(< 25 ng/L) Muestra: Plasma

Introducción Las glándulas suprarrenales son pequeñas glándulas ubicadas en la parte superior de cada riñón. Estas producen hormonas imprescindibles para la vida, incluyendo hormonas sexuales y cortisol. El cortisol ayuda a responder al estrés y tiene muchas otras funciones importantes.

Los trastornos de las glándulas suprarrenales provocan que sus glándulas produzcan demasiadas o no suficientes hormonas. En el síndrome de Cushing, hay demasiado cortisol, mientras que en la enfermedad de Addison, hay muy poco. Algunas personas nacen sin la capacidad de producir suficiente cortisol.

nacen sin la capacidad de producir suficiente cortisol. LA CORTEZA SUPRARRENAL POR ZONA Las hormonas principales

LA CORTEZA SUPRARRENAL POR ZONA

Las hormonas principales de la corteza, aldosterona, cortisol y sulfato de dehidroepiandrosterona (SDHEA), se sintetizan sólo a partir de un precursor común por células localizadas en una de las tres capas de las zonas distintas desde el punto de vista funcional de la corteza suprarrenal: glomerulosa, fasciculada y reticular, respectivamente.

Zona G. Las células de la zona glomerulosa (10% externa) sintetizan mineral corticoides (aldosterona) críticos para la homeostasis de sodio (volumen), potasio y acido base. Tienen proporciones citoplásmicas a nucleares bajas y pequeños núcleos con cromatina densa con

lípidos.

inclusiones

Zona F. Las células de la zona fasciculada (75% intermedia) sintetizan glucocorticoides, como el cortisol, críticos para la homeostasis de la glucosa sanguínea. Las células

fasciculadas son cordones de células claras, con elevada proporción citoplásmicas a nuclear

y

con

citoplasma “espumoso”. Además, la fasciculada genera precursores de andrógenos, como dehidroepiandrosterona (DHEA), que está sulfatado en la zona reticular más profunda (capa R). Los restos suprarrenales subcapsulares (sólo corteza) se regeneran dentro de las

intermediarias

de

lípidos

cargados

Corteza suprarrenal

La corteza suprarrenal o corteza adrenal rodea la circunferencia de la glándula suprarrenal. Su función consiste en regular varios componentes del metabolismo, y produce mineralocorticoides y glucocorticoides, que incluyen la aldosterona y cortisol. La corteza suprarrenal también es un lugar secundario de producción de hormonas sexuales tanto femeninas como masculinas.

La corteza suprarrenal segrega hormonas esteroideas (de naturaleza lipídica), por lo que sus células presentan abundante retículo endoplasmático liso (REL) y mitocondrias. En función de los tipos celulares y de la función que realizan, puede decirse que tiene tres capas diferentes de tejido:

Zona glomerular: Producción de mineralocorticoides, principalmente aldosterona.

Zona fascicular: Producción de glucocorticoides, principalmente cortisol, cerca del 95 %.

Zona reticular: Producción de andrógenos, como la testosterona.

Cortisol

El cortisol (la hidrocortisona) es el glucocorticoides más importante que cumple un papel esencial en el mantenimiento de numerosas funciones del organismo se produce en la zona fascicular y la zona reticular de la corteza suprarrenal, el producto final de una cascada de hormonas que fábrica el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal. La corticoloberina es secretada por el hipotálamo bajo la influencia de factores cerebrales. La corticotropina es secretada por la hipófisis anterior bajo el control de la corticoloberina

para mantener las zonas fascicular y reticular de la corteza suprarrenal y para estimular la secreción de cortisol. La secreción hipotalámica de corticoloberina y la secreción hipotalámica de corticoloberina y la secreción hipofisaria de corticotropina son moduladas por el cortisol en el circuito de control por retroacción negativa.

