You are on page 1of 30

ESPIRITUAL!

DAD/AUTOSUPERACIÓN/INSPIRACIÓN
C o M O CONVERSAR

¿"VJ� realmente
límente posible conversar
' con ��ios y recibir claras

respuestas a nuestras oraciones?


DI
En esta guía clásica p a r a la Lú squ eJa de Dios,
un renomLraáo i n s t r u c t o r espiritual c o n t e st a
ésta y otras pre gunt as. C ó mo conversar con
Dios—oLra p re dil ecta de los tascadores de
la Verdad de t o d o el mundo—nos e n se ñ a a
o ra r en forma m á s ín t i ma , es decir, a estable¬
cer una r e l a c i ón personal, profunda y plena¬
mente satisfactoria, c o n el Se r Divino. Es u n
litro que el lector deseará c o n se r va r j u n t o a
-
su cabecera, en el cual descubrirá, con cada
lectura, nuevas gemas de i n sp i r ac i ó n y sabi¬ Th/

duría.
ISBN 0fl7biaM50-3

_ pouNoio t»ao Paramahansa Yogananda


780876 12A505
Ilow C <í« Ta/k With CfoJ (Spaiiisli)

'í iTí I v"ii"-ííriiii*ÉiÉl •ffiTi ifii rtiitA�irfíÉinii


¿ -�UÁL ES LA

NATURALEZA DE DiOS?

ó -OUÁL DEBERÍA S E R

NUESTRA RELACIÓN CON ÉL?


dialmente reconocido como
una de las pe r s o n al id a d e s espiritua¬
SIGNIFICA HABER SIDO
¿C�UÉ les más ilustres de n u e s t r o tiem po ,
HECHOS «A IMAGEN DE DiOS»? Paramahansa Yo g a n a n da (1893-
1952) Ka d ad o a c o n o c e r a mi 11 ones
la luz ele su p ro pia experien¬ de lectores la p e r e n n e sa bid ur ía de
cia J i r e c t a ele la D i v i n i J a d , el a u t o r Oriente a través de la célebre histo¬
e x a m i n a el c o n c e p t o de Dios c o m o ria de su vida, Á u t o h i o g r a fía Je un

el Padre y la M a d r e de todos, nos yogui, así c o m o t a m b i é n de sus nu¬


revela el deseo del Señor de que le m e r o s o s ot ro s libros. A c t u a l m e n t e

amemos en f o r m a c o n st a n te , y no s S e l f - R e a l i z a t i o n Pellowship—la so¬


e x h o r ta a o ra r c o n t od o el fervor de ciedad i n t e r n a c i o n a l que él f u n d ó en
n ue st ro s corazones. Las asombro¬ 1 920 con el fin de d i s e m i na r sus en¬
sas imá gene s que evoca al descriLir s e ñ a n za s en t o d o el niimdo— con¬

el E spí rit u Ú n ic o , in sp i r a r á n a los t i n ú a llevando a cabo su obra espiri¬

lectores a estaLlecer u n a relación tual y h u m a n i t a r i a .

p r o f u n d a y per sonal con Dios, y a Diseño lie la BokreculiicTta: Asnumpta Curry


buscar [la expresión] de la Voz Di¬ Fotografía: Ron Dahlquist/Supcrstoclj
ion I'ollowíliij'
vina en la c reac ió n entera.
'Iodo» reícrvaJo»
Impreí«> iTi p'T GrjpliÍ4;i»m Inc.
S A R

DIOS
POR

Paramahansa Yogananda

Paramahansa Yogananda
(1893 - 1952) i S e l l � � a i i z a t i o H ��ílow�Uip
FO UN DC O laao
Título de la obra original en ineiés publicada por
Self-Realization Fellowship, Los Angeles, California:
How }í?u Can Talk with God
ISBN 0-87612-168-7 (encuademación con tapa dura)
ISBN 0-87612-160-1 (encuademación con tapa delgada)
Traducción al español: Self-Realization Fellowship
Copyright © 1995 Self-Realization Fellowship Grande es la gloria del Señor. Dios existe, y es po¬
Todos los derechos reservados. A excepción de breves citas en reseñas
bibliográficas, ninguna porción de la edición en español de «Cómo sible encontrarle. A l avanzar por el sendero
conversar con Dios» {How You Can Talk with Godj puede ser repro¬
ducida o difundida en forma alguna, ya sea por medios elearónicos, de la vida, silenciosa e infaliblemente compro¬
mecánicos, o de cualquier otro tipo —lo cual incluye fotocopias, gra¬
baciones, sistemas de almacenamiento y recuperación de datos— sin barás que Dios es la única posesión, la única
el permiso escrito de Self-Realization Fellowship, 3880 San Rafael
Avenue, Lx>s Ángeles, California 90065-3298, EE.UU. meta que puede satisfacerte; pues sólo en Él se
Edición autorizada por el Consejo colmarán todos los deseos de tu corazón.
de Publicaciones Internacionales
de Self-Realization FeUowship
—Paramahansa Yogananda
Self-Realization Fellowship fue fundada en 1920 por Paramahansa Yo-
gananda, como el órgano difusor de sus enseñanzas en el mundo en¬
tero. En todos los libros, grabaciones y demás publicaciones de S.R.F
aparecen el nombre y el emblema de Self-Realization Fellowship (tal
como se muestran en esta p�ina), los cuales garantizan que una de¬
terminada obra procede de la sociedad establecida por Paramahansa
Yogananda y refleja fielmente sus enseñanzas.
Diseño de tapa: Assumpta Curry
Fotografía: Ron Dahlquist/Superstock
Primera edición en español: 1995
Segunda impresión en tapa dura: 2001
Self-Realization Fellowship
ISBN 0-87612-450-3
Impreso en Italia por Graphicom Inc.
13252-65432
CÓMO CONVERSAR

