Sie sind auf Seite 1von 13
See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/304525631

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/304525631

Chapter · January 2015

CITATIONS

0

1 author:

Chapter · January 2015 CITATIONS 0 1 author: Francisco L. Borrego Gallardo Universidad Autónoma de
50 PUBLICATIONS 18 CITATIONS SEE PROFILE
50 PUBLICATIONS
18 CITATIONS
SEE PROFILE

All content following this page was uploaded by Francisco L. Borrego Gallardo on 28 June 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file.

READS

111

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x):

esbozo de una nueva interpretación

Francisco L. Borrego Gallardo

Universidad Autónoma de Madrid

1. Introducción e hipótesis previas

En 1925 el equipo de G. A. Reisner descubrió en Guiza, cerca del templo alto del complejo piramidal del rey Jufu (c. 2509-2483 a.C.), el pozo G-7000x.

del rey Jufu ( c . 2509-2483 a.C.), el pozo G-7000x. Fig. 1 1 . Sección

Fig. 1 1 . Sección de G-7000x. A partir de Gundacker (2006: 33).

124

Francisco L. Borrego Gallardo

De 27’5 m, cegado de piedras por completo, tiene dos accesos, uno vertical y una rampa escalonada. A 7’5 m de profundidad se halla un nicho donde se depositaron ofrendas (vasos cerámicos y piezas de bóvido). Por todo el pozo se hallaron improntas con el nombre del rey Jufu y al final de él una cámara excavada, más o menos rectangular, de 5’2 por 2’7 m y con un arranque de pozo y dos nichos laterales. Su interior, intacto, tenía un gran número de artefactos, que, según sus inscripciones, debieron de pertenecer a la madre de ese rey, Hetepheres I 2 . Pese a la existencia de ciertos elementos estructurales y arqueológicos poco convencionales (ausencia de superestructura exterior, estado inacabado, disposición anómala del ajuar) 3 , en un principio parecía tratarse de una tumba, pues entre los objetos había un sarcófago y un cofre canópico con los cuatro órganos momificados, ambos de la misma calcita, dos asientos, cajas con joyas, útiles de belleza y tocador y productos cosméticos, una silla de manos, un lecho con reposacabezas y un dosel, así como muchos vasos de piedra y de cerámica, en buena parte fragmentados.

vasos de piedra y de cerámica, en buena parte fragmentados. Fig. 2 4 . Reconstrucción de

Fig. 2 4 . Reconstrucción de la cámara con sus artefactos. Según Reisner y Smith (1955: fig. 20).

Sin embargo, y para sorpresa de la Egiptología del momento, el sarcófago estaba vacío, sin cuerpo alguno o rastro de él. La tan llamativa falta del cuerpo en el sarcófago en el contexto intacto de G-7000x ha suscitado explicaciones muy variadas. La primera es la del propio

2 Sobre Hetepheres I: Callender (1990); (2012a: 60-66); Baud (1999: 525-527), todos ellos con referencias.

3 Vid. infra.

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x): esbozo de una nueva interpretación

125

Reisner (1928), para quien se habría producido el robo de la tumba de Hetepheres I en Dahshur (donde fue enterrado su esposo, el rey Snefru), durante el cual se habría destruido su cuerpo; los restos de su ajuar habrían sido vueltos a enterrar a toda prisa más al norte, en Guiza, en G-7000x, ocultando el hecho de la destrucción del cuerpo de la reina a su hijo, Jufu, para evitar su cólera 5 . Lehner (1985) propuso que Hetepheres I habría muerto durante la planificación del complejo funerario de su hijo, siendo enterrada provisionalmente en el lugar para el que estaba proyectada la construcción de una pirámide (G-Ix). Este plan se vería modificado, desplazando su pirámide (G-Ia) hacia el oeste y motivando un reentierro del cuerpo de la madre del monarca 6 . Sin embargo, esto no explica por qué dejaron en G-7000x elementos importantes del ajuar, sobre todo la caja canópica. Por su parte, Edwards (1989: 262-263) cree que G-7000x sería el enterramiento único y original de Hetepheres I, cuyo cuerpo habría sido robado poco después de su entierro para hacerse con sus joyas. Estas hipótesis fueron criticadas por Jánosi (1996: 13-19; 2005: 63-64 y 91),

destacando que G-7000x es un enterramiento extraño e incompleto por los rasgos anómalos, además del sarcófago vacío, de su contexto 7 : la ausencia de superestructura y de espacio de culto funerario, quizá debida a su presencia cercana

a la calzada del complejo de Jufu 8 ; unos espacios excavados cuya parte superior es

