Sie sind auf Seite 1von 4

LA PARTICIPACIÓN SOCIAL período con una magia especial.

Probable-
ADOLESCENTE EN EL PROGRAMA mente sean muchos los recuerdos que ven-
ATENCIÓN INTEGRAL A LA gan a su mente, cargados de sensaciones
ADOLESCENCIA DE LA CAJA y sentimientos cálidos, significativos y vitali-
COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL zantes. Muchos de estos recuerdos gravita-
Mynor Alberto Sequeira Solano1 rán en torno a las figuras de amigos y amigas,
muchos (as) inseparables compañeros (as)
de aventuras, y por supuesto, no será difícil
Resumen traer a la memoria las primeras experiencias
Este artículo presenta un análisis de la amorosas, esas (os) primeras (os) novias
experiencia desarrollada por el Programa (os) que tiñeron, las más de las veces, ese
Atención Integral a la Adolescencia, en rela- turbulento océano de emociones que es la
ción con la participación social adolescente adolescencia.
en un sistema nacional de salud. El mode-
lo utilizado se ha denominado “Adolescente Lo que también es cierto es que muchos
Protagonista” y entre sus logros se encontró de esos momentos y personas tan significati-
la interiorización de conocimientos, actitudes vas se conocieron en el contexto de un grupo
y prácticas saludables. Las limitaciones más adolescente o juvenil, formal o informal, en
significativas fueron que la instancia coordi- el cual se tuvo la suerte de poder participar,
nadora de líderes adolescentes y los funcio- sea en el grupo de compañeros del colegio,
narios de los niveles regionales y locales no la banda del colegio, algún grupo artístico o
tuvieron un contacto positivo y los adolescen- deportivo, algún grupo religioso, la cruz roja,
tes se sentían en muchos momentos sin el bomberos voluntarios, grupo scouts, etc.
acompañamiento y apoyo de estos.
Y si revisa retrospectivamente ese pe-
Abstract ríodo, tal vez puede afirmarse que el haber
This article presents an analysis of the ex- podido participar en un grupo adolescente o
perience developed by Programa Atención juvenil fue un elemento que marcó favorable-
Integral a la Adolescencia, in relation to the mente la vida a partir de entonces, llevando
adolescent social participation in a national de una forma u otra a inclinar la balanza en
system of health. The used model has de- el momento de tomar la decisión de lo que se
nominated “Adolescente Protagonista” and terminó estudiando, de la actividad en la que
between his profits it was the healthful inter- se terminó trabajando o de la pareja que se
nalization of knowledge, attitudes and prac- terminó eligiendo, entre muchas otras deci-
tices. The most significant limitations were siones de vital importancia.
that the coordinating instance of adolescent
leaders and the civil employees of the regional Entonces, en el ámbito tan simple y tan
area and local levels did not have a positive importante de la conexión entre el proyecto
contact and the adolescents felt most of the de vida elegido y aquel grupo adolescente o
time like without support from them. juvenil del cual se formó parte alguna vez, es
posible mirar tan solo uno de los aspectos de
Introducción la trascendencia que tiene la participación en
Muchas de las personas que leen este ar- grupos de pares para los y las adolescentes.
tículo podrán recordar, sin hacer un gran es- Trascendencia que adquiere más relevancia
fuerzo, su adolescencia y juventud como un para los proveedores de servicios en salud,
en la medida que admitamos que dicha par-
ticipación en grupos de pares se puede con-
1
Trabajador Social, Programa Atención Integral a la
Adolescencia, Caja Costarricense de Seguro Social.
vertir en un poderoso factor protector de la
msequeis@ccss.sa.cr salud de estos y estas adolescentes.

