Sie sind auf Seite 1von 468

Tabla de Contenido

CAPÍTULO UNO
CAPITULO DOS

CAPÍTULO TRES

CAPÍTULO CUATRO

CAPÍTULO CINCO

CAPÍTULO SEIS

CAPÍTULO SIETE

CAPÍTULO OCHO

CAPÍTULO NUEVE

CAPÍTULO DIEZ

CAPÍTULO ONCE

CAPÍTULO DOCE

CAPÍTULO TRECE

CAPÍTULO CATORCE

CAPÍTULO QUINCE

CAPÍTULO DIECISÉIS

CAPÍTULO DIECISIETE

CAPÍTULO DIECIOCHO

CAPÍTULO DIECINUEVE

CAPÍTULO VEINTE

CAPÍTULO VEINTIUNO
CAPÍTULO VEINTIDÓS

CAPÍTULO VEINTITRÉS

CAPÍTULO VEINTICUATRO

CAPÍTULO VEINTICINCO

CAPÍTULO VEINTISÉIS

CAPÍTULO VEINTISIETE

CAPÍTULO VEINTIOCHO

CAPÍTULO VEINTICINCO

CAPÍTULO TREINTA

CAPÍTULO TREINTA Y UNO

CAPÍTULO TREINTA Y DOS

CAPÍTULO TREINTA Y TRES

CAPÍTULO TREINTA Y CUATRO

CAPÍTULO TREINTA Y CINCO

CAPÍTULO TREINTA Y SEIS

CAPÍTULO TREINTA Y SIETE

CAPÍTULO TREINTA Y OCHO

EPÍLOGO

CRÉDITOS

EXPRESIONES DE GRATITUD
SOBRE EL AUTOR

ALABANZA POR RACHEL VAN DYKEN

TAMBIÉN POR RACHEL VAN DYKEN

Dos formas de leer

Este libro presenta arte y animación específicamente diseñados para


mejorar

esta historia. Puede controlar su experiencia en dispositivos compatibles

utilizando la opción Mostrar medios en el menú Aa.


TRADUCCION Y CORRECION FREE

FRIENDS

CAPÍTULO UNO

l te? canela

¿La cafetería? Aislado. Oscuro. Atractivo.

¿La mujer? Tarde.

Y no solo a la moda, sino al tipo de retraso que me hizo pensar que iba a
ser

una no presentación, que era común para una primera reunión. Al


menos el

15 por ciento de nuestros clientes no se presentaron. Fueron los nervios.


Y

miedo de que nuestro sistema no funcione para ellos y estarían en peor

forma que antes. La silla de madera

crujió cuando me incliné hacia atrás y examiné la pequeña tienda. Hace


un

año la gente me habría pedido un autógrafo. Por otra parte, hace un año
me

acababan de seleccionar los Seattle Seahawks.

Me froté la rodilla insconciientemente cuando el dolor regresó, causando


que

un borde de irritación se quemara en mi pecho.

Revisé mi reloj de nuevo, mordiéndome la mejilla con fastidio.

Veintitrés minutos tarde

Con un suspiro, tomé mi té una última vez, sacando el sorbo mientras


miraba

por encima de la taza.

Dos minutos más y me estaba yendo.

La puerta de cristal se abrió de golpe, la campana casi se estrelló contra


el

suelo cuando se estrelló contra una silla cercana.

Una pequeña niña ratonil con cabello castaño liso tropezó; su piel pálida
se

volvió carmesí cuando tocó sus mejillas y miró nerviosamente alrededor


de

la habitación. La mayoría la miraría de

pasada.

Pero yo no era más.


Yo empecé.

Difícil.

Cuando sus ojos inquietos finalmente se posaron en mí, ella se sonrojó


aún

más. No fue poco atractivo, solo muy revelador.

Empujé mi silla hacia atrás y me puse de pie.

Tenía la sensación de que quería huir.

Ellos siempre estaban nerviosos. Lo que se esperaba Además, sabía lo


que

parecía. No estaba siendo vanidoso, solo sacaba una conclusión


matemática

lógica después de agregar cuántas veces me había acostumbrado y


cuántas

veces me habían preguntado si era un modelo de ropa interior.

Cincelado? Comprobando

. ¿Pelo rubio carmesí que de alguna manera se veía ondulado y espeso


todo

el maldito tiempo? Comprobando.

¿Un hoyuelo en el lado derecho de mi mejilla? Comprobando.

¿Sexy sonrisa torcida? Comprobando.

¿Una marcada cicatriz de aspecto rudo cerca de mi barbilla?


Comprobando.

¿Ojos avellanados humeantes? Comprobando.


Y ni siquiera me hagas comenzar con el tamaño del pene. Realmente, se

pone mejor cuanto más al sur vayan tus ojos, créeme.

Ella dio un paso hacia atrás, chocando con el estante de la revista. Varias

copias del Seattle Weekly salieron volando por el piso. Con un


movimiento de

agitación, se inclinó. Sus jeans rasgados en las rodillas.

Sí, iba a tener que rescatarla. Ella ya era un peligro para ella misma.

Con un paciente suspiro, lentamente caminé desde mi asiento y me


acerqué

a ella. Bajando a su nivel, miré a los periódicos, recogí con calma cada
uno y

me puse de pie. Ella estaba congelada. Ocurrió. A menudo. Y

desafortunadamente, fue una gran pérdida de tiempo. Porque mi


negocio?

Estaba floreciendo, y el tiempo era mi moneda. Ella llegó tarde. Lo que

significa que estaba perdiendo no solo mi tiempo, sino mi dinero. Por lo

general, conocía a mis clientes en otros lugares, pero tenía poco tiempo y

quería verla en acción. Estaba teniendo algunas dudas serias cuando


agarró

una de las servilletas de papel y procedió a sonarse la nariz antes de


meter

la servilleta en su bolsillo delantero. "Ponte de pie", instruí, tratando de

mantener el ceño fruncido de mi cara..


Ella jadeó. "Tómalo." Asentí bruscamente. "Para eso estoy aquí,

¿recuerdas?" Con renuencia, colocó su mano en la mía y se paró en las

piernas tambaleantes. Observé a la camarera con burla mientras


ayudaba a

mi nuevo cliente a sentarse. "¿Qué es esto?" Señaló el vaso rojo frente a


su

silla. "Té". Bostecé. "Pero el tuyo probablemente sea frío". "Odio el té".

"No." Negué con la cabeza y me incliné hacia adelante, mis manos


colocadas

directamente en frente de su taza mientras la deslizaba más cerca de ella.

"Te encanta el té".

Ella frunció el ceño.

"Sonrie."

"¿Qué?"

"Solo hazlo."

Me miró boquiabierta, con la boca entreabierta y los ojos cada vez más

abiertos mientras su piel pasaba del rosa al blanco, todo en pocos


segundos.

"O", susurré, inmovilizándola como un error con mi mirada, "puedes


sentarte.

Pero dudo mucho que esa sea la manera de ponerte del lado bueno de ese

barista que has intentado no controlar desde que entraste por esa puerta
".
"Pero no he ..."

"Lo has hecho." Asentí, dándole una mirada alentadora.

"Y si no te paras en este momento, perderás tu oportunidad con él".

La mayoría de los expertos creen que los celos son la emoción más
crucial

que los hombres sienten antes de enamorarse.

Le tendí la mano.

Ella me miró fijamente.

"No morderé." Sonreí, luego me incliné y le susurré al oído: "Todavía".

Ella forzó una sonrisa, lo que realmente transformó su rostro bastante


bien.

Un poco de dientes y entusiasmo falso, pero podría trabajar con


entusiasmo.

Apatía, desaliento, desesperación. . . no tan fácil

"Oye . . . tú, eh. . . ¿Los muchachos necesitan algo? ", preguntó el celoso

Barista mientras caminaba hacia nuestra mesa.

Cualquier idiota con medio cerebro sabía que si queríamos algo,

simplemente iríamos al mostrador y preguntaríamos.

"No".

No le di una segunda mirada. "Oh". Él no se fue. Idiota. "Yo solo-"

"Enviaré a mi novia si necesito algo, ¿cómo es eso?" Esta vez me


encontré
con su mirada. A veces era demasiado fácil. De Verdad. Sus ojos
ardieron a

través de mí, con las fosas nasales dilatadas, los puños apretados. Dude

también pudo haber estado usando un letrero que decía "Mía" con una
flecha

apuntando a Mousy Hair. "Gracias, sin embargo," chilló mi cliente,


metiendo

ese pelo plano detrás de su oreja en un gesto seminal que probablemente

sea lindo

Tendríamos que trabajar en ese chirrido. Fue entrañable. . . como un

cachorro gordo que no podía caminar. ¿Pero para ganar la atención del

barista? Necesitaba pasar del perrito gordo a algo más parecido a un


galgo:

elegante, hermoso, único. El Celoso Barista se fue. "Él me odia".

Ella se inclinó. Dejé escapar un suspiro de irritación cuando alcancé su


mano

y la agarré. Dedos pegajosos Un favorito personal, dijo que nunca


nadie...

"Deja de inquietarte y siéntate derecha."

Apreté su mano. Su pecho subía y bajaba como si estuviera corriendo


una

maratón. Mierda, si tuviera otra más débil, iba a caminar. "Lo siento",
bufó

mientras se inclinaba. "Es solo que en realidad solo me ha hablado


unas pocas veces, y solo me ha preguntado si quería azúcar en mi café".

"Odia el café", le susurré.

"Cada vez que alguien pide café, en realidad se burla. Es difícil saber si
no lo

buscas. Pero su nariz se levanta, sus ojos se estrechan, y el bastardo se

burla, como si el café fuera el equivalente a ponerse detrás de los

Contenedores de Basura. "Pero . . . "Se

mordió el labio inferior. Estaba gordo. Jugoso.

¡Finalmente! Algo con lo que podría trabajar.

"Él trabaja en una cafetería". La impaciencia me atravesó. "Y corres


cinco

puntos seis millas todos los días a las tres de la tarde, pero odias correr.

Todos hacemos lo que tenemos que hacer para obtener lo que queremos.

¿Quieres un buen cuerpo? Usted trabaja para eso. ¿Quiere pagar las
piezas

de su motocicleta? Él trabaja para eso. "Maldita sea, realmente


necesitaba

dejar de tomar clientes cuando estaba sin dormir.

"¿Debería tomar notas?", Preguntó en voz baja.

"Te encanta el té. Odias el café.

Extendí la mano y le pasé el pulgar por el labio inferior. "Desprecia las

demostraciones públicas de afecto, probablemente porque desea que él


haya

sido el involucrado con una chica que no puede mantener sus manos

alejadas de su hombre". Su cabeza

se balanceó hacia mí, con los ojos pesados, la mejilla presionada en mi

mano. ¡Bingo!

"Tócame", instruí.

"Pero-"

"Hazlo ahora."

Tragando saliva, extendió la mano sobre la mesa y colocó su mano sobre


mi

hombro. En.

Mi. Hombro. "Inferior."

"Pero . . . "Sus ojos se lanzaron al mostrador.

"Deja de mirar o terminamos".

Ella movió su mano más abajo y pasó su mano sobre mi pecho, su dedo

índice rozando mi pezón.

Probablemente por accidente, pero la reacción del barista sería la


misma.

"Ahora ríete".

"¿Risas?" Ella soltó una risita nerviosa.

"Eso también funciona". Sonreí con aire de suficiencia.


Esta fue siempre mi parte favorita, la parte que me solidificó como un
genio

certificado. Un hombre rico también.

En el momento en que el hombre se da cuenta de repente de que hay algo

entre él y la chica que ha estado compitiendo por su atención durante

semanas, años, lo que sea. El celoso Barista volvió a

bailar el vals.

"Shell, si necesitas algo además del té, házmelo saber".

Su pecho se hinchó mientras cruzaba sus brazos.

Luché contra la necesidad de poner los ojos en blanco y darle un dedo.

"No." Shell encontró mi mirada con una reticencia que poco a poco se

convirtió en triunfo. "Creo que estoy bien con mi té.

"Odias el té", señaló.

"No le dije. "A ella le encanta el té".

"Idiota", refunfuñó en voz baja antes de alejarse.

"Él sabe mi nombre".

Dio un suspiro de anhelo. Nuevamente, la necesidad de poner los ojos en

blanco fue tan fuerte que mis mejillas se crisparon.

Me encogí de hombros y me recosté.

"¿Quién eres?", Dijo ella. "Ian Hunter". Asentí. "Maestro de alas y tu


única
oportunidad en el infierno de obtener" -mi cejas se levantaron mientras
un

suspiro escapaba entre mis labios- "eso".

El celoso Barista nos miró con sus labios apretados en una línea firme.

"¿Cuándo comenzamos?"

Sus palabras salieron tan rápido que casi chocaron entre sí.

Sonreí. "Hace tres minutos".

CAPITULO DOS

D iablos. Estaba recitando un monologo.

Por suerte para ella, estaba acostumbrada a que mis clientes divagaran

nerviosamente, sus palabras cayeron una sobre la otra hasta que sentí
que

me dolía la cabeza. Así que mientras mi té caliente se convertía en hielo,


la

dejé hablar, que sacara cada maldición de su pecho.

"Y entonces mi gato comenzó a enfermarse, y no pudimos averiguar qué

pasaba". Asiente con suavidad. "¡Estoy tan enojada con mi madre! ¡Ella

nunca me dijo que era bonita! Pat en la mano. "¿Piensas que soy
bonita?"

CAPITULO DOS S diablos estaba recitando un monólogo. Por suerte


para ella,

estaba acostumbrada a que mis clientes divagaran nerviosamente, sus


palabras cayeron una sobre la otra hasta que sentí que me dolía la
cabeza.

Así que mientras mi té caliente se convertía en hielo, la dejé hablar, que

sacara cada maldición de su pecho. "Y entonces mi gato comenzó a

enfermarse, y no pudimos averiguar qué pasaba". Asiente con suavidad.

"¡Estoy tan enojado con mi madre! ¡Ella nunca me dijo que era bonita!
Me

puso la mano. "¿Piensas que soy bonita?"

Aw-shucks estornude y la mire seguido de un guiño.

"Simplemente me pone tan enojada".

La forma en que los chicos me ignoran como si fuera una especie de


nerd. ¡Si

supiera cómo usar lápiz labial, me volvería loca usando lápiz labial! Solo,
por

una vez, quiero que el chico caliente me observe ".

"Entiendo completamente." Necesitaba recoger mi limpieza en seco en

aproximadamente diez minutos, y ella estaba tomando más tiempo de lo


que

originalmente había proyectado. "Lo sé." Shell suspiró impotente, su


postura

hizo que todo mi cuerpo pique para atarla a la silla y ponerle un libro en
la

cabeza
"Yo solo deseo . . "

¿Sabes lo que deseo? Que pudieramos retroceder en el tiempo y podría

reprogramarla como cliente para mi compañero de ala, Lex. Maldita sea,


ella

es una habladora.

"Estúpido, ¿eh?" Mierda. Dejé caer la pelota.

¿Qué deseaba ella? "No creo que nada de lo que digas sea estúpido".

Declaración general. Ella sonrió. Di en el clavo la .mire seguido de un


guiño.

"Simplemente me pone tan enojada

"E-gracias."

Ella sonrió de nuevo. "Sabes, eres un buen oyente".

Siempre olvidan que me pagan para escuchar. Siempre. Los ojos de Shell
se

concentraron en mi boca. Oh aquí vamos. Tenía que admitir que ella


estaba

pasando por mis etapas de libro de jugadas mucho más rápido de lo que

había previsto.

"Tú eres realmente. . . caliente."

"Lo sé", dije en un tono aburrido. "Pero recuerda, eres mi cliente. Te


estoy

ayudando para que puedas ayudarte a ti misma ".


Shell frunció el ceño. "Entonces, ¿nunca saliste con tus clientes?"

No, porque todos mis clientes estaban enamorados de otra persona, y no

tuve tiempo de interpretar al héroe.

Casi siempre creo una catástrofe de la que su enamoramiento tuvo que

salvarlos, solidificando esa relación y alejándola de cualquier culto a


héroe

que tuvieran de mí. Tenía sentido, si realmente lo pensabas. Las mujeres


con

las que traté estaban tan hambrientas de atención masculina que les

costaba distinguir la diferencia entre mi actuación y los sentimientos


reales.

Es por eso que siempre hice mis reglas muy claras. "Nunca", le dije,

manteniendo mi voz nítida. "Shell, cariño. Te enviaré un correo


electrónico

con el horario para la próxima semana. Avísame si tienes algún


problema,

pero no hay llamadas telefónicas, ¿comprendes? Ella asintió lentamente.

"Solo mensajes de texto y correos electrónicos". No hablamos por


teléfono.

Y si me ves por el campus, no me conoces. Fuera de nuestro acuerdo

comercial, somos extraños. Y si alguien pregunta por Wingmen Inc. .

" Ella suspiró. "Si lo sé. Darles la tarjeta roja con el logo de Superman
en la
parte delantera y la W gigante en la espalda "

. Le guiñé un ojo. Nuestras cartas fueron geniales. Simplemente se veían

como estúpidas cartas de Superman, cuando, realmente, el mensaje


estaba

en la parte posterior. El mensaje siempre estuvo en los detalles a los que


la

gente rara vez prestaba atención. "Genial". De pie, tendí mi mano.


"Siete días

es todo lo que necesito".

Echó un vistazo al barista, que todavía estaba lanzando puñales

descaradamente hacia nosotros. "Espero que estes bien."

Con un movimiento de ojos, la acerqué para besarla en los labios y


susurré:

"Nunca me equivoco". "Hueles picante". Aw, qué lindo, un cumplido.


Tal vez

solo necesite seis días. Después de todo, uno de los días estaba

completamente dedicado a aprender cómo acariciar el ego de un


hombre.

¡Mira qué rápido estaba aprendiendo mi pequeño saltamontes!


"Gracias."

Puse mi mano en la parte baja de su espalda y la guié fuera de la


cafetería.

"Adiós, Ian". Caminó hacia un Honda rojo y se metió de un salto.

Maldición, la había etiquetado como una tipo de chica verde de Jetta.


Bueno,

no puedo ganarlos a todos. En el momento en que salté a mi Range


Rover,

sonó mi teléfono. "¿Cómo estuvo ella?" Lex bostezó al otro lado del
teléfono.

Me imaginaba que probablemente era un mierda en los correos


electrónicos,

ya que era dos semanas después de Año Nuevo, lo que significa que todos

los que tenían pulso acababan de crear resoluciones de Año Nuevo para

cambiar sus vidas. "Debido a que su lista de espera es muy larga, y si no


le

queda bien, tengo otra chica que se ofreció a pagarme favores sexuales
para

llevarla a la cima". "Tachala", ladré. "Si sabe cómo hacer favores, sabe
cómo

conseguir su propio maldito hombre".

"Anotado". Lex se rió entre dientes.

Hice una nota mental para asegurarme de que él realmente la excluía de


la

lista en lugar de hacer falsas promesas solo para que pudiera quitarse la

piedra.

"Oh", dijo Lex, "y Gabi dice que si no lo haces esta noche para la cena,
ella

te va a pegar la mano en el pene". Aunque ella era mucho más gráfica ".
"Siempre lo es". Sonreí. "Envíale un mensaje de texto y hazle saber que
estoy

en camino".

"Hecho". Colgó.

No escogí esta vida. No es como si me hubiera despertado una mañana y

hubiera dicho, Wow, ¿no sería tan rudo ayudar a las mujeres
desaliñadas a

atrapar al tipo? Y antes de que te vayas enfadado, mira los hechos. Casi
el

60 por ciento de las mujeres se casan, lo que significa que la mayoría de


las

mujeres buscan un hombre como el padre. El tipo que es más que


probable

que gane menos que ellos; nunca funcionan; comer hot dogs para el

desayuno, el almuerzo y la cena; y, reconozcámoslo, necesitamos Viagra


a

los cuarenta años.

Todo lo que necesita es una simple búsqueda en Internet para obtener


los

hechos.

Las mujeres son, por naturaleza, criaturas inseguras, y si a la tierna


edad de

treinta y cinco años no se han establecido, lo más probable es que se


casen
con el desafortunado calvo y de corazón de oro.

Y no hay absolutamente nada de malo en eso.

Es como cuando vas a la perrera y coges al perro con de ojo flojo porque

sientes lástima por ello, y sabes sin lugar a dudas que ese bastardo nunca
se

extraviará.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre establecerme y establecerse?

El primer tipo de asentamiento es lindo. El perro con el ojo vago, o en


este

caso, el hombre, realmente es lo mejor para la niña. Un partido en el


cielo.

Son las parejas que ves tomados de la mano mientras te preguntas si la


niña

es legalmente ciega. Es la madre alta y caliente y el padre pequeño. La


chica

de la hermandad y el tipo con la barriga cervecera. La porrista y la


ciencia

nerd. Por alguna razón, el universo acepta esto. Acepto esto Lo que no

acepto? El tipo de asentamiento inseguro, de naturaleza desesperada. De

acuerdo, eso es más raro. Pero cada vez es más común. Es cuando una
niña

nunca alcanza su propio potencial, por lo que se conforma con menos de


lo

que vale. Es la chica tranquila a la que nunca se le enseñó cómo usar


maquillaje. La gordita que se come sus sentimientos pero que tiene una

personalidad hilarante, que sin dudas debería emparejarse con el


mariscal de

campo. Son los partidos que nunca se encuentran. Es mi hermana.

Tranquila, tímida, un poco desesperada, pero preciosa.

Ella solía aplastar duro a un chico de mi equipo. Y cuando digo duro,


quiero

decir, ella ejecutó su automóvil en un buzón una vez cuando lo tenía

terminado para el Cuatro de Julio. La parte loca? Él estaba totalmente


dentro

de ella, pero debido a su inseguridad y torpeza, ella nunca lo persiguió.

Estaba demasiado asustada para dar el siguiente paso y encontrarse con


él a

mitad de camino. Era demasiado egoísta para preocuparme, y ella me


hizo

jurar que no intervendría. Pasó un año. Él se cansó de esperar; se cansó


del

"rechazo". Y se conformó con su compañero de laboratorio, Jerry.


Ahora está

casada con un perdedor que cree que los videojuegos son un deporte

olímpico, y que cuando la cerveza se va, un hada de la cerveza mágica

reabastece la nevera mientras duerme por la noche. Idiota


probablemente

piensa que los búfalos también están extintos. Mi amigo, por otro lado?
Acaba de ser reclutado por los Steelers y recientemente estuvo en un

comercial de Nike. Estaba sentado en el sofá de mi hermana, en su fiesta


de

cumpleaños hace nueve meses, cuando mi vida hizo clic. Me dolía la


rodilla

como el infierno, pero no era nada comparado con ver la devastación

completa en ella

mirarle cara a cara mientras miraba a mi amiga en la televisión nacional

mientras Jerry le gritaba que recogiera al bebé para poder seguir


jugando a

Xbox. Mi hermana se merecía algo mejor. Se merece algo mejor Y


mientras

me congelaban la rodilla, gracias a un desafortunado incidente en el que


no

quería detenerme, tuve una epifanía. Si hubiera estado más seguro,


hubiera

sabido leer los letreros, hubiera sabido cómo conseguir al tipo que
realmente

se merecía, sería más feliz. Una onza de confianza habría cambiado su


vida, y

sabiendo cómo leer a los chicos, para leer una situación. Demonios, el
solo

hecho de aprender una regla en mi libro de jugadas hubiera cambiado su

vida. Ella no estaría atrapada en Yakima, Washington, el lugar que se


conoce
como Palm Springs, en Washington, pero en realidad, si me preguntas, la

droga y las pandillas son centrales, peor que LA. Ella es una niña de
Seattle

rodeada de vacas, drogas, tractores y una noche de cita semanal en

Applebee's. Para empeorar las cosas, no es como si ella pudiera regresar


a

Seattle, no con su esposo asumiendo el negocio familiar de tractores y


con

todo su clan habiendo vivido allí por más de cuarenta años. No había
nada

que pudiera hacer. Nada que ella pudiera hacer, excepto alguna llamada
o

texto ocasional.

Así que, básicamente, estaba atrapada en el infierno hasta que algo


cambió

en su situación.

Pero por lo que parece?

La paz mundial se lograría antes de que eso ocurriera.

Ella está completamente perdida para mí. La única familia que me


queda.

Además de Gabi, pero no la cuento, ya que ella no es una pariente

consanguínea y probablemente me estacaría con el objeto filoso más

cercano si me refería a ella como mi hermana.


Algo sobre no querer que todos los hombres disponibles huyan cuando

descubran nuestra conexión.

Una vez. Una vez amenacé a un tipo en la escuela secundaria, y ahora se

niega a contarme ningún tipo de información sobre su vida sexual o la


falta

de ella.

Me estremecí. Cada vez que usa una falda corta, la única sensación que

puedo conjurar es la de feroz protección y la necesidad repentina de


recoger

la costura para poder agregar tela a la longitud deseada. Entonces, sí, esa
es

mi historia. Así es como comenzó Wingmen Inc.

Piensa en salir como si fuera un partido de fútbol. Los entrenadores


tienen

sus libros de jugadas, unos que un jugador memorizará por días,


semanas,

años y hasta que funcionen. No es suficiente que sepas cómo jugar el


juego;

tienes que saber leer las jugadas, lee a tu oponente. De eso se trata

Wingmen Inc. ¿Qué pasaría si pudieras estudiar un libro de jugadas


para

salir? Tenemos reglas para cada tipo de escenario de relación, y nuestro

proceso funciona. Básicamente, creamos una versión de citas de Minority


Report. Vemos el "desastre de citas" antes de que suceda y hacemos

enmiendas en consecuencia. Nada de angustia al respecto. No soy un

bastardo triste y solitario que necesita terapia porque mis padres me

ignoraron cuando era joven, aunque lo hicieron, y probablemente


todavía lo

hubieran hecho si no hubieran muerto en un accidente de avión normal

cuando yo tenía siete años. Mi corazón no fue roto por la chica de al lado
que

finalmente me notó y luego me dejó por mi mejor amigo.

Por favor. ¿Me has visto? Y, no, no estoy tratando de compensar las
cosas en

paquetes pequeños. Creo que ya se ha establecido que todo está bien en


el

departamento de mecánica. Soy rico

Soy brillante, pregúntale a mis profesores. Obtuve más trasero de lo que

incluso un hombre con mi apetito puede seguirle el ritmo.

Y básicamente soy el Superman de hoy en día, salvando a las mujeres de


mismas mientras mi mejor amigo, Lex, juega a compinche.

Antes de preguntar, sí. Apesta. Estoy enojado porque no puedo jugar en


la

NFL. Pero cuando uno no puede jugar . . uno enseña.

Y yo era más que solo un jugador de fútbol. Yo era el jugador. De los


deportes. Y. . . De mujeres. El mejor de todos. Entonces, ¿quién mejor
para

enseñar a las mujeres cómo no jugar que a un jugador real?


Exactamente. No

es como si hubiera cambiado una nueva página; Acabo de aprender a


usar

ambos lados.

¿Brillante? Absolutamente.

"Mierda." Casi corro hacia el pequeño Corolla frente a mí mientras el


tono de

llamada de Gabi sonaba por mis altavoces.

"¿Sí?" Respondí.

"¿A qué debo este placer?"

"No soy tu cliente, Ian", gritó Gabi. "Corta con la suave voz del
entrenador de

amor. ¡Prometiste!"

"Lo hice." ¿Qué diablos prometí? ¿Noche de película?

Eso es lo que pensé que había prometido.

La luz se volvió verde. Mis pensamientos aún estaban en blanco.

Un cuerno sonó detrás de mí, y me fui.

"Lo olvidaste, ¿verdad?"

"¿Sobre nuestra cita de esta noche?"


Me reí. "Por supuesto."

"A veces me pregunto por qué somos amigos".

"¿Porque te gusta mirarme cuando duermo?"

"¡Una vez, Ian!" Ella gruñó una fuerte maldición.

"Tienes suerte de que te perdone.Tendré una fiesta de bienvenida para


mis

dos nuevos compañeros de cuarto, y se suponía que debías traer las


patatas

fritas y la salsa. Y la fiesta comenzó hace media hora ". Tanto para mi

limpieza en seco.

"¡Tú y tu maldito calendario!", Gritó.

"Lo siento, no tengo tiempo para iniciar sesión en Gmail y enchufarlo


para

que me puedas dedicarme tiempo".

"Sería mucho más fácil para Lex si lo hicieras".

"¿Sabes que Lex es más tu puta que tu amigo en estos días?"

"Duro", tosí.

"Es mejor que no le diga eso". Ella calló.

Porque eso fue lo que hizo cuando hablamos sobre Lex. Ella fingió que
no

estaba planeando prenderle fuego a su cama con él, y fingí no darme


cuenta
de que incluso cuando estaban peleando, parecía que todavía estaba

clamando por su atención, sin importar cuán negativa. Pero ambos


sabíamos

que el elefante estaba de pie en la habitación con su cara completamente

enyesada. Suspiré. "Lo siento,

Gabs. Estaré allí en unos quince minutos, ¿de acuerdo? "

"Será mejor", refunfuñó.

Luego se cortó la comunicación. Mi música comenzó de nuevo cuando


entré

rápidamente en el estacionamiento más cercano de la tienda de


comestibles

y corrí como un demonio para tomar los bocadillos que había prometido.

Cuanto más ocupado me ponía, peor se volvía mi memoria, y por eso


tenía un

calendario y un calendario en línea que incluso mis profesores sabían


cómo

acceder por si no estaba en clase, ya que era un TA. Yo era un estudiante


A;

Los había entrenado para seguir mi agenda

"¿Esta fiesta estaba en mi calendario?"

bueno, y era una ventaja añadida cuando podía enseñar sus clases
mientras

ellos hacían cosas más importantes.


Agarré todas las papas fritas y salsa que pude encontrar que prometían

muchas calorías vacías, luego gemi cuando noté que solo había una verja

abierta y el hombre que tenía delante tenía diez cupones.

Estaba listo para pagar sus compras si el tipo me dejaba ir primero.

"Puedo ayudarlo aquí, señor", dijo una alegre voz a mi derecha.

Una sonrisa lenta se extendió por mi cara cuando me di vuelta. "Oh


wow,

gracias".

La chica se sonrojó y encendió la pequeña luz en su puesto de control.

"Hmm, ¿yendo a una fiesta?"

El escáner emitió un pitido mientras pasaba cada elemento.

"Para mi hermana. Bueno, ella es básicamente mi hermana.

Y yo soy la herramienta que se olvidó de traer bocadillos ".

"No pareces una herramienta para mí".

Su voz era ronca mientras arqueaba las cejas. "Bueno, tal vez deberías

decirle eso, lo que me salvaría de tener que arrastrarme. . "

Sus ojos se iluminaron.

"Me bajo en diez minutos". "Aw, solo me llevaría cinco.

en la parte superior

"¿Qué?"

"Tu parte superior." Señalé su camisa blanca lisa.


"Se ve precioso con tu tono de piel".

Sus ojos se dilataron justo delante de mí.

A veces, era demasiado fácil.

Capitulo tres

F inalmente, "gritó Gabi mientras abría la puerta y sacaba los víveres de

mi mano de un solo golpe.

"Pensé que habías dicho que quince minutos".

"¿Dije quince? Podría haber jurado que dije veinte.

"Y estaba ese inspector que necesitaba mi ayuda, entonces. . . Gabi


entornó

los ojos. "Hueles a perfume barato".

"Gross, ¿verdad? ¿A quién viste Vanilla Fields? Creo que tu abuela aún

compra esa mierda, pero tiene ochenta años.

Ella tiene permitido ser una criatura de hábito ".

"Lo hiciste de nuevo, ¿no?"

"¿Hice qué?" Jugué inocente mientras desempaquetaba las bolsas de la

compra.

Gabi vivía a unas pocas cuadras del campus de la Universidad de

Washington, y yo, a su vez, vivía a pocos kilómetros de ella.

Fue conveniente para nosotros dos. Me aseguré de que ningún idiota la

atormentara con su existencia. Y ella cocinó para mí.


A veces incluso me preparaba almuerzos de niños con caras sonrientes.

Probablemente me moriría de hambre sin ella. Un punto que le gustaba


hacer

a diario.

Gabi rodó sus ojos verdes y rápidamente tiró de su largo cabello castaño

rojizo en un moño bajo y desordenado.

"A veces quiero matarte". Exhaló.

"Wow, me siento mucho mejor sacándolo de mi pecho".

"Para eso estoy aquí". Le guiñé un ojo. "Tu propia terapia personal".

Ella arrugó la nariz. "Seriamente. Hueles mal, amigo ".

Levanté mi camisa e hice una mueca.

"¿Cómo demonios pasaron cinco minutos con la dependienta y me


llevaron a

ser un comercial de perfumes andantes?"

Gabi suspiró y luego señaló el piso de arriba.

"Ir. Ducha. Voy a apagar la comida. Tu ropa extra todavía está en mi

habitación. Solo " -ella estornudó y arrugó la nariz-" deshazte de la


chatarra".

"Ella tiene un nombre", bromeé.

No es que realmente lo recordara. Pero en mi defensa, mientras sus


labios

estaban envueltos alrededor de mí, su cabeza estaba bloqueando la vista


de

la etiqueta de su nombre.

¿Ves? No es mi culpa.

"Un día". Gabi negó con la cabeza. "Serás golpeado".

Frunció el ceño. "¿O es golpeado?" "Oooo".

Me estremecí y me incliné, presionando un beso en su mejilla.

"Suena sucio. No puedo esperar ". y me llevaron a ser un comercial de

perfumes andantes?"

Con un duro empujón, ella me empujó y me dio una palmada en el culo.


"Piso

de arriba. Ve, antes de comenzar a atraer más ".

"¿Atención?" "Niñas sin futuro".

Gabi asintió con seriedad. "Ya sabes, el tipo que te gusta dar rápido-"

"¡Lex!" La interrumpí a propósito cuando mi mejor amigo entró

tranquilamente a la cocina. Medía un metro ochenta y cinco centímetros


de

hombría pura y musculosa.

Peor de lo que era. Lo que significaba que probablemente merecía algún


tipo

de medalla. O insignia. O al menos un parche con la letra W para


"puto".

Su propia carta escarlata sucia. A mi lado, Gabi se tensó.


"Iré a tomar esa ducha", dije, dejándolas solas.

Sabía muy bien que era mejor permanecer fuera del camino en lo que a
ellas

respecta. Odiaba disolver las peleas. La última vez me gané un ojo


morado y

una patada en las bolas tratando de mantener la paz.

Y con todos los clientes que había acumulado durante el resto del
semestre,

lo último que necesitaba era llegar a una reunión con ambos ojos
hinchados.

Subí las escaleras de dos en dos, me aseguré de llamar a la puerta del


baño

antes de entrar, luego rápidamente me quité la ropa y salté a la ducha.


Todos

mis artículos esenciales estaban donde los había dejado, en el carrito que

tenía en la esquina. Y antes de que empieces a sospechar de mi trasero,

recuerda,

Gabi es como una hermana para mí, y la única vez que pensé en besarla
fue

durante la noche de patinaje en octavo grado, y estoy bastante seguro de

que es porque alguien había disparado mi Mountain Dew. De todos


modos,

nos besamos, y fue horrible. Ella realmente vomitó. Pero estamos 99 por

ciento seguros de que fue la gripe estomacal y no mis malas habilidades


de

besos lo que causó. Nos dimos la mano unos días después. Se juraron

mutuamente al secreto. Y no he tenido ningún problema desde entonces.

Entonces, no, no estoy celoso de su fascinación con Lex, aunque si alguna

vez la persiguiera, probablemente lo colgaré de un poste de teléfono y

prenderé fuego a sus nueces. Era lindo, su obsesión, y sabía que nunca

llegaría a ningún lado. Porque ella era virgen Él no lo era. Y tipos como
Lex

saben lo que valen las chicas como Gabi, el oro. No podía pagarla, ni
siquiera

si vendía su alma mancillada.

El aroma familiar de mi gel de baño Molton Brown flotaba en el aire,

quemando mi nariz pero relajándome al mismo tiempo. Solo mantuve a

Molton en casa de Gabi.

Jean Paul Gaultier fue por mi lugar. Y si me quedaba a pasar la noche y


tenía

que encontrarme con un cliente al día siguiente, traía Old Spice. Fue otra

cosa de números. Al menos el 30 por ciento de los chicos en la


universidad

usaban Old Spice, lo que significa que la chica comenzaría a asociar mi

aroma con el de otros hombres, empujando sus límites, . haciéndola .

comodo. Porque, como sabe cualquier experto en citas, el aroma es la


forma más fácil de establecer la memoria y la comodidad. No puedes
hacer

esta mierda. Esta es otra razón por la cual Lex es invaluable para la

compañía: le encantan sus gráficos, datos y hechos divertidos. Un fuerte

golpe sacudió la puerta.

"Juro por los dioses de la ducha que si no apresuras tu culo, voy a


romper la

puerta y tirar el inodoro".

"Cinco minutos, Gabs". "¡Tú y tus límites de tiempo falsos!"


Rápidamente

apagué la ducha, envolví una toalla alrededor de mi cintura, e hice mi


camino

por el pasillo hasta su habitación.

Con un suspiro, cerré la puerta detrás de mí, dejé caer la toalla y encendí
la

luz. ¿Ella consiguió un nuevo aparador? La suya era marrón. Esto era
negro.

Y el perfume en la parte superior era nuevo.

Frunciendo el ceño, recogí la botella de Prada y olí, justo cuando se abría


la

puerta de la habitación. "¡Santo Garfield y lasaña!", Dijo una morena


alta con

una cantidad exorbitante de cabello largo y ondulado.

Se cubrió la cara con las manos y tropezó hacia atrás. La puerta ya se


había

cerrado a medias detrás de ella, por lo que el pomo de la puerta le dio un

buen golpe de cinco. Con una mueca de dolor, ella se tambaleó hacia

adelante, alcanzando la cesta junto a donde estaba parado. Era plástico.


No

acero. Así que, naturalmente, en el momento en que ella le puso peso, se

rompió. La ropa se esparció por todo el piso, y ella cayó de rodillas, sus
feos

pantalones cortos negros de baloncesto subiendo revelando muslos

musculosos. Sonriendo, me incliné, todavía desnudo, y señalé una correa

rosada.

"De alguna manera te había llamado por una chica de pantalones cortos
para

niños".

El cabello castaño de la niña cubría su rostro como el primo Itt de la


familia

Addams. Lentamente, se apartó el pelo de los ojos

"¿Qué estás haciendo en mi habitación?" Su voz era acusatoriamente


baja, y

algo sexy, si cerraba los ojos y pensaba que pertenecían a un cuerpo

diferente.

"¿Te refieres a la habitación de Gabi?"


"No." Sus fosas nasales se encendieron.

"Mi habitacion."

"¿Y tu eres?" Le tendí la mano, porque primero era un caballero, una


puta de

hombre certificable en segundo lugar, y porque mi abuela solía


golpearme el

trasero cada vez que me presentaba sin un firme apretón de manos.

Sus ojos se agrandaron mientras miraba mi cuerpo desnudo.

"Bien", dije encogiéndome de hombros.

. "Pero, literalmente, solo tengo tres minutos antes de que Gabi me dé en


el

culo.

¿Quieres la cama o el piso, ya que estás allí? ¿Y Gabi dijo que no era lo

suficientemente caritativo? Maldición, mírame, listo para repartir


orgasmos

gratis.

"¿Qué?" Los ojos anchos de la nueva niña finalmente se levantaron para

encontrarse con los míos. Demonios, algunas personas cobran por ese
tipo

de mirada fija.

"¿De qué estás hablando?"

"Bien, ahora estamos cerca de dos minutos y medio. No voy a decir que
no
será difícil, pero probablemente podría hacer algo que al menos evoque
un

poco de jadeo.

Tal vez un grito o dos ".

"¿Gritar?" Dijo, sus cejas se juntaron. "¿De qué estás hablando? ¿Y por
qué

estás desnudo? "Estaba buscando ropa antes de que me atacases".

"En mi cuarto." "Mira". Eché un vistazo a mi reloj. "Ahora estamos


entrando

en territorio peligroso". Me han llamado Superman en la cama, pero no


estoy

seguro de poder repetir el 2014, aunque me gustaría agregar otra


instancia a

los libros de registro. Entonces, si vamos a hacer esto, debes darte prisa y

quitarte al menos la camisa ".

"¿Eres tú?" -las mejillas se enrojecieron- "¿un stripper para la fiesta?"


Hmm.

La idea tenía mérito. Podría hacer un espectáculo gratuito, lo que me


haría

un santo, teniendo en cuenta lo que normalmente cobro a cada cliente.

"No." Extendí mi mano. Cuando ella no lo tomó, me encargué de


levantarla

del suelo y ponerla de pie. Ella pateó. Ella incluso trató de morderme.

"Aquí vamos. ¡Un poco de entusiasmo! "


"¡Bájame!" Ella se apartó de mí.

La aparté de mí y crucé los brazos. "Lo siento, se acabó el tiempo. Te


quedan

diez segundos, e incluso yo no puedo hacer un milagro de esto "-señalé su

camisa holgada, pantalones cortos holgados, y, mierda, ¿estaba usando

calcetines de tubo?" Calibre ". Tragué saliva. "Solo una conjetura, pero

¿fuiste educada en casa?" Su cara se enrojeció con vergüenza o enojo.


"¡No!

Y yo vivo aquí. ¡Esta es mi habitación!"

"Pero es la habitación de Gabi".

"Cambiamos esta mañana!" Ella pisoteó su pie. La chica llevaba


sandalias

Adidas de la vieja escuela. Todavía hacen esos? Huh. Fue como ver un T.
rex

en vivo.

"¿Por qué estás mirando mis pies?"

"Tienen que valer la pena una menta por ahora."

Me toqué el mentón y seguí mirando las feas chanclas de goma.

"Impresionante. Realmente impresionante."

"¿Me estás escuchando?", Chilló. "Ponte ropa y sal de mi habitación. O


no te

pongas la ropa y sal de mi habitación. Cualquiera


." Exactamente." Asentí seriamente. "Estaba a punto de hacer eso
cuando te

caíste. Ahora," dije lentamente, "¿dices que cambiaste de habitación?"

Ella asintió. "Lo que hace que la habitación de Gabi. . . ?

" Ella señaló hacia el pasillo. Tuve un breve momento de recuerdo en el


que

Gabi había mencionado algo acerca de cambiarse a la habitación más

pequeña porque los dos nuevos compañeros iban a compartir.

"Ah, debes ser Serena".

"Blake", gruñó. "Serena es rubia".

Apostaría que ella también estaba caliente. Serena era un nombre de


niña

caliente. Blake? Fue lo que llamaste una niña que pensabas que sería un
niño

y por lo tanto proyectó todos tus sueños de infancia en ella. Diez dólares
que

su papá le había hecho jugar a todos los deportes en el libro y que era el

producto del divorcio o de la crianza de los padres solteros.

"¿Por qué sigues parado aquí? . . ¿desnudo? Esta vez ella miró hacia
otro

lado, cubriendo su cara con sus manos.

"¿Qué pasa con estar desnudo? Sabes que naciste de esa manera,
¿verdad?
"Solo" -ella no miró de nuevo, sino señaló hacia la puerta- "vete".

"Tu te lo pierdes". Me reí. "Podría haber sacudido tu mundo".

"Mi mundo no necesita balancearse".

Me detuve a la mitad de la puerta y volví, acercándome, asegurándome


de

que mi aliento atravesaría su cuello mientras susurraba: "Ahora ahí es


donde

estás equivocada, Blake. Cada niña necesita permitir que su mundo sea

sacudido, al menos una vez. ¿O el dicho balanceo viene de mí? Dos


veces."

Su postura era rígida, y la única pista que tenía para sus emociones era
el

hecho de que su respiración aumentaba junto con su pulso.

Me incliné hacia delante y lamí una mancha en su cuello que me estaba

provocando. Entonces di un paso atrás.

"Un placer conocerte."

La puerta se cerró de golpe detrás de mí, casi golpeándome el culo en


señal

de despedida.

No puedo ganarlos a todos. No es que me gustaría ganar nada con


Adidas

Girl.

Ya tenía demasiado en mi plato. Lo último que necesitaba era una


marimacho sexualmente reprimida que usaba sudadera porque se
sentían

cómoda.

CAPITULO CUATRO

Y O Todavía estaba sacudiendo mi cabeza después de que me

vestí y bajé las escaleras hacia la pequeña sala de estar.

Quiero decir, Adidas flip-flops?

Lex estaba ocupado charlando con la chica que supuse que era Serena,

que tenía cabello rubio, grandes ojos de gacela y un pequeño y lindo


cuerpo

que probablemente estaría debajo de su trasero perezoso en unas pocas

horas. O mejor aún, ella estaría en la cima haciendo todo el trabajo


mientras

el bastardo colocaba sus brazos detrás de su cabeza, bostezaba y decía:


Un

poco a la derecha.

Era mandón en la cama y fuera de la cama; probablemente le dio a las

niñas los manuales que tenían que memorizar antes de tener el honor de

hacerlo.

Blake no estaba abajo todavía.

Y Game of Thrones estaba jugando en la TV. La tercera temporada,


justo
donde Gabi y yo lo habíamos dejado. No estaba por encima de fingir una

enfermedad durante el próximo episodio para que todos se acostaran y

pudiera verlo sin interrupción. Soy un dador así.

"Ian" gruñó Gabi. "Han pasado diez minutos. Dime que no lo hiciste ".

"No lo hice." Le guiñé un ojo a Lex y tomé una cerveza del mostrador,

luego comencé a amontonar mi plato con patatas fritas.

Gabi me pellizcó en el costado y se retorció.

"¡Mierda!" Las fichas casi se cayeron de mi plato. "¿Para que era eso?
Me

duché, ya no huelo como bebé prostituta, ¡de nada! "

Gabi soltó mi piel y me empujó en el cofre. "¿Dónde está Blake?"

"¿Ella está en el equipo de baloncesto?"

"No." Gabi puso los ojos en blanco, luego me dirigió una mirada
familiar y

sospechosa. "¿Donde esta ella?"

"¿Fútbol?"

"No.’’

"¿Tenis?"

"Ian, si la tocaste, te juro que te arrancaré los cabellos dorados de tu

cerebro uno por uno". Crucé un Cool Ranch Dorito.

"¿Golf?"
"Voleibol", dijo Blake, acercándose a nosotros. "Actualmente."

Chasqueé mis dedos. "Eso explica la ropa".

Gabi miró hacia adelante y hacia atrás entre nosotros.

"¿La ropa?"

"¿Qué pasa con mi ropa?" Blake miró hacia abajo.

Me reí. Ellos no lo hicieron. Aclarándome la garganta, puse otro chip y

esbocé una sonrisa y dije: "Absolutamente nada".

"¿Él te pertenece?"

Blake me señalaba como si yo no fuera parte de la conversación.

"Desafortunadamente." Gabi suspiró. "¿Sabes cómo tus padres siempre


te

dicen que no alimentes a los extraviados?" Sus ojos se encontraron con


los

míos.

"Era tan lindo al principio, como todos los cachorros. Luego comenzó a

morder a todos mis amigos ".

"También te amo, abucheo". La besé en la frente y le di una palmada en


el

culo.

"Y son mordeduras de amor".

Blake observó el intercambio con los ojos muy abiertos.


"Ian", Lex gritó. "¿Vamos a hacer esto o qué? Tengo una prueba en la

mañana’’

Ese era su ángulo. Y él era tan malditamente bueno que incluso yo tuve
que

inclinarme y darle una palmada en el culo. Él era un genio de la

computadora. Un nerd de ciencia caliente. Me imaginé que sería lo que

sucedería si Bill Gates renaciera como un dios griego. Un día, Lex se


haría

cargo del mundo. Eso fue, si dejó de golpear a los polluelos equivocados,
es

decir, a los estudiantes favoritos de sus profesores. Las chicas lo


adoraban

porque él tenía un cerebro. Lástima que usó sus poderes para el mal. En

cierto modo, él era el villano de mi héroe.

Salvé a las chicas de establecer herramientas, perdedores y muchachos


de

la fraternidad; es decir, los salvé de tipos como Lex. Y Lex se aseguró, a

través de sus programas informáticos e investigaciones ilegales, de que

nuestros clientes fuesen legítimos. Él tomó a los malvados. Ayudé a los

buenos. Creo que nos alimentamos de los poderes de los demás. El


equilibrio

perfecto entre el bien y el mal.

Serena se rió de algo que Lex dijo.


Diablos, ella probablemente se reiría si él deletreaba "astronauta"

correctamente.

Luché contra el impulso de poner los ojos en blanco. No me


malinterpreten, a

las chicas les gustaba eso cada dos semanas para desahogarse, pero eso

era todo por lo que eran buenas; la única contribución que tuvieron a la

sociedad fue que no les importaba nada más que el hecho de que tipos
como

Lex y yo teníamos paquetes de seis y les dejamos tocar cada músculo

mientras se ríen.

"Sip". Tiré mi musculoso cuerpo al sofá y me estiré.

"Episodio final. Siéntete libre de mirar, chicas, pero si alguien habla, me

estoy cerrando la boca ".

"¡Todavía no!" Gabi corrió y se paró frente al televisor.

"Es una fiesta de bienvenida para mis compañeras de habitación.


Primero

tenemos que socializar ".

"Oh". Asentí. "Derecho."

La habitación estaba en silencio. "Bueno, si esto no es como una cita a

ciegas forzada", me dije. Más o menos Oye, era una pequeña sala de
estar.

"Lo sabrías". Los ojos de Gabi se entrecerraron.


Y me congelé. Porque si había algo en lo que estábamos de acuerdo, era
que

nunca hablábamos de Wingmen Inc.

Fue como Fight Club, solo que mejor, porque giraba en torno a evitar
que las

chicas tristes tuvieran sexo con cretinos. Deja de sacudir tu cabeza. Lo


que

hice en mi tiempo libre, fuera del reloj, fue totalmente diferente. No


golpeé a

chicas tristes; Golpeé a las chicas estúpidas. Tengo en cuenta la


diferencia.

"Vamos, Gabs".

Lex empujó a Serena lejos de él.

"Salte de ahí. Nos encontramos con las compañeras de habitación, Ian


trajo

comida, y todavía estás soltero.

"Él se burló en su dirección, pasándose la mano por el pelo oscuro y

zumbado.

"Todo está bien en el mundo." Gabi se abalanzó sobre él.

Salté entre ellos y rápidamente jalé su cuerpo contra el mío mientras nos

hundíamos en el profundo sofá de cuero. Gabi podría haber sido


pequeña,

pero estaba hecha polvo.


"Shh", le susurré al oído. "Sabes que solo está siendo un idiota porque
no se

acostó esta semana".

Lex maldijo y se unió a Serena en el sofá. Era un chico bastante


tranquilo, a

menos que estuviera en la misma habitación que Gabi. Luego perdió su

mierda y se pareció a Crazy Eyes de Orange Is the New Black.

"Vamos a ver el último episodio", sugerí.

"Entonces tendremos postre".

Miré a Serena al decir "postre".

Lo mismo hizo Lex. Gabi me dio un codazo peligrosamente cerca de la


ingle.

"Él ya se orinó sobre ella", me susurro al oído.

"No te preocupes".

"Me disgusta". Presionó "Jugar" y se recostó contra mí. Con una


sonrisa, le

susurré al oído. "Me amas, hermanita".

"A veces me pregunto por qué".

"Traigo el promedio del grupo en al menos dos puntos, admítelo".

"Solo porque tienes buen cabello", refunfuñó.

"Esa es mi chica." Sonriendo, cómodamente la senté junto a mí, pero me

sentí como si estuviera siendo observado.


Me volví justo a tiempo para ver a Blake cubrirse la cara con esa
gigantesca

mata de pelo otra vez y mirar sus feas chanclas.

Huh. Me pregunté cuál sería su historia, pero solo hasta que escuché la

música familiar de juegos de tronos y fui absorbido de nuevo por un


mundo

de fantasía que hizo que los míos parecieran un juego de niños. Diez
minutos

después, sentí la mirada de nuevo.

Me ajusté en el sofá y me volví. Blake no estaba mirando, pero ella


estaba

enviando mensajes de texto. Durante juegos de tronos. Que fue el

equivalente a quedarse dormido durante una película de Marvel. Me


aclaré la

garganta. Y cuando todavía no levante la vista, me alejé de mi lugar en el

sofá, caminé hacia su pequeño taburete y la levanté.

Gritó cuando la dejé en el sofá y me limpié las manos con mis jeans.

"Ahí, ahora estamos todos cómodos y juntos. Teléfonos en la mesa.

Miré el que tenía en sus manos.

"Ahora." Estrechando sus ojos hacia mí con una mirada siniestra,


arrojó su

teléfono sobre la mesa con el resto de la nuestras y se cruzó de brazos.

"No debería haberle dado ese primer regalo", le susurró a Gabi. Gabi le
dio

unas palmaditas en la mano y le susurró algo.

"Me persigue día y noche, Blake, día y noche".

CAPITULO CINCO

M AÑANAS. DISFRUTO LAS MAÑANAS. CON MI STARBUCKS EN


LA MANO, ME SENTÉ EN MI

LUGAR HABITUAL CERCA DE DRUMHELLER FOUNTAIN, MÁS


FAMOSO CONOCIDO COMO FROSH POND.

HABÍA SUMERGIDO A MUCHOS ESTUDIANTES DE PRIMER


AÑO EN MI ÉPOCA, AUNQUE COMO

ESTUDIANTE DE ÚLTIMO AÑO, MI NIVEL DE MADUREZ HABÍA


CRECIDO A PASOS AGIGANTADOS.

LA NIEBLA DE LA MAÑANA ERA FRÍA, SIEMPRE HACÍA FRÍO,


PERO ME NEGUÉ A ELEGIR OTRO LUGAR.

YO ERA COMO SHELDON DE THE BIG BANG THEORY. EL


ESTANQUE ERA MI SOFÁ DE CUERO. EL

ESPACIO JUSTO ENFRENTE DE BAGLEY HALL, MI PROPIO


COJÍN DEL SOFÁ.

"MALDICIÓN." LEX BOSTEZÓ RUIDOSAMENTE MIENTRAS


CAMINABA HACIA MÍ, SU PROPIO CAFÉ

CLARAMENTE NO HACÍA EL TRUCO.

"ES TEMPRANO."

"SON LAS SIETE." TOMÉ OTRO SORBO DE MI GOTEO PIKE


PLACE ROAST.
"ES SOLO TEMPRANO SI TE QUEDAS DESPIERTO TODA LA
NOCHE CON. . . ?

" LEX SONRIÓ. "SERENA. GATO MONTÉS EN LA CAMA.


OLVIDO MI NOMBRE DOS VECES.

ME PREGUNTARON SI CREÍA EN LOS UNICORNIOS. HA


ASISTIDO A COMICON TRES VECES, CADA VEZ

COMO UN PERSONAJE DIFERENTE DE X-MEN. SU FUERZA ES


SU CAPACIDAD PARA DECIR QUE EL ABC

ESTÁ HACIA ATRÁS, Y CUANDO LE PEDÍ SU NÚMERO, ELLA


LLORÓ ".

"MIERDA." DEJÉ ESCAPAR UN SILBIDO BAJO. "DEBES TENER


TU JUEGO A PARA TI ANOCHE".

LEX RODÓ SUS OJOS. "NUNCA ESTOY FUERA DE MI JUEGO".

"BIEN", DIJE PATERNALMENTE. "¿ASÍ QUE ESA VEZ QUE


GOLPEASTE A GABI FUE UNA CASUALIDAD?"

"ESTABA BORRACHO", DIJO A LA DEFENSIVA. "¿NO PODEMOS


HABLAR DE GABI TAN TEMPRANO EN LA

MAÑANA? ME ARRUINA TODO EL DÍA ".

"CLARO, PUTO". AHORA DÉJAME VER EL CRONOGRAMA ".


NOS MUDAMOS A UNO DE LOS BANCOS Y NOS

SENTAMOS. ESO ERA LO QUE PASABA CON WINGMEN INC.


NUNCA HICIMOS REUNIONES DE NEGOCIOS

EN LA CASA, NUNCA TRAJIMOS CLIENTES A LA CASA. FUE


UNA REGLA NO ESCRITA. NO MEZCLAR

NEGOCIOS CON PLACER. SUPUSIMOS QUE NECESITÁBAMOS


ALGUNAS REGLAS BÁSICAS BASTANTE
ESTRICTAS, ESPECIALMENTE PORQUE LO ÚLTIMO QUE
QUERÍAMOS ERA QUE TODOS SUPIERAN QUIÉN

ESTABA DETRÁS DE LA EMPRESA.

HICIMOS TODO NUESTRO TRABAJO ESTRICTAMENTE EN EL


CAMPUS. DE ACUERDO, LAS CHICAS LO

SABÍAN UNA VEZ QUE CONOCIERON A UNO DE NOSOTROS.


PERO ELLAS HABÍAN JURADO GUARDAR EL

SECRETO. BÁSICAMENTE, FIRMARON UN CONTRATO QUE


DECÍA QUE SI PRONUNCIABAN UNA PALABRA

SOBRE WINGMEN INC., LES DEMANDARÍAMOS EL CULO.


ESTOY SEGURO DE QUE TE ESTÁS

PREGUNTANDO CÓMO OTRAS PERSONAS EN EL CAMPUS NO


SE HAN DADO CUENTA. ES FÁCIL.

¿RECUERDAS QUE DIJE QUE NO MEZCLÁBAMOS NEGOCIOS


CON PLACER?

LO REPETIRÉ NO MEZCLAMOS NEGOCIOS CON PLACER. ASÍ


QUE DESDE EL EXTERIOR MIRANDO HACIA

ADENTRO, ERA TODO PLACER. ÉRAMOS JUGADORES ANTES;


SOMOS JUGADORES AHORA. LA GENTE

SIMPLEMENTE SUPONE QUE SALIMOS CON TODOS LOS


COLORES DEL ARCOIRIS; CADA TAMAÑO, CADA

FORMA, NO DISCRIMINAMOS. ES POR ESO QUE TAMBIÉN


SOMOS TAN ACCESIBLES A TODAS LAS

MUJERES EN EL CAMPUS. UN DÍA SALDRÍA CON UNA


MODELO; AL SIGUIENTE, ESTARÍA AYUDANDO A

UNA CHICA CIEGA A APRENDER A ANDAR EN BICICLETA POR


PRIMERA VEZ. TÚ ENTIENDES.

¿EN NUESTRO MUNDO? CADA MUJER ES HERMOSA TODA


MUJER TIENE UN PROPÓSITO. CADA MUJER

TIENE UN HOMBRE QUE HA ESTADO BUSCANDO, UNA PIEZA


DE ARTE HUMANA INALCANZABLE. SOLO

PIENSEN EN NOSOTROS DOS COMO LOS INTERMEDIARIOS.

DE NADA, MUNDO.

"ASI QUE . . .

"LEX SACÓ SU TELÉFONO Y LO SOSTUVO CERCA DEL MÍO.


INMEDIATAMENTE, UNA HOJA DE CÁLCULO

DE EXCEL APARECIÓ EN MI PANTALLA. "TIENES A SHELL


POR EL RESTO DE LA SEMANA Y LUEGO UNA

APERTURA ANTES DE QUE ESTÉS RESERVADO PARA LOS


PRÓXIMOS DOS MESES SEGUIDOS. DOS

CHICAS A LA SEMANA, COMENZANDO EN TRES SEMANAS.


¿PUEDES MANEJAR ESO, O QUIERES QUE

TOME UNO?

" ME DESPLACÉ POR LOS NOMBRES DESPUÉS DE SHELL.

"¿CUÁL ES LA HISTORIA SOBRE ELLA?" "AVERY ADAMS".

LEX SOLTÓ UNA RISITA OSCURA. "OH, ELLA ES DIVERTIDA".

"DIVERTIDO COMO EN, DE HECHO, ME DIVERTIRÉ, O TAL


VEZ QUIERA TERMINAR CON MI VIDA DESPUÉS

DE PASAR UNA SEMANA CON ELLA".


"EL SEGUNDO, CREO." LEX ASINTIÓ, GOLPEANDO
FURIOSAMENTE SU TELÉFONO, Y LUEGO SACÓ UN

PERFIL COMPLETO CON SU EDAD, ESTATURA, COMIDAS


FAVORITAS, PASATIEMPOS, SUEÑOS, TAMAÑO

DE VESTIDO Y BEBIDAS DE CAFÉ QUE LE GUSTABAN.

SOLO PIENSEN EN NOSOTROS DOS COMO LOS


INTERMEDIARIOS. DE NADA, MUNDO. "ASI QUE . . . "LEX

SACÓ SU TELÉFONO Y LO SOSTUVO CERCA DEL MÍO.


INMEDIATAMENTE, UNA HOJA DE CÁLCULO DE

EXCEL APARECIÓ EN MI PANTALLA. "TIENES SHELL POR EL


RESTO DE LA SEMANA Y LUEGO UNA

APERTURA ANTES DE QUE ESTÉS RESERVADO PARA LOS


PRÓXIMOS DOS MESES SEGUIDOS. DOS

CHICAS A LA SEMANA, COMENZANDO EN TRES SEMANAS.


¿PUEDES MANEJAR ESO, O QUIERES QUE

TOME UNO? " ME DESPLACÉ POR LOS NOMBRES DESPUÉS DE


SHELL.

"¿CUÁL ES LA HISTORIA SOBRE ELLA?"

"AVERY ADAMS". LEX SOLTÓ UNA RISITA OSCURA. "OH,


ELLA ES DIVERTIDA".

"DIVERTIDO COMO EN, DE HECHO, ME DIVERTIRÉ, O TAL


VEZ QUIERA TERMINAR CON MI VIDA DESPUÉS

DE PASAR UNA SEMANA CON ELLA".

"EL SEGUNDO, CREO." LEX ASINTIÓ, GOLPEANDO


FURIOSAMENTE SU TELÉFONO, Y LUEGO SACÓ UN
PERFIL COMPLETO CON SU EDAD, ESTATURA, COMIDAS
FAVORITAS, PASATIEMPOS, SUEÑOS, TAMAÑO

DE VESTIDO Y BEBIDAS DE CAFÉ QUE LE GUSTABAN.


DIGAMOS QUE NUESTRO FORMULARIO DE

ADMISIÓN FUE EXTENSO. POR LO GENERAL, CADA CLIENTE


TARDABA UNAS HORAS EN COMPLETAR.

"ESTÁ ENAMORADA DE SU COMPAÑERO DE ESTUDIO".

"¿NO SON TODOS LOS MISMOS?"

"ES UN QUÍMICO MAYOR, UN AÑO MÁS JOVEN QUE ELLA".


MIS CEJAS SE LEVANTARON CON INTERÉS.

POR LO GENERAL, ERA LO OPUESTO: EL TIPO ERA MAYOR.


MÁS JOVEN FUE UN CAMBIO DIVERTIDO.

"Y ÉL ESTÁ MÁS INTERESADO EN LA TENSIÓN DE ANILLO EN


EL CICLOPROPANO Y EL CICLOBUTANO,

QUE ES EXACTAMENTE CON LO QUE LA ESTÁ AYUDANDO EN


ESTE MOMENTO. ELLA SIGUE FINGIENDO

NO ENTENDER ".

"BUENO, TENDRÍA QUE PRETENDER ENTENDER. ¿QUÉ


DIABLOS ES UNA TENSIÓN DE ANILLO?

"NEGOCIOS MAYORES", LEX RESOPLÓ.

"CIENTÍFICOS NERDS", RESPONDÍ.

"ASÍ QUE HA FALLADO TRES VECES, ESTÁ EMPEZANDO A


PENSAR QUE ES ESTÚPIDA, LO QUE NO ES, Y

ESTÁ CLARAMENTE AFECTANDO SUS POSIBILIDADES DE


ESTABLECERSE CON ÉL".
"ASENTARSE." DEJO QUE LAS DOS PALABRAS REVOLOTEEN
EN MI CABEZA UN POCO. "ASÍ QUE ESTE

NO ES UN VIAJE RÁPIDO A BANGTOWN. ELLA LO QUIERE-"

"BEBÉS". LEX SE ESTREMECIÓ MIENTRAS YO HACÍA UNA


MUECA DE DISGUSTO.

"GENIAL". PARA ELLA. "¿HAY ALGO EN SU ENTORNO QUE


NOS DÉ UNA IDEA DE LO ABIERTO QUE

ESTARÁ CON EL COMPROMISO?"

"LOS PADRES HAN ESTADO CASADOS POR VEINTICINCO


AÑOS. BÁSICAMENTE, POR LO QUE HE VISTO,

ES TÍMIDA Y TORPE. Y LA CHICA ES LINDA SI LE QUITAS LAS


GAFAS. MI SUPOSICIÓN: ÉL ESTÁ

INTIMIDADO. PUSE SU INFORMACIÓN EN MI PROGRAMA, Y ES


UNA COMBINACIÓN PERFECTA. "SE

DESPLAZÓ AL FINAL DE LA PÁGINA.

"SI PUEDEN PASAR LA PRIMERA CITA CON ÉXITO, MIS DATOS


DICEN QUE TIENEN UN NOVENTA Y OCHO

POR CIENTO DE PROBABILIDADES DE PERMANECER JUNTOS


Y -GRUÑÓ LA PRÓXIMA PALABRA-

" COMPROMETERSE’’

. "¿ELLA SABE CÓMO BESARSE?" TOMÉ UN SORBO DE CAFÉ, Y


ME ARDIÓ EN LA GARGANTA. NO ES

MUCHO PEOR EN LA VIDA QUE ENSEÑAR A UNA CHICA A


BESARSE. TORPE, LENTO Y -ME ESTREMECÍ-
LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO HICIERON ESTA EXTRAÑA
LENGUA QUE HIZO QUE MI BOCA SE SINTIERA

COMO REHÉN DE UN EXTRATERRESTRE. "PASÓ ESA PRUEBA


CON GRAN ÉXITO, AUNQUE PARECE ESTAR

CONFUNDIDA CON LO QUE SE SUPONE QUE HACE SU LENGUA


UNA VEZ QUE EL BESO SE PROFUNDIZA.

LE DI UNA A POR ESFUERZO, C-PLUS POR LA EJECUCIÓN ".

