Sie sind auf Seite 1von 317

SANTÍSIMA TRINIDAD

1
SANTÍSIMA TRINIDAD
TRES PERSONAS

UN SOLO DIOS

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

La doctrina de la Trinidad
En la Biblia

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

l. La prefiguración de la doctrina de la Trinidad en el


AT

Resulta evidente que la manifestación plena de la


doctrina de la Trinidad se encuentra en el Nuevo
Testamento. No obstante, el Antiguo parece contener
algunas prefiguraciones de la pluralidad de personas
dentro de la divinidad que fueron señaladas por los
primeros cristianos y que constituyeron un auténtico
quebradero de cabeza para sus oponentes judíos. Veamos
alguno de estos textos:

"Y Dios pasó a decir: Hagamos al hombre a nuestra


imagen, según nuestra semejanza... Y Dios procedió a
crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó"
(Gén 1,26-27) (VNM). "Y Jehová Dios pasó a decir:
Mira que el hombre ha llegado a ser como uno de
nosotros al conocer lo bueno y lo malo" (Gén 3,22). "Y
Jehová procedió a bajar para ver la ciudad y la torre que
los hijos de los hombres habían edificado. A

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

continuación dijo Jehová: Mira, son un solo pueblo y hay


un solo lenguaje para todos ellos, y esto es lo que 4
comienzan a hacer. Pues ahora no hay nada que tengan
pensado hacer que no les sea posible lograr. Vamos.
Bajemos y confundamos allí su lenguaje para que no
escuche el uno el lenguaje del otro. Por consiguiente,
Jehová los esparció desde allí sobre toda la superficie de
la tierra, y poco a poco dejaron de edificar la ciudad"
(Gén 11,5-9) (VNM). "Y empecé a oír la voz de Jehová
que decía: ¿A quién enviaremos y quién irá por nosotros?
Y yo procedí a decir: Aquí estoy yo. Envíame a mí" (Is
6,8) (VNM).

Todos estos pasajes fueron interpretados por los primeros


cristianos como prueba irrefutable de que el Antiguo
Testamento ya hacía referencia a la pluralidad de
personas que hay en Dios. Prueba de que fue así es que el
Talmud y otros escritos teológicos judíos registran la
manera en que los rabinos judíos intentaron desvirtuar su
contenido para así negar la posibilidad de que Dios fuera
una Trinidad. Así, por ejemplo, leemos en Gen. R., VIII,
9: "R. Simlai dijo: En todo lugar donde encontréis un
texto que es utilizado por los minim [Uno de los nombres
despectivos con que se califica a los cristianos (y otros
herejes) en la literatura judía. El decreto contra los
minim, anterior, en nuestra opinión, al año 70 d.C.,
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

implicó la excomunión generalizada de todos los judeo-


cristianos que aún seguían conectados con el judaísmo.] 5
en apoyo de sus opiniones, encontrarais la refutación al
lado. Volvieron y le preguntaron: ¿Qué pasa con lo que
está escrito: Hagamos al hombre a nuestra imagen, según
nuestra semejanza? Él contestó: Leed lo que sigue; no se
dice: Y dioses creó al hombre a su imagen, sino Dios
creó al hombre a su propia imagen. Cuando se hubieron
marchado, sus discípulos le dijeron: Te los has quitado de
encima con una tontería; ¿qué respuesta nos darás a
nosotros? Él les dijo: En el pasado Adán fue creado del
polvo de la tierra, y Eva fue creada de Adán. Por eso es a
nuestra imagen, según nuestra semejanza; queriendo dar
a entender que el hombre no puede llegar a existir sin la
mujer, ni la mujer sin el hombre, ni ninguno de ellos sin
la Shejinah".

El texto es sumamente revelador por varias razones. La


primera, porque se alude al hecho de que los primeros
cristianos (y al tratarse aquí de cristianos judíos debe ser
una época muy temprana) creían en la Trinidad y trataban
de demostrársela a los judíos apelando a textos del
Antiguo Testamento como los que yo he señalado arriba.
La segunda, porque queda claro que el mismo judaísmo
rabínico no sabía muy bien cómo refutar a los cristianos
primitivos y tenía que recurrir para ello a respuestas
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

alambicadas. La tercera, porque pone de manifiesto que


la única manera de negar la Trinidad consiste en forjar 6
una caricatura de ella que la equipare con el politeísmo
(lo que no es), exponiéndola al ridículo. Tal ha sido hasta
ahora la táctica del rabinismo talmúdico, del racionalismo
y del islamismo. En ninguno de los tres casos parece, sin
embargo, que llegue a entenderse lo que implica este
dogma.

Otra muestra de hasta qué grado debió impresionar al


judaísmo rabínico la creencia trinitaria de los primeros
cristianos la tenemos en la afirmación, contenida en
los Principios de Fe del judaísmo, de que Dios es una
unidad (clara contraposición a Trinidad). Debe notarse,
sin embargo, que la palabra que se usa en los Principios
de Fe en hebreo para decir "unidad" es yajid. Esto
implica un cambio sustancial sobre el término hebreo que
se utiliza al decir que Dios es uno en, por ejemplo, Dt
6,4. Allí el término empleado es ejad. ¿A qué se debe
este cambio? A nuestro juicio, la idea es clara: ejad
aparece en el Antiguo Testamento en multitud de
ocasiones como "uno"; pero no "uno simple", sino "uno
formado por varios". Citemos algunos ejemplos: "Por eso
el hombre dejará a su padre y a su madre, y tiene que
adherirse a su esposa, y tienen que llegar a ser una sola
carne" (Gén 2,24) (VNM). "Ahora bien, toda la tierra
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

continuaba siendo de un solo lenguaje y de un solo


conjunto de palabras" (Gén 11,1) (VNM). "Son un solo 7
pueblo y hay un solo lenguaje para todos ellos" (Gén
11,6) (VNM). "Y haz que se acerque el uno al otro hasta
formar un solo palo para ti, y realmente llegarán a ser uno
solo en tu mano" (Ez 37,17).

En todos los casos precedentes la palabra hebrea que


aparece es ejad, pero conserva la idea de "uno formado
por varios": un matrimonio formado por un hombre y una
mujer, una lengua que hablan varios, un solo pueblo
formado por todos los hombres, etc.

El judaísmo poscristiano no podía negar que había


referencias en el Antiguo Testamento susceptibles de
servir de argumento en favor de la Trinidad (igual que de
apoyar la idea de que el mesías sería un siervo sufriente)
y fue reinterpretando los pasajes para evitar su utilización
apologética por los cristianos primitivos. No obstante,
como vimos arriba, esa reinterpretación distó mucho de
ser sólida. Así, por citar sólo un ejemplo, el mismo
término "Dios" en hebreo es Elohim, que significa
literalmente "dioses"; y, aunque generalmente lleva el
verbo en singular, en repetidas ocasiones éste va también
en plural; v.gr.: Gén 20,13; 35,7, etc. No sólo eso;
también en repetidas ocasiones el adjetivo calificativo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

que acompaña a Elohim, aunque se traduzca como


singular, es plural; v.gr.: Dt 4,7, Jos 24,19, etc. 8

No es de extrañar por ello que brotes seculares de esta


consciencia hayan aparecido, acá y allá, en la literatura
judía de todos los tiempos como vestigios de la época en
que, no habiendo aún aparecido el cristianismo, no había
por qué oponerse ferozmente a la idea de la divinidad del
mesías o del Dios plural. Quisiera concluir este apartado
con una cita al respecto tomada del Zohar, uno de los
clásicos de la literatura de espiritualidad judía:

"Escucha, oh Israel: Yahveh nuestro Dios, Yahveh es


uno. ¿Por qué hay necesidad de mencionar el nombre de
Dios en este versículo? El primer Jehová es el Padre de
arriba. El segundo es la descendencia de Jesé, el mesías
que vendrá de la familia de Jesé pasando por David. Y el
tercero es el Camino que está debajo (es decir, el Espíritu
Santo, que nos muestra el camino), y estos tres son uno".

Difícilmente un autor trinitaria lo hubiera podido


expresar mejor.

2. Las referencias trinitarias en el NT

Por todo lo que hemos visto en las páginas precedentes


no debería resultarnos chocante que el Nuevo Testamento
una de manera repetida al Padre, al Hijo y al Espíritu
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Santo. Tal conducta sería ilógica de no creer sus autores


en la Trinidad, porque, ¿cuál sería la razón para justificar 9
la presentación conjunta del Dios omnipotente, un mini-
dios y una fuerza sin personalidad? No vamos a tratar
este tema de manera exhaustiva, pero sí podemos ver
algunos ejemplos antes de concluir este capítulo:

Los primeros cristianos utilizaban fórmulas


trinitarias. "La bondad inmerecida del Señor Jesucristo y
el amor de Dios yla participación en el Espíritu Santo
estén con todos ustedes" (2Cor 13,13) (en la VNM
aparece numerado por razones desconocidas como
versículo 14).

"Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido


santificados, pero ustedes han sido declarados justos en el
nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de
nuestro Dios" (1Cor 6,11) (VNM).

"Un cuerpo hay y un espíritu, así como ustedes fueron


llamados en una sola esperanza a la cual fueron llamados;
un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos,
que es sobre todos y por todos y en todos" (Ef 4,4-6)
(VNM).

Aquellos primeros cristianos no se sentían avergonzados


de concluir sus cartas, como la Segunda alos Corintios,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

con una triple invocación en la que se unían el Padre, el


Hijo y el Espíritu; tampoco les avergonzaba recordar que 10
toda la labor de salvación en su vida era fruto del Padre,
del Hijo y del Espíritu, y sentían un especial orgullo al
poder decir que en su vida estaba presente un solo Señor,
un solo Espíritu y un solo Padre. Ésa era su experiencia
vital y su fe, y jamás se les hubiera podido pasar por la
cabeza que el Espíritu que movía a la Iglesia era una
simple fuerza activa sin personalidad, y que el Hijo no
era sino un dios, un arcángel encarnado.

Los primeros cristianos creían que los carismas


entregados a la Iglesia procedían de la Trinidad. No era
sólo el testimonio de los apóstoles lo que movía a los
primeros cristianos a confirmarse en aquella fe trinitaria,
sino también la propia experiencia cotidiana de vida
eclesial. Existía en ellos la absoluta convicción de que su
vida de fe edificada por los carismas divinos era
alimentada por las tres personas de la Trinidad: "Ahora
bien, hay variedades de dones, pero hay el mismo
Espíritu, y hay variedades de ministerios, y sin embargo
hay el mismo Señor, y hay variedades de operaciones, y
sin embargo es el mismo Dios quien ejecuta todas las
operaciones en todos" (1Cor 12,4-6).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

El bautismo en el nombre de la Trinidad. A fin de


cuentas, todo lo que hemos visto con anterioridad no 11
tenía nada de extraño para los primeros cristianos. En la
enseñanza de los apóstoles se había transmitido la orden
dada por el propio Jesús en el sentido de que el
sacramento de entrada en la comunión de los creyentes,
el bautismo, se celebrara en el nombre común del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo: "Vayan, por lo tanto, y
hagan discípulos de gente de todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del
espíritu santo" (Mt 28,19) (VNM).

Fíjese bien el lector que Jesús no atribuyó nombres


distintos a cada una de las tres personas de la Trinidad,
sino que enseñó la existencia de un nombre común a los
tres. Pero ¿es siquiera verosímil que Dios iba a tener un
nombre común con un arcángel y una fuerza que ni
siquiera tiene personalidad? Resulta patente que no;
como también le resultará seguramente claro al lector,
tras la lectura de las evidencias bíblicas indicadas en las
páginas anteriores, que la Biblia sí enseña la doctrina de
la Trinidad.

3. Conclusión

Al autor de estas líneas, y no dice esto con petulancia, le


parece que el concepto de la divinidad que aparece en el
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Nuevo Testamento es con mucho el más grandioso que


podría captar la atención del ser humano. Frente a la 12
grosería de los politeísmos o la frialdad del panteísmo,
surge la grandeza moral del monoteísmo. Pero no se trata
de un monoteísmo como el islámico (y, en buena medida,
el del judaísmo), en el que Dios es un ser lejano e
inaccesible a nosotros. El Nuevo Testamento enseña que
ese Dios se hizo carne y habitó entre nosotros, que creció
como un ser humano, que conoce hasta la fibra más
íntima de nuestro ser y que, por ello, hace posible que
nos acerquemos a él con toda confianza (Heb 2,17-18;
4,15-16). Este mismo Dios, lleno de amor y compasión,
no retrocedió ante nada en favor nuestro, hasta el punto
de verse injustamente juzgado, escarnecido, escupido,
torturado, condenado y, finalmente, muerto en uno de los
suplicios más terribles que ha ideado el ser humano: la
cruz.

Pero la muerte no podía contener al autor de la vida (He


3,15) y, vuelto de entre los muertos, provocó entre sus
discípulos una convicción más firme aún de que era su
Señor y su Dios (Jn 20,28).

Aquello no era el final, sino casi el principio. El Espíritu


Santo enviado por el Padre ha guiado desde entonces a la
Iglesia redimida por la sangre del Hijo. La ha impulsado,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

le ha dado dones y carismas, ha intercedido por ella. La


misma vida eclesial sería inconcebible sin su presencia 13
continua.

Frente a estas realidades gloriosas, las sectas ofrecen un


panorama que, en realidad, arranca de concepciones
paganas: Jesús fue sólo un hombre o, como mucho, un
arcángel, un dios. Su obra fue de mucho menos valor del
que señalan las Escrituras, e incluso necesita ser
enmendada por las revelaciones de los profetas o mesías
de turno.

El Espíritu Santo es una mera fuerza, como la


electricidad. Un impulso desprovisto de razón o
personalidad que, en la mayoría de las teologías de las
sectas, ya no actúa en medio del pueblo de Dios.

Puede que a alguien le resulte consoladora una visión tan


patética, tan capitidisminuida, tan tergiversada del Dios
de la Biblia. Al que escribe estas líneas, sin embargo, le
atrae más la gloriosa realidad que sólo hemos podido ver
a vuelo de pájaro en las páginas anteriores. Le convence
más el Dios de amor encarnado que el arcángel enviado
en sustitución de Dios a salvarnos. Le conmueve más el
Dios-Espíritu Santo que intercede por él con gemidos
indecibles (Rom 8,26-27) que esa fuerza activa
impersonal que, a semejanza de la electricidad, ni siente
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

ni padece y se mueve ciega y sin saber adónde la llevan.


A ese Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, sea la gloria por 14
los siglos de los siglos.

¿Cristo es Dios?
Análisis de textos bíblicos

La cuestión de la divinidad de Cristo ha sido el continuo


caballo de batalla en la historia del cristianismo. En las
Escrituras aparecen ya los primeros intentos de negarla
durante el período neo testamentario, y raro ha sido el
siglo desde entonces en que no haya surgido un
movimiento que, de una u otra manera, no haya
cuestionado la plena divinidad de Cristo. Desde los
ebionitas a los Testigos de Jehová pasando por los
arrianos o los socinianos, los grupúsculos sostenedores de
esta tesis se cuentan por docenas.

Aunque algunas sectas, como los mormones o los


adventistas, se adhieren formalmente a la doctrina de la
divinidad de Cristo [Que esta adhesión es sólo formal
queda de manifiesto cuando descubrimos que los
adventistas afirman que Cristo era el arcángel Miguel
(Questions of doctrine, pp.71-83), y que los mormones
sostienen que los hombres salvados se convierten en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

dioses (Doctrinas y convenios, 132:37), y que Jesús fue


el hijo de Adán, el único Dios con el que tenemos que 15
tratar los habitantes de este planeta (Diary of Hosea
Stout, 9 de abril de 1852, vol. 2, p. 435)], lo cierto es que
la mayoría de ellas la niega de una manera u otra. Tal es
el caso de los mooníes, los Testigos de Jehová o los
Niños de Dios. En este capítulo trataremos de examinar
las objeciones tomadas de la Biblia que presentan contra
esta doctrina, la enseñanza bíblica al respecto, algunos
ejemplos del pensamiento rabínico sobre la divinidad del
mesías y la opinión de los primeros cristianos.

1. Las objeciones contra la divinidad de Cristo

Históricamente la pobreza de los argumentos aducidos


contra la divinidad de Cristo es tan considerable, que
podemos decir que los consignados a continuación
constituyen la práctica totalidad. Como tendremos
ocasión de ver, ninguna de las citas manejadas por las
sectas vulnera en absoluto la enseñanza bíblica de la
Trinidad y, en su mayor parte, arrancan de una falta de
conocimiento preciso acerca del contenido de ese dogma.
Pasemos ahora a los textos:

a) Marcos 13,32, o Mateo 24,36. La interpretación de los


antitrinitarios pretende que en este pasaje se demuestra
tajantemente que Cristo no era Dios, puesto que no era
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

omnisciente. Se incurre con esto en un error que veremos


repetido en varias ocasiones: la incapacidad de distinguir 16
entre la naturaleza humana y la naturaleza divina de
Jesús. Es obvio que la primera era, como humana,
limitada: Jesús se cansaba, tenía sed, padecía el dolor, su
conocimiento era limitado, etc. Ahora bien, como Dios,
era omnisciente. Veamos algunos ejemplos de la
Escritura: "Ahora sabemos que sabes todas las cosas y no
necesitas que nadie te interrogue. En esto creemos que
salimos de Dios" (Jn 16,30) (VNM). "De modo que le
dijo: Señor, tú sabes todas las cosas" (Jn 21,17) (VNM).
"... Cristo. Cuidadosamente ocultados en él están todos
los tesoros de la sabiduría y del conocimiento" (Col 2,3).
Ni para Juan ni para el autor de la carta a los Colosenses,
Jesús era un personaje privado de omnisciencia. Todo lo
contrario: sabía todo y en él estaban, sin excepción, todos
los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

b) Juan 14, 28. La interpretación sectaria de este pasaje


adolece también de un desconocimiento de fondo del
dogma trinitaria. Insistimos una vez más en que la
persona del Hijo, la segunda de la Trinidad, tiene una
naturaleza humana y otra divina. La humana,
lógicamente, es inferior a la divina del Padre; pero ambas
personas divinas, la del Padre y la del Hijo, son iguales.
Es precisamente por eso por lo que el evangelio de Juan
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

recoge la información de que los judíos del tiempo de


Jesús deseaban matarle, porque se hacía igual a Dios: "A 17
causa de esto realmente los judíos procuraban con más
empeño matarlo, porque no sólo quebrantaba el sábado,
sino que también llamaba a Dios su propio Padre,
haciéndose igual a Dios" (Jn 5,18-19) (VNM).

c) Apocalipsis 3,14. La interpretación antitrinitaria de


este pasaje (uno de los más utilizados por los arrianos en
su día) pretende que aquí Cristo es presentado como el
"primer ser creado". Lo cierto es que tal afirmación sólo
demuestra una ignorancia absoluta del sentido del
término arjé (traducido aquí como "principio"). En
calidad de título, como aparece aquí, la palabra arjé tiene
en multitud de ocasiones el significado de "príncipe" o
"principado". En tal sentido aparece, por ejemplo, en
Rom 8,38; Ef 1,21; 3,10; 6,12; Col 1,16; 2,10; Tit 3,1,
etc). Ahora bien, en el libro de Apocalipsis, arjé es un
título que se aplica única y exclusivamente a Dios; v.gr.,
Ap 21,6, en su calidad de fuente (principio) de todo. Por
tanto, el pasaje no dice que Cristo fue el primer ser
creado, sino que fue la fuente, el origen, el principio de
que emanó la creación divina; es decir, que es el mismo
creador, como tendremos ocasión de ver en el apartado
que sobre ese tema hay en este capítulo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

d) Colosenses 1,15. De nuevo nos hallamos ante una


interpretación errónea de un texto en base a la ignorancia 18
terminológica de las sectas. Éstas interpretan la palabra
"primogénito" en el sentido de "primer creado"; Cristo,
pues, sería una simple criatura. Ahora bien este análisis
del pasaje es erróneo por las siguientes razones:

1a. Primogénito (protótokos en griego) no es lo mismo


que primer creado (protiktos en griego). Si realmente
Pablo hubiera deseado expresar que Cristo era un ser
creado, hubiera empleado el verbo "crear" lo que no hizo.

2a. El término "primogénito" no equivale en lengua


hebrea tanto al primero en nacer como al que posee
ciertos derechos de gobierno, herencia o realeza. Así la
Biblia contiene diversos ejemplos de "primogénitos" que
no fueron los primeros. Así, en Sal 89,27 (VNM) se
anuncia que David sería nombrado "primogénito". David
no lo era familiarmente (de hecho sabemos que era el
menor de su familia), ni tampoco fue el primer rey de
Israel (que fue Saúl), pero sí iba a contar con una
supremacía, con una "primogenitura". Otro ejemplo de la
palabra "primogénito" utilizada en ese sentido se halla en
Jer 31,9, donde se denomina a Efraín como
"primogénito". Ahora bien, si leemos el relato de Gén
48,13-14, vemos que realmente Efraín era el menor y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Manasés era el primogénito. Un ejemplo más de este


empleo de la palabra "primogénito" lo hallamos en Éx 19
4,22, donde se aplica tal título a Israel. Lógicamente, no
se pretende señalar aquí que Israel fue la primera nación
creada (lo que no sería verdad), sino que Israel gozaba de
una primacía a los ojos de Dios. Por lo tanto, Pablo no
está aquí diciendo que Cristo es un ser creado, sino que
tiene la total supremacía sobre la creación; en otras
palabras, que es el mismo creador.

3a. El contexto indica que Pablo considera a Cristo no un


ser creado, sino el mismo creador: De hecho esto es tan
claro, que la VNM ha falseado el original griego,
incluyendo palabras entre corchetes para ocultar esta
revelación. Dice así, por citar un ejemplo, La Santa
Biblia, de Ediciones Paulinas: "Porque por él mismo
(Cristo) fueron creadas todas las cosas, las de los cielos y
las de la tierra, lo invisible y lo visible, tanto los tronos
como las dominaciones, los principados como las
potestades; absolutamente todo fue creado por él y para
él; y él mismo existe antes que todas las cosas y todas
subsisten en él" (Col 1,16-17). Este fragmento del himno
cristológico del capítulo primero de Colosenses no puede
estar más claro: Cristo es no un ser creado, como
pretenden las sectas, sino el creador de todo. Por eso
existe antes de todo lo creado, ya que si él hubiera sido
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

una creación no hubiera podido tener vida antes de toda


la creación, sino sólo de la parte posterior a él mismo. 20
Como era de esperar, la VNM falsifica este texto para
amoldarlo a su torcida teología y traduce (?) así: "Porque
por medio de él todas las (otras) cosas fueron creadas...
Todas las (otras) cosas han sido creadas mediante él y
para él. También él es antes de todas las (otras) cosas y
por medio de él se hizo que todas las (otras) cosas
existieran". No puede ser mayor la diferencia entre el
texto griego original y la VNM: Cristo ya no es el
creador ("por él mismo"), sino un instrumento de la
creación ("por medio de él"). Tampoco es ya el creador
anterior a todo lo creado, sino un ser creado anterior a
"todas las otras cosas creadas". El hecho de añadir
palabras en el texto para cambiar radicalmente el
significado que quiso darle el autor de la carta a los
Colosenses es algo que no parece haber pesado en la
conciencia de la Wachtower y que la mayoría de sus
adeptos ignoran. Pero ¿qué amor puede tener la
Wachtower a la Biblia cuando no sólo no busca
honestamente su enseñanza, sino que además tergiversa
una traducción para dar base a sus doctrinas?

e) Proverbios 8,22. Dice así la VNM: "Jehová mismo me


produjo como el principio de su camino, el más temprano
de sus logros de mucho tiempo atrás". Según la
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

especialísima exégesis de la Wachtower, que, quizá sin


saberlo, es sólo un eco de la de Arrio, el texto de 21
Proverbios estaría hablando aquí de Cristo, simbolizado
bajo la imagen de la sabiduría, y enseñaría que fue creado
("producido"). No obstante, tal exégesis es por muchas
razones descabellada:

1a. El pasaje no dice en ningún momento que esté


hablando del mesías; se trata de un hermoso poema en el
que se utiliza la prosopopeya, es decir, la personificación
de una cualidad para crear un efecto literario. En este
caso se personifica a la sabiduría, pero no se menciona en
ningún pasaje que ésta sea el mesías.

2a. El contexto niega que se pueda referir a Jesús: las


profecías mesiánicas (como Is 52,l3ss.) contienen
siempre referencias que podemos reconocer en la vida de
Jesús. Ahora bien, aquí se nos dice que la sabiduría
edificó una casa (Prov 9, 1a), que ha labrado siete
columnas (Prov 9, 1b), que dispuso la mesa mezclando el
vino y degollando carne (Prov 9,2), etc. Está claro que
nada de esto tiene relación con la persona de Jesús; pero
sí tiene sentido si se interpreta como una personificación
poética de la sabiduría.

3a. La traducción "me produjo" no es correcta; pero, por


si fuera poco, el pasaje, como es habitual cada vez que la
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Wachtower se ocupa de traducir, está penosamente


traducido. La palabra hebrea que se vierte por "produjo" 22
es qnh, que significa "poseyó" o "poseía", como han
traducido la versión Reina Valera (RV) o la Nácar
Colunga (NC). En algún caso este verbo puede tener un
significado secundario de "engendrar", y así han vertido
el pasaje la Versión Popular (VP) y la Versión Moderna
(VM), pero no parece que en este contexto sea la
traducción más adecuada.

Intentar, pues, desprender del pasaje de Prov 8,22 que


Cristo fue creado no deja de ser un dislate exegético.

f) Juan 1,18. La tesis de la Wachtower es que, puesto que


a Dios no lo ha visto nadie y a Cristo lo vieron, este
último no puede ser Dios. Ahora bien, este pasaje no está
hablando de una visión física de Dios, sino espiritual. De
hecho, el Antiguo Testamento registra varios casos de
visión física de Dios, como el recogido en Is 6,lss. o el de
Am 9,1, que pueden comprobarse en la misma VNM. Lo
que aquí se nos dice es que a Dios nadie lo ha visto como
para poder explicarlo de manera cabal, pero Cristo sí lo
ha explicado.

Por otro lado, aunque el pasaje implicara una visión física


de Dios, tampoco estaría indicando que Cristo no era
Dios, ya que lo que vieron sus discípulos fue su envoltura
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

humana, y no su naturaleza divina. En ese sentido podría


decirse que a Dios, con toda la grandeza de su gloria, no 23
lo ha visto nadie, porque cuando se encarnó en Cristo la
humanidad servía de velo a aquélla.

g) Jesús es Miguel, el arcángel. Esta doctrina de los


Testigos no pertenece originalmente a ellos. Se origina en
una doctrina idéntica sostenida por los Adventistas del
Séptimo Día (Questions of Doctrine, pp 71-83). La razón
es que inicialmente buena parte de los autores adventistas
sostenían una visión de Cristo de corte arrianizante.
Cuando, con el paso del tiempo, este enfoque varió,
optando por un reconocimiento formal de la Trinidad,
quedaron resquicios de arrianismo en la teología de las
secta capitaneada por Ellen White, de donde los ha
tomado la Wachtower.

En realidad, esta objeción carece de la más mínima base.


Sencillamente: no hay un solo pasaje en la Biblia donde
se diga que el arcángel san Miguel es Cristo.

h) Jesús habla con el Padre. La tesis de la Wachtower


pretende que Cristo no puede ser Dios, puesto que se ve
claramente cómo se dirige a Dios. Tal afirmación sólo
revela un desconocimiento profundo de la doctrina de la
Trinidad. Ésta no enseña que el Hijo, el Padre y el
Espíritu Santo son la misma persona, sino que son tres
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

personas distintas y un solo Dios verdadero. El diálogo


entre el Padre y el Hijo, por lo tanto, no contradice la 24
doctrina de la Trinidad, sino que la confirma.

i) Jesús es el Hijo de Dios, y no Dios. A este respecto


recomendamos repasar lo señalado arriba en relación con
el texto de Jn 5,18.

j) Salmo 2,7. Según la teología de la Wachtower, este


pasaje indicaría que hubo una época en que el Hijo no
existió y posteriormente sí; luego se trata de un ser
creado. Además, el término "engendrar" debe entenderse
como "crear". Lo cierto es que la fórmula que se recoge
en este salmo parece ser que se utilizaba en la coronación
de los reyes de Israel. Con ella se pretendía indicar que el
monarca pasaba a ser "hijo de Yavé" de una manera muy
especial.

Ahora bien, en el caso de este salmo, el Nuevo


Testamento nos ha conservado la interpretación que del
mismo hacía la Iglesia primitiva. Veamos: "Pero Dios lo
levantó de entre los muertos, y por muchos días se hizo
visible a los que habían subido con él de Galilea a
Jerusalén, los cuales son ahora testigos de él al pueblo.
De modo que nosotros estamos declarándoles las buenas
nuevas acerca de la promesa hecha a los antepasados, que
Dios la ha cumplido enteramente para con nosotros los
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

hijos de ellos al haber resucitado a Jesús, así como está


escrito en el Salmo segundo: Tú eres mi hijo, este día he 25
llegado a ser tu Padre" (He 13,30-33).

Para Pablo, el salmo 2 no enseñaba que Cristo fuera un


ser creado, sino que contenía la afirmación de que
resucitaría un día. Naturalmente somos muy libres de
preferir la interpretación de la Wachtower a la del apóstol
de los gentiles.

Digamos, finalmente, que el término "engendrar" ni


significa "crear" ni es contrario a la enseñanza de la
Trinidad. De hecho, el credo trinitario de Nicea afirma
que la persona del Hijo fue "engendrada y no creada, de
la misma naturaleza del Padre". Los que creemos en la
Trinidad creemos asimismo que Cristo fue engendrado
desde la eternidad de la misma naturaleza que el Padre,
pero que no fue creado. Este texto apoyaría precisamente
esa tesis, puesto que en él no se dice que el Hijo fuera
creado, sino engendrado.

Hasta aquí hemos podido ver el nulo fundamento que


tiene afirmar que la Biblia niega la divinidad de Cristo.
Ahora bien, el que no haya argumentos en contra no
significa necesariamente que los haya a favor. ¿Existen
pruebas en el Nuevo Testamento de que los primeros

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

cristianos creyeran que Cristo era Dios? A examinar esa


cuestión dedicaremos las próximas páginas. 26

2. Según la Biblia, Cristo es Dios, y no un dios

Contra lo que piensan la mayoría de las personas (y es


error muy repetido en diversas publicaciones), los
Testigos de Jehová no niegan la divinidad de Cristo, sino
su plena divinidad. Es decir, para ellos Cristo es un dios
(o el arcángel san Miguel), pero no es Dios. Nosotros
intentaremos mostrar en las siguientes páginas cómo la
Biblia indica específicamente lo contrario: Cristo es Dios,
y no un dios. Las razones, entre otras muchas, son las
siguientes:

2.1. Cristo tiene títulos en el NT que sólo son aplicables


a Dios
Dios.

La teología de los Testigos, en realidad, es politeísta.


Parte de la base de que existe un gran Dios increado
(Jehová), seguido por un dios inferior y creado (Cristo) y
por multitud de dioses de una categoría aún más ínfima,
como el diablo y los ángeles. La enseñanza de la Biblia,
por otra parte, es naturalmente monoteísta: sólo hay un
Dios, no ha habido ninguno antes ni lo habrá después.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

"Ustedes son mis testigos -es la expresión de Jehová- aun


mi siervo, a quien he escogido, para que sepan y tengan 27
fe en mí, y para que entiendan que yo soy el mismo.
Antes de mí no fue formado Dios alguno y después de mí
continuó sin que lo hubiera" (Is 43,10) (VNM).

Este pasaje, conocido de memoria por todos los adeptos


de la Wachtower, ya que de él derivan su nombre,
contiene en su segunda parte una afirmación que
contradice tajantemente las enseñanzas de aquélla. No
enseña que hay un gran Dios (Jehová), otro inferior y
creado (el mesías) y una pléyade de dioses a
continuación, sino que sólo hay uno y ninguno más.

"Esto es lo que ha dicho Jehová, el Rey de Israel y el


Recomprador de él, Jehová de los ejércitos: Yo soy el
primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios"
(Is 44,6) (VNM). La afirmación es clara y contundente;
pero choca frontalmente con la teología de la Wachtower,
que enseña la existencia de varios dioses.

"Yo soy Jehová, y no hay ningún otro. Con la excepción


de mí no hay Dios..., no hay ningún otro; no hay otro
Dios" (Is 45,5,14) (VNM).

Naturalmente, los primeros cristianos creían lo mismo


que enseñó Isaías, y no la teología de la Wachtower, que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

establece que hay varios dioses. Y no sólo es que creían


en un monoteísmo estricto (un solo Dios y ningún otro 28
más), sino que además afirmaron que Cristo era ese Dios.
Como esto resulta tan claro y equivale a reconocer que la
teología jehovista es una farsa, los dirigentes de la
Wachtower no han tenido el más mínimo inconveniente
en alterar la traducción de la mayoría de los pasajes
donde se dice que Cristo es Dios. A analizar algunos de
éstos vamos a dedicarnos ahora.

a) Romanos 9,5. Dice la versión del texto griego: "El


Cristo según la carne, el cual es Dios bendito". Pablo
afirma tan claramente que Cristo es Dios bendito, que la
VNM no ha tenido el menor reparo en introducir una
palabra entre corchetes en el texto para desvirtuar tal
afirmación. Dice así: el Cristo según la carne: Dios, que
está sobre todos, (sea) bendito para siempre. Basta quitar
de la VNM él sea entre corchetes para tener una
afirmación clarísima de la divinidad de Cristo.

b) Filipenses 2,5ss. "... Cristo Jesús, el cual existiendo en


forma de Dios no se aferró a ser igual a Dios".

Pablo lo expresa con claridad: Cristo era igual (no


inferior) a Dios, pero no se aferró a ello, sino que se
vació (ése es el significado literal del término griego
kenosis) para hacerse hombre y redimirnos en la cruz.
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Pues bien, veamos cómo esta afirmación clarísima ha


sido desvirtuada en la versión del Nuevo Mundo 29
añadiendo de nuevo palabras que no están en el original:
"... Cristo Jesús, quien aunque existía en la forma de
Dios, no dio consideración a una usurpación, a saber: que
debiera ser igual a Dios".

Basta comparar la VNM con otras traducciones para


comprobar lo viciado y lleno de prejuicios que ha sido su
método de trabajo, método que sólo buscaba defender a
la secta, y no a la enseñanza de la Biblia.

c) Colosenses 2,9. "Porque en él habita la plenitud de la


divinidad corporalmente".

Contra lo que enseña la Wachtower, Pablo afirma aquí


que Cristo no es un dios o un mini-dios, sino que en él
habita corporalmente la plenitud de la divinidad. Veamos
cómo la VNM ha intentado velar esta gloriosa verdad:
"Porque en él mora corporalmente toda la plenitud de la
cualidad divina".

Ahora bien, esta subversión del texto, a fin de cuentas,


sólo a medias consigue su objetivo, porque sólo Dios
puede tener cualidad divina; y hemos visto en Isaías que
sólo hay un Dios. Si en Cristo mora toda la plenitud de la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

cualidad divina, es que es Dios, y no un dios, como


pretende la Wachtower. 30

d) Tito 2,13. "Esperando la feliz esperanza y


manifestación de la gloria del gran Dios y salvador
nuestro Jesucristo".

El texto es diáfano como el cristal. Pablo habla de la


maravillosa esperanza del creyente cristiano que aguarda
la venida de nuestro gran Dios y salvador Jesucristo. De
nuevo la VNM ha introducido palabras en el texto para
privar a Cristo de su plena divinidad: "Mientras
aguardamos la feliz esperanza y la gloriosa manifestación
del gran Dios y del salvador nuestro, Cristo Jesús".

Con un descaro inexcusable, la Wachtower ha


introducido una palabra que no está en el texto griego,
para dejar a un lado a Dios y a otro al salvador Jesucristo,
cuando lo cierto es que el original prodiga los dos
atributos (Dios y salvador) a Cristo.

e) Hebreos 1,8. "Con respecto al Hijo: El trono tuyo, oh


Dios, por el tiempo del tiempo".

Este texto reviste una especial relevancia porque en él es


el propio Padre el que se dirige a la persona del Hijo; y
no lo hace para denominarlo Miguel (como los testigos o
los adventistas) ni un dios, sino Dios de manera plena.
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Como imaginará el lector, también en esta ocasión la


VNM altera el texto añadiendo palabras: "Pero respecto 31
al Hijo: Dios es tu trono para siempre jamás".

En el fondo, sin embargo, esta burda falsificación dice lo


contrario de lo que pretende; porque, ¿quién es mayor, el
trono o el que se sienta en él? Pues bien, si Dios es el
trono del Hijo, éste debe ser, al menos, tan grande como
Dios.

f) 2Pedro 1,1. "... En justicia del Dios nuestro y salvador


Jesucristo".

Como en Tit 2,13, de nuevo nos hallamos ante una


afirmación de que Cristo es Dios. Veamos cómo vierte el
pasaje la VNM: "Por la justicia de nuestro Dios y del
salvador Jesucristo".

Una vez más, añadiendo una palabra que no está en el


original, se altera todo el sentido de la frase, privando a
Cristo de la atribución que Pedro le hace de su divinidad
plena. Sin embargo, es curioso que en el versículo 11 de
este mismo capítulo de la primera epístola de Pedro
aparezca la misma construcción gramatical; pero esta vez
la Wachtower la ha traducido bien ("de nuestro Señor y
salvador Jesucristo"), porque no une a Cristo con el título
de Dios. Resulta vergonzoso el contemplar cómo puede

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

haber personas con tan pocos escrúpulos morales como


para alterar el texto sagrado a fin de defender con más 32
facilidad sus doctrinas.

g) Juan 1,1. Sin duda, es ésta la falsificación más


conocida de todas las que pueblan las páginas de la
VNM. Dice así: "En (el) principio la Palabra era, y la
Palabra estaba con Dios y la Palabra era un dios".

Basta ir al texto griego original para comprender que se


trata de una burda artimaña, consistente en intercalar una
palabra que no está en el evangelio de Juan a fin de negar
la divinidad de Cristo.

"En principio existía la Palabra, y la Palabra estaba con el


Dios y Dios era la Palabra".

Naturalmente, el pasaje en griego es tan claro que la


Wachtower se ha visto obligada a recurrir al poco airoso
método de inventarse una regla gramatical para justificar
la barbaridad lingüística y teológica que implica su
traducción. Según la Wachtower, en griego no existe
palabra para indicar la idea de "uno", y, por lo tanto,
cuando una palabra no lleva el artículo
determinado (jo, je, to, en griego; el, la, lo, en castellano)
debe colocarse delante la palabra "un, una". Esta regla es

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

falsa; pero lo peor es que ni siquiera la Wachtower (pese


a ser su inventora) la sigue: 33

a') En griego sí hay palabras para expresar la idea de


"uno, una" sin que tenga que suplirlas el traductor. Una
de ellas es eis, mia, en (uno, una, uno), que Juan utiliza
repetidas veces; v.gr.: Jn 1,40; 6,8.22; 70,71; 7,21.50;
9,25; 10,16.30; 11,49-50.52; 12,2.4; 13,21.23;
17,11.21.22.23; 18,14. 22.26.39; 19,34, etcétera; la otra
es tis, ti (uno-a-o ó alguno-a-o), que también es utilizada
repetidas veces en el Nuevo Testamento. Si Juan hubiera
deseado decir que la Palabra (Cristo) era un dios, hubiera
recurrido con toda seguridad al empleo de eis o de tis.

b') La ausencia de artículo determinado ni siquiera es


suplida por "un" en la misma Wachtower. Fijémonos a
título de ejemplo en el mismo capítulo 1 del evangelio de
Juan. En el versículo 6 se nos dice que un hombre (Juan
el Bautista) fue enviado por Dios, y esta palabra va sin
artículo determinado; no obstante la Wachtower no ha
traducido "representante de un dios", sino "representante
de Dios". En el versículo 12 se nos habla de cómo llegar
a ser hijos de Dios. Ahora bien, la palabra Dios va sin
artículo determinado; pero la Wachtower no ha traducido
"hijos de un dios", sino "hijos de Dios". En el versículo
13, una vez más, la palabra "Dios" va desprovista de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

artículo determinado; pero la Wachtower no traduce


"voluntad de un dios", sino "de Dios". Podríamos aducir 34
más ejemplos; pero sinceramente éstos nos parecen
suficientes para mostrar que la "regla" citada por la
Wachtower no sólo no existe, sino que incluso no es
aplicada por ella misma para no caer en el ridículo más
absoluto.

c') La construcción poética de Jn 1,1 no permite traducir


"un dios". Los dieciocho primeros versículos del
evangelio de Juan formaron en su conjunto un canto
(muy posiblemente antifonal) que se utilizaba en las
reuniones de la Iglesia primitiva. Tenía por ello una
estructura (muy clara en los tres primeros versículos) de
especial belleza, puesto que cada frase terminaba con la
misma palabra con que empezaba la siguiente: "En
principio era la Palabra, y la Palabra era con el Dios, y
Dios era la Palabra".

Esta construcción además hacía girar su encanto (y su


impresionante vigor) en torno al hecho de que la palabra
con que concluía una frase y comenzaba la siguiente
tenía el mismo valor, contenido y significado. Por esto el
"Dios" del final del versículo 1 nunca podía ser "un dios",
sino la palabra "Dios", con su mismo contenido y fuerza
con que concluía la frase anterior.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Examinado el texto de Jn 1,1, en la VNM se descubre,


por lo tanto, no sólo una falta de conocimiento mínimo 35
de la lengua en que se redactó el Nuevo Testamento, sino
también una carencia de honestidad por la que no ha
tenido reparo, una vez más, en alterar la Escritura para
hacerla encajar en sus posiciones doctrinales
preconcebidas.

Vamos a concluir con lo referente a este texto. Antes, no


obstante, desearía hacer una breve referencia al origen de
esta traducción penosa del glorioso pasaje de Jn 1,1.
Cuando los testigos intentan mostrar que no son los
únicos en haber traducido el pasaje de Jn 1,1 de esta
manera sólo pueden (y es normal) citar un Nuevo
Testamento no editado por ellos que contenga una
versión similar. Me estoy refiriendo al Nuevo Testamento
de Greber.[Este Nuevo Testamento de Johannes Greber
aparece citado por la Wachtower para apoyar su
traducción, por citar algún ejemplo, en el
libro Asegúrense de todas las cosas, Brooklyn 1965, 489,
y en el folleto La Palabra ¿quién es él?Brooklyn 1962,
5.]

¿Quién era Johannes Greber? La Wachtower lo ha


presentado a sus adeptos como un sacerdote católico,
pero esto es sólo una verdad a medias. Greber fue

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

efectivamente un sacerdote católico; pero abandonó la


Iglesia Católica para entrar en círculos espiritistas. Su 36
propio Nuevo Testamento está cortado sobre la base de la
teología espiritista y, según dice la introducción del
mismo, fueron los espíritus los que le dijeron cómo
traducir. Cito de la misma: "Muchas contradicciones
entre lo que aparece en los rollos antiguos y el Nuevo
Testamento surgieron y fueron tema de sus (de Greber)
oraciones constantes pidiendo guía, oraciones que fueron
contestadas y las discrepancias clarificadas por el
Espíritu mundial de Dios... Su esposa (la de Greber), una
médium del Espíritu mundial de Dios, fue a menudo el
instrumento para dar las respuestas correctas de los
Mensajeros de Dios al pastor Greber". [De hecho, yo
sostengo la tesis de que la VNM no es sino una copia
descarada de la traducción espiritista de Greber, como
puede verse con facilidad comparando ambas versiones.
La de Greber puede obtenerse solicitándola a la Johannes
Greber Memorial Foundation, 139 Hillside Avenue,
Teaneck, NJ, 07666. USA]

No deja de ser curioso que el único autor que tradujo Jn


1,1 como la Wachtower fuera un ex-sacerdote que colgó
la sotana para casarse con una médium y que dejó una
versión del Nuevo Testamento que no se basaba

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

precisamente en el estudio de los textos, sino en las


instrucciones que recibía en sesiones de espiritismo. 37

¿Sabe esto la Wachtower? La respuesta es afirmativa. En


la Atalaya del 15 de febrero de 1956, páginas 110-111, se
afirma en el párrafo 11: "Está muy claro que los espíritus
en los que el ex-sacerdote Greber cree lo ayudaron en su
traducción". Una afirmación similar se contiene
asimismo en la Atalaya del 1 de abril de 1983, página 31.
[Existe un argumento de tipo histórico-teológico
adicional en favor de que Juan quería señalar la plena
divinidad de Cristo al escribir el primer versículo de su
evangelio. Me estoy refiriendo a la utilización del
término "Palabra" para definir al Cristo preexistente. Este
mismo término era utilizado en los targumim
(comentarios interpretativos del Antiguo Testamento) en
arameo para referirse a Yavé. De manera que para decir
que Yavé creó los cielos y la tierra se indica que Memra
(la Palabra) creó los cielos y la tierra, etc. Ese mismo
Yavé, según Juan, era el que se había hecho carne para
salvarnos.]

Cabría preguntarse qué clase de dirigentes tiene la secta


de Brooklyn. No sólo porque están dispuestos a
tergiversar el texto sagrado añadiéndole palabras que no
aparecen en el mismo, sino porque también se atreven a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

inventar reglas gramaticales que no existen y que ellos


mismos no respetan, buscando como único apoyo una 38
versión del Nuevo Testamento carente de base científica
y que, según confiesan en sus publicaciones, es obra de
espíritus. Todo esto, no lo olvidemos, para negar la
grandiosa verdad de la encarnación de Dios en la persona
de Cristo a fin de redimirnos. ¿Realmente se puede
confiar en una organización así?

Podríamos presentar ahora más textos falseados; pero


vamos a citar sólo dos más en los que la Wachtower, sin
darse cuenta, ha permitido que en la VNM los apóstoles
llamaran Dios a Jesús. Nos referimos a Jn 20,28 y 1Jn
5,20. "Dijo entonces a Tomás: Pon tu dedo aquí y ve mis
manos, y toma tu mano y métela en mi costado, y deja de
ser incrédulo y hazte creyente. En contestación Tomás le
dijo: Mi Señor y mi Dios" (Jn 20,27-28) (VNM). "...
Jesucristo. Este es el Dios verdadero y vida eterna" (1Jn
5,20) (VNM).

La experiencia de la resurrección corporal de Jesús (que


también niegan los testigos) significó un auténtico
impulso espiritual para sus desolados discípulos. Tomás,
el que había dudado, supo desde ese momento que el
galileo con el que había compartido los años anteriores

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

era Dios y Señor. Lo mismo afirmaba el apóstol Juan


años después. 39

Ahora bien, todos los apóstoles eran judíos. Conocían las


Escrituras y las palabras de Isaías en el sentido de que
sólo había un Dios. 0 bien se equivocaban al afirmar que
Jesús era Dios y le denominaban así cuando sólo era un
dios (y en ese caso la Wachtower tendría razón
doctrinalmente hablando) o bien tenían razón al
identificar a Cristo con el Dios del que habló Isaías: el
único Dios, antes del cual no hubo ninguno y después del
cual tampoco habría otro. Si los apóstoles tenían razón, lo
cierto es que la Wachtower está equivocada trágicamente.
El autor de estas líneas no se avergüenza en decir que
cree en los apóstoles, aunque eso signifique considerar a
la Wachtower y sus doctrinas una farsa total.

Jehová.

Precisamente como los primeros cristianos vieron en


Jesús al Dios del Antiguo Testamento encarnado, no
dudaron en referir a la misma multitud de textos cuyo
protagonista en el Antiguo Testamento era Jehová.
[Como seguramente sabrá el lector, la vocalización
"Jehová" es totalmente incorrecta. El tetragramaton (o
cuatro letras: YHVH) de uno de los nombres de Dios en
el Antiguo Testamento (no el único, como pretenden los
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

testigos); posiblemente se debiera vocalizar con "a" y "e",


dando como resultado la forma "Yahveh". Lo que sí es 40
seguro es que no se pronunciaba Jehová. Aquí hemos
respetado esta errónea vocalización para conservar la
fuerza de los argumentos en relación con los adeptos de
la secta de la Wachtower.] Como en otros casos del libro,
un análisis en profundidad del tema requeriría una
extensa monografía; pero vamos a intentar al menos
mencionar alguno de los pasajes a título de ejemplo.

a) Cristo es Jehová vendido por treinta monedas de plata:


"Entonces les dije: Si es bueno a sus ojos, den(me) mi
salario; pero si no, absténganse. Y procedieron a pagar
mi salario, treinta piezas de plata. Ante aquello, Jehová
me dijo: Tíralo al tesoro... el valor majestuoso con el cual
he sido evaluado" (Zac 11,12-13).

Sabido es que el Nuevo Testamento aplica este pasaje a


Cristo como una profecía cumplida en él. ¿Se
equivocaban los primeros cristianos al decir que Cristo
era el Jehová de Zacarías evaluado en treinta monedas de
plata, o yerran los testigos de hoy al negarlo?

b) Cristo es Jehová precedido por Juan el Bautista:


"Escuchen. Alguien está clamando en el desierto:
Despejen el camino de Jehová. Hagan recta la calzada

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

para nuestro Dios a través de la llanura desértica" (Isaías


40,3) (VNM). 41

La profecía de Isaías era clara: una voz aparecería en el


desierto para ser precursora de la venida de Jehová Dios.
Los evangelistas vieron en el texto del profeta judío una
profecía que se cumplió cuando Juan el Bautista precedió
a Jesús. Si Juan fue la voz en el desierto, Jesús debía ser
Jehová Dios. ¿Se equivocó Isaías al profetizar la venida
de Jehová, cuando en realidad vino solamente un dios?
¿Se equivocaron los apóstoles al considerar que la
profecía se había cumplido, cuando en realidad no era
así, porque en vez de Jehová vino un dios, o se equivoca
la Wachtower porque no se equivocó Isaías ni los
primeros cristianos, y, efectivamente, quien vino fue
Jehová Dios precedido por Juan el Bautista?

c) Cristo es Jehová traspasado: Zacarías 12,10 constituye


uno de los pasajes más enigmáticos de todo el Antiguo
Testamento. Yahvé (o Jehová) se está dirigiendo al
profeta y de pronto le anuncia algo que suena realmente
extraño: le traspasarían y en tal situación le
contemplarían los hijos de Israel; Jehová traspasado: "Y
mirarán a mí, a quien traspasaron".

Es sabido que los primeros cristianos vieron en este


pasaje una referencia a Cristo alanceado en la cruz.
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Ahora bien, ¿se equivocaban al considerar que el Jehová


traspasado era Cristo o lo hace la Wachtower al negarlo? 42
Mucho nos tememos que si alguien se ha equivocado no
fueron los apóstoles; y es que en la mente de ellos
seguramente sonaba la profecía gloriosa de Is 35,4: "Dios
mismo vendrá y os salvará".

Lástima que verdad tan gloriosa haya sido sustituida en la


teología de la Wachtower por el espectáculo de un
arcángel que se hace hombre para salvar a la humanidad.

Salvador

Y es que de aceptar que Cristo no es Dios nos


encontraríamos con el problema de que tenemos dos
salvadores: Jehová y Cristo. Nada más lejano al
pensamiento bíblico. Precisamente la Escritura nos dice:
"Yo... yo soy Jehová, y fuera de mí no hay salvador"
(Isaías 43,11).

Pues bien, los autores del Nuevo Testamento dicen que


nuestro salvador es Cristo (2Tim 1,10). Para los que
creemos que Cristo es Dios no hay contradicción; pero
para la Wachtower es cuestión de explicar si Isaías se
equivocó o si lo hicieron los primeros cristianos..., a
menos que reconozcan que son ellos los errados.

El primero y el último
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Otro título de Jehová que los autores del Nuevo


Testamento no tuvieron ningún problema en aplicar a 43
Jesús fue el de "el primero y el último", que en el
Antiguo se dirigía a Jehová (Isaías 44,6). Así se nos dice:
"Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el
principio y el fin. Felices son los que lavan sus ropas
largas, para que sea suya la autoridad (de ir) a los árboles
de la vida, y para que consigan entrada en la ciudad por
sus puertas. Afuera están los perros y los que practican
espiritismo y los fornicadores y los asesinos y los
idólatras y todo aquel a quien le gusta la mentira y se
ocupa de ella. Yo, Jesús, envié a mi ángel para darles a
ustedes testimonio de estas cosas para las
congregaciones" (Apocalipsis 22,13-16).

¿Mentía y se equivocaba (y además blasfemaba) el autor


de Apocalipsis al atribuirle a Jesús un título de Jehová,
puesto que Cristo es solo un dios, o es la teología de la
Wachtower la equivocada al respecto?

El creador

Desde luego, si los primeros cristianos se equivocaban en


su evaluación de quién fue Jesús, su error llegó a alcanzar
cotas de delirio, porque lo identificaron con el único
creador del universo; y eso cuando el Antiguo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Testamento señala que Dios, sin ningún tipo de


colaboración, creó todo. Veamos: 44

"Esto es lo que ha dicho Jehová, tu Recomprador y el


Formador de ti desde el vientre: Yo, Jehová, estoy
haciendo todo, extendiendo los cielos, yo solo, tendiendo
la tierra. ¿Quién estuvo conmigo?" (Isaías 44,24) (VNM).

"Yo mismo he hecho la tierra y he creado aun al hombre


sobre ella. Yo..., mis propias manos han extendido los
cielos" (Isaías 45,12).

Los apóstoles eran judíos, conocían estos pasajes, sabían


que Dios no había utilizado ayudantes, instrumentos o
intermediarios en su obra de creación. Si Cristo no era
Dios, ¿por qué afirmaron que había creado todo?

"En el principio existía aquel que es la Palabra, y aquel


que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. El estaba en
el principio con Dios. Todo fue hecho por él, y sin él
nada se hizo... Y aquel que es la Palabra se hizo carne y
habitó entre nosotros" (Jn 1,1-3.14a) (EP).

"Porque por él mismo fueron creadas todas las cosas, las


de los cielos y las de la tierra, lo invisible y lo visible,
tanto los tronos como las dominaciones, los principados
como las potestades; absolutamente todo fue creado por

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

él y para él; y él mismo existe antes que todas las cosas y


todas subsisten en él" (Col 1,16-17) (EP). 45

¿Disparataban Pablo y Juan al afirmar que Cristo era el


único creador del universo, el Jehová creador, del que
escribió Isaías, o más bien disparata la Wachtower al
negarlo?

