Sie sind auf Seite 1von 11

Anales de Psicología

ISSN: 0212-9728
servpubl@fcu.um.es
Universidad de Murcia
España

Martínez Fuentes, María Teresa; Díaz Herrero, Ángela; Herrera Gutiérrez, Eva; Brito de la Nuez,
Alfredo; Pérez López, Julio
nfluencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual infantil: Implicaciones para la
atención temprana
Anales de Psicología, vol. 16, núm. 1, 2000, pp. 100-109
Universidad de Murcia
Murcia, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=16716110

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
anales de psicología © Copyright 2000: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia
2000, vol . 16, nº 1, 101-110 Murcia (España). ISSN: 0212-9728

Influencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual


infantil: Implicaciones para la atención temprana
Ángela Díaz-Herrero, Julio Pérez-López*, María Teresa Martínez-Fuentes, Eva Herrera-Gutiérrez
y Alfredo Brito de la Nuez

Universidad de Murcia

Resumen: El propósito de la presente investigación ha si- Title: The influence of maternal personality traits on infant
do estudiar la relación existente entre la personalidad de la behavioural style: Implications for early intervention.
madre y las reacciones temperamentales que presenta su Abstract: The aim of the present research was to investi-
hijo ante estímulos físicos y sociales. Para este propósito, gate the relationships between maternal personality and
empleamos una muestra constituida por 38 bebés y sus their infants’ temperamental reactions when they are faced
respectivas madres. Todos los bebés nacieron a término, both to social and physical stimuli. For this purpose a sam-
sin complicaciones pre ni postnatales y pertenecían a un ple of 38 infants and theirs mothers were studied. All new-
nivel socioeconómico medio. Las madres cumplimentaron borns were full-term, without any pre and post-natal com-
el Cuestionario de Personalidad 16PF de Cattell en el últi- plication and belonging to a middle-class socioeconomic
mo trimestre de embarazo. A los 9 meses de edad, los be- status. The mothers filled out the Cattell´s 16PF during the
bés fueron sometidos a diferentes situaciones de laborato- last trimester of pregnancy. Subsequently, at nine months
rio en las que se enfrentaban a personas y objetos con el fin of age, the infants were involved in different laboratory
de que exhibieran su tono emocional, nivel de actividad y situations including persons and objects in order to exhibit
vocalizaciones. Los resultados indicaron que existía una re- their activity level, emotional tone and vocalizations. The
lación predictiva significativa entre la extroversión materna results indicated that a predictive significant relationship
y el nivel de actividad, tono emocional y vocalizaciones exists between the maternal extroversion and emotional
mostradas por sus hijos cuando eran enfrentados a perso- tone, activity level and vocalizations showed by theirs in-
nas y objetos. fants, when these are faced both to persons and objects.
Palabras clave: Personalidad materna, estilo conductual Key words: Maternal personality, infant behavioural style,
del niño, personas, objetos físicos. persons, physical objects.

Introducción tual ha sido definido por la mayoría de los in-


vestigadores como las “diferencias individuales
El ser humano, desde el momento de su naci- en las tendencias de conducta, constituidas bio-
miento, establece diversas relaciones sociales; lógicamente, que se presentan de forma tem-
unas, son breves y sin consecuencias. En cam- prana en la vida y que son relativamente esta-
bio, otras, como las que se desarrollan con los bles en las distintas situaciones y a lo largo de la
padres, son mucho más asiduas y duraderas y vida” (Bates, 1989, p.4). A su vez, estas interac-
pueden influir de forma importante en el desa- ciones están determinadas por la etapa del de-
rrollo posterior del niño y en su personalidad sarrollo en que se encuentre el niño. Así, entre
(Ainsworth, 1989). los seis y doce meses de edad los niños no sólo
Estas interacciones que comienzan muy muestran conductas de preferencia por deter-
pronto en la vida, están influidas no sólo por el minadas personas o situaciones sino que ante
entorno social sino también por el estilo con- personas o acontecimientos desconocidos re-
ductual del niño. El concepto de estilo conduc- accionan con precaución, miedo o incluso claro
rechazo. Si estos modos de respuesta se man-
tienen a lo largo del desarrollo podrían ocasio-
* Dirección para correspondencia: Julio Pérez- nar algunas alteraciones de personalidad, como
López. Departamento de Psicología Evolutiva y de la por ejemplo la timidez o inhibición conductual,
Educación. Facultad de Psicología. Edificio “Luis Vi- rasgos que definen el temperamento “difícil”.
ves”. Universidad de Murcia. Campus de Espinardo.
Apartado 4021. 30080 Murcia (España). Los niños que muestran este patrón de
E-mail: juliopl@um.es conducta son retraídos, reservados y
temerosos, especialmente cuando se enfrentan