SUPUSE QUE PODRÍA TRABAJAR CON ESO. "

¿CUERPO?" "TODOS LOS CUERPOS DE LAS MUJERES SON


HERMOSOS". Y LA GENTE NOS LLAMABA

JACKASSES. AL MENOS SABÍAMOS QUE TODAS LAS MUJERES


TENÍAN ALGO QUE OFRECER,

INDEPENDIENTEMENTE DE LO EXTRAÑO QUE FUERA EL


PAQUETE. SIEMPRE HABÍA ALGO. SIEMPRE.

"¿Y?" EMPUJÉ MÁS.

"ELLA ES UN POCO CORTA. TAMBIÉN LO ES ROMEO ".

"¿EXPERIENCIA SEXUAL?" "ELLA TUVO DOS PAREJAS Y


MARCÓ A AMBAS COMO MALAS".

"ESO PUEDE SER UN PROBLEMA SI ÉL NO SABE LO QUE ESTÁ


HACIENDO".

"SIEMPRE PODEMOS ASEGURARNOS DE DARLE ALGUNOS


CONSEJOS O CONVERSAR

CONVENIENTEMENTE MIENTRAS TOMA SU CAFÉ DIARIO


SOBRE CÓMO COMPLACER A UNA MUJER. SI ÉL

NO SABE LO QUE ESTÁ HACIENDO, SE QUEDARÁ Y


ESCUCHARÁ. SI LO HACE, DEJARÁ DE SONREÍR ".

AMBOS ASENTIMOS.

ENTRECERRÉ LOS OJOS CUANDO EL SOL COMENZÓ A


EMPUJAR A TRAVÉS DE LAS NUBES. "ELLA SERÁ

FÁCIL ENTONCES".

"SÍ". LEX SE DESPLAZÓ POR EL SIGUIENTE CLIENTE. "ESTE


EN REALIDAD ACABA DE APARECER EN EL

SITIO ESTA MAÑANA, PERO COMO SU AGENDA ESTÁ UN POCO


LLENA, NO ESTABA SEGURO DE SI

QUERÍA QUE LA DEJARA PRESENTAR".

"HAZLO". NI SIQUIERA MIRÉ LA PANTALLA. "TENGO ALGO


DE TIEMPO."

"PERO-"

"TENGO QUE IRME." ME LEVANTÉ, ESTIRANDO MIS BRAZOS


Y MI CAFÉ SOBRE MI CABEZA. "SHELL

TIENE UNA CLASE TEMPRANA CON DOUCHEPANTS, Y SE


SUPONE QUE DEBO ACOMPAÑARLA A ELLA

MIENTRAS LLEVA SUS LIBROS, LUEGO BESARLA EN LA


FRENTE".

"CUENTO TAN VIEJO COMO EL TIEMPO, MI AMIGO."

LEX SOLTÓ UNA RISA A MEDIAS. "NO ES EL BESO EN LA


LENGUA LO QUE HACE QUE EL CHICO LO

NOTE".

"NO". LO GOLPEÉ CON EL PUÑO Y COMENCÉ A CAMINAR. "ES


EL BESO SUAVE". "SIEMPRE ES UN BESO

SUAVE",

LEX GRITÓ DETRÁS DE MÍ. TENÍA LA SOSPECHA DE QUE UNA


VEZ QUE NOS GRADUAMOS Y ESTA

MIERDA SE VOLVIERA VIRAL, FACEBOOK TRATARÍA DE


COMPRARNOS POR MIL MILLONES DE DÓLARES

CAPITULO SEIS

E l campus de UW estaba lleno de emoción. Los estudiantes se

arrastraron uno tras otro mientras la neblina húmeda de la mañana


flotaba

en el aire. Otra razón más por la que amaba a Seattle: el clima era
fresco,

lleno de promesas. Shell agarró una de mis manos cuando nos detuvimos

frente a uno de los edificios comerciales. Usé mi mano libre para saludar
a

Gabi cuando pasamos. Sus ojos se encontraron con los míos. Fue en

momentos como estos que estaba convencido de que podía leer los

pensamientos de las mujeres simplemente mirándolos, y yo era el único

bastardo afortunado que podía hacerlo.

¿Ver? Superhéroe Su mirada dijo eso. Asshat, ¿otro? ¿Ya? ¿Acaso no

terminaste de ayudar a esa chica la semana pasada con la triste historia


de

cómo realmente quería la paz mundial, pero nadie la tomó en serio


porque

tiene una risa nerviosa?

Stella había sido fácil. Ella tomó cuatro días. Dude ni siquiera sabía qué
le

pegó. En un momento solo eran amigos. Al siguiente, vi su auto aparcado

fuera de su apartamento. . . noche. . . larga.

"Gross", había dicho Gabi. "¿Estabas haciendo reconocimiento durante


sus

sexcapades?"

"Me gustaría llamarlo investigación", le dije.

"¿No se rió ella del funeral de su padre?"

"De acuerdo. Es una risa nerviosa, y es algo real ".

Otro rollo de ojos. "¿Almuerzo después?"

"Cosa segura."

"Diviértete salvando el mundo, una niña a la vez".

"¿No es siempre asi?" De acuerdo, entonces tal vez ella no dijo


"Diviértete

salvando el mundo". Pude haber exagerado esa parte para mi propio

beneficio

"Estoy nerviosa", dijo Shell, apretando mi mano. "¿Qué pasa si él no se


da

cuenta de mí otra vez? O peor, ¿y si esto no funciona, y ...?


"Lees nuestras estadísticas. ¿Cuándo nunca funcionó? Respiré hondo.
"Es

por eso que le damos nuestras tasas de éxito junto con las hojas de

preguntas frecuentes, para que sepa sin lugar a dudas que lo que
hacemos

funciona. Pero debes seguir las reglas, ¿entiendes? Shell sacudió su


cabeza.

Su nuevo corte de pelo le hizo maravillas en la cara, y su flequillo le dio


un

aspecto moderno que el Barista cavaría por completo si la reconociera en

primer lugar. Me aseguré de darle consejos sobre qué ponerse, pero


siempre

-y quiero decir siempre- les dije a las chicas una cosa: una chica nunca

debería cambiar por un chico. Nunca. Y si ella lo hizo? Entonces ellos no

deberían ser el elegido. Ayudamos a mejorar lo que ya tenían, pero


nunca las

cambiamos. Aunque gracias a Lex, usualmente sabíamos si iba a ser un


mal

partido antes de que sucediera, y guiamos estratégicamente a esas chicas

hacia partidos más exitosos. Todo en un día de trabajo

El celoso Barista dobló la esquina y estaba a punto de mirar en nuestra

dirección.

"Ahí está". Me detuve y tiré de Shell contra mí.


"Sonrie."

"Lo estoy intentando."

"Te ves nerviosa."

"Estoy nerviosa". Su labio inferior tembló ligeramente.

"Oye, oye". Ahuequé su rostro. El coqueteo era siempre más realista


cuando

estaban nerviosas, porque los nervios también podían parecer ternura,

confianza, amor.

"Lo harás bien".

Ella ya estaba bien. Su cuerpo se inclinó hacia el mío, con los ojos muy

abiertos por el miedo, pero desde este ángulo, supuse que el señor
Barista

estaba listo para golpearme en la mandíbula ante su obvia adoración.


Besé

su mejilla, frotando suavemente la mía contra la de ella antes de


susurrarle

al oído: "Si él mira hacia acá, desvía tu mirada como si fueras culpable".

"Pero-"

"Hazlo, Shell. También tengo una clase ". Y a diferencia de su edificio,

Paccar Hall fue una buena caminata de veinte minutos por el campus, lo
que

significa que tuve que arrastrar el culo.


Ella inclinó la cabeza.

"Ahora, agárrame la espalda con las puntas de los dedos como si tus
manos

casi se clavaran en mi piel". Haz que parezca desesperado ".

Ella lo hizo. "Ay." "Lo siento", ella gimió.

"Bien". Me aparté y la besé en la frente, mi mirada se encontró con la


del Sr.

Barista mientras él maldecía y apartaba la cabeza del espectáculo.

"¿Se dio cuenta?" Su voz se elevó de emoción.

"Oh, se dio cuenta." Sonreí, luego golpeé su barbilla con mi dedo.


"Ahora,

durante la clase, lo más probable es que se siente a tu lado. Déjalo, pero

trata de no hablar con él. Si él se involucra, se amable, pero no

excesivamente emocionada. Creerá que te dije que no hables con él, lo


que

lo hará esforzarse más. Se volverá loco, porque te ves triste y nerviosa, y

pensará que algo está mal en nuestra relación y básicamente te molestará


el

resto del día hasta que le digas todos los detalles sangrientos. Dale tu

número de teléfono, pero no respondas el primer texto. Responde el


tercero.

Siempre el tercero ". Acababa de aprobar las reglas una, dos, tres y
cuatro.
Regla uno: Hazlos curiosos, ligeramente celosos. Regla dos: No parezcas

demasiado interesado. Siempre se amable. Regla tres: darles un método


de

contacto, pero mantenga la pelota en su cancha. Regla cuatro: Nunca

conteste el primer mensaje de texto, llamada, correo electrónico, etc. Por

alguna razón, el cerebro capta el número tres como el último intento


antes

de que parezca desesperado.

"¿Qué pasa si él no ...?"

"Lo hará." Le guiñé un ojo.

"Ahora, listo". "Tercer texto, evasiva, educada", murmuró para sí


misma

mientras daba pasos decididos hacia el edificio. "Algo así como ver a los

patitos nacer y finalmente llegar al agua", dijo una voz profunda a mi


lado.

Sonreí. "Lex, ¿qué te trae a mi lado del campus?" "¿Has revisado tu


agenda?"

Su sonrisa era demasiado grande para las nueve de la mañana.

"¿Qué hiciste?" "Yo no". Levantó las manos. "Estoy seguro de que me

enteraré más tarde". Estaba a punto de abrir mi agenda cuando noté la


hora.

"Mierda". Corrí como un infierno

hacia el edificio Paccar, con la esperanza de no volver a llegar tarde.


Estoy

seguro de que toda "mi tía estaba enferma y necesitaba a alguien con
quien

hablar", la excusa no iba a ir bien por tercera vez, y este profesor en

particular me odiaba porque Lex había jodido a su hija. Podemos ser


mejores

amigos, pero al menos miré antes de acostarme, ¿sabes?

A Lex no le importaba a quién afectaba su apetito; si él quería algo, lo

tomaba. Extraño, considerando que puso tanto tiempo y energía en


Wingmen

Inc. Fue su bebé, su hijo de amor. Por otra parte, a pesar de que éramos

mejores amigos, Lex era muy privado. Compartió cosas con su


computadora

y, a veces, si era un buen día, compartía conmigo una mierda personal,


pero

era raro. Había dos cosas en las que Lex confiaba en este mundo: la

tecnología y el sexo. Ninguno de los dos lo había decepcionado.


Demonios,

dentro de treinta años, Lex estará sentado en el porche de su mansión

bebiendo limonada con su computadora / robot automático,


susurrándole

dulces palabras al oído. Estuve a punto de chocar con un banco mientras

continuaba mi carrera. Mierda. Mierda. Mierda. Con un minuto


restante, abrí
de golpe la puerta del salón de clases y corrí directo hacia un chico bajo.

"Lo siento, hermano". Me incliné para ayudarlo a recoger sus libros.


¿Esmalte

de uñas rosa? Bueno, para cada uno, supongo.

"Tú", dijo una voz muy femenina. Una capucha cubría la cabeza del she-
man.

Miré más cerca y realmente deseé no haberlo hecho. Blake. Y ella estaba

enojada. Por otra parte, las partes de mi niña probablemente también

estarían cabreadas si me pongo un sujetador deportivo ajustado, una

camiseta sin mangas y pantalones largos de baloncesto. Y, maldición,


esas

chanclas no se cerrarán.

"¿Por qué estás siempre? . . en todas partes? ", escupió, con una
expresión

de absoluto disgusto.

La clase aún no había comenzado, pero yo era una persona muy


consciente

de mí mismo. Lo que significaba que sabía que todos los malditos ojos en
esa

habitación estaban entrenados en mí y probablemente me preguntaba


por

qué demonios no estaba encantando a la chica con ropa de hombre. No


se

puede encantar a los asexuales, amigos. Le entregué sus libros a Blake.


Ella

los sacudió fuera de mis dedos y resopló, quitándose la capucha de su

cabello. Con lo que podría trabajar Tenía el pelo castaño dorado, grueso,

lustroso, lo primero que note sobre ella, aparte de las chancletas, fíjate.

"¿Especialización en negocios?" Señalé sus libros. "gerencia. ¿Por qué si


no

estaría aquí si no tuviera que tomar la clase? " "Acepte". Le guiñé un


ojo.

"No sería la primera vez que me han seguido. Probablemente no será el

último ". "Claramente tienes una opinión demasiado alta de ti mismo".

"Algunos pueden decir que no es lo suficientemente alto." Dejé escapar


una

risita mientras algunas chicas en la primera fila comenzaban a susurrar


lo

suficientemente fuerte para que cualquiera con dos oídos pudiera


escuchar:

"Mucho calor." "¡Tres veces! Ella dijo que era la mejor noche de su vida
".

Blake apretó los dientes y disparó flechas de veneno con los ojos.

"¿Fans tuyas?" "El club tiene una apertura". Blake pasó junto a mí
para subir

las escaleras hasta los últimos asientos vacíos. La seguí, principalmente


por

curiosidad, pero también por la necesidad de distanciarme de las chicas


del

frente, que probablemente hubieran tratado de acariciarme toda la clase.


La

última vez que sucedió, ¡ni siquiera pude terminar! Y por "terminar",
quiero

decir terminar mi clase de finanzas. "Hicieron carteles el año pasado",


dije

con un suspiro y me dejé caer en el asiento que tenía al lado. Con la boca

abierta, señaló los otros asientos a cada lado de nosotros, asientos que al

menos pondrían unos cuantos escritorios vacíos entre nosotros.

"Escritorios. Sillas. Es un salón de clases, así que eso es de esperar.

¿Algo más en lo que pueda ayudarte?"

"Siéntate en cualquier silla menos esa".

"¿Esta aquí?" Palmeé mi asiento justo entre mis piernas y sonreí

desvergonzadamente mientras sus mejillas ardían de un rojo brillante.

"Algo en tu mente, ranúnculo?"

"Sólo . . . "Dejó caer su libro ruidosamente sobre el escritorio y puso

su bolso en el piso. "No me hables".

"Bueno."

Ella parpadeó, la forma de su boca formaba una pequeña O, dándome

el mejor sueño posible de ella de rodillas frente a mí. Me chupé el labio


inferior, permitiendo que mis pensamientos se adentraran en territorio

peligroso. Por otra parte, ahora ella estaba sonrojada, se sonroja a

menudo, y probablemente era demasiado tensa para tomar la

dirección en cualquier tipo de actividades orales. Lástima.

Sonriendo, di un puntapié en mi asiento. Hice mi mejor esfuerzo


estudiando

en silencio. . . No necesitaba hablar con ella para conocerla. La mayoría


de

las cosas importantes acerca de las personas se aprendieron simplemente

observando.

Además, la clase estaba comenzando.

El profesor habló sin cesar sobre la organización empresarial y los


diferentes

roles de la organización dentro de una corporación.

Lo desconecté porque tenía mi propia corporación. Sabía cómo


funcionaban

los roles. Fue como volver al primer grado después de graduarse con

honores. Pero permanecí pegado a mi asiento y estudié a Blake por el


rabillo

del ojo.

Su cara no estaba mal. Tenía un puñado de pecas alrededor de la nariz y


las

mejillas, como si alguien acabara de dejar caer unas cuantas para el


efecto

en su rostro cuando nació. Sería linda si su cabello no cayera

constantemente sobre sus ojos, por lo que es imposible para mí


realmente

ver qué forma tenía su cara o de qué color eran sus ojos.

Con un bufido, se retiró el cabello en una coleta baja.

Solté un pequeño jadeo.

Puramente por accidente.

"¿Vas a lograrlo?", Susurró con dureza.

Me incliné, mi mano rozó el respaldo de su silla, las yemas de los dedos

bailaron a lo largo de su cuello.

"¿Eres tú?"

"No estoy . . . interesada."

"¿En hombres?"

"En ti", dijo deliberadamente. "Ahora, detén lo que sea que estés
pensando y

presta atención. Acabo de trasladarme desde Boise State este semestre y


ya

siento que estoy atrasada ".

"Ohhh." Chasqueé mis dedos.

"¿Qué? ¿Qué 'ohhh'?


El mundo de repente tuvo sentido. "¿Eres de Idaho? Golpéame con la
ciudad

donde naciste, porque seguro como el infierno no era Boise ".

Se movió en su asiento, moviéndose más lejos de mí cuando me lanzó una

rápida mirada de soslayo. "Riggins".

"Dios mío, sálvame de pueblos pequeños con solo una tienda de


abarrotes".

"Para," ella siseó, "hablando".

"Está bien". Le disparé una media sonrisa calculada, solo lo suficiente


para

que se preguntara. "Conseguí todo lo que necesitaba de todos modos".

Podría decir que quería preguntarme de qué demonios estaba hablando,


pero

tenía un impresionante autocontrol. Yo le daría eso.

Ella era de un pequeño pueblo en Idaho. Transferida aquí. . . ¿Con qué

propósito? Yo creo que fue su padre Todavía estaba apostando por lo del

padre soltero. Obtuvo una transferencia de trabajo. Agité mi cerebro.

Boeing? Posiblemente Microsoft? Tal vez incluso Amazon. Demonios,


Seattle

ostentaba tantas sedes corporativas diferentes, era un desastre.

Eché un vistazo a sus chanclas.

Iba a ir con Microsoft. Padre nerd informático sin sentido de la moda


que
solía trabajar desde casa por satélite. ¡Bingo!

Traté de prestar atención a la conferencia pero me distraía por la forma


en

que tocaba su pluma.

Y el hecho de que ella tenía perfume y esmalte de uñas rosa. ¿Qué chica
que

vestía como ella usaba esmalte de uñas rosa y perfume Prada? ¿Tenía
esa

tanga rosa debajo de esos pantalones cortos de baloncesto? Ahora


aquellos

con los que definitivamente podría trabajar cuando llegue el momento.


Se

verían tan bien colgando de un tobillo con las piernas en el aire. Algunas

partes de mí se crisparon con interés solo considerando las posibilidades


de

explorar todas sus diversidades. . . matices. Un misterio. No había tenido


uno

de esos en mucho tiempo. O un desafío. Hah, lástima que ella no fuera un

cliente. Podría hacer mucho con esas piernas. Por supuesto, ellos no

estarían envueltos conmigo, desafortunadamente, ya que nunca me


involucré

con los clientes. No por falta de intentos de su parte. La conferencia


terminó

una hora más tarde. Ambos nos paramos.


La dejé pasar junto a mí y le susurré: "Azul".

Ella se congeló pero no se dio la vuelta. "¿Qué?"

"Tus ojos". Me acerqué a ella y le susurré al oído: "Son un azul muy


bonito".

"Como mi alma".

Sus ojos se estrecharon. "Ahora, ¿puedes dejarme en paz?"

"¿Por qué querrías eso?" Me puse a su lado mientras alargaba su paso.

"Además, cualquier amiga de Gabi es amiga mía".

"Eso es realmente desafortunado para mí".

"Así que me viste desnudo", le dije lo suficientemente fuerte para que la

gente que pasaba lo escuchara.

"Vaya cosa." Con los ojos muy abiertos, ella tapó mi boca con una mano
y me

apoyó contra la pared.

Sonreí contra su palma. Ella se inclinó. "No me impresionó", susurró en

medio de una nube de aliento fresco como la menta.

Aparté su mano y me reí. "Eres una mentirosa de mierda. Por otra


parte, esa

puede haber sido la primera vez que viste a un hombre desnudo, y por lo

tanto, estás esperando para compararme con el triste y desafortunado

individuo que succiona tu alma con el que terminarás. Apuesto a que


tendrá
gafas ". Ella

frunció. "¿Qué pasa con las gafas?"

"Y una calva" Asentí pensativamente, luego señalé su sien. "Aquí."


Poniendo

los ojos en blanco, dio un paso atrás y escapó. Para el registro, la deje.
Salió

por la puerta tal vez cinco pies antes de darse la vuelta por última vez.
Ellas

siempre lo hicieron. Ellas siempre lo harían. Saludé. Ella me tiró. Ella


también

podría haberme besado.

CAPITULO SIETE

La luz del sol atravesó las nubes, una rareza en enero, cuando
generalmente era

lluviosa y gris. El sonido tranquilizador de la fuente se rompió en el


momento en que

sonó mi tono de llamada de Superman. Deber llamado. "¡Funcionó!",


Gritó Shell por

teléfono. Apenas logré salvar mi tímpano tirando del teléfono mientras


ella seguía

gritando.

"Por supuesto que sí", le dije con un tono aburrido.

Si no supiera lo que estaba haciendo, me gustaría ver mi trabajo.


Algunas chicas
pasaron por mi banca y me saludaron. El viento se levantó, haciendo que
parte del

agua de la fuente salpicara a la chica más cercana a mí. Su reveladora


camisa blanca

definitivamente se estaba mojando. Y no me perdí el hecho de que ella se


inclinó

hacia el agua, se giró para asegurarse de que estaba mirando, luego se


metió el dedo

en la boca y chupó. Difícil. Qué lástima que tuvo que arruinar su camisa
para llamar

mi atención. Casi la compadezco, y luego, se volvió hacia mí. O no. No es


una pena.

Dios bendiga America. Ella me lanzó un beso. Le guiñe un ojo en


respuesta. Sus

amigos se rieron tontamente en nuestro intercambio. En este punto,


esperaba ya sea

la risa solitaria o la mirada de odio. Normalmente solo recibía el segundo


si ya había

estado con la chica y olvidé su nombre, o el hecho de que habíamos


dormido juntos

en primer lugar.

¡Por eso tuve a Lex! Y mi maldito calendario. Entonces no me olvidé de


información

importante. "Shell, recuerda lo que dije sobre las llamadas telefónicas".

Necesitaba calmarse. A menos que su pene estuviera hecho de oro y él


pudiera
derribar a cada Vengador, los gritos no eran necesarios. Ni un poco. Una
vez más, al

hombre le gustaba el té. Basta de charla.

"Necesito que escuches con mucho cuidado".

no fue necesario Ni un poco. Una vez más, al hombre le gustaba el té.


Basta de

charla. "Necesito que escuches con mucho cuidado".

Ella suspiró por el teléfono. "Sé que si. Estaba emocionada. No volverá a
suceder,

Ian. ¡Eres el mejor!"

Lo sé. "Intentará llevarte solo. Di no."

"Pero-"

"Regla número cinco: Dile que estás ocupada. De aquí en adelante,


siempre estás

ocupada, hasta que te digo que no.

¿Lo tengo?" "Pero, Ian, está funcionando. Quiero decir, él me invitó a


salir dos veces

hoy ". "El doble no es nada, y aún no hemos superado las reglas".
Busqué el

planificador de la vieja escuela y anoté el número dos al día siguiente. Se


movía

rápidamente por las etapas para un hippie bebedor de té. Los


muchachos

generalmente llegan a la primera etapa de los celos y pasan el rato allí,


por un

tiempo, raramente haciendo un movimiento o pisoteando el territorio de


otro hombre

hasta el día tres o cuatro. "En el momento en que haya terminado de


preguntar,

pasará a contar. Ahí es cuando lo tienes. No cuando él te invita a salir,


sino cuando

te pide tu tiempo y espera afuera de tu dormitorio hasta que lo reciba ".

"Wow", respiró Shell. "Eso es . . . romántico."

"Lo sé chica." Miré mi reloj. "Tengo que correr". Cliente nuevo."

"Gracias, Ian. Adiós. Y-"

Colgué. No tuve tiempo de entablar relaciones con mis clientes,


especialmente con

aquellos que llorarían una vez que les dije que cortaran toda
comunicación al final de

nuestro contrato. Es mejor que mantenga todas las conversaciones cortas


y al grano

en lugar de dejar que nuestra pequeña transacción se convierta en un


enredo

romántico que podría potencialmente destruir mi negocio. Con un


suspiro relajado,

me apoyé contra el banco. Mis gafas de sol oscuras D & G escondieron


mis ojos para

poder estudiar a las personas a medida que pasaban. Por lo general, era
fácil elegir
nuevos clientes. Casi siempre se acercaban al banco en el que estaba
sentado y

parecía que iban a vomitar. Varios lo habían hecho alrededor y comenze


a caminar

hacia el otro lado, mientras que otros habían andado hasta mí y


rompieron a llorar.

Frunciendo el ceño, eché un vistazo a la aplicación de calendario en mi


teléfono. Lex

había escrito en "mediodía". Eran las cinco después. Podría comer Thai
con Gabi en

lugar de sentarme en el clima húmedo y frío esperando que un pollo


crezca un par y

se acerque a mí. Por supuesto, nunca supieron que fui yo quien estaba
detrás del

negocio hasta que vieron quién estaba sentado en el banco. Eso fue parte
de la

belleza de las cartas. Lex y yo decidimos mantener las cosas simples. Si


las chicas

nunca conocieron nuestra identidad hasta después de que las aceptamos


como

cliente, entonces no tuvimos que preocuparnos por las consecuencias si


las

rechazábamos. Y rechazamos muchas aplicaciones, pero eso fue todo


antes de que

la reunión tuviera lugar. Irritado, pasé el pulgar por mi teléfono para


llamar a Lex y
decirle que dejara al cliente, cuando alguien tropezó con el lugar a mi
lado. Curioso,

levanté la vista. "¿Blake?" Casi me río en voz alta. No hay manera en el


infierno. Con

la cara pálida, ella apartó la vista y murmuró: "Realmente estás en todas


partes".

"Como Dios, solo menos poderoso".

"Sorprendida de que puedas decir mi nombre sin ser alcanzado por un


rayo".

"Bueno, no te sientes muy cerca, por las dudas". Con un exagerado


movimiento de

ojos, se deslizó hacia la parte más alejada del banco, se cruzó de brazos y
golpeó su

pie. "¿Esperando a alguien?" Oh, esto era demasiado bueno.

Blake fingió no escucharme. Su cabello todavía estaba recogido en una


cola de

caballo baja, su camiseta sin mangas tenía pintura, y sus pantalones


cortos de color

rosa de Nike serían lindos si tuvieran realmente el tamaño correcto.


¿Había tenido

sobrepeso una vez y luego nunca fue a comprar ropa nueva?

"Mira". Blake descruzó sus brazos y se volvió hacia mí. "Te pagaré para
que te vayas

ahora mismo". "¿El que?"

"¿Eh?" Comenzó a masticar su miniatura. Ese hábito nervioso debería


desaparecer.

Probablemente debería comenzar a compilar una lista.

Me incliné más cerca. "¿En qué me pagarás?" "Rupias".

Ella lo miró. "Efectivo, idiota".

"No puedo hacerlo." Me moví de manera que nuestros muslos se tocaran


y fingiendo

estar mirando mi teléfono. La curiosidad siempre ganó. Solo tuve que


esperar.

"Bien, ¿cómo me deshago de ti?"

¡Bingo! "Fácil". Todavía estaba mirando la pantalla bloqueada de mi


teléfono que

tenía un emblema de Superman con una W en el medio. "Me pagas en la


moneda que

designe". "¿Tienes tu propio dinero o algo?"

"O algo." Me quité las gafas de sol y las metí en el bolsillo delantero de
mi chaqueta

de cuero. "O me pagas con diez minutos de tu tiempo, o me pagas con un


beso.

Como parece que preferirías comer mierda que pasar otro segundo
conmigo, iría por

el beso. Será más rápido y lo más probable es que aumente su


popularidad. Incluso

puedes tener suerte y encontrar tu foto en mi cuenta de Twitter ".

"No". Ella se echó a reír. "No esta pasando."


"Bien". Me vuelvo a poner las gafas de sol.

"Mira". Su voz se volvió desesperada. "Estoy conociendo a alguien, y es


importante,

y no te quiero aquí. De hecho, me dijeron específicamente que si no venía


sola, el

contrato no sería. . . "Ella miró sus manos. "Sólo . . . vete. Ahora."

"Un beso", susurré en voz baja. "¿Soy tan feo? ¿Que ni siquiera puedes
besarme?

Apretando los dientes, murmuró una maldición, luego agarró mi rostro y


plantó uno

de los besos más rápidos de mi vida, en mi mejilla. En. Mi. Mejilla.

"¿Qué fue eso?" Toqué el lugar donde ella me besó.

"¿Seriamente? ¿Que demonios?"

"¡Un beso!" Ella lanzó sus manos en el aire. "¡Ahora vete!"

Con una sonrisa, pasé la pantalla de mi teléfono y abrí el archivo con su


información.

Siempre esperé hasta después de la primera reunión para conocer el


nombre del

cliente y leer su archivo, ya que sentí que sería injusto por mi parte
juzgar a alguien

solo por su reputación. Lex sabía los nombres, pero yo nunca lo hice
hasta que se

sentaron en el banco. Fue parte de mi proceso. Ella era de Idaho, que ya


sabía, pero
no se mudó con un padre. El viejo padre todavía estaba de vuelta en
Riggins. Sin

embargo, los puntos para la suposición de un padre solo. No, ella había
cambiado

algunos estados. . . para una chica."Interesante."

"¿Qué?" Mordió más fuerte en su pulgar. "No importa. Me voy. Esta


fue una idea

estúpida ". La dejé caminar tres pasos antes de hablar. "¿Crees que
David aprobaría

esa actitud? Aquí se dice que se valora el optimismo por sobre todas las
cosas. Hice

una pausa de medio latido como si estuviese pensando.

"Mierda, ¿qué está estudiando? ¿Espiritismo?" Blake se congeló. Luego


se volvió

lentamente, su cara blanca como una sábana.

"¿Como sabes eso?"

"He pirateado tus correos electrónicos". Ay. No se dio cuenta de que era
posible que

palideciera más. "Guau, te ves un poco verde". Me puse de pie, luego la


agarré del

brazo y comencé a caminar con ella.

"Y estaba bromeando." Una vez que estábamos debajo del árbol más
cercano, la

empujé contra ella y me quité las gafas de sol otra vez, esta vez
permitiendo que mis
ojos inspeccionaran completamente su cara. Fuerte mentón, ojos azules,
las pecas

de nuevo, labios carnosos.

"Muy bonito." "¿Que es esto?" "Wingmen Inc.", dije en tono arrogante.


"Pero dado

que ya estamos en el primer nombre". . "

"No". Blake negó con la cabeza. "Tiene que haber algún error".

"Lo siento". Me alejé lo suficiente para que ella pudiera tener algo de
espacio para

respirar. "Sin error. Lex y yo somos los cerebros detrás del servicio de
relación de

más rápido crecimiento en el noroeste del Pacífico ".

Blake exhaló lentamente. "Pero . . . eres un . . "

"¿Puto?" Ella asintió.

"Me gustan las mujeres." Me encogí de hombros. "Y ayudo a las


mujeres, a todo tipo

de mujeres, a encontrar su pareja perfecta. ¿Eso está tan mal?

"Pero-" "Tenemos mucho trabajo por hacer". Incliné la cabeza. "¿Sabes


lo que es

Victoria's Secret?"

"Eres un asno".

"Duh, soy un chico. Pero, también soy tu nuevo entrenador de amor. No


cobro
doscientos dólares al día para ser tu amigo. Asentí, y mi cuerpo vibró de
emoción

ante el desafío: ella sería una, eso seguro. "Lo haré. Es decir, si todavía
estás

interesada en este David ". Ella parecía vacilante. Su lenguaje corporal


estaba

completamente cerrado, así que sabía que sería difícil de descifrar.


Especialmente

porque podía decir que ella no era mi mayor fan. Por otra parte, ella no
necesitaba

serlo. Quizás necesitaba recordarle eso.

semanas "-ella miró-" nos separamos con un apretón de manos, o un


máximo de

cinco, si esa es tu preferencia, y te saltas en la puesta de sol con tu único y

verdadero amor ". "¿Puedo pensar en ello?" "Claro". Asentí. "Tienes


dos minutos.

Además, ¿extrañaste la parte donde dije atardecer? ¿Amor verdadero?"


"¿Dos

minutos?"

Ella comenzó a respirar pesadamente. "Mi tiempo es precioso. Junto a


los besos, es

otra de mis monedas, lo más valioso que tengo. No lo desperdicies ".

"¡Fue un impulso! Una chica de mi equipo me dio tu tarjeta después de


que me

quejaba de ser invisible para David, y ... "Megan", dije, chasqueando los
dedos.

"Buena chica. Le ayude a distinguir los colores de su boda antes de que


el pobre

bastardo supiera que le gustaba. La boca de Blake se abrió. "¿Quieres


decir que

fuiste el que dijo ir con flores de azahar y blancas?"

"Se complementan tan bien. Además, es un jugador de fútbol y


legalmente daltónico

en ambos ojos. Guy no puede ver nada que valga la pena, y ella
necesitaba ayuda ".

"Así que no solo conoces a todos en esta escuela, ¿pero también conoces
a todos

los atletas?" "Poseo mucho espíritu escolar. ¿Quieres escuchar la


canción de lucha?

Blake miró hacia el suelo. "Treinta segundos." Ella levantó la cabeza


bruscamente.

"Veinte." El pánico empezaba a aparecer cuando sus ojos se movían de


un lado a

otro entre mí y una ruta de escape. "Diez." "Bien", gritó. "Bien". Con
un tirón, se

quitó el pelo del sujetador de cola de caballo y luego lo enrolló. "¿Qué?"


Fruncí el

ceño. "¿Es todo eso real?"

"Mira". Me lamí los labios y tendí mi mano. Ella lo tomó,


afortunadamente. "Tenemos
una tasa de éxito del noventa y nueve por ciento. Sigue las reglas, sigue
mis

consejos y orientación, y estarás sacando pequeños Davids en poco


tiempo ".

"¿Niños?", Se atragantó. "O lo que sea que quieras. Yo te lo traigo. La


única vez que

nuestro proceso no funciona es si te niegas a seguir mis reglas. Arqueé


mis cejas

ante el sonido de los dientes apretados. "O cuando el partido no es tu


pareja ideal.

Pero si estás aquí, eso significa que ya se ha resuelto, y si me escuchas,


tendrás a tu

hombre. Pero si por alguna razón este David no es un santo de la Madre


Teresa

salvador de almas que muerde arcoiris, o si cambias de opinión sobre él,


entonces

encontraremos a alguien que sea una mejor pareja. Es el programa


perfecto. Créeme,

Lex lo diseñó y es un genio ". Esta era siempre la parte que odiaba. La
parte del

pensamiento, cuando esperaba que el cliente dijera sí o no. Las mujeres


analizaron

en exceso todo, y una vez más, no tuve tiempo para eso. La paciencia me
hizo

temblar. "El anonimato es la clave. En público, la gente especula que


estamos
saliendo o quizás incluso juntos. En privado, te entreno, te ayudo a
encontrar la

sexualidad dormida que has mantenido escondida debajo de todo ese


pelo y esas

chanclas. Y después de unos días, o "-hice un gesto con su ropa-" tal vez
en tu caso

algunos

"¿Qué?"

"Tu cabello." "Sí." Sin pedirle permiso, le quité la goma del pelo y lo
pasé entre mis

dedos, saboreando la sensación sedosa. "Es perfecto. Los hombres son


tontos para

el cabello largo. Creo que se remonta a los primeros días en que los
hombres de las

cavernas agarraban a las mujeres por el pelo y las tiraban a sus tristes
lechos de

heno para hacerles un dulce amor ".

"Eso es" -

Blake negó con la cabeza- "probablemente una de las cosas más


ofensivas que he
escuchado".

Me encogí de hombros. "Acostumbrate a él. A partir de ahora,


escucharás mucha

mierda. Eso es porque no creo en el recubrimiento de caramelos. La


honestidad es la

clave y, nena, tengo que ser realmente honesto aquí.

Dejé escapar un fuerte suspiro. "Si quieres voltear la cabeza del capitán
del equipo

de baloncesto, tenemos mucho trabajo por hacer". Sus hombros caídos.


"Pero yo

soy el mejor". Envolví mi brazo alrededor de su cintura y la tiré contra


mí.

"Comenzamos esta noche".

"¿Esta noche?"

"Te enviaré por correo electrónico el cuestionario para la segunda etapa,


y el

cronograma una vez que hable con Lex." Me alejé de ella. "Ah, y si
David te busca

durante este proceso, habla conmigo primero". Si él te envía un mensaje


de texto

hoy, ignóralo. Si él te llama, díle que estás ocupada con su nuevo


compañero de

estudio ". "¿Eres tu?"

"No soy solo tu compañero de estudio, Blake. ¿De aqui en adelante? Yo


soy tu todo
". "Genial", refunfuñó.

"Oh, lo es" le guiñé un ojo. "Créeme."

Ap itu lo o cho

capitulo ocho

v as a querer ver esto, "Lex gritó en el momento en que entré en nuestra

casa compartida a unas pocas millas del campus. Teníamos una vista

enfermiza de Puget Sound, gracias a la casa que mis adinerados padres


me

habían dejado cuando murieron. En lugar de pagar a Lex por sus


servicios, lo

dejo vivir conmigo gratis. No es que realmente lo necesitara. Él ya


trabajó

para Apple y básicamente fue capaz de nombrar su precio para todas las

actividades de piratería realizadas en el lateral. Egoístamente, seguí

deseando que Microsoft viniera a llamar para que se quedara en el área

local. Habíamos sido inseparables desde que éramos niños, y lo último


que

quería era entrenar a un mejor amigo. Pero en sus palabras, "Trabajar


para

Bill Gates sería como trabajar para el enemigo", y consideró que usar

Windows es el equivalente a escupir en la tumba de Steve Jobs. Nuestra


casa de dos pisos era una reliquia de los años cincuenta, pero había sido

totalmente destruida y remodelada antes de que nos mudamos en el

semestre pasado, así que mientras el exterior aún tenía un carácter


antiguo,

con un porche y ventanas con marcos blancos, el dentro había una casa
de

ensueño HGTV. Cada habitación era su propia suite principal, con


chimenea

y balcón. Teníamos dos mil pies cuadrados adicionales de área de estar al

aire libre que tenía una barbacoa, una hoguera y un bar que daba al lago

Unión. Otra razón por la que no mezclábamos el negocio con el placer:

estábamos bastante seguros de que si permitíamos que una chica viera a

nuestra cueva humana, nunca se irían. Y luego encontraríamos cepillos


de

dientes, tampones y galletas caseras brillantes en todos los lugares

equivocados. Me estremecí al pensarlo mientras arrojaba mis llaves


sobre la

encimera de granito y me dirigía a la sala, donde Lex estaba trabajando.


"En

todo mi tiempo con Wingmen Inc." - Lex no apartó su mirada de la


pantalla-

"Nunca he visto a uno de los clientes responder preguntas como esta".

"¿Cuál?"
Él bufó. "Que piensas?"

"Nuestro pequeño atleta que viste las chanclas de Adidas como si fuera

1992. Apuesto a que llamó a su primera mascota Slim Shady".

Lex estalló en carcajadas. "Cerca. Eminem ".

"Maldición."

"Sé que te enorgulleces de tomarte menos de una semana para que un

cliente obtenga el beso del verdadero amor, pero maldita sea, ella es. . .
una

parte de trabajo." "Ella no puede

ser peor que Tara". Ambos nos estremecimos. Tara había sido uno de

nuestros primeros clientes. Nunca besó a un chico, se divirtió y, cuando


Lex

trató de ayudarla, ella comenzó a llorar a medias porque temía que él la

mordiera. Cuando él le preguntó por qué iba a pensar eso, ella dijo que
era

porque su papá le había dicho que todos los niños mordian.

Estoy asumiendo que lo que se suponía que era una advertencia contra el

embarazo adolescente terminó haciéndolo para que Lex recibiera un

puñetazo en la cara y tuviera que terminar la lección de besos. Fue


horrible.

Cuando finalmente se las arregló para darse cuenta de que los besos
podían
ser especiales, personales y románticos, se aferró a nosotros y a Lex

emocionalmente, por lo que es casi imposible para nosotros lograr que


siga

alguna regla.

Demonios, ella era la razón por la que teníamos reglas y por qué nunca

hacíamos excepciones. Lo último que necesitábamos era otra Tara.

Lex se rio entre dientes.En ese sentido, he reorganizado tu agenda y


tomado

a dos de tus clientes para liberar algo de tiempo para" -señaló a la


pantalla-

"esto "No puede ser tan malo".

"No", dijo Lex. "En realidad, es peor".

"¿Te refieres a que es una virgen que nunca ha besado a un hombre, no

puede deletrear la palabra" orgasmo ", se sonroja cuando la gente habla


de

sexo y cree en el amor a primera vista?" Lex permaneció en silencio.

"Mierda", murmuré. "¿Imprimiste el cuestionario?"

Empujó una pila de papeles en mi cara. "Mira el número quince".

Mis ojos vagaron por las preguntas hasta que encontré del quince al
veinte,

lo que correspondía a las relaciones: ¿qué te pondrías en una primera


cita?

Su respuesta: algo cómodo. Tiendo a sudar cuando estoy nerviosa, ¿así


que

tal vez una sudadera holgada? O un sombrero. Los sombreros son


buenos

porque se ven misteriosos.

Tuve una visión repentina de Blake con una sudadera con capucha rosa

gigante y un sombrero de los Yankees que aplanó sus orejas.

"El número dieciséis es mi favorito." Lex sonrió, poniendo sus manos


detrás

de su cabeza mientras me miraba leer.

Mi primer beso fue. . Su respuesta: ¡espero que sea genial! Ella había

tecleado una cara sonriente con un emoji de corazón. Esto no fue un


buen

augurio para mi carga de trabajo. Apenas logré evitar gritar en voz alta.

Suspiré. "No es extraño que ella me haya besado en la mejilla".

"¿Ella qué?" Lex casi se cae de la silla. "Ella te besó. . . ¿dónde?" Señalé
mi

mejilla izquierda. Lex lo miró fijamente, como si aún le costara creerlo.

"¿No?" "Ella creció en una ciudad lejana llamada Riggins".

"Amigo, necesito recordarte que mis abuelos tenían un rancho en


Montana

con alrededor de cincuenta mil cabezas de ganado. No hay excusas para


eso

".
"Me reuniré con ella esta noche."

Me senté en el sofá junto a Lex, mis ojos leyendo furiosamente sus

respuestas. "¿Quieres hacer el resto de las pruebas

con ella, o ...?"

"Oh, si".

Riéndose, Lex lanzó sus manos al aire. "Eso es todo , hermano. Me


llevare a

dos de tus clientes, lo que significa que mi agenda está a punto de ser tan

mala como la tuya. No tendré tiempo para hacer el trabajo sucio nunca
más

".

El trabajo sucio siempre incluía una prueba de besos rápidos seguida de

unas pocas preguntas muy personales relacionadas con el sexo. Lex


nunca

le había importado antes.

“Y estoy seguro de que no querías sentarte frente a Blake con un maldito

diagrama del cuerpo humano y pedirle que señalara zonas erógenas.

"Oye".

Lex me dio una palmada en la espalda.

"Mira el lado positivo".

"¿Cual es?"
"Marissa llamó".

Se levantó. "Ella quiere un poco de TLC, y de acuerdo con tu calendario,

tienes alrededor de dos horas para matar antes de que tengas las pelotas
en

Sex Ed 101".

"¿Recuérdame quién es Marissa?"

‘’Camiseta sin mangas roja. La semana pasada en Dante's, intentó


timarte.

Intervine. Estaba demasiado borracha y descuidada. Le di tu número de

teléfono ".

Negué con la cabeza. En serio, no la recordaba.

Lex suspiró. "¿Tetas grandes?"

Fruncí el ceño.

"Sus jeans estaban pintados en su cuerpo, y ella llevaba botas marrones


de

vaquero".

"Ohhh." Asentí lentamente. "Maldita sea. Recuerdo las botas, porque


hicieron

que su culo se vea enorme, de una manera muy atractiva, por favor,
pasare

un rato de calidad con ella.

Lex se rió y me dio una palmada en una hoja de papel. "Número de


celular,
correo electrónico y la verificación de antecedentes habitual. Ella está

limpia, pero ten cuidado. Según su perfil de Facebook, su única meta en


la

vida es salvar a los lobos ".

"Bueno". Sonreí descaradamente. "Necesitamos ahorrar".

"Eso es lo que hacemos."

Se unió a mí en risas mientras marcaba rápidamente su número.

"¿Hola?" Ella contesto en el primer timbrazo. Error de principiante.


¿No

entendió ninguna chica? Tercer timbrazo. Espere siempre hasta el tercer

timbrazo. Si respondiste el primero, significaba que estabas desesperada.


El

segundo básicamente dijo lo mismo y le dio a la chica la idea de que


estabas

sentado acechando su Instagram solo esperando que él llamara.

"Marissa", dije con voz ronca. "Es Ian".

"¡Hola!" Saqué el teléfono de mi oreja. Ya había tenido suficientes gritos


por

el día. "¿Cómo estás?"

"bien, estas libre?’

Ella soltó una risa ronca. "Tan libre como quieras que sea".

"¿Dónde vives?"
"¿Por qué no podemos ir a tu casa?"

"Lo siento". Hice una mueca. "Se está remodelando. Loco, pero un lobo

realmente se escapó del zoológico y de alguna manera llegó a mi casa. Lo

salvé de recibir un disparo, usando mi propia pistola Tranq, pero el daño


al

piso ya estaba hecho. Tienen garras tan afiladas, ¿sabes? Casi podía
sentirla

asintiendo con la cabeza mientras yo cogía mis llaves del mostrador y me

adentraba en el clima lluvioso.

"Me encantan los lobos".

"¿No son ellos los mejores?", Dije mientras rodaba los ojos. "Ahora,
¿cuál

dijiste que era tu dirección, cariño?" Mierda, ya había olvidado su


nombre.

¿Toronjil? ¿Manila? Disparó una dirección a unos veinte minutos en


coche,

así que para cuando llegué a su casa solo tendría una hora antes de tener

que hacer el viaje de regreso al campus para reunirme con Blake.


Mierda.

Todavía tenía que verificar con Shell también.

"¿Ian? ¿Tú aquí?"

"No, pero lo harás pronto", bromeé y luego colgué el teléfono. En el


momento
en que llegué a su casa en Queen Anne Hill, sonreí. Si su casa no solo
gritara

hermandad de mujeres. . . La embarre. Ella respondió a la puerta antes


de

que pudiera llamar de nuevo. ¿Ninguna mujer entendió el poder de tres?

Escondí una mueca de dolor. Demasiado ansioso. Pero para esta visita?
No

importaba Recuerda, dormí con chicas estúpidas, no tristes. Y por la


mirada

de ella? Ella era demasiado descerebrada para sentir tal emoción, ya


sabes,

a menos que alguien le disparara a un lobo. Entonces estoy seguro de que

estaría llorando por todo el lugar.

"Eso fue rápido". Su pecho se sacudió cuando ella abrió la puerta para
que

entrara.

Yo olí. "¿Hiciste galletas?" Ella asintió con la cabeza, metiéndose el pelo

detrás de la oreja. "Pensé que estarías hambriento".

"Oh, lo soy", le dije sin apartar los ojos de su boca.

"Y si está bien contigo, me gustaría darle un mordisco".

"¡Claro!" Empezó a alejarse, supuse en dirección a la cocina. Tiré de ella

hacia atrás contra mi cuerpo ya necesitado.

"No estaba hablando de las galletas".


Su cuerpo se ablandó contra el mío. "¿No lo estabas?" Le mordisqueé el
lado

de su cuello. "Diablos no. Creo que he encontrado algo más dulce ".

Ella gimió, frotando su cuerpo contra mí.

"¿Dormitorio?" Jadeé, ya quitándome la camisa.

"Última habitación en la’’ -se quitó el sujetador- "izquierda".

"Bien". Tiré mi camisa al suelo, luego la moví hacia atrás, en dirección a


su

habitación.

"Porque solo tengo una hora, y realmente, realmente quiero que valga la

pena".

"Estoy seguro de que lo haras." "Créeme". Me aparté y miré sus ojos

marrones. "Siempre lo hago."

Ella gritó cuando mi boca se encontró con la de ella en un beso frenético.

"Mmm", tarareé contra sus labios. Entonces susurré: "¿Eran esas


galletas

con chispas de chocolate?"

"Sí". Más gemidos sin aliento cuando rápidamente tiré de sus polainas y
los

descarté, junto con el resto de mi ropa.

"No pierdes el tiempo". Sus labios estaban hinchados por mis duros
besos.
Su corto cabello rubio se apartó de su cara muy maquillada. "ahora . . .
es

todo. "Me incliné y la besé más fuerte, luego la levanté por las caderas y

envolví sus piernas alrededor de mí. "Oh."

Se sacudió debajo de mí.

"Oh wow." Lamí y probé por su cuello mientras dejaba que mis dedos

hicieran la mayor parte del trabajo, el trabajo para el que no tenía


tiempo ni

energía. Ella se vino abajo en mis brazos cinco minutos después.

Diez minutos después de eso, estaba gritando mi nombre, mientras que


su

cabecera casi rompe la pared. Y quince minutos después de eso, mi


cuerpo

sudoroso se derrumbó sobre el de ella mientras susurraba: "¿Mencioné


que

realmente amo a los lobos?"

"Shell".

Mi voz era tranquila, pero mi cabeza estaba palpitando. Me moría de


hambre,

y lo último que quería hacer era discutir con un cliente sobre por qué
tenía

razón y ella estaba equivocada. "No me importa si está fuera de tu

habitación. No lo dejes entrar ".


"Pero" -su voz sonaba quejumbrosa; diablos, ¿por qué siempre estaban

llorosas? - "¡está siendo tan dulce!"

"Los chicos siempre son dulces cuando quieren un pedazo de culo",


gruñí,

luego olí el aire. Maldición, ¿qué tipo de perfume usaba Wolf Girl? Olía
como

si hubiera entrado en una dependienta confusa del departamento de

cosméticos, que me había rociado con cinco marcas diferentes de "Soy

fácil".

Me pagas para ayudarte a tener éxito. No tendrás éxito con él si sigues

intentando romper las reglas. Las reglas fueron establecidas para

beneficiarte, no para lastimarte ".

"Lo sé." La voz de Shell se sacudió. "Yo solo . . . Es dificil."

"Valdrá la pena" -Me detuve en el lugar de estacionamiento más cercano


en

el campus que pude encontrar, lo que básicamente significaba que


todavía

iba a tener que correr tres millas para encontrar a Blake a tiempo- "Lo

prometo".

Ella guardó silencio, luego susurró un agradecimiento antes de finalizar


la

llamada. Había roto la regla de las llamadas telefónicas con Shell solo
porque su mensaje de texto me daba la suposición de que ella estaba a
unos

dos segundos de tirar su cuerpo por la ventana hacia los brazos de espera
de

Celso Barista. Los clientes siempre discutían cuando las cosas iban bien.

Cuando las cosas fueron mal? ¿Cuándo se dieron cuenta de que el


Príncipe

Azul era un idiota? Ellas lloraron. Un montón de lágrimas Durante esos

momentos les di números a algunos consejeros en el campus y me


aseguré

de que entendieran eso, aunque lo lamentaba, no era su novia. Me negué


a

ser la caja de resonancia cuando comenzaron a lamentarse acerca de por

qué todos los hombres eran el engendro de Satanás.

Apagué el auto y corrí por el campus. Me encontraba con Blake en el


edificio

Husky Union. Estaba muerto de hambre, así que iba a romper


oficialmente

una de mis propias reglas: iba a compartir una comida con ella. Tal vez

debería haber tomado algunas de las galletas de ... ¿cómo demonios se

llamaba? Cerré los ojos cuando mi mente hizo un rápido rebobinado


hace

unas horas cuando la golpeé contra la pared, gritó mi nombre y grité. .

.arissa". Asenti. Maldito nombre difícil de recordar. Ella me ofreció


galletas

una vez que salí, pero las chicas solo lo hicieron como una forma de

atraerme de nuevo. Ofrecerle a un chico una galleta después del sexo es

como decirle a un niño que haga pis antes de meterlos en el auto por un

largo camino de viaje. De repente, están todos Sí, realmente necesito ir al

baño. Planta el pensamiento. Ian, si hubiera cogido la galleta de Marissa,

habría plantado la idea de que quería más galletas. Y lo último que

necesitaba era permitirle a ella, o a cualquier chica, que pensaran que

estaba comiendo solo porque tenía un diente dulce. Solo de pensarlo, mi

cuerpo zumbaba de advertencia. Pero comer con Blake era diferente. No


fue

una llamada de botín. Y seguro como el infierno no era una cita. Nunca
comí

con clientes. Compartí un café, tomé una cerveza, pero nunca comida. La

comida significaba que algo más estaba pasando, algo más profundo. Fue

como cuando trajeron la comida a la mesa, todo el comportamiento de


una

chica cambió, como si el hecho de que le comprara el bistec significara


que

podía guardarlo en mis pantalones y quería entrar en el de ella por más


de

una noche. Esa regla que aprendí de la manera más dura.


Lex, lo siento bastardo, todavía estaba traumatizado por su última cita
hace

más de un año. Todavía se negaba a siquiera hacer tanto tiempo feliz con
un

cliente. Fue café o agua. Es chocante que él y yo casi siempre obtuvimos


los

mismos resultados cuando enfrentamos clientes. Mis métodos fueron más

suaves, a diferencia de los de Lex. Digamos que tenía una manera

extraordinaria de estar al lado de la cama. El sudor se acumuló en la


parte

posterior de mi cuello cuando me quité la chaqueta de cuero, tirándola


sobre

mi brazo, y abrí la puerta del HUB. Este era Blake, me recordé a mí


mismo.

No hubo absolutamente ninguna preocupación

de ella a tener mayores expectativas basadas en compartir comidas.

Apenas podía tolerar estar en la misma habitación conmigo. Es seguro


decir

que a mi niño no le gustaba su peregrino. Dejé escapar un suspiro, y allí

estaba ella, mirando su teléfono, sus hombros encorvados, flip-flops


visibles,

solo que esta vez la chica lucía un chiste rosa. ¿Todavía venden esas
cosas?

¿O en serio estaba comprando mierda de eBay para meterse con mi


cabeza?
"¿Blake?" La llamé, haciendo un gesto con mi dedo en su dirección.
Quería

ver cómo caminaba hacia mí, cómo se acercaba a los hombres. Con un

encogimiento de hombros, metió su teléfono en los bolsillos anchos y

holgados de sus pantalones cortos de baloncesto y se acercó rígidamente.

Caminando como si tuviera un palo en el culo. Tenía el pelo recogido en


una

coleta baja, haciendo que su rostro se viera como si le doliera sonreír. Sin

reconocer que ella estaba frente a mí, juré y tiré de su cabello.

"¡Oye!" Su cabeza se sacudió hacia atrás con la fuerza de mi tirón.


"¡Ay!"

"No." Sostuve el scrunchie entre nosotros.

"Sólo . . . no." "Pero-" "Nunca", dije lentamente mientras lo sacaba de


mi

dedo, estilo banda de goma, en la dirección general de la papelera. Se


perdió

por unas pocas pulgadas. Lo que significa que algún alma pobre

posiblemente descubrirá ese tesoro triste y feo y lo usará bien.


Esperemos

que no, por el bien de todos, por el bien de los ojos en todas partes. "Que

descanse en paz." Blake encogió sus hombros cuando una multitud de

chicos pisoteó todo.

"Es lo único que me impide tener el pelo en la cara".


"Te buscaremos otra cosa que no te haga parecer como si estuvieras

protagonizando Napoleon Dynamite, ¿de acuerdo?"

Ella entornó los ojos.

Retrocedí unos pasos. "Whoa". Apretándome los hombros, me incliné.

"¿Cambiaste el color de los ojos de la noche a la mañana?"

"No." Sus ojos se agrandaron. "¿Por qué?" Ella se llevó las manos a la
cara.

"No dormí mucho anoche. Mis ojos probablemente estén inyectados en

sangre ". En realidad,

todo lo contrario. Eran hermosos, más claros de lo que habían sido en


clase.

Ella tenía un poco de verde que delineó los iris. Era . . . hipnotizante.

"¿Ian?" Susurró Blake.

"¿Qué pasa?"

"Nada." Me tiré hacia atrás y forcé una risa.

"Sólo . . . vamonos. Podría comerme un rebaño de vacas ahora mismo.


Hice

clic en abrir un texto de Lex y escaneé las áreas ocupadas para comer.
Lex:

todas las noches después de la práctica come en Asian Fusion. Bruto.

Encontrarás a General Tso en su lugar habitual.

"¿Cómo suena Asia?" No esperé a que Blake respondiera, solo la guié


hacia

la línea y disparé un pedido de arroz frito y algo que parecía pollo pero
tenía

un tinte gris. "¿Qué deseas?"

"Nada", dijo Blake rápidamente.

Fruncí el ceño. "¿Quieres decir que no quieres comer? ¿Nada en


absoluto?"

"Yo, eh" -se sonrojó- "no traje mi bolso conmigo".

Mi boca se abrió. "Mierda. . . ¿Tienes un bolso?

"Muy divertido."

"¿Es Guess?" Sonreí.

Ella me dio un puñetazo en el brazo mientras yo seguía adivinando.


"¿Tommy

Hilfiger? ¿Calvin Klein? Oh demonios. Por favor, dime que en realidad


es un

caso Caboodles disfrazado de bolso. Eso me haría toda la semana ".

Ante el sonrojo de Blake, supe que estaba cerca.

"Entrenador". Suspiré. "Te conseguiremos un bolso Coach".

"Pero eso no coincide con mi ropa".

La miré de arriba abajo y forcé mis labios para que no dijera algo
ofensivo.

Para ser sincero, tenía una maldita curiosidad acerca de lo que


coincidiría
con su ropa y estaba igual de horrorizado con la posibilidad de que ella

tuviera una respuesta.

"¿Qué?" Ella puso sus manos en sus caderas. "¿Comida o nada de


comida?"

El chico en la caja registradora parecía que estaba listo para renunciar.

"Ya dije que no tengo mi bolso".

"Lo sabemos", dijo el tipo en un tono amargo. "Pero estoy seguro de que

Daddy Warbucks puede encontrar un cinco".

Puse los ojos en blanco. "¿Tienes hambre?" Ella asintió. Agité mi mano
sobre

el registro como magia. "Así que comes. Pedire, "susurré por la


comisura de

mi boca," antes de que escupa en tu comida "."Huevos".

Ella asintió de nuevo. "La cuatro."

"Finalmente", murmuró, introduciéndolo en su registro y tomando mi


veinte.

En el momento en que el dinero se intercambió de manos, sentí el


cosquilleo

de nuevo. No fue un buen hormigueo, como el que sientes postorgasmo.


Fue

un mal hormigueo, como el que obtienes cuando una chica toma tus
bolas de

una manera antipática. Con un fuerte trago, me moví por la línea,


frunciendo
el ceño. ¿Fue posible? ¿Era esa comida la primera que había comprado
para

una mujer desde la escuela secundaria? Miré mi recibo como si fuera


una

sentencia de muerte, luego rápidamente lo metí en mi bolsillo. Fuera de


la

vista, fuera de la mente. No fue una cita. No estaba alimentando a Blake

porque me gustaba. La estaba alimentando simplemente porque tenía

hambre, y me sentía culpable comiendo frente a ella.

"¿Estás bien?" Blake me tocó el hombro.

"Por supuesto." Manteniendo la calma, esperé la comida, luego llevé


nuestra

bandeja hacia la mesa trasera. Mientras avanzábamos entre la multitud

dispersa, comenzó el susurro. Nunca me cansé de eso. De la forma en que

las chicas miraban mi cuerpo. La vibra que emitían cuando caminaba

demasiado cerca, permitiéndoles obtener una buena bocanada de mi


colonia,

o les daba el "toque accidental" mientras frotaba mi cuerpo contra el


suyo

para llegar a mi lugar.

"Eres desagradable", anunció Blake una vez que nos sentamos.

El vapor se hinchó de la comida.

"¿Así es como le pagas a tu proxeneta durante tu hambre de


necesidad?"

"No es mi proxeneta". Ella frunció el ceño.

"¿Y cómo puedes hacer eso? ¿Chicas de plomo así? Todos y cada uno de

ellas todavía están mirando, susurrando, mirando más. Uno de ellas


tomó

una foto ".

"Dos, en realidad", dije encogiéndome de hombros.

"¿Por qué?" Blake empujó mi plato fuera de la bandeja.

"No es como si fueras famoso o algo así".

Mis manos se congelaron.

En realidad, mi cuerpo entero se apoderó. No fue necesariamente

lamentable. Pero ella tocó un tema doloroso, uno que aparentemente no

sabía que existía. El maldito dolor fantasma regresó. Aclarándome la

garganta, tomé mi agua embotellada mientras Blake seguía mirándome


como

si fuera un rompecabezas que necesitaba solución.

"¿Lo estás?", Preguntó finalmente.

"Fue." ¿Dónde demonios estaba la salsa de soja? Estaba buscando


debajo de

la servilleta el pequeño paquete cuando Blake me dio uno. "Gracias."

"¿Vas a dejarlo así? ¿O lo vas a explicar?


"No hay mucho que explicar".

Mierda, parecía una cita. Empecé a sudar de inmediato. Nuevamente,


¡esta

fue la razón por la que no compartí las comidas con los clientes! Les hizo

pensar que teníamos algo real, algo personal. ¡Maldición! "En mi


segundo

año, obtuve una exención para ingresar al draft de la NFL. Jugué para
los

Halcones Marinos, pero yo estaba "-el sonido del metal crujiendo juntos
me

sacó de mi pesadilla-" herido. . . Así que aquí estoy."

Ella miró boquiabierta. "¿De verdad volviste a la escuela? ¿Después de

esto?"

"Mastica con la boca cerrada, por favor. Ayuda en la digestión. ¿Y por


qué

no? Arrojé el paquete de soja vacío de nuevo en la bandeja y comencé a

cavar en mi arroz. "Quería completar mi carrera".

"Pero-"

"Podríamos hablar de mí, pero me pagas para hablar de ti. ¿Asi que?"

Su postura se puso rígida.

Fue una tontería, básicamente recordárle que era el dueño de un avión


de

alquiler, no su amigo. Pagué sus rollos de huevo, fin de la historia. Ella


me

pagó por mis servicios, no por la historia de mi vida. Tal vez necesitaba
el

recordatorio. No compartía mierda personal, el final. Blake de repente

palideció y se desplomó, plegándose a sí misma como si estuviera


tratando

de volverse invisible, solo que carecía de la superpotencia para lograrlo.

"Whoa, ¿qué pasó justo ahora?" "Él está aquí". Ella habló entre

dientes.

"Lo sé". No me di la vuelta. Acababa de entrar con DJ, un guardia


superior y

algunos muchachos más del equipo.

"Estamos haciendo un pequeño reconocimiento. . . Lo has conocido, de

acuerdo con tu perfil, desde que tenías cuatro años, y solías tomar baños

juntos. ¿Por qué de repente eres tímida con el chico? Él ha visto los

productos, hermana.

"¡No tenía bienes entonces!"

"Puede que no tengas bienes ahora." Me encogí de hombros. "No hay


forma

de saberlo, considerando cuán sueltas están esas malditas camisas.


¿Estás

usando un sujetador?
"¡Sí!" Las pálidas mejillas de Blake se pusieron rojas.

"¡Es un sujetador deportivo!"

"No", dijo con incredulidad.

"Dime algo que no sé". Apuesto a que es blanco. Supongo que Adidas ".
Más

sonrojada "Necesitamos irnos antes de que él nos vea".

"¿Y eso sería malo porque?"

"Cada vez que estoy con él, actúo como uno de los muchachos. No quiero

que me vea así nunca más. Ya es tan malo que a veces todavía me llama

"amigo". Es hora de más. Quiero más. Se dejó caer sobre la mesa,


apoyando

la cabeza en las manos. "Quiero que sepa que tengo tetas".

"¿Necesito recordarte que el jurado todavía está deliberando sobre


eso?"

"¡Lo hago!"

"Muéstrame."

"¡No!"

"Hazlo."

"Estamos en público".

"Bien".

Me moví a su lado de la mesa, arrastrando mi silla ruidosamente por el


suelo
hasta que estaba muslo con muslo con ella. Envolví un brazo alrededor
de su

hombro y la tiré contra mí.

"Supongo que tendré que hacer una prueba".

"En serio, te cortaré los dedos si haces algo".

"No, no lo harás", le susurré al oído. "Solo imagina que es David".

Ella se tensó aún más.

"Relájate", le susurré.

Su cabello olía a Hawaii. Las flores frescas y la loción bronceadora

invadieron mis sentidos. Era . . . refrescante. Un poco vertiginoso, en el


buen

sentido. Levanté un poco mi nariz e inhalé.

"¿Me estás oliendo el pelo?"

"¿David está mirando?"

"No, él está comiendo".

"Bastardo debe estar despistado entonces, porque sin duda te ha visto.


Solo

hay quince el impulso de fruncir el ceño. ¿Por qué demonios estaba

escondiendo su cuerpo? Ella estaba en forma, realmente en forma. Por


otra

parte, ella era una atleta. Su piel era suave, aterciopelada. Mi mano
personas
aquí. Está bien, aléjate de él, hacia mí ".

"Me siento incómoda." La besé justo debajo de la oreja. Un zumbido de


aire

abandonó sus labios. "Bueno. Relájate hacia mí. "Mi brazo derecho se
apretó

contra ella mientras mi mano izquierda subía por su muslo hacia su


camisa.

Con los ojos muy abiertos, vio mi mano moverse hasta deslizarse bajo su

camisa. Luego su mirada se encontró con la mía, como si fuera una


película

de terror y tenía miedo de mirar. Fue emocionante verla mirarme. La


mayoría

de las chicas miraban hacia otro lado, la mayoría de las chicas solo
cerraban

los ojos y gritaban mi nombre. Ella miró fijamente a través de mí. Ojos

entrenados en el mío. Ojos que confiaban demasiado fácilmente.


"Respire",

instruí. "Dentro y fuera". Blake cerró los ojos durante unos breves
segundos

antes de volver a abrirlos y exhalar lentamente

Mis dedos bailaron a lo largo de sus costillas. Luché contra llegó al borde
de

su sujetador deportivo. Yo no fui por debajo; ese no era mi trabajo En

realidad, sentirla tampoco era parte de mi trabajo, pero tenía un doble


propósito. En el momento en que mi mano entró en contacto con su

sujetador, ella respiró hondo, su pecho se agitó, y su cuerpo se tensó.


