Sie sind auf Seite 1von 6

Derecho administrativo

El derecho administrativo (del latín ad "junto a", y ministrare, "manejar las cosas comunes")
es la rama del derecho público que regula la organización, funcionamiento, poderes y deberes
de la Administración pública y las consiguientes relaciones jurídicas entre la Administración y
otros sujetos.
En otras palabras, el derecho administrativo es aquel que comprende la organización y el
funcionamiento de toda forma de administración pública. Por extensión, suele ser también
aplicable a la actuación materialmente administrativa de los demás poderes del Estado y de
todos esos entes del sector público. Y todo ello, desde la doble perspectiva de procurar la
eficacia de las Administraciones pero también garantizar los derechos de los particulares en sus
relaciones con ellas.
Tradicionalmente, se ha entendido que la administración es una subfunción del
desarrollo humano, encargada del buen funcionamiento de los servicios públicos cuya función
elemental es la de mantener el bienestar, la seguridad y de entregar a la población diversas
labores de diversa índole (económicas, educativas, sociales, entre otros).

Características
Generalmente, se caracteriza por ser:

 Común: tiene esta característica en todas las actividades (municipales, tributarias, etc.)
y sus principios son aplicables a diversas materias.
 Autónomo: tiene sus propios principios generales.
 Local: derecho de naturaleza local, por la organización política de cada país.
 Exorbitante: excede la órbita del derecho privado, por lo que en donde hay una
organización estatal, hay derecho administrativo.

Ramas del Derecho administrativo


 Derecho administrativo orgánico: encargado del estudio sobre las formas y principios
de organización administrativa.
 Derecho administrativo funcional: sobre el funcionamiento de la Administración,
sobre todo en su actividad formalizada (procedimientos y actos administrativos).
 Derecho procesal administrativo: normas sobre control de la Administración
y jurisdicción revisora de su actuación.
 Responsabilidad del Estado: estudia las causales y procedencia del deber de la
Administración de reparar los daños causados por ella.
 Derecho municipal: estudio sobre el régimen legal de las municipalidades o
corporaciones similares.
 Derecho ambiental: encargado de las normas sobre protección del medio ambiente.
 Derecho urbanístico: sobre las normas de construcción y planificación urbana.
 Derecho vial: normas sobre tránsito y caminos.
 Derecho aduanero: sobre las aduanas.
 Derecho migratorio: sobre el control migratorio.
 Contratación pública: Estudia el procedimiento contractual que deben seguir las
entidades públicas para la adjudicación de obras o la adquisición de bienes y servicios.
Evolución histórica
El Derecho administrativo moderno tiene su origen con las revoluciones liberales de los siglos
XVIII y XIX.
El paso del Antiguo Régimen al Estado liberal supone el tránsito de un sistema de normas que
se encontraban a disposición del monarca a un sistema caracterizado por:

1. La existencia de unas normas jurídicas, aprobadas por asambleas representativas, con


carácter abstracto, general y permanente que regulan cómo debe relacionarse el Estado con
los ciudadanos;
2. La existencia de un entramado institucional de controles, independiente del monarca;
3. La aparición de una afirmación con carácter constitutivo y vinculante de los derechos
individuales, tales como la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.
Tras este proceso y sobre todo a partir de las revoluciones liberales surge lo que se conoce
como Estado liberal. Antes de estas revoluciones no se reconocía la igualdad de todos los
hombres como principio jurídico; a partir de ellas, estos dejarán de ser súbditos para pasar a
ser ciudadanos, con derechos y obligaciones iguales.
Con posterioridad a la instalación del régimen administrativo, surge en Francia la pregunta
de quién debe juzgar a la Administración. Se cuestiona si, por una parte, debían ser los jueces
ordinarios pertenecientes al Poder Judicial quienes juzgaran a la Administración, o si, por otra
parte, debía ser la propia Administración quien ejerciera esa función. La raíz del problema se
encuentra en que los jueces ordinarios eran aquellos del Antiguo Régimen, nobles que
quedarían dotados de poder de anular las decisiones del Nuevo Régimen. Por tal razón, se
desconfiaba sumamente. En Francia se resolvió el problema con la creación del Consejo de
Estado, que será el órgano encargado de juzgar a los entes administrativos, al mismo tiempo
que será dependiente del Jefe de Gobierno.

