Sie sind auf Seite 1von 19

RESUMEN DE “Política”

de Aristóteles
Equipo Académico
1

RESUMEN DE “POLÍTICA”
de Aristóteles1

Datos biográficos

Aristóteles fue un filósofo griego nacido en el 384 a. c. y fallecido en el 322


a. c. Fue discípulo de Platón. Filipo de Macedonia le encargo la educación de su
hijo Alejandro Magno. Al concluir este encargo, con el ascenso al trono de
Alejandro, regresó a Atenas donde abrió una escuela de filosofía. Fue el primero
en hacer una clasificación de las ciencias y se lo tiene por creador de la metafísica
y de la lógica con la invención del silogismo2.

LIBRO 1

CAPÍTULO 1

CUALQUIER CIUDAD ES UNA COMUNIDAD, Y TODA COMUNIDAD


ESTÁ CONSTITUIDA CON MIRAS A ALGÚN BIEN. LA CIUDAD O COMUNIDAD
CÍVICA ES LA QUE TIENDE AL BIEN SUPERIOR. ES FALSO QUE SEA LO
MISMO GOBERNAR A UNOS POCOS, POR EJEMPLO EL PADRE DE FAMILIA,
QUE GOBERNAR UNA CIUDAD, QUE ES TAREA DEL POLÍTICO, QUE ES EN
PARTE GOBERNADO Y EN PARTE GOBERNANTE.

CAPÍTULO 2

El que es capaz de previsión con su inteligencia es un gobernante por


naturaleza y un jefe natural. En cambio, el que es capaz de realizar las cosas con
su cuerpo es súbdito y esclavo, también por naturaleza. Por eso, amo y esclavo
tienen una conveniencia común. Entre los bárbaros, esclavos y mujeres ocupan el
mismo lugar que los hombres libres, lo que hace que no tengan gobiernos. La
familia es la comunidad constituida por naturaleza. La ciudad es la comunidad
procedente de varias aldeas, y es perfecta porque es autosuficiente, y no existe
sólo para vivir, sino para vivir bien. TODA CIUDAD EXISTE POR NATURALEZA
(“Ciudad” significa Estado civil).
EL HOMBRE ES POR NATURALEZA UN ANIMAL CÍVICO. El enemigo de
la sociedad ciudadana es un ser inferior o alguien más que humano, pero nunca
un hombre. La razón de que el hombre sea un ser social se debe a la PALABRA,
que es más que la voz, porque sirve para manifestar lo conveniente y dañino, lo
justo y lo injusto, lo bueno y lo malo. LA OPINIÓN DEL HOMBRE SOBRE LO
BUENO O MALO ES CENTRAL PARA LA EXISTENCIA DE LA CIUDAD. ESTA
ES ANTERIOR A LA CASA Y A CADA UNO DE NOSOTROS, ya que el conjunto
es necesariamente anterior a la parte, pues si se destruye el conjunto (por
ejemplo, el cuerpo), ya no tienen sentido las partes sueltas (por ejemplo, las
1
Aristóteles, POLÍTICA, selección.
2
Tomado del Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe, Sociedad Comercial y Editorial Santiago Limitada,
Chile, 1988.
2

manos o los pies). Todas las cosas se definen por su actividad y capacidad
funcional, de modo que cuando éstas dejan de existir, no se puede decir que sean
las mismas cosas. Si cada individuo, por separado, no es auto suficiente, se
encontrará, como las demás partes, en función a su conjunto. Es decir que el
hombre siempre necesita vivir en sociedad. De lo contrario es una bestia o un
Dios. En todos existe el IMPULSO HACIA LA COMUNIDAD. El hombre es el mejor
de los animales, pero apartado de la ley y la justicia, es el peor. La virtud de la
justicia consiste en la apreciación de lo justo.

Capítulo I

El autor plantea que toda ciudad es una comunidad, y como tal, pretende
como fin algún bien. AQUELLA QUE PRETENDE EL BIEN SUPERIOR, siendo
superior a las demás y comprendiéndolas, es la que el autor llama CIUDAD O
COMUNIDAD CÍVICA.
Toda comunidad esta regida por alguien con poder de mando, ya sea una
ciudad, un reino o una familia. Pero el gobierno de estos tipos de comunidades no
es igual. Para demostrarlo, el autor va a analizar la ciudad comenzando por sus
partes mínimas componentes.

Capítulo II

En primer lugar, el autor señala la necesidad de establecer parejas


fundantes de toda comunidad, de elementos que no pueden subsistir el uno sin el
otro. La hembra y el macho, en primer lugar, con vías a la reproducción. La
RELACIÓN AMO – ESCLAVO, que existe POR NATURALEZA, ya que en ella
existe siempre lo dominado y lo dominante. LOS DOMINANTES, LOS AMOS, LO
SON POR SU INTELIGENCIA, MIENTRAS QUE QUIENES SÓLO PUEDEN
TRABAJAR SON SÚBDITOS O ESCLAVOS.
La familia es la comunidad para la satisfacción de lo cotidiano. La CIUDAD
es la comunidad perfecta ya que es AUTOSUFICIENTE.
EL HOMBRE ES POR NATURALEZA UN SER SOCIAL, que se distingue
de los animales por su CAPACIDAD PARA DISTINGUIR EL BIEN DEL MAL.
La ciudad es por naturaleza, anterior a la constitución de la casa familiar y
de cada persona. PORQUE CADA INDIVIDUO NO ES POR SI SÓLO
AUTOSUFICIENTE Y SU EXISTENCIA SE ENCUENTRA DETERMINADA POR
EL CONJUNTO.