Santa

mierda Mantuve mi respuesta en el bloqueo. Sus pechos eran perfectos, y

claramente existían. El picor de sentir más de unos pocos segundos fue

suficiente para hacer que mi cuerpo palpitara. En cambio, lentamente


retiré

mi mano justo cuando David se acercaba a nuestra mesa.

"¿Blake?" David tenía alrededor de seis años mas que ella, el actual
armador

de los Huskies. Tenía el pelo oscuro y rizado y hoyuelos que supongo que
las

chicas podrían encontrar atractivas. Estaba un poco decaído, pero por lo


que

había oído, era un buen tipo. Realmente en su juego, sin embargo, no


salió,

raramente se divirtió, y le gustaba irse a casa los fines de semana largos.

Bosteze.

"No te vi".

Su mirada se posó en mí. "Quien es tu . . . ¿amigo?"

Me puse de pie, sabiendo muy bien que mi estatura coincidía


perfectamente

con la suya, pero de nosotros dos, fácilmente podría patearle el culo.


Tenía
el cuerpo de un jugador de fútbol, y había trabajado duro para
mantenerlo así

incluso después de mi lesión.

Los ojos de David se estrecharon cuando le tendí la mano. "Mi nombre


es

Ian".

"¡Ian!" DJ levantó su puño. Lo golpeé. Su prometida era otro cliente


feliz, uno

de Lex, no es que él lo supiera.

"¿Cómo te va?"

"Oh, hola, ¿se conocen?", Preguntó DJ.

"David, deberías haber visto jugar a este tipo".

"¿Ah?" David se cruzó de brazos. Cien pavos dijeron que lo último que
quería

escuchar eran mis historias del día de gloria.

"Nah, no lo aburramos".

Me reí entre dientes. "Encantado de conocerte, David. ¿Eres amigo de


mi

chica entonces?

"¿Tu chica?" Repitió, sus cejas casi se perdieron en su cabello. "¿Tu


chica?"

Y esta ... esta reacción fue para lo que viví, lo que esperé. Acababa de
tocar
a Blake, íntimamente. Seguía sintiendo los efectos del zumbido,
montando

los químicos que se liberaron cuando se exploró cualquier tipo de acción

íntima. Los hombres, por alguna razón, tomaron ese tipo de liberación

hormonal, lo que significa que, por primera vez en toda su vida, David

finalmente veía a Blake como una mujer. Su sonrojo ayudó. Y el hecho


de

que tenía el pelo suelto. Detrás de la baqueta, recta, hinchó un poco su

pecho. Me picaban los dedos por tapar el tesoro que acababa de


descubrir.

En cambio, le guiñé un ojo. "Sí, mi chica".

"No sabía que estabas saliendo", murmuró David mientras su mirada se

desplazaba hacia su pecho, luego se desvaneció.

Estallé en carcajadas. "¿Quien eres? ¿Su padre? "Cuando él no dijo


nada,

empujé más lejos. "Aw, qué lindo. ¿Siempre has sido como una figura
paterna

para mi Blake? Blake lanzó un gemido a mi lado mientras le tendía la


mano y

la ayudaba a ponerse de pie.

"¿Qué? ¡Diablos, no! "Soltó una risa nerviosa. "Hemos sido brotes desde
que

pudimos caminar". "Linda historia." Asentí como si estuviera fingiendo


estar
impresionado. "Bueno, fue agradable conocer al padre de Blake". Me
reí.

"Bromeando. Fue un placer conocerte, hombre. "Le estreché la mano,


luego

pasé mi brazo sobre el hombro de Blake, y le dije adiós con la mano al


DJ

mientras dejaba la bandeja y salía de la zona de comedor. Blake guardó


un

silencio sepulcral hasta que llegamos al estacionamiento. Por lo general,

esta era la parte en la que la chica se asustaba y saltaba hacia abajo

triunfante, o intentaba arrojarme en las pelotas. Por supuesto, nunca


había

buscado a mis otros clientes, pero sí tiempos desesperados y todo. . .

Besándolos? Sí, así es como obtuve la primera reacción de los clientes,


pero

Blake nunca había sido besada, y yo todavía era un caballero. No sería


mi

derecho quitarle ese beso, no cuando ella claramente lo había estado

guardando para él. Una voz en mi mente gritó que había hecho
muchísimo

más tocando sus tetas, pero el rastrero en mí se encogió de hombros.

Hormonas liberadas. Reacción dada. Funcionó. ¡Bingo! "¿Estás bien?"


La

solté.
"Eso fue", presionó sus manos en sus sienes, "realmente estresante".

Solté una carcajada mientras la adrenalina me atravesaba. "Por lo


general es

así".

Sus ojos brillantes se encontraron con los míos. "Gracias. Creo que fue
la

primera vez que realmente me miró ... "Como si tuvieras tetas". Blake se
rió

más fuerte. Era profundo, y un poco adictivo para escuchar. Ella asintió

emocionada.

"Exactamente." "Entonces, ¿vas a ir a Victoria's Secret?" El placer


puro hizo

brillar sus ojos. "Solo si vas conmigo".

Mierda. Por lo general, no necesitaba hacer tanto trabajo. Por lo general,


mis

clientes sabían qué era el lápiz labial. La miré de arriba abajo. Sí, ella no
era

típica. De ningún modo. Ella era especial, pero por mi vida no pude
entender

por qué. "Bien", gruñí. "Pero será mejor que me trates a Froyo
después".

Le dije adiós con la mano mientras ella corría hacia su dormitorio


mientras

lentamente regresaba a mi auto. Mi teléfono sonó con un mensaje de


texto.
Sabía que probablemente era Shell, pero no quería pensar en mis otros

clientes. Yo quería pensar en Blake. Y en todo mi tiempo siendo un


wingman,

nunca había hecho eso. Nunca le había dado una segunda oportunidad a
una

chica. Nunca llevé el negocio a casa conmigo. Pero todavía pensaba en

Blake mucho después de que ella se fuera. Y no fue en el sentido de Gee,

¿cómo puedo ayudarla? Era sobre todo por qué demonios estaba

persiguiendo a un chico que claramente no había visto que había tenido


algo

bueno frente a él durante más de diez años. Estaba leyendo demasiado en

eso. Los chicos estaban ciegos, al final de la historia.

Malditos rollos de huevo. Sí, culpemos a aquellos

CAPITULO NUEVE

V OY A CONTAR HASTA CINCO. GOLPEÉ LA PUERTA DEL


VESTIDOR POR ÚLTIMA VEZ. "Y LUEGO VOY

A ENTRAR".

"¡NO!" LA VOZ DE BLAKE QUEDÓ AMORTIGUADA. "ESTOY . . .


ES. . . ESTOY . . "

MALDICIENDO, PRESIONÉ MI FRENTE CONTRA LA PUERTA DE


MADERA ROSADA. "BLAKE. . . ¡ESTOY

HAMBRIENTO!"

"¡SIEMPRE ESTÁS MURIENDO DE HAMBRE! ¿POR QUÉ NO


COMES ANTES DE NUESTRAS REUNIONES?

"¡ESTOY OCUPADO! ODIO LAS BARRAS DE PROTEÍNA. YO


SIEMPRE LO OLVIDO. ¡Y GABI NO ME PREPARÓ

UN ALMUERZO!

ELLA ESTABA CALLADA. Y LUEGO, "¿GABI TE EMPACA


ALMUERZOS?" GIMIENDO, HICE OTRO DÉBIL

INTENTO DE AGARRAR EL POMO DE LA PUERTA Y GIRAR.


SIGUE BLOQUEADO.

"GABI APESTA. SE SUPONÍA QUE DEBÍA VENIR ".

"GABI TUVO UNA PRUEBA". "¿QUIERES SABER CUÁNTAS


PRUEBAS HE SUSPENDIDO POR SU CULPA?"

ABSOLUTAMENTE CERO, PORQUE NUNCA ME HABÍA


NECESITADO DURANTE UNA PRUEBA, PERO YO

HABRÍA IDO A ELLA. TAL VEZ. SI SE ESTABA MURIENDO, O SI


LA ÚNICA FORMA DE QUE ELLA PASARA

SU CLASE ERA QUE TUVIERA RELACIONES SEXUALES CON SU


PROFESOR.

"¿SERIAMENTE?" "NO. ¡PERO LOS MEJORES AMIGOS HACEN


SACRIFICIOS! "

BLAKE DEJÓ ESCAPAR OTRO GEMIDO LASTIMOSO. "NO CREO


QUE ENCAJE".

"TE MIDIERON". ENCAJA. SOLO DIME SI SE VE BIEN PARA


QUE PODAMOS IRNOS. "MIRÉ MI RELOJ.

"GABI DIJO QUE LA CENA ERA A LAS SEIS, Y YA SON LAS SEIS
Y VEINTICUATRO ".
"ESTO ES DEMASIADA PRESIÓN". SU VOZ ERA FRENÉTICA.
"NO PUEDO HACER ESTO. QUIERO DECIR,

¿CÓMO SÉ SI SE VE BIEN?

SON TETAS ". GRUÑÍ. "LOS PECHOS SIEMPRE SE VEN BIEN.


CRÉEME."

"¡LOS PECHOS SON ASQUEROSOS!" DIJO QUE NINGÚN


HOMBRE. INCLUSO LOS GAYS

UNA DE LAS VENDEDORAS ME MIRÓ DE ARRIBA ABAJO.


"¿ESTÁN USTEDES DOS BIEN?"

"GENIAL", CHIRRIABA. "SOLO ESTOY TENIENDO UNA


ACALORADA DISCUSIÓN SOBRE LA BELLEZA DE

LOS SENOS". BAJÉ LA BARBILLA HASTA EL PECHO DE LA


VENDEDORA.

"¿QUE ERES? ¿UNA DOBLE D? FRUNCIENDO EL CEÑO, ELLA SE


MARCHÓ. GRACIAS A DIOS.

"BLAKE", SUSURRÉ. SIN RESPUESTA. NUNCA TUVE UN


CLIENTE TAN DIFÍCIL. EN TODO CASO,

SALTARON CUANDO SE LO DIJE, ME PREGUNTARON QUÉ TAN


ALTO, Y LUEGO SIGUIERON SALTANDO

HASTA QUE QUEDÉ SATISFECHO. BLAKE LUCHÓ CONMIGO


EN TODO MOMENTO.

"ABRE LA PUERTA ANTES DE QUE GATEE DEBAJO DE ELLA.


COGERÉ LOS SOSTENES, PUEDES CERRAR

LOS OJOS SI QUIERES PARA NO TENER QUE MIRAR CÓMO TE


MIRO, ¿ESTÁ BIEN? MI ESTÓMAGO

LITERALMENTE SOLO COMI MI HÍGADO. NECESITO


PROTEÍNAS. ABRE. LA. PUERTA."

LA PUERTA CRUJIÓ LENTAMENTE. APROVECHANDO EL


PEQUEÑO GOLPE DE AIRE, LO EMPUJÉ MÁS

LEJOS, LUEGO LO CERRÉ DETRÁS DE MÍ Y ME DI LA VUELTA.


BLAKE ESTABA FRENTE A MÍ, CON LAS

MANOS EN LAS CADERAS, LA CARA ROJA COMO LA


REMOLACHA, EL CUERPO. . . MALDITO PERFECTO.

MI LENGUA CASI SE DESPLOMA, COMO UN PERRO. LA


MAYORÍA DE LAS CHICAS SE MUEREN DE HAMBRE

POR TENER ABDOMINALES ASÍ, LO QUE ERA DESAGRADABLE.


PERO SUS ABDOMINALES? TENÍAN

MÚSCULO, MÚSCULO REAL, PERO TODAVÍA PARECÍA


FEMENINO. TAMBIÉN TENÍA UN BRONCEADO

AGRADABLE, LO SUFICIENTE PARA DEMOSTRAR QUE PASABA


TIEMPO AFUERA, O TAL VEZ SOLO TENÍA

LA PIEL NATURALMENTE MÁS OSCURA. MI GARGANTA SE


SECÓ COMPLETAMENTE MIENTRAS

CONTINUABA MIRANDO. "¿BIEN?" SU VOZ ERA DÉBIL. "¿QUÉ


TAN HORRIBLE ME VEO? ¿EN UNA ESCALA

DEL UNO AL DIEZ? LA CONVENCÍ DE QUE COMPRARA ROPA


DE ENTRENAMIENTO NUEVA PARA

REEMPLAZAR A LAS VIEJAS. SABÍA QUE NUNCA


CONSEGUIRÍA QUE CAMBIARA COMPLETAMENTE SU

ESTILO. A ELLA LE GUSTABA LA ROPA DE ENTRENAMIENTO?


BIEN, AL MENOS COMPRE EL TIPO QUE

ENCAJE Y APUNTE AL GÉNERO CORRECTO. TRATÉ DE


ALEJARLA DEL NOVIO SUDADERAS, PERO

FINALMENTE ME CANSE, ASÍ QUE LE DIJE QUE SI COMPRABA


AL MENOS CINCO ROSAS NUEVAS

TRAJES QUE TENÍAN SPANDEX EN ELLOS, LE DEJARÍA


OBTENER UN PAR DE SUDADERAS

DESGARBADOS FEOS. UNO PENSARÍA QUE LE ACABO DE DAR


UN MILLÓN DE DÓLARES POR SU

REACCIÓN. EN LA ACTUALIDAD, LUCÍA UN PAR CORTO DE


PANTALONES CORTOS DE YOGA DE COLOR

AZUL BRILLANTE. Y UN SUJETADOR DEPORTIVO PUSH-UP


NEGRO QUE HIZO MARAVILLAS POR SUS

TETAS. Y EL MUNDO SOLO EN GENERAL. SANTA MIERDA


TRAGUÉ SALIVA MIENTRAS ME IRRITABA CADA

VEZ MÁS EL HECHO DE QUE MI CUERPO ESTABA


REACCIONANDO COMO SI NUNCA ANTES HUBIERA

VISTO A UNA CHICA SIN SU CAMISA. "BLAKE, ES GENIAL".

"¡SUENAS ABURRIDO!" ¡TENÍA QUE HACERLO, MALDITA SEA!


¿QUÉ QUERÍA ELLA QUE HICIERA? ¿SUENA

INTERESADO? ¿ENCENDIDO? ¿INTRIGADO? ¿CURIOSO? YO


ERA TODAS ESAS COSAS. SOLO TRATÉ DE

IGNORAR LA LOCURA QUE REBOTABA EN MI CABEZA Y


SOLTÉ, "TUS TETAS SE VEN REALMENTE BIEN.

PERKY, FELIZ, SOLO. . . INCREÍBLE." ¿ACABO DE LLAMAR A


SUS TETAS "FELIZ"?

"¿TU CREES?" ELLA MIRÓ SUS PECHOS, LUEGO LOS AGARRÓ.


MIERDA, ¿SE ESTABA SINTIENDO ELLA
MISMA EN SERIO? APRETÉ MI MANO CONTRA LA PUERTA Y
CONTUVE EL ALIENTO. "TODAVÍA SE

SIENTEN INCÓMODOS", DIJO.

"¿LO HACEN?" ME LAS ARREGLÉ PARA AHOGARME


MIENTRAS ELLA CONTINUABA REBOTANDO UN

POCO EN SUS MANOS. QUERIDO SEÑOR, ¿SABÍA ELLA LO QUE


ESTABA HACIENDO? AGITANDO UNA

BANDERA FRENTE A UN TORO. MIS JEANS REPENTINAMENTE


APRETADOS EN TODAS LAS ÁREAS

EQUIVOCADAS, TRATÉ DE VISUALIZAR A LEX DESNUDO,


CUALQUIER COSA PARA HACER QUE MI POLLA

SE DIERA CUENTA DE LA PALABRA "CLIENTE", LO QUE


SIGNIFICABA QUE ESTABA EN UNA ZONA SIN

JUEGO. OTRO PRIMERO. FUE PORQUE TENÍA HAMBRE.

¿Y MARISSA? ¿TORONJIL? NO ME HABÍA SATISFECHO HABÍA


BAJADO Y ME HABÍA ASEGURADO DE QUE

ELLA TAMBIÉN LO HICIERA, PERO TODA LA EXPERIENCIA


ME DEJÓ CON LA SENSACIÓN DE ESTAR

VACÍO, ABURRIDO Y, SI FUERA SINCERO, UN POCO


DEPRIMIDO. ADEMÁS, SUS TETAS PALIDECÍAN EN

COMPARACIÓN CON LAS DE ELLA. TENÍA QUE


PREGUNTARME QUÉ DIABLOS HABÍA ESTADO HACIENDO

TODA MI VIDA SI ESTA ERA LA PRIMERA VEZ QUE ESTABA


TENIENDO UNA REACCIÓN TAN FUERTE A

LAS TETAS. I
ALGO SOBRE BLAKE ME HIZO PREGUNTARME SI ME HABÍA
SENTIDO SATISFECHO HASTA ESTE PUNTO.

Y NO TENÍA IDEA DE QUÉ DIABLOS ERA TAN CONFUSO SOBRE


ELLA, Y SOBRE LA SITUACIÓN. NO PUDE

SEÑALARLO, Y CUANTO MÁS LO PENSABA, MÁS ME DOLÍA LA


CABEZA. EL HAMBRE LES HACE COSAS

RARAS A LOS MUCHACHOS.

"SÍ". MÁS REBOTANDO, LUEGO VOLTEÁNDOSE Y MIRÁNDOSE


EN EL ESPEJO. NO ESTABA SEGURO DE

QUÉ ERA PEOR. ELLA MIRANDO SUS PROPIOS PECHOS O


TOCÁNDOLOS. "NO SOY BUENA EN ESTO". NO

CRECÍ CON UNA MADRE, Y LLEGUÉ A LA PUBERTAD MUY


TEMPRANO. LAS CHICAS SE BURLARON DE MÍ,

Y LOS CHICOS SEÑALANDOME. "SUS HOMBROS CAYERON


HACIA ADENTRO OTRA VEZ. ¿PODRÍAMOS

VOLVER AL REBOTE? YO ERA UN FAN DE BLAKE. ¿EL QUE


RODÓ COMO UN ARMADILLO INCÓMODO? NO

TANTO. LO CUAL FUE UN BUEN RECORDATORIO DE POR QUÉ


LA ESTABA AYUDANDO. ESPOLVOREA UN

POCO DE POLVO DE HADA DE CONFIANZA SOBRE SU CUERPO


PEQUEÑO Y APRETADO, PONLA EN UN

EQUIPO DE ENTRENAMIENTO CALIENTE Y DIRÍGELA EN LA


DIRECCIÓN GENERAL DEL GIMNASIO PARA

LA SEGUNDA RONDA. PEDAZO DE PASTEL. "UNA MUJER


DEBERÍA ESTAR ORGULLOSA DE SU CUERPO".

ME ENCONTRÉ CON SU MIRADA EN EL ESPEJO.


"SI TE SIENTES BIEN CON LO DE AFUERA", MIS MANOS SE
CRISPARON PARA AHUECAR SUS PECHOS,

PARA DELINEAR LA SILUETA QUE DESPEDÍAN, PARA


SEÑALAR TODOS LOS ÁNGULOS Y CURVAS QUE

VOLVÍAN LOCO A UN HOMBRE, QUE HACÍAN DESEAR A UN


HOMBRE, "ENTONCES SE REFLEJA

DIRECTAMENTE EN LA FORMA EN QUE TE LLEVAS A TI


MISMA. ME APARTÉ CUANDO NOS MIRAMOS AL

ESPEJO, Y LUEGO NOS ACERCAMOS UN PASO, ESTA VEZ


COLOCANDO MIS MANOS EN SUS CADERAS Y

MOVIENDO LIGERAMENTE LAS PUNTAS DE LOS DEDOS HACIA


ARRIBA POR SUS COSTADOS. "LOS

CHICOS SE EXCITAN CON LA VISTA, LAS CHICAS AL TACTO.


AL USAR ALGO QUE SE AJUSTA, ESTÁS

GARANTIZANDO QUE ÉL NO TE SEGUIRÁ VIENDO COMO UN


COMPAÑERO, SINO COMO UN COMPAÑERA.

Y ESO ES LO QUE QUIERES. . . ¿VERDAD?" SE LAMIÓ LOS


LABIOS Y ASINTIÓ.

"VERDAD."

MI CORAZON SE HUNDIO. NO TENÍA IDEA DE POR QUÉ.


RÁPIDAMENTE LA SOLTÉ Y ME REÍ DE UN SIMPLE

"TE VES FANTÁSTICA". DAVID VA A SER UN HOMBRE MUY


AFORTUNADO. ESTARÁ COMIENDO DE TU

MANO EN MUY POCO TIEMPO ". EL MOMENTO SE PERDIÓ. SI


ESO ES LO QUE PODRÍA LLAMARLO.’

Comida. Bajo en azúcar en la sangre. Alienígenas invadiendo mi cuerpo.


Necesitaba salir de esa pequeña habitación antes de hacer algo estúpido,

algo imposible de hacer. "¿Desconfías de tus habilidades?" Dijo ella.

Sus cejas se arquearon. Mirándola en el espejo, ya podía visualizar que


se

enamoraba de ella. Debajo de todo ese pelo, tenía una cara realmente
bonita,

un cuerpo espléndido y una copa C completa que haría llorar de

agradecimiento a cualquier tipo con dos ojos.

"No", dije honestamente. "Pero estoy bastante seguro de ti".

La vendedora llamó. "¿Todo está bien allí?"

"Sip", respondí por Blake.

"Señor, necesita salir del camerino. No permitimos que los clientes lo


hagan.

. . er. . . juegue en el producto antes de comprar ".

"¿Jugar?" Dije tontamente. "Hanky Panky." "Oh", dije en voz alta,


guiñándole

un ojo a Blake en el espejo. "¿Te refieres al sexo?"

Ella llamó más fuerte. "¡Señor! Salga en este instante ".

La expresión horrorizada de Blake hizo que todo valiera la pena. Sonreí.

Necesitaba salir de su zona de confort si iba a llegar a ese primer beso


con

David. Sus mejillas se enrojecieron. Vírgenes. "Casi . . . "Comencé a


jadear,
luego golpeé la pared con mi mano.

"Pero era tan bueno".

"¡Señor!" "Espéro".

"Señor,salga ahora mismo! Voy a llamar a seguridad! "

Blake abrió su boca, pero la cubrí con mi mano.

"¡Oh si!" Ella me mordió. "¡Ay!" Me aparté, sacudiendo mi mano.


"¿Me sacaste

sangre?"

"¿Qué pasa contigo?" Ella me golpeó en el baúl y abrió la puerta.

Tres vendedores y al menos una docena de clientes esperaban en el otro

lado con la boca abierta.

"Estaba bromeando". Asomé la cabeza. "No bromeaba. ¿La has visto?


Ah, y lo

tomaremos todo. Saqué mi Visa platino y le guiñé un ojo. Nadie se movió


al

principio, luego la dependienta más cercana agarró la tarjeta mientras


Blake

le entregaba la ropa. "¿Algo más?"

"Sí". Le di una sonrisa maliciosa. "¿Tienes cámaras de seguridad para


cada

vestidor, o es ilegal? Porque lo que sea que haya pasado realmente


debería

haber sido grabado, ¿sabes? Blake se agachó y se cubrió la cara con las
manos, mientras que algunas de las vendedoras me saludaron
sensualmente.

"Está bromeando." Blake me golpeó de nuevo. "Ha estado bebiendo


todo el

día. Toda la semana, en realidad ".

"Sobrio como una piedra".

"También es un mentiroso patológico". Blake me empujó hacia el


mostrador

de ventas mientras hacíamos nuestras compras. "Esto parece estar mal".

Vio que la mujer iba al mostrador y empezaba a tocar las cosas, luego se

guardó mi tarjeta.

"¿Que hace?" "Estás pagando por mi ropa interior".

"Siempre pago por la ropa, el maquillaje, el yoga de mis clientes, lo que


sea

necesario, y luego le envío la factura al final. Es más fácil en mis


impuestos

"¿Yoga?", Preguntó Blake una vez que salimos a la calle.

"Sí, una vez. Tenía un cliente que realmente necesitaba aprender


algunos

movimientos nuevos. El misionero era su único truco, e incluso entonces


su

chico todavía tenía problemas para llevarla a O-Town. Me puse mis


gafas de

sol y me reí. "Al día de hoy, todavía me agradece la sugerencia".


"O-Town?" Blake frunció el ceño. "¿Como la banda de chicos?"

Me congelé, luego sacudí la cabeza muy lentamente. "Riggins, Idaho,


¿dices?

¿Incluso tienes internet allí? McDonald's? Dime que al menos tienes a


Taco

Bell.

Blake todavía parecía genuinamente confundida. "¿Qué tipo de


movimientos

necesitaba ella? Ya sabes, además "-tragó saliva-" el otro ".

Le di una suave palmadita en el hombro. "Pequeños pasos. Acabas de

comprar tu primer sostén real. Apenas puedes gatear. Esos tipos de

movimientos son para velocistas ".

"Puedo correr". Hice una mueca. "No, no puedes".

"¡Si puedo!"

"Te das cuenta de que estoy hablando del Kama Sutra, ¿verdad?" Más

confusión "¿Es eso un tipo de comida?" Un tipo a mi lado gruñó, y su


rostro

cayó como diciendo: ¿Pobre bastardo tiene que irse a casa con ella?

"No". Negué con la cabeza mientras avanzábamos entre la multitud en el

centro comercial University Village.

"Y el hecho de que hayas preguntado eso en voz alta, me decepciona

mucho".
"Yo era una marimacho", dijo Blake a la defensiva.

"Tomboys todavía debería saber la terminología, Blake."

Abrí la puerta para ella, ignorando el hecho de que ella había dicho
"era",

como en tiempo pasado. Alguien realmente necesitaba comprarle un


espejo

y luego quemar toda la ropa de niño en su habitación.

"Una cosa más", dije. Hablando de habitaciones. Y camas en general.

"¿Qué?" "Es el segundo día". Ella se mordió el labio inferior. En este


ángulo,

podría imaginarme saboreándola, encontrando su boca, enseñándole el


arte

de besar.

"¿Bueno?" "Típicamente", mis ojos se enfocaron en el color rosado de


su

lengua mientras se deslizaba sobre su labio superior, humedeciéndolo,


"para

el segundo día sé en qué nivel de habilidad estás".

"¿Por mi cuestionario?" Asenti. "Y algunos otras. . . pruebas ".

"Pensé que estabas hambriento. Escúpelo ya ".

Mi estómago gruñó por la orden. "¿Sabes que? Hablaremos de eso esta

noche después de la cena. "Mi actitud se animó. "¿Postre?"

"Claro". Ella sonrió.


"Bueno." Sí. Tuvimos dos significados muy diferentes para esa palabra.
Y

estaba a punto de descubrirlo muy pronto. Puede que acabara de pasar


por

una etapa de mi entrenamiento, pero estaba a punto de comenzar la fase


de

campamento de entrenamiento, y yo era muy minucioso a la hora de

asegurarme de que mis clientes supieran cómo manejar al tipo que

intentaban aterrizar.

CAPITULO DIEZ

L as cenas semanales con Gabi estaban comenzando a hacerse más y más

intensas. No porque estuviera ocupada, sino porque Lex y yo éramos un


paquete, y

desde el primer año, cuando la confundió con alguien que no era mi


mejor amigo de

la infancia, las cosas fueron de mal en peor. ¿Ahora? Cada vez que
estaban juntos en

la misma habitación, casi esperaba que uno de ellos terminara en el


hospital. En el

momento en que llegamos a la casa, Blake corrió escaleras arriba con sus
maletas.

Me concentré realmente en sus chanclas por necesidad. El resto de ella se


veía

apretado, tonificado, bronceado. Incliné la cabeza mientras ella se dirigía


a la parte
superior de las escaleras y se volvió. Sus pechos realmente comenzaban a
ser lo

mejor de mi día. Algo me golpeó en la parte posterior de la cabeza.


"¡Oye!" Me giré y

me enfrenté a Gabi.

Ella tenía su cara enojada. Sin sonrisa, los ojos entrecerrados. "¿Para
que era eso?"

"Si la lastimas, voy a romper tu apéndice favorito". "Si, Gabi". Sonreí.


"¿Es eso una

invitación a tocar?" "Garantizar si alguna vez la toco, solo terminará


mal".

"Molestando".

Le guiñé un ojo.

"Deja eso." Me dio un golpe en la nariz. "Tu destreza sexual está muerta
para mí.

¡Muerta!" Poniendo los ojos en blanco, la rodeé con un brazo y nos


condujimos a los

dos hacia la cocina, donde el olor a pan francés y espagueti llenaba el


aire.

"¿Te he dicho cuánto extraño nuestras cenas semanales? ¿Crees que


deberíamos

hacerlo a diario? Ya sabes, ¿entonces no me muero de hambre?

Gabi se encogió de hombros de mi abrazo. "Aprende como cocinar."

Extendí mi labio inferior. "No es por falta de conocimiento." Rompí un


pedazo de pan
caliente, luego me serví un vaso grande de vino.

"Es porque el tuyo siempre sabe mejor".

Gabi gimió ruidosamente. "Maldita sea, ¿las chicas realmente se


enamoran de eso?

¿Todavía?" "Eh".

Me encogí de hombros e hice un movimiento regular con la mano.


"Nueve de diez."

"Me das asco." "Dices eso todos los días". "Porque es verdad todos los
días".

"¿Cuándo está lista la cena?" Serena rebotó en la habitación,


literalmente,

moviendo la cabeza de izquierda a derecha. Tal vez así es como las chicas
como ella

acumularon más células cerebrales. Sacudieron el aire, y la presión entre


sus orejas

estalló, convirtiéndose en diminutos bebés con células cerebrales.

Gabi asomó la cabeza por la nevera. "Cuando Lex llegue aquí".

"¿Entonces está listo ahora?", Preguntó ella. No importa. No bebés con


células

cerebrales. Luché contra la necesidad de señalar los espaguetis


humeantes y el pan

que estaba sobre la barra del desayuno. ¿No parecía listo, pequeña?

"Técnicamente", respondí por Gabi.

"Pero no estamos comiendo", hice hincapié en la palabra "comer",


aunque acababa

de tomar pan, "hasta que llegue mi ayudante".

‘’Compañero, ¿eh?" Serena se cruzó de brazos, obligando a sus pechos a


besarse y

casi golpearla en el mentón. "Oh, pensé que lo sabías."

Le di una cara triste. "Soy el héroe en este escenario. . . Incluso tengo mi


propia

capa. Básicamente es el Robin de mi Batman ".

"Batman está caliente".

"Así es Robin", dijo Gabi a la defensiva. Whoa. ¿Ella solo defendió a


Lex? Sentí su

frente. Ella apartó mi mano y me dio un poco de queso parmesano.

La puerta se abrió, y Lex entró, sosteniendo dos botellas de Cab. "Lo


siento, el

tráfico fue una mierda".

"Idioma", llamó Gabi.

Lex y yo compartimos una mirada antes de que Lex pisoteara el jarrón y


arrojara un

billete de un dólar. Gabi y su maldito doble rasero. Ella solía jurar. Pero
ella no

permitió insultos en la cocina. Ella era medio italiana, y las cocinas de su


familia

representaban la paz y el amor y algunas otras cosas que siempre olvidé.


Entonces, ¿maldiciones durante la cena? Fuera de los límites. Lo cual,
conociendo a

Lex, fue como pedirle que se convirtiera en una chica y me diera un beso
boquia

abierto. Dijo que cuando estaba en la cocina de Gabi, maldijo por dentro
y bebió para

evitar cortarse las muñecas. En esa nota, Lex murmuró algo por lo bajo,
me robó la

copa de vino de las manos y se la bebió.

"¿Estamos haciendo esto?", Preguntó, limpiándose la boca con el dorso


de la mano.

Serena aún no había quitado sus lujuriosos ojos de Lex. Yo dudaba de


que la hubiera

llamado, pero era el rey de hacer las cosas fáciles y menos incómodas
cuando se

trataba de cagar donde dormía y viceversa. Me preguntaba si Gabi lo


sabía. Ella no lo

estaba golpeando. Por lo tanto, ella probablemente estaba en la


oscuridad.

"¿Dónde está el otro compañero?", Preguntó Lex, sirviéndose más vino


y luego

volteándolo.

"¡Aquí!" Blake entró a la habitación. Lex escupió su vino. En todo el


piso. Luego

comenzó a toser y ahogarse. Gabi le dio unas palmaditas en la espalda


con furia,
probablemente derribando algunas costillas fuera de lugar.

"¿Estás bien?"

"¡Mierda!" Lex gritó, la voz ronca después de su hechizo de asfixia. Gabi


le tendió la

jarra de juramento mientras Lex gruñía y metía otro dólar.

"¿Qué ocurre?", Preguntó Blake, cruzando los brazos, haciendo que su


cuerpo

pareciera justo. . . más caliente, si eso fue posible. Las chancletas estaban

presentes. Pero todo lo demás desde los tobillos era. . . maldita sea,
estaba bien.

Piernas musculosas se vertian en cortos pantalones cortos de yoga azules,


una

camiseta sin mangas blanca colgada del hombro sobre su cuerpo, y un


sujetador

deportivo de leopardo empujó a las chicas exactamente donde se suponía


que

debían estar. Y su cabello estaba caído. Sin maquillaje, era tres veces
más chica que

Serena. Y Serena parecía que acababa de robar a un Sephora y había


probado todo el

alijo.

"Yo soy-"

Lex tosió en su mano. "Lo siento, yo solo. . . Baja de azúcar en la


sangre."
"Bien," susurré en voz baja.

Él me envió una mirada irritada pero no dijo nada. El silencio comenzó a


extenderse

lentamente a proporciones incómodas.

"¿Nos sentamos?"

Me froté las manos y me fui a la pequeña mesa directamente al lado de la


cocina,

alrededor de la cual se sentaba un grupo de sillas verdes y azules sin


pareja, así

como dos sillas plegables grises. La mesa era algo que Gabi había
agarrado de una

venta de garaje, y su abuela le había pasado los platos. Tenían flores


pequeñas en

los lados y siempre me hicieron reflexionar sobre cómo sería la vida con
una familia

real donde los niños se sentaban con sus padres y comían alimentos, y
todos

participaban en conversaciones familiares. No es donde las niñeras


hacían la comida

y llamaban a los padres una vez a la semana.

Y luego dejó de llamar. Y luego murió.

"Entonces, Blake. . . "Lex cuchareo una cantidad liberal de salsa sobre


una pila de

spaghetti humeantes y le dio el primer plato a Gabi, ya que ella había


cocinado. En la
cocina de Gabi, los cocineros siempre comían primero.

"Me gusta la nueva apariencia."

"Gracias." Un rubor brillante flameó en sus mejillas. "Ian fue de gran


ayuda".

"Oh, lo apuesto." Lex sonrió.

Pateé su pie debajo de la mesa mientras él continuaba sirviendo a todos.

Serena estaba mirando a Blake. Difícil. Yo conocía esa mirada. La cena


estaba a

punto de volverse real.

"Supongo que está bien." Serena se encogió levemente de hombros.


"Quiero decir, si

te gusta entrenar". "Que claramente ella lo hace," señalo. "Mírala".

Los labios de Serena se torcieron en algo que se parecía mucho a un


gruñido. "No es

como si ella llevara un vestido. Ella está usando spandex. ¿No pasó eso de
moda

hace unos años?

"Dice la rata que no es de gimnasio?"

Me encogí de hombros. "No lo sé. ¿No se salieron las extensiones de


cabello hace

unos años también? "Estaba bastante seguro de que si tiraba de su


cabello podría

salir con una pieza. La cara de Serena se calentó a un color rojo apagado
antes de
tirar su plato lejos de Lex y no tan accidentalmente lo dejó caer en el
regazo de

Blake.

"Oh Dios mío. Lo siento mucho. Se resbaló ".

Gabi se puso en pie de un salto, agarrando servilletas, mientras Blake


solo miraba su

regazo. Luego, en un movimiento que no habría visto venir, comenzó a


amontonar los

espaguetis en su propio plato antes de lamer cada dedo. Agarré la silla


con ambas

manos. Mierda, eso estaba caliente. Salsa de espagueti, ¿quién lo diria?

"Está bien." Blake se rió. "Siempre puedo tirarlos en el lavado.

Son ropa de entrenamiento, después de todo. Estoy segura de que dentro


de unas

semanas estarán peor que después de la práctica ".

Eso detuvo a Serena. La cena fue benditamente tranquila, excepto por la


grieta de

los cubiertos contra la porcelana. Sabía que no duraría. Después de todo,


Gabi y Lex

estaban sentados uno al lado del otro. Era contrario a las leyes de la
naturaleza que

no pelearan.

"Wow". Blake le dio unas palmaditas en su estómago plano. "Eso fue


realmente
bueno, Gabi. Muchas gracias."

"Gracias Ian. Dijo la noche de spaghetti ".

"Lo ruego todas las noches", dije. "Y no solo por espagueti. La semana
pasada yo

quería ravioles ".

"¿Seguro que no eres italiana?" Gabi se rió y comenzó a recoger los


platos de todos.

"No". Me puse de pie. "Tú cocinaste. Lex y yo haremos la limpieza ".

Las cejas de Lex se dispararon. "¿Lo haremos?"

Yo empecé. Lentamente, se levantó de la silla, y me ayudó a llevar todo a


la cocina.

Una vez que las chicas estuvieron fuera del alcance del oído, él silbó y
dijo: "Amigo,

buen trabajo. Ni siquiera la reconocí ".

Sonreí orgullosamente. "Se ve linda, ¿verdad?"

Lex estalló en carcajadas. "¿Estás drogado? Se ve más que linda. Dio un


paso atrás y

miró a la vuelta de la esquina, luego regresó a la cocina. "Ella se ve


caliente".

"¿Caliente?" Dejé que la palabra diera vueltas en mi cabeza un poco,


luego la apagué

bruscamente. "Supongo." "¿Adivina?" Platos. Necesitaba lavar los


platos, porque si

me enfocaba demasiado en la pequeña transformación de Blake, estaría


en un

mundo herido, y no emocional. Diablos, no, sería todo físico. Ya mi


cuerpo respondía

como si mis manos no estuvieran en agua jabonosa sino deslizándose por


todo su

cuerpo. Gemí internamente. No tuve tiempo de pasar por la casa de


alguna chica al

azar y aliviar el dolor.

"¿Ya la has besado?" Lex preguntó mientras le ofrecía un plato para


que él lo

tomara. Se me cayó de la mano, pero afortunadamente la atrapó antes de


que se

estrellara contra el suelo.

"Tomaré eso como un no".

"Ella nunca besó a un chico. Podría estar . . . mal. "Le tendí otro plato.

Lex no lo tomó. En cambio, me miró boquiabierto. "Eres tú . . .


¿enamorarse de ella?

"¿Qué?" Me eché a reír. "Diablos no. ¿Has visto sus chanclas? "

"No es como si ella los estuviera usando en la cama, amigo".

"¿Cuál es nuestra regla número uno?" Froté vigorosamente el siguiente


plato cuando

las visiones de sus pechos turgentes invadieron cada rincón lógico de mi


cerebro.

"No se enamora de los clientes". "No lo hagas. Caída.


"Fregué más fuerte. "Para." Mi mano estaba empezando a
acalambrarse. "Los

clientes."

"Creo que está limpio, hermano." Lex me arrancó el plato de las manos
y me dio una

palmadita en la espalda. "Y tú eres el que hizo las reglas. Yo no."

"Tenemos una compañía legítima, una que ambos esperamos que


eventualmente

tome el control como la aplicación de citas número uno en el mundo.


¿Por qué

arruinar eso porque te enamoras de una chica triste que quiere al tipo
que nunca la

miró dos veces?

Lex sonrió, su sonrisa dentuda me hizo querer infligir violencia en su


persona. O otro

maldito plato. "¿Por qué de hecho?"

"Estás realmente cagando en el árbol equivocado, y me estás


molestando". Ve a

discutir con Gabi o algo así ".

"Entonces, ¿no hay besos?" Suspiré y me recoste contra el fregadero de


porcelana.

"No. No, a menos que sea absolutamente necesario ".

"Hmm". La charla de las chicas se hizo más fuerte a medida que se


dirigían a la
cocina.

"¿Sin postre?", Dijo Blake. Me quedé helado. Lex y yo todavía


estábamos frente a la

ventana de la cocina, y pude ver su expresión petulante en el reflejo.


Justo como si

pudiera verme arrojándolo justo encima del lavaplatos.

"¿Postre? No conseguí ninguno ", dijo Gabi," pero- " "En realidad". Me
di vuelta

rápidamente.

"Sobre eso . . . Blake, ¿puedo hablar contigo arriba por un minuto? "

"Claro". Pero ella vaciló. "Genial." La agarré de la mano y la arrastré


hacia las

escaleras, rezando para que Gabi y Lex entraran en ella, así tendría una
excusa para

llamar a la policía y salir de esa casa antes de embarcarme en más reglas.


Una vez

que estuvimos en su habitación, cerré la puerta detrás de mí y aceché


hacia ella.

Ella retrocedió hasta que sus piernas chocaron con la cama.

"Pareces molesto", dijo ella. Frunciendo el ceño, agarré su camisa


manchada con

espagueti y la tiré sobre su cabeza. Blake dejó escapar un pequeño


chillido mientras

yo metía los pulgares en los pantalones cortos de spandex y tiraba de


ellos hasta los
tobillos. Afortunadamente, ella se quitó las sandalias y los pantalones
cortos. Se

puso de pie en toda su altura. Y parpadeó. ¿Estaba alucinando?

"Tú eres-" Tosí en mi mano. "Tú eres" -desvió la mirada, buscando


restaurar el

equilibrio de poder- "en una tanga". Una cosa era saber que ella llevaba
una, ¿pero

en realidad estaba viendo la prueba? Maldito cerca de embriagar.


"Están cómodos",

dijo Blake encogiéndose de hombros. "Y no es como si hubiera planeado


tomar un

baño de spaghetti o que mi entrenador de amor me dejara en la nada".

"Entrenador de amor". Todavía no la estaba mirando. "Me encanta la


forma en que lo

dices". "¿Tiene este pelador un propósito?"

Sacudí la cabeza en su dirección. "La eliminación siempre debe tener un


propósito".

Sus cejas se levantaron. Mis ojos estaban peleando una batalla con mi
cabeza. Mis

ojos querían mirar su culo casi desnudo, mientras mi cabeza me decía


que no había

ninguna parte del proceso de selección que me impidiera tocar su suave


piel o

pedirle que se diera la vuelta, se inclinara y arqueara la espalda.

Desafortunadamente. El cabello de Blake estaba desordenado alrededor


de sus

hombros, dándole esta salvaje apariencia de gatito sexual de la que


estaba un 200

por ciento seguro de que David no sabría qué hacer. Maldito David.

"¿Ian?"

"Tenemos que lavar tu ropa," dije tontamente. "Y necesitaba tu ayuda


para sacarlos,

¿o qué?" "Siguiente lección". En serio necesitaba recuperar mi mojo


antes de perder

mi mierda.

"Besar". Blake se desplomó sobre la cama y dejó escapar un pequeño


gemido. "Has

leído mi respuesta. Nunca me han besado ".

"No voy a besarte". Levantó la cabeza, los ojos azules me quemaban un


agujero en el

pecho, le picaba, o se tensaba, o ... ¿qué demonios me pasaba?

"No." "¿Eso es normal? ¿Usualmente besas a tus clientes o simplemente


les

enseñas?

"Cada cliente es diferente", le dije sin problemas. "Pero en este


momento, me

enfocaré en enseñarte cómo lograr que te bese, y cómo lograr que te vea
de una

manera sexual. ¿Crees que puedes manejar eso?"


Ella asintió. Sus tetas se balancearon levemente. Me revolví el pelo y
luego caminé

hacia su pequeño armario.

"¿Tienes sudaderas gigantes aquí o muumuus o algo así?" Blake vino


detrás de mí. El

calor de su cuerpo me golpeó. Unas cuantas pulgadas más y sus pechos se

presionarían contra mi espalda, y en esa posición casi podría inclinarme


hacia

adelante, luego, en un movimiento, girarla para que estuviera en mis


brazos,

sentándome a horcajadas. Demasiado fácil.

"Bien", su brazo rozó el mío, "aquí".

"Momento honesto". Fruncí el ceño ante la sudadera azul raída. "¿Por


qué diablos

usas ropas como esta?" Blake se la echó sobre su cabeza y resopló.


"Todos tenemos

nuestras cosas, ¿verdad?"

"Supongo que sí".

Es curioso, hace un día no la habría mirado dos veces con esa sudadera,
¿pero ahora

que la estaba conociendo realmente? ¿Y sabías lo que había debajo?


Parecía sexy

como el infierno, ya que colgaba más allá de sus caderas hasta la mitad
del muslo.
Me provocó. Y no me fue bien con las burlas. Yo era un tipo de persona
de

gratificación instantánea. Ella se sentó en la cama y cruzó esas hermosas


piernas.

Mi mente se volvió loca con diferentes posibilidades, ángulos, posiciones.

"¿Ian?" se froto las manos.

‘’Escucha’’. Mañana vamos a trabajar juntos. Miré otra vez el horario


de David, y él

trabaja desde las cinco a.m. hasta las siete. Necesitamos estar en el
gimnasio antes

de que llegue, así que lo tomamos por sorpresa. Su horario dice que
normalmente se

ejercita cuando sale del gimnasio. ¿Hay alguna razón para eso?

Blake se mordió la uña del pulgar. Tiré su mano hacia abajo y la sostuve
firme,

arqueé las cejas mientras esperaba su respuesta.

"Me imagino que es la forma más fácil de conseguir que me hable. Si


aparezco al

final de su entrenamiento, está cansado y sus paredes no están


levantadas. ¿Es eso

estúpido?

"No", pensé. "No es estúpido, solo desinformado. Lo último que un chico


quiere

hacer después de que se resuelve es flirtear con una chica. Ahora, de


antemano?
¿Incluso mentir? No hay problema. Bombas de adrenalina durante los

entrenamientos, y si un polluelo está mirando, es mejor que creas que


toda la hora te

va a costar la vida ".

"Dijiste chica caliente’’. Blake se encogió de hombros. "No es lindo."

"Estás caliente", gruñí. "Créeme. Solo usa uno de los conjuntos que
escogimos,

¿está bien?

Ella asintió con la cabeza, su pecho hinchándose ligeramente. Me morí


de ganas de

descomprimir la sudadera con capucha. Cinco segundos, eso es todo lo


que

necesitaba, tal vez seis, luego saldría de la habitación y la dejaría en paz.


"Bien".

Quité mis manos de las de ella. "Entonces cuando nos vea juntos,
tenemos que

coquetear". El problema es que te estremeces la mayor parte del tiempo


cuando te

toco ".

"¡Yo no!" Ahuequé su rostro. Ella se estremeció, y luego su ojo se crispó.

"Estoy tocando tu cara, no escupiendo en tu ojo, dulces mejillas". Sus


dientes se

apretaron. "Bien". Asentí. "¿Esa mirada ahí, la muy cabreada que me


estás dando? A
menudo se confunde con la lujuria. Así que tal vez te haga enojar con
todo el

entrenamiento. No debería ser difícil, imagínenme abucheándote todo el


tiempo. De

hecho, imagíname mirándote el culo y las tetas todo el tiempo. Porque te


garantizo,

eso estará sucediendo. Noventa minutos en el cielo. ¿Puedes creer que me


pagan

por esta mierda? "La estaba incitando a propósito, aunque


probablemente la estaría

mirando fijamente. ¿Quién no?

Su pecho se sacudió cuando ella empujó contra mí. Usé el peso del
empujón para

tirar de ella encima de mí. "Ahora" -miramos nuestros cuerpos mientras


se presionan

juntos- "di que esto suceda mañana. ¿Qué haces?"

"Bajarte". Blake intentó alejarse. Cerré mis piernas detrás de ella.

"Oh lo siento. Eso es incorrecto. Tiré de mis tobillos contra su culo,


forzándola

contra mi pecho. "Próxima pregunta. Si estamos tan cerca, ¿peleas o te


rindes? Ella

era fuerte. Yo le daría eso. Blake intentó alejarse de mí, sus manos
peligrosamente

cerca de mi cara.

"Pelea". Sus labios casi rozaron los míos. Fue doloroso cuando no
rompió el resto de

la distancia. La lujuria que sentía por ella era tan antinatural que no
sabía qué hacer

con ella, así que la guardé. "Incorrecto". Sonreí, volteándola sobre su


espalda y

sujetándole los brazos por encima de la cabeza. "El lenguaje corporal es


todo. No

quieres parecer demasiado enojada conmigo, pero tampoco quieres ser


mansa. En

este momento estás haciendo un buen trabajo equilibrándolos a ambos.


Si las cosas

empiezan a ir hacia el sur, tal vez deba besarte, y necesito saber que si lo
hago no

me vas a arrodillar en las bolas ni a rasguñarme los ojos ".

"Es posible". Apretó los dientes cuando bajó la mirada hacia la


mercancía. Una

sonrisa petulante cruzó sus rasgos.

"Supongo que tendrás que averiguarlo".

"No juegues con el jugador", instruí con aire de suficiencia. "Nunca


funciona, dulces

mejillas".

"¿Por qué me llamas 'mejillas dulces'?"

Solté su muñeca y moví mi mano por su costado hasta su muslo desnudo,


luego muy
lentamente moví mis dedos hasta que entré en contacto con una nalga.

"Las mejillas dulces."

La rabia cruzó sus rasgos cuando soltó un pequeño bramido e intentó


salir de debajo

de mí. "La lección no ha terminado." Presioné mi cuerpo más fuerte


contra el de ella.

"Si te beso, no tienes que devolverme el beso, pero no me alejes. Solo


deja que

suceda’’

"¿Por qué eso importa?"

"Porque". Mi posición empezaba a doler mi cuerpo en más de un


sentido. "Si nos ve

demasiado felices, no pensará que tiene una oportunidad". Si estamos


peleando, él

pensará que eres una mala persona, o peor aún, él pensará que eres
dramática.

Necesitamos el medio perfecto. Deja que ocurra, y trata de no perder tu


mierda

cuando sientas mi lengua ".

‘’Es eso necesario?" Preguntó ella, con voz desesperada.

"Para nada." Sonreí. "Creo que ya se terminó la lección".

Blake me fulminó con la mirada.

"Genial." Salté de ella y sacudí mis manos en el aire. "Te recogeré a las
cuatro y
media". "Muy

temprano", refunfuñó. "Este es el mejor trabajo".

"Nunca funciona". Cogí la puerta. "A menos que", volteé a mirarla,


"¿estes teniendo

dudas?"

"¡No!" Blake tropezó hacia mí, logrando que su pie quedara atrapado en
el edredón.

La atrapé antes de que su cara chocara contra el suelo, pero el impacto


de su

cuerpo me golpeó contra la puerta. Nuestras bocas se tocaron.


Accidentalmente.

Pero en mi estado actual, fue suficiente. Como encender un fusible,


verter gasolina

encima de un fuego rugiente. Me incliné.

"Hijo de puta enfermo", escuché a Gabi gritar.

"¡Ian, baja tu culo de aquí ahora!"

"Oh, demonios", gruñí cuando solté a Blake, abrí la puerta y bajé


corriendo las

escaleras.

Gabi estaba golpeando con sus puños la espalda de Lex mientras la


llevaba por la

cocina, sus ojos frenéticos, como si estuviera buscando un interruptor


para

golpearla.
"¿Todo está bien aquí abajo?" Me reí entre dientes, cruzando los brazos
sobre el

pecho mientras me apoyaba en el marco de la puerta.

"Oh, genial", gritó Gabi, levantando su cabeza brevemente para hacer


contacto

visual antes de darle una palmada en el trasero otra vez.

"Un poco a la izquierda".

Lex la hizo rebotar arriba y abajo. "O si te sientes realmente juguetón,


puedo

excavar un poco".

"¡Te estoy matando mientras duermes!" Gritó Gabi. "

¿Qué pasó?" Le pregunté a Lex mientras Gabi comenzaba a maldecir.

"Son cinco dólares, puta", se rió Lex.

"¡Estamos en la cocina!" Con su mano libre, deslizó la jarra hasta el


final del

mostrador y luego empujó a Gabi hacia ella.

"¡Tu bastardo enfermo!" "Supongo que se enteró de Serena?"

"Pausa" -Gabi golpeó su trasero otra vez- "pegando" -otro golpe- "tu
enfermo" -dos

golpes, y Lex estalló en carcajadas- "pito" -Me estremecí cuando Lex la


empujó más

alto sobre su pecho, y su rostro de repente le dio una palmada en el culo-


"¡son mis
compañeras de habitación!"

Lex sonrió burlonamente mientras la miraba fijamente. "Fue un


accidente."

"Accidente". Los ojos de Gabi estaban enloquecidos cuando ella movió


su mano

desde su culo a sus bolas y apretó.

Con un tirón, Lex la dejó caer. "¡Maldición!" Se desplomó en el suelo


mientras Lex se

unía a ella, ahuecándose. "¡Perra!"

"Fue un accidente". Gabi se encogió de hombros. Suspirando, fui a


ayudar a Gabi a

levantarse. "Mira el lado positivo. Al menos ahora, no te preocuparás

constantemente de que él la seduzca. Solo tomó un día ".

Gabi nos miró a los dos. Lex usó su cabeza para ayudarlo a ponerse de
pie, luego

cojeó hacia mí. "Creo que es hora de irnos".

"¡Espera!" Gabi se puso de pie y le tendió la jarra de juramento. "Dos


dólares".

"¿Me estás cagando?" Rugió Lex.

"Tres." Su rostro estalló en una sonrisa descarada mientras sacudía el


tarro. Mis

cejas se levantaron con respeto mientras Lex soltaba una serie de


palabras de

maldición, luego arrojaba un billete de diez dólares al frasco y le


pellizcaba la

mejilla.

"Odio los números impares". "Asegúrate de hacerte la prueba en la


clínica gratuita,

Lex. Quién sabe lo que estás llevando ahora ".

"No te preocupes. Estaré limpio antes de que te golpee. "Me guiñó un


ojo.

Ella se lanzó de nuevo, así que empujé a Lex hacia la puerta.

"Es hora de irnos, hombre".

Hice un gesto a Gabi. "¡Nos vemos la semana próxima para lasaña!"

"Puedes poner tu lasaña en tu-" Cerré la puerta en su diatriba.


"Amigo". Me reí entre

dientes. "Realmente necesitas aprender cuándo parar".

"No puedo". Lex pasó junto a mí. "Un día realmente voy a matarla". O
ella me va a

matar. Espero que no te importe sacar a tus dos mejores amigos de la


cárcel ".

"¿Es realmente tan imposible para ustedes dos llevarse bien?" La


expresión agria de

Lex decía todo. Y si eso no fuera suficiente, continuó maldiciendo el


nombre de Gabi

mientras subía a su auto y se alejaba de la casa.

CAPITULO ONCE
G racias por el café, "murmuró Blake. "No soy madrugadora."

"Lo estoy notando".

Casualmente tomé un sorbo de mi Black Pike Place Roast mientras

abrimos camino a través de las máquinas de pesas. "Bien" -tiré mi taza


en

el bote de basura más cercano y tomé un trozo de chicle de canela- "es

hora del espectáculo".

Sin preguntar, Blake me robó la goma de la mano y luego se estremeció.

"Hace mucho frío aquí".

"Bueno, si te pones ropa. . "

Ella me dio un codazo. "Me puse lo que dijiste que me pusiera".

"Estás usando un sujetador deportivo". Señalé el sostén negro y rosa que

empujaba a las chicas en alto. "Y pantalones ajustados de spandex".

Entonces, básicamente, estás casi desnuda ".

Blake tiró de su espeso cabello en una coleta y colocó sus manos en sus

caderas.

"Hagamos esto antes de desanimarnos".

"Bueno, dado que no tendré tiempo para entrenar hoy, vamos a hacer
uno

de mis WOD".

"¿WOD?" " CrossFit ". Me encogí de hombros. "Entrenamiento del día.


Haremos un calentamiento rápido, reventaremos un EMOM, y un

levantamiento de peso máximo, luego terminaremos todo con un


AMRAP

y estirándonos ".

Blake me dio una expresión en blanco.

"¿Estás hablando en código?"

"EMOM: cada minuto en el minuto que haces el ejercicio prescrito.

AMRAP: tantos representantes como sea posible ".

"Suena divertido", dijo sarcásticamente.

Le guiñé el ojo y le di una bofetada.

"Vamos, dulces mejillas. Pesos para levantar, chicos para poner


celosos".

"Todo en un día de trabajo." Se frotó el culo y miró en mi dirección,


pero

ya estaba demasiado ocupado preparando nuestro conjunto de

calentamiento para que nos importara. Agarré dos pesas de veinticinco

libras para ella, y tres para mí.

"Vamos a hacer un jogging de doscientos metros y diez pull-ups,


seguidos

de flexiones manuales y luego sujeciones de planchas, ¿de acuerdo?"

Blake me dio un pulgar hacia abajo, luego me dedicó una hermosa


sonrisa
con dientes.

"Me vas a lastimar, ¿verdad?" "Tan dolorida que no puedas caminar",


le

dije con una sonrisa traviesa.

"¿Doble sentido?" Ella se rió. "Bonito."

"Entrenador de amor. Un poco va con el título ".

"¿Lo hace?"

"Sobre tus manos y rodillas".

"¿Qué? ¿Correr?"

"No." Me reí. "Siempre quise decir eso. Ya sabes, todo domina. . . Oye,

¿puedo atarte más tarde?

"No". Las mejillas de Blake se tiñeron de rojo. "Dudo mucho que sea
parte

del programa".

"No me golpees hasta que lo intentes". Me alejé corriendo de ella. Con

una maldición, ella me siguió.

"La respuesta sigue siendo no".

Aceleré. "¿Venda?"

"¡No!"

Me volví y comencé a correr hacia atrás. "Supongo que eso significa que

no hay disfraces tampoco, ¿eh?"


"Cliente". Ella pronunció la palabra lentamente, luego corrió hacia mí.

"Eso significa que el único hombre que me amarrará será David".

Algo pellizcó la mitad de mi pecho mientras trataba de no permitir que


lo

que acababa de decir filtrara a través de las pequeñas rasgaduras que

estaba haciendo en mi corazón. ¿Qué diablos estaba mal conmigo?


David.

Un hombre realmente podría llegar a odiar ese nombre, y la persona. Y

cada otro hombre en el universo que jugó al baloncesto.

"Sé por qué Gabi dice que quiere matarte todo el tiempo", le gritó Blake

roncamente.

"¡Dos más!" Mi baúl golpeó el suelo, y me levanté sobre mis piernas y

salté en el aire con un aplauso, luego caí de nuevo.

Blake estaba seriamente defendiéndose. Ni siquiera tuve que frenar, lo

cual fue impresionante. Ella solo se quejó una vez que comenzamos a

hacer la muerte por burpees, lo que básicamente significaba que hacés

burpees hasta que pierdes la voluntad de vivir. "Yo". Se dejó caer sobre

su pecho. "Odio". Intentó levantarse. "Burpees".

"¡Uno mas!" Sus brazos temblaban mientras se ponía de pie y


finalmente

lograba pararse y hacer un salto débil. Su bonita cara estaba empapada


de sudor. Con una amplia sonrisa, levantó su mano para alcanzar un

máximo de cinco. ¿Estaba ella chocando? ¿Después de ponerla en el

infierno? Le di un golpe en la mano, luego la empujé contra mi pecho

sudoroso.

"¡Ahh!" Ella empujó contra mí. "Gracias por eso. Claramente mis

entrenamientos palidecen en comparación. No lo habria . . "Ella miró

hacia otro lado. "No importa."

"¿Qué?"

"¿Te entrenas así todos los días?"

"Sí". Le arrojé una toalla y miré mi reloj. David llegó tarde, no es que
me

importara. Me había olvidado de él incluso haciendo ejercicio durante

nuestro tiempo en el gimnasio. "Puedes decir que no". Blake puso sus

manos frente a ella. "¿Pero te importaría si me etiquetara varias veces a

la semana? Incluso puedo pagarte o algo así. Mi entrenador realmente


ha

estado detrás de mí para trabajar en mi cardio últimamente, y creo que

esto ayudará "

. Puse los ojos en blanco. "No tienes que pagarme. . . No es como si fuera

un entrenador. Puedes hacer tus entrenamientos conmigo. Me aburro

solo, y por alguna razón, Lex se niega a entrenar conmigo ".


"Caramba, me pregunto por qué", bromeó Blake, sacudiendo su toalla

sudada en mi cara. "¡Oye!", Alargué la mano hacia ella, luego la


estreché

en mis brazos y la apoyé contra la estera en el suelo, mi cuerpo se cernió

sobre ella. "¿Estás cansado?" "Agotado".

Ella se rió.

"Pero me encanta ese sentimiento".

"Es lo mejor", le dije, mi garganta se secó de repente cuando sus ojos se

posaron en mi boca. "Entonces" -puse cierta distancia entre nuestros

cuerpos- "Te ayudaré a estirar y-" Los ojos de Blake se abrieron de par
en

par mientras movía la cabeza hacia la derecha, como diciendo: ¡Mira!

David se dirigía hacia nosotros, moviendo la cabeza hacia el hip-hop

golpeando desde su teléfono. Siempre había supuesto que tipos como él

escuchaban a Josh Groban. Demonios, incluso parecía una versión más

alta de él.

"Mantén la calma". Agarré su pierna y rápidamente la empujé para que


se

estirara hacia su cabeza, luego puse mi cuerpo sobre el suyo, mis piernas

entre las suyas. Básicamente estábamos haciendo un movimiento de

Kama Sutra con la ropa puesta y sin un final feliz. Maldición. Asintiendo
con la cabeza, Blake cerró los ojos y dejó escapar un pequeño gemido.

"Uy, eso duele."

"Lo siento." Mis dedos se movieron a tientas mientras bajaban por su

pantorrilla hasta su muslo. "Mierda, estás apretada".

Sus músculos se estremecieron bajo mis dedos mientras yo

masajeaba lentamente.

"Sí", respiró.

"Derecha. Ahí."

Profundicé con mis manos, luego continué estirándola hasta que

estuvimos casi pecho contra pecho. Ella se arqueó cuando mi mano


encontró

el nudo.

"Lo siento". Compartí una mueca de dolor con ella mientras continuaba

masajeando.

"Se siente increíble." El nudo se relajó, y pasé a su siguiente pierna.

"Oh". Ella casi se cae de la alfombra.

"¿El PT no los ayuda con esto?" Pregunté, tratando de mantener mis


manos

enfocadas en estirarla, en lugar de moverme de sus músculos a partes


que

no necesitaran estirarse.
"Me ha manoseado tres veces", refunfuñó. "Creo que también se toma
su

trabajo un poco. . . personalmente."

"Dale patadas en las nueces la próxima vez". Estoy seguro de que


podrías

echarle la culpa a tus increíbles reflejos. "Empujé con más fuerza


mientras

me montaba a horcajadas sobre su pierna mientras levantaba la otra por

encima de su cabeza. Mi cuerpo realmente estaba disfrutando el

estiramiento, pero no porque estaba aliviando la tensión. En todo caso, lo

estaba creando, y no era como la ropa de ejercicio era muy indulgente.


Todo

lo que tenía que hacer era mirar hacia abajo y ver lo emocionada que
estaba

por ayudarla de cualquier manera posible, día y noche, día y noche.

"¿Blake?" Una voz profunda interrumpió nuestra sesión de


estiramiento.

Miré hacia arriba y despedí a David con una rápida sonrisa, los tipos
amables

se dan mutuamente cuando saben que el otro tipo está celoso y no puede

hacer otra cosa.

"Oh, hola." Blake se apoyó sobre sus codos mientras bajé su pierna.

"No te vi allí, David".


"Te ves. . . "Señaló su cuerpo y tragó lentamente, sus ojos bebiéndola
con

obvio interés.

"Agotada", dijo ella. Ella se echó a reír y agarró mi mano.

"Ian realmente sabe cómo trabajar conmigo".

Casi estallé en carcajadas ante la furia que cruzó la cara de David.


¿Cómo

me atrevo a tocar a su amiga? Para enfadarlo, le di un beso en la mano y

le guiñé un ojo.

"Sabes" -David se inclinó hacia nuestro espacio- "si alguna vez quieres

ayuda adicional. . . en el gimnasio, siempre puedes preguntarme ".

"Oh." Blake miró entre David y yo. "Es amable de tu parte ofrecerte,
pero-

"creo que lo tengo cubierto, David." Dije sugestivamente.

Bueno, la oferta sigue en pie." David se puso de pie y retrocedió

lentamente.

"Fue genial verte, Blake. Te ves,. . . realmente bien."

Ella miró sus tetas. Lo que a su vez nos hizo a mí y a cualquier otro

hombre dentro de un radio de cincuenta millas unirme a ella en mutua

admiración. "¡Gracias!" Casi gimió cuando

ella levantó sus hombros, haciendo que su pecho rebotara un poco. Mi


mano tembló, junto con mi polla.

"Uh." El pobre David parecía a punto de tragarse la lengua mientras


movía

sus manos hacia la parte delantera de su cuerpo y asentía. "Bueno, nos

vemos". Sucio pequeño pinchazo estaba cubriendo su basura.

Inmediatamente fue al press de banca y cargó 275 en la barra. ¿En serio,

tio? Iba a estar en un mundo de dolor si al menos no se calentaba. Pero el

Jolly Green Giant era más astuto de lo que esperaba. Él no fingió que no

estábamos viendo. En todo caso, sabía que lo veríamos. Sly Jolly Green

Giant. Fruncí el ceño cuando comenzó a bombear el 275 como si no fuera

gran cosa. Se levantó, el cofre hinchado, y nos miró como diciendo:

"¿Todavía estás aquí?" Ver esto. Él agregó otras treinta libras. Él no


tenía

lugar. Tenía que dárselo a él. Él era un idiota, pero era un gran idiota.

"Wow", respiró Blake. Eché un vistazo a sus grandes ojos mientras se

balanceaban hacia arriba y hacia abajo con la cadencia de su bomba. Oh

diablos, no.

Rechinando mis dientes, casi la mutilo en ese mismo momento. ¿Estaba

seriamente impresionada con esa ducha? La línea entre personal y

profesional se estaba difuminando justo ante mis propios ojos, porque no

quería nada más que pegarla contra la pared y hundirme en ella.


