Sie sind auf Seite 1von 40

GRUPO

,
Objeto y teoría

por
ROBERTO R. ROMERO

LUGAR EDITORIAL
CAPíTULO 11
A loumas consideraciones epistemoló gicas
necesarias para enfocar la problemática
planteada a efectos de el.aborar una
respuesta a la misma

A esta altura de la exposición se hace necesario


introducir las primeras consideraciones epistemológicas
referidas al recorte y conceptualización de los fenómenos
grupales, consideraciones epistemológicas referidas al
proceso de construcción del conocimiento sobre grupos.
No cabe duda que el psicoanálisis constituye una
ciencia privilegiada para la elaboración de un marco
referencial epistemológico no empirista. Por un lado la
producción de su objeto formal abstracto -así podemos
entender la segunda tópica freudiana- ilustra el pro-
ceso de producción del conocimiento en ruptura con la
experiencia sensible, pre-científica. Por otro lado, ese
objeto producido teóricamente formula las leyes más
generales del proceso de producción de los eíectos ilu-
sorios, del reconocimiento y desconocimiento que carac-
terizan las relaciones entre las representaciones y la real.
Aclaro los conceptos enunciados. Según Althusser
(1), las lecturas empiristas de la realidad constituyen
prácticas pre-científicas dotadas de un efecto denomi-
nado de "desconocimiento/reconocimiento". Desconoci-
miento de las determinaciones de los fenómenos estu-
diados, así como de las determinaciones sociales de su
propia práctica. Reconocimiento de las apariencias, así
como el reconocimiento, en calidad de "propiedades na-
turales" pertenecientes al campo estudiado, del conjunto
de condiciones previamente dadas para una apropiación
del campo en cuanto tal.
Estas reflexiones nos conducen a distinguir entre
una lectura literal y una lectura sintomal de cualquier

75
Freud- de diferenciarlos de los desarrollos intr~-i~:o-
nivel de realidad: lectura de la naturaleza, de lo social, lógicos. La categoría de corte, por otro .lad?,. poslbl~lta
de los discursos, etc. Una lectura literal se apoya en el la articulación de las problemáticas pre-cíentíficas YCIen-
presupuesto empirista que supone la posibilidad de una tíficas, y la crítica de la primera por parte de.la segun~a
inteligibilidad directa e inmediata de lo real, lectura que constituye la transformación de la materia prima (teoría
pretende ser neutra y representativa. Éste es un presu- pre-científica o ideología teórica) en un pr.oducto (cono-
puesto que, como tal, viene a ocultar una problemática cimiento científico) media~te un trabajo conceptual
sobre la que cualquier lectura está asentada: las de-las determinado (práctica teórica). ,.., .
determinaciones teóricas y sociales de cualquier lectura El efecto de conocimiento de la practica. cI~ntífIca
e inclusive de sus.condiciones de posibilidad. difiere radicalmente del efecto de "~esc~~ocIffilento Y
Una teoría de la lectura, a nivel epistemológico, sos- reconocimiento" de la práctica pre-cIentIflCa, .pues da
tiene que leer implica una problemática pre-científica o cuenta de las múltiples determinaciones del ?bJe~oreal,
científica. Una lectura sintomal (teórica y epistemológi- así como de los vínculos entre estas dete~aclOnes y
camente fundada) aprehende a lo real a partir de una pro- sus efectos, las apariencias por ellos producidas. .
blemática científica configurada, capacitada, a su vez, Por este motivo, "una aprehensión cognos~I~lva.?e
para hacer luz tanto sobre las determinaciones\ie-Ios lo real sólo puede obtener se a través de l~ .utIhzaclOn,
fenómenos como de los discursos. Practicar una lectura en calidad de instrumento, del aparato teonco concep-
sintomal de un discurso es identificar a su problemática tual -tal es el objeto de conocimiento formal abs~ract~-
dominante, sobre la cual el mismo reposa (pre-científica Éste permite, por su aplicación en una ~atena pri-
o cíentíñca) y no meramente reconocer palabras o pro- ma determinada, el conocimiento de un objeto formal
posiciones manifiestas. - concreto. Es por estos motivos que he de proponer
Es en este contexto que aparece la categoría de corte un modelo de grupo en cuanto objeto, ~o:mal abs-
epistemológico que remite -tal como la señalan Fichant tracto, que puede ser aplicado para el análísís de cual-
y Pecheux (4)- a un "punto de no-retorno" donde las quier grupo en cuanto objeto formal _concreto,.y qu~
ciencias comienzan desvinculándose de su pasado ideo- ese objeto formal abstracto propuesto nos permIte. dar
lógico o pre-científico, a través de la crítica de la pro- cuenta' de las determinaciones inconscientes de dl?hO
blemática pre-científica previa, crítica posibilitada por objeto, así como de los vínculos de ~stas determma-
la apertura de un nuevo campo de interrogantes, así ciones -que señalaré como pertenecientes al. or~en
como por la producción de un objeto de conocimiento de lo determinante-- con sus efectos, las aparíencias
propio, el objeto teórico formal abstracto. por ellas producidas, que aparecerán en el orden de
La historia de una ciencia, continúan Ficllañt y Pé- lo determinado. .,
cheux no puede ser pensada como una evolución lineal Si consideramos el proceso de producción de co-
y continua de acontecimientos y conocimientos acumu- nocimiento y de constitución de las así llaII?-adas."Te~-
lativos, sino que debe ser pensada como discontinua, en- rías grupales" constataremos ~n el.las una, c~erto m~ufl-
contrándose en ella cortes y rupturas, y la tarea de los ciencia respecto de un abordaje epístemológíco. POSIble-
epistemólogos -así como los historiadores de las cien- mente esta insuficiencia se deba a que el proceso de
cias- es la de identiñcar estas discontinuidades radi- producción Y de construcción de .dichas teorías s~ pro-
cales que señalan los verdaderos comienzos, los cambios duce a consecuencia de la tentativa de encarar CIertas
revolucionarios- -de problemática -Galileo, Einstein,
77
76
cuestiones prácticas surgidas de la necesidad d . especulativa, neutra, desinteresada y desvinculada de
respuesta a dificultades ar . e (lar
cretas planteada p a resolver sItuaciones con- las condiciones reales de existencia) sino también de
s con grupos e 'f'
cioeconómica de la dé ad 'specí ICO~(la crisis so- las formaciones del ínconscíente.
juicio racial etc) y ec a del 30, por ejemplo, el pre- El objeto de conocimiento, sin ser una mera réplica
estas "teoría's" m' tmuy raramente, en consecuencia del objeto real en la conciencia, constituye una cons-
ues ran un ab da.í '
explícito. En el mejor de lo or aje eplstemológico trucción, un producto conceptual que sigue métodos ex-
dajes existen, aparecen ea . s caso~, cuando estos abor- plícitos. Posibilita a través de su cualidad de instru-
y constituyen, generalmen~~e~cluslvamen~ea .~osteriori, mento formal y abstracto, una apropiación cognoscitiva
nas extrapolaciones obtenid' mtentos. de JUstifIcaralgu- y una transformación regulada del "objeto externo real".
colección -'-:'a as a partir de una mera re- En cuanto a su naturaleza específica, puede ser carac-
veces muy exhaustiva_ de datos.
terizado como un sistema simbólico que difiere, en na-
2.1. Des~e el "OBJETO EXTERNO " turaleza, del objeto real,' y en complejidad, del obje-
hacia el "OBJETO TEORICO" R~.AtL. to percibido.
de la teoría u o je o Este objeto de conocimiento, objeto propio produ-
cido por una -práctica científica y que permite señalar
La insistencia en la nece . -- el momento histórico de corte epistemológico,·es facti-
un objeto teórico concept 1 sídan de la presencia de ble de constantes rectificaciones, perfeccionamientos y
de nuestro qUeh~cer exí ua, en c,!anto rasgo distintivo dialectizaciones que aseguran su permanente apertura,
ficación del te" ge la conSIderación de la sígní- y es, insistimos, su carácter de formal y abstracto que,
rmmo "objeto" .
ciones y ampll'acíon para presentar correla- en relación a contextos con.cretos y singulares, lo convier-
. es con aquell .'. expuesto
antenormente. o que ne te en un instrumento de apropiación y producción cog-
En el cuadro de una e . t '. noscitiva de lo real (en la medida que que su utilización
destacar, primero al "ob' ~ISemologIa dIaléctica cabe sea acorde a prescripciones meto dológicas) apropiación/
aquel objeto existente co~e °t ext~mo real", esto, es producción, que a la vez, es transformación regulada de
una materialidad pro~ia e c:e o, sm~lar, poseedor de 10 "real externo" (o de lo "real interno", la' realidad
teorización. m dependlente de cualquier psíquica) acorde, también, a una dirección prescripta
Es necesario con todo te por la teoría (mediante la teoría de la técnica a la que
carácter de "real:' det .' ner en cuenta que este da origen).
ermma el pens . t
tal determinación no consí te armen o pero que
"objeto" sobre una "concI'elSn . ~n la mera acción de un 2.2. Dificultades epistemológicas y epistemofilicas
t cm que pasarta . .
men e, a representarlo como en . " mmedmta- en la construcción del objeto de conocimiento
sentido de esta afI'rma " un espejo. El verdadero
CIOnpuede se b
de la consideración del pens' r uscado a través La construcción del conocimiento sobre grupos se
social, sometido en consecue::ent~ ~mo una práctica encontró con una serie de obstáculos de diverso carácter.
terminaciones -ideoló . a a, ~ a una red de de- Anzieu (2), plantea que la primera dificultad radica en
ligiosas, etc.- no sólogicas, econoIl:ucas, políticas, re- poder ubicarse en el plano grupal y descentrarse de "uno
cretas (incluso cuando de las relaCIOnessociales con- mismo" en tanto sujeto-sujetado por el grupo. Para com-
_ se presenta como una actividad prender los fenómenos grupales se hace necesario salir
78
79
de la centración en "uno mismo" en cuanto integrante la noción de autoridad, ya sea la autoridad mía como
de un grupo. sujeto, como "YO" ante el grupo, o la necesidad.de la
¿Por qué sucede esto? Tenemos una experiencia de autoridad del otro o del grupo -que me garantiza se-
lo que es un grupo: nacemos en uno (el familiar), nos guridad como persona-o Así, el problema de la deifica-
desarrollamos en grupos escolares y pertenecemos a ción y de la idealización está conectado con el problema
otros múltiples: de amigos, de trabajo, de estudio, fa- de la imagen de la autoridad (R. Maigniez). (7)
miliar. Sin embargo, al participar cotidianamente en Estas dificultades de orden psicológico entrarían a
ellos, tendemos a apreciar lo que ocurre en términos jugar como resistencia en el proces.o de. conocimiento,
personales más que en términos de fenómenos grupa- comprensión y aprendizaje de las situacIones grupales.
les: tendemos a reducir lo que acontece a una cuestión Siguiendo a Enrique Pichón Riviere (8) podemos hablar
"entre personas". El proceso de socialización y la ideo- de "obstáculos epistemofílicos", concepto con el que hace
logía imperante nos induce a percibir al individuo en referencia a la dificultad interna para aprehender un
forma aislada, más que formando parte de -o inser- objeto de conocimiento. Dificultad originada en las an-
tado en-- procesos grupales más amplios. No suele siedades que dicho proceso suscita.
percibirse al proceso interpersonal en términos de una Anzieu retorna lo señalado por Freud: el narcisismO
situación total. . presenta uno de los obstáculos más serios para el pro-
Para superar esta dificultad se hace necesario salir greso del conocimiento. Freud consideraba que la astro-
del marco de referencia habitual, propio, y ubicarse en nomía, la biología y el psicoanálisis se constituyeron
uno distinto, el del grupo: éste supone la descentración como ciencia cuando superaron los puntos de vista es-
de la propia perspectiva. Se sabe acerca de la dificultad pontáneos; superar los puntos de vista espontáneos im-
narcisista para descentrarse, tanto en el campo de la plicó dejar de proyectar la propia ideolatría del hombre
percepción como en el campo del conocimiento. A par- sobre estos campos. La tierra dejó de ser el centro del
tir del psicoanálisis sabemos que las distorsiones per- universo; el ser humano constituyó un elemento más
ceptivas o las inhibiciones responden a una situación de dentro del reino animal y, en cuanto al psicoanálisis,
resistencia, de orden afectivo, y que toda resistencia su- se dejó de postular la primacía de la conciencia y la
pone algún "peligro" subyacente. Podríamos preguntar- racionalidad.
nos cuál sería la situación de peligro "real" desde el Anzieu (2) plantea que un mayor conocimiento de
punto de vista psicológico que surgiría en relación al la estructura del grupo y sus efectos determinantes en
pequeño grupo. La respuesta, siguiendo a Anzieu, nos la conducta individual esconden un reto: sacar al hom-
conduce al problema del narcisismo: todo pequeño gru- bre de un dominio donde se siente seguro.
po puede devolvernos una imagen distinta de lo que Una tercera dificultad radica en nuestra ambiva-
creemos ser. Los grupos conllevan el riesgo de pro- lencia hacia la situación grupal. ¿Por qué? El grupo nos
ducir heridas narcisistas, pueden cuestionar nuestra es necesario para la supervivencia, útil para la realiza-
autovaloración menoscabando la autoestima. Lo que ción de tareas y para la consecución de los propios obje-
somos, lo somos en función del grupo: problematizar- tivos, pero también es vivido como un peligro más o
se por los grupos, es problematizarse también por la menos explícito.
propia identidad. Todo grupo nos exige "algo", algún tipo de con-
Otro problema presente es el cuestionamiento de ducta. En algún momento todo integrante de un grupo

81
80
se enfrenta ante el siguiente dilema: ¿me quedo, acepto individual autónoma, donde el ser humano se encuentra
10 que se está dando en el grupo, 10 que sucede, 10 que se inmerso en la situación social, con escasa discrimina-
me exige, o me retiro? Pero si me retiro, ¿qué pasa? ción y una fuerte fusión individuo-grupo. Hace falta un
Aparece el problema de la soledad y de la pérdida de cierto grado de diferenciación e individualización como
uno de los soportes de la identidad. Así, en relación al primer paso para poder tomar distancia, comprender y
grupo, pareciera que está implícito cierto riesgo de dejar comenzar a teorizar sobre el fenómeno grupal. Anzieu
de ser "uno mismo", experimentado como temor de des- señala que las lenguas antiguas carecían de un término
.personalización, problema planteado desde distintas pers- específico para designar a un conjunto de personas que
pectivas por Sartre (10) Ypor Bion (3). persiguen objetivos comunes. Recién en el siglo xv ó XVI
A nivel consciente, necesitamos de los grupos para aparece en-las lenguas modernas el término "grupo". En
realizar determinadas tareas: el grupo también nos per- italiano comienza a ser utilizado como vocablo técnico
mite hacer frente a situaciones de ansiedad y de aban- de las bellas artes: designa a varios individuos que
dono. Esta función psicológica del grupo remitiría, en pintados o esculpidos componen un tema. Sólo en el
última instancia, a las necesidades primarias y a las pri- siglo XVII la palabra "grupo" adquiere sentido social,'
meras relaciones de objeto. El grupo brinda seguridad, circunstancia que estaría señalando la dificultad para
opera como campo .de control de ansiedades, pero tam- la objetivación y el conocimiento del pequefurgrupo, no
bién las genera; surge la idea de "violación de la per- obstante estar participando en ellos.
sonalidad", "el temor de ser absorbido por el grupo"; Una segunda dificultad radica en la actitud que las
es frecuente escuchar: -"me comían con la mirada", organizaciones formales y la sociedad en general tienen
"temía ser devorado"-, sentimientos e ideas que refle- bacia el pequeño grupo. El estado. la iglesia, el ejército,
jan ansiedades y fantasias arcaicas y primitivas. Para ven riesgos potenciales en todo grupo que tiende a fun-
Anzieu (2) estas angustias, ansiedades y fantasmas son donar con autonomía. El pequeño grupo se presenta,
el motivo último de la resistencia epistemológica, prác- para la sociedad, como un medio a su servicio: pero en
tica y epistemofílica respecto de los grupos. cualquier momento, paradójica y paranoicamente, puede
. Sintetizando: por un lado, el grupo es necesario para transformarse en un elemento que puede volverse con-
la realización de objetivos personales y sociales; pero tra ella. Lamentablemente sobran ejemplos de persecu-
por otro, se presenta como situación originante de an- ción dirigida hacia grupos que intentan operar con auto-
siedades y temores. Paradoja irresoluble del grupo: brin- nomía: las instituciones religiosas siempre trataron de
dar seguridad y facilitar el control de ansiedades, pero eliminar cualquier movimiento cismático o de secta; o
también generarlas y producirlas. cualquier organización a una disidencia cuando el grupo
También existen obstáculos de orden social que dan presenta ideas distintas. Pareciera quetOcIO grupo que
lugar a preconceptos que pueden transformarse en pre- se autonomiza comienza a ser visto como un grupo
juicios. Anzieu señala dos cuestiones: primero, no se que puede llegar a conspirar. Las circunstancias seña-
ha logrado la objetivación del pequeño grupo, su reco- ladas hacen necesario un múltiple enfoque, histórico, an-
nocimiento, por dificultades condicionadas al tipo de tropológico y psicosociológico, etc., no sólo sobre la in-
sociedad en que los pequeños grupos tienen lugar. Los ter relación entre grupo y sociedad (para tener una ma-
antropólogos han señalado culturas o situaciones (el yor comprensión de los prejuicios que pueden estar in-
clan, la tribu) en las que no se concibe la existencia terfiriendo en este sentido) sino también un nuevo abor-

