Sie sind auf Seite 1von 86

trece barras / 1

Trece Barras

 
     

REVISTA MENSUAL DEL REAL BETIS BALOMPIÉ

Nº18 / Marzo de 2016

   
 

GABI CALDERÓN

         

Un luchador nato que vuelve al Villamarín

         
 

REDES SOCIALES

         

Colorea de Betis Instagram

         
 

SPOTIFY

         

La ‘playlist’ del bus del equipo

         

Una vida al servicio del

Betis

       

Juan Merino y la responsabilidad del banquillo: “El factor más importante ha sido el compromiso de los jugadores”

       
           

trece barras / 2

SUMARIO

           
     

24/ In memoriam. 31/ Cantera.

         

03/ Juan Merino. La capitanía del Real Betis ejercida desde el banquillo.

14/ Trending Test. Ceballos responde a las preguntas de los béticos.

16/ Historias del Betis. Cardeñosa y el balón de la batalla de Belgrado.

Recuerdo verdiblanco a Rafael Iriondo y Trifón Ivanov.

De Gerena a los Bermejales, el reto de José Juan Romero.

57/ ¿Qué pasó con? Aunque el campo sea muy grande, él lo cubre

       
 

Trece Barras

       

13/ Estampitas. Los cromos de la 83-84 15/ Descárgate a Musonda. Foto fimada del joven extremo

Revista mensual del Real Betis Balompié Publicación oficial del Club

       

39/ La crónica. Aquel 0-4 en el Calderón

 

Dirección:

         

42/ Fundación RBB. Jornadas de Derecho del deporte

 

Julio Jiménez Heras Consejo de redacción:

         

48/ Peñas Béticas. Las visitas del Club

Manolo Rodríguez, José Antonio Peinado y Julio Jiménez Heras Diseño y maquetacón:

       

52/ Adiós a Cruyff. El tulipán y el Real Betis

 

Sebastián Marín Fotografía:

         

59/ RBB Féminas. El ‘hasta pronto’ de Arre

Paco Puentes Colaboran en este número:

         

79/ Spotify. Escucha la ‘playlist’ del bus del equipo 80/ YouTube. El canal del Club multiplica sus visitas

Luis Carlos Peris, Patricia Galán, Álvaro Sánchez y Toni Cruz Archivo Fotográfico:

       

84/ Cómo nos ven. El Betis de Gaspar Rosety

ABC de Sevilla, El Correo de Andalucía, Marca y Mundo Deportivo Para publicidad en la revista:

       
       

marketing@realbetisbalompie.es

         
                   

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 3

/ 3

       

Juan Merino, un hombre de la casa

D

Dice un viejo afo- rismo futbolístico que “se juega como

Manolo Rodríguez / Julio Jiménez Heras Fotos: Paco Puentes / Archivo

decir lo que siente, hacer lo que hay que hacer y cabalgar hasta que amanezca por

 

se es”. Seguramente, la doctrina que inspi- ra a Juan Merino Ruiz, el entrenador del Real Betis. Un hombre he- cho a sí mismo que fue subiendo, peldaño a peldaño, la escalera del fútbol grande. Que llegó a la casa común de Heliópolis cuando apenas contaba dieciséis años y que desde ese momento no hizo otra cosa que prepararse, apren- der, asimilar lo que veía en unos y otros y, sobre todo, trabajar, sacrifi- carse, competir y luchar para ser lo que quería ser. Lo que llegó a ser. Antes y ahora lo acompañó siempre la honestidad que primero prego- nó en la hierba y que ahora le da la mano en la soledad del banquillo. Su verdad, que es la única verdad en el juego del fútbol y en cualquier otro

mucho que aúllen los lobos en el desfilade- ro. Así es Juan Merino. Aquel muchacho de La Línea que fue canterano poderoso, que debutó cuando se inauguraba la década de los 90 y que se convirtió en un pasillo de seguridad para aquel Betis diseñado por Lorenzo Serra en el que reinaban Alfonso, Alexis, Jarni o Finidi. Las estrellas que nun- ca pudieron vivir sin su guardaespaldas. Fue capitán con el escudo en el brazalete, voz de la experiencia en el vestuario y hasta se prestó a liderar la rebelión de un grupo de compañeros que entonces creyó de justi- cia. Y que al final no lo era tanto. También de eso aprendió, aunque acabara perdien- do. Marchó a Huelva cuando los relojes anun- ciaban el ocaso, pero a base de sacrificio le fue arañando temporadas al calendario. Sufrió persiguiendo el sueño de seguir siendo futbolista, modificó sus hábitos y su posición en el campo, escuchó más que nunca la voz de sus técnicos y llegó a volar con el Recreativo a una al-

 

orden de la vida: mirar a los ojos,

tura jamás conocida en la vieja Onuba.

 
         

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 4

/ 4

       

i Juan Merino, en el banquillo del Camp Nou la tarde de su debut en primera divi- sión. El equipo lo entrena José Luis Romero y el joven Merino se sienta junto a Zafra, Cuéllar y el delegado Manuel Serrano. Es el 10 de febrero de 1991.

Completado el ciclo inició la aventura de en- trenar. Fue y vino como es común en un me- nester tan proceloso, hasta que desembocó de nuevo en el gran cauce que lleva al Villama- rín. Y, de pronto, una tarde de rayos y true- nos, se vio dirigiendo al Betis en un charco en Llagostera. Ganó cuatro partidos, no regaló ni un gol, le dio un par de puntadas al ascenso y después se echó a un lado para volver a ser lo que ya era: un hombre de la casa. El mismo que heredó otra crisis en enero pa- sado. Las crisis cíclicas que una y otra vez llevan al banquillo de Heliópolis a los hom- bres buenos de la casa, como ya ocurriera an- tes con Andrés Aranda, Pepe Valera, Ernesto Pons, Pedro Buenaventura, Luis del Sol o José Ramón Esnaola. Como todos, se puso el chándal sin preguntar

 
   

aceptó la silla eléctrica como algo lógico. Sin vacilaciones. Como un mandato natural que estaba en la obligación de combatir con todo lo aprendido a lo largo de una vida y, muy principalmente, con ese carácter tan suyo: ir de frente en busca de las dificultades.

y

 
   

Y

en esas está. En pelear su suerte, que es

     
   

la suerte misma del Betis. Metido hasta las

     
 

“El factor más importante para reconducir la situación ha sido el

entrañas en el papel que le ha reservado la historia y dando la vida por los béticos que hacen posible este sentimiento inabarcable.

   
 

compromiso de los jugadores”

Y

con la verdad por delante, como siempre ha

 
   

sido norma en la vida de Juan Merino Ruiz.

 
       
           

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 5

/ 5

       

—¿Cómo vive la responsabi- lidad de estar en el banquillo del Betis? —Sabiendo la responsabilidad que conlleva ser el entrenador del Real Betis Balompié, pero con la tranquilidad necesaria para hacer el mejor trabajo po- sible y sacar el máximo de mis posibilidades. —¿Cuándo jugaba al fútbol era de los que se veía como un entrenador en potencia? —Desde mi segundo año en el primer equipo me dedicaba a copiar todos los entrenamien- tos que hacíamos, ejercicios, trabajo de pretemporada, lo apuntaba todo… de Serra, de Luis Aragonés, de todos. Con esa edad no creía que me fue- ra a dedicar a ser entrenador, pero en mis últimos años en el Recreativo sí lo empecé a tener claro. A partir de los 30 años sí me vi capacitado para ello. —Ya decía Marcelino García Toral que usted llevaba un entrenador dentro. —Me dirigió en mis últimos

toda la dedicación que él le ponía. Cómo hablaba, cómo entrenaba, la carga de trabajo, el preparador físico… —¿En qué considera que debe incidir más un entrenador en un club de la máxima exigen- cia? —Lo primero son unas pautas de conducta y una disciplina para establecer una conviven- cia correcta. Lo siguiente es tener muy claro en qué equipo estás y qué plantilla tienes para conseguir el objetivo. Hay que adaptarse lo antes posible a la plantilla que se tiene. Y que cada actividad, cada ejercicio, vaya encauzado a lo que uno quiere. Si, por ejemplo, lo im- portante es robar y salir hacia adelante, en todos los ejercicios debe estar presente eso. Tus conceptos los tienen que tener claros los jugadores. —¿Es importante ser justo de cara al vestuario? —He sido capitán muchísimos años y sé cómo funciona un vestuario, e intentar ser justo es

i Noche de dolor inmenso. El Betis se queda sin ascenso ante el Deportivo de La Coruña en Heliópolis y la tragedia se cierne sobre la familia Merino. Antes del partido, forman de pie: Fernández, Recha, Grussmann, Kukleta, Bilek y Miguel Ángel I; agachados, Loreto, Gabino, Merino, Ureña y Rodolfo. La peor noticia llegaría más tarde. De madrugada se supo que el padre de Juan Merino, que había viajado desde La Línea para ver jugar a su hijo, sufrió un ataque al corazón en el graderío, falleciendo poco después en el Virgen del Rocío.

