Sie sind auf Seite 1von 11

La Contaminación

Hasta ahora vimos temas como el cambio climático, el debilitamiento de la


capa de ozono, la basura, etc. Todos ellos tienen que ver con la
contaminación pero, para que aprendamos juntos algunos conceptos,
desarrollamos esta sección.
Hay mucho por conocer. Algunas cosas son sencillas y otras no tanto, pero
vamos a tratar de ir descubriendo de a poco los misterios que encierra
este gran problema. Con paciencia y dedicación te convertirás
rápidamente en un experto en contaminación y estarás listo para luchar
contra ella.

Una red de problemas

Es importante comprender que, así como en el mundo todas las cosas


están relacionadas, también lo están sus problemas. Es decir que, aunque
a veces es un poco más difícil, debemos tratar de mirar los problemas
ambientales, sociales y económicos como una compleja red de causa-
efecto.
¿Cómo es esto? Pues bien, piensa en una red de pesca o la de un
arco de fútbol. Esta compuesta por hilos y nudos, que en nuestro
caso representan vínculos y problemas respectivamente. La red no
existiría con nudos O con hilos, ambos son necesarios para
formarla. Esto es lo que ocurre en la realidad. Los problemas
(nudos) no existen aislados, sino que se encuentran
interrelacionados (por los hilos).
Decimos que es de causa-efecto porque los vínculos tienen una
dirección, representada gráficamente por la flecha, que indica que
un problema causa o contribuye a otro. Por ejemplo, la
contaminación causa o contribuye al deterioro de la salud. Esta
relación se vería de la siguiente manera:

Los problemas del desarrollo sustentable (ambientales, sociales y


económicos) son muchos y pueden representarse de miles de formas. En
EcoPibes hemos desarrollado una red para que veas sus vinculaciones y
entiendas que verdaderamente se trata de un sistema. A simple vista
puede parecer muy complicada pero juntos intentaremos comprenderla.

Asimismo la hemos desagregado para analizarla por partes. No te pierdas


esta súper explicación que preparamos para ti.
Como ya hemos visto, el sobreconsumo es actualmente una de las mayores amenazas para el
ambiente. Es por esto que quienes trabajamos por el Planeta tratamos de promover un estilo
de consumo más sustentable. Ahora bien, ¿Sabes tú los enormes beneficios que genera?
Veámoslo juntos en esta red de soluciones.
Cuando eliges consumir sustentablemente comienzas a analizar críticamente las
publicidades y revisas tus necesidades reales para comprar sólo aquellas cosas que
necesitas. De más está decir que esta es la mejor acción que cada uno de nosotros puede
adoptar en favor del medio ambiente, ya que ahorramos recursos naturales, agua y
energía, a la vez que evitamos la generación de gran cantidad de contaminantes en la
fabricación y residuos al final del ciclo de vida.
Posteriormente puedes inclinarte hacia el reciclado de materiales tales como papel, cartón,
vidrio, metales, etc. o bien a la reutilización de objetos (bolsas plásticas, recipientes, ropa,
etc.). De esta forma también ayudas al Planeta al consumir menos recursos, agua y energía,
pero también al disminuir lacontaminación ambiental.
Si consumimos menos agua se afectará menos a los ecosistemas, se preservarán los
espacios de las especies y se mantendrá la resilienciaecosistémica. Si consumes menos
energía se emitirán menores cantidades de gases de efecto invernadero y por lo tanto
disminuirá el cambio climático. Se emitirán también menos contaminantes que producen
la lluvia ácida. Menos cambio climático y lluvia ácida ayudarán a preservar los ecosistemas.
Como consecuencia de todo lo anterior habrá menor acumulación de tóxicos en el ambiente.
Todos estos factores contribuirán a preservar la salud de las personas y el ambiente.
Veámoslo con un ejemplo. Si tu ya tienes un bolso o mochila y eliges no comprar uno nuevo,
pese a que tal vez muchos de tus amigos lo hagan, estarás: evitando que se expanda la
frontera agrícola para cultivar algodón; salvando probablemente sectores muy valiosos de
selva; disminuyendo el consumo de agua y energía en su fabricación; reduciendo el consumo
de hidrocarburos utilizados para los componentes plásticos (tiras, etiquetas, etc.); reduciendo
los impactos de la minería vinculada a la extracción de las materias primas metálicas (cierres o
cremalleras); evitando la contaminación en todos los procesos productivos desde la extracción
de petróleo, la producción eléctrica, la fabricación y tintura de las telas y otros materiales, etc.;
disminuyendo el cambio climático y la lluvia ácida; etc.
En consecuencia, la forma en que consumimos determinará nuestras chances de alcanzar
el desarrollo sustentable. Es una decisión de todos y cada uno de nosotros.
Contaminación del agua, aire y suelo

