Sie sind auf Seite 1von 64

�·: -

Cuadernos
klQ¼td.
Revista de estudios multidisciplinarios sobre la cuestión social

1 Revista Semestral, Mo 1, N 1, Rosario, Segundo Semestre de 1993 I


º
Cuadernos Editorial
J.d(!� Suele decirse que todas las revistas nuevas tienen su historia previa. Esta es, también,
el caso de Cuadernos. Esta es una historia que, en sus antecedentes más remotos, remonta
Revista de estudios multid�ciplinarios sobre la cuestión social a casi diez aíios. En efecto, a partir de 1984 comenzó a constituirse un grupo informal de
investigadores de distintas disciplinas y con diversas pertenencias institucionales, en el seno

1 Consejo de Redacción 1 1 Consejo Asesor 1 de la Universidad Nacional de Rosario. A partir de distintos enfoques disciplinarios sobre la
cuestión social, tanto en perspectiva histórica como cont�mporánea, este grupo fue creciendo
paulatinamente, a la vez que sus actividades aumentabán en cohesión.
Director: Dora Barrancos Sin embargo, por el hecho de carecer de uri lugar común, debido a la pertenencia de sus
miembros a distintas Facultades e instituciones de investigación, especialmente el CONICET
Fernando Devoto
Ricardo .Falcón Isidoro Cheresky y el CIUNR, no adquiriría un carácter más formal hasta que en diciembre de 1990, por
Jorge Liernur resolución del Rector de la U.N.R. se crearía el CIESAL, en el seno del Centro de Estudios
Secretarios: Ofelia Pianetto
Interdisciplinarios, CEI, dependiente de la Secretaría Académica de la Universidad.
El CIESAL, institución dedicada a actividades interdisciplinarias de investigación y
Gabriela Benetti Hilda Sábato
Cristina Bloj docencia de posgrado, no se limitó a esas actividades, sino que, en la medida que cabía en sus
Ricardo Sidícaro atribuciones y obligaciones, comenzó a desarrollar una cierta actividad editorial con el·
Agustina Prfeto
Ana .María Rigotti objetivo, entre otros, de favorecer la divulgación de las producciones de investigación que se
Claudia Voras desarrollaban en su seno. Así nació Estudios Sociales, coeditada por el CIESAL, el CEDEHIS
de la Universidad Nacional del Litoral y el GEHISO de la Comahue.
Este esfuerzo, que ya lleva dos años y cinco números y que ha permitido proyectar,
Noemí Adagio - Adrián Ascola�!i - .Marice/ Ben�/� - .Mercedes Caí/a_- .Maria Felperín_ - nacional e internacionalmente, las tareas de investigación que, en varias disciplinas de las
.María Pía Manín - Alicia .Mepas - Juan .Mauncw Renold - Horacw Torrent - Dano Ciencias Sociales, se realizan en universidades del interior, requirió una participación del
.Macor - Susana Piazzesi CIESAL, que llevó a postergar la aparición de un órgano de publicaciones enteramente propio.
Hoy, sin abandonar los compromisos con Estudios Sociales, nada impide la aparición
Cuadernos Jd (!� es una publicación del Ce1tlro Interdisciplina,io de Fstudios Sociales de Cuadernos, cuya tarea no es competitiva sino complementaria con la de esa publicación.
Argentinos y Latinoamericanos (CIESAL), creado por resolución del Rector de _la Prueba de esa complementariedad es que Cuadernos tiene un carácter distintivo. En cada
Universidad Nacional de Rosario, N» 1039190, en el marco del Centro de Estudios uno de sus números se expresará una preferencia temática, que comprenderá un espacio
Jnterdisciplinarios (CE/). Los anículos enviados para publicación son sometidos al privilegiado dentro de los estudios multidisciplinarios dedicados a la cuestión social. Así, en
sistema de arbitraje. este primer número, la cuestión del trabajo en su noción más lata y la de las relaciones
históricas entre el Estado y los movimientos sociales, en particular, constituyen su tema
preferencial. El segundo número estará dedicado a la ciudad, a través de distintos enfoques
disciplinarios.
Correspondencia: Además adquiere un segundo carácter distintivo, al centrarse específicamente, en la
Ricardo Falcón cuestión social, la cual será abordada desde distintos ángulos· disciplinarios: económicos,
Secretaría Académica jurídicos, sociológicos, históricos, antropológicos, urbanísticos, políticos, filosóficos, cultura­
Universidad Nacional de Rosario
Córdoba 1814 les, literarios, etc. De esta manera, se pretende contribuir a llenar un cierto vacío, en la medida
2000 Rosario que escasean, a nivel nacional, publicaciones periódicas específicas sobre esta cuestión.
Cuadernos se presenta como una revista de estricto carácter académico, siendo la
excelencia en ese sentido, el principal criterio de selección de los artículos. Todos los trabajos
I.S.S.N. 0327-9634
Dirección Nacional del Autor, en trámite.
que se postulen serán sometidos al sistema de arbitraje, según un reglamento elaborado por
Sumario
el Consejo de Redacción, de acuerdo a las normas internacionales al respecto. La existencia
de un Consejo Asesor, integrado por reconocidos especialistas, es una garantía en la búsqueda Estado y cuestión obrera en perspectiva histórica
de esa excelencia académica. Los miembros de este Consejo a pedido del Consejo de Redacción
actuarán como árbitros o podrán sugerir especialistas de su conocimiento para esa tarea. JuanSurlano
Notas sobre los primeros pasos en porrtlca social del estado argentino a comienzos de slglo 9
CUadernos, es también, en consecuencia, una revista plutalista que admite todas las
tendencias académicas e ideológicas democráticas y está abierta, en ese sentido, a todos los Ricardo Falcón - Alejandra Monserrat
enfoques teóricos y metodológicos. Estado provincia!, partidos poírtlcos y sectores populares
Su pluralismo, no es obstáculo para el compromiso con la ampliación de los espacios (El caso de Rosario: las elecciones de 1912 y los conflictos sociales) 21
de producción académica de investigación en el seno de la Universidad Nacional de Rosario.
En este sentido, cada número de la revista contendrá una proporción de artículos pertenecien­ María Pía Partín
Sindicalismo católico y estado corporativo 37
tes a jóvenes investigadores rosarinos. Al mismo tiempo, se publicarán trabajos de autores de
otras universidades nacionales y extranjeras.
En este primer número se reflejan todas esas consideraciones generales. Si bien está Marice! Bertolo
El slndlcansmo revolucionarlo y el estado (1904-1922)
dedicado, globalmente, al mundo del trabajo y, en particular, en perspectiva histórica, hay 49
un privilegio temático de la cuestión del Estado y el movimiento obrero, como lo reflejan los
. trabajos de Juan Soriano, Ricardo Falcón y Alejandra Monserrat, Maricel Bertolo y María El trabajo urbano en el Santa Fe del novecientos
Pía Martín. Los lugares se multiplican, combinando estudios de carácter nacional con otros Daría Macar -Susana Plazzesl
localizados en Buenos Aires y Rosario. Santa Fe fin de siglo
La diversidad geográfica, aparece también en los artículos que están fuera de este subtema, Notas sobre el mundo del trabajo urbano 63
como en el de Darío Macor y Susana Piau.esi, dedicado al poco estudiado tema de los orígenes
del movimiento obrero en la ciudad de Santa Fe o el de Mónica Gordillo sobre un capítulo crucial
de la historia sindical y poütica argentina: el nacimiento del movimiento antiburocrático de la El sindicalismo antiburocrático cordobés
Córdoba de los años sesenta, que luego se proyectaría como un fenómeno nacional. Mónica B. Gordlllo
El debate teórico internacional aparece con la traducción de Jeremy Adelman que aborda Córdoba en los '60: las vertientes anti-burocráticas en su sindicalismo 83
cuestiones vinculadas con problemáticas actuales de primer orden de la historia social
latinoamericana. Aún en un número de carácter dominantemente histórico, la Debates teóricos sobre historia social
multidisciplinariedad se expresa con los trabajos de Ornar Moreno, hecho desde el ángulo del
derecho laboral y tratando temas totalmente contemporáneos, y el de Sandra Caponi que, Jeremy Adelman
En contra del esenclallsmo: la historia de los trabajadores latinoamericanos
desde la novedosa, para nosotros, "filosofía del trabajo", evoca algunas nociones fundamen­ en una perspectiva comparativa. Una crítica a Bergqulst
tales partiendo, entre otros, desde Foucault y Tbompson. 97
Finalmente debe destacarse que algunos de estos trabajos fueron realizados con la ayuda
parcial de un subsidio recibido durante cuatro años a través de un PID-CONICET, sobre Regulaclón estatal y negociación colectiva
"Historia de los trabajadores en la provincia de Santa Fe".
Ha sido voluntad de todo el Consejo de Redacción dedicar este número a la memoria de Ornar R Moreno
Umltes y alternativas de la negociación colecttva de trabajo
Leandro Gutiérrez, historiador recientemente fallecido y que, poco antes de morir, había como factor de regulaclón
107
aceptado la invitación a ser miembro del Consejo Asesor, en una entusiasta carta en la que nos
impulsaba en nuestra empresa. La muerte de Leandro nos dejó sin un colaborador, que sin Notas sobre filosofía del trabajo
duda habría hecho aportes sustanciales a nuestra revista, como los hizo durante su vida a la
historia social argentina. Sandra N. C. Caponl
Del trabajador Indisciplinado al hombre prescindible 117
El Director
CUADERNOS... Año 1 - Nº 1 (2do.Semestre 1993)

NOTAS SOBRE WS PRil\.ffiROS PASOS EN POLITICA SOCIAL


DEL ESTADO ARGENTINO A COMIENZOS DE SIGW

Juan Soriano*

I
El objetivo de estas líneas es tratar ele establecer como se generaron las primeras estrategias en
materia ele poütica social a comienzos del siglo. Esto implica observar y anafu.ar como las accionés
estatales se transfurmaron y diferenciaron a medida que las organizaciones ele coerción y administración
experimentaron cambios, tanto internamente como en sus relaciones con la sociedad.
En nuestro país se configuró, a partir de los años sesenta y setenta del siglo �o, una
estructura social típica de los países agroexportadores debido a la incorporación al proceso de
división internacional del trabajo como productor de bienes primarios exportables. Así, se generó
una clase trabajadora heterogénea y versátil basada centralmente en el sector de servicios (puerto
y transportes) y en menor medida en la elaboración de productos alimenticios. ·Pronto, los
trabajadores forjaron sus propias instituciones representativas (sindicatos, bibliotecas popuiare.s,
centros culturales y recreativos, órganos de prensa, etc) desde donde no sólo efectuaron sus
reivindicaciones de tipo económico sino que, además, entretejieron y conformaron una identidad
común que se plasmó en infinidad de enfrentamientos con los empresarios patronales y el Estado.
En la primera década del siglo XX las luchas y los enfrentamientos sociales adquirieron wí perlil
inquietante para los grupos dominantes y la aparentemente fuerte presencia de las ideologías
contestatarias (el socialismo, el sindicalismo y especialmente el anarquismo) llevó al Estado· a
involucrarse en forma mas comprometida en el conflicto social.
Hasta aquí, el Estado había intervenido para favorecer la expansión de la economía
agroexportadora ya sea mediante la inversión directa, el crédito oficial o una adecuada
legislación. El Estado fue· un agente activo y eficaz en la· creación de las condiciones
indispensables para el funcionamiento del mercado interior así como facilitó los medios de
coacción extraeconómica para garantizar el flujo de la fuerza de trabajo necesaria. al proceso
agroexportador. Simultáneamente, el Estado participó decididamente en las áreas de educa-

*Universidad Nacional de Buenos Aires


9
SORIANO Notas sobre los primeros pasos...

ción y salud, y si en el primer caso refería a la necesidad .de homogeneización linguística y patronales o la regulación y limitación de las huelgas, eran algunos de los problemas a
cultural, en el segundo se trataba de garantizar la reproducción de la fuerza de trabajo así como resolver. Por razones de justicia, de humanitarismo o simplemente por el temor al conflicto
alejar los peligros de las epidemias. social, ciertos sectores del Estado, por cierto• minoritarios y no siempre representativos,
Cada una de estas cuestiones plantearon un mayor o menor grado de conflictividad y la comenzaron a involucrarse en una zona olvidada o ignorada hasta entonces.
nec�idad de resolverlos dio lugar al origen, expansión, diferen�iación y especialización de Por supuesto que la primera reacción ante el fenómeno social derivó en la instrumentación
las instituciones estatales. En este proceso constitutivo de la estatalidad, como sostiene de una política represiva puesto que los sectores gobernantes demostraron no sólo sorpresa
Oszlak, "la expansión del aparato estatal deriva entonces del creciente involucramiento ante el prol>lema sino también muy poca predisposición a solucionarlos. No obstante, y
de sm instituciones en áreas problemáticas (o cuestiones) de la sociedad, frente a las que simultáneamente, un pequeño grupo de los sectores dominantes asumió posturas reformadoras
adoptan posiciones respaldadas por recursos de dominación" (1). Esto implica que los con el objeto de establecer un control social mas estricto sobre los sectores populares y lograr
cambios y transformaciones del aparato del Estado, y consecuentemente de las instituciones de estos un consenso que sólo mediante la coerción era imposible lograr.
que integran dicho aparato, debieron adaptarse a los tiempos de maduración de cada una de De forma tributaria a es te sector reformista se fue conformando en el interior del aparato
dichas cuestiones o, en otras palabras, que el tema de la acción estatal visto desde una estatal una élite política perteneciente a la burocracia administrativa -me refiero particular­
perspectiva histórica debe tener en cuenta las variaciones estructurales así como los cambios mente al Departamento Nacional del Trabajo- a la que se unieron algunos profesionales e
coyunturales que se operan en la sociedad. intelectuales independientes que tomaron la iniciativa en materia de política social e intentaron
Volviendo a la cuestión del conflicto social y a las políticas generadas desde el Estado adjudicar al Estado un papel regulador de las relaciones sociales, especialmente en lo que
para resolverlo, se puede sostener que estas políticas se modificaron muy lentamente entre respecta a las vinculaciones obrero patronales. Al margen de los escasos y lentos resultados
1880 y 1900 en la medida que el conflicto social se mantenía larvado y no aparecía en la obtenidos en sus primeros tiemp os, no caben dudas que las políticas desarrolladas y llevadas
superficie. Sin embargo, las consecuencias negativas o no queridas del proceso generaron adelante por esta joven y débil burocracia político administrativa se diferenciaron claramente
temores e incertidumbres que no podían ser borrados fácilmente por la fachada triunfalista de de los caminos políticos tradicionales. Este nuevo sector comenzó a intercalarse entre el poder
un proceso que mostró sus grietas mas profundas durante la crisis económica y política de político y la sociedad civil tratando de diferenciar los intereses sectoriales de los intereses de
1890. Y si el conflicto social no hacía aún su irrupción, una multitud de problemas vinculados un Estado que debía o pretendía asumir la representación de la sociedad en su conjunto.
a los sectores populares comenzaban a preocupar a algunos pocos. Así, resultaba evidente, Por supuesto, no se es tá formulando en estas líneas que este sector se haya convertido
especialmente en los momentos de crisis, la presencia de una masa de desocupados que no sólo en un representante de la autonomía del Estado con respecto a la sociedad (y hacia sus grupos
crecía naturalmente sino también alimentada por la llegada incesante de miles de migrantes de presión) sino que estamos asistiendo al comienzo de la formulación de planteos autónomos
ultramarinos; por otro lado, el brusco y desordenado crecimiento de las áreas urbanas (Buenos para resolver ciertos problemas sociales. O mejor, como sostiene Teda Skocpol, las
Aires y Rosario centralmente) generaron hacinamiento y falta de higiene en las viviendas necesidades que tienen los Estados para mantener el control y el orden los lleva a propiciar
populares que se sumaron a la carencia de dispositivos sanitarios y de salubridad propagando ciertas iniciativas reformistas. En estas circunstancias serán los grupos de "funcionarios
una infinidad de enfermedades "físicas y morales ". estatales coherentes desde el pun to de vista organizativo, en especial los colectivos de
l.A certidumbre de estos problemas provocó una profimda preocupación en la élite dirigente y las funcionarios de carrera relativamente desvinculados de los intereses socioeconómicos
soluciones buscadas apuntaron a crear dispositivos tendientes a garantizar la regulación y el control de dominantes en el momento, los que probablemente pongan en marcha nuevas y
la sociedad. Para ello, se entrecnu.aron las iniciativas privadas relacionadas a la filantropía y la características estrategias estatales en épocas de crisis"(3). Esta compleja conformación del
participación de los poderes públicos con el fin de sanear y disciplinar las áreas wbanas sobre la base de aparato estatal y su relación con la sociedad es contradictoria y no lineal en la medida que no
un mayor control de las actividades y formas de vida de los sectores popuJares (2). existe una subordinación mecánica e instrumental entre el Estado y una clase social en
Pero desde principios del siglo comenzaron a pensarse y a generarse algunas políticas particular. El Estado, en nuestro caso un sector del Estado, se siente obligado a representar
en la medida que las relaciones socioeconómicas se compléjizaron y la cuestión social emergió los intereses generales de la sociedad y transformarse en árbitro.
y se hizo evidente a los sectores gobernantes. En el transcurso de veinte o treinta años el país Este proceso se desarrolló muy lentamente y los primeros actos del Estado en política
se había transformado estructuralmente y la coyuntura vivida durante la primera década del social no fueron demasiado audaces y parecían responder mas al temor del conflicto social que
siglo dejó cláramente instalado el problema social: la vivienda obrera, la duración de la � la necesidad de integrar a los trabajadores al sistema. En todo caso esta última opción sólo
jornada de trabajo, el trabajo femenino e infantil, los accidentes laborales, los problemas esta�a en la mira de un muy reducido núcleo de funcionarios y políticos vinculados al poder
"morales " provocados por el hacinamiento cotidiano, la regulación de la relaciones obrero político. En términos generales seguía prevaleciendo la idea de que la única solución para
10 11
SORIANO · Notas sobre los primeros pasos...

erradicar los conflictos era la represión puesto_ que los males sociales no eran, para ellos, amenazan el orden y conmueven a la sociedad en sus cimientos mismos"(4). Aunque estas
inherentes al proceso argentino sino provocado desde afuera por las ideas contestatarias de palabras justificaron la violenta represión policial en el puerto de Ingeniero White servían a
anarquistas o socialistas. Esto era visto como un mal extraño al cuerpo social de la Nación y, la vez de fundamentación ideológica a las leyes represivas, a la frecuente aplicación del estado
por lo tanto, debía ser erradicado en forma drástica. de sitio o a los cierres compulsivos de locales y prensa obrera.
Esta era la visión imperante que triunfó al sancionarse la ley de Residencia en 1902 o La acción represiva fue una constante de toda la época conservadora y aunque no caben
la de Defensa Social en 1910. En esta visión se imponía la idea de una sociedad sin conflictos duda acerca de las diferencias políticas entre el general Roca y Roque Sáenz Peña ante los
y así el Estado argentino que se había desempeñado con eficiencia y pragmatismo al impulsar pro�le� sociales, también es cierto que este último no sólo no modificó las leyes de
la inserción del país en la economía mundial, se mostró poco comprensivo ante la irrupción Res1denc1a o de Defensa Social sino que las ratificó y justificó plenamente.
de los nuevos sectores sociales. Es como si el grupo gobernante que aparecía moderno y Los diversos gobiernos tendieron a impulsar y profundizar el mejoramiento de las
dinámico en 1880, se mostrara ahora menos creativo y anquilosado. Así, el grupo dirigente herramientas de control policial tanto en los aspectos represivos como preventivos. Una
se aferró a un esquema de sociedad elaborado dos o tres décadas antes y apeló a la ciudad de crecimiento tan explosivo y poco ortodoxo como Buenos Aires ofrecía constante­
profundización de la represión para mantener un orden imperante que, claramente, articulaba mente nuevos problemas en el mantenimiento de la seguridad y la institución policial debió
liberalismo económico y conservadurismo político y social. reformular frecuentemente sus técnicas operativas e incorporar nuevas modalidades para
Se podría afirmar que las dos posturas frente a la emergencia de los problemas sociales enfrentar con eficacia los problemas de delincuencia y criminalidad. La ampliación del
se complementaban y apuntaban a un mismo fin: integrar, de una u otra forma, a los número de comisarías (21 en 1886 y 43 en 1912), la militarización de la institución para
trabajadores al sistema ya sea mediante el orden o una legislación represiva. Pero mientras controlar los desbordes de la lucha electoral, la formación de la Guardia de caballería, la
la política represiva apuntaba a aislar y erradicar a los grupos mas contestatarios de la clase creación de la Comisaría de Pesquisas o de la Oficina de Identificación Antropométrica son
trabajadora, la política preventiva del sector estatal reformador intentaba integrar y asimilar sólo algunas de las reformas que apuntaron a resolver, no siempre con éxito, estos problemas.
al conjunto de los trabajadores. Estas dos estrategias eran un aspecto de la especialización de La irrupción de ideologías obreras y la actividad sindical modificaron la estructura de
las áreas de actuación estatal y estaban representadas por dos instituciones dependientes del la policía. En 1901 se creo la Sección Especiat' destinada a perseguir al socialismo y,
_ _
Ministerio del Interior: la Policía y el Departamento Nacional del Trabajo. Estas dos áreas pnnc1palmente, al anarquismo. Tres años mas tarde esta oficina amplió sus funciones y se
o estrategias se analizarán en los siguientes puntos. convirtió en Comisaría de Investigaciones para controlar las actividades políticas. Estos
mecanismos de control se perfeccionaron con la incorporación del sistema dactiloscópico, el
11 prontuario y la cédula de identidad en 1907. A partir de la articulación de estos instrumentos
la policía estableció un sistema de control que le permitió conocer adecuadamente las formas
Una vez que el Estado asumió la existencia de la cuestión social especializó el aparato organización y movilización de los grupos opositores. Podían identificar las distintas
represivo para destruir al anarquismo y neutralizar la influencia que estos ejercían sobre los tendencias, diferenciar las jerarquías de los activistas, manejar las cifras de afiliados a
trabajadores así como también vigilar al socialismo. Para ello recurrió al control parcial del sindicatos o conocer de antemano los lugares de realización de congresos, mitines o reuniones.
sindicalismo, a la limitación del derecho de huelga, a la persecución de los activistas mas Esta información era proporcionada por una red de pesquisas civiles que asistían a los eventos
destacados y a la restricción de los piquetes huelguísticos. En resumen, se trataba de establecer obreros ya sea como militantes fingidos o como periodistas de medios inexistentes.
los límites y operar sobre las prácticas sindicales mas contestatarias. Ya en 1907 el entonces El fin principal de la persecución policial estaba claramente demarcado por el gobie�o
ministro del interior Montes de Oca reconocía el derecho de huelga en la medida que fuera Y apuntaba a mantener un minucioso conocimiento de todas las actividades re.a.Uzadas por ios
pacífica y no se alterara la libertad de trabajo y el orden público. Con una concepción muy grupos contestatarios, tanto anarquistas como socialistas, pero los informes marcaban una
cercana a la psicología de las multitudes de Le Bon, Montes de Oca señalaba, "encontramos clara diferenciación entre �os y otros. El control se tomaba mucho mas efectivo con el
que es difícil que estas masas inorgánicas, estas agrupaciones que no son pueblo anarq�ismo al ser considerado el verdadero enemigo del orden público y al cual era necesario
propiamente, porque no deliberan, ni son soberanas, ni razonan, ni son reflexivas; estas desarticular en la medida en que no tenían intención de aceptar las reglas del juego. Como
agrupaciones sediciosas a la que los franceses consideran atrouppements y que los sostuviera el ministro J. V. Gonz.ález "estas asociaciones amorfas constituyen un verdadero
anglosajones consideran mobs, sean tan pacíficas, tan tranquilas..•En mi concepto estas peligro social, porque no acomodándose a las leyes fundamentales del país, se convierten
agrupaciones inorgánicas así producidas son inquietas, impresionistas, hasta despóticas; en realidad, en focos invisibles de una revolución latente y de una perturbación constant;
se dejan arrastrar por un orador exaltado... y fácilmente arrastran todas las barreras, de la paz pública y social de la capital de la Nación"(5). Por lo tanto, la policía estableció

12 13
SORIANO Notas sobre los primeros pasos..•

claras diferencia entre socialistas y anarquistas y estas se hicieron evidentes en las formas de la actitud del socialismo o de la prensa los convertía en cómplices y, consecuentemente, en
control· sobre unos y otros. culpables también. Para el jefe de la policía era comprensible que La Protesta o La Vanguardia
En el contexto de una visión casi unánimemente negativa y hostil de los sectores hubieran apoyado a los huelguistas "pero causa asombro en cambio que otras hojas de
dominantes hacia el anarquismo, la policía adoptó una actitud sin matices para calificar al publicidad hayan igualado cuando no pasado a aquellas en la incitación a las revueltas
�nemigo del orden social. Influenciada por la criminología lombrosiana se resaltaban los y las represalias sangrientas". Se refería a diarios como El Nacional, La Argentina, El
rasgos mas negativos y perversos atribuidos a los activistas libertarios: violencia, inmoralidad Diario, Ultima Hora y El País, todos ellos insospechables. Sin embargo, Falcón sostenía que
y externalidad a la clase obrera. "Temperamento violento", "muy exaltado", "sumamente 11 leyendo de ellos cuando no en todos sus caracteres, las entrelíneas y el sentido de la
agresivo", "perturbador del orden público" o "individuo de ideas perversas" son algunas prédica a todas luces subversivo"(9). La policía no aceptaba ningún �ipo de cuestionamiento
de las Ci!lificaciones habituales que acompañan los prontuarios de los militantes ácratas. Por a sus métodos, no importa de donde proviniesen, en realidad cuestionaban la permisividad del
naturaleza eran irredimibles y no merecían el esfuerzo del Estado para reinsertarlos en la sistema, en particular la libertad de expresión y circulación (10). Estas tendencias autoritarias
sociedad y la única y excluyente solución propuesta era la deportación del país o la cárcel Y hicieron eclosión tanto después de la muerte de Falcón en un atentado como durante la
cuando el anarquismo comen:zó a ser nutrido por nativos se apeló a una solución similar como represión que precedió al centenario. Y si la policía se movió con dificultad para moverse dentro
era el extraiíamiento interno. de carriles legales, dejó total libertad de acción a los grupos nacionalistas que, anticipando las
El problema no era sólo atribuible a la violencia política sino también a una supuesta acciones parapoliciales, se encargaron de atacar, ante la pasiva mirada policial, no sólo a los
falta de moral, y este último pecado reforzaba la necesidad de aislar y separar al anarquismo activistas anarquistas sino también a los sospechosos de serlo, a los socialistas, a los grupos
del cuerpo social sano. Los informes policiales casi siempre hacían referencias críticas a la sindicales, a los judíos e incluso a expresiones de la cultura popular como el circo de Frank Brown.
conducta privada de los militantes. La ley de Defensa Social, sancionada un mes después de los festejos legali:zó la escalada represiva.
En el fondo, para los orientadores de la policía, los anarquistas estaban inmersos en los La especialización política del aparato represivo generó distorsiones en las funciones de
males característicos de lo público y de lo privado. Esto es, el conventillo y la calle, ámbitos la policía que la llevaron a exceder los objetivos que se le habían asignado oportunamente.
por excelencia donde anidaban, se generaban y reproducían los males morales (6). Como se ha observado en el informe Falcón, las reseñas policiales no se limitaban a narrar
Otra característica común y negativa atribuida a los anarquistas se refería a su supuesta sino que efectuaban juicios de valor y avanz.aban sobre temas que no le eran específicos como
falta de pertenencia al mundo del trabajo aunque alguna vez lo hubieran integrado. La la libertad de prensa, el derecho de reunión y circulación, el rol de las agrupaciones políticas
conversión de trabajador en agitador les confería una nueva condición: 11 hace tiempo que no o de las sociedades de resistencia. En este sentido la policía fue entusiasta partidaria de limitar
trabaja y su único medio de vida es el de ser empresario de huelgas". Y si el aporte de los y restringir la actividad política y sindical basándose en la idea, tan repetida posteriormente,
trabajadores afiliados a organismos gremiales servía para financiar viaj es o giras de de la existencia de un enemigo interno que en este caso era el anarquismo. La permisividad
p.:Opaganda se sostenía que estos activistas "no tienen otros medios de vida que la policial ante el accionar de los grupos de extrema derecha durante el centenario, estaría
explotación del obrero"(?). En síntesis, el militante anarquista, en la percepción policial, era indicando la adhesión de la policía a métodos mas expeditivos que los brindados por el régimen
siempre ajeno al mundo del trabajo, ya sea porque hubiera abandonado la fábrica o el taller legal. Así, casi como un hecho natural, se justificó desde la institución la censura de prensa;
o porque proviniera del extranjero. la detención, encarcelamiento y expulsión de todo sospechoso de profesar ideas libertarias así
A medida que se extendía el conflicto social, aunque paralelamente el gobierno como el apercibimiento y cuestionamiento de aquellos sectores que no compartían la
impulsara una política mas flexible hacia los trabajadores, la policía como institución existencia de un enemigo interno pues consideraban al anarquismo mas como una expresión
adoptaba posturas francamente autoritarias y sugería al gobierno profundizar la represión Y de idealismo trasnochado que un monstruo destructor del Estado. Resumiendo, durante estos
recortar las libertades individuales. El coronel Falcón, jefe de la policía entre 1906 y 1909, años se desarrolló en el seno de la policía una corriente de pensamiento con un sesgo
era uno de los artífices de esta postura y la puso en práctica en múltiples ocasiones. En una antidemocrático que anticipaba las tendencias autoritarias desarrolladas en el ejército a partir
de ellas, durante los festejos del primero de mayo de 1909, provocó una violenta represión del final de la década de 191O y que tenía su correlato en el accionar de los grupos nacionalistas
_que generó en respuesta una larga huelga general. Evaluando el conflicto urgía al gobierno actuantes a partir del asesinato del coronel Falcón.
a reformar "las leyes de Residencia y ciudadanía, así como también la sanción de otras
sobre delitos de imprenta y la creación de tribunales llamados a entender en sus causas: m
la reglamentación del derecho de reunión y sobre el anarquismo"(8). En el transfondo de
estos informes se percibe una fuerte intolerancia puesto que si bien se culpaba al anarquismo, La creación del Departamento Nacional del Trabajo (D.N. T.) en 1907 está estrechamen-
14 15
SURIANO Notas sobre los primeros pasos...

te vinculada al proyecto ley Nacional de Trabajo impulsado por Joaquín V. González en 1904. La especialización y diferenciación de este sector implicaba tomar distancia política del
Este importante proyecto fue elaborado por un grupo de profesionales extragubernamentales sector al que pertenecían y el deber de las universidades sería el estudio experimental de los
y convocados especialmente para diagnosticar y hallar soluciones a la cuestión social. La problemas sociales. Por lo tanto, la prevención del conflicto pasaría por el estudio de las
iniciativa de González marcó el primer intento del gobierno para regular los problemas convulsiones sociales y de la legislación en otros países y la Universidad era la encargada de
sociales sin abandonar la representación de la clase hegemónica aunque estableciéndole límites preparar este terreno (14).
y orientando su política hacia la búsqueda de formas de dominación mas tenues. El Poder Quesada elaboró su propuesta preventiva con el objetivo de canalizar el conflicto y
Ejecutivo, instancia máxima de representación del Estado, comenzó a sostener una visión permitir la reproducción pacífica y ordenada del sistema. Pero en la trama de su discurso
totalizadora del sistema de explotación y dominación, ubicándose por encima de los criterios aparecen hilos novedosos. Aunque no se diferencia del resto en su visión negativa del
sustentados por los distintos sectores de las clases dominantes y apoyando algunas anarquismo, legitima su exclusión de la sociedad con argumentos de Engels al sostener que
reivindicaciones de los trabajadores con el objeto de reducir los niveles de conflictividad social los grupos libertarios se convertían en elementos disolventes del movimiento socialista. Sin
(11) y garantizar la reproducción del sistema en paz y armonía social. En palabras del mismo embargo, el principal peligro de la sociedad no radicaba en el anarquismo sino en la lucha de
González, se trataba de compatibilizar "los mifs amplios programas liberales de los poderes clases pregonada por el marxismo. Aunque enemigo, Quesada le reconocía al marxismo la
públicos con las mayores, las más amplias aspiraciones de las masas populares" buscando clarividencia de haber establecido que la misma existencia del proletariado trasciende la
"la realiz.ación de una armonía superior cual es la felicidad más grande a que pueden cuestión gremial o nacional para convertirse en un problema de orden social y humano
aspirar los pueblos: la fundación de la paz política y la paz social sobre bases inherente al régimen capitalista. Y Argentina no era una entidad privilegiada que pudiera
inconmovibles, desde que proceden del consenso de todos los elementos que constituyen evitar este problema. La cuestión social era inherente al propio desarrollo y el estudio y
la nacionalidad"(12). prevención de los problemas sociales eran no sólo lógicos y naturales sino indispensables (15).
El proyecto González tropezó con la oposición e indiferencia de la clase gobernante y Si bien Quesada no participó directamente en el DNT su pensamiento influyó en los
el D.N.T. fue, aunque débil, uno de sus pocos retoños y en su creación convergieron dos técnicos laborales. En cuanto a la trayectoria del DNT en sus primeros años se puede afirmar
factores principales: el primero se vincula con la búsqueda de resolución del conflicto social que fue errática y carente de autoridad, aunque paulatinamente fue adquiriendo cierto
y esto pasaba tanto por la creación de un corpus legislativo como la existencia de una oficina prestigio y desde 1912 fue un ente más ejecutivo y fue adquiriendo cierta autonomía que le
de trabajo estatal como las que ya existían en algunos países industrializados: se trataba de adjudicó rasgos particulares de una burocracia político administrativa. Esta evolución se
efectuar un diagnóstico correcto del estado del mundo del trabajo para legislar sobre esa base vincula a los cambios producidos en el seno de la clase gobernante (su misma existencia como
y, además, desempeñar un rol arbitral en las relaciones obrero patronales, reemplazando en Departamento fue producto de la fracción modemizante de la oligarquía conservadora) y a las
esa función a la policía (13). La creación del DNT, entonces, apuntaba a especializar y ampliar modificaciones en la estructura interna del DNT que fue conformando a un grupo de
las funciones del Estado. El segundo factor se refiere a la existencia de un grupo de tecnócratas especializados y partidarios de una política social orgánica independiente de las
intelectuales y profesionales influenciados por el positivismo spenceriano y el desarrollo de determinaciones económicas.
las ciencias sociales en Europa y Estados Unidos. Pensaban en la posibilidad de adaptar al Durante la primera etapa, bajo la dirección de José Nicolás Matienzo, el DNT tuvo un
estudio de la sociedad métodos similares a los utilizados en las Ciencias Naturales. Esto es, rol esencialmente pasivo destinado a preparar la futura legislación laboral. Una extensa y
la observación, experimentación y comparación que les permitiría prever el funcionamiento variada gama de temas fueron investigados y sus conclusiones publicadas en los boletines
de la sociedad y sancionar las medidas necesarias para evitar los conflictos sociales. trimestrales de la institución: situación comparativa del trabajo en el país y en el extranjero,
Un ejemplo en este sentido es Ernesto Quesada. Su pensamiento evolucionó a partir del costo de producción y precio de venta de los insumos básicos, salarios, costo de vida, huelgas,
estudio de los fenómenos sociales en los países industrializados. Cuando en 1907 dictó su higiene laboral, empleo de mujeres y niños en la industria y el comercio, instituciones de
conferencia "La cuestión obrera y su estudio universitario", su propuesta se basaba en dos · previsión y crédito, conciliación y arbitraje, accidentes de trabajo, etc.
elementos comunes a la mayoría de los reformadores sociales: por un lado una postura crítica a Su propia limitación relacionada a la concepción pasiva de la institución y a la falta de
la prescindencia e incapacidad de los sectores gobernantes para resolver la cuestión social; por capacidad de inspección y control, la carencia de una ley orgánica reglamentando su función
otro, la utilización del método científico para resolverlo. Un elemento novedoso en el discurso o la misma oposición de empresarios y trabajadores no sólo a aceptar su mediación sino
de Quesada fue su planteo de concientizar a los intelectuales y profesionales en cuestiones también a colaborar con el aporte de datos, intensificaron el rol pasivo del DNT. Incluso, su
laborales. El objetivo de este cuerpo de especialistas era doble: por un lado proveer profesionales competencia en el campo de la investigación se veía, a veces, limitada por un plantel técnico
aptos al Estado, por otro formar una conciencia de la cuestión social en los sectores dominantes. excesivamente reducido y dependiente de las pequeñas remesas de dinero asignadas por las
16 17
SURIANO Notas sobre los primeros pasos...

leyes presupuestarias. Producto de una resolución legislativa formal, no asumida su 1915 tenía poco mas de treinta funcionarios, sin embargo,hay una serie de características que
importancia por una clase gobernante que oscilaba entre la indiferencia y la tentación de sugieren el surgimiento de una burocracia político administrativa, por supuesto débil e
suprimirlo, el DNT no alcanzaba a elaborar su propio perfil y a ocupar un espacio, desde el incipiente, consecuencia de la ampliación del aparato estatal producido por la división social
Estado, en el complejo entramado de las relaciones sociales. del trabajo (19). El DNT no era una simple prolongación de la clase dominante sino un factor
A partir de la dirección de Marco Avellaneda en 1910 el_ Departamento comeoz.ó a diferenciado y complejo que aparecía como mediador entre la sociedad civil y el Poder
convertirse en un ente más ejecutivo. Este sesgo intervencionista se profundizó durante las Ejecutivo en base a la contraposición del interés general del Estado y los intereses particulares
gestiones posteriores y, además, en 1912 se sancionó la largamente postergada ley orgánica de los diversos sectores de la sociedad civil. Aparecía como una instancia conciliadora de
del DNT. Esta ratificaba la existencia de las divisiones de legislación y estadística y se creaban intereses conflictivos y, en ese sentido, no era un simple instrumento de aquellos que
las de inspección y vigilancia que otorgaba a los inspectores el derecho de ingresar en fábricas, detentaban el poder del estado de quienes se diferenciaba. Ahora bien, si la actividad del
taUeres y comercios y labrar actas de infracción a aquellos empresarios que violaran las leyes aparato estatal no refleja mecánicamente los intereses de la clase dominante, como sostiene
laborales vigentes. Sin embargo, la institución seguía manteniendo serias limitaciones que Oszlak "existe suficiente evidencia como para señalar la representación privilegiada, el
atentaban contra su propio funcionamiento y crecimiento. Su acción se restringía a la Capital tratamiento preferencial que esos intereses reciben dentro de la constelación defunciones
Federal y a los Territorios Nacionales puesto que en el Congreso prevaleció el criterio, desempeñadas por la burocracia. Sea que consideremos las tareas del estado en la
cerradamente localista, de los representantes del interior que negaban la posibilidad de sociedad capitalista o el sesgo sistemático de su acción como garante de la reproducción
interferencia de un organismo nacional en las relaciones laborales provinciales. Además, la de un sistema de dominación social" (20). Es decir, la actividad de estas instituciones
dependencia política directa del Ministerio del Interior y la asignación de fondos por parte del garanti:zaba y reforzaba tanto la dominación como el carácter capitalista del Estado.
Congreso mediante las ley de presupuesto condicionaron seriamente el margen de maniobras Este grupo sentó las bases de la constitución de esta burocracia político administrativa
del DNT (16). que,a pesar de los pocos logros alcanzados durante el período abarcado por esta investigación,
A pesar de la limitaciones señaladas hay rasgos del DNT que nos interesan centralmente, marcó unos de los pilares fundamentales de la activa intervención del estado, varias décadas
pues sin desarrollar una política independiente del Poder Ejecutivo comeoz.ó a marcarse una después, en la regulación de las relaciones sociales. Quizás en este hecho haya radicado la
diferenciación orientada a convertirlo en un activo participante del conflicto social. Las mayor importancia de las actividades del Departamento de Trabajo.
críticas de los funcionarios laborales no se detenían en el Legislativo sino que involucraban
al mismo Ejecutivo a quien instaban a intervenir en todos los ámbitos de las relaciones
sociales. Influenciados por el "liberal break" británico, en el accionar que guiaba al DNT se
hallaba presente el pasaje de la política basada en los principios de caridad y la coerción física
a la implementación de la legislación proteccionista, la inspección de fábricas, la libertad de NOTAS
asociación, el desarrollo y aceptación de los sindicatos, la contratación colectiva y los
(1) Osear OSZLAK, La formación del Estado argentino, Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1986, p. 19.
principios aseguradores (17). Así,fomentó y participó en tribunales arbitrales,asesoramiento (2) Sobre las iruciativas estatales en materia de política social entre 1880 y 1900 vease: Juan SURIANO, "El Estado
jurídico a obreros y creó un registro de colocación para regular la demanda y oferta de mano argentino frente a los trabajadores urbanos. Política social y represión, 1880-1916" en Anuario, Nº 14, Rosario,
de obra. 1989-90.
(3) Teda SKOCPOL, "El Estado regresa a primer plano" en Zona Abierta, N º 50, Madrid, Enero-Marzo de 1989,
Más allá de éxitos y fracasos, interesan la intencionalidad y los objetivos perseguidos
p.87.
por el grupo de profesionales nucleados en el DNT. Pensaban que la reproducción del sistema (4) Interpelación del Diputado A. Palacios al Mirustro del Interior Montes de Oca el 2 de agosto de 1907 en Cámara
capitalista sólo era posible si el Estado intervenía activamente en las relaciones sociales para de Diputados, Diario de Sesiones, Buenos Aires, 1907, Tomo 1, p. 662.
lograr "el a paciguamiento y la concordia entre las diversas clases de la sociedad, (5) Interpelación del Diputado A. Palacios al Mirustro del Interior J. V. Gonzalez el 11 de mayo de 1904 en Cámara
de Diputados, Diario de Sesiones, Buenos Aires, 1904, Tomo 1, p. 154.
esfonándose·en atenuar el antagonismo de los intereses en lucha y en inducir un poco de
(6) Sobre la concepción policial de los problemas sociales vease: Beatriz RUIBAL, "El control social y la policía
justicia en las relaciones sociales" (18). Los tres pilares básicos de esta política debían de Buenos Aires, 1880-1920" en Anuario, Instituto de Historia Argentina y Americana Dr Emilio Ravignaru, Nº
orientarse a establecer una adecuada protección en el trabajo, implementar medidas de 2, Bs As, Primer Semestre de 1990.
previsión social (seguros contra accidentes de trabajo,jubilaciones) e intensificar la educación (1) Informe Policial al Mirustro del Interior sobre el Congreso de la FORA, AGN, Ministerio del Interior, Legajo
como factor de regeneración social. N º 16, Expediente N º 3385, 1904.
(8) Memoria de la Policía Buenos Aires, Bs As, 1909, p.279.
No quiero sobrevalori:zar la importancia del DNT, máxime si tenemos en cuenta que en (9) Ibídem, p.275.

