Sie sind auf Seite 1von 209

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

“La Filosofía implica una movilidad li-

bre en el pensamiento, es un acto creador que

disuelve las ideologías” – Martín Heidegger

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

ÍÍnnddiiccee

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

Presentación

7

Unidad I. Introducción a la Filosofía

9

I. 1. Naturaleza de la Filosofía

9

I. 2. Origen histórico de la Filosofía

12

I. 3. Objeto de estudio

13

I. 4. División de la Filosofía

14

I. 5. Ciencia y Filosofía

15

I. 6. Utilidad de la Filosofía

17

I. 7. Filosofía y educación

18

Unidad II. La Filosofía en la historia

23

II.

1. Los presocráticos

24

II.

2. Sócrates y los so stas

27

II.

3.

Platón

31

II.

4. Aristóteles

35

II.

5. San Agustín de Hipona

40

II.

6. La cristiandad medieval

44

II.

7.

Santo omás de Aquino

46

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II.8. El Renacimiento. Constitución de la nueva ciencia

53

II.

9. René Descartes: Inicio del Racionalismo

55

II.

II.

10. 11. La La crítica Ilustración del Empirismo

 

60 62

II.

12. Immanuel Kant

 

65

II.

13.- Hegel y el Idealismo Absoluto

 

68

II.

14. Karl Marx: La Antropología y el trabajo

71

II.

15. Reacción antirracionalista

 

75

II.

16. Nietzsche. El hombre y el superhombre

80

II.

17. La Fenomenología

 

84

II.

18.- Max Scheler

 

89

II.

II.

20. 19. El Sigmund Existencialismo Freud

 

92 90

II.

21. Corrientes contemporáneas

 

103

Unidad III. El conocimiento humano

 

109

III.

1. Principales posturas losó cas sobre el

conocimiento

109

III.

2. ¿Qué es conocer?

 

112

III.

3. Potencias o facultades humanas en orden al

cIIoIn.o4c.iCmoiennotcoim i.e

n

t.o

,

v.e r.d

a

d y r.e.a l.i.d

a

d

111153

III.

5. Límites del conocimiento humano

115

Unidad IV. El hombre

 

117

IV.

1. Distintas concepciones losó cas sobre

el hombre

118

IV.2.- El hombre, persona humana

 

125

IV. 3. Propiedades de la persona humana

127

IIVV 54

LEal chuolmtubrareh, uumn asnera.s.o c

i.a.l

112381

4

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Índice

Unidad V. El comportamiento humano

135

V.

1. El bien moral

136

V.

2. El mal

137

V.

3. El n, felicidad

137

V.

4. La Ley

139

V.

5. La conciencia

141

V.

6. Virtudes y vicios

142

Unidad VI. Epistemología

145

VI.

1. Naturaleza, objetivos y método de las ciencias146

VI.

2. ipos de ciencia

148

Unidad VII. Lógica

151

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

VII.

1. 2. Lógica Lógica de de los las proposiciones conceptos o juicios

155 152

VII.

Clases de proposiciones

156

VII.

3. Lógica del raciocinio

157

VII.

4. Análisis del raciocinio. El silogismo

159

VII.

5. La inducción

160

VII.

6.- Los so smas

160

VII.

7.- Falacias

161

Unidad VIII. 1. VIII. La belleza Estética

164 163

IX.

Lecturas complementarias

169

IX.

1. El naturalismo y su in uencia, el Émile”

(capítulo I)

169

IX.

2. Borges y la losofía grieg.a

178

IX.

3. La posibilidad de ejercicio del poder según las po-

tencias humanas

192

Bibliografía

205

5

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

PPrreesseennttaacciióónn

«odo lo que es importante ya ha sido pensado. Se trata de volver a pensarlo nuevamente»

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

(Johann Wolfgang von Goethe).

La a rmación del escritor alemán que da inicio a la presente obra nos centra en su objetivo principal: intro- ducirnos en la cuestión losó ca para plantearnos aque-

llo que hacemos a diario de una manera “coloquial” pero

desde Con una perspectiva estas lecciones más se profunda. pretende que el lector en-

cuentre de una manera sencilla una primera aproxima-

ción a las realidades importantes planteadas por el saber

losó co respecto al hombre, al mundo y a la causa pri-

mera. Estas cuestiones merecen una respuesta satisfacto-

ria para encontrar el verdadero signi cado de la existencia

del hombre en el mundo.