más cercana a modelos de la dinastía III que a los de dicho reinado, como resultado de dos fases de construcción distintas o como huella de una construcción previa de

la dinastía III 9 ; la ubicación del sarcófago en la parte oriental de la cámara y no en la occidental; y la disposición de la caja canópica en el nicho oeste y no tanto en la esquina sudeste. Münch (2000) ha propuesto que los objetos de G-7000x eran elementos “sobrantes” del funeral de Hetepheres I, es decir, que conformaban un “depósito funerario”. Sin embargo, esto no explica la presencia de los órganos momificados 10

o del mobiliario, entre otros hechos que serán enunciados más adelante. Finalmente, Callender (2012b: 69-70) cree que Hetepheres I habría muerto antes de finalizarse la construcción de la pirámide a ella destinada (G-Ia). Tras el funeral, el ajuar habría sido almacenado apresuradamente (lo que explicaría las anomalías en su disposición y su desorden) en un hipogeo abandonado (G-7000x) hasta la terminación de las obras en la pirámide, lo que explicaría la falta de superestructura. El ajuar habría sido abandonado a consecuencia del robo del cuerpo de Hetepheres I. Sin embargo, esta propuesta no explica 1) por qué el cofre

5 Cf. Gundacker (2006: 34); Callender (2012b: 66).

6 Cf. Jánosi (2005: 86-91); Callender (2012b: 66-69).

7 Cf. Gundacker (2006: 33).

8 Callender (2012a: 62) destaca que en la dinastía IV muchas madres de reyes fueron enterradas en circunstancias

ambiguas por su localización y la rareza y singularidad de las características de sus complejos, lo que permite

relativizar la importancia de este rasgo anómalo.

9 Reisner y Smith (1955: 13); Jánosi (1996: 17); (2005: 76).

126

Francisco L. Borrego Gallardo

canópico fue guardado tras un muro tapiado si fue algo apresurado; 2) la ausencia total de restos del cuerpo en la cámara; 3) la enorme profundidad a la que se depositaron elementos muy pesados (sarcófago) o de manejo delicado (mobiliario) si era un almacenamiento temporal; y 4) la existencia del nicho con ofrendas del interior del pozo, propio de sepulcros definitivos y no transitorios.

2. Elementos para una nueva propuesta

A propósito de este asunto, una nueva reflexión puede efectuarse si el análisis arqueológico y contextual se completa con otros no efectuados hasta ahora.

2.1. Los artefactos de G-7000x en contexto

El primero es la comparación de G-7000x con enterramientos, depósitos funerarios de las dinastías IV, V e inicios de la VI asimismo intactos y, dentro de lo posible, de individuos femeninos de la elite y la realeza. Un primer aspecto que, no por menos evidente es menos significativo, es la estructura que comparte con otros enterramientos: un pozo con una cámara excavada y cavidades para alojar los órganos momificados y otros artefactos. En cuanto a los artefactos, la evidencia más coherente y mejor documentada procede también de Guiza, donde se han hallado, publicados hasta la fecha, hasta

seis enterramientos intactos fechables en el intervalo señalado, cuatro de mujeres (G-5070 11 , G-7440-Z/G-7442 12 , G-8250 13 , G-8260-norte 14 ) y dos de hombres (G-8640 15

y pozo G-585 16 ). Solo uno de ellos es del entorno inmediato a la realeza (G-8260: el

zȝ-nswt ‘Hijo del Rey’ Babaf). La comparación del ajuar de G-7000x con los demás [Tabla 1] sugiere que el de G-7000x es anómalo en tres aspectos. En primer lugar, en

el periodo indicado es muy habitual que se halle dentro del sarcófago un ataúd con

el cadáver del difunto. En los casos considerados, solo en la mitad no hay evidencias

de la existencia de un ataúd dentro del sarcófago. En G-585 y G-7440-Z el cuerpo fue depositado directamente en el sarcófago. En G-8250 el ataúd podría haber desaparecido por la acción de escorrentías, al penetrar el agua en el sarcófago. En

el caso de G-8640, sí es segura la existencia original de un ataúd, destruido por agua,

pues su impronta se ha conservado en las paredes interiores del sarcófago. Respecto

a G-7000x, no hay resto alguno de madera, orgánico o de tejidos, sino tan solo

algunas manchas amarillas, posibles residuos de natrón del cuerpo que alguna vez

11 Pozo 316, mujer (?), dinastía IV: Junker (1944: 48-61, fig. 17-25, lám. xi-xii).

12 Anónima, inicio de la dinastía IV: Reisner inédito: 046 y 047 (b) (vía www.gizapyramids.org); D’Auria et al.

(1988: 77-79, fig. 37-45; cat. 7-9).