Suprarrenales fasciculadas, se metastatizan y sobreviven en lugares ectópicos, como el hígado, la pared de la vesícula biliar, los ligamentos amplios, el plexo celiaco, los ovarios, el escroto y el cráneo. Zona R. Las células de la zona reticular (10% interna) sulfatan la DHEA a sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS), un precursor para las hormonas suprarrenales sexuales. La zona se demarca de manera nítida con cordones lípido deficientes de células densas e irregulares con depósitos de lipofuscina.

densas e irregulares con depósitos de lipofuscina . El cortisol es una hormona importante con efectos

El cortisol es una hormona importante con efectos en la mayor parte de los tejidos del organismo. Desempeña un papel principal en el metabolismo al favorecer la descomposición de las proteínas en el musculo y el tejido conjuntivo y la liberación de glicerol y ácidos grasos no esterificados del tejido adiposo. De esta forma, él cortisol proporciona los sustrato necesarios para la neoglucogenesis que estimula en el hígado.

Los esteroides naturales o sintéticos con efectos similares al cortisol se denominan glucocorticoides. Estos compuestos pueden actuar como agente antinflamatorio o inmunosupresores. Los glucocorticoides sintéticos han encontrados aplicaciones

terapéuticas en una amplia gama de situaciones clínicas .por ejemplo asma, y trastornos del tejido conjuntivo.

La secreción de cortisol puede aumentar además a causa del estrés las concentraciones séricas de cortisol varían normalmente según la hora del día .las concentraciones máxima (700nmol/L o bien 25,4ug/dL), se registra usualmente a primera hora de la mañana y declina a lo largo del día para alcanzar al final de la jornada un nivel que representa aproximadamente la mitad del matutino. Por esta razón es indispensable indicar la hora de recogida de la muestra. El nivel de cortisol de un paciente indica la funcion o disfunción de las glándulas suprarrenales, la hipófisis y el hipotálamo .los valores de concentración del cortisol en suero sirve para detectar la superproducción patológica de cortisol (p.ej. en el síndrome de Cushing) o la subproducción (p.ej.en la enfermedad de Addison ).además permite efectuar el seguimiento de los efectos de numerosas medidas terapéuticas y diagnosticas (p.ej.en test de supresión de dexametasona en el síndrome de Cushing y la hormonoterapia sustitutiva en la enfermedad de Addison ).

La determinación del cortisol en la orina de 24 horas en el método óptimo para la determinación del síndrome de Cushing .ya que la excreción de cortisol en orina no está sujeta al ritmo diurno de secreción de cortisol. Esto permite diferenciar más exactamente entre individuos sanos y pacientes con el síndrome de Cushing. El cortisol excretado a la orina sin sufrir alteraciones se denomina cortisol libre urinario (CLU).normalmente existe una relación directamente proporcional entre el cortisol libre en orina y el cortisol libre en sangre, biológicamente activo.

Estudios resientes han demostrado que numerosas mediciones de cortisol en saliva nocturna proporcionan resultados superiores a las obtenidos con mediciones de cortisol no urinaria destinadas al diagnósticos del síndrome de Cushing. La determinación del cortisol salival resulta de gran ayuda particularmente en niños, pacientes psiquiátricos e individuos sujetos a una serie de factores estresantes que pueden afectar el córtex adrenal y provocar concentraciones aumentadas de esteroides adrenales.

El test Elecsys cortisol emplea principio competitivo con un anticuerpo policlonal dirigido principalmente contra el cortisol.

Obtención y preparación de las muestras

Solo se ha analizado el tipo de muestras indicado a continuación. Suero y plasma, saliva y orina en 24 horas

Valores normales:

Suero o plasma:

Valores matutinos: 7-10 am 171-536nmol/L (6,2-19,4ug/dL)

Valores vespertinos: 4-8 pm 64-327nmol/L (2,3-11,9ug/dL)

Cortisol libre urinario:

100-379nmol/24h (36-137ug/24h)

Cortisol en la saliva:

Valores matutinos: 8-10 am < 19,1nmol/L (<0,69ug/dL)

Valores vespertinos: 2:30-3:30pm <11,9nmol/L (<0,43ug/dL)

Andrógenos suprarrenales

Las zonas fascicular y reticular de la corteza suprarrenal también producen andrógenos- androstenodiona. Dehidroepiandrosterona y sulfato de deshidropiandrosterona. Estos compuestos probablemente deben a su actividad androgénica a la conversión periférica en testosterona. En las mujeres. La corteza suprarrenal es una fuente importante de andrógenos .pero en los adultos esta fuente es insignificante en comparación con testosterona fabrica por los testículos.

