Sie sind auf Seite 1von 446

CURSO DE DERECHO PROCESAL

LOS MEDIOS DE IMPUGNACION Y EN ESPECIAL LOS RECURSOS PROCESALES


Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

CAPITULO I
DE LOS MEDIOS DE IMPUGNACION EN GENERAL Y DE LA TEORIA GENERAL DE LOS RECURSOS
PROCESALES

A.- EL CONCEPTO DE IMPUGNACION EN GENERAL Y SU RELACION CON LOS RECURSOS


PROCESALES.
Como ya sabemos, por nuestros estudios previos de derecho procesal civil, el
procedimiento es la secuencia o serie de actos jurídico-procesales (pre-establecidos por el
legislador) que se desenvuelven progresiva y ordenadamente, con el objeto de resolver,
mediante un juicio de autoridad, el conflicto sometido a la decisión de un tribunal.1/2
Todos los actos jurídico-procesales del proceso, tienen una finalidad u objetivo
(denominados fines) y deben desarrollarse ordenada y sucesivamente, conforme a reglas
predeterminadas anticipadamente en la ley procesal (Códigos Procesales).
Dicha afirmación, tiene en nuestra legislación, fundamento constitucional, ya que de
acuerdo a nuestra Carta Fundamental, artículo 19 N° 3, corresponde al legislador establecer
siempre las garantías de un racional y justo procedimiento para el desarrollo de los diversos
actos del proceso.3
Si los actos jurídico-procesales que se desarrollan durante el juicio son irregulares o injustos
se habrá producido una incorrección en el actuar procesal, que requiere o demanda ser
corregida. Las partes deben actuar para sanear las incorrecciones o defectos de los actos
procesales, mediante el ejercicio del poder de impugnación que les asiste a las mismas.
El Proyecto de Código Procesal Civil en actual tramitación (Art. 359) señala que, “las partes
tendrán derecho a recurrir en contra de las resoluciones judiciales que les causen agravio sólo
en los casos previstos en este Código, salvo norma especial en contrario.”
Norma similar encontramos en el Código Procesal Penal (Art. 352) el cual señala que
“podrán recurrir en contra de la resoluciones judiciales el ministerio público y los demás
intervinientes agraviados por ellas, sólo por los medios y en los casos expresamente
establecidos en la ley”.
En este sentido, podemos señalar que en términos generales la impugnación es la acción y
efecto de atacar o refutar un acto jurídico-procesal, resolución, documento, deposición,
testimonial, informe de peritos, etc., con el fin de obtener su revocación o invalidación.
De acuerdo con lo señalado precedentemente, la impugnación aparece como el género,
puesto que se puede comprender dentro de su concepto toda acción de parte, destinada a
obtener el saneamiento de la incorrección o defecto del cual puede adolecer un acto jurídico-

1
Couture, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Colección Maestros del Derecho Procesal. Cuarta Edición. Año 2004. Editorial B de F.
Montevideo-Buenos Aires. Julio César Faira Editor.
2
Carnelutti, Francesco. Como se hace un proceso. Monografías Jurídicas. N° 56. Cuarta Reimpresión de la Segunda Edición. Traducción de Santiago
Sentis Melendo – Marino Ayerra Redín. Editorial Temis S.A. Bogotá – Colombia. Año 2004.
3
Artículo 19 Nº 3 Constitución Política de la República de Chile. “Toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso
previo legalmente tramitado. Corresponderá al legislador establecer siempre las garantías de un procedimiento y una investigación racionales y
justos.”
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

procesal.
El principal acto jurídico-procesal que emana del proceso es la sentencia, puesto que ella
está destinada a resolver el conflicto mediante una decisión del órgano jurisdiccional. En el
evento que la sentencia se hubiere dictado en forma injusta o en un procedimiento irregular, es
procedente que ella sea impugnada, puesto que el proceso debe tender al logro de la justicia.
Debemos decir, que en la actualidad, constituye un principio universalmente aceptado, el
sostener, que los jueces no son personas infalibles, sino que están perfectamente expuestos a
equivocarse en sus decisiones jurisdiccionales, lo que puede perfectamente traducirse en la
dictación de resoluciones judiciales erróneas o injustas.4 De modo tal, que al existir la
posibilidad cierta de error o injusticia en la dictación de las resoluciones judiciales, la justicia del
caso concreto queda mejor garantizada, cuando el propio juez que dictó la resolución puede
revisarla (a petición del interesado perjudicado con la dictación de la misma); y además, las
garantías de una decisión más justa, aumentan, cuando el nuevo examen de la cuestión
controvertida ya decidida por un juez, se entrega a un tribunal distinto, de jerarquía superior y
generalmente colegiado, que tiene facultades para sustituir la resolución impugnada (por
errónea o injusta) y pronunciada por el tribunal inferior.
Los errores denunciados a través de los distintos medios de impugnación, abarcan tanto el
error in procedendo (interpretación y aplicación de la ley procesal), como el error in iudicando
(interpretación y aplicación de la ley material o sustantiva).
Mirada la cuestión que nos convoca (el error o la injusticia que origina la impugnación),
como la injusticia causada en el juicio, a la parte afectada por la resolución judicial, que es
objeto de la impugnación, los recursos aparecen como salvaguarda de los intereses
particulares, tanto de las partes, como del propio juez. En efecto, entenderlo de esta manera,
resulta fácil de comprender, ya que la parte afectada por el posible error o injusticia, recurre a
la impugnación en busca de la remoción de la resolución errónea o injusta; y, respecto al
órgano jurisdiccional, la posibilidad existente de que otro tribunal superior (unipersonal o
colegiado) pueda revisar su sentencia, genera una saludable presión - no coactiva - sobre los
jueces inferiores, para hacer las cosas bien, que les impulsa a analizar en la dictación de una
resolución judicial, todos los aspectos de la cuestión que deben resolver, y a motivar
sólidamente la resolución que en definitiva adoptan.
Lo anterior, presenta problemas respecto de los recursos procesales, ya que tomar como
fundamento de los medios de impugnación, la referencia al posible error o injusticia de las
resoluciones judiciales, plantea muchas veces, el inconveniente de no poder traducir el error o
injusticia que sirve de fundamento a la impugnación, a términos objetivos; de ahí que resulte,
en materia de recursos procesales, preferible, atender a la idea de gravamen o agravio, como
fundamento objetivo de la impugnación, que obra a la vez como presupuesto del recurso
procesal. En este sentido decimos que, una resolución judicial es recurrible, fundamentalmente,
por resultar gravosa para la parte que interpone el recurso, con independencia de
consideraciones subjetivas, como el considerarla errónea o no ajustada a derecho.
Desde el punto de vista externo a los efectos que causa la resolución judicial, objeto de la
impugnación para la parte que recurre, los medios de impugnación son, además, instrumento
4
Correa Selamé, Jorge D. Recursos Procesales Civiles. Santiago de Chile. Editorial LexisNexis. Edición Año 2003.

2
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

útil para la unificación de la jurisprudencia.5


Entre los medios de impugnación que el legislador contempla para los efectos de impugnar
una resolución judicial (en especial la sentencia), encontramos los siguientes:
a) El incidente a que da lugar la solicitud de alzamiento de las medidas precautorias, que
conforme al artículo 302 del CPC señala que “El incidente a que den lugar las medidas de que
trata este Título (Libro II, Titulo V del CPC) se tramitará en conformidad a las reglas generales y
por cuerda separada”.
b) La oposición de la contraparte, respecto de la actuación que ha sido decretada con
citación, conforme al artículo 69 inciso 1° del CPC Siempre que se ordene o autorice una
diligencia con citación, se entenderá que no puede llevarse a efecto sino pasados tres días
después de la notificación de la parte contraria, la cual tendrá el derecho de oponerse o
deducir observaciones dentro de dicho plazo, suspendiéndose en tal caso la diligencia hasta
que se resuelva el incidente.
c) El incidente de nulidad procesal.6/7 Es aquella cuestión accesoria que pueden promover las
partes en el curso del juicio acerca de la falta de validez de la relación procesal o de
determinados actos de procedimiento. Se acostumbra clasificar los incidentes de nulidad en
aquellos que se refieren a todo el proceso y en aquellos que dicen relación con actuaciones
judiciales determinadas; y todavía, dentro de los primeros, hay incidentes de nulidad generales
e incidentes de nulidad especiales, como ejemplo de estos últimos, tenemos los contemplados
en los artículos 79 y 80 del CPC.
Por regla general, los incidentes de nulidad pueden promoverse en cualquier estado del
juicio, salvo que ya se hubiere pronunciado sentencia y se hubiere notificado a alguna de las
partes, o que se tratare de la nulidad de determinados actos procesales, pues éstos incidentes
de nulidad procesal, deben promoverse tan pronto el hecho que les sirve de fundamento haya
llegado a conocimiento de la parte.
Es necesario tener presente, que el artículo 83 inciso 2º del CPC, estableció como requisito
para hacer valer la acción de nulidad, que “la nulidad sólo podrá impetrarse dentro de 5 días
contados desde que aparezca o se acredite que quien debe reclamar de la nulidad tuvo
conocimiento del vicio, a menos que se trate de la incompetencia absoluta del tribunal”.
Ejemplos de incidentes de nulidad que se refieren a todo el proceso: la incompetencia del
tribunal; la falta de capacidad, representación o de personería de las partes litigantes; la falta
de emplazamiento del demandado, etc.
Ocurre que estos incidentes de nulidad de todo el proceso revisten formas procesales
especiales, como ser, el de excepciones dilatorias, cuando se fundan en la incompetencia del
tribunal ante el cual se hubiere presentado la demanda, la falta de capacidad del
demandante o de personería o de representación legal del que comparece en su nombre,
etc.

5
Sole Riera, Jaime. El Recurso de Apelación Civil. Primera Edición. J.M. Bosch Editor S.A. Año 1993.
6
Salas Vivaldi, Julio E. Los Incidentes y en especial el de nulidad en el proceso civil, penal y laboral. Editorial Jurídica de Chile. Séptima Edición
Actualizada. Año 2004.
7
Otero Lathrop, Miguel. La Nulidad Procesal Civil, Penal y de Derecho Público. Incidente de Nulidad, Nulidad de Oficio, Casación de Forma, de Fondo y de
Oficio en lo Civil- Nulidad y Recurso de Nulidad en lo penal-Nulidad Procesal de Derecho Público. Editorial Jurídica de Chile. Año 2009.

3
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Y dentro de los incidentes de nulidad de todo el proceso hay algunos especiales; tales son,
los contemplados en los artículos 79 y 80 del CPC que pasamos a analizar:
1.- El primero de ellos está consagrado en la ley en los siguientes términos: "Podrá un
litigante pedir la rescisión de lo que se haya obrado en el juicio en rebeldía suya, ofreciendo
probar que ha estado impedido por fuerza mayor.
Este derecho sólo podrá reclamarse dentro de tres días, contados desde que cesó el
impedimento y pudo hacerse valer ante el tribunal que conoce del negocio" (Art. 79 del CPC).
Su fundamento es la imposibilidad que ha tenido el litigante para actuar, motivada por
razones de fuerza mayor, lo que permitió a la contraparte que adelantara el juicio en su
rebeldía; y hace aplicación del conocido aforismo jurídico de que “al impedido no le corre
plazo”.
Pero el derecho a impetrar la nulidad de lo obrado, fundado en razones de fuerza mayor,
prescribe en el brevísimo plazo de tres días, contados desde que cesó el impedimento y pudo
hacerse valer la nulidad ante el tribunal que está conociendo del respectivo negocio.
Por ejemplo: se notifica la demanda al demandado, quien se halla gravemente enfermo y
no puede, naturalmente, contestar la demanda en el término legal, y a pesar de ello, se le
acusa la correspondiente rebeldía y se continua el juicio sin su presencia; podría,
posteriormente, solicitar la nulidad de lo obrado en su rebeldía acreditando el hecho de la
enfermedad o impedimento que ha obstado a su comparecencia.
2.- El incidente de nulidad procesal de todo lo obrado que tiene el rebelde conforme al
artículo 80 del CPC.
El denominado incidente especial de nulidad de todo lo obrado se halla establecido en la
siguiente forma: “Si al litigante rebelde no se le ha hecho saber en persona ninguna de las
providencias libradas en el juicio, podrá pedir la rescisión de lo obrado, ofreciendo acreditar
que, por un hecho que no le sea imputable, han dejado de llegar a sus manos las copias a que
se refieren los artículos 40 y 44, o que ellas no son exactas en su parte sustancial.
Este derecho no podrá reclamarse sino dentro de cinco días, contados desde que
aparezca o se acredite que el litigante tuvo conocimiento personal del juicio” (Art. 80 CPC).
De acuerdo al claro tenor literal anterior, para que este incidente pueda tener lugar se
requiere:
1°. Que el litigante que lo hace valer se encuentre rebelde;
2°. Que no se le haya hecho saber en persona ninguna de las providencias libradas en el juicio;
3°. Que ofrezca probar que por un hecho que no le sea imputable, han dejado de llegar a sus
manos las copias a que se refieren los arts. 40 y 44 del CPC, o que ellas no son exactas en su
parte sustancial, y
4°. Que se interponga en momento oportuno, o sea, dentro de quinto día contado desde que
aparezca o se acredite que el litigante tuvo conocimiento personal del juicio.
Este incidente tiene, además, una especial particularidad, y ella es que se puede hacer
valer, concurriendo los requisitos legales antes señalados, a pesar de que se haya pronunciado
sentencia y se hubiere notificado la misma a alguna de las partes (Arts. 182 inciso 2º, y 234
inciso final del CPC).

4
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En otras palabras, el incidente de nulidad de todo lo obrado por falta de emplazamiento, se


formula ante el mismo tribunal que está conociendo del pleito y con el objeto de anular todo lo
obrado en el juicio respectivo, aun la sentencia definitiva que él puede haber dictado, la cual
tendrá solamente la apariencia de firme o ejecutoriada.
No hay que olvidar, en todo caso, que los incidentes a que den lugar las disposiciones
contenidas en los artículos 79 y 80 del CPC no suspenderán el curso de la causa principal y se
sustanciarán en cuaderno separado (Art. 81 del CPC).
d) La oposición del tercero al cumplimiento incidental de la sentencia, conforme al artículo
234 inciso penúltimo del CPC, “El tercero en contra de quien se pida el cumplimiento del fallo
podrá deducir, además, la excepción de no empecerle la sentencia y deberá formular su
oposición dentro del plazo de diez días”.
e) El juicio ordinario posterior a la sentencia dictada en las querellas posesorias, a que se
refiere el artículo 581 CPC. Señala la disposición indicada, que “Las sentencias que se dicten en
los interdictos de que trata este párrafo (Libro III Título IV Párrafo 5 del CPC) dejan a salvo su
derecho a las partes para deducir en vía ordinaria las acciones que por ley le correspondan”.
f) La renovación de la acción ejecutiva a que se refiere el artículo 477 CPC. Dispone la
norma legal en cuestión, que “La acción ejecutiva rechazada por incompetencia del tribunal,
incapacidad, ineptitud del libelo o falta de oportunidad en la ejecución, podrá renovarse con
arreglo a los preceptos de este Título”. (Libro III Título I del CPC).
g) La acción de revisión, mal denominada en el CPC, como recurso de revisión, o más bien,
la acción impugnativa autónoma de una determinada resolución judicial por concurrir las
causales legales. (Art. 810 y siguientes del CPC y Art. 473 y siguientes del CPP).
h) Otros medios de impugnación, que no sean, los recursos procesales.
i) Los recursos procesales.
De la enumeración anterior, podemos decir entonces, que el recurso procesal no es sino
uno de los medios para hacer valer la impugnación en contra de las resoluciones judiciales. De
acuerdo con lo anterior, debemos además concluir, que el concepto de impugnación
aparece en una relación de género a especie respecto del recurso procesal.8
En este sentido, se ha señalado previamente, que el concepto de medios de impugnación
es más amplio que el concepto de recursos procesales. Aún cuando los recursos sean,
seguramente, los principales medios de impugnación de las resoluciones judiciales – en
especial si se tiene en consideración la variedad de recursos existentes – ellos no dejan de
coexistir con otros medios de impugnación que, aunque funcionen a la manera de un recurso
procesal, sin embargo, no lo son.
Dicho de otro modo, tenemos que decir, que los medios de impugnación son el género, del
cual los recursos procesales no son sino una especie de ese género.
Sin perjuicio de lo anterior, debemos recordar que la denominada acción ordinaria de
nulidad del derecho civil común o general, se encuentra proscrita en nuestro ordenamiento
jurídico procesal como un medio para obtener la invalidación de una sentencia, no siendo

8
Tarigo, Enrique. Lecciones de Derecho Procesal Civil según el Nuevo Código. Fundación de Cultura Universitaria. Montevideo. Uruguay. Segunda Edición.
Año 1998. Tomo II. Página 223.

5
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

posible jamás iniciar un proceso de lato conocimiento que persiga semejante objetivo. 9
En efecto, al referirse al recurso de Casación, se señala en el Mensaje Presidencial con que
se envía el Proyecto de CPC al Congreso Nacional, que “terminan los procedimientos
especiales con el que debe servir para la tramitación del recurso de casación en la forma y en
el fondo. No difiere el primero (Recurso de Casación) esencialmente del actual recurso de
nulidad; pero se ha procurado llenar los vacíos y aclarar las dudas que en él se notan. Se
determinan con tal objeto los trámites cuya omisión da lugar al recurso, y se desconoce de un
modo expreso la acción ordinaria de nulidad (del derecho civil común o general) para
invalidar sentencias, no admitiéndose otro camino que el de casación para lograr este
resultado; en miras a la brevedad de los procedimientos y al tranquilo goce de los derechos
declarados en juicio.”10

B.- ESTUDIO DE LOS RECURSOS PROCESALES11.-

1.- ORIGEN ETIMOLOGICO DE LA PALABRA RECURSOS.


De la etimología del latín recursos, de igual significado (en el lenguaje común época
clásica significa solamente “retroceso”, del viejo “recurro, ere” “correr hacia atrás, o de vuelta”.
Recurso quiere decir, literalmente, regreso al punto de partida. Es un re-correr, o correr de
nuevo, el camino ya hecho.
Jurídicamente la expresión recurso, denota tanto el recorrido que se hace nuevamente
mediante otra instancia, como, el medio de impugnación por virtud del cual se re-corre el
proceso.12
Algunos autores denominan a los recursos procesales, como remedios, por la labor
profiláctica o de saneamiento o saneamiento de los vicios o errores, que les corresponde
dentro del proceso.

2.- CONCEPTO Y FUNDAMENTO DE LOS RECURSOS PROCESALES.


Según Couture13, los recursos procesales son, genéricamente hablando, medios de
impugnación de los actos procesales (resoluciones judiciales). Realizado el acto procesal por
el tribunal o dictada la resolución en otras palabras, la parte agraviada por él tiene, dentro de
los límites que la ley le confiera, poderes de impugnación destinados a promover la revisión del
acto jurídico procesal y su eventual modificación.
El recurso es el acto jurídico-procesal de parte o de quién tenga legitimación para actuar,
mediante el cual se impugna una resolución judicial, dentro del mismo proceso en que se
pronunció, solicitando su revisión a fin de eliminar el agravio que sostiene, se le ha causado
9
No debemos confundir la acción ordinaria de nulidad que pretende iniciar un nuevo proceso para los efectos de invalidar una sentencia dictada en un
proceso anterior, con el recurso de nulidad contemplado en el nuevo proceso penal, el cual no constituye más que un recurso extraordinario que se deduce
en el mismo proceso en que ella se dictó y que pretende invalidar una resolución por las causales expresamente establecidas por el legislador.
10
Mensaje del Código de Procedimiento Civil. 1° de Febrero de 1893. Excmo. Presidente de la República don Jorge Montt.
11
Correa Selamé, Jorge. Recursos Procesales Civiles. Santiago de Chile. Editorial Jurídica LexisNexis. Edición 2003.
12
Couture, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Colección Maestros del Derecho Procesal. Cuarta Edición. Editorial B de F. Montevideo -
Buenos Aires. Año 2004. Página 277.
13
Couture, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Colección Maestros del Derecho Procesal. Cuarta Edición. Editorial B de F. Montevideo -
Buenos Aires. Año 2004. Página 277.

6
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

con su dictación.14
El recurso procesal, según el Diccionario de la RAE, es la “acción que concede la ley al
interesado en un juicio o en otro procedimiento para reclamar contra las resoluciones, ora ante
la autoridad que las dictó, ora ante alguna otra.”15
Según el profesor Alfredo Pfeiffer, los recursos procesales, son aquellos medios o
instrumentos procesales que la ley otorga a las partes agraviadas con el contenido de alguna
resolución judicial determinada que estimen errónea, a fin de poder instar porque ésta sea
modificada o invalidada dentro del mismo proceso en el cual se dictó.16
El recurso procesal, es el medio técnico que ejerce una parte dentro del proceso en que se
dictó una resolución, para la impugnación y subsanación de los errores de que
eventualmente puede adolecer la misma, dirigido a provocar la revisión de la resolución, ya
sea por el Juez que la dictó o por otro de superior jerarquía.
La existencia de los recursos procesales, nace de la constatación de una realidad, fundada
en la existencia de la falibilidad humana, que en el caso de la sentencia, recae en la persona
del juez, y al hecho de la pretensión de las partes, de no aceptar inicialmente la resolución que
les causa un perjuicio por no haberse acogido las peticiones que han formulado en el juicio.17
Los recursos procesales contra las resoluciones judiciales satisfacen la pretensión de las
partes de ver revisada una resolución ya sea - por el mismo tribunal que la ha dictado - o bien
por el superior jerárquico - según él caso y normalmente, en esta última situación, por un
órgano de carácter colegiado.
En general, puede hablarse de la existencia en el proceso, de un derecho a recurrir, cuya
naturaleza jurídica es estrictamente procesal y que es uno de los varios derechos que surgen
de la relación jurídica procesal. Se trata de un derecho subjetivo, de quienes intervienen en el
proceso a cualquier título y condición, para que se corrijan los errores del juez, que le causan
gravamen o perjuicio. Derecho consagrado constitucionalmente en la Carta Fundamental y
desarrollado en los códigos procesales.
Los errores, de las partes e intervinientes no dan lugar a recursos procesales sino
indirectamente, en cuanto pueden conducir al juez a cometer otros errores.
El recurso procesal es, un acto jurídico-procesal de parte, exclusivo de los litigantes (partes
e intervinientes), como la resolución, lo es exclusivamente del juez, por ello debemos decir, que
los actos de los jueces nunca constituirán el ejercicio de la facultad de recurrir que se limita a la
actuación de las partes.
El recurso procesal, es un acto jurídico del proceso y con ello se, descarta la pertinencia de
hablar de recurso procesal cuando el ejercicio de la facultad contemplada en la ley conduce
a la iniciación de un nuevo proceso, ello sin perjuicio, de que existan en los textos positivos, los
mal denominados recursos que no son tales, entre otros, los de amparo constitucional, de

14
Couture, Eduardo J. Obra citada. Couture define el recurso como el medio técnico de impugnación y subsanación de errores de que eventualmente
puede adolecer una resolución judicial, dirigido a provocar la revisión de la misma, ya sea por el juez que la dictó o por otro de superior jerarquía. Ver
además, Vocabulario Jurídico. Tercera Reimpresión. Ediciones Depalma. Buenos Aires. Página 507.
15
Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Impreso en Madrid - España. Talleres Gráficos de la Editorial Espasa-Calpe, S.A. Impresión
Mayo de 1983.
16
Pfeiffer Richter, Alfredo Oscar. Apuntes de Derecho Procesal Tomo VI, Recursos Procesales. Impresos Ranco – Santiago de Chile.
17
Muñoz Torres Juan Carlos. Tratado de los Recursos Jurisdiccionales. Editorial Parlamento Limitada – Santiago de Chile. Año 2009. Página 17.

7
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

protección y de amparo económico. Tales actos jurídicos, no son recursos procesales


propiamente tales, sino que son, acciones de rango constitucional.18
Debemos tener presente, que se ha señalado en la doctrina, que la estructura de los
recursos procesales, es uno de los aspectos que cabe considerar para determinar la visión
política que se posee por una sociedad respecto de la forma en que deben estructurarse, los
tribunales de justicia para su mejor funcionamiento (única instancia – doble instancia).19
Según Mirjan Damaska, refiriéndose a la fundamentación de los recursos procesales y su
justificación, nos dice que: el orden jerárquico del poder implicaba apoyarse en un sistema
amplio y regular de revisión de apelaciones, casi enteramente desconocido para la sociedad
medieval, y de hecho no hace su aparición, hasta fines del siglo XIX, en Inglaterra. La revisión
superior fue tan importante que a menudo se dudaba si las ordenanzas de las ciudades o las
costumbres locales podían abrogar válidamente el derecho de apelación. Los funcionarios
que frustraban la transferencia de casos a los poderes superiores en algunas ocasiones podían
sufrir severos castigos.20 Se trata de un sistema vertical de administración de justicia. “Obvia es
la conexión entre el ordenamiento vertical de poder y la revisión jerárquica. La etapa de
revisión no se concibe como un evento extraordinario, sino como una secuela de la
adjudicación original que se debe esperar en el curso normal de los hechos”.21 “La revisión
jerárquica no sólo es regular, sino que también extensa. Hay pocos aspectos de las sentencias
del poder inferior que sean inmunes a la supervisión: hecho, derecho y lógica, son todos juegos
limpios para el escrutinio y la posible corrección. Una vez que se ha expresado un cargo
inferior, el episodio procesal conducido ante él llega a un final (fanctum officio): las
correcciones de su decisión, si son necesarias, sólo pueden ser hechas por sus superiores en la
organización”.22
La gran significación atribuida al “control de calidad” por superiores en una organización
jerárquica, inevitablemente desvirtúa la importancia de la toma de decisiones original: esta
adquiere un aura de provisionalidad. Por otro lado, la importancia del denominado “control de
calidad” explica porqué un sistema de apelación regular y extendido es una garantía esencial
de una administración de justicia limpia y ordenada, o como componente esencial de los
“debidos procesos” personales. No debe sorprender, por tanto, encontrar que muchas
constituciones establecen que el derecho a la apelación es uno de los derechos básicos de los
ciudadanos.23
Por otro lado, la concepción paritaria de la estructura judicial tiene una incidencia directa
en la forma de concebir la estructura de los medios de impugnación dentro del proceso. En
efecto, en un aparato horizontal de justicia se considera a las decisiones originales como
presumiblemente finales, sin perjuicio de ser las mociones de reconsideración tan normales y
prevalentes en el aparato paritario de poder como las peticiones para una apelación superior

18
Devis Echandía. Teoría General del Proceso. Tomo II Páginas 632 y 633. Editorial Universidad.
19
Mirjan R. Damaska. “Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado”. Análisis Comparado del Proceso Legal. Título del original en Inglés “The Faces of
Justice and State Authority: A comparative approach to the legal process”. Organización del Poder: Los Modelos Jerárquicos y Paritarios. Traducción
de Andrea Morales Vidal. Prólogo del Profesor Pablo Ruiz-Tagle Vial. Editorial Jurídica de Chile. Santiago de Chile. Abril de 2000. Página 33 y siguientes.
20
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada. página 57.
21
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra citada, página 87.
22
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra citada, página 88.
23
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra citada, páginas 89 y 90.

8
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

en las organizaciones judiciales jerárquicas.24


Lejos de ser una secuela regular del juicio, o una etapa posterior del proceso normalmente
anticipada, la revisión de superiores es de naturaleza extraordinaria e independiente.25 Dado
el carácter extraordinario de una revisión superior, sigue teniendo sentido tratar el juicio original
como cosa juzgada y permitir su ejecución.26
Como no se ha descartado realmente la noción fundamental de que el juicio en un tribunal
acaba con el proceso penal, la revisión de una absolución se percibe como injusta, como una
amenaza nueva o doble, antes que como una simple continuación del procedimiento original.
Además, cuando se anula una sentencia desfavorable, en muchos sentidos el nuevo juicio es
considerado independiente, un nuevo proceso, antes que parte de un proceso en curso. Por lo
tanto, cuando hay una nueva sentencia, el tribunal no necesita dar crédito a los acusados por
el tiempo en prisión correspondiente a la sentencia original: la percepción de un único proceso
unitario en el cual se impusieron dos sentencias es débil o inexistente.27
Las sentencias sólo podrán impugnarse cuando el presunto juez de última instancia haya
fallado de manera tan grave que su decisión sea hasta cierto punto perversa y su jurisdicción,
si la tiene, esté perdida.28
Cuando se da, la revisión asume un carácter indirecto: antes que verificar lo adecuado de
las decisiones razonadas, la autoridad superior intenta reconstruir lo que se decidió en realidad,
y especula sobre la posibilidad de si un juez razonable hubiese llegado al resultado impugnado
por el apelante. La apelación correcta no se exalta como una pieza central de un debido
proceso.29/30
Sin embargo, a medida que ha ido pasando el tiempo, se ha ido restringiendo la posibilidad
de recurrir. En efecto, la legislación más moderna, ha sido un proceso de supresión y
cercenamiento de los recursos tradicionales, si observamos precisamente las modificaciones
legales introducidas por las más importantes reformas procesales en Chile, desde la reforma
procesal penal (Año 2000) en adelante, puede observarse una tendencia de nuestros tiempos
a aumentar los poderes del juez, y disminuir el número de recursos: es el triunfo de una justicia
pronta y firme sobre la necesidad de una justicia buena pero lenta. La misma conclusión
puede desprenderse de la revisión del anteproyecto de Código Procesal Civil en actual
tramitación en el Congreso Nacional.

3.- REQUISITOS COMUNES A TODOS LOS RECURSOS JURÍDICO - PROCESALES.


Para que nos encontremos en presencia de un recurso procesal, es menester que

24
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra citada, página 104.
25
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada, página 105.
26
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada, página 106.
27
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada. página 106.
28
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada. Página 104.
29
Mirjan R. Damaska. Las Caras de la Justicia y el Poder del Estado. Obra Citada. Página 105.
30
Carocca Pérez, Alex. El Nuevo Sistema Procesal Penal. Página 263. Editorial Jurídica La Ley. Año 2003. Respecto del nuevo sistema procesal penal
chileno, se ha señalado por algunos autores, que se abandona la pretensión de controlar la actuación de los jueces a través de la revisión de lo obrado por
los tribunales superiores, en lo que suele calificar como control vertical o a posteriori de la resolución judicial, y se reemplaza por la consecución de una
intervención de los interesados en la producción misma decisión judicial, es decir, un control que podría denominarse horizontal, que es lo más propio del
proceso jurisdiccional oral. Por eso se establece un nuevo régimen de recursos muy limitado en contra de las sentencias que se dicten en el nuevo sistema,
en que el rol central lo desempeña el recurso de nulidad, con una menor incidencia del recurso de apelación, manteniéndose la procedencia de la reposición
y del recurso de revisión conforme a las reglas ya conocidas.

9
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

concurran conjuntamente, los siguientes requisitos: (5)


a) Consagración legal del recurso - Debe ser contemplada por el legislador la existencia del
recurso, determinado el tribunal que debe conocer de él (competencia) y el procedimiento
que debe seguirse para su resolución.
b) Es un acto jurídico procesal de parte o de quien tenga legitimación para actuar.
c) Debe existir un agravio para el recurrente.
d) Debe impugnarse una resolución judicial dentro del mismo juicio en que se dictó.
e) Debe perseguirse la revisión de la resolución impugnada.

4.- ANALISIS PARTICULAR DE LOS REQUISITOS COMUNES A TODOS LOS RECURSOS PROCESALES.
Debemos señalar, que cada uno de los requisitos señalados precedentemente deben
concurrir copulativamente para que nos encontremos en presencia de un recurso procesal, de
modo tal, que si alguno de ellos no concurriere, en definitiva no nos encontramos frente a un
recurso procesal propiamente tal, sino ante una institución jurídica diversa,
independientemente de que el legislador le haya dado esa denominación. Así, ocurre por
ejemplo, con las acciones constitucionales, con la aclaración rectificación o enmienda o con
la acción de revisión de las sentencias firmes y ejecutoriadas, casos en que si bien se habla,
respectivamente, de recurso de amparo, de recurso de protección, de recurso de amparo
económico, de recurso de aclaración, de recurso de rectificación o enmienda y de recurso de
revisión, resulta que no nos encontremos en verdad, en todos estos casos señalados
precedentemente, ante recursos procesales propiamente tales, sino que más bien, ante
acciones.

a.- La existencia del recurso jurídico – procesal, debe ser contemplada por el legislador,
determinando el tribunal que debe conocer del mismo y el procedimiento que debe seguirse
para obtener el pronunciamiento del tribunal competente.
La existencia de todo recurso jurídico – procesal, debe ser expresamente contemplada por
parte del legislador y consagrada en la ley, por cuanto ello implica necesariamente
reconocerle a los tribunales establecidos por la ley, atribuciones para conocer del mismo
recurso, resolviendo mediante su decisión los asuntos que la ley ha entregado a su
conocimiento.
Al efecto, debemos recordar que de conformidad a lo previsto en el artículo 77 de la CPR
“una ley orgánica constitucional determinará la organización y atribuciones de los tribunales
que fueren necesarios para la pronta y cumplida administración de justicia en todo el territorio
de la República”.31
31
Ver artículo 77 de la Constitución Política de la República.
“Artículo 77.- Una ley orgánica constitucional determinará la organización y atribuciones de los tribunales que fueren necesarios para la pronta y
cumplida administración de justicia en todo el territorio de la República. La misma ley señalará las calidades que respectivamente deban tener los
jueces y el número de años que deban haber ejercido la profesión de abogado las personas que fueren nombradas ministros de Corte o jueces
letrados.
La ley orgánica constitucional relativa a la organización y atribuciones de los tribunales, sólo podrá ser modificada oyendo previamente a la Corte
Suprema de conformidad a lo establecido en la ley orgánica constitucional respectiva.
La Corte Suprema deberá pronunciarse dentro del plazo de treinta días contados desde la recepción del oficio en que se solicita la opinión
pertinente.

10
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En consecuencia, debe establecerse mediante una Ley Orgánica Constitucional (LOC) el


tribunal a quien le corresponde conocer de un determinado recurso procesal, por cuanto ello
importa concederle determinadas atribuciones a ese tribunal para conocer el referido recurso.
Esta materia, como regla general, se regula específicamente por parte del Código Orgánico
de Tribunales (COT) al tratar de la competencia que corresponde al Pleno y a las Salas de las
Cortes de Apelaciones y de la Corte Suprema, sin perjuicio, de las leyes especiales que puedan
establecerse sobre esta materia. Cabe recordar a este respecto, que el COT tiene en esta y
otras materias (ORGANIZACIÓN Y ATRIBUCIONES DE LOS TRIBUNALES), mientras no se dicte la
LOC respectiva, el rango de LOC, respecto de todas aquellas materias, que son de regulación,
por exigencia constitucional, mediante este instrumento jurídico.
Por otra parte, en lo que dice relación a la oportunidad y la forma que debe seguirse para
la tramitación y resolución de un determinado recurso, atendido a que éste forma parte del
procedimiento que debe observarse para la solución de un conflicto, también debe estar
establecido por parte del legislador en la ley. Al efecto, debemos recordar que conforme a lo
previsto en el artículo 19 N° 3 inciso 5° de la CPR, “toda sentencia de un órgano que ejerza
jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado. Corresponderá al
legislador establecer siempre las garantías de un procedimiento y una investigación racionales
y justos”. (GARANTIA CONSTITUCIONAL DEL DEBIDO PROCESO)

b.- Acto jurídico procesal de parte o de quien tiene legitimación para actuar en el juicio.
El recurso procesal, como la generalidad de los actos jurídicos que se realizan en el
proceso, es esencialmente unilateral y corresponde su ejercicio a la parte interesada. Además,
por otro lado, la mayoría de los recursos procesales, presentan diversas solemnidades que
deben ser cumplidas en su interposición, bajo sanción de ser declarados los mismos,
inadmisibles.
Por regla general, la parte, es el sujeto que se encuentra en una posición que lo legitima
especialmente para impugnar la injusticia de la resolución dentro del proceso. Sin perjuicio de
lo anterior, el recurso puede ser deducido no sólo por quién haya sido parte, sino que también
por quien habría podido ser parte en el procedimiento en que se pronunció la sentencia (como
ocurre por ejemplo, con el litigante rebelde).
Se comprende así, que también un tercero puede estar facultado para recurrir, el que no es
un tercero cualquiera, sino que es aquel tercero interesado, que comparece a título de tercero
principal, tercero coadyuvante, tercero independiente o como sustituto procesal y, que haya
podido actuar en el proceso en que se dictó la resolución que se pretende impugnar.32
En la misma situación se encuentra la víctima que no hubiere deducido una querella
criminal haciendo valer la acción penal pública o en un delito de acción penal pública previa
instancia particular, en el actual proceso penal, la víctima no es parte en el proceso sino que
tan sólo un interviniente, y no obstante ello, se encuentra facultado para impugnar el

Sin embargo, si el Presidente de la República hubiere hecho presente una urgencia al proyecto consultado, se comunicará esta circunstancia a la
Corte.
En dicho caso, la Corte deberá evacuar la consulta dentro del plazo que implique la urgencia respectiva.
Si la Corte Suprema no emitiere opinión dentro de los plazos aludidos, se tendrá por evacuado el trámite”.
32
Artículo 24 del Código de Procedimiento Civil.

11
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

sobreseimiento temporal o definitivo y la sentencia absolutoria, aún cuando no hubiere


intervenido en el procedimiento.33
De acuerdo con lo anterior y por no tratarse de actos de parte, debemos señalar que no
constituyen recursos procesales, determinados actos jurídicos procesales que se llevan a cabo
de oficio por parte de los órganos jurisdiccionales, ya sea con motivo de la interposición
deficiente de un recurso (como ocurre en el caso de la casación en la forma o en el fondo, de
oficio) o con motivo de la dictación de una resolución judicial y respecto de la cual el tribunal
superior conociendo posteriormente del recurso interpuesto deficientemente, puede invalidar
la resolución en forma oficiosa, por estimar que se han incurrido en vicios en el proceso o en la
dictación de la resolución, (como ocurre por ejemplo, en la casación en la forma de oficio o
en graves faltas o abusos que conducen al ejercicio de oficio de las facultades disciplinarias
por parte de los tribunales superiores de justicia).
En todas estas situaciones, a pesar de que se puede invalidar una resolución judicial, por
parte de un tribunal superior, no nos encontramos en presencia de un recurso procesal, puesto
que no se trata de un acto de parte que persigue la invalidación de la resolución judicial
imperfecta, sino que estamos en presencia de facultades ejercidas de oficio por parte del
propio órgano jurisdiccional, de acuerdo a las atribuciones privativas que le confiere al mismo
la propia ley.

c) El agravio para el recurrente.


Agravio en términos generales, es sinónimo de perjuicio. El agravio existe cuando hay una
diferencia entre lo pedido por una parte al juez y lo que éste concede al peticionario,
perjudicando a éste la diferencia existente entre lo pedido y lo concedido por el juez.
El agravio no sólo es material o se refiere a la distinta manera de entender la aplicación de
la ley material al caso concreto; igualmente existe agravio cuando la diferencia de lo pedido y
lo conseguido se concreta a cuestiones o peticiones de orden procesal.34
El agravio propiamente tal, se entiende que concurre cuando no se obtiene todo lo que se
ha pedido en el juicio. En otras palabras, una resolución causará agravio a una parte cuando
ésta le ha sido desfavorable por no haberse acogido íntegramente las pretensiones o contra-
pretensiones hechas valer por ella en el proceso.
El agravio o perjuicio, en otras palabras, es toda diferencia existente en perjuicio de la parte
recurrente, y que tratándose de la sentencia definitiva podemos identificarlo por la diferencia
existente entre lo pedido en los escritos de demanda (replica cuando procediere) o
contestación de la demanda (duplica cuando procediera) principalmente, y lo otorgado en la
sentencia.
El agravio o perjuicio se determina y debe existir, fundamentalmente en la parte dispositiva
de la resolución sujeta a impugnación y no en la parte considerativa de ella en la que se
contienen los fundamentos de hecho y de derecho de la resolución, puesto que el agravio se
origina en aquella parte de la resolución o sentencia, en la cual el tribunal se pronuncia acerca
de las peticiones de las partes. De acuerdo con ello, no nos será posible hablar de la existencia
33
Artículo 109 letra f) y 352 del Código Procesal Penal.
34
Valentín Cortes, Vicente Gimeno, Víctor Moreno y José Almagro. Derecho Procesal. Editorial Tirant Lo Blanch. Tomo I - Volumen II. Página 24.

12
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de un perjuicio o agravio cuando la diferencia solo existe entre los argumentos en los que las
partes han fundado sus peticiones y, la parte considerativa de la resolución, más sin embargo,
no se ha generado un perjuicio o agravio en verdad, entre las peticiones que una de las partes
ha formulado al tribunal y lo resuelto por el mismo, en la parte dispositiva de la sentencia.
El agravio o perjuicio puede existir, no sólo respecto de una parte de las partes del juicio,
sino que respecto de todas las partes en el mismo y, con motivo de la dictación de una
resolución judicial, puesto que ella en su parte dispositiva puede no haber acogido
íntegramente las peticiones de todas y cada una de las partes, como ocurre por ejemplo,
cuando la sentencia acoge parcialmente la demanda, habiéndose solicitado por el
demandado el rechazo integro de la misma. En tal caso, la sentencia que resuelve el juicio,
causará agravio o perjuicio a ambas partes (tanto demandante como demandado), y por lo
mismo, ambas partes se encontrarán facultadas para recurrir. La existencia de este tipo de
resoluciones, que causa perjuicio a las partes de un juicio, es importante, puesto que además
ellas, son las que generan la posibilidad de que exista la institución de la adhesión a la
apelación, y de la adhesión al recurso de nulidad, en el actual proceso penal.35
En nuestro ordenamiento jurídico, no se ha contemplado en forma específica y concreta,
los casos en que una sentencia definitiva causa agravio o perjuicio a una de las partes. Sin
perjuicio de lo anterior, el artículo 751 del CPC, nos señala, en el Juicio de Hacienda, los casos
en que existe agravio para el Fisco, lo que proyectándose en general, a todo juicio, nos
permite concluir que habría agravio para las partes, en los siguientes casos:
a) Cuando la sentencia no acoja totalmente la demanda (Agravio para el demandante.)
b) Cuando la sentencia no acoja totalmente la reconvención (Agravio para el
demandado).
c) Cuando la sentencia no desecha en todas sus partes la demanda (Agravio para el
demandado).
d) Cuando la sentencia no desecha en todas sus partes la reconvención (Agravio para el
demandante).
Este agravio que debe causar la resolución impugnada, es propio de todo recurso y tiene
especial aplicación respecto del recurso de apelación en materia civil. No se puede apelar de
una resolución judicial si la referida resolución no causa agravio alguno a la parte que
interpone el recurso de apelación.
En el nuevo sistema procesal penal, no se contempla la existencia del gravamen
irreparable, sino que tan solo el agravio como fundamento para deducir el recurso de
apelación, lo que se justifica atendida la consagración de la procedencia extraordinaria del
recurso de apelación en contra de ciertas y determinadas resoluciones judiciales.36
No obstante, tratándose de otros recursos procesales, como son los que persiguen en forma
extraordinaria la invalidación de la resolución, el agravio es más complejo, puesto que no
basta con el hecho de ser parte y que el fallo resulte desfavorable a la parte que recurre, sino
que además la causal en que se basa la petición de declaración de nulidad debe afectar al
recurrente. Así por ejemplo, ocurre en el caso del recurso de casación en la forma, el que sólo
35
Véase el artículo 382 del Código Procesal Penal.
36
Véase los artículos 352, 364 y 370 del Código Procesal Penal.

13
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

puede ser deducido basado en algunas de las causales que la ley establece, dado su carácter
de derecho estricto, es menester para que se configure el agravio que habilita para la
interposición del recurso que concurran los siguientes elementos:
a.- Ser parte en el juicio;
b.- Que la sentencia le sea desfavorable;
c.- Que el recurrente invoque un vicio que lo afecta a él;
d.- Que el recurrente no hubiere consentido en el vicio; y,
e.- Que el recurrente, haya preparado previamente el recurso, en los casos previstos por la
ley.
En el nuevo sistema procesal penal, excepcionalmente dicha regla general se rompe en el
recurso de nulidad, sólo cuando él, se interpone basado en las causales contempladas en el
artículo 374 CPP, titulado “motivos absolutos de nulidad”, dado que basta la concurrencia de
la causal y que la sentencia cause agravio al recurrente para que sea procedente dicho
medio de impugnación, sin que sea necesario ni procedente exigir que el vicio le haya
generado un perjuicio al recurrente por haberse efectuado esa calificación por parte del
legislador, la que posee un carácter vinculante para el tribunal que debe pronunciarse acerca
de la admisibilidad del recurso.

d.- Que se trate de la impugnación de una resolución judicial dentro del mismo juicio en que se
dictó.
El recurso no es más que una emanación del derecho a la acción que se ha ejercido
dentro del mismo proceso en que se dictó la resolución que se pretende impugnar.
La facultad de obtener, en mayor o menor medida, nuevos juicios sobre una o más
cuestiones que han sido objeto de un primer juicio (decisión del tribunal competente)
contenido en una sentencia, la conceden las normas procesales, por cuanto, estando la
potestad de juzgar encomendada a los órganos del Estado, encarnados por hombres, y siendo
el conocimiento humano relativo, subjetivo y falible, a través de dicho sistema el derecho
tiende a conseguir un producto de la actividad intelectual y volitiva de tales órganos (tribunales
- jueces), que corresponda lo más posible a la verdad, a la justicia y a la legalidad.
“Mas, para obtener este resultado, no es suficiente una pura revisión del producto final de
la actividad del órgano (jurisdiccional) al cual se acudió una primera vez, sino que para mayor
garantía de la justicia, de la verdad y de la legalidad de la decisión (del tribunal), es necesario
que esa obra de revisión vaya acompañada de todo un procedimiento que en mayor o
menor medida consienta el re-examen (nuevo examen) de las cuestiones ya decididas, a fin
de apreciar la conformidad de ellas, con la justicia, la verdad y la legalidad”.
“La impugnación de la sentencia importa, por tanto, necesariamente una renovación del
procedimiento según las normas y la disciplina concernientes a los medios para impugnar las
sentencias.”37
De acuerdo con lo expuesto, podemos señalar que existe una relación del todo a parte
entre la acción y el recurso, siendo éste el medio para que la parte continúe con su actividad
37
Rocco, Hugo. Tratado de Derecho Procesal Civil. Volumen III – Editorial Temis Depalma. Páginas 311 y 312.

14
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

dentro del proceso a través de una nueva etapa, para los efectos de obtener la dictación de
una resolución que resuelva el conflicto. En este sentido, se podría señalar que el recurso no
viene a ser más que el medio para pasar de una a otra fase del proceso, sin romper la unidad
de éste.
La doctrina mayoritariamente entiende que con la interposición de un recurso procesal, no
se genera un nuevo proceso, sino que a lo sumo se abre una nueva fase dentro del mismo
procedimiento. El recurso procesal no supone un proceso diferente, sino que en el proceso
original se desarrolla el derecho de accionar para poner en ejercicio la jurisdicción dentro de la
fase procesal correspondiente, sin que se rompa la unidad del proceso a través del cual se
obtendrá la solución final del conflicto. Sin embargo, además de ser un acto que debe
realizarse dentro del mismo proceso por el sujeto agraviado legitimado, es menester que lo
haga dentro de un plazo que es fatal, con el objeto de que exista, en un plazo razonable,
certeza jurídica declarada con autoridad de cosa juzgada.
El legislador busca que la resolución del conflicto sometido al conocimiento y resolución de
un tribunal, se logre mediante la recta aplicación del Derecho o la actuación de la ley. Sin
embargo, el Derecho busca también la certeza. De allí que el legislador ha establecido un
límite en el tiempo y en los recursos, a la revisión de los actos jurídicos procesales, para lograr su
firmeza a través de la autoridad de cosa juzgada.
“Para proveer a la certeza de la esfera jurídica de los litigantes, dando un valor fijo y
constante a las prestaciones, la organización jurídica quiere que la actividad jurisdiccional se
desarrolle una sola vez (aunque ordinariamente con la posibilidad de varios grados). Aplicando
la ley del mínimo medio, se tiende al máximo resultado con el mínimo empleo de actividad;
entre las ventajas de la certeza jurídica y los datos de los posibles errores del juez en el caso
concreto, concede predominio a los primeros. Por esto, transcurridos los términos (plazos) para
impugnar una sentencia, ésta deviene en definitiva, y de ahí deriva que la declaración de la
voluntad de la ley que ella contiene deviene indiscutible y obligatoria para el juez en cualquier
juicio futuro”.
“Por lo tanto, la cosa juzgada contiene en sí misma la preclusión de cualquier cuestión
futura. La institución de la preclusión es la base práctica de la eficacia de la sentencia; quiere
decir que la cosa juzgada substancial (obligatoriedad en los juicios futuros) tiene por
presupuesto la cosa juzgada formal (preclusión de las impugnaciones).38
De allí, que el recurso se interpone siempre en contra de una resolución que no ha
producido cosa juzgada formal, puesto que se trata de un juicio que no ha terminado por
restarle una fase recursiva, por lo que continúa en estado de pendencia. El término del proceso
se produce por la cosa juzgada formal, la que se genera con la preclusión de los recursos en
contra de la resolución que decide el conflicto. Normalmente, o por regla general, la
impugnación se presenta ante el tribunal que dictó la resolución para que sea conocida y
resuelta por el superior jerárquico. (Por ejemplo, así ocurre efectivamente, en los recursos tanto
de Apelación como de Casación).

e.- Revisión de la resolución impugnada.


38
Chiovenda, José. Principio de Derecho Procesal Civil - Tomo II. Instituto Editorial Reus - Madrid. Página 446.

15
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

El objeto que se persigue mediante la interposición del respectivo recurso procesal, es la


revisión de la resolución judicial para obtener eventualmente, la eliminación del agravio
generado en la sentencia o en la resolución judicial que se impugna. Ello se puede lograr
mediante:
a.- La reforma de una resolución judicial;
b.- La nulidad o invalidación de una resolución judicial.
Se persigue entonces, la reforma de una sentencia, cuando ella ha sido dictada dando
cumplimiento a los requisitos previstos por la ley, pero se estima por la parte recurrente que en
ella no se ha resuelto en forma justa el conflicto de acuerdo con lo solicitado por la misma
dentro del proceso. Los recursos procesales que persiguen este objetivo son por ejemplo, los
recursos de reposición y apelación.
Se persigue la nulidad o invalidación de una sentencia, cuando ella ha sido dictada sin
darse cumplimiento a los requisitos previstos por la ley para su dictación, por lo que se requiere
por una de las partes del juicio, su invalidación, por las causales específicas previstas por el
legislador para los efectos de eliminar el agravio que se le ha causado a esa parte con su
dictación. Los recursos en que se persigue este objetivo son por ejemplo, los recursos de
casación en la forma y en el fondo en el procedimiento civil y en el antiguo procedimiento
penal, y el recurso de nulidad en el nuevo sistema procesal penal.

5.- LAS FUENTES DE LOS RECURSOS PROCESALES - FUENTES CONSTITUCIONALES Y LEGALES DE LOS
RECURSOS JURÍDICO - PROCESALES.
A.- Constitución Política de la República; B.- Código Orgánico de Tribunales; C.- Código de
Procedimiento Civil; D.- Código de Procedimiento Penal, y Código Procesal Penal; E.- Recursos
de carácter especial establecidos fuera de los Códigos procedimentales de aplicación
general; F.- Sistema de recursos respecto de los Tribunales Arbitrales.

A.- LA CONSTITUCION POLITICA DE LA REPÚBLICA COMO FUENTE DE LOS RECURSOS PROCESALES.


La Constitución Política de la República puede ser considerada de dos formas, como
fuente de los recursos procesales:

A.l.- FUENTE DIRECTA


Nos encontramos con situaciones en que nuestra Carta Fundamental es fuente directa
respecto de todos aquellos recursos que la propia Constitución crea, cuya reglamentación
está generalmente entregada a la dictación de una ley posterior. Sin perjuicio, de que la
denominación de recursos de los mismos sea discutible.
La Constitución Política de la República consagra para que las personas se defiendan de
los demás individuos frente a acciones u omisiones que le amenazan, perturban o privan de los
derechos y garantías más esenciales, un conjunto de acciones para permitirle acudir a los
órganos jurisdiccionales de mayor jerarquía en busca de una pronta protección o amparo.
Con tal objeto, nuestra Carta Fundamental contempla cuatro medios a los que denomina

16
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

recursos, sin serlos en el concepto estricto que hemos dado de ellos anteriormente,39 siendo
ellos a saber:

1. El denominado Recurso de Protección - Acción de Protección Constitucional:


Este recurso que es más bien una acción constitucional, se contempla en el artículo 20 de
la CPR. Originariamente su regulación se encontraba contenida en un Auto Acordado de
fecha 2 de Abril de 1977 de la Excma. Corte Suprema, el que fue posteriormente derogado por
otro Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema de fecha 27 de Junio de 1992, el que se
modificó además por Auto Acordado de fecha 4 de Mayo de 1998.
Este recurso fue creado originalmente en el Acta Constitucional N° 3, concediéndose en
ese mismo texto constitucional, la facultad a la Corte Suprema para que dictara un Auto
acordado que lo regulara. Sin embargo, la CPR de 1980, que reemplazó el Acta Constitucional
N° 3 entre otros textos constitucionales, no estableció la misma disposición y facultad, razón por
la cual se ha sostenido por un sector de la doctrina, que el Auto Acordado que regula
actualmente la tramitación del Recurso de Protección, sería inconstitucional, ya que la
regulación de los recursos corresponde al legislador mediante una ley.
El hecho de que este recurso constitucional pueda ser invocado por cualquier persona,
desvirtúa la idea de recurso procesal tradicional; y además no se dirige por regla general en
contra de resoluciones judiciales, sino que en contra de acciones u omisiones ilegales o
arbitrarias de particulares o autoridades de gobierno que amenazan, perturban o privan a una
persona de alguno de los derechos de rango constitucional que señala expresamente el
constituyente y, que da lugar al inicio de un proceso especial, circunstancias todos ellas, que
conducen a sostener que no estamos en estricto rigor ante un recurso procesal sino que
efectivamente como ya los hemos señalado, ante una acción constitucional.

2. El denominado Recurso de Amparo Constitucional – Acción de Amparo Constitucional:


Este mal denominado recurso se encuentra contemplado en el Art. 21 de la CPR, se
reglamentan dos clases de acción de amparo:
- Una acción preventiva: Está establecido en el inciso final del artículo 21 y señala la
posibilidad de amparo para evitar las amenazas en contra de la garantía de la libertad.
- Una acción curativa o correctiva: Se refiere al caso en que la garantía ya ha sido
vulnerada.
La regulación del recurso de amparo constitucional se encuentra en el antiguo Código de
Procedimiento Penal y en un Auto-acordado de la Excma. Corte Suprema, los cuales ponen
énfasis en la rapidez con que debe tramitarse la acción de amparo constitucional.
En el CPP actual, no se contempló la regulación del recurso de amparo constitucional, pero
dada su consagración constitucional, y sin perjuicio de considerar adicionalmente que su
existencia se prevé en diversos tratados internacionales, ratificados por Chile y vigentes, no

39
La mayoría de la doctrina se encuentra de acuerdo en estos casos que más bien nos encontramos en presencia de acciones constitucionales que abren
un procedimiento para lograr la finalidad prevista en su consagración y no frente a recursos propiamente tales, puesto que no persiguen impugnar
resoluciones judiciales, elemento de la esencia que debe concurrir respecto de estos.

17
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

cabe duda que esta acción constitucional se encuentra plenamente vigente, de acuerdo a
las reglas pre-establecidas a la introducción del nuevo sistema procesal penal. Sin perjuicio de
ello, debemos tener presente, que en el nuevo sistema procesal penal se ha contemplado
también una Acción de Amparo con rango solamente legal, que se ejerce, ante un juez
inferior, como es el juez de garantía, conforme a lo previsto en el artículo 95 del CPP. 40
Los dos recursos constitucionales, ya mencionados (acción de amparo y de protección),
emanan de las facultades conservadoras de los tribunales superiores de justicia.

3. El denominado Recurso de Inaplicabilidad por Inconstitucionalidad – Acción de


inaplicabilidad por inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional:
Este denominado recurso de inaplicabilidad está establecido actualmente en el artículo 93
N° 6 de la CPR y señala que: “Son atribuciones del Tribunal Constitucional: N° 6 Resolver, por la
mayoría de sus miembros en ejercicio, la inaplicabilidad de un precepto legal cuya
aplicación en cualquier gestión que se siga ante un tribunal ordinario o especial, resulte
contraria a la Constitución.”
En este mal denominado recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad no es
necesario que existan agravios, ya que simplemente se pide, al Tribunal Constitucional, que
ordene que no se aplique un precepto legal por ser éste contrario a la Constitución Política de
la República. Se puede decir, que se trata realmente de una acción de inaplicabilidad por
inconstitucionalidad, a través de la cual se pretende prevenir el agravio que podría causarse a
una persona por la aplicación de una ley inconstitucional en la sentencia definitiva a dictarse,
en un proceso contencioso o no contencioso que se encuentra pendiente para resolver un
conflicto o asunto sometido a la decisión de un tribunal sea éste ordinario o especial.

4. El denominado Recurso de Reclamación por privación de la nacionalidad – Acción


Constitucional de Reclamación por privación de nacionalidad:
Se encuentra reglamentado en el artículo 12 de la CPR. De esta acción de reclamación
por privación de nacionalidad conoce la Corte Suprema como jurado y en tribunal pleno, y es
apreciado en conciencia y, como para la mayoría de la doctrina esto significa sana crítica
habrá que entender que debería fundamentar su sentencia de acuerdo a las normas de la
lógica y las máximas de la experiencia. La interposición del recurso de reclamación por
perdida de nacionalidad suspenderá los efectos del acto o resolución recurridos por esta vía.

A.II. FUENTE INDIRECTA:

Se refiere a que la CPR, actúa como fuente indirecta de los recursos procesales cuando
recoge un conjunto de normas que se vinculan a instituciones generales del Derecho Procesal
y entre las cuales deben considerarse los recursos.

40
Ver Artículo 95 del Código Procesal Penal.

18
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

a) Bases de la Institucionalidad: Los artículos 6° y 7° de la CPR, establecen la órbita de acción


legitima de los órganos del Estado, entre los que se encuentran los tribunales de justicia. De este
artículo 7° de la CPR se deduce que el sistema de recursos forma parte de la limitación de la
órbita de las funciones de los organismos del Estado.

b) Derechos y Deberes Constitucionales: El artículo 19 N° 3 de la CPR, establece que “la


Constitución asegura a todas las personas la igual protección de la ley en el ejercicio de sus
derechos”. Esta norma lleva envuelta la idea de debido proceso para lo cual es indispensable
un sistema adecuado de recursos. La idea de recurso responde a la idea de que el proceso
sea racional y justo.

c) El artículo 19 N° 7 de la CPR asegura a todas las personas el derecho a la libertad y a la


seguridad individual. De normas como estas han nacido el recurso de amparo y el recurso de
protección.

d) En el artículo 76 de la CPR y siguientes se señala la idea de jurisdicción. Se trata de una


fuente indirecta, la cual nos señala que "la facultad de conocer las causas civiles...",
entendiéndose que en la facultad de conocer de los tribunales está incorporado el sistema de
recursos; y

e) El artículo 77 de la CPR, reglamenta indirectamente el sistema de recursos al señalar que una


ley orgánica constitucional (LOC) regulará la organización y atribuciones de los tribunales, no
siendo los recursos procesales más que una vía a través de la cual los órganos jurisdiccionales
pueden hacer valer el ejercicio de sus atribuciones a petición del recurrente.

B.- EL CODIGO ORGANICO DE TRIBUNALES (COT) COMO FUENTE DE LOS RECURSOS PROCESALES.

El Código Orgánico de Tribunales, es una fuente indirecta de los recursos procesales ya que
señala los tribunales que van a conocer de cada uno de ellos. Estos tribunales son:
a. Jueces de Letras, y los Jueces de Garantía y Tribunales Orales en lo Penal en el nuevo
sistema procesal penal.
b. Tribunales unipersonales de excepción, los que no tienen competencia respecto de los
asuntos criminales en el nuevo sistema procesal penal.41
c. Corte de Apelaciones, las que en el nuevo sistema procesal penal solo conocen
excepcionalmente de los recursos de apelación que se deducen en contra de las
resoluciones que específicamente se prevén en la ley pronunciadas por el Juez de Garantía,
siendo improcedente la apelación en contra de las resoluciones dictadas por los Tribunales

41
El único caso de tribunal unipersonal de excepción seria el contemplado en el Nº 2 del artículo 52 del Código Orgánico de Tribunales respecto de un
Ministro de la Corte Suprema, el que deberíamos entender derogado orgánicamente respecto del nuevo sistema procesal penal por los actuales artículos 83
y siguientes de la Carta Fundamental que contemplan al Ministerio Público como único órgano encargado de dirigir exclusivamente la investigación, con la
sola excepción de las causas penales militares.

19
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de Juicio Oral en lo Penal.


d. Corte Suprema, quien en el nuevo sistema procesal penal conoce excepcionalmente de los
recursos de nulidad deducidos en contra de la sentencia definitiva pronunciada por los
Tribunales de Juicio Oral en lo Penal; y de los recursos de queja deducidos con motivo de la
dictación, por miembros de las Cortes de Apelaciones, con grave falta o abuso, de
sentencias definitivas o interlocutorias, que pongan termino al juicio o hagan imposible su
continuación.
En el conocimiento y fallo de los recursos procesales, se puede apreciar como regla
general una aplicación del principio jerárquico de los tribunales, porque según la naturaleza
del recurso y de la instancia en que se conoce se va elevando la jerarquía del tribunal que
debe conocer de él, siendo ellos normalmente conocidos por el superior jerárquico del que
dictó la resolución que se impugna por vía de apelación o casación. Este principio de la
jerarquía se rompe respecto de los medios de impugnación que son conocidos en el ejercicio
de facultades jurisdiccionales, en el caso que la Corte Suprema, sea quien conoce del recurso
de nulidad deducido en contra de las sentencias definitivas pronunciadas por un Tribunal de
Juicio Oral en lo Penal (competencia per saltum).42
La Corte Suprema conoce exclusiva y excluyentemente de los siguientes recursos: 1.-
Recurso de casación en el fondo en el procedimiento civil43; 2.- Recurso de revisión.
El principio jerárquico se aplica en casi todos los recursos procesales en materia civil, salvo
en el caso del recurso de revisión.
El artículo 63 del COT señala los recursos de que conoce la Corte de Apelaciones
respectiva.44 Estos son:

42
Ver incisos 1° y 3 del artículo 376 del Código Procesal Penal.
43
El recurso de nulidad en el nuevo proceso penal no es de competencia exclusiva y excluyente de la Corte Suprema porque conocen del mismo tanto ella
como la Corte de Apelaciones respectiva, según corresponda a la causal invocada.
44
Art. 63. Las Cortes de Apelaciones conocerán:
1o En única instancia:
a) De los recursos de casación en la forma que se interpongan en contra de las sentencias dictadas por los jueces de letras de su territorio jurisdiccional o
por uno de sus ministros, y de las sentencias definitivas de primera instancia dictadas por jueces árbitros.
b) De los recursos de nulidad interpuestos en contra de las sentencias definitivas dictadas por un tribunal con competencia en lo criminal, cuando
corresponda de acuerdo a la ley procesal penal;
c) De los recursos de queja que se deduzcan en contra de jueces de letras, jueces de policía local, jueces árbitros y órganos que ejerzan jurisdicción,
dentro de su territorio jurisdiccional;
d) De la extradición activa, y
e) De las solicitudes que se formulen, de conformidad a la ley procesal, para declarar si concurren las circunstancias que habilitan a la autoridad requerida
para negarse a proporcionar determinada información, siempre que la razón invocada no fuere que la publicidad pudiere afectar la seguridad nacional.
2o En primera instancia:
a) De los desafueros de las personas a quienes les fueren aplicables los incisos segundo, tercero y cuarto del artículo 58 de la Constitución Política;
b) De los recursos de amparo y protección, y
c) De los procesos por amovilidad que se entablen en contra de los jueces de letras, y
d) De las querellas de capítulos.
3o En segunda instancia:
a) De las causas civiles, de familia y del trabajo y de los actos no contenciosos de que hayan conocido en primera los jueces de letras de su territorio
jurisdiccional o uno de sus ministros, y
b) De las apelaciones interpuestas en contra de las resoluciones dictadas por un juez de garantía.
4o De las consultas de las sentencias civiles dictadas por los jueces de letras.
5o De los demás asuntos que otras leyes les encomienden.
NOTA:
El artículo Transitorio de la LEY 19708, dispone que de las modificaciones introducidas a este artículo por ésta, entrarán en vigencia de acuerdo a lo
dispuesto por en el artículo 7o transitorio de la LEY 19665.
NOTA 1:
El artículo 134 de la LEY 19968, publicada el 30.08.2004, dispone que las modificaciones introducidas a la presente norma, empezarán a regir el día 1 de
octubre de 2005.

20
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

1.- En segunda instancia, conoce del recurso de apelación en contra de resoluciones dictadas
en causas civiles, penales, del trabajo y no contenciosas que se hayan conocido en primera
instancia los jueces de letras de su territorio jurisdiccional o uno de sus ministros. En el nuevo
sistema procesal penal solo conocen excepcionalmente de los recursos de apelación que se
deducen en contra de las resoluciones que específicamente se prevén en la ley pronunciadas
por el Juez de Garantía, siendo improcedente la apelación en contra de las resoluciones
dictadas por los TOP.

2.- En única instancia, conoce de los recursos de casación en la forma que se interpongan en
contra de las sentencias dictadas por los tribunales indicados en el número anterior y de las
sentencias definitivas de primera instancia dictadas por jueces árbitros. En el nuevo sistema
procesal penal, conocen por regla general del recurso de nulidad deducido en contra de las
sentencias definitivas pronunciadas por un Tribunal de Juicio Oral en lo Penal.

3.- En única instancia, conoce de los recursos de casación en la forma o de nulidad, según
corresponda, que se interpongan en contra de los jueces de letras, jueces de garantía, jueces
de tribunal oral en lo penal, jueces de policía local, jueces árbitros y órganos que ejerzan
jurisdicción, dentro de su territorio jurisdiccional.

4.- En única instancia, de las consultas de las sentencias civiles o criminales dictadas por esos
mismos tribunales. En el nuevo sistema procesal penal no se contempla el trámite de la consulta
respecto de resolución alguna.

5.- En primera instancia. De los recursos de amparo y de protección constitucional. De estos


recursos conoce en primera instancia ya que el conocimiento de la segunda instancia, le
corresponde a la Excma. Corte Suprema. El artículo 96 del COT señala la competencia del
Pleno de la Corte Suprema. El artículo 98 del COT señala la competencia de las Salas de la
Corte Suprema.

De esta forma conocerá en única instancia:


a) Del recurso de casación en el fondo.
b) Del recurso de casación en la forma contra sentencia dictadas por Cortes de Apelaciones o
por tribunal arbitral de segunda instancia constituida por árbitros de derecho en los casos en
que estos árbitros hayan conocido de negocios de la competencia de dichas Cortes.
c) De los recursos de nulidad interpuestos en contra de las sentencias definitivas dictadas por
los tribunales con competencia en lo criminal, cuando corresponda de acuerdo a la ley, en el
nuevo sistema procesal penal En el nuevo sistema procesal penal no se contempla la
existencia de los recursos de casación en la forma y en el fondo.

21
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

d) De las apelaciones deducidas contra resoluciones de la Corte de Apelaciones en relación a


recursos de amparo y de protección.
e) Del recurso de revisión, cuya existencia se regula tanto en el antiguo procedimiento penal
como en el nuevo sistema procesal penal.
f) De los recursos de queja, pero la aplicación de medidas disciplinarias será de la
competencia del tribunal pleno.

El COT es fuente directa de los recursos procesales:


a) El artículo 278 del COT establece el recurso de reposición en carácter administrativo que
procede sólo respecto de las resoluciones que versan sobre la calificación de los jueces.
Asimismo establece el recurso de apelación por estas mismas causas.
b) El COT también reglamenta el recurso de queja45. Este recurso se interpone ante una grave
falta o abuso de carácter ministerial que se produce al dictar una sentencia definitiva o
interlocutoria, que pone termino al juicio o hace imposible su continuación, contra la que no
proceden otros recursos. Se dirige contra la persona del Juez o Jueces que las hubieren
pronunciado, a diferencia de la apelación y los otros recursos jurisdiccionales que se dirigen
directamente contra la resolución. Puede importar modificar la resolución dictada con grave
falta o abuso y además conllevar a la aplicación de una medida disciplinaria al juez o jueces
que la hubieren pronunciado, lo que se justifica en atención a que procede solo en caso de no
poderse interponer otros recursos ordinarios o extraordinarios en contra de la resolución.

C.- EL CODIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL (CPC) COMO FUENTE DE RECURSOS PROCESALES.


El CPC reglamenta inorgánicamente los recursos procesales propiamente tales, al referirse a
ellos tanto en el Libro I (disposiciones comunes a todo procedimiento) como en el Libro III
(procedimientos especiales).
La forma de regular alguno de los recursos en el Libro l, sobre las normas comunes a todo
procedimiento es conveniente, porque así estos recursos se hacen aplicables a todo
procedimiento general y especial del Código de Procedimiento Civil, salvo norma expresa en
contrario. Los recursos que reglamenta este Código de Procedimiento Civil, son:
1.- El artículo 181 del CPC, que regula el recurso de reposición en su doble aspecto.
Habitualmente se denominan reposición ordinaria o extraordinaria según tenga que
interponerse en un plazo determinado o no.
2.- El artículo 182 del CPC, regula el mal denominado recurso de aclaración, rectificación o
enmienda. Este mal denominado recurso, es una excepción a la institución del desasimiento
del tribunal. (Desasimiento del Tribunal – Concepto - Es aquel efecto conforme al cual,
notificada una sentencia interlocutoria a alguna de las partes, el tribunal que la dictó no podrá
modificarla o alterarla en forma alguna, conforme lo dispone el artículo 182 del CPC).46

45
Ver artículo 545 del Código Orgánico de Tribunales.
46
El Principio del Desasimiento del Tribunal: Es aquel efecto que producen las sentencias definitivas e interlocutorias, en virtud del cual una vez que han
sido notificadas a alguna de las partes, no podrán ser modificadas o alteradas de ninguna manera por el tribunal que las pronunció. La excepción se
encuentra en el propio artículo 182 C.P.C. y es el mal denominado Recurso de Aclaración, Rectificación o Enmienda. Minuta de Preguntas vinculadas al
desasimiento. Pregunta Nº 1. ¿En qué consiste el desasimiento del tribunal? Respuesta: Efecto producido sólo por sentencias definitivas e interlocutorias,

22
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

3.- Los artículos 186 y siguientes del CPC, regulan el recurso de apelación, y de hecho.
4.- En el Título XIX del Libro III se regula el recurso de casación. En dicho Título se establecen
normas comunes al recurso de casación en el fondo y forma; y se contemplan normas
especiales respecto de cada uno de ellos. (Art. 764 y ss. del CPC).
5.- En el Título XX del Libro III se regula el recurso de revisión.
Las disposiciones comunes que se contemplan para la regulación de los recursos
procesales presentan como característica que ellas pueden ser alteradas, para ciertos casos
específicos, por normas especiales. Un claro ejemplo a este respecto, lo encontramos en la
forma de conceder el recurso de apelación, dado que se contemplan normas de excepción
por sobre las normas generales en diversos preceptos contenidos lo largo del CPC y en leyes
especiales, las que últimamente se han extendido de forma tal, que han revertido la regla
general a situaciones excepcionales como veremos posteriormente al analizar en detalle el
recurso de apelación. Art.

D.- EL CODIGO PROCESAL PENAL (CPP) COMO FUENTE DE RECURSOS PROCESALES.


El CPP realiza una regulación orgánica de los recursos procesales en su Libro III. (Artículos
352 y siguientes del CPP).
En dicho Libro III, denominado Los Recursos, se contemplan en su Título I, las Disposiciones
Generales que deben regir respecto de la interposición de cualquier recurso salvo norma
especial diversa. En el Titulo II se regula el recurso de reposición. En el Titulo III se regula el
recurso de apelación. En el Título IV se regula el recurso de nulidad. En el párrafo III del Título VIII
del Libro IV se regula la acción de revisión de sentencias firmes condenatorias.
Sin perjuicio de ello, debemos tener presente que en diversas disposiciones del CPP se
contemplan disposiciones especiales respecto de la procedencia del recurso de apelación; y
se contempla la existencia de una acción de amparo ante el juez de garantía.47
Respecto de los recursos que se regulan en el CPP no rigen supletoriamente las normas de
los recursos civiles, como tampoco las contempladas en el Libro I del CPC.
Los recursos que se contemplan en el CPP se rigen:
a.- En primer lugar, por las reglas especiales que en relación a cada recurso se contemplan
en los Títulos II y siguientes del Libro III del CPP;
b.- por las reglas generales contempladas en el Titulo I del Libro III del CPP; y,
c.- Por los recursos en el nuevo sistema procesal penal se rigen supletoriamente por las
reglas del Titulo III (Del Juicio Oral) del Libro II del CPP. (Artículo 361 del CPP).

en virtud del cual, luego que se han notificado a alguna de las partes, no pueden ser modificadas o alteradas por el tribunal que las dictó. Ver art. 182 C.P.C.
Pregunta Nº 2. Señale las dos excepciones al Principio del Desasimiento del tribunal. Respuesta: a) Las sentencias interlocutorias que declaran la
deserción o prescripción de la apelación pueden alterarse o modificarse por el mismo tribunal que las dictó, cuando se pida su reposición por haberse
fundado en un error de hecho; b) Excepción que señala el inciso 2° del art. 182 C.P.C. Pregunta Nº 3. ¿En qué momento pueden las partes pedir aclaración
o interpretación de un fallo? Respuesta: En cualquier momento, aunque se trate de sentencias firmes o ejecutoriadas, o fallos respecto de los cuales
existiere pendiente algún recurso. Pregunta Nº 4. El tribunal que dictó la resolución quiere, de oficio, aclarar, rectificar o enmendar el fallo. ¿Qué plazo tiene
para hacerlo? Respuesta: Cinco (5) días que se cuentan desde la primera notificación de la sentencia, no pudiendo, en todo caso, cambiar o alterar de
forma substancial lo decidido respecto a la controversia suscitada entre partes. Pregunta Nº 5. Una de las partes interpone un recurso de aclaración o
rectificación ante lo cual el Juez tiene que resolver de plano dicha presentación, ¿Es falsa o verdadera esta afirmación? Respuesta: Falsa, pues el tribunal
puede pronunciarse de plano sobre la reclamación, o puede tramitarla como incidente. Pregunta Nº 6. ¿La interposición de un recurso de aclaración
suspende por sí sola la tramitación del Juicio o la ejecución de la sentencia? Respuesta: No, para ello debe el Juez decretar expresamente la suspensión.
47
Ver artículo 95 del Código Procesal Penal.

23
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Por otra parte, debemos tener presente que el artículo 52 del CPP hace aplicable las
disposiciones comunes a todo procedimiento del Libro I del CPC, por lo que deberían tener
aplicación las normas que se contemplan en éste, respecto en relación a la aclaración,
rectificación y enmienda, consagrada en el artículo 182 del CPC.
Finalmente, resulta obvio que en el actual sistema procesal penal deben tener cabida los
recursos que tienen su fuente directa o indirecta en la Carta Fundamental, como ocurre con el
denominado recurso o acción de amparo, recurso o acción de inaplicabilidad y el recurso de
queja, aún cuando no se efectúa referencia alguna a ellos en el Libro III del CPP.

E.- REGULACIÓN DE LOS RECURSOS EN DIVERSOS CUERPOS LEGALES - PROCEDIMIENTOS


ESPECIALES.
El legislador contempla diversos procedimientos especiales, en los cuales procede a regular
los recursos estableciendo variadas modificaciones en relación con las reglas generales que se
prevén para su procedencia, oportunidad y tramitación en el CPC.

a.- Derecho del Trabajo.48


En cuanto al sistema de recursos en materia laboral, se mantiene en general, la idea de los
recursos civiles, pero se altera la oportunidad para hacerlos valer.
Conforme a lo dispuesto en el artículo 474 del CT, los recursos, en materia laboral, se regirán
por las normas establecidas en los artículos 474 y siguientes del CT, y supletoriamente por las
normas establecidas en el Libro Primero del Código de Procedimiento Civil.
De acuerdo a lo prevenido en el artículo 475 del CT, la reposición será procedente en
contra de los autos, decretos, y de las sentencias interlocutorias que no pongan término al
juicio o hagan imposible su continuación.
En contra de la resolución dictada en audiencia, la reposición deberá interponerse en forma
verbal, inmediatamente de pronunciada la resolución que se impugna, y se resolverá en el
acto.
La reposición en contra de la resolución dictada fuera de audiencia, deberá presentarse
dentro de tercero día de notificada la resolución correspondiente, a menos que dentro de
dicho término tenga lugar una audiencia, en cuyo caso deberá interponerse a su inicio, y será
resuelta en el acto.
Artículo 476.- Sólo serán susceptibles de apelación las sentencias interlocutorias que
pongan término al juicio o hagan imposible su continuación, las que se pronuncien sobre
medidas cautelares y las que fijen el monto de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios
de seguridad social.
Tratándose de medidas cautelares, la apelación de la resolución que la otorgue o que
rechace su alzamiento, se concederá en el solo efecto devolutivo.
De la misma manera se concederá la apelación de las resoluciones que fijen las
liquidaciones o reliquidaciones de beneficios de seguridad social.
Artículo 477.- Tratándose de las sentencias definitivas, sólo será procedente el recurso de

48
Martínez R. José Miguel. Código del Trabajo. Editorial Edimatri. Edición 2007.

24
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

nulidad, cuando en la tramitación del procedimiento o en la dictación de la sentencia


definitiva se hubieren infringido sustancialmente derechos o garantías constitucionales, o
aquélla se hubiere dictado con infracción de ley que hubiere influido sustancialmente en lo
dispositivo del fallo. En contra de las sentencias definitivas no procederán más recursos.
El recurso de nulidad tendrá por finalidad invalidar el procedimiento total o parcialmente
junto con la sentencia definitiva, o sólo esta última, según corresponda.
Artículo 478.- El recurso de nulidad procederá, además:
a) Cuando la sentencia haya sido pronunciada por juez incompetente, legalmente
implicado, o cuya recusación se encuentre pendiente o haya sido declarada por tribunal
competente;
b) Cuando haya sido pronunciada con infracción manifiesta de las normas sobre la
apreciación de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica;
c) Cuando sea necesaria la alteración de la calificación jurídica de los hechos, sin modificar
las conclusiones fácticas del tribunal inferior;
d) Cuando en el juicio hubieren sido violadas las disposiciones establecidas por la ley sobre
inmediación o cualquier otro requisito para los cuales la ley haya previsto expresamente la
nulidad o lo haya declarado como esencial expresamente;
e) Cuando la sentencia se hubiere dictado con omisión de cualquiera de los requisitos
establecidos en los artículos 459, 495 ó 501, inciso final, de este Código, según corresponda;
contuviese decisiones contradictorias; otorgare más allá de lo pedido por las partes, o se
extendiere a puntos no sometidos a la decisión del tribunal, sin perjuicio de las facultades para
fallar de oficio que la ley expresamente otorgue, y
f) Cuando la sentencia haya sido dictada contra otra pasada en autoridad de cosa
juzgada y hubiere sido ello alegado oportunamente en el juicio.
El tribunal ad quem, al acoger el recurso de nulidad fundado en las causales previstas en las
letras b), c), e), y f), deberá dictar la sentencia de reemplazo correspondiente con arreglo a la
ley. En los demás casos, el tribunal ad quem, en la misma resolución, determinará el estado en
que queda el proceso y ordenará la remisión de sus antecedentes para su conocimiento al
tribunal correspondiente.
No producirán nulidad aquellos defectos que no influyan en lo dispositivo del fallo, sin
perjuicio de las facultades de corregir de oficio que tiene la Corte durante el conocimiento del
recurso. Tampoco la producirán los vicios que, conocidos, no hayan sido reclamados
oportunamente por todos los medios de impugnación existentes.
Si un recurso se fundare en distintas causales, deberá señalarse si se invocan conjunta o
subsidiariamente.
Artículo 479.- El recurso de nulidad deberá interponerse por escrito, ante el tribunal que
hubiere dictado la resolución que se impugna, dentro del plazo de diez días contados desde la
notificación respectiva a la parte que lo entabla.
Deberá expresar el vicio que se reclama, la infracción de garantías constitucionales o de ley
de que adolece, según corresponda, y en este caso, además, señalar de qué modo dichas
infracciones de ley influyen sustancialmente en lo dispositivo del fallo.
Una vez interpuesto el recurso, no podrá invocarse nuevas causales. Con todo, la Corte, de
oficio, podrá acoger el recurso deducido por un motivo distinto del invocado por el recurrente,

25
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

cuando aquél corresponda a alguno de los señalados en el artículo 478 del CT.
Artículo 480.- Interpuesto el recurso el tribunal a quo se pronunciará sobre su
admisibilidad, declarándolo admisible si reúne los requisitos establecidos en el inciso primero del
artículo 479 del CT.
Los antecedentes se enviarán a la Corte correspondiente dentro de tercero día de
notificada la resolución que concede el último recurso, remitiendo copia de la resolución que
se impugna, del registro de audio y de los escritos relativos al recurso deducido.
La interposición del recurso de nulidad suspende los efectos de la sentencia recurrida.
Si una o más de varias partes entablare el recurso de nulidad, la decisión favorable que se
dictare aprovechará a los demás, a menos que los fundamentos fueren exclusivamente
personales del recurrente, debiendo el tribunal declararlo así expresamente.
Ingresado el recurso al tribunal ad quem, éste se pronunciará en cuenta acerca de su
admisibilidad, declarándolo inadmisible si no concurrieren los requisitos del inciso primero del
artículo 479, careciere de fundamentos de hecho o de derecho o de peticiones concretas, o,
en los casos que corresponda, el recurso no se hubiere preparado oportunamente.
Artículo 481.- En la audiencia, las partes efectuarán sus alegaciones sin previa relación.
El alegato de cada parte no podrá exceder de treinta minutos.
No será admisible prueba alguna, salvo las necesarias para probar la causal de nulidad
alegada.
La falta de comparecencia de uno o más recurrentes la audiencia dará lugar a que se
declare el abandono del recurso respecto de los ausentes.
Artículo 482.- El fallo del recurso deberá pronunciarse dentro del plazo de cinco días
contado desde el término de la vista de la causa.
Cuando no sea procedente la dictación de sentencia de reemplazo, la Corte, al acoger el
recurso, junto con señalar el estado en que quedará el proceso, deberá devolver la causa
dentro de segundo día de pronunciada la resolución.
Si los errores de la sentencia no influyeren en su parte dispositiva, la Corte podrá corregir los
que advirtiere durante el conocimiento del recurso.
No procederá recurso alguno en contra de la resolución que falle un recurso de nulidad.
Tampoco, en contra de la sentencia que se dictare en el nuevo juicio realizado como
consecuencia de la resolución que hubiere acogido el recurso de nulidad.
Artículo 483.- Excepcionalmente, contra la resolución que falle el recurso de nulidad,
podrá interponerse recurso de unificación de jurisprudencia.
Procederá el recurso de unificación de jurisprudencia cuando respecto de la materia de
derecho objeto del juicio existieren distintas interpretaciones sostenidas en uno o más fallos
firmes emanados de Tribunales Superiores de Justicia.
Artículo 483-A.- El recurso de que trata el artículo precedente, deberá interponerse ante
la Corte de Apelaciones correspondiente en el plazo de quince días desde la notificación de la
sentencia que se recurre, para que sea conocido por la Corte Suprema.
El escrito que lo contenga deberá ser fundado e incluirá una relación precisa y
circunstanciada de las distintas interpretaciones respecto de las materias de derecho objeto
de la sentencia, sostenidas en diversos fallos emanados de los Tribunales Superiores de Justicia.
Asimismo, deberá acompañarse copia del o los fallos que se invocan como fundamento.