18 19
SURIANO CUADERNOS... Año 1 - N º 1 (ldo. Semestre 1993)

(10) Si bien a menudo se ha resaltado con justicia las múltiples características represivas de la sociedad urbana de
comienzos de siglo, como contrapartida también es interesante destacar una libertad de expresión impensable en
nuestros días. Cuando el diario anarquista La _Protesta reapareció después de dos meses de clausura debido al
atentado a R. Falcón, reivindicó y festejó con grandes titulares la muerte del jefe de policía y a pesar del tenso clima
que se vivía, el diario no fue sancionado.
(11) El concepto de visión totalizadora del Estado es desarrollado por Goran THERBORN, ¿Cómo domina la clase Estado provincial, partidos poñticos y sectores populares
dominante? Aparatos de F.stado y poder estatal en el feudalismo, el socialismo y el capitalismo, Siglo XXI, (El caso de Rosario: las elecciones de 1912 y los conflictos sociales)
Madrid, 1979, p.295.
(12) ldem, Nota 5, p.158.
(13) La necesidad de arbitrar en los conflictos llevó al Poder Ejecutivo a dictar un decreto en 1904 por el cual el
jefe de policía se arrogaba funciones arbitrales.
(14) Ernesto QUESADA, "La cuestión obrera y su estudio universitario", Conferencia pronunciada el 9 de junio·
Ricardo Falcón* y Alejandra Monserrat**
de 1907 en la Biblioteca de La Plata en Boletín, D.N.T, Bs As, N º 1, Junio de 1907, pp 110 a 152.
(15) lbideoi.
(16) El exiguo presupuesto limitó a sólo ocho el número de inspectores en 1910.
(17) Sobre el "Liberal Break" y las políticas sociales inglesas, vease: P. FLORA y A.J.HEIDENHEIMER, "The
historical core and changing Boundaries of the Welfare State" en P. FLORA y A.J.HEIDENHEIMER (eds), The
A comienzos de 1912 se realizaron en la provincia de Santa Fe las primeras elecciones
development of Welfare State in Europe and America, New Brunswick and London, 1981. que seguían, parcialmente, los preceptos de la Ley Saenz Peña. El resultado también fue
(18) Boletín, DNT, Bs As, N º 29, Diciembre de 1914, pp. 13 y 14. inédito: surgía un gobierno de la Unión Cívica Radical (UCR). Un tercer elemento
(19) El concepto de burocracia estatal ha sido tomado de Osear OSZLAK, "Notas críticas para una teoría de la importante: el radicalismo triunfaba, también, en la ciudad de Rosario, un supuesto bastión
burocracia estatal" en O. OSZLAK (comp.), Teoría de la burocracia estatal, Paidós, Buenos Aires, 1985.
(20) lbidem, pp. 284 y 285.
de la Liga del Sur dirigida por Lisandro de la Torre. Finalmente, el triunfo radical se había
dado en casi todas las secciones urbanizadas del Departamento Rosario, con lo cual quedaba
implícito que una parte de los sectores populares se había inclinado por esa opción.
De esas elecciones, surgió un nuevo tipo de gobiernó, que inauguró relaciones,
relativamente, diferentes con los sectores populares, y particularmente, con el movimiento
sindical rosarino. En este sentido, el gobernador Menchaca y los legisladores radicales,
parecían mostrar, anticipadamente, algunas de las caracteósticas que tendría el primer
gobierno radical nacional, con Hipólito Yrigoyen desde 1916.
Tres son los objetivos centrales que perseguimos en este trabajo. En primer lugar, nos
interesa analizar el tipo de relaciones existentes entre la UCR rosarina y la franja nativa de
los sectores populares, que era la que podía expresarse electoralmente. Este análisis incluye
tanto el período anterior a las elecciones de 1912, como el propio momento eiectoral y
también, las relaciones posteriores que se dan durante el gobierno radical, especialmente en
sus primeros años.
En segundo término, nos interesa precisar las circunstancias políticas más generales que
contorneaban a las elecciones de 1912 y considerar, en particular, los aspectos más salientes
de sus resultados.
Finalmente, nos proponemos hacer algunos análisis sobre las políticas sociales del
gobierno de Menchaca, con el propósito de intentar fijar los posibles elementos de continuidad
y ruptura en la consideración de los sectores populares, respecto a los gobiernos anteriores.

* CONICET - Universidad Nacional de Rosario


** CIUNR - Universidad Nacional de Rosario
20 21
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos polfticos...

Este trabajo, es una confluencia de dos direcciones que fueron frecuentadas por los dos siguientes: U.C.R.: 23.000 votos� obtenidos en el conjunto de la provincia; Coalición
autores. Por un lado, es continuidad de trabajos que Ricardo Falcón realizó sobre los 19.OOO votos en los 17 departamentos que presentaron listas y Liga del Sur 17.000 en sólo
trabajadores rosarinos hasta 1912 y por otro lado de las investigaciones llevadas a cabo por 9 departamentos (3).
Alejandra Monserrat, sobre el anarquismo y el movimiento obrero en Rosario (1). Pero, al
mismo tiempo se corresponde con investigaciones actuales sobre un mismo tema, pero Resultados electorales de la provincia en %
enfocadas en cada autor desde distinto ángulo. Falcón está estuaiando las políticas sociales
implementadas por el Estado durante los primeros gobiernos radicales y por su parte Partido %
Monserrat, las respuestas que desde el campo de los trabajadores se daban a esas políticas (2).
U.C.R. 39
Las elecciones de 1912 en Santa Fe Coalición 32
Liga del Sur 29
Nos parece conveniente comenzar nuestra exposición, presentado el marco general de las Total 100
elecciones de 1912. Ya hemos dicho, que gran parte de la importancia de este evento se desprende
del hecho que por primera vez, parcialmente como veremos, se aplican los preceptos de la ley Fuente: (4)
Saenz Peña. Recordamos, rápidamente que la mencionada ley apuntaba a modificar las prácticas
electorales y po líticas vigentes hasta entonces en el país, a través, principalmente, de la El triunfo radical le permitió imponer el gobernador, y obtener �yoría absoluta en las
implantación de padrones confeccionados y controlados por el ministerio de guerra -los padrones dos cámaras provinciales.
militares- y no los hechos por el ministerio del Interior que actuaba en los procesos electorales Descompuestos estos resultados según la tradicional división regional de la provincia,
como "juez y parte" y la instauración del voto secreto y obligatorio. en Norte, Centro y Sur, los porcentajes que obtenemos son los siguientes:
La parcialidad en la aplicación de la Ley Saeriz Peña, se dio en el hecho que el voto no
fue secreto, sin embargo, este hecho aparecía menos importante, para las oposiciones, es decir Resultados electorales por región en %
La Unión Cívica•Radical y la Liga del Sur, que lo que consideraban fundamental y que era
la adopción de los padrones militares. En efecto, hubo una amplia discusión sobre los cuales Región U.C.R. L.S. Coalición
serían los padrones que debían ser adoptados, hasta que se llegó a un acuerdo en torno a los
de 1911, sobre los cuales particularmente, había insistido la Liga del Sur. Sur 30,3 42,4 26,3
La decisión de la U.C.R de participar en la contienda electoral no fue fácil. Hubo un Centro 62,0 9,6 28,7
áspero debate sobre la cuestión. Algunos temían que la participación electoral enervara el Norte 57,0 40,4
espíritu revolucionario e intransigente que, según pensaban, había caracterizado al radicalis­
mo hasta entonces. El hecho que en Santa Fe hubiera habido una intervención federal actuaba, Fuente: (5)
probablemente, como factor que incrementaba las garantías requeridas, situación que no se
daría, inmediatamente después en otros lugares, como la provincia de Buenos Aires, donde De la descomposición regional de los resultados electorales de 1912, surgió en 1965,
el radicalismo decidió continuar la política abstencionista. una hipótesis interpretativa, que pese a los años pasados mantiene vigencia. Se trata de los
Tomada la decisión de participar, las opciones de la U.C.R. no fueron mezquinas; el análisis de Ezequiel Gallo (6). Analizando región por región el voto de cada uno de los partidos
propio Hipólito Yrigoyen se trasladaría por un tiempo a la provincia y se colocaría a la cabeza involucrados, Gallo extrae las siguientes conclusiones, que seguiremos paso a paso, aunque
de la operación electoral. Su presencia rio se limitaría a las bambalinas de la maquinaria en breve síntesis, por parecernos enteramente correspondientes.
partidaria, sino que incluso se pondría al frente de una multitudinaria manifestación de cierre En primer lugar, Gallo constata que la Liga ha reclutado el grueso de los votos de la
de campaña que se celebró en Rosario. región sur, la de la mayor riqueza provincial, en especial en los sectores del comercio e
Tres partidos se presentaron a la elección. La U.C.R., la Liga del Sur que sólo litigó industria, núcleos a los cuales identifica preferentemente, sin descartar del todo lo agropecua­
electoralmente en nueve departamentos australes y la Coalición, reagrupamiento de las fuerzas rio, �on el movimiento generado por Lisandro de la Torre. Este partido,·consigue menos votos
conservadoras. Los cómputos iniciales, no alterados después significativamente, fueron los en el Centro y no se presenta, directamente, en el Norte. Pese a su dominio en el sur, hay un
22 23
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos poltticos...

hecho, particularmente significativo, que como veremos tendrá singular importancia en que, por lo menos en Rosario, se expresa votando por la Unión Cívica Radical. Este fenómeno
nuestros análisis y que Gallo también percibe: pierde, sin embargo, en Rosario, donde es habría de crear un elemento disruptivo en el proceso político provincial y una situación relativa
probable que los sectores populares hayan optado por el radicalismo (7). de desequilibrio, como veremos, que tendrá, incluso, posteriormente, repercusiones notables
En segundo lugar, Gallo señala que la mayoría de los votos obtenidos por la U.C.R en las relaciones del estado provincial con el movimiento obrero rosarino y con el conjunto
proceden de los departamentos del centro santafesino, que es la región que concentra gran de la vida política de la ciudad.
parte de la riqueza cerealera, a la cual se adjunta un reciente incremento de la actividad pecuaria Creemos que hay una razón que explica la ausencia de este nivel en las consideraciones
y que se caracteriza además por tener altas tasas de alfabetización, de urbanización y de globales de Gallo. Este autor, señala la falta de vinculaciones entre las demandas de sectores
propietarios rurales, lo cual revela que son asentamientos de larga data. corporativos y los programas de los partidos políticos con los cuales tenían identificaciones
En la región sur, la U. C.R. competía con la Liga por la obtención de los votos de la clase o relaciones no orgánicas. El caso más evidente sería el de la Liga del Sur, que compartía la
media y en Rosario, como vimos, Gallo sostenía la hipótesis que había recibido preferente­ reivindicación regionalista con instituciones empresarias, siendo sintomática la coincidencia
mente los sufragios de los sectores populares urbanos. Otra característica que Gallo anota en en una persona, la de Lisandro de la Torre, que era la del liderazgo de la Liga y la de la
el voto radical es la correlación negativa que se encuentra con los porcentajes de presidencia de la Sociedad Rural.
extraajeros, la más baja que se registra en el país (8). Este fenómeno, como veremos, se Este fenómeno que, correctamente, describe Gallo se expresaba en el carácter de los
manifestará con particular énfasis en el caso rosarino. programas políticas de liguistas y radicales centrados en reivindicaciones democráticas
Finalmente, el voto conservador se manifestaba con particular fuerza en la región Norte, institucionales. Esta ausencia de articulación entre demandas sociales y proclamas político­
donde el proceso de expansión económica había tenido un menor impacto y en la que la gran partidarias, se reflejaba también en el caso de la relación UCR-sectores populares, en la
propiedad continuaba siendo mayoritaria. Además, la Coalición había tenido buenos medida que el programa radical no contenía ninguna reivindicación específica al respecto.
resultados en ciertos departamentos del sur, los que tenían una mayor tradición ganadera. Además, Gallo, sostenía que, en Rosario no había existido un movimiento sindical fuerte
De conjunto el resultado electoral de 1912, revela, para Gallo la existencia de dos y un grado de conflictividad social urbana, como los que se daban en Buenos Aires. Y aquí,
presiones fundamentales de carácter conflictivo en el seno de la provincia y que se derivaban creemos estar ante el hecho más importante que influye en los análisis de Gallo. A mediados de
del poderoso proceso de expansión económica que ésta había vivido en las últimas décadas. los años sesenta, cuando escribe su trabajo, casi nada se sabía del movimiento obrero rosarino.
En primer lugar, se manifestaba una clase media en crecimiento que reclamaba su participa­ La prueba es que apoya sus afirmaciones en referencias procedentes de Juan Alvarez, un clásico
ción en el control y gestión del proceso de expansión económica. Estos votos de clase media de la historia rosarina, pero que trae escasas informaciones al respecto. A diferencia de la época
se habían expresado en la U.C.R. y también en el sur a través de la Liga. El hecho que la en que Gallo formulaba sus análisis, hoy se tiene una visión totalmente diferente de lo que ocurría
mediana y pequeña propiedad rural, agrícola en muchos casos, se hubiera extendido a lo largo entre los trabajadores rosarinos, como lo prueban numerosas recientes inyestigaciones (10). No
de la provincia, fue para Gallo, uno de los elementos más importantes en la decadencia del obstante, justo es reconocerlo, Gallo fue el primero en advertir la probable incidencia del voto
partido conservador, lo que no ocurriría en otras provincias como la de Buenos Aires, con de los sectores populares en el triunfo radical en Rosario, como ya vimos, y además reclamaba
mayor presencia de la ganadería y de la gran propiedad. investigaciones más precisas para comprobar esta hipótesis.
La segunda presión hacia la obtención de derechos políticos se manifestaba en la La consideración de los resultados electorales en Rosario nos permitirá mensurar la
exist_encia de un fuerte movimiento regionalista en el sur, con epicentro en Rosario y que dimensión del aporte del voto de los sectores populares a la UCR.
expresaba la creciente importancia económica que esta región había adquirido. Abanderada
principal de este movimiento será la Liga del Sur. Resultados electorales en el Departamento Rosario
Dos tipos de reivindicaciones -conclu.ye Gallo- con un basamento bastante similar,
que en última instancia retocaban el flanco más rígido, el poder político de un sistema Partido Votos- %
que en la flexibilidad había encontrado uno de los pilares más sólidos de su 'éxito (9).
Hasta aquí hemos seguido los análisis de Ezequiel Gallo, que, nos parece, brindan una U.C.R. 7.146 45
explicación satisfactoria del proceso electoral santafesino de 1912. Sin embargo, creemos que L.S. 5.574 35
además de esas dos presiones de carácter político señaladas por Gallo, se expresaba una Coalición 3.029 19
tercera, que a diferencia de la dos anteriores, tenía también implícitas demandas de carácter Otros 79 1
social. Se trataba de la presión ejercida por una fracción de los sectores populares urbanos, Total 15.828 100
24 25
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos políticos...

Otros: Los socialis� obtuvieron 55 votos y candidatos independientes 24. % de votos de la U.C.R.

Fuente: (11) Zona %

Sur provincial 30,3


Si profuódiz:amos el análisis y desagregamos dentro del Departamento, al Municipio, Total Departamento Rosario 45
es d�i,r, lo propiamente urbano, por un lado, y a los distritos suburbanos y rurales, por otro, Zona rural Departamento Rosario 38,28
obtendremos mayores precisiqnés. Municipio Rosario 46,5

· Fuente: (14)
Restdtados electorales en el munidpio de Rosario
Del análisis del conjunto de los cuadros precedentes, se desprende que el voto radical
Partido Votos % aumenta a medida que se incrementan los índices de urbaniz:ación, con 19 cual tiende a hacerse
evidente que su base social predominante, no es la misma que, a través de la clase media agraria,
U.C.R. 6.153 46,5 le había dado el triunfo en el centro de la provincia, tal como lo señalara Ezequiel Gallo.
L.S. 4.682 35,5 En el Rosario, de la época no es fácil relevar las tendencias sociales dominantes por zonas
Coalición 2.318 17,5 geográficas, ya sean barrios o secciones electorales. No hay todavía, barrios netamente
Otros 76 0,5 diferenciados por la calidad de clase de sus habitantes. En realidad, se trata de un fenómeno
Total 13.229 100 que recién comenzaba a perfilarse, con la aparición por un lado, de ciertas zonas "residencia­
les" y por el otro de los primeros barrios obreros, que surgen en tomo a algún unidad de
Fuente: (12) producción y de los cuales los de Talleres y Refinería, podrían ser los ejemplos más acabados.
En las secciones del "oeste" tel "sur" rosarinos, podemos suponer una presencia mayoritaria,
pero no exclusiva de lo que, genéricamente, podemos denominar "sectores populares" o
Resultados electorales zona rural y suburbana "trabajadores". En cambio en el "centro", es decir las vecindades del puerto, la cuestión es
más compleja. Conventillos, casas modestas, fondas y pensiones y basta ranchos, coexisten
Partido Votos % con lujosos edificios y casas burguesas.
Un dato claro es que el radicalismo en el municipio gana en· nueve de las diez secciones
U.C.R. 993 38,20 electorales. Pierde solamente en una a manos de la Liga del Sur, por un escaso margen de
L.S. 892 34,33 votos. Por el contrario sólo gana en seis de las diez secciones rurales o suburbanas del
Coalición 711 27,35 Departamento, sobre las cuales disponemos informaciones -eran once en total- mientras que
Socialistas 3 0,12 dos son ganadas por la Liga del Sur y otras dos por la Coalición, que no había logrado
Total 2.599 100 imponerse en ninguna en el radio urbano. Los datos del resultado electoral en el municipio,
dan por descartada la afluencia de una proporción significativa de los sectores populares, entre
Fuente: (13) los habilitados para votar, de la ciudad hacia el radicalismo.

El radicalismo y los sectores populares urbanos


Para obtener, todavía, un perfil más nítido del voto radical y sobre la base de los cuadros
precedentes, podemos exponer los siguien�es porcentajes comparativos. Es evidente que para nuestros propósitos, la constatación que el radicalismo rosarino
recibió un apoyo electoral de los sectores populares, no agota los análisis que merece esa
relación. Sin embargo, antes de planteamos su naturalez:a y además tratar de definir quienes

26 27
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos polfticos...

eran esos trabajadores que votaban por el radicalismo, creemos necesario considerar una No es casual que uno de los ejes centrales de la campaña electoral del radicalismo
hipótesis explicativa de las relaciones entre el radicalismo y el movimiento obrero, que ha rosarino en 1912, haya sido la revolución de 1905. La Capital, nos transmite esta situación,
alcanzado cierta difusión. al menos en dos oportunidades. En una de ellas, afirma que el radicalismo "se cuenta su
Para David Rock, el cambio notorio que se produce en las vinculaciones entre el Estado historia" al insistir en sus eslogans con el carácter popular de ese acontecimiento (19). En otra,
y el movimiento obrero, a partir de la asunción al poder del radicalismo, tanto en Santa Fe afirma, no sin maledicencia que "se cuenta" que el candidato a gobernador radical, Menchaca,
en 1912 como en la ciudad de Buenos Aires desde 1916, tuvo por eje fundamental incrementar integró "un cantón" contrarrevolucionario en Villa María en 1905 (20).
las adhesiones electorales por parte de los trabajadores hacia_ese partido (15). El otro tema que tuvo singular fuerza durante la campaña fue la "cuestión de la
No es nuestra intención negar, lo que sería un despropósito, que un partido político, en nacionalidad". Uno de los temas favoritos de la fracción de Caballero. Este dirigente y su
un sistema democrático liberal, estuviera motivado por preocupaciones electoralistas y que grupo partidario, se caracterizaron por hacer gala de una fuerte exaltación de lo "auténticamente
al acercarse a la clase obrera y a sus organizaciones corporativas representativas, no tuviera nacional" y a la vez de "lo popular" en una especie de anticipación de temas que después serían
en cuenta la posibilidad de incrementar su caudal electoral. Más aun, estamos convencidos recurrentes en la historia argentina posterior. Es claro, esas exaltaciones eran formuladas por
que en el caso . del radicalismo santafesino, porteño y. nacional, esta era una de las un sector radical que, socialmente hablando, puede ser descripto como una fracción de los
preocupaciones centrales. "doctores", esos universitarios, generalmente médicos o abogados, que desde sus profesiones
Sin embargo, nos parece que esta hipótesis es insuficiente en sí misma para explicar toda se lanzaban a la política y a establecer relaciones, clientelares, de un tipo distinto a las
la relación que se establece entre el radicalismo y los sectores populares urbanos. Si nos tradicionales de los caudillos rurales del conservadurismo, es cierto, pero clientelares al fin,
atenemos al caso rosarino, es nuestra idea que la relación entre el movimiento obrero y el con los sectores populares nativos.
radicalismo no surge a partir de las políticas estatales favorables a los huelguistas en 1913. En este sector del radicalismo es notoria una fuerte vertiente xenófoba. Por el contrario,
Creemos que la relación está planteada desde antes. la Liga del Sur, que consideraba al grupo de Caballero su principal enemigo en Rosario,
Como hemos demostrado en trabajos anteriores, esta relación data por lo menos desde denunciaba sus posturas al tiempo que hacía grandes esfuerzos por atraerse a los extranjeros.
1905, cuando en ocasión de la sublevación cívico-militar del 4 de febrero, particularmente El reclamo del voto de este sector, siempre y cuando fueran propietarios, era uno de los puntos
importante en Rosario, algunos sectores, de trabajadores, generalmente "criollos" adhirieron más proclamados por la Liga del Sur durante la campaña (21).
en distintos grados al movimiento. El periódico ·pro-radical El Municipio, hizo ingentes En fin, el sector "genuinamente nacional" del radicalismo rosarino se presentaba como
esfuerzos por atraerse no sólo a núcleos de trabajadores sino también a la Federación Obrera el heredero del "viejo partido federal". Esta afirmación se asienta no sólo en observaciones
Rosarina, de clara inspiración anarquista (16). del propio Caballero sino también en las reflexiones de Arturo Roig, que considera al
Tanto para ese momento, como para épocas posteriores, son de indudable valor los federalismo de cuño liberal, como una de las vertientes constitutivas del pensamiento radical,
testimonios de Ricardo Caballero, ex-anarquista y luego líder de uno de las fracciones del sobre todo a través de la prédica de Leandro Alem (22). Los temas vinculados con el
radicalismo rosarino, que ocuparía, desde 1912 el cargo de vice-gobernador de la provincia machismo, con la exaltación del valor personal, con la "hombría", con el "duelo criollo" como
(17). De acuerdo a esos testimonios, avalados por otros menos vinculados al radicalismo, forma preferida de dirimir conflictos entre los varones y una cierta nostalgia por el mundo
como es el caso de las referencias indirectas que encontramos en la prensa rosarina y en rural, son frecuentes en la prédica de Caballero.
particular, en el diario La Capital, confeso simpatizante de la Liga del Sur, el radicalismo Debemos señalar, como lo hemos hecho en otras oportunidades, que el Rosario de
hizo un notorio esfuerz,o, a través de la creación de "clubes políticos" en los barrios populares principios de siglo, tenía un fuerte carácter de "tránsito" , de "mediación" entre el mundo rural
para atraerse a un sector de los trabajadores rosarinos. y el mundo urbano. Su particular situación portuaria la convertía en un nexo entre la
Los sectores a los cuales apuntaba la fracción "genuinamente nacional" como tanto circulación de mercancías y entre ellas la fuerza de trabajo, entre las zonas rurales - cerealeras
laudatoria como irónicamente, se apodaba al grupo de Caballero (18), eran preferentemente y ganaderas -y la exportación de ultramar. En lo que a Iiace a los trabajadores, la estacionalidad
los que detentaban ciudadanía argentina y entre ellos en un primer momento, los "criollos" de la mano de obra era grande.
y que además coincidían con sectores de obreros y empleados de la producción y los servicios Los trabajadores nativos de origen no inmigratorio internacional, se encontraban en
que, en su mayoría se dedicaban a tareas vinculadas con el mundo rural. En efecto, carreros, minoría y probablemente lo sentían fuertemente, frente a un mundo del trabajo compuesto
cocheros, matarifes, estibadores, algunos tipos de empleados, eran el sector al cual el por una mayoría de extranjeros. Los migrantes de origen internacional desplazaban a los
radicalismo apuntaba sus cañones y por el cual parece haber sido correspondido,. tanto, en nativos de muchas tareas productivas, pero, sin embargo, les quedaban algunas plazas fuertes
marzo de 1912 como, aunque en menor medida, lógicamente, en febrero de 1905. en ciertos gremios cuyas actividades exigían un cierto conocimiento del mundo rural. No es
28 29
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos políticos...

para nada extraiio, suponer, que la prédica xenófoba, de exaltación nacionalista y de valores tanto ciudadanos. Otro problema, cuyo tratamiento escapa a este trabajo, es el de saber basta
de cuño rural, calara en esos trabajadores, que a diferencia de los extranjeros, aunque en donde el radicalismo podía mantener sin conflictos muy agudos en su seno una heterogeneidad
minoría, tenían un arma que sí podían hacer valer: los derechos políticos. social, que suponía, a veces, intereses enfrentados.
Por otro lado, desde las primeras décadas del siglo los "trabajadores criollos" se fueron
incorporando a las continuas y fuertes luchas sindicales que Rosario protagonizó, como casi El Estado provincial y el movimiento obrero rosarino
ninguna otra ciudad argentina, basta 1908, por lo menos. No es casual, que el de los carreros,
cocheros y tranviarios, todos gremios de fuerte composición de trabajadores nativos, hayan A un año de asumido el gobierno provincial por los radicales, se desataron en Rosario
figurado ente los principales protagonistas de la última gran huelga general que vivió Rosario dos conflictos social es de gran repercusión. En esos episodios entró en juego un complejo
basta·1912, la de 1907, motivada además, por resistencias a tentativas disciplinarias laborales conjunto de factores diversos que intentaremos desentrañar. En primer lugar, queremos
y sociales del Estado. recapitular sobre lo que hemos afirmado anteriormente: la U. C.R. ya tenía lazos previos con
Es nuestra hipótesis, y diversos testimonios la avalan, que estos trabajadores, o porlo menos un sector de los trabajadores nativos, lo que se expresó tanto en las elecciones de 1912, como
un sector de ellos volcaba sus preferencias políticas hacia el radicalismo, pero también participaba en testimonios que evidencian que esa relación venía, por lo menos, desde la primera década
en las luchas sindicales dirigidas por la F.O.R. anarquista. En otra oportunidad, ya hemos del siglo. Por lo tanto cuando el gobierno y los militantes radicales intervengan en esos
señalado que, en Rosario, al menos, habían frecuentes coincidencias entre anarquistas y radicales, conflictos no van a estar tanto preocupados por "captar" a esos trabajadores, sino por mantener
de la misma manera que las había, también, entre liguistas y socialistas (23). y solidificar esa relación.
Un común antipoliticismo y antiestatismo unía, con claras limitaciones, es cierto, a En segundo, lugar un factor clave en este conflicto está representado por la ya
anarquistas y radicales. Pero, lo que para unos era estratégico, es decir, la destrucción del mencionada rivalidad entre el radicalismo y la Liga del Sur en Rosario. Esta rivalidad se vería
Estado y el desprecio por la actividad política partidista, para los otros era táctico. En efecto, agravada después de las elecciones de 1912, por la confrontación entre el Consejo Deliberante,
para los radicales se trataba de destruir, aun por las armas, un tipo de estado y construir otro, orientado por concejales de la Liga y el Intendente, design ado por el Poder Ejecutivo
desalojar un tipo de política y elegir otra. Pero, basta 1912, por lo menos -y quizás un poco Provincial. Esta confrontación era posible por que la elección de los concejales rosarinos se
más también- esas coincidencias puntuales, permitirían ciertas confluencias ocasionales o al efectuaban con un sistema electoral distintos al proscripto por la ley Saenz Peña. En efecto,
menos, no impedían que trabajadores de simpatías radicales militaran sindicalmente con los el régimen electoral municipal tenía un cierto carácter censitario y además contemplaba el voto
anarquistas. de los extranjeros.
La tesis que atribuye al afán electoralista la motivación principal de los acercamientos Un tercer factor a tener en cuenta para el análisis de los conflictos de 1913, es la
del radicalismo a los sectores obreros, parece, además, negar que podría haber otro tipo de heterogeneidad reinante en las propias filas del radicalismo. Ya en 1912 se perfilaban dos
razones como para que este movimiento tratara de captar para sus filas a trabajadores. En tendencias, que a su vez contenían en su seno distintas fracciones, que anticipaban lo que sería
realidad, en el pensamiento que animaba a Hipólito Yrigoyen y a la mayoría de los radicales después la división entre la Unión Cívica Radical de Santa Fe, baluarte del antipersonalismo
de la época, basado en las postulaciones de la corriente que, genéricamente, suele y la fracción Yrigoyenista. Además, a veces, estas divisiones se superponían con la proyección
denominarse como krausismo, no había nada que limitara sus aspiraciones a las clases medias en el radicalismo de la puja norte-sur en la provincia. Finalmente, la incorporación al
y que le impidiera tratar de sumar a trabajadores asalariados manuales. Por el contrario la tesis radicalismo, antes de 1912, de algunos intelectuales, vinculados al movimiento obrero
centrales del "liberalismo armónico", debían llevarlos a integrar al conjunto de las clases procedentes de las filas libertarias o socialistas, actuaría también como un factor acelerado;
sociales (24). En la lucha de la causa contra el régimen, los obreros no estaban excluidos a de ciertas contradicciones internas.
priori, ellos también formaban parte de la Nación. En cuarto término, es necesario señalar que se habían producido aÍgunas modificaciones
Por lo tanto, el desencuentro entre el radicalismo y los trabajadores urbanos no resp onde de importancia en el panorama del movimiento sindical rosarino y en particular en el del
a razmies ontológicas, sino coyunturales, entre cuyas principales razones, la más importante, anarquismo. En 1912 se reconstituye la Federación Obrera Local Rosarina (FORL), enrolada
ele
quiw y la cual se derivaban muchas otras, era que en alta proporción eran extranjeros y en la FORA anarquista y que había quedado virtualmente disuelta desde 1908, cuando se había
que no tenían ni tampoco ponían demasiado énfasis en obtener, los derechos políticos. Pero, registrado un brusco viraje en las tendencias del mercado de trabajo. Desde ese año la oferta
euatido había séctores de trabajadores nativos, como en el caso rosarino "disponibles" para de brazos comienza a superar a la demanda y desde entonces -a excepción de los episodios de
las ofertas políticas del radicalismo, estos no dejaban de explicitarlas. Lo mismo ocurriría 1909 que tuvieron características muy particulares, al apoyar los obreros un movimiento de
despUés, con un sector de trabajadores hijos de inmigrantes, pero nacidos en el país y ·por lo comerciantes- no se produjeron más huelgas generales, como las que Rosario había conocido
30 31
FALCON - MONSERRAT Estado provincial, partidos políticos_...

en varias oportunidades hasta 1907, o como las que se siguieron produciendo en Buenos Aires, (28). La aparición de este comité "independiente•, seguramente creado por radicales interesados
hasta 1910. Con la reactivación económica de 1912 y 1913, refloreció, brevemente el en avivar la huelga, sin comprometer al Poder Ejecutivo ni a la legislatura en manos radicales,
movimiento obrero local y se produjeron algunas huelgas por reclamos salariales y no debe hacemos olvidar el fenómeno de la creación de clubes o comités radicales en los, distintos
condiciones de trabajo, hasta que con el inicio de la guerra mundial la desocupación impusiera barrios obreros, con el objetivo de ganar simpatías, que podían ser canjeadas por los favores que
un nuevo reflujo. se podían disponer desde el poder provincial. Tal como se ha señalado: De esta manera la red
Un hecho importante es que en la declaración constitutiva de la reorganiuda FORL, no de comités barriales del radicalismo funcionaba como una base de penetración tanto en el
figuran los famosos principios del "comunismo anárquico", que habían sido establecidos en movimiento obrero como en el cortjunto de la población (29).
el quinto congreso de la FORA y que habían presidido, también, las orientaciones de la La Liga del Sur y los conservadores, exigirán al Poder Ejecut�vo provincial la
federación local anterior. En el seno del anarquismo rosarino se había producido UQa división. destitución del Intendente, lo que no será aceptado, aunque poco después Infante presentará
El reflujo de los años 1908 a 1911, había generado dos movimientos contradictorios. Una su renuncia, con lo cual la huelga municipal entraría en un cono de sombra. Recordemos, que
fracción que es posible caracterizar como "neo-individualista•, insistía en la necesidad de en esa época el cargo de intendente no tenía las mismas connotaciones que tiene hoy, sino que
privilegiar la propaganda y relativizar la acción sindical. Otra, por el contrario, lo que se muchas veces eran designaciones ad hoc con el propósito de solucionar detenninadas
reflejaría en la declaración de reconstitución de la FORL, acentuaría la actividad sindical y situaciones.
relativizaría la importancia de la propaganda principista. Además, si bien no tenemos indicios Un mes después comenzará el otro gran conflicto del período, la huelga de los
claros de una presencia de la corriente Sindicalista en la FORL de aquellos años, es tranviarios. Insistiremos una vez más sobre la condición étnica de los gremios en huelga. No
significativa la presencia del conocido dirigente nacional de esa tendencia Luis Lotito, en el sólo los censos de 1900 y 1906 nos advierten sobre el hecho que la mayoría de los tranviarios
acto del I de Mayo en Rosario. (25). son argentinos, sino, también, la afirmación de Juan Alvarez, quien sostenía que la mayoría
Un quinto y último factor a tener en cuenta es la intensificación de la presencia del de los trabajadores del tranvía eran criollos orilleros (30). Como se ve, había más de una razón
socialismo en Rosario, como veremos al analizar la huelga de tranviarios de 1913. Si bien es para que los radicales intervinieran activamente en el conflicto.
cierto, que en las elecciones de 1912 la presencia del socialismo había sido insignificante y La causa de la huelga fue la suspensión del servicio de 23 coches por parte de la empresa
es probable que sus simpatizantes hubieran repartido sus preferencias entre la Liga del Sur y y el consecuente despido de 92 guardas y "motormens". El nuevo Intendente, Paganini -que
el Radicalismo, en Buenos Aires, el proceso había sido diferente y los socialistas habían no tenía la adhesión de los miembros más radicalizados de su partido- convocó, prontamente,
logrado una importante presencia legislativa. a la empresa y al sindicato a someter sus diferendos ante un tribunal arbitral. Si bien la
La designación del Intendente de Rosario, recayó en la figura de Daniel Infante, uno de convocatoria al arbitraje, aunque muchas veces personificada en el Jefe de Policía lo cual era
esos intelectuales "socializantes•, republicano español exiliado, conocedor de la problemática casi inaceptable para los obreros, no era una novedad total, la iniciativa no dejó de provocar
obrera y que habría de tener, posteriormente una activa militancia en las filas radicales, un cierto estupor. Nuevos vientos comenzaban a soplar en la provincia de Santa Fe en las
siempre vinculado a las cuestiones sociales. A poco de asumido Infante, a fines de marzo de relaciones ente el Estado y las corporaciones empresarias y obreras, especialmente cuando se
1913, se desencadena una huelga del personal de maestranza, basureros, barrenderos y peones encontraban en conflicto.
municipales por aumento de salarios. No obstante, al mismo tiempo que disponía la constitución de un tribunal arbitral,
El Intendente radical, da rápidamente su apoyo a los huelguistas y encuentra la oposición Paganini, proclamaba un edicto prohibiendo manifestaciones públicas que no fueran anuncia­
del Concejo Deliberante. La FORL, desconcertada ante el carácter inéditamente político que das con 48 horas de anticipación. Tomadas de conjunto, ambas medidas, aparecían como una
va tomando la huelga, proclama su apoyo •moral• a los huelguistas, pero desmiente cualquier tentativa del Intendente para que la situación no escapara de su control.
intención de declarar una huelga general (26). La sociedad de resistencia de los tranviaros no dejo de reaccionar vivamente ante esta
Los antecedentes políticos del Intendente y su presente militancia radical, ofrecían un interdicción. Sin embargo, es interesante señalar que enojados con el Intendente no rompían
blanco para las ironías del vocero periodístico de la Liga del Sur: El doctor Infante anna lan7.aS, totalmente, con el gobierno radical. En efecto, las notas de protestas fueron enviadas
la huelga como socialista y como radical, dos cualidades inconciliables, pero que no es al gobernador y al Jefe Político, funcionario nombrado por el poder ejecutivo provincial.
extraño que se las atribuya un hombre que reswne todas las contradicciones (27). La huelga derivó, velozmente, en una serie de incidentes violentos de importante
Un hecho, también sin precedentes, por lo menos en lo que está en nuestro conocimiento, repercusión en la ciudad. Algunos grupos apedrearon a concejales y huh<;> un intento de asalto
es la formación de un comité popular independiente, de apoyo a la huelga. Según sus de la casa del Intendente. La Capital, decía: En las últimas 48 horas el Rosario ha presenciado
detractores era en realidad una agrupación de radicales apoyando la lucha de los tranviarios acontecimientos inauditos: grupos de radicales exaltados y de legisladores invitando a los
32 33
FALCON - MONSERRAT . Estado provincial, partidos polfticos...

trabajadore§ al atropello y a la violación de la propiedad privada, en nombre de presiones Pese al levantamiento de la huelga general, el conflicto de los tranviarios continuó
partidistas inconfesables. Han sido asaltadas casa de negocio,;, apedreados los vidrio,;, volcados e desarrollándose, con una presumible fuerte ingerencia de los socialistas. Pocos días después
incffldiados coches de tran\'ÍM, detmidos automóviles y heridos Slti ocupantes (31). que la FORL se retirara, el Poder Ejecutivo reclamó y obtuvo por parte del gobierno nacional
Ante la importancia que iba cobrando el conflicto, la FORL, declaró la huelga general el envió de tropas para prever posibles disturbios como los que habían ocurrido al comienzo.
en apoyo a los tranviarios. No sólo los anarquistas decidieron intervenir en un proceso social No obstante la presencia de estas tropas y de un gobernador militar, el Poder Ejecutivo
cuya iniciativa parecía estar, políticamente, en manos de los radicales, sino que una actitud provincial solicitó al gobierno nacional la declaración del Estado de Sitio en Rosario.
similar fue adoptada por los socialistas. La propuesta socialista era la de encausar la huelga Esta petición fue denegada por el gobierno nacional. Tal como lo señalara la oposición
en la legalidad. En consecuencia ofrecían su colaboración para encontrar soluciones pacíficas. en el curso del debate que sobre la cuestión hubo en la Cámara de Diputados de la provincia,
El conflicto pega un giro cuando el gobernador Menchaca decide convocar a las partes aparecía como poco necesaria en la medida que la huelga general había cesado, que los
a un tribunal arbitral. Esta resolución era entendida como· abiertamente favorable a los tranviarios continuaban solos su huelga y que ya había estacionadas en Rosario tropas· con
trabajadores. Tal como afirma Rock, el empleo de formas arbitrales no constituía en si misma capacidad de reprimir disturbios de importancia (35).
una novedad, pero revelaba la intención del gobierno provincial radical de favorecer a los En consecuencia, no podemos dejar de suponer que las medidas de seguridad reclamadas
huelguistas, anticipando de estas manera la estrategia que después de 1916 habría de adoptar por el gobierno provincial estaban menos dirigidas a reprimir al conjunto de los trabajadores
a nivel nacional el gobierno de Hipólito Yrigoyen (32j. y a la FORL, en particular, que a poder dirigirla, eventualmente, como elemento de presión
Lo que años antes hubiera sido sorprendente, el más notorio dirigente de la FORL, frente a los conflictos con el Concejo Deliberante y con una huelga, que parecía haberse
Constanzo Panissa, aceptó inmediatamente la propuesta de arbitraje. La representación de la escapado de las manos a los radicales, al menos parcialmente.
parte obrera se constituyó con la presencia del diputado socialista Juan B. Justo, Gnoatto, un De conjunto, el gobierno de Menchaca no produjo grandes refonnas, en realidad muy
dirigente del Centro Socialista Rosarino y el propio Panissa por la FORL. La composición pocas, en la condición laboral vigente. Sin embargo, provocó un cambio notable en el
de la delegación ya demostraba que los socialistas apoyándose en sus parlamentarios porteños tratamiento del Estado hacia los sindicatos obreros. En esto anticiparía, la políti_ca que
-ya antes, Mario Bravo había participado en reuniones con huelguistas- habían logrado una Hipólito Yrigoyen implementaría desde la presidencia desde 1916.
importante presencia en la huelga.
Tan fuerte se haría esta presencia, que cuando llegó a la conclusióii que el rol determinante Algunas conclusiones
en la huelga estaba en manos de los socialistas, la FORL dio un paso al costado, dando por
terminada la huelga general. Una declaración de ese organismo publicada el 2 de mayo de 1913, La primera de nuestras conclusiones es que la llegada al poder provincial de la Unión
decía: •••considerando que al rebajarse ante dos políticos-Gnoato y Juan B. Justo-y desconocer Cívica Radical en 1912, significó un cambio sustancial, inédito hasta entonces en todo el país,
el Comité de Huelga General y la representación de la Federación Obrera Regional en las relaciones entre el Estado y el movimiento obrero. Las innovaciones no se plasmarían
Argentina, es un insulto y más una ignorancia el que se mezclen los asuntos sociales con en el plano legislativo sino en la actitud del que el gobierno provincial adoptaría frente a ciertos
asuntos políticos de lo cual los trabajadores debemos alejarnos por dignidad (33). conflictos entre capital y trabajo, recurriendo al arbitraje en condiciones que favorecían a los
En un balance de la huelga, aparecido algunos meses después en el periódico anarquista trabajadores.
rosarino La Rebelión, se concluía:•••jamás la sociedad de empleados de tranvías debía La segunda conclusión, es que si bien esas actitudes no descartaban motivaciones de tipo
acogerse a la protección de los políticos socialistas.. .Io hicieron así y volvieron sumisos electorales, una cierta relación entre el radicalismo rosarino y una fracción de los sectores
y rendidos a postrarse a los pies de la ensoberbecida empresa capitalista... (34). populares, no nace en 1913 con el apoyo gubernamental a la huelga, sino que existía
Queda claro .en los dos textos anarquistas que acabamos de mencionar que el problema previamente y ya se había manifestado en las elecciones de 1912. Queda claro, y el número
fundamental para ellos no era el gobierno radical y sus propuestas mediadoras sino la presencia de votantes, en una ciudad que tenía alrededor de 300.000 habitantes, lo ratifica, que son
socialista. Se inauguraba así, en Rosario un tipo de competencias y aliamas que años después se sectores minoritarios en el conjunto de una población trabajadora con fuerte presencia de
haría evidente en la Capital Federal. El radicalismo competía en el plano político y electoral con extranjeros.
los socialistas. A su vez, los anarquistas y los Sindicalistas Revolucionarios, competían en el plano La tercera de nuestras conclusiones es que a partir de la ampliación del régimen político,
de la actividad gremial con los socialistas. En cambio, en función de su prédica de abstencionismo se produce una fuerte politización de los conflictos. Al intervenir en las huelgas que hemos
poütico los anarquistas :y los sindicalistas no establecían una línea de competencia directa con los analizado, los militantes radicales no sólo están tratando de fortalecer su relación con esa
radicales. A su turno, estos no constituían fracciones partidarias en los sindicatos. fracción de los sectores populares, sino que a la vez están disputándoselos a otros partidos.
34 35
FALCON - MONSERRAT
CUADERNOS... Año 1 - N º 1 (?do.Semestre 1993)

NOTAS
(1) FALCON, Ricardo, "Elites urbanas, rol del estado y cuestión obrera (Rosario 1900. 19129)" en Estudios
Sociales, 2do. semestre 1992.
(2) Ricardo.Falcón está realizando actualmente en el marco de la carrera de Investigador del CONICET, una
investigación sobre las poüticas estatales en relación al movimiento obrero, durante el primer gobierno de Yrigoyen. SINDICALISMO CATOLICO Y ESTADO CORPORATIVO
Por su parte Alejandra Monserrat investiga las actitudes del movimiento obrero ante las políticas estatales en igual
periodo, en el marco del CIUNR.
-(3) LA CAPITAL, 5 de abril de 1912
(4) GALLO, Ezequiel, Notas para la historia política de Santa Fe. La elección de 1912, UNL, Santa Fe, 1965. María Pía Martín*
(5) lbidem.
(6) lbidem
(1) lbidem, p. 29
(8) lbidem p. 30
(9) lbidem p. 19 El origen del sindicalismo católico argentino puede situarse en·los primeros años deJ-: __
(10) Nos referimos en particular a los trabajos realizados por María Pía Martín, sobre el sindicalismo católico, por presente siglo, en el seno del movimiento social que, hacia 1892, había iniciado el sacerdote
Agustina Prieto sobre las condiciones de vida de los trabajadores y por Alejandra Monserrat sobre el anarquismo.
(11) La Capital, 1 de abril de 1912. alemán Federico Grote. A él se debió la fundación de la Liga Democrática Cristiana hacia
(12) lbidem 1902, entidad esta que reconocería, desde un comienzo, su especial interés por crear sindicatos
(13) lbidem cristianos autónomos que pudieran insertarse en el ámbito obrero para contrarrestar la acéión
(14) Elaboración propia sobre los datos de los cuadros precedentes. de grupos comprometidos con el sindicalismo revolucionario. Sin embargo, en los hechos,
(15) ROCK, David, FJ radicalismo arg�tino (1890-1930), Buenos Aires, Amorrortu, 1977, p.61
(16) FALCON, Ricardo, loe. cit.
los sindicatos cristianos optaron por presentarse como una solución alternativa que tomaba
(17) CABALLERO, Ricardo, Hipólito Yrigoyen y la revolución radical de 1905, Buenos Aires, Libros de distancia de la acción exclusivamente amarilla con que se los identificó al principio.(l). -_-
Hispanoamérica, 1976 Este sindicalismo católic0, -inspirado en la democracia cristiana, representaba una _de
(18) La Capital, 2 de mano de 1912. varias formas de concebir la acción social de la Iglesia entre los obreros y quiz.ás- pueda ·
(19) La Capital, 3 de febrero de 1912.
(20) La Capital, 18 de maao de 1912.
definírselo, en términos relativos, como el más progresista que se dio en nuestro medio-si se
(21) La Capital, 5 de maao de 1912. lojuzga a través de sus prácticas sindicales.(2) En orden a lo ideológico, contó con postulados
(22) ROIG, Arturo, Los krausistas argentinos, Puebla, Editorial José M Cajica, 1969. y modelos de matriz europea, los cuales fueron reinterpretados a la luz de su experiencia locáL
(23) FALCON, Ricardo, loe. cit. Algunos de estos postulados se mantuvieron, durante los primeros años del siglo, en un plán:o·
(24) ROIG, Arturo, op. cit.
eminentemente teórico y, recién luego de 1920, debido a las circunstancias que afro�taba la
(25) La Capital, 1 de mayo de 1912.
(26) La Capital, 14 de abril de 1913. historia mundial, se reíormularon algunos con�eptos. A ello coadyuvaría la actualizaci60:de
(27) La Capital, 31 de mayo de 1913. ciertos valores propios de la tradición cultural católica, la relativa generalit.aciórr de ideas
(28) La Capital, 16 de abril de 1913. elaboradas por el reformismo decimonónico y los efectos producidos, en el mundo �tólicÓ'
(29) MONSERRAT, Alejandra, Aspectos sobre la evolución del movimiento obrero y el anarquismo en Rosario por las nuevas experiencias político-ideológicas surgidas de la Primera Guerra: Mundial. Es
entre 1910 y 1916, Informe CONICET, p 32 y 33.
(30) ALVAREZ, Juan, Historia de Rosario (1689 - 1919), UNL, Santa Fe, 1981 en este marco que puede definirse el rol otorgado al Estado desde la perspectiva del catolicismo
(31) La Capital, 27 de abril de 1913. social.
(32) ROCK, David, op. cit.
(33) La Capital, 2 de mayo de 1913. Los primeros demócratas_ cristianos
(34) La Rebelión, 8 de junio de 1913.
(35) Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe, 1913. Hasta entonces en todo el
país, en las relaciones ,mtre el Estado y el movimiento obrero. La democracia cristiana argentina tomó elementos tanto de la democracia cristiana .