El "Yo Soy"

De hecho, esta conciencia que tenían los primeros


cristianos de que Cristo era el Dios revelado en el
Antiguo Testamento al pueblo de Israel no arrancó de su
especulación personal, sino del recuerdo de las propias
enseñanzas de Jesús. Quizá una de las afirmaciones más
categóricas de éste al respecto fue la de apropiarse la
denominación con la que Yavé se presentó ante Moisés
cuando le encomendó su misión de liberar a Israel de la
esclavitud de Egipto. Examinemos el texto directamente:

"Moisés dijo a Dios: Bien, yo me presentaré a los


israelitas y les diré: El Dios de nuestros padres me ha
enviado a vosotros. Pero si ellos me preguntan: ¿cuál es
su nombre?, ¿qué les responderé? Dios dijo a Moisés: Yo
soy el que soy. Así responderás a los israelitas: Yo soy
me ha enviado a vosotros" (Éxodo 3,13-14)(EP).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

El texto aparece claro en cuanto a la descripción del


episodio. Moisés interroga a Yahvé sobre el nombre con 46
que debe presentarle a los hijos de Israel, y Dios le
responde que ese nombre es "Yo soy".

Pues bien, Jesús se aplicó ese mismo apelativo: "Ya os he


dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no
creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados" (Jn
8,24) (BJ) (Tanto la traducción de Ediciones Paulinas
como la Nueva Biblia Española han vertido: "que yo soy
el que soy" lo que recoge a la perfección el sentido del
texto original desde mi punto de vista).
La afirmación de Jesús era impresionante: si no creían
que él era el mismo Dios que se apareció a Moisés
anunciándole la liberación, morirían en sus pecados. No
es de extrañar que aquella pretensión dividiera a sus
oyentes de manera radical, unos creyeron (Jn 8,30), otros
intentaron matarlo (Jn 8,59).

Naturalmente, los pasajes mantienen entre sí una relación


tan evidente que la Wachtower sólo podía alterarlos en la
VNM. Así el "Yo Soy" de Éx 3,14 es vertido: "Yo
resultaré ser", aunque el hebreo dice hyh, es decir, Yo
soy. De la misma manera, en la VNM, Jn 8,24 es vertido
como "yo soy ése", aunque el griego dice ego eimi, es
decir, "Yo Soy".

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

¿Puede alguien dudar de que no nos encontremos ante la


casualidad, sino ante una política seguida metódicamente 47
para extirpar de la VNM todas las señales de que Cristo
es Dios?

El Señor

Otro de los títulos ligados a Yahvé en la tradición de


Israel fue el de "el Señor". Tan estrechamente estaba en
la mente de los judíos que sólo había un Señor y que era
Yahvé, que en la traducción del Antiguo Testamento al
griego conocida como la Biblia de los Setenta o
Septuaginta Yahvé es sustituido siempre por la palabra
griega kýrios (Señor); y lo mismo sucedía en el servicio
sinagogas en hebreo, donde en vez de Yahvé se
denominaba a Dios Adonai (Señor). Con este trasfondo
es fácil adivinar cómo entenderían los judíos
contemporáneos de Jesús la afirmación de que éste era el
Señor.

Tan claro también ha quedado para la Wachtower el


alcance de esta afirmación por parte de los autores del
Nuevo Testamento, que ha cometido el impensable
despropósito de sustituir la palabra original kýrios
(Señor) por la de Jehová en docenas de textos. Que con
esto se ha perseguido privar a Cristo de la gloria que
merece su plena divinidad quedará de manifiesto con el
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

texto de la VNM que, a título de ejemplo, reproduzco a


continuación. Dice así: "El que observa el día, lo observa 48
para Jehová (en el original, la palabra es kýrios = Señor).
También, el que come, come para Jehová (en el original
kýrios = Señor), pues da gracias a Dios; y el que no
come, no come para Jehová (en el original kýrios =
Señor), y sin embargo da gracias a Dios. Ninguno de
nosotros, de hecho, vive con respecto a sí mismo
únicamente, y ninguno muere con respecto a sí mismo
únicamente; pues tanto si vivimos, vivimos para Jehová
(en el original kýrios = Señor), como si morimos,
morimos para Jehová (en el original kýrios = Señor). Por
consiguiente, tanto si vivimos como si morimos,
pertenecemos a Jehová (en el original kýrios = Señor).
Porque con este fin murió Cristo y volvió a vivir otra vez
para ser.... (Aquí esperaríamos que dijera "Jehová",
cambiando la palabra kýrios del original, como ha hecho
en los versículos anteriores; pero dice: ...) Señor tanto
sobre los muertos como sobre los vivos" (Romanos 14, 6-
9) (VNM).

No es, pues cierto, como pretende la Wachtower, que al


sustituir "Señor" por "Jehová" en el Nuevo Testamento
realiza un intento de restaurar la pureza del texto original.
No lo es porque ni un solo manuscrito del Nuevo
Testamento contiene la palabra Jehová. No lo es porque
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

no se ha hecho siempre y de manera consecuente (en el


caso citado arriba diría, por ejemplo, que Cristo es 49
Jehová, y una afirmación así conmovería hasta sus
cimientos la teología de la Wachtower). No lo es, porque
lo que se persigue realmente es ocultar el efecto
impresionante que tiene en el Nuevo Testamento
denominar a Jesús con el título de kýrios (Señor), el
mismo que en su época se daba a Yahvé. Por lo tanto, la
Wachtower no ha buscado que entendieran los lectores de
la VNM el mensaje del Nuevo Testamento de manera
clara, sino ocultarles de forma consciente y metódica la
maravillosa buena nueva de que el Dios de la historia se
ha encarnado en Cristo para salvarnos.

El nombre salvador

¿Qué tiene, pues, de extraño que, contra lo que pretenden


los adeptos de la Wachtower, los primeros cristianos
fueran conocidos no como "jehovistas" o "Testigos de
Jehová", sino por el nombre del que ellos creían que era
Dios encarnado: Cristo?

Tampoco resulta extraño el hecho de que consideraran


que el nombre salvador era el de Cristo (y, no obstante,
no mencionaran nunca el de Jehová, como pretende la
Wachtower). El mismo Pedro, el primero de los
apóstoles, lo dejó bien claro cuando se vio conducido
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

ante las autoridades religiosas de Israel: "Jesucristo el


Nazareno... Ésta es la piedra que fue tratada por ustedes 50
los edificadores como de ningún valor, que ha llegado a
ser cabeza de ángulo. Además, no hay salvación en
ningún otro, porque no hay otro nombre debajo del cielo
que se haya dado entre los hombres mediante el cual
tengamos que ser salvos" (He 4,10-12) (VNM).

Quizá Pedro se equivocaba, quizá no era cierto que el


nombre de Jesús es el único por medio del cual podemos
salvarnos, quizá no es cierto que no hay salvación en otro
salvo en Cristo, quizá...; pero para el autor de estas líneas
la autoridad doctrinal de Pedro es incomparablemente
superior a la de los dirigentes de la Wachtower.

Podríamos continuar todavía con otros títulos y atributos


de Jehová que los primeros cristianos aplicaron a Cristo,
pero creo que con lo ya expuesto queda suficientemente
probada la tesis que deseábamos demostrar.

2.2. En la Biblia Cristo es adorado no como un dios,


sino como Dios

Por todo lo que hemos visto en el apartado b), no es de


extrañar que la reverencia, adoración y gloria que los
primeros cristianos dirigían a Jesús fueran las de] mismo
Dios, y no las de un dios. Veámoslo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Es adorado
51
En el pensamiento del Antiguo Testamento la idea de
adorar a un ser que no fuera Dios resultaba sencillamente
abominable. El mandato divino establecía que sólo se
podía adorar a Yahvé (Dt 6,13; 10,20), y así se lo repitió
Jesús al diablo cuando éste le pidió que le adorara (Lucas
4,8). La palabra utilizada en este texto para indicar
adoración es el verbo griego proskyneo. Como era de
esperar, la Wachtower ha traducido proskyneo por adorar
cuando se refiere al Padre, v.gr.: Lucas 4,8; pero cuando
iba referido a Cristo lo ha vertido "rendir homenaje" para
ocultar el hecho de que éste fue adorado por los primeros
cristianos. Así, Mt 28,17 dice: "Y viéndole le adoraron
(proskýnesan)".

Y Lucas 24,52 señala: "Y ellos, adorándole


(proskynésantes), volvieron a Jerusalén".

Otros ejemplos de ese empleo del término "adorar"


(proskyneo) en relación a Jesús los tenemos, por ejemplo,
en Mt 2,2.8 y 11, o Jn 9,38. En todos los casos, la
Wachtower ha vertido por "rendir homenaje", ocultando
la adoración de Jesús.

Hemos tenido ocasión de ver antes cómo las propias


artimañas de la Wachtower no siempre son perfectas y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

que se les había pasado por alto un par de textos (Jn


20,28 y 1Jn 5,20), en que se dice que Cristo es Dios. Lo 52
mismo sucedió en el pasado con una cita en la que se
habla de adorar a Jesús. Me estoy refiriendo a Heb 1,6.
La VNM traducía así: "Pero cuando introduce de nuevo a
su primogénito en la tierra habitada, dice: Y que todos los
ángeles de Dios le adoren".

Tan claramente dejaba de manifiesto el texto que los


mismos ángeles adoraban a Jesús, que en la edición de la
VNM de 1987 el texto se cambió. Ahora dice: "le rindan
homenaje".

Conductas como éstas dejan bien de manifiesto que no


hay error de buena fe o simple ignorancia en la actuación
de los dirigentes de la Wachtower. Existe un propósito
firme y premeditado de negar la plena divinidad de
Cristo, aunque para ello se tenga que recurrir a la
mentira, al fraude de traducción o al Nuevo Testamento
de un espiritista. Una conducta así, desprovista de toda
ética, no puede pretender sinceramente que procede de
gente sincera y cristiana que ama la Biblia y que se
somete a las enseñanzas de la misma.

Es honrado como el Padre

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

No se puede aducir (como han pretendido algunos


autores) que la honra y adoración que se prodigaba a 53
Jesús era algo que arrancaba de mentes calenturientas que
no le habían comprendido bien. El evangelista Juan
señala que tal conducta partía de las mismas palabras de
Jesús. Leemos en Juan 5,23: "Porque el Padre no juzga a
nadie, sino que ha encargado todo el juicio al Hijo, para
que todos honren al Hijo así como honran al Padre. El
que no honra al Hijo no honra al Padre" (VNM).

La expresión griega que la VNM traduce por "así como"


es kazós, que equivale a "de la misma manera",
"exactamente igual". Pero ¿cómo sería posible esto si
Cristo es sólo un dios, y el Padre es Dios? ¿Acaso no será
porque precisamente no es así, porque precisamente el
Padre y el Hijo son Dios? Creemos que eso es lo que se
desprende no sólo del texto, sino del contexto del Nuevo
Testamento.

Ante él se dobla la rodilla

Por ello no debería extrañarnos que se doble la rodilla en


el Nuevo Testamento no sólo ante el Padre (Ef 3,14) sino
también ante el Hijo: "... para que en el nombre de Jesús
se doble toda rodilla de los (que están) en el cielo y de los
(que están) sobre la tierra y de los (que están) debajo del
suelo" (Flp 2,9) (VNM).
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Recibe gloria
54
En el fondo de toda esta visión de profunda adoración de
Cristo que caracteriza al cristianismo neotestamentario lo
que subyace, pues, es la consciencia de que Cristo es el
mismo Yahvé, y por ello es digno de recibir la gloria que
sólo se puede tributar a aquél. Que esta gloria no podía
tributarse a nadie más se desprendía con claridad del
Antiguo Testamento: "Yo soy Jehová. Ése es mi nombre,
y a ningún otro daré yo mi propia gloria, ni mi alabanza a
imágenes esculpidas" (Isaías 42,8) "... a ningún otro daré
mi propia gloria" (Isaías 48,11)

Lo cierto, sin embargo, es que Juan afirma que la gloria


de Jesús es la misma que la de Jehová. Veámoslo: "...
Jesús habló estas cosas y se fue y se escondió de ellos.
Pero aunque había ejecutado tantas señales delante de
ellos, no ponían fe en él, de modo que se cumplió la
palabra de Isaías el profeta, que él dijo: Jehová, ¿quién ha
puesto fe en la cosa oída por nosotros? Y en cuanto al
brazo de Jehová, ¿a quién ha sido revelado? La razón por
la cual no podían creer es que otra vez dijo Isaías: Él les
ha cegado los ojos y ha hecho duro su corazón, para que
no vean con los ojos y se vuelvan y yo los sane. Isaías
dijo estas cosas porque vio su gloria y habló de él. Con
todo, hasta de los gobernantes muchos realmente

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

pusieron fe en él, pero a causa de los fariseos no lo


confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga" (Juan 55
12,36b-42) (VNM).

El evangelio de Juan intenta en este pasaje explicar por


qué muchos de los judíos no llegaron a creer en Jesús. Su
tesis es que tal hecho ya estaba profetizado por Isaías,
que, cuando vio la gloria de Jesús, anunció que los
corazones de los judíos se cegarían y su corazón se
endurecería. Ahora bien, el pasaje a que hace referencia
Juan es el de Is 6,1-10, en el que Isaías vio... al propio
Jehová. Caben dos posibilidades: o bien Juan se
equivocaba al decir que la gloria de Cristo era la de
Jehová y además cometía un error blasfemo porque le
atribuía algo que no le correspondía (en cuyo caso la
Wachtower tendría razón), o bien Juan era consciente de
lo que estaba escribiendo, ya que identificaba a Cristo
con Jehová y no veía dificultad en atribuirle la misma
gloria. En tal caso, empero, la Wachtower estaría
equivocada. El autor de estas líneas cree, en su modesto
entender, que Juan el evangelista es mucho más digno de
confianza que la Wachtower.

En buena medida, la experiencia de Juan fue como la de


Tomás. Él había visto morir a Jesús de cerca, muy de
cerca, porque fue el único de los doce que no se ocultó y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

que permaneció al pie de la cruz con María y otras


mujeres. Pero también asistió luego a su resurrección, y 56
pudo comprobar que las afirmaciones de Jesús en el
sentido de que él mismo se resucitaría se cumplían
fielmente: "... Jesús les dijo: Derriben este templo y en
tres días lo levantaré... pero él hablaba del templo de su
cuerpo. Sin embargo, cuando fue levantado de entre los
muertos, sus discípulos recordaron que él solía decir esto;
y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo" (Jn
2,1922) (VNM).

¿Quién podría morir como hombre para luego levantar


ese propio cuerpo de entre los muertos? ¿Acaso un dios
creado, un arcángel, un mini-dios, o sólo el propio Dios
creador de la vida?

Citemos, finalmente, un pasaje más en el que la


Wachtower ha pretendido privar a Cristo de su gloria. Se
trata de 2Cor 4,4: "En los cuales el dios del mundo este
cegó las mentes de los incrédulos para que no brille la luz
del evangelio de la gloria del Cristo, que es imagen de
Dios".

El pasaje reviste una especial importancia por varios


aspectos. En primer lugar hay que señalar que Pablo
indica un plan diabólico, que consiste en que Satanás, al
que el mundo en realidad ha convertido en su dios, ha
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

cegado la mente de los incrédulos para que no vean la luz


que proporciona el evangelio. Este evangelio trata acerca 57
de la gloria de Cristo. Pues bien, la traducción del NM
quita la gloria a Cristo para dársela a las buenas nuevas:
"Entre quienes el dios de este sistema de cosas ha cegado
las mentes de los incrédulos, para que no pase (a ellos) la
iluminación de las gloriosas buenas nuevas acerca del
Cristo" (VNM).

Decididamente, la Wachtower no sabe cómo alterar el


texto sagrado para privar a Cristo de su divinidad y
gloria, tarea que Pablo en este pasaje atribuye al mismo
Satanás.

En segundo lugar, este pasaje reviste relevancia porque


es utilizado por la Wachtower para probar que Cristo es
un dios..., al igual que lo es también el diablo. Ahora
bien, este texto no pretende que el diablo sea un dios,
sino que este mundo lo ha convertido, consciente o
inconscientemente, en tal. De la misma manera, Pablo
dice en Flp 3,19 que muchos tienen a su vientre como
Dios; pero eso no indica que el vientre sea un dios, sino
que algunos lo han convertido en tal con su conducta. Por
lo tanto, intentar utilizar este pasaje como base sobre la
que apoyar la existencia de muchos dioses es una
imposibilidad exegética.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Por último, el pasaje hace referencia a Cristo como


imagen de Dios, algo que la Wachtower, siempre ansiosa 58
de llevar el agua de la Biblia al molino de sus prejuicios,
interpreta en el sentido de que Cristo es una imagen, pero
no el mismo Dios. Lo cierto, sin embargo, es que en el
griego koiné, en que se escribió este pasaje, el término
eikon indica no representación plástica, sino
"manifestación autorizada". Es decir, lo que el apóstol
pretende enseñarnos es que Cristo es la única
manifestación autorizada y legítima de Dios que
conocemos. Precisamente eso mismo creemos los que
confesamos el dogma de la Trinidad: que Cristo no es un
dios, sino la manifestación real de Dios.

3. El mesías-Dios en el judaísmo

El cristianismo significó un choque emocional y


espiritual de magnitudes incalculables para el pueblo de
Israel. Jesús, su familia, sus primeros discípulos, fueron
judíos. Él pretendía ser mesías, pero de una manera que
cuestionaba hasta su misma raíz la existencia del status
religioso judío, porque Jesús también decía que "Dios era
su padre, haciéndose así igual a Dios" (Jn 5,18).
Apenas muerto Jesús, los conflictos entre cristianismo y
judaísmo comenzaron a recrudecerse de nuevo. Unas
décadas después, los judíos que eran cristianos eran

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

expulsados, de forma generalizada esta vez, de las


sinagogas, y la propia teología judía experimentó una 59
profunda revisión precisamente para privar de
argumentos al cristianismo. De esta manera, el judaísmo
arrojó por la borda multitud de corrientes e
interpretaciones que había en su seno (la de que el mesías
sufriría, la de que el mesías sería Dios, etc.), y el
cristianismo, como reacción, empezó a delimitar su
oposición al judaísmo. [He delimitado este conflicto en
mi artículo, escrito en colaboración con Pilar Fernández
Uricel, titulado "Anavim, apocalípticos y helenistas", en
homenaje a José María Blázquez, Madrid 1990. Un
estudio más a fondo del tema en J. Jocz, The jewish
people and Jesus Christ, Grand Rapids, 1979, donde
queda de manifiesto cómo el judaísmo -tal como se forjó
en la época de la redacción del Talmud- fue
principalmente un intento de los judíos de oponerse
sólidamente al cristianismo.] No obstante lo anterior, se
han conservado algunos vestigios que indican cómo la
idea de que el mesías sería Dios era algo corriente en la
época en que surgió el cristianismo, y que, además,
aunque apagadamente, tal idea se conservó en algunos
círculos poscristianos. Veamos algún ejemplo: "Dios le
llamó (al mesías) con seis nombres que él dice en
relación consigo mismo: Porque un niño nos ha nacido,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

se nos ha dado un hijo; y el gobierno estará sobre su


hombro; y su nombre será maravilloso, consejero, Dios, 60
fuerte, padre eterno, príncipe de paz (se está citando aquí
Is 9,5-6). De manera que lo llamó Dios de una manera
distintiva" (Iggereth Teman; rabí Moisés ben Maimón
escribiendo a Jacob Alfajumi).

"¿Cuál es el nombre del rey mesías? A esto respondió el


rabí Abba bar Kahana: Yahveh es su nombre" (Midrash
Echa 1,51)
"Dios llamó también al rey mesías con su propio nombre
(el de Dios)" (Midrash Thillim 21,2).

No deja de ser paradójico que estos textos rabínicos,


escritos por personas que negaban que Jesús fuera el
mesías, contuvieran una concepción más correcta en
relación con el mesías que la que propaga la Wachtower,
que se pretende cristiana.

4. El mesías-Dios entre los cristianos primitivos

No hace falta decir que también el cristianismo primitivo


tuvo la absoluta certeza de que Cristo era Dios; y no sólo
no se abstuvo en proclamarlo, sino que insistió en ello.
Resulta imposible mencionar todas las citas del primer
siglo e inicios del segundo, no bíblicas al respecto, pero
vamos a dejar constancia de algunos ejemplos:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

a) Ignacio de Antioquía (muerto entre el 98 y el 117):


"Un médico hay, en la carne hecho Dios, hijo de María e 61
hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor" (Ef 7,2).

b) Segunda epístola de Clemente (entre 100 y 150 d.C):


"Debemos sentir de Jesucristo, que es Dios, que es juez
de vivos y muertos" (1,1)

c) Justino mártir (s. II): "Cristo preexiste como Dios antes


de los siglos" (Diálogo con el judío Trifón 48,l) (en
realidad los capítulos 48 a 108 están dedicados a mostrar
con el Antiguo Testamento que el mesías es Dios y debe
ser adorado).

d) Atenágoras de Atenas (segunda mitad del s. II):


"Admitimos a un solo Dios... Dios Padre y Dios Hijo y
Dios Espíritu Santo que muestran su potencia en la
unidad y su distinción en el orden" (Súplica en favor de
los cristianos, 10).

5. Conclusión

Como tendrá ocasión de comprobar el lector que se


adentre en el resto del libro, este capítulo es con mucho el
más extenso del mismo, y es que hay razones para ello.
La confesión de que Cristo es Dios constituye la piedra
fundamental sobre la que se asienta el cristianismo. A
diferencia de otras religiones, como el Islam o el
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

budismo, el cristianismo pretende que su fundador fue el


mismo Dios. El ataque a esta clave de la fe ha sido ( una 62
constante en la historia de la Iglesia. Lo hicieron los
ebionitas en el s. I, los gnósticos en los ss. II y III, los
arrianos en el IV, y desde entonces, los cátaros, los
socinianos, los unitarios, los primeros adventistas, los
Testigos de Jehová, los Niños de Dios, los mooníes y un
largo etcétera.

Pese a todo, la fe de la Iglesia se ha mantenido


inquebrantable. El Dios que creó el mundo, que inspiró
las Escrituras, que liberó al pueblo de Israel del yugo de
Egipto y que guió a los profetas, se encarnó en una
humilde virgen judía para morir en una cruz y con su
sangre preciosa redimirnos. A esa cruz de la que colgó
nuestro Dios encarnado en un carpintero Galileo miramos
conmovidos por su amor, que no retrocedió ante nada
para obtener nuestra salvación. Han pasado casi dos
milenios desde entonces y no deja de seguir siendo un
gran misterio que el Señor de la gloria, al que adoraron
los ángeles y los apóstoles, se humillara como un esclavo
para padecer en favor nuestro. Quizá es que el amor
siempre tiene algo de misterioso e inexplicable; y el de
Dios no es una excepción a ese principio, sino una
confirmación. Cristo, según nos enseñan las Escrituras,
no fue un dios o el arcángel Miguel enviado por Jehová a
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

la tierra a cargar con el peso de la obra de la redención;


tampoco fue el mesías fracasado, cuyos errores tiene que 63
corregir el reverendo Sun Myung Moon. No; en aquel
cuerpo lacerado latía Dios y latía su amor por nosotros. A
nosotros sólo nos queda adorarlo humildemente y
rendirle la gloria de que las sectas intentan desposeerlo.

¿Es Jesús también Yahveh?

¿Es Jesús también Yahveh? La mayoría contestó que


cada una de las personas de la Santísima Trinidad es
Yahveh, tanto el Padre, como el Hijo, como el Espíritu
Santo. Sin embargo, también hubo en menor proporción
personas que dijeron que sólo Dios Padre, primera
Persona de la Santísima Trinidad es Yahveh. He aquí la
respuesta.

Significado de Yahveh

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Yahveh es el nombre propio de Dios en el Antiguo


Testamento, pues así fue que se identificó ante Moisés en 64
la teofanía de la zarza ardiendo:

"Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les


digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a
vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su
nombre?", ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés:
«Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los
israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros.» “(Éxodo
3,13-14)

En ese momento Dios dio al hombre el único nombre que


podía definirlo de alguna manera: Yahveh, que en lengua
hebrea puede traducirse "Yo soy lo que soy", "Yo soy el
que es" o "Yo soy el existente", tal como lo tradujeron los
traductores de la Septuaginta: ego eimi ho on. Dios, por
ser quien es, es el único verdaderamente existente en
sentido de que no es contingente, lo que quiere decir que
no necesita de nada ni nadie para existir, como si lo
hacen las creaturas. Al no ser contingente Dios no ha sido
creado por nadie, sino que es el creador, principio y fin
de todas las cosas.

A este respecto el Catecismo de la Iglesia Católica


enseña:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Al revelar su nombre misterioso de YHWH, "Yo soy


el que es" o "Yo soy el que soy" o también "Yo soy el 65
que Yo soy", Dios dice quién es y con qué nombre se le
debe llamar. Este Nombre Divino es misterioso como
Dios es Misterio. Es a la vez un Nombre revelado y como
la resistencia a tomar un nombre propio, y por esto
mismo expresa mejor a Dios como lo que él es,
infinitamente por encima de todo lo que podemos
comprender o decir: es el "Dios escondido" (Is 45,15), su
nombre es inefable, y es el Dios que se acerca a los
hombres.

Al revelar su nombre, Dios revela, al mismo tiempo, su


fidelidad que es de siempre y para siempre, valedera para
el pasado ("Yo soy el Dios de tus padres", Ex 3,6) como
para el porvenir ("Yo estaré contigo", Ex 3,12). Dios que
revela su nombre como "Yo soy" se revela como el Dios
que está siempre allí, presente junto a su pueblo para
salvarlo.” (CEC 206-207)

Como se puede observar, ya aquí está implícitamente


respondida la pregunta, pues el Catecismo enseña que
Yahveh es el nombre propio de Dios, no sólo de Dios
Padre. Y si como católicos profesamos la doctrina de la
Trinidad: que existe un solo Dios en Tres Personas

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, es natural que cada


una pueda identificarse con el nombre de Yahveh. 66

Negar esto conduce inequívocamente a dos opciones: a)


al arrianismo, o b) una contradicción con lo que enseñan
las Sagradas Escrituras.

1. Cae en arrianismo quien piensa que sólo el Padre


es Yahveh, pensando que sólo Yahveh es Dios,
pero ni el Hijo ni el Espíritu Santo lo son. Esta
posición fue rechazada unánimemente desde la
Iglesia primitiva al igual que por todos los Padres
de la Iglesia, y es lo que profesan hoy sectas como
los Testigos de Jehová. Véase a este respecto: La
doctrina de la Trinidad en la Iglesia primitiva y los
padres de la Iglesia.

2. Contradice las Sagradas Escrituras quien sostiene


que sólo el Padre puede identificarse con Yahveh y
al mismo tiempo afirma que profesa la doctrina de
la Santísima Trinidad. Veamos por qué:

Sólo Yahveh crea

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

67

Lo enseña la Escritura cuando afirma:

“Así dice Yahveh, tu redentor, el que te formó desde el


seno. Yo, Yahveh, lo he hecho todo, yo, solo, extendí los
cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna.” (Isaías
44,24)

Otros textos similares son Apocalipsis 4,11; Hebreos 3,4;


Salmo 89,12; 33,6.

Las Sagradas Escrituras también enseñan que Dios hizo


todo para sí mismo:

“Todas las cosas las ha hecho el Señor para gloria de sí


mismo” (Proverbios 16,4)

Si Yahveh lo hizo todo "solo", "sin ayuda alguna", y lo


hizo para sí mismo, no se explicaría cómo podría no ser
Jesús también Yahveh, cuando el evangelio de Juan
comienza diciendo que " Todo se hizo por ella [La
Palabra hecha Carne = Jesús] y sin ella no se hizo
nada de cuanto existe" (Juan 1,3).
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

Obsérvese que cuando el evangelio de Juan resalta que


“sin ella no se hizo nada de cuanto existe” está diciendo 68
que todo aquello que puede ser etiquetado como “hecho”
fue creado también por la Palabra (Jesús).

Abundan también las reflexiones de los padres de la


Iglesia sobre el pasaje del Génesis donde Yahveh crea al
hombre (Génesis 1,26): “Hagamos al hombre a nuestra
imagen y semejanza”, el cual al estar conjugado en
plural, revela implícitamente el diálogo entre las Personas
de la Santísima Trinidad. Véase a este respecto:

"Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza",


reflexiones de los padres de la Iglesia

Por lo tanto, quien afirma que sólo el Padre es Yahveh,


está afirmando por consecuencia que sólo el Padre es el
creador, sin el Hijo y sin el Espíritu Santo. Y si afirma lo
primero y pretende afirmar lo segundo se contradice.

Sólo a Yahveh se adora

Lo enseñan también claramente las Sagradas Escrituras:

“Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de


Egipto, de la casa de servidumbre. No habrá para ti
otros dioses delante de mí.” (Éxodo 20,2-3)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Así dice Yahveh el rey de Israel, y su redentor, Yahveh


Sebaot: Yo soy el primero y el último, fuera de mí, no 69
hay ningún dios.” (Isaías 44,6)

“Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel


que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.”
(Apocalipsis 1,8)

Por tanto, si sólo se debe adorar a Yahveh y fuera de Él a


nadie más, en el caso de no ser el Hijo y el Espíritu Santo
también Yahveh no se les debería adorar a ellos, por lo
que nuevamente caen en contradicción quienes afirman
que sólo se puede identificar a Dios Padre con Yahveh.

Sólo Yahveh salva y es el juez de la humanidad

Las Sagradas Escrituras también enseñan que sólo


Yahveh es el único y verdadero salvador:

“Yo, yo soy Yahveh, y fuera de mí no hay salvador.”


(Isaías 43,11)

En el Antiguo Testamento se profetiza además que tanto


el juicio como la salvación la hará Yahveh en persona:

“Dijo él: «De cierto que ellos son mi pueblo, hijos que
no engañarán.» Y fue él su Salvador en todas sus
angustias. No fue un mensajero ni un ángel: Él mismo
en persona los liberó. Por su amor y su compasión él los
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

rescató: los levantó y los llevó todos los días desde


siempre.” (Isaías 63,8-9) 70

Esta idea, que se repite a lo largo de todo el Antiguo


Testamento (Salmo 50,1-6; 96,11-13; 98,9; Zacarías
14,5) en el Nuevo Testamento se consuma en Jesucristo,
como salvador de la humanidad:

“Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús,


porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»” (Mateo
1,21)

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador,


que es el Cristo Señor;” (Lucas 2,11)

“Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para


juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por
él.” (Juan 3,17)

“y que se ha manifestado ahora con la Manifestación


de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien ha destruido la
muerte y ha hecho irradiar vida e inmortalidad por
medio del Evangelio” (1 Timoteo 1,10)

De la misma forma es él a quien identifica el Nuevo


Testamento como quien ha de juzgar al mundo:

“«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria


acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él


todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, 71
como el pastor separa las ovejas de los cabritos.”
(Mateo 25,31-32)

El Hijo de Dios se identifica con Yahveh

Igualmente abundan los textos de la Sagrada Escritura


donde se identifica a Jesús con Yahveh. Por ejemplo,
discutiendo con los judíos se identifica de manera tan
clara, que los judíos intentaron apedrearle:

“Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os


digo: antes de que Abraham existiera, Yo
Soy.» Entonces tomaron piedras para tirárselas; pero
Jesús se ocultó y salió del Templo.” (Juan 8,52-59)

También se le atribuyen los títulos que en el Antiguo


Testamento se le atribuyen a Yahveh en Isaías 44,6:

“Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. El puso su


mano derecha sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, el
Primero y el Ultimo, el que vive; estuve muerto, pero
ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las
llaves de la Muerte y del Hades.” (Apocalipsis 1,17-18)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Al Ángel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice el


Primero y el Ultimo, el que estuvo muerto y revivió.” 72
(Apocalipsis 1,8)

“Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el


Principio y el Fin. Dichosos los que laven sus vestiduras,
así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por
las puertas en la Ciudad. ¡Fuera los perros, los
hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y
todo el que ame y practique la mentira!» Yo, Jesús, he
enviado a mi Ángel para daros testimonio de lo referente
a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de
David, el Lucero radiante del alba.»” (Apocalipsis
22,13-16)

El Espíritu Santo también se identifica con Yahveh

Hay pasajes en el Nuevo Testamento en donde el Espíritu


Santo se identifica con quien el Antiguo Testamento es
identificado como Yahveh. Por ejemplo, cuando San
Pablo menciona palabras dichas por Yahveh al pueblo en
Isaías 6,8-10, pero las atribuye el Espíritu Santo:

“Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se


marchaban, Pablo dijo esta sola cosa: «Con razón habló
el Espíritu Santo a vuestros padres por medio del
profeta Isaías: Ve a encontrar a este pueblo y dile:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien,


pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de 73
este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han
cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus oídos
oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan, y yo
los cure.”(Hechos 28,25-27)

Lo mismo hace el autor de la epístola a los hebreos:

“Por eso, como dice el Espíritu Santo: Si oís hoy su


voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la
Querella, el día de la provocación en el desierto, donde
me provocaron vuestros padres y me pusieron a prueba,
aun después de haber visto mis obras = durante cuarenta
años. Por eso me irrité contra esa generación y dije:
Andan siempre errados en su corazón; no conocieron mis
caminos. Por eso juré en mi cólera: ¡No entrarán en mi
descanso! ” (Hebreos 3,7-11)

En resumen…

Ciertamente hay textos que se refieren a Dios Padre


como Yahveh, así como hay textos en el Nuevo
Testamento donde se identifica a Dios con la Persona del
Padre. No hay ningún problema en ello, sino en
entenderlos con la lógica protestante (aut aut) asumiendo
que sólo el Padre es Yahveh, y no con la lógica católica

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

(et et) en la que se puede afirmar que el Padre es


Yahveh, sin por eso negar que su Hijo o el Espíritu Santo 74
lo sean.

En este artículo me he limitado a abordar la pregunta


específica si puede Jesús identificarse con Yahveh. Para
una explicación más amplia de la doctrina de la
Santísima Trinidad puede leer:

¿El Espíritu Santo es Dios?

Reflexiones bíblicas sobre la divinidad del Espíritu


Santo

Las objeciones que históricamente se han formulado


contra la doctrina de la Trinidad se han dirigido
mayoritariamente en contra de la plena divinidad de la
persona del Hijo. Sin embargo, da la impresión de que,
supuestamente, negada ésta, los antitrinitarios no tuvieran

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

mucho interés en refutar la divinidad del Espíritu Santo.


Es como si resultara ocioso continuar una disputa sobre 75
la Trinidad cuando ya ha quedado de manifiesto que una
de las tres personas no es Dios, sino un dios o un mero
hombre.

Quizá esto explique por qué los argumentos contra el


Espíritu Santo son tan poco elaborados en las sectas,
llegando en muchos casos a no existir siquiera. Los
mismos Testigos de Jehová, que definen al Espíritu Santo
como la "fuerza activa de Dios" y la comparan con
formas de energía como la electricidad que impulsa el
funcionamiento de los electrodomésticos, ponen de
manifiesto una pobreza extrema en la negación de la
personalidad y la divinidad del Espíritu Santo. Pero
¿enseña realmente la Biblia que el Espíritu Santo carece
de personalidad y que no es Dios?

l. Objeciones de las sectas

Tres son fundamentalmente las objeciones que he


recogido en conversaciones con testigos y estudios de sus
publicaciones en relación con la personalidad y divinidad
del Espíritu Santo. La primera es la consistente en
afirmar que la Biblia no enseña en ningún sitio ni que el
Espíritu Santo sea una persona ni que sea Dios. A

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

contestar esta objeción dedicaremos los dos apartados


siguientes de este capítulo. 76

La segunda es señalar que el Espíritu Santo es una fuerza


impersonal, como el agua lo es, ya que se nos dice en la
Biblia que se es bautizado con el Espíritu Santo y
también que se es bautizado en agua. Resulta obvio,
alegan los jehovistas, que si el Espíritu Santo fuera una
persona no podría estar sobre tantas personas a la vez.

No hace falta señalar que tal objeción, en el fondo, es


ridícula, y, en realidad, proporciona un argumento a favor
de la divinidad del Espíritu Santo. Si realmente el
Espíritu Santo puede estar en tantas partes (como los
testigos reconocen que lo señala la Escritura), sólo puede
explicarse porque es Dios. Como Dios precisamente,
goza del don de la ubicuidad, es decir, de poder estar en
diversos lugares a la vez. Pablo mismo señala que "en él
(Dios) vivimos, nos movemos y existimos" (He 17,28)
(BJ); y de esta ubicuidad no se desprende que Dios no
sea Dios -porque, por ejemplo, también nos movemos en
medio del aire, y éste no tiene personalidad-, sino que
concluye que Dios es omnipotente y que nos va a juzgar
a todos. Como puede verse, pues, esta objeción no tiene
ninguna validez para negar la personalidad y divinidad
del Espíritu Santo. [Una variante de esta objeción es

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

afirmar que el Espíritu Santo carece de personalidad,


puesto que entra en las personas. El argumento, una vez 77
más, es muy pobre. Los demonios entran en el interior de
las personas en los casos de posesión, y no por ello
pierden su personalidad; ¿por qué le iba a suceder eso,
sin embargo, al Espíritu Santo? ¿Pretenden afirmar los
testigos que el espíritu de Satanás goza de más cualidades
que el de Dios?]

La tercera objeción es similar a la segunda. Viene a decir


que el Espíritu Santo ni es Dios ni tiene personalidad,
porque de él se afirma en la Biblia que se bebe (lcor
12,14). Ahora bien, puesto que lo que se bebe siempre
son sustancias sin personalidad (agua, vino, etc), el
Espíritu Santo no es Dios y tampoco tiene personalidad.

Lo cierto es que Pablo, sólo unas líneas antes, ha


señalado que los israelitas también bebieron de Cristo,
que es un ser personal y también Dios: "Y todos bebieron
la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca
espiritual que les seguía; y la roca era Cristo" (1Cor 10,4)
(BJ). Tan claramente desmiente el pasaje la objeción de
los testigos, que éstos no han tenido el más mínimo
reparo en cambiarlo en su Versión del Nuevo Mundo,
donde se dice: "y aquella masa rocosa significaba
Cristo"; burda falsificación por otra parte, ya que la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

palabra griega que aparece en el original es en, es decir


"era", y no "significaba". Pero, como ya ha tenido 78
ocasión de comprobar el lector en el capítulo anterior,
cambiar versículos de la Biblia para amoldarlos a sus
doctrinas es algo habitual en las tácticas de la
Wachtower.

Poca, si es que alguna, consistencia presentan estas dos


objeciones de los testigos. Pasemos ahora a examinar si
efectivamente la Biblia enseña o no la personalidad del
Espíritu Santo.

2. El Espíritu Santo es un ser personal

Definir si un ente goza o no de personalidad no plantea


ninguna dificultad especial. Es obvio que una fuerza
impersonal, como la electricidad, el agua, la energía
nuclear, etc., no puede desarrollar actividades propias de
los seres dotados de personalidad, ya sean humanos o
espirituales. Ahora bien, si la electricidad pudiera revelar,
enseñar, guiar, ordenar, interceder, enviar, hablar, etc., ya
no nos hallaríamos ante una fuerza impersonal, sino ante
un ente personal. Ahora bien, en la Biblia, ¿el Espíritu
Santo aparece como una fuerza impersonal, al estilo de la
electricidad, según afirman los testigos, o, por el
contrario, está ligado indisolublemente a cualidades
personales? Pensamos que el propio lector puede sacar
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

sus propias conclusiones a partir de los textos que


citamos a continuación a título de ejemplo, razón ésta por 79
la que limitaremos los comentarios sobre los mismos a un
mínimo indispensable:

El Espíritu Santo enseña y recuerda. "Más el ayudante, el


espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése les
enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las
cosas que les he dicho" (Jn 14,26) (VNM). ¿Cómo puede
enseñar -la palabra griega didásei utilizada aquí contiene
la idea de enseñar como maestro- y recordar todo un ente
que no tiene ni personalidad?

El Espíritu Santo da testimonio. "Cuando llegue el


ayudante que yo enviaré a ustedes del Padre, el espíritu
de la verdad, que procede del Padre, ése dará testimonio
acerca de mí, y ustedes, a su vez, han de dar testimonio,
porque han estado conmigo desde que principié" (Jn
15,26) (VNM). Tanto el Espíritu Santo como los
discípulos de Jesús dan testimonio. ¿Cómo es posible que
el primero carezca de personalidad y los segundos no?
¿Cómo es posible que un ente carente de personalidad
sea el encargado de instruir a seres que sí la tienen?

"El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de


que somos hijos de Dios" (Romanos 8,16) (VNM).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

El Espíritu Santo guía a la Verdad. "Sin embargo,


cuando llegue aquél, el espíritu de la verdad, él los guiará 80
a toda la verdad, porque no les hablará por su propio
impulso, sino que hablará las cosas que oye, y les
declarará las cosas que vienen" (Jn 16,13) (VNM).

Las palabras de Jesús transmitidas por el autor del cuarto


evangelio no pueden resultar más claras: el Espíritu
guiará a toda la verdad; hablará no según su propio
impulso, sino lo que oiga, y anunciará el futuro. ¿Puede
una fuerza impersonal -como la electricidad- hacer esto?

El Espíritu Santo glorifica. "Aquél (el Espíritu Santo) me


glorificará, porque recibirá de lo que es mío y se lo dará a
ustedes" (Juan 16,14) (VNM).

El Espíritu Santo dirige la evangelización. "Además


atravesaron Frigia y el país de Galacia, porque el espíritu
santo les había prohibido hablar la palabra en el (distrito
de) Asia" (He 16,6) (VNM).

¿Es siquiera verosímil que una fuerza impersonal pudiera


formular prohibiciones y órdenes en relación con un tema
como la evangelización?

El Espíritu Santo conduce. "Porque todos los que son


conducidos por el espíritu de Dios, éstos son los hijos de
Dios" (Romanos 7,14) (VNM).
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

¿Cómo es posible que una fuerza carente de personalidad


-como la electricidad- conduzca a personas que sí tienen 81
personalidad, de tal manera que si éstas se someten a su
guía pongan de manifiesto que son hijos de Dios?

El Espíritu Santo intercede. "De igual manera el espíritu


también acude con ayuda para nuestra debilidad; porque
el (problema de) lo que debemos pedir en oración cómo
necesitamos hacerlo no lo sabemos, pero el espíritu
mismo aboga por nosotros con gemidos no expresados.
Sin embargo, el que escudriña los corazones sabe cuál es
la intención del espíritu, porque éste aboga en
conformidad con Dios por los santos" (Romanos 8,26-27)
(VNM).

¿Cabe en cabeza humana que un ente sin ninguna


personalidad sepa más que seres humanos que sí la
tienen? ¿Es lógico pensar que un ente que no tiene
personalidad se preocupe hasta el punto de abogar por
seres humanos con gemidos que no pueden narrarse? ¿Es
siquiera asimilable que un ente sin personalidad abogue
además en plena conformidad con lo que Dios desea?

El Espíritu Santo envía. "Por consiguiente, estos


hombres, enviados por el Espíritu Santo, bajaron a
Seleucia, y de allí se embarcaron para Chipre" (He 13,4).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

¿Cómo es posible que un ente sin personalidad pueda


enviar a seres que sí la tienen, marcándoles además su 82
itinerario concreto?

El Espíritu Santo toma decisiones en el seno de la


Iglesia. "Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos
ha parecido bien no añadirles ninguna otra carga salvo
estas cosas necesarias" (He 15,28) (VNM).

¿Desde cuándo una fuerza impersonal -como la


electricidad- puede tomar decisiones junto a seres
humanos?

"Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño, entre el


cual el espíritu santo los ha nombrado superintendentes,
para pastorear la congregación de Dios..." (He 20,28)
(VNM).

Pero ¿cómo puede una fuerza sin personalidad nombrar a


los obispos para que pastoreen la Iglesia?

El Espíritu Santo provoca la profecía. "Ahora bien, en


estos días unos profetas bajaron de Jerusalén a Antioquía.
Uno de ellos, por nombre Agabo, se levantó, y por el
espíritu procedió a indicar que una gran hambre estaba
por venir sobre toda la tierra habitada; la cual de hecho
tuvo lugar en el tiempo de Claudio" (He 11,27-28)
(VNM).
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

"Y viniendo a nosotros y tomando el cinturón de Pablo,


se ató los pies y las manos y dijo: Así dice el Espíritu 83
Santo: Al varón a quien pertenece este cinturón los judíos
lo atarán de esta manera en Jerusalén y lo entregarán en
manos de gente de las naciones" (He 21,11) (VNM).

En estos pasajes asistimos a dos ocasiones en que el


Espíritu Santo movió a un profeta a predecir el futuro
incluso señalando las palabras concretas que debía
pronunciar. Las profecías, al contrario de las dadas por
testigos, adventistas, mormones o Niños de Dios, se
cumplieron. ¿Puede realmente una fuerza impersonal
impulsar la profecía hasta el punto de hacer articular las
palabras concretas y determinar su cumplimiento?

El Espíritu Santo ordena. "De modo que el espíritu me


dijo que fuera con ellos sin dudar nada" (He 11,12)
(VNM).

"Mientras ellos estaban ministrando públicamente a


Jehová y ayunando, el espíritu santo dijo: "De todas las
personas apártenme a Bernabé y a Saulo para la obra a
que los he llamado" (He 13,2) (VNM).

¿Cómo es posible que una fuerza impersonal como la


electricidad pueda dar órdenes a Pedro, el príncipe de los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

apóstoles, y a la Iglesia, pronunciando incluso frases


completas? 84

El Espíritu Santo da dones. "Pero la manifestación del


espíritu se da a cada uno con un propósito provechoso.
Por ejemplo, a uno se le da mediante el espíritu habla de
sabiduría, a otro habla de conocimiento según el mismo
espíritu, a otro fe por el mismo espíritu, a otro dones de
curaciones por ese único espíritu, a otro operaciones de
obras poderosas, a otro el profetizar, a otro
discernimiento de expresiones inspiradas, a otro lenguas
diferentes, y a otro interpretación de lenguas. Pero todas
estas operaciones las ejecuta el uno y mismo espíritu.
Distribuyendo a cada uno respectivamente así como
dispone" (1Cor 12,7-11).

Ahora bien, nosotros nos preguntamos ¿cómo es posible


que una fuerza sin personalidad y que, por lo tanto,
carece de discernimiento, de sabiduría, de fe, de
conocimiento, todas estas cualidades personales, pueda
dotar de esos dones a seres humanos? ¿No será
precisamente porque sí tiene personalidad y porque
además dispone de todas estas cualidades?

El Espíritu Santo revela. "Además, se le había revelado


divinamente por el espíritu santo que no vería la muerte

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

antes de que hubiera visto al Cristo de Jehová" (Lc 2,26)


(VNM). 85

Pero ¿cómo puede revelar el futuro a una persona un ente


que no tiene personalidad?

El Espíritu Santo habla frases enteras. Hemos visto ya


algunos ejemplos en los apartados anteriores, pero vamos
a citar alguno más:

"De modo que el espíritu dijo a Felipe: Acércate y únete


a ese carro" (He 8,29) (VNM).

¿Cómo puede una fuerza impersonal pronunciar frases


coherentes y articuladas que tienen un propósito y que
incluso vaticinan el futuro?

El Espíritu Santo puede ser resistido. "Hombres


obstinados e incircuncisos de corazón y de oídos, siempre
están ustedes resistiendo al espíritu santo; como hicieron
sus antepasados antes de ustedes" (He 7,51) (VNM).

Creemos que los textos reproducidos arriba, escasos


botones de muestra por otra parte, establecen de manera
indiscutible el concepto que los primeros cristianos
tenían acerca del Espíritu Santo. Para ellos no era una
fuerza activa e impersonal, comparable a la electricidad,
como pretende la Wachtower. Por el contrario, el Espíritu

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Santo no sólo tenía personalidad, sino que además


contaba con un papel en la vida de la Iglesia y de los 86
creyentes (papel ya anunciado por el propio Jesús) que
dejaba entrever su valor sobrehumano y, como
examinaremos con más claridad en el siguiente apartado,
divino. Sinceramente no pensamos que se pueda
pretender bajo ningún concepto que, a la luz del Nuevo
Testamento, el Espíritu Santo es una energía carente de
personalidad.

3. El Espíritu Santo es Dios

Ahora bien, ¿muestra con la misma certeza la Escritura


que el Espíritu Santo es Dios? Una vez más vamos a
dejar hablar a la Biblia, limitando nuestros comentarios a
su mínima expresión.

Mentir al Espíritu Santo es mentir a Dios. "Pero Pedro


dijo: Ananías, ¿por qué te ha envalentonado Satanás a
tratar con engaño al espíritu santo y a retener
secretamente parte del precio del campo? Mientras
permanecía contigo, ¿no permanecía tuyo?, y después
que fue vendido, ¿no continuaba bajo tu control? ¿Por
qué te propusiste un hecho de esta índole en tu corazón?
No has tratado con engaño a los hombres, sino a Dios"
(He 5,3-4) (VNM).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

El Espíritu Santo es el mismo Jehová que habló en el


Antiguo Testamento. "Así, porque estaban en desacuerdo 87
unos con otros, empezaron a irse, mientras Pablo hacía
este único comentario: Aptamente habló el espíritu santo
por Isaías el profeta a los antepasados de ustedes
diciendo: Ve a este pueblo y di: Oyendo oirán, pero de
ningún modo entenderán; y mirando mirarán, pero de
ningún modo verán" (He 28,2526) (VNM).

Ahora bien, lo cierto es que Pablo cita de Is 6,8-9; y allí


no se dice que hablara el Espíritu Santo, sino el mismo
Jehová: "Y empecé a oír la voz de Jehová, que decía: ¿A
quién enviaré y quién irá por nosotros? Y yo procedía a
decir: Aquí estoy yo. Envíame a mí. Y él pasó a decir:
Ve, y tienes que decir a este pueblo: Oigan vez tras vez,
pero no entiendan; y vean vez tras vez, pero no consigan
conocimiento" (ls 6,8-9).

¿Se equivocaba el apóstol Pablo al identificar a Jehová


con el Espíritu Santo, o se equivocan los testigos al decir
que el Espíritu Santo no es Dios?

"Por esta razón, así como dice el espíritu santo: Hoy, si


ustedes escuchan la propia voz de él, no endurezcan sus
corazones como en la ocasión de causar amarga cólera,
como en el día de hacer la prueba en el desierto, en el
cual sus antepasados me probaron con una prueba, y con
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

todo habían visto mis obras durante cuarenta años. Por


esta razón quedé asqueado de esta generación y dije: 88
Siempre se descarrían en su corazón y ellos mismos no
han llegado a conocer mis caminos. De modo que juré en
mi cólera: No entrarán en mi descanso" (Heb 3,7-11)
(VNM).

El autor de la carta a los Hebreos reproduce aquí una


extensa cita del Sal 95,7-11, atribuyéndola al Espíritu
Santo. Basta ir al Antiguo Testamento para comprobar
que el que habla en el mismo es Jehová. Ahora bien, ¿se
equivocaba el autor de la carta a los Hebreos
identificando al Espíritu Santo con el Jehová del Antiguo
Testamento, o se equivoca la Wachtower al decir que el
Espíritu Santo ni es Dios ni tiene personalidad?

El Espíritu Santo es Jehová. Por todo lo anterior es fácil


de comprender que el Nuevo Testamento identifique al
Espíritu Santo de manera clara con el Señor del Antiguo:
"Ahora bien, Jehová es el espíritu; y donde está el
espíritu de Jehová hay libertad" (2Cor 3,17) (VNM).

La misma Biblia de la Wachtower lo expresa con una


claridad tan meridiana que creemos que sobran los
comentarios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Sólo el Espíritu Santo abarca las cosas de Dios. Por todo


ello no es de extrañar que en la mente de los autores del 89
Nuevo Testamento, que, como hemos visto, no creían
que el Espíritu Santo no fuera Dios ni tampoco pensaban
que era una fuerza impersonal, anidara la certeza de que
toda la inmensidad de Dios sólo podía ser penetrada por
el Espíritu Santo, algo imposible si éste hubiera sido una
simple fuerza activa carente de personalidad:

"Porque, ¿quién entre los hombres conoce las cosas del


hombre salvo el espíritu del hombre que está en él? Así
también, nadie ha llegado a conocer las cosas de Dios
salvo el espíritu de Dios" (1Cor 2,11) (VNM).

Porque el Espíritu Santo es Dios, se puede blasfemar


contra él. "Sin embargo, cualquiera que blasfemare
contra el espíritu santo no tiene perdón jamás, sino que es
culpable de pecado eterno" (Mc 3,29) (VNM). [La
blasfemia contra el Espíritu Santo es la resistencia frente
al mismo. Mientras otros pecados permiten su perdón al
no entrañar necesariamente la dureza de corazón, el que
se cierra al Espíritu Santo impide que el arrepentimiento
entre en su alma y con él la misericordia de Dios.]

4. Conclusión

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

En opinión del que escribe estas líneas, la doctrina del


Espíritu Santo es una de las realidades más hermosas y 90
conmovedoras de las que nos hablan las Escrituras.
Activo de manera menos manifiesta en el Antiguo
Testamento, es a partir de pentecostés cuando irrumpe
con toda su grandeza y poder en la historia de la
humanidad.

Cuando el creyente está solo, es el Espíritu Santo el que


intercede por él con unos gemidos que no pueden
expresarse en términos humanos; cuando siente la duda,
clama al unísono con nuestras almas, recordándonos que
tenemos un Padre en el cielo; cuando la Iglesia se
zarandea en el mar de la historia, él se presta a guiarla y
reparte, sin miedo al derroche, sus carismas (en los que la
Wachtower no cree) para edificación del cuerpo de
Cristo. Ese espíritu abrió la puerta de la Iglesia a los
judíos del pentecostés llegados de los lugares más
remotos de la tierra; se derramó sobre Cornelio, el primer
gentil cristiano, y abrió las rutas del evangelio en medio
de una sociedad que, como la nuestra de hoy en día, lo
necesitaba ardientemente. Ese espíritu enseña y recuerda
la palabra y la obra de Jesús, da testimonio y revela. Sin
él no seríamos nada, porque él empolló la vida que había
en el fondo de las aguas antes de la creación (Gén 1,2).
En su nombre somos bautizados, y él nos sostiene en
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

nuestra vida para que, como hijos de Dios, un día


podamos estar con Cristo para siempre. No es de 91
extrañar, pues, que los primeros cristianos lo citaran con
profusión en sus oraciones y que ansiaran cada vez más
su cercanía; y tampoco es raro que el himno cristiano más
hermoso quizá de todos los tiempos, el Veni Creator
Spiritus esté dedicado y dirigido a él.

