Sie sind auf Seite 1von 5

DIETA BASAL

Pensada para aquellos pacientes que no necesitan ninguna modificación en su dieta, ya que pueden comer de todo sin ningún
problema. Se trata de una dieta de aproximadamente 2500 kcal, adaptándose a las necesidades nutritivas de un paciente sin
alteraciones alimenticias. Desde un punto de vista nutricional, la dieta humana puede ser de dos tipos: basal o terapéutica. En esta
última se adapta la alimentación de una persona con el fin de paliar o de curar la enfermedad que padece. Por el contrario, la dieta
basal, también llamada normal, es un régimen alimenticio equilibrado. Se trata de una dieta básica en la que no se realizan
modificaciones en su composición de nutrientes o energía. Es decir, la basal es la dieta que siguen las personas sanas y, si
hablamos sólo del ámbito hospitalario, la de aquellos pacientes que no necesitan requerimientos dietéticos especiales. Sin
restricciones concretas en cuanto a los alimentos, tecnologías culinarias ni distribución de tomas. La dieta basal debe resultar
energética y nutricionalmente completa para la mayoría de los pacientes hospitalizados. El reparto habitual de la dieta basal se
realiza en 4 tomas: desayuno, comida, merienda y cena. Además, existe la posibilidad de incluir una pequeña "recena" a base de
zumos, lácteos y cereales. Distribución de los macronutrientes en esta dieta: Hidratos de Carbono: 50-55%, Grasas: 30%, Proteínas:
15-20%. Hay que recordar que, cuanto más se parezca la dieta hospitalaria de un individuo al patrón alimentario al que está
acostumbrado (es decir, gustos y necesidades), mayor será la probabilidad de éxito clínico. Por eso, la dieta basal está orientada a
la persona adulta sana y con nivel de actividad ligero. Dado que éste es el perfil más habitual en el paciente hospitalizado, esta
dieta es la más prescrita. El objetivo, pues, no es otro que alcanzar y/o mantener el mejor estado de salud, según la situación
fisiológica y patológica de cada paciente.

DIETA PROGRESIVA

En muchas ocasiones hemos oído hablar de las dietas efectivas, de las dietas de choque o las dietas para desintoxicarse. Sin
embargo, no oímos hablar tan a menudo de las dietas progresivas y ¿qué son? Alejadas de todas estas ideas de dietas para
adelgazar o dietas para desintoxicarnos, las dietas progresivas son dietas terapéuticas que se recomiendan para pacientes que se
encuentran en estados de salud muy concretos, por ejemplo, un post-operatorios o de deglución. En estos casos no siempre es
posible llevar una dieta normal, por lo que es lógico que se acudan a las llamadas dietas progresivas.

Las dietas progresivas tienen aplicación hospitalaria, pero en muchos casos también tienen aplicación casera. Los tipos de dietas
progresivas son muy variadas, dependiendo en todo caso del tipo de paciente al que le vaya aplicar la dieta en cuestión. Por un
lado encontramos las dietas blandas, dietas líquidas o semilíquidas y las dietas de fácil digestión. En todos estos casos se intuye
que son dietas pensadas para su fácil digestión, pero para que la persona que la tenga impuesta, esté alimentada sin sufrir
problemas de estómago.

En este sentido, debemos entender que las dietas progresivas están pensadas de esta manera porque se pretende una progresión
alimentaria, es decir, una evolución de los alimentos que se van ingiriendo para conseguir una tolerancia digestiva. Así, nuestro
objetivo fundamental con las dietas progresivas será que el paciente pueda comer cada vez un mayor número alimentos y todos
ellos con diferentes niveles de cocción.

Dieta líquida

Definición

Una dieta líquida absoluta consiste en líquidos claros —como agua, caldo y gelatina regular— que se digieren con facilidad y no
dejan residuos sin digerir en el tracto intestinal. El médico puede indicarte una dieta líquida absoluta antes de ciertos
procedimientos médicos o si tienes determinados problemas digestivos. Dado que la dieta líquida absoluta no puede brindarte la
cantidad suficiente de calorías y nutrientes, no se debe seguir por más de unos pocos días.

