Sie sind auf Seite 1von 2

Código: F-PM-DC-29

GUIA DE TRABAJO
Versión 1 – 15/07/2016
INSTITUCIÓN EDUCATIVA DEPARTAMENTAL SAN GABRIEL
Elaborado por: Aprobado por: Rectoría
Revisado por:
Representante
Coordinación de Página 1 de 1
Comité de Calidad
Calidad

ÉTICA
TEMA: MENTIR O DECIR LA VERDAD
ACTIVIDAD(ES)- METODOLOGÍA: COMPRENSIÓN DE TEXTOS Y APRENDIZAJE COOPERATIVO

EL DILEMA DE LAS MENTIRAS


Jorge Bucay
"Voy paseando por un camino solitario. Disfruto del aire, del sol, de los pájaros y del placer de que mis pies me
lleven por donde ellos quieran. A un lado del camino encuentro a un esclavo durmiendo. Me acerco y descubro que está
soñando. Por sus palabras y sus gestos adivino... Sé lo que sueña: El esclavo está soñando que es libre. La expresión
de su cara refleja paz y serenidad. Me pregunto... ¿Debo despertarlo y mostrarle que sólo es un sueño y que sepa que
sigue siendo un esclavo? ¿O debo dejarlo dormir todo el tiempo que pueda disfrutando, aunque sea en sueños de su
realidadfantaseada?"
De la mano de mi profesor de filosofía podríamos preguntar ¿Cuál es la respuesta correcta...? Aunque enseguida
deberíamos contestar: No existe una respuesta "correcta". O ambas lo son o ninguna de las dos es suficiente. Como en
casi todos los temas éticos, cada uno debe encontrar su propia postura. Cada uno encontrará su respuesta "correcta",
siempre y cuando no pretenda buscarla fuera de sí mismo.
Mentir y ocultar, mentir y no decir la verdad, mentir y engañar son lingüísticamente hablando palabras bien distintas que
por supuesto refieren conceptos superficialmente emparentados pero, como vimos, profundamente distantes entre
sí. Parece evidente que, en la mentira, consciente por definición, la gran diferencia está en el beneficio directo o ulterior
que obtiene o piensa obtener el mentiroso.
Me molestan un poco las mentiras "piadosas". En principio, parecen pertenecer a otra categoría. Allí no parece
haber ningún juicio ni autocondena. Ni siquiera un intento de evadir responsabilidades. Sin embargo, hilando fino, si
había un precio que yo no quería pagar cuando mentía para cuidar de otros. Yo no quería enfrentarme con su dolor, o
con mi impotencia o con su enfado. Es evidente que, en muchas de esas mentiras piadosas, lo que me ocurre es que
me pongo en el lugar del otro y empiezan a inundarme pensamientos alineados bajo el título de "Si esta fuera mi
realidad, yo preferiría no saberla". Es desde ese insólito lugar, donde me siento con derecho a decidir por los demás si
fuera mejor o no que se enteraran de la verdad.
Lo malo para mi idea de mí mismo es que dicho así, la mentira piadosa suena mucho más a una manipulación
macabra que a un acto piadoso. Como siempre, la mentira no es para el otro, sino para mí mismo. ¿Hacia quién es la
piedad de las mentiras piadosas? ¿Hacia el otro o hacia mí mismo?
Las mentiras "piadosas" siempre son sospechosas y abren interrogantes a veces complicados que nos llevan de ida y de
vuelta a los subjetivos puntos de la moral y los principios. Mientras escribo me doy cuenta de que me importa muchísimo
más el tema de la mentira que la falta de verdad en sí misma. Releo pensando algunas de mis mentiras y de los demás
(piadosas y no tanto). Es evidente si hay un problema con el hecho de mentir lo tiene el mentiroso y no el engañado.
Código: F-PM-DC-29
GUIA DE TRABAJO
Versión 1 – 15/07/2016
INSTITUCIÓN EDUCATIVA DEPARTAMENTAL SAN GABRIEL
Elaborado por: Aprobado por: Rectoría
Revisado por:
Representante
Coordinación de Página 1 de 1
Comité de Calidad
Calidad

Volviendo al tema del esclavo. Anímese a hacerse la pregunta. ¿Qué haría usted? ¿Su respuesta estará seguramente
condicionada por lo que usted quisiera que el otro haga si el esclavo soñador fuera usted? Y una pregunta más ¿Haría lo
mismo si el que duerme es su hijo o su hija?
Dado que soy quien soy y trabajo de lo que trabajo, si alguna vez en su camino, querido lector se encuentra usted
con un esclavo soñador de situaciones mágicas, acérquese a mirarlo. Y luego, no permita que su cara de felicidad lo
haga dudar, si el esclavo soy yo ¡despiérteme!

MATERIAL DE REFERENCIA: Recuperado: https://www.diariodemallorca.es/actual/2008/08/29/dilema-mentira/388156.html