La contaminación del aire, agua y suelo es otra de las causas de la


extinción de especies. Por ejemplo si un río está muy contaminado cada
vez son menos los organismos acuáticos que pueden vivir en él y, si la
cosa no mejora, pronto se convertirá un río muerto...
Imagínate que en algún momento hubo vida en
nuestro Riachuelo, era un río como cualquier otro con
sus plantas, peces y demás organismos. Pero con la
instalación de muchas industrias descuidadas
comenzó a contaminarse cada vez más y más, hasta
que pronto no hubo especie que resista. Así es como
hoy tenemos un Riachuelo maloliente, sucio, feo y sin
vida... ¡que además enferma a quienes viven cerca
suyo!
Esto mismo pasa con otros tipos de contaminación y en todas partes del
mundo. Piensa que así como a ti te afectan muchas veces los humos y
gases tóxicos que hay en nuestra atmósfera, de la misma manera se
perjudican las especies. Los árboles tienen sus hojas enfermas, las aves se
van a lugares más limpios, los animales mueren...
Por eso es que la contaminación de nuestro ambiente es un factor más
que hace que vayamos perdiendo especies, y por lo tanto, biodiversidad.
Como verás este es un problema que perjudica tanto a las personas como
al resto de los seres vivos por lo que tenemos que poner manos a la obra
para revertir esta situación.
¿Qué es la contaminación?

Seguramente habrás escuchado muchas veces hablar de la contaminación.


También debes tener una idea, aunque sea intuitiva, de lo que significa y
es muy probable que este acertada.
Sin embargo en EcoPibes te contaremos un poco más sobre este tema tan
importante porque sabemos que los defensores del ambiente quieren
saber TODO, TODO, TODO. ¡¡¡Ustedes nos lo pidieron (en sus mails,
mensajes y comentarios) y nosotros se lo damos!!!!
Contaminación se define como la presencia en el
ambiente de cualquier agente químico, físico o
biológico o de una combinación de varios agentes,
en lugares, formas y concentraciones tales que
sean o puedan ser nocivos para la salud, seguridad
o bienestar de la población, o perjudiciales para la
vida animal o vegetal, o impidan el uso o goce de
las propiedades y lugares de recreación.
Así parece muy complejo pero pensémoslo un poco. Nuestra definición
dice que contaminación es la presencia en el ambiente de cualquier agente
químico, físico o biológico. Generalmente las personas asocian a la
contaminación con algunas sustancias químicas peligrosas (por ejemplo los
pesticidas, los PCBs, las dioxinas) pero también hay agentes biológicos
como los microorganismos o agentes físicos como el ruido que pueden ser
contaminantes.
Luego dice que estos agentes deben estar en lugares, formas y
concentraciones que sean o puedan ser nocivos. Cuando hablamos de
lugares debemos tener en cuenta que hay agentes que estando en un
espacio determinado pueden no interactuar con los demás elementos del
ambiente y por lo tanto no generan daño. Estos no serían contaminantes.
Imagínate una sustancia química utilizada para producir papel. Mientras
que esté en un tanque de almacenamiento no es un contaminante. Ahora
bien, si hay un derrame, entonces ese mismo producto, que cambió de
lugar, pasa a ser un contaminante.
Cuando hablamos de formas, debemos saber que una sustancia puede
estar de distintas maneras o en varios estados. Por ejemplo algo puede
ser contaminante estando en estado líquido y no serlo siendo sólido. O
puede estar en una forma química distinta que no produce daños.
Y cuando hablamos de concentraciones de alguna manera estamos
refiriéndonos a la cantidad. Pero esto es un poco más complejo, porque es
la cantidad para un espacio determinado. Veamos si gráficamente se
comprende mejor:
Ahí verás que la "cantidad" o unidades de contaminante
en los primeros dos cuadrados son las mismas (5), pero
en el segundo caso están repartidas en un espacio
mayor. La concentración entonces es menor que en el primero. Ahora
fíjate lo que ocurre con el primer y tercer cuadrado. El espacio es el mismo
pero hay más "unidades" en el último caso por lo que decimos que allí la
concentración en mayor. Cuanto más concentrado esté el agente mayor
será su capacidad de perjudicar al ambiente.
Por último dice que los agentes deben ser nocivos (malos) para la salud,
seguridad y bienestar de las personas, para la vida en general (de
cualquier especie) o para el uso o goce de las propiedades y espacios de
recreación.