Los líquidos y los alimentos claros pueden ser de color, pero debes poder ver a través de ellos. Los alimentos se consideran líquidos
si se derriten total o parcialmente a temperatura ambiente. No puedes consumir alimentos sólidos al seguir una dieta líquida
absoluta.
Objetivo

Una dieta líquida absoluta se suele usar antes de los análisis, los procedimientos o las cirugías que requieren que no tengas
alimentos en el estómago o los intestinos, tal como antes de una colonoscopia. También puede recomendarse como una dieta a
corto plazo si tienes ciertos problemas digestivos, como náuseas, vómitos o diarrea, o después de determinados tipos de cirugía.

Detalles de la dieta

Una dieta líquida absoluta ayuda a mantener una hidratación adecuada, proporciona algunos electrolitos importantes, como el
sodio y el potasio, y da energía en ocasiones en las que no es posible ni recomendable llevar una alimentación normal.

Dieta semilíquida o semiblanda

DIETA BLANDA

La dieta blanda es un plan de alimentación de mayor o menor duración que los médicos prescriben
ante diferentes enfermedades del aparato digestivo o la recuperación de una intervención quirúrgica.
Su característica fundamental es que incluye alimentos fáciles de masticar y digerir, ausentes de
condimentos, grasas, ácidos u otras sustancias utilizadas en su preparación que puedan causar
irritación en el aparato digestivo o estimular la secreción de jugos gástricos. La composición de la dieta
variará en función de la situación clínica del paciente. Así, por ejemplo, una persona que haya sido
sometida a una cirugía maxilofacial deberá mantener una dieta basada en líquidos y purés, al igual que
aquéllas que padecen disfagia (dificultad para tragar), aunque en estos casos se podrá incluir todo tipo
de alimentos.
Dieta hipocalórica

La dieta hipocalórica es aquel régimen dietético que fundamenta su aplicación en la restricción calórica diaria, o la
reducción en la ingesta de alimentos (que aportan calorías). Es la más habitual de las dietas que aplican y diagnostican
los médicos en los casos de pérdida de peso. Suele tener efectos secundarios como el efecto de rebote (un aumento de
peso). Es la dieta más habitual en los casos diagnosticados de obesidad y sobrepeso.

Características

El fundamento de esta dieta consiste en el balance de calorías consumidas frente a las "quemadas" con la actividad
diaria. El ritmo de ganar peso dependerá de este balance. Se caracteriza por una reducción de cantidad de alimentos, al
mismo tiempo que una limitación de la ingesta de alimentos con gran densidad calórica. Dependiendo de la actividad
física diaria de la persona, y de su metabolismo basal se fija una cantidad o nivel de referencia de ingesta de calorías por
día. Tras ello se organiza un sistema de menús que cumpla con el nivel fijado. Al reducir la ingesta de calorías, y quedar
por debajo del nivel necesario (balance calórico negativo), el cuerpo consume calorías del tejido adiposo, perdiendo
peso y reduciendo volumen. Por regla general produce un cambio en el índice de masa corporal (relación peso/talla).

Dieta hipercalórica

Dietas hipercalóricas: para la ganancia de peso. En esta segunda es de la que os hablo hoy.

Las dietas hipercalóricas son aquellas que contienen un aporte energético mayor del que necesita un individuo. No sólo
es una dieta alta en calorías que permite lograr un aumento de peso, además se mejora la calidad y la cantidad de lo
que se come. Se necesitan cuantificar y aumentar las calorías, por lo tanto, los macronutrientes: carbohidratos,
proteínas y grasas.Dependerá de cada paciente (nutrición personalizada) y debe instaurarse tras un minucioso estudio
nutricional, adaptándola a los gustos de cada persona, teniendo en cuenta el grado de apetito y no generar a través de
los alimentos una gran sensación de saciedad para no entorpecer la ingesta deseada en su recuperación.