EL HOMBRE ES UN SER SOCIAL, NO PUEDE VIVIR SIN LA SOCIEDAD

LA JUSTICIA ES EL ORDEN DE LA SOCIEDAD CÍVICA.

Capítulo III

El autor plantea que para entender la ciudad hay que analizar los elementos
de los que está compuesta, en primer lugar las casas y su administración. La
3

administración domestica, de la que se va a ocupar este primer libro, consiste en


el gobierno de los hijos, de la esposa y de la casa entera. La casa esta compuesta
por hombres y mujeres libres y esclavos, organizados en 3 tipos de relaciones:

• El señor y el esclavo
• El marido y la esposa
• El padre y los hijos

Capítulo IV

El autor va a discutir contra aquellos que plantean que la esclavitud es una


convención injusta y contraria a la naturaleza.
EL ESCLAVO ES UNA POSESIÓN, es un objeto animado (vivo), porque
“DEPENDE ENTERAMENTE” DE OTRA COSA. La relación amo – esclavo es
necesaria en tanto EL ESCLAVO ES UN SER QUE, AL CARECER DE RAZÓN,
NO PUEDE REALIZAR SUS TAREAS POR SI MISMO. NECESITA UN
CEREBRO QUE GUÍE SU ACCIÓN. Quien “siendo hombre no se pertenece por
naturaleza a si mismo”3 y, siendo hombre es una posesión y un instrumento es un
esclavo.

Capítulo V

Según Aristóteles, LA ESCLAVITUD ES UN HECHO NATURAL PORQUE


HAY PERSONAS DESTINADAS A SER MANDADAS Y OTRAS A MANDAR. En
toda la naturaleza y entre todos los seres se da este fenómeno. También es un
hecho conveniente, porque siempre es conveniente que la parte dotada de razón
se imponga sobre el cuerpo y la fuerza. “Aquellos cuyo trabajo consiste en el uso
de su cuerpo, y esto es lo mejor de ellos, éstos son por naturaleza esclavos, para
los que es mejor estar sometidos al poder de otro”4.
Incluso, la naturaleza diferencia los cuerpos de esclavos y libres, siendo los
primeros fuertes, y los segundos erguidos e inhábiles.

LA ESCLAVITUD ES NATURAL, JUSTA Y CONVENIENTE PARA AMOS Y


ESCLAVOS

Capítulo VI

Pero por otro lado también señala Aristóteles que NO TODA ESCLAVITUD
ES NECESARIAMENTE NATURAL, ya que también existe la ESCLAVITUD POR
LEY producto de la guerra5. En estos casos la relación no es conveniente. Ya
que, a diferencia de la esclavitud por naturaleza en donde hay un interés común,

3
Aristóteles, Política, Alianza Editorial, Buenos Aires, p. 47.
4
Ídem, p. 48.
5
Este tipo de práctica resultaba de la reducción a esclavitud de la población de las ciudades vencidas en
guerra.
4

porque amo y esclavo son dignos de su condición y entablan una buena relación,
cuando la relación es forzada, sucede lo contrario.

Capítulo VII

No es lo mismo el poder del amo y el político, ni todos los poderes entre sí.
Las diferencias son que el poder del amo es una monarquía, porque toda la casa
se encuentra gobernada por uno sólo, y el poder se ejerce sobre esclavos.
Mientras que EL PODER POLÍTICO ES EL GOBIERNO DE HOMBRES LIBRES E
IGUALES QUE SE EJERCE SOBRE HOMBRES LIBRES.

Capítulo VIII

En este capítulo el autor se propone examinar, siguiendo en el tema de la


administración de las casas, el tema de la PROPIEDAD y de la CREMATÍSTICA.
La pregunta que guía el capitulo es si la crematística6 es lo mismo que la
economía7 o parte subordinada a ella.
El autor plantea que no es lo mismo crematística que economía, puesto que
la actividad propia de la CREMATÍSTICA ES LA ADQUISICIÓN DE BIENES,
mientras que LA ECONOMÍA SE OCUPA DE SU UTILIZACIÓN O
ADMINISTRACIÓN.
Pero si existe una especie de arte adquisitivo que es parte de la
administración domestica, y es la que se ocupa del aprovisionamiento de de los
elementos indispensables para la vida en la ciudad o en las casas. Este tipo de
arte adquisitivo, cuyo fin es la adquisición de bienes limitada a las necesidades de
la casa o de la ciudad para completar su autosubsistencia, es natural y nada tiene
que ver con la crematística.

Capítulo IX

Sin embargo, el autor plantea que lo que realmente se denomina


crematística es otro tipo de arte adquisitivo, en el cual no aparece ningún límite a
la adquisición de riquezas. La crematística, entendida de esta forma, no es natural
y no forma parte de la administración doméstica.
El nacimiento de la crematística se encuentra, sin embargo, en la propia
naturaleza. Cada objeto posee dos usos posibles: uno natural, su uso en tanto
objeto (utilizar un zapato como calzado), y otro como objeto de cambio, para
intercambiar por otro tipo de bienes. Este último no es su uso natural, ya que el
objeto no fue hecho para el cambio sino para ser utilizado como calzado,
siguiendo el ejemplo. Pero el intercambio, en principio natural porque algunos
poseen más y otros menos, se desvirtúa cuando deja de hacerse sólo por lo que
es indispensable y se convierte en un fin en si mismo. A partir del primer tipo de
6
El término crematística hace referencia a la adquisición de bienes mediante el intercambio, lo que podríamos
denominar comercio.
7
El término economía viene del griego Oikonomía, que significa administración del hogar o de las casas (el
oikos). Por esta razón, cuando en la traducción se refieren a “economía” o a “administración domestica” están
hablando de lo mismo, que no necesariamente se asimila a lo que actualmente denominamos economía.
5