Valoración de la funcion del eje hipotalámico-hipófisis-suprarrenal

La secreción de cortisol fluctúa ampliamente a lo largo del día y la magnitud plasmática aislada tiene poco valor en la práctica clínica. Hay un ritmo marcado. Las pruebas funcionales de la secreción de cortisol. Que suponen la estimulación de la corteza suprarrenal.

Aldosterona

La aldosterona se produce exclusivamente en la zona glomerular y está controlada principalmente por el sistema renina-angiotensina. La aldosterona es responsable de promover la reabsorción de ion sodio y la excreción de ion potasio en el riñón.

Los valores normales de análisis de aldosterona

Acostado: 2 a 16 ng/dL De pie: 5 a 41 ng/dL

En SUERO Y PLASMA: Sujeto erecto con dieta normosódica: 4 - 31 ng/dL Decúbito dorsal

En SUERO Y PLASMA:

Sujeto erecto con dieta normosódica: 4 - 31 ng/dL Decúbito dorsal con dieta normosódica: 16 ng/dL

En ORINA:

(111 - 858 pmmol/L) (< 443 pmol/L)

Dieta normosódica (consumo normal de sal): 6 - 25 µg/d

Dieta hiposódica (consumo bajo de sal): 17 - 44 µg/d Dieta hipersódica (consumo elevado de sal): 0 - 6 µg/d

(6 - 25 µg/d)

(17 - 44 µg/d)

(0 - 6 µg/d)

Hormonas reproductivas masculinas:

Anatomía funcional del aparato reproductor masculino

Los testículos se localizan fuera del cuerpo, revestidos por un saco muscular. El flujo sanguíneo está controlado por un plexo intrincado de flujo sanguíneo arterial y venoso que, junto con la contracción del músculo datos en el saco escrotal, regula la temperatura de los testículos a 2°C por debajo de la temperatura corporal central. Esta función importante es vital para no interrumpir la producción de espermatozoides. El cordón espermático, que también se encuentra en la vaina muscular, tiene la capacidad de contraer los testículos dentro del canal inguinal en caso de amenaza de lesión. La espermatogénesis ocurre en los túbulos seminíferos. Los espermatozoides se mueven de manera secuencial a través de los rete testis; los conductos eferentes de los testículos; la cabeza, el cuerpo y la cola del epidídimo; y al final, dentro de los vasos deferentes. Varios productos de la secreción de las vesículas seminales y de la próstata se mezclan con los espermatozoides para formar el producto final (semen), que se deposita en la pared vaginal posterior durante el coito. Las secreciones de la vesícula seminal son ricas en vitamina C y fructosa, lo que es importante para la preservación de la movilidad de los espermatozoides

Fisiología de los testículos

Espermatogénesis

Los espermatozoides se forman de células germinales a las que se les denomina espermatogenias. Éstas se someten amitosis y meiosis; al final, las células haploides se transforman para formar espermatozoides maduros. El espermatozoide maduro tiene cabeza, cuerpo y cola, con capacidad notable para nadar con el único objetivo de formar un cigoto con el óvulo haploide. Ciertas espermatogenias escalonan la división de modo que la producción de espermatozoides no se interrumpa y sea continua. Las células de Sertoli son células polifuncionales que contribuyen al desarrollo y la maduración de los espermatozoides. Hormonogénesis La testosterona, la hormona predominante secretada por los testículos, está controlada de manera primordial por dos hormonas hipófisis: la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH).Debido a que estas hormonas se describieron por primera vez en mujeres, se les menciona en referencia al ciclo menstrual. Ambas hormonas se producen por un solo grupo de células de la hipófisis a las que se les denomina gonadotropinas. La FSH actúa sobre todo en las células embrionarias germinales, y la LH en las células de Leyding que sintetizan testosterona.