“Cuando me hice cargo del equipo la situación era muy difícil. Veía el estado anímico del equipo y el calendario y se antojaba muy complicado”

“El día que debuté en Llagostera no me enteré ni de que estaba lloviendo. ¿Cómo iba a estar pendiente del agua si te juegas lo que te juegas?”

 

años en Huelva y me fijaba mucho en cómo entrenaba y

muy importante. Hay que ser claro con el once que tú sacas,

       
         
           

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 6

/ 6

     
 

“Llega un momento en el que no basta con ser profesional, sino que hay que ser extraprofesional. Cuando se pierde la chispa hay que cuidarse más, pesar menos… Es la única manera de mantener la competitividad. Yo subí el rendimiento con una edad más avanzada”

   
         
           
         

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 7

/ 7

     
 

que ellos vean que la elección es buena y que esos compañeros están en un buen momento. Puede que haya algún jugador descontento por

y era el primero todos los años en ese aspecto. Y sabía sacarle rendi- miento a mis condiciones. He tenido los mejores compañeros en cuanto a calidad –Alfonso, Alexis, Finidi…- y

 

i El equipo del Betis que jugó la final de Copa de 1997. Aquella que mereció ganar y no ganó ante el FC Barce- lona. De izquierda a derecha se alinean, de pie: Jaro, Roberto, Alexis, Jarni, Vidakovic y Finidi; agachados:

Jaime, Alfonso, Merino, Cañas y Nadj. Una derrota que

no jugar, pero que el conjunto del equipo vea que se es justo. —Rogelio contaba que Domingo

Balmanya le dio el primer día un papel y un bolígrafo a cada jugador para que hicieran la alineación… —Eso mismo lo hice yo en el Betis B. Les pedí que escribieran su once inicial, porque a lo mejor estaba yo equivocado. Luego lo contamos con

cuando ellos se ponían a trabajar de verdad contagiaban a todo el equipo. Valoro más al que está más limitado técnicamente que al que teniendo esas cualidades no es solidario. He tenido jugadores con buenas dotes técnicas y no han jugado mucho por- que no eran solidarios. —Usted era un canterano que coin-

 

mereció el elogio del fútbol español.

los capitanes y el equipo que salió era muy parecido al que yo alineaba. Ellos se podían poner a sí mismos, y había jugadores que sólo aparecían una vez. Ellos se dieron cuenta de que es difícil ser entrenador y vieron que era justo lo que estaba haciendo, porque coincidían. —¿Le ayuda haber sido un juga- dor que se lo ha ganado todo día a día, que ha jugado muchos años en Primera División gracias a unos valores muy

cidió pronto con otros futbolistas que habían llegado al primer equi- po desde abajo… —Loreto fue el primero en subir; Cuéllar lo hizo antes que yo y des- pués vinieron Cañas, Luis Márquez, Roberto Ríos… teníamos muy buen equipo. —Fueron unos años dubitativos, difíciles, con el equipo con muchos altibajos… —Había jugadores jóvenes, pero nos faltaba la ma-

 

i Partido de la Recopa de Europa. El Betis gana en Buda- pest al Vasutas. Juan Merino disputa un balón con el

defensa húngaro Alexander Bondarenko. Ganaron los

concretos de entrega y de trabajo?

—Yo era un

“El partido de Villarreal es el mejor que hemos jugado fuera de casa. Fue muy reconfortante ver cómo el equipo pudo cambiar tanto en una semana”

durez que sí conseguimos con Serra Fe-

rrer. Teníamos

   

verdiblancos por 0-2, con goles de Alexis y Alfonso.

portento físico

potencial, por

     
         

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 8

/ 8

     

eso yo siempre pido paciencia con los jugadores jóvenes, que necesitan su tiempo para adaptarse. Cuando alcanzamos esa madurez y llegaron aquellos refuerzos con tanta calidad (Alfonso, Jarni, Finidi, Vidakovic…), el equipo cambió por completo. —Merino casi siempre era titular. —Yo acababa cada temporada con treinta y pico partidos. —En su primer año con Serra en Primera hay dos partidos recorda- dos por sus marcajes a Bebeto y a Laudrup… —Y el que le hice a Mijatovic cuando jugaba en el Valencia. —Y aquella noche en que jugó de central en el Vicente Calderón… —Estaban lesionados Ureña y Vi- dakovic y jugamos Roberto y yo. No nos chutaron a puerta. —Aquel año que Pedro Jaro fue “Zamora” es que no le chutaban al Betis… —Éramos muy pesados, muy solida- rios en el esfuerzo. Nos ayudábamos mucho y esa fue la clave del éxito. —Aquella etapa tan hermosa, aquel gran Betis de Lorenzo Serra, se fue yendo y todo descarriló el año de los cuatro entrenadores. ¿Por qué

“La responsabilidad esta temporada ha sido dos o tres veces mayor que la pasada. El año pasado to- davía quedaba mucha liga y era la mejor plantilla de la categoría. Este año teníamos que estar al cien por cien de nuestras posibilidades”

i Fiel a su estilo, Juan Merino disputa un balón a un jugador del Villarreal. En aquel gran Betis, el centro- campista linense era toda una garantía de trabajo, sa- crificio y orden. Un futbolista de verdad que siempre fue querido por la afición.

—Se desmorona por muchas causas. Llega un momento en el que no basta con ser profesional, sino que hay que ser extraprofesional. Cuando se pier- de la chispa hay que cuidarse más, pesar menos… Es la única manera de mantener la competitividad. Yo subí el rendimiento con una edad más avanzada. Y también es verdad que la aportación de los nuevos fichajes no fue capaz de armar un buen conjunto. —Luego llega otro momento impor- tante en su carrera como jugador del Betis: la lectura del manifiesto y la negativa de los futbolistas a jugar en Mérida. ¿Cómo se generó todo aque- llo? —La situación venía de bastante tiem- po atrás. Yo era el capitán y sabía que desde hacía algunas temporadas había jugadores con problemas económicos. Por eso salí a defender a mis compa- ñeros, aunque la experiencia me dice que ahora lo intentaría arreglar de otra manera. De aquello se beneficiaron varios jugadores que terminaron yén- dose del Club y lo acabé pagando yo. —Quizá desde entonces las cosas ya no volvieron a ser lo mismo, aunque al año siguiente sí que tuvo el apoyo de Juande Ramos…

se desmorona aquel Betis?

—Con Juande no jugaba tanto pero

         

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 9

/ 9

       

me daba calor porque Capi, Joaquín, Rivas y toda esta gente me querían mucho y valoraban que hubiera dado la cara por todos. Aunque no jugaba, Juande fue muy correcto conmigo. —¿Se pudo haber quedado en el Betis? —Sí. Juande me dijo que dentro de la negociación para quedarse entraba la renovación de Juan Merino por un año más. No firmó

posición en la que estuviera bien. De hecho, ya había jugado de lateral en el Betis con Serra. —Con el Recreativo llegó a ser fina- lista de Copa. —Y el último año terminamos sép- timos, con Marcelino de entrenador, cerca de ir a Europa. Con Sinama- Pongolle, Uche, Santi Cazorla… te- níamos un muy buen equipo. —Qué situación

 

Juande y no firmé yo. —Y se va a Huel-

“Lo primero que dije en el ves- tuario es que no había venido a hacer amigos, sino a sacar al Betis adelante con nuestro

más triste la del Recreativo, ¿ver- dad? —Yo he estado allí

i Juan Merino, capitán del Real Betis en el estadio San- tiago Bernabéu. El brazalete madridista lo ostenta el argentino Fernando Redondo y el árbitro del encuentro es el aragonés Bueno Grimal. Merino fue el capitán de aquel Betis del final de los noventa.

 

va… —Empecé mal,

con lesiones, por- que no me encontraba bien mental- mente y eso se nota. A partir de ahí me volví extraprofesional. Llegaba a una ciudad en la que no me cono- cían y tenía que demostrar que era un jugador que lo iba a dar todo. Iba para uno o dos años y me quedé cinco. —Allí jugó prácticamente de lateral derecho… —Uno pierde con los años nivel fí- sico y tiene que sacar a relucir otras cualidades. Si no podía jugar en el centro del campo porque había per-

trabajo”

cinco años y le ten- go muchísimo ca- riño. Está en una situación muy de- licada y de corazón le deseo todo lo mejor al Recre. —¿La polivalencia que usted tenía es posible en el fútbol de hoy, que parece más encasillado? —A mí como entrenador me ha ser- vido jugar en distintas posiciones. Cuando le hablas a un jugador desde la experiencia en ese puesto lo domi-

nas mucho más. Ves la dificultad de cada posición. —Cuando coge el equipo este año, ¿qué se encuentra en la caseta?

i Carrera continua en la Ciudad Deportiva. Al frente del grupo, los ya veteranos Merino y Alexis. Predicando con el ejemplo. Tras ellos, Oli, Cuéllar, Rivas, Márquez, Juan José, Gálvez, Doblas, Valerio, Benjamín, Ureña y

dido velocidad, fui buscándome una

—La situación era muy difícil. Veía

Prats.