13 Anónima, fin de la dinastía V: Hassan (1953: 1-5, fig. 1-3, lám. i-vi); Jánosi (2008: 134 (fecha).

14 Anónima, fin de la dinastía V e inicio de la VI: Hassan (1953: 7-11, fig. 4 y 6-7, lám. ix-xiv); Rzepka (2000: esp.

359); Grajetzki (2003: 21 y 22); Jánosi (2008: 135-136) (fecha).

15

Anejhaf-Qar, inicio de la dinastía VI: Hassan (1941: 137-142, fig. 116-119, lám. xli-xlvii); Grajetzki (2003: 22, fig.

22).

16

Anónimo, inicio de la dinastía VI: Hassan (1941: 79, 83-89 y 92, fig. 48, 71-77 y 82, lám. xxvi-xxvii); Grajetzki

(2003: 22, fig. 21).

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x): esbozo de una nueva interpretación

127

estuvo en él 17 . En segundo lugar, el cuerpo solo está ausente en G-7000x; en todos los demás fue hallado en mejor o en peor estado. En tercer lugar, el mobiliario de los demás enterramientos es menos rico, sin recubrimiento de oro, y, sobre todo, es de tipologías muy distintas de las halladas en G-7000x, sin dosel, tronos o cortinajes con su caja 18 . Así, el de Hetepheres I es, de lejos, no solo más rico, sino bastante más anómalo. Sobre esta importante cuestión habrá ocasión de volver después.

 

G-7000x

G-8260-N

G-8250

G-8640

G-5070

Pozo 585

G-7440-Z

Sarcófago

 

X

X

X

X

X

X

X

Ataúd

 

X

?

¿X?

X

Cuerpo

 

X

X

X

X

X

X

Canopos

 

X

X

X

X

X

Mobiliario

X

/

/

\

/

V

a

s

o

s

X

X

X

X

X

X

X

miniatura

Cerámica

 

X

X

X

X

X

X

Cosmética

X

X

X

X

Joyas

 

X

X

X

X

X

X

X

Útiles

de

X

X

X

X

X

X

cobre

Bovino

 

X

X

X

X

X

X

Tabla

de

/

X

óleos

 

Tabla 1. Análisis comparativo de G-7000x con otros sepulcros coetáneos intactos.

En este punto es preciso contrastar la hipótesis de Münch (2000), quien, como se dijo, cree que G-7000x es un depósito funerario 19 . Estos son en el Reino Antiguo unos pozos de poca profundidad y sin cámara, donde se depositaron restos de lino, resinas, alimentos e industria lítica, tableros de madera y, sobre todo, platos y cuencos de cerámica 20 . Gran parte de los artefactos típicos de estos depósitos está ausente de G-7000x, como las piezas de lino y los restos de comida y de resinas. Por otro lado, G-7000x tampoco parece ser un “depósito de pozo funerario”. Éstos se suelen situar en la segunda mitad del pozo –en ciertos casos coetáneos de G-7000x también en un compartimento especial del este 21 – con, sobre todo, cerámicas de muy variadas tipologías (cántaros, pucheros, moldes de pan, bandejas), alimentos,

17 Reisner (1928: 78).

18 Así, en G-8250 y G-7440-Z se halló un reposacabezas y en G-585 una caja.

19 Para otras críticas a Münch (2000), vid. Callender (2011: 63).

20 Rzeuska (2006: 371-377).

21 Alexanian (1998: 14 y 20), con referencias.

128

Francisco L. Borrego Gallardo

esteras, pigmentos cosméticos, madera y carbones 22 . Esta clase de contexto sí concuerda con una parte de G-7000x, el nicho del pozo, donde se documentaron cerámicas, carbones y restos de bóvidos. Estos son también frecuentes en las cámaras funerarias o en las entradas y sus cierres, junto con lascas de sílex y vasos en miniatura 23 y propiamente rituales (incensarios, vasos nmst, platos, cántaros) y restos de mortero del cierre 24 , elementos todos ellos que se hallaron en la cámara de G-7000-x. Así, los rituales que acontecieron aquí parecen haber sido los mismos que los efectuados durante un sepelio, lo que, pese a las anomalías ya expuestas, aboga por el carácter tumbal que varios autores le atribuyen. Asimismo hay que señalar las similitudes notables de G-7000x con el contexto, saqueado, de la pirámide satélite del complejo funerario del sucesor de Jufu, Dyedefra, en Abu Rawash, que muy posiblemente perteneció a un miembro femenino de la realeza 25 por sus características contextuales (sepulcro subterráneo anejo a la pirámide real) y la composición de su ajuar (sarcófago, canopos, vajilla, inscripciones del rey precedente), y que asimismo carece de cadáver. Por desgracia no se puede efectuar aquí la comparación entre ambos contextos –no hecha hasta ahora para la totalidad de ambos conjuntos– con el detenimiento que merece 26 .