- 101 -
102 A. Díaz-Herrero et al.

especialmente cuando se enfrentan a situacio- gativo y con una pobre capacidad de adapta-
nes o personas desconocidas o novedosas. Su ción.
reacción habitual es evitar la interacción en si- También Daniels y Plomin (1985) y Weber,
tuaciones novedosas y reducir su nivel general Levitt y Clark (1986) encontraron que las ma-
de actividad. Este estilo de respuesta ha atraído dres que son más introvertidas y tienen dificul-
el interés de los psicólogos porque parece pre- tad para adaptarse a nuevas situaciones y per-
decir problemas posteriores en las interaccio- sonas, tienen bebés que se perturban más fá-
nes con los compañeros y con los iguales cilmente ante la separación y en presencia de
(Asendorpf, 1991; Kochanska y Radke-Yarrow, extraños; probablemente porque estas madres
1992). tienden a alejar a sus bebés de la estimulación
Asimismo los rasgos de personalidad de la novedosa, en congruencia con su personalidad.
madre parecen estar implicados en las interac- Una imagen parecida surge de los datos apor-
ciones tempranas del niño con el entorno. En tados más recientemente por Mangelsdorf,
este sentido, se ha encontrado que las madres Gunnar, Kestenbaum, Lang y Andreas (1990).
de niños inhibidos o tímidos, con mayor fre- En este trabajo se destaca que tanto la afectivi-
cuencia, suelen ser madres depresivas. Aunque dad positiva como la sensibilidad y el apoyo
estos hechos podrían tener una base genética, materno están asociadas positivamente con la
los investigadores apuntan otras causas posi- emocionalidad del bebé a los 9 meses de edad.
bles: las madres depresivas pueden tener difi- Es decir, los niños cuyas madres disfrutan de la
cultades en integrarse en las actividades diarias compañía de otras personas son menos pro-
de cuidado, además de servir como modelos de pensos a sentir malestar cuando están solos o
conducta pasiva, temerosa o de rechazo para en interacción con personas extrañas.
sus hijos (Kochanska, 1991). En esta línea, Por último, cabe citar las investigaciones de
existen varios estudios (por ej., Mebert, 1991; Matheny y colaboradores (1986; Matheny, Wil-
Vaughn, Bradley, Joffe, Seifer y Barglow, 1987) son y Thoben, 1987) en las que se destaca que
que indican que el estilo conductual del bebé los niños más dóciles (es decir, menos negati-
durante el primer año de vida puede predecirse vos emocionalmente, más atentos y más orien-
acertadamente mediante el estudio de las carac- tados socialmente), en comparación con los
terísticas personales de la madre. Por ejemplo, menos dóciles, tenían madres emocionalmente
Campbell (1979) y Milliones (1978) encontra- más estables, socialmente más dominantes y
ron que las madres de niños evaluados con más expresivas e implicadas con sus hijos.
temperamento difícil se valoraron a sí mismas Asimismo Belsky, Fish e Isabella (1991) encon-
como menos sensibles hacía sus hijos. Asimis- traron que el cambio en los bebés que inicial-
mo, en los estudios de Mednick, Hocevar, Ba- mente presentaban emocionalidad negativa y
ker y Schulsinger (1996); Sameroff, Seifer y posteriormente positiva parecía verse facilitado
Elias (1982) y Vaughn et al. (1987) se encontró por la capacidad de sus madres para iniciar y
que incluso se podía pronosticar el tempera- mantener interacciones armoniosas con ellos.
mento fácil o difícil del niño a partir de los ras- En resumen, aunque en estos estudios se
gos de personalidad de la madre evaluados examinan las relaciones entre las características
prenatalmente, siendo la ansiedad materna uno de personalidad materna y el estilo conductual
de los rasgos principalmente relacionado con la del niño, no se especifica si las reacciones del
dificultad del niño. En definitiva, parece que niño se producen ante estímulos sociales o físi-
los altos niveles de ansiedad de las madres se cos. Dada la ausencia de investigaciones en esta
relacionaban con bebés temperamentalmente línea y asumiendo como punto de partida teó-
difíciles. Es decir, las madres ansiosas tenían rico que el estilo conductual del niño puede es-
hijos arrítmicos en sus funciones biológicas, tar modulado por las características de persona-
con elevadas respuestas evitativas ante situa- lidad maternas, nos planteamos investigar si las
ciones novedosas, con un humor altamente ne- reacciones temperamentales (tono emocional,

