You are on page 1of 6

Trabajos originales 137

Lesiones pigmentadas de la vulva


Presentación de cuatro casos. Revisión

María Fátima Nellar1, María Cecilia Curmona2, Iliana Stella Garay3, María Kurpis4 y Alejandro Ruiz Lascano5

RESUMEN
Presentamos cuatro casos de lesiones pigmentadas de la vulva. Estas son: melanosis, hiperpigmentación por drogas, carcinoma
basocelular pigmentado y melanoma. En cada uno es importante la sospecha clínica y el estudio histopatológico oportuno para
un diagnóstico certero.

Palabras clave: lesiones pigmentadas de la vulva; melanosis; hiperpigmentación por drogas; carcinoma basocelular
pigmentado; melanoma

ABSTRACT
Pigmented lesions of the vulva. A four-case report and review

We report four cases of pigmented lesions of the vulva. These are: melanosis, drug-induced hyperpigmentation, pigmented basal
cell carcinoma and melanoma. In each one, is important the clinical suspicion and the appropriate histopathological study for an
accurate diagnosis.

Key words: pigmented lesions of the vulva; melanosis; drug-induced hyperpigmentation; pigmented basal cell carcinoma;
melanoma

► INTRODUCCIÓN Aunque la gran mayoría de estas lesiones son benig-


nas, aquellas que no pueden ser diagnosticadas definitiva-
Las lesiones pigmentadas de la vulva son frecuentes en mente por la clínica, deben ser biopsiadas.
la población en general. Aproximadamente 1 de cada 10 A continuación presentamos cuatro casos de lesiones
mujeres tendrá una lesión pigmentada vulvar en su vida1, 2. pigmentadas de la vulva con diferentes diagnósticos, con-
En contraste con las lesiones melanocíticas de la piel ductas terapéuticas y pronósticos.
completamente queratinizada, las lesiones pigmentadas
en la vulva pueden tener una apariencia diferente, tanto Caso N° 1
macroscópica como histológicamente. Paciente de sexo femenino de 47 años de edad, con an-
Los diagnósticos diferenciales incluyen las lesiones tecedentes personales patológicos de hipotiroidismo y
que contienen melanina como la melanosis, melanoma enfermedad celíaca, es derivada por su ginecólogo por
maligno, pigmentación inducida por drogas, nevos, entre presentar lesiones pigmentadas en la vulva.
otros3. Así como lesiones que parecen pigmentadas, pero Al examen físico se observan máculas pigmentadas de
no contienen melanina, como lesiones vasculares, come- bordes irregulares de diferentes tonalidades de color ma-
dones y queratosis seborreicas4 (Cuadro 1). rrón, en la mucosa del labio menor derecho y periné (Fig.

1
Médica Cirujana. Universidad Nacional de Córdoba
2
Residente de 2do año de Dermatología
3
Médica Dermatóloga. Servicio de Dermatología. Hospital Privado de Córdoba. Docente de la carrera de Postgrado de Dermatología.
Universidad Católica de Córdoba
4
Médica de planta del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Privado de Córdoba
5
Jefe del Servicio de Dermatología. Director de la carrera de Postgrado de Dermatología. Universidad Católica de Córdoba
Servicio de Dermatología del Hospital Privado de Córdoba

Recibido: 17-9-2012.
Aceptado para publicación: 3-5-2013. Arch. Argent. Dermatol. 2013; 63 (4): 137-142
138 Trabajos originales ► Lesiones pigmentadas de la vulva

Cuadro 1. Diagnósticos diferenciales de lesiones pigmentadas en la vulva

Lesiones Benignas Lesiones Malignas

Hiperpigmentación fisiológica Melanoma


Hiperpigmentación postinflamatoria Neoplasia intraepitelial vulvar
Hiperpigmentación por drogas Carcinoma de células escamosas
Acantosis nigricans Carcinoma basocelular pigmentado
Queratosis seborreica Sarcoma de Kaposi
Comedón
Nevo melanocítico
Verruga viral pigmentada
Melanosis
Angioqueratoma
Púrpura

1). No presentaba lesiones en otras mucosas ni en uñas.


