Sie sind auf Seite 1von 5

ENSAYO BASADO EN EL LIBRO ETICA MINIMA: INTRODUCCION A LA

FILOSOFIA PRACTICA DE ADELA CORTINA

Actualmente el concepto de la ética ha sido desviado hacia otro significado, hasta


llegar a un punto de diluirla y por ende que nosotros como sociedad no sepamos
realmente cuál es su significado. Puede que esto se Quizás esto se deba a un
decaimiento del hombre en la vida moderna debido a que nuestros ancestros nos
han heredado a través de los años l la filosofía y de su derivado la ética, para legar
así a solucionar los problemas de comportamiento que el ser humano que día a día
nos aquejan. varios autores se han encargado de tomar como base las teorías de
los antiguos griegos para llegar a estas soluciones y entender mejor este concepto
, uno de ellos es Adela Cortina quien hace muchos años se puso la tarea de
entender el comportamiento del ser humano, y seguirlo paso a paso, de ahí a traído
como resultado una serie de libros donde nos habla muy acertadamente y de una
manera un poco más precisa , acerca del comportamiento humano visto desde la
ética y la moral, y así mismo los relaciona con el carnavalesco y delirante mundo
real en el que vivimos .

Para empezar la ética tiene que considerar el hecho de que el mundo humano
resulta un tanto incomprensible si se elimina la moral , a diferencia de esta La ética,
tiene que ocuparse de lo moral en sus especificidades, ya que esta tiene que dar
razón filosófica de la moral; y por ende como reflexión filosófica se ve presionado a
justificar de una manera teórica porque hay moral y debe haberla ya que como dice
cortina “la moral tiene algo que ver con no dañar, pero no siempre y no sólo con
eso; también con no defraudar la confianza”, porque el cumplimiento de las
promesas se refiere también a ser moral. Las decisiones que tomamos a lo largo de
nuestra vida nos permiten adquirir ciertos hábitos, que se tornan virtudes o vicios
según su naturaleza. La palabra ética, nacida del griego “ethos”, se refiere pues al
carácter que forjamos en nuestro madurar, para cumplir con el fin mismo de la vida
humana. Mientras que la moral, del latín “mos-moris”, se refiere al carácter,
costumbres y usos, pero también a la morada en que habita el individuo. De este
modo, la ética hace referencia a la “formación del carácter de las personas, de las
instituciones y de los pueblos”. Siendo así de esta manera, la ética tiene sentido
porque nos permite ser un poco mas conscientes de que tanto personas como
instituciones tenemos la capacidad de cambiar, desde nuestra libertad podemos
escoger entre diferentes cursos de acción.
Sembrar un buen carácter es uno de los fines mismos de la vida, cultivar hábitos
que sean positivos “a través de la educación es lo que requeriría una educación de
calidad”. Porque la ética nos transforma internamente mediante el obrar bien, por
eso la cosmética que intenta maquillar los vicios, acaba mostrándose antes o
después, desvelando los verdaderos motivos de nuestro actuar. Así, la ética sirve
para forjarse un buen carácter, cultivando así virtudes y alejando los vicios,
permitiéndonos ser felices y justos con nosotros mismos y con la sociedad en
general.

En este escrito cortina hace una reflexión desde una perspectiva moral, sobre las
acciones y las dinámicas que nos han llevado a la posición de crisis y desafección
ciudadana actual y al mismo tiempo que lleva a cabo una cruzada por la
recuperación tanto de valores morales como la justicia y la igualdad, tan básicos
para construir ciudadanos/as decentes que contribuyan por un lado a la sociedad y
por otro vivan en comunidad siempre obrando en pro del bienestar común así mismo
que instituciones justas y fiables. Al fin y al cabo, ambos son componentes centrales
de las sociedades democráticas, en la que distintos proyectos de vida puedan
convivir, a la vez de la mejor manera teniendo como prioridad siempre a las
comunidades que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Por otro lado, cortina hace referencia y argumenta que en una sociedad democrática
y pluralista tiene sentido no inculcar en los jóvenes la imagen el hombre ideal,
imagen que es admitida como tal solo por algunos grupos que la componen, pero
que tampoco la sociedad debe renunciar a transmitirle actitudes sin las que es
imposible la convivencia democrática ya que muchas veces estas actitudes deben
inculcarse desde el seno del hogar en nuestros jóvenes para que con el paso del
tiempo las admitan y así mismo las practiquen en el diario vivir .

