Sie sind auf Seite 1von 2

Universidad Pontificia Bolivariana

Construcción de identidad y procesos de subjetivación.


Licenciatura en inglés-español
Jhonatan Gallego

RELACIÓN ENTRE EL DOCUMENTO “LENGUAJE Y SUJETO” Y


LA PELÍCULA “EL PEQUEÑO SALVAJE”

Si bien entendemos que, por naturaleza, existe un lenguaje que abastece en las
necesidades de comunicación a la persona, y, cuando ésta lo toma como suya
propia, se convierte en sujeto, de manera que puede entrar en contacto con los
demás para llevar a cabo la comunicación. El sujeto puede entenderse como la
persona que se apropia del lenguaje y lo utiliza, de manera que pueda percibir, por
los sentidos las señales que emite nuestro entorno y relacionarlas por medio del
lenguaje para entender dichas señales.
El caso de Víctor de Aveyron, por su parte, nos hace reflexionar acerca de la
situación por la que pasa una persona, si no se ha familiarizado con otra, con la
sociedad, o si carece de una habilidad comunicativa en la cual debió aprender
acerca de su lenguaje. El niño, en efecto, carecía de algún vínculo con otra persona,
carecía de un contexto social que aportara capacidades comunicativas para
relacionarse con los demás. Si hubiese tenido, de alguna manera, este vínculo en
el que se le aportara afecto, dulzura, amor y cariño, el niño probablemente hubiese
aprendido a comunicarse y a demostrar simpatía por la persona que está
compartiendo con él este tipo de sensaciones en las que todo ser humano ha sido
participe desde su nacimiento.
Ahora bien, se entiende que cuando un ser humano aprende a comunicarse con
sus semejantes, es decir, cuando ha adquirido el conocimiento de un lenguaje y
socializa con los demás de manera satisfactoria, es cuando se le reconoce
realmente como ser humano. Savater dice que cuando los seres humanos
nacemos, nacemos sin cuajar, es decir, nacemos sin saber en realidad qué somos,
qué necesitamos, cuál es nuestra función en el entorno o porqué nacimos. Es por
ello que es de gran importancia el vínculo primario, desde el nacimiento, con una
persona la cual es la encargada de atender a ese “ser humano que no es humano
del todo, aún”, y de esta forma crear el vínculo mediante señales de los sentidos, el
afecto de la persona hacia el ser humano, vínculo que es creado con la madre.
Por medio de este proceso en el que se crea un vínculo, el ser humano aprende a
ser cariñoso, afectivo, a distinguir las señales sensoriales, a emitir él mismo las
señales que son necesarias para fortalecer el vínculo con la madre. Quiero decir
que, de esta manera, el ser humano se considera al fin como persona; ha cuajado,
ha pasado por ese segundo nacimiento en el cual es tomado en cuenta como un
ser humano capaz, con las habilidades necesarias para la comunicación, se
Universidad Pontificia Bolivariana
Construcción de identidad y procesos de subjetivación.
Licenciatura en inglés-español
Jhonatan Gallego
convierte en un sujeto del lenguaje. De esta manera empieza a crear otro tipo de
vínculos a partir de la palabra, dando a conocer sus necesidades para que los
demás aporten en la satisfacción de estas, y, de esta manera crea nuevas
relaciones con otras personas además del vínculo primario y el ser humano pasa a
ser un ser social, comunicativo.
Por tal motivo, Víctor de Aveyron no era considerado persona como tal, porque no
había “cuajado”, según Savater, en su proceso de aprendizaje, ya que carecía del
vínculo primario con la madre. Víctor tuvo que aprender por sí solo las necesidades
básicas de todo ser viviente y, de esta manera reaccionar a sus instintos de
supervivencia y desarrollarse en su entorno; carente de afecto, de cariño, o de
relaciones comunicativas mediante un proceso de vinculación con otro ser humano.
Víctor crece y se desarrolla como un ser primitivo que satisface sus necesidades
básicas y desarrolla otros sentidos como lo es el olfato, para encontrar sus
alimentos, y excluye el sentido del tacto y el oído, sentidos de vital importancia para
el desarrollo de la comunicación humana, del lenguaje. Su entorno salvaje lo llevó
a desarrollar sus experiencias sensoriales de otra manera, ya que estas eran
totalmente diferentes a las nuestras. Al no haber tenido un acercamiento con otro
ser humano, Víctor se desarrolló como una criatura carente de comunicación; de
nuevo, como dice Savater, no “cuajó” como ser humano y por lo tanto deja de serlo.
Pienso, entonces que, de acuerdo al texto de Arnulfo Díaz y el texto de Ernesto
Savater, el caso de Víctor de Aveyron, en cuanto a su situación como sujeto y como
ser humano, no pudo formarse de forma correcta. Cuando Víctor fue encontrado se
implementó la estrategia de educarlo rápidamente en cuanto al lenguaje, la
comunicación, la percepción de los sentidos, sentimientos, y, principalmente,
hacerlo un sujeto moral, por consiguiente un ser humano partícipe de la sociedad.
Los intentos de educar al pequeño salvaje llevaron al fracaso, puesto que, como dije
anteriormente, careció de un vínculo primario donde aprendería las bases del
lenguaje y el afecto por parte de otras personas, como también la comunicación y
la sociabilidad en su entorno.