Sie sind auf Seite 1von 11

COMENTARIO DE LOS

TEXTOS 6A Y 6B
Geografía Regional

“Los fundamentos geográficos de la política exterior”, Karl Haushofer


“Geografía política”, Albert Demangeon

Roberto Ordúñez Ordúñez


100348834@alumnos.uc3m.es
ÍNDICE

1. Datos bibliográficos de las obras


2. Información básica sobre los textos y sus autores
3. Resúmenes y palabras clave
4. Ideas principales
5. Observaciones y opinión
6. Bibliografía complementaria
1. Datos bibliográficos

Texto 6a:

Título: “Los fundamentos geográficos de la política exterior”

Autor: Karl Haushofer

Año: 1927

Texto 6b:

Título: “Geografía política”

Autor: Albert Demangeon

Año: 1932
2. Información básica sobre los textos y sus autores

Texto 6a:

Tipo de texto: artículo de revista

Revista: Süddeutsche Monatshefte

Sobre el autor:

Karl Haushofer (Munich,1896-Paehl,1946) fue un militar y geopolítico alemán. Lo más reseñable de


su carrera militar es su estancia como oficial de la Armada en Japón, algo que influiría en su visión
del Pacífico, la condición de aliado de Japón y los beneficios de la expansión alemana por Asia. Fue
uno de los primeros miembros del Partido Nazi. En 1924 funda la revista Diario de Geopolíticia y
asume la dirección del Instituto de Geopolítica de la Universidad de Munich. Se le considera uno de
los ideólogos del espacio vital (Lebensraum), importante base teórica del expansionismo germano
durante el período nazi. Dio mucha importancia a la creación de una alianza o acuerdo entre Alemania
y Rusia (siendo indiferente al abismo ideológico entre ambos Estados), lo que se acabó traduciendo
en el pacto Ribbentrop-Molotov de agosto de 1939. Una vez Alemania fue derrotada en la Segunda
Guerra Mundial, Hasushofer fue juzgado por el Tribunal de Núremberg, resultando absuelto de haber
cometido crímenes de guerra. (Biografías y Vidas, Karl Haushofer)

Texto 6b:

Tipo de texto: artículo de revista

Revista: Annales de Geógraphie

Sobre el autor:

Albert Demangeon (Cormeilles, 1872-París, 1940) crece en el seno de una familia modesta y, en
1892, accede a la Escuela Normal Superior, donde descubre la geografía moderna de la mano del
profesor Paul Vidal de la Blache. En 1911 consigue el puesto de profesor en la Sorbona y, tras las
Primera Guerra Mundial, sus publicaciones se multiplican. La mejor definición de este geógrafo sería
la de promotor y divulgador de la geografía regional y humana, ya que no podemos decir que
expusiera una tesis de manera completa (quizás lo habría hecho de terminar su tratado de geografía
humana). Con todo, fue un miembro destacado de la Escuela Francesa de Geografía y, en cuanto al
texto que nos atañe, podemos decir que Demangeon fue un convencido crítico de la geopolitik
alemana y de autores como Hasushofer o Hening. (Wolf, 2005)
3. Resúmenes de los textos y palabras clave

Texto 6a:

En su artículo, Karl Haushofer expone con claridad la idea del Lebensraum como fundamento de la
política exterior, que será inteligente siempre que vele por el espacio vital, manteniendo su tamaño y,
si es posible, agrandándolo. Para que esto sea posible, el Estado debe bastarse a sí mismo (autarquía)
y tiene que haber desarrollado al máximo su cultura, de manera que exista un área cultural
internacionalmente reconocido. La justificación del expansionismo viene de la elevada presión
demográfica que existe en Alemania y Japón, coincidencia que lleva a Haushofer a defender una
alianza con el país asiático. Analiza, así mismo, las tendencias centrífugas que han existido en el
territorio alemán, considerándolas un error que ha dificultado el éxito de la política exterior. En
conclusión, Haushofer defiende que la geopolítica debe ser una herramienta para conseguir una
exitosa política exterior que, en fin, consiga la instauración de un Tercer Reich.

Palabras clave: espacio vital; Alemania; geopolítica; política exterior; expansionismo; Japón.

Texto 6b:

Albert Demangeon carga muy duramente contra la geopolítica desarrollada en Alemania en el período
de entreguerras. Lleva a cabo un análisis de diferentes textos de teóricos alemanes, a los que acusará
de tergiversar y manipular la geografía política de Ratzel, a quien admira, para ponerla al servicio de
la propaganda política nacionalista de Alemania. Uno de los puntos con los que más discrepa es con
la visión del Estado como un ser con cualidades tan humanas como la consciencia o la voluntad.
Además, rebatirá apasionadamente las aplicaciones teóricas de los alemanes a los problemas de
política exterior de Francia, acusándolos de desconocer la realidad. En esencia, Demangeon acusará
a los miembros de la Geopolitik de desviarse del espíritu científico para crear una suerte de tótum
revolútum cuyo único fin es llevar a la práctica la recomposición de la grandeza alemana.

