Sie sind auf Seite 1von 10

MUSICOTERAPIA – LIMPIEZA DEL ALMA

1. INTRODUCCIÓN

No cabe duda de que la música influye de forma directa en nuestro estado anímico,
pero sus efectos van mucho más allá de la sola repercusión psicológica. Está
comprobado que la música tiene múltiples efectos en la salud del ser humano,
aporta mejoras en el ámbito físico, emocional, social y cognitivo.
Para un verdadero vivir bien, en sintonía con la naturaleza, el mundo, el cosmos y
uno mismo se debe tener un desarrollo integral, lo que últimamente se ha venido a
llamar holístico, por lo que se hace necesario trabajar las cosas más básicas en
todos los aspectos y dimensiones del ser humano. Si hablamos de basura y
limpieza, no solamente debe preocuparnos la basura física que se acumula en
nuestro ambiente, ni la que se acumula en nuestro cuerpo, sino también la que se
acumula sin ser vista en nuestra alma, en lo más profundo de nuestro ser. Si
trabajamos en tratar de reducir esta basura, convertirla o simplemente dejar de
producirla, la música juega un rol muy importante en este sentido ya que a través
de la musicoterapia es posible la limpieza del alma y así de esta manera aportamos
a la limpieza integral de nuestro ser.

2. OBJETIVOS

2.1. OBJETIVO GENERAL

“DEMOSTRAR QUE LA MÚSICA ES UTIL PARA EL SER HUMANO EN EL


ÁMBITO FÍSICO, EMOCIONAL, SOCIAL Y COGNITIVO A TRAVES DE LA
MUSICOTERAPIA PARA GENERAR UNA CONCIENCIA DE LIMPIEZA
INTEGRAL TANTO EN EL AMBIENTE COMO EN EL SER HUMANO”
2.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

- Explicar qué es terapia


- Explicar que es musicoterapia
- Demostrar la musicoterapia y sus efectos inmediatos

3. JUSTIFICACIÓN

Luego de una pequeña indagación en la población estudiantil, profesores, alumnos


y padres de familia, se pudo constatar que el conocimiento sobre la musicoterapia
es prácticamente nulo. Muy poca gente conoce el concepto, significado y los
beneficios de la musicoterapia y se nos hace necesario demostrar, enseñar, explicar
en qué consiste y los alcances que puede lograr en la salud del ser humano y como
se dijo antes en la limpieza de su alma.
Mucha gente cree la música es solo un pasatiempo o una manera de alegrarse,
pero se ha demostrado científicamente que la música es mucho más que un
“hobbie”, inclusive es más que un arte, ya que las ondas sonoras afectan al ser
humano y a través de un estudio prolongado es posible dominar este efecto para
conseguir diferentes resultados.
Es por este motivo que el trabajo a realizar se justifica ya que la importancia que
sugiere es muy relevante, sobre todo en estos tiempos donde son muy necesarias
las terapias alternativas para la cura de distintas enfermedades.

4. MARCO TEÓRICO

Podemos definir la musicoterapia como aquella terapia que emplea la música con
el objetivo de beneficiar nuestra salud a través de mejoras en diferentes ámbitos
personales tales como el físico, emocional, social o cognitivo.
Para entender bien este concepto se hace necesario definir primeramente qué es
terapia.

4.1. Terapia.

En base a definiciones teóricas se puede establecer que la noción de


terapia está asociada a la rama de la medicina enfocada a enseñar a tratar
diversas enfermedades y a afrontar el tratamiento en sí mismo. Un
tratamiento, en la teoría, es un proceso que se lleva a cabo para alcanzar la
esencia de algo. A nivel médico, está basado en los medios que posibilitan la
curación o el alivio de las enfermedades o los síntomas que una dolencia
provoca.

4.2. Musicoterapia

La musicoterapia parte de un principio básico que no es otro que el hecho de


que todos los seres humanos somos, por naturaleza, seres musicales,
habitualmente, esta terapia tiene dos formas de aplicación: activa- cantar y
escuchar música, tocar instrumentos, etc y receptiva, que es la relajación a
través de la música. Y ello se haría mediante dos terapias complementarias,
las verbales en las que se habla con el paciente y las no verbales que implican
la expresión del paciente a través de gestos y sonidos.
Con la musicoterapia, el terapeuta trabaja nuestras habilidades personales,
dichas habilidades serian las siguientes:
- Sensoriales: aumentan nuestra capacidad de respuesta ante los
estímulos sensoriales recibidos.
- Cognitivas: aprendizaje, memoria, imaginación o nivel de alerta.
- Socio-emocionales: permite un mayor autoconocimiento y facilita la forma
de expresar y compartir nuestros sentimientos y emociones.
- Motrices: equilibrio, movilidad, coordinación.
4.3. Orígenes de la musicoterapia.