3
Hacia la construcción de una red de quedaban mirando preguntándose qué había
adolescentes pasado (3,4).
Con el anterior desarrollo podría ilustrarse
algunas de las implicaciones de la necesidad Otra de las muchas consecuencias de no
de existencia del componente de participa- abrir a los adolescentes la participación en
ción social adolescente en el Programa de el cuidado de su propia salud era que se les
Atención Integral a la Adolescencia (PAIA). visualizaban como seres que solo debían
Hacia el año de 1989 un grupo de profesio- atenderse por la enfermedad por la que con-
nales visionarios de la Caja Costarricense sultaban o a quienes debían suministrarse
de Seguro Social, a la par de otras concep- informaciones sobre su salud que como pro-
ciones innovadoras para pensar y abordar la fesionales en salud estimábamos pertinente
adolescencia desde esta Institución de salud, para ellos (as). Una de las derivaciones de
decidieron darle vida a dicho componente y esta actitud es que se ubicaban a estos
empezaron a trabajar con grupos de adoles- adolescentes en el lugar de “objetos” de las
centes a lo largo y ancho del país para pro- intervenciones en salud. En múltiples ocasio-
mover su salud integral (1, 2). nes los y las adolescentes preferían no acer-
carse a los servicios de salud, para no tener
Aquella idea llevaba implícito un gran cam- que pasar por la experiencia de ser tratados
bio en la forma como tradicionalmente se de esta forma (1, 4, 5).
había atendido a este grupo etáreo. Era un
claro intento de no invisibilizar más a los y las Adicionalmente, concurría con este esta-
adolescentes ante los servicios de salud por do de cosas una influencia marcada sobre
suponer que la adolescencia es el período el mismo sistema de salud costarricense, en
más “sano” de la vida porque los y las adoles- tanto se tenía que atender adolescentes que
centes casi no consultan por enfermedades asistían a los servicios cuando su salud se
orgánicas. Con esta concepción automática- encontraba bastante deteriorada (un adicto
mente se estaban excluyendo de los servi- a las drogas, una infección de transmisión
cios de salud a los y las adolescentes. No se sexual avanzada, un adolescente con múl-
abordaban los problemas y factores de riesgo tiples intentos de suicidio, con embarazos
ni se promovían los factores protectores aso- recurrentes o con problemas de anorexia o
ciados a las esferas sociales y psicológicas bulimia, etc). Ello implicaba que las interven-
del adolescente (1). ciones para tratar de restablecer la salud de
estos adolescentes eran más complejas, a
Si un adolescente decidía aislarse, ya sea plazos mayores y a veces inefectivas, con el
por su historia de vida o por la influencia de consiguiente impacto negativo en términos
su ambiente inmediato o por ambas razones, económicos en el sistema de salud, y lo más
y dejaba de comunicarse con los demás para preocupante, en la calidad de vida actual y
proceder a encerrarse en su cuarto con el vo- futura de estos adolescentes (4).
lumen del radio alto, se suponía que ese ado-
lescente era raro, extraño, y hasta se pensa- Todas estas situaciones impulsaron al PAIA
ba que tal vez era un “antisocial” sin remedio, a formular opciones para que la Institución
dejándosele por tanto, a la libre, sin ningún ensayara cambios en esta forma de abordaje
apoyo. Y para los adultos era común no re- de la salud de los adolescentes (2). Aprove-
lacionar este tipo de conductas, con otros chando la coyuntura que a nivel latinoameri-
aspectos del ser humano, por ejemplo, baja cano y nacional introducía la importancia de
autoestima, depresión y suicidio. Si ocurría promover los nuevos paradigmas y enfoques
alguno de estos lamentables eventos, aparte sobre adolescencia, sobre derechos de los y
de un enorme cúmulo de culpa, los adultos se las adolescentes, sobre promoción de la sa-