Uno de los problemas de nuestra época es la falta de interés en la verdad de la realidad. George Orwell en su

7

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

obra de 1949, tan nombrada en la actualidad en todo el mundo pero muy poco leída, 1984, señala que «las pala- bras fundamentales como justicia, libertad, verdad, amor

pueden en una nebulosa, ser eliminadas reduciendo o su signi a los cado hombres se puede a la evaporar esclavi-

tud» (Orwell, 2007: 175). Sabemos que todo ser humano está en diálogo per- manente con la realidad y con los demás hombres, por lo que el pensamiento losó co tiene a su vez una dimen- sión de utilidad que lleva a la libertad en última instancia. En el desarrollo de esta obra haremos una revisión

a las cuestiones fundamentales de la Filosofía, comen-

qué zando consiste por su este misma saber naturaleza tan antiguo para y unido poner en a la claro cultura en

humana. En las siguientes unidades haremos un repaso al desarrollo de este saber en la historia, lo que nos dará las herramientas para alcanzar una mayor comprensión

y poder hacer una crítica constructiva del pensamiento

losó co. En este estadio estaremos en condiciones de afrontar propiamente las cuestiones metafísicas, gnoseo- lógicas, estéticas, etcétera, que desarrollaremos en el resto

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

del texPtood. emos decir que el famoso “atrévete a saber”

(sapere aude) de Immanuel Kant, a pesar de que no se

presente en el mismo contexto y sentido, puede ser un

adagio que nos sirva como estímulo para el desarrollo de

la lectura comprensiva. Estas breves líneas buscan ser una

ayuda para los lectores y para ello se presentan de manera

sencilla sin ningún afán de erudición.

8

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

UUnniiddaadd II

IInnttrroodduucccciióónn aa llaa FFiilloossooffííaa

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 11 NNaattuurraalleezzaa ddee llaa FFiilloossooffííaa

«odos los hombres desean, por naturaleza, conocer». Estas palabras de Aristóteles expresan lo característico en el ser humano: el deseo de saber; y en

eso estriba también la diferencia que mani esta respecto

a los demás seres de la naturaleza. El punto central que

de niría la esencia humana sería la capacidad racional,

como veremos más adelante en la unidad dedicada a la

Antropología.

Lo existente no tiene el “ser” como propio sino par-

ticipado, y ahí radica su mortalidad, pero entre lo existen-

te el hombre ocupa el escalón más alto en comparación

a los seres inertes y a los no racionales, teniendo la ca-

pacidad de conocer y hacerse cargo de la realidad que lo

circunda. Este conocer implica la sabiduría y, por tanto,

la potencia de crear cultura.

Existen distintos tipos de saber: vulgar, cientí co y losó co. Entendemos por conocimiento vulgar a aquél

9

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

que se alcanza por los sentidos o la experiencia sin nece- sidad de una investigación, es decir, sin explicitar la causa de lo conocido. A pesar de que la denominación pareciera

despectiva, más, gracias no a este encierra conocimiento en sí una connotación podemos comunicarnos de valor; es y abrirnos a la vida, entrar en diálogo con la realidad. El conocimiento cientí co es una explicación racio- nal de los fenómenos, señalando la causa inmediata o la ley natural a la que obedecen. La diferencia respecto al conocimiento vulgar es la formación de saberes organiza- dos con una estructura racional ordenada y que responde a ciertos parámetros o cánones que lo determinan como

“cientí El co”. saber losó co es más profundo que los dos an-

teriores, ya que busca el conocimiento y explicación de las causas “últimas” de la realidad sin detenerse en lo in- mediato. Por ejemplo: el labrador sabe por experiencia que tal tierra es buena para el cultivo de hortalizas, y el cientí co sabe por qué es buena pues la analiza en el la-

boratorio, valora sus nutrientes y composición; mientras que el lósofo sepregunta por qué con amos en las leyes

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

criieennctíi acpaas.rt¿iScounlarsepgaurraasaepliincavrarsiuabslrees?s;u¿lteasdvoásliddea lma aenxperea-

universal?

El conocimiento losó co es diferente pero com-

plementario y permite alcanzar respuestas trascendentales

para la vida del hombre. La pregunta es fundamental y,

como aseguraba Sócrates, en algunos casos más impor-

tante que la respuesta.

Intentemos una de nición de Filosofía: si nos ate-

ngreimegoos alelai etimología, el término “Filosofía” proviene del

, lein — los

que signi ca “amar”— y sofos,

10

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

“sabiduría”. Esta palabra se la debemos al lósofo preso- crático Pitágoras (siglo VII a. C.) que aparentemente fue el primero en utilizarla en una situación anecdótica don-

de un le “ interrogaron lósofo”, según sobre nos su relata ocupación Diógenes y respondió Laercio. que era Una de nición propiamente dicha sería que la Filo- sofía es “el conocimien- to de todas las cosas por sus causas últimas, ad- quirido mediante la ra- zón”. En estas palabras se deja en claro que la

Filosofía entendemos es “ciencia” que la mis- si ma es “conocimiento cierto por causas”. Aquí

ya encontramos una di- ferencia de la ciencia - losó ca respecto a las ciencias particulares ya que estas

últimas buscan las causas próximas e inmediatas mientras que la Filosofía busca las causas remotas, más elevadas o

que la Filosofía busca las causas remotas, más elevadas o Diógenes - Jean Léon Gérome -

Diógenes - Jean Léon Gérome - 1860

úcoltnimcluasimdoeslqaus ecosesatsr.atAaldoecluapcaiersnecidaemláass ecxacueslasas.últimas

Otro elemento de la de nición es que el conoci-

miento se adquiere mediante la razón, distinguiendo por

tanto de aquellos alcanzados mediante la fe como es el

caso de la teología.

