You are on page 1of 27

Vengan y Vean, vayan y hagan SER MISIONEROS

La naturaleza misma del cristianismo consiste en reconocer la presencia de


Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos.| Mateo 28, 19
Jesucristo y seguirlo. Ésa fue la hermosa experiencia de aquellos primeros
discípulos que, encontrando a Jesús, quedaron fascinados y llenos de estupor La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la
ante la excepcionalidad de quien les hablaba, ante el modo cómo los trataba, comodidad. De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la
correspondiendo al hambre y sed de vida que había en sus corazones (DA 244). seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás.
A esa misma experiencia, junto a los primeros seguidores de Jesús, estamos El Evangelio nos ayuda a descubrir que un cuidado enfermizo de la propia vida
llamados hoy: a ser discípulos y misioneros. atenta contra la calidad humana y cristiana de esa misma vida. Se vive mucho
mejor cuando tenemos libertad interior para darlo todo: “Quien aprecie su vida
terrena, la perderá” (Jn 12, 25). Aquí descubrimos otra ley profunda de la
SER DISCÍPULOS realidad: que la vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar
vida a los otros. Eso es en definitiva la misión. (DA 360)
Maestro, ¿dónde vives? Él les respondió: Vengan y lo verán.| Juan 1, 38-39

El evangelista Juan nos ha dejado plasmado el impacto que produjo la


persona de Jesús en los dos primeros discípulos que lo encontraron, Juan y
Andrés. Todo comienza con una pregunta: “¿qué buscan?” (Jn 1, 38). A esa
pregunta siguió la invitación a vivir una experiencia: “vengan y lo verán” (Jn 1,
39). Esta narración permanecerá en la historia como síntesis única del método
cristiano. (DA 244)
Te invitamos a compartir estos días de espiritualidad,
Hoy, y cada día, se levanta en nuestras vidas la misma pregunta
llena de expectativa: “Maestro, ¿dónde vives?” (Jn 1, 38), Trayendo toda la vida a los pies de Jesús
¿Dónde te encontramos de manera adecuada para “abrir un auténtico Y especialmente su llamado para seguir sus pasos y darlo a conocer.
proceso de conversión, comunión y solidaridad?” ¿Cuáles son los
lugares, las personas, los dones que nos hablan de ti, nos ponen en
comunión contigo y nos permiten ser discípulos y misioneros tuyos? (DA
245)
se acerca, y ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en
Jesús y la Samaritana espíritu y en verdad, porque esos son los adoradores que quiere el Padre. 24 Dios es
5
Llegó a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca de las tierras que Jacob había espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad».
25
dado a su hijo José.6 Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, La mujer le dijo: «Yo sé que el Mesías, llamado Cristo, debe venir. Cuando él
se había sentado junto al pozo. Era la hora del mediodía. venga, nos anunciará todo».
26
7
Una mujer de Samaría fue a sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber». 8 Sus Jesús le respondió: «Soy yo, el que habla contigo».
27
discípulos habían ido a la ciudad a comprar alimentos. En ese momento llegaron sus discípulos y quedaron sorprendidos al verlo hablar
9
La samaritana le respondió: «¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, con una mujer. Sin embargo, ninguno le preguntó: «¿Qué quieres de ella?» o «¿Por
que soy samaritana?». Los judíos, en efecto, no se trataban con los samaritanos. qué hablas con ella?».
28
10
Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: «Dame La mujer, dejando allí su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: 29 «Vengan
de beber», tú misma se lo hubieras pedido, y él te habría dado agua viva». a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que hice. ¿No será el Mesías?».30 Salieron
11
«Señor, le dijo ella, no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo. ¿De entonces de la ciudad y fueron a su encuentro.
dónde sacas esa agua viva?12 ¿Eres acaso más grande que nuestro padre Jacob,
que nos ha dado este pozo, donde él bebió, lo mismo que sus hijos y sus animales?». Juan 4,4-30
13
Jesús le respondió: «El que beba de esta agua tendrá nuevamente sed, 14 pero el
que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo
le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna».
15
«Señor, le dijo la mujer, dame de esa agua para que no tenga más sed y no
necesite venir hasta aquí a sacarla».
16
Jesús le respondió: «Ve, llama a tu marido y vuelve aquí».
17
La mujer respondió: «No tengo marido». Jesús continuó: «Tienes razón al decir
que no tienes marido,18 porque has tenido cinco y el que ahora tienes no es tu
marido; en eso has dicho la verdad».
19
La mujer le dijo: «Señor, veo que eres un profeta.20 Nuestros padres adoraron en
esta montaña, y ustedes dicen que es en Jerusalén donde se debe adorar».
21
Jesús le respondió: «Créeme, mujer, llega la hora en que ni en esta montaña ni
en Jerusalén se adorará al Padre.22 Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros
adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. 23 Pero la hora
Un día llegó a la ciudad una "moda" que seguramente había nacido en algún

Día 1: el encuentro con Jesucristo pueblecito humano. La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se preciara
debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no era lo
Quienes serán sus discípulos ya lo buscan (Jn. 1, 38) pero es el Señor quien los llama: superficial sino el contenido.
Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas.
“Sígueme” (Mc. 1, 14; Mt. 9, 9). Se ha de descubrir el sentido más hondo de la
Algunos se llenaban de joyas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros más
búsqueda, y se ha de propiciar el encuentro con Cristo que debe renovarse
prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más,
constantemente por el testimonio personal, el anuncio del kerigma y la acción
optaron por el arte, y fueron llenándose de pinturas, pianos de cola y sofisticadas
misionera de la comunidad.
esculturas posmodernas. Finalmente, los intelectuales se llenaron de libros, de
manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.

Vengan y Vean | RECIBIR Pasó el tiempo.


La mayoría de los pozos se llenaron hasta tal punto que ya no podían
incorporar nada más.
Oh Dios, Los pozos no eran todos iguales, así que, si bien algunos se conformaron,
Ven, Espíritu Santo, otros pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior…
que llenaste los corazones de tus
Uno de ellos fue el primero. En lugar de apretar el contenido, se le ocurrió
Llena los corazones de tus fieles fieles con la luz del Espíritu aumentar su capacidad ensanchándose.
y enciende en ellos Santo; concédenos que, No pasó mucho tiempo hasta que la idea empezó a ser imitada. Todos los
El fuego de tu amor. guiados por el mismo Espíritu, pozos utilizaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más
espacio en su interior. Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a
Envía, Señor, tu Espíritu. sintamos con rectitud y ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. Él pensó que si seguían
Que renueve la faz de la Tierra. Gocemos siempre de tu consuelo. ensanchándose de aquella manera, pronto se confundirían los bordes de los distintos
Por Jesucristo Nuestro Señor. pozos y cada uno perdería su identidad…
Amén. Quizá a partir de esa idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su
capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo más profundo. Hacerse más
hondo en lugar de más ancho. Pronto se dio cuenta que todo lo que tenía dentro de

Cuento | La ciudad de los pozos él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse
de todo contenido…
Aquella ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás Al principio tuvo miedo al vacío. Pero luego, cuando vio que no había otra
ciudades del planeta. posibilidad, lo hizo.
Aquella ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes... pero pozos al fin. Vacío de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás
Los pozos se diferenciaban entre sí, no solo por el lugar en el que estaban se apoderaban de las cosas de las que él se había deshecho…
excavados, sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Un día, algo sorprendió al pozo que crecía hacia dentro. Dentro, muy adentro,
Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y metales y muy en el fondo… ¡encontró agua!
preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con Nunca antes otro pozo había encontrado agua.
simples agujeros pelados que se abrían en la tierra. El pozo superó su sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo,
La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las humedeciendo sus paredes, salpicando sus bordes y, por último, sacando el agua hacia
noticias corrían rápidamente, de punta a punta del poblado. fuera.
La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era
bastante escasa. Así que la tierra que rodeaba al pozo, revitalizada por el agua,
Para reflexionar...
empezó a despertar. ¿De qué crees que es necesario vaciarte hoy?
Las semillas de sus entrañas, brotaron en forma de hierba, de tréboles, de
flores y de tronquitos endebles que se convirtieron en árboles después…
La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a
llamar "El Vergel".
Todos le preguntaban cómo había conseguido aquel milagro.
- No es ningún milagro - contestaba el Vergel - . Hay que buscar en el interior,
hacia lo profundo.
Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desestimaron la idea
cuando se dieron cuenta de que para ser más profundos tenían que vaciarse. Siguieron
ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas…
En la otra punta de la ciudad otro pozo, decidió correr también el riesgo de
vaciarse…
Y también empezó a profundizar…
Y también llegó al agua…
Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en el pueblo…
- ¿Que harás cuando se termine el agua? - le preguntaban.
- No sé lo que pasará - contestaba - Pero, por ahora, cuanta más agua saco,
más agua hay.
Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento.
Un día, casi por casualidad los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que
habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma…
Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del
otro.
Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida.
No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos
los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de Anímate a descubrir aquellos aspectos que necesitas profundizar.
contacto.
Habían descubierto la comunicación profunda que sólo consiguen aquellos que
tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que
tienen para dar…

