Sie sind auf Seite 1von 7

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR


INSTITUTO DE MEJORAMIENTO PROFESIONAL DEL MAGISTERIO
SUBDIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
NÚCLEO ACADÉMICO MÉRIDA

ADMINISTRACIÓN EDUCACIONAL EN VENEZUELA


(Ensayo)

Autor: Prof. Darwuy E. Peña Zerpa. (MSc)

Facilitador: Dr. Cristóbal Flores

Mérida, Noviembre 2018.


Cuando una escuela enseña claramente, por medio del ejemplo, que el
autocontrol, la confianza en uno mismo y la autoestima son factores esenciales para
alcanzar cualquier meta, los mismos logros de dicha escuela empiezan a inspirar
confianza a los estudiantes y a permitir el orden y la disciplina entre ellos. Asimismo,
los directores trabajan activamente con los padres para que sus hogares sean también
un centro de aprendizaje y con el esfuerzo se crea capacidad. Por ello, La
Participación de los Padres; es la escuela la que debe lograr que los padres participen
activamente, un ejemplo claro lo demuestra una de las escuelas donde se firma un
contrato estudiante, profesor y padres, donde su compromiso es el alto rendimiento
académico Una vez establecidas las obligaciones y metas en el contrato o pacto
(términos usados en otra escuela), las escuelas mantienen una comunicación
permanente con los padres, de distintas maneras. Si la escuela destaca la importancia
de la obtención de éxitos, es posible vencer muchos obstáculos.

La capacitación de los maestros; La incorrecta preparación de los maestros es,


actualmente, el factor que más debilita la educación en Venezuela. La superación de
este obstáculo es sin lugar a duda uno de los logros más importantes de las
instituciones educativas. El principal problema de las escuelas es la contratación de
buenos maestros, la creciente demanda de maestro permitió el ingreso de docente de
baja calidad. Cuando un maestro se incorpora, la administración educativa en este
caso las zonas educativas deben hacerse cargo de enseñarle todo lo que no sabe y que
va a necesitar para educar bien a los alumnos.

La evaluación de los estudiantes; durante muchos años en nuestro país, los


exámenes de rendimiento escolar se han usado para medir el desempeño de los
alumnos en las escuelas. Pero muchas veces se ha puesto en duda tanto la objetividad
de estos exámenes como su utilidad para establecer cuales alumnos van bien y cuáles
no. Si los estudiantes de una determinada raza, clase social o sexo obtienen mejores
resultados que el resto de los evaluados, se considera que los exámenes no están
midiendo bien a los alumnos, y se concluye que las evaluaciones discriminan a los
estudiantes dentro de la escuela.
Destrezas o Conocimientos Básicos, por qué los niños de escasos recursos son
las principales víctimas de la educación en el sistema educativo; “Todos fracasamos
al aplicar los métodos que nuestros colegas nos enseñaron”, dice Nancy Ichinaga,
“porque los niños no se comportaron de la manera en que supuestamente lo
harían”.“Los educadores centran toda su atención en los estudios de conocimiento,
pero no conocen el proceso de aprendizaje de los alumnos”, afirma Ichinaga. “Se dice
que en la sala de clases debe formarse una familia. Pero nunca se habla de los
conocimientos básicos que deben dominarse o del orden apropiado que hay que
respetar para enseñarlos mejor”.

Aunado a ello, la contratación del personal docente no se realiza desde la escuela


sino desde el Ministerio del Poder Popular para la Educación. los problemas de la
administración educativa en Venezuela, departirlo es muy amplio, pero la educación
tradicional hace que el docente facilite una clase o un conocimiento y realice una
prueba para comprobar a través de una nota la adquisición de los conocimientos, esta
es una realidad que encontramos dentro de las instituciones, desde esta perspectiva
Pérez (1999) critica que el “sistema educativo crea un círculo vicioso realmente
pernicioso: el alumno sólo estudia para pasar. La nota, algo ajeno al aprendizaje en si,
que solo tiene valor el sistema educativo convencionalmente le asigna, se convierte
en el motivador principal del aprendizaje” (p. 80), es decir, la tendencia al vicio
planteado proviene desde los planes y programas del mismo sistema educativo lo que
conduce a los estudiantes a motivarse por la nota obtenida y no por el conocimiento
adquirido.