82 83
daje crítico de las distintas escuelas que estudiaron el
fenómeno grupal, abordaje que implicará un crítica epis- Demanda social: necesidad de
temológica de dichas escuelas teóricas (de forma tal que transformación de las rela-
cienes sociales, manteniendo
señ.alesu carácter precientífico o meramente ideológico)
la estructura social globaL
al mismo tiempo que constituirá un enfoque histórico-so-
ciológico de los conocimientos sobre grupos (dirigido ha-
cia el análisis del dispositivo teórico-técnico que institu-
yen y hacia los posibles emergentes de dicho dispositivo). Oferta de respuestas
Para esto he de seguir las ideas de Loureau (6) Y técnicas: las prácticas
grupales.
Herbert (5). El primero considera que, en relación al
estudio y la intervención en los pequeños grupos, siem- ~
pre es necesario identificar un aspecto de demanda so- Elaboración de teorías pre-
cial como parte del sistema referencial teórico. Sostiene científicas (ideologías teóri-
que debe tenerse siempre en cuenta que, ensu carácter cas) que justifican y legitiman
de prácticas sociales específicas, las prácticas técnicas el.uso de las técnicas que pa-
san a ser formuladas en tér-
y las prácticas discursivas que pretenden ser científicas minos propios (psicología sa-
y que tienen como objeto al grupo siempre surgen para cial, dinámica de grupos, etc.).
L--,
dar respuesta a una demanda social imperiosa, que si
bien debe ser considerada en el análisis de toda ciencia ¡
-y así lo' demuestran Fichant y Pécheux-> es particular- Transformación' del carácter político de la den:.anda: que
mente significativa en el nivel del estudio de los grupos. a arece ahora bajo la cualidad de encargo o exrgencia so-
L....4 eral de intervención técnica por parte ~e ~os practicante?
Herbert (5), por su parte, establece una distinción de una disciplina a: la cual se le ha atr ibtrido un deterrru-
y una articulación entre la "demanda" social y el "en- nado prestigio científico.
cargo o exigencia social". La primera se define fuera
de la propia técnica, en relación a una distancia exis- Diversos autores contemporáneos (R. Loureau, T.
tente entre un estado particular de las relaciones socia- Herbert, R. Castel y M. Pagés, entre otros), se h~n preo-
les en determinado momento y un estado específico de cupado por establecer las fases que. c~racte:lZ~ las
las relaciones de producción. El encargo o exigencia sur- transformaciones sufridas por las pra?t:c~ tecru~as y
ge~o una segunda fase de la demanda "pues esta los sistemas. de referencia teóricos dIrIgIdOS ha?Ia .la
última determina, al mismo tiempo, no solamente a la mprensión del fenómeno grupal. En sus abordaJes m-
~~uyen, generalmente, a la demanda social como punto
producción del objeto sino también la forma como será
de referenci'a, si bien difieren en cuanto a los ~ecort~s
consumido, siendo por lo tanto posible decir que las con- cronológico-histórÍcos que proponen, a la ter~m~~IOgIa
diciones de existencia del producto técnico son también utilizada o al predominio de un enfoque sOCIologIcoo
su destino".
epistemológico. .
El siguiente gráfico, propuesto por O. Saidón (9) Uno de ellos es Loureau (6), cuya p.r?~uesta smt~-
sintetiza parte de las propuestas de Herbert. tizaremos parcialmente. Al iniciar su análísís de la PSI-

84 85
cosocíología propone una cierta periodización, en fases, mínos de psíccsocvüogíe Y estudio de los grupos. Cada
de la historia de la sociedad industrial. 141. primera tase vez más la investigación teórica y las p::imeras experien-
("A") designa al inicio de las transformaciones sociales cias con grupos (el informe Hawthorne, por ejemplo)
producidas por la industria masiva: -La tase siguiente surgirán como respuestas teóricas y té~n~casa un~ .de-
"B", es la de regulación de la necesidad de racionalizar manda que es, en realidad, socioeconomlCa Y política.
todas las etapas de producción', la ,fase HC" comienza des- Loureau considera que las tesis de Herbert encuentran
pués de la crisis del '30 y de la segunda guerra mundial. aquí una clara ejemplificación: para que su:jan los di~-
. La psicología social general -a la que diferencia positivos técnicos capaces de suscitar conñanza, ?ar~l-
de la psicosociología- aparece en las postrimerías del cipación, motivación o integración en un grupo es índís-
siglo XIX y comienzos del xx, correspondiendo a la fase pensable una operación que aísle al factor humano d~l
"B" la polémica acerca de la existencia de los grupos proceso de producción, destinán~?IO a la co~pet~ncIa
y acerca de las relaciones índívíduo-grupo, La demanda de los especialistas (los psícosocíólogos, los dmamIstas
social se encontraba entonces formulada en términos de grupo, etc.) haciendo que la estructura de l~s rela-
poco claros y las apelaciones a favor de la participación ciones de producción esencial a la estructura social glo-
de los operarios en la regulación del proceso de tra- bal no se vea afectada.
---bajo eran raras y poco escuchadas, si bien preanuncía- y 'es así que aquí-eomíenza el estudio sistemático
ban los futuros encuentros entre laindustria y la psi- de los grupos, la investigación en acción y la sociome~ría
cología social. de los utopistas Lewin y Moreno, víctimas de su formida-
Este encuentro se producirá en la fase "C", en la ble idealismo.
cual la demanda se convertirá, cada vez más, en "en-
cargo (J exigencia", momento en que se asiste al adveni-
miento de los primeros estudios sobre pequeños gru- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
pos. Las insuficiencias del taylorismo y su "racíonalí- 1 ALTHUSSER. L.: Para leer "El Capital". Siglo XXI, Bs. As.
zación de la producción" (característicos de la fase "B") 1971. . .
aparecen como disfunciones del "factor humano": es la' 2 ANZIEU, D.: El inconsciente Y el grupo. Biblioteca Nueva,
época de Elton Mayo, cuando se torna visible la presencia Madrid. 1978.
3 BION W.: Experiencias en grupos. Paidós, Bs. As. 1963.
de la demanda social. Dice Loureau: "los nuevos proble- 4 FICH~NT, M. & PECHEUX, M.: Sobre la historia de las ciencias.
mas no podían ser resueltos por los prácticos y técnicos Siglo XX. Bs. As. 1971. .... .
de la racionalización de la producción, exigiendo la ínter- . 5 HERBERT, T.: "Reflexiones sobre la srtuacton teonca de las
vención de otros especialistas, los profesionales en "rela- ciencias sociales y de la psicología social en particular" y
"Notas para una teoría general de las ideologías"; en Verón,
---ciones humanas". Una nueva cíencía va a ser tallada E. (comp.). El proceso ideológico. Tiempo Contemporáneo.
con los materiales ofrecidos por el saber acumulado y Buenos Aires. 1971.
ya recortado. Pero el nuevo corte nada tiene de episte- 6 LoUREAU,R.: El análisis institucional. Amorrortu, Bs. As. 1973.
mológico, sino por el contrario, mucho de ídeologtco, 7 MEIGNIEZ R.: El análisis de grupo. Marova, Madrid, 1973..
8 PICHÓN RIVIF.RE, E.: Del psicoanálisis a la psicología social.
porque se ha fundado sobre la ideología pragmática de Galerna, Bs. As. 1970.
las ciencias aplicadas". 9 SAIOÓN. O.: Prácticas grupais. Carnpus, Río de Janeiro, 1981.
La crisis económica va a repercutir en forma cada 10 SARTRE,J. P. Crítica de la razón dialéctica. Losada, Bs. As.
vez mayor en la reformulación de esta demanda en tér- 1963.

87
86
CAPITULO 111
El grupo como objeto teórico

Los grupos humanos cumplen, desde un punto de


vista psicológico, tres funciones básicas: a) son un cam-
po de aprendizaje de roles para sus miembros; b) per-
miten que este aprendizaje de roles se realice e~ una
atmósfera en que las ansiedades propias del proceso
de aprendizaje se reduzcan o controlen implícita' o ex-
plícitamente,Qe manera que no 10perturben y al mismo
tiempo lo faciliten; c) en la medida en que ofrecen una
situación de aprendizaje de roles en una atmósfera emo-
cional adecuada, los mismos se transforman en el ámbito
socializador por excelencia, ya que es en ellos y a través
de ellos que se desarrolla la personalidad. Los grupos
son, esencialmente, un mecanismo de socialización y uno
de los elementos principales de la organización social.
Además, todo pequeño grupo cumple una importante
función mediadora entre el individuo y la sociedad. Casi
indiscutiblemente se considera que son la fuente prin-
cipal de valores y actitudes, así como de las presiones
que hacia ellos se. originan. Es por eso que los mismos
son utilizados para múltiples propósitos.

3.1. Del hecho a la noción de grupo, y desde ésta


al concepto de grupo como objeto de estudio

Es relativamente fácil apreciar la importancia de


los grupos para el individuo y la sociedad, pero es harto
dificultoso definir con exactitud aquello que los grupos
son, precisamente por la inmediatez, por la cotidianei-
dad de los mismos. Una primera aproximación diría que

89
nición es el de multipertenencia; implícitamente se ~x-
se trata de dos o más personas en interacción, pero,
¿constituyen un grupo dos personas y una comunicación presa que un individuo pued~. ser mie.mbro .de vanos
grupos al mismo tiempo (familIa, trabajo, aIDlgOS)pero
telefónica equivocada, diez ciudadanos viajando en colec-
tivo, la gente parada frente al escaparate de un nego- interactuar sólo en uno por vez.
cio? Para contestar a estos interrogantes debemos afinar Señando otros aspectos diríamos -siguiendo a M.
nuestra definición de objeto. smith- que un grupo es "una unidad que existe en un
Diríamos entonces -siguiendo a Sprott- que un número plural de individuos, que poseen una percep-
grupo es "una pluralidad de individuos que interactúan .ón colectiva de su unidad y el poder de actuar de
cl '
~ntre sí ,en un contexto espacio-temporal más de lo que modo unitario hacia el ambiente" (27). AqUl pone~os
ínteractúan con cualquier otra.jiersona" (28). Toda in- el acento, por un lado, en la conciencia de una totalidad
teracc~ón que se hace recurrente genera, a la larga, ex- unitaria, de un forma o configuración, Y por otro, en
pectatívas: una vez que una conducta se repite, se pauta, la operacionabilidad del grupo como totalidad sobre el
s~ espera que ella continúe apareciendo; si estas expecta- ambiente o la situación en que éste se encuentra, en un
~lvas de roles no. se satisfacen o cumplen, los actores intento de modiñcarla o estabilizarla. Dé esta mane~a
mvolucrados experimentan una frustración (pequeña o tocamos implícitamente un elemento que no aparecía
grande, de acuerdo a la importancia de la conducta es- enlaliefinición anterior: las metas u obíetívos del gr~-
po, metas que responden siempre a una o vanas nece~l-
perada) y deben redefinir la situación. A efectos de
convalidar, reasegurar o confirmar que la conducta dades de sus integrantes, neceSIdades que deben satis-
esperada se cumpla, aparecen entonces las normas gru-. facer; así como las normas, las metas J?~eden ~ene: ~
caráct~r manifiesto, explícito, o no maniflesto, implícito
pales, ?-~rmas que pueden tener un carácter explícito
o ímplícíto, . o latente.
Aquí es importante señalar dos hechos: el primero, Propongo sistematizar, entonces, estas definiciones
co~o ya h.e~os señalado, que toda norma emerge de de acuerdo a los distintos criterios fundamentales utili-
l~ ínteracción del grupo; la interacción no puede con- zados en las mismas y que -a mi juicio- corresponden
tínuar mu~ho tiempo sin que surjan normas aceptadas a distintos niveles de análisis de un mismo fenómeno
por las cuales el individuo, en grupo, autorregula su .-el arupal- experimentado como un hecho (natural o
conducta; las normas son marcos de expectaciones de espo~táneo a veces, artificial otras), circunstancia. ésta
rol. En segundo lugar, las normas conforman marcos que ha dificultado enormemente el pasaje de nOClOne?
de referencia que poseen un doble carácter valorativo precientíficas (Le Bon, por ejemplo) a su conceptualI-
.
y comparativo: valorativo porque son fuente' de valores -'t8rión.
y, en tal -medida, de orientaciones hacia la acción' com- La cientificidad de un concepto depende, precis~-
parativo, porq~e ~u.ministran una estructura con ;espec- mente, del lugar teórico en que está situado al CO~tl-
to a la cual el índívíduo se evalúa a sí mismo en relación tuirse como tal. Todo sistema formal abstracto se realIza
a los demás componentes, y a su endogrupo en relación en la capacidad de ofrecer instrumentos teóricos para
a otros exgrupos. Cabe concluir, entonces, desde esta úl- el conocimiento de objetos reales concretos. Althusser
tima perspectiva, que las normas grupales se constitu- señalaba que la finalidad de todo discurso t~órico es el
yen también en medidas de estima. conocimiento concreto de objetos reales y smgulares y.
Otro concepto que nos permite rescatar esta deñ-
91
90
que sólo puede llegarse a dicho conocimiento a condición
nas si descriptiva). Los representantes de las teorías
de trabajar sobre objetos formales abstractos.
de la interacción -entre ellos Bales, Homans y W. F.
Así, en tanto objeto de estudio, trataré de construir Whyte, si bien desde desarrollos disímiles entre sí ¿po-
el concepto de "grupo" a partir de nociones, definiciones
nen, también, énfasis en los conceptos correspo~dientes
o conceptos parciales -provenientes, incluso desde dis- al presente nivel de análisis. Incluso algunos mterac-
tintos ámbitos-, situación que me obligará a tener en cionistas asociados a la teoría de los sistemas (como
cuenta inevitables desajustes entre el campo semántico Newcomb, Bavelas o Guetzkow), presentan con~eptos
originario y el que aquí presento. o trabajos de investigación correspondiente~ a vanabl~s
El concepto a postular pretende organizar tres ni- asociadas fundamentalmente a este nivel, oírcunstancía
veles de análisis (identüicados como "criterios"). La ri- ésta que podemos comprobar en la excelente compila-
queza del mismo reside -creo- en la posibilidad que ción realizada por Cartwright y Zander. (9)
ofrece de articular ideas provenientes de la psicosocio-
logía y del psicoanálisis a efectos de producir, final- 3.Lb. El criterio íntersubjetívo-
mente, un modelo de grupo como objeto formal abs-
tracto. De esta manera pretendo ajustarme a la consigna Decíamos que un grupo es un conjunto de indivi-
de Canguilhem, quien apuntaba que "trabajar un con- duos y, en tal medida, de subjetividades. Es por eso
cepto es hacer variar su extensión y su comprensión, que al criterio o nivel de análisis interaccional propongo
generalizarlo mediante la incorporación de los rasgos ahora, agregar un criterio al que denominaré "intersub-
de excepción, sacarlo de su región de origen, tomarlo jetivo", psicosocial: los miembros del grupo .d~b.e~ de-
por modelo o, a la inversa, buscarle un modelo; en una finirse como tales. Este criterio de "autodef'ln'tcUJrJ, de
palabra, conterírle de manera progresiva, mediante trans- pertenencia" implica que los miembros comparten un
formaciones reguladas, la función de una forma". (8) sentimiento de lealtad hacia el grupo y expectativas co-
munes respecto de la forma de interacción permi,tida.
3.La. El criterio interaccional Criterio que se complementa por uno de "altero-defini-
ción de existencia": no sólo los miembros del grupo
Un grupo sería un conjunto de individuos en ID- deben definirse a sí mismos y a los otros miembros
teracción regulada por normas establecidas, en un espa- como tales sino que; a su vez, deben ser definidos como
cio y tiempo dados, y que poseen un objetivo común qué integrantes de un grupo -al que, de esta manera con-
responde a necesidades compartidas; dicho objetivó figuran- por "los demás", "los otros", es decir, por
implica la posibilidad de poder operar sobre el ambiente aquellos que no pertenecen a dicho grupo. Podemos
externo o interno al grupo mismo. Estos elementos' con- agregar que en los grupos formales estas definiciones
formarían un criterio denominado "interaccional" (si son explícitas, mientras que en los informales son tá-
bien en realidad, apenas si "descriptivo") o sociológico, citas, implícitas.
de intento de definir al grupo como objeto de estudio. Obviamente, los trabajos de los psicosociólogos
Sprott, Smith, Deusch, Gurvitch, Olmstead, se' ins- Asch, Festinger, Bass, Krech & Grutchfield y Merton
criben entre algunos de los representantes de una pers- (este último sociólogo) hacen hincapié en definiciones
pectiva similar a la enunciada, a la que prefieren deno- del fenómeno grupal que corresponden a este segundo
minar perspectiva "objetiva" (y reitero, a mi juicio, ape- nivel de análisis.

