Sie sind auf Seite 1von 5

Introducción al diseño de reactores y tipos de reactores

Para el diseño de un reactor hemos de conocer el tamaño y tipo de reactor, y las


condiciones de operación más adecuadas para el fin propuesto. Como esto puede
exigir que las condiciones en el reactor varíen con la posición y con el tiempo, es
necesario efectuar la integración adecuada de la ecuación cinética para las
condiciones de operación. Esta integración puede presentar dificultades debido a
que la temperatura y composición del fluido reaccionante pueden variar de un punto
a otro del reactor, dependiendo del carácter exotérmico o endotérmico de la
reacción y de la velocidad de intercambio de calor con los alrededores. Por otra
parte, las características geométricas del reactor determinan la trayectoria del fluido
a través del mismo, y fijan las condiciones de mezclado que contribuyen a diluir la
alimentación y redistribuir la materia y el calor. Por consiguiente, antes de poder
predecir el funcionamiento de un reactor hemos de tener en cuenta muchos
factores, constituyendo el principal problema de diseño el conocimiento del modo
más adecuado de tratar estos factores.
Tipos de reactores químicos
Los reactores químicos pueden tener una gran variedad de tamaños, formas y
condiciones de operación. Entre los utilizados en diversos procesos industriales
existen en gran variedad de diseños que no siempre tienen alguna relación
específica con la clase de reacción o el tipo de operación. Con frecuencia se
emplean equipos de diferentes diseños para la misma reacción.
Los reactores químicos se han clasificado de una manera general en las dos formas
siguientes:
 En base a su tipo de operación.
 En base a sus características de diseño.
La primera clasificación se asocia principalmente con las reacciones homogéneas
y divide a los reactores en los siguientes tipos:
 Reactor batch, por lotes o intermitente
 Reactor continuo
 Reactor semicontinuo
Reactor batch, por lotes o intermitente
En este tipo de reactor todos los reactivos se le introducen al principio y los procesa
según un curso determinado de reacción durante el cual no se alimenta o se extrae
algún material, es decir, el producto no se descarga hasta que se concluye el
proceso, lo que representa un procedimiento de estado no estacionario en lo que
respecta a la composición de la mezcla reaccionante, o sea que, existe una
variación en el grado de reacción y en las propiedades de la mezcla reaccionante
con el transcurso del tiempo.

Generalmente el reactor tiene la forma de un tanque con o sin agitación, y se utiliza


principalmente en la producción a pequeña escala. La mayor parte de los datos
cinéticos básicos para el diseño de reactores se obtienen en este tipo de equipo.
Reactor continúo
En este tipo de reactor los reactivos se introducen y los productos se extraen
simultáneamente y de manera continua. La forma de este tipo de reactor puede ser
de tanque, de una estructura tubular o de una torre, y tiene multitud de aplicaciones
en plantas a gran escala con el propósito de reducir los costos de operación y
facilitar el control de la calidad del producto.
Reactor semicontinuo
Es el tipo de reactor cuyo funcionamiento no se ajusta por completo al de tipo batch
ni al continuo, es decir, no opera en estado estable. En uno de los casos, algunos
de los reactivos se cargan al principio, en tanto que los restantes se dosifican como
se desarrolla la reacción. Otro tipo es similar al reactor intermitente con la variación
de que uno o más reactivos se extraen en forma continua, como la eliminación del
agua, mediante ebullición, en las reacciones de esterificación por ejemplo.
La segunda clasificación de los reactores, es decir, en base a las características de
su diseño, divide a los reactores en los siguientes tipos:
 Reactor tanque
 Reactor tubular
 Reactor de lecho fijo
 Reactor de lecho fluidizado
 Reactor en torre
 Reactor para fases dispersas
Reactor tanque
Este tipo de reactor es probablemente el de empleo más común en la industria
química. En la mayor parte de los casos, está equipado con algún mecanismo de
agitación (centrifugación, oscilación o sacudidas), así como con elementos de
transferencia de calor (por ejemplo, intercambiadores de calor de cubierta, externo
e interno). Este tipo de reactor se puede operar tanto de manera intermitente (figura
a) como continua (figura b) en amplias gamas de temperaturas y presiones,
produciendo un mezclado casi perfecto (retro mezclado) con excepción de fluidos
muy viscosos.