cambio se desarrollo el segundo por un proceso lógico. Este tipo de cambios


indispensables hace necesaria la invención de la moneda, por las dificultades que
planteaba el trueque. Una vez inventada ésta, se desarrollo el comercio de compra
venta, la otra forma de crematística.
La crematística se mueve en torno a la moneda, ya que esta funciona como
elemento básico y fin del comercio. A diferencia de la riqueza que es parte de la
administración domestica, cuyo tamaño se subordina a las necesidades del hogar,
la riqueza derivada de la crematística no tiene límites.
El fin último de la crematística es la riqueza ilimitada y la adquisición de
dinero. El autor plantea que parece necesaria una limitación a la adquisición de
riquezas, aunque también plantea que no es así como funciona la realidad, ya que
los hombres de negocios aumentan día a día su capital.
Plantea entonces la existencia de dos formas de crematística8, que
coinciden en que en ellas la propiedad tiene idéntica utilidad (el intercambio), pero
que difieren en que la finalidad de una (CREMATÍSTICA NO IMPRESCINDIBLE)
es la adquisición de riquezas, mientras que de la segunda (CREMATÍSTICA
NECESARIA) es la adquisición de bienes indispensables para la vida. Esta
segunda es, por naturaleza, parte de la administración domestica y tiene un límite
fijo, representado por las necesidades del hogar (a diferencia de la primera, que es
ilimitada).

Capítulo X

Tanto la política como la administración deben servirse de una base natural


que les provea los hombres o los recursos que administrar.
La crematística del comercio de compra venta (no indispensable) es
censurada, por no estar de acuerdo con la naturaleza y ser a costa de otros;
mientras que la de la administración domestica (necesaria) es elogiada. Más
aborrecida es todavía la usura, cuya ganancia procede del mismo dinero,
desvirtuando la razón por la que este fue creado.

Capítulo XI

Las partes de la crematística domestica son:

1) La ganadería
2) La agricultura
3) La apicultura

La crematística basada en el intercambio consta de 3 partes:

8
Sobre este punto el autor se contradice permanentemente ya que, en algunos pasajes habla de dos formas de
crematística, en otros plantea que hay dos formas de “arte adquisitivo”, siendo una de ellas la crematística
mientras que la segunda no es asimilable a ésta. Lo que es claro, más allá de los conceptos que utiliza el autor,
es que existen dos formas de adquisición de bienes, una, generalmente denominada crematística, cuyo fin es
la obtención ilimitada de riqueza, mientras que la segunda forma de intercambio es distinta a la primera ya
que se encuentra subordinada a complementar la autosuficiencia de las ciudades.
6

1) Comercio: es la más importante y tiene tres secciones, embarque,


transporte y venta.
2) Usura
3) Trabajo asalariado: tanto de los oficios especializados, como los no
especializados.

Existe una tercera forma de crematística, intermedia entre las dos anteriores
por ser parte de la naturaleza, pero que participa también de la de intercambio,
que consiste en las actividades de extracción de productos de la tierra, como la
tala de bosques y la minería.

Uno de los principios generales de la crematística es asegurarse el


MONOPOLIO de las mercancías.

Capítulo XII

En este capítulo el autor vuelve sobre las relaciones constitutivas de la


administración doméstica que no se habían desarrollado: la relación paterna y la
conyugal. A diferencia de la relación amo – esclavo, estas dos son relaciones que
se establecen sobre libres. En ambos casos el hombre debe mandar,
políticamente sobre la esposa, ya que el macho es por naturaleza “más apto” para
la dirección que la hembra; y, monárquicamente sobre el hijo, ya que el más viejo
y maduro es más apto que el joven e inmaduro.
La superioridad del macho sobre la hembra mantiene siempre ese carácter.

Capítulo XIII

Las prioridades de la administración familiar deben ser, en primer lugar, dar


preferencia a las personas sobre la adquisición de objetos inanimados, a los
humanos por sobre la propiedad de riquezas, y a la propiedad de libres por sobre
la de esclavos.
A continuación se pregunta si poseen los esclavos alguna virtud (valor,
justicia o prudencia), y de poseerlas, en que se diferencian de los libres (¿y por
qué son entonces esclavos?). Aclara que la resolución del dilema no puede ser el
que los esclavos carezcan de virtudes, ya que esto implicaría que no se podría
garantizar que el esclavo cumpla con sus funciones. Esta resulta una cuestión
crucial porque pone en entredicho los pilares de la justificación de la esclavitud y
de la dominación. El mismo dilema se plantea respecto de los niños y de la mujer.
La respuesta al dilema es que unos y otros participan en la virtud, pero con
diferencias. Los elementos gobernantes y gobernados (el alma y el cuerpo)
existen en cada uno de ellos, pero existen de manera diferente:

1) El esclavo carece completamente de capacidad deliberativa.


2) La mujer posee capacidad deliberativa, pero falta de seguridad.
3) El niño la tiene, pero imperfecta.
7

Lo mismo sucede con las virtudes morales: todos participan de ellas, pero en
distinto modo. Sólo en la medida acorde a la función de cada uno.