Un último ítem respecto a la naturaleza de la Filo-

sofía nos lleva a aclarar que también se trata de un modo

de vida, una cierta manera de entenderla y vivirla. Esto

snuiopoMneilluánn-ePsfuueellrezsosgerñaatlia ecnanstue.oEblra

Fluónsdoafomeesnptaoñs doel AFinlotoso--

11

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

fía que «sólo, pues, tras haber losofado, y no de cualquier modo, sino de una manera insistente y tenaz, puede llegar- se a la posesión de una idea auténtica, realmente vivida, de

lo que es la Filosofía» (Millán-Puelles, 2009: 9).

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 22 OOrriiggeenn hhiissttóórriiccoo ddee llaa FFiilloossooffííaa

La Filosofía surgió en Grecia, el primer pueblo que intentó explicarse racionalmente los fenómenos de la na- turaleza. Algunos autores intentan ver en otras civilizacio- nes anteriores un saber de tipo losó coc,osa que incluso

eAsrttuhvuor eSnchaoupgeenehnaulaermcoondeurnnaidtaedndceonncipaeansraedscoarteasrceolmsao- ber de aquellas civilizaciones, pero en realidad los pueblos fenicios, babilonios, egipcios, etcétera, poseían conoci- mientos que se presentaban unidos a fábulas y mitos (es importante ver qué se entendía por “mito” en aquellas civilizaciones ya que en la losofía griega encontramos también este tipo de recurso literario como en el caso de Platón). ambién es conocido que estos tipos de conoci-

mseciernettoospeorranhegcuhaicrderaodso,sjeefnesdyicahdaisvcinivoisli.zaciones como un

Existen varios ejemplos de mitos que buscaban

explicar la realidad como aquellos referidos a Tor, Odín,

Frey y Freya, Balder, etcétera; así como otros relatados

por Homero y Hesíodo que pronto fueron criticados por

los primeros lósofos, como por ejemplo en el pensador

Jenófanes cuando destacaba que «los seres humanos

se han creado dioses a su propia imagen»; o sea que se

trataría de un antropomor smo.

12

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

Entre los griegos surge el pensador, el lósofo, aqeul que con su razón aspira a explicar la realidad y comunicar sus ideas a los demás hombres. No se conformaba con

astros formas y poéticas la naturaleza o míticas sino que sobre anhelaba el srcen explicarlos de la tierra, racio- los nalmente. Así surgió en el mundo la actividad del lóso- fo. Para los griegos el losofar era la función humana más alta y noble.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 33 OObbjjeettoo ddee eessttuuddiioo

y cuálHesemsuossrcveisntoenenlalohsisíttoermias. aEnnteersitoerepsuqnutoé deselFimiloitsao-fía remos su objeto de estudio. En primer lugar vemos que la Filosofía, a diferencia de las ciencias particulares, no se interesa sólo por una parte del ser sino por “toda” la realidad, por “todo” el ser. La ciencia particular es parcial mientras que la Filosofía busca el conocimiento universal. Mientras el objeto de estudio de las ciencias particulares son las causas próxi-

mseraso,blsaesrvraazdoonyeseixnpmereidmiaetnatsaddoe; leals ocbojseatso, loloqsóu ecpoueesdtáe

constituido por las causas últimas, lo que no puede ser

observado mediante los sentidos de manera inmediata.

La Filosofía tiene un objeto propio o un modo de

acercarse a ese objeto que es “el ser en general”, es decir

que como toda ciencia posee un objeto formal y un ob-

jeto material. El objeto formal es el aspecto bajo el que

se estudia el objeto material, que a su vez es lo estudiado

por la ciencia en cuestión, “lo que” estudia una ciencia, y por lo tanto, el objeto material son todas las cosas y toda

13

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

la realidad mientras que el objeto formal será por sus úl- timas causas desde la razón.

II 44 DDiivviissiióónn ddee llaa FFiilloossooffííaa

La cuestión de la división de la Filosofía presenta una di cultad ya que varía según los autores. Por lo

tanto, señalo a continuación una división clásica bastante aceptada:

• Filosofía Real o Natural: estudio de las cosas na- turales. La Filosofía real se divide en Filosofía de

lcaluNyeatluarCaloeszma oyloMgíeata(feísstiucad.iaEanl luanpivreimrseorfausnedian-- mentalmente material) y la Psicología Racional (estudia el alma). En la Metafísica encontramos la Ontología (estudia al ser en cuanto ser), la Gnoseología (estudia el alcance del conocimien- to) y la eología Natural o eodicea (estudia la causa primera de la realidad).