2.2. Las inscripciones de G-7000-x

Un análisis que no ha recibido mucha atención es el de las inscripciones de los artefactos de G-7000x como parte integrante y dependiente de su contexto arqueológico. En efecto, hasta ahora dichos textos solo han sido utilizados como fuente para conocer la personalidad histórica de Hetepheres I, y no tanto para interpretar el contexto donde se hallaron, pese a que su selección y presencia podrían obedecer a una intención concreta. Primero, debe señalarse que en la caja de cortinajes y en el dosel se encuentra la titulatura del rey Snefru 27 , padre de Jufu y, por lo tanto, esposo de Hetepheres I. Por otro lado, la titulatura del hijo de Hetepheres I, el rey Jufu, fue hallada en varias improntas sigilares 28 . Estas, además de proporcionar una fecha del cierre de G-7000x, refieren los títulos del oficial a cargo del sellado, relacionados con la wbt, el ámbito donde tenía lugar buena parte de los ritos de preparación de un cadáver antes de su entierro. Así, la institución a cargo del depósito de los objetos y ofrendas en G-7000x fue la misma que debía efectuar dichos rituales en el propio complejo funerario de Jufu.

22 Rzeuska (2006: 362-371), con referencias.

23 Alexanian (1998: 11-13); Rzeuska (2006: 359-361).

24 Alexanian (1998: 11-15, fig. 5).

25 Valloggia (2002: 345-352); (2011: 60-68, fig. 228-253); Marchand (2009).

26 Este estudio será realizado aparte por el autor del presente trabajo.

27 Reisner y Smith (1955: 23-27, fig. 19, 28-29, lám. 5b, 8-9, 11, 13). Cf. Callender (2011: 63).

28 Reisner y Smith (1955: 48-49 y 56-59, fig. 47-48, lám. 43c).

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x): esbozo de una nueva interpretación

129

Los títulos y epítetos de la propia Hetepheres I 29 se pueden dividir en dos grupos. Uno comprende los que la presentan como madre del monarca (mwt-nswt ‘Madre del Rey’ y mwt-nswt-bjtj ‘Madre del Rey Dual’) 30 y como ostentadora de epítetos exclusivos de esa dignidad (zȝt-nṯr ‘Hija del Dios’ 31 y ḏdt t nbt jr(t)=t(j) n=s ‘Una para quien es hecho todo lo que ella dice’) 32 . El otro lo componen epítetos de carácter religioso: ḫt(jt)-Ḥrw ‘Seguidora de Horus’, en apariencia de tipo áulico o sacerdotal en relación con el rey viviente 33 (Snefru, su esposo, o Jufu, su hijo), y ḫrp(t)-sšmtjw- šnḏt ‘Directora de los carniceros de (la Casa de) la Acacia’ 34 , es decir, directora del coro de los funerales regios, asimismo asociado con deidades como Horus, Nut, Hathor y Sejmet. En conjunto parece existir un patrón más o menos uniforme en la selección de estos títulos y epítetos: el énfasis de la persona de Hetepheres I como madre del rey reinante (Jufu) y su relación con los aspectos más divinos de este. En ese sentido, no estimo casual que no exhiba dignidades que la muestren explícitamente como esposa del monarca anterior, Snefru, aunque debió de haberlas tenido antes de haberse convertido en la madre del rey siguiente, Jufu, como se deduce de modo indirecto e implícito por la presencia del nombre de Snefru en varios artefactos y por el contenido de sus epítetos ḫrpt-sšmtjw-šnḏt y ḫt(jt)-Ḥrw 35 . Por ello no estoy de acuerdo con otros autores que interpretan dicha ausencia como reflejo de un origen relativamente modesto de Hetepheres I –como familiar, esposa secundaria o concubina de Snefru que no llegó a ostentar el título ḥmt-nswt ‘Esposa del Rey’–, quien solo alcanzaría el alto estatus que presenta en los testimonios conocidos hasta ahora con la subida al trono de Jufu 36 . Considero, así, que lleva razón M. Baud (1996: 54) cuando señala que la falta en la documentación de su título ḥmt-nswt se debe simplemente a que no se ha conservado. Así pues, la caracterización explícita de Hetepheres I en G-7000x como madre del rey Jufu parece un hecho deliberado y plenamente consciente.