Me atraparon en una situación en la que nunca había estado antes. Una

situación en la que la chica y el chico están haciendo natural. Soy un

hombre, mírame rugir, oh Dios, mira lo fuerte que eres en realidad lo


que hizo

que me doliera el pecho.

Le dije a Blake que si era necesario, la besaría.

De repente, se volvió extremadamente necesario.

Para replantear un reclamo.

Entonces, sin permitir que mi cerebro evocara razones lógicas por las
que

era una mala idea, me incliné hacia Blake y la besé.

En el momento en que nuestras bocas se encontraron, ella jadeó.

Esperaba que se cerrara por completo, lo que significaría que tendría


que

darle la espalda a David para que no nos delatara. En cambio, ella


envolvió

sus brazos alrededor de mi cuello, apoyando su cuerpo en el mío.

Y abierta. Su. Boca.

Ella sabía a café y canela. Santa mierda Alguien debería hacer un chicle
con

ese combo.

Invadí su boca, hundiéndome, saqueando, básicamente colocando mi


bandera y saludándola, todo el tiempo pasando mis manos por su
espalda,

mis dedos clavándose en su piel, deseando que el calor entre nuestros

cuerpos chamuscara la ropa para que yo no pudiera que perder tiempo

sacándolos de su cuerpo.

Sus manos se retorcieron en mi pelo mientras inclinaba mi cabeza de


manera

diferente, jugueteando con su boca. Haciendo el amor con sus labios

Sonó un fuerte clang.

Nos separamos.

"Lo siento", llamó David desde su lado de la sala de pesas.

"Baje un poco de peso".

Lo siento, mi culo.

Lo que sea. No me importó. Porque yo era el chico que salía con la chica.

No es que ella fuera mía. O que ella no sería suya en unos días. Mierda.

"Eso fue" -Blake se agachó en mi pecho mientras la envolvía con un


brazo-

"un gran primer beso".

¡Maldición! Estaba arruinandolo todo. Yo fui su primer beso? ¿Yo? ¿La


puta

certificada? ¿La chica que estaba pagando? No de la que ella estaba

enamorada. Y ese fue el puntapié Se estaba guardando para alguien


importante, mientras que nunca me había salvado para nadie, nunca. La
idea

me persiguió durante todo el camino hasta mi automóvil.

CAPITULO DOCE

S hell El infierno se sentó cerca de mí mientras fingíamos estudiar en

la cafetería. Intercambiamos algunas pastas aquí, miradas de anhelo

allí, y una caída de pluma estratégica, donde parecía que estaba

mirando hacia abajo en la parte delantera de su parte superior.

Y la magia parecía a un auge, y apareció Jealous Barista. Tom.

Mierda, odiaba a Tom. No porque fuera un asno, sino porque se negó a

pasar de la etapa mandona "Sé lo que es mejor para ti". Y eso

realmente me estaba empezando a enojar. Fue la última fase, en la

que el chico dejó de ser protector y pasó a la mierda en realidad.

Shell no merecía estar en el limbo. Ella había hecho un gran trabajo, y

si él no podía verla por la mujer que era, entonces ella y yo tendríamos

que tener un corazón a corazón, y solo había hecho eso con una

cliente una vez en mi carrera. No quería que se convirtiera en algo

malo.

Además, cuanto antes termine con Shell, más pronto podré. . .

Fruncí el ceño. ¿Qué? ¿Terminar con Blake? ¿Es eso lo que quería? Mis

dientes masticaron la pajita en mi batido hasta que fue inútil.


"¿Puedo conseguirles algo más?" Tom hizo referencia a los dos. Usó

referencias en plural y todo, pero estaba ignorando por completo mi

existencia, sus ojos marrones y perezosos enfocados completamente

en Shell.

"En realidad" -Shell bostezó, estirando los brazos por encima de su

cuello y, como le indique, comenzó a masajearse la nuca- "¿Supongo

que no eres luz de luna como masajista?"

Bien hecho. La línea fue entregada a la perfección, como había sido

ensayada, lo que era, considerando las primeras cuatro veces que me

repitió, tartamudeó y casi gritó "masajista", luego bufó con una risa

nerviosa. Oculté mi sonrisa detrás de mi pluma mientras garabateaba

más tonterías sobre ética empresarial. La ironía no se perdió en mí,

créeme.

Tom sonrió alegremente. "No, pero todavía soy bueno con mis

manos".

Levanté la vista hacia sus manos de aspecto débil. Dudoso, muy dudoso,

hombre. Estaba bastante seguro, dada la oportunidad de sacudir su

mundo con esas manos, lo más probable es que ella tachara cosas de su

lista de compras mientras él todavía intentaba obtener un aumento de

ella. Tom movió


sus manos hacia su cuello y comenzó a masajear mientras Shell me

miraba detrás de su largo flequillo y articuló ¡Yay! Fingí estar


demasiado

inmerso en mi estudio como para preocuparme. Tom se acercó más a su

cuerpo, su pecho presionado contra su espalda. Luego se inclinó hacia

adelante y susurró: "Estoy limpiando tu agenda". "¿Lo estás

limpiando?", Dijo Shell, sonando sorprendida. "No entiendo."

"Míralo". Sabía que era "él" al que hacía referencia.

"Estoy por todos lados, y a él ni siquiera le importa". Él estaba en lo

correcto. Me importaba más el calambre en la mano que me causaba la

escritura y el dolor en la espalda que me producía la insinuación de mi

libro.

"Shh." Shell lo hizo callar. "Es realmente grandioso cuando lo conoces,


y-"

Tiempo de la funcion.

"Shell", ladré. "Vamonos." Me levanté y comencé a reunir mis cosas.

"¿Qué pasa si ella no quiere ir contigo?" Tom se cruzó de brazos, tal


como

esperaba, y su postura protectora lo dijo todo: tócala y te arrancaré la

cabeza. O en su caso, conduciría un golpe de poesía y usaría sus

palabras, porque la violencia no era tan buena. La paz mundial. Salven a


las ballenas. Leche de soja. El fin.

"Shell", fruncí el ceño, "¿qué está pasando aquí?"

Ella estaba de pie con piernas temblorosas.

"Ian, está bien, deberíamos irnos y-"

"¡Shell!" Tom la agarró por el codo y la atrajo protectoramente hacia su

abrazo. "Él es tu compañero de estudio, no tu novio".

"Actualmente . . . "Sonreí.

La cara de Tom se volvió de un gracioso tono violeta.

"Ya no."

"¿Ya no qué?" Maldita sea, me dolía la espalda. ¿Por qué siempre les

tomaba tanto tiempo a los muchachos apostar su reclamo? Para

finalmente arar la tierra, plantar la bandera y cantar la canción de la

victoria. Sus ojos se movieron entre los de Shell y los míos. Y luego la ira

desapareció. Aquí vamos. En, tres, dos, uno.

"Shell". Tom la agarró por los hombros y la giró hacia él. "Me gustas.

Siempre me gustaste ". ¡Gracias a Dios, una confesión! "¿Recuerdas

cuando siempre pedías café pero nunca lo probabas con un chorrito de

leche y miel?"

Y ahí está mi salida. Alguien me salve del discurso "Finalmente descubrí

que has sido tú todo el tiempo".


Ella asintió con la cabeza, las lágrimas se acumularon en sus ojos.

"Y cuando te quedaste muy tarde, te quedaste dormida en tu libro, y yo


te

desperté y dijiste-" "¡Solo una taza más!"

Se rieron al unísono. Mierda, fingir estar enojado era difícil cuando


estaba

a punto de tener un dolor de cabeza mientras viajaban por el camino de


la

memoria del cortejo. "Él ni siquiera te conoce como

yo". La acercó más a su pecho, sus manos se giraron alrededor de las

suyas como si sus dedos estuvieran tratando de aparearse con sus

palmas. "Abandonalo."

Sí. Por favor. Por el amor de Dios. Déjame. Para su crédito, Shell fingió

parecer desgarrada mientras bajaba la cabeza y luego muy lentamente

dijo: "Ian, creo que deberías irte".

Triunfo cruzó las facciones de Tom.

Victoria golpeó mi pecho. Y entonces la última ronda fue para

Tom. . . La última ronda siempre fue para el tipo a menos que el

programa informático dijera que el tipo era un completo idiota.

Pero el programa, hasta ahora, había sido perfecto para

ayudarnos a separar a los ganadores de los perdedores. Y por


mucho que Tom me irritara, en el fondo sabía que realmente se

preocupaba por Shell, y que si sobrevivían durante los próximos

meses, lo más probable es que se casaran dentro de un año más

o menos. Ambos eran novatos inmaduros, ambos egoístas, y tenía

sentido que les tomara un tiempo superar sus propias

inseguridades antes de poder estar bien juntos. Seis días. Y Shell

tenía a su hombre.

"Si esto es lo que quieres", le dije a Shell, recogiendo mis libros y

metiéndolos en mi bolso, "entonces no me interpondré en tu

camino. Solo recuerda, estaré aquí cuando esta ducha te arroje,

lo cual "-Lo miré de arriba abajo en el desafío-" lo hará ".

"Tienes que irte." Él la agarró con fuerza, más fuerte, sus ojos

posesivos, furiosos. "Ahora." Y sellado. Los celos eran una cosa;

salvarla fue otra. Pero en el momento en que sus ojos cambiaron

de salvarla, en la admisión, y finalmente en la postura de la

posesión?

Bien, bien puedo decirles felicidades por su nueva relación. Lo

había forjado de la mejor manera que podía. Plantó las semillas,

las regó y les permitió crecer. A menos que un fuego se apodere y

queme todo el maldito campo, estarían bien. Otro cliente


satisfecho Pasé junto a ellos y rápidamente subí a mi auto,

arranqué el motor y salí del estacionamiento, para mostrar lo

insultado que estaba en su paso por todo mi territorio. Mi alerta

de texto se apagó en el semáforo.

Shell: Gracias, gracias, gracias.

La luz todavía estaba roja, así que le envié un mensaje de texto.

Ian: No hay problema Recuerda las reglas, pero sé tú misma. Factura en

el correo. Por favor borra este número y todos los correos electrónicos. 2

tarjetas de visitas de WM están en tu escritorio. Si tus amigas preguntan,

sabes qué hacer.

Shell: ¡Eres el mejor! Tiré mi teléfono y me reí entre dientes. "Lo sé." Mi

arrogancia no duró. Porque una breve visión de Blake enviándome ese

mismo texto zumbó en mi mente como una mala señal. Sucedería así.

Estuvimos cuatro días en eso. Le dije que necesitaba una semana, tal vez

dos, según las circunstancias. Mierda, y ella estaba haciendo un buen

progreso. Probablemente ni siquiera se dio cuenta de que ya no se

escondía detrás de su cabello, o se dejó caer en su silla durante la clase.

Sus hombros se habían enderezado, hacía contacto visual con

regularidad, y, maldita sea, se veía caliente. Ella incluso se estaba

abriendo más a mí, compartiendo gustos y disgustos, lo que


normalmente
no alentaría. Pero en su caso, ella necesitaba aprender cómo ponerse

cómoda con los hombres, así que lo permití. No tenía absolutamente


nada

que ver con el hecho de que estaba ansioso por aprender sobre ella, o

que la forma en que contaba historias animadas me hacía reír. Maldita

sea, gemí por dentro. A la manera en que iban las cosas, no me

sorprendería si David ya hubiera intentado contactarla. Mi mente repasó

todos los escenarios. Ella no me había enviado un mensaje de texto todo

el día. ¿Eso significaba que estaba haciendo contacto? ¿Ella incluso me

necesita más? ¿Por qué importaba? Por otra parte, ella podría estar

enferma. Mierda, probablemente tenía gripe o algo así y estaba

avergonzada porque vomitó todo y no pudo llegar al teléfono sin que la

habitación girara. Y aquí estaba, siendo un asno. En el siguiente

semáforo, le envié un mensaje de texto. Nada.

Tamborileando con mis manos contra el volante, maldije e hice un giro


en

U hacia el lugar de Gabi. Iba a controlarla. Sólo una vez. Y no porque

fuera paranoico, sino porque estaba preocupado. Una voz irritante


dentro

de mi cabeza me recordó que nunca había estado preocupado por un

cliente antes; Nunca los pensé ni un segundo. Pero ignoré esa voz, porque
estaba en oposición directa a lo que sentía en todas partes en mi cuerpo.

Que tal vez Blake me necesitaba. O tal vez . . . La necesitaba.

CAPITULO TRECE

c uando llegué a la casa, me convencí de que Blake solo tenía

veinticuatro horas de vida, y la única forma de que sobreviviera era que

tuviera muchas relaciones sexuales sudorosas con ella. De alguna

manera, en mi sueño diurno, pasé de ser un jugador de la NFL

abandonado a lucir un traje de vuelo y aviador, como Tom Cruise en


Top

Gun.

Y como ella era mayor de enfermería, una favorita personal en lo que se

refería a mis fantasías eróticas, vestía un traje de enfermera travieso,

con muslos y tacones rojos. Mi cuerpo se tensó dolorosamente mientras

trataba en vano de evitar explotar de mis propias fantasías estúpidas.

¿Cómo había pasado de querer controlarla a querer estar en ella?


Maldita

sea, mi imaginación era gráfica. Corrí hasta la casa, entré y grité:


"¡Gabi!

Blake! Serena! ¿Alguien en casa?"

"Caray" Gabi se levantó del sofá luciendo como un zombie. "Algunas

personas intentan dormir".


"Lo siento, deportista." Me acerqué y le revolví el pelo. "No te vi allí.

Cabello lindo. ¿Te unes a las personas sin hogar que están debajo del

puente para una orgía?

Sus ojos felinos se entrecerraron mientras ella soltaba un bufido de

disgusto y empujaba débilmente contra mi pecho.

"Estoy enferma, idiota". Me puse de pie y retrocedí dando tumbos,


choqué

con la lámpara y la lancé al suelo con un fuerte ruido metálico.

"¡Oh, por favor!" Sopló su nariz en un Kleenex, y el moño en la parte

superior de su cabeza se sacudió con un tirón. "¡Tienes suerte de que no

tengas el aplauso de todo el sexo que tienes! Y tienes miedo de un poco

de frío ".

"Realmente odio los gérmenes", señalé, volviendo a colocar la lámpara

sobre la mesa pero manteniendo una buena distancia entre la enferma y

yo.

Gabi arrojó el Kleenex a mi cara. Me agaché y me alejé un poco más.

"Ian", gruñó. "Duermes con gérmenes todo el tiempo".

"Les Lysol antes de dormir para ellos. Es parte del procedimiento antes

de golpearlos contra la pared y permitirles el honor de una mamada ".

Ella frunció el ceño. "O la cama. . " Sus ojos se estrecharon aún más.

"Aunque la semana pasada fue una puerta".


Ella gimió. "La rompimos".

"¡Suficiente!" Más trapos de mocos volaron en mi dirección. "¿Por qué

estás aquí?" "Yo, uh." Mierda, no podría mentirle a mi mejor

amiga. "Tenía una idea

para Blake, y enviar mensajes de texto mientras conduces está mal visto.

¿No has visto las vallas publicitarias?

"¿No podrías simplemente llamarla?"

"Nunca llamo a clientes a menos que sea absolutamente necesario".

Yo tampoco hago registros en casa, pero. . . "Ella está arriba".

Una tubería se rompió en el baño y el agua estaba en todas partes.

Iba a llamar al fontanero, pero ella dijo algo acerca de que el padre de su

amigo era fontanero, y de repente apareció un tipo alto y dijo que podía

arreglarlo en un santiamén. "Gabi se recostó.

"¿Quién dice un instante' más?" "¡Qué bueno que puedes arreglar las

tuberías!"

La voz de Blake se filtró desde el piso de arriba.

"Yo también los limpio". La familiar voz se rió.

"David" escupí su nombre.

"¿Quién?" Gabi intentó levantarse, pero le tapé la boca con una


almohada

y la callé. Ella se agitó debajo de él.


"Hipocrita. Respira."

"Deja de hablar o realmente te asfixiaré", siseé, dejando caer la


almohada

al suelo mientras me arrodillaba junto al sofá, mis oídos zumbaban de

estática mientras trataba de escuchar su conversación.

"No entiendo cuál es el problema". Levanté la almohada y le di a Gabi


una

mirada amenazante.

Ella lanzó sus manos al aire. "Así que yo lo creo", una especie de

herramienta pesada cayó al suelo con un ruido metálico; una


herramienta

real, no David, maldición - "eso debería hacerlo".

"¿Por qué no me llamaste?" Golpeé la cabeza de Gabi con la almohada.

"Caramba, me pregunto por qué", dijo Gabi con voz burlona.

"Porque cuando se rompió el lavaplatos, dijiste que la única forma de

arreglarlo era que yo bailara en topless en topless, y luego me arrastrara

por el piso con aceite de coco".

Sonreí. "Dime que al menos no lo consideraras".

"Y te preguntas por qué sueño con tu muerte".

La despedí con la almohada.

"Me amas."
"Siempre es muy vívido. Anoche fuiste atropellado por un auto ".

"¿Buen auto?", Le pregunté.

Ella se encogió de hombros y me arrebató la almohada de las manos.

"Honda"

"Duro. Debe haber sido una ex compañera de cama ".

"La mayoría de ellas manejan Jettas".

"Raro, ¿verdad? De vez en cuando, aparece un Honda, o un pequeño y

lindo Nissan. Pero esas chicas tienden a querer más de una noche, y yo

soy solo un hombre, entonces. . "

Los pasos sonaron contra las escaleras. Me congelé en mi posición en el

suelo, arrodillándome junto a mi amiga enferma cuando apareció la

cabeza de David, y luego su largo y delgado cuerpo. Llevaba jeans rotos


y

una camiseta blanca. Recé para que hubiera mostrado el culo

me quebró y tenía una cantidad impía de pelo rajado ondeando en

dirección a Blake mientras reparaba la maldita pipa. Blake lo siguió, su

sonrisa amplia, emocionada. Estupendo. Eso fue simplemente

maravilloso. Estaba tan contento con mi nuevo cliente y su capacidad

para atraer a Crack Man.

"Gracias de nuevo, David." Blake se cruzó de brazos. ¿Realmente ella no

sabía lo que eso le hacía a un chico? La abundancia de escisión brotaba


de su ajustado top negro. Espera, no le había comprado eso.

¿Dónde demonios lo consiguió? Tosí. Movimiento cojo. Lo sabía, y Gabi


lo

sabía por el arco de su frente. Incluso la maldita almohada parecía estar

juzgándome mientras se hinchaba en mi dirección.

"¿Te estás enfermando también?" Blake descruzó sus brazos y se dirigió

hacia mí.

"Mucho", dije asintiendo.

Gabi abrió la boca en señal de protesta, luego dejó escapar un pequeño

grito mientras le pellizcaba la pierna.

"Oh, no". Blake me tocó la frente y tenía las manos frías. Oye, tal vez

realmente estaba cayendo con algo. Frunciendo el ceño, ella se inclinó,

presionando sus labios en mi sien. Mayores de enfermería. Monstruosas

los amaba.

"¿Blake?" Dijo David desde la puerta. "Estoy seguro de que está bien, y
lo

último que necesitas es enfermarte antes de tu gran prueba el viernes.

¿Por qué no vamos a tomar un helado o algo así?

Maldición, se estaba moviendo rápido.

Más rápido de lo que había previsto. Maldición. ¿Qué? De repente, él ve

que ella tiene tetas y un hombre que le presta más atención y quiere
tomar un helado. Como si fueran diez?

Tosí nuevamente, esta vez realmente vendiéndola. Bastardo quería


jugar?

Yo jugaría. Corté y luego empujé suavemente a Blake.

"El tiene razón. Lo último que quiero es enfermarte y después. . . anoche


.

. . puede que ya estés cayendo con algo.

"Mi voz sonó áspera, acalorada, la envolvió en su insinuación sexual, y

me prometió que nunca la dejaría ir.

La boca de Blake se abrió. Me sacudí levemente la cabeza.

"Tienes razón". Ella suspiró, derrotada. "Probablemente ya sea

contagioso". "Lo más probable", dije y asentí, fingiendo

estar triste. "Lo siento

cariño. Si lo hubiera sabido, no te habría puesto boca arriba.

Maldita sea, soy un asno ".

Las manos de David se apretaron alrededor de la bolsa que sostenía.

"Lo siento", murmuré hacia él. "Olvidé que estabas aquí".

"¿Control de lluvia?" Blake dijo con voz optimista a David.

"No me gustaría que te enfermes y te pierdas el gran juego". ¿Gran


juego?

¿Qué gran juego? Realmente necesitaba comenzar a prestarle más


atención a su agenda. Pero él era un jugador de baloncesto. ¿Era él un

atleta? Absolutamente. ¿Fue golpeado por hombres de trescientas libras

cada pocos segundos? No. Entonces, ¿era rudo? ¿Como yo? Ni siquiera

cerca. Él se ocupó de hombres sudados y pelotas. Solía tratar con linieros

enloquecidos por la testosterona.

Acostumbrados a…

Maldito dolor en mi rodilla.

"Tienes razón". David me miró con cautela. "Bueno, ahora tienes mi


número,

entonces. . "

"Sip". Blake se levantó, sus tetas rebotando. Vi como un gato al que


acababan de

regalar su primera bola de lana.

Querer. A. Toque.

"¡Te veré por aquí!" Rebote, rebote, rebote. Madre de- Desvié la mirada.
Tenía que

hacerlo. De lo contrario, habría tenido que explicar a todos en la sala por


qué la

peste causaba erecciones. Y eso solo. . . no parecía la mejor conversación


para

tener con un cliente.

Un cliente. Un cliente. Un cliente.


Tal vez si seguía repitiendo su estado en mi vida, no estaría tan
condenadamente

listo para ponerla sobre la mesa y ...

"¿Ian?" Blake estaba repentinamente frente a mí. Mierda, ¿había dicho


algo de eso

en voz alta? Eché un vistazo a Gabi en busca de ayuda.

Estaba mirando la almohada, ignorándome por completo.

Lo que significa que estaba enojada. Sabía que no estaba tratando a


Blake como un

cliente normal. Tendría que ser más cuidadoso en el futuro.

Me puse de pie y comencé a disparar lo usual. "La próxima vez que te


invite, dices

que estás ocupada. Siempre estás ocupada hasta que digo que eres libre,

¿entendido? La regla número tres en el libro de jugadas claramente lo


dice con

doloroso detalle ".

Blake dio un paso atrás y asintió con seriedad.

"Y no dejas que él te llame o te obligue a salir, no cuando estás


técnicamente con

otro tipo. Te hace ver fácil y no hace que nuestra relación parezca real ".

Gabi entornó los ojos mientras nos miraba.

"¿Está sucediendo algo que debería-?"

"Estás enferma, Gabs". Le pasé la almohada por la cara. "Ya sabes lo


que dicen,

'¡Duerme, duerme, duerme!'"

"Ella no puede respirar." Blake señaló la almohada. "Ella respira por su

cabello".

Asentí. "Ella esta bien."

Gabi me empujó a mí y a la almohada y jadeó. "¿Ves? Totalmente bien.

Me aclaré la garganta. "Yo, uh, los veré más tarde".

Salí corriendo de la casa, sudando. Y no porque estuviera enfermo, sino

porque tenía la sensación de que estaba a punto de morir. Las cosas se

movían demasiado rápido con ella y David. De repente, tuve ganas de

profundizar en su programa.

Solo esperaba que Lex estuviera en casa para ayudar.

CAPITULO CATORCE

¡L ex! ", le grité en el momento en que crucé el umbral. "Reunión de

emergencia. ¡Ahora!" Lex apareció unos segundos después, con gafas


con

montura negra en la nariz y bolígrafo en la boca. Solo me irritaba un


poco

que las gafas lo hicieran parecer más inteligente de lo que ya era.

"¿Que pasa?" Y luego fue y usó frases como "qué pasa" y me sentí
mucho
mejor acerca de mi lugar en el mundo.

"David.’’

¿Cuál es su problema? Ella está trabajando en los pasos muy rápido, y

parece estar cayendo en ello, pero algo simplemente se siente mal con

él. "En realidad, era yo, todo yo, pero moriría antes de admitirlo.

"¿Puedes sacar su archivo?"

Lex entornó los ojos. "¿El archivo de David? ¿Quieres mirar su archivo?

"¿Por qué estás repitiendo lo que acabo de preguntarte?"

Lex se apoyó contra el marco de la puerta. "Oh, no sé. Porque

normalmente solo miras el resumen que lanzo en el paquete. ¿Qué mas

da?" "Curiosidad", mentí. "Uh-huh." Lex sonrió, luego

se movió a la sala donde estaba su computadora portátil.

"¿Y esta curiosidad tiene algo que ver con tu incapacidad para evitar

querer golpear al cliente?"

Puse los ojos en blanco. "No golpeo clientes".

"Todavía." "En el momento en que tenga relaciones sexuales con un

cliente es el momento en que esto se convierte en un anillo de

prostitución muy lucrativo, ¿de acuerdo?"

Lex levantó sus manos, luego se inclinó hacia atrás en la silla cuando el

gráfico de Wingmen Inc. apareció en la pantalla. David Hughes y Blake


Olson coinciden = 87% de éxito después de los primeros 30 días.

"¿Ochenta y siete?", Repetí. "¿No es así de alto?"

Lex hizo clic en el resto de las estadísticas, principalmente números que

habíamos conectado después del cuestionario de Blake, donde Lex se

correlacionaba con los intereses, antecedentes, calificaciones, hábitos

de estudio, hábitos alimenticios, relaciones y, incluso, su historial médico

de David. Lex había hackeado. Claro que era semi-ilegal. O tal vez

totalmente ilegal. Pero estábamos ayudando a la gente. Tenía preparado

mi discurso para el FBI, si es que llegaba a eso.

"¿Quién diablos es alérgico a las pasas?", Espeté, leyendo el historial

médico. Lex cerró la computadora y se giró. "Si veo un

titular en el periódico de mañana sobre cómo el base armador de los

Huskies casi muere de un shock anafiláctico, ¿debería preocuparme? ¿O

solo darle a la policía nuestra dirección?

Me reí. "Por favor, como si me rebajara tanto".

"Gabi llamó".

"Gabi nunca llama".

"Ella estaba preocupada."

"¿Así que ella te llamó?" Me moví nerviosamente con las manos, luego
me

apoyé en la silla. "Ella te odia."


"Lo cual dijo al menos diez veces antes de finalmente llegar a la razón

detrás de su llamada".

"¿Ella grito?"

"¿Cuándo no grita?" Lex hizo un ruido de disgusto. "Ella piensa que te

estás conectando con Blake".

‘’No me he conectado".

"¿Lo harás?"

Tragué saliva. "No."

"Mierda." Lex saltó de su asiento y me tocó la frente. "¿Estás enfermo?

¿Desde cuándo nunca te has conectado?

"Gabi está enferma." Me alejé de él y comencé mi retirada a la cocina.

"Traele su sopa. Se un buen amigo. Tengo trabajo que hacer.

"Pensé que me había dejado solo hasta que lo sentí respirar por mi
cuello

mientras revolvía sin pensar en la nevera.

" Te gusta ", dijo.

"También me gusta el yogur. ¿Esperas que penetre mi pene en eso

también?

Lex estalló en carcajadas. "Nunca pensé que vería el día. Y déjame

adivinar, ni siquiera está en tu radar ".

Cerré de golpe la nevera. "¡No debería estar en su radar, considerando


que soy su entrenador! ¡Se supone que debo ayudarla con David, no

ayudarme con sus bienes!

"Ella tiene buenos productos".

"¡Cállate!" Me abalancé sobre él, solo para que su risa me detuviera en

seco. "Oh demonios, hombre, lo tienes mal. Y ni siquiera sabes por qué.

"Porque ella es una mayor de enfermería. Y sabes que el noventa por

ciento de las fantasías masculinas incluyen a una enfermera sexy, policía

traviesa o maestra de escuela sexualmente reprimida ".

"Mi hombre". Lex me arrojó una cuchara para el yogur. "Solo


recuerda,

firman contratos. Manten sus partes nerviosas lejos de las tuyas antes de

meterte en problemas. En el contrato dice que si tienes relaciones

sexuales con ella, puede demandarnos. Hicimos eso a propósito, para

ganar su confianza, pero también para mantenernos bajo control. Nunca

ha sido un problema ".

"Y no será un problema". El yogur sabía a mierda. Mi cabeza estaba

caliente. Y mi piel estaba húmeda. Gabi! En mi mente, sabía que era

imposible para mí enfermar por solo verla hoy, lo que significaba que
algo

estaba sucediendo. Aún así, mi paciencia fue disparada al infierno, y

necesitaba culpar a alguien.


"¿Por qué?" Tiré la cuchara contra el fregadero y me apoyé contra ella.

"Un día, mataré a Gabi y te pediré que entierres el cuerpo. Simplemente

no hagas preguntas cuando ese día suceda, ¿está bien?

"¿Por qué un día? ¿Por qué no ahora?

Lex parecía confundido. Mi cabeza comenzó a latir. "¡Maldición!

¿Estás enfermo?"

"UH no. Pero tomo multivitaminas. Tu idea de una vitamina es comer


un

Picapiedras una vez a la semana cuando empiezas a sentir picazón por

tener relaciones sexuales en la hierba "

. "Gabi debe haberme enfermado", gruñí. "Me voy a la cama a dormir y

espero no morir". Si me despierto como un zombie, toma al menos unas

cuantas imágenes geniales antes de decapitarme.

¿Guay?" "Tienes mi palabra." Lex asintió con seriedad mientras


caminaba

pisando fuerte por el pasillo y cerraba mi puerta. La última vez que


estuve

enfermo fue antes del draft. Justo antes de que mi vida cambiara para

siempre. Estar enfermo era algo malo, porque se sentía como si fuera la

manera del universo de decirme que las cosas se iban a cagar.

CAPITULO QUINCE
E staba teniendo el sueño otra vez. Mi cerebro estaba teniendo

dificultades para mantenerlo reprimido, con mi cuerpo temblando por


los

escalofríos. Maldita fiebre Rodé y cerré los ojos, solo para ser perseguido

por la cara del niño.

"¿Me puedes dar tu autógrafo?", Suplicó, saltando de un lado a otro.

Saqué mi marcador negro y me agaché a su nivel. "Amigo, puedes tener

mi autógrafo y entradas para el juego de mañana".

"¡De ninguna manera!", Gritó.

" Papá, papá, ¿sabes qué?" Su padre pronunció un "gracias" para mí

cuando una sola lágrima escapó de su ojo. No podía apartar la vista del

dolor crudo que solo una lágrima provocó. "¿Cuál es tu nombre?" Los
ojos

azules del niño se ensancharon. "¡Tyson! Tyson Montgomery! " Era


lindo

cómo gritaba su nombre, como si no pudiera creer que realmente me lo

estaba diciendo. Rápidamente firmé su sombrero de los Seahawks y

luego saqué dos boletos para el juego. VIP. Fue parte de mi bonificación.

Quería entradas que pudiera repartir a las personas, pero


principalmente

quería entradas que pudiera dar a aquellos que realmente necesitaban

olvidar por un tiempo. Porque eso es lo que el fútbol hizo por mí. Me
ayudó a olvidar a mis padres locos. Mi infancia horrible y solitaria. Me

ayudó a olvidar que todavía estaba solo. "Aquí tienes". Se los di.

"Gracias." Su padre me dio un golpe con la mano mientras me paraba


en

toda su estatura. "No sabes lo que esto significa. Su mamá . . . ella acaba

de pasar, y. . . "Su voz se rompió. "Es un placer." Solté su mano justo

cuando alguien gritaba en la distancia.

"¡Cuidado!", Gritó un hombre justo cuando un automóvil volaba por la

calle, derribando un puesto de perritos calientes y una tienda de la NFL

ubicada fuera del estadio. Apenas tuve tiempo de reaccionar cuando el

automóvil se dirigió hacia el niño pequeño, que se había movido hacia la

línea y estaba esperando otro autógrafo. "¡Muévete!", Grité. Mis

compañeros de equipo apartaron a los fanáticos mientras el pequeño se

quedaba aturdido. El carro se dirigió directamente hacia él. "¡Muévete!"

Grité y luego corrí hacia él, empujándolo fuera del camino justo cuando
el

auto se estrelló contra el lado izquierdo de mi cuerpo, levantándome en


el

aire.

"Oye", susurró una voz femenina cuando algo frío me secó la cabeza.

"Está bien. Estás febril ".


Me sobresalté, con el pecho agitado, la pierna dolorida. Blake retiró una

compresa fría, sus cejas se entrecerraron con preocupación.

"¿Estás bien?"

"Estás aquí". Oh, mierda, oh mierda, oh mierda.

Lex iba a matarme. Ella estaba en mi casa. Nunca permitimos que los

clientes vengan a nuestra casa. Nunca. Estaba enfermo, pero no

demasiado enfermo como para recordar las reglas que había establecido.

Los mismos que acababa de predicar a Lex que no estaba rompiendo. Y

ella no estaba solo en mi casa; ella estaba en mi habitación.

En mi cama. "Te envié un mensaje de texto. Incluso llamé ". Blake

sumergió el trapo en agua helada y lo exprimió. "Y nunca respondiste.

Has estado fuera por casi doce horas. Finalmente amenacé a Gabi, quien

luego amenazó a Lex, quien finalmente me dejó entrar a la casa después

de que amenacé con quemarla ".

Una risa se escapó entre mis labios antes de que pudiera detenerlo.

"¿Eso me preocupaba?" "¿Tú?"

Ella parpadeó. "Oh, estoy haciendo esto por razones completamente

egoístas". Si pierdo a mi entrenador de amor, pierdo mi amor. Tan


simple

como eso. "Ella guiñó un ojo. Su ondulado cabello castaño estaba

recogido en una trenza suelta. Unas piezas suaves cayeron sobre su


rostro, haciendo que quisiera extender la mano y darles un pequeño
tirón,

o envolverlos en la punta de mis dedos.

"Lo siento". Me toqué la cara. Estaba resbaladizo por el sudor. Mis


manos

bajaron por mi camisa. Faltaba.

"Y lo siento por la ropa". Ella no se sonrojó. Ella era todo un negocio

mientras comenzaba a amontonar almohadas a mi alrededor,


preocupada por

mi posición y agarrando otra manta. "Fuiste un desastre cuando llegué


aquí.

Lex dijo que estabas haciendo la transición final a un hombre lobo y no


me

asustara si atacas y me muerdes. Espero que haya bromeado, porque te


ves

áspero ".

Gruñí. "Me siento rudo. Y repugnante ".

Sonriendo, ella apretó el trapo contra mi cara otra vez. Se sintió tan
bien.

Solté un pequeño gemido y agarré su muñeca antes de que pudiera

detenerme.

Ella se congeló.

E inmediatamente lamenté mis acciones.


"Lo siento". Aclaré mi voz ronca. "Simplemente se siente muy bien".

"Me alegro."

"¿Sabes qué me haría aún más feliz en este momento?"

"¿Sopa?", Adivinó.

"Estás en un atuendo de enfermera caliente. ¿Que eres? ¿Una talla


curvy

cuatro? ¿Seis? Creo que tengo algunos disfraces en mi armario si quieres


...

Ella sacudió el trapo en mi cara mientras el agua goteaba por mi cuello.

Riéndose, lo tiro y me sorprendió verla reírse conmigo.

Blake puso los ojos en blanco. "Eres una especie de cerdo".

"Claro, pero yo soy más como uno de esos cerditos lindos, ya sabes, los
de

la taza de té. Sigue siendo un cerdo, pero no puedes evitar querer

conservarlo para siempre porque es muy adorable ".

"No adónde iba con eso". Ella me quitó mi manta, exponiéndome a la

habitación helada.

"Ahhhh", gemí. "¿Por qué me estás torturando?"

"Quítate los pantalones."

"¿Qué?" Mi cuerpo se sacudió con la conciencia tan rápido que casi me


caí

de la cama.
Blake suspiró. "Eres repugnante."

"Wow gracias. Yo también te amo."

"Quítate los pantalones. Ahora."

"Estoy asqueroso, quítame los pantalones. No puedo decir que alguna


vez

haya tenido ese tipo de reacción de una mujer. En la cama, sin embargo
".

Blake no respondió. Ella simplemente marchó hacia el baño contiguo y

encendió la bañera. Mi cabeza comenzó a latir de nuevo. Con un gemido

ahogado, presioné mis dedos en mis sienes.

"Tenemos que bajar la fiebre". Ella estaba de vuelta en la habitación de

nuevo. Al menos creo que ella estaba. Todo iba doble. Por eso odiaba los

gérmenes y Gabi, en orden inverso.

Alejé a Blake. "Déjame morir."

Los golpes empeoraron cuando mi cabeza se llenó de calor.

"Nunca dejes a un hombre atrás", bromeó. Luego, con un tirón, mis


jeans

estaban fuera de mi cuerpo. Bueno. No solo estaba indefenso frente a la

chica en la que quería meterme en la cama, sino que simplemente me

había desnudado y ni siquiera me había quedado boquiabierto. Estaba

liberando. Y aún así, no lo apreciaba "Oh mi". Maldición. Ya había


perdido
antes de ponerme en el juego.

"Hasta que te vayas". Ella me ayudó a ponerme de pie.


Afortunadamente,

ella era una atleta, por lo que era fuerte. Sabía que no la estaba
ayudando

demasiado, considerando que seguía tropezando mientras intentaba

abrirse camino hacia la bañera.

"¿Por qué estás haciendo esto?", Le pregunté. Mirando hacia ella, vi tres

de su rostro. Pero ella todavía era bonita, y en mi estado febril no quería

nada más que besarla, o simplemente recostarme contra su cuello como

un patético derroche de humanidad. "Simple". Ella me sonrió. "A pesar


de

tu carácter mandón y humor crudo, me gustas".

Me gustas "como yo"? O simplemente "oye, eres un buen amigo" como?

Casi gimió en voz alta por mi narración interna. Buen trabajo, Ian. Tal
vez

durante el recreo puedas hacer que Lex le pase una nota y hacer que

marque cuál. "Me gustas también." Sonreí hacia ella.

"Entonces métete en la bañera".

La miré con la mirada en lo que esperaba fuera un desafío total y fuerza.

"Entra, antes de hacer que Lex venga aquí y te lleve. Y tengo una muy

buena razón para creer que sus modales al lado de la cama son como una
granada en la cara ".

"¿Cómo te imaginas?" "Fácil. Fue y se registró donde Gabi una vez que

descubrió lo enferma que estaba. Estuvo con ella toda la noche y hubo

muchos gritos ".

"¿Lex?" Me dirigí al lado de la bañera. "¿Mi mejor amigo, Lex?


Deberías

haber llamado a la policía. Él va a matarla ".

"Ella envió un mensaje de texto que dice que está bien".

"¡Ella tiene fiebre! Por supuesto que ella está bien! He visto dos

unicornios y un elefante volador desde que hicimos la caminata desde mi

cama hasta el baño ".

"¿Dumbo?" Blake se rió. "¿Viste a Dumbo?" "Siempre tuve terror de

grandes orejas cuando era pequeño". ¿Por qué estaba diciendo esto en

voz alta? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por que Dios? ¿Por qué? Pero solo
siguió

sucediendo. "Creo que fue porque solían llamarme Big Ears, y luego una

vez que los niños descubrieron a Dumbo. . . fue el comienzo del fin. Me

negué incluso a comer orejas de elefante, porque supuse que eso

significaba que mis oídos crecerían más. Qué triste, perderse la mejor

parte de la feria ". "En tu bañera", dijo Blake, haciendo caso omiso de
mi
comentario de oreja de elefante. Lentamente, me bajé, con su ayuda, a la

bañera y grité obscenidades, estoy seguro de que ninguna dama de su

naturaleza debería escuchar jamás. "¡Hijo de puta!" Grité. "Te odio. Ya


no

me gustas más. Me retracto. De todo ello. ¡Sácame! ¿Por qué esta tan

frío?"

"No hace frío." Blake me sostuvo. "Simplemente se siente así porque


estas tan

caliente.

Tenemos que bajar la fiebre

"Siempre estoy caliente, Blake." Palmeé su mano contra mi frente.


"¿Ves?

¿Sensaciónes? Estoy curado Recuperación milagrosa. Hice una mueca


cuando el

dolor punzante continuó y luego casi me reí de un mordisco al ver a


Dumbo, un

honesto Dios, salir volando frente a mí.

"Odio las orejas grandes. ¿Por qué nadie lo entiende?

"Las orejas grandes apestan", se unió Blake. "Y también lo hacen las
fiebres. Así que

necesito que cooperes mientras sigo llenando la bañera, ¿está bien? Me


recliné

hacia atrás, castañeteando los dientes.


"Este es el peor momento de mi vida. Este es un segundo cercano ".
Blake se volvió

hacia mí, sus ojos curiosos. "¿Cuál es el primero?"

"Cuando casi me muero". Ella estaba en silencio. "Acabo de morir en


tus brazos esta

noche", canté cuando mis ojos comenzaron a cerrarse. "La bañera no


está tan mal,

Blake". "Lo sé." "Creo que podríamos ser mejores amigos. Solo tengo
dos. Sin

embargo, los estoy matando pronto, así que hay una vacante ".

"Bueno es saberlo."

"Pero tienes que cocinar para mí". La risa musical de Blake hizo que mi
cuerpo se

cerrara con fuerza, pero el agua fría evitaba vergüenzas. Espera, ¿por
qué estaba en

el agua? ¿Por qué estaba Blake aquí? "Cocinaba para mi papá y mi


hermano todo el

tiempo".

"¿De Verdad? ¿Tu hermano es tan lindo como tú? Los ojos de Blake se
suavizaron.

"Él está muerto."

"Lo siento". Cogí a ciegas su mano. Estaba tan cansado, pero era
importante

consolarla, solo estaba allí para ella. Me di cuenta por la forma en que de
repente se desplomó, como si olvidara todas las etapas de su
transformación

de una mujer insegura a una segura. "Morir es una mierda".

No sabía qué más decir.

"Sí". Soltó una risita y negó con la cabeza. "Realmente lo hace, Ian".

"¿Blake?"

"SIP". Ella apagó el agua con su mano libre. Todavía estaba agarrando
el

otro.

"Me gustas."

"Tú también me gustas."

"¿A pesar de mis grandes orejas?"

"Por tus grandes orejas".

"Eso es lo que todas las mujeres", bostecé, "dicen".

"Apuesto a que sí... "

Los golpes comenzaron a disminuir. No recuerdo haber salido de la


bañera,

pero recuerdo la sensación de la mano de Blake mientras dormía

profundamente.

CAPITULO DIECISEIS

m i mano estaba tocando algo suave. Ojos cerrados; Apreté, y luego


apreté de nuevo. Oh wow, buen sueño. Muy vivo Al igual que sus pechos

estaban realmente allí, en mi habitación, en mi cama. En mi mano.


Bueno,

ya que estaba soñando. . . Me puse encima de Blake y usé ambas manos,

ahuecando su pesadez, dándole otro apretón mientras las yemas de mis

dedos iban a sus pezones.

Sus ojos se abrieron de golpe. "Claramente te sientes mejor", siseó, y

luego con un gruñido me empujó fuera de ella.

"No", dije con una sonrisa. "Todavía delirante. ¿Dónde estamos con ese

disfraz de enfermera?

Blake rápidamente se puso una sudadera con capucha, cubriendo su

camiseta sin mangas blanca y pantalones cortos negros cortos. "No traje

el de enfermera. Estás curado Y tengo que practicar ".

"¿Qué tipo de enfermera es usted? Duerme con su paciente y luego se va

con la primera luz. Debería despedirte ". Sonreí, y luego palmeé el lugar
a

mi lado. "¿Cinco minutos más?" "¡Oye, solo estoy siguiendo las reglas,

entrenador! ¿No dice en tu contrato que no puedes dormir legalmente


con

tus clientes?

". Me guiñó un ojo. Maldita sea, ella era adorable. Quería besar esa boca
sexy de ella. "Sexo", dije asintiendo. "No dormir. Dormir es alentador

¿Sabía que al menos el sesenta por ciento de los insomnes se convierten

en homicidios?

"Eso es una mentira". Se cruzó de brazos. "Y realmente necesito llegar a

la práctica"

. "Bien". Me moví para levantarme.

"¡Espera!" Ella arrojó sus manos frente a ella. Pero ella era demasiado

tarde. La sábana se cayó, y yo estaba completamente desnudo,

dejándome mirando hacia mi propio cuerpo y preguntándome si eso iba


a

ofenderla, mi pequeño tintineo claramente había tenido un efecto en mi

virilidad.

"Acerca de esto." Señalé. "Es de mañana."

"Claro." Sus mejillas estaban rojas brillantes. "Yo solo . . . "Ella


retrocedió

en la cómoda, tirando mi colonia junto con algunos ChapStick. Ella

rápidamente se inclinó para recogerlos. Solté un gemido cuando su culo

se agitó en el aire. "No ayudas, Blake".

Con un golpe, empujó los objetos hacia la cómoda y tomó el pomo de la

puerta, solo para perderlo tres veces antes de gritar adiós y cerrar la

puerta detrás de ella.


La habitación quedó en silencio. Me preguntaba si era algo malo que la

visión de mi excitación la llevara a las colinas. Nunca antes había

sucedido eso. En todo caso, las mandíbulas tendían a caer, los desfiles

comenzaban, se iniciaban muchos gemidos y, en dos instancias, los

sujetadores caían espontáneamente al suelo.

La puerta se abrió de golpe. "¡Lo siento!" Blake entró dando tumbos.


"Solo

quería asegurarme de que te quedas en la cama".

"Pero-"

"¡En la cama!" La enfermera Ratched había regresado. Ella fulminó con


la

mirada, sus ojos azul hielo me desafiaban a discutir más. De repente me

sentí muy, muy mimado. Lo cual fue incómodo, teniendo en cuenta que
mi

polla aún no había recibido el mensaje. "Toma el Tylenol que te dejé, y

pasaré por aquí después de la práctica con la sopa".

"¿Comida?" Mis oídos se animaron.

"Comida." Sus ojos bajaron brevemente antes de aclarar su garganta y

señalar. "No deberías ocuparte de. . . ¿ese…?" "¿Esto?" Mierda, hablar

sobre mi basura solo empeoró las cosas: la tensión, el dolor, la

vergüenza, ya que mi cuerpo claramente alcanzó alturas más altas.


"¿No se quedaría una buena enfermera y ayudaría?" Ella puso los ojos
en

blanco. "Realmente eres asqueroso, lo sabes, ¿verdad?" Ella estaba

sonriendo, lo que me hizo creer que estaba bromeando. Or. . . Santa

mierda . . ¿Ella estaba coqueteando conmigo?

"Te prohíbo oficialmente pasar más tiempo con Gabi. ¿Qué diablos ha

dicho sobre mí para que tengas tan poca opinión de mi?

"¿Qué te hace pensar que es Gabi?", Dijo encogiéndose de hombros.

"También. Eres un puto ".

"Estaría dispuesto a modificar mis caminos si te rascas el pico, doc."

"Me voy ahora."

"¿Fue algo que dije?" Me reí de su expresión horrorizada, luego me

agaché cuando el palo rozó mi oreja, volando a una velocidad

impresionante que no había esperado. "¡Estoy escupiendo en tu


comida!",

Anunció, dando un portazo detrás de ella. La única razón por la que


pude

dar la vuelta y volver a meterme en la cama, aparte del hecho de que si

hubiera intentado orinar no hubiera terminado en el baño, era porque


ella

regresaría. Con comida. Para mi. Maldición. Algo estaba sucediendo.

Alguna cosa . . . que realmente no quería reconocer Siempre respondí a


las mujeres. Siempre. Las aprecié, pensé que todas las formas y tamaños

eran atractivas. Pero nunca respondí a un cliente, crucé esa línea. Con

Blake era más que eso, parecía más, porque cuando estábamos juntos, no

quería que el tiempo terminara. No estaba fingiendo escucharla, y no

revisé el tiempo ni di todas las señales no verbales de que debía cerrar

las cosas. Solo me gusta ella. Simple. Era hermosa, pero algo me decía

que incluso si todavía llevaba puestas las sudaderas holgadas y lucía un

scrunchie, no me hubiera llevado mucho tiempo descubrir el tesoro que

ella tenía debajo

Ella era ferozmente leal y trabajadora. Y a ella le importaba,

incluso acerca de alguien a quien realmente no debería

importarle: a mí. Anoche, mientras estaba febril, tuve ese

momento. Un momento de claridad. Yo era el Grinch cuyo

corazón creció tres tamaños. Miré hacia abajo. O tal vez fue solo

mi polla. De cualquier manera, ya no era solo esta reacción física

de wham-bam. Había algo en ella, algo que me hizo querer

golpear a David en la cara y robarme a Blake. Comida. Ella no le

traía comida. La comida significa. . . Oh, mierda. Significa algo.

¿Derecho? Y ahora estaba actuando como todos mis clientes:

frenético y desesperado por ganar la atención de la persona que


estaba buscando. Fantástico. Todavía estaba en el juego, pero

estaba calentando el banquillo, astillas incrustándose en mi duro

culo mientras David hacía un touchdown ganador del juego.

Maldito David. Con un suspiro, saqué mi teléfono de la mesita de

noche y le envié un mensaje de texto a Lex.

Ian: ¿Dónde la enterraste? Él respondió de inmediato.

Lex: pensé que era mejor dejarte fuera por si acaso tienes que

testificar.

Ian: eres un buen amigo.

Lex: Además, Gabi dice que lo siente por ponerte enfermo.

Ian: Un verdadero amigo se disculparía con las galletitas.

Lex: Ella dijo que me fuera a la mierda.

Ian: ¿Ella no está preparada para la tarea? ¿Todavía demasiado

deshidratada?

Lex: Ella dijo, y la estoy citando, solo para tu información: Dile a Ian
que si

quiero obtener syph lo haré sin conectarme con la bicicleta del campus.

Ian: ¿Bicicleta?

Lex: Porque todos han tenido un paseo.

Ian: injusto. Soy yo quien los monta, no al revés. Ya sabes cómo me


siento
sobre el sexo perezoso. * Tos, puntos dedo *

Lex: Muérdeme.

Ian: Seguro que Gabs ya se encargó de eso

Lex: Recuérdame que te dispare la rabia más tarde.

Ian: ¿Estás en casa?

Lex: en camino.

Fruncí el ceño al teléfono.

Ian: ¿Sigues en casa de Gabi?

Lex: Te lo dije, tuve que deshacerme del cuerpo. El asesinato lleva


tiempo.

Ian: Muy bien entonces. Nos vemos en un rato.

Lex: Por cierto, la odio. Solo para que sepas. Solo vine aquí porque
estaba

preocupado de que tuviera la peste y estuviera a punto de comenzar una

epidemia en toda la ciudad.

Ian: No es necesario que te defiendas.

Lex: Bien. Nos vemos en un rato.

Dejé mi teléfono y sonreí, imaginando cuán grande era el doctor Lex


había

sido para Gabi. Apuesto a que le arrojó la medicina y luego gritó cuando
ella

no mejoró repentinamente. Él no era un hombre paciente, no cuando se


trataba de Gabi. Quería ver cómo estaba ella también, pero de repente
me

sentí agotado.

Con un gemido, me froté los ojos, rápidamente me metí debajo de las

sábanas y volví a dormir.

CAPITULO DIECISIETE

Para cuando Blake regresó a mi casa, ya estaba bañado y veía las

repeticiones de Game of Thrones. Cuando sonaron los golpes en la

puerta, supe exactamente quién era. Me puse de pie justo cuando Lex fue

a abrirlo. Oh, mierda. Tendría que explicar por qué estaba de vuelta.

"Oye, Lex", Blake se puso de puntillas, lo besó en la mejilla y se movió

junto a él hacia la cocina, como si estuviera en condiciones de novia.

Curioso, miré por el rabillo del ojo mientras dejaba dos bolsas para
llevar

y comenzaba a sacar cajas. Lex hizo un puchero, inclinándose hacia ella

un poco más cerca de lo que me hubiera gustado.

"Por favor dime que también tienes comida para mí".

Gruñí desde mi lugar en el sofá.

"Oh, hola, Ian. No te he visto ", Lex mintió.

Le di el dedo mientras Blake continuaba acumulando una gran cantidad

de comida para llevar a la mesa. "Tengo tu favorito." Blake sonrió a mi


compañera de cuarto como si fueran mejores.

¿Que demonios? "Chow mein, ¿verdad?"

"¿Con cerdo?" Me atraganté con mi botella de agua, luego me puse de

pie, mareado, caminando hacia la barra. "Por supuesto".

Ella deslizó la bandeja, mientras el olor a comida tailandesa, china y. . .

"Panera Bread", grité, más fuerte de lo necesario.

"Perdona a Ian", dijo Lex. "A veces creo que le encantan los alimentos

más que el sexo".

"Y a veces" -me senté- "dependiendo de la chica, eso es verdad".

Blake se mordió el labio, su rostro palideció brevemente antes de deslizar

un tazón de sopa de plástico negro en mi dirección. Ella había palidecido

cuando mencioné el sexo.

Eso significaba que o bien estaba celosa de que no era ella, o estaba

totalmente disgustada de que yo fuera el tipo de persona para salir y

tener sexo sin sentido con chicas igualmente sin sentido. Fruncí el ceño

ante la sopa. "¿Hace

demasiado calor?" Preguntó Blake, rodeó la barra y me tendió una

servilleta. Olía a vainilla quemada. Su pelo estaba recogido en una coleta

alta, partes de ondulado y dorado desastre aún húmedo. Sin maquillaje,

con pestañas y brillo de labios. Reprimí un gemido. Maldita sea, ella


realmente era bonita. Toda ella. Incluso en el suéter sudado, finalmente

la dejé comprar. En rosa. Oh, ella y rosa. Miré hacia abajo. Las chanclas

habían hecho otra aparición, aunque por alguna razón era como si las

estuviera usando, en mi mente, aún estábamos en pie de igualdad. Como

cuando ya no se sentía cómoda a mi alrededor era el momento en que iba

a perder la mierda y solo. . . No lo sé. No había planeado eso tan lejos,

porque no iba a dejar que sucediera.

"Sí", espeté. "La sopa es extrañamente caliente." Me incliné hacia

adelante hasta que mi boca quedó a centímetros de la de ella. "¿Soplas?"

"Quieres que sople tu sopa", dijo con voz inexpresiva. "¿Tienes doce

años?"

"Trece", dijo Lex. "Rápido, cuéntale sobre el vello facial que acabas de

obtener. Ah, y sus testículos se cayeron hace dos días, así que si es

bueno, solo sé. . . él es nuevo y un poco cachondo ".

"Estoy triste", miré a Lex, "que Gabi no tuvo éxito en cortarte las

pelotas".

"No por falta de intentos", gruñó, su expresión perdiendo parte de su

exuberancia.

"También" agarré mi cuchara mientras Blake me entregaba pan


francés.

"Gabi dijo que la próxima vez que le toques las tetas, te va a atropellar
con una cortadora de césped".

Lex resopló. "Como si ella pudiera comenzarlo. Y no estaba tocando

ninguna parte de ella. "Él se estremeció. "¿Me veo como si quisiera una

enfermedad incurable? Demonios, estaba tratando de sentir su frente y

mis manos. . . resbalaron ".

"De su frente". Sonreí.

"Eso es . . . Guau . . . impresionante. Debe haber estado usando un

infierno de un sujetador push-up ".

Levanté la sopa a mis labios y dejé caer mi cuchara. "Mierda, eso está

realmente caliente".

Blake puso los ojos en blanco, luego se inclinó y sopló sobre la sopa de

tomate, sus labios regordetes formaron el O perfecto.

Observé. Incluso Lex miró. La habitación quedó en silencio. Ella

finalmente nos miró. Lex se giró y comenzó a silbar mientras yo seguía

mirando.

"Tu soplas bien", dije en mi voz más romántica.

"Viniendo de ti" -negó con la cabeza- "Lo tomaré como el más alto de
los

elogios".

Mantuve la cara impasible cuando realmente odiaba que pensara en mí


de
esa manera. Y nunca me importó lo que pensaran las chicas. Porque, en

general, las chicas con las que me encontraba no solían hacer eso a

menudo; ya sabes, pensar en cualquier cosa después de haber tenido

relaciones sexuales. No hubo sentimientos involucrados, ni compartir,

solo placer mutuo. Hasta ahora, me había considerado afortunado de

encontrar mujeres que solo querían bajarse. ¿Ahora? Sentí como si me

hubiera perdido algo. Algo importante.

"Come". Blake me guiñó un ojo, sacó una ensalada de pollo y comenzó a

zambullirse en ella como si no hubiera comido en semanas.

De nuevo, Lex y yo hicimos una pausa. A mí porque estaba


absolutamente

fascinado de ver a una mujer que no sea Gabi comer alimentos y no

hablar sobre la dieta.

Lex porque su mayor excitación fueron los comerciales de Carl's Jr. Fue

su porno Imagínate. Nunca dejaba que Blake comiera hamburguesas

frente a él. Nunca. Ni siquiera el tipo barato de noventa y nueve centavos

de McDonald's.

"Um. . . "Tosí en mi mano cuando ella levantó la mirada y nos miró.

"Tienes pollo lado. . . derecho . . . allí. Señalé a un lado de su boca.

Ruborizándose, se limpió la boca y sacudió la cabeza.

"Lo siento. Siempre me muero de hambre después de la práctica. Y no


tuve tiempo de empacar barras de proteína, porque estaba demasiado

ocupada jugando a la enfermera toda la noche ".

"Sin el atuendo de enfermera", me quejé.

"¿Todavía tienes eso?", Preguntó Lex. "Ustedes son . . .

"Blake se levantó.

"Bueno, digamos que tiene sentido, lo que haces".

"¿Qué?" Comí más sopa ahora que se estaba enfriando. "Salvamos

mujeres de ellas mismas". Y, lo que es más importante, las ayudamos a

obtener a los hombres de sus sueños. Si eso está tan mal, no quiero estar

en lo cierto. "Le guiñé un ojo, y Lex levantó su mano para obtener un

máximo de cinco.

Blake se movió hacia atrás alrededor de la barra de desayuno y presionó

una palma en mi frente.

"Ouch." Casi me caigo de la silla. "Un poco duro, Blake".

"Anoche dijiste que te gustaba áspero. Solo siguiendo las órdenes ".
"¿Yo

si?"

"Sip". Ella me quitó la mano. A pesar del brillo en sus ojos, no podía
decir

lo que estaba pensando. "Justo antes de que me dijeras que te lamiera

los oídos".
"Zona erógena", le ofrecí con una sonrisa. "No lo golpees hasta que lo

hayas probado".

"Tu fiebre se ha ido".

"Bien". Me puse de pie y me moví para agarrar mi computadora.

"Whoa, ¿qué estás haciendo?" Blake sacudió la computadora de mis

manos

"Uh. . . ¿trabajando? Tengo un GPA casi perfecto, y necesito mantenerlo

de esa manera. Necesito enviar un correo electrónico a mis profesores,

asegurarme de que no tenemos nuevos clientes que necesiten

entrevistas, y ...

"No". Ella sostuvo la computadora contra su pecho.

"Estás débil por la fiebre. Hoy necesitas relajarte. Entonces mañana

puedes trabajar ".

"Soy tu entrenador de amor. Si me relajo, eso significa que no estás

recibiendo a tu hombre ".

Se mordió el labio inferior y frunció el ceño.

"He esperado tanto tiempo. ¿Qué es un día más? Suspirando, alcancé mi

computadora. Ella se alejó.

"Blake"

"Ian" Miré a Lex en busca de ayuda, pero él ya había salido de la


habitación.

"Bien". Suspiré. "Me sentaré aquí y miraré la televisión por el resto de


la

tarde y la noche, y luego me acostaré a las seis".

"Estás mintiendo, ¿verdad?"

"Absolutamente no."

"Bien". Blake mantuvo su control mortal en la computadora y se dirigió


al

sofá.

"Entonces, ¿qué estamos viendo?"

"No puedes quedarte", espeté.

"¿Por qué no?"

"¡Porque!" Tenía trabajo que hacer. No estaba bromeando sobre la


tarea o

la necesidad que tenía de asegurarme de que todo estuviera en orden.

Cuanto antes me deshiciera de ella como cliente y en los estúpidos

brazos de David, antes se daría cuenta de qué herramienta era y volvería

corriendo. ¿Derecho? Todo lo que sabía era que quería que nuestro

tiempo estuviera terminado, de modo que realmente sería justo para mí

unirme al juego en lugar de mirar desde los límites.

"Somos amigos", anunció.


Casi vomito. "¿Que acabas de decir?" "Amigos" Es lo que pensaba. La

bomba f.

"Tengo dos. No necesito otro. Ya sabes, todo el asunto de la tercera

rueda. Me encogí de hombros." Ahora, si quieres una actualización,


puedo

organizarlo más fácilmente. Piensa en ello como amigos

"Levantó una mano, luego levanto la otra, pero obtienes beneficios, como

si obtuvieras un trabajo real".

"Te refieres a amigos con beneficios".

"Oye, tu lo dijiste, no yo".

"Ian"

"¿Si?"

"Siéntate, cállate y trata de no volver a delirar".

Exhalando con frustración, me moví hasta el extremo más lejano del sofá

y me senté. No porque no estaba intoxicado por su presencia, porque yo

estaba arrepentido de tener que tener en cuenta de que no tenía

autocontrol en lo que a ella se refiere, y no quería que tuviera en cuenta

de lo mucho que me afectaba.

Cuánto tiempo faltaba para probarla otra vez Y cuánto me molestaba el

hecho de que ella nunca me querría de la misma manera. Por primera


vez en
mi vida, quería una chica que no era mía. Y apestaba.

CAPITULO DIECIOCHO

I an? "Dijo Blake.

De alguna manera, ella había logrado hacer su camino desde su extremo

del sofá al mío. Nuestro sofá de cuero era agradable, uno de sus

extremos tenía el lado más largo sin cojines o como las llamaras, así que

una persona podía recostarse con los pies levantados y mirar la película.

"¿Qué pasa, dulces mejillas?" Bostecé y la rodeé con un brazo, luego me

congelé. Mierda, era demasiado natural.

Ella se abrazó a mí. Todo mi cuerpo se apoderó de placer cuando ella

puso una mano sobre mi pecho y dejó escapar un suspiro profundo.

"Fuera con eso", dije. "Y sé que la única razón por la que no estoy
viendo

Game of Thrones es porque ha visto este episodio a veces. De lo

contrario, esparciria cinta adhesiva en su boca. Has sido advertida".

"Guau". Exhaló en voz alta.

"Gracias" "Asi que.." Pasé mis dedos arriba y abajo de su brazo. Fue

instintivo; No puedo mantener mis manos para mí y no quería. Llevaba

una camiseta sin mangas de color rosa y un par de pantalones cortos de

spandex que muestra un buen pedazo de su culo y sus piernas bonitas.

"¿Qué tienes en mente?"


"Alguna vez ... ¿?" Ella se tensó un poco entonces, como diciéndose a sí

misma para relajarse, y se inclinó hacia mí. "¿Alguna vez pensaste que
lo

que creías que querías ya no es lo que realmente quieres?"

"Te refieres ... como si hubieras vivido toda tu vida en la búsqueda de un

objetivo, y de repente el objetivo cambia?"

Ella se apartó de mí y me miró directamente a los ojos. "Sí, eso es

exactamente lo que quiero decir".

Me senté un poco. "Blake, así es la vida".

"Pero" -se pasó las manos por el pelo y lo volvió a poner en una coleta

baja- "parece demasiado flojo, ir de una cosa a otra".

"Eso es parte de para qué sirve la universidad". Fruncí el ceño.

"Descubriéndote a ti misma". Al darse cuenta de eso, hey, tal vez

vistiendo las chanclas de Adidas de 1992, no era tan genial como pensé

del pasado ".

Sonreí. Blake estalló en carcajadas. "No hijos míos, idiota".

"Así que robaste las feas chanclas de un extraño y decidiste, Hey, vamos
a

convertir a estos retoños de vuelta".

Ella arrugó la nariz. Estaba volviendose adorable. "Realmente no. Solían


ser
de mi hermano, y ... después de su muerte, no sé ... Yo solo ... quería estar

cerca de él".

"¿Así que asaltaste su armario?"

"Todo olía a él". Apartó la mirada, su rostro distante. "Fue


reconfortante".

"Hasta que tengas que lavarlos".

Ella estalló en carcajadas otra vez. "Hasta que mi padre me obligó a


lavarlos,

sí. Solo han pasado dos años. Aún lo extraño".

"¿Cómo murió?"

"Accidente de coche". Ella se escondió bajo el brazo. "Conductor ebrio.


Lo

normal. Solía enojarme hablando de eso, pero cuando comencé a usar su

ropa, casi se sentía como una armadura invisible".

"Odio decírtelo, dulces mejillas, pero esos zapatos son todo menos

invisibles".

Una almohada voló a mi cara.

"Oye", grité mientras ella se trataba de levantarse y escapar de mí. "Oh


no,

no lo hagas". La agarré por la cintura y la arroje de vuelta al sofá, luego


la

monte.
"¡Parate!" Ella se agitó debajo de mí, riéndose por completo. "¡No
puedes

hacer que me quede!"

Rápidamente me incliné y le lamí la mejilla. "Siento decírtelo, pero si lo

llamas, es tuyo".

Su risa se desvaneció.

"¿Es eso así?"

Asentí seriamente. "Primera regla de kindergarten. ¿No escuchaste en

clase?

"Debo haber perdido esa cosa".

Asentí. "Está a la altura de la seguridad contra incendios".

Tocandola. Respirar de repente se volvió muy difícil cuando sus ojos se

clavaron en mis labios. Y luego muy lentamente, ella giró mi cabeza y


lamió

mi mejilla.

Cada parte de mi cuerpo sintio esa lamida.

Y quería sentirlo por segunda vez.

Cerré los ojos y me estremecí. "¿Pensé que te dije que no jugases con un

jugador?"

"Solo por tus reglas".

"A veces", ahuequé su mejilla con mi mano, "Realmente odio mis


reglas".

Ella tragó saliva. "Yo también."