La jactancia de la Wachtower, empero, lo califica


simplemente como una fuerza sin personalidad, que se
asemeja a la electricidad, que no es Dios, que ya no
derrama sus dones sobre el pueblo de Dios. Si en
ocasiones la falsedad puede ser externamente hermosa,
no es en este caso, porque a la grandeza sublime e
inenarrable de las Escrituras sólo ha sustituido una
paupérrima caricatura sectaria.

Resumen de la doctrina de la Santísima Trinidad

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Como entender la Trinidad


92
¿Cómo entender este misterio de que hay una sola
naturaleza Divina en tres personas diferentes?. Resumo
las explicaciones que los teólogos han dado para
facilitarnos la comprensión de este dogma de fe.

La doctrina de la Trinidad enseña que existe un solo


Dios, pero en Tres Personas divinas que tienen una
misma naturaleza.

Las palabras "naturaleza" y "persona", no se toman aquí


en el sentido corriente de los términos, sino de acuerdo
con el lenguaje filosófico, que es más preciso.

La naturaleza o esencia de los seres es aquello que hace


que las cosas sean lo que son; el principio que las
capacita para actuar como tal (por ejemplo, la naturaleza
del hombre es ser animal racional compuesto de alma y
cuerpo), La persona, en cambio, es el sujeto que actúa
(por ejemplo un hombre concreto con un nombre: Pedro
Pérez, que actúa de acuerdo a su naturaleza: piensa,
quiere, trabaja, etc.). Así es claro que en cada hombre hay
una sola naturaleza y una sola persona. En Dios, en
cambio, no ocurre así: una sola Naturaleza sustenta a una

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Trinidad de Personas.
93
Por esto, a la inteligencia humana le es imposible
comprender el misterio de la Santísima Trinidad. El
esfuerzo racional de los teólogos (entre los que tenemos a
Santo Tomás de Aquino) ha tratado de ilustrarlo de la
manera siguiente:
Como las tres divinas personas no se distinguen ni por su
Naturaleza, ni por sus perfecciones, ni por sus obras
exteriores, se distinguen únicamente por su origen.

No se distinguen por su naturaleza porque tienen una


naturaleza en común, la Naturaleza divina. Así no son
tres dioses, sino un solo Dios.

No se distinguen por sus perfecciones, porque éstas se


identifican con la Naturaleza divina. Así ninguna de las
tres Personas es más sabia o poderosa, sino que todas
tienen infinita sabiduría y poder; ni la una es anterior a
las otras, sino que todas son igualmente eternas.

No se distinguen por sus obras exteriores, ya que


teniendo las tres la misma Omnipotencia, lo que obre una
respecto a la criatura, lo obran las otras dos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Se distinguen únicamente por su origen, porque el Padre


no proviene de ninguna persona; el Hijo es engendrado 94
por el Padre; y el Espíritu Santo procede a la vez del
Padre y del Hijo. Esto es lo que impide que una Persona
se confunda con las otras.

Ricardo Sada Fernández en tu estudio de la Trinidad nos


explica esto de una forma muy didáctica:

En primer lugar, consideremos a Dios Padre. Éste, con su


infinita sabiduría, al conocerse a Sí mismo, formula un
pensamiento de Sí mismo. Nosotros muchas veces,
hacemos una cosa parecida cuando pensamos en nosotros
mismos, y nos formamos un concepto sobre el propio yo,
es decir, "aquello que somos para nosotros mismos". Sin
embargo, hay una diferencia muy grande entre nuestro
propio conocimiento y el de Dios sobre Sí mismo.
Nuestro conocimiento propio es imperfecto, incompleto
("nadie es buen juez en causa propia"). E incluso, si nos
conociéramos perfectamente, -es decir, si nuestro
concepto sobre el propio yo fuera una clarísima
reproducción de nosotros mismos-, tan sólo sería un
pensamiento que no saldría de nuestro interior, sin
existencia independiente, sin vida propia. El pensamiento
cesaría de existir, aun en mi mente, tan pronto como

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

volviera mi atención a otro asunto.


95
Tratándose de Dios, las cosas son muy distintas. Su
pensamiento sobre Sí mismo es perfectísimo: abarca
completamente todos y cada uno de los aspectos de su
infinitud. Pero un pensamiento perfectísimo, para que de
verdad lo sea, ha de tener existencia propia (si puede
desaparecer, le faltaría esa perfección). Su pensamiento,
es tan infinitamente completo y perfecto, que lo ha re-
producido con existencia propia. La imagen que Dios ve
de Sí mismo, la Palabra silenciosa con que eternamente
se expresa a Sí mismo, debe tener una existencia propia,
distinta. A este Pensamiento vivo en que Dios se expresa
a Sí mismo perfectamente lo llamamos Dios Hijo. Dios
Padre es Dios conociéndose a Sí mismo; Dios Hijo es la
expresión del conocimiento que Dios tiene de Sí. Por
ello, la segunda Persona de la Santísima Trinidad es
llamada Hijo, precisamente porque es generado por toda
la eternidad, engendrado en la mente divina del Padre.

Además, como esa generación es intelectual, se le llama


"Verbo" es decir, "Palabra". Dios Hijo es la "Palabra
interior" que Dios Padre pronuncia cuando su infinita
sabiduría conoce su esencia infinita.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Ahora, Dios Padre (Dios conociéndose a Sí mismo) y


Dios Hijo (el conocimiento de Dios sobre Sí mismo) 96
contemplan la naturaleza que ambos poseen en común.
Al verse (estamos hablando, claro está, de modo
humano), contemplan en esa naturaleza lo bello y lo
bueno en grado infinito. Y como lo bello y lo bueno
producen amor, la Voluntad divina mueve a ambas
Personas a un acto de amor infinito, de la Una hacia la
Otra. Ya que el amor de Dios a Sí mismo, como el
conocimiento de Dios de Sí mismo, son de la misma
naturaleza divina, tiene que ser un amor vivo. Este amor
infinitamente perfecto, infinitamente intenso, que dimana
eternamente del Padre y del Hijo es el que llamamos
Espíritu Santo "que procede del Padre y del Hijo". Es la
tercera persona de la Santísima Trinidad. El Espíritu
Santo es el "Amor Subsistente", el "Amor hecho
Persona".

Cristo es Dios.

Es muy importante profundizar en este punto ya que una


de las bases de la fe cristiana y de la Doctrina Trinitaria:
Cristo, segunda Persona de la Trinidad es también Dios y
consubstancial con Dios Padre.

Algunos textos bíblicos:


JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba


con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el 97
principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se
hizo nada de cuanto existe.” Juan 1,1-2

“Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del


Señor por medio del profeta: Ved que la virgen
concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre
Emmanuel, que traducido significa: «Dios con
nosotros.»” Mateo 1,22-23

“Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha


dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su
nombre «Maravilla de Consejero», «Dios Fuerte»,
«Siempre Padre», «Príncipe de Paz»” Isaías 9,5

“Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis


manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas
incrédulo sino creyente.» Tomás le contestó: «Señor mío
y Dios mío.»” Juan 20,27-28

“Pero del Hijo: Tu trono, ¡Oh Dios!, por los siglos de


los siglos; y: El cetro de tu realeza, cetro de equidad. =”
Hebreos 1,8

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el


mundo dice: = Y adórenle todos los ángeles de Dios. =” 98
Hebreos 1,6
Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su
Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida
eterna.” 1 Juan 5,20

“Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad


corporalmente, y vosotros alcanzáis la plenitud en él,
que es la Cabeza de todo Principado y de toda
Potestad;” Colosenses 2,9

Cristo comparte la gloria del Padre:

Pero Jesús nos enseña que compartía la gloria con el


Padre antes de la fundación del mundo

“Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria


que tenía a tu lado antes que el mundo fuese.” Juan
17,5

Cristo utiliza títulos que solo Dios posee:

“Así dice Yahveh el rey de Israel, y su redentor, Yahveh


Sebaot: «Yo soy el primero y el último, fuera de mí, no
hay ningún dios.” Isaías 44,6

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel


que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.” 99
Apocalipsis 1,8

“Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. El puso su


mano derecha sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, = el
Primero y el Ultimo, = el que vive; estuve muerto, pero
ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las
llaves de la Muerte y del Hades.” Apocalipsis 1,17-18

“Al Ángel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice =


el Primero y el Ultimo, = el que estuvo muerto y
revivió.” Apocalipsis 1,8

“Yo soy el Alfa y la Omega, = el Primero y el Ultimo, =


el Principio y el Fin. Dichosos los que laven sus
vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y
entrarán por las puertas en la Ciudad. ¡Fuera los perros,
los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y
todo el que ame y practique la mentira!» Yo, Jesús, he
enviado a mi Angel para daros testimonio de lo referente
a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de
David, el Lucero radiante del alba.»” Apocalipsis 22,13-
16

Dios se Señor de Señores, Cristo es Señor de Señores


JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

“porque Yahveh vuestro Dios es el Dios de los dioses y el


100
Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y
temible, que no hace acepción de personas ni admite
soborno” Deuteronomio 10,17

“Dad gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su


amor; dad gracias al Señor de los señores, porque es
eterno su amor.” Salmo 136,2-3

“Estos harán la guerra al Cordero, pero el Cordero,


como es = Señor de Señores y Rey de Reyes, = los
vencerá en unión con los suyos, los llamados y elegidos y
fieles.»” Apocalipsis 17,14

Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo:


= Rey de Reyes y Señor de Señores. = Apocalipsis 19,16

Cristo es Todopoderoso

“18 Por eso los judíos trataban con mayor empeño de


matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que
llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo
igual a Dios. 19 Jesús, pues, tomando la palabra, les
decía: «En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede
hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al
Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

el Hijo. 20 Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra


todo lo que él hace. Y le mostrará obras aún mayores que 101
estas, para que os asombréis. 21 Porque, como el Padre
resucita a los muertos y les da la vida, así también el
Hijo da la vida a los que quiere. 22 Porque el Padre no
juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al
Hijo, 23 para que todos honren al Hijo como honran al
Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo
ha enviado” Juan 5,18-23

Cristo, en cuanto a Dios lo sabe todo:

“Para que sean consolados sus corazones, unidos en la


caridad, y alcancen en toda su riqueza la perfecta
inteligencia y conocimiento del misterio de Dios, de
Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la
sabiduría y de la ciencia.” Colosenses 2,2-3

“Sabemos ahora que lo sabes todo y no necesitas que


nadie te pregunte. Por esto creemos que has salido de
Dios.»” Juan 16,30

“Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?»


Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera
vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo;

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis


ovejas” Juan 21,17 102

Dios es el único verdadero salvador

“Yo, yo soy Yahveh, y fuera de mí no hay salvador.”


Isaías 43,11

“Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús,


porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»” Mateo
1,21

“os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador,


que es el Cristo Señor;” Lucas 2,11

“Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para


juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por
él.” Juan 3,17
“y que se ha manifestado ahora con la Manifestación
de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien ha destruido la
muerte y ha hecho irradiar vida e inmortalidad por
medio del Evangelio” I Timoteo 1,10

“Dijo él: «De cierto que ellos son mi pueblo, hijos que
no engañarán.» Y fue él su Salvador en todas sus
angustias. No fue un mensajero ni un ángel: él mismo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

en persona los liberó. Por su amor y su compasión él los


rescató: los levantó y los llevó todos los días desde 103
siempre.” Isaías 63,8-9

Solo Dios es creador.

“Así dice Yahveh, tu redentor, el que te formó desde el


seno. Yo, Yahveh, lo he hecho todo, yo, solo, extendí los
cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna.” Isaías
44,24

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba


con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el
principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se
hizo nada de cuanto existe.” Juan 1,1-2

“porque en él fueron creadas todas las cosas, en los


cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los
Tronos, las Dominaciones, los Principados, las
Potestades: todo fue creado por él y para él,” Colosenses
1,16

Cristo es también Yahveh.


“Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les
digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a
vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su
nombre?", ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés:
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

«Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los


israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros.»” Éxodo 104
3,13-14

“Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo:


antes de que Abraham existiera, Yo Soy.» Entonces
tomaron piedras para tirárselas; pero Jesús se ocultó y
salió del Templo.” Juan 8,52-59

Cristo es de la misma naturaleza (sustancia) del Padre.


“el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de
su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra
poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los
pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las
alturas,” Hebreos 1,3

Cristo es UNO con el Padre.

“Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre;


desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice
Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le
dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros
y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha
visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"?
¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en
mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta;
el Padre que permanece en mí es el que realiza las
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en


mí. Al menos, creedlo por las obras.” Juan 14,7-11 105

“Yo y el Padre somos uno” Juan 10,30

Cristo siendo Dios se hizo hombre para salvarnos:

“Tened entre vosotros los mismos sentimientos que


Cristo: El cual, siendo de condición divina, no retuvo
ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí
mismo tomando condición de siervo haciéndose
semejante a los hombres y apareciendo en su porte
como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo
hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios le
exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo
nombre. Para que al nombre de Jesús = toda rodilla se
doble = en los cielos, en la tierra y en los abismos, = y
toda lengua confiese = que Cristo Jesús es SEÑOR para
gloria de Dios Padre.” Filipenses 2,5-11

Es el Espíritu Santo verdadero Dios

La Biblia identifica al Espíritu Santo con Yahveh

“Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién


enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: «Heme
aquí: envíame.» Dijo: «Ve y di a ese pueblo: "Escuchad
bien, pero no entendáis, ved bien, pero no
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

comprendáis." Engorda el corazón de ese pueblo hazle


duro de oídos, y pégale los ojos, no sea que vea con sus 106
ojos. y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y
se convierta y se le cure.»” Isaías 6,8-10

“Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se


marchaban, Pablo dijo ésta sola cosa: «Con
razón habló el Espíritu Santo a vuestros padres por
medio del profeta Isaías: = Ve a encontrar a este pueblo
y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis
bien, pero no veréis. = = Porque se ha embotado el
corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus
ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus
oídos oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan,
y yo los cure. =” Hechos 28,25-27

“Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su


pasto, el rebaño de su mano. ¡Oh, sí escucharais hoy su
voz!: «No endurezcáis vuestro corazón como en Meribá,
como el día de Massá en el desierto, donde me pusieron
a prueba vuestros padres, me tentaron aunque habían
visto mi obra. «Cuarenta años me asqueó aquella
generación, y dije: Pueblo son de corazón torcido, que
mis caminos no conocen. Y por eso en mi cólera juré:¡No
han de entrar en mi reposo!»” Salmo 95,7-11

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Por eso, como dice el Espíritu Santo: = Si oís hoy su 107


voz, = = no endurezcáis vuestros corazones como en la
Querella, el día de la provocación en el desierto, = =
donde me provocaron vuestros padres y me pusieron a
prueba, aun después de haber visto mis obras = durante
cuarenta años. = Por eso = me irrité contra esa
generación y dije: Andan siempre errados en su corazón;
no conocieron mis caminos. = = Por eso juré en mi
cólera: ¡No entrarán en mi descanso! =” Hebreos 3,7-11

La Escritura identifica al Espíritu Santo como un ser


personal

Puede ser entristecido

“No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que


fuisteis sellados para el día de la redención.” Efesios
4,30

Se puede pecar contra el Espíritu Santo:

“Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará


a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no
será perdonada. Y al que diga una palabra contra el
Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este


mundo ni en el otro.” Mateo 12,31-32 108

(Bastante curioso la doctrina de los testigos de Jehová


que creen que el Espíritu Santo es “la fuerza activa de
Dios sobre la tierra”, interpretación que aparte de absurda
crea bastante inconsistencias como por ejemplo, cuando
la intentamos aplicar al texto anterior: Se perdonará
cualquier pecado contra el Padre y el Hijo, pero no contra
la fuerza activa de Dios!!!).

El Espíritu Santo puede ser resistido:

“«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de


oídos! ¡Vosotros siempre resistís al Espíritu
Santo! ¡Como vuestros padres, así vosotros!” Hechos
7,51

El Espíritu Santo consuela:

“Las Iglesias por entonces gozaban de paz en toda


Judea, Galilea y Samaria; se edificaban y progresaban
en el temor del Señor y estaban llenas de la consolación
del Espíritu Santo.” Hebreos 9,31

El Espíritu Santo es enviado por el Padre y enseña:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

“Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre


enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os 109
recordará todo lo que yo os he dicho.” Juan 14,26

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me


vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el
Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré: y cuando él
venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado,
en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio; en
lo referente al pecado, porque no creen en mí; en lo
referente a la justicia porque me voy al Padre, y ya no
me veréis; en lo referente al juicio, porque el Príncipe de
este mundo está juzgado. Mucho tengo todavía que
deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él,
el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad
completa; pues no hablará por su cuenta, sino que
hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir.”
Juan 16,7-13

Los testigos de Jehová y la Trinidad (P. Jorge


Loring)

Hay un solo Dios verdadero

Sólo puede haber un Dios verdadero. Si hubiera más, o


uno mandaría sobre los demás, -y éste sería el único Dios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

verdadero- o serían independientes unos de otros. Pero


esto es imposible, porque el Dios verdadero tiene que 110
tener dominio absoluto sobre todo lo que existe fuera de
Él. Si no, no lo podría todo. Y Dios -como demuestran
los filósofos- lo puede todo. Dice la Biblia: "Así habla
Yahvé...; no hay otro Dios fuera de mí". Los hebreos, por
respeto a Dios, no querían ni siquiera pronunciar su
nombre. Lo escribían sólo con consonantes: "YHVH".
Había que rellenar las consonantes con vocales. De ahí
los nombres de "Yahveh" o "Yehovah" con los que se
llama a Dios.

"Dios es amor", por eso es trinitario; porque el amor


reclama alteridad, necesita otra persona a quien amar. Por
eso en Dios hay tres personas: Padre, Hijo y Espíritu
Santo. El Padre nos ama y nos ha hecho sus hijos. El Hijo
nos ha salvado muriendo por nosotros. El Espíritu Santo
nos ayuda con su gracia a ser buenos cristianos. Con la
sola razón podemos llegar a conocer algo de Dios: su
eternidad, su omniperfección. Pero no la vida íntima de
Dios (la Trinidad). La Segunda Persona es como la idea
que brota del entendimiento. Por eso se le llama Verbo:
Palabra. La Tercera Persona es el Amor que brota entre
las dos Primeras Personas. Sin embargo las tres Personas
son simultáneas en el tiempo, porque las Tres son

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

eternas.
111
El Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es
Dios
La Segunda Persona de la Santísima Trinidad procede del
Padre, pero no es posterior a Él en el tiempo. Es
procedencia de origen, no de tiempo. Podemos ilustrarlo
con un ejemplo. Si yo enciendo la luz de mi cuarto, de
noche, veo simultáneamente mi mano y la sombra de ella
sobre la mesa. La sombra está originada por mi mano,
pero veo las dos simultáneamente. No hay prioridad en el
tiempo. La sombra y la mano aparecen ante mis ojos
simultáneamente, aunque la sombra está originada por la
mano.

Los Testigos de Jehová que no creen que el Hijo sea Dios


como el Padre, engañan a los incautos que les escuchan
diciendo que si el Hijo es engendrado por el Padre es
posterior al Padre y no eterno como Él. Es que ignoran la
distinción filosófica entre prioridad de origen y de
tiempo. Por ejemplo: el fuego da origen a la luz; pero la
luz no es posterior al fuego, sino que surge
simultáneamente con el fuego. Lo mismo ocurre en Dios
con el Padre y el Hijo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Dijo Cristo: "Os es conveniente que yo me vaya, porque


si no me voy no vendrá con vosotros el Consolador; pero 112
si me voy, os lo enviaré". El Espíritu Santo es también
una Persona Divina, por lo tanto debe recibir la misma
adoración y honor que las otras dos.

Los Testigos de Jehová niegan que el Espíritu Santo sea


Persona Divina; sin embargo, la Sagrada Escritura da al
Espíritu Santo atributos de Dios: Omnisciencia(250),
omnipresencia, omnipotencia. El Espíritu Santo es el
poder activo de Dios; es Dios en acción. Dice Jesucristo
que el Espíritu Santo nos inspira y nos enseña, y San
Lucas que mentir al Espíritu Santo es mentir a Dios. San
Juan dice que nos inspira y nos consuela. San Pablo dice
que es dador de la vida y que nos santifica.

El Espíritu Santo nos ayuda a comprender mejor lo que


Jesús nos dijo, y nos da fuerza para seguir al Señor. En el
Credo del Concilio Niceno-Constantinopolitano se dice
que el Espíritu Santo procede del Padre: ex Patre. Esta
fórmula significa que tiene la misma naturaleza del
Padre, es decir, que es Dios como el Padre.

Cuando vivimos en gracia santificante somos templos


vivos del Espíritu Santo. Él habita en nosotros y nos llena

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

de sus dones. Sin su inspiración y ayuda, nada bueno


podemos hacer. Dice Jesucristo que el pecado contra el 113
Espíritu Santo no se perdona. Los teólogos lo interpretan
como la voluntad de no querer arrepentirse. Y Dios no
puede perdonar a quien no quiere arrepentirse. Semejante
endurecimiento puede conducir a la condenación final y a
la perdición eterna.

El Catecismo habla de los Dones del Espíritu Santo, que


son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil
para seguir los impulsos del Espíritu Santo. Son siete:

· Don de Sabiduría: Es un gusto especial para lo


espiritual.

· Don de Entendimiento: Es una gracia del Espíritu


Santo para comprender la Palabra de Dios y profundizar
en las verdades reveladas.

· Don de Consejo: Es una luz para saber en cada


momento lo que es la voluntad de Dios.

· Don de Ciencia: Nos hace saber distinguir entre lo


verdadero y lo falso en orden a la vida eterna.

· Don de Fortaleza: Es una fuerza especial para obrar


valerosamente lo que Dios quiere de nosotros, y
sobrellevar las contrariedades de la vida.
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD

· Don de Piedad: Es un afecto filial a Dios como Padre.


114
· Don de Temor de Dios: Es una humilde actitud de
temor a ofender a Dios, reconociendo nuestra debilidad.

Las tres Personas no son tres dioses iguales, sino un


solo Dios verdadero en tres Personas distintas

Las tres Personas son distintas, porque el Padre no es el


Hijo ni el Espíritu Santo, y el Hijo y el Espíritu Santo se
distinguen del Padre y entre sí. Pero las tres Personas
tienen la misma y única naturaleza divina. La misma
grandeza, poder, sabiduría, bondad, santidad, el mismo
querer y el mismo obrar, etc. Lo que hace una Persona lo
hacen las tres; sin embargo, ciertas actividades parecen
más apropiadas a una Persona que a otra: la Creación al
Padre, la Redención al Hijo, y la Santificación al Espíritu
Santo. No es que entre las tres Personas se repartan la
divinidad, el poder, la sabiduría, etc., sino que cada una
de las tres Personas tiene toda la divinidad, todo el poder,
toda la sabiduría, etc.

Esto es un misterio profundo, pero estamos seguros de


que es así, porque Dios mismo lo ha dicho, y Dios no
puede engañarse ni engañarnos. La Trinidad es un
misterio de amor. El amor es un darse mutuamente para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

formar un nosotros. En la Trinidad, las Tres Personas se


funden por el amor formando una sola naturaleza. 115

Los Testigos de Jehová también niegan la Trinidad,


diciendo que esta palabra no aparece en la Biblia. Es
verdad que no está la palabra Trinidad, pero está la
doctrina, que se deduce de todo el Evangelio, y que
Cristo condensó cuando dijo que había que bautizar en el
nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Precisamente por expresar esta fórmula la Trinidad, los
Testigos de Jehová la eliminan en la administración de su
bautismo con lo cual desobedecen a lo que Cristo dijo.

Los Testigos de Jehová dicen que el Misterio de la


Santísima Trinidad lo hemos copiado del hinduismo, en
que las tres divinidades Brahama, Vishnú y Shiva forman
una trinidad. Sin embargo, el Padre Ceferino Santos, S.I.,
explica en su Cátedra de Filosofía Oriental de la
Universidad de Comillas en Madrid, que aunque estas
tres divinidades se nombran en el Mahabarata y en
algunos Puranas antes de Jesucristo, eran divinidades
independientes entre sí, e incluso opuestas. La trimurti
hindú (triple forma de la divinidad) es algo totalmente
diferente de la Trinidad de la fe cristiana. La trimurti
hindú nunca llega a ser una trinidad en sentido cristiano.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

Estas divinidades hindúes se relacionan como trimurti a 116


partir del siglo V después de Cristo, probablemente por el
influjo de la predicación del apóstol Santo Tomás en la
India. Hay testimonios que se remontan al siglo III, de
distintas procedencias, de que Santo Tomás evangelizó
por la India. Allí fue muerto y su cuerpo está enterrado en
la Catedral de Madrás (India).

Es decir, que la verdad histórica es totalmente al revés de


lo que andan diciendo los Testigos de Jehová engañando
a los incautos que se fían de ellos. No debes hablar de
religión con los Testigos de Jehová, porque con sus
mentiras y sofismas pueden hacerte daño. Ya nos
advierte San Juan que no recibamos en nuestra casa al
que viene con una doctrina que no es la de Jesucristo.

La Trinidad: un Dios verdadero, tres personas.

1.-INTRODUCCIÓN

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
-Es común en el 90% del Cristianismo la creencia en la
Santísima Trinidad, salvo algunas sectas unitarias, los Testigos 117
de Jehová y los mormones, el resto de protestantes al igual que
los católicos creen en la Trinidad. Esta doctrina no viene de
Constantino como alguno podría alegar sino de tiempos
apostólicos como ahora veremos. El primero en usar esta
expresión fue San Teófilo de Antioquia, en su obra Ad
Autolycum usa la palabra griega Τριας (trinitas) para expresar
la unión de las tres Divinas Personas en Dios. Pero sería
Tertuliano quien le daría un significa más profundo, usando el
término latino TRINITAS.

-En este tema estudiaremos la doctrina de la Iglesia sobre la


Trinidad, el fundamento bíblico de este dogma, así como
analizaremos las objeciones presentadas por los unitarios al
respecto. Por último veremos el fundamento histórico de este
dogma, para comprender que no se trata de un invento de
Constantino ni algo por el estilo.

2.-DOCTRINA DE LA IGLESIA SOBRE LA TRINIDAD:

-El misterio de la Trinidad:

El misterio central de la fe y de la vida cristiana es el misterio


de la Santísima Trinidad. Los cristianos son bautizados en el
nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. (Catecismo de
la Iglesia Católica # 232-237)

Dios ha dejado huellas de su ser trinitario en la creación y en el


Antiguo Testamento, pero la intimidad de su ser como Trinidad
Santa constituye un misterio inaccesible a la sola razón humana
e incluso a la fe de Israel, antes de la Encarnación del Hijo de
Dios y del envío del Espíritu Santo. Este misterio ha sido
revelado por Jesucristo, y es la fuente de todos los demás
misterios. (Catecismo de la Iglesia Católica # 237)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Jesucristo nos revela al Padre:
118
Jesucristo nos revela que Dios es «Padre», no sólo en cuanto es
Creador del universo y del hombre sino, sobre todo, porque
engendra eternamente en su seno al Hijo, que es su Verbo,
«resplandor de su gloria e impronta de su sustancia» (Hb 1, 3).
(Catecismo de la Iglesia Católica # 240-243)

El Espíritu Santo es Dios:

El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Santísima Trinidad.


Es Dios, uno e igual al Padre y al Hijo; «procede del Padre» (Jn
15, 26), que es principio sin principio y origen de toda la vida
trinitaria. Y procede también del Hijo (Filioque), por el don
eterno que el Padre hace al Hijo. El Espíritu Santo, enviado por
el Padre y por el Hijo encarnado, guía a la Iglesia hasta el
conocimiento de la «verdad plena» (Jn 16, 13). (Catecismo de
la Iglesia Católica # 243-248)

¿Cómo obran las tres divinas Personas?

Inseparables en su única sustancia, las divinas Personas son


también inseparables en su obrar: la Trinidad tiene una sola y
misma operación. Pero en el único obrar divino, cada Persona
se hace presente según el modo que le es propio en la Trinidad.
(Catecismo de la Iglesia Católica # 257-260 267)

Jesús Verdadero Dios y verdadero hombre

464 El acontecimiento único y totalmente singular de la


Encarnación del Hijo de Dios no significa que Jesucristo sea en
parte Dios y en parte hombre, ni que sea el resultado de una
mezcla confusa entre lo divino y lo humano. Él se hizo
verdaderamente hombre sin dejar de ser verdaderamente Dios.
Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. La Iglesia

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
debió defender y aclarar esta verdad de fe durante los primeros
siglos frente a unas herejías que la falseaban. 119
465 Las primeras herejías negaron menos la divinidad de
Jesucristo que su humanidad verdadera (docetismo gnóstico).
Desde la época apostólica la fe cristiana insistió en la verdadera
encarnación del Hijo de Dios, "venido en la carne" (cf. 1 Juan 4,
2-3; 2 Juan 7). Pero desde el siglo III, la Iglesia tuvo que
afirmar frente a Pablo de Samosata, en un Concilio reunido en
Antioquía, que Jesucristo es Hijo de Dios por naturaleza y no
por adopción. El primer Concilio Ecuménico de Nicea, en el año
325, confesó en su Credo que el Hijo de Dios es «engendrado,
no creado, "de la misma substancia" [en griego homousion] que
el Padre» y condenó a Arrio que afirmaba que "el Hijo de Dios
salió de la nada" (Concilio de Nicea I: DS 130) y que sería "de
una substancia distinta de la del Padre" (Ibíd., 126).

466 La herejía nestoriana veía en Cristo una persona humana


junto a la persona divina del Hijo de Dios. Frente a ella san
Cirilo de Alejandría y el tercer Concilio Ecuménico reunido en
Éfeso, en el año 431, confesaron que "el Verbo, al unirse en su
persona a una carne animada por un alma racional, se hizo
hombre" (Concilio de Éfeso: DS, 250). La humanidad de Cristo
no tiene más sujeto que la persona divina del Hijo de Dios que
la ha asumido y hecho suya desde su concepción. Por eso el
concilio de Éfeso proclamó en el año 431 que María llegó a ser
con toda verdad Madre de Dios mediante la concepción humana
del Hijo de Dios en su seno: "Madre de Dios, no porque el
Verbo de Dios haya tomado de ella su naturaleza divina, sino
porque es de ella, de quien tiene el cuerpo sagrado dotado de
un alma racional [...] unido a la persona del Verbo, de quien se
dice que el Verbo nació según la carne" (DS 251).

467 Los monofisitas afirmaban que la naturaleza humana había


dejado de existir como tal en Cristo al ser asumida por su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
persona divina de Hijo de Dios. Enfrentado a esta herejía, el
cuarto Concilio Ecuménico, en Calcedonia, confesó en el año 120
451:

«Siguiendo, pues, a los Santos Padres, enseñamos


unánimemente que hay que confesar a un solo y mismo Hijo y
Señor nuestro Jesucristo: perfecto en la divinidad, y perfecto en
la humanidad; verdaderamente Dios y verdaderamente hombre
compuesto de alma racional y cuerpo; consubstancial con el
Padre según la divinidad, y consubstancial con nosotros según
la humanidad, "en todo semejante a nosotros, excepto en el
pecado" (Hebreos 4, 15); nacido del Padre antes de todos los
siglos según la divinidad; y por nosotros y por nuestra
salvación, nacido en los últimos tiempos de la Virgen María, la
Madre de Dios, según la humanidad.

Se ha de reconocer a un solo y mismo Cristo Señor, Hijo único


en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin
separación. La diferencia de naturalezas de ningún modo queda
suprimida por su unión, sino que quedan a salvo las
propiedades de cada una de las naturalezas y confluyen en un
solo sujeto y en una sola persona» (Concilio de Calcedonia; DS,
301-302).

468 Después del Concilio de Calcedonia, algunos concibieron la


naturaleza humana de Cristo como una especie de sujeto
personal. Contra éstos, el quinto Concilio Ecuménico, en
Constantinopla, el año 553 confesó a propósito de Cristo: "No
hay más que una sola hipóstasis [o persona] [...] que es
nuestro Señor Jesucristo, uno de la Trinidad" (Concilio de
Constantinopla II: DS, 424). Por tanto, todo en la humanidad
de Jesucristo debe ser atribuido a su persona divina como a su
propio sujeto (cf. ya Concilio de Éfeso: DS, 255), no solamente
los milagros sino también los sufrimientos (cf. Concilio de
Constantinopla II: DS, 424) y la misma muerte: "El que ha sido

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
crucificado en la carne, nuestro Señor Jesucristo, es verdadero
Dios, Señor de la gloria y uno de la Santísima Trinidad" (ibíd., 121
432).

469 La Iglesia confiesa así que Jesús es inseparablemente


verdadero Dios y verdadero Hombre. Él es verdaderamente el
Hijo de Dios que se ha hecho hombre, nuestro hermano, y eso
sin dejar de ser Dios, nuestro Señor:

Id quod fuit remansit et quod non fuit assumpsit ("Sin dejar de


ser lo que era ha asumido lo que no era"), canta la liturgia
romana (Solemnidad de la Santísima Virgen María, Madre de
Dios, Antífona al «Benedictus»; cf. san León Magno, Sermones
21, 2-3: PL 54, 192). Y la liturgia de san Juan Crisóstomo
proclama y canta: "¡Oh Hijo unigénito y Verbo de Dios! Tú que
eres inmortal, te dignaste, para salvarnos, tomar carne de la
santa Madre de Dios y siempre Virgen María. Tú, Cristo Dios,
sin sufrir cambio te hiciste hombre y, en la cruz, con tu muerte
venciste la muerte. Tú, Uno de la Santísima Trinidad, glorificado
con el Padre y el Santo Espíritu, ¡sálvanos! (Oficio Bizantino de
las Horas, Himno O' Monogenés").

3.-LA TRINIDAD EN LAS ESCRITURAS: UN SOLO DIOS


VERDADERO:

3.1.-No hay otros dioses además de mí:

Por eso eres grande, mi Señor Yahveh; nadie como tú, no hay
Dios fuera de ti, como oyeron nuestros oídos.2Sam 7:22

Pues ¿quién es Dios, fuera de Yahveh? ¿Quién Roca, sino sólo


nuestro Dios? 2Sam 22:32

¡Tú, Yahveh, tú el único! Tú hiciste los cielos, el cielo de los


cielos y toda su mesnada, la tierra y todo cuanto abarca, los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
mares y todo cuanto encierran. Todo esto tú lo animas, y la
mesnada de los cielos ante ti se prosterna. Nehemías 9:6 122
1.2-Hay un solo Dios:

Porque no hay más que un solo Dios, que justificará a los


circuncisos en virtud de la fe y a los incircuncisos por medio de
la fe. Romanos 3:30

Para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, del cual
proceden todas las cosas y para el cual somos; y un solo Señor,
Jesucristo, por quien son todas las cosas y por el cual somos
nosotros. 1Cor 8:6

Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre


Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también, 1Tim 2:5

¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. También los
demonios lo creen y tiemblan. Santiago 2:19

EL PADRE ES DIOS:

"Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los


cielos, santificado sea tu Nombre;

10 venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en


el cielo. Mateo 6:9-10

Porque recibió de Dios Padre honor y gloria, cuando la sublime


Gloria le dirigió esta voz: "Este es mi Hijo muy amado en quien
me complazco." 2Pe 1:17

EL HIJO ES DIOS:

Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle,


porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios
su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios. Juan 5:18

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Y los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la
carne, el cual está por encima de todas las cosas, Dios bendito 123
por los siglos. Amén. Romanos 9:5

Aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del


gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo Tito 2:13

15 Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la


creación,

16 porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y


en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las
Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado
por él y para él, Colosenses 1:15-16

EL ESPIRITU SANTO ES DIOS:

Mentir al Espíritu Santo es mentir a Dios:

3 Pedro le dijo: "Ananías, ¿cómo es que Satanás llenó tu


corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del
precio del campo?

4 ¿Es que mientras lo tenías no era tuyo, y una vez vendido no


podías disponer del precio? ¿Por qué determinaste en tu
corazón hacer esto? Nos has mentido a los hombres, sino a
Dios." Hechos 5:3-4

Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del


Señor, allí está la libertad. 2Cor 3:17

El soplo de Dios me hizo, me animó el aliento de Sadday. Job


33:4

PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO SON 3 PERSONAS


DIFERENTES:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
16 Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron
los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de 124
paloma y venía sobre él.

17 Y una voz que salía de los cielos decía: "Este es mi Hijo


amado, en quien me complazco." Mateo 3:16-17

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión


del Espíritu Santo sean con todos vosotros. 2Cor 13:13

Y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con


vosotros para siempre, Juan 14:16

4 Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; 5


diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; 6
diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en
todos. 1Cor 12:4-6

Y dijo Dios: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como


semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las
aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas
terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra.
Génesis 1:26

7 Pues tres son los que dan testimonio: 8 el Espíritu, el agua y


la sangre, y los tres convienen en lo mismo.1Juan 5:7-8

Ya en el AT se nos dio unas ligeras ideas sobre la Trinidad,


veamos algunos casos:

1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Génesis 1:1

1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,


conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar,
en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en
todo animal que se arrastra sobre la tierra.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo
creó; varón y hembra los creó. Génesis 1:26-27 125
Al principio creó Dios los ciclos y la tierra. A Dios se le designa
con el nombre genérico de Elohim, forma gramatical plural
intensiva de una raíz primitiva (El) común a todas las lenguas
semíticas.

Pero el contexto inmediato indica que el autor sagrado no toma


el nombre en sentido de pluralidad de dioses, ya que lo
construye en singular con el verbo bara’ (creó). Elohim "es uno
de estos plurales de abstracción del que el hebreo y otras
lenguas semíticas proporcionan muchos ejemplos, y su empleo
corriente con verbos y cualificaciones en singular debería bastar
para que no se reconociese en ello un vestigio de politeísmo".
"Es un plural de plenitud y fuerza y de poder" o un plural de
intensidad semítico, para recalcar enfáticamente la idea
trascendental de divinidad con todo lo que ella incluye.

Por tanto al usar el verbo hebreo bará en hebreo de manera


singular no significa sea una pluralidad de dioses sino estaría
gramaticalmente incorrecta la frase. Es un solo Dios como ya
probé al principio, al ser plural solo indica la plenitud y el poder
o fuerza de Dios, para recalcar la idea del poder divino de Dios.

En el caso actual, Elohim es el Creador de todas las cosas, el


Dios único, Señor del universo. No hay, pues, la más mínima
alusión a un supuesto politeísmo latente, aunque superado en
la mente del autor sagrado. Aparece como un Ser individual,
preexistente a todo lo creado, que da existencia con su
omnipotente palabra — expresión de su infinita sabiduría y
omnímoda voluntad — a todas las cosas, como lo prueba el
empleo en singular del verbo bara’ (creó). Este verbo es
empleado en la Biblia teniendo por sujeto a Dios, y significa la
producción de algo nuevo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Así si nos vamos al hebreo las primeras palabras de la Biblia
son: 126
Sea elohim del bara del breshit,

Donde bara el ‫ ברא‬es un verbo que esta como tercera persona


singular masculino.

Si Elohim era una palabra plural ordinaria( es decir se referiría


a varios dioses), entonces la forma plural del verbo bar'u el ‫בראו‬
habría sido utilizado en esta oración en lugar de la forma
singular ‫ ברא‬, lo que nos enseña que se refiere a la existencia
de un solo Dios ya que esta en singular y no se usa el plural del
verbo crear, bar'u. Por tanto la idea de que por ser Elohim un
plural implica varios dioses, no está de acuerdo con las
escrituras ni con la gramática hebrea ni tampoco que no haya
pluralidad de personas, pues la pluralidad de personas la
denota la palabra Elohim aclarando la unicidad de la divinidad el
verbo BARA.

LA DIVINIDAD DE CRISTO EN LAS ESCRITURAS:

a) DIOS VIENE A SALVARNOS Y DA UNAS SEÑALES

“Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí


que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo
vendrá, y os salvara. Entonces los ojos de los ciegos serán
abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo
saltará como un ciervo, y cantara la lengua del mudo; porque
aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad."
(ISAÍAS 35, 4-6.)

CRISTO VIENE A SALVARNOS Y DA UNAS SEÑALES

“Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de


sus discípulos, para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
venir, o esperamos a otro? Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y
haced saber a Juan las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los 127
cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen."
(MATEO 11, 2-5.) (Leer también MATEO 1,21; LUCAS 1, 47;
2,30.)

b) DIJO YAHVÉ:

“Y respondió Dios a Moisés: Yo soy el que soy. Y dijo: Así dirás


a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros." (ÉXODO
3,14.)

DIJO CRISTO:

“Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no


creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis." JUAN 8:24
También JUAN 8:58.

c)- YAHVÉ, EL PRIMERO Y EL POSTRERO

“Así dice Yahvé Rey de Israel, y su Redentor, Yahvé de los


ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mi
no hay Dios." (ISAÍAS 44,6. También 48,12.)

“Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y


el fin.

Al que tuviese sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del


agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y Yo
seré su Dios, y él será mi hijo." (APOCALIPSIS 21, 6-7.)

JESUCRISTO, EL PRIMERO Y EL POSTRERO

“Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra


sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;
y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del
Hades." (APOCALIPSIS 1,17-18.) 128
“Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: EL primero y el
postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:"
(APOCALIPSIS 2, 8.)

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que


es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso."
(APOCALIPSIS 1, 8 también 22, 13.)

d) SÓLO YAHVÉ ES CREADOR

" Así dice Yahvé, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo


Yahvé, que lo hago todo que extiendo la tierra por mi mismo;"
(ISAÍAS 40,28; 45,12.18; 42, 5; GÉNESIS 1, 1; SALMO 89,11;
102, 25-27; 19, 1;136, 5-9; JEREMÍAS 10, 16; EFESIOS 3, 9;
APOCALIPSIS 14, 7; PROVERBIOS 16, 4; 3:19; NEHEMÍAS 9,
6.)

SÓLO JESUCRISTO ES CREADOR

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los
cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean
tronos, sean potestades; todo fue creado por medio de él y
para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en el
subsisten." (COLOSENSES 1, 16-17.)

“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que


ha sido hecho, fue hecho." (JUAN 1,3.)

(¿Si Cristo fue creado, como pudo crearse así mismo?). también
en: HECHOS 3, 15; ROMANOS 11, 36; HEBREOS 1, 2-3.10.17;
APOCALIPSIS 4,11; JUAN 1,10.

e) PREPARAD CAMINO A YAHVÉ

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Yahvé;
enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios." (ISAÍAS 129
40:3.)

“He aquí, yo envió mi mensajero, el cual preparará el camino


delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a
quien vosotros buscáis,..."

(MALAQUÍAS 3:1.)

PREPARAD CAMINO A JESÚS

“Pues éste es aquel de quién habló el profeta Isaías, cuando


dijo: Voz que clama en el desierto: Preparad el camino al señor,
enderezad sus sendas." (MATEO 3:3. También: MATEO 11:10;
MARCOS 1:3; LUCAS 3:4; JUAN 1:19-23,29-34.)

f) YAHVÉ NO COMPARTE SU GLORIA CON NADIE

“Yo Yahvé; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni


mi alabanza a esculturas." (ISAÍAS 42:8.)

“Por Mí, por amor de mi mismo lo haré, para que no sea


amancillado mi nombre y mi honra no la daré a otro." (ISAÍAS
48:11.)

JESÚS SEÑOR DE GLORIA COMPARTIDA CON EL PADRE

“Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no


honra al Hijo, no honra al Padre que le envió." (JUAN 5:23.)

“Ahora pues Padre glorifícame tu al lado tuyo, con aquella gloria


que tuve contigo antes que el mundo fuese." (JUAN 17:5.)

"Y todo lo mío es tuyo y lo tuyo mío; y he sido glorificado en


ellos." (JUAN 17:10. También: SANTIAGO 2:1; APOCALIPSIS
1:5,6.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
g) ISAÍAS VIO LA GLORIA DE YAHVÉ.
130
ISAÍAS 6:5. Leer el capítulo seis entero.

LA GLORIA QUE VIO ISAÍAS FUE LA DE CRISTO

JUAN 12:36-41.

h) YAHVÉ, LA ROCA DE NUESTRA SALVACIÓN

“Venid, aclamemos alegremente a Yahvé; cantemos con júbilo


a la roca de nuestra salvación." (SALMO 95:1.)

“Yahvé, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío,


fortaleza mía, en él confiaré..." (SALMO 18:2.)

“Porque ¿quién es Dios sino sólo Yahvé? ¿Y qué roca hay fuera
de nuestro Dios?" (SALMO 18:31.)

“La piedra que desecharon los edificadores. Ha venido a ser


cabeza del ángulo." (SALMO 18:22.)

“Dijo: Yahvé es mi roca y mi fortaleza, y mi fortaleza, y mi


libertador;" (2ª SAMUEL 22:2.)

“A Yahvé de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor,


y él sea vuestro miedo. Entonces él será por santuario; pero a
las dos casas de Israel, por piedra para tropezar, y por
tropezadero para caer..." (ISAÍAS 8:13,14. Ver GÉNESIS
49:24,25.)

LA ROCA ES CRISTO

“Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de


la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo." (1ª
CORINTIOS 10:4.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Si es que habéis gustado la benignidad del Señor. Acercándoos
a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más 131
para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras
vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo,
para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio
de Jesucristo. Por lo cual también contiene la Escritura: He
aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida,
preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. Para
vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que
no creen, la piedra que los edificadores desecharon, ha venido
a ser la cabeza del ángulo; Y: Piedra de tropiezo, y roca que
hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo
desobedientes; a lo cual fueron también destinados." (1ª
PEDRO 2:3-8.)

“Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas,


siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo."
(EFESIOS 2:20.También ISAÍAS 28:16.)

i) DIOS ENVÍA A SU ÁNGEL

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderos. Y el Señor,


el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel,
para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder
pronto." (APOCALIPSIS 22:6.)

JESÚS ENVÍA A SU ÁNGEL

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas


cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la
estrella resplandeciente de la mañana." (APOCALIPSIS 22:16.)

j) SANTIFICAD A YAHVÉ

“A Yahvé de los ejércitos, a él santificad, sea él vuestro temor,


y él sea vuestro miedo." (ISAÍAS 8:13.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
SANTIFICAD A CRISTO
132
“Sino santificad a Dios el señor en vuestros corazones, y estad
siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre
y reverencia ante todo el que os demande razón de la
esperanza que hay en vosotros." (1ª PEDRO 3:15.)

k) CRISTO ERA DIOS Y SEÑOR COMO DIOS

“Muévete y despierta para hacerme justicia, Dios mío y Señor


mío, para defender mi causa." (SALMO 35:23.)

“Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!"


(JUAN 20:28.)

LOS ATRIBUTOS DIVINOS SON COMUNES AL PADRE Y AL HIJO

1- ES OMNIPRESENTE

“¿Se ocultará alguno, dice Yahvé, en escondrijos que yo no lo


vea? ¿No lleno yo, dice Yahvé, el cielo y la tierra?" (JEREMÍAS
23:24; También 1ª REYES 88:27; SALMOS 139:7:12; AGEO
2:7.)

CRISTO ES OMNIPRESENTE

“Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del
Hombre, que está en el cielo." (JUAN 3:13 (Cristo estaba
hablando con Nicodemo.) También MATEO 18:20; 28:20;
25:31-33; JUAN 1:48;1:18; APOCALIPSIS 21:23,24.)

2- OMNISCIENCIA DE CRISTO

“Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que


yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada
uno según vuestras obras." (APOCALIPSIS 2:23 (Escudriña el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
corazón y la mente como Dios.) También JUAN 2:24,25; 21:17;
JEREMÍAS 17:10; EZEQUIEL 11:5.) 133
3- OMNIPOTENCIA DE CRISTO

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que


es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso."
(APOCALIPSIS 1:8.)

“El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es


Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los
misterios, pues pudiste revelar este misterio." (DANIEL 2:47.)

“Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y


el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos
lavó de nuestros pecados con su sangre."

(APOCALIPSIS 15:3. También 15:3; 17:14; FILIPENSES 3:21.)

4- INMUTABILIDAD DE CRISTO

“Y: Tu, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos


son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tu permaneces; y
todos ellos se envejecerán como una vestidura.

Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; pero tu


eres el mismo, y tus años no acabarán." (HEBREOS 1:10-12.)
También 13:8; MALAQUÍAS 2:6.

5- PROVIDENCIA DE CRISTO

“Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en el


subsisten;"

(COLOSENSES 1:17.) También HEBREOS 1:3; LUCAS 10:22.)

6- CRISTO ES ADORADO

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Y él dijo: Creo Señor; y le adoró." (JUAN 9:38.)
134
“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los
que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra."
(FILIPENSES 2:10.)

“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:


Adórenle todos los ángeles de Dios." (HEBREOS 1:6.)

“Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que hube
oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me
mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas;
porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y
de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios."
(APOCALIPSIS 22:8-9.) También JUAN 5:23; ROMANOS 14:11;
LUCAS 24:52; MATEO 8:2; 9:18; 14:33; 28:9; APOCALIPSIS
5:5, 6, 13,14; 7:9,10.)

7- EL TRONO DE YAHVÉ

“Reinó Dios sobre las naciones; se sentó Dios sobre su santo


trono." (SALMOS 47:8.) También 103:19; ISAÍAS 6:1.)

EL TRONO DE DIOS Y EL CORDERO

“Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero


estará en ella, y sus siervos le servirán." (APOCALIPSIS 22:3.)
También 22:1.)

8- YAHVÉ, AUTOR DE LA VIDA

“Porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y


testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con
el Padre, y se nos manifestó."(1ª JUAN 1:2.) También 1ª
SAMUEL 2:6; SALMOS 36:9; 119:25,88.)

JESÚS AUTOR DE LA VIDA

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así
también el Hijo a los que quiere da vida." (JUAN 5:21.) 135
También en HECHOS 2:24; 1ª CORINTIOS 15:45; JUAN 11:25;
1:4,25; 14:6; 1ª JUAN 5:11,12.)

“Y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de


los muertos, de lo cual nosotros somos testigos." (HECHOS
3:15.)

9- YAHVÉ, DIOS VERDADERO

“Más Yahvé es el Dios verdadero; él es Dios vivo y rey eterno;


a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su
indignación." (JEREMÍAS 10:10.)

JESÚS, DIOS VERDADERO

“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado


entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en
el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y
la vida eterna." (1ª JUAN 5:20.)

10- CRISTO ES DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

“De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne


vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por
los siglos amén." (ROMANOS 9:5.)

JESÚS, SIN PRINCIPIO DE DÍAS NI FIN DE VIDA.

En HEBREOS 7:3, Y JUAN 8:58. Debe observarse que Jesús no


exclamo: "Yo era" sino "Yo soy" es decir: eternamente. Yahvé
significa precisamente "Yo soy", leer Éxodo 3:14, y Miqueas
5:2.

11- YAHVÉ ES MI LUZ

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Yahvé es mi luz y mi salvación; ¿De quién temeré? Jehová es
la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?" 136
(SALMOS 27:1.)

“El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor


de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será por luz
perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria." (ISAÍAS 60:19.)
También MIQUEAS 7:8.)

JESÚS LA LUZ VERDADERA

“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres."


(JUAN 1:4.)

"Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a


este mundo."

(JUAN 1:9.)

“Otra vez Jesús les habló diciendo: Yo soy la luz del mundo; el
que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de
la vida." (JUAN 8:12.)

También ISAÍAS 9:2-7; MATEO 4:2-17; LUCAS 2:32;


APOCALIPSIS 21:33 comparar con APOCALIPSIS 22:5.)

12- EL QUE INVOCARE EL NOMBRE DE YAHVÉ SERÁ


SALVO

“Y todo aquel que invocaré el nombre de Yahvé será salvo..."


(JOEL 2:32.) También AMOS 9:11,12; NUMEROS 6:22-27.

EL QUE INVOCARE EL NOMBRE DE JESÚS SERÁ SALVO

"Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y


creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,
serás salvo." (ROMANOS 10:9.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será
salvo." 137
(ROMANOS 10:13.) También 1ª CORINTIOS 1:1,2; SANTIAGO
2:7; HECHOS 7:59, 60,9:14; 2:21; 1ª JUAN 2:23.)

13- ENMANUEL: DIOS CON NOSOTROS.

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la


virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre
Emmanuel." (ISAÍAS 7:14.)

“Porque un niño es nacido, hijo nos es dado, y el principado


sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable,
Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz." (ISAÍAS
9:6)

JESÚS ES ENMANUEL

(JESÚS: YAHVÉ SALVA)

“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará


su nombre Emmanuel, que traducido es: Dios con nosotros."
(MATEO 1:23.)

14- LA PALABRA DE YAHVÉ ES ETERNA

“Secase la hierba, marchitase la flor; más la palabra del Dios


nuestro permanece para siempre." (ISAÍAS 40:8.)

15- LA PALABRA DE JESUCRISTO ES ETERNA

“Más la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es


la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada." (1ª
PEDRO 1:25.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán."
(MATEO 24:35.) 138
16- YAHVÉ ES MI PASTOR

“Yahvé es mi pastor; nada me faltará." (SALMOS 23:1.)


También 80:1-3,19; EZEQUIEL 34:11-15; ISAÍAS 40:10,11.)

JESÚS, EL BUEN PASTOR DE LAS ALMAS

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las


ovejas." (JUAN 10:11.)

“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me


conocen." (JUAN 10:14) También JUAN 10:7; 1ª PEDRO 2:25.)

17- YAHVÉ, ÚNICO SALVADOR

“Yo, yo Yahvé, y fuera de mi no hay quien salve." (ISAÍAS


43:11.)

“Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra,


porque yo soy Dios, y no hay más." (ISAÍAS 45:22.) También
Isaías 35:4-6; 63:8; 43:3; SALMOS 37:39; 68:20; 130:7,8;
OSEAS 13:4.)

JESÚS, ÚNICO SALVADOR

“Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los


edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en
ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el
cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos."
(HECHOS 4:11,12.) También 13:23; MATEO 1:21; LUCAS 2:11;
1:68; JUAN 6:40,47; TITO 2:13,14.)

18- YAHVÉ BORRA NUESTROS PECADOS

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mi mismo,
y no me acordaré de tus pecados." (ISAÍAS 43:25.) También 139
ROMANOS 4:3.)