*CONICET
36
37
MARTIN Sindicalismo católico y...

europ� -sindicalista- como de los reformadores católicos -corporativistas-. Esto se comprue­ si bien se propició el desarrollo de esta democracia cristiana en cierto modo •oficial", diversos
ba si analizamos su concepción del Estado y la relación que se establecía entre éste y los factores coadyuvaron a que se propagaran más las ideas sostenidas por los reformadores.
sindicatos. Los sectores de la democracia cristiana que creían poder compatibilizar algunos aspectos
Desde fines del siglo pasado los reformadores católicos y, poco después, los demócratas del liberalismo político con la doctrina católica en acción social, quedaron postergados y, en
cristianos representaron en Europa dos expresiones de un movimiento reformista surgido en general, primó la idea de una supresión, a largo plazo, de la política partidaria mientras la
el interior de la Iglesia Católica el cual impulsaba, en conjunto, un programa global destinado aspiración de un régimen corporativo se imponía en importantes sectores del catolicismo. Esta
a eliminar de la sociedad moderna las causas fundamentales del problema obrero. Ambos tendencia se hizo más evidente a través de las prácticas e ideas profesadas por el laicado ya
compartían la crítica respecto del régimen sociopolítico vigente y un diagnóstico negativo que en los documentos eclesiales, particularmente la Rerum Novarum, se abstuvieron por el
sobre la situación en que vivían vastos sectores de la población trabajadora.(3) Por esta razón, momento de mencionar el "régimen corporativo", limitándose a reconocer en la corporación
se oponían tanto al liberalismo, considerado origen último del desequilibrio social moderno, una forma asociacionistá deseable pero no excluyente.(?) Además, aún existían católicos
- como al socialismo, alternativa que creían errónea e incapaz para solucionar la cuestión recelosos de la idea de corporación en tanto la identificaban como una forma coactiva de
· obrera.(4) Las dos corrientes católicas proponían, en cambio, una reformulación íntegra del asociación.(8) Por esta causa, la Rerum Novarum empleaba ese término en contadas
orden social y, dentro del mismo, del rol del Estado, propugnando un programa totalizador ocasiones.(9)
coherente con sus propios fundamentos teóricos. Los demócratas cristianos argentinos, sin desconocer las posturas europeas más
Respecto de la política partidista, propiciaban su depuración pero recorriendo caminos vanguardistas, tomaron como carta de fundación y punto principal de referencia a las
distintos. Mientras los reformadores promovían la idea de un régimen corporativo, de encíclicas Rerum Novarum y Graves de Communi de León XID y siguieron, en general, la
representación profesional, · los otros preferían apoyarse en la forma republicana y la línea definida por la Iglesia institución, si bien algunos de ellos adhirieron a pensadores
representación por partidos políticos, sosteniendo el sufragio universal y la subsidiariedad �el europeos que luego serían condenados por Pío X, Papa éste que daría impulso a las fuerzas
Estado. De este modo, se establecían algunas diferencias claves entre ambos grupos lo cual integristas católicas. Por lo tanto, aunque tomaron elementos de las tendencias progresistas
determinaba dos modelos divergentes de sociedad: por un lado, una sociedad organizada del sindicalismo católico europeo, también incluyeron en sus programas reformas significa­
según bases corporativas fuertes y de tendencia paternalista; por el otro, una sociedad más tivas de inspiración corporativista.
democrática, menos jerarquizada y donde los sindicatos obreros autónomos tenían una
función relevante. El corporativismo de la Liga Democrática Cristiana
En este contexto, reformadores y demócratas querían que el cambio se llevara a cabo
por medios "pacíficos", no revolucionarios, para lo cual se apoyaron en una apelación El 4 de abril de 1902 se hacía pública la fundación de la Liga Democrática Cristiana
· �onstante a la participación de los sectores populares. Sin embargo, los demócratas se -L.D.C.-, primera asociación católica de base democristiana que tenía entre sus fines la
- distinguían de los reformadores en que estos últimos esperaban que una "clase directora" organización de los trabajadores en sindicatos obreros, desprovistos de toda ingerencia o
·condujera al pueblo en el proceso de cambio que se proponían.(5) Los primeros, por el vinculación patronal.(10) En su programa de acción la nueva entidad daba a conocer sus
ci:>11trario, se apoyaban en· la defensa de la soberanía popular y el poder decisorio de las principios ideológicos fundamentales, a la vez que definía posiciones respecto del sindi�alis­
mayorías. Por otro lado, estas corrientes introducirían en el discurso catóiico la noción de mo, la política y el Estado. Fundamentalmente, nos parece relevante destacar el concepto de
justicia social al priorizar las necesidades de los obreros según el criterio de lo justo y no de corporación que aparecía asociado a la organización societaria y a su forma de representación
lo caritativo o, más exactamente, considerando indisoluble la necesaria conjugación de ambos estatal.
conceptos. (6) El programa presentado se inspiraba, en el orden internacional, en el pensamiento de
En adelante, sucesivas cartas papales fueron limitando los márgenes de acción de la José Toniolo, teórico de la democracia cristiana que colaboró con León XIII en la preparacion
vertiente demócrata poniendo coto a las t�ndencias que, dentro de ella, eran más pluralistas de la Rerum Novarum y, en el orden local, se orientaba según las directrices del propio
eµ- fo político y más ecuménicas en lo religioso, particularmente entre los años 1901 y 1910. Federico Grote, fundador de la Liga. Inspirada en estas fuentes ideológicas, la L.D.C. local
_Ésto significó un paulatino retroceso· de la Santa Sede hacia posturas más conservadoras, opuso a la idea de revolución sostenida por la mayoría del movimiento obrero de la época,
_quedando los democristianos en una posición dudosa y muchas veces cuestionada en el ámbito la propuesta de una transformación del sistema económico moderno.
católico. Progresivamente, por iniciativa del papado se fue delineando un estilo particular de Según Toniolo, la sociedad no debía destruirse sino transformarse "en su espíritu",
.
democracia cristiana, moderado en las aristas que la práctica había revelado conflictivas. Y mcorporando los principios fundamentales de la ética cristiana. De este modo, su discurso se
38 39
MARTIN Sindicalismo católico y •..

apartaba del antimodernismo intransigente propio del pensamiento católico del siglo anterior, participación del pueblo en la conducción del Estado. Y la misión de la L.D.C. era prepa_rar
admitiendo la continuidad de la mayoría de las instituciones modernas a condición de que el terreno en el ámbito propiamente obrero. En sus proyectos, el sindicato cristiano -
cambiaran ese "espíritu".(11) Por otro lado, intentaba colocarse en una posición equidistante corporación- se presentaba como anterior al Estado y con autonomía de éste. La estabilidad
del socialismo y del liberalismo, procurando conjugar los derechos de la propiedad privada y la solidez que alcanzarían haría posible una forma más perfecta de representación político­
individual con las exigencias del progre$O del cuerpo social, sin que ninguno primara sobre social. Por otra parte, el fortalecimiento de las corporaciones requeriría, en un primer
el otro. Finalmente, creía que la Iglesia, debía comprometerse en un movimiento de momento, de la protección estatal y por esta razón se solicitaba el reconocimiento legal de los
reconstrucción social espontáneo, ajeno � la coacción del Estado. Y para esto acentuaba la sindicatos, la creación de Consejos Profesionales y de un Ministerio de Trabajo que
importancia de fortalecer los organismos intermedios, verdaderos articuladores de las favoreciera la organización profesional y la organización de los trabajadores. Además, a fin
relaciones entre el individuo y el Estado. Ello frenaría, por un lado, la disgregación que de preservar la autonomía de la corporación se proponía la formación de una propiedad
experimentaba la sociedad contemporánea y evitaría, por otro, la absorción de la misma por corporativa complementaria de la propiedad individual, estatal y municipal. Finalmente se
el Estado. La democracia cristiana pondría en marcha, entonces, un · movimiento de sostenía que las corporaciones debían aplicar las leyes laborales bajo control del Estado.
reconstrucción social cimentado en la revitalización de corporaciones libres y autónomas.(12) Del análisis del programa de la L.D.C. se deduce una forma de concebir la organización
Esta forma de corporativismo no constituiría, en el pensamiento de este autor, la social corporativa que daba el máximo de atribuciones posibles a las corporaciones -
búsqueda de un Estado corporativo ni, mucho menos, la absorción de la sociedad civil por principalmente obreras- y limitaba las atribuciones del Estado a una protección inicial y al
el Estado. Sin embargo, según creemos, la importancia que se otorgaba a la corporación como control de su funcionamiento, sin otorgarle la posibilidad de crearlas y regularlas internamen­
base organizativa de la sociedad y como ámbito privilegiado donde preservar los intereses del te. Si bien en el pensamiento católico de la época no quedaba suficientemente explícita la
individuo, conjugándolos con las necesidades colectivas, dejaba el camino abierto para un articulación entre Estado y sociedad corporativa, es evidente que se procuraba tomar distancia
corporativismo más acentuado. de la noción de un Estado corporativo que alienara la autonomía de las corporaciones. Sin
Conforme con esta ideología, el programa de la L.D.C. sostenía que se debía insertar embargo, la divisoria entre sociedad corporativa y Estado corporativo nos resulta poco nítida
al individuo dentro de laCorporación, a la corporación dentro del Estado y el todo formando y creemos que deja abierto el camino para formaciones más estatizantes. Por lo demás nos
la Nación.(13) En el lenguaje católico de la época el término "corporación" era de uso parece que este programa tomaba algunos puntos claves de las teorizaciones de los
ambiguo. Sin embargo los demócratas cristianos lo utilizaron, en general, como sindicato reformadores católicos, distanciándose de las posturas más progresistas europeas.
separado por oficio. Además, sostenían que tanto los obreros como los patrones debían
organizarse en forma independiente. La integración ulterior de ambos tipos de asociación se El Estado corporativo
daría a través de representantes de cada parte en una comisión mixta paritaria.(14) En este
sentido, la Liga propició constantemente la creación de gremios-de obreros solos -sindicatos­ En 1920, el padre Gabriel Paláu, titular del Secretariado Nacional de la Unión Popular
y el padre Grote defendió este tipo de sindicalismo ante laAsamblea Nacional deCatólicos CatólicaArgentina -U. P.C.A. -, antecedente de laAcciónCatólicaArgentina, aseguraba que
Argentinos, de 1907, oponiéndose a quienes preferían los sindicatos mixtos -de obreros y las grandes fuerzas colectivas, partidos y clases(. .. ) " serán, cada vez más, absorvidas por
patrones-.(15) las profesiones organizadas(dependan éstas o no del Estado), las cuales profesiones irán
Sin embargo, y a pesar de que no se definía claramente la articulación entre el sindicato asumiendo en la vida pública nuevas y más amplias funciones..."(sic).(18)Detrás de esta
obrero y el sistema político, los demócratas cristianos argentinos tuvieron una concepción afirmación subyacía la idea de que la organización profesional, debido al significativo
organicista de la sociedad que tomaba forma a través de sus bases corporativas: la L.D.C. desarrollo de la sociedad industrial, sería la forma de representación por excelencia en las
Quiere la representación proporcional de los partidos en el orden nacional, provincial y nuevas sociedades. De ahí la importancia que revestía la promoción de un sindicalismo
municipal, como forma superior de lealtad política y como acercamiento hacia la represen­ confesional que diera presencia a los católicos en un ámbito donde, según se preveía, se
tación proporcional de los intereses sociales (primer paso hacia la organización social resolverían las cuestiones fundamentales de la vida modema.(19)
corporativa).(16) En este contexto, el fortalecimiento de la política partidaria sólo se admitía Según hemos visto, los católicos argentinos habían superado tempranamente la idea de
como una etapa de tránsito hacia la representación corporativa, considerada más perfecta. los sindicatos mixtos -de obreros y patrones- y se habían inclinado preferentemente por el
Los demócratas cristianos aspiraban entonces a un particular modo de organización fortalecimiento de los sindicatos separados, de obreros y patrones organizados en forma
social dentro del cual los sindicatos, entendidos como asociaciones profesionales con"intereses independiente. En la nueva década, podemos distinguir dos modos de concebir la organi zación
económicos comunes, se convertirían en los canales más idóneos para lograr una plena del trabajo: o a través de la creación de sindicatos "paralelos" -obreros por un lado, patrones
40 41
MARTIN Sindicalismo católico y...

por el otro- que apelarían a una instancia superior para resolver sobre cuestiones y conflictos vincula directamente el proyecto santafesino con el proyecto de reforma corporativa que se
comunes; o mediante la constitución de corporaciones por rama industrial, las cuales serían debatía en esos momentos en Italia, marcando sus analogías y destacando su anterioridad en
en última instancia la base fundamental de la organización social y la forma de representación el tiempo. Por otro lado, determinaba los elementos fundamentales que debían estimular y
política considerada más perfecta. consolidar el régimen corporativo. En primer lugar, el fortalecimiento de la corporación se
La primera alternativa era sostenida por los Círculos de Obreros Católicos mientras que daría a través de su reconocimiento y protección por parte del Estado pero conservando su
la segunda sería impulsada por el catolicismo social que había.ido incorporando, desde la autonomía en la administración interna; en segundo lugar, para quedar a salvo de los vaivenes
década anterior, elementos que hacían a una ideología nacionalista crecientemente que generan los cambios de gobierno, debían consagrarse sus derechos en la carta fundamental
sistematizada. (20) de la Provincia y, de ser posible, de la Nación; y por último, se aspiraba a una representación
En lós años '20, el módelo corporativo cristiano, con profundas raíces en la tradición por intereses en las Cámaras, lo cual se concebía como un modo superior de representación
cultural católica,· comenzaba a cerrar, introduciéndose un elemento que antes no había que la de tipo partidista.
quedado suficientemente definido: el modo concreto de articulación entre la organización Estos católicos sociales pensaban que la consagración de los principios fundamentales
social corporativa y el Estado. O, dicho de otra forma, la explicitación de una teoría acerca para la reforma social, entre ellos la representación corporativa, por vía legal, era una de las
del Estado corporativo como ideal político. acciones más importantes a la que debían abocarse los gobiernos y su prédica al respecto fue
Según vimos precedentemente, los democristianos argentinos, se inspiraron directa o constante.(24)
indirectamente en el pensamiento de Toniolo, quien otorgaba a las corporaciones el rol de
articuladores claves entre el individuo y el Estado, sin llegar a plantear la estatización del 11 Criterio11 y el Estado Corporativo
modelo. Sin embargo, ese pensamiento podía derivarse fácilmente hacia el Estado corpora­
tivo, má�ime si se tiene en cuenta la influencia de modelos como el mussoliniano, el cual debió La revista Criterio también se ocupó, en estos años del denominado "Estado corporativo
abrir, en la nueva década, expectativas diversas, estimulando la reformulación de cuestiones cristiano" y al respecto contamos con un artículo del Padre Joaquín Aspiazu -ligado a la
extensamente debatidas en el interior del catolicismo europeo.(21) fundación de la Acción Católica Argentina- que se publicó en 1929. El texto de Aspiazu parece
Creemos que el caso de la Provincia de Santa Fe resulta particularmente explicativo al destinado a marcar los límites del Estado corporativo frente a las simpatías que revelaban
respecto. Los católicos sociales santafesinos consideraban fundamental que se introdujeran en muchos católicos respecto de las reformas de esa índole que se estaban propiciando en algunos
la constitución provincial y, por ende, en la nacional, los derechos de los trabajadores. Y países europeos. El sacerdote se detenía a analizar ciertos principios que, sin ser nuevos para
dentro de éstos el reconocimiento del derecho de asociación y el otorgamiento de personería el pensamiento católico, tendían a resaltar las tendencias estatistas y totalitarias que solían
a los sindicatos resultaba relevante en tanto se consideraba que la organización profesional era derivarse, históricamente, del modelo corporativo. En ese sentido, establecía dos principios
la que más conforma(ba) a la naturaleza del hombre, pues proveía al mejoramiento gradual fundamentales: a) el Estado no podía absorber los derechos individuales subordinándolos a
y pacífico del "gremio", dentro de una marco jurídico adecuado.(22) los intereses de la nación; b) la función del Estado, respecto de las corporaciones, no era
A partir de la Convención Constituyente de 1920 se intensificó la propaganda a favor administrar sino gobernar, no era inmiscuirse sino dirigir.(25)
de la inclusión de leyes laborales dentro de la constitución provincial. Los diputados católicos Para el autor mencion·ado, el "Estado corporativo cristiano" se apoyaba en un refuerzo
de la Provincia -pertenecientes a la corriente social rosarina presentaron un proyecto que de los intereses individuales dentro de la corporación y de los derechos corporativos dentro
solicitaba el reconocimiento de las corporaciones gremiales, en la reforma que se preparaba, del Estado.
con miras a favorecer una organización profesional de la sociedad, conforme al principio La intervención de este último sólo podía limitarse a corregir los abusos posibles contra
católico, adaptada a las condiciones económicas y sociales de los tiempos presentes, con el bien común. Por tanto, el Estado nunca debía ser el último poder que hable o el único del
derechos reconocidos a las corporaciones y garantizados por la constitución, administración · cual dependieran los demás. La función estatal se reduciría, entonces, a promover y a ayudar
autónoma de las mismas y una representación de sus intereses en las cámaras legislativas.(23) la formación de corporaciones; a estimular el nacimiento de nuevas entidades laborales que
A partir del texto transcripto, notamos una modificación enel discurso católico-social. dentro de su seno tuvieran el poder de establecer normas jurídicas obligatorias; a evitar la
Mientras en décadas anteriores, la palabra "corporación" tenía connotaciones poco definidas invasión de dominios ajenos o que fallaran contra los imperativos de justicia que presiden la
y solía ser empleada como sinónimo de "sindicato" o "gremio", en este artículo aparece vida legal de la Nación.
claramente definida como forma organizativa de la sociedad que induciría a suplantar la forma Es decir que, para Aspiazu, el poder reglamentario de las corporaciones y de las
de representación partidista por una representación socio-económica. Además, el artículo entidades laborales derivadas del sistema, sólo alcanzaban al interior de las mismas y no las
42 43
MARTIN Sindicalismo católico y ...

convertía en organismos "paraestatales", que pudieran ejercer un poder laboral que descendía del Estado, eliminándose la idéa de "corporación" en sentido estricto. Por estos años, el
del propio Estado.(26) Tampoco mencionaba, en su artículo, la representación de los intereses proyecto de los Círculos de Obreros se identificaba con el programa de la democracia cristiana
profesionales en las cámaras, lo que las insertaría en el interior mismo de la acción estatal - europea y adhería a!ª Internacional Blanca, Internacional Obrera de idéntica orientación. (31)
posición que rechaz.a- y en esto se diferencia del proyecto esbozado desde el catolicismo social Por otro lado, consideramos que el sector dirigente de los Círculos se hallaba más cerca del
rosarino.(27) Es decir que, mientras el órgano rosarino miraba con simpatía el modelo pensa�1iento de Azpiazu que del grupo católico social santafesino guiado, en gran medida, por
corporativo italiano y también el español de fines de la década, Aspiazu en su artículo de el Obispo local, Monseñor Bonoo.
Criterio parecía tomar distancia de ambos. Haciendo referencia explícita al caso español -el
gobierno liberal de la Península propiciaba una reforma que tenía connotaciones corporativistas Conclusiones
según el autor- vaticinaba que el Estado que viene, si no se encauza bien, puede convertirse
en socialismo de Estado.(28) Desde fines del siglo pasado se puede comprobar la existencia de un movimiento social
Es decir que por su finalidad, el artículo parecía querer prevenir contra las tendencias católico en �rgentina que, a principios de siglo, comenzó a evidenciar fisuras en su interior.
estatistas y totalitarias que solía engendrar el Estado corporativo, advirtiendo sobre posibles �e �stas pnmeras contradicciones surgiría la corriente demócrata cristiana cuyas prácticas
desvíos tales como la absorción de los individuos por el Estado y el poder absoluto de este s1�d1cales, c�mpara�as con el resto de la acción católica de la época, constituyen la expresión
en cuanto a la creación, control y administración de las corporaciones, puntos estos que mas prog�es1s �a . Sm embargo, la L.D.C. argentina no se inspiró exclusivamente en la
.
provocaban temor en ciertos sectores del catolicismo. democracia cnst1ana europea sino que incorporó importantes elementos del reformismo
Finalmente, se definía contra la corporación obligatoria de estilo fascista, que absorbía católico. Por lo tanto, para lograr una cabal comprensión del proceso de construcción de un
· los derechos individuales de gran parte de la población y defendía la existencia de los pensam !ento social �tólico en el país conviene tener en cuenta, por un lado, que esté
sindi�atos mixtos, criterio este, que, según hemos visto, había sido abandonado por la p�nsa ":1en �o no constituye un todo homogéneo, sino que presenta innumerables rupturas y
mayoría de las organizaciones católico-sociales. Por lo demás, en gran parte de estos puntos d1scontmu1da�es; y, �or otro lado, que muchas veces entre los postulados teóricos y la práctica
no hacía más que atenerse a las definiciones de la Encíclica Rerum Novarum de 1891.(29) concreta media una significativa distancia.
En síntesis, creemos que lo que Aspiazu definía como "Estado corporativo cristiano" En conjunto, el movimiento social aportó al pensamiento católico argentino una
no constituía realmente un Estado corporativo sino que sólo significaba un ordenamiento revalo �zación d� s� tradicional antiliberalismo, sumado esto al interés por evitar Ja difusión
social de base corporativa pero limitando la acción de las corporaciones a una regulación de las ideas soc1��1stas en el mundo contemporáneo. Pero también se propuso presentarse
_
interna y específica y, por tanto, ajena a una ingerencia directa dentro de la organización �orno �n� soluc10n �ltemahva frente al conflicto social que había generado el proceso
estatal. Y limitando, por otro lado, la acción del Estado al reconocimiento legal de las mismas mdustnahsta de los ultimas siglos.
y a la regulación de su correcto funcionamiento dentro del orden jurídico global de la nación. Por esta causa, propiciaron la reforma social basados en la defensa de la justicia
. . _
En cambio, en la Provincia de Santa Fe, a través de la prédica del periódico EL Heraldo, d1strabuhva Y :n un constante llamado a insertar a la iglesia nuevamente en el pueblo.
_ _
se esbozó un proyecto de Estado corporativo más cerrado, según el cual, a todo lo definido Favorec1er�n asnrusmo la protección del obrero mediante la sanción de leyes laborales, el
_
por Azpiazu se agregaba la aspiración de lograr la representación profesional en las Cámaras, reconocmuento de la organización del trabajo como base constitutitva de la nueva sociedad
otorgando a las corporaciones un poder legislativo dentro del Estado y sustituyendo la Y la con�iguiente refor�ulació n del rol que correspondería asumir al Estado. En este punto,
se cuestJ?naba la pres �mdenc1a _ del estado liberal y se proponía una intervención que, en
representación partidista por la representación a base de intereses económico-sociales. En este
contexto, es lógico que El Heraldo siguiera con atención los proyectos corporativos de Italia grados diversos, contnbuyera a mejorar las condiciones de vida.
y España los cuales, aunque de signos distintos, representarían opciones copcretas de Los democristianos, en particular, ·iniciaron la creación de sindicatos exclusivamente
realización comparables al proyecto teórico propio.(30) obr��os, apa�dose tempranamente de la acción amarilla que caracterizó a los primeros
Finalmente, existió en la década una tercera alternativa que .estaría más cerca del rumbo catol_icos so�1ales. T�mbién se propusieron intervenir en la vida política del país mediante un
que siguió, a largo plazo, la organización del trabajo en la Argentina y en el resto del mundo. partido social católico que permitiera plasmar, a largo plazo, la reforma social corporativa
Es el proyecto de los círculos de obreros que propiciaron la formación de "sindicatos Y es en este ��nto que los demócratas cristianos argentinos incorporaron elementos propios
paralelos" -según lo hemos definido anteriormente-y la negociación entre patrones y obreros del corporativismo e�ropeo, los cuales, en· (as dos primeras décadas del siglo se mantuvieron
mediante organismos superiores con representación de la partes. Este parece ser el modelo que en el plano de enunciados teóricos relativamente disociados de sus prácticas sindicales. Sin
embargo, hacia _ los años '20, como fruto de la influencia que por entonces ejercieron el
menos afectaría los derechos individuales, en tanto no implicaba poderes absolutos por parte

44 45
MARTIN

fascismo italiano y otras expresiones del nacionalismo europeo, los elementos corporativistas NOTAS
lograron articularse en un modelo teórico más cerrado e integrado con la acción.
Dentro de este contexto, hemos procurado analizar la relación existente entre el ( l ) Cfr. MARTIN, Maña C.P., Sociedad argentina, obreros del puerto. Un sindicato católico a comienzos de
sindicalismo católico y la organización estatal, teniendo especialmente en cuenta su carácter siglo (1901-07), presentado en las Jornadas "Los trabajadores en Argentina y en América Latina en Cien años de
Conmemoración del 1° de mayo", Rosario, U.N.R., Fac. de Humanidades y Arte, 1990.
corporativista. Para ello hemos procurado diferenciar entre lo que los católicos entendían por (2) lbidem.
sociedad corporativa y lo que entendían por estado corporativo. El primer concepto nos (3)"Cr6nica del trabajo", en FJ Obrero, órgano del Círculo de Obreros de Rosario, Rosario, l O de enero de 1904.
remite a un modelo de sociedad organizado sobre la basé de las corporaciones profesionales. (4) GROTE, Federico, "La democracia cristiana comparada con el capitalismo y el socialismo•, en FJ Obrero,
Estas eran consideradas como una forma óptima de organizar el trabajo y como la máxima órgano del Círculo de Obreros de Rosario, Rosario, l º de junio de 1903.
(5) GARRIGUEf, L., La escuela social católica, Unión Popular Católica Argentina, Publicaciones de la Liga de
expresión de la representación de los individuos en tanto subordinaba los intereses político­
la Juventud, Buenos Aires, 1921, Serie Cultura, Número I, p. 57-63.
partidarios a los socioeconómicos. En la sociedad corporativa, la corporación .:.predominan­ (6) DE GASPERI, Alcides, FJ tiempo y los hombres que prepararon la Rerum Novarum, Difusión, Buenos
temente obrera- estaría dotada de la mayor autonomía posible frente al Estado, constituyén­ Aires, 1948, p. 128-132.
dose en la organización fundamental que· debía armonizar las relaciones entre individuo y (7) LEON XIII, Renun Novannn. Encíclica sobre la cuestión obrera, Ed. Paulinas, Buenos Aires, 1984, p. 49-
Estado dándole a éste último un carácter subalterno. 68.
(8) DE GASPERI, Alcides, op. cit., p. 115-118.
Por el contrario, en el Estado corporativo, la corporación era una institución clave que (9) LEON XIII, op. cit., p. 57.
se insertaba en las mismas estructuras del Estado, llevando su representación a las cámaras (10) FJ Pueblo, Buenos Aires, 15 de abril de 1902.
y legislando en nombre del mismo. Se convertiría así en una creación del régimen estatal, (11) DE GASPERI, Alcides, op. cit., p. 164-166.
perdiendo su autonomía y favoreciendo, en mayor medida, la limitación de las libertades (12) Cfr. MARTIN, Maña C.P., "Fundamentos ideológicos de la Liga Demócrata Cristiana", en Orígenes del
Sindicalismo Católico Argentino (1892-1919), informe al Conicet, Rosario, 1990.
individuales. Creemos que en este caso se ha producido una absorción total de la sociedad civil (13) "Programa de la L.D.C.", en NIKLISON, José Elías, "Acción Social Católica", en MINISTERIO DEL
por el Estado. INTERIOR, Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, Kosmos, Buenos Aires, 1920, p. 206.
Según hemos visto, la tendencia corporativista estuvo presente en el movimiento social (14) TORRES, Arsenio, Mannal del Sindicalismo Obrero Católico, Difusión, Buenos Aires, p. 25.
(15) Cfr. El Pueblo, Buenos Aires, 15 de abril de 1902; NIKLISON, José Elías, ed. cit., p. 205; GROTE, Federico,
católico desde sus orígenes pero tomó una forma nítida hacia la década del '20. Un sector
"Estado actual de la Organización Obrera Cristiana de la República Argentina y Medios de Cooperar a su acción•,
importante del catolicismo social, vinculado desde antaño a la democracia cristiana y en Memoria de la Segunda Asamblea de los Católicos Argentinos, Tipografia Alfa y Omega, Buenos Aires, s.f.
crecientemente identificado con el nacionalismo vernáculo promovió la creación de un Estado (16) "Programa de la L.D.C. ", ed. cit.
corporativo de base constitucional. En cambio, el sector que identificaríamos con la corriente (17) lbidem.
más conservadora en lo social, aparece vinculada ahora a una organización sindical (18) La Verdad, Rosario, octubre de 1920.
(19) lbidem.
independiente del Estado, prescindente en cuestiones políticas y respetuosa del régimen (20) MARTIN, Maña C.P., Origen del Sindicalismo ••• , Rosario, 1990.
republicano de representación partidista. Esto nos revela significativas discontinuidades que (21) Cfr. DE GASPERI, Alcides, op. cit.
fueron marcando el proceso de construcción del pensamiento social católico argentino. (22) El Heraldo, Rosario, 9 de mayo de 1925.
Quedaría definido, en primer término, un sector que deseaba ampliar la participación popular, (23) lbidem.
(24) Cfr. FJ Heraldo, Rosario, 1924-1930.
la organización de las masas y la realización de la justicia distributiva en el marco de un Estado (25) AZPIAZU, Joaquín, "El Estado corporativo", en Criterio, 10 de enero de 1929, Año 1, Nº 45, p. 41-42.
fuertemente corporativo. En segundo término, un sector estrechamente vinculado a las clases (26) lbidem.
conservadoras y a los grupos dirigentes, se presentaba más afín al asistencialismo que a la (27) FJ Heraldo, Rosario, 9 de mayo de 1925.
justicia distributiva a la vez que propiciaba una organización corporativa relativamente (28) AZPIAZU, Joaquín, op. cit.
· (29) Cfr. LEON XIII, op. cit.
independiente del estado (32). Eri este sentido, resulta difícil deslindar los propósitos de cada (30) El Heraldo, Rosario, Años 1924-1930.
grupo pues las tendencias corporativas eran compartidas por ambos. Sin embargo, creemos (31) IUNTA DE GOBIERNO EJERCICIO 1924-1925, La Obra de los Círculos de Obreros, Buenos Aires, s.e.,
que la diferencia fundamental radicaba en que los católicos sociales de raíz democristiana 1925, p. 24.
defendían el Estado corporativo en tanto veían en él un instrumento que afirmaría la (32) MARTIN, Maña C.P., Sindicalismo católico•••
representación de los intereses obreros e intervendría en favor de los mismos. En cambio, el
grupo conservador del catolicismo social procuró mantener buenas relaciones con las élites
dirigentes y propició una organización sindical subordinada, en los hechos, a cierto
paternalismo que consolidaría aún más el statu quo social.
46 47
CUADERNOS... Año 1 - N º 1 (2do.Semestre 1993)

EL SINDICALISMO REVOLUCIONARIO Y EL ESTADO


(1904-1922)

Maricel Bertolo*

La intención de este trabajo, es señalar los principales cambios que se producirán tanto
en el terreno de las ideas como en las prácticas gremiales en la corriente Sindicalista
Revolucionaria, desde sus orígenes hasta el fin del primer gobierno radical. Estos cambios
estarán estrechamente vinculados con la evolución que experimentará el Sindicalismo
Revolucionario europeo pero, además, con las profundas modificaciones que se registran
desde el Estado Oligárquico y que adquirirán toda su dimensión con la ampliación del régimen
político y la asunción de Yrigoyen al poder. Precisamente, intentaremos verificar cómo en
forma gradual irán desprendiéndose de algunas cuestiones esenciales que habían caracterizado
su perfil ideológico en el período de gestación y que se traducirán en el inicio de nuevas
prácticas gremiales.
Tomaremos como eje principal de análisis, la evolución de los postulados teóricos y de
las prácticas gremiales del Sindicalismo Revolucionario y su vinculación con el Estado.
Pensamos, en este sentido, que la acentuación por parte del Estado de su estrategia
"integracionista" hacia el movimiento obrero, propiciará el surgimiento de prácticas sindica­
les mas pacíficas que caracterizarán a esta segunda década del siglo. Por otra parte, los cambios
que se producen en la estructura sindical y, el surgimiento de las primeras Federaciones
Nacionales por rama de actividad, principalmente. la Federación Obrera Marítima y la
Federación Obrera Ferroviaria, contribuirán decididamente al desarrollo de este nuevo
modelo. La dirigencia Sindicalista Revolucionaria, será quien mejor expresará las nuevas
expectativas gremiales en esta etapa.
En cuanto a su trayectoria, el Sindicalismo Revolucionario significó una nueva
interpretación del papel que debía desempeñar el movimiento obrero en la lucha de clases.
Sostuvo, junto con los anarquistas, una postura revolucionaria y, por lo tanto, hostil al Estado
"burgués", aunque desde perspectivas distintas. Cuestionaron al socialismo su "reformismo

* CONICET - Universidad Nacional de Rosario


49
BERTOLO El sindicalismo revolucionario...

legalista" ejercido en el Congreso a través de la acción electoral. fica" del conflicto social. La huelga general, comienza a ocupar un lugar central en el discurso
Cuando aun constituían un sector crítico dentro del Partido Socialista, se convirtieron y en la práctica del Sindicalismo Revolucionario, como contrapartida del abandono de la
en un campo propicio para la introducción de las ideas provenientes del Sindicalismo acción política. No solamente desconocían la legislación laboral sino, también, la p9sibilidad
Revolucionario europeo. Las cuales fueron desarrolladas, principalmente, hacia fines del de intervención arbitral del Estado, mediante la creación del Departamento Nacional del
sÍglo pasado por Georges Sorel y Hubert Lagardelle en Francia y por Arturo Labriola y Enrico Trabajo en 1907. Predomina la creencia en el "derrumbe inminente" del sistema capitalista.
Leone en Italia. Propiciaron una estrategia insurreccional para alcanzar la emancipación del Proletariado.
En cuanto a esta influencia ideológica, Edgardo Bilsky, señala como antecedentes en la Debían, entonces, unificarse las fuerzas obreras, para librar la batalla contra el capitalismo.
fomiación del Sindicalismo Revolucionario argentino, las relaciones que existían entre el Su insistencia en la prédica por la unidad, los distinguía del anarquismo. Esta segunda etapa,
movimiento obrero argentino y el italiano. En efecto, la visita de Walter Mocchi en 1903, que se cierra con la Huelga General del Centenario de mayo de 1910, refleja el período más
periodista de L' Avanti y su participación en los debates del Partido Socialista Argentino, abiertamente confrontacionista de este sector, frente al Estado. Esta huelga gen.eral, marca el
significaron un primer paso esencial para el conocimiento posterior de los postulados fin de la estrategia insurrecciona}.
ideológicos del sector encabezado por Arturo Labriola y Enrico Leone dentro del Partido El tercer momento, estuvo signado por la transición del régimen oligárquico. En este
Socialista italiano. Así como también, para la difusión del L' Avanguardia socialista de período, comienza a consolidarse un nuevo perfil sindical. La prédica de la huelga general
Milan.(1) perdía la "centralidad" que había caracterizado a la etapa anterior. Se produce un replan teo
En lo que respecta al pensamiento Sindicalista Revolucionario desarrollado en Francia, de su estrategia revolucionaria. Sus mayores preocupaciones, estarán vinculadas al desarrollo
la razón de su conocimiento en Argentina, se debe a la figura de Gabriel a L. de Coni, militante de la organización sindical y a la capacitación obrera como vías principale·s de emancipación,
en el Partido Socialista Argentino, de origen francés. Además, puede mencionarse como abandonando las prácticas confrontacionistas y la idea de la huelga general con perspectivas
propagandista de esta ideología al abogado Julio A. Arraga, quien había conocido sus insurreccionales. En esta etapa, la apuesta principal del Sindicalismo Revolucionario, será el
principales postulados teóricos durante su estadía en Francia. fortalecimiento de la organización sindical. El tema de la unidad obrera continúa ocupando
Precisamente, estos dos afiliados al Partido darán a conocer su pensamiento a través de un primer plal).o en sus preocupaciones. Comienzan a desarrollar una actitud más positiva
conferencias y artículos publicados en La acción socialista y, junto a Aquiles S. Lorenzo, hacia el poder político y a adoptar una táctica más negociadora que adquirirá todo su desarrollo
Bartolomé Bosio y Emilio Troise, constituirán el sector intelectual de la fracción identificada con la asunción de Yrigoyen al poder.
como Sindicalista Revolucionaria. Otra de las publicaciones periodísticas con que contaron La cuarta etapa de nuestra periodización, se inicia en 1916 y coincide con la gestión del
· en su etapa inicial, fue la revista La Internacional, que estaba avocada fundamentalmente a primer gobierno, elegido mediante la vigencia efectiva del sufragio secreto y obligatorio. Se
analizar cuestiones teóricas del Partido Socialista.(2) establece una nueva relación entre el Estado y el movimiento obrero. Alcanzan toda su
Nuestra periodización tomará como punto de partida el surgimiento de la corriente dimensión los cambios en la estructura y en las prácticas sindicales que venían apareciendo
Sindicalista Revolucionaria. Analizaremos, entonces, las cuatro primeras etapas en su ya en la etapa anterior. Frente al Estado, persisten en el rechazo de la legislación social aunque,
evolución ideológica y en sus prácticas sindicales. Pensamos, que estos años son ·esenciales con algunas vacilaciones. Reafirman, también, su descreimiento en la acción del D.N.T. La
para la conformación ideológica y la acción sindical que caracterizarán su evolución en los práctica de la acción directa adquiere un valor instrumental, que la convierte en un arma de
años
· posteriores. presión eficaz para la consecusión de mejoras con un carácter más inmediatista. Perdía,
La primera etapa, se inicia en 1904, cuando aun constituían un sector crítico dentro del entonces, en forma definitiva, la intención insurrecciona} con que había sido practicada en los
Partido Socialista y cuestionaban sus principales tácticas y estrategias y, con�luye en 1906, últimos años de la primera década.
fecha que coincide con la realización del VII Congreso partidario que decide su escisión.
Propiciaban, entonces, una acción subordinada del Partido a las necesidades del sindicato. En El Estado frente a la "cuestión social".
el Parlamento, debía propiciarse una acción de crítica y descrédito de las instituciones
"burguesas". El sindicato se constituía en el eje del proceso revolucionario. Reivindicaban Con la primera huelga general realizada en el país, hacia 1902, la élite gobernante
la práctica de la acción directa: huelga general y parcial, boycott y sabotaje. Frente al Estado, comenzará a sentir de una manera más intensa los efectos concretos de las demandas de los
rechazaban en forma categórica, la sanción de una legislación "protectora" del trabajo. · trabajadores. A esta irrupción política de lo que en la época se conocía como la "cuestión
Una vez escindidos, se constituyen en una corriente ideológica autónoma y comienzan social", se sumaba la actitud intransigente de los radicales que, desde fines del siglo pasado,
a transitar un camino abiertamente insurrecciona\. Empiezan a adoptar una "visión catastró- venían cuestionando su legitimidad política. A partir de esta huelga general, el Estado
50 51
BERTOLO El si.ndicalismo revolucionario...