2.3. El mobiliario de G-7000x

En relación con esta idea puede hallarse el mobiliario especial hallado en G-7000x: el dosel, las cortinas, la silla de manos, el lecho con su reposacabezas y algunos de los tronos.

29 Baud (1999: 525-527); Callender (2011: 63-64).

30 Baud (1996); (1999: esp. 339-345); Gundacker (2006: 31).

31 Baud (1999: 141-148); Gundacker (2006: 31); Callender (2011: 64).

32 Baud (1999: 339 y 343); Gundacker (2006: 32).

33 Baud (1999: 339-340 y 342); Gundacker (2006: 31).

34 Baud (1999:342-343); Gundacker (2006: 31-32); Kinney (2012).

35 Baud (1996: 54).

36 Jánosi (2005: 62; Gundacker (2006: 31-32 y 37).

130

Francisco L. Borrego Gallardo

130 Francisco L. Borrego Gallardo Fig. 3. Dosel, lecho y asiento de Hetepheres I. Según Reisner

Fig. 3. Dosel, lecho y asiento de Hetepheres I. Según Reisner y Smith (1955: lám. 5.b).

No parece casual que estos elementos figuren como conjunto en algunas tumbas coetáneas de altos oficiales y de mujeres de la realeza, como Meresanj III 37 . El significado de estas escenas, según V. Vasiljevic (1995: 105-109), es de carácter religioso, en relación con el sueño como elemento liminal y de preparación para el renacimiento y con deidades femeninas, como Hathor. Por su parte, H. Altenmüller (1996; 1997) estima que las escenas de doseles con lechos del Reino Antiguo están asociadas con la regeneración del dueño de la tumba, pues reproducirían, mediante un rito y un decoro adaptado a personas que no son el rey, el ciclo mítico “del nacimiento divino del soberano”, mejor conocido desde el Reino Nuevo pero con ciertas evidencias de su existencia en periodos anteriores 38 . En dicho ciclo se enuncia que el padre del rey no es sino un dios que se ha unido sexualmente a la madre del monarca. Mientras que en el ámbito regio la función de esas escenas es tanto la de legitimar al soberano como asegurar su (re-)nacimiento, en el de los particulares funcionaría solo la segunda. Además, Altenmüller (1996: 27-32) ha identificado en un pasaje de los anales menfitas de Amenemhat II una referencia a lo que parece ser un dosel de esta misma clase (sšdt n(j)t mst ‘dosel de nacimiento’) en madera de acacia (šnḏt) –árbol asociado con Horus, Ra y varias diosas solares 39 y con uno de los títulos exhibidos por las madres regias y que también ostentó Hetepheres I– y localizado, no por casualidad, en el complejo funerario del rey, donde operaría como un medio más para su regeneración. Prudentemente, este autor no va más allá de presentar la analogía de las representaciones de estas escenas con el mobiliario de Hetepheres, sin establecer explícita e inequívocamente una identificación entre ellos, aunque existan elementos favorables para ello. Uno es el contexto funerario regio común a ambos. Otro, ya señalado, es que, según los títulos que exhibe en los objetos de G-7000x, la identidad de Hetepheres

37 Vasiljevic (1995: 97-109); Brovarski (2012: 80-83), con referencias.

38 Altenmüller (1997); Oppenheim (2011).

39 Edel (1970: 17-21).

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x): esbozo de una nueva interpretación

131

I es notablemente la de madre, y no tanto esposa, del rey en cuyo complejo funerario se localiza dicho pozo. La presencia de Snefru, con quien Hetepheres solo muestra vínculos implícitos como esposa, tampoco parece casual: la titulatura de Snefru, padre de Jufu y esposo de Hetepheres, aparece precisamente en el dosel y en la caja de las cortinas de este. Con ello, en mi opinión, se haría presente en el espacio ritual de regeneración que es el “dosel de nacimiento” al rey anterior, Snefru, padre del rey titular del complejo funerario, Jufu. No parece casual que en ese mueble Snefru tenga unos epítetos muy poco usuales (como nṯr ȝ ‘Gran Dios’ o nb- ḥpt ‘Señor de la Carrera’) que lo relacionan con el sol, Ra 40 , el dios más importante de este momento, demiurgo y padre divino de los monarcas durante gran parte del Reino Antiguo. Todo esto da sentido al hecho de que en un trono de G-7000x

Todo esto da sentido al hecho de que en un trono de G-7000x Fig. 4. Trono

Fig. 4. Trono de incrustaciones de Hetepheres I. Según Reisner y Smith (1955: fig. 32).