26
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Interpuesto el recurso, no podrá hacerse en él variación alguna.


Sólo si el recurso se interpone fuera de plazo, el tribunal a quo lo declarará inadmisible de
plano. Contra dicha resolución únicamente podrá interponerse reposición dentro de quinto
día, fundado en error de hecho. La resolución que resuelva dicho recurso será inapelable.
La interposición del recurso no suspende la ejecución de la resolución recurrida, salvo
cuando su cumplimiento haga imposible llevar a efecto la que se dicte si se acoge el recurso.
La parte vencida podrá exigir que no se lleve a efecto tal resolución mientras la parte
vencedora no rinda fianza de resultas a satisfacción del tribunal. El recurrente deberá ejercer
este derecho conjuntamente con la interposición del recurso y en solicitud separada.
El tribunal a quo, al declarar admisible el recurso, deberá pronunciarse de plano sobre la
petición a que se refiere el inciso anterior. En contra de tal resolución no procederá recurso
alguno.
La Corte de Apelaciones correspondiente remitirá a la Corte Suprema copia de la resolución
que resuelve la nulidad, del escrito en que se hubiere interpuesto el recurso, y los demás
antecedentes necesarios para la resolución del mismo.
La sala especializada de la Corte Suprema sólo podrá declarar inadmisible el recurso por la
unanimidad de sus miembros, mediante resolución fundada en la falta de los requisitos de los
incisos primero y segundo de este artículo. Dicha resolución sólo podrá ser objeto de recurso de
reposición dentro de quinto día.
Declarado admisible el recurso por el tribunal ad quem, el recurrido, en el plazo de diez días,
podrá hacerse parte y presentar las observaciones que estime convenientes.
Artículo 483-B.- En la vista de la causa se observarán las reglas establecidas para las
apelaciones. Con todo, la duración de las alegaciones de cada parte, se limitarán a treinta
minutos.
Artículo 483-C.- El fallo que se pronuncie sobre el recurso sólo tendrá efecto respecto de
la causa respectiva, y en ningún caso afectará a las situaciones jurídicas fijadas en las
sentencias que le sirven de antecedente.
Al acoger el recurso, la Corte Suprema dictará acto continuo y sin nueva vista, pero
separadamente, la sentencia de reemplazo en unificación de jurisprudencia.
La sentencia que falle el recurso así como la eventual sentencia de reemplazo, no serán
susceptibles de recurso alguno, salvo el de aclaración, rectificación o enmienda.
Artículo 484.- Las causas laborales gozarán de preferencia para su vista y su conocimiento
se ajustará estrictamente al orden de su ingreso al tribunal.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso tercero del artículo 69 del Código Orgánico de
Tribunales, deberá designarse un día a la semana, a lo menos, para conocer de ellas,
completándose las tablas si no hubiere número suficiente, en la forma que determine el
Presidente de la Corte de Apelaciones, quien será responsable disciplinariamente del estricto
cumplimiento de esta preferencia.
Si el número de causas pendientes hiciese imposible su vista y fallo en un plazo inferior a
dos meses, contado desde su ingreso a la Secretaría, el Presidente de la Corte de Apelaciones
que funcione dividida en más de dos salas, determinará que una de ellas, a lo menos, se
aboque exclusivamente al conocimiento de estas causas por el lapso que estime necesario

27
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

para superar el atraso.49/50/51

b.- Tribunales de Familia.52


Respecto de los juicios seguidos en estos Tribunales, las resoluciones serán impugnables a
través de los recursos y en las formas que establece el CPC, siempre que ello no resulte
incompatible con los principios del procedimiento que establece la ley que crea los Tribunales
de Familia, y sin perjuicio de las modificaciones que expresamente consagra la misma ley53.

c.- Juzgados de Policía Local:


Algunos de estos tribunales tienen competencia para conocer de las faltas en el antiguo
sistema penal, pero en el nuevo sistema procesal penal la totalidad del conocimiento de las
faltas pasan a ser de competencia del Juzgados de Garantía respectivos.54 Además los
Juzgados de Policía Local poseen competencia para el conocimiento de diversas faltas
administrativas y asuntos civiles, en los cuales puede llegar a dictar una sentencia de
indemnización de perjuicios. En el procedimiento que se sigue ante los juzgados de policía
local solo procede el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas de primera
instancia y las resoluciones que pongan término al juicio o hagan imposible su continuación.55
La ley exigía el pago previo de la multa para conceder la apelación, exigencia que fue
derogada por la Ley N° 19.574 que modificó el artículo 33 de la Ley N° 18.287 sobre
Procedimientos ante los Juzgados de Policía Local. Por otra parte, se estableció que las
sentencia definitivas dictadas en procesos por simples infracciones a la Ley del Transito que solo
impongan multas serán inapelables.56 En los procedimientos que se siguen ante los juzgados de
policía local no procede el recurso de casación.57

d.- Código de Aguas: Se establece el recurso de amparo judicial. Este recurso se interpone
ante el Juez de Letras respectivo. Es el recurso más importante de las aguas.

e.- Código Sanitario: La regla es que los recursos que existan se presentan ante la Corte de A.
de Santiago. Sin embargo, también hay recursos que se presentan ante los Jueces de Letras,
como ocurre por ej.: con las reclamaciones sanitarias. (Artículo 160 y siguientes del Código
Sanitario).

f.- Ley de Municipalidades: Existe un reclamo de ilegalidad contra resoluciones municipales.


De estos reclamos conoce la Corte de Apelaciones respectiva.

49
Ver artículo 463 y 464 del Código del Trabajo.
50
Ver artículo 466 del Código del Trabajo.
51
Ver artículo 465 del Código del Trabajo.
52
Silva Montes, Rodrigo. Manual de Tribunales de Familia. Editorial Jurídica de Chile. Colección Manuales Jurídicos N° 113. Edición Año 2005.
53
Silva Montes, Rodrigo. Ver obra citada, página 39.
54
Ver artículos 14 letra d) Código Procesal Penal; 45 letra e) del Código Orgánico de Tribunales; y 13 y 14 de Ley N° 15.231 sobre Juzgados de Policía
local.
55
Ver artículo 32 de la Ley N° 18.287 sobre procedimiento ante los Juzgados de Policía Local.
56
Ver artículo 32 de la Ley N° 18.287 sobre procedimiento ante los Juzgados de Policía Local.
57
Ver artículo 38 de la Ley N° 18.287 sobre procedimiento ante los Juzgados de Policía Local.

28
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

F.- EL SISTEMA DE RECURSOS PROCESALES RESPECTO DE LOS TRIBUNALES ARBITRALES.


Hay que distinguir, la calidad en que se designa el árbitro (de derecho, mixto o
arbitrador).

a.- Recursos que proceden.

1.- Árbitros de Derecho: Proceden en contra de sus resoluciones, los mismos recursos que
procederían si el asunto estuviera sometido al conocimiento y resolución de un tribunal
ordinario de primera o segunda instancia. Juega ampliamente la renuncia del recurso, la que
se puede pactar en el compromiso o la cláusula compromisoria respectiva.58

2.- Árbitros arbitradores: Ante ellos se pueden interponer los siguientes recursos:
 Recurso de apelación. Por regla general este recurso de apelación no procede en
materia de árbitros arbitradores. Esto es importante, ya que la tendencia en Chile, es la de
nombrar árbitros en carácter de arbitradores. La excepción a esto, es que se puede interponer
el recurso de apelación, siempre y cuando, en el acto compromisorio las partes hubieren
efectuado dos declaraciones de voluntad, que consisten en: a) que se reservan el derecho a
apelar y b) que hayan designado los integrantes del tribunal de segunda instancia.59
 Recurso de casación en la forma. Es un recurso más restringido que en el caso de los
árbitros de derecho y en los tribunales ordinarios en las causas por las cuales procede por la
omisión de un trámite esencial (Artículo 795 Código de Procedimiento Civil).

3.- Árbitros Mixtos: Por la especial característica de los mismos (conocen como árbitros
arbitradores y fallan conforme a derecho), se aplican las reglas que hemos señalado respecto
de los árbitros de derecho. Sin perjuicio de ello, en materia de recurso de casación en la forma
se aplican las reglas dadas para los árbitros arbitradores.

b.- La renuncia de los recursos procesales para ante los árbitros.


Lo normal es que en el compromiso al procederse a designarse un árbitro, las partes
frecuentemente renuncian anticipadamente a todos los recursos legales. La jurisprudencia sin
embargo, ha dicho que existen dos recursos que no se cubren por la renuncia, siendo ellos, el
recurso de casación en la forma por las causales de incompetencia del tribunal y ultrapetita; y
el recurso de queja.
Lo anterior, en el primer caso, por incompetencia del tribunal, ello obedece a que la
competencia del tribunal arbitral nace de la voluntad de las partes. Por lo tanto, si el árbitro
excediere su competencia en su actuación, ello no pudo ser previsto, en modo alguno, por las
partes al renunciar a los recursos procesales anticipadamente y, estaría actuando respecto de

58
Ver artículo 239 inciso 1º del Código Orgánico de Tribunales.
59
Ver artículo 239 inciso 2º del Código Orgánico de Tribunales.

29
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

una materia para la cual no se le ha otorgado competencia, en virtud del compromiso o de la


cláusula compromisoria respectiva.
Por otra parte, la causal de ultrapetita, que no es mas que una manifestación de la
violación de la competencia específica que posee el árbitro para resolver el conflicto, importa
desconocer en definitiva los límites dentro de los cuales excepcionalmente puede ejercerse la
jurisdicción arbitral, según los términos de la ley, en el caso del arbitraje forzoso u obligatorio, o
de la voluntad de las partes en el caso del arbitraje facultativo, la que se manifiesta con la
celebración del compromiso o cláusula compromisoria respectiva.

6.- CLASIFICACION DE LOS RECURSOS PROCESALES. Los recursos procesales suelen clasificarse
atendiendo principalmente a cinco criterios distintos:

1.- De acuerdo a la finalidad perseguida.


Atendiendo a este aspecto, podemos distinguir las siguientes clases de recursos:
i.- Recursos de nulidad;
ii.- Recursos de enmienda;
iii.- Recursos o más bien acciones de protección de garantías constitucionales;
iv.- Recursos o más bien acciones en las que se persigue la declaración de determinadas
circunstancias; y
v.- Recursos de finalidades disciplinarias.
A continuación nos referiremos brevemente a cada una de estas cinco categorías de
recursos procesales, aún cuando el carácter de tal, en algunos casos, resulta discutible para la
doctrina nacional, al procederse a revisar su consagración concreta en la legislación chilena.

i.- Recursos de nulidad:


Dentro de esta especie se encuentran los recursos de casación en la forma y en el fondo y
la acción de revisión. Adicionalmente, se encuentra dentro de esta categoría el recurso de
nulidad en el actual sistema procesal penal y en el procedimiento laboral, sin que reciba
dentro de dicho sistema penal aplicación el recurso de casación, ya sea en la forma o en el
fondo.

ii.- Recursos de enmienda:


Dentro de estos recursos de enmienda, se destacan los recursos de reposición y de
apelación.

iii.- Acciones de protección de garantías constitucionales:


Dentro de ellos están las acciones o recursos de amparo constitucional o habeas corpus y
de protección.

30
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

iv.- Acciones en los que se persigue la declaración de determinadas circunstancias:


Es el caso del denominado recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad de un
precepto legal.

v.- Recursos de finalidades disciplinarias:


Es el caso del recurso de queja. En general, se puede afirmar que todos los recursos que
emanan de las facultades jurisdiccionales de los tribunales, son recursos de nulidad o
enmienda. Los recursos de protección de garantías constitucionales son más bien acciones y
ellas son conocidas por los tribunales de justicia en ejercicio de sus facultades conservadores; la
declaración de certeza de inconstitucionalidad de la ley es conocida por el Tribunal
Constitucional; y el recurso de queja, es conocido por los tribunales superiores en ejercicio de
sus facultades disciplinarias.60

2.- De acuerdo al Tribunal ante el que se interponen los recursos y por quién se falla el
mismo:
Atendiendo a este aspecto, podemos distinguir las siguientes clases de recursos:
i.- Recursos que se interponen ante el mismo Tribunal que dictó la resolución impugnada
para que él mismo los falle;
ii.- Recursos que se interponen ante el mismo Tribunal que dictó la resolución recurrida para
que lo falle el superior jerárquico;
iii.- Recursos que se interponen ante el mismo tribunal que dictó la resolución impugnada
para que lo falle con competencia per saltum no su superior jerárquico, sino que el tribunal de
superior jerarquía de éste. Lo que ocurre con el recurso de nulidad por ciertas causales en que
es conocido y fallado por la Corte Suprema y no por la Corte de Apelaciones;
iv.- Recursos que se interponen directamente ante el Tribunal que la ley señala para los
efectos de que lo falle él mismo. A continuación nos referiremos brevemente a cada una de
estas categorías.

i.- Recursos que se interponen ante el Tribunal que dictó la resolución impugnada para que él
mismo los falle.
En doctrina estos recursos reciben el nombre de "recursos de retractación".
En nuestro ordenamiento jurídico pertenecen a este grupo de los recursos de retractación:
los recursos de aclaración, rectificación o enmienda y el recurso de reposición.

ii.- Recursos que se interponen ante el mismo Tribunal que dictó la resolución impugnada para
que lo falle el superior jerárquico de este:61
En nuestro ordenamiento jurídico pertenecen a esta categoría los recursos de apelación y
de casación en la forma y en el fondo.
60
Ver artículo 3° del Código Orgánico de Tribunales.
61
En doctrina reciben el nombre de "recursos de reforma", denominación que debemos aplicar al recurso de apelación, dado que la casación persigue como objetivo principal la
nulidad de la sentencia. pudiendo sólo en casos excepcionales pronunciarse la sentencia de reemplazo resolviendo el conflicto.

31
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En el nuevo sistema procesal penal, por regla general se encuentra dentro de esta
categoría el recurso de nulidad en contra de la sentencia definitiva pronunciada por los
tribunales orales en lo penal, el que es conocido por regla general por la Corte de Apelaciones
respectiva, sin perjuicio de la situación especial en que le corresponde conocer del mismo a la
Corte Suprema con competencia per saltum.62

iii.- Recursos que se interponen ante el mismo tribunal que dictó la resolución para que lo falle
con competencia per saltum no su superior jerárquico, sino que el tribunal de superior jerarquía
de éste.
El caso de competencia per saltum para el conocimiento de un recurso lo encontramos en
el recurso de nulidad en contra de una sentencia definitiva pronunciada por un tribunal oral63 o
por un juez de garantía en un procedimiento simplificado64, en el que si se interpone por
algunas de las causales y concurriendo las circunstancias específicas previstas en la ley 65, es
conocido por la Corte Suprema y no por la Corte de Apelaciones respectiva.
Además, debemos tener presente que esta competencia per saltum tiene una fuerza
atractiva, dado que la Corte Suprema no sólo es competente para conocer esas dos causales
del recurso, sino que también puede conocer conjuntamente con ellas de las otras causales en
que se hubiere fundamentado el recurso y cuyo conocimiento sería de competencia de la
Corte de Apelaciones de no haberse hecho valer alguna de las dos causales del recurso de
nulidad que le otorgan competencia expresa a la Corte Suprema.66

iv. Recursos que se interponen directamente ante el Tribunal que la ley señala para los efectos
que lo falle él mismo.
Normalmente, en estos casos, los recursos se interponen ante el superior jerárquico;
pertenecen a esta clasificación los recursos de revisión, de queja y de hecho.
Tratándose de los árbitros, el Tribunal superior jerárquico para los efectos de la interposición
de un recurso de queja es la Corte de Apelaciones respectiva.67

3.- De acuerdo a la procedencia del recurso en contra de mayor o menor cantidad de


resoluciones judiciales:
Se habla de recursos ordinarios y extraordinarios y en Chile se sostiene que esta
clasificación se basa en:

a.- La procedencia de él o los recursos respecto de la mayoría de las resoluciones judiciales


62
Ver inciso 2° del artículo 376 del Código Procesal Penal.
63
Ver artículo 373 del Código Procesal Penal.
64
Ver artículo 399 del Código Procesal Penal.
65
a) Cuando en la tramitación del juicio o en el pronunciamiento de la sentencia, se hubieren infringido substancialmente derechos o garantías asegurados por la Constitución o por
los tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes (Artículo 373 letra a y 376 inciso 1°) o b) Cuando, en el pronunciamiento de la sentencia, se hubiere
hecho una errónea aplicación del derecho que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, siempre que respecto de la materia de derecho objeto del mismo
existieren distintas interpretaciones sostenidas en diversos fallos emanados de los tribunales superiores (Artículo 373 letra b y 376 inciso 3°) del Código Procesal Penal.
66
Dispone al efecto el inciso 4° del artículo 376 del Código Procesal Penal, que “del mismo modo, si un recurso se fundare en distintas causales y por aplicación de las
reglas contempladas en los incisos precedentes correspondiere el conocimiento de al menos una de ellas a la Corte Suprema, ésta se pronunciará sobre todas. Los
mismos sucederá si se dedujeren distintos recursos de nulidad contra la sentencia y entre las causales que los fundaren hubiere una respecto de la cual
correspondiente pronunciarse a la Corte Suprema.”
67
Ver artículo 63 Nº 2 letra b) del Código Orgánico de Tribunales.

32
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

y por lo tanto, conforme a ello será ordinario el recurso que procede contra la mayoría de las
resoluciones judiciales; y en cambio revestirá el carácter de extraordinario el recurso que
procede en contra de ciertas y determinadas resoluciones.

b.- El segundo criterio considerado para esta clasificación, son las causales que se
consideran por el legislador para permitir la interposición del recurso.
El recurso ordinario, es aquel en el cual el legislador no ha establecido causales específicas
para determinar la procedencia del recurso, posibilitándose su interposición a una parte por la
sola concurrencia del perjuicio o agravio causado por una resolución. Ejemplo típico de
recurso ordinario, en este sentido, son los recursos de reposición y apelación. Sin embargo, el
recurso de apelación deberíamos considerarlo como recurso extraordinario en el nuevo
sistema procesal penal, porque si bien tiene una causal genérica de procedencia como es el
agravio68, éste no procede en contra de la generalidad de las resoluciones judiciales, sino que
excepcionalmente en contra de las resoluciones que pronuncia el juez de garantía que se
contemplan en la ley69; y jamás procede en contra de la sentencia definitiva pronunciada por
un tribunal de juicio oral.70
El recurso extraordinario, es aquel en el cual el legislador ha establecido causales
específicas para determinar la procedencia del recurso, no posibilitándose su interposición a
una parte por la sola concurrencia del perjuicio o agravio causado por una resolución.
Además, estos recursos proceden en contra de ciertas y determinadas resoluciones judiciales.
Ejemplo típico de recursos extraordinarios, son los recursos de casación en la forma y en el
fondo, el recurso de queja; y en el nuevo sistema procesal penal, debemos considerar como
extraordinario al recurso de nulidad.

4. Clasificación en cuanto a la fuente de los recursos:

a) Constitucionales (Por ejemplo: amparo, protección, inaplicabilidad por


inconstitucionalidad, reclamación por privación de nacionalidad).
b) Legales. (Por ejemplo, apelación, reposición, casación, de hecho, queja, nulidad, etc.).

5. Clasificación en relación con la resolución objeto de la impugnación.

a) Recurso principal, es aquel que se interpone en contra de una resolución que resuelve el
conflicto sometido a la decisión del tribunal. Ejemplo típico de ello, es el recurso de apelación y
de casación, interpuesto en contra de la sentencia definitiva.
b) Recurso incidental, es aquel que se interpone en contra de resoluciones que no resuelven el
conflicto, sino que recaen sobre incidentes o trámites del juicio. Ejemplo típico, recurso de
reposición con apelación subsidiaria respecto de la interlocutoria de prueba.

68
Ver artículo 352 Código Procesal Penal.
69
Ver artículo 370 Código Procesal Penal.
70
Ver artículo 364 Código Procesal Penal.

33
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

7.- PRINCIPIOS GENERALES APLICABLES AL SISTEMA DE RECURSOS

1. Principio Jerárquico:
Este principio se aplica preferentemente para determinar el tribunal competente para
conocer de un recurso, existiendo muy escasas excepciones que son señaladas expresamente
por la ley. De acuerdo con esta regla, el recurso interpuesto siempre lo debe conocer y fallar el
superior jerárquico del tribunal que pronunció la resolución que se impugna. Hacen excepción
a la regla de la jerarquía, el recurso de reposición, y el recurso de nulidad en los casos de
competencia per saltum de la Corte Suprema para conocer del mismo cuando se deduce en
contra de la sentencia pronunciada por un tribunal oral o por el juez de garantía en el
procedimiento simplificado.71

2. Principio de la doble instancia:


Tanto en materia civil como en el antiguo procedimiento penal el legislador establece
como regla general el principio de la doble instancia para la garantía del debido proceso.
En el nuevo sistema procesal penal, la regla general la constituye la única instancia, dado
que no es procedente el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas
pronunciadas en el juicio oral y en el procedimiento simplificado. Además, se establece como
principio general la improcedencia del recurso de apelación en contra de las resoluciones
dictadas por el tribunal oral en lo penal y respecto de las sentencias dictadas por el juez de
garantía solo es procedente en los casos expresamente previstos por la ley72. Respecto de las
sentencias definitivas que se pronuncian en el nuevo sistema procesal penal, solo se contempla
la procedencia del recurso de apelación en contra de aquella que se pronuncia en el
procedimiento abreviado.73

3. Principio de preclusión:
La mayoría de los recursos tienen una oportunidad o plazo fatal dentro de los cuales
pueden hacerse, por lo que si ellos se deducen transcurrida que sea dicha oportunidad,
deberán ser declarados inadmisibles por haberse extinguido la facultad por el solo ministerio de
la ley.
Para los efectos de deducir los recursos se establecen por regla general plazos de días, el
que es individual y no común para las partes. Sin embargo, excepcionalmente existen casos en
los cuales el legislador más que un plazo contempla un instante preciso para deducir el recurso,
como ocurre en el nuevo proceso penal con el recurso de reposición en contra de las
resoluciones dictadas en audiencias orales, en las cuales éste es procedente solo si no hubiere
precedido un debate, debiendo deducirse el recurso tan pronto se dictaren.74

71
Tratándose del recurso de apelación se consagra el principio de la jerarquía respecto del tribunal que es competente para conocer del recurso de apelación en la regla del grado
o jerarquía, la que se contempla en el artículo 110 del Código Orgánico de Tribunales norma que tiene el carácter de orden público e irrenunciable por referirse a la organización y
atribuciones de los tribunales.
72
Ver artículos 364, 370 y 399 del Código Procesal Penal.
73
Ver artículo 414 del Código Procesal Penal.
74
Ver artículo 363 Código Procesal Penal.

34
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Por otra parte, debemos tener presente que en los recursos se presenta otra modalidad
muy importante de preclusión, como es aquella denominada de la consumación, consistente
en que la facultad de recurrir se agota o extingue cuando ella se ha ejercido. En
consecuencia, deducido que sea un recurso se agota la posibilidad de ejercer ese medio de
impugnación, cualquiera fueren los motivos que se hubieren omitido en la interposición del
recurso primitivamente deducido.
Una clara consagración de este principio lo encontramos en el recurso de casación
respecto del cual se contempla que interpuesto el recurso no podrá hacerse variación de
ningún género. Por consiguiente, aun cuando en el progreso del recurso se descubra alguna
nueva casual en que haya podido fundarse, la sentencia recaerá únicamente sobre las
causales alegadas en tiempo y forma.75

8.- OBJETIVOS DE LOS RECURSOS PROCESALES.


Para algunos los términos impugnar y recurrir significan lo mismo. Sin embargo, impugnar no
sólo significa recurrir, sino que como ya hemos señalado, incluye otros medios de impugnación,
como acontece por ejemplo, con la oposición en el procedimiento de cumplimiento incidental
de las sentencias o la oposición a actuaciones judiciales decretadas con citación. En efecto,
en nuestro país, por ejemplo, en los trámites que se decretan con citación, la oposición podría
considerarse como un medio de impugnación sin revestir el carácter de recurso.
Finalmente, también pueden considerarse como medios de impugnación las excepciones
dilatorias que tienen por objeto subsanar vicios de procedimiento, que afectan no sólo a éste,
sino que también a las resoluciones que se hubieren pronunciado dentro del mismo, como
ocurre en el caso, por ejemplo, de la incompetencia del tribunal.
Es así como la doctrina iberoamericana finalmente llega a decir que aquí se distingue entre
género y especie, donde impugnar abarca el género y recurrir la especie.
Según Francesco Carnelutti en materia de recursos debería distinguirse entre dos categorías
de recursos, los cuales se diferencian por los fines que persigue:
a.- Aquellos que permiten el inmediato reemplazo de la sentencia;
b.- Aquellos que significan la existencia de pasos previos para que posteriormente pueda
obtenerse su reemplazo.
El concepto de impugnación, que la doctrina nacional y extranjera, citan como esencial
para la acertada definición de “recurso”, persigue muchos y variados objetivos, los que
dependen tanto de la intención del recurrente como de la naturaleza del medio empleado.
Fundamentalmente, tres son los objetivos que se persiguen con los recursos, a saber:
1.- la nulidad de una resolución;
2.- la enmienda de una resolución; y
3.- otros objetivos, según la naturaleza del medio empleado.

1.- La nulidad de una resolución:

75
Ver artículo 774 del Código de Procedimiento Civil.

35
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Existen dos recursos en nuestra legislación que persiguen dejar sin efecto una resolución
judicial por haberse dictado ésta con prescindencia de sus requisitos de validez: los
denominados recursos de casación, tanto en la forma como en el fondo.
También es un recurso de nulidad el llamado recurso de revisión. En el nuevo proceso
penal, reviste semejante naturaleza el recurso de nulidad.

2.- Enmienda de una resolución:


Se entiende por “enmienda” de una resolución judicial la modificación total o parcial de la
misma.
La finalidad de la impugnación enmienda va a depender de la parte que interpone el
recurso. Así, por ejemplo, puede darse el caso que una resolución judicial sea impugnada por
ambas partes en el proceso por la razón de no haber obtenido ninguna de ellas la plena
satisfacción de sus pretensiones. Así por ejemplo, en un caso de indemnización de perjuicios, el
demandante pide que se condene al demandado al pago de una suma equivalente a 10000
UF a lo cual se opone el demandado, y la resolución condena sólo al pago de una
indemnización de 5000 UF, pudiendo en tal caso, ambas partes, solicitar la modificación de la
resolución indicada por causarle un agravio o perjuicio a los dos.
El recurso de enmienda por excelencia en nuestra legislación respecto de la sentencia
definitiva de primera instancia, es el recurso de apelación, como lo es el recurso de reposición
respecto de las restantes resoluciones en los casos en que atendida su naturaleza jurídica se
contemple su procedencia.

3.- Pueden perseguir otros objetivos, según la naturaleza del recurso.


Los recursos propiamente tales, que son conocidos por los tribunales en ejercicio de la
función jurisdiccional de los mismos, persiguen como objetivo la enmienda o la nulidad de una
resolución judicial.
Los mal denominado recursos, que más propiamente son acciones conocidas por los
tribunales en ejercicio de las facultades conservadoras que le competen a los mismos, no
persiguen como objetivo impugnar una resolución judicial, sino mas bien la declaración del
órgano jurisdiccional de diversas situaciones que hacen procedentes el amparo de garantías
constitucionales frente a actos ilegales o arbitrarios que los amenazan, perturban o privan o a
restablecer el imperio del derecho al declarar inaplicable una ley por inconstitucional para la
solución de un conflicto específico. Ejemplos de ellos, son el recurso de protección y el de
amparo constitucional.

i.- Recurso de amparo constitucional:


Lo que se persigue con su interposición es que, respetándose la garantía de la libertad
personal y seguridad individual, se ponga término o se modifique la forma en que se ha llevado
a cabo un arraigo, arresto, detención o prisión ilegal o arbitraria.

ii.- Recurso de Protección:

36
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Con su interposición se persigue que la Corte de Apelaciones adopte las medidas


necesarias para hacer cesar toda acción u omisión arbitraria que constituya una perturbación,
amenaza o privación arbitraria o ilegal de algunos de los derechos que la CPR establece y que
se pueden resguardar mediante este recurso.

iii.- Recurso de Inaplicabilidad:


Se persigue que el Tribunal Constitucional declare inaplicable una ley por ser
inconstitucional para la resolución de un asunto que se encuentra pendiente ante tribunales
ordinarios o especiales.76

9.- FACULTADES DE LOS TRIBUNALES EN VIRTUD DE LAS CUALES SE CONOCE DE LOS DISTINTOS
RECURSOS PROCESALES.
1.- La regla general, es que los recursos sean conocidos en virtud de la actividad jurisdiccional.
En efecto, en el ejercicio de las facultades jurisdiccionales que les asiste a los tribunales es que
los mismos conocen del recurso de reposición, de la apelación, del recurso de hecho, de los
recurso de casación en la forma y en el fondo, del denominado recurso de revisión; y
finalmente, del recurso de nulidad en el nuevo sistema procesal penal.
2.- Excepcionalmente, los tribunales conocen de los recursos en el ejercicio de las facultades
conservadoras, así ocurre por ejemplo, con los recursos de amparo, protección y de
inaplicabilidad por inconstitucionalidad.
3.- Excepcionalmente, los tribunales conocen también de los recursos en el ejercicio de sus
facultades disciplinarias se conoce el recurso de queja y la queja propiamente tal.
4.- Por último, los tribunales en el ejercicio de las facultades económicas se conoce del
llamado recurso de aclaración, rectificación o enmienda.

10.- TRIBUNALES ANTE LOS CUALES SE INTERPONEN LOS RECURSOS PROCESALES Y TRIBUNALES QUE
CONOCEN DE ELLOS.
10.1. Tribunal a quo es el tribunal que dictó la resolución que se pretende impugnar y ante el
cual se presenta por regla general un recurso.
10.2. Tribunal ad quem es el tribunal que falla el recurso interpuesto en contra de la resolución
pronunciada por otro órgano jurisdiccional de inferior jerarquía.

1.- Recurso de aclaración, rectificación o enmienda: Este recurso se interpone ante, el mismo
tribunal que dictó la resolución impugnada para que lo resuelva el mismo.

2.- Recurso de reposición: Este recurso se interpone ante el mismo tribunal que dictó la
resolución recurrida para que lo resuelva el mismo.

3.- Recurso de apelación: Este recurso se interpone ante el tribunal que dictó la resolución
76
Ver artículo 93 N° 6 de la Constitución Política de la República.

37
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

impugnada para ante su superior jerárquico, a quien corresponde su conocimiento y fallo.

4.- Recurso de hecho: Se interpone directamente ante el superior jerárquico de aquel tribunal
que dictó la resolución recurrida denegando o concediendo en forma irregular un recurso de
apelación.
5.- Recurso de casación en la forma: Se interpone ante el tribunal que dictó la resolución
impugnada para que lo conozca y falle el superior jerárquico.

6.- Recurso de casación en el fondo: Se interpone ante la Corte de Apelaciones o ante un


tribunal de árbitros de derecho que conoce asuntos de competencia de una Corte de
Apelaciones para que lo conozca y falle la Corte Suprema.
7.- Recurso de nulidad: Este recurso que se contempla en el nuevo sistema procesal penal, se
interpone siempre ante el tribunal del juicio oral o ante el juez de garantía si la sentencia
definitiva se hubiere dictado en el procedimiento simplificado.
Por regla general, dicho recurso debe ser conocido y resuelto por la Corte de Apelaciones
respectiva.
Excepcionalmente, como ya lo hemos mencionado precedentemente, el recurso de
nulidad es conocido en un caso de competencia per saltum por la Corte Suprema, cuando se
hubiere deducido basándose en una de las dos causales siguientes:
a) Cuando en la tramitación del juicio o en el pronunciamiento de la sentencia, se hubieren
infringido sustancialmente derechos o garantías asegurados por la CPR o por los tratados
internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes (Art 373 letra a y 376 inc. 1°
CPP) o bien,
b) Cuando, en el pronunciamiento de la sentencia, se hubiere hecho una errónea
aplicación del derecho que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo,
siempre que respecto de la materia de derecho objeto del mismo existieren distintas
interpretaciones sostenidas en diversos fallos emanados de los tribunales superiores. (Art 373
letra b y 376 inciso 3° CPP).
Además, debemos tener presente que esta competencia per saltum77 tiene una fuerza
atractiva, dado que la Corte Suprema no sólo es competente para conocer esas dos causales
del recurso, sino que también puede conocer conjuntamente con ellas, de las otras causales
en que se pudiere haber fundamentado el recurso y cuyo conocimiento sería de competencia
de la Corte de Apelaciones respectiva de no haberse hecho valer alguna de las dos causales
del recurso de nulidad que le otorgan competencia a la Corte Suprema.

8.- Recurso de revisión: Se interpone directamente ante la Corte Suprema para que lo
conozca y falle ella misma.

77Creo Bay, Horacio. Recurso Extraordinario por salto de instancia. Editorial Astrea de Alfredo y Ricardo Depalma. Buenos Aires -
Argentina. Año 1990.

38
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

9.- Recurso de amparo constitucional: Se interpone directamente ante la Corte de


Apelaciones respectiva para que lo resuelva ella misma en primera instancia. La apelación de
la sentencia que se pronuncia sobre el recurso corresponde conocerla a la Corte Suprema.

10.- Recurso de protección: Se interpone directamente ante la Corte de Apelaciones


respectiva para que lo resuelva ella misma en primera instancia. La apelación de la sentencia
que se pronuncia sobre el recurso corresponde conocerla a la Corte Suprema.

11.- Recurso de amparo económico: Se interpone ante la Corte de Apelaciones respectiva


para que lo resuelva ella misma en primera instancia. La apelación de la sentencia que se
pronuncia sobre el recurso corresponde conocerla a la Corte Suprema.

12.- Recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad: Se interpone directamente ante el


Tribunal Constitucional para que lo resuelva el mismo78.

13.- Reclamación por pérdida o cancelación de nacionalidad: Se interpone directamente


ante la Corte Suprema para que lo resuelva ella misma. Artículo 12 de la CPR.

14.- Recurso de queja: Se interpone ante el superior jerárquico de aquel tribunal que dictó
una resolución con flagrante falta o abuso para que lo resuelva el mismo en Sala, sin perjuicio
de ser facultad del Pleno la aplicación de la sanción disciplinaria.

11.- LAS RESOLUCIONES JUDICIALES V/S LOS RECURSOS PROCESALES


La ley chilena establece un recurso propio para cada tipo de resolución.
El artículo 158 del CPC, clasifica las resoluciones distinguiendo en sentencias definitivas,
sentencias interlocutorias, autos y decretos. Esta disposición legal no es completa, puesto que
dentro de la clasificación de la referida disposición no es posible comprender algunas
resoluciones judiciales, como ocurre por ejemplo con las sentencias interlocutorias que ponen
término al juicio o hacen imposible su continuación.
A continuación nos referiremos a cada resolución judicial, conforme a su naturaleza
jurídica, para determinar el recurso que respecto de ellas ha contemplado nuestro legislador.

1.- Sentencias definitivas:


Por regla general en contra de estas resoluciones judiciales, de primera instancia, procede
el recurso de apelación. Sin embargo, en contra de las sentencias definitivas que se hubieren
pronunciado en única instancia, no procede el recurso de apelación.
Además proceden, por regla general, en contra de las sentencias definitivas otros recursos,
como son por ejemplo, los de casación en el fondo y forma, el recurso de revisión, etc., pero
como se tratan de recursos extraordinarios deben concurrir adicionalmente las causales y

78 Ver modificaciones constitucionales del año 2005, artículo 93 N° 6 de la Constitución Política de la República.

39
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

demás requisitos previstos en la ley para su interposición.


En materia civil y penal no procede el recurso de reposición en contra de este tipo de
resoluciones.
En el nuevo sistema procesal penal, la regla general la constituye la única instancia, dado
que no es procedente el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas
pronunciadas en el juicio oral y en el procedimiento simplificado. Además, se establece como
principio general, la improcedencia del recurso de apelación en contra de las resoluciones
dictadas por el tribunal oral en lo penal y respecto de las resoluciones judiciales dictadas por el
juez de garantía sólo es procedente el recurso de apelación en los casos expresamente
previstos por la ley.79
Respecto de las sentencias definitivas que se pronuncian en el nuevo sistema procesal
penal, sólo se contempla la procedencia del recurso de apelación en contra de aquella que
se emite por el juez de garantía en el procedimiento abreviado.80

2.- Sentencias interlocutorias: Hay que distinguir entre materia penal y civil:

a) Materia Civil:
El recurso que se puede interponer en contra de las sentencias interlocutorias, es el recurso
de apelación. El recurso de reposición no es procedente en contra de las sentencias
interlocutorias, salvo que la ley expresamente lo permita, como ocurre por ejemplo, respecto
de la resolución que recibe la causa a prueba o respecto de la resolución que declara desierto
el recurso de apelación, etc.

b) Materia Penal:
En el antiguo procedimiento penal, el recurso que se puede interponer en contra de las
sentencias interlocutorias es el recurso de reposición.
En el nuevo sistema procesal penal se contempla la misma, regla, pero debe distinguirse
para determinar la oportunidad de su interposición, respecto de aquellas que se dictan fuera
de audiencia de aquellos que se dictan durante las audiencias orales, respecto de las últimas
sólo puede pedirse reposición en el mismo acto de la audiencia.81

3.- Autos y decretos:


El recurso que normalmente procede en contra de los autos y decretos, es el recurso de
reposición. Por excepción, en materia civil, estas resoluciones son apelables.
Sin embargo, existen sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o hacen
imposible su continuación82, y respecto de ellas, el artículo 54 del CPP, establece como regla
general la apelabilidad de estas resoluciones y el artículo 766 del CPC establece además que

79
Ver artículos 364, 370 y 399 del Código Procesal Penal.
80
Ver artículo 414 del Código Procesal Penal.
81
Ver artículos 362 y 363 del Código Procesal Penal.
82
denominadas por algunos autores como el Profesor Cristian Maturana Miquel - sentencias interlocutorias de tercer grado

40
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

por excepción, procede el recurso de casación en la forma y en el fondo en contra de ellas.


En el artículo 370 letra a) del CPP, se contempla expresamente la procedencia del recurso
de apelación en contra de las resoluciones que ponen termino al procedimiento, hacen
imposible su prosecución o lo suspendieren por más de treinta días.
Se entiende por sentencia interlocutoria que pone término al juicio o hace imposible su
continuación, aquellas resoluciones judiciales, que simplemente ponen término al juicio y al
procedimiento o lo suspenden si no se puede continuar. Sentencia interlocutoria de tercer
grado. Sin embargo, este análisis no basta, porque la jurisprudencia ha querido restringir la
aplicación de los recursos de casación en la forma y fondo respecto de las sentencias
interlocutorias. Esto, debido a que la mayoría de las sentencias interlocutorias, dictadas en los
juicios ordinarios, son de segundo grado. En otras palabras, son de aquellas sentencias
interlocutorias que resuelven sobre algún trámite que debe servir de base en el
pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria posterior. Ninguna de estas
sentencias pertenece a las de tercera clase de las cuales estamos hablando, es decir, de
aquellas sentencias interlocutorias que ponen termino al juicio o hacen imposible su
continuación. Es por esto que debemos quedarnos con las sentencias interlocutorias de
primera clase para poder dilucidar en qué casos proceden estas denominadas sentencias
interlocutorias de tercera clase. Serán por lo tanto, sentencias interlocutorias de tercera clase,
aquellas que fallando un incidente del juicio, establecen derechos permanentes en favor de
las partes y que además ponen término al mismo o hacen imposible su continuación. De esta
forma, las sentencias interlocutorias de tercera clase cabrían en opinión de algunos autores,
dentro del art. 158 del CPC y de la definición que da la misma resolución, respecto de las
sentencias interlocutorias de primera clase.
Sin embargo, para llegar a esa conclusión, debemos obviar una multitud de cuestiones
accesorias, ya que muchas de las sentencias interlocutorias de primer grado, no ponen término
al juicio o no hacen imposible su continuación, pero en cambio fallan un incidente y
establecen derechos permanentes en favor de las partes. Como ocurre por ejemplo con la
sentencia interlocutoria que resuelve sobre las tachas, denegándolas, la cual falla un incidente,
establece derechos en favor de las partes pero no pone término al juicio ni hace imposible su
continuación. Por ello algunos autores, prefieren hablar de sentencias interlocutorias de tercer
grado para referirse a aquellas sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o hacen
imposible su continuación.
Por lo tanto, la sentencia interlocutoria que pone término al juicio o hace imposible su
continuación (denominada por algunos autores como de tercer grado) se refiere a incidentes
especiales que puedan tener, por su naturaleza, la característica de establecer derechos
permanentes en favor de las partes. Ejemplos que permiten verificar la existencia de estas
sentencias interlocutorias en relación a diversas materias:

1.- Nulidad procesal:


La resolución que rechaza la nulidad procesal (artículo 80 del CPC) no es una sentencia
interlocutoria que ponga término al juicio o haga imposible su continuación. La resolución que
acoge la nulidad procesal tampoco pone término al juicio ni hace imposible su continuación.

41
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Dentro de la actual reglamentación, el tribunal al acoger un incidente de nulidad procesal,


debe establecer el punto en que queda el procedimiento. Por lo tanto no se trata de una
sentencia interlocutoria que ponga término al juicio, sino que por el contrario, determina la
etapa a partir de la cual debe este debe reiniciarse nuevamente.

2.- Abandono del procedimiento:


La resolución que acoge el abandono del procedimiento hace perder el procedimiento e
impide la continuación del juicio. Por lo tanto, la resolución judicial que acoge el abandono del
procedimiento es una sentencia interlocutoria porque establece derechos permanentes en
favor de las partes y que pone término al juicio o hace imposible su continuación, siendo
procedente por ello interponer en su contra el recurso de casación. (Cabe agregar además,
que naturalmente, por la naturaleza jurídica de la resolución impugnada, procede en su
contra, el recurso de apelación si se ha adoptado la decisión en primera instancia.)
La resolución judicial que rechaza el abandono del procedimiento se ha sostenido que no
reviste la naturaleza de una sentencia interlocutoria, pero además claramente no pone
término al juicio ni tampoco hace imposible su continuación, por lo que no es procedente en
su contra el recurso de casación.

3.- Incidente de incompetencia:


Si por la vía de la excepción dilatoria se acoge la incompetencia absoluta de un tribunal
habrá que interpretar la voz juicio (de sentencia interlocutoria) que se refiere al procedimiento
en que se dicta y por lo tanto, se trataría de una sentencia interlocutoria que pone término al
juicio o hace imposible su continuación, y sería procedente interponer en su contra el recurso
de casación.

4.- Resolución que se pronuncia sobre medidas precautorias:


La jurisprudencia ha sido vacilante en cuanto a calificar la naturaleza jurídica de esta
resolución. Sin embargo, en este caso en nuestra opinión, nunca nos encontraremos ante un
juicio sino que sólo ante un incidente, y por la tanto, nunca va a tener influencia la resolución
de la medida precautoria en cuanto a la prosecución del juicio o procedimiento en que ella se
decreta o rechaza, razón por la cual, la misma no es susceptible de recurrirse por la vía de la
casación.
La jurisprudencia ha aceptado la procedencia del recurso de casación en el abandono
del procedimiento y en el desistimiento. Por lo tanto, quiere decir que son casos, en que la
sentencia interlocutoria, pone término al juicio y se trataría entonces de una especie de
sentencia interlocutoria. Es discutible si se trata de una sentencia interlocutoria de primer grado
a que se refiere el Art 158 del CPC o si se trata de una sentencia interlocutoria no referenciada
en la norma legal citada y, denominada por algunos autores como sentencia interlocutoria de
tercer grado. Se refieren con ello a las sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o
hacen imposible su continuación – doctrina que es discutida y respecto de la cual no existe
unanimidad en la opinión de los diversos autores.)

42
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En cambio, tratándose de la incompetencia, al decir que igual puede iniciarse un nuevo


juicio ante el juez competente, la mayoría de las veces la jurisprudencia no ha aceptado la
casación en la forma o fondo, porque se sostiene que las referidas resoluciones no ponen
término al juicio o hacen imposible su continuación. El Profesor Mario Mosquera Ruiz no está de
acuerdo con ésta posición, por los argumentos antes señalados y además, porque la primera
causal de casación es la incompetencia del tribunal que dicta la sentencia definitiva.

12. RELACION ENTRE LOS RECURSOS PROCESALES Y LA NATURALEZA JURIDICA DE LAS


RESOLUCIONES JUDICIALES.
La relación existente entre los recursos y las resoluciones judiciales, está en íntima conexión
con la naturaleza jurídica de éstas últimas.
Según el Art 158 del CPC “las resoluciones judiciales se denominarán sentencias definitivas,
sentencias interlocutorias, autos y decretos.
Es sentencia definitiva la que pone fin a la instancia, resolviendo la cuestión o asunto que
ha sido objeto del juicio.
Es sentencia interlocutoria la que falla un incidente del juicio, estableciendo derechos
permanentes a favor de las partes, o resuelve sobre algún trámite que debe servir de base en
el pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria.
Se llama auto la resolución que recae en un incidente no comprendido en el inciso anterior.
Se llama decreto, providencia o proveído el que, sin fallar sobre incidentes o sobre trámites
que sirvan de base para el pronunciamiento de una sentencia, tiene sólo por objeto determinar
o arreglar la substanciación del proceso”.
Respecto de esta última definición, el Art 70 inc. 3° del COT se refiere en forma más clara a
los decretos en los siguientes términos: “Se entiende por providencia de mera sustanciación las
que tienen por objeto dar curso progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar ninguna cuestión
debatida entre partes”.
El Art 158 del CPC ha suscitado diversos conflictos, ya que hay resoluciones inclasificables
según el precepto legal citado, como ocurre por ejemplo, con la resolución que falla un
recurso de casación.
Por otra parte, las diferencias existentes entre algunas de las resoluciones definidas en el
artículo 158 del CPC, no es muy clara. Por ejemplo, la sentencia interlocutoria de primera clase
y el auto.
La vinculación entre estas dos materias (resolución judicial v/s recurso procesal) es muy
importante, ya que la naturaleza jurídica de las resoluciones determina la procedencia o
improcedencia de ciertos y determinados recursos. La ley muchas veces soluciona los posibles
problemas de determinación de la naturaleza jurídica de una determinada resolución judicial,
indicando expresamente los recursos que proceden en su contra, situación que acontece por
ejemplo, en la regulación de los recursos en el nuevo sistema procesal penal.
Por otra parte, dicha vinculación es importante para la procedencia del recurso, porque el
legislador señaló que determinados recursos proceden sólo frente a determinadas resoluciones
judiciales. Por ejemplo, el recurso de casación en la forma, procede solamente: a) respecto de

43
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

las sentencias interlocutorias que pongan término al juicio o hagan imposible su continuación;
y, b) respecto de las sentencias definitivas.
Además, si la ley establece respecto de una resolución judicial la procedencia de un
recurso, esa misma resolución nos va a permitir saber, indiciariamente, la naturaleza jurídica de
esa resolución judicial. Por ej.: el recurso de reposición procede, en materia civil, por regla
general, sólo respecto de los autos y decretos. Sin embargo, esta afirmación puede no ser
cierta en todos los casos, ya que el legislador muchas veces, mal denomina una resolución
judicial o bien concede recursos que en estricto rigor no debieran contemplarse respecto de
esa resolución judicial.
Asimismo, es menester examinar cada recurso en particular para vincular su procedencia a
las diversas resoluciones judiciales que contempla el artículo 158 del CPC.

a.- Aclaración, rectificación o enmienda: Es el medio que franquea la ley a las partes para
solicitar del Tribunal que dictó una resolución que aclare los puntos obscuros o dudosos de ella,
salve las omisiones que rectifique los errores de copia, de referencia o de cálculos numéricos
que en ella se contiene.
Generalmente se ha dicho que este medio no es propiamente un recurso, sino que un
medio para salvar errores formales de una resolución y que no afecta el fondo del asunto. De
acuerdo al art 182 del CPC este medio de impugnación, procede, fundamentalmente, en
contra de las sentencias definitivas o interlocutorias.
Sin embargo, de acuerdo a las reglas generales que inspiran el procedimiento, es claro que
también procede respecto de los autos y decretos. En efecto, el Art 84 del CPC permite la
aplicación de este medio a las antedichas resoluciones. “El juez podrá corregir de oficio los
errores que observe en la tramitación del proceso.” (Inc. 3° del art 84 del CPC).

b.- Recurso de reposición: Es el medio que franquea la ley a las partes para pedir la
modificación de un auto o decreto, al mismo Tribunal que lo dictó.
Este recurso en materia civil procede, por regla general sólo en contra de los autos o
decretos. Por excepción, este recurso procede, en contra de las siguientes sentencias
interlocutorias:

i.- la resolución que recibe la causa a prueba. (Art 319 inciso 3° del CPC.);
ii.- la resolución del tribunal de alzada que declara inadmisible el recurso de apelación. (Art
201 del CPC.)
iii.- la resolución del tribunal de alzada que declara la deserción del recurso de apelación. (Art
201 del CPC.)
iv.- la resolución que declara prescrito el recurso de apelación. (Art 212 del CPC.)
v.- la resolución que declara inadmisible el recurso de casación. (Art 781 del CPC.)
vi.- la resolución que rechaza el recurso de casación en el fondo por adolecer de manifiesta
falta de fundamento. (Art 782 del CPC.)

44
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

vii.- la resolución que deniega la solicitud para que el recurso de casación en el fondo sea
conocido y resuelto por el tribunal pleno. (Art 782 inciso 4° del CPC.)

La característica común de estos recursos de reposición excepcionales en contra de las


mencionadas sentencias interlocutorias es que su interposición procede dentro de tercero día y
no dentro de quinto día como es la regla general en el procedimiento civil.
Finalmente, el recurso de reposición no es procedente en contra de la sentencia definitiva.
En cambio, el recurso de reposición procede no sólo en contra de los autos y decretos sino que
también en contra de las sentencias interlocutorias, conforme a lo prescrito en los Arts. 362 y
363 del CPP.

c.- Recurso de apelación: Es un recurso ordinario que la ley concede a la parte agraviada con
una resolución judicial, para obtener del Tribunal superior jerárquico, que la modifique o la deje
sin efecto.
En materia civil, el recurso de apelación procede respecto de todas las sentencias
definitivas e interlocutorias de primera instancia. Por excepción, este medio de impugnación
procede en contra de los autos y decretos, cuando alteren la sustanciación regular del juicio u
ordenan la realización de trámites no contemplados por la ley.
El recurso de apelación, en materia civil, nunca puede ser interpuesto directamente en
contra de los autos y decretos, sino en subsidio del recurso de reposición y para el caso en que
éste no sea acogido.
En el actual sistema procesal penal, la regla general, la constituye la única instancia, dado
que no es procedente el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas
pronunciadas en el juicio oral y en el procedimiento simplificado. Además, se establece como
principio general la improcedencia del recurso de apelación en contra de las resoluciones
dictadas por el tribunal oral en lo penal y respecto de las sentencias dictadas por el juez de
garantía solo es procedente en los casos expresamente previstos por la ley;83 Respecto de las
sentencia definitivas que se pronuncian en el actual sistema procesal penal, sólo se contempla
la, procedencia del recurso de apelación en contra de aquella que se pronuncia en el
procedimiento abreviado.84

d.- Recurso de hecho: Es el recurso que confiere la ley a la parte que ha sido agraviada con la
resolución del Tribunal inferior que no concede un recurso de apelación procedente
(verdadero recurso de hecho), que concede un recurso de apelación improcedente, que lo
concede en el sólo efecto devolutivo debiendo haberlo concedido en ambos efectos, o que
concede el recurso en ambos efectos debiendo haberlo concedido en el sólo efecto
devolutivo (falso recurso de hechos). Por tanto, se solicita que se enmiende la resolución que
recayó sobre el recurso de apelación, conforme a derecho.
En este recurso no reviste importancia la naturaleza jurídica de la resolución para

83
Ver artículo 364, 370 y 399 del Código Procesal Penal.
84
Ver artículo 414 del Código Procesal Penal.

45
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

determinar su procedencia, ya que el recurso de hecho se vincula sólo a resoluciones


específicas.
En materia penal, este recurso no presenta mayores modificaciones.85

e.- Recurso de casación en la forma: Es el recurso extraordinario que la ley concede a la parte
agraviada con ciertas resoluciones judiciales para obtener la invalidación de éstas cuando han
sido dictadas con omisión de las formalidades legales o cuando han incidido en un
procedimiento viciado.
Este recurso procede en contra de las sentencias definitivas y de las interlocutorias cuando
ellas pongan término al juicio o hagan imposible su continuación. (Ejemplo: la que acoge el
abandono del procedimiento o el desistimiento de la demanda). Jamás procede en contra de
las sentencias interlocutorias que no pongan término al juicio o hagan imposible su
continuación, como respecto de los autos y decretos.

f.- Recurso de casación en el fondo: Es un recurso extraordinario que la ley concede a la parte
agraviada con ciertas resoluciones judiciales para obtener la invalidación de éstas cuando han
sido dictadas con infracción de ley, la cual ha influido substancialmente en lo dispositivo o
resolutivo del fallo que se impugna.
El recurso de casación en el fondo procede en contra de las sentencias definitivas e
interlocutorias que pongan término al juicio o hagan imposible su continuación. Pero, además,
esas resoluciones deben ser inapelables, y haber sido pronunciadas por una Corte de
Apelaciones o por un Tribunal arbitral de derecho que haga sus veces (o sea, de segunda
instancia). Este recurso es de competencia exclusiva y excluyente de la Corte Suprema.
Jamás procede en contra de las sentencias interlocutorias que no pongan término al juicio
o hagan imposible su continuación, como respecto de los autos y decretos.
En materia penal, en el antiguo sistema procesal, se mantiene inalterable la concurrencia
de todos estos requisitos. En el nuevo sistema procesal penal, no se contempla el recurso de
casación en la forma y en el fondo respecto de resolución alguna.

g.- Recurso de nulidad86: En el nuevo sistema procesal penal se contempla el recurso de


nulidad, en reemplazo del recurso de casación en la forma y en el fondo contemplado en el
procedimiento civil y en el antiguo sistema procesal penal.
Este recurso se contempla sólo en contra de la sentencia definitiva pronunciada por un
TOP, o por un juez de garantía dentro de un procedimiento simplificado o en un procedimiento
por delito de acción penal privada.87

h.- Recurso de revisión: Propiamente no se trata de un recurso, ya que la característica de los


recursos es que mantienen pendiente la resolución del asunto. En cambio, el recurso de revisión

85
Ver artículos 62 Código de Procedimiento Penal y 369 del Nuevo Código Procesal Penal.
86
Rieutord Alvarado, Andrés. “El Recurso de Nulidad en el Nuevo Proceso Penal”. Editorial Jurídica de Chile. Reedición 2009.
87
Ver artículos 372, 399 y 405 del Código Procesal Penal.

46
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

persigue que deje sin efecto o invalide una sentencia firme o ejecutoriada.
El Código de Procedimiento Penal es más preciso que su homónimo Civil para referirse a
este “recurso”. El primero de los Códigos indicados reserva el Título VII del Libro III para la
“revisión de las sentencias firmes” y no se refiere a éste con el término del “recurso de revisión”,
como hace el CPC. En el nuevo sistema procesal penal, resulta más clara esta situación, dado
que la revisión de las sentencias firmes se regula en el Párrafo 3º del Título VIII “De la Ejecución
de las sentencias condenatorias y medidas de seguridad” del Libro IV y no dentro del Libro III
que regula los recursos.
Este recurso no procede contra las resoluciones dictadas por la Corte Suprema conociendo
de recursos de casación o de revisión.

i.- Recurso de Queja: Es un recurso extraordinario que emana de la facultad disciplinaria de los
Tribunales Superiores de Justicia y que tiene por objeto solicitar aplicación de una medida
disciplinaria en contra de un determinado juez y obtener la adopción de las medidas
necesarias para reparar la falta o el abuso cometido con motivo de la dictación de la
resolución.
Este recurso no se vinculaba con ninguna resolución en atención a su naturaleza jurídica y
bastaba que un Tribunal cometiera una flagrante falta o abuso en la dictación de cualquier
resolución para que procediera su interposición.
Se afirmaba que el recurso de queja era un recurso "mentiroso", porque la mayoría de las
veces lo que la parte perseguía no era que el superior jerárquico adoptara medidas
disciplinarias contra el juez que las dictó, sino que se modifique o deje sin efecto la resolución
abusiva.
A partir de la modificación introducida por la Ley N° 19.374, Y conforme a lo establecido
actualmente en el Art 545 del COT, el recurso de queja procede no sólo cuando en la
dictación de una resolución judicial se hubiere incurrido en graves faltas o abusos, sino que
adicionalmente deben concurrir los siguientes requisitos:
1º Que la resolución en la cual se incurrió en la grave falta o abuso tenga la naturaleza jurídica
de sentencia definitiva o de sentencia interlocutoria que ponga fin al juicio o haga imposible su
continuación; y
2º Que la resolución en la cual se incurrió en la falta o abuso no sea susceptible de ser
impugnada por otro recurso; sea ordinario o extraordinario. Se exceptúan las sentencias
definitivas de primera o única instancia dictadas por árbitros arbitradores, en cuyo caso
procederá el recurso de queja, además del recurso de casación en la forma.
Por otra parte, se establece en el inciso final del citado artículo 545, luego de la reforma
introducida por la Ley N° 19.374, que “en caso que un tribunal superior de justicia, haciendo uso
de sus facultades disciplinarias, invalide una resolución jurisdiccional, deberá aplicar la o las
medidas disciplinarias que estime pertinentes. En tal caso, la sala dispondrá que se dé cuenta
al tribunal pleno de los antecedentes para los efectos de aplicar las medidas disciplinarias que
procedan, la que no podrá ser inferior a la amonestación privada.”

47
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

j.- Recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad: No se vincula directamente con la


naturaleza jurídica de una determinada resolución judicial. Este recurso de refiere a un
procedimiento que se encuentra pendiente y en el que se pretende obtener a través de él
que no se aplique un determinado precepto legal que se considera inconstitucional.
Sin embargo, en el recurso de inaplicabilidad existe una cierta vinculación entre éste y la
sentencia definitiva que se va a dictar en el procedimiento pendiente, ya que en ella es donde
se debe aplicar el precepto legal cuestionado en su constitucionalidad.

k.- Recurso de Amparo constitucional: Por regla general, este “recurso” no se vincula con una
determinada resolución judicial, sino que con un acto de autoridad, judicial o administrativa,
que prive de la libertad personal a un sujeto.
Excepcionalmente se vincula este recurso a una resolución judicial cuando se interpone en
contra del acto jurisdiccional que hubiere ordenado en forma arbitraria un arraigo, detención
o prisión, no importando tampoco en estos casos la naturaleza jurídica de dicha resolución
para determinar la procedencia del recurso.

l.- Recurso de Protección: Por regla general, de acuerdo al criterio reiterado sustentado por
nuestros Tribunales, el recurso de protección no procede en contra de resoluciones judiciales
dictadas por los tribunales, al no encontrarse concebido como un medio para impugnar una
determinada resolución judicial. Sin embargo, existe una jurisprudencia incipiente en contra de
esta doctrina, especialmente de la época más reciente.

13.- LA CONFIGURACION DE UN PROCEDIMIENTO Y SU RELACION A LOS RECURSOS PROCESALES:


El procedimiento tiene un carácter progresivo en el tiempo. Es así como si tomamos
cualquier expediente judicial observaremos que lo conforman escritos, resoluciones, medios de
prueba, medios de impugnación, etc., actos que se encuentran ordenadamente
desarrollados, de acuerdo a lo previsto por el legislador al normar el respectivo procedimiento.
Desde el punto de vista procesal, los sistemas de impugnación son distintos sea que se trate
de resoluciones judiciales o de actuaciones judiciales.
Las actuaciones judiciales se impugnan directamente a través del incidente de nulidad
procesal. Por excepción las actuaciones judiciales se pueden impugnar en forma indirecta
mediante la interposición de algunos recursos, principalmente del recurso de casación en la
forma, el cual no se interpone en contra de la actuación judicial, sino que en contra de la
resolución judicial que se dictó en un procedimiento viciado por los defectos que se hubieren
generado con motivo de la practica u omisión de determinadas actuaciones judiciales.
Las resoluciones judiciales, en cambio, se impugnan a través de la interposición de los
correspondientes recursos procesales. Sin embargo, y a pesar de que los recursos tienen por
objeto impugnar las resoluciones judiciales que resuelven el conflicto, existe durante toda la
tramitación del procedimiento una clara vinculación entre las resoluciones que se dictan y el
proceso mismo.
Dicha vinculación la podemos apreciar, a titulo ejemplar, en los casos de las siguientes

48
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

resoluciones:
1.- La resolución que recibe la causa a prueba
La jurisprudencia ha establecido que la sentencia definitiva no puede ir más allá de los
hechos substanciales, pertinentes y controvertidos señalados en la resolución que recibe la
causa a prueba. (Principio de congruencia.)
Si la parte es negligente y no interpone el recurso que le concede la ley (reposición,
apelando en subsidio) contra esa resolución, estará determinando la resolución que recibe la
causa a prueba los hechos que deberán darse por acreditados o no en la sentencia definitiva
que deberá dictarse en el proceso.
2.- El recurso de casación en la forma:
Es un recurso de nulidad por vicios del procedimiento. Para poder interponerlo es necesario
que haya existido la preparación del recurso de casación en la forma, preparación que
consiste en que la parte afectada por el vicio de procedimiento haya reclamado de éste
ejercitando oportunamente y en todos sus grados los recursos establecidos por la ley.
Así, si se interpone demanda ante Tribunal incompetente, la parte debe interponer la
excepción dilatoria correspondiente de incompetencia, si se rechaza la excepción opuesta y
no apela en el plazo legal para hacerlo, el recurso de casación en la forma interpuesta será
improcedente por no haber sido preparado oportunamente. En el ejemplo que hemos
señalado, el orden debe ser el siguiente:
1) oposición de la excepción dilatoria de incompetencia,
2) recurso de apelación contra la resolución que rechaza la excepción dilatoria y en caso
de no ser admitido el recurso de apelación,
3) procederá la casación en la forma en contra de la sentencia definitiva.

3.- Recurso de casación en el fondo.


Por regla general, sólo si se hubiere interpuesto el recurso de apelación va a ser posible
interponer el recurso de casación en el fondo, puesto que éste procede sólo en contra de las
sentencias definitivas o interlocutorias que pongan termino al juicio o hagan imposible su
continuación, y que sean inapelables, dictadas por las Cortes de Apelaciones o por un tribunal
arbitral de derecho de segunda instancia en asuntos de competencia de las Cortes de
Apelaciones. (Art 767 CPC).

4.- Recurso de nulidad.


En el nuevo sistema procesal penal, por regla general, debemos decir, que se contempla
también la exigencia de la preparación del recurso como norma básica, en el inc. 1º del Art
377 del CPP.
No obstante ello, creemos que los casos en que debe darse aplicación a esa norma sobre
preparación del recurso de nulidad, en definitiva, serán de carácter muy excepcional,
atendida la amplitud de las excepciones contempladas por la norma legal citada, en su inciso
segundo, y especialmente, considerando la falta de necesidad de preparar el recurso que se
contempla respecto de los motivos absolutos de nulidad previstos en el artículo 374 del CPP.

49
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

14.- LAS RESOLUCIONES JUDICIALES, ESTADO EN QUE ELLAS PUEDEN ENCONTRARSE Y SU


VINCULACION CON LOS DIVERSOS RECURSOS PROCESALES:
Para referirse a este tema, hay que distinguir diversas situaciones en las cuales pueden
encontrarse las resoluciones judiciales:
1.- Cuando las resoluciones judiciales se encuentran pendientes;
2.- Cuando las resoluciones judiciales causan ejecutoria;
3.- Cuando las resoluciones judiciales se encuentran ejecutoriadas;
4.- La situación de las sentencias de término;
5.- La situación de las sentencias finales.

1.- Resoluciones pendientes: Dentro de estas hay que sub-distinguir:

a) Si están en curso los plazos para interponer los recursos. En este caso no pueden cumplirse
las resoluciones.

b) Si se han interpuesto recursos en contra de la resolución judicial y se encuentra pendiente el


fallo de los recursos interpuestos contra ella. En este último caso, hay que nuevamente sub-
distinguir:
b-1.- Si la resolución judicial recurrida causa ejecutoria. En otras palabras si los recursos por
expresa disposición de la ley no impiden el cumplimiento de la resolución, ésta es una
resolución que causa ejecutoria y puede por ende cumplirse. (Ejemplo: recurso de apelación
que se concede en el solo efecto devolutivo).
b-2.- Si la resolución judicial recurrida, la ley lo prohíbe su cumplimiento, atendida la
existencia de los recursos deducidos, no causa ejecutoria y por ende no se podrá cumplir la
sentencia y por lo tanto estaremos en presencia de una resolución que necesita llegar al
estado de ejecutoriada para su cumplimiento. (Ejemplo: recurso de apelación concedido en
ambos efectos - suspensivo y devolutivo).

2.- Resoluciones que causan ejecutoria:


Se trata como ya sabemos, de resoluciones que pueden cumplirse no obstante la
interposición de recursos en su contra. Ejemplos de estas sentencias:

a) Recurso de apelación que es concedido en el solo efecto devolutivo.


En virtud de este efecto subsisten dos tribunales competentes. El tribunal de primera
instancia para cumplir la sentencia y el tribunal de segunda instancia que conoce y falla de la
apelación. La competencia del tribunal de primera instancia es condicional. Es decir, depende
de que el tribunal de segunda instancia confirme la sentencia apelada. Si la resolución del
tribunal de segunda instancia revoca la resolución apelada habría una verdadera resolución
respecto de la situación procesal al haber fallado la condición prevista consistente en la

50
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

confirmación del fallo apelado; mas bien que una nulidad respecto de lo que se hubiere
actuado ante el tribunal a quo antes de haberse dictado la sentencia modificatoria o
revocatoria que afecta lo actuado con anterioridad ante ese tribunal.

b) Por regla general la interposición de los recursos de casación en el fondo y en la forma no


suspenden el curso del juicio, por lo tanto las sentencias en cuya contra se han interpuesto
estos recursos son sentencias que causan ejecutoria.
En el nuevo proceso penal, se contempla una regla general respecto de todos los recursos
en esta materia. Conforme a lo previsto en el artículo 355 del CPP, la interposición de un
recurso no suspenderá la ejecución de la decisión, salvo que se impugnare una sentencia
definitiva condenatoria o que la ley dispusiere expresamente lo contrario. Dicha regla general
recibe una aplicación específica respecto del recurso de apelación, en el Art 368 del CPP, de
acuerdo con el cual, la apelación se concederá en el solo efecto devolutivo, a menos que la
ley señalare expresamente lo contrario.
En consecuencia, en el nuevo sistema procesal penal, la regla general, es que las
sentencias que se pronuncien causan ejecutoria, dado que la interposición de un recurso no
suspenderá la ejecución de la decisión. Excepcionalmente, no causan ejecutoria, provocando
la interposición de un recurso la suspensión de la ejecución o cumplimiento de la decisión
respecto de las siguientes resoluciones:
a) la sentencia definitiva condenatoria en contra de la cual se hubiere deducido algún
recurso; y
b) La demás resoluciones en las cuales la ley dispusiere expresamente que un recurso suspende
la ejecución de la decisión, como acontece en los casos en que la ley prevé expresamente la
procedencia del recurso de apelación en ambos efectos.

3.- Sentencia firme o ejecutoriada:


La resolución se encuentra en este estado desde que ella ha sido notificada a las partes si
no procede recurso alguno en contra de ellas; en caso contrario, desde que se notifique el
decreto que la mande cumplir una vez que terminen los recursos deducidos o desde que
transcurran todos los plazos que la ley concede para la interposición de dichos recursos sin que
se hayan hecho valer por las partes. Contra estas resoluciones procede el recurso de revisión
(Artículo 810 del CPC).

4.- Sentencia de término:


Esta sentencia se vincula a dos conceptos: instancia y recursos.
Dentro del CPC no hay ningún elemento de juicio para poder configurar esta sentencia,
salvo la única alusión que actualmente se realiza a la sentencia de termino en el artículo 98 del
CPC, a propósito de la acumulación de autos, al haberse modificado el artículo 153 del CPC,
que hacía alusión a ese concepto en cuanto a la oportunidad para solicitar el abandono del
procedimiento. Pero el Código de Procedimiento Penal en su artículo 359, nos permite
configurar este concepto. De esta manera podemos decir que sentencia de término es

51
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

aquella sentencia que pone fin a la última instancia del juicio.


Son así sentencias de término las sentencias de única instancia y las sentencias de segunda
instancia. Para los efectos de determinar si es posible cumplir una sentencia de termino habrá
que estarse a si los recursos que se deducen en contra de ella impiden o no que cause
ejecutoria de conformidad lo señalado precedentemente.

5.- Sentencia final:


Según el Profesor Mario Mosquera Ruiz se trata de la sentencia ejecutoriada. La razón de
texto es que el código al establecer las resoluciones que producen cosa juzgada señala las
sentencias definitivas o interlocutorias firmes.
Hay que complementar esto, ya que la acción de cosa juzgada no sólo corresponde a las
sentencias definitivas ejecutoriadas, sino que también a las sentencias que causan ejecutoria.
Por lo tanto este es un concepto doctrinario que alude a la sentencia definitiva o la
interlocutoria firme o ejecutoriada.

15.- LOS REQUISITOS FORMALES DE LAS DISTINTAS RESOLUCIONES JUDICIALES Y SU RELACION CON
LOS RECURSOS PROCESALES
La forma de las resoluciones judiciales se encuentra indistintamente tratada tanto en el
CPC (Arts. 169 a 171, inclusive – AA Corte Suprema de 1920 sobre Forma de las Sentencias), y
en el CPP (Arts. 36, 37, 342, 413).
El perjuicio (agravio o gravamen) que se causa con una determinada resolución judicial y
que faculta a las partes para impugnar se determina, por regla general, en la parte resolutiva
de la resolución judicial, cualquiera que sea la naturaleza jurídica de la misma.
Sin embargo, hay que tener presente que existen muchos jueces que fijan considerandos
con carácter resolutivo que no se repiten en la parte dispositiva del fallo, lo que constituye
indudablemente un vicio procesal, que amerita la impugnación de la resolución judicial
respectiva, por la vía correspondiente.
Por ello, debemos señalar que en algunos recursos procesales, para determinar su
procedencia no basta con analizar sólo la parte resolutiva de la resolución impugnada, sino
que este examen debe realizarse respecto de la totalidad de ésta. Por ejemplo para
determinar si existen vicios de forma que reclamar.
El análisis completo de la resolución judicial importa para los efectos de fundamentar de
una manera más adecuada y mejor, la impugnación de la resolución judicial que se cuestiona.
La lectura completa de la resolución judicial, implica conocer el análisis y razonamiento
lógico que hizo el Tribunal para dictar la resolución que se impugna, esto es, la concatenación
de los considerandos de hecho y de derecho, que es un juicio lógico. Por lo tanto, la lectura
completa de la resolución judicial, es básica para poder impugnar adecuadamente la
resolución.
Sin embargo, existen casos en que los recursos procesales son de carácter intuitivo, como
ocurre por ejemplo, en las sentencias interlocutorias y en los autos ya que ellos sólo contienen
una parte resolutiva, de ahí que en la mayor parte de los casos, se debe suponer cuáles fueron

52
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

las consideraciones erradas que el juez tuvo en su mente para dictar la resolución equivocada
y, en base a ese raciocinio y supuestos, se debe impugnar la resolución judicial.
En el nuevo proceso penal, dicha situación no puede presentarse dado que se dispone
expresamente, en el Art 36 del CPP, la obligación que tiene el tribunal, de fundamentar
sucintamente y con precisión los motivos de hecho y de derecho en que se basaren las
decisiones tomadas, con excepción sólo de aquellas resoluciones que se pronunciaren sobre
cuestiones de mero trámite.
Además, de la importancia que tiene el análisis de la resolución judicial para determinar el
agravio y los motivos que erradamente condujeron al tribunal a su dictación para poder
deducir el recurso procesal, debe analizarse por otra parte, si el tribunal cumplió con los
requisitos de formas previstos en la ley. En efecto, si el tribunal pronuncia una sentencia
definitiva, sin haber dado cumplimiento a los requisitos de forma, procederá su impugnación
por la vía del recurso de casación en la forma, conforme a lo previsto específicamente en la
causal N° 5 del artículo 768 del CPC.
En el nuevo sistema procesal penal, el incumplimiento de los requisitos de forma en la
sentencia definitiva dictada por el tribunal oral en el juicio oral o por el juez de garantía en un
procedimiento simplificado o por crimen o simple delito de acción penal privada, constituye un
motivo absoluto de nulidad contemplado en la letra e) del artículo 374 del CPP, que hace
procedente la interposición en su contra del recurso de nulidad, sin perjuicio de que, además,
dicho incumplimiento pudiere encuadrarse además en la causal genérica de la letra a) del
artículo 373 de ese cuerpo legal.
Es importante recordar que en materia civil existe un auto acordado de la Corte Suprema
que desarrolla esta materia, respecto de la forma de las sentencias civiles. (AA de la Corte
Suprema de fecha 30 de septiembre de1920).

16.- RELACION ENTRE LOS PLAZOS Y LOS RECURSOS PROCESALES:


Por regla general, esta vinculación se encuentra presente en todo el ordenamiento jurídico
al tener que deducirse por el agraviado, los recursos dentro de los plazos previstos por el
legislador. Los recursos deben ser interpuestos dentro de plazos fatales que el legislador fija
claramente. Excepcionalmente, el legislador no contempla plazos, sino más bien
oportunidades para hacer valer algunos recursos, los que dicen relación fundamentalmente
con aquellos denominados recursos que no revisten una naturaleza jurisdiccional.
Por otra parte, la vinculación entre los plazos y los recursos tiene gran importancia para
poder determinar el estado procesal de una resolución judicial en cuanto a su cumplimiento.
Las resoluciones judiciales, por lo general, van a encontrarse ejecutoriadas transcurridos que
sea los plazos para interponer los recursos procesales que correspondan.
Sin embargo, por excepción, en algunos recursos el legislador no ha sido tan exigente en
cuanto a los plazos para interponerlos.
Tales son, por ejemplo:
1.- Recurso de aclaración, rectificación o enmienda:
Para que se pueda interponer este recurso no existe plazo fijo, ello porque a través de este

53
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

recurso lo que se quiere o pretende es obtener una corrección formal y no una decisión de
fondo o de mérito acerca del fallo que se dictó. Art. 182 del CPC.

2.- Recurso de reposición extraordinario:


A él se refiere el inciso 1º artículo 181 del CPC. Es aquel recurso que se puede hacer valer en
contra de un auto o decreto sin limitación en el tiempo siempre que se hagan valer nuevos
antecedentes. La razón de ser de este recurso sin plazo radica en el hecho de que los autos y
decretos no producen el efecto de cosa juzgada (artículo 175 CPC).

3.- Recurso de revisión en materia penal:


Este recurso tampoco tiene plazo para su interposición e incluso puede ser deducido por los
herederos del condenado en salvaguardia de la memoria del mismo. La razón para que no
exista plazo radica en el bien jurídico protegido por medio de este recurso, como lo es la
memoria de un sujeto que hubiere muerto o el castigo injusto al que se vio sometido a él, tiene
mayor valor que el establecimiento de un plazo determinado y fatal.
La justicia y la seguridad jurídica son principios que muchas veces se contraponen, (por
ejemplo, en materia de prescripción adquisitiva y extintiva) lo mismo ocurre respecto de los
plazos, puesto que cuando se establecen plazos en general, se sacrifica el principio de la
justicia en aras de la seguridad y certeza jurídica.
Por otra parte, cabe señalar, que existen otros recursos en los cuales hay plazos tácitos
para su interposición:
a) En el recurso de amparo constitucional no existe plazo para su interposición, pero debe
estar vigente el mal motiva su interposición al momento de ser deducido, por ejemplo,
debe estar vigente, la orden de arraigo, la detención o la prisión arbitraria contra la cual se
reclama.
b) En el recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad es necesario que el proceso
judicial en el que se persigue la no aplicación de un determinado precepto legal por
inconstitucional, se encuentre pendiente o en tramitación.
En estos casos no se establece un plazo para la interposición de los recursos procesales, sino
que se exige la concurrencia de una determinada condición para determinar su procedencia.
Por regla general, los recursos procesales en los cuales existe un ejercicio de la facultad
jurisdiccional tienen un plazo fatal para su interposición. Ejemplo: el recurso de apelación, de
reposición, de casación, etc. En cambio, tratándose de los recursos en que existe un ejercicio
de las facultades conservadoras, hay un plazo tácito. Ejemplo: recurso de amparo y recurso de
inaplicabilidad por inconstitucionalidad. En el recurso de protección, no hay plazo en la norma
constitucional, sin embargo el AA de la Corte Suprema que regula la tramitación del mismo
restringió el ejercicio de la acción constitucional de protección.
Sin embargo, existen excepciones en ambos casos. En el segundo caso, el recurso de
protección que emana de las facultades conservadoras, tiene un plazo de 30 días para ser
interpuesto contados desde que se verifica la amenaza o acto que origina, la perturbación o
privación ilegal o arbitraria de la garantía fundamental.

54
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Finalmente, existen recursos en los cuales para la continuidad del debate que se lleva a
cabo en forma oral es necesario que el medio de impugnación se haga valer en forma
inmediata, porque en caso contrario precluye la oportunidad de hacerla valer. Como ejemplo
de esta situación tenemos, en el proceso penal, el caso del recurso de reposición en contra de
resoluciones dictadas dentro de audiencias orales sin previo debate, en que se exige que ese
medio de impugnación se haga valer en contra de la decisión tan pronto como ellas se
dictaren.

Suspensión de los plazos:


En general, los plazos para recurrir no se suspenden, salvo durante los feriados, (Art. 66 inciso
1º del CPC), sin perjuicio de las siguientes circunstancias:
 El artículo 66 inciso 2º del CPC establece la habilitación de feriados de pleno derecho o
judicial. En este caso, si se habilita el feriado por alguna de estas vías, seguirán corriendo los
plazos para recurrir. Habilitación de pleno derecho durante el feriado judicial – situaciones a
que se refiere el Art. 314 del COT. Habilitación judicial día inhábil - Art. 60 del CPC.
 El Art. 64 del CPC establece que las partes en cualquier estado del juicio pueden acordar la
suspensión del procedimiento por un plazo máximo de 90 días. Puede ser así, que se vea
afectado el plazo por la interposición de un recurso.
 Orden de no innovar en los recursos de queja. Existe una norma especial respecto de los
plazos ya que estos se suspenden. Art. 536 y 545 del COT.

17.- LA RENUNCIA DE LOS PLAZOS PARA LA INTERPOSICION DE LOS RECURSOS PROCESALES.