• Filosofía Moral: estudio de la conducta huma-

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

ngua.nSoes taruattoarpersoipnicalmuyeennteladeFillaosÉotfiícaa,daeul nDqeureecahl-o

en cuanto estudio de la conducta humana según

la ley jurídica y la sociedad. ambién se la cono-

ce como Ética Especial y Filosofía Social.

• Filosofía Racional: estudio del conocimiento.

Incluye la Lógica, o sea el estudio del procedi-

miento intelectual en relación a la verdad.

• Existen otras divisiones de la Filosofía que dis-

tinguen la Antropología, la Estética, la Filoso- fía del Arte, la Filosofía de la Ciencia, etcéte-

14

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

ra; que si tenemos en cuenta el triple objeto de esta ciencia no es tarea difícil relacionarla con alguno de ellos: el hombre, el mundo y la causa

primera.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 55 CCiieenncciiaa yy FFiilloossooffííaa

En los apartados anteriores hemos señalado que la Filosofía es una “ciencia” en cuanto conocimiento cierto por causas, pero en el lenguaje coloquial generalmente entendemos por ciencia al saber experimental. Evidente-

malesnigtelod e b idcoonal edsetasarcroonllcoepdceiólna hcioslteocrtiiavahedme ocsulállegeasdloa naturaleza de la ciencia. En realidad existe una relación entre Filosofía y este saber experimental. En la concepción clásica de “ciencia” que se remonta a Aristóteles, ésta consistía en la búsqueda de las causas de aquello que es nuestro objeto de estudio. Este pensador destacaba en su Metafísica la existencia de cuatro causas principales: la causa material, la causa for-

mal, lYaacaeunsalaem coidenertneiydalad,capursinac ipnaallm. ente alrededor del

siglo por la in uencia del Mecanicismo y el Feno-

menismo esas causas se reducen a dos: la causa material

y la causa e ciente con el objeto formal de las ciencias de

alcanzar leyes y no causas. La perspectiva da un giro acer-

cándose a las matemáticas y el método empírico se con-

vierte en el bastión fundamental de la ciencia moderna.

En primer lugar es necesario destacar su distinción

ya que la ciencia experimental se ocupa de las leyes de la sucesión de los hechos en el tiempo y en el espacio en

15

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

orden a una posible transformación de los procesos natu- rales para mejorar la vida del ser humano, mientras que la Filosofía busca el signi cado último de la realidad, de

la verdad Podemos y del hombre decir que en “ciencia relación experimental” a su ser y n y último. Filoso-

fía comparten el objeto de estudio debido a la amplitud de la Filosofía, pero se distinguen en cuanto a la manera de afrontar esa realidad. En palabras del pensador de ori- gen austríaco Karl Popper (1902–1994) en su obra La lógica de la investigación cientí ca:

«Al menos existe un problema losó co por el que se interesan todos los hombres que re exionan: es el de la cosmología, el proble- ma de entender el mundo […]. Creo que toda ciencia es cosmología y, en mi caso, el único interés de la Filosofía, no menos que el de la ciencia, reside en los aportes que han hecho a aquella; en todo caso, tanto la Filosofía como la ciencia perderían todo su atractivo para mí si abandonasen tal empresa» (Popper, 1980:

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

16)

Es constatable el progreso de las ciencias experi-

mentales en la modernidad dando soluciones de índole

práctico a la vida del hombre, pero así y todo, no pueden

dar respuesta a todos sus interrogantes, principalmente a

aquellos más profundos que aquejan la conciencia.

No debemos hacer una contraposición radical en-

tre las diferentes ciencias como en muchos casos se quiso

proponer, ya que ambas aportan al hombre la verdad des- de sus correspondientes ámbitos, pudiendo entrar en diá-

16

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

logo. La contraposición de estos saberes hoy se presenta anacrónico en una época heredera de la posmodernidad y de su intento de eliminar dicotomías irreconciliables.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 66 UUttiilliiddaadd ddee llaa FFiilloossooffííaa

En general muchas personas hablan de “Filosofía” pero sin tener un conocimiento verdadero de qué se trata ni cuál es su naturaleza. Otra cuestión que muchos plan- tean es “¿para qué sirve la Filosofía?”. Incluso entre los - lósofos existe esta cuestión, en algunos casos para resaltar

sPuorvaeljiedmezpyloe,nelostruoizsopaArlaairneadliezaBroutntoancrsíetiñcaalódelsatrcuacrteinvcai.a de sentido del quehacer losó co teorético pero cayendo en muchas contradicciones para justi car su postura. Una respuesta que puede tener una doble interpre- tación es que este saber “nosirve para nada”. En cierto modo podemos decir que esta respuesta bien justi cada es correcta si entendemos que la Filosofía incluye una ac- titud contemplativa ante la realidad que es intrínseca al

cdoisntionctiomaielnctooneoscpiemcuielnattiovop.rEácsttiecotipqouedecoconnteosctiamaielnatporees-

gunta sobre “cómo se hace algo” y por lo tanto está con-

testando también a la pregunta “para qué sirve”.

