Sie sind auf Seite 1von 16

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS

ESCUELA PROFESIONAL: CIENCIAS ECONOMICAS


ESPECIALIDAD: ECONOMIA
ASIGNATURA: MICROECONOMÍA II
TEMA: BIENESTAR Y EL ÓPTIMO PARETIANA
AULA: 44-C
DOCENTE: FLORCITA ALDAMA TREJO
NOMBRE:
 REYES CASTRO MELITON YOEL
 ACHA JIMENES JOSÉ ARMANDO
 MERCADO ROJAS KEVIN
INTRODUCCIÓN

La preocupación por el bienestar se remonta a tiempos antiguos, sin embargo, como disciplina
científica surge con el marginalismo y en cierta forma a raíz de la teoría de la utilidad. Su desarrollo
aparece asociado al progreso del Estado de Bienestar y constituye un reto permanente para los
estudiosos de las ciencias sociales. En primer lugar, porque el concepto de bienestar es un
concepto difícil de conceptuar, debido a los aspectos subjetivos que afectan al bienestar individual
y al bienestar colectivo. Esta falta de precisión del concepto afecta lógicamente a su medición. En
segundo lugar, porque siendo un concepto multidimensional, es casi imposible de abarcar a partir
de datos empíricos. Finalmente, el bienestar Individual, al igual que la utilidad, presentan serios
problemas metodológicos para su agregación en un ente colectivo.
A pesar de la dificultad que encierra su definición y medición, es indispensable disponer de
instrumentos capaces de medir los impactos que las medidas de política social puedan tener sobre
el bienestar social de las familias y servir de guía para el seguimiento de tales políticas a través
del tiempo y el espacio. Para ello es importante conocer algunos conceptos de bienestar que son
enunciados desde la teoría económica, así como los diferentes enfoques que existen para su
medición.
Las ciencias sociales tienen entre ellas un común denominador que es el estudio del
comportamiento humano. Para este objeto de estudio cada una de ellas ha aportado lo que en su
visión define como fundamental para los individuos y la sociedad y ha construido un conjunto de
herramientas teóricas y empíricas que pueden contribuir al logro de este objetivo.
Los diferentes enfoques de la teoría del bienestar y lo óptimo de Pareto, haciendo énfasis en el
enfoque de la desigualdad del ingreso, donde se analizan aspectos relacionados con la variable
apropiada para la medición de la desigualdad, conceptos de bienestar social, donde se analizan
criterios necesarios para alcanzar el bienestar social, aspectos fundamentales para determinar
una función social de bienestar incluyendo el óptimo de Pareto

El concepto de “óptimo de Pareto” ha tenido una amplia utilización en la teoría social y política de
los últimos decenios. Si bien el concepto analítico evoca el nombre de quien lo formulara
originalmente, poco se ha indagado sobre el lugar y significación que ocupa el mismo dentro de la
obra teórica de Vilfredo Pareto (1848-1923).
ANÁLISIS DEL MERCADO:

 Se analiza mercados perfectamente competitivos.


 Se asume:
 Los consumidores y los productores son tomadores de precios y actúan tomando
decisiones optimizadoras.
 Los bienes son homogéneos.
 Cada bien tiene un precio de equilibrio que se fija por la relación entre la oferta y
la demanda.
 Los consumidores y los productores conocen perfectamente los precios de
mercado.

BIENESTAR Y EL ÓPTIMO DE PARETO

la aplicación de la teoría del bienestar y el Óptimo de Pareto en formar racional conduce a


minimizar la desigualdad social y establece una justa medida de distribución de los recursos
escasos y por último el concepto de utilidad, visto a la luz del bienestar es un concepto
relativo, pues depende de la valoración de cada individuo que le asigne.

BIENESTAR SOCIAL

 Con una dotación de recursos se debe estar logrando maximizar la satisfacción de los
consumidores.
 Para que una asignación de recursos proporcione el máximo bienestar de la sociedad, los
consumidores deben estar viendo satisfechas sus necesidades de consumo con la menor cantidad
de recursos.

DEFINICIONES DE LOS ESTADOS SOCIALES ÓPTIMA.

