Sie sind auf Seite 1von 6

Biografía de Aristóteles

Aristóteles nació en Estagira, en Tracia, el año 384-3 a. C., según Diógenes Laercio, quien nos dice que era hijo de
Nicómaco y Efestiada, y que su padre ejercía la medicina en la corte del rey Amintas (II) de Macedonia, "por causa de la
medicina y por amistad", lo que se ha tratado de asociar con el posterior interés naturalista de Aristóteles. Diógenes
Laercio nos describe a Aristóteles como "el discípulo más legítimo de Platón, y de voz balbuciente... que tenía las piernas
delgadas y los ojos pequeños, que usaba vestidos preciosos y anillos, y que se cortaba la barba y el pelo". (Vidas de
filósofos ilustres, libro V, 1).

Vista del Erecteión, en la Acrópolis ateniense Poco sabemos de la educación recibida por Aristóteles en su juventud,
aunque debió ser la propia de los jóvenes griegos de su época. A los diecisiete años, el 368 a. C., se trasladó a Atenas
donde se incorporó a la Academia de Platón en la que permanecería durante veinte años. A pesar de algunas anécdotas
que se hacen eco de un supuesto enfrentamiento entre Platón y Aristóteles, antes de la muerte de aquél, es poco
probable que tal enfrentamiento haya podido producirse, dado que todas las referencias que tenemos de Aristóteles
hacia Platón hacen gala de un gran respeto y admiración hacia el maestro, pese a las discrepancias teóricas que luego
llevaron a su separación doctrinal. El hecho de que la crítica contemporánea haya puesto de manifiesto el carácter
histórico, evolutivo, de la obra aristotélica hace aún más insostenible dicha hipótesis. Sabemos que Aristóteles atravesó
por una fase profundamente platónica antes de desarrollar sus propias concepciones filosóficas, asumiendo como
propia, por ejemplo, la teoría de las Ideas de Platón, antes de haber procedido a su crítica, como claramente se pone de
manifiesto en el diálogo aristotélico "Eudemo", una de sus obras de juventud.

A la muerte de Platón, en el - 347, Espeusipo, sobrino de Platón, se hizo cargo de la dirección de la Academia, bien por
designación directa de éste o bien por decisión de sus condiscípulos, imprimiendo una orientación de carácter místico-
religioso a las actividades de la Academia, lo que no fue del agrado de Aristóteles, quien la abandonó (ya fuera por esta
razón, ya por sentirse frustrado al no haber sido designado él mismo como director, como sostienen otros biógrafos).

Aristóteles se dirigió entonces, en compañía de Jenócrates, a Assos, donde reinaba el tirano Hermias (con quien, al
parecer, entabló profunda amistad) fundando allí una sección de la Academia que él mismo dirigió durante tres años.
Fue allí probablemente donde comenzó a desarrollar sus propias opiniones contrarias a la teoría de las Ideas. De esta
época es, en efecto, su obra "Sobre la filosofía", en la que aparecen los primeros elementos críticos de la teoría de las
Ideas. También allí contrajo matrimonio con Pythia, hija adoptiva o sobrina de Hermias, con la que llevó una vida feliz
hasta la muerte de ésta. Se desconoce cuando tuvo lugar este acontecimiento, pero sabemos que Aristóteles tras la
muerte de Pythia vivió con Herpilis, con la que tuvo un hijo llamado Nicómaco.

Tres años después, en el 345-4, se trasladó a Mitilene, en la isla de Lesbos, entrando allí probablemente en relación con
Teofrasto, que sería posteriormente el más destacado discípulo y continuador de la obra de Aristóteles. Allí siguió con su
actividad filosófica hasta que en el año 343-2 fue llamado por Filipo de Macedonia para hacerse cargo de la educación
de su hijo Alejandro, el futuro Alejandro Magno, que tenía entonces trece años. Probablemente dicho encargo se
debiera más a la amistad y parentesco con Hermias, aliado de Filipo, y asesinado hacía poco mediante una trampa
tendida por los persas, que al pasado de su familia en la corte de Macedonia. Allí permaneció siete u ocho años, hasta el
336-5, cuando Alejandro subió al trono, regresando entonces Aristóteles a Atenas.