DIOS
vOs posible conversar con Dios; éste es un he¬
cho incontrovertible. En la India, por ejemplo,

presencié personalmente como algunos santos


conversaban con el Padre Celestial. También
nosotros —todos nosotros— podemos comu¬
nicarnos con Él. Y no me refiero a un mero mo¬
nólogo, sfno a una verdadera conversación, en
la cual le hablamos a Dios y Él nos responde.
Por supuesto, todos podemos hablarle al Señor,
pero lo que voy a exponer hoy es cómo persua¬
dir a Dios a que nos responda.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

¿Por qué dudarlo? Las sagradas escrituras del David, por su parte, sostuvo numerosos diá¬
mundo contienen numerosas descripciones de logos con el Señor, incluso acerca de asuntos
diálogos entre Dios y el hombre. La Biblia cita mundanos. «Consultó David a Dios, diciendo:
en uno de sus libros uno de los episodios más '¿Debo subir contra los filisteos? ¿Los entrega¬
hermosos: «El Señor se apareció a Salomón en rás en mis manos?'. El Señor le respondió:
sueños por la noche; y le dijo Dios: 'Pídeme lo 'Sube, pues yo los entregaré en tus manos�'».

que quieras que te dé'. Salomón respondió:


[...] concede, pues, a tu siervo, un corazón que Sólo el amor conmueve al Señor
entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir
entre el bien y el mal'. [...] Y le dijo Dios: 'Por¬ \0\ hombre común ora sólo con la mente, y
que has pedido esto y, en vez de pedir para ti no con todo el fervor de su corazón. Semejan¬
larga vida, riquezas o la muerte de tus enemigos, tes oraciones son demasiado débiles como para
has pedido discernimiento para saber juzgar, obtener, una respuesta del Señor. Debemos,
cumplo tu ruego y te doy un corazón sabio e in¬ pues, establecer una relación de confianza e in¬
teligente... Tainbién te concedo lo que no me timidad con el Espíritu Divino, hablándoie
has pedido: riquezas y gloria�'». como lo haríamos a un padre o a una madre.
' Libro Primero de los 2 Libro ni mer o de las Crónicas 14:10.
Reyes 3:5-13.

8
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

Nuestra relación con Él debe ser la expresión afirmamos con resolución; «Él me responderá» y
de un amor incondicional. Cuando recurrimos rehusamos creer lo contrario, y si continuamos
a Dios en su aspecto maternal, como la Madre confiando en Él —no importa cuántos años
Divina —más que en ningún otro aspecto hayan pasado sin que nos haya contestado— lle¬
suyo— podemos legítima y naturalmente exi¬ gará el día en que el Señor nos responderá.
gir una respuesta. Dios está obligado a respon¬ En mi libro «Autobiografía de un yogui», he
der a semejante llamado, porque la naturaleza narrado algunas de las numerosas ocasiones en
esencial de una madre es brindar amor y perdón
que he conversado con Dios. Era muy niño
a su hijo, no importa cuán pecador pueda él aún cuando escuché por primera vez la Voz Di¬
ser. La relación entre madre e hijo es la expre¬ vina. Una mañana, sentado en mi cama, me
sión más hermosa del amor humano que el Se¬ sumí en una profunda ensoñación. La si¬
ñor nos ha brindado.
guiente pregunta se presentó intensamente en
Es importante tener una concepción especí¬ mi conciencia: «¿Qué existe más allá de la os¬
fica de Dios (como la de Madre Divina, por curidad de los ojos cerrados?». Instantánea¬
ejemplo) para poder recibir de Él una respuesta mente, un inmenso destello de luz se manifestó
clara. Y es preciso exigir su respuesta con gran in¬ ante mi visión interior; imágenes de santos, me¬
tensidad; una oración titubeante no basta. Si ditando en grutas en las laderas de las monta-
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

ñas, surgieron como diminutas proyecciones encontraban cerca cuando tuve esta experiencia,
cinematográficas en la gran pantalla luminosa y ellas también oyeron la voz divina. La res¬
dentro de mi frente. puesta de Dios me colmó de tal felicidad que,
en ese mismo instante, tomé la resolución de
—¿Quiénes sois?— pregunté en voz alta.
buscarle hasta alcanzar la unión total con Él.
—Somos los yoguis de los Himalayas.
La mayoría de la gente piensa que no es po¬
Es difícil describir la respuesta celestial; mi sible hallar sino oscuridad tras los ojos cerra¬
corazón se inundó de gozo. Aun después que la dos. Sin embargo, a medida que progresamos
visión hubo desaparecido, los argentinos rayos espiritualmente y nos concentramos en el ojo
continuaron expandiéndose en círculos cada vez «único», situado en la frente, comprobamos que
más amplios, hasta el infinito. nuestra visión interior se abre. Entonces con¬
templamos un mundo diferente, un mundo
«¿Qué es este maravilloso resplandor?», pre¬
pleno de luz y de esplendorosa belleza. Visio¬
gunté. «Soy Ishwara (el Señor). Soy la Luz»,
nes de santos, semejantes a las de los yoguis de
respondió la voz, semejante al murmullo de los Himalayas que yo contemplé, aparecen
nubes.
ante nosotros. Y si profundizamos aún más la
Mi madre y mi hermana mayor, Roma, se concentración, escucharemos la voz de Dios.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