anales de psicología, 2000, 16(1)


Influencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual infantil: Implicaciones para la atención temprana 103

actividad y vocalizaciones) mostradas por el ni- cialmente desenvueltos, no inhibidos, con bue-
ño a los 9 meses en presencia de personas y na capacidad para lograr y mantener contactos
objetos físicos no familiares podrían estar rela- personales. Los que obtiene puntuaciones ele-
cionadas con los rasgos de personalidad de su vadas en el factor socialización, se describen co-
madre. mo socialmente escrupulosos, persistentes,
conscientes, moralistas y calculadores. Por úl-
Método timo, aquellos que presentan puntuaciones ele-
vadas en el factor independencia, se caracterizan
Sujetos por actuar en función de las reglas que ellos
mismos se dictaminan, son autosuficientes y
prefieren sus propias decisiones (véase Seisde-
La muestra está constituida por 38 niños (22
dos, 1981, para una información más detalla-
niños y 16 niñas) y sus madres. Estos bebés
da).
fueron evaluados a torno a los 9 meses (edad
media: 9 meses y 12 días). Todos los niños son
nacidos a término, (rango de 39 a 41 semanas Evaluación de laboratorio del tem-
de gestación), sin complicaciones pre ni post- peramento infantil
natales y con peso y longitud normal al nacer
(rango de 3.100 a 4.150 kg. y 48 a 53 cm., res- Procedimiento: La expresión del estilo con-
pectivamente). Todos ellos obtuvieron una ductual del niño ante objetos físicos y sociales
puntuación en el test Apgar de 9 ó 10 a los cin- fue evaluada en el laboratorio cuando los niños
co minutos de nacer. tenían 9 meses de edad, a partir de una selec-
Las madres de estos niños pertenecían a un ción de las "Tareas evolutivas y Escalas de pun-
nivel socioeconómico medio, y eran residentes tuación para la medida del Temperamento In-
en la Comunidad Autónoma de Murcia. Tenían fantil en el Laboratorio" de Matheny y Wilson
una edad media de 27 años (rango de 21 a 42 (1981; Matheny, 1991). Todas estas situaciones
años). o tareas son más o menos placenteras, sin tra-
tar de provocar ira, miedo o frustración en el
Evaluación de la personalidad de la niño.
madre Un requisito que se controló en el momen-
to de aplicación de la prueba es que los niños
Procedimiento: Los rasgos de personalidad de se encontraran en estado de alerta, no sólo por
las madres se evaluaron en el último trimestre ser el momento más idóneo para realizar la ex-
de embarazo mediante el Cuestionario de per- ploración, sino porque la actividad del niño en
sonalidad 16PF (Forma A) de Cattell, en su este estado es espontánea y natural. Todas las
versión adaptada por Seisdedos (1981). A partir situaciones fueron pasadas en el mismo orden
de este cuestionario se obtiene un perfil de per- y por una única experimentadora. La madre se
sonalidad, que consta de 16 rasgos primarios, encontraba presente durante la administración
agrupados en cuatro factores secundarios: an- de toda la prueba y se le pidió que no participa-
siedad, extroversión, socialización e independencia. se a menos que la examinadora se lo solicitase.
Nuestro estudio está basado en éstos últimos. Las tareas seleccionadas son las que a conti-
nuación se describen:
Codificación: Los sujetos que obtienen pun-
tuaciones altas en el factor ansiedad presentan A) Descripción de situaciones con objetos físi-
una mayor tendencia a la culpabilidad y a la cos
frustración, son inestables emocionalmente,
tímidos y suspicaces. Por su parte, aquellos que 1. Caja de actividad: Durante esta tarea el niño
puntúan elevado en el factor extroversión son so- está sentado en el suelo cerca de una caja de ac-