         
           

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 10

/ 10

     

i Merino, como capitán del equipo, se puso al frente de sus compañeros en lo que fue conocido desde entonces como “el motín de Mérida”. La decisión adoptada por los jugadores de no dispu- tar un partido amistoso en tierra emeritense. Era el verano de 2000 y eso marcó su carrera en el Betis. Hubo quienes no se lo perdonaron jamás.

“El Betis es un sentimiento que

el estado anímico del equipo y el calendario y se

equipo ha hecho fuera de casa. Fue muy reconfortante ver cómo el equi- po pudo cambiar tanto en una sema- na. —¿Qué vestuario se ha encontrado? —Estoy muy contento del colectivo, de cómo se llevan, del trato de to- dos… Hay bastantes jugadores y me gustaría una plantilla más corta, pero voy a respetar a todos los jugadores para que todos se sientan integrados. —¿Qué le ha dado más alegría de lo que lleva jugado? —El partido del Villarreal. Me encon- tré una situación muy delicada, crí- tica, y ese partido me llenó de espe-

i Su última temporada en el Betis. La 2001- 2002. Catorce años y más de trescientos partidos vistiendo de verdiblanco lo con- templan. Con suficientes galones como para dirigirse a sus compañeros entre son- risas. Luis Fernández, Varela, Rivas, Ben- jamín, Gudjonsson, Belenguer e Ikpeba le acompañan.

gador de compañero. Me gusta marcar las

 

forma parte de mi vida”

antojaba muy complicado. Los primeros días me sentí muy preocupado por la responsabilidad que tenía y por cómo estaban las cosas. —¿Se parecía en algo a lo del año pasado? —La responsabilidad este año ha sido dos o tres veces mayor. El año pasado todavía quedaba liga y era la mejor plantilla de la categoría. Este año te- níamos que estar al cien por cien de nuestras posi- bilidades. —¿Cuándo ve la reacción del equipo?

ranza. Me sentí muy feliz de cómo me habían aceptado y el compromiso de los jugadores. Vi una luz al final del túnel. —¿Qué recetas ha aplicado Merino? —El crédito en una situación de in- terinidad es el mínimo, algo lógico. Si me quería quedar en el primer equipo había que reconducirlo de la manera que fuera. El factor más im- portante en este sentido ha sido el compromiso de los jugadores. —¿Cómo se establece esta relación entre los que han sido compañeros, como Joaquín?

distancias, porque creo que tiene que haber- la al ser una relación profesional. Lo prime- ro que dije en el vestuario es que no vengo a hacer amigos. Vengo a respetaros y a que me respetéis y que con el tiempo nos poda- mos coger cariño, pero lo primero es sacar al Betis adelante con nuestro trabajo. —La penúltima. ¿Cómo recuerda la manta de agua de Llagostera? —Yo no me enteré ni de que estaba llovien- do… (risas). ¿Cómo iba a estar pendiente del agua si te juegas lo que te juegas…? —¿Qué es el Betis para Juan Merino?

 

—En Villarreal. Ha sido el mejor partido que el

—Sirve de ayuda conocer a un ju-

—Forma parte de mi vida. Un sentimiento. i

 
         

ENTREVISTA / JUAN MERINO

trece

trece barras

barras / 11

/ 11

     
 

“He sido capitán muchos años y sé cómo funciona un vestuario, e intentar ser justo es muy importante. Hay que ser claro con el once que tú sacas, que ellos vean que la elección es buena y que esos compañeros están en un buen momento”

       
         
           
         
Álbum de cromos temporada 1983/84

Álbum de cromos temporada 1983/84

trece barras / 14

       

EL TEST A…

DANI CEBALLOS

       

¿Q uieres cono- cer el lado más personal de los fut-

       

bolistas del Real Betis? TRECE BARRAS continúa con la sección estre- nada en el número 17. Cada mes, un miembro de la prime- ra plantilla se somete a un di- vertido test con preguntas de todo tipo. Permanece atento al perfil de TRECE BARRAS (@ Revista13Barras) y participa enviando aquellas curiosida- des que quieras conocer o pro- poniendo al siguiente jugador en realizar el test. ¡Atentos al

       

próximo número! En marzo, es Dani Ceballos el encargado de contestar a nuestro interrogatorio…

         
         
           

Con el 8

Musonda

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 16

/ 16

         
 

El balón de la batalla de Belgrado

   
 

Manolo Rodríguez

Julio Cardeñosa conserva el balón de aquel mítico Yugoslavia-España que significó su debut en la selección en 1977 y que clasificó a nuestro país para el Mundial de Argentina

         
     

E

n el otoño de 1977 el Betis era el equi- po de moda.

 
     

Venía de proclamarse campeón de la I Copa del Rey y su debut en la competición europea resultó sensacional y deslumbrante. Había elimina- do al Milán y al Lok Leipzig jugando el mejor fútbol de la Recopa y varios de sus mejores jugadores comenzaron a conso- lidarse en las convocatorias de la selección nacional que diri- gía Ladislao Kubala. Entre ellos, alcanzaban un im- ponente protagonismo los tres jugadores que integraban la línea media de aquel gran Be- tis: López, Alabanda y Carde- ñosa, a quienes el entrenador

 
           
             

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 17

/ 17

       

del Milán, Nils Liedholm, había definido pocas semanas an- tes como “el mejor centro del campo de Europa”. De hecho, el llorado Sebastián Alabanda ya había debutado con la selec- ción un año antes y Javier Ló- pez jugó sus primeros minutos en Berna en el mes de septiem- bre. Sólo Cardeñosa esperaba su momento, aunque cada vez eran más frecuentes las voces periodísticas que pedían su in- clusión en el equipo. Entonces, en aquellos días, la selección hubo de encarar uno

Uno de los partidos más violentos que se recuerdan y en el que también estuvieron presentes en la convocatoria los centrocampistas béticos Javier López y Sebastián Alabanda

       

de sus mayores retos contem- poráneos: un decisivo partido en Belgrado contra Yugoslavia que acabaría decidiendo si España estaría en el Mundial de 1978 en Argentina. Segura-

i Cardeñosa, Alabanda y López, en el Bernabéu. “El mejor centro del cam- po de Europa”, según lo llamaron. Los tres estuvieron en Belgrado.

resolvió con un gol del central bosnio Katalinski.

i Entrenamiento de la selección espa- ñola en Madrid. El Betis está de moda y hasta cinco jugadores son citados por Kubala. En la foto se puede ver a López, Cardeñosa y Biosca y, agacha- dos, a Benítez y Alabanda.

 

mente lo más cercano a una cuestión de honor, ya que no íbamos a una Copa del Mun- do desde 1966. Estuvimos au- sentes en México-70 y fueron precisamente los yugoslavos quienes nos cerraron el paso al

Una derrota que había dejado una huella profun- da en la conciencia futbolística del país. Durante todo el mes de noviembre Kubala pre- para el partido a conciencia. Baraja nombres y sistemas y los días 8 y 9 programa una sesión

histórica que revela con claridad lo que era el Betis entonces. Se disputa un partidillo en la Ciu- dad Pegaso contra la selección sub-21, en la que se alinea un joven Rafael Gordillo, con lo que, en realidad, han sido seis los jugadores del Betis presentes en la cita nacional.

 

Mundial de Alemania de 1974 tras aquel oprobioso desempa-

de entrenamientos en Madrid en la que partici- pan hasta cinco jugadores verdiblancos: Benítez,

Tres del Betis

       

te jugado en Frankfurt que se

Biosca, López, Alabanda y Cardeñosa. Una foto

La lista definitiva para el partido de Belgrado se

   
         
           

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 18

/ 18

       
   

espera con enorme interés entre el periodismo de la época. Y Kubala

hace pública el viernes 18 de no-

viembre. Convoca a dieciocho juga-

López, Alabanda y Cardeñosa, del

Arconada, de la Real Sociedad; Dani,

sea, que, finalmente, son convoca-

dos los tres formidables centrocam-

partir de ese momento, hay rumo-

res y opiniones hay para todos los

delantera. ¿Pero quién será el último elegido?

 
 

la

Algunos apuestan por Santillana,

 
   

dores, que son los siguientes: Miguel Ángel, Camacho, Pirri, San José, Juanito y Santillana, del Real Madrid;

pero parece poco probable que Kuba- la vaya a destaparse tanto con tres delanteros. Más lógico parece que sea un cuarto centrocampista: ¿Pero

 
 

Real Betis; Marcelino, Leal y Rubén Cano, del Atlético de Madrid; Migue- li, Olmo y Asensi, del FC Barcelona;

será López o Cardeñosa? La opinión mayoritaria es que juga- rá López y con esas especulaciones vuela la selección hacia Belgrado el

 

i La entrada del partido. El mítico encuentro que ya sería conocido para siempre como “la batalla de Belgrado”.

del Athletic de Bilbao y Marañón, del Español.

lunes 28 de noviembre. Apenas llegar al hotel, el masajista Ángel Mur le dice a Cardeñosa que Kubala quie-

 
 

O

re verlo. Acuden a la habitación del

 
   

pistas del Betis.

seleccionador y éste lo recibe con el clásico: “Chico, ¿cómo estás?”.

