You are on page 1of 13

SandraMP11

www.wuolah.com/student/SandraMP11

2368

Tema 12. Trastornos del lenguaje.pdf


Tema 12. Trastornos del lenguaje

3º Psicologia del Lenguaje

Grado en Psicología

UNED - España
UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su
totalidad.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

Tema 12. Trastornos del lenguaje


1. TRASTORNOS DEL LENGUAJE ORAL
Tradicionalmente, los trastornos del lenguaje oral se divisían en dos síndromes: la afasia de
Broca, que englobaba los trastornos de producción y la afasia de Wernicke, que incluía los de
comprensión. Esta clasificicación no es perfecta, dado que muchos pacientes con afasia de
Broca tienen también problemas de comprensión y los de Wernicke de producción. De lo que
se trata es de explicar cada síntoma del paciente según los modelos de comprensión y
producción, con independencia del síndrome en el que se pudiera incluir.

1.1 Trastornos de comprensión


La primera operación que nuestro sistema de percepción del habla realiza es la identificación

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
de los fonemas. El análisis de los rasgos articulatorios de los sonidos, junto con otros factores,
permite identificar los fonemas.
Algunos pacientes, como consecuencia de una lesión cerebral en la circunvolución superior
del lóbulo temporal izquierdo, tienen dificultades para identificar los fonemas y para
comprender el habla; este trastorno se conoce como sordera verbal pura o sordera
específica para las palabras, ya que sus dificultades se limitan a los sonidos del habla. Estos
pacientes pueden identificar los sonidos ambientales e incluso perciben las características
físicas del lenguaje aunque no entiendan lo que está diciendo. Dependiendo de la gravedad del
trastorno, algunos pacientes sólo tienen dificultades para identificar ciertos fonemas, mientras
que otros tienen graves problemas perceptivos generales, pero todos tienen en común que, si
se les habla despacio y articulando bien los sonidos, su percepción mejora. También les ayuda
ver la cara de la persona que habla, ya que se sirven en buena medida de la lectura labial.
Cuando la lesión afecta al proceso de reconocimiento de las palabras el trastorno se conoce
como sordera para la forma de la palabra. Estos pacientes identifican correctamente los
fonemas, pero no son capaces de reconocer las palabras. No distinguen cuando se trata de una
palabra real o inventada, pero eso no les impide poder repetirlas, ya que utilizan la vía
subléxica o mecanismo de conversión acústico-fonológico. Este mecanismo es el que les
permite también escribir al dictado aunque no sepan lo que están escribiendo.
Otro trastorno perceptivo es la sordera para el significado de las palabras. Se denomina así
porque son capaces de identificar los fonemas e incluso reconocer las palabras, pero no
consiguen acceder a su significado. Saben si una palabra es familiar o no y ditinguen las
palabras de la seudopalabras, pero no las comprenden. Estos pacientes consiguen acceder al
léxico, por eso reconocen las palabras y hacen bien la tarea de decisión léxica, pero no logran
acceder al sistema semántico y no saben qué significan las palabras aunque éstas les resulten
familiares.
En la agnosia fonológica los pacientes reconocen las palabras familiares y acceden a su
significado, pueden repetirlas y escribirlas al dictado. Sin embargo, no pueden repetir ni
tampoco escribir al dictado las palabras desconocidas. La lesión ha dañado la vía subléxica y la
vía léxica sólo funciona con las palabras representadas en el léxico.
De todos los trastornos de comprensión, el más grave y llamativo es la disfasia profunda,
cuyos pacientes tienen problemas serios de comprensión y repetición de palabras. Suelen
presentar varios síntomas, como dificultades para repetir palabras de baja frecuencia, mayor
dificultad para repetir palabras abstractas que concretas, mayor dificultad para repetir verbos
que nombres, graves dificultades para repetir palabras funcionales o mayor dificultad para
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

repetir palabras morfológicamente compuestas que simples. Pero los síntomas más llamativos
son la incapacidad total para repetir seudopalabras y la producción de errores semánticos en
repetición.
La explicación de este trastorno es que la lesión ha dañado varios componentes del sistema de
procesamiento léxico. Por una parte, ha destruido totalmente la vía subléxica y ésta es la causa
por la que son incapaces de repetir seudopalabras y por otra, ha dañado parcialmente la vía
léxico-semántica, por lo que consiguen activar parcialmente el sistema semántico, pero no
siempre seleccionan el concepto adecuado. Al no funcionar la vía subléxica no pueden
comprobar si han repetido bien.

1.2 Trastornos de producción


Se habla de anomia cuando el paciente tiene dificultades para recuperar las palabras que
trata de utilizar en su discurso oral y dichas dificultades no se deben a problemas motores.