Las escrituras sagradas se refieren, en nume¬


que Él quiere asegurarse de que realmente anhe¬
rosos pasajes, a la promesa del Señor de comu¬ lamos conocerle. Para comprobar si el devoto
nicarse con nosotros. «Me buscaréis y me en¬ sólo lo desea a Él, Dios le pone a prueba. Y no
contraréis cuando me solicitéis de todo cora¬ hablará con el devoto mientras no esté conven¬
zón�». «El Señor estará con vosotros mientras cido de que ningún otro deseo se oculta en su co¬
vosotros estéis con Él; si le buscáis, se dejará ha¬ razón. En verdad, ¿por qué habría Él de revelár¬
llar de vosotros; pero si le abandonáis, os aban¬ sele, si el corazón del devoto está colmado de
donará'�». «Mira que estoy a la puerta y llamo; anhelos de recibir solamente sus obsequios?
si alguno oye mi voz y me abre la puerta, en¬
traré en su casa y cenaré con él y él conmigo�». El amor es e l ün ico obsequio que
Si podemos, aunque sea una vez, «compartir EL HOMBRE PUEDE BRINDAR A DiOS
el pan» con el Señor, romper su silencio. Él ha¬
/a creación entera ha sido concebida como
blará con nosotros a menudo. Mas, al principio,
una prueba para el ser humano. A través de
es muy difícil. No es fácil conocer al Señor, por-
nuestra conducta en este mundo, demostramos
3 Jeremías 29:13.
� Libro Segundo de las Crónicas 15:2. si realmente deseamos al Señor, o si preferimos
'�Apocalipsis 3:20. sus regalos. Dios no nos obligará a que le dese-

14
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

emos a Él sobre todas las cosas, porque quiere tro ser, no podremos expresar nuestra verda¬
que le brindemos nuestro amor espontánea¬ dera naturaleza hasta que no hayamos apren¬
mente, sin que Él nos lo «sugiera». He aquí el dido a manifestar su presencia, la cual mora en
secreto principal de este drama universal. nuestro interior. Ésta es la verdad. Porque so¬
Aquél que nos creó, anhela nuestro amor. Y mos seres divinos, porque somos parte de Él, no
desea que se lo brindemos espontáneamente, sin
nos es posible encontrar una satisfacción per¬
tener Él que pedírnoslo. Nuestro amor es lo
durable en las cosas materiales. «Nadie alberga
único que Dios no posee, a menos que decida¬
a aquél que no me alberga a mí�». Mientras no
mos entregárselo. Así pues, como vemos, in¬
halles tu contentamiento en Dios mismo, nada
cluso el Señor carece de algo que anhela: nues¬
tro amor. Y jamás seremos felices mientras no se podrá brindarte verdadera satisfacción.

lo brindemos. En tanto continuemos siendo


hijos díscolos, arrastrándonos cual pigmeos so¬ ¿Es D ios personal o impersonal?
bre esta tierra, clamando por los dones divinos
e ignorándolo a Él, el Dador, sucumbiremos COs Dios personal o impersonal? Una breve

en los múltiples abismos del sufrimiento. discusión sobre el tema nos ayudará en nues-
Puesto que Dios es la esencia misma de nues- 6 The Hound Heaven
of por Francis Thompson.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

tro anhelo de comunicarnos con Él. A mucha anima a sus propias criaturas. Y cuando se lo

gente no le agrada la idea de un Dios personal. permitimos, el Padre Celestial puede establecer
Consideran que una concepción antropomór-
—�y de hecho así lo hace— una relación perso¬
fica es limitante y prefieren, por lo tanto, con¬ nal con cada uno de nosotros.
siderar a Dios como espíritu impersonal, todo¬
Cuando consideramos el aspecto impersonal
poderoso, como la fuerza inteligente responsa¬
de Dios, tendemos a concebirlo como a un Ser
ble del universo.
remoto, quien se limita a recibir las oraciones
No obstante, si nuestro creador es imperso¬
que le ofrecemos, sin respondernos; un Ser que
nal ¿cómo se explica el hecho de que haya cre¬
todo lo sabe, pero guarda un despiadado silen¬
ado seres humanos? Nosotros somos personas:
cio. Éste es, sin embargo, un error filosófico,
estamos dotados de una forma y poseemos in¬
pues Dios es todo: Él es tanto personal como
dividualidad. Pensamos, sentimos, ejercemos
nuestra voluntad, y Dios nos ha capacitado no impersonal. El Cteador de las personas, no

sólo para apreciar los pensamientos y senti¬ puede ser totalmente impersonal.

mientos de los demás, sino también para res¬ El pensar que Dios pueda, en verdad, asumir
ponder a ellos. El Señor no puede ciertamente una forma humana y venir a conversar con no¬
carecer de ese espíritu de reciprocidad que sotros satisface una necesidad profunda de
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

nuestro corazón. ¿Por qué no se manifiesta Él Swami Shankara también ha afirmado: «Yo soy
de esta manera ante todos? Muchos santos han Espíritu» y «Tú eres Aquello». Muchos de los
oído la voz de Dios ¿Por qué no podrías también grandes profetas han declarado que todos los
tú oírla? «Oh Señor, Tú eres invisible, imperso¬ seres humanos han sido hechos a imagen y se¬

nal, desconocido e incognoscible. Aun así, yo mejanza de Dios.