Jorge Bucay
LECTURA: Juan 4, 4-30 | Jesús y la Samaritana La hora
A la hora del mediodía queda expuesta con más nitidez la incompletez de un cántaro
En este día nos vamos a centrar en los versículos 4-8. vacío, la sed de agua que sacie y el pozo como complemento de cántaro. Queda
también expuesta toda la vida ante los ojos de Dios, las miserias y debilidades, las
Cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, es invitado a renovar fortalezas y los dones. No hay más claridad que cuando el sol está en el medio del
ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse cielo. También era la hora de más calor, lo que dejaba entrever la necesidad de agua,
encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense mayor aún, que en cualquier momento del día. El vacío y la sed quedaban en
que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por evidencia notablemente
el Señor». Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso
hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Éste es el Te invitamos a leer fragmentos de "El principito":
momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé
de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame —¡Buenos días! —dijo el principito.
de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores». ¡Nos hace tanto bien
volver a Él cuando nos hemos perdido! Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra —¡Buenos días! —respondió el mercader.
vez. Nadie podrá quitarnos la dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable. Él
Era un mercader de píldoras perfeccionadas que aplacan la sed. Se toma una por
nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona
y que siempre puede devolvernos la alegría (EG 3). semana y ya no se sienten ganas de beber.

Reflexión —¿Por qué vendes eso? —preguntó el principito.


—Es una gran economia de tiempo. Según el cálculo hecho por los expertos, se
Te proponemos que repasando los versículos propuestos del texto de la samaritana puedas contemplar los siguientes ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
iconos: —¿Y qué se hace con esos cincuenta y tres minutos?
Un pozo —Lo que cada uno quiere...
—Yo,se dijo el principito, si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar caminaría
El tiempo y La hora
muy suavemente hacia una fuente..."
La sed
Cristo se presenta ante la samaritana como una persona fatigada, sedienta de tanto
Antoine de Saint-Exupéry | Capitulo XXIII
caminar, como quien tiene urgencia de saciar una necesidad propia del organismo. Se
presenta como hombre.
Podría haberse aparecido de otra forma, por ejemplo diciéndole inmediatamente que era Cuantas veces tratamos de calmar la sed con cosas que no nos satisfacen de verdad,
el Hijo de Dios o haciendo manar gran cantidad de agua del pozo, para que supiese que nos llenan de cosas superficiales y nos prometen la "felicidad instantánea" y que
enseguida quién era. No obstante, la pedagogía de Cristo es una pedagogía de amor, de en definitiva nos confunden y nos vuelven seres sedientos…sedientos de verdad, de
espera, de comprensión, de respeto a la propia libertad. paz, de amor... Esa búsqueda implica salir a ese encuentro, ponernos en marcha y
"perder tiempo", o mejor aún, ganarlo.
El pozo La samaritana sabía de esto, tenía un deseo profundo de verdad, de saciar lo
Es fuente de vida, que es el gran don de Dios. El pozo simboliza la nueva vida que
incompleto, lo imperfecto. Pero sin importar el calor, ni andar sola a la hora donde más
da Jesús a quien se le acerca, sediento de Dios; esa nueva vida es dios mismo
expuesta quedaba, se puso en marcha a buscar eso que tanto anhelaba; y ahí estaba
que se dona nosotros. También evoca la sed que tiene Jesús de la salvación de la
samaritana y de toda persona, para entregarnos el amor divino. Cristo, esperándola.
Te proponemos que en grupos puedas
Vayan y Hagan | Primerear compartir las siguientes preguntas:
La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha
primereado en el amor (1 Juan 4,10); y por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa
sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos
para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de  ¿Qué sentido tiene misionar para mí?
haberla experimentado del Padre y de su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a  Comparto alguna experiencia en donde he experimentado con fuerza
primerear! (EG 24)
la cercanía y el amor de Dios.
La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido,  ¿Estoy convencido de que lo que tengo que anunciar es el Amor del
Señor que se manifiesta en Cristo?
esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más. Pero
¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de
mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo,
necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos. Nos
hace falta clamar cada día, pedir su gracia para que nos abra el corazón frío y
sacuda nuestra vida tibia y superficial. Puestos ante Él con el corazón abierto,
dejando que Él nos contemple!
Entonces, lo que ocurre es que, en definitiva, «lo que hemos visto y oído es lo que
anunciamos» (1 Jn 1,3). La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es
contemplarlo con amor, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo
abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez.
Para eso urge recobrar un espíritu contemplativo, que nos permita redescubrir cada día
que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No
hay nada mejor para transmitir a los demás. (EG 264)

Sólo gracias a ese encuentro —o reencuentro— con el amor de Dios, que se


convierte en feliz amistad, somos rescatados de nuestra conciencia aislada y de la
autorreferencialidad. Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que
humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para
alcanzar nuestro ser más verdadero. Allí está el manantial de la acción evangelizadora.
Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo
puede contener el deseo de comunicarlo a otros? (EG 8)
Día 2: La conversión
Respuesta inicial y constante de quien ha escuchado al Señor con admiración
(obediencia de la fe), cree en Él por la acción del Espíritu y decide ir tras Él, cambiando
radicalmente su forma de pensar y de vivir (DA 278).
No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el
encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y,
con ello, una orientación decisiva. (DCE 1)
Esta elección decisiva, que es la elección de mañana pero también ya la
elección de hoy, y la elección de hoy para mañana, es lo que precisamente llamamos
conversión. Así se traduce la palabra neotestamentaria “metanoien” significa
sencillamente volverse, volver sobre sus pasos. Se trata pues de una revolución en el
interior de nosotros mismos: dejarse conmover totalmente, revolucionarse, para
volverse hacia algo o hacia alguien. Se trata de un cambio radical por el cual una persona
vuelve sobre sus pasos para comprometerse en una nueva dirección (André Louf, A
merced de su gracia).

Vengan y Vean | RESPONDER


Video |Corto Animado -“El alfarero”
Se trata de recibir activamente, esto es, buscando responder a los desafíos que plantea ser
discípulo y misionero de Jesús.
La vocación o el llamado que recibimos, supera siempre la posibilidad del sujeto, pero en todo
caso parte de la conciencia de poder dar algo de sí y de la posibilidad concreta de obrar en tal
sentido.