Restos del Liceo en Atenas Una vez en Atenas, en el 335, fundará su propia escuela, el Liceo, una comunidad filosófica al
estilo de la platónica , llamada así por estar situada dentro de un recinto dedicado a Apolo Likeios. Además del propio
edificio contaba con un jardín y un paseo (perípatos) del que los aristotélicos recibirán el nombre de peripatéticos, ya
sea porque Aristóteles impartiera sus enseñanzas paseando, como recoge Diógenes Laercio ("... tomó en el Liceo un sitio
para pasear, y paseando allí hasta la hora de ungirse los atletas, filosofaba con sus discípulos, y de este paseo fue
llamado peripatético"), o porque, simplemente, se impartieran dichas enseñanzas en el paseo. (Excavaciones realizadas
a mediados de los 90 en Atenas, cerca de la la Plaza Sintagma, dejaron al descubierto los cimientos de varios edificios,
como se puede observar en la imagen, que los arqueólogos consideran pueden ser los restos del Liceo de Aristóteles).
Según la tradición el orden de las actividades en el Liceo estaba fuertemente establecido, dedicándose las mañanas a las
cuestiones más difíciles de carácter filosófico, reservadas para los discípulos, y las tardes a las lecciones de retórica y de
dialéctica, entre las que se podía encontrar un público más amplio.

A lo largo de este período Alejandro Magno realiza sus campañas militares que tienen como una de sus consecuencias la
unificación de la Hélade, con la consiguiente pérdida de autonomía política de las ciudades estado, entre las que se
contaba Atenas. El hecho de que Aristóteles hubiera sido su preceptor, así como su amistad y parentesco con Hermias,
le irá convirtiendo en un personaje no grato para muchos atenienses. A la muerte de Alejandro, en el año 323,
sintiéndose amenazado por los crecientes sentimientos antimacedónicos, Aristóteles abandonará Atenas y se retirará a
Calcis ("para que los atenienses no vuelvan a pecar contra la filosofía", dicen que dijo, en clara referencia a la condena
de Sócrates) a una propiedad de su difunta madre, en la isla de Eubea, de donde era originaria. Allí morirá Aristóteles, el
322 a. C., de una enfermedad del estómago.

Aristóteles no consideraba a la matemática como una disciplina adecuada para el estudio de los fenómenos
naturales y se opuso al uso desmedido de la numerología pitagórica y platónica. Aristóteles advierte y aprecia la belleza
de la geometría del triángulo y de las matemáticas en general, pero rechaza que los números y los entes geométricos
constituyan la intimidad de las cosas y de los seres. Aristóteles es el creador de la Lógica, el arte del correcto razonar y
advierte y previene a los matemáticos de los peligros lógicos en los razonamientos; uno de ellos, el de usar –muchas
veces inadvertidamente- como hipótesis lo que se quiere demostrar.

Tres eran para el gran pensador griego las ciencias teóricas, la Matemática, la Física o Filosofía de la Naturaleza y
la Teología o Filosofía Primera, siendo esta última la más noble de ellas. Aristóteles conoció con precisión toda la
matemática elemental de su época, la que poco tiempo después recopilaría Euclides en sus Elementos, y esta le sirve
para ilustrar las abundante observaciones sobre la Lógica o método de razonamiento que hace en sus libros. En
la Metafísica, seguramente la obra más importante de Aristóteles, en la que se habla de la Realidad, en la que se trata
de entender lo que es real, hay abundantes referencias a las matemáticas. Los entes matemáticos no son entidades
reales de por sí, ni tampoco son irreales. Subsisten en las cosas sensibles y nuestra mente las separa mediante la
abstracción.