JESÚS BORRA NUESTROS PECADOS

“Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros


pecados; el castigo de paz fue sobre él, y por su llaga fuimos
nosotros curados." (ISAÍAS 53:5.) Comparar con HECHOS
8:30-35.)

19- YAHVÉ SALVA ETERNAMENTE

“Israel será salvo en Yahvé con salvación eterna; no os


avergonzaréis ni os afrentaréis, por todos los siglos." (ISAÍAS
45:17.)

JESÚS SALVA ETERNAMENTE

“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es


necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para todo
aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."
(JUAN 3:14,15.)

“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado


entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en
el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y
la vida eterna." (1ª JUAN 5:20.)

20- COMO DIOS, CRISTO ES EL REDENTOR O LA


RESURRECCIÓN

JOB 19:25-27. Comparar con JUAN 11:25,26.

21- JUSTIFICADOS EN YAHVÉ, JUSTICIA NUESTRA.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura,
y se le llamará: Yahvé, justicia nuestra." (JEREMÍAS 33:16.) 140
También 23:5,6; ISAÍAS 45:25.)

JUSTIFICADOS EN JESÚS, NUESTRA JUSTIFICACIÓN

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la


redención que es en Cristo Jesús." (ROMANOS 3:24.) También
1ª CORINTIOS 1:30,31.

22- YAHVÉ, EL ESPOSO

“Pues como el joven se desposa con la virgen, se desposarán


contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así
se gozará contigo el Dios tuyo." (ISAÍAS 62:5.)

“En aquel tiempo, dice Yahvé, me llamarás Ishi, (1) y nunca


más me llamarás Baali. (2)" (OSEAS 2:16.) (1) Esto es, Mi
marido. (2) Esto es, Mi señor.)

JESÚS, EL ESPOSO

" Jesús les dijo: Acaso pueden los que están de bodas ayunar
mientras está con ellos el esposo? Entre tanto que tienen
consigo al esposo no pueden ayunar." (MARCOS 2:19.)
También MATEO 25:1-13; APOCALIPSIS 19:7-9.)

23- EL JUEZ DE TODA LA TIERRA: YAHVÉ

“Pero Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su


trono para juicio. El juzgará al mundo con justicia, y a los
pueblos con rectitud." (SALMOS 9:7,8.)

JESÚS, JUEZ DE TODAS LAS NACIONES

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que


juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
reino." (2ª TIMOTEO 4:1.) (No dice "juzgarán", sino "juzgará".
También MATEO 25:31-46; 2ª CORINTIOS 5:10.) 141
24- TODA RODILLA SE DOBLARA ANTE YAHVÉ

“Mirad a mi, y sed salvos, todos los términos de la tierra,


porque yo soy Dios, y no hay más. Por mi mismo hice
juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será
revocada: Que a mi se doblará toda rodilla, y jurará toda
lengua." (ISAÍAS 45:22,23.) También 42:8.)

TODA RODILLA SE DOBLARA ANTE JESÚS

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los


que están en los cielos, y en la tierra; y toda lengua confiese
que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre."
(FILIPENSES 2:10,11.) También ROMANOS 14:10-12.

25- LA IRA DE YAHVÉ

“He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había


conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su
sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas."
(ISAÍAS 63:3.)

(Es Yahvé, el solo quien piso el lagar pero en APOCALIPSIS


19:13-17 es Cristo quien pisa el lagar. También ISAÍAS 54:8;
SALMOS 76:7; 2:1-5; HABACUC 3:12,43; ROMANOS 11:19;
DEUTERONOMIO 32:35.)

LA IRA DEL CORDERO

“Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es:


El Verbo de Dios. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino
finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su
boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del
furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y su 142
muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de
señores. Y vi un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a
gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del
cielo: Venid y congregaos a la gran cena de Dios."
(APOCALIPSIS 19:13-17.) También 2ª TESALONICENSES 1:7-
9; APOCALIPSIS 6:16,17; 14:10,14-20.)

26- TESTIGOS DE YAHVÉ

“Vosotros sois mis testigos, dice Yahvé y mi siervo que yo


escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo
mismo soy; antes de mi no fue formado dios, ni lo será después
de mi." (ISAÍAS 43:11.)

TESTIGOS DE JESÚS

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el


Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda
Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra." (HECHOS
1:8.)

27- LA ANGUSTIA Y HUMILLACIÓN DE YAHVÉ

“En toda angustia de ellos él fue angustiado, y el ángel de su


faz los salvó; en su amor y en su clemencia los redimió, y los
trajo, y los levantó todos los días de la antigüedad." (ISAÍAS
63:9.)

LA ANGUSTIA Y HUMILLACIÓN DE JESUCRISTO

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en


Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser
igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a si
mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a si
mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de 143
cruz." (FILIPENSES 2:5-8.)

28- IR A CRISTO POR DIOS

“Ninguno puede venir a mi, si el Padre que me envió no le


trajere; y yo le resucitaré en el día postrero." (JUAN 6:44.)

“Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mi, si no


le fuere dado del Padre." (JUAN 6:65.)

IR A DIOS POR CRISTO

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie


viene al Padre, sino por mi." (JUAN 14:6.)

29- MIRARÁN A YAHVÉ, A QUIEN TRASPASARON

“Profecía de la palabra de Yahvé acerca de Israel. Yahvé, que


extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del
hombre dentro de el, ha dicho:" (ZACARÍAS 12:1.)

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de


Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mi, a
quien traspasaron; y llorarán como se llora por hijo unigénito,
afligiéndose por el como el que se aflige por el primogénito."
(ZACARÍAS 12:10.)

MIRARÁN A JESÚS, A QUIEN TRASPASARON

“Más cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le


quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el
costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua."
(JUAN 19:33,34.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron."
(JUAN 19:37.) 144
“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que
le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán
lamentación por él. Si, amén." (APOCALIPSIS 1:7.)

30- DONDE HAY UN TESTAMENTO ES NECESARIO QUE


MUERA EL TESTADOR

“Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que


interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que
había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de
la herencia eterna. Porque donde hay un testamento, es
necesario que intervenga muerte del testador." (HEBREOS
9:15,16.) NOTA: El primer pacto fue hecho por Yahvé en el
Antiguo Testamento.

31- VENDRÁ DIOS

“Después saldrá Yahvé y peleará con aquellas naciones, como


peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel
día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de
Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en
medio..." (ZACARÍAS 14:3,4.)

"...Y vendrá Yahvé será rey sobre toda la tierra. En aquel día
Yahvé será uno, y uno su nombre." (ZACARÍAS 14:9.)

"... Santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el


que es, y el que ha de venir." (APOCALIPSIS 4:8.) También 2ª
PEDRO 3:12; SALMOS 102:16.

VENDRÁ CRISTO

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Porque ¿cuál es nuestra esperanza o gozo, o corona de que me
gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor 145
Jesucristo, en su venida?"(1ª TESALONICENSES 2:19.)

“Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación


gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo."(TITO
2:13.)

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y


entonces lamentaran todas las tribus de la tierra, y verán al
Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y
gran gloria." (MATEO 24:30.)

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo


en breve, si, ven Señor Jesús." (APOCALIPSIS 22:20.) También
1ª TESALONICENSES 4:13-17; HECHOS 1:11; 1ª CORINTIOS
1:7,8.)

32- YAHVÉ: EL REY

“Yahvé es Rey eternamente y para siempre..." (SALMOS 10:16;


24:7-9.)

CRISTO: EL REY

“Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él


es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son
llamados y elegidos y fieles." (APOCALIPSIS 17:14.) También
JUAN 1:49; 18:37.)

33- YAHVÉ SERÍA VENDIDO

“Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no,


dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me
dijo Yahvé: Échalo al tesoro; ¡Hermoso precio con que me han

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la
casa de Yahvé al tesoro." 146
(ZACARÍAS 11:12,13.)

CRISTO FUE VENDIDO

“Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue


a los principales sacerdotes, y les dijo: ¿Que me queréis dar, y
yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata."
(MATEO 26:14,15.)

“Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y


tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según
precio puesto por los hijos de Israel; Y las dieron para el campo
del alfarero, como me ordenó el Señor." (MATEO 27:9,10.)

34- CRISTO Y DIOS SON EL MISMO SEÑOR DEL SÁBADO

“Seis días se trabajará, más el día séptimo es día de reposo


consagrado a Yahvé; cualquiera que trabaje en el día de
reposo, ciertamente morirá."(ÉXODO 31:15.)

“Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo."


(MATEO 12:8.)

35- CRISTO ENVÍA A LOS PROFETAS

“Por tanto, he aquí yo os envió profetas y sabios y escribas; y


de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en
vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad."
(MATEO 23:34.)

YAHVÉ ENVÍA A LOS PROFETAS

“Y Yahvé el Dios de sus padres envió constantemente palabra a


ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
de su pueblo y de su habitación. Mas ellos hacían escarnio de
los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, 147
burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Yahvé
contra su pueblo, y no hubo ya remedio." (2ª CRÓNICAS
36:15,16.)

36- CRISTO FUE EN LA CARNE LA REPRESENTACIÓN EXACTA DE


DIOS

“El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma


de su substancia, y quien sustenta todas las cosas con la
palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de
nuestros pecados por medio de si mismo, se sentó a la diestra
de la majestad en las alturas." (HEBREOS 1:3.)

37- VER A CRISTO ES VER A DIOS

“Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde


ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor,
muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo:¿Tanto tiempo
hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El
que me ha visto a mi, ha visto al Padre; ¿Cómo, pues, dices tú:
Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el
Padre en mi? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi
propia cuenta, sino que el Padre que mora en mi, él hace las
obras." (JUAN 14:7-10.)

“Jesús clamó y dijo: El que cree en mi, no cree en mi, sino en el


que me envió; y el que me ve, ve al que me envió." (JUAN
12:44-45.)

38- TODO LO QUE TIENE EL PADRE ES DE CRISTO

“El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.


Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de
lo mío, y os lo hará saber." (JUAN 16:14,15.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
39- EL REINO DE LOS CIELOS ES DE DIOS Y DE CRISTO
148
MATEO 6:9,10; EFESIOS 5:5; APOCALIPSIS 11:15.

40- YAHVÉ PONDRÁ A LOS ENEMIGOS DE CRISTO A LOS PIES DE


ESTE

“(Salmo de David) El señor dijo a mi señor: "Siéntate a mi


diestra, hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus
pies." (SALMO 110:1.)

“Dijo el Señor a mi Señor: "Siéntate a mi diestra hasta que


ponga a tus enemigos debajo de tus pies." (MATEO 22:44.)

ES JESÚS QUIEN PONDRÁ A SUS ENEMIGOS COMO ESTRADO


DE SUS PIES, Y LE DARÁ EL REINO A DIOS PADRE

“Después el fin, cuando él entregue el reino al Dios y Padre,


cuando ya haya anulado todo principado, autoridad y poder.
Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus
enemigos debajo de sus pies." (1ª CORINTIOS 15:24-25.)

“Vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo


montaba se llama Fiel y Verdadero. Y con justicia él juzga y
hace guerra. Sus ojos son como llama de fuego. En su cabeza
tiene muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie
conoce sino él mismo. Está vestido de una vestidura teñida en
sangre, y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Los
ejércitos en el cielo le seguían en caballos blancos, vestidos de
lino fino, blanco y limpio. De su boca sale una espada aguda
para herir con ella a las naciones, y él las guiará con cetro de
hierro. El pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios
Todopoderoso. En su vestidura y sobre su muslo, tiene escrito
el nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Vi a un ángel
que estaba de pie en el sol, y él gritó con gran voz a todas las
aves que volaban en medio del cielo, diciendo: "¡Venid!

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
¡Congregaos para el gran banquete de Dios! Para que comáis la
carne de reyes, de comandantes, y de los poderosos; y la carne 149
de caballos y de sus jinetes; y la carne de todos, tanto de libres
como de esclavos, tanto de pequeños como de grandes."
(APOCALIPSIS 19:11-18.)

41- YAHVÉ ES EL SEÑOR

“Tres veces en el año se presentará todo varón delante de


Yahvé el Señor." (ÉXODO 23:17.)

SEÑOR = CRISTO.

“Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor


Jesucristo sea sin acepción de personas." (SANTIAGO 2:1.)

“Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria


de Dios

Padre." (FILIPENSES 2:11.) También FILIPENSES 2:10; 1ª


CORINTIOS 1:1,2; 2:8; ROMANOS 10:8-13; HECHOS 7:59,60.)

La humillación de Yahvé es la humillación de Jesucristo,


necesaria para realizar la salvación de los hombres y en la cual
intervienen: Yahvé (el Padre), Yahvé EL REDENTOR (el Hijo) y
EL ESPÍRITU DE Yahvé (Espíritu Santo)

“Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en


secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me
envió Yahvé el Señor, y su Espíritu. Así ha dicho Yahvé,
Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Yahvé Dios tuyo, que
te enseña provechosamente, que te encamina por el camino
que debes seguir." (ISAÍAS 48:16,17.)

4.-LA DIVINIDAD DEL ESPIRITU SANTO EN LAS


ESCRITURAS:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
¿Por qué se pone en duda la personalidad del Espíritu Santo?
150
a.) Porque el espíritu parece impersonal, en contraste con las
otras personas de la Divinidad.

Las obras del Espíritu Santo son tan secretas y místicas, se dice
tanto de su influencia, de su gracia, de su poder y dones, que
nos sentimos inclinados a pensar de El como una mera
influencia, un poder, una manifestación o influencia de la
naturaleza divina, un agente más que una persona.

b.) A causa de los Nombres que se Dan al Espíritu Santo.

Se le llama aliento, viento, poder. Los símbolos que se usan al


hablar del Espíritu son: óleo fuego, agua, etc. Véase, Juan3:5-
8; Hechos 2:1-4; Juan 20:22.

Sin embargo, en las mismas Escrituras queda patente que el


Espíritu Santo no es una fuerza, él una Persona:

El Espíritu Santo es un ser personal

Definir si un ente goza o no de personalidad no plantea ninguna


dificultad especial. Es obvio que una fuerza impersonal, como la
electricidad, el agua, la energía nuclear, etc., no puede
desarrollar actividades propias de los seres dotados de
personalidad, ya sean humanos o espirituales. Ahora bien, si la
electricidad pudiera revelar, enseñar, guiar, ordenar,
interceder, enviar, hablar, etc., ya no nos hallaríamos ante una
fuerza impersonal, sino ante un ente personal. Ahora bien, en
la Biblia, ¿el Espíritu Santo aparece como una fuerza
impersonal, al estilo de la electricidad, según afirman los
testigos, o, por el contrario, está ligado indisolublemente a
cualidades personales? Pensamos que el propio lector puede
sacar sus propias conclusiones a partir de los textos que
citamos a continuación a título de ejemplo, razón ésta por la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
que limitaremos los comentarios sobre los mismos a un mínimo
indispensable: 151
El Espíritu Santo enseña y recuerda. "Más el ayudante, el
espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése les
enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas
que les he dicho" (Juan 14,26).

¿Cómo puede enseñar -la palabra griega didásei utilizada aquí


contiene la idea de enseñar como maestro- y recordar todo un
ente que no tiene ni personalidad?

El Espíritu Santo da testimonio. "Cuando llegue el ayudante que


yo enviaré a ustedes del Padre, el espíritu de la verdad, que
procede del Padre, ése dará testimonio acerca de mí, y ustedes,
a su vez, han de dar testimonio, porque han estado conmigo
desde que principié" (Juan 15,26)

Tanto el Espíritu Santo como los discípulos de Jesús dan


testimonio. ¿Cómo es posible que el primero carezca de
personalidad y los segundos no? ¿Cómo es posible que un ente
carente de personalidad sea el encargado de instruir a seres
que sí la tienen?

"El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que


somos hijos de Dios" (Romanos 8,16).

El Espíritu Santo guía a la Verdad. "Sin embargo, cuando llegue


aquél, el espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad,
porque no les hablará por su propio impulso, sino que hablará
las cosas que oye, y les declarará las cosas que vienen" (Jn
16,13).

Las palabras de Jesús transmitidas por el autor del cuarto


evangelio no pueden resultar más claras: el Espíritu guiará a
toda la verdad; hablará no según su propio impulso, sino lo que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
oiga, y anunciará el futuro. ¿Puede una fuerza impersonal -
como la electricidad- hacer esto? 152
El Espíritu Santo glorifica. "Aquél (el Espíritu Santo) me
glorificará, porque recibirá de lo que es mío y se lo dará a
ustedes" (Juan 16,14).

El Espíritu Santo dirige la evangelización. "Además atravesaron


Frigia y el país de Galacia, porque el espíritu santo les había
prohibido hablar la palabra en el (distrito de) Asia" (He 16,6).

¿Es siquiera verosímil que una fuerza impersonal pudiera


formular prohibiciones y órdenes en relación con un tema como
la evangelización?

El Espíritu Santo conduce. "Porque todos los que son


conducidos por el espíritu de Dios, éstos son los hijos de Dios"
(Romanos 7,14).

¿Cómo es posible que una fuerza carente de personalidad -


como la electricidad- conduzca a personas que sí tienen
personalidad, de tal manera que si éstas se someten a su guía
pongan de manifiesto que son hijos de Dios?

El Espíritu Santo intercede. "De igual manera el espíritu


también acude con ayuda para nuestra debilidad; porque el
(problema de) lo que debemos pedir en oración cómo
necesitamos hacerlo no lo sabemos, pero el espíritu mismo
aboga por nosotros con gemidos no expresados. Sin embargo,
el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del
espíritu, porque éste aboga en conformidad con Dios por los
santos" (Rom 8,26-27).

¿Cabe en cabeza humana que un ente sin ninguna personalidad


sepa más que seres humanos que sí la tienen? ¿Es lógico
pensar que un ente que no tiene personalidad se preocupe

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
hasta el punto de abogar por seres humanos con gemidos que
no pueden narrarse? ¿Es siquiera asimilable que un ente sin 153
personalidad abogue además en plena conformidad con lo que
Dios desea?

El Espíritu Santo envía. "Por consiguiente, estos hombres,


enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia, y de allí se
embarcaron para Chipre" (He 13,4).

¿Cómo es posible que un ente sin personalidad pueda enviar a


seres que sí la tienen, marcándoles además su itinerario
concreto?

El Espíritu Santo toma decisiones en el seno de la Iglesia.


"Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos ha parecido
bien no añadirles ninguna otra carga salvo estas cosas
necesarias" (He 15,28)

¿Desde cuándo una fuerza impersonal -como la electricidad-


puede tomar decisiones junto a seres humanos?

"Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño, entre el cual


el espíritu santo los ha nombrado superintendentes, para
pastorear la congregación de Dios..." (He 20,28).

Pero ¿cómo puede una fuerza sin personalidad nombrar a los


obispos para que pastoreen la Iglesia?

El Espíritu Santo provoca la profecía. "Ahora bien, en estos días


unos profetas bajaron de Jerusalén a Antioquía. Uno de ellos,
por nombre Agabo, se levantó, y por el espíritu procedió a
indicar que una gran hambre estaba por venir sobre toda la
tierra habitada; la cual de hecho tuvo lugar en el tiempo de
Claudio" (He 11,27-28)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
"Y viniendo a nosotros y tomando el cinturón de Pablo, se ató
los pies y las manos y dijo: Así dice el Espíritu Santo: Al varón 154
a quien pertenece este cinturón los judíos lo atarán de esta
manera en Jerusalén y lo entregarán en manos de gente de las
naciones" (He 21,11).

En estos pasajes asistimos a dos ocasiones en que el Espíritu


Santo movió a un profeta a predecir el futuro incluso señalando
las palabras concretas que debía pronunciar. Las profecías, al
contrario de las dadas por testigos, adventistas, mormones o
Niños de Dios, se cumplieron. ¿Puede realmente una fuerza
impersonal impulsar la profecía hasta el punto de hacer
articular las palabras concretas y determinar su cumplimiento?

El Espíritu Santo ordena. "De modo que el espíritu me dijo que


fuera con ellos sin dudar nada" (He 11,12).

"Mientras ellos estaban ministrando públicamente a Jehová y


ayunando, el espíritu santo dijo: "De todas las personas
apártenme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he
llamado" (He 13,2).

¿Cómo es posible que una fuerza impersonal como la


electricidad pueda dar órdenes a Pedro, el príncipe de los
apóstoles, y a la Iglesia, pronunciando incluso frases
completas?

El Espíritu Santo da dones. "Pero la manifestación del espíritu


se da a cada uno con un propósito provechoso. Por ejemplo, a
uno se le da mediante el espíritu habla de sabiduría, a otro
habla de conocimiento según el mismo espíritu, a otro fe por el
mismo espíritu, a otro dones de curaciones por ese único
espíritu, a otro operaciones de obras poderosas, a otro el
profetizar, a otro discernimiento de expresiones inspiradas, a
otro lenguas diferentes, y a otro interpretación de lenguas. Pero

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
todas estas operaciones las ejecuta el uno y mismo espíritu.
Distribuyendo a cada uno respectivamente así como dispone" 155
(1Cor 12,7-11).

Ahora bien, nosotros nos preguntamos ¿cómo es posible que


una fuerza sin personalidad y que, por lo tanto, carece de
discernimiento, de sabiduría, de fe, de conocimiento -todas
ellas cualidades personales- pueda dotar de esos dones a seres
humanos? ¿No será precisamente porque sí tiene personalidad
y porque además dispone de todas estas cualidades?

El Espíritu Santo revela. "Además, se le había revelado


divinamente por el espíritu santo que no vería la muerte antes
de que hubiera visto al Cristo de Jehová" (Lucas 2,26).

Pero ¿cómo puede revelar el futuro a una persona un ente que


no tiene personalidad?

El Espíritu Santo habla frases enteras. Hemos visto ya algunos


ejemplos en los apartados anteriores, pero vamos a citar
alguno más:

"De modo que el espíritu dijo a Felipe: Acércate y únete a ese


carro" (He 8,29).

¿Cómo puede una fuerza impersonal pronunciar frases


coherentes y articuladas que tienen un propósito y que incluso
vaticinan el futuro?

El Espíritu Santo puede ser resistido. "Hombres obstinados e


incircuncisos de corazón y de oídos, siempre están ustedes
resistiendo al espíritu santo; como hicieron sus antepasados
antes de ustedes" (He 7,51).

Creemos que los textos reproducidos arriba, establecen de


manera indiscutible el concepto que los primeros cristianos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
tenían acerca del Espíritu Santo. Para ellos no era una fuerza
activa e impersonal, comparable a la electricidad, como 156
pretende la Wachtower. Por el contrario, el Espíritu Santo no
sólo tenía personalidad, sino que además contaba con un papel
en la vida de la Iglesia y de los creyentes (papel ya anunciado
por el propio Jesús) que dejaba entrever su valor sobrehumano
y, como examinaremos con más claridad en el siguiente
apartado, divino. Sinceramente no pensamos que se pueda
pretender bajo ningún concepto que, a la luz del Nuevo
Testamento, el Espíritu Santo es una energía carente de
personalidad.

Es una Persona

a.) Al Espíritu Santo se le dan Nombres que implican la


Personalidad

El consolador: Juan 14:16; 16:7. "Consolador" indica una


persona que llamamos a nuestro lado. Además en Juan 14:16,
el Espíritu Santo ha de ocupar el lugar de una persona, y guiar
a los discípulos en la misma forma que Jesús había hecho.
Solamente una persona puede ocupar el lugar de otra persona.

b.) Al Espíritu Santo se le aplican pronombres personales.

Juan 16:17, 8,13-16. En estos versículos se usa diez veces el


pronombre masculino aquél refiriéndose al Espíritu.

c.) Al Espíritu Santo se le Identifica con el Padre y el Hijo, y, de


hecho, con los Cristianos, en tal manera que indica una
Persona.

La fórmula bautismal: Mateo 28:19. Supongamos que


leyéramos en el Nombre del Padre del Hijo y del Viento o
Aliento. Nótese también: "En el nombre" , indicando que los
tres son igualmente personas.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
La Bendición Apostólica: 2 Corintis 13:13.
157
La Identificación con los Cristianos: Hechos. 15:28: "Que ha
parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros"

d.) Al Espíritu Santo se le Atribuye características Personales.

El Espíritu Santo es representado como escudriñando las


verdades más profundas de Dios, y como poseyendo un
conocimiento de sus consejos suficiente para entender sus
propósitos (1 Cor. 2:10)

Los Dones espirituales son distribuidos a los creyentes


conforme a la voluntad de Espíritu (1 Cor. 12). Aquí
encontramos sabiduría, prudencia y discreción, lo cual es señal
distintiva de la personalidad.

A Él se le atribuye una mente, lo que implica pensamiento,


propósito y determinación (Rom. 8:27) la mente es un atributo
de la personalidad.

e.) Al Espíritu Santo se le atribuye hechos personales.

1. El Espíritu habla: Apocalipsis. 2:7

2. El Espíritu hace intercesión Romanos. 8:26

3. El Espíritu Santo llama a los misioneros, cuida a la iglesia, y


dirige la vida práctica de los apóstoles y de toda la iglesia.
(Hechos 13:2; 16:6,7; 20:2Cool.

f.) El Espíritu Santo es susceptible de trato personal.

1. El puede ser entristecido (Efe. 4:30);

2. Insultado (Hebr. 10:29)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
3. Se puede mentir contra Él. (Hech. 5:3)
158
4. Es Blasfemado y ofendido (Mt. 12:31,32)

En Resumen:

El Espíritu Santo es Dios Verdadero, Co Eterno y Consustancial


al Padre y al Hijo, digno de adoración y gloria. Y te doy las
pruebas de ello:

1. EL ESPIRITU SANTO ES DIOS DIVINO PORQUE:

A. ES ETERNO Hebreos 9:14


B. ES OMNIPRESENTE Salmos 139:7-10
C. ES OMNIPOTENTE Lucas 1:35; Génesis 1:2; Job 26:13
D. ES OMNICIENTE 1 Corintios 2:2-11; Juan 14:26; 16:12, 13
E. ES SANTO EN CARÁCTER Y PERSONA Lucas 11:13
F. ES VERDAD 1Juan 5:6
G. ES BENEVOLENTE Nehemías 9:20
H. ESTA EN COMUNION CON NOSOTROS Y DIOS I Corintios
13:14
2. EL ESPIRITU SANTO ES DIOS PORQUE HACE LO QUE
SOLO DIOS PUEDE HACER

A. LA CREACION Job 33, 4; Salmos 104,30


B. LA SALVAVION I Corintios 6:11
C. EL SELLA DE INMEDIATO Y DE MANERA PERMANENTE EL
CREYENTE NUEVO Efesios 1:13
D.EL DA VIDA Juan 6:63
E. EL ES EL AUTOR DEL NUEVO NACIMIENTO Juan 3:5, 6
F. EL INSPIRO LA SANTA PALABRA DE DIOS 2 Pedro 1:21
G. EL ES QUIEN NOS CONVENSE DE NUESTRO PECADO Juan
6:9-11

3. EL ESPIRITU SANTO ES DIOS PORQUE LA PLABRA DE


DIOS SE LE ATRIBYE EL NOMBRE “DIOS.”

A. Isaías 6:8-10/Hechos 28:25-27


B. Hechos 5:3-5

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

4. EL ESPIRITU SANTO ES DIOS PORQUE LA SANTA 159


BIBLIA LE UNE AL TRINO DIOS.

A. Mateo 28:19
B. 2 Corintios 13:14

5. EL ESPÍRITU SANTO ES UNA PERSONA POR QUE:

1. Tiene voluntad - 1 Cor 12:11


2. Habla - Hechos 13:2
3. Ama - Romanos 15:30
4. Puede ser entristecido - Efesios 4:30
5. Convence de pecado - Juan 16:8
6. Crea - Génesis 1:2; Job 33:4
7. Reparte dones - 1 Cor. 12:8-11
8. Intercede Romanos 8:26
9. Enseña - Juan 14:26
10. Testifica de Jesús - Juan 15:26
11. Bautiza - 1 Corintios 12:13
12. Guía - Juan 16:13
13. Alienta - Hechos 9:31
14. Fortalece Miqueas 3:8
15. Da gozo - Romanos 14:17
16. Reconforta – Juan 14: 16-26

5.-LA TRINIDAD EN LA HISTORIA:


Los primeros cristianos tenían claro cómo escribir el nombre de
Jesús:

"El emperador Adriano dijo:

- Yo haré que seas sacrificada a mis dioses.

La bienaventurada Sinforosa respondió:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
-Tus dioses no pueden recibirme a mí en sacrificio; mas si por
el nombre de Cristo, que es mi Dios, fuere yo quemada, haré 160
arder más a esos demonios tuyos" (Actas de Los Mártires,
Martirio de Santa Sinforosa y sus siete hijos, siglo II)

"Dijo Polemón:

- ¿A que Dios das culto?

Respondió Teodora:

-Al Dios omnipotente que hizo el cielo y la tierra, el mar, y


cuanto en ellos se contiene, a quien hemos conocido por su
Verbo Jesucristo.

Luego, preguntándole a Asclepíades que no estaba lejos, como


se llamaba, respondió que cristiano.

Polemón:

-¿De qué Iglesia?

Asclepíades:

-De la Católica.

Polemón:

-¿A que Dios das culto?

Asclepíades:

- A Cristo.

Polemón:

-¿Cómo? ¿Es ese otro Dios?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Asclepíades:
161
-No, es el mismo a quien hace un momento han confesado
también estos." (Actas de Los Mártires, Martirio de San Pionio y
compañeros, siglo III)

"Marciano:

- ¿A que Dios diriges tu oración, para que también nosotros le


ofrezcamos sacrificios?

Acacio:

- Deseo que conozcas lo que te puede ser de provecho y


conozcas al Dios Verdadero.

Marciano:

- Dime su nombre.

Acasio:

- Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

Marciano:

¿Son éstos nombres de dioses?

Acacio:

- No son éstos dioses, sino el que a éstos habló es el Dios


Verdadero a quien debemos temer.

Marciano:

- ¿Y quién es?

Acacio:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
-El Altísimo Adonay, que se sienta sobre los querubines y
serafines. 162
Marciano:

-¿qué es eso de querubín y serafín?..." (Actas de Los Mártires,


Actas de San Acacio, siglo II)

Los primeros cristianos sabían que Dios tenía un Nombre, y ese


Nombre es Jesús, y lo confesaban.

Además, sabían diferenciar las Tres Divinas Personas de la


Trinidad: todos ellos habían sido bautizados en el NOMBRE del
Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

San Ignacio de Antioquia en el año 106 d.C reconoce


numerosas veces a Cristo como Dios.

“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la bendecida en


grandeza de Dios con plenitud: a la predestinada desde antes
de los siglos a servir por siempre para gloria duradera e
inconmovible, gloria unida y escogida por gracia de la pasión
verdadera y por voluntad de Dios Padre y de Jesucristo nuestro
Dios; a la Iglesia digna de toda bienaventuranza, que está en
Éfeso de Asia, mi saludo cordialísimo en Jesucristo y en la
alegría sin mácula Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios I
Ibid. pág. 447

“La verdad es que nuestro Dios Jesús, el Ungido, fue llevado


por María en su seno conforme a la dispensación de Dios; del
linaje, cierto, de David; por obra, empero, del Espíritu Santo. El
cual nació y fue bautizado, a fin de purificar el agua con su
pasión

Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios XVIII,2 Ibid. pág. 457

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Ignacio, por sobrenombre Portador de Dios: A la Iglesia que
alcanzó misericordia en la magnificencia del Padre altísimo y de 163
Jesucristo su único Hijo: la que es amada y está iluminada por
voluntad de Aquel que ha querido todas las cosas que existen,
según la fe y la caridad de Jesucristo Dios nuestro”

Ignacio de Antioquía, Carta a los Romanos, I Ibid. pág. 474

“Porque, nacido como hijo, conducido como cordero, sacrificado


como una oveja, enterrado como un hombre, resucitó de los
muertos como Dios, siendo por naturaleza Dios y hombre. El es
todo: por cuanto juzga, es Ley; en cuanto enseña, Verbo; en
cuanto , salva, Gracia; en cuanto que engendra, Padre; en
cuanto que es engendrado, Hijo; en cuanto que sufre, oveja
sacrificial; en cuanto que es sepultado, Hombre; en cuanto que
resucita, Dios. Este es Jesucristo, a quien sea dada la gloria por
los siglos de los siglos”

Melintón de Sardes (siglo II)

Melintón de Sardes, Homilía sobre la Pasión, 8-10

Patrología I, Johannes Quasten (BAC 206), pág. 240

“Los tres días que preceden a la creación de los luminares son


símbolo de la Trinidad, de Dios, de su Verbo y de su Sabiduría

Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum, II, 15

Patrología I, Johannes Quasten (BAC 206), pág. 236

“Teniendo, pues, Dios a su Verbo inmanente en sus propias


entrañas, le engendró con su propia sabiduría, emitiéndole
antes de todas las cosas. A este Verbo tuvo El por ministro de
su creación y por su medio hizo todas las cosas….Este se llama

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
principio, pues es Príncipe y Señor de todas las cosas por El
fabricadas” 164
Teófilo de Antioquia, Ad Autolycum, II,10

Padres Apologetas Griegos, Daniel Ruiz Bueno (BAC 116), pág.


796

6.-OBJECCIONES AL DOGMA TRINITARIO:

-Intentaremos responder las principales objeciones contra la


Trinidad:

1.- Dios lo sabe todo, pero Jesús no.

Cuando se hablaba del Día del Juicio, Jesús claramente dio la


evidencia de la limitación de su conocimiento, cuando dijo:
"pero acerca del Día y de la Hora, no hay hombre que sepa, ni
siquiera los ángeles que están en los Cielos, ni el hijo (lenguaje
metafórico), solo el Padre". Marco 13:32 y Mateo 24:36; sin
embargo, conocemos que Dios lo sabe todo. Su conocimiento
no tiene límites. Jesús admite sinceramente que Él no sabe
cuándo será el Día del Juicio; por lo tanto, no puede ser Dios.

Jesús lo sabe todo, ya que es Omnisciente:

“Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que


yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada
uno según vuestras obras." (APOCALIPSIS 2:23 (Escudriña el
corazón y la mente como Dios.) También JUAN 2:24,25; 21:17;
JEREMÍAS 17:10; EZEQUIEL 11:5.)

9:4 Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por


qué pensáis mal en vuestros corazones? Mateo 9:4

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
2:8 Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de
esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así 165
en vuestros corazones? Marcos 2:8

5:42 Más yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en


vosotros. Juan 5:42

Respecto al texto prueba: La misión del Mesías no es dar a


conocer todas las cosas de Dios, sino solo lo necesario para
nuestra Salvación. Por tal motivo, la Persona Divina del Hijo,
aunque sí sabe el día y la hora, no lo dice a la humanidad,
porque esa no es su misión. No olvidar las figuras hiperbólicas
de la Biblia. Otros textos como hemos probado enseñan que
Jesús si conoce todo, los corazones y el amor de las personas.

2.- Dios es Todopoderoso, pero Jesús no.

Cuando Jesús realizaba sus milagros, admitía que su poder no


era proveniente de Él sino venido de Dios: "Ciertamente os digo
a vosotros, el Hijo no puede hacer nada por sí mismo, excepto
lo que el Padre lo permita". Juan 5:19. Nuevamente reafirma y
dice: "Yo por mi propia cuenta, no puedo hacer nada: Lo que
escucho, lo juzgo, y mi juicio no lo sigo de mí mismo, sino del
Padre que me ha enviado". Juan 5:30. Dios no solo que es
Todopoderoso, sino la fuente de todo poder y autoridad. Que
Jesús haya admitido, su limitación del conocimiento de todo, es
una prueba clara de que Él no era Todopoderoso, por lo tanto
no era Dios

Jesús es Todopoderoso:

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que


es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso."
(APOCALIPSIS 1:8.)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es
Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los 166
misterios, pues pudiste revelar este misterio." (DANIEL 2:47.)

“Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y


el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos
lavó de nuestros pecados con su sangre."

(APOCALIPSIS 15:3. También 15:3; 17:14; FILIPENSES 3:21.)

Respecto a los textos pruebas que niegan la verdad anterior: En


ningún texto se lee que Jesús no es Todopoderoso.

Lo que los textos dicen es que la naturaleza humana de Jesús


está en perfecta unión con el Padre.

3.- Dios no tiene Dios, pero Jesús si tenía Dios.

Dios es quien lo posee todo y es el refugio para todos; Él no


tiene que estar dirigiendo ninguna alabanza ni suplicando a
nadie. Jesús dio a conocer que había Uno a quien Él adoraba y
a quien Él alababa, y decía: "Me debo a mi Padre y a vuestro
Padre, a mi Dios y a vuestro Dios". Juan 20:17. Se conoce
también que Jesús lloró mientras estaba en la cruz: "Dios mío,
Dios mío, ¿por qué me has abandonado?". Mateo 27:46. Si
Jesús era Dios, sería racional o coherente que él reclamara a un
Ser Superior a Él "¿Por qué me has abandonado?". ¿No es
verdad que no tiene sentido?

Cuando Jesús invoca la recitación al Señor, según Lucas 11:2-


4,

¿Estaba rezándose así mismo?. Cuando se encontró en el


huerto de Getsemaní, suplicó diciendo: "Oh Padre mío, si es
posible, deja que pase de mí este cáliz; sin embargo, que no
sea mi voluntad sino la Tuya". Mateo 26:36-39. ¿Sería posible

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
que Jesús se estuviese encomendando así mismo?. Que Jesús
haya admitido por su propia cuenta, que cuando Él se 167
encomendaba, cuando pedía, rezaba y oraba, lo hacía otro ser
que era Dios, esta es la prueba más clara, que Él no es Dios.

Eso tampoco es cierto. Recordemos que la naturaleza humana


de Jesús es la que oraba de tal forma. Pero eso no prueba que
Jesús no sea Dios. Además, la Persona del Hijo, no es la misma
Persona que el Padre, y según la Biblia, Dios sí dialoga consigo
mismo:

Leemos en Génesis 1:26: "Hagamos al hombre a nuestra


imagen, conforme a nuestra semejanza". Si Dios es Uno, y
solamente Uno, ¿por qué tenía que decir hagamos y nuestra?.
Pero eso no es todo. En la torre de Babel, Dios dijo: "Ahora,
pues, descendamos y confundamos en lugar de decir
descenderé y confundiré? En Isaías 6:8 leemos: "¿A quién
(unidad) enviaré, y quién irá por nosotros?”

4.- De acuerdo con la Biblia, a Dios no se le puede ver con


nuestros sentidos normales, pero Jesús lo fue en carne y
sangre.

Mientras miles y miles de judíos de su época pudieron verlo, El


mismo aseveraba diciendo. "No hay hombre que haya visto a
Dios en ninguna época". Juan 1:18 "Vosotros no habéis ni oído
Su Voz, ni visto Su Forma". Juan 5:37. El también asevera de
acuerdo con Juan 4:24: "Dios es un espíritu y ellos deben
adorarle en espíritu y en verdad". Que Jesús haya asegurado
que nadie ha visto o escuchado a Dios en ninguna época,
mientras que la gente que lo rodeó a Jesús pudo verle y oírle,
es otra clara prueba de que Él no es Dios.

Según la Biblia, Dios ha sido revelado en Cristo:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Juan 1:18 A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo, que
está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer" 168
Juan 14, 8-10 Felipe le dijo:

--Señor, muéstranos el Padre y nos basta.

Jesús le dijo:

--¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me has


conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre;
¿cómo, pues, dices tú: "Muéstranos el Padre"? ¿No crees que yo
soy en el Padre y el Padre en mí?

5.- Nadie es más grande, Omnipotente, que Dios, ni tampoco


nadie le ordena Sus designios, pero Jesús dio a conocer que
hay alguien más grande que Él y los mandatos que ejecuta, no
son de su propio deseo.

Quizás la más clara evidencia de que Jesús y Dios no son


iguales, viene de las mismas palabras de Jesús, quien dijo en
Juan 14:28: "Mi Padre es más grande que Yo". Cuando alguien
se dirige a Él diciéndole: buen maestro, Lucas 18:19; Jesús
respondió "¿Por qué me llamas bueno?. Hay Uno solo bueno y
ese es Dios". Más adelante Jesús hace clara diferencia entre él
y Dios, cuando dice: "Yo procedo y vengo de Dios, Yo no vine
por mí mismo, sino que Él me envió". Que Jesús haya dicho que
él no vino a este mundo, sino enviado de Dios; que él dio a
conocer que hay otro Ser superior a él, que Jesús haya negado
que su deseo sea propio, sino dirigido por este Ser Supremo, da
clarísimas muestras de que Él no es el Soberano y Supremo
Dios

¿No es Soberano ni Supremo Dios?

EL TRONO DE YAHVÉ

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Reinó Dios sobre las naciones; se sentó Dios sobre su santo
trono." (SALMOS 47:8.) También 103:19; ISAÍAS 6:1.) 169
EL TRONO DE DIOS Y EL CORDERO

“Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero


estará en ella, y sus siervos le servirán." (APOCALIPSIS 22:3.
También 22:1.)

CRISTO ES DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

“De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne


vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por
los siglos amén." (ROMANOS 9:5.)

EL JUEZ DE TODA LA TIERRA: YAHVÉ

“Pero Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono


para juicio. El juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con
rectitud." (SALMOS 9:7,8.)

JESÚS, JUEZ DE TODAS LAS NACIONES

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que


juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su
reino." (2ª TIMOTEO 4:1.) (No dice "juzgarán", sino "juzgará".
También MATEO 25:31-46; 2ª CORINTIOS 5:10.)

En las escrituras se relatan las dos voluntades de Cristo, la


humana y la divina, por lo que tomar pasajes donde se habla
de la voluntad humana de Cristo para probar no es Dios, es ir
contra la Escritura, porque nos faltaría observar todos los
demás pasajes donde se muestra su voluntad Divina. Ahora
bien estas dos voluntades no se contradicen sino que están de
acuerdo totalmente.

Veamos algunos casos:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
VOLUNTAD HUMANA DE CRISTO:
170
Juan 4:34 Jesús les dijo: "Mi alimento es hacer la voluntad del
que me envió y llevar a cabo su trabajo.

Juan 5:19 Jesús les dijo: "De cierto, de cierto os digo, el Hijo no
puede hacer nada por su propia voluntad, sino lo que ve hacer
al Padre: que todo lo que hace, que el Hijo hace lo mismo.

Juan 8:29 Y el que me envió está conmigo; no me ha dejado


solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él.

Mateo 26:39 (RV) Y adelantándose un poco, cayó sobre su


rostro y oró: "Padre mío, si es posible, que esta copa pase de
mí, sin embargo, no como yo quiero, sino como tú."

Lucas 22:42 "Padre, si quieres, haz que pase de mí esta copa,


sin embargo no se haga mi voluntad sino la tuya".

Juan 5:30 No puedo hacer nada por mí mismo; según oigo,


juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la
voluntad del que me envió.

Juan 6:38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi


voluntad, sino la voluntad del que me envió;

Romanos 5:19 Porque así como por la desobediencia de un solo


hombre todos fueron constituidos pecadores, así también por
ser justos a un hombre de la obediencia de la voluntad.

Fil 2:8 y estando en la condición de hombre, se humilló y se


hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Hebreos 10:9 luego añadió: "He aquí, he venido a hacer tu


voluntad

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Muchos otros pasajes muestran que la humana de Jesús
siempre estuvo de acuerdo con su voluntad (y la voluntad del 171
Padre) Divina:

Juan 5:17 Jesús les respondió: "Mi Padre sigue obrando


todavía, y yo también trabajo."

Juan 8:28 Jesús dijo: "Cuando hayáis levantado al Hijo del


hombre, entonces sabréis que yo soy, y que no hago nada por
mi propia cuenta, pero hablar así como el Padre me enseñó.

Juan 10:28-30 y yo les doy vida eterna y no perecerán jamás y


nadie las arrebatará de mi mano. [29] My Father, who has
given them to me, is greater than all, and no one is able to
snatch them out of the Father's hand. [29] Mi Padre que me las
dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la
mano del Padre. [30] I and the Father are one. [30] Yo y el
Padre Son Uno.

Juan 10:37-38 Si yo no hago las obras de mi Padre, no me


creen, [38], pero si las hago, aunque no me creáis, creed a las
obras, que pueden conocer y comprender que el Padre está en
mí y yo estoy en el Padre.

Juan 12:44-45 Y Jesús clamó y dijo: "El que cree en mí, no cree
en mí, sino en Aquel que me envió. [45] Y el que me ve, ve al
que me envió.

Juan 14:7-10 Si me hubieran conocido, habrían conocido a mi


Padre también, tú sabes y lo han visto. Lo sucesivo "[8] Le dijo
Felipe:" Señor, muéstranos al Padre, y que se deberá
satisfecho. ", dijo [9] Jesús le respondió:" ¿He estado con
ustedes tanto tiempo, y sin embargo no me conoces, Felipe? El
que me ha visto ha visto al Padre, ¿cómo puedes decir:
'Muéstranos al Padre'? [10] ¿No crees que yo soy en el Padre y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no hablo por mi
propia cuenta, sino el Padre que mora en mí hace sus obras. 172
Juan 16:15 Todo lo que el Padre es mío; por eso dije que
tomará de lo mío y os lo hará saber.

Colosenses 1:15-19 El es la imagen del Dios invisible, el


primogénito de toda creación, [16] en quien todo fue creado,
en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos,
dominios, sean principados o autoridades - todo fue creado por
él y para él. [17] Él es anterior a todo, y en él todas las cosas
permanecen. [18] Él es la cabeza del cuerpo, la iglesia, que es
el principio, el primogénito de entre los muertos, que en todo lo
que podría ser preeminente. 19] Porque en él toda la plenitud
de Dios a vivir,

Hebreos 1:2-3, pero en estos últimos tiempos nos ha hablado


por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien
también hizo el mundo. [3] Él refleja la gloria de Dios y la
impronta de su sustancia, sostiene todo con su palabra
poderosa. Cuando él había hecho la purificación de los pecados,
se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

Así que la conclusión es que Jesús tenía dos voluntades: la


voluntad humana y una voluntad divina. Estos se distinguen en
la Escritura, pero siempre de acuerdo en todo. El hecho de que
están de acuerdo no elimina el hecho de que son
conceptualmente distintas. El Padre, Hijo y Espíritu Santo son
distintos, también. No quiere decir que no hay Tres Personas en
la Divinidad, ya que siempre están de acuerdo unos con otros y
son uno en esencia.

6.- Juan 10:32 - 36 - Jesús les respondió: Muchas buenas obras


os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?
Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre,
te haces Dios. 173
Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije,
dioses sois? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra
de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), ¿al que el
Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas,
porque dije: Hijo de Dios soy?

Salmos 82:6 - Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros


hijos del Altísimo

Salmos 82:1 - “Dios está en la reunión de los dioses’’

Por tanto es claro existen varios dioses.

Paso a explicar Juan 10:32-36.

En este pasaje Cristo se defiende de los fariseos, si leemos los


versículos anteriores a Juan 10:32 veremos que Cristo está
hablando de que es Hijo de Dios y su unión con el Padre.

Al argumentarle los fariseos, sacando la conclusión que


encerraba su enseñanza, que se "hacía Dios," quisieron
"apedrearle," puesto que este tipo de pena era el que
correspondía a los blasfemos. Y el argumento que Cristo va a
esgrimir contra ellos es éste:

En la ley, que son los Salmos para San Juan, se lee la siguiente
personificación escenográfica: Dios cita a su juicio a los jueces
inicuos, y para nombrarles y constituirles como tales, les dice:
"Yo dije: Sois dioses, todos vosotros hijos del Altísimo" (Sal
82:6). Estos jueces San Pablo nos explican:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
13:1 Sométase toda persona a las autoridades superiores;
porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, 174
por Dios han sido establecidas. Romanos 13:1

Si se fija ahí dice que toda autoridad viene de Dios, es decir


Dios da su poder a las autoridades o jueces. Esta explicación es
importante para poder enlazar con lo siguiente:

1:17 No hagáis distinción de persona en el juicio; así al


pequeño como al grande oiréis; no tendréis temor de ninguno,
porque el juicio es de Dios; y la causa que os fuere difícil, la
traeréis a mí, y yo la oiré Deuteronomio 1:17

El juicio es de Dios, pero Pablo enseña que también Dios


constituyo a jueces con autoridad a los que debemos obedecer.

Pues bien a estos jueces en la mentalidad semita de aquella


época se les conocía como "dioses" porque participaban de este
poder divino:

"Por medio de las cuales nos han sido concedidas las preciosas
y sublimes promesas, PARA QUE POR ELLAS OS HICIERAIS
PARTICIPES DE LA NATURALEZA DIVINA, huyendo de la
corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia" (2Pe
1,4)

Al hacerse uno participe de esta naturaleza divina, los semitas


lo consideraban un dios, pero no como Yahvé sino con poder y
autoridad para juzgar. Si se fija dice participamos de la
naturaleza divina no dice tengamos naturaleza divina, esta
participación significa precisamente eso, el que Dios haya
constituido autoridades aquí en la Tierra y haya compartido su
poder de juzgar con los hombres.

"Ser partícipe de la naturaleza divina", no es volverse "otro


dios", como torcidamente entiende y difama el mormonismo,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
sino ser moral y espiritualmente semejantes alejados de la
corrupción y el pecado. 175
Siguiendo con el argumento de Cristo: Y así les argumenta: Si
la Escritura, palabra de Dios, que "no puede fallar," llama
"dioses" a unos hombres por participar un simple poder judicial,
no puede ser blasfemia que El, a quien el Padre "consagró" y
envió al mundo, y la prueba de lo que dice son los milagros,
diga que es Hijo de Dios.

Vayamos ahora con los Salmos:

82:1 Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los


dioses juzga. 82:2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y
aceptaréis las personas de los impíos? Selah

82:3 Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y


al menesteroso.

¿Qué significa ese Salmo?

Este salmo presenta a Dios como un juez que llama a juicio a


los dioses de las naciones paganas y los reduce a la impotencia
total (cf. v. 7), después de haberlos declarado culpables de
promover toda clase de injusticias. Por medio de esta
dramatización poética, adquiere más fuerza expresiva el
reproche que el salmista dirige contra la injusticia y parcialidad
de los jueces, severamente condenadas por la Ley y los
Profetas. Cf. Sal 58.

Ahora, explicaré el verso 1:

82.1 Dios se sienta en la congregación de los dioses (en


hebreo, del Poderoso (‫' אל‬El)) - Esta expresión refleja una
creencia común entre los cananeos, los cuales representaban a
sus dioses reunidos en concilio o asamblea, bajo la presidencia

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
de un dios supremo. Aquí la supremacía le corresponde al Dios
de Israel, que juzga y dicta sentencia. (Is 3.13-15). 176
Estos dioses se refiere a los magistrados considerados como un
grupo personas; como aquéllos que se reúnen para ejercer
justicia. A pesar de esa traducción, la referencia es
indudablemente a los magistrados del pueblo, y la idea es, que
ellos son considerados como representantes de Dios; que
actúan en su nombre; y por consiguiente a quienes, en un
sentido subordinado, se les puede dar el nombre de "dioses".
Comparemos con el Salmo 82, 6. En Éxodo. 21, 6; Éxodo 22, 8-
9, Éxodo 22, 28, también, la misma palabra en plural se aplica
a los magistrados, y en nuestras versiones se traduce como
"jueces". La idea es, que ellos eran los representantes de la
soberanía divina en la administración de justicia. (Romanos 13,
1-2, Romanos 13, 6). Ellos eran, en cierto sentido, "dioses" a
otras personas; pero, a pesar de eso, no debían olvidarse de
ese Dios estaba de pie entre ellos como su Dios; que si ellos se
enaltecían por encima de sus súbditos, debían ser juzgados por
Uno a quien el nombre de Dios le pertenece en el sentido más
alto.

Él juzga entre los dioses - Así como los magistrados se les da el


nombre de "dioses" y representan la soberanía divina y juzgan
a las personas, así Dios los juzgará a ellos.

Y ese lenguaje no es extraño en las Escrituras.

Por ejemplo, al profeta Moisés, el mismo Yahvé le llama "dios":

Éxodo 4, 16: "El hablará por ti al pueblo, él será tu boca y tú


serás su dios".

Éxodo 7, 1 "Dijo Yahvé a Moisés: «Mira que te he constituido


dios para el Faraón y Aarón, tu hermano, será tu profeta"

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Como vemos Moisés no era dios, sin embargo la escritura le
llama así para indicarnos el poder que tenía Moisés, poder 177
sobre el pueblo y sobre el faraón, de nuevo Moisés se hace
partícipe de la naturaleza divina que antes nos habló San Pedro
para tener el poder de JUZGAR y HABLAR al pueblo en NOMBRE
DE DIOS, por eso se le llama en la escritura "dios" pero es un
simple hombre, pues no posee naturaleza divina solo participa
del poder de Dios a la hora de juzgar y enseñar.

Los protestantes como los mormones darán el versículo 1,


como siempre lo hacen porque es ellos se saben de memoria y
están sacados de contexto. Si leemos lo que dice el versículo 2:
juzgareis injustamente. Esto es fundamental porque todos
sabemos Dios es perfecto y su juicio es justo y como tal no
puede juzgar injustamente por tanto quienes juzgaban
injustamente eran los otros "dioses" los cuales no eran
perfectos, porque su juicio no lo era, ya que era juicio injusto y
como tal nos enseña que no son verdaderos dioses, sino es un
recurso literario que usa el Salmista para enseñarnos de que los
hombres participamos de la naturaleza divina de Dios al poder
juzgar, pero al ser hombres muchas veces nuestro juicio es
injusto no como el del Señor que siempre es justo.

(Salmos 9:8) 8 El juzgará al mundo con justicia; hará juicio a


los pueblos con rectitud.

Esa es la diferencia entre el juicio de Dios y el juicio de los


hombres. El juzga rectamente los hombres, o según los semitas
dioses por ser partícipes del poder judicial juzgan
injustamente.

Por eso, la expresión dioses se ha de tomar en el sentido de


participantes de poderes divinos. Dios les encarga que, como
tales, hagan justicia, respetando los derechos de los más
olvidados de la sociedad.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
PREGUNTAS DE ESTUDIO
178
1.- ¿Cuándo se definió la divinidad del ES? ¿En qué
concilio?¿Cuál fue el motivo?

2.- ¿Bases bíblicas que demuestran Cristo es Dios?

3.- ¿Que significa que el Padre es mayor que Cristo?¿Le hace


esto no ser dios?

4.- ¿Porque en la Escritura se habla de varios dioses?