Lectura: Jesús y la Samaritana | centrados en los versículos 9-12


La propuesta de Jesús a la Samaritana comienza con un pedido: “dame de
beber”; no es en lo inmediato una oferta de respuesta, sino por el contrario, una
atribución de responsabilidad que es ante todo un mensaje de estima por alguna
cosa concreta que la persona puede hacer.
Es como si Jesús dijese: “tengo necesidad de ti, y de algo que solamente —Las estrellas son bellas, por una flor que no se ve...
tú puedes hacer”. Es lógico que Jesús no piense exclusivamente en el agua Respondí "seguramente" y miré sin hablar los pliegues que la arena formaba bajo
terrenal, ya que entretanto ha establecido un contacto importante, ha pedido la luna.
algo que el otro está en situación de poder hacer y dar. —El desierto es bello —añadió el principito.
Era verdad; siempre me he amado el desierto. Puede uno sentarse sobre un
Continuamos iluminando con la lectura de El Principito: médano de arena. Nada se ve, nada se oye y sin embargo, algo resplandece en el
silencio...
Era el octavo día de mi avería en el desierto y había escuchado la historia del —Lo que embellece al desierto —dijo el principito— es que esconde un pozo en
mercader bebiendo la última gota de mi provisión de agua. cualquier parte...
—¡Ah —le dije al principito—, son muy bonitos tus recuerdos, pero todavía no he Me quedé sorprendido al comprender de pronto ese misterioso resplandor de la
reparado mi avión, no tengo nada para beber y sería muy feliz si pudiera caminar arena. Cuando yo era muchachito vivía en una casa antigua en la que, según la
muy suavemente hacia una fuente! leyenda, había un tesoro escondido. Sin duda que nadie supo jamás descubrirlo y
—Mi amigo el zorro...- me dijo... quizás nadie lo buscó, pero parecía toda encantada por ese tesoro. Mi casa
—Mi pequeño hombrecito, ¡ya no se trata más del zorro! ocultaba un secreto en el fondo de su corazón...
—¿Por qué? —Sí —le dije al principito— ya se trate de la casa, de las estrellas o del desierto, lo
—Porque nos vamos a morir de sed...
que los embellece es invisible.
No comprendió mi razonamiento y replicó:
—Me gusta —dijo el principito— que estés de acuerdo con mi zorro.
—Es bueno haber tenido un amigo, aún si vamos a morir. Yo estoy muy contento
Como el principito se dormía, lo tomé en mis brazos y me puse nuevamente en
de haber tenido un amigo zorro.
camino. Me sentía emocionado llevando aquel frágil tesoro, y me parecía que nada
"Es incapaz de medir el peligro —me dije — Nunca tiene hambre ni sed y un poco más frágil había sobre la Tierra. Miraba a la luz de la luna aquella frente pálida,
de sol le basta..." aquellos ojos cerrados, sus mechones de cabellos agitados por el viento y me
El principito me miró y respondió a mi pensamiento:
decía: "lo que veo, aquí, es sólo una corteza; lo más importante es invisible...
—Tengo sed también... busquemos un pozo... Como sus labios entreabiertos esbozaron una media sonrisa, me dije: "lo que más
Tuve un gesto de cansancio; es absurdo buscar un me emociona de este principito dormido es su fidelidad a una flor, es la imagen de
pozo, al azar, en la inmensidad del desierto. Sin la rosa que resplandece en él como la llama de una lámpara, incluso cuando
embargo, nos pusimos en marcha. duerme..." Y lo sentí más frágil aún. Pensaba que a las lámparas hay que
Después de dos horas de caminar en silencio, cayó la protegerlas: una racha de viento puede apagarlas...
noche y las estrellas comenzaron a brillar. Yo las veía como en sueños, pues a
causa de la sed tenía un poco de fiebre. Las palabras del principito danzaban en Antoine de Saint-Exupéry | Capítulo XXIV
mi memoria.
—¿Tienes sed, tú también? —le pregunté.
El octavo día en el desierto, puede compararse con el día posterior a la bella obra del
Pero no respondió a mi pregunta, diciéndome simplemente:
Creador, que llegó a su plenitud con la Encarnación de su Hijo, cuando el Sol que nace de lo alto
—El agua puede también ser buena para el corazón...
No comprendí sus palabras, pero me callé; sabía muy bien que no había que llegó al punto máximo de su esplendor; al igual que ese mediodía que bien ambientaba un
interrogarlo. encuentro, radicado en la misma búsqueda: saciar la sed, la del hombre y la de Dios.
Estaba fatigado. Se sentó. Me senté cerca de él y después de un silencio me dijo:
“El agua puede ser también buena para el corazón”; al igual que el principito, Jesús Sólo la bondad de Dios impulsa a la conversión, su ternura, su dulzura, su paciencia.
hablaba de otro tipo de sed, y consecuentemente otro tipo de agua que la saciaba. Motivado por esto, la respuesta de la mujer también permite el encuentro profundo, la mirada
La samaritana, comenzando con cuestionamientos, da a conocer su sed: no sólo la sed puesta en Él. Porque sin duda Jesús sacia también su sed, pidiéndole más que agua: pidiéndole
física que había motivado su puesta en marcha hacia el pozo, sino también la sed de amor, de una oportunidad para abrir esa grieta, para que deje entrar el agua que brota como manantial,
verdad, de una vida nueva. Y la pedagogía de Jesús, gradual y progresiva, con paciencia y para que se deje saciar. Así, y sólo así, Él también quedaría saciado.
misericordia, fue cavando hondo en el corazón de ella, lo que permite el paso de las dudas a las
certezas, de la incertidumbre a la confianza. Para ensanchar la razón y el corazón
La sed de ella había permanecido durante mucho tiempo, acrecentada por búsquedas « Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en
frustradas. Jesús providencialmente genera el encuentro, la primerea; pero ella hace su parte, se él » (1 Jn 4, 16). Estas palabras de la Primera carta de Juan expresan con claridad
meridiana el corazón de la fe cristiana: la imagen cristiana de Dios y también la
dispone y responde, es eso lo que marca la diferencia: se abre una grieta en su vasija, se deja
consiguiente imagen del hombre y de su camino. Además, en este mismo versículo,
correr el manantial de la gracia, y es allí cuando Jesús decide regalarle el don de su amor, su Juan nos ofrece, por así decir, una formulación sintética de la existencia cristiana: «
Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él ».
Espíritu, capaz de saciar todas sus necesidades y faltas.
La última intervención, por parte de la mujer, que dice y revela una actitud interior Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción
compleja, y en movimiento. No puede creer en la grandeza del deseo divino sobre ella, no puede fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o
una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una
tomar enserio el ofrecimiento, no puede arriesgarse tanto, porque solamente puede creer en Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación
aquello que ve y toca, o que está segura de saber hacer. decisiva. La fe cristiana, poniendo el amor en el centro, ha asumido lo que era el
núcleo de la fe de Israel, dándole al mismo tiempo una nueva profundidad y amplitud.
“Todos se han contentado con el pozo de Jacob, con esta agua; no han ido a buscar otra.
En efecto, el israelita creyente reza cada día con las palabras del Libro del
¿Por qué tienes que venir a hacerme elegir tan a contramano?” El misterio perturba, provoca, Deuteronomio que, como bien sabe, compendian el núcleo de su existencia: «
desconcierta. Pero como el agua prometida y buscada es “agua viva”, del cuestionamiento Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es solamente uno. Amarás al Señor con todo el
corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas » (6, 4-5). Jesús, haciendo de ambos
primero nace el interés, el deseo de buscar más allá. un único precepto, ha unido este mandamiento del amor a Dios con el del amor al
Cristo marca un horizonte que va más allá de los límites de la mujer: un judío prójimo, contenido en el Libro del Levítico: « Amarás a tu prójimo como a ti mismo »
(19, 18; cf. Mc 12, 29- 31). Y, puesto que es Dios quien nos ha amado primero
dirigiéndose a una samaritana, un hombre a una mujer. En la relación personal, atípica para la
(cf. 1 Jn 4, 10), ahora el amor ya no es sólo un « mandamiento », sino la
época y la situación cultural y social, se da esta búsqueda, las preguntas y las respuestas. Exige respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro.
una conversión: que vaya en contramano, que vuelva sobre sus pasos, que tome una orientación Deus Caritas Est 1 | Benedicto XXVI
decisiva. En efecto, la conversión es asunto de tiempo. El hombre necesita tiempo, y Dios Momento personal
también quiere necesitar tiempo con nosotros. Te invitamos a tomarte un ratito para rezar y trabajar con lo anteriormente compartido.
A partir de este encuentro con Jesús, algo sacude el corazón y aparece como extraño, Pedile a Jesús que te permita volver la mirada hacia él de todo corazón y con toda el alma, así
vuelve su rostro hacia vos, para regalarte un manantial de agua viva que sacie la sed de tu
original, inédito, como una perspectiva impensada de vida que se abre hacia un futuro que tiene
que ser descubierto en su totalidad, pero que ya ejerce una misteriosa atracción sobre quien está
buscándose a sí mismo.
corazón.
Rezá en silencio, lento y con confianza:
Vayan y Hagan | INVOLUCRARSE
¡Oh Dios, estoy sediento de ti! Como consecuencia, de que ha sido primereada en el amor, la Iglesia sabe
involucrarse. Jesús lavó los pies a sus discípulos. El Señor se involucra e involucra a
Oh Dios, tú eres mi Dios, desde el amanecer te deseo; los suyos, poniéndose de rodillas ante los demás para lavarlos. Pero luego dice a
Estoy sediento de ti, a ti te anhelo sus discípulos: “seréis felices si hacéis esto” (Juan 13, 17). La comunidad
evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás,
En una tierra sedienta, reseca, sin agua. achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida
Quisiera contemplarte en tu templo, ver tu poder y tu gloria. humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo. Los evangelizadores
tienen así “olor a oveja” y éstas escuchan su voz. (EG 24)
Tu amor vale más que la vida, te alabarán mis labios;
Te bendeciré mientras viva, hacia ti levantaré mis manos. Lectura: Las bodas de Caná
Me saciaré como en un espléndido banquete, 1
Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre

