Sie sind auf Seite 1von 4

Biodiversidad en el suelo

El suelo es uno de los recursos más importantes del planeta. Sin embargo, ha sido
sistemáticamente infravalorado. En las últimas décadas lo hemos empobrecido, explotado,
sellado, erosionado y contaminado hasta límites insospechados. En la actualidad no existe
una legislación a nivel europeo que se centre en su protección, lo que ha facilitado que las
diversas actividades humanas no hayan conservado el suelo.
El suelo sano y fértil es uno de los hábitats más diversos de la tierra. Contiene una enorme
cantidad de organismos esenciales para los ciclos globales que hacen posible la vida. La
comunidad científica estima que al menos una cuarta parte de las especies del planeta viven
dentro del suelo. Juegan una función esencial en la producción de alimentos, en la lucha
contra la erosión, en la mitigación y adaptación al cambio climático y en la calidad de vida
de los seres humanos.
Por ello se habla de la biodiversidad del suelo lo cual se define generalmente como
la variabilidad de los organismos vivos presentes en este y los complejos ecológicos de los
que forman parte; esto incluye la diversidad dentro de las especies y los ecosistemas del
que forman parte. La amenaza que supone la disminución de la biodiversidad del suelo se
ha descrito como una reducción de las formas de vida que viven en los suelos (tanto en
términos de cantidad, variedad) y de funciones relacionadas.
Las perdidas deslindadas de la biodiversidad de los ecosistemas, consiste en la disminución
o desaparición de la diversidad biológica, la cual se refiere a los distintos niveles de
organización biológica-plantas, la variedad de seres vivos que habitan en el planeta,
animales, hongos, microorganismos y su respectiva variabilidad genética- además de los
patrones naturales presentados en los ecosistemas. Esto ocurre a causa de múltiples
variables como:

 Contaminación: el cual es el incremento en la presencia de sustancias químicas en el


ambiente como resultado de las actividades humanas que tiene graves
consecuencias para algunas de las especies.
 Sobrexplotación: es la extracción de individuos de una población a una tasa mayor a
la de su reproducción. Cuando esto ocurre la población disminuye de una manera
significativa. Esta ha sido la situación de muchas de las especies que se han
explotado por distintos motivos: peces, venados, cactos, orquídeas entre otros.
 Cambio climático: Durante los pasados 100 años se ha documentado el incremento
de la temperatura promedio de la atmósfera y de los océanos del planeta debido al
aumento en la concentración de gases de efecto invernadero (Bióxido de carbono,
metano, óxidos de nitrógeno, clorofluorocarbonos y vapor de agua) provocados por
la quema de combustibles fósiles y por la deforestación, esta es una combinación de
producción en exceso y una reducción en la capacidad para capturar la
contaminación.
 Perdida de hábitats: El deterioro de los hábitats es la principal causa de pérdida de
biodiversidad. Al modificar bosques, selvas, matorrales, pastizales, manglares,
lagunas, y arrecifes en campos agrícolas, ganaderos, granjas camaroneras, presas,
carreteras y zonas urbanas, estamos destruyendo el hábitat de una cantidad de
especies que necesitan de estos.

Los suelos son un reservorio de biodiversidad de importancia mundial. Contienen al menos


entre un cuarto y un tercio de todos los organismos vivos del planeta, aunque se sabe poco
sobre ellos, ya que solo se ha identificado una pequeña parte de los microorganismos del
suelo en comparación a la cantidad de plantas. En su forma más simple, la gran
biodiversidad del suelo se puede dividir en tres grandes grupos:

1. microbios y microfauna con anchuras corporales de menos de 100 micras


2. la mesofauna con anchuras corporales entre 100 micras y 2 milímetros, y
3. la macrofauna que mide más de 2 milímetros que 2 milímetros

La pérdida de la diversidad original de especies no se refiere únicamente a las plantas


superiores, sino también a los microbios del suelo, las micorrizas, los nematodos, las
termitas y todas las demás formas naturales de vida microscópica y macroscópica.

Por otro lado, el declive de la biodiversidad del suelo generalmente está relacionado con
algún otro deterioro en la calidad del suelo y en los niveles locales está claro que la
biodiversidad está en declive. Por ejemplo, el sellado del suelo (el recubrimiento
permanente del suelo con superficies duras, como carreteras y edificios) causa la muerte de
la biota del suelo cortando el agua y el carbono y las aportaciones de nutrientes. En otros
casos, la disminución de la biodiversidad del suelo puede vincularse con factores ya
mencionados anteriormente.