92 93
La tradición psicoanalítica aportó una nueva pers-
pectiva al criterio intersUbjetivo, poniendo énfasis en los . ., . . en la que éste se enc~e~tra
la realidad hístoríco-socíal inevitable operacionabilidad
conceptos de identificación, regresión, aspectos incons- inmerso, y esto hace a la. ce sobre un campo. Opera-
cientes de la conducta e interjuego grupa¡ de los meca- que todo grupo posee o ~.1erapuntada también por los
nismos defensivos. Así, para Freud dos o más personas cionabilidad que ~a .a es ~ñalados anteriormente (la.
constituyen un grupo psicológico si han establecido el aspectos intersubJetI~~s., de pertenencia) porque es-
mismo objeto-prototipo de identificación (líder o ideal) "auto" y "altero" def1ll1~lOn permitir que el con-
en su Ideal del yo, y en consecuencia, se han identificado . t bJ'etivos van a .
tos aspectos m ersu n realidad constituya- ':lna
entre sí (2). Redl (24) ampliará esta idea, afirmando junto de personas posea -et t lidad _y más precisa-
que la formación del grupo tiene lugar, también, en re- . . mos como o al,
visión de SI mIS ;j. lfistirá un grupo allí
lación a los conflictos internos de los integrantes vehícu- mente, más adelante ver:mo~e~~~t:ción de grupo" entre
!izados en el interjuego grupal de distintos mecanismos donde encontremos esta rep . una identidad grupal,
defensivos de los sujetos. . t en consecuenCIa,
sus mtegran es y, .. , .dentidad individual, por un
Al afirmar que todo grupo posee un objetivo común identidad que facilítará la 1 de modo unitario sobre
debemos +-para aclarar este concepto- retomar un in- lado y la posibilidad de ope:ar ibllítada a su vez
terrogante anterior, ¿es un grupo la hilera que .espera al ' t . ídentidad pOSl 11, ,
el ambiente, por o r~) tíñ ión señalados por la tra-
colectivo y comienza a protestar -a interactuar_ cuan- por los proceso~ ?e iden icaci
do éste pasa de largo sin detenerse? ¿Es eso un grupo? dición psicoanalítica. do por el
Según Sartre (26) nos encontraríamos frente a una se- Así, la ideología s~~á un ~:Odu~t~ug~~~ orientará
rie, porque se trata de un conjunto de sujetos con un
objetivo "en común", pero carentes de "un objetivo co- grupo, con. ~u l~t~ac<?lOn;i~n{andoSu operacionabilidad
la ínteracción del grupo o t alorativos 'del marco de
mún". Cuando un Objetivo en común se transforma en
al incluirse entre los ~pec o~se~cual se encontrará, tam-
en un objetivo común -compartido- se pasa de la serie referencia grupal, motivo ~. tí os que el grupo se pro-
al grupo; la serie, la categoría, la clase sociológica se bién, vinculada con los o Je lVue a su vez produce al
transforma en un grupo porque existe. conciencia de la l
pone. Es un producto grupa qreÍación diaÍéctica como
necesidad común y compartida. Este proceso va a ser grupo dialécticamente, en una la cual son
uno de los configuradores del grupo, el objetivo común ~. 1 . bro y el grupo, en
que va a responder a la conciencia de necesidad com- la ~ue existe
recíproca y s l~mntu~~á:e=:te
. significantes y significados
partida.
el uno al otro. . bilí
Cuando decimos, entonces, que todo grupo tiende Todo grupo no so'lo va a tener una operaciona " 11-n
a la consecución de sus objetivos a partir de la con- . bién "modifica a -e
ciencia de necesidad, concluimos que todo grupo tiene, dad sobre el campo, smo tam" dificado por"
indefectiblemente -y no puede dejar de tener- una ope- " roduce a"- y es mo
realidad,
' veremos
. tep es "pro ducíd
UC1o por" - sus integran-
racionabilidad sobre un campo externo o interno al mis- -mas precisamen , .. tí on que "el grupo
mo. Todo grupo se constituye -espontánea o delibera- tí os Sartre mS1Sia e
teso Por estos mo IV t "no es"- de una es-
damente para introducir, acelerar, estabilizar o impedir no es", es decir que no se tra aleto sino un proceso en
--cuatro alternativas que no son mutuamente excluyen- tructura que se arma por ~~m~sta Ú.ltimapostulada en-
tes- un proceso de cambio que se está prOduciendo en marcha dialéctica (concepc~o~,
tre nosotros por Pichón Rívíeve. (~~)
94
95
3.l.e. El criterio intrasubjetivo supone una alienación básica con respecto al ser,. ¿qué
podemos esperar, entonces del "grupo"? ¿Cabe añrmar
Desembocamos así en un tercer criterio -nivel de su existencia como "hecho" y postular la producción de
análisis- para intentar definir el grupo, ya preanunciado un objeto formal abstracto que nos permita entenderlo?
en un párrafo anterior, el "intrasubjetivo": existe "gru- La polémica "elementalismo vs. totalísmo" ha en-
po" dónde y cuándo encontremos "representación de contrado aquí campo propicio. "El grupo es ~ ~gre?ado
grupo". Cabe aclarar este concepto, proveniente del psi- de individuos en el mismo estado de regresión , afirma
coanálisis. Bion (7) y agrega que "una parte esencial de .su regre-
Freud (12), intentó explicar la génesis del Yo dentro sión consiste en la creencia de que un grupo existe como
-.de dos registros relativamente heterogéneos. Por un lado algo distinto de un agregado de indiv~duos,Y ta~bi~~ son
consideraba al yo como un aparato adaptativo diferen- partes de su regresión las característIcas qu~ el md~vlduo
ciado a partir del Ello en virtud del contacto con la atribuye al supuesto grupo", versus "se defme mejor un
realidad exterior (12); aquí el concepto de "yo" está grupo como un todo dinámico basado en la interdepen-
equiparado al de una función y podríamos hablar de dencia" (Lewin, 9). Clásicamente los nombres de W.
"yo-función" o concepto de "yo" en tanto función. He Mc Dougall Y F. Allport están íntímamente asociados a -
comenzado el presente capítulo extendiendo estas ideas esta controversia, parcialmente heredera -en el ámbito
al grupo, señalando las funciones que cumple; mas ade- grupal~ de aquella que involucró a E. Durkheim Y
lante, siguiendo propuestas de Anzieu (3) estos concep- G. Tarde.
tos me permitirán aplicar al grupo la caracterización del Pero así como el "yo" es objeto de catectizaciones
"objeto transicional" expuesto por Winnicott. (31) narcisistas y se configura imaginariamente como unidad
Por otro lado, a partir de 1914(Introducción al Nar- a partir de las mismas, postulo que el grupo emerge
cisismo) 02.b.) el "yo" aparece definido como el resul- como tal unidad ilusoria en cuanto se constituye como
tado de identüicaciones que conducen 3. la formación, "grupo-representación", y que ésto ocurre cuando el agre-
dentro de la persona, de un objeto de amor cargado por gado de individuos es catectizado narcisísticamente por
~l "ello". El "yo" se ha transformado en un objeto, una cada uno de los sujetos que lo componen. El "grupo" es
tmaqen, un vestigio de identüicaciones pasadas, (12.c.) tal en el sujeto-soporte (miembro) en cuanto éste catee-
una representación. Este "yo-representación" del narci- tiza libidinalmente al agregado, y es a partir de ese mo-
sismo no coincide con el "yo-función" que inhibe pul- mento que el grupo, producto producido imaginaria~e~-
siones y controla la motricidad; incluso se puede plan- te por sus sujetos soportes -constituyentes Y constituí-
tear que el "yo-representación" puede ser uno de los dos dialécticamente- produce efectos reales como tal
productos de la operación del "yo-función". unidad; el grupo, en cuanto realidad psíquica para el
Pero en tanto representación, la unidad. del "yo" no endo y exogrupo -constituidos simultáneamente, así
es nada más que ilusoria: se trata de una aspiración a como la düerenciación "yo/no yo"- produce efectos
la cual tiende. Si el "yo" constitutivamente está escin- como hecho unitario en la realidad psíquica y material.
dido, si no hay nada comparable a una unidad inicial, Partiendo de la hipótesis de que la representación del
si el "yo-representación" -lugar del desconocimiento, al grupo es un componente inevitable del proceso grupal,
decir de la escuela lacaniana- engaña al sujeto respecto la escuela francesa (3) ha trabajo fructüeramente la
de quién es él porque la representación "oficial" de sí alternativa que presenta al grupo como objeto de repre-

96 97
sentaciones (por ejemplo, "el grupo es una boca", la el grupo representado contiene entonces aspectos de si-
fantasmática oral canibalística de un grupo de forma- militud con su prototipo inconsciente, pero también
ción), sosteniendo que las representaciones del grupo aspectos de diferencia" (15). (El subrayado es mío.)
operan como organizadoras de las relaciones intersub- Al mirar fotos viejas, nuestros hijos pequeños pre-
jetivas, grupales e intergrupales, y refieren la eficacia guntan: "¿Dónde estaba yo cuando te casaste?; ¿Por qué
de las mismas a una doble articulación: por un lado con no me invitaron a la fiesta?". Los programas de la es-
organizadores psíquicos (la imagen del cuerpo, la reso- cuela primaria indican como obligatoria la enseñanza
nancia del fantasma individual, la fantasmática origina- de rudimentos de la historia nacional y universal a niños
ria, los complejos familiares y las imagos y finalmente, que, sabemos, carecen todavía de la categoría temporo-
el aparato psíquico subjetivo) y por otro, con organiza- espacial claramente establecida y discriminada. La peda-
dores socio-culturales que abarcan, a su vez, elaboracio- gogía/didáctica con.temporánea encontró en las fotos fa-
nes colectivas de la realidad psíquica interna. Así Kaes miliares un sutil artilugio para resolver esta dificultad:
(15) estudia al grupo como objeto de representaciones en algunas escuelas solicitan a los alumnos de primer
(en la imagen publicitaria; en los retratos de grupo de grado que traigan fotos de sus padres cuando éstos eran
la pintura y fotografías conmemorativas, en las obras pequeños, también fotos correspondientes a la época en
culturales escritas y filmadas, en el dibujo del grupo y que eran novios, las del casamiento, algunas del emba-
la familia por el niño, en los tests proyectivos de adul- razo, finalmente fotos del alumnos cuando bebé y actua-
tos, etc. ) concluyendo que el grupo constituye un soporte les; a través de la "historia familiar" se introduce paula-
privilegiado de la representación de la relación más pri- tinamente la idea de devenir temporal que luego se uti-
mitiva con un conjunto organizado de objetos psíquicos. lizará en la enseñanza de la historia colectiva.
Refiriéndose a Mc. Dougall y Le Bon, Freud (12.d), Pero volvamos a la pregunta: "¿por qué no estoy en
señalaba que "la pulsíé.i social acaso no sea originaria ninguna de las fotos de tu casamiento?", interrogante
que nos habla de alguien faltante en una particular re-
e irreductible, y que los comienzos de su formación pue-
presentación (externa, la del cromo; interna, la del que
den hallarse en un círculo estrecho, como el de la fa- interroga) relativa a la familia: "Porque no habías na-
milia". Cabe entonces considerar que las representacio- . cido todavía", contestamos. "Ah ... ", y al cabo de un
nes del grupo se construirán "a partir de las experien- rato la pregunta insiste: "¿pero, dónde estaba yo?".
cias infantiles, cuyas formulaciones psíquicas más rudi- Particular representación relativa a la familia, sí.
mentarias se elaboran en el trabajo del fantasma y en "Todos hemos estado juntos desde siempre" ... y así
el de las teorías sexuales infantiles; estas primeras re- continuaremos para siempre, más allá de la vida y de
presentaciones psíquicas de la realidad interna y externa la muerte (de los otros), congelados en el tiempo, a
(antes que nada la familia, los padres, la fratria) rigen destajo del envejecimiento. "Mamá, papá, los abuelitos
la representación del grupo. El estudio de las represen- y' la perra, todos nosotros siempre así, aquí". Un lugar
taciones, de su sumisión a los fantasmas y de su adhesión fuera del espacio es un utopía; una ucronía, un lugar
a los conflictos infantiles, sólo es posible con la condi- fuera del tiempo. Ucronía y utopía de la familia de ori-
ción de efectuar el paso del objeto interno a su repre- gen, allí, en.tonces, cuando éramos niños para siempre.
sentación. Para captárselo como objeto de representa- Un grupo únicamente puede ser tomado como obje-
ción, el grupo debe haberse constituido en objeto inrterno; to de representaciones sí y sólo sí pre-existe una repre-

98 99
sentación de objeto; representación de objeto que ha consciente. Imagen que es así soporte de una búsqueda
sido precursora; representación de grupo en cuanto obje- incesante: la de encontrar el objeto del deseo en el mun-
to unitario, representación ilusoria; representación, en do exterior.
fin, inconsciente, y que sustenta a cualquier grupo en Representación ilusoria de una totalidad unitaria
cuanto objeto de representaciones. que nos remite a sucesivosmomentos de un proceso evo-
La insistente pregunta infantil, decía, nos habla de lutivo en la construcción de "mi familia" de la niñez
alguien ausente, de algo que falta allí donde se supone como ucrónica y utópica. Momentos que re-encontrare-
debería haber estado. Nos remite, entonces y necesaria- mos -modificados- como progresiva construcción -ca-
mente, a la representación de una totalidad. ¿Se trata tectización narcisista mediante- en cualquier grupo del
de una marca de falta o una falta de marca? "aquí y ahora". Circunstancia que debemos diferenciar
El narcisismo infantil nos inclinaría favor de esta y articular con el abordaje conceptual propuesto como
segunda alternativa, pero los hallazgos de Kaes y la ex- tercer criterio: este último se cuentra sustentado en
tensa utilización que hacemos del dibujo de la Iamilía aquel, pero se trata de un momento teórico, correspon-
en el niño como test proyectivo -y las situaciones pro- diente a un nivel de análisis especifico,el intrasubjetivo.
yectivas son las más aptas para poner de manifiesto la
relación entre-la representación y el objeto representa- 3.1.d. El grupo como objeto de estudio
do- nos conducen, inevitablemente, a aceptar como
válida también la primera; se trata, entonces, de una La articulación de estos tres criterios ("interaccio-
falsa opción: es también marca de falta respecto de una nal", "intersubjetivo" e "ihtrasubjetivo") -correlativos
representación donde la familia está configurada como a unidades y niveles de análisis correspondientes a la
una totalidad y una ausencia realza como figura res- sociología, la psicología social y la psicología psicoana-
pecto de este fondo global y globalizador. La familia lítica- permite superar la antinomia "elementalismo-
de origen se encuentra representada, entonces, en el totalismo" y definir un objeto de estudio. El fenómeno
niño, como una ilusoria totalidad unitaria, ucrónica y grupal "existe", es denominado "hecho" y"acontecimien-
utópica. Representación precursora de todas· aquellas to" grupal y es observable en sus efectos sólo cuando
posteriores -también ilusorias- de grupo en cuanto y sólo si se conjugan los tres criterios enunciados.
objeto unitario. Circunscripto el hecho grupal, definido el grupo
Representación ilusoria de una totalidad unitaria como objeto de estudio, será posible producir al grupo
porque se trata de una representación que no es única- como objeto formal abstracto, a partir de cuya concep-
mente el contenido de una actividad de construcción tualización se hará factible trabajM; prduciendo conoci-
mental de lo real, sino también el proceso cognoscitivo miento concreto sobre las formas particulares y singu-
que corresponde a esa actividad. El objeto representado lares que cada grupo específico adopta en la realidad
es una imagen, resultado de un trabajo psíquico de re- externa.
presentación de lo que tanto en el tiempo como en el La combinatoria de criterios interaccionales, inter-
espacio, en adelante cristalizado por la imagen, le ha subjetivos e intrasubjetivos nos traza una cierta fron-
faltado al sujeto. Imagen que aparece en posición me- tera delimitatoria de aquello que los grupos, en cuanto
diadora entre el sujeto y el objeto, el pasado y el por- objeto de estudio, son. Pero ésto no deben entenderse
venir, lo concreto y lo abstracto, lo inconsciente y lo nLsignifica que los grupos, en cuanto hechos singulares,