Ámbito de aplicación
En cuanto a normas de organización, el Derecho administrativo establece los órganos e
instituciones a través de los que actúan la Administración Pública, desde los servicios centrales,
los órganos desconcentrados, descentralizados y organismos autónomos dependientes de
otras instituciones y, en su caso, los Consejos de Ministros, los Ministerios, Secretarías
Generales, Direcciones generales, Subsecretarías, órganos representativos de las entidades
que componen la Administración local, de empresas públicas, entre otros que no sean los
mismos.
La mayoría de estos órganos tienen como característica común, la competencia para actuar con
prerrogativas o poderes superiores a los que poseen los particulares (imperium). En lo que
respecta a las normas de funcionamiento, es preciso señalar que el Derecho Administrativo sólo
regula aquellas actuaciones de la Administración Pública en las que los órganos administrativos
actúan investidos de potestades públicas, es decir, están revestidos de imperium.
'En tanto que en la vida privada los derechos y obligaciones se crean casi siempre por vía contractual, la
Administración debe, en interés del servicio público, poder imponer, unilateralmente, sin necesidad de
previo pronunciamiento judicial, obligaciones a los particulares, y su decisión debe ser tenida como
jurídicamente válida en tanto que el interesado no promueva su anulación por el juez'.
Prosper Weil, Derecho Administrativo 1986, Civitas, pág. 50color

Se suele distinguir entre Administración territorial (con distintas subdivisiones que tiende a ser
coincidente con la división territorial del Estado) y Administración institucional, la cual, en
distintos grados en función del ordenamiento jurídico de que se trate, no ejerce ninguna potestad
administrativa. Cuando, en estos casos, la Administración Pública actúa como un mero
particular y le son de aplicación las normas del derecho común. No obstante, siempre habrá en
su actuación un núcleo estrictamente administrativo, aunque solo sea a los efectos del
procedimiento para la formación de la voluntad del órgano administrativo (unipersonal o
colegiado) y las normas de atribución de competencias del órgano implicado. La ley orgánica
de la administración pública federal es el ordenamiento legal que se encarga de regular la
estructura, facultades y atribuciones de los organismos integrantes de la administración pública.
El derecho Administrativo es una rama del derecho público muy importante pues sirve para que
exista relación de las personas con las instituciones y entidades públicas. Dentro del derecho
administrativo la principal función que se realiza es el Acto administrativo. El acto administrativo
no es más que la declaración de las entidades públicas como los municipios, los gobiernos
regionales y locales, que van a generar efectos jurídicos dentro del marco legal. para que se
lleve a cabo este acto se necesita indispensablemente de requisitos fundamentales las cuales
están establecidos en determinadas leyes.
El principal ámbito de aplicación del derecho administrativo se dará entre la entidad y usuario
mediante documentos, los cuales serán de suma importancia tanto para la persona como para
la entidad pues mediante ellos se prevalecerá los derechos y deberes, los cuales tiene que ser
cumplidos ininterrumpida y respetando todos los parámetros legales impuestos por la norma.

Relación de la Administración Pública con otras Ciencias


 a) La Administración Pública y el Derecho Constitucional
 b) La Administración Pública y la Sociología
 c) La Administración Pública y la Economía
 d) La Administración Pública y la Ciencia Política
 e) La Administración Pública y la Psicología
 f) La Administración Pública y el Derecho internacional
 g) La Administración Pública y el Derecho penal.
En la administración pública y el derecho constitucional, la administración tiene su contenido de
origen en la Constitución y el derecho constitucional, determinan la naturaleza, organización,
funcionamiento, fines y justificación del estado, lo que significa la fusión del órgano que lleva a
cabo la administración pública.
En la administración pública y la sociología, en razón de que esta es la madre de las ciencias
sociales y estudia al hombre en todos sus aspectos de relación e interacción con sus
semejantes, como base y fundamento de sus reglas; a través de la administración pública se
llevan a cabo todas las actividades necesarias con la finalidad de satisfacer las necesidades de
la sociedad.
En la administración pública y la economía, esta relación se deriva del hecho que para realizar
las actividades, atribución es, tareas o encomiendas de la administración pública es necesario
tener conocimiento de los recursos con que cuenta la misma.
En la administración pública y la ciencia política, la administración pública materializa y concreta
los proyectos que plantea la ciencia política, pues es evidente que antes de la administración
pública esta la ciencia política que determina y programa.
En la administración pública y la Psicología, ya que esta estudia los fenómenos de la mente
humana, su comportamiento.
En el derecho administrativo y el derecho internacional, hay relación por que las actividades
diplomáticas y constes son los tratados y convenios siendo el titular el poder ejecutivo.
En el derecho administrativo y el derecho penal, las bases para cometer figuras delictivas las
puede dirimir el ministerio público que es el poder sancionador.