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
Según el mecanismo concreto responsable del trastorno se distinguen varios tipos de anomias.
Cuando el problema se debe a que el paciente no consigue activar el significado o la
representación conceptual se habla de anomia semántica. Los pacientes tienen un discurso
pobre, vacío de contenidos por su dificultad de activar los conceptos. Presentan problemas de
comprensión, especialmente para los conceptos familiares. Estos pacientes fallan en tareas
que exigen acceder al significado. Suele estar causada por lesiones en las zonas temporal y
frontotemporal del hemisferio izquierdo, que es por donde se extienden las redes neuronales
correspondientes a los conceptos.
En otros casos, los pacientes acceden a los conceptos, pero tienen dificultades para recuperar
el nombre de esos conceptos. Saben lo que quieren decir pero no encuentran la palabra para
expresarlo, a este trastorno se le conoce como anomia pura. Su habla se caracteriza por el uso
masico de circunloquis, tratan de explicar la palabra que no consiguen recordar y también por
el uso de términos genéricos.
Sus construcciones gramaticales son correctas y con las palabras funcionales adecuadas, pero
tienen escasas palabras de contenido. Las variables más determinantes de su ejecución son la
frecuencia y la edad de adquisición de las palabras: sólo recuerdan las palabras de más alta
frecuencia y adquiridas en edad más temprana. Les sirve de gran ayuda que se les digan los
primeros fonemas de la palabra que no recuerdan. La anomia pura puede estar causada por
lesiones en cualquier zona del cerebro, aunque fundamentalmente se produce cuando la
lesión afecta al temporal izquierdo.
También puede ocurrir que el paciente sea capaz de recuperar la palabra que busca pero tenga
dificultades para seleccionar los fonemas de esta palabra. Algunos pacientes tienen el
trastorno en el procesamiento fonológico, a este trastorno se le denomina anomia fonológica.
A veces, los pacientes producen tanta distorsión en la palabra que tratan de decir que ésta no
se parece a ninguna conocida; es lo que se conoce con el nombre de neologismo. Los
pacientes con anomia fonológica, presentan no sólo el trastorno en el lenguaje espontáneo y
en tareas como la denominación de dibujo, sino también en las tareas de lectura en voz alta y
en repetición, debido a que el proceso de selección de los fonemas interviene en todas las
actividades de producción oral. La variable más determinante de la ejecución de estos
pacientes es la longitud, cuanto más larga es la palabra más posibilidades de equivocarse.

2. TRASTORNOS DEL LENGUAJE ESCRITO


2.1 Dislexias
Los trastornos de lectura se denominan dislexias y se distinguen dos tipos: dislexias
evolutivas, cuando se refieren a dificultades en el aprendizaje de la lectura y dislexias
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

adquiridas, cuando son producidas como consecuencia de una lesión cerebral. Los trastornos
de escritura se denominan disgrafias y también se distingue entre evolutivas y adquiridas. En
el caso de las evolutivas, las dislexias y disgradias suelen aparecer juntas, ya que los niños con
dificultades para aprender a leer también las tienen para aprender a escribir, puesto que, en
realidad, se trata de la misma operación en sentido inverso. En cambio, las adquiridas pueden
manifestarse independientemente, dado que hay pacientes que sufren trastornos de escritura
y mantienen la lectura (agrafía pura) y pacientes que no pueden leer lo que acaban de escribir
(alexia pura). Esto sucede porque la lectura y escritura dependen de áreas cerebrales
diferentes.
Dislexias adquiridas. Cuando la lesión cerebral afecta a las áreas responsables de los
procesos perceptivos destinados a la identificación de las letras y palabras, se producen las
dislexias periféricas y entre estas se incluyen la dislexia por negligencia, cuando los
pacientes cometen errores de lectura porque no prestan atención a una parte de la palabra, la
dislexia atencional, cuando parecen incapaces de atender a todas las letras ya que identifican

