You are on page 1of 5

Conceptos de neurosis

La teoría psicoanalítica afirma que la neurosis es una afección psicógena cuyos


síntomas cumplen una función simbólica que pretende volver a poner en escena un
viejo conflicto infantil, siendo la manifestación neurótica el resultado del compromiso
posible entre el deseo y la defensa.

El término neurosis fue propuesto por el médico escocés William Cullen en 1769
en referencia a los trastornos sensoriales y motores causados por enfermedades
del sistema nervioso. Se usa para designar trastornos mentales que distorsionan el
pensamiento racional y el funcionamiento social, familiar y laboral adecuado de las
personas.

Concepto de terapia psicoanalista

La psicoterapia psicoanalítica busca modificar el comportamiento y, lo que es más


importante, la estructura de personalidad del paciente mediante la utilización de la
relación analista-analizando, a través del lenguaje verbal, y en un contexto
específico en el cual se ubica esta relación.

Según R. Greenson, la terapia psicoanalítica es una terapia causal; trata de


contrarrestar las causas de la neurosis. Su objetivo es resolver los conflictos
neuróticos del paciente, incluso las neurosis infantiles que sirven de núcleo a la
neurosis Del adulto.
Los componentes de la terapia psicoanalista

 SITUACIÓN ANALÍTICA

La situación analítica abarca la totalidad de las transacciones que se llevan a cabo


en el campo configurado por el analista y el analizando, desde el comienzo del
tratamiento hasta su finalización, y comprende encuadre y proceso.

 El encuadre

El encuadre permite obtener que la situación analítica tenga características cuasi


experimentales para el estudio de cómo piensa y siente el ser humano. En las
sesiones analíticas se busca:

1. Colocar al analizando en condiciones operativas constantes.

2. Favorecer el relajamiento de las actitudes de control.

3. Asegurar el mantenimiento de las capacidades de observación del Yo.

4. Evitar que el analizando encuentre en el tratamiento satisfacciones sustitutivas


de las que consigue en el uso de los mecanismos de defensa.

 El proceso analítico

El proceso analítico es un devenir temporal de sucesos que se encadenan y tienden


a un estado final. Estos sucesos se relacionan entre sí, por fenómenos de regresión
y progresión, que el estado al que tienden es la cura y que la intervención del
analista consiste básicamente en el acto de interpretar. El proceso analítico consiste
principalmente en resolver las represiones a través de un trabajo común de
analizando y analista, en el contexto de una relación de objeto que involucra
procesos de identificación, identificación proyectiva, transferencia, neurosis
de transferencia, contratransferencia, contraidentificación proyectiva,
resistencia, regresión, abreacción, insight y elaboración.
 PRODUCCIÓN DE LA MATERIAL
 La asociación libre y los sueños

Después de haber concluido las entrevistas preliminares donde se evalúa la


indicación o no de una terapia psicoanalítica, se pide al paciente que intente la
asociación libre de sus ideas. El paciente suele asociar libremente sus ideas en la
mayor parte de la sesión, pero también puede comunicar sueños y otros sucesos
de su vida diaria o de su pasado. Puede también incluir sus asociaciones libres
cuando cuenta sus sueños u otras experiencias.

La asociación libre es el método principal de producir material en el psicoanálisis y


en las psicoterapias de orientación psicoanalíticas. No se emplea en las terapias de
apoyo en los momentos de crisis.

 Las reacciones transferenciales

La transferencia es sentir impulsos, actitudes, fantasías y defensas respecto de una


persona en la actualidad que no son apropiados para tal persona y son una
repetición, un desplazamiento de reacciones nacidas en relación con personas que
tuvieron importancia en la primera infancia. La susceptibilidad de un paciente a
reacciones transferenciales se debe al estado de insatisfacción de sus instintos y la
consiguiente necesidad de oportunidades de descarga. El paciente propende a
repetir en lugar de recordar. Pero repitiendo, reviviendo el pasado, el paciente
facilita que el pasado entre en la situación del tratamiento. Las repeticiones
transferenciales introducen en el análisis un material que sin eso sería inaccesible.
Debidamente manejado, el análisis de la transferencia llevará a
recuerdos, reconstrucciones, al insight y al final al cese de la repetición.

 La neurosis de transferencia

La neurosis de transferencia es un instrumento de la situación analítica y sólo puede


anularla la labor analítica. Facilita la transición de la enfermedad a la salud.
Se produce en el paciente un aumento de la regresión al servicio del yo, debido
entre otras cosas a la frustración que produce la actitud neutral que muestra el
analista.

 La contratransferencia

La contratransferencia existe siempre: en el terapeuta surgen también impulsos y


sentimientos hacia los consultantes, que se entrometen inevitablemente en su
función de comprender e interpretar. A la transferencia del paciente, responde la
contratransferencia del terapeuta, con sentimientos, con angustias, con defensas y
con deseos. Es a través de ésta como percibimos y podemos comprender algunos
sentimientos que el paciente experimenta a su vez hacia el terapeuta. El terapeuta,
al poder aclarar a sí mismo el conjunto de sus reacciones inconscientes hacia el
paciente y los elementos transferenciales del paciente es de vital importancia para
su tratamiento. El hecho de no comprender el sentido de la contratransferencia,
puede producir contraactuaciones y provocar un efecto perturbador en la terapia
que dificulta la dinámica del proceso.

 Las resistencias

Las resistencias son repeticiones en el análisis de todas las operaciones defensivas


que el paciente ha realizado en su vida pasada. Aunque algunos aspectos de una
resistencia puedan ser conscientes, la parte esencial la desempeña el Yo
inconsciente. Al analista toca descubrir la forma en que resiste el paciente, a qué
resiste, y por qué lo hace. La causa inmediata de una resistencia es siempre la
evitación de algún afecto doloroso como la ansiedad, la culpabilidad o la vergüenza.
En definitiva se descubrirá que lo que la resistencia quiere evitar es el miedo a un
estado traumático.
Las resistencias se pueden clasificar como egosintónicas y ajenas al Yo. Si un
paciente siente que una resistencia es ajena a él, está dispuesta a tratarla
analíticamente. Si es egosintónica, puede negar su existencia, tratar de reducir su
importancia o de librarse de ella racionalizándola. Uno de los primeros pasos en el
análisis de una resistencia es convertirla ajena al Yo para el paciente.

II.3. ANÁLISIS DEL MATERIAL DEL PACIENTE

El análisis caracteriza todas las técnicas consideradas analíticas, las que tienen por
objetivo directo incrementar el insight que el paciente tiene de sí mismo. Algunos
procedimientos no facilitan el insight per se pero refuerzan las funciones del Yo
necesarias para llegar a la comprensión.