Sie sind auf Seite 1von 7

BOSQUEJO HOMILÉTICO

1. La iglesia local tendrá fallas morales en los creyentes que afectan la vida y misión
– V.1-2
a. Habrá buenos ejemplos y malos ejemplos dentro de una iglesia local – V.1ª
b. El problema de la mentira y vanagloria – V. 1b-2
2. Los pecados de los creyentes deben ser tratados por los líderes de la iglesia – V.3-
4
a. Los líderes son los encargados de ejercer disciplina sobre el pecado de los
creyentes – V.3
b. El pecado es siempre contra Dios – V.4b
3. Una iglesia donde se ejerce disciplina tiene repercusiones positivas para la vida y
misión de la iglesia – V.5-11
a. Disciplina y resultado V.5-6
i. Muerte de Ananías – V.5ª
ii. Temor en los de afuera – V.5b-6
b. Disciplina y resultado – V.7-11
i. Confrontación del pecado – V. 7-9
ii. Muerte de Safira – V.10
iii. Temor en la iglesia y los de afuera – V.11
BOSQUEJO HOMILÉTICO
Base Bíblica: Hechos 5:1-11
Enseñanza central: Las fallas morales en las iglesias atendidas contribuyen al propósito de
la iglesia.
Objetivos:
Introducción:
¿Qué es una iglesia saludable? ¿Es una iglesia donde no hay pecado, sino que es perfecta?
Cuerpo:

1. La iglesia local tendrá fallas morales en los creyentes que amenazan la vida y
misión – V.1-2
a. Habrá buenos ejemplos y malos ejemplos dentro de una iglesia local – V.1ª

Es evidente que dentro de una iglesia local habrá buenos ejemplos a seguir,

personas que son modelo en la carrera cristiana. Pablo mismo decía:

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el

ejemplo que tenéis en nosotros (Filipenses 3:17). Y esto se los digo, porque el

texto que leímos empieza con una palabra que nos hace regresar y ver hacia

tras: “pero”. Nos hace ver que, lo que Lucas desea presentar en adelante es

un contraste entre buenos creyentes y malos creyentes.

Unos textos antes, en el capítulo 4 verso 36 y 37 encontramos que el autor

nos relata:

“Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé

(que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía

una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles”
La expresión “la puso a los pies de los apóstoles”, nos indica que lo que

Bernabé estaba dando era un regalo, en este caso, dinero, que entendemos

por los versos 34 y 35 del capítulo 4, que era administrado para repartirlo

entre los cristianos que tenían necesidad. Esto es lo que Bernabé estaba

haciendo, de una manera desprendida y bondadosa.

Y esto nos muestra que, dentro de un cuerpo de creyentes encontramos a

buenos cristianos, a quienes no hacemos mal en observar con detenimiento

sus vidas. Pero también, la realidad es que encontramos malos ejemplos.

Creyentes que no están andando tan bien, cristianos que están dejándose

llevar por su pecado. En toda iglesia local siempre habrá estás dos realidades.

b. El problema de la mentira y vanagloria – V. 1b-2


El caso que nos presenta el pasaje es la de una pareja de cristianos que

venden una heredad, sustraen dinero de la venta adquirida, y traen el dinero

a los pies de los apóstoles como si hubiesen traído todo.

Lucas no nos da detalle de cuál era la motivación por la que ellos hicieron

eso, pero podemos estar seguros que su motivación era pecaminosa.

Lucas nos muestra entonces, que, en la primera iglesia, ya había problemas,

pecados y fallas morales por parte de los cristianos.

2. Los pecados de los creyentes deben ser tratados por los líderes de la iglesia – V.3-
4
a. Los líderes son los encargados de ejercer disciplina sobre el pecado de los
creyentes – V.3
Y que estos deben ser atendidos por los líderes de la iglesia. Vemos en los

versículos 3 y 4, como Pedro descubre, guiado por el Espíritu Santo, el

pecado de Ananías.

Pedro dijo en su primera epístola, capítulo 5:1-3 dijo:


“Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con
ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante
de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre
vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por
ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío
sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey”

Y es lo que vemos a Pedro hacer, pues a veces, los pastores tenían que

ejercer su disciplina con algunas ovejas rebeldes. No solo es darles de comer,

a veces tenían que quebrarles una pata para que no se escaparan.