Control hormonal de la función testicular

El hipotálamo, que se localiza en el cerebro, genera una hormona conocida como hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) de una forma pulsátil. La GnRH se libera dentro del sistema hipofisario portal que, a su vez, determina la producción de LH y FSH de la hipófisis. La alteración de la generación de pulso de la GnRH conduce a la producción inadecuada de LH y FSH, lo que ocasiona hipogonadismo. El primer paso, y limitante de la velocidad, de la esteroidogénesis testicular es la conversión de colesterol a pregnenolona. El colesterol se sintetiza en las células de Leyding, o el colesterol en sangre es atrapado por endocitosis. La LH se une al receptor de glucoproteína en la pared celular e induce la producción de AMP cíclica intracelular que, a su vez, activa la proteincinasa A, que cataliza la fosforilación proteica. Este último paso induce la síntesis de testosterona. La ruta de la esteroidogénesis testicular es similar a la de la corteza suprarrenal y comparten los mismos sistemas enzimáticos. La testosterona es la principal hormona andrógeno en la sangre. La mayor parte de la testosterona está ligada, sólo 2 a 3% se encuentra libre. Alrededor de 50% de la testosterona se une a la albúmina y cerca de 45% se enlaza a la globulina de unión a la hormona sexual (GUHS). La concentración de la proteína de unión determina la concentración total de testosterona, pero no los valores de testosterona libre durante la estimación de laboratorio. La testosterona y la inhibina son dos hormonas secretadas por los testículos que proporcionan control de retroalimentación para el hipotálamo y la

hipófisis. La concentración de testosterona fluctúa de una manera circadiana, que refleja los ritmos paralelos de los valores de LH y FSH. Se debe tomar en cuenta este factor en la interpretación de la concentración sanguínea de testosterona. El valor más elevado de testosterona se encuentra alrededor de las 8 a.m. y el más bajo alrededor de las 8 p.m.

de las 8 a.m. y el más bajo alrededor de las 8 p.m. SÍNTESIS, SECRECIÓN Y

SÍNTESIS, SECRECIÓN Y CIRCULACIÓN DE LA TESTOSTERONA

Las células intersticiales de Leydig del testículo son el sitio de síntesis principal de la testosterona, y la gonadotrofina hipofisaria LH, luteinizante, es el regulador específico de la producción de la testosterona. La LH suele ser llamada también

hormona estimulante de las células intersticiales (ICSH). La acción de la LH o ICSH, está mediada por la activación de la adenilciclasa y proteínas específicas reguladoras de nucleótidos de guanina (proteí-nas G), para la producción intracelular de AmpC. Además la acción de la LH, puede también involucrar activación de fosfolipasa

C e incremento de la producción de los segundos mensajeros, diacilglicerol (DAG) e inositol trifosfa to (IP3) a partir de fosfoinositoles de la membrana.

La testosterona producida por las células de Leydig, es la que pasa a la circulación. La concentración plasmática de testosterona en el adulto normal es de 300 a 1000 ng/dl. Antes de la pubertad la concentración es menor a 20 ng/dl. El contenido de testosterona en el testículo humano es de aproximadamente 300 ng/g de tejido. En el hombre adulto el testículo produce entre 2.5 y 11 mg/día de testosterona. En la mujer los ovarios y las suprarrenales producen aproximadamente 0.25 mg/día

de testosterona.

La LH y la FSH tienen también efectos tróficos de estímulo al crecimiento testicular, en el que también interviene la hormona de crecimiento. La testosterona a través de un mecanismo de retroalimentación negativa inhibe la secreción de gonadotrofinas aunque este mecanismo no ha sido completamente dilucidado. De todos modos es evidente que disminuye la liberación del factor de liberación gonadotrófico. Las células de Sértoli secretan una serie de proteínas, algunas de las cuales entran en la luz del túbulo seminífero y son importantes para la espermatogénesis, mientras que oras son segregadas hacia la capa basal de las células y entran en la circulación sistémica. Así las células de Sértoli segregan la mencionada ABP, transferrina y un agente de tipo hormonal llamado inhibina. Esta proteína fue aislada de extractos testiculares y también en el líquido folicular, tiene un PM de 20.000 y su función principal es inhibir también la secreción de gonadotrofina FSH. Su rol en el mecanismo de retroalimentación negativo no es bien conocido. La administración parenteral de testosterona y de andrógenos anabólicos, sobre todo si estos últimos son usados indiscriminadamente o por períodos prolongados de tiempo, inducen la supresión por retroalimentación negativa de la secreción de LH. También en dosis altas suprimen la secreción de FSH, lo que lleva en el mediano o largo plazo a la atrofia o hipotrofia del tejido intersticial y la anulación o marcada disminución de la producción endócrina de testosterona.