Palabras clave: geopolítica; geografía regional; Ratzel; Estado; nacionalismo; Francia; Alemania.
4. Ideas principales

Texto 6a:

En el texto de Karl Haushofer encontramos tres ideas principales: el espacio vital (Lebensraum), la
política exterior y el expansionismo germano para la construcción del Tercer Reich. Estas tres ideas
están estrechamente vinculadas, especialmente la primera y la tercera, pero he decidido separarlas
porque, en el caso de la idea del Lebensraum, aunque es puramente alemana, la trata en términos que
podrían aplicarse a otros Estados.

Haushofer utiliza el concepto de espacio vital como principal fundamento de la política exterior. Dirá
que una política exterior es inteligente cuando cuide del espacio vital de su Estado, como mínimo
manteniendo su tamaño y, si fuera necesario, consiguiendo su expansión. La necesidad de ampliar el
espacio vital vendría dada por una densidad de población tan alta dentro del Estado que no permitiera
al pueblo desarrollar toda su potencialidad. Pero este espacio vital, aunque existe en sí mismo,
necesita de algo que le dote de entidad y una al pueblo para reclamarlo como propio: la cultura.
Haushofer considera indispensable el desarrollo máximo de la cultura para conseguir, de esa manera,
la creación o cristalización de un área cultural (Kulturboden). Esta sublimación de la cultura en el
espacio vital tiene dos vertientes: por un lado, adoctrinar al pueblo en su unidad cultural/racial; y, por
otro, influir en la opinión pública mundial, de manera que esta sea favorable a las pretensiones del
Estado en cuestión. Una densidad de población evidentemente alta unida a una campaña en la opinión
pública mundial basada en la existencia de un área cultural distinguible supondrá, necesariamente, la
concesión del derecho a expandirse, esto es, de agrandar el espacio vital. Como vemos, aunque este
espacio vital existe siempre y es el fundamento para el expansionismo, necesita ser también un área
cultural. Por tanto, aunque ambos conceptos se refieren, territorialmente hablando, a lo mismo, el
espacio vital es una realidad orgánica, mientras que el área cultural es una construcción en el tejido
social por parte de la clase dirigente para lograr el convencimiento en la opinión pública nacional e
internacional de la necesidad de ampliación del espacio vital. El Lebensraum es la realidad misma,
mientras que el Kulturboden es una herramienta.

Teniendo en cuenta la importancia del área cultural, Haushofer defenderá su preservación frente a las
injerencias extranjeras y frente a las tendencias centrífugas de diferentes zonas del Estado, ya que hay
territorios donde se ha producido una pérdida de “germanidad”, algo también propiciado por la
inmigración. Como entiende que las injerencias culturales se producen por la influencia en cuestiones
económicas, expondrá a su vez la necesidad de conseguir una independencia económica real frente
al resto de los Estados, esto es, lograr la autarquía.
Haushofer indica cuáles son los dos Estados civilizados que en ese momento ejemplifican la idea del
pueblo sin espacio (Volks ohne Raum): Alemania y Japón. En contraposición con otros pueblos
coloniales que disponen de más espacio del que realmente necesitan, como por ejemplo Francia. Esta
clasificación entre pueblos necesitados o no de espacios marca la línea general de su teoría sobre la
política exterior. El autor considera a Japón el aliado potencial de Alemania en política exterior, ya
que los dos sufren el mismo problema: ser un “pueblo sin espacio”. Como sus áreas de expansión no
coinciden, la colaboración es la idea más lógica. Sin embargo, Alemania en el pasado se ha enfrentado
a Japón en alianza con otros Estados, algo que Haushofer considera un terrible error. Así mismo,
afirma que se deben tejer alianzas con los rusos, ya que pueden ser beneficiosas para los planes
expansionistas de Alemania, y la oposición ideológica de ambos Estados no debe ser un problema
para ese acuerdo.

Retomando la idea del desarrollo cultural, y unida a la visión de la política exterior, Haushofer
considera que Alemania debe desprenderse de una visión demasiado continental para reconocer cuál
es su verdadera situación en el mundo, algo que se consigue mediante “grandes ideas, aunque simples
para el pueblo”. En esas ideas simples para el pueblo encontramos también su propuesta de que la
geopolítica sea una herramienta de política exterior que “despierte eco en el pueblo”. Pues una de las
críticas del autor viene de que los alemanes no habían sido capaces “de explicarle al obrero alemán
que la falta de espacio estaba detrás de la mayoría de los males que sufría”, es decir, no habían sabido
educar a la “masa” a pensar geopolíticamente, algo que, considera, sí había conseguido la escuela
francesa y británica.

