Sie sind auf Seite 1von 2

EL OBSERVATORIO NACIONAL DE SALUD MENTAL

El observatorio nacional de salud mental permite consolidar información relacionada con Salud

Mental de la población colombiana, en donde se evidencian situaciones que afectan

significativamente la población por situaciones como lesiones autoinfligidas, intentos de suicidio,

epilepsia, trastornos mentales y del comportamiento, tasas que con el pasar de los años van

aumentando de tal forma que ha llegado a afectar a gran parte de la población colombiana.

Los individuos constantemente se enfrentan a situaciones de todo tipo que afectan tanto

personal como socialmente, áreas en las cuales el individuo se desarrolla, por eso la calidad de vida

de las personas influye en el bienestar y en su salud mental. Una de las problemáticas que más

afecta la población colombiana actualmente, es el suicidio, que según la Organización Mundial de

la Salud (OMS) el suicidio en el mundo se encuentra entre las tres primeras causas de muerte en

personas entre 15 a 44 años y así mismo, por cada muerte por suicidio se registran 20 intentos.

El observatorio de salud mental presenta en su tasa más reciente junto con el Instituto

Nacional de Salud, en 2017 reporta 25.899 casos de intento de suicidio en donde hubo 19

departamentos con tasas por encima de la medida nacional; los departamentos con mayor

afectación fueron: Vaupés (128,1 por 100.000), Putumayo (96,3), Caldas (94,8), Huila (86,5), Arauca

(83,6), Quindío (83,1), Antioquia (71,8) y Nariño (67,7). En la información que provee el boletín, los

últimos dos años la mayoría de los departamentos tuvieron un incremento en las tasas desde el 21%

a 117%.

Esta problemática de intento de suicidio, que afecta hoy en día a personas de cualquier edad

y como se ha evidenciado en noticias y cifras nacionales, niños y adolescentes son los principales

autores de esta problemática, por factores de riesgo que la psicología explica como una serie de
situaciones que afectan el desarrollo, cosas que tengan que ver con el entorno, por ejemplo, el

abuso sexual, el maltrato o carencia de un buen ambiente familiar.

Esta situación en donde se evidencia el intento suicida no como una enfermedad, sino como

un desenlace no deseado, como resultado de varios factores y que a su vez es un evento predecible

al cual no se le ha brindado especial interés por parte de la salud pública. Para esto es necesario

reorientar los objetivos de los servicios de salud en atención a prioridades identificadas, por medio

de un plan de acción de promoción y prevención, a fin de prevenir y mejorar las condiciones de vida

de la población.