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
bien las letras individuales pero cometen errores cuanto tienen que leer palabras o la dislexia
visual, cuyo principal síntoma reside en los errores de tipo visual.
La dislexia periférica más conocida es la alexia pura o lectura letra a letra, recibe el
nombre de alexia pura porque suele presentarse sin ningún otro tipo de trastorno lingüístico.
Estos pacientes identifican bien las letras que forman la palabra pero les cuesta leer la palabra
completa, por lo que hacen una lectura muy serial letra a letra de izquierda a derecha. En los
casos más graves tienen que leer en voz alta las letras de las palabras para poder entenderlas.
Esto hace que su lectura sea muy lenta. Las lesiones causantes de la alexia pura suelen situarse
entre el lóbulo occipita y el temporal en el hemisferio izquierdo.
Cuando la lesión afecta a los procesos de reconocimiento de palabras se habla de dislexias
centrales. Estos pacientes no tienen ningún tipo de trastorno perceptivo e identifican bien las
letras. Los tres tipos de dislexias centrales son la fonóligca, superficial y profunda.
La dislexia fonológica se caracteriza por la dificultad que tienen los pacientes para leer
palabras desconocidas o seudopalabras. Los tipos de errores más frecuentes que cometen son
los visuales cuando leen palabras, confunden algunas con otras de parecido visual y las
lexicalizaciones cuando leen seudopalabras, tranforman las seudopalabras en palabras.
De acuerdo con el modelo dual, la dislexia fonológica se produce porque la lesión daña la vía
subléxica, que es fundamental para la lectura de palabras de baja frecuencia y palabras
desconocidas. En consecuencia, los pacientes sólo pueden utilizar la vía léxica, que es útil para
las palabras familiares. En su intento de leer las palabras desconocidas activan las
representaciones ortográficas de otras palabras parecidas, produciéndose los errores. El
grado de alteración lectora que presentan los disléxicos fonológicos depende del número de
reglas grafema-fonema dañadas y de la experiencia lectora que tuviese antes de la lesión.
Para el modelo conexionista de triángulo, la interpretación de este trastorno es que se ha
dañado la conexión ente las unidades ortográficas y fonológicas, con lo cual sólo pueden leer a
través de la semántica que sólo es útil para las palabras familiares.
La dislexia superficial se caracteriza por la dificultad para leer palabras irregulares. No
tienen problema con las palabras de ortografía regular, ni tampoco con las seudopalabras,
pero no consiguen leer las palabras que no se ajustan a las reglas de conversión grafema-
fonema. El error más común cuando tienen que leer esas palabras es la regularización, por lo
que la pronunciación que le dan a la palabra no se corresponde con ella y no la comprenden.
En castellano pasa inadvertida ya que no existen palabras con ortografía irregular.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

Para el modelo dual, esta dislexia se produce porque se encuentra afectada la vía léxica y los
pacientes tratan de leer todas las palabras por la vía subléxica que funciona con las palabras
reuglares pero no con las irregulares. La longitud de las palabras influye sobre su latencia,
cuanto más larga es una palabra, más tiempo tardan en leerla. Según el modelo conexionista,
esta dislexia se produce cuando se daña la vía semántica teniendo también problemas
semánticos.
La dislexia profunda es la más compleja y grave. Los dos síntomas principales son la
incapaciadd para leer seudopalabras y palabras desconocidas y la comisión de errores
semánticos. Al igual que los disléxicos fonológicos, tienen dificultades para leer las
seudopalabras, pero mientras que los fonológicos consiguen leer algunas, los profundos son
incapaces de leer una sola seudopalabra. Son muy llamativos los errores semánticos
consistentes en sustituir la palabra que tienen que leer por otra con la que no guarda ninguna
relación visual pero sí semántica. Otros síntomas son mayor dificultad para leer palabras
abstractas que concretas, mayor dificultad con las palabras funcionales que con las de

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
contenido o mayor dificultad para leer verbos que nombres. Además, también cometen
errores visuales.
Para el modelo de doble ruta, los síntomas de la dislexia profunda se producen porque está
totalmente dañada la vía subléxica, lo que impide leer las seudopalabras y parcialmente
dañada la vía lexicosemántica, lo que origina los restantes síntomas. En cuanto a los errores
semánticos, se producen porque a veces el paciente no consigue activar la palabra exacta pero
logra activar otra relacionada y generalmente de mayor frecuencia. Estos errores no se
producirían si funcionase la vía subléxiva, los errores semánticos solo se producen cuando los
pacientes tienen completamente dañada esta vía. Para el modelo de triángulo, es la conexión
ortografía-fonología la que ha resultado dañada por la lesión y, parcialmente, la
representación semántica.
En función del componente de la vía lexicosemántica que resulta dañado, se distinguen varios
subtipos de dislexia profunda: dislexia profunda de input cuando el daño afecta al léxico
visual, dislexia profunda central cuando afecta al sistema semántico y dislexia profunda de
output cuando afecta al léxico fonológico. En la dislexia de input los problemas surgen ya en el
reconocimiento de las palabras y, si no se reconoce correctamente una palabra, no es posible
acceder al significado que le corresponde.
Estos pacientes fallan en la tarea de decisión léxica. En la dislexia central los problemas se
producen en el sistema conceptual o semántico, por lo que existen dificultades en cualquier
tarea que exija acceder al significado de las palabras. En la dislexia de output el daño se
produce en el léxico fonológico por lo que los pacientes reconocen la palabra que están
leyendo, pero acceden a una pronunciación que no les corresponde.