tengo fe en que, por la fuerza de mi devoción, Casi todo lo que yo sé, lo he recibido direc¬
pueda inducirte a asumir una forma tangible». tamente de Dios y no a través de libros, pues leo
De hecho, mediante su intensa devoción, el ser
muy raramente. Lo que comparto contigo lo
humano puede persuadir a Dios a que se mani¬ he percibido directamente; es por esto que
fieste en forma personal. Y también nosotros, al
puedo hablar con autoridad, la autoridad que
igual que San Francisco de Asís y otros grandes emana de mi percepción directa de la Verdad.
santos, podetnos ver el cuerpo viviente de Cristo, El mundo entero puede opinar lo opuesto,
si oramos con suficiente fervor. Jesús es una
pero, con el tiempo, el valor de la percepción di¬
manifestación personal de Dios. «Aquél que co¬ recta será siempre aceptado.
noce a Brahma (Dios) es Brahma mismo». ¿No
dijo acaso Cristo: «Yo y mi Padre somos Uno�»?
� San Juan 10:30.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

¿Qué significa haber sido « he ch o s presencia. Con el pensamiento podemos trasla¬


A IMAGEN DE DiOS»? darnos instantáneamente a la Estrella Polar o a

� Biblia dice: «Porque a imagen de Dios


Marte. En el pensamiento no existe separación

alguna entre nosotros y las demás cosas existen¬


hizo Él al hombre�». Nunca nadie ha explicado tes. Por lo tanto, en virtud de la conciencia que
satisfactoriamente de qué manera el ser humano existe en el ser humano, puede decirse que ha

ha sido hecho a imagen de Dios. Existen mu¬ sido hecho a imagen de Dios.

chas interpretaciones que tienen algo de verdad, La conciencia es consciente de sí misma. In¬
pero el principal significado del pasaje bíblico es tuitivamente se autopercibe. Dios, mediante su
el siguiente: Dios es Espíritu; y el ser humano, conciencia cósmica, es consciente de sí mismo
en su naturaleza esencial, también es Espíritu. en cada átomo de la creación. «¿No se venden

El cuerpo humano en general, como asi¬ dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de
ellos caerá en tierra [sin el conocimiento de]
mismo la conciencia y la energía vital en él, son
vuestro Padre�».
representaciones microcósmicas de Dios. En la
conciencia residen la omnisciencia y la omni- El ser humano también posee el poder innato
® Génesis 9:6. 9 San Mateo 10:29.

22
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

de la conciencia cósmica, aunque pocos lo de¬ que el requerido para hacer funcionar tan sólo
sarrollan. Dispone, además, de la voluntad, el vehículo físico individual. El poder de la ener¬
con la cual, al igual que el Creador, puede crear gía cósmica que sostiene los universos, también
mundos instantáneamente. Pero pocos desarro¬ vibra en nuestros cuerpos. La energía cósmica es
llan este poder innato. Los animales no razonan, un aspecto de Dios. Por lo tanto, incluso desde
un punto de vista físico hemos sido hechos a
pero el ser humano sí puede hacerlo. Todos los
atributos de Dios —conciencia, razón, volun¬ imagen de Dios.
tad, sentimiento, amor— los posee también el �Qué es la energía que se encuentra en nues¬
ser humano. Debido a estas cualidades, se tro cuerpo? Nuestra forma física está compuesta
puede decir que el hombre ha sido hecho a ima¬ por moléculas y las moléculas por átomos; los
gen de Dios. átomos a su vez están constituidos por electro¬
nes, y los electrones por fuerza vital o «vitatro-
E l cuerpo Físico no es materia, nes», es decir, por incontables billones de partí¬

SINO ENERGÍA culas de energía. Con el ojo espiritual vemos


nuestro cuerpo como una masa de centellean¬

''a energía que sentimos en el cuerpo im¬ tes partículas de luz: la energía que emana de sus
veintisiete billones de células. Es solamente de-
plica la existencia de un poder mucho mayor
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

bido al engaño que percibimos el cuerpo como mentos que componen el cuerpo del ser hu¬
materia sólida. En realidad, no es materia sino mano. La forma de éste se asemeja a una estre¬
energía. lla, cuyas cinco puntas —la cabeza, las dos ma¬
nos y los dos pies— representan los rayos de es¬
Debido a que pensamos que estamos hechos
tos cinco elementos. Así pues, también de este
de carne y hueso nos imaginamos a veces que
modo, hemos sido hechos a imagen de Dios.
somos débiles. Pero si nos percatamos de la
Los cinco dedos de la mano también repre¬
presencia de Dios en nuestro cuerpo, compren¬
deremos que nuestra carne no es más que una sentan los cinco elementos vibratorios de la Vi¬

manifestación física de los cinco elementos vi¬ bración Cósmica Inteligente que mantienen la
estructura de la creación. El pulgar representa el
bratorios: tierra, agua, fuego, aire y éter.
elemento vibratorio más denso: la tierra; de ahí
su grosor. El índice representa el elemento agua.
Los CINCO ELEMENTOS UNIVERSALES El dedcf cordial representa el punzante ele¬
QUE COMPONEN EL CUERPO HUMANO mento fuego, por eso es el más largo. El dedo
anular representa el aire y el meñique representa
n�odo el universo —el cual constituye el cuerpo el elemento más sutil, el éter. Al frotar cada dedo
de Dios— está hecho de los mismos cinco ele- se activa la fuerza que éste representa. Por ejem-
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