No estaba seguro de quién lo hizo primero, de mí o de ella, pero de

repente nos besamos, o lo que es más importante, estaba a horcajadas

sobre ella y besándola mientras ella enganchaba sus piernas alrededor de

mi cuerpo y yo tiraba de ella. Fue el cielo. Fue un infierno Gimiendo, los

dos caímos al piso, ella arriba, luego yo, luego ella, luego yo. Ella no me

besó como si fuera inocente. Ella me besó como si su boca estuviera

muriendo de hambre por la mía. Y por último, fue como la última vez
que

la chica estaba en la misma posición. Porque sus labios se han vuelto tan

malditamente buenos que solían estar parados, la ropa había sido un

crimen. Nuestras lenguas se enredaron mientras pasaba sus manos por

mi cabello. Me moví hacia su sujetador, y ella se quitó las sandalias, casi

golpeándome en la cabeza. "Fácil, tigresa", murmuré contra su boca.

Ella se rió, luego me besó más fuerte, nuestros dientes casi se juntaban

cuando profundicé el beso. Ese beso se convirtió en una alarma de

incendio que clamaba en mi cabeza, pero lo destruí implacablemente,

desesperado por más de Blake. Sus labios se movieron debajo de los

míos, calientes, húmedos, amantes y tan exigentes que estuvieron a

punto de enviarme al límite. La puerta de entrada se cerró. Dejamos de


besarnos. Pero no nos separamos. Sabía que no había tiempo "Whoa".

Lex estudió la situación. "O te drogó, o-"

"Entrenando", espeté, compartiendo una mirada con Blake. "Estamos

organizando una noche de citas para ella y David. Se está moviendo por

las etapas tan rápido que imagino que probariamos algo durante la

película".

El cuerpo de Blake se puso rígido, y ella apartó sus ojos de los míos,

luego le dio a Lex una sonrisa forzada.

"Creo que lo tengo" Con un empujón, ella me tenía en mi culo y estaba

agarrando su teléfono y bolso.

"Gracias, Ian".

"Blake-"

"De verdad". Se giró, y su sonrisa fue tan falsa que dolía ver. "Yo, eh, te

enviaré un mensaje de texto mañana sobre los detalles de la fecha".

Mierda. ¡No iba a permitir realmente la fecha! La puerta se cerró de


golpe.

Me estremecí.

Lex dejó escapar un silbido bajo y luego me dio unas palmaditas en la

espalda. "Buen trabajo, amigo. ¿Por qué no ser solo honesto? Por una

vez"

"Ella es una cliente".


No estaba convenciendo a nadie con esa declaración sin convicción.

"Ella es más". "Ella es ... Golpeé la almohada, luego la boca con fuerza

contra el sofá".

Ella es mi cliente. Si David es lo que quiere, la ayudaré. Ella se merece al

menos eso ".

"¿Qué pasa si él no es lo que ella quiere?" Lex preguntó en voz baja.

"¿Qué harás?"

"YO . . "

"Eso es lo que pensé". Se acercó al interruptor de la luz y lo apagó. "Nos

vemos en el otro lado".

Capitulo diecinueve

L os próximos días pasaron volando. Blake respondió cortésmente mis


textos, y el

beso nunca fue mencionado. Sabía que la lastimaría. Cuando cerré los
ojos, todavía

vi la expresión de incredulidad en su rostro, que rápidamente se


convirtió en enojo

cuando bajó la cabeza y salió de la casa. Y esa era la razón por la cual las
mujeres

no se permitian entrar a la casa. Por qué unas reglas, ¡maldita sea! Miré
el sofá.

Como si de repente me diera una repetición de lo que sucedió hace


algunas noches.
Su boca había sido tan dulce, tan deliciosa. Solo de pensarlo, estaba
apretando mi

polla contra mis jeans. Mi reacción física fue lo más rápido que pude ver,
agregando

el hecho de que no podía dejar de pensar en ella, preguntándome si


estaba bien y

que quería hablar con ella. Solo hablar. Sobre nada. Solo necesitaba
escuchar su

voz. Mierda.

Lex entró valientemente a la habitación, me echó un vistazo y me sirvió


un vaso de

jugo de naranja, y sonrió. "¿Las naranjas lo hacen por ti ahora?", Dijo.


"¿Debería

esconder esas velas de azahar en la sala de estar, o es solo un escenario?"

Puse los ojos en blanco.

"No es el jugo. O las naranjas. Suspiro." Es el sofá ".

"Uh". Una mirada perplejidad cruzó las facciones de Lex. "¿El sofá?"

Asenti. "¿Cómo está?" ¿Mucha Piel suave? ¿Ikea? "

"Cállate". Me tapé la cara con las manos y dejé escapar algunas


maldiciones. "¿Qué

demonios es lo que me pasa?"

"Amigo, si un sofá te provocó una erección, dímelo".

"Es por lo que sucedió en el sofá".


"Ohh". Lex asintió y sacó sus llaves de la mesa. "Te refieres al beso de
práctica

que realmente no fue práctica en absoluto, sino que rompiste tus reglas,
y si no

hubiera entrado antes, oh, no sé, digamos media hora más tarde, dicho
sofá estaría

sucio con todo el sexo". tu no estás teniendo sexo actualmente ".

"¿Por qué solo somos amigos?"

"Nos vemos". Lex me saludó con su dedo medio. "Sí, no hay nada de
malo en una

relación, ya que prefiero que los golpeen, pero sí lo haré con ella".

Asenti lentamente. "Usa tus palabras". "Muérdeme". Su risa me hizo


querer encender

su auto.

Suspiré, agachándome. "Lo sé, Blake. Lo siento. Me dejé llevar.


¿Conoces la

canción 'Blurred Lines'?

"No estás ayudando en tu caso".

"Lo siento". Logré una sonrisa débil.

"Otra vez". ¿Pero qué realmente quería decir? Déjame llevarte a una
cita. Dame una

oportunidad. Podría cambiar Pero lo sabía mejor que nadie. Chicos no


solo cambie.
Quiero decir, nunca lo había intentado, ¿pero lo de Blake? Ella era
dulce, inocente, y

¿y si la arruiné? ¿Qué pasaría si le dijera que quería comprometerme,


saltaria

con ambos pies, solo para engañarla?

"Lo juro" tragué la saliva, odiando cada palabra que decía: "Te ayudaré
con David". Y

entonces . . Espero que todavía podamos ser amigos ".

Su rostro se cayó. "Amigos"

"Es curioso cómo las palabras que hacen feliz a la gente hacen querer
golpear un

árbol como Chuck Norris".

Blake estalló en carcajadas. "Si,bien’’.

" No fue incómodo. Si tuviera que describir el momento, todavía


empapado en

café, Blake sosteniendo una almohada para evitar que mi boca asalte la
de ella, diría

que fue triste. Eso es lo que sentí. Tristeza. Porque me gustaba ella
Aclarándome la

garganta, tendí mi mano.

"¿Amigos?" Ella dejó caer la almohada, dio unos pasos, acortó la


distancia entre

nosotros, y me estrechó la mano.

"Amigos" "Bien". Dejó caer su mano, flexionó mis dedos, me di una


charla interna

donde sus tetas no eran la atracción principal, y la miré hacia abajo.

"Entonces, vamos a trabajar".

"¿No dijiste que tenías clase?"

"Salto a la comba. Básicamente nos encontraremos con David todo el día


y haremos

que quiera suicidarse. ¿Estás lista para esto? Ella asintió, pero no fue un

asentimiento emocionado, más como si no supiera que otra cosa hacer.

"Todavía quieres a David, ¿verdad?" Querido Dios, por favor di no.


Después de unos

segundos de vacilación, Blake respondió. "David's... Un buen chico. Él es


el chico

con el que te casas, ¿sabes? El tipo que llevaria a casa Él siempre ha


estado allí

para mi familia, y él es ...

"Seguro", terminé por ella, odiando la palabra casi como odié la palabra
"amigos".

Blake hizo una mueca. "¿Crees que está mal?" Oh sí Era casi tan malo
como estable.

Pero no fue mi lugar decírselo. A muchas chicas les gusta la seguridad,


solo para

enamorarse de la comodidad que trajo después. La caja fuerte no se


estaba

asentando, pero seguro como el infierno. Especialmente la forma en que


los hombros

de Blake se detuvieron repentinamente.

"Blake". La agarré de los brazos y la empuje hacia adelante. "Animate.


Eres sexy

como el infierno, sé muy bien que estoy bastante seguro de que nunca te
puedes

poner la forma en que tu boca sabe, y eres dulce". Puse los ojos en
blanco. "Deja de

hacer esa cara. Dulce es bueno. Eres el equilibrio perfecto entre sexy y
dulce. Piensa

en tu personalidad como hierba gatera".

"¿Eso convierte a David en un gato?"

"Si". Y yo era un tigre, maldita sea.

"Bueno ... Además, nunca pensé que tu me llamarías dulce,


especialmente porque

nuestro primer encuentro no fue tan bueno".

Me reí. "Pero ahora somos amigos, por lo que ya no quieres sacarme mis
ojos

Las dagas que ella me disparó con sus ojos me hizo que me cabreara.
Obviamente

ella no estuvo de acuerdo. Ella es una mandona.

"Solo la mitad del tiempo. Cuando me pides lo que haga falta y cuando,
o cuando me

dices que me desnude, o cuando agarras mis tetas sin permiso, o me


besas solo

porque tienes problemas para mantener tu manos fuera de la fuente de


las

galletas".

"¿Eso está tan mal?" "De acuerdo al contrato." Me froté las manos.
"Estoy

cambiando el tema ahora. Ve a poner algo en ese cuerpo sexy, y nos


pondremos en

marcha".

Blake bajó la mirada hacia las sudaderas negras holgadas y su ajustada


camiseta sin

mangas azul. "¿Qué pasa con esto?"

Mis cejas se dispararon. "¿Qué pasa?" La rodee, luego le di una


palmada en el culo y

la agarré con tanta fuerza que soltó un pequeño grito. "Ahí está. Lo
siento. No puedo

encontrarlo debajo de todo ese pesado material negro".

Refunfuñando, se alejó, se detuvo en la escalera y muy lentamente se


volvió a

mirarme con timidez. "Amiga, apúrate", le dije. Su sudadera cayó a sus


tobillos.

Revelando su culo con una cadena de tela presionada entre ellos. Dulce y
glorioso

Señor "No es gracioso", gruñí. "De verdad seré el dueño de tu trasero si


vuelves a
hacerlo, y no me refiero a eso en un 'oh, te atacaré y te golpearé'.
Infringiré mi

contrato como ahora dentro de un período de veinticuatro horas. Ahora,


si para ,

entonces, por supuesto, sigues desnuda. Pero si no puedes mantenerte al


lado de los

niños grandes, te sugiero que marques ese lindo trasero por las escaleras,
te pongas

algo de ropa, unos que oculten la tanga blanca, y vuelvas aquí en cinco
minutos.

Todavía tengo que cambiarme, y tú arruinaste nuestro café. "Esperaba


que todavía

me quedara algo limpio en la casa de Gabi. Su sonrisa cayó, y de repente


estaba

corriendo escaleras arriba como los fuegos del infierno lamiéndole los
talones. Que

técnicamente asi era, mi lengua se había caído de mi boca y un charco de


baba se

estaba acumulando a mis pies. Tomé una respiración profunda, tratando


de

calmarme. Ella quería a David. Ella se merecía a David. Le conseguiría a


David

aunque me matara. Mientras ella se cambiaba, saqué el resumen del


perfil de Blake

y le eché en el horario de clases de David. Una vez en la noche, se puede


hacer una
vuelta en el gimnasio después de una sesión ligera.

"¡Listo!" Blake apareció frente a mí. mi presa, y deseé que fuera verdad.

"¿Quién tiene esa camiseta sin mangas?"

"¿No te gusta?" Miró hacia abajo y se agarró a la camiseta sin mangas,


sexy pero

floja, con un sujetador deportivo estampado de leopardo debajo.

"Gabi me lo prestó".

Esa Gabi realmente estaba colmando mi paciencia. Primero, ella me


enfermó, ¿y

ahora? ¿Ahora está prestando ropa sexy a su compañera de cuarto?

"Es agradable" Con un encogimiento de hombros, volviendo la cabeza


hacia la

izquierda, luego me incliné, mi cara mirando directamente a su culo


apretado.

"Nuevo spandex?"

Blake hizo un pequeño movimiento. O en realidad, su culo sí.

Cuando los asnos se movían, tenían una tendencia a acariciarlos.

Porque realmente, eso es lo que era una sacudida de culo: una invitación
al tacto, y

como hombre era mi trabajo que no importaba que, sí, sí, sí, mucho,
mucho más

tarde.

"Genial", grazné, quitando los ojos del spandex a rayas de tigre gris y
negro.

"No."

"¿Qué? Acabas de decir" genial ". Se giró, bajó los ojos hacia donde los
míos seguían

atados.

"No." Señalé las chanclas ofensivas. "Si quieres a David, tienes que tener
una buena

Voluntad, o mejor aún, quemarlos, o", hice una pausa y para agregar
una pequeña

sonrisa para que no se ofendiera demasiado, "déjalos en la puerta de tu


casa para

que puedan robarlos" y esconderlos debajo de mi almohada. Siempre


tendríamos las

chanclas ".

Me estaba convirtiendo en un lunático.

Otra razón por la que no se podría llegar con David más temprano que
tarde. Si

continuaba así, iba a cultivar ovarios y preguntarle al empleado de


Walmart donde

estaba el pasillo de tampones.

"Los estoy usando".

"No." Crucé los brazos para que coincida con su postura. "No lo estas"

"Haz que me los quite".


"¿No crees que puedo?" Estábamos pecho a pecho. Podía oler su vainilla
ChapStick.

Su ondulado cabello dorado se derramó sobre sus hombros.

La habitación estaba tan tensa que me sorprendió que incluso pudiera


respirar.

"Ian". Ella ronroneó mi nombre, y yo había terminado, en serio. Maldita


mujer. "¿Por

favor?"

"Deja eso". Señalé sus ojos. "Deja de batir tus pestañas. ¡Soy inmune!"

Ella siguió batallando, su sonrisa cada vez más amplia, haciéndolo


parecer más

adorable que sexy. Lo cual fue mucho peor, porque sexy con quien te
acostaste,

adorable, te quedaste.

Bajé mi teléfono, entrecerrando los ojos mientras la examinaba de pies a


cabeza. La

rodeé como si fuera asi Siempre. Necesitaba mirar hacia otro lado.

"Maldita sea". Puse los ojos en blanco, rompiendo el contacto. "Lo que
sea. Solo

recuerda, te lo advertí".

"Gracias" Me dio una palmada en el culo como la había hecho hace unos
minutos.

Senti un hormigueo. Senti un fuerte cosquilleo. Senti un buen cosquilleo.

Con un gemido, segui sus pasos hacia la puerta y avance mentalmente la


línea de tiempo. Ella quería a David? Iba a buscarlo. Por este fin de

semana. Mi corazón hizo un pequeño salto. Lo sacudí como la acidez y la

cargue a mi SUV esperando, mis ojos permaneciendo en su culo todo el

camino.

CAPITULO VEINTE

Ya sabes "-sonreí con satisfacción-" esto no es una picadura. Puedes

quitarte tus gafas de sol. Además, estamos adentro, por lo que te hace
ver

como un perdedora. Solo lo digo."

Blake me dio un fuerte codazo en las costillas y se puso las gafas de sol,

levantando la barbilla en el aire. "Pero dijiste que no hicieras contacto


visual,

y eso es realmente difícil para mí. Así por eso las gafas de sol ".

"Amiga, solo mira su entrepierna".

"¿Su entrepierna?"

"Sí, se comerá esa mierda".

Blake quemaba rojo brillante. "¡No estoy mirando su entrepierna!"

Una chica se apresuró a por nosotros, casi tirando folletos para el


programa

de negocios.

Blake se cubrió la cara con las manos. "Por favor dime que no solo dije
'entrepierna' tan fuerte, dos veces".

"Dilo una vez más. Prometo que valdrá la pena."

Ella bajó sus manos y lo miró. "Cualquier otro indicador que no


implique que

mire fijamente a su ..." Hizo un gesto en el aire con las manos y tosió.

"Su . . . ? Ahuequé mi oreja.

Blake se lamió los labios, sus mejillas aún se tiñeron de rojo cuando dijo
en

voz baja, "Ingle".

Mantuve mi risa, apenas. "Creo que puedes hacerlo mejor que eso,
señorita

enfermera mayor. Tengo una idea, vamos a jugar a nombrar las partes!
"

"No", silbó Blake. "¡No estamos nombrando partes del cuerpo en el


pasillo

mientras esperamos que David pase! ¿Qué pasa si él pasa cuando digo
...?

"¿Pene?"

Su mano se cerró sobre mi boca. "¡Shh!"

Le quité los dedos uno por uno. Fuerte agarre, es bueno saberlo. "Si no

puedes decirlo, probablemente no deberías estar jugando con eso,


¿sabes?"

Con los ojos muy abiertos, ella jadeó. "No estoy jugando con nadie",
bajó la
voz en un susurro, "pene".

"¿No es una lástima?" Suspiré. "Oye, tengo uno con el que puedes
practicar".

"Mi cara probablemente no puede ponerse más roja de lo que es ahora,

¿verdad?"

"No lo sé. ¿Deberíamos intentarlo?

"Ian, te lo juro si dices una palabra más. . . "Su dedo se sacudió en mi


cara.

Fue lindo, avergonzarla. Casi como un juego previo, solo más divertido,

porque ella era tan inocente.

"Pene". Lo dije de nuevo. "Sólo dilo."

"¡No!"

"Tetas."

"Oh demonios", murmuró en voz baja, y luego comenzó a marcharse.

La agarré por el codo y tiré de ella hacia mí.

"Vamos, Blake. Eventualmente, tendrás que llegar al punto en el que no

tengas miedo de tu propia sexualidad. Y algo me dice que David no va a


ser

un Super grandioso en la cama, por lo que necesitas al menos ganar algo


de

confianza para poder decirle lo que quieres ".

"¿Qué?" Blake se volvió, con las manos en las caderas. "¿Qué te hace
pensar

que sería malo? Quiero decir, soy virgen ".

"Sip."

Ella lanzó sus manos al aire. "Asi que . . . Voy a chupar ".

"No es posible." La miré de arriba abajo. No volviéndola loca. "Créeme.


esta mierda. En cuanto a David? La última novia que fue entrevistada


declaró

que, aunque obtuvo una A por esfuerzo, en más de una ocasión estudió
para

una prueba durante. ¿Ya sabes? Una prueba durante ".

"¿Durante?"

"Sexo."

"¿Cómo?"

"Bueno, la forma en que lo explicó fue bastante inteligente: escondió


tarjetas

de notas en su almohada. Brillante, ¿verdad?

La boca de Blake se abrió. "Pero, eso es así. . . impersonal. Y horrible.


¿No

deberías poner todo tu cuerpo dentro? ¿Tu mente? ¿Tu alma? Quiero
decir,

¿por qué tener sexo si no vas a dar todo lo que eres en todo momento?

Cuanto más hablaba, más difícil era respirar.


¿Por qué de hecho? Porque el sexo se siente bien.

Pero últimamente, se había vuelto monótono, aburrido. Y luego Blake y


yo

nos habíamos besado. Y ahora, todo sobre ella, incluso solo la


conversación,

era emocionante y nuevo.

Mierda en un palo.

"Uh". Me aclaré la garganta. "Nos estamos saliendo del tema. El punto


es

que es posible que necesites darle la dirección. Lo que significa que


puede

necesitar decir palabras como "pene". Al final ".

"Bien". Blake cerró los ojos durante unos segundos, luego los abrió y
susurró:

"Pene".

"Más fuerte". Sonreí.

Sus orejas eran tan brillantes como un crayón rojo.

"Pene", dijo lo suficientemente fuerte para que cualquiera que pasara


pudiera

escucharla.

Por suerte para nosotros, una de esas personas resultó ser David.

"Oh, hola hombre". Le tendí la mano para un buen y amistoso apretón


de manos. "No
te vi allí. ¿Cómo te va?"

La boca de David estaba abierta, bueno, probablemente conmocionado,


porque su

buena amiga acababa de pronunciar el nombre de la parte de un hombre


en voz alta,

en el pasillo del edificio de negocios, como una profesional.

"¿Blake?" Frunció el ceño.

"¡Oh, lo siento!" Blake se quitó las gafas de sol. "Olvidé que tenía estos
encendidos".

"Nunca deberías cubrir tus ojos", dijo en voz baja. "Son tu mejor
característica".

Me reí.

David la miró.

"Oh, lo siento", dijo, "pensé que estabas bromeando".

"¿Qué? Solo estaba pensando que si le estamos dando el nombre de su


mejor

característica física, es decir, ya que ambos sabemos que tiene una


personalidad

asesina, mmm.

"Le di una vuelta. "Tendría que decir que es una relación tripartita
entre su culo, sus

tetas y su cabello. Pero oye, ¿qué sé yo?

Blake me dio un fuerte codazo en las costillas. No estaba tratando de ser


grosero. De
hecho, mi intención era exactamente lo contrario. Dije palabras de
activación para

que David mirara. El poder de la sugerencia, mis amigos.

Apreté los dientes cuando David, al oírme decir cada palabra, hizo un
inventario,

lenta, metódicamente. Luego, como una bombilla encendida en su


estúpida cabeza,

sus ojos se abrieron como platos, tal vez abriendo el resto del camino, y
dio un paso

hacia atrás, casi chocando con un estudiante que pasaba corriendo.

"Sí", graznó y luego tosió en su mano. "Tienes razón. Todo es . .


Perfecto."

"Y la mía". Le guiñé un ojo, moviendo la olla de celos un poco más,


tratando de ver

hasta dónde podía empujarlo mientras al mismo tiempo me hinchaba de


orgullo que,

por ahora, ella era mía.

Por ahora.

Su cabeza se movió en mi dirección. "Pensé que ustedes solo se veían,


nada oficial".

"Lo hice oficial anoche." Me concentré en la boca de Blake mientras


llevaba su

mano a sus labios. "¿Correcto, dulces mejillas?"

Esperando que Blake asintiera y simplemente siguiera con eso, no estaba


preparada para que ella se inclinara y besara mi boca, tomando mi
cabeza

con ambas manos y forzando su lengua por mi garganta. Pero, negarme


y

decir no a besarla, nunca, le devolví el beso.

Terminó demasiado pronto, una vez que David carraspeó.

"Lo siento". De hecho, Blake parecía avergonzada cuando se colocó el


pelo

detrás de las orejas y luego agarró sus gafas de sol y la obligó a


retroceder

en un movimiento rápido y sexy. "Fue una muy buena noche".

"Lo fue", le dije, con lascivia.

"Bien, bien", dijo David un poco demasiado fuerte. "Estoy feliz por ti,
Blake.

Realmente feliz."

Parecía todo menos feliz. De hecho, si eso es lo que parecía feliz, Blake
iba a

tener el peor novio en la historia de novios. El tipo parecía listo para


vomitar

sobre nosotros y romper en llanto todo a la vez.

"Deberíamos ponernos en marcha."

Le di a David un asentimiento con la cabeza y agarré la mano de Blake

cuando salíamos del edificio.


Una vez que llegamos a las puertas, volví para ofrecerle mi
reconocimiento

final, mi sonrisa final. Sabía que estaría mirándonos, principalmente su

trasero. Lo era, y cuando le di un desafiante levantamiento de cejas, el

bueno de David me dio el dedo.

"¡Ja!" Me eché a reír mientras apretaba más fuerte la mano de Blake.


"David

es divertido, ¿no?"

"¿Qué te tiene de tan buen humor?", Preguntó ella.

No señalé que estaba balanceando mi brazo y riendo conmigo mismo.

Maldita sea, se sentía tan natural, sosteniendo su mano, bromeando.

"David me saco un dedo".

Su sonrisa cayó. "¿Seriamente? Eso es un poco duro, ¿no crees? ¿Por


qué

tendría que hacer eso?"

"Porque sus manos estaban libres." Le sonreí. "Y el mío" -alcé nuestras

manos juntas- "no lo estaban".

CAPITULO VEINTIUNO

P asaron otros tres días. Esperaba terminar con Blake en las próximas

veinticuatro horas. No porque quisiera terminar, sino porque tenía que

terminar. Nuestra lista de clientes se estaba acumulando, y Lex dijo que


si
tenía que besar a una chica más que intentaria atravesarle la garganta
con

su lengua, iba a dejarlo.

Fue sábado.

Y David no había dejado de llamar o ir al azar para revisar las tuberías.

Derecho.Bueno, genio.

Hola, ¿puedo ver tus pipas?

¿Para qué?

Para asegurarse de que están limpios de mierda?

Algunos tipos realmente no sabían qué demonios estaban haciendo. Al

menos proponga una buena excusa la tercera vez que vengas. No sé, date
un

neumático desinflado, pídele usar el teléfono, dile que estás deshidratado

después de correr diez millas y que necesitas agua.

Pero las pipas?

¿De nuevo?

Iba a estar tan aburrida con él. Lo sabía, y esperaba que ella comenzara
a

verlo, pero tenía una promesa que cumplir y un contrato que destruir
una vez

que mi trabajo estuviera terminado.

Entonces, y solo entonces, me sentaría, lo dejaría estrellarse y arder,


luego

irrumpiría y ... . .

Todavía no había llegado a esa parte, nunca.

Me acerqué a la casa de Gabi y Blake agarré los aperitivos para nuestra

barbacoa de principios de la primavera del asiento trasero. Hacía calor


para

marzo, alrededor de sesenta y dos grados, lo que significa que queríamos

cualquier excusa para estar afuera.

La puerta ya estaba abierta cuando miré hacia la casa. Blake, de aspecto

sexy, estaba de pie en el medio de la puerta, con una parte de su


estómago

mostrándolo, mis cumplidos a su corto top blanco sin mangas y jeans de

novia de talle bajo.

"Bonito", grité mientras me dirigía hacia ella. "Me gusta."

Se dio vuelta frente a mí y luego me lanzó un beso. "Bien, porque no los

usare para siempre".

Pasé junto a ella y entré a la casa, luego ella me siguió.

De la nada, su sonrisa cayó y sus ojos se juntaron con lágrimas.

Frunciendo el ceño, dejé las compras en el mostrador.

"Whoa, whoa, whoa". Agarré su rostro con mis manos. "¿Hey, qué
pasa?"
"Es, eh. . . "Ella tragó saliva cuando algunas lágrimas salpicaron sus

mejillas. "Murió hace dos años hoy".

"Mierda." Cerré los ojos y presioné mi frente en la suya. Luego, sin


preguntar,

la levanté en mis brazos y la abracé.

Blake envolvió sus brazos alrededor de mi cuello con su típico gemido

ahogado, pero no me importó. Abrázame más fuerte, quería decir.


Cualquier

cosa para hacerla sentir mejor.

Sollozó durante unos segundos antes de que su cuerpo dejara de temblar.

La puse de pie pero mantuve nuestros cuerpos cerca.

‘’Lo siento mucho." Utilicé mis pulgares para limpiar las lágrimas
restantes

de sus mejillas hinchadas. "Sé que eso no lo hace mejor. Nada de lo que
diga

lo hará mejor. Pero creo que estaría orgulloso de ti. No puedo


imaginarme

que crezcas con un hermano tímido que te permite salirte con la tuya. La

apreté más fuerte. "Eres una mujer increíble. Divertida, dulce, cariñosa.
. . No

hay nada en ti que pueda cambiar. Suspiré. "Sabes, aparte de algunas de


las

opciones de ropa, estoy seguro de que se habría animado a mantener a


todos
los tipos a raya".

Ella estalló en carcajadas. Fue bueno escucharla reir. Inmediatamente,


me

relajé.

"Sí, lo era. . ." Ella frunció. "Está bien, no tomes esto por el camino

equivocado".

"Te juro por todos lados si dices que te lo recuerdo, vas a verme
enloquecer

y hacer algo estúpido".

"¿A diferencia de todos los días?"

"¡Oye! Solo te consolé ¿Ahora soy estúpido?

Una sonrisa burlona iluminó su rostro. "No iba a decir que eras como mi

hermano. Solo que tu tiendes a tener mucho en común con el. Jugó al
fútbol

y siempre intentaba que saltara de mi zona de confort. Por lo tanto, los


jeans.

Solo vestía pantalones cortos de baloncesto, y finalmente me dijo que


tenía

que empezar a vestirme como una niña. Fuimos de compras. Fue una de
las

últimas cosas que hicimos juntos antes de morir. Nunca he usado la


mitad de

la ropa. Estoy segura de que algunas están fuera de moda, pero "-su
labio
inferior tembló-" Pensé que tal vez si lo intentaba. . . por él, ¿sabes?

"Escucha". Presioné un dedo en sus labios. "Eres hermosa sin importar


lo

que te pongas". Podrías ponerte shorts de baloncesto y esas chanclas feas

todos los días de tu vida, y tu hermano aún estaría orgulloso de ti. Lo

prometo."

Las lágrimas llenaron sus ojos otra vez. "¿Lo crees?"

"Lo sé."

"¿Cómo?"

"Porque estoy orgulloso de ti. Y no soy fácil de impresionar, tú sabes


quién

soy, ¿verdad?

"Ian Hunter". Dijo mi nombre con reverencia. Dios arriba, quería ser
digno de

la forma en que dijo mi nombre.

"Chicos", llamó Gabi desde algún lugar dentro de la casa. "Te quedarás
allí

de pie y te molestarás, ¿o podemos conseguir los bocadillos?"

"Estare ahí", le grité, sin quitar los ojos de Blake. "¿Vas a estar bien?"

La luz se reflejaba en su cara teñida de lágrimas. Ella era . . . hermosa.


Tan

hermosa que dolia.


"Mientras te quedes".

"Hecho."

"Bien". Cogió las bolsas y luego bloqueó la puerta con la mano. "Pero no

puedo dejarte entrar a menos que hayas conseguido el chocolate y Gabi


lo

supliqué".

Suspirando, metí la mano en una de las bolsas y saqué dos barras


Krackel de

Hershey. "¿Te refieres a este chocolate?"

Blake se lo quitó de la mano e inhaló. "Tan bueno."

"Pregunta." Me incliné. "Si fue entre mí y una barra de Krackel-"

"Barra Krackel". Me dio una palmadita en el hombro. "Cada vez."

"Tuve que preguntar."

"Chicos", Gabi gritó de nuevo.

"¡Vamos!" Dijimos al unísono, haciendo nuestro camino de regreso a la


casa.

Gabi estaba en la cocina preparando las hamburguesas y los perritos

calientes.

Ella frunció el ceño hacia nosotros. "Blake, ¿estás bien?" Sus ojos se

posaron en mí en una mirada malhumorada.

"Sí". Blake tocó sus mejillas. "Déjame correr escaleras arriba muy
rápido y
limpiar las manchas de máscara".

La vi salir corriendo.

Lo que significa que no me agaché y cubrí.

Gabi me golpeo en el hombro, luego retrocedió como si estuviera


apuntando

a mi cara.

"¿Qué?" Me alejé tambaleante de ella. "¡No la hice llorar!"

Gabi no parecía muy convencido. "¡Te dije que te mantengas alejado de

ella!"

"Y lo hice." Levanté mis manos en señal de rendición. "Técnicamente."

"¿Técnicamente?"

"Mierda, tienes esa mirada en tus ojos otra vez. Gabs, a ella le gusta
David,

la estoy ayudando con David. Fin de la historia."

"¿Tuviste sexo con ella?"

"La deseo", gruñí.

Gabi frunció el ceño. "¿Esperas eso?"

"Nada. Oye, Lex llega tarde. Voy a llamarlo. Me giré para irme, pero me
retiré

del bucle de mis pantalones vaqueros.

"Hablaremos."
"Lex podría estar muerto".

"No me importa".

"En un accidente muy grave, y nos estamos quedando sin tiempo".

"Fuera con eso".

"¿A cinco segundos de su último aliento y quieres que hable contigo


sobre

mis sentimientos?"

"Ian"

"Lex está muerto. Espero que estés feliz ".

Su agarre en mis jeans se tensó, y luego tiró de ella.

"Whoa allí." Me aparté bruscamente de ella y miré detrás de mí donde


estaba

la escalera. "Bien, ¿versión resumida?"

Ella asintió y se cruzó de brazos.

"Ella me gusta."

Gabi asintió más y luego frunció el ceño. "Espera, ¿eso es todo? Esa es la

declaración que recibo después de años de verte atormentar todo con el

pene.¿Ella te gusta?"

"Sí". Por primera vez en años, sentí que me calentaba de vergüenza.

"Tú. Dices me gusta. Ella. "La voz de Gabi estaba en aumento. Intenté

callarla, pero era Gabi, era como pinchar un oso pardo. "Los hombres
son tan

estúpidos. Por favor dime que no confesaste esto en voz alta como un
estado

de Facebook. Me gusta Blake. Aquí hay una foto de nosotros. Oh, genial,

quinientas acciones. ¡Como si estuviéramos en la ESCUELA


SECUNDARIA! "

"¡MANTENGA SU VOZ ABAJO!" Grité.

"¡Aquí vamos!" Gabi me dio una palmada en el hombro. "Un poco de


pasión.

¡Es la primera vez que admites que te gusta algo en años! "

"No es verdad", argumenté. "Adoraba ese lindo jerbo que tenías".

"¿El que Lex mató? ¿Ese jerbo?

"Pobre Arnold". Sonreí. "¿Tema doloroso?"

"Al bastardo le cortare las pelotas una de estas noches, mientras


duerme".

"No te acerques furtivamente a él en su cama. Él puede pensar que


quieres

algo que no quieres. Y lo último que necesito es tratar con Lex después
de

que accidentalmente roce tus tetas, solo para darse cuenta de que es
tuyo.

No le cortare sus manos, yo necesito sus manos para mi programa de

computadora y futuras ideas comerciales lucrativas ".


"¡Atrás!" Blake rebotó por las escaleras.

Gabi me dio una mirada que decía que esto estaba lejos de terminar
antes

de desenrollar lentamente uno de los barras de Krackel y meterse la


maldita

cosa en la boca.

"No compartes?" Mis cejas se dispararon.

"No", respondió Gabi, con la boca llena de chocolate. "Consigue uno


propio."

"Yo lo compre."

"Y somos pobres estudiantes universitarias, entonces. . . "Gabi sonrió.

La puerta de entrada se cerró de golpe. De repente, Lex apareció desde


el

pasillo sosteniendo dos bolsas gigantes de comestibles. "Si alguna vez",


juró

violentamente, "y quiero decir alguna vez, me envían a la tienda para


obtener

tampones otra vez, voy a tener sexo en tu cama con una de tus completos

desconocido, tomar autofotos, volarlos al cartel de gran tamaño, y

enyesarlos a tu techo ".

Dejó caer las bolsas sobre el mostrador. Se cayó una caja de tampones.

Sonreí. "Chico de los recados."

"Chúpalo", se quejó Lex. "Al menos sé dónde están. La última vez que
Gabs

te envió, tuviste que pedir indicaciones, terminaste recurriendo al


vendedor y

nunca regresaste a la casa ".

Eché un vistazo a la expresión de Blake. Ella estaba sonriendo, pero su

sonrisa fue forzada, y de repente todos mis golpes pasados parecían más
a

pecados pasados, errores pasados, algo que me hizo menos a sus ojos.

"Gracias, hombre", dije en voz baja.

"En cualquier momento". Lex se frotó las manos. "¿Estoy a cargo de la

parrilla, Gabs? ¿O cultivaste un pene en las últimas doce horas?

Blake me miró confundida.

Expliqué con una sonrisa. "Solo los niños pueden cocinar la parrilla. Eso

dicen’’.

"¿Dónde?" Preguntó Gabi, sacando la espátula gigante de la parrilla del


cajón

y escondiéndola detrás de su espalda.

"Sobre las instrucciones cuando nacemos", dije, fingiendo una expresión

estupefacta. "Es la vida 101. En serio, a veces me pregunto si ustedes


niñas

incluso fueron a la escuela primaria".

Lex ladró un "hah", luego le robó la espátula a Gabi y marchó afuera


con el

plato de hamburguesas y perritos calientes.

"Es una joya, ese", Gabi resopló mientras comenzaba a sacar todos los

condimentos.

"Un verdadero caballero", le dije, justo cuando la pelota voleibol volaba

hacia mi cabeza. Apenas me agaché a tiempo. "¿Que demonios?"

‘’¿Estas deprimido por un pequeño juego, chico?" Blake sonrió.

Me tambalee, la miré tontamente. "Me acabas de llamar . . . 'chico'?"

Otro pico en mi dirección.

"Eso es todo." Agarré la pelota y salí afuera. "No quería tener que hacer
esto,

pero Blake, yo estaba en la NFL, puedo jugar todos los deportes".

Lex tosió.

"Excepto golf".

Tosió de nuevo.

"Y creo que ya se ha establecido que el patinaje sobre hielo no debería

contar".

Lex levantó sus manos, luego volvió a lanzar hamburguesas.

"Tu sacas." Golpeé la pelota en dirección a Blake. "Damas siempre


primero.

Soy un caballero en la cancha y en la cama, soy afortunado ".


"Oh wow. Gracias ", dijo Blake con sarcasmo. "Déjame ponerte
cómodo". Se

le cayó la parte superior.

Olí algo quemandose.

"Lex", grité. "Hombre las hamburguesas. ¡Tengo esto!"

"Lo siento". Dio media vuelta.

Me quedé mirando su bronceada y musculosa piel mientras estiraba sus

brazos sobre su cabeza y se ponía el pelo en una coleta alta. Sus


pantalones

vaqueros todavía estaban encendidos, pero colgando tan bajo en sus

caderas un policía debería multarla. Y el sujetador deportivo negro liso


solo. .

. por alguna razón . . . se veía caliente

Maldición.

"¿Listo?", Preguntó ella.

"Claramente, alguien está tratando de engañarme". Señalé su estómago.

"Oh, esto?" Ella se encogió de hombros. "No quiero sudar en mi camisa.

Estoy segura de que lo entiendes ".

"Claro que sí". Me quité la camisa y la arrojé al suelo. "Entiendo

perfectamente."

Flexioné lo que me habían dicho en varias ocasiones numerosas mujeres,


entre ellas algunos profesores, era mi paquete de ocho.

Sus ojos se agrandaron.

"Pelea erótica, fiesta de dos", Lex gritó.

Gabi vino corriendo.

Oh, bueno, una audiencia.

CAPITULO VEINTIDOS

S abes que es físicamente imposible jugar voleibol contra mí, ¿verdad?

"Sonreí, lanzando la pelota al aire, una, dos veces, realmente sintiendo


un

poco de pena por su futura pérdida. Tal vez le compre más chocolate,

disminuí el golpe un poco.

"Por supuesto. De acuerdo. "La cara de Blake era impasible. No pude


leerla

en absoluto. ¿Era esto lo que sus oponentes sentían todo el tiempo? Mis
ojos

se achicaron. Ni siquiera un parpadeo en mi dirección, o vacilación.

¿Realmente creía que iba a vencerme de alguna manera? Por un lado, yo


la

superaba a ella; dos, yo era un chico; y tres, tenía pelotas, y sabía cómo

usarlas, bueno.

"Bien". Extendí los brazos sobre mi cabeza, la pelota viajaba conmigo en


mi
mano izquierda. Así es, lo estaba palmeando.

Porque yo era un chico, y mis manos eran enormes, y podría volver a


ponerlo

en su cara con tanta fuerza que probablemente necesitaría cirugía


plástica

para arreglarse la nariz. Pero claro, sí, juguemos juntos. "Puedes servir

primero".

"Mi dinero está en Blake", dijo Gabi desde una silla de jardín.

Lex cerró la tapa de la parrilla y tiró de un asiento. Con un bufido, me


señaló.

"Te das cuenta de que fue nominado para el Heisman, ¿verdad?"

"Heisman Shmeisman," bromeó Blake mientras rebotaba entre sus pies

descalzos, sus tetas se unían a la diversión.

"Enfócate", espetó Lex.

"¡Yo lo estoy!"

O al menos lo estaba intentando. Realmente difícil. Centrarse. Maldita


sea,

nunca envejecieron, ¿verdad?

"Veinte pavos dicen que ella lo noquea con la primera espiga", dijo Gabi
en

un tono divertido.

"Has hecho una apuesta" Lex le estrechó la mano.


"Ellos estaban estrechandose la mano. Estaban sentados uno al lado del

otro, y la Tercera Guerra Mundial no estaba surgiendo. Abrí mi boca


para

comentar justo cuando Lex soltó su mano y la frotó en sus jeans.

"¿Qué? ¿Miedo a las chicas ahora? Gabi se burló.

"Solo los que pueden ser tías". Lex asintió, luego dirigió una mirada
hacia su

entrepierna. "Hmm, estoy pensando en un cincuenta por ciento de

posibilidades

"No te olvides de tirar el líquido del encendedor en la barbacoa".

"¿Y quemar tu propia casa?"

"¿Por qué más podría contratar un seguro?" Dijo dulcemente Gabi,


golpeando

a Lex en el brazo, luego agarrando su bíceps y pellizcándolos.

Es una broma. Todo estaba bien con el mundo.

"¿Estás listo?" Llamó Blake.

"Sip". Lancé la pelota al aire. "Servicio."

Ella regresó con un bache simple, y regresé con un conjunto. Realmente,


fue

un poco tonto lo lento que estaba comenzando el juego-

Un minuto, la pelota flotaba en el aire en dirección a Blake; al siguiente,

estaba sobre mi trasero mirando al cielo y preguntándome si una rama


de

árbol se había empalado en mi cuello.

"¿Qué demonios?", Grazné.

Blake estaba parada sobre mí, con las manos en las caderas. "Lo siento,

¿quieres que te avise la próxima vez que lo pinche?"

"No". Sonreí. "No hay piedad, ¿eh?"

"No", dijo de la misma manera que yo.

Con una sonrisa tímida, ella le ofreció su mano. Lo abofeteé y me puse en


pie

por mi propio poder. "No te enojes si te rompo la cara".

"Del mismo modo", ella respondió, lanzando la pelota sobre la red.

"Cuidado, hombre". Lex se rió. "Ella tiene un brazo fuerte".

"¿Lo crees?", Dije.

Gabi guardó silencio. Chica inteligente.

"¿Qué es eso?", Le pregunté. "¿Uno a la nada?"

Blake me lanzó un beso.

"Eso es todo." Arrojé la pelota al aire y la clavé tan fuerte como pude.
Ella lo

devolvió justo antes de que besara la hierba, haciendo que la pelota flote

sobre la red. Pastel. Salté para clavarlo, pero ella bloqueó mi disparo,

haciendo que la bola cayera de nuevo sobre mi costado. Rápidamente


tropecé hacia atrás y apenas lo atrapé con mi puño, golpeándolo hacia su

costado.

Dejé escapar un suspiro de alivio cuando rebotó sobre la hierba.

"Aw. . . "Le guiñé un ojo a Blake. "La próxima vez, deportista".

Su indiferencia se hizo añicos, el rostro de Blake pasó de la calma al


enojo

"Puedo matarte mientras duermes, luego alimentar tus intestinos con los

gatos del vecindario".

Di un cauteloso paso hacia atrás.

"Mi saque." Sus caderas se balancearon mientras se movía hacia su lado.

"Servicio."

La pelota entró volando sobre la red como un tren bala. Tuve que bucear

para meterme debajo, e incluso entonces apenas rozó la red.

Volamos de ida y vuelta tres veces antes de que ella finalmente lo


volteara

y anotara.

Durante la siguiente hora, así fue exactamente. Continuamos volando de

un lado a otro mientras Gabi y Lex se miraban la cara. Ninguno de


nosotros

quería renunciar, y cada vez que uno de nosotros llegaba al punto de


juego,

el otro estaba justo detrás. Y Gabi dijo que el ganador tenía que ganar
por

dos, no por uno.

Estuvo cerca de noventa minutos.

Estaba caliente como el infierno.

Famélico.

Y perdia por uno.

"Concede", gritó Gabi. "¡Ella te tiene!"

"¡Nunca!" Señalé con el dedo a Blake. "¿Qué pasa si te dejo ganar?"

"Yo lo sabré."

"Hmm".

"Además" -batió esas malditas pestañas- "eres demasiado competitivo


para

perder de esa manera".

Maldición. Tomé mi posición y esperé. Hasta ahora, todos sus servicios

habían sido brutales. Cuando llegue la mañana, probablemente me vería

como J. J. Watt me dio una bofetada en la cara repetidamente.

La pelota vino volando sobre la red hacia mi izquierda. Traté de


moverme,

pero mi rodilla se enganchó, y el dolor que había estado sintiendo


durante las

últimas semanas se convirtió en una auténtica agonía desgarradora. Con


un
grito, caí al suelo, mi cara golpeando la tierra y la hierba a medida que el

dolor se intensificaba.

Me dolía demasiado que la vergüenza fuera un factor. Mierda.

"Oh, mierda." Lex llamó, y luego estuvo a mi lado. "¿Estás bien?"

Maldición, duele. ¿Por qué tenía que doler tanto? Correcto. Porque me

faltaban algunos tendones y ligamentos clave, y unas pocas barras de


metal

eran lo único que mantenía mis huesos en su lugar.

"¡Ian!" Blake tropezó a mi lado, con los ojos enloquecidos por el pánico.

"¿Que pasó? ¿Necesitamos ir al hospital?

"No, no, no". Hice una mueca cuando traté de sentarme y estirar la
pierna.

Normalmente, era lo único que ayudaba. Bueno, eso y pastillas para el


dolor,

pero me negué a tomar cualquier cosa que pudiera volverme adicto.


"Estoy

bien."

Blake se subió los pantalones vaqueros y comenzó a correr sus manos


arriba

y abajo por el lado de mi rodilla izquierda.

"Pero" -Me aclaré la garganta- "eso lo hace sentir mucho mejor"

"Sí, él está bien". Gabi puso los ojos en blanco. "Vamos Lex, vamos a
buscar una bolsa de hielo".

"Sí, Lex." Una sonrisa se extendió por mi rostro. "Corre."

Él no discutió. Probablemente porque sabía que odiaba cuando alguien


se

acercaba a mí, o se quejaba, o simplemente extendía su preocupación o

compasión. Me recordó demasiado a ese día; Diablos, me recordó a esa

semana, ese mes. Treinta días de visitas al hospital, cirugías, compañeros


de

equipo con ojos tristes que básicamente transmitian la verdad que ya


sabía,

a pesar del optimismo de los médicos. Ya lo había hecho.

Nunca volvería a jugar.

"Aquí." Blake apartó su mano de mi rodilla y se levantó, luego me ayudó


a

ponerme de pie. "¿Crees que puedes cojear hacia la silla?"

Mordí una maldición mientras trataba de poner peso en la pierna.


Todavía

estaba tan dolorido como un diente con absceso, pero no tanto como para

tener que sacarlo. Había experimentado este tipo de dolor antes, cuando
me

pellizqué la rodilla durante los saltos de caja. Sabía que desaparecería,

después de una cantidad impía de antiinflamatorios y cerveza.

Con el cuerpo resbaladizo por el sudor, caminé cojeando hasta la silla de


plástico y me desplomé con un ruido sordo, mis piernas se pegaron a mis

vaqueros, mis vaqueros se pegaron a la silla y el sudor aún goteaba por


mi

espalda.

Blake se arrodilló frente a mí y frunció el ceño. "Tienes que quitarte los

pantalones".

"Estoy desnudo debajo".

"Cerraré mis ojos".

"No me quito los pantalones y hago una marca de culo sudorosa en el

plástico. Estoy bien. Lo juro."

No pareció convencida al sentir mi rodilla fuera de mis jeans, sus dedos

ligeramente tocando el punto hinchado en la parte externa izquierda, el


lugar

donde el hueso tendía a frotarse aún sobre el hueso. Algunos días, podría

jurar que todavía lo sentía.

Hacer ejercicio probablemente no fue el curso de acción más inteligente,

pero mi médico me había dicho que no podría lastimarme más. Esas


fueron

las buenas noticias. Oye, chico, sé que solo has conocido fútbol toda tu
vida,

y podría tener que amputarlo, pero la buena noticia es que no estás


muerto.
Podría haber sido así.

"Está empezando a hincharse." Blake presionó demasiado fuerte,


enviando

renovados impulsos de agonía caliente por mi pierna.

Un silbido de dolor escapó de entre mis labios.

Ella hizo una mueca. "Lo siento."

"Paquete de hielo." Gabi abrió la puerta de la pantalla y arrojó una


mancha

azul llena de gel a Blake. Ella lo atrapó en el aire y lo colocó sobre mi


rodilla.

"Voy a recalentar la comida", dijo Gabi. "Lex corrió a la tienda a


comprar un

poco de ibuprofeno, ya que estamos fuera".

"Gracias, Gabs", le devolví la llamada, la bolsa de refresco ya aliviaba


mi

tortura abrasadora.

"Sip". La puerta se cerró de golpe detrás de ella.

Blake no se movió de su posición frente a mí. Sus ojos se preocuparon.

"¿Qué le pasó a tu rodilla?"

"Fácil." Apoyé mi espalda pegajosa contra la silla y miré sus bonitos


ojos.

"Alguna chica en topless arrogante trató de matarme".

"No estoy en topless". Se cruzó de brazos.


Un gemido escapó de mis labios cuando mi mirada se concentró en su

pecho. "Estoy corregido". Extendí la mano y rocé su estómago desnudo.

"Semitopless".

"No quise decir lo que pasó justo ahora, donde literalmente te entregué
tu

propio culo". Se sentó en la terraza frente a mí y abrazó sus rodillas.


"Dejé de

seguir al fútbol después" -se encogió de hombros- "después de mi


hermano".

Fue muy difícil ".

"Lo entiendo". Exhalé en voz alta. "Créeme, lo creo".

"¿Asi que?"

"¿Puedes guardar un secreto?" Me incliné hacia adelante justo cuando


ella

se inclinó hacia adelante, sus ojos se estrecharon en pequeñas rendijas.


Ja,

ella ya estaba llamando mi mierda. Me encantó.

"Sí."

"Salvé la vida de dos ancianas cuando cruzaban la calle. Ni siquiera vi


venir

los autos. ¿Mencioné que tenían gatos con ellos? Y logré salvar las cuatro

vidas. Posiblemente cinco, si cuenta el pollo que cruzaba la calle al


mismo
tiempo. El auto me atropelló. Y bueno . . . me dieron las llaves de la
ciudad. ."

"Guau, solo un luchador regular contra el crimen, ¿no?"

Asentí lentamente, luego torcí el dedo. "Así que aquí está la parte
secreta".

"Estoy listo."

"Soy Superman."

Sus cejas se levantaron cuando una sonrisa condescendiente apareció en

sus suaves facciones, momentáneamente me quitó el aliento. "¿Es eso


así?"

"Cruz en mi corazón". Le guiñé un ojo. "¿Por qué si mi mejor amigo,


también

conocido como mi némesis, se llamaría Lex? Lo entenderé si quieres una

prueba. Mi capa está de vuelta en mi habitación. ¿Quieres ver?"

"Superman tenía su capa encendida todo el tiempo".

"Derecho. El que actualmente lucho es invisible, como mi vista

sobrehumana. La única forma de abrir tus ojos humanos a mi fuerza


divina es

tener sexo conmigo ".

"Hah. Y lo estabas haciendo muy bien ".

"¡Oye!" Levanté mis manos. "No hago las reglas, dulces mejillas. Solo
soy

un héroe corriente ".


"Realmente lo eres", dijo Gabi. ¿Cuánto tiempo había estado allí?

"Ese pobre niño hubiera muerto. ¿Puedes imaginar lo que le habría


hecho a

ese padre? ¿Después de perder a su esposa? Fue increíble, Ian. No te


vengas

corto. Salvaste su vida, a riesgo de perder la tuya. Todavía no puedo


superar

la llamada telefónica de Lex cuando me dijo que fuera al hospital.


Dijeron

que estabas sufriendo una hemorragia y ...

"Ya es suficiente, Gabs", le dije en voz baja, aunque algo que se parecía

mucho a la ira me estaba quemando por dentro, haciendo que quisiera

escapar. Pero con una pierna vagabunda, todo lo que podía hacer era

sentarme allí y escuchar su cuadro para ser el héroe que sabía que nunca

sería.

Sí. Había salvado la vida de ese niño.

Sí. Me llamaron un héroe.

Pero, ¿qué clase de primer pensamiento egoísta después de ver que sus

compañeros van al Super Bowl es "debería haber dejado que el auto lo

golpeara"?

"El traficante de drogas ha regresado". Lex irrumpió en el patio y


arrojó una
botella de píldoras en mis manos.

"¿No te refieres a Lex Luthor?" Blake se rió, aliviando parte de la


tensión. Su

mano alcanzó la mía y se enganchó.

Ella no la soltó.

Ella debería haberme dejado ir.

Porque algo, en ese momento, se enfocó. Incluso Gabi no estaba al tanto


de

los demonios que todavía me perseguían, pero algo me decía que Blake
era

más que consciente de lo que sería perder lo mismo que los mantuvo
unidos

durante toda su vida.

Perder el fútbol fue más que perder mi identidad.

Algunos días, sentía como si hubiera perdido mi alma.

"Gabs. . . "Blake se aclaró la garganta. "¿Está lista la comida?"

"¡Oh!" Gabi se levantó de un salto. "Lo siento chicos, sí, los platos están

adentro. ¿Quieres comer aquí o en la mesa?

"Afuera", dijeron Blake y yo al unísono.

Gabi guardó silencio, como si nos estuviera examinando a los dos y

estuviera lista para llegar a una conclusión estúpida sobre el motivo por
el
que los dos actuamos de forma divertida. Gracias a Dios por Lex.

"Woma-an", gruñó Lex. "Deja de ser asi", la empujó hacia la puerta,


"tú". Solo

por, como, dos segundos. Comida. Es solo comida. Quieren comer


afuera, les

dejamos comer afuera. Además, prometiste pastel. No huelo ningún


pastel ".

"Corrección. Dije que te compraría un pastel, no hornearé uno para ti.


Si

quieres casarte con tu madre, solo hazlo, Lex ".

"Será mejor que sea manzana", refunfuñó antes de que la puerta de la

pantalla se cerrara detrás de él. Volvió rápidamente con los dos platos y

susurró en voz baja: "Me encargaré de la terrorista, pero me lo debes".

"Gracias, hombre". Me reí mientras él desaparecía de nuevo en la casa y

gritaba: "¡Stella!"

CAPITULO VEINTITRES

T erminamos nuestra comida en silencio. Los analgésicos estaban

comenzando a funcionar, lo que facilitaba el disfrute de mi comida sin


hacer

muecas cada vez que cambiaba de postura. Nubes superpuestas en tonos

rosas y rojos surcaban el cielo.

"Se está haciendo tarde." Blake llevó mi plato a la casa y regresó con un
trozo de pastel gigante.

"Creo", le quité el plato y, básicamente, me metí la mitad del pastel en la

boca antes de terminar de pensar: "Puede que me vuelva a lastimar si


esta

es la respuesta que recibo".

"Hah". Sus ojos se clavaron en mi boca. "Tienes un poco . . . manzana . .


"

"Salvándolo".

"Entonces está en el lugar perfecto, Superman".

"Dios, mataría a una mujer por llamarme así en la cama".

"¿Qué tal si te acuestas en tu cama? . "

Una sonrisa tan grande que se extendió por mi cara.

"Con tu ropa puesta". . "

El sueño saltó, y mi sonrisa se fue. Le apunté con un dedo. "No eres

divertida."

Ella sonrió. "Y cuando te llamo Superman, finges que es debido a tus

increíbles habilidades sexuales y no al hecho de que realmente eres un

héroe".

"No soy un héroe". El pastel de repente se secó en mi garganta, y tuve


que

trabajar para bajarlo. "Creo que esa es la peor parte. La gente me


llamaba
héroe, todavía lo hacen a veces. Me hace sentír . . . culpable. Y bastante

indigno. Aquí estoy, amargado por no poder jugar al fútbol, y el niño


podría

haber muerto ".

"En cierto modo", dijo Blake, su voz justo por encima de un susurro,
"de

alguna manera lo hiciste".

Sacudí la cabeza en su dirección. "¿Qué dijiste?"

Ella tomó mi plato y suspiró, sus hombros se encorvaron un poco, como

cuando se sentía nerviosa o avergonzada. "Perdiste parte de lo que te


hizo a

ti. Eso sería como trabajar toda mi vida para ir a los Juegos Olímpicos
en

busca del oro en voleibol, solo para salir lastimada el día anterior al

lanzamiento del avión ".

"Sí". Me tragué la bola gigante de tristeza alojada en mi garganta. "He

trabajado más allá de eso, ¿sabes? No quiero que pienses que soy uno de

esos tipos rotos que todavía están atrapados en los días gloriosos de 'si
tan

solo hubiera podido quedarme en la NFL' ". Me encogí de hombros. "He

tratado ese sentimiento en particular por un día. Cuando los Hawks


fueron al

Super Bowl por segunda vez. Y luego, yo estaba solo. . . encima de eso.
Todo

ello. Deseé no haber salvado al niño, deseé ser una persona más egoísta o

más lenta. Me reí y sacudí la cabeza.

"¿Qué te hizo superarlo?"

Miré hacia arriba. "Pasó por el hospital al día siguiente".

Blake se inclinó. Maldita sea, quería nadar en el fondo de esos ojos. Ella
era

así. . . abierta. "¿Y?"

"Lo llamé por su apellido: Montgomery o Little Monty. Él era realmente

pequeño. Aparentemente todavía teme a la oscuridad. . . Él, um, me trajo


su

oso de peluche, muy inteligentemente llamado Bear ".

Blake se rió, sus ojos se llenaron de lágrimas.

"Su madre había fallecido de cáncer a principios de ese año. Fue la


primera

salida padre-hijo que él y su padre habían tenido desde su muerte. Ella le


dio

el oso exactamente doce horas antes de exhalar su último aliento. Era un

oso guardián, dijo Monty, y se suponía que debía evitar que temiera.
Tragué

saliva. "Dijo que era un oso valiente".

Una lágrima se derramó sobre la mejilla de Blake.


"Me lo dio, dijo que ya no lo necesitaba porque me tenía a mí. Pero que

podría necesitarlo ya que todavía me harian otra cirugía. Suspiré,


tratando de

mantener la emoción de mi voz. "Ese maldito oso vive la gran vida en mi

habitación, déjame decirte".

Blake se rió suavemente. "¿Y Monty?"

"Monty va a ser un jugador de fútbol rudo algún día". Me reí entre


dientes.

"Su papá me envía su práctica y cronograma del juego. He estado en


algunas

de sus prácticas, lo que básicamente significa que sus amigos piensan que

está mucho mejor de lo que realmente es. O eso dice él ".

"Entonces" -Blake se inclinó hacia adelante- "moraleja de la historia". .


.

realmente eres Superman ".

"¡Ja!" Me reí. "Para una persona, sí".

"Dos", corrigió ella. "Y a veces, eso es todo lo que importa, ¿no?"

"Sí", grazné. "Creo que si."

Se movió más cerca, y capturé sus labios con los míos mientras su brazo
se

envolvía alrededor de mi cuello. Me masajeo la lengua contra la de ella,

saboreando su dulce sabor.


La luz sobre nosotros se encendió.

Nos separamos como dos niños en el toque de queda.

"Claro." Me puse de pie sobre mi pierna sana. "Me apoyaré mucho en


mi

oponente rudo. Por cierto, reclamo una revancha ".

"No esperaría nada menos." Ella presionó su cuerpo contra el mío


mientras

nos encaminamos torpemente hacia la casa.

Lex le gritó a Gabi que ella había elegido la película la última vez.

Dejaron de discutir cuando llegamos a la sala de estar.

"Chicos." Gabi arrugó la nariz. "No. Simplemente no sucede. Ducha, o


no

hay tiempo de sofá ".

"¿Chicos?" Gabi asomó la cabeza por la puerta de la pantalla. "¿Están

listos para una película?"

"Claro". No aparté la vista de Blake.

"¿Crees que puedes lograrlo?" Sus labios todavía estaban húmedos por
mi

beso. Tuve que apartar la mirada antes de hacer algo estúpido. De


nuevo.

"Gabs", gemí. "Huelo increíble. Siempre huelo increíble. Diles, Blake.

Blake me miró con ojos culpables. "Hueles a . . . césped."


"Bueno, hueles a. . . suciedad."

Lex estalló en carcajadas. "Bueno, hombre. ¿Vas a hacer pasteles de


barro

más tarde o ...?

Lo volteé. "Bien, iremos a la ducha".

"¡No juntos!" Gabi frunció el ceño.

"No te preocupes". Blake se rió. "Soy más una chica tipo archivillano.

¿Quién quiere al héroe cuando ni siquiera la ensuciará?

Tropecé contra ella y casi planté la pared con mi boca mientras Lex
gritaba

de risa.

"Tienes mi número, bebé", llamó Lex, y luego comenzó a gritar. "¡Ay,


deja de

arañarme como un maldito gato!"

Reprimí una sonrisa. Gabi probablemente lo había atacado con sus uñas.
Ella

era buena con esas cosas.

Blake se adelantó a mí. La seguí, saltando una escalera a la vez y usando


la

barandilla para pedir ayuda.

Me golpeé a propósito con ella una vez que llegamos a la parte superior
de la

escalera, y le susurró al oído: "Los héroes también se ensucian, las


mejillas

dulces". Se siente tan bien que debe ser malo ".

Un pulso errático latió en su cuello cuando se inclinó hacia mí. Como un


misil

de búsqueda de calor, mi boca lo encontró y se instaló allí. La sacudida

irregular contra mis labios le dio a mi cuerpo ideas vívidas. Mi boca se

estaba acostumbrando a la idea de marcarla cuando sonó el timbre.

"Ignoralo", siseé, mis dientes mordisqueándole el cuello mientras mi


boca se

succionaba con fuerza. Ella soltó un pequeño gemido, sus manos


ciegamente

alcanzando detrás de ella. No es que tuviera que alcanzar o sentirse lejos.

Estaba allí con ella, duro, esperando, rozandose contra mis pantalones
solo

para sentirla.

"Oye, ¿está Blake aquí?"

Era David.

Blake se congeló, sus manos volvieron lentamente a los costados.

Como me desinflé lentamente.

Y el momento se había ido.

"Oye, Blake?" Gabi llamó y se escuchaba sus pasos. "¡David está aquí
para
verte!"

Me alejé del camino de Blake, y con una voz que ni siquiera reconocí,
dije:

"¿Bien? ¿Que estas esperando?"

La indecisión cruzó sus rasgos, seguida de dolor, mientras se alejaba de


y bajaba corriendo las escaleras.

"¿Qué diablos estoy haciendo?", Murmuré en voz baja, dolorido por su


toque.

Y no solo por el lanzamiento.

Por ella.

CAPITULO VEINTICUATRO

E l bastardo se quedó para la película. ¿Mejor parte? Debido a mi


pierna,

realmente no podía maniobrar entre ellos, y debido a que mi trabajo era

técnicamente hacer una reverencia y dejar que tuviera a la chica una vez

que pasó las últimas etapas, yo estaba atrapado de todos modos.

Al menos su excusa fue mejor esta vez.

Él la estaba invitando a salir.

Técnicamente, fue una cita para cenar con él y su papá. Aparentemente,

todos fueron buenos amigos hace mucho tiempo. Si tuviera que escuchar

una historia más acerca de cómo Blake y David construyeron su maldita


casa en el árbol, iba a cagar un ladrillo y noquearlo con él.

Hasta el momento, no había notado ningún movimiento astuto de él. Él


no me

fulminó con la mirada, no me volteó de nuevo. En todo caso, estaba


tratando

de ser demasiado amable. Algo no estaba del todo bien, pero tardé un
rato en

señalarlo.

Hacer amistad con el enemigo.

Lo sabía bien.

Porque al final, demostraría a la chica que el tipo ya no estaba realmente

celoso, solo quería su felicidad por encima de todo, bla, bla, bla, madre.

¿Y la verdadera trampa? No importaba la chica, ella siempre -y quiero


decir

siempre- creía en el tipo que ella buscaba, porque parecía ser el que

practicaba más autocontrol, mientras que mi trabajo siempre había sido

ejercer ese control para que la chica consiguiera ser notada. Los colores

verdaderos rara vez se muestran durante la fase de cortejo; lo sabía


mejor

que nadie. Estaba poniendo su mejor pie adelante, sacando provecho de


las

debilidades que veía en mí.

Nunca me había importado hasta ahora.


Ahora parecía injusto que, al ser bueno en mi trabajo, estaba perdiendo
a

alguien que realmente me gustaba.

"Voy a hacer algunas palomitas de maíz". Me puse de pie.

"Pero tu pierna", dijo Blake.

Al menos ella todavía estaba preocupada. Aunque ella no se unió a mí,


así

que no estaba seguro de cuán lejos se extendía esa preocupación. Estaba

recién duchada, su mata de cabello castaño mojado estaba atado a un


nudo

en su cabeza, y lucía una camiseta sin mangas holgada que revelaba

demasiado escote. Algo bueno que David notó de inmediato.

"Puedo cojear." Los celos surgieron a través de mí cuando noté la mano


de

David sobre su muslo. Necesitaba salir de allí. Rápido. "Son solo unos
pocos

pies".

Entre las protestas de todos, llegué a la cocina, parándome contra la

encimera.

Después de unos segundos de inhalar y exhalar como si fuera un bebé


recién

nacido y de aprender cómo funcionaban mis pulmones, alcancé el


armario de
los refrigerios y saqué una bolsa de palomitas de maíz para microondas,

justo cuando se escuchaban unos pasos en la puerta de la cocina.

"Blake, estoy bien. Ve a ver la película ".

"No Blake". La voz profunda de David me sacó de mi fiesta de


compasión.

Con una sonrisa muy forzada y astuta, presioné "Comenzar" en el


microondas

y di la vuelta. "¿Algo con lo que te pueda ayudar?"

"Lo entiendo". Él asintió. "Ella es tuya por ahora. Pero tenemos


historia. Algo

con lo que no puedes competir. Ahora no, nunca ".

"Aw, shucks, ¿cómo voy a competir alguna vez con la casa del árbol?"

Golpeé mis dedos contra mi barbilla. "Apuesto a que el hecho de que


tengo

una polla más grande ayuda".

David dio un paso amenazante hacia mí, con los puños apretados. "Si la

tocas, te juro que voy a ..."

"¿Hacer un puño?" Señalé sus manos. "Amigo, lo entiendo. No puedes

tenerla, entonces ahora la quieres. Pero ella no es tuya. Ella nunca será
tuya.

A menos que me mates, te invito a probar ahora que es una pelea justa y
solo

tengo una pierna ".