Aristóteles fue el principal impulsor del método axiomático deductivo -el que usaría Euclides- en el que a partir de unos
postulados y axiomas, hechos evidentes y que son admitidos por consenso, se deducen proposiciones y teoremas con
las reglas del buen razonar. Hay que resaltar que Aristóteles señala la existencia en la geometría griega de tendencias
no-euclídeas. En particular cuando habla de lo que será el quinto postulado euclídeo, como objeto de libre elección (y
por tanto no demostrable), o cuando habla de la suma de los ángulos de un triángulo no sólo como suma de dos rectos
sino superior o inferior. El historiador de las matemáticas húngaro Imre Toth ha señalado hasta veinte pasos en
el Corpus Aristotelicum que contienen indicios de geometrías no euclídeas.

Pero veamos el resultado matemático que -creemos- más impresionó a Aristóteles: los matemáticos griegos del siglo V
a.C. hicieron un admirable y sorprendente descubrimiento: la diagonal y el lado de cualquier cuadrado son
inconmensurables, esto es, no existe un segmento que esté contenido un número exacto de veces tanto en el lado
como en la diagonal de un cuadrado. Descubrimiento admirable, porque llegaron a él con la fuerza del razonamiento, ya
que se trata de un hecho que trasciende cualquier posibilidad de medida o experimentación. Y ello fue un hecho
demoledor para la “ingenua” teoría corpuscular y para los intentos de aritmetizar la geometría. Ello obligaba además a
aceptar la infinita divisibilidad de un segmento, con las consecuencias que eso tendría en la confección de las aporías
de Zenón.

Aristóteles habló en sus obras con frecuencia sobre la inconmensurabilidad del lado y la diagonal del cuadrado.
Concretamente en sus Primeros Analíticos, se encuentra la famosa demostración en la que de suponer
conmensurables el lado y la diagonal de un cuadrado, se llega por reducción al absurdo a la consecuencia de que un
mismo número es par e impar a la vez.
Llamamos a al lado del cuadrado y d a su diagonal. Queremos demostrar que no existe ninguna fracción de números
naturales p/q que sea igual a la relación entre el lado y la diagonal d/a

Supongamos que sí existe: fracción ésta que suponemos simplificada, es decir que p y qno tienen divisores comunes. Eso
impide que p y q sean los dos pares.

Aplicando el teorema de Pitágoras : a2 a2= d2, es decir, 2 a2= d2

[[image|255]] pero esto significa que y por lo tanto p2= 2q2, es decir, el número p2 es par luego también lo es p. Pero eso
significa que p es el doble de otro número: p=2m, por lo tanto, p2=4m2

Luego, 2q2= 4m2, de donde obtenemos que q2=2m2 por lo que q2 es par y en consecuencia, también lo es q. Pero
habíamos dicho que p y q no pueden ser ambos pares, por lo tanto hemos llegado a una contradicción, lo que
demuestra la imposibilidad de la hipótesis.

En la Metafísica (983 a, 12-20) dice Aristóteles:


“Todos comienzan, de hecho, maravillándose de que una cosa pueda ser en un cierto modo, como los trucos de un
malabarista, o sobre los movimientos del Sol, o sobre la inconmensurabilidad de la diagonal respecto al lado en un
cuadrado. Maravilloso resulta, ciertamente, que no exista algo pequeñísimo como unidad de medida común, pero
cuando se ha entendido, lo que realmente maravillaría a un matemático es que la diagonal fuese conmensurable con el
lado”.

1- Un sistema formalizado del razonamiento

Considerado por muchos como el padre del campo de la lógica, Aristóteles estableció los fundamentos de la
argumentación y la lógica dándole énfasis al buen razonamiento, incluyendo la idea de que las virtudes y la moralidad se
desarrollaban al razonar y pensar.