100 101
poseen límites fijos, porque el grupo mismo -y sus proceso de modificación de dichas estructuras, una di-
límites- cambia en forma dinámica como respuesta námica dialéctica que también podrá ser manifiesta o
-y operación activa- frente a contextos situacionales inconsciente.
específicos. Ya hemos señalado que al aumentar el nú- Cabe agregar que, a diferencia de la acepción tra-
mero de miembros se modífica la interacción endo- dicional de "sistema", asociada a la teoría funcionalista
grupal; ahora agregaremos que al modificarse la situa- en sociología (33), o a la concepción lewiniana en diná-
ción espacio-temporal del grupo se modifica, también, mica grupal, que ponen un cierto énfasis en los equili-
necesariamente, su interacción: algunas personas pue- brios logrados (cuasi-estacionarios y su cristalización en
den abandonarlo, nuevos miembros entran a formar normas), postularé que el conflicto es el núcleo de todo
parte de él, figuras centrales pasan a ocupar lugares sistema grupal e inherente al mismo, y que la cohesión
periféricos o viceversa, etc. En síntesis, al cambiar la (manifiesta) y su correlato (inconsciente), la resonan-
situación se producen nuevas redefiniciones del grupo. cia fantasmática, determinarán los límites y permeabi-
Pero si hablamos de cambios en la redefinición del lidad del sistema grupal (sobre estos conceptos volveré
grupo en función de las situaciones por las que este atra- más adelante). .
viesa, hacemos referencia, entonces, al hecho que todo Pero también nos vamos a encontrar con una de-
grupo-posee una estructura y una dinámica. No existe terminación social del grupo:-Determinación por parte
grupo que -considerado como sistema- carezca de una del sistema social que se realizará a través de una doble
configuración dada, o en otras palabras, de una estruc- vía de entrada. Una determinación es directa, manifiesta,
tura (y muy especialmente de una estructura manifiesta a través del condicionamiento social de valores, ideolo-
de liderazgo y comunicación), así como no existe grupo gías, creencias, etc. Y otra, indírecta, a través del orden
que carezca de una dinámica manifiesta o proceso de ·de lo latente; orden que, desde una perspectiva psicoso-
interacción en el que ·aparecen roles funcionales -o dis- cial del pequeño grupo, no se restringe únicamente al
funcionales-- entre sus miembros. Por "estructura" de- fenómeno intragrupal.
signaré siguiendo, por el momento, a W. Wieser (30), ya
que más adelante me será necesario precisar el concep- 3.2. Vectores de signüicación que intervienen
to -a "una malla de relaciones entre elementos o entre y atraviesan el campo grupal
procesos elementales. Donde quiera que se reúna en for-
ma sistemática distintos elementos formando un todo Cabe distinguir, entonces, tres vectores que deter-
coherente aparecen estructuras cuya elaboración sigue minan las fuentes de significación inconsciente en un
determinadas leyes. A la totalidad-en la que descubri- grupo pequeño: a) lo psicológico individual, inconscien-
mos estructuras dinámicas, la denominaremos sistema". te, determinante de la conducta de cada uno de los in-
El grupo será, desde esta perspectiva, y en relación tegrantes del grupo, estrechamente relacionado con la
al sistema social, una estructura. Pero al focalizar nues- propia historia individual; b) una estructura y dinámica
tro interés en el estudio de los grupos, enfocamos a los inconsciente grupal, que es, por su parte, condicionante
mismos como sistemas en los que descubrimos, diferen- de las conductas individuales de cada integrante (el ni-
ciamos y analizamos, distintas estructuras; algunas de vel anterior) y que, a su vez, hace referencia a la situa-
ellas serán manifiestas y explícitas, otras serán no- ción psicológica del grupo como conjunto. Estos dos
manifiestas, inconscientes. También distinguiremos un vectores han sido denominados por Pichón Riviere (23)

102 103
como "la verticalidad" y "la horizontalidad" en el grupo. políticas, morales, económicas, religiosas, profesionales,
El tercer vector resulta de la relación del grupo con estéticas, filosóficas, etc., y ofrecen una coherencia ima-
el contexto social, en particular con: e) lo ínstítucíonal, ginaria a la representación del mundo de cada individuo.
que se va a presentar como soporte inconsciente del Ahora bien, estas representaciones ideológicas del
grupo; lo institucional va a estar relacionado a la sin- mundo externo e interno (que, a su vez, los articulan ima-
gularidad del grupo y va a condicionarlo en su existen- gínariamente, por ejemplo, el positivismo y la primacía
cia y funcionamiento, entendiendo a lo institucional de la razón) trascienden las formas individuales (al te-
como la forma que adopta la reproducción y produc- nes leyes constitutivas simbólicas que asignan a cada
ción de las relaciones sociales en un sistema dado (17); sujeto su lugar, ya que definen el rol de pertenencia)
la institución será el lugar donde se articulen las formas convirtiendo a los sujetos en sujetados por-determina-
que adoptan las determinaciones de las relaciones so- ciones estructurales inconscientes. Las ideologías cons-
ciales en cualquier sistema social. La relación entre el tituyen así códigos interiorizados.
grupo y el contexto social se va a dar, entonces, a tra- T. Herbert (13) planteará que los mecanismos de
vés de un arrastre de sígníñcacíones ideológicas. Voy a la ideología sitúan a los sujetos humanos en el lugar
desarrollar esta última idea para aclararla. que les asígnala estructura, haciéndoles aparecer su ubi-
T. Parsons define a la ideología (22) como "un sis- cación --en la experiencia inmediata y vivida -como
tema de creencias compartido por los miembros de una una condición natural. En consecuencia el sujeto se pien-
comunidad -también un movimiento divergente de la sa, a través de un sistema de representaciones falso, e?l-
cultura principal de una sociedad- sistema de ideas que una relación imaginaria con la realidad objetiva, natural
está orientado hacia la integración valorativa de la co- y social.
lectividad por medio de la interpretación de la situación J. A. Miller (18) -a quien retornaré más adelante-
en la cual se halla ésta ubicada". Pero una ideología no señala al respecto que la causalidad que rige el funcio-
incluye solamente el significado de una situación, y es namiento objetivo de la estructura misma invierte causa
por eso que Parsons agrega: "Para constituir una" ideo- y efecto a los "ojos" de los sujetos-soportes de la misma,
logía debe existir como rasgo adicional (al sistema de y que los efectos observables del funcionamiento de una
creencias) un cierto nivel de compromiso valorativo con estructura aparecen como causas de sí mismos, enmas-
la creencia como aspecto de pertenencia a la colectivi- carando la dinámica estructural a la que están subordi-
dad. La adhesión al sistema de creencias es instituciona- nados (fenómeno que ocurre, también -según postulo-
lizado como parte del rol de pertenencia a la colectivi- en todo grupo). Así el individuo se vive a sí-mismo, ima-
dad" (el subrayado es mío). gínaríamente, como sujeto-agente de lo estructurado
Las ideologías serán, entonces, complejas formacio- (sea esto una ideología, un liderazgo o una comunica-
nes de representaciones (ideas) y comportamientos co- ción) cuando en realidad es sujeto-soporte de lo estruc-
lectivos que orientan las actitudes de los sujetos en re- turante (por ejemplo, en la circunstancia grupal, una
lación con su existencia social e individual (experimen- configuración específica de supuesto básico, defensiva,
tadas inevitablemente en y a través de grupos), cohesio- en relación a un objeto con el que se establece una trans-
nando a los individuos en sus roles e impregnando todas ferencia requerida a causa de un conflicto no resuelto
sus actividades. No se trata de combinaciones capricho- y que tiene como correlato una resonancia fantasmática
sas sino sistemas con lógica propia, que incluyen ideas específica). Y este desconocimiento, por el cual el sujeto

104 105
se desconoce como elemento de lo estructurante, lo con- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
vierte en un agente imaginario de la estructura.
Desde esta perspectiva, el grupo se va a presentar
-siguiendo a Althusser (1)- como un aparato ideoló- 1 ALTHUSSER, L.: Los aparatos ideológicos del estado. Ficha.
gico del estado en acción, y sostengo que estudiar los Ed. Nueva Visión. Bs. As. 1973.
2 ALTHUSSER, L.: La revolución teórica de Marx. Ed. Siglo XXI.
procesos y estructuras inconscientes en un grupo im-
México. 197L
plica abordar las formas ocultas que aquellos tienen 3 ANZIEU, D.: El grupo y el inconsciente. Ed. Biblioteca Nueva.
para operar como tales. La estructura social nunca es Madrid. 1978
experimentada directamente, sino en pequeños grupos 4 BALES, R. & STRODBERCK, L.: "Fases en la solución de proble-
-mediadores entre la estructura y el individuo-, me- mas de grupo", en Cartwright D. & Zander, A. Op. cit. 197L
5 BEJARANO,A.: "Resistencia y transferencia en los grupos", en
diadores que, por formar parte de -y, a su vez, confor- Anzieu, D, (cornp.). El trabajo psicoanalítico en los grupos.
mar a- ínstítucíones, son ellos mismos aparatos ideo- Sigue XXI. México. 1978.
lólógicos en acción. 6 BENNE, K. B. & SHEATS, P.: "Roles funcionales de 10s miem-
Pero dejemos momentáneamente de lado al grupo bros de un grupo"; en Bradford, L. & French, l. J.>. (comp.).
Dinámica del grupo de discusión. Ed. Tres. Bs. As. 1960.
objeto formal abstracto que estoy proponiendo, para 7 BION, W.: Experiencias en grupos. Ed. Paidós. Bs. As. 1963.
dirigirnos hacia el objeto real concreto, al grupo como 8 CANGUILHEM, G.: Dialéctica y filosofía del concepto en Ba-
"hecho", para retomar algunas de las ideas expuestas, chelard; en Lo normal y lo patológico. Ed. Siglo XXI. Mé-
en particular aquellas relacionadas con los conceptos xico. 1971.
postulados como "criterios" que nos permitían definir 9 CARTWRIGHT,D. & ZANDER,A.: Dinámica de grupos; investiga-
ción y teoría. Ed. Trillas. México. 1971.
al grupo en cuanto objeto de estudio. 10 COOLE'{, c.: "Social organizations", en Sprott, W. Op, cit.
11 EZRIEL, H. & SUTHERLA~D,J.: "Notas sobre terapia psicoana-
lítica de grupo". Psychiatry 1952, 15.
12 FREUD, S.: a) Los dos principios del suceder psíquico. b) In-
troducción al narcisismo. e) El yo y el Ello. d) Psicología
de las masas y análisis del yo. Ed. Amorrortu. Bs. As. 1979.
13 HERBERT, T.: "Reflexiones sobre la situación teórica de las
ciencias sociales y de la psicología social en particular". y:
"Notas para una teoría general de las ideologías"; en Verón
E. (comp.). El proceso ideológico. Ed. Tiempo Contemporá~
neo. Bs. As. 1971.
14 HOMANS, G.: El grupo humano. EUf>EBA. Bs. As. 1963.
15 KAES, R.: El aparato psíquico grupal. Gedisa, Barcelona. 1977.
16 KUMOVSKY, G.: "Estructura y validez de las teorías cientí-
ficas", en Ziziemsky, D. (cornp.). Métodos de investigación
en psicología y psicopatología. Ed. Nueva Visión. 1977. "Epis-
temolgía", en Vidal, G. (comp.). Enciclopedia de Psiquiatría.
Ed, El Ateneo. 1975. Clases correspondientes al Curso de Doc-
torado en Psicología en la Universidad de Belgrano. Bs, As.
198L
17 lOURAU, R. & LAPASSADE,G.: Claves de la sociología. Ed.
Laia, Barcelona, España. 1973.

106 107
18 MILT.ER, J. A.: "Acción
les, ideología
de la estructura"; en Ciencias socia-
conocimiento. Ed. Siglo XXI. Bs. As. 1973.
y
CAPITULO IV
19 MERTON, R.: Teoría y estructura sociales. F.C.E. México. 1964.
20 MORENO, J.: Fundamentos de la sociometria. Paidós. Bs, As. Del grupo como objeto teórico
1962. hacia el hecho singular
21 OLMSTEAD,M.: El pequeño grupo. Paidós. Bs. As. 1963.
22 PARSONS, T.: "La institucionalización de las ideologías"; en
Horowitz, I. (comp.). Historia y elementos de la sociología
del conocimiento. EUDEBA. Bs. As. 1964.
23 PICHÓN RIVIERE, E.: Del psicoanálisis a la psicología social.
Ed. Galerna. Bs. As. 1970. --o
24 REDL, F.: "Emoción grupal y Iiderazgo": en Browne, D. & Una vez círcunscrípto el hecho grupal, diferenciado
Cohn, T. (comp.). El estudio del liderazgo, Paidós, Bs. As. el grupo conceptualmente como objeto de estudio y en-
1969. contrándonos listos para postular un modelo en cuanto
25 STOCK WHITACKER, D. & LIEBERMAN,M.: "Psicoterapia a tra- objeto formal abstracto, ahora partiendo del mismo y
vés de los procesos grupales'". Ed. Fichas. Universidad de
Buenos Aires: 1968. en un movimiento dialéctico, propongo generar conoci-
26 SARTRE, J. P.: Crítica de la razón dialéctica. Ed. Losada. Bs. miento concreto sobre las diferentes formas particulares
As. 1963. y singulares que dist.intos grupos específicos adoptan en
27 SMITH, M.: Cit. por Lartwright, D. & Zander, A. Op. Cit. la realidad.
28 SPROTT, W.: Grupos humanos. Paidós. Bs. As. 1963.
29 THELEN, H.: Dinámica de los grupos en acción. Ed. Escuela.
La definición de "grupo" propuesta nos permitirá
Bs. As. 1964. (por el momento) derivar una clasificación de los mis-
30 WIESER, W.: Organismos, estructuras, máquinas. EUDEBA. mos y articular perspectivas parciales -algunas de ellas
Bs. As. 1962. de probada riqueza- surgidas de la múltiple observa-
31 WINNICOTT, D.: Realidad y juego. Ed. Granica. 1972. ción e investigación realizada en dinámica grupal. De
32 WRIGHT MILLS, C. & GERTH, H.: Carácter y estructura social.
Paidós. Bs. As. 1963.
esta manera cumplo, también, con uno de los prerre-
33 WRIGHT MILLS, c.. La imaginación sociológica. F.C.E., Mé- quísítos señalados por G. Klimovsky (10), quien. recla-
xico. 1961. ma -entre otras cosas- la productividad articuladora
(fertilidad relacionante). Así, esta clasificación también
ejemplificará la fertilidad relacionante, discriminativa y
articuladora, de mi propuesta conceptual.
Como podemos observar, el criterio "interaccional"
-+ presenta cuatro variables: a) número de individuos; b)
interacción; e) normas y d) objetivos. Los aspectos co-
rrespondientes al criterio "intersubjetivo" incorporan
otras dos alternativas: e) autodefinición de pertenencia
endogrupal, y f) alterodefinición de pertenencia por el
exogrupo. Finalmente, el criterio "intrasubjetivo" nos
pondrá en contacto con la representación en sus aspec-
tos manifiestos e inconscientes.
Así, por ejemplo, a partir de la primer variable, de

108 109
acuerdo al número de integrantes, podremos clasificar que cumplen los requisitos científicos de "mediación de
a los grupos en "pequeños" y "grandes". Si bien cual- variables" en asépticos grupos de "laboratorio" total-
quier número límite (por ejemplo, 20 integrantes) es, mente extrapolados al mundo circundante y a los que
en cierta medida arbitrario, no lo es el principio clasi- Wright Mills (17) muy oportunamente calificó como
ficador, porque al aumentar el número de miembros se "empirismo abstracto". Estas ideologías teóricas consti-
producen inevitablemente cambios significativos en la tuyen la herencia del "Informe Hawthorne", la conse-
interacción, el sentimiento de pertenencia y la represen- cuencia del desarrollo industrial, e incluyen trabajos
tación: una alternativa posible señalará que cuanto ma- que responden a motivos de orden económico e ideoló-
yor sea el tamaño del grupo, será cada vez más necesario gico (y que en el mejor de los casos comienzan postu-
encarar la ínteracción-en forma racional, organizada lando una particular concepción de la "democracia" en
(para que sea operativa sobre el ambiente) y regular función del pequeño grupo originada en la utopía de Le-
en forma explícita y definida la cooperación en sus dis- wín, pero finalizan sosteniendo la narcificación del gru-
tintas circunstancias, modos y condiciones. po -la "ilusión grupal" de Anzieu- como legítimo obje-
La primer variable -número de integrantes- nos tivo del accionar del coordinador o líder grupal).
permitirá distinguir tres tipos de pequeños grupos: el La inclusión explícita de la categoría "espacio-tiem-
grupo primario, el grupo asociacional o pequeño grup~ po" en dicho criterio trata de neutralizar estos efectos
propiamente dicho y el pequeño grupo artificial (tera- del empirismo abstracto (la idealización de la utopía y
péutico o experimental, por ejemplo). A su vez, las res- ucronía grupal, por ejemplo) efectos también advertidos
t~ntes variables "objetivas" (interacción, normas, obje- por Sartre y que conducen a lo que éste denominó como
tívos) nos permitirán precisar características específicas I definiciones "pre-hegelíanas" del objeto de estudio (14)
Y que, en mi conceptualización, responden a "nociones"
de cada uno de ellos, y las inter e intrasubjetivas res- i .
catar la singularidad de sentimientos de pertenencia y conceptuales que no se despegan suficientemente del he-
representación (efectos de ambas variables). cho empírico y vívencial.
La variable espacio-temporal nos permitirá vincular Ahora quisiera retornar al criterio inter-subjetivo
-tanto a nuestro objeto de estudio con una situación o -correspondiente al nivel de análisis psicosocial- y
circunstancia externa al mismo --en la que éste se en- mostrar que éste también nos permitirá clasificar a los
cuentra inmerso y que opera, según veremos más ade- grupos de diversas maneras y articular definiciones par-
lante, como una vertiente de significación- como a los ciales (fertilidad relacionante de la definición, según
distintos intentos de teorización acerca de los grupos Klimovskyi. (10)
~~e toman muchas veces la forma de una ideología En primer lugar podemos diferenciar- al "endo-gru-
teonca- con una realidad histórico-social respecto de po" (o grupo "nosotros") del "exo-grupo" (o grupo
la cual emergen. "ellos", o todos aquellos grupos a los cuales no pertene-
Así será interesante observar que muchos intentos cemos, o también todos aquellos individuos que no for-
de teorízacíón provenientes de la "dinámica de grupos" man parte del grupo, el indiscriminado "no-grupo"). En
plantean una cuasi existencia de grupos aparentemente el ende-grupo cada uno de los miembros posee una re-
"rea~es" en una especie de amorfo vacío ahistórico y presentación interna, una imagen personal y subjetiva
asocíal. Muchos trabajos (Carwright y Zander (9) ), exhi- del resto de los participantes, de sus propias relaciones
ben una extensa colección de resultados experienciales con ellos, de las relaciones de éstos entre sí y de "todos"