LA VIRTUD ES PROPIA DE TODOS LOS HOMBRES, TANTO LOS


DOMINANTES, COMO LOS DOMINADOS (ESCLAVOS, MUJERES Y NIÑOS),
PERO LA VIRTUD SE ENCUENTRA EN DISTINTOS GRADOS EN ELLOS, Y
SIEMPRE ES MAYOR EN QUIEN MANDA.

Observar la composición y la administración de las familias, así como la virtud


de sus componentes, es un análisis necesario para tomar como base al hablar de
las formas de gobierno, porque la familia es parte de la ciudad, y hay que
observarla en función del conjunto.

LIBRO TERCERO

Capítulo I

En este libro, Aristóteles pasa a explicar los distintos sistemas de gobierno.


En primer lugar señala que un RÉGIMEN POLÍTICO ES UNA DETERMINADA
ORGANIZACIÓN DE LOS HABITANTES DE LA CIUDAD. Utilizando nuevamente
el método de ir de lo particular a lo general, y partiendo del principio de que para
explicar los regimenes políticos hay que tomar a la ciudad como unidad de
análisis, el autor se va a concentrar en analizar lo que constituye la mínima parte
de una ciudad, el CIUDADANO.
El primer elemento a analizar es que los criterios de ciudadanía no son
similares en todas las ciudades: quien es ciudadano en una democracia, puede no
serlo en una oligarquía.
¿Qué es lo que hace al ciudadano?
La ciudadanía no la determina el lugar de residencia, ya que tanto metecos
como esclavos pueden compartir el lugar de residencia con un hombre libre sin ser
ciudadanos.
No lo determina tampoco el disfrute de derechos políticos, ya que algunos
no ciudadanos, como los metecos, pueden acceder a ellos mediante acuerdos9.
Hay que tener en cuenta también la situación de los niños y de los ancianos, que
son en cierta forma ciudadanos, pero no absolutamente.
Entonces:

“EL CIUDADANO […] SE DEFINE […] POR SU PARTICIPACIÓN EN LA


JUSTICIA Y EN EL GOBIERNO”10

Esta definición de ciudadano se aplica fundamentalmente en las


democracias, ya que el carácter de ciudadano difiere según el tipo de régimen

9
Los metecos eran la clase de los hombres libres no ciudadanos en Atenas, generalmente extranjeros, que no
tenían derecho a participar en política ni a explotar la tierra, pero no eran esclavos y podían acceder a ciertos
derechos jurídicos en caso de ser representados por algún ciudadano.
10
Aristóteles, op. cit., p. 108.
8

político de que se trate. Entonces, ciudadano es aquel a quien le está permitido


compartir el poder deliberativo y judicial, es decir, al conjunto de personas
capacitado para una vida autosuficiente.

Capítulo II

No se puede definir a un ciudadano por sus antepasado y el carácter de


ciudadanos de estos, sino, nuevamente, por su participación en la vida política de
la ciudad.
Por esta razón, a quienes accedieron a la ciudadanía por medio de una
“revolución”11, más allá de que esta sea justa o injusta, se los considera
ciudadanos por el hecho de participar en la vida política de la ciudad.

Capítulo III

Aristóteles plantea que al ser la ciudad una comunidad de régimen político,


cuando el régimen político se modifica, la ciudad deja de ser la misma, aunque se
emplace sobre el mismo territorio y con los mismos habitantes.

Capítulo IV

Los ciudadanos son, en primera instancia, miembros de un régimen


político. Y aunque sus tareas sean desiguales, todos tienen como tarea común el
velar por la seguridad de la comunidad, o sea, de su régimen político. Por ello, la
virtud del ciudadano esta necesariamente referida al régimen político. La virtud del
ciudadano debe consistir en poder mandar y en dejarse mandar bien.

LA VIRTUD DEL CIUDADANO CONSISTE EN CONOCER EL MANDO DE LOS


HOMBRES LIBRES EN AMBOS SENTIDOS: MANDAR Y DEJARSE MANDAR

Ni quien desempeña el mando político ni el buen ciudadano deben aprender


los oficios de los mandados (los trabajos manuales), sólo deben saber utilizarlos
(administrarlos). En el mando de hombres libres, el mando político, se debe
aprender dejándose mandar. “NO SE PUEDE MANDAR BIEN SIN HABER SIDO
MANDADO”12.
La sensatez es la única virtud propia del que manda, el resto debe ser
común al conjunto de los ciudadanos.

Capítulo V

No se debe considerar ciudadanos a todos aquellos sin los que no habría


una ciudad: a los trabajadores. Pues quienes desempeñan trabajos manuales no

11
Se refiere a las reformas realizadas en Atenas por los “tiranos” que ampliaron la ciudadanía incluyendo a
ciertas capas de la población (fundamentalmente metecos y extranjeros), excluidos hasta ese momento de la
ciudadanía.
12
Aristóteles, op. cit., p. 115.
9

son virtuosos. Quienes desempeñan trabajos manuales son, de esta forma,


considerados inferiores. No son ciudadanos ni deben tener derecho a ser parte del
régimen político.

Capítulo VI

A partir de este capítulo, Aristóteles se va a ocupar de estudiar los


regímenes políticos, sus tipos y sus diferencias.