La naturaleza, tiende por medio de la biodiversidad de plantas, a cubrir siempre el suelo si


existen condiciones mínimas para su desarrollo. Ésta es una reacción natural propia de la
utilización de recursos, con el fin de reproducción y competencia por la subsistencia, y que
conduce a la producción de biomasa. Las plantas no sólo ocupan el suelo, sino que lo
desarrollan y mantienen a través del trabajo de sus raíces, de sus exudados y de la vida de
diferentes organismos que viven de ellos, gracias al aporte de materia orgánica que realizan
las propias plantas. Un suelo capaz de soportar una producción vegetal abundante es una
mezcla de sustancias inorgánicas procedentes del sustrato original, materia orgánica
producida por las plantas y una vida intensa que transforma la materia orgánica, poniendo a
disposición de las plantas una buena parte de los nutrientes que necesita, asociándose con
ellas para facilitar la toma de nutrientes, reduciendo la pérdida de éstos en el suelo y
creando condiciones para la aireación, penetración y retención del agua en el suelo.

Cuando se habla de biodiversidad del suelo nos referimos a una característica de


los ecosistemas naturales. La conversión de suelo virgen a suelo cultivo generalmente
provoca una gran pérdida de biodiversidad nativa. Esa pérdida es directa, ya que el modo
de cultivo está dirigido a promover la producción de un solo cultivo, o, como máximo, en
una secuencia específica de cultivos, a expensas de todos los organismos que no sirven
directamente a ese objetivo. Al mismo tiempo, la pérdida de biodiversidad puede derivar
indirectamente como una consecuencia involuntaria de la degradación del suelo y del
ecosistema, incluida la compactación, la erosión, la lixiviación de nutrientes, la quema de
residuos, la pérdida de materia orgánica no rellena, la fertilización excesiva, la salinización
y la contaminación por plaguicidas y por aguas residuales, acidificación o alcalinización, y
la invasión de especies exóticas.

Se entiende que la biodiversidad actúa como un (inca pie) para los ecosistemas,
garantizando que todas o la mayoría de las funciones ecológicas permanezcan a pesar de las
oscilaciones ambientales, y con ellas los servicios que proporcionan los ecosistemas y los
suelos.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Diversidad Biológica el 22 de mayo,


Ecologistas en Acción denuncia el grave proceso de deterioro que están sufriendo los
suelos, pese a ser un ecosistema vivo esencial para todas las especies, incluyendo los seres
humanos.

Para proteger el suelo, Ecologistas en Acción pide políticas dirigidas a un cambio paulatino
del modelo agrícola industrial a través del fomento de prácticas agroecológicas y del apoyo
a la ganadería extensiva. Con esta ICE busca que las administraciones competentes velen
por una adecuada gestión de los purines y residuos ganaderos, y que se establezca un tope
en el número de cabezas de ganado por provincia que se críe en explotaciones intensivas.
También propone medidas de control y restauración de suelos degradados debido a
actividades como la minería a cielo abierto, la prohibición de prácticas silvícolas, la
recuperación de suelos contaminados por parte de las empresas responsables y la incidencia
en una gestión sostenible del suelo para favorecer el secuestro de carbono y combatir el
cambio climático: aumento de la fertilidad y la biodiversidad, mantenimiento de la cubierta
vegetal o, eliminar uso de herbicidas, uso de compost y materia orgánica, etc. Asimismo, se
pide la representación de los colectivos ecologistas en las comisiones territoriales de medio
ambiente para conseguir la protección del suelo rústico.

Una política activa de protección del suelo es también una política de seguridad y
sostenibilidad. Por ello se incentiva a la ciudadanía a implicarse en la defensa del suelo.
Con motivo del Día Mundial de la Diversidad Biológica, la confederación ecologista
organiza en diversas localidades mesas de recogida de firmas, charlas, debates y
proyecciones de documentales sobre la importancia de tener unos suelos sanos.

Links

https://www.ecologistasenaccion.org/?p=34313
https://elblogverde.com/biodiversidad-de-los-suelos-en-peligro/

http://www.fao.org/resources/infographics/infographics-details/es/c/285729/

http://avalon.utadeo.edu.co/dependencias/publicaciones/tadeo_67/67065.pdf

http://www.mercadosdemedioambiente.com/actualidad/suelo-y-biodiversidad/