Resto del examen sin particularidades.
Se realiza biopsia (protocolo 4428/11), en la cual se
observa epitelio escamoso con leve hiperqueratosis, pa-
raqueratosis focal e hiperpigmentación lentiginosa de la
basal, sin hiperplasia de melanocitos. No se visualizan
células névicas. El corión subyacente exhibe capilares ec-
tásicos, algunos congestivos, rodeados por moderado in-
filtrado inflamatorio predominantemente mononuclear con
exocitosis focal (Fig. 2).
Con la clínica y el estudio histopatológico se llega al
diagnóstico de melanosis vulvar.
Se decide tratamiento conservador con seguimiento
clínico.

Fig. 2: H/E (40x). Epitelio escamoso con leve hiperqueratosis, pa-


raqueratosis focal e hiperpigmentación lentiginosa de la basal, sin
hiperplasia de melanocitos. No se visualizan células névicas. En
corión subyacente, capilares ectásicos, algunos congestivos, ro-
deados por moderado infiltrado inflamatorio predominantemente
mononuclear con exocitosis focal.

Caso N° 2
Paciente de sexo femenino de 75 años de edad, con an-
tecedentes personales patológicos de diabetes tipo II, hi-
pertensión arterial e hipotiroidismo, medicada con insulina
NPH, losartan, atenolol, diltiazem, aspirina y levotiroxina.
Consulta por presentar lesiones pigmentadas en región
vulvar y perianal de años de evolución, asintomáticas.
Al examen se observan máculas amarronadas de dife-
rentes tamaños, con bordes irregulares, en labios meno-
Fig. 1: Máculas pigmentadas de bordes irregulares con diferentes res, región perineal y perianal (Fig. 3).
tonalidades de color marrón en periné. Impresión diagnóstica: pigmentación por droga vs mela-
nosis
María Fátima Nellar y colaboradores 139

Fig. 3: Máculas amarronadas de diferentes tamaños, con bordes Fig. 4: Lesión pigmentada irregular de 2 x 1cm de diámetro, par-
irregulares, en labios menores y región perineal. do amarronada en sectores de aspecto purpúrico, parcialmente
nodular con superficie mamelonada de límites mal definidos, en
región izquierda del monte de Venus.

Se realiza biopsia (protocolo 2665/07), que presenta a


nivel de la capa basal hiperpigmentación de queratinoci-
tos con leve acantosis irregular. La dermis presenta edema
e incontinencia de pigmento; vinculable a pigmentación
por drogas. Se decide tratamiento conservador con se-
guimiento clínico.

Caso N° 3
Paciente de sexo femenino de 57 años de edad, sin an-
tecedentes personales patológicos de importancia, que
consulta por una lesión pigmentada en la vulva de varios
años de evolución, refiriendo un episodio de sangrado de
la misma.
Al examen se observa lesión pigmentada irregular de
2cm x 1cm de diámetro, pardo-amarronada, en sectores
de aspecto purpúrico, parcialmente nodular con superficie Fig. 5: H/E (40x). Carcinoma basocelular sólido pigmentado con
mamelonada de límites mal definidos, en región izquierda diferenciación adenoide focal.
del monte de Venus hacia la horquilla vulvar anterior (Fig.
4). No se palpan adenopatías.
Se realiza biopsia de la lesión (protocolo 3842/08), que
informa carcinoma basocelular sólido pigmentado con
diferenciación adenoide focal (Fig. 5).
Como tratamiento se realiza la escisión total de la le-
sión con márgenes libres. La paciente continúa en control
clínico sin presentar recidiva de la enfermedad ni nuevas
lesiones.