ACCIONES FISIOFARMACOLÓGICAS

1. Acciones sexuales: La testosterona es necesaria para el normal desarrollo de los genitales externos. Ello incluso durante el primer trimestre de la vida fetal. Si la síntesis fetal de andrógenos es insuficiente, por un error enzimático congénito o por defectos del receptor, el fenotipo genital puede ser femenino o ambiguo. Son los llamados pseudohermafroditas, los verdaderos hermafroditas tienen ovario y testículo. En la época prepuberal hay una secreción mínima de testosterona. A través de mecanismos no bien dilucidados, las secreciones de LH y FSH aumentan progresivamente en la pubertad. El tamaño testicular se incrementa también por acción de la hormona de crecimiento, el nú- mero de células de Leydig aumenta y la concentración plasmática de testosterona

incrementa progresivamente

también

dando lugar a la maduración sexual. Resumidamente la testosterona produce los siguientes efectos sobre los órganos sexuales primarios:

se

-Promueve el crecimiento del escroto, pene y glándulas secretorias sexuales. -Aumenta el peso y crecimiento testicular. -Estimula la espermatogénesis en los túbulos seminíferos. -La maduración de la espermátide es andrógenos sensible. -La testosterona completa las características del semen y estimula la constitución definitiva en su paso por el epidídimo y los conductos deferentes. -La testosterona incrementa la libido. Además la testosterona produce los siguientes efectos sobre las características

sexuales secundarias:

-Incremento de la masa muscular (acción anabólica) -Proliferación de las glándulas sebáceas. La aparición de acné puede relacionarse con este efecto. -Engrosamiento de la piel. -Hipertrofia de la laringe y producción de una voz grave permanente.

de la laringe y producción de una voz grave permanente. Cómo se controla la producción de

Cómo se controla la producción de hormonas sexuales?

La síntesis de las hormonas sexuales está controlada por la hipófisis, una pequeña glándula

que se encuentra en la base del cerebro. Esta glándula fabrica, entre otras sustancias, las

gonadotropinas, que son las hormonas estimulantes del testículo en el hombre y del ovario

en la mujer. Al llegar la pubertad se produce un incremento en la síntesis y liberación de

gonadotropinas hipofisarias. Estas llegan al testículo o al ovario donde estimulan la

producción de las hormonas sexuales que, a su vez, dan lugar a los cambios propios de la

pubertad. En la mujer la secreción de gonadotropinas es cíclica, lo que da lugar a la

secreción

también

cíclica

de

estrógenos

y

progesterona

y

a

los

ciclos

menstruales

femeninos.

Por otro lado tanto estrógenos como andrógenos ejercen el llamado efecto de retroacción

negativa, es decir, que estas hormonas son capaces de frenar la producción de

gonadotropinas hipofisarias, regulando también ellas mismas la secreción hipofisaria.

Valores normales de las hormonas masculinas:

Hormona foliculoestimulante (FSH) 1,0 - 12,0 mUI/mL (1,0 - 12,0 UI/L) Muestra: Suero, Plasma Hormona luteinizante (LH) 2,0 - 12,0 mUI/mL (2,0 - 12,0 U/L) Muestra: Suero, Plasma Estradiol ; 20 pg/mL (74 pmol/L) Muestra: Suero, Plasma Progesterona: 1,0 ng/mL (< 3,18 nmol/L) Muestra: Suero, Plasma Prolactina: Varón: 2,5 - 17 ng/mL (53 - 360 mUI/L) muestra; suero

Testosterona TOTAL Varones: 270 - 1.070 ng/dL Testosterona LIBRE - Varones: 90 - 300 pg/mL Muestra: Suero

(9,36 - 37,10 nmol/L) (312 - 1.041 pmol/L)

Hormonas reproductivas femeninas:

OVARIO Los ovarios son órganos pares y, al igual que las gónadas masculinas, realizan funciones duales: la producción del gameto femenino (el óvulo) y la elaboración de esteroides ováricos. A diferencia de las células reproductivas primordiales masculinas, las femeninas producen (en la mayor parte de los ciclos) un gameto solitario. Los procesos ováricos están orquestados de manera cuidadosa con los ciclos menstruales mediante una interacción compleja de hormonas entre los ovarios, la hipófisis y el hipotálamo que prepara el útero para la implantación del embrión. En la ausencia de dicho proceso, la cubierta uterina se desprende, lo que produce la menstruación. La duración del ciclo menstrual es el tiempo entre dos ciclos consecutivos establecidos. La duración típica es de alrededor de 28 días ( ± 3 días). El flujo mensual promedio es de entre dos y cuatro días.

Anatomía funcional del ovario

Los ovarios son estructuras ovoides (de cerca de 5 cm de longitud) situados en la fosa pélvica. Se encuentran suspendidos por el ligamento ancho del ovario y en relación estrecha con la posición de la terminación fimbrial de las trompas de Falopio, que están conectadas a la cavidad uterina. Los ovarios contienen alrededor de 2 a 4 millones de folículos primordiales. En cada ciclo, se reúnen unos cuantos folículos primordiales para su maduración progresiva. La mayor parte de los folículos se atrofian, con excepción de un solo folículo (folículo de De Graaf) que al final libera un óvulo maduro. El folículo de De

Graaf tiene una capa interna, la teca interna; una capa externa, la teca externa; y una cavidad central que contiene líquido proveniente del plasma. La capa secretoria del folículo es la capa granulosa. El óvulo desarrollado está adherido en el interior de la cavidad del folículo de De Graaf por células granulosas denominadas células cúmulo. En una secuencia coreografiada de manera precisa de la estimulación ovárica por hormonas estimulantes del folículo y hormonas luteinizante, los ovarios producen las hormonas esteroides principales: la progesterona y el estrógeno. Cuando se expulsa el óvulo, el folículo de De Graaf experimenta un cambio morfológico al cuerpo lúteo, con hipertrofia de las células de la teca y granulosas. A este proceso se le denomina luteinización. El cuerpo lúteo, un sustrato para la producción continua de progesterona y estrógeno, es rico en colesterol y mantiene el endometrio para una concepción anticipada. Si no se presenta la concepción o implantación, el endometrio se desprende y el cuerpo lúteo se atrofia a folículo atrético

Producción hormonal por los ovarios

Al igual que en las glándulas suprarrenales y los testículos, la ruta esteroidogénica y las enzimas sintéticas también se observan en los ovarios. El colesterol se sintetiza, sea a partir de acetato o se transporta de manera activa de la partícula lipoproteína de baja densidad (LDL) en la sangre.

Estrógeno Los estrógenos sintetizados de forma natural son compuestos de carbono 18. El principal estrógeno producido en el ovario es el estradiol. La estrona y el estriol son, en su mayor parte, metabolitos de conversión intraovárica y extraglandular. En mujeres, los estrógenos promueven el desarrollo de las características sexuales secundarias. El desarrollo de senos, uterino y vaginal se debe a los efectos del estrógeno, en particular el desarrollo glandular y de los vasos sanguíneos. La falta de estrógenos que ocurre de manera natural con el comienzo de la menopausia conduce a cambios atrofíeos en estos órganos. Además, los estrógenos afectan la piel, los músculos lisos vasculares, las células óseas y el sistema nervioso central (cognición). El estrógeno es responsable de los cambios en la fase folicular en el útero. La deficiencia de estrógenos origina un desarrollo irregular e incompleto del endometrio.

Progesterona La progesterona es un compuesto de carbono 21 de la familia de los esteroides, que se produce por el cuerpo lúteo. La progesterona induce la actividad secretora de las glándulas endometriales que son inducidas por el estrógeno, lo que prepara al endometrio para la implantación embrionaria. Otros efectos incluyen el espesamiento del moco cervical, la reducción de las contracciones uterinas y el efecto termogénico. La elevación de la temperatura basal del cuerpo que sucede después de la ovulación se debe a la progesterona. En la práctica clínica, a este efecto se le utiliza como “modelo de hormona

luteinizante” que se presenta de manera natural para indicar la ocurrencia de la ovulación. La progesterona es la hormona dominante responsable de la fase lútea en el ciclo. La deficiencia de la progesterona ocasiona falla en la implantación del embrión.