Origen y fuentes

La contaminación puede ser de origen natural o


antropológico. Un volcán por ejemplo genera grandes
cantidades de material particulado en suspensión (MPS)
que puede ser contaminante porque entra en los pulmones
de los seres vivos y daña su sistema respiratorio. El
hombre no tuvo nada que ver en la erupción de ese volcán
por lo cual decimos que tiene un origen natural.
Sería antropológico aquello que es generado por el hombre (antro =
hombre). Por ejemplo, en muchas explotaciones mineras también se
genera material particulado en suspensión (MPS). Los efectos en la salud
de la población y el ambiente pueden ser similares pero en este caso el
origen de esta contaminación ha sido el hombre.
Cuando hablamos de las fuentes (aquello que genera la contaminación) es
importante saber si se trata de puntuales o no puntuales. Las primeras son
aquellas que son "fácilmente" identificables, es decir que, conociendo el
contaminante que se encuentra en el ambiente y sabiendo que actividad lo
produce, mediante una investigación podríamos saber quien lo produjo.
Para que veas un ejemplo, si nos encontramos con dioxinas en el
ambiente y sabemos que son producidas con la incineración de ciertos
residuos, deberíamos investigar las plantas de incineración que hay en la
zona para encontrar a la responsable de esa contaminación.
Fuentes no puntuales en cambio, son aquellas que difícilmente puedan
identificarse y que suelen encontrarse dispersas.
Por ejemplo, si nos encontramos con un pesticida no
permitido en las aguas de un río, el responsable
puede ser cualquiera de los campos cercanos o bien
todos ellos juntos. No es un lugar único que puedas
marcar en el mapa con un punto (de ahí viene su
nombre) sino que se trata de un área en la cual está
generándose la contaminación.
También se habla muchas veces de fuentes fijas y móviles. Como sus
nombres lo indican, las primeras son aquellas que se mantienen en un
mismo lugar en el espacio mientras que las segundas son aquellas que
tienen un cierto desplazamiento. Un ejemplo de fuente fija es una
industria mientras que los medios de transporte constituyen el mejor
ejemplo de fuentes móviles.

Exposición a los contaminantes

Es importante hablar también de la exposición a los contaminantes. Una


sustancia en el ambiente puede tener efectos muy distintos sobre la salud
de las personas o la calidad de un ecosistema. Por un lado debido a que
la concentración puede variar mucho, pero también por el nivel de
contacto que tenemos con esa sustancia. Es básicamente cuan expuestos
estamos a sufrir sus efectos (de ahí su nombre).
Está lo que conocemos como exposición crónica que se da cuando
estamos en contacto con el contaminante durante un largo período de
tiempo pero a un nivel relativamente bajo.
La exposición aguda en cambio, se da cuando nos exponemos a la
sustancia por un período breve pero la concentración es tan grande
que sus efectos son muy dañinos.
Veamos esto con un ejemplo. Cuando una persona esta expuesta a un
ruido muy elevado por un espacio corto de tiempo, puede perder
temporariamente la audición. Esta sería una exposición aguda. Otra
persona puede estar expuesta al ruido (un agente contaminante físico),
aunque no tan elevado, pero a lo largo de muchos años. Como
consecuencia de esta exposición crónica, como es este caso, puede perder
definitivamente la audición y quedar sordo.
¡Es decir que muchas veces es peor poco por mucho tiempo que mucho
por poco tiempo! Como ambientalistas debemos estar pendientes de
ambos tipos de exposición para que no nos pase que lentamente nos
estemos enfermando sin darnos cuenta.