Caso N° 4
Paciente de sexo femenino de 66 años de edad, con an-
tecedentes personales patológicos de hipotoridismo e
hipertensión arterial. Es derivada por el servicio de gine-
cología al hallar, durante el control de rutina, una lesión
pigmentada en la vulva, totalmente asintomática.
Al examen se observa una lesión pigmentada en labio
menor derecho de bordes indefinidos, comprometiendo
mucosa hacia introito vaginal (Fig. 6). La lesión no estaba Fig. 6: Lesión pigmentada en labio menor derecho de bordes in-
definidos, comprometiendo mucosa hacia introito vaginal.
infiltrada ni se palpaban adenopatías inguinales.
140 Trabajos originales ► Lesiones pigmentadas de la vulva

La melanosis mucosa, que se puede ver comúnmente


en el tracto gastrointestinal, es un hallazgo raro en el tracto
genital femenino1.
Puede ocurrir a lo largo de la vulva incluyendo labios
menores, región medial de los labios mayores, introito y el
perineo.
Se presenta como múltiples máculas asintomáticas,
asimétricas que tienen las siguientes características: color
canela a negro, bordes irregulares, variación de color den-
tro de una misma lesión y son de tamaño variable. Su natu-
raleza macular sin textura es un factor distintivo importante
de otras lesiones vulvares1.
Una vez que el diagnóstico de melanosis está hecho,
es apropiado un manejo conservador, con exámenes pe-
riódicos, documentando estabilidad del tamaño, forma y
color de la lesión.
También la melanosis vulvar puede ocurrir como una
Fig. 7: H/E (40x). Melanoma maligno en fase de crecimiento pre-
dominantemente radial, tipo celular predominante nevoide epite- hiperpigmentación postinflamatoria, tal como en pacientes
loide, Breslow 0,60 mm. con liquen escleroso5. Si bien las pacientes con melanosis
vulvar parecen no tener ningún aumento de riesgo de me-
lanoma ni carcinoma de células escamosas, como se ha
reportado una posible asociación entre el liquen escleroso
y el melanoma, un enfoque razonable sería seguir estas
Se realiza biopsia (protocolo 7873/05), que informa pacientes en un intervalo regular4.
melanoma maligno. La paciente del segundo caso es un ejemplo de hiper-
Se solicita laboratorio completo, ecografía abdomino- pigmentación por drogas. La pigmentación inducida por
pélvica y Rx de tórax, hallándose todos los estudios com- droga representa del 10 al 20% de todos los casos de hi-
plementarios dentro de parámetros normales. perpigmentación adquirida6-8.
Se decide realizar hemivulvectomía derecha con linfa- La pigmentación es variable, oscilando en color des-
denectomia inguinal derecha. El estudio histopatológico de el amarillo brillante, rojo o naranja, al marrón oscuro,
(protocolo 8268/05) informa melanoma maligno en fase gris o negro y puede comprometer las uñas, el cabello, las
de crecimiento predominantemente radial, tipo celular pre- mucosas o la piel. Además, la hiperpigmentación puede
dominante nevoide epiteloide, Breslow 0,60 mm (Fig. 7). ser localizada o difusa, pudiendo clínicamente imitar en-
Márgenes de resección libres. Nueve ganglios en cortes fermedades graves como melanoma, hemocromatosis, o
seriados libres de tumor. la enfermedad de Addison9.
Seis años después, durante uno de los controles co- La patogénesis es variable de acuerdo a la medicación
rrespondientes, se sospecha presencia de la lesión en responsable, y puede involucrar la acumulación de mela-
uretra; se realiza uretroscopía con toma biopsia (protocolo nina, a veces seguida de inflamación cutánea no específi-
3384/11), informando el estudio histopatológico infiltración ca y a veces empeoramiento por la exposición solar, una
por melanoma. acumulación de la droga por sí misma, una síntesis de un
Como conducta terapéutica se realiza utretectomía pigmento especial por la influencia de la droga o depósito
con vulvectomía más linfadenectomía ilíaca bilateral y dre- de hierro seguido del daño de los vasos de la dermis6.
naje vesical suprapúbico. La paciente continúa en control Las principales drogas implicadas son los antiinflama-
clínico. torios no esteroideos, antimaláricos, amiodarona, drogas
citotóxicas, tetraciclinas, metales pesados y psicotrópi-
► COMENTARIOS cos.
Las características clínicas son variables con un amplio
Las lesiones pigmentadas benignas de vulva, tales como espectro de patrones y formas al igual que la histopato-
las queratosis seborreicas, los nevos, verrugas pigmen- logía, pero en ésta la mayoría de las veces las partículas
tadas, la melanosis, si bien son relativamente frecuentes, pigmentadas están concentradas en los macrófagos de la
obligan a establecer diagnósticos diferenciales con pato- dermis10.
logías malignas menos frecuentes en ese sitio anatómico. El tratamiento se basa en la interrupción de la droga
El primer caso que presentamos corresponde a mela- o en evitar la exposición solar. Estas medidas mejoran las
nosis vulvar. La melanosis es el término dado para las le- lesiones, pero a veces la pigmentación puede durar un
siones en las cuales el pigmento melánico está confinado tiempo largo o incluso ser permanente.
a la capa basal del epitelio escamoso. En la inspección vi- Otro diagnóstico a tener en cuenta, entre las lesiones
sual puede tener una apariencia similar a la del melanoma pigmentadas de la vulva, es el carcinoma basocelular
maligno. pigmentado, como es el caso de nuestra paciente de 57
María Fátima Nellar y colaboradores 141

