Sie sind auf Seite 1von 3

Circulo de tracción o circulo de Kamm

Archivado en: General,Tecnica


Tags: Traction control; circulo de Kamm; sistemas de traccion

Kamm fue un importante ingeniero alemán dedicado al estudio del automóvil y sus
componentes a principios del siglo pasado, e ideó su «círculo» como una representación
simplificada de las fuerzas que ejercen su influencia en una rueda. El circulo de tracción
es muy utilizado por los ingenieros para observar de una manera rápida y efectiva la
capacidad de adherencia de una rueda y decirnos si puede llegar a saturar en una curva
haciendo deslizar el coche.
Cuando tomamos una curva o cuando aceleramos estamos sufriendo unas fuerzas que
hacen originan un movimiento de balanceo y cabeceo sobre el centro de masas del
vehículo. Si aplicamos estas fuerzas a la rueda, observamos que la rueda está sometida
a una fuerza longitudinal (flecha amarilla) debida a la aceleración del vehículo, una
fuerza lateral (flecha roja) que se origina cuando tomamos una curva y a una fuerza
vertical (flecha azul) debida al propio peso del vehículo y a la transferencia de masa
originada por la aceleración del mismo.

Un coche comienza a patinarse cuando la resultante de la suma de la fuerzas en el eje


longitudinal y el eje lateral proyectadas en la superficie del piso (ejes xy) se salen del
circulo de Kamm.

Dicho de otra forma, una rueda sólo tiene una determinada cantidad de tracción
disponible y si esa rueda necesita acelerar además de girar, tenderá a subvirar. Esto hace
que los coches de tracción delantera o integral y alta potencia tiendan a ser
subviradores.
Si representamos el círculo sobre el plano XY:

La línea verde corresponde a un uso de carretera, donde usamos mucho más la


capacidad de aceleración que el agarre lateral: si estamos usando hasta un 85 por ciento
de la capacidad de adherencia en aceleración, donde la flecha llega al círculo de agarre
en seco, si seguimos dónde queda eso para la fuerza transversal vemos que sólo
podremos aprovechar un 50 por ciento del agarre lateral antes de empezar a perder
adherencia, por «acumulación» excesiva de fuerzas sobre el neumático. Sobre suelo
húmedo los límites son muy inferiores, de hecho ni siquiera podríamos aprovechar el 50
por ciento de la capacidad de aceleración
y eso sin contar con ningún margen para fuerzas laterales.Las líneas rojas representan la
situación en circuito, donde aprovecharemos mucho más las fuerzas transversales al
poder inclinar más libremente (sin riesgos y con buen asfalto). Como veis donde la
flecha coincide con el círculo de máxima adherencia en seca, si sigues hacia el eje de
fuerzas longitudinales, vemos que apenas podemos usar un 10 por ciento de éstas (en
este caso, frenada). Es decir, con esa inclinación si pretendemos activar los frenos y
superamos una fuerza mayor del 10 por ciento de lo que sería posible en línea recta,
empezaremos a deslizar.