4
lud y sobre la trascendental importancia de mo adolescente que los iba perfilando como
promover la participación en grupos de ado- verdaderos multiplicadores adolescentes en
lescentes para el cuidado y autocuidado de la tarea de promover nuevos grupos locales,
su salud (5). con el fin de promover la salud de los y las
adolescentes (1).
Al inicio de los noventa (1990 a 1995)
se dieron algunas experiencias locales (en Logros y limitaciones en el proceso
Desamparados por ejemplo) de impulsar Muchos fueron los logros que arrojó este
esta participación a través de grupos existen- proceso, la mayoría de ellos cuantificables
tes o nuevos en la comunidad, bajo esque- solo por la vía de la gran cantidad de adoles-
mas abiertos (sus miembros entran y salen centes de todo el país que se involucraron y
cuando quieran), con temáticas sobre salud se beneficiaron en términos de la interioriza-
(sexualidad, autoestima, prevención de adic- ción de conocimientos, actitudes y prácticas
ciones y la violencia, liderazgo, organización saludables que adquirieron y la direcciona-
de grupos, metodología participativa, entre lidad positiva y constructiva que obtuvieron
otros), y tratando de conectar los grupos ado- sus vidas a partir de entonces, a la par de la
lescentes y juveniles entre sí para conformar distancia que muchos y muchas empezaron
redes locales. Todo ello con el concurso de a tomar frente a estilos de vida insalubres.
los compañeros y compañeras de los servi-
cios, que fungían como facilitadores del pro- Otro valioso logro fue el contingente de
ceso. Dichas actividades dieron resultados compañeros y compañeras de la Institución
que permitieron ir construyendo experiencias que se sensibilizaron no sólo ante la situación
en torno a este componente de la participa- de salud de los y las adolescentes sino tam-
ción adolescente. bién ante el potencial de la herramienta que
constituye la participación social y el trabajo
Al amparo de un apreciable flujo de insu- en grupo con éstos y éstas.
mos traducidos en asesoría técnica y el apoyo
financiero a la Institución y al PAIA a través de Entre las principales limitaciones del pro-
proyectos, el Fondo de Población de Nacio- ceso y de la dinámica misma que se gene-
nes Unidas había venido apoyando el trabajo ró, es que se operó una suerte de escisión
que se hacía con los y las adolescentes y em- entre la instancia coordinadora de lideres
pezaba a interesarse en este componente de adolescentes y los funcionarios de los niveles
participación adolescente. La Organización regionales y locales, de manera que los ado-
Panamericana de la Salud también coopera- lescentes se sentían en muchos momentos
ba con apoyo técnico y financiando algunas sin el acompañamiento de estos adultos y és-
actividades (2). tos no veían el proceso de los adolescentes
como de resorte de la Institución, por lo que
Con todas las condicionantes comenta- dejaban de apoyarlo.
das que determinaron esta coyuntura como
favorable para el proceso, en 1996 se inicia Otro obstáculo ha sido que en gran medi-
un nuevo ciclo de impulso de la participación da el proceso tuvo continuidad en el tiempo
adolescente que culmina en el 2004, con la gracias a la cooperación de las agencias ex-
organización de congresos nacionales anua- ternas, pero al llegar el momento de cerrar
les, congresos regionales, y múltiples talleres los proyectos de donde se derivaba la coope-
locales, todos ellos con adolescentes líderes, ración, se cortó el suministro de recursos ne-
en los cuales progresivamente se va cons- cesarios para hacer las actividades con los y
truyendo una participación y un protagonis- las adolescentes, no pudiendo la Institución

5
asumir con sostenibilidad el proceso ni mu- Bibliografía
cho menos los grupos adolescentes. 1. Alvarado C, Garita C. Sembrando espe-
ranzas: estrategias de trabajo en salud
Perspectivas futuras con adolescentes de comunidades po-
Hacia el futuro existen expectativas funda- bres. San José, CR: PAIA-CCSS; 2004.
mentadas en una mayor solidez alcanzada 2. Díaz M, Garita C, Sequeira M, Campos M
dentro de la Institución en términos de la ex- y Muñoz P. Bases Programáticas Progra-
periencia que se ha adquirido y la incorpora- ma Atención Integral a la Adolescencia.
ción del componente de participación social San José, CR: PAIA-CCSS; 2005.
adolescente como un elemento cotidiano del 3. Krauskopf D. Adolescencia y Educación.
trabajo que se puede hacer con este grupo San José, CR: EUNED; 1997.
etáreo (1, 2). 4. Donas S. Adolescencia y Juventud en
América Latina. San José, Costa Rica. Li-
Se estima también que mucho del trabajo bro Universitario Regional; 2001.
que se seguirá haciendo en este campo con- 5. Krauskopf D. Participación social y desa-
llevará entre otros esfuerzos el aporte indu- rrollo en la adolescencia. San José, CR:
dable de muchos actores de adentro y fuera Fondo de Población de Naciones Unidas,
de la Institución, que permita así dar conti- 3a edición; 2003.
nuidad a actividades que se venían hacien-
do con los grupos adolescentes e inaugurar
otras nuevas, de forma que se impulse ese
gran espacio que se ha abierto para que los
y las adolescentes descubran que son y se-
guirán siendo sujetos capaces de fijar y forjar
sus destinos en condiciones reales de salud
y bienestar.