Y mi boca te alabará con alegría. de Jesús estaba allí.2 Jesús también fue invitado con sus discípulos. 3 Y como
faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino».
En mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito durante la noche,
4
Jesús le respondió: «Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha
Porque tú has sido mi ayuda,
llegado todavía».
Y a la sombra de tus alas grito alegremente. 5
Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que él les diga».
Estoy unido a ti, tu brazo me sostiene.
Juan 2, 1-5
Salmo 63 (64) Ante un llamado importante, uno puede responder activamente como María,
obediente y fiel; o puede caer en tres actitudes opuestas a su ejemplo, que no está
lejos de respuestas motivadas por grandes tentaciones: el individualismo, la
pérdida de identidad y la caída del fervor. Las tres actitudes nos llevan a vivir con
Escribe algunas experiencias: un “relativismo práctico”, actuando como si Dios no existiera.

 ¿Cuál es mi sed cotidiana? ¿De qué necesito saciarme?


Distinto a María, que más que vivir sin Dios, se involucra más que nadie con la

 ¿Cuándo te has sentido como “tierra sedienta, reseca y sin agua”? misión de su Hijo. Ella sabe de entrega confiada, ella había prestado el oído a Dios,

 ¿Has pensado que el amor de Dios “vale más que la vida”? y sin duda también sabía que Cristo lo transformaría todo: empezando por su vida,
 ¿Te has alegrado alguna vez a la “sombra de sus alas” mientras tu alma estrecha a Dios siguiendo por el vino y terminando con su misión salvífica.
con un fuerte abrazo?
Si hablamos de involucrarnos en la misión de Jesús, podríamos hablar de espera y con paciencia nos deja ir haciendo “lo que Él nos diga”, sabremos en lo
nuestra tarea como co-redentores. En Él se realizó la Redención y se actualiza hoy profundo que va transformando esa agua en vino.
en cada hombre, de un modo particularmente intenso, cuando participa
íntimamente del Sacrificio de la Misa; pero se realiza también en cada una de
nuestras conversiones interiores. Gesto personal
Involucrarnos para llenar las vasijas con agua, dejarnos transformar, no
Ayer pensamos en un don o regalo que Dios nos había dado, de modo
requieren de grandes actos: como decía la Madre Teresa, no se trata de hacer particular a cada uno. Hoy te proponemos que puedas ver cómo vas
cosas extraordinarias, sino cosas pequeñas con un gran amor. Así se implicó María, pintando el mundo, cómo vas dejando traspasar el amor de Dios desde tu
y así estamos invitados a involucrarnos hoy con la misión de Jesús en la tierra.
don más característico, cómo vas compartiendo ese regalo.

Nos puede parecer que son cosas muy pequeñas, de poco peso, como las Quizá mires la repisa y haya muchas manifestaciones del mismo don,
pero buscá y resignificá ese regalo de Dios. Ya llenaste la vasija de agua,
gotas de agua que el sacerdote añade al vino en el Ofertorio. Sin embargo, del
hiciste tu parte; ahora toca ofrecerla para que Jesús obre el milagro.
mismo modo que esas gotas de agua se unen al vino que se convertirá en la Sangre
de Cristo, también nuestras acciones así ofrecidas alcanzarán un valor inmenso a A menudo solemos vivir con la lógica humana del “dar y recibir”. Te
invitamos a salir un poco de ese enfoque y ofrecer a Dios un regalo
los ojos de Dios, porque las hemos unido al Sacrificio de Jesucristo. Nos hacemos
agradable, de lo mejor que tengas, como mejor te salga. Sin apariencias, sin
así corredentores con Cristo.El vino del amor, de la alegría; vino del sacrificio y de agregados ni adornos: compartí tu don desde lo más puro, involucrá a
la salvación, vino que se involucra con la gotita de agua hasta hacerla alguien más.
desaparecer. Somos eso, una gotita de agua cayendo en el inmenso Amor que
nos abraza y nos compenetra hasta lo más íntimo, que se deja traspasar y no se
cansa de entregarse por cada uno, de involucrarse en tu vida, y como a María, de
Una vez compartido, anotá el momento y
dejarte que te involucres en la suya. cómo derramaste tu don que desborda, Luego
agradecé a Dios por su milagro.

Ofrecemos hoy lo que podemos, lo que tenemos. Quizá un pequeño


acto que pueda ser agradable a los ojos de Dios, parezca como los tantos intentos
que llevó al aprendiz hacer una vasija. Quizá nos frustremos y pensemos que en la
repisa siempre hay más intentos fallidos que un buen logro, sin embargo si
centramos la mirada en el Padre, ese que con amor nos mira, con misericordia nos
Día 3: el discipulado Retomamos la lectura de “El Principito"
Continué caminando y al rayar el alba descubrí el pozo.
La persona madura constantemente en el conocimiento, amor y seguimiento de
—Los hombres —dijo el principito— se meten en los rápidos pero no saben dónde
Jesús maestro, profundiza en el misterio de su persona, su ejemplo y sus
enseñanzas. van ni lo que quieren. .. . Entonces se agitan y dan vueltas... Y añadió: —¡No vale

Vengan y Vean | GUSTAR


la pena!...
El pozo que habíamos encontrado no se parecía en nada
a los pozos saharianos. Estos pozos son simples agujeros
Empezar a sentir el gusto, a saborear el encuentro con Cristo, que se abren en la arena. El que teníamos ante nosotros
especialmente en la misión. parecía el pozo de un pueblo; pero por allí no había
ningún pueblo y me parecía estar soñando.
Lectura: Jesús y la Samaritana | centrados en los versículos 13-19 —¡Es extraño! —le dije al principito—. Todo está a
punto: la roldana, el balde y la cuerda...
Jesús insiste en hacer comprender que lo que puede darle es de otro nivel. Se sitúa Se rió y tocó la cuerda; hizo mover la roldana. Y la roldana gimió como una vieja
más allá, es respuesta a un deseo superior y, al mismo tiempo, quiere hacer entender veleta cuando el viento ha dormido mucho.
que es profundamente satisfactorio, es saciedad definitiva, es humanidad plena y —¿Oyes? —dijo el principito—. Hemos despertado al pozo y canta.
felicidad perenne... —Déjame a mí, es demasiado pesado para ti. Lentamente subí el cubo hasta el

La invitación de Jesús no está solo en función de la persona directamente brocal donde lo dejé bien seguro. En mis oídos sonaba aún el canto de la roldana

interesada, sino que tiene siempre un objetivo y un horizonte que va másallá de sus y veía temblar al sol en el agua agitada.

límites: es para los otros, es concluir de una vez con el preocuparse solo de si —Tengo sed de esta agua —dijo el principito—, dame de beber...

mismo...un ideal de vida que aspira al don de si mismo...un ideal de vida que aspira al ¡Comprendí entonces lo que él había buscado! Levanté el balde hasta sus labios y

don de si para los otros más que un ideal que tiende simplemente a la autorrealización. el principito bebió con los ojos cerrados. Todo era bello como una fiesta.