profundizará su acción represiva y, en forma paralela comenzará a desarrollar una estrategia En lo que respecta a la clase trabajadora en estos años de transición del régimen
de "asimilación" hacia el movimiento obrero.(3) En cuanto al perfil represivo, se expresará oligárquico, se registra una serie de iniciativas tomadas por el Poder Ejecutivo destinadas a
fundamentalmente a través de la sanción de la Ley de Residencia, la declaración periódica dar solución a ciertos problemas laborales que la crisis económica, acentuada por la primera
del estado de sitio y la restricción de la actividad de los dirigentes sindicales, particularmente Guerra Mundial, habían contribuido a agravar. La desocupación obrera y la carestía de la vida,
aquellos de extracción anarquista. Este perfil represivo, alcanzará su máxima expresión a partir de 1913, comienz.an a preocupar al poder político. Esta coyuntura económica,
legislativa, con la sanción de la Ley de Defensa Social, en junio de 1910, como respuesta a propiciará la necesidad de encarar medidas tendientes a atenuar las consecuencias de la crisis.
la huelga general del Centenario. Esta nueva instancia legal, complementaba la aplicación de Esta incipiente legislación laboral, tuvo un alcance muy limitado en cuanto a las
ta Ley de Residencia, incluyendo también a nativos. Su vigencia expresaba una acentuación concesiones que efectivamente otorgaba. De todas manerás, representó un decidido avance
decidida de la respuesta represiva po·r parte del Estado de la estrategia "integracionista" por parte de la élite gobernante. Comenzaba a gestarse,
En cuanto al intento "integracionista", estaba destinado fundamentalmente a un sector entonces, de una manera más acabada, el surgimiento del Estado de Bienestar, que ya había
del movimiento obrero y apuntará al plano político y a un intento de vinculación en el campo dado sus primeros pasos en la década anterior.Utilizamos este concepto, en los términos
corporativo.(4) Esta nueva actitud, se proponía tender una línea al socialismo que, más allá propuestos por Ernesto Isuani.(7) El Estado Benefactor surge, como un "conjunto de
de sus contradicciones internas, mantenía una postura de firme rechazo a la vía insurreccional instituciones públicas", creadas para propender a un mejoramiento de la "calidad de vida" de
y a la práctica de la huelga general y, como contrapartida , propiciaba la acción parlamentaria. amplios sectores sociales, tendientes a disminuir los efectos negativos de las leyes del
La tentativa de integración política, se materializaba inicialmente, con la sanción en mercado.(8) El punto de partida de su surgimiento, se vinculó con dos cuestiones esenciales:
1902, de una nueva ley electoral. Esta ley de circunscripciones uninominales, tuvo como una la necesidad de dar respuesta a la "cuestión social" y la búsqueda de nuevas formas de
de sus consecuencias, la elección del diputado socialista Alfredo Palacios, dos años después. legitimación política en un marco de ampliación democrática.(9)
Esta ampliación tendrá un carácter limitado que todavía no aseguraba, ni era esa su intención, Pensamos, en este sentido, que la crisis económica contribuyó a acelerar la conforma­
la vigencia efectiva del sufragio secreto y obligatorio. Solamente, con la ley "Saenz Peña" de ción de este Estado Benefactor que adquirirá su mayor desarrollo con el advenimiento del
1912, se alcanzaba este objetivo. A partir de entonces, se iniciará un proceso de incorporación gobierno democrático. Precisamente, Yrigoyen avanzó notablemente en cuanto a las
más amplia en el sistema político, de sectores marginados hasta ese momento. En cuanto al iniciativas sobre legislación social. Pero, además, el nuevo papel que comienza a desempeñar
intento de integración "corporativa", el mismo se expresaba en el proyecto de Código de el Estado frente al movimiento obrero, será el carácter más distintivo de la gestión radical.
Trabajo, elaborado por el entonces Ministro del Interior, Joaquín V. González. Aunque nunca El inicio de esta relación, expresaba un "giro" decisivo del Estado hacia el movimiento obrero.
fue sancionado, por la oposición del movimiento obrero y de la Unión Industrial Argentina, Se produjo un acercamiento entre el poder político y la dirigencia de extracción Sindicalista
constituyó el punto de partida hacia la legislación laboral en el país. Precisamente, Alfredo Revolucionaria, que inauguraba una nueva vinculación, de carácter corporativo, entre el
Palacios, desde su banca en el Congreso y, con el apoyo de diputados conservadores, retomó Estado y la clase trabajadora.De todas maneras, debemos señalar los límites de esta nueva
algunas leyes propuestas en este proyecto de Código.(5) Fueron sancionadas, entonces, la ley estrategia que se circunscribió a ciertos gremios, preferentemente los del transporte y, a
4661 de descanso dominical, en el año 1905 y, dos años después, la ley 5291 que reglamentaba determinadas coyunturas. Se suscitaron también, represiones violentas, de las cuales, la
el trabajo de mujeres y niños. Semana Trágica de enero de 1919, constituye el caso más paradigmático. Esta nueva actitud
La otra arista de este intento "integracionista" se materializaba con la creación en 1907 por parte del Estado, se complementaba con la instancia arbitral que, en la mayoría de los
del Departamento Nacional del Trabajo. Este organismo dependía del Ministerio del Interior casos, laudaba en favor de los reclamos obreros. Esta profunda transformación en la relación
y, en un primer momento, tuvo como una de sus funciones principales, el relevamiento Estado-sindicatos, contribuyó a propiciar el desarrollo de un nuevo modelo sindical que
estadístico, destinado a profundizar el conocimiento de la situación laboral, al menos en el elaborará criterios alternativos de acción.
ámbito de la Capital Federal. Otra de sus atribuciones esenciáles, le asignaba un rol de árbitro
en los conflictos entre capital y trabajo, desplazando así, la ingerencia del Jefe de Policía en Nace la oposición Sindicalista Revolucionaria.
la resolución de estas cuestiones.
La Reforma Electoral de 1912, expresaba un "viraje" trascendental por parte de la élite, Retomamos aquí el análisis de la primera etapa de nuestra periodización, tomando como
que introdujo cambios esenciales en el funcionamiento del sistema político. Esta ampliación punto de partida, los antecedentes más inmediatos dentro del Partido Socialista, que se
trajo aparejado como "efecto no deseado", el triunfo de la Unión Cívica Radical, que vincularon con el surgimiento del Sindicaiismo Revolucionario. En el proceso de constitución
conquistaba por primera vez la presidencia de la Nación, en las elecciones de 1916.(6) del Partido desde 1896, podemos constatar la permanencia de ciertas fracciones críticas que,
52 53
BERTOLO El sindicalismo revolucionario...

propiciando medios alternativos de acción, tuvieron como c?mún denomin�dor, el cuestio­ vigencia de la Ley de Residencia. Este proyecto constituyó el primer paso hacia la legislación
namiento a la relación entre acción política y acción grenual, finalmente impuesta por la laboral en el país y expresó, la nueva estrategia que el Estado comenzaba a desarrollar, como
conducción de Juan B. Justo.(10) La permanente tensión entre el desarrollo de una estrategia un intento de dar respuesta a la "cuestión social".
reformista, frente a p o sici o nes más radicalizadas que pr o p o nían alternativas El anarquismo lo rechazó en forma enérgica y, desde un primer moment o. Lo esencial
revolucionarias,aunque desde perspectivas distintas, fue una constante en estos primeros años de su crítica lo encontramos en el folleto de dos de sus militant�s, J.A. Castro y C. García
de su historia. Balsas.(14) Entre otras cosas, manifestaron que no contenía medidas de fond o, sólamente
Uno de estos sectores críticos que, con el paso del tiempo se irá identificando con el paliativos, que no significaban la supresión de las causas de los males sociales que aquejaban
Sindicalismo Revolucionario europeo, reto mará en el seno del Partido, el debate sobre los al pueblo trabajador.(15) Pero, el énfasis mayor, lo pusieron en criticar la incorporación de
distintos "medios" de acción. Estos enfrentamientos, cobraron nueva fuerza frente a la ·la ley deResidencia, con carácter permanente. Además, de acuerd o con su postura ideológica,
propuesta "transformista" del régimen oligárquico. Precisamente, la elección del primer cuestionaban en sí toda ley, sea ésta "mala o buena", por provenir de un poder opresor y, por
diputado socialista, Alfredo Palacios, en los comicios de 1904, contrib�irá a acelera� �sas establecer situaciones de privilegio de unos hombres sobre otros.(16)Por l o tanto, en el IV
pujas internas. Esta elección, significaba un triunfo para la postura refoTID1sta que propiciaba y V Congreso de la F.O.R.A., manifestaron la necesidad de "combatir tenazmente" dicho
la acción parlamentaria, como vía de emancipación proletaria. proyecto llegando, si era preciso, a la huelga general revolucionaria para evitar su
Según la perspectiva del sector pro-Sindicalista, el diputado Palacios debía desarrollar sanción.(17)
en el Congreso, una labor "corrosiva", de crítica y descrédito, que obs�cu�izara p�rm:men­ En cuanto al socialismo, no presentó un criteri o unánime en su aceptación o rechazo.
temente su funcionamiento. Esta acción debía estar subordinada a los designios del smdicato, El sector pro-Sindicalista manifestó su opinión contraria y, el resto del Partid o, se inclinó en
en tanto "secundaba" su obra emancipadora. Estos debates con el resto del socialismo, un principio, por la aceptación de los aspectos beneficiosos y, el rechazo de aquéllos que
alcanzaron durante las sesiones del VII Congreso partidario, realizado en 1906, un punto sin perjudicaban a la clase trabajadora. Finalmente, en el VI Congreso del Partido, se buscó una
retorno. Los Sindicalistas Revolucionarios, presentaron una moción que le adjudicaba al solución al problema. La decisión final, expresó la aceptación por parte del socialismo de una
partido, además, de un papel secundario y subordinado a la organización sindical, un �rácter legislación protectora del trabajo, conseguida por el esfuerzo consciente de los trabajad ores,
transitorio.(11) La escisión del sector Sindicalista, fue el resultado de estos enfrentanuentos. pero, repudió la Ley draconiana del trabaj o e instó al diputadoPalacios a combatir y a proponer
A partir de entonces, su relación con el partido se tornará más crítica y se re?irá por la enmiendas acordes con las aspiraciones del Partido Socialista.(18)
intención de "combatirlo", en forma mucho más explícita de la que había prevalecido cuando
En síntesis, mientras el socialismo aceptaba, en principio, la legislación que el Estad o
aún formaban parte de sus filas. Esta postura culminará co n el rechazo definitivo de la acción
dictara en materia obrera, más allá de su decisión de rechazar particularmente este proyecto
parlamentaria, casi un año después de su escisión.(12) de ley. El anarquismo y el Sindicalismo Revolucionario, en cambi o, descartaron categórica­
Pensamos en este sentido, que la influencia del modelo de CGT francesa Y la Carta de mente esta posibilidad. El socialismo, propuso como medio de combatirla, la acción del
Amiens de octubre de 1906, que sancio naba la autonomía de esa Central frente a los partidos diputado socialista en el Congreso. El anarquismo : instó al proletariado a recurrir a la huelga
políticos, tuvieron una importancia decisiva en este sector Sindicalista en Argentina.Pero, general revolucionaria, en caso de su sanción. Y, el Sindicalismo Revolucionario, habló de
además en el terreno de las ideas, la concepción soreliana dejará su impro nta fundamental, "crítica enérgica", "oposición eficaz", propaganda y concientización de l os trabajad ores.
en la e:olución ideológica del Sindicalismo Revolucio nario argentino . Precisamente, en su Pero, ni anarquismo ni Sindicalismo aceptaron la posibilidad de participación en el congreso,
primera etapa de gestación, cuando aún pertenecían a las filas del socialismo, se advi�rte en como medio para evitar la aplicación de sus medidas restrictivas para la clase trabajad ora
esta corriente, una decidida inspiración en los postulados sostenidos p or Sorel en su hbro El
porvenir de los sindicatos obreros.(13) El auge de la confrontación directa
En cuanto a la legislación laboral, que comenzó a propiciar el Estado y la elaboración
de un Proyecto de Código de Trabajo en 1904, el sector pro:Sindicalista,_ ��e todavía El momento de escisión de los Sindicalistas del Partido, marca el comienzo de un cambi o
pertenecía a las filas del socialismo, manifestó su rechazo categónco a esta posibilidad._ Este de actitud. Precisamente, en esta segunda etapa, l os Sindicalistas argentinos, comenzarán a
Proyecto de Código "González", fue una de las expresiones más características de ciertas desechar la necesidad por parte de los sindicatos, de contar con el apoyo del Partido para lograr
actitudes tibiamente "reformistas" del régimen oligárquico hacia el m ovimiento obrero. su emancipación definitiva. Por lo tanto, se inspirarán desde ah ora en el S orel deReflexi ones
En lo referente a su contenido, concedía algunas de las peticiones más solicitadas por sobre la violencia.(19) Y, en consecuencia, aceptarán la idea de la huelga general como "mito
los trabajadores, aunque en forma retaceada. Introducía, además, en forma perman�nte, la político movilizador".
54
55
BERTOLO El sindicalismo revolucionario...

T ambién , el libro de Arturo Labriola Riforma e rivoluzione sociale, propiciará una La transición política y el inicio de prácticas más pacíficas
"visión catastrófica" que se entroncaba con la idea de mito que Sorel desarrollaba en su
concepción sobre la huelga general. El pensamiento de Labriola, fue dado a conocer en _l� Con la ampliación del régimen político de 1912, se intensifica la
acción parlamentaria
páginas de Lá acción socialista y, constituyó un ap�rte de peso en el pro�o d: conformacion que el dip utado Alfredo Pal acios, había inici ado en 1904. A partir de esta refo
rma electoral
de esta corriente ideológica. Sobre este tema, Labnola concluía : La expenencia ha demostra­ la representación socialista contará con dos bancas en la Cámara de Dip
utados y un a e�
do que la idea de la "huelga general", como símbolo de l a catástrofe _ del �pitalismo y �e la Senadores. Cobraba así, nueva fuerza la prédica por reformas democ
ráticas, que la
guerra social, es un buen medio para acrecentar la temperatura revolucionana del proletanado con��cción
_ justista había propiciado desde siempre. Esta apertura política
, significaba una
y educar el sentimiento heroico del sacrificio.(20) posibilidad concreta de desarrollar su estrategia parl amentarista. Esta
nueva realidad,
A partir de entonces, pondrán un mayor énfasis en la práctica de la huelga general como acentuaba los enfrentamientos entre Sindicali stas
y socialistas. Pero, la crítica Sindicalista
contrapartida del abandono definitivo de la acción parlamentaria y política. Rech�rán de en esta etapa , no se limitaba a los representantes socialistas, incluía tambié
n a los radicales'.
plano, todo tipo de vinculación con el Estado. Los criterios de acción· que prevalecieron en Ponían el acento en la necesidad de dar respuesta a la "c uestión
social", más allá de los
este período, se inspirarán más que nunca en su concepción antiestatis ta. reclamos de mayor representatividad política de la U.C.R. y de
la vigenci a efectiva de la
Frente al requerimiento del Departamento Nacional del Trabajo, en el sentido de democraci a liberal.
constituir una comisión de arbitraje, integrada por representantes obreros y patronal es, la La dirigencia Sindicalista Revolucionaria, resignific ará sus princip
ales postulaciones
respuesta de los Sindicalistas Revolucionarios, que conducían la Unión General de Trabaja­ teóricas Y, fundamentalmente, sus criterios tácticos. Comenzará, entonc
es, a ser protagonista
dores, fue categórica. En l a nota que contestaba esta proposición, reivindicaban la acción de una nueva relación con el Estado q ue adquirirá su mayor expresión
con Y rigoyen en el
autónoma de los trabaj ador es, como l a única capa z de alcanzar el "bienestar" y "mejoramien­ poder.
to" de su clase. Por lo tanto, concluían: toda comisión de arbitraje propuesta por instituciones Por otra parte, el surgimiento en esta segunda décad a, de las
primeras federaciones
de la clase burguesa (como es ese "Departamento del Trabajo") no puede tener por resultado nacionales por rama de actividad, contribuirá a modificar sus criterio
s ·de acción gremial. La
otra cosa que no sea la defensa de los intereses capitalistas, lo que equivale a decir un ataque prédica �e la huelga genera! pierde la "centralidad" que había car
acterizado a su di scurso y
a nuestros bien entendidos intereses obreros .(21) a su praxis, en la etapa antenor. Sus mayores
preocupaciones estarán vinculadas al desarrollo
La huelga general, empieza a oc upar un lugar preferencial en el discurso y en la práctica del de la organización sindica l y a la capacitación obrera como vías princip
ales de emancip ación.
Sindicalismo Revolucionario. Comienza a concebirse esta práctica, como el "último episodio" que El abandono de la huelga general, como acción revolucionaria
, tendrá como correlato una
concluiría la acción revolucionaria del proletariado. Como una verdadera "sfutesis de la actitud menos �ostil ha cia el poder político que
abrirá·I as puertas a la mesa de negoci aciones
.
revolución", según afirmaba Emilio Troise. Su realización, patentizaba la "irreductibilidad" de Esta nuev a actitud se sustentaba, además, en su permanente reivind
, icación del sindicato, en
los conflictos sociales. Generaba, además,. la sensación de "muerte real" del régimen capitalista tanto organo específicamente obrero. En él, se gestaba la moral
y el derecho de un nuevo
y el "nacimiento del mundo obrero".(22) E sta "visión catastrófica ", aceptaba la acción violenta sistema de producción colecti ista. En su seno,
� el proletariado practicaba la a�ión direc ta q ue
como un elemento inevitable y se vinculaba con la idea de "mito" capaz de movilizar a las masas se expresaba en huelgas parciales o general es
, boycott y sabotaje. Esta era la única acción
proletarias, de acuerdo con la concepción soreliana. Por lo tanto, esta práctica adquirirá una eminentemente obrera que los tra bajadores ejercían "sin intermedi
arios", cuando librab an su
connotación claramente insurreccional. Propiciarán, entonces, una estrategia de confrontación batalla contra los poseedores de los instrumentos de producción.
Precisamente, esta defensa
directa con el Estado. Estos años reflejaron el punto más álgido de enfrentamiento, que expresaba de la organización sindi cal, hallará en las poderosas federaciones
_ _ _ del transporte, un campo
su creencia en el "derrÚmbe inminente" del sistema capitalista. propicio de concresión.
En vísperas de los prep arativos por la conmemoración del Centenario, las dos centrales A partir de los sucesos del Centenario, comienza a ser
más notable la influencia de la
sindicales, F.O.R.A. y C.O.R.A., se aprestaban a realizar una huelga general, que se experiencia francesa en la �volución del pensamiento y de
las prácticas 'en el Sindicalismo
inspiraría en un profundo sentimiento antiestatal. Los sucesos represivos de la "semana roja " Revolucion�ri_o argentino. Confirman esta idea, la similitu
d de puntos de vista q ue constata­
de mayo de 1909, contribuyeron a alentar este clima confrontacionista. La acción represiva mos en los dmgentes locales, respec to de aq uellos que prev
a lecieron en la C.G.T. cond ucida
del Estado, comienza a ser desarrollada de una manera más sistemática, a partir de la s anción por Víctor Griffuelhes entre 1902 y 1909, en los
"tiempos heroicos" del sindicalismo
de la Ley de Defensa Social, como respuesta a estos sucesos del Centenario. La derrota de esta francés._Esta infl uencia incluía, fundamentalmente, las
tácticas y fos criterios organizativos
huelga general, marcó· el techo de la estrategi a insurrecciona} y significó un hito muy predommantes en ese país, aún con posterioridad a su dimi
sión como secretario de la C.G.T ..
importante en la evolución del movimiento obrero en nuestro país. El pensamiento de Griffuelhes, tornaba como punto
de partida, un descreimiento en el
56
57
'..BERTQLO El sindicalismo revolucionario...

"romanticismo revolucionario" que había prevalecido en la fase anterior de .d�rrollo del potencial de paralizar la economía agroexportadora. Cuando Yrigoyen asume la presidencia,
movimiento obrero.(23) Elcrecimiento de la organización sindical y el abandono de la "visión tenderá un "puente" entre el Estado y el movimiento obrero que contribuirá a consolidar este
caQ!Strófica" ,_modificaban la perspectiva revolucionaria,J>or lo, tanto_, en el,presente, la lucha nuevo modelo sindical. Tanto la Federación Obrera Marítima como la Federación Obrera
diaria prepara, organiza y realiza la revolución,(24) .se operaba así, un abandono del Ferrocarrilera, apelaron al principio de solidaridad, propiciando acciones generales, no sólo
"mistiéismo revolucionario" que había prevalecido en lo.s años _anteri()res y se daba paso al por reivindicaciones propias. Su acción conjunta, se convertía en una poderosa arma de
trabajo cotidiano que consolidaba la organizacion sindical, principal "punto de apoyo" del presión que abría las puertas de la Casa de Gobierno.
proc�o revolucionario.(25) Estos nuevos estilos de acción gremial y la vinculación con el poder político,
A partir de la ampliación del régimen político, crecieron los intentos de legislación respondieron a varias causas. Siguiendo el análisis de David Rock, la búsqueda de apoyo
social por parte de radicales y socialistas pero, también_, por parte del Estado Oligárquico. La obrero por parte del radicalismo, tendiente a contrarrestar el avance electoral del Partido
posición Sindicalista Revolucionaria frente a esta legislación, persistía en su descreimiento Socialista, fue una de las motivaciones que impulsaron su acercamiento con la dirigencia
generalizado en la posibilidad de lograr reformas sociales profundas a través de la acción Sindicalista Revolucionaria.(29) Esta confluencia estratégica radical-Sindicalista, fue el
parlamentaria. Y, entonces, proclamaban: La legislación represiva ayer, preventiva hoy, resultado de una coincidencia coyuntural que, además de reflejar un interés recíproco por
tiene el mismo. efecto sobre nuestra conducta y confirma nuestro juicio. No hay más que limitar la influencia del socialismo, expresaba puntos de vista similares en cuanto a la
legislación conservadora y defensora del privilegi_o. Y, naturalmente no puede ser de otro resolución de los conflictos obreros.(30)
modo. El parlamento, o sea el poder político, es de la burguesía, y solo ha de beneficiar a El inicio de la gestión yrigoyenista, registra una notable intensificación de las acciones
ella.(26) reivindicativas, respecto de los años anteriores. El retraso salarial, acumulado en los años de
De todas maneras, estos intentos por parte de la élite gobernante, de elaborar una crisis económica y desocupación, agravados por la primera Guerra Mundial, hizo eclosión con
legislación social con carácter "preventivo", tomará más contradictoria su postura antiestatista. el advenimiento del gobierno democrático. En esta etapa, la perspectiva del Sindicalismo
Por lo tanto, no dejará de contribuir a una reformulación táctica que, sin propiciar la acción Revolucionario, ponía más que nunca el acento en la necesidad de-afianzar la organización
política, significará un abandono gradual de su antiestatismo inicial, en reconocimiento de los sindical, como reaseguro de las conquistas alcanzadas por la práctica de la acción directa.
cambios q�� provenían del Estado y la acentuación de su perfil "integracionista". La "amenaza" de huelga general, era un instrumento eficaz que permitió, en no pocas
En oportunidad de la huelga general ·de choferes, declaradá en la Capital Federal, el 21 oportunidades, encontrar una solución negociada que inclinaba la balanza en favor de las
de febrero de 1914, el Intendente Municipal, convocó a una comisión del gremio, a fin de demandas obreras. Como resultado del éxito que coronó las primeras huelgas de los gremios
alcanzar un acuerdo. Luego de siete días de huelga, la asamblea obrera, acordó la vuelta al del transporte, se produjo un crecimiento vertiginoso de la F.O.R.A. del IX Congreso. Pero,
trabajo, en las condiciones propuestas por el Intendente y aceptadas por la comisión sindical. este aumento de sindicatos adheridos, también se vinculaba con una labor mucho más
Si bién, este gremio era autónomo, contó desde un primer momento con la activa participación sistemática que la conducción Sindicalista comenzó a desarrollar, destinada a lograr la
de la C.O.R.A., que logró hacer prevalecer sus criterios de acción.(27) Esta fórmula de afiliación de nuevos gremios. Su influencia tendió una red a nivel nacional. Se lleva a cabo
arreglo, suscitó encendidas polémicas y críticas por parte del anarquismo. El conocido una actividad más regular, que aseguraba una mayor estabilidad y continuidad de la
dirigente de esa corriente ideológica, Bautista V. Mansilla, encabezó los cuestionamientos. institución. Aparece por primera vez, en una Confederación nacional, la figura del
En un artículo publicado en La Protesta, hablaba de "claudicación" por parte de la comisión funcionario rentado que recaerá en el secretario general quien, además, no podía ejercer cargos
que había decidido levantar la huelga. Este acto, representa,ba una "traición" al gremio en políticos. Esta F.O.R.A. del IX Congreso, desarrolló una intensa acción de coordinación
conflicto.(28) Los Sindicalistas Revolucionarios, reflejaban así, sus convicciones negociado­ estratégica de la lucha y propició una mayor centralización en las decisiones.
ras y aceptaban la intervención del poder político, cuando éste ofrecía un canal de Una actitud menos confrontacionista que la del anarquismo, caracterizó la praxis del
comunicación. Sindicalismo Revolucionario en esta etapa. La reacción "antiobrera" de la Liga Patriótica
determinó en no pocas oportunidades, que se apresuraran a dar por terminadas acciones
Se consolida un nuevo modelo sindical reivindicativas, preservándose de que se extendiera la represión. Los hechos de la Semana
Trágica de enero de 1919, constituyen un ejemplo contundente en este sentido.
Estos cambios, adquirieron toda su dimensión, cuando el sector Sindicalista Revolucio­ De todas maneras, esta corriente Sindicalista, continuó resaltando en su discurso, su
nario alcanza, desde la F. O.R.A. del IX Congreso, la conducción de dos de los gremios más concepción antipoliticista. En cuanto a su reivindicación antiestatista,se advierten algunas
importantes de la época, marítimos y ferroviarios. Estas federaciones, tenían la capacidad contradicciones. La Revolución Rusa, produjo un fuerte impacto en la dirigencia obrera de
58 59
BERTOLO El sindicalismo revolucionario.,.

la época. El Sindi�lismo Revolucio��rio, no escap� a esta in�uenc�a. Se advierte en sus


, de sus preocupaciones. Los sucesos del Centenario señalan el límite de esta modalidad.
postulaciones teóncas, una reafirmacion de su vocacion revolucionana.
En la segunda década del siglo, persistieron en su reivindicación antipoliticista, que
Reaccionaron frente a los intentos legislativos más importantes que registra este
defendía la autonomí!l de la organización sindical. Si bien, continuaron denostando en su
período, denunciando el "carácter de clase" que insp�ba a estos �royectos, ·:defe�sores" d;
_ discurso las instituciones del Estado, sus prácticas gremiales perdían en forma definitiva la
los privilegios de la "burguesía". Reafirmaron, también su creencia en el caracter hurgues orientación revolucionaria de la etapa anterior.El abandono de la actitud confrontacionista,
.
que inspiraba al D.N. T. y su rechazo a la "invitación" que le formulara es� organismo, ��ra
dejaba paso a prácticas más pacíficas que preanunciaban la mesa de negociaciones.
constituir tribunales arbitrales, diez años atrás.(31) El punto de partida de la cntica
Durante el período de transición hacia el primer gobierno de Yrigoyen, resignaron la
Sindicalista Revolucionaria a la legislación social, en este período, afirmaba, al igual que en posibilidad de movilizar las fuerzas obreras, en el sentido de una acción generalizada de
su etapa originaria, que la ley sancionaba lo que ya había sido conquistado con �a acción
alcance nacional. El carácter espontáneo· e insurreccional que había caracterizado a sús
autónoma de los trabajadores en sus órganos de clase. Por eso sostenían: La ley escnta puede
prácticas en los últimos años de la primera década; dejaba paso a una acción mucho más
quedar incumplida, no así la costumbre y la fuerza organizada, que es la ley activa, exista o
consciente y planificada.
· no exista ley escrita.(32) Pero, en esta etapa, serán mucho menos categóricos en su rechazo
Estos cambios alcanzaron todo su desarrollo con la asunción de Yrigoyen en el poder.
a la posibilidad de que el Estado legisle en materia obrera. Por eso, su p�stu� de firme
La práctica de la acción directa, se convirtió en un elemento de presión que aumentaba las
oposición dejaba, sin embargo, abierta la posibilidad de que si la legislación labor:11
posibilidades de negociación con el Estado, especialmente cuando estaban involucrados los
"facilitaba• su desenvolvimiento podría, en principio, ser aceptada. Entonces, declaraban: sm
gremios del transporte. Se estableció una nueva relación de tipo corporativa, que traducía un
caer en la ilusión de creer que cinco o seis leyes puedan resolver de raíz la grave y compleja
acercamiento entre el poder político y la dirigencia de extracción Sindicalista Revolucionaria.
cuestión social. Un poco de libertad y una legislación sana harán menos desgarradora Y
Se inauguraba así, una nueva modalidad en la relación Estado-sindicatos.
violenta la evolución ineludible hacia la nueva era social.(33) Estas declaraciones, nos revelan
En cuanto a las permanencias en el pensamiento de la corriente Sindicalista, a lo largo
que los cambios en las formas de acción sindical y las vinculaciones con el poder pol�tico, �o
de estos años, señalaremos cuatro cuestiones fundamentales que se mantuvieron constantes.
dejaban de inpactar también en el plano discursivo. Aunque, en este terreno, las modificacio­
En primer lugar, su énfasis en el sindicato, como el eje del proceso revolucionario. Esta
nes eran mucho menos perceptibles.
reivindicación, fue el aspecto más distintito que caracterizó a esta corriente, respecto del
anarquismo y del socialismo. Por eso reclamaron, a lo largo de toda su trayectoria, aunque
A modo de conclusión: Rupturas y continuidades
con más o menos insistencia, la necesidad de fortalecimiento sindical.
Cuando se escinden del Partido Socialista, comenzaron a rechazar en forma definitiva,
El punto de partida de sus críticas a la conducción justista, cuando aún pertenecían a la
cualquier tipo de participación en el Parlamento. El antipoliticismo, fue una de las premisas
filas del socialismo, cuestionaba el "excesivo" énfasis parlamentarista que "descuidaba" la
que más caracterizó el pensamiento Sindicalista Revolucionario y acompañó su evolución
organización sindical y la práctica de la acción directa en pos de la acción política. El Estado
posterior.
era concebido como una institución eminentemente "burguesa", que defendía "exclusivamen­
Otra de las cuestiones que no se modificaron en su discurso, fue su marcado obrerismo.
te" los intereses de la clase a la cual representaba. Por lo tanto, la acción directa debía
Por esta razón, revalorizaron las organizaciones gremiales, en tanto constituían el único
prevalecer por sobre la acción política. Rechazaron, además, y desde un primer momento, la
campo específicamente obrero. Debían, entonces, preservar su autonomía, frente a los
legislación "protectora" del trabajo. El. representante socialista en el Congreso, debía
intentos de "tutelajes externos".
desarrollar una labor negativa, "obstruccionista•, de crítica y descrédito de las instituciones
La tercera de las revindicaciones que ocupó un lugar preferencial en el pensamiento y
"burguesas". Solamente la acción autónoma de los trabajadores en sus sindicatos, podía
en la práctica del Sindicalismo Revolucionario, fue su prédica por la unidad obrera. Desde
"liberarlos" de las cadenas que los ataban al sistema de producción capitalista. La única
sus primeras expresiones críticas, cuando aún pertenecían a las filas del socialismo, fueron
intención que perseguían·las leyes laborales, era "domesticar" a las organizaciones obreras.
los principales promotores de los distintos intentos de unidad que se registran en nuestro
El abandono definitivo de la acción política, se produjo casi un año después de su
período de estudio.
escisión. A partir de entonces, acentuaron aún más su concepción antiestatista y antipoliticista.
Rechazaron de plano cualquier vinculación con los órganos del Estado. Desarrollaron una
modalidad abiertamente confrontacionista. La creencia en la proximidad de la caída del
régimen capitalista, inspiró sus prácticas gremiales. La huelga general concentra la mayoría
60
61
BERTOLO CUADERNOS... Año 1 - N º 1 {2do.Semestre 1993)

NOTAS
( l)BILSKY, Edgardo, "La diffusion de la pensée de Sorel et le Syndicalisme Revolutionnaire en Argentins", en
Actes Colloque Sorel, París, 1982.
(2) BILSKY, Edgardo, "La F.O.R.A. y el movimiento obrero"(l900-1910), vol.U, C.E.A.L., Bs.As., 1985, nº SANTA FE FIN DE SIGW
98, pág.130..
(3)FALéON,Ricardo,"Izqu�erdas,régimen político,cuestión étnica y cuestión social en Argentina" (1890-1912), NOTAS SOBRE EL MUNDo DEL TRABAJO URBANO
en Anuario kuela de Historia, Fac. Humanidades y Artes, U.N.R., Seg. época, n º 12, pág.381.
(4) Ibídem
(5) ISUANI, Ernesto, "Los orígenes conflictivos de la seguridad social argentina", C.E.A.L., Bs.As., n 129,
1986, pág. 61 a 69. Darío Macor •
(6)BOTANA, Natalio, "El orden conservador", Hyspaméñca,Bs. As., 1986, Cap.IX.
(7)ISUANI, Ernesto, "El Estado Benefactor. Un paradigma en crisis", ed. Miño y Dávila,Bs.As.,mayo 1991,
Susana Piax,,esi •
pág. 9 a 14.
(8) Ibídem,pág.10.
(9) Ibidem., pág.12 y 13.
(10) F-6.LCON, Ricardo, "Lucha de tendencias en los primeros congresos del Partido Obrero Socialista
Argentino. 1896-1900", en Apuntes, año 1, n 1, Amsterdam, oct.-dic. 1979.
Introducción
(11) La acción socialista, marzo I de 1906, año 1, n º 14.
(12) La acción socialista, marzo 16 de 1907, año 11, nº 39. La Argentina vive desde mediados del siglo XIX un impactante proceso de transforma­
(13) BILSKY, Edgardo, "La diffusion de la pensée•••", op.cit. ciones socioeconómicas, en el que se consolida un orden capitalista a partir de la expansión
(14) CASTRO y GARCIA BALSAS, "Criticas al proyecto González", ed. Aurora, Bs.AS., 1907, pág. 15.
de la producción agropecuaria y en simultaneidad con la reestructuración del mercado
(15) Ibidem.
(16) lbidem. mundial.
(17) "Cuarto y quinto Congreso de la F.O.R.A.", en Federación Obrera Regional Argentina, Acuerdos, En este contexto, la provincia de Santa Fe es ámbito de desarrollo de una "pampa gringa",
Resoluciones y Declaraciones (1901-1906), F.O.R.A., Consejo Federal, Bs.As., 1908, págs. 13 y 15. estructurada a partir de pequeños productores agrícolas propietarios que -en la región centro
(18) ODDONE,Jacinto, "Historia del Socialismo Argentino. (1896-1900)",C.E.A.L., Bs.As.,1983,T.D,pág.
de la provincia- impulsan un notable proceso colonizador.
17
(19) BILSKY, Edgardo, "La diffusion de la pensée •••", op.cit. Proceso no lineal, por cierto, que, hacia 1895, se e�idencia en los cambios significativos
(20) LABRIOLA, Arturo, "Sindicalistas y socialismo", en La acción socialista,enero 16 de 1907, año 1 1, nº 35. de la campaña "con respecto al paisaje revelado por el mapa catastral de 1872"(1). La crisis
(21) "Departamento Nacional del Trabajo", en La acción socialista, junio 1 de 1907, año m, n º 44. del 90 y, más precisamente, las imposiciones que a partir de sus rasgos más estructurales
(22) TROISE,Emilio,"La reciente huelga general. Impresiones y enseñanzas", en La acción socialista,Junio 1 alcanzan su manifestación en los años siguientes, dan por concluida esta etapa en la cual la
de 1909, nº 90.
(23) DOLLEANS,Eduardo,"Historia del movimiento obrero"(1870-1920),T.11,Eudeba,1961,págs. 117 y 118.
colonización regional ha disputado no sólo los rasgos de la estructura productiva sino -lo que
(24) GRIFFUELHES, Víctor, "Romanticismo revolucionaño", en La acción obrera, sábado 18 de febrero de tal vez es más importante por su impacto en ajenos ámbitos- los datos básicos de la sociedad
1911, año VI, n º 173. en formación a partir de la introducción de una alternativa -que luego se revelará limitada- en
(25) lbidem. la definición de la estructura de la propiedad.
(26) "Significado de la legislación del trabajo", en La Organización Obrera,noviembre de 1915,2 época, nº 3.
(27) La Acción Obrera, marzo 7 de 1914, año IX, nº 323. La importancia para las colonias emergentes de la cercanía de la ciudad de Santa Fe, en
(28) MANSILLA, B.V., "Después de la huelga. La tregua es para pensar", en La Protesta, domingo I de marzo tanto elemento nuclear de un mercado regional integrado al mercado nacional en construcción,
de 1914, año 18, nº 2177. no puede ignorarse en la valoración del éxito relativo y la sobrevivencia misma de las colonias
(29) ROCK, David, "El radicalismo argentino, 1890-1930", Amorrortu, Bs.As., 1977, págs. 134 a 137. pioneras.
(30) Ibidem.
La modernización del sistema de transporte, facilita la construcción del hinterland de
(31) LORENZO, A.S., "Sindicatos y Estado", en La Organización Obrera, octubre 20 de 1917, año 1, nº 7
(32) "Organización del trabajo. Acción de la ley",en La Organización Obrera,junio 18 de 1921,año IV, n º 186. la ciudad capital sobre un espacio ampliado que, al agregar a la zona cerealera central el norte
(33) "La legislación reaccionaña", en La Organización Obrera, agosto 2 de 1919, año D, nº 91.

• Universidad Nacional del Litoral


62 63
Santa Fe fin de siglo...
MACOR - PIAZZESI

políticas e ideológicas del movimiento obrero y de los movimientos sociales y sus manifestaciones
maderero alcanza un perfil más acabado, sobre todo a partir de 1905 cuando La Forestal inicia en el conjunto de la vida social, particularmente sus luchas"(4).
811 activichld empresaria que culminará con la monopoliz.ación de la explotación de la madera Puede entonces incorporarse " ...la consideración de la actitud que los trabajadores en
y el tanino. sus distintas capas y en distintos períodos tenían frente a su propio trabajo. Es decir,(tratar)
D efinidos ya los alcances del orden rural en construcción, la ciudad irá ocupando de delinear los elementos fundamentales de la evolución de una cultura del trabajo urbano "(5).
lentamente el ce ntro del escenario e n la preocupación colectiva (2). Con ella, son los "En un sentido general entendemos por cultura del trabajo las prácticas cotidianas de los
problemas propios de una sociedad con rasgos capitalistas, no �or m�tables menos preci�os, trabajadores en sus ámbitos de trabajo, las relaciones que entablan entre sí y las que individual
donde se centrarán las disputas más relevantes en la permanente mvenc1ón del orden colectivo. y colectivamente establecen con los patrones y el Estado y, finalmente, las representaciones
Es ese escenario urbano el ámbito privilegiado donde los sectores del trabajo van definiendo que sobre ese mundo del trabajo se forman l os trab ajadores y que frecuentemente se
los rostros de su identidad. vinculan con determinados comportamientos"(6). Esta noción de cultura del trabajo urbano,
Un mercado regional con la ciudad de Santa Fe como eje cabecero, sobredimensiona, carga de sentido a la revaloriz.ación del espacio como categoría histórico/social en la
en el estudio del mundo obrero, los espacios donde se estructura el sistema de transporte que
consideración de la ciudad, que oportunamente reclamara Diego Armus(7).
permite la integración al mercado nacional e internacional. Sobredimensionamiento que los El mundo ferroviario tiene su centro en el ambiente urbano de la ciudad de Santa Fe,
rasgos "comercial-burocráticos" de la ciudad contribuyen a explicar. Capital de la provincia, cabecera de tres empresas que conectan la ciudad con distintos puntos del país. El Ferrocarril
sin un desarrollo económico como el que transforma aceleradamente al Rosario de fin de siglo, Santa Fe, que se prolonga hacia el puerto ultramarino distante a 12 Km., es el que reviste
el peso del Estado y de las actividades burocráticas derivadas es en ella -desde entonces- u n
mayor importancia para este trabajo ; tanto por tener a nuestra ciudad como epicentro, lo q�
dato que no puede disimularse. determin a una mayor concentración de personal afectado al transporte y a talleres, como por
Ambas coordenadas, la red regional que se tej e a partir de la ciudad y la característica el impacto urbano y regional de su tendido.
comercial-burocrática predominante en ésta, imponen u na mirada que privilegia los centros El mundo portuario es bifronte. Por un lado un pequeño puerto local destinado a tareas
sobre los que se articula el sistema de transporte. En nuestra hipótesis, precisamente, ámbitos de cabotaj e, y p or otro el puerto de ultramar de Colastiné. Ciertas características de Colastiné,
como el ferrocarril y el puerto son, en la Santa Fe de fin de siglo, los lugares privilegiados centro predominantemente obrero, condiciones de alta transitoriedad de sus residentes, y
de socializ.ación e n el proceso de constitución de identidades colectivas referenciadas en el escasa o ninguna mediación entre el mundo del trabajo y el pequeño mundo urbano con sus
mundo del trabajo y de formación histórica de la clase obrera. condiciones de vida y de consumo, no están ausentes en los heterogéneos rasgos que adquiere
Este trabajo, en el que atenderemos especialmente al mundo ferroviario y portuario en el mundo de los trab ajadores santafesinos en estos años inici ales.
· los momentos iniciales de formación de una clase obrera urbana, se inscribe en u n contexto En este trabajo nos dete ndremos en los dos ámbitos que hemos destacado: el Ferrocarril
conceptual subyacente que, desde las percepciones propias de la historia social, impone p ara Santa Fe y el puerto de Colastiné, en un período, 1886-1911, que se enmarca en dos
los estudios sobre la historia de los trabajadores una tensión hacia la globalidad, con la acontecimientos precisos re lacionados con el proceso de transformación del sistema de
aspiración de evitar u na mirada sesgada que, en su parcialidad, impida conocer las múltiples transporte . La fecha inicial, coincide con la llegada del Ferrocarril al puerto de Colastiné de
motivaciones de los trabajadores reales y concretos(3). reciente organiz.ación, completando el dispositivo de transporte ultramarino ; la fecha de
Nociones complementarias, como mundo del trabajo y mundo de los trabajadores, cierre, 1911, es la de inauguración del nuevo puerto de Santa Fe, hecho que implica el colapso
permiten construir un espacio de indagación apropiado para rastrear los eleme ntos constitu­ del sistema previo que giraba en tomo a Colastiné.
tivos de u na "cultura del trabajo urbano", sus continuidades y rupturas. Ricardo Falcón ha Este recorte temporal se ve reforz.ado por un supuesto presente en nuestra indagación ,
planteado muy bien estos conceptos en el tratamiento del período inicial de form ación de la según el cual, la imposición de urbanidad, que desde 1911 con la in auguración del nuevo
_
clase obrera en Argentina, tal como puede apreciarse en estos párrafos cuya clandad, puerto tiende a homogeneiz.ar condiciones espaciales estructurales, no es neutra en las
esperamos, dispense su extensión: vicisitudes del proceso de formación de un a clase obrera, como tal, capaz d e obviar la natural
"El mundo del trabajo aparece(...) como el conjunto de relaciones que los trabaJadores fragmentación impuesta por la diversidad de las condiciones técnicas del trabajo.
individual y colectivamente establecen en la esfera de la producción, en el ámbito de los lugares Con imp osición de urbanidad queremos hacer referencia, precisamente, a un dispositivo
de trabajo, entre sí, con los patrones, con el Estado y con las organiz.aciones y movimientos que ampli o de normaliz.ación social impuesto por el proceso de mod erniz.ació n capitalista, que
pretenden representarlos. El mundo del trabajo constituye en realidad un aspecto, capital pero no incluye a los diversos universos laborales, y en el que la di námica urbana, a partir de las
aislado, de una instancia más amplia que podemos denominar mundo de los trabajadores que condiciones de vida y de consumo, establece rasgos comunes sobre l os que se teje una trama
incluye también el ámbito del consumo, las condiciones de vida, y al mismo tiempo las instancias
65
64
MACOR - PIAZZESI Santa Fe fin de siglo...

