Sie sind auf Seite 1von 4

MOMENTO CRUCIAL DE LA EVOLUCIÓN

El momento crucial de la evolución es mediante la separación del linaje entre los


chimpancés y los humanos, en el cual según estudios fósiles y moleculares se ha
concluido que la separación de ambos linajes se había producido hace unos 5 o 7
millones de años en África Oriental. Poco se sabe acerca de lo que sucedió en esos
momentos. ¿Qué llevo a la separación de una sola especie de primate africano en
dos grupos que, posteriormente, se convertirían en nuestros ancestros y los de los
chimpancés? En la región del este de África la tierra está dividida de norte a sur por
un enorme tajo del valle del Rift.

Hendidura de casi 10.000 km, causada por el


distanciamiento gradual de placas tectónicas
(Placa Arábiga y dos partes de la placa
africana)

La primera teoría es en la cual se sugiere la posibilidad de que dos grupos distintos


de la especie ancestral pudieron quedar aislados geográficamente por la enorme
fisura, por lo que se impediría el intercambio de genes entre las especies lo que
significaría que cada subgrupo tendrá que seguir su propio camino evolutivo. Por
esto mismo de dice que al oeste de la grieta se generaran los pánidos (antepasados
de los chimpancés) y al este se generarían los homínidos (antepasados nuestros) por
lo tanto esto sería un claro ejemplo de especiación Alopátrida, por eso se dice que
“el edén estaba al este”. Esta afirmación resulta coherente con los registros fósiles
encontrados, ya que la distribución geográfica de los homínidos se había hallado
especialmente en el este del Rift.

Barreras Geográficas v/s Barreras Genéticas


Ante la tesis anterior surge una duda entre la línea perteneciente a paleantropología
y biología teórica, ya que, se han encontrado dos homínidos en el oeste del Rift
(territorio Chimpancé), el ultimo homínido encontrado y hasta el momento el más
antiguo pone en duda el modo de subdivisión de la especie ancestral, por lo que no
pudo ser por especiación alopátrida, ya que, no había una barrera geográfica en ese
entonces, por lo que se plantea que entonces debió de haber sido por una Barrera
Genética (especiación simpátrida) mediante un tipo particular de mutaciones, lo que
determinara la división entre aquellos que portan la mutación y quienes no. Sin
embargo al admitir que el proceso de especiación es el simpátrido nos haría falta
explicar el proceso biológico concreto y el tipo de mutaciones experimentadas, por
lo que nos abrirían más interrogantes de las que se nos abren. Por esto mismo se
propone un nuevo modelo teórico, el cual origina un nuevo golpe a la primera teoría
expuesta.

Especiación Cromosómica
¿Qué barrera genética han propuesto? Este modelo se basa en la barrera genética
entorno a reorganizaciones cromosómicas, las cuales a su vez se ven entorno a algún
fragmento de ADN cambiando su orden en el genoma (translocaciones: fragmentos
que se rompen y se acoplan a otro) (fusiones: cromosomas enteros se unen)
(inversiones: segmentos de un cromosoma se dan vuelta sobre si, cambiando el
orden de los genes que contienen). Los humanos y ratones poseen al menos 400
reorganizaciones y con un mínimo de una reorganización cada 400.000 años. Por
esto mismo se ha intentado dar con la cifra exacta de reorganizaciones entre los
chimpancés y los humanos, pero lamentablemente no se ha podido dar con ello,
pero si se ha podido descubrir que entre nuestros autosomas y los de los chimpancés
diferimos en 10 grandes reestructuraciones (cromosomas H. 1, 4, 5, 9, 12, 15, 16, 17
y 18 son inversos frente a sus homólogos de los chimpancés y el cromosoma 2 es
una fusión).
Ahora profundizando un poco más, se puede decir que aquellos individuos que son
heterocariotipos son menos fértiles que los homocariotipos, esto se debe a que el
proceso de recombinación genética en los heterocariotipos puede dar cualquier tipo
de anomalías, por ello la descendencia de estos mismos tiende a ser defectuosa.
El modelo clásico sostiene que existen más de dos tipos de cromosomas en una
poblacion y que estos mismos constituirían una barrera genética, la cual separará
cada uno de los subgrupos de individuos homocigotos (permitiéndoles reproducirse
entre ellos pero aislándolos del resto) las subpoblaciones aisladas se convertirán al
cabo de un tiempo en especies distintas. Pero este modelo posee una paradoja que
reside en que si los heterocigotos son mucho menos fértiles que los homocigotos
¿Cómo podría una reorganización cromosómica establecerse en un número
suficiente de individuos? Poniéndonos en esta situación se podría argumentar que
los heterocigotos apenas se diferenciaran, en un punto a su fertilidad, de los
homocigotos. Por ello la reorganización podrá llegar a estar presente en un número
elevado de individuos. Pero esto no es decisivo y no constituiría una berrera genética
alguna.