"Señor, le dice la mujer, dame de esta agua" Aquella agua era algo más que un alimento. Había nacido del caminar bajo las

El deseo profundo ha sido alcanzado. La pregunta se ha convertido en búsqueda del estrellas, del canto de la roldana, del esfuerzo de mis brazos. Era como un regalo

propio rostro según el designio de dios. El misterio recuperado es ahora sometido al para el corazón. Cuando yo era niño, las luces del árbol de Navidad, la música de

discernimiento, fundamentalmente de dos formas: arrojando claridad sobre la propia la misa de medianoche, la dulzura de las sonrisas, daban su resplandor a mi regalo

vida ("ve y llama a tu marido") y luego haciendo referencia a la persona de Jesús de Navidad.

("después vuelve aquí"). Antoine de Saint-Exupéry | Capítulo XXV


Al igual que la samaritana, el principito piensa en todas esas cosas que alejan a las 2. La segunda imagen que nos permite captar mejor esta oración-
personas de lo esencialmente importante. Y cuando por fin encuentran el pozo, se dan acontecimiento, es la toma de conciencia.
En todo hombre, hay un largo periodo en el que la oración permanece
cuenta que estaba todo ahí preparado, esperándolos al igual que Jesús esperaba a la
inconsciente. Estaba ahí, pero no lo sabíamos. Orar es hacer consciente
samaritana. en nosotros esta oración inconsciente. La oración es el lado divino que se
El principito quiere "esa agua" no otra. Esa que está allí, la que de verdad los iba hace consciente y debe integrarse suavemente en nuestra vida.

saciar y que estaba esperándolos. En acto de amor, el hombre sale de sí y da de beber


al principito. El hallazgo se convierte en sorpresa, y ésta en fiesta, porque era mucho 3. Otra imagen que podría describir la oración- acontecimiento es la de una
más de lo que buscaban, por poder gustar de eso que los desbordaba como también fuente que ha estado mucho tiempo obstruida por una piedra. La
fuente existía desde siempre, pero estaba sellada, taponeada. En cuanto
del camino que los llevo hasta ahí.
se quita la piedra, el agua brota espontáneamente. Es una fuente de
Que bello poder gustar de la presencia de Dios, esa que nos desborda en amor, en agua viva.
entendimiento y en razón.

4. También la oración acontecimiento tiene algo que ver con una ruptura
MOMENTO DE ORACIÓN | Adoración al Santísimo súbita, con algo que cede o que se abre con violencia como un dique que
se rompe o como un huracán irresistible. Más que de ruptura habría que
Uno de los momentos donde más podemos gustar de su presencia es en la
hablar de desarrollo. No podemos hacer otra cosa que entregarnos a esa
oración. Hay muchos caminos que nos llevan a ella. Lo importante es que todos
tempestad, ceder ante ella y dejarla seguir su curso.
desembocan en el acontecimiento que captan al hombre entero cuando brota en él
la oración profunda.
La oración supone que algo sucede al que ora. Es siempre un acontecimiento
en el sentido fuerte del término. Es el acontecimiento de la oración.
1. En primer lugar, este acontecimiento, nos toma desprevenidos, nos 5. La oración, finalmente es comprable con un nacimiento. Los dolores de
sorprende de improviso. Lo que nos sorprende así no es algo extraño o parto acompañan al nacimiento, pero también una alegría profunda
profano, sino más bien algo familiar. Nos sentimos sorprendidos por lo que porque un nuevo ser está a punto de venir al mundo. La vida profunda
estaba ya hace tiempo en nosotros y de pronto aparece en la superficie y que llevábamos desde hacía mucho tiempo, que germinaba y crecía en
toma por entero posesión de nosotros. En el primer momento nos parece nosotros se revela súbitamente y a veces de manera tumbativa.
un extraño, pero muy pronto sentimos que se encuentra bien entre
nosotros, que le pertenecemos, que es incluso un aspecto todavía
desconocido de nuestro propio yo. No es un aspecto oscuro sino un Orar es percibir nuestra realidad más profunda, ese punto preciso de nuestro
aspecto luminoso. Es nuestra parte más dinámica, la más profunda, ser en el que inconscientemente, insensiblemente, sin jamás haberlo visto,
nuestra parte de eternidad que se anuncia y se manifiesta. llegamos a Dios, nos derramamos en Dios, tocamos a Dios. Los escritores
bizantinos llamaban a este punto el “topos tou theou”, el lugar donde Dios
está presente en nosotros.
Vayan y Hagan | Acompañar
ACTIVIDAD PERSONAL
Te invitamos a que puedas entrar en un clima de oración profunda para poder meditar
acerca de aquellas cosas en las que Dios te ha sorprendido, como así también los
La comunidad evangelizadora se dispone a acompañar. Acompaña a la
momentos más importantes de encuentros con Cristo, aquellos que nos ha
humanidad en todos sus procesos, por más duros y prolongados que sean.
desbordado con su presencia. Sabe de esperas largas y de aguante apostólico. La evangelización tiene mucho
de paciencia, y evita maltratar límites (EG 24).

LECTURA | Jesús perdido y hallado en el templo


42
Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre, 43
y acababa la
fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos
se dieran cuenta.
ORACION FINAL 44
Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después
Tengo sed de ti mi Jesús.
comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos. 45 Como no lo encontraron,
Pero muchas Veces no me doy cuenta de que en ti puedo Saciar la sed que tengo. volvieron a Jerusalén en busca de él.
Ayúdame a buscar Siempre el agua que sale del pozo maravilloso De tu amor y bondad: 46
Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley,
Si quiero comprensión, tú me la das escuchándolos y haciéndoles preguntas.47 Y todos los que lo oían estaban
Si ansío paz, en ti la obtengo. asombrados de su inteligencia y sus respuestas.

Si necesito confianza, tu fidelidad me acompaña. 48


Al ver, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: «Hijo mío, ¿por
qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados».
Si estoy desorientado/a, tú me guías.
49
Jesús les respondió: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo
Si anhelo perdón, tú me libras.
ocuparme de los asuntos de mi Padre?».50 Ellos no entendieron lo que les decía. 51

Si trabajo por superarme, tú me das fuerzas.


El regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba
Si me encuentro deprimido/a, tú me animas. estas cosas en su corazón.52 Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en
Si estoy sufriendo, tú me sanas. gracia, delante de Dios y de los hombres.
Tengo sed de ti mi Jesús. Lucas 2, 42-52
Sáciala con tu amor, que eso me da vida y Esperanza.
Amen.
Muchas veces no entendemos los planes de Dios, a veces las espera son largas y ACTIVIDAD Y GESTO
algunos procesos duros y prolongados, María no comprendía en plenitud los planes del
Padre; sin embargo los atesoraba en su corazón, contemplaba el misterio y lo
Te invitamos a:
aceptaba. A nosotros también puede pasarnos de igual manera, que nos desborden las  Reunirte con tu pareja de misión.
razones de la lógica divina, que vaya más allá de los límites de nuestra lógica humana.  Hacer brevemente un recorrido por la misión (recuerdos, trayecto, proceso).
María como discípula y misionera acompañó a su Hijo más allá de su entendimiento. A  Centrarse en algo que quieran como pareja misionera agradecerle a Dios de lo
ejemplo de ella la Iglesia necesita una mirada cercana para contemplar, conmoverse y transcurrido en estos días... Una palabra, un gesto, un saludo, una persona…
detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario. Debemos aprender a "quitarnos las  Tenerlo presente durante estos días, como una forma de contemplar. Nos
sandalias ante la tierra sagrada del otro". Tenemos que darle a nuestro caminar el ritmo permitirá gustar la presencia de Jesús en otros, es una forma de encontrarnos
sanador de proximidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión; pero que al con Él, descubriendo su rostro en nuestros hermanos.
mismo tiempo sane, libere y aliente a madurar en la vida cristiana (EG 169).  GESTO : rezar una oración, juntos como compañeros misioneros, por esa/s
persona/s que les hayan permitido el encuentro con Cristo en estos días. Nos
La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para
permitirá acompañar sus necesidades con paciencia y presencia, haciéndonos
llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido.
prójimos, cercanos en la oración, siendo Cristo para otros (incluso de manera
Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos
silenciosa).
y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del
camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas
para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad. (EG 46)