· gnificativa en la constitución de los sujetos colectivos. En este sentido, la inclusión del La población extranjera, repitiendo una constante a nivel nacional, es mayoritariamente
:undo portuario de ultramar en la ciudad -en 1911-, el agotamiento de su ajenidad de la masculina; tendencia que se invierte en el caso de la población nativa. Si atendemos a la
urbanidad moderna, señalaóa los límites de esta primera etapa formativa de la clase obrera. clasificación por edades, el mayor número de varones extranjeros se ubica en la franja de edad
que va de los 20 a los 40 años; llegando incluso a superar a la población nativa en las franjas
Una modernimci6n aldeana de 21 a 30 y de 31 a 40 años (1.182 extranjeros y 859 argentinos, en la primera, y 819
extranjeros y 440 argentinos, en la segunda). -Ver cuadro 2-
• .. .la ciudad de Santa Fe, desde dos o tres años a esta parte, está sufriendo una Considerando el ingreso de inmigrantes por el puerto de Santa fe -que se aprecia en el
transformación completa. Para mí que la conocí hace muchos años, cuando era todavía una cuadro 3-, podemos observar que en la década del 70 el promedio anual se aproxima a 1.300,
cilidad colonial, pues ni la inmigración extranjera, ni el ferrocarril, ni el buque a vapor habían mientras que en la década siguiente .se acrecienta a 4.500. Los extranjeros mantienen una
todavía hecho sentir su acción en ella, ha sido una verdadera metamorfosis lo que he presencia significativa en la población en todo el peóodo. Hacia 1895, fecha del segundo
presenciado.•....• •EI mundo moderno, en una palabra, ha sustituido a la edad media: esto era Censo Nacional de población, su presencia alcan7.ll los porcentajes más elevados, si bien para
inevitable.(8). el caso que nos ocupa es necesario aclarar que estos se desprenden de datos departamentales
La transformación económico-social que vive la �gión, en el contexto global de notable que no desagregan los municipales. Con una población de la ciudad estimada en 22.244, el
modernización del litoral en las décadas finales del siglo XIX, no puede sino repercutir en la censo arroja para el departamento La Capital 35.416 habitantes con un porcentaje de
ciudad de Santa Fe. Nudo terminal de una red regional de circulación de bienes Y polo extranjeros cercano al 34 % (11).
concentrador administrativo, vive entonces un desarrollo. inédito que en pocas décadas Las mutaciones que atraviesa la ciudad de Santa Fe en el peó9do, alcanz.an toda su
renueva su imagen bosquejando rasgos que aún hoy pueden reconocerse. evidencia en el Censo municipal de 1907, donde la población triplica con facilidad a la
La ciudad que en los años ochenta ve nacer las empresas ferroviaria y portuaria de registrada en 1887.
ultramar, comien7a a mudar lentamente su persistente rostro colonial. La renovación u�bana En 1907 el municipio tiene una población de 44.257 habitantes. 31.721 de ellos
. 1
impacta sobre los poco más de 13.000 habitantes que registra el censo de 1887, que tienen argentinos, y 12.536 extraajeros. La presencia de extranjeros representa un porcentaje del
además otros motivos para cambiar su relación con el espacio y con el tiempo: el 28% del total de la población, dato que nos revela una leve disminución respecto a 1.887 y
funcionamiento de los primeros tranvías, la construcción de la usina de luz eléctrica y la 1.895. En la composición de la población extranjera, se mantiene la tendencia ya reflejada en
i
existencia de servicio telefónico; mientras se promueven las obras necesarias para dotar a la los censos anteriores, que indica la preeminencia de italianos (6.999) seguidos de españoles
ciudad de agua corriente y alumbrado público con faroles de gas (9). (2.522) y franceses (1.046); y de varones (61%) sobre mujeres(39%). -Ver cuadro 4-
Los centros sobre los que se estructura el sistema de transporte no son ajenos a esta Analiz.ar los datos censales por circunscripción permite observar otro fenómeno. Estos
transf�rmación del paisaje urbano, especialmente el ferrocarril, ya que la lejanía del puerto reflejan una tendencia a la concentración de la población de acuerdo a su naciop.alidad de
dé Colástiné demora el impacto portuario al peóodo posterior a 1911 con la inauguración del origen, sobre todo en caso de argentinos, italianos y franceses. El caso de l•-��wU.dad
nuevo puerto en el ejido urbano. francesa es el más llamativo, llegando a un nivel de concentración mayor al 60 9f�n una sola
Un mundo urbano inmerso en una realidad de mutaciones, que alcan7.aD una dimensión circunscripción sobre las 12 que considera el Censo. La relación entre la cuestión étnica y el
,. significativa en su estructura poblacional. El Censo de 1858 asigna a la ciudad de Santa Fe mundo del trabajo es un dato insoslayable en este caso, considerando la importancia de las
l:
una población de 6.102 habitantes. 5. 709 argentinos y 393 extranjeros. Casi treinta años más inversiones francesas en la ciudad y más específicamente el Ferrocarril. En los casos de la
tardé, cuando los cambios que el proceso colonimdor ha impuesto en el paisaje del cen�ro de comunidad nativa e italiana, si bien igualmente notables, no llegan a niveles de concentración
la provincia son ya evi�tes, el Censo provincial de 1887, estima la población de la cmdad superiores al 35% en una sola circunscripción. En el extremo opuesto, es destacable el caso
en 14.206 hal)itantes que agregando la población de Colastiné e islas (893) da un total para de la comunidad española, con una distribución más equilibrada de su población en el
el municipio de 15.099 habitantes (10). conjunto del municipio (12).
Como puede observarse en el cuadro 1, desagregados de acuerdo a la nacionalidad de El mismo censo de 1907, permite aproximarse al mundo del trabajo a través de una
origen, los italianos (2.787) ocupan el primer lugar después de los argentinos (10.574), lectura de las profesiones registradas.
seguidos por los españoles (443) y Franceses (271}. En total los extranjeros representan el Los datos que procesamos en el cuadro 5. son el resultado de una selección sobre las
309' de la población del municipio. El mayor número lo proporcionan los europeos (4.259}, profesiones de mayor impacto cuantitativo en la población. Hay que aclarar aquí, que en el
luego los americanos (138) y orientales y asiáticos (178). Censo se registra en el rubro •transporte" sólo a empleados del ferrocarril, mientras que

66,, 67
MACOR - PIAZZESI
Santa Fe fin de alglo...

tiogms• tas, maqulDl· s· tas, mecánicos' a:1iustad · ores y carpinteros, son oficios c onsignad os en el
• • y tracción -165-. y movimiento y tráfico -149- (13).
rubro n•mdustn ·
a " y e n lo s q ue se incl u ye al personal que desarrolla estas activ idades e n el
• Desde 1886, uno de los más importantes ramales de la empresa une la ciudad capital
ámbito de la empresa ferrocarrilera. Por lo que el rubro "transporte" reflej a mu y p arcia ·1m ente
con el incipiente puerto de Colastiné, transformando desde entonces a éste en destino
el número d e trab ajado r es afectad os . .
privilegiado de la producción cerealera y maderera. En realidad, es con la llegada del ramal
En el cuadro 6, desagregamos por nacionalidad y sexo las cifi:ts consign� en el �:nso
ferroviario que el puerto comienza su existencia como tal. Aprovechando ventajas naturales
de 1. 907, considerando el total de trabajadores por rubro. Baj o el rubro m�ustn� se
de las que carecía el puerto de la ciudad, el ferrocarril optimiza una empresa que desde
regis tran 3.667 personas, 2.039 de las cuales son extranj eras. Es ta pree�enc1a de
entonces y por poco más de veinte años se convierte en el eje de la conexión con el exterior.
e xtranj eros vuelve a re petirse en el rubro "comercio", d onde el total d e _ e xtranj eros a_ lcanz.a
Se estructura así un sistema portuario combinado. El puerto de Santa Fe y el deColastiné
a 1.003 frente a 365 nativ os. En el rubro "transporte" los p orcentajes e ntre nat ivos Y
_ se complementan tendiendo a especializ.arse: Santa Fe, destinado fundamentalmente al tráfico
e xtranj eros pres entan un a paridad, mientras que en "se rvicio" y "profesiones d iversas" la
de cabotaj e, y Colastiné oficiando de gran puerto ultramarino; aunque ninguno de los dos
preeminencia se revierte en favor de los argentinos.
reniega de ambas posibilidades.
La unión de ambas sedes portuarias por el ferrocarril Francés completa esta estructura.
Entre barcos y rieles
La monopolización de este transporte por el ferrocarril francés presenta en muchos aspectos
al puerto de Colastiné como una extensión de sus actividades. En Santa Fe en cambio, la
Por suficientemente conocido, no insistiremos aquí en detallar el proceso de desarrollo
empresa francesa d ebe tolerar la competenci a d e sus pa res viales. Sobre estos rasgos
de una ampli a red de transporte que, con el ferrocarril c omo fuente más importante, acompaña
diferenciales se va construyendo una disputa que atraviesa todo el perí odo que nos ocupa, que
el boom de la ec onomía argentina de fines del siglo pasado y comienzos d e éste.
. mezcla los intereses de las empresas del riel, de empresas navieras y de comerciantes. Batalla
Este desarroll o ferrocarrilero es emprendido en sus comienzos por una acción que
definitivamente perdida por los intereses pro Colastiné y que se cierra con la inauguración del
combina la actividad estatal y la privada. En la segunda mitad de la década del ochenta, este
nuevo puerto local a comienzos de 1911.
equilibrio se altera como consecuencia del proceso d� privatizacio�� �ue define el
"Uno de los centros de trabajo más originales de la República, es, sin duda alguna, el
predominio de los capitales privados extranj eros, predommantemente bntámcos.
En este contexto, es observable que basta la década del ochenta, y· a pesar del g� puerto de Colastiné. Situado en la punta S.E. de una vasta i sla, a 12 kilómetros de Santa Fe,
que se recorren en veinte minu tos por el F.C. Francés, se extiende a lo largo del profundo
número de colonias agrícolas asentadas desde 1856, toda la zona de influencia de la cap1�l
provincial y la ciudad misma, permanecen en un relativo estanca�ento como consecuenci a brazo del Paraná, que le da nombre, algo más de tres kilómetros, casi d e norte a�. sobre
una pradera verde y riente, b ajo un cielo de fu ego en el verano, tibio en el invierno, siempre
de la carencia de medios de comunicación que permitan un fácil y regular traslado de la
radiante de luz"(14).
producción de estas colonias. Esta situación se contrapone a la imperante en el sur pro��cial,
Bialet Massé, observa el Colastiné de principios de siglo. En sus inicios, en 1887, sobre
donde el ferrocarril hace más de una década que constituye un factor de crecimiento
una superficie de 49 hectáreas, es utilizado para el puerto y el ferrocarril casi el 50 9lí. La vía
vinculando las áreas productivas con el puerto de Rosario.
.· de trocha angosta del Ferrocarril Francés, que completa por entonces su tendido, busca su
Si bien este desequilibrio interregional -que obvi amente obedece a causas más diversas
estación terminal en un largo trayecto de 700 metros bordeando la costa del río a una distancia
que la aquí considerada- no habrá de revertirse; es en los años ochent_a, �ue el desa�ollo del
del agua no superior a los 50 metros. Se prepara una extensión férrea hasta el puerto
riel acompaña un período de franca expansión del centro/norte provmc1al y de la cmdad de
propiamente dicho, donde se están construyendo dos galpones, la Estación, algunas casillas
Santa Fe que optimiza así su rol centralizador.
. . para peones y una cocina, todo junto al muelle (15).
En 1882, es el mismo Estado provincial quien emp rende la c onstrucción d:l F erro�ml
Ordenado por el Ferrocarril, Colastiné es, en los primeros años del siglo XX, "como
Santa Fe que en breve tiempo -precisamente participando de la tendencia predominante a �vel
un vasto taller de 1.600 a 1800 estibad ores y afines que cargan 2.000 y más toneladas diarias
nacional de privatizaciones en favor del capital extranj ero- pasará a �os �e capitales
de cereales y quebracho, en vapores de ultramar; descargan carbón de piedra y del país en
franceses. Operación que permite canalizar una importante c orriente de 1�v�rs10nt:8 galas,
cabotaj e. Todo lo demás es auxiliar de este movimiento; la estación de ferrocarril, con
c omp etitivas con las e mpresas británicas h egemónicas en el mundo ferrov1 ano nacional.
numerosos empleados, está en un continuo _vaivén de vagones.....w. "Alrededor de las vías
Desde el inicio de nuestro período de análisis la empresa ferroc arrilera convoca a un
una multitud de almacenes, tiendas, confiterías, bares, fondines ycafés. Eso esColastiné"(16).
número significativo de trabajadores. En 1887, el total del personal empleado en ella asciende
El Censo de 1907 da cuenta de la gravitación que adquiere Colastiné a partir de su
a 545, re partidos en: administración principal y estación -45-, en vías y obras -186-, talleres
actividad portuaria. Com o ya señalamos, el Censo provinci al d e 1887, asigna a la zona de
68
69
MACOR - PIAZZESI Santa Fe fin de siglo...

agotadoramente extensas y se prolongan habitualmente unas �2 horas. Por lo �ene�, se El movimiento huelguístico qe 1902 tiene otro resultado destacado. A nivel organizativo
_ .
detiene el trabajo brevemente para almol7JU", pero el cumplimiento de horanos d1anos su saldo es la Sociedad Cooperativa y de socorros mutuos "Obreros Unidos", que tiene un
depende más de las imposiciones de completar la carga o descarga de un barco que de horarios importante despliegue de actividad. En la temporada de 1903, con el puerto pleno de
preestablecidos. La huelga de 1902 -sobre la que ya volveremos-, obliga a los patrones a actividad, la amenaza de huelga está siempre latente (31).
aceptar un acuerdo en el se fija en 9 horas la jornada -que es el que toma como dato Bialet Los "obreros unidos" parecen encontrar su legitimidad en velar por el cumplimiento de
Massé-, sin embargo, su incumplimiento es regla en los años sucesivos. lo pactado en noviembre de 1902, frente a una patronal elusiva. Más precisamente, la imagen
La excesiva extensión de la jornada de trabajo, contribuye a acrecentar el número de · enemigo no se cons-truye tanto sobre el empresario naviero como sobre el contratista (32).
del
accidentes. No ausente en el ferrocarril, esto es más impactante en el pq.erto, tanto porque el La respuesta de los contratistas tiene dos aspectos centrales. Por un lado la permanente
trabajo a destajo extiende la jornada más allá de la tolerancia física, como por lo riesgoso de presión de incorporar nuevos trabajadores; por otro, constituyen una "sociedad de obreros", que
la tarea realiTBda. tendría como fines "la protección mutua, sea en la distribución del trabajo como para los casos
Los trabajadores del ferrocarril, cuentan en caso de accidente con "asistencia y el sueldo, de enfermedades o accidentes" (33); y que alcanza rasgos organizativos más definidos como
y en los casos de inutilidad, una indemnización que no obedece a regla fija" (27). En el puerto, "Sociedad de Contratistas, Estibadores y trabajadores unidos del puerto de Colastiné" (34).
la más precaria relación contractual de la mayoría de los trabajadores, por el predominio de En los últimos meses de 1907 y los primeros de 1908, el movimiento huelguístico
contratistas que mediaban entre el trabajador y la empresa, facilita la evasión de las general alcanza uno de los picos más altos, sobre todo por la dimensión pública que toman
responsabilidades de pago de indemnizaciones. los acontecimientos desde sus preparativos y que se inscribe en las jornadas de protesta
Los problemas de la extensión de la jornada laboral (y de los accidentes de trabajo), los nacional en rechaz.o de la Ley de Residencia.
bajos salarios y el trabajo físico desproporcionado, están en el centro de los conflictos que se Este intenso período refleja una diversidad de condiciones, que trataremos de ordenar.
registran. Los ferroviarios locales, participan de la protesta incorporándose al movimiento
Con respecto a la desproporción en el trabajo, el caso más clásico es el de las bolsas de huelguístico desde una dirección gremial, en la que se percibe el peso. de la tradición de los
estiba. Como finalmente fue aceptado por el mismo gobierno de Santa Fe, en 1903, gremios del riel, por el elevado nivel de institucionalización. El impacto de esta participación
reconociendo los límites fijados por la Sociedad de Estibadores de Rosario, las bolsas no se ve atenuado, en el caso del ferrocarril francés, por factores internos que tienen que ver con
deberían exceder los 70 Kgs. de peso. La práctica anterior parece haber sido lo suficientemente la organización empresarial (35).
desmesurada como para ganar la crítica del periodismo menos obrerista (28). A pesar del aval En efecto, a pesar de la huelga obrera, la empresa se encuentra en condiciones de
gubernamental, la situación no varía radicalmente en los años sucesivos, so}?re todo en garantizar la prestación del servicio. No es ajeno a esta capacidad empresarial para hacer
Colastiné, aunque puede observarse que lentamente el tema decae en los reclamos obreros y menos impactante los efectos de la huelga, la organización de la estructura del personal. La
desaparece de la atención pública. relativamente alta diversidad salarial interna por una parte; y la elevada participación en la
En términos comparativos, la conflictividad obrera parece ser mayor en el mundo estructura, de personal de origen francés, que frente a una deliberada política empresarial
portuario. Mientras en el ferrocarril francés, luego de la huelga de maquinistas de principios pareciera competir diariamente entre dos densas lealtades -la étnica y la de clase-, por otra;
de siglo, los conflictos por motivos endógenos parecen declinar; el puerto coincide más con ayudarían a explicar esta capacidad.
la situación nacional en la primera década del siglo, con un nivel de conflictividad alto, aunque Con rasgos institucionales más débiles, laamenaTB gremial enel puerto es capaz, en cambio,
inestable, que alcanza sus picos en 1902 y 1907 /08. de provocar un impacto público mucho mayor. La temporada 1907/08 recibe una atención
Las peticiones de los huelguistas portuarios de 1902 pueden resumirse en tres ítem: 1) periodística que no disimula el temor frente a la capacidad contestaría del movimiento obrero.
establecimiento de la jornada de trabajo diaria en 9 horas; 2) 4 pesos diarios por trabajo en La Federación Obrera Marítima de incipiente constitución y la Sociedad de Estibadores
tierra y 4,50 por trabajo a bordo; 3) pago de doble jornal por trabajo nocturno y en los días Unidos, evidencian en este proceso una presencia que habla de niveles más complejos de
festivos (29). organización gremial (36).
Ya comentamos que como resultado de esta huelga los trabajadores consiguen se fije en 9 Desde el mundo patronal, la sociedad organizada por los contratistas en 1903, deja lugar
horas la jornada, así como que la disposición será frecuentemente eludida. También los a una organización más amplia, que incorpora a los empresarios navieros. Se trata de la
empresarios aceptan en esta oportunidad reconocer como doble jornal el trabajo nocturno y el que "Sociedad protectora del trabajo libre" que se inscribe en un movimiento mayor, a escala
se realice los días 25 de mayo y 9 de julio. No se satisface en cambio la demanda de recomposición nacional, la "Federación de trabajo Libre", que actúa como "sindicato de contrarresistencia,
salarial propuesta conviniendo en: 3,5 pesos por día en tierra y 4 pesos a bordo (30). del que forman parte los capitalistas, empresarios, compañías ferroviarias, de navegación, de
72 73
MACOR - PIAZZESI Santa Fe fin de siglo...

transportes e industrias en general" (37). concentración de personal de igual origen en el conjunto, introduce lo que podríamos
Desde el mismo mundo obrero, se gestan otras resistencias al paro. Resistencias que se denominar una cuña étnica en el tradicional clivaje capital/trabajo; favorecida además por una
inscriben en la politiz.ación que alcanza el conflicto a escala nacional y que no puede no dimensión urbana, de la que ya destacamos la elevada concentración por afinidad de origen
repercutir en Santa Fe. El Círculo de Obreros Católicos, con una organización estable en la nacional sobre todo en el caso de la población francesa.
ciudad desde 1905, hace público, en 1907, su decisión de enfrentar al movimiento Este universo de cuestiones y la forma particular en que se combinan, presentan al mundo
huelguístico: "trabajar para su fracaso, es trabajar para el bien del país" (38). del trabajo ferroviario que analizamos, con un alto nivel de "normalización", en el extremo
opuesto de la cultura del trabajo cuya pauta más relevante se centra en lá autodisciplina. Rasgo
Reflexiones finales que inscribe nuestro caso en el más general del universo ferroviario nacional. La baja presencia
de otros indicadores de este estado de desarrollo, como un "mayor rechazo, que se identifica
Intentemos, por último, sistematiz.ar algunas consideraciones finales, procesando los datos también con una creciente contestación de la disciplina y de las condiciones laborales"; puede
que hemos trabajado, desde un pacto de lectura que trate de dar cuenta de los rasgos diferenciales explicarse sólo relativamente por una tendencia general del mundo ferroviario, en el que los rasgos
de la cultura del trabajo, en los términos que ya inicialamos al comienm de este texto. integrativos de la tradición sindical en constitución tienden a ser predominantes ya en la primera
El conjunto de nociones que reúne un concepto tan inclusivo como el de cultura del década del siglo. En nuestro caso, el matiz que introduce la peculiar combinación de factores a
trabajo, le permite a Ricardo Falcón, presentar al período 1900-1914 como un momento de los que acabamos de hacer referencia, no debe desestimarse para tratar de explicar lo que, en
transición, o crisis, en la constitución de una tradición obrera. términos comparativos, se presenta como bajo nivel de conflictividad.
Lo que tarda en morir es una cultura, caracterizada por una autodisciplina del trabajo, En el mundo portuario, en cambio, la pugna entre dos tendencias disímiles, referenciales
hegemónica en los momentos iniciales de formación histórica de la clase obrera en Argentina. de culturas del trabajo igualmente diversas, coexisten en el mismo ámbito.
•EI período que va desde 1900, aproximadamente, hasta 1914 se caracteriz.a por la pugna La importancia que mantiene en todo el período el trabajo a destajo, a pesar de una no
entre dos tendencias disímiles que revelan dos culturas del trabajo relativamente diferentes. Entre por lenta menos evidente declinación, refleja una tendencia a la autodisciplina que difícilmen­
los trabajadores de las fábricas y talleres medianos, en los cuales los patrones han impuesto una te pueda explicarse en este caso por las motivaciones de ahorro y las posibilidades de ascenso
cierta disciplina coercitiva, se va generando una actitud diferente de la que había sido dominante social. Su coincidencia con otros elementos, como la relación con el riesgo laboral, refuerzan
hasta comienms de la década del noventa. De la autodisciplina del trabajo se pasa a un mayor una imagen en la que parece predominar una actitud frente al trabajo sólo débilmente
rechazo, que se identifica también con una creciente contestación de la disciplina y de las condicionada por referentes colectivos.
condiciones laborales•. "Una de las evidencias de este cambio está dada por el hecho de que la La mayor "contestación de la disciplina y las condiciones laborales", es evidente, sobre
abolición del trabajo a destajo, que fuera una vieja reivindicación del movimiento obrero comienza todo en la primera década del siglo XX. Sin embargo, la baja estabilidad de las organi:zac_iones
ahora a ser tomada por franjas más amplias de trabajadores" (39). sindicales -por lo menos hasta 1907 cuando la organización de la Federación Obrera Marítima
Por otra parte, decíamos también en los comienzos de este texto de la importancia de local insinúa un cambio que no hemos constatado- permiten inscribir este mayor activismo
la cuestión urbana al respecto. Esta nos permite observar el disciplinamiento de las en un arco que no escapa a la debilidad de referentes colectivos ya señalada.
condiciones laborales, desde una óptica mayor (digamos provisoriamente, complementaria) Así situados, ¿cómo leer Colastiné?. Una primera mirada, nos remite a los datos censales
de normaliz.ación social impuesta por el proceso mismo de modernización capitalista. que reflejan una presencia predominante de trabajadores nativos. Aunque estamos frente a un
Con estas claves de lectura, los mundos del trabajo ferroviario y portuario que nos dato nada despreciable, es obviamente insuficiente. Aunque igualmente insuficiente, la
ocupan, revelan dimensiones diferenciales. importancia del contratista -actor no original de Colastiné, por cierto-, que resitúa el clivaje
Diversas condiciones del mundo del traba.Jo ferroviario, permiten inferir un elevado capital/trabajo, no debe estar ausente para avanzar en argumentaciones conclusivas.
disciplinamiento de las condiciones laborales. Una tradición sindical, que es un rasgo que Otras características de Colastiné que hemos indicado a lo largo del texto, nos parecen
caracteri7.a al mundo ferroviario nacional; ciertas condiciones técnicas, a pesar de que el significativas. Centro predominantemente obrero; condiciones de alta transitoriedad de sus
ferrocarril francés no parece ser, en términos comparativos, un dechado de virtudes residentes; y escasa o ninguna mediación entre el mundo del trabajo y el pequeño mundo
tecnológicas; y una densa relación entre el mundo del trabajo y el mundo urbano. en el que urbano con sus condiciones de vida y de consumo.
el ferrocarril se constituye en agente articulador del espac10. Paralelamente. una asociación Un universo ferroviario, con pautas de disciplinamiento que determinarían una
no menos densa. entre mundo del traba.Jo. mundo urbano y cuestión étnica; donde la "situación" obrera de baja densidad de contestación, al que sólo podemos aproximamos desde
preeminencia de trabajadores franceses en los puestos altamente calificados, y una in�eresante una mirada que no eluda cuestiones más diversas que las impuestas por las condiciones técnicas
74 15
MACOR - PIAZZESI Santa Fe fin de siglo...

del trabajo y las tradiciones sindicales. Un universo portuario de Colastiné, con un activismo (26) ALSINA, Juan, El obrero enla Argentina, t. 2, Buenos Aires, 1905, pp. 222/223. BIALETMASSE, Juan,
Informe sobre..., op. cit., p. 437.
obrero que, sin embargo, sabe convivir con esa actitud frente al trabajo sólo débilmente (27) BIALET MASSE, Juan, Informe sobre ..., op. cit., p. 440.
condicionada por referentes colectivos, que ya señalamos. (28) Nueva Epoca, 07/07/1902.
Si el disciplinamiento laboral no es sino un espacio parcial, "subalterno", de un (29) Nueva Epoca, 26, 27 y 30 de noviembre de 1902.
dispositivo mayor de normalización social impuesto por el proceso mismo de modernización (30) Ibídem.
(31) Cf. Unión Provincial, 20/01/1903; 24/03/1903 y 27/03/1903.
capitalista; el impacto de la urbanidad moderna -que es quizás uno de sus rostros más
(32) Cf., por ejemplo, Unión Provincial, 20/01/1903.
significativos- no es neutro para los resultados del proceso de disciplinamiento y de (33) Unión Provincial, 26/03/1903.
constitución de los actores. (34) Nueva Epoca, 29/03/1903.
(35) Nueva Epoca, 21/12/1907 y 03/01/1908.
(36) Nueva Epoca, 17/12/1907, 21/12/1907, 03/01/1908, 09/01/1908, 12/01/1908, 24/01/1908.
(37) Nueva Epoca, 24/01/1908.
(38) Nueva Epoca, 17/12/1907.
NOTAS. (39) FALCON, Ricardo, El mundo del trabajo..., op. cit., p. 107.

( l ) GALLO, Ezequiel, La pampa gringa, Buenos Aires, Sudamericana, 1983, p. 67. Cuadro 1
(2) HALPERIN DONGHI, Tulio , •¿Para qué la inmigración? Ideología y política inmigratoria en la Argentina, Población de la ciudad de Santa Fe en 1887
1810-1914 •, en El espejo de la Historia, Buenos Aires, Sudamericana, 1987. Por nacionalidad y sexo
(3) HOBSBAWM, Eric, El mundo del trabajo. Estudios históricos sobre la formación y evolución de la clase
obrera, Barcelona, Crítica, 1987. FALCON, Ricardo, El mundo del trabajo urbano (1890-1914), Buenos Aires,
CEAL, 1986. Nacionalidad Varones Mujeres· TOTAL
(4) FALCON, Ricardo, El mundo del trabajo..., p. 10.
(5) ldem, pp. 9-10. Argentinos 4.788 5.786 10.574
(6) FALCON, Ricardo, "Aspectos de la cultura del trabajo urbano. Buenos Aires y Rosario, 1860-1914", en
ARMUS, Diego (comp.), Mundo urbano y cultura popular, Buenos Aires, Sudamericana, 1990, p. 341.
Bolivianos 4 1 5
(7) ARMUS, Diego, "Mundo urbano e historia social. A modo de introducción", en ARMUS, Diego (comp.), Brasileros 27 15 42
Mundo urbano..., pp. 11/12. Chilenos 12 2 14
(8) PEYRET, Alejo, Una visita a las colonias de la República Argentina, t.1., Buenos Aires, Imprenta tribuna Norteamericanos 1 3 4
nacional, 1889, pp. 192/93.
(9) Censo Provincial de Santa Fe de 1887, Compañía Sudamericana de billetes de banco, 1888. AA.VV., "El Orientales 105 72 177
Ferrocarril Francés en la modernización urbana santafesina•, en AA.VV., Noventa años de la Alianza Francesa Paraguayos 37 33 70
en Santa Fe, Santa Fe, Alianza Francesa/Universidad Nacional del Litoral, 1990. Otros americanos 2 1 3
(10) Censo Provincial de Santa Fe de 1887, op. cit., p. XXVI. Alemanes 132 78 210
(11) Ceuso Naciooal de Población de 1895, t.2, Buenos Aires, Talleres gráficos dela penitenciaría nacional, 1898, p. 165.
(12) Censo municipal de Santa Fe de 1907, Imprenta: La Argentina, 1908, pág. 114. Austríacos 50 9 59
(13) Censo Provincial de Santa Fe de 1887, op. cit., p. 127. Españoles 357 86 443
(14) BIALETMASSE, Juan, Informe sobre el estado dela clase obrera en el interior de la República, t. 1, Buenos Franceses 171 100 271
Aires, Hyspamérica, 1986, p.389. Ingleses 130 33 163
(15) Ministerio de Gobierno, t. 114, 1887, leg. l l. Cf. La Revolución, Santa Fe, 12 al 19 de abril de 1887.
(16) BIALET MASSE, Juan, Informe sobre..., pp. 389/390. Italianos 2.058 729 2.787
(17) ldem, p. 389. Portugueses 25 4 29
(18) Nueva Epoca, Santa Fe, 20/11/1902 y La Revolución, 08/11/1887. Suims 107 57 164
(19) Censo municipal de Santa Fe de 1907, op. cit. Otros europeos 78 5 83
(20) Unión Provincial, Santa Fe, 15/02/1898.
(21) Nueva Epoca, 27/07/1907. Asiáticos 1 o 1
(22) LARGUIA, Jonás, Registro estadístico de la provincia de Santa Fe. Buenos Aires, Universidad, 1884, p. 301.
(23) Nueva Epoca, 04 y 05 de febrero de 1908. TOTALES 8.085 7.014 15.099
(24) BIALET MASSE, Juan, Informe sobre..., op. cit., p. 391. Fuente: Censo provmctal de 1887.
(25) ldem, pp. 437 y 981.
76 77
MACOR - PIAZZESI SanJa Fe fin de siglo•..

Cuadro2 Cuadro 4.
Población por edades, sexo y nacionalidad Población de la ciudad de Santa Fe en 1907.
Por nacionalidad y sexo.

Edades Argentinos Extranjeros


Varones / mujeres varones / ·mujeres Nacionalidad varones mujeres TOTAL

15 a20. 669 879 271 153


21 a30. 859 1.159 1.182 316 Argentinos 15.319 16.402 31.721
31 a40 440 589 819 254 Italianos 4.287 2.712 6.999
41 a50. 248 405 437 154 Españoles 1.572 950 2.522
51 a70. 197 405 275 102 Franceses 600 446 1.046
71 a99. 34 78 24 14 Orientales 180 157 337
Otros 1.052 580 1.632
Fuente: Censo provincial de1887.

TOTALES 23.010 21.247 44_257·

Cuadro3 Fuente: elaboración propia en base a los datos del


Ingreso de inmigrantes por el puertQ de Santa Fe. Censo municipal de1907.

Cuadro 5
Años Cantidad Población nacional y extnntjera mayores de 14 años, según profesión.

1871 1.085 :

1872 890 Profesión Argentinos Extranjeros TOTALES


1873 1.740
1874 1.216 l. Industria
1875 1.723 Albañiles 233 259 492
1876 1.223 Carpinteros 146 283 429
1880 1.998 Costureras 388 83 471
1881 3.246 Herreros/cerrajeros/
1882 4.586 herradores 49 40 89
1883 3.868 Maquinistas/foguistas 53 264 317
1884 2.026 Mecánicos/ajustadores 54 166 220
1885 6.500 Pintores 73 65 138
1886 6.875 Peluqueros 51 58 109
1887 7.014 Sastres 55 106 161
Tipógrafos 59 8 67
Fuente: Censo provincial de1887. Zapateros 12 70 82
78 79
MACOR - PIAZZÉSI Santa Fe fin de si.glo••.

Cuadro7
ll. Tramporte Población de Colastiné en 1907, por nacionalidad y sexo.

Carreros 40 51 91
Cocheros 90 47 137 Colastiné Sur Colastiné Norte TOTAL
Empleados del FFCC 23 49 72
Telefonistas/telegrafistas . 35 7 42 Nacionalidad var./ muj./total var./muj ./total

fil.Personal de servicio
Argentinos 830 / 769: 1.599 246 / 259: 505 2.104
Cocineros 158 90 248 Italianos 112 / 43: 155 18 / 3: 21 176
Sirvientes/mucamas 370 83 453 Españoles 43 / 20: 63 15 / 13: 28 91
Lavanderas 153 67 220 Franceses 9 I 5: 14 1 / 7: 14 28
Planchadoras 145 32 177 Orientales 9 I 8: 17 4 / 1: 5 22
Otros 63 / 30: 93 21 / 5: 26 119
IV. Profesiones diversas
TOTALES: 1.066 875 1.941 311 288 599 2.540
Jornaleros 2.223 1.758 3.981
Maestros 137 59 196 Fuente: elaboración propia en base al Censo municipal de 1907.

Fuente: elaboración propia en base al Censo


municipal de 1907.

Cuadro6
Población por actividad según nacionalidad y sexo.

Argentinos Extranjeros TOTAL


varones /mujeres varones/mujeres

Industria 1.055 / 573 1.886 / 153 3.667


Comercio 350 / 15 976 / 27 1.368
Transporte 316 / 4 317 / O 637
Personal de servicio 42 / 793 85 / 188 1.108
Profesiones diversas 4.107 / 417 2.489 / 102 7.115

Fuente: elaboración propia sobre la base del Censo


municipal de 1907.

80 81
CUADERNOS... Año 1 - N º 1 (2do.Semestre 1993)

CORDOBA EN WS '60: LAS VERTIENTES


ANTI-BUROCRA TICAS EN SU SINDICALISMO

Mónica B. Gordillo*

Los sucesos de mayo de 1969 en Córdoba aparecieron como la exteriorización de un


profundo cuestionamiento al funcionamiento del sistema político y a la burocracia sindical.
Posteriormente, la repercusión de este movimiento precipitaría la aparición de posiciones más
radicalizadas como la experiencia de los sindicatos "clasistas" en los '70 -casos del SITRAC
y SITRAM entre 1970-1971 y del SMATA entre 1972-1974- que atrajo la atención de los
investigadores y fue tomada como ejemplo por los militantes más radicalizados. Lo cierto es
que, más allá de sus planteos ideológicos, esa experiencia apareció como un intento por
oponerse a un aparato constituido por dirigentes no representativos y alejados de sus bases y,
en este sentido, como una alternativa anti-burocrática que luego se habría ido definiendo hacia
otras posiciones. Pero las que cristalizaron en los '70 serían sólo algunas de las opciones anti­
burocráticas esbozadas en Córdoba, así, la hipótesis que se sostiene en este trabajo se refiere
a la existencia de una tradición anti-burocrática en su sindicalismo durante los años sesenta·
que, proveniente de vertientes ideológicas diferentes, tendría en común la afirmación decierto
autonomismo frente a las cúpulas sindicales nacionales y de una línea de intransigencia que
se asoció también con un marcado anti-porteñismo. Estas características de ciertos sectores
del sindicalismo de Córdoba se habrían ido definiendo como parte constitutiva de una especial
cultura política a medida que, por otra parte, se afirmaba la estrategia vandorista en el orden
nacional.
La intención de este trabajo es, entonces, delinear las distintas vertientes anti­
burocráticas que fueron definiéndose en el sindicalismo de Córdoba desde el momento del
quebrantamiento del aparato sindical luego de la caída de Perón hasta fines de la década del
'60. Se intentará señalar las diferencias existentes entre las distintas vertientes y de precisar
los que aparecen como rasgos comunes o líneas de convergencia. En este sentido, resulta
interesante analizar los dispositivos que coyunturalmente hicieron posible una base de acuerdo

*CIFYII - Universidad Nacional de Córdoba


83
GORDll.LO Córdoba en los '60...

entre posiciones que provenían de matrices ideológicas diferentes y que, sin embargo, Las vertientes anti-burocráticas en el sindicalismo peronista:
-permitieron legitimar un discurso y práctica conjunta que llegaron a ofrecerse como una
alternativa mayoritaria en el momento de crisis y quebrantamiento de la estrategia vandorista En este punto trataré de caracterizar las dos posiciones que dentro del sindicalismo
a fines de 1967 y comienzos de 1968. El análisis anterior brindará nuevos elementos para peronista aparecen como contrarias a la línea de Vandor que representa la típicamente
comprender el papel relevante que, hacia fines dé la década del ·'60 y sobre todo en el '70, burocrática en su intento de institucionalizar al movimiento y anteponer un aparato a la
pasaron a ocupar algunas ciudades del interior que -como Córdoba'- se convirtieron en el dirección verticalista y personalista de Perón, sin entrar a valorar aquí los objetivos que
terreno propicio para que cristaliz.aran propuestas alternativas a las de la "burocracia sindical" perseguía con esta estrategia.
justamente porque allí la estrategia vandorista no había conseguido arraigar con suficiente fuerza. En el año 1957 la primera CGT normalizada fue la de Córdoba donde el 1 ° de julio el
Una cu_estión previa es la de definir qué se entiende en este trabajo por burocracia y cuáles Plenario de gremios confederados eligió a Atilio López de la UTA como Secretario general ·
pueden ser las distintas opciones que se proponen frente a ella, ya que -generalmente- al de la Delegación Regional Córdoba. Esto le permitió convocar el Plenario Nacional de
utilizar el término "anti-burocrático" éste ya tiene una connotación implícita y lo que se quiere Delegaciones Regionales de CGT y de las "62 Organizaciones" reunido en la localidad
remarcar aquí es que, contrariamente a esa idea, no existiría una única alternativa frente al cordobesa de La Falda en octubre de ese año. Allí la Regional presentó el "Programa de Lucha
problema y esto es lo que nos permite hablar de distintas opciones anti-burocráticas. de los Trabajadores" que, según sus propias declaraciones, debía convertirse en instrumento
Ateniéndonos a un sentido general y clásico puede definirse la burocracia como el de lucha activa para que, partiendo de las Delegaciones Regionales, afianzara la unidad de la
gobierno de un aparato, como el gobierno de la administración por sobre las personas y si bien clase obrera y preparara el camino•para reconquistar la central nacional. Por lo tanto, en este
es cierto que ese aparato tendería a generar estructuras de poder independientes de la voluntad conocido programa que intentaba ser también una propuesta de gobierno, se destacaba el rol
de la que al comienzo no eran más que órganos ejecutivos (1), también lo es que en su origen que las Delegaciones del interior debían jugar en la reorganización del movimiento obrero (2).
las luchas por la organización e institucionalización habrían surgido como una reivindicación Ya para entonces comenzaron a perfilarse dos posiciones dentro del sindicalismo peronista de
contra los personalismos y, en este sentido, como un reaseguro de participación equitativa Córdoba: la de los "legalistas" conformada por el grupo de dirigentes que habían ganado la
para los miembros. Entonces, oponiéndose a esto, podemos encontrar posicionesantiburocráticas Regional y que pretendían constituir una CGT pluralista, y la de los "auténticos", representada
por_ser "anti-aparato" o sea que, inspiradas en matrices autoritarias y verticalistas, reivindi- en Córdoba por el dirigente Mauricio Labat. Este sector se caracterizó por sostener un
quen formas de gobierno y de organización personalistas. incondicional acatamiento al líder y una posición de intransigencia frente a los distintos
Pero, en general, la idea de burocracia se relaciona menos con el funcionamiento del gobiernos, por anteponer como condición para cualquier negociación el retomo de Perón;
intransigencia que se manifestó también en el plano ideológico llevándolo a asumir actitudes
aparato que con ciertos atributos de las personas que se convierten en sus beneficiarios; así
la burocracia es asociada con los burócratas que convierten . sus objetivos personaies en poco democráticas frente a los otros sectores sindicales. El incondicional acatamiento a Perón
intereses de la institución. De esta forma, en el plano sindical, la burocracia es asociada con que se observa -por ejemplo- en el hecho de considerar la necesidad de organizar al
la idea de dirigentes no representativos tanto por los intereses que defienden como por el nivel movimiento obrero y recuperar los sindicatos no como un fin en sí mismo sino subordinado
de vida que detentan. En este sentido -el más usado generalmente- las posiciones anti.,­ al objetivo de conseguir el retomo de Perón, tal como quedó•reflejado en el "Manifiesto al
burocráticas serán las que pretendan una mayor participación de base y una democracia interna Pueblo Argentino" dado a conocer por la CGT en junio de 1957 (3), se mantendrá como un
que hagan posible la elección de dirigentes representativos. Lo perjudicial para los miembros componente inalterable del discurso en épocas posteriores.
de una o�ganización no sería, en este caso, la existencia de un "aparato" sino que éste no La línea de intransigencia hacia las otras organizaciones sindicales se puso en evidencia
funcione al servicio de los intereses mayoritarios. Una tercera opción puede ser la que, en en el Plenario de gremios confederados que el 16 de enero de 1961 se reunió para renovar las
cambio, propone la eliminación del aparato para hacer más efectiva la democracia directa, algo autoridades de la Regional Córdoba. Allí el sector ortodoxo en minoría eligió a la lista
que se manifestó -por ejemplo- en las propuestas de consejos de fábrica de ciertos grupos encabezada por el metalúrgico J. Carrasco y Juan O. Setembrino(telefónico) lo que provocó
trotskistas minoritarios en los '60. que los ��1 gremios" de Córdoba (28 organizaciones legalistas y 23 del sector independiente)
Lo que se intentará demostrar entonces es, por un lado, la existencia en Córd�ba de en opos1c1ón a esa resolución, decidieran realizar un gran Plenario de unidad sindical donde
distintas alternativas anti-burocráticas robustecidas dentro de una particular cultura política participaran todas las corrientes de opinión. Este sector llegó a elaborar un plan mínimo donde
que privilegiaba las prácticas de acción directa y, por otra parte, analizar sobre qué base fue se destacaba la defensa de las libertades individuales: libertad de presos políticos, revisión de
posible la confluencia de distintas posiciones tal como habría ocurrido al constituirse la CGT las sentencias de los tribunales especiales, cese de las intervenciones en los gremios, entre
de los Argentinos y en el "cordobazo". otros puntos y terminaban diciendo: "la unidad es el camino del triunfo de la clase

84 85
GORDH,LO C6rdoba en los '60. •.