Aristóteles fomentó el enfoque a la importancia de las premisas (o bases) como parte de la estructura de un argumento
en vez del contenido del argumento. De esta manera, si las premisas del argumento eran verdaderas, entonces la
conclusión también debería serlo.

Las ideas de Aristóteles fueron durante muchos años los escalones para el avance en el campo de la lógica.

2- La analogía política de Aristóteles

Los tratados e ideas de Aristóteles también dejaron grandes contribuciones en el campo de la política, especialmente
relacionadas con la estructura, funcionamiento y objetivo de una ciudad-estado.

Aristóteles compara a un político con un artesano en el sentido de que, usando un conocimiento productivo, el político
opera, produce y mantiene un sistema legal que sigue principios universales para llegar a un objetivo final.

Aristóteles estudió y fomentó ampliamente la necesidad de un gobernante para la existencia exitosa de una ciudad-
estado y de una constitución que constituyera la forma de vida de los ciudadanos y que además definiera el objetivo
general de esta organización.

3- Estudios de biología y de la medicina griega

El campo de la medicina también fue uno de gran interés para Aristóteles. Aunque se destacó por sus estudios en
biología, también es considerado como el padre de la fisiología y anatomía comparativa. Se cree que llegó a comparar
más de 50 especies de seres vivos durante sus investigaciones.

Aristóteles se vio limitado por los recursos de su tiempo y por tanto, muchos de sus estudios sobre la estructura interna
del cuerpo humano y las funciones corporales fueron erróneos.
Sin embargo, esto no le impidió estudiar la anatomía animal, especialmente de aquellas especies que podía comparar
con la anatomía humana.

Entre sus observaciones se destacan sus estudios embriológicos, usando el embrión de pollo para describir las primeras
etapas del desarrollo, el crecimiento del corazón, y las diferencias entre las arterias y las venas en el sistema circulatorio.

Su doctrina de las cuatro cualidades básicas se considera como la contribución más importante para la teoría de la
medicina griega antigua, doctrina que fue usada por muchos médicos y filósofos durante siglos, aunque finalmente fue
reemplazada durante el renacimiento.

Las cuatro cualidades básicas según Aristóteles eran calor, frío, húmedo y seco. Durante años esta doctrina le dio forma
a la investigación y enseñanzas de muchos filósofos griegos.

4- Ideas tempranas sobre la teoría de la evolución

Aristóteles fue un gran codificador y clasificador, siendo uno de los primeros filósofos en desarrollar un esquema
taxonómico o de clasificación, al estudiar las diferencias y similitudes de docenas de especies de animales con la
intención de aprender al compararlas.

El sistema que utilizó para organizar a estos animales y sus diferencias fue uno que iba de lo “imperfecto” a lo
“perfecto”, buscando así diferencias que mostraban mejoras o superioridad.

De manera indirecta, Aristóteles empezaba a entender los conceptos de la evolución, más de dos milenios antes de
que Darwin publicara El Origen de las Especies.

5- Entendimiento de la memoria humana

El proceso de aprendizaje por asociación, que se ha vuelto muy popular hoy en día, debe muchos de sus aspectos claves
al estudio de la memoria realizado por Aristóteles hace más de 2,000 años. Aristóteles escribió que la memoria se
basaba en tres principios:

Contigüidad

Este principio de la memoria se refiere a recordar una idea que se experimentó al mismo tiempo junto con otra.

Semejanza

Se refiere a la facilidad de recordar una idea mientras más similar sea a otra, por ejemplo el presenciar un amanecer
puede que traiga a la mente otro día en el que se presenció un amanecer parecido.

Contraste

Hace referencia a recordar lo opuesto de lo que se está experimentando en el momento, como el pensar en un día de
mucho frío al experimentar un día de mucho calor.

6- El concepto aristotélico de los hábitos

Para Aristóteles, la concepción de hábitos en el comportamiento humano era más que simples acciones rígidas y
autómatas que se realizaban de forma inconsciente.