“RÉGIMEN POLÍTICO ES UNA ORGANIZACIÓN DE LA CIUDAD, DE SUS


MAGISTRATURAS Y ESPECIALMENTE DE LA QUE TIENE AUTORIDAD
SOBRE TODAS”13

“EL HOMBRE ES POR DEFINICIÓN UN ANIMAL POLÍTICO”14

Como los hombres son seres sociales, buscan la convivencia, aún cuando
no necesiten la mutua ayuda. También los une la utilidad común, en cuanto a cada
uno le corresponde una parte del bienestar.
Es conveniente que en aquel régimen que este constituido sobre la igualdad
de los ciudadanos las magistraturas se desempeñen por turnos, mediante la
rotación de los ciudadanos que las ocupan. Sin embargo, dice el autor, en la
realidad, los hombres tratan de gobernar continuamente y no respetan este
principio.

Los regímenes políticos pueden ser RECTOS o DESVIADOS:

TODOS LOS REGÍMENES QUE BUSCAN EL BIEN COMÚN SON RECTOS

CUANDO LOS REGÍMENES PERSIGUEN SÓLO UN INTERÉS PARTICULAR


SON ERRÓNEOS, DESVIACIONES DE LOS REGÍMENES RECTOS

Capítulo VII

TIPOS DE REGÍMENES POLÍTICOS

Régimen político y órgano de gobierno son lo mismo. El ÓRGANO DE


GOBIERNO es la parte soberana de las ciudades. Puede estar constituido por:

1) Una sola persona


2) Unos pocos
3) La mayoría

13
Ídem, p. 118.
14
Ibidem.
10

Cuando estos (uno, o la mayoría, o la minoría) gobiernan atendiendo al bien


común, serán regímenes rectos. Cuando atiendan al interés particular de un solo
individuo, o de la minoría o de una mayoría, serán regímenes desviados. La
clasificación sería la siguiente:

ÓRGANO DE RÉGIMEN RÉGIMEN


GOBIERNO RECTO DESVIADO
Unipersonal Monarquía Tiranía
Pocos Aristocracia Oligarquía
Mayoría República Democracia

Los regímenes desviados no velan por el bien común. La tiranía es una


monarquía volcada al interés del monarca, la oligarquía al interés de los ricos, y la
democracia al interés de los pobres.

Capítulo VIII

La tiranía es una monarquía que ejerce un poder despótico sobre la


comunidad.
La oligarquía se da cuando controlan el régimen político los dueños de las
grandes fortunas, que siempre coincide con el régimen de unos pocos porque los
ricos siempre son pocos.
La democracia se da cuando los pobres, que siempre son la gran mayoría,
detentan el poder político.

Capítulo IX

En las oligarquías y en las democracias las nociones de lo justo se


trastocan ya que estos regímenes plantean que, en el primero, la desigualdad es
lo justo, y en el segundo, que la igualdad es lo justo. El problema es que la
igualdad es lo justo, pero no para todos: sólo para los iguales. Del mismo modo, la
desigualdad es también justa, pero para los desiguales.
El fin de la ciudad es el bien vivir, la ciudad es la asociación de familias y
aldeas para una vida perfecta, bella y autosuficiente. Por esta razón, a quienes
contribuyen en mayor grado a la comunidad, les corresponde una mayor
participación en sus asuntos, sin importar que haya otros iguales en libertad o en
riqueza, pero de menor virtud. La igualdad debe establecerse en función de lo que
los individuos aporten a la sociedad para la obtención del bien común. Quienes
aporten por igual deben ser considerados iguales, quienes no lo hagan,
desiguales.
11

Capítulo X

Todo régimen político supone algún grado de injusticia, porque si mandan


los pobres van a dañar a los ricos15 y por tanto a la comunidad, y viceversa. Lo
mismo si manda uno sólo, donde serán más los privados de honores. Lo mismo si
gobierna la ley, aunque no este sometida a las pasiones de los hombres, porque la
ley también puede ser oligárquica o democrática. Sin embargo, hay regimenes
más justos para cada ciudad y también regímenes más adecuados. A partir de
este capítulo, el autor va a dedicarse a dilucidar esta cuestión.

Capítulo XI

La mayoría debe ser soberana antes que los mejores, porque aunque estos
los superen individualmente en virtud, la mayoría, al reunirse, es mejor que los
pocos. Las masas son mejores porque sus virtudes mediocres se suman y se
potencian al juntarse.
Pero aquí se plantea el problema de que rol deben ocupar estas mayorías,
aquellos que no son ricos y carecen de virtud, en el ejercicio del poder. Su
participación en cargos importantes entraña un riesgo por su insensatez y su falta
de justicia, pero excluirlos de desempeñar dichos cargos entraña un riego mayor,
pues “la ciudad se llenaría de enemigos”16. Entonces lo ideal es que participen en
las deliberaciones y en los juicios, donde participan como masa, mezclados con
los justos (o sea, con los ricos). Pero nunca detentando el poder individualmente,
es decir, en cargos ejecutivos, porque cada cual por separado es imperfecto para
juzgar.
Ahora, sigue planteado el problema al ser la asamblea, o sea, estas
mayorías, las que eligen a los magistrados. Este problema se salva contando con
sólidas leyes que los magistrados deben respetar, sólo actuando en aquellos
puntos en que las leyes no sean lo suficientemente claras.

Capítulo XII

El fin de la actividad política es el bien común, no la igualdad. Los que son


diferentes tienen distintos derechos y méritos. Pero no cualquier desigualdad es
justa, la diferenciación se debe aplicar con el criterio sobre el que fue creada la
ciudad. Una ciudad cuyo objeto es acumular riqueza, puede justamente aplicarse
como criterio de acceso a los cargos públicos la disposición de fortuna. Por el
contrario, en este mismo ejemplo, sería injusto aplicar un criterio de exclusión a
partir del linaje o los lazos de nobleza.