2.2 Disgrafias
Las disgrafias adquiridas se dividen en dos grupos: centrales, cuando el trastorno afecta al
procesamiento léxico y periféricas, cuando afecta a los componentes posléxicos y motores.
Las disgrafias centrales se dividen en: fonológica, superficial y profunda.
Los pacientes con disgrafia fonológica tienen dificultades para escribir al dictado palabras
desconocidas y seudopalabras, pero escriben bien las palabras familiares. Muchos de los
errores que cometen son lexicalizaciones, es decir, convertir las seudopalabras que se les
dictan en palabras, otras veces son errores en alguno de los grafemas. Lo que todos tienen en
común es que cometen muchos más errores con las seudopalabras que con las palabras.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

La explicación de la disgrafia fonológica desde el modelo dual de escritura es que se ha


producido un daño en la vía subléxica que impide el funcionamiento del mecanismo de
conversión fonema-grafema. En consecuencia, el paciente únicamente puede utilizar la vía
léxica, pero ésta sólo sirve pra aquellas palabras de las que el paciente tiene representación
léxica, de ahí que sólo pueda escribir las palabras frecuentes.
A los pacientes con disgrafia superficial les ocurre lo contrario: escriben correctamente
palabras conocidas y desconocidas e incluso las seudopalabras siempre que sean regulares,
pero tienen dificultades con las palabras de ortografía arbitraria.
Desde el modelo dual de escritura se interpreta este trastorno como afectación de la vía léxica,
por lo que los pacientes pueden seguir utilizando el mecanismo de conversión fonema-
grafema que funciona en las palabras regulares, pero no en las irregulares que requieren el
acceso al léxico.
La disgrafia profunda es la más grave de todas, ya que son incapaces de escribir

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
seudopalabras y cometen muchos errores con las palabras, especialmente con las de baja
frecuencia, con las abstractas y con las funcionales. Sin embargo, el síntoma principal lo
constituyen los errores semánticos que los pacientes cometen al escribir al dictado. La
interpretación de este trastorno desde el modelo de doble ruta es que se ha dañado
completamente la vía subléxica, razón por la que son incapaces de escribir seudopalabras y
parcialmente la vía léxica, lo que explica su dificultad con ciertas palabras, principalmente las
de poco contenido semántico.
En todos los trastornos en los que los pacientes cometen errores semánticos siempre aparece
completamente dañada la vía subléxica, debido a que esta vía es la que impide los errores
semánticos.
Respecto a las disgrafias periféricas se distinguen varios tipos en función del mecanismo
dañado, puesto que desde que se selecciona la representación ortográfica de la palabra hasta
que se presenta su forma concreta en el papel, aún quedan varias operaciones por realizar y
todas ellas susceptibles de ser afectadas.
Un primer tipo de disgrafia periférica es el que se produce en la selcción de los grafemas y su
retención mientras se está escribiendo, puesto que al escribir una palabra necesitamos
mantener activos en la memoria todos sus grafemas y en el mismo orden en el que aparecen
en la palabra. Si el paciente no es capaz de retener los grafemas en el almacén grafémico, no
podrá escribir la palabra o se equivocará en algunos de los grafemas. Los síntomas más
comunes de este trastorno son los errores de omisiones, sustituciones e intercambios de
grafemas y la variable más determinante de su ejecución es la longitud de las palabras.
Un 2º tipo de disgradia periférica se produce en la selección de los alógrafos, es decir, en la
selección del tipo concreto de letra que se va a utilizar. Cuando se escribe a mano es
improtante decidirse por un tipo de letra u otro, pero sobre todo es importante saber cuándo
hay que utilizar mayúsculas. Algunos pacientes tienen dificultades para seleccionar los
alógrados adecuados.
También están las disgrafias motoras, que se producen cuando la lesión daña los programas
motores que controlan la formación de letras. Estos trastornos sólo afectan a la escritura a
mano; los pacientes pueden escribir al teclado o deletrear oralmente las palabras, debido a
que estas actividades dependen de otros mecanismos neuronales. A este tipo de trastorno se
le conoce como disgrafia apráxica, algunos pacientes pueden seguir escribiendo auqnue su
letra está muy deformada y cuesta esfuerzo entenderla.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

Finalmente, existe un tipo de disgrafia que se produce por alteraciones en los procesos
perceptivos más que en los motores. La escritura a mano es una tarea de coordinación visual y
motora muy compleja que exige constante información sobre los movimientos que se están
realizando con la mano para poder ir guiando y corrigiendo la ejecución sobre la marcha.
Cuando no se recibe esa información, resulta muy difícil hacer buena letra e incluso dibujar
bien las letras. Algunos pacientes tienen trastornos perceptivos que les impiden realizar esa
necesaria coordinación visuomotora, por lo que su escritura aparece deformada. Los dos
síntomas principales de este trastorno, denominado disrgrafia aferente, son la tendencia a
omitir o duplicar rasgos de letras y la dificultad para mantener la escritura en la línea
horizontal.