A lo largo de los siglos, prácticamente todas las culturas y civilizaciones han


destacado las propiedades relajantes y calmantes de la música, de hecho, hay
constancia de sus aplicaciones terapéuticas desde la época de los egipcios o
los griegos hasta nuestros días.
Remontándonos al pasado más reciente, ya en el siglo XIX el psiquiatra
francés Esquirol, empleaba la música para tratar pacientes con enfermedades
mentales, aunque no será hasta principios del siglo XX cuando surja la
musicoterapia como disciplina científica, será de la mano del suizo Emile
Jacques Dalcroze, entre los años 1900 y 1950; el fue el primero en enunciar
que el organismo es susceptible de ser educado a través de los impulsos
musicales.
Precisamente a partir del año 1950 empezarán a surgir en todo el mundo
asociaciones de musicoterapia cuyas acciones serán, entre otras, las de
desarrollar investigaciones sobre esta disciplina, crear material divulgativo,
organizar congresos y fomentar la creación de la carrera universitaria de
musicoterapia.
El término musicoterapia, según la federación mundial de musicoterapia,
refiere al uso de la música y/o sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía)
realizado por un musicoterapeuta calificado con un paciente o grupo, en un
proceso creado para facilitar, promover la comunicación, las relaciones, el
aprendizaje, el movimiento, la expresión, la expresión, la organización y otros
objetivos terapéuticos relevantes, para así satisfacer las necesidades físicas,
emocionales, mentales, sociales y cognitivas. Tiene como fin desarrollar
potencialidades y/o restaurar las funciones del individuo de manera tal que
éste pueda lograr una mejor integración intra o inter personal y
consecuentemente una mejora calidad de vida a través de la prevención,
rehabilitación y tratamiento. La investigación, la práctica, la educación y la
instrucción clínica en la musicoterapia están basados en estándares
profesionales según los contextos culturales, sociales y políticos.
Bruscia define al proceso musicoterapéutico como: para el cliente, la terapia
es un proceso de cambio gradual hacia un estado deseado; para el terapeuta
es una secuencia sistemática de intervenciones dirigidas a lograr cambios
específicos en el cliente y la musicoterapia es un proceso sistematizado y
metodológico que se realiza en tres etapas que pueden llevarse a cabo de
forma separada o simultánea: diagnóstico, tratamiento y evaluación.

Para la musicoterapia es fundamental la llamada teoría del ethos o tería d elos


modos griegos, esta teoría considera que los elementos de la música como la
melodía, la armonía o el ritmo ejercen unos efectos sobre la parte fisiológica
emocional, espiritual y sobre la fuerza de voluntad del hombre, por ello estableció
un determinado ethos a cada modo o escala, armonía o ritmo.