110 111
con los objetivos: esta imagen internalizada del grupo mente, si el grupo de pertenencia es un grupo de referen-
como totalidad que posee cada uno de sus miembros cia negativo (por ejemplo cuando en la crisis de identi-
-representación de grupo- ha sido denominada "gru- dad adolescente, el grupo primario familiar se trans-
po interno" en un sentido general. Pichón Rívíere espe- forma, para el joven, en uno de referencia negativo)
cificó este concepto a los vínculos no conscientes del encontraremos claras situaciones conflictivas manifies-
grupo primario familiar (si bien estoy de acuerdo con tas y un aumento de las fuerzas que tienden a disgregar
Pichón Riviere, prefiero, por el momento, mantenerme o separar algunos miembros del grupo, o al grupo como
en un plano de mayor generalidad). Es en el interjuego un todo (con una fantasmática concomitante de cuerpo
entre las múltiples imágenes internalizadas del grupo fragmentado), situación ésta que, por supuesto, genera
-correspondientes a cada uno de los miembros=- y el fuertes tensiones tanto individuaies como grupales. Una
interaccionar en el grupo externo real, que encontrare- situación intermedia y bastante común es la que encon-
mos la inherencia del conflicto a todo grupo y su reía- tramos cuando, no obstante estar de acuerdo con los
ción con la cohesión grupal y la fantasmática correspon- valores y normas vigentes en su endo-grupo, el individuo
dientes (circunstancia ésta que, desde la perspectiva de posee -también- otros grupos de referencia positivos.
Cartwright y Zander (6) corresponde al origen de la Cartwright y Zander (6) señalan que si un antropó-
conciencia de pertenencia). - lago marciano pasase inadvertido entre los hombres, al
Correlativos al conceptos de "grupo interno" se en- regresar a Marte apuntaría que los terrestres viven en
cuentran los conceptos de "grupo de referencia" y "grupo grupos y que, por experimentar "naturalmente" la vida
de pertenencia". Denominamos "grupos de pertenencia" grupal les resulta difícil conceptualizar sobre ella (difi-
a todos aquellos grupos a los que el sujeto se siente vin- cultad que he expuesto diferenciando los conceptos de
culado, identificado con sus normas y objetivos y en los grupo como "hecho" de la experiencia, grupo como
que verifica un grado de interacción regular y constante. "objeto" de estudio a definir a través de la articulación
Ahora bien: no obstante pertenecer normalmente a va- de criterios interaccional, intersubjetivos e intrasubje-
rios grupos de pertenencia distintos, a veces los indivi- tivos yde la postulación -más adelante- de un mo-
duos orientan sus expectivas y roles hacia exo-grupos, delo grupal como objeto formal abstracto). Se nace en
tratando de conformar y valorar su conducta respecto a un grupo, el familiar; se concurre luego a grupos esco-
ellos: se denominó a estos grupos "de referencia", y los lares que permiten reestructurar los vínculos con el
mismos pueden tener un carácter positivo o negativo. grupo de origen, tarea que en la adolescencia continúan
(Merton, 12). realizando los grupos de pares; se forman nuevas fami-
Endo y exogrupo pueden superponerse con grupos lias, se trabaja en grupos, se desea en fin, morir en gru-
de pertenencia y referencia. Si el endo-grupo de perte- po ("rodeado de familiares y amigos").
nencia es, al mismo tiempo, un grupo de referencia po- Cabe considerar, entonces, que se traslada a todo
sitivo, encontraremos un alto grado de cohesión grupal nuevo grupo los vínculos interiorizados con los anterio-
(efecto de la catectización narcisista) tal como observa- res, como grupo interno "del pasado", pero presente y
mos en la "barra" adolescente. Debido a la peculiar in- operante en la realidad psíquica (repitiéndose con nue-
fluencia que, en este caso particular, el grupo propio po- vos objetos relaciones transferenciales correspondientes
see sobre la personalidad de sus miembros, pasaremos a situaciones pretéritas); a su vez los nuevos grupos nos
a denominarlo, además, "grupo significativo". Inversa- permiten -a veces, y el grupo terapéutico sería una si-

112 113
tuación privilegiada al respecto- re-estructurar los relaciones entre los miembros son de carácter particu-
vínculos (y relaciones de' objeto) anteriores. Puede exis- larista (fundamentalmente emocionales y sobre una base
tir una multipertenencia conflictiva -o no-, pero el personal concreta), y en los mismos, a veces los roles
hecho de la múltiple pertenencia, por sí mismo, va a se asignan por adscripción (por ejemplo, en la familia
incidir necesaria e inevitablemente en la dinámica de el individuo nace con el rol de hijo, no se "eleva" o lle-
todo grupo de "aquí y ahora". Por eso vamos a señalar ga a él). Su "tarea" fundamental es la de generar iden-
que en todo pequeño grupo, siempre, nos encontraremos tidad en sus participantes, a partir del aprendizaje de
con "más de un único grupo". Es el fenómeno que The- roles, no sólo del propio sino también el de los ajenos,
len (16) denominó como de "grupos superpuestos" en brindando el medio de contención adecuado para que
todo grupo, grupos superpuestos que, a mi juicio, con- este entrenamiento prepare al sujeto para su funciona-
figurarán la estructura y dinámica manifiestas del con- miento autónomo, objetivo lograble en la medida en que
flicto grupal (más adelante, en el apartado correspon- se produzca la internalización de un modelo grupal en
diente a las modalidades de manifestación del conflicto el que el individuo tiene un lugar especifico.
grupal, volveré sobre este tema). El grupo primario familiar será, entonces, respon-
sable de la producción de un "grupo interno como
4.1. Los pequeños grupos una estructura de status internalizada, a partir del na--
cimiento, de las experiencias intersubjetivas entre el su-
Propongo que a partir de la primer variable co- jeto y sus objetos fundamentales: la madre y el padre.
rrespondiente al criterio interaccional ---el número de Corresponde a la inserción del sujeto en una matriz
integrantes- es posible clasificar a los grupos en "pe- triangular, el Complejo de Edipo. A partir de esta es-
queños" y "grandes", y que características peculiares tructura grupal internalizada, el sujeto obtiene su iden-
correspondientes a las restantes variables (interacción, tidad, funcionando aquello además, como un instrumen-
normas y objetivos, auto y altero definición de pertenen- to de percepción en los futuros vínculos interpersonales"
cia, cualidades de la representación) en ínterrelación (Bernard, 2). (El subrayado es mío). Si este proceso,
específica nos permitirían distinguir tres tipos de peque- 'que es uno de simbolización, no se logra en forma ade-
ños grupos: el grupo primario, el pequeño grupo propia- cuada, la identidad individual estará supeditada a la
mente dicho o asociacional, y el pequeño grupo artificial. pertenencia a grupos externos y, al decir de Bleger (3),
Veamos sus características. el grado de enfermedad será función de la necesidad de
Los grupos primarios -así denominados por Coo- pertenecer a un grupo para mantener la identidad. La
rey (5)- son aquellos cuyos miembros se hallan ligados identidad se reforzará y enriquecerá por la pertenencia
los unos a los otros por lazos fundamentalmente emocio- a otros grupos primarios (amigos, etc.) pero estará ga-
nales y personales; el elemento que los identifica es la rantizada por la interacción de objetos internos estruc-
unidad lograda por una solidaridad emocional; su carac- turados como una estructura grupal de roles que permi-
terística fundamental: una asociación y cooperación ín- tirá la aceptación de un código.
timas y cara a cara. Deben su denominación de "prima- Los grupos primarios cubren una amplia gama de
rios" al hecho de ser fundamentales en la formación de intereses y actividades, respondiendo a necesidades per-
la naturaleza social del hombre y porque ofrecen al in- sonales fundamentales. La gente vive en ellos, son más
dividuo la primer experiencia de la unidad social. Las o menos "naturales" y su existencia es universal. Ejem-

114 115
plo típico de los mismos son la familia, el grupo de quienes se interactúa, situación que revierte sobre la
amigos,etc. tarea, modificándola. Esta nueva tarea (la anterior, mo-
Los grupos primarios tienen, entonces, característi- dificada) requiere o genera un nueva gama de interaccio-
casinteraccionales específicas relativas a la índole de las nes posibles, éstas revierten sobre los sentimientos. Esta
emociones-a veces sumamente intensas- puestas en tríada nos permite entender en un primer acercamiento,
juego(y sólo este tipo de grupo -a excepción de ciertos cuándo y cómo un pequeño grupo asociacional, con una
artificiales-, permite y auspicia su expresión y puede relativa extensión temporal, pasa progresivamente (bajo
contenerlas) y el monto de actividades cubiertas. Las ciertas circunstancias) a adquirir o incorporar caracte-
normas, ya bien explícitas o tácitas, regulan casi total- rísticas propias de los grupos primarios (que pueden fa-
mente la vida del miembro, calando profundamente en vorecer o perturbar la consecución de los objetivos).
su doble carácter, valorativo y comparativo. Sus objeti- Este proceso constituye uno de "prímarízación" de un
vosson múltiples, y su gama abarca desde los explícitos grupo asociacional.
a los tácitos o incluso no conscientes. La auto y altero Bernard (2) sostiene que este proceso mediante el
definición de pertenencia son, si bien informales, claras cual la tarea original se ve postergada obedece, también,
y precisas, cualidades....que
producen una nítida represen- a la necesidad de los miembros del grupo ge"utilizar la
tación de grupo que determina, muchas veces, el proceso estructura de roles pertinentes a la tarea como forma de
de identificación de los miembros con el grupo y la in- establecer o mantener una identidad personal, más allá
tensidad de su cohesión (incluso, como ya hemos seña- de lo que aparece como iÍnprescindible a los fines; la
lado, se losllega a representar como "naturales"). tarea será postergada, entonces, cuando exige una modi-
A diferencia de los "grupos primarios, los pequeños ficación de la estructura de roles alcanzada: "La fun-
grupos propiamente dichos aparecen, en general, vincu- ción del grupo primario será suplir con apoyo exterior
lados a una gama de intereses definidos o ciertos tipos la constitución deficitaria del grupo interno, mantenien-
de actividad: mantienen, también, no obstante, una cier- do la identidad personal ligada a la pertenencia del in-
ta permanencia. La gente va a ellos en busca de recrea- dividuo a una estructura de roles proporcionada por el
ción, trabajo, etc. Las relaciones entre los miembros co- grupo externo. Estos grupos tienden a perdurar inmodi-
mienzan, generalmente, rigiéndose por el patrón "uníver- ficados en el tiempo (a despecho de las características
salistas-realización" pero a la largo, se imponen o predo- manifiestas que se hayan propuesto) ya que sus miem-
minan las relaciones o vínculos de tipo "particularístas" bros nos pueden prescindir de la pertenencia a una es-
que ya hemos señalado para los grupos primarios, verifi- tructura estable".
cándose, por 10000000o, un cierto grado de intimidad Estos grupos responden a la necesidad de proveer
elegida. necesidades sociales, y es por este motivo que en ellos
Homans (9) explicó claramente este fenómeno, seña- predominan -a semejanza de lo que ocurre en la ma-
lando la interrelación que existe entre la interacción, los ycría de los grandes grupos secundarios-las relaciones
sentimientos y la tarea (interacción, objetivos, sentimien- de tipo "universalistas-realización", ya que éstas hacen
tos de pertenencia y representación, en mi propuesta). referencia a una valoración del individuo sobre bases
Una determinada tarea requiere o genera un cierto tipo impersonales, objetivas, recalcando la importancia de
y/o monto de interacción, que genera, a su vez, senti- lo que la persona pueda hacer o realizar prescindiendo
mientos (positivos o negativos) respecto a aquellos con de quien se trate. Encontramos un ejemplo de estos gru-

116 117
pos en las pequeñas unidades militares, las asociaciones ejemplo, lo permiten) el surgimiento paulatino de las
profesionales, los grupos de trabajo o discusión, los clu- implícitas y su efecto sobre la interacción. Auto y altero
bes de barrio, etc. definición de pertenencia varían notablemente en estos
Aquí, en los pequeños grupos asociacionales, obser- grupos -acorde al tipo de actividad específica que cons-
vamos que los objetivos son específicos y se encuentran tituye su objetivo- y lo mismo puede decirse respecto
claramente vinculados al tipo de interacción existente a las cualidades de la representación.
(si bien cara a cara, carente de la emocionabilidad e in- Cabe señalar que, mientras en los otros tipos de
timidad de la del grupo primario) estrechamente vincu- grupos pequeños, el grupo es -generalmente- un fin
lada a normas no sólo tácitas sino también explícitas. en sí mismo, aquí el grupo es un instrumento, un medio
Auto y altero definición de pertenencia pueden sufrir o herramienta que se utiliza para lograr un determi-
-a lo largo del tiempo- modificaciones significativas nado objetivo.
-acordes a las vicisitudes de un proceso de primari- En el apéndice ofrecemos un cuadro sinóptico en
zación o uno de dispersión una vez alcanzados los obje- el que se encuentra una clasificación de grupos acorde
tivos grupales, por ejemplo->, o bien pueden exhibir a las variables utilizadas en el criterio interaccional de
a diferencia de los grupos primarios, un cierto carácter la definición. (13)
de rormatízacton. Finalmente, la representación intra-
psíquica se encontrará estrechamente relacionada con las 4.2. Los grupos "grandes"
características de las anteriores .
. Es importante recalcar que, si bien todo grupo pri- Habíamos establecido la cifra de veinte miembros
mario es pequeño, no todo pequeño grupo es primario; como límite superior de los pequeños grupos. Propone-
este tipo de grupos, los asociacionales, constituyen un mos este número por diversas razones; una de ellas, ya
ejemplo claro al respecto. señalada, decía que al aumentar el tamaño del grupo
Los grupos artificiales son, como los anteriores, pe- se producen necesariamente cambios en la interacción.
queños, y en los mismos también encontramos una in- Es que investigaciones experimentales en psicología ge-
teracción "cara a cara". Pero son más especializados, neral señalan que' existen limitaciones estructurales en
poseen un tiempo y espacio de reunión determinados y la capacidad de percepción del hombre: es prácticamen-
surgen de la necesidad de proveer necesidades sociales te imposible percibir e interactuar con más de trece
o personales de tipo secundario. La interacción es, en personas al mismo tiempo; al aumentar este número,
algunos casos, fuertemente emocional y personal, pero deja de verificarse una interacción con el grupo "como
esta cualidad no emerge "naturalmente" (como en los un todo" y se realiza por sub-grupos -reacción "en ca-
grupos Priñlarios), sino que es creada y/o controlada dena" de la interacción social, según Sprott (15)- pero
exteriormente. Podemos ejemplificarlas con los grupos incluso a costa de la fragmentación en mayor o menor
psicoterapéuticos, los grupos de discusión coordinados medida de la "unidad" imaginaria grupal. Si bien esta
con técnicas operativas, los grupos de laboratorio, etc. fragmentación existe en un grupo que oscila alrededor
Aquí las normas son explícitas (encuadre) y enun- de veinte miembros, es mínima, y la unidad puede re-
ciadas claramente al iniciarse el grupo, y con el desa- cuperarse "a través" de la interacción subgrupal.
rrollo de éste pueden observarse nítidamente (si es que Pero al aumentar el tamaño de los grupos, esta va-
las condiciones de experimentación o coordinación, por riable produce o introduce nuevas condiciones y rela-