Por mucho tiempo, la neurociencia ha utilizado este concepto rígido de los hábitos que deja de lado muchos aspectos de
la naturaleza humana. Sin embargo, Aristóteles tenía una idea diferente del concepto de la concepción y desarrollo de
los hábitos.

Usó tres categorías para clasificar la concepción de hábitos, y estas categorías se basan primero en conocer las
características de cierta cosa o idea, después en el conocimiento previo sobre cómo comportarse y, por último, en las
ideas aprendidas sobre cómo hacer algo.
Estas categorías representan una disposición adquirida y toman en cuenta aspectos cognitivos del comportamiento
humano.

Esta noción del hábito humano ha sido una gran contribución para nuevos conceptos de la neurociencia.

7- La importancia de la observación en la naturaleza

Aristóteles fue un gran partidario de la observación cuando se intentaba comprender el funcionamiento de las cosas y
promovió el uso de esta práctica como parte principal y primaria del razonamiento.

En sus conferencias y clases en el Liceo, Aristóteles fomentaba en sus estudiantes la observación como método de
aprendizaje y comprensión, y presentaba el estudio del conocimiento humano desde la perspectiva de la filosofía
natural. Esto fue clave en el desarrollo del método científico.

8- Uno de los precursores del método científico

Aristóteles es considerado como uno de los primeros filósofos en presentar un tratado sistemático de la investigación
científica.

También se le considera como uno de los precursores del método científico. En la actualidad, el método científico es
considerado como raíz para la consideración y estudio de nuevas ideas y en el establecimiento de nuevas teorías.

Mientras filósofos como Platón le habían restado importancia a la observación como parte del razonamiento para
entender el mundo natural, Aristóteles la estableció como paso primordial para la recopilación y clasificación de datos
empíricos con el objetivo de ordenar y descubrir el funcionamiento y composición de las cosas.

Además, enseñó que la forma en que se muestran los hechos es fundamental para determinar el método de una
investigación científica exitosa e incluyó la lógica como sistema de razonamiento en el método científico. Esto dio paso
nuevas formas de publicación e investigación.

9- La tierra es una esfera

Aristóteles fue el primero en argumentar y probar que la tierra tiene forma de esfera. Antes de esto, algunos otros
filósofos ya habían dado indicios sobre la idea de la forma redonda de la tierra, pero todavía no había quedado
establecido como algo probado y las ideas anticuadas sobre una forma cuadrada seguían prevaleciendo.

En el año 350 a. C., Aristóteles usó varios razonamientos para probar que la tierra era redonda. Primero, argumentó que
la tierra era una esfera debido a las diferentes constelaciones que se pueden ver en el cielo al alejarse cada vez más del
ecuador junto con la variación en sus tamaños.

Además, sin conocer todavía el concepto de la gravedad, argumentó que el peso de todas las partes de la tierra que al
estar suspendidas tendían a moverse hacia abajo, o en otras palabras hacia el centro, le darían naturalmente a la tierra
una forma esférica.

También notó, al igual que otros filósofos, el contorno de la sombra de la tierra sobre la luna durante los eclipses.

10- Conceptos de física

Aristóteles examinó y documentó de forma muy amplia sus investigaciones y observaciones en el campo de la física.

A pesar de no tener las herramientas de medición con las que contamos ahora y de desconocer las fuerzas invisibles
como la de la gravedad, hizo grandes razonamientos sobre el movimiento, la naturaleza de la materia, el espacio y el
tiempo.

Mediante simples observaciones, Aristóteles descubrió y publicó verdades fundamentales que se siguen enseñando
hasta nuestros días. Por ejemplo, enseñó que la inercia era el estado natural de la materia a menos que una fuerza
actuara sobre esta.
Además, llegó a entender hasta cierto grado el concepto de la fricción que existe en un objeto que cae dentro de un
fluido y las diferencias que existen dependiendo del peso del objeto y el espesor del fluido.