 
 

A

Después le pregunta si se encuentra

 

i El equipo español posa para los fotógrafos antes de que se inicien las hostilidades en el estadio del Es- trella Roja. De izquierda a derecha, de pie: Miguel Ángel, Sanjosé, Marcelino, Pirri, Camacho y Migueli. Agachados: Antonio García (utillero), Rubén Cano, Asensi, Cardeñosa, Leal y Juanito.

gustos. Se da por hecho que Kubala cuenta con diez titulares indiscu- tibles y que sólo queda por definir quién lucirá la camiseta número 11. En base a estas opiniones de los ini- ciados, Miguel Ángel estará en la portería; Marcelino, Migueli, Pirri y Camacho, completarán la defensa; Sanjosé (que debutará en la selección para marcar a Surjak, el mejor futbo- lista balcánico), Leal y Asensi, ten- drán sitio seguro en la zona ancha; y Juanito y Rubén Cano jugarán en la

capacitado para jugar. Cardeñosa, naturalmente, le dice que sí. Enton- ces Kubala le anuncia que va a ser titular contra Yugoslavia y le explica lo que quiere de él. Le pide que a la hora de defender se abra a la izquier- da para completar la línea de cuatro y que cuando tenga el balón se meta por el centro para distribuir el juego. Incluso le insinúa que han sido algu- nos de los pesos pesados de la escua- dra (Pirri, Migueli, Asensi) quienes le han sugerido que esa es la mejor solución para el equipo.

 
         
           

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 19

/ 19

       

La cita con la historia

Julio Cardeñosa vive con agi-

tación las vísperas. Va a ser su

le

la

que la atmósfera va a ser te-

sirve hasta una derrota por

30 de noviembre comienza a

         

rodar el balón. En España es-

         

debut en la selección y ocurrirá en un partido que se presiente decisivo y dramático. A España

tán vacías las calles. También se han hecho turnos en los centros de trabajo y hasta se ha adelantado el final de las clases

         

para los escolares. Nadie quiere

         

mínima, pero nadie duda

ser ajeno a una cita que, pase

         

rrible. Sobre todo, cuando co- nocen que las autoridades yu- goslavas han dado fiesta a sus

lo que pase, quedará en la his- toria. Arbitra el inglés Burns y las ali- neaciones son las siguientes:

         

trabajadores y los han liberado de acudir a las fábricas esa tarde. Quieren que el estadio del Estrella Roja, el “pequeño Maracaná” de Belgrado, con sus noventa mil localidades, esté lleno a rebosar y que el ambiente sea intimidatorio y hostil. Así lo perciben los jugadores cuando intentan inspeccionar

el

inicio. El termómetro marca un

césped dos horas antes del

sus pasos y se meten de nuevo

A

la una y media del miércoles

Yugoslavia: Katalinic; Hatunic, Muzinic, Stojkovic, Buljan; Trifunovic, Sead Susic (Halilho- dzic, m. 64), Surjak; Popivoda (Vukotic, m. 64), Kustudic y Safet Susic. España: Miguel Ángel; Marceli- no, Pirri (Olmo, m. 8), Migue- li, Camacho; San José; Leal, Asensi, Cardeñosa; Juanito (Dani, m.76) y Rubén Cano.

i Cardeñosa entró en el partido muy bien. Movió la pelota, se ofreció siempre, asistió a los delanteros y hasta chutó a puerta en un par de ocasiones.

El gol del triunfo español llegó tras un agónico centro

 

La primera jugada del partido

de Cardeñosa que Rubén

       

grado bajo cero, pero el estadio ya está lleno y desde las gradas llueve de todo. Vuelven sobre

es ya una metáfora de todo lo que vendrá después. Tras el saque de centro, Juanito recibe la primera agresión. Y esa es la

Cano remató en el segundo palo con el tobillo

       

en el vestuario. Ya saben lo que les espera.

tónica que imponen los locales. Porrazos van y porrazos vienen ante la tibieza del colegiado.

i La defensa española, a pesar de la lesión de Pirri, mantuvo firme al equipo en la pri- mera parte. Migueli, Camacho y el portero Miguel Ángel estuvieron extraordinarios.

 

En el minuto dos Kustudic le

 
         
           

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 20

/ 20

           
   

hace una entrada brutal a Pirri,

locales se fueran desalentando.

El centro de Cardeñosa

 
   

y

el capitán tiene que abando-

Para entonces, España trans-

 
 

i Una botella lan- zada desde la tri- buna se estrella

nar el campo. Un serio contra- tiempo siendo quien era. Pero España resiste y Cardeño- sa, con el 11 a la espalda, juega

las continuas refriegas yugosla-

mite sensaciones de tener más controlado el juego.

 
 

contra la cabeza del madridista Juanito cuan- do abandona el campo tras ser sustituido. Cae redondo delante

muy bien cuando lo permiten

vas. Mueve la pelota con soltu- ra, se ofrece siempre para pro- vocar posesiones largas, asiste

Así se llega al minuto 71. Asen- si roba un balón en el medio- campo y se lo da a Juanito en el balcón del área. El madri- dista caracolea, amaga, y es-

llo. El balón acaba en las redes

 
 

del banquillo y

a

Rubén Cano y hasta chuta a

pera que Cardeñosa se abra a

 
 

el bético Javier

puerta en un par de ocasiones.

la banda izquierda. Entonces

 
 

López, que lo tie-

Y

lucha como exige el partido,

filtra un pase a la espalda del

 
 

ne enfrente, salta como un resorte para prestarle auxilio. Una vez atendido, es reti- rado al vestuario en camilla, hasta donde lo acompa- ña el llorado Se- bastián Alaban- da, junto con el médico Teodoro Delgado.

faltaría más. Incluso ve la car- tulina amarilla en el minuto 36 por perder tiempo. El sofocante primer tiempo concluye sin goles, aunque pudo haber pasado cualquier cosa. El portero Miguel Ángel estuvo enorme y el trabajo de- fensivo de todo el equipo man- tuvo a raya a los fogosos balcá-

lateral, aunque parece que la pelota sale algo larga. Cardeño- sa esprinta y toda España corre con él. La primera impresión es que no a va a llegar, pero lle- ga. Cayéndose, le pega con el empeine interior y la manda al segundo palo. Allí llega Rubén Cano, que remata con el tobi-

 
 

nicos.

y

Cardeñosa lo ve desde el sue-

 
   

En el descanso, los diálogos solo giran en un sentido: “si

lo fuera del campo. El gol del triunfo.

   
   

ellos dan, nosotros también. Aquí no puede arrugarse na-

Desde ese momento, los yugos- lavos radicalizan su agresividad

 
   

die”. Y por ahí arranca también

y

los españoles aguantan como

 
   

el segundo tiempo, aunque poco a poco parece como si los

pueden las tarascadas, los tiro- nes de pelo y los pisotones. La

 
             
               

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 21

/ 21

       

cosa se pone fea, pero queda apenas un cuarto de hora y na-

pulgar hacia abajo. El gesto de

Y

na una botella que se estrella

de pronto, surge de la tribu-

Javier López lo tiene enfrente y

resultado, sino sólo hacer daño. Tal es su frustración.

El balón del partido

Así transcurren los minutos que

         

die cree que vayan a pasar más cosas.

         

Pero pasan. En el minuto 76, Kubala releva a Juanito. Entra Dani. El temperamental extre- mo del Madrid se va del terre- no de juego señalando con el

derrota no le gusta al público que arrecia en sus protestas.

restan, entre tanganas, engan- chones y aspavientos. El partido se diluye y en la última jugada el rechace de la zaga española lo recoge Leal, que abre el jue- go a la banda izquierda. Recibe Cardeñosa, que le tira un regate

         

a un yugoslavo. En ese momen-

         

contra la cabeza del jugador español. Juanito cae redondo delante del banquillo y a los pies del periodista radiofónico José María García. El bético

to, Burns pita el final. La pelota la tiene en los pies el jugador verdiblanco, quien, sin dudarlo, la coge con las manos y se le mete debajo de la camiseta. El árbitro, pasado el primer

         

salta como un resorte. También Sebastián Alabanda, que lo acompaña en la camilla hasta

desconcierto, empieza a buscar el balón. Intuye que se lo ha quedado el último que lo tuvo

         

el

vestuario.

en los pies y se va por Cardeño-

i La agresividad de los yugoslavos fue desme-

       

En la hierba, la confusión es tremenda y hasta se produce

el

españoles se vayan a la caseta.

amago de que los futbolistas

sa. El bético lo elude, lo aparta y, para evitar disputas, echa a correr. Burns lo persigue, pero

dida y los españoles aguantaron como pudie- ron las tarascadas, tirones de pelo y pisotones.

       

enseguida desiste.