Para renunciar los plazos o los recursos mismos, el mandatario judicial debe contar con las
facultades especiales del artículo 7º inciso 2° del CPC. Esto, en cuanto se refiere a la renuncia
expresa de los plazos y recursos procesales.
En cambio, para la renuncia tácita del término para la interposición de recursos no es
menester contar con esas facultades especiales y, consiguientemente, con la autorización
expresa del mandante que exige el precepto antes indicado.
La jurisprudencia de nuestros tribunales ha estimado que la renuncia tácita del término para
interponer recursos está contemplada dentro de las facultades ordinarias del artículo 7º inciso
1° del CPC. La doctrina habla de facultades de la esencia, de la naturaleza y las accidentales
o especiales del mandato judicial, teniendo esta última calidad aquellas que se contienen en
inciso 2º del artículo 7º del CPC y respecto de las cuales, para su concesión el legislador ha
exigido una mención expresa de parte del mandante. Dentro de estas potestades se
encuentran “las facultades de desistirse en primera instancia de la acción deducida, aceptar
la demanda contraria, absolver posiciones, renunciar los recursos o los términos legales,
transigir, comprometer, otorgar a los árbitros facultades de arbitradores, aprobar convenios y
percibir. (Corte Suprema, Sentencia 29/01/2010, Rol 3102-2008, Legal Publishing Nº 43158).

EL MANDATO JUDICIAL PARA INTERPONER LOS RECURSOS PROCESALES.

55
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

La obligación de constituir abogado patrocinante y mandatario judicial, se encuentra


contemplada en los artículos 1º y 2º de la Ley Nº 18.120.
El mandatario judicial es quien detenta la representación de la parte en el juicio (la parte
comparece en juicio a través de un mandatario judicial). Art. 2º de la Ley Nº 18.120.
En virtud de lo dispuesto en el artículo 7º del CPC, cualquier mandato judicial, autoriza al
respectivo mandatario para interponer cualquier recurso de aquellos que contempla nuestro
ordenamiento jurídico. Las clausulas en que se nieguen o en que se limiten las facultades del
inciso 1º del artículo 7º del CPC, son nulas.
El legislador pone cuidado en los actos de disposición de los recursos y términos legales por
parte del mandatario. Conforme a lo anterior, se requiere facultad especial, de acuerdo a lo
prevenido en el inciso 2º del artículo 7º del CPC, para:
a) Renunciar a los recursos o a los términos legales: la renuncia a los recursos o términos legales
se refiere a una renuncia expresa y general. La renuncia a los recursos procesales y términos
legales prohibida por la norma legal sino se cuenta con facultad especial del mandante, esta
referida a la renuncia ser expresa y general, y no puede confundirse con la actitud pasiva de
dejar pasar el plazo sin deducir el respectivo recurso (renuncia tácita). En todo caso, el
mandatario con o sin poder especial siempre puede dejar de interponer los recursos y el
mandante no puede alegar que dicha omisión no le sea oponible. Ello, sin perjuicio de la
responsabilidad del mandatario, quien debe actuar con la diligencia y cuidado que los
hombres emplean ordinariamente en sus negocios. (Corte de Apelaciones de Rancagua,
Sentencia de fecha 29/06/2004, Rol 20843, Legal Publishing Nº 30713).
b) Otorgar a los árbitros facultades de arbitradores: Por lo mismo, se requiere poder especial
para otorgar a los árbitros facultad de arbitradores, por las amplias facultades que se le
conceden a esos árbitros para la solución del conflicto, dentro de las cuales se encuentra la
relativa a que por regla general, respecto de las sentencias de los arbitradores no procede el
recurso de apelación. Es por esto, que si le doy el carácter de arbitrador a un árbitro, estoy
renunciando a la posibilidad de apelar si no se contempló expresamente en el compromiso o
cláusula compromisoria su procedencia y se designó el tribunal de alzada que debe conocer
del mismo. Art. 7 inciso 2º del CPC.

LA FUNCIÓN DEL ABOGADO PATROCINANTE EN RELACIÓN AL MANDATARIO JUDICIAL EN LA


INTERPOSICION DE LOS RECURSOS PROCESALES
El abogado patrocinante no tiene la representación de la parte que lo ha designado. Si
bien es una clase de mandato sólo tiene la defensa de su patrocinado. Arts. 1º y 2º de la Ley Nº
18.120.
El inciso 3° del artículo 1° de la Ley de comparecencia en juicio (Ley N° 18.120) señala que
el abogado patrocinante podrá tomar la representación de su patrocinado en las gestiones o
trámites en las distintas instancias del juicio.
Según algunos autores, la representación por parte del abogado patrocinante es ocasional
y en casos graves y urgentes. Por lo tanto, el abogado patrocinante podría interponer un
recurso procesal en el juicio respectivo, en la medida que se trate de un caso grave y urgente.

56
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Mandato y patrocinio son condiciones concurrentes para interponer recursos procesales.


En cuanto a la renuncia de los recursos procesales y de los términos legales por partre del
patrocinante, si no hay mención expresa para el abogado patrocinante que le conceda dicha
facultad, sólo se entiende conferida la facultad especial del mandato para el mandatario
judicial respectivo, facultades que no hace suyas el patrocinante al sumir la representación en
estos casos graves y urgentes, correspondiéndole solo las facultades ordinarias del inciso 1º del
Art. 7º del CPC.

EL PATROCINIO DE LA CAUSA Y LOS RECURSOS PROCESALES – LAS FACULTADES DEL APODERADO


Y LA COMPARENCIA ANTE LOS TRIBUNALES SUPERIORES DE JUSTICIA.
Hay que distinguir:
1.- Ante las Cortes de Apelaciones: Por regla general, en segunda instancia, se puede
comparecer a proseguir la tramitación de un recurso interpuesto mediante:
a.- Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión;
b.- Procurador del número; y,
c.- Personalmente por la parte, dentro de los plazos establecidos por la ley.
2.- Ante la Corte Suprema: Se puede comparecer a proseguir un recurso interpuesto mediante:
a.- Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión;
b.- Procurador del número.

EL ABOGADO HABILITADO PARA EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN QUE ASUME ANTE LOS


TRIBUNALES SUPERIORES ¿DEBE SER EL MISMO QUE ACTÚA EN LA PRIMERA INSTANCIA O PUEDE SER
UNO DISTINTO?
No se ha producido discusión sobre esta materia. La ley, nada dice al respecto. El profesor
Mario Mosquera Ruiz (Universidad de Chile), cree que sólo debiera ser el abogado que actúa
en primera instancia. Sin embargo, la mayor parte de la doctrina y en la práctica judicial se
estima que puede ser cualquier abogado habilitado para el ejercicio de la profesión que
cuente con poder suficiente al efecto.

18.- COMPETENCIA Y RECURSOS PROCESALES.


Como la organización de los Tribunales en Chile, tienen una estructura jerárquica y
piramidal, respecto de los recursos procesales, por regla general, juega el principio de la
jerarquía, es decir, es al Tribunal superior jerárquico a quién le corresponde conocer de los
llamados “recursos de nulidad y de enmienda”. Esta regla, no aplica evidentemente respecto
de los denominados recursos de retractación, como es, la reposición.
La norma que se encarga de establecer la competencia del Tribunal superior jerárquico
para conocer de los recursos, está contenida en el artículo 110 del COT, que consagra la regla
general de competencia, denominada del grado o jerarquía: “Una vez fijada con arreglo a la
ley la competencia de un juez inferior para conocer en primera instancia de un determinado
asunto, queda igualmente fijada la del Tribunal superior que debe conocer del mismo asunto

57
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

en segunda instancia”.
Esta regla general de la competencia juega plenamente a través de toda la estructura
jerárquica de los Tribunales en los recursos de apelación y de casación en la forma.

19.- INSTANCIA Y RECURSOS PROCESALES:


La instancia es cada uno de los grados de conocimiento y fallo de que está investido un
Tribunal para la solución de un determinado conflicto.
Dentro de la instancia, el Tribunal, para resolver el conflicto se encuentra facultado para
analizar todas las cuestiones de hecho y de derecho suscitadas en el juicio.
Un asunto se puede resolver en única, primera o segunda instancia. En Chile, la regla
general, está constituida por la doble instancia en los asuntos civiles. En el sistema procesal
penal actual, como ya hemos señalado en reiteradas oportunidades, la regla general es la
única instancia, regla que reviste un carácter absoluto respecto de las sentencias definitivas
dictadas por los TOP, no así en la sentencias de los Juzgados de Garantía, ya que procede
apelación en contra de la sentencia definitiva dictada en el procedimiento abreviado, único
procedimiento penal que actualmente consagra la doble instancia.
El concepto de instancia en cuanto a la competencia de los Tribunales para fallar un
determinado asunto, fluye de dispuesto en los artículos 188 y 189 del COT, estos preceptos
vinculan la instancia al recurso de apelación.
a) Un asunto se falla en única instancia cuando la resolución del tribunal no puede ser
apelada;
b) Un asunto se falla en primera instancia cuando en contra del fallo del tribunal procede la
interposición del recurso de apelación, y
c) La segunda instancia es el conocimiento y fallo por el tribunal superior jerárquico de la
apelación interpuesta.
El tribunal que conoce de la instancia, debe revisar las cuestiones de hecho y de derecho
que configuran el conflicto. Partiendo de esa base, es que, se llega a la conclusión de que la
casación en la forma y en el fondo como el recurso de nulidad en el nuevo sistema procesal
penal no constituyen instancia. Ello es así, porque el Tribunal que conoce del respectivo recurso
(casación o nulidad) no puede modificar los hechos que se hubieren establecido en el fallo
impugnado por medio de esos recursos.
Por excepción, la Corte Suprema, conociendo del recurso de casación en el fondo, por
infracción a las leyes reguladoras de la prueba, puede modificar los hechos que se hubieren
sentado en el fallo impugnado, pero tiene una competencia limitada a la infracción de ley
que se hubiere hecho valer.

20.- EFECTOS DE LA INTERPOSICION DE UN RECURSO PROCESAL EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS


RESOLUCIONES JUDICIALES IMPUGNADAS POR MEDIO DEL RESPECTIVO RECURSO.

1.- Aclaración, rectificación o enmienda:

58
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Según el artículo 183 del CPC, se radica en el tribunal la facultad de suspender o no el


cumplimiento del fallo de acuerdo a la naturaleza de la reclamación. En efecto, la norma legal
indicada señala que “hecha la reclamación, podrá el tribunal pronunciarse sobre ella sin más
trámite o después de oír a la otra parte; y mientras tanto suspenderá o no los trámites del juicio
o de la ejecución de la sentencia, según la naturaleza de la reclamación”.

2.- Recurso de reposición: Hay que distinguir entre materia civil y penal.
En Materia Civil: No existe una norma expresa. El artículo 181 del CPC se refiere a los autos y
decretos pero nada dice respecto al cumplimiento de ellos. En efecto, el artículo 181 inciso 1º
del CPC, señala que “los autos y decretos se ejecutarán y mantendrán desde que adquieran
este carácter, sin perjuicio de la facultad del tribunal que los haya pronunciado para
modificarlos o dejarlos sin efecto, si se hacen valer nuevos antecedentes que así lo exijan.”
El auto o decreto se cumplirá cuando se encuentre firme, por lo tanto el recurso de
reposición interpuesto en contra del auto o decreto en principio suspende el cumplimiento de
las referidas resoluciones mientras éste no se falle. Sin embargo, como el recurso de reposición,
se falla por regla general de plano, no interesa por regla general, referirse a los efectos de su
interposición en el cumplimiento de la resolución judicial impugnada. En todo caso, cabe
señalar que, en la práctica no resulta poco frecuente, que el tribunal previo a su resolución,
conceda traslado a la contraparte antes de resolver el recurso de reposición, caso en el cual
habría que concluir que el recurso suspende el cumplimiento de la resolución impugnada
hasta que no se resuelva la reposición.

3.- Recurso de Apelación: Este recurso se puede otorgar en el solo efecto devolutivo o en
ambos efectos. En este último caso, se suspenderá la competencia del tribunal inferior para
seguir conociendo de la causa mientras no se resuelva el recurso de apelación.
Conforme a las últimas reformas introducidas al CPC en esta materia, es posible solicitar una
orden de no innovar que es aplicable cuando la apelación se concede en el sólo efecto
devolutivo. De esta forma, hace que se imposibilite el cumplimiento de la sentencia, mientras
no se falle el recurso de apelación concedido en el solo efecto devolutivo. Esta orden de
innovar sólo se dictará por la Corte de Apelaciones respectiva, cuando estime que hay motivo
fundado para ello y, en la practica las Cortes de Apelaciones no son muy dadas a conceder la
orden de innovar.
Cabe señalar por otra parte, que la sentencia definitiva dictada en juicio, es siempre
apelable en ambos efectos, salva las excepciones legales, constituidas en el juicio sumario y
ejecutivo, cuando el recurso lo interpone el demandado o el ejecutado, respectivamente,
cuando la sentencia le ha sido adversa, en que la apelación de la sentencia, debe
concederse en el solo efecto devolutivo.

4.- Recurso de hecho: Existen dos tipos de recursos de hecho.


a) Recurso de Hecho propiamente tal o Verdadero Recurso de Hecho: Es procedente cuando
se ha interpuesto un recurso de apelación y se deniega su otorgamiento, en cuyo caso, se

59
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

recurre ante el superior jerárquico del que denegó la concesión del recurso de apelación para
que se deje sin efecto lo resuelto por el tribunal a quo.
b) Falso Recurso de Hecho: Se produce cuando el tribunal ante el cual se ha interpuesto una
apelación se equivoca, concediendo un recurso que debió haber sido denegado, o cuando
concediéndolo, lo hace, en el solo efecto devolutivo cuando debió haberlo concedido en
ambos efectos, a habiéndolo concedido en ambos efectos, habría debido haberlo concedido
en el solo efecto devolutivo. En este caso se interpone este recurso de hecho ante el superior
jerárquico para que rectifique lo resuelto por el tribunal a quo.
Es más importante el recurso de hecho propiamente tal o verdadero recurso de hecho, ya
que al no existir un recurso de apelación, el fallo se cumplirá de inmediato. Por eso; el legislador
estableció un procedimiento muy rápido para subsanarlo.
Sin embargo, el falso recurso, de hecho, también puede provocar el cumplimiento de la
sentencia, cuando se concede un recurso de apelación en el solo efecto devolutivo debiendo
haberse concedido en ambos efectos.
Es en virtud de este recurso de hecho, que se dio origen a la denominada orden de no
innovar. Así, se recurre de hecho y se le solicita al tribunal superior jerárquico que decrete la
orden de no innovar, la cual si es concedida, impedirá que la sentencia se cumpla mientras no
se resuelva el recurso de apelación interpuesto en contra de la misma.

5.- Recurso de Casación: La regla general que estos recursos no suspenden el cumplimiento de
las resoluciones a que ellas afectan, salvo los casos que la ley señala. Art. 773 del CPC.

6.- Recurso de queja: La regla general es que la sola interposición de este recurso no suspenda
el cumplimiento del fallo recurrido. La suspensión de procedimiento se produce con una orden
de no innovar. Art. 545 y siguientes del COT.

7.- Recurso de revisión: La regla general en materia civil es que no se suspende la ejecución de
la sentencia impugnada por la interposición de este recurso. Por excepción, en vista de las
circunstancias y a petición del recurrente habiendo oído al fiscal judicial y habiéndose rendido
fianza, se puede dar cumplimiento a la sentencia. Art. 814 del CPC.

9.- La Consulta: En materia civil, la regla general, es que la consulta suspende el cumplimiento
del fallo. No existe actualmente consulta en materia penal.
En todo caso cabe destacar que en el actual proceso penal, se contempla una regla
general respecto de todos los recursos procesales en materia de suspensión del cumplimiento
de la resolución impugnada. En efecto, conforme a lo previsto en el artículo 355 del CPP, la
interposición de un recurso no suspenderá la ejecución de la decisión, salvo que se impugnare
una sentencia definitiva condenatoria o que la ley dispusiere expresamente lo contrario. Dicha
regla general, recibe una aplicación especifica respecto del recurso de apelación en el
artículo 368 del CPP, de acuerdo con el cual la apelación que fuere procedente, se
concederá en el solo efecto devolutivo, a menos que la ley señalare expresamente lo

60
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

contrario.
En consecuencia, en el actual sistema procesal penal, la regla general es que las
resoluciones que se pronuncien causan ejecutoria, dado que la interposición de un recurso
procesal no suspenderá la ejecución de la decisión.
Excepcionalmente, no causan ejecutoria, provocando la interposición de un recurso
procesal, la suspensión de la ejecución o cumplimiento de la decisión respecto de las
siguientes resoluciones:
a) las sentencias definitivas condenatorias en contra de la cual se hubiere deducido algún
recurso procesal; y
b) Las demás resoluciones judiciales en las cuales la ley dispusiere expresamente que un
recurso procesal suspende la ejecución de la decisión, como acontece en los casos en que la
ley prevé expresamente la procedencia del recurso de apelación en ambos efectos.

21.- EFECTOS DE LA INTERPOSICION DE UNA ACCION O RECURSO CONSTITUCIONAL - SUSPENSION


DEL PROCEDIMIENTO.

1.- Acción o recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad: El procedimiento judicial en


que incide el recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad continúa no obstante la
interposición de los recursos para obtener la referida declaración. Sin embargo, desde que la
competencia para conocer del recurso se radicó en el Tribunal Constitucional, se han venido
dictando especialmente en materia penal, órdenes de no innovar en el proceso en que incide
la aplicación de la norma cuya inconstitucionalidad se solicita a objeto de evitar decisiones
por parte de los tribunales de la reforma procesal penal que pudieren verse afectadas por la
decisión del Tribunal Constitucional.

2.- Acción o reclamo por pérdida de nacionalidad: La mera interposición de este recurso
suspende los efectos de la resolución o acto recurrido.

3.- Acción o recurso de amparo constitucional: No existe una disposición clara. ¿Qué ocurre
ante el fallo del recurso de amparo por la Corte de Apelaciones? Este fallo es apelable para
ante la Corte Suprema. El Art. 316 del CPP, distingue si el fallo de la Corte de Apelaciones es
favorable o no al recurrente de amparo. Si el fallo es favorable al recurrente, la apelación que
procede en contra se dicha resolución, se concede en el solo efecto devolutivo, por lo tanto
no suspende el cumplimiento del fallo. Si el fallo no es favorable, la apelación se concede
ambos efectos, no pudiendo cumplirse el fallo.

4.- Acción o recurso de amparo económico: Se encuentra regulado en la Ley N° 18.971 del 10
de Marzo de 1990. Esta ley es lo que quedó de la discusión del Estado Empresario. En ella se
encuentra reglamentada la protección de la garantía constitucional del 19 N° 21 de la CPR.
Este recurso puede ser interpuesto por un particular no solo contra el Estado, sino también
contra otra empresa u otro particular.

61
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Consiste en denunciar infracciones que se cometan contra la garantía establecida en el


Art. 19 N° 21 CPR.
Este recurso puede ser intentado por cualquier persona, puesto que el actor no necesita
tener interés actual en los hechos denunciados.
El plazo para interponerlo, es de seis meses, contados desde que se hubiere producido la
infracción.
Se trata de un recurso informal ya que no tiene más formalidad y procedimiento que el del
recurso de amparo.
Se presenta en primera instancia ante la Corte de Apelaciones respectiva y es apelable en
segunda instancia ante la Corte Suprema.
El tribunal tiene facultades plenas de investigación (principio inquisitivo).
Si no se apela, cualquiera sea el resultado de la decisión, sube la sentencia definitiva en
consulta a la Corte Suprema.
Si el fallo fundadamente reconoce la infracción se responderá de los perjuicios causados.
Si no era fundado por el contrario y se rechaza el recurso, el actor deberá responder por los
perjuicios causados, por la interposición del recurso.
La ley no dice nada respecto de la suspensión. Pero el Profesor Mario Mosquera Ruiz,
enseña que por tratarse de una facultad conservadora, el tribunal podrá ordenar que no se
siga adelante con los actos que se suponen infringidos por la garantía.

5.- Acción de Protección Constitucional: Esta acción constitucional se interpone ante la


existencia de una arbitrariedad o ilegalidad que priva o perturba en el ejercicio de los
derechos o garantías constitucionales.
Por regla general la interposición de esta acción no afecta al acto arbitrario o ilegal, el
acto sigue vigente. Pero la Corte de Apelaciones pudo adoptar de inmediato las providencias
que estime necesarias para restablecer el imperio del derecho y asegurar a la persona. Esta es
una facultad cautelar de la Corte de Apelaciones.

CAPITULO II: LA ACLARACION, RECTIFICACION Y ENMIENDA


1.- REGLAMENTACION DE LA ACLARACION, RECTIFICACION Y ENMIENDA Y ALGUNAS
CUESTIONES GENERALES RESPECTO A SU REGLAMENTACION.
La primera cuestión que debemos dejar establecida, es que la denominación de Recurso
de Aclaración, Rectificación y Enmienda, es incorrecta, ya que no se trata de un recurso
procesal en estricto rigor, como podremos concluir finalmente al terminar de revisar las
disposiciones legales que lo consagran en nuestra legislación vigente.
La aclaración, rectificación y enmienda, se encuentra reglamentada en los Art. 182 a 185 y
190 del CPC.

62
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En el nuevo sistema procesal penal, la aclaración rectificación y enmienda no se regula en


forma directa, salvo en el Art. 97 del COT88, respecto de la sentencia que pronuncia la Corte
Suprema en relación con el recurso de nulidad que estuviere conociendo con competencia
per saltum, razón por la cual, en principio, no procedería la interposición de la aclaración,
rectificación o enmienda, habida consideración que la regulación de los recursos en el nuevo
sistema procesal penal es de derecho estricto, no procediendo otros recursos en contra de las
resoluciones judiciales dictadas por los Juzgados de Garantía (JG) y por el Tribunal Oral del
Juicio Penal (TOP), que aquellos expresamente contemplados por la ley procesal penal. Sin
embargo, dado que sostendremos que dicha institución no importa en verdad, un recurso
procesal, sino que tan solo el mero ejercicio de una facultad por parte del tribunal, que puede
ejercerse, de oficio o a requerimiento de parte, en relación con aspectos meramente formales
y no en cuanto a la voluntad manifestada en la resolución objeto de la aclaración,
rectificación o enmienda, ella tiene aplicación en el nuevo sistema procesal penal, de
conformidad a lo previsto en el Art. 52 del CPP89, al encontrarse contemplada la aclaración,
rectificación o enmienda en el Art. 182 del CPC, norma que se encuentra ubicada dentro del
Libro I de ese cuerpo legal, que resulta aplicable en materia procesal penal, por la remisión
general del Art. 52 del CPP, al Libro I del CPC, sobre Disposiciones Comunes a todo
Procedimiento. Además, podemos agregar, en abono a la referida tesis, que si se contempla
en el COT (Art. 97), la procedencia de la rectificación, aclaración o enmienda, respecto de la
sentencia que pronuncia la Corte Suprema sobre un recurso de nulidad, por lo que no se
aprecia la razón jurídica ni lógica por la cual no habría de regir la misma disposición respecto
de las resoluciones que pronuncian los otros tribunales que intervienen en el nuevo sistema
procesal penal.

2.- GENERALIDADES ACERCA DE LA ACLARACION, RECTIFICACIÓN O ENMIENDA.


El Art. 182 del CPC establece en la primera parte de su inciso 1º, el principio denominado
“desasimiento del tribunal”, según el cual “notificada una sentencia definitiva o interlocutoria a
alguna de las partes, no podrá el tribunal que la dictó alterarla o modificarla en manera
alguna.”
La razón de ser de este principio viene, según lo recuerda Eduardo Couture, de los textos
clásicos, cuando se decía: “que el juez una vez que pronunció la sentencia, deja de ser juez; él
que una vez condenó en más o en menos, no puede ya corregir su sentencia; - porque ya una
vez desempeñó, mal o bien, su oficio”.
“El desasimiento importa una verdadera preclusión (por consumación) respecto del juez:
pronunciada y notificada su sentencia a alguna de las partes, ha cumplido con su deber
esencial de administrar justicia, concluye su actividad jurisdiccional respecto del objeto de la
litis y ya no puede sustituir o modificar su decisión, respecto de la cual, queda enteramente
desligado.”

88
Artículo 97 del COT. “Las sentencias que dicte la Corte Suprema al fallar los recursos de casación de fondo y forma, de nulidad en materia penal, de queja, de
protección y de amparo, así como la revisión de sentencias firmes, no son susceptibles de recurso alguno, salvo el de aclaración, rectificación y enmienda que
establece el artículo 182 del Código de Procedimiento Civil.”
89
Artículo 52 del CPP. “Aplicación de normas comunes a todo procedimiento. Serán aplicables al procedimiento penal, en cuanto no se opusieren a lo estatuido en este
Código o en leyes especiales, las normas comunes a todo procedimiento contempladas en el Libro I del Código de Procedimiento Civil.”

63
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Según lo observa el mismo Eduardo Couture, y también Santiago Sentis Melendo, es posible
apreciar una diferencia entre el derecho francés y el germánico en torno a este punto. Para la
doctrina francesa, y también para la nuestra, el juez queda desprendido, desvinculado o
separado de su fallo. Para la teoría alemana, en cambio, el juez queda vinculado, atado u
obligado a su sentencia. En cualquiera de ambas situaciones, en todo caso, le estaría vedado
al mismo juez, alterar lo ya resuelto.
Aparte de esta diferencia terminológica que hemos destacado precedentemente, el
concepto sustancial resulta ser el mismo: los jueces o tribunales, una vez notificada sus
sentencias, no pueden modificarlas o alterarlas de manera alguna, sea porque se estime que
han quedado desprendidos o separados de sus decisiones; o sea que se estime, que los jueces
han quedado vinculados u obligados por las sentencias en los términos que las han dictado.90
El instante preciso en que se produce en nuestra legislación el desasimiento del tribunal es a
partir del momento en que la sentencia definitiva o interlocutoria es notificada a una
cualquiera de las partes del proceso, y desde ese instante precluye por consumación la
facultad del tribunal de alterarla o modificarla de cualquier manera.
Como excepción a este principio del desasimiento del tribunal, respecto de las sentencias
(definitivas o interlocutorias), se establece legislativamente, la institución procesal de la
aclaración rectificación o enmienda en la segunda parte del inciso 1° del artículo 182 del
Código de Procedimiento Civil, en virtud de la cual, el tribunal, luego de notificada una
sentencia a una cualquiera de las partes del proceso, puede aclarar sus puntos oscuros o
dudosos, salvar las omisiones y rectificar los errores de copia, de referencia o de cálculos
numéricos que aparezcan de manifiesto en dicho fallo.
La aclaración, rectificación y enmienda también se contempló expresamente en el antiguo
Código de Procedimiento Penal, al establecerse en el inciso 2° del artículo 55 del CPP, que “el
tribunal de oficio o a petición de parte, podrá en cualquier tiempo, rectificar las sentencias en
los casos previstos en el Art. 182 del CPC, especialmente si se han cometido errores en la
determinación del tiempo que el reo ha permanecido detenido o en prisión preventiva.”
Esta excepción, que la aclaración, rectificación o enmienda importa respecto del principio
del desasimiento del tribunal, se fundamenta en el ejercicio de las facultades económicas que
asisten a los tribunales y en “claras razones de economía y celeridad procesal, evitando a las
partes de un pleito la necesidad de recurrir a un tribunal superior para subsanar errores que
pueden ser muchas veces de fácil y rápida corrección por parte del mismo juez que pronunció
la sentencia que se trata de aclarar, adicionar o rectificar”.91

3.- CONCEPTO DE ACLARACION, RECTIFICACION O ENMIENDA.


La rectificación, aclaración o enmienda “es el acto jurídico procesal del mismo tribunal
que dictó una sentencia definitiva o interlocutoria, quien actuando de oficio o a requerimiento
de alguna de las partes del proceso, procede a aclarar los puntos obscuros o dudosos, salvar

90
Libedinsky Tschorne, Marcos. Límites a la facultad de los jueces para aclarar o rectificar de oficio sus sentencias. Revista de Derecho Procesal. Departamento de Derecho
Procesal. Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. N° 14. Año 1987. Páginas 91 y 92.
91
Libedinsky Tschorne, Marcos. Límites a la facultad de los jueces para aclarar o rectificar de oficio sus sentencias. Revista de Derecho Procesal. Departamento de Derecho
Procesal. Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. N° 14. Año 1987. Páginas 91 y 92.

64
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

las omisiones y rectificar los errores de copia, de referencia o de cálculos numéricos que
aparezcan de manifiesto en la sentencia”.

4.- NATURALEZA JURIDICA DE LA ACLARACION, RECTIFICACION O ENMIENDA – ¿ES UN RECURSO


O ES UNA ACCIÓN? Al respecto, se han sustentado en la doctrina básicamente dos posiciones:

a.- Para algunos, entre los cuales cabe mencionar, al distinguido procesalista Uruguayo,
don Eduardo Couture Etcheverry, la aclaración, rectificación y enmienda tiene la naturaleza
jurídica de un recurso procesal, puesto que tiende a modificar una sentencia, incluyendo un
punto sobre el cual no ha habido un pronunciamiento claro o no resulta entendible por la parte.
De acuerdo con ello la aclaración se conforma a la función de los recursos procesales,
partiendo de un concepto amplio de éstos.
En este sentido, se ha señalado que la doctrina argentina tradicional, ha sostenido que
realmente se trata de recursos procesales, conforme a su función y partiendo de un concepto
amplio de éstos.
“Así lo sostuvo, en la República Argentina Podetti, quien enseña que los códigos provinciales
los colocan, en su mayoría, como recursos procesales, siguiendo la línea de continuidad
histórica y el concepto amplio de recurso dentro del género de los remedios procesales, dice,
ya que recuerda que las Partidas nombraban a la aclaración como forma de interpretar la
sentencia, en el título dedicado a las alzadas (Partida 3ª, Título XXIII, Ley 15). Esta misma línea de
argumentación es seguida por Palacios e Ibáñez Frocham.”92
b.- Para otros autores, entre los cuales cabe mencionar a otro distinguido procesalista el
profesor Francesco Carnelutti, Santiago Sentis Melendo, y en nuestro país se agregan a estos
autores, el profesor Marcos Libedinsky Tschorne, el destacado penalista doctor Juan Bustos
Ramírez y el profesor Jorge Mera Figueroa, la aclaración, rectificación o enmienda no tiene la
naturaleza jurídica de un recurso procesal, sino que de una acción de mera declaración de
certeza que constituye un incidente en el proceso de formación de la sentencia.
Las razones que sostienen estos autores para negar el carácter de recurso a la aclaración,
rectificación y enmienda, son las siguientes:

1.- No cumple con los fines de los recursos procesales.


A través de los recursos procesales, se impugna una resolución a fin de obtener su
revocación o rescisión y sustituirla por otra, en cambio, en la aclaración, rectificación y
enmienda no se pretende la revocación o rescisión de la resolución para sustituirla por otra
para subsanar un error de fondo o de contenido, sino que sólo se persigue reparar una mera
deficiencia de expresión contenida en el fallo. En efecto, no se persigue con la aclaración,
rectificación o enmienda, modificar la voluntad declarada en la sentencia, sino que sólo
enmendar la forma en que se ha manifestado esa voluntad.
Por otra parte, señalan estos autores, los recursos procesales por definición, son un acto
jurídico procesal de parte, y en el caso de la aclaración, rectificación y enmienda, ella puede

92
Cita de Vescovi, Enrique. Los Recursos Judiciales y demás medios impugnativos en Ibero América. Página 73. Editorial Depalma. Buenos Aires. Año 1988.

65
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

efectuarse de oficio por parte del tribunal, en los casos previstos por la ley (rectificación de
errores de copia, cálculo numérico y de cita), sin que exista requerimiento alguno de las partes.
2.- No existe el agravio o gravamen que legítima al recurrente para hacer valer el recurso o la
acción.
En la aclaración, rectificación y enmienda, cualquiera de las partes, sea aquella que
hubiere obtenido o perdido el juicio, puede requerir la determinación del exacto sentido y
alcance de la sentencia que lo hubiere resuelto. Si tuviere la naturaleza jurídica de un recurso
procesal, sólo podría ser interpuesto por la parte que hubiere experimentado un agravio o
gravamen con la dictación del fallo y en este caso no se requiere que la resolución causa un
agravio al solicitante.

3.- No existe plazo para la interposición de la solicitud de aclaración, rectificación o enmienda.


La aclaración, rectificación y enmienda no tiene plazo para los efectos de ser solicitada por
las partes, lo que obviamente conduce a negarle el carácter de recurso procesal, dado que
en tal caso, si fuere un recurso, no podría la sentencia que es susceptible de aclaración,
rectificación o enmienda, adquirir la autoridad de cosa juzgada, de acuerdo a lo previsto en el
artículo 174 del CPC. Por lo demás, todo recurso tiene establecido por la ley un plazo para su
interposición, cuyo transcurso genera la preclusión del derecho a recurrir y, que conduce a la
existencia de la cosa juzgada formal respecto de la sentencia no impugnada.

4.- Puede solicitarse la aclaración, rectificación o enmienda de sentencias ejecutoriadas.


Los recursos procesales no pueden ser interpuestos en contra de una sentencia
ejecutoriada, puesto que a ello, se opone la institución de la cosa juzgada.
La aclaración, rectificación y enmienda puede ser solicitada respecto de sentencias
ejecutoriadas, incluso durante la ejecución de ella, con el fin de determinar su exacto sentido y
alcance.

5.- OBJETIVO DE LA ACLARACION, RECTIFICACION Y ENMIENDA.


La aclaración, rectificación y enmienda es una facultad cuyo ejercicio debe encuadrarse
dentro de los objetivos procesales, es decir, permitir al sentenciador en los casos en que el fallo
resulte de difícil interpretación, que lo aclare en forma tal, que haga posible su cumplimiento,
ya que este ha sido el objeto del litigio, y la aludida facultad no tiene otra limitación que la de
no alterar la decisión de la sentencia principal en términos tales, de que por la vía de la
aclaración, rectificación o enmienda, se llegue a contrariar la cosa juzgada que de ella
emane.93
Para que proceda la aclaración rectificación y enmienda contemplada en el artículo 182
del Código de Procedimiento Civil, debe existir en el fallo una evidente incertidumbre que está
basada en ciertas omisiones del mismo. Debe haber de parte del órgano jurisdiccional una
voluntad resolutiva que se ha manifestado inadecuadamente, pues el fin de la aclaración,

93
Sentencia de la Corte Suprema, de fecha 05.11.1943. Publicada en la Revista de Derecho y Jurisprudencia. Tomo XLI Sección 1°. Página 311.

66
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

rectificación o enmienda, es evidenciar en forma definitiva y perfectamente inteligible dicha


voluntad.
El órgano jurisdiccional al aclarar, rectificar o enmendar una sentencia, su labor la
circunscribe a revelar su verdadero sentido y alcance, a dar a entender de manera explícita el
real contenido de su declaración de voluntad.
El juez no puede, en virtud de la aclaración, rectificación o enmienda, modificar o alterar su
decisión, ya que se ha producido el desasimiento del tribunal.94
El objetivo que se puede perseguir a través del ejercicio de esta facultad respecto de la
sentencia puede consistir, de acuerdo a lo previsto en el artículo 182 del Código de
Procedimiento Civil, en las siguientes situaciones:

a.- Aclarar puntos obscuros o dudosos de una resolución judicial, o sea, explicar el real
contenido de la declaración de voluntad manifestada por el juez o tribunal en el fallo,
haciendo coincidir lo querido con lo expresado en la sentencia.
Sólo se trata de corregir la expresión y no lograr que por este medio, que se pueda
modificar el alcance o contenido de la sentencia. En este caso, existe de parte del tribunal una
declaración de voluntad que se pronuncia sobre el asunto decidiéndolo, pero el fallo origina
dudas por haberse manifestado esa voluntad en forma imperfecta, de tal manera, que no
existe claridad en cuanto a su contenido. Se trata sólo de una falta de armonía completa entre
la voluntad real del sentenciador y la manera de expresar la misma en la sentencia, pero no
cabe duda que dicha voluntad decisoria existe. El fin de la aclaración, rectificación o
enmienda, será evidenciar en forma definida y perfectamente inteligible dicha voluntad real
del sentenciador, equívoca o malamente expresada en la resolución judicial. En este sentido,
nuestra jurisprudencia ha señalado que si los jueces recurridos, mediante el arbitrio de la
aclaración, no han hecho otra cosa que corroborar lo dicho en la sentencia que se aclara,
debe concluirse que al dictar la resolución complementaria no han incurrido en las causales de
nulidad representadas en el recurso.95

b.- Salvar las omisiones en la dictación de una resolución judicial, esto es, llenar los vacíos
de la sentencia (definitiva o interlocutoria) en la decisión de peticiones que fueron formuladas
por las partes oportunamente y en forma dentro del proceso.
Para los efectos de poder ejercer esta facultad, es menester, (como lo señala Eduardo
Couture), que se trate de un error involuntario del tribunal, o sea, no de una omisión por una
pretensión que resulta denegada. Además, debemos tener presente que el ejercicio de esta
facultad debe ejercerse respecto de una sentencia que contenga una voluntad manifestada,
pero no puede ser ejercida para provocar que se emita una voluntad, omitida de ser
expresada oportunamente por parte del tribunal en la sentencia que se ha dictado.
Si en la sentencia no se contiene una declaración de voluntad que resuelva el conflicto o
que resuelva sólo una petición formulada por alguna de las partes, ya sea por omisión en el

94
Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepción. Publicada en la Revista de Derecho y Jurisprudencia de los Tribunales. Tomo LXXIX. Segunda Parte. Sección 2ª. Página
40.
95
Sentencia de la Corte Suprema de fecha 02.11.76. Publicada en la Revista de Derecho y Jurisprudencia de los Tribunales. Tomo LXXIII Sección 1°. Página 57.

67
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

pronunciamiento o por contener decisiones contradictorias será improcedente que se ejerza la


acción de aclaración. En estos casos no ha existido una manifestación de voluntad en el fallo,
por lo que no habrá nada sobre lo cual pueda recaer la aclaración. El medio que el legislador
ha establecido para los efectos de impugnar un fallo que no resuelve el asunto controvertido o
que contiene decisiones contradictorias es el recurso de casación en la forma de acuerdo a lo
previsto en el artículo 768 N° 5 y 7, en relación, el primero de ellos, con lo previsto en el N° 6 del
artículo 170 del CPC.
En este sentido, nuestra jurisprudencia ha declarado que no procede la aclaración, con la
excepción que pueda salvarse la de no haber fallado una de las excepciones alegadas por el
demandado; la omisión del fallo de una tacha no puede subsanarse ejerciendo esta facultad;
el vicio de una sentencia de contener decisiones contradictorias no puede salvarse por medio
de una nueva sentencia del mismo juez después de notificada la anterior a las partes; el
tribunal que dictó la sentencia desechando las excepciones y omitió condenar en costas, no
puede subsanar con posterioridad tal omisión dictando una sentencia complementaria, etc.
Distinto es el caso en el cual el tribunal ejerce esta facultad, pero sólo para complementar
el fallo, subsanando una mera omisión de referencia que sirve sólo de apoyo a la voluntad
que se hubiere manifestado para la resolución del conflicto. Ello es pertinente y así lo han
resuelto nuestros tribunales al declarar que “puede subsanarse por el tribunal sentenciador con
arreglo al artículo 182 del CPC una omisión de referencia en la cita de una disposición legal
invocada por la sentencia recurrida.”

c.- Rectificar errores de copia, de referencia o de cálculos numéricos que aparezcan de


manifiesto en la sentencia, esto es corregir o enmendar los errores materiales que pueden
haberse cometido en el documento en el cual se contiene la sentencia como manifestación
de un acto de voluntad.
Para los efectos de poder corregir estos errores de carácter material contenidos en el fallo
es menester que ellos aparezcan de manifiesto en él, puesto que en caso contrario le que se
estaría persiguiendo sería modificar la voluntad real manifestada en el fallo.
Esta situación no presenta mayor complejidad, y así se ha resuelto que el error numérico en
que incurre la sentencia en su parte dispositiva al señalar que el demandado debe pagar una
cantidad mayor de la que acepta en sus considerandos, la sentencia puede rectificarse al
tenor del artículo 182 del CPC.

6.- RESOLUCIONES RESPECTO DE LAS CUALES PROCEDE LA ACLARACION, RECTIFICACIÓN Y


ENMIENDA.
De acuerdo a lo previsto en el artículo 182 del CPC, la aclaración, rectificación y enmienda
procede claramente y puede ser ejercida respecto de las sentencias definitivas o
interlocutorias. En consecuencia, el legislador omitió incluir los autos y decretos como
resoluciones respecto de las cuales puede ejercerse la facultad de aclaración.
Es posible señalar en todo caso, fundado en el axioma jurídico, de que quien puede lo más
puede lo menos, de modo tal, que si el juez esta facultado para aclarar sentencias definitivas e

68
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

interlocutorias a petición de parte o de oficio inclusive, con mayor razón puede aclarar,
enmendar o rectificar los autos y decretos.
No obstante lo anterior, podría también concluirse en el mismo sentido, en orden a que
igualmente podrá ser ejercida la aclaración, rectificación o enmienda, respecto de los autos y
decretos, ejerciendo el tribunal, la facultad que le otorga la ley de corregir de oficio, los vicios
del procedimiento. En efecto, señala el artículo 84 inciso final del CPC, que el juez podrá
corregir de oficio los errores que observe en la tramitación del proceso. Podrá, asimismo, tomar
las medidas que tiendan a evitar la nulidad de los actos del procedimiento”.
Sin embargo, a pesar de esta interpretación, procedente en materia civil, debemos tener
presente que en el proceso penal, se contempla en el Art. 163 del CPP, como regla general, un
efecto más restringido al establecerse que el tribunal solo puede poner en conocimiento de los
intervinientes la existencia del vicio para que éste la haga valer, a menos de tratarse de alguno
de los casos previstos en el artículo 160 del mismo cuerpo legal, en cuyo caso el tribunal puede
de oficio efectuar la declaración de nulidad.
Cabe agregar además a este respecto, la discusión que se ha generado en la doctrina y
los operadores del sistema, acerca de si procede la aclaración, rectificación y enmienda
respecto de las resoluciones dictadas por los tribunales con competencia penal, habida
consideración de no estar consagrada la misma expresamente en el CPP. Además de que el
artículo 352 del CPP, señala que la facultad de recurrir en contra de las resoluciones dictadas
en el proceso penal, debe ejercerse, sólo por los medios y en los casos expresamente
establecidos en la ley. Sin perjuicio de lo anterior, debemos tener presente que el artículo 97
del COT, señala que procede la aclaración, rectificación o enmienda respecto de la resolución
dictada por la Corte Suprema, con motivo de la interposición de un recurso de nulidad.
Algunos autores, sostienen que esta norma puede hacerse extensiva a todo el proceso penal,
habida consideración que por razones de economía procesal, debiera concluirse que es
conveniente consagrar dicha posibilidad.
Este tema debiera resolverse mediante una reforma al proceso penal, que admita la
aclaración, rectificación o enmienda respecto de las resoluciones dictadas en los procesos
penales, dictadas por los jueces de garantía o el TOP.

7.- SUJETO ACTIVO DE LA ACLARACION, RECTIFICACION O ENMIENDA Y OPORTUNIDAD PARA


HACERLA VALER.
La facultad de aclaración, rectificación o enmienda puede ser ejercida, a petición de
parte o de oficio por el tribunal que dictó la resolución, dependiendo de ello, en materia civil,
el plazo existente para que se pueda ejerce la facultad que le confiere la ley al juez o tribunal
que dictó la resolución, es distinto.

a.- De oficio por parte del tribunal.


De acuerdo a lo previsto en el Art. 184 del CPC “los tribunales, en el caso del Art. 182,
podrán también de oficio rectificar, dentro de los cinco días siguientes a la primera notificación
de la sentencia, los errores indicados en dicho artículo.”

69
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Este artículo tiene gran trascendencia por cuanto establece un plazo fatal de cinco días
contados desde la primera notificación de la sentencia para que el tribunal pueda ejercer la
facultad de rectificar los errores mencionados en el artículo 182 del CPC.
Además, se ha sostenido fundadamente que el tribunal actuando de oficio podría en virtud
del Art. 184 del CPC sólo rectificar los errores de copia, de referencia o de cálculos numéricos
que aparezcan de manifiesto en la misma sentencia, pero en ningún caso podría ejercer en
forma oficiosa la facultad de aclarar los puntos obscuros o dudosos o salvar omisiones.96
Para ello se basan quienes sostienen esta tesis:
a) en la historia fidedigna del establecimiento de la ley, al consagrar el texto de los actuales
Arts. 182 a 185 del CPC;
b) en la claridad del texto del Art. 184 del mismo cuerpo legal, que se refiere sólo a la
rectificación de los errores mencionados en el Art. 182 del CPC; y
c) en el carácter restrictivo que debe darse a la interpretación de aquel precepto legal,
atendido su carácter doblemente excepcional: tanto al principio del desasimiento del tribunal,
por una parte; como al de la pasividad de los jueces, por la otra.

b.- A petición de parte.


Respecto de las partes, el legislador dentro del CPC no ha contemplado ningún plazo
dentro del cual ellas puedan ejercer la facultad de requerir que se aclare, rectifique o
enmiende una sentencia.
La doctrina y la jurisprudencia han señalado que las partes no tienen establecido un plazo
para el ejercicio de la facultad, pudiendo requerir entonces, la aclaración, rectificación y
enmienda, en cualquier momento, aún cuando se trate de sentencias firmes o ejecutoriadas o
de fallos respecto de los cuales hubiere algún recurso pendiente de resolución. (Art. 185 CPC).
Cabe agregar, que el ejercicio de la acción de aclaración, rectificación o enmienda, en todo
caso, tendría una limitación natural y lógica y es que la resolución que se pretenda aclarar,
rectificar o enmendar, se encuentre pendiente de cumplimiento, ya que una vez cumplida la
resolución respectiva, no cabe la aclaración rectificación o enmienda de la misma.
La razón para no establecerse un plazo para que las partes ejerzan esta facultad, radicaría
en que a través de ella (acción de aclaración, rectificación o enmienda) no se persigue alterar
lo resolutivo de la sentencia y con ello no se atenta en contra de la autoridad de cosa juzgada
que de ella emana en caso de encontrarse ejecutoriada.
En todo caso, la aclaración, rectificación o enmienda sea que se ejerza a petición de parte
o de oficio, sólo corresponde efectuarla “al tribunal que dictó la resolución” de acuerdo a lo
previsto en el Art. 182 del CPC. Con esta expresión el legislador no se está refiriendo a la
persona física del sentenciador, sino que al órgano jurisdiccional que emitió el
pronunciamiento. La función jurisdiccional no es inherente a la persona del sentenciador, por lo
que puede llevarse a cabo la aclaración, rectificación o enmienda por cualquier otro juez que
se desempeñe con ese carácter en el tribunal del cual emanó la resolución respectiva.

96
Libedinsky Tschorne, Marcos. Limites a la facultad de los jueces para aclarar o rectificar de oficio sus sentencias. Revista de Derecho Procesal. Departamento de Derecho
Procesal. Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. N° 14. Año 1987. Páginas 91 y 92.

70
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Finalmente, es menester hacer presente que la aclaración, rectificación o enmienda podrá


hacerse por el tribunal no obstante la interposición de recursos contra la sentencia a que ellas
se refieren de acuerdo a lo previsto en el Art. 185 del CPC.

8.- TRAMITACION Y EFECTOS QUE GENERA LA PRESENTACION DE UNA SOLICITUD DE


ACLARACIÓN, RECTIFICACION O ENMIENDA.
El artículo 183 del CPC establece la tramitación de la solicitud de aclaración, rectificación y
enmienda, al señalar que:
“Hecha la reclamación, podrá el tribunal pronunciarse sobre ella sin más trámite o después
de oír a la otra parte, y mientras tanto suspenderá o no los trámites del juicio o la ejecución de
la sentencia, según la naturaleza de la reclamación.”
En consecuencia, el tribunal se encuentra facultado por la ley, para resolver de plano la
solicitud de aclaración, rectificación o enmienda, o darle la tramitación de un incidente.
En cuanto al efecto que genera la presentación de la solicitud de aclaración, rectificación
o enmienda, dicho precepto otorga al tribunal la facultad para decidir si suspende o no la
tramitación del juicio o la ejecución de la sentencia según la naturaleza de la reclamación. Al
respecto, se ha resuelto que “es una facultad privativa del tribunal que dictó la sentencia
suspender o no su ejecución si se ha reclamado para que se aclare o rectifique”.97
En consecuencia, si la parte que interpone la solicitud, desea que mientras se resuelve su
petición de aclaración, rectificación o enmienda, genere la suspensión de la tramitación del
juicio o la ejecución de la sentencia deberá solicitarlo expresamente al tribunal y exponer los
motivos que hagan ello necesario, siendo facultad privativa del tribunal, el acceder o no a ella.

9.- RECURSOS PROCESALES QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LA RESOLUCION QUE ACLARA,


RECTIFICA O ENMIENDA UNA SENTENCIA Y RELACION CON OTROS RECURSOS PROCESALES QUE
PUDIEREN PROCEDER EN CONTRA DE LA SENTENCIA QUE SE SOLICITA ACLARAR, RECTIFICAR O
ENMENDAR.
En esta materia podemos señalar que tres son básicamente las reglas que se señalan por el
legislador:
a.- La interposición de un recurso procesal en contra de la sentencia (definitiva o
interlocutoria), no impide que el tribunal de oficio o a petición de parte efectúe una
aclaración, rectificación o enmienda de ella, conforme a lo dispuesto en el Art. 185 del
CPC.
b.- El plazo para interponer el recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva o
interlocutoria respectiva, no se suspende por la solicitud de aclaración, rectificación o
enmienda, que se hubiere formulado respecto de ella según lo prescrito en el inciso 2° del
artículo 190 del CPC; y
c.- La resolución en la cual se efectuó la aclaración, rectificación, o enmienda de una
resolución, sea que el tribunal hubiere actuado de oficio o a petición de parte, es apelable
“en los casos en que sería apelable la sentencia (definitiva o interlocutoria) a que se refiera,
97
Sentencia de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Valparaíso de fecha 24.08.1915. Publicada en la Gaceta. Año 1915. 2° Semestre. Sentencia N° 421. Página 1.082.

71
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

con tal que la cuantía de la cosa declarada, agregada o rectificada admita el recurso” de
acuerdo a lo establecido en la última parte del inciso 2° del artículo 190 del CPC.
En consecuencia, dos son los requisitos para que proceda la apelación de la resolución que
se pronuncia sobre la aclaración, rectificación y enmienda:
1.- Que la sentencia (definitiva o interlocutoria) a que se refiere dicha resolución de
aclaración, rectificación o enmienda, sea apelable; y
2.- Que la cuantía de la cosa aclarada, agregada o rectificada admita el recurso de
apelación.

CAPITULO III: EL RECURSO DE REPOSICION.

1.- REGLAMENTACION DEL RECURSO DE REPOSICION.


El recurso de reposición se encuentra regulado en los artículos 181, 189 inciso 3°, 201 inciso
final, 212, 319, 432 inciso 2º y 781 inciso final del CPC; además en los artículos 362 y 363 del CPP,
sin perjuicio de aplicarse además, al recurso de reposición en el nuevo sistema procesal penal,
las disposiciones generales que respecto de los recursos procesales se contienen en los artículos
352 a 361 del CPP.

2.- GENERALIDADES DEL RECURSO DE REPOSICION.


El recurso de reposición tiene una gran trascendencia, puesto que es el recurso que se
interpone durante toda la tramitación del juicio, tanto en materia civil como en materia penal,
con el objeto de corregir los vicios en que se pudieran incurrir durante la tramitación del
proceso con motivo de la dictación de los autos o decretos que dan curso progresivo al
mismo.
Estadísticamente además, la reposición, es el recurso de mayor utilización durante la
primera, o la única instancia, puesto que mediante su interposición se pueden ir corrigiendo los
errores de tramitación en que se incurran durante el desarrollo del juicio, que se va
estructurando a través de los diversos decretos y autos que se dictan para avanzar en el
procedimiento y culminar en la dictación de una sentencia definitiva, resolviendo la concreta
cuestión controvertida sometida al conocimiento del tribunal.

3.- CONCEPTO DE RECURSO DE REPOSICION.


El recurso de reposición, es el acto jurídico procesal de parte agraviada que tiene por
objeto, solicitar al mismo tribunal que dictó la resolución que se impugna que la revise, con la
finalidad de modificarla o dejarla sin efecto.

4.- CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE REPOSICION.


Las principales características que presenta el recurso de reposición son:
a.- Es un recurso de retractación, puesto que se interpone ante el mismo tribunal que dictó la
resolución impugnada para que éste resuelva acerca del recurso.

72
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

b.- Es un recurso procesal que emana de las facultades jurisdiccionales de los tribunales.
c.- Es un recurso ordinario, puesto que procede, en materia civil en contra de la generalidad
de los autos y decretos y excepcionalmente en contra de algunas sentencias
interlocutorias; y, en el antiguo como en el nuevo sistema procesal penal, procede en
contra de la generalidad de los decretos, autos y sentencias interlocutorias. Además que,
la causal que permite u habilita la interposición del recurso de reposición, es de carácter
genérica, ya que esta constituida exclusivamente por el agravio que le causa la resolución
al recurrente.

5.- RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE EL RECURSO DE REPOSICION.


Para los efectos de analizar esta materia, es menester distinguir entre lo que acontece en
materia civil y en materia penal.

a.- EN EL PROCEDIMIENTO CIVIL.


De acuerdo a lo previsto en el artículo 181 del CPC, el recurso de reposición procede en
contra de los autos y decretos.
El recurso propio que procede en contra de las sentencias interlocutorias, en el
procedimiento civil, es el recurso de apelación, de acuerdo a lo previsto en el artículo 187 del
CPC. Sin perjuicio de lo anterior, el recurso de reposición, procede además, en forma
excepcional, dentro del procedimiento civil, en contra de las siguientes sentencias
interlocutorias: (9 casos)
i.- La resolución que recibe la causa a prueba. De acuerdo a lo previsto en el artículo 319
inciso 1° del CPC, procede el recurso de reposición, con apelación subsidiaria, dentro de
tercero día, en contra de la resolución que recibe la causa a prueba.
En general, "la ley no prohíbe que el recurso de apelación se interponga para el
supuesto de que no se admita el recurso de reposición, particularmente cuando este último
(el recurso de reposiciòn) es improcedente. Lo más que podrá decirse es que el recurso de
reposición es inadmisible; pero no el recurso de apelación."98

ii.- La resolución que cita a las partes para oír sentencia, luego de vencido el plazo que las
partes tienen para formular observaciones a la prueba. De acuerdo a lo previsto en el
artículo 432 inciso 2° del CPC, procede el recurso de reposición, fundado en un error de
hecho, dentro de tercero día, en contra de la sentencia interlocutoria que cita a las partes
para oír sentencia luego de vencido el plazo que la partes tienen para formular
observaciones a la prueba. La resolución que resuelve acerca del referido recurso de
reposición, es inapelable.
En cambio, de acuerdo a lo previsto en el artículo 326 inciso 1° del CPC, si la
resolución cita a la partes para oír sentencia, luego de concluido el periodo de discusión y
de conciliación obligatoria, sin recibir la causa a prueba, ella es apelable directamente por
tratarse de un caso en que explícita o implícitamente, se está denegando el trámite de
98
Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo 59, segunda parte, sección segunda, página 33. http://jurischile.blogspot.com/2007/05/ley-no-limita-procedencia-de-recurso-de.html

73
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

recepción de la causa a prueba, a menos que nos encontremos en la situación permitida


por el legislador, de que la partes hubieren solicitado que se falle el pleito sin más trámite.
(Artículo 313 - 319 CPC).

iii.- La resolución del tribunal de alzada que declara inadmisible el recurso de apelación. De
acuerdo a lo establecido en el inciso 2° del artículo 201 del CPC, procede el recurso de
reposición, dentro de tercero día, en contra de la sentencia interlocutoria del tribunal de
alzada que declare inadmisible el recurso de apelación.

iv.- Resolución que declara desierta la apelación. Si el apelante no comparece dentro del
plazo previsto por el legislador, deberá el tribunal de alzada declarar su deserción previa
certificación que el secretario de la Corte deberá efectuar de oficio. Según el inciso 2º del
artículo 201 del CPC, del fallo que en estas materias dicte el tribunal de alzada, podrá
pedirse reposición dentro de tercero día.
Si leemos el artículo 201 completo, nos damos cuenta que la deserción y la
inadmisibilidad del recurso de apelación se trata en el mismo artículo recién expresado, por
ello es que el inciso 2º señala “del fallo que dicte el tribunal de alzada en estas materias
podrá pedirse reposición dentro de tercero día…”, no haciendo distinción entre una y otra,
concluyendo así que procede en contra de las dos resoluciones recién vista;

v.- La resolución que declara la prescripción del recurso de apelación. De acuerdo a lo


prescrito en el artículo 212 del CPC, procede el recurso de reposición, dentro de tercero
día y fundado en un error de hecho, en contra de la sentencia interlocutoria que declara
prescrito el recurso de apelación.

vi.- La resolución que declara inadmisible el recurso de casación. De acuerdo a lo establecido


en el inciso 2° del artículo 778 del CPC procede el recurso de reposición, dentro de tercero
día y fundado en un error de hecho, en contra de la sentencia interlocutoria que declara
inadmisible el recurso de casación. Artículo 781 inciso final del CPC.

vii.- La resolución que rechaza el recurso de casación en el fondo (Corte Suprema) por
adolecer de manifiesta falta de fundamento. De acuerdo a lo establecido en el inciso 3°
del artículo 782 del CPC procede el recurso de reposición en contra de la sentencia
interlocutoria que rechaza el recurso de casación en el fondo por adolecer de manifiesta
falta de fundamento, el que deberá ser fundado e interponerse dentro de tercero día.

viii.- La resolución que deniega la solicitud para que el recurso de casación en el fondo sea
conocido y resuelto por el tribunal pleno. De acuerdo a lo establecido en el inciso 4° del
artículo 782 del CPC procede el recurso de reposición en contra de la sentencia
interlocutoria que rechaza la solicitud para que el recurso de casación en el fondo sea
conocido y resuelto por el tribunal pleno, el que deberá ser fundado e interponerse dentro

74
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de tercero día.

ix.-Resolución que declara inadmisible el recurso de queja que se regula en la letra A) del
artículo 549 del COT. En este sentido, sólo procederá el recurso de reposición fundado en
error de hecho.
La característica común de estos recursos de reposición excepcionales en contra de
las mencionadas sentencias interlocutorias, es que su interposición procede dentro de
tercero día y no dentro de quinto día como es la regla general en el procedimiento civil.
Finalmente, cabe señalar que el recurso de reposición no es procedente nunca en
contra de la sentencia definitiva dictada en un procedimiento civil.

b.- EN EL PROCEDIMIENTO PENAL.


En el nuevo sistema procesal penal, conforme a lo previsto en los arts. 362 y 363 del CPP,
puede pedirse reposición de la resolución al juez que la dictó.
En consecuencia, la reposición en el nuevo procedimiento penal, es el recurso propio no
sólo de los autos y decretos como acontece en materia civil, sino que también de la
generalidad de las sentencias interlocutorias. Esta misma situación ocurría en todo caso, en el
antiguo procedimiento penal, en que el recurso de reposición por regla general, procedía en
contra de la generalidad de las resoluciones, con la sola excepción que no procedía en contra
de las sentencias definitivas.

6.- SUJETOS HABILITADOS PARA INTERPONER EL RECURSO DE REPOSICION.


El sujeto legitimado para deducir el recurso de reposición es la parte agraviada con la
resolución pronunciada por el tribunal.
En el nuevo sistema procesal penal, conforme lo dispone el artículo 352 del CPP, dentro de
las disposiciones generales aplicables a los recursos, se establece expresamente en la materia
que “podrán recurrir en contra de las resoluciones judiciales, el ministerio público y los demás
intervinientes agraviados por ellas.”99

7.- PLAZOS EN QUE DEBE INTERPONERSE EL RECURSO DE REPOSICION.


En esta materia, debemos distinguir si se trata en el procedimiento civil o penal.

A.- EN MATERIA CIVIL.


Para los efectos de establecer la oportunidad procesal en que procede la interposición de
un recurso de reposición en materia civil, debemos distinguir tres situaciones:

a.- Cuando se trata del recurso especial de reposición que procede excepcionalmente en
contra de algunas sentencias interlocutorias dictadas en primera y segunda instancia y

99
Véase el artículo 352 del Código Procesal Penal.

75
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

por la Corte Suprema. (9 casos)


En todos los casos ya señalados, en que procede excepcionalmente la interposición del
recurso de reposición en contra de ciertas sentencias interlocutorias ya mencionadas
expresamente, éste debe ser interpuesto, dentro de tercero día.
Este plazo de tres días, es un plazo individual, discontinuo, fatal, improrrogable y no admite
ampliación alguna.

b.- Cuando se trata del recurso de reposición ordinario en contra de autos y decretos, sin
hacer valer nuevos antecedentes.
Este recurso de reposición ordinario, así denominado por una parte de la doctrina,
corresponde a la solicitud de reposición que se hace valer en contra de un auto o decreto
dentro de los 5 días siguientes, contados desde la notificación de la resolución, sin necesidad
de hacer valer nuevos antecedentes. (Art. 181 inciso 2º del CPC).
Este plazo de 5 días para interponer el recurso de reposición ordinario, es individual,
discontinuo, legal, fatal, improrrogable y no admite ampliación alguna.

c.- Cuando se trata del recurso de reposición extraordinario en contra de autos y decretos,
haciéndose valer nuevos antecedentes.
En el evento que se presentare una reposición extraordinaria en contra de un auto o
decreto, haciéndose valer nuevos antecedentes, no se contempla plazo alguno para la
interposición del recurso.
Al efecto, prescribe el inciso 1° del Art. 181 del CPC que “los autos y decretos firmes se
ejecutaran y mantendrán desde que adquieran este carácter, sin perjuicio de la facultad del
tribunal que los haya pronunciado para modificarlos o dejarlos sin efecto, si se hacen valer
nuevos antecedentes que así lo exijan”.
En relación con este precepto legal es menester que precisemos respecto a su alcance los
siguientes aspectos:

c.1. Ámbito de aplicación. En materia civil, este precepto legal sólo es aplicable tratándose de
los autos y decretos, cuando se hacen valer nuevos antecedentes.
Tratándose del recurso de reposición que procede excepcionalmente en contra de
algunas sentencias interlocutorias (9 casos) este recurso de reposición extraordinario, sin plazo,
no es aplicable, puesto que conforme al texto expreso de la ley, el recurso de reposición
extraordinario, es aplicable sólo respecto de los autos y decretos; y, por otra parte al regularse
la posibilidad de interponerse recurso de reposición, excepcionalmente, en contra de algunas
sentencias interlocutorias éste ha sido reglamentado en forma especial por el legislador
estableciéndose plazos específicos para recurrir.
En el nuevo sistema procesal penal, además de aplicarse las razones de plenitud
normativa, señaladas precedentemente, (se encuentra íntegramente regulado en el CPP), no
resulta aplicable el Art. 181 del CPC, dado que expresamente se establecen como normas de
aplicación supletoria las relativas a las disposiciones del juicio oral, y no las contenidas en las

76
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

disposiciones comunes a todo procedimiento, contenidas en el Libro I del CPC.

c.2.- Concepto de “nuevos antecedentes”. La Excelentísima Corte Suprema ha precisado el


alcance de la expresión “nuevos antecedentes” al señalar que “no existiendo definición legal
del concepto de nuevos antecedentes”, que según el Art. 181 del CPC, deben hacerse valer
para que sean modificados o dejados sin efecto los autos o decretos firmes, es racional y
conforme al léxico entender que tal expresión denota la idea de algún hecho que produce
consecuencias jurídicas, existente y desconocido por el tribunal cuando se dicta la respectiva
decisión.
En consecuencia, resulta inaceptable estimar que se pueda invocar como antecedente
nuevo, un precepto legal ya vigente al tiempo en que fue pronunciado el auto o expedida la
providencia cuya modificación se solicita.100
De acuerdo con ese fallo escueto, pero muy categórico e ilustrativo sobre la materia
podemos decir que:
1.- Los nuevos antecedentes que se deben hacer valer al deducir la reposición
extraordinaria deben referirse a algún hecho que produce consecuencias jurídicas, existente,
pero desconocido por el tribunal al momento de dictar el auto o decreto en contra del cual se
deduce la reposición.
2.- Un precepto legal vigente al momento de dictarse el auto o decreto en contra del cual
se deduce la reposición, no constituye un nuevo antecedente, que haga procedente la
interposición del recurso de reposición.

c.3.- Inexistencia de plazo para la interposición del recurso de reposición. Se ha sostenido por
parte de la doctrina, que el recurso de reposición extraordinario no tiene plazo para su
interposición, por lo que él puede ser interpuesto en cualquier tiempo. No obstante, pensamos
que el plazo para la interposición del recurso no puede ser contemplado con semejante
amplitud.
En primer lugar, cabe señalar, que en el procedimiento civil recibe plena aplicación el
orden consecutivo legal, según el cual, el legislador establece las diversas etapas o períodos
por los cuales debe atravesarse dentro del procedimiento para arribar a la decisión del asunto
controvertido. Vinculado con el principio del orden consecutivo legal se encuentra el principio
de la preclusión, según la cual, las facultades procesales se extinguen en la medida que se
hubiere agotado o atravesado algunas de las etapas contempladas para el avance del
procedimiento.
De acuerdo con lo anterior, no sería posible concebir por ejemplo, que encontrándose el
proceso ante la Excma. Corte Suprema, conociendo esta, de un recurso de casación en el
fondo, se interpusiera una reposición en contra de una resolución pronunciada en primera
instancia invocando nuevos antecedentes. Máxime cuando el recurso de reposición debe
interponerse ante el mismo tribunal que dictó la resolución recurrida para ser conocida y
resuelta por este.

100
Sentencia de la Corte Suprema. Publicada en la Revista de Derecho y Jurisprudencia. Tomo LXXII. Sección1°. Página 31.

77
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Por otra parte, en segundo lugar, la jurisprudencia nacional para poner un límite a la
oportunidad para interponer recurso de reposición haciéndose valer nuevos antecedentes, ha
asimilado la solución al problema de la temporalidad en que debe interponerse el recurso de
reposición extraordinario, a la disposición legislativa para los incidentes. En tal sentido, se señala
que la regla del inc. 1° del Art. 181 del CPC, que faculta al tribunal que dictó un auto o decreto
firme para modificarlo o dejarlo sin efecto cuando se hicieren valer nuevos antecedentes que
así lo exijan, debe interpretarse en armonía, con las reglas contenidas en los Arts. 84 y 85 del
CPC, porque al acompañar esos nuevos antecedentes, la parte que lo hace, formula un
incidente al respecto, y si tales antecedentes dicen relación con los trámites esenciales del
procedimiento podrá presentarse sin limitación de tiempo, y en caso contrario, solo podrá
hacerlo tan pronto lleguen a conocimiento de la parte y mientras esté pendiente aún la
ejecución de lo resuelto. Ello, porque estas últimas reglas que miran a la tramitación de todos
los incidentes no contienen la excepción que resulta del presente artículo (Art. 181 inc. 1° del
CPC) y, siendo ellas de orden público deben cumplirse siempre." 101
Al respecto, cabe señalar que el Art. 85 del CPC, es la norma legal que establece la
sanción aplicable respecto de los hechos nuevos que no se hacen valer en la oportunidad
debida. Si entendemos que a través de la reposición extraordinaria se hace valer una cuestión
accesoria al juicio (incidente) basada en hechos nuevos, de acuerdo con el precepto legal
citado, ellos deben hacerse valer tan pronto como el hecho llegue a conocimiento del
recurrente. Si consta en el proceso que el hecho ha llegado a conocimiento de la parte y ella
ha practicado una gestión posterior a ese conocimiento sin reclamar, precluye la facultad de
la parte respectiva de solicitar la reposición extraordinaria de la resolución de que se trata.

B.- EN MATERIA PENAL.


En el nuevo sistema procesal penal, es necesario hacer una gran distinción para los efectos
de determinar el plazo, tramitación y efectos que produce la interposición del recurso de
reposición respecto de la resolución impugnada. Para tal efecto, resulta necesario distinguir
respecto del recurso de reposición, las siguientes dos situaciones:

i.- Recurso de reposición respecto de las resoluciones que son dictadas fuera de audiencia. De
las sentencias interlocutorias, de los autos y de los decretos, dictados fuera de audiencia,
podrá pedirse reposición, por escrito, dentro de tercero día al tribunal que los hubiere
pronunciado.102

ii.-Recurso de reposición de las resoluciones dictadas dentro de una audiencia. La reposición


de las resoluciones pronunciadas durante las audiencias orales deberá promoverse tan pronto
se dictaren las respectivas resoluciones.103
En las audiencias que se realizan durante el nuevo sistema procesal penal, sea que ellas se
efectúen ante el juez de garantía o ante el Tribunal Oral en lo Penal, rigen los Principios de

101
Sentencia de la Cortes de Apelaciones de Valdivia. Publicada con fecha 03.11.1933. en la Revista de Derecho y Jurisprudencia. Tomo XXXV. Sección 2°. Página 9.
102
Véase el artículo 362 del Código Procesal Penal.
103
Véase el artículo 363 del Código Procesal Penal.

78
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Oralidad, Concentración e Inmediación, requiriéndose para la continuidad del debate que


este sea fluido, debiendo los intervinientes ejercer de inmediato los derechos que se le
confieren por el legislador, sin que ellos puedan, bajo el pretexto de deducir un recurso de
reposición, pretender retornar a la revisión de resoluciones que se hubieren pronunciado
respecto de actuaciones que hubieren acontecido en el pasado.
Así por ejemplo, si en una audiencia de interrogación de un testigo se formula por quien
presenta al testigo una pregunta que no guarda pertinencia con los hechos y la otra parte se
opone a que ella sea formulada, sin que se oponga una reposición por quien formula la
pregunta respecto de la resolución que rechaza la oposición, no podrá pretenderse volver
luego sobre esa pregunta con posterioridad durante el curso del interrogatorio bajo el pretexto
de estar deduciendo un recurso de reposición respecto de la resolución anterior que se
pronuncia sobre la oposición.
En consecuencia, en este caso, nos encontramos más que con un plazo, con un instante
preciso en que debe deducir el recurso de reposición en contra de la resolución pronunciada
en una audiencia, que no es otra, como tan pronto ella haya sido pronunciada.
Entendemos que la preclusión de la facultad para deducir el recurso de reposición en
contra de una resolución dictada en una audiencia, se produce en el mismo momento en que
con posterioridad dictación de la resolución se realiza otra actuación que no sea la de haberse
interpuesto el recurso de reposición en contra de la resolución dictada por parte de la parte
agraviada con ella.
Además, debemos tener presente que con el mismo objeto de mantener la continuidad de
la audiencia, si la resolución se hubiere pronunciado por el tribunal luego de un debate previo,
esto es, después de haber escuchado a ambas partes, antes de dictar la resolución que se
pretende impugnar, no será procedente deducir el recurso de reposición en contra de la
resolución que pronunciare al efecto el tribunal. En efecto, dispone expresamente el Art 363
del CPP, que la reposición de las resoluciones pronunciadas durante las audiencias orales
deberá promoverse tan pronto se dictaren y sólo serán admisibles cuando no hubieren sido
precedidas de debate."

8.- FORMA COMO SE INTERPONE EL RECURSO DE REPOSICION.


En principio el recurso de reposición debe interponerse por escrito. En materia civil, aunque
el legislador no lo señale expresamente, el recurso de reposición deberá deducirse en forma
fundada, señalando la resolución en contra de la cual se deduce y terminará solicitando que
se acoja la reposición, dejando la resolución sin efecto o modificándola en la forma que sea
procedente.
Excepcionalmente es posible deducir el recurso de apelación en forma subsidiaria para el
evento que sea rechazada la reposición. Ello acontecerá:
1.- Si la reposición se deduce en contra de un auto o decreto que altera la substanciación
del juicio o recae sobre trámites que no estén expresamente ordenados por la ley (Art 188 del
CPC);
2.- Si se deduce en contra de la resolución que recibe la causa a prueba (Art 319 del CPC)

79
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

3.- Si se trata de alguna otra sentencia interlocutoria que hace procedente la reposición y
ella hubiere sido dictada por el tribunal de primera instancia. (Art 187 del CPC).

En aquellos casos en que la apelación se interponga con el carácter de subsidiaria de la


solicitud de reposición, no será necesario fundamentarla ni formular peticiones concretas,
siempre que el recurso de reposición cumpla con ambas exigencias. (Art 189 inciso 3° del CPC).
Si no se deduce la apelación subsidiaria para el evento de ser rechazada la reposición no
será posible apelar con posterioridad, puesto que la resolución que rechaza la reposición es
inapelable con posterioridad.
En el nuevo procedimiento penal, para determinar la forma en que debe ser interpuesto el
recurso de reposición debemos distinguir si la resolución se ha dictado dentro o fuera de una
audiencia oral que se siga ante un Juzgado de Garantía o ante un TOP.
El recurso de reposición interpuesto en contra de una sentencia interlocutoria, auto o
decreto dictado fuera de una audiencia oral debe ser interpuesto por escrito y en forma
fundada.104
El recurso de reposición en contra de una sentencia interlocutoria, auto o decreto dictado
dentro de una audiencia oral debe ser interpuesto verbalmente y tan pronto se hubiere
dictado la resolución, debiendo fundarse muy someramente la solicitud de reposición
formulada.105

9.- TRIBUNAL ANTE EL CUAL SE INTERPONE Y QUE DEBE CONOCER Y RESOLVER EL RECURSO DE
REPOSICION.
De acuerdo a lo previsto en los artículos 181 del CPC, artículo 52 del Código de
Procedimiento Penal, y artículos 362 y 363 del CPP, el recurso de reposición debe ser deducido
ante el tribunal que dictó la resolución reponible y le corresponderá a este mismo tribunal
pronunciarse acerca del recurso, acogiéndolo o rechazándolo.

10.- TRAMITACION Y EFECTOS QUE PRODUCE LA INTERPOSICION DEL RECURSO DE REPOSICION.

A.- En materia civil.


Para los efectos de determinar la tramitación y el efecto que produce la interposición del
recurso de reposición respecto de la resolución recurrida, debemos referirnos en forma
separada a la situación de los autos y decretos por una parte y a la sentencia interlocutoria de
prueba por otra.

a.- Respecto de los autos y decretos.

a.1. El recurso de reposición extraordinario. El recurso de reposición extraordinario no tiene


104
Véase el artículo 362 Código Procesal Penal.
105
Véase el artículo 363 Código Procesal Penal.

80
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

señalada una tramitación específica dentro del CPC, por lo que se sostiene que si se hacen
valer nuevos antecedentes a éste debe dársele la tramitación contemplada en las reglas
generales para las cuestiones accesorias o incidentes.
Por otra parte, se sostiene por parte de la doctrina que la interposición del recurso de
reposición, suspende los efectos o el cumplimiento del auto o decreto en contra del cual se
interpuso, desde la presentación del recurso y hasta que el tribunal lo falle. Dicha tesis
encuentra su justificación legal en lo previsto en la primera parte del inciso primero del artículo
181 del CPC, el cual dispone que “los autos y decretos firmes se ejecutarán y mantendrán
desde que adquieran este carácter,...”. Un auto o decreto no se encontrará firme para ser
ejecutado mientras se encuentre pendiente de resolución un recurso de reposición interpuesto
en su contra. En consecuencia, sólo fallado el recurso de reposición será posible llevar a cabo
la ejecución del auto y decreto, puesto que si se hubiere interpuesto recurso de apelación
subsidiario deberá concederse en el sólo efecto devolutivo, de acuerdo a lo previsto en el Nº 2
del Art. 194 del CPC.

a.2. Respecto del recurso de reposición ordinario. El inciso 2° del Art. 181 del CPC establece
que “el tribunal se pronunciara de plano”. En consecuencia, al recurso de reposición ordinario
no debe dársele la tramitación de un incidente, sino que éste debe ser resuelto de plano por el
tribunal.
Lo anterior, guarda por lo demás perfecta armonía con la tramitación prevista para los
incidentes, puesto que dado que al no hacerse valer nuevos antecedentes en la interposición
de una reposición ordinaria, todos los antecedentes constan en el proceso, y en tal caso
corresponde que la cuestión accesoria se resuelva de plano, según lo establecido en el Art. 89
del CPC.
En este caso además, dado que el inciso 2° del Art. 181 del CPC no establece la suspensión
del procedimiento implícita o explícitamente, lo que unido a la circunstancia que en este caso
el recurso de reposición debe ser resuelto de plano, debe concluirse que su interposición no
suspende la ejecución de la resolución en contra de la cual se deduce el recurso ordinario de
reposición. Sin perjuicio de lo anterior, cabe señalar, que en la práctica no resulta infrecuente
que los tribunales confieran traslado de la reposición ordinaria a la contraparte.

b.- Respecto de la sentencia interlocutoria de prueba.


Tratándose de la sentencia interlocutoria de prueba, el inciso 2° del Art. 319 del CPC
establece expresamente que “el tribunal se pronunciará de plano sobre la reposición o la
tramitará como incidente.”
En consecuencia, es atribución privativa del tribunal de la causa, determinar si esta
reposición la resolverá de plano o le dará la tramitación de los incidentes, proveyendo traslado
respecto de la solicitud formulada. En la práctica, esta última es la forma usual de tramitar y
resolver la reposición formulada en contra de la sentencia interlocutoria de prueba, por el
principio de bilateralidad de la audiencia.
Por otra parte, resulta clarísimo que la interposición del recurso de reposición suspende el
cumplimiento de la resolución que recibe la causa a prueba, mientras éste no sea resuelto. El

81
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Art. 319 en relación con el Art. 320 del CPC, nos señala que la lista de testigos debe presentarse
dentro de los primeros cinco días a contar de la última notificación de la resolución que recibe
la causa a prueba si no se hubiere deducido reposición; y en caso contrario, dentro de los
cinco días siguientes a la notificación por el estado diario, de la resolución que se pronuncie
acerca de la última solicitud de reposición. En consecuencia, el término probatorio ordinario
comienza a correr desde la notificación de resolución que falla la última solicitud de reposición,
suspendiéndose el procedimiento mientras ella no sea resuelta.
Así lo ha reconocido la jurisprudencia: “El procedimiento se suspende, en el caso por
ejemplo, que se deduzca reposición en contra de la resolución que recibe la causa a prueba.
Así lo ha resuelto la Corte de Apelaciones de Santiago, en una sentencia del 12 de julio de
2004. Ha dicho que de los Arts. 320 y 327 del CPC, se colige que la interposición del recurso de
reposición en contra de la resolución que recibe la causa a prueba, suspende el
procedimiento mientras no se resuelva dicho recurso”.106

B.- En materia penal.


Para los efectos de distinguir la tramitación y efectos que genera la interposición del recurso
de reposición en el nuevo sistema procesal penal, respecto de la resolución impugnada,
debemos distinguir si éste se deduce en contra de una resolución dictada dentro o fuera de
una audiencia oral.

b.1. Tramitación y efectos de una reposición deducida en contra de una resolución


pronunciada fuera de una audiencia oral.
En cuanto a la tramitación del recurso de reposición interpuesto en contra de una
resolución pronunciada fuera de una audiencia oral, el inciso 2° del Art. 362 del CPP, establece
la regla general consistente en que “el tribunal se pronunciará de plano” respecto de ella.
Excepcionalmente, el tribunal podrá darle la tramitación de un incidente, proveyendo traslado
respecto de ella, en el caso de haberse deducido en un asunto cuya complejidad aconseje oír
a los demás intervinientes. Respecto de esta excepción en la cual puede darse a la reposición
la tramitación de un incidente, debemos tener presente que ella es facultativa y no obligatoria
para el tribunal, al emplear el legislador para referirse a esta excepción, la expresión “podrá”; y
que la complejidad del asunto se puede referir en este caso a cualquiera resolución, esto es,
una sentencia interlocutoria, auto o decreto.
En cuanto a los efectos que genera la reposición respecto de la resolución recurrida, el
inciso final del Art. 363 del CPP consagra expresamente la regla general sobre la materia al
señalamos que: “La reposición no tendrá efecto suspensivo”.107 Excepcionalmente, la
reposición tendrá efecto suspensivo cuando contra la misma resolución procediere también la
apelación en este efecto (ambos efectos).
En el actual sistema procesal penal se aplica el principio que, la regla general es que la
interposición de un recurso de reposición no suspende el cumplimiento del decreto, auto o

106
http://doctrina.vlex.cl/vid/higgins-industrial-calzado-camping-218543537
107
Dicha norma especial respecto del recurso de reposición no es más que una aplicación de la regla general que se consagra respecto de los efectos que genera la interposición
del recurso en cuanto al cumplimiento de la decisión impugnada, en el artículo 355 del Código Procesal Penal.

82
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

sentencia interlocutoria en contra del cual se hubiere deducido el recurso de reposición.


Excepcionalmente, la reposición suspende el cumplimiento del decreto, auto o sentencia
interlocutoria si en contra de ella procede también el recurso de apelación en ambos efectos.
Debemos tener presente además, que en el actual sistema procesal penal la apelación
procederá por regla general en el sólo efecto devolutivo, salvo que la ley disponga
expresamente lo contrario para casos determinados según lo previsto en el Art. 368 del CPP.
Finalmente, pensamos que la suspensión del cumplimiento de la resolución objeto de la
reposición se deberá verificar sólo en la medida que se hubiere interpuesto la apelación
subsidiaria, puesto que si así no se ha hecho no será procedente la apelación al entenderse
por ese solo hecho que la parte ha renunciado a ella, conforme a lo previsto en el inc. 3° del
Art. 362 del CPP.

b.2. Tramitación y efectos de una reposición deducida en contra de una resolución


pronunciada dentro de una audiencia oral. En este caso, la reposición debe ser tramitada
verbalmente, de inmediato, debiendo pronunciarse de la misma manera el fallo conforme a lo
previsto en el artículo 363 del Código Procesal Penal. En consecuencia, deducida una
reposición en contra de una resolución pronunciada en una audiencia oral, el tribunal debe
escuchar oralmente a la otra parte, y con lo que ello exponga debe resolver la reposición de
inmediato y de la misma forma. De acuerdo con ello, la reposición deducida no produce
efecto de suspender la audiencia, sino que esta continúa en forma interrumpida una vez que
sea fallada la reposición.
Debemos recordar que la interposición de un recurso de reposición sólo será admisible en
contra de una resolución dictada en audiencia en la medida que ella no hubiere sido
precedida de un debate entre las partes sobre el asunto que ella se pronuncia.