Andrógenos

Los ovarios producen andrógenos, que son compuestos de carbono 19 (androstenodiona, dehidroandrostenediona, testosterona y dihidrotestosterona). En mujeres, la producción excesiva de andrógenos ováricos conduce al crecimiento excesivo de vello (hirsutismo), pérdida de las características femeninas (desfemenización) y, en casos graves, francas características sexuales secundarias masculinas (masculinización, o virilización).diferencia de los estrógenos, que no se producen en los ovarios después de la menopausia, la síntesis de andrógenos continúa de manera adecuada en la edad avanzada. Las inhibina A y B, que se producen por los ovarios, son hormonas que inhiben la producción de FSH.La activina es una hormona que aumenta la secreción de la FSH e induce esteroidogénesis. La foliculostatina, la relaxina, la proteína reguladora del folículo, el factor de maduración oocito y la sustancia inductora de la meiosis son hormonas que al parecer son importantes, aunque todavía no se caracterizan con claridad sus funciones.

Ciclo menstrual

Consta de dos fases de fenómenos paralelos que ocurren en los sitios ováricos y endometriales. La primera es la fase folicular (ovario) o proliferativa (útero); la segunda es la fase lútea (ovario) o secretora (útero).

F ase folicular

Los estrógenos secretados por el folículo en desarrollo aumentan el grosor del endometrio por estimulación de las células epiteliales, crecimiento de los vasos sanguíneos y desarrollo de las glándulas endometriales. La capacidad secretoria intensa de las glándulas uterinas proporciona una secreción que ayuda a la implantación del embrión.

F ase lútea

Fase que sigue a la folicular, inmediatamente después de la extrusión del óvulo y la luteinización subsiguiente del folículo de De Graaf para formar el cuerpo lúteo. Éste mantiene la secreción de la progesterona y ayuda en la implantación del embrión. Después de 14 días, el endometrio uterino es expulsado para que comience el próximo ciclo. La duración típica del sangrado es de 3 a 5 días, con pérdida de sangre de alrededor de 50 ml.

Control hormonal de la ovulación

El control central de la secreción de la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LFI) reside en el generador de la pulsación de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) del núcleo arqueado y del núcleo preóptico medial del hipotálamo. Existen repuestas de retroalimentación positiva y negativa entre los estrógenos, la progesterona y la producción de LH y FSH. Debido a la falta de estrógenos después de la menopausia, se elevan los valores de FSH y LH. El torrente a medio ciclo en la producción de la LH desemboca en el fenómeno culminante de la ovulación. Las concentraciones de FSH son elevadas al comienzo de la fase folicular y disminuyen después de la ovulación. Cualquier daño en el hipotálamo o estrés (psicosocial o físico) conduce a anovulación y amenorrea.

(psicosocial o físico) conduce a anovulación y amenorrea. Anormalidades del ciclo menstrual El ciclo menstrual

Anormalidades del ciclo menstrual

El ciclo menstrual promedio tiene una duración de 28 días, con un rango de 25 a 35 días al que se le considera normal. La edad promedio en que ocurre la menopausia es

entre los 45 y 55 años. La amenorrea se refiere a la ausencia de menstruaciones. Cuando una mujer nunca ha menstruado, se le denomina amenorrea primaría. Cuando una mujer con cuando menos un ciclo menstrual tiene cese posterior durante un período mínimo de 3 a 6 meses, se le denomina amenorrea secundaría. En el cuadro 19-1 se muestra la frecuencia de los sitios etiológicos de la amenorrea. En la figura 19-1 se ilustra un método diagnóstico de amenorrea secundaria. La oligomenorrea se refiere al sangrado menstrual poco frecuente o irregular, con duración excesiva del ciclo de 35 a 40 días. El sangrado excesivo uterino durante siete días es disfuncional y se le denomina menorragia. En una paciente con infertilidad, el diagnóstico de fase lútea inadecuada se establece cuando dicha fase es menor a 10 días o cuando en la biopsia endometrial se observa que la progresión de los cambios endometriales está retrasada en la preparación para la implantación. Los principios subyacentes en la evaluación de los trastornos de las funciones menstruales normales son los mismos que para la disfunción ovárica o hipofisaria.