       

Pero se sigue jugando y los yu- goslavos recrudecen sus agre- siones. Tiran a dar y parece como si ya no les importara el

Una vez que gana el túnel quie- nes intentan arrebatarle la pe- lota son los yugoslavos. Uno de ellos llega a darle un manotazo, que lo lanza contra la pared.

Así discurrió todo el partido, entre tanganas, enganchones y aspavientos.

Los yugoslavos abusaron de la violencia, Pirri cayó lesionado y Juanito recibió el impacto de una botella en la cabeza

       
         
           

HISTORIAS DEL BETIS

trece

trece barras

barras / 22

/ 22

     

Para su fortuna, lo acompaña el for- nido Migueli que, sin pensárselo dos veces, le sacude un puñetazo al bal- cánico, al tiempo que le grita: “corre, canijo”.

       

Y

corren como despavoridos hasta que

       

ganan la caseta. Cierran la puerta y durante un rato oyen las patadas y los golpes. Después, una vez confirmado

       

que Juanito se recupera, se desata la euforia. Todo es júbilo y orgullo patrio. España vuelve a estar en un Mundial. La prima por el éxito será sensacional. Un dineral como no conocían los juga- dores del Betis. Hora y media permanecen los futbolis- tas en el vestuario. Pasado ese tiempo los recoge un autobús que los trasla- da directamente al avión, sin pasar siquiera por el embarque. Una vez en España, Cardeñosa declara que ha sido

       

el

partido más duro que ha jugado en

       

su vida. El encuentro que, desde en- tonces, se conoce como “la batalla de

       

Belgrado”.

         

Pero, sobre todo, muestra con orgullo

       

el

balón que nos dio el billete para el

       

Mundial de Argentina. El que conserva como una reliquia. El mejor recuerdo de aquel tiempo en que Julio Carde- ñosa Rodríguez fue leyenda del fútbol español como ya lo era del Real Betis. i

i La camiseta de aquella histórica tarde en Belgrado. La que vistió Julio Cardeñosa con el 11 a la espalda. Esa que guarda como oro en paño y que luce esplendorosa al sol de Helió - polis. En la casa de los béticos, esos que tanto admiran al líder de aquel gran Betis cam- peón.

 
         

IN MEMORIAM

 

trece barras

trece barras / 24

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/

/// 242424

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

24

24

24

24

24

24

24

24

24

24

24

24

24

24

         

Adiós al tallista de un equipazo

     
 

Luis Carlos Peris

Fallece a los 97 años Rafa Iriondo, entrenador artífice del título de Copa en 1977. Emblema del Athletic, fue mito del beticismo tras aquella final ante los rojiblancos.

     

R

afael Iriondo Aurtenet- xea, uno de los emble- mas futbolísticos de

octubre de 1918 y ganó con los rojiblancos una Liga y cuatro Copas del Generalísimo.

Rafa Iriondo fue un futbolista que tenía en una técnica depurada su mejor cualidad. Su

 

la posguerra y un icono en la his-

toria del Real Betis Balompié, falleció el pasado

Fue internacio-

nal en dos oca- siones, en sen- dos amistosos

que

acabaron

puesto lo dejó cuando emergió pujante un futbolista muy parecido a él, Arteche. Cuan- do dejó San Mamés en 1953 jugó una tem- porada en el Baracaldo para colgar las botas en 1955 defendiendo la txuri urdin de la

 

24 de febrero a la edad de 97 años.

 

Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y

en derrota

Real Sociedad tras la retirada del mítico Epi.

 

Gaínza fue lo que se dio en llamar

Hizo el curso de entrenador y se hizo cargo

ante

Eire y en

 

la segunda delantera histórica del

aquella his-

del Athletic Club en 1968 sustituyendo a su

 

Athletic tras aquella de Lafuente, Ira-

amigo del alma Piru Gaínza. Y se estrenó

tórica primera

 

ragorri, Bata, Chirri y Gorostiza que en

vez que

ganando la Copa de 1969 al Elche, lo que

nos

 

los años treinta colmó de plata la sala de trofeos bilbaína.

ganó Portugal, aunque le cupo

no fue suficiente como para seguir en el banquillo de San Mamés. En Bertendona,

 

Rafa Iriondo jugaba de extremo derecho,

el

honor

de

haber

conse-

guido

el gol

espa-

ñol.

la sede de Athletic Club por aquel entonces, entró la fiebre de ir a los ancestros britani-

 

estuvo en el Athletic desde 1940

 

zando el club de arriba abajo contratándo-

 

a 1953 y era el único super-

 

se a un entrenador del prestigio de Ronnie

 

viviente de aquella delantera

 

Allen. A Iriondo le ofrecieron ser la mano

 

que movía Panizo y que tenía

 

derecha del inglés, que ejercería de mána-

 

en Telmo Zarra a un impla-

 

ger, pero se negó en redondo y salió de San

 

cable ejecutor. Iriondo había

 

Mamés muy contrariado. Entrenó a la Real

 

nacido en Guernica el 24 de

 

Sociedad, al Zaragoza aquél de paragua-

   
           

IN MEMORIAM

 

trece barras

trece barras / 25

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/

/// 252525

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

25

25

25

25

25

25

25

25

25

25

25

25

25

25

         

i Rafael Iriondo entra por primera vez en la caseta de Heliópolis y recibe el testigo de Ferenc Szusza. Sentados en el vestuario, Alabanda, Anzarda y García Soriano asisten al diálogo entre am- bos técnicos. El húngaro que se va y el vasco que llega.

i Octubre de 1977. Iriondo firma su contrato como entrenador del Real Betis en la antigua secretaría de Conde de Barajas, en presencia de los directivos Juan Mauduit y Leandro Fernández Aramburu.

 

yos como Ocampos, estuvo una temporada en el Athetic y llegó al Betis en una situación bas- tante convulsa. Otoño de 1976 y el entrenador del Betis ha de marcharse. Las autoridades hún- garas reclamaron la vuelta de Ferenc Szusza, aquello no tuvo

el

Y

calidad y el fútbol combinativo. Los entrenamientos con él eran espectaculares mediante el pro- tagonismo del balón. Enamorado de las condiciones de Antonio Benítez, lo bajó varios metros y una tarde de invierno cerrado en Heliópolis decidió darle cancha a

un entrenador sacándolo a hom- bros del estadio, se encontró con un sustituto que iba a sacarle al equipo todo lo que encerraba en sus adentros. Esa 76-77 pudo el Betis hasta ganar la Liga tras ha- berle ganado al Real Madrid en casa y en el Bernabéu, pero una

Rey propiciaría que Rafa Irion- do entrase para los restos en el Olimpo bético. Aquel 25 de ju- nio de 1977 quedó grabado en oro para los béticos tras los dos goles de López a servicios de Cardeñosa y una tanda penaltis interminable que culminaría con

 

forma de arreglarse y José María de la Concha pensó en el vasco como sustituto.

un joven extremo del filial llama- do Rafael Gordillo Vázquez, que, precisamente, cumplía 59 años

mala noche ante el Málaga como local sería mortal. Claro que el premio gordo no tardaría en lle-

la parada legendaria de Esnaola a Iríbar. En la Recopa sería memorable la

 

Era un Betis muy cimentado por

mismo día en que murió el

gar y sería, precisamente, frente

eliminatoria con el Milan de Al-

 

Szusza y Rafa Iriondo iba a darle

hombre que lo hizo debutar.

a su equipo de toda la vida.

bertosi, Capello y Rivera con gol

 

un plus de solvencia mediante la

el Betis, que había despedido a

La final de la primera Copa del

decisivo de Javier López en San

 
           
 

IN MEMORIAM

trece barras

trece barras / 26

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/// 262626

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

26

26

26

26

26

26

26

26

26

26

26

26

26

26

     

Siro. Exhibición grandiosa en el Olímpico de Lepzig y una encerrona en Rusia que el bueno de Rafa quiso arreglar a grito pelado en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo reclamando la presencia inmediata de Leonidas Breznev, el omnímodo inquilino del Kre- mlin. Esa temporada hubo una tarde crucial en Carranza. 12 de febrero y el Betis golea al Cádiz, pero pierde a uno de sus puntales para lo que queda de curso, An- tonio Benítez. La ausencia del genial jerezano sería mortal para una plantilla cogida con alfileres y que se fue de Rusia a Murcia sin solución posible. Se fue Iriondo por la puerta de atrás, pero sin un reproche de nadie. Era tan querido por los béticos que cuando, en septiembre de 1981, Luis Aragonés tiró la toalla a causa de unas migrañas insufribles, el Betis volvió a

i Estadio Insular de Las Palmas. Temporada 77-78. Antes del par- tido Rafael Iriondo conversa sobre la hierba con Gordillo, Ló- pez, Ladinsky y Benítez.