11.- RECURSOS PROCESALES QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LA RESOLUCION QUE FALLA EL


RECURSO DE REPOSICION.
La resolución que se pronuncia acerca del recurso de reposición puede ser positiva, esto
es, puede acoger el recurso de reposición deducido, o negativa, esto es, puede rechazar el
recurso de reposición interpuesto.
Para los efectos de determinar los recursos procesales que proceden en contra de la
resolución que falla un recurso de reposición, es menester que analicemos por separado cada
una de estas situaciones.

A.- RECURSOS PROCESALES QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LA RESOLUCIÓN QUE ACOGE EL


RECURSO DE REPOSICIÓN.
En este caso, el recurrente que interpuso el recurso de reposición no podrá deducir recurso
alguno en contra de la resolución, puesto que ella no le causará agravio para legitimarlo a
recurrir en contra de ella, ya que la resolución que se pronuncia sobre su solicitud de reposición
acoge el recurso. Si además, hubiere interpuesto el recurso de apelación en forma subsidiaria
al recurso de reposición, éste no le será concedido puesto que al acogerse la reposición, se

83
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

elimina el agravio que motivó la interposición de la apelación subsidiaria y que se dedujo para
el caso de que no fuera acogida la reposición. A esta situación se refieren los artículos 181
inciso 2° y 319 inciso final del CPC.
El sujeto legitimado en este caso para recurrir en contra de la resolución que falla
acogiendo la solicitud de reposición es la contraparte (el denominado recurrido), esto es,
aquella parte que no interpuso el recurso de reposición. En consecuencia, si la reposición es
acogida por el tribunal cabe preguntarse ¿puede la contraparte intentar algún recurso
procesal en contra de la referida resolución que acogió el recurso de reposición?
Para analizar esta materia es menester tener presente que, el artículo 181 del CPC en su
inciso 2°, establece que la reposición debe resolverse de plano y que aparentemente en su
parte final concedería el recurso de apelación al que no fue oído (a favor de quien estaba la
resolución que fue objeto de reposición) al disponer: “El tribunal se pronunciará de plano y la
resolución que niegue lugar a esta solicitud será inapelable; sin perjuicio de la apelación del
fallo reclamado si es procedente el recurso.”
Las razones por las cuales procedería la apelación de la resolución que acoge la reposición
son:
a.- El mencionado artículo 181 del CPC, no dice que la resolución que falla la reposición sea
inapelable para la contraparte (recurrido) si se acoge la reposición, sino que sólo contempla
la situación contraria: es inapelable la resolución que rechaza la reposición.
b.- El principio de bilateralidad de la audiencia no se encuentra excluido, por tanto se
aplicarán las reglas generales del recurso de apelación.
Sin embargo, se nos presenta el problema que el CPC establece que como regla general
que los autos y decretos no son apelables, sino que las resoluciones que revisten este carácter
de apelables, son las sentencias definitivas e interlocutorias de primera instancia.
Por otra parte, la expresión “sin perjuicio de la apelación del fallo reclamado, si es
procedente el recurso” que emplea el citado artículo 181 del CPC, no debe entenderse
referida a la apelación de la contraparte, sino que debe entenderse aplicable a la apelación
subsidiaria que interpone la misma parte que interpuso el recurso de reposición (reposición con
apelación subsidiaria), la que va a ser procedente en forma subsidiaria conforme a las reglas
generales cuando a través del auto o decreto se hubiere alterado la substanciación regular
del juicio o hubiere ordenado trámites no establecidos en la ley.
Por otro lado, la contraparte - recurrido, va a poder deducir recurso de apelación en
contra de la resolución que acoge el recurso de reposición, en la medida que esa resolución,
la que falla el recurso de reposición, tenga la naturaleza jurídica de una sentencia
interlocutoria.
Cabe señalar desde ya, que la resolución judicial en contra de la cual se deduce la
reposición tiene por regla general, la naturaleza jurídica de un auto o decreto y
excepcionalmente la de una sentencia interlocutoria (ejemplo, resolución que recibe la causa
a prueba), pero en cuanto a la naturaleza jurídica de la resolución que falla el recurso de
reposición, se han formulado diversas tesis para determinar su naturaleza jurídica:
Primera Tesis: La resolución que falla el recurso de reposición mantiene la naturaleza jurídica
de la resolución en contra de la cual se interpuso el recurso. En este caso, la resolución que

84
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

falla el recurso de reposición será un auto o un decreto o excepcionalmente una sentencia


interlocutoria, y procederá el recurso de apelación conforme a las reglas generales, esto es, de
acuerdo al artículo 188 del Código de Procedimiento Civil, será apelable en forma subsidiaria a
la reposición en los casos que ello es procedente.
Segunda Tesis. La resolución que falla el recurso de reposición es un auto o decreto, pero
no es posible deducir la apelación. En este caso, no existe norma alguna en nuestra legislación
que niegue el recurso de reposición, sin embargo, la tendencia jurisprudencial de los tribunales,
es que no es procedente la reposición de la reposición, y en tal caso, no sería posible además,
interponer la apelación en forma subsidiaria.
Tercera Tesis. La resolución que falla el recurso de reposición sería una sentencia
interlocutoria y en tal caso, sería posible deducir el recurso de apelación directo en su contra.
En la especie, es menester tener presente que esta tesis no es posible que sea compartida en
estricto derecho, de acuerdo a lo previsto en el artículo 158 del CPC. En efecto, la resolución
que falla un recurso de reposición no es una sentencia interlocutoria de primera clase, puesto
que la reposición no reviste el carácter de un incidente de acuerdo a lo resuelto por nuestra
Excma. Corte Suprema. En consecuencia, no nos podemos encontrar en la especie ante esta
clase de resolución, puesto que ella es la que resuelve un incidente, estableciendo derechos
permanentes en favor de las partes.
Por otra parte, la resolución de una reposición no es posible concebirla en la mayoría de los
casos como un pronunciamiento acerca de un trámite, que ha de servir de base para la
dictación de un auto o decreto, puesto que los trámites que sirven de base a una sentencia
interlocutoria o definitiva en nuestra legislación son mínimos.
De todo lo anterior, resulta que es prácticamente imposible concebir que la resolución que
falla un recurso de reposición interpuesto en contra de un auto o decreto, se convierta en una
sentencia interlocutoria.
De acuerdo con ello, si la resolución que falla el recurso de reposición en contra de un
auto o decreto mantiene el carácter de auto o decreto, tenemos:
i.- Que si ese auto o decreto es apelable, se aplica el artículo 188 del CPC, es decir, es
apelable en la medida que altera la sustanciación regular del juicio o cuando ordena
trámites que no están especialmente ordenados en la ley, apelación que en todo caso es
subsidiaria del respectivo recurso de apelación.
ii.- Que si ese auto o decreto es inapelable, no cabe deducir nueva reposición.
La imposibilidad de deducir una nueva reposición es altamente discutible, puesto que no
existe ninguna norma legal, que específicamente establezca la improcedencia de la
reposición en este caso, aún cuando se ha sostenido de esa forma por nuestra
jurisprudencia.
iii.- Que la resolución señalada (que falla una reposición de un auto o decreto) no tiene el
carácter de sentencia interlocutoria, ya sea de primera o de segunda clase.

B.- RECURSOS PROCESALES QUE PROCEDEN EN CONTRA DE LA RESOLUCIÓN QUE RECHAZA EL


RECURSO DE REPOSICIÓN. En la especie, es menester sub - distinguir:

85
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

a.- Si la parte al deducir el recurso de reposición ha interpuesto además el recurso de


apelación subsidiario, deberá darse curso a éste si fuere procedente de acuerdo con las reglas
generales establecidas en los artículos 188 y 319 del CPC y 56 inciso 3 del Código de
Procedimiento Penal.
b.- Si la parte no interpuso el recurso de apelación subsidiario al deducir el recurso de
reposición, no será posible deducir la apelación directamente con posterioridad en contra de
la resolución que falló el recurso de reposición.
Al respecto, debemos recordar que el artículo 181 del CPC, en su inciso final, establece que
la resolución que niegue lugar a la reposición será inapelable, sin perjuicio de la apelación de
la resolución en contra de la cual se dedujo reposición si es procedente el recurso.
Por otra parte, tratándose de los autos y decretos cabe recordar que el artículo 188 del
CPC, establece la procedencia de la apelación sólo en forma subsidiaria al recurso de
reposición, al igual que el artículo 319 del CPC respecto de la sentencia interlocutoria de
prueba.
En materia penal, el artículo 362 del CPP es más categórico aún, puesto que entiende que
si no se deduce la apelación en contra de una resolución en forma subsidiaria al deducir el
recurso de reposición, se entiende que la parte renuncia a aquella.
Finalmente, la contraparte de aquel que dedujo la reposición no podrá deducir recurso
alguno en contra de la resolución que rechazó la reposición manteniendo el primitivo auto o
decreto, porque ella no le causa agravio alguno.
En el nuevo sistema procesal penal, la procedencia del recurso de apelación en contra de
la resolución que falla un recurso de reposición se simplifica enormemente, dado que ella
procederá solo en el caso que se hubiere pronunciado por un Juez de Garantía y el legislador
hubiere contemplado expresamente la procedencia de dicho recurso.108 En contra de la
resolución que falla la reposición pronunciada por un Tribunal del Juicio Oral en lo Penal no
procederá el recurso de apelación.109

CAPITULO IV: EL RECURSO DE APELACION110

I.- GENERALIDADES DEL RECURSO DE APELACION.


El recurso de apelación, es la institución contemplada por el legislador para los efectos de
permitir la materialización en nuestro ordenamiento jurídico de la doble instancia.
El principio de la doble instancia es aquel principio que persigue que la decisión de un
conflicto sea estudiada y adoptada en dos oportunidades y a través de dos tribunales distintos.
Atendiendo a la procedencia del recurso de apelación y a su vista (única-primera o
segunda instancia) es que se determina la instancia en que un asunto es conocido por un
tribunal competente, teniendo de acuerdo con ello y según lo previsto en el Art. 188 del COT

108
Véase el artículo 370 Código Procesal Penal.
109
Véase el artículo 364 Código Procesal Penal.
110
Piedrabuena Richard, Guillermo. El Recurso de Apelación y la Consulta. Editorial Jurídica de Chile. Edición 1999. Santiago de Chile.

86
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

que un asunto puede ser conocido y resuelto:


1.- En única instancia. Un tribunal se halla revestido de competencia para fallar el asunto en
una sola instancia, en los casos en que la sentencia que el mismo dicte sea inapelable;
2.- En primera instancia. Un tribunal se halla revestido de competencia para fallar el asunto en
primera instancia, en los casos en que la sentencia que el mismo dicte quede sujeta a
revisión mediante el recurso de apelación; y,
3.- En segunda instancia. Es la competencia que posee el tribunal superior en el conocimiento
y fallo del recurso de apelación deducido en contra de la sentencia pronunciada en
primera instancia.
Además, y dado que el recurso de apelación debe ser conocido y resuelto en virtud de su
efecto devolutivo por el tribunal superior jerárquico a aquél que dictó la sentencia de primera
instancia, juega el principio de la jerarquía o grado.
El principio de la jerarquía o grado se encuentra consagrado legalmente, en el Art. 110 del
COT, como una regla general de la competencia, según la cual, una vez fijada con arreglo a
la ley la competencia de un juez inferior para conocer en primera instancia de un determinado
asunto, queda igualmente fijada la del tribunal superior que debe conocer del mismo asunto
en la segunda instancia.
Esta regla de la jerarquía o grado, tiene el carácter de norma de orden público y no puede
ser modificada por la voluntad de las partes. De allí que se establece que la “prórroga de la
competencia sólo procede en primera instancia” en el Art. 182 del COT.
Históricamente, la doble instancia se ha justificado sobre la base de los siguientes
argumentos:
1. El recurso de apelación posibilita que los tribunales superiores enmienden los agravios
causados a las partes en la sentencia que es dictada por los tribunales inferiores;
2. La existencia del recurso de apelación, permite a las partes contar con un medio para los
efectos de requerir a los tribunales superiores que enmienden las omisiones o errores en que
los inferiores pudieren haber incurrido, por cualquier causa, en la sentencia de primera
instancia.
3. La existencia del recurso de apelación conduce a que los tribunales de primera instancia
actúen con una mayor celo en el desempeño de sus funciones jurisdiccionales para la
resolución de los conflictos, al saber anticipadamente que sus superiores a través del recurso
de apelación podrán reparar los errores e injusticias que ellos cometan en la dictación de sus
resoluciones; y,
4. El recurso de apelación permite que la resolución de los conflictos se ajuste en mayor
medida a la adecuada solución de un conflicto, al ser éste resuelto en la segunda instancia
por una pluralidad de jueces que cuentan con una mayor preparación, experiencia y
criterio que la de los inferiores (que normalmente son tribunales unipersonales) que
pronunciaron la decisión en primera instancia.
La existencia de la doble instancia también ha sido cuestionada en la doctrina,
señalándose para ello:
1. Si la resolución de un asunto ofrece mayor garantía de seguridad y acierto por el

87
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

conocimiento del asunto por dos tribunales, esta seguridad y acierto aumentaría en caso de
ser conocido el asunto en más de dos instancias, por lo que perfectamente podría
considerarse una tercera instancia; y
2. Si los tribunales de segunda instancia se justifican por la existencia de una mayor experiencia
y preparación para la solución del conflicto, sería recomendable encomendar directamente
a éstos la resolución del asunto y prescindir de los tribunales de primera instancia.

II.- NORMAS LEGALES QUE REGLAMENTAN EL RECURSO DE APELACION EN NUESTRO SISTEMA


PROCESAL.
1.- En materia civil, el recurso de apelación se encuentra orgánicamente reglamentado en
sus diversos aspectos en el Título XVIII del Libro 1, Arts. 186 a 230, del CPC.
Existen también otras disposiciones a lo largo del CPC referentes a la apelación en cuanto
a la determinación de la competencia del tribunal de segunda instancia (Arts. 160 y 692 del
CPC), en cuanto a la forma de concederse el recurso (Arts. 307, 319, 326, etc., del CPC), en
cuanto a la tramitación que debe darse al recurso en la segunda instancia, y para establecer
la improcedencia de la interposición en contra de determinadas resoluciones.
2.- En el actual proceso penal, se efectúa una regulación orgánica de los recursos,
contemplándose en el Titulo 1º del Libro III del CPP,95 titulado Disposiciones Generales, los
principios que rigen para todos los recursos en el nuevo sistema procesal penal; y, en el Título III
del Libro III del CPP y, titulado “Recurso de Apelación”, se regula orgánicamente este medio de
impugnación.
Sin perjuicio de ello, encontramos normas dispersas a lo largo del actual CPP que se refieren
al recurso de apelación. En efecto, en diversas disposiciones se regula el recurso de apelación
respecto de algunas resoluciones, pudiendo citarse, a modo de ejemplo, los Arts. 115, 120, 149,
158, 237, 239, 247, 253, 271, 277, 362, 414, 418, 427, y 450 del CPP.

III.- CONCEPTO DE RECURSO DE APELACION.


Etimológicamente, la expresión apelación proviene del vocablo latino “apellatio”, que
significa llamado, petición extrema, y cuya raíz es “apello” o “apellare” que quiere decir llamar,
citar.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define el término apelación
como “aquel recurso que se entabla a fin de que una resolución sea revocada total o
parcialmente por un tribunal o autoridad superior al que la dictó”
Dentro de la doctrina extranjera, Eduardo Couture Etcheverry (Uruguayo) define la
apelación o alzada, “como el recurso (ordinario), concedido a un litigante que ha sufrido
agravio por la sentencia del juez inferior, para reclamar de ella y obtener su revocación por el
juez superior”.111
De este concepto, fluyen tres elementos del recurso de apelación: Por un lado el objeto del
recurso de apelación, constituido por el agravio y su necesidad de reparación por acto del

111 111
Couture, Eduardo J. Fundamentos del Derecho Procesal Civil. Colección Maestros del Derecho Procesal. Cuarta Edición. Editorial B de F. Montevideo - Buenos Aires. Año
2004. Página 286.

88
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

superior; por otra parte, como segundo elemento surgen, los sujetos de la apelación, quienes
pueden apelar o en otras palabras quienes tienen legitimidad procesal en la apelación; y por
último, los efectos de la apelación, cual es la sumisión inmediata del asunto al juez superior.
En nuestro derecho, podemos definir el Recurso de Apelación como el “acto jurídico
procesal de la parte agraviada o que ha sufrido un gravamen irreparable con la dictación de
una resolución judicial, por medio del cual solicita al tribunal que la dictó, que eleve el
conocimiento del asunto, al tribunal superior jerárquico, con el objeto de que éste la enmiende
con arreglo a derecho.”
Este concepto de la apelación fluye de lo establecido en el artículo 186 del CPC, el cual
nos señala que el “recurso de apelación tiene por objeto obtener del tribunal superior
respectivo que enmiende, con arreglo a derecho, la resolución del inferior.”
En el nuevo proceso penal, se contempla el principio general del establecimiento del
agravio como causa de legitimación para deducir cualquier recurso, siendo por ello titulares
para deducir el recurso el ministerio público y el interviniente agraviado por la resolución
judicial (art 352 del CPP), debiendo indicarse en el recurso de apelación que debe deducirse
por escrito, los fundamentos y las peticiones concretas que se formulan al tribunal de alzada
para que este acogiendo el recurso proceda a reparar el agravio causado al recurrente por la
resolución impugnada. (Art 367 del CPP).
En el nuevo proceso penal, se contempla una apelación restringida sólo respecto de
determinadas resoluciones que se dictan por el Juez de Garantía y se contempla, la
improcedencia de este medio de impugnación respecto de las resoluciones que se dictan por
el Tribunal Del Juicio Oral en lo Penal, la apelación deja de ser concebida en el sistema
procesal penal, como un recurso amplio, de carácter jerárquico, en que el tribunal tiene
amplitud de conocimiento sobre todos los aspectos del proceso de primera instancia, porque
se trata de una concepción completamente contraria a la idea de un juicio oral y los principios
que de él emanan (oralidad-inmediación y concentración).

IV.- CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE APELACION.


1. Es un recurso ordinario. Es un recurso ordinario porque procede en contra de la generalidad
de las resoluciones judiciales y para su interposición basta como causal de procedencia la
concurrencia del perjuicio o agravio. En el nuevo proceso penal, se altera esta regla sobre la
procedencia del recurso de apelación, dado que el recurso de apelación sólo es procedente
en contra de las resoluciones que pronuncia el juez de garantía cuando se establece
expresamente su procedencia (artículo 379 del CPP) y se establece como regla general el
carácter de inapelable de toda las resoluciones que pronuncia un tribunal de juicio oral en lo
penal (artículo 364 del CPP).
2. Es un recurso que se interpone ante el tribunal que dictó la resolución que se impugna para
que sea resuelto por el tribunal superior jerárquico.
3. Es un recurso que emana de las facultades jurisdiccionales de los tribunales.
4. Es un recurso que tiene una causal genérica de procedencia en contra de la resolución
impugnada.

89
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En efecto, la causal genérica de procedencia está constituida, por el agravio en materia


civil y en el nuevo proceso penal y, por el gravamen irreparable en el antiguo proceso penal.
En el nuevo proceso penal se contempla el agravio como causal para deducir el recurso de
apelación por parte, de los intervinientes (Art 352 CPP); debiendo interponerse por escrito, con
indicación de sus fundamentos y de las peticiones concretas que se formulen. (Artículo 357
CPP).
5. Constituye la segunda instancia en la legislación chilena. Efectivamente constituye la
segunda instancia en el sistema procesal civil chileno, lo que supone que el tribunal que
conoce de él puede revisar los hechos y el derecho de acuerdo a las peticiones concretas
formuladas por las partes al interponerlo, con muy pocas limitaciones. En el nuevo proceso
penal, se rompe el principio de la doble instancia respecto de las resoluciones pronunciadas
por un tribunal de juicio oral en lo penal, al establecerse expresamente la improcedencia del
recurso de apelación en contra de las resoluciones que ésta pronuncia. (Art. 364 CPP); y
respecto de las resoluciones pronunciadas por el juez de garantía se establece la procedencia
del recurso de apelación sólo respecto de las resoluciones que específicamente éste se
contemple. (Art. 370 CPP);
6. Es un recurso vinculante. Se dice que es un recurso vinculante, en el sentido en que en
algunos casos su interposición impide interponer otros recursos; y en otras situaciones, es
necesaria su interposición para los efectos de poder promover, con posterioridad, otros
recursos en el proceso.
En el primer sentido, la interposición del recurso de apelación en contra de la resolución
que ordene una detención, prisión preventiva o arraigo en forma arbitraria impide que se
pueda recurrir de amparo en contra de ella. (Art. 306 del Código de Procedimiento Penal).
En el segundo sentido, el recurso de apelación es uno de los medios de preparar el recurso
de casación en la forma y dar cumplimiento así a uno de los requisitos de admisibilidad que se
contemplan por el legislador para la interposición de este recurso. (Art. 769 CPC). Por otra parte
y por regla general, sólo si se hubiere interpuesto el recurso de apelación va a ser posible
interponer el recurso de casación en el fondo, puesto que este procede en contra de las
sentencias definitivas o interlocutorias que pongan termino al juicio o hagan imposible su
continuación, de carácter inapelables, dictadas por las Cortes de Apelaciones o por un
tribunal arbitral de derecho de segunda instancia en asuntos de competencia de las Cortes de
Apelaciones. (Art. 767 CPC).
En el nuevo proceso penal, el recurso de apelación en los casos en que sea procedente es
uno de los medios para preparar el recurso de nulidad en contra de la resolución que emanare
de un procedimiento viciado por una causal que no sea un motivo absoluto de nulidad. (Art.
377 del CPP).
En materia civil, el recurso de apelación procede tanto en los asuntos contenciosos como
en los no contenciosos. (Art. 822 del CPC).
7. Es un recurso renunciable. El recurso de apelación se ha señalado que puede ser
renunciado:
a) En forma expresa y anticipada antes del inicio del proceso o dentro de éste y antes de la
dictación de la resolución recurrible. Dicha facultad de las partes se deduce de lo establecido

90
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

en el inciso 2° del Art. 7° del CPC, el cual exige que el mandatario judicial cuente con
facultades especiales para los efectos de “renunciar los recursos o términos legales”.
b) En forma tácita, si se deja transcurrir el plazo fatal sin interponer el recurso. De acuerdo a
lo señalado por nuestra jurisprudencia, la renuncia tácita se encuentra contemplada dentro de
las facultades ordinarias o esenciales del mandato judicial, que están consagradas en el inciso
1° del Art. 7° CPC.
En este caso, lo que realmente se produce es la extinción de la facultad procesal de apelar
por la preclusión, al no ser ejercida dentro del plazo fatal.
No obstante, es menester que señalar en algunos casos en materia civil y con una mucha
mayor extensión en los asuntos penales, si la revisión de una resolución no se efectúa por vía de
la apelación por el tribunal superior, el legislador ha contemplado el trámite de la consulta
para esos efectos.
En el nuevo proceso penal, se contempla una regla general para regular expresamente la
renuncia y desistimiento de los recursos en el Art. 354 del Código Procesal Penal. En dicha regla
general debemos entender comprendido el recurso de apelación, conforme con la cual, "los
recursos podrán renunciarse expresamente, una vez notificada la resolución contra la cual
procedieren”. Por ende, no cabe la renuncia anticipada de los recursos procesales en materia
procesal penal. De acuerdo con dicha regla, respecto de la renuncia expresa, se debe
entender que es improcedente la misma, cuando se hace con antelación a la notificación de
la resolución, debiendo entender por ello que la renuncia expresa es la que se materializa
desde la notificación de la resolución hasta antes del transcurso del plazo para deducirlo, sin
que se haya interpuesto el mismo.
Por otra parte, debemos tener presente que se contempla una renuncia tácita respecto del
recurso de apelación, en el inciso 3° del Art. 362 del CPP, conforme con el cual. “Cuando la
reposición se interpusiere respecto de una resolución que también fuere susceptible de
apelación y no se dedujere a la vez este recurso para el caso de que la reposición fuere
denegada, se entenderá que la parte renuncia a la apelación”.
En relación con el desistimiento, este se contempla en el inciso 2° del Art. 354 del CPP, al
disponerse que “quienes hubieren interpuesto un recurso podrán desistirse de él antes de su
resolución. En todo caso, los efectos del desistimiento no se extenderán a los demás
recurrentes o a los adherentes al recurso”.
Finalmente, el inciso final del Art. 354 del CPP, limita la exigencia de facultades especiales
para renunciar y desistirse de los recursos sólo al defensor. Al efecto, dispone ese precepto,
que el defensor no podrá renunciar a la interposición de un recurso, ni desistirse de los recursos
interpuestos, sin mandato expreso del imputado.
Muy vinculado a la renuncia y al desistimiento del recurso de apelación se encuentra el
trámite de la consulta.
El legislador, desea que respecto de determinadas resoluciones judiciales se haga una
efectiva revisión por el tribunal superior jerárquico, cuando no se hubiere interpuesto el recurso
de apelación o se hubiere renunciado o desistido el recurso de apelación que se hubiere
interpuesto en contra de esa resolución.
En materia civil, son consultables las sentencias definitivas de primera instancia dictadas en

91
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

los Juicios de Hacienda, que sean desfavorables al Fisco. (Art. 751 del CPC). Eran también
consultables las sentencias de nulidad de matrimonio y divorcio en el antiguo sistema procesal,
cuando no eran apeladas. (Título XVII, Libro III, del CPC) (Actualmente ver Ley Nº 19.947-2004,
Capitulo IX, párrafos 1 y 2, y artículo 1º Transitorio y Ley Nº 19.968 que crea los Tribunales de
Familia.)
En el antiguo proceso penal, diversas resoluciones debían ser consultadas, por ejemplo la
resolución que concedía la libertad provisional bajo fianza (Art. 361 CPP); las sentencias
dictadas en juicios que tenían asignadas penas aflictivas.
En el nuevo proceso penal no se contempla el trámite de la consulta respecto de ninguna
resolución judicial.
La diferencia que existe entre ambos procesos penales respecto de la consulta, se justifica
en atención al carácter inquisitivo, secreto, escrito, regido por la mediación en la práctica, y el
carácter no adversaria del antiguo proceso penal, lo que hacía procedente la revisión por el
tribunal de alzada de las más importantes resoluciones dictadas dentro de éste.
En cambio en el nuevo proceso penal la eliminación de la consultase justifica en atención
al carácter predominantemente acusatorio, oral, público, concentrado, de carácter
adversarial, recibiendo plena aplicación de la inmediación, y estableciéndose el sistema de
apreciación de la prueba conforme a la sana crítica, lo que hace improcedente la revisión de
las resoluciones que se dictan por el tribunal de alzada tanto por la vía de la apelación, como
por el mandato del legislador a través del trámite de la consulta. Por otra parte, en el nuevo
sistema procesal penal es el ministerio público el encargado de la protección del orden
público penal, debiendo por ello ser este órgano quien deduzca el recurso de apelación en los
casos en que ello sea procedente por haberse dictado resoluciones que no respeten las reglas
del procedimiento penal o por haberse infringido la ley penal.

V.- RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE EL RECURSO DE APELACION.

1.- EN MATERIA CIVIL.


Regla general:
En materia civil, son apelables directamente todas las sentencias definitivas y las sentencias
interlocutorias de primera instancia, salvo en los casos en que la ley deniegue expresamente
este recurso. (Art. 187 del CPC).
Por otra parte, por regla general, los autos y decretos no son apelables. (Ar. 188 primera
parte, CPC ).
Excepcionalmente, los autos y decretos son apelables, pero nunca en forma directa, sino
que en forma subsidiaria de la reposición y para el evento que ella no sea acogida, en los
siguientes casos:
a.- Cuando los autos o decretos alteren la substanciación del procedimiento.
En este sentido, la jurisprudencia nacional, ha señalado que son apelables los autos y
decretos, por ser una resolución judicial, que altera la substanciación regular del juicio, como
ocurre por ejemplo, con la que provee una demanda en juicio sumario confiriendo traslado en

92
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

lugar de citar a las partes a un comparendo de contestación y conciliación.


También sería el caso de la resolución que ordena tramitar una demanda conforme a las
reglas del juicio ordinario civil de mayor cuantía contemplado en el Libro II del CPC, artículos
253 y siguientes del CPC, en circunstancias que por su cuantía (– 500 UTM) debía ser tramitado
conforme a las normas del procedimiento de menor cuantía (+ 10 UTM – 500 UTM) contemplado
en el párrafo 1° del Título XIV del Libro III del CPC, Art. 698 CPC, o conforme a las normas del
procedimiento de mínima cuantía (- 10 UTM) contemplado en el párrafo 2° del Título XIV del
Libro III del CPC, artículo 703 del CPC.
b.- Cuando los autos o decretos recaigan sobre trámites que no están expresamente
ordenados por la ley.
Este sería el caso de una resolución que estableciere la citación a conciliación de las partes
en los casos en que ella no fuere procedente por la falta de concurrencia de alguno de los
requisitos que al efecto prevé el art. 262 del CPC, ello si se considera que esa resolución reviste
la naturaleza jurídica de un decreto, o la resolución judicial que ordenare el trámite de la
consulta, respecto de una sentencia definitiva en materia civil, cuando se trata de situaciones
en que ella no se encuentra contemplada en la ley.

2.- EN EL ACTUAL PROCESO PENAL.


En el nuevo proceso penal, la regla general es que no es procedente el recurso de
apelación, sólo excepcionalmente el recurso de apelación es procedente respecto de las
resoluciones que expresamente ha señalado el legislador como apelables, contemplando a
mayor abundamiento una regla general de improcedencia del recurso de apelación en
contra de todas las resoluciones que se pronuncian por un tribunal oral en lo penal (TOP), sin
perjuicio, de que en muchas oportunidades el legislador procesal penal ha consagrado la
improcedencia del recurso de apelación respecto de algunas resoluciones en particular.

2.1.- Respecto de las resoluciones que se pronuncian por el Juez de Garantía, se establece en
el Art. 370 del CPP que ellas serán apelables en los siguientes casos:97

a.- Cuando pusieren término al procedimiento, hicieren imposible su prosecución o la


suspendieren por más de treinta días 98 y

97
En el Mensaje del Código Proceso Penal se señala expresamente sobre esta materia que: “En cuanto a la apelación de las resoluciones que se dicten durante la
instrucción. éstas [no] (...) podrán en general ser objeto de un mecanismo de revisión ante un tribunal superior. En la medida en que la instrucción pasa a ser una etapa
preparatoria del juicio todo lo que en ella se resuelva tiene un carácter provisional y queda sujeto a la decisión definitiva que realizan el tribunal colegiado. Permitir la
apelación significaría además de alargar y entrabar el trámite del procedimiento, otorgar excesiva relevancia a decisiones que sólo tienen sentido en cuanto permiten
avanzar hacia el juicio”. Sin embargo se agrega que “(...) hay algunas situaciones en las que la apelación no ha podido ser evitada. En primer lugar. están aquellos casos
en que el tribunal de control de la instrucción dicta resoluciones que no siendo sentencias definitivas ponen término al procedimiento. Como los son los
sobreseimientos. En segundo lugar. están aquellas resoluciones que aun siendo provisionales afectan de modo irreparable: los derechos de algunos de los
intervinientes, como la que ordena la prisión preventiva respecto del imputado o en general aquellas se refieren a medidas cautelares. En ambas situaciones ha
parecido imprescindible que las resoluciones de un tribunal unipersonal sean revisadas por un tribunal con mayor número de integrantes. como es una sala de la
Corte de Apelaciones.”
98
Sobre la materia es necesario tener presente que según lo señalado en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado,
“Estimó conveniente la Comisión acotar que no cualquier suspensión del procedimiento da derecho a apelar, sino solamente aquellas que suspendan la prosecución
del procedimiento pero siempre que lo dispongan por más de treinta días. La razón de esto es que el procedimiento admite la posibilidad de suspensión por muy
variadas razones y de distinta entidad, de forma tal que si cualquier suspensión que se decretare habilitara para recurrir de apelación ante la Corte de Apelaciones, se
podría seriamente entrabada la normal prosecución del caso.”

93
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

b.- Cuando la ley lo señalare expresamente. Dentro de estos casos en que el legislador se
encarga de contemplar expresa y específicamente la procedencia del recurso de apelación,
dando aplicación a la regla genérica contenida en la letra b) del Art. 370 del CPP, podemos
señalar las siguientes resoluciones:
b-1.- La resolución que declare inadmisible la querella (Art. 115 del CPP),
b-2.- La resolución que declare el abandono de la querella (Art. 120 del CPP),
b-3.- La resolución que ordenare, mantuviere, negare lugar o revocare la prisión preventiva,
siempre que ella hubiere sido pronunciada en una audiencia (Art. 149 del CPP) regla que
debemos hacer aplicable a los casos en que esas resoluciones se pronuncien en una
audiencia respecto de otras medidas cautelares conforme a lo previsto en el Art. 150 del CPP,
b-4.- Las resoluciones que negaren o dieren lugar a las medidas cautelares reales (que recaen
sobre bienes), sin distinguir en este caso si se han pronunciado en una audiencia o no (Art. 158
CPP),
b-5.- La resolución que se pronuncia acerca de la suspensión condicional del procedimiento
(Art. 237 del CPP),
b-6.- La resolución que revocare la suspensión condicional del procedimiento (Art. 239 del
CPP),
b-7.- La resolución que decretare el sobreseimiento definitivo de la causa en caso que el fiscal
no compareciere a la audiencia o se negare a declarar cerrada la investigación, luego de
haber sido apercibido en tal sentido por el juez de garantía por haber transcurrido el plazo
para el cierre de la investigación (Art. 247 del CPP),
b-8.- La resolución que declara el sobreseimiento definitivo o temporal (Art. 253 del CPP),
b-9.- La resolución pronunciada en la audiencia de preparación de juicio oral sobre las
excepciones de incompetencia, litis pendencia y falta de autorización para proceder
criminalmente (Art. 271 del CPP),
b-10.- La resolución de auto de apertura de juicio oral es apelable solo por el Ministerio Público
solo respecto de la parte que hubiere excluido pruebas por provenir de diligencias declaradas
nulas u obtenidas con inobservancia de las garantías fundamentales (Art. 277 CPP),
b-11.- La sentencia definitiva dictada por el Juez de Garantía en el procedimiento abreviado
(Art. 414 CPP).
2.2.- Respecto de las resoluciones que se pronuncian por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal,
se establece como regla general en el Art. 364 del CPP que “serán inapelables las resoluciones
dictadas por un tribunal de juicio oral en lo penal.”99
Los fundamentos que se desprenden de la discusión del Senado para establecer la única
instancia respecto del juicio oral en lo penal, fueron los siguientes:

99
En el Mensaje del Código Procesal Penal, se señala respecto de esta materia, que fue una de las más discutidas especialmente en el Senado que .Los cambios más
importantes que el proyecto propone se refieren a la apelación y a la consulta, Estos mecanismos de control no resultan en general compatibles con el nuevo sistema. La primera
razón para ello dice relación con la contradicción entre la forma de tramitación de esos recursos y la centralidad del juicio oral en el procedimiento propuesto. La vigencia de un
sistema oral requiere que el fundamento fáctico de la sentencia provenga de la apreciación directa de las pruebas que los jueces obtienen en el juicio. En consecuencia, su revisión
por palie de jueces que no han asistido al juicio y que toman conocimiento de él por medio de actas, lo priva de su centralidad confiriéndosela, en cambio, a la tramitación de!
recurso de apelación.
Precisamente, con el fin de mantener el principio de la centralidad del juicio oral se propone que éste sea conocido por un tribunal colegiado de tres miembros. Con ello, se obtiene
que como regla general la sentencia sea objeto de una decisión colectiva, minimizándose la posibilidad de errores.
100
Véase artículos 115 inciso final, artículo 258 inciso final, artículo 271 inciso final y artículo 399 del Código Procesal Penal.

94
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

a) La eliminación del recurso de apelación no infringía los Tratados Internacionales sobre


Derechos Humanos suscritos y ratificados por Chile, dado que éstos contemplan solo la
posibilidad de revisión por los tribunales superiores por cualquier medio y no consagran
expresamente la existencia de un recurso de apelación; lo que se suple al establecer un
recurso de nulidad amplio, que tiende a obligar a un nuevo juicio cuando no se han respetado
las garantías procesales y los trámites que indica el Código Procesal Penal;
b) El establecimiento del recurso de apelación implicaría que el tribunal que realmente tomaría
la decisión sería el tribunal de alzada, con el mérito de la lectura de actas de los registros del
juicio oral, con lo cual el sistema procesal penal dejaría de tener como centro el juicio oral y
concentrado y pasaría a transformarse en cuanto a su decisión definitiva, por la vía de la
apelación, en un procedimiento escrito; y
c) La consagración del juicio oral, que es conocido por un tribunal colegiado, integrado por
componentes de la más alta calidad, asegura una pronta y justa decisión del conflicto, lo que
no hace aconsejable para el cumplimiento de esos objetivos contemplar una nueva revisión
por un otro tribunal colegiado por la vía del recurso de apelación.
Finalmente, se contempla la procedencia del recurso de apelación, en materia procesal
penal, respecto de las siguientes situaciones:
a) La resolución que se pronunciare por la Corte de Apelaciones sobre la petición de
desafuero será apelable para ante la Corte Suprema (Art. 418 del CPP),
b) La resolución que se pronunciare por la Corte de Apelaciones sobre la querella de capítulos
será apelable para ante la Corte Suprema (Art. 427 del CPP) y,
c) La sentencia que se pronunciare sobre la extradición pasiva por un Ministro de la Corte
Suprema será apelable para ante la Corte Suprema (Art. 450 del CPP).
d) Sin perjuicio de lo anterior y pese a que el CPP, señala que las resoluciones del TOP, son
inapelables (Art. 364 CPP), resultando absolutamente clara e imperativa dicha norma, la
práctica judicial ha consagrado la posibilidad de apelar respecto de la resolución dictada por
el TOP, que se pronuncia sobre la prisión preventiva, su cesación y/o revisión. Tal práctica
judicial, es altamente discutible, debido al claro tenor del Art. 364 del CPP, ya que la excepción
contemplada en el artículo 370 del mismo cuerpo legal, no alcanza a las resoluciones dictadas
por el TOP, sino sólo a las resoluciones dictadas por el Juez de Garantía.
Finalmente, debemos hacer presente, conforme a lo señalado precedentemente, que en
todo caso parece curioso, que el legislador procesal penal, no obstante, establecer la regla
general de procedencia del recurso de apelación sólo para los casos en que expresamente lo
contempla en particular el CPP, ha establecido diversas disposiciones a lo largo del Código
para precisar específicamente el carácter inapelable de determinadas resoluciones, cuando
en opinión de la mayoría de la doctrina nacional, bastaba con la afirmación inicial, de que el
recurso de apelación es improcedente salvo en los casos expresamente contemplados en el
Código.100 Estos preceptos claramente tienen un carácter redundante y perturbador, y no
pueden en la opinión de la doctrina nacional, entenderse sino como un propósito del
legislador, de reforzar ese principio general de inapelabilidad respecto de la mayor parte de
las resoluciones dictadas en el proceso penal.

95
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

3.- IMPROCEDENCIA DEL RECURSO DE APELACIÓN.


Sin perjuicio de las normas sobre la procedencia del recurso de apelación, ya señaladas,
debemos tener presente que el legislador establece la improcedencia del recurso de
apelación en contra de determinadas resoluciones por los siguientes motivos:
a.- La cuantía del asunto disputado.
a.1.- En materia civil.
De acuerdo a lo previsto en el Art. 45 N° 1 del COT, los jueces de letras conocerán en única
instancia de las causas civiles y de comercio cuya cuantía no exceda de 10 UTM.
Al efecto debemos tener presente que la Ley N° 19.594, publicada en el Diario Oficial de 1
de Diciembre de 1998, modificó los artículos 703, 712, 723, 789 y 791 del CPC referentes al
procedimiento de mínima cuantía, concordando, dichas norma con lo previsto en el COT en
cuanto al conocimiento en única instancia de las causas civiles y de comercio cuya cuantía
no exceda de 10 Unidades Tributarias Mensuales, eliminándose toda norma legal que
establece la procedencia del recurso de apelación en este tipo de causas. En este tipo de
causas es procedente en consecuencia solo el recurso de casación en la forma, el que debe
ser interpuesto dentro de cinco días conforme a lo previsto en el artículo 791 del CPC.
Sin embargo, debemos tener presente sobre la materia que el artículo 45 N° 1 letras a) y b)
del COT, excede la aplicación del juicio de mínima cuantía, dado que cualquiera que sea el
procedimiento aplicable, sea el de mínima cuantía o el sumario u otro especial, la
competencia del juez de letras será en única instancia si la cuantía no excede de 10 UTM, y en
consecuencia serán inapelables las resoluciones que se dicten, cualquiera, sea el
procedimiento aplicable para la solución de esos conflictos.
Excepcionalmente, respecto de causas con esta cuantía permanecerá vigente el recurso
de apelación si en ellas intervienen las personas aforadas que se señalan en los artículos 45 N° 2
letra g) y 50 N° 2 del COT, dado que estas causas deben ser conocida en primera instancia y
nunca en única instancia por mandato expreso del legislador.101
a.2.- En el proceso penal, se establece el conocimiento en única instancia por parte del
juez de garantía, del procedimiento simplificado al contemplarse la procedencia sólo del
recurso de nulidad contra la sentencia definitiva que se dicte en el referido procedimiento. (Art.
39 del CPP).
b.- La naturaleza del asunto.
En atención a la naturaleza del asunto, el legislador a través de una norma expresa, le
otorga el carácter de inapelable a determinadas resoluciones judiciales.
Ello ocurre en materia civil, por ejemplo:
1.- con la resolución que se pronuncia acerca de la habilitación de día y hora para la
práctica de una actuación judicial (Art. 60 CPC).
2.- las resoluciones que se dicten en materia probatoria respecto de la prueba de los
incidentes, situación a la que se refiere el Art. 90 inciso final del CPC.
3.- la resolución que rechaza la reposición ordinaria de acuerdo a lo establecido en el

101
Sobre la materia y coincidente con este criterio puede consultarse las consideraciones de Guillermo Piedrabuena Richard. El Recurso de Apelación y La Consulta. Editorial
Jurídica de Chile. Páginas 292 a 295. 1999

96
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

inciso 2° del Art. 181 del CPC.


4.- la resolución que dispone la práctica de una diligencia probatoria y la que da lugar a la
ampliación de la prueba sobre hechos nuevos. (Art. 326 inciso 2º CPC)
5.- la resolución que da lugar a la ampliación de la prueba sobre hechos nuevos alegados
durante el término probatorio. (Art. 326 inciso final del CPC).
En el proceso penal, vimos que la regla general es la inversa, dado que es procedente el
recurso de apelación sólo en los casos en que la ley expresamente lo contemple. Sin perjuicio
de ello, como ya hemos dicho, a mayor abundamiento, se señalan particular y expresamente
en el CPP, casos de resoluciones inapelables:
1.- En los casos del Art. 115 inciso final del CPP, cuando el Juez de Garantía admitiere a
tramitación la querella, la resolución será inapelable;
2.- En el caso del Art. 258 inciso final del CPP, respecto de la resolución que denegare la
solicitud del querellante para forzar la acusación en las situaciones previstas por el legislador en
el Art. 258 del CPP;
3.- En el caso del Art. 271 inciso final del CPP, cuando el Juez de Garantía deja la resolución
de las excepciones para la audiencia del juicio oral, dicha resolución es inapelable;
4.- En el caso del Art. 364 del CPP, respecto de todas las resoluciones dictadas por el TOP; y
5.- En el caso del Art. 399 del CPP, que señala que contra la sentencia definitiva dictada en
el procedimiento simplificado sólo procederá el recurso de nulidad.

c.- La naturaleza jurídica de la resolución judicial.


De acuerdo a lo señalado, en materia civil no es procedente la apelación en contra de los
autos y decretos cuando ordenen trámites necesarios para la substanciación del juicio.
En el CPP, vimos que la regla general, es el carácter de inapelable de todas las resoluciones
JUDICIALES, a menos que el legislador contemple la procedencia del recurso. Sin perjuicio de
ello, las reglas más importantes sobre el carácter inapelable de las resoluciones que expresa y
específicamente se contemplan, son las relativas a las resoluciones pronunciadas por un TOP
(Art. 364 del CPP) y respecto de la sentencia definitiva en el procedimiento simplificado (Art.
399 del CPP).

d.- La instancia en la cual se dicta la resolución.


Las resoluciones que se dicten durante la tramitación de la segunda instancia son
inapelables.
Excepcionalmente, son apelables las resoluciones pronunciadas por el tribunal de 2ª
instancia que tengan por objeto resolver acerca de su competencia. (Art. 209 inciso final del
CPC).

e.- El tribunal que pronuncia la resolución.


Las resoluciones que se pronuncien por la Excma. Corte Suprema son inapelables, puesto
que ella es el máximo tribunal en jerarquía dentro de nuestro país, y no existirá obviamente un

97
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

superior que pueda conocer de la apelación. (Artículo 209 inciso final del CPC).
En el nuevo proceso penal, son inapelables las resoluciones pronunciadas por un tribunal
oral en lo penal (TOP) (Artículo 364 del CPP).

VI.- CAUSAL EN QUE SE FUNDA LA INTERPOSICION DEL RECURSO DE APELACION (AGRAVIO).


Para los efectos de poder interponer el recurso de apelación, es menester que la parte que
lo interpone haya experimentado un perjuicio con la resolución que lo legitime para requerir su
revisión por el tribunal superior jerárquico.
Como señala Eduardo Couture, entre el agravio y el recurso media la misma diferencia,
que entre el mal y el remedio. La apelación busca la justicia, porque el agravio es la injusticia,
la ofensa, el perjuicio material y moral.
En materia civil, la causal genérica que fundamenta la interposición del recurso de
apelación es el agravio, el que se genera con motivo de no haber obtenido una parte con la
dictación de la resolución todo lo que pretendía dentro del proceso.
Para los efectos de establecer el agravio es menester determinar en la parte resolutiva de
la sentencia cual ha sido la decisión acerca de las pretensiones, oposición a la pretensión,
contra -pretensiones y oposición a la contra - pretensión.
La ley no establece un agravio o perjuicio mínimo para establecer la procedencia del
recurso de apelación, razón por la cual, es posible apelar ya sea por la imposición o negativa a
condenar al pago de las costas de la causa, según corresponda, aun cuando la sentencia
hubiere acogido en su totalidad el resto de las peticiones formuladas por una parte.
De acuerdo a lo señalado por el Art. 751 del CPC respecto a los casos en que una
sentencia es desfavorable al interés fiscal, hecho que hace procedente el trámite de la
consulta en caso que no se interpusiere recurso de apelación en contra de la sentencia
definitiva, podemos señalar que existirá agravio:
1.- PARA EL DEMANDANTE.
a.- Cuando no se acoja totalmente la demanda por él deducida.
b.- Cuando no se deseche totalmente la reconvención deducida en su contra.
2.- PARA EL DEMANDADO.
a.- Cuando no se deseche totalmente la demanda deducida en su contra.
b.- Cuando no se acoja totalmente la reconvención deducida por el demandado.
En consecuencia, la determinación del agravio se puede establecer en materia civil por la
comparación de lo solicitado por la parte y lo resuelto por el tribunal. Existirá agravio para la
parte que le posibilitará recurrir en contra de la resolución, cuando a ella no se le ha
concedido en la decisión todo lo que le requiriera al tribunal.
De allí que en materia civil, de acuerdo al Art. 186 del CPC “el recurso de apelación tiene
por objeto obtener del tribunal superior respectivo que enmiende una resolución, con arreglo a
derecho, la resolución del inferior”, con el fin de eliminar el agravio causado con ella al
recurrente.
De acuerdo con ello, se ha señalado que el agravio se encuentra en la parte resolutiva del

98
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

fallo, en cuanto en ella se contiene la decisión acerca del asunto controvertido, cuyo mandato
pasará en autoridad de cosa juzgada. En consecuencia, el agravio no se producirá en la parte
considerativa del fallo, a menos que ellos sean indispensables de ser revisados para la
interpretación de la decisión a la cual se integran implícita o expresamente. Sería el caso por
ejemplo, de la sentencia que establezca en la parte resolutiva la condena al pago de una
indemnización de perjuicios, a liquidarse de acuerdo con las bases establecidas en un
considerando.
Finalmente, es menester tener presente que cabe recurrir en contra de la sentencia que
acoge peticiones subsidiarias y no las principales, puesto que en tal caso existe un agravio
consistente en que no se acojan primeramente las peticiones formuladas en lo principal antes
de las peticiones subsidiarias acogidas, puesto que mientras existan recursos en contra de la
resolución no es posible sostener que se ha negado definitivamente lo solicitado en forma
principal.
En el proceso penal, se contempla expresamente el agravio como causal de procedencia
de todos los recursos, y por ello plenamente también aplicable al recurso de apelación. Al
efecto, establece el Art. 352 del CPP, titulado, “Facultad de Recurrir”, que “podrán recurrir en
contra de las resoluciones judiciales el ministerio público y los demás intervinientes agraviados
por ellas, sólo por los medios y en los casos expresamente establecidos en la ley.”
Sobre la materia debemos tener presente que al contemplarse al ministerio público en
forma separada a los otros intervinientes como sujetos facultados para recurrir, no obstante
revestir éste semejante carácter, según lo contemplado en el Art. 12 del CPP, no fue con el
propósito de excluido de la exigencia de la concurrencia del agravio para la interposición del
recurso. Al efecto, en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y
Reglamento del Senado se señala “que el fundamento inherente al recurso es el agravio, de
modo que, para no asignar al ministerio público un papel de privilegio frente a los demás
intervinientes, sólo podrá recurrir cuando es agraviado. Entendió la preocupación del señor
Fiscal referida más bien a la dificultad que podría presentarse en algún caso concreto para
determinar si ha sufrido agravio, y, al efecto, dejó expresa constancia que considera que el
ministerio público es agraviado cuando no fueren acogidas sus peticiones de cualquier
manera, sea en la calificación del delito, en la extensión de la pena o en el grado de
participación que le haya cabido al imputado, es decir, tanto si la sentencia concede menos
como si concede más de lo que el fiscal hubiere pedido.”

VII.- OBJETO EL RECURSO DE APELACION.


De acuerdo a la definición del recurso de apelación, a través de este se persigue la
enmienda de una resolución judicial, esto es, la modificación total o parcial de la misma, a fin
de eliminar el agravio causado con ella a la parte recurrente.
En la legislación y en la doctrina, se han establecido diversos sistemas de apelación para los
efectos de que el tribunal de alzada efectúe la revisión del fallo de primera instancia,
distinguiéndose entre la apelación plena, la apelación revisora y un sistema ecléctico.
En el sistema de la apelación plena, el recurso de apelación se configura con la repetición
del proceso ante el tribunal de segunda instancia. De acuerdo con ello, la prueba en segunda

99
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

instancia debe ser admitida sin otras limitaciones que las que hubieran existido para su
rendición en la primera instancia, y tanto respecto de la fundamentación del recurso como al
apelado que comparece, se le debe permitir manifestar todo aquello que estime oportuno
para defender sus intereses, pudiendo incluso modificar las pretensiones y excepciones que
hubieren hecho valer en la primera instancia de acuerdo a los nuevos hechos y las pruebas
que rindan en la segunda instancia. El sistema de la apelación plena, amplía las facultades del
tribunal de alzada y el de las partes, versando la resolución de la apelación sobre las
pretensiones, excepciones, hechos y pruebas existentes al momento de fallarse la apelación. El
sistema de la apelación plena ha sido criticado porque se minimizaría el valor y contenido de la
primera instancia, dejándola reducida a una etapa procesal previa de muy poco valor, y
además, permitiría una segunda instancia con un gran volumen de discusión y prueba, hecho
que perturbaría las funciones del tribunal superior y rompería, con el sistema de la inmediación,
al delegar la función de recepción de las pruebas en uno de sus miembros o en el tribunal de
primera instancia. Por otra parte, este sistema de apelación plena, implicaría la ruptura de la
doble instancia, puesto que el tribunal superior se pronunciaría en única instancia, respecto de
las nuevas pretensiones o excepciones hechas valer por las partes en esta etapa procesal.
En el sistema de apelación limitada o revisora, se considera que la función de la segunda
instancia no es la de repetir el proceso en que se dictó la resolución objeto de impugnación,
sino que la de revisar lo actuado por el juez de primera instancia para comprobar la
corrección del fallo pronunciado por éste. La resolución objeto de apelación, es el eje sobre el
cual gira la segunda instancia, puesto que al ser aquella un resumen de todo lo acontecido en
la primera instancia, permitirá a través de su examen revisar lo actuado en esa fase del
proceso. El tribunal de alzada sólo puede entrar a considerar en la segunda instancia, las
peticiones formuladas por el apelante en su escrito de interposición del recurso, y la resolución
del tribunal de alzada se encuentra limitada por dichas peticiones y por los que las partes
hubieren pedido y probado, ante el tribunal de primera instancia. La prueba en la segunda
instancia es aceptada en forma excepcional. En este sistema rige plenamente la regla tantum
appellatum quantum devolutum, por cuanto el tribunal superior sólo va a poseer competencia
para conocer de aquello que le ha sido sometido a su conocimiento en virtud de la apelación.
En el nuevo proceso penal rige claramente este sistema, conforme a lo previsto en los Arts. 367
y 360 del CPP.

VIII.- SUJETO ACTIVO DEL RECURSO DE APELACION – QUIEN PUEDE RECURRIR DE APELACION.
Para que una persona se encuentre legitimada para interponer el recurso de apelación es
menester que:

1.- DEBE TENER EL CARÁCTER DE PARTE EN EL JUICIO EN QUE SE PROMUEVE EL RECURSO DE


APELACION.
Dentro del concepto de parte se comprende no sólo a las que actúan en el carácter de
partes directas (demandante y demandado en materia civil), sino que también a los que han
intervenido como terceros en el proceso, sea en el carácter de excluyentes, independientes o
coadyuvantes, o aquellos terceros que les afecte la sentencia, como ejemplo el artículo 233,

100
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

234, 235 CPC.


En el nuevo sistema procesal penal, se contempla la posibilidad de recurrir respecto de los
intervinientes agraviados por una resolución judicial, conforme a lo previsto en los Art. 12 y 352
del CPP. (El fiscal, el imputado, el defensor, la víctima, y, el querellante, desde que realizaren
cualquier actuación procesal o desde el momento en que la ley le permita ejercer facultades
determinadas – Podrán recurrir las resoluciones judiciales, el ministerio público y los demás
intervinientes agraviados por ellas.)

2.- EL RECURRENTE DEBE HABER SUFRIDO UN AGRAVIO CON LA RESOLUCIÓN QUE SE IMPUGNA
MEDIANTE EL RECURSO DE APELACION.
De acuerdo a lo señalado, la resolución respectiva causará agravio a una parte cuando no
dé lugar en todo o parte a lo pedido por ésta o de lugar en todo o parte a lo solicitado por su
contraparte.
En consecuencia, una resolución judicial puede causar agravio no sólo a una de las partes
del proceso, sino que a todas ellas. Ello acontecerá por ejemplo, cuando se da lugar
parcialmente a la demanda, en cuyo caso, la sentencia dictada causará agravio al
demandante en la parte en que no se dio lugar a la demanda y al demandado en la parte
que se dio lugar a ella. De allí que es posible en estos casos de sentencias que acogen
parcialmente las pretensiones de una de las partes, que se pueda deducir recurso de
apelación en contra de la resolución por ambas partes del proceso (demandante y
demandado).
En cambio, si se da lugar totalmente a lo pedido por una de las partes, ella no podrá
deducir recurso de apelación en contra de la resolución respectiva que acogió su solicitud, al
no experimentar agravio alguno con su dictación.
En materia civil, este concepto fluye de lo establecido en el arts. 186 y 216 inciso 2° del
CPC.
En el nuevo sistema procesal penal, se contempla la posibilidad de recurrir sólo respecto
del Ministerio Público y de los demás intervinientes agraviados por una resolución judicial. (Art
352 del CPP.)
En consecuencia con lo expresado, podemos señalar como regla general, que son dos
requisitos que configuran la legitimación para obrar en el recurso de apelación son:
a) los de ser parte en el proceso en que se dicta la resolución, y
b) el de experimentar un agravio con la dictación de la resolución que se impugna.

IX.- TRIBUNALES QUE INTERVIENEN EN LA TRAMITACION DEL RECURSO DE APELACION.


El recurso de apelación se debe interponer ante el tribunal que dictó la resolución
impugnada, para que él sea conocido y resuelto por el tribunal superior jerárquico.
En consecuencia, en el recurso de apelación intervienen dos tribunales:
1.- El tribunal que dictó la resolución que se impugna (Tribunal a quo o tribunal de origen).
Es ante este tribunal (que dicta la resolución que se impugna) ante quien debe ser

101
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

presentado el recurso de apelación, según se deduce de diversas disposiciones del CPC, en


especial, de lo previsto en los Arts. 196 y 203, los que se refieren a los errores en que puede
incurrir el inferior al conceder o denegar una apelación para los efectos de presentar el recurso
de hecho.
Al tribunal inferior, le corresponderá pronunciarse acerca de la concesión del recurso de
apelación para ante el tribunal superior a quien corresponderá su conocimiento y fallo.
En el nuevo proceso penal, el Art. 365 del CPP, establece expresamente que “el recurso de
apelación deberá entablarse ante el mismo juez que hubiere dictado la resolución y éste lo
concederá o lo denegará.”
2.- El tribunal superior jerárquico de aquel que dictó la resolución impugnada (Tribunal ad
quem o tribunal de alzada o tribunal de apelación).
De acuerdo con la regla del grado o jerarquía contemplada en el Art. 110 del COT y del
propio objeto que persigue el recurso de apelación según el Art. 186 del CPC, el recurso de
apelación debe ser concedido por el tribunal inferior que dictó la resolución impugnada para
que éste sea conocido y resuelto por el tribunal superior jerárquico del que dictó la resolución
impugnada.
En el nuevo proceso penal, el recurso de apelación interpuesto en contra de la resolución
dictada por un juez de garantía, es conocido en segunda instancia, por la Corte de
Apelaciones respectiva. Art. 63 N° 3 letra b) COT.

X.- PLAZO PARA INTERPONER EL RECURSO DE APELACION.


1.- Materia Civil - Regla general.
La regla general, en materia civil, en cuanto al plazo para interponer el recurso de
apelación se encuentra contemplada en el Art. 189 del CPC, al señalarnos que la apelación
deberá interponerse en el término fatal de cinco días, contados desde la notificación de la
parte que entabla el recurso.
2.- Materia Penal – Regla general.
Por su parte, el Art. 366 del CPP, en materia penal, establece un único plazo para deducir el
recurso de apelación, al señalarnos que “el recurso de apelación deberá entablarse dentro de
los cinco días siguientes a la notificación de la resolución impugnada.”
3.- Excepciones a las reglas generales, ya señaladas:
3.1.- Plazo para interponer el recurso de apelación cuando se trata de una sentencia definitiva.
3.1.1.- En materia civil, en contra de las sentencias definitivas, cualquiera sea el proceso en que
ellas se hubiere pronunciado y a falta de norma especial contraria, el plazo fatal para
interponer el recurso de apelación es de 10 días, contados desde la notificación de la parte
que entabla el recurso. (Art. 189 inciso 2° del CPC).
La razón por la cual se contempló una ampliación del plazo general para apelar en este
caso, (de 5 días a 10 días) se encuentra en la obligación que estableció el legislador, en orden
a que el recurso de apelación debe ser fundado, exigiendo que se señalen los fundamentos de
hecho y de derecho en que se apoya y las peticiones concretas que se formulan. Este requisito,
que es común a todo recurso de apelación, tratándose de las sentencias definitivas de primera

102
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

instancia, justifica la referida ampliación del plazo para apelar, atendiendo la complejidad que
puede revestir la redacción del escrito que de cumplimiento a ellos cuando se trata de una
sentencia definitiva, lo que tratándose de los recursos interpuestos en contra del resto de la
resoluciones judiciales será de menor dificultad en cuanto a su cumplimiento.
Contra excepción: Esta ampliación del plazo, a 10 días fatales respecto de las sentencias
definitivas, no rige en aquellos procedimientos en que las partes sin tener la calidad de letrados
litiguen personalmente y la ley faculte la interposición verbal del recurso de apelación. En estos
casos, el plazo para apelar será de cinco (5) días fatales, salvo disposición especial en
contrario, y ello obedece a que en estos procesos no es necesario deducir el recurso de
apelación en forma absolutamente fundada. (Art. 189 inciso 3° del CPC).
3.1.2.- En el nuevo proceso penal, se contempla en el Art. 366 del CPP, ese mismo plazo de
cinco (5) días, sin perjuicio de tener presente que el recurso de apelación debe ser fundado y
que sólo es procedente en contra de la sentencia definitiva que se dicta en el procedimiento
abreviado conforme a lo prescrito en el Art. 414 del CPP y no respecto de la sentencia que se
pronuncia en el Juicio Oral (Art. 364 CPP) ni en el procedimiento simplificado (Art. 399 CPP).

3.2.- Plazo para interponer el recurso cuando la apelación procede en forma subsidiaria a un
recurso de reposición.
En los casos en que sea procedente la interposición del recurso de apelación en forma
subsidiaria al de un recurso de reposición y, para el evento que la reposición sea rechazada, el
recurso de apelación deberá ser interpuesto conjuntamente con la reposición y dentro del
plazo que la ley contempla en cada caso para deducir el recurso de reposición, que por regla
general, será de 5 días (autos y decretos en que procede apelación en subsidio de la
reposición), excepcionalmente, es de 3 días como ocurre en la apelación subsidiaria de la
reposición, de la resolución que recibe la causa a prueba.
El plazo para apelar en cualquiera de estas situaciones se caracteriza por ser un plazo legal,
de días, establecido en el CPC, discontinuo, fatal, improrrogable, individual y respecto del cual
no se contempla ampliación alguna en atención al número de fojas del expediente o de la
distancia en que se encuentre el tribunal superior jerárquico respecto de aquel que dictó la
resolución impugnada y ante el cual se debe presentar el recurso de apelación.
En el sistema procesal penal rige el mismo principio conforme a lo establecido en el inciso
3° del Art. 362 del CPP y en tal caso deberá ser deducido el recurso de apelación en forma
subsidiaria de la reposición fundada, dentro de tercero día. Sin perjuicio de lo anterior, la
resolución que se pronuncia respecto de la prisión preventiva, debe hacerse valer en el acto y
en forma oral. Art. 149 inciso 2º CPP.

3.3.- Otros plazos especiales para apelar.


Dentro de los plazos u oportunidades especiales para deducir el recurso de apelación,
podemos mencionar los siguientes:
3.3.1.- el plazo de 24 horas para deducir el recurso de apelación en contra de la resolución que
se pronuncia acerca del recurso de amparo constitucional;

103
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

3.3.2.- el plazo de 15 días para deducir recurso de apelación en contra del laudo y ordenata
en el juicio arbitral, que se cuenta desde que se notifique a las partes el hecho de su
pronunciamiento (Art. 664 del CPC), o en caso de ser necesaria la aprobación de la partición,
desde que se notifique la resolución que apruebe o modifique el fallo del partidor (Art. 666 del
CPC), etc.
3.3.3.- La resolución que se pronuncia respecto de la prisión preventiva, debe hacerse valer en
el acto y en forma oral. Art. 149 inciso 2º CPP.
3.3.4.- Finalmente, sobre esta materia, es necesario hacer presente, que el plazo para apelar
no se suspende por la interposición del recurso de reposición o par una solicitud de aclaración,
rectificación o enmienda de acuerdo a lo previsto en el Art. 190 del CPC. En el nuevo proceso
penal, si bien no se regula la solicitud de aclaración, rectificación o enmienda, debemos
entender como lo hemos señalado en su oportunidad y, por las razones indicadas al tratar el
referido tema, que ella es procedente y que se rige por las mismas reglas que establece el CPC
conforme a lo previsto en el Art. 52 del CPP, fundado para ello, en que la aclaración no es un
recurso procesal propiamente tal.

XI.- FORMA DE DEDUCIR EL RECURSO DE APELACION.


1.- EN MATERIA CIVIL
a.- Regla general.
El recurso de apelación debe ser presentado por escrito y “deberá contener los
fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya y las peticiones concretas que se
formulan.” De acuerdo a lo establecido en el inciso 1º del Art. 189 del CPC.
En aquellos casos en que la apelación se interponga con el carácter de subsidiaria de la
solicitud de reposición de la resolución, no será necesario fundamentar la apelación ni formular
peticiones concretas, siempre que el recurso de reposición cumpla con ambas exigencias,
conforme a lo prescrito en el Art. 189 inciso 3° del CPC.
De acuerdo a lo dispuesto en la citada norma legal, tenemos entonces, que el recurso de
apelación debe por regla general, cumplir con los siguientes requisitos:
a.1.- Debe ser formulado por escrito.
La regla general, es que el recurso de apelación debe ser presentado por escrito.
Sin embargo, excepcionalmente “en los procedimientos o actuaciones para las cuales la
ley establezca la oralidad, se podrá apelar en forma verbal, siempre que someramente se
señalen los fundamentos de hecho y de derecho del recurso y se formulen peticiones
concretas, de todo lo cual deberá dejarse constancia en el acta respectiva.”
En este caso, para deducir la apelación en forma oral se requiere que la ley establezca que
en un procedimiento determinado, se aplicará la oralidad o que respecto de alguna
actuación ella debe ser efectuada en forma verbal, en ese caso la apelación se pueda
interponer en forma oral, pero se aplica el principio de la protocolización de la apelación,
dado que de la circunstancia de haberse interpuesto recurso de apelación, debe dejarse
constancia en el acta respectiva que se levante al efecto. La excepción en este caso, dice
relación sólo con el requisito de la escrituración del recurso de apelación, pero no con los

104
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

requisitos de la fundamentación y peticiones concretas que debe contener el recurso de


apelación, las que deberán ser cumplidas al interponerse la apelación.
Debemos tener presente, que en el nuevo proceso penal las resoluciones dictadas en
audiencia, que dicen relación con la prisión preventiva, deben ser apeladas en el acto de
dictarse la resolución respectiva. (Art. 149 inciso 2° parte final del CPP).

a.2.- La apelación debe contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se


apoya.
Debemos señalar desde ya, que llama la atención que el inciso 1° del Art. 189 del CPC,
exige que el recurso debe contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya,
y que no haya exigido sólo una fundamentación somera, equivalente a ligera, superficial,
hecha con poca meditación y profundidad.
No obstante, el Art. 189 inciso 3º del CPC, establece que en el caso de interponerse la
apelación en forma oral, es menester que se señalen sólo “someramente los fundamentos de
hecho y de derecho del recurso”.
De acuerdo con ello, pensamos como sostiene Mosquera-Maturana, que la
fundamentación en el hecho y el derecho de la apelación debe efectuarse sólo someramente,
puesto que no resulta lógico que respecto de un mismo recurso la forma de interponerse sea
distinta según si este sea deducido en forma escrita u oral cuando el plazo que se tiene para su
interposición, es siempre el mismo.
Por otra parte, debemos referimos al alcance de la expresión fundamentar. Al respecto,
cabe señalar que el sentido natural y obvio de fundamentar no es otro que el apoyar con
motivos y razones eficaces una cosa; efectuar una crítica concreta y razonada. Fundamentar,
equivale para estos efectos, a argumentar a favor de la tesis del recurrente.
A su vez, y mirado desde el punto de vista negativo, se ha considerado que no se cumple
con dichos requisitos cuando se realizan meras afirmaciones genéricas, cuando se hace
remisión a otros escritos ya existentes en el proceso, cuando se efectúan argumentos vagos o
confusos a la mera expresión de disconformidad, o aún, cuando se limita a citar casos de
jurisprudencia y doctrina sin indicar concretamente su atingencia al caso.102
En el ámbito de nuestra legislación, se ha señalado que cuando estamos frente a una
exigencia de fundamentación en el hecho y en el derecho, en verdad no estamos ni con
mucho, frente a un requisito fácil de cumplir. En cada ocasión, al interponer un recurso de
apelación, tenemos que efectuar un análisis profundo de los hechos y del derecho aplicable al
caso concreto.
De acuerdo con lo anterior cabe entonces preguntarse ¿cuál es el método para
fundamentar una apelación? Al respecto cabe decir que, toda sentencia definitiva, de
acuerdo con lo previsto en el Art. 170 del CPC, tiene consideraciones de hecho y de derecho
y, dentro de la fijación de los hechos del pleito en la sentencia, los considerandos se deben
referir al análisis de la prueba rendida.

102
Vescovi. Los Recursos Judiciales y demás medios impugnativos en Ibero América.
103
Mosquera Ruiz, Mario. Seminario Reformas al Código de Procedimiento Civil Ley N° 18.705.
104
Libedinski Tschorne, Marcos. Estudios de la Reforma Procesal. Ley N° 18.705 de fecha 24.05. Año 1988.

105
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Por ende, para fundar una apelación será necesario como nos dice el Profesor Mario
Mosquera Ruiz, colocar “al lado izquierdo la sentencia y al lado derecho el block y el lápiz
para desarrollar en extenso, la crítica de esa sentencia, esa crítica verdadera, concreta, sin
vaguedades, simplemente, siguiendo el mismo orden de la sentencia.”
Por otra parte, cabe señalar al respecto, debe fundamentarse de la misma manera como
lo prescribe el AA sobre la forma de las sentencias, de fecha 30 de Septiembre de 1920. El AA
dice que la decisión, es simplemente el producto de un juicio lógico, fundado en las
consideraciones. De modo, que de ahí puede desprenderse la manera práctica de cumplir
efectivamente con este requisito de fundamentar el recurso de apelación, en los hechos y en
el derecho.103
La exigencia de fundamentar un recurso de apelación, no esta vinculada a un problema
de extensión o brevedad, sino que a un problema de precisión, de determinación, de claridad
argumentativa. En suma, la fundamentación del recurso de apelación debe ser un estudio de
la sentencia impugnada, hecho en forma exhaustiva y crítica, indicándose los agravios que
causa la resolución al apelante y como se obviarían dichos agravios con una resolución
diferente.104
En resumen, en la práctica, la apelación deberá considerar un análisis de la sentencia
impugnada, en cuanto a los hechos y al derecho que la misma invoca, a los errores, faltas u
omisiones en que la misma incurre, según el recurrente, a la forma en que le causa agravio al
apelante y, a las peticiones concretas que se someten a la decisión del superior jerárquico,
todas ellas concordantes con lo que se ha discutido previamente y con la prueba rendida en
el juicio.
a.3.- El recurso de apelación debe contener las peticiones concretas que se formulan.
Este requisito, de contener la apelación, peticiones concretas no era desconocido dentro
de nuestra legislación original. En efecto, con anterioridad a la reforma introducida por la Ley
N° 18.705, el legislador contemplaba en la segunda instancia el trámite de la expresión de
agravios respecto de algunas sentencias definitivas. Con la dictación de la referida ley, se
suprimió el trámite de la expresión de agravios, que era el instante procesal en la segunda
instancia y ante el tribunal superior jerárquico, en el cual debían formularse las peticiones
concretas que se sometían a la decisión del tribunal de alzada, y lo generalizó respecto de la
apelación de todas las resoluciones judiciales, que se impugnan por esta vía, al contemplarlo
como un requisito al cual debe darse cumplimiento en el escrito en el cual se interpone el
respectivo recurso de apelación.
Existen diversos criterios jurisprudenciales para determinar que debe entenderse por
PETICIONES CONCRETAS EN EL ESCRITO DE APELACION. Para estos efectos puede revisarse el
repertorio de jurisprudencia del CPC, en lo relativo a la interpretación que se ha dado al Art.
214 del CPC, en la jurisprudencia nacional recopilada con motivo de esta disposición legal, se
puede observar los diversos criterios de los tribunales superiores sobre el entendimiento y
alcance que debe darse a la expresión de agravios y a la existencia de peticiones concretas o
a la falta de peticiones concretas en el escrito de apelación.
Podemos mencionar, puntualmente, las siguientes situaciones contenidas en diversos casos
concretos, en que la jurisprudencia nacional, ha entendido que se cumple la exigencia legal

106
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de que la apelación contenga peticiones concretas:


Así se ha sostenido que “contiene peticiones concretas”, la solicitud que formula el
apelante, al pedir que se confirme la sentencia, con declaración que se de lugar a la
demanda en todas sus partes. En este supuesto, podemos ser breves, podemos agotar nuestra
capacidad de síntesis y señalar en forma muy precisa y concreta cuales son nuestras
peticiones.
En ese sentido, podemos decir que se ha concluido, que contiene peticiones concretas, la
solicitud que formula el demandado, pidiendo que se revoque la sentencia impugnada en
cuanto la misma acoge totalmente la demanda y, se solicita, el rechazo íntegro de la
demanda.
Ahora, la jurisprudencia ha concluido que - si el apelante se limita a pedir al tribunal que se
revoque la sentencia apelada, sin indicar concretamente en que sentido debería modificarse
el fallo recurrido y cual es la resolución que se solicitaba que se dictara en su reemplazo - no
habría petición concreta alguna sobre la que pudiera pronunciarse el tribunal el alzada.
De manera tal, que resulta evidente para el éxito del recurso de apelación, lo importante
que es formular las peticiones concretas. En efecto, resulta que si la sentencia de primera
instancia, rechaza al mismo tiempo la demanda principal y la demanda reconvencional,
limitándose el recurrente, a pedir la revocación de la sentencia, en relación con la demanda
principal, la sentencia quedará a firme, en lo que se refiere al rechazo de la reconvención. Lo
mismo ocurre cuando acogida parcialmente la demanda, es rechazada la reconvención y
apela el demandado, solicitando que se revoque la sentencia en cuanto acoge la demanda
pero nada dice de la reconvención, debiendo entenderse que se conforma con el rechazo de
la demanda reconvencional.
Ahora bien, lo importante en esta materia de las peticiones concretas es que no basta la
simple solicitud de revocación de la sentencia, sino que siempre hay que agregar la
consecuencia que se pretende para el apelante, en otras palabras, los efectos que debe
deducirse de esa revocación de la sentencia para el apelante. Hay que decir siempre,
concreta, específicamente, sin vaguedades de ninguna especie, en que sentido debe
modificarse la resolución que le resulta agraviante, y que se ha apelado. Eso es fundamental.
No caben aquí vaguedades de ninguna especie, y sin embargo, si cabe la brevedad.
Difícil cuestión, es resolver la mayor parte de las veces, como se hace para ser tan breve
como se pueda, sin incurrir por supuesto en una omisión que pueda perjudicar el éxito del
recurso de apelación interpuesto.105
El apelante no es libre para formular las peticiones concretas en el recurso de apelación,
sino que ella debe encuadrarlas necesariamente dentro de las acciones y excepciones
hechas valer en su oportunidad por el mismo, en la primera instancia, en sus escritos
fundamentales. Debemos recordar que el marco jurídico de la discusión, está dado por las
acciones y excepciones promovidas oportunamente. Sin embargo, debemos recordar que,
excepcionalmente, puede oponerse en la segunda instancia las denominadas excepciones
anómalas, que no se hubieren hecho valer en primera instancia, contempladas en el Art. 310
del CPC. Tratándose de la nulidad absoluta que aparezca de manifiesto en el acto o contrato,
105
Mosquera Ruiz, Mario. Obra Citada.

107
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

el recurrente puede hacerla presente en su apelación para que el tribunal la declare de oficio,
el que si la acoge no incurrirá en ultrapetita al estar facultado por el legislador para proceder
en esa forma.
Las peticiones concretas, revisten gran trascendencia, puesto que ellas fijan o determinan
la competencia del tribunal de segunda instancia en el fallo del recurso de apelación.
A través de las peticiones concretas se materializa el principio latino: “Tantum devolutum
apellatum”, en cuanto a que el tribunal de alzada solo puede conocer de los puntos que se
encuentren comprendidos en las peticiones concretas formuladas en el recurso de apelación,
pero no respecto de los consentidos o no comprendidos dentro de las peticiones concretas.
De allí, que si un tribunal de segunda instancia no falla todos los puntos sometidos a su
decisión por medio de las peticiones concretas del recurso de apelación, se podrá deducir en
contra de esa resolución el recurso de casación en la forma por la causal de falta de decisión
del asunto controvertido (Art. 768 N° 5 en relación con el Art. 170 N° 6 del CPC) Y si por el
contrario, el fallo de la apelación se extiende a puntos no comprendidos dentro de las
peticiones concretas formuladas, la Corte de Apelaciones fallaría ultrapetita y procedería
también en su contra el recurso de casación en la forma por la causal contemplada en el Art.
768 N° 4 del CPC.
De acuerdo a lo previsto en el inciso 3° del Art. 189 del CPC “en aquellos casos en que la
apelación se interponga con el carácter subsidiaria de la solicitud de reposición, no será
necesario fundamentarla ni formular peticiones concretas, siempre que el recurso de
reposición cumpla con ambas exigencias”. En consecuencia, por el sólo ministerio de la ley se
dan por reproducidos los fundamentos y peticiones formuladas en la reposición para el recurso
de apelación subsidiario, de allí que para determinar su cumplimiento deberán examinarse en
la reposición deducida en contra de la resolución.
La sanción que se contempla para la apelación que no de cumplimiento a los requisitos de
ser fundada en los hechos y en el derecho o de no contener las peticiones concretas es la
declaración de oficio de inadmisibilidad, tanto por el tribunal de primera como por el tribunal
de segunda instancia, de acuerdo a lo previsto en el Art. 201 del CPC.
b) Excepción.
b.1.- EN MATERIA CIVIL
El legislador en el inciso final del Art. 189 del CPC, faculta la interposición oral del recurso de
apelación, sin que se contengan en ella los fundamentos de hecho y de derecho y las
peticiones concretas, en la medida que se den cumplimiento copulativo a los siguientes
requisitos:
b.1.1.- Que se trate de procedimientos en que las partes, sin tener la calidad de letrados,
litiguen personalmente. En este aspecto, la excepción es de carácter personal, puesto que sólo
favorece a la parte que sin ser letrada actúa personalmente, pero no se extiende a un
procedimiento en que la parte pudiendo actuar personalmente lo hace a través de un
mandatario judicial letrado o en los casos en que la misma parte que actúe personalmente
tenga el carácter de letrada.
b.1.2.- Que la ley faculte la interposición verbal de la apelación dentro del procedimiento. En
estos casos el plazo para apelar será de cinco (5) días fatales, salvo disposición especial en

108
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

contrario.
b.2.- EN EL PROCESO PENAL.
En el actual proceso penal, se contempla expresamente el carácter formalista del recurso
de apelación, al establecerse que debe ser deducido por escrito, en forma fundada y
conteniendo peticiones concretas, al igual que en el procedimiento civil.
Al efecto, dispone el Art. 367 del CPP, que “el recurso de apelación deberá ser interpuesto
por escrito, con indicación de sus fundamentos y de las peticiones concretas que se
formularen”.
Excepción: La resolución que se pronuncia respecto de la prisión preventiva, debe hacerse
valer en el acto y en forma oral. Art. 149 inciso 2º CPP.
Los fundamentos que se tuvieron en cuenta para formular esta exigencia respecto de la
forma de interposición del recurso de apelación en el nuevo proceso penal según lo indicado
en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del
Senado, consistieron en que se “estimó acertada esta norma porque evita la presentación de
recursos sin fundamentos y facilita su resolución en segunda instancia”.

XII.- LOS EFECTOS DE LA INTERPOSICION DEL RECURSO DE APELACION Y LA FORMA EN QUE SE


DEBE CONCEDER EL RECURSO DE APELACION
1.- LOS EFECTOS DEVOLUTIVO Y SUSPENSIVO DEL RECURSO DE APELACION – Conceptos.
Respecto del recurso de apelación se comprenden dos efectos, los denominados efectos
devolutivo y suspensivo.
El efecto devolutivo es aquel efecto, en virtud del cual se otorga competencia al tribunal
superior jerárquico para conocer y fallar el recurso de apelación deducido en contra de la
resolución pronunciada por el tribunal inferior, pudiendo este resolver acerca de la reforma o
enmienda del fallo impugnado.
Este efecto devolutivo del recurso de apelación, es de la esencia del recurso de apelación
y siempre se encuentra comprendido respecto de toda apelación, puesto que es el que
otorga la competencia al tribunal superior para fallar el recurso de apelación. El efecto
devolutivo, en virtud del cual se otorga competencia al tribunal de alzada para conocer de la
controversia sometida a la resolución del tribunal, es el que da paso precisamente a la
segunda instancia.
El tema del efecto devolutivo debe conectarse con el sentido histórico de la jurisdicción.
Así, autores como Carnelutti y Guasp han señalado que, si se concibe la jurisdicción como una
facultad que emana de un Poder Soberano y que éste, transmite o delega sucesivamente en
los órganos inferiores dicho poder soberano, se comprende que el acto por el cual el órgano
jurisdiccional deja de conocer de un asunto para remitir dicho conocimiento a un órgano
superior, sea considerado como devolución de la jurisdicción del inferior al superior jerárquico
y, en consecuencia, este efecto se denomina como efecto devolutivo.106
El efecto suspensivo, por otra parte, es aquel en virtud del cual, se suspende la
competencia del tribunal inferior para seguir conociendo de la causa hasta que no se resuelva
106
Sóle Riera, Jaime. Recurso de Apelación. Página 59 J.M. Bosch. S.A.