pío, el frotar el dedo cordial (el cual representa piritual. Esta órbita ocular única es el «ojo de
el elemento fuego) contra el ombligo (ubicado Dios». Hemos desarrollado solamente dos ojos,
frente al centro lumbar, o «centro del fuego» en
debido a la ley de la relatividad que prevalece en
la espina dorsal, que controla la digestión y asi¬
nuestro universo dual. Jesús dijo: «Si vuestro ojo
milación) ayuda a superar la indigestión. fuese único, todo vuestro cuerpo estará lleno de
Dios manifiesta el movimiento en la crea¬ luz�®». Si miramos a través del ojo espiritual u ojo
ción. El ser humano ha desarrollado piernas y único de Dios, percibiremos que toda la crea¬

pies debido al impulso de expresar movimiento. ción está hecha de una sola sustancia: su luz.
Los dedos de los pies, por su parte, son mate¬
rializaciones de los cinco rayos de energía.
Un o c o n Dios, u n o c o n el
Los ojos personifican a Dios el Padre, el Hijo PODER DE Dios
y el Espíritu Santo, en la pupila, el iris y la parte
� -
blanca del ojo, respectivamente. Cuando nos (Dn último término, el ser humano posee un
concentramos en el punto medio entre las cejas, poder ilimitado. Cuando nuestra conciencia se
las corrientes de los dos ojos se reflejan como une a la conciencia de Dios, es posible cambiar
una sola luz y contemplamos entonces el ojo es- 'O San Mateo 6:22.

28
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

cualquier cosa que se desee. Las partes de un sico se transformó en el Padre. Tan pronto
automóvil pueden ser reemplazadas o cambia¬ como asumió el papel de Creador, se hizo per¬
das, de acuerdo a la necesidad; pero efectuar un sonal, se hizo visible: el universo entero es el
cambio similar en el cuerpo es más complicado. cuerpo de Dios.
El factor básico para lograrlo es la mente, que
En la forma del globo terrestre. Él tiene un
controla todas las células del cuerpo. Cuando el
lado positivo y otro negativo: los polos norte y
ser humano alcanza un completo dominio so¬
sur. Las estrellas son sus ojos; el pasto y los ár¬
bre su mente, puede reemplazar o cambiar a vo¬
boles, su cabello, y los ríos son su torrente san¬
luntad y tan a menudo como lo desee, todas las
guíneo. El rugir del océano, el canto de la alon¬
células y partes de su cuerpo. Por ejemplo, con
dra, el llanto del recién nacido y todos los otros
sólo un pensamiento, podría cambiar los átomos
sonidos de la creación son su voz. Éste es el Dios
del cuerpo, dando origen a la creación de una
personal. Su pulsante energía cósmica palpita en
dentadura completamente nueva. Quienes se
todos lós corazones. Él camina en los millones
han desarrollado espiritualmente, disponen de
de pares de pies de la humanidad. Él trabaja a
un completo control sobre la materia.
través de todas las manos, es la Conciencia
El Señor es Espíritu; en su aspecto imperso¬ Única Divina que se manifiesta a través de to¬
nal es invisible. Pero cuando creó el mundo fí- dos los cerebros.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

Debido a la ley divina de atracción y repul¬ Estos tres componentes corresponden res¬
sión, las células del cuerpo humano se mantie¬ pectivamente a los tres cuerpos del ser hu¬
nen armoniosamente unidas, tal como las es¬ mano: causal o relativo a las ideas, astral o
trellas se mantienen en equilibrio en sus res¬ energético, y físico. Y el alma, o la Vida que los
pectivas órbitas. El Señor omnipresente perma¬ sostiene, es el Espíritu.
nece siempre activo; no existe lugar alguno que
El Espíritu se manifiesta macrocósmicamente
carezca de cierta forma de vida. Con una pro¬
como conciencia cósmica, energía cósmica y
digalidad ilimitada, Dios proyecta incesante¬
cuerpos celestes; se manifiesta microcósmica¬
mente formas proteicas: inagotables manifesta¬
mente como la conciencia, la energía y el
ciones de su energía cósmica.
cuerpo humanos. Así vemos, nuevamente, que
El Espíritu Divino tenía una idea o patrón en realidad el ser humano ha sido hecho a ima¬
bien preciso cuando creó el cosmos. Primero, Él gen de Dios.
materializó todo el universo y luego creó al 4

hombre. Al modelar para sí mismo un cuerpo Dios «habla» mediante l a vibración


físico, formado de sistemas planetarios, Dios
manifestó tres aspectos: la conciencia cósmica, ■
-����los Ciertamente puede presentarse ante
la energía cósmica y la masa o materia cósmica. nosotros en forma física. Él es mucho más per-
Paramahansa Yogananda

sonal de lo que imaginamos. Él es tan real y


concreto como nosotros. Esto es lo que deseo
poder comunicarte hoy. El Señor siempre está
respondiéndonos. La vibración de su pensa¬
miento está emanando constantemente; esto re¬
quiere energía, y la energía se manifiesta como
sonido. Éste es un punto muy importante: Dios
es conciencia, Dios es energía. «Hablar» signi¬
fica vibrar. En la vibración de su energía cós¬
mica, Él está «hablando» constantemente. Él se
ha convertido en la Madre de la creación, que
se materializa a sí misma como sólidos, líquidos,
Pintura de Jagannath
(Kalyana-Kalpataru)
fuego, aire y éter.
La Madre Divina La Madre invisible está expresándose conti¬
El aspecto maternal de Dios, la Madre
Divina, es repre¬ nuamente a través de formas visibles: en las flo¬
sentado en el arte hindú como una
mujer con cuatro bra¬
zos. Una mano se encuentra levantada, simbolizando su res, las montañas, los mares y las estrellas. ¿Qué
bendición universal; en las otras tres manos sostiene res¬
es la materia? Nada más que una firecuencia es-
pectivamente una sarta de cuentas, como símbolo de de¬
voción; páginas de las escrituras, simbolizando erudición
y sabiduría; y un jarrón artístico que representa riqueza.
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

pecífica de vibración de la energía cósmica de telefónico intuitivo se encuentra descom¬


