You are on page 1of 6

Facultad de Ingeniería

Escuela de Ingeniería Civil Ambiental

Doctrina Social de la Iglesia


Presentacion de Trabajo Domiciliario

I. DATOS GENERALES

a. Nombre de la Asignatura : Doctrina Social de la Iglesia


b. Escuela : Ingeniería Civil Ambiental
c. Ciclo de Estudios : IX
d. Ciclo Académico : 2018-II
e. Estudiante : Cocha Sanchez, Gilbert Anderson
I. LOS DIÁLOGOS EN CASA (ACTIVIDAD 2.1).

Nuestra mundo es tan especial, tan perfecto, un


regalo por parte de Dios, la naturaleza es increíble,
el hombre se ha convertido en un ser incociente, de
lo cual estamos incluidos, pero aun estamos a
tiempo de poder cambiar nuestra conducta y ser
mas conciente con nuestro mundo que nos rodea.

Las grandes industrias, empresas, son las


principales responsables de lo que esta sucediendo a nuestra ecología. Pero ellos
no son los principales repsonsables, pues aquí en el lugar que vivimos la gente es
incociente, queman la basura, arrojan la basura al agua es decir en el canal Taymi,
lo cual es la principal fuente de regadio y consumo de cacerios hacia abajo.

Yo creo que la iniciativa para poder reducir o combatir la contaminación, seria la


educación, no solo en el colegio, sino también desde casa, por ejemplo
enseñándoles a nuestros hijos a sembrar algunas plantas en nuestros huertos,
inculcando que las basuras no se pueden arrojar en cualquier lugar, y asi entre otras
acciones muy positivas que ayudaran a cambiar nuestra sociedad.

Los niños, jóvenes, adultos, todos podemos ser parte de ese cambio radicalizado
hacia el cuidado de nuestra ecología.
II. LAS ACCIONES SIGNIFICATIVAS COMPARTIDAS EN LOS GRUPOS
(ACTIVIDAD 1.2).

 Educacion:
-En los colegios con los niños haremos
pequeños andenes para tener un pequeño
biohuerto para que tenga contacto con la tierra
y conozcan su cuidado.

-Proyecto de compostaje en la escuela, para


que los niños aprovechen los residuos y
desperdicios de los vegetales, conocerán el
ciclo de la materia organica realizando un
trabajo en beneficio del medio ambiente.

 Bien colectivo
-Implementar áreas verdes tanto dentro como
fuera del hogar.

-Barrer las veredas.

 Cultura

-Modelo de reciclaje.

-Mejora en la recolección de basura.

 Compromiso

-Presentar proyectos de mejora a los municipios.

-Poroponer a nuestra comunidad en tenr un plan


para cuidar el medio ambiente.

 Liderazgo

-Formar un líder en nuestra comunidad para


lograr una Asociacion de Ayuda de Gestion
Ambienta tanto en la zona urbana como rural.
III. LAS INICIATIVAS Y ACCIONES HACIA UNA ECOLOGÍA HUMANISTA.

El núcleo de la propuesta de la Encíclica es una


ecología integral como nuevo paradigma de
justicia, una ecología que incorpore el lugar
peculiar del ser humano en este mundo y sus
relaciones con la realidad que lo rodea. De
hecho no podemos entender la naturaleza como
algo separado de nosotros o como un mero
marco de nuestra vida. Esto vale para todo lo
que vivimos en distintos campos: en la economía
y en la política, en las distintas culturas, en
especial las más amenazadas, e incluso en todo
momento de nuestra vida cotidiana.

La perspectiva integral incorpora también una ecología de las instituciones. Si todo


está relacionado, también la salud de las instituciones de una sociedad tiene
consecuencias en el ambiente y en la calidad de vida humana: Cualquier
menoscabo de la solidaridad y del civismo produce daños ambientales.