5.-Un Testigo de Jehová te dice: La divinidad de Cristo fue un


invento de Constantino en Nicea, por el año 325 d.C. Allí se
manipulo la Biblia y se inventó que Cristo era Dios. ¿Cómo
puedes probarle históricamente que antes de Nicea ya se creía
en la divinidad de Cristo?

6.- ¿Quién uso por primera vez el término Trinidad?

7.- ¿Es el ES una fuerza o una persona? Justifícalo


bíblicamente.

8.- ¿Creían los primeros cristianos en la divinidad del Espíritu


Santo? Da los fundamentos históricos de esta doctrina.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

179

Introducción
PRETENDEMOS en este volumen tratar el más glorioso y
sublime tema que ser humano jamás puede trazar: ¿quién y
cómo es Dios? Nuestra tarea es complicadísima, ya que, como
bien indica Job: He aquí, Dios es grande, y nosotros no le
conocemos (36:26);

Y como nos dice Isaías que el mismo Dios inquiere: ¿A qué,


pues, me haréis semejante o me compararéis?, dice el Santo
(40:25). A la vez, nuestra tarea no necesita ser complicada,
puesto que Dios quiso revelarse y lo hizo. En la naturaleza y en
la Biblia se ha dado a conocer. Solo se necesitan dos cosas, de
acuerdo a Hebreos 11:6: Es necesario que el que se acerca a
Dios crea que existe, y que recompensará a los que le buscan.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Notaremos muy temprano que a Dios no se le conoce por
medio de conceptos dogmáticos difíciles de entender, se le 180
conoce mediante una diligente búsqueda de su Santa Palabra.
Es allí, a través de todas las variadas y expresivas páginas de la
Biblia, que encontramos la fuente maravillosa de nuestra
información acerca de Dios. Luego de recoger de esas páginas
esos ricos conceptos, nos toca resumirlos y expresarlos en
lenguaje nuestro, en palabras que lo hagan entendible.

Me apresuro a añadir que al indicar que intentaremos dar


explicaciones acerca de Dios en nuestro lenguaje, no estoy
diciendo que las mismas declaraciones de la Biblia no deban ser
tomadas como autoritativas. Al contrario, por ser la Palabra de
Dios, cada palabra en ella nos ata autoritativa-mente a lo que
declara. Pero eso no impide que no podamos declarar esas
grandiosas ideas y conceptos en palabras pro-pias y con
expresiones personales. Por ejemplo, estaremos hablando de la
“Santa Trinidad” para expresar que Dios es tres en uno. Cierto
es que la palabra “trinidad” no se encuentra en la Biblia, pero
igualmente es cierto que el concepto trinitario es totalmente
bíblico.

Lo que sí procuraremos es la absoluta fidelidad a lo expresado


en la Escritura. Nadie tiene derecho de añadirle otro sentido ni
de introducir interpretaciones extrañas o ajenas al texto. Puesto
que eso es un peligro (esta tendencia fue evidenciada por
algunos en la teología medieval, dado que al añadirle
explicaciones al texto bíblico se sacrificó y hasta perdió el
intento de lo escrito en la Biblia), procuraremos evitarlo. Sin
embargo, advertimos que con el fin de aclarar y comprender
cosas complicadas acerca de Dios —cosas que caben bajo la
calificación de misterio— usaremos expresiones y daremos
ilustraciones que no se encuentran como tales en la Biblia. Lo
que procuraremos en toda instancia es que, al hacerlo, de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
ninguna manera perdamos la interpretación autoritativa de lo
que afirma la Sagrada Palabra de Dios. 181
Para tratar este tema de la Santa Trinidad he desarrollado seis
capítulos:

1. ¿Cuántos dioses hay?

2. Sólo hay un Dios

3. Tres personas que son Dios

4. Dios, nuestro Padre

5. Jesucristo es Dios

6. El Espíritu Santo es Dios

A esos capítulos he añadido esta breve introducción y, al final,


una posdata.

No he escrito para satisfacer a los eruditos, lo he hecho para


aquellos que como yo buscan algo directo y claro sobre la
persona de Dios. De una vez el lector debe saber que este
escrito no es de ninguna manera exhaustivo, más bien diría que
representa una sencilla introducción al tema de la persona de
Dios, asunto sobre el cual bibliotecas enteras se han llenado. El
fin que persigo es abrirle el apetito de Dios al que se tome el
tiempo de leerlo. Espero que al probar algunos de estos
deleitosos bocados el lector salga en busca del verdadero
banquete ofrecido por Dios, quien prometió: He aquí yo estoy a
la puerta y llamo, si alguno oyere mi voz y abriere la puerta,
entraré a el y cenaré con él y él conmigo (Apocalipsis 3:20).

Me falta contestar la pregunta: “¿Qué te llevó a escribir un libro


sobre este tema?” Dos fueron mis razones, la primera fue

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
descubrir cuán poco conoce de Dios el cristiano promedio. Se
sabe mucho más del diablo que de Dios. 182
He oído a personas dar toda una serie de clasificaciones acerca
de los demonios: nombres, categorías, dominios, oficios,
peculiaridades y regiones donde ejercen control. Pero esas
mismas personas, creo, serían incapaces de nombrar diez de
los atributos de Dios. Claro, es mucho más fácil conocer a
Satanás y los demonios, ya que como humanos y pecadores
que somos nos identificamos con muchas de sus características.
Al contrario, Dios en su augusta y santa persona nos es
extraño. Él se mueve en una esfera muy distinta a la de los
pecadores.

Lo segundo que me motivó a escribir es la convicción de que a


pesar de que nos consideramos pueblo de Dios hay una
ignorancia imperdonable acerca de cómo y quién es Dios.
Hemos perdido ese sentido de majestad que debe acompañar
todo concepto de Él. Ya no hay temor de Dios, ya no hay
asombro por Dios. Ya no hay conciencia de Dios. Ya no hay
búsqueda de Dios. Ya no se sabe lo que quiere decir: Estad
quietos, y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10). La evidencia
de la ausencia del conocimiento de Dios está en las muchas
extrañas y nocivas doctrinas que se están esparciendo por toda
la iglesia; sin referencia a la persona y el carácter de Dios y sin
base en la Biblia. Por último, la desaparición de la ética y la
moral bíblicas que antes servían como guías del cristiano
promedio. Si nuestra iglesia evangélica latina ha de sobrevivir,
desesperada y urgentemente necesita conocer a Dios.

Necesitamos salir de la oscuridad doctrinal en que nos hemos


permitido descender para buscar la gloriosa luz y el resplandor
que rodea al Dios verdadero. Dejemos a un lado esas nociones
modernas de un dios permisivo y humanizado para buscar al
verdadero Dios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Con reconocimiento sincero de mis muchas limitaciones me he
atrevido a poner en palabras las glorias que he descubierto en 183
mi búsqueda personal de Dios. No las he escrito para satisfacer
las demandas de los eruditos, más bien las he agrupado en
estas hojas pensando en aquellos que como yo han querido
obtener aunque sea un rayo de luz acerca del único que tiene
inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de
los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el
imperio sempiterno. Amén. (1 Timoteo 6:16). Al Rey de los
siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y
gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Capítulo 1
¿Cuántos dioses hay?

EL QUE ESTUDIA LA BIBLIA pronto reconoce que ella


claramente presenta a Jehová como el único Dios verdadero.
Por ejemplo, leemos en Éxodo 15:11:

¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú,
magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas,
hacedor de prodigios?

La idea bíblica es que sólo Jehová es el ser supremo, que sólo


Él merece nuestra adoración. Si leemos los textos
cuidadosamente, descubriremos que la Biblia afirma que todos
los otros dioses son impostores y que, aparte de Jehová, no hay
otros. ¿Serán estos meramente reclamos de fanáticos religiosos
irracionales, o tendrá la Biblia fundamento seguro para hacer
tal declaración? Veamos con qué claridad se da a conocer esta
enseñanza en el siguiente relato: la historia de Elías y los
profetas de Baal:[1]

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo
claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es 184
Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no
respondió palabra… Entonces Elías dijo a los profetas de Baal:
Escogeos un buey, y preparadlo vosotros primero, pues que
sois los más; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no
pongáis fuego debajo.

Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon, e


invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el
mediodía, diciendo: ¡Baal, respóndenos! Pero no había voz, ni
quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca
del altar que habían hecho.

Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo:


Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o
tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y hay que
despertarle. Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban
con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta
chorrear la sangre sobre ellos. Pasó el mediodía, y ellos
siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el
sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni
escuchase.

Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el


pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Yahvé que estaba
arruinado. Y tomando Elías doce piedras, conforme al número
de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada
palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, edificó con
las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una
zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de
grano. Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo
puso sobre la leña. Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y
derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo
otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
vez; y lo hicieron la tercera vez, de manera que el agua corría
alrededor del altar, y también se había llenado de agua la 185
zanja.

Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el


profeta Elías y dijo: Señor Dios de Abraham, de Isaac y de
Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo
soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas
cosas. Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca
este pueblo que tú, oh Señor, eres el Dios, y que tú vuelves a ti
el corazón de ellos.

Entonces cayó fuego de Yahvé, y consumió el holocausto, la


leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en
la zanja. Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron:
¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios! Entonces Elías les dijo:
Prended a los profetas de Baal, para que no escape ninguno. Y
ellos los prendieron; y los llevó Elías al arroyo de Sisón, y allí
los degolló (1 Reyes 18:20-40).

¿Habrá manera de probar que hay un solo Dios?

A pesar de que ocurrió hace unos 2.913 años, lo que hace que
la historia leída sea tan dramática es que ese evento eleva a un
punto crítico la pregunta que toda persona religiosa debe
plantearse: ¿Tiene el dios al que sirvo en mi religión el poder
real para contestarme y manifestarse poderosamente ante mis
necesidades?

Por cierto, cuando eso ocurrió —906 años antes de la venida de


Cristo— pareciera que los dioses que se adoraban eran servidos
con mucho más entusiasmo que lo que vemos en la actualidad.
Hoy cada uno anda con su creencia más o menos
privadamente, y nadie parece inquietarse por la religión del
prójimo, no importa cuán contradictoria sea. Pero parece que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
en los días del profeta Elías, la bulla, el escándalo y la devoción
de los devotos de Baal eran para verse. 186
Tan seguros estaban esos seguidores que Baal era dios que
aceptaron sin vacilar el reto de Elías. El desafío no era
complicado para ellos. Cada uno prepararía un buey para
sacrificar a su dios, sin prenderle fuego al altar. El dios que
prendiera el fuego sería el Dios verdadero.

Al leer la historia nos damos cuenta con cuánta seriedad y


devoción hacían sus súplicas los seguidores de Baal:

Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cu-chillos y


con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre
sobre ellos. Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando
frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio [a las
tres de la tarde].

Desesperadamente demandaban a su dios que les respondiera.


Sabían que si no había respuesta de Baal, eso indicaría no sólo
la impotencia de ese dios, peor aún, efectivamente declararía
su inexistencia. Ningún seguidor de Baal quería tal veredicto. A
Baal habían sacrificado tesoros; a Baal habían sacrificado sus
propios hijos; a Baal habían comprometido sus vidas y dedicado
su devoción. Espantoso sería ahora descubrir su inexistencia al
haberlo intercambiado por Jehová. Ese era el momento crítico.
Al llegar la hora del sacrificio, cuando supuestamente Baal tenía
que actuar, el pueblo esperaba con ansiedad. El silencio era
sepulcral. Todos los ojos estaban pegados a la leña debajo del
sacrificio. Tenía que encenderse. ¡Baal lo haría! Pero llegó la
hora y pasó y, como dice el texto, no hubo ninguna voz, ni
quien respondiese ni escuchase.

El momento es gracioso y a la vez patético. ¿Quién no se ríe


imaginándose a los profetas de Baal totalmente frustrados por

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
su incapacidad para lograr respuesta de su dios? A la vez es
patético porque ante quienes ocurre todo ese evento en el 187
Monte Carmelo son los mismísimos cuya historia estaba repleta
de las incomparables demostraciones del omnipotente Dios de
Israel. ¿Cómo es posible que los hijos de Abraham, Isaac y
Jacob le dieran las espaldas a Jehová para adorar a Baal? Y
ahora, ante todos, la evidencia es abrumadora: Baal no podía
oír. Baal no podía actuar. Baal no era dios. Sólo existía en la
imaginación de sus seguidores.

La prueba del profeta Elías

Pero, ¡entonces le toca a Elías probar al Dios de Israel!


Interesantes son sus preparativos. Cada uno apunta al gran
error que habían cometido al abandonar a Jehová para
cambiarlo por Baal. Veamos lo que hizo Elías:

1. Llama al pueblo a acercarse a él —allí, a su lado, debían


haber estado, y no al lado de los profetas de Baal, ya que él era
un profeta legítimo del Dios de Israel.

2. Arregla el altar de Dios, altar que ellos descuidaron y


abandonaron, con doce piedras, representando las doce tribus
de Israel con las que Jehová había hecho pacto, y que aun
constituían el pueblo de Dios.

3. Abre una zanja profunda alrededor del altar, la cual


luego llenaría de agua para comprobar que Dios está por
encima de todo elemento.

4. Prepara la leña sobre el altar, corta al buey del sacrificio


en pedazos, y lo coloca sobre el altar exactamente cómo Dios
había instruido a su pueblo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5. Manda a cubrir todo el altar, incluso la leña, con doce
barriles (cántaros) de agua. Para que se sepa que ¡el fuego que 188
Dios mandaría no era por coincidencia!

6. Hace una sencilla y breve oración al Dios de Israel:


Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy
manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y
que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas.
Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este
pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el
corazón de ellos.

El Dios verdadero no demora en responder. Él no está en un


país lejano donde no puede oír (como se decía de Baal cuando
no contestaba). Él no está de vacaciones ni tomando una
siesta. Tampoco demanda vigilias, ni ayunos, ni gritos, ni
demostraciones agonizantes y frenéticas. Dice el salmista
(34:17): Claman los justos y Jehová oye y los libera de todas
sus angustias.

Cuenta la historia que inmediatamente cayó fuego de Jehová, y


consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun
lamió el agua que estaba en la zanja. No hubo duda alguna. El
Dios del cielo había escuchado la petición de Elías y había
quemado el sacrificio. Ahí, ante todos, estaba la evidencia de su
persona, de su poder y de la atención que presta a sus hijos.
Pero, ¡cuán triste historia! El pueblo que permite que se rieguen
falsos conceptos del Dios verdadero pronto se encuentra
adorando a dioses que no existen, que son meras fantasías,
inútiles e ¡inexistentes!

¿Será el Dios de la Biblia el único Dios?

Al oír esta historia surge una pregunta importante: si Baal era


un invento, un dios ficticio, ¿qué con los miles de dioses que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
son creídos, celebrados y adorados por millones en todas partes
de la tierra? ¿Habrá en realidad otros dioses aparte del Dios de 189
la Biblia? ¿Existirá el dios Ra, máxima divinidad de los egipcios?
¿Existirá el dios Osiris, señor del mundo subterráneo? ¿Existirá
la diosa Asherat-del-mar, consorte del dios el de los cananeos?
¿Existirá uno, siquiera, de los miles de otros dioses adorados en
el mundo del pasado y del presente?

¿Qué nos dice la Biblia? Después de todo, creemos que ella es


la fuente de toda verdad. El primer texto que citaremos nos lo
dice con suprema claridad:

Porque pregunta ahora si en los tiempos pasados que han sido


antes de ti, desde el día que creó Dios al hombre sobre la
tierra, si desde un extremo del cielo al otro se ha hecho cosa
semejante a esta gran cosa, o se haya oído otra como ella. ¿Ha
oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del
fuego, como tú la has oído, sin perecer? ¿O ha intentado Dios
venir a tomar para sí una nación de en medio de otra nación,
con pruebas, con señales, con milagros y con guerra, y mano
poderosa y brazo extendido, y hechos aterradores como todo lo
que hizo con vosotros Jehová vuestro Dios en Egipto ante tus
ojos? A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es
Dios, y no hay otro fuera de él (Deuteronomio 4:32-35).

Hay otros textos que no sólo respaldan esa misma declaración,


sino que muestran que no hay Dios aparte de Jehová, el Dios
que es proclamado a través de la Biblia:

Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los


ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí
no hay Dios.

¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en


orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por
venir. No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la 190
antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No
hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno (Isaías
44:6-8).

¿Y qué afirma el Nuevo Testamento? ¿Respaldan sus escritores


la misma verdad? Pablo nos dice: Porque hay un solo Dios, y un
solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (1
Timoteo 2:5).

A los romanos, el apóstol les dice: ¿Es Dios solamente Dios de


los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente,
también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por
la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la
incircuncisión (Romanos 3:29-30).

Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno (Gálatas


3:20).

Sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más


que un Dios (1 Corintios 8:4).

Aparte de esos pasajes, hay muchos otros en toda la Biblia.

Veamos los siguientes:

Tú te has engrandecido, Jehová Dios; por cuanto no hay como


tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído
con nuestros oídos (2 Samuel 7:22).

Que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y


que no hay otro (1 Reyes 8:60).

Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo


te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más
que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo (Isaías 45:5-6). 191
Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera
de nuestro Dios? (Salmo 18:31).

Mas Jehová es el Dios verdadero; Él es Dios vivo y Rey eterno;


a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su
indignación (Jeremías 10:10).

¿Qué diremos ante los muchos dioses del mundo?

La Biblia rechaza la idea de que existan otros seres que puedan


llamarse Dios. Como hemos visto, ella indica que esos llamados
dioses son ficticios. Entonces, ¿cómo explicamos el hecho de
que por todas partes del mundo se encuentren cantidades de
dioses con millones de adorado-res? En 1 Corintios 10:20 san
Pablo explica: Antes digo que lo que los gentiles sacrifican [a
sus dioses], a los demonios lo sacrifican, y no a Dios. Con
artimañas de todo tipo Satanás y sus demonios engañan a la
gente para que crean que sus ídolos de madera y piedra tienen
poder. En cambio, nosotros tenemos que unirnos a lo que dice
la Biblia, puesto que esos objetos que la gente adora no
merecen ser considerados como dioses, ni adorados como si
tuvieran poder.

Isaías dedica un capítulo para hablar de esas falsas deidades,


indicando que son objetos fabricados con manos humanas.
¿Cómo puede un hombre con sus manos crear a un ser divino?
Dice:

Los que dan forma a un ídolo, todos ellos son nada [meros
humanos], y sus cosas más preciadas [los ídolos que fabrican]
de nada sirven; aun sus propios testigos [los dioses que
fabrican] no ven ni entienden, por eso [los que los fabrican]

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
serán avergonzados. ¿Quién ha dado forma a un dios o fundido
un ídolo para no tener ganancia? He aquí, todos sus 192
compañeros serán avergonzados [porque esos dioses no oyen
ni les ayudan], pues los artífices son sólo hombres. Que se
reúnan todos, que se levanten, que tiemblen, que sean
avergonzados [por lo que han pretendido hacer].

El herrero hace un instrumento cortante; lo trabaja sobre las


brasas, lo forma con martillos y lo forja con su brazo fuerte.
Después siente hambre y flaquean sus fuerzas; no bebe agua, y
desfallece [porque el mismo dios que fabricó no lo pudo
ayudar]. El carpintero extiende el cordel de medir, traza el
diseño con tiza roja, lo labra con gubias, lo traza con el compás
y le da forma de hombre y belleza humana para colocarlo en
una casa.

Corta cedros para sí, toma un ciprés o una encina, y hace que
sea fuerte entre los árboles del bosque; planta un pino y la
lluvia lo hace crecer. Luego sirve para que el hombre haga
fuego, y toma uno y se calienta; también hace fuego para cocer
pan; [pero del mismo árbol] hace un dios y lo adora; hace de él
una imagen tallada, y se postra delante de ella. [No tiene
sentido que de] la mitad del leño quema en el fuego; sobre esta
mitad prepara un asado, come carne y se sacia. También se
calienta, y dice: ¡Ah!, me he calentado, he visto la llama, [y
que enton-ces] del resto hace un dios, su ídolo. Se postra
delante de él, lo adora, y le ruega, diciendo: Líbrame, pues mi
dios eres tú.

Ellos no saben ni entienden, porque Él [el Dios de la Biblia] ha


cerrado sus ojos para que no vean y su corazón para que no
comprendan. Ninguno reflexiona; no tienen conocimiento ni
inteligencia para decir: He quemado la mitad [de mi dios] en el
fuego, y también he cocido pan sobre sus brasas. He asado
carne y la he comido; y del resto ¿haré una abominación [un

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
dios]? ¿Me postraré ante un pedazo de madera? Se alimenta de
cenizas; el corazón engañado le ha extraviado. A sí mismo no 193
se puede librar, ni decir: ¿No es mentira [este dios que he
fabricado] que tengo en mi diestra? (Isaías 44:9-20, Biblia de
las Américas).

Pablo declara que como todos esos ídolos son creados y


fabricados por manos humanas, por naturaleza no son dioses
(Gálatas 4:8). La diferencia entre el verdadero y poderoso Dios
—que nadie ha creado— y esos miserables ídolos creados por
manos humanas es abismal. ¿Cómo es posible que la gente se
incline ante ellos y los estime? Son un insulto al Dios de los
cielos. Por eso en el segundo mandamiento leemos: No te harás
imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo,
ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te
inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu
Dios, fuerte, celoso (Éxodo 20:4-6).

¿Significará todo eso que no hay imágenes legítimas del Dios


verdadero? ¿O será más bien que Dios quiere protegernos de
todo aquello que conlleve una idea falsa, distorsionada y
equivocada de su persona? Dios no es un pedazo de

madera tallada, no es una figura formada de barro, una imagen


esculpida de piedra, una figura pintada en lienzo o cubierta con
oro y plata.

La oposición divina a las imágenes falsas

Dios es tan infinitamente superior a los ídolos que las


pretensiones de que esas figuras son Dios son ridículas.
Preguntamos: ¿cuál es el punto de prueba entre estos “dio-
sitos” de otras religiones y el Dios de la Biblia? Como dice el
Salmo 115:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de
hombres. Tienen boca, mas no hablan; tienen ojos, mas 194
no ven; orejas tienen, más no oyen; tienen narices,
mas no huelen; manos tienen, mas no palpan; tienen
pies, mas no andan.

El Dios de la Biblia tiene vida real, tiene boca y habla, tiene ojos
y ve, tiene oídos y nos escucha. Recordemos al pueblo de Israel
ante el Monte Sinaí —los truenos, los relámpagos, la espesa
nube de la presencia divina, Moisés hablando y Dios
respondiendo con voz resonante, y el pueblo temblando como
una hoja ante un ciclón. De Génesis a Apocalipsis Dios se revela
con sus asombrosas obras.

Estudie las religiones del mundo, busque evidencias del poder y


de las acciones de sus dioses. Encontrará toda clase de relatos
en cuanto a cómo comenzó la religión. Describirán a su dios y
hablarán de su grandeza. Mostrarán cómo la religión fue
creciendo. Pero, ¿dónde están las pruebas y evidencias de las
espléndidas actividades divinas que confirman la existencia de
la deidad que adoran?

¿Cuál de sus dioses ha caminado sobre el agua? ¿Cuál ha dado


de comer a 15.000 personas dividiendo dos panes y cinco
pececillos? ¿Cuál ha abierto un mar para dejar cruzar sobre
tierra seca a dos millones de sus fieles? ¿Cuál dios ha sacado
un río de agua de una roca en el centro del desierto? ¿Cuál ha
ido a la cruz para ser crucificado en lugar de sus seguidores
para que ellos no tengan que sufrir el castigo merecido por sus
pecados?

Diversas agrupaciones religiosas en el mundo tendrán millones


de seguidores, magníficos templos, exhibirán impresionantes
rituales, y se servirán de innumerables fieles dispuestos a morir

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
por sus creencias, pero ¿qué ha hecho uno de sus dioses para
comprobar su divinidad? He aquí una sencilla comparación. 195
Tómese el Salmo 104, que describe las obras del Dios de la
Biblia en la naturaleza, y úsense esas evidencias como pruebas
de la divinidad. Luego siga con el Salmo 105 donde se cuentan
las obras de Dios a favor de su pueblo. ¿Hay otro dios del cual
se pueda decir lo mismo? ¿Hay quien pueda comprobar con
hazañas reales que así obra su dios? La Biblia desafía a
cualquiera que proclame ser dios a comprobarlo con sus obras.

Si solo hay un Dios, ¿cómo llegamos a conocerle?

Regresemos al Dios de la Biblia. Se nos dice que es


trascendente, incomparable, incomprensible. Que entre Él y la
criatura hay una distancia infinita. Es tan sublime que no
tenemos forma de describirle adecuadamente. Entre Él y
nosotros existe un abismo enorme. Siendo esto cierto, ¿qué
puente podemos encontrar que nos acerque a su presencia?
¿Cómo será este Dios? ¿Cómo será en su modo de actuar?

¿Cómo podemos esperar que actúe en relación con nosotros?

¿Cómo reconocerle si es que se da a conocer?

Es interesante observar que, Dios —el que habita en luz


inaccesible (1 Timoteo 6:16) a cuenta de su gloria y
exaltación— es quien ha dado los pasos necesarios para
hacerse conocido. Aquí hay cinco maneras en que aprendemos
algo de su persona:

▲ La primera la encontramos al principio de la Biblia,


donde se nos informa que el hombre fue hecho a imagen y
semejanza de Dios (Génesis 1:26-27; 5:1; 9:6; 1 Corintios
11:7; Santiago 3:9). La manera en que el hombre actúa, piensa

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
y logra grandes cosas nos da a saber que Dios es un ser
pensante, poderoso y laborioso. 196
▲ La segunda la encontramos en las muchas descripciones
de su persona en la Biblia: es santo, es tan glorioso que
sobrepasa nuestro entendimiento, es amoroso, es justo, recto,
odia el pecado, es poderoso, todo lo sabe, nada ni nadie se
esconde de Él.

▲ La tercera la encontramos en los evangelios, en los que


se nos dice que Jesucristo, aun de manera más exacta, es la
imagen perfecta de Dios (2 Corintios 4:4; Filipenses 2:6;
Colosenses 1:15; Hebreos 1:3). Ciertamente cuando
estudiamos las perfecciones de Jesucristo podemos visualizar
las de Dios.

▲ Una cuarta manera la hallamos en el centro de las


epístolas de Pablo. Nos dice que como cristianos seremos
perfeccionados hasta llegar a la imagen de Cristo (Romanos
8:29; 1 Corintios 15:49; Colosenses 3:10). Es decir, un fiel
cristiano por su modo de ser, por su conducta, por su
amabilidad y sus virtudes también da evidencia de las
perfecciones del Altísimo.

▲ Por último, hay una manera que es inhumana, pero muy


especial. Es por medio de la naturaleza que Dios también es
reflejado: Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento
anuncia la obra de sus manos (Salmo 19:1, véase también
Romanos 1:20).

Inesperadamente llegué a apreciar esta última verdad en el


aeropuerto de Ciudad México esperando un vuelo a Miami.
Pasadas varias horas de espera, entré al restaurante del Hotel
Hilton. Allí había un señor estadounidense tratando de hacerse
entender por la mesera. A pesar de ser dueño de tres

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
doctorados científicos, no podía pedir un sencillo flan. Después
que lo ayudé, vino y se sentó en mi mesa. Preguntó cómo era 197
que alguien con aspecto norteamericano supiese español.
Cuando le dije que había nacido y crecido en Cuba, quiso saber
lo que hacía. Le conté que mi trabajo era enseñar la Biblia y
ayudar a los pastores en toda América Latina. Me dijo: “¡Qué
interesante! Por tiempo he estado buscando a alguien como
usted. Soy científico. Trabajo con la NASA. Tengo tres
doctorados. En mis estudios acerca del espacio y de la
naturaleza he llegado a la conclusión de que las maravillas que
he visto no pueden haber venido de la nada. Tiene que haber
un Dios, un diseñador. Ya que usted dice conocer la Biblia,
¿quién es Dios?”

¿Cómo podemos hablar con certidumbre acerca de Dios?


Necesitamos más que meramente reconocer las perfecciones de
la naturaleza que apuntan a un Creador. Igual que con ese
científico, necesitamos descubrir con certeza quién es ese Dios.
Para eso necesitamos dos cosas, lenguaje para explicarlo, y una
fuente fidedigna para saber con certeza que la descripción que
damos es cierta.

Creemos que todas las cosas que tenemos han sido dadas por
Dios; incluso el lenguaje que usamos. Por medio de las palabras
podemos comunicar pensamientos, ideas y describir conceptos.
Pero, cuando se trata de Dios, ¿cómo sabemos que son ciertas?
Por ahí hay personas que nos cuentan que han visto a Dios, que
Dios les ha hablado, que tienen la verdad en cuanto a Dios.
Dicen que Él es así o asá. Preguntamos, ¿será esa comunicación
verídica? Ese sueño o visión que dicen haber tenido, ¿cómo
sabemos si de veras vino de Dios? ¿No puede haber venido de
la imaginación? ¿No pueden haberlo inventado? ¿Quién sabe lo
que comieron que les hizo soñar? ¿Y si fue un demonio el que le
dio esa visión?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Cuando se trata de algo tan relevante como Dios, un concepto
errado puede ser fatal. No se puede creer en nadie, incluso los 198
que pretenden ser muy espirituales. En lo que tiene que ver con
Dios no podemos equivocarnos. Por eso la Biblia es tan
importante. Ella es la revelación de Dios; es nuestra autoridad.
Si queremos conocer la verdad, tenemos que ir a ella: Toda la
Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para
redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el
hombre de Dios sea perfecto, entera-mente preparado para
toda buena obra (2 Timoteo 3:15).[2] En la Biblia, mediante
palabras como las que usamos todos los días, Dios se ha
definido, explicado y exhibido. En ese bendito libro, por encima
de todo otro medio, Dios nos da a entender sin lugar a dudas
los innumerables atributos de su gloriosa persona.

Véanse también 2 Pedro 1:20-21 y Romanos 15:4.

Por lo que ella afirma llegamos a comprender cuán grande,


sublime, venerable e incomparable es nuestro Dios. Aquí hay
algunas cosas importantes que ella nos enseña:

La Biblia nos cuenta acerca del señorío de Dios sobre todo lo


que ha creado. Quizás el pasaje que más gloriosa-mente
expresa esta verdad es el Salmo 104 (me encanta leerlo), no
hay aspecto de la creación ni de la preservación de ella que no
se mencione con vívido detalle. Con qué minuciosidad cuida,
protege y gobierna sobre toda la naturaleza. El interesado
puede leer pasajes como Génesis 1; Job 38-41; Isaías 40:1-6;
Juan 1:1-3; Romanos 1:18-25; Colosenses 1:15-17 y ver otras
descripciones de la grandeza de nuestro Creador para apreciar
la manera tan cuidadosa en que por su providencia cuida y
mantiene todo lo que ha creado.

También nos enseña que Dios es nuestro Rey. Este es uno de


los grandes énfasis de la Biblia, comenzando en Éxodo 15:18.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Léanse los Salmos 93 al 99 en los que se declara que Dios reina
sobre todo. Muy en particular es Rey de su pueblo (véase 1 199
Samuel 8:5-7), y como Señor y Rey habla y controla su imperio
con autoridad (Éxodo 15:18, Salmo 99:1; Isaías 6:1-5). Jesús
decía a menudo que en Él el reino de Dios había llegado a la
tierra (Mateo 22:41-46; 4:17; 28:18). La Biblia termina
declarando a Jesucristo Rey de reyes y Señor de señores
(Apocalipsis 19:16).

En la Biblia también vemos a Dios como el guerrero, que


defiende a su pueblo de sus enemigos (Éxodo 15:3;
Deuteronomio 33:26; Salmo 68:5). Cuando su pueblo le es fiel
y obediente, no tiene que preocuparse por armamentos, puesto
que Dios pelea por ellos (Deuteronomio 20; Jueces 7:1-8; 1
Samuel 7:10-13). Además, nos da su armadura especial para
vencer a Satanás y a las huestes malignas (Efesios 6:11, 13).
Cuando venga la peor prueba que pasará el pueblo de Dios en
la última batalla al fin del mundo, Jesucristo —el que nos libró
de la pena del pecado— es el que vemos montado sobre un
caballo blanco asegurándonos la victoria final (Apocalipsis
19:11).

También es importante reconocer que la Biblia lo presenta


como Dios nuestro juez. En el capítulo 18 de Génesis, Abraham
se hace una pregunta clave en cuanto a Dios: ¿Destruirá
también al justo con el impío (v. 23)? Y responde: El juez de
toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo (v. 25)? Dios
evalúa todo correctamente, incluso a cada persona en el
mundo, dándole a cada uno lo que le corresponde. Castiga a los
impíos y perdona a los que han obtenido justicia en Cristo.
Igualmente juzga a los dioses falsos (Isaías 41:21), revelando
su ineptitud y falsedad (1 Samuel 5:1-5). También, Él es quien
mantiene los “libros” sobre todos los que son suyos. Es a ese
libro que Pablo se refiere cuando habla de sus colegas: cuyos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
nombres están en el libro de la vida (Filipenses 4:3). Véanse en
Apocalipsis 3:5; 13:8; 17:8; 20:12, 15; 21:27 y 22:19 las 200
varias menciones que se hacen del libro de la vida. Cual Juez
que es, Dios mantiene sus libros con absoluta precisión.

Al mismo tiempo la Biblia lo revela como Dios nuestro abogado.


Primero nos enteramos que es nuestro fiscal acusador, que a
través de los profetas trae las acusaciones contra todos los que
han quebrantado sus pactos (Isaías 1-3). En Apocalipsis 2:1-
3:22 vemos con qué cuidado juzga a las siete iglesias. Gracias
a Dios que también es nuestro abogado defensor. En la persona
de Jesucristo y la del Espíritu Santo tenemos nuestra fuerte
defensa (1 Juan 2:1; Juan 14:16, 2; 15:26).

Adicionalmente, lo vemos como Dios nuestro legislador. Desde


el principio Dios es el que establece las leyes para la
humanidad. En Génesis 2 le dice a Adán: De todo árbol del
huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del
mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente
morirás. En Éxodo 20 nos da, escrito por el mismo dedo de
Dios, los Diez Mandamientos. En Mateo 5 al 7 nos da nuestra
constitución. Vemos en pasajes como estos la manera en que
Jehová, que nos dio vida y nos ampara con su amor, tiene todo
derecho de legislar nuestra conducta.

Con preeminencia aprendemos en la Biblia que Dios es nuestro


Padre. Es nuestro protector, proveedor y guía (Deuteronomio
1:31). Somos objetos de su amor, compasión y redención
(Salmo 103:13 e Isaías 63:16). Él es el Padre amante de quien
habla el evangelio, contándonos que nos recibe —aun como
pródigos— con brazos abiertos, con infalible perdón y alegre
fiesta (Lucas 15:11-32). A su vez, como Padre fiel que es,
amorosamente nos disciplina (Hebreos 12:8). Grande es la
verdad de que es nuestro Padre amado, cuyos oídos están
prestos para escuchar nuestras sinceras peticiones (Lucas

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
11:11-13). Por ser esto verdad, tenemos el supremo privilegio
de levantar nuestros ojos al cielo al decir: Padre nuestro que 201
estás en los cielos…

¡Qué asombroso es este Dios nuestro! ¿Quién es Dios sino sólo


Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? (Salmo 18:31).
Gracias a Dios que no tenemos que andar por este mundo
ciegamente buscando si este o aquel dios es el que debemos
seguir. El Dios de la Biblia se ha revelado. Sabemos quién es y
nos gloriamos en todo lo que es. Con el salmista decimos:
Alabad a Jehová, naciones todas; pueblos todos, alabadle.
Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia, y la
fidelidad de Jehová es para siempre. Aleluya. ¡Amén!

Podemos concluir el capítulo como lo comenzamos, citando a


Éxodo 15:11:

¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú,
magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas,
hacedor de prodigios?

Preguntas de estudio

1. ¿Qué concepto distinto a los profetas de Baal tenía Elías


de Jehová?

2. ¿Qué explicación da el autor para la falta de fervor


religioso en la actualidad?

3. Nombre algunos de los preparativos que tomó Elías


antes de pedir de Dios su intervención.

4. Si Jehová el Dios de la Biblia es el único Dios, ¿cómo se


explica la adoración de otros dioses?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5. ¿Cuál es la gran diferencia entre el Dios de la Biblia y los
dioses creados por los hombres? 202
6. ¿Qué necesitamos para poder hablar con certeza acerca
de Dios?

7. A la luz de lo estudiado en este capítulo, mencione


algunos elementos del carácter de Dios que le dan certeza
acerca del Dios único de la Biblia.

Capítulo 2
Solo hay un Dios

Hay una historia bíblica muy conocida que normal-mente se la


contamos a los niños. Sin embargo, fue escrita para adultos.
Cuenta lo que sucede cuando las personas dejan de confiar en
Dios para confiar en su propia fuerza y sus habilidades. En esa
historia, el ejército israelí se enfrenta al de los filisteos. Parecen
parejos, hasta que inesperadamente aparece el poderoso
gigante llamado Goliat. 1Samuel 17,1-50

Goliat mide casi tres metros de altura. Cuando viste su


armadura filistea, es figura que asusta cuando habla, nos
imaginamos que su poderosa voz rebota por el valle entero,
creando pánico en todos los soldados judíos. Cuando el
presumido valentón se ofrece para el duelo cuyo resultado
decidiría la batalla, nadie se atreve a aventurarse ante tan
formidable guerrero.

Es en uno de esos momentos en que Goliat riega su terror que


aparece David. Es apenas un muchacho. No tiene aspecto de
héroe. No tiene edad para ser soldado. No tiene barba todavía,
ni apenas suficiente musculatura para usar armadura. Ha
llegado para llevar a tres de sus hermanos mayores unos panes

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
y unos quesos de parte de su padre. Pero esa misión es
interrumpida por el sonar de las trompetas filisteas anunciando 203
al temible paladín que desafía al ejército de Israel. David se
acerca para ver el espectáculo. Escuchando las bravatas de
Goliat y observando la reacción de los soldados, el joven no
puede creer aquello. ¿No era Jehová el poderoso guardián de
los israelitas? Estaba seguro que el más insignificativo israelita
con Yahvé a su lado fácilmente podría vencer a diez gigantes.

En su mente Goliat no era ni más ni menos que una de las


fieras que él había matado. Si de la misma boca de un león
había rescatado a una oveja, y de las garras de un poderoso
oso había librado a una herida ovejita, ¿qué sería de un gigante
filisteo incircunciso? ¿No era a Dios que el gigante había
desafiado? El que debiera estar temblando era Goliat. Sin
pensarlo dos veces, David se ofrece para pelear contra él.

Lo llevan ante el rey. Saúl, incrédulo, oye a David repetir su


deseo de pelear contra el gigante, y le oye hablar
confiadamente de la victoria. Asombrado ante la valentía y
confianza del muchacho, Saúl —ya entre la espada y la pared—
determina aceptar la oferta, pase lo que pase. Nos imaginamos
que por la mente del rey pasó como una película el recuerdo de
su propia juventud, especialmente la manera inesperada en que
Dios le escogió para ser rey. ¿Sería que Dios ahora estaba
eligiendo a ese muchacho para salvar a su pueblo?

Saúl manda a traer su armadura. Los soldados visten a David


con la cota de malla. Le colocan la coraza encima. Le ponen el
casco. Le ciñen la espada y le traen la lanza y el escudo del rey.
Con toda esa armadura encima, David se siente incómodo, ¡si
lo viera ahora su mamá! Hace un par de cabriolas. ¡Qué mal se
siente! Dándose cuenta de que está metido en camisa de once
varas, y que si así se enfrentara a Goliat haría la payasada de
un quijote, pide que le quiten todo. No quiere la armadura, ni la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
espada ni la lanza ni el escudo. Con bravura increíble, sale al
encuentro del temible gigante con solo su cayado, una sencilla 204
flecha y cinco pequeñas piedras que encuentra en el camino.

Es interesante leer que cuando Goliat vio a David le tuvo en


poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer.
Maldiciéndolo por sus dioses, grita: ¿Soy yo perro, para que
vengas a mí con palos? Y se le vino encima con intención de
acabarlo con el blandir de su espada.

¿Qué tiene David que le distingue de todo otro hombre en


Israel? ¿Qué es lo que le da la valentía para enfrentarse ante el
temible Goliat cuando nadie más se atreve? Un texto en Daniel
11:32 nos da la respuesta: El pueblo que conoce a su Dios se
mostrará fuerte y actuará. David igualmente lo explica cuando
toma su pequeña honda, le coloca una piedra y, alzándola,
corre sin miedo hacia el enorme gigante: Tú vienes a mí con
espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de
Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a
quien tú has provocado (1 Samuel 17:45). ¿Quién es ese
Jehová de los ejércitos que toma esa piedra de la honda de
David y la dirige exactamente al agujero en el casco de Goliat
—el único punto vulnerable en toda su armadura? ¿Quién es
ese Dios que pone tal fe en el corazón de un muchacho que no
sólo se enfrenta con audacia ante el temible gigante, sino que
lo vence espectacularmente?

La grandeza de Dios —todo lo que es y lo que representa—


excede en mucho nuestra capacidad para comprender y
explicarlo. La Biblia está llena de expresiones que celebran su
gloria; de principio a fin habla de la incomparable grandeza del
Todopoderoso. Tan superlativo es nuestro Dios que Pablo quiere
que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que,
arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de
comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de
Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos 205
de toda la plenitud de Dios (Efesios 3:17-19).

Un solo Dios

Nos toca ahora una tarea difícil, aunque llena de delicias:


intentar acercarnos a la presencia augusta, aunque misteriosa,
de nuestro Dios. Sabemos que lo que conocemos de Él nos ha
sido revelado directamente por su Palabra.

La primera gran verdad que la Biblia declara repetida-mente es


que hay un solo Dios; a pesar de que, como veremos, lo
componen tres personas divinas: Oye, Israel: Yahvé nuestro
Dios, Yahvé uno es (Deuteronomio 6:4). También nos dice
Deuteronomio 32:39: Ved ahora que yo, yo soy, y no hay
dioses conmigo. No son tres roles que una sola persona cumple,
ni tres dioses juntos para aparecer como uno. Es un solo Dios
del cual podemos hablar como “él” o como “ellos”.

Tres personas que forman un Dios, siempre unidos, siempre


cooperando: el Padre iniciando, el Hijo consintiendo y el Espíritu
ejecutando.

Todo el Antiguo Testamento (la porción más extensa de la


Biblia) lo repite una vez tras otra: “¡Dios es uno!” De múltiples
maneras lo repite:

Por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti (2 Samuel


7:22).

Jehová, no hay semejante a ti, ni hay Dios sino tú, según todas
las cosas que hemos oído con nuestros oídos (1 Crónicas
17:20).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú solo Altísimo sobre
toda la tierra (Salmo 83:18). 206
Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; sólo tú eres
Dios (Salmo 86:10).

Un solo Dios, pero en tres personas

Por toda esta repetición nos damos cuenta de que se está


afirmando una verdad muy importante y esencial: ¡Dios Padre,
Dios Hijo y Dios Espíritu Santo son un solo Dios! ¡No tres
dioses!

Obviamente podemos distinguir a cada una de las tres


personas. Podemos imaginarnos a una que se llama Padre, otra
que se llama Hijo y una tercera que se llama Espíritu Santo. Lo
difícil viene cuando se nos declara que no son tres dioses, que
¡solo hay un Dios!

Para decirlo con algo de precisión: la Biblia enseña que hay tres
claras sustancias o personas (veremos los textos en el próximo
capítulo), pero lo que aclaramos en este capítulo es que las tres
forman una sola esencia divina indivisible que es Dios, y de la
cual, las tres participan igualmente. Tan es así que cuando
tratamos con una de ellas, descubrimos que también están
presentes las otras dos. No hay manera de separarlas, puesto
que Dios es indivisible. Por difícil que sea entenderlo,
aceptamos este misterio ya que la Biblia lo declara.

Aunque ninguna ilustración sea adecuada (no hay nada


parecido a Dios), tomemos al sol como ilustración. El sol es una
sola entidad, sin embargo de esa sola esencia encontramos tres
cosas: primero, la unidad entera que está encendida, luego los
rayos de luz que emite, y finalmente el calor que irradia. Son
tres cosas distinguibles que forman una sola entidad que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
llamamos “sol”. Cada una es reconocible, pero por pertenecer a
una sola esencia, están entrelazadas, son interdependientes e 207
indivisibles. Otro ejemplo más simple es un huevo. Es una sola
entidad, pero compuesto de tres elementos: la cáscara, la clara
y la yema. Estas ilustraciones sólo nos ayudan a entender que
tres cosas pueden ser una, pero no tienen comparación con la
incomparable grandeza de Dios.

Tras el misterio

Dios, por tanto —numéricamente hablando—, es uno. ¡No hay


más que un Dios! Pero en el Nuevo Testamento se nos presenta
a Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Puesto que Padre,
Hijo y Espíritu no son sinónimos, y cada uno de estos nombres
nos dice algo distinto y especial de Dios, entender que estas
tres personas componen un conjunto unificado es sumamente
complicado. Como hemos indicado, lo aceptamos porque es lo
que nos enseña la Biblia y no porque lo comprendamos por
completo. Obviamente estamos ante un profundo misterio,
misterio que porque amamos a Dios queremos desenmarañar
para conocerlo mejor.

Hagamos una comparación. Como en la teología, la ciencia


también ha procurado entender cosas escondidas y misteriosas.
Durante todo este siglo pasado hemos visto cómo los científicos
han buscado entender los misterios del átomo. La historia es
larga.

Cien años antes de Aristóteles dos griegos, Leucipo y


Demócrito, llegaron a la conclusión de que todo objeto era
formado de material infinitamente pequeño e invisible a la vista
natural. Como esas ideas fueron descartadas por el sabio
Aristóteles, nadie las persiguió. Pero en 1897 un físico inglés
llamado José Thompson (1856-1940) descubrió que aquellos
antiguos griegos tenían razón. Además, descubrió que había

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
cosas todavía más pequeñas que el átomo. Con sus
experimentos pudo demostrar que un átomo está compuesto de 208
pequeñísimas cargas negativas llamadas electrones. Luego,
entre 1909 y 1911, el científico Ernest Ru-therford (trabajando
con los descubrimientos de Thompson) pudo demostrar que la
masa de un átomo es formada por un núcleo compuesto de
protones y neutrones halados por una fuerza electromagnética
que pone en órbita a los electrones alrededor del núcleo. Mostró
que esa fuerza electromagnética hala a los electrones y los
hace orbitar alrededor del núcleo, muy parecido a las fuerzas
gravitacionales que atraen a los planetas alrededor del sol.

Poco a poco los físicos comenzaron a entender más y más


acerca de los átomos, haciendo posible no sólo la bomba
atómica, sino también los microchips que permiten comprimir
increíbles cantidades de datos para operar cosas tan conocidas
como nuestras computadoras, teléfonos celulares y cámaras
electrónicas modernas.

Los que amamos a Dios de forma parecida hemos querido


explorar los misterios que rodean a su divina persona. A Dios
no lo podemos poner debajo de un micros-copio —ni observarle
por medio de un telescopio— nuestro único recurso como
cristianos es buscar entender lo que nos ha revelado de sí
mismo, sea en la naturaleza, en la Biblia y en la persona de
Jesucristo. Como veremos a continuación, los que no siguen
estas fuentes y procuran entender a Dios por su propio
raciocinio, llegarán a conclusiones erradas.

Interpretaciones erróneas

Por lo complicado del tema, no nos sorprende que a través de


las edades se hayan identificado errores de interpretación que
no cuadran con la revelación bíblica. El error más común nació
en Asia Menor a principios del tercer siglo. Lleva varios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
nombres: modalismo, monarquianismo, patripasianismo o
sabelianismo. La idea es que Dios por cierto es uno, pero que 209
se revela en varias modalidades, a veces como Padre, otras
como Hijo y finalmente como Espíritu Santo. Es fascinante
notar cómo la Iglesia cristiana en los primeros siglos,
apegándose fielmente a la Biblia, reconoció los errores y los
censuró.

Fue un fiel intérprete de la Biblia llamado Hipólito en su libro


Tradiciones Apostólicas (escrito en el sexto siglo) quien
identificó a los autores de esa interesante pero errónea
enseñanza. Cuenta que a fines del segundo siglo un tal Noetus,
de la ciudad de Esmirna (la misma mencionada en Apocalipsis
2:8-11), fue el que primero salió con esa herejía.[2] De manera
exagerada Noetus identificaba al Hijo con el Padre —no los
separaba—, declarando que eran uno. Tanto así que afirmaba
que cuando el Hijo murió en la cruz, también murió el Padre
(por eso a la herejía se le llama patriparsianismo).

Hipólito nos sigue contando que un discípulo de Noetus,


llamado Epígono, llevó esas herejías a Roma, donde fueron
recogidas por Praxeas y popularizadas por un maestro llamado
Sabelio. Fijémonos en la fuerte crítica del gran cristiano
Tertuliano (160-215) al escribir que Praxeas “echó fuera la
profecía [la Biblia] y en su lugar metió la herejía; quiso destruir
al Parákletos [el Espíritu Santo] y a la vez crucificar al Padre”.

Sin duda el más renombrado de esos herejes[3] fue Sabelio.


Buscando explicación al misterio de la Trinidad, negó que
literalmente hubiera tres personas en la deidad. Declaró que
Dios era una sola persona, pero que a veces aparecía en
distintas manifestaciones: en unas como Padre, en otras como
Hijo y en otras como el Espíritu Santo. De ahí el nombre
sabelianismo para identificar tal herejía.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
La antigua herejía todavía vive
210
Esta enseñanza errónea ha persistido a través de las edades en
agrupaciones de iglesias que se llaman cristianas pero que
rechazan la doctrina de la Santa Trinidad. Son la iglesia de los
Pentecostales Unidos, Iglesia del Señor Jesucristo de la Fe
Apostólica y las Asambleas Pentecostales del Mundo. Además,
hay más de cien agrupaciones que se proclaman como los Sólo
Jesús.

Uno de los evangelistas (frecuentemente aparece en la


televisión cristiana) que sigue la línea de los Sólo Jesús es el
conocido T.D. Jakes (autor de los libros T.D. Jakes habla a las
mujeres y T.D. Jakes habla a los hombres). Él subscribe esas
mismas creencias sabelianas o modalistas. Por radio, en 1998,
explicó su punto de vista sobre la Santa Trinidad. Dijo:

“Tenemos un Dios, que en la creación es Padre, en la


redención es Hijo y en la regeneración es Espíritu Santo”. Es
decir, la misma persona que se revela de tres formas distintas.
En la declaración de creencias de su ministerio proclama: “Hay
un Dios, Creador de todas las cosas, infinito, perfecto, y que
eternamente existe en tres manifestaciones: Padre, Hijo y
Espíritu Santo”.

Las declaraciones parecen buenas y satisfactorias, hasta que las


analizamos. Enseguida nos damos cuenta de que T.D. Jakes no
habla de un Dios en tres personas, sino que (igual que Sabelio)
declara que Dios se manifiesta primero como Padre, luego como
Hijo y finalmente como Espíritu Santo. Niega así la doctrina de
la Trinidad.

Si hemos de ser fieles a la Biblia, nuestra obligación es


atenernos a sus declaraciones en cuanto a la persona de Dios.
Si aceptamos otras variantes de esa doctrina, ya abandonamos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
al Dios verdadero y servimos a uno que no existe, que hemos
fabricado en nuestra imaginación (como vimos en el capítulo 211
uno). Además, porque algo en la Biblia nos parezca complicado,
o difícil de explicar o comprender, no quiere decir que no sea
cierto. En el caso de Dios, recordemos que Él es inefable, tan
glorioso, incomparable, sublime y majestuoso, que no hay
manera de describirlo aparte de lo que nos dice la Biblia. Por
tanto, aceptamos lo que ella nos dice que Él es. Aunque la
enseñanza de un Dios en tres personas sea un misterio, por fe
lo aceptamos puesto que así Él se ha dado a conocer.

Otro desvío más moderno

En algunas iglesias en nuestros días, el desvío no consiste en


negar la existencia de las tres personas de la Trinidad, sino en
la exaltación del Espíritu Santo como la persona divina de más
importancia. Hablan del Espíritu, alaban al Espíritu, celebran al
Espíritu, oran al Espíritu, aman al Espíritu y adoran al Espíritu.
De paso, este tipo de celebración y adoración al Espíritu se
conoció en tiempos pasados.

Este énfasis no es nuevo ni exclusivo de nuestra era. Alrededor


del año 155 d.C. en Asia Menor, se convirtió al cristianismo un
sacerdote de Cibeles llamado Montano. Decía tener el don de la
profecía, que era guiado por el Espíritu, que recibía revelaciones
especiales y, además, se proclamaba como la encarnación
misma del Espíritu Santo. De acuerdo con el Dictionary of
Pentecostal and Charismatic Movements [Diccionario de
movimientos pentecostales y carismáticos], p. 419, Montano —
cuando profetizaba— “perdía control de sí mismo, caía en un
tipo de éxtasis en que deliraba y balbuceaba cosas extrañas,
contrario a las costumbres establecidas”. El artículo continúa
diciendo que Montano “era acompañado por dos mujeres,
Maximila y Priscila, que con la aprobación de Montano dejaron a
sus esposos para unirse a él, y que fueron poseídas por los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
mismos arrebatos y también profetizaban”. Por un tiempo esas
ideas fueron aceptadas por muchas iglesias con el énfasis 212
especial de las profecías, las visiones, la obra y el poder del
Espíritu Santo excluyendo toda otra enseñanza de la Biblia.
Muchas iglesias fueron divididas y hubo mucha oposición y
condenación del movimiento por sus excesos. La historia indica
que el movimiento duró hasta el año 388.

En la era medieval hubo un segundo movimiento algo parecido


que comenzó con un monje y abad italiano de Corazzo, llamado
Joachim de Fiore (nació en el año 1135). Él fundó la
congregación de Fiore en 1196. Le dio por escribir un
comentario del Apocalipsis de San Juan, pero no podía entender
los diversos simbolismos. Despertó un día de Semana Santa y
se encontró como una nueva persona, con entendimientos
espirituales especiales. Todo, creía él, debido al poder que le
daba el Espíritu Santo, ahora le era entendible. No sólo podía
interpretar los símbolos del Apocalipsis, tenía la habilidad para
relacionar aquellas enseñanzas con el resto de la Biblia. Así que
Fiore creó lo que llamaba “la analogía de la Trinidad”, una
manera nueva de ver la Biblia:

1. La “Edad del Padre”, decía, correspondía al Antiguo


Testamento, que se caracterizaba por la obediencia de la
humanidad a las reglas de Dios.