La Filosofía es máximamente especulativa, y por

eso, si reservamos la palabra “útil” para el conocimiento

práctico, entonces vemos en qué sentido la Filosofía no es

útil, porque su misión no es hacer cosas sino contemplar

todas las cosas en sí mismas desde el punto de vista de sus

primeros principios y los últimos “por qué”. La Filosofía busca la verdad por la verdad misma y no por aquello que

17

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

podamos hacer con la verdad. En este sentido primero

diremos que la Filosofía no es útil ya que no se subordina

a una utilidad sino que está por encima de ella. Esta res-

puesta se como reviste algo negativo. un halago a pesar de que podría interpretar-

Desde otro punto de vista, también a rmamos que contemplar la verdad (Filosofía) sirve nada menos que para ser feliz; ese es el peculiar “servir para” de la Filoso- fía. Esta ciencia tiene una especie de presencia constante en toda nuestra cultura. Detrás de toda política, ética, ciencia, etcétera, encontramos Filosofía. Si pensamos en ejemplos históricos como la Revolución Francesa de 1789

Estado, y la división vemos de que los poderes su motor, en que el gobierno aparece político en primer de pla- un

no, son las ideas losó cas. Por lo tanto, decimos que la Filosofía sirve para fundamentar las ciencias particulares y que proporciona al hombre ideas básicas para orientar su vida y para satis- facer el noble y hondo deseo de alcanzar la verdad.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

II 77 FFiilloossooffííaa yy eedduuccaacciióónn

La ciencia losó ca tiene importancia primordial

respecto a la educación del ser humano. radicionalmente

se ha incluido esta ciencia en los planes de estudios de la

mayoría de las carreras universitarias e incluso en sus for-

maciones previas. Para que una persona alcance una for-

mación integral se le deben otorgar los medios su cientes

que cubran las diferentes áreas del saber. Es común que

en nuestra contemporaneidad se apunte principalmente

a los saberes útiles olvidándose o dejándose de lado las

18

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

cuestiones profundas que no solamente podrán brindar un medio de manutención sino también respuestas a las cuestiones humanas más fuertes. Olvidar a la Filosofía en

la presente educación de ciente de una y parcial. persona hace que esa formación se

Una rama de esta ciencia humana es la Filosofía de la Educación que trata de comprender o interpretar la educación en relación con la realidad, re exionando sobre su naturaleza, esencia y valores. Desde los primeros lósofos encontramos los pro- legómenos que pueden ayudar a desarrollar esta ciencia, ya sea en Sócrates, Platón, Aristóteles o omás de Aqui-

más no, aunque especí en co la con modernidad autores como encontramos Jean Jacques un desarrollo Rousseau,

John Dewey, Jean Piaget y Jacques Maritain entre otros. Por otro lado, la Filosofía de la Educación propondrá di- ferentes teorías en orden a la educación como el Positivis-

mo, el Pragmatismo, la Fenomenología, el Marxismo, el Vitalismo, etcétera; que pueden ayudar a la comprensión del hecho educativo. Esta obra no consiste en un tratado sobre Filosofía

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

dpearlaa eEsdtaucáarceiaónd,emcoánsoaclliámdieenqtuoe. Sseoalaumneinntsetrbuumsceontloaúrtei-l

exión sobre la necesidad de incluir esta ciencia humana

en la formación integral del ser humano como aquel que

busca conocer.

El hombre es el único ser potencialmente educable,

entendido en su etimología latina educere como guiar,

conducir, formar, sin entrar en este punto en el debate

de la nalidad de la educación. El hombre es simultá-

neseaemn efonrtme uanpasesirvbaisoilnóogiaccot,ivpas.íqEusitcáoinysesortcoiael,npeelrmo nunodloo