años de edad. más visibles, las pacientes son a menudo sintomáticas


El carcinoma basocelular (CBC) es el carcinoma más con una masa palpable, presencia de dolor, prurito, disuria
frecuente, con un muy raro potencial metastásico. Este y sangrado27. Raspagliesi y cols.24 reportó que el intervalo
tumor generalmente es de color rosado, con un brillo promedio desde el inicio de los síntomas hasta la consulta
nacarado, translúcido; sin embargo, ocasionalmente es médica fue de 4 meses.
pigmentado, a veces exhibiendo diversas tonalidades de Los melanomas de la mucosa vulvar parecen surgir de
marrones o negros4. novo en lugar de estar asociados a nevo previo, como es
Los CBC son poco frecuentes en la piel no expuesta, a menudo observado en los melanomas cutáneos no geni-
como la región genital y perianal. En estos sitios represen- tales28.
tan menos del 1% del total de CBC11 y aproximadamente Ante la sospecha clínica es ideal realizar una biopsia
el 3% de todas las malignidades vulvares12, 13. por escisión con 1 a 2 mm de márgenes.
El sitio de predilección es labio mayor. También se ha Histológicamente, el melanoma muestra un aumento
descrito en labios menores, clítoris y área periuretral14. significativo en el número de melanocitos atípicos en to-
Puede aparecer como nódulos, pólipos, úlceras, o zonas dos los niveles epidérmicos, dispuestos como unidades
planas de hiperpigmentación o hipopigmentación, éstos solitarias y en nidos, con notables dendritas y algunos me-
con el tiempo se agrandan y ulceran en última instancia15. lanocitos en mitosis29.
La edad media de presentación es 57 años16. La mayoría de los melanomas vulvares son del subti-
La radiación UV no tiene un papel directo en el desarro- po lentiginoso mucoso, pero también pueden ser extensi-
llo del CBC vulvar, aunque se postula que la vigilancia in- vo superficial o nodular, especialmente en las superficies
mune puede disminuir por la exposición a la radiación UV queratinizadas25, 27, 28.
en sitios a distancia, lo que contribuiría en la patogénesis Una vez diagnosticado, el melanoma es estadificado
del CBC de zonas no expuestas al sol17. con el espesor de Breslow que es el predictor más impor-
Los síntomas son inespecíficos, incluyendo prurito, tante de la supervivencia30, 31.
molestias, sangrado y dolor13. La duración de los síntomas El tratamiento es principalmente quirúrgico. La escisión
va desde 6 semanas a 4 años antes del diagnóstico clíni- local con 1 a 2 cm de márgenes tiene supervivencia similar
co. al de una vulvectomía radical con linfadenectomía ingui-
El diagnóstico del CBC vulvar es a menudo retrasado. nal23, 32-34.
La reticencia a buscar ayuda médica fue citada por las pa- La biopsia del ganglio centinela para los tumores de
cientes como la principal razón por la cual el diagnóstico más de 1 mm de espesor, puede ser útil para decidir a