113 119
grupos primarios- a todos. a,:!uellos.grandes gru~os or-
ciones diferentes en la interacción "cara a cara". Todo ganizados para satisfacer dIstmtos tipos d.e.nccesídeces
grupo depende, para llegar a su objetivo de la coope- sociales, en los que la interacci~n se verifica por sub-
ración entre sus miembros; al aumentar el tamaño, esta grupos internos (y no en la totahda? ~el grupo) en for-
cooperación no surge espontáneamente en forma fun- ma intermitente o inconstante, medIatlzada (ya sea por-
cional, sino que será necesario organizarla racionalmen- que la ínteraccíon de un miembro de un subgrupo con
te; será necesario educar o entrenar en forma sistemá- otro perteneciente a otro .subgrupo difere?-tereq~I~re de
tica la interacción de los miembros entre sí y de éstos eslabones intermedios, como porque la mteracclOn en-
con sus materiales, instrumentos. o máquinas para que tre los miembros de un mismo subgrupo se encuentra
el grupo sea operativo sobre el ambiente. De esta ma=: cosificada en objetos tales como notas, men:o.r,andums,
nera se van diferenciando progresivamente los roles de etc.), "por la posición" (desde un status, J?OSICIO~o fun-
los miembros, y de una organización, integración e in- ción diferenciada hacia otra igualmente diferencIada) y,
teracción informal -característico de los pequeños gru- en consecuencia, impersonal (ya que es ~esde un aspecto
pos- nos vamos encontrando paulatinamente con gra- parcial y adquirido de una persona hacía aspectos ~ar-
dos mayores de formalización. Cuando .existe una orga- ciales y adquiridos d~a, y no desde una persona to-
nización formal de la interacción nos encontramos, in- tal" hacia otra). Las normas Y sanciones ~ue regulan
- defectiblemente, con un grupo denominado "secundario". esta interacción van a ser explícitas, y 10 mIsmo, puede
Aquí debemos realizar una pausa para advertir acer- afirmarse respecto a los objetivos, si bien estos últimos
ca de una falacia verbal existente en este particular cam- van a sufrir' ciertas deformaciones. . .
po de las ciencias sociales. De ver al grupo como una Encontramos ejemplos .de grupos deno~dos
pluralidad de individuos en contacto mutuo, que tiene -en rigor, insisto, calificados como- secundarl~s. en
en cuenta la mutua existencia y la conciencia de un ele- las instituciones u organizaciones formales, colectivIda-
mento común de importancia, el término "grupo" se ex- des, públicos, etc. .
tendió en demasía, como para dar cabida en él a un gran Entendemos por institución a un SIstema de opera-
número de personas entre las cuales no existe interac- ciones coordinadas, de explícita diferenciación interna,
ción, no obstante compartir parcialmente un mismo en el que encontramos autoridades Y lineas de orden~-
cuerpo de normas sociales y los mismos objetivos (ma- miento y ejecución. Pese a ser un grupo grande, l~ ~-
nifiestos o no). Tal es el caso de todos los "grandes dad se logra en la "cabeza" o control p~r .la concl~nCla
grupos". Podemos postular que la mayoría de ellos no de compartir la consecución de un objetivo comun u
existen en cuanto tales, ya que los mismos no cumplen ofrecer determ~prestaciones continu~s, y ~?los
adecuadamente con los criterios propuestos para definir subordinados de base a través de la mam~~aclOn de
al grupo en cuanto objeto. No obstante ello, ciertas ca- simbolos especüicos que estimulan los sentimientos de
racterísticas específicas y que atañen particularmente a pertenencia, ya que en ellos dicho sentimiento, así como
peculiares modificaciones que será necesario introducir los de compromiso y responsabilidad, se encuentran muy
en cada uno de dichos criterios a efectos de su trata- debilitados por el hecho de tener que seguir decisiones
miento hacen que no desestimemos, aquí, su tratamiento. que no promueven y en cuya adopción. no .J?artic~?an.
Cailficamos como "grupos secundarios" -ya que, Cabe señalar una interesante categoflzaclOnde cul-
precisamente, de una cualidad se trata tal carácter eje turas" institucionales propuestas por C. Altschul (1), en
secundaridad, por oposición al carácter específicode los
121
120
donde éste discrimina tres tipos o modelos ideales de y tecnología propias, y asimismo una educación siste-
culturas institucionales. Acorde a dicha categorización, la mática por la que se prepara al individuo para desarro-
reciente descripción correspondería fundamentalmente, llar los roles requeridos por las instituciones a las que
a las formas que -con mayor o menor rigidez- adop- pertenece.
tan las variables de interacción, normas y objetivos en La estructura social o el Estado-Nación puede ser
dos de dichos "tipos ideales" (el vertical y el piramidal) vista, desde el punto de vista grupal, como una colecti-
mientras que una tercer categoría (la horizontal) mos- vidad o conjunto de personas que tienen un cierto sen-
traría distíntas cualidades para dichas variables. Lourau tido de solidaridad sustentado por el hecho de compar-
& Lapassade (1) afirman que un tipo de cultura insti- tir normas y valores comunes explícitos y poseer expec-
tucional similar a este último descripto poF--Altschul tativas semejantes respecto a dichas normas y valores.
tiene mayor observancia en las sociedades orientales que La interacción interna es muy variada y compleja y, en
en la nuestra (pero no obstante, cabe consignar que es tal medida, el control social existente variará en función
observable en organizaciones cooperativas, por ejemplo de las diferencias internas. Es en el seno de esta colec-
de enseñanza). Cabría concluir entonces que interacción, tividad donde encontraremos los distintos grupos pri-
normas y objetivos, así como definición de pertenencia marios y secundarios señalados.
y cualidad de representación intrapsíquica variarán Pero cab8--preguntarnos si, en sentido estricto, co-
acorde al tipo de cultura institucional predominante. rresponde asignar al Estado-Nación la cualidad de .exis-
De acuerdo a que las instituciones siguen objetivos tencia en tanto grupo, ya que no cumple con los requisi-
comunes y cumplen funciones similares, se configuran tos antes presupuestos. Si bien existirá un conjunto de
órdenes institucionales que, ínterrelacíonados, constitu- normas explícitas codificadas de muy distintas maneras,
yen el armazón de nuestra estructura social. En Una encontraremos una significativa variedad en las normas
breve reseña -en la que seguimos parcialmente a C. tácitas -e incluso muchas con carácter opuesto- y los
Wright MilIs (17) distinguiremos seis órdenes institu- objetivos perseguidos distan notablemente de tener el
cionales: a) el económico, compuesto por todas aquellas carácter de "comunes" y responder a necesidades com-
instituciones cuya funciones son la producción de bienes partidas (ya que en su seno encontraremos objetivos e
y servicios; b) el político, por aquellas instituciones cu- intereses totalmente opuestos).
yas funciones son las de organización y administración También encontraremos que las definiciones de per-
del poder; c) el militar, compuesto por aquellas institu- tenencia así como la representación intrasubjetiva no
ciones que pueden hacer uso legal de la violencia; a) derivan secuencialmente (la representación intrapsíqui-
el familiar, por aquellas dedicadas a la regularización ea del grupo deriva de las pertenencias, éstas a su vez,
del comercio sexual, la procreación y primera sociali- de la consecrrcíón de objetivos comunes que responden
zación; e) el religioso, por las que rezulan el culto a las a necesidades compartidas, por ejemplo) del criterio
deidades y aspectos místicos; y fina~ente f) el educa- interaccional, sino que responde a acciones manipula-
. '
cíonal, compuesto por todas aquellas instituciones dedi- doras que animizan símbolos generales. Cabe consignar
cadas a la educación sistemática. Común a esos órdenes que la misma representación de Estado-Nación, enton-
pero específico a cada uno de ellos, encontramos dístin- ces, no es más que un efecto ideológico -y, por 10tanto,
tas esferas de acción tales como una diferenciación in- responde a intereses específicos- ya que en tanto grupo,
terna en distintas posiciones o status, una símboíogía no existe como tal.

122 123
Las muchedumbres se formarán, también, en el seno interacción social y, en consecuencia, de conciencia de
de las colectividades. Entendemos por tal a la reunión la relación común que se establece para ellos. Son "gru-
de un número considerable de personas alrededor de pos en un papel" que no están orientados ~ec~s~ria-
un centro de atención común. Este "objetivo" de la mu- mente hacia un cuerpo especüico de normas distintivas
chedumbre, que no es más que un centro polarizador comunes ni hacia un objetivo. La categoría "amas de
de la atención, sirve para diferenciarla de los conglo- casa" puede ser un ejemplo típico de estos agrupamíen- .
merados o meros agregados de personas, tales como los tos. No obstante, su inexistencia real puede ser moviliza-
paseantes de la calle principal de la ciudad en un día dos en determinadas situaciones sociales para formar fe-
festivo. nómenos de muchedumbre o de públicos mercadológicos_._
En las muchedumbres encontramos una serie de fe- Un público será un conjunto de personas cuya exis- .
nómenostípicos tales como: a) su interacción es fluc- tencia espacio-temporal estará delimitada por un objeti-
tuante y se verifica por subgrupos; b) las normas que vo tipo "centro de atención común" que provee a los
orientanla conducta de los miembros dependen, en gran miembros la satisfacción de necesidades individuales
medida, de la actitud del líder de la misma; e) en la secundarias de a)· información, b) entretenimiento, o e)
medidaen que su objetivo no es más que un centro de persuasión. A diferencia de las muchedumbres, se carac-
atencióncomún, la persistencia temporal de la muche- terizan por una participación pasiva del miembro y una
dumbre en cuanto grupo es muy breve y su unidad se mínima interacción interna de características formales o
lograa través de un mecanismo de identificación de los semííormales reguladas por normas explícitas. Pertenen-
miembrosentre sí a partir de la substitución del "Ideal cia y representación serán mínimas.
delYo" por un mismo objeto, el líder (8); d) se verifica Como podemos observar, la clasificación de los gran-
un aumento de la emocionabilidad en los miembros a des grupos es mucho más compleja que la ofrecida para
partir del reflejo, en cada uno de ellos, de la emoción los pequeños grupos. Al mismo tiempo, el análisis de los
puesta en evidencia por los demás, acompañado de una grandes grupos sociales no ha avanzado en la misma
disminución concomitante de la responsabílídad y sen- medida que en aquellos. De cualquier manera, cabe recor-
tidocrítico junto a una progresiva liberación de motivos dar que la presente clasificación ha sido incluida al solo
y tendencias primarias reprimidas (en particular, pul- éfecto de ejemplificar la fertilidad relacionante (discri-
sionesagresivas y sexuales que erotizan a las anteriores) minativa y articulatoria) de mi propuesta de conceptua-
por ser la misma muchedumbre la que toma el lugar de lizar al "grupo" tomado en cuanto objeto de estudio.
la "concienciamoral" y su líder el de "Ideal del yo" para
cadauno de sus componentes; y e) es importante subra-
yar que la aparición de este tipo de grupos está condi-
cionadapor la existencia y persistencia de tensiones so-
cialesgraves y previas (en rigor, la muchedumbre tendrá
lugar "si y sólo si" tensiones sociales graves previas).
Similares a los conglomerados encontraremos las
categorías o clases sociológicas, un agrupamiento artifi-
cial de individuos a partir de características sociales si-
milares (por ejemplo, sexo u ocupación); carecen de

124 125
.-
"-='
O>
CLASIFICACION DE GRUPOS

Número
de Tipo de grupo Lnt eraccion Normas . Objetivos Características
miembros

PEQUE- PRIMARIOS SI SI SI Importancia para la forma-


ÑOS ción de la persona y perso-
nalidad.
(menos de (familia, escuela, cara a cara, Implícitas Implícitos Relaciones particularistas.
veinte grupo de pares, emocional, Roles y funciones por ads-
miembros) poblado, vecindario) personal, cripclón más que por logro.
íritirna. Se VIVE en ellos.
Son NATURALES.

PEQUEÑOS PRO- SI SI SI Asociación ( serni-especiali-


PIAMENTE DICHOS zada). Sobre una base de
o ASOCIACIONALES cara a cara Implícitas y Una deter- criterios "universalistas-rea-
o GRUPOS DE INTE- serni-emo- explícitas minada lización' se imponen y pre-
RES y de ACTIVI- cional actividad dominan finalmente los
DAD (clubes, asocia- serni-perso- ..par rícularistas - adscrip-
cienes. grupos de tra- nal ción".
bajo o discusión, pe- intimidad Se VA a ellos.
queñas unidades mi- elegida Nacen de la necesidad de
litares, etc.). proveer necesidades SO-
CIALES

ARTIFICIALES SI SI SI Especializados.
El grupo como instrumen-
(grupos operativos o cara a cara, Explícitas e una deter- to. Tiempo y espacio deter-
de discusión, experi- en algunos implícitas minada minados.
mentales de labora- casos fuer- actividad Nacen de la necesidad de
lo r i o, terapéuticos, ternentc proveer necesidades socia-
etc.). emocional les y personales secunda-
y personal, rias.
pero esta
caracterís-
tica no
emerge na-
turalmente
sino que es
creada y
controlada
exterior-
mente.

GRANDES COLECTIVIDADES NO SI SI Solidaridad variable, logra-


da por compartir normas
(estado-nación) explíci tas, animizados, y valores comunes.
impuestas, ambiguos e Unidad por animización de
generales indetermi- símbolos generales.
exterioridad nados
y coerción

.-
~
-.1
sanciones
explícitas
generales
•....• I NÚI11erU
1>.:>
ee I de Tipo de grupo I Ln t eraccion I Nor m as I Ob je t ivo s I ea ract er ist icas
miembros

GRANDES CONGLOMERADO NO SI NO
I
Agregados.
I (más de (si la hay, explíci tas, ni comunes N~ tienen existencia real
veinte es mínima impuestas ni cornpar- te poral (sólo espacial).
miembros) Y por sub- generales tidos, sino
grupos) exterioridad Iundamen-
y coerción talmente
implícitas individuales
específicas o sub-gru-
pales

CATEGORIAS O NO Características sociales


CLASES SOCIOLO- I SI I NO idénticas.
GICAS I Inferidas (el de la No tienen existencia
espacio-temporal.
real
programa-
ción) Individuos "en los papeles".
No hay conciencia de la
I I I I relación común.

SECU NDtRIOS
I
SI

impersonal
SI

explícitas e
I SI
explícitos e
Relaciones universalistas.
Roles y funciones por reali-
zación .y logro.
por la posi- implícitas implícitos Se organizan por la necesí-
ción media- dad de proveer necesidades
tizada inter- sociales. '
mitente

ORGANIZACIONES SI SI SI Sistema de operaciones co-


FORMALES ordinadas.
Autoridades de ordena-
(instituciones) racionaliza- explíci tas, conocido miento y ejecución.
da, en cade- sanciones sólo real- ExpIíci ta di ferenciación in-
na intermi- explícitas mente por terna.
tente. específicas quienes tie- Los miembros siguen deci-
nen el con- sienes que no promueven y
trol de la . en cuya adopción no par-
organiza- ticipan.
ción Pueden existir conflictos
entre los objetivos de los
miembros y los de la orga-
nización.
Unidad por símbolos espe-
cíficos y por el objetivo. El
grupo no es un fin en sí
mismo.

ORDENES INSTITU- NO SI SI Compuesto por todas las


CIONALES instituciones que dentro de
una misma estructura so-
(económico, político, (sólo dentro I explícitas, sociales cial sirven a fines similares.
militar, familiar, re- de cada ins sanciones Poseen esferas: (aspectos
ligioso, educacional) titución ) explícitas de conducta comunes espe-
cíficos) tecnología, símbo-
•..... los, educación, diferencia-
t-.:) ción interna de status.
co L-. I I I '1 I
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1 ALTSCHUL, .L.: "Categorización de culturas institucionales"
. Ficha. Universidad de Belgrano. Bs. As. 1982.
2 BERNARD,M. & CUISSDR, A.: Temas de psicoterapia de grupos.
Helguera Edit. Bs. As. 1979.
3 BLEGER,J.: Temas de psicología. Nueva Visión. Bs. As. 1973.
4 BION, W.: Experiencias en grupo. Paidós. Bs. As. 1963.
5 COOl.EY,C.: "Social organization", en Sprott, W., Op. Cit.
6 CARTWRIGHT,D. & ZANDER,A.: Dinámica de grupos, Investiga-
ción y Teoría. Trillas. México. 1971.
7 EZRIEL, H. & SU1'HERLAND,D.: "Notas sobre terapia psicoanalí-
V)

o tica de grupo". Psychiatry 1952, 15.