19

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

entendido como conjunto de lo físico y psíquico inclu- yendo la construcción cultural humana, provisto de una conciencia de sí mismo, de una concepción de la vida y

que, qué” gracias además a esto, de la alcanza posibilidad la explicación de enfocar de muchos a la realidad “por como un todo en el que se halla inmerso y donde se des- envuelve, es y actúa. Como vimos en la primera parte de este capítulo, la Filosofía es una concepción del mundo y de la vida que repercute sobre la conducta ya que en la comprensión del ser es común la experiencia del devenir del obrar. Esto sucede no sólo con la Filosofía de los “ lósofos profe-

sionales” mún, lo que sino denominamos también con la anteriormente “ losofía” del como hombre “saber co-

vulgar”. odos actuamos y vivimos de acuerdo a un modo de pensar la realidad, lo que lleva a asumirla de un modo determinado. La Filosofía y sus consecuencias no nos son indiferentes sino que “nos” implican, y nos llevan a asu- mirnos a nosotros mismos y a asumir una actitud deter-

minada frente al otro. Este saber es primordial para la vida de cualquier

pdeermsoannaepraorseislthemecáhtoicdaesseerdleodyictaanmabiléanfpoarmraaacqióunellooseqduue-

cación de otros. La Filosofía es una re exión totalizadora

ya que su objeto material de estudio es toda la realidad,

y de ahí deriva su importancia para la educación. Si ella

pretende formar al hombre en su integridad, ¿quién más

que la Filosofía puede darle una idea de esa integridad?

El educador no puede emprender su misión si antes

no se ha trazado por lo menos un esbozo del punto al

qfouremsaer.dLebaeFlilleogsaorf,íaesdedlechiormunbrae“siemráaguenno” ddeel lhoosmpiblraereas

20

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad I. Introducción a la Filosofía

que fundamente la acción educadora en cualquiera de sus ramas. Un educador siempre transmite un modo de pensar y, de manera directa o solapada, in uye en el suje-

to losó de aprendizaje. ca clara ya que, El educador quiera o deberá no, lo hacer estará una haciendo, opción

con la responsabilidad que ello implica. El vínculo de la Filosofía y la educación permite perfeccionar y mejorar la enseñanza 1 .

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

1 Propongo para la lectura, a modo de ejemplo de la relación entre Filo-

sofía y educación, un fragmento de mi esinaLa in uencia del Positivismo

y el Pragmatismo en la pedagogía contemporánea que anexo en la parte de

“Lecturas complementarias”.

21

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

UUnniiddaadd IIII

LLaa FFiilloossooffííaa eenn llaa hhiissttoorriiaa

El contenido para esta unidad tiene el objetivo de otorgar al lector una perspectiva espacial y temporal del desarrollo de la Filosofía en la historia que le permita

abordar las cuestiones de esta ciencia con mayor facilidad

y propiedad. A continuación se desarrollan de manera

breve algunas a rmaciones de los principales pensadores

o corrientes losó cas.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

s a j u r B l a i r o t i d E .

Fragmento “Escuela de Atenas” - Rafael Sanzio - 1509

23

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

IIII 11 LLooss pprreessooccrrááttiiccooss

El inicio del pensamiento losó co se remonta aproximadamente a los siglos y a. C. Los prime- ros pensadores de los que tenemos conocimiento son los llamados “presocráticos”. Su nombre se debe a su ubica- ción temporal previa al lósofo Sócrates con quien se da un giro considerable en la Filosofía. Entre ellos podemos destacar a Anaxímenes, Anaximandro, Anaxágoras, Em- pédocles, Leucipo, Demócrito y Pitágoras, entre otros; y tienen como característica común la búsqueda del srcen de la realidad en un principio identi cado con alguno de los elementos materiales. Por ello se los engloba dentro de un mismo grupo a pesar de sus diferencias. Su meta consistía en encontrar el principio o ele- mento constitutivo de la realidad. Procuraron un fondo estable en el mundo físico, en la realidad material cam- biante que nos rodea, un sustrato permanente al que to- das las sustancias se redujeran, algo ante lo que el cambio y la multiplicidad se convirtieran en apariencias. Así, a- les de Mileto lo encontró en el “agua”: elarjé (o arché) de

todas las cosas sería este elemento.

Anaximandro señaló que ese principio no debía

ser el agua sino una sustancia indeterminada, invisible y

amorfa de donde el agua y todos los elementos de la na-

turaleza proceden; y llamó a este principio apeiron, lo in-

determinado. Algunos ven una especie de evolución en su

propuesta. Aecio indicó re riéndose a Anaximandro que

«los primeros vivientes nacieron en lo húmedo, envueltos

en cortezas espinosas (escamas), que, al crecer, se fueron

trasladando a partes más secas y que, cuando se rompió la corteza circundante, vivieron, durante un corto tiempo,

24

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad II. La Filosofía en la historia

una vida distinta» (Aecio, 5, 19, 4, DK 12 a 30). Anaxímenes sostuvo que el principio común de lo múltiple es el “aire”. Respecto a esta cuestión encontra-

mos las palabras de Aristóteles en su Metafísica:

«La mayoría de los lósofos primitivos creyeron que los únicos principios de todas las cosas eran los de índole material; pues aquello de lo que constan todos los entes y es el primer srcen de su generación y el término de su corrupción, permaneciendo la sustancia pero cambiando en las afecciones, es, según ellos, el elemento y principio de los entes […]; pero, en cuanto al número y a la especie de tal principio, no todos dicen lo mismo, sino que ales, iniciador de tal losofía, a rma que es el agua […] y sin duda concibió esta opinión al ver que el alimento es siempre húmedo y que hasta el calor nace de la humedad y de ella vive […] y porque las semillas tienen siempre naturaleza húmeda, y por ser el agua, para las

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

(Aristóteles, cosas húmedas, Metafísica, principio I, 3, de 98 su 3 b naturaleza» 6-23).

