You are on page 1of 7

Definición de Maternidad

Es la experiencia de vida que tiene una mujer al momento en que se convierte en

madre. La maternidad engloba un conjunto de fenómenos que se desarrollan en

la mujer, que van más allá de una sola disciplina, es decir, maternidad no es solo

el hecho de que biológicamente ocurra el proceso de reproducción (dar a luz), sino

que representa la generación de un nuevo ser humano, para lo que es necesaria la

integración de otras dimensiones.

En ese sentido, la maternidad si bien no es universal, ya que no todas las

mujeres llegan a ser madres en el mundo por una decisión personal, también

representa un instinto, que se presenta en la mayoría de las féminas, quienes se

identifican a sí mismas con la figura de la madre.

Dicho instinto maternal, se presenta no sólo en el ser humano, sino también en los

mamíferos que viven el mismo proceso de reproducción que los humanos y esto es

gracias a la influencia de la cultura y el entorno, que por la propia naturaleza, en la

manera en que se dan los hechos, hace que suceda.


Pero en el caso de los seres humanos, va más allá de la propia naturaleza, ya que a

lo largo de la historia ha hecho que la mujer sea sinónimo de madre, aunque

para la psicología esto no es así.

En otras palabras, ese pensamiento de que el ser madre completa a la mujer, es algo

totalmente sugestivo, recibido por la creencia cultural. Por lo que el hecho de

que la mujer esté preparada biológicamente para ser madre, no significa que

deba serlo. Está en cada mujer la decisión de serlo o no y en dado caso que opte por

no serlo, eso no le quita o resta feminidad alguna.

Por otro lado para quienes llegan a sentir ese deseo de ser madres y finalmente lo

materializan, la maternidad representa un cambio de su vida, en el cual las

prioridades como persona cambian en su totalidad, teniendo la responsabilidad de

velar por el bienestar de la criatura que ha llegado al mundo, gracias a su

procreación.

También, hay mujeres que viven la maternidad así no pasen por el proceso

biológico de serlo, ejemplo de ello cuando la persona adopta a un niño. Si bien no

da a luz, vive todos los cambios en su pensamiento y en su estilo de vida, como

cualquier otra mujer que si tuvo la oportunidad o el deseo de ser madre,

cumpliendo con el proceso biológico que la lleva a serlo.


La maternidad además de representar el ser madre, está vinculado de manera

directa con los valores del amor y la protección.


PATERNIDAD RESPONSABLE

Una Paternidad responsable no es solamente asumir la manutención y “reconocer

legalmente el fruto de un embarazo, es un privilegio, obligación que tiene la pareja

hombre y mujer de decidir con amor el número de hijos que desea tener para

formar familia, ya que es la unidad básica de la sociedad humana y núcleo .

Tener un hijo o adoptarlo es una decisión muy importante que implica un gran

compromiso

Los primeros meses de vida son cruciales para el desarrollo de los bebés EFE

Desde el momento en el que se empieza a soñar con ese hijo se inicia el proceso de

gestación, así lo creo. Una de las formas más bonitas con las que he oído evocar el

deseo de una pareja por tener un hijo ha sido "cuando no eras más que un brillo

en los ojos de tus padres". Así se inicia una paternidad responsable.

No sólo habrá que preocuparse de lo genético, de conocer si hay enfermedades

hereditarias, también de que la madre tenga apoyos, esté rodeada de un ambiente

estable, tranquilo, con una alimentación correcta, un embarazo libre de tabaco y

otras adicciones... todo ello repercutirá en el bienestar de ese niño que se está

gestando, porque la madre no solo suministra nutrientes al hijo que lleva dentro
sino que determina las condiciones saludables o no en las que está creciendo su

hijo.

Los padres no son simples espectadores del desarrollo de su hijo sino que pueden y

deben mejorar el entorno prenatal que es, al fin y al cabo, mejorar los primeros

pasos de la vida de sus hijos. Esto es paternidad responsable.

Cada vez hay más estudios que confirman la complejidad del periodo prenatal,

perinatal y primeros meses de vida y la repercusión en la salud del adulto; por

ejemplo, en el tema de obesidad los estudios son contundentes, el bajo peso del

recién nacido o una ganancia de peso excesiva en las primeras semanas de vida

condicionarán la obesidad y el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en la

vida adulta.

También sabemos que el feto y el bebé poseen un amplio repertorio de capacidades

sensoriales y de aprendizaje hasta el punto que construirá los cimientos de su

personalidad en este periodo. A pesar de que no recordamos nada por debajo de

los 3-4 años, la capacidad de aprendizaje del cerebro infantil es prodigiosa, siendo

especialmente sensible a lo que ocurre a su alrededor, son verdaderas esponjas; los

cerebros de los niños en sus primeros años funcionan con una actividad cerebral
«de baja frecuencia» que posibilita almacenar una cantidad inmensa de información

que le servirá en su proceso de adaptación al medio familiar y social.

Sólo observando irá almacenando los comportamientos, las creencias y las

actitudes de sus padres; por eso es importante reflexionar acerca de lo que

transmitimos, cuidar los mensajes que le llegan, por ejemplo: un mensaje repetido

de "no vales" o el demoledor "no tendrías que haber nacido" quedará grabado y le

acompañará a lo largo de su vida; el niño no tiene capacidad para discernir que el

maltrato verbal ha sido dicho en un contexto de enfado, él lo recibe como una

verdad absoluta.

Por tanto, dependiendo del medio en el que crezca tendrá un desarrollo saludable o

no. Se trataría de crear las mejores condiciones para que sea lo más sano

posible, ser conscientes de la influencia que tienen en sus hijos los

comportamientos, actitudes y creencias de los padres, educar desde un principio

para desarrollar todo su potencial. Esto es paternidad responsable.