Impacto de las nuevas tecnologías


En los últimos años el derecho administrativo ha tenido que asumir la incorporación de las
nuevas tecnologías en la Administración pública o lo que es lo mismo: la aparición de
la Administración pública electrónica.
El principal desafío para el derecho administrativo ante estos cambios ha sido adaptar y ampliar
el marco legal existente para mantener las mismas garantías jurídicas que existen en el papel
también en la vía electrónica.
En algunos casos, como España, se ha ido más allá elevando la relación por medios
electrónicos a un derecho para el ciudadano y obligación para la Administración. Este ejemplo
se concretó con la entrada en vigor de la Ley de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los
Servicios Públicos que reconoce este derecho desde el 31 de diciembre de 2009. A partir del 2
de octubre de 2016, dicha norma es derogada por la nueva Ley del Procedimiento Administrativo
Común, que da un paso más y establece la tramitación electrónica como la actuación habitual
de las Administraciones.

Regulación por país


Argentina
El Derecho administrativo argentino, al tratarse de un Estado federal, está regulado
primordialmente por las normas de cada provincia. Por lo que sólo se hará referencia a la faz
nacional del mismo, es decir, a las normas que involucran a la Administración pública nacional
centralizada y descentralizada, a los entes autárquicos, a la sociedad y empresas del Estado, a
las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria y a los entes de derecho público
no estatales del ámbito federal.
Según el art. 99.1 de la Constitución Nacional, el Presidente es el responsable político de la
administración general del país, pero quien verdaderamente ejerce la misma es el Jefe de
Gabinete de Ministros (art. 100.1, Constitución).
El Presidente emite diversos tipos de reglamentos (llamados actos administrativos de alcance
general en la Ley de Procedimientos Administrativos), a los cuales la doctrina clasifica en:

 Reglamentos autónomos (art. 99.1, CN);


 Reglamentos de leyes sancionadas por el Congreso (art. 99.2, CN);
 Reglamentos de necesidad y urgencia, en condiciones muy estrictas (art. 99.3, CN);
 Reglamentos que ejercen atribuciones delegadas por el [Congreso de la Nación
Argentina|Congreso Nacional]], cumpliéndose ciertos requisitos (art. 76, CN);
 Reglamentos de promulgación parcial de leyes, válidos en tanto no alteren la naturaleza
y esencia de éstas (art. 80, CN).
A su vez, el Jefe de Gabinete de Ministros emite "resoluciones administrativas".
A esto debe sumarse la maraña de actos administrativos stricto sensu (actos administrativos de
alcance particular) que cotidianamente dicta el Gobierno Federal.
El acto administrativo debe cumplir los requisitos consagrados en el art. 7 de la Ley 19.549, esto
es: competencia, causa, objeto, procedimiento, motivación y finalidad. No deben de olvidarse
las formalidades extrínsecas del acto (art. 8 de la misma Ley). Su falta acarrea nulidad o
anulabilidad, según el caso, en los términos de la misma Ley. Los actos que padezcan de vicios
que los hacen anulables pueden ser saneados sobre la base de diversos medios (ratificación,
confirmación, conversión).
Argentina consagra en su legislación un sistema mixto de impugnación de actos administrativos:
en primer lugar, el procedimiento administrativo propiamente dicho (consagrado en la Ley de
Procedimientos Administrativos 19.549),1 cuyo agotamiento abre la segunda vía -siempre que
el acto revistiera carácter de definitivo-; ésta consiste en la posibilidad de acudir ante la Justicia
Federal en lo Contencioso Administrativo a fin de demandar al Estado federal, aunque las
sentencias contrarias a éste son inexequibles en el texto de la Ley de Demandas contra la
Nación 3.952, teniendo únicamente efecto declaratorio (art. 7 de la ley). Esta última es la fase
del proceso administrativo, especie dentro del género procedimiento administrativo (en sentido
amplio), al cual también pertenece el procedimiento administrativo en sentido estricto previo a
la demanda judicial contra el Estado Federal.
De todas maneras, debe tenerse en cuenta que el art. 7 de la ley 3.952 fue relativizado al
extremo por la Corte Suprema de Justicia de la Nación in re "Pietranera" (publicado
en Fallos 265:291)2 (1966), cuando afirmó que esa norma no puede situar al Estado al margen
del orden jurídico, respecto del cual es el principal garante de su cumplimiento. Posteriormente,
el Congreso Nacional consolidó las deudas del Estado nacional, dando plazos para su
cumplimiento (ley 23.982, de 1991).
Asimismo, los Estados provinciales son demandables ante la Justicia en lo Contencioso
Administrativo local de cada uno de ellos, salvo en determinados casos en los cuales es
competente la Corte Suprema de Justicia por su competencia originaria, los cuales se hallan
enumerados en los arts. 116 y 117 de la Constitución Nacional. Estos supuestos incluyen:

 Las causas que se susciten entre dos o más provincias;


 Los asuntos entre una provincia y los vecinos de otra;
 Controversias entre una provincia, contra un Estado o ciudadano extranjero.
En todo lo que la Ley de Procedimientos Administrativos federal haga silencio, será aplicable el
Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. En el caso de que una ley federal especial
regule similares materias a las regidas por aquélla, será aplicable la ley especial, por el principio
general del derecho lex specialis derogat lex generalis.

Chile
Los principios fundamentales del derecho administrativo son fijados por la Constitución. Entre
ellos se encuentran no sólo los principios clásicos de legalidad y responsabilidad, sino también
los de publicidad y probidad, junto a los de "primacía de la persona"3 y servicialidad del Estado.
La función administrativa es ejercida por el Presidente de la República, en colaboración con
varios Ministerios u otras autoridades con rango ministerial. Cada Ministerio tiene una o más
subsecretarías que, a su vez se relaciona o tiene bajo su dependencia a los diferentes servicios
públicos que tienen encomendada la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos.
Todos los Ministerios y servicios públicos están dotados de un cuerpo de funcionarios
públicos sujetos al Estatuto Administrativo.
Todos los entes públicos actúan a través del procedimiento administrativo, el cual garantiza a
los interesados oportunidades para rendir prueba y para realizar impugnaciones.
Aunque no existen tribunales contencioso-administrativos competentes para conocer de las
acciones contra la Administración, los tribunales ordinarios pueden conocer de aquellas
acciones que la ley no atribuye a un tribunal especial, tales como la responsabilidad civil y
la nulidad de los actos administrativos.
Una importante labor de control le corresponde también a la Contraloría General de la República
(Chile), que ejerce un control de legalidad y constitucionalidad preventivo sobre
los decretos y resoluciones.

España
En España existen múltiples y dispersas normas que regulan el Derecho administrativo.
Además de la Constitución, a nivel estatal existen una serie de leyes entre las que cabe citar:

 La Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las


Administraciones Públicas, que a partir de su entrada en vigor, el 2 de octubre de 2016, deroga
entre otras disposiciones la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, reguladora del Régimen Jurídico
de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común y la Ley 11/2007,
de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos (conocida
coloquialmente como la Ley de Administración Electrónica); esta derogación se completa el 2
de octubre de 2020, con la entrada en vigor las previsiones relativas al registro electrónico de
apoderamientos, registro electrónico, registro de empleados públicos habilitados, punto de
acceso general electrónico de la Administración y archivo único electrónico.
 La Ley 40/2015, de 1 de octubre, del Sector Público, que a partir de su entrada en vigor,
el 2 de octubre de 2016, deroga entre otras disposiciones la Ley 6/1997, de 14 de abril, de
Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado.
 La Ley 29/1998, de 13 de junio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso
Administrativa.
 Otras legislaciones sobre temas variados entre las que podemos encontrar el régimen
del suelo, valoraciones y expropiación forzosa, contratos administrativos, función pública, la Ley
Orgánica reguladora de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, la Ley Orgánica de Protección de
la Seguridad Ciudadana (conocida como «Ley Corcuera») y un largo etcétera.
Las Administraciones Públicas gozan de personalidad jurídica para el cumplimiento de las
funciones que tienen legalmente atribuidas. Se clasifican en tres niveles: Estatal, autonómico y
local (Administración del Estado, de las comunidades autónomas y entidades que componen la
Administración Local).

El derecho administrativo es la rama del derecho que se encarga de la regulación de


la administración pública. Se trata, por lo tanto, del ordenamiento jurídico respecto a su
organización, sus servicios y sus relaciones con los ciudadanos.

De esta manera, cualquier persona que, por ejemplo, en España opte a ocupar una plaza como
administrativo o auxiliar administrativo dentro de una institución o entidad de carácter público se
ve en la necesidad de adquirir todos los conocimientos sobre los pilares, fuentes, funciones y
legislaciones fundamentales dentro del citado derecho administrativo.