Durante el siglo a. C. se continúa en esta bús-

queda con los lósofos llamados “pluralistas”, quienes no

admiten una sola sustancia como principio sino una plu-

ralidad de elementos materiales irreductibles entres sí, así

como también en la suposición de una fuerza cósmica

que explique el movimiento o cambio de las cosas.

25

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

Empédocles sostuvo la cosmología de los cuatro elementos —tierra, agua, fuego y aire— de cuya com- binación se forman todos los cuerpos. Junto a estos ele-

mcoenngtroesgaandmoisteiópaerlan“a.mDoerm” óyceriltoosdeiñoalócolameoxifsuteenrzcaisa qduee un número incalculable de partículas diminutas, indivisi- bles —los átomos— que se mueven eternamente. Existen otros ejemplos como el de Heráclito y Par- ménides, también considerados presocráticos pero que se distinguen por ser los lósofos “metafísicos” que señalan al “ser” como principio de la realidad. Heráclito indica que el ser está en constante movi- miento y cambio, comparándolo con el fuego. Panta rei Pant re , todo cambia. Existe un movimiento esencial en toda la realidad. Parménides encuentra al ser como estático con las siguientes características: no generado, incorruptible, eterno presente, inmutable, perfecto, completo, sin nece- sidad de nada. El ser que subyace a todas las cosas y cons- tituye su más profunda realidad es y será siempre igual. Las cosas pueden cambiar pero el ser siempre permane-

cerá invariable; es la fuerza activa común a toda realidad.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

nos lleva Podemos a un camino decir que concreto asumir en una la Filosofía de ambas donde posturas el

“ser” pasará a ser el punto central del debate. Algunos

pensadores se inclinarán por la estaticidad del ser y otros

por su constante movimiento o cambio. ambién encon-

traremos que de la armonía de las dos posturas existen

respuestas conciliadoras que tardaron en aparecer.

La posibilidad de conocer la verdad y su naturaleza;

y por lo tanto de desarrollar un pensamiento de carac-

terísticas que se asuma. cientí cas, dependerá incluso del pensamiento

26

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad II. La Filosofía en la historia

A pesar de incluir a ambos entre los presocráticos, la distancia en la abstracción es alta. No obstante, más allá de sus posturas distintas, todos los pensadores deno-

muninpardinocsi“ppioredsoeclraárteicaolisd”atdieenneneleemn ecnotmosúcnolma obúeslqaugeudaa, ldae tierra, el fuego o el aire o la combinación de estos. Existen diferencias entre ellos que son muy importantes pero que requieren un estudio en mayor profundidad de cada uno, cuestión que no compete a este escrito.

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

IIII 22 SSóóccrraatteess yy llooss ssoo ssttaass

Como señalamos anteriormente, los lósofos pre- vios a Sócrates son conocidos con el nombre de “preso- cráticos” quienes, en general, buscaron el srcen de la realidad en un principio material que se identi ca con alguno de los cuatro elementos. Con los So stas (sinóni- mo de sabio, representante de una ciencia o arte), princi- palmente Sócrates —a pesar de que él no se consideraba uno de ellos— se inicia una época que podría llamarse

“humanista” debido al interés por el hombre y por todo

lo que se re ere a él. El problema antropológico (referido

al hombre) pasa a ser el centro de especulación.

Este movimiento aparece en Grecia en el siglo a.

C. bajo la gura de enseñantes ambulantes que brinda-

ban sus conocimientos a los jóvenes a cambio de dinero

y que se conocían como “so stas”. Gozaron de gran éxi-

to social, eran buenos oradores, retóricos y pedagogos.

La palabra “so sta” deriva del términosofía, sabiduría. El

problema con los so stas era que tenían aspecto de sabios

que hablaban de cuestiones losó cas, pero en realidad

27

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

no hacían una cosa ni la otra. Es dura la crítica que realiza Aristóteles cuando señala que «la sofística es una sabidu- ría aparente, pero que no lo es, y el so sta, el que usa de la

sabiduría aparente, pero que no lo es» (Aubunque, 2008).

sabiduría aparente, pero que no lo es» (Aubunque, 2008). La muerte de Sócrates - Jacques Louis

La muerte de Sócrates - Jacques Louis David - 1787

Igualmente existe un cambio importante en la vi- sión respecto al hombre con la Sofística, ya que anterior-

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

dotes mente notables, el ideal de una hombre bella persona era el de y «bello buen guerrero de cuerpo por con el

de ciudadano perfecto, el sabio, el hombre que tiene nous

quien sabe qué hacer y decir» (Yarza, 1992: 71).