Con muchos ejemplos concretos el Papa


Francisco ilustra su pensamiento: hay un vínculo
entre los asuntos ambientales y cuestiones
sociales humanas, y ese vínculo no puede
romperse. Así pues, el análisis de los problemas
ambientales es inseparable del análisis de los
contextos humanos, familiares, laborales,
urbanos, y de la relación de cada persona
consigo mismas, porque no hay dos crisis
separadas, una ambiental y la otra social, sino
una única y compleja crisis socioambiental.

Esta ecología ambiental es inseparable de la noción de bien común, que debe


comprenderse de manera concreta: en el contexto de hoy en el que donde hay
tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables, privadas de
derechos humanos básicos, esforzarse por el bien común significa hacer opciones
solidarias sobre la base de una opción preferencial por los más pobres. Este es el
mejor modo de dejar un mundo sostenible a las próximas generaciones, no con las
palabras, sino por medio de un compromiso de atención hacia los pobres de hoy :
además de la leal solidaridad intergeneracional, se ha de reiterar la urgente
necesidad moral de una renovada solidaridad .
La ecología integral implica también la vida
cotidiana, a la cual la Encíclica dedica una
especial atención, en particular en el ambiente
urbano. El ser humano tiene una enorme
capacidad de adaptación y «es admirable la
creatividad y la generosidad de personas y
grupos que son capaces de revertir los límites
del ambiente, aprendiendo a orientar su vida en
medio del desorden y la precariedad. Sin
embargo, un desarrollo auténtico presupone un
mejoramiento integral en la calidad de la vida
humana: espacios públicos, vivienda, transportes, etc.

También nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y
con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios
es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa
común.

Algunas iniciativas y acciones que inducen hacia una ecología humanista

Humanismo

El humanismo es el amor a los seres humanos y


la preocupación por el desarrollo pleno de todos
sobre la base de la justicia, siendo algunos de
sus indicadores: el respetar a las personas por
su valor intrínseco, humano, propiciar un clima
de respeto, confianza y amistad, sentir los
problemas de los demás como propios, auto
controlar las manifestaciones de agresividad que
pueden darse hacia otras personas, afectando
su integridad, etc.

En lo relacionado con las cuestiones ambientales, la falta de preocupación por el ser


humano, la falta de humanismo, se manifiesta a varios niveles.

Solidaridad

La solidaridad es el comprometerse en idea y acción con el bienestar de los otros,


tanto en los pequeños colectivos, como entre las naciones; un indicador es el
identificarse con las causas justas y defenderlas, así como participar activamente en
la solución de los problemas del grupo y la comunidad.

En relación con lo ambiental, aunque la solidaridad no puede tener fuerza para


resolver problemas con raíces en la economía o la política, sí pudiera ser un
elemento que ayude a su solución; existe una gran cantidad de causas justas que
ameritan ser defendidas, como la no utilización de biocombustibles para alimentar
autos, antes que personas, la oposición a la matanza innecesaria de ballenas, etc.
Las nuevas tecnologías, que pudieran ser usadas para fines solidarios, son
impedidas por la acción poco adecuada de los dueños de los medios de
comunicación masiva y por la estimulación de su uso de una manera poco
enriquecedora.

Responsabilidad

Es el cumplimiento del compromiso contraído


ante sí mismo, la familia, el colectivo y la
sociedad sus indicadores son el desarrollar las
tareas asignadas con calidad, el autorregularse
moralmente mediante la crítica y autocrítica, el
respetar la legalidad, el cuidar el ambiente, entre
otros.

Definitivamente el cuidar el ambiente no ha sido


la prioridad de las grandes potencias
contaminadoras, o de las empresas dedicadas a
la cacería indiscriminada, o de los vendedores
clandestinos de animales en peligro de extinción;
los culpables evaden su responsabilidad, evitando firmar acuerdos que los
comprometan de verdad a acciones reales.

La legalidad y el humanismo se ve burlada cuando un país decide enviar sus


desechos peligrosos o tóxicos a otro porque la legalidad en el país impone cuotas
económicas grandes con relación al destino o tratamiento de tales desechos,
mientras que otra permite cuotas muy bajas.

Related Interests