Un estado es una manera de distribuir los recursos de la economía entre todos los agentes económicos,
de tal manera que cada consumidor termine consumiendo una canasta dada de bienes y cada empresa
termina produciendo una combinación determinada de bienes finales con una combinación específica de
insumos.
El óptimo de Pareto en una economía en la que los consumidores tienes gustos
idénticos:

Las condiciones técnicas de la producción definen el conjunto de combinaciones eficientes


de los bienes r y s, definidos por la curva de posibilidades de producción
Según Pareto, esta combinación está dada por el estado social E˚, que viene a ser aquel
punto dentro de la curva de transformación FF por donde pasa la curva de indiferencia
más alta posible.

1. OPTIMO DE DISTIBUCION
SUPUESTOS:
 Una economía de intercambio puro es aquella en la que no hay producción.
 Los agentes económicos son consumidores que poseen dotaciones iniciales de
bienes.
 Sólo es posible el intercambio y el consumo.
 Los precios no juegan ningún rol.
 Existe información completa.

SUPUESTOS BÁSICOS (EN EL MERCADO DE BIENES):


 Economía con 2 bienes: n = 1 y 2
 2 consumidores: i = A y B
 La demanda de los consumidores: Xi = (X1i, X2i)
 La demanda de los consumidores se basa en sus preferencias (racionales).
 Cada individuo va a consumir como máximo todas sus dotaciones: wi = (w1i,
w2i) .
 La dotación total del bien n es wn = wnA + wnB .

Este criterio de eficiencia fue desarrollado por Vilfredo Pareto en su libro “Manuale di economia
politica” (Manual de economía política), publicado en 1906. Una asignación de bienes es óptimo
en el sentido de Pareto (o Pareto eficiente) cuando no hay posibilidad de redistribución de una
manera en la que al menos una persona estaría mejor, mientras que ningún otro individuo
terminase peor.

 Una definición también se puede hacer en dos pasos:

1. un cambio de la situación A a B es una mejora de Pareto si al menos un individuo mejora sin


que otros individuos salgan desfavorecidos;
2. B es óptimo de Pareto si no existe una posible mejora de Pareto.

Esto se puede entender fácilmente utilizando una caja de Edgeworth. Partiendo del punto C, dos
mejoras de Pareto se pueden hacer:

Desde C a D: el individuo 1 aumentaría su utilidad, ya que alcanzaría una curva de


indiferencia superior, mientras que el individuo 2 permanecerá con la misma utilidad;
Desde C a E: el individuo 1 mantendría su utilidad, mientras que el individuo 2 la
aumentaría.

Una vez que estamos en el punto D o E, no se pueden hacer más mejoras de Pareto. Por lo tanto,
D y E son óptimos de Pareto.

Siguiendo los mismos pasos para cada curva de indiferencia, podemos decir que cada punto en
el que las curvas de indiferencia de diferentes individuos son tangentes representan óptimos de
Pareto. La curva que une a estos óptimos de Pareto se llama curva de contrato.

1.1. LA CAJA DE EDGEWORTH

Francis Y. Edgeworth descubrió una forma de representar (usando el mismo eje) curvas de
indiferencia y su correspondiente curva de contrato. Describió el método en su libro “Mathematical
Psychics: an Essay on the Application of Mathematics to the Moral Sciences” (Matemática
psicológica: ensayo sobre la aplicación de las matemáticas en las ciencias morales), publicado en
1881. Sin embargo, la representación dada, utilizando como ejemplo el trabajo realizado por
Viernes y salarios pagados por Robinson Crusoe, no era la representación que comúnmente
conocemos hoy en día.
Fue Vilfredo Pareto en su libro “Manual de Economía Política”, publicado en 1906, quien desarrolló
las ideas de Edgeworth en un diagrama más simple y comprensible que hoy llamamos la Caja de
Edgeworth.

El diagrama tiene mucho uso en el estudio de la economía del bienestar, teoría de juegos, o teoría
del equilibrio general, entre otras. Su éxito deriva del hecho que resulta fácil de dibujar y sencillo
de explicar.
En la X1B B imagen de
la derecha,
X2A
podemos
ver dos W ejemplos
de la Caja de

Z
E

X2B

X1A
A
Edgeworth, y cómo se dibuja.