"Eres un bastardo petulante". Se burló, sin que su cortesía
desapareciera de

su rostro, como si se hubiera quitado una máscara y hubiera revelado


que no

era exactamente lo que parecía. "¿Qué diablos ella ve en ti?"

"Oh lo siento. Pensé que ya habíamos revisado esto. ¿Debería quitarme


los

pantalones y mostrarte? Escuché que quizás te interesan los tipos, pero


no

estaba seguro de que fuera verdad hasta ahora. "Estaba tratando de

molestarlo, presionar sus botones, y ver si, tal vez, solo tal vez, bueno,
David

no era tan bueno como nosotros sospechamos

El pecho de David rozó el mío como si estuviera listo para golpearme con

el cuerpo contra la encimera de la cocina, luego golpear mi cara. Podría

intentarlo. Él fracasaría, pero podría intentarlo. Una buena pelea era


justo lo

que necesitaba.

Nunca había empujado a ninguno de los intereses amorosos de mis


clientes

hasta ahora, nunca lo había hecho por mí, o lo había tomado en serio.

Porque, hasta ese momento, no me di cuenta de que había estado


luchando

contra él. Pero yo lo estaba. Estaba luchando contra él.


No. Negué con la cabeza. "No la mereces. Nunca lo seras."

"¿Y crees que tu lo haces? ¿Un desaparecido que no puede mantenerlo


en

sus pantalones?

"No", respondí rápidamente. "No la voy a merecer tampoco, pero al


menos lo

sé. Al menos me despierto con absoluta certeza de que soy el afortunado


".

"Oye . . . "

Blake entró a la cocina, con el sudor bajando por sus caderas, revelando
una

pizca de piel bronceada. "No sabía que hacer palomitas de maíz requería

tanta capacidad intelectual".

"Sí, bueno, todas esas drogas en mi adolescencia fueron mías, así que
David

ofreció su ayuda, pero estaba luchando por leer la palabra 'Start' en el

microondas. Gracias a Dios que estás aquí ahora. Sonreí con aire de

suficiencia al tipo mientras él forzaba una sonrisa similar en su rostro,


luego

retrocedía.

"Tengo que irme, Blake." Él la alcanzó y le besó la cabeza. "El próximo

jueves por la noche,a las siete, no lo olvides. Papá está realmente

emocionado de verte ".


"Genial". Ella sonrió radiante mientras salía de la cocina.

Su expresión pasó de eufórica a desapegada. "Creo que me voy a ir a la

cama".

"Blake-"

"¿Qué?" Ella se alejó de mí. "¿Qué quieres, Ian?"

Tú. Eso es lo que debería haber dicho. En cambio, abrí la boca y no salió

nada.

"Eso es lo que pensé". Ella resopló. "Solo sé, puede que no estare aquí
para

cuando lo descubras".

El microondas sonó.

"Sí". Me apoyé contra el mostrador. "Eso me temo".

CAPITULO VEINTICINCO

O dio las mañanas. Lex dejó escapar un bostezo y me envió por correo

electrónico la lista de clientes durante las siguientes dos semanas.

"Siempre dices eso." Levanté mi taza hacia mis labios y bebí mientras
me

desplazaba por la lista. "¿Qué demonios es esto?"

"Un intercambio". Su rostro era serio. "No estaba seguro de poder


llevar a

cabo los más difíciles, así que les dije a los clientes que solo deberían
tomar
unos días. Además, todavía estás lleno de pelotas por Blake ".

"Ojalá", murmuré.

"Hah". Lex rodó los ojos. "Pobre bastardo. No se puede arar el campo o

incluso acercarse a él, ¿eh?

"Lo suficientemente cerca." Ignoré las miradas descaradas en nuestra

dirección. Chicas. A veces había demasiadas de ellas. Maldita sea, si


cerraba

mis ojos todavía podía sentir los dedos de Blake rozando la parte
delantera

de mis jeans. Sus manos ágiles solo necesitaban llegar un poco más lejos.

Estaba casi arqueando desde el banco cuando mi alerta de texto se


disparó.

Mierda.

Blake: ¡EXISTE!

Ian: voz interna. Lex puede oírte y odia las mañanas.

Blake: cita para la cena de esta semana - su padre se fugó. Somos solo

nosotros. Nunca he estado en una cita.

Mi estómago retrocedió. "Bueno, mierda".

"¿Algo mal?" Lex levantó la vista de su teléfono, por suerte perdía la

erección gigante que estaba luciendo solo pensando en Blake. Nunca


oiría el

final si pensara que sus textos fueron suficientes para ponerme en


marcha.

"Sí". Suspiré y le envié un mensaje de texto a Lex. "Tengo que fingir


una cita

con Blake para que no vomite sobre David".

"¿Y qué?"

Así que desearía que fuera real. Eso es todo, idiota.

Por una vez, mi cerebro y mi cuerpo estaban completamente de acuerdo.

"Nada. Sólo es . . . mucho en mi mente ".

Es un buen momento para que una chica con un gran estante pase por

delante de nosotros, ganando la atención de Lex y su adoración. Ladró,


"Sé

exactamente lo que quieres decir".

Hacía dos semanas habría saludado a la chica y luego procedía a


inclinarla

lo más rápido posible, preferentemente contra el objeto más cercano y


más

fuerte que pudiera encontrar. ¿Pero ahora? La idea de sexo no hizo nada
por

mí. Sus tetas falsas eran solo eso: falsas. Su sonrisa era la misma. Y,
maldita

sea, ¿toda chica estúpida realmente tenía que saludar con los cinco
dedos?

Era como si estuviera moviendo gusanos en mi dirección y yo era un


pájaro
esperando para darle un mordisco.

La chica se detuvo a mitad de camino, se giró y nos miró a ambos a Lex y

a mí en una mirada que hizo que Lex respirara profundo y se pusiera de


pie.

"Te preguntaría si quieres unirte, pero algo me dice que no podrás

levantarlo".

Supongo que eso convirtió a Lex en el pavo real en este escenario.

"Gracioso". Yo resoplé. "Trata de decepcionarla después, Lex".

"Por favor". Comenzó a alejarse, y su ridículo pavoneo tuvo el efecto

deseado. La chica lo revisó, luego comenzó a respirar más pesadamente


de

lo necesario para no hacer nada más que pararse con la boca abierta.

"Siempre lo hago. Y cuando eso no funciona, solo les doy un número de

teléfono falso ".

"Eres un buen tipo. En serio, "Llamé por él. "¡Un santo!"

"¿Oíste eso?", Dijo, acercándose a la chica. "Soy un santo. ¿Te importa

confesar tus pecados?

Me ahogaba en mi risa cuando saqué mi teléfono y le envié un mensaje


de

texto a Blake.

Ian: Estaré en tu casa esta noche a las 6. Haz que Gabs te ayude a
prepararte. Lo que dice va. Sin discusiones.

Blake: Pero su idea de una cita incluye vestidos muy apretados.

Ian: Lo siento, ¿estabas tratando de molestarme? ¿Me lavo la boca al


mismo

tiempo que veo si eres buena flirteando a través del texto? ¿Cuál es el

problema?

Blake: ¡Están apretados!

Ian: ¿Y?

Blake: No puedo comer con vestidos apretados.

Ian: Prueba.

Blake: Pero. . .

Ian: ¿Quieres mi ayuda o no? Soy tu entrenador de amor Deja de ser tan

discutidora. Oh, y usa tu cabello suelto.

Blake: Bien, pero si termino desmayándome porque no puedo comer


nada

de la canasta de pan, te culpo.

Suspiré, y con una sonrisa le envié un mensaje de texto.

Ian: Podría valer la pena, ver tu culo apretado en un vestido ajustado


con tus

tetas apretadas y apretado. . . Oh, lo siento, perdí la pista de a dónde iba


con

eso.
Blake: tu realmente eres un cerdo

Ian: Taza de té. No lo olvides

No respondió el mensaje de texto después de eso, y tenía trabajo por

hacer si iba a sacar la fecha perfecta. Mi corazón se aceleró en mi pecho

mientras buscaba rápidamente en mi catálogo de restaurantes. Oh,


mierda.

No fue una cita real. Fue una cita falsa. Lo había hecho un millón de
veces.

Me gustaba llamar a este juego "Vamos a sacarlo todo de tu sistema".

Practicas con la chica antes de su primera cita con el chico que realmente
le

gusta; de esa manera, ella no tiene sorpresas. La mayoría de las chicas

construyen tanto la fecha en sus mentes que no pueden relajarse lo

suficiente como para comerse una hoja de lechuga, y mucho menos

mantener una conversación. Lex y yo pensamos que si hiciéramos que la

fecha de práctica fuera lo más real posible y añadidos en posibles

escenarios, básicamente haciendo una prueba antes del gran juego,


ayudaría

a aliviar sus nervios y haría menos probable que se ahoguen con un maní
o

accidentalmente resoplar mientras se ríe

Aunque no era una cita real, la sonrisa no saldría de mi cara engreída.


Bueno, eso era nuevo.

Paseé por los restaurantes, pero nada sonaba bueno o remotamente

interesante. Blake no era el tipo de chica que quería impresionar con


precios

caros y compañía pretenciosa. A ella realmente le gustaba la comida, y


me

imaginé que probablemente me gritaría si la llevaba a algún lugar donde


la

idea de la comida era una zanahoria con balsámico rociado sobre ella.

Mi estómago gruñó ante la idea. No me importaba lo que los chicos


piensan

que las chicas quieren; no hay nada sexy acerca de una chica comiendo
una

hoja de lechuga mientras traga una soda de vodka.

En primer lugar, la lechuga casi siempre se queda atascada en algún


lugar,

generalmente entre los cuatro dientes delanteros, y la soda de vodka los

achicharra tan rápido que para cuando quieras pedir postre, ya


levantaron el

pie debajo de la mesa e intentaron sacarte con el dedo gordo del pie.

No voy a mentir, ha sucedido una docena o pocas veces. Lo que significa


que

sé lo que hacen pequeñas cantidades de comida y grandes cantidades de

alcohol a los tontas. Y las tristes no son mejores. En todo caso, es peor,
porque están demasiado nerviosas para beber, derraman agua sobre ti, y

cuando se acabe la noche, cuando finalmente hayas terminado de

enseñarles por qué es inteligente comer en lugar de morirse de hambre


todo

el día, ' Re de repente voraz.

Tuve un polluelo robaba del canasto de una pareja.

Otro ordenó tantos postres que vomitó sobre mí.

Hmm. Continué desplazándome por mi teléfono y sonreí cuando


encontré

el lugar perfecto. Podría ser . . . interesante, eso es seguro.

Lex soltó una carcajada. Miré hacia arriba y no me sorprendió en


absoluto

que Tetas grandes ya le estaba acariciando el culo y susurrándole dulces


pal

abras al oído. Veinte pavos, él estaba haciendo una tarea química en su

cabeza mientras ella lo tocaba. Otro centenar que durante el sexo, estaría

organizando sus notas para su prueba. A veces me preguntaba por qué


se

molestaba.

Él era un bastardo. Pero lo amaba.

Hace una semana, le habría dado un máximo de cinco.

Ahora, simplemente se sintió. . . triste. Un poco vacío.


Escuché más risa de Lex mientras se marchaban.

Necesitaba aclarar mi mente, y rápido. Lex dijo que tenía otra chica que
se

reuniría conmigo en unos minutos, pero que aún no se había presentado,


y

que, por lo general, si se lo iba a mostrar, los nuevos clientes llegaban

temprano, espiando el banco, esperando, mirando, en las más


espeluznante

formas.

¿Pero hoy? Tenía una mierda que hacer. Así que rápidamente eché un
vistazo

alrededor del área, de izquierda a derecha, de derecha a izquierda.


¡Bingo!

Aw, pobre mujer soltera triste y confundida con Keds, jeans rasgados y
una

camiseta blanca. Mierda, ¿era una diadema roja? ¿Era el cuatro de


julio?

Maldita sea, al menos trae un perro caliente si te vas a vestir como una

barbacoa.

Tú, le dije en voz alta, luego doblé mi dedo.

Ella palideció, miró hacia atrás y luego hacia mí.

"Sí". Asentí. "Tú."

Ella miró detrás de ella otra vez.


Oh, Dios mío.

¿De verdad iba a tener que levantarme?

Finalmente, después de unos minutos de vacilación, bajó la cabeza y se

arrastró hacia mí.

Cuando su pequeño cuerpo proyectó una sombra sobre el banco, me


incliné

hacia atrás y tomé inventario.

Corte de pelo en línea, Pelo castaño. Lindo cuerpo, pero muy pequeño,
casi

como un duendecillo. Cero confianza en sí misma, considerando que


estaba

encorvada, y algo sobre la forma en que se vistió me dijo que en realidad


no

se vestía sola, lo que significaba que su confianza nunca había sido. . .

buena, si quieres.

Mi apuesta fue . . todavía estaba escondida debajo de la sombra de su

madre y estaba lista para liberarse y vivir. Era por la manera en que se

comportaba, por la forma en que se vestía, muy elegante y propia, como


si

estuviera lista para ir a la cena del domingo en lugar de ir a clase.

Lástima que sus padres lo fueron. . . hmm, estaba adivinando. . . local.

"¿Vives en el campus?", Le pregunté.


Ella negó con la cabeza.

"Aún con las rentas, ¿eh?"

Un pequeño asentimiento.

"¿Tu tienes amigos?"

Ella asintió con fuerza.

"¿Viven en el campus?"

Otro asentimiento que me hizo sentir que estaba tirando dientes.

"Excelente . . . ¿Eres pobre?"

Frunciendo el ceño, finalmente levantó la cabeza para poder ver sus ojos

verde oscuro. "No."

Gracias a Dios. Habló.

"Bien". Me puse de pie pero rápidamente retrocedí, ya que literalmente


solo

subió al centro de mi pecho. "Tu primera tarea es decirle a tus padres


que te

estás mudando. El siguiente es encontrar vivienda en el campus o cerca


del

campus. Corta las cuerdas del delantal. . . "Incliné la cabeza. "¿Cuál es


tu

nombre?"

"¿Quién eres?" Ella frunció el ceño. "Se supone que debo encontrarme
..." Y
ella se calló de nuevo.

Extendí mi mano. "Mi nombre es Ian Hunter. Soy tu nuevo compañero


de ala".

Ella se quedó mirando mi mano, luego colocó la de ella, sacudiéndola de


una

manera tan débil y extraña que me estremecí un poco.

"Tarea número dos." Agarré su mano con fuerza. "A los chicos les
gustan los

cuerpos blandos, no los apretones de manos suaves. Dame la mano como


lo

habrías hecho "Tosió", "dame la mano".

"¿Qué?"

"Para citar una canción popular, los hombres quieren 'una dama en las
calles

pero un bicho raro en la cama'. A juzgar por sus habilidades de


agitación,

supongo que usted no sabría qué hacer con una parte de mí en la cama.

Agarre firme, siempre es importante. Los chicos leen en mierda así. Te

enviaré el horario más tarde. Mire sobre el paquete de información que


Lex

te envió, y asegúrate de completar el cuestionario. Sin llamadas. Solo

mensajes de texto y correo electrónico. Tengo que correr ".

"Pero-"
"Un placer conocerte . . . ? "

"Vivian", gritó, una sonrisa curvando sus labios.

Saludé y corrí.

CAPITULO VEINTISEIS

N o puede ser tan malo, "dije a través de la puerta. Mi frente estaba a

punto de astillarse si Blake no se daba prisa.

"Lo es". Sus palabras fueron amortiguadas. "Esta. . . muy mal."

"Tan malo como tan malo, ¿puedo mantenerte encerrada en tu


habitación

conmigo dentro? ¿O malo como en el tipo que trabaja en Asian Fusion,


el que

tiende a unirse, rechazaría tu V card?

"¿Bert?"

"¿Su nombre es Bert?" Me reí.

"Él es supernice", dijo Blake en voz alta, y luego ella maldijo. Algo
golpeó la

puerta, y se abrió, revelando una mano, con esmalte de uñas fucsia


pintado

sin problemas a través de las uñas.

Poniendo los ojos en blanco, empujé la puerta para abrirla. Blake


retrocedió

tambaleándose. Lo primero que vi fue cabello. Toneladas de gruesas,


onduladas, gloriosas, puedo-en-realidad-vender-Lex-por-eso-Blake-
puede-

mudarse-conmigo- y su cabello.

"Maldita sea", murmuré, tendiéndole la mano. "Lo desgastaste". Fue


una

declaración de agradecimiento.

Blake dio otro cauteloso paso hacia atrás. Tenía los ojos humeantes, no

demasiado exagerados, simplemente perfectos, sus labios, de un pálido


tono

rosado.

El vestido era negro.

Y para su crédito, fue difícil.

Nunca fui fan de los vestidos de punto; me recordaban a las abuelas que

tejían a crochet en el porche, y eso era suficiente para asegurarse de que

nadie terminara la noche con una nota satisfecha.

¿Pero en Blake?

Este vestido de punto fue. . . maravilloso.

El vestido abrazó cada curva de su cuerpo, apenas cubriendo su culo.


Era

sin mangas, con un cuello más alto de lo que normalmente me gusta ver,

pero cuando se volvió, vi que estaba completamente abierto en la parte

posterior. Ten piedad, me encantó la espalda de la niña.


Me preparé contra la puerta. "¿Estás seguro de que quieres salir esta

noche?"

Blake se detuvo a mitad de camino, presionando con sus manos la tela


que

actualmente estaba apareándose con sus muslos. "¿Es tan malo?"

"Sí", gruñí, cerrando la distancia entre nosotros. "Es. . . horrendo. Feo,

terrible, Bruto. ¿Cómo es posible que atraigas a los hombres en esto? -mi

mano vagó desde sus brazos hasta las caderas, y entonces no pude
evitarlo

y simplemente la atraje hacia mí- "¿monstruosidad?"

"Monstruosidad, ¿eh?" Ella soltó una risa entrecortada. "¿Es por eso
que

sigues mirándolo? ¿Es como un accidente automovilístico del que no


puedes

apartar la vista?

"Tienes una cosa buena". Le masajeé las caderas con las yemas de los

pulgares. "Literalmente no puedo mirar hacia otro lado. No estoy seguro


de si

soy capaz de hacerlo ".

"Fecha". Ella salió de mi abrazo. "¿Recuerda? Esta es una cita falsa, así
que

no me engaño cuando David y yo salmos este jueves.

"¿Quién sale un jueves?" Grité. "Salir el jueves es como un pedido del


menú

de madrugadores o traer un cupón".

"Ian" -Blake saludó frente a mi cara- "¿Por eso estás enojado? ¿Porque
voy a

salir con él un jueves?

"Sí", dije lentamente, parpadeando aún más lento, tratando de


encontrar una

razón mejor por la que ella no debería salir con él, una que no incluye
que me

enrosque en celos o que posiblemente me caiga de bruces en mi culo para


la

niña.

"Odio los jueves de la forma en que Lex odia las mañanas. Nada bueno

sucede los jueves ".

"Oh, ¿en serio?" Blake agarró un pequeño y negro embrague y se lo


puso

debajo del brazo. Parecía perfecto allí, mucho mejor que la cosa gigante
de

aspecto Caboodle que noté acechando en la esquina. Santa mierda ¿Era


eso

una pegatina?

Señalé el Caboodle.

"Ignora eso." Ella golpeó mi mano, pero no pude evitarlo. Como un rayo
tractor, me empujó hacia él.

"Esto es increíble", susurré con reverencia. "Casi mejor que los


zapatos".

"Ja, ja". Blake tiró de mi brazo. "¿Estabas diciendo? ¿Jueves?

"Fácil." Abrí la tapa del Caboodle. Me estaba imaginando a mí mismo


como

el Capitán Jack Sparrow, descubriendo un tesoro escondido, cuando un

sincero barrette de banana salió a saludarme. "Yo juzgo los días de la

semana basados en programas de televisión. Nada bueno es cada jueves.

Créeme. En un giro muy extraño del destino, TV Guide es más una guía
de

vida. Oye, mira, más scrunchies ".

"Está bien." Blake tiró de mí mientras trataba de agarrar el gigante


blanco,

sí, el blanco, pero su agarre era demasiado fuerte. " Mostrar y contar

se acabó".

"Harías una matanza en eBay." Me puse de pie. "Y porque me lo


enseñaste",

eché un vistazo atrás, "eso, te llevaré a esta cita falsa para que te
diviertas

el jueves y obtengas el primer beso del amor verdadero".

"Realmente no . . . mi primer beso . . . ahora. "Ella tropezó un poco con


las
palabras.

La tensión golpeó entre nosotros, como un corazón que latía fuera de mi

pecho. Quería besarla de nuevo, probarla. . . Siempre.

"¿Ian?" Blake rompió el humor. "¿No tenemos reservas?"

"Sí". Tragué saliva y le ofrecí mi brazo. "Desde el momento en que

salgamos de la casa, imagina que es una cita real. Voy a entrenarte,

escucharás con atención en lugar de tomar notas, y con suerte

El jueves "-Oiré que David tuvo un trágico accidente donde pierde todo
el

uso de su pene-" tendrás confianza en tus habilidades para cortejar al


que

quieres ".

"Está bien". Blake soltó una risa nerviosa. "¿Y me prometes que me veo

bien?"

"No, Blake." Levanté su mano a mis labios y presioné un beso en el


interior

de su muñeca. "Te ves fenomenal".

Ella se sonrojó de un rojo brillante.

"Y si ese bastardo no sale y dice esas palabras exactas o mejores,

demonios, si él no te escribe un soneto, no lo merece, ¿entendido?"

"Está bien". Blake retiró la mano y cruzó los brazos. "Entonces, ¿dónde
está
mi soneto, Ian?"

"Maldita seas por escuchar demasiado cuidadosamente." Le guiñé un


ojo y la

conduje por las escaleras hacia el aire nocturno. "Señora justa de. . .
negro,

"dije en mi voz más alta. "Belleza que no te falta".

"Ohhh, ahora estás rimando".

Me reí y abrí la puerta. "Pero atesora estas palabras cuando nos


separemos."

Incliné su barbilla hacia mí. "Siempre te mantendré a salvo", ¿qué


demonios

estaba diciendo? "En mi corazón".

Su boca se abrió.

Ojalá pudiera decir que solo pensé en esa mierda en mi sueño.

No lo hice.

Nunca lo tuve.

Yo era un hacedor, no un hablador.

Demonios en una maldita canasta de mano, estaba bastante seguro de


haber

escrito mi primer poema de amor, de una chica que ni siquiera era mi


cita,

unos días antes de que se suponía que debía alentarla a caminar hacia el

atardecer con otra persona ducha.


"Eso estuvo bien, Ian." Ella ahuecó mi mejilla.

Me tiré hacia atrás. "Sí, bueno, me conoces. Niza es en lo que soy bueno

cuando hay algo que quiero ".

Su sonrisa se desvaneció.

Gilipollas, fiesta de uno? Oh, mira, una mesa!

"Bien, es hora de que rompa las reglas de las citas. Notarás que en el
libro

de jugadas está etiquetado 'Reglas del dios Ian para una primera fecha

exitosa' ".

Blake puso los ojos en blanco. "Es gracioso, porque cuando eché un
vistazo

al libro de jugadas esta mañana, dijo específicamente 'Reglas de Ian


para

una primera cita exitosa'".

"Hmm, no debi haberte dado la copia actualizada".

"Sí, debe ser eso". Dejó escapar una risa aireada que, por supuesto,

debería haber flotado por la ventana en lugar de golpearme en la cara,


robar

el aire de mis pulmones y hacerme querer grabar mi propio libro de


jugadas ,

olvida las reglas, y solo mantenla para mí.

"Regla número uno." Empecé a conducir hacia el campus, tratando de


sacudir los pensamientos de Blake encima de mí fuera de mi cabeza.
"Nunca

toques el estéreo de un hombre. No me importa si él tiene algo para Enya


y

estás lista para catapultarse de un vehículo en movimiento. La música no


es

un factor decisivo, a menos que sea un factor decisivo. Si él te pregunta


qué

quieres escuchar, siempre elige lo que ya está sonando, ¿entendido?

Blake guardó silencio y luego, en serio, como si no hubiera estado

escuchando en absoluto, tocó los controles y cambió la estación al techno.

"¿Qué diablos?", Grité.

"No lo compre", me gritó mientras la música se hacía más fuerte.

"¿Escuchas clásica?"

"A veces", mentí. Realmente, solo mantuve la música clásica porque los

estudios mostraron que ayudaba a las mujeres a relajarse cuando estaba


en

una situación tensa, y dado que generalmente ayudaba a las chicas que
no

confiaban mucho, pensé que si Mozart trabajaba con madres


embarazadas,

eso funcionaría en la universidad. chicas.

"Pero esto" -Blake se rió y señaló la radio; "Beautiful Now" de Zedd


estaba
sonando a través de mis parlantes, haciendo vibrar mi culo con el bajo-
"es

mucho mejor. Admitelo. Deja de ser un asno y agita las manos como si
no te

importaras, solo tú ".

"Guau. De acuerdo ". Me eché a reír. "En primer lugar, eres blanco,
siento

haberte roto. En segundo lugar, si un tipo era difícil de oír y solo tenía la

vista y se volvía daltónico, sabría que eras blanco debido al hecho de que

honestamente solo empujas los brazos al aire mientras sacas la lengua,


oh

Dios, ¿acabas de chasquear los dedos?

Blake siguió bailando, o haciendo lo que solo puedo suponer que ella
pensó

que estaba bailando, su cuerpo moviéndose adelante y atrás en el asiento.

Fue lindo como el infierno.

Así que volví a la música una vez que estábamos en el semáforo.

"Hazlo", gritó mientras rodaba por la ventana.

"No" crucé los brazos.

La luz todavía estaba roja.

"¡Hazlo!" Blake se rió y luego extendió el brazo para hacerme cosquillas


en

mis costados. "Vamos, baila para mí, Ian".


Con un suspiro, levanté mis manos sobre mi cabeza y luego rompí a reír.

"Diablos no. No hay manos arriba de la cabeza. Al menos trate de


mantener

su negocio en su negocio, así. Le mostré cómo meterse en el auto.

"No". Blake negó con la cabeza. "Esfuerzate más. Mi turno para las
reglas.

"Levanto mis manos sobre mi cabeza, sus labios tan cerca de los míos
pude

oler su chicle. "Ahora, chasquea y muévete".

Yo si. Pareciendo un completo postulado.

Y ella se rió.

Nuestras bocas casi se encontraron.

Un cuerno tocó el claxon detrás de mí.

Con una maldición, miré la luz. Era verde, y quién sabe cuánto tiempo.

Rápidamente corrí hacia el lugar al que íbamos.

"Linda lección", dije una vez que la canción terminó.

"Eso pensé". Blake me guiñó un ojo. "Si David no me quiere basado en


el

hecho de que estoy tratando de ayudarlo a expandir su gustos por la


música,

entonces él puede hacerlo". . . ¡chúpalo! "

"¡Ja!" Me eché a reír. "Genial, pero tal vez no digas 'chúpalo' mientras
te
ves tan caliente. Él puede tomarte literalmente ".

Ella hizo una mueca, y luego se escucho más tecno. Blake bailó en su

asiento todo el camino hacia el agua.

"¿Estamos haciendo un picnic o algo así?", Me preguntó una vez que


apagué

el auto.

"No, pero tenemos que trabajar para nuestra comida. ¿Estás de acuerdo
con

eso?"

"Claro". Sus ojos se estrecharon. "¿Prometes que no me llevaras a los

muelles a besarme?"

"Regla número dos." Metí mis llaves y mi billetera en mi bolsillo y tendí


mi

mano hacia ella. "Cuando un chico quiere sorprenderte, no lo cuestiones.

Sólo dile lo increíble que es."

"Tú eres" -se puso de puntillas y me besó en la barbilla- "la mejor cita
falsa

de la historia".

Gruñí una maldición y la tiré contra mí. "Recuerda, debes fingir que
esto es

real; de lo contrario, ¿cuál es el punto? "Mi cuerpo zumbó por su


cercanía.

"¿Una noche divertida? Buena comida? "Ella ofreció.


La golpeé en el culo.

"¡Ay!" Ella se apartó de mí, riendo. "Estoy bastante segura de que eso
no

está permitido en las primeras fechas".

"Ah, ella puede ser enseñada." La solté y di un pequeño aplauso


mientras

Blake ponía los ojos en blanco hacia mí.

"He aquí." Extendí mis manos. "Nuestro viaje".

Blake miró el muelle, luego a mí, luego al muelle. "¿Estamos en canoa?"

"Hacia nuestro restaurante, sí".

Una sonrisa se abrió en su rostro. "Tengo que dártelo, es genial. Aunque


no

sé cuánta ayuda me pondré en este vestido. Miró hacia abajo, al trozo


corto

de tela que abrazaba sus muslos, abrazando el lugar exacto donde yo


quería

que mis dedos se movieran lentamente, cavando.

"Cruzo mi corazón", escondí mi otra mano detrás de mi espalda y crucé


los

dedos. "No voy a buscar tu falda".

"¿Regla número tres?" Sus cejas se dispararon.

"Los hombres siempre mienten", dije a través de mi risa.

Después de quince minutos de luchas intensas, decidí que ayudar a una


chica que llevaba un vestido corto en una canoa debería contarse como
un

deporte olímpico. Lo que se suponía que era romántico empeoraba.


¿Quizás

por eso Agua Verde no alquilaba canoas en invierno? Afortunadamente,


Lex

me había ayudado a alquilar la canoa para que pudiéramos tener el


mismo

ambiente.

Blake agarró su remo y me miró. "Hubiera sido un remero fantástico,


para

que lo sepas".

"¿Ah?" Le dediqué una sonrisa, agarré mi paleta y luego nos


empujamos

fuera de la ensenada hacia Agua Verde, el restaurante al que la llevaba.


"¿Y

porque dices eso?"

"Brazos largos . . . "Ella se estremeció un poco. Dejé de remar y le


entregué

mi chaqueta.

"Gracias." Otro escalofrío. "Piernas largas . . "

No pude evitar mirar sus piernas. Evitar que mi boca se riegue tomó un

esfuerzo descomunal.

"¿Tratas de tentarme, dulces mejillas?" Bromeé, a pesar de que mi


cuerpo ya

me recordaba dolorosamente que quería conocer el suyo de una manera


muy

cercana y personal.

"¿Verdad?", Preguntó, su voz perdiendo todo rastro de humor.

Con un trago, me di la vuelta, poniendo más esfuerzo en el remo para


poder

concentrarme en la tensión de los músculos de mis brazos en lugar de la


que

está teniendo lugar en otro lugar. "Siempre."

"Pensé que todos los hombres mentian".

"No todos los hombres", respondí con sinceridad. "Al menos no sobre
algo

así"

El restaurante estaba saliendo a la vista. Era un favorito local, algo que

tenía que experimentar al menos una vez si estabas en Seattle, pero como

acababa de mudarse aquí, supuse que no había tenido la oportunidad de


ir.

"¡Mira!" Señaló cuando alguien del muelle nos saludó. Rápidamente nos

guiamos hacia el lugar mientras uno de los empleados agarraba la canoa


y la

ataba.

"Señor. Hunter, justo a tiempo. Le tendió la mano a Blake, ayudándola a


llegar al muelle.

"Te tenemos sentado afuera. Los calentadores han sido colocados cerca
de

su mesa para que su cita no se enfríe, aunque tenemos mantas que

ofrecerle si hace demasiado frío ".

"Fantástico". Le puse un billete de veinte, le di unas palmaditas en la

espalda y me volví hacia Blake. "¿Deberiamos?"

Sus ojos se encendieron como si fuera luz del sol. "Puede qué, sí, señor

Hunter".

"Señor. Hunter era mi padre. Me estremecí incómodo. "Y si crees que


los

rumores de mi niñera son correctos, él era un bastardo cachondo. Para


ti,

siempre soy Ian ".

"¡Ja!" Blake se rió. "El rumor lo tienes tú también. . . "Con un suspiro,


ella

susurró mi nombre otra vez. "Ian"

La forma en que dijo mi nombre siempre tuvo un efecto vertiginoso en


mis

sentidos. Es gracioso, porque durante años había estado rodeado de

polluelas calientes que gritaban malditos mi nombre desde los tejados,


pero

nunca reverberó en mi pecho como lo hizo cuando Blake lo pronunció.


Un pequeño gemido cruzó sus labios. "Este lugar huele tan bien".

El camarero se detuvo, sus cejas se clavaron en su cabello.

Retrocede, amigo.

"Soy Julio. Seré su servidor esta noche. ¿Puedo comenzar con algo? "

"Dos margaritas de lima en las rocas", le dije antes de que Blake pudiera

abrir la boca.

"¿Sal en el borde?" Preguntó Julio.

"Azúcar". Me lamí los labios mientras miraba la boca de Blake.

"Lo tengo". Se fue.

"Regla número cuatro". Se colocaron fichas y salsa delante de nosotros.

"Dos tragos. Nunca tres. . . o cuatro. Puede que estés nerviosa, pero si
pasas

de dos, empiezas a perder tus inhibiciones, y las cosas pueden ir


fácilmente

cuesta abajo muy rápido. Dos es un número seguro, pero solo si has
comido

normalmente ese día”.

Blake se metió un chip en la boca. "¿Me veo como una de esas chicas que
no

come normalmente? Yo como, Ian. No puedo evitarlo ".

"No quiero que lo hagas". Me reí mientras ella agarraba con avidez otra
ficha.
"Además, necesitas comida con todo el ejercicio cardiovascular que
harás

más tarde".

El chip se detuvo en el aire. "¿Cardio?"

"Sexo". Asentí. "¿No es eso lo que finalmente quieres hacer con David?"

Su rostro palideció. "Yo, uh, realmente no lo he pensado".

"¿Temes de nuevo?" Estaba en territorio peligroso. Ella era mi cliente, y

debería haberme preocupado de que no lo hubiera pensado en lugar de


estar

eufórica.

"No pienso en David y el sexo".

Nuestras bebidas llegaron. Julio se aclaró la garganta. "Esta noche


especial

es-"

"Danos un minuto".

Se alejó mientras todavía miraba fijamente a Blake como si hubiera

perdido la cabeza. "Dulces mejillas, va a suceder eventualmente".

Se movió en su asiento, se arregló el pelo nerviosamente detrás de la

oreja, y luego se inclinó hacia delante. "No quiero pensar en eso, porque
me

da ganas de vomitar. Voy a estar horrible, lo odiará, y voy a hacer el

ridículo".
"Regla número cinco." Negué con la cabeza lentamente. "Los chicos
nunca

odian el sexo. Si no bajan, es porque confundieron la crema


entumecedora

con K-Y, o son homosexuales y le faltan los bienes para llevarlos allí ".

"¿KENTUCKY?"

"¿Todavía necesitas un minuto?" Preguntó Julio.

Lo fulminé con la mirada.

Levantó sus manos y se fue. ¿Qué, éramos su única mesa o algo así?

Blake comenzó a bajar su bebida.

"Blake", la agarré de la muñeca y la ayudé a bajar la bebida, "si no


puedes

pensar en sexo con él, deberías pensarlo". . . ir a una cita con él? Quiero

decir, ¿por qué usar mi ayuda?

"Se está moviendo tan rápido". Cogió otra ficha y se agachó. "Quería
que

se fijara en mí, que no me llevaría a la cama dos semanas después de que


tu

pequeño plan funcionara".

"Está bien". Me incliné hacia atrás. "Entonces dile que no".

"Puedo hacer eso, ¿verdad?"

"Regla número seis", dije en voz baja. "Siempre puedes, y quiero decir
siempre, decir no. De hecho, cuando se trata de David, lo recomiendo

encarecidamente. Quién sabe dónde ha estado su pene. Tal vez él tiene

herpes. ¿Cómo lo sabrías?

"Está bien, ahora me estás volviendo loca".

"Bien, sin sexo" Ve a un convento de monjas. Lex y yo te llevaremos

chocolate y vino todos los años en tu cumpleaños. Extendí la mano y le di

unas palmaditas en la mano. "Bendiciones, niña".

Blake me fulminó con la mirada, pero ella se estaba riendo de todos


modos.

"¡Detente!"

"Está bien". Agarré un menú. "Vamos a ordenar antes de que Julio


escupa en

nuestros tacos".

Nuestras bebidas ya estaban vacías. Huh, cuando sucedió eso? Ambos

decidimos rápidamente una variedad de tacos para compartir y pedimos


otra

ronda de bebidas.

"Por nuestra primera cita." Blake levantó su vaso en el aire y lo tintineó

contra el mío.

"Por nuestra primera cita", repetí. Pero mi mente no dejaba de


recordarme

que también iba a ser la última.


CAPITULO VEINTISIETE

R ompimos una regla ", anunció Blake. "Tenías dos margaritas y un


trago

de tequila".

"Porque" -se rió y la tiré contra mí, enterrando mi cara en su cuello-


"nunca

habías hecho un tiro de tequila. Sentí pena por ti. Además, ¿no se
pretende

que las reglas se rompan?

Blake me miró, inclinando su boca tan cerca que no tuve más remedio
que

inclinarme.

"Sus paddleboards están listos", anunció el empleado.

"Espera, ¿qué?" El pánico cruzó las facciones de Blake. "Acabamos de


tener

un montón de comida, por no mencionar un trago de tequila, y tenemos


que

remontar de alguna manera nuestro camino de regreso".

"Es una media milla", le dije. "Estarás bien. Solo, ya sabes, intenta

permanecer en el tablero ".

"¡Ja!" Blake me empujó con fuerza y agarró su paleta. "Nunca he hecho


esto

antes, así que si me ahogo, es por ti".


"Boca a boca. Gracias a Dios por la RCP. Le di un serio asentimiento.
"Haz lo

que tienes que hacer, simplemente no te enojes si tengo que salvar tu


vida".

"¡Disfrútalo!" El hombre me dio mi remo.

Me quité los zapatos, los puse en la bolsa que tenía el asistente, lo que
Lex

había jurado que recogería más tarde, y luego corrí hacia Blake. "Dame
tus

tacones". Mantuve las manos abiertas.

"¿Mis tacones?"

"Sip". Los saqué de sus pies. "Lex está recogiendo nuestras cosas más

tarde. Ir descalzo será más fácil. Además, estarás demasiado ocupada

manteniéndote erguida con tu chaleco salvavidas hinchado ".

"Está bien". Ella movió los dedos de los pies, se agachó en el muelle y se

deslizó hasta la tabla de rodillas.

"El equilibrio es la clave", llamé.

"Oh.. hombre". Blake soltó una maldición. "Voy a arruinar el vestido de


Gabi".

"Hmm, Blake con un vestido mojado, yo dándote boca a boca, ¿estás


segura

de que esto no es un sueño?"

"¡No es gracioso, Ian!"


El asistente se rió entre dientes mientras le entregaba el resto de mis

cosas y rápidamente subía a mi tabla. "Sígueme, dulces mejillas".

Fue una lucha para ella al principio, pero en pocos minutos, por la atleta
que

era. . . fue una carrera

Fue una de esas razas tácitas. El tipo que sucede sin que nadie tenga que

decir nada.

Me adelanté, y luego a Blake, y luego a mí otra vez.

"¿Qué obtengo si gano?" Bromeé.

Blake soltó una carcajada. "Por favor, ¿cuándo me has vencido alguna
vez?"

"Claro, habla con el héroe, dulces mejillas. ¡No funcionará! Todavía te


estoy

pateando el culo ".

La risa de Blake fue como una caricia cuando casi me golpea con su
tabla y

luego paso volando.

"Mierda", grité, poniendo mi espalda en eso.

"Cuello y cuello", dijo Blake cuando estábamos a unos pocos pies de la


orilla.

"¡El ganador se lleva todo!" Grité.

Blake estaba adelante por una pulgada.


Así que hice lo que cualquier hombre en su sano juicio haría.

La empujé al agua.

Solo le llegaba a la cintura, pero era suficiente para empaparle

completamente el vestido.

"¡No puedo creer que hayas hecho eso!" Golpeó el agua.

"Regla número siete", volví a llamar una vez que llegué a la orilla.
"Nunca

confíes en un hombre durante la competencia".

"¡Lo noté!" Ella me tiró, luego usó la escalera en el muelle, trepando por
ella.

"Tú ganas."

"Está bien . . . Yo gano. "Me volví, mi boca se abrió, y un gemido de


sonido

extraño emergió de entre mis labios.

"¿ Que estas mirando?"

"Maldición, eres aún más hermosa mojada".

"Eres un tipo raro". Ella puso los ojos en blanco y se dirigió hacia mí,
con las

piernas y los pies goteando agua.

"Sí". No pude evitarlo más; La tiré contra mí y la besé con fuerza. "Yo
lo soy."

Ella se estremeció en mis brazos; ya sea por frío o por el beso, no estaba
seguro, y realmente no me importaba.

No me detuve.

"Regla número ocho", susurré contra su boca. "Si él entra por el beso,

déjalo".

"Mm o'kay." Ella me devolvió el beso, envolviendo sus brazos alrededor


de

mí, su cuerpo frío balanceándose contra mi calor. Ella pudo haber


pensado

que iba a chuparla en el sexo, pero yo sabía, en ese momento, su cuerpo

estaba muy consciente de lo que tenía que suceder.

Su lengua sacudió la mía ligeramente mientras se frotaba contra mí.

Mierda.

No era que hubiera pasado mucho tiempo sin una chica.

Fue que había sido una vida sin la correcta.

Nos besamos por unos segundos, minutos, antes de que ella se retirara,
no

solo físicamente sino emocionalmente. Y sabía que solo tenía que


culparme

a mí mismo, por desdibujar las líneas tan malditamente bien.

Por hacerle creer que todo era solo un juego, cuando era mucho más.

"Así que, esta casi listo." Blake asintió, luego se limpió la boca con la
mano.
"¿Cómo estoy hasta ahora?"

Mi corazón se rompió un poco. "Lo estás haciendo fantástico".

"Bien". Ella me dio un empujón ligero. "No solo le debes un vestido a


Gabs,

sino que voy a patearte el trasero por empujarme al agua. ¿Quién hace
eso?

"¿Bastardos engreídos a los que les gusta ganar?"

"Oh, entonces solo Ian. Gotcha ".

Sonreí y saqué mis llaves. Una vez que se abrió el SUV, agarré una
manta del

asiento trasero y se lo entregué.

Ella lo miró fijamente. "¿Incluso quiero saber por qué tienes una manta
en tu

auto?"

Puse los ojos en blanco. "No por las razones que estás asumiendo".

"Oh, ¿entonces no atornillas a las chicas en el asiento trasero?"

"No puedo decir que lo hago." La envolví con fuerza en la manta. "Por
otra

parte, siempre hay una primera vez para cualquier cosa".

"No", dijo ella rápidamente.

"Ah". Di un paso atrás. "Bien, estás escuchando las reglas".

"Sí", susurró. "Gracias por la ayuda . . "


"En cualquier momento". La fecha estaba terminando. ¿Por qué
demonios

estaba permitiéndolo? Condujimos en silencio de vuelta a su casa.

Apagué el auto y miré hacia la luz del porche, deseando que se fuera la

electricidad, o que su casa fuera robada de repente, así tendría una


excusa

para ir con ella adentro.

"Regla final", murmuré en voz baja. "Si sientes que la fecha ha ido bien
y

quieres que continúe, depende de ti invitar al hombre".

Blake se mordió el labio inferior y asintió. "Bien."

Mierda. Me limpié la cara con las manos, luego agarré el volante.


Entonces

eso fue todo. Adivine. No había nada más que decir.

"¿Ian?"

"¿Sí?", Grazné, sin mirarla.

"¿Quieres entrar?"

Mi corazón tartamudeó en mi pecho mientras lentamente giraba todo mi

cuerpo para mirarla. "Eso depende."

"¿Encendido?" Su sonrisa era segura, sexy.

"¿Tienes refrigerios para ofrecerme? Esa es una especie de la próxima


regla
tácita: no los invite a suponer que algo sucederá. Invítalos a tomar una
copa,

un café o una película de madrugada ".

"Todo lo de arriba", dijo asintiendo. "¿Como es que?"

"Bueno, entonces." Apagué el auto. "Acepto."

CAPITULO VEINTIOCHO

L a puerta se cerró detrás de nosotros, cubriendo la casa en silencio a

excepción de un motor acelerado en el comercial de un automóvil en la


TV.

Intenté incluso respirar, pero era casi imposible.

La oscuridad llenó el pequeño pasillo.

"Gabs debe estar durmiendo", le dije, principalmente para llenar la

incomodidad con mi voz.

"Serena y Gabs están en una película", susurró ella.

"Oh". Cerré los ojos con fuerza. Necesitaba retroceder seriamente.

Blake dejó caer la manta al suelo y giró en un movimiento rápido. Sus


ojos

buscaron los míos.

La alcancé, necesitaba tocarla. Una última vez. Solo una última vez antes
de

dejarla ir a David. . . Solo una vez antes. . .

Pero sus ojos estaban tan esperanzados.


Y ella era tan malditamente sexy.

Más que eso.

Pasé de ser el entrenador al maldito cliente. . . deseando


desesperadamente

que la chica se diera cuenta de que haría todo lo posible para llamar su

atención.

Los ojos de Blake se encontraron con los míos. Ella no se dio vuelta.

La vida está llena de elecciones. Algo bueno, algo malo. No estaba


seguro,

en ese momento, si estaba haciendo una mala elección o la primera


buena

elección en mucho tiempo.

La tensión flotaba en el aire mientras los dos seguíamos mirándonos el


uno

al otro.

Cuando mis ojos se fijaron en su boca, ella se movió, aunque


ligeramente,

hacia mí, su cuerpo me dio la más leve insinuación de que no me estaba

volviendo loco, de que ella me deseaba tanto como yo la quería.

Sin pensarlo más, golpeé mi boca contra la de ella, subiendo por el aire

solo el tiempo suficiente para pronunciar, "Atornille a David. Eres mía."

Mis manos volaron hacia su vestido, tirando del material mojado por sus
piernas. Ella salió tambaleándose, su cuerpo mojado deslizándose contra
el

mío. Mis dedos buscaron a tientas sus caderas, y la levanté en el aire

mientras mi boca todavía estaba fusionada con la de ella, las lenguas

retorciéndose, entrelazándose. No estaba seguro de dónde terminó y


dónde

comencé. Ella dejó escapar un fuerte gemido que reverberó a través del

pasillo casi silencioso.

Sus manos se clavaron en mi espalda, agarrándome más fuerte, más


fuerte.

El control desapareció hace tiempo, pasé mi lengua por su labio inferior,

luego me eché hacia atrás y miré su hinchada boca y la ataqué de nuevo

desde un ángulo diferente. Mi pene se tensó contra mis jeans mientras su

núcleo se sacudía con fuerza contra mí.

"Maldita sea". Tropecé contra la pared con ella en mis brazos, y poco a

poco empecé a subir las escaleras de a una por vez. Y con cada paso, otro

beso en su boca, luego uno en su cuello. Sus suaves gemidos iban a ser mi

absoluta muerte cuando llegué al rellano y cargué hacia su habitación.


La

puerta se cerró de golpe detrás de nosotros.

La habitación estaba en silencio.

Excepto por mi respiración pesada.


Y la de ella.

Lentamente, la deslice por mi cuerpo, gruñendo de placer cuando la


fricción

de sus piernas se enganchó en mis jeans, haciéndome empujar sin pensar

hacia ella.

Los ojos de Blake se enfocaron en mi boca. Me lamí los labios con

anticipación, aún saboreándola, mi cuerpo tan caliente que sentí que iba
a

explotar. ¿Cuándo había sido así? ¿Cuándo lo fue? . . ¿obsesionado?

Ella alcanzó por mí.

Me incliné hacia atrás y moví mi dedo.

Blake arqueó las cejas. "¿Demasiado rapido?"

Estallé en carcajadas cuando la cálida luz de la lámpara iluminó su

perfección. "Si algo como eso. Como en el caso de que no reduzcamos la

velocidad, va a ser demasiado rápido ".

No podría decir si estaba sonrojada; la habitación estaba demasiado


oscura.

Pero, ¿qué podría decir? Era increíblemente bella con su pelo ondulado

pegado a su cuello, su cuerpo perfecto, casi desnudo, haciéndome señas

para que tomara un pequeño bocado donde quisiera. Para marcarla


como mía

"¿Estás listo ahora?", Bromeó.


"Dulces mejillas" -Agarré sus manos y la tiré bruscamente contra mí-
"He

estado listo desde que vi esas sandalias sexy".

Riendo, ella se echó hacia atrás, o al menos lo intentó, pero comencé a

mover mis labios sobre su cuello, chupando, lamiendo, simplemente

volviéndome loco, como si nunca hubiese estado con una mujer. Y tal vez

no, al menos no una mujer como Blake. Una que me volvió loco con solo

respirar.

Blake estaba en la maldita lencería más sexy que jamás había visto, y mis

manos recorrieron el cordón rojo en agradecimiento mientras


profundizaba el

beso. Su pecho se sacudió, extendiendo sus pechos contra mi pecho.


Podía

sentir sus pezones endurecerse.

No tenía sentido, un animal, consumido por la sensación de ella.

Sabiendo que ella me quería tanto como yo la quería.

La solté para poder admirar la lencería roja, desesperado por ver lo que
ya

había sentido.

Su mirada se calentó, pero luego la inseguridad se apoderó de sus

facciones.

"Oh no, no lo hagas", gruñí, alcanzandola de nuevo a ella, mi boca se


inclinó fuertemente contra la de ella, mi beso más agresivo que amable,

porque, demonios, me sentía agresivo, como si me fuera a morir si no


podía

estar dentro suyo.

"Creo que necesito más reglas", susurró una vez que nuestras bocas se

liberaron. "Entonces sabría qué hacer".

"No más reglas." Deslicé mi dedo por la curva de su pecho y le di un


pequeño

tirón al sostén. "Las reglas en el dormitorio solo conducen a la confusión


y la

falta de orgasmos".

"¿Cómo te lo imaginas?"

Mierda, yo conocía esa mirada: estaba empezando a pensar. Y pensar

siempre fue mal visto. Pensar significaba que iba a ser la sensata, la que

dijo: "Seamos amigas", cuando realmente quería desnudarla y llenarla


hasta

la saciedad una y otra vez, hasta que estuviera deshidratada o casi


muerta.

"Me imagino" -deslicé mi mano por su brazo- "porque las mujeres se

concentran demasiado para pensar en sexo en vez de sentirlo".

Su labio inferior tembló cuando llegué detrás de su espalda y desaté el

broche, mis manos rozaron su piel desnuda, memorizando la suavidad.


Presioné un beso en el lugar donde se encontraron el hombro y el cuello.

"Siente", susurré, "todo lo que quieras". Y si dices que no. . . lo digo en

serio."

"¿Qué quieres decir?"

Retrocedí y tomé su barbilla entre mis dedos. Maldita sea, ahora ella me

estaba haciendo pensar, y tampoco esa era una buena idea. Nunca fui

culpable de desarrollar una conciencia, hasta ahora. "En el momento en


que

dices que no, te cubro con tantas capas de ropa como me sea posible y me

alejo lo más físicamente posible de ti. Así que no digas que no, a menos
que

realmente lo digas, porque no volveré si cambias de opinión ".

"Sí", susurró.

"No creo haberle hecho una pregunta, dulces mejillas".

Con manos temblorosas, ella tocó mis costados, luego mis caderas, donde

mis jeans ya colgaban dolorosamente bajos, y luego ella tomó el botón.


Hizo

nuevas definiciones de tortura mientras jugaba lentamente con la


cremallera

y luego dijo: "Estoy diciendo que sí".

"Tendras que ser mas especifica."

Mi polla saltó a toda su atención mientras sus dedos rozaban la parte


delantera de mis jeans.

Apretando los dientes, siseé. "Puedes hacerlo mejor que eso."

No esperaba que ella deslizara una pequeña y malvada mano en mis


jeans y

me agarrara.

Pero ella lo hizo.

Y la pequeña parte de mi cerebro que me dijo que esto era una mala
idea,

que cambiaría las cosas para siempre, murió cuando ella lo apretó.

"¿Mejor?", Preguntó ella.

"No dejes de tocarme", le dije con los dientes apretados. Su inocencia


era

asombrosa, pero más que eso, la forma inocente en que exploró mi


cuerpo

fue suficiente para alejarme antes incluso de que tuviera lugar el sexo.

Había algo que decir acerca de estar con la chica adecuada.

Esperando el momento correcto.

Ella gruñó y luego retiró su pequeña y traviesa mano. "Creo que


deberías

quitarte tus jeans".

"Lo crees?" Mis cejas se levantaron.

Ella me niveló con una mirada fulminante, luego me dio un tirón duro a
mis
jeans. "Quítatelos."

"¿Acabas de dirigirme? ¿En tu habitación? "Sonreí, disfrutando del


modo en

que sus mejillas se enrojecieron.

Ella me alcanzó a mí de nuevo.

"Lo que sea que digas," gemí. "Soy tuyo."

Deslicé mis jeans lentamente. Quería hacer todo lentamente, para darle

tiempo a cambiar de opinión, pero también para asegurarme de que ella

supiera sin ninguna duda a qué le estaría diciendo que no.

Ella suspiró ruidosamente. "Estoy decepcionada."

"¿Qué?" Tuve que luchar para evitar gritar. ¿Cuándo una chica alguna
vez me

dijo eso?

Ella me dio una sonrisa burlona. "Pensé que llevabas un Speedo de la


vieja

escuela".

"Eso es todo." La agarré por el culo y la arrojé sobre mi hombro,


llevándola

hacia la cama. "El tiempo de las burlas ha terminado. . . al menos para ti


".

La dejé caer sobre su espalda y trepé por su cuerpo, mi erección era

dolorosa, mi visión se borraba por el deseo.


Blake se lamió los labios.

"Hazlo de nuevo", instruí.

"¿Qué?"

"Lame tus labios. Mientras te lamo ". Le guiñé un ojo y bajé mi línea de

visión para que ella tuviera la idea de exactamente dónde iba a lamerla.

"Créeme."

Pude ver un toque de rubor en sus mejillas en la oscuridad. Maldición,


quería

que su respuesta siempre fuera de inocencia.

"¿Qué quieres decir cuando ...?"

Ignoré sus protestas avergonzadas. Murieron en mis labios mientras la


metía

en un frenesí acalorado que hizo que cogiera mi pelo y lo tirara tan


fuerte

que gruñí. Mi boca se arrastró arriba y abajo por su cuello, luego bajó, y

finalmente, tuve la primera probada de ella, el primer verdadero sabor.


Sus

caderas se resistieron.

"¿Qué estás haciendo?"

"Debería pensar que sería obvio." Presioné mis manos contra sus
caderas

para evitar que de algún modo me pusiera un ojo morado. "Te estoy
haciendo
el amor, con mi boca".

Otro gemido de Blake cuando su cuerpo se retorció, y entonces sus


manos

estaban tirando de mi cabeza con tanta fuerza que comencé a reírme


contra

ella, lo que por supuesto la hizo gemir más fuerte.

"Por supuesto que estarías exigiendo en la cama", murmuré después de


que

ella flotara hacia el orgasmo. Subí a la cama y la miré divertido.


"¿Sigues

diciendo que sí?"

"¿Qué fue eso?" Sus ojos estaban vidriosos, sus labios hinchados. Dios,

podría devorarla, de hecho, estaba planeando hacer eso una vez que ella

estuviera lista.

"Oh, ¿eso?" Le guiñé un ojo, luego la besé sensualmente en la boca,


todavía

saboreándola, no queriendo que el sabor desapareciera, temiendo que

después de esta noche lo hiciera. "Esa fue la primera ronda".

"¿Cuántas rondas hay?" Sus ojos estaban esperanzados.

"¿Para ti?" Me alejé. "Todos los que puedas manejar". Y entonces . . .


Más."

"¿Ian?"

"¿Qué?"
"Quiero hacerte sentir de esa manera".

"Tú lo haces". Y esa era la verdad. Estaba teniendo una tremenda


erección,

con bolas de acero azules, y ella me hizo sentir de esa manera,


simplemente

permitiéndome complacerla, llevarla al borde de la locura.

Blake se apoyó sobre sus codos, luego me buscó. "Quiero que te sientas
de

esa manera. . . ahora mismo."

"Blake. . . "Yo quería sexo. Siempre quise tener sexo. ¿De ella? Yo
quería

interminables horas de sexo. Pero . . . en algún lugar del camino, me


había

enamorado por completo de algo más que la promesa de llenar su cuerpo

apretado. Yo quería más. Anhelaba algo más allá de lo físico, y me


estaba

asustando.

Porque ella debería decirme no. No la merecía. Quizás eso fue todo, sabía

que no la merecía.

"Ahora." Ella tiró de mí contra ella, y mi cuerpo se sacudió en respuesta.

Casi la empalé por accidente, algo que nunca me había sucedido antes.

Me acomodé entre sus muslos, cada parte de mí palpitando, dolorido.

"Blake. . "
Ella me estaba agarrando, tocándome en todas partes, volviéndome loco

mientras me besaba en el cuello.

Me moví sobre ella, posicionándome, alternando entre querer llenarla


hasta

la empuñadura, y querer retroceder y encerrarla en el baño. "Tienes que

estar segura".

"Por favor". Ella mordió mi labio. "Eres tú, te quiero". Sus manos
tiraron de mi

cabello mientras bajaba mi cabeza, capturando mis labios entre los de


ella.

Maldición, aprendía rápido, teniendo en cuenta que no había podido


besarme

hace unas semanas. "Ian. . "

"Odio a David", admití. ¿Por qué diablos estaba diciendo su nombre en


la

cama?

"Está bien". Me besó una y otra y otra vez.

Me perdí en sus besos.

Lo permití

Nuestras bocas se fusionaron mientras me lastimaba los labios una y otra

vez. La sensación de sus uñas corriendo por mi espalda era el éxtasis más

puro. Llegué entre nuestros cuerpos, presionando mi palma contra su


núcleo.
Blake dejó escapar un pequeño gemido.

Retrocedí y la miré a los ojos. "Regla número nueve".

Hazily, ella me miró fijamente. "¿Pensé que dijiste que las reglas en la
cama

evitaban los orgasmos?"

"Reglas", le dije, mi voz ronca mientras agarré mi cerebro por una


manera de

preguntarle sobre los condones. Nunca antes había estado en una


situación

como esta, y no es como si aún estuviera en la escuela secundaria y


hubiera

comprado mi primer condón simplemente pasando el rato en mi


billetera.

Blake estaba tan mojada, lista para mí.

"Blake, lo necesito. . . "Tragando mi absoluta necesidad de estar ya


dentro

de ella, carraspeé y lo intenté de nuevo. "¿Condón?"

Con una sonrisa perezosa, señaló la mesita de noche. "No pensé, quiero

decir, nunca, pero esta solía ser la habitación de Gabs, y-"

"Para", abrí de un tirón el cajón, "ahí mismo".

Ella soltó una risita cuando abrí la envoltura y cubrí mi longitud. Con
los ojos

muy abiertos, ella trató de alcanzarme, pero aparté su mano.


"Si es tu primera vez", susurré, ignorando su mirada confundida y
lentamente

metiéndome dentro de ella, "haz que cuente". Y concéntrate en mí, solo


en

mí ".

Con los dientes apretados, empujé hacia adelante.

Ella soltó un grito ahogado y casi se cae de la cama. Sus ojos se cerraron
y

luego se abrieron de nuevo. "Si la regla de protección es nueve, ¿cuál es


la

regla número diez?"

Lentamente, comencé a moverme. "Nunca olvides que soy yo quien te


hace

sentir de esta manera".

"¿Esa es una regla?"

"Mi nueva regla". Me arqueé hacia atrás y luego la empale de nuevo.


"Eres

mía, Blake, ¿me oyes? Mía."

"Sí". Ella jadeó, tirando de mi cabeza hacia abajo, sus labios se

encontraron con los míos con desesperación. "Sí."

CAPITULO VEINTINUEVE

O jalá pudiera decir que era un caballero, que la dejé dormir y luego,

con mucha ternura, la bañé y le pregunté: "¿Dónde duele?"


En cambio, oficialmente había perdido mi maldita mente.

Y le hice el amor tres veces más hasta que finalmente se derrumbó a


mitad

de camino sobre ella.

Estaba en un estado de agotamiento tan profundo que estoy seguro de


que

si el mundo de alguna manera hubiera terminado entre las cinco y las


seis de

la mañana y la única forma de salvarlo fuera unir fuerzas contra los


zombies

con Channing Tatum, habría dicho: "Pase "Bostecé y me volví de lado


para

dormir unos minutos más".

Horas después, el sol comenzaba a filtrarse en la habitación. Me estiré

sobre la cama y sentí un lugar frío vacío a mi lado.

Otro primero.

Me levanté bruscamente y me encontré cara a cara con mi mejor amiga

muy cabreada, que sostenía una almohada sobre su cabeza mientras una

mirada de puro odio cruzaba sus facciones.

"Gabs". Levanté las manos. "¿Me vas a sofocar?"

"Pensé en eso", dijo con los dientes apretados. "Durante al menos diez

minutos".
"Mierda." Me froté los ojos, mi voz ronca por el sueño. "¿Me estás
diciendo

que te acercaste a mí con una almohada asesina y pensaste en asesinarme

durante un período completo de diez minutos?"

"Sí". Ella no parecía arrepentirse. Sus ojos eran salvajes; su cabello

castaño rojizo estaba recogido en una gorra de béisbol. Parecía que


acababa

de regresar de su carrera matutina.

Eché un vistazo a sus Nike Frees rosadas. "Zapatos geniales. ¿Esos son

nuevos?

"¡No lo hagas!" Sus fosas nasales se encendieron. "No te atrevas a


cambiar

el tema".

"Ah, sí". Suspiré. "Mi muerte inminente. Bueno, terminemos con esto ".

"¡Como pudiste!"

"Cómo podría . . . ¿vivir? ¿Respirar? Bueno, es simple. Estoy seguro de


que

nuestro mejor amigo mutuo, Lex, podría explicar la mecánica detrás del

cuerpo humano si así lo deseas.

"Ian". Gabi me golpeó la cara con la almohada. Repetidamente. Cada


vez que

traté de decir algo, ella me golpeó de nuevo.


"¡Detente!" La abordé contra la cama y arrojé la almohada hacia un
lado, solo

entonces me di cuenta de que todavía estaba desnudo.

"¡¡¡NO !!!!!" Gabi gritó tan fuerte que mi tímpano casi estalló y se cayó
de mi

oído. "¡Oh, por favor!" Me apresuré a cubrirme. "¡Como si nunca


hubieras

visto un pene!"

"¡Es el tuyo!" Señaló. Mi apéndice inferior tenía la sensatez de sentirse

mortificado porque le estaban gritando y señalando.

"Gabs. . . "Una vez que estuve cubierto de manera segura, lo intenté de

nuevo. "¿Por qué estás enojada?"

"¡Mi compañera de cuarto!" "Te das cuenta de que Lex jodió a Serena
dentro

de las veinticuatro horas de su mudanza, ¿verdad?"

"¡Pero ese es Lex! ¡Es un ser humano horrible! "Estoy seguro de que
estará

feliz de saber que lo apruebas".

"Blake es un amiga." Gabi suspiró. "Y ahora va a ser incómodo". ¡Sin

mencionar que ella es tu maldita clienta! ¿Qué diablos estabas


pensando?"

"Fácil."

"¡No es fácil!", Gritó.


"Déjame terminar." La nivelé con una mirada. "Estaba pensando, es
fácil,

realmente me gusta, me preocupo por ella, David es un maldito idiota, y

prefiero morir antes que dejar que él la toque. Y si debes saberlo, yo


también

estaba pensando, 'Maldita sea, ella está caliente. Demonios, la quiero ...

"¿Quieres decir que no estás achicando?"

Fruncí el ceño. "¿Me veo como si estuviera saltando por la ventana y

haciendo una excusa sobre mi perro enfermo en este momento?"

"No tienes un perro".

"Aun así, si me arrepentí anoche, cosa que no hago, tendría muchísimas

prisas para asegurarme de que el viejo Fido lo consiguiera después de


que

Honda lo golpeara de la noche a la mañana".

Gabi seguía frunciendo el ceño hacia mí. "Te gusta."

"¡Oh, gracias a Dios!" Grité. "Y aquí pensé que me odiaba cuando
comenzó a

gritar mi nombre-" Gabi me fulminó con la mirada. Dejé de hablar para

ofrecerle una sonrisa burlona. "Dime, ¿dónde está Blake?"

"Horneando", murmuró Gabi. "Se levantó al romper el amanecer y


corrió

cuatro millas, luego decidió hacer panqueques para el puto en su cama".


Ya había salido de la cama antes de que Gabi pudiera gritar sobre mi

desnudez otra vez. Me vestí en un tiempo récord, luego me lancé por las

escaleras hacia la cocina.

"¿Panqueques?"

Blake estaba de cara a la estufa, con el pelo recogido en un nudo mojado


en

la cabeza mientras tarareaba y lanzaba un panqueque al aire.

"Solo si guardas algo para Lex. Le dije que podría tener uno después de

llamar a Gabi esta mañana, asustado de que hayas perdido tu reunión


normal

en el banco.

"¡Mierda!" Eché un vistazo al reloj en el microondas. "No quise dormir


tanto".

Blake se giró, su cara se sonrojó.

"Lo siento, solo pareces exhausto".

"Dulces mejillas".

En dos pasos, ella estaba en mis brazos.

"Estoy agotado, pero de la mejor manera posible, debería-debería-

probablemente-tomarse una semana fuera de la escuela".

"¿Por qué te tomarías una semana libre de la escuela?"

"Piensa en las posibilidades: pasar tus días y noches en la cama. Puede


cambiar tu vida ".

"Ja, ja", Blake envolvió sus brazos alrededor de mi cuello. "Tal vez ya lo
haya

hecho".

Le sonreí. Fue un sentimiento nuevo. No me despertaba preso del pánico


al

irme, sino por el pánico de verla, de asegurarme de que estaba bien, de

besarla una y otra vez.

"Podría volverme muy adicto a tu gusto". La besé ligeramente en la


boca.

Blake movió sus brazos para poder envolverlos alrededor de mi cuello y

acercarse más.

"No en la cocina, chicos", dijo Gabi desde la puerta. "Tenemos que


comer

aquí".

"Me encanta comer", murmuré contra los labios de Blake. "¿Y


panqueques?