Reactor tubular
Este tipo de reactor está constituido por un solo tubo continuo (figura h) o por varios
tubos en paralelo (figura i). Los reactivos ingresan al reactor por un extremo y el
producto se obtiene por el otro, con una variación continua en la composición de la
mezcla de reacción entre estos dos puntos. El grado de la reacción puede variación
con respecto a la posición del reactor, pero no en función del tiempo.
La transferencia de calor hacia el reactor o desde este, se logra por medio de una
camisa o diseño de tubos y carcasa (figura i). Los tubos del reactor puede estar
empacados con gránulos de catalizador o solidos inertes. El reactor tubular tiene
aplicación en casos en los que es indeseable el retro mezclado de la mezcla
reaccionante en la dirección del flujo. Las reacciones gaseosas a gran escala, como
el cracking (desintegración) de hidrocarburos, el cual opera de forma continua con
un flujo estable tanto de entrada de reactantes como de salida de productos, la
conversión de aire en NO y la oxidación de NO en NO2, son ejemplos de aplicación
de ese tipo de reactores.
El reactor ideal de flujo tubular o de flujo en pistón es en el que la masa reaccionante
consiste de elementos de flujo que son independientes entre sí, teniendo cada uno
diferente composición, temperatura, etc.
Reactor de lecho fijo
Este es un reactor catalítico gas-solido de tipo de flujo tubular. Este rector es un
sistema heterogéneo muy común, en el cual e fluido reaccionante fluye a través de
un lecho de partículas catalíticas relativamente grandes que se mantiene en
posición estacionaria, de lo que surge el nombre de lecho fijo (figura I) un ejemplo
de este caso es la oxidación del SO2 con partículas de V2O5.
Reactor de lecho fluidizado
Este tipo de reactor consta de un depósito cilíndrico vertical que contiene partículas
sólidas finas que son catalizadores o reactivos. La corriente del fluido reactivo se
introduce en la base del reactor a una velocidad tal que los sólidos flotan en la
corriente del fluido sin salir del sistema. En estas condiciones, el lecho de partículas
se comporta como un líquido en ebullición que tiende a igualar la composición de la
mezcla de reacción y la temperatura a lo largo del lecho, es decir, se crea cierto
grado de retromezclado. Generalmente se considera que esta es una de las
ventajas especificas del reactor de lecho fluidizado. Una de las desventajas del
mismo es la trituración del catalizador con el arrastre del material fino resultante.
En las reacciones catalíticas heterogéneas, el catalizador suele perder su actividad
con el tiempo de operación. Catalíticas heterogéneas, el catalizador suele perder su
actividad con el tiempo de operación.
Reactor en torre
Este tipo de reactor se caracteriza por su estructura cilíndrica vertical con una
relación grande entre la altura y el diámetro. Puede tener desviadores o rellenos
solidos (reactivos, catalizadores o inertes), bien, quizá se alimente sencillamente a
una torre vacía y se utiliza para procesos continuos de reacciones heterogéneas.
Como ejemplo de este reactor están el horno de cal y las unidades de absorción de
gases para reacciones gas-liquido, incluyendo torres empacadas de platos y de
roció.
Otro tipo de reactor heterogéneo es la modificación para tres fases, figura n), en la
que los reactantes gaseoso y liquido entran en contacto con partículas de
catalizador sólido. El efecto de los procesos físicos sobre la operación del reactor
resulta más complejo que en el caso de los sistemas de dos fases, pues la velocidad
intrínseca debe acoplarse con los efectos interfaciales de transporte tanto gas-
liquido como liquido-solido.

Reactores para fases dispersas


Este tipo de se caracteriza por una columna vertical que contiene partículas muy
finas de catalizador suspendidas en un medio líquido, que puede ser uno de los
reactivos. El reactivo gaseoso que se burbujea por la suspensión se disuelve en el
medio líquido en donde se producen las reacciones catalizadas. Esta técnica facilita
el control de la temperatura debido a la gran capacidad calorífica y a las
características favorables de transferencia de calor del líquido. Una aplicación de
este tipo de reactor está en la hidrodesintegracion de aceites combustibles
residuales. El reactor de lecho en ebullición puede clasificarse como un reactor de
este tipo y se utiliza en el desarrollo de los procesos de licuefacción del carbón. El
sistema reaccionante consta de partículas de carbón y catalizador, aceite e
hidrogeno gaseoso.

En resumen, las tres clasificaciones de reactores que revisten importancia para el


diseño son:
 Por lotes o continuos.
 De tanque o tubulares.
 Homogéneos o heterogéneos.