Los contaminantes en el ambiente

Ahora bien, el problema con los contaminantes es su interacción con el


mundo que nos rodea. Los agentes "entran" al ambiente: a la atmósfera,
la hidrósfera, la geósfera y la biosfera. Estos se llaman medios receptores
y, dependiendo de cual de ellos se trate, los contaminantes ese
comportarán de manera distinta.
Por ejemplo, los atmosféricos se mezclan más
rápidamente que aquellos que se encuentran en el
suelo. El aire se mezcla de acuerdo a la intensidad
y sentido de los vientos por lo cual en lugares en
los cuales el movimiento se encuentre reducido,
también se reducirá el transporte de los
contaminantes.
Esto es lo que ocurre muchas veces en las ciudades en las
cuales los edificios impiden el libre paso del aire,
reteniendo los agentes atmosféricos, como por ejemplo
los gases de combustión de los caños de escape de los
automóviles.
Cuando los contaminantes se encuentran en el agua
puede ser que floten, que se vayan al fondo o que se
unan con el medio. No es lo mismo tampoco si se trata de una laguna que
tiene el agua (y por lo tanto los contaminantes) relativamente estancados
que si se trata de un río en el cual tendrán mayor movilidad.
En el suelo, por ejemplo pueden trasformarse, quedarse "atrapados" o ser
arrastrados por el agua de lluvia. En este último caso, dependiendo de las
características del suelo, se trasladarán por encima de la superficie o serán
llevados hasta los reservorios subterráneos de agua.
O sea que la contaminación depende en gran medida del medio receptor y
es por esto que resulta tan importante para los ambientalistas investigar lo
que nos rodea. Debemos conocer el ecosistema local del cual somos parte
para analizar como serán transportados, dispersados o trasformados los
contaminantes.