Características de una dieta hipercalórica.

 Las calorías deben aumentarse a expensas de la calidad y la cantidad de alimentos ingeridos: aumento de los
hidratos de carbono y de las proteínas, en menor medida de las grasas porque son más saciantes.
 No deben saltarse ni olvidarse las comidas principales, agregar una o dos colaciones entre comidas.
 Las proteínas deben ser suficientes, entre 1 y 1,5 gr/kg de peso.
 Ingerir alimentos que provean de vitaminas (no procesados), sobre todo del complejo B.
 Dado el alto valor de saciedad que otorgan los alimentos ricos en fibra deben consumirse con moderación.
Preferibles los alimentos que aportan muchas calorías con poco volumen: frutos secos, aceites vegetales,
mantequilla, azúcares o miel.
 No se recomienda ingerir al inicio de las comidas ensaladas o sopas, ya que disminuyen el apetito hacia los
platos principales o posteriores.

En que Consiste la Dieta Hipoglucida


La dieta Hipoglucida consiste en aumentar la ingesta de productos integrales, vegetales, frutas y productos lácteos
descremados, aceite rico en grasa mono insaturadas (oliva, canola, aguacate, maní) para así disminuir los niveles de
colesterol y triglicéridos.
La dieta hipoglucida es una dieta ideada con el propósito de reducir los niveles de azúcares en el cuerpo
principalmente, a través de la ingesta planificada de productos integrales, frutas, verduras, proteínas que ayuden a
alcanzar el objetivo. Esta dieta suele ser indicada para aquellas personas que tienen un padecimiento en relación a
problemas de diabetes, epilepsias, hipertensas debido a la condición de estos individuos este plan alimenticio suele
tener muy en cuenta las necesidades y requerimiento de cada persona en particular.

Sus objetivos son:

Tras la ingesta de alimentos saludables y beneficiosos para el cuerpo esta dieta busca regular el buen
funcionamiento del páncreas en las personas.
Y con ello reducir los niveles de azúcar en sangre.
Limpiar y purificar la sangre de excesos de toxinas y de azúcar en sangre.
Promover el hábito de disminuir la ingesta de alimentos nocivos para la salud y sobre todo de la idea de sustituir el
consumo de azúcar comercial y procesada por otros productos más sanos.
Esta dieta normaliza los niveles de glucosa en el cuerpo de la persona.
Previene a través de la alimentación futuras complicaciones por ciertas enfermedades como la diabetes.
DIETA HIPOGRASA
OBJETIVO
Generalmente, una dieta baja en grasa limita el consumo de grasas a 50 gramos por día. La grasa contiene nueve
calorías por gramo. Así que si necesita 2.000 calorías diarias, solo un 22% de dichas calorías pueden provenir de
grasas. El resto debe ser de carbohidratos o proteínas.

Dieta hiperproteica
La dieta hiperproteica en resumen, es una dieta que se basa en ingerir alta cantidad de alimentos ricos en proteínas,
tanto de origen animal como vegetal, como pueden ser las carnes, pescado, huevo, quesos y lácteos, pero eliminando
casi la totalidad de los carbohidratos que se ingieren.

Con ello se consigue una rápida pérdida de peso, más veloz que si se hace una dieta baja en calorías habitual, ya que se
cambia el modo en que el organismo utiliza y metaboliza los nutrientes para conseguir esta energía.

La dieta hiperproteica o dieta cetogénica, no sólo se recomienda o utiliza para adelgazar, sino también con diferentes
variaciones, en body-building, en enfermedades como el cáncer o en la epilepsia y, algunos estudios, en la enfermedad
de Alzheimer.

Dieta hipoproteica. Reducción de la ingesta proteica, indicada de forma especial en la insuficiencia renal
crónica para mejorar los síntomas urémicos, reducir la producción de residuos procedentes del metabolismo de las
proteínas (urea, ácido úrico, etc.) y enlentecer el ritmo de progresión de la nefropatía.