De allí la importancia de explicitar los mínimos morales que una sociedad


democrática debe transmitir: que son principios, valores, actitudes y hábitos a los
que no se puede renunciar, pues hacerlo sería renunciar a la vez a la propia
humanidad, ya que se hacen necesarios para convivir en comunidad con nuestros
semejantes. Tal vez no responde o no puede responder a todas las aspiraciones
que compondría una moral de máximos, pero es el precio que hay que pagar por
pretender ser transmitida a todos.1

Cortina nos habla y al mismo tiempo propone, respecto de la ética una postura
filosófica así: a ética se distingue de la moral, en principio, por no atenerse a una
imagen de hombre ideal, aceptada como tal por un grupo concreto, pero también es
cierto, que el tránsito de la moral a la ética implica un cambio a nivel reflexivo, el
paso de una reflexión que dirige la acción de modo inmediato a una reflexión
filosófica, que solo de forma mediata puede orientar al obrar.
La ética tiene que considerar el hecho de que el mundo humano resulta
incomprensible si se elimina la moral. La ética, pues, a diferencia de la moral, tiene
que ocuparse de lo moral en su especificidad, tiene que dar razón filosófica de la
moral; como reflexión filosófica se ve obligada a justificar teóricamente porque hay
moral y debe haberla. O bien confesar que no hay razón alguna para que no la haya.

En el mundo de la vida son las preferencias, las tradiciones, los modelos que
inspiran confianza, o las instituciones quienes mueven la actuación humana, y solo
en contadas ocasiones uno reflexión explícitamente argumentada dirige el obrar.

El hacernos ético consiste en hacer de la moral algo, reflexionarla y hacer adentros


de ellas esto no solo nos hará sentir mejor sino obtener libertad.

Los hombres son un dialogo y solo por su mediación se puede desentrañar la


felicidad. Para expresar la autonomía humana, el dialogo permite a la ética situarse
a medio camino entre el absolutismo, que defiende unilateralmente una moral
determinada y el relativismo que disuelve la moralidad, entre el atropismo, que
asegura la llegada inminente de un mundo perfecto y el pragmatismo, que elimina
toda utopía perdiéndose en la inmoralidad

Los mínimos morales que una sociedad democrática debe transmitir: que son
principios, valores, actitudes y hábitos a los que no se puede renunciar, pues hacerlo
sería renunciar a la vez a la propia humanidad. Tal vez no responde o no puede
responder a todas las aspiraciones que compondría una moral de máximos, pero
es el precio que hay que pagar por pretender ser transmitida a todos.

Pretender buscar una ética mínima que implique una normatividad dirigida hacia la
búsqueda de comportamientos mínimos comunes en los diferentes ámbitos sociales
en el mundo, es una necesidad inocultable y natural que está orientada, en gran
medida, por la falta de tolerancia hacia lo que no hace parte de nuestra cultura.
(Entiéndase que se hace referencia a la intolerancia de cada una de las culturas
existentes en el orbe frente a las demás en este aspecto en particular). 2

Cabe resaltar respecto a la ética, que Adela Cortina considera que debe ser no solo
un objeto de estudio filosófico, sino que también una práctica que la sociedad en
general debe utilizar en la cotidianidad, para ella una gran base de su planteamiento
es tener como punto de partida los derechos humanos desde su mirada ética “los
derechos humanos son un tipo de exigencias cuya satisfacción debe ser obligada
legalmente y por tanto protegida por los organismos correspondientes, y el respeto
por estos derechos es la condición de posibilidad para poder hablar de hombres con
sentido”3
Aunque es cierto que las leyes existentes no siempre expresan la autonomía de los
ciudadanos en su conjunto, sino intereses de clases y grupos. En este sentido es
necesario prevenir la confusión de exigir obediencia moral para leyes grupales. Sin
embargo, esta misma afirmación indica que poseemos un canon moral para
denunciar leyes injustas: si las leyes expresaran realmente los intereses de los
afectados por ellas, habiéndose llegado a su formulación tras una deliberación
mantenida en pie de igualdad, sería moralmente obligatorio obedecerlas, porque la
autonomía es el constitutivo de la moralidad.

Las condiciones mínimas de convivencia se componen del conjunto de valores


compartidos en las sociedades pluralistas que componen los denominados mínimos
éticos, pero cuando no son compartidos los mínimos éticos por la universalidad de
individuos del aglomerado social no se generan condiciones de convivencia y se
pasa a una coexistencia de dichos mínimos éticos, esto sucede cuando no hay
inclusión y se genera un estancamiento en la conciencia moral colectiva.

En conclusión, esto hace referencia a que se ambiciona por encontrar una mejor
comunicación y entendimiento entre las personas, entre cualquier sociedad que así
lo exige, para superar el hecho de establecer un reglamento o un libro de normas
de comportamiento general para formar ciudadanos ejemplares; que quizás con el
trascurso del tiempo podrá verse olvidado o permeado a causa de los diferentes
conflictos sociales.
_______________________________________________
1. Romero, María Alejandra, Análisis ETICA MINIMA, 2011/06/03 por
historiadecolombiaut2010.Direcciónweb:https://eticavalores.wordpress.com/2011/0
6/03/etica-minima-adela-cortina-maria-alejandra-romero.
2. Revista Derechos y Valores, Reflexiones sobre ética mínima Por: Fernando Soto
Aparicio Jaime Gutiérrez Orozco Nicolás Maestre Preciado
3. Diario EL COMERCIO Adela Cortina y su propuesta: la ‘ética de los mínimos’
dirección: http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/adela-cortina-propuesta-
etica-minimos.html.