El primer ejemplo se usa sobre todo al analizar la economía del bienestar y problemas de
distribución. Como podemos ver, esta “caja” se construye usando dos mapas de indiferencia, que
en este caso representan las curvas de indiferencia de los agentes A (en verde) y B (en rojo), que
deben elegir las cantidades de los bienes x e y. Al rotar el mapa de indiferencia del agente B y
sobreponerlo sobre el mapa de A, construimos la Caja de Edgeworth. Cuando las curvas de
indiferencia son tangentes entre ellas, que es el caso de este ejemplo, podemos dibujar una curva
de contrato (en azul) usando esos puntos de tangencia.

El segundo ejemplo se usa sobre todo para explicar gráficamente la teoría ricardiana del comercio
internacional. En este caso, dibujamos la frontera de posibilidades de producción para los países
1 (en verde) y 2 (en rojo). Al rotar el diagrama del país 2 conseguimos una Caja de Edgeworth,
que nos ayudará a comprender cómo de grandes son las ganancias del comercio internacional y,
por tanto, ayudarnos a representar como el comercio no es un juego de suma cero.
2. OPTIMO DE PRODUCCION

SUPUESTOS BÁSICOS (EN EL MERCADO DE FACTORES):

 2 bienes: i = 1 y 2

 2 factores productivos: n = L y K

 La demanda de factores productivos para producir el bien i: Xi = (XLi, XKi)

 La demanda de factores productivos se basa en la tecnología que posee la


empresa.

 La producción de cada bien va a consumir como máximo todas sus dotaciones:


wi = (wLi, wKi) .

 La dotación total del factor n es wn = wn1 + wn2 .

• La frontera de posibilidades de producción (FPP) representa la cantidad de producción


que se puede obtener de una determinada cantidad de factores de producción utilizando
una tecnología dada. Dependiendo de la tecnología, la FPP tendrá una forma u otra.
• Como se puede ver en la figura adyacente, esta FPP (curva azul) tiene pendiente
descendiente. Está pendiente, que es igual a la relación marginal de transformación entre
X e Y, nos muestra cómo, con el fin de aumentar la salida de X, la cantidad de Y debe
disminuir. De hecho, la relación marginal de transformación mide la desventaja de producir
más X en términos de Y.
• Esta frontera determina la producción máxima (de ambos X e Y) que se pueden obtener
dada la tecnología. La producción en el punto A produce más cantidad de Y y menos de
X que la producción en el punto B. Sin embargo, ambos son técnicamente eficientes, ya
que maximizan la producción total. Por ejemplo, la producción en el punto C es
técnicamente ineficiente, ya que podemos reajustar los factores para alcanzar cualquier
punto sobre la FPP. Por otro lado, el punto D es inalcanzable dada la tecnología, siendo
esta es la razón por la que está fuera de la FPP.

• La FPP puede derivarse de la curva de contrato en una caja de Edgeworth. En esta figura,
vemos la cantidad de factores (K, L) que se utilizan en la producción de cada bien (X, Y).
De hecho, podemos ver cómo, para cada cantidad de cada producto, la cantidad de cada
entrada puede cambiar. Las isocuantas (curva verde para X, roja para Y) muestran la
cantidad que un factor tiene que aumentar con el fin de compensar la disminución en el
otro factor, mantenimiento la cantidad producida inalterada. La pendiente de esta curva
es dada por la relación marginal de sustitución técnica de cada bien producido.
• Los puntos en los que las isocuantas de diferentes combinaciones de producción se
cruzan, que son Pareto-óptimas, nos permiten extraer la curva de contrato, a partir del
cual la FPP se puede derivar. Puesto que la tecnología está dada, sólo una FPP puede
derivarse de la curva de contrato (en comparación con el caso de la frontera de
posibilidades de utilidad).
OPTIMO GENERAL DE PARETO

Un sistema de mercado está en equilibrio competitivo cuando los precios se fijan de tal manera
que el mercado se equilibra o, en otras palabras, la demanda y la oferta se igualan. En este
equilibrio competitivo, los beneficios de las empresas necesariamente tienen que ser cero,
porque de lo contrario habrá nuevas empresas que, atraídas por los beneficios, entrarían en el
mercado y aumentarían la oferta, empujando los precios a la baja. Siguiendo el primer teorema
fundamental de la economía del bienestar, este equilibrio debe ser Pareto eficiente. Esto es
fundamental para conseguir un mecanismo para determinar la producción, el consumo, y el
intercambio óptimos.