Dios. Ninguna forma en el universo es real¬ puesto. Es por eso que, aun cuando Dios nos
mente sólida. Aquello que parece sólido es me¬ está llamando y hablándonos, nosotros no le
ramente una vibración compacta o densa de su escuchamos.
energía. El Señor nos está hablando mediante vi¬
braciones. Pero la pregunta que surge es: ¿cómo
La vibración cósmica «habla»
comunicarnos directamente con Él? Éste es el lo¬
TODAS LAS LENGUAS
gro más difícil de todos: poder hablar con Dios.
Si le hablamos a una montaña, ésta no res¬ /os santos, sin embargo, le oyen. Cada vez
ponderá. Si le hablamos a las flores —como lo que cierto maestro que conocí oraba, parecía
hacía Lutero Burbank— es posible percibir en como si la voz de Dios le respondiera desde el
ellas una leve respuesta. Y, por supuesto, pode¬ cielo. Dios no necesita una garganta para poder
mos dialogar con otras personas. ¿Pero es Dios hablar. Sí oramos con suficiente intensidad, las
menos sensible que las flores o que los seres hu¬ vibraciones de nuestras oraciones atraerán in¬
manos, ya que nos deja hablarle sin responder¬ mediatamente una respuesta vibratoria, la cual
nos? Así parecería, ¿no es cierto? El problema no se manifestará en cualquier idioma que este¬
está en Él, sino en nosotros. Nuestro sistema mos acostumbrados a oír. Si oramos en ale-

36
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

mán, escucharemos la respuesta en alemán. Si acude. Asimismo, si queremos conocer a Dios,


oramos en inglés, oiremos la respuesta en inglés. debemos actuar como un bebé caprichoso, que
llora hasta que la madre viene.
Las vibraciones de los diferentes idiomas tie¬
nen su origen en la vibración cósmica. Siendo Si decides no dejar de llorar nunca por la Ma¬

Dios la vibración cósmica misma, Él conoce dre Divina, Ella hablará contigo. No importa
cuán ocupada se encuentre con los quehaceres
todos los idiomas. ¿Qué es el idioma? Es una
cierta vibración. ¿Y qué es una vibración? Es domésticos de la creación, si persistes en tu
llanto, Ella no podrá dejar de responderte. Las
una cierta energía. ¿Y qué es la energía? Es un
escrituras hindúes aseguran que si un devoto le
cierto pensamiento.
habla a Dios con intensa devoción, por un día
Aunque Dios oye todas nuestras oraciones, entero y toda una noche, sin interrupción, Él
no siempre nos responde. Nuestra situación es responderá. Pero, ¡cuán pocos lo hacen! Cada
como la de un niño que llama a su madre, pero día tienen «compromisos importantes»: el «de¬
la madre no considera necesario acudir. En lu¬ monio» que les mantiene alejados de Dios. El
gar de ello, le envía un juguete para apaciguarlo. Señor no vendrá si le ofreces tan sólo una pe¬
Pero cuando el niño rehusa dejarse consolar, queña oración y luego empiezas a pensar en
excepto con la presencia de su madre, ella otras cosas; o si rezas así: «Padre Celestial, te es-
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

toy llamando, pero tengo tanto sueño. Amén». ponde a los llamados carentes de devoción. Pero
San Pablo dijo: «Orad incesantemente��». a aquellos devotos que, día y noche, le oran y

El paciente Job mantuvo largas conversacio¬ hablan con la más profunda intensidad. Él se les

nes con Dios. Job le dijo al Señor: «Escucha, manifiesta; Dios se presenta infaliblemente
ante tales devotos.
deja que yo hable: voy a interrogarte y Tú me
instruirás. Yo te conocía sólo de oídas, mas
ahora te han visto mis ojos��». No NOS DEMOS POR SATISFECHOS CON

Cuando un amante expresa su devoción en NADA INFERIOR A LO MÁS ELEVADO


forma mecánica, su «amada» sabe que sus pala¬
bras no son sinceras; ella «escucha» lo que él re¬ t.y'�lo�erdamos el tiempo en nimiedades. Na¬

almente siente en su corazón. En forma simi¬ turalmente, es más fácil obtener de Dios otros

lar, cuando los devotos de Dios oran al Señor, dones, en lugar del supremo don de Sí Mismo.
Él sabe si sus corazones y mentes están áridos de Pero no debemos dejarnos satisfacer con nada

devoción y si sus pensamientos se precipitan fre¬ inferior a lo más elevado. En sí mismos los ob¬

néticamente en todas direcciones. Dios no res- sequios que he recibido de Dios no han tenido
Primera Epístola a los Tesalonicenses 5:17. importancia alguna para mí, excepto la de per¬
��JobA2-Á-5. mitirme ver en ellos al Dador Supremo. ¿Por
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