anales de psicología, 2000, 16(1)


104 A. Díaz-Herrero et al.

tividad. La experimentadora llama la atención


del niño activando cualquiera de los sonidos 2. Movilidad: La experimentadora, sentada en
incorporados en el juguete. Mientras el niño una silla, coloca al niño sobre sus rodillas, de
observa, la experimentadora le enseña las cara a ella y realiza un movimiento mediante el
características del juguete, e incita al niño a cual balancea al niño. A continuación se detie-
participar. El tiempo asignado para esta tarea ne, permitiendo al niño actuar de modo que la
son 6 minutos. La codificación de la conducta incite a moverlo otra vez. Una vez que la con-
del niño se realizó en intervalos de dos minutos tingencia se ha establecido, la experimentadora
de duración, obteniendo finalmente la puede variar la secuencia o el tipo de movi-
puntuación media. mientos, de modo que la respuesta anticipatoria
del niño no esté siempre seguida por el movi-
2. Juego de pelota: Al niño, sentado en el suelo, se miento por parte de la experimentadora. El
le da una pelota de plástico transparente que tiempo asignado para esta tarea es de 2 minu-
contiene un reloj de arena. El reloj de arena tos.
tiene dentro gránulos de plástico de colores vi-
vos que pasan a través del vértice del reloj de Todos los niños fueron sometidos a estas si-
arena. La experimentadora rueda la pelota, agi- tuaciones, siguiendo el orden especificado en la
tándola para que el niño vea cómo caen los descripción de las mismas.
gránulos por el reloj de arena e incita al niño a
jugar con ella. En esta situación no se pretende Codificación: las sesiones de laboratorio fue-
introducir al niño en un juego participativo con ron grabadas en vídeo para su posterior codifi-
la experimentadora. La duración de esta tarea cación por observadores entrenados. Las di-
son 2 minutos. mensiones temperamentales se puntuaron en
intervalos de dos minutos, siguiendo los crite-
3. Muñeco infantil: Se le enseña al niño un jugue- rios propuestos por los autores (Matheny y
te (animal u otro objeto reconocible) que pita Wilson, 1981) y que a continuación se especifi-
cuando se le aprieta. La experimentadora hace can:
pitar al juguete presionándolo o golpeándolo y
le da el juguete al niño. El tiempo asignado Tono emocional, se refiere al estado emocional
apara esta situación es también de dos minutos. general manifestado por el niño.

B) Descripción de situaciones con objetos so- 1. Extremadamente molesto: gemidos, protes-


ciales tas.
2. Molesto, pero no sobreexcitado.
1. Cosquillas o juego imitativo: La experimentadora 3. Malestar momentáneo: fruncir el entrecejo
propone al niño un juego en el que combina para llorar, breves protestas verbales, apari-
gestos con expresiones animadas y vocalizacio- ción de movimientos de escape.
nes (por ej., cosquillas, decir adiós, el cucú). El 4. Leve indicación de perturbación: inquietud,
ritmo de las actividades se repite para que el recelo, postura cautelosa o evitativa.
niño pueda anticipar, imitar o promover las se- 5. Indiferente: emocionalidad no diferenciada.
cuencias del juego. Una vez que el niño partici- 6. Leve reconocimiento de cambio: sonrisas,
pa, la secuencia gestual de la propia experimen- movimientos y saludos.
tadora cesa para permitirle que muestre inicia- 7. Momentáneo: sonrisa sostenida, aproximati-
tiva para la continuación del juego. La experi- vo y reactivo.
mentadora también puede continuar la secuen- 8. Excitado.
cia a través de peticiones habladas acompaña- 9. Altamente excitado: alegre, expresivo, ani-
das de gestos. La duración de esta situación es mado.
de dos minutos.