figuren dos elementos propios de diosas creadoras y solares, con las que se asociaría Hetepheres I: el emblema de Neit, creadora y protectora de la realeza 41 , y la trenza de Hathor, quien actúa como consorte de Ra, a quien seduce gracias, entre otras cosas, a la música –elemento recurrente en las escenas de dosel y lecho de esta época 42 – y a su cuidado peinado 43 . También relevante es la omnipresencia por todo el mobiliario de G-7000x del motivo de la roseta, que precisamente en el Reino Antiguo parece tener una semántica ligada a las capacidades genésicas de la persona con la que se asocian y su capacidad de re-nacimiento 44 . Así, el mobiliario reunido en G-7000x no parece obedecer a patrones de un reenterramiento como resultado de un saqueo (con tantas joyas y elementos preciosos), de un traslado parcial a una pirámide o de un depósito funerario. Más bien, muchos de sus artefactos podrían tener un significado religioso común, relacionado con la capacidad maternal de Hetepheres para propiciar el (re) nacimiento del rey difunto 45 .

40 Berlev (2003: 24-27 y 29) (nṯr ȝ); Postel (2003: 386-394) (nb-ḥpt).

41 El-Sayed (1982: esp. 238); Hendrickx (1996); Wilde (2013: 180-182).

42 Altenmüller (1997: 1-7 y 13-21).

43 Posener (1986).

44 Borrego Gallardo (2012: 155-156).

45 De modo distinto y más general, Lehner (1985: 83) cree que la cercanía de Hetepheres I con la tumba de su hijo

obedeció a un afán por ayudar al rey en su renacimiento. Para Grajetzki (2003: 20) el mobiliario tendría un sentido religioso vinculado con el renacimiento y el estatus de Hetepheres como madre del rey.

132

Francisco L. Borrego Gallardo

2.4. El cuerpo ausente

Todo esto no explica, empero, la paradoja de un contexto intacto con un sarcófago sin cuerpo acompañado de su caja canópica con sus vísceras. La deliberada elección de los artefactos de G-7000x permite pensar que este hecho también pudo obedecer a razones no solo conscientes y meditadas, sino también consonantes con el significado de los objetos allí contenidos. Dicho de otro modo, la presencia parcial del cadáver de Hetepheres debió de ser una realidad buscada. En mi opinión, su fin pudo haber sido hacer presente a Hetepheres en el complejo funerario de su hijo para ayudar a este en su renacimiento. Ahora bien, es muy probable que el traslado de la totalidad de su cuerpo no fuera posible, posiblemente porque, como ya aventurara Reisner (1928), hubiera sido enterrada en Dahshur, junto a su esposo, Snefru 46 . Quizás por razones de orden religioso no era factible el traslado total de su corporeidad, pero sí el de parte de ella mediante el transporte de sus órganos en la caja canópica y de su sarcófago 47 , dejando el ataúd interior en la tumba del complejo funerario de su esposo, Snefru 48 . Su presencia en el complejo funerario de su hijo, Jufu, sería posible gracias al traslado de dichos elementos y de diferentes objetos con su nombre y su identidad como madre merced a sus títulos y unos artefactos específicos. Un apoyo para esta idea es el fenómeno de la separación de cuerpo y vísceras en sepulcros regios, ya existente antes, como en el complejo funerario de Netcheryjet en Saqqara. Allí su cuerpo fue depositado bajo la pirámide escalonada y sus órganos posiblemente en la “Tumba Sur”. Además de hallar en esta una caja cuadrada de granito (¿para vísceras?) no parece casual que hubiera muchos cántaros, una caja alargada (¿para cortinas?) y, columnas de dosel del mismo tipo que el de Hetepheres 49 , lo que constituye un paralelo sugerente para G-7000x para entender la ausencia del cuerpo de la madre de Jufu.

3.

Conclusión

Del análisis previo se deduce que G-7000x y su contenido podrían ser el resultado del traslado parcial del cuerpo de Hetepheres (órganos y sarcófago sin ataúd interior) desde su tumba en Dahshur con unos objetos seleccionados muy cuidadosamente. El fin de este acto, de motivación religiosa, sería “hacer presente” en el complejo funerario de Jufu a la madre de este, junto con elementos que la caracterizan sobre

46 Stadelmann et al. (1993: 276) (tumba I/1); contra Gundacker (2006: 35).

47 Además de ser sarcófago y caja canópica del mismo estilo (estableciéndose así una conexión entre ambos), el

sarcófago es entendido ya como metáfora de la madre: TP 364, §§ 616d-e.