se demora18. Los CBC de los genitales por lo general re- qué pacientes se debe realizar la disección radical de los
quieren del estudio histopatológico para su diagnóstico13. ganglios linfáticos35.
La enfermedad metastásica es rara, con una incidencia El pronóstico del melanoma vulvar es muy pobre cuan-
de 0.0028-0.1%19. do se compara con el del melanoma cutáneo debido a que
La escisión quirúrgica es el tratamiento de elección, tiene una alta tendencia a la metástasis, sobre todo por su
con el objetivo de obtener márgenes libres histológicos. diagnóstico retrasado24.
Cuando ésta está contraindicada, la radioterapia es una La tasa de supervivencia relativa a 5 años del mela-
alternativa. La cirugía micrográfica de Mohs ha sido reco- noma vulvar y del melanoma cutáneo es de 47% y 81%,
mendada para CBC grandes o agresivos20. respectivamente36. Las mujeres más jóvenes y con menos
En el último caso que presentamos se llega al diag- ganglios linfáticos positivos tienen la mejor tasa de sobre-
nóstico de melanoma. El melanoma es un tumor maligno vida37.
de los melanocitos. Sólo alrededor del 3% de todos los La radioterapia y la quimioterapia son a menudo palia-
melanomas involucran el tracto genital21, 22. Sin embargo, el tivas.
8% a 10% de los cánceres genitales son melanomas23. Es El examen de rutina de la piel debe ser realizado como
el segundo cáncer de la vulva más común detrás del carci- seguimiento en pacientes con antecedentes de melano-
noma de células escamosas24. Las pacientes con tipos de ma.
piel más clara tienen mayor riesgo.
Los factores genéticos, como la historia familiar de me- ► CONCLUSIÓN
lanoma o nevo displásico, el síndrome de Down, la enfer-
medad inflamatoria crónica, las infecciones virales, entre Nos pareció interesante presentar esta serie de casos de
ellas el virus del papiloma humano, y los agentes irritantes, lesiones pigmentadas de la vulva, ya que en el momento
parecen ser más importantes que la exposición UV en el de la consulta, estas lesiones deben ser tenidas en cuen-
desarrollo de melanomas vulvares4, 25. ta entre los diagnósticos diferenciales, por su conducta y
La localización más común es en labio mayor en mu- pronóstico diferentes, en especial en el caso de melanoma
jeres de 50 años o más, pero también puede afectar labio y la importancia de su diagnóstico temprano.
menor, clítoris y periclítoris; en el 20% de los casos puede Debido a que las lesiones pigmentadas en la piel de los
desarrollarse como una neoplasia multifocal26. genitales son menos típicas morfológicamente que en la
Debido a que el melanoma vulvar suele presentarse en piel extragenital, la biopsia cutánea es indicada para de-
un estadio más avanzado que el melanoma en superficies terminar la necesidad de terapia versus observación.
142 Trabajos originales ► Lesiones pigmentadas de la vulva