3. TRASTORNOS SEMÁNTICOS
El sistema semántico hace referencia a los significados tanto de las palabras como de los

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
objetos y de las acciones, abarca los conocimientos generales que tenemos del mundo. Por lo
tanto, los pacientes con trastornos semánticos tienen dificultades para entender el significado
de las palabras, con independencia de que se les presenten de manera oral o escrita y también
para reconocer dibujos y fotografías de objetos y animales.
Por la misma razón, su producción también está vacía de contenidos dado que, aunque puedan
conservar cierta fluidez verbal, les faltan los significados de las palabras, las representaciones
subyacentes a las palabras.
Las lesiones causantes de estos trastornos suelen afectar a los lóbulos temporales,
especialmente al izquierdo y en función del tamaño de la lesión y de las áreas lesionadas, los
efectos varían.
A veces, el trastorno parece afectar sólo a determinadas categorías semánticas dejando
intactas las restantes. Se ha comprobado que los pacientes con trastorno para nombrar los
seres vivos suelen tener lesionados los lóbulos temporales, mientras que en los pacientes con
trastorno para nombrar los objetos inanimados la lesión suele localizarse en la zona
frontoparietal.
Estas dos grandes categorías semánticas pueden subdivirse en otras categorías más pequeñas.
Dentro de la categoría de "seres vivos" se han encontrado disociaciones entre animales,
vegetales y frutas. Por lo general, en los pacientes con trastornos para la subcategoría
animales, la lesión se localiza en ambos lóbulos temporales y en la zona anterior, mientras que
en los pacientes con trastornos para la subcategoría vegetales y frutas, la lesión se halla en un
área más posterior del lóbulo temporal izquierdo y alcanzan la circunvolución fusiforme.

4. TRASTORNOS EN LA ORACIÓN
Los trastornos en la oración suelen asociarse a lesiones en el área de Broca o en zonas
próximas a ella. El término genérico que se utiliza para referirse a este trastorno es el de
agramatismo. Algunos pacientes tienen dificultades tanto para entender oraciones complejas
como para producirlas. Otros sólo presentan dificultades para producirlas y otro sólo para
comprenderlas. Esto significa que puede haber disociaciones enter comprensión y producción
de oraciones.
Los trastornos de comprensión se producen principalmente con las oraciones que no siguen
el orden canónico, es decir, con las oraciones en las que el agente de la oración va después del
objeto de la acción. Normalmente, en las oraciones con estrucura N-V-N, el primer nombre
hace de sujeto de la oración y el segundo de objeto. Con determinadas estructuras semánticas
no se cumple esta norma; es el caso de las oraciones pasivas o las de objeto focalizado. En
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

estos casos, los pacientes agramáticos tienden a aplicar la estrategia canónica con
independencia de la estructura de la oración y asignan el papel de sujeto al primer sintagma y
el de objeto al segundo, por lo que invierten los papeles de la oración. Un tipo de oraciones con
las que tienen muchas dificultades son las subordinadas de relativo y, sobre todo, con las
subordinadas de relativo de objeto.
En cuanto a los trastornos de producción, el habla de los pacientes con agramatismo se
caracteriza por el escaso uso de palabras funcionales, aunque conservan las de contenido, por
lo que su lenguaje recuerda el lenguaje telegráfico en el que escasean las preposiciones y los
artículos. Las oraciones son muy cortas y de estructuras sintácticas muy simples. También
tienen dificultades de tipo morfológico, en especial para conjugar correctamente los verbos,
así como los sufijos, sobre todo los verbales de tiempo y persona.

