Sie sind auf Seite 1von 3

UNIVERSIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS “ESPE”

Fecha: 14/02/2018

Integrantes: Andrés Velásquez, Davis Tandazo, Blanca Palma

Curso: Primero “B”

Carrera: Ingeniería en biotecnología

Organismos genéticamente modificados

Un organismo genéticamente modificado (OGM) es un organismo cuyo material


genético ha sido alterado mediante técnicas de ingeniería genética (INRA), en las cuales
se introducen segmentos de uno o varios genes de otro organismo vivo ya sea mediante
transgénesis o cisgénesis. Los OGM representan un beneficio para el hombre,
especialmente en lo que respecta al sector alimentario con la adopción de cultivos
transgénicos.

La adopción de cultivos transgénicos dentro de la agricultura supondría un aumento en


la productividad y calidad de los cultivos. La productividad aumenta de media más del
21% y el beneficio neto para el agricultor en más de un 68% (Klümper, 2014).

Estos serían resistentes a plagas y enfermedades ya que por ejemplo se pueden incluir
toxinas bacterianas, como las de Bacillus thuringiensis, específicas contra determinadas
familias de insectos (E. Schnepfm et al., 1998), que son mucho más específicos y menos
agresivos con el medio ambiente que los pesticidas convencionales.

Sus defensores alegan que algunas variedades transgénicas han permitido una
simplificación en el uso de productos químicos, como en el caso del maíz Bt, donde el
combate de plagas ya no requiere el uso de insecticidas químicos de mayor espectro y
menor biodegradabilidad (E. Schnepfm et al., 1998).

Opositores están preocupados por los riesgos a la salud y amenazas al medioambiente,


asegurando que no hay suficientes estudios que prueben que son seguros los cultivos
transgénicos y no dañan especies naturales.

Sin embargo, los transgénicos son productos que están sometidos a constantes análisis y
controles por procesos muy rigurosos y exhaustivos, incluso superiores a las que les
exigen a los alimentos tradicionales.
El catedrático de biología molecular de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos
de Madrid, Francisco García Olmedo menciona: “la polémica sobre la seguridad de los
transgénicos parte de la ficción. Hoy se producen 40 millones de hectáreas de alimentos
genéticamente modificados y no hay ninguna acusación concreta que se tenga en pie.”

Los cultivos transgénicos presentan beneficios potenciales para el hombre tanto en


productividad agrícola como en asuntos ambientales. Es necesario que abandonemos
posturas retrogradas frente avances tecnológicos que únicamente buscan mejorar la
calidad de vida de las personas y acabar con problemas que han venido aquejando a la
humanidad por décadas.

Referencias:

«Petit glossaire OGM, INRA» Recuperado de: https://web.archive.org/web/2013091


4200206/http://www7.inra.fr/genomique/gmbd/d efinitionsogm.htm

Wilhelm Klümper,Matin Qaim (Noviembre de 2014). «A Meta-Analysis of the Impacts


of Genetically Modified Crops». Plos One 9 (11).

E. Schnepfm et al. (1998). [Bacillus thuringiensis and its pesticidal crystal proteins
«Bacillus thuringiensis and Its Pesticidal Crystal Proteins»]. Microbiology and
Molecular Biology Reviews. 32 (3). ISSN 1098-5557.

Tesis:

Un organismo genéticamente modificado (OGM) es un organismo cuyo material


genético ha sido alterado mediante técnicas de ingeniería genética (INRA), en las cuales
se introducen segmentos de uno o varios genes de otro organismo vivo ya sea mediante
transgénesis o cisgénesis. Los OGM representan un beneficio para el hombre,
especialmente en lo que respecta al sector alimentario con la adopción de cultivos
transgénicos.

Argumentos:

La adopción de cultivos transgénicos dentro de la agricultura supondría un aumento en


la productividad y calidad de los cultivos. La productividad aumenta de media más del
21% y el beneficio neto para el agricultor en más de un 68% (Klümper, 2014).

Estos serían resistentes a plagas y enfermedades ya que por ejemplo se pueden incluir
toxinas bacterianas, como las de Bacillus thuringiensis, específicas contra determinadas
familias de insectos (E. Schnepfm et al., 1998), que son mucho más específicos y menos
agresivos con el medio ambiente que los pesticidas convencionales.
Sus defensores alegan que algunas variedades transgénicas han permitido una
simplificación en el uso de productos químicos, como en el caso del maíz Bt, donde el
combate de plagas ya no requiere el uso de insecticidas químicos de mayor espectro y
menor biodegradabilidad (E. Schnepfm et al., 1998).

Contratesis:

Opositores están preocupados por los riesgos a la salud y amenazas al medioambiente,


asegurando que no hay suficientes estudios que prueben que son seguros los cultivos
transgénicos y no dañan especies naturales.

Contraargumentos:

Sin embargo, los transgénicos son productos que están sometidos a constantes análisis y
controles por procesos muy rigurosos y exhaustivos, incluso superiores a las que les
exigen a los alimentos tradicionales.

El catedrático de biología molecular de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos


de Madrid, Francisco García Olmedo menciona: “la polémica sobre la seguridad de los
transgénicos parte de la ficción. Hoy se producen 40 millones de hectáreas de alimentos
genéticamente modificados y no hay ninguna acusación concreta que se tenga en pie.”

Conclusión:

Los cultivos transgénicos presentan beneficios potenciales para el hombre tanto en


productividad agrícola como en asuntos ambientales. Es necesario que abandonemos
posturas retrogradas frente avances tecnológicos que únicamente buscan mejorar la
calidad de vida de las personas y acabar con problemas que han venido aquejando a la
humanidad por décadas.