Sabes que es así como Gabs me mantuvo cerca, ¿verdad? Ella me


alimentó.

Eso es lo que haces cuando quieres mantener a un hombre. Si le das


comida,

él es tuyo de por vida ".

"¿Por qué crees que fui a la tienda y compré salchichas para acompañar
los
panqueques?" Gruñí y la besé de nuevo.

"Tomaré en serio la almohada del piso de arriba." La irritada voz de


Gabi

traspasó mi buen humor. "Ahora separate".

Ella aplaudió. "Por una vez, no estoy cocinando, así que quiero sentarme
y

tomar mi café sin ver pornografía de la vida real".

"¿Quién tiene pornografía?" Lex entró valientemente a la cocina, con


una

sonrisa vaga mientras miraba a Gabi.

"Se ve bien, Gabs. ¿Te has quedado sin maquillaje esta mañana o estás

tratando de tener doce para poder pagar menos por un boleto de cine?
…."

Gabi lo miró furiosa, mientras seguía sorbiendo su café. La mirada me


hizo

apartarme del camino por si acaso ella había descubierto una manera de

matar a la gente con una mirada

Lex no pareció afectado en lo más mínimo. En todo caso, parecía


disfrutar de

su odio.

"Entonces, ¿quién se acostó anoche?", Preguntó Lex una vez que había

agarrado una taza de café y estaba sentado en la mesa del desayuno.

Gabi me señaló, mientras señalaba a Blake, quien me señaló.


Lex frunció el ceño. "Así que o ambos se acostaron o se engancharon.
¿Cuál

es? "Uh. . .

"Conectado", anunció Blake, lanzando una mirada tímida en mi


dirección y

luego guiñándome un ojo. "Y fue todo sobre lo que las chicas escriben en
los

puestos del baño".

"Ja, ja". Le di un golpe en el trasero y comencé a sacar los platos.

"Um. . . "Lex tosió. "Te das cuenta de que no puedes conectarte con los

clientes".

"Oh, eso". Asentí. "Estoy bastante seguro de que nuestro contrato fue

cancelado desde el momento en que gritó mi nombre".

"Entonces" -Gabi nos miró a los dos- "¿no a David?"

"No", le dije mientras Blake decía: "Sí".

Todas las conversaciones cesaron. Giré tan rápido que casi choqué con la

puerta abierta de la nevera. "¿Qué diablos quieres decir con 'sí'?"

"¡Todavía es un amigo!" Blake se rió nerviosamente. "Necesito al menos

reunirme con él para la cena. Como dije, es un amigo ".

"Um, era un amiga y terminamos follando cuatro veces anoche. Lo


siento si

no estoy exactamente seguro de tu capacidad para mantener a tus


amigos a

distancia.

Blake se quedó sin aliento.

Lex murmuró un "oh mierda." Y parecía que quería pegarme, o


inclinarse

ante mí, o tal vez solo desafiarme a una carrera de resistencia.

Gabi se rió detrás de su taza de café.

"¿Eso fue todo para ti?" Blake se cruzó de brazos. "¿Una conexión
rápida?"

"Diablos no", grité, acechando hacia ella. "¡Esa es otra razón por la que
lo

último que quiero es que pases un rato con Douchepants!"

"¡Él tiene un nombre!"

"¡Sí, es Douchepants!" Blake puso los ojos en blanco. "Lo he conocido


toda

mi vida. Sería grosero cancelar de repente. Te dire qué. Si te hace sentir

mejor, puedes dejarme y recogerme ".

"¡Oooo, alquila una minivan como una mamá de fútbol!" Eso era de
Lex.

"Lex, no ayudas," dije rápidamente. "Pregúntale a Gabs acerca de ser

despedido".

"¿Cómo lo sabes?" Gritó Gabi mientras Lex la miraba con veneno en los
ojos.
"¿Dormir con el jefe?", Dijo Lex con voz áspera.

"¡Ah! ¡Los odio chicos! Gabi golpeó a Lex en el brazo mientras yo


volteaba

hacia Blake.

"Ian". Dijo mi nombre como si estuviera decepcionada por el hecho de


que

estaba celosa. "Prometo que estare bien, ¿de acuerdo?" Ella alcanzó mis

brazos. No me moví. Con un suspiro, ella susurró en mi oído. "Sabes que

podría tomarme el día libre". . . pero todavía tengo que ir a la práctica


del

voleibol ". Ella terminó el susurro con una pequeña lamida en mi oreja.
Lo de

lamer lo decidió por mí. La estaba encerrando en la habitación conmigo.


E

iba a hacer todo lo que estuviera a mi alcance para asegurarme de que

cuando se reuniera con David, mi nombre era el único en sus labios.

"¡Volveremos!" Grité lo suficientemente fuerte para que todos lo oyeran


y

luego la arrojé sobre mi hombro y la llevé escaleras arriba a su


habitación.

CAPITULO TREINTA

D ebo. Obtener. Agua. Con un gruñido ronco, me arrastré hacia el baño


y

abrí el grifo, salpicándome la cara, luego ahuequé las manos para poder
beber.

"Tu cardio necesita trabajo." Blake se acercó por detrás y encendió la


ducha.

La fulminé con la mirada en el espejo. "¡Te pateé el culo!"

"Oh, ¿es eso lo que hiciste? Cuando dijiste que tenías que parar porque
te

dolió el tobillo? " Con un grito, se apartó del camino mientras yo tiraba
una

toalla en su dirección.

"El hecho de que chupo en los sprints no significa que mi cardio necesita

funcionar. Tal vez si usaras más ropa mientras entrenas, no me


distraería

tanto ".

"¿Entonces casi tosiste un pulmón porque estabas distraído?"

"Correcto". Asentí y me saqué la camisa por la cabeza, lanzándola al


suelo.

"La distracción se confunde con mi respiración, y si no respiro bien,

desgasta".

Le guiñé un ojo. Ella puso los ojos en blanco y me empujó fuera del
baño.

"¡Oye!" Grité cuando la puerta se cerró de golpe en mi cara. "Pensé que


si

salía a trotar contigo, me daban tiempo para ducharme. ¿No había una
carta
de pegatinas? ¿Con favores sexuales cada vez que alcanzo un gol?

La puerta se abrió. "Estás loco, ¿lo sabías?"

"¿Increíblemente caliente?" Giré mi ceja hacia ella y abrí la puerta un


poco

más. " Insanamente. . . ¿satisfactorio? Tan loco que no tuviste uno, ni


dos,

sino tres orgasmos, todo en un período de cinco horas, ¿no es cierto?

Su cara brillaba roja. Sonreí. La puerta se cerró de nuevo contra mí, y


esta

vez la cerradura se volvió.

"Bien", dije contra la puerta. "Una chica necesita un poco de


privacidad, lo

entiendo. ¡Estaré aquí afuera sentado en mi propio sudor mientras


espero!

"Te estabas quejando de estar detrás de mi". La voz de Blake cruzó la

puerta. "¡Haz algo de trabajo! ¡Siéntate en el piso y deja de quejarte!

Me encantó esa actitud mandona. Después de pasar juntos ese primer


día en

la cama, decidimos que teníamos que aventurarnos en la sociedad e ir a


la

escuela. Le dije que estaba 90 por ciento seguro de que todavía


podríamos

aprobar todas nuestras clases, incluso si dejáramos de ir a la mitad del

semestre, pero Blake estaba becada, y sinceramente, realmente disfruté


de

la escuela. Así que decidí que la mejor manera de hacerlo era correr con
ella,

aplacarla con café, luego explicarle mi agenda de Wingmen Inc., así


como

mis deberes, de una manera que no la hiciera volar. fuera del mango.

Blake no quería que terminara su contrato, porque técnicamente había

mantenido mi parte del trato. David la había notado y, a cambio, ella


podría

haberlo tenido. Si no hubiera estado en el camino. Solo le quedaban dos


días,

ya que habíamos cambiado la fecha de finalización del contrato a su


fecha

real con David para mantener mi registro prístino. Bueno, no


exactamente

prístino. Tenía una marca negra, ya que había hecho lo impensado y


dormí

con ella. Pero estar con ella ahora era diferente. Ella era diferente. Mi

objetivo final no era conectarme con ella e irme. La quería tanto como
ella

quisiera. Ojalá para siempre. Mierda. Ya estaba en lo profundo.


Rápidamente

tomé mi teléfono de su mesita de noche y comencé a estudiar los correos

electrónicos de los últimos días. Vivian quería encontrarse. Ella había


estado
enamorada de un tipo llamado John desde su primer año dos años atrás,
y

Lex me envió su agenda. Y parecía que tenía un cliente más a partir de la

semana siguiente, que había pasado los últimos tres años dando vueltas. .
.

Sí, lo adivinaste, su compañera de estudio. En serio, nueve de cada diez

veces era el compañero de estudio o alguien de su clase al que acechaban.

Estaba contento con eso, pero generalmente significaba que tenía que

trabajar mucho. Lograr que la chica no existiera y que repentinamente

apareciera en el radar del tipo no era una tarea fácil. ¿Y haciendo eso

mientras ves a Blake? Bueno, digamos que mis métodos iban a tener que

cambiar, porque de ninguna manera iba a ser ese tipo. El que pretendía
salir

con otras chicas mientras yo tenía una novia legítima.

Mi mano se congeló sobre el texto que estaba a punto de enviarle a Lex.


Mi

respiración se ralentizó. Mi pecho se apretó. La ducha se apagó. Miré mi

teléfono con más fuerza. Y trate de recordar respirar.

De repente, los pies de Blake aparecieron en mi línea de visión. Ella


ondeó

frente a mi cara.

"¿Ian? ¿Que esta pasando? Parece que vas a vomitar ".


"¿Eres mi novia?", Espeté.

Blake se unió a mí en la cama, con la toalla apretada alrededor de su


cuerpo.

"Si eso te asusta ..."

"No yo dije. "Ese es el punto. No es así ¿No debería? Blake se encogió de

hombros. "Bueno, no es que hayas tenido miedo al compromiso. Hasta


ahora

lo has estado "-hizo una mueca-" atornillando cualquier cosa que


respirara ".

"Bien, y aquí pensé que me ibas a dejar tranquilo y me dirías algo así
como:

'¡Oh, Ian, estabas esperando a la chica adecuada para quitarte de


encima!'".

"Las chicas no hacen el barrido. Seguramente eso está en tu libro de


reglas".

"¿Por qué los hombres tienen que hacer todo el trabajo?" Blake sonrió y

luego lentamente sacó su toalla y se sentó a horcajadas sobre mí.

"¿De eso se trata? ¿Quieres que haga algo de trabajo? Asentí con la
cabeza,

temeroso de que si hablaba, de alguna manera la asustaría para huir. Ni

siquiera la toqué. Yo solo . . . miró. "Entonces para estar bien siendo mi

novio. . " Maldita sea, la palabra sonaba bien en sus labios. Era un
bastardo

posesivo como ese, sabiendo que ella era mía, que nadie más podía verla
desnuda, que ningún otro tipo había presionado su boca contra la de ella.
Fue

suficiente para hacerme querer gritar de triunfo.

"Necesito . . . ganar mi sustento? "ella dijo. "Tus palabras, no las mías",

susurré en voz baja.

"Oye, no tendrías ningún traje de mucama en ese armario gigante de

horrores, ¿verdad?"

"No".

"Maldición." Suspiré. "¿Vestidos de conserje? ¿Comida rápida? Dime


que al

menos tienes un uniforme de McDonald's, y te golpearé tan fuerte que


me

llamarás Ronald por una semana ".

"Eres realmente extraño".

La agarré por el culo y la tiré sobre la cama. "Sí, pero me alimentaste,


así

que recuerda lo que eso significa".

Blake me pasó las manos por el pelo. Sus dedos se dirigieron a mis labios
y

se demoró mientras susurraba, "Tengo que mantenerte".

"Sí". Besé cada dedo con reverencia. "Seguro espero eso."

"¿Te sientes inseguro?"


"No", mentí. "Sólo . . . diferente. Esto se siente diferente ".

Finalmente salí de la casa de Blake dos horas más tarde, recién duchado
y

listo para conocer a Vivian en el HUB. Era nuestra segunda reunión,


durante

la cual repasaría el cronograma y vería si ella estaba de acuerdo con eso.

Con suerte, echar un buen vistazo al tipo en el que estaba interesada me

ayudaría a medir qué tan rápido iba a pasar los pasos. Vivian estaba
sentada

en Subway, mordiéndose las uñas y mirando fijamente a uno de los

empleados. Estaba un poco corto, llevaba su visor de Subway hacia


atrás, y

dijo "yo" más de lo que nadie debería decir dentro de un período de


cinco

minutos.

"Yo", bromeé, tomando asiento frente a ella.

"Él ni siquiera sabe mi nombre", murmuró en voz baja.

Ignoré eso. "¿Te mudaste de la casa de tus padres?" Su atención todavía

estaba fija en el hombre, ella asintió y siguió hablando sin hacer contacto

visual, lo cual era espeluznante.

"Me mudé con un buena amiga fuera del campus. Incluso me corté el
pelo ".

"Ya veo eso". También descubrió el lápiz labial rojo y todas las formas
en que

uno podría tenerlo en sus dientes al no aplicarlo correctamente.

"Vivian. . " Ella todavía estaba mirando a John. Multa. Ella quería su

atención? Iba a llamar su atención.

"¡Perra!" Me puse de pie y arrojé mi silla al suelo. Los estudiantes


aturdidos

nos miraron. "¡No puedo creer que te hayas acostado con él! En mi
fiesta?

¡En mi casa! ¡EN MI CAMA!" La boca de Vivian se abrió mientras


miraba entre

mí y la línea de metro repentinamente muy quieta. El Subway se había

detenido oficialmente.

"Ian, ¿qué estás haciendo?", Ella siseó.

"Um, rompiendo contigo. ¿Qué parece que estoy haciendo? Agité mis

manos en el aire. "¡Te acostaste con mi hermano!" No tenía ese


hermano.

"¡Durante mi fiesta de cumpleaños!" Mi cumpleaños fue en noviembre.

"¿Qué? ¿No pensaste que lo descubriría?

Lágrimas llenaron sus ojos. Ian. . . "Comenzaron a derramarse en sus

mejillas.

"Oye, hombre". John se acercó y puso su mano sobre mi brazo. "¡No me

toques!" Me aparté bruscamente.


"Relájate, tú, solo relájate." Ofreció una sonrisa tranquila. "Es solo
eso,Vivian

ven aquí" -Sabía que sabía su nombre- "se ve bastante asustada. Y sea lo
que

sea que haya pasado, no es bueno ventilarlo frente a una audiencia ".

"¿Sabes qué no está bien?" Estaba furioso.

"Ella." Señalé con un dedo en dirección a Vivian. "Haciéndome quererla


tan

desesperadamente que incluso estaba pensando en perdonarla por hacer


lo

impensable. Ella es solo. . . "Aparté la vista.

"Ella es hermosa." John miró a Vivian. Recé para que ella mantuviera la
boca

cerrada, porque el lápiz labial en sus dientes haría lo contrario de


atraerlo.

Por otra parte, tal vez estaba en ruinas de trenes.

"Sí, ella realmente lo es", dijo. Sabía lo que él veía, la chica de al lado y
un

poco de lápiz labial rojo. Su rostro todavía estaba sonrojado, y le


salpicaban

los labios. Tenía los ojos muy abiertos, parecían enormes, y el corte de
pelo

nuevo la hacía parecer como si acabara de tener relaciones sexuales, lo


que

es, por supuesto, lo que me había dado mi brillante idea. No fueron solo
los

celos los que pusieron en movimiento a un hombre. Era el simple hecho


de

que otro tipo había descubierto un tesoro que había pasado por delante
de él

durante años, y que ni siquiera le había echado un segundo vistazo.


Todos

los chicos querían ser los primeros. Queríamos ser Christopher


Columbus,

Lewis y Clark; ya entienden la situación. Él siempre estaría detrás de mí.


O

eso pensó. Lo que significaba que trataría dos veces más duro de borrar
la

memoria de ella primero. Maldición, fui brillante.

"Mira". Pasé mis manos por mi cabello, tratando de parecer estresado.


"Viv,

¿podemos hablar afuera?" Ella asintió, poniéndose lentamente de pie.


Me

alegré de ver que había seguido mi consejo y al menos vestía con su edad.

Bonitos jeans ajustados y una camiseta sin espalda, con espalda


descubierta

negra le daban un aspecto más viejo que doce.

"Oye". John agarró el brazo de Vivian y le susurró algo al oído. Ella


asintió

con la cabeza, agachó la cabeza y salió conmigo. Una vez que estuvimos
afuera, la conduje hacia el banco y me senté. "Eso fue-"

"Shh". Le llevé el dedo a los labios. "Dale unos minutos. Él va a estar


mirando

por aquí, y si hablamos de inmediato, parecerá que estamos arreglando


las

cosas. Si permanecemos en silencio, los dos mirandonos. . . sin esperanza.

Necesitamos vernos sin esperanza ". Vivian asintió, incluso se cruzó de

brazos. Después de cinco minutos, me volví hacia ella.

"Perdón por avergonzarte". Ella se encogió de hombros y sonrió para


sus

adentros.

"Me dijo que lo conociera cuando salga del trabajo. Dijo que engañó a su

novia en la escuela secundaria y que sabe lo malo que es sentirse culpable

por algo que es completamente tu culpa ".

"Hmm. . . interesante. Eso no estaba en su carpeta, lo que básicamente

significa que soy más brillante de lo que originalmente me di cuenta ".

Ella se deslizó más cerca de mí.

"No, no". Me reí y creé más distancia. "De aquí en adelante, estamos
fríos,

distantes. Todavía semijuntos pero. . . solo por las apariencias ".

"Bien". Cruzó sus manos en su regazo. "¿Entonces lo conozco?"

"Por supuesto. Se perra y quejate, dile que no es verdad, porque no lo es,


pero di que me niego a creerte porque tengo problemas de confianza.
Dile

que es probable que se haya terminado, lo que realmente te frustra, ya


que

yo era el mejor sexo que has tenido ".

"¿Qué?" Ella se sonrojó de un rojo brillante. "No puedo decir eso".

"Hicimos las cosas al revés". Me encogí de hombros. "Usualmente los


hago

celosos primero, luego ofrecen un hombro para llorar cuando las cosas se

van al infierno. Pero estamos cambiando las cosas. Dile que estás molesta

porque me vas a extrañar en tu cama. Di que era increíble. Di en la


noche,

gritas mi nombre, solo para despertar sola ".

"No puedo creer que tengamos esta conversación". Ella comenzó a


mecerse

de un lado a otro, sus ojos se lanzaron entre mí y la hierba, las mejillas


aún

sonrojadas. "No puedo. . . decir esas cosas ".

"Puedes". Comprobé mi teléfono. "Vas a. Y una vez que eso termine,


vete,

dile que estás agotada, que no has estado durmiendo bien. Él querrá tu

número. Dáselo a él. Te enviará un mensaje de texto de buenas noches.


No

le envíes un mensaje de texto hasta aproximadamente las tres a.m. Él le


enviará un mensaje de texto, créeme. Y cuando lo haga pregunta por qué
te

has levantado, dices que estás inquieta ".

Me desplacé por el fondo de John. Tenían alrededor de un 80 por ciento


de

posibilidades de tener un buen partido. Es decir, si dejó de orinar


durante la

clase y realmente terminó su tarea y la entregó a tiempo. Vivian estudió


un

montón.

"¿Alguna prueba viene?"

"Sí, en bio".

"Estupendo. Él está en bio, ¿verdad? Otro asentimiento. "Dile que lo


único

que te distrae de todo es estudiar. . . Él te ofrecerá venir y estudiar


contigo.

Dale un día, luego déjalo. Envíame un mensaje de texto en cuanto entre a


la

casa y te enviaré un mensaje de texto durante la sesión de estudio para


que

parezcas distraída. Ríete de algunos de mis textos, y luego suspira y


cierras

tu libro. Te dirá que te mereces algo mejor y te preguntará si alguna vez


has

considerado estar con alguien más. Y aquí es donde es muy importante


que

escuches cada una de mis malditas palabras ".

"Siento que esto está sucediendo muy rápido". Su respiración cobró

velocidad, como si estuviera lista para desmayarse. Oh, bien, otro

hiperventilada. No tuve tiempo para esta mierda hoy. Blake pronto se


iría al

voleibol, y tenía planes para esa boca, esas piernas ... bueno, cada parte
de

ella.

"Lo quieres, ¿verdad?"

"Sí." "Bien, entonces dile que nunca has estado con nadie más. Dile que
solo

te han besado. . . ? Esperé su respuesta.

"Dos chicos", asintió con la cabeza con confianza. Bien, ella lo estaba

entendiendo.

"Genial", dije. "¿El primero fue en la escuela secundaria?" Estaba


adivinando.

Un asentimiento y luego encogimiento de hombros. "Bueno, ambos

estábamos en la escuela secundaria. No he salido mucho desde que llegué


a

la universidad ".

"Lo siento." "Padres sobreprotectores", ella resopló. "Ellos controlan


todo. A
veces es más fácil acostarse y dejarlos ".

"Te has mudado, así que ahora estás bien, ¿verdad?"

"Sí". Ella sonrió. "Está bien, dos hombres, ¿y luego qué? ¿Cómo sé si
soy

buena para besar? ¿Qué pasa si no soy lo suficientemente buena? La


chica

tenía un punto. Levanté un dedo. "Sosten ese pensamiento."

Agarrando mi celular con mi mano, marqué el número de Lex. Él


respondió

en el primer timbrazo. "Dime que estás caminando junto a la fuente en


unos

segundos".

"Te veo en este momento".

"Te necesito."

"Estupendo."

Colgó.

Vivian frunció el ceño cuando Lex se dirigió a la fuente y se dirigió hacia

nosotros. Me encantó ver la reacción de las chicas hacia él. Él fue


construido

como un jugador de fútbol, pero tenía el cerebro de. . . No lo sé, ¿un


genio

malvado? Era casi como si supiera exactamente qué sustancias químicas


se
estaban disparando en sus pequeños cuerpos hormonales cuando sonrió
en

su dirección, y sabía exactamente la cantidad de presión que se agregaba


a

cada beso para causar una explosión.

Derecho. En el pasado, tuve momentos en los que quería matarlo y

diseccionar su pequeño y extraño cerebro. Ahora fue simplemente

interesante de ver.

"¿Llamaste?" Metió las manos en los bolsillos.

Asentí indiferente a Vivian. "Ella necesita saber cómo enganchar a un


chico

con el suave beso".

"Correcto". Dejó su bolsa. "¿Estamos haciendo esto aquí?"

Eché un vistazo alrededor. "Sí, pero tal vez te pares más por los árboles
para

que John no vea".

Tiró de Vivian y la llevó hacia los árboles, luego puso ambas manos
sobre

sus hombros. "¿Estás lista?"

"Espera." Ella miró hacia adelante y hacia atrás entre nosotros y


susurró con

voz temblorosa, "¿Qué está pasando?"

"Primer día del resto de tu vida". Lex asintió con seriedad. "Piensa en
ello

como educación sexual, solo lo . . . mejor."

"Sé sobre los pájaros y las abejas".

Lex sonrió, mirándola de arriba abajo con incredulidad. "Seguro lo


haces."

"¿Quién eres?", Exigió, poniendo sus manos en sus caderas.

"La segunda mitad para su totalidad". Lex me señaló.

"¿Eres gay?" Dijo ella.

Él tiró de ella cerca de él. "Frota contra mí y descubrelo, cariño".

Puse los ojos en blanco. "Viv, solo deja que Lex te enseñe a besar. No
puedo

hacerlo, porque . . "Fruncí el ceño. Técnicamente, podría hacerlo. Yo


solo . . .

no quería. Se sentía como hacer trampa, incluso si era solo un trabajo.

Mierda, me preguntaba si los strippers pensaban lo mismo todas las


noches

que sacaban una de sus bragas.

"Creció una vagina", dijo Lex amablemente. "Además, puede tener más
cola,

incluso puede hacerme golpear en la cama, no hemos hecho una encuesta

últimamente, ¿pero esto? En esto sé que me destaco. Así que arréglense,

ranúnculo, porque estoy a punto de cambiar tu vida ".


"La encuesta fue falsificada", argumenté.

Lex presionó su boca contra la de ella suavemente, luego se retiró.

"Ahora, antes de entrar de nuevo, me lameré el labio inferior. Nota que


dije

lamer, no babear. Una ligera lamida, para que nuestros labios se deslicen

unos sobre otros. Y luego solo una pequeña burla. Él lamió sus labios y la

besó de nuevo, esta vez demorándose en su labio inferior antes de otro


beso.

Luego su lengua se deslizó, encontrando la entrada de su boca antes de


que

la tirara hacia atrás. Sus ojos estaban cerrados, y se inclinó hacia delante

cuando Lex comenzó a hablar de nuevo. "Ahora, una vez que tenga la
presión

correcta hacia abajo, asegúrate de mantener tus manos sobre su cintura.

Nunca bajar, nunca tirar de su cabeza, simplemente tocar sus bíceps

ligeramente, casi como si estuvieras tratando de controlarte.

¿Lo tengo?" Vivian no parecía segura, pero ella asintió y luego se inclinó
y

besó a Lex. Cuando terminó, dio un paso atrás y esperó.

"Bien". Lex frunció el ceño. "Quizás dudes un poco más, asegúrate de


tocar

al menos un punto erótico en su cuerpo".

"¿Punto erótico?" Vivian frunció el ceño. Lex suspiró como si estuviera


enseñando matemáticas a un niño de primer grado. " Caderas, codos,

hombros, muslo. Pero en este caso, dije que no debajo del cinturón, así
que

toca mi codo. O si realmente quieres ir en grande, adelante y toca su

muslo".

"Su muslo". Ella asintió.

"Bien, entonces ¿estamos sentados?" Lex gruñó. "Amigo, realmente no


tengo

tiempo para esto".

Intervine. "Viv, si estás de pie, ve por los bíceps. Así ".

La atraje hacia mis brazos. "Y si estás sentada, sí, roza su muslo. Pero
no

andes a tientas. Un pasto es cómo tocas una flor; un tanteo es cómo


agarras

una bola de estrés ".

"Flores, no pelotas".

Ella asintió. "Lo tengo."

Lex estalló en carcajadas. "Está bien, mi trabajo aquí está hecho.

Diviértanse, niños ". Se fue silbando mientras las chicas lo miraban. "

¿Crees que lo tienes?" Crucé los brazos. "Porque nos estamos quedando
sin

tiempo, y tengo cosas que hacer".


"Sip". Si ella asintiera una vez más, su cabeza iba a caerse. "No más

cabeceos, no más respuestas cortas. Di 'sí' en lugar de 'sí'. Responde

siempre con oraciones completas: ya no tienes dieciséis años. Y no


asientes.

Si asientes, él no puede escuchar tu voz. Y necesitamos que él escuche tu

voz. Queremos que lo torture cuando este en la cama. Solo. ¿Lo tienes?"

Ella asintió con la cabeza, luego se detuvo y dijo: "Sí".

"Buena niña. Tienes mi número. Texto pronto”. Caminé hacia mi auto.


Iba a

llegar tarde a la cena, pero eso no importaba. Solo quería ver a Blake.

Demonios, ni siquiera necesitaba sexo. Lo que significaba que algo estaba

muy mal conmigo.

CAPITULO TREINTA Y UNO

C reo que deberías fingir la gripe, "dije mientras Blake corría por su

habitación para prepararse para su cena con David. La había estancado

tantas veces como pude. Primero en la ducha, luego antes de vestirse. Y

ahora, mientras se deslizaba sobre los talones, todo en lo que podía


pensar

era en llevara esos tacones conmigo, desnuda.

"Pensándolo bien." Incliné la cabeza. "¿Usarlos para mí esta noche?"


Blake

se rió y se paró en las piernas tambaleantes.


"Entonces, ¿cómo me veo?"

Suspiré y cerré mis ojos. "Maravilloso."

"Ni siquiera estás mirando".

"Porque mirarte me molesta. Me recuerda que te estará mirando, y cada


vez

que pienso en él en la misma maldita habitación que tú, quiero cortar su

mano y enterrarla en el jardín de Gabs ".

"Eso es realmente gráfico". Gruñí.

"No tienes ni idea", me acerqué a ella, "lo gráfico que realmente puedo
ser".

Cuidado con los ejemplos? Tengo varios. "Le mordí el labio inferior y
tiré de

la correa de su vestido negro y esbelto por su hombro, besando el lugar


que

la correa acababa de tener y tratando de empujar el material hacia


abajo.

"Oh no, no lo hagas". Blake movió su dedo hacia mí. "Piénsalo de esta

manera: cuanto antes salga con él y le diga lo feliz que estoy contigo, más

pronto podremos dejar de lado todo este asunto de David. Además, como

dije, es un amigo ".

"Exactamente mi punto. Te acuestas con tu amigo todas las noches ".

Blake suspiró. "Ian, confía en mí. Te quiero. No a él."


Fue en ese momento que me di cuenta de que me tenía agarrado de las

pelotas de una manera muy inquietante, porque por primera vez en años
era

inseguro. Temeroso de que nuestra relación fuera demasiado nueva y de


que

ella se quedara con lo que era cómodo.

Temeroso de que ella se calmara. Por otra parte, ¿qué me hizo mejor que

David? Mierda. ¿Y si ella se estaba conformando por estar conmigo, no


con

él? ¿Qué pasaría si la estuviera reteniendo? Y si . . . Y esta es la razón


por la

cual los hombres como yo nunca deberían salir, porque los hombres
como yo

tienen demasiados pensamientos. Chicos como yo ayudamos a chicas a

conseguir hombres como David. Sabía exactamente lo que haría para

cortejarla. Sabía exactamente cómo respondería a cada risa, a cada


suspiro.

Maldición. Fue como enviarla desarmada. Ella no estaba lista para la


batalla,

no cuando se trataba de las pilas de recuerdos de la infancia que David


tenía

en mi contra. Realmente debería haber leído los resultados de


compatibilidad

que Lex me había dado. Al menos entonces sabría quién era el mejor
hombre,
a pesar de que el solo hecho de que pudiera ser él hizo que mi pecho se

contrajera con furia. Si ella estuviera destinada a estar con él, lo estaría.

Pero ella estaba conmigo.

"¿Ian?" Blake saludó frente a mi cara. "¿Estás bien?"

"Ve", resoplé. "No te llevaré a cenar como el novio loco que no puede
confiar

en su chica. En serio, ve. Yo, um, te veré esta noche? "

"Sí". Ella frunció el ceño. "Pasaré por tu casa después. ¿Todavía está
bien?

"Por supuesto." Forcé una sonrisa, luego la besé enérgicamente en la


mejilla.

"Simplemente no dejes que te toque. En cualquier sitio. Ni siquiera tu

espalda, lo que significa que está pensando en tocarte el culo, ¿está bien?

"Promesa." Ella levantó su mano. "Ve a ver una película, relájate. Tal
vez

hacer algunos deberes ".

"Hah". Como si quisiera hacer estadísticas mientras él miraba hacia


abajo su

vestido y la imaginaba desnuda. Como el infierno. "Gran idea."

"¿Confías en mí?", Dijo con voz esperanzada.

"Sí." Me dejó allí parado en su habitación, preguntándome cómo diablos

había pasado de ser un tipo que confiaba en todas las áreas de su vida a
un
chico preguntándose si había hecho un gran error en el juicio dándole
una

oportunidad. Porque en el momento en que estás en una relación, como

realmente estoy con ella, tienes el potencial de fallar. Y no fallé. Por eso,

después de mi lesión, me había esforzado tanto.

También fue por eso que no tomé riesgos, por qué no salí. Yo amaba a
las

mujeres. Las amaba. Y disfruté mucho del sexo. Pero el sexo siempre
había

sido solo sexo. Ahora estaba unido a Blake. Mierda. ¿Lo primero en la
lista?

Iba a abrir esa maldita carpeta, ver las estadísticas, ver el desglose y
tomar

una decisión, incluso si me mataba. Además, ¿qué tan malo podría ser?
No

era un tipo horrible, y las cosas iban bien con Blake. Estaba seguro de
que el

programa nos había emparejado en un alto porcentaje. Demonios, tal


vez

incluso en algún lugar en los años noventa. Pero, ¿seguiré saliendo con
ella

si descubro que estamos condenados desde el principio? Incluso si

realmente me preocupaba por ella? La idea me persiguió todo el camino


a

casa.
CAPITULO TREINTA Y DOS

L ex dejó los resultados en la sala de estar, donde normalmente hace su

trabajo. La mesa del comedor estaba despejada excepto por algunas


pilas de

carpetas de archivos y el siempre presente MacBook Pro de Lex.

Saqué una de las sillas de metal y me senté, mis ojos nunca salieron de la

pila. Mierda, no fue como si fueran resultados de pruebas de paternidad.


Fue

solo un número. Un número que me diría de una vez por todas si yo


fuera el

colono o el asentamiento. Maldición. Golpeé la punta de mis dedos


contra la

mesa, luego con una maldición empujé hacia atrás la silla y me puse de
pie,

inmóvil sobre la computadora portátil, sin dejar de mirar pero teniendo

dudas. ¿Qué lograría esto realmente? Si estaba equivocado, si ella


realmente

estaba mejor con David, entonces. . . si realmente me preocupaba por


ella, la

dejaría ir, ¿verdad? ¿Por qué querría lastimarla? Empecé Wingmen Inc.
para

gente como ella. Para protegerla de tipos como yo, chicos que eran

jugadores. ¿Eso es lo que realmente estaba sucediendo ahora? "Oh


mierda",
gruñí. Me estaba convirtiendo en una chica, pensando en todos los

resultados posibles, analizando cada ángulo de la situación. Así que,

básicamente, yo era como Lex con tetas.

"¿Así que vas a leerlo?" La voz de Lex interrumpió mi mirada hacia


abajo con

su computadora portátil, causando que maldijera de nuevo y casi empuje


la

computadora al piso.

"No lo he decidido todavía." Crucé mis brazos. "¿Qué estás haciendo en

casa?"

"Vivo aquí." La cara de Lex estaba tensa. "A menos que me eches del

camino, lo cual puedes hacer después de que leas detenidamente".

"¿Eso está mal?" Los archivos se burlaron de mí con toda su brillantez

organizacional. Había una pestaña para cada cliente, y pude ver mi


nombre.

Realmente no quería ver mi nombre.

"Dos tiros de whisky mal". Lex comenzó a moverse por la cocina, los

armarios se cerraron, y de repente un vaso de whisky se metió en mi


mano y

estaba sacando la pila de papeles etiquetados como "Ian Hunter".

"Echa un vistazo", dijo. "No digas que no te advertí. Pero si esto ayuda,

entonces estoy a favor ".


"¿Cómo demonios va a ayudar esto?" Tiré toda la bebida, haciendo una

mueca de dolor mientras la sequedad ardía como fuego en mi garganta.

"Trae la botella".

Lex intercambió mi copa por mi archivo y regresó a la cocina. El archivo


era

grueso, y sostenerlo me hizo pensar en todas las cosas de mierda que les

había hecho a las chicas. No podía creer que mi compañero de cuarto


furtivo

hubiera mantenido un registro de carrera en caso de que alguna vez

decidiera ser tan estúpido como para enamorarme de alguien.

"Dime la verdad", le dije una vez que Lex regresó con la botella y un
vaso

lleno. Ignoré el vaso y le quité la botella antes de que él pudiera discutir.

"¿Grabaste toda esta mierda sabiendo que un día finalmente saltaría de


la

cornisa hacia el compromiso? ¿O realmente solo buscas a nuestros


clientes?

"Extraño". Lex sacó una silla. "Porque parece que me preguntas si esto
es

personal o de negocios". "Y todas las clases de ética empresarial han

surgido de repente dentro de mi cabeza. Gracias por eso." Lex sonrió,

sacudiéndome la botella de la mano. "Para ser sincero, lo hice por


nuestros
clientes, porque a fin de cuentas se trata de ellos, no de nosotros. Ingresé
tu

información en el momento en que vi que las cosas comenzaron a


cambiar

entre Blake y tu. Demonios, en el momento en que noté la demora ".

"¿Llegar de nuevo?"

"No te hagas el tonto. No te queda bien "Lex rodó los ojos. "El resto. Te

demoraste Te apoyaste. Cada músculo de tu cuerpo se tensó cuando


entró

en la habitación, apretaste los puños cuando David entró en la


habitación, y

tus ojos hicieron esa cosa angosta y extraña donde parece que solo está

tratando de concentrarte o tal vez hacer tareas de estadística en tu


cabeza

cuando en realidad solo estás haciendo todo lo que está en tu poder para
no

matar al desafortunado bastardo por el que estás mirando.

Lex inclinó la botella hacia atrás y tomó un trago gigante.

"Me refiero a esto de la manera más gratuita posible, Lex, pero si fueras
una

chica, estoy bastante seguro de que el conocimiento que tienes de mí solo

constituiría tendencias similares a un acechador".

"¿No lo sé?" Solte una carcajada.


"No puedo evitar que sea un genio. Mi bendición, mi maldición ".

"Bien". Un dolor de cabeza comenzó a latir entre mis sienes. "Bien, es


como

una curita. Voy a estafarlo y mirar ".

"Puedo leer los resultados en voz alta con mi voz sexy si eso ayuda".

"¿Tienes una voz sexy? ¿No?

"Me reí, robando la botella de nuevo y tomando un sorbo más pequeño


esta

vez.

"Sí, una de mis conquistas dijo eso esta misma mañana, aunque creo que

ella solo estaba tratando de hacer que volviera a la cama en lugar de


saltar

por la ventana porque mi casa estaba inundada".

Eché un vistazo alrededor. "Wow, sí, entiendo a qué te refieres. Tanta


agua

Qué bueno que lo tenemos seguro ".

"Oye, eso es exactamente lo que dije".

"Eres un bastardo, lo sabes, ¿verdad?"

"¿Dice el tipo cuyo perro murió cuántas veces el año pasado?"

Fruncí el ceño. "No más de diez. Totalmente diferente."

"Amigo, matas perros imaginarios. Al menos inventa una excusa sobre


un
posible desastre en el hogar ".

"Bien". Levanté las manos. "No voy a discutir contigo. Voy a leer,
procesar y

luego "un profundo suspiro sacudió todo mi cuerpo" "emborracharme".

"Justo en este momento."

Lex se levantó. "Tal vez esperes para beber más de la botella hasta que

hayas leído y comprendido todos los cálculos, ¿de acuerdo?" Asentí y


empujé

la botella. Tuve quizás dos tragos, casi nada digno de mención, pero aún
así,

tal vez me gustaría ir a dar un paseo después, ya sabes, desde un


acantilado.

La primera página no era tan mala. Por otra parte, solo tenía mi
nombre,

edad, altura y peso. Mierda, no me sorprendería si Lex también tuviera


mi

número de seguro social. La página siguiente tenía información de Blake,

todo lo que ya sabía. Y la tercera página tuvo nuestros resultados. Su

coincidencia con David había estado en el perspectiva ochenta. Tenía ese

maldito número memorizado. Demonios, el estúpido gráfico de barras


estaba

cementado en mi mente como una pesadilla que volvía cada vez que
cerraba

los ojos.
Cincuenta. El número fue desalentador. Nuestro partido estaba en el

quincuagésimo percentil. Entumecido, continué leyendo. Califiqué por


debajo

del promedio en las siguientes áreas: capacidad para comprometerse y el

historial de relaciones, y por encima del promedio en promiscuidad


sexual.

Tragándome el nudo gigante en la garganta, seguí leyendo.

Las estadísticas muestran que si el Cliente A se embarcara

en una relación con el Cliente B, hay un 50% de posibilidades

de que uno o ambos corazones se rompan y que la relación

termine dentro de dos meses una vez que la etapa de luna de

miel haya pasado.

Dos meses.

Nuestro programa incluso dio una maldita línea de tiempo de la


desaparición

de la relación. Empujé los papeles hacia un lado.

No necesitaba leer más. La curiosidad era una perra malvada, así que
agarré

la información de David y la leí.

Las estadísticas muestran que si el Cliente A iniciara una relación con el

Cliente C, existe un 88% de posibilidades de que la relación prospere. La

relación tendrá mayores posibilidades de éxito una vez que pase la marca
de

los tres meses.

No mierda Cerré la carpeta y miré mi reloj. Ella había estado en su cita


por

una hora. Y yo estaba sentado en casa, bien en mi camino a


emborracharme

y sintiendo lástima de mí mismo por algunos números estúpidos. Sin


pensar,

agarré mis llaves y marché hacia la puerta.

"Oh no, no lo hagas". La voz de Lex resonó por el pasillo. "Yo manejare.

Tomé una bebida. Tu tenias . . . quién sabe cuántos. ¿A dónde vamos?"

Me negué a responder. "Oh, bien, ¿entonces un replanteo? Suena


divertido.

Estoy dentro." "¿No tienes tarea o algo así?" Pasé por su lado y agarré
mi

chaqueta. "¿Cualquier cosa?" Su sonrisa cayó. "No."

"¿Qué?" Mis ojos se estrecharon. "Nunca estas en casa un jueves por la

noche, o cualquier noche para el caso. ¿Que esta pasando?"

"Nada." Su respuesta fue rápida, y su mandíbula marcó en su lugar


como si

estuviera tratando de romper una fila entera de dientes.

"Déjalo caer." "Está bien".

El dolor me golpeó la cabeza. "Y vamos a U Village". La llevó a cenar a


Pasta

and Co. " "Hah." Lex se rió, luego se puso serio. "Oh, ¿hablas en serio?
Pasta

y Co? " "No todos son expertos en seducción,

gracias a Dios". "Pastas. Sin lugar

a dudas, la peor comida de la fecha junto a las costillas ".

"De nuevo, gracias a Dios por eso".

Lex se detuvo en la entrada. "Mira, ¿de verdad crees que es una buena
idea?

Por mucho que esté en contra de cualquier tipo de relación en la que

cuelgues la capa y realmente te mantengas comprometido con una


persona,

esto podría terminar mal, espiarla ". "Los

superhéroes no espían. Nosotros . . . registramos."

"Y como el villano de tu héroe, simplemente irrumpiría, así que ¿quién


soy yo

para hablar?" "Exactamente."

CAPITULO TREINTA Y TRES

E l espionaje no me pareció malo hasta que llegamos a mi SUV como dos

tipos tratando de buscar un banco.

"Esquina lejana", dijo Lex bajando los prismáticos. "Ella lo enfrenta, no


esta
sentada a un lado sino a su lado. Bastardo puede tener habilidades
después

de todo.

¿Quieres ver?"

"No". Miré al frente. "Lo último que quiero ver es cuán cerca está de
estar

con ella, o si deja caer estratégicamente su servilleta en el piso para que

pueda tener una excusa para acercar su silla".

"Da miedo", dijo Lex en voz baja, "qué tan bien conoces el género

masculino". "¿Caída de la servilleta?"

"Sip." "¿Silla deslizándose?" "Demonios si." "Mierda." Me froté los


ojos, mi

visión se nublaba por el dolor de cabeza. "Probablemente se inclinará y


dirá

que no puede oírla muy bien debido a la multitud". Habrá otra silla
cerca de

ella hasta que estén muslo a muslo, dándole una caminata de una
pulgada

para que su mano cubra su pierna desnuda. La mejor zona erótica para
una

cita ".

Lex estaba en silencio. Y luego, "Mierda, hombre, deberías escribir un


libro. .

. Está frunciendo el ceño, solo se veía como disculpándose. . . Otro silla,


pero no puedo ver debajo de la mesa ".

"Él la está tocando". Por supuesto que él la está tocando ".

"No asumas eso". "¿Porque he estado equivocado hasta ahora?",


Espeté.

Lex no respondió, y todavía no pude obligarme a mirar. Mirar se sintió


como

el colmo final, una traición. Dije que confiaba en ella, por lo que al usar a

Lex, cumplí mi promesa. Más o menos

"Entonces, Superman, ¿cuál es el siguiente movimiento?", Preguntó

Lex después de unos segundos de silencio. Mi teléfono sonó. Fue un

texto de Blake. Frunciendo el ceño, lo abrí y sentí todo mi cuerpo

tenso. Blake: la cena ha terminado. Ordenando el postre, entonces

estaré en casa. No te preocupes

"Lex?" Hice una mueca ante el teléfono, la ira bombeando a través

de mi sistema mientras contemplaba el golpear el teléfono contra el

tablero. "¿Han comido ya?"

"Veo pan en la mesa. . . pero no hay plato principal. Espera, espera.

"Se quedó en silencio otra vez, y luego continuó:" El camarero se

detuvo, pero David lo rechazó ". Asintiendo, disparé un mensaje de

texto a Blake.

Ian: ¿La comida es buena? ¿Que ordenaste? Recibí una respuesta de


inmediato.

Blake: La comida es genial. Tengo pollo pad Thai.

"Lex. . . "En serio necesitaba irme antes de irrumpir en el restaurante y

levantar el infierno. "¿Estás seguro de que no han comido?"

"Casi positivo. ¿Por qué eso importa?"

"Supongo que no". Excepto que ella me estaba mintiendo sobre algo

pequeño. Lo que significaba que si algo grande ocurría. . . ¿Por qué


decirme

qué ordenó y decir que es bueno si ella aún no había comido? ¿Por qué

inventar una mentira? ¿Por qué diablos estaba siendo tan paranoico?

"Deberíamos irnos", dije. No era como si pudiera enfrentarla ahora, y


era

comida después de todo.

"Sí", dijo Lex, rápidamente poniendo el auto en la unidad y tirando los

binoculares en el asiento trasero. "Gran idea." "Whoa, ¿de repente


tienes

prisa?"

Me reí cuando Lex giró el auto para que mi ventana quedara frente al

restaurante. Fue una mirada. Una maldita mirada. De lo que me


arrepentiría

por el resto de mi vida. Blake. David. Besandola. Levanté mi teléfono,

incapaz de detenerme de tomar una foto de sus labios, pensando que en


cualquier momento ella lo apartaría, lo abofetearía, se pondría de pie y
se

iría. Ella no. Rompí la foto. Y cuando Lex se desprendió del


estacionamiento,

di con el último clavo en el ataúd de nuestra relación.

Oye, mira eso, llegamos en tres minutos.

Aparentemente, nuestro programa de emparejamiento necesitaba un


poco

más de trabajo. Hice clic en "Enviar" con el título Espero que hayas

disfrutado el postre.

"Lex", murmuré una vez que volvimos a la casa. "Emborráchame.


Ahora."

Él me miró, su cara era ilegible, lo cual no era como Lex. Habíamos sido

amigos durante años, y él nunca, en todo nuestro tiempo, me miró así, ni

siquiera cuando estaba herido y en el hospital. Por primera vez en mi


vida

adulta, mi mejor amigo me miró con lástima. Apestaba

"No tenemos suficiente para emborracharte, esas son las malas noticias",

Lex anunció una vez que estuvimos de vuelta en la casa y yo estaba


mirando

la encimera, mi mente un borrón de ira y decepción y, si estuviera siendo

completamente honesto, mucha tristeza. La tristeza con la que me negué


a
tratar. Porque lidiar con la tristeza significaba el luto, y eso era estúpido.

¿Por qué lloraría algo que apenas tuve? Pero enojo? Podría trabajar

completamente con eso. ¿Cómo diablos alguien como yo se metió en esta

posición? De acuerdo, estábamos condenados al fracaso. Bien, obtuve esa

parte, pero ¿por qué seguir adelante?

"¿Cómo te sientes?" Lex me sirvió un vaso de whisky y se sentó frente a


en el taburete.

"Um, ¿romper mi corazón? Uy, no sé, Lex. Es un poco cosquilleante,


como

una pluma metiéndose en mi culo.

¿Qué diablos, hombre, hablas en serio ahora mismo? "Quiero decir,


estar del

otro lado". Parecía curioso con el Dios.

"El que es rechazado aunque claramente es una mejor opción". "Oh por
favor.

Tu vistes los números ".

"De acuerdo. Los números. No me digas que realmente crees esa mierda.

Sí, basamos nuestra compañía en eso, está bien. Y sí, en su mayor parte

funciona. Pero nunca tienes en cuenta la química. Lo entiendes,


¿verdad?

Una computadora no puede hacer eso


"Y el día puede". . " "Bien, estamos jodidos, porque los robots se
apoderarán

del mundo. Por suerte para ti, encabezaras la toma de control, así que te

ahorraré un lugar en la nave madre.

"Él puso los ojos en blanco. "En serio, no puedo creer que esté teniendo
una

charla contigo, pero no existe una ecuación matemática para la química.


En

absoluto. No puedes forzarlo, y no puedes predecirlo. Ella y David


pueden

verse bien en el papel, pero ¿él la excita? ¿Sus sonrisas la hacen querer

morir por dentro? Su beso, ¿se está derritiendo? ¿No es eso lo que dicen
las

chicas? Levanté una mano como una señal de alto.

"Creo que necesitamos más alcohol si vas a usar palabras como 'panty-

melting', Lex".

"Finge que soy una chica".

"Preferiría que no. Como odio a todas las mujeres en este momento,
estoy

obligado a hacer algo estúpido, como besarte en una confusión


hormonal, y

luego intentar golpear esta botella sobre tu cabeza con furia ".

"En primer lugar, no me beses, arruinará nuestra amistad".


Levantó un dedo, luego otro. "En segundo lugar, los dos somos niños, así
que

creo que es evidente que la etapa experimental pasó al mismo tiempo que

pasamos por el inglés 101." Otro dedo se levantó. "Y tercero, si me


golpeas

en la cabeza con una botella o incluso con una almohada, probablemente


te

derribaré como lo hice en sexto grado cuando le dijiste a Amanda que


todo el

metal en mi boca lo hacía para que los alienígenas pudieran verme desde
el

espacio ".

"¿Quieres que hable?" Me reí con amargura. "¿Sobre lo que se siente al


ver a

una chica que acabas de follar besar a otro hombre? ¿O la chica que te

importa te miente? ¿Qué tal esto? "Mantuve un dedo a la vez mientras


hacía

mi propia lista. "Apesta. Quiero matar a David Quiero que duela tan
mal como

me duele. Quiero que el dolor en el medio de mi pecho se alivie lo


suficiente

para poder respirar con frialdad. Quiero darle un portazo en la cara,


luego

pedir disculpas, abrazarla y pedirle que me elija. Me quedé mirando mi


mano,
con los dedos extendidos, luego la sacudí como si al hacerlo cruzara los

elementos de mi lista. . "Quiero tantas cosas maldita sea y estoy tan

confundido que creo que mi única opción es ahogarme en el whisky del


que

aparentemente no tenemos suficiente. Esa es la verdad."

Lex estaba en silencio. El reloj de la cocina marcaba a lo lejos,


rechinando

mis nervios ya deshilachados.

"Bueno." Lex se aclaró la garganta. "Tienes dos opciones. Díle que la


viste y

la enfrentas cara a cara, o simplemente. . . déjala ir sin explicación. Uno


es

más fácil para ti, y el otro es duro para ambos. Piénsalo y no cometas el

error de ser ducho y ser dramático al respecto. Recuerda, tenemos pollas


".

"Podría haberme engañado, ya que parece que acabas de patear la mía y


te

reías mientras lo hacías".

"Ese era tu corazón, no tu polla". Tú sabes la diferencia, así que deja de


ser

un asno y bebe el resto de ese whisky ".

"Quedan dos gotas. ¿Crees que si cierro los ojos y hago clic sobre mis

talones, se convertirán en dos botellas?’’


"Hazlo y te llamo chica otra vez". Con un suspiro de frustración, incliné
la

botella hacia atrás y la arrojé a la basura, luego saqué mi teléfono del

bolsillo. Siete llamadas perdidas. Todas de Blake. "¿Como va a ser?"

"Soy un solucionador", le dije, sin dejar de mirar mi teléfono. "Así que


voy a

arreglarlo". Todavía estamos bajo contrato, pero según nuestro acuerdo

establecido en la última sección, al menos para Blake, si él la lleva a una

cita y la besa, el contrato está completo. Eché un vistazo a su


computadora

portátil. "Terminado".

"Uh." Lex se puso de pie. "¿Estás seguro de que es una buena idea?"

"¿Qué?" Me burlé. "Eso es lo que ella quería al principio, y sin importar


cómo

lo consiguió, sucedió". Termina el maldito contrato, solicita el pago y

elimina su información de mi agenda mientras lo haces. Tengo que


reunirme

con Vivian por la mañana, y luego tengo un nuevo cliente la próxima

semana‘’.

"Ian, piensa en esto." Lex comenzó a mirarme. "Al ignorarla, corres el


riesgo

de que ..."

"¿Eso qué?" Grité. "¿Que ella se habrá ido para siempre? Ella ya se fue.
Ella

hizo su elección. Ella no había dejado mi cama durante las últimas 48


horas

seguidas, ¡y aún así ella le devolvió el beso! Ella lo besó, Lex. Preferiría
que

ella se acostara con él. Sabía tan bien como yo lo personal que podía ser
un

beso. El sexo puede ser estúpido, ¿pero besarse? Nunca lo fue. Miles de

pensamientos llevaron al beso, millones de sensaciones tuvieron lugar

durante eso, y fue el único acto de juego previo que se repitió en la mente
de

las mujeres, la mayoría de las veces más que el sexo, en los años
venideros.

Recordabas cada momento de tu primer beso con alguien.

¿Tu primera vez teniendo sexo? En muchos casos, es vergonzoso, no

notable, embarazoso, no lo suficientemente bueno. Sin embargo, los


besos

siempre se recordaban. Y siempre había una razón para eso.

"Ian, voy a preguntarte una vez más, ¿estás seguro?"

"Elimina el archivo, Lex. Sigo siendo tu jefe, técnicamente, ¿no? "Fue un

golpe bajo. A pesar de que éramos socios, tenía una participación

ligeramente mayor en la empresa: 60 por ciento. Sabía que le estaba

llamando la atención. Parecía enojado, listo para golpearme en la


mandíbula.

"Sí." "Entonces voy a hacerlo." Lo dejé en la sala oscura y pisando


fuerte mi

camino por las escaleras. Cuando estaba a mitad de camino, sonó el


timbre.

Lex respondió, como si supiera que lo haría.

"¿Ian está aquí?", Preguntó Blake. Me detuve en la escalera,


deteniéndome

en las sombras, escuchando a escondidas.

"No", Lex mintió. "Blake, deberías irte".

"¡No!", Gritó. "No puedo. Él no entiende lo que cree que vio. Yo solo ...
tengo

que explicarlo ".

"Bien". Lex cruzó sus brazos, parandose en el medio de la puerta.

"Explícamelo. ¿Por qué demonios había otro tipo que te besara? Ella
guardó

silencio por algunas respiraciones.

Luego dijo: "Prefiero hablar con Ian sobre eso".

"Mierda. Me tienes. Habla o vete, no me importa un carajo ".

"¡Él me besó!"

"Cuento tan viejo como el tiempo". Lex se burló. "Y tú le devolviste el


beso.

¿Me estoy perdiendo algún detalle importante, donde lo alejaste, le


hiciste

un rodillazo en las pelotas, gritaste con todos tus pulmones?

"Yo si . . .pude alejarlo. . . después de un tiempo ".

"Y dudaste. Eso no habla bien para ti, o para la forma en que piensas en
mi

mejor amigo. El mismo mejor amigo que estoy seguro de que va a querer

renunciar al concepto de negocio más lucrativo que he visto en décadas,

todo porque una chica que ni siquiera sabe cómo vestirse sin su ayuda
pensó

que apuntaría un poco más alto y trampeo.

Apreté la escalera de madera tan apretadamente que me dolieron las


manos.

Estaba dividido entre querer defenderla y querer gritarle como él.

"¿Apuntar más alto?" Ella se rió. "¿Con David? ¿Estas loco?"

"Debes estar tan orgullosa de ti misma", dijo Lex en voz baja. "La única
chica

que derrotó a Ian Hunter, y tú ni siquiera lo mantuviste. Lo acabas de


hacer a

un lado una vez que tu enamoramiento infantil te miró. ¿Crees que a


David le

importaría si Ian no te hubiera puesto en su radar? ¿Crees que ahora se

preocupa por ti? "Somos amigos. Eso es." "Y tú e Ian lo fueron. . .

‘’¿qué?" "¡Citas! ¡Estamos saliendo!"


"Besaste a otro amigo. Eso significa que todo lo que tu e Ian tenían ha

terminado. Espera la terminación del contrato por la mañana. Estoy


cansado

de hablar contigo y, sinceramente, creo que eres una perra. Ahí. Lo dije.
Ve a

llorar en tu almohada sobre lo horribles que son los hombres. Mejor


aún,

apuesto a que a David le encantaría consolarte. Extiende tus piernas por


él.

Hemos terminado aqui."

La puerta se cerró de golpe. Aturdido, esperé que Lex me dijera algo,


pero él

permaneció en silencio, aterradoramente silencioso, mientras se paseaba

frente a la puerta, luego pateó la pared con el pie.

"¿Has oído eso?", Preguntó Lex con voz ronca.

"Es difícil no hacerlo".

"No quise llamarla perra. Me quedé atrapado en el momento. "Lex de


repente

levantó la cabeza y sonrió. "Me lo puedes agradecer después."

Mis ojos se achicaron. "¿Qué quieres decir con…, gracias más tarde?"

"¿Alguna vez te preguntaste por qué saliste con las citas tan bien?" Se

encogió de hombros descuidadamente. "¿Por qué siempre he estado feliz


de
dejar que entrenes a los clientes en el arte de la seducción mientras solo

trabajo en técnicas de besos y rupturas?"

"No, pero siento que estás a punto de revelar algún talento oculto." El
dolor

era menos severo cuando no estaba pensando en su voz, en lo triste que

sonaba.

"¿Mi especialidad? Rupturas. He tenido la intención de hablar contigo


sobre

eso, pero. . . Creo que podemos agregar esa especialidad a Wingmen Inc.

Ayudamos a las personas a romper, también podemos ayudarlos a volver


a

estar juntos. Si ella se preocupa por ti, volverá, en tres, dos, uno ".

Llamaron a la puerta. Lex levantó una ceja hacia mí, luego abrió la
puerta de

un tirón. "¿No te dije que te fueras?"

"Solo" -Blake empujó contra el pecho de Lex- "deja de hablar durante


dos

segundos para poder hablar sin tener que defenderme. Dile a Ian que
volveré.

Y si él no contesta su teléfono, voy a subir a su ventana. Y si me bloquea,


lo

romperé con mi Caboodle, o algo igual de pesado. No me detendré hasta


que

me escuche. Y yo pienso . . . "Ella estaba en silencio. ¿Estaba llorando?


"Creo que lo amo." Mi mundo dejó de girar. Me deslicé hasta el piso,
casi

derrumbándome por las escaleras mientras esperaba en silencio atónito


que

Lex dijera algo. "Buena respuesta. Estaremos en contacto. "Con eso, le


cerró

la puerta en la cara, me dio una sonrisa arrogante, y dijo:" Te lo dije ".

CAPITULO TREINTA Y CUATRO

M i cama olía a Blake, lo que era realmente irónico ya que sabía de


primera

mano lo que olía a la memoria. Es por eso que utilicé solo ciertos lavados

corporales alrededor de los clientes, ciertas colonias, creando un archivo

adjunto pero asegurándome de que el archivo adjunto no fuera tan


ajustado

como para sentir que estaban más enamorados de mí que el tipo al que

estaban persiguiendome. Necesitaba ganar su confianza, pero no tanto


que

se unieran emocionalmente. Nunca, en mi imaginación más salvaje,


pensé

que sería contraproducente para mí, que los papeles se revertirían y


tendría

que dormir en una combinación infernal de lavanda y champú con


aroma a

vainilla, con mi cuerpo tan apretado que estaba temeroso de demasiada


fricción de las sábanas mientras soñé con ella en la noche. Ella dijo que
me

amaba. No estaba seguro de creerle. Todos me amaron, o todos pensaron

que lo hicieron. Y el amor no significaba que fueras y permitieras que


otro

hombre te besara, o peor, lo devolviera. Gimiendo, coloqué mi mano en


la

almohada junto a mí, luego la esponjé otra vez, solo para ser paralizado
por

la avalancha de lavanda y vainilla de nuevo.

‘’Maldita sea".

Me aparté de la cama y miré mi mesita de noche. Eran las seis de la


mañana,

un mejor momento que ninguno para ir a entrenar, especialmente


porque

sabía que David ya no estaría en el gimnasio cuando yo llegara. No


estaba

completamente seguro de poder evitar patearle el trasero si tuviera la

oportunidad. Por lo menos, podría ofrecer verlo en el banco solo para


dejar

que todo el peso caiga sobre su pecho o sobre su cuello. Es bueno saber
que

estaba contemplando el asesinato. Una visión de sus brazos envolviendo a

Blake me hizo apretar mis puños a mis costados. Derecho. Valdría la


pena,
solo para ver la mirada impotente en el rostro del bastardo.

"Dos más", dijo el amigo DJ de David, tocando ligeramente la barra con


los

dedos, mientras David emitía un fuerte gemido gigante y aumentaba el


peso.

"¡Uno mas!" Las piernas de David casi se levantaron del suelo. ¿Fue
todo el

equipo de baloncesto inepto en el levantamiento adecuado? ¿O


simplemente

David? Parecía que estaba usando todas las células de su cuerpo para

intentar que la barra retroceda. Realmente me alegraría el día si el


bastardo

deja escapar un pedo y alguien acaba de tuitearlo. Oh, los hashtags que
pude

inventar. Ya estaba irritado porque David se había salido del horario y


estaba

haciendo ejercicio durante mi tiempo, pero lo que sea. Volví a mis


flexiones y

escuché más gritos desde la dirección general de David. "Buena


grabación,

buena grabación", dijo DJ. Escuché backslapping, y probablemente

bofetadas. No me perdí esa parte de los deportes organizados: la cultura,


la

forma en que el levantamiento de pesas y el entrenamiento terminaron

siendo casi una religión. No era saludable, y fue una de las cosas que me
hizo sentir agradecido de estar en un camino diferente, a pesar de que no
era

el que originalmente habría elegido para mí. Terminé mi último push-up


y me

derrumbé sobre la colchoneta, al acompasar mi respiración, esperando a

que bajara mi ritmo cardíaco, cuando un par de chanclas pisaron

directamente mi línea de visión. Blanco y negro 1992 Adidas, chanclas en


un

tamaño nueve. Lentamente, levanté la cabeza, luego me senté en la

alfombra.

"¿Sí?" Mantuve mi voz seca, irritada. Eso no fue difícil de lograr, ya que

estaba agotado por mi entrenamiento y extremadamente enojado. Con


amor

o sin amor, ella todavía había besado a otro hombre. Hacer trampa era
hacer

trampa. Período. El cabello ondulado de Blake estaba recogido en una


coleta

baja, y lucía gafas con montura negra. No tenía ni idea de que incluso
llevara

gafas. Una generosa cantidad de estómago estaba mostrando, cortesía de

sus pantalones cortos de baloncesto bajos y su sujetador deportivo rosa


muy

alto y apretado. Solo podía imaginar cuántos muchachos en ese momento

exacto comenzaron a apilar los pesos con la esperanza de impresionarla,


sin

darse cuenta de que ella no era del tipo impresionable por eso. Yo
deberia

saber eso. Los atletas vieron cosas así, especialmente cuando ni siquiera

podías sacar la maldita barra del estante.

"Blake", David gritó en el gimnasio.

Apreté los dientes e intenté evitar perder seriamente mi mierda. ¿Por


qué

demonios estaba ella aquí?

"Escucha". Blake ignoró a David y se inclinó, su voz baja. "Necesito


hablar

contigo a solas".

"¿No recibió mi correo electrónico?" Me puse de pie bruscamente y me


quité

la toalla del cuello. "Hemos terminado".

"No, no lo hemos hecho". Su labio inferior tembló cuando colocó una


mano

en mi antebrazo. "Ian, te amo. Lo siento por el beso. Puedo explicarlo.


No se

trataba de ti. Estaba confundida."

"No, mierda", dije con una risa hueca. "Mira, nos hiciste un favor a
ambos".

"¿Oh?" Era su turno de parecer enfadada mientras apartaba la mano y


se
cruzaba de brazos, presionando sus tetas lo suficientemente alto para dar
a

cualquier amigo que mirara hacia nuestra dirección fantasías sexuales

durante horas.

"Sí". Rápidamente tiré de sus brazos y los inmovilicé a los costados.


Mejor.

"Nuestra tasa de éxito proyectada. . . no fue buena Así que a menos que

quieras tener una posibilidad del cincuenta por ciento "-Me encogí de

hombros y asentí con la cabeza hacia un David que se acercaba-"


deberías ir

por el que siempre has querido ". Maldita sea, ¿cómo nunca me había
dado

cuenta de lo estúpido que era mi camino? Líneas rectas, amiga, líneas

rectas.

Blake entornó los ojos. "Todo eso ha cambiado. Tú lo sabes."

"Es el sexo", expliqué. "Se produce una reacción química que te une

emocionalmente a una persona cuando tienes relaciones sexuales. Dale

unos días antes de que desaparezca. Yo lo haré."

"Ian", dijo de nuevo, esta vez con más desesperación. "Te estoy diciendo
que

te amo, y me estás alejando". ¿No te preocupas por mí en absoluto? ¿Tal


vez

incluso un poquito? Sí. Me preocupaba demasiado. Y en ese momento,


sin

importar lo que ella dijera, sin importar cómo se sintiera por mí, sabía
que

iba a tener que hacer la elección por ella. Porque no valía la pena el
riesgo.

Ella valia la pena, absolutamente. ¿Pero yo? Yo no lo estaba. Apestaba


tener

realmente cero creencia en mí mismo, pero ¿y si la lastimaba? ¿Y si, en


esta

situación, yo fuera su Jerry, el esposo de mi hermana? ¿Al tipo con el


que se

conforma, solo para enamorarse de otra persona diez años después?

"¿Ian?" Lágrimas se juntaron en sus ojos.

"Ve". Di un paso atrás. "Tu novio te está esperando".

‘’Mi novio está de pie frente a mí".

"Ya no", susurré, echando una última mirada persistente a esos labios, a

esos ojos. Tuve que apartar la mirada.

"Se feliz."

"¿Eres tú?"

"¿Soy yo qué?" Mi cabeza saltó a la atención. David estaba solo a cinco


pies

de nosotros y ganaba.

"¿Contento?"
"¿Importa?", Pregunté mientras David serpenteaba con su brazo
alrededor de

Blake y trataba de atraerla para un beso.