5. TRASTORNOS EN EL DISCURSO

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
Los trastornos específicos en la comprensión y producción del discurso son característicos de
los pacientes con lesiones en el hemisferio cerebral derecho. Los pacientes con lesiones en
este hemisferio, rara vez presentan afasia. Sus capacidades fonológicas, léxicas o semánticas
parecen inalteradas. Sin embargo, existe otro nivel cognitivo en la comprensión y producción
del lenguaje, el discursom y es en él donde los pacientes con lesiones en el hemisferio derecho
presentan déficits importantes. Estos déficits son más sutiles y difíciles de observar, pero son
muy incapacitantes. Se manifiestan claramente en los contextos más cotidianos de uso del
lenguaje.
Dificultades en captar el tema principal del discurso o de la conversación. Los pacientes
con lesiones en el hemisferio derecho tienden a prestar atención a los detalles más que al
singnificado global del discurso. No comprenden la relación entre los diferentes sucesos del
discurso y no pueden derivar su sentido.
Dificultades en la realización de inferencias. Con frecuencia, para poder integrar el discurso
en grandes unidades coherentes es necesario que el receptor del discurso realice ciertas
inferencias, insertando información explícita. Los pacientes con lesiones en el hemisferio
derecho no parecen disponer de esta capacidad inferencial.
Dificultades en interpretar la información paradiscursiva relativa a los estados
emocionales del interlocutor o del personaje narrativo. En un estudio se observó que los
pacientes con lesiones en el hemisferio derecho, al contrario que los individuos de control,
tenían dificultad para interpretar las intenciones sarcásticas o chistosas de los personajes de
una narración oral. Sin embargo, eran muy sensibles a la presencia de los pronombres
anafóricos en la narración, a diferencia de los afásicos.
Dificultades en los aspectos prosóficos del habla. Una características aparente del habla de
los pacientes es su monotonía o aprosodia. Se ha demostrado que tienen dificultades para
interpretar la entonación del habla de sus interlocutores. Los pacientes con lesiones en el
hemisferio derecho tienen más dificultades que los individuos normales y que los pacientes
con lesiones en el izquierdo para utilizar los índices prosódicos para inferir si una oración ha
terminado o no.
Dificultades para comprender el lenguaje indirecto Los pacientes tienen tendencia a
entender las metáforas y los modismos o frases hechas de un modo literal.
Dificultades para comprender el humor. La comprensión y el consiguiente regocijo que
producen los chistes requieren procesos semánticos, cognitivos y emocionales muy
sofisticados, que incluyen la búsqueda de coherencia, la aplicación de conocimientos del
mundo y de la teoría de la mente, la detección del conflicto con las expectativas, la elaboración
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

de inferencias o la reinterpretación novedosa del contexto. Los pacientes con lesiones en el


hemisferio derecho no parecen comprener el humor.
Los trastornos del lenguaje reseñados son específicos de los pacientes con lesiones en el
hemisferio derecho y están ausentes en los afásicos. La doble disociación entre ambos
síndromes es posible.

6. ALTERACIONES DEL LENGUAJE EN LAS DEMENCIAS NEURODEGENERATIVAS


El incremento de la edad media de vida es uno de los grandes logros de la humanidad, pero
trae aparejado el incremento de las demencias neurodegenerativas. Cuantos más años viva
una persona, más posibilidades tiene de sufrir este tipo de enfermedades. Las 3 demencias
neurodegenerativas más comunes son las enfermedades de Alzheimer, Parkinson y las
frontotemporales.
Enfermedad de Alzheimer. Aunque los primeros síntomas que presentan son los trastornos

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
de memoria, las dificultades con el lenguaje son también muy tempranas. Los enfermos de
Alzheimer comienzan pronto a presentar problemas de comprensión, que se presentan en
dificultades para seguir el discurso y para comprender palabras.
En producción, los síntomas son uan más destacables, debido a que los enfermos de
Alzheimer comienzan a presentar pronto problemas anómicos. Al escuchar su habla se
detectan abundantes circunloquios debido a que no encuentran la palabra que quieren
utilizar. Una tarea muy sensible para detectar los trastornos anómicos es el de denominación
de dibujos, en la que se comprueba la abundancia de circunloquios y de errores semánticos. A
medida que se agrava la enfermedad comienzan a aumentar las respuestas "no sé".
Progresivamente van perdiendo el interés por el lenguaje escrito y así personas que solían leer
van abandonando la lectura. También abandonan la escritura, porque cada vez les cuesta más
escribir. Primero empiezan a aparecer faltas de ortografía, después comienzan a mezclar
letras en mayúsculas y minúsculas porque cada vez les resulta más complicado ejecutar los
programas motores de la escritura a mano.
Enfermedad de Parkinson. Es conocida por los trastornos de tipo motor. Sin embargo,
también conlleva otras alteraciones psicológicas y cognitivas. Las alteraciones cognitivas más
evidentes son las que afectan a las funciones ejecutivas, como consecuencia de la afectación de
los circuitos frontales. Aunque menos apreciables también presentan alteraciones del
lenguaje.
Algunos autores sostienen que estos trastornos del lenguaje se deben realmente a los
problemas en las funciones ejecutivas. Los enfermos de Parkinson tienen especiales
dificultades para procesar los verbos tanto en tareas de denominación como en tareas de
fluidez y en mayor medida cuando se trata de verbos referidos a acciones. Esta alteración es
debida a la lesión en las redes neuronales que se extienden por zonas de los lóbulos frontales
y que son responsables del procesamiento de las palarbas referidas a acciones.
Demencia frontotemporal. Esta demencia constituye la 2ª causa de demencia más común
antes de los 65 años. Se la denomina frontotemporal porque la lesión afecta a esas dos zonas
cerebrales; dependiendo de dónde se produzca antes la degeneración cortical se distinguen
dos variantes: variante conductual, cuando la atrofia comienza en la zona frontal y afasia
primaria progresiva, cuando afecta a la zona perisilviana entre los lóbulos frontal y temporal.
Los pacientes con afasia primaria progresivan presentan trastornos de tipo lingüístico
desde los primeros momentos de la enfermedad, mientras conservan las restantes
capacidades cognitivas. Se distinguen dos tipos de afasia primaria progresiva, según la zona
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