anales de psicología, 2000, 16(1)


Influencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual infantil: Implicaciones para la atención temprana 105

Actividad, cualquier movimiento autoiniciado Resultados


del cuerpo, con o sin locomoción, pudiendo
implicar tanto movimientos parciales como to- Los análisis estadísticos fueron realizados
tales, exceptuando movimientos de la boca.
mediante el paquete estadístico SYSTAT
1. Permanece tranquilo, prácticamente sin mo- (Versión 6.0) (Wilkinson, 1993).
vimientos auto-iniciados. En una primera aproximación, realiza-
2. Entre 1 y 3. mos correlaciones de Pearson entre los
3. Normalmente quieto e inactivo, pero res- rasgos de personalidad de la madre (ansie-
ponde apropiadamente a las situaciones que dad, extroversión, socialización e indepen-
demandan alguna actividad. dencia) y las dimensiones temperamentales
4. Entre 3 y 5. tono emocional, actividad y vocalizaciones
5. Actividad moderada. hacia objetos sociales y físicos. De todas
6. Entre 5 y 7. las correlaciones efectuadas sólo el rasgo
7. En acción durante gran parte del período de
de extroversión presentó algunas relacio-
observación.
8. Entre 7 y 9. nes significativas con el estilo conductual
9. Hiperactivo, no puede estar quieto para del niño. Como se observa en la Tabla 1, la
pruebas sedentarias. extraversión materna respecto a los objetos
sociales esta significativamente relacionada
Vocalizaciones, alude a las emisiones verbales con el nivel de actividad. También resultó
que se producen fuera del llanto. relacionada significativamente con las di-
mensiones tono emocional y nivel de acti-
1. Ausencia de vocalizaciones. vidad cuando se trataba de objetos físicos.
2. Entre 1 y 3. Por tanto, los análisis revelaron que las
3. Pocas vocalizaciones y de breve duración.
madres más desenvueltas socialmente y
4. Entre 3 y 5.
5. Las vocalizaciones aparecen como parte de con mayor capacidad para lograr y mante-
la actividad del niño, pero de modo inter- ner contactos personales tienen hijos que
mitente. muestran un mayor nivel de actividad en
6. Entre 5 y 7. presencia de estímulos físicos y sociales, y
7. Las vocalizaciones constituyen parte impor- un mejor tono emocional ante objetos físi-
tante de la actividad del niño: el niño voca- cos.
liza por el placer de vocalizar.
8. Entre 7 y 9. En segundo lugar, con el propósito de
9. Excesivas vocalizaciones; alta excitación vo- estudiar la relación entre los rasgos de per-
cálica.
sonalidad de la madre y las dimensiones
Todas las dimensiones temperamentales temperamentales del niño tomadas en con-
fueron evaluadas con estas escalas de 1 a 9 junto, efectuamos dos análisis de correla-
puntos por tres parejas de observadores, obte- ción canónica en función de los tipos de
niendo un coeficiente de fiabilidad interobser- objetos. Los resultados se resumen en la
vadores de Pearson r = 0.98. Tabla 2. En ella podemos apreciar cómo el
conjunto de dimensiones temperamentales
del niño hacia personas y objetos físicos
aparece relacionado, nuevamente, sólo con
el rasgo de personalidad de la madre de-

anales de psicología, 2000, 16(1)


106 A. Díaz-Herrero et al.

nominado extroversión (ver Figuras 1 y 2). acciones temperamentales ante objetos so-
Es decir, los hijos de las madres más extra- ciales y el 58,79% de la varianza de las di-
vertidas mostraron mejor tono emocional, mensiones temperamentales en presencia
mayor nivel de actividad y un número más de objetos físicos. En consecuencia, la ex-
elevado de vocalizaciones tanto ante esti- traversión de la madre se mostró como un
mulación física como social novedosa. buen predictor del estilo conductual del
Hallamos que la extroversión de la madre niño ante objetos sociales y físicos a los
explica el 44,46% de la varianza de las re- nueve meses de vida.