109
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

el recurso de apelación. (Art. 191 inciso 1° del CPC). En este caso, no puede cumplirse la
resolución impugnada hasta que no sea resuelto el recurso interpuesto en su contra.
Este efecto suspensivo del recurso, no es de la esencia del recurso de apelación, puesto
que sólo se comprende respecto de algunas resoluciones judiciales.
En virtud del efecto suspensivo, se suspende la competencia del tribunal de primera
instancia para seguir conociendo de la causa hasta que no sea resuelto por el superior
jerárquico, tribunal de alzada, el recurso de apelación deducido en contra una resolución
dictada por el tribunal inferior.
Se ha señalado que el efecto suspensivo actúa suspendiendo la jurisdicción, tal como lo
dice el Art. 191 del CPC, sin embargo, para otros autores como Maturana Miquel y que nos
parece la correcta, lo que se suspende, es la competencia del tribunal de primera instancia o
del juez inferior, impidiendo la ejecución de la sentencia, hasta que el juez superior emita una
decisión sobre ella. Las fuentes medievales y la literatura jurídica en general hasta el siglo XVIII
hablarán de la prohibición del juez de innovar en la causa mientras la apelación, esta
pendiente ante el juez superior: la antigua fórmula Ulpiana de “pendente appellatione nihil erit
innovandum”. Esta prohibición de innovar en la causa, supone que cualquier acto realizado
mientras se encuentre pendiente de resolución el proceso en segunda instancia, es nulo de
pleno derecho y revocable por el juez superior. Estos casos se calificaron por la literatura
jurídica como “atentados” y se equipararon al “despojo violento”.107
Si el tribunal de primera instancia, continuara actuando dentro del procedimiento, todo lo
obrado por éste adolecerá de nulidad, por falta de jurisdicción, según unos o, por falta de
competencia, según otros, al encontrarse ella suspendida en virtud del efecto suspensivo del
recurso de apelación.
No obstante, a pesar de concederse la apelación comprendiendo el efecto suspensivo, la
suspensión de la jurisdicción o de la competencia del tribunal de primera instancia no es total,
puesto que este puede “entender de todos los asuntos en que por disposición expresa de la
ley conserve jurisdicción (o como dicen otros, conserve competencia), especialmente, en las
gestiones a que de origen la interposición del recurso de apelación hasta que se eleven los
autos al superior, y en las que se hagan para declarar desierta o prescrita la apelación antes
de la remisión del expediente” de acuerdo a lo previsto en el inciso 2° del Art. 191 del CPC.
Por otra parte, el efecto suspensivo del recurso de apelación, impide que la resolución
apelada sea cumplida mientras no sea resuelto el recurso de apelación por el tribunal de
segunda instancia, sin perjuicio, de poder mantenerse la suspensión en caso de deducirse en
contra del fallo de segunda instancia, como ocurre por excepción, el recurso de casación en
los casos previstos en el Art. 773 del CPC. (Por regla general, el recurso de casación no
suspende el cumplimiento de la sentencia, salvo en los casos de excepción señalados en la
misma disposición – cuando su cumplimiento haga imposible llevar a efecto la que se dicte si
se acoge el recurso, como sería si se tratare de una sentencia de nulidad de un matrimonio o
la que permita el de un menor – Además la parte vencida puede exigir que no se lleve a
efecto la sentencia mientras la parte vencedora no rinda fianza de resultas a satisfacción del
tribunal que haya dictado la sentencia recurrida.)

107
Aikin Araluce. El recurso de apelación en el derecho castellano. Página 156. Madrid 1982.

110
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Esta prohibición de cumplimiento que conlleva el efecto suspensivo no dice relación solo
con las sentencias de condena, sino que también impide que produzcan sus efectos las
sentencias meramente, declarativas y constitutivas. Así por ejemplo, la sentencia que declara
la nulidad de matrimonio o en su defecto del divorcio, no producirá la disolución del vínculo
mientras no se haya resuelto el recurso de apelación que se hubiere concedido en ambos
efectos en su contra.

2.- EFECTOS (SUSPENSIVO – DEVOLUTIVO) CON LOS CUALES PUEDE SER CONCEDIDO EL RECURSO
DE APELACIÓN.
De acuerdo con lo expuesto, el recurso de apelación puede ser concedido por el tribunal a
quo, en alguna de las siguientes formas: a.- En el efecto devolutivo y suspensivo a la vez o en
ambos efectos; b.- En él solo efecto devolutivo; c.- El recurso de apelación simplemente se
concede.
a.- En ambos efectos.
En este caso, sólo va a existir un sólo tribunal competente para seguir conociendo del
asunto, que no será otro que el tribunal de segunda instancia en virtud del efecto devolutivo, el
que deberá conocer y resolver el recurso de apelación deducido.
El tribunal de primera instancia no podrá seguir conociendo del asunto por encontrarse
suspendida su competencia hasta la resolución del recurso de apelación, sin perjuicio de
conservar su competencia para las materias específicas señaladas en el artículo 191 inciso 2°
del CPC, ya citado. (Todos los asuntos que por disposición expresa de la ley conserven
competencia, especialmente en las gestiones a que dé origen la interposición del recurso
hasta que se eleven los autos al superior, y en las que se hagan para declarar desierta o
prescrita la apelación antes de la remisión del expediente al tribunal de alzada.)
Esta es la regla general de concesión del recurso de apelación, en materia civil, de
acuerdo a lo que señala el Art. 195 del CPC, salvo que fuera de los casos mencionados en el
Art. 194 del CPC, en que la apelación debe ser otorgada en el sólo efecto devolutivo y no en
ambos efectos.
Además, el Art. 193 del CPC, establece “cuando se otorga simplemente apelación, sin
limitar sus efectos, se entenderá que comprende el devolutivo y suspensivo”. Ello significa, que
si el tribunal de primera instancia provee el escrito de apelación concediéndola, sin señalar los
efectos en los cuales ella es otorgada, se entiende que ella comprende ambos efectos
(suspensivo y devolutivo).
No obstante, esta regla general sólo es nominal, por la gran extensión de las excepciones
comprendidas en el Art. 194 del CPC; porque respecto de las sentencias definitivas se
establece en diversos procedimientos contemplados dentro del CPC, su concesión en el sólo
efecto devolutivo; y porque esta es la forma de concesión del recurso respecto de las
resoluciones que se ha contemplado en los procedimientos contemplados en leyes especiales
dictadas con posterioridad a dicho cuerpo legal.
Los casos de mayor aplicación práctica en que procede el otorgamiento del recurso de
apelación en ambos efectos, son los siguientes:

111
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

1.- La apelación de la sentencia definitiva dictada en juicio ordinario;


2.- La apelación de la sentencia definitiva dictada en el juicio ejecutivo y sumario, cuando
sea deducida por el ejecutante o demandante respectivamente; Art. 194 N° 1 y 691 inciso 1°
del CPC
3.- La apelación de la sentencia definitiva dictada en el procedimiento especial de
ejecución de la sentencia, cuando sea deducida por el demandante. Art. 241 del CPC;
En el proceso penal, se altera esta regla general contemplada en forma positiva en nuestra
legislación por la regla inversa, esto es, la regla general es que la apelación debe ser
concedida en el solo efecto devolutivo y no en ambos efectos. Dispone expresamente el Art.
368 del CPP que “la apelación se concederá en el sólo efecto devolutivo, a menos que la ley
señalare expresamente lo contrario.”
En consecuencia, en el actual proceso penal, la apelación sólo se concederá en ambos
efectos, cuando exista una norma expresa del legislador que así lo contemple, como ocurre
por ejemplo, en los casos previstos en el Art. 277 inciso 2° CPP (auto apertura juicio oral -
apelado por el Ministerio Público por exclusión de prueba), y Art. 414 del CPP (sentencia
definitiva dictada en procedimiento abreviado).
b. En el sólo efecto devolutivo
b.1.- Generalidades.
En el caso que se conceda la apelación en el sólo efecto devolutivo, nos vamos a
encontrar con dos tribunales competentes para seguir conociendo del asunto.
El tribunal de segunda instancia, en virtud del efecto devolutivo, tendrá la competencia
para los efectos de pronunciarse acerca del recurso de apelación deducido en contra de la
resolución impugnada y dictada por el tribunal de primera instancia.
El tribunal de primera instancia o inferior, dado que no se comprende en la apelación el
efecto suspensivo y procede la apelación en el sólo efecto devolutivo, seguirá conociendo de
la causa hasta su terminación, incluso hasta la ejecución de la sentencia definitiva. (Artículo
192 del CPC).
En consecuencia, el tribunal de primera instancia puede seguir actuando, como si no se
hubiere deducido la apelación, pudiendo dictar sentencia definitiva en la causa y proceder a
conocer incluso de la ejecución de ésta. La apelación que se concede en el sólo efecto
devolutivo respecto de una resolución genera las denominadas sentencias que causan
ejecutoria, esto es, aquellas sentencias que pueden ser cumplidas no obstante existir recursos
pendientes en su contra. No obstante, todo lo actuado ante el tribunal de primera instancia,
con posterioridad a la concesión del recurso de apelación, en los casos en que se otorga el
recurso en el solo efecto devolutivo, se encuentra condicionado a lo que se resuelva respecto
de la apelación por el tribunal superior jerárquico. Así, si el tribunal superior jerárquico
conociendo de la apelación, confirma la resolución impugnada, todo lo actuado ante el
tribunal inferior jerárquico con posterioridad a la concesión del recurso, será válido, y quedará
a firme todo lo actuado ante él, de pleno derecho. En cambio, si el tribunal superior jerárquico
conociendo del recurso de apelación resuelve modificar o dejar sin efecto el fallo impugnado,
todo lo actuado respecto al cumplimiento de ese fallo ante el tribunal de primera instancia
deberá retrotraerse total o parcialmente, al estado en que se encontraba la causa antes de la

112
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

concesión del recurso.


Sobre la materia, el Profesor don Darío Benavente, nos señala que “cuando se concede la
apelación en el solo efecto devolutivo, el tribunal de primera instancia queda con una
competencia de carácter condicional. En efecto, puede seguir tramitando el juicio y
ejecutarse el fallo ante el tribunal de primera instancia, pero si el superior revoca la resolución
apelada, todo lo obrado en el juicio con posterioridad al recurso, se retrotrae al momento de su
interposición. Por ello, es que las sentencias definitiva e interlocutorias que se dictan por el
inferior, mientras está pendiente una apelación, causan ejecutoria”.108
Este criterio ha sido confirmado por nuestra Excma. Corte Suprema, al señalar que la
sentencia de primera instancia apelada sólo en el efecto lo devolutivo, es de aquellas que
causan ejecutoria, de manera que su cumplimiento, pendiente el recurso de apelación
deducido en contra suya, fue simplemente provisorio y tuvo un carácter condicional; y siendo
así, revocado como fue dicho fallo apelado, deberían naturalmente retrotraerse las cosas al
estado anterior a su pronunciamiento.109
De acuerdo con lo anterior, se ha señalado que la sentencia definitiva de primera instancia
que se encuentra sujeta a apelación en el solo efecto devolutivo, tiene la naturaleza jurídica
de un acto jurídico procesal sujeto a condición resolutoria.
La sentencia pronunciada por el juez inferior sujeta a impugnación, está provista desde el
primer momento de las condiciones para vivir de una manera estable, pero sujeta a perder
esta originaria eficacia por la verificación del evento consistente en la emanación de una
nueva sentencia del tribunal superior que la modifique o revoque.
Para los efectos de determinar los efectos que produce la sentencia revocatoria en el
procedimiento, habiéndose ejecutado la resolución apelada, es menester distinguir:
Efectos que produce la sentencia revocatoria dictada por el tribunal de alzada, en el
procedimiento, respecto de las partes de éste.
Si la resolución de primera instancia es apelada y es concedido el recurso en el sólo efecto
devolutivo, y se revoca posteriormente la resolución impugnada, deberá retrotraerse la causa,
total o parcialmente, al estado que tenía la misma, al pronunciarse la resolución en contra de
la cual se interpuso y concedió el recurso de apelación en el sólo efecto devolutivo. Todo lo
obrado ante el tribunal a quo, con posterioridad a la resolución impugnada en virtud de un
recurso de apelación, que es concedido en el sólo efecto devolutivo, se encuentra bajo la
condición resolutoria de acogerse el recurso deducido en su contra. La ineficacia de lo obrado
con posterioridad a la concesión del recurso de apelación, en el sólo efecto devolutivo, con
motivo de haberse acogido total o parcialmente el recurso de apelación no requiere de
declaración judicial que expresamente lo reconozca, ya que la propia naturaleza del recurso
de apelación concedido en el sólo efecto devolutivo, predispone que todo lo actuado ante el
tribunal a quo, se encuentra condicionado a lo que resuelva el tribunal de alzada. En cambio,
si el recurso de apelación interpuesto y concedido en el sólo efecto devolutivo, es desechado
por el tribunal de alzada, confirmando así la resolución impugnada, todo lo actuado por el
tribunal a quo, con posterioridad la dictación de la resolución impugnada por el recurso de

108
Benavente, Darío. Derecho Procesal. Juicio Ordinario y Recursos Procesales. Editorial Jurídica de Chile. Año 1984. Página 171.
109
Seminario de Reformas de la Ley N° 18.705. Colegio de Abogados de Chile. Año 1989.

113
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

apelación concedido en sólo el efecto devolutivo, va a quedar a firme, por no haberse


producido el evento que condicionaba su eficacia provisional.
Efectos que produce la sentencia modificatoria o revocatoria dictada por el tribunal de alzada,
en relación con los terceros que celebren actos y contratos de los que resulten derechos
definitivamente constituidos.
Al respecto, se ha señalado que es principio general de Derecho Procesal Chileno, la
relatividad de las resoluciones judiciales, desde que sus efectos sólo alcanzan a las partes del
juicio, no pudiéndose exigir su cumplimiento respecto de terceros ajenos a él, a quienes no les
afecta lo resuelto por no haber litigado sobre el particular. Así lo consagra el Art. 3° del CC, al
disponer en su inciso 2°, que las sentencias judiciales no tienen fuerza obligatoria sino respecto
de las causas en que actualmente se pronunciaren. Incluso, nuestro legislador procesal, ha
contemplado expresamente la excepción de no empecerle la sentencia al tercero en contra
de quien se pida el cumplimiento del fallo. (Art. 234 CPC.)
Como las apelaciones concedidas en el solo efecto devolutivo no suspenden los efectos
de lo resuelto, permiten gozar del derecho concedido desde cuando se otorga en primera
instancia; pero si bien, la revocatoria de la resolución, retrotrae los hechos, ello ocurre sólo, en
cuanto no afectan derechos de terceros legítimamente adquiridos en el intertanto, ya que la
apelación en lo devolutivo, mirada desde este punto de vista, es una simple modalidad, que
viene a alterar los efectos que normalmente se producen a consecuencia de lo ejecución de
lo resuelto, ya que lo normal es que esta ejecución quede a firme, sin sujeción a condición
alguna.
Excepcionalmente, esta ejecución de lo resuelto será de carácter provisional, ya que
quedará sujeta a una condición resolutoria cuyo cumplimiento importa la extinción de un
derecho otorgado por una resolución de primera instancia, y que ha sido impugnada, por un
recurso procesal, pero que mientras tanto puede cumplirse porque causa ejecutoria de
conformidad a la ley. El hecho futuro e incierto del cual depende la extinción de ese derecho
otorgado en la primera instancia, consiste en que el tribunal de segunda instancia, acoja el
recurso de apelación, revocando la resolución impugnada cuya ejecución se solicitó por el
apelado.
El restablecimiento de las cosas al estado anterior al pronunciamiento de la resolución
impugnada, efecto primordial de la revocatoria, sería impracticable en todos aquellos casos
en que en el tiempo intermedio entre la dictación de la resolución y el pronunciamiento del
tribunal de alzada acogiendo el recurso, una de las partes hubiera contratado con un tercero
enajenando la cosa o derecho que por la resolución de primera instancia se le otorgó. El
tercero, podría desentenderse de la sentencia que acogió el recurso de apelación,
desconocerla y no acatarla, puesto que él no ha sido parte en el juicio en que dicha sentencia
se ha pronunciado, asilándose en el inciso 2° del artículo 3° del CC.
De todos modos, revocada la sentencia en cuya virtud una de las partes se había creído
dueña, y en ese carácter, enajenó la cosa o derecho por ella otorgada, resulta que la
enajenación debe reputarse de cosa o derecho ajeno, desde que por la revocatoria se ha
extinguido ese derecho a enajenarla.
Sabido es que la nulidad judicialmente pronunciada, da acción reivindicatoria contra

114
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

terceros poseedores, y hemos dicho que como consecuencia de la revocatoria, queda nulo
todo lo obrado con posterioridad a la resolución apelada en lo devolutivo y que a la postre
resultó revocada; pero habiendo mediado la intervención de terceros ajenos al juicio que se
han relacionado jurídicamente con las partes de él, ello es, sin perjuicio de los derechos del
verdadero titular de ese derecho concedido condicionalmente, cuya principal prorrogativa es
el poder reivindicarlo.
Interpretando analógicamente las disposiciones de la nulidad, tenemos que la sentencia
revocatoria que pronunció el tribunal de alzada acogiendo el recurso de apelación
concedido en el sólo efecto devolutivo, también afecta a los terceros, cuyos derechos se
constituyeron bajo el imperio de una resolución cuyos efectos eran condicionales a causa del
recurso. Como consecuencia de la nulidad de todo lo obrado con posterioridad al
pronunciamiento de la resolución cuyos efectos se encontraban en entredicho, el
procedimiento se retrotrae al estado anterior, y las cosas van a ser restablecidas al mismo
estado en que se hallarían como si nunca se hubiere dictado esa resolución.
Lo anterior es, también sin perjuicio, de que los terceros, en el intertanto, mientras la
sentencia apelada causó ejecutoria, hayan podido adquirir esos derechos por el transcurso del
tiempo, ya que es conocida la regla que reza “toda acción por la cual se reclama un derecho,
se extingue por la prescripción adquisitiva del mismo derecho". En ese caso, los efectos de la
revocatoria no podrían cumplirse a cabalidad, ya que no se podría reclamar su cumplimiento
respecto de esos terceros por haberse constituido definitivamente sus derechos, lo cual es sin
perjuicio de que, en tal evento, nazcan entre los litigantes derecho a las indemnizaciones
consiguientes.110
Para los efectos de impedir que se produzca la referida enajenación, es que el actor puede
solicitar la medida prejudicial precautoria antes del juicio, o la medida precautoria, durante
todo el curso del juicio, de prohibición de celebrar actos y contratos contemplada en el N° 4
del Art. 290 del CPC; sin perjuicio de poder solicitar además, una orden de no innovar para
impedir que la sentencia de primera instancia respecto de la cual se concedió la apelación en
el sólo efecto devolutivo pueda ser cumplida.
b.2.- Casos en que se debe conceder la apelación en el solo efecto devolutivo.
Los casos en que procede concederse la apelación en el solo efecto devolutivo se
encuentran contemplados en forma taxativa en el Art. 194 del CPC, siendo ellos los siguientes:
1.- De las resoluciones dictadas contra el demandado en los juicios ejecutivos y sumarios.
Este número sólo debe ser aplicado respecto de las sentencias definitivas, puesto que de
acuerdo al N° 2 de ese artículo respecto de las otras resoluciones, cualquiera que sea el
apelante, siempre debe ser concedida la apelación, en el sólo efecto devolutivo.
Tratándose del juicio sumario debemos recordar además, que conforme a lo dispuesto en
el inciso 1° Art. 691 del CPC, se establece que la apelación de la sentencia definitiva debe ser
concedida en ambos efectos, salvo que concedida la apelación en esta forma hayan de
eludirse sus resultados.
Estas disposiciones (Arts. 194 N° 1 y 691 inciso 1° del CPC), en el juicio sumario, han sido
110
González Molina, Juan Pablo. Tesis Universidad de Chile. El efecto devolutivo en el recurso de apelación. Importancia y consecuencias jurídicas. Páginas 106 a 109. Año
1992.

115
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

entendidas de diversa manera por la jurisprudencia, algunas sentencias hacen primar la regla
del Art. 691 inciso 1° del CPC y, entienden por ende que la apelación en el juicio sumario debe
ser concedida en ambos efectos independientemente de quien haya interpuesto el recurso de
apelación112; y, otras sentencias, hacen primar, el Art. 194 N°1 del CPC, señalando que la
apelación interpuesta por el demandado en el juicio sumario, debe ser concedida en el sólo
efecto devolutivo.113
En nuestra opinión ambas reglas, unidas en el caso del Art. 194 N° 1 a lo prevenido en el Art.
195, señalan lo mismo, sólo que de una manera diferente. En efecto, las reglas de los Arts. 194 y
195, señalan que en el juicio sumario la apelación de la sentencia definitiva debe ser
concedida en ambos efectos, salvo que, la apelación sea promovida por el demandado en el
juicio sumario, en cuyo caso procede el recurso de apelación en el solo efecto devolutivo. En
cambio, el Art. 691 inciso 1° primera parte, dispone que la regla general, es que la apelación
de la sentencia definitiva, procede en el juicio sumario en ambos efectos, lo que es
concordante con la regla contenida en el Art. 195, salvo que concedida la apelación en
ambos efectos, hayan de eludirse sus resultados, (parte final del inciso 1° del Art. 691), caso
éste, que se verifica precisamente, cuando la apelación de la sentencia definitiva sea
promovida por parte del demandado, en cuyo caso, la apelación debe ser concedida en el
sólo efecto devolutivo, lo que es absolutamente concordante con la regla contenida en el Art.
194 N° 1. Por esta razón debemos concluir, que la apelación de la sentencia definitiva en el
procedimiento sumario debe ser concedida en ambos efectos como regla general, salvo, que
la apelación sea interpuesta por el demandado, ya que en ese caso el mismo podría
perfectamente, eludir el cumplimiento de la sentencia definitiva, por lo que debe concederse
conforme a lo prevenido en los Arts. 194 N° 1 y 691 inciso 1° parte final, en el sólo efecto
devolutivo. Esta interpretación tiene la ventaja de hacer aplicables conjuntamente ambas
disposiciones legales, relacionadas armónicamente, sin preferir ninguna de ellas.
2.- De los autos, decretos y sentencias interlocutorias.
Este número introducido por la Ley N° 18.705 amplio notablemente la concesión del recurso
de apelación en el sólo efecto devolutivo, comprendiéndose incluso los casos señalados en los
N° 3 y 4 de ese precepto legal, los que carecen de sentido en la actualidad por encontrarse
comprendidos dentro de él.
De acuerdo con este número, la regla general establecida por el Art. 195 del CPC de la
concesión del recurso de apelación en ambos efectos, se ha reducido al máximo, puesto que
ella sólo podrá ser aplicable respecto de las sentencias definitivas y siempre que el legislador
no haya establecido una norma especial contemplando su concesión en el solo efecto
devolutivo, como ocurre respecto de las apelaciones interpuestas por el demandado o el
ejecutado en el juicio sumario y ejecutivo respectivamente.
En consecuencia, en la actualidad cualquiera que sea el procedimiento o el sujeto que
interponga el recurso, bastará que nos encontremos ante una apelación deducida en contra
de un decreto, auto, o sentencia interlocutoria para que ella sea concedida en el solo efecto
112
Casarino Viterbo, Mario. Manual de Derecho Procesal (Derecho Procesal Civil) Tomo V. Sexta Edición. Colección Manuales Jurídicos. Editorial Jurídica de Chile. Año 2007.
Páginas 35-36.
113
Pueden verse sentencias vinculadas al “Recurso de Hecho”, las cuales han sido resueltas en ambos sentidos, si bien parece que las sentencias más recientes han optado por la
tesis de la primacía del Art. 194 N° 1 del Código de Procedimiento Civil y las más antiguas, optaron por la tesis de la primacía del Art. 691 inciso 1° del Código de Procedimiento
Civil, por razones de especialidad de esta última norma en relación al 194 N° 1.

116
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

devolutivo. (Art. 194 del CPC).


Excepción: Sin embargo, y no obstante la amplitud de la regla general, debemos tener
presente que pueden contemplarse normas especiales que contemplen la concesión del
recurso de apelación en ambos efectos, respecto de las sentencias interlocutorias, autos o
decretos. Al efecto, se ha declarado que planteada la excepción de incompetencia en el
carácter de dilatoria, la resolución que la acoge es apelable en ambos efectos, interpretando
“a contrario sensu” el Art. 307 del CPC. Esta norma es especial en relación a los Arts. 194 y 195
del citado código, por lo que debe darle aplicación preferente.111
3.- De las resoluciones pronunciadas en el incidente (juicio ejecutivo especial) sobre ejecución
de una sentencia firme, definitiva o interlocutoria; Art. 241 del CPC.
4.- De las resoluciones que ordenan alzar medidas precautorias.
Estos dos números 3 y 4 del Art. 194 del CPC, se encuentran comprendidos en la actualidad
en el N° 2 del precepto legal ya referido y podrían por ello perfectamente ser eliminados. En
efecto, las resoluciones que se pronuncian sobre el alzamiento de las medidas precautorias, es
un auto o una sentencia interlocutoria, razón por la cual procede su apelación en el solo
efecto devolutivo conforme a la regla citada.
5.- De todas las demás resoluciones que por disposición de la ley sólo admitan apelación en el
solo efecto devolutivo.
Ejemplo de aplicación de este precepto, se presenta respecto de sentencias definitivas, en
los casos previstos en el Arts. 550 (sentencias dictadas en los juicios posesorios), Art. 606 del CPC
(sentencias dictadas en los juicios especiales del contrato de arrendamiento-desahucio-
lanzamiento, retención y restitución), Art. 614 del CPC (sentencias dictadas en los juicios de
terminación inmediata del contrato de arrendamiento) y Art. 691 del CPC sentencias dictadas
en los juicios sumarios – sin perjuicio de lo señalado respecto del Art. 194 N° 1 del CPC).
En el proceso penal, como regla general se contempla que la apelación debe ser
concedida en el solo efecto devolutivo y no en ambos efectos. Dispone expresamente el Art.
368 del CPP que “la apelación se concederá en el sólo efecto devolutivo, a menos que la ley
señalare expresamente lo contrario.”

XIII.- LA ORDEN DE NO INNOVAR EN EL RECURSO DE APELACION.


En los casos en que el recurso de apelación procede en el solo efecto devolutivo, el
legislador contempló la posibilidad de solicitar una orden de no innovar. En efecto, conforme
a lo prevenido en el inciso 2° del Art. 192 del CPC, en los casos en que se hubiere concedido
una apelación en el solo efecto devolutivo, “el tribunal de alzada a petición del apelante y
mediante resolución fundada, podrá dictar orden de no innovar”.

1.- REQUISITOS PARA QUE PROCEDA LA ORDEN DE NO INNOVAR EN EL RECURSO DE APELACION.


Los requisitos que deben concurrir para que proceda la orden de no innovar son los
siguientes (Art. 192 inciso 2º del CPC):

111
Corte de Apelaciones de Santiago. 26/07/1996, Recurso de Hecho. Rol N° 2.452-96. Revista Gaceta Jurídica Año 1996, Julio Nº 193. Páginas 65 y siguiente.

117
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

a.- Que se hubiere concedido una apelación en el sólo efecto devolutivo;


b.- Que, el apelante solicite la orden de no innovar al tribunal de alzada; y
c.- Que, el tribunal de alzada conceda, mediante resolución fundada, la orden de no
innovar.

a.- Que se hubiere concedido una apelación en el solo efecto devolutivo.


Resulta natural y obvio concluir que en los casos en que la apelación se haya concedido
en ambos efectos no será procedente la solicitud y la concesión de la orden de no innovar,
puesto que la competencia del tribunal de primera instancia para seguir conociendo del
asunto se encuentra suspendida por el efecto suspensivo que comprende en este caso la
apelación.
La posibilidad de que se pueda solicitar la orden de no innovar en caso de que el recurso
de apelación se conceda en el solo efecto devolutivo, se introdujo por el legislador, a fin de
evitar que en forma conjunta a la apelación se pudiera deducir además un recurso de queja,
para los efectos de solicitar en este caso, en que era procedente la solicitud y decreto de la
orden de no innovar.
Cabe agregar finalmente, que esta última situación (interposición de un recurso de
apelación y de queja simultáneamente) se prohibió expresamente en las últimas
modificaciones introducidas al recurso de queja, por parte del legislador, al disponer que no
era posible interponer el recurso de queja en forma conjunta con cualquier otro recurso
ordinario o extraordinario.

b.- Que el apelante formule una solicitud de orden de no innovar ante el tribunal de alzada.
La orden de no innovar solo puede ser concedida a petición expresa del apelante y nunca
puede decretarse de oficio por parte del tribunal.
En la ley no se señala una oportunidad procesal en que se debe ejercer esta facultad, por
lo que se ha sostenido que la orden de no innovar en el recurso de apelación puede ser
solicitada ante el tribunal de alzada, desde la concesión del recurso de apelación en el solo
efecto devolutivo, aunque no se encuentren los antecedentes del recurso de apelación ante el
tribunal de alzada, y hasta antes de la vista de la causa.

c.- Que el tribunal de alzada dicte una resolución fundada para los efectos de conceder la
orden de no innovar.
La necesidad de dictar una resolución fundada, sólo es necesaria para los efectos de
conceder la orden de no innovar solicitada por el apelante, no así para los efectos de rechazar
ésta, en la cual bastará la resolución que “no hace lugar a lo solicitado por el apelante.”
Se entiende que una resolución es fundada, cuando en ella el tribunal de alzada procede
a señalar los motivos o razones por los cuales se justifica la concesión de la orden de no innovar
y el alcance con que ella es concedida.
Cabe tener presente que, los fundamentos que se señalen por parte del tribunal de alzada
para justificar la concesión de la orden de no innovar, no constituyen causal de inhabilidad de

118
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

los miembros del tribunal de alzada, conforme a lo establecido en la última parte del inciso 2°
del Art. 192 del CPC.

2.- EFECTOS QUE GENERA LA ORDEN DE NO INNOVAR RESPECTO DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA.


Para estudiar los efectos o alcance que puede tener la orden de no innovar respecto de la
resolución impugnada, hay que distinguir y, pueden consistir:

a.- Suspender los efectos de la resolución recurrida.


La suspensión de los efectos de la resolución recurrida persigue obtener que se reste
eficacia a la resolución recurrida dentro del proceso, la cual no se encuentra en estado de ser
cumplida, mientras se mantenga vigente la orden de no innovar.

b.- Paralizar el cumplimiento de la resolución recurrida.


La paralización del cumplimiento de la resolución recurrida, importa que se detenga el
cumplimiento de una resolución que se encuentra en estado de cumplirse.

c.- Finalmente, el tribunal de alzada se encuentra facultado para restringir los efectos por
resolución fundada de la orden de no innovar.
Ello importa que los tribunales de alzada, por resolución fundada, puedan especificar
determinadamente el alcance que se le quiere otorgar a una orden de no innovar, la que
puede referirse sólo a determinadas actuaciones dentro del proceso.

3.- TRAMITACIÓN DE LA SOLICITUD DE ORDEN DE NO INNOVAR ANTE EL TRIBUNAL DE ALZADA.


El procedimiento que debe seguirse respecto de la solicitud de orden de no innovar se
encuentra contemplado en el inciso final del Art. 192 del CPC.
Presentada que sea la solicitud de una orden de no innovar por parte del apelante en una
apelación que ha sido concedida en el solo efecto devolutivo, ante el tribunal de alzada, ella
debe ser distribuida por el Presidente de la Corte, mediante sorteo, entre las salas en que esté
dividido el tribunal.
La Sala de la Corte que resulte sorteada debe proceder a conocer y pronunciarse en
cuenta respecto de la orden de no innovar.

4.- EFECTOS QUE PRODUCE LA RESOLUCIÓN QUE RECAE EN LA ORDEN DE NO INNOVAR RESPECTO
DEL RECURSO DE APELACIÓN.
Para determinar los efectos que se producen respecto de la apelación, con el
pronunciamiento por parte de una Sala de la Corte, en cuenta, respecto de la solicitud de una
orden de no innovar, debemos distinguir:

a.- La orden de no innovar solicitada por el apelante es concedida.

119
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En este caso, decretada la orden de no innovar se produce respecto del recurso de


apelación interpuesto los siguientes efectos:
1.- El conocimiento del recurso de apelación queda radicado en la sala que concedió la
orden de no innovar; y
2.- El recurso de apelación gozará de preferencia para figurar en tabla y en su vista y fallo.

b.- La orden de no innovar solicitada por el apelante no es concedida.


En este caso no se genera ninguno de los efectos señalados en la letra precedente, y el
recurso será visto por la Sala de la Corte, y de acuerdo a la preferencia que le corresponda,
según las reglas generales.
En el nuevo proceso penal, no obstante contemplarse como regla general la concesión del
recurso de apelación en el sólo efecto devolutivo no se regula el otorgamiento de la orden de
no innovar. Sin perjuicio de ello, podemos entender que son aplicables todas las normas que se
refieren a la orden de no innovar contempladas en el recurso de apelación en materia civil, de
acuerdo a la remisión que se efectúa al Libro I del CPC, en el cual se contiene la regulación del
recurso de apelación, conforme a lo previsto en el Art. 52 del CPP. De tal manera, que
debemos concluir que aún cuando el CPP no se refiere a la procedencia de la orden de no
innovar en esta materia, esta es procedente por la remisión ya señalada.

XIV.- TRAMITACION DEL RECURSO DE APELACION.


Respecto de la tramitación del recurso de apelación, debe distinguirse respecto de la
tramitación del mismo ante el tribunal a quo y ante el tribunal de alzada respectivo.

1.- TRAMITACION DEL RECURSO DE APELACIÓN EN PRIMERA INSTANCIA O ANTE EL TRIBUNAL A


QUO O ANTE EL TRIBUNAL DE ORIGEN.
Los trámites que se deben seguir en primera instancia respecto de un recurso de apelación
interpuesto, son los siguientes:
a.- Concesión o denegación del recurso;
b.- Notificación de la resolución que concede o deniega el recurso;
c.- Depósito de dinero para fotocopias o compulsas, en caso de ser concedida la
apelación en el solo efecto devolutivo;
d.- Remisión del proceso o de las fotocopias, según corresponda, al tribunal de alzada.
En consecuencia, procederemos brevemente al estudio de estos trámites tanto en materia
civil y penal, que corresponden al orden lógico en que deben sucederse ellos en la tramitación
de la apelación en primera instancia.

ANALISIS PARTICULAR DE LOS TRAMITES QUE DEBE SEGUIR EL RECURSO DE APELACION EN PRIMERA
INSTANCIA ANTE EL TRIBUNAL A QUO
a.- Concesión o denegación del recurso de apelación.
Interpuesto el recurso de apelación por la parte, el tribunal debe dictar una resolución

120
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

concediéndolo o denegándolo, en caso de concederlo, lo hará indicando el efecto en que lo


concede, ya sea en ambos efectos o en el solo efecto devolutivo.
Para los efectos de pronunciar dicha resolución el tribunal de primera instancia debe
efectuar el primer control de admisibilidad del recurso, que es de carácter formal y, el que
comprende los siguientes aspectos:
1.- Si es procedente el recurso de apelación respecto de la resolución en contra de la cual
se interpone.
2.- Si el recurso de apelación se ha interpuesto dentro del plazo legal.
3.- Si el recurso de apelación contiene los fundamentos de hecho y de derecho en caso de
ser ello procedente.
4.- Si el recurso de apelación contiene peticiones concretas.
El Art. 201 del CPC, obliga expresamente al tribunal de primera instancia a efectuar este
control de admisibilidad del recurso de apelación, el que sólo debe recaer sobre los aspectos
formales y no de fondo del recurso. Así por ejemplo, el control respecto de los fundamentos de
hecho y de derecho deberá recaer, acerca de si ellos se contienen o no en el recurso de
apelación y no acerca de si los fundamentos mencionados son procedentes o improcedentes
respecto del fondo del asunto, que se invoca para interponerlo.
De acuerdo con ese control que efectúa el tribunal de primera instancia, este deberá
pronunciarse de plano respecto del escrito de apelación presentado, dictando una resolución
en la cual podrá conceder el recurso o denegarlo.
En contra de esa resolución que concede o deniega el recurso de apelación cabrá la
interposición del recurso de hecho según lo veremos más adelante al referirnos a ese recurso.
En contra de dicha resolución, que concede o deniega el recurso de apelación, no cabe
deducir reposición, puesto que ella se encuentra establecida solo para el evento de ser ella
pronunciada por el tribunal de alzada, en el control de admisibilidad que a este le corresponde
efectuar, y no para este control de admisibilidad que efectúa el tribunal de primera instancia.
Excepcionalmente, tratándose de los casos en que es procedente, el falso recurso de hecho,
por concederse una apelación improcedente o erradamente en cuanto a sus efectos,
procede en contra de la resolución que concede la apelación, la interposición del recurso de
reposición.
En el proceso penal, el tribunal de primera instancia debe efectuar un control de
admisibilidad del recurso de apelación acerca de los mismos elementos y en la misma forma
que la contemplada respecto del procedimiento civil, conforme a lo previsto en el Art. 367 del
CPP, que prevé que el tribunal de primera instancia debe determinar si concede o deniega el
recurso interpuesto, lo cual lleva implícito el examen de admisibilidad de los requisitos de
procedencia establecidos por el legislador.114
b.- Notificación de la resolución que concede el recurso de apelación.
i.- En materia civil.
114
Sobre la materia debemos hacer presente que en Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado se señaló, expresamente
que “respecto de la admisibilidad, [en que] se repite el sistema actual del doble control, tanto en el tribunal a quo como en el tribunal ad quem, se planteó la posibilidad
de que el tribunal a quo no se pronuncie sobre su procedencia dejando esta decisión al tribunal superior, sin embargo, se tuvo presente que las posibilidades de
rechazo en esa etapa, son formales, generalmente cuando es extemporáneo o improcedente. Además ante una negativa injustificada del tribunal a quo, existe siempre
el recurso de hecho.”

121
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

La notificación de la resolución que concede o deniega el recurso de apelación debe ser


efectuada a las partes, por el estado diario, de acuerdo a lo previsto en el Art. 50 del CPC.
La notificación de la resolución que se pronuncia acerca de la concesión del recurso de
apelación tiene gran trascendencia por cuanto:
1.- La notificación de la resolución que concede el recurso de apelación, constituye el primer
elemento del emplazamiento para la segunda instancia en materia civil.
2.- A partir de la notificación de la resolución que deniega la concesión del recurso de
apelación, comienza a correr el plazo para interponer el verdadero recurso de hecho en
contra de la resolución que deniega el recurso de apelación, de acuerdo a lo previsto en el
Art. 203 del CPC; y
3.- A partir de la notificación de la resolución que concede el recurso de apelación, en caso
de haberse otorgado la apelación en el solo efecto devolutivo, de acuerdo a lo establecido
en el inciso 2° del Art. 197 del CPC, comienza a correr el plazo para que el apelante de
cumplimiento a su obligación de depositar dinero suficiente para la confección de las
fotocopias o compulsas.

ii.- En el proceso penal.


La notificación de la resolución que concede o deniega el recurso de apelación debe ser
notificada a las partes por el estado diario de acuerdo a lo previsto en el Art. 50 del CPC y 28 y
32 del CPP, salvo al Ministerio Público, ya que dicha notificación al MP, debe ser efectuada en
sus oficinas conforme a lo previsto en el Art. 27 del CPP. Sin perjuicio de lo anterior, debe
tenerse presente que las partes pueden haber solicitado al tribunal, formas especiales de
notificación y, que ellas pueden haber sido autorizadas por el tribunal, en cuyo caso, la
notificación de la referida resolución se hará en la forma solicitada y autorizada por el tribunal.
(Art. 33 del CPP).
La notificación de la resolución que se pronuncia acerca de la concesión del recurso de
apelación, en materia procesal penal, tiene gran trascendencia, por cuanto:
1.- Ella constituye el primer elemento del emplazamiento para la segunda instancia en el
actual proceso penal. Sin perjuicio de lo anterior, cabe señalar que, en el proceso penal,
cuando se trata de un recurso de apelación, es requisito que se notifique además a las partes
por el tribunal de alzada, la fecha y hora de la audiencias en que deben comparecer las
partes como trámite necesario para su vista, de acuerdo a lo establecido en el artículo 361 que
se remite a las normas del juicio oral, conforme con el cual debe fijarse día y hora de la
audiencia, la que será notificada a los intervinientes, conforme a lo señalado en los Art. 281 y
325 del CPP. (Bajo apercibimiento de los Arts. 33 y 141 inciso 4° del CPP).

Certificación, resolución y notificación recaída en un recurso de apelación penal


CERTIFICO: Que con esta fecha ingresó a la Secretaría de la Iltma. Corte de Apelaciones de
esta ciudad, carpeta electrónica, RIT N°3306-2013.
Antofagasta, 18 de julio de 2013.

122
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Antofagasta, diecinueve de julio de dos mil trece.


Procédase a la vista del recurso, señalándose para tal efecto la audiencia del día
miércoles 7 de agosto del año 2013.
Rol N°198-2013.

PROVEIDO POR LA ILTMA. CORTE DE APELACIONES

En Antofagasta, a diecinueve de agosto de dos mil trece, notifiqué por el Estado


Diario la resolución que antecede.
Efectuada la notificación de la fecha y hora en la que se realizará la vista del recurso de
apelación, la falta de comparecencia de uno o más recurrentes a la audiencia dará lugar a
que se declare el abandono del recurso respecto de los recurrentes ausentes. (Art. 358 inciso
2°, 1ª parte del CPP).
En cambio, la falta de comparecencia de uno o más de los recurridos permitirá proceder
en su ausencia conforme a lo previsto en el inciso 2° parte final del Art. 358 del CPP.
2.- A partir de la notificación de la resolución del tribunal de primera instancia que se pronuncia
concediendo o denegando el recurso de apelación interpuesto, comienza a correr el plazo de
3 días (a diferencia de lo que ocurre en el proceso civil en que el plazo es de 5 días) para
interponer el recurso de hecho ante el tribunal de alzada en contra de la resolución que
deniega el recurso de apelación o lo concede en forma errada de acuerdo a lo previsto en el
Art. 369 del CPP (no hay diferencia entre el verdadero y el falso recurso de hecho, como ocurre
con la apelación civil, que siendo el plazo el mismo se cuenta desde oportunidades diferentes);
y
3.- En el proceso penal, no se debe depositar dinero para fotocopias o compulsas en caso de
haberse otorgado la apelación en el solo efecto devolutivo, puesto que esa es una carga que
le corresponde al tribunal de primera instancia (Tribunal de Garantía) conforme a lo previsto en
el Art. 371 del CPP.
Al efecto, dispone ese precepto (Art. 371 del CPP) que concedido el recurso, el juez de
Garantía remitirá al tribunal de alzada copia fiel de la resolución y de todos los antecedentes
que fueren pertinentes para un acabado pronunciamiento sobre el recurso.115

c.- Depósito de dinero para fotocopias o compulsas - En materia civil.


115
Sobre la materia resulta interesante dejar constancia que en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado se señalo que
esta norma regula lo que hoy denominamos las compulsas, que en la práctica son una pérdida de tiempo porque la Corte de Apelaciones normalmente pide que se le envíe el
expediente original completo porque considera insuficientes los documentos que se le remiten. En atención a estos antecedentes, la Comisión acordó, que el tribunal a quo, se deje
copias de todos los antecedentes y envíe al tribunal de alzada la resolución y todos los antecedentes, originales o copias, que fueren pertinentes. y por otra parte indicó que en
atención a la mayor importancia que cobran cada día los documentos electrónicos, la Comisión acordó dejar constancia que los documentos no sólo se refieren a aquellos que
tienen soporte de papel, sino, a cualquier medio tecnológico que permita su lectura o su percepción visual o auditiva. En cuanto a la regulación de la admisión y la forma en que
deben registrarse los documentos tecnológicos, la Comisión estimó la conveniencia que fuera la misma Corte Suprema que lo hiciera a través de un auto acordado, a fin de
uniformar los criterios de los tribunales.

123
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En materia civil, es necesario que se obtenga una copia del expediente en los casos en
que hubieren de existir, luego de concedida la apelación, dos tribunales con competencia
para seguir conociendo de la causa, situación que ocurre solamente en los casos en que el
recurso de apelación es concedido en el solo efecto devolutivo.
De allí, que cuando se concede un recurso de apelación en ambos efectos, en los cuales
sólo será competente para seguir conociendo del asunto el tribunal de segunda instancia, por
suspenderse la competencia del tribunal de primera instancia hasta la resolución de la
apelación, no es necesario cumplir con este trámite de las compulsas o fotocopias, puesto que
toda la apelación se continuará tramitando en los autos originales.
En consecuencia, cada vez que se concede un recurso de apelación, en el solo efecto
devolutivo, se deberán sacar compulsas, esto es, fotocopias o copias dactilográficas,
necesarias de las piezas del expediente para que el tribunal superior conozca de la apelación
o el inferior continúa conociendo de la causa, según corresponda.
Las piezas del expediente que deben ser fotocopiadas o de las cuales debe sacarse las
copias, deben ser señaladas por el tribunal de primera instancia, al conceder el recurso de
apelación en el solo efecto devolutivo. Al efecto, el inciso 1° del Art. 197 del CPC establece: "La
resolución que conceda la apelación solo en el efecto devolutivo deberá determinar las piezas
del expediente, que además de la resolución apelada, deban compulsarse o fotocopiarse
para continuar conociendo del proceso, si se trata de sentencia definitiva, o que deban
enviarse al tribunal superior en los demás casos."
En consecuencia, cuando se otorga la apelación en el solo efecto devolutivo no es
necesario sacar fotocopias o compulsas de todo el expediente, sino que sólo de la resolución
recurrida y de las demás piezas que se determinen como necesarias por el tribunal de primera
instancia, al conceder la apelación, para que el tribunal a quo siga conociendo de la causa.
La regla general en este caso, es que las copias del expediente se obtengan a través de
fotocopias, puesto que sólo se sacaran compulsas cuando exista imposibilidad de obtener
fotocopias en el lugar de asiento del tribunal, lo que debe ser certificado por el secretario. (Art.
197 inciso 2° del CPC).
Aunque el legislador no lo dice, las fotocopias o compulsas deben ser debidamente
autentificadas por el Secretario del Tribunal en forma previa al envío de los antecedentes al
tribunal superior, hoja por hoja.
El apelante tiene la carga procesal de depositar en la secretaria del tribunal, la cantidad
de dinero que el Secretario del Tribunal, estime necesaria para cubrir el valor de las fotocopias
o de las compulsas respectivas. Dicha obligación debe ser cumplida por el apelante dentro de
los cinco (5) días siguientes a la notificación de la resolución que le concede el recurso de
apelación en el sólo efecto devolutivo.
El Secretario del Tribunal deberá dejar constancia de esta circunstancia en el proceso,
señalando la fecha en que ello se verificó y el monto del depósito. La sanción que se
contempla para el apelante que no da cumplimiento a esta obligación dentro de la
oportunidad legal establecida, consiste en que “se le tendrá por desistido del recurso sin más
trámite" según lo establecido en el inciso final del Art. 197 del CPC.
Según algunos autores, no cabría hablar en la especie de "desistimiento" que es la renuncia

124
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

expresa del recurso efectuado por el apelante, sino que más bien de “deserción”, que es el
modo de poner término al recurso en los casos en que no se cumple una gestión ordenada por
la ley. En todo caso, cabe señalar, que también es posible entender que en este caso, estamos
frente a un desistimiento tácito del recurso de apelación, se trataría de una presunción
establecida por el legislador, en orden a que si no se ha efectuado la consignación, el
recurrente se estaría desistiendo tácitamente del recurso.
Por otra parte, los mismos autores que sostienen que se trata de una deserción y no de un
desistimiento, agregan que en este caso, debió señalarse expresamente que el tribunal de
oficio podía dictar la resolución declarando el desistimiento, o mas bien dicho, la deserción del
recurso de apelación, puesto que sin que exista dicha autorización expresa debería esperarse
en virtud del principio de la pasividad del los tribunales civiles, consagrado en el Art. 10 del
COT, que el apelado solicitara el desistimiento o la deserción para los efectos de declararla. En
todo caso, es posible estimar, conforme a la redacción de la norma, que el tribunal está
facultado para declarar de oficio el desistimiento del recurso de apelación, sin esperar la
solicitud de parte interesada.
Finalmente, una vez obtenidas las fotocopias o compulsas, el legislador ha establecido
cuales son los antecedentes que deben remitirse al tribunal superior y los que deben
permanecer en el tribunal inferior, debiendo distinguirse de acuerdo a la siguiente regla:
- La apelación se interpone en contra de una sentencia definitiva.
Las fotocopias o compulsas permanecen en poder del tribunal inferior para continuar
conociendo del proceso y al tribunal superior deberán remitirse los autos originales.
- La apelación se interpone en contra de otras resoluciones.
En este caso, los autos originales permanecen ante el tribunal inferior para seguir
conociendo del proceso y al tribunal superior se remiten las fotocopias o compulsas.
Remisión de los antecedentes - En materia penal.
En el proceso penal rige el mismo principio respecto del sujeto encargado de remitir los
antecedentes necesarios para el pronunciamiento sobre el recurso de apelación conforme a
lo previsto en el Art. 371 del CPP.
Sin perjuicio de lo anterior, cabe señalar que en el nuevo proceso penal no se debe
depositar dinero para fotocopias o compulsas en caso de haberse otorgado la apelación en el
solo efecto devolutivo, puesto que esa es una carga que le corresponde al tribunal de primera
instancia (Juzgado de Garantía) conforme a lo previsto en el Art. 371 del CPP.
Al efecto, dispone ese precepto que concedido el recurso, el juez de Garantía remitirá al
tribunal de alzada copia fiel de la resolución y de todos los antecedentes que fueren
pertinentes para un acabado pronunciamiento sobre el recurso.

d.- Remisión del proceso o fotocopias al tribunal superior.


i.- En materia civil.
La regla general, es que la remisión del proceso se hará por el tribunal inferior al día
siguiente al de la última notificación.
En el caso que fuere necesario sacar las fotocopias o compulsas por haberse concedido la

125
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

apelación en el solo efecto devolutivo, podrá ampliarse este plazo por todos los días que,
atendida la extensión de las copias que hayan de sacarse, estime necesario dicho tribunal.
(Art. 198 CPC).
La obligación de remisión del proceso recae en el tribunal, por lo que, no cabe que se
establezca apercibimiento alguno o sanción al apelante para los efectos de franquear el
proceso como ocurre en la casación. (Art. 779 del CPC.)
Con la remisión del expediente, en original o compulsas, al Tribunal de segunda instancia,
precluye la facultad de adherirse a la apelación en primera instancia de acuerdo a lo previsto
en el Art. 217 del CPC.

ii.- En materia Penal.


En el proceso penal, no se contemplan normas sobre la materia, por lo que podemos
entender aplicables todas las normas contempladas al respecto en el recurso de apelación en
materia civil de acuerdo a la remisión que se efectúa al Libro I del CPC, en el cual se contiene
la regulación del recurso de apelación, conforme a lo previsto en el Art. 52 del CPC.

2.- EL EMPLAZAMIENTO EN LA SEGUNDA INSTANCIA.


a.- En materia civil.
De acuerdo a lo previsto en el Art. 800 N° 1 del CPC, constituye un trámite o diligencia
esencial en la segunda instancia el emplazamiento de las partes, hecho antes de que el
superior conozca del recurso.
En consecuencia, el emplazamiento en la segunda instancia constituye un trámite esencial
para la validez del proceso, y si se llegare a pronunciar sentencia resolviendo el recurso de
apelación, sin que se hubiere dado correcto cumplimiento a este trámite, podrá deducirse en
contra de esa resolución el recurso de casación en la forma de acuerdo a lo previsto en el Art.
768 N° 9 en relación con el Art. 800 N° 1 del CPC.
El emplazamiento en segunda instancia comprende los elementos propios de todo
emplazamiento, como son la notificación y el transcurso del plazo. La particularidad en este
caso se presenta, porque el primero de ellos (notificación) se debe cumplir ante el tribunal de
primera instancia y el segundo (transcurso del plazo para comparecer) ante el tribunal superior.
Constituyen los elementos del emplazamiento para la segunda instancia los siguientes:
1.- Notificación de la resolución que concede el recurso de apelación. La notificación de la
resolución que concede el recurso de apelación pronunciada por el tribunal de primera
instancia y que debe practicarse por el Estado Diario, constituye el primer elemento del
emplazamiento de la segunda instancia.
2.- Transcurso del plazo que tiene el apelante para comparecer ante el tribunal de segunda
instancia. Ingresado el expediente o las fotocopias del recurso ante el tribunal de segunda
instancia, el Secretario debe certificar este hecho en el proceso,
A contar de dicha certificación, comienza a correr el plazo contemplado en el Art. 200 del
CPC para que las partes comparezcan en la segunda instancia, cuyo transcurso constituye el
segundo elemento del emplazamiento de la segunda instancia.

126
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Es necesario advenir que en la segunda instancia no se efectúa notificación alguna para


que comience a correr el término para comparecer, sino que este se cuenta desde el
acaecimiento de un hecho material, como es el certificado de ingreso del expediente que
efectúa el Secretario de la Corte de Apelaciones.
De allí, que para evitar que transcurra este plazo sin que se advierta ello por el apelante,
será necesario que éste vigile el tránsito del expediente del tribunal de primera al de segunda
instancia para constatar la fecha en que se efectúa el certificado del ingreso por parte del
secretario del tribunal de segunda instancia. Se debe revisar Libro de Ingreso de Causas
correspondientes, del Tribunal de Alzada.
b.- En el nuevo proceso penal.
En el nuevo proceso penal, constituyen los elementos del emplazamiento para la segunda
instancia los siguientes:
1.- Notificación de la resolución que concede el recurso de apelación. La notificación de la
resolución que concede o deniega el recurso de apelación debe ser notificada a las partes
por el estado diario de acuerdo a lo previsto en el Art. 50 del CPC y 28 y 32 del CPP, salvo al
Ministerio Público que debe ser notificado en sus oficinas conforme a lo previsto en el Art. 27 del
CPP. Todo ello sin perjuicio de otras formas de notificación adoptadas en el proceso. (Art. 31
del CPP).
2.- Notificación de la resolución del tribunal de alzada que fija el día y hora de la audiencia
en que será visto el recurso de apelación. En el recurso de apelación es requisito que se
notifique a las partes por el tribunal de alzada la fecha y hora de la audiencias en que deben
comparecer de las partes como trámite necesario para su vista de acuerdo a lo establecido
en el Art. 361 del CPP, que se remite a las normas del juicio oral, conforme con el cual debe
fijarse día y hora de la audiencia y ella debe ser notificada a los intervinientes conforme a lo
señalado en los Arts. 281 y 325 del CPP.
3.- Vista de la causa en el día y hora que se hubiere fijado para el conocimiento y
resolución del recurso por el tribunal de alzada. Efectuada la notificación de la fecha y hora en
la que se realizará la vista del recurso de apelación, la falta de comparecencia de uno o más
recurrentes a la audiencia dará lugar a que se declare el abandono del recurso respecto de
los ausentes. (Art. 358 inciso 2° primera parte del CPP).
La incomparecencia de uno o más de los recurridos permitirá proceder en su ausencia
conforme a lo previsto en el parte final del inciso 2° del Art. 358 del CPP.
El incumplimiento de estas normas posibilitará la interposición del recurso de nulidad en
contra de la sentencia que se dicte respecto del recurso de apelación, si fuere procedente de
acuerdo a su naturaleza jurídica, de conformidad a lo previsto en el Art. 374 letra b), en
relación con lo previsto en los Arts. 361, 281 y 325 del CPP.

3.- TRAMITACION DEL RECURSO DE APELACION EN LA SEGUNDA INSTANCIA.116


En materia civil, los trámites que se contemplan respecto de la tramitación del recurso de

116
Chaigneau del Campo, Alberto. Puede verse a este respecto, la obra del Ministro de la Corte Suprema y Profesor de Derecho Procesal don Alberto Chaigneau del Campo.
Tramitaciones en las Cortes de Apelaciones. Sus Principales Materias. Editorial Jurídica de Chile. Quinta Edición Actualizada. Año 2004.

127
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

apelación en la segunda instancia son los siguientes:


a.- Certificado de ingreso del expediente del secretario;
b.- Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de apelación;
c.- Comparecencia de las partes;
d.- Primera resolución que se dicta en la segunda instancia;
e.- La adhesión a la apelación;
f.- Las notificaciones en segunda instancia;
g.- Los incidentes en segunda instancia;
h.- La prueba en segunda instancia;
i.- Los informes en derecho;
j.- La vista de la causa; y,
k.- Modos de terminar la apelación.

a.- Certificado estampado por el Secretario del Tribunal de alzada del ingreso del
expediente ante el tribunal de segunda instancia.
En la segunda instancia, el Secretario del tribunal de alzada, debe estampar en el
expediente o en las compulsas remitidas por el tribunal de primera instancia, un certificado que
acredita la fecha de ingreso del expediente a la Secretaria del tribunal de segunda instancia y
además deberá ingresar la causa en el libro de ingreso de recursos de apelación que el
tribunal de alzada lleva para estos efectos, asignándole al proceso un número de rol que es
distinto de aquel que se le asignó en la primera instancia.
Este certificado del Secretario del tribunal de alzada, no es notificado en forma alguna a las
partes, pero tiene una gran trascendencia puesto que a partir de él comienza a correr el plazo
que las partes tienen para comparecer en la segunda instancia. (Art. 200 del CPC).

b.- Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de apelación.


Efectuada la certificación del ingreso del expediente o de sus compulsas o fotocopias ante
el tribunal de alzada, este debe proceder de oficio a efectuar en cuenta un examen acerca
de la admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de apelación que comprende el mismo
examen efectuado por el tribunal de primera instancia. (Art. 214 del CPC). En todo caso, la
parte apelada podrá solicitar la declaración pertinente de inadmisibilidad, verbalmente o por
escrito.
Los aspectos que debe revisar el tribunal de alzada en el examen de admisibilidad, son los
mismos aspectos formales que debió haber examinado el tribunal inferior de acuerdo a lo
establecido en el Art. 201 en relación con el Art. 213 del CPC.
Del examen de admisibilidad, el tribunal superior puede encontrar mérito para considerar
inadmisible o extemporáneo el recurso de apelación, pudiendo en este caso optar por:
1.- Declararlo sin lugar desde luego; o,
2.- Mandar a traer los autos en relación acerca de la inadmisibilidad o extemporaneidad
del recurso. (Art. 213 del CPC).

128
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Impugnación de la resolución que declara inadmisible el recurso de apelación. De la


resolución que se dicte por el tribunal de alzada en esta materia podrá pedirse reposición
dentro de tercero día. (Art. 201 inciso 2º del CPC).
Si el tribunal superior declara no haber lugar al recurso de apelación o declara inadmisible
el mismo, ejecutoriada que sea esa resolución, deberá devolver el proceso al inferior para el
cumplimiento de la resolución impugnada. (Art. 214 del CPC).

c.- Comparecencia de las partes ante el tribunal de segunda instancia.


c.1.- Plazo para comparecer.
El Art. 200 del CPC establece un plazo para que las partes comparezcan ante el tribunal
superior a seguir el recurso de apelación interpuesto.
El plazo que tienen las partes para comparecer ante la segunda instancia se determina de
acuerdo al lugar en que funciona el tribunal de primera instancia en relación con lugar en que
se encuentra el tribunal de segunda instancia, pudiendo presentarse las siguientes situaciones:
c.1.1- Los autos se remiten desde un tribunal de primera instancia que funciona dentro de la
comuna en que reside el tribunal de alzada. Por ejemplo: Se remiten los autos en apelación de
la sentencia de primera instancia, desde el Primer Juzgado Civil de Antofagasta a la Ilustrísima
Corte de Apelaciones de Antofagasta.
Esta es la regla general, teniendo en tal caso, las partes para comparecer el plazo fatal de
cinco (5) días contados desde que se reciben los autos en el tribunal de alzada, esto es, desde
el día que aparece recibido el expediente en el Libro de Ingresos y que se encuentra
certificado en autos por el Secretario del tribunal de alzada.
c.1.2.- Los autos se remiten desde un tribunal de primera instancia que funciona fuera de la
comuna en que reside el tribunal de alzada, pero dentro del territorio jurisdiccional en que
funciona el tribunal de alzada. Por ejemplo: Se remiten los autos en apelación de la sentencia
definitiva, desde el Juzgado de Letras de Tocopilla a la Iltma. Corte de Apelaciones de
Antofagasta.
En este caso, las partes tendrán para comparecer el plazo de 5 días, más el aumento de
otros 3 días contemplado en el inciso 2° del Art. 258 del CPC conforme a lo dispuesto en el
inciso 2° del Art. 200 del CPC.
c.1.3.- Los autos se remiten desde un tribunal de primera instancia que funciona fuera del
territorio jurisdiccional en que resida el tribunal de alzada. Este es un caso respecto del cual, a
pesar de encontrarse contemplado en el Art. 200 y, en el cual el plazo sería de 8 días (5+3) más
el aumento contemplado en la tabla de emplazamiento para contestar demandas, según lo
dispuesto en el Art. 259 CPC, no es posible de ser concebido por regla general.
En efecto, el actual Art. 55 del COT establece el territorio jurisdiccional de las diversas Cortes
de Apelaciones y todos los tribunales de primera instancia que de ellas dependen funcionan
dentro de ese territorio jurisdiccional, por lo que no es posible concebir el otorgamiento de esta
ampliación, la que debe entenderse inaplicable, por regla general, a partir de la dictación de
la Ley N° 18.776 que adecuó el territorio jurisdiccional de los tribunales a la regionalización del
país.

129
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Excepcionalmente, sólo podría darse esta situación, en el caso de subrogación de una


Corte de Apelaciones por otra para conocer del recurso.
Por ejemplo, se trata de una causa del Juzgado de Letras de Chañaral, que debe ser
conocida por la Corte de Apelaciones de Antofagasta, subrogando a la Corte de Apelaciones
de Copiapó por inhabilidad de los miembros del tribunal de alzada de Copiapó, o bien, causa
del Primer Juzgado de Iquique, que debe ser conocida por la Corte de Apelaciones de Arica,
por inhabilidad de los miembros de la Corte de Apelaciones de Iquique.
c.2.- Características del plazo para comparecer en segunda instancia.
Este plazo para comparecer en la segunda instancia presenta las siguientes características:
1.- Es un plazo legal, y por ello es un plazo improrrogable;
2.- Es un plazo de días establecido en el CPC, por lo que suspende durante los días feriados.
3.- Es un plazo fatal.
4.- Es un plazo que se cuenta no desde la notificación de una resolución judicial, sino que
desde un hecho material, como es de la fecha de la certificación que efectúa el Secretario de
la Corte, del ingreso del expediente ante el tribunal de alzada.
5.- Constituye su transcurso el segundo elemento del emplazamiento en la segunda
instancia.
6.- Dentro de él, las partes no sólo deben comparecer, sino que es la oportunidad fatal que
establece el legislador para que cualquiera de ellas pueda pedir alegatos respecto de una
apelación deducida en contra de cualquiera resolución que no sea sentencia definitiva y para
adherirse a la apelación en segunda instancia.
7.- Constituye el plazo dentro del cual las partes deben deducir el falso recurso de hecho
de acuerdo a lo previsto en el Art. 196 del CPC.
c.3.- Forma de comparecer en segunda instancia y formalidades de ella.
Las partes en la segunda instancia deben comparecer en la forma establecida en el Art.
398 del COT y artículo 202 del CPC. Ante las Cortes de Apelaciones se podrá comparecer
personalmente o representado por abogado habilitado o por procurador del número.
Si se trata del litigante rebelde sólo se puede comparecer representado por abogado
habilitado o procurador del número, situación que deberemos entender limitada respecto del
apelado rebelde solo al procurador del número de acuerdo a lo establecido en el Art. 202 del
CPC. Cuestión que es discutible atendido lo dispuesto en el Art. Xxx del COT.
Ante la Corte Suprema no se puede comparecer personalmente, sino que solo
representado por abogado habilitado o procurador del número.
La forma de comparecencia en la segunda instancia no esta sujeta a ninguna formalidad,
por lo que las partes pueden comparecer realizando cualquier diligencia que importe una
manifestación de la intención de hacerse parte en el recurso de apelación.
En la práctica existen como formas usuales de manifestar la intención de hacerse parte en
el recurso de apelación:
1.- En forma expresa, presentando un escrito haciéndose parte expresamente en el recurso
de apelación;

130
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.- Notificándose en la Corte de Apelaciones de la primera resolución que se dicte por el


tribunal de segunda instancia; o
3.- Presentando un escrito en el cual se confiere poder un procurador del número;
4.- Presentando un escrito solicitando alegatos respecto de una apelación interpuesta en
contra de una resolución que no revista el carácter de sentencia definitiva.

c.4.- Sanción a la no comparecencia oportuna del apelante en la segunda instancia.


La no comparecencia del apelante dentro de plazo legal y fatal genera como sanción la
deserción del recurso de apelación, la que producirá sus efectos respecto de éste desde que
se dicte y sin necesidad de notificación de acuerdo a lo establecido en el artículo 201 del CPC.
En la especie, nuestra legislación no contemplada expresamente la sanción de la
deserción por la falta de comparecencia del apelante dentro del referido plazo, por un error de
transcripción en el actual Art. 201 que se fijara por la Ley N° 18.882, pero ella se deduce del
inciso final de éste y del N° 8 del Art. 768 del CPC.
Impugnación de la resolución que declara desierto el recurso de apelación por falta de
comparecencia del apelante. Del fallo que se dicte al respecto podrá pedirse reposición
dentro de tercero día, cuando se funde en un error de hecho.
La resolución que declare la deserción por la no comparecencia del apelante producirá
sus efectos respecto de éste desde que se dicte y sin necesidad de notificación.
Si la apelación no es fundada o no contiene peticiones concretas, el tribunal
correspondiente deberá declararla inadmisible de oficio. La parte apelada, en todo caso,
podrá solicitar la declaración pertinente verbalmente o por escrito.
Del fallo que se dicte podrá pedirse reposición dentro de tercero día. La resolución que
declare la deserción por la no comparecencia del apelante producirá sus efectos respecto de
éste desde que se dicte y sin necesidad de notificación.
El inciso 1° del artículo 201 del CPC señala lo siguiente: “Si la apelación se ha interpuesto
fuera de plazo o respecto de resolución inapelable o no es fundada o no contiene peticiones
concretas, el tribunal correspondiente deberá ser declarada inadmisible de oficio; y si el
apelante no comparece dentro de plazo, deberá declarar su deserción previa certificación
que el secretario deberá efectuar de oficio. La parte apelada, en todo caso, podrá solicitar la
declaración pertinente, verbalmente o por escrito”.
En consecuencia, es claro que la no comparecencia se encuentra sancionada con la
deserción, puesto que esta sanción aparece mencionada expresamente en el inciso 1° del Art.
201 del CPC y además en los Arts. 201 inciso final y 768 N° 8 del CPC.
El tribunal podría declarar de oficio la deserción, por tratarse de una actuación que debe
realizarse en el plazo fatal, y debe en ese evento proveer de oficio o a petición de parte lo que
convenga a la prosecución del juicio de acuerdo a lo establecido en el artículo 64 del CPC. En
el evento que el tribunal no declarare de oficio la deserción, ella podrá ser solicitada por parte
del apelado.
Además, se encuentra establecido por el legislador como un trámite necesario para que se
declare la deserción del recurso de apelación, la certificación del secretario acerca de la falta

131
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de comparecencia del apelante.

Sanción a la no comparecencia oportuna del apelado o recurrido dentro de la segunda


instancia.
La sanción por la no comparecencia oportuna del apelado en la segunda instancia es
menos drástica que respecto del apelante, puesto que ella no genera el término por la
deserción del recurso de apelación.
Al efecto, el Art. 202 del CPC, establece que si no comparece el apelado, se seguirá el
recurso en su rebeldía por el solo ministerio de la ley y no será necesario notificarle las
resoluciones que se dicten, las cuales producirán sus efectos respecto del apelado rebelde
desde que se pronuncien.
El rebelde podrá comparecer en cualquier estado del recurso, representado por el
procurador del número.
En consecuencia, respecto del apelado rebelde la falta de comparecencia genera las
siguientes sanciones:
1.- Se le considera rebelde por el solo ministerio de la ley por el solo hecho de no comparecer
respecto de todos los trámites del recurso de apelación, sin necesidad de que se dicte
resolución alguna. Debemos recordar que la rebeldía en primera instancia respecto de las
actuaciones que no se realicen dentro de los plazos judiciales debe ser declarada respecto de
cada trámite.
2.- No es necesario practicarle al apelado rebelde ninguna notificación respecto de las
resoluciones que se dicten durante la tramitación del recurso de apelación, las que producen
efecto respecto del apelado rebelde desde que se dicten. En primera instancia, al rebelde
deben notificársele en la forma correspondiente todas las resoluciones que se dicten durante la
tramitación del proceso.
En todo caso, el apelado rebelde puede comparecer en cualquier estado del recurso, pero
sólo a través del procurador del número, perdiendo el derecho que posee de hacerlo
oportunamente de comparecer personalmente o a través de abogado habilitado.

d.- Primera resolución que se dicta por el tribunal de segunda instancia.


Ingresado el expediente en la segunda instancia, el tribunal debe examinar en cuenta la
admisibilidad de éste, pudiendo acontecer:
d.1.- Que el recurso de apelación sea considerado inadmisible. En este caso, el tribunal lo
declarará así desde luego o después de haber mandado traer los autos en relación sobre este
punto, disponiendo la devolución del proceso para el cumplimiento del fallo.
d.2.- Que el recurso de apelación sea considerado admisible. En este caso, para determinar la
primera resolución que deberá dictarse por el tribunal de alzada, debemos distinguir la
resolución en contra de la cuál se dedujo el recurso.
d.2.1.- Si el recurso de apelación se dedujo en contra de una sentencia definitiva. En este
caso, el tribunal de alzada una vez considerado admisible el recurso deberá proveer
ordenando que se traigan los “Autos en Relación” (Art. 214 del CPC).-

132
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

d.2.2.- Si el recurso de apelación se dedujo en contra de toda resolución que no sea sentencia
definitiva. En este caso, el tribunal de alzada deberá dictar la primera resolución transcurrido el
plazo que tienen las partes para comparecer en segunda instancia, la que será “dese cuenta”,
sin perjuicio de que dentro del cual cualquiera de ellas puede solicitar alegatos, en cuyo caso
la resolución será “autos en relación”.

e) Cualquiera de las partes pide alegatos dentro del plazo para comparecer en segunda
instancia.
En este caso, vencido este plazo para comparecer en segunda instancia, el tribunal de
alzada ordenará traer los autos en relación, si se hubieren solicitado oportunamente alegatos –
Plazo del Art. 200 del CPC. (Art. 199 inciso 2° del CPC).
En este caso, la tramitación dependerá de la solicitud que una cualquiera de las partes
presente, solicitando alegatos, teniendo para ejercer ese derecho sólo el plazo fatal para
comparecer en la segunda instancia. Art. 200 del CPC.
En consecuencia, la tramitación de apelación de la sentencia definitiva y de los recursos
que se hubieren interpuesto en contra de cualquier otra resolución si una cualquiera de las
partes hubiere solicitado alegatos dentro del término para comparecer, es la misma, siendo
respecto de ellas la primera resolución a dictarse por el tribunal de alzada en la tramitación del
recurso de apelación, la de “Autos en Relación”.
El ejercicio de la facultad de solicitar alegato por los abogados les genera una
responsabilidad si ellos no concurren a alegar en su oportunidad.
Al efecto, establece el inciso final del Art. 223 CPC que “el relator dará cuenta a la sala, de
los abogados que hubiesen solicitado alegatos, y que no concurrieren a la audiencia
respectiva a oír la relación ni hacer el alegato”.
El Presidente de la Sala oirá al interesado, y, si encontrare mérito para sancionarlo, le
aplicará una multa no inferior a una (1) ni superior a cinco (5) unidades tributarias mensuales, la
que se duplicará en caso de reiteración de la falta dentro de un mismo año calendario. El
sancionado no podrá alegar ante esa misma Corte mientras no certifique al Secretario de ella,
en el correspondiente expediente, que se ha pagado la multa impuesta.
El AA de la Corte de Apelaciones de Santiago de fecha 9 de agosto de 1994, publicado en
el Diario Oficial de 19 de agosto del mismo año, regula esta situación en sus letras f) y g) al
señalarnos sobre la materia:
f) El Relator de la causa levantará acta separada, con las constancias pertinentes y datos
que individualicen la causa y al abogado, en el caso en que no concurra éste a estrados,
habiendo solicitado alegatos o habiéndose anunciado para alegar, documento que entregará
al Presidente de la Sala al final de la vista para los fines legales pertinentes. Se elaborará un
formato adecuado al efecto.
g) Con el acta de la letra anterior, el Presidente de la Sala, por la vía mas expedita, pedirá
informe al abogado remiso, señalándole un plazo breve para ello; vencido ese término,
resolverá dentro de segundo día la sanción contemplada en el Art. 223 inciso final del CPC. Si
ya no estuviere en funciones como Ministro el Presidente de la Sala, la decisión la adoptará

133
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

quien presida la sala en dicha oportunidad. La apelación que proceda en contra de esta
resolución, de conformidad al Art. 551 del COT, será conocida por el Tribunal Pleno.

Ninguna de las partes pide alegatos dentro del plazo para comparecer en la segunda
instancia.
En este caso, vencido el plazo para comparecer en segunda instancia, el Presidente de la
Corte “ordenará dar cuenta respecto del recurso”.
Además, el Presidente de la Corte, procederá a distribuir, mediante sorteo, la causa entre
las distintas salas en que funcione el tribunal. Excepcionalmente, no se efectuará este sorteo en
el caso que la causa estuviere radicada en alguna sala de la Corte de Apelaciones, por
haberse otorgado previamente una orden de no innovar.
Estas causas se deben ver en cuenta fuera de las horas ordinarias de funcionamiento. Al
efecto, el inciso final del Art. 199 del CPC, establece que las Cortes deberán establecer horas
de funcionamiento adicional para el conocimiento y fallo de las apelaciones que se vean en
cuenta.

4.- LA ADHESIÓN A LA APELACIÓN.


a.- Reglamentación.
La adhesión a la apelación se encuentra reglamentada en los artículos 216 y 217 del CPC.
b.- Origen Histórico. La adhesión a la apelación tuvo su origen a fines de la Edad Media, y llegó
a su perfeccionamiento en virtud de la obra de los glosadores y de los canonistas. Se
consideraba la consecuencia lógica y necesaria del principio de comunidad de apelación,
con el fin de borrar ante los litigantes toda desigualdad; aun cuando se acepta que cuando el
apelante delimitaba los puntos a que reducía su apelación, sólo en ellos tenía lugar la
comunidad de apelación, y los otros no podían ser revisados por el juez ad quem.
Este instituto de la adhesión a la apelación tuvo acogida en las viejas leyes españolas - Las
Partidas Ley 5, título 23, partida 3 - haciendo prevalecer su concepto el célebre Conde de la
Cañada posteriormente se extendió a la mayoría de los países hispanoamericanos - en el
sentido de que aun en el caso que el apelante hubiera limitado su recurso a determinados
puntos, la adhesión de la otra parte le daba derecho a que le revisara el fallo en lo demás, por
lo cual la apelación devolvía la causa ad integro.117
c.- Concepto.
La adhesión a la apelación, “es la facultad que tiene la parte que no ha interpuesto
directamente el recurso de apelación para pedir la reforma de la sentencia en la parte que la
estime gravosa el apelado.”
Esta definición fluye de lo establecido en el inciso segundo del Art. 216 del CPC según el
cual adherirse a la apelación es pedir la reforma de la sentencia en la parte en que la estime
gravosa el apelado.
La adhesión a la apelación es una institución de gran trascendencia para el apelado,
117
Salé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Origen histórico de la adhesión a la apelación. Página 79. Editorial. J. M. Bosch. Editor S.A. Año 1993.

134
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

puesto que si este no ha interpuesto el recurso de apelación solo podrá instar por la
confirmación de la sentencia de primera instancia por parte del tribunal de alzada, debiendo
ser rechazada cualquiera petición del mismo que conduzca a la reforma de la sentencia de
primera instancia en su propio beneficio.
En cambio, si el apelado se adhiere a la apelación, podrá este pedir la reforma de la
sentencia de primera instancia en su favor en aquella parte que ella le cause agravio. De allí
que se ha señalado que la adhesión a la apelación es la apelación del apelado.
La adhesión a la apelación, es una institución que solo juega en caso que se hubiere
pronunciado una sentencia mixta, o sea, aquella que no ha acogido íntegramente la
pretensión de una u otra parte o en que se han acogido pretensiones de ambas partes
rechazando otras, de manera que ambas experimentan un perjuicio con su dictación.
La fundamentación de la adhesión a la apelación consiste en permitir que una parte que
obtuvo un fallo que no le es enteramente favorable se pueda conformar con ella, sin correr el
riesgo que si la otra parte apela no puede ese apelado con posterioridad pedir también la
reforma de ese fallo en su favor. Si no existiera esta institución de la adhesión a la apelación,
nunca cabría la conformidad con el fallo de primera instancia frente al riesgo que la otra parte
apelare, y siempre las partes deberían deducir la apelación.
En efecto, junto a la apelación principal, que es aquel recurso interpuesto originariamente
por la parte a quien perjudica la apelación recurrida, la ley permite otra apelación que tiene
lugar cuando la parte que no ha promovido la impugnación primera, aprovechando la
pendencia de esta, la interpone en una segunda instancia ya provocada por una apelación
principal que otro formuló.
Así, con la apelación principal se crea la expectativa de una posible reforma de la
resolución apelada en beneficio del apelante y perjuicio del contrario; cabe la posibilidad,
también aceptada, de que, en la medida en que la resolución dictada en la instancia cause
un perjuicio a todas las partes, todas estas partes apelen en forma principal: en este caso la
expectativa de reforma de la resolución impugnada existiría para todas ellas por igual.
Sin embargo, puede darse el caso que una parte acepte el gravamen que le cause la
resolución dictada por el juez a quo, pero bajo la condición de que ese perjuicio no pueda ser
incrementado mediante la substanciación del recurso de apelación interpuesto por la parte
contraria, quien, además gozaría del beneficio que supone no arriesgar un perjuicio directo
para sus intereses por jugar en su favor la institución de la reformatio in peius. Para evitar esto se
faculta a la parte originariamente no apelante para que interponga su apelación cuando ya
está tramitándose la apelación de la otra parte.
Aparece de este modo la adhesión a la apelación o apelación adhesiva, como una
especialidad en la interposición del recurso de apelación, tanto por el plazo en que la
interposición de la apelación se admite, como por realizarse dentro de un procedimiento de
segunda instancia ya incoado por otra parte procesal.112
De acuerdo a lo señalado por Jaime Guasp, el nombre de apelación adhesiva resulta
equívoco, por cuanto puede dar a entender que la apelación por adhesión trata de

112
Solé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Página 78 J. M. Bosch. Editor S.A. Año 1993
113
Solé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Página 79 J. M. Bosch. Editor S.A. Año 1993

135
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

coadyuvar a los resultados que pretende obtener la apelación principal, cuando normalmente
es todo lo contrario, ya que el que apela por adhesión contradice al principal, si bien no lo
hace tomando la iniciativa en la segunda instancia, sino en virtud de la iniciativa asumida por
el contrario. 113
d.- Presupuestos para la adhesión a la apelación.
Los presupuestos que deben concurrir para que sea procedente la adhesión a la apelación
son los siguientes:
d.1.- Que una de las partes haya interpuesto un recurso de apelación;
d.2.- Que el recurso de apelación interpuesto se encuentre pendiente;
d.3.- Que la sentencia de primera instancia le cause agravio al apelado; y
d.4.- Que el apelado manifiesta en la forma y dentro de la oportunidad legal su intención de
adherirse a la apelación.

e.- Oportunidad para adherirse a la apelación.


El Art. 217 del CPC, establece dos oportunidades para los efectos de adherirse a la
apelación:
i.- En primera instancia. El apelado puede adherirse a la apelación en primera instancia
hasta antes de elevarse los autos al tribunal superior jerárquico.
ii.- En segunda instancia. El apelado puede adherirse a la apelación dentro del plazo, que
las partes tienen para comparecer en la segunda instancia.
No obstante, para que en cualquiera de esas oportunidades, pueda el apelado, adherirse
a la apelación es menester que se encuentre vigente la apelación deducida por el apelante.
De allí que el legislador establece que la adhesión a la apelación no será, sin embargo,
admisible desde el momento en que el apelante haya presentado, escrito para desistirse de la
apelación.
Para constatar la vigencia de la apelación al momento de presentarse la adhesión,
excepcionalmente se establece que en las solicitudes de adhesión y desistimiento se anotará
por el secretario del tribunal la hora en que se entreguen.
Desgraciadamente el legislador al modificar el Art. 217 por la Ley N° 18.705 continuó sólo
refiriéndose al desistimiento como modo de poner termino a la apelación para que no
proceda la adhesión a la apelación, pero nuestra jurisprudencia ha señalado que también
cuando la apelación hubiere terminado por deserción o prescripción será improcedente la
adhesión a la apelación.

f.- Formalidades del escrito de adhesión a la apelación


El escrito de adhesión a la apelación del apelado debe cumplir con los requisitos que
establece el Art. 189 del CPC. (Art. 217 inciso 1° del CPC).
Ello significa que el apelado deberá señalar en su escrito de adhesión a la apelación los
fundamentos de hecho y de derecho en que la apoya y formular peticiones concretas.
Si el apelado en su escrito de adhesión a la apelación no diere cumplimiento a esos

136
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

requisitos o ella se hubiere interpuesto fuera de plazo ella podrá ser declarada inadmisible de
oficio por el tribunal correspondiente por ser aplicable respecto de la adhesión el Art. 201 del
CPC.

g.- Tramitación de la adhesión a la apelación.