Los contaminantes en el cuerpo humano

Cuando los contaminantes ya se encuentran en el ambiente y el hombre


está expuesto a ellos, muchas cosas modificarán el grado de daño que
puedan hacerle.
Inicialmente dependerá del nivel de absorción por parte del cuerpo. Los
compuestos pueden ingresar con el agua y el alimento, con el aire que
respiramos, a través de la piel, etc.
En el primer caso la absorción ocurre dentro del tracto gastrointestinal
(boca, estomago, intestinos, etc.). Algunos compuestos ingresan
fácilmente mientras que otros es posible que no sean absorbidos y que,
por lo tanto, se eliminen con la materia fecal.
Cuando una persona bebe o come por accidente una sustancia
contaminante se intenta realizarle un lavado estomacal para que esta se
elimine con el vómito. Esto ocurre en especial con los niños pequeños que
pueden, en un descuido, consumir por ejemplo un producto de limpieza o
insecticida.
Es por esto que es muy importante que nunca toques productos peligrosos
que puede haber en tu casa. Además, si tienes hermanos menores, debes
recomendarle a tus papás que los pongan fuera de su alcance. ¡¡Recuerda
que es mejor prevenir que curar!!
También puede ser que exista lo que se conoce como contacto mano-
boca. Es decir, que tocas un producto contaminante y luego comes una
galletita o algo que hace que lo transportes a la boca. Ten en cuenta
entonces que debes lavarte bien las manos regularmente.
Algunos contaminantes ingresan también con el aire
que respiramos. El caso más común es el del humo del
cigarrillo. Quienes fuman dañan su propia salud pero
lamentablemente también la de aquellos que tienen
cerca. Y muchas veces son sus hijos los que más
sufren este tipo de contaminación. De esta forma
también entran al cuerpo los restantes agentes
atmosféricos (¡¡¡que son muchos!!!).
Una vez que los contaminantes son absorbidos, llegan a los tejidos de
nuestros órganos a través del sistema circulatorio (venas y arterias).
Algunas veces pueden quedar retenidos en nuestro organismo y
acumularse en el cuerpo. Muchos órganos son "preferidos" por algunos
contaminantes que se van alojando allí y produciendo daños en el largo
plazo.
El mercurio por ejemplo se va "estancando" en el cuerpo. Lo mismo le
ocurre a peces como el atún. Lo más grave es que cuando comemos un
animal que ha acumulado mercurio en sus tejidos (atún en este caso),
pasamos a incorporarlo a nuestro cuerpo. Esto se conoce como
biomagnificación porque las cantidades van aumentando en la medida que
alcanzamos niveles superiores de la red alimentaria. Algo así fue lo que
ocurrió en la Bahía de Minamata.
Pero cuando no se retienen los contaminantes, se produce su excreción.
Esto minimiza los efectos dañinos de esa sustancia sobre el cuerpo.
Generalmente las sustancias se excretan con la orina o la bilis. En el
primer caso se produce gracias al trabajo incansable de nuestros riñones
que filtran la sangre para retirarle los compuestos tóxicos. En el segundo
caso es el hígado el que realiza esta tarea.
También puede ser que se excreten contaminantes con el aire exhalado, la
transpiración, la saliva, las secreciones genitales, el pelo, la piel y la leche
materna. ¿Sabías que muchas veces se estudia el pelo de las personas
para conocer la cantidad de determinados contaminantes que puede tener
adentro?

Prevención y control de la contaminación

Ahora bien, como hemos visto el problema de la contaminación es muy


serio para los seres humanos y para los ecosistemas. Y muchas son las
personas preocupadas hoy en día por esto. Es por ello que debemos
trabajar incansablemente en la prevención y el control de los
contaminantes.
¿A que nos referimos con prevención? Bueno, como la palabra lo indica,
buscamos prevenir que ocurra el daño o al menos minimizarlo al reducir la
cantidad de contaminantes que "entran" al ambiente. Una forma de
hacerlo es evitando que lo que consumimos contenga sustancias
peligrosas. Algunas empresas diseñan sus productos de forma tal que se
reemplace algún contaminante por otro compuesto que no es tan nocivo
para el ambiente.
También puede ser que eviten que se generen contaminantes en sus
procesos industriales. No es nada sencillo pero lo cierto es que, con el
asesoramiento adecuado, cualquier industria puede cuidar
responsablemente el planeta. Lo más importante es que tenga
verdaderamente el deseo de hacerlo y que quienes la ayuden en esta
tarea busquen medidas realizables.
También puede evitarse la contaminación con todas las medidas, grandes
y pequeñas, que hemos visto en las demás secciones de EcoPibes. Por
ejemplo, si utilizamos menos el automóvil, si compramos únicamente
aquello que necesitamos, si no desperdiciamos, si tratamos con cuidado
los productos peligrosos del hogar, si utilizamos alternativas más
amigables con el ambiente...
Controlar es, en este caso, tratar de minimizar o revertir el nivel de daño
una vez que los contaminantes ya han sido generados. Puede ser que se
haga mediante el reciclado, el tratamiento o la disposición adecuada de los
residuos peligrosos.
Con estas alternativas muchas veces el problema sigue estando ya que lo
único que se logra es trasladarlo de lugar (por ejemplo a un relleno de
seguridad) o dilatar la solución (por ejemplo con los catalizadores para los
automóviles). También debemos tener en cuenta que no siempre es
sencillo encargarse de los contaminantes una vez que han sido generados.
Es por esto que, cuando tenemos la posibilidad de escoger, siempre
debemos preferir las medidas de prevención por sobre aquellas
de control. Recuerda que el lema de todo ambientalista debe
ser "mejor prevenir que curar". Es como si estuvieras
aprendiendo a andar en bici, es preferible que uses rodilleras y
casco antes que tener al doctor esperando para atenderte cuando te
caigas ¿no?