2. La “Edad del Hijo”, correspondía al nacimiento de Jesús


y llegaba hasta 1260, representado por el Nuevo Testamento,
cuando el hombre llegó a ser hijo de Dios.

3. La “Edad del Espíritu”, afirmaba, comenzaría en 1260,


cuando la humanidad llegaría a tener contacto directo con Dios,
alcanzando la libertad total predicada por el mensaje cristiano.
Ese sería el reino del Espíritu Santo, una nueva dispensación de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
amor universal, que emanaría del evangelio de Jesucristo, pero
que lo superaría. 213
Joachim de Fiore murió en 1202, a los 67 años de edad, sin ver
llegar esa “Edad del Espíritu” tan anhelada por él y muchos de
sus seguidores. El caso es que sus ideas no sólo causaron
mucha confusión sino que, cuando llegó la fecha anunciada, el
mundo no cambió, tampoco se cumplieron las profecías ni las
predicciones que se habían hecho. Santo Tomás de Aquino
refutó las posturas equivocadas de Joachim de Fiore en su
Summa Theologica, mostrando que esas ideas eran modalistas
debido a que proclamaban creer en tres manifestaciones de un
Dios, contrarias al concepto bíblico de que Dios es uno y que es
indivisible. Pareciera que hoy nuevamente algunos han llegado
a pensar que lo soñado por Joachim de Fiore por fin se ha
concretado, que estamos en la Edad del Espíritu y que ésta
comenzó en 1901 con la emergencia del movimiento
pentecostal y del movimiento carismático. La pregunta que nos
tenemos que hacer es: ¿Podemos tan fácilmente descartar todo
lo que la Biblia nos dice acerca de “un Dios en tres personas”
para exaltar solamente al Espíritu Santo?

El problema doctrinal no ha cambiado. Nuestra creencia en


cuanto a quién es Dios está en la interpretación que asumimos
ante las enseñanzas de toda la Biblia: que tenemos un solo
Dios en tres personas. Si exaltamos al Espíritu, el Padre se
releva a un lugar secundario y Jesucristo a otro inferior. Cuando
se sigue la idea de que ésta es la Edad del Espíritu, reducimos a
Dios, y magnificamos sólo al Espíritu Santo. Este hace los
milagros, da los dones, oye las oraciones, da el poder, sana y
hace milagros, da las bendiciones y representa todo lo que es
Dios. Pero esa reducción de Dios es ni más ni menos que la
antigua herejía del modalismo o sabelianismo. Así, parecido a
los “Sólo Jesús”, ahora nos con-vertimos en los “Sólo Espíritu”.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Tal creencia no concuerda con lo que enseña la Biblia acerca de
nuestro glorioso y trino Dios. 214
Vale repetir lo que la Biblia enseña: el Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo forman un solo Dios. Siempre están juntos,
siempre cooperando uno con el otro —el Padre iniciando, el Hijo
consintiendo y el Espíritu ejecutando. Puesto que hay una sola
esencia divina indivisible, tomar a una persona de la Trinidad y
elevarla para servir y adorarla exclusivamente, es intentar
cambiar la gloria del Dios incorruptible, como nos dice Romanos
1:22.

La consecuencia se ve en el mensaje que se deja de predicar y


en las actividades que lo reemplazan. El énfasis ya no es la
obra de Cristo en la cruz a favor de todos los pecadores,
tampoco es llamar a los pecadores al arrepentimiento, sino que
ahora se enfatizan los milagros, señales y manifestaciones del
Espíritu. El error es grave, puesto que sin Jesucristo no hay
salvación, no hay cielo, no hay vida eterna —no importa cuánto
éxtasis ni cuántas manifestaciones haya. Más significativo
todavía es que sin Jesucristo no hay acceso ni al Padre ni al
Espíritu Santo: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador
entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (1 Timoteo 2:5, y
véanse también Hebreos 8:6; 9:15; 12:24).

Por lo que hizo Cristo en la cruz es que obtenemos los


beneficios espirituales. Como vemos en Apocalipsis 5:9-14, Él
es el que nos salva, perdona nuestros pecados y nos hace aptos
para Dios. Para hacer un importante contraste, tomemos lo que
ocurre hoy en las iglesias donde se adora al Espíritu Santo, y
veamos —al contrario— la adoración que ocurre en el cielo. Allí
lo central no es el Espíritu, se está celebrando y alabando al
Hijo que el Padre y el Espíritu enviaron al mundo para salvar y
rescatar al que se había perdido a cuenta del pecado:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono… y su
número era de millones de millones, que decían a gran voz: El 215
Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las
riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la
alabanza. Y todo lo creado que está en el cielo y sobre la tierra
y debajo de la tierra y en el mar, y todos las cosas que en ellos
hay, oí decir: Al que está sentado en el trono [el Padre] y al
Cordero [el Hijo] sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder
por los siglos de siglos (Apocalipsis 5:11- 13).

Cómo resumirlo todo

Existe una declaración acerca de nuestro glorioso e


incomparable Dios que fue escrita en el cuarto siglo por un
predicador africano llamado Atanasio (297-373 d.C.). Desde
ese entonces nadie ha podido ni negar lo dicho en esa
declaración por su biblicidad, ni tampoco mejorarla. Se llama
“El credo de Atanasio”. Este fue discípulo del obispo Alejandro
en la ciudad de Alejandría al norte de África. Atanasio, junto
con otros fieles cristianos, escribió esa declaración para refutar
las dañinas y erradas herejías promulgadas por Arrio —otro
alejandrino—que negaba que Jesús fuese el eterno Hijo de Dios.
Al pasar los años, Atanasio fue nombrado obispo de Alejandría,
sufriendo mucho a manos de los arrianos. Cinco veces fue
exiliado, por un total de diecisiete años. Sin embargo, sus
prédicas, escritos y vida evidenciaron una gran devoción a la
Palabra de Dios. Eso se refleja en ese credo que se apega tan
fielmente a lo que la Biblia enseña en cuanto a Dios el Padre,
Dios el Hijo y Dios Espíritu Santo:

EL CREDO DE ATANASIO

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la
unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. 216
Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la
del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo
tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual
el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo;
increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el
Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso
(también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo,
eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres
eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres
inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente,
omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente
(también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres
omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre,
Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin
embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señor es el
Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) es el Espíritu Santo; y,
sin embargo, no son tres señores, sino un solo Señor; porque
así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar
como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión
universal cristiana nos prohíbe decir tres dioses y señores. El
Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo solo
del Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu
Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que
procede.

Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres padres; un solo


Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus
santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada
mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí
coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho,
en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
la Trinidad en la unidad. El que quiera, pues, salvarse, así ha de
sentir la Trinidad. 217
En verdad estos aspectos maravillosos y misteriosos que
aprendemos de Dios no deben sorprendernos, puesto que como
humanos somos limitados y finitos. Por tanto, tiene que haber
una enorme diferencia entre Él y nosotros. Si pudiésemos
explicarle y entenderle, verdaderamente tendríamos una deidad
pequeña, insignificante, indigna de nuestra adoración y lealtad.
Si fuera un Dios sencillo y limitado no podría ser nuestra
insondable fuente de toda realidad. Alegremente nos quedamos
con el Dios de la Biblia. No hay nada ni nadie que se compare a
Él.

Aceptamos, pues, que la unidad de las tres personas consiste


en la mutua participación de cada una de las tres en el ser de
Dios. Están tan unidas que una está en la otra y con la otra a la
misma vez, como dice Juan 17:21: Tu, oh Padre, en mí, y yo en
ti.

A la vez, nos referimos a Dios el Padre como la “primera


persona” de la Santa Trinidad. Le decimos “primero” no para
indicar un grado de honor ni dignidad especial, sino para indicar
que en la Trinidad existe un orden. Al decir que el Padre es
primero no queremos expresar que el Padre tiene una
perfección más elevada que las otras dos personas. Él no es
más sabio, ni más poderoso, ni más santo, ni más omnisciente
que las otras dos personas. Se trata meramente de prioridad,
de orden y no de superioridad.

Llamamos a Jesucristo “la Segunda Persona de la Trinidad”, el


que es enviado por el Padre al mundo con la misión salvadora.
Precisamente, porque el Hijo de Dios es una persona
distinguible de la Trinidad fue posible que en Él Dios nos amara,
que lo enviara a este mundo, que muriera en la cruz tomando

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
el juicio que nos correspondía y que, por su resurrección, nos
garantizara la vida perdurable y una morada eterna en el cielo 218
con Él. Si quitáramos las distinciones que se encuentran en la
Trinidad, eliminaríamos de una vez la posibilidad de la
redención nuestra, los pecadores, por medio de Jesucristo.

Y, finalmente, designamos al Espíritu Santo, como “la Tercera


Persona de la Trinidad”. La Biblia nos dice que es enviado al
mundo por el Padre y por el Hijo como el agente divino para
permanecer en nosotros para siempre ( Juan 14:16-17), para
enseñarnos todas las cosas de Cristo (Juan 14:26), para
guiarnos a toda verdad conforme Jesús lo dirige (Juan 16:13-
15), para dar testimonio de Cristo y glorificarlo (Juan 15:26;
16:14), para enseñarnos las cosas que han de venir ( Juan
16:13), convenciendo al mundo de pecado, de justicia y de
juicio (Juan 16:8-11). Sin Él no tendríamos Parakletos
(animador, exhortador, consolador), alguien que tomara el
lugar de Jesucristo en nuestras vidas, y nos traspasara todos
los grandes beneficios espirituales provistos por el Trino Dios.

Preguntas de estudio

1. ¿Por qué es que nosotros tenemos problemas y nos


llenamos de duda cuando se nos presentan “Goliaths
modernos”?

2. ¿Cuál es la afirmación básica e importante que el


Antiguo Testamento hace en cuanto a Dios?

3. ¿Cuál es el primer error de la historia acerca del


concepto de Dios y explique por qué era incorrecto?

4. Según el autor, ¿cuál es el error que hoy en día enseñan


en muchas iglesias y por qué es una equivocación?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5. ¿Puede usted nombrar los tres puntos de la Analogía de
la Trinidad de Fiore? 219
6. Después de leer el Credo de Atanasio, ¿cuál es la
declaración que más le impresiona? (animador, exhortador,
consolador), alguien que tomará el lugar de Jesucristo en
nuestras vidas, y nos traspasará todos los grandes beneficios
espirituales provistos por el Trino Dios.

Capítulo 3
Tres personas que son Dios

QUÉ VIENE a su mente cuando piensa en Dios? ¿Será ¿ Dios tal


como usted piensa? ¿Cómo es Dios? Dice el gran predicador, el
doctor A.W. Tozer, “Lo que viene a tu mente cuando piensas en
Dios es lo más importante de ti”.

Tengo en mi biblioteca un libro que cuenta acerca de los


comunistas franceses de la “Comuna” en el año 1870. No sólo
negaban la existencia de Dios, decían: “Si Dios existiese, habría
que fusilarlo”. Precisamente, el deseo de fusilar a Dios —de
eliminar todo concepto de que existe— es algo que muchos han
anhelado. En nuestros días, por ejemplo, no hay nadie que lo
desee más que el “rottweiler de Darwin”, como apodan al
científico Richard Dawkins, británico, biólogo y el ateo más
célebre del mundo. Él publicó recientemente un libro, The God
Delusion [El espejismo de Dios], con el cual pretende arrancarle
la fe a todo religioso que lo lea. Dice: “No estoy atacando a una
versión particular de Dios o de los dioses. Ataco a Dios, a todos
los dioses, a todo y cualquier cosa sobrenatural, dondequiera
que haya sido o sea inventado”.[1] En otra parte afirma:
“Censuro a todo lo sobrenaturalista en cualquiera de sus
formas…”

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Neguemos o aceptemos la existencia de Dios, todo ser viviente
tiene una idea correcta o incorrecta acerca de cómo y quién es 220
Dios — ¡aun Richard Dawkins! Algunos han decidido mantener
ideas negativas, torcidas y obtusas. Por ejemplo, la historia del
cristianismo nos trae una lista impresionante de agrupaciones
con nombres extraños e ideas acerca de Dios —y muy
particularmente de Jesucristo— que de ninguna manera
concuerdan con lo enseñado por la Biblia: monárquicos,
arrianos, docetistas, apolinarios, nestorianos y eutiquianos.
Grandes y valientes cristianos del pasado tuvieron que luchar
en contra de cada distorsión para filtrar el error de la verdad.
Lo que les interesaba era verdaderamente interpretar lo
enseñado por la Palabra de Dios.

Por ejemplo, los monárquicos del segundo siglo citaban textos


como Isaías 45:5 para defender la idea que tenían que no hay
tres personas en la Trinidad, sino que sólo podía haber una que
se llamara Dios. Por su parte, Atanasio —que vivió tras el
segundo siglo— basado en estudios serios de la Biblia los
contradijo, mostrando como las palabras: Yo soy Jehová, y
ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí, podían igualmente
incluir al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ya que —como
vimos en el capítulo anterior— las tres personas juntas
subsisten en una sola esencia divina infinita. Tales tipos de
argumentos eran complicados, y las luchas entre los grupos
eran fuertes, pero a la vez fueron muy importantes. Sin esas
luchas no tendríamos la claridad que hoy tenemos al hablar del
único Dios que se nos presenta en la Biblia.

Otra ilustración, posterior a la monárquica, nos puede servir


para mostrar cómo una doctrina falsa lleva a otras. Esta
comenzó como una contienda entre amigos, Atanasio y
Apolinar, que habían trabajado juntos en el ya citado Credo de
Atanasio. Allí Atanasio y Apolinar establecieron que la infinita

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
esencia de Dios no era divisible, que para formar una sola
naturaleza unida cada una de las tres personas tenía que 221
poseer la total plenitud o perfección de la divinidad. No
obstante, Apolinar se puso a pensar en otro tema, el de la
Segunda Persona de la Trinidad cuando se humanó. ¿Qué fue
aquello que nació de la Virgen María? ¿Era Dios u hombre, o
quizás una mezcla? ¿Cómo pudo Jesucristo ser cien por ciento
Dios cuando evidentemente nació de una mujer que no era
Dios? ¿Sería posible que la Virgen María —una mujer natural—
fuera la madre de un hijo que literalmente fuera Dios? ¿No
sería, más bien, que lo que nació de María en Belén fue lo más
parecido a una mezcla?

Dándole vueltas a esas preguntas, Apolinar llegó a una


conclusión errada. Comenzó a enseñar que Jesucristo era una
mezcla del Logos (Dios) y del hombre. Decía que ni era
plenamente Dios ni plenamente hombre. Intentó, por tanto,
cambiar la naturaleza de la Segunda Persona de la Trinidad.
Notemos, sin embargo, el error que cometió. Si el Logos no es
cien por ciento Dios, entonces no puede ni tiene derecho de
perdonar el pecado de nadie. Por otra parte, ya que el hombre
es el que ha pecado y ofendido a Dios, tiene que ser un hombre
el que pague las ofensas. Por tanto, si Jesús — sobre quien cae
la culpa de nuestro pecado— no es cien por ciento hombre ni
cien por ciento Dios, entonces no tendría las cualidades
esenciales para ser nuestro representante legítimo.

Apolinar nos presenta un Salvador a medias, totalmente


ineficiente. Para obrar nuestra redención —tal como lo mostró
Atanasio— sólo uno que fuera totalmente Dios y totalmente
hombre pudo haber nacido de la Virgen María. Nuestra fe,
fundada en la Biblia, demanda que nuestro Salvador sea nada
menos que la Segunda Persona de la Trinidad, y que haya
nacido de la Virgen, y que en su carne —como hombre— haya

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
muerto por nuestros pecados en la cruz. Es interesante
observar que Apolinar fue condenado por sus errores 222
doctrinales y su amigo Atanasio fue uno de los jueces que lo
condenaron.

Estos son sólo dos ejemplos de las muchas y grandes luchas


doctrinales libradas en el pasado, pero son suficientes para
mostrar lo importante que es tener una doctrina clara y
confiable basada en la Biblia. Cada una de esas luchas ha sido
crucial e importantísima. Marcan hitos en la historia de la
verdadera iglesia cristiana. No creemos estas cosas que tienen
que ver con nuestro Trino Dios porque sean fáciles de creer,
sino porque Dios en su Palabra nos lo ha revelado, y allí las
podemos confirmar. Como alguien bien ha dicho:

Trata de explicar la Trinidad y te volverás loco.

Trata de negarla y ciertamente perderás tu alma.

El Nuevo Testamento proclama la Trinidad

Ahora nos toca ir a la Biblia. ¿Cómo es que ella nos presenta la


doctrina de Dios? Cabe mencionar lo que en cierta ocasión dijo
un expositor bíblico inglés, A.T. Pierson: “Cada milagro es una
parábola cuya enseñanza es maravillosa, y cada enseñanza es
un milagro pedagógico incomparable”. Ha llegado el momento
en que necesitamos dar lugar a la Biblia para que nos revele
sus ricas aclaraciones en cuanto a la persona de Dios.

Nótese que la primera gran y gloriosa verdad que se nos revela


en el Nuevo Testamento es que Dios se ha humanado —la
historia de la Navidad. De en medio de la hueste angelical que
aparece a los pastores aquella noche palestina se escucha la
voz del ángel de Dios que dice: Os doy nuevas de gran gozo…

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
¡os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador que es
Cristo el Señor! (Lucas 2:10-11). 223
La segunda noticia es de parecida relevancia, y se recuenta
también a principios de cada uno de los evangelios. Juan el
Bautista, un profeta vestido de pelo de camellos, se encuentra
bautizando en el Río Jordán. Inesperadamente, llega Jesús
(reconocido por Juan como el Cordero de Dios que quita el
pecado del mundo) y pide ser bautizado. Es ese acto por el cual
el Hijo de Dios, la Segunda Persona de la

Trinidad, se identifica con la humanidad pecadora que viene a


redimir. Es interesante notar que es un acto de tanta
trascendencia que Dios el Padre y Dios el Espíritu Santo se
unen a Dios el Hijo públicamente. Es un momento auspicioso,
inequívoco en el que por primera vez Dios se quita el velo para
evidenciarse pública y abiertamente como un Dios en tres
personas. Así lo relata el Evangelio de Mateo 3:13-17:

Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser


bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito
ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió:
Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia.
Entonces le dejó.

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he


aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que
descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de
los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia.

Aquí vemos claramente la presencia de las tres personas de la


Santa Trinidad. Cada una es obvia, cada una es distinta, cada
una es Dios:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
1. Jesucristo (el que es bautizado en el Jordán),
224
2. El Espíritu Santo (que desciende como paloma),

3. El Padre (que hace el anuncio extraordinario acerca del


Hijo amado).

Tan importante es este anuncio que cada uno de los cuatro


evangelios lo repite: Mateo 3:13-17; Marcos 1:9-11; Lucas
3:21-22; y Juan 1:29-34.

Podemos decir, entonces, que la primera gran enseñanza del


Nuevo Testamento es que Jesús —el Hijo de Dios y Salvador del
mundo—, por cierto, se ha humanado. Allí en Belén, en un
sencillo pesebre, de las entrañas de la Virgen María,
encontramos la asombrosa historia de Dios el Hijo que se hace
como uno de nosotros —todo con el fin de redimir a esta
humanidad perdida. Igualmente, la segunda gran cosa que todo
hombre ha de conocer y comprender al abrir el Nuevo
Testamento es que en las primeras páginas de los cuatro
evangelios se nos demuestra —en el bautismo de Cristo— que
Dios es trino: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo —un
solo Dios actuando a favor de hombres y mujeres de poco
mérito. En otras palabras, el Nuevo Testamento no sólo tendrá
que ver con el Hijo de Dios que vino para redimirnos de
nuestros pecados, sino que igual-mente tendrá que ver con las
maravillas de nuestro glorioso Padre celestial y su bendito
Espíritu Santo que, junto al Hijo eterno, están igualmente
involucrados en nuestra salvación.

La importancia personal de un Dios Trino

Confirmemos la importancia de lo que acabamos de decir al


referirnos a otro hecho muy especial y singular en el Nuevo
Testamento, en Mateo 28:18-20:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
“Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad
me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, 225
y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y
del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas
las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con
vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Las instrucciones ni son difíciles ni ambiguas:

1. Ir por el mundo (supuestamente a dondequiera que va


un creyente, allí ha de contarles a todos acerca de Cristo).

2. Hacer discípulos en todas las naciones (este mandato


implica no sólo evangelizar, sino también establecer bases
firmes para la fe en Cristo).

3. Bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu


Santo (claramente implica el deber de entender a quién nos
unimos para siempre).

4. Enseñar todo lo que Jesucristo ha mandado (la fe


cristiana no se vive en un vacío, el Nuevo Testamento contiene
las enseñanzas que debemos conocer).

Debemos entender que el bautismo del que se trata ahora no


es el de Jesucristo, sino el tuyo y el mío. Es, igualmente, un
acto glorioso e increíble. De inmediato vemos que nuestra
salvación —por la cual llegamos a ser “hijos de Dios” por medio
de la sangre de Cristo— es un acto que involucra a cada
persona de la Santa Trinidad. Fue hecha posible por el amor del
Padre, por la muerte de Jesucristo y por la obra regeneradora
del Espíritu de Dios. Por eso Jesucristo nos aclara en estas
instrucciones finales que para vivir la vida cristiana cada

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
creyente ha de ser bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y
del Espíritu Santo. 226
La enseñanza que contiene este bautismo revela la cobertura
total que tenemos en Dios. El bautismo provee para que
podamos estar totalmente cubiertos, inmergidos, envueltos,
rodeados, protegidos, resguardados por cada una de las tres
personas de la Santa Trinidad. Tiene que ver con todo el poder
y el amor de Dios el Padre, con toda la bondad y gracia de Dios
el Hijo, y con todo el compañerismo y consolación del Espíritu
Santo. Pablo resume esta enseñanza en Colosenses 3:1-3,
particularmente con la frase: vuestra vida está escondida con
Cristo en Dios. Ahí tenemos la figura bíblica del bautismo, la
unión perfecta e inquebrantable que el creyente tiene con su
Trino Dios.

Algunos beneficios trinitarios

Pero sigamos… Fascina ver toda la enseñanza trinitaria que


encontramos en el Evangelio de Juan, especialmente en los
capítulos 14 al 17. En ellos leemos: Yo rogaré al Padre, y os
dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque
no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora
con vosotros, y estará en vosotros (Juan 14:16-17). Está el
ruego del Hijo, el Padre que envía, y el otro (la palabra griega
conlleva la idea de “otro de la misma clase”), el Espíritu Santo
que ha de reemplazar al Hijo. Además, esta venida del Espíritu
sobre aquellos que aman a Jesús equivale a la venida del Padre
y del Hijo. Jesús les explica: No os dejaré huérfanos, vendré a
vosotros... En aquel día [por la venida del Espíritu Santo]
vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en
mí, y yo en vosotros (Juan 14:18 y 20). En otras palabras,
Jesús les informa que en poco tiempo se separará de ellos y
regresará al Padre, pero que cuando venga sobre ellos el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Espíritu Santo que Él y el Padre enviarán, igualmente tendrán al
Hijo y al Padre. Así se repite el concepto de que el Trino Dios es 227
indivisible, o inseparable y vive en nosotros.

Adicionalmente, Jesucristo afirma: Mas el Consolador, el


Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os
enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he
dicho (Juan 14:26). Nuevamente las tres personas divinas son
mencionadas: el Hijo, que es el que ha dicho cosas que
necesitan ser recordadas, el Espíritu Santo que es el consolador
y maestro, y el Padre que es el que “envía”, o el iniciador de
todo. Tengámoslo bien claro, es inconcebible que un creyente
piense que puede vivir la vida cristiana sin la asistencia
continua del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Por todo el Nuevo Testamento, especialmente en las epístolas,


encontramos numerables citas enfatizando la presencia del
Espíritu Santo en conjunto con el Hijo y el Padre:

Os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el


amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios
(Romanos 15:30).

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el


mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el
mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace
todas las cosas en todos, es el mismo (1 Corintios 12:4-6).

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su


Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a
los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la
adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros
corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!
(Gálatas 4:4-6).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Porque por medio de él [Jesucristo] los unos y los otros
tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre (Efesios 2:18). 228
Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de
nuestro Señor Jesucristo… quien también nos ha declarado
vuestro amor en el Espíritu (Colosenses 1:3-8).

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a


vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya
escogido desde el principio para salva-ción, mediante la
santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os
llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de
nuestro Señor Jesucristo (2 Tesalonicenses 2:13-14).

Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador,


y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de
justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su
misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la
renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros
abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que
justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme
a la esperanza de la vida eterna (Tito 3:4-7).

Cuando estudiamos el Nuevo Testamento no hay manera de


evitar la importancia con que se repite una vez tras otra que
Dios es un Dios en tres personas.

Cuando Pablo da su bendición apostólica de nuevo incluye a las


tres personas: La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios,
y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros (2
Corintios 13:14). En la misma conexión y con el mismo
propósito podemos mencionar la introducción que hace el
apóstol Pedro a su breve epístola: Pedro, apóstol de Jesucristo,
a los expatriados de la dispersión... elegidos según la
presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y
paz os sean multiplicadas (1 Pedro 1:1-2). Obviamente, no se 229
trata de sabelianismo.[2] No es un Dios que por un tiempo se
llamaba Padre, y luego se conoce como Hijo, y que finalmente
se manifiesta como Espíritu Santo. El famoso himno, Santo,
Santo, Santo, establece el corolario apropiado al decir: “Dios en
tres personas, bendita Trinidad”.

Todo el Nuevo Testamento presenta a Dios como trino porque:


(1) Él así se ha dado a conocer por medio de su santa Palabra y
por grandes obras; (2) Él nos ha dado las descripciones
detalladas de cómo es cual amante Padre, como Espíritu
consejero y compañero, y como Hijo que derramó su sangre
para redimirnos; (3) Él, por medio de estas aclaraciones, nos
permite conocerle como nuestro Dios, aun revelándonos
aspectos de su vida íntima trinitaria. Así llegamos a conocerle y
a comprenderle —en parte—, ver cómo actúa y apreciar
algunos aspectos de su perfecta y gloriosa unanimidad.

La Trinidad en el Antiguo Testamento

Aun un estudio superficial del Nuevo Testamento nos da a


conocer que

Recordemos a Sabelio, calificado como hereje en el tercer siglo,


era de Roma. Buscando solución al problema de aceptar la deidad
de Jesucristo y a la vez mantener el concepto de un solo Dios,
inventó la siguiente idea: Hay un solo Dios (negó a Dios en tres
personas), pero a través de las edades ese Dios único se ha
manifestado de distintas maneras: pri-mero, en tiempos del
Antiguo Testamento, como Padre; luego en el Nuevo Testamento,
como Hijo, y finalmente, en Pentecostés se manifestó como
Espíritu Santo. Esta herejía — más prevaleciente de lo que
quisiéramos admitir— se llama sabelianismo o modalismo; es
JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico
SANTÍSIMA TRINIDAD
decir, que Dios se muestra de distintos modos en distintos tiempos.
Recordemos que tal cosa es imposible, ya que Dios es el mismo, 230
hoy, ayer y por los siglos (Hebreos 13:8).

la doctrina de la Santa Trinidad se observa a través de sus


páginas. No así con el Antiguo Testamento. Un breve repaso
nos indica que acá, en esta parte de la Biblia, no es una
enseñanza que resalta, pero si hacemos un estudio cuidadoso
encontraremos que la realidad de que Dios es trino es
verdadera.

Para comenzar, leamos lo que afirma Isaías en el capítulo 42:1.


Notemos, primero, la semejanza de estas palabras con las que
leímos acerca del bautismo de Jesús en Mateo 3:17: He aquí mi
siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene
contentamiento, he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá
justicia a las naciones. Aunque las palabras de Isaías fueron
escritas 650 años antes del bautismo de Jesús, no hay duda de
que son una profecía de aquel evento. En ella Isaías claramente
presenta al Hijo —el escogido—, al Espíritu y al Padre que las
habla. Ahí lo tenemos, en el Antiguo Testamento, hay evidencia
de la Trinidad.

Una referencia que ha intrigado a muchos estudiosos es el


nombre que se usa al referirse a la persona de Dios en los
primeros capítulos de la Biblia. En el primer versículo leemos:
En el principio creó Dios los cielos y la tierra. En la Biblia hebrea
dice: “En el principio creó Elhoím los cielos y la tierra”. En
nuestras Biblias —de Génesis 1:1 a 2:4— en lugar del
sustantivo Elhoim, se usa el nombre Dios. Pero como la palabra
hebrea, Elhoím, equivale a “Dioses” (puesto que está en plural),
esto ha dado lugar a introducir el concepto de que Elhoím
(“Dioses”) sugiere la idea de que hay más de una persona en
Dios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Elhoím es un compuesto hebreo. Él es la palabra usada en todas las
lenguas semíti-cas para designar a Dios. Eloah es la forma 231
singular. Elhoím es la plural. Compárese con otros nombres para
Dios: El elyon, el Dios altísimo de Gn 14:18-22; El-roi, el Dios
que todo lo ve de Gn 16:13; El-olam, el Dios eterno de Gn 17:1,
etc. Los judíos argüían que la forma plural, Elhoím, se debía
entender como una expresión de Dios en toda su plenitud.
Algunos, entre ellos el comentarista S.R.Driver así lo tomaba,
hasta que se le hizo ver que en hebreo el plural de majestad no se
combina con un verbo.

Por cierto, tal respaldo al concepto trinitario jamás se hubiera


visto por un hijo de Abraham, pero para nosotros que lo hemos
visto tan claramente en el Nuevo Testamento, podemos argüir
que con la palabra Elhoím —aunque de forma sutil pero cierta—
se introduce la enseñanza de la Trinidad en el mero principio
del Antiguo Testamento.

De forma más clara leemos que cuando Dios propone crear al


hombre, dice: Hagamos al hombre a nuestra imagen (Génesis
1:26). Habla de su persona en forma plural. Un poco más
adelante, en Génesis 11:7, cuando los hombres construyen la
torre de Babel, Dios habla de su propia persona y dice:
Descendamos y confundamos allí su lengua. Otra vez se
presenta de forma plural. También en Isaías 6:8, luego de
revelarse tan gloriosamente al profeta, Dios hace la pregunta:
¿A quién enviaré y quién irá por nosotros? Nuevamente Dios se
presenta en forma plural.

Otro ejemplo, más velado, aunque significativo, yace en el


interesante uso del vocablo palabra. Por ejemplo en Génesis
1:3 leemos: “Y dijo Dios: Sea la luz”. Dios dice, Dios habla,
Dios manda. Para hacer sólo necesita hablar. En todo este

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
primer capítulo vemos a la palabra en acción. Dios habla y toda
la creación es hecha; habla, y lo que desea se concreta. 232
Precisamente, una vez tras otra en el Antiguo Testamento se
dice:

Porque él dijo, y fue hecho;


Él mandó, y existió (Salmo 33:9).

La palabra (Génesis 1:3, Salmo 33:6; 9; 148:8; Joel 2:11),


entonces, puede ser personificada. Llega a ser otra expresión
para designar a la Segunda Persona de la Trinidad, lo mismo
que leemos en Juan 1:1-4:

En el principio era el Verbo [palabra], y el Verbo era con Dios, y


el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las
cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido
hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de
los hombres.

Hay otra palabra parecida que también sirve para el mismo fin:
sabiduría. La encontramos en pasajes como Job 2:23-27;
Proverbios 8:22; y Jeremías 10:12; 51:15. Esta, igual-mente,
sirve como personificación de la Segunda Persona de la
Trinidad:

Él es el que hizo la tierra con su poder, el que afirmó el mundo


con su sabiduría, y extendió los cielos con su inteligencia
(Jeremías 51:15).

Esta sabiduría procede de Dios, pero a la vez es independiente


de Él. Viene del Siervo divino (Jesucristo), por quien todo es
creado y poderosamente sostenido y preservado. Sin duda, es
otra referencia a la Segunda Persona de la Trinidad, cosa que
Pablo confirma en Colosenses 1:15-17, diciéndonos que
Jesucristo es:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los 233
cielos y las que hay en la tierra, visibles e in-visibles; sean
tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo
fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las
cosas, y todas las cosas en él subsisten.

De forma muy parecida podemos encontrar referencias al


Espíritu Santo en el Antiguo Testamento. Vemos que no sólo se
intima la obra y presencia de esta Tercera Persona de la
Trinidad, pero que de forma impresionante se establece su
presencia y obra (Génesis 1:2; Salmo 33:6; 104:33; Job
26:13; 33:4; Isaías 40:7; 59:19). Además, tenemos unos
cuantos textos en el Antiguo Testamento que hablan de los
ministerios especiales del Espíritu. Dice Jueces 3:10 que Él da
sabiduría y poder: Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó
a Israel. Igualmente, otros pasajes indican que Él da poder
físico (Jueces 14:6; 15:14), capacidades especiales (Éxodo
28:3; 1 Crónicas 26:12), habilidad para gobernar (Números
11:17; 1 Samuel 16:13), conocimiento y sabiduría (Job 32:8,
Isaías 11:2), y que también da santidad y santificación (Salmo
51:12; Isaías 63:10). En fin, los mismos dones que da en el
Nuevo Testamento son también dados por el Espíritu de Dios en
el Antiguo.

Al tratarse de algunas de esas menciones y personificaciones —


tanto del Hijo como del Espíritu— es necesario dar explicaciones
(como hemos hecho aquí), pero no cabe duda de que al hacerlo
vemos que a través del Antiguo Testamento hay muchas,
aunque a veces son veladas, referencias tanto al Hijo de Dios
como al Espíritu Santo.

La Trinidad en la Biblia

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Mientras que en el Antiguo Testamento se enfatiza especial-
mente la verdad de que sólo hay un Dios, notamos que en sus 234
páginas hallamos amplia evidencia —aunque a veces velada—
de la actividad incansable de la Santa Trinidad.

Pero a penas abrimos el Nuevo Testamento y de inmediato


encontramos referencias a las tres personas de la Trinidad.

Mirando al Nuevo Testamento desde esta perspectiva trinitaria,


saltan cuatro grandiosos anuncios, todos en referencia a la
actividad especial de nuestro Trino Dios:

1. Dios se ha humanado —en Belén, de la Virgen María,


Dios (la Segunda Persona de la Trinidad) asume forma humana
y nace en un pesebre.

2. Dios se revela en tres personas —en el Jordán, en el


bautismo de Jesucristo, Dios se da a conocer en tres personas,
cuando sobre Jesucristo desciende el Espíritu Santo cual
paloma, y la voz del Padre afirma su contentamiento con su
Hijo. Luego, se declara en todo el Nuevo Testamento la
naturaleza trinitaria.

3. Dios el Espíritu se manifiesta —en el día de Pentecostés,


después de la ascensión del Hijo al Padre—, y se cumple la
promesa del Hijo: No os dejaré huérfanos, vendré a vosotros...
En aquel día [Pentecostés] vosotros conoceréis que yo estoy en
mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros (Juan 14:18 y
20). (Nótese que el Espíritu Santo equivale a la presencia del
Hijo y del Padre, ¡no es Él solo!)

4. Dios el Hijo promete su regreso en el día en que Dios


(Padre, Hijo y Espíritu Santo) traiga la historia a su
culminación: Porque el Señor mismo con voz de mando, con
voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo;

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los
que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados 235
juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el
aire, y así estaremos siempre con el Señor (1 Tesalonicenses
4:16-17).

Es obvio que en el Nuevo Testamento, con su historia de la


Navidad y del Pentecostés, cambiara por completo el
entendimiento que se tenía de Dios. En sus páginas no tenemos
dificultad en identificar a la Santa Trinidad. Declaramos que de
tal manera nos amó el Padre que envió a su Hijo para salvarnos
y proveernos todos los beneficios espirituales. Tan grande fue el
amor del Hijo que murió sacrificada-mente, resucitó y ascendió
al Padre para lograr el perdón total de nuestros pecados. Y,
tanto se preocupó por nosotros que —junto al Padre— envió al
Espíritu Santo para que fuera nuestro incomparable consolador,
ayudador, consejero y maestro. Tres personas, cada una divina,
cada una obrando, coordinando, trabajando y ayudándonos a
cumplir el plan divino para nuestras vidas.

Asimismo, al llegar a conocer estas verdades acerca de las tres


personas que componen a Dios —todas de la misma sustancia e
iguales en poder y gloria—, sentimos que hemos profundizado
en nuestro entendimiento acerca de quién y cómo es Dios. Al
saber que es trino, y la manera en que cada persona se
relaciona con la otra, vemos algunos aspectos de Dios que
normalmente no se tratan. No hemos tratado aquellas cosas
que hablan de la grandeza de su persona y de sus obras (sean
ellas las maravillosas obras de la creación o los impresionantes
milagros que encontramos por toda la Biblia). Tampoco nos
hemos detenido para investigar sus muchos y variados
atributos. Más bien, creo, hemos avanzado para conocer
aspectos más íntimos del ser o la esencia de Dios; es decir,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
cosas sumamente sublimes, cosas que pertenecen a la vida
íntima de nuestro todopoderoso Soberano. 236
¿Será que estos aspectos íntimos no deben ser buscados ni
conocidos? ¿Será que son solamente aspectos de Dios para
aquellos que lo buscan de todo corazón? No, de ninguna
manera. Dios los ha revelado en su Santa Palabra, están allí
para quien los quiera conocer, para quien los busque, para
quien quiera acercarse más a nuestro glorioso Soberano.

En los próximos capítulos nos dedicaremos a aprender más


acerca de cada una de las tres personas de la Trinidad,
comenzando con Dios Padre. Examinaremos palabras como las
de Jesús: Yo y el Padre uno somos (Juan 10:30) y Nadie conoce
al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y
aquel a quien el Hijo lo quiera revelar (Mateo 11:27). Veremos
—Dios mediante— algo de lo que significa tener a Dios como
Padre, y la relación íntima y maravillosa que debería existir
entre Él y sus hijos.

Preguntas de estudio

1. ¿Por qué dice A.W. Tozer, “Lo que viene a tu mente


cuando piensas en Dios es lo más importante de ti”?

2. ¿Cuáles son las dos grandes noticias que se proclaman


acerca de la Trinidad los primeros capítulos de los Evangelios.

3. ¿Qué nos afirma el nacimiento de Jesús acerca de Dios?

4. ¿Qué segunda enseñanza nos dan los primeros capítulos


de los evangelios en relación a Dios?

5. Mencione algunos de los beneficios trinitarios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
6. ¿Puede dar tres razones por las cuales el Nuevo
Testamento presenta a Dios como Trino? 237
7. Mencione algunos de los ejemplos en el Antiguo
Testamento donde vemos referencias Directas a las tres
personas de la Trinidad.

8. El autor presenta cuatro grandes anuncios del Nuevo


Testamento en relación al punto trinitario. ¿Puede repetirlos?

Capítulo 4
Dios, nuestro padre

¡DIOS ES UNO! En los primeros tres capítulos lo ¡establecimos!.


Pero, ¡Dios también es tres!, como lo hemos explicado en los
capítulos previos. ¿Qué más hemos de aprender?

Ahora es necesario mostrar que cada una de las tres personas


—Padre, Hijo y Espíritu Santo— es Dios. ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo
describir a cada uno? ¿Cómo apreciar la gloria que les
acompaña ya que cada una es deidad? Para darnos una idea del
reto que esto representa, cito unas líneas de Jonathan
Edwards,[1] de un artículo que tituló: La naturaleza de la virtud
verdadera, que escribió allá en los tiempos coloniales:

Dios es infinitamente el Ser más glorioso… es infinitamente el


Ser más hermoso y excelente. Toda la belleza que se encuentra
a través de nuestro vasto universo es sólo el reflejo de algunos
rayos difusos de ese Ser tan lleno de esplendor y gloria.

Un solo Dios, tres personas que lo componen, cada una de ellas


Dios. Sí, pero como veremos, cada una de ellas es distinta,
distinguible de la otra. Por ejemplo, en la bendición apostólica

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
claramente se nos indican las diferencias significativas que
marcan a cada persona: La gracia del Señor Jesucristo, el amor 238
de Dios y la comunión del Espíritu Santo… (2 Corintios 13:14).
Para nuestra comprensión será importante tomar en cuenta
tales distinciones —y otras que nos muestra la Biblia— a fin de
conocer mejor a nuestro Trino Dios. En los capítulos que siguen
haremos un breve análisis —no será exhaustivo— pero por lo
menos ha de permitirnos apreciar algunas de las cualidades
especiales de Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu
Santo.

Desde el mero inicio necesitamos recordar que somos criaturas


imperfectas, por tanto incapaces de captar totalmente al que en
su inmensidad y perfección es incomparable. Nosotros —por
virtud de ser creaciones— apenas podemos reclamar cierto
parentesco a la imagen divina, puesto que somos una simple
reflexión de su inconmensurable refulgencia. ¿Cómo, entonces,
atrevernos a pensar que podemos conocer a Dios con alguna
medida de satisfacción? Sin embargo, con amable
condescendencia, Dios nos ha suplido abundante información
en su Palabra. Si no hubiera sido por tal dádiva, viviríamos sólo
conociendo a Dios por medio de aquella limitada información
que nos presta la naturaleza: Porque las cosas invisibles de él,
su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la
creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas
hechas (Romanos 1:20).

Reconozcamos, entonces, que el conocimiento de Dios no nos


viene fácilmente. Juan Calvino decía: “Dios balbucea cuando
nos habla, parecido a una madre cuando habla con su bebé.
Comprende nuestras limitaciones y adapta la información que
nos da acerca de sí mismo a nuestras habilidades
comprensivas”. Aun con esa adaptación, encontraremos
aspectos de su persona que siempre quedarán en el misterio.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
¿Cómo entender, por ejemplo, que cada una de las tres
personas son “las mismas en sustancia, iguales en poder y en 239
gloria”? Pero, como deseamos conocer a Dios, lancémonos a
ese mar de información bíblica y echémonos a nadar.

En Hechos capítulo 18 leemos acerca de uno de los más


interesantes encuentros que tuvo el apóstol Pablo en su larga y
singular vida. Era un discurso que dio sobre la persona de Dios
en la ciudad de Atenas, centro de la intelectualidad de aquellos
días. El encuentro fue con los célebres y siempre polémicos
filósofos griegos. Cuenta la Biblia que mientras Pablo estaba
allí,

Su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la


idolatría. Así que discutía en la sinagoga con los judíos y
piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían. Y
algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban
con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero? Y
otros: Parece que es predicador de nuevos dioses; porque les
predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección. Y
tomándole, le trajeron al Areópago, diciendo: ¿Podremos saber
qué es esta nueva enseñanza de que hablas? Pues traes a
nuestros oídos cosas extrañas. Queremos, pues, saber qué
quiere decir esto. (Porque todos los atenienses y los extranjeros
residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en
decir o en oír algo nuevo.) Entonces Pablo, puesto en pie en
medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo
que sois muy religiosos; porque pasando y mirando vuestros
santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta
inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis,
pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

Pablo entonces hace un resumen fenomenal de la persona de


Dios. Tomemos nota de los detalles que nos da:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
1. Dios hizo el mundo y todas las cosas que en él hay.
240
2. Dios no habita en templos hechos por manos humanas.

3. Dios no necesita de nada.

4. Dios es quien da vida y aliento y todas las cosas.

5. Dios, de una sangre, ha hecho todo el linaje humano.

6. Dios ha fijado el orden y los límites de todas las cosas.

7. Dios es Señor del cielo y de la tierra.

8. Dios no es honrado por manos de hombres, como si


necesitase algo.

9. Dios está cerca, pues en él vivimos, y nos movemos, y


somos.

10. Dios manda a todos los hombres en todo lugar a que se


arrepientan.

11. Dios no es un ídolo, producto de la imaginación de


hombres.

12. Dios un día juzgará a todo el mundo con justicia.

Si ocurriera que a usted o a mí nos tocara aparecer en parecida


situación a la de Pablo, ¿cómo presentaríamos a ese “Dios
desconocido”? ¿Dónde comenzaríamos? ¿Cómo lo
describiríamos?

En la Biblia encontramos muchos fascinantes detalles de su


esencia y naturaleza. Como ilustraciones escogemos algunos:
Mateo 11:26 nos dice que Dios es Señor del cielo y de la tierra.
El Salmo 33:6 explica que es el Creador de todo: Por la palabra

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos
por el aliento de su boca. En Mateo 11:26 leemos que suyo es 241
el reino, y el poder, y la gloria. Efesios 1:19 nos habla de la
supereminente grandeza de su poder. En Génesis 18:25 se nos
dice que es el Juez de toda la tierra. En Deuteronomio 32:4 es
descrito como la Roca, cuya obra es perfecta, porque todos sus
caminos son rectitud. Y añade que es el Dios de verdad, y sin
ninguna iniquidad en él. Juan 17:25 nos declara que es Padre
justo. Romanos 3:26 añade que Dios el Padre justifica al que es
de la fe de Jesús. Y Pablo en 2 Timoteo 4:8 lo describe como el
único que tiene inmortali-dad, que habita en luz inaccesible; a
quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea
la honra y el imperio sempiterno.

También llegamos a conocer distintos aspectos de Dios por sus


nombres, algunos de los cuales ya mencionamos: Yahweh,
Adonay, Kyrios, Elohím, Jehová, El Elyon, El Shaddai, etcétera.
Juan 17:3 nos lo presenta como el único Dios ver-dadero. En 1
Corintios 8:6 y 1 Timoteo 2:5 es distinguido por ser un solo
Dios. En Juan 20:17 Jesucristo llama a Dios Padre. En Hebreos
1:9 leemos que es Dios tuyo. En Lucas 9:20, 1 Co-rintios 3:23
y Apocalipsis 12:10 Jesucristo interesantemente es llamado: El
Cristo de Dios. Pero en todas estas menciones, hablamos de
Dios en general. ¿Qué acerca de Dios el Padre específicamente?
¿Cómo hemos de pensar al acercarnos a Él?

El amor del Padre al Hijo

Cuando estudiamos el Nuevo Testamento vemos que se le


añade un énfasis a Dios el Padre que no se observa en el
Antiguo. Ahora su nombre oficial es “Padre”, no en sentido
ocasional ni general, sino específico. Es el Dios y Padre de
nuestro Señor Jesucristo (1 Corintios 1:3; 11:31; Efesios 1:3; 1
Pedro 1:3). Este es el nombre propio por el cual quiere ser
conocido, precisamente por la relación tan especial que tiene

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
con su Hijo Jesucristo. Por tanto, no hay tema que más nos
intrigue que esta relación de amor especial que la Bi-blia nos 242
revela que existe entre el Padre y Jesucristo.

La relación del Padre con Jesucristo es única —nadie más la


tiene ni la puede tener— y es distinta a la que el Padre sostiene
con el resto de la creación en general. También es distinta a la
relación humana que existe normalmente entre padres e hijos.
Dios no es sexual, por tanto no podemos entender esa relación
basados en la experiencia humana, en la que un hombre ama a
una mujer, les nace un hijo y el padre —en consecuencia— ama
al hijo. No, no es así, porque es de Dios de quien hablamos. Por
tanto, es la relación de uno que es perfectamente Dios con otro
que también es perfectamente Dios. Ahí no entran en juego
elementos humanos, ni emociones, ni reacciones, ni
limitaciones humanas. Es algo entre dos que son Dios, cosa que
tenemos que calificar bajo misterio. Lo único que podemos
hacer es filtrar lo que se nos dice a través de nuestras
experiencias humanas, y describirlas con palabras nuestras de
todos los días —“amor”, “padre” e “hijo”.

Sin embargo, al apreciar algo de lo que podría ser tal relación,


comprendemos mejor por qué, a los doce años de edad, Jesús
les dice a su madre María y a José: ¿Por qué me buscabais?
¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario
estar? (Lucas 2:49). Apreciamos igualmente esa voz en su
bautismo que dijo: Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia (Mateo 3:17). Entendemos que le sería natural a
Jesús explicar: Todas las cosas me fueron entregadas por mi
Padre, y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce
alguno, sino el Hijo (Mateo 11:27) y hablar del reino especial
que el Padre le ha asignado como Hijo (Lucas 22:29). También
le encontramos sentido a las palabras del Evangelio de Juan
donde se nos cuenta cómo Jesús echó a los comerciantes del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
templo con aquel reclamo tan propio: No hagáis de la casa de
mi Padre casa de mercado (Juan 2:16). 243
Esa relación del Padre con el Hijo también explica cómo —en
obediencia— el Hijo pudo abandonar la posición privilegiada al
lado de su Padre, según Filipenses 2:6-8: El cual, siendo en
forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que
aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de
siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la
condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose
obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Además, esta relación explica la interdependencia que existía


entre el Padre y el Hijo, como dice Juan 14:10: ¿No crees que
yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Hay una incorporación, o
una profunda interconexión corporal entre el Padre y el Hijo,
cosa que ni permite separación ni independencia. Calvino en su
comentario sobre estos versículos del Evangelio de Juan,
declara: “Aprendemos que Cristo está totalmente en el Padre y
el Padre totalmente en Cristo. En suma, el que cree poder
separar a Cristo de la divinidad del Padre no comprende que
este [Hijo] realmente es Dios”.

Jesucristo mismo explica esta relación tan única que tiene con
su Padre:

No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer


al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el
Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra
todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le
mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque como el
Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a
los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que
todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que
le envió (Juan 5:19-23). 244
Y muestra la total interdependencia que existe entre Él y su
Padre:

No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y


mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la
voluntad del que me envió, la del Padre (Juan 5:30).

El deseo de Cristo es complacer al Padre que tanto le ama: Así


como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi
vida por las ovejas... Por eso me ama el Padre, porque yo
pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino
que yo de mí mismo la pongo… Este mandamiento recibí de mi
Padre (Juan 10:15-18).

A cuenta de esa relación tan única es que en Romanos 15:6; 1


Corintios 15:24; 2 Corintios 1:3; Gálatas 1:3; y Efesios 1:3
Dios es llamado el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Es sumamente impresionante esta relación del Padre con el


Hijo. Es algo ajeno a la esfera humana. Nosotros — quizás por
nuestro orgullo e interés propio— no podemos visualizar tal tipo
de amor y devoción tan perfecta. Al considerarla, nos llena de
admiración. Nos permite comprender la perfecta cohesión,
compañerismo, amor y comunión que existe entre las personas
de la Trinidad. También nos permite apreciar que esta armonía,
gozo y gloria ha existido en la Trinidad por toda la eternidad. A
la vez, crea ansiedad y deseo, ya que queremos experimentar
ese mismo tipo de unión y amor tan exaltado (en contraste
nuestro “amor” acá, entre humanos, no tiene el mismo brillo ni
calor, está tan manchado y carente de calidad y pureza). ¿Será
posible que tan exaltado amor por parte del Padre pueda llegar
a ser nuestro? ¿Qué comprenderá la frase que encontramos en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
2 Corintios 6:18: Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me
seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso? ¿Será posible 245
que ese amor del Padre se extienda hacia nosotros?

Creados a imagen de Dios

Al tratar el tema del amor del Padre por nosotros los huma-nos,
comenzamos recordándonos que fuimos creados “a imagen de
Dios”. Aprendemos que esa creación no fue a la ligera. Hubo
primero una consulta: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre
a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en
los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en
toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra
(Génesis 1:26). En otras palabras, Dios no nos creó a la ligera,
no fue que dijo así en términos generales: “¡Que haya un
universo y que contenga gente!” Sino que previo a nuestra
creación hubo una consulta, una reflexión divina. Y a pesar de
que existen suficientes evidencias de que somos meras
criaturas (por ejemplo, fuimos creados del polvo de la tierra, y
no hubo un día exclusivo que nos dio Dios a nosotros, sino que
fuimos creados el mismo día que los otros animales), sin
embargo Dios nos diferencia de toda otra cosa al indicar que
fuimos creados luego de una deliberada consulta del Trino Dios.

Y hay algo más, nos dice el texto que fuimos hechos “a imagen
de Dios”. Claramente quiere decir que cargamos con la imagen
de nuestro Dios —un Dios en tres personas. Implica que, como
Dios, nos expresamos en la diversidad, que cada uno de
nosotros tiene distinciones particulares, que cada uno tenemos
nuestra personalidad. Además, igual que el Dios Trino participa
de un compañerismo inquebrantable, porque nos hizo a su
imagen, nosotros somos seres socia-les, que necesitamos
compañerismo, que encontramos felicidad en familia, que la
vida monástica no nos es agradable.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Otra cosa, como nos dice la Biblia, que de una sangre ha hecho
todo el linaje de los hombres (Hechos 17:26), todos venimos 246
del mismo tronco. No importa si somos varón o hembra, latino
o anglo, chino o ruso, blanco o moreno, rubio o trigueño la
misma sangre fluye por todas nuestras venas. Todos sin
excepción cargamos con la imagen de Dios, no importa si
somos ricos o pobres, libres o esclavos, sabios o tontos,
empleados o desempleados, exitosos o fracasados, magnates o
mendigos, enfermizos o sanos.

Al leer Génesis capítulo dos es inevitable darnos cuenta de dos


cosas: lo que significa haber sido creados a su imagen y cuánto
nos ama Dios. Hay índices de esto en todo el capítulo, por
ejemplo, no dejó a nuestros primeros padres a la intemperie
como a los animales. Vemos que Dios les hizo un hermoso
hogar a la orilla de un río, que lo rodeó de increíbles árboles y
lo adornó con flores exquisitas y frutas de toda variedad. Luego
puso toda clase de animales y aves. Podemos estar seguros de
que aparte del paraíso que nos espera allá en el cielo, no ha
habido hogar más bello que aquel que les dio Dios a Adán y
Eva.

Es importante recordar que para que se dieran cuenta de


quiénes eran y a quién le debían todo, les impuso una muy
importante restricción: No comerás del árbol de la ciencia del
bien y del mal. Por algunos años vivieron en ese paraíso
sirviendo y adorando al Dios, que se paseaba en el huerto al
aire del día con ellos (Génesis 3:8).

La Biblia no nos dice cuándo fue que la serpiente tentó a Eva.