La propuesta es vivir en un nivel superior, pero no con menor intensidad: «La vida se
acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. De hecho, los que más
disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión
de comunicar vida a los demás». Cuando la Iglesia convoca a la tarea evangelizadora, no
hace más que indicar a los cristianos el verdadero dinamismo de la realización personal:
«Aquí descubrimos otra ley profunda de la realidad: que la vida se alcanza y madura a
medida que se la entrega para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión». (EG 10)
Lectura| Jesús y la Samaritana | centrados en los versículos 20-24
Día 4: la comunión Jesús intentaba hacer entender a la samaritana que el encuentro con
No puede haber vida cristiana sino en comunidad. El discípulo participa en la Dios ya no radicaría en un lugar concreto, muchas veces obstaculizado por las
vida del cuerpo de Cristo que es la Iglesia, viviendo el encuentro, el amor y la fraterna diferencias entre culturas y personas; sino que, gracias a la acción invisible del
solidaridad. La vocación al discipulado misionero es con-vocación a la comunión en su
Espíritu Santo, y el manantial de agua que por Él y en Él brota, se podrá adorar
Iglesia. No hay discipulado sin comunión (DA 156).
En el pueblo de Dios, “la comunión y la misión están profundamente unidas
a Dios “en espíritu y en verdad”.
entre sí… La comunión es misionera y la misión es para la comunión”. En las iglesias En esa línea, Jesús mismo se hace hombre, se hace acontecimiento,
particulares, todos los miembros del pueblo de Dios, según sus vocaciones específicas,
palabra y vínculo personal en la vida de la mujer, su Palabra es la que genera el
estamos convocados a la santidad en la comunión y la misión. (DA 163)
encuentro, y en ella, la Verdad. Le anuncia la buena noticia desde dos aspectos.
Dinámica de grupos | Juego “La Ronda Comunitaria” El primero, que el momento de la salvación es hoy, el presente, incluso
aclarando: “está llegando, mejor dicho ha llegado”; y el segundo haciendo
Se coloca el afiche sobre una mesa y los participantes alrededor del mismo, cada hincapié en la dimensión comunitaria de la adoración: “ustedes los
uno con un color diferente. Tendrán que dibujar algo que se relacione con el samaritanos no saben lo que adoran, nosotros sabemos lo que adoramos”.
concepto de comunión en el lugar de la hoja que le corresponda, sin hablar, y
continuar la actividad siguiendo las consignas pertinentes. Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales
Tiempo para reflexión del juego pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad divina.
Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del

Vengan y Vean | Valorar Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de
expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado
Se trata de ir acogiendo las verdades de fe. En la actividad misionera, se para el mundo actual. En realidad, toda auténtica acción evangelizadora es
va pasando del gustar a descubrir un importante valor en la vida propia. El solo siempre «nueva» (EG 11).
gusto no sería suficiente para enfrentar con fidelidad las exigencias del mandato
del Señor; sacrificios, desapegos y todo lo que implica una vida al servicio de la Si bien esta misión nos reclama una entrega generosa, sería un error
misión. entenderla como una heroica tarea personal, ya que la obra es ante todo de Él,
Se necesita que la misión sea un valor, esto es, un bien con el que estás más allá de lo que podamos descubrir y entender. Jesús es «el primero y el más
dispuesto a comprometerte. grande evangelizador». En cualquier forma de evangelización el primado es
Y como el bien siempre tiende a comunicarse, toda experiencia auténtica siempre de Dios, que quiso llamarnos a colaborar con Él e impulsarnos con la
de verdad y de belleza busca por sí misma su expansión; y cualquier persona que fuerza de su Espíritu. La verdadera novedad es la que Dios mismo
viva una profunda liberación adquiere mayor sensibilidad ante las necesidades misteriosamente quiere producir, la que Él inspira, la que Él provoca, la que Él
de los demás. Comunicándolo, el bien se arraiga y se desarrolla. Por eso, quien orienta y acompaña de mil maneras. Esta convicción nos permite conservar la
quiera vivir con dignidad y plenitud no tiene otro camino más que reconocer al alegría en medio de una tarea tan exigente y desafiante que toma nuestra vida
otro y buscar su bien. (EG 9) por entero. Nos pide todo, pero al mismo tiempo nos ofrece todo.
Continuamos leyendo “El Principito”: El zorro se calló y miró un buen rato al principito: —Por favor... domestícame —le
dijo.
Entonces apareció el zorro:
—Bien quisiera —le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de
—¡Buenos días! —dijo el zorro.
buscar amigos y conocer muchas cosas.
—¡Buenos días! —respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vio
—Sólo se conocen bien las cosas que se domestican —dijo el zorro—. Los hombres
nada.
ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y
—Estoy aquí, bajo el manzano —dijo la voz.
como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si
—¿Quién eres tú? —preguntó el principito—. ¡Qué bonito eres!
quieres un amigo, domestícame!
—Soy un zorro —dijo el zorro.
—¿Qué debo hacer? —preguntó el principito. —Debes tener mucha paciencia —
—Ven a jugar conmigo —le propuso el principito—, ¡estoy tan triste!
respondió el zorro—. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo;
—No puedo jugar contigo —dijo el zorro—, no estoy domesticado.
yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de
—¡Ah, perdón! —dijo el principito. Pero después de una breve reflexión, añadió: —
malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca... El principito
¿Qué significa "domesticar"?
volvió al día siguiente. —Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la
—Tú no eres de aquí —dijo el zorro— ¿qué buscas?
misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo
—Busco a los hombres —le respondió el principito—. ¿Qué significa "domesticar"?
empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las
—Los hombres —dijo el zorro— tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero
cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si
también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos
—No —dijo el principito—. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? —volvió a
son necesarios.
preguntar el principito.
—¿Qué es un rito? —inquirió el principito.
—Es una cosa ya olvidada —dijo el zorro—, significa crear vínculos...
—Es también algo demasiado olvidado —dijo el zorro—. Es lo que hace que un día
—¿Crear vínculos?
no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores,
—Efectivamente, verás —dijo el zorro—. Tú no eres para mí todavía más que un
por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los
muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada.
jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña.
Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros
cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos Antoine de Saint-Exupéry | Capítulo XXV
necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti
único en el mundo...
(…)
Sin duda “crear vínculos” es lo que nos propone Jesús. Él saliendo a
ACTIVIDAD PERSONAL
nuestro encuentro, nos ofrece su persona entera y plena: quiere ser único en
nuestro mundo, y somos únicos en el suyo. Y como solo se ama lo que se “Quien pierde la memoria, pierde la fe” dicen… y como los vínculos
conoce y “solo se conocen las cosas que se domestican”, nos invita a una dejan huellas en el corazón y en la vida, te invitamos a hacer memoria de las
relación profunda y personal, con Él en el valioso tesoro de las almas en personas que han sido valiosas en tu camino de fe.
comunión.
Podes hacer una línea de tiempo, con acontecimientos importantes de
Valorar la misión implica amar a Cristo, y conociéndolo es imposible no tu historia de fe y las personas que quieras atesorar hoy, porque:
amar a aquellos que son reflejo de Él, su imagen y semejanza. Por eso la Iglesia,
como “comunidad de amor”, está llamada a reflejar la gloria del amor de Dios “Allí donde está tu tesoro, estará también tu corazón”
que, es comunión, y así atraer a las personas y a los pueblos hacia Cristo. La
Iglesia “atrae” cuando vive en comunión, pues los discípulos de Jesús serán
reconocidos si se aman los unos a los otros como Él nos amó (Cf. Rm 12, 4-13; Jn
13, 34). (DA 159)
“Los ritos son necesarios” para preparar el corazón. Sin duda toda la
liturgia nos acerca al misterio, especialmente la Santa Misa: misterio de
encarnación, de salvación y de comunión. Así como el zorro aclara: “debes
tener mucha paciencia”, y valora esencialmente el proceso bellísimo de
domesticación, Dios con su pedagogía de Amor, ha revelado en toda la historia
de la salvación de la humanidad (y hoy en tu historia) ese mismo proceso
misterioso: los ritos ayudan a que descubramos “cuánto vale la felicidad”, la
verdadera, la esencial. No menos que de la mano de Dios que nos regala un
manantial de gracia, y que sin duda “hace que un día no se parezca a otro día y
que una hora sea diferente a otra”.