15
Expropiando sus riquezas, lo que evidentemente constituye el mayor temor de Aristóteles hacia la
democracia.
16
Aristóteles, op. cit., p. 127.
12

Capítulo XIII

En este capítulo el autor plantea ¿A quién corresponde el gobierno de la


ciudad? Si a los ricos, o a quienes sobresalen por su linaje, es decir a los nobles, o
a quienes sobresalen por virtud. Estos tres criterios plantean una base común, que
la ciudad sea gobernada por los que “sobresalen” en alguno de los 3 criterios. Lo
que implicaría que, siguiendo el mismo criterio, que quien se destaque por encima
de todos en riqueza o virtud, debería ser quien mande. Entonces el autor plantea
que ninguno de estos criterios es válido, ya que las masas pueden sobresalir en
conjunto, tanto por dinero como por virtud, y reclamar el mando.
Y respecto a las leyes, si deben hacerse siguiendo los intereses de las
mayorías, el autor plantea que lo recto hay que entenderlo en términos de
igualdad, pero referido a lo que es mejor para el conjunto de la ciudad. Si hay un
ciudadano, o un conjunto de ciudadanos que se destaquen en virtud o en riqueza
al resto, considerarlos iguales constituye una injusticia que afecta al bien común.
La ley que contemple el bien común, que sea recta, no puede establecer como
criterio la igualdad entre los desiguales.

Capítulo XIV

A partir de este capítulo, Aristóteles comienza a ocuparse de la monarquía,


examinando, más allá de que sea un régimen recto, si le conviene a la ciudad o al
país, a quienes conviene y a quienes no. En primer lugar el autor va a describir los
diferentes tipos de monarquías. Estos son:

1) La MONARQUÍA LACEDEMONIA17, que se caracteriza por no ser soberana


en todos los asuntos, ya que las funciones del rey se limitan a ser jefe de
guerra y jefe religioso. Esta monarquía vendría a ser un “generalato con
plenos poderes y vitalicio”18, de por vida. Una jefatura militar.
2) Las MONARQUÍAS DE LOS PUEBLOS BÁRBAROS, que poseen un poder
parecido al de las tiranías, pero son legales y hereditarias. Este tipo de
monarquía se da entre los bárbaros porque ellos tienen un carácter más
servil que los griegos, y “sufren el gobierno despótico sin ninguna
irritación”19.
Se diferencian de las tiranías por dos razones: porque se gobiernan de
acuerdo con la ley y con el consentimiento de sus súbditos. Y porque, al ser
hereditarias son más estables que la tiranía.
3) Las MONARQUÍAS AISYMNETAS, que existía entre los antiguos griegos y
que se caracteriza por ser una “TIRANÍA ELECTIVA”.
4) La MONARQUÍA DE LOS TIEMPOS HEROICOS, consentidas y
hereditarias, funcionaban de acuerdo con la ley. Tenían autoridad en la
guerra y en los sacrificios, y decidían los juicios. Gobernaban en forma

17
Lacedemonia es una región de Grecia en donde se emplaza la antigua ciudad (polis) de Esparta. Cuando
Aristóteles hace mención a ella se está refiriendo a Esparta.
18
Aristóteles, op. cit., p. 136.
19
Ibidem.
13

ininterrumpida la totalidad de los asuntos del territorio. Con el tiempo fueron


perdiendo parte de sus funciones o estas fueron arrebatadas por las masas.
Se basaba en el consenso general, pero para asuntos determinados.
5) Esta quinta clase, de la que no encuentra ejemplos históricos, es CUANDO
UN INDIVIDUO TIENE AUTORIDAD SOBRE TODO. La llama
MONARQUÍA ABSOLUTA.

Capítulo XV

El autor plantea que los tipos principales de monarquía son la absoluta y la


de los Lacedemonios, ya que el resto son tipos intermedios entre una y otra. La
cuestión planteada entonces en el capitulo es nuevamente, la conveniencia para
las ciudades de tener un generalato vitalicio (monarquía de los Lacedemonios), y
también, la conveniencia de que un solo individuo tenga autoridad sobre todos los
asuntos (monarquía absoluta). La primera cuestión se deja de lado por no ser
importante para el análisis de los regímenes políticos (porque un generalato puede
existir en cualquier régimen político y concierne al estudio de las leyes). Pero, la
otra forma de monarquía si constituye un tipo de régimen político.
La cuestión es planteada de la siguiente forma: si es más conveniente ser
gobernados por el mejor de los hombres o por las mejores leyes. Como las leyes
sólo plantean cuestiones generales sin dar disposiciones para casos concretos, el
régimen basado en leyes no resulta el mejor. Esta razón general que permite
actuar frente a cuestiones concretas si se encuentra en los hombres, necesario
complemento de cualquier régimen basado en las leyes.