48 El traslado de cuerpos de miembros de la familia real por razones religiosas o de legitimidad no es una realidad

inhabitual del Egipto faraónico. Por ejemplo, Hathsepsut se hizo enterrar en la KV 20, la tumba de su padre, Thutmose I, de tal modo que en su cámara funeraria se dispusieron dos sarcófagos. A la muerte de Hatshepsut Thutmose III trasladó el cuerpo de Thutmose I, su abuelo, a otra, la KV 38, donde se halló otro sarcófago con su

nombre (Reeves y Wilkinson 1996: 91-96). En otro caso, la momia de Ajenaton parece haber sido trasladada desde

la tumba real de Amarna a la KV 55, quizás en el reinado de Tutanjamen (ibid.: Reeves y Wilkinson 1996: 117-121).

49 Firth et al. (1935: 62-63, lám. 37.1); Lauer (1936: 99-100).

El pozo de Hetepheres I en Guiza (G-7000x): esbozo de una nueva interpretación

133

todo como madre del rey y relacionadas con el nacimiento, para así ayudar a Jufu en su regeneración mediante la alusión y materialización del mito del nacimiento divino del soberano, ejerciendo su padre, Snefru, el papel de Ra y Hetepheres el de su consorte divina. Así, la ideología política del momento parece destacar notablemente el rol de la madre del monarca tanto en vida del rey como tras su muerte.

4.

Bibliografía

Altenmüller, H. (1996) “Geburtsschrein und Geburtshaus”, P. Der Manuelian (ed.) Studies in Honor of William Kelly Simpson, 2 vols., Boston, I, 27-37. Altenmüller, H. (1997) “Auferstehungsritual und Geburtsmythos”, SAK 24, 1-21. Baud, M. (1996) “Les formes du titre de «mère royale» à l’Ancien Empire”, BIFAO 96, 51-71.

Baud, M. (1999) Famille royale et pouvoir sous l’Ancien Empire égyptien, 2 vols., Le Caire. Berlev, O. D. (2003) “Two Kings – Two Suns – on the worldview of the ancient Egyptians”, S.

J. Quirke (ed.): Discovering Egypt from the Neva. The Egyptological Legacy of Oleg D. Berlev,

Berlin, 19-35. Borrego Gallardo, F. L. (2012) “La corona atef durante el Reino Antiguo”, L. M. de Araújo y

J. das C. Sales (eds.) Novos trabalhos de Egiptologia ibérica, 2 vols., Lisboa, I, 145-166.

Brovarski, E. (2012) “Studies in Egyptian Lexicography III: CG 20506 and the Word for ‘Bed Canopy’”, BIFAO 112, 77-95. Callender, G. (1990) “Queen Hetepheres I”, BACE 1, 25-29. Callender, G. (2012a) In Hathor’s Image. The Wives and Mothers of Egyptian Kings from Dynasties I-VI, Prague. Callender, G. (2012b) “Some Notes concerning Reisner’s Royal Family History of the Fourth Dynasty”, L. Evans (ed.) Ancient Memphis ‘Enduring is the Perfection’. Proceedings of the International Conference held at Macquarie University, Sydney on August 14-15, 2008, Leuven, 63-84. D’Auria, S. et al. (eds.) (1988) Mummies and Magic. The Funerary Arts of Ancient Egypt, Boston. Edel, E. (1970) Das Akazienhaus und seine Rolle in den Begräbnisriten des alten Ägyptens, Berlin. Edwards, I. E. S. (1989) reseña de Lehner 1985, JEA 75, 261-265. Firth, C. M. et al. (1935) The Step Pyramid, 2 vols., Le Caire. Grajetzki, W. (2003) Burial Customs in Ancient Egypt: Life in Death for Rich and Poor , London. Gundacker, R. (2006) “Hetepheres I. und das Rätsel ihrer Bestattung”, Sokar 12, 30-39. Hassan, S. (1941) Excavations at Gîza. Vol. III. 1931-1932, Cairo. Hassan, S. (1953) Excavations at Gîza. Vol. VII. 1935-1936. The Mastabas of the Seventh Season and Their Description, Cairo. Hendrickx, S. (1996) “Two Protodynstic Objects in Brussels and the Origin of the Bilobate Cult-Sign of Neith”, JEA 82, 23-42. Jánosi, P. (1992) “The Queens of the Old Kingdom and their Tombs”, BACE 3, 51-57. Jánosi, P. (1996) Die Pyramidenanlagen der Königinnen. Untersuchungen zu einem Grabtyp des

Alten und Mittleren Reiches, Wien. Jánosi, P. (2005) Giza in der 4. Dynastie. Die Baugeschichte und Belegung einer Nekropole des Alten Reiches. Band I: Die Mastabas der Kernfriedhöfe und die Felsgräber, Wien.