Siempre que sea posible se debe lograr la preservación hmutoglu, L.: Primary malignant melanoma of the female genital
tract. Taiwan J Obstet Gynecol 2009; 48:169-175.
de la piel, pero esto debe equilibrarse con el riesgo poten-
22. Hu, D.N.; Yu, G.P.; McCormick, S.: Population-based incidence of
cial de lesiones invasoras, que ponen en riesgo la vida de vulvar and vaginal melanoma in various races and ethnic groups
la persona. with comparisons to other site-specific melanomas. Melanoma
Res 2010; 20: 153–158.
Un examen físico completo cutáneo y mucocutáneo
23. Irvin, W.P. Jr.; Legallo, R.L.; Stoler, M.H.; Rice, L.W.; Taylor, P.T.
debe ser realizado en forma regular para un diagnóstico Jr.; Andersen, W.A.: Vulvar melanoma: a retrospective analysis and
temprano y tratamiento oportuno. literature review. Gynecol Oncol 2001; 83: 457-465.
24. Raspagliesi, F.; Ditto, A.; Paladini, D.; Fontanelli, R.; Stefanon, B.;
Di Palma, S.; De Palo, G.: Prognostic indicators in melanoma of
► BIBLIOGRAFÍA the vulva. Ann Surg Oncol 2000; 7: 738–742.
25. Lotem, M.; Anteby, S.; Peretz, T..; Ingber, A.; Avinoach, I.; Prus,
1. Rock, B.; Hood, A.F.; Rock, J.A.: Prospective study of vulvar nevi. D.: Mucosal melanoma of the female genital tract is a multifocal
J Am Acad Dermatol 1990; 22: 104-106. disorder. Gynecol Oncol 2003; 88: 45–50.
2. Friedrich, E.G. Jr.; Burch, K.; Bahr, J.P.: The vulvar clinic: an eight- 26. Wechter, M.L.; Gruber, S.; Haerner, H.K.; Lowe, L.; Schwartz, J.L.;
year appraisal. Am J Obstet Gynecol 1979; 135: 1036-1040. Reynolds, K.R.; Johnston, C.M.; Johnson, T.M.: Vulvar melanoma:
3. Karney, M.Y.; Cassidy, M.S.; Zahn, C.M.; Snyder, R.R.: Melanosis a report of 20 cases and review of the literature. J Am Acad Der-
of the vagina. A case report. J Reprod Med 2001; 46: 389-391. matol 2003; 50: 554–562.
4. Venkatesan, A.: Pigmented lesions of the vulva. Dermatol Clin 27. Ragnarsson-Olding, B.K.: Primary malignant melanoma of the vul-
2010; 28: 795–805 va: an aggressive tumor for modeling the genesis of non-UV light-
5. El Shabrawi-Caelen, L.; Soyer, H.P.; Schaeppi, H.; Cerroni, L.; associated melanomas. Acta Oncol 2004; 43:421–435.
Schirren, C.G.; Rudolph, C.; Kerl, H.: Genital lentigines and me- 28. Ragnarsson-Olding, B.K.; Kanter-Lewensohn, L.R.; Lagerlöf, B.;
lanocytic nevi with superimposed lichen sclerosus: a diagnostic Nilsson, B.R.; Ringborg, U.K.: Malignant melanoma of the vulva in
challenge. J Am Acad Dermatol 2004; 50: 690-694 a nationwide, 25-year study of 219 Swedish females: clinical ob-
6. Dereure, O.: Drug-induced skin pigmentation. Epidemiology, diag- servations and histopathologic features. Cancer 1999; 86: 1273-
nosis and treatment. Am J Clin Dermatol 2001; 2: 253-262. 1284.
7. Levantine, A.; Almeyda, J.: Drug induced changes in pigmentation. 29. Sison-Torre, E.Q.; Ackerman, A.B.: Melanosis of the vulva. A clini-
Br J Dermatol 1973; 89: 105-112. cal simulator of malignant melanoma. Am J Dermatopathol 1985;
8. Zurcher, K.; Krebs, A.: Cutaneous drug reactions. Basel, Karger, 7 Suppl: 51-60.
1992. 30. Piura, B.: Management of primary melanoma of the female uroge-
9. Hendrix, J.; Greer, K. Cutaneous hyperpigmentation caused by nital tract. Lancet Oncol 2008; 9: 973-981.
systemic drugs. Int J Dermatol 1992; 31: 458-466 31. Ragnarsson-Olding, B.K.; Nilsson, B.R.; Kanter-Lewensohn, L.R.;