ES PRECISO ENTONCES QUE EXISTAN LEYES, QUE DEBEN TENER


AUTORIDAD EN TODO, EXCEPTO DONDE SE SALGAN DE SUS LÍMITES.
TODO AQUELLO QUE NO PUEDA SER DECIDIDO POR LA LEY, DEBE
QUEDAR EN MANOS DE LOS GOBERNANTES

Pero el autor se plantea si es conveniente que ese gobierno este constituido


por una persona, el mejor, o por varias. Tomando a un individuo aislado,
seguramente su capacidad sea inferior a la de “el mejor”, pero sin embargo, esas
voluntades sumadas en una multitud, siempre potencian su capacidad de mandar
y juzgar por encima de la capacidad de “el mejor”. El gobierno de las multitudes
entonces, siempre es preferible a los gobiernos unipersonales.
Otra ventaja de los regímenes de muchos por sobre la monarquía es que es
más fácil corromper a pocos que a muchos. Lo abundante es difícil de corromper.
Lo mismo con las pasiones humanas, que pueden nublar el juicio del gobernante
cuando este sea uno, pero difícilmente puedan afectar a todos los que componen
un gobierno de masas.
Por eso la aristocracia es preferible a la monarquía, siempre que sea
posible que el gobierno lo ocupen varios iguales. Es decir, que siempre que
existan importantes grupos humanos con capacidad para mandar y ser mandados,
libres, iguales y ciudadanos, es preferible que estos gobiernen. La monarquía sólo
es el mejor régimen cuando no existan ciudadanos capaces de asumir el gobierno.
14

Como último punto, el autor va a tocar el tema de la fuerza pública,


planteando que el soberano siempre debe contar con una fuerza militar capaz de
resguardar las leyes, aún en el caso de que el gobernante no hiciera nada en
provecho propio y al margen de la ley.

Capítulo XVI

Señala que la mejor ley, aunque no baste para gobernar, sirve para educar
al gobernante en los criterios más justos de justicia y administración. El
gobernante educado por la ley juzga bien, pero mejor juzga el gobierno de
muchos.

Capítulo XVII

Existe en la naturaleza cierta disposición de algunos pueblos a ciertos


regimenes rectos, a la monarquía, a la aristocracia o a la república. Pero, no existe
disposición natural hacia los regímenes desviados.
Entonces, esta dispuesto a la monarquía el pueblo que de forma natural
produce una raza de hombres que sobresale por su virtud. El rey es aquí la
persona que se destaca de entre esta raza de hombres. En este caso, la única
alternativa que se plantea al pueblo es la de obedecer a tal hombre y que ejerza
su autoridad absolutamente.
Es aristocrático el pueblo que produce una raza de ciudadanos destacados
capaces de gobernar.
Y es republicano el pueblo que produce una raza de ciudadanos capaces
de gobernar y ser gobernados.

Capítulo XVIII

Será necesariamente el mejor entre los regímenes rectos aquel que este
administrado por los mejores. Será una democracia en el caso en que los mejores
sean la totalidad del pueblo o cuerpo de ciudadanos; será aristocracia cuando los
mejores y más destacados pertenezcan a una familia, y será monarquía cuando el
gobernante sea una persona que se destaque entre todos.

LIBRO 6

CAPÍTULO 1

Aristóteles comienza criticando a Platón, porque éste trata de buscar la


mejor forma de gobierno, sin tener en cuenta que no siempre la mejor es la
posible. Propone, por ende, tomar en cuenta la realidad antes de elegir.
Aristóteles plantea que la constitución es el orden establecido en el Estado
respecto a las magistraturas.

CAPÍTULO 2
15

ARISTÓTELES: FORMAS DE GOBIERNO Y SUS DEFORMACIONES

• MONARQUÍA O REALEZA  DEFORMACIÓN: TIRANÍA


• ARISTOCRACIA  DEFORMACIÓN: OLIGARQUÍA
• REPÚBLICA  DEFORMACIÓN: DEMOCRACIA

La tiranía es el peor de los gobiernos, el que más se aleja de la república. En


segundo lugar la oligarquía, y la democracia es el más tolerable de los gobiernos
degenerados.

CAPÍTULO 3

• LA DEMOCRACIA ES EL PODER SOBERANO EN MANOS DE LOS


HOMBRES LIBRES, RICOS O POBRES
• LA OLIGARQUÍA ES EL GOBIERNO DE LOS RICOS, POCOS O MUCHOS

ARISTÓTELES: CLASES SOCIALES LA GRECIA DEL SIGLO V a.C.

• LABRADORA: clase numerosa que provee a la subsistencia de los


ciudadanos
• ARTESANA: consagrada al ejercicio de las artes sin las cuales no puede
subsistir
• MERCADERES: se ocupan de comprar y vender
• GUERREROS: se dedican a la guerra; son considerados superiores
• JUECES: administran justicia; son considerados superiores
• INTELIGENCIA POLÍTICA: clase que delibera acerca de los intereses
generales del Estado, son considerados superiores
• RICOS: hombres de fortuna
• ADMINISTRADORES DEL ESTADO: serían los funcionarios

El predominio de los pobres en el gobierno implica una forma de gobierno


de democracia, y el predominio de los ricos implica una oligarquía.
16

CAPÍTULO 4

ARISTÓTELES: ESPECIES DE DEMOCRACIA

• Democracia que tiene como base la libertad y la igualdad, gobernando ricos y


pobres por igual, sin privilegios políticos, y basándose en el voto de la mayoría
• Democracia donde se dan los cargos (magistraturas) a los que pagan un censo
(un dinero) determinado
• Democracia donde se dan los cargos a todos los ciudadanos de buena vida y
costumbres, pero no son ellos sino la ley quien manda
• Democracia donde se dan los cargos a cualquier ciudadano libre
• Democracia igual a la anterior, pero donde la soberanía pasa de la ley al
pueblo, dando lugar a la demagogia

Cuando el pueblo gobierna en su conjunto, siendo un monarca de mil cabezas,


abandona la ley y se convierte en déspota. Es así, una DEMOCRACIA
DEMAGÓGICA, basada en arbitrariedades y decretos. Si la democracia no se
basa en la ley, no es una república.