trabajadora(...) queremos una CGT con participación de todas las corrientes de opinión y una no como expresión del peronismo sindical, el Movimiento Revolucionario Peronista (MRP)
dirección unitaria" (4). -organizado en 1964 luego de la euforia de la segunda etapa del Plan de Lucha de la CGT­
Luego de ser elegidas las autoridades definitivas de la CGT nacional en 1963, se inició propuso también lo que podríamos llamar una alternativa obrera, en el sentido de que la clase
una intensa campaña para normalizar las Delegaciones del interior. El énfasis puesto en este obrera era considerada como la única capaz de conducir el "proceso revolucionario" que el
aspecto hablaba de la necesidad de contar con una CGT fuerte para poder llevar a cabo las Movimiento debía cumplir, frenado -según ellos- por los que pretendían convertirlo en un
distintas etapas del Plan de Lucha y también para convertirse en un factor de poder dada la partido político liberal más y por las burocracias conciliadoras (1O). Señalaba el MRP que para
predisposición del gobierno, cuando asumió Illia, para propiciar una "integración silenciosa" que el Movimiento pudiera cumplir el papel de conducción que la clase trabajadora le imponía,
(5) que captara a los dirigentes sindicales dispuestos a actuar más independientemente de debía desprenderse de los elementos reformistas y darse una estructura revolucionaria
Perón. En Córdoba el sector "legalista" representado para entonces fundamentalmente por centralizada altamente representativa de las bases (11). Hay que destacar que, si bien se .
Elpidio Torres del SMATA, más cercano a la línea de Vandor, propició un acercamiento a proponía una estructura de dirección centralizada, esta propuesta no es similar a la de los
los "independientes", anteponiendo como fin primordial el de conseguir la unidad del ortodoxos verticalistas para quienes las iniciativas debían partir del líder hacia las bases y la
movimiento obrero; además aquellos aparecían como importantes aliados para sumar votos comunicación era de arriba hacia abajo. Aunque sin mucho eco todavía en el ámbito sindical
en la disputa interna del peronismo. La línea de la intransigencia encabezada por Alejo Simó donde la CGT estaba muy preocupada en convertirse en "factor de gobierno" (12), esas ideas
(metaldrgico), J.J.Gómez (textil) y Setembrino (telefónico) -definidos como "ortodoxos"­ serán luego retomadas por Amado Olmos cuando la lógica de resistencia-integración pierda
recogiendo la tradición de la "resistencia", rechazaba toda posible negociación con el gobif?rnO sustento hacia fines de 1967 (13).
y se oponía a compartir la dirección de la Regional con sectores no peronistas, impidiendo Mientras tanto en el plano nacional se fue afianzando la estrategia vandorista tendiente
con esta actitud la reunión del Plenario que debía normalizar la Delegación. Esta posición a institucionalizar al peronismo teniendo como eje o "columna vertebral" al movimiento
dejaba entrever también ciertos signos de desacato y rebeldía de algunos dirigentes locales obrero. Esto que de inmediato fue frenado por Perón al enviar a su esposa Isabel, provocó no
frente a los llamados reali:zados por la CGT nacional y también ante sus propias centrales, obstante la división de las "62 organizaciones" luego del Congreso de Avellaneda celebrado
como era el caso del metalúrgico A. Simó o del mismo J.J,Gómez y también de la Secciona} en octubre de 1965. En ese Congreso donde, en definitiva, se discutía el liderazgo del
local de FONIVA. En un comunicado apareció clara su posición verticalista evidenciándose sindicalismo peronista, se introdujo un elemento nuevo: aparece explicitada una opción que
también el peso de esa línea en la Regional durante los años anteriores, refiriéndose a los apuntaba a modificar la dinámica del Movimiento peronista al proponer un aparato frente a
"legalistas" decían: "(...) Después de 7 años de haber mantenido cargos en la CGT Regional la conducción perscinalista y, al hacer esto, posibilitaba la búsqueda de nuevos aliados
desde su recuperación, recién ahora descubren que no se interpretaba la voluntad de la clase independientemente del arbitraje de Perón.
obrera, ¿o es que ya han renunciado a los que fueron sus principios de fidelidad al movimiento Pronto las distintas posiciones se definieron cuando las "62" se dividieron quedando la
al que dicen pertenecer'?(...)" (6). dirección a cargo del sector mayoritario conducido por Vandor. El otro sector -las "62 de Pie
Las desinteligencias dentro del sindicalismo peronista local que habían llevado al sector junto a Perón"- reafirmó, en cambio, el verticalismo y el desprecio hacia la institucionalii.ación
"ortodoxo" a desconocer la Mesa coordinadora presidida por E. Torres, hizo que la dirección bajo la forma de un partido: "(...)Para los peronistas, el partido o los partidos, aun cuando
nacional de las "62 Organiz¿ciones" enviara a representantes de dos líneas que ya habían debamos crearlos para participar del proceso electoral, son simples estructuras subordina­
manifestado -como veremos- algunas discrepancias: Andrés Framini y Augusto Vandor. das a la cmpide de la conducción. Por esta razón nuestras estructuras partidarias no trazan
Ambos demostraron que en ese momento lo primordial era normalizar la Regional y mantener la estrategia sino que la ejecutan. (...)La estructura de nuestro movimiento arranca de la
la unidad del peronismo (7). Con esos acuerdos previos pudo aquella normalizarse el 27 de existencia de un líder, un conductor, a quienes los peronistas no discuten, acatan(...). Por
febrero de 1964 quedando el sector "ortodoxo" en mayoría dentro de la Comisión Directiva esta causa, toda supuesta crisis del peronismo no es más que el producto del menosprecio a
y lognmdo imponer a Alejo Sitnó como Secretario General (8). sus jerarquías que termina cuando los peronistas se ponen de pie y ratifican su voluntad de
Otro de los sectores que sostuvieron una línea de intransigencia pero por intentar una seguir incondicionalmente a su líder el General Perón.
mayor representación de base y, en este sentido, por frenar el peso que estaban tomando ciertos Lo.s que así lo hacen, siguen siendo peronistas; los demás automáticamente pasan
dirigentes sindicales, fue el de A. Framini en ocasión del Plenario de las "62 Organizaciones" a ser cualquier otra cosa.( ...)"(14).
en Huerta Graoc:le, provincia de Córdoba. Allí manifestó la necesidad de promover una A este sector se sumó A. Olmos que, contrariamente a la posición de Alonso, intentó
p�da movili7.11Ción popular para que la masa se expresara, organizando y encauzando su darle un contenido mucho más combativo luchando contra lo que para él era la burocracia
iniciativa (9). Profundizando esa línea con una posición claramente anti-burocrática, aunque negociadora y cuando, a instancias de Perón, se gestó la reconciliación con el "vandorismo",

86. 87
GORDILLO C6rdt,ba en los '60...

aprovechó el eclipse de Alonso para capitanear el ala ortodoxa y conseguir el apoyo de de estrategia, apuntando a una regeneración basada en una democracia de base, a la militancia
Bernardo Alberte, nuevo delegado de Perón (15). activa que evitara la conformación de una burocracia negociadora; era realmente un discurso
En Córdoba para entonces y tras la consolidación de Vandor en el orden nacional, la anti-burocrático y contra el régimen (20). Esta posición fue ganando cada vez más
Regional estaba presidida por Julio Petrucci (SUTIAGA) del sector "legalista" aunque los predicamento frente a la intransigencia del gobierno, sobre todo en el interior que se veía
"ortodoxos" mantenían importantes cargos en el Consejo Directivo (16). Cuando se dio la bastante perjudicado por la política del gobierno. Así, por ejemplo, la CGT Córdoba el 23
separación de Alonso de su cargo en la CGT ,el sector "ortodoxo" convocó a un Plenario para de agosto de 1967 declaró persona "no grata" a Onganfa en su visita a Córdoba y convocó a
el 25 de febrero de 1966 de donde surgió una nueva Mesa coordinadora de las "62", integracfa una movilización con todos los sectores populares y progresistas (21). Siguiendo con esa
por representantes de las siguientes organizaciones: metalúrgicos, telefónicos, vendedores qe tónica, en el mes de octubre la Regional organizó una serie de asambleas con representantes
diarios, pasteleros, textiles, molineros y madereros (17). Frente a ello el sector que había de distintos sectores sociales (22). En el mismo sentido, la CGT difundió en el mes de
aceptado las resoluciones del Plenario Nacional de las "62" decidió ratificar el reconocimiento noviembre una solicitada firmada por 175 abogados cordobeses donde en ocho puntos
a Elpidio Torres como presidente de la Mesa Coordinadora local, integrada por gastronómicos, expresaban las discrepancias con el gobierno (23).
cerveceros, vidrio, SUPE, SMATA, personal civil y personal del Jockey Club y repudiar los La línea de Olmos dentro de la CGT quedó afirmada en el Congreso que el 28 de marzo
intentos divisionistas de otra "supuesta y pretensiosa" Mesa Coordinadora local (18). de 1968 eligió como Secretario General a Raimundo Ongaro (Gráfico), quedando al margen
Más allá de lo anecdótico, lo anterior demuestra el peso que el sector "ortodoxo" seguía del Congreso las organizaciones de tendencia vandorista que conservaron el local de la CGT.
teniendo en Córdoba aunque los organismos sindicales de conducción estuvieran momentá­ En Córdoba el Plenario de Gremios Confederados reunido el 10 de mayo se pronunció
neamente controlados por el sector "legalista". a favor de la adhesión a la CGT de los Argentinos, lo que provocó el retiro de los partidarios
Sin embargo la CGT Córdoba mantuvo un espíritu mucho más combativo que en el orden del ex-Delegado J. Petrucci encabezados por los delegados del SMATA (24). Mientras tanto,
nacional. Esto quedó evidenciado en una serie de actos que se llevaron a cabo apenas asumido el Secretariado Provisorio de la CGT Córdoba convocó un plenario de gremios confederados
Onganfa como fue, por ejemplo, la participación de la Regional en las movilizaciones para el 17 de mayo para elegir el nuevo Secretariado (25). En él resultó electo Miguel Angel
-eStudiantiles de septiembre que le costaron la vida a Santiago Pampillón y en presionar a Correa del Sindicato de la Madera y del grupo "ortodoxo" como Delegado Regional y Ramón
comienzos de 1967, conjuntamente con la Regional Rosario al Comité Central Confedera) Contreras del S. de Luz y Fuerza como Sub-delegado.
para que lanzara un plan de lucha.
Cuando se procedió a la renovación de autoridades de la Regional en febrero de 1968,
el cuadro electoral evidenciaba mayor cantidad de delegados para el sector "de pie", si.Q Las posiciones anti-burocráticas en el sindicalismo no peronista:
embargo, con el apoyo de los "independientes", fue reelecto Julio Pretrucci como Delegado
Regional elegiéndose a Ramón Contreras del S. de Luz y Fuerza como Sub-delegado; en la
distribución de cargos dentro del Consejo Directivo también predominaron los "legalistas" Se analizará la acción en este sentido llevada a cabo fundamentalmente por el Sindicato
porque la mayoría de los "ortodoxos" se abstuvo de participar. (19) de L. y Fuerza de Córdoba y en especial por Agustín Tosco como uno de los representantes
En el plano nacional las relaciones con el gobierno se habían endurecido luego del más importantes del sector "independiente", junto con otros dirigentes como Eliodoro Sainz
fracaso del paro del 1 ° de marzo de 1967 y, sobre todo, cuando el 14 se dio a conocer el nuevo (Viajantes), Juan Malvar (Gráficos) y Carlos Ahumada (Farmacia), quien ocupó el cargo de
plan de estabilización que incluía la suspensión de las convenciones paritarias hasta el 31 de Sub-delegado de la Regional en 1957 junto a Atilio López. En esa oportunidad fornió parte
diciembre de 1968 y el congelamiento de los salarios. La lógica de "presionar para negociar" también del Consejo Directivo Lucio Garzón Maceda (S. de Prensa), conformando -según el
de la estrategia vandorista había sido atacada en sus fundamentos y, aunque todavía el gruesq recuerdo de dirigentes de aquella época- una CGT pluralista con participación de ciertos
de la cúpula sindical no se resignaba al cambio de situación, comenzaron a perfilarse dos dirigentes de izquierda (26). Aunque posteriormente -sobre todo por la oposición de los
opciones: la de una oposición frontal o la de aceptar colaborar con el gobierno. ortodoxos- el sector "independiente" vio retaceada su representación en la Regional, a
La posición más combativa dentro de la dirigencia sindical peronista era la que diferencia de lo ocurrido a nivel nacional, apoyó en todo momento las decisiones de ese
sustentaba el grupo liderado por Amado Olmos apoyado por los dirigentes de los sindicatos organismo. Luego de la normalización de 1964 consiguió imponer un representante -E. Sainz­
más desfavorecidos por la política de Onganía, por muchas Regionales del interior y por en el cargo de Pro-tesorero y, posteriormente, en la renovación de 1965 a Ramón Contreras
sectores de la ortodoxia peronista, los "duros" que se oponían a la línea negociadora de (S. de L. y Fuerza) como Secretario de Prensa. El que durante todo el período se convirtió
Vandor. Aquel dio a conocer un documento de autocrítica donde hacía un llamado a cambiar en referente de este sector fue, sin duda, A. Tosco. Desde su sindicato siempre se ·opuso a los

88 89
GORDILLO Córdoba en los '60...

dirigentes que· no representaban a sus afiliados, reclamando una participación de base y La CGT de los Argentinos en Córdoba: dispositivos para la confluencia
desarrollp también una intensa prédica en favor del respeto a las libertades individuales y de
la libertad ideológica. Es conocida la labor de Luz y Fuerza en ese sentido ya desde 1960 La CGT de los Argentinos había nacido como la central "rebelde", la que pertenecía a
cuando se intervino la provincia de Córdoba y se aplicó el plan CONINTES (27). En igual todos, al pueblo, la que buscaba una acción que trascendiera el ámbito estrictamente sindical
sentido se pronunció en contra del Estatuto de los Partidos Políticos en 1962 calificándolo esbozando la figura de una nueva dirigencia que, muy impregnada del humanismo y
como "Estatuto de las proscripciones políticas" por su intención de proscribir a los voluntarismo de aquella época, se adjudicaba una misión histórica que cumplir. Se presentaba
trabajadores por su sola militancia gremial (28). a la vez como la central desposeída, en comparación con la otra fuerte y poderosa
El Sindicato de Luz y Fuerza siempre se caracterizó por su combatividad, rechazando económicamente, como la que no ofrecía prebendas sino puestos de lucha (35). Es lógico
un.a definición meramente reivindicativa o economicista del sindicalismo, y sostuvo la entonces que este discurso fuera tan bien acogido en el interior cuyos dirigentes sufrían
necesidad de la unidad de los sectores populares en la lucha anti-imperialista que, para el '70, permanentes postergaciones y habían sido siempre excluidos de las direcciones nacionales.
se definiría hacia una meta socialista alcanzada en forma gradual y a través de la vía electoral Por otra parte, aquél parecía materializarse en los hechos cuando ya en la primera reunión se
parlamentaria (29). Pero aquella habría resultado fundamentalmente del "empuje de la resolvió que el Secretariado se reuniera periódicamente en distintos lugares del interior del
conducción", de la "línea de Tosco y su equipo" muy preocupada por la tarea de país y se dispuso descentralizar ciertas decisiones para jerarquizar el rol de las Regionales.
concientización, lo que marcaría una diferencia con lo que ocurría en otros sindicatos donde Ya señalamos la gran adhesión que tuvo en Córdoba esta CGT, contrariando muchos
"el impulso provenía de la base y era sofocado por la burocracia" (30). A pesar del peso de sindicatos las decisiones de sus centrales; al Sindicato de Luz y Fuerza -por ejemplo- le valió
0

la dirigencia siempre se respetaron los canales para que las decisiones adoptadas reflejaran la la suspensión de su afiliación a la FATLYF. El sindicalismo cordobés veía por primera vez
voluntad de la mayoría: así, cuando el C.D. consideraba necesario adoptar una medida, abierta la posibilidad de hacer efectiva, con proyección nacional, una línea de acción que en
· convocaba a la Asamblea de Delegados que transmitía el ambiente en las secciones, si ésta la Córdoba se había venido consolidando desde años atrás. La CGT de los Argentinos había
aceptaba se reunía la Asamblea General que era la que finalmente decidía (31). Habitualmente definido como enemigos al gobierno, a la burocracia sindical y al imperialismo. Y sería ese
no se presentaban discrepancias importantes porque la mayoría de los afiliados se sentían discurso anti-burocrático uno de los principales dispositivos para conseguir en Córdoba la
realmente identificados con su dirigencia, además, los que ocupaban cargos en el sindicato confluencia de distintos sectores sindicales: la burocracia eran las cúpulas sindicales que
estaban obligados a no utilizar completamente su licencia gremial, volviendo a sus puestos controlaban la CGT Azopardo y los principales gremios en Buenos Aires, la que negociaba
de trabajo cada seis meses para asegurar un mejor contacto con las bases. Preocupados por con el gobierno obteniendo ventajas particulares que sólo servían para sus intereses, la que
agilizar la comunicación con sus afiliados, a fines de 1966 se implementó una experiencia de se olvidaba del interior, la que traicionaba a sus bases y la que también -desde otra perspectiva­
participación a través de la revista del sindicato en la cual se pedía que aquellos respondieran traicionaba a Perón, desviándose del objetivo primordial de conseguir su regreso y, con esto,
algunas preguntas referidas a la situación del país y a los posibles métodos para solucionar los demoraba la resolución de los problemas y el reacomodamiento de la dirigencia dentro del
problemas (32). Otra característica del Sindicato de Luz y Fuerza fue la de promover la unión movimiento, ya que sólo él podía decidirlo. Desde otra mirada, esa burocracia "traidora"
· obrero-estudiantil, junto con la de otros sectores progresistas, y desde la CGT -cuando impedía concretar la "revolución nacional y popular" que el movimiento dirigido por su clase
consiguió formar parte del C. Directivo- influyó mucho en este sentido al igual que en obrera debía llevar a cabo, "modificando la estructura capitalista explotadora y entregada a
fomentar la movilización de base. Con este objetivo, durante el mes de septiembre de 1967, los capitales extranjeros". Como se podrá apreciar, la burocracia aliada al gobierno aparecía
la Regional organizó una serie de asambleas, primero con los Secretarios Generales pata luego como el enemigo común desde el punto de vista de sectores que internamente tenían objetivos
reunirse con las Comisiones Directivas, Comisiones Internas de fábrica, delegados y activistas diversos. Burocracia-gobierno-imperialismo eran términos intercambiables dentro de una
de los distintos sindicatos (33). ecuación donde el orden de los factores no alteraba el producto: la burocracia-gobierno eran
Otra de las vertientes que requiere una investigación especial, sobre todo para analizar sinónimos de centralización, de porteñismo, de intereses extranjeros que imponían una
las posibles líneas de confluencia con las posiciones "clasistas" de los '70, y que -por lo tanto­ política que no tenía alcance nacional. Ahora, en el discurso anti-burocrático y anti-régimen
será sólo mencionada en este trabajo es la propuesta de ciertos grupos trotskistas presentes en aparecía legitimado también el sentimiento de autonomía (36), de reivindicación del rol de
el SMATA que proponían una democracia directa a través de los Consejos de fábrica (34). las Regionales, de una política que no estuviera ligada sólo a los intereses del "puerto". El
Como se podrá deducir de lo anterior, en el sindicalismo de Córdoba se venía ya sindicalismo del interior y dentro de él especialmente el de Córdoba aparecía como una
conformando una temprana tradición de lucha que habría preparado el camino para ofrecer alternativa que enorgullecía a los dirigentes cordobeses: " Yo he andado por todo el país hasta
una estrategia alternativa a la de las cúpulas nacionales cuando la vandorista perdió sustento. Tierra del Fuego y una de las expresiones clásicas en el campo sindical o a nivel de las fábricas

90 91
GORDILLO
C6rdoba en los '60...

que visitábamos no es preguntarnos que va a hacer Bu�nos Ai��• sino qué va a hacer Córdob�. combativos del peronismo político y sindical y esa reunió dio pie para activar la campaña de
Hemos sido la capital del interior porque hemos asu1D1do pos1c10nes que Bs. As. no las asumió Ja CGT a través de la Delegación que a mediados de marzo dio a conocer la "Declaración de
en su momento.(...) Entonces la actitud que tomó Córdoba, Rosario, Tucumán, Mendoza, Córdoba". A pesar de la orden dada por Perón de reunificar la CGT en torno a Vandor, se
fue siempre proclive a la lucha social. Yo siempre digo: mientras nosotros constituimos la había puesto ya en marcha en Córdoba un dispositivo que sería muy difícil desactivar. Los
aduana en Córdoba a Bs.As. la declararon puerto franco, lo que no pudieron con las armas acontecimientos que siguieron en el año '69 y comienzos de los '70 lo pondrían en evidencia.
lo pudieron con el dinero; ha sido muy sensible a las prebendas la conducción nacional �to
política como sindical. No se olvide que los porteños se separaron de la Confederación
A modo de conclusiones:
Argentina, dejaron de ser argentinos pero ...... como no lo fueron para siempre!!!(...)" (37).
El discurso anti-imperialista y anti-gobierno, por otra parte, encajaba muy bien con la Contrariamente a ciertas ideas generalizadas, podemos concluir que las posiciones anti­
prédica de los sectores más de iz.quierda del sindicalismo cordobés, encabezados por Tosco
burocráticas en Córdoba no fueron patrimonio exclusivo de los sectores de iz.quierda sino que,
y con el de la ortodoxia peronista que siempre había mantenido la intransigencia frente al
con diversos objetivos, provinieron de vertientes ideológicas diferentes. El peso de aquellas
gobierno y una postura nacionalista.
debe relacionarse con ciertas características de la cultura política cordobesa donde cobraron
El llamado a los distintos sectores sociales para sumarse a la lucha realizado por la CGT
fuerza las actitudes intransigentes y los sentimientos de autonomía, asociados a unfuerte anti­
en el Programa del 1 ° de Mayo, coincidía -además- con la acción que ya desde 1967 venía porteñismo, dentro de un sistema que -al vedar la participación política para amplios sectores­
desplegando la Regional. Los sectores más progresistas de la sociedad veían en la dirigencia llevó a privilegiar las prácticas que apuntaban a la acción directa.
sindical el referente capaz de llevar adelante sus propias reivindicaciones dentro de un En el momento de entrar en crisis la estrategia vandorista y constituirse la CGT de los
programa de modificación estructural del sistema y, por otro lado, esos sectores tu�ieron
Argentinos pudo la tradición sindical de Córdoba ofrecerse como alternativa reuniendo, sin
cabida dentro de la misma CGT. Así ésta organizó varias Comisiones donde participaban
embargo, vertientes muy diferentes que tenían en común el ser anti-burocráticas y anti­
profesionales de distinta extracción política pero que buscaban un acercamiento a .los
sistema. Unos lo eran por sostener la democracia interna, la representatividad de sus
problemas sociales de la comunidad (38). Además, la comunicación con los estudiant� se
dirigentes, para ellos era necesario cambiar de raíz la estructura de la sociedad buscando un
había intensificado, el 8 de septiembre a dos años de los hechos que le costaron la vida a
sistema más justo e igualitario que apuntara a una meta socialista. La ortodoxia del peronismo
Pampillón, la Regional convocó a una conferencia de prensa para repudiar la agresión al
sindical lo era, en cambio, por verticalista y personalista y se oponía al "sistema"
estudiante de Ciencias Económicas Carlos Aravena que había sido gravemente herido por un
sencillamente porque éste había mantenido la proscripción del peronismo y, sobre todo, de
balazo policial durante los actos de homenaje a Santiago Pampillón; en ella los primer�s en
Perón único capaz -según ellos- de solucionar todos los males. Se trataba en este último caso
hablar fueron los representantes del Frente Estudiantil en Lucha (39). Dentro de esa 1D1sma
de una lucha anti-burocrática o ínter-burocrática? Si nos atenemos a las definiciones iniciales
tónica, en lo que aparece como una justificación de la vía insurreccional, la Regional presentó
y a los argumentos de los grupos en juego, más allá de los objetivos que a largo plazo pudieran
una "Carta abierta a la Corte Suprema de Justicia de la Nación" por haber condenado a prisión
abrigar, pienso que la sostenida por la ortodoxia del peronismo era verdaderamente una
perpetua a los estudiantes Juan Jouve y Federico Méndez por su participación en las guerrillas
posición anti-burocrática no por democrática sino, por el contrario, por oponerse a la
desatadas en Salta a comienzos de 1964 (40). Por otra parte, la elección de la vía insurreccional
constitución de un aparato, a la mediación de una estructura que limitara el verticalismo y el
comenzó a aparecer cada vez con más fuerza en el propio discurso de la CGT de los Argentinos,
personalismo.
legitimada de alguna manera por el mismo Perón que para entonces había de�do lo qu� él
Estas prácticas anti-burocráticas e intransigentes del sindicalismo de Córdoba se habrían
llamó como "guerra fantasma", anticipando la estrategia de la guerra de guemllas (41). S1 la
continuado, aunque con contenidos ideológicos diferentes, en las versiones "clasis-tas" de los
actitud del régimen era frontal, la respuesta debía ser también frontal, no quedando lugar para
'70 y en las posiciones del Peronismo de Base. La s�erte que corrieron esas experiencias
las negociaciones; en este sentido respecto a la posibilidad de reunificar la CGT, Ongaro decía
responden a causas específicas que sería necesario precisar en cada caso -entre ellas la
en Córdoba a fines de 1968: "(•••) Es imposible ninguna clase de reunificación con quienes
oposición que debió enfrentar de la misma ortodoxia respondiendo ahora a la decisión de
han explotado las banderas y sentimientos de la mayoría popular para convertirse en la
Perón de frenar toda postura radicalizada- de todas maneras no debe desmerecerse el papel que
nueva clase de explotadores que prefieren las componendas a la lucha franca(•••)" (42).
esa tradición sindical jugó en el sentido, al menos, de haber creado fuertes imaginarios que
Las dos CGT luchaban incesantemente por controlar la situación allí, en especial estando
les daban coherencia.
presente el problema de las quitas zonales cuya resolución favorable la UOM pensaba
capitalizar en su favor. El 11 y 12 de enero de 1969 se reunieron en Unquillo los sectores más
92
93
GORDILLO C6rdoba en los '60...

NOTAS un País con justicia social, con verdadero desarrollo económico, con libertad y con soberanía nacional(...)".
Declaración del Plenario de Gremios Confederados de la CGT Regional Córdoba, 23-8-1967.
(22) Circular de la CGT, Córdoba, 29-9-1967.
(23) La Voz del Interior, Córdoba, 15-11-1967.
•(1) Ver MICHELS Robert, Los partidos políticos, Buenos Aires, Amorrortu, 1972, p.67-85. Señala que así como (24) En esa ocasión la C.D. del SMATA manifestó que se retiraron por la falta de garantías ya que la CGT • estaba
la organización ha llegado a ser un principio vital para la clase trabajadora pues sin ella el triunfo es imposible a llena de estudiantes presionando para lograr el pronunciamiento que luego sacaron(...)". Señaló que lo que ellos
priori, también lo es el hecho de que la organización implica la tendencia a la oligarquía y a emancipar a la dirigencia queáan defender era la unidad de la CGT y terminaban diciendo: "Ni Ongaro ni Vandor ni Alonso, ni NINGUN
de la masa debido, según él, a causas técnicas y administrativas. DIRIGENTE EN PARTICULAR HAN DE SALVAR AL PAIS NI A LOS TRABAJADORES. La clase obrera no
(2) Ver el proyecto presentado por la Delegación Regional Córdoba firmado por Atilio López, Miguel Aspitia y necesita hombres de "moda" ni falsos profetas, ni ninguna otra cosa que no sea una CGT única y fuerte". Volante
Lucio Garzón Maceda, que fue el que, en forma casi textual, se adoptó como Programa de La Falda, en ASPfTIA de la C.D. Seccional SMATA, 20-5-1968.
Miguel, Memorias de UD gremialista, Córdoba, Edición del autor, 1992, p.180-184. (25) Comunicado de la Comisión provisoria dela Delegación Regional Córdoba de la CGT de los Argentinos,
(3) Allí se manifestaba que correspondía uniformar la campaña de recuperación gremial peronista "no como UD fin 13-5-1968.
sino como uno de los medios que hacen al objetivo fundamental del movimiento:la vuelta de Juan Perón (•••)". (26) Declaración de Miguel A. Correa, Delegado Regional entre 1968-1973; entrevista realizada el 13-7-1993 y
Terminaba el documento señalando que "la orden de paro generalla dará únicamente J.D.Perón, como detalle de Miguel Aspitia en su libro Memorias... , op. cit., p.169.
coadyuvante al objetivo, proseguir la lucha por la recuperación de los sindicatos(...)". Ver BASCHEITI (27) Ver GORDD.,LO Mónica, Características y proyección nacional de los sindicatos líderes de Córdoba.1958-
Roberto, Documentos de la Reswencla Peronista.1955-1970, Buenos Aires, Puntosur, 1988, p 61-64. 1969, Tesis Doctoral, UNC, noviembre 1992, p.286.
(4) Como representante del "legalismo" aparece Atilio López de la UTA, Electnnn, N º 38, marzo de 1961, p.5. (28) Electrum, Organo oficial del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, N º 45 A.X, julio-agosto 1962, p.8.
(5) SMULOvrrz Catalina, "En búsqueda de la fórmula perdida: Argentina 1955-1966 • en Desarrollo F.conómico, (29) ROLDAN l. M., Sindicato y protesta social en la Argentina.Un estudio de caso: El Sindicato de Luz y
Vol.31, N º 121, abril-junio 1991, p.120-121. Fuerza de Córdoba (1969-1974), Amsterdam, Centro de Estudios y Documentación Latinoamericanos, N º 11 (s/
(6) · Entre los que ya habían ocupado cargos en la Regional aparecen mencionados Torres(SMATA), Zárate t), p.219.
(Cerveceros), Petrucci (SUTIAGA), López(UTA), Godoy y Cenci(Panaderos), González(Alimentación) y Luján (30) Ibídem, p.221. La autora transcribe declaraciones de afiliados al Sindicato.
(Vidrio). La Voz del Interior, Córdoba, 9-2-1964, p.11 c.3. (31) Un ejemplo de cómo se respetaba la voluntad de la Asamblea fue relatado por un militante del grupo de Tosco:
(1) La Voz del Interior, Córdoba, 21-2-1964, p.13 c.4 • (...) Recuerdo una vez en que se juzgaba la actitud de siete u ocho comp añeros que habían carnereado. Tosco había
(8) Los cargos quedaron distribuidos de la siguiente manera: Sub-delegado regional: Fortunato González pedido que no se los expulsara porque era quebrar la unidad del gremio, y nosotros fuimos y defendimos esa
(Alimentación, legalista), Tesorero: Pascual Nassale (FOEl'RA, ortodoxo), Pro-tesorero: Eliodoro Sainz(Viajentes, posición, tratando de pegarles pero sin que se los echara. Pero la asamblea resolvió expulsarlos y así se votó a pesar
independiente), Secretario de Actas: Carlos Correa (FOECYT, ortodoxo), Secretai:io Gremial: Carlos Torres de que la Comisión Directiva había pedido lo contrario(...)". Entrevista a Dante Antonelli, 28-11-1989.
(Federación de la carne, legalista), Secretario de Prensa: Horacio Campos (Municipales, ortodoxo). La Voz del (32) Electnnn ... , op.cit., N º 58, noviembre 1966, p.5.
Interior, Córdoba, 28-2-1964, p.13 y Memoria y Balance de la CGT, 1963-1964, p.306. (33) Circular de la CGT Delegación Regional Córdoba, 4-9-1967.
(9) Citado en Informe, Dll, N º 29, julio 1962, p.33. (34) Ver GORDD.,LO Mónica, Caracterlsticas de los sindicatos líderes...• op. cit., p.356-362.
(10) BASCHEITI Roberto, Documentos•••, op.cit., p.159-160. (35) Documento de la CGT de los Argentinos "CGT con la patria y el Pueblo Argentino", Córdoba, abril de
(11) lbidem. 1968 e Informe, DD., N º 98, abril 1968, p.25. En el primer documento aparece la famosa frase que será recordada
(12) Declaraciones de J. Alonso en su visita a Córdoba para inaugurar el salón de actos de la Regional, en Los por tantos dirigentes cordobeses: "(...) Tal vez se nos insulte porque preferimos honra sin sindicatos y no sindicatos
Principios, Córdoba, 8-8-1964, p.3 c.3. sin honra(...)", termina el documento diciendo: "(... ) De una cosa estamos seguros: nuestras banderas no caerán.
(13) A. Olmos ya en 1959 exigía la hegemonía del sector obrero en la conducción del movimiento pero, en 1967, Los explotadores, de cualquier clase y color que sean, están siendo descubiertos y les ha de quedar poco tiempo
declaraba que no podía sostener que fueran los dirigentes los que debían detentar esa hegemonía obrera ya que, según para seguir imponiendo sus maldades".
él, éstos no estarían "rep resentando mentalmente a las bases" aunque insistía en la necesidad de esa hegemonía pero (36) Este sentimiento puede rastrearse en los sindicatos cordobeses de distintas tendencias ideológicas, ver
ejercida por elementos surgidos desde abajo y que no estuvieran comprometidos. Reportaje reproducido en GORDD.,LO Mónica B., "Los prolegómenos del Cordobazo: los sindicatos líderes de Córdoba dentro de la
BASCHEITI R., Documentos..., op.cit., p.254. estructura de poder sindical", en Desarrollo F.cooómico, Vol.31 N º 122, julio-septiembre de 1991, p.163�187;
(14) BASCHEITI R., Documentos..., op.cit., p.230-231. El subrayado es mío. y era reconocido por sus dirigentes: "(...) Todas las decisiones políticas en el campo sindical que tomó Córdoba
(15) Ibídem, p.249. fueron hechas no teniendo en cuenta para nada, absolutamente para nada lo que resolviera en contrario o a favor
(16) Circular CGT, Córdoba, 27-8-1965. la CGT nacional (...)". Entrevista con M. A. Correa, 13-7-1993.
(17) Resoluci6n de la Mesa Coordinadora de las "62" Fílial Córdoba, 2-3-1966. (37) Entrevista con M. A. Correa, 13-7-1993.
(18) Resolución del Plenario Provincial de las "62", Filial Córdoba reunido el 22-3-1966 (38) Ellas eran: Comisión Institucional, de Libertades Públicas, de Legislación General, Sub-Comisión de Asuntos
(19) Documento interno dela CGT Regional Córdoba, febrero de 1967. Allí aparecen consignados 40 delegados Vecinales, por ejemplo en la Comisión Laboral participaban abogados peronistas de la línea más ortodoxa, gente
del sector "de pie" y 35 de los "legalistas". muy ligada a los sectores eclesiásticos y otros de orientación de izquierda. Los Principios, Córdoba, 1-8-1968.
(20) BASCHEITI R., Documentos..., op.cit., p.247-248 (39) La Voz del Interior, Córdoba, 8-9-1968.
(21) Luego de una larga declaración sobre cuál era para ellos la verdadera situación del país, termina el documento (40) Dice el documento en algunos párrafos: "(...) Que imp oner prisión por el resto de sus vidas a dos jóvenes
diciendo:"(.•.) Decimos todo esto convencidos de que la realidad que vive el País no es la que enseña el Sr. idealistas que emp rendieron un camino que creyeron útil o necesario para la liberación de su patria, sería una
Presidente, cuya presencia en Córdoba luego de la ratificación en la reciente conferencia de prensa, de la política monstruosa respuesta de la sociedad a la que entendieron servir. Que el pueblo argentino no puede permanecer ni
anti-popular y anti-nscional, no puede resultar grata para todos aquellos que, como nosotros, piensan y sueñan en permanecerá indiferente ante este patético ejemplo de persecución ideológica materializado a través de un proceso

94 95
GORDILLO CUADERNOS... Año 1 - N º 1 (2do.Semestre 1993)

plagado de irregularidades jurídicas y de escandalosas presiones políticas que repugnan a la conciencia de los
hombres libres (...)", La Voz del Interior, Córdoba, 13-9-1968.
(41) Los Principios, Córdoba, 14-11-1968, p.18.
(42) Ongaro había manifestado en Córdoba: "(...) Una revolución es eso un nuevo ser que nace en formas distintas
de existencia( ...) para extirpar el cáncer es necesario hacer brotar sangre. Poca o mucha pero es necesaria. De qué
se asustan estos señores del Factor RH del privilegio? Será una sangre nueva, del grupo universal, del grupo de EN CONTRA DEL ESENCIALISMO: LA HISTORIA DE WS
los humildes, de los explotados(...)", en Jerónimo, Córdoba, A.I, N º 2, 26-12-1968, p.17. Ver también TRABAJADORES LATINOAMERICANOS EN UNA PERSPECTIVA
"Mensaje", septiembre de 1968 en Cuadernos de Marcha, N º 71, junio 1973, p.13-14.
COMPARATIVA. UNA CRITICA A BERGQUIST<•>

Jeremy Adelman*

La advertencia que Charles Bergquist ha hecho recientemente a los historiadores de


América Latina, es oportuna y significativa (1). Previene sobre la falta de rigor crítico en la
aplicación de métodos históricos fraguados en sociedades desarrolladas, a otras menos
desarrolladas. Sería conveniente que los investigadores tuviesen en cuenta estas observacio­
nes. Aunque el tono de la advertencia es muy fuerte, y con ella Bergquist rechaza
prematuramente, los adelantos de la historia social en América del Norte y en Europa.
Fundamentalmente, la sugerencia de que la teoría de la dependencia capta con mayor fidelidad
la experiencia de los trabajadores latinoamericanos, conduce a conclusiones erróneas e
implica en sí misma, la aplicación de categorías eurocéntricas a América Latina. La lógica del
argumento de Bergquist excluye, finalmente, las comparaciones entre América Latina y las
sociedades desarrolladas, dejando intacta una lamentable dicotomía existente entre los casos
clásicos y atípicos de desarrollo social. Bergquist sacrifica, por lo menos, un aporte potencial
de la historia laboral latinoamericana: su capacidad para cuestionar los modelos de confor­
mación de clase del llamado mundo desarrollado.
A continuación, el resumen que puede hacerse de la filípica de Bergquist. En primer
lugar, los enfoques convencionales de la historia de lo laboral, sean estos liberales o marxistas,
le han restado importancia al rol del trabajador en los desarrollos nacionales de Latinoamérica,
interesándose principalmente en las élites locales y la razón por_ la que éstas no_ se han
constituido en burguesías maduras (2).
Cuando los trabajadores son tenidos en cuenta dentro de esos paradigmas, se privilegia

* Universidad de Princeton
travail", N º 27, Spring 1991, Terranova.
1•1 "Labour/Le

Traducción de Ana Lía Gabrieloni


96 97
ADELMAN En contra del esencialismo...

el estudio del movimiento obrero industrial urbano, dejando a un lado a los campesinos o La nueva historia social
trabajadores semirurales, quienes constituyeron históricamente, la mayoría de la mano de
obra latinoamericana. Dado que los modelos convencionales del liberalismo y del marxismo, Bergquist presenta a la nueva historia social como algo inconsistente . Facilitándose a
encuentran una clase verdaderamente modemizante únicamente en el proletariado clásico, sí mismo las cosas, malinterpreta lo que ésta aspira a lograr. Los historiadores de lo social se
descartan a cualquier otra clase subalterna por considerarla una formación social atrasada o vieron confrontados, en Europa y en América del Norte, con una historia de lucha de clases
de transición. De todos modos, surge la duda de a quiénes está dirigida la crítica de Bergquist que no se ajustaba a los modelos prescriptos en los textos de Marx, Engels o de la generación
(ya que él no cita ejemplos). La naturaleza anómala de las clases trabajadoras de América de los militantes de la Segunda Internacional, quienes formularon un enfoque �rxista sobre
Latina puede, indudablemente, pasar inadvertida a los marxistas vulgares o a los teóricos de la cuestión. En ningún lugar -con la discutible excepción de Alemania- los trabajadores se
la modernización, pero existe una vasta y respetable tradición de la historia social, cuyo punto agruparon en movimientos o partidos revolucionarios. Aún así -a pesar de esa realidad, la
de partida es la naturaleza peculiar de los trabajadores latinoamericanos (3). conciencia revolucionaria se tomó como norma. Lo que se debió interpretar es porqué los
En segundo lugar, mirar a los trabajadores a través de la lupa de la "nueva historia trabajadores no lograron convertirse en sujetos revolucionarios. Los primeros esfuerzos en
social", distorsiona factores importantes para la formación de la experiencia vivida de los este sentido, tuvieron en cuenta todo; desde las circunstancias especiales de la historia de los
trabajadores de Latinoamérica. Esta tendencia -de vigencia más reciente- es el objeto principal Estados Unidos (como su región fronteriza, la democracia y otras por el estilo), hasta el
de la crítica de Bergquist; la reprueba tanto por ser "una forma insidiosa de imperialismo engañoso poderío de los nacionalismos europeos. Del fracaso de la conciencia de clase,
cultural" (189), como por reafirmar "el dominio insidioso de los paradigmas eurocéntricos surgió la historia de la clase trabajadora.
ortodoxos en el estudio de la historia de los trabajadores de América Latina" (192). Bergquist Con los textos de Thompson, Gutman y otros, llegó una respuesta (5). Los trabajadores
ataca con virulencia a la nueva moda de imponer programas de investigación, que sirvieron no eran tan dóciles como se afirmaba. La imagen de un movimiento obrero sumiso se había
para dilucidar el fracaso del mundo desarrollado en alentar movimientos de la clase obrera que afianzado en los Estados Unidos, y la generación de los historiadores de la década del sesenta
fueran combativos. En consecuencia, no es posible comprender a los trabajadores de América orientaron su trabajo a demoler el mito liberal del consenso (6). Por otra parte, debido a que
Latina, intrínsecamente más revolucionarios (ya que supuestamente han sido menos tentados la conciencia de clase se había medido exclusivamente en base al grado en que los trabajadores
a incorporarse al sistema hegemónico), utilizando las herramientas de análisis culturalmente apoyaban al socialismo revolucionario, había poco espacio disponible para las expresiones
sobredeterminadas de las sociedades desarrolladas. Surge -una vez más- la pregunta de a alternativas de descontento colectivo. La nueva historia social surgió de la doble necesidad
quiénes Bergquist tiene en mente, en tanto que, nuevamente obviando los ejemplos, presenta por describir no sólo, la intensidad con que la clase obrera combatió los designios de los
como evidencia de tales delitos a la conferencia de Río de Janeiro llevada a cabo en 1987, en empleadores y del estado sino también, las variadas manifestaciones que tomó esa disputa. Es
la que Thompson desplazó a Marx como nuevo gurú; como si eso representara un retomo al así como las nuevas tendencias en la historia social restablecieron la imagen de las clases
imperialismo académico (4). obreras luchando en defensa de sus identidades distintivas. Al mismo tiempo, los nuevos
Los dos problemas de la historia en cuestión tienen una raíz en común: la aplicación historiadores de la especialidad, se vieron obligados a comprender más ampliamente la
acrítica de las teorías o de los enfoques instrumentados en el mundo industrializado, en expresión conciente de clase, más allá del "enchalecamiento" que imponían los partidos
América Latina. La preocupación de Bergquist se puede compartir sólo en cuanto a que políticos socialistas revolucionarios. Las formaciones sindicales -a través de la organización
nuestros prismas han de ser apropiados a nuestros objetos de estudio, pero el grado en que él gremial y la solidaridad-, la religión, los lazos étnicos -y aún el racismo-, la organización
rechaza a la llamada "nueva historia social", revela lo estrecha que es su visión con respecto vecinal y la lucha de las mujeres por la igualdad, ilustraron la hostilidad hacia la opresión y
a los desarrollos recientes en la historia de la clase trabajadora en América del Norte y en la explotación. En síntesis, la nueva historia social amplió el espectro de las expresiones
Europa. Sumado á lo anterior, en su adhesión indirecta a las teorías de la dependencia o de potenciales de clase.
los sistemas mundiales, por ser ellas -a su criterio- más adecuadas al caso latinoamericano, Lo anterior derivó en numerosos problemas para los historiadores; por los que Bergquist
descuida un aspecto importante de esos enfoques ya conocidos por nosotros: reproducen, puede tener razón en lamentarse. A medida que proliferaron las eventúales expresiones de
asimismo,
· una concepción eurocéntrica del desarrollo. conciencia de clase y de descontento, la historia social se fue fragmentando en estudios
Esta combinación amenaza a la historia social latinoamericana con empujarla fuera de parcializados, perdiendo una perspectiva global de las fuerzas políticas, económicas y
las comparaciones con otros continentes y hacia una suerte de exceptuación, de la que los militares que estaban en juego. Bergquist imputa especialmente a E.P. Thompson el remanido
historiadores del trabajo en Canadá, los Estados Unidos y Europa, están comenzando cargo de "ignorar la cuestión del poder político" (193), como si esto fuese de por sí evidente
finalmente a desprenderse. y aceptado por todos (7), Recrimina también a los "thompsonianos" (quienquiera que sean,