;:
..... ....• ....• 8 FREUD,S.: Psicología de las masas y análisis del yo. Amorror tu.
<u
.•..... CJ) CJ) Bs. As. 1979.
.c 9 HMANS, G.: El grupo humano. EUDEBA. Bs. As. 1963.
o 10 KLIMOVSKY,G.: "Estructura y validez de las teorías científi-
cas", en Ziziemsky, D. (comp.). Métodos de investigación en
-- psicología y psicopatología. Nueva Visión. Bs. At¡;. 1971. "Epis-
•...• ....• temología"; en Vidal G. (comp.). Enciclopedia de siquiatría.
CJ) CJ) El Ateneo. Bs. As. 1975. Clases correspondientes al Curso de
Doctorado en Psicología. Universidad de Belgrano. Bs. As. 1981.
11 Lounsu, R. & LAPAssADE,G.: Claves de Sociología. Ed. Laia. Bar-
celona. 1973.
12 MERTON,R. K.: Teoría y estructura sociales. F. C. E., México.
1964.
•...• o 13 ROMERO, R. R.:Dinámica de grupos y educación para la salud.
CJ)
z
Secretaría de Estado de Salud Pública. Informes Técnicos. 1968.
15 SPROTT,W.: Grupos humanos. Paidós. Bs. As. 1963.
16 THELEN, H.: Dinámica de los grupos en acción: Ed. Escuela.
Bs. As. 1964.
17 WRIGTH MILLS, C. & GERTH, H.: Carácter y estructura social.
Paidós. Bs. As. 1963.

o
-- u
....•
-l
~
~
e,

130
131
CAPITULO V
Grupo, objeto formal abstracto

5.1. Algunas co~sideraciones previas sobre el sentido


y uso de los términos "estructura" y "dinámica"

Comenzaremos retornando un concepto que perma-


.nece implícito en toda perspectiva teórica grupal: se
. dice que el grupo constituye una unidad que se mani-
fiesta como una totalidad dinámica. Se concnema con
que el grupo no es la suma de sus miembros sino algo que
va más allá, que constituye una estructura emergente
de la interacción de los mismos que, a su vez, introduce
cambios en la conducta de sus componentes.
Es así que la estructura y la dinámica del grupo son
postulados como aspectos de una misma totalidad, as-
pectos que, si bien diferenciados analíticamente, se en-
cuentran conformando un "continuum". Así una estruc-
tura grupal determinada configurará una dinámica par-
ticular, pero esta misma dinámica, al cambiar histórica-
mente en la vida del grupo, originará e introducirá
cambios en la estructura.
Por esta razón, se concluye, los grupos no son en-
telequias, entidades fijas, sino móviles, dinámicos. En
ellos verificamos fenómenos propios, que difieren de
aquellos fenómenos analizados por la psicología y la so-
ciología, y merecen nuestro estudio y conocimiento. De
acuerdo, el "grupo" tiene cualidades emergentes y nue-
vas tales que justifican y hacen necesaria, inapelable e
impostergable, una Teoría de los Grupos que sostenga
al "grupo" como objeto teórico. Pero para ello será fun-
d=mental, entonces, establecer la especificidad de los

133
conceptos de "estructura y dinámica" que, según po- tes, porque ... es una estructura" y "es una estructura
demos verificar en una atenta lectura de los dos prime- porque es más (o diferente) que la suma de sus partes".
ros párrafos, tienen en su uso habitual la ambigüedad Coincidimos con que es imposible evitar caer en la
e indeterminación propios y esperables en la figuración trampa -fácil, atractiva- que nos ofrecen estas im-
de una lámina proyectiva. Para ello seguiremos las ideas productivas alternativas a menos que busquemos aque-
expuestas por Rodolfo Bohoslavsky. (5) llo que establece la diferencia más allá del nivel de los
Veamos qué se entiende por "estructura". A veces fenómenos o de los datos descriptivos, fuera del nivel
se utiliza este término para referirse a un "todo" que de lo aparente y engañoso de los efectos, en el nivel de
es "más que la suma de sus partes", ya sea como resul- las determinaciones de tales efectos.
tante de la acumulación cuantitativa de los fenómenos y continúa Bohoslavsky: "Lo expuesto nos conduce
o como transformación de lo cuantitativo en cualidades a una definición radicalmente diferente de "estructura"
nuevas, emergentes. Este uso, explícito o tácito, encon- desde que parte de un corte taxativo entre el nivel fe-
tramos en Lewin, Freud (el pánico grupal que sigue a noménico (que de aquí en adelante llamaremos "escena
la muerte de Holofernes no puede ser reducido a la su- uno" -manifiesta- del grupo) y el nivel estructural
matoria de las angustias personales de los integrantes (que llamaremos "escena dos" -latente-). Sólo cuan-
de su ejército) o Bion .(cualquier "supuesto básico" es do el campo de los fenómenos es trascendido podrá ser
diferente a la simple sumatoria de los "aportes anóni- pensado el concepto de "estructura", reconociéndole su
mos" de los integrantes de un grupo terapéutico ya que poder determinante del acontecer en la escena uno".
ésta,' por sí sola no puede dar cuenta de las fantasías Sólo allí nos situaremos ante una posible lectura estruc-
insconscientes colectivas). turalista, y no meramente gestáltica".
A su vez, la estructura "es diferente de la suma de El concepto estructuralista de "estructura'! no sólo
las partes". Identificado un cierto tipo de liderazgo gru- se refiere a "relaciones entre" partes, aspectos, órganos
pal, por ejemplo, se concluye indudablemente que éste o miembros, sino fundamentalmente a relaciones: una
permanece inexplicado si nos atenemos únicamente a estructura será "relación de relaciones", relaciones for-
las cualidades o características de la conducta del "lí- zosas, necesarias, universales, invariantes que hacen a
der" o de sus "seguidores", sin fijar nuestra atención la estructura ser lo que es. Así el estudio de las leyes
sobre la relación entre ambos términos, o más especí- de la estructura se abocará a establecer el tipo de rela-
ficamente sobre las cualidades de la relación entre po- ciones invariantes, su preservación o equilibrio, así como
siciones o papeles más que a las del vínculo inter- su alteración más allá de ciertos límites, concepto este
personal. último que nos permitirá discriminar los cambios o
Al respecto, acorta R. Bohoslavsky que "cuando la transformaciones estructurales de lo~ simples movimien-
diferencia entre sumatoria (de personas, sentimientos, tos internos ("movilizaciones") en los que, finalmente,
ideas o conductas, etc.) y lo que sea que se llame "es- nada cambia.
tructura" del fenómeno es atribuida a algo homogéneo Coincidimos con la postura estructuralista cuando
al conjunto de lo estructurado (como cuando se refiere ésta señala que toda estructura es "latente", afirmación
a una "interacción de factores") la estructura o perma- que no se refiere simplemente a una cierta invisibilidad
nece inexplicada o nos conduce a explicaciones circula- de la misma, sino que se trata de un orden pensable en
res: "El todo es más o diferente que la suma de su par- tanto concepto teórico y que enuncia su realidad como

134 135
determinante de efectos empíricamente perceptibles. Por
estos motivos nos inclinaremos a pensar, no sólo en una pecie de "preformismo" inmanente situable en algún
segunda escena, sino en un orden de determinación la- punto remoto de la historia de la estructura: se trata de
tente o inconsciente, tanto estructural como dinámico. .un equilibrio activo "haciéndose y resistiéndose al cam-
Pero sobre ello volveremos más adelante. bio a la vez", en el que puede indagarse una génesis ("no
El concepto de estructura grupal, entonces, debe de- hay estructura sin génesis") que no es una historicidad
limitar un tipo especial de determinación (estructural) aleatoria u azarosa sino una evolución ella misma es-
de los efectos como resultante de leyes del sistema gru- tructurada ("no hay génesis sin estructura").
pal, inferibles a partir de y a través de los datos empí- Sintetizando, dice Bohoslavsky: "Hablar con algún
ricos, cuya inteligibilidad sólo se alcanza en y desde una sentido de 'estructura grupal' significará establecer aque-
"otra escena". La inteligibilidad de una estructura ma- llas leyes específicas del acontecer grupal que lo entien-
nifiesta (de liderazgo, de comunicación) descripta y pe- dan como sobredeterminado por las relaciones ínvarían-
rimetrada -a veces en forma magistral- PO! la "Díná- tes (el sistema grupal ) y por lo tanto "forzado" a ser
.míca de Grupos" o "Sociometría" tradicionales, sólo se así en función de un equilibrio alcanzado activamente
alcanzará, considero, en y desde la perspectiva de una por el sistema, que resistirá toda alteración con accio-
estructura latente, correspondiente al orden de lo deter- nes compensatorias necesarias a la estructura grupal y
minante. Estructura grupal que opera desde' una "laten- ~jecutad~s -obviamente- por las personas del grupo,
cia" con relación a la conciencia de los actores, porque independiente de su voluntad y conciencia, entendibles
dicha conciencia -desde una perspectiva psícoanalítí- entonces (actores, acciones, actitudes, interacciones y
ca- se encuentra, ella también, como las percepciones, hasta la propia "cultura grupal") como determinados
memoria, atención, etc., sobredeterminada: los integran- por mandatos imperativos exteriores al campo interper-
tes de un grupo son "sujetos sujetados", actores y eje- sonal e intrapersonal real-Ienoménico". .
cutores en una escena manifiesta de tramas gestadas Hasta aquí lo relativo al concepto de "estructura".
en una otra escena latente. Pero, ¿qué sucede con el de "dinámica", tradicional tér-
Pero además la estructura se contrapone al fluir li- mino teórico en lo que respecta a nuestro quehacer?
bre y/o voluntario de los fenómenos y/o procesos uni o ¿Debemos atenernos a una concepción exclusivamente
multipersonales porque, por definición, toda estructura estructuralista, desechándolo en consecuencia? ¿O pode-
es reluctante al cambio, tiende a persistir: la tendencia mos plantear también aquí la legitimidad de un otro
al equilibrio estable y activo a la vez caracteriza a la orden de determinación? Al respecto Rodolfo Bobos-
estructura. Activo, en tanto se conserva si la estructura lavsky acota acertadamente: "El estudio de la 'diná-
misma busca compensar toda influencia que 10 altere mica' de un proceso dependerá de dos cosas:
(externa e interna). Estable, porque toda influencia de- a) del sentido que demos al término "dinámica", y
sestabilizadora es conformada, ya que adquiere una for- b) de los modelos teóricos que utilicemos para intentar
ma que neutraliza la alteración del "orden" alcanzado develar lo que con tal término designemos.
en la búsqueda de un equilibrio. Al respecto, Piaget acla- Comencemos por aclarar el término, sus significa-
ra que la preservación del equilibrio no debe ser enten- dos y usos para tal vez descubrir errores de pensamien-
dida como una teleología externa a la estructura ya que to (de uso) por problemas de significado".
no se trata de un nuevo entelequismo, ni como una es- Así nos encontramos con que, en psicología, 31 tér-
mino teórico "dinámica" connota por lo menos tres sen-
136
137
tidos. Una primer acepción hace referencia a lo que, conscientes y -sobre todo- inconscientes, sean éstos
en el modelo a proponer hemos de denominar "dinámi- individuales, comunes o colectivos, siempre que estén
ca manifiesta", correspondiente al orden de lo determi- referidos a, o desencadenados por, otros sujetos, miem-
nado, a la descripción -a veces muy rigurosa, incluso- bros reales o virtuales del grupo". (5)
de un fenómeno y sus transformaciones sistemáticas en Finalmente, una tercer connotación de dicho térmi-
reacción a la presencia o ausencia de determinadas si- no teórico se encuentra estrechamente vinculada a la
tuaciones o estimulos; pero, a expensas de dicho rigor concepción dialéctica del conflicto: no sólo reconoce
ei término apunta, en definitiva, al hecho de que un fe- la eficacia causal de una pluralidad de fuerzas psíquicas
nómeno, situación o estado cambian, oscilan, fluctuan, sino que, además, las entiende en su mutualidad contra-
destacando apenas el carácter móvil de una situación dictoria; de esta manera n-osólo se hace alusión al po-
grupal, llegando en algunos casos a utilizarse como una der de determinación que poseen múltiples fuerzas con-
mera adjetivación contrapuesta a "estereotipia". En esta tradictorias sino también se señala, simultáneamente,_el
acepción, hablar de la "dinámica" de"un grupo es inevi- carácter de efecto multidetermínado que tiene todo acon-
tablemente redundante, o bien puede tratarse de un tecer o fenómeno grupal.
enunciado descriptivo (vago o riguroso, según el enun- " "Cuando se reconoce que: a) existe policausalidad,
clante) o entelequial, ya que se asigna al término un b ) existen contradicciones en las relaciones entre las
carácter o valor explicativo "per se". causas, c) que la determinación opera desde fuera de
Pasemos ahora a una segunda acepción del término, la conciencia de los actores, y d) que algunas contradic-
a través de la cual se apunta a designar las causas que ciones tienen un poder de determinación mayor que otras
darían cuenta del fenómeno o movimiento observado, (jerarquía que permite considerar algunas contradic-
causas entendidas como fuerzas de algún tipo. Despe- ciones como más básicamente determinantes que otras,
gándonos de una concepción apegada a un origen fisica- algunas como determinantes en "última instancia"), el
lista, y para acercarnos a una concepción psicoanalítica, modelo determinista considerado dará cuenta de la so-
comenzaremos por reconocer cualidad psíquica a dichas bredeterminación psíquica del efecto; este último podrá
fuerzas, para poder dar cuenta de las determinaciones ser designado emergente, y la lectura del mismo -en
psíquicas de lo grupal haciendo referencia entonces al tanto efecto sobredetermínado-> lectura sintomal". (5) "
poder determinante de hechos, circunstancias o varia- Articulado a esta tercer concepción, el conflicto deja"
bles porque poseen, consciente y/o inconscientemente, "de ser una indeseable eventualidad dei acontecer gru-
valor significante para los sujetos. Esta segunda acep- pal para constituirse en una presencia constante en el
ción, entonces, vinculada a esa "otra escena", configura mismo, un "motor" omnipresente al que postulamos
también el orden de determinación latente o inconscien- como "núcleo" del sistema total. Se hará necesario, en-
te de lo grupal porque alude a representaciones-afectos tonces, delimitar los niveles de análisis correspondien-
de los sujetos definidos como pertenecientes a y deter-: tes a dicho núcleo, los que no podrán -metodológica-
minados por un universo símbólíco. mente-- dejar de ser sino aquellos propuestos como ni-
Es así que concuerdo totalmente con Bohoslavsky veles de análisis (ínteraccíonaí, intersubjetivo e intra-
cuando afirma que explicar la "dinámica grupal" im- subjetivo) para el grupo como objeto de estudio y postu-
plica "dar cuenta del proceso grupal en función del poder lados finalmente como criterios para su definición. Reali-
determinante de los sistemas representativos-afectivos zada esta tarea se hará necesario establecer su poder de