cerebral que comienza antes a atrofiarse. Cuando la atrofia se inicia en la región perisilviana
anterior (lóbulo frontal) el habla es poco fluida, con abundantes errores fonológicos,
trastornos articulatorios y agramatismo, pero la comprensión está conservada, se trata de un
cuadro muy similar a la afasia de Broca, al que se denomina afasia primaria progresiva no
fluente.
Cuando la atrofia comienza en la parte anterior del lóbulo temporal, se habla de afasia
primaria progresiva fluente o demencia semántica, puesto que el déficit es puramente
semántico. Los pacientes con demencia semántica tienen dificultades para comprender todo
tipo de información conceptual. También tienen dificultades para nombrarlos o dibujarlos, ya
que la información conceptual es ajena a la modalidad perceptiva. En cambio, no presentan
ningún trastorno fonológico ni sintáctico, ni de memoria o ejecutivos.

7. EVALUACIÓN DEL LENGUAJE

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
Con respecto a la percepción del habla, una de las primeras y más importantes
tareas/funciones es la identificación de fonemas, que es fundamental para poder reconocer
las palabras. Las pruebas más utilizadas para evaluar este proceso son la tarea de pares
mínimos, la discriminación de fonemas, la de señalar una determinada letra o la de repetición
de fonemas. En la tarea de pares mínimos se pronuncian pares de palabras o seudopalabras
para que el participante responda si son iguales o diferentes.
En el caso de los estímulos diferentes, unas veces cambia el fonema inicial, otras uno del
medio y otras el final. En la tarea de discriminación de fonemasn, el evaluador pronuncia un
fonema y después se van nombrando palabras o seudopalabras para que el participante
indique sin contienen o no ese fonema. En la tarea de señalar la letra se presentan al
paciente varias letras escritas y se le pronuncian fonemas para que señale la letra que le
corresponde. En la repetición de fonemas, el participante sólo tiene que repetir los fonemas
que el evaluador le va diciendo.
Para el reconocimiento de las palabras habladas, la tarea más empleada es la de decisión
léxica auditiva. En esta tarea, el paciente escucha una lista de palabras y seudopalabras
mezcladas y, ante cada una de ellas, tiene que responder si corresponde o no a una palabra
real. En función de las características de las palabras, los pacientes con trastornos en la
percepción del habla tendrán un mayor o menor número de aciertos y las personas sanas
tendrán diferentes latencias de respuesta.
Para evaluar el mecanismo de conversión acústico en fonológico, la tarea más eficaz es la de
repetición, en especial, la de repetición de seudopalabras, dado que las palabras se pueden
repetir a través del léxico, reconociendo la palabra, pero para repetir seudopalabras el
mecanismo de conversión acústico-fonológico es el único procedimiento posible. Cuando este
mecanismo resulta completamente dañado como consecuencia de una lesión, como ocurre en
la agnosia fonológica, los pacientes pueden repetir las palabras familiares pero son incapaces
de repetir las palabras de baja familiaridad y seudopalabras.
Para evaluar el sistema conceptual o semántico hay gran variedad de tareas, pero la más
utilizada es la de categorización semántica, que consiste en presentar diferentes estímulos
para que los participantes indiquen la categoría a la que pertenecen. Los estímulos pueden
presentarse de forma escrita, oral o por medio de fotos o dibujos y las categorías peuden ser
dos o varias. En el caso de pacientes, habitualmente se colocan varias fotos sobre una mesa
para que el paciente las vaya colocando en las cajas correspondientes a las categorías.
Otra prueba destinada al sistema conceptual es la de señalar el elemento diferente. Se
presentan varios estímulos todos ellos, excepto uno, pertenecen a una determinada categoría
y el participante tiene que señalar cuál es el diferente, el que no pertenece a esa categoría.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

En la tarea emparejamiento palabra-dibujo se presentan varios dibujos y el evaluador


nombra uno de ellos para que el participante lo señale. En esta prueba es importante
seleccionar bien los estímulos distractores, cuanto más relacionados están con el estímulo,
más difícil resulta la tarea.
En el caso de pacientes con trastorno semánticos como la demencia semántica, la tarea más
utilizada es la de asociación semántica basada en el test de pirámides y palmeras de Howard
y Patterson. Consiste en presentar 3 dibujos o palabras, uno en la parte de arriba y dos en la
de abajo y el paciente tiene que indicar cuál de los dibujos de abajo está relacionado con el de
arriba.
Otra tarea muy utilizada, por su sencillez y brevedad es la de fluidez semántica. Durante un
minuto el participante tiene que decir el mayor número posible de ejemplares de la categoría
que se le indique.
Para la evaluación de la producción oral, la tarea más utilizada es la de denominación de