¿Qué podemos hacer?

Bueno, como ya te hemos dicho es muchísimo lo que podemos hacer para


luchar contra la contaminación. Aquí te vamos a dar algunas ideas pero
ten en cuenta que en nuestra sección Manos a la Obra encontraras estas y
muchas más. Ahora si, ¡a trabajar!
Algunos de los compuestos más contaminantes son los insecticidas. Son
realmente peligrosos para el ambiente y para nosotros mismos y lo peor
es que muchas veces ni siquiera funcionan. Existen algunas alternativas
más amigables con el planeta así que toma nota,
propónselo a tus papás y a reemplazar poco a
poco esos productos indeseables.
¿Quieres fabricar un pesticida y fertilizante
natural para tus plantas? Toma un par de
guantes de jardinería y junta Ortiga (ya sabemos... tiene pinches pero vale
la pena). Ponlas en un recipiente hermético cubiertas con agua y al mes
estará lista para usar. Así sola es un pesticida bastante efectivo y diluida
en 10 partes de agua funciona como fertilizante. Aparte, ten en cuenta
que las hierbas aromáticas atraen a las mariposas y mantienen alejadas a
las babosas.
Para las moscas y mosquitos utiliza aceite de citronela en los hornitos para
esencias. Hoy en día son muy económicos (¡¡si es que no tienes ya uno en
casa!!). Realmente es una alternativa amigable para el ambiente.
Contra las cucarachas no hay nada mejor que la limpieza. Evita dejar
alimentos a su alcance y platos sucios con restos de comida. Limpia bien
debajo de la cocina y la heladera. ¡¡Son sus lugares favoritos!! Cubre con
cemento los agujeros pequeños que encuentres entre la pared y el piso.
Con todo esto estarás realmente en ventaja en esta batalla pero además,
como las cucarachas se las ingenian bastante bien para seguir viviendo,
puedes poner una cucharada de azúcar impalpable mezclada con otra de
Bicarbonato de Sodio. Corta rectángulos de cartón de aproximadamente 5
X 10 centímetros y reparte la preparación sobre cada uno de ellos. Luego
distribúyelos por la casa y veras que poco a poco las cucarachas dejarán
de ser un problema.
Otros contaminantes que utilizamos con frecuencia en la casa son los
productos de limpieza y desodorantes. Increíblemente pueden
reemplazarse con productos muy económicos e igualmente efectivos.
Por ejemplo, reemplaza los desodorantes de ambiente por mezclas de
flores, esencias naturales o sahumerios. Duran más, son más agradables y
no son tan perjudiciales para el ambiente.
Para limpiar y desinfectar, nada mejor que una mezcla de ácido bórico y
agua caliente. No sólo lograrás reducir considerablemente la
contaminación con sustancias peligrosas sino que además estarás
ayudando a la economía familiar. ¡¡¡Es mucho más barato que los
limpiadores que venden en los supermercados!!!
Para los vidrios utiliza vinagre. La primera vez costará un poco más porque
debe eliminarse el producto anterior pero después podrás ver que brinda
los mismos resultados que los limpiavidrios comerciales.
Bicarbonato de Sodio con agua te ayudará a limpiar el horno, el jugo de
limón para sacar brillo a los metales, y el ácido bórico mezclado con
bicarbonato de sodio es un detergente excelente.
Otra cosa que debes tener en cuenta es no tirar desperdicios por la pileta
de la cocina o el inodoro. En la mayor parte de nuestras ciudades no
existen tratamientos adecuados para nuestros efluentes por lo cual tarde o
temprano terminarán contaminando ríos y lagos.
Y, muy importante, no utilices materiales descartables (o
al menos redúcelos a lo mínimo indispensable). Por
ejemplo, reemplazando las servilletas y toallas de papel
de la cocina por repasadores y paños de tela lograrás
reducir la contaminación por cloro producida en la fabricación del papel. Si
además evitas los vasos descartables de plástico estarás reduciendo la
contaminación por petróleo.