Resolución de la Paradoja
La paradoja tiene solución. En los individuos heterocariotipos se da una gran
reducción de la recombinación. En los cromosomas que han experimentado una
reestructuración (y solo en esos) los heterocariotipos presentan una tasa mucho
menos de recombinación respecto de los homocariotipos. Los individuos
homocigotos recombina todos los cromosomas maternos y paternos antes de
transmitirlos, mientras que en los heterocigotos esta mezcla se ve enormemente
reducida en los cromosomas reestructurados, por lo que solo se limitara a los
cromosomas colineales. En aquella reducción se halla la clave del nuevo modelo,
porque si una reorganización no genera problemas de fertilidad, podrá aumentar su
frecuencia hasta asentarse, y dado que habrá poquísima recombinación entre los
cromosomas con estructuras distintas, así es como si podríamos hablar de la
presencia de una barrera genética. Las estructuras cromosómicas alternativas
podrán coexistir en una población y tendrán descendencia fértil. Sin embargo, estos
cromosomas alternativos nunca se mezclaran, por lo que se hallaran distante entre
si y podrán seguir caminos distintos, mientras el resto se mezclara comúnmente,
paulatinamente cada especie acumulara sus propias características las cuales
podrán diferenciar una subespecie de la otra, pasado el tiempo se tendrán dos
especies cuando antiguamente solo era una.

La posible huella genética de la especiación


¿Cómo saber si es razonable suponer que las reorganizaciones cromosómicas
participaron o incluso iniciaron, el proceso de especiación que separó nuestro linaje
del linaje de los chimpancés o si cumplieron alguna función en las sucesivas
especiaciones?
Las secuencias de los genomas humanos y chimpancés divergen entre un 1% - 1,5%.
Los cambios genéticos que nos separan de los chimpancés distan de estar
uniformemente distribuidos a lo largo del genoma, por lo que unas regiones de esta
misma divergen más que otras, las causas de esto pueden contarse como
especiación cromosómica. Dentro de un lapso de tiempo en el cual los cromosomas
reestructurados divergen genéticamente de los cromosomas colineales esto
significara que los cromosomas reestructurados tenderán a tener mayores
diferencias que el resto, puesto que los cromosomas colineales se seguirán
mezclando con normalidad. Podemos pensar en una mutación neutra que aparece
en un cromosoma colineal, esta mutación podrá incrementar su frecuencia hasta
fijarse en el genoma de toda la especie. Por el contrario pensemos en la misma
mutacion pero aparecida en un cromosoma reestructurado, este no podrá
transmitirse a las estructuras distintas, no habrá flujo genético entre ellos y esta
mutación constituirá una diferencia genética entre especies.
Las mutaciones favorables que adapta cada especie se van a ir acumulando de una
manera diferenciada en los cromosomas reorganizados. Por lo que se puede
predecir que la huella molecular de la selección positiva será más intensa en los
cromosomas reorganizados.
Diferencias entre cromosomas reorganizados y colineales