98 99
ADELMAN En contra del esencialismo...

ya que nuevame nte deja de citar ejemplos), el favorecer esfuerzos imposibles -supuestamente proporcionado localmente y estará distribuido entre muchos. En consecuencia, Bergquist
a un alto precio- por parcializar a la historia de los trabajadores latinoamericanos hasta llegar demuestra cómo los trabajadores argentinos no pudieron convertirse en anticapitalistas y
a fragmentos irreconocibles. Aún si éste fuera el caso, el nominalismo radical en el que han forjaron un movimiento socialista endeble que los dejó expuestos a ser capturados por el
caído algunos de los historiadores, no es un rasgo genérico de toda la nueva historia social carismático Juan Domingo Perón (12).
(8). Haciendo de los historiadores que perdieron de vista el marco general los supuestos Esta meticulosa fórmula depende de su capacidad predictiva. Sin embargo, la argumen­
sujetos de un postulado insostenible, Bergquist pierde de vista el propósito de las nuevas tación y la defensa que Bergquist hace de su teoría se desvanecen frente a una evidencia
tendencias, en su integridad: restituir la voz de los trabajadores, que fue sofocada por contradictoria. Hay una razón que es suficiente para sospechar del _modelo, y es que en
prescripciones mecanicistas acerca del modo en el que se esperaba que ellos debían manifestar Argentina se desarrolló el movimiento social-demócrata más importante del hemisferio antes
su conciencia de clase. Este es un punto importante, al que me referiré en breve. de la segunda guerra mundial, y se gozó de mayor fuerza gremial y de capacidad negociadora
Lo que Bergquist quiere es elogiable: estudios que respeten el rol central de los con el estado, mucho antes de que Perón apareciese en escena. Pero el abismo entre las
trabajadores en el desarrollo económico y político en general. ¿Debe entenderse, además, que preferencias paradigmáticas y los hechos no debería sorprendemos. La historia de los
los estudios_ específicos del género, la etnia, la región o la coyuntura, han de estar siempre trabajadores de América Latina, tal como la enuncia Bergquist, es una explicación de lo que
fundamentados y determinados por un marco general?. Si algo han aprendido los historiadores nosotros conocemos como la consecuencia final, pero no es una evaluación de la experiencia
de la investigación sobre mujeres, minorías, trabajadores de áreas disímiles o incluso,- de vivida de los trabajadores del continente. Incurre, junto a varias explicaciones monocausales
periódicos estudios específicos, es que palpar imágenes bidimensionales causa un perjuicio de la historia, en una falacia teleológica.
a las clases sulbaltemas. Cierto grado de especialidad es posiblemente necesario para reavivar
las voces sepultadas de las mujeres, trabajadores o minorías étnicas. Atender al reclamo de La relevancia de la dependencia
Bergquist, sería estar a punto de resucitar una vieja tradición -blanca, masculina- que consiste
en evaluar el rol de los trabajadores exclusivamente como si fueran agentes revolucionarios, Dicha falacia teleológica deriva de una concepción común, aunque errónea de desarro­
como si no sirviesen más que para acabar con el capitalismo y como si sus identidades fuesen llo. Y es aquí donde radica el segundo problema de la crítica de Bergquist, y la razón por la
exclusivamente moldeadas por sus experiencias laborales (9). es
que su llamado a la dependencia decisivo para su programa. Elogia al enfoque dependentista
Otorgándole primacía causal al intercambio de mano de obra por un salario -como origen en razón de su "análisis holístico, basado en el método comparativo", en tanto qué "pone en
de la conciencia, Bergquist está sosteniendo implícitamente que la conciencia de clase se puede evidencia" cómo "la comparación es un método de análisis histórico.altamente eficaz que
manifestar en una sola forma (10). En todo caso, un verdadero marco general sería más ahorra recursos" (197-8).
amplio. Bergquist señala los avances recientes en las ciencias sociales y los ya caducos trabajos Este punto presenta dos problemas. El primero es de orden lógico: las economías
clásicos (tales como Working-Class Formation de Katznelson y Zolberg; Segmented latinoamericanas son dependientes, y sólo se pueden comparar países que compartan
Work, Divided Workers de Gordon, Edwards y Reich; y The Age of Empire de Eric semejanzas. En consecuencia, sólo los países latinoamericanos pueden ser comparados entre
Hobsbawm), que ayudan a recomponer el marco general. Pero si las ciencias sociales han sí y no pueden serlo con sociedades industrializadas. Fundamentalmente, en lo que concierne
ayudado en algo a los historiadores, es por haber desmantelado algunos de los mecanismos a la historia de América Latina, la dependencia es historia comparativa. Este silogismo fluctúa
causales, a los que se ha recurrido para evaluar el avance de la historia (11 ). Con todo, el marco frente a dos cuestiones. La primera es que no queda claro si la intención es que por dependencia
general de Bergquist se limita al lugar del trabajo, y en su libro, a uno en particular: el del se entienda el modelo "duro" asociado a André Gunder Frank y retomado por Immanuel
sector productor de materias primas exportables. Wallerstein o, si lo que está en juego es el enfoque dialéctico, "blando" de Cardoso y Faletto.
Bergquist confiere tanto peso causal al análisis del trabajo del sector trabajador, que llega Si Bergquist se remite a estos últimos teóricos, (lo que presumiblemente hace), daría lugar al
a proponer un modelo con el que la formación de clases queda dicotomizada según los análisis de las relaciones d� clase locales (13).
requerimientos de capital por parte de la producción. Allí donde el requerimiento del capital La segunda cuestión que se le presenta al silogismo, reside en una concepción ciemasiadó
es alto -como en la minería chilena-, éste tenderá a estar concentrado en las manos de unos rígida de método comparativo. Leibniz marcó una distinción entre las relaciones cualitativas
pocos, lo que socavará en gran medida, la capacidad de desarrollo de la economía nacional. y cuantitativas -y en consecuencia, entre las relaciones de comparación por oposición a las de
De un sector así, resultará una clase trabajadora más predispuesta a ser anticapitalista - conexión-; proponiendo así, que en el método comparativo existen, al menos, dos vías
habiendo una sola forma de llegar a eso- y probablemente, antiimperialista. Por otro lado, posibles a seguir. Marc Bloch, uno de los primeros fundadores de la "nueva" historia social,
donde se requiere poco capital -como en las exportaciones agropecuarias argentinas- éste será hizo uso de esa diferencia con una habilidad ejemplar. Una historia comparativa válida no
100 101
ADELMAN En contra del esencialismo...

e,uge_que las unidades de análisis• presenten grados cuantitativos diferentes -aunque sí, Qna de la teoría de la modernización, eso implicó el análisis de los personalistas latinoamericanos,
naturale:za cualitativa semejante- de por ejemplo, dependencia o industriali:zación como agentes en busca de un status. Para los enfoques a partir de la teoría de la dependencia,
condi�iones previas al estudio. Estas pueden ser cualitativamente diferentes {14). significó el estudio de la transferencia coercitiva de las rique:zas de una región, con o sin la
Los historiadores del trabajo en Canadá, Estados Unidos y Europa, deben sentirse en cooperación de burguesías locales en connivencia. De cualquier modo, se evaluó a Latino­
libertad de coinen:zar a comparar los movimientos_ obreros de sociedades industriali:zadas con américa en el marco de un modelo extrínseco y lineal de modernización.
los de América Latina. Estas comparaciones podrían ayu<:lar seguramente, a destronar tout ¿En qué sentido lo anterior presenta problemas a los historiadores de lo social? En primer
court los enfoques paradigmáticos a la historia del trabajo. A los estudios sobre un país en lugar, convierte a la dependencia -o a los obstáculos de crecimiento impuestos desde afuera­
particular, frecu�ntemente se les escapa efectuar una disección de los modelos de formación en la cuestión de la que se desprende lo que es comparable: los movimi�ntos de los trabajadores
de clase en sus fuer:zas necesarias, factibles o contingentes. El debate que se lleva a cabo en de América Latina pueden ser contrastados entre sí pero, en tanto que la industrialización o
Estados Unidos y Alemania entorno a la "excepcionalidad", (si se debiera seguir considerando el desarrollo general quedaron truncos, no pueden ser comparados con los movimientos de
a· estos dos países como desviaciones al ejemplo paradigmático del binomio británico: la trabajadores de Canadá, los Estados Unidos o Europa (18). En segundo lugar, la linealidad
industriali:zación y el movimiento obrero independiente), se enfrenta en este momento con el del desarrollo implica que la fuer:za arrolladora que configura la formación de las clases, es
desafío de cuestionar el mencionado modelo anglosajón (15). No hay casos que se desvíen de la posición de clase en el interior de una experiencia de desarrollo estructuralmente
la norma porque ésta no existe, así como tampoco existe una ley de desarrollo que sea determinada. La clase obrera se constituye más allá de la política, del género, de la cultura.
universalmente válida. La dependencia puede ser una realidad de la vida latinoamericana, pero En América Latina, las clases obreras se constituyen en función de la naturaleza distorsionada
no es una barrera infranqueable a los estudios comparativos de la historia social de, por y truncada de sus economías, que son de tal naturaleza por ser dependientes. Asignar prioridad
ejemplo, América del Norte y América Lat�a. analítica a la dependencia reduce los alcances de lo comparable, y reproduce los modelos
El segundo problema del enfoque coml?arativo de Bergquist en tomo a la dependencia, teleológicos de desarrollo que los teóricos de la dependencia se propusieron desacreditar.
es esencial y se remonta a los orígenes de la teoría misma de la dependencia, la cual se formuló
con el propósito de explicar porqué América Latina no se d�rrolló (16). En tanto que a fines
del siglo XIX, el repentino liderazgo de las exportaciones no consiguió abrir camino a un
crecimiento económico autosostenido, y la industriali:zación del continente no logró seguir los En contra del esencialismo
pasos de Europa occidental o de los Estados Unidos, los eco�omistas estructuralistas
señaiaron al proceso de intercambio desigual entre las naciones, como la causa perniciosa de Por dos razones relacionadas entre sí, Bergquist retoma un enfoque historiográfico
las calamidades económicas del continente. La explotación de un país por otro, más que de esencialista. En primer lugar, construye el proceso de formación de la conciencia de clase
una · clase social por otra, fue la explicación de los modelos globales de distribución y como una transmisión automática de la experiencia objetiva de la explotación en el lugar de
crecimiento. También se consideró a la teoría de la dependencia como una réplica a los teóricos trabajo, al reconocimiento subjetivo del interés colectivo en el derrumbe del capitalismo;
de la moderni:zación, quienes sostenían que los remanentes de las fuer:zas sociales preburguesas Cuando los trabajadores no se agrupan en tomo a movimientos de clase revolucionarios, su
o precapitalistas impedían el crecimiento. Si algo aseguró la vigencia de las tradiciones "fracaso" en no satisfacer las expectativas de los historiadores pasa a ser el objeto de análisis
escleróticas, fue el comercio capitalista con la metrópolis. De este modo, los modelos (aún en el caso en que una conciencia socialista se manifieste en sí misma como la más fuerte
neoclás�cos de la ventaja comparativa, aunque facilitaron la explicación de la acumulación en de América y una delas más fuertes del mundo, como ocurrió en Argentina, antes de la década
el centro, no pudieron hacerlo con respecto a la periferia. del veinte). Gran parte de lo que se llama nueva historia social o del trabajo, aspira a explorar
Sin embargo, la crítica por parte de la teoría de la dependencia a las de la modemi:zación las relaciones más mati:zadas y menos automáticas entre la experiencia y la conciencia; con
y neoclásica del comercio, se quedó a mitad de camino (17). Los teóricos de la dependencia el consecuente interés por la vida cotidiana. Si bien puede haberse caído en la fragmentación
-de ambos sectores, duro y blando- al ar�mentar que el comercio con el mundo desarrollado y en el nominalismo que Bergquist lamenta, éste exagera al rechazar por completo a las
paralizó el crecimiento en la periferia, reprodujeron la noción del crecimiento económico corrientes recientes de la historia social.
natural. Sin comercio con el mundo desarrollado, sin inversiones en éste, los modelos En una segunda instancia, Bergquist concibe el desarrollo en términos de etapas lineales
normales de acumulación -y de formación de las clases- hubieran podido proliferar en y progresivas. Las sociedades, especialmente aquellas que han hecho la transición hacia
América. El problema consistía en las ingerencias externas de la metrópolis; y los nuevos relaciones de mercado, muestran una propensión natural a acumúlar capital, invertir,
objetos de estudio eran los llamados impedimentos al crecimiento·. Para los enfoques a partir industrializarse, expandir el mercado local y, en resumen, a desarrollarse. Esta no es
102 103
ADELMAN En contra del esencialismo...

Arge?t!na Y �spe cialmente, entre los miemb�os dd Centr°, de lnvestiga�iones Sociales sobre el Estado y fa
_
meramente una visión ahistórica de "occidente" -como a sí mismo se denomina- sino que es Adnurustrac10n. Aquellos que no lea� espanol, encontraran uns selección de trabajos recientes en Jeremy
_ _
errónea. Además, cualquier cosa que -como el imperialismo- interrumpa el devenir natural ADELMAN, comp.• Essays m Argentine Labour lhstory, 1870-1930 (de pr6xims aparición, Macmillan).
(5) Véase para un resumen útil, aunque un poco dcsactu alizsdo sobre la nueva historia del trabajo David BRODY
de la historia, condena a los países menos desarrollados a desviarse de la norma. La economía
"Toe 01d Labor History and lhe New: in Search of an American Working Class", en Labor History, 1979, 20;
política conserva las tradiciones preburguesas o precapitalistas porque éstas no fueron o de aparición más reciente Sean WILENTZ, •Against Exceptionalism: Class Consc iousness arul the American
barridas por las fuerzas de una revolución burguesa. La conformación de las clases, y las Labor Movement, 1790-1920", en Intemational Labor and Working Class History, 1984, 26.
implicancias en particular para los trabajadores, está determinada estructuralmente por el (6) Cualquier escollo que pudiera hallarse en David MONTGOMERY, The Fall of the House of Labor: The
Workplace, the State, and American Labor Activism, 1865-1925, New York, 1987, debe ser considerado como
lugar de aquella en la trayectoria misma del desarrollo. Las clases sociales se hallan
fo�a�d? parte de una luc�a aún actual, por subvertir la irreductible herencia de la historia del consenso. Bergquist
restringidas por la configuración que el desarrollo o la modernización les proporcionen. Las cnttca lllJUstamente a la cuidadosa documentación presentada por Montgomery sobre el grado de combatividad de
clases trabajadoras latinoamericanas fueron por lo tanto, desde el primer momento de su los trab�adores norteamericanos en su fracaso para llegar a un acuerdo con el "cambio a gran escala, estructural,
surgimiento, condenadas a no constituirse como agentes enteramente revolucionarios (ya que económico y político• (195). Para comentarios más perspicaces sobre Montgomery, véase la compilación de
artículos en Intemational Labor and Working Class History, 1987, 32 y Labor History, 1989, 30.
la economía de base fracasó en crear una clase proletaria uniforme), ni a ser partícipes de las
(1) Cita críticas a Thompson realizsdas por Perry Anderson, Elizsbelh Fox-Genovese y Eugene Genovese por
instituciones estables burguesas (en tanto que la clase burguesa está debilitada por su confianza haber abstraído el estudio de los trabajadores de la lucha de clases. Bergquist mismo cita una de las autodef:nsas
en el respaldo exterior). Todo lo anterior no pudo darse en América Latina porque el de Thompson, evidentemente, sin haberla leído. En "Eighteenlh-Century English Society: Class Struggle Without
continente fue arrastrado desde el principio, a formar parte del sistema económico mundial. Class?, en Social History, 1978, 3, Thompson es inequívoco: "en ninguna sociedad dada podemos entender las
Puede ser que el esquema de Bergquist, convierta a los trabajadores latinoamericanos en partes, a menos que entendamos su función y sus roles en la relación mut ua entre cada una de ellas y en relación
con el todo• (133).
actores históricos centrales, pero sus roles fueron escritos para una obra concebida antes del (8) Bruce LAURIE, Artisans into Workers: Labor in Nineteenth-Century America, New York, 1989; Nell Jrvin
nacimiento de éstos, en algún momento a mediados del siglo XVI. PAINTER, Standing at Annageddon: the United States, 1877-1919, New York, 1987, y la síntesis incluída en
Una aplicación sensata de los métodos de la llamada nueva historia social del llamado Ira KATZNELSON & Aristide ZOLBERG, comps., Working Class Formatioo: Nineteenth-Centwy Patterns
mundo desarrollado, puede ser útil para la evaluación de la clase obrera latinoamericana. Por in Western Europe and the United States, Princeton, 1986 .
(�) �te _ es un punt� �apcioso. La noción de clase es central para el estudio de los trabajadores, al menos ayuda a
otra parte, los historiadores de lo social de América Latina, América del Norte y Europa, d1stmgutr entre JIOSICIÓll de clase y otras cosas que posiblemente qu isiésemos saber acerca de las clases. Cohen
deben sentirse en libertad de comparar entre sí sus investigaciones. Haciéndolo, posiblemente sostiene que la clase de una persona está objetivamente detenninada por el lugar correspondiente en el sistema de
nos ayudarían a dar por tierra con las categorías consagradas del marxismo vulgar y las teorías relaciones de propiedad. La cultura o la política no definen la posición de clase. G.A. COHEN, Karl Marx's
de la modernización; ayudándonos un poco más allá de las normas históricas o leyes de validez Theory of History: A Defense, Oxford, 1982, esp. 73-7. Difiere de las nociones de formación de clase o de
conciencia de clase. Dado que las clases existieron desde el día en que se creó la propiedad, la búsqueda-por parte
universal, se refieran éstas a la conciencia de clase o al desarrollo económico. de Cohen- de rigor categórico, no es un problema para los historiadores. Lo es, en la disc usión sobre las
interp re taciones dinámicas, históricas, de clases específicas asociadas a modos de producción específicos.
(1O) Lo qu e es notoriamente evidente en su libro, en el que los partidos políticos y el estado están prácticamente
ausentes.
(11) Las feministas van al frente de la "tarea" destructiva. Véase la compilación de Gerda LERNER TheMajority
NOTAS F'mds its Past, New York, 1979 y deJoan WALLACH SCOTT, Gender and the Politics ofHisto�, New York,
(1) BERGQUIST, Charles, "Latin American Labour History in Comparative Perspective: Notes on the Insidiousness 1988. El consenso general, sin embargo, no se ha pronunciado sobre si el género debe ser la categoría regente, 0
of Cultural Imperialism•, en Labour/Le Travail, 1990, 25. si es sólo una de las variadas dimensiones de la experiencia. Véase para una reseña útil y actual, Kathryn KISH
(2) Sobre lo que también insiste en su libro Labor in Latin America: Comparative Essays on Chile, Argen tina, SKLAR, • A Call for Comparisons•, en American Historical Review, 1990, 95. Ira KATZNELSON leha otorgado
Venezuela and Colombia, Stanford, 1986, 1-9. Esta aeusación está dirigida al único texto que existe conjuntamente un �ugar propio a la experiencia comu nal en City Trencbes: Urban Politics and the Patteming ofClass in the
con el suyo, sobre la historia de la clase obrera en América Latina: Hobart A. SPALDING Jr., Organized Labor Umted States, New York, 1981. Para una disc usión de los sujetos constituídos en la historia, a los actores que se
co�'.itu:>_:en a sí �smos en un milieu pluralista
_ de fuerzas, véase Ernesto LACLAU, "The Hegemonic Fonn ofthe
in Latin America: Historical Case Studies ofWorkers in Depend ent Societies, New York, 1977. Los lectores
Poht1cal , en Chnstopher ABEL & Cohn M. LEWIS, comps., Latiu America, F.conomic lmperialism and the
en busca de trabajos generales sobre la materia, se sentirán decepcionados por la escacez de los mismos. Un texto
State the Political F.conomy ofthe ExtemaJ Counection from lndependence to Present, Londres, 1985; además
alternativo es el de Ricardo MELGAR BAO, El movimiento obrero latinoamericano: historia de una clase
de Chanta! MOUFFE, Hegemony and the Socialist Strategy, Londres, 1985; Norberto BOBBIO, Which
subalterna, Madrid, 1988.
(3) La nómina es tan larga que, apenas puede ser detallada. Un ejemplo que se destaca por sobre el resto es el trabajo Socialism?: Marxism, Socialism and Democracy, Oxford, 1986.
de John WOMACKJr. (un marxista); Zapata and the Mexican Revolotion, New York, 1968; en el que se hace (12) Este es el enfoque y la conclusión que atraviesan el texto de Labor in Latiu America.
un buen uso de la nueva historia social, sino explícita, al menos implícitamente. (13) Las variaciones en el interior del enfoque dependentista están descriptas por William B. TAYLOR, "Between
(4) Una compilación que de hecho toma prestado tíqiidamente de los trabajos de E.P. Thompson, Raphael Samuel Global Process and Local Knowledge: An Inquiry into Early Latin American Social History, 1500-1900". en Oliver
y otros similares, es la de Diego ARMUS, comp., Mundo urbano y cultura popular: estudios de historia social ZUNZ, comp.• Reliving the Past: Tbe Worlds of Social llistory, Chapell Hill, 1985.
argentina, Buenos Aires, 1990. La corriente de la nueva historia social se halla quizás, afianzada al máximo en
105

104
ADELMAN CUADERNOS... Año 1 - Nº 1 (2do.Semestre 1993)


(14) Esta a fi1rmac·10n no debe opacar el debate en to rno al método histórico. •
Véase Ma rc BLOCH, "Towa rd a
Co raliv Hist ry o fEuropean Socielie s •, e n F.C. LANE, comp., Enterpr:-5e � Sec e�e, Ho �ewo_od,
;f �
a e o

Al or HILL & Boyd H. HILL Jr., "Marc Bloch and Comparat1ve History en Amencan �torical
-
� .' �:o
e ,
'
8� Raymond GREW, "The Ca se for Co mparative Histories", enAmericanHistoricalRevaew, 1980,
ew
vi
85· Jon ELST ,' .,... and Society: Contradictions and Possible Worlds, Londres, 1978, esp. Cap. 6.
Lo.,;,.
·
ER

(lS) Existe en la actualidad, material impo rtante y en abunda ncia sobre esta cuestió?. Véanse las con�ºbuc·1one s LIMITES Y ALTERNATIVAS DE LA NEGOCIACION
1o go¡are de KATZNELSON y ZOLBERG a su compilación de ensa yos, Working Class Fonnaüon. Sob1:

:::i
i;,.r: _ �éase David BLACKBOURN & G eoff ELEY, The Particularióes oí Gennan History: Bou�eois
COLECTIVA DE TRABAJO COMO FACTOR DE REGULACION
Politics in N'meteenth-Century Gennany, Oxford, 1985; Geogg ELEY, "What Produces Fa sc1sm:
Preindustrial Traditions or a Crisis o f a Capitalist State", en Politics and Society, 1983, _ 12. -�obre lo� Estados
U roºdo s, véase WILENTZ, "Aga inst Exce ptionalism•. Existe también, u na importante contnbuc1o n can adiense que
. .
focaliza la extrao rdinaria militancia de splegada por los trabajadores en occide nte. '(éa se pa ra u� comentano Ornar R. Moreno•
·
reciente, Bryan PALMER, Wo..L:nn • ..._ Class Experience: The Rise and Reconstrucüon oí Canadian Labour,
..
Toronto, 1983; Jeremy MOUAT, "The Genesis o fWestern Exceptionalism: Bnllsh Co l umbi· a • s Ha rd Rock M mers,
º

1985-1903", en Canadian Historical Revi , LXXI, 1990.


ew • • •
(16) J oseph L. LOVE, "The Origins o f Dependency Analysis", en Joumal oí Laün � encan Studies, 1990, 22,.
-
TAYLOR, "Early Latín American Social Histo ry"; Steve J. STERN "Feu�alis�, Cap1�bsm, and the World Syste m Así como toda estructura edilicia no puede concebirse separadamente de las
vigas y
in the Perspective o f Latín America and the Caribbean", e n Amenc� _Historical R�view, 1988, 93 · Los le ctores
.'
columnas que contribuyen a darle forma y sostén, ningún modelo de acumulación puede
enco ntrarán en Alexander GERSCHENKRON• una formulación anllc1pada y perspicaz sobre aquello con lo que
prescindir
· , de un marco normativo que organice las relaciones entre capital y trabajo. Esta afirmaci
la s temías de la dependencia y de la mode rnización han debido enfrentarse : lo s pa 1ses _que se desarro 11_aro.n ón es válida
. para cualquier sistema ·económico, sea éste de economía de mercado libre, colectiv
distintamente presenta n u rgentes "problemas de atraso •. Véase "Econo�c Bac�ardness in H1sto ncal Perspective , ista, etc. Es
en B. HOSELITZ, co mp., The Progress oí Underdeveloped Countries, Ch1cago ; 1952. más, este marco normativo, más allá dela formulaciones teórico-jurídicas bajo las cuales
se intenta
(17) En co nsecue ncia los signos de "decadencia" de la economía de desarrollo . Albe rt O. HIRSCHM�, "The justificar su autonomía, está profundamente ligado en lo que respecta a su origen,
Rise and Decline ofDevelopment Eco nomics", en su Essays in Trespassing: E.conomics to Polilics_an� Beyood,
pero también en
lo que hace a su coherencia, validez y aplicación, a principios más generales que definen
New Yo rk, 198 1. Jan Roxborough sostiene que las teo rías e n contienda sobre el (su b)desarrollo no d1fine ro n ent�e las bases
• y agrega que lo s historiadores y los inve stigadores sociale s deberían pre ocuparse menos por dar con 1� �eo r:_a
del ordenamiento funda.mental, esto es: la Constitución. Esta establece los contorno
s más amplios
��orrecta• y simple mente, seguir adelante co n la investigación e mpírica. Véa se "Mode rnization Theo ry Rev1sited , y rígidos dentro de los cuales se orgaoiz.a la dinámica de la sociedad. Ella expresa los
límites, que
en Comparative Studies in Society and History, 198�, 30. la voluntad política predominante, ha querido y podido establecer (1), para garantiza
. . . r, dentro de
(18) Bergquist no está so lo al considerar a América Latma co mo un ca so especial, siendo la d�pe ?denc1a �a fue rza
sus objetivos, la reproducción socio económica.
distintiva. Véa se Emilia VIOTTA da COSTA, "Experie nce versus Structures: New :rende nc1e s_m the History o f
Labor and the Wo rlcing Cl ass in Latín Americe", en Intemational Labor and Working Class History, 1989. 36.
Por ello es posible afirmar con A. Jeammaud y A. Lyon-Caen, que el derecho
' del trabajo
Véase para una réplica aguda 8 Viotta , Perry ANDERSON, "Toe Common a nd the Particular", en Intemaüonal "forma parte de la estructura misma de la sociedad", y "que las reglas y las instituc
iones, como
Labor and Working Class History, 1989, 36. las representaciones que están ligadas a ellas, no son un mero envoltorio de las
relaciones
económicas preexistentes, sino que les permiten a estas, ser concebidas y desarro
llarse"(2).
Así vemos que el derecho del trabajo, (social en su acepción más amplia)
, constituye un
elemento imprescindible para cualquier sociedad, y responde a la necesid
ad de esta última,
de contar con normas capaces de "definir el espacio o lugar de los individ
uos y de los grupos
en la sociedad, las que por ser exigibles (por estar dotadas de coerció
n), son susceptibles de
producir los principios de ajuste, esto es, regularidades parciales, en
el orden económico"(3).
En este sentido, entendemos por regulación "los procesos dinámicos
de adaptación de
la producción y de la demanda social, que resultan de la coajunción
de ajustes económicos
asociados a una configuración dada de las formas institucionales "es
más, en un sistema
dominado por la lógica del mercado y las relaciones capitalistas, el
suceso de la regulación
se mide según la aptitud que este tuviese para guiar y para canaliza
r los procesos de

• Fundación Ebert
106
107
MORENO Undtes y alternativas.

acumulación y para contener los desequilibrios que tiende a engendrar en permanencia"(4). mstituc1onales generando su desvmculai.:1ón de los obJet1vos que se proponían alcanzar· en
Sin embargo es necesario precisar que el estudio de la regulación no debe quedar este caso, la misma norma JUrfdica contmúa siendo aplicada pero en contextos distintos
circunscripto al estudio del marco "coercitivo" de las normas provenientes del Estado o de (temporales y/o de situación), por lo que pasa a producir efectos diferentes generando en su
aquellas que como la negociación colectiva, su validez y eficacia, le son acordadas por la mterrelación con ese nuevo contexto, desequilibrios con respecto al sistema.
constitución o las leyes. La regulación, como su propio nombre lo indica, constituye un universo Estos desequilibrios exigen la aplicación de correctivos a partir del Estado, que se
más amplio y en este sentido es que debe ser analizado, esto es, en tanto margen (o forma) de implementan a través denormasjurfdicas dotadas de coerción, y que están destinadas a niencauzar
desarrollo de las fuerzas económicas y sociales que el condicionamiento del Estado permite o el modelo de acumulación. Pero en este intento de reencamamiento, a diferencia del supuestQ
tolera (normas, voluntad poütica), que es capaz de provocar un determinado encauzamiento del anterior en el cuál las disfuncionalidades no afectan la esencia del modelo de acumulación, aquí
modo de crecimiento, y un cierto equilibrio social consensuado que lo sustenta, y que es toinado si lo afectan. Vemos pues, en este caso, que no se trata de un simple procedimiento institucional,
como marco de certeza para guiar el comportamiento de los actores sociales. aquí la acción normativa compromete intereses sectoriales e incide sobre el comportamiento de
En el campo de las relaciones de producción, el derecho en general y el derecho del las fueaas de mercado que han puesto en crisis el sistema, precisamente, a partir de su desarrollo.
trabajo en particular prescriben de una manera más o menos lógica y sistematizada la base Este proceder frente a la crisis requiere, como veremos en el punto 3, la concordancia
esencial de su marco regulatorio. Estas normas encuentran su vértice o punto de coherencia entre las medidas normativas y la voluntad del Estado de reencauzar el modelo sobre la base
en la ley fundamental o constitución, cuyas disposiciones rectoras determinan, precisamente, de sus objetivos tradicionales o de otros nuevos (9). En ambos casos, implica asumir una
los márgenes y amplitud, la forma y las circunstancias en que podrá actuar y/o aplicarse el nueva conflictividad donde el Estado tiende a imponer, en el marco de la capacidad de su poder
derecho que se le subordina (dictado por el Estado o establecido por las partes), y sobre todo: de coacción o imposición, un consenso sobre bases nuevas. Ello conlleva igualmente, un
las formas y el alcance que podrá revestir todo orden nuevo que pretendiera suplantarlo total reacomodamiento de las fuerzas sindicales respecto de su papel, de su margen de distribución
o parcialmente, y la manera en que habrán de resolverse (contenerse) los desequilibrios en el producto nacional, etc. La superación de este estado de cosas no·presupone restablecer
(conflictos) que tiende a engendrar el sistema. el modelo anterior de acumulación, sino reencau:zarlo sobre bases distintas a las anteriores,
Pero debemos señalar que este enca,denamiento jurídico piramidal, aún cuando pudiese y por ende, susceptibles de generar nuevas contradicciones en su seno.
ser el más perfecto, no impide, al decir de Robert Boyer, que • en un cierto estadio, los mismos
factores que permitían el suceso de un mecanismo de gestión se convierten en el origen de su La noción de equilibrio en las relaciones laborales
crisis o al menos de su dificultad de· adaptación a un contexto cambiante"(6).
Esto es, en la dinámica de un proceso de acumulación, a medida que se transforman y La noción de equilibrio en las relaciones laborales, que acabamos de evocar, implica la
consolidan los factores que incidieron en su desarrollo, como consecuencia de ello, se irán de paz social y de legitimidad. Esta afirmación exige analizar su verdadero alcance, como así
produciendo de más en más, a través de su interrelación, efectos nuevos que ya no podrán también situarla a la luz de la dinámica del sistema socio-económico. Esta noción concierne
ser interiorizados en el seno de la configuración existente. dos aspectos de la relación laboral: el primero corresponde a su esencia: posibilitar un punto
Se produce así un desfasaje entre las fuerzas del mercado y las formas institucionales. de convivencia entre partes desiguales mediante el reconocimiento y/o garantía de una esfera
Estos desfasajes son portadores de desequilibrios más o menos nuevos que podrán o no ser cierta de protección y de acción a la parte más débil, la que por ser efectivamente oponible
contenidos dentro del sistema. En el primer caso, su contención implica, tanto la posibilidad y exigible a su contraparte, legitima el mayor poder de esta última (10).
de que estas transformaciones sean tan solo puntuales o sectoriales, de manera que no afecten Ahora bien, no debemos suponer que este punto de equilibrio es un punto estático. Ello
en lo esencial al funci�namiento del sistema, como así también la posibilidad de restablecer implicarla desconocer el basamento conflictivo (no necesariamente "irremediablemente
sobre nuevas bases de equilibrio y de cohesión social los objetivos esenciales al sistema (7). contradictorio") sobre el cual se sustenta la relación laboral. Por el contrario, este punto, en
En el segundo caso, esto es, en el supuesto de que estos desequilibrios no consigan ser la dinámica del sistema económico, deviene inestable. De ello se desprende, que la idea de
canalizados, pueden dar lugar a dos alternativas posibles: la primera de ellas supone el equilibrio en el campo de las relaciones de trabajo, exige considerar la forma o la manera bajo
cuestionamiento del modelo de acumulación, que entra en crisis permitiendo el surgimiento la cual se manifiesta en cada momento histórico concreto ese punto de equilibrio, y que
de nuevas tendencias económicas y de una nueva relación salarial: se abre así el camino a una factores (también dinámicos) actúan interrelacionados para su materializ.ación.
reformulación del marco institucional posibilitante y por ende a la conformación de una nueva Este punto está dado por el "consenso", que expresa el convencimiento generalizado de
base de equilibrios y de cohesión social a partir de los nuevos objetivos del sistema (8). un sector o de la población, en un momento histórico preciso,_ de que su situación es aceptable
La segunda alternativa presupone que la modificación del contexto perime las formas (aceptación que no supone necesariamente conformismo o resignación). y que resulta de la
108 109
MORENO Lúnües y alternativas...

d y su propio rol, de momento y/o lugar histórico preciso. Ello modifica las posibilidades y límites de la
interrelación entre la concepción que los actores tengan sobre la socieda
sus posibilidades y/o aspiraciones, pero también de su capacida d de revertir esta situación, negociación colectiva para dar respuesta o encauzar las nuevas situaciones conflictivas que se
capacidad que esta dada, por el grado, voluntad y posibilidades que ti� una s�i�d
ne generan en cada modelo de acumulación en un determinado estadio de su evolución.
(quiénes detentan el poder) de evitar o poner freno a todo
_
mtento de modifica r ese �t_e- La negociación colectiva de trabajo, no debe olvidarse, constituye en si misma un hec ho
el grado y generaliza ción social. Esta afirmación supone , que todo análisis, referido a su evolución y perspectiva, debe
En este sentido es posible hablar .de consenso real o latente, según
y de la relación respecto de preservar intacta su esencia, esto es: la relación conflictual entre grupos humanos, con motivo
del descontento o disconformidad respecto de la situación que viven
última permita generar Y en ocasión del trabajo subordinado; ya que precisamente, su esencia éonflictual, es el factor
la capacidad de rebelión (puntual o general) como así también de que esta
que genera la necesidad de regulación y de previsión por parte de la s�iedad, y no a la inversa.
procesos más o menos multiplicadores y/o generaliz.ados en el espacio y en el tiempo (11).
Estas consideraciones nos conducen a analizar el segundo aspecto del consenso, que se Ella constituye un acto o una serie de actos, mediante los cuales se modifican o se impide
r que sean modificados los espacios de poder y/o de gratificación de las partes que intervienen
refiere al cómo, o a la posibilidad concreta de lograr eficazmente ese equilibrio. Supone considera
implemen tar, como la .capacidad del o se ven afectados por la relación, ya sea directa o indirectamente.
tanto las variaciones del contexto social donde se lo pretende
Estado de lograrlo (exige considerar la relación entre el.grado de aceptación del actual estado de Ahora bien, ¿cuáles son los factores o elementos que dan sentido y razón de ser a esos
cosas y la posibilidad de encauzar los factores desequilibrantes y/o contestarios). .. actos negociales?.
· Respecto de las variaciones del contexto social y económico donde se desarrolla la En primer lugar la negociación colectiva presupone una relación donde cada una de las
relación entre los actores, es necesario tener presente los grados y formas de contradiccio nes que partes encama y/o representa intereses básicamente contrapuestos (no necesariamente contra­
conlleva y las posibilidades concretas de contenerlas y/o encauzarlas (ver punto siguiente). dictorios) ya sea en su esencia o en su exteriorización, con uno o algunos de los sectores que
Respecto de la capacidad del Estado, al decir de Antaine Jeammmaud se refiere a la tienen incidencia en la relación.
eficiencia reguladora global del orden jurídico, es decir, a su aptitud para mantener en En segundo lugar, en ella, cada una de las partes o protagonistas tienden a hacer
cohesión las fuerzas e intereses antagónicos que constituyen la trama concreta de una sociedad prevalecer o a imponer, sobre la esfera de la o las otras, su pretensión o lógica. Esto es,
sin recurrir simplemente a la violencia abierta, como a su eficacia en cuanto representación constituye una relación de poder.
de los valores y de las maneras como son o deben ser las cosas; esta segunda aproximación En tercer lugar, exige que la situación de conflicto se exteriorice, aunque ésta no sea
al tema, según Jeammmaud, se inscribe en el debate acerca de la legitimación del poder y de necesariamente abierta; y que a nivel de los asalariados sea asumida grupal O colectivamente.
las normas en las sociedades capitalistas desarrolladas"(12). De existir un margen, aún si reducido, de acción y presión, margen que supone la
. �
Sin lugar a dudas, la negociación colectiva constituye un factor esencial como elemento coexistencia de dos partes con una mínima esfera de acción (independencia de acción,
capaz de encauzar los desequilibrios sociales en una sociedad determinada, convirtiéndose en autonomía de objetivo¡¡, posibilidades de adoptar una actitud propia respecto de la otra .....)
un factor de regulación flexible o mejor de alta capacidad de adaptación a los nuevos contextos Debe tratarse de una relación de trabajo, donde una al menos de las partes reviste el
0 realidades. En consecuencia, cabe preguntarse ¿cuál es el papel
y/o el alcance de la carácter de subordinada respecto de la o de las otras.
negociación colectiva como factor de regulación?. Proponemos en consecuencia descifrar a continuación como actúan o se ven condicio­
nados estos presupuestos, frente a las transformaciones que se están dando en nuestra sociedad
La negociación colectiva y a nivel mundial, y lo que es más importante, que es lo que ha cambiado o está cambiando
en el comportamiento de los actores (sindicatos, colectivo de trabajo, cámaras empresarias,
La negociación colectiva es también, y fundamentalmente, un elemento regulador con Estado) en la realidad donde ellos actúan o inciden, y por ende en sus formas de manifestarse.
mayores posibilidades de dar respuestas a la diversidad y/o renovación conflictual �ue nace Finalmente, pensamos que todo análisis de perspectiva requiere considerar
de las cada vez más rápidas y particulares transformaciones que se dan en las relaciones de los límites posibles de todo proceso de transformación, si estos son modificables y en que
producción. Igualmente actúa como elemento capaz de restablecer la cohesión y el equilibrio medida, ... o si por el contrario son irreversibles.
social sobre nuevas bases. Ahora bien, ¿cuál es el alcance de los aspectos antes mencionados?, ¿cómo y en que
Pero a diferencia de la norma juódica establecida por el Estado, la negociación colectiva forma son esenciales para la dinámica de los procesos de negociación?, y ¿c6mo tienden a
actúa determinada por una serie de ejes o factores interrelacionados con el desarrollo del incidir sobre dichos procesos las transformaciones -operadas en el modelo de acumulación en
modelo de producció n (de la sociedad), los que al transform arse, determina n particular aquellas que tienen incidencia sobre la relación salarial (y las relaciones' de
particularidades respecto del desarrollo y función de la negociación colectiva, en cada producción y de organización del trabajo)?. Frente a ello, cabe preguntarse igualmente si la

110 111
MORENO Limites y alternati,as...

negociación colectiva de trabajo, al modificarse el con�exto político, �nómtco y social acumulación, pero hemos resaltado igualmente, que la propia dinámica del sistema, genera
donde se desarrolla, incide sobre el sistema de relaciones de trab�o y el modelo de nuevas situaciones o contextos donde la norma deja de producir el efecto deseado originaria­
acumulación. mente, convirtiéndose de esta manera, en un factor coadyuvante de su crisis. Consecuencia de lo
, Quizás de una manera esquemática, por ende incompleta cuando no fornida. creemos señalado, la normajurídica, en tanto elemento modificable por la voluntad del legislador, deviene
válido distinguir tres ámbitos posibles principales de transfo�ciones que actúan así uno de los instrumentos más idóneos para reencauz.ar los desfasajes sociales que ponen en crisis
interrelacionados con los factores que afectan al modelo de acumulación. el modelo, y para dar lugar a nuevas bases de equilibrio y cohesión social.
Aquellas transformaciones que inciden directamente sobre el funcionamiento del Ahora bien -¿se presupone su eficacia por la sola existencia de prescripciones normativas
modelo de acumulación (pudiéndose distinguir las que afectan la organi7.ación Y la gestión de do � de coerción, esto es, �r su dictado y vigencia?. El propósito de este trabajo,
la empresa, el tipo de producción, de tecnologías utiliz.adas, etc � 1� necesidad� de los precisamente, es, por una parte, mtentar plantear la relatividad de la eficiencia normativa, y
actores, sus conductas y actitudes), las que conciernen los objetivos, concepc10nes Y por otra parte, situar la norma jurídica (su implementación), como elemento O factor
estrategias de los actores o protagonistas de la relación, en fin, aque�as �ue afectan al Estado, complementario de las alternativas tendientes a recomponer o reencauz.ar la incidencia de las
su función, sus objetivos políticos y al papel y/o alcance de la legislación. instituciones dentro del modelo, como así también de aquellas que intentan su eventual
Las transformaciones del contexto económico afectarán los intereses inmediatos de transformación. Paralelamente, tomando en consideración el contexto, esto es las
los actores, mientras que las transformaciones del contexto socio-políti� tendrán incide�cia transformaciones objetivas de la realidad socio-económica, pretendemos descifrar las posi­
sobre las relaciones de poder. La confluencia de ambos fenómenos tiende a producir la bilidades concretas de su eficiencia, nos referimos a sus efectos mas allá de la voluntad del
exteriorización del conflicto, el cual, según los objetivos y concepciones de los actores, Y de legislador.
las posibilidades de que encuentre o no un cauce adecuado para su trata�ento, �odrá Pero como veremos seguidamente, las normas jurídicas si bien son productoras de
ser considerado en el marco de las instituciones vigentes o por el contrano, termtnará efectos por si solas, no cumplen necesariamente su objetivo por su mera existencia. Para
desbordándolo, generando una situación de conflicto abierto_ con ef�to� más o me�os descubrir la capacidad teleológica de la norma jurídica, esto es, de corresponderse con su
profundo sobre el funcionamiento del sistema de acumulación (mov1ID1entos salvajes, objetivo o finalidad para el cuál fue dictado, es necesario relacionar el objetivo que
.
descontentos, etc). ella persigue, o voluntad, sea este político, social, o económico, para el o los cuales fueron
Vemos en consecuencia que los factores esenciales, y por ende la negociación colectiva establecidas, con la realidad y el contexto donde se implementan. Por ejemplo, una norma
como institución resultan continuamente condicionados por las transformaciones que se jurídica que autoriza un derecho amplio de huelga, no supone "per se" la voluntad del gobierno
producen en el co�texto político, social y económico, modificando de tal forma su propio rol de permitir una huelga general que cuestionare el orden laboral vigente, es más, posible es
•Y alcance. que esta huelga, si se realizare durante la vigencia de dicha norma, pudiere ser reprimida por
En este marco cabe preguntarse, previo a intentar definir los alcances del modelo de oponerse a un gobierno que precisamente, a través de la generalización del derecho de
negociación colectiva como elemento cap� de encausar 1� conflictividad social (¿vehiculiz.ador huelga, se sienta convencido de su carácter democrático, (o cree demostrarlo) quitándole en
tan solo dentro del sistema o aun transformadores de el?), cómo actúan y/o cWÍJ.es son los consecuencia raz.ón de ser a una huelga que se realizase en su contra (13).
límites del sistema de acumulación, y cuál es la función de la norma jurídica como elemento Desde otra perspectiva, por ejemplo, una norma que estableciere la conciliación
contenedor de los desfasajes sociales que ponen en crisis el sistema? obligatoria de los conflictos laborales, puede estar vigente durante aiios, sin que ello suponga
El desciframiento de esta problemática nos permitirá intentar precisar el alcance de la su aplicación respecto de huelgas juzgadas lógicas, cuando no funcionales a un determinado
negociación colectiva, como posibilidad capaz de vehiculiz.ar alternativas diferentes de regula­ estadio del desarrollo del modelo de acumulación. De la misma manera, otro gobierno, frente
ción salarial, en particular, la importancia que reviste para ello, los objetivos Y la v�l�tad �el a una situación similar de huelga, prevaliéndose de esa norma y aún de otras indirectas que
Estado, la concepción que este tenga de la sociedad y de la democracia, y la normativa Jurídica actúan como forma de presión sobre los actores, puede, en otro contexto, obtener que ella sea
que precisa el alcance y los efectos de la negociación colectiva en cada caso concreto. dejada sin efecto por considerarla un factor de perturbación respecto de las exigencias de
desarrollo del modelo económico/social en ese momento histórico concreto.
Los lúnites del sistema de acumulación Es necesario en consecuencia, intentar precisar, como el modelo de acumulación busca
recrear su regularidad reconstruyendo un nuevo equilibrio social sobre bases nuevas, y
La norma jurídica, hemos visto tiene por finalidad establecer el marco de regulación cuales, Y en que medida y forma se interrelacionan, para conseguir su eficacia, factores u
capaz de institucionalizar un determinado modelo de relación salarial, y por ende de elementos que van más allá de la norma.
112 113
MORENO Limites y alternativas...