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
dibujos. Se le van presentando dibujos al participante para que los nombre. Conviene aplicar
también una tarea de denominación de acciones, puesto que existen muchos casos de
disociaciones entre objetos y acciones. Los pacientes con anomia pura, por lesión en el lóbulo
temporal, suelen tener dificultades con los objetos y seres vivos, mientras que los pacientes
conlesión en el lóbulo frontal, tienen más dificultades con las acciones. La tarea de
denominación de acciones presentan dibujos o fotos de personas realizando una acción para
que identifiquen mediante una palabra qué están haciendo.
La tarea de denominación de dibujos es imprescindible en la evaluación de los pacientes
afásicos y en las demencias neurodegenerativas, dado que los problemas anómicos suelen
estar presentes siempre que hay trastornos del lenguaje.
El hecho de que un paciente presente dificultades en la tarea de denominación de dibujos,
no significa que tenga un trastorno anómico. Las tareas de reconocimiento visual de objetos
permitirán comprobar si el paciente tiene problemas visuales o sufre agnosia visual; las tarea
de tipo semántico valorarán el estado del sistema semántico y las de tipo fonológico
permitirán establecer si existe un problema en los fonemas o en los procesos articulatorios.
La tarea de nombrado a partir de una definición puede ser un buen complemento a la
denominación de dibujos para medir la capacidad de recuperación de las palabras del léxico
fonológico. En este caso, en lugar de presentar dibujos al paciente se le proporciona una
definición para que identifique de qué palabra se trata. Con esta tarea se puede descartar que
los problemas sean de origen visual.
También es importante en la evaluación de la producción oral la repetición de palabras. El
evaluador va diciendo palabras de diferentes frecuencias y longitudes para que el participante
las repita inmediatamente. Si se trata de una anomia pura o semántica, no tendrá ninguna
dificultad para repetirlas, pero si los problemas se producen en el procesamiento de los
fonemas o en los procesos articulatorios, se producierán errores también en la repetición.
A nivel de oración o discurso, las tareas son más complejas. Para la comprensión de
oraciones, la tarea más común es la de emparejamiento oración-dibujo, en la que se
presentan láminas con varios dibujos y el evaluador dice una oración para que el paciente
señale el dibujo que le corresponde. En el caso del discurso, el evaluador lee un texto y le hace
varias preguntas al participante, algunas de tipo literal sobre cuestiones descritas en el texto y
otras de tipo inferencial sobre cuestiones que no se han dicho, pero el oyente tuvo que inferir
para entender el texto.
a64b0469ff35958ef4ab887a898bd50bdfbbe91a-1138083

Para evaluar la producción de oraciones y discursos, se puede pedir al paciente que narre
algún hecho de su vida y también que describa una escena que se le presenta en una lámina.
Se les muestra la escena y el paciente tiene que describir todo lo que ve. Se graba lo que el
paciente va diciendo y luego se analiza haciendo recuento de una serie de índices.
Para la evaluación del lenguaje escrito, las tareas son similares, pero los estímulos se
presentan o las respuestas son de manera escrita. En cuanto a la lectura, se comienza por
procesos más ismples de identificación de letras hasta terminar en los procesos más
complejos de comprensión de textos. Para el reconocimiento y la lectura de palabras, las dos
tareas más utilizadas son la de decisión léxica y la lectura en voz alta. Para el acceso al
significado puede emplearse la tarea de emparejamiento palabra escrita-dibujo y para la
comprensión de oraciones, la tarea de emparejamiento oración escrita-dibujo, en la que se
presentan varios dibujos de acciones y una oración escrita para que el paciente la lea y señale
el dibujo que le corresponde. En la comprensión de textos se le pide que lea un texto y luego
responda a varias preguntas sobre su contenido.

Reservados todos los derechos. No se permite la explotación económica ni la transformación de esta obra. Queda permitida la impresión en su totalidad.
En el caso de la escritura, la tarea más común es el dictado. Otra tarea consiste en la
redacción o composición escrita sobre un tema que se le propone. También es útil la tarea de
denominación escrita de dibujos, similar a la oral, pero el paciente debe escribir el nombre
del dibujo que tiene delante en lugar de decirlo verbalmente.
En inglés, el test de evaluación de las afasias más famoso fue el test de Boston, cuyo objetivo
era clasificar a los pacientes en alguno de los grandes síndromes. La batería de evaluación de
las afasias más famosas es PALPA, adaptada al castellano: EPLA. Esta batería está formada por
58 tareas agrupadas en cuatro bloques: procesamiento fonológico, lectura y escritura,
comprensión de dibujos y palabras y procesamiento de oraciones.