138 139
ner una posición periférica en la red de comunicación,
determinación al dar génesis a una particular dinámica posiblemente no se anime a hacer proposiciones resp~c-
que, a su vez, configurará finalmente una estructura. to a tareas a realizar, sino que seguirá las sugerencias
ofrecidas por otros o, lo que es lo mismo, su poder de
5.2. Del concepto de grupo como objeto de estudio influencia sobre los demás será .muy reducido. Luego,
hacia el grupo como objeto formal abstracto con un rol más central, va a interactuar mucho, $U po-
sición en la red de comunicación va a ser más central;
Supongamos un club y una "barra" mixta de ado- si antes estaba sujeto al liderazgo de otros comportán-
lescentes que están de vacaciones. Un muchacho reen- dose como seguidor, ahora puede llegar a ser líder o a
cuentra a un viejo amigo de la infancia que-pertenece a tener mucha influencia sobre los demás en las decisio-
la "barra" y le presenta a los miembros de ésta. Esa nes grupales. Posteriormente, cuando comienza a "fal-
tarde, ese muchacho (que hasta ese momento era un tar" a las reuniones, mantiene todavía su posición en
no miembro del grupo, pertenecía al exo-grupo) pasa la distribución de status del grupo, mantiene también
algunas horas con ellos; al 'día siguiente, cuando ve que -en los días en que está presente- su centralidad en
ha llegado su amigo, se acerca y re comienza a interac- la red de comunicación, pero la interaccíón se ha ido
tuar: está entre "entrar y no-entrar en la barra", es un reduciendo progresivamente, no participa en las decisio-
miembro periférico. Si los integrantes le resultan sim- nes -porque está ausente- y, paulatinamente, los pla-
páticos (y viceversa) participará cada vez más de las nes comienzan a hacerse sin contar con su presencia,
actividades de la "barra" y las normas del grupo van hasta llegar a la situación final, donde su liderazgo ha
a orientar sus actividades y tiempo, concurriendo a la sido desplazado y lo mismo' ocurre con su centralidad
pileta .por las mañanas, almorzando con ellos, jugando comunicacional; pero no obstante van a quedar lazos
al truco después de almorzar y al fútbol más tarde. Va afectivo s por los cuales la "barra" y él, miembro nomi-
penetrando al grupo y el grupo va penetrando en él. nal, se encuentran todavía ligados. .
Supongamos que a partir de esa mayor interacción pasa Ahora bien: si hablamos de una posición central en
a ocupar una posícíon central adentro del grupo (que la red de comunicación, de una posición central también
puede no coincidir con una de liderazgo ). Pasa el tiem- en lo que respecta al poder de influencia o liderazgo,
po y comienza a noviar con una joven de la "barra"; estamos haciendo referencia a elementos estructurantes
ambos empiezan a "faltar" a las reuniones. Ya las nor- de la estructura manifiesta grupal. Si decimos que en
mas orientan menos la conducta de ambos. Hasta que un primer momento interactúa poco y que en otro pos-
finalmente dejarr de concurrir por unos meses. Pero, si teríar lo hace mucho más, si hablamos de interacción y
preguntamos a los restantes integrantes si ambos con- toma de decisiones, de normas tácitas por las que aque-
tinúan perteneciendo al grupo, nos responderán afirma- llas se rige, de roles jugados, etc., estamos haciendo
tivamente: ahora son miembros "nominales" (pertene- referencia a la dinámica manifiesta de dicho grupo ado-
cen a la "barra" pero sólo "de nombre"), ya que las lescen.te.
normas de la mis)na carecen de influencia sobre la con- Retorno ahora los conceptos antes enunciados. La es-
ducta de ambos. tructura grupal va a estar constituida por una malla
Este adolescer ',e, en un primer momento, en cuanto de posiciones, de relaciones entre las posiciones, y sus
miembro perifénco, va a tener un monto relativamente aspectos dinámicos referirán a las relaciones entre las
bajo de comunicaciones, va a interactuar poco, va a te-
141
140
Según Miller (8), la, estructura estructurante es la
relaciones,implicando el proceso por el cual esta malla
condición de posibilidad de la estructura. Con esto Mi,
no es estática, proceso dialéctico que es uno de desa- ller hace referencia al conjunto de leyes que rigen a una
rrollo y resolución de conflictos. Vamos a denominar
sistema a aquellos lugares donde encontramos mallas determir..ada práctica. La estructura estructurada hace
de relaciones conectadas entre sí dinámicamente. Se referencia a la estructura en funcionamiento que se ca-
tratará, entonces, de una estructura sistemática, porque racteriza por una serie de relaciones efectivas entre los
la modificación en uno de sus elementos produce mo- miembros del grupo, en las cuales se van estableciendo,
dificaciones en algunos otros, pero no necesariamente además, el modo en que son experimentados. La estruc-
en todos; ello dependerá de los~dos de sístematí tura estructurada apuntará, entonces, a las formas de
cidad. (7) . conciencia y a las formas de representación de la rela-
ción grupal, y es por este motivo que considero a la
Postulo que el grupo, en cuanto objeto formal abs-
estructura sociométrica grupal como claro ejemplo de
tracto, es un sistema y que, como tal, posee. una estruc-
la misma
tura Y una dinámica, dos caras de una misma moneda.
La estructura va a generar -o tener una- cierta diná- Es necosario, aquí, retomar ideas ya enunciadas al
mica dialéctica; a su vez, este proceso dialéctico (Pichón ~ostular los conceptos de determinación y sobredeter-
Riviere) va a ir modificando los aspectos más "estáti- minación grupal. Ahora añadiré los conceptos de orden
cos" --en realidad, estereotipados- de la estructura en de lo determinante y de orden de' lo determinado. En
la medida en que los conflictos inherentes sean efecti- función de ellos postularé que existe una estructura y
vamente encarados -y resueltos (ya que en caso contra- una dinámica grupales que se encuentran en el orden
rio -negación de los conflictos, proyección de los mis- de lo determinante, una estructura y una dinámica laten,
mos sobre otros grupos, etc.-, esta dinámica irá este- tes o inconscientes. Hablaré, también, de una' estructura
reotipándose progresivamente y la estructura será cada y una dinámica grupales que se encuentran en el orden
vez más estática y rígida). La estructura de comunica- de lo determinado, estructura y dinámicas manifiestas,
.cióny la estructura de liderazgo serán estructuras mani- fácilmente accesibles a la representación consciente por
fiestas -preconscientes- del grupo; la estructura so- parte 'de los integrantes del grupo, y que responden al
ciométrica (postulada por Moreno, 9), va a constituir orden de lo determinado. Entonces, inherentes á estos
-en cuanto síntesis de las anteriores, y desde mi pers- órdenes de determinación de lo determinante y 10 deter-
,pectiva- la estructura factible de ser graficada como minado, de lo inconsciente y lo manifiesto -diferenciaré
representación manifiesta (socíograña). los elementos estructurantes virtuales y aquello que re-
No existe grupo que carezca de una configuración -- sultará estructurado o factual.
o estructura, y más específicamente de estructuras de El siguiente gráfico diseña en un modelo los ele-
comunicacióny liderazgo, así como no existe grupo que mentos y relaciones recientemente expuestos, a efectos
carezcade una dinámica o, lo que es igual, de un proceso al:: producir el concepto de grupo como objeto for-
de interacción cooperativa y/o competitiva en el que mal abstracto.
van surgiendo normas
. relativas a dicha interacción
. , ro-
les diferenciadospara sus miembros, un proceso de toma
de decisiones,resistencias al cambio, etc.

142 143
MANIFIESTA LATENTE O INCONSCIENTE dos estructuras estructuradas, la estructura de comunica-
ción y la estructura de liderazgo que convergen en una
-~''''--" estructura graficable, la sociométrica. En el cuadrante
correspondiente a la dinámica determinada, manifiesta,

~!
~ / Supuestos "'"
¡:: / Comunicación Básicos \
encontramos enunciados el proceso de interacción y los
roles ejecutados durante dicho proceso relativo a reso-
< ¡.....
Lidera/z:~ (o
('<1/(>
\
ro o.
\ a° lución de tareas (locomoción, -mantenímiento, individua-
les), las características de cooperación o competencia,
W~(/)f.Ll I o ,y
s
'"1
,!!(1)~
n; _. :::l las normas emergentes y reguladoras, la toma de deci-
¡..... e '" ;¡; ~ \3 0. :::l
siones, etc. (Benne & Sheats, 3). --o
(/) 'o o Q.' ¡¡;. Q. \ e;!l)!l)
- 'új o.:l CONFLICTO (1)~ ro I ....,+---t
(lQ
(/) V::lo. ;:)(1);JlIQ.0 ~ En el orden de lo determinante nos vamos a encono
°Eo
°u
..c:...:'"
bJlV
§'
. ;:l(1)'
()
~. i
o;
roY':::l
°:;.
~
'< ~ trar con una estructura y una dinámica inconscientes,
\ '" /)(¿, r.n / Q. ::; I latentes. En el cuadrante correspondiente a la estructura
~ < I. \rco,,,o d'" %·"Os /1 ~·~- inconsciente encontramos enunciados a las estructuras

o:::
(J
i
-c l
interacción, Transferencia
<,

roles, normas, etc. Grupal y


1 de comunicación y liderazgos denominadas "de supuesto
básico" (dependencia, ataque-fuga y emparejamiento)
por Bion (4). Entiendo que Bion, inadvertidamente.
~I relaciones' I hizo referencia a estructuras inconscientes grupales:
objetales I sostengo que habla de una estructura (el supuesto bá-
I~ --===~=====-----~, sico) porque se refiere a una organización de posicio-
nes ocupadas por objetos disociados y proyectados, y
TECNICAS DE OBSERVACION y COORDINACION: de relaciones que se establecen entre dichas posiciones.
Porque se proyecta (y se introyecta) una matriz de re-
Grupo de , Grupo Grupo laciones entre representaciones de objeto (no "ningún
Discusión Operativo Terapéutico objeto", así como una gramática carece de contenidos
porque es una matriz de relaciones). Por eso sostengo
la hipótesis de una estructura grupal perteneciente al
RECURSOS orden de lo determinante, y que se configura a partir
de la acción de los mecanismos primarios de disociación
(Talleres Expresivos, Dramatizaciones, Juegos, etc.) e identificaciones proyectivas e introyectivas masivas,
considerando a los "supuestos básicos" bionianos como
estructuras subyacente que orientan la actividad -la
conducta, la comunicación- del grupo hacia la búsque-
En el gráfico encontramos el orden de lo determi- da de un determinado tipo de liderazgo.
nante (la estructura y la dinámica latentes, inconscien- En el cuadrante correspondiente a la dinámica in-
tes) y el orden de lo determínado (la estructura y la consciente nos encontraremos con los distintos tipos de
dinámica manifiestas), En f'Ü cuadrante correspondiente relaciones objetales (la evitada, la catastróñca, la reque-
2. la estructura determinada encontramos enunciadas rida, estudiadas por Sutherland & Ezrlel (6), estable-
144 145
cidas en relación a los distintosobjetos transferenciales blemente intrapersonales, inequívocamente intersubjeti-
(A. Bejaranc, 2). vos, pese al inevitable equívoco que supone toda situa-
Por último tal como he señalado, el conflicto apa- ción transferencial- se encuentran enunciados y desa-
rece como núcleo del grupo. Conflicto que es factible rrollados a lo largo de la obra freudiana (conflictos en-
de ser abordado y estudiado en sus aspectos manifie~: tre deseo y angustia; entre pulsión y defensa; entre prin-
tos, interaccionales conflictode "grupos superpuestos cipio de placer y de realidad; entre fantasía inconsciente
que plantean probiemas de integración (Thelen, 12), y pensamiento; entre narcisismo y amor objetal; entre
Y que supone una estructura Ydinámica latentes, la del repetición y recuerdo; entre amor y odio en la ambiva-
. deseo y aquello que se le opone (la angustia, bajo la lencia; entre identificación ídeopátíca/heteropática y re-
forma de temor o resistencia, o bien aquella otra que lación objetal).
se establece entre la pulsiónYla def.ensa, etc.), en don- Conflicto que podrá ser abordado, así, no sólo en
de se desarrollan dialécticamenteY a través de conflic- lo que concierne al nivel de análisis interaccional, sino
tos focales , conflictos nucleares. (11) . también en los respectivos niveles intersubjetivos e in-
El psicoanálisis nos ofrece este segundo cammo trasubjetivos, correspondientes a los tres criterios antes
para entender el confiicto Y su articulación con la es- enunciados para, definir al grupo en cuanto objeto de
tructura y dinámica grupales.al enfatizar el papel de estudio. Porque en lo que hace a estos dos últimos ni-
las relaciones interpersonales primarias en la determi- veles, podrá tratarse de los conflictos intrapsíquicos de
nación de las relaciones grupales. A diferencia de las uno de los integrantes pero también se tratará acerca
posturas interaccionistas -válidas para dicho' nivel de de la forma en cómo éste repercute en los demás: con-
análisis- no resalta la significación del conflicto en flicto índívídual 'introducido en el grupo por un porta-
relación a las tareas de adaptación y/o satisfacción de dor (2) o conflicto grupal expresado por un portavoz
necesidades a través de un proceso de producción/con- individual (10) que pueden convertirse en eje de una
secución de objetivos Y mantenimiento grupal, si no situación intersubjetiva de acuerdo a como se articulen
en relación a la imperatividad del principio de placer, a su alrededor el proceso de asunción y adjudicación
ya sea en su sentido afirmativo (la procuración del mis- de roles. '(0)
mo) como en el negativo (la evitación del displacer o Desde esta perspectiva, entonces, la cohesión y la
la angustia). Para ello será condición necesaria y sufi- resonancia fantasmática (Anzieu, 1) van a aparecer como
ciente conside rar a los integrantes de cualquier agrupa- condicionantes de los límites y permeabilidad del sis-
miento humanc -orno sujetos y objetos psíquicos -en tema grupal todo, pero -a su vez- condicionadas tam-
el sentido psicoanalítico de ambos términos-, es decir, bién -por los conflictos y su resolución.
como materia de elección anaclítica o narcisista, como Cabe ahora agregar algunas palabras sobre las téc-
objeto de deseo y simultáneamente fuente y destino de . nicas de trabajo con grupos singulares, técnicas de ob-
diversos procesos identüicatorios. servación y coordinación; esto último aparece, también,
En tanto que la concepciónpsicoanalítica considera esbozado en el gráfico, ya que en él se señalan las dis-
al conflicto como omnipresente, no podremos concebir tintas zonas enfocadas por las diferentes técnicas: la
la existencia y/o persistencia de grupos en situación técnica de discusión grupal estará centrada sobre el área
a-conflictiva. Desde esta perspectiva las contradíccíones manifiesta de la estructura y dínárníca (incluyendo as-
o conflictos que disparan la dinámica grupal -inevita- pectos relativos a la cohesión y.el
- conflicto manifiestos)' ,

146 147
las t~cnicas de psicoterapia grupal se centrarán funda- manifiestamente como uno de grupos superpuestos que
mentalmente sobre los aspectos inconscientes (estruc- sostienen sistemas de valores antagónicos (el "honor de
tura y dinámica, conflictos y resonancia fantasmática); la familia", a cargo del líder vs. la ignominia, depositada
la técnica de grupo operativo ha tomado en cuenta as- sobre el miembro excluido).
pectos manifiestos relativos a una tarea especíñca, p~r? Finalmente, sólo me resta insistir que una institu-
también incluye el señalamiento de las ansiedades elici- ción o un fenómeno de muchedumbre, una "barra" ado-
tadas en torno a la situación grupo-tarea. lescente o una sesión de grupo terapéutico son facti-
Por último, distintos recursos (talleres expresivos, bles, en cuanto hechos grupales singulares, de ser ob-
aramatizaciones, juegos, ensueños dirigidos, etc.) pue- jeto de un análisis pormenorizado similar al que aquí
den ~er instrumentados por las diferentes técnicas enun- sólo se ha bocétado a modo de breve y apretadísima
ciadas. ejemplificación.
podemos ahora ejemplificar brevemente aplicando
el modelo grupal (en tanto objeto formal abstracto) a
cualquiera de los "grupos" que acabo de discriminar y REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
proponer en cuanto objetos singulares de estudio en el 1 ANZIEU, D.: El grupo y el inconsciente. Biblioteca Nueva.---Ma-
capítulo anterior. , . drid. 1978.
Un grupo primario puede ser abordado, en su ana- 2 BEJARANO,A.: "Resistencia y transferencia en los grupos", en
lisis acorde al modelo presentado. Podemos suponer la Anzieu, D. (comp.) El trabajo psicoanalítico en los grupos.
clásica descripción de un grupo familiar que, en función Siglo XXI, México. 1978.
3 BENNE, K. & SHEATS, P.: "Roles funcionales de los miembros
defensiva respecto de sus múltiples conflictos, opera pre- de un grupo", en Bradford, L. & French, J. (comp.) Dinámica
dominantemente con una estructura inconsciente des- del grupo de discusión. Ed. Tres, Bs. As. 1960.
cripta por Bion como de "supuesto básico de dependen- 4 BWN, W.: Experiencias en grupos. Paidós, Bs. As. 1963.
CÜJ.". Así disociará e identificará proyectivamente al "ob- 5 BOHOSLAVSKY,R.: "Grupos, propuestas para una teoría"; en
Revista Argentina de Psicologia, N~ 22,.Bs. As. 1977.
jeto bueno" sobre la figura del líder patriarcal respecto 6 EZRIEL, H. & SUTHERLAND,J.: "Notas sobre terapia psicoana-
a la cual establecerá una dependencia experimentada lítica de grupo". Psychiatry 15, Ficha Univ. de Bs. As. 1968.
como nutricia (sobre el resto del grupo se depositará 7 KLlMOVSKY, G.: "Estructura y validez de las teorías científi-
el objeto carenciado) mientras que en la estructura ma- cas", en Ziziemsky, D. (comp.) Métodos de investigación en
nifie~ta éste ocupará un posición de liderazgo posible- Psicología y Psicopatologia. Nueva Visión, Bs. As. 1977. "Epis-
temología", en Vida!., G. Enciclopedia de Psiquiatría, El Ate-
mente autocrático y centralizará radialmente las comu- neo, Bs. As. ]975. Curso de Doctorado en Psicología. Univ. de
nicaciones. Se tratará de extenmlizar cualquier situa- Belgrano, Bs. As. 1881.
ción conflictiva a efectos de neutralizar relaciones obje- 8 MILLER, J. A.: "Acción de la estructura", en Ciencias Sociales,
tales experimentadas como catastróficas en casos de con- Ideología y Conocimiento. Siglo XXI, México. 1971.
9 MORENO,J. L.: Fundamentos de la Sociometría. Paidós, Bs. As.
cretarse (Esriel): así, por ejemplo, la relación requeri- 1962.
da implicará la expulsion de algún miembro díscolo -la 10 PICHÓN RIVIERE, E.: Del Psicoanálisis a la Psicología Social.
"oveja negra", chivo expiatorio de la familia-, circuns- Galerna, Bs. As. 1970.
tancia que pseudofortalece imaginariamente la cohesión 11 STOCK WHlTACKER,D. & LIEBERMAN,M.: "Psicoterapia a través
oponiendo una fantasmática filicida ante probables de- de los procesos grupales". Fichas Univ, Bs. As. 1965.
12 THEI.EN, H.: Dinámica de los grupos en acción. Escuela. R;.
-seo s parricidas o incestuosos, conflicto que se expresará As. 1964.

148 149