Sie sind auf Seite 1von 4

TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL

La terapia cognitiva se basa en la teoría del aprendizaje social y utiliza una serie de
técnicas que tienen su origen en los modelos de condicionamiento clásico y operante. La
teoría del aprendizaje social se basa en la suposición de que el entorno, las disposiciones
personales y el comportamiento situacional de una persona se determinan mutuamente, ya
que la conducta es un fenómeno dinámico y en constante evolución.

La TCC sostiene que hay cinco elementos interrelacionados que deben considerarse al
conceptualizar las dificultades psicológicas:

-Contexto interpersonal y ambiental

-Fisiología

-Emociones

-Conducta

-Cognición

A través del análisis de dichos elementos, los terapeutas intervienen a nivel cognitivo
conductual para influir en los patrones de pensamiento, conducta, emoción y reacción
corporal, ya que la forma en que las personas interpretan sus experiencias determina
significativamente su funcionamiento.

Las terapias cognitivo-conductuales incorporan procedimientos condutales y cognoscitivos


en su aplicación a los distintos problemas. Se han propuesto tres clases principales de
terapias cognitivo conductuales:

 Modelos de reestructuración cognitiva: suponen que los problemas emocionales


son una consecuencia de pensamientos desadaptativos, y por lo tanto sus
intervenciones tratan de establecer patrones de pensamiento más adaptativos. Los
dos tipos de terapia más representativos son la Terapia Cognitiva (de depresión) de
Aaron Beck y la TREC de Albert Ellis.
 Modelos de habilidades de afrontamiento: tratan de desarrollar un repertorio de
habilidades para ayudar al paciente a afrontar una serie de situaciones estresantes.
La terapia más representativa del modelo es el Entrenamiento en Incoculación al
Estrés, propuesto por Donald Meichenbaum
 Modelos de Solución de Problemas: constituyen una combinación de los dos tipos
anteriores y se centran en el desarrollo de estrategias generales para tratar con un
amplio rango de problemas personales, insistiendo en la importancia de una activa
colaboración entre el paciente y el terapeuta (Terapia de Solución de Problemas de
Thomas D´Zurilla).

En síntesis, la terapia cognitivo conductual es un término que engloba a las terapias que
incorporan intervenciones de tipo:

a) Conductuales: para disminuir las conductas y emociones disfuncionales


modificando el comportamiento.
b) Cognitivas: para disminuir las conductas y emociones disfuncionales modificando
las evaluaciones y patrones de pensamiento.

Ambos tipos de intervención se basan en que un aprendizaje previo está produciendo


actualmente consecuencias indeseables y que el propósito de la terapia consiste en reducir
esa conducta desadaptativa, desaprendiendo lo aprendido o proporcionando experiencias de
aprendizaje nuevas más adaptativas.

Las terapias cognitivo conductuales comparten los siguientes supuestos:

-Los individuos responden a las representaciones cognitivas de los acontecimientos


ambientales, en vez de a los acontecimientos mismos.

-El aprendizaje está mediado cognitivamente

-La cognición media la disfunción emocional, conductual y fisiológica

-Algunas formas de cognición pueden registrarse y evaluarse

-La modificación de las cogniciones puede cambiar las emociones, la conducta y las
reacciones físicas
-Tanto los procedimientos cognitivos como los conductuales para el cambio, son deseables
y se pueden integrar en la intervención.

Principales características de la terapia cognitivo-conductual

1) Los objetivos específicos de algunos procedimientos y técnicas son cognoscitivos


2) Se realiza un análisis funcional de las variables que mantienen el trastorno,
especialmente de las variables cognoscitivas.
3) Se emplean estrategias conductuales y cognoscitivas en el intento de modificar las
cogniciones.
4) Se pone un notable énfasis en la verificación empírica.
5) La terapia es de duración breve.
6) Implica una colaboración paciente-terapeuta.
7) Es directiva.

La posición de estas terapias plantea que la cognición se entiende mejor en términos de:

-Estructuras cognoscitivas: organización de la información (memoria, atención,


almacenamiento sensorial, etc.)

-Contenido cognoscitivo: contenido real que se almacena (conocimiento semántico,


información almacenada y generada internamente).

-Procesos cognoscitivos: manera de funcionar del sistema para recibir, almacenar,


transformar y gobernar la salida de la información.

-Productos cognoscitivos: resultados de la manipulación del sistema cognitivo


(atribuciones, imágenes, creencias a las que se ha accedido, decisiones, pensamientos, etc.)

Los productos cognitivos también se denominan “esquemas” dentro de los que se


encuentran: deficiencias cognoscitivas, deficiencias en el proceso de la información, déficit
en la solución de problemas interpersonales, distorsiones cognitivas y percepciones
erróneas del ambiente. Éstas permiten explicar el funcionamiento desadaptativo del
individuo. Además, se puede distinguir cogniciones que son relativamente accesibles a la
conciencia como lo son: los pensamientos automáticos y las cogniciones profundas
(esquemas o ideas irracionales nucleares).

Referencias

Ruiz, M., Díaz, M., Villalobos, A. (2012). Manual de Técnicas de Intervención Cognitivo
Conductuales. Bilbao: Desclée.