Quizás fue un día especial cuando la mujer se dejó llevar por su
curiosidad y se acercó al árbol prohibido para examinar su
fruta. Sin duda lo que Adán y Eva buscaban era la explicación
de la prohibición. Aprovechándose de esa curiosidad Satanás
apareció con la tentación. El caso es, como nos cuenta la Biblia,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
que ella le prestó atención a sus falsas insinuaciones. Eva vio
que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los 247
ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su
fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así
como ella (Génesis 3:6). Y todos conocemos la consecuencia: el
pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la
muerte, así la muerte pasó a todos los hombres… por la
transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres
(Romanos 5:12,18).

La terrible consecuencia —drástica separación de Dios que no


puede ver el pecado— la explica Isaías 59:2: Vuestras
iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y
vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro… El
pecado instantáneamente separó a nuestros primeros padres
de Dios (igual que nos distancia a nosotros). Como afirma la
Biblia: Muy limpio eres de ojos para ver el mal (Habacuc 1:13).

Pero por terrible que fuera, el pecado no pudo separarnos del


amor de Dios el Padre: Porque de tal manera amó Dios al
mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel
que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan
3:16). Es a cuenta de ese increíble amor que Pablo da gloria y
agradecimiento especial en el primer capítulo de su carta a los
efesios:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que


nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares
celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la
fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha
delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser
adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro
afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia,
con la cual nos hizo aceptos en el Amado…

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Encontramos aquí que la clave para arreglar aquella rota
relación con nuestro Padre —la que Adán y Eva rompieron tan 248
abruptamente y que nosotros rompemos por nuestras
transgresiones— reside en Cristo Jesús, debido al gran amor del
Padre por nosotros que ahora estábamos perdidos. Es decir,
una vez que nuestros primeros padres pecaron la consecuencia
para ellos y para todos sus descendientes fue la muerte. El
pecado no sólo obligó a una separación con Dios, ahora el
castigo para todo hombre era la muerte, es decir: separación
eterna de Dios. Dice Ezequiel 18:4, 20: El alma que pecare, esa
morirá. Por tanto, no había posibilidad de escape de esa
condenación para nadie, a no ser que alguien se ofreciera a
sufrir el castigo capital en su lugar. Precisamente, eso fue lo
que el Padre le pidió a su Hijo que hiciera. Y en obediencia y
amor Jesucristo obedeció al Padre y vino a la cruz a morir por
nosotros, como dice Isaías 53:5-6: Mas él herido fue por
nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de
nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros
curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada
cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado
de todos nosotros.

La pregunta que queda es ésta: ¿Y cómo fue todo eso posible?


Nos dice 1 Juan 17: La sangre de Jesucristo nos limpia de todo
pecado. ¿Cómo?

Cómo llega Dios a ser Padre nuestro

Hay un dicho romano antiguo que ha sobrevivido los tiempos:


(La madre siempre es cierta, padre es quien el matrimonio
demuestre). No hay duda de que por todas partes hay muchos
padres que tratan de esconderse y de encubrir su identidad,
algunos de ellos solo se descubren con pruebas de su ADN.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
No así con Dios nuestro PADRE eterno. Desde toda la eternidad
Él se ha identificado como PADRE. Como ya vimos, 249
deliberadamente escogió tomar “PADRE” como nombre propio.
Pero no nos olvidemos que ese nombre por encima de todas las
cosas corresponde a la relación especial que tiene con su Hijo
Jesucristo. Sin embargo, con su paternidad Dios ha querido
incluir a todos aquellos que han sido redimidos por la sangre de
su Hijo amado.

Al decir esto, aclaremos de una vez que el Dios de los cielos no


es el PADRE de todo el mundo. Ni aun de aquella gente que
vivía en los días del Antiguo Testamento. De aquellos el mismo
Dios por boca de Moisés dijo a Faraón: Israel es mi hijo, mi
primogénito. Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me
sirva… (Éxodo 4:22-23). Sólo los hijos de Abraham podían
proclamar al Altísimo Dios como PADRE. Igual que en el Nuevo
Testamento, leemos que hay un grupo específico que puede
llamar a Dios Padre: Pues todos sois hijos de Dios por la fe en
Cristo Jesús… porque todos los que habéis sido bautizados en
Cristo, de Cristo estáis revestidos…Y si vosotros sois de Cristo,
ciertamente linaje de Abraham sois (Gálatas 3:26-28).
Repetimos: la Biblia es enfática al decir que únicamente
aquellos que tienen a Cristo como Salvador tienen a Dios como
PADRE. Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;
nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6). Vemos, pues,
que para que exista un nexo entre los seres humanos, Dios ha
establecido un proceso.

Para decirlo de otra manera, aunque Dios superlativa-mente es


PADRE, no todo el mundo es hijo. Todo el que quiere ser
ahijado tiene que pasar por el proceso que se conoce como
adopción. La Biblia nos dice en Gálatas 4:4-6: Dios [el Padre]
envió a su Hijo… para que redimiese a los que estaban bajo la
ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. El apóstol

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Juan lo dice con estas palabras: Mas a todos los que le
recibieron [a Jesucristo, el Hijo amado del Padre], a los que 250
creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de
Dios ( Juan 1:12). Para tener a Dios como PADRE primero
tenemos que haber sido adoptados por Él, y esa adopción viene
como resultado de haber proclamado la salvación provista por
la muerte sustitutoria de su Hijo en la cruz. En Efesios Pablo
repite el mismo requerimiento: En amor habiéndonos
predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de
Jesucristo (Efesios 1:5).

Adopción es el proceso por el cual uno que no es hijo es


prohijado, o puesto bajo el cuidado de padres no biológicos.
Bíblicamente hablando, de ser hijos naturales de Adán y Eva
ahora pasamos a ser ahijados de Dios. De paso, esto nos ayuda
a entender por qué aun siendo hijos de Dios tenemos
problemas con el pecado. Todos llevamos los genes de Adán:
Porque así como por la desobediencia de un hombre [Adán] los
muchos fueron constituidos pecadores (Romanos 5:19). Eso
explica por qué nos afecta la tentación, los vicios y la maldad.
Nos explica por qué tenemos tantos problemas morales. Sin
embargo, Dios el Padre nos dio el perfecto remedio: Así
también por la obediencia de uno [Jesucristo], los muchos
serán constituidos justos (Romanos 5:19). Ahora que hemos
sido adoptados por el Padre celestial —basado en lo que Cristo
hizo por nosotros—, hemos recibido la potestad [el poder o la
fuerza del todopoderoso Padre] de ser hechos hijos de Dios
(Juan 1:12). Como dice Colosenses 1:27 en referencia al poder
de Cristo para ayudarnos a vencer el pecado: Cristo en vosotros
la esperanza de gloria, o la idea de que estamos totalmente
protegidos por Dios: Porque habéis muerto y vuestra vida está
escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3:3). Todo esto nos
viene al ser adoptados como hijos de Dios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
El gran expositor bíblico, J.I. Packer, dice que “la adopción es
un concepto relacionado con la familia, concebida en términos 251
de amor, y que ve a Dios como Padre. En la adopción Dios nos
recibe en su familia y en su comunión y nos coloca en la
posición de hijos y herederos suyos”. Y añade que “la intimidad,
el afecto, y la generosidad están en la base de dicha relación”.
Ya que hemos apreciado el gran amor del Padre hacia su Hijo
Jesucristo, pensemos en lo grandioso que tiene que ser la
aplicación de ese infinito amor a nosotros.

Me tocó hace unos años ayudar a una familia en California a


adoptar a dos niños chilenos. Me interesó, luego de todo el
papeleo legal, observar los cambios radicales que
inesperadamente sobrecogieron a aquellos dos niños, un
varoncito y una niña. Habían estado viviendo en situaciones
precarias, sin la debida alimentación, sin recursos, y sin el amor
ni el cariño de sus padres. Sin que ellos comprendieran todo lo
que les sucedía, los niños fueron arrancados de la penuria a que
se habían acostumbrado, sacados de su patria y alejados de
todo lo que conocían, para vivir en California, con otro idioma,
costumbres y padres. De la po-breza saltaron a la riqueza, de la
destitución a un palacio. Ahora, como hijos, tenían amor,
hogar, protección, futuro y herencia —sobre todo, padres que
les amaban y estaban dispuestos a hacer todo lo necesario para
que fueran felices. Ahora el mayor de ellos tiene 23 años de
edad, es grande, fornido, educado, con carrera, seguro de sí
mismo, y alegre. Hace poco un amigo de la familia le preguntó
si se acordaba de sus padres chilenos. “¿Cuáles padres?”,
respondió. “Yo solo tengo un padre, que se llama Glenn, y una
mamá, que se llama Linda”.

Así de parecido nos ha sucedido a nosotros. Como hijos de


Adán vivíamos en el mundo, sin esperanza, sin paz y sin Dios.
Ahora, por el proceso de adopción, somos “Hijos de Dios”.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Quizás la famosa Confesión de Westminster nos ayude a
comprender algo de nuestros muchísimos beneficios. El capítulo 252
12, que explica la adopción, declara que “Dios se digna
conceder a todos aquellos que son justificados en y por su Hijo
Jesucristo, que sean partícipes de la gracia y la adopción”, y
numera los siguientes beneficios:

1. Por la cual ellos son contados dentro del número y gozan


de las libertades y privilegios de los hijos de Dios (Efesios 1:5;
Gálatas 4:4-5).

2. Están marcados con su nombre (Romanos 8:17; Juan


1:12).

3. Reciben el espíritu de adopción (2 Corintios 6:18;


Apocalipsis 3:12).

4. Tienen acceso al trono de gracia (Romanos 8:15).

5. Están capacitados para clamar: Abba, Padre (Efesios


3:12; Romanos 5:2).

6. Son compadecidos (Gálatas 4:6).

7. Protegidos (Salmos 103:13).

8. Provistos (Proverbios 14:26).

9. Y corregidos por Él como un Padre (Mateo 6:30,32; 1


Pedro 5:7).

10. Sin embargo, no son desechados (Hebreos 12:6).

11. Sino sellados para el día de la redención (Lamentaciones


3:31).

12. Y heredan las promesas (Hebreos 6:12).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
13. Como herederos de la salvación eterna (1 Pedro 1:3,4;
Hebreos 1:1). 253
Nuestros beneficios son increíbles. Mirad cuál amor nos ha dado
el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios (1 Juan 3:1-
2). ¡Qué incomparable amor!

La parte que juega el Espíritu Santo

Hay un aspecto de nuestra adopción que no podemos ignorar.


Tiene que ver con el Espíritu Santo. Advirtamos el nombre
especial que el Nuevo Testamento le da al Espíritu Santo:
“Espíritu de adopción”. Leemos en Romanos 8:15: No habéis
recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,
sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual
clamamos: Abba, Padre. La misma idea se encuentra en
Gálatas 4:6: Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros
corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: Abba, Padre.
Hagamos cuenta de lo que hemos estado diciendo desde el
inicio de este estudio, que sólo hay un Dios y que este Dios se
revela en tres personas. Al hablar específica-mente del Padre,
ha sido indispensable tratar con la relación del Padre con el
Hijo. Vimos, al ampliar sobre esa relación, que a consecuencia
de ese amor se hizo posible nuestra adopción como hijos. Ahora
encontramos que también contamos con algo que hace el
Espíritu Santo. Él, como “Espíritu de adopción”, lo hace posible.
Es decir, aun en nuestra “adopción” obran
interrelacionadamente el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Este
concepto es importantísimo, puesto que hay muchos malos
entendidos en cuanto a la manera en que el Espíritu Santo hace
su obra en nosotros.

Jesús, cuidadosa y detalladamente, especificó cuál sería el


ministerio del Espíritu Santo:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
1. Enseñar todo lo que Cristo nos ha mandado (Mas el
Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi 254
nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo
que yo os he dicho — Juan 14:26).

2. Convencernos de nuestra pecaminosidad y llevarnos al


arrepentimiento (Y cuando él venga, convencerá al mundo de
pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen
en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis
más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido
ya juzgado —Juan 16:8-11).

3. Enseñarnos las verdades que Dios ha revelado en la


Biblia para que como iglesia vivamos el evangelio (Pero cuando
venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;
porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo
lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El
me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de
lo mío, y os lo hará saber —Juan 16:13-15).

Pero muchos ignoran ese ministerio, quizás pensando que esas


cosas que prometió Jesucristo no parecen interesantes, ni lo
suficientemente dinámicas y revolucionarias como para
motivarles. Quieren que su cristianismo sea algo explosivo,
vivo, lleno de poder, con milagros y señales, gozo, excitación y
excentricidades. Piensan que vivir en el Espíritu tiene que
significar algo sensacional, sobrenatural. Por ejemplo, cuando
se les habla acerca de la Reforma Protestante del siglo 16, con
Lutero y Calvino, no entienden lo que realmente ocurrió. Les
parece que ese período de la historia habla de un cristianismo
sin mucho sentido, lo ven como un período en el que todos los
creyentes se satisfacían leyendo la Biblia, estudiando doctrinas,
escuchando sermones tediosos y viviendo bajo un montón de
reglas morales. No pueden imaginarse que aquella gente vivió

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
feliz y satisfecha, con el verdadero significado del evangelio. No
pueden imaginarse vivir bajo ese estilo de cristianismo. 255
En su cabeza tienen la idea de que “vivir en el Espíritu” es algo
maravilloso, algo mágico, electrizante, que les da una fuente de
poder inagotable, con la que pueden vencer cualquier
obstáculo, curarse de cualquier enfermedad, encontrar
cualquier cantidad de dinero y escapar a todo tipo de
pesadumbre. Así se van en pos de cualquiera que proclama ese
tipo de sobrenaturalismo, probando esto y aquello, pero
siempre encontrándose desilusionados, como los que han sido
engañados por un espejismo.

Precisamente, lo que tienen que comprender es qué fue lo que


Jesucristo quiso decirnos cuando nos habló del ministerio del
Espíritu Santo. Tienen que entender que el Espíritu Santo nos
ha sido dado como el “Espíritu de adopción”. Es decir, que su
tarea y propósito es hacernos saber cuál es el significado de
nuestra responsabilidad filial con nuestro Padre celestial.
Pensemos por un instante en lo que quiere decir Pablo cuando
nos indica: No habéis recibido el espíritu de esclavitud para
estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de
adopción, por el cual clamamos: Abba, Padre (Romanos 8:15).

Hay cosas —especialmente religiosas— que esclavizan. Pero si


algo esclaviza, no es obra del Espíritu Santo. La esclavitud es lo
que produce una religiosidad falsa. El Espíritu Santo, más bien,
nos libera. Especialmente nos libera de las cadenas del pecado
y nos da el poder para vencer cualquier hábito y costumbre
abrumadora. Nos muestra el gozo y la gran libertad que
tenemos ahora que somos “hijos” de Dios, con todos los
privilegios que eso implica. Cuando sabemos que somos “hijos”,
entonces verdaderamente podemos llamar a Dios Padre.
Cuando de corazón podemos llamarle “Padre” es que
comenzamos a sentir su amor y a experimentar los beneficios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
reales de ser “hijos de Dios”. Nótese que todo esto que
acabamos de decir es la obra del Espíritu Santo, de quien Pablo 256
llama el “Espíritu de adopción”. Esa obra tiene tres aspectos:

1. Mostrarnos que realmente somos “hijos” adoptados por


Dios el Padre. Es decir, nos da fe, seguridad y gozo, al
convencernos de que hemos sido salvados por la sangre de
Cristo, que nuestros pecados han sido totalmente perdonados,
y que ahora verdaderamente somos “hijos de Dios” por la
gracia de Cristo Jesús —no importa lo que éramos, ni cómo nos
sintamos.

2. Convencernos de que Dios es en verdad nuestro Padre,


haciéndonos ver que realmente podemos confiar en Él, y llegar
a Él con nuestras peticiones, y saber que como Padre nos oye,
y amorosa-mente nos contesta de acuerdo a su perfecta
voluntad. Esto es lo que significa el Espíritu de adopción, por el
cual clamamos: Abba, Padre.

3. El Espíritu de adopción nos va mostrando —al


enseñarnos y recordarnos todo lo que nos dice Jesucristo en su
Santa Palabra— lo que significa ser “hijo de Dios”. Va obrando
en nuestras vidas, conformándonos a la imagen de Cristo,
guiándonos por las sendas de justicia y santificándonos. Así,
progresivamente, nos da el estilo de vida y la conducta de vida
que corresponde a un “hijo de Dios”.

A modo de conclusión

Hay tanto que podemos decir acerca de Dios nuestro Padre.


Podríamos escribir un capítulo entero sobre cada uno de sus
muchos atributos: su infinitud, su inmutabilidad, su
omnipotencia, su trascendencia, su fidelidad, su justicia, su
misericordia, su soberanía, su santidad o aun su incomparable
amor. Lo que hemos querido hacer en este capítulo es llegar a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
conocer algo de su paternidad: ¡la maravilla de que nuestro
glorioso y majestuoso Dios se haya querido llamar nuestro 257
Padre celestial!

Concluimos con unos pensamientos de Baltasar Estrazo, poeta


español que en el siglo diecisiete escribió unas líneas acerca de
lo que significa ser amado por Dios nuestro Padre:

Con vuestro amor, es sabio el ignorante;


Sin vuestro amor, es necio el más prudente;
Con vuestro amor, se absuelve el delincuente;
Sin vuestro amor, varía el más constante.
Con vuestro amor, el rudo es elegante;
Sin vuestro amor, culpable el inocente;
Con vuestro amor, festivo el displicente;
Sin vuestro amor, lo humilde es arrogante.
Con vuestro amor, es claro el más oscuro;
Sin vuestro amor, es nada al que más sobre;
Con vuestro amor, es justo el más inicuo.
Sin vuestro amor, es torpe el más puro;
Con vuestro amor, es rico el que es más pobre; Sin vuestro
amor, es pobre el que es más rico.

Preguntas de estudio

1 Repita los tres distintivos encontrados en

2 Corintios 13:14 que el apóstol Pablo asigna a cada persona de


la Trinidad.

2 En Hechos 18, Pablo hace un resumen de la persona de


Dios. ¿Puede enumerar algunos de los puntos?

3 ¿Por qué cree usted es importante para nosotros conocer


la íntima relación que existe entre el Padre y el Hijo.

4 ¿Cómo llega Dios a ser Padre de nosotros los pecadores?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5 ¿Por qué es importante para nosotros como hijos e hijas
de Adán y Eva comprender que nuestra relación con Dios es a 258
través de la adopción?

6 ¿Cuáles son algunos de los beneficios de la adopción?

7 ¿Cuál es la función del Espíritu Santo en efectuar nuestra


adopción?

8 ¿Qué hizo Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) para


efectuar nuestra adopción como “Hijos de Dios”?

9 Mencione algunos de los conceptos nuevos que haya


aprendido en este capítulo.

Con amor vino a este mundo para salvarnos de nuestro pecado


pero, tristemente, muchos lo rechazaron.

Capítulo 5
Jesucristo es Dios

CUANDO LLEGAMOS A CONSIDERAR A LA PERSONA CDE


JESUCRISTO, inevitablemente tenemos que comenzar
defendiendo su divinidad, puesto que es contra Él y sus
seguidores que han venido toda clase de ataques.

Por ejemplo, cuando comenzó a extenderse el cristianismo por


el Imperio Romano en el primer siglo, los ataques vinieron de
los mismos césares. Hay un relato impresionante contado por
un senador e historiador romano llamado Tacitus (56-117 d.C.).
Él escribió dos libros y en uno, Anales, relata la persecución
lanzada por Nerón contra los cristianos. Dice que en el año 64
d.C. hubo un incendio catastrófico en Roma. Se cree que el
propio Nerón prendió el fuego y culpó a los cristianos, ya que
por su estilo de vida y creencias se habían vuelto impopulares.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Tacitus cuenta que Nerón hizo un deporte de ellos, cubriendo a
algunos con pieles de animales y luego echándoles los perros 259
hasta que los mata-ban. A centenares más mandó a clavar
sobre cruces elevadas en las vías más transitadas. Al
oscurecerse, los cubrían de aceite y les prendían fuego. Cuenta
que muchos terminaron como lámparas vivas alumbrando los
jardines alrededor del palacio de Nerón.

Ser cristiano en Roma llegó a ser tan peligroso que comenzaron


a hacer sus reuniones secretas en las famosas catacumbas.
Para identificarse usaban símbolos que a ojos romanos no
fueran evidentes, como el del pez (ichthys, en griego).
Cualquier interesado en más detalles puede ir al Libro de los
Mártires por John Fox, o al Internet y buscar detalles de la
persecución de los cristianos, en particular las más crueles
persecuciones emprendidas por los emperadores romanos:
Domiciano, alrededor del año 95; Trajano, en el año 107;
Marcos Aurelio, el año 167; Séptimo Severo, año 202; Máximo
Trax, año 236; Decio, año 250; Valerino, año 258; y
Diocleciano, en el 303, que fue uno de los más crueles de
todos.

Los primeros en oponerse a Jesucristo, sin embargo, no fueron


romanos sino judíos. En su detallado evangelio Juan el Apóstol
lamenta: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron (Juan
1:11). Es importante anotar que ese rechazo de Cristo vino a
pesar de sus milagros, sus claras proclamas, sus ordenados
pronunciamientos y todas las evidencias de divinidad exhibidas.
Ciertamente por lo que dijo, por lo que hizo y por su intachable
vida, Jesús dio pruebas irrebatibles de que era el prometido
Mesías, el Hijo eterno de Dios, del cual todo el Antiguo
Testamento había profetizado. Jamás trató de encubrir quién
era. Día tras día Jesús hablaba con todos en el templo,
explicaba por qué había venido, quién era, incluso la relación

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
especial que tenía con Dios su Padre: Yo y el Padre uno somos.
La reacción de sus conciudadanos era increíblemente hostil. No 260
podían aceptar que ese Jesús, nacido de María, que vivía entre
ellos en el pueblo de Nazaret, cuyos hermanos y hermanas
conocían, pudiera ser el santo Hijo de Dios. Lo que reclamaba,
para ellos, era blasfemo. Con odio visceral tomaron piedras
para apedrearle. Y el texto añade:

Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de


mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le respondieron los
judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios (Mateo
10:31-33).

Efectivamente, por ese reclamo, de que era divino, el


populacho y el Sanedrín judío lo condenaron ante Pilato. Dice el
evangelio que lo mandaron a la cruz porque se hizo a sí mismo
Hijo de Dios (Juan 19:7).

Las preguntas sobre Jesús siguen

En el libro de los Hechos los apóstoles relatan la historia de los


comienzos del cristianismo. Allí cuentan que aun después de la
muerte, resurrección y ascensión del Señor Jesucristo la
oposición siguió. Ahora, sin embargo, fue contra ellos, los
seguidores de Jesús. La gente incrédula —tanto judíos como
gentiles— rehusaba aceptar sus afirmaciones acerca de Jesús.
Nótese que el gran sermón de Pedro en el Día de Pentecostés
no fue una defensa del Espíritu Santo sino del mismo Señor
Jesucristo (Hechos 2:22-36):

Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón


aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y
señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como
vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y
matasteis por manos de inicuos, crucificándole; el cual Dios 261
levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era
imposible que fuese retenido por ella… Sepa, pues,
ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien
vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Cuando leemos las epístolas de los apóstoles vemos que la


oposición siguió durante toda la vida de ellos. Algunos de los
mismos opositores seguramente se consideraban cristianos,
pero a la vez (quizás clandestinamente) reemplazaban la
verdad de Cristo con otras creencias. Tenían, dice Pablo, la
apariencia de piedad, pero negaban la eficacia de ella,
añadiendo, a éstos evita (2 Timoteo 3:5). Escribiendo a los
Gálatas, dice: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis
alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un
evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos
que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas
si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro
evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema
(Gálatas 1:6-8). Acerca de otros Juan el Teólogo dijo: Salieron
de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido
de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron
para que se manifestase que no todos son de nosotros (1 Juan
2:19). A estos denuncia claramente como anticristos (1 Juan
2:18), y manda a los que son fieles que no tenga nada que ver
con ellos: Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina,
no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Los ataques
contra Cristo han persistido hasta hoy.

Tomemos como ejemplo algunos de los teólogos cristianos de la


talla de Martín Heidegger (1889-1976), Paul Tillich (1886-1965)
y Xavier Zubiri (1889-1983). Ellos hablan de la búsqueda
dedicada que hicieron del “Cristo histórico”. Da risa, sin

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
embargo, porque con eso querían decir que cuestionaban la
veracidad de lo escrito en el Nuevo Testamento y buscaban 262
información sobre Cristo en fuentes seculares que opinaban
eran más fidedignas. Los llamamos a ellos y otros personajes
parecidos “liberales”, o los de la “Teología liberal”.[1] Al leer
sus opiniones y conclusiones vemos que son obvias todas las
enormes dudas expresadas acerca de la divinidad de Jesucristo
y la autoridad de la Biblia.

Bien fresco en nuestras memorias están el libro y la película de


Dan Brown, El Código Da Vinci (la película se estrenó en mayo
del 2006). Bajo un manto de investigación histórica, Brown
pretendió contar verdades nunca antes reveladas acerca de
Jesucristo. El propósito tanto del libro como de la película, sin
embargo, fue desacreditar a Cristo y nuevamente hacer florecer
las falsas ideas agnósticas creadas en el segundo siglo. Esta
obra de ficción presenta a un profesor de simbología (Robert
Langdon) y una miembro del departamento de criptología en
Francia (Sophie), que investigan un asesinato (Jacques
Saunière, curador del museo del Louvre). Lo que hace la trama
interesante es la manera en que conectan este asesinato con
un supuesto misterio nunca antes revelado en cuanto a que
Jesús era casado con la Magdalena y tenía varios hijos.

Para que veamos lo crucial que es tener una doctrina correcta


acerca de Jesucristo, al final del capítulo hemos puesto una lista
abreviada de herejías históricas. Un repaso rápido de esa lista
mostrará lo valioso que es tener un concepto correcto y bíblico
de la persona de Jesucristo. Cual-quier desviación por ligera
que sea puede llevarnos al punto de negar su divinidad, y con
esa negación hacer inefectiva la salvación que nos prometió.

¿Qué lugar ocupa Jesucristo?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Al darnos cuenta de toda la controversia que circula alrededor
de la figura de Jesucristo, nos percatamos de cuán importante 263
es tener un entendimiento claro y correcto acerca de quién es
Jesucristo, y —puesto que creemos que es Dios en verdad—
cómo se relaciona con las otras dos personas de la Santa
Trinidad. Podríamos añadir algo más: ¿qué lugar debe ocupar
en nuestros corazones? Esa es la propuesta de este capítulo.

Me parece ver dentro de la iglesia evangélica hoy una tendencia


a jerarquizar a las personas de la Santa Trinidad, dándole a
cada una un rango de importancia particular. Por lo que más se
oye, pareciera que es al Espíritu Santo el que se considera más
relevante. Por doquier se oye hablar de Él y se ve celebrar sus
hazañas. Después, en orden de importancia, pareciera estar el
Padre —nombre que se repite con bastante frecuencia. Y, por
último, se tendría que colocar a Jesucristo.

Es interesante observar que hay una Biblia dedicada al Espíritu


Santo, La Biblia Plenitud. ¿Por qué será que no hay una
dedicada exclusivamente al Padre? En cuanto al Hijo, muchas
Biblias tienen todas sus palabras en rojo, como si las palabras
de Él fueran las más importantes o más inspiradas de la Biblia.

Obviamente, hablo con cierto sentido de humor. Al tratarse de


la religiosidad popular de nuestros días, no me creo muy fuera
de base. ¿Por qué será que a Jesús le dan tan poco énfasis hoy?
Al escuchar la radio y ver la televisión cristiana, no hay duda de
que el más celebrado y comentado es el Espíritu Santo. Quizás
es que se piensa que es el que con-trola el poder divino,
reparte los dones y talentos, y unge a ciertas personas con
poder especial para ser exitosos. El Padre, al parecer, lo han
colocado en segundo lugar, quizás porque recuerdan que es el
Todopoderoso, el dotado de amor, y el que propiamente
bendice con sanidad y prosperidad a los que le complacen y
alaban con entusiasmo. Pero, ¿por qué colocarán a Jesucristo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
en tercer lugar? ¿No fue Él el que vino al mundo, murió por
nuestros pecados y nos ganó la entrada al cielo? Si la gente 264
quiere que su destino sea el cielo, ¿por qué será que le dan tan
poca importancia?

Cuando vamos a la Biblia de inmediato notamos que es Cristo


Jesús el que recibe los grandes tributos y honores. No es
porque sea más importante que el Padre o el Espíritu. No es
porque sea más poderoso, ni más virtuoso, ni más valioso que
el Padre o el Espíritu. Es a cuenta de la obra salvadora, acto tan
especial que realizó a favor de la humanidad perdida, obra que
sólo como Hijo de Dios pudo haber realizado. Apocalipsis 5:9-
14 explica que Jesucristo es digno de tomar el poder, las
riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la
alabanza. Y la razón es más que clara. Porque tú fuiste
inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo
linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro
Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Nuestras bases bíblicas

Bien se ha dicho: “La Biblia es la historia de la redención, de


cómo el Hijo de Dios vino al mundo para rescatar y salvar a los
pecadores”. Para entender su mensaje y apreciar todo lo que
significa Jesucristo para nosotros los pecadores, hay cinco
pasajes en el Nuevo Testamento que son clave. Cada uno habla
de la importancia de Jesucristo, de lo que significa para
nosotros los pecadores, y de lo que ha hecho para merecer
tanta gloria. Los pasajes son Filipenses 2:5-11, Colosenses
1:15-20, Juan 1:1-18, Hebreos 1:1-4, y 2 Timoteo 2:11-13.

El primero es Filipenses 2:5-11:

Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en


Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino
que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, 265
haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de
hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la
muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó
hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo
nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de
los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y
toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de
Dios Padre.

Hagamos un sencillo repaso de lo que nos dicen estos textos.


Comienzan estableciendo la divinidad de Jesucristo
(presentándole en el cielo antes de su venida al mundo en
forma de Dios e igual a Dios). San Pablo entonces enumera los
pasos extraordinarios que dio Jesucristo para lograr nuestra
redención:

1. Se despojó a sí mismo: esto implicó una humillación tan


exagerada que le obligó a abandonar todos sus privilegios
divinos. No quiere decir que dejó de ser Dios ni que cambió su
divinidad por humanidad, sino que renunció a sus privilegios
celestiales —incluso a la gloriosa presencia de su Padre—, para
poder asumir el título de Salvador suyo, mío y de todos los
pecadores.

2. Tomó la forma de siervo: siendo Dios eterno, Jesucristo


asumió la actitud de un esclavo, poniendo su vida entera a la
disposición de nosotros.

3. Haciéndose semejante a los hombres: es decir, para


poder dar su vida por nosotros tuvo que hacerse humano, de
pura sepa, por eso nació de la Virgen María (de otra forma no
pudiera habernos representado ante el Padre).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
4. Por último, habla de su condición de hombre, porque fue
necesario que como hombre obedeciera totalmente a Dios, y 266
que como hombre llegara a la muerte como nuestro
representante ante Dios. Es fascinante que añada la frase: y
muerte de cruz (el tipo de muerte más vergonzosa que un ser
humano podía sufrir), demostrando hasta dónde llegó por
nosotros.

Todo eso lo hizo Jesucristo por nosotros, fueron los pasos


indispensables para ganar nuestro perdón y favor ante el santo
y puro Padre.

Así, de forma resumida, nos habla este pasaje acerca del


glorioso plan de salvación, ampliando detalles sobre el gran
sacrificio de Jesucristo por nosotros: una humanidad perdida y
sin esperanza. El proceso comenzó debido al amor
incomprensible de Dios el Padre que dio a su propio Hijo amado
como propiciación por nuestros pecados (Juan 3:16). Y sin esa
obediencia por parte de Jesucristo jamás hubiéramos
encontrado salvación. Este, entonces, fue el plan completo del
Padre:

1. Que su Hijo amado diera su vida en sustitución nuestra.

2. Que ese Hijo muriera recibiendo el castigo de muerte


que merecíamos.

3. Que esa muerte sustitutoria sirviera para perdonarnos


totalmente de nuestros pecados.

4. Que esa muerte nos garantizara (a los que creyésemos


en lo hecho por el Hijo) el derecho de compartir con Dios la
incomparable herencia que le pertenecía al Hijo por toda la
eternidad.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Por esa incomparable humillación, por esa incomparable
obediencia, por ese incomparable amor y por esa incomparable 267
muerte (acto tan extraordinario, tan excelente, tan singular,
tan único que cambió por completo toda la historia humana) el
Hijo de Dios ha sido incomparablemente exaltado.

San Pablo ahora nos da otra lista, los honores que el Padre ha
dado a su Hijo:

1. Un nombre que es sobre todo nombre.

2. La demanda de que toda rodilla… en el cielo, y en la


tierra, y debajo de la tierra… se doble ante Él.

3. El requerimiento de que todos en todo lugar confiesen


que Jesucristo es Señor (el Dios eterno que merece toda gloria
y honra).

4. El deseo de que toda cosa creada reconozca que fue a


través de Jesucristo que este plan de redención fue logrado
para gloria de Dios Padre.

El segundo pasaje es Colosenses 1:15-20:

Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda


creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en
los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos
o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por
medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y en él
todas las cosas permanecen. Él es también la cabeza del cuerpo
que es la iglesia; y él es el principio, el primogénito de entre los
muertos, a fin de que él tenga en todo la primacía. Porque
agradó al Padre que en él habitara toda la plenitud, y por medio
de él reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz
por medio de la sangre de su cruz, por medio de él, repito, ya
sean las que están en la tierra o las que están en los cielos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Este segundo pasaje, igual que el primero, vuelve a repetir la
extraordinaria relación, única y especial que el Hijo goza con el 268
Padre: Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda
creación.

Esas dos palabras (“imagen” y “primogénito”) necesitan


explicación. La palabra “imágenes” nos hace pensar en los
santos colocados en lo alto de una iglesia. Esa idea está muy
lejos de lo que quiere decir esto. “Imagen” —eikón en griego—
significa copia o semejanza. Al usar esa palabra griega Pablo
declara que Jesucristo es Dios en todo sentido de la palabra; es
uno con el Padre, o igual al Padre, o de la misma sustancia que
el Padre. Para decirlo de otra forma, es una copia idéntica del
Padre, con todos los atributos que pertenecen a uno que es
Dios.

Y, en cuanto al sentido de primogénito, esa palabra en griego


se refiere a rango o posición. No lleva el sentido de un “primer
nacido”, al que el Padre concibió. Eso hubiera dado crédito a la
herejía de que ya existía entre algunos en Colosas, de que
Cristo no era divino, sino un niño que nació igual que todos los
demás (herejía que en estos mismos versículos combatía Pablo
al hablar de Jesucristo). Pablo usa la palabra primogénito como
la empleaban los griegos: con el sentido de que Jesucristo es el
primero en honra y gloria debido a su rango o posición, que es
igual a la de Dios el Padre. (No olvidemos que Pablo es el
apóstol que más nos enseña sobre la Trinidad —que cada
persona, Padre, Hijo y Espíritu Santo, es igual en sustancia, en
poder y gloria).

Al seguir leyendo vemos que Pablo manifiesta a Jesucristo como


el todopoderoso Creador (de paso, si es el Creador no puede
haber sido un niño, puesto que algo creado no puede ser su
propio creador). Dice: Porque en Él fueron creadas todas las
cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Pablo incluye las estrellas más lejanas y las cosas más
pequeñas (átomos, protones y electrones, incluso cosas que 269
tratamos de entender, como la manera en que funcionan
nuestros genes). Incluye, también, un rango de seres
angelicales creados por Dios de los cuales conocemos muy
poco: tronos, dominios, poderes o autoridades. Y afirma que
todo ha sido creado por medio de él.

No hay nada que exista que no haya sido creado por Jesucristo
(compréndase que ni el diablo ni sus demonios tienen poderes
creativos, ellos sólo pueden crear problemas). Me encanta la
frasecita que añade Pablo: y para él. Dios no sólo se agrada con
cada cosa que ha creado, sino que la disfruta —sea una
mariposa, una rosa, una hormiga o un hipopótamo. Cada cosa
tiene un propósito —aun los alacranes y las serpientes (véanse
Lucas 11:12 y Números 21:4-9). Y Pablo termina esta sección
hablando de la preexistencia de Jesucristo: Él es antes de todas
las cosas. Establece que es nuestro mismo Señor Jesucristo el
que hoy

Si se comprueba la existencia de Dios en base a que es el


Todopoderoso Creador, no se puede usar la misma base ni la
misma prueba para comprobar la existencia de un ser sobrenatural
como lo es Satanás. Tal cosa colocaría a Satanás a la misma altura
de Dios. Satanás no crea, es sencillamente un buen imitador, se
podría comparar a una mago (véase Juan 8:44).

En este instante— gobierna, dirige, cuida, mantiene y establece


con absoluto detalle todo lo que sucede en el mundo, hasta el
último detalle: en él todas las cosas permanecen. Vale repetir lo
dicho: esta última expresión nos da a entender la SOBERANÍA
del Hijo de Dios, el que en este mismo instante (como siempre
lo ha hecho) controla absolutamente cada detalle de todo lo
que ocurre y existe en el mundo. Nada se le escapa.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Como dice el doctor R.C. Sproul: “Si en el universo existiera un
solo átomo que anduviera suelto y fuera de control, Dios dejaría 270
de ser Dios”. A no ser porque Dios controla todo, no podrían
encontrarse en la Biblia textos como Romanos 8:28-29;
Génesis 50:20; Salmo 33:11; Isaías 46:10; Mateo 11:26;
Hechos 2:23; 4:27-28; Romanos 9:11; Efesios 1:5, 9, 11;
3:11; 2 Timoteo 1:9; Hebreos 6:17-20; 1 Pedro1:1-2.

Pablo, luego de tan exaltadas palabras, nos informa que este


mismo Cristo es la cabeza del cuerpo. (En 1 Corintios 12:12-27
habla de la iglesia usando la figura de un cuerpo con todas sus
partes, y aquí nos recuerda que Cristo Jesús es nuestra
“cabeza” —no un Papa, ni uno que se llame apóstol, ni tampoco
un obispo, ni aun un pastor). Jesucristo es nues-tra cabeza.
Recordemos de una vez y para siempre que no es el Espíritu
Santo[3] el que dirige la iglesia, es Jesucristo. El Espíritu Santo
es el enviado por el Hijo como el agente que hace que la
voluntad del Hijo se cumpla. En 1 Corintios 12:27 Pablo lo
repite, diciendo: Sois el cuerpo de Cristo, porque cada uno en
particular ha sido comprado por la sangre de Cristo (1 Corintios
6:20). Jesucristo pagó el precio de nuestra redención (con su
sangre nos lavó, nos limpió y nos hizo aceptables al Padre,
dándonos así entrada al cielo). Por tanto, el más interesado en
el progreso de la iglesia es el que pagó el precio supremo por
ella.

Parecido a lo que estudiamos en el pasaje de Filipenses, aquí


Pablo igualmente termina apuntando a la sin igual grandeza de
Jesucristo: Él es el principio, el primogénito de entre los
muertos, a fin de que él tenga en todo la primacía. Porque
agradó al Padre que en él habitara toda la plenitud, y por medio
de él reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz
por medio de la sangre de su cruz, por medio de él, repito, ya
sean las que están en la tierra o las que están en los cielos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
El tercer pasaje es Juan 1:1-5:
271
En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el
Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las
cosas fueron hechas por medio de él, y sin él nada de lo que ha
sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz
de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no
la comprendieron.

El tercer pasaje es mucho más sucinto pero igualmente preciso.


También y de forma muy clara identifica a Jesucristo como
Dios. Es, sin embargo, un pasaje que algunos, como los
Testigos de Jehová, usan para defender la tesis de que Cristo
no era Dios.

El primer versículo declara: En el principio era el Verbo, y el


Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. En la frase y el Verbo
era Dios, no aparece ni en griego ni en español un artículo
definido, dando lugar a la posible traducción: y el verbo era un
dios, traducción preferida por los Testigos. Por supuesto,
podemos recurrir a los expertos en lingüística para establecer
que se ha hecho una traducción gramaticalmente correcta del
griego; ya hemos visto que tenemos muchos otros pasajes que
establecen claramente la divinidad de Jesucristo. Vencemos
este tipo de argumento fácilmente haciendo referencia a estos
otros textos.

Notemos que el versículo habla de mucho más. Por ejemplo,


tomando en cuenta que el verbo “era” en el primer versículo
(en el principio era el Verbo) es imperfecto. Quiere decir que se
pudiera haber traducido así: Cuando todas las cosas
comenzaron, ya el Verbo estaba en existencia. Claramente
hablándonos de la preexistencia de la Segunda Persona de la
Trinidad, la segunda frase (y el Verbo era con Dios) igual-
mente lo enseña. En la extensa eternidad pasada, Jesucristo, el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Verbo, siempre había estado en existencia con el Padre. Y la
tercera frase (y el Verbo era Dios) nos obliga a concluir que el 272
Verbo no era algo creado, sino que era el mismo Creador, ya
que añade: Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y
sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Esa frase en sí
nos obliga a descartar las conclusiones de los Testigos, puesto
que ya que el Verbo fue el mismo Creador, entonces no pudo
haber sido un ser creado como ellos procuran establecer.

Finalmente, para que no nos confundamos acerca de quién se


trata, el texto nos dice: Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó
entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del unigénito del
Padre, lleno de gracia y de verdad. Claramente se habla de la
encarnación de la Segunda Persona de la Trinidad. Ya en los
dos pasajes previos vimos lo que Jesucristo logró a nuestro
favor. Sin embargo, es interesante ver que el apóstol Juan
describe nuestra relación con el Verbo en términos de “vida” y
“muerte”, y de “luz” y “tinieblas”. Aunque usa la palabra vida al
referirse a todo lo vivo, se establece que toda vida viene por la
palabra de Jesucristo. Muy en especial el apóstol habla de la
“vida eterna” que sólo viene como regalo del Hijo: En él estaba
la vida, y la vida era la luz de los hombres. Esto hace claro que
el que no tiene al Hijo no tiene vida en sentido espiritual. Dice,
por ejemplo: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el
que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de
Dios está sobre él (Juan 3:36).

De forma parecida usa los conceptos contrastantes de “luz” y


“tinieblas”. En nuestro texto de Juan 1:1-5 nos encontramos
que con la venida del Hijo, diciendo: la luz brilla en las
tinieblas”. Toda la Biblia hace un contraste entre lo que Juan
llama “luz” y “tinieblas”. La primera es sinónimo de obediencia,
la segunda de desobediencia. Cuando dice: “y las tinieblas no la
comprendieron”, habla de la dificultad que todo hombre tiene al

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
confrontarse con Dios, entre lo que quiere hacer en busca de su
propia satisfacción, y lo que Dios pide que haga. ¡Las dos cosas 273
no encajan! Con increíble claridad el apóstol Juan explica: Esta
es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres
amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran
malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no
viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas (Juan
3:19-20).

El cuarto texto es Hebreos 1:1-4:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en


otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros
días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de
todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el
resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y
quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder,
habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por
medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las
alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más
excelente nombre que ellos.

Los primeros pasajes tienen mucho en común. Todos


comienzan con Jesucristo en su estado eterno; luego hablan de
su venida al mundo y el propósito de su encarnación, y
terminan con su incomparable exaltación. Aunque este pasaje
de Hebreos nuevamente nos apunta a la suprema importancia
de Jesucristo, nos intriga la manera en que lo introduce.
Contrasta la gran diferencia que hay entre los dos testamentos.
En el Antiguo Dios se nos revela por medio de los profetas.
Ahora, en el Nuevo, es por medio del mismo glorioso Dios
encarnado —el poderoso Creador y sustentador del universo, el
glorioso Dios velado en carne— el Señor Jesucristo, que nos
habla y nos revela sus verdades. ¡Qué importante es leer y
conocer el Nuevo Testamento!

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
En esta porción no sólo se nos señala la divinidad de Jesucristo,
al indicar que fue Él quien hizo el mundo, sino que relaciona a 274
ese Creador con el que proveyó nuestra redención. Por cierto,
de forma tan creativa el Dios eterno nos abrió —por medio de la
muerte de su Hijo— el camino a la salvación. Jesucristo tomó
sobre sí nuestras manchas y logró la limpieza total de nuestros
pecados. Ya, en los otros escritos, lo hemos visto con toda
claridad. Aquí el autor de la Carta a los Hebreos añade un
detalle muy significativo. Presenta al Hijo de Dios sentado a la
diestra del Padre. Y añade que goza de una gloria muy superior
a la de los ángeles. ¿Qué nos querrá decir?

El autor está muy consciente de las ideas que surgían acerca de


Jesús: (1) Que no era verdaderamente Dios, sino un hombre
excelente; (2) Que no era verdaderamente hombre, sino que
solo parecía serlo; (3) Que su muerte fue accidental, que le
pudo haber sucedido a cualquiera, y que no tenía ningún mérito
especial. Ahora, al decir: Se sentó a la diestra de la Majestad
en las alturas declara:

1. Jesús no quedó en una tumba, sino que está


gloriosamente vivo.

2. Jesús no es un hombre cualquiera, sino que es el mismo


Hijo de Dios, puesto que nadie más tendría el derecho de
sentarse al lado de la Majestad divina en el cielo si no fuera el
Hijo de Dios.

3. Jesús no sólo cumplió perfectamente todos los requisitos


del Padre, sino que se sienta al lado de éste porque el Padre
está plenamente satis-fecho con todo lo que hizo para redimir a
la humanidad.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
4. Jesús y sólo Jesús tiene el derecho de ocupar ese trono
exaltado. Como dice el texto: Hecho tanto superior a los 275
ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos. No
cabe duda de que el escritor quiere mostrar que Jesucristo es
Dios —muy superior a los ángeles.

5. Jesús ocupa ese trono majestuoso no tanto para


acomodarse y descansar, sino para gobernar, dirigir, supervisar
y gobernar todo lo que Dios ha puesto en sus manos (como
vimos en Filipenses 2:5-11).

El último pasaje es 2 Timoteo 2:11-13:

Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también


viviremos con él; si sufrimos, también reinaremos con él; si le
negáremos, él también nos negará; si fuéremos infieles, él
permanece fiel; él no puede negarse a sí mismo. Este pasaje no
relata la grandeza de Jesucristo de la misma forma que los
otros. Mientras que aquellos hablan de la grandeza de su
persona, este se refiere a la grandeza de sus promesas. Nos
muestra los increíbles beneficios espirituales y los innegables
obsequios que Jesucristo ha hecho llover sobre nosotros por su
gracia.

La primera cosa que tenemos que notar es que estos beneficios


no son para todo el mundo. Hay una condición, por tanto se
establecen sólo si morimos con él, y si sufrimos con él. Se trata
de una relación especial disfrutada por aquellos que se
identifican plenamente con Jesucristo. Cuando se habla de
morir con él se habla de la identificación que ocurre cuando
alguien pide que Cristo le cubra sus pecados. Es decir, se
identifica como un pecador condenado ante Dios por el cual
Jesucristo murió como sustituto. Reconoce que Cristo murió en
su lugar. Que con esa muerte Cristo pagó la pena de sus
pecados, e indica que reconoce que esa muerte fue tan efectiva

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
que era como que si él también hubiera muerto en la cruz con
Cristo. Por tanto, la deuda total que le debía a Dios fue pagada. 276
No queda nada más —ni una gran obra, ni siquiera un mínimo
esfuerzo— que uno pueda hacer. Jesucristo ya lo hizo todo.
Todo, absolutamente todo, lo cubrió.

Pero no solo pagó nuestra deuda, compartió con nosotros de su


divina existencia —vida que es eterna, sin fin, para siempre.
Cuando dice: Si sufrimos sigue hablando aun más de esa
increíble identificación con Jesucristo. Quiere decir que a
consecuencia de esa identificación se acepta todo lo que tiene
que ver con Jesucristo —vituperios, críticas, sufrimientos,
dolores, necesidades, privaciones—, cualquier cosa que pueda
componer a una vida que fielmente sigue y obedece a Cristo.
Los sufrimientos que aquí vienen son resultado de la
identificación con Él, no son creados por la persona. Por
ejemplo, al principio del capítulo mencionamos persecuciones
(malentendidos, rechazos, desprecios) que llegan a los
seguidores de Jesús sencillamente porque se han identificado
con Él. Otro aspecto se evidencia en el área de los placeres y
los gustos. Por amor a Cristo se descarta todo aquello por lo
cual él tuvo que morir en la cruz —las cosas pecaminosas de
este mundo. A la vez, no quiere decir que toda la vida se viva
con dolor, pena y sufrimiento. Hay gozo y gran contentamiento
al seguir y vivir para Cristo. Habiendo explicado lo que implica
sufrir con Cristo, miremos más allá para entender el resto de la
promesa que Él nos hace. Indica que nuestra identificación con
Cristo es para siempre, que la promesa que nos hace de
“reinar” con Él tiene que ver con la eternidad. No se trata de
fantasías, como saltar de estrella a estrella, de atravesar
paredes, de convertirnos en almas flotantes, algo parecido a los
ángeles. Dios trata de cosas serias, reales, significativas. Nos
habla de “la boda del Cordero” —una fiesta de unión con Cristo
tan gloriosa que no tiene comparación. Nos habla de un cielo y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
una tierra nueva, donde no hay pecado, donde todo es
perfección, donde no hay dolor ni lágrimas ni más sufrimiento, 277
donde Cristo es el centro de toda adoración, actividad y gloria,
donde “reinaremos” con Cristo para siempre.

Entonces viene una frase que es mal entendida por muchos: “si
le negáremos, él también nos negará”. Piensan que se refiere a
una caída, a un fracaso, a un lapso en su vida cristiana. Piensan
que con tal fracaso pierden su salvación. No, no es a eso que
apunta el apóstol Pablo. Se refiere más bien a los que no creen
en Cristo, a los que rehúsan aceptarle como Dios y Salvador. Se
trata de aquellos que le rechazan, que niegan su divinidad, que
niegan la eficacia de su muerte en la cruz. Es a tales que Cristo
le negará la salvación y el perdón. Precisamente la frase que
sigue lo aclara, ya que esta es la que habla de fracasos y
caídas: “si fuéremos infieles, el permanece fiel; él no puede
negarse a si mismo”.

Nos da con estas palabras confianza, seguridad de que Cristo


nunca nos abandonará, ¡no importa lo que hagamos! Nos ayuda
a comprender cuán grande es su salvación, cuán total y
comprensivo es su perdón. Que no hay nada—incluso en
nuestros peores fracasos—que nos pueda separar de Cristo.

Esa última frase es la que debe llenarnos de gozo y confianza.


Es la más gloriosa de todas—y podemos personalizarla. Es la
promesa inviolable de Jesucristo que me asegura a mí que yo le
pertenezco a Él. Como Creador del mundo, el que gobierna
todo, el que sustenta a todo con el poder de su palabra, el que
se sienta a la diestra de la Majestad celestial, ahora promete
que nunca me abandonará. El siempre estará a mi lado y
vendrá a mi defensa. Es para asegurarme que Él es mío y yo
soy de Él.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Mi todo poderoso Jesucristo nunca me dejará ni me
desamparará. Siempre y en todo lugar me será fiel. Y lo más 278
significativo e impresionante que me promete sobre toda cosa
es que me dice que si yo llegare a fallarle o a serle infiel, él
nunca, nunca, nunca me será infiel: “Si fuéremos infieles, él
permanece fiel”; Él no puede negarse a sí mismo. ¡Increíble!
Créalo o no, es la palabra del maravilloso Salvador. Nunca ha
mentido y no creo que ahora comenzará a mentir. Por lo tanto,
acepto su promesa y me glorío en todo lo que significa este
glorioso y poderosísimo Salvador para mí ahora mismo y por
toda la eternidad.

Concluye el pasaje con otro aspecto de esa identificación —la


más gloriosa de todas— y una que podemos personalizar. Esta
promesa dada por Jesucristo me señala que si estoy con Él (el
Creador del mundo, el que gobierna todo, el que controla todo,
el que se sienta a la diestra de la Majestad celestial), Él siempre
estará a mi lado y a mi defensa. Es como si fuéramos una sola
identidad, Cristo y yo.

Él es mío y yo soy de Él. Mi todopoderoso Jesucristo nunca me


dejará ni me desamparará. Siempre y en todo lugar me será
fiel. Y lo más significativo e impresionante que me promete es
que me dice que si yo llegarse a fallarle o a serle infiel, Él no
me abandonará, pues Él nunca, nunca, nunca me será infiel: “Si
fuéremos infieles, él permanece fiel; él no puede negarse a sí
mismo”. ¡Increíble! Esa, créalo o no, es la palabra del
maravilloso Salvador. Nunca ha mentido y no creo que ahora
comience a hacerlo. Por lo tanto, acepto su promesa y me
glorío en todo lo que significa para mí ahora y en la eternidad.

El incomparable Jesús

¿Qué o quién se compara con Jesucristo? La Biblia clara y


enfáticamente lo declara Salvador del mundo, el que es Dios, el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
que es coigual con el Padre. Cualquiera que lo quiera negar
tiene que contradecir estos pronunciamientos incuestionables 279
de la Biblia. Pablo lo expresa así:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que


nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares
celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la
fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha
delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser
adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro
afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia,
con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos
redención por su sangre, el perdón de pecados según las
riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros
en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio
de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había
propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en
la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que
están en los cielos, como las que están en la tierra (Efesios 1:3-
10).

Jesucristo es Yahveh
Hagamos una breve excursión por el Antiguo Testamento.
Parecerá una divagación, pero como hay la tendencia a pensar
que esta magnificencia de Jesucristo no se encuentra en las
páginas del Antiguo Testamento, creo necesario considerar este
punto.

Para comenzar, es importante ver cómo la Biblia presenta la


exaltación de Cristo, tanto en el Antiguo como en el Nuevo
Testamentos. Por ejemplo, dice 1 Corintios 12:3: Jesús es el
SEÑOR (frase que se repite en Romanos 10:9 y Filipenses
2:11). La palabra SEÑOR, cuando se escribe en mayúsculas en
el Antiguo Testamento, significa Yahweh (en hebreo) y es la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
palabra Kurios en griego. Este nombre SEÑOR (Kurios en
griego), es el título más usado en cuanto a Jesús en el Nuevo 280
Testamento. Por ejemplo, cuando los griegos decían: Kurios
Kaisar, anunciaban: “César es Señor”. Y tiene el mismo
significado cuando el título SEÑOR (Kurios) se aplica a
Jesucristo.