La última idea que expone será, finalmente, la de la necesidad de ampliar las fronteras del Estado
alemán de entreguerras para conformar un Tercer Reich.

Texto 6b:

En el texto de Demangeon, las ideas principales que encontramos serían el reconocimiento a Ratzel,
la crítica a la Geopolitik alemana por separarse de Ratzel y de la ciencia, la errónea concepción de un
Estado orgánico demasiado humano de los geógrafos alemanes, su desconocimiento de la realidad
colonial y su discurso ultranacionalista, ideologizado y completamente al servicio de los intereses
expansionistas y belicistas. En suma, el texto de Demangeon expone las principales ideas de los
geopolíticos alemanes para oponerse a ellas.

Demangeon, al igual que los seguidores de la Geopolitik, entiende que Ratzel es el punto de partida
de esa nueva geografía alemana, y considera que las aportaciones de este autor en el terreno de la
Geografía Regional fueron muy importantes, especialmente su concepción del Estado como un
organismo resultado de la suma de tierra y humanidad. Sin embargo, critica a la Geopolitik por ir más
allá en esa visión orgánica al considerar que el Estado también está dotado de consciencia y voluntad;
Demangeon ampliará las cualidades y dirá que, de ser cierta la tesis de la Geopolitik, el Estado sería
también pasional, no solo racional, al ser como un hombre, y, por tanto, podría actuar en función de
sus caprichos. En opinión del francés, se abusa cuando se asimila el Estado a un hombre, algo que
además destruye la Geografía Política de Ratzel, que consideraba al Estado como un conjunto de
hombres.

Para los geopolíticos, el Estado existe en sí, con sus leyes propias, naturales e invariables que
determinará su devenir, con independencia de los hombres que habiten ese Estado. Ese razonamiento
termina en que la unidad alemana es fruto de algo que sobrepasa al propio Estado, es algo natural y
que tiene que suceder sí o sí. Demangeon considerará que esto no es más que propaganda.

Una de las cosas que más molestan al geógrafo francés es la visión que los geopolíticos tienen de la
realidad francesa, algo que he englobado en la idea del desconocimiento de la realidad colonial. La
idea general que geopolíticos como Hening tienen de los problemas franceses son: el sistema colonial
basado en el “método cartaginés” (explotar la colonia sin dejarla crecer), la llegada masiva de
inmigrantes, que pueden poner en riesgo la soberanía del Estado francés sobre diferentes territorios,
y poca disposición al trabajo de los franceses. Demangeon tratará todas estas ideas con desprecio,
aunque salvo algunos apuntes sobre por qué se han producido algunos problemas coloniales, no aporta
un punto de vista diferente, podemos deducir que su silencio es la respuesta a unos planteamientos
que él considera absurdos.

Por último, Demangeon criticará que los geopolíticos han creado una materia solo válida para ellos:
los alemanes solo se aplican el principio de nacionalidades a ellos mismos y la Geopolitik estructura
el mapa europeo en función exclusivamente de Alemania, actitudes que el francés considera muy
hipócritas. Demangeon concluirá diciendo que la geopolítica se ha desviado del camino de la
geografía política de Ratzel hacia un discurso ideológico que fomenta los odios nacionales y defiende
el expansionismo alemán.
5. Observaciones y opinión

Tras trabajar los dos textos, he de decir que tengo la sensación de haber leído dos cosas
completamente diferentes. Y no me refiero al contenido, eso es más que obvio. Me refiero a la
naturaleza misma de esos textos. Esto, en un primer momento, me ha impresionado sobremanera, ya
que mi predisposición al hacer este trabajo era la de leer y comparar dos textos sobre geografía. Claro,
efectivamente ha sido así, pues los dos textos tratan conceptos geográficos y diferentes visiones y
maneras de abordar esta materia de estudio. Sin embargo, son radicalmente diferentes: por su
naturaleza, por contenido, por su forma de expresarse, por las pretensiones y por el público esperado.

En el texto de Haushofer encontramos, en última instancia, una arenga política en favor del
expansionismo alemán. Es un texto en el que, partiendo de conceptos que sí son geográficos,
desarrolla conceptos políticos que sustentan una ideología determinada. Efectivamente, por eso se
llama geopolítica. Sin embargo, Haushofer en ningún momento adopta un tono científico para
exponer sus ideas, al contrario, su tono es más social o popular, precisamente porque no se está
dirigiendo a una comunidad científica en la cual busque respeto y admiración, sino que se está
dirigiendo a sus homólogos ideológicos, presentándoles la “herramienta” definitiva para poder llevar
a cabo las políticas que tanto desean. Aunque lo tenga y pueda mencionarlo, Haushofer en ningún
momento está buscando un respaldo científico o de autoridades en la materia geográfica, sino que
expone una serie de mecanismos lógicos que se apoyan en su conocimiento de la geografía para poder
hacer realidad su sueño de construir el Tercer Reich.