10. Fitzpatrick, J.E.: New histopathologic findings in drug eruptions. Lagerlöf, B.; Ringborg, U.K.: Malignant melanoma of the vulva in a
Dermatol Clin 1992;10: 19-36 nationwide, 25-year study of 219 Swedish females: predictors of
11. Gibson, G.E.; Ahmed, I.: Perianal and genital basal cell carcinoma: survival. Cancer 1999; 86: 1285-1293.
a clinicopathologic review of 51 cases. J. Am. Acad. Dermatol 32. Trimble, E.L.; Lewis, J.L, Jr.; Williams, L.L.; Curtin, J.P.; Chapman,
2001;45: 68-71. D.; Woodruff, J.M.; Rubin, SC.; Hoskins, W.J.: Management of vul-
12. Mateus, C.; Fortier-Beaulieu, M.; Lhomme, C.; Rochard, F.; Cas- var melanoma. Gynecol Oncol 1992; 45: 254-258.
taigne, D.; Duvillard, P.; Avril, M.F.: Carcinome basocellulaire de la 33. Veronesi, U., Cascinelli, N.: Narrow excision (1 cm margin): a safe
vulve: 21 cases. Ann Dermatol Venereol 2001; 128: 11-15. procedure for thin cutaneous melanoma. Arch Surg 1991; 126:
13. Feakins, R.M.; Lowe, D.G.: Basal cell carcinoma of the vulva: a 438–441.
clinicopathologic study of 45 cases. Int J Gynecol Pathol 1997; 34. Balch, C.M.; Urist, M.M.; Karakousis, C.P.; Smith, T.J.; Temple,
16: 319-324. W.J.; Drzewiecki, K.; Jewell, W.R.; Bartolucci, A.A.; Mihm, M.C.
14. Reyes, M.V.; Pascualini, M.F.; Valente, E.; Kurpis, M.; Ruiz, Lasca- Jr.; Barnhill, R. et al.: Efficacy of 2 cm surgical margins for interme-
no, A.: Carcinoma basocelular pigmentado de vulva. Arch diate thickness melanoma (1–4mm): results of a multi-institutional
Argent Dermatol 2009; 59: 115-117. randomized surgical trial. Ann Surg 1993; 218: 262–269.
15. Bunker, C.B.; Neill, S.M.: The genital, perianal and umbilical re- 35. Trifirò, G.; Travaini, L.L.; Sanvito, F.; Pacifici, M.; Mallia, A.; Ferrari,
gions. En: Burns, T.; Breathnach, S.; Cox, N.; Griffiths, C. Rook´s ME.; Vertua, A.; Maggioni, A.; Paganelli, G.; Sideri, M.G.: Sentinel
Textbook of Dermatology, 7th edn. Oxford: Blackwell Science, node detection by lymphoscintigraphy and sentinel lymph node
2004; 68.1–104 (68.55–83). biopsy in vulvar melanoma. Eur J Nucl Med Mol Imaging 2010;
16. DeAmbrosis, K.; Nicklin, J.; Yong-Gee, S.: Basal cell carcinoma 37: 736-741.
of the vulva: A report of four cases. Australas J Dermatol 2008; 36. Ragnarsson-Olding, B.; Johansson, H.; Rutqvist, LE.; Ringborg,
49: 213–215. U.: Malignant melanoma of the vulva and vagina. Trends in inci-
17. Strickland, P.; Craesia, D.; Kripke, M.: Enhancement of two-stage dence, age distribution, and long-term survival among 245 conse-
skin carcinogenesis by exposure of distant skin to UV radiation. J cutive cases in Sweden 1960–1984. Cancer 1993; 71:1893–1897
Natl Cancer Inst 1985; 74: 1129-1134. 37. Sugiyama, V.E.; Chan, J.K.; Shin, J.Y.; Berek, J.S.; Osann, K.;
18. NHMRC cervical guidelines. Cancer Screening Australia,at http:// Kapp, D.S.: Vulvar melanoma: A multivariable analysis of 644 pa-
www.health.gov.au (2007). (Accessed 9 May 2008). tients. Obstet Gynecol 2007;110: 296-301.
19. Miller, S.J.: Biology of basal cell carcinoma (Part 1). J Am Acad
Dermatol 1991; 24: 1–13. Domicilio postal:
20. Silverman, M.K.; Kopf, A.W.; Bart, R.S.; Grin, C.M.; Levenstein, M.C. Curmona
M.S.: Recurrence rates of treated basal cell carcinomas. Part 3: Independencia 445 6º “H”
surgical excision. J Dermatol Surg Oncol 1992; 18: 471-476. 5000. Córdoba
21. Gungor, T.; Altinkaya, S.O.; Ozat, M.; Bayramoglu, H.; Mollama- E-mail: ceciliacurmona@gmail.com