El legislador contempla una norma en cuanto a la, tramitación de la adhesión a la
apelación para el evento que ella se verifique en la primera instancia.
Por aplicarse respecto de la adhesión a la apelación los Art. 200 y 201 del CPC, el apelado
que en la primera instancia hubiere adherido a la apelación debe comparecer en la segunda
instancia dentro del plazo que establece la ley, puesto que si así no lo hace se podrá declarar
la deserción de la adhesión a la apelación.
Por otra parte, el legislador posibilita que se solicite la prescripción de la adhesión a la
apelación en forma separada a la apelación al remitirse al Art. 211 del CPC.

h.- Naturaleza jurídica de la adhesión a la apelación.


En cuanto a la naturaleza jurídica de la adhesión a la apelación se han planteado dos tesis:
h.1.- La adhesión a la apelación es una apelación accesoria. Los que sustentan esta teoría
señalan que la adhesión a la apelación se genera y mantiene siempre dentro del proceso
como accesoria a la apelación, por lo que si se produce el término de la apelación
consecuencialmente se genera también la extinción de la adhesión a la apelación.
Los partidarios de esta teoría la sustentan en los siguientes motivos:
1.1.- La adhesión a la apelación como su propio nombre lo indica, va adherida a la apelación,
es un recurso accesorio a ella, de modo que la adhesión debe seguir siempre la suerte de la
apelación que es lo principal.
1. 2.- La adhesión nace como consecuencia de la actitud del vencido. Si este deduce
apelación se justifica la adhesión para el ganancioso, pero si cesa la posibilidad de modificar el
fallo contra el ganancioso por extinción de la apelación pierde su justificación la adhesión.
h.2.- La adhesión a la apelación solo nace condicionada a la existencia de la apelación, pero
una vez materializada ella pasa a tener una existencia independiente a la apelación. Los
partidarios de estas tesis sostienen que la adhesión a la apelación requiere como presupuesto
para que ella sea procedente que exista un recurso de apelación pendiente al cual adherirse.
Sin embargo, una vez materializada en el proceso la adhesión a la apelación, ella adquiere
una vida independiente a la apelación, de modo que si la apelación termina dentro del
proceso por cualquier causa con ello no se afectará a la existencia de la adhesión a la
apelación.
En la actualidad, con motivo de las últimas reformas legales, se han visto claramente
reforzadas las argumentaciones de los partidarios de esta teoría, las que consisten:
1.- La definición que da la ley de la adhesión a la apelación no difiere fundamentalmente
de la apelación, salvo en cuanto a la condición inicial que se exige para que se pueda
efectuar la adhesión. (Arts. 186 y 217 del CPC).
2.- La forma de deducir la adhesión a la apelación es igual a la apelación, lo que

137
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

demuestra la existencia separada de ellas luego de materializadas en el proceso;


3.- La exigencia que se coloque la hora en los escritos de adhesión y desistimiento es por la
vida independiente que adquiere la adhesión luego de formulada, puesto que si el
desistimiento de la apelación siempre pusiere termino a la adhesión carecería de objeto exigir
este requisito;
4.- El legislador contempla la comparecencia del apelado de la adhesión a la apelación
en forma independiente a la apelación, sancionando su omisión con la deserción de la
adhesión a la apelación en forma independiente a la apelación.
5.- El legislador contempla la prescripción de la adhesión a la apelación en forma
independiente a la apelación.
De acuerdo con ello, la adhesión a la apelación tendría una configuración autónoma e
independiente de la apelación principal, la que sólo reconoce su subordinación respecto de la
apelación principal en lo que referente al momento procesal de su planteamiento, la que
requiere de la existencia de esa apelación para poder adherirse.
En la adhesión a la apelación se hace una excepción al principio de la preclusión respecto
de la oportunidad de presentar la apelación, puesto que el apelado que no interpuso la
apelación puede hacerlo con posterioridad mediante la adhesión, siempre que esté vigente la
apelación principal del apelante.
i.- Efectos de la adhesión a la apelación.
Los principales efectos de la adhesión a la apelación son los siguientes:
1.- Se amplía la competencia que tiene el tribunal de segunda instancia, en virtud del efecto
devolutivo, para los efectos de conocer y fallar la causa.
A partir de la adhesión a la apelación, el tribunal de alzada debe entrar a conocer y
pronunciarse no sólo acerca de las peticiones concretas formuladas por el apelante en su
apelación principal, sino que debe además pronunciarse sobre las peticiones concretas que se
formulan en el escrito de adhesión a la apelación.
2.- El apelado respecto de la apelación principal, se convierte en apelante respecto de la
adhesión a la apelación.
3.- La apelación adhesiva una vez formulada sigue su propio curso y es independiente de la
apelación principal, por lo que una vez formulada ni el desistimiento de la apelación principal
producirá la terminación de la adhesión, debiendo ser siempre resuelta por el tribunal de
segunda instancia, a menos que termine esta por la concurrencia de alguna de las causales
que establece la ley.
j.- Las notificaciones en segunda instancia.
El Art. 221 del CPC establece una norma especial para los efectos de regular las
notificaciones en la segunda instancia.
De acuerdo a lo establecido en ese precepto legal, podemos establecer sobre la materia
las siguientes normas:
1.- Regla general. La regla general es que las notificaciones de las resoluciones que se dicten
por el tribunal de alzada se practiquen por el Estado Diario. Arts. 50 y 221 del CPC.
2.- Excepciones o casos particulares en los cuales debe aplicarse otro tipo de notificación:

138
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.1.- La primera resolución que se dicte en la segunda instancia debe notificarse


personalmente a las partes. Art. 40 y 221 del CPC.
2.2.- El tribunal puede ordenar la notificación de una resolución en forma distinta a la del
Estado Diario, cuando lo estime conveniente. Art. 48 y 221 inciso final del CPC.
2.3.- La resolución que ordene la comparecencia personal de las partes debe ser notificada
por cédula de acuerdo a lo previsto en el Art. 48 del CPC, puesto que esa disposición legal
prima por su especialidad respecto a lo establecido en el Art. 221 del CPC de acuerdo a lo
señalado por nuestra Jurisprudencia.
3.- Contra-excepciones o casos en los cuales no es necesario practicar notificación alguna de
una resolución para que ella produzca efectos.
3.1.- La resolución que declare la deserción del recurso de apelación por la no
comparecencia del apelante produce sus efectos respecto de éste desde que se dicte y sin
necesidad de notificación de ninguna especie. (Art. 201 inciso final CPC); y
3.2.- Todas las resoluciones que se dicten en segunda instancia producen sus efectos
respecto del apelado rebelde desde que se dicten, sin necesidad de practicarle notificación
alguna. Art. 202 inciso 1º del CPC.

k.- Los incidentes en la segunda instancia.


De acuerdo a lo establecido en el Art. 220 del CPC, las cuestiones accesorias que se
susciten en el curso de la apelación y que requieren resolución expresa del tribunal, con o sin
audiencia, (se fallaran de plano por el tribunal o se tramitarán como incidentes). Artículo 82 del
CPC.
En el evento de dársele la tramitación de los incidentes a la cuestión accesoria, el tribunal
puede fallarlos en cuenta u ordenar que se traigan los autos en relación para resolver.
En cuanto a los recursos que pueden deducirse en contra del fallo que se pronuncie por el
tribunal de alzada acerca del incidente, tenemos que distinguir:
1.- Si la resolución que se pronuncia acerca del incidente tiene la naturaleza jurídica de un
auto, procederá en su contra el recurso de reposición;
2.- Si la resolución que se pronuncia acerca del incidente tiene la naturaleza jurídica de una
sentencia interlocutoria de primer grado, por regla general no será procedente el recurso de
reposición. Excepcionalmente, podrá deducirse reposición en contra de la sentencia
interlocutoria del tribunal de alzada que declara inadmisible el recurso de apelación (Art. 201
inciso 2° del CPC); en contra de la resolución del tribunal de alzada que declara desierto el
recurso de apelación por falta de comparecencia (Art. 201 inciso 2° del CPC); y en contra de la
resolución que declara prescrita la apelación si aparece fundada en un error de hecho (por
ejemplo contar mal los días de prescripción). (Art. 212 del CPC).
3.- Las resoluciones que recaigan en los incidentes que se promuevan en segunda
instancia, se dictarán sólo por el tribunal de alzada y no serán apelables. (Art. 210 del CPC),
porque los dicta precisamente el tribunal de 2ª instancia.
Excepcionalmente, puede deducirse recurso de apelación en contra de la resolución del
tribunal de alzada, siempre que no sea la Corte Suprema la que haya hecho la declaración

139
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

referida, en la cual se declare su incompetencia para conocer del asunto sometido a su


conocimiento. (Art. 209 del CPC).
l.- La prueba en segunda instancia.
La segunda instancia se encuentra concebida dentro de nuestro Derecho con el carácter
de revisora de lo actuado en primera instancia destinada a comprobar la exactitud de lo
actuado en aquella etapa del procedimiento, y no como una fase renovadora del proceso, en
la cual puedan volver a formularse peticiones y rendirse pruebas distintas a las que se han
rendido en la primera instancia.
De acuerdo con ello, el Art. 207 del CPC establece como regla general, que en segunda
instancia no se admitirá prueba alguna.
Sin embargo, esta regla no es absoluta al reconocerse en ese precepto las siguientes
excepciones:
1.- Si se hacen valer en segunda instancia antes de la vista de la causa las excepciones
anómalas de prescripción, cosa juzgada, transacción y pago efectivo de la deuda que consta
en un antecedente escrito, el tribunal de segunda instancia las debe tramitar como incidentes
y dichos incidentes se recibirán a prueba si el tribunal lo estima necesario. En este caso, las
partes podrán rendir prueba dentro del incidente, sin perjuicio de ser ellas resueltas ellas en
única instancia, cuando se hacen valer ante el Tribunal de Alzada. Termino especial de prueba
que fijara el tribunal de alzada prudencialmente y que no podrá exceder de 8 días,
improrrogables. Dentro de los 2 primeros días deberá acompañarse lista de testigos. (Art. 207 y
310 del CPC);
2.- La prueba documental puede acompañarse en segunda instancia hasta antes de la vista
de la causa de acuerdo a lo previsto en los Art. 207 y 348 del CPC.
3.- Las partes pueden solicitar la absolución de posiciones por una vez en segunda instancia
y hasta antes de la vista de la causa, y una vez más si se alegan hechos nuevos, de acuerdo a
lo previsto en los Art. 207 y 385 del CPC;
4.- Es posible agregar la prueba rendida por exhorto para que sea considerada por el tribunal
de segunda instancia de acuerdo a lo establecido en el Art. 431 del CPC;
5.- El tribunal de segunda instancia, puede ordenar como medida para mejor resolver la
práctica de alguna de las diligencias que contempla el Art. 159 del CPC; y
6.- Es posible que el tribunal de segunda instancia, ordene como medida para mejor resolver
la prueba testimonial siempre que respecto de ella se cumplan los siguientes requisitos: Art. 207
inciso 2º del CPC.
6.1.- Que ella vaya a recaer sobre hechos que no figuren en la prueba rendida en autos;
6.2.- Que la prueba testimonial no se haya podido rendir en la primera instancia; y
6.3.- Que los hechos sobre los cuales haya de recaer sean considerados por el tribunal de
segunda instancia como estrictamente necesarios para la acertada resolución del juicio.
Dándose todos estos requisitos restrictivos, el tribunal debe señalar los hechos sobre que
deba recaer la prueba testimonial y abrirá un término especial por el número de días que fije
prudencialmente que no puede exceder de 8 días. La lista de testigos deberá presentarse
dentro de segundo día de notificada esa resolución por el Estado Diario.

140
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Para los efectos de que pueda decretarse esta medida para mejor resolver será necesario
que las partes señalen poseer la prueba testimonial como medida para mejor resolver, puesto
que sin esa intervención será difícil que el tribunal tenga conocimiento de esos testigos, los que
deben además ser incluidos por las partes en las listas que presenten. Artículo 207 inciso 2° del
CPC.
m.- Los informes en derecho.
Las reglas que el CPC establece en los Arts. 228 a 230, en materia de informes en derecho,
son las siguientes:
m.1.- Los tribunales podrán mandar, a petición de parte, informar en derecho. Art. 228 del
CPC. Esta facultad se ejercerá en los casos y en los aspectos jurídicos que revistan un cierto
grado de complejidad y su mayor influencia dependerá de la fundamentación de éste y
del prestigio del informante.
m.2.- El término para informar en derecho es el que señala el tribunal y no puede exceder
de 60 días, salvo acuerdo expreso de las partes. Art. 229 del CPC.
m.3.- Los ejemplares del informe en derecho deben ser acompañados con las firmas del
abogado y de la parte o de su procurador y contener el certificado del Relator, dando fe
bajo su firma, de la conformidad o disconformidad que notare entre los hechos expuestos
en él y el mérito del proceso. Un ejemplar se entrega a cada uno de los ministros y otro se
agregará a los autos. Art. 230 del CPC.
n.- De la forma como las Cortes de Apelaciones conocen y resuelven los asuntos sometidos a
su decisión.118
n.1.- Generalidades acerca de la forma en que las Cortes de Apelaciones conocen los asuntos
sometidos a su decisión.
Dentro del funcionamiento de las Cortes de Apelaciones, debemos preocuparnos
especialmente de la manera como ellas conocen y resuelven los asuntos sometidos a su
decisión, teniendo presente para ello, que las Cortes de Apelaciones son Tribunales Colegiados
y que pueden funcionar divididos en Salas o en Pleno.
Para estos efectos, es menester distinguir si el asunto sometido a la decisión de la Corte de
Apelaciones requiere o no de tramitación previa antes de ser resuelto.
1.- Si el asunto requiere de tramitación antes de ser resuelto, dicha tramitación
corresponderá a la denominada "Sala Tramitadora", que es la 1ª Sala en aquellos casos en que
la Corte se componga de más de una Sala. (Art. 70 inciso 1° del COT).
2.- La Sala Tramitadora conoce de los asuntos que requieren de una tramitación previa a su
resolución, por la cuenta diaria que debe dar el secretario del tribunal de alzada respecto de
las solicitudes que fueren presentadas por los litigantes. Art. 70 y 380 Nº 1 del COT. (Recuérdese
que en ciertos casos la cuenta debe ser dada por el relator, Art. 372 N° 1 del COT).
3.- La Sala Tramitadora va ordenando la tramitación del proceso, mediante resoluciones
que son dictadas con la concurrencia de todos sus miembros, luego de tomar conocimiento
de las solicitudes a través de la cuenta. Con todo, las providencias de mera substanciación

118
Chaigneau del Campo, Alberto. Puede verse a este respecto, la obra del Ministro de la Corte Suprema y Profesor de Derecho Procesal don Alberto Chaigneau del Campo.
Tramitaciones en las Cortes de Apelaciones. Sus Principales Materias. Editorial Jurídica de Chile. Quinta Edición Actualizada. Año 2004. Páginas 42 y siguientes.

141
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

(decretos, providencias, proveídos) pueden ser dictadas por un solo Ministro. En efecto, las
resoluciones que se dicten durante la tramitación del asunto pueden ser de distinta naturaleza
y complejidad. Pues bien, cuando se trata de dictar providencias de mera substanciación esto
es, aquellas "que tienen por objeto dar curso progresivo a los autos, sin decidir ni prejuzgar
ninguna cuestión debatida entre partes", el inciso 2° del Art. 70 del COT, autoriza que ellas sean
dictadas por un solo Ministro (En la práctica son dictadas por el Presidente de la Corte de
Apelaciones o por el Presidente de la Sala respectiva, en su caso).
4.- Si el asunto no requiere de tramitación antes de ser resuelto o si la tramitación respectiva
está cumplida, la Corte de Apelaciones debe entrar a resolver el asunto en Sala o en Pleno,
según corresponda.
Las Cortes de Apelaciones, deben resolver los asuntos sometidos a su conocimiento "en
cuenta" o "previa vista de la causa".
La resolución "en cuenta" significa que procederá a fallarse la causa, con la cuenta que les
dé el Secretario del Tribunal de Alzada o el Relator.
La resolución "previa vista de la causa", en cambio, significa que procederá a fallar los
asuntos sometidos a su decisión, luego que se cumplan ciertos actos que en su conjunto
reciben la denominación de "vista de la causa" (Como por ejemplo, la Relación de la causa
que debe hacer el relator y los alegatos que pueden hacer los Abogados).
En consecuencia, la tramitación previa del asunto sometido a la decisión de la Corte de
Apelaciones debe necesariamente concluir con una resolución que ordena “dar cuenta” o
con una resolución que ordena "autos en relación".
El problema consiste en saber, cuando la Corte de Apelaciones, debe resolver los asuntos
“en cuenta” o cuando debe resolver las apelaciones, previa vista de la causa, pues el Art. 68
del COT, se limita a expresar que "las Cortes de Apelaciones resolverán los asuntos en cuenta o
previa vista de ellas, según corresponda", sin señalar, cuando debe procederse de una u otra
manera.
Sin embargo, una interpretación sistemática y armónica de nuestro ordenamiento procesal,
permite concluir que los asuntos relativos a la función jurisdiccional de los tribunales se
resuelven por regla general, previa vista de la causa, (en relación) y que los asuntos relativos a
las atribuciones disciplinarias, económicas y "conservadoras” de los tribunales se resuelven, por
regla general, en cuenta.
En efecto, a las reglas indicadas, existen algunas excepciones, tales como las cuestiones
relativas a la deserción del recurso de apelación, ordenes de no innovar solicitadas con motivo
de un recurso de apelación concedido en el sólo efecto devolutivo, (que siendo asuntos
jurisdiccionales, se resuelven en cuenta por expresa disposición de ley); los recursos de queja
(que pueden fallarse previa vista de la causa cuando el tribunal así lo ordene) o como los
recursos de amparo y protección, que emanan de facultades conservadoras y tienen
señaladas tramitaciones especiales ante la Corte de Apelaciones.
Los principales asuntos jurisdiccionales que se ven en cuenta, son los siguientes:
1.- La apelación de toda resolución que no sea sentencia definitiva se verá en cuenta, a menos
que alguna cualquiera de las partes, dentro del plazo para comparecer en segunda instancia
solicite alegatos. Art. 200 CPC.

142
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Vencido este plazo para comparecer en segunda instancia, el tribunal de alzada ordenará
traer los autos en relación, si se hubieren solicitado oportunamente alegatos. De lo contrario, el
Presidente de la Corte de Apelaciones, ordenará dar cuenta y procederá a distribuir, mediante
sorteo, la causa entre las distintas salas en que funcione el tribunal.
Las Cortes de Apelaciones, deberán establecer horas de funcionamiento adicional para el
conocimiento y fallo de las apelaciones que se vean en cuenta.
2.- La consulta de la sentencia definitiva en el juicio de Hacienda se ve en cuenta para el solo
efecto de ponderar si esta se encuentra ajustada a derecho. Art. 751 inciso 2° del CPC.
3.- El examen de admisibilidad del recurso de apelación se hace por la Corte de Apelaciones
en cuenta. Art. 213 inciso 1º del CPC.
n.2.- La vista de la causa
La vista de la causa está regulada en los Arts. 162 a 166 y 222 a 230 del CPC.
La vista de la causa es un trámite complejo, pues está compuesto de diversos actos
procesales.
Los actos jurídico-procesales que componen la vista de la causa son, en un sentido amplio,
según el orden en que se realizan, los siguientes:
1.- La resolución y la notificación de la resolución que ordena traer los autos en relación;
2.- La fijación de la causa en tabla;
3.- La instalación del Tribunal;
4.- El anuncio;
5.- La relación;
6.- Los alegatos.
Sin embargo, debemos dejar en claro desde ya, que no existe unanimidad para calificar
estos actos como propios de la vista de la causa, pues se suele afirmar que los dos o los tres
primeros según el autor respectivo son "actos previos a la vista de la causa" (resolución y
notificación de la resolución que ordena traer los autos en relación - la fijación de la causa en
tabla - la instalación del tribunal) y que los tres o dos siguientes, según los diferentes autores,
constituyen propiamente "la vista de la causa" - anuncio, relación y alegato - o bien - sólo la
relación y los alegatos, según la opinión de otros autores.
Como quiera que sea, el hecho es que para que se proceda a la vista de la causa, deben
cumplirse todos estos actos previos para que la Corte de Apelaciones quede en condiciones
de resolver el asunto sometido a su decisión.
Es importante tener presente, desde ya, que conforme al Art. 223 del CPC, la vista de la
causa se iniciará con la relación, la que se efectuará en presencia de los abogados de las
partes que hayan asistido y que se hubieren anunciado para alegar.

La resolución y la notificación a las partes del decreto que manda traer los autos en relación
Como se ha dicho, la resolución que concluye con la tramitación previa de un asunto ante
una Corte de Apelaciones puede ser aquella que ordena, traer los autos en relación, si
corresponde en la especie el trámite de la vista de la causa. Esta resolución debe ser

143
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

notificada a las partes para que produzca los efectos legales pertinentes. A partir de ese
momento el asunto queda "en estado de tabla", toda vez que se ha puesto término a su
tramitación previa.

La fijación de la causa en tabla


Los asuntos que queden en "estado de tabla" deben ser incluidos en ellas para los efectos
de su vista, según el orden de la conclusión de su tramitación previa ante el tribunal de alzada
(y no según el orden de su ingreso al tribunal de segunda instancia). Sobre el particular el Art.
162 del CPC, expresa categóricamente que las causas en los tribunales colegiados deben
verse y resolverse según el orden de su conclusión (inciso 1° del Art. 162 del CPC).
Sin embargo, el mismo precepto legal ya citado, establece una serie de excepciones que
configuran lo que se llama "las causas que gozan de preferencia".
En efecto, en el inciso 2° del Art. 162 del CPC, se dispone que gocen de preferencia para su
vista, las causas que allí se enumeran (deserción de recursos, alimentos provisionales,
competencia, juicios sumarios y ejecutivos, etc.) y las que el tribunal de alzada fundado en
circunstancias calificadas decida darles preferencia.
Además, gozan de preferencia para su vista, los recursos de apelación en los cuales se
hubiere concedido una orden de no innovar de acuerdo a lo previsto en el inciso 3° del Art. 192
del CPC.
Corresponde al Presidente de la Corte de Apelaciones, formar la tabla para la semana
siguiente, obligación que debe cumplir en el último día hábil de cada semana. El Presidente de
la Corte de Apelaciones debe hacer una tabla para cada día de la semana, reservando
necesariamente un día para la vista de las causas criminales o aplicar otras normas similares
para otros asuntos, como los de Policía Local o las causas laborales.
De conformidad a lo previsto en el inciso final del Art. 199 del CPC, las Cortes de
Apelaciones, deberán establecer horas de funcionamiento adicional para el conocimiento y
fallo de las apelaciones que se vean en cuenta.
Si la Corte de Apelaciones, funciona dividida en varias Salas, el Presidente debe formar
tantas tablas como Salas haya (funcionamiento ordinario o extraordinario del tribunal), y debe
distribuir las causas entre ellas por sorteo. Excepcionalmente, no se sortean las causas
radicadas, como los recursos de amparo, las causas en las cuales se ha decretado orden de
no innovar, cuando una Sala haya conocido por primera vez de estos recursos o solicitudes,
pues en tales casos estos asuntos deben verse precisamente por la Sala que previno en el
conocimiento de los mismos. Así lo establecen los Art. 90 N° 3 y 69 inciso 3° del COT y el Art. 192
inciso 3° del CPC.
El Presidente del tribunal de alzada, debe formar la tabla el último día hábil de cada
semana cumpliendo con las exigencias establecidas en el Art. 163 del CPC, esto es, debe
individualizar las causas con el nombre de las partes en la forma como aparece en la carátula
del expediente y debe señalar el día en que debe verse y el número de orden que le
corresponde en la tabla (en la práctica se suele agregar en la tabla, el número de la Sala ante
la cual se hará la vista de la causa, el nombre del Relator que tendrá a su cargo la relación, e
incluso mediante abreviaturas la materia de la vista de la causa).

144
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Además, los relatores, en cada tabla, deberán dejar constancia de las suspensiones
solicitadas por alguna de las partes o de común, acuerdo y de la circunstancia de haberse
agotado o no el ejercicio de tal derecho. (Art. 165 inciso final del CPC).
Como se puede incurrir en errores en la individualización de la causa al fijarse la misma en
tabla, el Art. 165 inciso penúltimo del CPC; prescribe que "los errores, cambios de letras,
alteraciones no sustanciales de los nombres o apellidos de las partes no impiden la vista de la
causa. En consecuencia, teniendo presente este precepto legal y la circunstancia de
encontrarse regida la vista de la causa por los principios de bilateralidad y de publicidad, es
menester concluir que, los errores substanciales, esto es, los errores que se traducen en la
pérdida de la individualidad de la causa y que pueden producir la consiguiente indefensión de
alguna de las partes, vician de nulidad el acto de fijar la causa en tabla.
En todo caso, el Presidente de la Corte de Apelaciones, al confeccionar la tabla debe
tener presente que, en ella deberán figurar todos los recursos de carácter jurisdiccional que
inciden en una misma causa, cualquiera sea su naturaleza. (Art. 66 inciso 2° COT).
Por último, es necesario tener presente que, con arreglo a lo dispuesto en el inciso 2° del Art.
163 del CPC, la tabla debe fijarse en un lugar visible, requisito que se cumple en la práctica
fijando un ejemplar de la tabla en un fichero general y otro ejemplar en otro fichero ubicado
en la puerta de la Sala que corresponda. Sin perjuicio de ello, hoy en día se utiliza también en
algunas Cortes de Apelaciones un sistema de información mediante un circuito cerrado
computacional que puede verse en pantallas instaladas al efecto en las zonas de acceso del
público del tribunal. (Ejemplo, Corte de Apelaciones de Antofagasta).

La instalación del tribunal y el retardo o la suspensión de la vista de la causa


La vista de la causa debe hacerse en el día y en el orden establecido en la tabla, para
cuyo efecto es menester que previamente se instale el Tribunal.
La instalación del Tribunal debe hacerla el Presidente de la Corte de Apelaciones; quién
debe hacer llamar, si fuere necesario, a los funcionarios que deban integrar cada Sala.
El Presidente del tribunal de alzada, debe levantar un acta de instalación en la que
señalará el nombre de los ministros asistentes y de los inasistentes, expresando la causa de la
inasistencia. Una copia de esta acta de instalación debe fijarse en la tabla de la sala
correspondiente. Así lo establece el Art. 90 N° 2 del COT.
Instalado el tribunal debe iniciarse la audiencia, procediéndose a la vista de las causas en
el orden en que aparecen en la tabla. Sin embargo, dicho orden puede verse alterado por la
existencia de causas que tengan preferencia para verse antes o cuando alguno de los
abogados tienen otra vista o comparecencia. En estos casos se dice que la vista de la causa
"se retarda".
Las causas que tienen preferencia para verse antes que otras, son aquellas cuya vista
quedó interrumpida en el día anterior y que en consecuencia debe continuarse el día
siguiente, y las llamadas "causas agregadas", esto es, las causas que gozan de una preferencia
especial prevista en la ley, que permite que sean agregadas a la tabla y en los primeros lugares
(como es el caso de las resoluciones que inciden en la prisión preventiva, en el recurso de
amparo y en el recurso de protección). Así lo establece en N° 1 del inciso 1° y 2° del Art. 165 del

145
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

CPC, los dos últimos incisos del Art. 69 del COT y el N° 3 del AA sobre el Recurso de Protección.
De acuerdo a lo establecido en la letra a) del Auto-acordado de fecha 9 de agosto de 1994,
de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, publicado en el Diario Oficial de 19 de
agosto de 1994, salvo en los casos de los recursos de amparo, las demás causas que deban
agregarse extraordinariamente a la Tabla, lo serán para una audiencia no anterior al día
subsiguiente de su ingreso a la Corte de Apelaciones.
La vista de la causa puede suspenderse, es decir, es posible que la causa no se vea el día
fijado para ese efecto. Ello ocurrirá en los casos que señala el mismo Art. 165 del CPC (por
impedirlo el examen de causas que la anteceden, por solicitarlo de común acuerdo las partes,
por muerte del procurador o litigante que obra por sí en el pleito, por petición de alguna de las
partes, etc.).
Entre los casos que permiten la suspensión de la vista de la causa tiene especial
importancia el contemplado en el N° 5 del Art. 165 del CPC con arreglo a esa norma, la vista
de la causa puede suspenderse a petición de alguna de las partes, las que podrán hacer de
este derecho por una sola vez. Esta última limitación plantea el problema de saber si debe
entenderse ejercido este derecho cuando la causa no hubiere podido verse por otra razón
(como por ejemplo, por haberlo impedido el examen de otras causas) y alguna de las partes
haya ejercido el derecho indicado. El legislador, al respecto estableció expresamente que "la
sola presentación del escrito de suspensión extingue ese derecho aún si la causa no se ve por
cualquier otro motivo. El derecho a suspender no procederá respecto del amparo.
El inciso 3° del N° 5 del artículo 165 del CPC, señala que el escrito en que se solicite la
suspensión deberá ser presentado antes de las 12 horas del día hábil anterior a la audiencia
correspondiente. La solicitud presentada fuera de dicho plazo será rechazada de plano. Este
escrito pagará en la Corte Suprema un impuesto especial de ½ UTM y en las Cortes de
Apelaciones de un ¼ UTM y se pagará en estampillas de impuesto fiscal que se pegarán en el
escrito respectivo.
Las causas que se ordene tramitar, las causas suspendidas y las que por cualquier motivo no
hayan de verse serán anunciadas en la tabla antes de comenzar la relación de las demás.
Asimismo, en esa oportunidad deberán señalarse aquellas causas que no se verán durante la
audiencia, por falta de tiempo. La audiencia se prorrogará si fuere necesario, hasta la última de
las causas que resten en la tabla y cuya vista se hubiera anunciado. (Art. 373 inciso 2º COT).

El anuncio
El inciso final del Art. 222 del CPC, señala que, las causas que se ordene tramitar, las
suspendidas y las que por cualquier motivo no hayan de verse, serán anunciadas antes de
comenzar la relación de las demás. Asimismo, en esa oportunidad deberán señalarse aquellas
causas que no se verán durante la audiencia por falta de tiempo. La audiencia se prorrogará si
fuere necesario, hasta ver la última de las causas anunciadas que resten en la tabla.
Los abogados que quisieren hacer uso de su derecho a alegar, deberán anunciarse ante el
respectivo Relator antes del inicio de la audiencia en la que deba verse la causa, ya sea en
forma personal o por intermedio del Procurador del Número a quien se haya conferido poder
en el proceso respectivo. Podrá también anunciarse el propio letrado o el Procurador del

146
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Número designado, mediante un escrito que deberá ser presentado con 24 horas de
anticipación al inicio de la respectiva audiencia en que deba verse la causa. En todo caso,
siempre se indicará el tiempo aproximado que durará el alegato, lo que el Relator hará contar
en el expediente. (Art. 223 CPC).
Por su parte, el relator una vez decidido por el tribunal, con la cuenta del relator a cargo de
la relación de causas, cuales causas se verán ese día y cuales no, debe comunicar (anuncio),
mediante un documento que se cuelga en la pizarra, en la puerta o frontis de la entrada a la
Sala respectiva, el estado final de cada causa. (Así se dirá que causas están suspendidas –
suspendida; en cuales están recusados los integrantes del tribunal – sin tribunal, cuales causan
no están en estado de verse – sin estado, cuales causan han salido en tramite – en tramite, y
cuales finalmente se verán y cuales no se verán por razones de tiempo.
El Art. 163 del CPC exige que llegado el momento en que debe iniciarse la vista de la
causa, se anuncie ese hecho mediante la colocación en lugar conveniente el respectivo
número de orden, el cual se mantendrá fijo hasta que se pase a otro asunto. Esta información
en algunas Cortes de Apelaciones se hace mediante un sistema electrónico por circuito
cerrado, publicitado por medio de pantallas de TV ad hoc. Sin perjuicio de ello, hay que tener
presente que el texto de la ley señala claramente la forma en que debe practicarse el anuncio
referido, en todos estos casos, frente a cualquier duda o discrepancia, prima lo dispuesto en la
norma legal (lo anunciará el tribunal, haciendo colocar al efecto en lugar conveniente el
respectivo número de orden, el cual se mantendrá fijo hasta que se pase a otro asunto).

La relación
Una vez anunciada la vista de la causa, debe procederse a su relación. Con todo, el
Relator debe cumplir previamente con ciertas obligaciones que le impone la ley, y que son las
siguientes:
1.- Si el tribunal está integrado por personas que no figuran en el acta de instalación, el
Relator hará saber sus nombres a las partes o a sus abogados para que puedan hacer valer
las implicancias y recusaciones que correspondan. En estos casos, el reclamo que se
deduzca debe formalizarse dentro de tercer día, suspendiéndose en el intertanto la vista de
la causa (Art. 166 del CPC).
2.- El Relator debe dar cuenta al Tribunal de todo vicio u omisión sustancial que notare en la
revisión del proceso. (Art. 373 del COT y Art. 222 del CPC). En estos casos, es posible que el
tribunal ordene que se complete la tramitación de la causa, de modo que la causa "saldrá
en trámite" y se suspenderá la vista de la misma, aunque conservándose el número de orden
que tiene en la tabla. (Antes de la causa Rol N° .. y después de la causa Rol N°…).119
Al respecto, hay que tener presente que de acuerdo al N° 7 del Art. 165 del CPC cuando se
trata de traer algún expediente o documento a la vista, no se suspenderá la vista de la causa y
la resolución se cumplirá una vez terminada ésta. En todos estos casos, los Relatores conforme
a lo previsto en el Art. 372 Nº 3 del COT, deben revisar detenidamente los expedientes para
ordenar que se traigan los documentos o procesos en forma previa a la vista de la causa. (Art.

119
Ver el Auto Acordado de la Corte Suprema de fecha 12 de agosto de 1963 que figura en el apéndice del COT

147
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

69 inciso 1° del COT.)


3.- El Relator debe dar cuenta al tribunal de alzada, de las faltas o abusos que pudieran dar
lugar al ejercicio de las facultades disciplinarias del tribunal. (Art. 373 del COT).
A continuación, el Relator debe hacer la relación de la causa al tribunal, esto es, debe
hacer una exposición oral y sistemática para informar suficientemente al tribunal del asunto
que debe resolverse.
El Art. 223 del CPC, establece expresamente, en el inciso 1°, que la vista de la causa se
iniciará con la relación, la que se efectuará en presencia de los abogados de las partes que
hayan asistido y se hubieren anunciado para alegar. Además dispone que, no se permitirá el
ingreso a la sala de relación y alegato a los abogados, una vez que se comenzado la relación.
Señala además, la norma legal citada, que los Ministros podrán durante la relación, formular
preguntas o hacer observaciones al relator, las que en caso alguno podrán ser consideradas a
su respecto, como causales de inhabilidad.

Los Alegatos
Los alegatos son defensas orales que pueden hacer los abogados habilitados para el
ejercicio de la profesión.
La primera cuestión que debe tenerse presente, es que las defensas orales en juicio son
gestiones que sólo pueden realizar los abogados habilitados para el ejercicio de la profesión.
Excepcionalmente, los postulantes, que estén realizando su práctica para obtener el título de
abogado, en las Corporaciones de Asistencia Judicial creadas por la Ley N° 17.995 podrá
hacer tales defensas ante las Cortes de Apelaciones y Marciales, en favor de las personas
patrocinadas por esas entidades. Para estos fines el representante de las Corporaciones,
deberá otorgar el postulante un certificado que lo acredite como tal. (Art. 527 del COT).
Entonces debemos precisar que, concluida que sea la relación, se procederá a escuchar,
en audiencia pública los alegatos de los abogados que se hubieren anunciado.
Durante los alegatos, el Presidente de la Sala podrá invitar a los abogados a que extiendan,
sus consideraciones a cualquier punto de hecho o de derecho comprendido en el proceso,
pero esta invitación no obstará a la libertad del defensor para el desarrollo de su exposición.
Una vez finalizados los alegatos, y antes de levantar la audiencia, el Presidente de la Sala
podrá también pedirles que precisen determinados puntos de hecho o de derecho que
considere importantes (Art. 223 incisos 5° del CPC).
Está prohibido presentar en la vista de la causa defensas escritas o leer en dicho acto tales
defensas. (Art. 226 del CPC). Sin embargo, al término de la audiencia, los abogados podrán
dejar a disposición del tribunal una minuta de sus alegatos. (Art. 223 inciso 6° del CPC). Los
Relatores certificarán en el expediente la circunstancia de haber dejado minuta escrita el
abogado que alegó, quedando ella en poder del miembro del tribunal a cargo de la
redacción del fallo, en su caso. (Ministro redactor de la sentencia).
Sólo puede alegar un abogado por cada parte. (Art. 225 del CPC). Debe alegar en primer
término el abogado del recurrente y a continuación el del recurrido sin perjuicio de que ambos
posteriormente puedan hacer uso de la palabra para rectificar solamente errores de hecho, sin

148
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

poder replicar en lo concerniente a puntos de derecho. (Art. 223 inciso 3° del CPC). Si son
varios los apelantes, alegarán los abogados en el orden que hayan interpuesto las apelaciones
si son varios los apelados intervendrán por el orden alfabético de aquellos. Sin perjuicio de lo
anterior, en la práctica, es posible que de común acuerdo, estos últimos, puedan proponer al
tribunal una forma distinta en el orden para alegar, lo que resolverá el tribunal sin ulterior
recurso.
La duración de los alegatos de cada abogado se limitará a media hora. El tribunal a
petición del interesado, podrá prorrogar el plazo por el tiempo que estime conveniente (Art.
223 inciso 4° del CPC). Sin perjuicio de lo anterior, es necesario tener presente que, la duración
de los alegatos, se limitará a una hora en los recursos de casación en la forma y ante la Corte
Suprema a dos en los de casación en el fondo. En los demás asuntos que conozca la Corte
Suprema, las alegaciones sólo, podrán durar media hora. El tribunal podrá, sin embargo, por
unanimidad, prorrogar por igual tiempo la duración de las alegaciones. Con todo, si se tratare
de una, materia distinta de la casación, el tribunal podrá prorrogar el plazo por simple mayoría.
(Art. 783 CPC).
Concluidos los alegatos, debe entenderse terminada la vista de la causa. Como se podrá
advertir, la vista de la causa es un trámite complejo y de suma importancia; y, de allí que la ley
la considera un "trámite o diligencia esencial", cuya omisión puede acarrear la nulidad del fallo
por vicio de casación en la forma. (Art. 768 N° 9 en relación con el Art. 800 N° 6 del CPC).
La vista de la causa suele asimilarse al trámite de la citación para oír sentencia en la
primera instancia, y se dice que ella constituye el equivalente a la citación para oír sentencia
en la segunda instancia.
Terminada la vista de la causa, ésta puede ser fallada de inmediato o puede quedar en
acuerdo.
Las causas pueden quedar en acuerdo en los siguientes casos:
1.- Cuando se decrete una medida para mejor resolver (Arts. 159 - 227 CPC);
2.- Cuando el tribunal manda, a petición de parte, informar en derecho. El término para
informar en derecho será fijado por el tribunal y no podrá exceder de 60 días, salvo acuerdo de
las partes; y
3.- Cuando el tribunal resuelve dejarla en acuerdo para hacer un mejor estudio de ella. Esta es
la situación más frecuente por la cual una causa puede quedar en acuerdo, que el Tribunal de
Alzada requiera hacer un mejor estudio de la causa para resolver.
En estos casos, las causas civiles deben fallarse en un plazo no superior a 30 o a 15 días,
según corresponda y ello dependerá si la causa ha quedado en acuerdo a petición de varios
o de un Ministro, si son varios 30 días si es uno 15 días. (Art. 82 del COT).
Por último, es importante recordar que si la causa no fuere despachada inmediatamente,
los Relatores deberán anotar en el expediente el mismo día de la vista de la causa, los nombres
de los jueces que hubieren concurrido a la vista de ella. (Art. 372 N° 4 del COT).

Los acuerdos de las Cortes de Apelaciones


Toda sentencia que se pronuncia para el fallo de un asunto constituye un juicio lógico, que

149
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

es establecido luego de un examen preliminar sobre la trascendencia de los hechos; la


interpretación de los resultados de la prueba; la valorización de estos resultados; la
construcción del hecho específico concreto a base de los juicios singulares de hecho y la
calificación jurídica de aquél; comparación de hecho específico cuya certeza se ha
establecido con el hecho específico legal y la determinación del efecto jurídico.
Cuando nos encontramos ante un tribunal unipersonal el estudio del proceso para la
construcción de este juicio lógico no ofrece mayores dificultades, por cuanto es sólo una
persona la que ha de recorrer las diversas etapas que le permitirán llegar a pronunciar el fallo
que resuelva el conflicto sometido a su decisión. Ella, (el juez) tendrá el proceso a su disposición
para su estudio y no habrá nadie que en el recorrido de estas fases le objete las premisas
previas que vaya sentando para la formulación del fallo.
Pero si se trata de un tribunal colegiado, el camino para arribar a la formulación de la
sentencia que resuelve el conflicto se dificulta notoriamente. En este caso, el proceso debe ser
estudiado por varias personas y pueden existir discrepancias entre ellas respecto de algunas de
las diversas etapas previas que han de recorrerse para arribar a la formulación del juicio lógico
que resuelva el conflicto. Así, algunos podrán estimar que los hechos en que se fundamenta la
pretensión del demandante se encuentran probados y otros que ello no ha ocurrido; unos
podrían otorgar al hecho establecido el carácter de un contrato determinado y el resto
negárselo, etc.
A fin de precaver los inconvenientes que pueden suscitarse ante un tribunal colegiado
respecto del estudio de los antecedentes del proceso y dar una solución a las diversas
discrepancias que pudieran plantearse en la determinación de las premisas previas que
servirán de base para el pronunciamiento de la sentencia por esta clase de tribunales, nuestro
COT ha establecido las normas que deben observarse para adoptar los acuerdos.
Esta importante materia se encuentra regulada en el párrafo 20 del Título V del COT (Arts. 72
a 89), precepto en los cuales se resuelven los problemas referentes a las personas que
intervienen en los acuerdos y la forma en que deben adoptarse éstos.

Personas que intervienen en los acuerdos


Sobre el particular el COT establece las siguientes reglas:
1.- No pueden tomar parte en un acuerdo, los jueces que no hubieren concurrido a la vista de
la causa. (Artículo 75 del COT)120.
2.- Si algún juez ha cesado en sus funciones o se encuentra física o moralmente imposibilitado
para intervenir en el acuerdo, queda relevado de esta obligación. (Art. 79 del COT)121.
3.- Si antes del acuerdo falleciera, fuere destituido o jubilara alguno de los Jueces que
concurrieron a la vista de la causa se procederá a ver de nuevo el negocio. (Art. 77 del

120
Art 75 COT. No podrán tomar parte en ningún acuerdo los que no hubieren concurrido como jueces a la vista del negocio.
Art. 76 COT. Ningún acuerdo podrá efectuarse sin que tomen parte todos los que como jueces hubieren concurrido a la vista, salvo los casos de los artículos siguientes.
121
Art 79 COT.- Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 77 y 78, todos los jueces que hubieren asistido a la vista de una causa quedan obligados a concurrir al fallo de la
misma, aunque hayan cesado en sus funciones, salvo que, a juicio del tribunal, se encuentren imposibilitados física o moralmente para intervenir en ella.
No se efectuará el pago de ninguna jubilación de ministros de Corte, mientras no acrediten haber concurrido al fallo de las causas, a menos que comprueben la imposibilidad de
que se trata en el inciso anterior.

150
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

COT)122.
4.- Si uno de los jueces que estuvieron en la vista de la causa se imposibilitara por enfermedad,
se procederá a una nueva vista de la causa si no pudiera dicho juez comparecer dentro de los
30 días siguientes o dentro del plazo menor que convinieren las partes. (Art. 78 del COT)123, y
5.- No se procederá a una nueva vista de la causa en los casos de reglas 2°, 3° y 4°, indicadas
precedentemente, cuando el fallo fuere acordado con el voto conforme de la mayoría total
de los jueces que concurrieron a la vista. (Art. 80 del COT)124.

Forma de alcanzar el acuerdo ante las Cortes de Apelaciones


Los acuerdos son secretos y se adoptan por mayoría absoluta de votos conforme. (Artículo
81 y 72 del COT)125/126. Excepcionalmente la ley establece otros quórum de votación.
1.- Si en materia criminal se produce dispersión de votos se estará a las normas aplicables a
los Tribunales del Juicio Oral en lo Penal. (Art. 74 del COT)127 y
2.- La declaración de carecer un juez de la buena conducta exigida por la Constitución y las
leyes debe ser acordada por la Corte Suprema por la mayoría del total de sus miembros.
(Artículo 80 inciso 3 y 4° de la CPR)128.
Los acuerdos se forman a través de un procedimiento reglamentado detalladamente, en
los Arts. 83 y 84 del COT.129
En resumen, las reglas de los artículos 83 y 84 del COT, pueden resumirse de la siguiente
manera:

122
Artículo 77 COT.- Si antes del acuerdo falleciere, fuere destituido o suspendido de sus funciones, trasladado o jubilado, alguno de los jueces que concurrieron a la vista, se
procederá a ver de nuevo el negocio.
123
Artículo 78 COT.- Si antes del acuerdo se imposibilitare por enfermedad alguno de los jueces que concurrieron a la vista, se esperará hasta por treinta días su comparecencia
al tribunal; y si, transcurrido este término, no pudiere comparecer, se hará nueva vista.
Podrá también, en este caso, verse de nuevo el asunto antes de la expiración de los treinta días, si todas las partes convinieren en ello.
124
Artículo 80 COT.- En los casos de los artículos 77, 78 y 79 no se verá de nuevo la causa aunque deje de tomar parte en el acuerdo alguno o algunos de los que concurrieron a
la vista, siempre que el fallo sea acordado por el voto conforme de la mayoría del total de jueces que haya intervenido en la vista de la causa.
125
Artículo 72 COT.- Las Cortes de Apelaciones deberán funcionar, para conocer y decidir los asuntos que les estén encomendados, con un número de miembros que no sea
inferior al mínimum determinado en cada caso por la ley, y sus resoluciones se adoptarán por mayoría absoluta de votos conformes.
126
Art 81 COT.- Las Cortes de Apelaciones celebrarán sus acuerdos privadamente; pero podrán llamar a ellos a los relatores u otros empleados cuando lo estimen necesario.
127
Artículo 74 COT.- Si con ocasión de conocer alguna causa en materia criminal, se produce una dispersión de votos entre los miembros de la Corte, se seguirá las reglas
señaladas para los tribunales de juicio oral lo penal.
128
Artículo 80 CPR.- Los jueces permanecerán en sus cargos durante su buen comportamiento; pero los inferiores desempeñarán su respectiva judicatura por el tiempo que
determinen las leyes.
No obstante lo anterior, los jueces cesarán en sus funciones al cumplir 75 años de edad; o por renuncia o incapacidad legal sobreviniente o en caso de ser depuestos
de sus destinos, por causa legalmente sentenciada. La norma relativa a la edad no regirá respecto al Presidente de la Corte Suprema, quien continuará en su cargo hasta el
término de su período.
En todo caso, la Corte Suprema por requerimiento del Presidente de la República, a solicitud de parte interesada, o de oficio, podrá declarar que los jueces no han tenido buen
comportamiento y, previo informe del inculpado y de la Corte de Apelaciones respectiva, en su caso, acordar su remoción por la mayoría del total de sus componentes. Estos
acuerdos se comunicarán al Presidente de la República para su cumplimiento.
La Corte Suprema, en pleno especialmente convocado al efecto y por la mayoría absoluta de sus miembros en ejercicio, podrá autorizar u ordenar, fundadamente, el traslado de
los jueces y demás funcionarios y empleados del Poder Judicial a otro cargo de igual categoría.
129
Artículo 83 COT.- En los acuerdos de los tribunales colegiados, después de debatida suficientemente la cuestión o cuestiones promovidas, se observarán las reglas siguientes
para formular la resolución:
1° Se establecerán primeramente con precisión los hechos sobre que versa la cuestión que debe fallarse, sin entrar en apreciaciones ni observaciones que no tengan por exclusivo
objeto el esclarecimiento de los hechos;
2° Si en el debate se hubiere suscitado cuestión sobre la exactitud o falsedad de uno o más hechos controvertidos entre las partes, cada una de las cuestiones suscitadas será
resuelta por separado;
3° La cuestión que ya hubiere sido resuelta servirá de base, en cuanto la relación o encadenamiento de los hechos lo exigiere, para la decisión de las demás cuestiones que en el
debate se hubieren suscitado;
4° Establecidos los hechos en la forma prevenida por las reglas anteriores, se procederá a aplicar las leyes que fueren del caso, si el tribunal estuviere de acuerdo en este punto;
5° Si en el debate se hubieren suscitado cuestiones de derecho, cada una de ellas será resuelta por separado, y las cuestiones resueltas servirán de base para la resolución de las
demás, y
6° Resueltas todas las cuestiones de hecho y de derecho que se hubieren suscitado, las resoluciones parciales del tribunal se tomarán por base para dictar la resolución final del
asunto.
Artículo 84 COT.- En los acuerdos de los tribunales colegiados dará primero su voto el ministro menos antiguo, y continuarán los demás en orden inverso al de su antigüedad. El
último voto será el del Presidente.

151
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

a) Primeramente, deben resolverse las cuestiones de hecho.


b) A continuación, deben resolverse las cuestiones de derecho.
c) Primero se adoptan las resoluciones parciales, las cuales posteriormente se toman como
base para dictar la resolución final.
d) La votación de los miembros de los tribunales colegiados se hace en orden inverso a la
antigüedad del miembro del tribunal en el escalafón judicial. El último voto será siempre el
del Presidente; y,
e) Hay acuerdo en un tribunal colegiado, cuando existe mayoría legal sobre la parte
resolutiva del fallo y sobre un fundamento a lo menos en apoyo de cada uno de los puntos
que dicho fallo comprende, esto es, cuando hay mayoría legal tanto sobre la parte
dispositiva de la sentencia como sobre alguna de las consideraciones de hecho y/o de
derecho que sirven de fundamento a la parte resolutiva de la sentencia.

La discordia de votos
Durante la formación de un acuerdo puede producirse lo que se denomina discordia de
votos, sea porque hay empate de votos, sea porque hay dispersión de votos. En estos casos,
debe procederse con arreglo a las siguientes reglas de procedimiento:
Los Arts. 86 y 87 del COT130 establecen en resumen que:
1.- Debe votarse cada opinión separadamente excluyéndose la opinión que reúna menor
número de sufragios y repitiéndose la votación hasta que se tenga la mayoría legal.
2.- Si dos o más opiniones reúnen el menor número de sufragios, debe votarse cual de ellas
debe ser excluida; y,
3.- Si no es posible aplicar estas reglas, deben llamarse tantos Ministros cuantos sean
necesarios para que cualquiera opinión forme mayoría, quedando el Tribunal constituido en
todo caso por un número impar de miembros. En estos casos, se procederá a una nueva
vista de la causa y si ninguna opinión obtuviere mayoría legal, se limitará la votación a las
opiniones que hubieren quedado pendientes al momento de llamarse a los nuevos jueces.

En materia penal se aplican las siguientes reglas:


Artículo 74 del COT. Se aplican las reglas para los tribunales del juicio oral en lo penal. (Art.
19 del COT.)

130
Artículo 86 COT.- Cuando en los acuerdos para formar resolución resultare discordia de votos, cada opinión particular será sometida separadamente a votación y si ninguna de
ellas obtuviere mayoría absoluta, se excluirá la opinión que reúna menor número de sufragios en su favor, repitiéndose la votación entre las restantes.
Si la exclusión pudiere corresponder a más de una opinión por tener igual número de votos, decidirá el tribunal cuál de ellas debe ser excluida; y si tampoco resultare mayoría para
decidir la exclusión, se llamarán tantos jueces cuantos sean necesarios para que cualquiera de las opiniones pueda formar sentencia, debiendo, en todo caso, quedar constituido el
tribunal con un número impar de miembros.
Los jueces que hubieren sostenido una opinión excluida, deberán optar por alguna de las otras sometidas a votación.
El procedimiento de este artículo se repetirá cada vez que ocurran las circunstancias mencionadas en él.
Artículo 87 COT.- Cuando en el caso del inciso segundo del artículo anterior se llamaren otros jueces para dirimir una discordia, se verá la causa por los mismos miembros que
hubieren asistido a la primera vista y los nuevamente llamados.
Antes de comenzar el acto podrán los jueces discordantes aceptar por sí solos una opinión que reúna la mayoría necesaria para formar sentencia, quedando sin lugar la nueva
vista, la cual se efectuará únicamente en el caso de mantenerse la discordia.
Si, vista de nuevo la causa, ninguna opinión obtuviere mayoría legal, se limitará la votación a las que hubieren quedado pendientes al tiempo de llamarse a los nuevos jueces.
En caso de nueva vista de una causa por discordia ocurrida en la primera, el Presidente del tribunal podrá indicar a los abogados de las partes el punto materia del empate para
que limiten a él sus alegaciones.

152
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Formalidades posteriores a la adopción del acuerdo por parte de las Cortes de Apelaciones y
los Tribunales Colegiados
Con arreglo a lo prescrito en los artículos 85131 y 89132 del COT, una vez que hay acuerdo
debe procederse a la designación de un Ministro Redactor de la sentencia, por medio de una
resolución que se notificará a las partes. En la práctica existe un turno para ese efecto.
El Ministro Redactor deberá entregar el proyecto de sentencia conforme a lo acordado y el
Secretario certificará el hecho de la entrega.
Los Ministros deberán suscribir la sentencia dentro del 3º día. En la sentencia deberá
indicarse el nombre del Ministro redactor y los nombres de los Ministros que han sostenido una
opinión contraria.
En el libro de acuerdos se consignarán los votos disidentes y sus fundamentos, y las razones
especiales de algún miembro de la mayoría que no hubieren quedado en la sentencia
("prevenciones").

Tramitación en segunda instancia de la apelación en el nuevo proceso penal.


En el nuevo proceso penal, se contempla un procedimiento general respecto del recurso
de apelación y no se contempla el trámite de la consulta.
En el nuevo proceso penal, en cuanto a las normas que regulan la tramitación en segunda
instancia de la apelación, podemos señalar que:
1.- Son aplicables las reglas especiales que respecto del recurso de apelación se contemplan
en el Título III del libro III del Código Procesal Penal.
2.- Luego, son aplicables las reglas especiales que respecto de los recursos se contemplan en el
Título I del libro III del Código Procesal Penal.
3.- A continuación, se aplicarán supletoriamente las normas del Título III del Libro II relativas al
Juicio Oral, conforme a lo previsto en el artículo 361 del Código Procesal Penal; y
4.- Finalmente, serán aplicables las normas comunes a todo procedimiento previstas en el Libro
I del Código de Procedimiento Civil, conforme a lo previsto en el artículo 52 del Código
Procesal Penal.
En general, los trámites que se contemplan respecto de la tramitación del recurso de
apelación en la segunda instancia en el nuevo proceso penal son los siguientes: 1.- Certificado

131
Artículo 85 COT.- Se entenderá terminado el acuerdo cuando se obtenga mayoría legal sobre la parte resolutiva del fallo y sobre un fundamento, a lo menos, en apoyo de cada
uno de los puntos que dicho fallo comprenda.
Obtenido este resultado, se redactará la resolución por el ministro que el tribunal señalare, el cual se ceñirá estrictamente a lo aceptado por la mayoría.
Si se suscitare dificultad acerca de la redacción, será decidida por el tribunal.
Aprobada la redacción, se firmará la sentencia por todos los miembros del tribunal que hayan concurrido al acuerdo, a más tardar en el término de tercero día; y en ella se
expresará, al final, el nombre del ministro que la hubiere redactado.
De la designación del ministro que deba redactar el fallo acordado se dejará constancia en el proceso en un decreto firmado por todos los ministros que concurrieron al acuerdo.
Este decreto será puesto en conocimiento de las partes el día de su fecha.
El secretario certificará, en una diligencia estampada en los autos, la fecha en que el ministro entregue redactado el proyecto de sentencia.
132
Artículo 89 COT.- En los autos y sentencias definitivas e interlocutorias de los tribunales colegiados, se expresará nominalmente qué miembros han concurrido con su voto a
formar sentencia y qué miembros han sostenido opinión contraria.
Habrá en cada tribunal colegiado un libro, denominado de acuerdos, en el cual los miembros que no opinaren como la mayoría deberán exponer y fundar su voto particular en los
asuntos en que hubiere conocido el tribunal.
Podrán también consignar las razones especiales que algún miembro de la mayoría haya tenido para formar sentencia, y que no hubieren insertado en ella.
Este libro quedará en la secretaría y podrá ser consultado por cualquiera que demuestre interés en ello.
El voto y fundamento de que se trata en el inciso precedente se publicarán en la Gaceta de los Tribunales a continuación de la sentencia a que se refieren.
NOTA: El Nº 2º del DTO 3914, Justicia, publicado el 21.11.1950, dispone que la "Revista de Derecho, Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Gaceta de los Tribunales", se reputa
como Gaceta de los Tribunales para todos los efectos legales y reglamentarios y refundió ambas revistas a partir del 1º de enero de 1951.

153
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

de ingreso del expediente del secretario; 2.- Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad del
recurso; 3.- Primera resolución que se dicta en la segunda instancia; 4.- La adhesión a la
apelación; 5.- La prueba; 6.- La vista de la causa; 7.- Modos de terminar la apelación.

1.- Certificado por el secretario del ingreso del expediente ante el tribunal de segunda
instancia. En la segunda instancia, el Secretario del tribunal de alzada debe estampar en el
expediente remitido por el tribunal de primera instancia un certificado que acredita la fecha
de ingreso del expediente ante el tribunal de 2ª instancia y además deberá incluir la causa
dentro del libro de ingreso de recursos de apelación que la Corte de Apelaciones lleva para
estos efectos, asignándole al proceso un número de rol que es distinto al que se le asignó en la
1ª instancia.

2.- Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de apelación. Conforme a lo


previsto en el Art. 382 del CPP, que debemos considerar aplicable al recurso de apelación
conforme a lo previsto en el Art. 361 del CPP, ingresado el recurso a la Corte de Apelaciones, se
abrirá un plazo de cinco días para que las demás partes solicitaren que se le declare
inadmisible, se adhirieren a él o le formularen observaciones por escrito.
Transcurrido el plazo de 5 días, el tribunal de alzada se pronunciará en cuenta acerca de la
admisibilidad del recurso conforme a lo previsto en el inciso 1º del Art. 383 del CPP.
Los aspectos que debe revisar la Corte de Apelaciones, son los mismos aspectos formales
que debió haber examinado el tribunal inferior.
Del examen el tribunal superior puede encontrar mérito para considerar inadmisible o
extemporáneo el recurso, pudiendo en este caso optar por:
a) Declararlo sin lugar desde luego; o
b) Mandar traer los autos en relación acerca de la inadmisibilidad o extemporaneidad del
recurso. (Art. 52 CPP en relación con el Art. 213 del CPC).
Si el tribunal superior declara no haber lugar al recurso, ejecutoriada esa resolución deberá
devolver el proceso al inferior para el cumplimiento del fallo (Art. 214 del CPC).

3.- Comparecencia de las partes ante el tribunal de segunda instancia. No se contempla en el


nuevo proceso penal ninguna exigencia de comparecencia de las partes dentro de un plazo
determinado como acontece en materia civil. Sin perjuicio de ello, la falta de comparecencia
del recurrente al día fijado para la vista del recurso trae aparejada como sanción el abandono
del recurso, y la ausencia de los recurridos no impiden que sea visto el recurso sin su presencia.
(Art. 358 inciso 2° del CPP).

4.- Primera resolución que se dicta por el tribunal de segunda instancia. Ingresado el
expediente en la segunda instancia y transcurrido el plazo de los 5 días contemplados en el Art.
383 del CPP, el tribunal debe examinar en cuenta la admisibilidad del recurso de apelación,
pudiendo concluir:
4.1.- Que el recurso de apelación es inadmisible. En este caso, el tribunal lo declarara así

154
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

desde luego, disponiendo la devolución del proceso para el cumplimiento del fallo.
4.2.- Que el recurso de apelación sea considerado admisible. En este caso, debe fijarse el
día y hora para el conocimiento y resolución del recurso por parte del tribunal de alzada.
Efectuada la notificación de la fecha y hora en la que se realizará la vista del recurso de
apelación, la falta de comparecencia de uno o más recurrentes a la audiencia dará lugar a
que se declare el abandono del recurso respecto de los ausentes. La incomparecencia de uno
o más de los recurridos permitirá proceder en su ausencia conforme a lo previsto en el inciso 2º
Art. 358 CPP.

5.- La adhesión a la apelación. En el nuevo proceso penal, solo se refieren a la adhesión el Art.
354 y 382 del CPP.
De acuerdo con esos preceptos debemos concluir que es procedente la adhesión a la
apelación en el nuevo proceso penal, la que deberá hacerse valer, dentro de los 5 días de
ingresado el expediente ante el tribunal de alzada, la adhesión a la apelación en materia
procesal penal, debe cumplir con todos los requisitos necesarios para interponer el recurso de
apelación, que no son otros que los mismos que se contemplan respecto del recurso de
apelación por vía principal, y que el tribunal se pronunciara en cuenta y de plano acerca de
su admisibilidad, conforme a lo previsto en el Art. 382 del CPP, aplicable al recurso de
apelación conforme a lo previsto en el Art. 361 del CPP.
El efecto del desistimiento de la apelación, no afecta a los intervinientes que se hubieran
adherido al recurso de apelación conforme a lo previsto en el Art. 354 inciso 2° del CPP.

6.- La prueba en la segunda instancia. No se contempla la posibilidad de rendir prueba ante el


tribunal de alzada en el recurso de apelación en materia penal, lo que fluye claramente de la
historia fidedigna del establecimiento del Art. 359 del CPP, dado que se eliminó el recurso de
apelación que se incluía en ese precepto por la Comisión Mixta, para limitar la rendición de
prueba sólo respecto del recurso de nulidad.133

7.- La manera como las Cortes de Apelaciones conocen y resuelven el recurso de apelación
sometido a su decisión en el proceso penal. En primer lugar, cabe señalar que, el recurso de
apelación es conocido por una Sala de la Corte de Apelaciones respectiva, que es la superior
jerárquica del juez de garantía que hubiere dictado la resolución que se impugna.
En segundo lugar, la vista de la causa debe efectuarse en una audiencia pública. Así lo
dispone el artículo 358 inciso 1° del CPP.
En tercer lugar, la vista de la causa es un trámite complejo, pues está compuesto de varios
actos, los que se realizan en el siguiente orden cuando se trata de una apelación permitida en
el nuevo proceso penal: 1.- La notificación de la resolución que fija día y hora para la
audiencia en que debe verse el recurso de apelación; 2.- La fijación de la causa en tabla; 3.-

133
Al efecto, cabe señalar que, en el informe de la Comisión Mixta en relación al artículo propuesto por el Senado que incluía la rendición de prueba en el recurso de apelación,
que éste fue rechazado por la Honorable Cámara de Diputados para limitar la producción de prueba al recurso de nulidad, siempre que recaiga sobre las circunstancias que
constituyeren la causal invocada. En la Comisión Mixta se observó que, como en el caso del procedimiento abreviado sólo se admite el recurso de apelación, no procedería
la rendición de prueba en segunda instancia.

155
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

La instalación del Tribunal; 4.- El anuncio; y, 5.- Los alegatos.

8.- La notificación del decreto que manda traer los autos en relación. La Corte de Apelaciones
declarado admisible el recurso de apelación, debe determinar su inclusión en la tabla
correspondiente, indicando el día y hora en que debería ser visto el recurso. La notificación de
la referida resolución se efectúa por el estado.

9.- La fijación de la causa en tabla. Corresponde al Presidente de la Corte de Apelaciones


formar la tabla para la semana siguiente, obligación que debe cumplir en el último día hábil de
cada semana.
El Presidente de la Corte de Apelaciones, debe formar la tabla el último día hábil de cada
semana cumpliendo con las exigencias establecidas en el Art. 163 del CPC, esto es, debe
individualizar las causas con el nombre de las partes en la forma como aparece en la carátula
del expediente y debe señalar el día en que debe verse y el número de orden que le
corresponde.
En todo caso, el Presidente de la Corte de Apelaciones, al confeccionar la tabla debe
tener presente que en ella deberá figurar todos los recursos de carácter jurisdiccional que
inciden en una misma causa, cualquiera sea su naturaleza. (Art. 66 inciso 2° COT).
Por último con arreglo a lo previsto en el inciso 2° del Art. 163 del CPC, la tabla debe fijarse
en un lugar visible, requisito que se cumple en la práctica fijando un ejemplar de la tabla en un
fichero general y otro ejemplar en la puerta de la sala que corresponda. Cabe reiterar que en
alguna Cortes, ello se cumple mediante un sistema electrónico, de circuito cerrado, y la
información se contiene en una pantalla, a la vista del público. Sin perjuicio de ello, es
necesario tener presente que en caso de discrepancia o inexactitud en la información,
prevalece lo que dispone el texto legal expreso.

10.- La instalación del tribunal - el retardo y la suspensión de la vista de la causa. La vista de la


causa debe hacerse en el día y en el orden establecido en la tabla, para cuyo efecto es
menester que previamente se instale el Tribunal.
La instalación del Tribunal debe hacerla el Presidente de la Corte de Apelaciones; quién
debe hacer llamar, si fuere necesario, a los funcionarios que deban integrar cada Sala.
El Presidente de la Corte de Apelaciones debe levantar un acta de instalación en la que
señalará el nombre de los ministros titulares de la sala asistentes y de los inasistentes,
expresando la causa de la inasistencia.
Una copia de esta acta debe fijarse en la tabla de la correspondiente Sala. Así lo establece
el Art. 90 N° 2 del COT.
Instalado el tribunal debe iniciarse la audiencia, procediéndose a la vista de las causas en
el orden en que parecen en la tabla. Debemos tener presente que no podrá suspenderse la
vista de un recurso penal por falta de jueces que pudieren integrar la sala. Si fuere necesario, se
interrumpirá la vista de los recursos civiles para que se integren a la sala jueces no inhabilitados.
En consecuencia, la audiencia sólo se suspenderá si no se alcanzare, con los jueces que

156
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

conformaren ese día el tribunal, el mínimo de miembros no inhabilitados que debieren intervenir
en ella. (Art. 356 del CPP).
La vista de la causa puede suspenderse, es decir, es posible que la causa no se vea el día
fijado para ese efecto, contemplándose normas especiales al efecto en el nuevo sistema
procesal penal. El Art. 357 del CPP, establece que la vista de los recursos penales no podrá
suspenderse por las causales previstas en los numerales 1, 5, 6 y 7 del Art. 165 del CPC.
Al confeccionar la tabla o disponer la agregación extraordinaria de recursos o determinar
la continuación para el día siguiente de una causa, la Corte de Apelaciones adoptará las
medidas necesarias para que la sala que correspondiere no viere alterada su labor.
Si en la causa hubiere personas privadas de libertad, sólo se suspenderá la vista de la
causa por muerte del abogado del recurrente, del cónyuge o de alguno de sus ascendientes o
descendientes ocurrida dentro de los ocho días anteriores al designado para la vista del
recurso.
En los demás casos, la vista deberá efectuarse el día y hora fijado al efecto, sin perjuicio del
derecho de suspensión, el cual procederá excepcionalmente. Este derecho a suspender podrá
ejercerse una sola vez por el recurrente o por todos los intervinientes facultados para concurrir a
ella, de común acuerdo, por medio de un escrito que deberá presentarse hasta antes de las
12.00 horas del día hábil anterior a la audiencia correspondiente, a menos que la agregación
de la causa se hubiere efectuado con menos de 72 horas antes de la vista, caso en el cual la
suspensión podrá solicitarse hasta antes de que comenzare la audiencia.
Las causas que se ordene tramitar, las suspendidas y las que por cualquier motivo no hayan
de verse serán anunciadas en la tabla antes de comenzar la relación de las demás. Asimismo,
en esa oportunidad deberán señalarse aquellas causas que no se verán durante la audiencia,
por falta de tiempo. La audiencia se prorrogará sí fuere necesario, hasta la última de las causas
que resten en la tabla. (Art. 323 inciso 21 COT).

11.- El anuncio. El Art. 358 del CPC, establece expresamente este trámite en la vista de la
causa, al señalar que la audiencia se iniciará con el anuncio, que consistirá en el aviso dado
públicamente de que se procederá a la vista de la causa, mediante un llamado a viva voz.
Una vez anunciada la causa, debe procederse de inmediato a escuchar los alegatos de
los recurrentes y recurridos, sin que se contemple el trámite de la relación conforme a lo
previsto en el inciso 3° del Art. 358 del CPC.

12.- Los alegatos. Los incisos 3° a 5° del Art. 358 del CPP, regulan los alegatos al señalamos que
"la audiencia se iniciará con el anuncio, tras el cual, sin mediar relación, se otorgará la palabra
a él o los recurrentes para que expongan los fundamentos del recurso, así como las peticiones
concretas que formularen. Luego se permitirá intervenir a los recurridos y finalmente se volverá
a ofrecer la palabra a todas las partes con el fin de que formulen aclaraciones respecto de los
hechos o de los argumentos vertidos en el debate”.
En cualquier momento del debate, cualquier miembro del tribunal podrá formular -
preguntas a los representantes de las partes o pedirles que profundicen su argumentación o la

157
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

refieran a algún aspecto específico de la cuestión debatida.


Concluido el debate, el tribunal pronunciará sentencia de inmediato o, si no fuere posible,
en un día y hora que dará a conocer a los intervinientes en la misma audiencia.

XV.- MODOS DE TERMINAR EL RECURSO DE APELACION.

1.- GENERALIDADES.
El recurso de apelación puede terminar por diversos modos:
a) Medios directos (a.1.- normales; y a.2.- anormales); y
b) Medios indirectos.

Medios directos.
La manera normal y directa por la cual se termina el recurso de apelación es mediante la
dictación de la resolución que se pronuncia acerca de él, modificando, revocando o
confirmando la sentencia o resolución impugnada de primera instancia.
Esta es la manera natural de poner término al recurso de apelación, puesto que
corresponde al propósito que se persigue por el apelante desde su interposición, que no es otro
que la revisión del fallo de primera instancia por el tribunal de alzada.
Además, existen otros medios anormales y directos de poner término al recurso de
apelación, en los que éste termina durante su tramitación sin que el tribunal de alzada hubiere
revisado el fallo de primera instancia impugnado.
Estos medios anormales, en el sentido de que ponen término a la apelación sin la revisión
del fallo impugnado, pero directos porque se refieren precisamente a la apelación y no al
proceso en su totalidad, son la deserción, la prescripción y el desistimiento del recurso de
apelación.
En este caso, no consideramos la inadmisibilidad del recurso de apelación, por cuanto ella
se refiere a las situaciones en las cuales es improcedente darle existencia al recurso de
apelación.

Medios indirectos.
Finalmente, existen medios indirectos de poner término a la apelación, que están
destinados a poner término al proceso mismo en su totalidad, pero que consecuencialmente
producen el término del recurso de apelación.
Dentro de estos medios indirectos se pueden mencionar el abandono del procedimiento, el
desistimiento de la demanda y la transacción, el avenimiento y la conciliación.
Todos estos medios de poner término al recurso de apelación tienen aplicación en materia
civil, a menos de encontrarnos ante asuntos de jurisdicción civil, en los que es procedente la
consulta, como ocurre por ejemplo en los juicios de hacienda, en los casos previstos por el
legislador, de ser la sentencia contraria el interés fiscal.

158
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.- FALLO DEL RECURSO DE APELACION.


2.1.- La competencia del tribunal de segunda instancia en el fallo del recurso de apelación. El
tribunal de segunda instancia en virtud del efecto devolutivo comprendido en el recurso de
apelación pasa a tener competencia para revisar tanto las cuestiones de hecho como de
derecho, comprendidas en la causa.
Para los efectos de determinar la competencia del tribunal de segunda instancia para la
resolución del recurso de apelación es posible sentar, las siguientes reglas:
2.2.- Los grados de competencia del tribunal de segunda instancia. En nuestro ordenamiento
jurídico es posible distinguir tres grados de competencia del tribunal de segunda instancia para
el conocimiento y fallo del recurso de apelación; siendo ellos los siguientes:

Primer Grado de Competencia.


Constituye la regla general que se aplica al juicio ordinario civil de mayor cuantía y a todos
los procedimientos en los cuales no exista una norma especial diversa.
De acuerdo a lo establecido en el Art.170 Nº 6 del CPC, las sentencias definitivas de
primera o única instancia y las de segunda que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva
las de otros tribunales contendrán: N° 6 La decisión del asunto controvertido, esta decisión
deberá comprender todas las acciones y excepciones que se hayan hecho valer en el juicio;
pero podrá omitirse la resolución de aquellas que sean incompatibles con las aceptadas.
Este requisito de las sentencias de segunda instancia aparece también contemplado en los
N° 10 y 11 del AA sobre la forma de las sentencias de fecha 30 de Septiembre de 1920.
Por otra parte, el Art. 160 del CPC, establece que las sentencias se pronunciarán conforme
al mérito del proceso, y no podrán extenderse a puntos que no hayan sido expresamente
sometidos a juicio por las partes, salvo en cuanto las leyes manden o permitan a los tribunales
proceder de oficio.
De acuerdo con ello, el tribunal de segunda instancia sólo va a poder pronunciarse acerca
de las cuestiones de hecho y de derecho que se hubieren discutido y resuelto en la sentencia
de primera instancia y respecto de las cuales se hubieren formulado peticiones concretas por
el apelante al deducir el recurso de apelación.
Si el tribunal de segunda instancia llegara a pronunciarse acerca de cuestiones de hecho y
de derecho que no se hubieren discutido en la primera instancia y resuelto por la sentencia
definitiva dictada en ella, incurrirá en la causal de ultrapetita.
En consecuencia, este primer grado de competencia del tribunal de segunda instancia se
encuentra limitado a las cuestiones de hecho y de derecho que se hubieren discutido y
resuelto por la sentencia pronunciada por el tribunal de primera instancia y que fueren materia
de las peticiones concretas formuladas por los recurrentes.
Excepciones: No obstante, la regla general ya señalada, reconoce excepciones en cuanto
el tribunal de segunda instancia puede pronunciarse acerca de cuestiones no discutidas o
resueltas por el fallo de primera instancia, siendo ellas las siguientes:
1.- El tribunal de segunda instancia podrá fallar las cuestiones ventiladas en la primera instancia
y sobre las cuales no se haya pronunciado la sentencia apelada por ser incompatibles con lo

159
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

resuelto en ella, sin que se requiera nuevo pronunciamiento del inferior. (Art. 208 del CPC).
Así por ejemplo, si en la primera instancia se oponen por el demandado las excepciones de
nulidad y de pago, y el tribunal de primera instancia acogió la excepción de nulidad sin
pronunciarse por ser incompatible respecto de la excepción de pago, puede el tribunal de
alzada pronunciarse respecto de la segunda si rechaza la excepción de nulidad, sin que sea
necesario remitir el expediente al juez de primera instancia para que se pronuncie sobre esa
excepción que no consideró por estimarla incompatible con la aceptada.

2.- El tribunal de segunda instancia, previa audiencia del ministerio público, puede hacer de
oficio en su sentencia las declaraciones que por ley son obligatorias a los jueces, aún cuando
el fallo apelado no las contenga. (Art. 208 CPC).
Ejemplo de declaraciones que el tribunal puede efectuar de oficio, por encontrarse
autorizado por la ley, son la nulidad absoluta que aparece de manifiesto en el acto o contrato
(Art. 1683 del CC); la incompetencia absoluta del tribunal, la de implicancia, etc.
En todo caso, debemos recordar que si una de esas declaraciones efectuadas por el
tribunal de segunda instancia consiste en declarar su incompetencia, podrá apelarse de la
resolución ante el tribunal superior jerárquico (Corte Suprema), salvo que la declaración sea
hecha como tribunal de segunda instancia, por la Excma. Corte Suprema, cuya resolución por
razones obvias no es inapelable.

3.- El tribunal de segunda instancia conociendo del recurso de apelación puede casar en la
forma de oficio el fallo de primera instancia cuando aparezca de manifiesto un vicio que de
lugar a este recurso (casación de oficio) por cualquiera de las causales que contempla la ley,
debiendo oír sobre ese punto a los abogados que concurran a alegar en la vista de la causa,
indicándoles los posibles vicios sobre los cuales deben alegar. (Art. 775 inciso 1º del CPC);
Si el vicio que diere lugar a la invalidación de la sentencia fuere uno de los vicios
consistentes en ultrapetita, omisión requisitos de la sentencia, cosa juzgada o contener
decisiones contradictorias, el tribunal de segunda instancia no solo debe casar el fallo de
primera instancia, sino que acto continuo y sin nueva vista, pero separadamente, debe dictar
la sentencia de reemplazo que corresponda con arreglo a la ley.
Si nos encontramos en presencia de otros vicios de casación, diversos a los cuatro ya
señalados, el tribunal de segunda instancia que case de oficio se debe limitar a invalidar el
fallo, determinando el estado en que queda el proceso, remitiéndolo para su conocimiento al
tribunal de primera instancia no inhabilitado correspondiente.
El tribunal de segunda instancia que conoce del recurso de apelación, si advirtiere que el
fallo de primera instancia adolece del vicio consistente en la omisión de pronunciamiento
acerca de una acción o excepción que se haya hecho valer en el juicio, puede limitarse a
ordenar al juez de la causa que complete la sentencia, dictando resolución sobre el punto
omitido, y entre tanto suspenderá el fallo del recurso de apelación. (Art. 775 inciso 2º del CPC).

EN MATERIA PENAL.

160
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

REGLA GENERAL:
En el proceso penal actual, se contempla este grado de competencia (primer grado de
competencia), al señalarnos en el inciso 1º del Art. 360 del CPP, que el tribunal que conociere
de un recurso sólo podrá pronunciarse sobre las solicitudes formuladas por los recurrentes,
quedándole vedado extender el efecto de su decisión a cuestiones no planteadas por ellos o
más allá de los límites de lo solicitado, salvo en los casos previstos en este artículo y en el Art.
379 inciso 2° del CPP.
EXCEPCION:
Los casos de excepción en que el tribunal de alzada puede apartarse de esta regla
general, mencionados en el Art. 360 del CPP, son solamente dos:
1.- Posibilidad de extender la decisión favorable a quien no haya recurrido mediante
declaración expresa formulada por el tribunal en tal sentido, la que puede efectuar por el
tribunal de alzada, siempre que ella no se basare en fundamentos que fueren personales y ellos
favorecieren exclusivamente al recurrente. Artículo 360 inciso 2° del CPP; y
2.- Se puede anular de oficio el fallo por la concurrencia de alguna de las causales previstas en
el Art. 374 del CPP. (Motivos absolutos de nulidad, en que el juicio y la sentencia deben ser
siempre anulados).

Segundo Grado de Competencia.


El segundo grado de competencia del tribunal de segunda instancia, se encuentra
establecido respecto del procedimiento o juicio sumario en el Art. 692 del CPC, el cual
prescribe al efecto que en segunda instancia, podrá el tribunal de alzada, a solicitud de parte,
pronunciarse por vía de apelación sobre todas las cuestiones que se hayan debatido en
primera para ser falladas en definitiva, aun cuando no hayan sido resueltas en el fallo apelado.
De acuerdo a lo previsto en el referido precepto legal, tenemos que en el juicio sumario el
tribunal de alzada tiene competencia para pronunciarse sobre todas las cuestiones debatidas
en primera instancia, aún cuando no se hayan resuelto en el fallo pronunciado en primera
instancia. Art. 680 inciso 1º CPC.
En consecuencia, en el juicio ordinario la competencia del tribunal de segunda instancia se
refiere a las cuestiones debatidas en primera instancia y resueltas en el fallo dictado en ella; en
cambio, en el juicio sumario la competencia del tribunal de segunda instancia es más amplia,
ya que se refiere a las cuestiones debatidas en primera instancia, aún cuando no se hayan
resuelto en la sentencia dictada en ésta fase del procedimiento. Para que el tribunal de
segunda instancia posea esta competencia extendida, es menester que exista solicitud de
parte, no pudiendo el tribunal de alzada, actuar de oficio. La Jurisprudencia de nuestros
tribunales ha sustentado diversos criterios en cuanto a la forma en que debe materializarse en
el proceso esta solicitud de parte interesada. Así, hay algunos fallos de los tribunales de alzada,
que sostienen que la sola interposición del recurso de apelación importa o implica la solicitud
contemplada en el Art. 692 del CPC. Sin embargo, hay otros fallos de los tribunales de alzada,
que han sostenido que para que el tribunal pueda ejercer esa facultad contemplada en el Art.
692 del CPC, es menester que exista una solicitud expresa de la parte interesada, en ese
sentido.

161
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Tercer Grado de competencia.