Jánosi, P. (2008) “„

an intact burial-chamber belonging to a great lady of the Royal

Family of the Fourth Dynasty‟ oder: Wo waren Chephrens Töchter bestattet?”, A. Spiekermann (ed.) „Zur Zierde gereicht…Festschrift Bettina Schmitz zum 60. Geburtstag am 24. Juli 2008, Hildesheim, 131-139.

134

Francisco L. Borrego Gallardo

Junker, H. (1944) Grabungen auf dem Friedhof des Alten Reiches bei den Pyramiden von Gîza. Band VII. Der Ostabschnitt des Westfriedhofs. Erster Teil, Wien. Kinney, L. (2012) “Butcher Queens of the Fourth and Fifth Dynasties: Their Association with the Acacia House and the role of butchers as ritual performers”, L. Evans (ed.) Ancient Memphis ‘Enduring is the Perfection’. Proceedings of the International Conference held at Macquarie University, Sydney on August 14-15, 2008, Leuven, 253-266. Lauer, J.-P. (1936) La pyramide à degrés. L’architecture, 2 vols., Le Caire. Lehner, M. (1985) The pyramid tomb of Hetep-heres and the satellite pyramid of Khufu, Mainz. Marchand, S. (2009) “Abou Rawash à la IV e dynastie. Les vases en céramique de la pyramide satellite de Rêdjédef”, T. I. Rzeuska y A. Wodzinska (eds.) Studies on Old Kingdom Pottery, Warsaw, 71-94. Münch, H.-H. (2000) “Categorizing archaeological finds: the funerary material of Queen Hetepheres I at Giza”, Antiquity 74, 898-908. Oppenheim, A. (2011) “The Early Life of Pharaoh. Divine Birth and Adolescence Scenes in the Causeway of Senwosret III at Dahshur”, M. Bárta et al. (eds.) Abusir and Saqqara in the year 2010, 2 vols., Prague, I, 171-188. Posener, G. (1986) “La légende de la tresse d’Hathor”, L. Lesko (ed.) Egyptological Studies in Honor of Richard A. Parker, Rhode Island, 111-117. Postel, L. (2003) “«Rame» ou «course»? Enquête lexicographique sur le terme ḥpt”, BIFAO 103, 377-420. Reeves, N. y Wilkinson, R. H. (1996) The Complete Valley of the Kings, London. Reisner, G. A. (1928) “The empty sarcophagus of the mother of Cheops”, BMFA 26, 76-88. Reisner, G. A. (inédito) A History of the Giza Necropolis II, Unpublished 1942 Manuscript, s. l. Reisner, G. A. y Smith, W. S. (1955) A History of Giza Necropolis II. The Tomb of Hetep-heres, the Mother of Cheops, Cambridge (Ms). Rzepka, S. (2000) “One or two Bȝ-bȝ.fs? Some Remarks on Two Old Kingdom Tombs at Giza”, MDAIK 56, 353-360. Rzeuska, T. I. (2006) “Funerary customs and rites on the Old Kingdom necropolis at West Saqqara”, M. Bárta et al. (eds.) Abusir and Saqqara in the year 2005, Prague, 353-377. Rzeuska, T. I. (2011) “And where are the viscera…? Reassessing the function of Old Kingdom canopic recesses and pits”, N. Strudwick y H. Strudwick (eds.) Old Kingdom, New Perspectives, Oxford, 244-255. El-Sayed, R. (1982) La déesse Neith de Saïs, 2 vols., Le Caire. Stadelmann, R. et al. (1993) “Pyramiden und Nekropole des Snofru in Dahschur. Dritte Vorbericht über die Grabungen des Deutschen Archäologischen Instituts in Dahschur”, MDAIK 49, 259-294. Valloggia, M. (2002) “Fouilles archéologiques à Abu Rawash (Égypte). Rapport préliminaire de la champagne 2002”, Genava 50, 341-353. Valloggia, M. (2011) Abou Rawash I. Le complexe funéraire royal de Rêdjedef, 2 vols., Le Caire. Vasiljevic, V. (1995) Untersuchungen zum Gefolge des Grabherrn in den Gräbern des Alten Reiches, Beograd. Wilde, H. (2013) “Grabbeigaben und ihre symbolische Bedeutung anhand eines Konvolutes aus Giza (Mastaba D 208)”, ZÄS 140, 172-187.