4.4. Diferencias entre la educación musical y la musicoterapia.

Uno de los grandes problemas a la hora de conceptuar el término


musicoterapia es su confusión con la educación musical, un hecho que lleva a
pensar erróneamente que el profesor de música es un musicoterapeuta.
Algunos autores como Tony Wigram denuncian una mala interpretación de la
musicoterapia como una forma de enseñanza musical en relación con el
contexto educativo, sin embargo, otros autores como Kenneth Bruschia
afirman que existe un área de práctica educativa en la musicoterapia, esta
ambigüedad para establecer los limites entre educación musical y
musicoterapia provoca una reacción de la rama clínica médica más ortodoxa
de la musicoterapia que en muchos casos niega la relación entre educación
musical y musicoterapia.
La música es creatividad en sí misma. Es un medio que permite la cohesión
entre individuos de diversas características, ofreciendo a cada uno de ellos un
espacio propio dentro del grupo que lo hace único y necesario. La música es
un lenguaje de comunicación entendido por todos. Llega lo más profundo de
las personas transfiriendo un sentimiento, una vivencia, una idea que, de una
manera u otra, provoca un movimiento interno en el ser humano. Pero, en
ningún punto de vista, le deja indiferente.
La musicoterapia es una psicoterapia creativa e innovadora que nos permite
llegar allí donde la palabra no puede.
Nos ayuda a crear espacios de expresión liberadores de emociones,
contribuyendo al análisis de nuestros actos, tanto conscientes como
inconscientes, y ayudando a encontrar las herramientas adecuadas para
restituir y mejorar nuestra manera de afrontar la vida, tal como nos toca vivirla.
Cecilia Barrios nos aporta que La Musicoterapia busca descubrir
potenciales y/o restituir funciones del individuo para que él/ella alcance una
mejor organización intra y/o interpersonal y, consecuentemente, una mejor
calidad de vida. A través de la prevención y rehabilitación en un tratamiento.
Indica, que se hace énfasis en señalar, que se considere, de hacer música,
jugar con música o simplemente escuchar todo tipo de músicas, no constituye
en sí, un tratamiento musicoterapéutico. El tratamiento terapéutico es un
“proceso” que se establece entre el terapeuta y el usuario. No se puede hablar
de tratamiento en una sola sesión de musicoterapia. Se debe establecer un
vínculo entre terapeuta y paciente, donde primero hay una toma de contacto
y, poco a poco, surge la confianza del usuario hacia el profesional y hacia las
actividades que realiza. Esta interacción se pasa en el tiempo y con la
incorporación de muchos elementos y ya no sólo dentro del plano musical.

4.5. Las canciones en musicoterapia

Las canciones en musicoterapia son una herramienta muy utilizada para


apoyar la exploración del mundo interior de las personas.
Las Canciones son diarios musicales que hablan de la vida y de los hombres.
Los hombres cantan lo que a veces les es difícil hablar. Todos en las diversas
etapas de nuestra vida, nos identificamos con letras, canciones y músicas de
artistas que ilustran a la perfección nuestras propias historias y vivencias.
Proyectamos en las letras o en el artista cuestiones propias que son
significativas en nuestras vidas, y así aprendemos a crecer.
¡Lo que es expresado, es transformado y mejor aún, si lo cantamos!
El trabajo con canciones en musicoterapia se encuentran al servicio de
la exploración y autoconocimiento del mundo interno del ser humano de forma
creativa, amena y gratificante, además de colaborar con el cumplimientos de
los objetivos que el profesional se plantea, según sea el entorno.
Cabe destacar que este trabajo nunca es igual en los grupos de trabajo, como
tampoco consiste en una serie de pasos fijos a seguir, ya que aquí entran
también en juego, las características personales de quien dirige las sesiones.
En nuestro caso, el musicoterapeuta. Es una mezcla entre técnica y arte que
se alcanza con la experiencia, la práctica y por el desarrollo de ciertas
competencias y capacidades propias del perfil de un musicoterapeuta.
Este tipo de trabajo podría decirse que encuadra perfectamente dentro de la
musicoterapia creativa y de las técnicas más bien activas que se utilizan.
Las canciones en musicoterapia, pueden ser trabajadas en cualquier ámbito y
en con todo tipo de colectivo de personas. Podemos utilizarlas con niños,
ancianos, mujeres embarazadas, adultos y todos aquellos que deseen trabajar
con la música en un proceso terapéutico.

5. CONCLUSIONES
Definitivamente, es válido cuando se comenta, que hoy en día es reconocido el
efecto del arte sonoro sobre la salud, en sus dos vertientes, física y psíquica, pero
son dudando de su capacidad curativa, no se puede negar su acción mitigadora de
ciertas enfermedades del cuerpo y el alma. Tanto es así que el desarrollo de la
musicoterapia como ciencia es una realidad que, aunque no de largo alcance en
nuestro medio, pero ha ido ganando adeptos entre los profesionales de la medicina,
que han podido comprobar, en sí mismos o en terceros , los beneficios de
determinadas piezas musicales, vocales e instrumentales, en particulares
desajustes corporales y mentales. El poder de la música, con sus limitaciones, se
reconoce entonces como una gran terapia.

6. BIBLIOGRAFIA
7.
- Musicoterapia y su repercusión en el Crecimiento Personal, CECILIA
BARROS, www.lamusicoterapia.com
- Musicoterapia, www.facartes.unal.edu.co/musicoterapia/musico.htm
- Musicoterapia, www.wikipedia.org
ANEXOS