You are on page 1of 4

DIFERENCIA ENTRE NOTARIO LATINO Y

ANGLOSAJON

Al contrario que en el ámbito anglosajón, el notariado en el ámbito latino que


deriva del Derecho Romano, no se limita a la presencia simultánea y
comprobación de la firma en un documento externo ya redactado y presentado
al efecto, sino que la redacción del mismo, atendiendo a las instrucciones y casos
particulares de los solicitantes antes de su otorgamiento, se realiza en la misma
notaría bajo la supervisión del notario titular de la misma.

Esto da lugar a que deba calificarse el instrumento a otorgar y su legalidad antes


de que sea firmado, y a que el mismo deba cubrir las pretensiones lícitas de los
solicitantes en relación a las manifestaciones que realicen para ello.

Por tanto, la validez legal del documento, así como la existencia y extensión de
las manifestaciones y declaraciones de voluntad de los solicitantes se tienen por
cumplidas y probadas directamente frente a terceros sin necesidad
de intervención judicial.

Los notarios de sistema anglosajón suelen tener otra formación o desempeñar


profesiones no relacionadas con el Derecho, como lo es también un abogado
que redacta un documento privado, y al mismo tiempo funcionario público debido
a los requisitos del documento público y sus efectos legales.

El notariado de tipo latino es en la mayor parte de los países del mundo


occidental una institución clave al servicio de la seguridad jurídica. El notario
latino, actuando dentro del tráfico negocial, asesora a las partes, vela por la
legalidad, confecciona el documento contractual y autentica su contenido
mediante la dación de fe.

El notary public estadounidense se limita a aseverar la autenticidad de las firmas


de un documento que se le presenta ya redactado, sin que su actuación genere
un documento auténtico con un efecto legitimador en el tráfico, y por ello se
contrata el seguro de título, que ofrece una seguridad meramente económica, y
no jurídica.
La seguridad jurídica preventiva que procura el notario latino no se limita al
ámbito de las transacciones inmobiliarias, sino que también se da en otras
muchas facetas de nuestra vida cotidiana.

En el notariado latino, el notario funciona como asesor, revisa y da fe de los


hechos que suceden frente a él, además interpreta la voluntad de la persona que
acude a él (la mayoría de las veces la gente no sabe exactamente qué es lo que
necesita y cómo ajustarlo a derecho, entonces el Notario descifra lo que el cliente
quiere y da el visto bueno, también redacta el documento, lo autoriza con su firma
misma que tiene el reconocimiento de buena fé del Estado que le otorga al
notario, guarda el documento, y lo registra ante la autoridad competente (registro
público de la propiedad y del comercio)

El Notariado anglosajón es muy diferente, es más liviano en la carga laboral, no


necesita tener conocimientos profundos del derecho, como en el latino, funciona
como un testigo calificado; es decir un súper testigo, solamente da fe de lo que
sucede: no revisa ni redacta ni explica ni interpreta ni nada, solo dice: si yo estuve
ahí y si pasó eso.

"El concepto de notario latino guarda diferencias sustanciales con respecto al


notario anglosajón. El primero es abogado y en consecuencia posee las
capacidades para redactar un documento, es asesor jurídico de las partes e
intérprete de su voluntad, reproduce posteriormente el instrumento, mismo que
debe leer y explicar, autorizarlo en nombre del Estado, mediante el seño de
autorizar junto con su firma y, por último, conservarlo"

¿Qué características tiene el Notario de tipo latino?

El notariado de tipo latino tiene un origen sumamente antiguo anterior a la Era


Cristiana, que se remonta al Pueblo Hebreo, al Egipcio y al Griego y más
adelante al Derecho Romano, cuya influencia es la más importante en la mayoría
de los sistemas jurídicos.
En México se tiene como antecedente del notariado a los Tlacuilos, que existían
desde la época de la Gran Tenochtitlan para dejar constancia por medio de
signos y pintura y de los códices, de los acontecimientos más importantes de la
época.

No obstante su antigüedad, el notariado de tipo latino ha sido objeto de una larga


y firme evolución y modernización con lo que se ha logrado el predominio de este
sistema en la mayoría de los países del mundo, en los que se requiere que el
Notario sea un profesional del Derecho, dotado de capacitación especializada en
la materia y con cuya intervención se logra la seguridad jurídica para quienes
reciben sus servicios, así como para toda la comunidad.

Su función primordial consiste en elaborar, perfeccionar, conservar y reproducir


todos los instrumentos en que consta su actuación, es decir, las escrituras y
actas Notariales.

El Notario de tipo latino debe además ser siempre imparcial para garantizar la
equidad en los negocios jurídicos que se otorguen ante él y es también un auxiliar
del Fisco Federal y de los Fiscos Locales, por lo que se refiere al pago de los
impuestos y derechos que se generan por las escrituras.

¿En qué se distinguen el Notario de tipo latino y el Notario de tipo


anglosajón?

Notario Latino:

-Abogado o Licenciado en Derecho

-Con ciertos impedimentos por lo que se garantiza su imparcialidad.

-Redacta el acto y ello lo hace auténtico, veraz y en algunos casos solemne.

-El documento se presume cierto.

-Existe colegiación obligatoria.

-El valor formal del acto jurídico se obtiene con la actuación Notarial.
Notario Sajón:

-No se requiere ninguna profesión

-No hay impedimento para desempeñar otras profesiones.

-La veracidad no se refiere al contenido del documento sino a las firmas, aunque
el contrato sea privado.

-No hay presunción de certeza del documento, solo de las firmas.

-No existe colegiación.

-El valor formal se obtiene con la actuación judicial.