Planteamiento inicial:

Consideremos una economía en la que hay:

 Dos factores de producción: el capital (K) y el trabajo (L)


 Dos bienes: el bien X y el bien Y
 Dos agentes: A y B

El problema económico al que nos enfrentamos es encontrar la asignación más adecuada de los
factores de producción con el fin de producir los bienes X e Y, así como analizar cómo se
distribuirán estos productos entre los consumidores A y B. Esta configuración será tal que no
habrá otra configuración factible que permita un aumento del bienestar de uno de los individuos
sin disminuir el bienestar del otro individuo.

Con el fin de lograr el óptimo de Pareto, los siguientes supuestos deben darse:

 La función de producción tiene que ser continua, diferenciable y estrictamente cóncava.


Esto dará lugar a un conjunto convexo de posibilidades de producción, también conocido
como frontera de posibilidades de producción. Su forma muestra un aumento de coste
de oportunidad, ya que tendremos que utilizar un mayor número de recursos con el fin
de producir una mayor cantidad de un determinado bien.
 Las preferencias de los consumidores deben ser monótonas, convexas y continuas, lo
que dará que el bienestar de los individuos aumenta con una mayor cantidad de bienes,
pero con una utilidad marginal decreciente.
 Perfecta y libre disposición de información.
 No tiene que haber externalidades ni bienes públicos, para lo que la utilidad de los
individuos dependa directa y exclusivamente de su posesión de los bienes X e Y.
Optimización de la producción

El problema de optimización de la producción se basa en la maximización de la producción total,


teniendo en cuenta que está sujeta a una cantidad limitada de capital y mano de obra.
Analíticamente,

Podemos empezar por analizar la producción de bienes X e Y como dos problemas de


optimización diferentes. La empresa tendrá que decidir qué cantidad de capital y mano de obra
asignar a la producción del bien X, como se muestra en la parte izquierda del diagrama de abajo.
Además, deberá determinar qué cantidad de capital y trabajo asignar a la producción del bien Y,
como se muestra en la parte derecha. Estas curvas son las isocuantas correspondientes a cada
proceso de producción.

Estos dos diagramas se pueden trazar juntos utilizando lo que se conoce como la caja de
Edgeworth, lo que hace que sea más fácil comparar cantidades de capital y mano de obra
utilizadas, a la vez que la comparación de cantidades de bienes X e Y que se están produciendo.
De hecho, es no sólo más fácil de analizar, sino que también tiene más sentido, ya que se dan
las cantidades totales disponibles de capital y mano de obra.
La solución a este problema está relacionada con la relación marginal de sustitución técnica
(MRTS). Una mayor eficiencia se logra si la reasignación de una unidad de trabajo o capital de
un bien a otro lleva a una mayor producción del primer bien. Cuando la relación marginal de
sustitución técnica es igual para ambos bienes, significa que se están utilizando todos los
factores de producción disponibles, lo que se traduce en un proceso de producción puramente
eficiente.

Gráficamente, si trazamos todos estos puntos se construye lo que se conoce como la curva de
contrato (curva azul en la caja de Edgeworth). Esta representa todas las distribuciones Pareto
eficientes, tales como F, G o H. I no es Pareto eficiente, ya que desplazarse de I a G o a H
darían como resultado un aumento en la producción de uno de los bienes sin disminuir la
producción del otro bien. A partir de esta curva podemos derivar la frontera de posibilidades de
producción, que muestra las cantidades de los bienes X e Y que se producen, como se muestra
en el siguiente diagrama. Debe tenerse en cuenta que tanto la curva de contrato y su derivada, la
frontera de posibilidades de producción, muestran todas las soluciones que son Pareto eficientes
desde el punto de vista de la empresa. Sólo cuando se consideran los precios de los factores de
producción y de los bienes sermos capaces de determinar una solución única (debido a la
concavidad de la frontera de posibilidades de producción).
Optimización del consumo