qué se han materializado todos mis deseos? harto de todo esto, Señor. Deseo hablar con¬
Porque profundizo, porque recurro directa¬ tigo solamente. Sé que Tú eres lo único que re¬
mente a Dios. En cada aspecto de la creación le almente poseo. T ú permanecerás conmigo
veo a ÉL Él es nuestro Padre; Él es más cercano
cuando todos los demás se hayan marchado».
que lo más cercano; es más amado que lo más
Los seres humanos buscan la felicidad en el
amado; es más real que toda persona. Él es tanto
matrimonio, en el dinero, en el vino y así suce¬
incognoscible como conocible.
sivamente, pero quienes así lo hacen son títeres
Dios está clamando por nosotros. Él añora
del destino. Una vez que alcanzamos esta pro¬
que retornemos a Él. Éste es nuestro derecho
funda comprensión, descubrimos el verdadero
de nacimiento. Algún día tendremos que aban¬
donar esta tierra, puesto que no es nuestra mo¬ propósito de la vida y naturalmente comenza¬
mos a buscar a Dios.
rada. La vida terrenal es sólo una escuela en la
cual Él nos ha colocado para ver cómo nos com¬ Debemos exigir reposeer nuestra perdida he¬

portamos aquí; eso es todo. Antes de revelárse¬ rencia divina. Mientras menos egoístas seamos,
nos, Dios desea saber si sólo anhelamos el oro¬ más trataremos de procurar la felicidad de los
pel de la gloria terrenal, o si hemos adquirido demás, y más probable será que pensemos en
suficiente sabiduría como para decir: «Estoy Dios. Por el contrario, mientras más pensemos
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

en metas mundanas y deseos humanos, más se tu vida más simple y pon toda tu mente en el
Señor. La tierra es un lugar de preparación para
alejará de nosotros la felicidad del alma. No
hemos sido puestos aquí en la tierra para arras¬ volver a Dios. Él desea saber si le amamos más
trarnos por el cieno de los sentidos y ser atena¬ que a sus regalos. Él es el Padre y todos somos
zados continuamente por el sufrimiento. Lo que sus hijos. Él tiene derecho a nuestro amor y
es mundano pertenece al mal, porque suprime nosotros tenemos derecho a su amor. Nuestros
la bienaventuranza del alma. La mayor felici¬ problemas surgen cuando le abandonamos.
dad proviene de enfocar todos nuestros pensa¬ Pero Él está siempre esperándonos.

mientos en Dios. Yo sólo desearía que Él nos hubiese dotado a


todos de un poco más de sentido común. Pose¬
emos la libertad de desechar a Dios o de acep¬
¿Por q ué posponer la felicidad?
tarle. Y henos aquí mendigando, mendigando,
.OP mendigando para obtener un poco de dinero,
qué no miras hacia el futuro? ¿Por qué
un poco de felicidad, un poco de amor. ¿Por
otorgas tanta importancia a meras trivialida¬
des? La mayoría de la gente se concentra en el qué pedir cosas que algún día deberán serte
arrebatadas? ¿Por cuánto tiempo más estarás
desayuno, el almuerzo y la cena, en el trabajo,
las actividades sociales, y así sucesivamente. Haz quejándote de la falta de dinero, de las enfer-

45
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

medades y de las dificultades? ¡Apodérate de la responderá dándonos algo que hayamos dese¬
inmortalidad y del reino de Dios! Esto es lo ado, demostrándonos que hemos captado su
que realmente deseas. atención. Pero no nos conformemos con sus
regalos. Hirámosle saber que no nos sentiremos
satisfechos hasta que no le tengamos a Él
Un reino divino está en juego
mismo. Finalmente, Él nos dará una respuesta:

''OS santos enfatizan el desapego, para evi¬ tal vez veamos el rostro de algún santo, en una

tar que algún fuerte apego material nos impida visión; o escucharemos quizás la Voz Divina
hablándonos; y sabremos entonces que esta¬
alcanzar el reino de Dios en su totalidad. La re¬
mos comulgando con Dios.
nunciación no significa abandonarlo todo; sig¬
nifica reemplazar pequeños placeres por la bie¬ Se requiere de un firme e incesante fervor
naventuranza eterna. Dios nos habla cuando para persuadirle a entregársenos. Nadie puede
trabajamos para Él, y deberíamos conversar enseñadnos ese fervor. Tenemos que desarro¬
constantemente con ÉL Confiémosle cualquier llarlo por nuestra propia cuenta. «Es posible
pensamiento que venga a nuestra mente. Digᬠconducir a un caballo al abrevadero, pero no es
mosle: «Señor, revélate, revélate». No aceptemos posible forzarle a beber». Sin embargo, cuando
su silencio como respuesta. Al principio Él nos el caballo tiene sed, busca el agua con celo. Asi-
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

mismo, cuando tu sed de Dios sea inmensa, tro interior. Dios sabe, mediante su conciencia,
cuando dejes de otorgarle inmerecida impor¬ que Él creó todas las cosas; por lo tanto, tener
tancia a todo lo demás —las pruebas del mundo fe significa saber y poseer la convicción de que
o las pruebas del cuerpo— entonces, Él ven¬ estamos hechos a imagen de Dios. Cuando nos
drá. Recuerda: cuando el llamado de tu cora¬ encontramos interiormente en sintonía con la
zón sea intenso —cuando no aceptes ya nin¬ conciencia divina, podemos crear mundos. Re¬