"Para mí, sí".

"¡Ian!" David tendió su mano libre. "Es bueno verte, hombre".

Me quedé mirando su mano, luego me encontré con su mirada,

descaradamente ignorando su supuesta oferta de amistad, porque todo lo

que estaba haciendo era tratar de darme la sacudida del ganador. El que
dijo:

"Oh, oye, siento que hayas perdido, patético bastardo", pero aquí tienes
una

medalla de participación por todos tus problemas. Sin resentimientos,

¿verdad? Oh, PD, ¿le enseñaste esa cosa arqueada en la cama? Gracias

hombre. Muchas gracias.

"Demonios", dije en voz baja y fingí la mejor sonrisa que pude reunir.

"Los veo luego. ¿Y David? Increíble. Él todavía estaba sonriendo.

"¿Sí?"

"Trátala bien".

"Oh." Sus ojos bajaron mientras besaba la parte superior de su cabeza.

"Ya lo hice . . . anoche."

Blake abrió mucho los ojos. Y antes de saber qué estaba pasando, me
estaba
lanzando sobre el en la alfombra y golpeando su cara con mi puño.

Repetidamente.

"Ian", gritó Blake mientras sus fuertes brazos se envolvieron alrededor


de mi

pecho y me sacaron del cuerpo de David en el suelo. Traté de ir detrás de


él

de nuevo.

"Amigo". DJ me agarró más fuerte. "Déjalo ir, hombre. Solo déjalo ir."

"¡Bastardo!", Grité. "¡No la vuelvas a irrespetar así y porque te


mataré!"

David se burló a través de los dientes manchados de sangre.

"Estaba bromeando." Se dio unas palmaditas en su nariz ya magullada.


"Dios,

hombre, toma una broma". ¿Una broma? ¿Quién bromea sobre tener
sexo con

una chica frente a ella? La culpabilidad mordió mi pecho, porque


realmente,

¿cuántas veces había hecho exactamente lo mismo?

"Ian", Blake me llamó. Ni siquiera podía mirarla. Con una maldición,


salí de la

sala de pesas en medio de la multitud observando con horrorizada

curiosidad.

"¡Ian!" Blake me alcanzó y agarró mi brazo. "No es lo que piensas."


." "Dime". Ni siquiera reconocí mi propia voz. "¿Fue antes o después?"

"¿Qué?" Parecía confundida.

"Le dijiste a Lex que me amabas, ¿fue antes o después de que lo


arruinaras?"

"¡Nunca!" Blake me empujó. "¿Hablas en serio ahora mismo? ¿Cómo


va de los

besos al sexo? "

"No lo sé. Dímelo tu. Básicamente te guié por los escalones, Blake ".

"¡Increíble!" Ella me empujó más fuerte. "Te digo que te amo, y no solo
me

empujas hacia él, ¿pero también me acusas de haberme acostado con


él?"

"No es como si no lo quisieras, estoy seguro", murmuré. Una sensación

punzante me recorrió la mejilla cuando su mano se posó sobre mi cara.

"¿Hemos terminado?" Pregunté, evitándola. "Asi que. Hecho.

"Ella corrió de vuelta a la sala de pesas, y continué mi caminata de la

vergüenza todo el camino hasta mi coche. Es curioso, hace unas semanas


lo

que acaba de suceder habría sido la configuración perfecta para que el


chico

finalmente notara a la chica. Demonios, incluso yo no podría haber


escrito un

final tan bueno. ¿El único problema? No fue ficción. No fue una
configuración. Era la vida. Quien dijo "si amas algo, lo dejas ir"
claramente

nunca había estado enamorado. Sin embargo, eso es exactamente lo que

estaba haciendo. Dejándola ir. Para el mejor hombre. Que, por primera
vez en

mi vida, me di cuenta. . . no fui yo

CAPITULO TREINTA Y CINCO

I an? ¿Me estás escuchando? Nos besamos. Fue increíble . . "

Demonios, incluso si fuera el peor beso de su vida, hubiera sido increíble,

porque cuando estás enamorado o cuando realmente te gusta alguien,


casi

puedes justificar cualquier cosa. Bueno, por supuesto que tenía aliento
de

café. Él trabaja en

Starbucks! Duh, ¡él bebe café! Tonto Ian.

Oh, no, ¡tenía la intención de pegarme los dientes! Dijo que había estado

anhelando por mí durante años. ¡Años! ¿Puedes soportarlo?

No, realmente no puedo. Por favor, deja de hablar. O mi favorito


personal:

Dijo que más saliva mejora las cosas, porque una boca seca puede
matarte

durante la administración oral. Lo juro. Correcto, y las bolas se caen si


no
tienes sexo antes de los cuarenta. No realmente. Búscalo.

"¡Ian!" Vivian chasqueó sus dedos frente a mí. "Después del beso, ¿cómo

puedo mantenerlo interesado?"

David se rió de algo que dijo Blake. Llevaba pantalones vaqueros y un


top

corto que mostraba su piel bronceada, ¡maldita sea!

"Ian", gruñó Vivian. Sí, tenía que dejar de soñar despierto sobre cierta
chica

y cierto tipo al que podía ver caminando actualmente de la mano hacia el

HUB.

"Tu . . . "Frenético al verla, alcancé la mano de Vivian.

"Mierda, Vivian, un beso está bien, pero el segundo beso es el que les
dice

que el primero no fue un golpe de suerte. Así que esta vez, que te bese,
pero

dale algunas señales mixtas. No puede ser demasiado fácil ".

"Está bien". Ella frunció el ceño. "¿Así que tal vez me siente más lejos
de él?"

atrapalo en casa. Solo asegúrate de que el no grite demasiado fuerte,

¿verdad? Puse los ojos en blanco, tratando de ignorar los rápidos golpes
en

mi pecho. Si ella vino a casa? Demonios, si ella llegaba a casa,


simplemente
iba a atarla a mi cama para que nunca más se fuera. Lancé un mensaje
de

texto rápido a Blake, preguntándole dónde estaba y dejándole saber que


si

no conseguía que su cobarde culo fuera al centro, iba a cantar una ópera

borracha fuera de su ventana hasta las cuatro de la mañana. Y cuando


ella

todavía no respondió, mentí y le dije que necesitaba un aventón y le


pregunté

si era normal ver a Pinocho después de hacer 'el tonto'. Mi teléfono se

iluminó en un minuto. Y así como así. Estaba de vuelta en el juego.

"No te ves tan alto como una cometa." Blake frunció el ceño, golpeando
la

puerta del coche detrás de ella y tirando del vestido gris de punto para
que

cubriera su culo. Apenas, por cierto, apenas lo hizo, y ofrecí una oración
de

agradecimiento. Traté de parecer ebrio, lo cual fue difícil, considerando


que

quería besarla y tocarle los labios, no fingir perderme ni hacer el amor


en el

maldito poste telefónico.

"Estoy drogado". Asentí. "Muy alto. Oye, ¿quieres un trago?

"No", dijo ella, hirviendo de ira, y me dio una palmada en la mano. "No
quiero
un trago". Ya no soy tu novia, ¿recuerdas? Y la única chica con la que
eres

amigo intentó matarte mientras dormías ".

"Gabs exagera esa historia cada vez que ella lo cuenta". No estaba
dormido,

lo estaba fingiendo ".

"¿Así que la herida del cuchillo también fue fingida? ¿Y la sangre? Hice
una

mueca, recordando el momento en que Gabi accidentalmente me


apuñaló en

el brazo después de tratar de asustarme en Halloween.

"Nos estamos saliendo del tema". Blake frunció el ceño.

"Solo sube al auto para que pueda conducir tu borracho, culo a casa. No

puedo creer que haya venido. ¿Qué te pasa? "Ella estaba haciendo esa
linda

cosa de hablar sola, y mordiéndose la uña como si respondiera a su

pregunta. "Nada." La miré, mis ojos se

clavaron en sus piernas. "En serio, nada en absoluto. Es un problema."

"¿Disculpa?" Extendió sus caderas, colocando sus manos sobre ellas.

Mantuve un gemido, lo cual fue difícil. Casi tan difícil como no besarla,
luego

arrojándola sobre mi hombro. "Linda. ¿Acaso Gabs te enseñó esa cosa


que
gira la cabeza? Me reí.

"Dios, estás borracho. La última vez que hablamos, casi matas a David y

logras romper mi corazón al mismo tiempo en el proceso. Te odio en este

momento, pero afortunadamente no lo recordarás en la mañana ". "No


estoy

borracho." La conduje hacia la barra mientras ella intentaba


arrastrarme de

vuelta al auto. "Pero tengo una confesión que hacer". "¿Oh?" Ella

dejó de luchar.

"Y me doy cuenta de que esto no es romántico, pero" -Me encogí de


hombros-

"Te amo". Blake se calmó. "¿Acabas de descartar un" te amo "? Si bien
alto?

" "Mentí acerca de estar drogado", le dije

sin convicción. "Y sí, lo tiré, porque es verdad. Porque en un mundo

complicado, donde un ex jugador de la NFL decidió cambiar el mapa de


la

escena de las citas, de alguna manera perdió el rumbo y se enamoró

perdidamente de uno de sus clientes ". Blake no parecía convencida. Yo

tampoco lo sería. ¡Mierda, aquí había estado repartiendo consejos sobre

relaciones durante el último año, y ni siquiera podía dar un discurso

convincente! "Las estadísticas me dijeron que no éramos un buen


partido.
Lex se metió con ellos, pero solo en un cinco por ciento. Todavía tenemos

solo un cincuenta y cinco por ciento de posibilidades de trabajar. ¿Y


quieres

la verdad? Ella asintió. "Si eres capaz de llegar a tal cosa".

"Yo desesperadamente", la tiré a mi cuerpo, "te quiero". Te necesito. Te

anhelo. "La agarré por la parte posterior de la cabeza y la tiré hacia mí.

Nuestros labios se encontraron con fuerza, mi lengua deslizándose contra


la

de ella antes de retirarse. "Pero tenía miedo". "¿Ian Hunter?


¿Asustado? "Su

labio inferior tembló. "No lo creo." Ella se aferró a mí ahora, sus manos

agarrando mi camisa. "David estaba en el percentil ochenta", admití,

sintiendo la necesidad de aclararme. "Y los números no mienten, nunca


lo

hicieron". Tenía miedo de que te establecieses si te quedabas conmigo

cuando él era el que siempre has deseado. Sentí que mi cuerpo se tensaba

con lo equivocado de la situación. "Allí, lo dije, mi confesión insegura ya


está

hecha. Si me disculpas, me emborracharé hasta el culo y olvidaré que


acabo

de decirte que puedo experimentar miedo cuando se trata de relaciones


".

Ella me agarró por la camisa y tiró de mí hacia atrás. "Oh no, no lo


hagas" No
puedes simplemente hacer discursos épicos y pisotearlos despues ".

"Claro". Sin pensarlo, tiré a Vivian en mi regazo, bloqueando mi visión


de

David y Blake. "Diviértete con él, y cuando me incline, retrocede, así".


Me

incliné, ella se echó hacia atrás y sonrió. Me sentí vacío. Vacío. "Buen

trabajo, Vivian. Solo asegúrate de que sea un beso juguetón, y luego


puede

volverse apasionado. Pero no te hagas el amor, no es para el segundo


beso o

incluso para el tercero. Mantenerlo con ganas. ¿Cuándo lo vuelves a ver?

"Bueno". Vivian se revolvió en mi regazo. Maldita sea, su trasero era

huesudo, dale a la chica una galleta o algo así. Amo los cuerpos de las

mujeres, pero como este, por el amor de Dios. "Se supone que debemos

estudiar esta noche".

"Lugar público. Luego ve a un lugar para tomar algo después, dile que

necesitas un descanso ".

"Entendido." Vivian se retorció más. Blake y David deben haberse ido.


"Está

bien, listo". La levanté de mi regazo y me puse de pie justo cuando David


y

Blake se volvían hacia mí. Por la expresión de su boca, la había estado

besando, o tratando de quitarle los labios de la cara. Pero ella no se veía


satisfecha; en todo caso, parecía enojada. De nada por darte el deseo de
tu

corazón, princesa. Ahora deja de mirarme furiosa. "¿Viejo cliente?"


Vivian

asintió con la cabeza hacia ellos.

"Más o menos." Fruncí el ceño y agarré mi teléfono. "Envíame un


mensaje

con la ubicación esta noche, y pasaré el rato en el fondo para asegurarme


de

que no necesitas un hombre con alas".

"Hah". Vivian asintió. "Realmente tomas tu trabajo en serio, ¿no?"


David me

dio un dedo detrás de la espalda de Blake. ¡Sabía que había algo mal con
ese

bastardo!

"No tienes idea." "¡Gracias, Ian!" Vivian se escapó mientras hacía una
nota

mental para cortar los frenos de David, ya sabes, cuando Blake no estaba
en

el asiento del pasajero. No dañaría un cabello en su cabeza. ¿Pero


David?

Digamos que quería arrancarle miembro por miembro.

"Blake nos pagó", anunció Lex cuando entré a la casa y puse todas mis

cosas de la escuela sobre la mesa.


"Hice lo correcto". Lo decía mucho últimamente. En mi cabeza mientras
me

ducho. Justo antes de acostarme cuando todavía la olía en mis sábanas,


sin

importar cuántas veces las lavara. Antes de clase, después de la clase. Así

que, básicamente, se había convertido en mi nuevo mantra. Hice lo


correcto.

Exactamente siete horas después, todavía me lo estaba repitiendo


mientras

yacía en el sofá y me preguntaba cuánta pizza podía consumir un


hombre

antes de que realmente se muriera. ¿Sería menos doloroso que ahogarse?

¿Me lloraría Lex? ¿O simplemente sacaria provecho del hecho de que


había

tomado una sobredosis de pizza y conseguir que Domino's me pusiera un

nombre? Pensamiento profundo. En eso se convirtió mi vida. Bueno, eso,


no

duchas, comer en exceso, y Game of Thrones vuelve a ejecutar. En un

momento de completa debilidad por la pizza, envié un mensaje a Blake.

Ian: te extraño. Le envie un mensaje de texto de inmediato.

Blake: Me dejaste por mi propio bien y me rechazaste cuando dije que te

amaba vete.Al. Infierno.


Ella puntuó el texto con una cara sonriente. Una cara sonriente

significaba que aún había esperanza. ¿Derecho? Oh mierda, y el maestro


se

convierte en el estudiante. Siempre les digo a mis clientes que una cara

sonriente no significa "Quiero tener sexo contigo"; a veces, una cara

sonriente solo significa "estoy feliz". ¿Eso significaba que estaba feliz de
que

me fuera al infierno?

fue malo cuando no sentí nada después de la muerte de uno de mis

personajes favoritos. "Levántate", ladró Lex. Con un saludo muy sólido


de

doble dedo medio, le hice saber mi opinión sobre esa sugerencia y


continué

con mi vida, fruncí el ceño cuando otro personaje principal en GoT fue

masacrado frente a mí. Y no sentí nada. Mierda, viendo como la sangre


salía

del pecho del tipo. Huh, tal vez debería convertirme en actor y ser
asesinado.

Mejor que la muerte por pizza. No quería oler a pepperoni en mi ataúd.


Cogí

la botella de Jack Daniel's. Ni una gota rodando por la parte inferior.


Maldita

sea. Lex arrebató el control remoto de la mesa y bajó el volumen.

"En serio, lárgate y deja de andar mal. Me estás asustando. Vamos a un


bar ".

"No."

"Amigo". Lex se dejó caer en el sofá. "En serio me estás matando aquí.
Las

estadísticas del éxito de su relación no mienten, está bien. El hecho es que

tienen una mayor tasa de éxito. PERO ELLA TE AMA! "

"¿Debes gritar?"

"Por favor, esa botella vacía ha estado allí desde las diez de la mañana.
Has

estado bebiendo agua y comiendo pizza, así es como tratas. Pizza. Me das

asco." "Pagliacci cumple, hombre. No se puede

superar eso. Y sin resaca ". "Mira". Una

gruesa carpeta aterrizó en mi regazo.

"¿Qué demonios es esto?"

"Tu información de fondo contra la de ella".

"Lex" gruñí su nombre como una maldición. Claro, toma un poco de sal
y

viértela en el gran agujero que es mi corazón. Realmente, me sentaré


aquí y

lo tomaré. "No quiero deprimirme más". Empujé la carpeta.

Lex suspiró ruidosamente. "Te quiero como a un hermano. Pero esta


carpeta
está arruinando tu vida. Quiero que veas las estadísticas. Las estadísticas

reales ". "¿Estadísticas reales?", Repetí, sentándome más recto, el


interés

de repente despertó. "¿Qué quieres decir con estadísticas reales?"

"Mira". Lex levantó sus manos inocentemente frente a él. "Puede que
hayaa.

. . Pellizcado un poco los números. . "

"'Un poco', lo que significa que redondeado en lugar de hacia abajo?"

Lex tosió en su mano.

"Lex!" Me lancé hacia él, pero toda la pizza me hizo lento y lento. "¿Qué

diablos hiciste?" "Lo que tenía que hacer," Lex gritó. "En serio eres un

idiota". "¿Gracias?" Negué con la

cabeza. "Y repito, ¿qué diablos hiciste?" "Te conozco." "Yo

también me conozco, gracias".

"No, realmente te conozco." Lex pasó su mano sobre su cabeza


zumbada.

"Te acostaste con un cliente. Un cliente, Ian. Nuestro negocio se basa en


su

capacidad para, primero, no hacer eso, sino también para ser muy bueno
en

lo que haces. ¿Recuerdas cuando comenzamos? ¿Cuál es el juramento


que

ambos tomamos? Me
tragué la amargura en mi garganta. "Nunca te enamores."

"Bien". Lex asintió. "Y en la misma noche de borrachera, ¿qué hiciste


para

que te lo jure?" No respondí.

"¡Ian, maldita sea! ¿Qué me obligaste a hacer? "Te hice prometer que
no me

dejarías". "¿Y por qué es eso?"

"Porque estaba cansado de perder la mierda". . . Perdí mi habilidad


para

jugar, y seguí adelante, pero no me gustó el dolor emocional. Demonios,

¿quién lo haría? Así que te dije que siempre tengas mi espalda ".

"Entonces" -Lex abrió la carpeta- "Lo hice".

Miré la hoja y casi lo derribo al suelo. "¡Mierda! ¿Cómo se supone que


esto

me hará sentir mejor?

Lex estalló en carcajadas. "No podría hacerlo. Cambié los números por
cinco

puntos, hombre. Cinco puntos completos Y fue suficiente para


arruinarte.

¿No lo entiendes? ¿Cincuenta por ciento? ¿Cincuenta y cinco por ciento?


No

importa. Los números pueden mentir. El corazón-" "Maldito poeta" Así


es

como obtienes tanto culo, "dije en un tono irritado.


"Rara vez tengo que usar mis palabras, Ian. Raramente."

"Así que ella todavía se estaría conformando conmigo".

"Solo hay una forma de averiguarlo". Lex se levantó y le ofreció su


mano. "Sé

de sobra que David está de fiesta esta noche, y se dice en la calle que está

solo, mientras Blake se junta con Gabs. ¿Te importa un trago? Mis ojos
se

achicaron. "¿Qué? ¿Crees

que el Sr. Dos zapatos buenos y su estilo de mariposa, iremos a rescatarlo

Entonces El buen abraza arboleses en realidad era tan malo como me

gustaría que fuera? Créeme, ojalá fuera ese el caso ".

Lex negó con la cabeza. "No, hombre, porque te ves como una mierda".
Dudo

mucho que puedas subir a un avión sin alcanzar el límite de peso ".

Levanté mi camisa. "¿,

El paquete de seis estabas diciendo?"

‘’Deja de enseñarmelo" Lex miró hacia otro lado y se cubrió los ojos.
"¿Dónde

demonios lo pones?" "Sabes, una chica me preguntó eso una vez. No

respondí, simplemente empujé a mi gigante ...

"Claramente te sientes mejor." Lex extendió su mano nuevamente. "Nos

tiramos a la ducha y nos ponemos ropa de 'sexo'.


¿Recuerdas una de las estadísticas más importantes? Los chicos suelen

meter la pata dentro de las primeras dos semanas de una nueva relación.
¿Y

por qué es esto? "El complejo de Dios se establece", gruñí. "Finalmente

ganaron la lotería y quieren comprar una bebida para todos".

CAPITULO TREINTA Y SEIS

"N o fue épico", dije. "Y nunca lo pisotee". Me pavoneo, pero nunca

pisoteo. A veces me conocen de puntillas, pero solo cuando salgo

sigilosamente de la habitación de una niña, y no creo que tenga que

explicar el por qué detrás de eso ".

Los ojos de Blake todavía estaban llenos de lágrimas. "Pruébalo."

"¿Quieres que me pavonee?" "Demostrar mi amor".

Sus cejas se arquearon en desafío. "Quiero que me lo demuestres. Hiciste

un discurso épico, me dijiste que me amabas, y tal vez, más o menos,

entiendo el método para tu locura. Pero por lo que sé, simplemente no

quieres que David me tenga a mí. ¿Cómo sé que te pertenezco?

Lo pensé por un minuto. "¿Honestamente?"

Ella asintió. "No lo haces. Nunca lo seras. Al igual que las estadísticas me

fallaron "-suspiré, luchando por no fruncir el ceño-" las palabras


también

me fallan. Diablos, creo que a veces fallan todos, especialmente cuando


más los necesitas. Es como, la única vez que quiero ser elocuente, mi

lengua decide quedarse pegada al paladar ". Hice una pausa, nerviosa
por

cómo convencerla de cómo me sentía. "Puedo entrar en cualquier

pantalón de mujer que quiera" -Blake resopló- "pero el tuyo. Podría


darme

la vuelta, entrar en ese bar y salir con cualquiera que no sea el que

realmente quiero. Probablemente porque cuando las palabras realmente

significan algo, cuando retienen algo poderoso detrás de ellas, siempre, y

quiero decir siempre, se desmoronan. Por mis acciones "-Me encogí de

hombros y agarré su mano-" también fallarían. "Tendrás momentos de

duda, especialmente teniendo en cuenta el tipo de negocio en el que

estoy. Al final del día, lo único que realmente estará de nuestro lado

somos nosotros, y el hecho de que nos amamos. No nos hemos prometido

tiempo. No nos prometimos que será perfecto. Y no puedo prometer que

lo haré bien en el primer intento. Quiero decir, mira el desastre que ya

hice. Pero "-La tiré contra mi pecho-" Juro esto. "Mis labios rozaron los
de

ella. "Solo serás tú, Blake, a quien llevo a casa por la noche, con quién

quiero despertar cada mañana. te quiero. Y si me das tiempo, lo probaré.

Cada minuto de cada día que me permitas estar contigo ".


"Whoa". Blake se secó los ojos. "Eso fue-"

"Wah-wah", dijo la voz de Lex desde algún lugar detrás de nosotros.

"Solo bésala para que puedan irse a casa. Además, David está enyesado,

así que ... "¿David está aquí?" Blake saltó lejos de mí. "Oh sí, eso".
Asentí.

"Entonces David está aquí".

"Entendiste", dije con los dientes apretados.

"No es que me importe, ya que no estamos saliendo".

"¿No lo estas?", Dije.

Lex se rió entre dientes oscuramente. "Tú" –me volví y lo sometí a una

mirada- "eres un bastardo enfermo".

¿Recien lo descubres?" Él se encogió de hombros, y me volví hacia


Blake.

"David es un idiota", dijo Blake. "Cuando le dije que no podía salir con
él

porque estaba enamorada de otra persona, me dijo: '¿Qué tiene que ver
el

amor para hacer algo? Solo quiero joderte, ahora que estás caliente '".

Lex y yo la miramos estupefactos. "Bien entonces". Me encogí de

hombros. "Supongo que no necesito atraerte al bar para que puedas ver

por ti mismo hasta dónde ha caído nuestro joven David. Estoy bastante

seguro de que está con una prostituta, posiblemente dos. Si quieres


averiguarlo, todo lo que necesito hacer es llamar a la policía. Levanté el

teléfono.

Blake estalló en carcajadas. "Suena divertido. Podría tomar una bebida

después de tanta confesión ".

"Coño", Lex tosió. Puse los ojos en blanco.

"Solo espera, Lex".

"Hah". Me dio una palmada en la espalda. "No, gracias. Amo mi vida.


No

habrá ninguna espera para que ninguna chica me arrastre por los pies ".

"Espero que no, ya que tienes un pene. Realmente no es así como

funcionan las cosas ".

"¿Chicos?" Blake se aclaró la garganta. "¿Quién me está comprando mi

primer trago?"

"Ese honor va para tu novio". Lex me dio una palmada en la espalda.

"Creo que iré a pasar un tiempo con Gabs. . . Que te diviertas."

"Espera, ¿qué?" Entrecerré los ojos. "Odias a Gabs".

"Oh, ¿dije pasar el rato?" Lex se rió. "Quise decir tortura. Escuché que

está sola en casa esta noche, y todavía odia a los payasos. Solo tengo

una peluca de payaso y un cuerno en la parte trasera de mi auto. Cuáles

son las probabilidades, ¿verdad?

"Que te disparen, hombre". Lo golpeé con el puño.


"Sin promesas." Nos hizo un gesto con la mano y caminó hacia un taxi

que esperaba. "Por odiar a alguien tanto, realmente pasa mucho tiempo.
.

. molestandola a ella. Blake observó a Lex alejarse.

Solté un bufido. "Ha estado así por siglos, y continuará siendo así". Lo

mejor es simplemente ignorarlos, "dije, acariciando su cuello mientras

cruzábamos la multitud. Efectivamente, David estaba al frente y al


centro,

bailando con algunas chicas borrachas.

"Hueles bien", dije.

Blake se rió entre dientes, luego se volvió bruscamente y presionó su

boca contra la mía mientras yo llamaba al cantinero.

"¡Dos tragos de tequila!" Grité, al retomar el aliento. Luego giré a Blake

delante de mí, deteniéndola para que pudiera ver el espectáculo gratuito

que David estaba dando. Me incliné y le murmuré al oído: "Admítelo,

quieres tocar eso."

David estaba follando en seco a la chica corta, pero ya que él era tan alto

y ella era tan baja, era como si estuviera tratando de encajar con su pene

minúsculo en su axila. "Tal vez debería dibujarle un diagrama o algo


así".

Blake se inclinó hacia mí. Solté un suspiro, y ella empujó su culo contra
mí cuando encontró mi mirada sobre su hombro.

"Sí, porque si alguien sabe el plan de juego para anotar. . . eres tu."

"Me encanta cuando complementas mi destreza sexual. . . Hazlo de

nuevo. Besé su cuello mientras sus manos me acariciaban. Trató de

darse la vuelta, pero yo la mantuve inmovilizada en su lugar, luego la

moví lentamente de modo que quedara frente a la barra. "Manos en la

madera". Ella me alcanzó hacia delante.

"Lindo". Tiré de su oreja con mis dientes. "Madera equivocada,


cariño".

Lentamente, alejó sus manos de mí y las colocó en la parte superior de la

barra. "Agacharte."

Ella se congeló, luego me devolvió la mirada. Estamos en público, ella

dijo.

"Exactamente." Mi cuerpo se calentó. No, comenzó a zumbar con

consciencia. "Solo un pequeño adelanto, solo para tí". Nadie más está

mirando, no con The David Show pasando ".

Ella miró hacia atrás, y yo también. Efectivamente, cada ojo estaba

pegado a la catástrofe que estaba teniendo lugar en el otro lado de la

habitación. La pobre axila de la niña iba a tener una huella de pene,


junto

con un raspado de cremallera. Una mañana tan triste y tristeza


reservada para ella.

"Bien". Lentamente, Blake se inclinó sobre la barra y alcanzó nuestros

cuerpos. La vista era hermosa. Vi la más mínima insinuación de nalgas,


lo

suficiente como para querer ser exhibicionista.

"Precioso." Le apreté el culo antes de que lentamente la girara, tomara

un vaso de chupito y chocara el vaso contra el de ella. "¿A nuevos

comienzos?"

"Y finales felices".

"Y entonces la virgen se convierte en la mujerzuela. Mi trabajo aquí está

hecho."

"Dice el puto".

"¿Quién irá a casa contigo?", Le respondí. "Ahora, mueve ese trasero

hacia la puerta. Tengo algunas ideas que involucran cuerdas y corbatas


".

Blake abrió mucho los ojos.

"¡Ian!"

"¿Qué?", Dije encogiéndome de hombros. "Estaba hablando de mejoras

para el hogar, niña sucia ". Un rubor le manchó las mejillas. "Ahora,

vámonos de aquí antes de que te maulle en el baño más cercano. Tengo

que mantener las cosas con clase en lo que a ti respecta ".


"No lo sé . . . "Blake dejó de caminar. "Podría ir al baño".

"Hmm". Seguí guiándola. "Quizás la próxima vez . . . ¿Pero esta noche?


Te

quiero en una cama. . . Voy a confesar mi amor, y luego te llevaré a un

baño, no importa cuán sexy te veas en el vestido que realmente no

recuerdo haber comprado para ti ".

"Es de Gabi". "A veces la amo".

"Y a veces, en muy raras ocasiones, ella te ama".

Riendo, besé a Blake en la cabeza y susurré: "Vámonos a casa"

CAPITULO TREINTA Y SIETE

N unca en mi vida se había llevado un viaje en coche tanto tiempo. No

ayudó el hecho de que unas pocas calles del centro de repente decidieran

que necesitaban construcción en el camino a mi casa, por lo que el viaje


que

debería haber tomado unos minutos tomó cerca de veinte.

"¿Estás bien?"

"No". Todo mi cuerpo estaba apretado, dolorido.

"¿Ian?"

"¿Hmm?" Me volví para mirar a Blake. Sus manos estaban dobladas en


su

regazo, su vestido de punto era casi indecente mientras subía por sus
muslos. Extendí la mano para tomar su mano, pero ella se apartó.

"¿Qué pasa?"

"La besé de nuevo". "Mierda". Fue nuestra noche divertida. "Blake,

realmente, realmente no quiero hablar de él. Está hecho. Un momento de

debilidad ... "

¿Momento de debilidad?"

Ella se echó a reír. "No, más bien, lo besé para asegurarme".

"¿Asegúrate?" El trabajador de la construcción me señaló hacia


adelante.

Nos estábamos moviendo a la velocidad de una tortuga sobre un puente.


Ya

no podía mirar a Blake, pero podía sentir su aprensión como si fuera la


mía.

"¿Asegúrarte de qué?"

"Mis sentimientos."

Estábamos casi en mi casa. La miré de reojo. "¿Tus sentimientos por


David?"

"No". Ella tragó saliva. "Mis sentimientos por ti."

"Blake, no te ofendas, y lo digo de la manera más amable posible, pero


¿en

qué diablos estabas pensando?"

"¡No lo estaba haciendo!" Ella lanzó sus manos al aire. "Yo solo . . . Yo
quería
asegurarme. Tú fuiste mi primero . en todo, y simplemente no lo sabía, y

estaba cayendo demasiado rápido. "Y luego se inclinó, y pensé, bueno, al

menos sabré con certeza que amo a Ian". Respiró profundamente, luego

terminó en voz baja, "Porque lo hago". . . Te amo."

"Y sin embargo" -Me giré por el camino de entrada y apagué el auto- "él
te

besó".

Blake suspiró pesadamente. "Dejé que me besara". No lo alejé al


principio

porque estaba tan sorprendida por lo horrible que se sentía, lo


equivocado

que se sentía todo. La forma en que ese besó fue ...

"Por favor". Levanté mi mano mientras mi estómago se anudaba en


nudos.

"Ahórrame los detalles."

"Sabía raro".

"¿No me oíste cuando dije que me perdonases los detalles?" Saqué las
llaves

del contacto. "Supongo . . . Tal vez pueda entender por qué lo dejaste
pasar,

pero, Blake, ese beso fue por lo menos siete segundos. Créeme, conté ".

"De tortura absoluta", señaló. "Y cuando terminamos, se limpió la


boca".
"Bueno, mierda." Me reí entre dientes. "¿Montones de saliva?"

"Tal vez fue un tritón en otra vida, y la única forma en que puede
sobrevivir

en tierra firme es mantener la mayor cantidad posible de líquido dentro


de su

boca".

"Lo creas o no, esta conversación no me excita, dulces mejillas".

"¡Piensa en mí!" Blake levantó sus manos en el aire. "Tengo que vivir
con ese

recuerdo". "Creo", comencé, apoyándome en la consola, "tengo algunas

ideas sobre cómo podemos". . . expurgarlo ".

"¿Ah, sí?" Ella sonrió, agarrándome por la parte posterior de la cabeza


y

forzando nuestras bocas juntas.

"Siempre sabes bien".

Me alejé. "Soy Ian Hunter. Por supuesto que sí."

"Engreído."

"¿Para ti?" La besé más fuerte. "Cada maldito segundo del día". Lo
hicimos

dentro de la casa con la ropa intacta, pero en el momento en que la


puerta

se cerró de golpe detrás de Blake, sus zapatos volaron por mi cabeza, y


sus
brazos ya estaban a medio camino de su vestido mientras se juntaba

alrededor de su cintura. Era casi imposible apartar la vista de sus senos

redondos, que por una vez no estaban cubiertos con un sujetador


deportivo

rosa, sino que estaban sentados con perlas debajo de un pedazo de encaje

negro que sabía que le sacaría con mis dientes más tarde. Despacio
deslizó

el vestido desde su cintura, sus ojos observando los míos mientras se

deslizaba sobre sus muslos desnudos y luego bese sus tobillos. Me lamí
los

labios con anticipación. "¿Ansiosa?" Sonreí, disfrutando el show privado


más

de lo que nunca se daría cuenta.

"¿Hmm?" Se giró, su vestido todavía en sus tobillos. "No, simplemente


no me

gusta perder el tiempo." Pateó el vestido a un lado y se quitó el


sujetador,

luego rápidamente salió de su pequeño y sexy braguitas cortas. La luz de


la

luna parpadeaba desde la sala de estar, emitiendo un sensual brillo


blanco a

través de su cuerpo. El cabello ondulado caía en cascadas alrededor de


sus

hombros, dándole una apariencia etérea y de ensueño.


"Te diré qué". Me acerqué a ella. "Te amaré sin importar lo que uses:
shorts

de baloncesto, gomas para el pelo, chanclas de Adidas. Solo jura que

siempre irás a la cama desnuda ".

Ella se lamió los labios. Un rubor teñió sus mejillas. "¿Pero y si tengo
una

lencería muy sexy?"

"Bueno, supongo que puedo hacer excepciones." Tiré de un pedazo de su

cabello, haciendo que acariciara sus pechos de la manera que yo quería.

"Pero solo en ocasiones especiales".

"¿Cuáles serían esas ocasiones?" Sus cejas se levantaron mientras


colgaba

sus brazos alrededor de mi cuello. "Navidad". Asentí con la cabeza,


besando

la comisura de su boca. "Año Nuevo."

"Hmm, puedo lidiar con eso".

"No he terminado todavía." Presioné un dedo en sus labios y seguí


hablando.

"Día de San Valentín, Día de los Presidentes, Día de la Marmota".

Se rió de mi mano. "El día de la bandera es un hecho, quiero decir,


vamos".

"Por supuesto", susurró contra mi boca. "Cuatro de julio".

Entrecerré los ojos. "Por los fuegos artificiales".


"¿Algún otro día?" "Miércoles". Agregué. "Los lunes también".

"Entonces, ¿todos los días?"

"Casi. Te diré algo, haré un calendario, y en los días que diga 'desnuda',

tienes que estar desnuda. Los otros días te daré un pase, puedes ser tan

creativa como quieras ". "¿Me parece que estás programando sexo?"

"¿Lo hice? Porque para mí parece que estoy programando el tiempo de


juego,

pero puedo ver cómo su mente inocente se confundiría. Y, por supuesto,

"presioné un beso en sus labios, sacándolo", los cumpleaños siempre son

especiales ".

"Naturalmente."

"Te enviaré instrucciones sobre el striptease y sobre qué sabor del pastel

quiero que saltes".

"Eres extremadamente mandón".

"Me gustan las cosas buenas." Bajé mis manos a sus caderas y la tiré
contra

mí. "¿Eso es tan malo?"

"No". Su cabeza cayó hacia atrás. "Es muy, muy bueno". "Lo se,
gracias.

" Me reí entre dientes oscuramente mientras la besaba en la boca otra


vez, el

calor del beso casi prende fuego a mis ropas mientras ahuequé sus
pechos,

luego me incliné y sacudí su pezón con mi lengua.

"Suficiente". Blake tiró de mi camisa. La arrojé sobre mi cabeza. Mis


jeans

me siguieron, colgándome de los zapatos cuando tropecé con ella hacia el

sofá y la puse sobre mí. "¿No hay boxer?", Dijo ella.

"No es necesario", dije, sonriendo. "Toma demasiado tiempo para

quitárselos".

Sus seductores ojos azules me recorrieron y se detuvieron en mi cintura.

Levantó una mano y la presionó contra mi cadera, luego bajó


lentamente.

"¿Explorando?" Bromeé.

Ella asintió, luego me agarró con una mano. Mis rodillas se debilitaron

brevemente antes de que un gruñido estrangulado escapara entre mis


labios.

Su toque era eléctrico, como si sus dedos pulsaran ondas directas de

energía a través de mi piel. Sus labios hinchados se juntaron en

concentración.

"Ya es suficiente", mis terminaciones nerviosas saltaron en respuesta a


su

fascinación absorta con mi cuerpo, "o me voy a avergonzar, y nadie


quiere
eso".

Los ojos de Blake se volvieron hacia los míos. "Puedo pensar en algo que

quiero".

"¿Ah, sí?" Relajé mi agarre en sus caderas y llevé mis manos detrás de
mi

cabeza en un movimiento relajado. "¿Que es eso? ¿Pastel?"

"Sí, Ian." Ella se inclinó sobre mí, su piel abrasadora casi dolorosa
cuando su

cuerpo hizo contacto con el mío. "Quiero pastel." "Recién salido."

Mis ojos se sintieron perezosos, drogados por la forma hipnótica en que


se

movía sobre mí.

"Pero tengo algunas otras ideas".

"Bien". Ella sonrió. Ella se relajó visiblemente. Mal movimiento. En


cuestión

de segundos, nos giró a los dos al piso, la suave y gruesa alfombra atrapó

nuestros cuerpos mientras rodamos por unos segundos y luego se detuvo

conmigo arriba, ella en el fondo. "Mejor que el pastel. . . Déjame


probarte,

"dije antes de bajar mi cabeza a uno de sus pechos, tomar su pezón


cautivo,

y rodar mi lengua alrededor de él.

"¡Ian!" Blake se rió y luego se sacudió debajo de mí mientras envolvía


sus

tobillos alrededor de mi espalda.

"Shh, estoy teniendo un momento aquí".

"¿Con mis tetas?"

"Nunca hemos tenido tiempo uno a uno, ¿sabes? Y es importante no


mostrar

favoritismo en el dormitorio; esa es otra regla. Soplé contra la piel donde

habían estado mis labios. "Por si te lo preguntabas."

"¿Qué me estás haciendo a mí?" Ella gimió.

"Todo lo que puedo hacer sin morir de deshidratación o hacer que nos

arresten. ¿Estás de acuerdo conmigo? Me moví al otro pezón. "Porque


me

gustaría continuar esta conversación aquí." Lamí el valle de sus pechos.


"¿Si

terminaste de hablar?"

Ella se calló. Excepto por los gemidos que salían de su boca picada de
abeja.

Tocar a Blake fue como saltar directamente al fuego solo para darse
cuenta

de que en lugar de quemarte, las llamas te infundían una necesidad que


no

se podía cumplir, sin importar lo mucho que lo intentaras. Cada beso


tuvo
que ser seguido por otro, cada sabor de su piel -una mezcla de sal y miel-

simplemente me hizo voraz por más. Nunca había experimentado ese


tipo de

necesidad antes, lo que me hizo más frenético en mi intento de cubrir


cada

centímetro de su cuerpo con mi boca. Blake me buscó, pero yo aparté sus

manos, luego cubrí sus brazos por encima de su cabeza. "No he


terminado".

"¡Lo estoy!" Ella se retorció debajo de mí. "Estás cerca."

"Tan cerca."

"Entonces déjate llevar." Mantuve sus muñecas inmovilizadas con una


mano

mientras deslizaba mi mano libre por su caderas, mis dedos se movían

exactamente donde sabía que ella los quería.

"¡Ian!"

Sonriendo, me puse de rodillas, luego la dejé sobre su espalda y la llevé

lentamente a mi regazo.

"Whoa", dijo Blake. "¿Qué es ...?" Nuestros cuerpos se unieron. Su


cabeza

cayó hacia atrás contra mi hombro, y mis labios se movieron contra su


cuello

en la misma cadencia cuando nuestros cuerpos se cerraron, cada empuje


se
encontró con otro beso. Las manos de Blake agarraron mis muñecas

mientras empujaba su cuerpo contra el mío. Sus párpados se cerraron

mientras nos acercaba al borde, solo para detenernos. Sus ojos se


abrieron

de golpe. "Ian, no me gusta mendigar". "Y no me gusta que chica a la


que

amo cierre los ojos

capitulo treinta y ocho

L ogramos llegar a la cama después de detenernos brevemente en la


cocina

y agarrar tantos bocadillos como pudiéramos. Mi habitación estaba


cubierta

de grises y negros, masculina pero no tan masculina que una niña


sentiría

que no era bienvenida, lo cual era extraño ya que nunca había dado la

bienvenida a nadie a nadie, excepto a Blake, en mi cama. ESPN resonó


en

todo su esplendor en la gran televisión de pantalla plana situada frente a


la

cama. Los colores de la pantalla reproducían un espectáculo de luces

caleidoscópicas sobre el edredón blanco.

Blake se dirigió a la cama y se dejó caer en el centro. Mientras los colores

parpadeaban en su rostro, convirtiendo a Blake en parte del espectáculo,


se
me secó la garganta y tuve un "momento" sincero. Realmente estaba
aquí,

realmente conmigo. La fantasía se había convertido en realidad. ¿Estaba


a la

altura?

"Has arrojado almohadas", dijo Blake mientras sacaba una caja de


galletas

Ritz. Demonios, sí, estaba preparado para eso. Una sonrisa se dibujó en
mis

labios. "¿Y acabas de darte cuenta?" Agarré las almohadas y las tiré de
la

cama. Cuatro de ellos aterrizaron en mi sillón de cuero negro mientras el


otro

casi saca el tocador. "Lo noté antes."

Blake aplastó una galleta. "Pero solo lo estoy mencionando ahora".

¿Eres tú o Gabs?

"Todo yo, dulces mejillas". Le guiñé un ojo y le robé la galleta de la


mano.

"¿No me parece que puedo decorar?" Ella me miró de arriba abajo y


frunció

el ceño. "Supongo que sí, pero ¿por qué tenerlos si nunca has traído
chicas

aquí? Quiero decir, arrojar almohadas que la cama parezca atractiva ".

"Wow, es como si hubieras saltado a mi cabeza", gruñí. "No parecen


amenazantes, si eso es lo que quieres decir".

"¡Exactamente!" Blake golpeó ellugar entre nosotros.

"Casi como, 'Oh, hey, esta no es una aventura de una noche. He arrojado

almohadas. "¿Las cuadras de una noche han arrojado almohadas?"

"Diablos no". Negué con la cabeza. "Da miedo que estés aprendiendo
cosas

como esas. Oye, ¿quieres un trabajo?

"Montarte no es un trabajo, lo siento". "¡Maldición!" Le robé otra


galleta de su

mano mientras ella me miraba fijamente dagas en mi dirección y luego


me

metió la caja en la cara.

"Deja de robarlos de mis dedos. Cógelos de la caja como un ser humano

normal o ya no te dejaré tocar mis pechos ".

"Tetas, son tetas. 'Boobs' es lo que un niño de escuela media les llama,

mientras se avergüenzan de que la mera mención de la palabra le da una

erección frente a la clase mientras él pronuncia un discurso sobre su


abuela

favorita ". La expresión horrorizada de Blake lo decía todo.

"Por favor dime que lo inventaste".

"Pregúntale a Lex si me lo inventé. Solo hazlo cuando no esté en la

habitación. No me gustaría que te golpeen de nuevo ".


Blake estalló en carcajadas y me entregó la galleta que estaba comiendo.

"Para eso, no tienes que trabajar para la galleta".

"Esa es mi niña". Me agaché y alcancé la botella de vino que habíamos


traído

a la habitación. "Pero en serio, ¿quieres un trabajo?"

"Ian. . "

"No me digas Ian. ¡Maldita sea, es como si Gabi te dijera cómo sacar mi

nombre el mayor tiempo posible, lo que a su vez me hace sentir culpable

como el infierno antes de siquiera pedir un favor!

"Entonces, ¿es un favor?"

"En realidad no". Fruncí el ceño. "Más como una empresa conjunta.

¿Te importaría escuchar?

Levanté la botella. "Te serviré un doble".

Blake vaciló, luego tendió su mano hacia la taza. "Doble".

vino un silencio, su expresión ilegible. Después de su segundo sorbo, ella

dijo, "Bueno, todavía puedes ofrecer consejos y llevar a las chicas a


través

de los pasos. En la mayoría de las situaciones, eso debería ser suficiente.

Casi como un entrenador de vida. Utilicé "Si a la dama le gustaría un


doble,

la mujer recibe un doble".


Vertí el vino casi hasta el borde y se lo entregué. "Así que he estado

pensando".

"Eso es fascinante, Ian, continúa. ¿Cuáles son los grandes pensamientos


que

tienen lugar aquí? "Señaló mi pene. "Hilarante". Rodé los ojos.

"Es como ahora que ya conoces que ya no te importa la vergüenza


pública.

Es bueno saber. Guardando esa información para más tarde. Me serví


un

vaso de vino y me recliné contra la cabecera. "No puedo seguir


trabajando

como soy. Ahora que tengo novia y estoy en una relación comprometida,
si

Wingmen Inc. no lo logra, Wingmen Inc. no funcionará, así que tengo


que

idear un plan diferente ".

"Hmm." Blake bebió un sorbo por llamarte el entrenador del amor, así
que ahí

lo tienes ".

"Sí". Fruncí el ceño. "Y Lex probablemente podría hacer más del
trabajo

pesado, ya que está completamente soltero y probablemente muera


solo".

"Estoy seguro de que aprecia tu optimismo sobre su futuro".


"La última vez estuvo de acuerdo. Confía en mí, lo abraza con una
alegría

aterradora que, estoy seguro, solo es igualada por niños púberes cuando
ven

las repeticiones de Baywatch ". "Estoy seguro de que no le importará,

entonces."

Blake miró a ESPN y frunció el ceño, luego se inclinó hacia delante y


frunció

el ceño con más fuerza. "¿Um, Ian? ¿Siguen publicando historias sobre
ti?

"¿Qué? ¿Por qué? Eché un vistazo al televisor. Estaban mostrando

repeticiones de los borradores más prometedores del año pasado. Había

visto el metraje miles de veces. Y cada vez picaba. Pero no lo hizo ahora.

Solía apagarlo, alejarme, entrenar, emborracharme, o simplemente


tratar de

centrarme en otra cosa, pero con Blake en la cama, comiendo galletas,


era

menos doloroso. La picadura había desaparecido, y en lugar del agujero


que

una vez había estado allí. . . La tuve a ella.

Alcanzando su mano, la apreté y luego encendí el televisor.

"Guau" -Blake observó fascinado- "¡eres increíble!"

"Yo era la seguridad. Difícilmente el mariscal de campo, "dije, aunque


mi
pecho se infló un poco más cuando sus ojos se abrieron en la siguiente

jugada.

La voz del locutor de ESPN apareció y explicó qué tipos habían sido

reclutados y cuáles eran sus números, y luego mi nombre apareció

nuevamente.

"Ian Hunter, nominado a Heisman." Blake apretó mi mano más fuerte.

‘’La selección más prometedora jugó solo dos juegos antes de que un

extraño accidente pusiera fin a su carrera, pero estoy seguro de que el


bono

de firma de diez millones de dólares ayudó a aliviar el dolor".

Los locutores se rieron entre dientes mientras Blake se quedaba

boquiabierta. .

"¡Bastardo!" Ella se lanzó y vino hacia mí. "¡Vales diez millones de


dólares y

cobras más de doscientos dólares al día!"

"En mi defensa", le dije, riendo, "si cargo muy poco, parece que valoro

demasiado mi experiencia". Y no cobramos ninguno de sus cheques.


Pero si

estás enojada, ¿tal vez deberíamos reconsiderar lo que Wingmen Inc.


acusa?

"¿Crees?" Ella lanzó sus manos al aire. "Quiero decir, no quieres que
sea
caridad, pero es evidente que no necesitas el dinero".

"Incluso sin la NFL, no habría necesitado el dinero", le dije lentamente,


con

cautela, preocupado de que pudiéramos entrar en territorio que rompe


el

trato.

"Oh, ¿verdad, tus padres?"

"Me dejó esta casa, y algunas otras". Me encogí de hombros, no del todo

listo para hacerle saber mi patrimonio neto. Porque, ¿cuál fue el punto?
Fue

dinero. Y siempre me había hecho sentir vacío.

El fútbol me había dado algo. Pero Blake me había dado mucho más.
Una

sonrisa irónica provocó sus labios hacia arriba. "Perdón por


enloquecer".

Es difícil decir exactamente qué emoción me invadió por sus palabras,


pero

creo que fue un alivio. Nunca podría dejarle saber a Lex que estaba

empezando a analizar mis sentimientos como una niña. Ella hizo una
mueca y

señaló una mancha de vino tinto en el edredón blanco.

"Y siento que arruiné tu edredón".

"Haré que lo arregles." Volviendo a la confianza, asentí y le envié una


sonrisa
petulante. "Trabajo duro. Dormitorio-estilo. ¿Tu estas interesada?"

"¿Por cuánto tiempo?" Sus ojos se estrecharon.

"Siempre."

"Hmm, será mejor que empiece ahora, entonces".

"Genial." Puse mi vino y luego susurré: "De rodillas, dulces mejillas".

EPILOGO

L OS VI. PERO ELLOS NO LO SABÍAN. NO ESTABA SEGURO DE


SI ESO LO HIZO MÁS O MENOS

INAPROPIADO. NO ES QUE ME IMPORTARA UNA MIERDA. AL


MENOS CUANDO ESTABA SOBRIO, NO ME

IMPORTABA. PERO YO TENÍA CARA DE MIERDA. Y ALLÍ


ESTABAN. BESOS, ABRAZOS. TOMADOS DE LA

MANO. EN SERIO, NO QUERÍA NADA MÁS QUE GOLPEAR MI


CABEZA CON LA BOTELLA DE CERVEZA

SOBRE LA CABEZA DE IAN, DARLE UN BUEN APRETÓN, Y


GRITAR: "¿QUÉ DIABLOS ESTÁS HACIENDO

JODER CON LA VIDA PERFECTA?" ÉL LO TENÍA TODO.


INCLUSO DESPUÉS DE SU ACCIDENTE TODAVÍA

LO TENÍA TODO: MUJERES, SEXO, MÁS MUJERES. ¿MENCIONÉ


EL SEXO? PORQUE ÉL HABÍA TENIDO

MUCHO DE ESO. ¿Y AHORA? ÉL ESTABA RENUNCIANDO A


TODO ESO. ¿PARA QUÉ? ¿UN PEDAZO DE

CULO? COMO SI NO TUVIERA LA MEJOR SELECCIÓN EN EL


CAMPUS?
"QUÉ PERDEDOR", RESOPLÉ, AUNQUE PARTE DE MÍ SENTÍA
QUE DE ALGUNA MANERA ESTABA

PERDIENDO, A PESAR DE QUE ESTABA CLARAMENTE EN LA


CIMA DE MI JUEGO. MIENTRAS EL

CAMARERO ME DESLIZABA OTRA CERVEZA, ELLA SE


INCLINÓ, SUS OSCURAS TETAS CASI CAYERON DE

SU CAMISETA. "¿NOCHE DIFÍCIL, LEX?"

"¿IMPORTA?" -DIJE CON UNA SONRISA- "¿CUANDO SABES


QUE VAS A ESTAR HACIÉNDOLO AÚN MÁS

ÁSPERO?

" ELLA SONRIÓ. "¿QUÉ TE HACE TAN ARROGANTE?"

"MÍRATE", LE DIJE. "DOS MINUTOS ADENTRO, Y YA ESTÁS


HABLANDO DE MI TEMA FAVORITO". SUS

CEJAS SE ARQUEARON. "INCLUSO BORRACHO ERES BUENO".

"BEBÉ. . . "ME LEVANTÉ, COLOCANDO MIS MANOS


FIRMEMENTE SOBRE LA BARRA E INCLINÁNDOME

PARA PODER ROZAR MIS LABIOS CONTRA SU OREJA. "SOY EL


MEJOR."

"HMM". ELLA ASINTIÓ. "MI DESCANSO ES EN CINCO


MINUTOS".

"POR SUPUESTO QUE SÍ". SUS DESCANSOS SIEMPRE FUERON


EN CINCO MINUTOS, COMO NUNCA LO

HICIERON. ESTABA MÁS ACOSTUMBRADO A QUE LAS CHICAS


GRITARAN ESO DURANTE EL SEXO QUE MI

VERDADERO NOMBRE. PERO LO QUE SEA QUE LO HIZO


SENTIRME MEJOR ACERCA DE SER FOLLADA EN

EL PASILLO DE ALGÚN BAR BARATO. SENTÍ UNA BOFETADA


EN MI ESPALDA CUANDO IAN CAYÓ SOBRE

EL TABURETE DEL BAR A MI LADO, SEGUIDO POR BLAKE.

"ASI QUE . . . "DIJO IAN, SUS OJOS SE CRUZARON ENTRE


BLAKE Y YO. "TENGO ESTA IDEA".

"ESTOY BORRACHO. VAMOS A TENERTE A TI Y A TUS IDEAS


MAÑANA ". MIRÉ A LA BARMAN CALIENTE

SOBRE LA BOCA DE MI CERVEZA. "ADEMÁS, EN CINCO


MINUTOS ESTOY ACOSTÁNDOME".

"SIEMPRE TE ACUESTAS EN CINCO MINUTOS, A VECES DIEZ.


APRENDE A DURAR MÁS, AMIGO. IAN

GOLPEÓ MI MEJILLA DOS VECES. "EN CUALQUIER CASO, NO


ES EL PUNTO. ATENCIÓN."

MIS OJOS SE NUBLARON CUANDO LO MIRÉ A LA CARA.


"TIENES TRES MINUTOS. ELLA ME ESTÁ

MIRANDO SEXUALMENTE, Y ESTOY ABURRIDO ".

"¿CUÁNDO NO ESTÁS ABURRIDO?" "CUANDO ESTOY


TENIENDO SEXO".

BLAKE SE ACLARÓ LA GARGANTA. "LO SIENTO, PREGUNTÓ".

"¿CELOSO?" LE GUIÑÉ UN OJO. IAN ME DIO UN PUÑETAZO EN


EL BRAZO.

"LO SIENTO", DI UN RESPINGO. "BORRACHO, ¿RECUERDAS?"

"GABS ESTÁ ADENTRO", ESPETÓ BLAKE.


"SUAVE." IAN ASINTIÓ, LUEGO MIRÓ HACIA EL CIELO. "AL
MENOS NO PODRÍAS LIDERAR CON 'ESTA

CHICA REALMENTE SEXY QUE AMBOS CONOCEMOS, QUE


NECESITA PAGAR LA UNIVERSIDAD,

NECESITA UN TRABAJO. OH, HEY, MIRA, TENEMOS UNA


OPORTUNIDAD! '"

"GABS". PODÍA SABOREAR SU NOMBRE EN MI LENGUA, COMO


SI FUERA UNA SOUR PATCH KID ROJA

QUE HABÍA INGERIDO ACCIDENTALMENTE. "INFIERNO. NO."


ME MOVÍ PARA PONERME DE PIE.

"ESPERA." IAN AGARRÓ MI BRAZO, TIRANDO DE MÍ HACIA EL


TABURETE. "TIENE QUE PAGAR CINCO

GRANDES MATRÍCULAS ANTES DEL FINAL DEL SEMESTRE. ES


UNA FORMA FÁCIL DE GANAR DINERO, Y

DIJISTE QUE QUERÍAS DIVERSIFICAR Y COMENZAR A


ACEPTAR CLIENTES DE CUALQUIER TIPO.

¿ENTONCES POR QUÉ NO? ¿CUÁL ES EL DAÑO?

"OH, NO SÉ." BEBÍ MI CERVEZA, LUEGO GOLPEÉ MI PECHO


VARIAS VECES PARA ALIVIAR EL AIRE.

"¿ELLA PODRÍA MATARME? ¿EJECUTARME CON SU AUTO?


ENVENENAR MIS AMULETOS DE LA SUERTE?

OH. "CHASQUEÉ MIS DEDOS. "ADEMÁS, ELLA ME ODIA. Y LA


ODIO ES UN ODIO MUTUO QUE FUNCIONA

MUY BIEN PARA LOS DOS, ASÍ QUE "-ME LEVANTÉ-" LO


SIENTO, PERO NO LO SIENTO ".

IAN SE MOVIÓ EN SU ASIENTO, SUS OJOS SE ENCONTRARON


CON LOS DE BLAKE, ELLA MIRANDO SUS

MANOS APRETADAS. "AW, MIERDA, ¿QUÉ HICISTE?" "EN


CIERTO MODO" -IAN AGITÓ SU MANO EN EL

AIRE- "YA LE DIJE QUE SERÍA GENIAL".

LA CERVEZA RODÓ EN MI ESTÓMAGO, LUEGO HIZO


ALGUNAS CHANCLETAS, UN PAR DE VUELTAS MÁS,

Y UN GATO SALTANDO, Y LUEGO AMENAZÓ CON VOLVER A


LEVANTARSE. "NINGUNA POSIBILIDAD EN

EL INFIERNO LA ESTOY ENTRENANDO" ESCUPÍ. "NOME


VOLVERIA LOCO CON LA OPORTUNIDAD.

LITERALMENTE LA ESTRANGULARÉ HASTA LA MUERTE ".

"GENIAL", DIJO UNA VOZ FEMENINA Y LIGERA DETRÁS DE


MÍ. "ENTONCES EL SENTIMIENTO ES MUTUO".

ME VOLVÍ, LENTAMENTE, Y ME ENCONTRÉ CARA A CARA


CON MI NÉMESIS, LA ÚNICA CHICA EN LA QUE

SERIAMENTE NO PODÍA CONJURAR NADA MÁS QUE ODIO Y


DISGUSTO, SIN IMPORTAR LO SEXY QUE

FUERA SU CULO. "OH NENA". ME INCLINÉ Y LE MORDÍ LA


PARTE EXTERIOR DE LA OREJA SOLO PARA

ENOJARLA. "SABES QUE CAVARÉ LA PARTE


ESTRANGULADORA SI PUDIERA TENER MI PENE DENTRO DE

TI AL MISMO TIEMPO. ESCUCHÉ QUE TE GUSTA ESO ".

SUCEDIÓ TODO A LA VEZ. LA BOTELLA DE CERVEZA


VOLANDO POR MI CABEZA. SU RODILLA HASTA LA

INGLE. Y LUEGO EL DOLOR ABRASADOR MIENTRAS CAÍA AL


SUELO, CON EL DIABLO DE PIE SOBRE MÍ,

SU CALIENTE TALÓN PRESIONANDO CON FUERZA CONTRA MI


PECHO.

"SÍ". IAN ASINTIÓ. "CREO QUE ESTA NUEVA ASOCIACIÓN VA


A FUNCIONAR MUY BIEN. ¿NO ES ASÍ?

"SIMPLEMENTE GENIAL", DIJO GABI.

"SÍ", GRUÑÍ MIENTRAS TODA LA CERVEZA QUE HABÍA


CONSUMIDO AMENAZABA CON VOLVER Y HACER

UNA APARICIÓN SOBRE SUS BRILLANTES TACONES ROJOS.


"VOLVIENDOME LOCO. ESTUPENDO."

CAST

Blake Olson

Lauren Alexander

Ian Hunter

Tanner Tinney

Gabrielle “Gabi”

Devyn Adair

Francesca Sava

Lex “Luthor”

Michael Turner

David Hughes

Taylor Cowan
CREW

Director and Director of

Tristan Pope

Photography

Production Support

Run Studios

ACKNOWLEDGMENTS

I release a lot of books . . . meaning I do a ton of acknowledgments, and I still


always manage to

forget people who made the book possible . . . like the checker at Albertsons
who didn’t judge me

when I bought two bottles of wine and announced that I had a date with my
computer and a scene I

really didn’t want to write. Okay, I didn’t drink two bottles, more like one,
over the course of a few

hours. But seriously, people, it takes a village, and I’m so thankful that I have
such an amazing team

around me.

Skyscape, you guys work your butts off to make sure that every book you
release is pristine.

Thank you for constantly challenging me to be better, which of course plays


into Melody, my

editor . . . you are hard. I’m not just saying that. You’re the type of editor
who makes me want to cry
into an empty cereal box while trying to justify whiskey in my morning
coffee, and I love every

minute of it. You make me a better writer, and for that I’m eternally grateful!

To my beta and editing team on the front end—Katherine Tate, Kathleen


Payne, Jill Sava, and

Liza Tice—thank you for making sure that each and every book has its own
special flavor!

My amazing agent, Erica Silverman, is as usual the total voice of reason in


all situations. Thanks

for being such a dear friend. I feel like we are family. ;)

To my publicist, Danielle Sanchez at InkSlinger PR, thanks for all your hard
work with each and

every release. Blood, sweat, tears!

Bloggers and reviewers, you are incredible! It never ceases to amaze me that
you are willing to

take a chance on each and every release; you guys do so much for me, and
I’m so thankful!

And readers . . . I really don’t even know what to say. I’m so blessed to have
you guys. Let’s make

a deal: I’ll keep writing, and you keep reading. Yes?

And finally, I need to thank God. He’s first, always first, in my life. Without
him, I am nothing.

Nate and Thor, you are both real live superheroes. I am blessed by you guys
in so many ways!

As always, thank you for reading! Stay tuned for the next Wingmen Inc.
book. You won’t want to

miss Lex’s story. After all, there’s a very fine line between love and hate,
don’t you think?

See you guys on the flip side! You can follow me on Instagram @RachVD or
text MAFIA to
66866 to keep up to date on releases!
Hugs,

RVD

To Jilly. Thank you for pushing me with

this book and listening to me freak out

over all the scenes that I knew I had to

make hotter. You make me smile.


ABOUT THE AUTHOR

Photo © 2014 Lauren Watson Perry, Perrywinkle Photography


A master of lighthearted love stories, author Rachel Van Dyken has seen her
books appear on

national bestseller lists including the New York Times, the Wall Street
Journal, and USA Today. A

devoted lover of Starbucks, Swedish Fish, and The Bachelor, Rachel lives in
Idaho with her husband,

son, and two boxers. Follow her writing journey at


www.rachelvandykenauthor.com.

PRAISE FOR RACHEL VAN DYKEN

“The Consequence of Loving Colton is a must-read friends-to-lovers story


that’s as passionate and

sexy as it is hilarious!”

—Melissa Foster, New York Times bestselling author

“Just when you think Van Dyken can’t possibly get any better, she goes and
delivers The

Consequence of Loving Colton. Full of longing and breathless moments, this


is what romance is

about.”

—Lauren Layne, USA Today bestselling author

“The tension between Milo and Colton made this story impossible to put
down. Quick, sexy, witty—

easily one of my favorite books from Rachel Van Dyken.”

—R. S. Grey, USA Today bestselling author, on The Consequence of Loving

Colton
“Hot, funny, and will leave you wishing you could get marked by one of the
immortals!”

—Molly McAdams, New York Times bestselling author, on The Dark Ones

“Laugh-out-loud fun! Rachel Van Dyken is on my auto-buy list.”

—Jill Shalvis, New York Times bestselling author, on The Wager

“The Dare is a laugh-out-loud read that I could not put down. Brilliant. Just
brilliant.”

—Cathryn Fox, New York Times bestselling author

ALSO BY #1 NEW YORK TIMES

BESTSELLING AUTHOR RACHEL VAN

DYKEN:

THE CONSEQUENCE SERIES

The Consequence of Loving Colton

The Consequence of Revenge

The Consequence of Seduction

The Consequence of Rejection

THE WINGMEN INC. SERIES

The Matchmaker’s Replacement

THE BET SERIES

The Bet

The Wager
The Dare

THE RUIN SERIES

Ruin

Toxic

Fearless

Shame

THE EAGLE ELITE SERIES

Elite

Elect

Entice

Elicit

Bang Bang

Enforce

Ember

Elude

Empire

THE SEASIDE SERIES

Tear

Pull

Shatter
Forever

Fall

Eternal

Strung

Capture

THE RENWICK HOUSE SERIES

The Ugly Duckling Debutante

The Seduction of Sebastian St. James

The Redemption of Lord Rawlings

An Unlikely Alliance

The Devil Duke Takes a Bride

THE LONDON FAIRY TALE SERIES

Upon a Midnight Dream

Whispered Music

The Wolf’s Pursuit

When Ash Falls

SEASONS OF PALEO

Savage Winter

Feral Spring

THE WALLFLOWER SERIES (WITH LEAH SANDERS)


Waltzing with the Wallflower

Beguiling Bridget

Taming Wilde

THE DARK ONES SAGA

The Dark Ones

Untouchable Darkness

STAND-ALONES

Hurt: A Collection (with Kristin Vayden and Elyse Faber)

RIP

Compromising Kessen

Every Girl Does It

The Parting Gift (with Leah Sanders)

Divine Uprising

This is a work of fiction. Names, characters, organizations, places, events,


and incidents are either products of the author’s imagination

or are used fictitiously.

Text copyright © 2016 by Rachel Van Dyken

All rights reserved.

No part of this book may be reproduced, or stored in a retrieval system, or


transmitted in any form or by any means, electronic,

mechanical, photocopying, recording, or otherwise, without express written


permission of the publisher.

Published by Skyscape, New York

www.apub.com

Amazon, the Amazon logo, and Skyscape are trademarks of Amazon.com,


Inc., or its affiliates.

ISBN-13: 9781503934481

ISBN-10: 1503934489

Cover design by Shasti O’Leary Soudant

Video by Tristan Pope

Verwandte Interessen