 

tirar de Iriondo. Fue destituido a cuatro partidos del final y sustituido por Pedro Buenaventura, que devol- vería al equipo a competición continental. Se le ha ido al beticismo un hombre emblemático, bueno y muy peculiar. Parecía su gabardina parte de su cuerpo, tuvo en Megido y en Ladinszky sus mayores tormentos y confiaba en la palabra de Pepe Núñez sin dudarlo. Cuando el Betis iba a Bilbao, él no faltaba y se plantaba en el hotel Villa de Bilbao, a tiro de piedra de su casa, para visitar a esa gente que le dio la satisfacción más grande de su vida, la prime- ra Copa del Rey. Esas visitas se dieron durante mu- cho tiempo, justamente hasta que en la expedición bética ya no figuraba su mejor amigo en el vestuario,

i Entrena- miento en Alcalá de Guadaíra. Iriondo, con chándal, dirige una sesión en la que partici- pan, entre sonrisas, Ro- gelio, Biosca, Del Pozo, García Soria-

   

Vicente Montiel Cortés. Descanse en paz un hombre bueno y un entrenador excepcional. i

no, Benítez y Cardeñosa.

 
     
       
 

IN MEMORIAM

trece barras

trece barras / 27

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/// 272727

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

27

27

27

27

27

27

27

27

27

27

27

27

27

27

     
 

i El entrenador bético, con su inseparable gabardina, escucha a Julio Cardeñosa, el hombre fuerte del vestuario. Iriondo siempre tuvo una muy fluida relación con el “10” verdiblanco.

i En el banquillo del Villamarín, Iriondo da órdenes a García Soria- no, presto a entrar en el campo en sustitución de Cardeñosa. Alberto Tenorio levanta la cartela y Vicente Montiel escucha un transistor. Es una tarde de nervios y urgencias que también viven con intensidad Del Pozo, Anzarda y Campos. A la derecha del entrenador, el directi- vo Adolfo Palomino.

 

i Iriondo re- torna al Betis en 1981. En el aeropuerto lo recibe el pre- sidente Juan Mauduit, al que acompa- ñan el secre- tario técnico, Pedro Bue- naventura; el gerente, Anto- nio Picchi y el directivo Juan

i Iriondo dirige un entrenamiento en su segunda etapa al frente del equipo. El Estadio Benito Villamarín ya aparece remodelado y el vasco luce las modernas prendas Meyba llegadas un año antes.

     

Calle.

   
     
       

IN MEMORIAM

trece barras

trece barras / 28

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/

/// 282828

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

28

28

28

28

28

28

28

28

28

28

28

28

28

28

       

Trifón Ivanov, in memoriam

 
 

E

l pasado día 13 de febrero falleció a con- secuencia de

Al concluir la temporada 90-91 retornó a su país natal, don- de militó en el FC Etar y en el

 
 

un paro car- diaco Trifon Marinov Ivanov, jugador búl- garo que defendió los colores del Real Betis Balompié en las temporadas 1990-91;1992-93 y

CSKA de Sofía, volviendo a la disciplina verdiblanca en el ve- rano de 1992. En esa campaña fue titular indiscutible, coinci- diendo en el equipo con otros jugadores míticos del Real Be-

 
 

1993-94.

tis como Rafael Gordillo, Juan

 
 

Un destacado defensa que de- butó con el primer equipo ver- diblanco en el estadio de Mesta- lla, de Valencia, el 9 diciembre de 1990, y que una semana más tarde, en Burgos, marcó su primer gol con la camiseta verdiblanca. El 13 de enero de 1991 hizo su primer tanto en Heliópolis ante el Athletic Club de Bilbao, un gol de una gran belleza, aunque el que mayor recuerdo dejó entre los béticos

Merino, Juan Ureña, Juan José Cañas, Roberto Ríos o Pepe Mel. En el mes de diciembrede 1993 fue traspasado al equipo suizo del Neuchatel Xamax, ponien- do fin a su trayectoria como jugador del Real Betis. En el Real Betis disputó 59 partidos oficiales y dejó el recuerdo de un futbolista de enormes recursos técnicos, aunque siempre le acompañara una imagen bohemia e incon-

 
 

fue el que le hizo de volea al Vi- llarreal en la temporada 92-93

formista. Con la selección de Bulgaría,

   
         
 

IN MEMORIAM

trece barras

trece barras / 29

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

trece barras

/

/// 292929

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

29

29

29

29

29

29

29

29

29

29

29

29

29

29

     

en la que coincidió con jugadores de la talla de Hristo Stoïchkov y Yordan Letchkov, dispu- tó 77 partidos internacionales, participando en la Copa del Mundo de Estados Unidos de 1994 (donde obtuvo el tercer puesto) y en la Euroco- pa de Inglaterra de 1996. Su carrera deportiva lo llevó más tarde a Aus- tria, donde fue figura principal en el Rapid de Viena. En Bulgaria se le rindieron honores de futbo- lista fundamental en la historia de aquel país y el Real Betis honró su memoria con toda so- lemnidad antes del comienzo del partido que le enfrentó en el estadio Benito Villamarín al Spor- ting de Gijón. i

i Trifón Ivanov firma su contrato tras retornar al Real Betis en el verano de 1992. Una presenta- ción histórica, ya que en el mismo acto también se escenifica la vuelta a casa de Rafael Gordillo. Entre ambos, el aún entonces presidente Hugo Galera.

i Ivanov luce la camiseta ver- diblanca en el estadio Benito Villamarín. Temporada 92- 93. Barba cerrada y esa per- sonalidad tan singular que le hizo ser muy querido por la afición.

i El Betis posa para los fotógrafos antes de enfrentarse al Sestao en Heliópolis en febrero de 1993. De izquierda a derecha, de pie: Ivanov, Gordillo, Juanlu, Roberto Ríos, Kobelev y Diezma; agachados: Ureña, Cuéllar, Márquez, Merino y Kasumov

i Hristo Stoichkov llora ante el féretro de Trifón Ivanov en las exequias que se celebraron en Bul- garia, donde se le ha considerado como uno de los grandes futbolistas de aquel país.

 
       

CANTERA

trece barras

trece barras / 31

trece barras

/

/

31

31

     

José Juan Romero:

     

“El éxito de un entrenador es que su equipo gane, pero también que lo hagan sus futbolistas”

     
       
         
       

CANTERA

trece barras

trece barras / 32

trece barras

/

/

32

32

     
 

Tomás Rojas Fotos: Paco Puentes

     

o se siente un referente para nadie, pero lo

N

cierto es que con su trabajo ha conseguido hacerse un hueco en el difícil mundo del fútbol después de un exitoso y meteórico reco- rrido por las categorías más modestas del llamado deporte rey o “el fango”, como él mis- mo suele decir. ¿Su secreto? “Ganar y, sobre todo, ganar de una manera”, afirma sin am- bages. Un estilo de juego muy definido que ahora ha comen- zado a implantar en el filial, guiado por una firme inten- ción: lograr la permanencia en el Grupo IV de Segunda Di- visión B. Es José Juan Romero Gil (Sevilla, 1974), entrenador del Betis B y protagonista de Cantera en este nuevo número

     

de TRECE BARRAS.

   
     
       

CANTERA

trece barras

trece barras / 33

trece barras

/

/

33

33

       

“He dejado atrás mi casa, mi pueblo y el equipo que creé para marcharme a lo que desde pequeño ha sido el amor de mi vida, el Real Betis”

—Le oí que su familia estaba vi- viendo un sueño cuando se concre- tó su incorporación al Real Betis. —No recuerdo cuándo fue la primera vez que tuve la oportunidad de ir al

Estadio Benito Villamarín, pero para

familia es algo espectacular poder

entrenar aquí en la ‘casa de Dios’,

como decimos nosotros. La noche

algo fue a mi familia a través del gru-

de Whatsapp y recuerdo que mi

madre escribió: “¡Por Dios, que ma-

dejar mi casa, lo que había creado.

poco por el pensamiento de a ver

cómo quedaba todo y cómo podía

el momento y que me daba igual la

pasar otra vez esta oportunidad. Esta- ba deseando que se pudiera rubricar todo al día siguiente. —¡Menudo revuelo se formó! Su nombre fue tendencia en una cono-

cada domingo el Real Betis Balompié.

 
   

cida red social.