En tal sentido, la crítica, se debe a que un examen no es más importante que el


ser que está recibiendo el aprendizaje. Dicho proceso educativo debe ir más allá de
una simple memorización para presentar una prueba, necesita de la comprensión y
análisis de ideas para hacer un pensamiento crítico reflexivo confiriendo a los
estudiantes la capacidad de componer ideas propias con otras nuevas para producir
otras y así adquirir y emplear nuevos aprendizajes. Actualmente, encontramos una
gama de estrategias, que según Tobón (2004), la define como “una manera de hacer,
de proceder. Su razón de ser esta en el cómo. Su objetivo es definir un camino, abrir
una vía de acceso” (p. 4), es decir, que para conseguir los objetivos educativos se
puede proceder de manera contraria al examen aplicando un conjunto de técnicas,
actividades y tareas que permitan al estudiante encaminarse a los objetivos previstos
para la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas.

Por otra parte, el director juega un papel importe como líder del proceso
educativo, es vergonzoso decirlo, pero en nuestro país se le da nombramiento a través
de un credencial de director, a docentes con pocos años de servicios, carentes de
experiencia, pocos operante en la administración que requiere el llevar una institución
educativa, a los dirigentes del estado Venezolano no le importa el perfil o la
formación del nivel que posea, solo importa que posea una ideología partidaria,
donde están disponibles las 24 horas del día, para hacer campañas políticas.
Por lo cual, es importante que las instituciones educativas de nuestro país
requieran de excelentes directores, con habilidades comunicativas, los cuales deben
concebir nuevas formas de pensar, para la toma de decisiones justas actuando
acorde con los conocimientos, experiencias, políticas educativas y los procesos de
organización, que permita realiza constantemente reflexiones sobre su actuación,
evaluándose, reconociendo sus debilidades y fortaleza, conversándolas con su
personal, descubriendo que un director es un ser capaz de equivocarse y rectificar,
que corrige y mejora y no precisamente el que da órdenes, para que se cumplan
ciegamente.
Por otra parte, la integración de los padres en el proceso educativo; los padres o
representantes como eje fundamental de la sociedad, ha sido, y es en la actualidad un
agente educativo esencial, con ellos se adquieren las primeras experiencias, los
hábitos y se va formando la personalidad, elementos claves en el desarrollo de los
estudiantes. No obstante, en el contexto social de nuestro país se evidencia que los
educandos se desenvuelven entorno familiar en muchos casos carecen valores
extrínsecos, que les motive a la formación; la pobreza extrema, las familias
disfuncionales, negación de hábitos para el estudio, entre otros. Por ello, es necesario
que los padres reciban formación de parte de las instituciones educativas a través del
docente o director. Al respecto Camacho (2013), expone que
La educación familiar, es la unión de lo institucional y lo ambiental;
la necesidad de formar a los padres para la función educadora es
evidente, con charlas, conferencias, trabajos en grupo, preparación
dentro del matrimonio, cursos apropiados para una educación
familiar que fortalezca los principales servicios educativos a la
humanidad, es desarrollar en las familias una fuerza creadora que
constituya una orientación desde la escuela de padres, es un lugar
privilegiado para una formación integral desde los hogares. (p. 20-
21)
En correspondencia con lo expuesto, se señala que se debe ofrecer formación a los
padres o representantes a través de actividades que brinden como fuente de sabiduría
el justo equilibrio desde el hogar, que se les facilite desarrollar valores y
conocimientos, pues la verdadera educación empieza en el hogar, y esta se convierte
en un pilar fundamental para el desarrollo de los estudiantes en la etapa adulta.

De acuerdo a lo planteado, llevado al contexto social venezolano los docentes


vivimos una realidad precaria, se devengan sueldos y salarios por debajo de la cesta
básica, cabe agregar los cambios en la transformación curricular van en detrimento
del proceso educativo, la simplificación de contenidos, la educación en estos
momentos se encuentra en cambios muy relevantes y requiere de mayor atención de
todos los agentes educativos en los diferentes niveles y subsistemas educativos,
puesto que, existen prejuicios de aprendizaje, obstáculos epistemológicos que
impiden que los estudiantes que adquieran conocimientos, y los integre a su acervo
personal.