Este es el grado más amplio de competencia del tribunal de segunda instancia
conociendo del recurso de apelación, puesto que en él no es necesario que las cuestiones de
hecho y de derecho hayan sido debatidas y comprendidas en el fallo de primera instancia,
sino que basta con que ellas sean pertinentes y se hallen comprendidas en la causa.
En materia civil, tiene plena aplicación el principio "Tantum devolutum quantum apellatum",
lo que significa que entra dentro del ámbito del efecto devolutivo, que otorga competencia al
tribunal de alzada para conocer de la segunda instancia, todo aquello que en virtud del
recurso de apelación es elevado al conocimiento del tribunal de alzada. La delimitación de la
competencia del tribunal de alzada se determina por el apelante en las peticiones concretas
que debe formular al presentar el escrito de apelación en materia civil.
Ello significa, que el tribunal de segunda instancia no puede:
1.- Otorgar al apelante más de lo que hubiere solicitado en su recurso de apelación, lo que se
materializa por regla general en las peticiones concretas que debe formular al interponer el
recurso de apelación.
En virtud del apotegma tantum appellatum quantum devolutum, tan incardinado en la
esencia del ámbito devolutivo de recurso de apelación civil, el Tribunal superior jerárquico sólo
entra a revisar aquello que le es sometido a su conocimiento (que le es devuelto por el Juez a
quo, siguiendo la ficción de que el órgano superior inviste de jurisdicción al inferior, y por esto
mediante el recurso de apelación la jurisdicción retorna al Tribunal de quien emana)
expresamente por la parte recurrente. De esta forma, y como el apelante recurrirá de los
extremos de la sentencia que le son perjudiciales, únicamente podrá someter al Juez ad quem
la revisión respecto de los mismos; todos los demás extremos de la sentencia recurrida, que no
son objeto del recurso de apelación, pasan a tener autoridad de cosa juzgada por quedar
firmes e irrecurribles.134
2.- Resolver el recurso de apelación, modificando el fallo de primera instancia en contra del
apelante, sin que se encuentre facultado para actuar de oficio, solo si esta facultado para
obrar de oficio podría hacerlo.
Como consecuencia de la aplicación del principio, dispositivo en materia civil, y,
específicamente y como concreción de éste (principio dispositivo) respecto de la apelación
de los principios de la congruencia y del tantum devolutum quantum appellatum, se proscribe
de la apelación civil la reformatio in peius, o en otras palabras, la reforma en perjuicio del
apelante o reforma peyorativa.
La reformatio in peius, reforma en perjuicio del apelante o reforma peyorativa, es aquella
regla impuesta al órgano jurisdiccional de apelación, como impedimento para agravar o
hacer más gravosa la condena, o restringir las declaraciones más favorables de la sentencia
de primera instancia, en perjuicio del apelante.
De esta manera, aunque el tribunal superior considere que la condena impuesta por el Juez
de instancia debiera ser mayor, o la sentencia menos favorable o desfavorable totalmente

134 Solé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Editorial J. M. Bosch Editor S.A. Año 1993. Página 273.

162
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

para el apelante, no podrá, según los poderes de que dispone, dictar la sentencia que hubiera
dictado en caso de haber actuado como órgano jurisdiccional de primera instancia;
solamente podrá resolver dentro de los límites perjudiciales, a juicio del apelante que hayan
sido sometidos a su consideración por el mismo. Lo más que podrá hacer el juez ad quem es
dictar sentencia desestimatoria de las peticiones del recurrente; por su parte, el apelado
únicamente podrá solicitar el mantenimiento de la resolución apelada. 116
La prohibición de reformar la sentencia impugnada en perjuicio del apelante dice relación
tanto con una modificación cualitativa como cuantitativa, desfavorable a sus intereses.
Existirá una modificación cualitativa de la sentencia impugnada, en perjuicio de los
intereses del apelante, cuando se contemplen nuevas prestaciones de dar hacer o no hacer
en su contra que no estuviesen contempladas en la sentencia impugnada.
En cambio, existirá una modificación cuantitativa en perjuicio de los intereses del apelante,
cuando se aumente el monto de las obligaciones que debe cumplir determinadas en la
sentencia impugnada.
Desde una perspectiva histórica, la reformatio in peius significa la consagración del sistema
de la personalidad del recurso, frente al sistema de la comunidad.
En el derecho justinianeo, se concibe que la finalidad del proceso es la realización de la
justicia en interés público y no satisfacer exclusivamente el interés de las partes en litigio; en
este sistema, el juez tiene libertad para reformar el fallo apelable en lo favorable al recurrente y
además, en su contra y en beneficio de la otra parte cuando el Juez lo considere necesario
para conformar lo resuelto a las leyes y a la justicia. Por ello, en este caso, el recurso de
apelación interpuesto por cualquiera de las partes, se entiende en beneficio común o de
ambas, y el Juez superior puede y debe revisar la resolución en todos sus aspectos y
modificarla en lo que no se ajuste a la Ley, sin que importe en beneficio de cuál de las partes
se haga.
En el Derecho intermedio y como consecuencia del criterio privatista, se partió del principio
dispositivo de forma rigurosa, dejando en manos de las partes la defensa de sus intereses; de
esta forma, se acude a la ficción de que quien no apela consiente y acepta lo adverso de la
decisión, e impone al Juez superior la prohibición de reformar la resolución en esa parte.
Además, con la figura de la adhesión a la apelación, la parte no apelante concurre a
adherirse al recurso ante el superior para que este pueda revisar y modificar la parte del fallo
que le sea desfavorable, y por lo tanto favorable al apelante.
El Derecho francés, y otros muchos Códigos, recogieron esta orientación y con ello el
principio de la prohibición de la reformatio in peius. Más concretamente en nuestro sistema
jurídico, el problema de la reformatio in peius se encontraba íntimamente ligado con el tema
de la congruencia procesal, entendida esta como la diferencia entre lo pedido y lo resuelto en
la sentencia.
Para la doctrina procesal moderna, se toma como punto de referencia para la
construcción de la fundamentación jurídica de la prohibición de la reformatio in peius el juego
de los principio derogación y congruencia.

116 Solé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Página. 268 J .M. Bosch, Editor S. A. 1993.

163
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En este sentido, y conectado con la actividad dispositiva de la parte recurrente, en ningún


caso podrá concederse por el órgano ad quem mas de lo pedido; la sentencia deberá ser
congruente entre lo rogado o pedido y lo resuelto por el Tribunal ad quem: ello significa que el
tribunal de alzada no puede agravar la situación del recurrente en aquello que él no ha
pedido en forma expresa que se modifique. Esta prohibición de la reformatio in peius comporta
una limitación del objeto del proceso ante el Tribunal ad quem, como consecuencia de que
en la actividad del órgano jurisdiccional no entre al examen de las cuestiones que ha
consentido el recurrente; respecto de estas cuestiones se produce el efecto de cosa
juzgada.117
La prohibición de la reformatio in peius decae, entre otros, en aquellos casos en que no
estemos frente a un apelante único, sino en el supuesto de que también recurra la contraparte,
o bien se adhiera a la apelación. En ambos casos, se produce un incremento del alcance
devolutivo del recurso, ampliando, en consecuencia, los poderes de decisión del órgano de
apelación; la cosa juzgada no afectará ahora respecto de aquellos extremos sobre los que
fundamentan su impugnación la contraparte apelante y/o el apelante adherido.
Si el tribunal de segunda instancia no respetare estas reglas incurriría en el vicio de
ultrapetita, puesto que su fallo otorgaría más de lo pedido por las partes o se extendería a
puntos no sometidos a su resolución, a menos que exista una ley que lo faculte para actuar de
oficio.
Además, es menester tener presente que en virtud el principio tantum devolutum quantum
apellatum, el tribunal de alzada sólo puede conocer acerca de las peticiones concretas
contenidas en el recurso de apelación, quedando a firme las decisiones que se hubieren
contenido en la sentencia impugnada y respecto de los cuales no se hubiere recurrido.
En el nuevo proceso penal, rigen claramente los dos principios señalados respecto del
procedimiento civil:
1.- No se puede otorgar al apelante más de lo que hubiere solicitado en su recurso de
apelación, lo que se materializa por regla general en las peticiones concretas que debe
formular al interponer el recurso de apelación. (Art. 360 inciso 1º del CPP), con la sola
excepción de la extensión de la decisión más favorable a quien no ha recurrido si ellas no se
basan en fundamentos personales que sólo pueden beneficiar al recurrente (Art. 360 inciso 2°
del CPP).118

2.- No se puede resolver el recurso de apelación modificando el fallo de primera instancia en


contra del apelante, sin que se encuentre facultado el tribunal para actuar de oficio. Como
consecuencia de la aplicación del principio dispositivo en el nuevo proceso penal, y
específicamente y como concreción de éste respecto de la apelación de los principios de la
congruencia y del tantum devolutum quantum appellatum, se proscribe de la apelación en el
nuevo proceso penal la reformatio in peius, reforma en perjuicio o reforma peyorativa.

117
Solé Riera, Jaume. El recurso de apelación civil. Páginas 270 y 271 J. M. Bosch, Editor S. A. 1993.
118
En este sentido se ha declarado que nadie puede ser condenado por delito, sino cuando el tribunal que lo juzgue adquiere, más allá de toda duda razonable, la convicción de
que realmente se hubiere cometido el hecho punible objeto de la acusación, y el tribunal que conociere de un recurso sólo puede pronunciarse sobre las solicitudes formuladas por
los recurrentes, quedándole vedado extender el efecto de su decisión a cuestiones no planteadas por ellos, o, más allá de los límites de lo solicitado, salvo los casos previstos en
los incisos 2º y 3º del artículo 360 del Código Procesal Penal y el artículo 379 inciso 2°, cuyos casos no son los de autos Cortes de Apelaciones de Talca 20/3/2003. Ingreso Rol
691-03. Revista Procesal Penal. Abril 2003. Nº 8. Páginas 49 y siguientes. Editorial LexisNexis.

164
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Al efecto, dispone el inciso 3° del Art. 360 del CPP que “Si la resolución judicial hubiere sido
objeto de recurso por un solo interviniente, la Corte no podrá reformarla en perjuicio del
recurrente”.

La apelación interpuesta por una de las partes no aprovecha a la otra.


En materia civil, por regla general en caso que exista pluralidad de partes activas o pasivas,
la apelación interpuesta por una sola parte activa no favorece en caso de ser acogida al resto
de las partes activas que no hubieren apelado. En otras palabras, por regla general la
sentencia civil de segunda instancia no tiene un efecto extensivo para favorecer a las partes
que no hubieren apelado.
En el proceso penal, el inciso 2° del Art. 360 se refiere a esta materia, reiterando el concepto
contemplado antiguamente, en el inciso 1° del Art. 528 bis del antiguo Código de
Procedimiento Penal.

La sentencia que resuelve el recurso de apelación en la segunda instancia.


En esta materia, debemos recordar que la sentencia de segunda instancia es dictada por
un tribunal colegiado, por lo que deberán darse plena aplicación a las normas señaladas
respecto de los acuerdos, cuyo incumplimiento puede dar lugar a la interposición del recurso
de casación en la forma por las causales contempladas en los Arts. 768 Nº 1, 2 y 3 del CPC.
Para determinar la forma que debe cumplirse respecto de la sentencia de segunda
instancia y que se determina por la parte resolutiva, es posible distinguir:
i. Sentencia Confirmatoria. La sentencia confirmatoria es aquella pronunciada por el tribunal de
alzada en la que mantiene en todas sus partes lo resuelto por el tribunal de primera instancia,
sin que por ello se acojan los fundamentos y peticiones concretas formuladas por el apelante
en su recurso.
Si la sentencia de segunda instancia confirma una de primera que cumple con todos los
requisitos del Art. 170 del CPC o 500 del CPP, ella sólo deberá cumplir con los requisitos
comunes de toda resolución judicial. (Inciso 2° del Art. 170 del CPC).-
Ejemplo:
Antofagasta, a 18 de Julio de 2013.
Vistos:
Se confirma la sentencia apelada de fecha …….. que rola a fojas…… .
Firma
Ministros (3)
Secretario del Tribunal

Si la sentencia de primera instancia no reúne todos los requisitos del Art. 170 del CPC, el
tribunal de alzada puede casar de oficio la sentencia y devolver los autos al tribunal a quo
para que el juez no inhabilitado dicte nueva sentencia, si el Tribunal de Alzada no casa de
oficio la sentencia de primera instancia, la sentencia de segunda instancia que se dicte

165
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

confirmando la sentencia de primera instancia, deberá contener parte expositiva,


considerativa y resolutiva de acuerdo a lo previsto en el inciso 2º del Art. 170 del CPC. Sin
embargo, en la práctica los tribunales de segunda instancia se limitan a complementarla,
agregándole lo que le falta y la confirman, lo que parece contradecir la exigencia legal
referida. Artículo 768 del CPC.
Sin embargo, sí la sentencia de primera instancia hubiere incurrido en el vicio de no haberse
pronunciado acerca de una acción o excepción hecha valer oportunamente, la sentencia de
segunda instancia no podrá subsanar el vicio, sino que deberá:
- Remitir el expediente al tribunal de primera instancia para que complemente su fallo
(artículo 776 inciso 2° CPC) o bien,
- Puede casar de oficio la sentencia. (Artículo 768 inciso 3° del CPC).

ii. Sentencia modificatoria o revocatoria. La sentencia modificatoria, “es aquella en que el


tribunal de alzada acoge en parte el recurso de apelación, introduciendo adiciones o
efectuando supresiones a lo resuelto por el tribunal de primera instancia, reemplazando por lo
tanto, parcialmente el contenido de la parte resolutiva del fallo de primera instancia y de los
fundamentos necesarios para respaldar dicha decisión”.
La sentencia revocatoria, en cambio, “es aquella en que el tribunal de alzada acoge
íntegramente el recurso de apelación, dejando sin efecto la totalidad de la parte resolutiva y
los considerandos que le sirven de fundamento contenidos en el fallo de primera instancia,
reemplazándolos por otros conforme a derecho”.
Si la sentencia de primera instancia reúne todos los requisitos del artículo 170 del CPC, la
sentencia de segunda instancia revocatoria o modificatoria de ella, basta con que haga
referencia a la parte expositiva contenida en la sentencia de primera instancia y que
contemple los considerandos de hecho y de derecho que justifican la revocación o
modificación que se efectúa respecto de la parte resolutiva de la sentencia de primera
instancia (Artículo 170 inciso 2° CPC).
En materia civil y penal, la sentencia de segunda instancia se notifica por el Estado Diario.
Sin embargo, el cúmplase de la sentencia de segunda instancia se debe notificar en persona
al reo y no a sus representantes.

La deserción del recurso de apelación.

1.- Concepto.
La deserción del recurso de apelación es aquella sanción de carácter procesal, que
provoca el término del recurso de apelación en el procedimiento civil, por no haber cumplido
el apelante con ciertas cargas establecidas por el legislador.

2.- Casos en que se contempla la deserción del recurso de apelación; tribunal competente
para conocer de ella; tramitación y recursos que proceden en contra de la resolución que la
declara.

166
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

La deserción del recurso de apelación se contempla en la actualidad en los siguientes


casos:
2.1.- En primera instancia: Cuando el apelante, en los casos en que se concede la apelación
en el sólo efecto devolutivo, dentro de los cinco días - siguientes a la notificación de la
resolución que concede el recurso de apelación, no consigna el dinero que el secretario del
tribunal considere necesario para cubrir el valor de las fotocopias o de las compulsas
respectivas. (Artículo 197 del CPC)
Esta causal de deserción del recurso de apelación, es aplicable también al recurso de
casación en la forma, salvo que se hubiere interpuesto una casación en la forma,
conjuntamente a un recurso de apelación que ha sido concedido en ambos efectos, en cuyo
caso no resulta aplicable la deserción por esta causal. (Art. 779 CPC). En este caso, es
competente para conocer de la deserción el tribunal de primera instancia.
La tramitación consiste en que el apelado presenta un escrito solicitando que se declare la
deserción del recurso de apelación, al cual provee el tribunal disponiendo la certificación del
secretario en orden a no haberse dado cumplimiento oportuno y satisfactorio de la carga
procesal respectiva. Artículo 197 del CPC. Con el mérito de ese certificado, el tribunal, debe
resolver de plano la solicitud para declarar la deserción del recurso de apelación.
En contra de la resolución del tribunal a quo, que acoge la deserción del recurso de
apelación, procede el recurso de apelación por tratarse de una sentencia interlocutoria, y de
casación en la forma, por ser de aquellas sentencias interlocutorias que ponen término al juicio
o hacen imposible su continuación.
En cambio, en contra de la resolución que rechaza la deserción del recurso de apelación
sólo procede el recurso de apelación, al no ser una sentencia interlocutoria que ponga término
al juicio o haga imposible su continuación.
En el actual proceso penal, el artículo 371 del CPP, hace recaer la obligación de remitir
copia fiel de la resolución y de los antecedentes que fueren pertinentes para un acabado
pronunciamiento sobre el recurso de apelación, en el juez de primera instancia que lo hubiere
concedido (Juez de Garantía).

2.2.- En segunda instancia: Cuando el apelante no hubiere comparecido en segunda


instancia dentro del plazo fatal de cinco días, aumentable en la forma prevista en el Art. 200
del CPC, contados desde el ingreso de la apelación ante el tribunal de alzada. (5+3/5+3+Tabla
Emplazamiento).
Esta causal de deserción del recurso es aplicable al recurso de casación en la forma, de
acuerdo a lo previsto en el Art. 779 del CPC. En este caso, es competente para conocer de la
deserción del recurso el tribunal de segunda instancia.
La tramitación consiste en que el tribunal de oficio o a petición de parte, con el certificado
del secretario del tribunal de alzada, procede a pronunciarse acerca de la deserción del
recurso.
En contra de la resolución que se pronuncia respecto de la deserción del recurso de
apelación y/o casación en la forma, procede el recurso de reposición dentro de tercero día de

167
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

acuerdo a lo previsto en el inciso 2° del Art. 201 del CPC. Además, procede el recurso de
casación en contra de la resolución que declara la deserción del recurso, por tratarse de una
sentencia interlocutoria que pone término al juicio o hace imposible su continuación.
En el actual proceso penal no se contempla esta sanción procesal. Sin perjuicio de ello, en
el proceso penal se contempla la institución del abandono del recurso de apelación, la que se
produce cuando el recurrente no concurre a alegar el día de la vista de la causa. Art. 358
inciso 2° del CPP.

3.- Efectos que produce la declaración de deserción del recurso.


La declaración de deserción del recurso de apelación produce el término de éste.
En consecuencia, la sentencia impugnada por el recurso de apelación va a quedar
ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no fuere procedente su revisión
efectiva por vía de la consulta.
Si el tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de la apelación no
obstante haberse declarado su deserción y pronunciara sentencia, en contra de ella se podrá
deducir el recurso de casación en la forma, por la causal contemplada en el Nº 8 del Art. 768
del CPC.

El desistimiento del recurso de apelación.


1.- Concepto.
El desistimiento, es el acto jurídico procesal del apelante por medio del cual renuncia
expresamente al recurso de apelación que hubiere deducido en contra de alguna resolución
en el proceso.

2.- Procedencia.
El legislador no se ha encargado de regular expresamente el desistimiento del recurso de
apelación, no obstante contemplarse su existencia en los siguientes artículos del CPC:
2.1.- En el artículo 197 inciso 3° del CPC, a propósito de la sanción al apelante que no cumple
con la carga pecuniaria establecida por el legislador para la obtención de las compulsas, caso
en el cual no estamos en presencia de un desistimiento por no existir una manifestación
expresa de voluntad, sino que más bien frente a una sanción (deserción) por la falta de
cumplimiento de una carga procesal. Tal afirmación en todo caso es discutible, si
consideramos que, el desistimiento no requiere necesariamente ser expreso y podría asumirse
que hay un desistimiento tácito de la apelación, al no comparecer el apelante para continuar
la tramitación de la misma, al no facilitar la obtención de las compulsas mediante la
consignación pecuniaria para obtenerlas.
2.2.- En el Art. 217 del CPC, señalándonos que la adhesión a la apelación no será admisible
desde el momento en que se hubiere presentado un escrito para desistirse de la apelación
interpuesta por vía principal, debiendo colocarse en ambos escritos por el secretaría del
tribunal la hora de presentación para determinar cuál de ellos antecede al otro y si la adhesión
a la apelación ha sido promovida o no estando pendiente la apelación principal; y

168
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.3.- En el Art. 768 Nº 8 del CPC, en el cual establece que procede la casación en la forma en
contra de las sentencias dadas en apelación legalmente declarada desierta, prescrita o
desistida.
El desistimiento del recurso de apelación puede producirse tanto en primera como en
segunda instancia. Además es procedente también en materia penal.
Para los efectos de desistirse del recurso de apelación, en general se sostiene, que no es
necesario que el mandatario judicial posea facultad especial, conferida expresamente por
parte del mandante, puesto que lo que se contempla como facultad especial, en el inciso 2°
del Art. 7° del CPC, sólo es la facultad de desistirse en primera instancia de la acción deducida;
y, la facultad especial de renunciar a los recursos procesales, se refiere al acto de renuncia
anticipado del recurso y no una vez que éste se hubiere materializado.
En todo caso es recomendable, sobre todo por tratarse de un mecanismo que conduce a
la terminación del proceso, que el escrito de desistimiento sea firmado por la parte y su
mandatario para despejar cualquier duda y dejar constancia de encontrarse esta informada
de las consecuencias qué genera el desistimiento del recurso.
En cuanto a la oportunidad procesal, se acepta en general, que el desistimiento de la
apelación sea presentado en cualquier estado del juicio, tanto en la primera como segunda
instancia, aún cuando se haya producido la vista de éste en la segunda instancia y alcanzado
el acuerdo.
El escrito de desistimiento del recurso debe ser resuelto de plano por el tribunal.
3.- Efectos que produce la declaración del desistimiento de la apelación.
La declaración del desistimiento del recurso de apelación produce el término de éste.
En consecuencia, la sentencia impugnada por el recurso de apelación va a quedar
ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no fuere procedente su revisión
efectiva por vía de la consulta.
Si el tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de la apelación no
obstante haberse declarado su desistimiento y pronunciara sentencia, en contra de ella se
podrá deducir el recurso de casación en la forma por la causal contemplada en el Nº 8 del Art.
768 del CPC.
En el actual proceso penal, se regula expresamente la renuncia y desistimiento de los
recursos en el Art. 354 del CPP.

La prescripción del recurso de apelación.


1.- Concepto.
La prescripción del recurso de apelación: Es la sanción procesal que genera la terminación
del recurso de apelación por la inactividad de las partes durante el plazo que establece la ley.
En este caso no nos encontramos ante una forma de preclusión, sino que ante una
institución equivalente a la prescripción extintiva del CC.
Por otra parte, es menester hacer presente que las normas sobre prescripción del recurso
de apelación, contenidas en el Art. 211 del CPC, son aplicables a los recursos de casación, de
acuerdo a lo prescrito en el Art. 779 del CPC.

169
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En el actual proceso penal, no se contempla esta sanción procesal, y por otra parte, la
sanción que se contempla respecto de la inactividad del recurrente consistente en no asistir a
alegar en el día de la vista de la causa, es la del abandono del recurso, conforme a lo previsto
en el inciso 2° del Art. 358 del CPP.

2.- Requisitos.
Los requisitos que deben concurrir para, que se pueda declarar la prescripción de la
apelación por parte del tribunal son los siguientes:
a.- Inactividad de las partes;
b.- Transcurso del plazo; y
c.- Solicitud de parte.

a.- Inactividad de las partes. La actividad que las partes deben realizar para que no sea
procedente declarar la prescripción de la apelación, debe consistir en efectuar todas aquellas
gestiones necesarias para que se lleve a efecto y quede en estado de fallarse la apelación.
En consecuencia, sólo se consideraran para la existencia de una actividad de las partes las
gestiones útiles que ellas realicen, esto es, aquellas que conduzcan la apelación hacia la
resolución del recurso.
No obstante, es menester tener presente que la inactividad se refiere a la omisión de algún
trámite que corresponda cumplir a las partes, pero no a la inactividad que se hubiere
generado por causas ajenas a su voluntad, cualquiera sea el tiempo que transcurra. Así por
ejemplo, si la causa no se pone en tabla para su vista, no será procedente declarar la
prescripción por depender ello del tribunal de alzada y no de las partes, lo mismo ocurre si la
causa no es elevada oportunamente al tribunal de alzada por el tribunal de primera instancia
para conocer y fallar el recurso de apelación, sin perjuicio de la facultad de las partes para
quejarse disciplinariamente por el retardo en contra del funcionario responsable de la omisión.
b.- Transcurso del plazo. Para que sea procedente declarar la prescripción es menester que
transcurra el plazo de inactividad de las partes que establece el legislador, cuya extensión
depende de la naturaleza jurídica de la resolución impugnada.
El plazo de inactividad de las partes para que sea procedente declarar la prescripción es el
siguiente:
b.1.- Respecto de la apelación de las sentencias definitivas, el plazo de prescripción es de tres
meses contados desde la última gestión útil; y,
b.2.- Respecto de la apelación de las sentencias interlocutorias, autos y decretos, el plazo de
prescripción es de un mes contado desde la última gestión útil.
En efecto, el plazo de meses que se contempla en el CPC no se suspende por la
interposición de días feriados conforme al Art. 66 del CPC, debiendo aplicarse la regla general
de los plazos continuos que contempla el Art. 50 del CC. En consecuencia, se da el absurdo
legal que las apelaciones que se paralizan durante el feriado judicial que comprende el mes
de Febrero y el primero de Marzo de cada año, si damos una interpretación literal a la ley,
prescribirían, sin que las partes hubieren podido efectuar gestión alguna. Para subsanar esta

170
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

situación, sería la solución ideal que se contemplaran plazos de días y no de meses para los
efectos de la prescripción de la apelación, en especial de las resoluciones que no fueren
sentencias definitivas.
c.- Solicitud de parte. La prescripción no puede ser declarada de oficio por el tribunal, al no
habérsele conferido esa facultad, estableciéndose que ella debe ser declarada a petición de
cualquiera de las partes del proceso.
En consecuencia, la prescripción podrá ser alegada tanto por el apelante como por el
apelado.

Interrupción de la prescripción.
El inciso final del Art. 211 del CPC establece que la interrupción de la prescripción del
recurso de apelación se produce por cualquiera gestión que se haga en el juicio antes de
alegarla. La Jurisprudencia ha señalado que aún cuando hubiere transcurrido totalmente el
plazo de prescripción de la apelación, si antes de ser alegada se realiza cualquiera gestión, se
entiende interrumpido el plazo de prescripción. Esta forma de concebir la interrupción de la
prescripción de la apelación la hace diferenciarse de la prescripción extintiva civil, en la cual la
interrupción debe necesariamente producirse antes del transcurso del plazo contemplado
para que ella opere.
En consecuencia, la prescripción no podrá ser alegada si antes de presentarse la solicitud
de prescripción del recurso de apelación se efectúa cualquiera gestión para que se produzca
un avance en la tramitación de la apelación, aún cuando haya transcurrido el plazo que se
prevé por el legislador para que ella opere.
Finalmente, se ha declarado que la gestión que debe hacerse para interrumpir la
prescripción debe tratarse de una gestión útil y adecuada para que realmente el recurso se
lleve a efecto y quede en estado de fallarse por el tribunal superior, y no cualquiera gestión
inicua, absurda o inoperante que se haga en el juicio antes de alegar la prescripción.

Tribunal ante el cual se debe alegar la prescripción.


De acuerdo a lo previsto en el Art. 211 del CPC, la prescripción de la apelación puede ser
alegada tanto ante el tribunal de primera o de segunda instancia, siendo competente para
conocer y pronunciarse acerca de la prescripción aquel tribunal ante quien se encuentre el
expediente en tramitación en esos momentos.
En consecuencia, será competente para conocer de la prescripción del recurso de
apelación, el tribunal de primera instancia si aun no se han remitido los antecedentes de la
apelación al tribunal de alzada o si por cualquier causa el tribunal de segunda instancia
hubiere devuelto los antecedentes al tribunal de primera instancia para que efectúe alguna
diligencia.
A partir del ingreso de la apelación en la segunda instancia, será el tribunal de alzada el
competente para pronunciarse acerca de la prescripción por encontrarse el expediente ante
él.

171
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Tramitación de la solicitud de prescripción del recurso de apelación.


En cuanto a la tramitación de la solicitud de prescripción nada señala la ley. Sin embargo,
por tratarse de una cuestión accesoria al juicio que requiere especial pronunciamiento del
tribunal, con o sin audiencia, el tribunal de primera instancia de acuerdo a las normas de los
incidentes podrá resolverla de plano por fundarse la solicitud en hechos que constan en el
proceso (Art. 89 del CPC). Tratándose del tribunal de segunda instancia, la solicitud de
prescripción podrá ser resuelta de plano o proceder a tramitarla como incidente. (Art. 220
CPC).

Naturaleza jurídica de la resolución que declara la prescripción del recurso de apelación y


recursos que proceden en su contra.
La resolución que acoge la prescripción es una sentencia interlocutoria de primera clase o
de primer grado, procediendo excepcionalmente en su contra por disposición expresa del
legislador el recurso de reposición dentro de tercero día, si aparece fundado en un error de
hecho. (Art. 212 CPC). Este error de hecho se basa en un error en el cómputo del plazo para
establecer la procedencia de la prescripción. Si la resolución se dictare en primera instancia,
procederá la interposición del recurso de reposición con apelación en forma subsidiaria.
Además, como se trata de una sentencia interlocutoria que pone término al juicio o hace
imposible su continuación, procederá en su contra el recurso de casación en la forma de
acuerdo con las reglas generales.
En contra de la resolución que rechaza la prescripción del recurso de apelación, no
procede la reposición por establecerse ella sólo respecto de la resolución que admite la
prescripción del recurso de apelación; y tampoco procede el recurso de casación en la forma,
por no ser de aquellas sentencias interlocutorias que ponen termino al juicio o hacen imposible
su continuación. En consecuencia, sólo procederá la apelación en el evento que dicha
resolución se hubiere pronunciado por el tribunal de primera instancia, puesto que la dictada
por el tribunal de segunda instancia es inapelable de acuerdo a lo establecido en el Art. 210
del CPC.

Efectos que produce la resolución que declara la prescripción del recurso de apelación.
La declaración de prescripción del recurso de apelación produce el término de éste.
En consecuencia, la sentencia impugnada mediante la interposición del recurso de
apelación va a quedar ejecutoriada si no se hubieren interpuesto otros recursos o no fuere
procedente su revisión efectiva por vía de la consulta.
Si el tribunal de segunda instancia continuara con la tramitación de la apelación no
obstante haberse declarado su prescripción y pronunciara sentencia, en contra de ella se
podrá deducir el recurso de casación en la forma por la causal contemplada en el Nº 8 del Art.
768 del CPC.

Medios indirectos de poner término al recurso de apelación.


Además de estos medios directos de poner término al recurso de apelación, es posible que

172
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

se genere el término de éste por vía consecuencial, al operar alguna de las formas de poner
término al procedimiento en su totalidad. Dentro de estos medios indirectos de poner término a
la apelación se encuentran el abandono del procedimiento, la transacción, el avenimiento, la
conciliación y el desistimiento de la demanda en materia civil; y, el abandono de la acción, el
desistimiento, la transacción y el avenimiento en los delitos de acción penal privada.

CAPITULO V
EL RECURSO DE HECHO

1. REGLAMENTACION DEL RECURSO DE HECHO.


El recurso de hecho se encuentra reglamentado en los Arts. 196, 203, 204, 205 y 206 del CPC
y en el Art. 369 del CPP.

2. CONCEPTO DE RECURSO DE HECHO.


El recurso de hecho es aquel acto jurídico procesal de impugnación, de la parte agraviada,
que se hace valer directamente ante el tribunal superior jerárquico, a fin de solicitarle que
enmiende con arreglo a derecho, la resolución pronunciada erróneamente por el inferior con
respecto del otorgamiento o denegación de una apelación interpuesta ante él.

3. CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE HECHO.


El recurso de hecho presenta las siguientes características:
3.1.- Es un recurso extraordinario, que procede sólo para impugnar la resolución que se
pronuncia por el tribunal de primera instancia acerca del otorgamiento o denegación de una
apelación deducida ante él. En efecto, procede solo contra la resolución que deniega o
concede (en forma distinta a la prevista por el legislador) en forma improcedente un recurso
de apelación.
3.2.- Es un recurso jerárquico, que se interpone directamente ante el tribunal superior
jerárquico de aquel que dictó la resolución que se impugna para que sea resuelto por el mismo
superior jerárquico del tribunal que dictó la resolución impugnada.
3.3.- Es un recurso que emana de las facultades jurisdiccionales de los tribunales.

4.- CAUSALES DE PROCEDENCIA DEL RECURSO DE HECHO.


El recurso de hecho es el medio de impugnación procedente que franquea la ley para
objetar la resolución pronunciada por el tribunal de primera instancia, al proveer el escrito en
que se presenta el recurso de apelación, por haberse incurrido en la dictación de la resolución
que se pronuncia sobre el mismo, en algunos de los siguientes errores:
a.- no concede un recurso de apelación que es procedente (Recurso de Hecho propiamente
tal o verdadero recurso de hecho);
b.- concede un recurso de apelación que no es procedente;

173
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

c.- concede un recurso de apelación en el solo efecto devolutivo, debiendo haberlo


concedido en ambos efectos; y
d.- concede un recurso de apelación en ambos efectos, debiendo haberlo concedido en el
solo efecto devolutivo.
En los tres últimos casos (letras b, c y d) nos encontramos en presencia del falso recurso de
hecho.

5.- CLASIFICACION DEL RECURSO DE HECHO.


El recurso de hecho se clasifica en:

5.1.- Verdadero recurso de hecho o recurso de hecho propiamente tal; y,


5.2.- Falso recurso de hecho.
a.- Recurso de hecho propiamente tal o verdadero recurso de hecho; es aquel que
procede, cuando no se concede un recurso de apelación que es procedente.
b.- Falso recurso de hecho, es el que procede en los tres siguientes casos:
b.1.- Cuando se concede un recurso de apelación que no es procedente;
b.2.- Cuando se concede un recurso de apelación en el solo efecto devolutivo,
debiendo haberlo concedido en ambos efectos; y
b.3.- Cuando se concede un recurso de apelación en ambos efectos, debiendo haberlo
concedido en el solo efecto devolutivo.

6.- TRAMITACION DEL RECURSO DE HECHO PROPIAMENTE TAL O DEL DENOMINADO VERDADERO
RECURSO DE HECHO.

6.1.- Concepto.
El verdadero recurso de hecho o recurso de hecho propiamente tal, “es acto jurídico
procesal de parte agraviada, que consagra la ley para quien interpuso previamente un recurso
de apelación que le ha sido denegado indebidamente en primera instancia y, que se
interpone directamente ante el tribunal superior jerárquico (tribunal de alzada o de segunda
instancia), en contra de la resolución del tribunal de primera instancia que no dio lugar a la
concesión de un recurso de apelación que se estima procedente, para que ella sea
enmendada de acuerdo con la ley.” (Art. 203 del CPC).

6.2.- Parte agraviada.


La parte legitimada para deducir el verdadero recurso de hecho, es aquella parte que
dedujo el recurso de apelación que se estima procedente y que ve denegada su pretensión
por el tribunal de primera instancia.

6.3.- Tribunal ante el cual se interpone y resuelve el recurso de hecho verdadero.

174
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

El verdadero recurso de hecho debe interponerse directamente ante el tribunal superior


jerárquico del tribunal de primera instancia que denegó la concesión de una apelación que se
estima que es procedente. (Art. 203 CPC)

6.4.- Plazo para deducir el verdadero recurso de hecho.


La parte a quien no se le concedió por el tribunal de primera instancia el recurso de
apelación interpuesto, tiene para deducir el verdadero recurso de hecho ante el tribunal
superior jerárquico, el plazo que la ley le concede para ello, que es el mismo plazo que tiene el
recurrente para comparecer en segunda instancia (Regla general – 5 días – Excepciones: 5+3
días y 5+3+Tabla Emplazamiento), contemplados en el Art. 200 del CPC, contados desde la
notificación de la resolución dictada por el tribunal de primera instancia, que le denegó la
concesión del recurso de apelación que se estima procedente.
Debemos recordar que el plazo del Art. 200 del CPC, es fatal, tanto para comparecer en
segunda instancia como para deducir el verdadero recurso de hecho cuando ello sea
procedente. La diferencia en cuanto al computo de este plazo en estas dos situaciones,
radica, en que el plazo del Art. 200 del CPC para comparecer en la segunda instancia, se
cuenta desde el hecho material, consistente en el ingreso de la apelación ante el tribunal de
alzada; en cambio, tratándose del plazo para interponer el verdadero recurso de hecho, el
plazo señalado en el Art. 200 del CPC, se cuenta desde la notificación de la resolución del
tribunal de primera instancia que deniega la concesión del recurso de apelación interpuesto,
ya que en este caso, el tribunal a quo nada enviará al tribunal de alzada por lo que el plazo no
puede contarse en la forma señalada en el Art. 200 del CPC para comparecer en segunda
instancia para continuar la tramitación del recurso de apelación concedido.

6.5.- Tramitación del verdadero recurso de hecho.


El verdadero recurso de hecho debe ser interpuesto por escrito directamente ante el
tribunal de alzada por la propia parte o a través de un procurador del número o de un
mandatario judicial habilitado para comparecer ante el tribunal superior jerárquico.
Para los efectos de acreditar al tribunal superior jerárquico la procedencia y oportunidad
del recurso de hecho y, la personería del que comparece interponiéndolo en caso de ser el
mandatario judicial, deberá acompañarse un certificado del secretario del tribunal de primera
instancia en el cual conste a lo menos, la dictación de la resolución que denegó el recurso y la
fecha en que ella se notificó a la parte que lo deduce, como asimismo el carácter de
mandatario judicial en el proceso de la persona habilitada que comparecerá a interponerlo
ante el tribunal de segunda instancia en representación de la parte.
El tribunal superior jerárquico proveerá el escrito en que se formalice el verdadero recurso
de hecho, pidiendo informe al tribunal inferior sobre el asunto en que ha recaído la negativa.
(Art. 204 del CPC), que se materializa en la siguiente resolución:
Antofagasta, veintiocho de mayo de dos mil catorce.
Téngase por interpuesto recurso de hecho.
Informe el tribunal recurrido, en el plazo de 8 días. Remítase copia del recurso al

175
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

tribunal a quo.
Solicítense los autos en que incide el recurso al tribunal de primera instancia.
Rol N° 007 /2014
La ley no señala un plazo para que el tribunal recurrido informe, pero en la práctica judicial,
se le señala al tribunal recurrido, un plazo breve, no superior a 8 días.
Para ese efecto, el tribunal superior remitirá conjuntamente con el oficio en el cual le solicita
el informe una fotocopia del recurso de hecho que se hubiera deducido.
Además, el tribunal superior podrá ordenar al inferior la remisión del proceso, siempre que a
su juicio sea necesario examinado para dictar una resolución acertada respecto del recurso de
hecho. (Art. 204 inciso 2° del CPC).
Finalmente, es posible que el tribunal superior jerárquico, a petición de parte, ordene que
no se innove cuando haya antecedentes que justifiquen esta medida. (Art. 204 inciso 3° del
CPC). La petición de orden de no innovar será resuelta en cuenta y se mantendrá durante
toda la tramitación del recurso de hecho.
Con el informe del tribunal recurrido de primera instancia, deberá dictarse el decreto de
“autos en relación” y colocarse, la causa en tabla para su vista. Este procedimiento adoptado
de hecho por los tribunales de alzada, sería discutible de acuerdo a lo previsto en el artículo
199 del CPC, que hace procedente la vista de la causa solo respecto de las apelaciones de las
sentencias definitivas y la cuenta respecto del resto de las apelaciones interpuestas en contra
de las demás resoluciones apelables, a menos que respecto de ellas, se solicite alegato.
Teniendo el recurso de hecho, una tramitación contemplada dentro del Titulo XVIII del Libro I
del CPC en lo relativo a la apelación, debieran aplicarse estas mismas disposiciones respecto
de la forma en que debe conocer el tribunal de alzada del recurso de hecho.
El tribunal de alzada, conociendo del recurso de hecho puede resolver de la siguiente
manera:
1.- Acoger el recurso de hecho verdadero. El tribunal de alzada conociendo el recurso de
hecho puede acoger el recurso de hecho, en cuyo caso si la apelación procede en ambos
efectos, ordenará al inferior le remisión del proceso o lo retendrá si se halla en su poder, y le
dará la tramitación que corresponda a la apelación.
En este caso, todas las actuaciones realizadas ante el tribunal de primera instancia desde la
resolución que no concedió el recurso de apelación quedaran sin efecto, siempre que sean
una consecuencia directa e inmediata del fallo apelado. (Art. 206 CPC). Ello no es más que
una consecuencia de la falta de competencia que afecta al tribunal de primera instancia, en
razón de haberse concedido la apelación en virtud del recurso de hecho en el efecto
suspensivo.
Si al acogerse el recurso de hecho se determina que la apelación debe ser concedida en
el solo efecto devolutivo, se ordenará al tribunal inferior que le remita el expediente o las
compulsas para los efectos de darle la tramitación correspondiente al recurso de apelación si
el expediente se encontrare ante él, comunicándole la resolución que hubiere acogido el
recurso de hecho. Si el expediente se encontrare ante el tribunal de segunda instancia, el
recurrente deberá solicitarle a éste que ordene sacar las compulsas respectivas para retener

176
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

las mismas o remitirlas al tribunal de primera instancia según corresponda. Si así no lo hubiere
hecho al acoger el recurso de hecho.
En este caso, el acogimiento del recurso de hecho no genera la nulidad de las gestiones
realizadas ante el tribunal de primera instancia luego de la negativa de éste a conceder la
apelación, puesto que al concederse en el solo efecto devolutivo se entiende que este
siempre tuvo competencia para continuar tramitando el asunto. Ello es sin perjuicio de lo que
suceda respecto de la apelación, puesto que si ella es acogida podrá generarse la nulidad de
las actuaciones realizadas ante el de primera que se encuentran condicionadas a la suerte
que corra el recurso.

2.- Rechazar el recurso de hecho. Si el tribunal superior rechaza o declara inadmisible el recurso
de hecho lo comunicará al inferior, devolviéndole el proceso si se hubiere elevado durante la
tramitación de éste. (Art. 205 inciso 1° del CPC)

7.- TRAMITACION DEL FALSO RECURSO DE HECHO.

7.1.- Concepto.
El falso recurso de hecho “es aquel recurso procesal, que se interpone directamente ante el
tribunal superior jerárquico en contra de la resolución del tribunal de primera instancia que
concede un recurso de apelación que es improcedente, o bien, que concede una apelación
en el sólo efecto devolutivo debiendo haberla concedido en ambos efectos; o bien, que
concede una apelación en ambos efectos, debiendo haberla concedido en el sólo efecto
devolutivo; a fin de que ella sea enmendada con arreglo a derecho”. (Art. 196 del CPC).

7.2.- Parte agraviada.


En el falso recurso de hecho para determinar la parte legitimada para deducir el recurso de
hecho, debemos distinguir:
a) La parte agraviada será el apelado, si se concedió una apelación improcedente o se
concedió una apelación en ambos efectos debiendo haberse concedido en el solo efecto
devolutivo;
b) En cambio, será parte agraviada el apelante, si la apelación se concedió en el solo efecto
devolutivo debiendo haberse concedido en ambos.
En todo caso, es menester hacer presente que dicha parte agraviada no sólo puede
recurrir de hecho ante el tribunal superior jerárquico en contra de la resolución que concedió
erradamente la apelación, sino que esta también puede deducir un recurso de reposición ante
el tribunal que concedió el recurso de apelación sin ajustarse al precepto legal. (Art. 196 incisos
1° y 2° del CPC). En el evento que no se acoja la reposición por el tribunal a quo,
necesariamente el agraviado con la resolución, deberá recurrir de hecho ante el tribunal de
alzada.

7.3.- Tribunal ante el cual se interpone y resuelve el falso recurso de hecho.

177
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

El falso recurso de hecho, al igual que el verdadero recurso de hecho, debe interponerse
directamente ante el tribunal superior jerárquico del tribunal de primera instancia que dictó la
resolución errónea que concede una apelación que es improcedente o la concede de
manera diferente a la prevista en la ley; y, para que sea resuelto por el mismo tribunal superior
jerárquico del que dictó la resolución impugnada. (Art. 196 CPC).

7.4.- Plazo para deducir el falso recurso de hecho.


En el falso recurso de hecho, la parte debe deducir el recurso ante el tribunal superior
jerárquico dentro del plazo que establece el Art. 200 del CPC. (Art. 196 del CPC). El plazo es el
mismo que en el verdadero recurso de hecho, solo que se cuenta de manera diferente.
En efecto, existe una diferencia entre el plazo para interponer este falso recurso de hecho y
el verdadero recurso de hecho, en relación al momento desde el cual se cuenta el plazo. En el
verdadero recurso de hecho, el plazo que establece el Art. 200 del CPC, se cuenta desde la
notificación de la resolución que deniega la concesión del recurso. (Art. 203 del CPC); en
cambio en el falso recurso de hecho, al no señalarse en el Art. 196 del CPC, que el plazo se
cuenta desde la notificación de la resolución que concede en forma errónea el recurso de
apelación, sino que simplemente se ha remitido al Art. 200 del CPC, éste debe comenzar a
correr desde el ingreso de la apelación mal concedida a la Corte de Apelaciones.

7.5.- Tramitación del falso recurso de hecho.


El recurso de hecho debe ser interpuesto por escrito directamente ante el tribunal de
alzada por la propia parte o a través de un procurador del número o de un mandatario judicial
habilitado para comparecer ante el tribunal superior jerárquico.
Debemos recordar que la Jurisprudencia nacional, ha establecido que no es procedente
la delegación de la delegación, por lo que si un abogado ha delegado el mandato en un
procurador (alumno o egresado habilitado), este no podrá comparecer en la segunda
instancia y delegar nuevamente el poder, por ejemplo, en un procurador del número.
En el falso recurso de hecho no será necesario acompañar certificado alguno para
acreditar al tribunal superior jerárquico la procedencia y oportunidad del recurso de hecho y la
personería del que comparece interponiéndolo en caso de ser el mandatario judicial quien lo
hace, puesto que todos esos antecedentes constaran de los antecedentes del recurso de
apelación ingresado al tribunal de alzada, bastando que se tenga éste expediente a la vista.
Por la misma razón no es procedente que el tribunal superior jerárquico pida informe al
tribunal inferior acerca de las razones por las cuales se ha concedido la apelación o se ha
hecho de una determinada forma, en la primera instancia. En este caso, tampoco procede
que el tribunal superior solicite la remisión del proceso al inferior, puesto que todos los
antecedentes necesarios para dictar una resolución acertada respecto del falso recurso de
hecho constaran de la apelación ingresada y que se deberá tener a la vista para la resolución
del recurso.
Finalmente, creemos que en este caso, no es procedente el otorgamiento de una orden de
no innovar, puesto que el tribunal superior jerárquico (tribunal de alzada), debe resolver el falso

178
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

recurso de hecho, con la sola cuenta del relator, disponiéndose de todos los antecedentes
para la resolución del asunto mismo de inmediato. (Art. 196-213 CPC)
El tribunal de alzada, conociendo en cuenta del falso recurso de hecho puede resolver lo
siguiente:
1.- Acoger el falso recurso de hecho. Si el tribunal de alzada conociendo del falso recurso de
hecho lo acoge, declarando que la apelación es improcedente o que ella debe entenderse
concedida en el solo efecto devolutivo y no en ambos efectos, lo comunicará al tribunal
inferior para que siga conociendo de la causa, remitiéndole según corresponda el expediente
original o las compulsas respectivas.
En cambio, si el tribunal de alzada conociendo del falso recurso de hecho lo acoge,
declarando que la apelación debe entenderse concedida en ambos efectos y no en el sólo
efecto devolutivo, lo comunicará al tribunal inferior para que se abstenga de seguir
conociendo de la causa.
En este último caso, todas las actuaciones realizadas ante el tribunal de primera instancia
desde la resolución que concedió el recurso de apelación en el sólo efecto devolutivo
debiendo haberlo concedido en ambos, quedaran sin efecto, aún cuando no exista en este
caso una norma semejante al Art. 206 del CPC. Esta conclusión, no es más que una
consecuencia, de la falta de competencia que afecta al tribunal de primera instancia, en
razón de haberse concedido la apelación en ambos efectos en virtud del recurso de hecho y
no en el solo efecto devolutivo como erróneamente la concediera el tribunal de primera
instancia.

2.- Rechazar el recurso de hecho. Si el tribunal superior rechaza o declara inadmisible el falso
recurso de hecho, se continuará tramitando la apelación en la forma en que hubiere sido
concedida e ingresara ante el tribunal de alzada, no siendo necesario efectuarle
comunicación alguna al tribunal inferior.

7.6.- Facultades del tribunal de segunda instancia.


En todo caso, el tribunal de segunda instancia se encuentra facultado, no obstante no
haberse interpuesto un recurso de hecho, para declarar de oficio, sin lugar la apelación
improcedente concedida por el tribunal de primera instancia. (Art. 196 inciso 2° del CPC).
Esta norma se encuentra en perfecta armonía con lo prescrito en el Art. 205 del CPC, que
faculta a los tribunales de alzada para efectuar el control de admisibilidad del recurso de
apelación una vez ingresado en la segunda instancia y declarar de oficio su inadmisibilidad en
caso de no haber sido ella interpuesta oportunamente, en la forma y contra una resolución de
aquellas en que es procedente de acuerdo con la ley. No obstante, el tribunal de alzada no
podrá de oficio efectuar ninguna declaración si se hubiere incurrido en un error en cuanto a los
efectos en que se concedió el recurso de apelación, puesto que no existe norma alguna que
rompa en este caso con el principio de pasividad de los tribunales. En consecuencia, el tribunal
de alzada solo si se hubiere ocurrido de hecho por la parte podrá modificar la resolución que
concedió la apelación en forma errada en cuanto a sus efectos.

179
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

8.- EL RECURSO DE HECHO EN EL PROCESO PENAL


En el proceso penal, se regula el recurso de hecho también en una sola disposición,
señalándonos en el Art. 369 del CPP, que “denegado el recurso de apelación, concedido
siendo improcedente y otorgado con efectos no ajustados a derecho, los intervinientes podrán
ocurrir de hecho, dentro de tercero día, ante el tribunal de alzada, con el fin de que resuelva si
hubiere lugar o no al recurso y cuáles debieren ser sus efectos”.
Presentado el recurso de hecho en materia penal, el tribunal de alzada solicitará, cuando
correspondiere, los antecedentes señalados en el Art. 371 del CPP, y luego fallará en cuenta.
Si acogiere el recurso de hecho por haberse denegado la apelación, retendrá tales
antecedentes o los recabará, si no los hubiese pedido, para pronunciarse sobre la apelación.

CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE HECHO EN MATERIA PROCESAL PENAL.


De acuerdo con lo señalado precedentemente, tenemos que el recurso de hecho, en
materia procesal penal, presenta las siguientes características distintivas:

1.- El plazo para recurrir de hecho es dentro de tercero día a contar de la resolución que
concede o deniega erradamente un recurso de apelación. Art. 369 del CPP.

2.- El tribunal de alzada puede pedir al tribunal inferior copia de la resolución impugnada y de
todos los antecedentes necesarios para fallar el recurso de hecho y la apelación en caso de
acoger el recurso de hecho.

3.- El recurso de hecho en materia penal se falla en cuenta.

4.- El tribunal de alzada si acoge el recurso de hecho por haberse denegado la apelación,
retendrá tales antecedentes o los recabará, si no los hubiese pedido, para pronunciarse sobre
la apelación.

CAPITULO VI
EL RECURSO DE CASACION DE FORMA Y FONDO135/136/137/138

El instituto de la casación, tal como hoy lo encontramos regulada en los Estados modernos,
resulta de la unión de dos institutos, que recíprocamente se compenetran y se integran. La
Corte de Casación y el Recurso de Casación. Por ello, la historia del recurso de casación en

135
Paillas Peña, Enrique. El Recurso de Casación. Editorial Jurídica Conosur Limitada. Año 1999.
136
Tavolari Oliveros, Raúl. Recursos de Casación y Queja. Nuevo Régimen. Editorial Jurídica Conosur Limitada. Edición 1996.
137
Calamandrei, Piero. La casación civil (Historia y legislaciones) Volumen I, II y III. Grandes Clásicos del Derecho. Tercera Serie. Prologo de Niceto Alcalá-Zamora Castillo.
Oxford University Press. Printed in México.
138
Zavala Ortiz, José Luis. Jurisprudencia del Recurso de Casación en la Forma y en el Fondo. Departamento de Estudios Jurídicos PuntoLex. Año 2007.

180
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

general se estudia a partir de la Revolución francesa, (Siglo XVIII - 1790), antes de ella, no se
conocía un recurso similar a la casación, el punto de partida para el estudio histórico del
mismo, se inicia entonces con la conjugación de estos dos institutos, ya señalados, el primero
judicial-político, como es la consagración de la Corte de Casación y otro procesal, como es el
establecimiento del Recurso de Casación.139
El derecho romano no conoció el recurso de casación, ni menos de la Corte de Casación.
Los romanos no desarrollaron una teoría de la nulidad de la sentencia sin perjuicio que, el
derecho romano, reconoció la existencia de causales de forma o meramente procesales que
afectaban la existencia de la sentencia, la que se consideraba nula. Todos ellos, eran errores in
procedendo del derecho común, como la falta de un presupuesto procesal, la interrupción de
la relación procesal regularmente constituida, una sentencia pronunciada fuera de los límites
de la relación procesal o con otro exceso de poder y una sentencia pronunciada sin las
debidas formas.
La casación, que quiere decir nulidad en sentido técnico jurídico, busca la correcta
interpretación y aplicación de la ley y contribuye a unificar la jurisprudencia y asegurar la
garantía constitucional de la igualdad ante la ley.140

I.- REGLAMENTACION DEL RECURSO DE CASACION.


El recurso de casación se encuentra reglamentado en el Titulo XIX del Libro III del CPC, que
comprende los Arts. 764 a 809 inclusive.
Los párrafos 1° y 4° del Título XIX son normas comunes tanto respecto del recurso de
casación en la forma como del recurso de casación en el fondo, refiriéndose los párrafos 2° y
3° de ese Título sólo al primero de ellos – recurso de casación en la forma.
En el sistema procesal penal no se contempla la procedencia del recurso de casación en la
forma y en el fondo, en contra de las resoluciones judiciales que se dictan dentro del proceso
penal. En el sistema procesal penal, se ha contemplado la procedencia del denominado
recurso de nulidad, regulado en forma especial en el Título IV del Libro III del CPP, para los
efectos de impugnar las resoluciones judiciales con el fin de obtener su declaración de nulidad
por haberse incurrido en los vicios del procedimiento contemplados expresamente como
causales genéricas o específicas de nulidad o haberse pronunciado la sentencia con un error
de derecho que influya sustancialmente en lo dispositivo del fallo. Más tarde, sin embargo, la
validez de la sentencia se pone en relación también con la justicia de su contenido, en cuanto
niega la existencia jurídica a un pronunciamiento viciado por algunos errores de juicio que se
consideran muy graves.

II.- SEMEJANZAS ENTRE EL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA Y EL RECURSO DE CASACION EN


EL FONDO.

1.- Conforme a la definición formulada por el Art. 764 del CPC, los dos recursos de casación

139
Calamandrei, Piero. La casación civil (Historia y legislaciones) Volumen I, páginas 3 y siguientes.
140
Paillas Peña, Enrique. El Recurso de Casación en materia civil. Derecho chileno y comparado. Editorial Jurídica de Chile. Año 2008. Página 9.

181
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

son medios de hacer valer la nulidad procesal, por lo que se dice que el recurso de casación
es un recurso de nulidad.
No obstante lo anterior, no se trata sólo de vías de nulidad propiamente tales o absolutas.
En efecto, si se acoge el recurso de casación en el fondo o el recurso de casación en la forma
o la casación de oficio por algunas de las causales previstas por el legislador, procede que el
Tribunal de Casación no solo anule la sentencia, sino que además debe fallar el fondo del
asunto. En este caso, el recurso de casación será también un recurso de enmienda.
La casación en la forma, como recurso de enmienda, se encuentra consagrada en los
incisos 3° y 4° del Art. 786 del CPC. Esta invalidación o nulidad compete tanto a las Cortes de
Apelaciones como a la Corte Suprema, dado que la ley no distingue la jerarquía del Tribunal
colegiado en el recurso de casación en la forma.
En cambio, la invalidación o nulidad en el recurso de casación en el fondo sólo compete a
la Corte Suprema, puesto que este tribunal es el que posee competencia exclusiva y
excluyente para conocer del recurso de casación en el fondo.

2.- Ambos recursos de casación (forma y fondo) son de derecho estricto, lo que se traduce
fundamentalmente en las siguientes consecuencias:
2.1.- Los recursos de casación en la forma y en el fondo sólo pueden ser interpuestos en los
casos expresamente señalados en la ley de conformidad a lo establecido en el Art. 764 del
CPC.
El Art. 768 del CPC, en relación con lo establecido en los Art. 795 y 800 del CPC, establecen
las causales especificas (9) que habilitan para interponer el recurso de casación en la forma.
El Art. 767 del CPC establece una causal genérica para deducir el recurso de casación en
el fondo en materia civil, pero acotada sólo a los errores de derecho, consistente en la
existencia de infracción de ley y siempre que esta haya influido substancialmente en lo
dispositivo de la sentencia:
2.2.- Las exigencias que formula la ley procesal respecto del escrito en que se interpone el
recurso de casación son absolutamente inusuales en el sistema de impugnación nacional, por
que se señalan menciones que deben interpretarse y son interpretadas con bastante rigidez
por los Tribunales, en especial por la Corte Suprema.
2.3.- Existe un caso de preclusión contemplado en el Art. 774 del CPC: Interpuesto el recurso de
casación, no puede hacer en él variación de ningún género. Por consiguiente, aún cuando en
el progreso del recurso se descubra alguna nueva causa legal en que haya podido fundarse el
recurso de casación, la sentencia debe recaer únicamente sobre las causales alegadas en
tiempo y forma.
Excepcionalmente, por las nuevas causales, el Tribunal superior que conoce del recurso de
casación, puede ejercer la facultad de casar de oficio, dado que ésta no queda limitada en
manera alguna por lo dispuesto en el citado precepto.
2.4.- Tratándose del recurso de casación en la forma, es menester haberlo preparado para
poder intentarlo. Es decir, que el recurrente debió haber reclamado previamente por todos los
medios que le franquea la ley, respecto del vicio que le sirve de fundamento al recurso.

182
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.5.- El hecho de que la casación sea de derecho estricto se traduce, además, en una sanción
de tipo procesal denominada inadmisibilidad.

3.- Ninguno de los dos recursos (forma o fondo) constituye instancia, esto es, un grado de
conocimiento y fallo, tanto de los hechos y del derecho involucrado en el asunto sometido al
conocimiento y fallo de los tribunales.
De allí que en el recurso de casación no se rinde prueba por regla general, por cuanto los
hechos son los que se han establecido en la instancia anterior a su conocimiento.
Sin embargo, existen 2 casos que miran a los hechos y que rompen el principio anterior
sobre la imposibilidad de rendir prueba y modificación de los hechos establecidos en la
instancia, permitiendo al Tribunal de casación conocer de los hechos.
Estos dos casos, dicen relación con:
3.1.- La prueba de la causal invocada en el recurso de casación en la forma. Lo que se va a
acreditar o probar en este procedimiento especial, es o son, los hechos que constituyen la
causal, si es necesario. Por ejemplo: las implicancias, las recusaciones, la integración
defectuosa del Tribunal, etc. Como aquí no se están probando los hechos que se refieren al
fondo del asunto debatido, no se transgrede el principio de que la casación no constituye
instancia.
3.2.- En el recurso de casación en el fondo pueden modificarse los hechos que miran al fondo
del asunto, cuando la infracción de la ley que motivó el recurso se refiere a las normas que
regulan la prueba (normas reguladoras de la prueba). Pero aquí tampoco se rompe el principio
ya señalado, ya que primero habrá que analizar si existe o no infracción a las leyes reguladoras
de la prueba (errores de derecho), y sólo después el Tribunal puede pasar a ocuparse de los
hechos.
Según algunos autores, el recurso de casación será una tercera instancia de derecho,
cuando el problema suscitado en primera y en segunda instancia fuera de mero derecho, ya
que en este caso, lo único invocado en todo el juicio será el derecho – controversia
exclusivamente jurídica. Sin embargo, dicha opinión de los autores indicados, es excesiva,
puesto que la instancia comprende cada uno de los grados de conocimiento y fallo, tanto de
los hechos y del derecho y, no sólo de este último.
El Profesor Mario Mosquera Ruiz sostiene que la opinión anterior, es absurda y excesiva,
porque la instancia es, precisamente; cada uno de los grados de conocimiento y fallo, no sólo
del derecho, sino que también de los hechos. No es posible sostener que la Corte Suprema es
una tercera instancia sólo de derecho.

4.- En ambos recursos de casación existe la denominada "casación de oficio".


Esta facultad se encuentra contemplada en el Art. 775 del CPC y hay que señalar que la
casación de oficio no sólo puede ser de forma, sino que también de fondo.
El recurso de casación en la forma de oficio siempre ha existido en nuestra legislación, pero
la casación de fondo de oficio sólo existe a partir de la dictación del DL Nº 1682, teniendo un
tratamiento especialísimo, y permitiendo, prácticamente, en un solo caso a la Corte Suprema

183
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

ejercer esta facultad (Art. 785 inciso 2° del CPC). Estas facultades atenúan el carácter de
recurso de derecho estricto que tiene la casación. (Cuando se desechara el recurso de
casación en el fondo por defecto de formalización).

5.- En ambos recursos de casación, se mantiene el principio de la jerarquía.


En efecto, el recurso de casación en la forma, se interpone ante el Tribunal que pronunció
la resolución que motiva el recurso de casación para que conozca de él su superior jerárquico.
El recurso de casación en el fondo, se presenta ante la respectiva Corte de Apelaciones o
ante el tribunal arbitral de derecho, de segunda instancia, que conoce asuntos de
competencia de una Corte de Apelaciones, para que lo conozca la Corte Suprema.

III.- DIFERENCIAS ENTRE EL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA Y EL RECURSO DE CASACION EN


EL FONDO.
Entre el recurso de casación en la forma y en fondo, existen las siguientes diferencias:

1.- En cuanto al fin u objetivo que se persigue con su interposición.


El recurso de casación en el fondo persigue en su esencia la uniforme y correcta aplicación
de las leyes, unificando la interpretación judicial.
Atendida esa finalidad, el recurso de casación en el fondo tiene un origen constitucional
indirecto en una de las garantías constitucionales: la igualdad ante la ley, ya que se pretende
mantener una misma aplicación e interpretación de un precepto legal frente a un mismo
asunto.
En cambio, el recurso de casación en la forma persigue la observancia de las garantías
procesales de las partes en el proceso, la bilateralidad de la audiencia, la legitimidad e
imparcialidad del Tribunal y también la igual posibilidad de defensa y de prueba para las
partes. Ello se demuestra en el hecho de que las causales del recurso civil versan sobre los
denominados "trámites esenciales", los que apuntan a la igualdad de defensa y conocimiento
de los elementos del proceso.

2.- En cuanto al Tribunal llamado a conocer y fallar del recurso de casación.


El recurso de casación en la forma puede ser conocido y fallado por el tribunal superior
jerárquico de los jueces letrados y de las Cortes de Apelaciones. Además, procede en contra
de las resoluciones pronunciadas por cualquiera clase de árbitros, existiendo, sin embargo, una
modalidad restrictiva tratándose de los arbitradores en lo que respecta a las causales que lo
hacen procedente. La Corte de Apelaciones de Santiago ha señalado que, tratándose de la
renuncia de los recursos en el juicio arbitral, esa renuncia no afectará jamás a las causales de
incompetencia y ultrapetita.
El conocimiento y fallo del recurso de casación en el fondo es de competencia exclusiva
de la Corte Suprema, al igual que el recurso de revisión.
Al ser, el recurso de casación en el fondo, de conocimiento de una de las salas de la Corte

184
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Suprema, se han generado diferencias, a veces contradictorias entre las diversas Salas de la
Corte Suprema, lo que ha traído como consecuencia el incumplimiento de su finalidad
inmediata: que es la igual y uniforme interpretación de la ley. Mediante la reforma introducida
por la Ley N°19374, (año 1995), se pretendió subsanar esta situación, al permitirse a las partes
solicitar que el recurso de casación en el fondo sea conocido por el Pleno de la Excma. Corte
Suprema y no por la Sala respectiva de ella, siempre que la solicitud se formule dentro del plazo
para hacerse parte, y se funde en que en fallos diversos se han sostenido diversas
interpretaciones sobre la materia objeto del recurso (Art. 780 del CPC). Sin embargo, esta
facultad concedida a las partes no ha sido utilizada en forma frecuente, de manera que se
mantiene el problema, atenuado por la especialización de las salas de la Corte Suprema.

3.- En cuanto a las resoluciones que hacen procedente el recurso de casación.

a) Tratándose del recurso de casación de fondo, para que éste sea procedente en contra de
una resolución se requiere que concurran copulativamente los siguientes requisitos:

a.1.- En cuanto a su naturaleza jurídica, que se trate de una sentencia definitiva o interlocutoria
pero siempre que esta última ponga término al juicio o haga imposible su continuación;
En consecuencia, el recurso de casación en el fondo no procederá en contra de las
sentencias interlocutorias que no pongan término al juicio o hagan imposible su continuación,
de los autos, y de los decretos.

a.2.- En cuanto a su impugnabilidad por la vía del recurso de apelación, se requiere que
dichas resoluciones judiciales sean inapelables.
En consecuencia, jamás será posible, que se deduzca en forma conjunta un recurso de
casación en el fondo con un recurso de apelación.

a.3.- En cuanto al tribunal que dictó la resolución, se requiere que estas sentencias recurribles
deben haber sido pronunciadas por una Corte de Apelaciones o por un Tribunal arbitral de
segunda instancia constituido por árbitros de derecho que hayan conocido de asuntos de la
competencia de las Cortes de Apelaciones, o por una Corte marcial (Jurisdicción Militar en
tiempo de paz).

b) Tratándose, del recurso de casación en la forma, las resoluciones en contra de las que
procede son:

b.1.- Regla general: Las sentencias definitivas, y las interlocutorias, cuando estas últimas ponen
término al juicio o hacen imposible su continuación, y

b.2.- Por excepción, conforme a lo dispuesto en el Art. 766 del CPC, también procede contra

185
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

las sentencias interlocutorias de segunda instancia que sin poner término al juicio ni hacer
imposible su continuación, hayan sido pronunciadas sin previo emplazamiento de la parte
agraviada o sin señalar día para la vista de la causa.

b.3.- Finalmente, el inciso final del Art. 766 del CPC dispone, que procederá, asimismo, (el
recurso de casación en la forma) en contra de las sentencias que se dicten en los juicios o
reclamaciones regidos por leyes especiales, con excepción de aquellos que se refieran a la
constitución de las juntas electorales y a las reclamaciones de avalúos que se practiquen en
conformidad a la Ley Nº 17.235, sobre Impuesto Territorial y de los demás que prescriban las
leyes.

4.- Causales susceptibles de atacarse por la vía del recurso de casación en la forma y el fondo.
Como ya hemos señalado, el recurso de casación en el fondo tiene una causal única y
genérica consistente en haberse pronunciado la resolución casable con infracción de ley,
siempre que ésta haya influido substancialmente en lo dispositivo del fallo.
El recurso de casación en la forma, en cambio, contempla un conjunto de causales por las
que procede. Están contempladas en el Art. 768 del CPC, las que, al igual que el Art. 303 CPC,
que enumera las causales para promover excepciones dilatorias, tienen el carácter de
taxativas, pero genéricas.

ANALISIS PARTICULAR DEL DENOMINADO RECURSO DE CASACION EN LA FORMA

I.- CONCEPTO DE RECURSO DE CASACION EN LA FORMA.


El recurso de casación en la forma “es el acto jurídico procesal, de parte agraviada,
destinado a obtener del tribunal superior jerárquico la invalidación de una sentencia (definitiva
o interlocutoria que pone término al juicio o hace imposible su continuación o que ha sido
pronunciada sin previo emplazamiento de la parte agraviada o sin señalar día para la vista de
la causa), por haber sido pronunciada por el tribunal inferior con prescindencia de los requisitos
legales o bien porque emana de un procedimiento viciado al haberse vulnerado las
formalidades esenciales que la ley establece”.

II.- CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA.


El recurso de casación en la forma se caracteriza por ser un recurso procesal, que reúne las
siguientes características:
1.- El recurso de casación en la forma es un recurso doblemente extraordinario, puesto que
procede sólo en contra de algunas resoluciones judiciales y por las causales que la ley
expresamente establece.
2.- El recurso de casación en la forma se interpone directamente ante el tribunal que dictó la
resolución impugnada, para que sea conocido y resuelto por el tribunal superior jerárquico.
3.- El recurso de casación en la forma es un recurso de derecho estricto, porque deben

186
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

cumplirse formalidades en su interposición y tramitación, puesto que en caso contrario es


declarado inadmisible.
4.- El recurso de casación en la forma es conocido por los tribunales superiores jerárquicos del
que dictó la resolución impugnada de acuerdo con sus facultades jurisdiccionales.
5.- El recurso de casación en la forma es un recurso que tiene por objeto invalidar una
sentencia en los casos determinados por la ley. (Art. 764 – en relación al Art. 768 del CPC.)
No obstante, puede lograrse a través de la casación en la forma no sólo la nulidad de la
resolución impugnada, sino también su modificación. Art. 786 inciso 3º del CPC.
Ello sucede, cuando el recurso de casación en la forma se acoge por algunas de las
siguientes causales: 4º, 5º, 6º, y 7º del Art. 768 del CPc.
a) ultrapetita,
b) infracción al Art. 170 del CPC (requisitos de la sentencia),
c) cosa juzgada y
d) decisiones contradictorias.
En todos estos casos, el tribunal superior no se limita sólo a anular el fallo impugnado, sino
que debe dictar en acto continuo y sin nueva vista de la causa, pero separadamente, la
sentencia de reemplazo que corresponda conforme a la ley para la resolución del conflicto
sometido a la decisión del tribunal. (Art. 786 inciso 3° del CPC)
6.- El recurso de casación en la forma en cuanto a su procedencia, recorre toda la jerarquía de
los tribunales chilenos. (Tribunales de instancia, única, 1º instancia, de 2ª instancia).
7.- El recurso de casación en la forma procede su interposición, en forma conjunta con el
recurso de apelación respecto de las sentencias de primera instancia; y, en forma conjunta
con el recurso de casación en el fondo, respecto de las sentencias de segunda instancia.
8.- El recurso de casación en la forma sólo puede ser deducido por la parte agraviada,
configurándose el agravio no sólo con el perjuicio que provoca el fallo al recurrente, sino que
además, por el perjuicio que le genera la causal que lo hace procedente.
9.- El recurso de casación en la forma, no constituye instancia, puesto que el tribunal que
conoce de él, no revisa todas las cuestiones de hecho y de derecho comprendidas en el juicio,
sino que su competencia se limita a la causal que se hubiere invocado por la parte agraviada,
en la interposición del recurso de casación en la forma.
10.- El recurso de casación en la forma no admite por regla general su renuncia anticipada,
puesto que ello nos llevaría a los procedimientos convencionales, contrariando las normas de
orden público que los establecen.
Excepcionalmente, tratándose de los arbitrajes ante árbitros arbitradores, se posibilita su
renuncia anticipada en el compromiso (cláusula compromisoria), pero jamás dicha renuncia
se va a extender a las causales de incompetencia y ultrapetita.
Dentro del proceso es factible su renuncia expresa, pero en tal caso el mandatario
judicial requiere de facultades extraordinarias, de acuerdo a lo previsto en el inciso 2° del Art. 7°
del CPC. Sin perjuicio, cabe señalar que siempre es posible renunciar tácitamente a la
interposición del recurso, al no ejercer la facultad que la ley le confiere dentro del plazo legal,
la exigencia de facultad extraordinaria para renunciar al recurso de casación en la forma sólo

187
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

es exigible respecto de la renuncia expresa y no aplica en materia de renuncia tácita.


11.- El recurso de casación en la forma, tiene como fundamento velar por el respeto de las
formas del procedimiento establecidas por el legislador y la igualdad de las partes dentro de
él.

III.- TRIBUNALES QUE INTERVIENEN EN LA TRAMITACION DEL RECURSO DE CASACION EN LA


FORMA.
El recurso de casación en la forma debe interponerse directamente ante el tribunal que
dictó la resolución que se trata de invalidar (tribunal a quo), para ante aquel a quien
corresponde conocer de ella conforme a la ley, que es el tribunal superior jerárquico. (Tribunal
ad quem). Art. 771 del CPC.

IV.- TITULAR DEL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA.


La pregunta que debemos responder aquí, es la siguiente: ¿quién puede interponer un
recurso de casación en la forma?
Los requisitos que deben concurrir para que una persona pueda recurrir de casación en la
forma en contra de una resolución, son los siguientes: (4 requisitos)
1.- Debe ser parte en el proceso en que se dictó la resolución que se impugna por la vía de la
casación en la forma;
2.- Debe la parte haber sufrido un agravio con la dictación de la resolución pronunciada en el
proceso que se impugna mediante el recurso de casación en la forma;
3.- Debe la parte agraviada haber experimentado un perjuicio con el vicio en que se funda el
recurso, consistente en la privación de algún beneficio o facultad, reparable sólo con la
invalidación del fallo.
El Art. 768 inciso penúltimo del CPC, establece expresamente a este respecto, que “el
tribunal podrá desestimar el recurso de casación en la forma, si de los antecedentes aparece
de manifiesto que el recurrente no ha sufrido un perjuicio reparable sólo con la invalidación del
fallo o cuando el vicio no ha influido en lo dispositivo del mismo”.
A través de ese precepto legal se consagra el principio de “la nulidad sin perjuicio no
opera”, este mismo principio se consagra en materia de incidentes de nulidad procesal, al
contemplarse expresamente éste requisito, en el Art. 83 inciso 1º del CPC.
4.- Debe la parte agraviada y perjudicada haber reclamado del vicio que lo afecta ejerciendo
oportunamente y en todos sus grados los recursos que establece la ley. (Preparación del
Recurso de Casación en la Forma).
Este último requisito se conoce, con el nombre de “preparación del recurso de casación en
la forma”, procediendo como regla general, a menos que la ley lo exima, atendida la
naturaleza del vicio y/o la oportunidad en que llegó al conocimiento del recurrente. (Por
ejemplo, vicio que se incurre en la misma resolución que se impugna por esta vía, en que no
existe manera alguna de preparar previamente el recurso de casación en la forma.)

188
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

V.- RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS CUALES PROCEDE EL RECURSO DE CASACION EN LA


FORMA.
Regla General: El recurso de casación en la forma, procede conforme a lo previsto en el Art.
766 inciso 1º del CPC, en las causas que se tramitan en única, primera o segunda instancia, en
contra de:
1.- Las sentencias definitivas;
2.- Las sentencias interlocutorias, que pongan término al juicio o hagan imposible su
continuación. Ejemplo de estas últimas resoluciones, son la resolución que declara el abandono
del procedimiento, la que acoge el desistimiento de la demanda, la que declara la
prescripción o deserción del recurso de apelación.
Excepcionalmente, procede también el recurso de casación en la forma en contra de
sentencias interlocutorias que no pongan término al juicio o hagan imposible su continuación,
siempre que concurran los siguientes requisitos (2):
i. que la sentencia interlocutoria se hubiere dictado en la segunda instancia; y
ii. que la sentencia interlocutoria se hubiere dictado sin previo emplazamiento de la parte
agraviada o sin señalar día para la vista de la causa. (Art. 766 inciso 1º parte final del CPC).
Este último requisito, de dictarse la sentencia interlocutoria sin señalar día para la vista de la
causa sólo podrá tener aplicación cuando la apelación deducida ante ella, se debió haber
conocido previa vista de la causa, por tratarse de una apelación de una sentencia definitiva o
tratándose de una apelación recaída en otra resolución judicial, siempre que las partes hayan
solicitado alegatos dentro del plazo para comparecer, puesto que si no se hubiere formulado
la petición indicada, la causa, en este último caso (apelación recaída en un decreto, auto o
sentencia interlocutoria), se debe ver en cuenta y en ese evento no se configurará el vicio
señalado. (Artículo 199 del CPC).
3.- Finalmente, el inciso final del artículo 766 del CPC dispone, que procederá, asimismo, (el
recurso de casación en la forma) en contra de las sentencias que se dicten en los juicios o
reclamaciones regidos por leyes especiales, con excepción de aquellos que se refieran a la
constitución de las juntas electorales y a las reclamaciones de avalúos que se practiquen en
conformidad a la Ley Nº 17.235, sobre Impuesto Territorial y de los demás que prescriban las
leyes.

VI.- CAUSALES QUE AMERITAN LA INTERPOSICION DEL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA


1.- Generalidades.
El recurso de casación en la forma tiene el carácter de extraordinario y de derecho estricto,
por lo que procede ser interpuesto sólo por las causales que la ley establece.
Al efecto, el artículo 768 del CPC establece “que el recurso de casación en la forma ha de
fundarse precisamente en alguna de las causales” que la norma legal indica.
Las causales de casación en la forma, pueden clasificarse desde diversos puntos de vista
de la siguiente manera, en:
a.- vicios cometidos en la dictación de la sentencia (Causales Nº 1 a 8 del artículo 768 del CPC)
y

189
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

b.- vicios cometidos durante la tramitación del proceso. (Art. 768 Nº 9 en relación con los Arts.
795 y 800 del CPC.)
Otra clasificación que se hace respecto de las causales de procedencia del recurso de
casación en la forma, dice relación con lo siguiente:
a.- aquellas causales que afectan al tribunal (Art. 768 N° 1, 2 y 3 del CPC);
b.- aquellas causales que se refieren a la forma de la sentencia impugnada (Art. 768 N° 4, 5, 6,
7, y 8 del CPC.) y
c.- aquellas causales que se refieren a la forma del procedimiento (Art. 768 N° 9, en relación
con los Arts. 795 y 800 del CPC).

2.- Análisis de las causales por las cuales procede la interposición del recurso de casación
en la forma.
De acuerdo a lo previsto en el artículo 768 del CPC “El recurso de casación en la forma ha
de fundarse precisamente en alguna de las causas siguientes:...”
Las causales legales para interponer el recurso de casación en la forma, son las siguientes:
2.1.- En haber sido la sentencia pronunciada por un Tribunal incompetente o integrado en
contravención a lo dispuesto por la ley.
La incompetencia del tribunal puede ser absoluta o relativa, puesto que la ley no distingue.
La causal de incompetencia relativa es sin perjuicio de la procedencia de la prórroga de la
Competencia.
La integración se aplica sólo a los tribunales colegiados (Corte de Apelaciones).
2.2.- En haber sido pronunciada por un juez, o con la concurrencia de un juez legalmente
implicado, o cuya recusación esté pendiente o haya sido declarada por el Tribunal
competente.
Las implicancias y las recusaciones son inhabilidades personales que se configuran para
impedir que un juez proceda a conocer y fallar una causa, careciendo de la imparcialidad
necesaria para ello.
Este numeral se refiere tanto a los tribunales unipersonales como a los tribunales colegiados.
Las implicancias, por ser de orden público, bastan con que se presenten “legalmente” en
un juez, para que el efecto de casación, invalidez o nulidad de la resolución adoptada por el
mismo en la causa en que se encuentre legalmente inhabilitado se produzca, no siendo
necesaria declaración previa alguna.
En cambio, al ser las recusaciones de mero orden privado, y por ello naturalmente
renunciables, es necesario para que se configure la causal de casación en la forma, no sólo la
existencia de la causal de recusación, sino que además ellas se hagan valer y que la
recusación se encuentre pendiente de resolución o pronunciada una sentencia que la hubiere
declarado al momento en que se pronuncia la sentencia que se trata de casar.
2.3.- En haber sido acordada en los tribunales colegiados por menor número de votos o
pronunciada por menor número de jueces que el requerido por la ley o con la concurrencia de
jueces que no asistieron a la vista de la causa, y viceversa; La expresión “viceversa” quiere

190
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

significar que también existe causal de casación en la forma cuando los ministros asistieron a la
vista de la causa, pero no participaron en el pronunciamiento del fallo.
En definitiva, la causal prevista en el Nº 3 del Art. 768 del CPC, se desglosa en cuatro
situaciones, aplicándose exclusivamente a las sentencias dictadas por los tribunales
colegiados. Tales son:
a.- En haber sido acordada por menor número de votos.
b.- En haber sido pronunciada por menor número de jueces que el requerido por la ley.
c.- En haber sido pronunciada con la concurrencia de jueces que no asistieron a la vista de la
causa.
d.- En haber sido pronunciada sin la concurrencia de jueces que asistieron a la vista de la
causa.
2.4.- En haber sido dada ultrapetita, esto es, otorgando más de lo pedido por las partes o
extendiéndola a puntos no sometidos a la decisión del Tribunal, sin perjuicio de la facultad que
éste tenga para fallar de oficio en los casos determinados por la ley.
En este numeral encontramos a la ultrapetita, o sea, que el juez en la sentencia otorga más
de le pedido por las partes en el proceso, por ejemplo: si se solicita la restitución de una suma
determinada de dinero y se condena además por los intereses moratorios.
La segunda parte del numeral habla de lo que la doctrina denomina "extrapetita", este es,
extender la resolución a puntos no sometidos a la decisión del Tribunal, como si se pide la
nulidad de un contrato y se declara la resolución del mismo.
Para saber si existe ultrapetita es menester comparar la sentencia con el mérito del
expediente y no sólo con los escritos principales (demanda, contestación, réplica y duplica).
2.5.- En haber sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requisitos enumerados en el
Art. 170 del CPC.
Esta causal no es aplicable a las sentencias interlocutorias, ya que el Art. 170 del CPC,
sólo se refiere a las sentencias definitivas. Formalmente, las sentencias interlocutorias se
encuentran reglamentadas en el Art. 171 del CPC.
2.6.- En haber sido dada contra otra pasada en autoridad de cosa juzgada, siempre que ésta
se haya alegado oportunamente en el juicio.
El legislador ha sido cuidadoso de la cosa juzgada como causal de casación de forma. En
efecto, no obstante el hecho de que se parte de la base de la preparación previa del recurso,
la ley insiste en que la cosa juzgada haya sido alegada oportunamente.
Cabe tener presente a este respecto que, en el juicio ordinario de mayor cuantía, la cosa
juzgada se puede alegar como excepción dilatoria, como excepción perentoria y como
excepción mixta o anómala.
La alegación oportuna de la cosa juzgada hace procedente el recurso de casación en la
forma; y su falta de alegación hace procedente el recurso de revisión (Art. 810 N° 4 del CPC).
2.7.- En contener decisiones contradictorias.
La Corte Suprema, en fallo de 19 de Octubre de 1983, interpretó este precepto diciendo
que “no puede darse la causal de casación consistente en contener la sentencia decisiones

191
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

contradictorias, desde que el fallo contiene una sola decisión, cual es la de rechazar la
demanda, habida consideración a que tal vicio se produce cuando la sentencia contiene
decisiones que no pueden cumplirse simultáneamente”.
En el fondo, existirán decisiones contradictorias cuando las que se contienen en una misma
sentencia se anulan.
Para determinar la existencia de decisiones contradictorias es menester efectuar una
comparación entre las distintas decisiones que se contienen en la parte resolutiva del fallo
entre sí y con el mérito del expediente.
2.8.- En haber sido dada en apelación legalmente declarada desierta, prescrita o desistida; y
2.9.- “En haberse faltado a algún trámite o diligencia declarados esenciales por la ley o a
cualquier otro requisito por cuyo defecto las leyes prevengan expresamente que hay nulidad".
Es este el numeral que da el carácter de genérica a la enumeración taxativa del Art. 768 del
CPC.
Se puede aludir a la apertura de la taxatividad desde un doble punto de vista:
a.- el primero dice relación, con haber faltado a algún trámite o diligencia declarados
esenciales por la ley, (ejemplo, la citación a las partes a audiencia de conciliación, cuando
sea procedente o la citación para oír sentencia) y
b.- el segundo, se refiere a haber faltado a cualquier otro requisito por cuyo defecto las leyes
prevengan expresamente que hay nulidad.
Esta segunda situación, prácticamente no existe en Chile vinculada al recurso de casación
en la forma, salvo el caso señalado en el inciso 3° del artículo 61 del CPC, que señala: "La
autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del acto es esencial para
la validez de la actuación". Esto configura la nulidad de una actuación judicial y no de una
resolución judicial.
La verdad es que lo trascendente dice relación con la omisión de trámites declarados por
la ley como esenciales. El legislador, en dos artículos, se ha preocupado de señalar que
trámites considera esenciales en única, primera y segunda instancia. (Art. 795 y 800 del CPC).