Indicaciones No debe provocar desnutrición y las proteínas deben ser de alto valor biológico (p. ej., 0,6 gr de proteínas
por kilogramo y día; con un aporte calórico adecuado de 35 calorías por kilogramo y día). Varía según el grado de
insuficiencia renal y la utilización o no de tratamiento sustitutivo (hemodiálisis o diálisis peritoneal).

Dieta hiposódica cardiosaludable


Los alimentos bajos en sodio como las verduras, las legumbres, los frutos secos o las frutas son ideales para realizar una
dieta hiposódica. Si tienes algún problema de hipertensión, es conveniente realizar una dieta baja en sal para garantizar
tu bienestar.

Objetivos y recomendaciones generales


Es bien conocido que el consumo de sal está desaconsejado a los pacientes hipertensos. En el presente trabajo se
abordan cuestiones como la hipertensión arterial (HTA) como factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, las
medidas dietéticas que deben observar los pacientes y los consejos generales que debe ofrecer el farmacéutico
comunitario a los pacientes hipertensos. Además, se incluyen cuatro recetas cardiosaludables para las personas con
HTA.

Dieta hipopotasemica
La cantidad de potasio que debe aportarse con la dieta dependerá de la capacidad que tiene nuestro organismo para
eliminarlo. Deberá realizar una dieta baja en potasio cuando se le indique en la consulta, no por ser enfermo renal. Los
alimentos congelados: verduras y frutas, tienen menos potasio que los frescos.

objetivos
 Proporcionar los nutrientes adecuados para mantener un estado nutricional óptimo.
 Minimizar la aparición de complicaciones relacionadas con la diálisis, como es la pérdida de proteínas y
aminoácidos en cada sesión
INDICACIONES
Personas con hipopotasemia o con riesgo de sufrirla (por ejemplo en la anorexia) debido a:
Dieta muy pobre en potasio
Abuso prolongado de diuréticos
Abuso de laxantes tratamiento con glucocorticoides
Pérdidas digestivas: diarreas...en ancianos y en bebés

Dieta astringente: también es una dieta sin residuos, orientada de forma habitual a personas con
gastroenteritis o con otras enfermedades que causan diarreas.

En qué casos está indicada la dieta astringente


Este tipo de dietas están indicada para frenar en seco la descomposición estomacal y sus síntomas: diarrea, náuseas y
vómitos, debilidad, falta de apetito.
En qué casos está indicada la dieta astringente?
Este tipo de dietas están indicada para frenar en seco la descomposición estomacal y sus síntomas: diarrea, náuseas y
vómitos, debilidad, falta de apetito.
Ejemplo
Nutrición y diarrea
La dieta es clave para paliar los efectos de la diarrea, evitar la deshidratación y no agravar el proceso. Te explicamos
cuáles son las medidas dietéticas que debes adoptar si sufres esta molesta afección intestinal.
CARACTERÍSTICAS:

Dieta astringente moderada, en la que se incluyen alimentos de consistencia blanda, de fácil digestión. Es de bajo
contenido en grasa y excluye aquellos alimentos que incrementan el residuo fecal a pesar de su bajo contenido en fibra
(como la leche y derivados y el tejido conectivo de la carne). Se excluyen también aquellos alimentos ricos en fibra
insoluble, los irritantes o estimulantes de la motilidad intestinal y aquellos que producen flatulencias.

Se trata de una dieta sin lactosa, fundamentalmente de la que procede de la leche, aunque en esta fase se incluye
yogur.
Poco condimentada y no contiene alimentos con alta concentración de azúcar o sal.

OBJETIVOS:

El principal objetivo de la dieta es reducir al máximo la estimulación de las secreciones gastrointestinales y enlentecer la
velocidad de transito, con la finalidad de reducir el número y el volumen de las deposiciones diarias y mejorar su
consistencia
INDICACIONES:

Procesos diarreicos moderados

Bibliografías
chrome-
extension://oemmndcbldboiebfnladdacbdfmadadm/http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application
%2Fpdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1202756187401&ssbinary=true