Tabla 1: Correlaciones de Pearson entre los rasgos de personalidad maternos (ansiedad, extraversión, socialización e inde-
pendencia) y las dimensiones temperamentales del niño hacia objetos sociales y físicos a los 9 meses de edad.
OBJETOS SOCIALES OBJETOS FÍSICOS
Tono Actividad Vocaliza- Tono emo- Actividad Vocaliza-
emocional ciones cional ciones
Ansiedad 0.038 0.001 -0.103 0.005 -0.034 -0.213
Extraversión 0.271 0.357* 0.302 0.516*** 0.552*** 0.220
Socialización -0.196 -0.131 0.089 -0.050 0.061 0.020
Independencia -0.169 -0.006 -0.001 -0.260 -0.106 0.006
*= p=.05; **= p=.01; ***= p=.001

Discusión misma línea, que la inhibición conductual


del niño se relacionaba positivamente con
Los resultados de este estudio indicaron la introversión de la madre y de forma ne-
que los hijos de madres con tendencia a la gativa con su sociabilidad y extraversión
extroversión manifestaron mejor tono (Daniels y Plomin, 1985). Por último, que
emocional, mayor nivel de actividad y emi- la introversión materna estaba relacionada
tieron mayor número de vocalizaciones con la propensión hacia el malestar de su
tanto ante personas como ante objetos. hijo en presencia de personas extrañas
Por tanto, parece que la extroversión es un (Mangelsdorf et al. 1991).
mediador en el estilo conductual del niño Estos resultados podrían interpretarse
ante ambos tipos de estímulos. desde la perspectiva transaccional del desa-
Estos datos se muestran en consonan- rrollo propuesta por Sameroff (1987), así
cia con los encontrados en diferentes estu- como también desde el modelo de bondad
dios efectuados con muestras de bebés que de ajuste de Thomas y Chess (1986). Según
se encontraban próximos al primer año de la perspectiva transaccional, el desarrollo
vida. En ellos se destacan varios aspectos del individuo se encuentra determinado
relevantes. En primer lugar, que la capaci- por las interacciones dinámicas que se
dad de adaptación de la madre, entendida producen entre el sujeto y las experiencias
como la facilidad para modificar su con- procedentes de los diferentes contextos de
ducta al enfrentarse a nuevas situaciones o desarrollo (p.ej. familia).
entornos, pronosticaba la intensidad del
llanto exhibido por su hijo ante personas
desconocidas (Weber et al., 1986). En la

anales de psicología, 2000, 16(1)


Influencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual infantil: Implicaciones para la atención temprana 107

Tabla 2: Análisis de correlación canónica entre los rasgos de personalidad de la madre (ansiedad, extraversión, socialización
e independencia) y las dimensiones temperamentales (tono emocional, actividad y vocalizaciones) del niño hacia objetos
sociales y físicos a los 9 meses de edad.

OBJETOS SOCIALES OBJETOS FÍSICOS


X2 (GL) Prob. R2 aj. X2 (GL) Prob. R2 aj.
Ansiedad 0.414 (3) 0.937 - 1.871 (3) 0.600 -
Extraversión 8.532 (3) 0.03* 0.4446 14.948 (3) 0.002** 0.5879
Socialización 1.948 (3) 0.583 - 0.601 (3) 0.896 -
Independencia 1.089 (3) 0.780 - 2.908 (3) 0.406 -
G.L.= grados de libertad
*= p=.05; **= p=.01; ***= p=.001

PF22: Extroversión materna; TOSO9: Tono Emocional; ACSO9: Actividad;


VOSO9: Vocalizaciones

Figura 1: Representación de las correlaciones entre la extroversión de la madre y las reacciones temperamentales mostradas
por su hijo a los 9 meses de edad hacia objetos sociales.

anales de psicología, 2000, 16(1)


108 A. Díaz-Herrero et al.

Figura 2: Representación de las correlaciones entre la extroversión de la madre y las reacciones temperamentales mostra-
das por su hijo a los 9 meses de edad en presencia de objetos físicos.