En este sentido, debemos precisar que el reencauz.amiento de los factores desequilibrantes diferentes y/o nuevos espacios de acción y limitación de los actores, esta subordinado en gran
del sistema, o que lo ponen en crisis, se intenta a través de una panopia de elementos que medida, al reconocimiento o alcance que le conceda el orden normativo vigente (Constitución,
actúan, en la mayoría de los casos, interrelacionados. leyes, ... ).
Así vemos que se intenta reencauzar generalmente la realidad social (en nuestro caso En fin, finalmente, la negociación colectiva como institución reguladora de las
laboral) a través de una o varias leyes reguladoras de problemáticas concretas, o mediante la relaciones de trabajo, como lo hemos señalado anteriormente, modifica su alcance y su rol en
reafirmación, expresa o tácita, de los nuevos efectos que producen las normas al aplicarse a función de la manera en que se articulan y se ven condicionados por la nueva realidad
contextos diferentes (14). Pero dicho intento se busca igualmente, acompañando dichas económica, social y política, todos y cada uno de sus elementos que hacen a su esencia.
normas o tan solo a través, de reformas normativas que se producen en otros ámbitos pero que En este sentido, es posible afirmar que la negociación colectiva no constituye un
tienen efectos directos o indirectos sobre la porción de realidad que se pretende regular: por elemento encauzador de conflictos "per se". Para poder cumplir esa función, depende de la
ejemplo: reglamentación de la inmigración para reducir el desempleo, libertad de radicación forma en que se articulan sus diferentes factores esenciales, los que requieren a su vez contar
dé ampresas en zonas o regiones de escasa tradición sindical para limitar una fuerte presión con el marco normativo adecuado, que regule, la incidencia de aquellos factores capaces de
gremial en grandes concentraciones industriales etc. Pero es evidente que la voluntad desn �turalizar o de modificar esta función esencial, según el momento y el contexto histórico
legislativa exige, para pretender lograr sus efectos, ser acompañada de tres factores esenciales: preciso.
- La voluntad política del Estado de lograr tal o cual objetivo. Sin embargo, es necesario resaltar que la función que le cabe en un determinado modelo
- La justificación de la medida que se inscribe en la necesidad de obtener un consenso de acumulación a la negociación colectiva no es objetiva, sino múltiple, diferente o variada,
de la manera más amplia posible, y que se refiere a la noción (14) de democracia y bienestar s�gún los objetivos políticos e ideológicos que los actores y/o quiénes ejercen la representa­
que conlleva. ción del Estado pretenden asignarle en función de cada situación política, social y económica
- En fin, de una cierta capacidad de coerción o impo sición, que implica la posibilidad (también cultural) concreta.
concreta de materiafüar sus objetivos prefijados. Pero es importante tener presente, que la voluntad de acordarle tal o cual alcance a la
·Paralelamente, la inexistencia de un· objetivo común dentro del gobierno o de sectores negociación no depende únicamente de la voluntad del legislador sino también de las
que detentan el poder, como la imposibilidad de justificación, o lo que es más grave, la posibilidades concretas que ofrece el contexto de cada época, y de las posibilidades que ofrece
inexistencia de los factores anteriormente enunciados, debilitan el consenso, permiten el tal o cual técnica l�gislativa que la institucionaliza en ese contexto. Tal es lo que según Antoine
desarrollo de otros factores desequilibrantes y por ende, impiden la cohesión social. Jeammaud, sucedió con las leyes Auroux, las cuales, más allá de intentar "brindar un nuevo
En este estado de cosas, y teniendo en consideración que el convenio colectivo de trabajo cauce ( y función) a l a negociación colectiva", terminaron, contra su
supedita en gran parte sus efectos, y el alcance de sus acuerdos a las disposiciones de la ley, voluntad, resultando insuficientes en razón de la imposibilidad o limitaciones que ofrecía el
cabe entonces preguntarse: ¿puede el convenio por si mismo, constituir una alternativa capaz contexto de la época (15).
de encauzar los desequilibrios que el propio modelo de acumulación engendra, y en la Vemos en consecuencia, que la legislación por si sola no es canalizadora sino de
ocasión, de vehicufüar alternativas diferentes de regulación salarial, o si por el contrario, posibilidades vacías, cual si se tratase de herramientas perdidas que cualquiera p�ede
requiere de un marco institucional posibilitante, y si la existencia de ese marco, es suficiente encontrar y utilizar de distinta manera.
para conferirle a la negociación dicha función?. En todos los casos, es tos instrumentos tienen un sentido y un avenir diferente en manos
o según �royectos �líticos concretos que correspondan a concepciones de la democracia y
La negociación colectiva de la sociedad también concretas. Para ello, y por ello, es absurdo cuando no estéril aducir
en nom�re de la modernidad la validez objetiva de tal o cual forma o nivel de negociación.
_
La negociación colectiva, hemos visto, constituye un elemento de regulación, cuyo Cualq�1e� mtento �e darle � ella una cierta función, no dependerá tan solo de la ley, la
valor esencial esta dado por su doble capacidad de constituir, tanto un elemento de negoc1ac1ón colectiva por s1 sola no es suficiente para alcanzarla; ella, en su finalidad
canali7.ación de conflictos, como una posibilidad de brindar respuestas, puntuales y generales, �guladora de� �r acomp�ada, en !odos los casos de una voluntad política concreta, que se
_
a las nuevas si-iones conflictuales que genera la dinámica social y económica en el campo IDSCnba en objetivos precisos y posibles, y de una concepción de los jueces y de los actores
de las relaciones laborales. que se corresponda con esa necesidad.
Paralelamente, se observa sin embargo, que la expresión reguladora de la negociación
cot�á: el convenio o acuerdo colectivo de trabajo, como todo proceso generador de
115
MORENO CUADERNOS... Año 1 - Nº 1 (2do.Semestre 1993)

NOTAS

(l) La expresión "podido•, se refiere tanto al condicionamie�to de la vol�ntad política p?r las !º�s institucionales
y las fuerzas del mercado, como así también al poder ef�uv� de coa�c1ón, véase: de 1mpos1c1ón con que pueden
contar, quiénes detienen esa voluntad, en un momento h1s�nco preciso.
• .• _ DEL TRABAJADOR INDISCIPLINADO
(2) JEAMMAUD, Antoine y LYON-CAEN, Anto�, "Droit du Travail, démocratie et eme", pág 9, Collecuon
•Actea-Sud•, Grenoble, Francia, l 988 (Trabajo colectivo dirigido por los citados autores). AL HOMBRE PRESCINDIBLE<•>
(3) BOYER, Robert, La flexib� du travail en Europe. Trabajo colectivo realizado bajo su direccion, Editions
la Decouvertc, París, 1986, págs. 16 y 17.
(4) BOYER, Robert, op. cit.
_ Sandra N.C. Caponi*
(5) Es necesario tener presente que la regulación de las relaciones de trabajo resulta del concatenarmento de normas
_
específicas que regulan dicho ámbito y disposiciones dispersas del ámbito del derecho comerc1�l, penal,
administrativo, etc, que repercuten y condicionan el propio derecho específico o laboral. Así por ejemplo, la
amplitud o la forma en que se regule al derecho de propiedad tiene una incidencia fundamental �specto d�l
alcance del derecho de participación que otorguen las leyes laborales. Es más, el derecho del trabajo no podna
cumplir su objetivo equilibrador o serviría a otros objetivos diferente�, si no se lo edificara sobre la base de un
Michel Foucault define la tarea de la filosofía en términos kantianos como una analítica del
_ _ presente, como una analítica de la actualidad. La pregunta del filósofo retoma aquella que el
principio jurídico más general, el de propiedad, que es el que garantiza el derecho del dueno de la produ�c1ón
_
(empresario) a su libre uso, disposición y gestión en el marco de las normas vigentes, y por ende, es a partir del iluminismo había enunciado. ¿Qué es este ahora en el interior del cual estamos unos y otros y que
cual se establece una relación desigual entre las partes. define el momento en el que escribo?. ¿Qué es, pues, este presente que me constituye?.(1)
(6) BOYER, Robert, "La relation salaria le entre theorie et histoire", publicada en Le travail: marchés, r�es,
conventions, Editions Robert Salais-INSEE Economica, 1986, pág 306.
Deleuz.e nos dice que este presente que es el nuestro ya no puede ser enteramente
(7) BOYER, Robert, "La relation salariale . .. •, op.cit., págs. 306/7. recubierto por el diagrama disciplinar. Las sociedades de disciplina fueron y están siendo
_ _ _
(8) Esta situación se visualiza tanto en aquellos casos en que el Estado debe �acer frente a �1?�enc1as ten�1entes sustituidas por otro tipo de relaciones de fuerza y de poder que configura aquéllo que Deleuz.e
a extender generalizadamente ciertas reivindicaciones puntuales contradictonas con las pos1b1lldades del sistema definió como "sociedad de control". La sociedad disciplinar que Foucault situó en los siglos
de acumulación como en aquellos casos en que el marco institucional vigente favorece una cierta dinámica política
y socil!I que al ;lcanzar un cierto estadio o continuar desarrollándose en un contexto diferente, produce efectos
XVIlI y XIX y que alcama su apogeo en el siglo XX había sustituido a su vez a la sociedad
contradictorios con el o los objetivos del modelo de acumulación. de soberanía. Esta última no se proponía organizar la producción ni gestionar la vida sino
(9) En este último sentido se inscribe la experiencia del gobierno socialista de Fran,.ois Mitterrand que a través de deducir fuerzas, tiempo y dinero, remitiendo a la muerte mas que a la vida. La transición entre
una profusa legislación social y de medidas económicas coherentes, intentó modificar las bases sociales del modelo
la sociedad disciplinar y la sociedad de control fue lenta y progresiva al punto en que hoy
de acumulación francés.
(10) JEAMMAUD, A. y LYON-CAEN, A., "Droit du travail...", op. cit.
convivimos, a veces sin dificultad, con esas grandes fortalezas del siglo XIX coro� son las
_ .
(11) FOX y FLANDER, "La reforme de la negociation collective: de Donovan a Durkhe1m• publicado en Les prisiones y los hospicios, y ello al mismo tiempo en que nuevas formas de control se edifican
relations industrielles du travail, compilación de artículos bajo la dirección de Francois Selliers, PUF, 1976, París, y expanden: "la formación permanente sustituye a la escuela, el control continuo sustituye al
Francia. examen y el márketing desplaz.a a lo producido"(2).
(12) JEAMMAUD, Antoine "La democratización de la sociedad a merced de las ambiguedades del Estado de
derecho (a partir de la experiencia francesa", Crítica jurídica, México, 8/1988.
Algo semejante ocurrió en el siglo XIX, la transición de la sociedad de soberanía a la
(13) MORENO, Omar, •A propósito del Estado y del derecho de huelga" en revista La Ciudad Futura, febrero, sociedad de disciplina no fue hecha inmediatamente sino progresivamente. En el momento en
1991. que la luz de la razón iluminista creía haber podido ingresar en todos los rincones, en el
(14) Por ejemplo, defender la vigencia de una ley que ha visto reducida su capacidad protectora contra el despido momento en que se declamaba que no podrían existir zonas oscuras, zonas pobladas por los
de trabajadores, en razón de haberse modificado (reducido sensiblemelll_") la incid�ncia de !�s salarios respec1? de
los ingresos del empleador. Máxime si se considera que el valor de dicho salano era utilizado, en la ?nalldad
privilegios o por los abusos del poder monárquico, aún existían espacios en los que esa forma
_ clásica de ejercicio del pod!;lr persistía y resultaba operativa.
orignaria de la ley, como medida para la determinación de la indemnización protectora de la estab1hdad del
trabajador, y en una etapa donde se busca implementar formas flexibles de contratación laboral. Creemos que es posible situar esa subsistencia del poder de soberanía justamente ahí
(15) JEAMMAUD, Antoine, op. cit. En este artículo el autor señala -al referirse.a las leyes A�roux-, que aun
cuando estas leyes "se orientan hacia una alteración decisiva del carácter disciplinario de las relac10nes en el seno
de la empresa de tipo capitalistas y de la arbitrariedad de un poder que durante largo tiempo se ha ejercido al ?18rgen
. l">EJ presente artículo reft�a algunos de los temas desarrollados en la tesis doctoral que, bajo el mismo nombre,
de los principios vigorosamente proclamados del Estado de Derecho, su resultado es muchas veces contrad1ctono.
y gracias al apoyo financiero de la COORDENA(:AO DE PESSOAL DE NIVEL SUPERIOR, defendimos en
la Universidad Estadual de Campinas el 11 de noviembre de 1992.
* Universidad de Santa Catarina
t16 117
CAPONI Del trabqjo indisciplinado...

donde ciertos autores, pensemos en Drayfus y Rabinow o en Jean Gaudemar, par�en normalización de todo lo que pueda escapar de "lo normal". Aspira a restituir la razón a los
encontrar una forma paradigmática de ejercicio del poder disciplinar: en la fa'brica decimonó°:1ca. locos y la labori ocidad a los perezosos a través de una mirada capaz de penetrar en todos los
Foucault sitúa en la prisión, tomando al panóptico de Bentham como punto de partida, rincones. Estos mecanismos que recorren la cotidianidad intentando prevenir desvíos parecen
el momento que señala ese movimiento que va de unas formas atroces de castigo suplic�ante valerse de un instrumento, privilegiado entre todos, que es el poder normalizador del trabajo.
a nuevas formas de punición que reivindican para sí el honor de ser "humanas ". A part1r de Es _por esa fuerza correctiva del trabajo que la razón podrá desplazar a la locura, o que el
ahí, y por analogía, Foucault releva como fue que ese �er se ejerció en las instituciones� delincuente podrá ser "transformado". El trabajo constituía, para los humanistas y reformadores
discímiles, en los hospicios, hospitales, casas de corrección y escuelas . Nos muestra también decimonónicos, "la verdadera religión de las prisiones" as í como de los otros espacios
como el se ejerció en el interior de la familia burguesa donde , por entonces, se multiplicaban correctivos. Así, a la pregunta referida a cómo pueden ser controlados todos aquellos cuerpos
los controles tendientes a producir un cuerpo y un alma de clase. Un cuerpo que difiere de aquel que escapan a la norma? La res puesta de la sociedad disciplinar será: a través del �jercicio de
que es propio de la aristocracia, centrado en la sangre, tanto como del cuerpo de un pueblo un poder que los restituya al orden de lo normal, haciendo de ellos sujetos sanos y trabajadores.
que aún estaba lejos de ser considerado. Se trataba de producir un cuerpo centrado en la Sin embargo, para la pregunta referida a cómo pueden ser controlados esos sujetos sanos y
sexualidad, capaz de garantizar una descendencia saludable: la mujer histérica y el niño laboriosos, la sociedad disciplinar parece no descubrir una respuesta enteramente eficaz.
onanista fueron los objetos privilegiados de esos controles médico-correctivos. Si nos preguntamos ahora hacia quiénes se dirigen prioritariamente esos poderes
Como es bien sabido, entre esas estrategias y esas instituciones disciplinares Foucault . . _
disciplmares, veremos que ellos se refieren fundamentalmente a la propia burguesía (a fin de
situará, por un recurso analógico, a la fábrica decimonónica. En este trabajo nos hemos propuesto modelar su cuerpo y su sexualidad), pero también a esos seres monstruosos que J. Bentham
revisar esa tentadora analogía tomando como punto de partida las investigaciones de algunos definió como "el residuo de la sociedad industrial". Así, no sólo son los prisioneros sino
teóricos del trabajo. Convenimos con Foucaulten señalar que la relación que existe entre el hombre también los soldados desertores, las prostitutas arrepentidas, los niños huérfanos y los artistas
y su trabajo no es una relación analítica sino sintética. Y, que esa síntesis es operada por pobres formarán parte de esa "galería de hombres infames" que se convierte en blanco
mecanismos históricos, menudos y cotidianos de poder. Es que para que el hombre ingrese a la privilegiado de esas instituciones que al mismo tiempo que los recubren los delimitan. No
fábrica, para que su tiempo y su cuerpo fuesen convertidos en tiempo y fuerza de trabajo se necesitó fue o�ro el sue�o de Bentham en relación a las sociedades disciplinares : ellas harían que "la
de urgencias económicas pero también se requirió de una tecnología de poder capaz de transformar escona se convierta en plata" convertirían en sajetos dóciles y productivos a esos sujetos que
a esos individuos en trabajadores. Lo cierto es que no es ni obvio ni evidente que esa mecánica la sociedad industrial, al mismo tiempo, producía y excluía.
de poder pueda ser enteramente recubierta JJ<>r el diagrama disciplinar. Con el fin de dar cuenta La demarcación entre esos pobres monstruosos y los pobres considerados "laboriosos
de esta cuestión tuvimos que circunscribir el alcance teórico de ese concepto de "disciplina" que, Y diligentes" no fue inmediata. Sin embargo la modernidad estaba lejos de ver allí una
en el sentido dado por Foucault, poco tiene de ambiguo. homogeneidad de grupo, fue por ello que durante los 50 años que precedieron a la formulación
En la "Voluntad de Saber" Foucault define a las disciplinas como una anátomo-política de la Nueva Ley de Pobres, juristas y reformadores Ingleses se abocaron a la tarea de establecer
del cuerpo hu�o. El cuerpo es entendido como una máquina a la que los poderes límites infranqueables entre esos dos mundos. ·Ellos creían imperativo excluir a los pobres
conseguirían maximizar en su capacidad económica y minimizar en su capacidad política. diligentes de los escasos beneficios de la ley de pobres, pues entendían que ella fomentaría
Ellos tienden a su "educación, al aumento de sus aptitudes, a la extracción de sus fuerzas, al la pereza, y entonces, los vicios mas horribles. Si tenemos en cuenta esta extendida
crecimiento paralelo de su utilidad y docilidad". Tienen por "función principal la de orientar preocupación bien podemos concluir que, por lo menos h asta las últimas décadas del siglo
conductas". Y es en el soldado prusiano donde Foucault encuentra un buen ejemplo de ello. XIX, las disciplinas se refieren en forma prioritaria a los pobres desocupados y a los propios
En "Las redes del poder" nos muestra como, más allá de sus conquistas y fracasos, las burgueses. Y, que sólo en un segundo momento, que data de las últimas décadas del siglo XIX
disciplinas militares se propusieron transformar el cuerpo poco decoroso de los soldados, Y de las primeras de este siglo, ellas toman por objeto al tiempo de trabajo y al tiempo de
tomándolos "habilidosos y por lo tanto preciosos". Y, en la medida en que es os cuerpos·se descanso de los trabajadores pobres.
fueran tomando más preciosos, "más necesario era conservarlos, más necesidad había de
salvarles la vida en la batalla, y en cuanto más técnicas les eran enseñadas mas tiempo duraba Poderes de Extracción
el aprendizaje y más preciosos eran ellos"(3)
Esta mecánica de poder hace posible que cada cuerpo sea individualizado y modelado, · En cuanto juristas y criminólogos producían saberes tendientes a iluminar el sub-mundo
que cada cuerpo adquiera más valor cuanto mayor es su eficacia, su habilidad y su docilidad. de las prisiones, en cuanto los médicos ingresaban a los hospitales transformándolos, en
Las disciplinas son la contracara de una razón iluminista que tiene como objetivo la cuanto los higienistas mudaban los cementerios para los suburbios y los urbanistas cuidaban
118 119
CAPONI Del traboJo indisciplinado...

de la buena circulación de los fluídos recortando y cuadriculando las ciudades, aún no existía De ser así creemos que es posible afirmar que los poderes disciplinares se mantuvieron
un saber semejante que se propusiese organi7.ar y calcular el tiempo y la medida de las fuerzas por mucho_ tiempo ajenos al espacio de los trabajadores pobres, ajenos al mundo de "la
que intervienen en la producción de una mercancía. Los economistas podían calcular con normalidad productiva" como gustaban de calificarla los redactores de la nueva ley de pobres.
precisión extrema cuántos hombres y cuántas horas eran requeridos para producir tal cantidad Y que, quizás, ese diagrama al que Foucault dio el nombre de bio-poder ingresara en ese
de mercaderías. Lo que ellos desconocían era el modo como esos hombres utilizaban esas mundo menos a través de controles disciplinares que a través de una bio-política de la
horas. La preocupación que D' Alambert manifiesta en el "Prospectos" de la "Enciclopedia" población. El cuerpo del trabajador preocupaba menos por lo que él representaba como
se mantendrá por mucho tiempo inalterada, inclusive con el advenimiento de las grandes "cuerpo máquina" que por lo que él significaba como "cuerpo especie". El crecimiento urbano
máquinas, que aunque se imaginase lo contrario, estaban lejos de andar solas. Allí se afirma incontrolable representaba para los burgueses del siglo XIX un espectáculo aterrador. Esa
que para obtener una información, la más completa posible, del modo como se realizan las masa humana cuyas costumbres y hábitos eran imaginados como atroces deberían tener un
artes mecánicas, las manualidades y los oficios se debe recurrir a los propios operarios, lugar en las ciudades lo suficientemente alejado como para neutrali7.al" cualquier peligro
conversar con ellos y escribir solamente bajo su dictado. Y, aún así se desconocerá todo médico o jurídico. Quizás por ello la marca distintiva de esa bio-política de la población
aquéllo que pertenece al ámbito de los secretos de cada oficio. referida a los trabajadores parecía ser la marca de la exclusión más que de la medicaliz.ación.
Eraposible administrar las poblaciones y los cuerpos, pero el mundo del trabajo aún no había Se creía que la amenaza médica y el terror que producía la aglomeración urbana podrían ser
sido iluminado por las luces de la ramn y del cálculo. Esos dispositivos de saber poder que neutralizados simplemente por el ocultamiento. Los proyectos de los higienistas tenían como
preten� inundar de transparencia las prisiones, los asilos, los hospitales y las ciudades parecían meta excluir del centro de las ciudades a un proletariado que se resistía a ser trasladado a la
no disponer de un mecanismo o de discursos capaces de llevar transparencia al interior de la perisferia. Por eso • durante el Segundo Imperio, Haussman no se ocupó más que de los barrios
fábrica. Todo ese mundo del HACER, el modo como efectiva y materialmente se organiza el elegantes forzando a los proletarios al éxodo para los márgenes de la ciudad"(S). Hacia 1870
trabajo en ese reino de la oscuridad estaba aún muy lejos de la claridad pretendida. las calles de París ya habían sido suficientemente ensanchadas, pero las callejuelas que
Tal vez debamos admitir que el mundo del trabajo sea un reducto en el cual subsiste un recorren los barrios operarios no dejaban de multiplicarse y de confundirse.
tipo de poder que, lejos de atravesar el cuerpo social entero, individualiz.ando a los sujetos Esos datos nos habl an de un diagrama de poder que, más que referirse a la vida y a sus
.
y las acciones, quiere someter a una masa informe y compacta que no le es nunca enteramente cmdados, parece hablamos el idioma clásico de la extracción y la muerte. Dispositivos
conocida. _Quizás podamos afirmar que se trata de un poder brutal cuya contraéara es su esencialmente minimizadores de la vida parecen recorrer la existencia cotidiana de los
extrema porosidad que posibilita que espacios enteros puedan permanecer fuera de esa mirada trabajadores pobres en la época moderna, sin embargo ellos poseen, tanto como en los viejos
vigilante pero irregular, que tolera y admite pequeños ilegalismos cotidianos. tiempos de Damiens, una contracara aterradora: su porosidad. Probablemente sea en el
Para ello deberemos atender a esa red menuda de poder que reside en el exterior de la interior de los lugares de trabajo, esencialmente en el interior de la fábrica, donde esa dupla
fábrica, aquélla que invade la existencia del trabajador justamente en el momento en que extracción-porosidad se hace absolutamente evidente.
debieran aparecer el tiempo libre y la vida privada. En sentido estricto, digamos que sería Es allí, en los lugares de trabajo que ese poder de muerte al que nos referimos se hace
impropio hablar de vida privada refiriéndonos a los trabajadores del siglo XIX. Tal como patente, por ejemplo, ante la figura tantas veces evocada del trabajo infantil. E.P. Thompson
afirma Antaine Proust ."si la vida privada constituye en la burguesía de la Belle Epoque un es a este respecto contundente: "la explotación de menores en la escala y en la intensidad con
campo claramente delimitado, n� ocurre lo mismo en los demás medios sociales. Las que fue practicada, representó (en la modernidad) uno de los acontecimientos más vergonzo­
condiciones de vida impedían a los campesinos, a los operarios y a las clases humildes de las sos de nuestra historia"(6). Pero así como el poder de muerte se extiende sobre toda una capa
ciudades sustraer a las miradas extrañas una parte de su vida para que, de ese modo, se de la sociedad en una escala que era hasta entonces inusitada, se hace, al mismo tiempo, cada
convierta en privada"{4). Callejuelas estrechas, pequeñas habitaciones donde a menudo se vez más preocupante la no universalidad de un poder que siempre parece dejar zonas en la
intercambian momentos de descanso con momentos de trabajo hacen de la calle y del umbral oscuridad. Y, si es la figu_ra del menor trabajador quién mejor representa a ese poder de
el espacio más atractivo, pues es allí donde muchas veces transcurren los momentos más extracción, será la figura del artesano y de los trabajadores cualificados quien mejor representa
gratos. Esas existencias en las cuales lo público y lo privado se interpenetran y se confunden, a los peligros de un poder que está lejos de penetrar en todos los rincones.
esos cuerpos que parecen gustar de "hormiguear entre los otros" se convierten, en el transcurso
del siglo XIX, en objeto privilegiado de poderes médicos, policiales y morales, Sin embargo Estrategias de descualificación
parece tratarse de unos poderes cuya mecánica está más cerca de la confusión del "Hospital
General• que de la pretendida racionalidad correctiva de las disciplinas. El sueño iluminista de la transparencia será, durante gran parte del siglo XIX, ajeno al

120 121
CAPONI Del trabqjo indiscipünado...

del siglo XIX sobre organización del trabajo, pero que, al mismo tiempo, no puede ser pensado la pereza. Para ellos el trabajo poseía, por si mismo, una función normalizadora y ortopédica.
como la aplicación tardía del diagrama disciplinar al mundo del trabajo. La totalidad de la sociedad disciplinar cartografiada por Foucault, parece ser deudora de ese
En "El Ojo del Poder", Michelle Perrot sugiere <;ierta identidad entre Bentham y Taylor interés por la pereza. Es en tomo a ella que lo normal y lo patológico se establece, ella indica
con la que Foucault concuerda. Ambos imaginan que no existe nadie en frente, ambos niegan grados de peligrosidad y de criminalidad al mismo tiempo en que postula la superioridad o
toda capacidad de resistencia a aquéllos sobre los cuales el poder se ejerce, ambos imaginan inferioridad de las distintas razas. El diagrama disciplinar está anclado en el supuesto que
que sus discursos y estrategias de poder no encontrarán obstáculos. Por su parte Jean identifica a la pereza con la peligrosidad y a la normalidad con la laboriosidad.
Gaudemar en su "Movilización General" piensa al taylorismo como el modelo más perfecto El taylorismo se inscribe, en cambio, en el interior de una serie de estudios propios de
de organización disciplinar. Estas afirmaciones junto a otras tentativas por establecer las primeras décadas de nuestro siglo, donde las preocupaciones en términos de energía y
analogías entre las disciplinas y el taylorismo eludieron la explicitación de significativas control habían desplazado a las viejas utopías disciplinares preocupadas con la pereza. Este
diferencias que podóan hacer de este último una estructura de poder enteramente nueva, más objetivo se hace evidente si entendemos a la distinción entre concepción y ejecución que
que la aplicación tardía de las tecnologías modernas de poder al interior de la fábrica. articula el pensamiento de Taylor. El problema de la pereza ya no interesa. Se trata ahora de
Parece lógico pensar que fue Taylor quien pudo introducir la luz en el mundo del trabajo,. valerse de mediciones, observaciones y cronómetros para apropiarse de un saber que, en
que sólo entonces su racionalización llegó a ser completa. Creemos, sin embargo, que es manos de los trabajadores, no es más que un límite al poder gerencial. En el momento en que
preciso que nos demoremos en el análisis de las diferencias. Creemos que no es tan evidente ese saber sea expropiado se podrá organizar un día óptimo de trabajo, se podrán extraer, en
como se piensa que el taylorismo haya desplazado las estrategias disciplinares de poder al un máximo posible, las energías de los cuerpos laboriosos. El saber de los operarios ha sido
interior de las fábricas. reducido a su mínima expresión. El control de los tiempos y de los movimientos, la repetición
Para el ya no se trata de hacer transparente al espíritu ese orden que seóa propio del de tareas simples y la racionalización de los minutos de descanso serán las técnicas que Taylor
iluminismo, donde razón y naturaleza coinciden. La preocupación ya no está en los empleará para modelar una subjetividad ya no disciplinada sino prescindible.
transgresores, en lo anormal sino que se refiere a ese mundo que es paradigma de normalidad
para pobres y burgueses: el mundo del trabajo. El problema de Taylor no es idéntico al que Artesanos de sí
preocupa al ejército prusiano, es al contrario su inversión especular. Más que aumentar la
eficacia económica de los cuerpos, más que tomarlos preciosos, habilidosos, dóciles y Nos interesa ahora operar un pequeño desvío y entrometemos en la contracara de esos
costosos se trata de abaratarlos. Braverman es a este respecto contundente: "el propósito del dispositivos de poder que, previamente a la aparición del taylorismo, invadieron el mundo de
estudio del trabajo nunca era en la mente (de Taylor) robustecer la capacidad del trabajador los trabajadores decinionónicos. Deberemos referimos aquí al espacio de la resistencia, o
· o concentrar en el trabajador una parcela mayor de conocimiento, o asegurar que, a medida mejor a ese espacio en el cual la ética, el poder y la resistencia se encuentran y refuerzan. Como
que las tecnologías aumentasen el trabajador también se elevase con ellas. El objetivo era lo afirma Deleuze, es a partir de "la Voluntad de Saber" que Foucault parece tener el
abaratar al trabajador y disminuir su preparación aumentando su producción"(lO). sentimiento de estar cerrándose en las relaciones de fuerza. Entonces surge un nuevo eje
La lógica que aquí está en juego parece invertir la que opera en el ejercito prusiano. Si problemático: cómo transponer la línea, cómo sobrepasar las relaciones de fuerza; y ésto sólo
en este último las disciplinas quieren producir, de acuerdo con la lógica de la razón iluminista, podrá ser respondido en los dos últimos volúmenes de la "Historia de la sexualidad". Allí se
lo normal (un soldado habilidoso y por tanto precioso), el taylorismo parece querer introducir propone reduplicar la relación entre las fuerzas, establecer un tipo de relación del yo consigo
un desvío en relación a lo que se considera normal. Se trata de hacer que el trabajador mismo capaz de permitirle resistir, sustraerse, "hacer que la vida y la muerte se vuelvan contra
habilidoso se tome sustituible y enteramente prescindible. En el primer caso la razón quiere el poder"(12). Fueron los griegos quienes inventaron esas tecnologías que producen la
ejercer una instrucción ortopédica. En el segundo opera una lógica de la minimización. El existencia como una obra de arte, quienes dieron las reglas ético-estéticas para construir
discurso de Taylor insiste sobre un punto: las posibilidades del sistema no podrán ser modos o estilos de vida.· Generaron así formas de autoproducción del yo que difieren y se
. realizadas hasta que "todos los mecanismos de la oficina puedan ser accionados por hombres oponen a aquéllas que los dispositivos de poder quieren imponer, formas históricas y
de menor calibre y alcance y que sean, por lo tanto, más baratos que los exigidos por el viejo puntuales que configuran un diálogo silencioso con el diagrama de poder en el que se
sistema"(11). inscriben.
Pero existe aún otra diferencia con la sociedad disciplinar que debe ser señalada. Nos Intentaremos mostrar que es factible pensar a esas existencias estéticas como espacios
referimos al lugar privilegiado que Taylor com,ede a la noción de fatiga. de resistencia, y para ello nos demoraremos en esas vidas peculiares que son la de ciertos
Para los reformadores y filántropos, el eje problemático gira en tomo al problema de trabajadores decimonónicos autodida:ctas e ilustrados.
124 125
CAPONI Del trabajo indisciplinado...

Si atendemos a la escala y a la intensidad con que ese fenómeno, al que llamamos de trabajadores eligieron dirigir hacia si mismos. Aún cuando el relevamiento de esas tecnologías
"estética de la existencia", se expandió en el mundo de los trabajadores veremos que eso sólo deba ser necesariamente parcial y limitado , nos permiten situamos frente a esa paciente
puede ser imaginado como contra-cara de un diagrama de poder que precisa convivir con producción de unas pocas vidas destinadas al olvido que parecían obstinadas en cubrir tanta
regiones impenetrables. Ni las máquinas, ni los reglamentos cada vez más rígidos conseguían fealdad con un velo de belleza.
anular completamente la resistencia generada por los sublimes. El saber que detentaban, lm¡ Se trata de prácticas reflexivas y voluntarias que un puñado de trabajadores anónimos
secretos del oficio, los hacían imprescindibles pero difíciles de someter a los ritmos que exigía del siglo XIX eligieron dirigir hacia sí con el fin de transformarse y de modificarse haciendo
la producción. de sus vidas una obra portadora de ciertos valores ético-estéticos.
La existencia de esos trabajadores indisciplinados y apasionados sólo podía ocurrir en Pocas y pobres vidas que, sin embargo, consiguieron atravesar el tiempo y eventualizar
fos márgenes de un poder de extracción que debía tolerar el poder que les confería su saber. a través de poesías, cartas o biografías, las evidencias que los situaban en un espacio ajeno
Con todo el vínculo que existe entre la estética de la existencia y el conocimiento del oficio al pensamiento. Vidas que pudieron prepararse a vivir algo que parecía imposible: -"La
está lejos de ser analítico o inmediato. Intentaremos mostrar que muchas veces no es el amor suspensión de la ancestral jerarquía que subordina a los que se dedican a trabajar con las manos
sino el espanto lo que une a los trabajadores cualificados a su trabajo. Muchas veces las de aquéllos que fueron contemplados con el privilegio del pensamiento"(14).
existencias estéticas se encuentran allí donde no existe cualificación ni saber hacer dignificante. Fueron muchos, moralistas, educadores y filántropos quienes dijeron a los trabajadores
Aún así, todo parece sugerir que la asociación entre el saber hacer y la autonomía parece ser que su verdadera cultura no era la de los libros de Voltaire sino la de su taller, la de sus martillos
la condición que permite a los trabajadores reconocerse como sujetos capaces de modelar sus y la de su taberna. Larga letanía acariciada por los reformadores y predicada por los moralistas
vidas de la forma más bella posible. Es allí que el trabajador se reconoce o reconoce a sus pares que alcanzará un estatuto científico de la mano de Taylor.
como imprescindibles, es allí que él se reconoce capaz de arrogarse el derecho de saltar el muro A la separación intransponible entre el zapatero y el pensador se sobrepondrá otra que
que los separa de aquéllos que nacieron con el privilegio del pensamiento. la duplica. La separación intransponible entre aquéllos que piensan como debe ser hecho el
Lo cierto es que parece existir cierta constancia que se reitera: es entre los calificados trabajo y aquéllos operarios substituibles que ejecutan lo que ya fue concebido. El taylorismo
más que entre los trabajadores brazales que emergen esas individualidades, que no eran así visto es mucho más que una profundización en la división del trabajo enunciada por Adam
necesariamente minoritarias, que son objetos de cuidados estéticos. Smith, es una reduplicación de lasjerarquías platónicas que parecen haber contribuido a cerrar
Sería ilusorio explicar ese vínculo entre cualificación y resistencia por la dignidad del para siempre el horizonte que posibilitó la emergencia de los herreros pintores o de los
trabajo Ó por el placer del trabajo bien hecho. Muchos testimonios nos hablan de la búsqueda zapateros poetas que poblaron el siglo XIX.
de espacios de fuga que los libere del tedioso ritmo del trabajo. Quizás sea mas viable pensar Es que ese herrero poeta del que nos habla Ranciére , Jerome Guilland, hablaba no solo.
en la existencia de cierto vínculo entre autonomía técnica y autonomía ética. Quizás debamos de la posibilidad sino también de la necesidad de mezclar los tres metales que Platón pensaba
pensar que la independencia de la que gozaban era para ellos un imperativo moral que se solamente en estado puro. Hay algo en la vida de ese trabajador poeta que excede el estrecho
fundamentaba y se justificaba en la "creencia de que su técnica era indispensable para la espacio de la infraestructura económica. Explotación y miseria forman un horizÓnte que
producción ( ... ) aún mas, en la certeza de que ese era el único factor verdaderamente asfixia la existencia cotidiana, pero esas no son las únicas deudas. Existe también una deuda
indispensable para la producción"(13). Creencia que, según las palabras de Poulot, parece menos enunciada y declamada que ellos sienten el derecho de cobrar, quieren subvertir ese
mantenerse inalterada aún en 1870. Allí la autonomía técnica, la capacidad concedida de viejo orden que los excluye del mundo de la razón.
decidir sobre el mejor modo de realizar una tarea, aparecen como condición para la conquista Orden al que el Taylorismo contribuye, más que ninguna otra tecnología de poder, a
de la autonomía moral. afianzar y a recrear de un modo enteramente nuevo.
Para muchos ese fue el instante que posibilitó la adquisición de la conciencia de sí como Se dirá que en ese exitoso esquema de descualificación donde la concepción está
sujeto libre. Para algunos ese mínimo espacio de libertad se pudo convertir en el punto de radicalmente separada de la ejecución, ganan espacio los técnicos y especialistas, que ellos
partida para una interrogación referida a su propia existencia, La tematización del reconoci­ ocupan ahora el lugar de los sublimes. Creemos, sin embargo, que la humanidad prescindible
miento de estos sujetos como agentes morales gira en tomo a una problematización de las que el taylorismo parece querer producir excede el ámbito de los ejecutores. Es que, el saber
relaciones existentes entre la ética(como arte de vivir) y el trabajo. Filántropos y puritanos de aquéllos que se encargan de la concepción supone que(... ) lo fundamental no es otra cosa
tematizaron_ una cuestión semejante. A ellos les interesaba la relación entre la pereza y la que su modo de inserción en un sistema heterónomo de grandes aparatos científicos, técnicos
inmoralidad. Pero el reconocimiento del arte de vivir como espacio de la ética nos sitúa en y administrativos. Cuya complejidad supera el entendimiento de una persona y que no puede
un horizonte enteramente diverso. Nos sitúa frente a esas tecnologías del yo que ciertos funcionar mas que gracias a la articulación de saberes parciales, complementares y pre-
126 127
CAPONI

determinados en función de un resultado que los supera (15).


Los modos de producción de esa humanidad prescindible son muchos y variados, y su
cartografía está aún por ser hecha. Pero, lo cierto es que, entre esos mecanismos de poder el
taylorismo posee un lugar de privilegio. Aquí nos atrevimos a situarlo en ese umbral que marca
el ingreso a una modernidad donde las tecnologías de poder ya no se proponen producir una
humanidad dócil y laboriosa como querían las disciplinas, sino una humanidad prescindible
y descartable: un habitante de las nuevas "sociedades de control" que preocupan a Deleuze.

NOTAS

(1) FOUCAULT, Michel, "Qué es la Ilustración" en Saber y Verdad, ed. La Piqueta. p.27
(2) DELEUZE, Gilles, Conve�oes. ed. 34, p.114.
(3) FOUCAULT, Michel, Las redes del poder, ed. Almagesto, p.16.
(4) PROST, Antoine: "Fronteras y Espacios de lo Privado" en Historia dela Vida Privada, V.9, Ed. Tauros, p.31.
(5) BRESCHIANI, María Estela, Londres e Paris no seculo XIX, O Espetaculo da Pobreza, ed. Brasiliense, p.69
(6) THOMPSON, E.P., A Forma�o da Classe Operaria Inglesa, Ed. Paz e Terra, p.225
(7) PROST, Antoine, Fronteras y Espacios•••, p. 31
(8) lbidem, p.33
(9) URE, Andrew, Philosopby ofManufactures, ed. Franck Class, p.243.
(l 0) BRAVERMAN, Harry, Trabalho e Capital Monopolista, Zahar, p.101 .
(11) TAYLOR Frederik, Principios de Administración Científica, p.87.
(12) DELEUZE, Gilles, Conversa1;oes•••, op.cit.
(13) HOBSBAWN, E.J., Mundos do Trabalho, ed. Paz e Terra p. 358
(14) RANCIERE, Jacques, A Noite dos Proletarios, ed. Companhia das Letras, p. 11
(15) GORZ, André, Adios al Proletariado, Ed. Almagesto p.102.

128