 
 

mi

—El día que se concretó todo y una

 
   

vez me presenté a la plantilla y me

 
   

que me llamó Pedro Buenaventura para establecer una primera toma de contacto, a los únicos que comenté

marché, hubo un momento de la noche ya en mi casa que no sabía ni dónde estaba. Me encontraba un poco aturdido, como ido. Fue un día

 
   

con tantas sensaciones y movimien-

 
 

po

tos que no miré ni Whatsapp ni redes

 
   

ñana se concrete!”. Ha supuesto una ilusión máxima porque el Real Betis Balompié es como una parte de nues- tras vidas. —¿Qué sintió cuando recibió esa llamada de Pedro Buenaventura? —La ilusión de que esta vez sí pu- diera ser, aunque también el paso que había que dar porque tenía que

sociales. Hasta pasado unos días no empecé a responder las felicitaciones que me llegaron. —¿Cómo vivió su marcha del CLC Gerena, el club que fundó y ascen- dió hasta Tercera División, al Real Betis, el club de su vida? —Yo digo que dejé mi casa para ir a vivir con el amor de mi vida, creo que este símil expresa lo que sien-

 
   

Sentí alegría máxima contrarrestada

to. Dejé atrás mi casa, mi pueblo, el equipo que creé y me marché a lo

 
 

un

que desde pequeño ha sido el amor

 
   

dejar atrás aquello de la mejor mane- ra. Lo primero que pensé es que era

de mi vida, el que me ha dado siem- pre las alegrías y las tristezas. La se- mana era en función de lo que hiciese

 
   

situación del Betis B, no quería dejar

Y hablo del Betis desde Cardeñosa

   
         

CANTERA

trece barras

trece barras / 34

trece barras

/

/

34

34

       

hasta hoy, con situaciones de todos

para las noches. Hace poco comenté

     

los

tipos. Soy una persona de llorar

en el vestuario que voy a tener que

     

poco, pero los momentos en los que

y

ponerme lentillas porque me da el sol

     

más he llorado ha sido con partidos o

se me queda la marca de las gafas

     

situaciones del Betis. —Es muy querido en Gerena. La afición se movilizó para que el esta-

(risas). En Gerena entrenábamos a las 8 de la tarde, hacía frío y no se daba esta situación. Era entrenador ama-

     

dio municipal llevara su nombre. —La gente de Gerena es consciente

teur y también comencé a dirigir la escuela de fútbol, pero todo era por

     

de

que no había ningún interés en

las tardes. En el negocio familiar esta-

     

la creación del equipo, simplemente

ba de 8 de la mañana hasta las 2 o 3

     

que entonces no había equipo. Me gustaba entrenar, estar vinculado al fútbol y lo creamos con esa iniciativa. Saben que todo ha ido surgiendo por trabajo, amor y sentimiento hacia el pueblo, porque yo me considero muy

de la tarde. —Hasta su incorporación al Betis B era el único entrenador español en un club desde su fundación. —Eso comentan por ahí. Creamos el CLC Gerena y alcanzamos situaciones

     

de

mi pueblo y eso lo han palpado

que jamás hubiéramos pensado, por

     

allí. Además, el propio pueblo se ha

muy optimista y ambicioso que uno

     

dado a conocer mucho más aún a raíz del equipo de fútbol. Cuando se movilizaron para ello estábamos aún

sea. —Seguidor bético y también muy amante de la Cantera. Me dicen que

     

en

Primera Andaluza, el año que su-

     

bimos a Tercera División. Que tuvie- ran ese detalle de poner rápidamente

era asiduo a la Ciudad Deportiva para presenciar los partidos de los escalafones inferiores.

“Como siempre digo a los futbolistas, he

   

mi

nombre a un campo nuevo fue un

Solía venir siempre, tanto con mi

pisado el fango, algo que quizás vendría bien a

   

orgullo tremendo que jamás podré devolver a mi pueblo. —En sus primeros años en el CLC Gerena compaginó trabajo y entre-

padre como con mi abuelo. Además, me cogió la época de ese equipo juve- nil de los Cuéllar, Márquez, Merino o Cañas que tanto marcó a mi genera- ción. Recuerdo venir a verlos entrenar

todo el mundo para luego ser consciente de la realidad de todo este deporte”

   

namiento. —Sí, trabajaba y el fútbol quedaba

y

jugar cuando esto aún no era ni la

   
     
         

CANTERA

trece barras

trece barras / 35

trece barras

/

/

35

35

         
   

también he visto algunos de fútbol-7. Esto quita mucho tiempo y también tienes que atender a la familia, por- que, además, somos familia numero- sa. No obstante, cada vez que pueda,

go el respeto de la gran mayoría, pero no me siento ningún referente. He intentado hacer las cosas bien a mi manera y otros lo intentan a la suya. Lo único que puedo decir es que en

 
   

y más ahora estando dentro del Club,

el

fango hay muchos entrenadores

   

ciudad deportiva y había un campo de tierra enfrente del césped. Es cu- rioso pero tengo mejor memoria para todo lo relacionado con el fútbol que para otros aspectos de mi vida. Ade-

“La importancia recae en el futbolista, lo demás es

es mi deber y obligación ver lo que viene desde abajo. —Se ha forjado como entrena- dor partiendo de la categoría más modesta del fútbol español. ¿Qué aprendizajes ha extraído durante este recorrido? —Con todos mis respetos, he hecho mejor que los cursos de entrenadores. He hecho toda la carrera para llegar hasta aquí, subiendo categorías des- de Segunda Provincial. Como siem- pre digo a los futbolista, he pisado el fango, algo que quizás vendría bien a todo el mundo para luego ser

que quizás están más preparados que otros que, por diferentes motivos, los ponen en los sitios. —¿Qué cree que le ha hecho espe- cial en relación a esos otros compa- ñeros? —Ganar y, sobre todo, ganar de una manera. Soy ambicioso, si no el CLC Gerena no estaría donde está, pero creo en una idea de juego desde el es- pectáculo, con atrevimiento, valiente. La importancia recae en el futbolista, lo demás es secundario. Cuando le das el protagonismo al futbolista, le das lo que más quiere desde peque-

 

más, mi hermano Quique fue uno de

secundario. Cuando

consciente de la realidad de todo este

ño, el balón, y seguro que así florece

 

los valores de la Cantera, aunque des-

deporte. Todos deberíamos vivir el

el

talento. Lo llamativo del estilo es

 

graciadamente le truncaron las lesio- nes y tuvo que irse a triunfar a otros equipos; pero eso también hizo que se estrecharan aún más los vínculos.

le das el protagonismo al futbolista, le das lo que más quiere desde

fútbol desde abajo, el amateur, e ir subiendo y preparándote cada año. Todo esto proporciona más conoci- miento y, sobre todo, muchos valores.

eso. Un estilo por el que querían con- denarme puesto que decían que no se podría usar en Segunda Provincial. Luego tampoco se podría en Primera,

 

—¿Ha tenido ya la oportunidad de

pequeño, el

—¿Se siente un referente para otros

al

Y

año. Llevo poco tiempo en Segunda

igual que más tarde en Preferente.

 

ver algún partido? —Sí, cuando terminamos el entrena- miento estuve viendo el encuentro

balón, y seguro que así florece el talento”

técnicos del llamado fútbol modes- to? —Sé que muchos de ellos sienten

así lo he ido escuchando año tras

División B, pero el equipo ha sido

 

del Juvenil A contra el Málaga CF y

admiración por mi trabajo y que ten-

muy superior al contrario jugando de

 
           

CANTERA

trece barras

trece barras / 36

trece barras

/

/

36

36

     

esa manera. En definitiva, es un poco tu modelo de juego con el ganar, evi- dentemente. —En su etapa en el CLC Gerena también se caracterizó por la forma- ción de los más jóvenes, una faceta que ahora aún cobra más relevan- cia. —El éxito de un entrenador es que su equipo gane, pero también que los futbolistas lo hagan. No solo que ganen partidos sino también para un futuro, que se revaloricen. El tópico dice que el CLC Gerena se quedó a un solo gol de ascender a Segunda División B, pero me quedo más con el hecho de que salieron ocho futbo- listas para categoría superior de ese equipo. Nacho, Juanjo o Rafa Nava- rro salieron de la Cantera bética, se curtieron en el barro o en la realidad del fútbol, como se quiera llamar, y han vuelto mucho más hechos. Es tan importante el éxito colectivo como que los futbolistas quieran ir de la mano conmigo, que me acepten consejos. He tenido algunos que me pedían opinión hasta para escribir en redes sociales porque también me gusta controlar estos aspectos. Lue- go está quien acepta lo que le digo y

mos ayudarles dentro de mi humilde experiencia. —¿Cómo se ha adaptado el Betis B a su idea de fútbol? —Espectacular. Ha sido lo que más me ha sorprendido. Temía mucho que formaran una ‘ensalada mixta’ en el partido del San Roque de Lepe tras mis tres primeros días de trabajo, pero también entendía que me ha- bían traído por una sola cosa y debía empezar desde el primer día. El nivel de juego me sorprende cada día. Mis equipos siempre han ido de menos a más porque han ido adquiriendo me- canismos, adaptándose. Sin embargo, en este equipo ha sido desde el pri- mer día. —La impresión es que la posición en la clasificación no se correspon- de con las sensaciones que despren- de el equipo. —Nos falta continuidad, y no es tanto futbolística como psicológica. Los ju- gadores saben la situación que hay y que cualquier cosa les penaliza. En el partido contra el Linares Deportivo se quedaron con esa sensación de que si no hoy había podido ser, cuándo sería… aquello fue terrible. Intentare- mos convencerles de que es posible.