El problema está en que se detuvieron en el arte de

“decir bien”, en la Retórica, sin importar el contenido

de lo expresado, la verdad. Por eso, se les critica el hecho

de crear una falsa losofía. Entre ellos podemos señalar a

Protágoras y Gorgias.

ca eran Hasta el entonces mundo, el el centro todo y de su la principio. contemplación El hombre lo-

28

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad II. La Filosofía en la historia

aparecía sólo como parte de la totalidad y era explicado mediante el primer principio de modo naturalista. Su interés por él también se manifestaba por los principios

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

morales Con y reglas la Sofística de conducta el hombre que pasa enunciaban. a ocupar el primer

plano de la preocupación losó ca. Se tratan cuestiones de carácter ético, religioso y político, la educación de los hombres, la retórica, la lengua, etcétera. En este contexto ubicamos a nuestro pensador. Só- crates murió a los setenta años en el transcurso del año 399 a. C. sin dejarnos una sola página ya que nunca es- cribió nada. Sus ideas nos han llegado a través de otros -

lósofos pulo Platón. como Era Jenofonte hijo de pero una comadrona principalmente y de por un escultor; su discí-

y fue un hombre muy conocido que inquietó a toda Ate- nas superando la sofística con amplitud, buscando de nir lo que las cosas realmente son. En Sócrates se podrían destacar varias cuestiones como su propuesta ética donde el centro estará en el concepto de virtud, nous, que es la ciencia. El hombre malo lo es por ignorancia, es decir que quien no sigue el bien es porque no lo conoce; por esto al

hcroemarburneaseétleicpauinedteeleecntsueañliasrtala. virtud. Se le ha criticado el

Aquí nos detendremos en su famoso “Método”

donde el concepto de “hombre” y la prioridad del alma

tienen un papel importante. Sócrates pretendía llegar al

alma de sus discípulos a través de preguntas y respuestas

en una búsqueda común de la verdad. Partía del “no sa-

ber”, una ignorancia que dejaba en evidencia la arrogan-

cia de aquellos que ostentaban un conocimiento profun-

dAoqudíeelsa crerualciidaaldla, i“dieronntií a”c,addooncdoenelol spuson tostadsedlelesguadéaposecraá.

29

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Filosofía Primera

el “sólo sé que no sé nada”, reconociendo que la sabiduría humana es nada en comparación al saber divino. La ironía lleva a desenmascarar la aparente sabiduría,

yéutica”, es la parte el destructiva aspecto constructivo, de su método. el arte A que ella ayuda le sigue a sacar la “ma- a la luz las verdades del alma. Algunos pensadores proponen que detrás de este método se encuentra la convicción deri- vada de las antiguas creencias ór cas en la existenciaeduna especie de conciencia de conocimientos que se encuentra en el hombre y que, a través de ayudar a dar a luz, se hacen presentes. Platón, su discípulo, pone en boca de Sócrates las siguientes palabras en su obraeeteto:

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r

l

l

A

.

s

a

j

u

r

B

l

a

i

r

o

t

i

d

E

.

5

1

0

2

©

t

h

g

i

r

y

p

o

C

30

«Mi arte mayéutica tiene seguramente el mismo alcance que el de aquellas (las coma- dronas), aunque con una diferencia y es que se practica con los hombres y no con las mu- jeres, tendiendo además a provocar el parto en las almas y no en los cuerpos […]. A mí me ocurre con esto lo mismo que a las comadro- nas: no soy capaz de engendrar la sabiduría y

de ahí la acusación que me han hecho muchos

de que dedico mi tiempo a interrogar a los

demás sin que yo mismo me descubra en cosa

alguna, por carecer en absoluto de sabiduría,

acusación que resulta verdadera. Mas la cau-

sa indudable es ésta: la divinidad me obliga a

este menester con mi prójimo, pero a mí me

impide engendrar. Yo mismo, pues, no soy sa-

bio en nada, ni está en mi poder o en el de mi

alma eeteto, hacer 150 descubrimiento c). alguno» (Platón,

Olivera, Daniel Alejandro. Filosofía primera: obertura, Editorial Brujas, 2015. ProQuest Ebook Central,

http://ebookcentral.proquest.com/lib/biblioues21sp/detail.action?docID=4183302.

Unidad II. La Filosofía en la historia

.

d

e

rv

e

s

e

r

s

t

h

g

i

r