Por el contrario, Demangeon elabora un texto eminentemente científico, ya que una de sus principales
críticas a la Geopolitik es haberse alejado del carácter científico que sí tenía la geografía regional de
Ratzel. Si hablamos en términos científicos, es cierto que Demangeon desmonta parte del
argumentario de los geopolíticos alemanes, o de los fundamentos en que se basa; pero no es menos
cierto que su artículo no es más que una queja generalizada de las ideas de la Geopolitik. El mismo
Demandeon basa parte de su crítica a los alemanes acusándolos de no hacer otra cosa que desarrollar
un instrumento de propaganda. Pero no desmonta la Geopolitik, ni el Lebensraum ni ninguno de los
pilares fundamentales sobre los cuales se asentó la política expansionista nazi.

Por esto mismo, independientemente de la posición ideológica que yo pueda tener, es totalmente
cierto afirmar que el texto de Haushofer es tremendamente útil mientras que el de Demangeon apenas
sirve para nada. El de Haushofer, junto con los escritos de otros alemanes como Hening, sienta las
bases de la ideología nacionalsocialista que se haría con el poder en Alemania en la década de los
treinta, consiguiente el tan ansiado expansionismo propugnado por la Geopolitik y desencadenando,
en fin, un terrible conflicto bélico, la Segunda Guerra Mundial, que se cobraría millones y millones
de vida. Sin embargo, el texto de Demangeon no tiene realmente una utilidad práctica; este texto sirve
para atacar dentro del ámbito académico otra corriente de pensamiento. Quizás Demangeon se sintiera
profundamente satisfecho por demostrar la falta de espíritu científico de la Geopolitik, pero lo cierto
es que esto no consiguió articular ningún movimiento en la escena francesa que hubiera podido
detener la invasión nazi de 1940. Pero esto no sucede porque el texto de Demangeon sea malo, al
contrario, es un escrito cargado de razones, pero estas razones quedaron aplastadas bajo los tanques
alemanes, que en buena medida habían salido de las fronteras del país germano portando la idea del
Lebensraum tan bien explotada por la Geopolitik.

La falta final que le puedo encontrar al artículo de Demangeon es su contexto histótico. El francés
escribe este texto en 1932, un año en el que el nazismo era ya una realidad y un peligro para toda
Europa. Pero, sorpresivamente, pese a esa amenaza inminente, Demangeon no se toma una posición
de claro rechazo al nazismo. Prefiere mantenerse en su atalaya academicista, criticando la falta de
razonamiento o carácter científico de la Geopolitik. Demangeon no comprende que su ataque no
puede ir solo a la geopolítica como la ciencia que fue cuando Ratzel hablaba de geografía regional,
porque entonces no va a servir de nada más allá de ganarse el reconocimiento de sus pares. Su ataque
debería haber ido también contra la propia política alemana, que se fundamentaba en la Geopolitik y
era el objetivo prioritario de esta. Pero claro, eran tiempos de apaciguamiento. Sin embargo, hay algo
que sí nos enseña este texto: contra el fascismo no vale nada que no sea una oposición firme.

Por otra parte, y ahora sí dando la razón completamente a Demangeon, el texto de Haushofer no tiene
gran rigor científico ni académico. Las bases intelectuales del pensamiento que desarrolla son
extremadamente frágiles y buena parte no son más posicionamientos ultraconservadores y
nacionalistas donde el racismo y la xenofobia están a la orden del día. Como ejemplo de esta falta de
rigor académico a la hora de redactar el texto he seleccionado la cita que Haushofer hace de Spinoza:
“Se tienen tantos derechos como fuerza se posea”. Con esta frase el geopolítico ya da como justificada
toda la política belicista y expansionista: si Alemania es más fuerte, tiene derecho a imponerse sobre
aquellos estados más débiles. Sin embargo, Haushofer omite, creo que deliberadamente, que cuando
Spinoza, que era un demócrata, hablaba en estos términos, se refería al estado de naturaleza, y puesto
que Haushofer está hablando de un mundo donde ese estado está más que superado, su cita a modo
de justificación no tiene el más mínimo sentido.

En fin, es evidente que nos encontramos ante dos textos contrapuestos. El primero, carente de rigor
científico pero muy útil al servicio de la ideología nacionalsocialista; el segundo, un brillante artículo
académico que no sirvió para tumbar las políticas que había inspirado la Geopolitik.
6. Bibliografía complementaria

Biografías y Vidas. (s.f.). Karl Haushofer. Obtenido de Biografías y Vidas, la enciclopedia biográfica
en línea.

Wolf, D. (2005). Albert Demangeon (1872-1940), pilar de la Escuela francesa de geografía. Ería,
273-295.