You are on page 1of 2

Categoría de “Rutina Escolar”.

Marco teórico

En ésta categoría hacemos referencia a aquellos aspectos que se rigen en la


escuela, que no suelen variar y que se establecen según la normativa del
gobierno.
Sin embargo dentro de la organización si se dan ciertos aspectos que cambian
según la escuela, como pueden ser la forma en la que se realizan los exámenes,
la variación de los horarios según se encuentre conveniente, la realización de
actividades y trabajos, la forma de impartir la clase, la innovación de los recursos
utilizados, etc.
En nuestra opinión algunos aspectos deberían estar más abiertos al cambio, ya
que no todo lo tradicional es siempre lo mejor, dando paso a la utilización de
nuevos métodos que quizás tengan más éxito o que se adapten mejor a la
sociedad futura.
El hecho de que la sociedad cambie y evolucione nos parece motivo suficiente
como para que la escuela también lo haga, porque ninguna de las dos
funcionaría de forma correcta si no se compensan.
La organización no se basa en aspectos ya creados, sino que la sociedad es una
fuerte influencia que promueve la renovación de ésta.
Como se cita en el texto “Las organizaciones educativas como sistemas de
comunicación. Un enfoque micropolítico.” de Eduardo Terrén:

“A través del estudio de tales redes adquieren relevancia los procesos de interacción
fundamentales que inciden en el gobierno de un centro: el intercambio de información y
la creación de sentimientos de confianza. Son estos procesos los que constituyen la
base sobre la que se desarrolla el capital social interno de la organización, de los que
depende en buena medida su capacidad de adaptación al cambio y de llevar a cabo un
proyecto común.
Entre los cambios que conlleva la transformación tecnológica y económica de nuestro
tiempo destacan el nuevo carácter y el valor de la información y el conocimiento
relevantes. Estamos pasando de un complejo de poder/saber en el que era dominante
un modelo de procesamiento vertical de la información basado en la autoridad, a otro
en el que el modelo dominante de procesamiento de la información privilegia la rapidez
y se desarrolla en red. Este trabajo ha partido de la base de que el estudio del gobierno
de las organizaciones educativas debe ser sensible a dicho nuevo valor del
conocimiento y de la información, para adquirir una adecuada visión de su verdadero
funcionamiento y de su capacidad de adaptación al cambio. Ese es el sentido que tiene
nuestro objetivo de explorar el potencial analítico de un marco teórico inspirado en la
idea de que los centros educativos pueden estudiarse como sistemas de comunicación,
y que, al hacerlo así, lo que estaríamos analizando sería el conjunto de intercambios
informativos que fluyen a través de las redes que se originan en su seno. Tal es el
escenario de la micropolítica de la organización.”

Otros conceptos que se desarrollan dentro de ésta categoría serían los


materiales, los uniformes, desplazamiento escolar, diseño y decoración de las
aulas, etc.
Creemos que se pueden relacionar con la cultura y las costumbres del lugar
donde se ubique la escuela, ya que varían de unos países a otros, e incluso
pueden variar dentro de un mismo país.
Dependiendo del nivel de adaptación de la escuela, se podrá observar la
multiculturalidad, la aceptación de ciertos objetos decorativos representantes de
esa cultura o incluso la creación de unas aulas estándar, que no tengan ningún
tipo de objeto clasificatorio y también, escuelas en las que la vestimenta pueda
ser libre dentro de unas pautas de respeto.
En el texto citado anteriormente se encuentra otro párrafo que dice así:

“Robert Park señaló en los años veinte que la cultura es todo aquello que es
comunicable. Proponemos también partir de la idea de que las organizaciones, como
las sociedades, se reproducen a través de ese proceso comunicativo central en su vida
cultural que es la opinión pública. En ella se entretejen y se negocian las expectativas y
las actitudes de los miembros respecto a la organización como la imagen de ésta.”

Por último, queremos señalar el hecho de que muchas escuelas solo se atienen
a seguir el programa de organización escolar, sin motivar a los alumnos más allá
de sus explicaciones teóricas y esto lo consideramos un problema fundamental,
ya que no se deben crear máquinas de trabajo, sino que se les debe motivar
utilizando nuevos recursos, innovando, haciendo las clases más dinámicas,
elaborando técnicas de estudio y fomentando la relación tanto entre alumnos
como con los profesores.

“También es normal la preocupación por ese capítulo de las relaciones públicas que es
la difusión de la imagen corporativa en relación con la identidad de la organización.
Dichos procesos adquieren especial protagonismo en los momentos de turbulencia o de
cambio, en los que una desorientación generalizada dificulta el liderazgo efectivo y
erosiona la imagen de la organización, todo lo cual tiene que ver con lo que hoy ocurre
con la enseñanza pública. En momentos como éstos la comunicación crítica aspira
sobre todo a potenciar el diálogo y a reestablecer el orgullo profesional o el sentimiento
de pertenencia, relajando las situaciones límite y renovando la imagen de la
organización.”