Sie sind auf Seite 1von 1

INTRODUCCION

Los trastornos de ansiedad suelen presentar algunas dificultades puesto que el cuadro clínico
muestra en primer plano una sintomatología somática, mientras las quejas psíquicas solo
logran aflorar cuando el médico las pesquisa. Otras veces el trastorno esta subyacente en una
enfermedad orgánica o psiquiátrica. Por otro lado, las personas que padecen sintomatología
ansiosa, aún cuando les provoca sufrimiento y discapacidad están temerosas de hablarlo con el
profesional de salud por que suele considerarle como producto de una debilidad de carácter.
Sin embargo, todo médico puede diagnosticar y tratar estos trastornos sin recurrir a técnicas
sofisticadas; solas se requiere de una buena relación médico-paciente, escuchar con atención,
preguntar diligentemente e indicar medidas educativas, farmacológicas y psicosociales
sencillas. La ansiedad representa un papel importante en la clínica ya que puede influir en el
resultado final de prácticamente todas las enfermedades médicas. Por ello es importante que
todos los profesionales de la salud se familiaricen con el diagnóstico y tratamiento de la
ansiedad. El reconocer la ansiedad en los pacientes que asisten al consultorio aumenta la
capacidad del médico para dar una atención total a su paciente. El conocimiento de los
mecanismos subyacentes ofrece una base científica el tratamiento.

CONCEPTO DE ANSIEDAD
La ansiedad es un fenómeno normal que lleva al conocimiento del propio ser, que moviliza las
operaciones defensivas del organismo, es base para el aprendizaje, estimula el desarrollo de la
personalidad, motiva el logro de metas y contribuye a mantener un elevado nivel de trabajo y
conducta. En exceso, la ansiedad es nociva, mal adaptativa, compromete la eficacia y conduce
a las enfermedades. En su uso cotidiano el término ansiedad puede significar un ánimo
transitorio de tensión (sentimiento), un reflejo de la toma de conciencia de un peligro (miedo),
un deseo intenso (anhelo), una respuesta fisiológica ante una demanda (estrés) y un estado de
sufrimiento mórbido (trastorno de ansiedad).

NEUROBIOLOGÍA DE LA ANSIEDAD
Existe un sistema neuronal establecido tempranamente en la filogenia responsable de
preservar la vida a través de reacciones de lucha o de huida, de la alimentación y la actividad
sexual, que a la vez están vinculadas con emociones como cólera, miedo, ansiedad y amor. El
sistema límbico se ha identificado como la estructura responsable de estas reacciones
comandada y coordinada por la amígdala y el locus ceruleus.