 

quien no, pero es importante si pode-

Estoy convencido de que todavía ten-

 
       

CANTERA

trece barras

trece barras / 37

trece barras

/

/

37

37

       
 

dremos opciones. —Ya ha repetido en varias ocasio- nes que el equipo no se va a rendir. —En absoluto. Es más, solo hay que verlos entrenar. El equipo está a muerte y convencido. Es cierto que el partido contra el Linares Deportivo fue un ‘palo’ anímico y a la conclu- sión había tíos hechos y derechos llorando en el vestuario, pero eso también hay que tomarlo por el lado positivo… ¿Quién decía que los futbo- listas no sentían? Sí, lo sienten y aún están muy vivos. —¿Habla mucho con Juan Merino? —Sí, hablamos mucho. Además, su trato ha sido espectacular desde el primer día. Él conoce mi modelo y, junto con Capi, me han aportado información sobre los futbolistas y demás. El viernes anterior al partido contra el Linares Deportivo tuvo un detalle extraordinario, se acercó al vestuario de los técnicos del Betis B y conversó un rato con nosotros. Eso dice mucho de la humildad y de la persona de la que hablamos. He sido de los que gritó desde la grada eso de ‘Merino, qué huevos tienes’ cuando marcó aquél celebre gol al Valencia CF de Pedja Mijatovic. Que un refe-

“He sido de los que gritó desde la grada eso de ‘Merino, qué huevos tienes’ cuando marcó aquél celebre gol al Valencia CF de Pedja Mijatovic. Que un referente como él venga al vestuario, te anime y esté ahí, es muy importante para un recién llegado como yo”

esté ahí, es muy importante para un recién llegado como yo. —Se ha hablado mucho sobre su modelo de juego. ¿Quién ha sido su referencia como entrenador? —Siempre me he quedado con las personas que me han entrenado y los equipos que he visto y me han marcado con su juego. Hablo, por ejemplo, del Real Madrid de ‘la Quinta del Buitre’, el AC Milán de Arrigo Sacchi, la selección holandesa de Van Basten, el FC Barcelona de Johan Cruyff… No digo el de Pep Guardiola porque, aunque me ha gustado mucho, él no había cogi- do aún al equipo cuando empecé a entrenar. Siempre he querido que el futbolista fuese protagonista, incluso el portero. Con esa idea empezamos en Segunda Provincial en el año 2006. El estilo me lo he ido marcan- do yo con muchos folios pintados so- bre situaciones de juego, cómo jugar e ir mejorando. No tengo un referen- te. Lo fácil ahora es mirar a Guardio- la, Luis Enrique o Paco Jémez, pero empecé antes. Ahí están los partidos de la televisión local de Gerena. En septiembre de 2006, en Villanueva del Río y Minas, el CLC Gerena ya

 
 

rente venga al vestuario, te anime y

jugaba con los centrales abiertos y

   
         

CANTERA

trece barras

trece barras / 38

trece barras

/

/

38

38

       

sacando el juego, como sigue hacien-

mi

de

de

ve

y

y

los

hermano, la típica broma cuando

     

do ahora pero creciendo temporada a

hay otro que juega (risas). Yo jugaba

     

temporada.

centrocampista y era un futbolista

     

—No es el único en su familia con

calidad técnica, pero los entrena-

     

vínculos futbolísticos. Me hablaba antes de su hermano Quique Rome- ro, jugador del Recreativo de Huel-

dores no me ponían porque no corría. Me preparé físicamente y me menta- licé de que quería jugar, mínimo, en

     

va y el RCD Mallorca.

Tercera División. Lo conseguí y estu-

     

—En la élite solo él. Miguel, mi her-

a punto de firmar incluso por un

     

mano pequeño, jugó conmigo en el

Segunda B, pero no era compatible

     

CLC Gerena y fue parte importante del éxito hasta llegar a Andaluza.

irme fuera con mi trabajo. Mi padre era el típico que no se metía en nada

     

Tanto él como Quique llegaron a la

que siempre nos llevaba a todos los

     

vez a la Cantera del Real Betis, pero

campos, pero era crítico con sus hijos

     

Miguel solo duró aquí una o dos

desde muy pronto me dijo que no

     

temporadas. Con 16 años, Quique

jugaría ni a las cartas con lo que co-

     

ya estaba a las órdenes de Esnaola en el Betis B. Se especulaba incluso con la posibilidad de que debutara en el primer equipo cuando tenía 17 años, pero fue cuando sufrió la pri- mera lesión en un partido contra el Écija Balompié. No es porque sea mi hermano, pero en ese momento era la perla más brillante de la cantera y todo el mundo hablaba de que sería

rría. Ahora me acuerdo mucho de eso porque, quizás, si le hubiera echado cuenta podría haber hecho algo más, pero eso es algo que dirán muchos sobre su propia experiencia. —Entonces, ¿mejor el banquillo que el césped? —(risas) Eso dicen aunque mis entre- nadores también hablan bien de mí como jugador. Pero, sí, porque tomo

     

un futbolista de mucho nivel. Le des-

defectos y virtudes que tuve como

     

trozaron 4 lesiones de rodilla y tuvo que retirarse con 27 años. —¿Y qué tal futbolista fue José Juan Romero? —Hay quien dice que era mejor que

jugador, o lo que me gustaba y no me gustaba cuando entrenaba. Es posi- ble que por eso soy exigente con mis futbolistas, porque no lo fui conmigo mismo cuando jugaba. i

     
         

LA CRÓNICA

trece barras / 39

           
 

El memorable 0-4 en el Calderón(1980-81)

   
   

Manolo Rodríguez

           
       

E

l Real Betis

tarde se proclamaría cam-

 
 

Clic en la imagen para agrandar

obtuvo el 8 de febrero de 1981 una

peón de liga. El Atlético de Madrid, por

 
 

de sus más recordadas victorias a domicilio en la

época contemporánea. El mí-

su parte, era el líder de la clasificación con tres puntos de ventaja sobre el Valencia y aún no había

 
 

tico 0-4 ante el Atlético de Madrid en el estadio Vi- cente Calderón. Un triunfo que forma parte de la mejor historia verdiblanca. Dirigidos por Luis Carrie- ga, los verdiblancos llega- ron embalados a este par- tido. Hacía siete semanas que no conocían la derrota

perdido ni un solo partido en su estadio. El Atléti- co que presidía el polémico doctor Alfonso Cabeza y que entrenaba José Luis García Traid, un viejo conocido de los béticos. Aquel 8 de Febrero, sin em- bargo, no hubo más colores que los verdiblancos a la

 
 

y

en las últimas jornadas

orilla del Manzanares. Era

 
 

habían conseguido dos vic- torias de prestigio, golean- do por 2-4 en Las Palmas

y

Heliópolis a la Real Socie- dad, el equipo que meses más

derrotando por 1-0 en

la jornada 23 del torneo liguero y más de 55.000 per- sonas acudieron al estadio, dejándose oír, como siempre, una nutrida representación bética. A los 31 minutos, Morán

 
           
             

LA CRÓNICA

trece barras / 40

         
 

Clic en la imagen para agrandar

abrió el marcador tras fu- silar por bajo al portero cochonero Aguinaga. Ya en la segunda parte, a los 67

Nosotros, sin embargo, hemos querido recrear este gran momento del Real Betis res- catando la crónica de un periódico que ya no existe:

 
 

minutos, una brillante ju- gada de Parra la culminó de nuevo Morán. El 0-3 lle- gó cuatro minutos más tarde:

acción individual de Diarte, que concreta el paraguayo con un disparo inapelable. El último gol se produce en el minuto 82 y lleva de nuevo la firma del Lobo, quien, tras varios regates, se planta en solitario ante el portero rojiblanco. La crítica madrileña se en- tregó al partidazo bético. El diario “As” dijo que “la velocidad y el orden de los verdiblancos, su gran jue- go de conjunto, con balón y sin él, su técnica y su ritmo se tradujeron en una auténtica exhibición”. Y el “Marca”, por su parte, dejó dicho que “el triunfo fue para un Betis sensacional, insólito y jaleado, que rea- lizó un gran juego al que el marcador hizo justicia”.

el diario “Pueblo”, periódi- co de la tarde que se editó en Madrid de 1940 a 1984, y que durante la dictadura del General Franco fue el órgano informativo oficial de la Delegación Nacional de Sindicatos. El diario “Pueblo” era di- rigido entonces por José Ramón Alonso Rodríguez- Nadales y la crónica que reproducimos llevó la fir- ma de Antonio Ruiz Gómez Ruango, quien la tituló: “El líder humillado”. En la portada del suplemen- to deportivo del periódico se publicaba un significa- tivo “Olé por el Betis”, al tiempo que se hacía constar que “la superioridad bética fue tan absoluta que mere- ció una mayor goleada a su favor”. Una goleada que merece ser recordada.i

 
           

FUNDACIÓN RBB

trece barras

trece barras / 42

trece barras

/

/

42

42

         

Celebradas con éxito las II Jornadas de Derecho del Fútbol

 

Patricia Galán y Álvaro Sánchez Abogados

         

L

os pasados jue- ves 18 y viernes 19 de febrero se celebraron en Sevilla las II

 

ción de Javier Sobrino, profesor de ICADE y Consultor en el sector deportivo, quien aportó el granito de la gestión deportiva a las jor-

 

Jornadas de Derecho del Fútbol. Gracias a la Fun