Las cestas de bienes no pueden ser clasificadas de una manera fiable sin conocer la distribución
de los productos, sobre todo si la cesta tiene diferentes cantidades de cada bien. Es posible que
haya cestas que tengan más cantidad de un bien pero menos del otro. El problema de
optimización será maximizar la utilidad de los individuos A y B sujetos a una cantidad total
limitada de bienes X e Y. Desde un punto de vista analítico, tenemos
En este caso tenemos que lograr la distribución óptima de los dos bienes ya producidos (X e Y)
entre dos personas (A y B). Podemos seguir paso a paso el mismo método utilizado antes. Aquí,
vamos a dibujar las curvas de indiferencia correspondientes a las cantidades de los bienes X e Y
consumidos por A (a la izquierda), y las cantidades de los bienes consumidos por B (a la
derecha).

Una vez más, se utiliza la caja de Edgeworth para representar gráficamente las diferentes
distribuciones que se pueden dar entre los dos individuos, A y B, de los dos bienes, X e Y.
Cuanto más lejos del origen esté la curva de indiferencia, mayor será el nivel de utilidad del que
goza el consumidor.
Aunque todos los puntos en el gráfico son factibles, no todos son eficiente, dadas las utilidades y
preferencias de los consumidores. Las curvas de indiferencia unen todos los puntos que dan a
los consumidores el mismo nivel de utilidad. La curva de contrato se construye mediante la
conexión de todos los puntos de tangencia entre las curvas de indiferencia de los individuos, y
representa todas las asignaciones eficientes de Pareto. La tangencia entre las curvas de
indiferencia es el punto donde los consumidores tienen una relación marginal de sustitución
igual, y por lo tanto no están dispuestos a negociar entre ellos, ya que daría lugar a una menor
utilidad para alguno de los dos individuos.

Óptimo global

Hasta ahora sólo hemos considerado diferentes partes de la economía, y no a la economía en su


conjunto. El problema de optimización esta vez es similar al anterior, aunque esta vez se añade
una restricción adicional, ya que estamos considerando aquí tanto la producción como el
consumo: el nivel de producción también tiene que ser eficiente.

Como este problema de optimización se basa en el anterior, tenemos la misma igualdad en la


relación marginal de sustitución. Además, ambas deben ser igual a la relación marginal de
transformación, que es la pendiente de la FPP,
Estas soluciones son múltiples, ya que hay
varios puntos en los que la condición se cumple. Sin embargo, si tenemos en cuenta los precios
de producción (dado por la consideración de los precios de los factores de producción antes
mencionados), podemos considerar una solución única. En el diagrama adyacente, si los precios
de los bienes son PX y PY, el equilibrio estará en el punto E. Sin embargo, si los precios de los
bienes son P’X P’Y, el equilibrio estará en el punto E ‘.

Digamos que los precios se fijan en PX y PY, y que el punto de equilibrio es E, como se ve en el
siguiente diagrama. Los consumidores A y B consumen los bienes X e Y en diferentes
cantidades. Estas cantidades se dan por el equilibrio en el consumo, el punto E en la curva de
contrato. Tenemos también el equilibrio en el proceso de producción, dado por el punto E en la
frontera de posibilidades de producción. Sabemos que esto es un equilibrio general debido a que
la relación marginal de sustitución es igual a la relación marginal de transformación; o, en otras
palabras, las pendientes de las curvas de indiferencia son iguales a la pendiente de la frontera
de posibilidades de producción.
Los mercados competitivos tienen un equilibrio tal que no es posible hacer un cambio en la
asignación sin que alguien empeore. En realidad, hay muchos óptimos de Pareto y no se puede
afirmar que uno es mejor que otro. Incluso si un consumidor tiene todos los bienes y el otro nada,
no podemos decir que es una distribución ineficiente si todos los recursos están siendo utilizados
de manera eficiente. Esta es la razón por la que algunos economistas creen que es un criterio
incompleto. Sin embargo, existen otros, como Milton Friedman y los defensores de la escuela de
Chicago, para quienes esto demuestra que la economía va a actuar de manera eficiente sin la
necesidad de intervención gubernamental.