Por su parte, el Antiguo Testamento afirma una vez tras otra


que Yahveh es el SEÑOR. Exactamente igual a como el Nuevo
repite Jesús es el SEÑOR. La implicación es obvia: el Yahveh del
Antiguo Testamento no es ni más ni menos que el Jesucristo del
Nuevo. Cuando el Antiguo Testamento habla del SEÑOR
(Yahveh) se está refiriendo a Jesucristo, al Hijo de Dios, a la
Segunda Persona de la Trinidad.

Para más evidencia, tomemos las palabras de Jeremías 23:5-6


que dice:

He aquí, vienen días —declara el SEÑOR [Yahveh/ Kurios]—en


que levantaré a David un Renuevo justo; y él reinará como rey,
actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la
tierra.

En sus días será salvo Judá, e Israel morará seguro; y este es


su nombre por el cual será llamado: El SEÑOR [Yahveh/Kurios],
justicia nuestra".

Se entiende claramente la profecía. El profeta declara que el


SEÑOR —Dios Padre— anuncia que en el futuro vendrá un
Salvador cuyo nombre también será SEÑOR (Yahveh/Kurios),
es decir, uno que es igualmente Dios. Aparte de ese texto
podemos ir a numerosos pasajes del Antiguo Testamento y ver
que cuando se cita en el Nuevo se está señalando al SEÑOR
Jesucristo. Como venimos estableciendo, el SEÑOR del Antiguo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
es el mismo Jesucristo del Nuevo. Para confirmarlo, haga las
siguientes comparaciones: 281
• Isaías 40:3 con Mateo 3:3
• Salmo 8:2 y Mateo 3:11-17
• Salmo 110:1 y Mateo 22:44-45
• Malaquías 3:1 y Lucas 1:76
• Salmo 23:1 y Juan 10:11
• Isaías 8:14 y Romanos 9:32-33
• Joel 2:32 y Romanos 10:9-13
• Isaías 45:23 y Romanos 14:11; Filipenses 2:16
• Jeremías 9:24 y 1 Corintios 1:31
• Isaías 40:13 y 1 Corintios 2:16
• Salmo 68:18 y Efesios 4:8-10
• Zacarías 12:10 y Apocalipsis 1:7
• Salmo 62:12 y Apocalipsis 221:12

Jehová (Yahveh/Kurios) es el mismo Hijo de Dios, Jesús, el que


la Biblia nos dice que es exaltado por encima de los ángeles y
los profetas (Mateo 13:32; 21:27; 22:2), el que tiene una
relación especial con el Padre (Mateo 11:7), el Hijo con el cual
el Padre está complacido (Mateo 3:17; 17:5; Marcos 1:11; 9:7;
Lucas 3:22; 9:35), el unigénito del Padre (Juan
1:18; 3:16; 1 Juan 4:9), el Hijo de Dios (Romanos 8:32), el
Hijo eterno (Juan 17:5, 24; Hebreos 1:5; 5:5), la imagen del
Dios invisible (Colosenses 1:15; 2 Corintios 4:4), la refulgencia
de su gloria (Hebreos 1:3), a quien el Padre le dio vida en sí
mismo (Juan 5:26), igual a Dios en conocimiento (Mateo
11:27), en honor (Juan 5:23), en poder para redimir (Juan 1:3;
5:21, 27), en todas sus obras (Juan 10:30), en dominio sobre
todo lo que existe (Mateo 11:27; Lucas 10:22; 22:29; Juan
16:15; 17:10), el que será el justo juez de todos los pecadores
(Mateo 25:31; Judas 14 y 15), y el que con justicia
recompensará a los suyos (Isaías 62:11; Mateo 6:4, y
Apocalipsis 22:12).

Jesús, personificación de la gracia de Dios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Verdaderamente seríamos negligentes si al considerar la
gloriosa Segunda Persona de la Trinidad no habláramos de la 282
manera tan especial en que Él manifiesta la gracia de Dios.

Vale mencionar nuevamente la bendición apostólica:

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión


del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén (2 Corintios
13:14). Como hemos dicho, en esta bendición se nos describe
el trato particular que cada persona de la Trinidad muestra
hacia nosotros. Dios el Padre nos circunda con un amor
inefable. Dios el Espíritu Santo hace que ese amor sea sentido,
comunicado, experimentado y disfrutado por todos los que
somos sus hijos. Y que por medio del glorioso Señor Jesucristo
la gracia infinita, perdonadora, aceptadora, abrasadora —sin la
cual nunca jamás hubiéramos conocido el amor de Dios y la
comunión del Espíritu Santo— nos ha venido gratuitamente
(aunque no lo merecíamos).

La palabra para gracia en hebreo es hen y en griego es charis.


En español, en hebreo, en griego —y en todos los idiomas—
tiene el mismo significado: el soberano, inmerecido favor que
Dios les regala a las personas que realmente merecen su ira.
Deuteronomio 9:4-6 nos ayuda a entender que la gracia divina
no es una recompensa a las buenas obras humanas, sino que
es un regalo de la pura benevolencia de Dios:

No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios los haya


echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha traído
Jehová a poseer esta tierra; pues por la impiedad de estas
naciones Jehová las arroja de delante de ti. No por tu justicia,
ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de
ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las
arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová
juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
La misma idea la leemos en el Nuevo Testamento, Efesios 2:8-9
y 2 Timoteo 1:9: 283
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de
vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se
gloríe.

Nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a


nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos
fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos. No
tenemos que ir más allá de la cruz para ver la manera en que
esa grandiosa gracia fue desplegada. En Juan 17:5 Jesús habla
de aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese,
gloria que puso a un lado para venir a este mundo y dar su vida
en rescate nuestro. No hay mayor evidencia de la gracia divina
que esa. No tuvo que venir, pero de tal manera amó Dios al
mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel
que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Es así que a pesar de nuestras injusticias y calamitoso estilo de


vida, Dios en Cristo Jesús nos dice: Tendré misericordia del que
yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me
compadezca (Romanos 9:15; Éxodo 33:19). Nos dice Juan
1:14-17 que esa gracia nos viene por mediación de Jesucristo.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y


vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de
gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo:
Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes
de mí; porque era primero que yo. Porque de su plenitud
tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de
Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio
de Jesucristo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Y hay un punto más que debe ser mencionado, por cierto: el
perdón de nuestros pecados. Este viene por ese regalo 284
inigualable de gracia, esa gracia perdonadora también ha sido
lo suficientemente poderosa para cambiar nuestros corazones.
Por gracia nos hizo aptos para predicar, para hacer obras que
complacen a Dios (Efesios 2:10), y nos dio la habilidad para
servir amablemente al pueblo de Dios, como señala Pablo en 2
Corintios 8:9:

Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que


por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que
vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

¡Cuánta honra, cuánta gloria, cuánta alabanza, cuánto


agradecimiento debemos darle a Jesucristo! Él es el glorioso
Hijo a quien Dios el Padre otorgó todo poder y honor para que
ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla, de los que están
en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua
confiese que Jesucristo es Señor.

Lista de ideas, enseñanzas y doctrinas falsas

1. Adopcionismo: Niega la naturaleza divina de Jesús; dicen


que este se convirtió en Hijo de Dios en el momento de su
bautismo en el Jordán.

2. Apolinarismo: Niega que Cristo tuviera alma y siquis


humanas.

3. Arrianismo: Niega que el Hijo es de la misma sustancia


del Padre, ya que este lo engendró. Lo tienen como un dios
subordinado o secundario.

4. Docetismo: Afirma que el cuerpo de Cristo es sólo una


mera apariencia y que su pasión y su muerte no fueron reales.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5. Ebionismo: Cristo es sólo un hombre, hijo de José y de
María. Es un profeta, pero no el Hijo de Dios. 285
6. Encratismo: Creencia que proclama que para ser salvo
se requiere la continencia sexual.

7. Homeismo: Doctrina según la cual el Hijo es semejante


en todo al Padre, pero no es igual.

8. Mesalianismo: Doctrina de ascetas y místicos que


afirman que la presencia de Dios se encuentra mediante danzas
próximas al trance y las visiones extáticas.

9. Monarquismo: Enseña que Jesús era humano y llegó a


ser Dios; también que Dios se manifiesta en la Trinidad de tres
modos: primero como Padre, luego como Hijo y finalmente
como Espíritu Santo.

10. Monofisismo: Enseña que Jesús era Dios con atributos


humanos, pero tenía una (mono) naturaleza dominante que era
la divina.

11. Monotelismo: Una variante del monofisismo, según la


cual en la persona de Cristo hay una energía divino-humana,
pero no dos voluntades.

12. Nestorianismo: Doctrina que enseña que en

Jesucristo coexisten dos personas: el hombre y el Dios, en lugar


de presentarle como una sola persona.

13. Nosticismo: Promueve la idea de que hay un


conocimiento que es superior e independiente al de la fe. Este
conocimiento trascendente se alcanza a través de los medios
intuitivos interiores, no por la fe ni por medio de Jesucristo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
14. Origenismo: Orígenes interpretó alegóricamente las
Escrituras y afirmó que las almas preexisten al nacimiento del 286
hombre.

15. Pelagianismo: Enseña la primacía y eficacia del esfuerzo


individual por obtener la salvación. En su defensa del libre
albedrío niega casi completamente la acción de la gracia divina,
y niega la existencia del pecado original, cosa que hace
innecesaria la redención. Estas ideas siguen latiendo en las
controversias sobre la gracia y la predestinación.

16. Sabelianismo: Es la enseñanza que minimiza la


distinción entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, declarando
que Dios es uno, pero que se manifiesta de distintos modos.

17. Subordinacionismo: Enseñanza que subordina el Hijo al


Padre, y luego el Espíritu Santo al Hijo.

18. Traducionismo: Doctrina según la cual el alma es


transmitida por los padres en la generación corporal. Se opone
a la doctrina de que el alma es creada directamente por Dios.

Preguntas de estudio

1 ¿Por qué, cree usted, ha habido tanta oposición a la


divinidad de Jesucristo desde su nacimiento en Belén?

2 ¿Está de acuerdo con el autor de que hoy se enfatiza


más al Espíritu Santo que a Jesucristo? ¿Cuál debe ser nuestro
énfasis y por qué?

3 ¿Cuáles son elementos de la oposición?

4 Mencione los cinco pasajes bíblicos que tratan el tema de


la centralidad de Jesucristo. ¿Cuál de estos pasajes le gustó
más?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
5 ¿Por qué es importantísimo para nosotros siempre
recordar la exaltación otorgada al Hijo por el Padre, como 287
expresado en Filipenses 2:5-11 y Colosenses 1:15-20?

6 ¿Cómo refutaría la errada interpretación que los Testigos


de Jehová hacen de Juan 1:1-5?

7 ¿Puede enumerar los cinco puntos resumidos en Hebreos


1:1-4?

8 ¿Qué seguridad nos imparte el Apóstol Pablo en 2


Timoteo 2: 11-13?

9 ¿Cómo personifica Jesús la gracia de Dios?

Capítulo 6
El Espíritu Santo es Dios

AÑOS ATRÁS HENRY DRUMMOND (1851-1897), científico,


evangelista y autor, afirmó: “Una ciencia que no tenga misterio
es desconocida, y una religión sin misterio es absurda”.
Buscando entender la Trinidad hemos estado excavando en
medio de mucho misterio, buscando entendimiento de lo que
Dios en su Palabra nos ha contado acerca de sí mismo. Hemos
escalado suficientes misterios para llegar al mismo punto que
Pablo:

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia


de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus
caminos! (Romanos 11:33)

Por cierto, lo que hemos aprendido acerca de la Trinidad nos


ayuda a entender muchas cosas acerca de Dios. Por ejemplo,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
nos dice Juan en su evangelio que Dios es amor. ¿Por qué es
importante saber que Dios es un Dios en tres personas para 288
comprender que es un Dios de amor? Supongamos que fuera
un ser solo, sin el Hijo y sin el Espíritu Santo, ¿a quién hubiera
amado durante toda esa eternidad pasada? Para amar tiene
que haber más de una persona. Por tanto, a no ser que Dios
sea Trino no podríamos hablar de esa característica suya.
Sencillamente decir que es amor porque nos amó a nosotros no
vendría al caso, porque nosotros en términos de eternidad
somos unos recién llegados. ¿Y qué con el amor en toda esa
interminable eternidad pasada? Sin esas tres personas en
Trinidad el amor hubiera sido inexistente.

Recordemos lo que nos cuentan los primeros capítulos de la


Biblia, que Dios hizo pasar delante de Adán a todos los
animales para que les diera nombre. Cuentan que, en el
proceso, Adán descubrió que cada animal tenía su pareja,
aunque él no. Para que tuviera a quien amar fue necesario
proveerle a alguien a su nivel y de su misma clase. ¡Qué alivio
cuando Dios creó a Eva! Igual ocurre con Dios. Para amar era
necesario que cada una de las tres personas fuera Dios, que
fueran de la misma sustancia y esencia divinas. Así es que al
entender aspectos como los que estudiamos acerca de su
gloriosa persona —aunque siempre permanecerá en misterio—
nos es mucho más fácil entender los aspectos de su carácter y
sus atributos.

Ahora, al llegar al tema del Espíritu Santo, la Tercera Persona


de la Trinidad, nos interesa muchísimo aprender más acerca de
esta persona de quien tanto se habla hoy. En el capítulo
anterior pudimos apreciar cuánto logró el Hijo de Dios para
ganarnos la aceptación del Padre. Su obediencia, su
humillación, su asombroso sacrificio nos deja totalmente

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
maravillado. ¡Qué Salvador y qué salvación! Sin embargo, es al
mismo Jesucristo que le escuchamos decir: 289
Os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no
me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me
fuere, os lo enviaré (Juan 16:7).

¿Por qué es el Espíritu Santo tan importante? ¿Cómo


complementa y completa esa obra tan perfecta que Cristo hizo
a nuestro favor? Comencemos prestando atención a lo demás
que dijo Jesucristo acerca del Espíritu Santo:

Cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre,


el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará
testimonio acerca de mí (Juan 15:26).

El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi


nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo
que yo os he dicho (Juan 14:26).

Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual


clama: ¡Abba, Padre! (Gálatas 4:6).

En estos textos Jesucristo explica el papel que juega el Santo


Espíritu en la vida de cada cristiano. Quizás lo podría-mos
entender mejor si considerásemos el papel que jugó en la vida
de Cristo, tal como lo detalla el Evangelio según San Lucas.
Nótese cómo participa el Espíritu en cada aspecto de la vida de
Jesús, desde su concepción hasta su ascensión:

1. El Espíritu Santo es el que embaraza a la Virgen María:


El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te
cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que
nacerá, será llamado Hijo de Dios (Lucas 1:35 y Mateo 1:20).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
2. El Espíritu Santo llena a Elizabeth y ella bendice a María,
y el hijo en su vientre salta de gozo: Elizabeth fue llena del 290
Espíritu Santo… dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el
fruto de tu vientre… Porque tan pronto como llegó la voz de tu
salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre
(Lucas 1:41-44).

3. El Espíritu Santo hace que Zacarías profetice acerca de


Jesús: Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo, y
profetizó… (Lucas 1:67).

4. El Espíritu Santo prepara a Simeón para la llegada de


Jesús: Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón… y el
Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el
Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al
Ungido del Señor. Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y
cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo… él le
tomó en sus brazos, y bendijo a Dios (Lucas 2:25-28).

5. El Espíritu Santo anuncia quién es Jesús por medio de


Juan Bautista: Viene uno más poderoso que yo, de quien no
soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en
Espíritu Santo y fuego (Lucas 3:16).

6. El Espíritu Santo desciende sobre Jesús en el bautismo:


Y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como
paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo
amado; en ti tengo complacencia (Lucas 3:22).

7. Es Espíritu Santo llena a Jesús luego del bautismo:


Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán (Lucas 4:1).

8. El Espíritu Santo lleva a Jesús al desierto para ser


tentado por Satanás: Y fue llevado por el Espíritu al desierto
(Lucas 4:1).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
9. El Espíritu Santo llena a Jesús de poder para su
ministerio: Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se 291
difundió su fama por toda la tierra de alrededor (Lucas 4:14).

10. El Espíritu Santo, declara Jesús, es la fuente de su


poder: Entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se
levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo
abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu
del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar
buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y
vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos (Lucas
14:16-19).

No hay duda de la importancia de la ayuda, dirección,


preparación, presencia, poder y participación del Santo Espíritu
en cada aspecto de la vida y ministerio del Señor Jesucristo.
Recordemos lo que hemos estado indicando desde el principio
de este estudio, que tenemos un solo Dios, y cada una de las
tres personas siempre está íntimamente relacionada, y ninguna
de las tres obra independientemente de las otras. Donde está
una persona, ahí están las tres.

Y hay otra cosa que nos debe ser bien obvia: si a Cristo le hizo
falta la presencia, la fuerza y la dirección del Espíritu Santo,
cuánto más a nosotros. Llenémonos de gozo porque esto
precisamente es lo que Él nos prometió:

El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi


nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo
que yo os he dicho (Juan 14:26).

El gran regalo de Dios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Es de gran satisfacción saber que al tener a Cristo tenemos
también al Padre y al Espíritu Santo. ¡La Santa Trinidad ha 292
hecho residencia en nosotros! Como dice 1 Corintios 6:19:
Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. Es más, nos in-
forma Jesucristo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi
Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él
(Juan 14:23). La promesa se repite en 1 Juan 4:12 y 16: Dios
es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y
Dios en él. Además, Cristo enfatiza el hecho de que mora en
nosotros: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo
yo, mas vive Cristo en mí (Gálatas 2:20 y se lee algo parecido
en Juan 15:4-5).

Aun con más insistencia el Nuevo Testamento explica que el


Espíritu Santo vive en nosotros: Si el Espíritu de aquel que
levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que
levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también
vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros

(Romanos 8:11). En Juan 14:17 se declara aun de forma más


clara: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir,
porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque
mora con vosotros, y estará en vosotros. Luego otros pasajes
explican los detalles de su obra en nuestros corazones: el
Espíritu Santo nos llena (Hechos 2:4), nos bautiza (Hechos
1:5), nos guía (Romanos 8:14), y nos ayuda (Romanos 8:26).

Personalicémoslo para que lo que acabamos de decir nos


impacte en verdad. Acabamos de ver que como cristiano, soy
templo de Dios —esta es una gloriosa verdad, una gozosa
realidad. ¡En mí vive el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo! Pero,
cuando me doy cuenta de que eso es literalmente cierto, es
probable que me sienta incómodo. Es decir, ya que Dios vive en
mí, no hay manera que pueda escaparme de su presencia. No
puedo decirle: “Por favor, mi querido Dios, sal un ratito de mi

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
vida mientras cometo mi pecado favorito”. No, no es posible.
Veinticuatro horas al día vivo en la presencia de Dios. Todo lo 293
que hago, todo lo que pienso, todo lo que digo ocurre
directamente delante de sus ojos. Si peco estoy pecando en su
templo. ¿Producirá esto claustro-fobia? Lo haría si viviéramos
para la carne. Recordemos la forma en que lo describe David
(Salmo 139:5,7):

Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. ¿A


dónde me iré de tu Espíritu?

¿Y a dónde huiré de tu presencia?

El Espíritu Santo como el “soplo” de Dios

Hablando de otro aspecto de la persona del Espíritu Santo, es


fascinante que la Biblia se refiera a Él como “el respiro de
Dios”: El espíritu de Dios me hizo y el soplo del Omnipotente
me dio vida ( Job 33:4). En Génesis 1:2 leemos: la tierra
estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz
del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las
aguas. Hablando del Espíritu de Dios, nos dice el Salmo 33:6:
Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; y todo el
ejército de ellos, por el aliento [ruah] de su boca. En el idioma
hebreo la palabra que se usa para “espíritu”, “respiro” y
“aliento” es una: ruah, mencionado unas 90 veces en el Antiguo
Testamento. En griego es pneuma. Sólo en las cartas de Pablo
se usa esa palabra en referencia al Espíritu 115 veces —y hay
muchas otras menciones del pneuma de Dios que hicieron otros
escritores bíblicos.

En Juan 3 el Señor Jesús habla del Espíritu, diciendo: De cierto,


de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu,
no puede entrar en el reino de Dios. Allí apunta a la obra tan
especial del Espíritu Santo en la regeneración del pecador. Esto

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
lo enfatiza Pablo en 1 Corintios 12:3: Nadie puede llamar a
Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Juan el Apóstol dice lo 294
mismo, pero de otra forma: Lo que es nacido de la carne, carne
es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es (Juan 3:6).

El Espíritu Santo es comparado con el viento: El viento [el


Santo Espíritu] sopla de donde quiere, y oyes su sonido [voz];
mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es [con] todo
aquel que es nacido del Espíritu (Juan 3: 5 y 8). Clara-mente el
Espíritu es soberano.

Viene cuando quiere. Viene como quiere. Viene al que decide


venir. Nadie determina su curso, nadie lo obliga, lo atrae por
sus esfuerzos personales, nadie lo retiene a su gusto. Él sopla
donde quiere soplar, y con la cantidad de viento que quiere
usar. Se puede oír su sonido y se pueden sentir sus efectos,
pero la manera en que obra, el modo en que obra, y por qué es
que escoge obrar queda todo dentro del predeterminado
propósito de su divina voluntad.

En ese sentido es interesante repasar lo que sucedió el Día de


Pentecostés. Dice que:

De repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio


que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego,
asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del
Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según
el Espíritu les daba que hablasen (Hechos 2:2-4).

A veces, como hizo en Pentecostés, el Espíritu llega con una


fuerza incontenible, como la de un torbellino, con gran ruido o
tremendo estruendo, como un viento recio —quitando toda
oposición, eliminando toda barrera, venciendo todo obstáculo.
¡Es Dios, puede obrar como quiere! ¿Quién le puede resistir? En

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
ocasiones apenas se oye, llega silencioso, inadvertido, con gran
ternura y amor irresistible. No importa cómo haga su aparición, 295
es el mismo gran Espíritu de Dios que llega como fuego para
quemar todo pecado y hacer vivir la gracia y el amor de Cristo
en cada vida que toca. Por ejemplo en 2 Tesalonicenses 2:8 se
describe el poder absoluto de su “aliento” frente a Satanás:
Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús
derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor
de su venida.

Y es ese mismo Espíritu de vida y de poder que recibieron los


discípulos por parte de Jesucristo: Y habiendo dicho esto, sopló,
y les dijo: Recibid el Espíritu Santo (Juan 20:22). Sí, eso
ocurrió varias semanas antes del Día de Pentecostés. Pero,
¿dónde dice que el Espíritu Santo sólo viene a cierto lugar y en
cierto día? Recordemos que es Dios, por tanto omnipresente.
¿Fue ese soplo del Espíritu sobre los discípulos diferente al que
luego recibirían en Pentecostés? ¿Fue ese un soplo meramente
simbólico, cosa que esperaría hasta el día de Pentecostés para
cumplirse? De ninguna manera. El “soplo” de Jesucristo sobre
los discípulos manifiesta nueva-mente la interrelación que
comparte la Santa Trinidad en relación a nosotros los hijos de
Dios. Ese “soplo” divino imparte el poder especial del Espíritu
que necesita el hijo de Dios en todo lugar y en todo momento,
y que está a la disposición de toda persona que cree y confía en
Jesús. La realidad es que ha venido “soplando”, “obrando” y
“llenando” de poder y vigor espiritual a todos los siervos del
Señor desde que Dios formó a Adán en el Huerto del Edén y —
nótese— allí sopló en su nariz aliento de vida (Génesis 2:7).

¿Por qué será que queremos limitar el actuar del Espíritu Santo
hasta el día de Pentecostés, o adaptar su manera de obrar a
nuestras creencias particulares? Usted y yo necesitamos ese
soplo una vez tras otra, todos los días. La llenura del Espíritu

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Santo no está limitada a ciertos días ni a ciertos lugares. Desde
que Dios colocó al hombre creado a su imagen sobre la tierra el 296
Espíritu de Dios ha sido la fuente de re-generación, de piedad,
de poder y de toda bendición espiritual. Él es el que el Trino
Dios ha designado para asistir y suplir las necesidades
espirituales de cada miembro de la gran familia de Dios.

El Espíritu Santo es Dios

Un cuidadoso estudio del Antiguo Testamento mostrará la


presencia y actuación del Espíritu Santo, sin embargo, es en el
Nuevo Testamento que vemos la confirmación de su divinidad.
Veamos dos textos que abiertamente lo declaran divino. El
primero tiene que ver con Ananías y Safira, cuando
pretendieron engañar a la iglesia en Jerusalén y mintieron al
Espíritu Santo. Con esa mentira al Espíritu Santo, se nos dice,
mintieron a Dios. Claramente los discípulos creían que el
Espíritu es Dios:

Dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para


que mintieses al Espíritu Santo?... No has mentido a los
hombres, sino a Dios (Hechos 5:3-4).

Otro texto es 1 Corintios 3:16-17. Allí se explica que si soy hijo


de Dios, mi vida es el templo de Dios, y el Dios que vive en mí
y al que yo pertenezco es el Espíritu Santo:

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios


mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios
le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois
vosotros, santo es.

En Marcos 3:28-29 también tenemos un texto que afirma su


divinidad. Este habla de la blasfemia contra el Espíritu Santo —

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
sabemos que una blasfemia siempre es contra Dios, por tanto
allí también se establece que el Espíritu Santo es Dios. 297
Además de estos textos, encontramos varios que asignan al
Espíritu Santo atributos que sólo son de Dios:

• es eterno (Hebreos 9:14);

• es omnipresente (Salmo 139:7-10; Hechos 1:8);

• es omnisciente (Isaías 40:13; 1 Corintios 2:10);

• es omnipotente (1 Corintios 12:4-6);

• es sabio (Isaías 11:2);

• es incomprensible (Isaías 40:13).

• es “santo” (Salmo 51:11; Isaías 63:10-11; Lucas 11:13,


Efesios 1:13; 4:30; 1 Tesalonicenses 4:8).

Nombres que explican la función del Espíritu

Jesucristo, antes de ir a la cruz, cuando se unió con sus


discípulos en el Aposento Alto, tomó esa ocasión como
momento propicio para hablarles detalladamente sobre la Santa
Trinidad. Así que de forma única e íntima habla del Padre, de sí
mismo y del Espíritu Santo. Les informa que, junto con el
Padre, Él mandará al Espíritu Santo (uno al mismo nivel que Él
y el Padre) para servirles de Consolador—la palabra es
parakletos en griego— (Juan 14:16; 26; 15:26; 16:7); de Guía
(Juan 16:13; Hechos 13:1; Romanos 8:12), y de Maestro (Juan
14:26; 1 Corintios 2: 12 y 13; 1 Juan 2:26 y 27).

Cada nombre que le da al Espíritu Santo tiene mucha


importancia. Tomemos, por ejemplo, el nombre “Consolador”.
En su libro Fundamentos de la Fe Cristiana James Montgomery

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Boice hace un comentario excelente que nos ayuda a entender
el significado grandioso que ese nombre tiene para nosotros: 298
En el idioma griego la palabra es paraklétos. Esta palabra suele
ser traducida como "Consolador" (si bien ésta no es la mejor
traducción), "Consejero" o "Abogado". Cristo la usa en sus
discursos finales para referirse al Espíritu Santo, cuando habla
de "otro Consolador" (Juan 14:16; comparar con 14:26; 15:26;
16:7). También es usada con respecto a Jesús mismo (1 Jn
2:1). El verdadero significado de esta palabra proviene de sus
connotaciones legales o forenses. Literalmente paraklétos
proviene de dos palabras griegas: para, que significa "junto
con" (la encontramos en las palabras parábola, paradoja,
paralelo y otras), y klétos, que significa "llamado" (también es
la raíz de la palabra griega usada para la iglesia, ekklésia, que
significa "los llamados"). Un paracleto, por lo tanto, es alguien
que ha sido llamado para estar junto a otro a fin de ayudarlo,
en otras palabras, un abogado. Es interesante notar que la
palabra abogado en castellano antiguo era advocado. La
palabra advocado está compuesta por dos vocablos, ad, que
significa "a" o "hacia", y vocare, que significa "llamar". Por lo
cual un advocado, o un abogado como diríamos hoy en día, es
alguien que ha sido llamado para ayudar a otro. El cuadro que
tenemos delante de nosotros por lo tanto, es de algo semejante
a lo que podríamos llamar un bufete celestial de abogados
donde nosotros somos los clientes. Hay una rama celestial
presidida por el Señor Jesucristo y otra rama terrenal presidida
por el Espíritu Santo.

El segundo nombre es Maestro. Jesús dijo: Mas el Consolador,


el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os
enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he
dicho (Juan 14:26). En 1 Corintios 2:12 y 13 encontramos un

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
comentario significativo sobre la manera en que se cumplió esa
promesa: 299
Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el
Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios
nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras
enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el
Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

El apóstol Juan hace la misma afirmación cuando habla de


aquellos que buscaban engañar a la iglesia. Le recuerda al gran
Maestro que Jesucristo había enviado, que nos permite
reconocer y vencer todo error:

Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que


vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis
necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma
os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira,
según ella os ha enseñado, permaneced en él (1 Juan2:26-27).

¡Qué maravilloso, bendito y eficiente Maestro nos mandó


Jesucristo para ayudarnos y acompañarnos en nuestra vida
cristiana! ¡Cómo nos revela las verdades de la Biblia! ¡Cómo
nos ilumina las verdades de Dios! Si no aprendemos, si
descuidamos lo enseñado, o si fallamos, la culpa cierta-mente
no es del Santo Espíritu, sino de la dureza, torpeza y rebeldía
de nuestros propios corazones.

Pensemos en lo que significa tener al Santo Espíritu de

Guía. Dice el Señor:

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos
son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de
esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis
recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de
que somos hijos de Dios (Romanos 8:14-16). 300
No se trata de impresiones, ni de emociones, ni de sentimientos
vagos, ni de impulsos que seguimos cuando hacemos nuestras
decisiones, más bien se nos informa que Dios el Espíritu Santo
nos guía. A veces nos guiará a través de circunstancias, como
en el caso de Pablo. Este quería ir a Bitinia, pero el Espíritu le
cerró la puerta (Hechos 16:7: Cuando llegaron a Misia,
intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió). Otras
veces nos guiará mediante la ilumi-nación: es decir, nos abre el
entendimiento para que comprendamos lo que su Palabra nos
dice. Eso fue lo que le sucedió a Pedro el Día de Pentecostés,
cuando la gente le pidió que explicara lo que estaba
sucediendo. Él se levantó y, por iluminación del Espíritu Santo,
mostró cómo la venida del Espíritu Santo complementaba la
muerte de Jesucristo. El resultado fue que el Espíritu convenció
a tres mil de las personas que escuchaban de que se
arrepintieran y se entregaran a Cristo.

Esa “guianza” —o dirección divina— sin embargo, tiene otro


aspecto, algo mucho más especial. El texto de Romanos 8:14-
16 nos habla de “esclavitud”, de “adopción” y de “hijos de
Dios”. El Espíritu Santo nos despierta a la realidad de que ya no
somos “esclavos” —especialmente del pecado. Hemos sido
liberados; nuestras cadenas han sido rotas. Ahora somos libres
para servir y vivir para Dios. El Espíritu Santo nos lleva a ese
reconocimiento y que ahora hemos sido adoptados por Dios.
¡Somos sus hijos! Dios es nuestro Padre, Jesucristo es nuestro
hermano; y el Espíritu Santo es nuestro divino compañero.
Somos de la familia; pertenecemos a Dios. Tenemos hogar,
tenemos Padre, tenemos hermanos, tenemos futuro, tenemos
eternidad, tenemos herencia gloriosa. Y sobre todo, ¡tenemos a
Dios!

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Otro aspecto importante de la obra del Espíritu Santo
301
Créanlo o no, el problema más grande y grave del ser humano
es el pecado, puesto que nos separa irremediable-mente de
Dios. El problema comenzó cuando Adán y Eva pecaron en el
huerto del Edén, y ha persistido en todas las generaciones
hasta hoy. Por tanto, la necesidad más grande y urgente de
todo hombre es conocer la fantástica solución que Dios ha
provisto con su Hijo amado en la cruz del Calvario. Jesucristo
nos informa en Juan 16:8-15 que uno de los oficios importantes
del Espíritu Santo de Dios es señalar ese pecado en el mundo y
en nuestras vidas (a causa del cual viene el juicio de Dios) y
apuntar al Hijo de Dios (que quita el pecado del mundo):

Y cuando él venga [el Espíritu Santo], convencerá al mundo de


pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen
en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis
más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido
ya juzgado. Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora
no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de
verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su
propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará
saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque
tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre
es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Hay mucha confusión en cuanto a la obra del Espíritu Santo. En


muchos lugares el aspecto que acabamos de mencionar es
ignorado, puesto que no estamos convencidos de que el
problema número uno de todo ser humano es su pecado.
Creemos que es la salud o la pobreza o los prejuicios raciales, o
la política, o el imperialismo, etcétera. Por tanto, lo que más
nos interesa al oír del Espíritu Santo son los beneficios que
podría darnos —sobre todo los dones. Queremos tener todo
aquello que podamos conseguir del Espíritu que nos pueda traer

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
prosperidad, salud, elevar y dar poder, prestigio y éxito. No nos
damos cuenta de que para recibir el primer beneficio de parte 302
del Espíritu Santo primero tenemos que escuchar lo que nos
dice acerca de nuestra pecaminosidad. El interés primordial del
Espíritu es llevarnos a que respondamos al llamado de
Jesucristo como Señor y Salvador de nuestras vidas.

Por su manera de hablar y enseñar hay algunos que parecen


creer que el Espíritu Santo apareció por primera vez el Día de
Pentecostés y que de ahí en adelante es que comienza su
poderosa obra. Esa es una idea muy, pero muy equivocada. El
bendito Espíritu Santo es eterno y siempre, dondequiera que
han obrado el Padre y el Hijo, allí ha estado. Notemos algunas
referencias al respecto. Nos dice la Biblia que Él fue el agente
de la creación (Génesis 1:2; Salmo 33:6; Salmo 104:30). Que
es el Espíritu Santo el que da vida espiritual y física (Génesis
2:7; Job 33:4; Salmo 104:30). Fue el Espíritu Santo el que vino
sobre los profetas del Antiguo Testamento capacitándoles para
hablar la palabra de Dios (Números 11:25; 24:2; 1 Samuel
10:10; 15:10; 19:23; 2 Reyes 2:9; 2 Crónicas 18:23; 24:20;
Isaías 61:1; Ezequiel 2:2; Miqueas 3:8).

Los siguientes textos afirman que fue el Espíritu Santo el que


habló por medio de los profetas (Mateo 23:43; Marcos 12:36;
Hechos 1:16; 28:35; Hebreos 3:7; 10:15; 1 Pedro 1:11; 2
Pedro 1:21). Nótese que fue el Espíritu el que testificó en los
días de Noé (1 Pedro 3:19). Fue al Espíritu Santo al que el
pueblo de Israel resistió (Hechos 7:51). Es importante
reconocer que también fue el mismo Espíritu Santo el que, en la
antigüedad, dio dones especiales a los israelitas (Jueces 3:10;
6:34; 11:29). No hay área de la actividad divina en la que el
Espíritu Santo no haya sido el agente que llevaba a cabo la
voluntad del Padre y del Hijo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Por supuesto el Día de Pentecostés fue un evento especial. El
profeta Joel lo había prometido (Joel 2:28-32): 303
Después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y
profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos
soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también
sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en
aquellos días.

Juan el Bautista había dicho que Jesús bautizaría con el Espíritu


Santo (Marcos 1:8 y Juan 1:33). Jesucristo mismo repitió esa
promesa en Hechos 1:4-5, y explícitamente en el versículo 8:
Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu
Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en
Samaria, y hasta lo último de la tierra. Pentecostés fue el
acontecimiento histórico en el que esa promesa especial de
Jesucristo se cumplió. El Espíritu de Dios derramó su poder
sobre la iglesia como nunca antes para que de allí en adelante
testificara efectivamente de Jesucristo, y llegara con el mensaje
de salvación hasta lo último de la tierra.

Por cierto, en tiempos del Antiguo Testamento algunos


recibieron dones especiales del Espíritu. Sin embargo, la Biblia
nos hace claro que ahora, después de Pentecostés, todos los
creyentes reciben dones especiales. Dice 1 Corintios 7:7: A
cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida
del don de Cristo. Efesios 4:7 añade: Os ruego que andéis
como es digno de la vocación con que fuisteis llamados. Y en 1
Pedro 4:10 leemos: Cada uno según el don que ha recibido,
minístrelo a los otros, como buenos administradores de la
multiforme gracia de Dios.

Obviamente, desde Pentecostés hasta el día de hoy, el Trino


Dios ha abierto las puertas del cielo, ha llenado a su iglesia con
la verdad y el poder necesario para que el glorioso mensaje de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
salvación se proclame en cada rincón de la tierra. Ha
derramado su Santo Espíritu sobre cada hijo de Dios. ¿Qué 304
diferencia ha hecho?

De Pentecostés en adelante

Después del día de Pentecostés la obra del bendito Espíritu


Santo se demuestra de las siguientes formas, mostrando la
realidad y la verdad de lo prometido por Jesucristo (véase Juan
14:26; 15:26; 16:5-16).

1. El Espíritu Santo obró recordando e instruyendo a los


doce apóstoles (incluyendo a San Pablo) los que junto con los
escritores del Antiguo Testamento (llamados “profetas”)
establecieron las bases para la iglesia, de la cual Jesucristo es
la piedra angular ( Jn 14.26; 16-13; Ef 2:20; 3:2-6, 1 Ti 4:1).

2. De ahí en adelante, el Espíritu Santo obra en los


corazones de los hombres para que reciban, entiendan y
respondan a lo que escribieron los apóstoles, confiesen el
señorío de Jesucristo y experimenten el poder transformador de
la salvación por medio de la fe, (Jn 16:8-11; Hch 10:44-48; 1
Co 2:14-16; 12:3; 2 Co 3:4 a 4:6; Ef 1:17-20; 3:14-19; 1 Jn
2:20, 27; 4:1-3; 5:6-12).

3. El Espíritu Santo une a los creyentes con Cristo dándoles


nueva vida, regenerándoles y haciendo efectivo el hecho de que
realmente han resucitado a nueva vida con Él, para que sean
copar-tícipes de su reino (véase Ro 14:17) y miembros de su
cuerpo, del cual Jesucristo es la cabeza (Jn 3:5-8; Ro 6:3 al 11
con 7:4-6; 8:9-11; 1 Co 6:17-19; 12:12-13; Gl 3:14 con 26-
29; Ef 2:1-10 con 4:3-16; Tito 3:4-7)

4. El Espíritu Santo asegura a los creyentes en Jesucristo


que en verdad son hijos de Dios y coherederos con Cristo, tanto

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
por el testimonio interno inmediato como por el testimonio
indirecto de que son hijos por las nuevas incli-naciones y 305
disposiciones que ahora tienen para obedecer a Dios (Ro 8:12-
17; 2 Co 1:22; Gl 4:6; Ef 1:13; 1 Jn 3:24; 4:13; 5:7).

5. El Espíritu Santo es el mediador entre el Padre y el Hijo,


transfiere a los creyentes el sentir y la experiencia real de que
ya están disfrutando de los gozos celestiales, como garantía de
la plenitud que gozarán en la vida venidera (Ro 5:5; 8:23; 2 Co
5:5; Efesios 1:14; 2:18; 4:30; 1 Juan 1:3 con 3:1-10, 24).

6. El Espíritu Santo es el que transforma a los creyentes


progresivamente, por medio de la oración y las luchas, hasta
transformarlos a la medida moral y espiritual de Jesucristo (2
Co 3:18; Gálatas 5:16-25; Judas 20-21).

7. El Espíritu Santo confiere dones —es decir, da


habilidades para testificar y servir— con el fin de que los
miembros del cuerpo puedan expresar las verdades acerca de
Cristo para su edificación (Ro 12:3-13; 1 Co 12; Efesios 4:7-
16; 1 P 4:10 y 11) y puedan testificar al mundo perdido acerca
de la salvación que hay en Cristo, con el fin de que ellos le
conozcan y la iglesia crezca (Hechos 4:8, 31, 9:31; Efesios
2:18-20).

8. El Espíritu Santo intercede eficazmente por nosotros los


creyentes, enderezando nuestra oraciones equivocadas, ya que
no sabemos cómo orar propiamente (Romanos 8:26-27).

9. El Espíritu Santo llama y envía a los que escoge de entre


su pueblo para servicio misionero, para ir hasta lo último de la
tierra y llevar el evangelio a los que no han oído el mensaje de
salvación en Jesucristo (Hechos 8:29; 13:2; 16:6-10).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
10. El Espíritu Santo, dice Pablo en 1 Corintios 14:26-33,
instruye y corrige al cuerpo de Cristo para traer bajo un debido 306
control el correcto uso de las lenguas, las profecías y las
palabras. Todo lo hecho en su nombre debe ser para edificación
del cuerpo (es decir, la iglesia) y no para abusar de los demás.
Tal corrección es necesaria para que la Palabra de Dios no sea
ni minimizada, ni torcida, ni pervertida, y para que lo enseñado
por los apóstoles en las epístolas del Nuevo Testamento sea
respetado, y lo falso traído a luz, mostrando claramente que
Dios y su iglesia luchan en contra del error (1 Co 12:3; 1 Jn
4:1-6).

Como el Espíritu Santo es el agente de Jesucristo y de Dios el


Padre (Jn 15:26; 16:7-11; 14-15), hace que aquí en la tierra se
cumpla la voluntad de ellos. Como representa a Jesucristo, lo
que hace en la vida de los hijos de Dios es lo que haría el
mismo Jesucristo si estuviera en nuestro medio. Es decir, el
Espíritu Santo reside en el corazón de los creyentes

(Col 1:27 compárese con Jn 15:4-5); da vida nueva al que


estaba muerto en sus delitos y pecados (Col 3:4); y santifica al
que ha sido transformado por la sangre de Cristo (Efesios
5:26). Este enfoque cristocéntrico apunta al ministerio
paraclético del Espíritu Santo tal como fue predicho, enseñado y
demostrado en el Nuevo Testamento.

El congénere silencioso y eficiente Espíritu

Al llegar a este punto en nuestro recorrido por el concepto de la


Santa Trinidad, debe ya impactarnos fuertemente el hecho de
que ninguna persona de la Santa Trinidad obre por sí sola. Es
obvio que Dios es uno y que actúa como uno. Ahora nos es
palpable la interdependencia existente entre el Padre, el Hijo y
el Espíritu Santo —cosa que nos asombra, nos hace maravillar y
nos llena de agradecimiento a Dios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
En cuanto al Espíritu Santo vemos que, desde las primeras
páginas, la Biblia lo presenta como un congénere silencioso 307
pero sumamente eficiente. Lo que propone el Padre y el Hijo, Él
lo efectúa con extraordinaria excelencia. Un buen ejemplo lo
tenemos en el primer capítulo de la Biblia:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba


desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del
abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era
buena (Génesis 1:1-4).

Dios habla, el Espíritu hace y el resultado es este mundo


glorioso. El Espíritu Santo no es ni egocéntrico ni egoísta, sino
que hace de forma perfecta exactamente todo lo que el

Padre y el Hijo quieren, y lo hace de tal manera que cuando el


Trino Dios lo evalúa al final, declara: Y vio Dios todo lo que
había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera (Génesis
1:31). Es este el mismo sentido cooperativo que encontramos
en 1 Corintios 12:4-6:

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el


mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor
[Jesucristo] es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero
Dios [el Padre], que hace todas las cosas en todos, es el
mismo.

El Espíritu Santo no obra independientemente del Padre ni del


Hijo, es el Trino Dios el que obra en nuestro medio. Cada
congénere efectivamente aporta su parte a la perfección. Si en
lo que se lleva a cabo en el cielo o en la tierra faltare al Padre,
o al Hijo, o al Espíritu Santo, ya tal obra no sería de Dios.
Nuestra realidad es un Dios Trino, por lo cual damos infinitas
gracias y loor. Confesamos abierta y alegremente que no

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
podemos existir, ni recibir bendiciones, ni disfrutar de la gracia
divina sin la dispensación espiritual de cada ben-dito miembro 308
de la Santa Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Preguntas de estudio

1 Dios es amor. ¿Cómo es que la Santa Trinidad refleja


ese amor?

2 ¿Qué papel jugó el Espíritu Santo en la persona de


Cristo?

3 ¿Cómo entiende el hecho de ser habitado por la


Trinidad?

4 ¿Qué significa que el Espíritu Santo es el soplo de Dios?

5 Mencione los atributos del Espíritu Santo que le hacen


ser reconocido como Dios.

6 Explique y mencione los nombres del Espíritu Santo.

7 ¿Cuál es la función o ministerio básico del Espíritu Santo


como Consolador, Maestro y Guía?

8 ¿Puede enumerar las diez tareas que el Espíritu Santo ha


venido cumpliendo luego de Pentecostés?

9 Escriba un resumen de lo que ha aprendido en este libro.

Como creyentes vivimos rodeados por la gracia del Hijo, el


amor del Padre y el compañerismo del Espíritu Santo.

Postdata

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
LUEGO DE LO QUE HE ESCRITO, me ha quedado sonando y
repitiéndose en mi cabeza las palabras de la bendición 309
apostólica como una hermosísima sinfonía betoviana:

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión


del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. (2 Corintios
13:14).

Me parecen una síntesis o resumen exquisito de lo que es


nuestro glorioso Dios. La manera cautivante en que esta
sinfonía nombra a cada persona de la Trinidad —para luego, y
con sólo una palabra, describir la preciosa virtud que el Hijo, el
Padre y el Espíritu Santo derraman sobre nosotros— es
maravillosa.

La gracia del Señor Jesucristo

Fascina el hecho de que la bendición comience con la Segunda


Persona de la Trinidad, y no con el Padre. ¿Será porque, como
raza caída, sin la mediación de Cristo Jesús no tenemos acceso
alguno a Dios? En cuanto a nosotros y nuestra comunicación
con Dios, absolutamente nada puede ocurrir sin Jesucristo.

También nos detenemos ante el nombre usado. No se le llama


sencillamente “Jesús”. Se le da su título completo: el Señor
Jesucristo. “Señor”, declarando su divinidad, y Jesucristo,
recordando la dualidad de su persona (“Jesús”, su nombre
humano; y “Cristo”, su nombre divino). No podemos olvidarnos
que es el Mesías ungido de Dios.

La preciosa virtud que Jesucristo derrama sobre nosotros es la


gracia — ¡favor inmerecido! Cuando leemos el periódico, o
escuchamos la radio o la televisión, no falta el día en que las
noticias no cuenten crímenes horrorosos y abusos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
imperdonables. Qué terriblemente nos portamos los unos con
los otros. Cuán cierto lo que afirma la Biblia acerca de nosotros: 310
- No hay quien busque a Dios.
- No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
- Nuestras bocas están llenas de maldición y de amargura.
- Nuestros pies se apresuran para derramar sangre;
- Quebranto y desventura hay en nuestros caminos;
- No hay temor de Dios delante de nuestros ojos. Ciertamente
merecemos condenación y no misericordia.

Pero queriendo allegarse a nosotros —que tanto lo


necesitamos—, Jesucristo vino derramando gracia, haciéndonos
incomprensiblemente objetos de su favor.

El amor de Dios

Cuando leemos la Biblia, nuestra primera visión de Dios es la de


un incomparable Creador que incansablemente formó todas las
maravillas que nos rodean en el cielo, la tierra y debajo de la
tierra. Pero luego, al pasar unas páginas, lo vemos más bien
como un incomparable Amante que no sólo elige a un pueblo,
sino que lo ama con un amor inquebran-table. Leyendo lo que
dicen los profetas, las expresiones de ese amor nos dejan
boquiabiertos. Cuentan que Dios dice: Cuando Israel era
muchacho, yo lo amé (Oseas 11:1). Asombrosamente continúa
diciendo que cuando Israel le fue vergonzosamente infiel, Él —
como esposo traicionado que fue— no dejó de amarla. Más bien
expresó la agonía y el terrible dolor que sintió:

¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel?


¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim
[pueblos destruidos]? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se
inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el
Santo en medio de ti (Oseas 11:8-9). 311
¿Habrá amor comparable? Nos trae a memoria el gran capítulo
del amor, 1 Corintios 13. Observemos que ese capítulo es una
descripción inmejorable del inquebrantable amor de Dios. Igual
que Jeremías, todos podríamos confesar: Jehová se manifestó a
mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he
amado (31:3). Y eso nos lleva a apreciar lo que nos dice Pablo,
que a cuenta de ese incomparable amor Dios nos escogió en él
antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4).

Imagínese, Dios, que conoce todas las cosas (incluso nuestras


rebeldías y nuestros pecados) nos amó tanto que nos
seleccionó y aplicó a nuestro favor todos los beneficios que se
encuentran en su Hijo. E hizo eso antes de que el mundo fuera
formado. Pablo explica que Dios nos mostró ese amor para que
fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor
habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por
medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad
(Efesios 1:4-5).

Apreciando tal amor, entendemos por qué el texto de

Juan 3:16 ha llegado a ser el favorito de todo el mundo:

Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo


unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas
tenga vida eterna.

La comunión del Espíritu Santo

La palabra griega es la que en la bendición apostólica se


traduce como nuestro vocablo “comunión”. Tiene tres
significados. Primero, quiere decir “participación”; segundo,
implica “impartir”, es decir, darle a otro de lo que se tiene; y,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
tercero, habla del “compañerismo” ofrecido. Cuando aplicamos
esos significados a la obra que realiza el Espíritu de Dios en 312
nuestras vidas, la declaración es fantástica.

Detengámonos un momento para sencillamente pensar en lo


que todo esto significa. Primero, que una de las tres gloriosas
personas de la Santa Trinidad ahora participa con nosotros,
porque simplemente somos hijos de Dios. Participa en nuestro
dolor, participa en nuestros momentos de gran gozo, participa
en el trabajo que hacemos, participa en nuestras luchas y
pruebas, participa en nuestros sueños y anhelos, participa en
absolutamente todo lo que tiene que ver con nosotros. ¡Qué
verdad más alentadora! Sólo con esa parte de la bendición
apostólica se satisface plenamente la promesa de Cristo en
Juan 14:16-17, que nos mandaría un Consolador de la misma
calidad de Él.

Pero adicionalmente, este maravilloso Consolador nos imparte


lo que tiene, es decir, su poder, sabiduría, conocimiento y
persona. Debido a esas contribuciones tan especiales
entendemos por qué Cristo dijo: Cuando venga el Espíritu de
verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su
propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará
saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque
tomará de lo mío, y os lo hará saber (Juan 16:13-15).

Una cosa más: la bendición apostólica establece la realidad del


compañerismo del Trino Dios experimentado a través del
Espíritu Santo. Como hijos de Dios, ¡nunca andamos solos en
este mundo! En base a esa verdad el apóstol Pablo declara que
somos el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20). Ahí,
en el barrio, en la calle, en el bus, en el auto —dondequiera que
estemos— junto a nosotros está el Espíritu Santo de Dios.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
Esa figura de nosotros como el templo del Espíritu Santo es
singular. En otras palabras, cuando adoramos a Dios, Él 313
también adora con nosotros. Cuando oramos, Él también ora,
pero no sólo se une a nosotros en oración, sino que nos ayuda
para saber cómo orar (Romanos 8:26). Cuando leemos la
Biblia, Él no sólo la lee con nosotros, nos enseña todas las
cosas que dice y nos recuerda todo lo que dijo Jesús (Juan
14:26). Cuando cantamos, Él canta con nosotros y así
realmente podemos adorar a Dios en espíritu y en verdad (Juan
4:23). Cuando servimos a Dios, Él es el que sirve con nosotros
y nos ayuda en nuestras debilidades y nos da la fuerza y las
habilidades para ser efectivos instrumentos suyos en este
mundo (Romanos 8:26 y 1 Corintios 12:4-11). ¡Qué bendito
Espíritu!

Una reflexión final

Hemos revisado las tres distintas y maravillosas cualidades que


distinguen a cada una de las tres personas de la Santa Trinidad.
Cabe ahora preguntar: ¿qué significan estas mismas cualidades
si las aplicáramos a Dios?

Entreguémonos a la especulación por unos momentos, como


Agustín de Hipona que allá —en el quinto siglo— se preguntó:
“¿Qué hacía Dios antes que hiciese el cielo y la tierra?” Por
cierto, lo que hacía Dios en la eternidad pasada ni Agustín ni
nosotros lo sabemos. Sin embargo, tenemos unos pocos
indicios en la Biblia que nos dan a entender que nuestro Trino
Dios eternamente estaba muy activo. Por ejemplo, leemos que
nos escogió en él antes de la fundación del mundo… en amor
habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por
medio de Jesucristo (Efesios 1:4-5). San Pedro igualmente hace
referencia a esa eternidad pasada, informándonos que fuimos
destinados por Dios desde antes de la fundación del mundo (1
Pedro 1:20). Obviamente, en la eternidad pasada Dios estuvo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD
activamente planificando la creación y la redención de esta
humanidad que se rebelaría contra Él. 314
Con esta bendición apostólica también podemos aseverar que el
amor del Padre, la comunión del Espíritu Santo y esa obediente
disposición del Hijo —que le llevó a entregar su vida por
nosotros, pecadores condenados—, se hicieron muy evidentes
entre las tres personas de la Santa Trinidad. Podemos deducir
que el conjunto trinitario —cada persona cual Dios en todo el
sentido de esa palabra— obraba en perfecta armonía y unión.
Siempre cada una estaba de acuerdo, cada una contribuyendo
con su singular naturaleza, dando su apoyo, asistiéndose uno al
otro, promoviendo los deseos de cada uno, siempre obrando en
mutua glorificación. Así siempre fue, así siempre ha sido y así
siempre será, precisamente porque así es Dios.

En el Evangelio de Juan hay una indicación de lo que acabamos


de explicar. Dice ese evangelio que el Padre glorifica al Hijo
(Juan 8:50, 54; 12:23. 17:1) y que el Hijo glorifica al Padre
(7:18; 17:4), y que el Espíritu glorifica al Hijo (16:14) quien a
la vez glorifica al Padre.

No hubo tiempo cuando sólo existía el Padre, ni tiempo cuando


existían sólo el Padre y el Hijo. En toda la eternidad han
existido el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo en una perfección
de unidad y gloriosa comunión que nos deja absolutamente
maravillados. Y la promesa es que el gozo nuestro será
disfrutar de esa asombrosa perfección por siempre y para
siempre.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

315

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

316

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico


SANTÍSIMA TRINIDAD

317

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “Predicador Católico