Sie sind auf Seite 1von 3

EL ABORTO Y LA IMPORTANCIA DE LA PRUEBA DEL ADN

1. “CONCEPTO DE ABORTO”

“El aborto es la interrupción prematura, natural o violenta del embarazo y


consiguiente expulsión en las primeras 28 semanas después de la concepción,
es decir, antes de la viabilidad. Solo después de los siete meses de embarazo
es cuando el feto puede seguir viviendo fuera del seno materno, pero a costa
de muchos y atentos cuidados: es el parto prematuro”.
En obstetricia se considera como aborto la expulsión del producto de la
concepción hasta el final del sexto mes del embarazo. La expulsión durante los
tres últimos meses, se denomina parto prematuro.
En medicina legal “el aborto es la interrupción del embarazo en cualquier
época de su evolución, siempre que se haya provocado violentamente. Y este
tiende a ser un hecho de trascendental importancia acarreando grandes
implicaciones sociales, culturales, y políticas que este hecho comporta”.

1.1. “EL ABORTO DESDE EL PUNTO DE VISTA MEDICO LEGAL”

“Citando la clasificación realizada por Leonello M. Zapata en algunos


países son penados los siguientes abortos: Aborto doloso, es el producido
intencionalmente; todas las intenciones tienen por objeto el ánimo de
abortar”.
 Aborto culposo, “es el ocasionado por imprudencia, impericia o
negligencia del médico al hacer algunos estudios, exámenes o
intervenciones médicas. También la mujer en cinta puede incurrir en
negligencia o imprudencia determinante del aborto”.
 “Aborto preterintencional, contiene un hecho base, de carácter ilícito
y doloso, por lo cual se diferencia de un delito culposo”.
 Aborto espontáneo, “este tipo de aborto hay que distinguirlo del aborto
inducido que es llamado criminal en la mayoría de las legislaciones. Este
se produce por causas naturales, sin intervención especial humana, y en
la gran mayoría de los casos no presenta complicaciones infecciosas, ni
se acompaña de lesiones a nivel de genitales de la mujer, siendo su
máximo peligro el de las hemorragias”.
 “Aborto accidental, ocurre como consecuencia de un trauma, de una
caída o de una acción directa contra el útero en desarrollo en forma
involuntaria, que lleva al desprendimiento y expulsión del huevo”.
 Aborto eticosentimental o criminológico, “la indicación ética, también
llamada sentimental, humanitaria o jurídica, contempla aquellos
supuestos de aborto voluntario cuando la gestación es resultado de un
acto sexual delictivo, de incesto, de seducción de una mujer menor, de
rapto y principalmente, cuando es consecuencia de un hecho de
violación. La diferencia entre este tipo de aborto y el de honoris causa,
es que este ulmo tiene como finalidad proteger el honor de una mujer
embarazada producto de una violación”.
 “Aborto honoris causa, es el efectuado intencionalmente para salvar el
propio honor o la honra de la esposa, madre, hermana, hija, adoptiva o
descendiente. • Aborto económico social, esta indicación del aborto se
ha incorporado a muchas legislaciones del mundo. Es consecuencia de
la angustia económica y los problemas familiares y sociales que un
nuevo embarazo no deseado trae al seno de las familias, en
especialmente de aquellas con numerosos hijos, con falta de recursos,
de trabajo, de alojamiento, de enfermedades del marido o de la mujer.
Aborto terapéutico, consiste en la interrupción del embarazo cuando el
desarrollo del mismo pone en peligro la vida de la madre”.

1.2. VALOR DE LA PRUEBA.

“El rendimiento de la prueba de ADN radica en que los miles de pares de


bases que se reparten de forma secuencial y determinada para cada persona
permiten seleccionar a un único individuo entre todos los de su especie si se
conoce esa secuencia.” No en vano para referirse a este factor
individualizador se habla hoy de “huella genética”, pues constituye un “criterio
absolutamente fiable de identificación de los individuos. La importancia de la
prueba de ADN en el ámbito forense reside en su potencial aplicabilidad para
resolver muchos casos que serían difíciles de aclarar por los procedimientos
de investigación convencionales y en la elevadísima fiabilidad de sus
resultados”.
Aplicaciones posibles:
“El potencial de la huella genética es de tal magnitud que su uso en los
tribunales se ha convertido ya en moneda corriente. Son muchas las posibles
aplicaciones forenses de la prueba, aunque los tipos de pericias más
comunes son la investigación biológica de la paternidad, la resolución de
problemas de identificación y la investigación de indicios en criminalística
biológica, es decir, el análisis de muestras biológicas de interés criminal, como
manchas de sangre, saliva, esperma o pelos”.
“En los últimos años, además, se han ido desarrollando nuevas tecnologías
de identificación por ADN que han permitido extender la prueba a muestras
que hasta ahora no podían ser objeto de la misma. Y, por otra parte, las
intervenciones precisas para la obtención de muestras para la práctica de un
análisis de ADN son cada vez menos invasivas, lo que desde el punto de vista
jurídico facilita la práctica de la prueba”.

1.3. Fiabilidad.
“Pero la importancia de la prueba en el ámbito forense reside también (y sobre
todo) en su elevadísimo grado de fiabilidad. Muy resumidamente, aunque en
rigor y como en seguida se dirá la prueba es básicamente de naturaleza
estadística”, si se realiza en “condiciones empíricas óptimas y utilizando
métodos científicamente adecuados sus resultados pueden asumirse –en la
mayoría de los casos- como incuestionablemente verdaderos. Si, por el
contrario, el método y técnicas usadas y/o las condiciones de realización no
son las apropiadas, el grado de fiabilidad de la prueba disminuye hasta incluso
anularse”. “En definitiva, la validez de una prueba científica (y por consiguiente
la fiabilidad de sus resultados) no es algo que haya que dar por de contado,
sino que depende de la validez científica del método usado, de que se haya
utilizado la tecnología apropiada y de que se hayan seguido rigurosos
controles de calidad”.
a) “Validez de la prueba.- Para ver con más claridad cuáles son las
condiciones de validez de la prueba (o de fiabilidad de sus resultados)
puede ser útil reconstruirlas a través de las distintas etapas o pasos de la
prueba”:
1) recogida de muestras;
2) análisis en laboratorio para comparar los perfiles genéticos;
3) valoración probabilística de los resultados; y
4) emisión del informe final.