También debe señalarse, que los docentes utilizan programas prescritos en las
Mallas Curriculares que no cumplen las exigencias establecidas por la actual
legislación venezolana, que requiere la integración de nuevos conocimientos teóricos
y prácticos. Con estos señalamientos, necesitamos docentes renovadores que den
respuesta a lo planteado anteriormente, con un pensamiento crítico, que se adapte a la
realidad, citando a Area (1993) que expone que

La búsqueda de soluciones a los problemas cotidianos del quehacer


docente, el reciclaje en las prácticas y técnicas pedagógicas, la
actualización del conocimiento científico del área o asignatura que
se imparte, el desarrollo de habilidades de comunicación y
colaboración con compañeros y otros agentes educativos, la
adaptación del curriculum a los intereses, necesidades y
características de los alumnos del centro, etc. son acciones y tareas
que de modo habitual y continuado debiera estar planteándose
cualquier docente independientemente de si existen tales demandas
desde la Administración educativa. (p. 11)
Bajo esta premisa, Los docentes en el desarrollo de la acción educativa deben
adaptarse a las realidades y buscar la solución de acuerdo al contexto social del
estudiante, con mira a la renovación del conocimiento, hacia el cambio y mejora
educativa, de esta manera, se le da respuesta a las exigencias que la sociedad requiere
del sistema educativo, a la vez que se le imprime eficiencia y eficacia operativa a
todos los niveles de la institución escolar.

En último lugar para hablar de las instituciones educativas, oficiales venezolana,


en su mayoría encuentran miseria en las aulas; faltas de equipos con tecnología de
punta, programa que no se adapta a la realidad del proceso de aprendizaje, carencias
de herramientas y material didáctico que permitan al docente desarrollar el proceso
de enseñanza y aprendizaje que facilite el conocimiento y las habilidades a los
estudiantes. Todos estos aspectos señalados, tienen efectos en problemas educativos;
bajo rendimiento de los estudiantes, deserción escolar, deficiencia en la
lectoescritura, la insuficiencia del pensamiento lógico matemático, que forman parte
epistemológica del proceso enseñanza y aprendizaje.
Finalmente, a modo de conclusión se puede decir que no hay excusas para impartir
una educación de calidad, los docentes desde cualquier ámbito como director, o
facilitador de un conocimiento podemos renovar y transformar la educación,
integrando a los padres y representantes, utilizando una evaluación donde se tome en
cuenta al estudiante como ser humano con sentimientos, que posee autoestima,
cualidades y actitudes que lo diferencia de otra persona desde una perspectiva
cognitivo, afectivo y valores, entre otra, que vive en un contexto social cambiante. La
educación se renueva al ritmo de los tiempos y está en permanente cambio; hoy día la
atención a la sensibilidad hacia las diferencias individuales es uno de los mayores
retos.

CITA BIBLIOGRÁFICA

Area, M. (1993). Unidades Didácticas e Investigación en el Aula. Las Palmas de la


Gran Canarias, España. Material cedido por el MRP.
Camacho, A. (2013). Escuela de Padres y rendimiento Escolar. Tesis elaborada en la
Universidad Rafael Landívar, Facultad de Humanidades Campus de
Quetzaltenango, Guatemala. Disponible:
http://biblio3.url.edu.gt/Tesario/2013/05/09/Camacho-Agustina.pdf Artículo en
línea. Consultado el 22, Marzo de 2017]
Casey, S. (2002). No Hay Excusas, Lecciones de 20 Escuelas de Escasos Recursos
y Alto Rendimiento. Washington D C, EEUU. The Heritage Foundation.
Pérez, A. (1999). Educar en el 3er Milenio. Caracas, Venezuela. San Pablo.
Tobón R., (2004). Estrategias comunicativas en la educación: hacia un modelo
semiótico-pedagógico. Medellín. Universidad de Antioquia.