Thomas y Chess (1986) trasladan este pliega la madre hacia su hijo. Las madres
planteamiento general del desarrollo al más extrovertidas tienden a desenvolverse
ámbito de las interacciones tempranas ma- adecuadamente en contextos sociales y tie-
dre-bebé, teniendo en cuenta las variables nen mejores recursos para iniciar y mante-
relacionadas con el temperamento del niño ner contactos personales frecuentes. En
y el estilo de crianza de la madre, configu- consonancia con este rasgo de personali-
rado por sus características de personalidad dad, tenderán a exponer a sus hijos a ma-
y sus actitudes y expectativas hacia el cui- yor cantidad de situaciones en las que se
dado de su hijo. Es decir, el desarrollo evo- encuentren implicadas tanto personas co-
lutivo del niño está en función del ajuste o mo objetos.
síncronía alcanzado entre el temperamento Así, si un bebé con una predisposición
del niño y el estilo de maternidad. biológica a reaccionar de forma positiva
En nuestro caso, la extroversión mater- ante la estimulación ambiental, se desen-
na se relacionó con el estilo en el que el ni- vuelve en un contexto que potencia esta
ño se enfrentaba a la estimulación social y predisposición, como es el que le puede
física del entorno. Basándonos en el mode- proporcionar una madre extrovertida,
lo de bondad de ajuste, el estilo conductual habrá mayores probabilidades de que man-
del niño podría estar determinado tanto tenga ese estilo conductual. Este estilo de
por su dotación genética como por la for- respuesta (emocionalidad predominante-
ma en que la madre haya abordado la mente positiva, nivel moderado de activi-
crianza del bebé durante sus primeros nue- dad y mayor número de emisiones lingüís-
ve meses de vida. Según nuestros datos pa- ticas) podría reducir la probabilidad de que
rece que la extroversión es un rasgo que aparezcan alteraciones en el desarrollo so-
media en las prácticas de crianza que des- cial, cognitivo, motor y lingüístico.

anales de psicología, 2000, 16(1)


Influencias de la personalidad materna sobre el estilo conductual infantil: Implicaciones para la atención temprana 109

Por el contrario, las madres con ten- intervención para padres en los que se des-
dencia a la introversión limitarán en canti- taquen las limitaciones que generan sus pa-
dad y calidad las oportunidades de interac- trones o modos de comportamiento en las
ción que establecen sus hijos con el entor- primeras interacciones que mantienen con
no, pudiendo provocar en ellos reacciones sus hijos, y se les oriente hacia una com-
inhibitorias caracterizadas por el rechazo, prensión de los requisitos temperamentales
evitación y miedo cuando se enfrentan a la de su bebé. Es decir, hay que enseñarles a
estimulación ambiental. Este patrón de interpretar las señales de sus hijos y a que
comportamiento, a diferencia del anterior, eviten estimularles de forma inapropiada
podría ser un factor de riesgo que potencie para optimizar su desarrollo (Brazelton,
la aparición de anomalías en el desarrollo. 1998).
En consecuencia, estos resultados plan-
tean la necesidad de diseñar programas de