Los líderes de la iglesia deben ser quienes atienden las fallas morales, el

pecado de los cristianos. Una iglesia saludable, no es aquella donde hay

ausencia de pecado, sino donde los líderes atienden bíblicamente las fallas y

pecados de los cristianos.

Dios ha diseñado su iglesia, de modo que, haya ancianos, diáconos, pastores,

líderes, que nos disciplinen, nos animen, nos orienten, nos confronten,

enseñen con fidelidad la palabra de Dios, cuando es necesario.

b. El pecado es siempre contra Dios – V.4b


Pero no nos confundamos, el hecho de que haya hombres que nos

disciplinen, no quiere decir que el pecado sea solamente contra ellos. En

última instancia, el pecado siempre es contra Dios.

Pedro le dijo a Ananías: No has mentido a los hombres, sino a Dios.


Por tanto, debemos entender que la disciplina que ejercen los ancianos,

guiados por el Espíritu Santo y su Palabra, sobre los cristianos, es una

disciplina de parte de Dios.

3. Una iglesia donde se ejerce disciplina tiene repercusiones positivas para la vida y
misión de la iglesia – V.5-11

Y debido a eso, las fallas morales en las iglesias atendidas bíblicamente contribuyen

al propósito y vida de la iglesia. Y lo que vemos en los siguientes versículos en esta

verdad.

a. Disciplina y resultado V.5-6


i. Muerte de Ananías – V.5ª
Vemos que la disciplina ejercida por el Señor, fue la repentina muerte

de Ananías. El texto no nos aclara cómo murió, o de qué murió. Solo

nos dice que murió y que lo enterraron.

ii. Temor en los de afuera – V.5b-6

Nos dice también, que el resultado de esta disciplina fue “un gran

temor sobre todos los que lo oyeron”.

b. Disciplina y resultado – V.7-11


i. Confrontación del pecado – V. 7-9
De igual manera, encontramos en los versículos 7 y 9, que el apóstol

Pedro confronta el pecado de Safira.

ii. Muerte de Safira – V.10


Al igual que, su esposo, Ananías, ella muere como parte de la

disciplina del Señor.

iii. Temor en la iglesia y los de afuera – V.11


Y vemos que el resultado de esta disciplina fue “gran temor sobre

toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas”

Entonces vemos que ambas disciplinas fueron positivas para la iglesia tanto

para su vida como para su misión de ser testigos a todo el mundo.

Primero porque toda la iglesia tuvo gran temor. Y creo que debemos

entender el temor referido a la iglesia, como un temor que los llevaba a vivir

vidas santas, a ser cristianos dignos de imitar, a ser cristianos como Bernabé,

y no como Ananías o Safira.

El apóstol Pablo, luego de hablar de que somos templo de Dios, concluye:

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor
de Dios” – 2 Corintios 7:1
Además, debemos entender que toda disciplina es muestra del amor de Dios

hacia los creyentes de forma individual y hacia todo el cuerpo de cristianos.

Hebreos 12:6 dice:


“Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo”.
La disciplina que Dios ejercicio sobre Ananías y Safira no fue muestra de su

ira y justicia, sino de su amor. La cruz de Jesucristo, nos garantiza que toda

la ira y justicia de Dios por todos nuestros pecados ha sido absorbida por Él

en el madero. Así que toda disciplina, no es más que muestra de su

misericordia y amor hacia su pueblo.


Segundo, vemos que no solo la iglesia tuvo temor, sino también “todos los

que oyeron estas cosas”, con lo que entendemos que se refiera a personas

incrédulas, no creyentes, que tenían sumo respeto por esta comunidad que

no toleraba el pecado, sino que era atendido bíblicamente.

Conclusión:

Así que, en el pasaje que hemos visto hoy vemos tres cosas:
1. Primero, no existe iglesia perfecta. Siempre habrá cristianos que son
buenos ejemplos como habrá cristianos que son malos ejemplos.
2. Segundo, Los malos ejemplos deben ser atendidos por los líderes,
ancianos o pastores de la iglesia.
3. Y, por último, los malos ejemplos atendidos bíblicamente por los líderes,
contribuyen a la santidad y propósito de la iglesia.
Por todo esto decimos que: Las fallas morales en las iglesias atendidas contribuyen al
propósito de la iglesia.