guna excusa— Él vendrá a ti. cuerda que en tu voluntad yace el omnipotente


poder de Dios. Cuando un sinnúmero de difi¬
Debes desechar de tu mente toda duda de
cultades te amenazan y rehusas darte por ven¬
que Dios vaya a responderte. La mayoría de la cido a pesar de ellas; cuando tu mente se en¬
gente no obtiene respuesta alguna debido a su foca inamoviblemente en la meta —totalmente
incredulidad. Pero si estás totalmente resuelto a
dispuesta a vencer— comprobarás entonces que
lograr algo, nada puede detenerte. Es cuando Dios te responde.
te das por vencido, que dictas el veredicto en
Dios, siendo vibración cósmica, es la Palabra
tu contra. La persona de éxito no conoce la pa¬
o Verbo. Dios, como el Verbo, está susurrando
labra «imposible».
a través de todos los átomos de la creación. La
La fe es el ilimitado poder de Dios en nues- música que surge del universo puede ser escu-
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

chada por los devotos que meditan profunda¬ Pero incluso si tan sólo oras a Dios a través del
mente. Ahora, en este mismo instante, estoy éter cósmico, y tu voluntad es lo suficiente¬
escuchando su voz. El Sonido Cósmico que mente fuerte, el éter te responderá con su voz.
oímos en la meditación, es la voz de Dios, Ese Él está siempre hablándote, diciéndote:
sonido se manifiesta a través de un lenguaje in¬
«Llámame, hábiame desde las profundidades
teligible para nosotros. Cuando escucho el so¬
de tu corazón, desde el centro mismo de tu ser,
nido de Om, y ocasionalmente le pregunto a
desde las profiindidades de tu alma; persistente¬
Dios algo en particular, ese sonido de Om se
mente, majestuosamente, decididamente, con la
transforma en idioma inglés o bengalí y me dá firme resolución en tu corazón de que continua¬
instrucciones precisas. rás buscándome, no importa cuántas veces yo
Dios también le habla al ser humano a tra¬ no te haya respondido. Si en tu corazón me su¬
vés de su intuición. Si aprendes a oír la Vibra¬ surras incesantemente: '¡Oh, mi silencioso Bie-
«
ción Cósmica�te será más fácil oír su voz. ñamado, hábiame!' Yo vendré a ti, devoto mío».

Ow, la consciente e inteligente vibración cósmica o Espíritu Si sólo una vez logras esa respuesta, nunca
Santo.
Mediante la práctica de una antigua técnica que se enseña en
más te sentirás separado de Él; tal experiencia
las «Lecciones de Self-Realization Fellowship». divina permanecerá contigo para siempre. Pero

50
Cómo conversar con Dios Paramahansa Yogananda

esa «primera respuesta» es difícil de obtener,


Piensa en todos los conceptos que hoy han
porque el corazón y la mente no están conven¬ venido a mi mente y que he compartido con¬
cidos; la duda se desliza furtivamente en nues¬ tigo. Nunca más debes dudar de que Dios te
tra conciencia, debido a las creencias materia¬ responderá, si eres constante y persistente en tus
listas que hemos albergado con anterioridad. oraciones. «Y el Señor hablaba con Moisés cara
a cara, como habla un hombre con su amigo��»�

Dios responde a los susurros


DEL CORAZÓN DE LOS
VERDADEROS DEVOTOS

"�ios responderá a cada ser humano, inde¬


pendientemente de su casta, credo o color. Con¬ m

forme a cierta máxima bengalí, si con toda el


alma llamas a Dios, como la Madre Universal,
Ella no podrá permanecer en silencio, sino que
tendrá que contestarte. ¿No es esto hermoso?
Exodo 3 3 : 11.
Reseña d e l autor

Paramahansa Yogananda (1893-1952) es mun-


dialmente reconocido como una de las personalida¬
des espirituales más ilustres de nuestro tiempo. Na¬
ció en el norte de la India y en 1920 se radicó en
los Estados Unidos de América, donde enseñó, por
más de treinta años, la antigua ciencia de la medita¬
ción originada en su tierra natal, y divulgó el arte
de vivir la vida espiritual en forma equilibrada. A
través de la célebre historia de su vida, Autobiogra¬
fía de un yogui, así como también por medio de sus
numerosos otros libros, Paramahansa Yogananda ha
dado a conocer a millones de lectores la perenne sa¬
biduría de Oriente. Self-Realization Felloioship, la so¬
ciedad internacional que él fundó en 1920 con el fin
de diseminar sus enseñanzas en todo el mundo, con¬
tinúa llevando a cabo su obra espiritual y humani¬
taria, bajo la dirección de Sri Daya Mata, quien se
cuenta entre las primeras y más fieles discípulas de
Paramahansa Yogananda.
Obras de Paramahansa Yogananda

Autobiografía de un yogui

Susurros de la Madre Eterna

Máximas de Yogananda

Afirmaciones científicas para la curación

Meditaciones metafísicas

La ley del éxito

La ciencia de la religión

En el santuario del alma

Donde brilla la luz

Obras de otros a ut o res

Swami Sri Yukteswar


La ciencia sagrada

Sananda Lal Ghosh


«Mejda»: la familia, niñez y juventud de
Paramahansa Yogananda

Los libros mencionados pueden adquirirse en diversas


librerías u ordenarse directamente a:

Self-Reálization Fellowship
3880 San RafaelÁvenue.
Los Ángeles, CA 90065-3298, EE. Uü
Tel.: (323) 225-2471
Fax: (323) 225-5088
www.yogananiia-srf.org