Referencias
Ainsworth, M.D.S. (1989). Attachments beyond infancy. Temperament discussed (pp.49-58). Berwyn, PA: Swets
American Psychologist, 44, 709-716. North America.
Asendorpf, J.B. (1991). Development of inhibited chil- Matheny, A.P. Jr (1991). Play assessment of infant tem-
dren´s coping with unfamiliarity. Child Development, 62, perament. En Ch. E. Schaefer, K. Girlin y A.
1460-1474. Saugrund (Eds.), Play diagnosis and assessment (pp. 39-
Bates, J.E. (1989). Concepts and measures of temperament. 64). Nueva York: Wiley.
En G.A. Kohnstamm, J.E. Bates y M.K. Rothbart Matheny, A.P. Jr y Wilson, R.S. (1981). Developmental task
(Eds.), Temperament in childhood. Nueva York: Wiley. and ratings scales for the laboratory assessment of in-
Belsky, J., Fish, M. e Isabella, R. (1991). Continuity and fant temperament. JSAS Catalog of Selected Documents in
discontinuity in infant negative and positive emotion- Psychology, 11, 81(Manuscrip No. 2367).
ality: Family antecedents and attachment conse- Matheny, A.P., Jr., Wilson, R.S. y Nuss, S.M. (1984). Tod-
quences. Developmental Psychology, 27(3), 421-431. dler temperament: Stability across settings and over
Brazelton, T.B. (1998). Touchpoints: Opportunities for ages. Child Development, 55, 1200-1211.
preventing problems in the parent-child relationship. Matheny, A.P., Jr., Wilson, R.S. y Thoben, A.S. (1987).
Conferencia presentada a las V Jornadas Internacionales de Home and mother: Relations with infant tempera-
Anne Fundació “Avances en el conocimiento del bebé”. 5 de ment. Developmental Psychology, 23(3), 323-331.
Marzo, Barcelona. Mebert, C.J. (1991). Dimensions of subjectivity in parents´
Campbell, S. (1979). Mother-infant interaction as a func- ratings of infant temperament. Child Development, 62,
tion of maternal ratings of temperament. Child Psychia- 352-361.
try and Human Development, 10, 67-76. Mednick, B.R., Hocevar, D., Baker, R.L. y Schulsinger, C.
Daniels, D. y Plomin, R. (1985). Origins of individual dif- (1996). Personality and demographic characteristics of
ferences in infant shyness. Developmental Psychology, mothers and their ratings of child difficultness. Interna-
21(1), 118-121. tional Journal of Behavioral Development, 19(1), 121-140.
Kochanska, G. (1991). Patterns of inhibition to the unfa- Milliones, J. (1978). Relationship between perceived child
miliar in children of normal and affectively ill mothers. temperament and maternal behaviors. Child Develop-
Child Development, 62, 250-263. ment, 49, 1255-1257.
Kochanska, G. Y Radke-Yarrow, M. (1992). Inhibition in Sameroff, A.J. (1987). The social context of development.
toddlerhood and the dynamics of the child´s interac- En N. Eisenberg (Ed.), Contemporary topics in developmen-
tion with an unfamiliar peer at age five. Child Develop- tal psychology (pp. 273-291). Nueva York: Wiley.
ment, 63, 325-335. Sameroff, A.J., Seifer, R. y Elias, P.K. (1982). Sociocultural
Mangelsdorf, S., Gunnar, M., Kestenbaum, R., Lang, S. y variability in infant temperament ratings. Child Devel-
Andreas, D. (1990). Infant proneness-to-distress tem- opment, 53, 164-173.
perament, maternal personality and mother-infant at- Seisdedos, N. (1981). 16 PF. Monografía Técnica. Madrid:
tachment: Associations and goodness of fit. Child De- TEA.
velopment, 61, 820-831. Thomas, A. y Chess, S. (1986). The New York Longitudi-
Matheny, A.P., Jr. (1986). Stability and change of infant nal Study: From infancy to early adult life. En R.
temperament: Contributions from the infant, mother Plomin y J. Dunn (Eds.), The study of temperament:
and family environment. En G. Kohnstamm (Ed.), Changes, continuities and challenges. Nueva Yersey: LEA.

anales de psicología, 2000, 16(1)


110 A. Díaz-Herrero et al.

Vaughn, B.E., Bradley, C.F., Joffe, L.S., Seifer, R. y Bar- behavior: The role of maternal and infant tempera-
glow, P. (1987). Maternal characteristics measured ment. Child Development, 57, 56-65.
prenatally are predictive of ratings of temperamental Wilkinson, L. (1993). Systat: The system for statistics 6.0. SYS-
“difficulty” on the Carey Infant Temperament Ques- TAT Inc. Evanstone, IL.
tionnaire. Developmental Psychology, 23(1), 152-161.
Weber, R.A., Levitt, M.J. y Clark, M.C. (1986). Individual (Artículo recibido: 20-4-1999, aceptado: 18-5-2000)
variation in attachment security and strange situation

anales de psicología, 2000, 16(1)