Valorar la misión, atesorar el misterio, acoger la verdadera felicidad en


Dios, con Él y para Él. Y no estamos invitados a hacerlo solos, sino creando
lazos, con otros, en comunidad: porque la Iglesia es comunión en el Amor.

Al recibir la fe y el bautismo, los cristianos acogemos la acción del Espíritu


Santo que lleva a confesar a Jesús como Hijo de Dios y a llamar a Dios “Padre”.
Por ese manantial de gracia, estamos llamados a vivir y transmitir la comunión
con la Trinidad, pues “la evangelización es un llamado a la participación de la
comunión trinitaria”. (DA 157)
Vayan y Hagan| Fructificar
Las palabras de Jesús al borde de la muerte no expresan primeramente
una preocupación piadosa hacia su madre, sino que es más bien una fórmula de
Fiel al don del Señor, la Iglesia también sabe fructificar. La comunidad revelación que manifiesta el misterio de una especial misión salvífica. Jesús nos
evangelizadora siempre está atenta a los frutos, porque el Señor la quiere fecunda. dejaba a su madre como madre nuestra. Sólo después de hacer esto Jesús
Cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña. El sembrador, cuando ve despuntar la pudo sentir que «todo está cumplido» (Jn 19,28). Al pie de la cruz, en la hora
cizaña en medio del trigo, no tiene reacciones quejosas ni alarmistas. Encuentra la suprema de la nueva creación, Cristo nos lleva a María. Él nos lleva a ella,
manera de que la Palabra se encarne en una situación concreta y dé frutos de vida
porque no quiere que caminemos sin una madre, y el pueblo lee en esa imagen
nueva, aunque en apariencia sean imperfectos e inacabados.
El discípulo sabe dar la vida entera y jugarla hasta el martirio como testimonio de
materna todos los misterios del Evangelio. (EG 285)
Jesucristo, pero su sueño no es llenarse de enemigos, sino que la Palabra sea acogida y
María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de
manifieste su potencia liberadora y renovadora. (EG 24)
Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Ella es la esclavita
LECTURA | María Madre de Dios y Madre Nuestra del Padre que se estremece en la alabanza. Ella es la amiga siempre atenta para
que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la
25
Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de
mujer de Cleofás, y María Magdalena.26 Al ver a la madre y cerca de ella al esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la
discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo».27 Luego justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la
dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno. Como una
verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama
recibió en su casa.
incesantemente la cercanía del amor de Dios. (EG 286)
Juan 19, 25-27
Que sea ella la que nos enseñe a confiar en que Dios obra: en nosotros
Nadie más que María supo acerca de crear lazos con Jesús: lo atesoró como instrumentos, simples sembradores; y en los lugares y personas donde
en su vientre, lo acogió mientras crecía, se involucró en su misión redentora, Dios nos envíe, siendo Él quien permite que la semilla de fruto abundante.
acompañó cada uno de sus pasos. Caminando fielmente, seguro que cada
instante de su vida hacía eco su primera respuesta: “que se cumpla en mí según ACTIVIDAD PERSONAL O GESTO?
tu Palabra”.

Modelo de confianza, no dudó de las promesas de Dios y siguió a paso


firme a su Hijo con la vida entera. Entregó su tiempo, sus sueños y sus deseos
por amor, ni más ni menos que por su hijo. Aún en medio de las tempestades,
las oscuridades e incluso la muerte, confió en lo que se le había anunciado:
“para Dios nada es imposible”. Y así, venció el miedo y el dolor, segura de que
así sería, aun cuando no podía ver los frutos inmediatos.
Día 5: la misión Leemos con el corazón:
A medida que se conoce y ama a su Señor, el discípulo experimenta la necesidad —Comienzo a comprender —dijo el principito—. Hay una flor... creo que ella me
de compartir con otros su alegría de ser enviado, de ir al mundo a anunciar la Buena ha domesticado...
Noticia, a hacer realidad el amor y el servicio en la persona de los más necesitados; en
síntesis, a construir el Reino de Dios. —Es posible —concedió el zorro—, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
La misión es inseparable del discipulado, por lo cual no debe entenderse como —¡Oh, no es en la Tierra! —exclamó el principito.
una etapa posterior, aunque se la realice de diversas maneras de acuerdo a la propia
vocación y al momento de maduración humana y cristiana de cada uno. El zorro pareció intrigado: —¿En otro planeta?
—Sí.

Vengan y Vean | CARACTERIZAR —¿Hay cazadores en ese planeta?


—No.
El último momento, y más decisivo es en el que la misión va tomando el
—¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
propio ser, va impregnando toda la identidad de uno.
Es la identificación plena con el calor misionero y la asimilación completa —No.
de ese valor con la propia manera de ser, reflejada en gustos, actitudes, y manera —Nada es perfecto —suspiró el zorro. Y después volviendo a su idea:
habitual de ver, juzgar y actuar, a imagen de Jesús. —Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las
gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro
Lectura | Jesús y la Samaritana | centrada en los versículos del 25 al 30 un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de
unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo
Jesús se va revelando a la samaritana de una forma gradual y la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y
progresiva ( pedagogía divina) del mismo modo que lo hace dios con la divina además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo
revelación. En este momento jesud deja verse mas nitidamnte y se revela a ella, tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y
muestra su identidad. La samaritana Primero lo reconoce y se inunda de ese
eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso
mantial que le es donado y luego como respuesta a ese desbordamuiendo
cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti.
necesita ir a anunciarlo.
Este encuentro entre ambos es un dialogo de amor( dia- en hebreo atraviesa; Y amaré el ruido del viento en el trigo.
logo-palabra-)ella es atravesada y transformada por la palabra que es cristo (…)
mismo. —Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a
para que haya dialogo tiene que haber una respuesta y la de la samaritana fue
decirme adiós y yo te regalaré un secreto. El principito se fue a ver las rosas a las
despojarse de lo poco que llevaba, el cantaro, y sale a anunciarlo, contagia el
que dijo:
fervor del espíritu de ese encuentro con los demás.
—No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni El primer día cuando leíamos el cuento de los pozos, veíamos que
ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se aquellos que se habían animado a vaciarse habían encontrado agua en su
interior y como una gran sorpresa: se dieron cuenta de que el agua que habían
diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en encontrado en el fondo de sí mismos era compartida.
el mundo.
Reconocer esto, es descubrir un tesoro en el interior. Y al identificarlo
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles: — no sólo lo hacemos en nosotros mismos, siendo reflejos del agua viva que es
Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera Cristo en el Espíritu Santo, sino que también nos permite reconocer esa agua
en los demás.
que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de
ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, Para lograr esto necesito dejarme transformar, dejarme domesticar por
Cristo, tomar sus características, ser a su imagen y semejanza y configurar mi
porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos
vida en la suya. En palabras de Pablo: “tener los mismos sentimientos que
(salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído Cristo Jesús”.
quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin. Y Jesús, que se “mudó” del cielo para venir a la tierra, nos interpela hoy
volvió con el zorro. también para que hagamos lo mismo. Nos pide que salgamos de nuestras
—Adiós —le dijo.
comodidades, que dejemos las seguridades, que nos despojemos y
respondamos su llamado.
—Adiós —dijo el zorro—.
Qué mejor respuesta que nuestra vida entregada al anuncio, formando
He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede
la verdadera identidad misionera. Hoy, más que nunca nos invita a volver sobre
ver bien; lo esencial es invisible para los ojos. nuestros pasos, a volcar el corazón a una conversión profunda, a llenar
—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse. nuestras vasijas para que Él las llene: con sus dones, con sus sentimientos, con
su Santidad. Santificar todas las cosas es caracterizar nuestras vidas por
—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
completo, según lo que Dios espera de cada uno.
—Es el tiempo que yo he perdido con ella... —repitió el principito para recordarlo.
Volviendo al anuncio, reflejar el amor de Jesús, descubrir su rostro en
—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes los demás y salir al encuentro a anunciar, nos hace responsables de lo que
olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres domesticamos, es decir de los lazos que formamos.
responsable de tu rosa... Somos responsables de nuestro prójimo, de aquellos con quien
—Yo soy responsable de mi rosa... —repitió el principito a fin de recordarlo. compartimos la alegría del Evangelio, con quienes pasamos tiempo y que por
ello son diferentes a todos los demás. La responsabilidad radica en anunciar la
verdad y mostrar cual es la verdadera agua que sacia, compartiendo al Amor
con palabras y obras.
Antoine de Saint-Exupéry | Capítulo XXV
GESTO?
Vayan y Hagan| FESTEJAR
La comunidad evangelizadora gozosa siempre sabe festejar. Celebra y festeja cada
pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización. La evangelización gozosa se
vuelve belleza en la liturgia en medio de la exigencia diaria de extender el bien. La
Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma con la belleza de la liturgia, la cual también
es celebración de una actividad evangelizadora y fuente de un renovado impulso
donativo (EG 24).