3.- Trámites esenciales en la primera o única instancia.


El Art. 795 del CPC establece estos trámites, al señalamos que "en general, son trámites o
diligencias esenciales en la primera o en la única instancia en los juicios de mayor o de menor
cuantía y en los juicios especiales:
1.- El emplazamiento de las partes en la forma prescrita por la ley;
2.- El llamado a las partes a conciliación, en los casos en que corresponda conforme a la ley;
3.- El recibimiento de la causa o prueba cuando procede con arreglo a la ley;
4.- La práctica de diligencias probatorias cuya omisión podría producir indefensión;
5.- La agregación de los instrumentos presentados oportunamente por las partes con citación o
bajo el apercibimiento legal que corresponda respecto de aquella contra quien se presenten;
6.- La citación (notificación) para alguna diligencia de prueba; y
7.- La citación para oír sentencia definitiva, salvo que la ley no establezca este trámite".

192
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

4.- Trámites esenciales en la segunda instancia


El Art. 800 del CPC, establece estos trámites al señalamos que "en general son trámites o
diligencias esenciales en la segunda instancia de los juicios de mayor o de menor cuantía y en
los juicios especiales:
1.- El emplazamiento de las partes, hecho antes de que el superior conozca del recurso:
2.- La agregación de los instrumentos presentados oportunamente por las partes con citación y
bajo el apercibimiento legal que corresponda respecto de aquella contra la cual se
presentan;
3.- La citación para oír sentencia definitiva (vista de la causa);
4.- La fijación de la causa en tabla para su vista en los Tribunales colegiados, en la forma
establecida en el Art. 163 del CPC; y
5.- Los indicados en los números 3°, 4° y 6º del Art. 795 del CPC, cuando en la segunda instancia
proceda el trámite de recibir la causa a prueba, por haberse aplicado lo dispuesto en el Art.
207 del CPC. (3.- El recibimiento de la causa o prueba cuando procede con arreglo a la ley;
4.- La práctica de diligencias probatorias cuya omisión podría producir indefensión; 6.- La
citación (notificación) para alguna diligencia de prueba).

VII.- PLAZO PARA INTERPONER EL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA.


Para los efectos de determinar el plazo de interposición del recurso de casación en la
forma debemos distinguir la resolución en contra de la cual se recurre:

1.- En contra de una sentencia pronunciada en primera instancia.


El recurso de casación en la forma en contra de una sentencia de primera instancia debe
interponerse dentro del plazo concedido para deducir el recurso de apelación, y si también se
deduce este último recurso, debe interponerse conjuntamente con él. (Art. 770 inciso 2° del
CPC).
El plazo para apelar es el que determina el término para deducir el recurso de casación en
la forma en contra de un sentencia de primera instancia, dependiendo este término en
consecuencia, de la naturaleza jurídica de la resolución y del procedimiento que regule la
interposición del recurso de apelación.
En consecuencia, por regla general, el plazo para recurrir de casación en la forma en
contra de una sentencia definitiva de primera instancia será de 10 días y en contra de una
sentencia interlocutoria (de aquellas que pongan termino al juicio o hagan imposible su
continuación) el plazo será de 5 días, todo ello, de conformidad a la regla establecida en el
Art. 189 del CPC.

2.- En contra de una sentencia que no sea de primera instancia.


El recurso de casación en la forma en contra de una sentencia que no sea de primera
instancia, esto es, de una sentencia de única o de segunda instancia, debe interponerse
dentro de los quince (15) días siguientes a la fecha de notificación de la sentencia contra la
cual se recurre.

193
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En caso que se deduzca recurso de casación en la forma y en el fondo en contra de una


misma resolución, ambos recursos deberán interponerse simultáneamente y en un mismo
escrito. (Art. 770 inciso 1° del CPC).
Este plazo no es susceptible de ampliación alguna conforme a la tabla de emplazamiento,
cualquiera que sea el lugar donde funcione el tribunal a quo en relación con el tribunal ad
quem.

3.- En contra de una sentencia dictada en juicio de mínima cuantía.


El recurso debe interponerse en el plazo fatal de cinco días. (Artículo 791 del CPC).

VIII.- PREPARACION DEL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA


1.- Concepto.
La preparación del recurso de casación en la forma consiste en la reclamación que debe
haber efectuado el que lo entabla, respecto del vicio que invoca al interponerlo, ejerciendo
oportunamente y en todos sus grados los recursos establecidos por la ley. (Artículo 769 inciso 1°
del CPC).

2.- Forma de preparar el recurso de casación en la forma


Para que se entienda que se ha preparado el recurso de casación en la forma es
necesario:

2.1.- Que se haya reclamado oportunamente del vicio que constituye la causal. El legislador
para establecer la procedencia del recurso de casación en la forma establece la existencia de
varias causales, para que se entienda que se ha preparado el recurso de casación en la
forma, es necesario que se haya reclamado del vicio que configura la causal por la cual se
interpone el recurso y no de algún otro vicio no comprendido en ésta.

2.2.- Que el reclamo del vicio se haya verificado ejerciendo, oportunamente y en todos sus
grados, los recursos establecidos por la ley. Al efecto, es menester tener presente que la voz
“recursos” no se utiliza en el artículo 769 del CPC, en el sentido exclusivo de acto jurídico
procesal de impugnación, sino que en un sentido lato, entendiéndolo como referido a todo
expediente, arbitrio, medio o facultad para reclamar del vicio.
Por otra parte, se requiere una utilización oportuna e integra de todos los medios que
establece la ley para reclamar del vicio y no un ejercicio parcial de ellos.
Así por ejemplo, si se quiere preparar el recurso de casación en la forma por
incompetencia, del tribunal en el juicio ordinario civil, será menester que se oponga la
excepción dilatoria; si ella es rechazada, que se apele de la resolución; si la apelación no es
concedida que se recurra de hecho, y luego, que sea rechazada la apelación. En tal caso, los
medios para preparar la casación en la forma fueron la excepción dilatoria, el recurso de
apelación, el recurso de hecho y la apelación propiamente tal. Si la parte sólo hubiere hecho

194
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

valer la incompetencia del tribunal como dilatoria y se hubiere conformado con la resolución
que la rechazó, no habría preparado el recurso de casación en la forma debidamente, puesto
que no habría utilizado todos los medios que la ley establece y la franquea para reclamar del
vicio invocado.
Tratándose del vicio contemplado en el artículo 768 Nº 1 del CPC, consistente en la
integración del tribunal en contravención a lo dispuesto por la ley, la forma de preparar el
recurso consiste en la reclamación que la parte o su abogado debe hacer antes de la vista de
la causa. (Artículo 769 inciso final CPC.) Para tal efecto, el artículo 166 del CPC establece, que
“cuando haya de integrarse una sala con miembros que no pertenezcan a su personal
ordinario, antes de comenzar la vista, se pondrá por conducto del relator o secretario en
conocimiento de las partes o de sus abogados el nombre de los integrantes y se procederá a
ver la causa inmediatamente, a menos que en el acto se reclame, de palabra o por escrito,
implicancia o recusación contra alguno de ellos.”
Si el Secretario o Relator no pudiere dar el aviso a la parte o su abogado por no
encontrarse presentes o habiéndoselos dado no formularen reclamación, se entenderá que no
han preparado el recurso para poder deducirlo con posterioridad por la causal mencionada.
Es necesario hacer presente desde ya, que el recurso de queja no se comprende como un
medio para preparar el recurso de casación en la forma, dado su carácter extraordinario y por
emanar de las facultades disciplinarias y no jurisdiccionales de los tribunales, cuestión esta
última que resulta a lo menos discutible.
Finalmente, es menester hacer presente que la exigencia de la preparación del recurso, es
propia del recurso de casación en la forma, no requiriéndose de ella para la interposición del
recurso de casación en el fondo.

2.3.- La reclamación del vicio debe ser efectuada por la parte que interpone el recurso de
casación en la forma. Para que se entienda preparado el recuso de casación en la forma no
sólo es necesario que se hubiere reclamado del vicio que configura la causal invocada y que
se hayan ejercido oportunamente todos les recursos dentro del proceso, sino que además que
el que hubiere ejercido todos esos medios de impugnación o reclamación, haya sido
precisamente la parte que interpone el recurso de casación en la forma y no otra de las que
intervienen en el proceso.

3.- Casos en que no es necesario preparar el recurso de casación en los forma.


Hemos dicho ya que excepcionalmente, no es necesario preparar previamente el recurso
de casación en la forma para poder interponerlo, ello ocurre en los siguientes casos: (4)

3.1.- Cuando la ley no admite recurso alguno en contra de la resolución en que se haya
cometido la falta.

3.2.- Cuando la falta haya tenido lugar en el pronunciamiento mismo de la sentencia que se
trata de casar. Situaciones, en las cuales la falta reclamada se comete en la dictación de la

195
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

sentencia que se trata de casar, tenemos a modo de ejemplo: el caso de la ultrapetita; el


caso en que la sentencia es pronunciada con omisión de los requisitos del artículo 170 del CPC;
en el caso de haber sido pronunciada en contra de otra sentencia pasada en autoridad de
cosa juzgada alegada oportunamente en el juicio; y, en el caso de que la sentencia contenga
decisiones contradictorias. En estos casos, si el vicio se comete directamente en la sentencia
pronunciada no es posible preparar el recurso de casación en la forma, puesto que la parte no
podría ejercer medio alguno para reclamar el vicio con anterioridad a su acaecimiento.

3.3.- Cuando la falta haya llegado al conocimiento de la parte después de pronunciada la


sentencia. En este caso, el vicio no ha tenido lugar en el pronunciamiento de la sentencia que
se impugna, sino que en una etapa anterior del procedimiento, pero éste llega a conocimiento
de la parte con posterioridad a su pronunciamiento. Como ejemplo de esta situación,
podemos señalar, el caso en que se hubiere dictado una sentencia sin que se hubiere citado a
las partes para oír sentencia, siendo este un trámite esencial.

3.4.- Cuando el recurso de casación se interpusiere contra la sentencia de segunda instancia


por las causales de ultrapetita, cosa juzgada y decisiones contradictorias, aún cuando ella
haga suyo esos vicios que se encontraren contenidos en el fallo de primera instancia.
Por la importancia que el legislador les asigna a las causales de ultrapetita, cosa juzgada
y decisiones contradictorias, se establece la improcedencia de preparar el recurso de
casación en la forma si la sentencia de segunda instancia las contiene, aún cuando éstos
vicios se encontraren contenidos en el fallo de primera instancia y el fallo de segunda sólo los
hubiere hecho suyo al confirmarla. Si la sentencia de primera instancia contuviere cualquier
otro vicio fuera de los tres señalados y la sentencia de segunda instancia los hiciere suyos, será
necesario que el recurso de casación en la forma se hubiere preparado previamente para
poder interponerlo.
Así por ejemplo, si la sentencia de primera instancia incurre en el vicio de haber sido
dictada con infracción del artículo 170 del CPC, deberá interponerse en contra de esta el
recurso de casación en la forma para los efectos de poder con posterioridad recurrir de
casación en contra de la sentencia de segunda instancia que hubiere hecho suyo esos vicios
al confirmarla. En estos casos, el recurso de casación en contra de la sentencia de primera
instancia constituye el medio para preparar el recurso de casación en la forma en contra de la
sentencia de segunda instancia.

4.- Sanción a la falta de preparación del recurso.


El inciso 1º del Art. 769 del CPC, establece que la preparación del recurso de casación en la
forma constituye un requisito para que pueda ser admitido el recurso.
No obstante, la preparación del recurso de casación en la forma no constituye uno de los
requisitos que el tribunal a quo (Art. 778 del CPC) y el tribunal ad quem (Art. 781 del CPC)
deben examinar para pronunciarse acerca de la inadmisibilidad del recurso en la etapa del
control de admisibilidad que deben efectuar.

196
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

De acuerdo con ello, si no se ha preparado el recurso de casación en la forma no podría


declararse su improcedencia en el control de admisibilidad que debe efectuar el tribunal a
quo y el tribunal ad quem, pero si podrá con posterioridad ser rechazado por improcedente
por el tribunal ad quem, luego de producida la vista de la causa.
La preparación del recurso de casación en la forma tiene gran importancia, por cuanto es
un instrumento para resguardar la buena fe en el proceso, al impedir que las partes omitan
reclamar de los vicios durante el curso del procedimiento, reservándolos para hacerlos valer en
contra de la sentencia de acuerdo a la conveniencia que esta tenga para sus intereses.

IX.- FORMA DE INTERPONER EL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA.


El recurso de casación en la forma se deduce a través de la presentación de un sólo escrito
ante el tribunal que dictó la resolución que se pretende invalidar.
No obstante, el escrito en el cual se interpone el recurso de casación en la forma debe
cumplir con los siguientes requisitos:
1.- Los requisitos comunes a todo escrito; (Art. 30 CPC, suma, firma del solicitante, copias).
2.- Debe mencionar expresamente el vicio o defecto en que se funda. Art. 768 del CPC.
Al efecto, es menester tener presente que interpuesto el recurso no puede hacerse en él
variación de ningún género.
Por consiguiente, aún cuando en el progreso de la tramitación del recurso de casación en
la forma, se descubra alguna nueva causa en que haya podido fundarse, la sentencia que
resuelva el recurso de casación en la forma recaerá únicamente sobre las causales alegadas
en tiempo y forma. (Art. 772 y 774 del CPC).
De acuerdo con ello, en el recurso de casación en la forma tiene plena aplicación el
principio de la preclusión por consumación, puesto que interpuesto el recurso por una
determinada causal no procede introducir en este ninguna variación y menos hacerse valer
con posterioridad una nueva causal.
3.- Debe indicarse la ley que concede el recurso de casación en el forma por la causal que
se invoca.
Estos últimos dos requisitos se establecen en el Art. 772 del CPC.
4.- Debe ser patrocinado por un abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, que
no sea procurador del número. (Art. 772 inciso final del CPC);
5.- Debe señalarse la forma en que se ha preparado el recurso de casación en la forma o
las razones por las cuales su preparación no es necesaria. (Art. 769 del CPC).

X.- EFECTOS DE LA CONCESION DEL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA EN EL CUMPLIMIENTO


DE LA SENTENCIA IMPUGNADA POR EL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA.
1.- REGLA GENERAL.
Esta materia se encuentra regulada en el Art. 773 primera parte del CPC, norma que es
común, tanto para el recurso de casación en la forma como para el recurso de casación en el
fondo.

197
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

De acuerdo a lo previsto en el inciso 1º de ese precepto legal, la regla general es que el


recurso de casación no suspende la ejecución de la sentencia.
En consecuencia, por regla general, la sentencia impugnada a través de un recurso de
casación (forma y fondo) como ocurre con la recurrida por vía de una apelación concedida
en el sólo efecto devolutivo, son los ejemplos más típicos de sentencias que causan ejecutoria,
es decir, se trata de aquellas sentencias, respecto de las cuales puede pedirse su cumplimiento
no obstante existir recursos pendientes en su contra. Art. 231 del CPC.

2.- EXCEPCIONES.
No obstante, en el propio Art. 773 del CPC, se contemplan dos excepciones a la regla
general en las cuales la interposición del recurso de casación puede suspender la ejecución de
la sentencia impugnada, siendo ellos los casos siguientes:

2.1.- El recurso de casación en la forma, suspende la ejecución de la sentencia, cuando su


cumplimiento haga imposible llevar a efecto la que se dicte si se acoge el recurso. (Art. 773
inciso 1º del CPC). De acuerdo con esta regla, la ejecución de la sentencia se suspenderá
cuando la que se haya de dictar en su lugar en caso de acogerse el recurso de casación, se
haga imposible de cumplir o se produzca un daño de situaciones jurídicas tan trascendentes
que sea absurdo dejar sin efecto todo lo obrado en virtud del fallo primitivo anulado por vía de
casación.
El propio inciso 1º del Art. 773 del CPC, nos señala dos ejemplos de estas situaciones, al
indicarnos que nos encontramos en presencia de ellas, en caso de tratarse de una sentencia
que declare la nulidad de un matrimonio o permita el matrimonio de un menor.
La calificación de encontrase el fallo objeto del recurso de casación en esta situación
corresponderá al tribunal a quo a petición del recurrente. Art. 231 del CPC.

2.2.- La parte vencida puede solicitar la suspensión del cumplimiento de la sentencia


impugnada por casación, mientras no se rinda fianza de resultas por la parte vencedora. La
segunda situación, en la cual se puede generar la suspensión del cumplimiento de la
sentencia, se presenta cuando la parte vencida estime que tiene posibilidades de obtener un
fallo favorable respecto del recurso de casación deducido, concediéndole en tal caso el
legislador el derecho de solicitar la suspensión de la ejecución de éste, mientras no se rinda
fianza de resultas por la contraparte.
Al efecto, el inciso 2° del Art. 773 del CPC, establece que "la parte vencida podrá exigir que
no se lleve a efecto la sentencia mientras la parte vencedora no rinda fianza de resultas a
satisfacción del tribunal que haya dictado la sentencia recurrida."
Este derecho debe ejercerlo el recurrente conjuntamente con interponer el recurso de
casación en la forma y en solicitud separada que se agregará al cuaderno de fotocopias o
compulsas que deberá remitirse al tribunal que deba conocer del cumplimiento del fallo. El
tribunal a quo (que dictó la resolución impugnada) se pronunciará de plano y en única
instancia a su respecto y fijará el monto de la caución antes de remitir el cuaderno respectivo

198
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

al tribunal que debe cumplir la sentencia respectiva.


El tribunal a quo conocerá también en única instancia en todo lo relativo al otorgamiento y
subsistencia de la caución.
CONTRAEXCEPCION:
Excepcionalmente, se considera una contra-excepción: no tiene derecho a solicitar la
suspensión de la ejecución de la sentencia el recurrente de casación en al forma, mientras no
se rinda la fianza de resultas, siempre que a su respecto concurran los siguientes requisitos
copulativos:
1.- Que se trate de un demandado;
2.- Que interponga el recurso de casación en la forma en contra de una sentencia definitiva; y
3.- Que dicha sentencia se hubiere pronunciado en un juicio ejecutivo, en juicios posesorios, en
los de desahucio y en los de alimentos.

XI.- TRAMITACION DEL RECURSO DE CASACION EN LA FORMA


El recurso de casación, al igual que el recurso de apelación reconoce una tramitación ante
el tribunal que dictó la resolución que se impugna y ante el cual debe presentarse el recurso
(tribunal a quo); y una tramitación ante el tribunal superior jerárquico que va a conocer y
pronunciarse acerca del recurso de casación interpuesto. (Tribunal ad quem).

1.- Tramitación del recurso de casación en la forma ante el tribunal a quo.


Los trámites que comprende la tramitación del recurso de casación en la forma ante el
tribunal a quo o de origen, son los siguientes:
i.- Examen acerca de la admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de casación en la
forma;
ii.- Compulsas o fotocopias; y
iii.- Ordenar remisión del expediente al tribunal ad quem.

i.- Examen acerca de la admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de casación en la forma.


Actualmente de conformidad a lo establecido en el inciso 1º del Art. 776 del CPC, el examen
acerca de la admisibilidad o inadmisibilidad del recurso de casación en la forma, se debe
limitar sólo a examinar los siguientes aspectos:
a) Si se ha interpuesto en tiempo; y
b) Si ha sido patrocinado por abogado habilitado para el ejercicio de la profesión. Art. 1º de la
Ley Nº 18.120.
Este examen, en caso de interponerse el recurso de casación en la forma ante un tribunal
colegiado, se deberá efectuar en cuenta.
Del análisis de estos dos requisitos puede resultar que el recurso interpuesto no cumpla con
uno o más de ellos, en cuyo caso el tribunal a quo lo declarará inadmisible sin más trámite.
En contra del fallo que se dicte, solo podrá interponerse el recurso de reposición el que
deberá fundarse en un error de hecho y deducirse en el plazo de tercero día. La resolución que

199
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

resuelva la reposición será inapelable. (Art. 778 del CPC).


Por el contrario, si el recurso cumple con esos requisitos, deberá declarar admisible el
recurso de casación en la forma, ordenando que se proceda a sacar las compulsas y
dispondrá la remisión de los autos originales al tribunal ad quem y de las compulsas al tribunal
que deba conocer de la ejecución de la sentencia, si hubiere lugar a ello. (Art. 776 del CPC).

ii.- Compulsas para la tramitación del recurso de casación en la forma. El tribunal a quo al
declarar la admisibilidad del recurso de casación en la forma, debe ordenar que se proceda a
sacar fotocopias o compulsas de acuerdo a lo establecido en el inciso 1º del Art. 197 del CPC.
En caso que el recurrente no diere cumplimiento a esa obligación, se le aplicara lo
dispuesto en el inciso segundo del Art. 197 del CPC, esto es, se le tendrá por desistido del
recurso de casación en la forma, sin más trámite. Cabe destacar que la remisión a los incisos
primero y segundo del Art. 197 del CPC, que efectúa el Art. 776 del CPC, es errónea, debiendo
ella entenderse efectuada a los incisos 2º y 3º y no 1º y 2º como en ella se indica.
Excepcionalmente, no procederá que se dé cumplimiento a la obligación de sacar
fotocopias o compulsas cuando contra la misma sentencia se hubiese interpuesto y concedido
apelación, en ambos efectos. (Art. 776 inciso final del CPC)

iii.- Remisión del proceso. En caso de declararse admisible el recurso de casación en la forma,
el tribunal a quo deberá disponer que se remitan, los autos originales al tribunal superior.
(Artículo 776 inciso 2° del CPC)
Al recurrente le corresponde franquear la remisión del proceso al tribunal superior.
Si el recurrente no lo hace, se podrá pedir por la parte vencedora que se le aperciba para
ello, bajo apercibimiento de declararse por no interpuesto el recurso de casación en la forma.
(Art. 777 del CPC).

2.- Tramitación del recurso de casación en la forma ante el tribunal ad quem.


Los trámites que comprende la tramitación del recurso de casación ante el tribunal ad
quem son los siguientes:
1.- Certificado de ingreso del expediente al tribunal ad quem;
2.- Examen de admisibilidad del recurso de casación en la forma por el tribunal ad quem;
3.- Comparecencia de las partes ante el tribunal ad quem;
4.- Designación de abogado patrocinante para la prosecución del recurso de casación en
la forma;
5.- La prueba ante el tribunal ad quem en el recurso de casación en la forma;
6.- Vista de la causa.

2.1.- Certificado de ingreso del expediente al tribunal ad quem. En la tramitación del recurso de
casación en la forma ante el tribunal ad quem, se aplica todo lo señalado respecto del ingreso
del expediente al tribunal de alzada a propósito del recurso de apelación, puesto que el Art.
779 del CPC, se remite a lo dispuesto en los Arts. 200, 202 (Art. 398 COT), 211 del CPC y al Art.

200
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

201 del CPC, es aplicable, en cuanto a la falta de comparecencia del recurrente, a continuar
la tramitación del recurso, dentro de plazo legal.

2.2.- Examen de admisibilidad del tribunal ad quem. Una vez ingresado el expediente ante el
tribunal ad quem, éste debe revisar en cuenta si el recurso de casación en la forma cumple
con los requisitos de admisibilidad del recurso de casación en la forma.
Los elementos sobre los cuales debe recaer el examen que debe practicar el tribunal ad
quem, son más amplios que los que revisa el tribunal a quo, y se pueden expresar como los
siguientes:
a) Si la sentencia objeto del recurso de casación en la forma es de aquellas contra las
cuales lo concede la ley; Art. 772 inciso 2º del CPC.
b) Si ha sido interpuesto dentro de plazo legal para hacerlo (igual que el tribunal a quo);
c) Si fue patrocinado por abogado habilitado para el ejercicio de la profesión (igual que
el tribunal a quo); Art. 772 inciso 3º del CPC.
d) Si se menciona expresamente el vicio o defecto en que se funda y la ley que concede
el recurso de casación en la forma por la causal que se invoca. (Art. 781 inciso 1° del
CPC).
De esos elementos, respecto de los mencionados en las letras b y c existe un doble control
de inadmisibilidad, al deberse estos examinar tanto por el tribunal a quo como el ad quem.
(Art. 772 inciso 2º, Art. 776 inciso 1° y 781 inciso 1° del CPC).
Sin embargo, respecto de los requisitos mencionados en los párrafos destacados con
negrilla precedentemente, sólo existe el control de admisibilidad por parte del tribunal ad
quem. (Letras b) y c) de la enumeración precedente).
Respecto de estos elementos cabe destacar que no se comprende en el examen de
admisibilidad, ni por el tribunal que dicta la resolución impugnada ni por el que conoce del
recurso de casación en la forma, el requisito de la preparación del recurso de casación en la
forma para su declaración de inadmisibilidad, no obstante ello no será obstáculo para que
éste pueda ser declarado improcedente al fallarse el fondo de este.
De acuerdo al examen de admisibilidad que efectúa el tribunal ad quem puede resultar:
a.- Que el recurso cumpla con todos los requisitos. En este caso, el recurso será admisible y
deberá dictarse por el tribunal ad quem la resolución "Autos en Relación". Art. 781 inciso 1º del
CPC.
b.- Que el recurso no cumpla con uno o más de los requisitos de admisibilidad. En este caso, "si
el tribunal encuentra mérito para considerado inadmisible, lo declarará sin lugar desde luego,
por resolución fundada." Art. 781 inciso 2º del CPC.
En contra de esta resolución en la que el tribunal de oficio declare la inadmisibilidad, la
parte recurrente podrá deducir recurso de reposición, el que deberá ser fundado, e interpuesto
dentro de tercero día de notificada la resolución. (Art. 781 inciso final del CPC).
c.- Que el recurso de casación en la forma no cumpla con uno o más de los requisitos de
admisibilidad, pero estime posible una casación de oficio. En este caso, el tribunal declarará la
inadmisibilidad del recurso de casación en la forma, y podrá decretar autos en relación, si

201
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

estima posible una casación de oficio. (Art. 781 inciso 3° del CPC).

2.3.- Comparecencia de las partes. En la especie recibe plena aplicación todo lo señalado
respectos de la comparecencia y deserción en el recurso de apelación, por remitirse a esas
normas el artículo 779 del CPC. (Ver Art. 200 del CPC).

2.4.- Designación de abogado patrocinante. En los recursos de casación en la forma contra


sentencias pronunciadas en segunda instancia en juicios de mayor cuantía o de menor
cuantía y en juicios especiales, es facultativo ahora designar abogado patrocinante ante el
tribunal ad quem hasta antes de la vista del recurso, el que puede ser o no el mismo que lo
patrocinó.
En la actualidad esta designación tiene carácter facultativo y la renuncia del patrocinante
no produce efecto alguno en su tramitación.
El tribunal ad quem al dar cumplimiento al examen de admisibilidad contemplado en el Art.
781 del CPC respecto de la casación en la forma y en el Art. 782 del CPC, respecto de la
casación en el fondo.
El recurrente, antes de la vista del recurso, designe abogado particular. (Art. 803 del CPC).
Las partes pueden hasta el momento de verse el recurso, consignar en escrito firmado por
un abogado que no sea procurador del número, las observaciones que estimen convenientes
para el fallo del recurso. (Art. 783 inciso final del CPC.)

2.5.- La prueba ante el tribunal ad quem en el recurso de casación en la forma. Si la causal


alegada en el recurso de casación en la forma requiriere de prueba, el tribunal abrirá para
rendirla un término prudencial que no exceda de 30 días. (Arts. 799 y Art. 807 inciso 2° del CPC).
Tratándose del recurso de casación en el fondo, no se podrá admitir ni decretar de oficio
para mejor proveer pruebas de ninguna clase que tiendan a establecer o esclarecer los
hechos controvertidos en el juicio en que haya recaído la sentencia recurrida.(Art. 807 del
CPC).

2.6.- La vista de la causa. En esta materia, se aplican las reglas establecidas para las
apelaciones. (Art. 783 del CPC).
Sobre esta materia, cabe recordar que la duración de las alegaciones de cada abogado
se limitar a una hora en los recursos de casación en la forma y a dos horas en los de casación
en el fondo; pudiendo el tribunal por unanimidad prorrogar por igual tiempo la duración de las
alegaciones.
Tratándose de una materia distinta a la casación, las alegaciones sólo podrán durar media
hora pero para la prórroga de la duración de las alegaciones se requiere solamente simple
mayoría del tribunal.

XII.- FORMAS O MODOS DE PONER TÉRMINO AL RECURSO DE CASACION DE FORMA.

202
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

A.- Modo normal. El recurso de casación en la forma termina normalmente por el


pronunciamiento de la “sentencia” o resolución que versa sobre el fondo del recurso de
casación en la forma, resuelve acerca de la causal o causales invocadas.

B.- También el recurso de casación en la forma, puede terminar anormalmente:


a) por las siguientes formas anormales directas:
1.- La deserción del recurso por no comparecer ante el tribunal superior dentro del plazo legal
para hacerlo (Art. 779 del CPC);
2.- La deserción del recurso por no sacar las compulsas en el caso del Art. 776 del CPC;
3.- La deserción del recurso por no franquear el envío del expediente al Tribunal ad quem una
vez que hubiere sido apercibido el recurrente por el Tribunal a quo (Art. 777 del CPC);
4.- La prescripción del recurso de casación en virtud de la remisión expresa que se efectúa al
Art. 211 por el Art. 779 del CPC.
5.- El desistimiento del recurso de casación en la forma, y

b) También se extingue por los modos anormales indirectos y, que se vinculan a las formas
de poner término al proceso, como se pone termino al proceso se pone termino también al
recurso de casación en la forma.
Por ejemplo:
1.- desistimiento de la demanda;
2.- abandono del procedimiento;
3.- Otros como la conciliación y la transacción.

1.- El fallo del recurso de casación en la forma


En lo que respecta al fallo del recurso de casación en la forma es menester analizar las
diversas actitudes que puede asumir el Tribunal ad quem:

1.1.- La primera posibilidad, que es propia del recurso de casación en la forma, es una
facultad concedida por la ley al Tribunal ad quem para que antes de entrar a conocer del
recurso de casación en la forma, ordene que se complete la sentencia. En efecto, de acuerdo
al inciso final del Art. 768 del CPC, "el Tribunal (ad quem) podrá limitarse, asimismo, a ordenar al
(tribunal) de la causa que complete la sentencia cuando el vicio en que se funda el recurso
sea la falta de pronunciamiento sobre alguna acción o excepción que se haya hecho valer
oportunamente en el juicio".
El Tribunal ad quem puede ejercer esta facultad o invalidar de oficio el fallo por la causal
del N° 5 del Art. 768 del CPC, y fallar el fondo del juicio, así como si el vicio se produjo durante
la tramitación del recurso de casación en la forma.

203
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

1.2.- La segunda posibilidad dice relación con el fallo propiamente tal del recurso de casación
en la forma, la que puede consistir en su rechazo.
En caso de rechazo del recurso de casación en la forma, se mantiene la resolución
recurrida.
No se contempla en la actualidad norma alguna que regule específicamente las costas en
caso de rechazarse o declararse inadmisible el recurso de casación en la forma. Como
consecuencia de esto, al declararse inadmisible o rechazarse un recurso de casación en la
forma, los sentenciadores pueden aplicar la regla contenida en el Art. 144 del CPC, que
determina la condena en costas por el simple hecho de que se rechace el recurso de
casación en la forma, o bien, eximir de las costas cuando aparezca que se ha tenido motivo
plausible para recurrir.

1.3.- Finalmente, en el momento en que el Tribunal está por fallar el recurso de casación en la
forma, puede hacer una de las siguientes cosas:
1.3.1.- Enviar el asunto al Tribunal de primera instancia para que éste complete el fallo si no se
ha pronunciado sobre todas las acciones y excepciones hechas valer, según lo dispone el Art.
768, inciso final del CPC.
1.3.2.- Casar de oficio la sentencia y fallar sobre el fondo del asunto, de acuerdo a lo prescrito
por el inciso 3º del Art. 786 del CPC, y
1.3.3.- Pronunciarse derechamente sobre el recurso de casación en la forma.
La primera situación ya la vimos en los párrafos precedentes; sobre la casación de oficio
nos ocuparemos más adelante, al tratar de ella en extenso, por lo que ahora, sólo nos
referiremos al fallo del recurso de casación en la forma propiamente dicho.
El Tribunal ad quem, para determinar si acoge o rechaza el recurso de casación en la
forma, debe seguir los siguientes pasos vinculados a la causal o causales invocadas:
1.- Analizar si la causal invocada para fundamentar el recurso de casación en la forma, es
de aquellas que establece la ley (Art. 768 del CPC).
2.- Revisar si los hechos invocados constituyen verdadera y realmente la causal que se
invoca.
3.- Verificar si esos hechos que configuran la causal invocada en la casación están
suficientemente acreditados.
4.- Establecer si el vicio que se invoca ha causado al recurrente un perjuicio reparable sólo
por medio de la invalidación del fallo.
Se discute si el Tribunal ad quem, en este momento puede hacer un análisis de fondo o
además uno de carácter meramente formal, puesto que este último (el análisis formal) ya se
efectuó al pronunciarse sobre la admisibilidad del recurso de casación en la forma. Si el estudio
debiera remitirse sólo acerca del fondo del recurso de casación en la forma, al Tribunal ad
quem sólo le quedará la posibilidad de acoger o rechazar el recurso de casación en la forma
por cuestiones de fondo en que se ha fundado el recurso mas no por cuestiones formales. En
nuestra opinión, en la vista del recurso de casación en la forma, el tribunal de casación puede
revisar tanto los aspectos formales del recurso de casación en la forma como los de fondo del

204
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

mismo, no obstando a ello, la presunta admisibilidad que conlleva la resolución “autos en


relación” respecto del recurso de casación en la forma, dictada una vez que se ha efectuado
el examen de admisibilidad. En otras palabras, la declaración de admisibilidad no obsta a que
posteriormente en la vista del recurso el mismo sea rechazado por inadmisible.
5.- Determinar si el vicio denunciado, ha influido en lo dispositivo del fallo.
No obstante, es menester tener presente que la ley faculta al Tribunal ad quem para que
aún cuando concurran los primeros tres requisitos mencionados precedentemente, pueda
proceder a rechazar el recurso de casación en la forma.
¿Cuando puede el Tribunal ejercitar esta facultad?
En aquellos casos en que concurren los requisitos del inciso penúltimo del Art. 768 del CPC,
que señala que: "el Tribunal podrá desestimar el recurso de casación" si de los antecedentes
aparece de manifiesto…... que el vicio no ha influido en lo dispositivo del fallo. El ejercicio de
esta facultad dependerá de la apreciación del Tribunal ad quem, a quien le corresponde en
forma facultativa y no obligatoria determinar en el ejercicio de la facultad señalada, en qué
medida el vicio que se trata de casar influyó en el fallo recurrido. Tal idea, no hace sino recoger
el principio de que no hay nulidad sin perjuicio.
Es cierto que en el precepto transcrito, no se emplea la expresión "influir substancialmente
en lo dispositivo del fallo", cuestión que dependerá de la apreciación del Tribunal, el que debe
determinar en qué medida, el vicio denunciado por el que se trata de casar la sentencia,
influyó efectivamente en el fallo recurrido.
Este precepto consagra el principio formativo del procedimiento, de la protección, en cuya
virtud la nulidad sin perjuicio no opera.
Por otra parte, es menester tener presente que en esta oportunidad (conociendo del fondo
del recurso) el tribunal ad quem siempre podrá declarar improcedente el recurso de casación
en la forma por falta de preparación, puesto que éste no es uno de los requisitos de
admisibilidad que deben ser examinados tanto por el tribunal a quo como por el tribunal ad
quem, durante el examen de admisibilidad que los mismos deben efectuar.
Existen otras situaciones especiales, que se producen cuando se interpone otro recurso
conjuntamente con el recurso de casación en la forma.
Tales casos son los siguientes:
1.- Casación en la forma interpuesta conjuntamente con el recurso de apelación. Señala el
artículo 798 del CPC, que el recurso de casación en la forma contra la sentencia de primera
instancia se verá conjuntamente con la apelación. Deberá dictarse una sola sentencia para
fallar la apelación y desechar el recurso de casación en la forma.
Cuando se dé lugar a este último recurso (casación de forma), se tendrá como no
interpuesto el recurso de apelación.
Si sólo se ha interpuesto recurso de casación en la forma, se mandarán traer los “autos en
relación”.
Si se acoge el recurso de casación en la forma, se tiene por no interpuesto el recurso
apelación porque el primero anula la sentencia de primera instancia y no puede haber
apelación de una resolución que ha dejado de existir.

205
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

2.- Casación en la forma interpuesta conjuntamente con el recurso de casación en el fondo. A


este caso se refiere el Art. 808 del CPC, en los siguientes términos:
Sí contra una misma sentencia se interponen recursos de casación en la forma y en el
fondo, éstos se tramitarán y verán conjuntamente y se resolverán en un mismo fallo.
Si se acoge el recurso de casación en la forma se tendrá como no interpuesto el recurso de
casación en el fondo. De manera, que sólo se pronunciará el tribunal ad quem respecto del
recurso de casación en el fondo interpuesto conjuntamente con un recurso de casación en la
forma, cuando este último hubiere sido rechazado.

2.- Efectos del fallo del recurso de casación en la forma:


Los efectos procesales de las resoluciones que acogen o rechazan el recurso de casación
en la forma, son diversos:
Si el recurso de casación en la forma, es acogido, se procede a lo que se denomina el
"reenvío" del expediente, o sea, la remisión del expediente al Tribunal que legalmente tiene
que conocer el asunto y pronunciar una nueva sentencia.
De acuerdo al Art. 786 del CPC, la misma sentencia que declare la casación en la forma
determinará el estado en que queda el proceso, el cual se remitirá para su conocimiento al
tribunal correspondiente.
Este Tribunal competente, es aquel a quien tocaría conocer del negocio en caso de
recusación del juez o jueces que pronunciaron la sentencia casada.
Para determinar en qué estado queda el juicio, hay que tener presente el vicio que motivo
el recurso de casación en la forma y cuando se produjo dicho vicio.
No obstante lo anterior, excepcionalmente, es posible, que sea el mismo tribunal ad quem
quien dicte fallo resolviendo el asunto controvertido, sin que exista una remisión del expediente
al tribunal inferior para que dicte el fallo el juez no inhabilitado que corresponda.
Al efecto, señala el Art. 786, inciso 3º del CPC, que “si el vicio que diere lugar a la
invalidación de la sentencia fuera alguno de los contemplados en las causales 4ª (haber sido
dada ultra petita), 5ª (haber sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requisitos
enumerados en el Art. 170 del CPC), 6ª (haber sido dada contra otra pasada en autoridad de
cosa juzgada, siempre que ésta se haya alegado oportunamente en el juicio); y 7ª (contener
decisiones contradictorias) del Art. 768 del CPC, deberá el mismo Tribunal, acto continuo y sin
nueva vista de la causa, pero separadamente, dictar la sentencia que corresponda con
arreglo a la ley.
Lo dispuesto en el inciso precedente regirá, también, en los casos del inciso 1º del Art. 776
CPC, si el Tribunal respectivo, invalida de oficio la sentencia por alguna de las causales antes
señaladas.
La ley es bastante explícita en esta materia, ya que no sólo no faculta (no dice “podrá”)
sino que obliga al tribunal que conoce del recurso de casación en la forma a dictar sentencia
que corresponda con arreglo a la ley (“deberá” el Tribunal ad quem, fallar el fondo del asunto).
En efecto, en caso de acogerse el recurso de casación en la forma o casar de oficio por

206
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

alguna de esas causales, el tribunal que conoce del recurso de casación en la forma deberá
dictar la sentencia de reemplazo. Con esto el recurso de casación en la forma, dejó de ser un
mero recurso de nulidad y pasa en esos casos a ser un recurso de enmienda.
Esta norma, se basa en el principio de economía procesal, pero, a su vez, vulnera el
principio de la doble instancia, porque el Tribunal ad quem, al fallar la causa de este modo,
generalmente lo hace en única instancia (debemos recordar a este respecto que, por regla
general, las resoluciones de las Cortes de Apelaciones son inapelables).
Finalmente, cabe señalar que el plazo para fallar la causa en estos casos, será de 20 días
contados desde aquel en que terminó la vista del recurso de casación en la forma. (Art. 806 del
CPC).

XIII.- LA CASACION DE FORMA DE OFICIO.


1.- Concepto de casación de oficio.
El legislador ha comprendido que el juez no es un mero observador en el proceso y por ello
puede realizar actuaciones judiciales, de oficio, sea invalidando actos o enmendando el
procedimiento cuando aparezca necesario.
La casación en la forma de oficio, es la facultad otorgada a los Tribunales Superiores de
Justicia para declarar la invalidez de una sentencia por las causales establecidas por la ley
para invalidar la sentencia mediante el recurso de casación en la forma, sin que sea necesario
que se haya ejercido ese derecho mediante el acto jurídico procesal de una de las partes.
Este medio de invalidación de una sentencia (casación de forma, de oficio) es bastante
utilizado por los Tribunales superiores. Se utiliza abundantemente porque los jueces (latu sensu),
están conscientes de que se requiere un factor moderador del carácter de recurso de derecho
estricto de este acto jurídico procesal constituido por el recurso de casación en la forma.
La casación en la forma de oficio, es un mensaje tácito que el Tribunal superior, en especial
cuando éste es la Corte Suprema, envía al inferior al indicarle que no le parece correcto el fallo
pronunciado.

2.- Características de la casación de oficio.


i. La casación de oficio es una aplicación o manifestación del principio inquisitivo o de la
oficialidad en el CPC;
ii. Constituye una mera facultad del Tribunal Superior jerárquico y no una obligación, del
respectivo tribunal ad quem;
iii. Como no es un acto de parte, no necesita ser preparado y en rigor no es un recurso
procesal, porque se trata de una facultad oficiosa del tribunal;
iv. El Tribunal puede casar de oficio en virtud de cualquiera de las causales del artículo 768
del CPC, aunque el recurso de casación en la forma no se haya interpuesto o se haya
intentado en virtud de otra causal, y
v. Cuando el Tribunal ejerce la facultad de casar de oficio, el acto jurídico procesal de
parte de igual carácter que pudo hacerse valer se tiene por no interpuesto.

207
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

3.- Requisitos necesarios para que el tribunal pueda casar de oficio.


Los requisitos miran fundamentalmente al medio o situación por la que el Tribunal está
conociendo del asunto, a la existencia de un vicio que haga procedente la casación y de
donde consta el vicio.

3.a.- El primer requisito para que un Tribunal pueda casar de oficio una sentencia, consiste
en que debe estar conociendo del asunto por alguno de los siguientes medios:
1.- Apelación;
2.- Consulta;
3.- Casación (de forma o de fondo); o,
4.- En alguna incidencia.
Esta última expresión (incidencia) es inexplicable en el texto de la ley, porque lo lógico es
vincular siempre el ejercicio de esta facultad a la competencia propia de los Tribunales por la
vía de los recursos procesales. ¿Cómo puede llegar el Tribunal superior jerárquico a conocer de
un incidente? Podemos decir que excepcionalmente, el Tribunal superior jerárquico puede
llegar a conocer de un incidente que constituya una cuestión accesoria a cualquiera de los
otros dos medios (apelación o casación), sin que ello signifique fallar sobre el fondo del asunto.
Así por ejemplo: el Tribunal superior debe fallar en primer lugar el incidente de admisibilidad o
inadmisibilidad del recurso de casación promovido por las partes.
La jurisprudencia ha entendido que la expresión "alguna incidencia" comprende también la
interposición del recurso de queja.

3.b.- El segundo requisito es la existencia de un vicio que autorice la casación en la forma


de oficio, que puede ser cualquiera de las causales previstas en el Art. 768 del CPC (9
numerales).
Sin embargo, existe una excepción. En efecto, existe una regla especial tratándose de la
causal N° 5 del Art. 768 del CPC: que dispone que "Si el defecto que se advierte es la omisión
del fallo sobre alguna acción o excepción que se haya hecho valer en el juicio, el Tribunal
superior podrá limitarse a ordenar al de la causa que complete la sentencia, dictando
resolución sobre el punto omitido, y entre tanto suspenderá el fallo del recurso" (artículo 776,
inciso 2° del CPC).

3.c.- Finalmente, el tercer y último requisito, consiste en que los antecedentes del recurso
(apelación o casación) manifiesten la existencia del vicio. El Tribunal que está conociendo de
la causa no puede inventar el vicio, puesto que las causales están establecidas expresamente
por el legislador.

4.- Procedimiento para que el tribunal que conoce de la causa pueda casar de oficio una
sentencia.

208
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

En primer lugar, debe oírse a los abogados que concurren a alegar y el Presidente del
Tribunal o de la sala debe indicarles los vicios sobre los cuales deben hacerlo y debe invitarlos
a alegar sobre el eventual vicio, ello no significa en modo alguno, que los abogados estén
obligados a hacerlo. Es normal que los tribunales inviten a los abogados a alegar sobre un
eventual vicio de casación en la forma, sin indicar particularmente, a los abogados que han
comparecido, a cuales de ellos se refiere la invitación, a pesar de que el artículo 775 del CPC
señala que, el tribunal debe indicar cuales son los vicios sobre los cuales se invita a alegar los
abogados que han comparecido a la vista del recurso.
El fallo que dicta el Tribunal, en la casación de oficio, produce los mismos efectos que el
fallo que acoge el recurso de casación en la forma, acto jurídico procesal de parte:
i. Invalidez del fallo;
ii. Reenvío del expediente o de los antecedentes;
iii. Designación del Tribunal competente y determinación del estado en que queda el
asunto.
No obstante, también es procedente aplicar el Art. 786 del CPC, o sea, debe fallar sobre el
fondo del asunto en caso de casar la sentencia de oficio por la concurrencia de las siguientes
causales:
4ª (haber sido dada ultra petita),
5ª (haber sido pronunciada con omisión de cualquiera de los requisitos enumerados en el
artículo 170 del CPC),
6ª (haber sido dada contra otra pasada en autoridad de cosa juzgada, siempre que ésta
se haya alegado oportunamente en el juicio); y
7ª (contener decisiones contradictorias) todas del Art. 768 del CPC. (Art. 786 inciso final del
CPC).
El inciso 1° del Art. 775 del CPC, expresa que "no obstante lo dispuesto en los Arts. 769 y 774
del CPC, pueden los Tribunales, conociendo por vía de apelación, consulta, casación o, en
alguna incidencia, invalidar de oficio las sentencias cuando los antecedentes del recurso
manifiesten que ellas adolecen de vicios que dan lugar a la casación en la forma, debiendo oír
sobre este punto a los abogados que concurren a alegar en la vista de la causa e indicar a los
mismos los posibles vicios sobre los cuales deberán alegar".

ANALISIS PARTICULAR DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO

I.- ORIGEN HISTORICO DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO141.


Se señala al respecto, que los antecedentes más remotos de la casación en el fondo, la
configuran como una de las máximas expresiones de la garantía del Estado de Derecho y del
principio de igualdad ante la ley.

141
El Tribunal Constitucional, en el considerando 10 de una sentencia de fecha 1º de febrero de 1995, ha reseñado el origen histórico del recurso de casación en el fondo.

209
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

“En efecto, ya la Ley Visigothorum, publicada por el Rey Recesvinto en el año 654,
contemplaba recursos contra el juez que hubiere pronunciado una sentencia injusta por mero
error.
No obstante lo anterior, su sustentación viene de la querella nulitatis142 del derecho romano
enriquecida con el correr de los siglos. Esta aparece en el siglo XIII y se perfecciona en el siglo
XIV. Su origen surge de la combinación del derecho romano con el derecho germánico. Toma
del derecho germánico, la validez formal de la sentencia (toda sentencia debe impugnarse si
se le quiere restar validez) y del derecho romano, la clara distinción entre nulidad (sentencia
nula - inexistencia) e injusticia del fallo por error de juicio (sentencia injusta – sentencia
apelable)”143.
“Piero Calamandrei expresa en su clásica obra sobre la Casación144 que conforme: “Enseña
un maestro que, cuando la querella de nulidad del derecho común se ejercitaba porque la
sentencia era contra ius" la querella servía para garantizar la exacta observancia de la ley por
parte del juez y para impedirle realizar obra de legislador; de manera que la querella en todo
tiempo tuvo en sí un elemento político, asociando la defensa del individuo (ius litigatoris) a la
del interés general (ius constitucionis).
Los estatutos italianos, especialmente los de Milán, Génova, Venecia y Florencia contenían
normas sobre el error in iudicando y su sanción. Su objetivo estaba encaminado a obtener la
exacta observancia de la ley.
“En el derecho francés, hacia el año 1000, la facultad jurisdiccional se fue radicando
paulatinamente en los señores feudales, quienes la ejercían a través de sus Cortes. Entre esa
fecha y la Revolución Francesa los monarcas, tratando de reivindicar sus prerrogativas fueron
creando una superestructura judicial dedicada a anular sentencias dictadas en forma injusta
por violentar sus decisiones. Este es el origen directo de las Cortes de Casación y del recurso de
casación. El Rey se transforma en Juez Supremo delegando tal facultad en su propia Corte de
Justicia.
De este modo, la palabra "cassation", que originalmente tenía el significado genérico de
anulación, tomó el significado técnico y específico de aquella anulación que sólo el Rey
podría llevar a cabo sobre una sentencia por razones de índole política. La Casación nace así
como un acto de soberanía legislativa, no como un acto de carácter jurisdiccional.
Con la división en el año 1578, del Consejo del Rey, en dos secciones, se estableció por
primera vez, un tribunal de casación que era “Conseil privé” con facultad de conocer recursos
de los particulares.
A partir de la Revolución Francesa se produce la independencia del Poder Judicial y se
declara la garantía de la igualdad ante la justicia. Nace el Tribunal de Casación y el Recurso
de Casación.
En Chile, el Mensaje del Código de Procedimiento Civil expresa: "La casación en el fondo
introduce en nuestra legislación una novedad reclamada por las necesidades de dar uniforme
142
Calamandrei, Piero. La Casación Civil – Historia y Legislaciones. “Origen de la querela nullitatis en el derecho estautario. Su ulterior desarrollo en la doctrina.” Volumen
I. Grandes Clásicos del Derecho. Oxford. University Press. Printed México, Editorial Mexicana. Año 2001.Página 123 y siguientes.
143
Calamandrei, Piero. La Casación Civil – Historia y Legislaciones. “Origen de la querela nullitatis en el derecho estautario. Su ulterior desarrollo en la doctrina.” Volumen
I. Grandes Clásicos del Derecho. Oxford. University Press. Printed México, Editorial Mexicana. Año 2001.Página 125.
144
Calamandrei, Piero. La Casación Civil – Historia y Legislaciones. Volumen I. Grandes Clásicos del Derecho. Oxford. University Press. Printed México, Editorial Mexicana. Año
2001.Página 225.

210
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

aplicación a las leyes. Se ha limitado sólo a las sentencias de las Cortes de alzada, como
encargadas de dar la norma para el correcto funcionamiento de los tribunales inferiores."145
Igual alusión hace el antiguo Código de Procedimiento Penal, en su origen, en el proyecto
de don Manuel Egidio Ballesteros. En la Comisión Revisora, prevaleció el criterio que introdujo
dos modificaciones en el sistema: sólo se otorga por infracción de la ley penal y se establecen
causales taxativas. Debemos hacer presente, que el recurso de casación penal fue suprimido
en el actual Código Procesal Penal y reemplazado por un recurso de nulidad, de modo tal,
que actualmente no existe recurso de casación en el procedimiento penal y, sus fines están
cautelados en la norma procesal penal vigente en Chile, por el recurso de nulidad consagrado
en los artículos 372 y siguientes del Código Procesal Penal.

II.- OBJETIVOS DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO.


El fin primordial del legislador para establecer este recurso fue hacer efectiva la garantía
constitucional de la igualdad ante la ley. (Artículo 19 N° 3 de la CPR).
Si bien es cierto que el artículo 3°, inciso 2° del Código Civil, señala que “las sentencias
judiciales no tienen fuerza obligatoria sino respecto de las causas en que actualmente se
pronunciaren”, no lo es menos que a través de los fallos que pronuncian los Tribunales
superiores de justicia, al interpretar los preceptos legales, fundan las bases para que otro
tribunal (especialmente los inferiores) fallen en un mismo sentido.
Egidio Ballesteros transcribe, al efecto, una notable y erudita intervención que le cupiera,
en Sesión de fecha 27 de agosto de 1874, a un diputado de apellido Tocornal, de la que es
posible por sus efectos didácticos, transcribir algunos de sus párrafos más notables.
Así, el Diputado Tocornal146 en la discusión en el Congreso, del Proyecto de Código de
Procedimiento Civil, señaló:
“La Corte de Casación no es una jerarquía del poder judicial, porque jamás juzga ni debe
juzgar cuestiones entre partes. Su objeto es más elevado; tiene la misión de conservar la
uniformidad de la ley y en todo el país, para que no haya una jurisprudencia en una Corte
diversa en otra y que las cuestiones se resuelvan en tal o cual sentido, según el tribunal donde
se llevan."
“Cita el Diputado Tocornal a “Dalloz”, quien tras recordar que la Corte de Casación no es
propiamente hablando, un grado de jurisdicción ni una vía de recurso sino un remedio extremo
que no puede tener por objeto sino el mantenimiento de la ley y la uniformidad de la
jurisprudencia."147
Sin embargo, el propósito implícito del legislador de obtener la uniformidad en la aplicación
de la ley a través del recurso de casación en el fondo no se ha hecho efectivo en Chile, en
atención a las siguientes causas:
1) Para poder cumplir con el objetivo indicado es necesario un criterio unitario
jurisprudencial, lo que se cumplió en un principio, al ser el recurso de casación en el fondo, de

145
Mensaje Presidencial del Proyecto de Código de Procedimiento Civil remitido al Congreso Nacional por el Excmo., Señor Presidente de la República don Jorge Montt, con
fecha 1 de febrero de 1893.
146
Tocornal Tocornal, Ismael. Abogado-Diputado y Senador. (1850-1929)
147
Tavolari Oliveros, Raúl. Recursos de Casación y Queja. Nuevo Régimen. Páginas 31 y 32. Editorial Jurídica Cono Sur Limitada.

211
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

competencia del Pleno de la Corte Suprema. Sin embargo, con posterioridad la norma fue
modificada, pasando a ser el recurso de casación en el fondo de conocimiento de una de las
Salas de la Corte Suprema, lo que se tradujo en una dispersión de jurisprudencia dependiendo
de la sala que conocía del asunto. Con motivo de ello, el criterio se diversifica al tener cada
Sala un criterio distinto, cosa que es fácil comprobar en diferentes materias a través del estudio
de nuestra jurisprudencia en la resolución de los casos concretos sometidos a su conocimiento
y resolución.

2) Con el fin de dar una solución a este problema, en la Ley N° 19.374, publicada en el
Diario Oficial de 18 de Febrero de 1995, se introdujeron dos modificaciones en nuestro
ordenamiento jurídico:
2.A) Se estableció la distribución de la Corte Suprema en Salas especializadas, las que
conocerán de los recursos de casación en la forma y en el fondo que se interpongan en las
diversas materias. (Artículo 99 del COT).
Esta norma es de gran importancia, puesto que de acuerdo a lo establecido en el Auto
Acordado de la Excelentísima Corte Suprema, de distribución de los asuntos en Salas, le
corresponderá a una sola de ellas, el fallo de los recursos de casación en el fondo, según la
materia que se trate.
Sin embargo, la medida referida adolece de dos imperfecciones que no permiten asegurar
con certeza la existencia en el futuro de una estabilidad, en la uniformidad de criterio
jurisprudencial, como son:
- La de durar la distribución de los Ministros en las Salas sólo dos años, pudiendo el cambio de
los miembros de la respectiva Sala, alterar el criterio que se haya sustentado durante el
período anterior;
- La integración de las Salas de la Corte Suprema con un número significativo de abogados
integrantes, cuya integración por ser accidental y ser renovados dichos abogados cada tres
años, puede generar un continuo cambio en la jurisprudencia de nuestro máximo tribunal.

2.B) Se posibilita, que interpuesto un recurso de casación en el fondo, cualquiera de las partes
pueda solicitar, dentro del plazo para hacerse parte ante el tribunal ad quem (Corte Suprema),
que el recurso sea conocido y resuelto por el pleno del tribunal. La petición sólo podrá
fundarse en el hecho que la Corte Suprema, en fallos diversos, ha sostenido distintas
interpretaciones sobre la materia de derecho objeto del recurso. (Artículo 780 CPC).

2.C) El recurso de casación de fondo, es un medio de impugnación eminentemente formalista


y, al serlo, lo normal respecto de su interposición, es que haya sido declarado inadmisible por
cualquier omisión de los requisitos legales que deben observarse en la interposición del recurso.
En definitiva, la mayoría de los recursos de casación en el fondo interpuestos eran y son
desechados por cuestiones meramente formales y no de fondo.
Al estudiar posteriormente, el recurso de queja, podremos ver que las causales por las que
procede su interposición, esto es, falta o abuso del Tribunal al pronunciar una determinada

212
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

resolución, comprende las del recurso de casación en el fondo. Pues bien, al ser un recurso de
casación excesivamente formalista, y el de queja no, al conceder además éste (recurso de
queja), al Tribunal superior, amplias facultades para conocer y fallar el asunto, el recurso de
casación en el fondo, históricamente, fue perdiendo su importancia inicial, pasando a ser
desplazado posteriormente por el recurso de queja.
Con el fin de resolver, en parte, el problema del formalismo del recurso de casación en el
fondo, en la Ley N° 19.374, publicada en el Diario Oficial de 18 de Febrero de 1995, se
introdujeron dos modificaciones en nuestro ordenamiento jurídico procesal:
1°.- Se eliminó la consignación como requisito para interponer no sólo el recurso de
casación, sino que también para interponer los recursos de queja y de revisión.
Tratándose del recurso de casación en el fondo, la eliminación de este requisito tuvo
relevante importancia, puesto que uno de los aspectos formales mas recurridos, que permitía
hasta esa fecha declarar la inadmisibilidad de muchos recursos de casación en el fondo, eran
los errores que se incurría en la fijación de la cuantía que hacía procedente el recurso y de
acuerdo con la cual debía efectuarse la consignación respectiva que habilitaba la
interposición del recurso.
2°.- Se persiguió eliminar el carácter formalista del escrito de interposición del recurso de
casación en el fondo, sustituyendo el requisito de hacer mención expresa y determinada de la
ley o leyes que se suponen infringidas, la forma en que se ha producido la infracción y de la
manera como esta influye en lo dispositivo del fallo, por el requisito de sólo expresar el error o
errores de derecho de que adolece la sentencia recurrida, y el modo en que esos errores de
derecho influyen en lo dispositivo del fallo. (Art. 772 del CPC).
Con las referidas reformas procesales, por un lado, se restó parte importante del carácter
formalista del recurso de casación en el fondo y se disminuyeron los requisitos exigidos por la ley
para hacer procedente el recurso. Además por otro lado, se introdujo como contrapartida una
modificación destinada a permitir que la Corte Suprema tuviera la facultad para evitar una
proliferación infundada de recursos de casación en el fondo que le generaran un gran
aumento de causas en forma infundada por esta vía y para tal efecto, se estableció que la
sala que conoce del recurso de casación en el fondo, puede aún cuando el recurso reúna
todos los requisitos formales de interposición, rechazarlo de inmediato (in limine) si en opinión
unánime de sus integrantes, adolece de manifiesta falta de fundamento (Art. 782 inciso 2°
CPC).
Finalmente, para impedir la utilización del recurso de queja como sustituto del recurso de
casación en el fondo para impugnar la errónea aplicación e interpretación de la ley y su
utilización, incluso muchas veces, en forma conjunta con el recurso de casación en el fondo, se
estableció legalmente, la naturaleza jurídica de las resoluciones que hacen procedente el
recurso de queja y su incompatibilidad con la procedencia de otros recursos ordinarios o
extraordinarios, de manera tal que, en caso de proceder en contra de la resolución
impugnada, otros recursos jurisdiccionales, no es posible recurrir de queja, como por ejemplo, si
procede el recurso de casación, sea este en la forma o en el fondo, no puede interponerse
recurso de queja.

213
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

III.- CONCEPTO DE RECURSO DE CASACION EN EL FONDO.


El recurso de casación en el fondo es un acto jurídico-procesal de parte agraviada, con la
dictación de una sentencia definitiva, o bien, una sentencia interlocutoria de aquellas que
ponen termino al juicio o hacen imposible su continuación, de segunda instancia, inapelables,
por haberse pronunciado las mismas, con infracción de ley, que ha influido substancialmente
en lo dispositivo del fallo, con el objeto que la Corte Suprema las invalide y, las reemplace, por
otra resolución en que la ley se aplique correctamente.

IV.- CARACTERISTICAS DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO.

1.- Es un recurso extraordinario, por cuanto procede en contra de determinadas resoluciones


judiciales y por una causal específica, en materia civil, esto es, por haberse pronunciado la
sentencia con infracción de ley que ha influido substancialmente en lo dispositivo del fallo.

2.- Es un recurso de nulidad, pero persigue otro objetivo como es el reemplazo del fallo en que
se cometió la infracción de ley por otro en que ésta se aplique correctamente.
Cuando la Corte Suprema acoge el recurso de casación de fondo pronuncia dos
resoluciones, a saber una sentencia de casación, en la que anula la resolución recurrida y un
fallo de reemplazo, en el que aplica correctamente el derecho.

3.- Es un recurso de competencia exclusiva y excluyente de la Corte Suprema, quien lo


conoce en sala, salvo solicitud de parte interesada de que sea conocido en el pleno en los
casos que la ley lo admite. (Art. 780 CPC).

4.- Al igual que el recurso de casación en la forma, el recurso de casación el fondo, es un


recurso de derecho estricto y eminentemente formalista.

5.- El recurso de casación en el fondo, se presenta directamente ante el Tribunal que dictó la
resolución casable para ser conocido y resuelto por la Corte Suprema.
El Tribunal a quo en el recurso de casación en el fondo, es siempre una Corte de
Apelaciones o un Tribunal arbitral de segunda instancia, compuesto por árbitros de derecho en
los casos en que estos árbitros hayan conocido asuntos de la competencia de dichas Cortes
de Apelaciones.

6.- No constituye instancia, porque la Corte Suprema no va a conocer de las cuestiones de


hecho, sino que, solamente de las cuestiones de derecho (Arts. 805 y 807 CPC).
No obstante lo anterior, existe un caso en que pueden modificarse los hechos en el recurso
de casación de fondo. En efecto, ello ocurre cuando las leyes infringidas son de aquellas
denominadas "leyes reguladoras de la prueba", pero sólo en lo que respecta a tres de sus
aspectos, a saber:

214
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

i. Cuando se admite un medio probatorio no señalado por la ley o se rechaza uno que
ella admite;
ii. Cuando se infringen las leyes que regulan el valor probatorio de los medios de prueba; y
iii. Cuando se altera la carga de la prueba.
No puede invocarse como causal de casación en el fondo, el hecho de que se haya
infringido una ley referente a la forma de hacer valer los medios de prueba.

7.- Es renunciable, sea expresa o tácitamente, dado que está concedido a favor de la parte
agraviada.

V.- RESOLUCIONES EN CONTRA DE LAS QUE PROCEDE EL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO.


El recurso de casación en el fondo procede respecto de las resoluciones judiciales que
reúnen los siguientes requisitos:

1.- Que sean sentencias definitivas o bien sentencias interlocutorias que pongan término al
juicio o hagan imposible su continuación. En cuanto a la naturaleza jurídica de las resoluciones
que hacen procedente el recurso de casación se distinguen claramente dos situaciones:
i. En primer lugar, procede en contra de las sentencias definitivas;
ii. En segundo lugar, procede en contra de las sentencias interlocutorias, pero
siempre que ellas pongan termino al juicio o hagan imposible su continuación.
En consecuencia, tratándose de las sentencias interlocutorias, no basta con acudir a la sola
naturaleza jurídica de la resolución, sino que es menester además que ellas pongan término al
juicio o hagan imposible su continuación, siendo estas dos situaciones distintas.
Pone término al juicio una resolución interlocutoria que declara una deserción o
prescripción, por ejemplo, o en el caso en que incidentalmente se resuelva una cuestión que
es materia de un juicio ordinario.
Por su parte, hace imposible la prosecución del juicio por ejemplo, respecto de las
resoluciones, que sin resolver ni terminar el pleito, impiden de hecho proseguirlo como cuando
se niega a una persona jurídica la personalidad jurídica para entrar al juicio, por no haber sido
aprobados sus estatutos conforme a la ley; en este caso, nada se falla sobre el litigio mismo,
pero no puede seguirse adelante su tramitación. Tampoco podrá continuarse si se tratara de
impugnar la legitimación de un hijo y se objetara al demandante tener la falta de interés que el
Art. 217 del CC exige para que se pueda ser oído, etc., y esta objeción fuera aceptada como
incidente previo.
En la historia fidedigna del establecimiento de la ley, se han distinguido claramente dos
categorías de sentencias interlocutorias para los efectos de establecer la procedencia del
recurso de casación en el fondo.
En primer lugar, nos encontramos con las sentencias interlocutorias que ponen término al
juicio, dentro de las cuales no cabe duda que nos encontraríamos con aquellas interlocutorias
que se pronuncian acerca de las formas anormales de terminación del proceso, las que no

215
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

sólo ponen fin al proceso en curso, sino que además, al constituir pronunciamiento sobre el
fondo con fuerza de cosa juzgada, impiden el planteamiento de otros procesos con el mismo
objeto. En esta situación, se encuentran las resoluciones que acogen el desistimiento de la
demanda o de la reconvención, la que aprueba un avenimiento, etc.
Sin embargo, es posible también encontrarnos con sentencias interlocutorias que ponen
termino al proceso en curso, haciendo imposible su continuación, pero siendo posible instar
seguidamente otro proceso con idéntico objeto, sin que pueda oponerse la excepción de
cosa juzgada que emana de la resolución dictada en el proceso al cual dicha interlocutoria le
ha puesto término. En esta situación, se encuentran las resoluciones que acogen el abandono
del procedimiento, las que declaran la incompetencia del tribunal, etc. En este caso,
entendemos que también es procedente el recurso de casación puesto que la expresión
"ponen término al juicio” está referida al mismo proceso en que se dicta la resolución y no a
posibles procesos futuros. Además, la expresión juicio ha sido utilizada por nuestro legislador no
como un sinónimo de proceso, sino que de procedimiento a lo largo del Código de
Procedimiento Civil, y no cabe duda que esas resoluciones ponen término al procedimiento, no
obstante que con ellas no se resuelva el conflicto sometido a la decisión del tribunal.
En segundo lugar, nos encontramos con las sentencias interlocutorias que hacen imposible
la prosecución del juicio, esto es aquellas interlocutorias que sin resolver ni terminar el pleito,
impiden de hecho proseguirlo al litigante, sea por no reconocerle su capacidad o legitimación
para actuar, por no reconocerle los medios materiales para proseguir con el proceso, por no
designarle el abogado o procurador que le corresponda por mandato de la ley, etc.
En estos casos, el proceso debe quedar de hecho paralizado, puesto que con motivo de la
dictación de la sentencia interlocutoria se genera un obstáculo tal, que impide a una de las
partes poder seguir actuando en el proceso, siendo bastante claros los ejemplos que al efecto
se establecen en la propia historia de la ley.

2.- Estas sentencias deben tener el carácter de inapelables, en virtud de mandato expreso
de la ley. Si la Corte de Apelaciones pronuncia una resolución declarando su
incompetencia, esa resolución no puede ser atacada por la vía de la casación, por cuanto
dicha resolución como ya hemos señalado es apelable. (Art. 209 inciso final del CPC).
Asimismo, jamás pueden interponerse conjuntamente los recursos de apelación y de
casación en el fondo, por existir una evidente incompatibilidad: en efecto, ya hemos dicho,
que si procede la apelación no procede la casación en el fondo y viceversa.

3.- Las sentencias inapelables deben haber sido pronunciadas, “por las Cortes de
Apelaciones o por un Tribunal arbitral de segunda instancia constituido por árbitros de
derecho en los casos en que estos árbitros hayan conocido de negocios de la competencia
de dichas Cortes”. (Art. 767 del CPC).
Debemos tener presente que, nunca puede interponerse recurso de casación de fondo
contra una sentencia dictada en segunda instancia por árbitros arbitradores.

216
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

VI.- SUJETOS LEGITIMADOS PARA RECURRIR DE CASACION EN EL FONDO.


Una parte se entiende legitimada para interponer el recurso de casación en el fondo,
cuando a su respecto, concurren los siguientes requisitos:
1.- Ser parte en el juicio.
2.- Ser agraviada, entendiéndose por tal aquella que se encuentra perjudicada por
la sentencia y por la infracción de ley en que ha incurrido, la que ha influido
substancialmente en lo dispositivo del fallo.

VII.- CAUSAL QUE AUTORIZA LA INTERPOSICION DEL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO.


La causal es una sola y se contempla en la parte final del Art. 767 del CPC: El recurso de
casación en el fondo tiene lugar contra sentencia pronunciada con infracción de ley que haya
influido sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia, señala la norma legal citada, que
procede el recurso de casación en el fondo, en contra una sentencia dictada “con infracción
de ley, siempre que esta infracción haya influido substancialmente en lo dispositivo de la
sentencia”.

Problemas que acarrea, la exigencia legal referida:


1.- ALCANCE DE LA EXPRESION “LEY”:
La Corte Suprema le ha dado amplio significado a dicha expresión, entendiendo por ley:
i. La Constitución Política de la República y las LOC;
ii. La ley propiamente tal;
iii. Los decretos-leyes, los decretos con fuerza de ley y los tratados internacionales;
iv. La costumbre, en los casos en que la ley se remita a ella o en silencio de ley,
cuando así deba aplicarse, por ejemplo, en materia comercial.
v. La ley extranjera, cuando la ley chilena la incorpore al estatuto jurídico nacional a
través del mecanismo del reenvío.
vi. La ley del contrato. (Artículo 1545 del Código Civil).

Esta infracción posible de lo señalado en un contrato se desprende de lo establecido en el


artículo 1545 del CC, en cuya virtud, “todo contrato legalmente celebrado es una ley para los
contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas
legales”.
Materia altamente discutible.
En efecto, una parte de la doctrina considera que la “ley del contrato”, al ser transgredida,
es susceptible de ser casada en el fondo, cuando concurran los demás requisitos legales. Un
fundamento para sostener esta doctrina sería el siguiente: Los contratos, en virtud del principio
res inter alios acta, sólo afectan a las partes contratantes, las que se encuentran sujetas por un
vínculo obligatorio, a juicio del legislador, similar sino igual al de una ley particular. Pues bien, al
resolverse un conflicto entre particulares lo que se está haciendo es, en materia contractual,
determinar quién infringió la ley contractual y como, además, las sentencias por regla general

217
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

sólo produce efectos relativos, la trasgresión sólo puede ser invocada por una de las partes
contratantes. Una sentencia resuelve un asunto particular, donde rige una ley particular, cual
es la de un contrato. Asimismo, es la propia ley la que le da esta fuerza al contenido de un
contrato.
Otra parte de la doctrina considera que la ley del contrato no es una ley en sentido estricto
y, por tanto, no puede ser atacado por la vía de la casación en el fondo. En todos los casos
anteriores, es la autoridad pública y no la voluntad de los particulares la que señala una norma
que tiene un carácter obligatorio y general, a la que se le denomina ley. El legislador civil, al
señalar que “todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes” no hizo sino
indicar metafóricamente que su cumplimiento era obligatorio para estos.5
La jurisprudencia nacional, ha sostenido que no corresponde invocar infracción de ley
respecto de normas constitucionales para fundamentar casación de fondo cuando existen
normas legales que regulan la misma materia.148 En el mismo sentido, puede verse la sentencia
de la Corte Suprema, de fecha 26 de mayo de 2003, dictada en los autos Rol N° 3085-2001.149
En materia de buenas costumbres, se ha señalado por la jurisprudencia de la Corte
Suprema, que sólo es susceptible de casación la aplicación de las buenas costumbres al caso
concreto y no su existencia.150/151

2.- NATURALEZA DE LA LEY TRANSGREDIDA.


De partida hemos de indicar que las leyes substantivas o materiales siempre son
susceptibles de casación en el fondo cuando son infringidas.
Ahora, ¿procede el recurso de casación en el fondo contra una sentencia que infringe una
ley procesal?

5 López Santa María, Jorge. Ver sobre esta materia. “Los Contratos. Parte General”. Editorial Jurídica de Chile. Santiago de Chile. Primera Edición. Año
1986.
148 Puede verse la Sentencia de la Corte Suprema, de fecha 28 de mayo de 2007 – dictada en los autos Rol N° 2.898-2006. Fija doctrina siguiente:

Corresponde reiterar la reflexión que se ha mantenido en forma permanente, estampándose en numerosas sentencias, en el sentido de lo
redundante que deviene fundar una casación en normas constitucionales – que como se sabe, se limitan a establecer derechos o garantías de
orden general – cuando tales derechos o garantías tienen consagración y protección en reglas de rango inferior, como ocurre en el presente
caso, a través de diversas normas contempladas en el Código de Aguas y en el Código Procedimiento Civil, que entregan las herramientas
jurídicas necesarias que permiten acudir de casación, sin que resulte menester invocar la CPR, como ha ocurrido en la especie.
149 Sentencia Publicada. Jurisprudencia del Recurso de Casación en la Forma y en el Fondo. Departamento de Estudios Jurídicos PuntoLex. Editorial

Jurídica PuntoLex S.A. Año 2007. Páginas 344 y siguientes.


150 Doctrina fijada en Sentencia de la Corte Suprema, de fecha 26 de septiembre de 2007- dictada en los autos Rol N° 3.371-2006, en que se sienta la

siguiente jurisprudencia: “El tribunal de casación controla que los jueces del fondo califiquen correctamente, conforme a los parámetros que
entregan las normas jurídicas que constituyen el ordenamiento vigente, los hechos que han tenido por probados. Ahora bien, el derecho no ha
definido lo que debe entenderse por buenas costumbres, por lo tanto, la calificación que de determinados hechos se efectúe, concluyéndose
si son o no contrarios a ellas, no es una calificación que se haga sobre la base de normas jurídicas, esto es, del derecho positivo, y; en razón
de lo dicho en los párrafos precedentes, no puede quedar sujeta al control de esta Corte Suprema. Cosa distinta es que, establecido por los
jueces de la instancia que determinados hechos son o no contrarios a las buenas costumbres, se concluya que el contrato es o no nulo
absolutamente por ilicitud de la causa. Lo correcto o incorrecto de esa conclusión es susceptible de ser controlado por la vía de la casación en
el fondo, pues es la ley la que ha señalado que si la causa es contraria a las buenas costumbres es ilícita y que el contrato que adolece de
causa ilícita es absolutamente nulo y, por ello, puede cometerse error de derecho si la conclusión que obtienen los sentenciadores es distinta
de la que indica la ley. En cambio, en la conclusión si determinados hechos son o no contrarios a las buenas costumbres no puede cometerse
error de derecho, pues el derecho no ha dicho qué debe entenderse por buenas costumbres”.
151 Idem. Páginas 348 y siguientes.

218
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

Al respecto, nuestra Corte Suprema ha sentado las siguientes bases:


1.- Nunca procede el recurso de casación en el fondo contra una infracción de ley procesal si
esa infracción es susceptible de invalidarse por vía del recurso de casación en la forma.
2.- A fin de indicar qué leyes procesales pueden atacarse por el recurso en estudio, la
jurisprudencia ha procedido a clasificar las leyes procesales en:
2.1.- Leyes "ordenatoria litis”, que son las que regulan las formas y el avance del
procedimiento. Por ejemplo, aquella que establece la oportunidad para hacer valer la
excepción de cosa juzgada.
2.2.- Leyes" decisoria litis”, que se caracterizan porque sirven para resolver la cuestión
controvertida al ser aplicadas.- Ejemplo: Aquella que establece la triple identidad para los
efectos de hacer valer la cosa juzgada.
En base a esta clasificación, la Corte Suprema ha establecido que sólo la infracción de ley
procesal "decisoria litis" posibilita la interposición del recurso de casación en el fondo.
Vinculada a las leyes procesales, encontramos como causal del recurso de casación en el
fondo la infracción de las leyes reguladoras de la prueba, en los aspectos antes analizados.
Las leyes reguladoras de la prueba son el conjunto de disposiciones que se refieren al
señalamiento de los medios de prueba, su valor probatorio, la apreciación de la prueba por el
Tribunal y la forma de hacerlos valer en juicio.
La jurisprudencia ha establecido que nunca puede interponerse la casación de fondo en
contra de una infracción a las leyes que regulan la apreciación de la prueba por el Tribunal,
porque esa es una atribución exclusiva de los jueces de la instancia.
En efecto, la jurisprudencia nacional ha señalado, en sentencia de fecha 2 de mayo de
2001, dictada en los autos Rol N° 845 - 2001, que, sólo procede revisar hechos si el recurrente
alega infracción a las leyes reguladoras de la prueba. La sentencia indicada señaló que “se
rechaza el recurso de casación en el fondo cuando el recurrente impugna la ponderación
que, de las probanzas rendidas por las partes, hicieron los jueces del fondo e insta de esa
manera por la alteración de los hechos asentados, desconociendo que la apreciación de los
elementos de convicción agregados al proceso, se corresponde con facultades privativas de
los jueces del grado, salvo que en el establecimiento de los hechos se hayan quebrantado las
reglas de la sana crítica, cuestión que no ha ocurrido en la especie.” 152
De acuerdo a este criterio, las causales de casación en el fondo por infracción de leyes
reguladores de la prueba serán las que consisten en:
i. Alterar la carga de la prueba.
ii. Dar por probado un hecho por un medio de prueba que la ley no admite para ello. Por
ejemplo, en materia civil, el juez da por probado un contrato que contiene una
obligación de dar de más de dos unidades tributarías mensuales exclusivamente con
declaraciones de testigos.
iii. Alterar el valor probatorio que la ley ha establecido o rechazar los medios de prueba
admitidos por la ley. Por ejemplo, cuando una sentencia resuelve un conflicto

152
Idem obra citada jurisprudencia. Páginas 371 y siguientes.

219
CURSO DE DERECHO PROCESAL
LOS MEDIOS DE IMPUGNACION
Prof. Jorge Cortés-Monroy de la Fuente

rechazando un instrumento público que da cuenta de los hechos, no admite la confesión


expresa de uno de los litigantes.
En este sentido, se ha señalado por la Excma. respecto del recurso de casación en el fondo
que tanto la doctrina como la jurisprudencia, coinciden en que la infracción a las leyes
reguladoras de la prueba sólo es procedente cuando tal vicio implica alterar el peso de la
prueba, como ocurre, al dar por probado un hecho por medios no admitidos legalmente,
alterar e