Productoras

Las hormonas son producidas por las glándulas endocrinas. Las glándulas reproductoras o gónadas son las que intervienen en las diferencias de los sexos masculino y femenino: el testículo en el hombre y el ovario en la mujer.

Los ovarios se encuentran situados a cada lado del útero, dentro de la pelvis, y representan la principal fuente de estrógenos y progesterona. Se trata de dos cuerpos con forma de almendra, de unos 3,5 centímetros de longitud. Cada ovario contiene dos clases diferentes de estructura glandular:

los folículos de Graaf, que secretan estrógeno,

el cuerpo lúteo, que secreta progesterona y algo de estrógeno.

Pero hay otras glándulas que tienen que ver con el hecho de ser mujer y cumplir con funciones femeninas. El hipotálamo produce, entre otras:

la hormona liberadora de gonadotropina, que estimula la liberación de la hormona luteinizante (LH) y foliculoestimulante (FSH) de la hipófisis,

las hormonas liberadoras e inhibidoras de la prolactina.

La hipófisis produce, entre otras:

la oxitocina, que estimula las contracciones del útero en el momento del parto y la expulsión de la leche en las mamas,

la prolactina, que estimula el crecimiento de las mamas y la producción de leche materna durante el embarazo y mantiene la lactancia luego del parto,

la hormona luteinizante y folículo-estimulante, que modulan la función ovárica.

Esta hormona produce sensación de alivio y seguridad.

Valores normales

Menstruando

Fase folicular: 3,0 - 20,0 mUI/mL

Fase ovulatoria: 9,0 - 26,0 mUI/mL

(3,0 - 20,0 UI/L) (9,0 - 26,0 UI/L)

Fase luteínica: 1,0 - 12,0 mUI/mL Posmenopáusica

18,0 - 153,0 mUI/mL

Muestra: Suero, Plasma Hormona luteinizante (LH) Menstruante:

Fase folicular: 2,0 - 15,0 mUI/mL

(1,0 - 12,0 UI/L)

(18,0 - 153,0 UI/L)

(2,0 - 15,0 U/L) (22,0 - 105,0 U/L) (0,6 - 19,0 U/L)

Fase ovular: 22,0 - 105,0 mUI/mL

Fase luteínica: 0,6 - 19,0 mUI/mL

Postmenopáusica:

16,0 - 64,0 mUI/mL

Estradiol Que menstrúa:

(16,0 - 64,0 U/L) Muestra: Suero, Plasma

Fase folicular: 20 - 145 pg/mL

Pico mesocíclico: 112 - 443 pg/mL

(74 - 532 pmol/L)

(411 - 1626 pmol/L)

Fase luteínica: 20 - 241 pg/mL Posmenopáusica:

59 pg/mL

Estrona Que menstrúa:

Fase folicular: 50 pg/mL

Fase luteínica: 200 pg/mL Posmenopáusica:

3 - 32 pg/mL Progesterona Fase folicular:

Fase mesoluteínica: 3 - 20 ng/mL Prolactina

Mujer: 1,9 - 25 ng/mL Testosterona TOTAL Mujeres: 6 - 86 ng/dL LIBRE Mujeres: 3 - 19 pg/mL

(74 - 885 pmol/L)

(217 pmol/L) Muestra: Suero, Plasma

(< 555 pmol/L) (< 740 pmol/L)

(11 - 118 pmol/L) Muestra: Suero, Plasma

01 ng/mL

(< 3,8 mmol/L)

(9,54 - 63,6 mmol/L) Muestra: Suero, Plasma

(40 - 530 mUI/L) Muestra: Suero

(0,21 - 2,98 mmol/L)

(10,4 - 65,9 pmol/L) Muestra: Suero