LECTURA | El día de Pentecostés


14
Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de
algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.
1
Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. 2 De
pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que
resonó en toda la casa donde se encontraban.3 Entonces vieron aparecer unas
lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos.
4
Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas
lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.

Hechos de los Apóstoles 1, 14; 2, 1-4


Es necesario celebrar y festejar cada paso; cada uno tiene su
importancia, tanto para nosotros como para los demás. La conversión no es de
una vez y para siempre, siempre seguimos siendo pecadores, pero pecadores
perdonados, pecadores en perdón, pecadores en conversión. No puede darse
otra santidad aquí abajo, pues la gracia no puede actuar de otra manera.

La conversión es asunto de tiempo. El hombre necesita tiempo, y dios


quiere también necesitar tiempo con nosotros. El hombre está hecho de tal
manera que necesita tiempo para crecer, madurar y desplegar todas sus
capacidades. Dios lo sabe mejor que nosotros. Por eso espera, no abandona
nunca” (fragmento de “A merced de su gracia”, de André Louf).
Día 7: Una Iglesia en salida
“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante” Lectura | Jesús y la Samaritana
28
La mujer, dejando allí su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente:29
Las palabras del Principito nos invitan a resignificar nuestra vida «Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que hice. ¿No será el
misionera celebrando los lazos que formamos por y para Cristo y así descubrir Mesías?».30 Salieron entonces de la ciudad y fueron a su encuentro.

el verdadero valor de nuestra vocación como un gran tesoro. Juan 4, 28-30

ACTIVIDAD GRUPAL | El misionero ideal Cada una de las acciones de la samaritana toma hoy un lugar importante en tu vida
como misionero. Volvamos la mirada a lo que Dios fue motivando en el corazón en
estos días, haciendo carne cada uno de sus movimientos y re-significandolos en
nuestro día a día:

Dejando allí su cántaro


Abandonó el motivo por el cual se dirigió al pozo, dejó todo lo que
llevaba, se despojó de lo que ya no tenía sentido acumular. Había encontrado la
verdadera saciedad, sabía quién la estaba llamando, ya no necesitaba el
cántaro.

Hoy, terminando la misión y este camino de espiritualidad, recordando el pozo


que se vaciaba para llenarse de lo esencial: ¿sentimos que nos despojamos, que
estamos dejando algo en particular?

Corrió a la ciudad
Salió de inmediato, no titubeó, no dudó de su misión. Luego de vaciarse
de todo y de llenarse de lo esencial, desbordada sale al encuentro, busca a
otros, corre hacia donde pueda compartir la buena noticia que había
descubierto. Como María, no pudo ocultar la alegría porque el amor la Salieron entonces de la ciudad
desbordó.
No salió, salieron. El plural dejaba al descubierto otra verdad: ya no
Pensemos… ¿cómo he respondido el llamado de Dios a ser misionero? ¿Qué podía seguir a Jesús sola, porque no hay discipulado sin comunión. Al
alegría me desborda y me hace salir a compartir y anunciar? compartir la buena noticia, acoger la fe y la verdad había tomado otro sentido.
La vida comunitaria permite vivir y reflejar el amor trinitario, esa es la misión
Dijo a la gente que Cristo nos encomienda: vayan y hagan que todos los pueblos sean mis
No solo su vida había cambiado, sino que deseaba ardientemente discípulos.
hablar y dar a conocer a quien había saciado toda su sed. No se conformaba
Pensando en el grupo misionero en particular, anota una o dos palabras que
con compartir la alegría, tuvo la necesidad de mostrar a otros la Verdad que
puedan describrir ¿cómo vivimos a Cristo? ¿De qué modo somos reflejo de la
había conocido, que había abierto sus ojos, que había llenado su corazón.
comunión Trinitaria?
¿Comparto con palabras y obras lo que me inunda el corazón? ¿Me vacío
acompañando a otros cuando me dejo llenar por Dios? Fueron a su encuentro
Vengan a ver Como hijos de Dios, como hermanos en Cristo fueron a su encuentro:
querían ver su rostro, querían ver lo que la samaritana vio, escuchar lo que ella
Ella sí que supo gustar y valorar la Presencia de Cristo, pudo descubrir y
había oído. Tenían deseos de saciarse, de dejarse transformar, de encontrar su
atesorar esa gracia en su corazón. Quizá no entendiendo todo, pero sí
verdad, su identidad, de reflejarse en Él. No les bastó con escuchar de él:
guardando lo esencial en su interior. Llama a otros para percibir la Presencia, el
querían experimentar el Amor en primera persona, hacerse responsables del
Amor, la Vida y la Verdad.
gran tesoro que habían recibido, respondiendo al mismo llamado.
Repasando estos días de misión, ¿puedo identificar aquellas personas a las que
¿Alguna parte del agua que ofrecimos la dejamos transformar en vino por Jesús?
pude invitar a “ver” a Jesús? Pasalas por tu corazón, anota esos nombres, ponelos
¿Qué es lo que nos hace volver a desear ardientemente un encuentro con Él
en manos de María, para que sea ella quien se los presente al Padre.
(alguna sed, algún vacío, la sobre-carga, alguna otra cosa…)?
Me ha dicho
La samaritana no comparte ni más ni menos que la experiencia de una
presencia, de un encuentro personal. Alguien le dijo, alguien llamó, alguien la
invitó; y no hace más que responder fielmente. Lo que ha visto y oído, es lo que
anuncia.

¿Qué hemos visto durante estos días? ¿Qué hemos oído para poder anunciar?
Resumilo en una o dos palabras, y animate a compartirlo durante esta semana a
una persona que necesite ver y escuchar una buena noticia.
Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos. Lo
que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
Eres responsable para siempre de lo que has domesticado.
Tú eres responsable de tu rosa... Que sepamos valorar muchos tesoros invisibles, meditando la Palabra
-El Principito – Antoine de Saint-Exúpery. y guardando en el corazón cada persona, rostro y gesto que nos hemos ido
cruzando en el camino, especialmente en esta tierra de misión, nuestro
querido Chilecito. Que podamos siempre acompañar a esta comunidad,
Señor, permítenos volver la mirada a lo esencial, que podamos y que Dios nos motive y guíe para ir aquí más allá de las fronteras.
despojarnos cada día de lo que nos distrae. Ayúdanos a
vaciarnos, que saquemos de nuestro pozo lo superficial.
Danos tu Espíritu que renueva y santifica todo, para que el agua
que brota como manantial sacie nuestro corazón. Lo dejamos en
tus manos, Señor, para que hagas visible tu amor invisible, en
cada paso que damos. Anotá el MEJOR recuerdo de la misión Aquí!
Regálanos el don de volver a revivir la importancia del “tiempo
perdido”. Que perdamos mejor el tiempo, que lo ganemos.
Que ganemos el tiempo escuchando, creando lazos, abriendo el
corazón a otros, encontrándonos con vos.
Y que, una vez invertido, sepamos reconocer el tesoro de cada
uno de esos lazos, que los valoremos y comprometamos nuestra
vida para siempre, haciéndonos responsables de lo que hemos
domesticado.
Amén Con seguridad va a quedar grabado siempre en tu corazón.