CAPÍTULO 5

ARISTÓTELES: FORMAS DE LA OLIGARQUÍA

• Oligarquía donde se dan los cargos a los que los pagan


• Oligarquía donde los ciudadanos que tienen riqueza eligen a los que no la
tienen
• Oligarquía hereditaria, donde los hijos suceden a los padres en las funciones
civiles
• Oligarquía dinástica, donde la herencia mencionada pertenece a la autoridad
de los magistrados y no a la ley

La ARISTOCRACIA es un Estado regido por los mejores, por la gente virtuosa.

CAPÍTULO 6

La aristocracia se caracteriza por la virtud, la oligarquía por la riqueza y la


democracia por la libertad. La mezcla de ricos y pobres, es decir, de riqueza y
libertad, forma la república. Y la combinación de virtud, libertad y riqueza, forma la
aristocracia.
17

CAPÍTULO 7

Aristóteles considera que la combinación entre democracia y oligarquía, que


da como resultado la república, es el “justo medio”.

CAPÍTULO 8

ARISTÓTELES: ESPECIES DE TIRANÍA

• Tiranía elegida por los súbditos, aunque con poder arbitrario


• Tiranía conocida como monarquía absoluta

CAPÍTULO 9

DICE ARISTÓTELES QUE LA VIDA FELIZ ES LA QUE SIGUE LA SENDA


DE LA VIRTUD, Y QUE LA VIRTUD ES UNA SITUACIÓN MEDIA ENTRE DOS
EXTREMOS.

LA CLASE MEDIA, Y NO LOS RICOS NI LOS POBRES, SON LOS MÁS APTOS
PARA UN GOBIERNO VIRTUOSO

Los hombres de clase media son moderados y se someten a la razón,


mientras que los ricos no saben obedecer y los pobres obedecen servilmente.
Unos serán déspotas orgullosos y los otros siervos despechados, unos amos, los
otros esclavos.
La clase media, en cambio, está formada por auténticos ciudadanos, ya que
no desean los bienes ajenos como los pobres ni son envidiados como los ricos.
Dice Aristóteles que “...donde los unos tienen riquezas inmensas y los otros
nada, resulta siempre, o la peor de las democracias, o una desenfrenada
oligarquía, o una tiranía brutal e insoportable”.

LA TIRANÍA PROVIENE DE LOS EXCESOS DE LA DEMOCRACIA O DE LOS


ABUSOS DE LA OLIGARQUÍA

El Estado en que los ciudadanos viven en la medianía es el mejor


administrado y el más feliz, y en él no hay disturbios ni sediciones.
18

LA CLASE MEDIA, DICE ARISTÓTELES, ASEGURA UNA DEMOCRACIA


ESTABLE Y SIN CONFLICTOS

CUANDO HAY LUCHAS ENTRE RICOS Y POBRES, CUALQUIERA QUE


TRIUNFE USARÁ SU TRIUNFO PARA TOMAR EL PODER. SI LO HACEN LOS
RICOS, IMPLANTARÁN UNA OLIGARQUÍA, SI LO HACEN LOS POBRES,
ESTABLECERÁN UNA DEMOCRACIA DEMAGÓGICA, DANDO EL PODER A
ALGÚN INDIVIDUO QUE LOS MANIPULE. PERO EN NINGUNO DE LOS DOS
CASOS GOBERNARÁN PARA EL INTERÉS GENERAL.

CAPÍTULO 10

Todo Estado tiene dos elementos: la calidad (libertad, educación, riqueza,


nobleza, propias de la oligarquía) y la cantidad (superioridad numérica del pueblo).
Y Aristóteles insiste con el papel central de la clase media en la formación de un
gobierno estable: “el árbitro es siempre y en todas partes el que inspira más
confianza al hombre; y ¿quién es aquí el árbitro? El de la clase media. Cuanto
más se mezclen e identifiquen las clases, más estable será la constitución”.

CAPÍTULO 11

EN ESTE CAPÍTULO, ARISTÓTELES HABLA DE LO QUE SIGLOS


DESPUÉS SERÍA CONOCIDO COMO LA DOCTRINA DE LOS TRES PODERES
DEL ESTADO. NOS DICE QUE EN TODO GOBIERNO HAY TRES PARTES: LA
ENCARGADA DE DELIBERAR SOBRE LOS NEGOCIOS PÚBLICOS (QUE
SERÍA EL PODER LEGISLATIVO), LA QUE EJERCE LAS MAGISTRATURAS
(QUE SERÍA EL PODER EJECUTIVO) Y LA QUE ADMINISTRA JUSTICIA (QUE
SERÍA EL PODER JUDICIAL).

CAPÍTULO 12

EL CUERPO DELIBERANTE, ES DECIR, EL PODER LEGISLATIVO,


SERÍA, PARA ARISTÓTELES, EL VERDADERO SOBERANO DEL ESTADO.
EN CUANTO A LA CANTIDAD DE CARGOS QUE CONVIENE, DEPENDE
DEL TAMAÑO DE LOS ESTADOS: EN LOS ESTADOS GRANDES ES MEJOR
TENER ESPECIALISTAS POR ÁREA, PERO EN LOS PEQUEÑOS ES
NECESARIO, POR UNA CUESTIÓN DE GENTE DISPONIBLE, DAR VARIAS
ATRIBUCIONES A UNA MISMA PERSONA.

CAPÍTULO 13

Los tribunales, es decir, el poder judicial, puede variar según: las personas
que lo formen, el tipo de causas o juicios y el modo de nombrar a los jueces.